Está en la página 1de 19

Sealkeeper: el que ata

 
 

Historia: Sealkeeper: El que
une Storylink: https://www.fanfiction.net/s/11651066/1/ Categoría: Naruto Género: Na
ruto U., Kushina U., Naruko U. Autor: Eyazahrid Authorlink: https: //
www.fanfiction.net/u/3001587/ Última
actualización: 08/09/2021 Palabras: 1104904 Clasificación: M Estado: En
progreso Contenido: Capítulo 141 a 141 de 141
capítulos Fuente: FanFiction.net Resumen:
Su hermana pudo haber recibido el Kyuubi, pero armado con la mayor obra maestra de
sellado de Namikaze Minato, Uzumaki Naruto se abrirá camino a través del mundo
shinobi, un cuerpo a la vez. 
* Capítulo 141 *: Pequeñas criaturas divertidas
 
              Sealkeeper: el que ata
              Capítulo 141-A: "Divertidas criaturas"
              Liberación al usuario: 2021.07.23
              "Recuerde, necesitamos a todos en esto para que pueda tener esos números lo más
rápido posible". Hyuran le recordó. El hombre mayor se paró en la plataforma de la primera
estación de tren jamás construida y miró a Juugo que se había puesto su overol pero se
había atado la parte superior alrededor de su cintura. Normalmente esto significaría una
camiseta, pero para sorpresa de Hyuran, Juugo no estaba usando una.
              Di lo que quieras sobre el clima de Yuki no Kuni, no estaba cálido. Ni siquiera
cerca. Juugo no parecía molesto por eso en lo más mínimo.
              De hecho, Hyuran casi podía jurar que la humedad en el aire se estaba evaporando
alrededor del joven. Era débil, muy débil, pero parecía colgar a su alrededor como la capa
que tan obviamente estaba perdiendo.
              "No se preocupe, averiguaremos exactamente dónde estamos y qué nos queda.
Espere que vuelva esta noche, aunque probablemente sea tarde. Eso le da un día para
incorporar esos números en todo lo demás".
              Sí, sí lo hizo. El pensamiento preocupante era que si un día no era suficiente para
ocuparse del proyecto activo, ¿cuánto tiempo le tomaría repasar todo lo demás que ya
habían hecho? Iba a tener que ponerse a trabajar de inmediato.
              Y tampoco una pequeña cantidad de café.
              "Todos contamos contigo, Juugo." Y empezaba a parecer que eso era algo
demasiado frecuente. Probablemente debería sospechar mucho más de que el joven se
hubiera integrado tan críticamente en el proyecto, especialmente sabiendo lo que era, pero
Hyuran descubrió que tendía a tener cosas más urgentes en las que ocuparse si quería evitar
la ira de Doto y una visita. a las mazmorras como mínimo.
              "No te preocupes," Juugo miró por encima del hombro para encontrarse con los
ojos de Hyuran. "No tengo ninguna intención de fallar". Su artículo decía que despegó en
un sprint, el ferrocarril en realidad gimió bajo la tensión de sus pasos, pero incluso cuando
Hyuran fue testigo de las diferencias físicas entre una persona normal y un Shinobi, no
pudo evitar sospechar que la charla de Juugo sobre el fracaso tenía que ver. con algo
completamente diferente a su proyecto actual.
              Probablemente no quería saberlo.
              Su baño abandonado, por ahora, Naruko regresó a su habitación para abordar la
repentina adición de una voz en su cabeza. Si bien el "por qué" era sin duda una pregunta
importante, el "cómo" lo eclipsaba por completo. La última vez que revisó a Karura, la
Ichib, estaba muy sellada dentro de su hermano y nada dentro de ella.
              Pero ... ella había visitado a Karura atravesando el sello de Mito, ¿no es así? ¿Por
qué Karura no debería ser capaz de hacer lo mismo? Ya sabes, más allá del hecho de que el
sello fue creado específicamente con la intención de mantener a Biju contenido en su
interior. Era una barrera Biju, esencialmente, entonces, ¿cómo podía pasar?
              Hubo momentos en que Naruko realmente se arrepintió de no haber prestado más
atención a las lecciones de su madre sobre la teoría de Fuinjutsu, como se esperaba que
todos los Uzumaki estuvieran al menos familiarizados, pero en su defensa, Kushina
tampoco había sido muy buena sellando a su edad. Las espadas eran mucho más geniales y
mucho más fáciles de entender.
              Se puso unos pantalones y una camiseta, se subió a la cama y se sentó a visitar a la
foca. Como en cualquier otro momento, fue fácil de hacer tan pronto como pudo agarrar las
trazas de Chakra de Mito que naturalmente se filtraron en su propia red a través del sello y
rápidamente fue arrastrada al sótano inundado que servía como la parte principal de Mito's.
foca.
              Era, en su mayor parte, cómo lo recordaba. Luz tenue, muros de hormigón fríos y
trozos de escombros parcialmente sumergidos en agua turbia. Nuevo era el camino que se
extendía hacia el lazo de Naruto con el sello y el pequeño patio al que se encontraba
llegando.
              Conveniente, pero no tenía idea de cómo llegó allí. Un vistazo rápido mostró que
estaba hecho del mismo material que los escombros esparcidos alrededor y, aunque se
había armado bastante bien, pudo distinguir las diversas piezas que se habían reunido para
crear esta pequeña isla sobre el agua.
              El hecho de que todavía estuviera un poco húmedo comenzó a darle una buena
idea de lo que había sucedido.
              "No sé por qué crees que no lo haría, estoy seguro de que podríamos pedirle a
Naruto-Kun una mesa y algunas sillas para colocar aquí. Tal vez algunas flores en macetas
para alegrar las cosas. No hay razón para no cambiar esto en un pequeño y agradable lugar
de encuentro para ti y Naruko-Chan ". Esa era la voz de Karura y Naruko podía verla en el
nuevo camino uniendo trozos de escombros para crear más. Aparentemente, Naruko se
había demorado demasiado para el gusto del Ichibi. "Oooh, podríamos conseguir un
pabellón y colocar algunas luces desde los bordes. Limpiar un poco el agua y sería
fantástico".
              "¿No puedes hacer eso en tu pequeño mundo?" Mito no parecía tan interesado en
las ideas de Karura. O tal vez simplemente no quería admitir lo contrario.
              " Mi mundo no lo necesita, Mito, el tuyo obviamente necesita tantas mejoras como
sea posible". Mito eligió sabiamente no comentar sobre eso.
              "O tal vez podamos preguntarle a Naruko-Chan cuando llegue aquí. Si Naruto-Kun
puede cambiar el sello, ella probablemente también pueda, ¿verdad?" Karura continuó sin
saber o sin prestar atención a la falta de respuesta de Mito.
              "Naruto es mucho mejor con los sellos. Sus capacidades superan a cualquiera que
ella pudiera esperar obtener".
              La Ichibi puso los ojos en blanco, no es que ninguno de los otros pudiera verlo, y
continuó con su trabajo. "El hecho de que ella no sea tan capaz no significa que
sea incapaz , Mito." Ella resopló. "Por supuesto que nadie va a coincidir con mi amado
Naruto-Kun."
              Naruko no estaba segura si debería sentirse halagada de que Ichibi la defendiera o
insultada por su creencia de que nunca podría igualar a su hermano en habilidad, aunque
habiendo experimentado algo de eso de primera mano, podía entender a dónde podrían
estar viniendo. de- y eligió detener la conversación antes de que pudiera decidir de
cualquier manera.
              "Karura, Mito, estoy aquí." Anunció su presencia, llamando inmediatamente la
atención de dos Biju. En otras situaciones, tal vez no sea el curso de acción más sabio, pero
Jinchuriki no era exactamente normal por ningún tramo de la imaginación.
              Mito miró por encima del hombro, un ojo carmesí miró brevemente para
encontrarse con el azul de Naruko antes de regresar para ver a Karura trabajar con una
expresión tan desinteresada que pudo manejar.
              Ella había sido la que necesitaba venir a hablar con la chica, pero la idea de tener
que pedirle permiso para algo todavía la molestaba. Dejaría que el mapache rompiera el
hielo y le diera tiempo para dejar a un lado su orgullo. Afortunadamente, dicho mapache
pasó por ella. Trató de no pensar en lo extraño que era en realidad.
              "¡Ah, Naruko-Chan!" Karura abandonó un trozo del antiguo palacio de Mito a las
turbias aguas a las que pertenecía y se apresuró a envolver a la heredera Uzumaki en un
abrazo. En lo que a Karura le preocupaba, la chica humana era tanto, y posiblemente más,
su hermana como lo era Mito.
              "Uh, hola, Karura." Naruko le devolvió el abrazo a la ligera y soportó al excitable
Tanuki sabiendo que intentar escapar probablemente solo haría que el Biju se pegara
más. "¿Qué estás haciendo en el sello de Mito?"
              "Estaba aburrido, así que pasé a visitarla".
              "...Okey…." Naruko asintió al costado de Karura. "¿Y ustedes dos decidieron
entrar en esta mitad por alguna razón?"
              Mito eligió ese momento para hablar, con la esperanza de salvarse de cualquier
vergüenza que pudiera surgir entre los labios de su "hermana".
              "Necesitaba hablar contigo de todos modos, así que pensamos que iríamos hacia
ti".
              "Eso fue ... reflexivo." Naruko estaba bastante segura de que Mito no había estado
tratando de ahorrarle un paseo por el sótano en ruinas, pero decidió no cuestionarlo y
centrarse en la curiosidad más grande. "¿De qué necesitabas hablar conmigo?"
              Karura la soltó y se hizo a un lado, sus ojos verde azulado moviéndose con
curiosidad entre sus dos hermanas. También tenía curiosidad por saber por qué Mito
necesitaba ver a Naruko cuando ella nunca parecía preocuparse por la chica antes.
              ¿Quizás tuvo algo que ver con Naruto?
              En realidad, eso era prácticamente un hecho. Todo en lo que se centró Mito tenía
algo que ver con Naruto, no es que Karura pudiera culparla por eso.
              "Naruto ha estado ... experimentando con algunos de los límites de las
focas." Comenzó Mito. "Como técnicamente eres el que está en posesión de mi sello, me
pidió que obtuviera tu permiso antes de poder participar."
              Los ojos de Karura se abrieron con repentina comprensión, pero una mirada a
Naruko le dijo que la chica apenas estaba satisfecha con esa respuesta.
              "UH Huh." Naruko cruzó los brazos sobre su pecho. "¿Y qué tipo de experimentos
qué usted quiere ser parte de, Mito?"
              "... Eso es asunto de Naruto." Mito miró hacia otro lado mientras intentaba desviar
la mirada. "Tendrías que preguntarle. No te interpondrás en su camino mientras tanto,
¿verdad? Bueno…" Se volvió lo suficiente para mirar a Naruko a los ojos de nuevo y
arqueó su visible ceja. ".. De nuevo, eso es."
              Un golpe bajo, ciertamente, pero Mito no era realmente alguien que jugara limpio
de todos modos.
              Las cejas de Naruko se elevaron mientras procesaba lo que había salido de los
labios de Mito y pareció erizarse por un momento antes de lograr calmarse. "Eso fue un tiro
bajo, Mito, un tiro bajo de verdad, pero creo que te estás olvidando de algo muy
importante".
              "¿Oh?" Trató de adoptar un aire altivo y despreocupado, pero estaba pensando
furiosamente mientras trataba de determinar qué podría haber pasado por alto. Pasó otro
momento antes de que se diera cuenta de lo que estaba hablando Naruko, pero
desafortunadamente ya era demasiado tarde.
              ¡Por supuesto que había sido ese maldito mapache!
              "¿Karura-Nee? Me dirás lo que Naruto-Nii está tramando, ¿no? No quisiera que se
lastimara jugando con el sello." Sus ojos azules miraron suplicantes al verde azulado de
Karura y el Ichibi no podría haber durado diez segundos completos si lo hubiera intentado.
              Dicho esto, no tenía ninguna razón para querer ocultárselo en primer lugar.
              "No te preocupes, Naruko-Chan," le aseguró Karura. "Naruto-Kun en realidad no
está tocando el sello en absoluto. Ha estado tratando de ayudar a Isobu-Chan y yo pasamos
un tiempo en el mundo real usando a Kage-Bunshin". Sus ojos se iluminaron
considerablemente cuando se le ocurrió una repentina y maravillosa idea y reaccionó sin
dudarlo.
              "¡Aquí, te lo mostraré!" En el tiempo que le tomó a Mito darse cuenta de lo que se
había dicho, Karura ya había comenzado. "¡Solo voy a tomar prestado un poco de tu
Chakra, Mito, gracias!" El Youkai rojo fue sacado de las paredes de piedra y las tuberías
oxidadas del sello y Naruko, completamente dentro de él, ya no estaba protegida por el
trabajo de su padre.
              Karura no tuvo absolutamente ningún problema en empujarlo a través del anfitrión
del Kyuubi hacia el mundo real, donde en un segundo pudo hacerlo tomar la forma que
había practicado durante horas con su amado Naruto-Kun.
              Todo se hizo en un instante y antes de que Naruko se diera cuenta, Karura se había
desvanecido por completo. "... Mito, ¿qué ...?" Siguiendo los pasos del Ichibi Naruko fue
sacado del sello, dejando a Mito mirando el espacio vacío que sus dos hermanas habían
ocupado recientemente.
              "... Joder." Bueno, había pocas posibilidades de que ella pudiera aprender a dejar
la foca ahora, maldito mapache.
              Hubo momentos en que Mito odiaba ser el hermano mayor y este era sin duda uno
de ellos.
              Naruko volvió a la conciencia en el ámbito físico por un suave movimiento de su
hombro. Su madre era la respuesta lógica, aunque Kushina nunca antes la había impedido
comunicarse con el Kyuubi.
              Para ser justos, no lo hacía con tanta frecuencia y, sin saber lo que Karura había
hecho en realidad, no había forma de saber qué podría haber visto su madre que podría
haberla impulsado a intentar sacar a su hija del sello.
              Esa suposición fue rápidamente corregida por una voz que seguramente no era la
de Kushina. "¡Mira, mira! ¡Vamos, Naruko-Chan, despierta! ¡Mira lo que puedo hacer!"
              Parpadeando para alejar su desorientación, Naruko fue recibida por la vista de una
mujer bajita, bueno, más bajita, la mujer nunca había sido tan alta en primer lugar, Karura
sonriéndole con orgullo.
              En su habitación.
              En el complejo de Uzumaki
              En Konoha.
              "¡¿Qué diablos ?!"
              "¿Tobi?" La pregunta confusa de Deidara llamó la atención de Sasori y levantó la
vista de su proyecto de títeres actual: si iban a desarrollar armaduras para los Lobos, era un
hecho que la armadura tenía  que estar llena de armas. Los lanzadores Senbon eran obvios,
pero encajarlos, cuchillos ocultos y una sierra giratoria en el mismo lugar estaba resultando
un poco complicado: encontrarse con la vista de, bueno, Tobi. No estaba realmente seguro
de por qué habría esperado otra cosa.
              "¿Qué estás haciendo aquí?" Deidara escondió un destornillador detrás de su
espalda como si oscurecer la herramienta de alguna manera haría que pareciera que no
había estado aquí tratando de ayudar. Bueno, incluso intentar era una palabra un poco fuerte
para asociar con ayudar en este caso, pero era el pensamiento lo que contaba o algo
así. Sasori no estaba realmente seguro, todo lo que sabía era que Deidara había estado
ocupado por ... lo que fuera que había estado haciendo y había permanecido en silencio,
relativamente, si ignoras las maldiciones ocasionales que balbuceaba, y fuera del camino
por la mayor parte de una hora.
              Un milagro si le preguntaras.
              El hecho de que estaba tratando de hacer algo, de nuevo, Sasori no tenía la menor
idea de qué demonios se suponía que era, incluso ahora que podía verlo bien, en lugar de
causar destrucción, también era un milagro en y de sí mismo. Estaba un poco impresionado,
el rubio parecía estar intentando ampliar sus horizontes. A este paso, finalmente podría
llegar a comprender que la verdad en el arte es eterno.
              O, al menos, llegar a apreciar el arte que no desapareció de inmediato. El arte
estaba destinado a ser visto y eso era difícil de lograr si se enciende en una bola de
fuego. Ahora, una imagen de una explosión de fuego o una escultura de mármol ...
hmmm ... que tenía cierto potencial, en realidad. Tal vez había un término medio para que
los dos estuvieran de acuerdo.
              "Tobi es una buena chica, ¿sabes?" Vino la respuesta detrás de su máscara naranja
arremolinada. Curiosamente, ella no estaba usando su capa de Akatsuki y ni siquiera
parecía tenerla en su persona. No es que Sasori se quejara de eso, oh no, él era de los que
apreciaban la forma humana y no tener esa capa en el camino lo hacía mucho más fácil.
              Quizás era hora de que hiciera algunos más de esos dibujos. Con suerte, esta vez
podría evitar que Tobi los confiscara.
              "Y como buena chica debería esperarse que me tomara un tiempo para venir a
Nami no Kuni a visitar a mi hijo de vez en cuando, ¿no crees?"
              Si Sasori tuviera párpados reales, probablemente habría parpadeado
sorprendido. Tal como estaban las cosas, no podía molestarse en moverlos
manualmente. Deidera no tuvo tales problemas. "¡¿Eh ?! ¿Tienes un hijo aquí en
Nami?" Pasó una mirada crítica por el cuerpo de Tobi. "¿Está seguro?"
              Si le preguntas a Sasori, la mayor parte de unirse a Gaara y su familia fue el hecho
de que Temari, literalmente, había vencido el hábito del Bombardero Loco de agregar 'sí' al
final de la mayoría de sus oraciones. Todavía lo dejaba escapar de vez en cuando, pero
incluso eso era una mejora enorme en lo que a él respectaba. Realmente necesitaba
conseguir algo agradable para que la chica mostrara su agradecimiento.
              "¿Estás llamando mentiroso a Tobi?" Había una ventaja peligrosa en esa pregunta,
una que incluso Deidara era lo suficientemente inteligente para reconocer y evitar.
              "¡Oh, no, en absoluto, de verdad!" Rápidamente retrocedió. "¿Solo estaba ...
sorprendido?" Ofreció la pregunta como un sacrificio a una deidad vengativa que esperaba
que se apaciguara con su elección. No estaba demasiado equivocado, notó Sasori, excepto
por el hecho de que era una pregunta. Esa parte fue en gran medida un movimiento
equivocado.
              "Oh, ¿lo estabas ahora? Tobi cree que Deidara-Senpai le está mintiendo ~." Había
algo realmente malo en la forma en que podía ser a la vez linda, excitante y francamente
aterradora.
              Eran momentos como estos que Sasori realmente extrañaba tener un cuerpo
real. Sus títeres podrían ser eternos pero no podían sentir ni una maldita cosa.
              Maldita sea su miopía al infierno y viceversa, debería haber ido por la ruta de
Orochimaru y haber encontrado la inmortalidad de alguna otra manera.
              "¿Ya ha pasado casi un mes?" Hana no podía creerlo, se sentía como si fuera ayer
cuando su madre la interrogaba en busca de información sobre por qué quería que se casara
con Tsukuyomi y el día anterior se fue para comenzar las vacaciones.
              "Mmhmm." Sai asintió con la cabeza en comprensión. "Va mucho más rápido
cuando no estás atascado por el papeleo y la incompetencia, ¿no es así?"
              "¿Estás seguro de que no podemos extenderlo por unos días más? No he escuchado
nada acerca de que Nami esté en llamas o de que haya comenzado una guerra,
probablemente aguantará hasta que lleguemos allí".
              "Ah, eso es todo." Sai sonrió mientras mencionaba un punto muy importante. "No
está en llamas ni ha comenzado ninguna guerra todavía . Necesitamos llegar allí y retomar
nuestras posiciones antes de que Naruto tenga la oportunidad de cambiar eso".
              Si bien eso parecía un poco cruel de decir sobre su "padre", Hana tuvo que estar de
acuerdo. El problema seguía a ese joven a todas partes  y, tarde o temprano, lo alcanzaría
de nuevo. El hecho de que no lo hubiera hecho durante el mes que había estado parado en
Nami no Kuni ya era un milagro absoluto.
              ¿Quizás los problemas terminaron por tomarse un mes de vacaciones
también? Después de todo, tenía que lidiar constantemente con Naruto. Ella rápidamente
sacudió ese pensamiento en particular de su cabeza. Los problemas lo seguían y él también
era un problema por derecho propio, pero Naruto merecía más respeto que sus bromas de
mal gusto. El hombre acababa de proporcionarles un mes de vacaciones para ella y Sai y
eso significaba que alguien tenía que hacerse cargo de sus puestos en Nami.
              Realmente no necesitaba adivinar quién había terminado siendo, pero sinceramente
esperaba que alguien hubiera podido quitarle una buena parte de ese trabajo para que no se
hubiera quemado. Ella y Sai trabajaron bastante duro para mantener las cosas en Nami
funcionando sin problemas, pero ella sabía que con un poco de falta de sueño, unas cuantas
tazas de café y un autodesprecio ardiente que no te dejaba descansar hasta que todo tu
trabajo estaba hecho, estaba bien. absolutamente posible hacer ambos trabajos en un solo
día.
              Esa semana que Sai había pasado encerrado en su habitación sufriendo un
horrendo ataque de intoxicación alimentaria le había enseñado esa lección de la manera
más difícil.
              También les enseñó a ambos, y a todos los Lobos, a no ordenar la entrega de
Shiki's Crabshack justo antes de que cerraran. Había mucho abuso que el cuerpo humano
podía soportar.
              Afortunadamente, Mai todavía estaba en Nam (por lo que Hana sabía, de todos
modos), lo que significaba que había alguien cerca para evitar que se fuera por la
borda. Los dioses sabían que ese chico necesitaba a alguien que le diera algo de sentido
común de vez en cuando.
              Ya sabes, como una esposa. Una posición que estaba abierta. Y, ¿no lo sabrías ?,
su madre todavía estaba soltera.
              Hana todavía pensaba que era una buena idea.
              Un poco.
              De acuerdo, tal vez no, pero una chica aún podría soñar.
              "Supongo que tienes razón. Oye, me he estado preguntando esto por un tiempo,
pero ¿sabes por qué Gaara es un príncipe pero ninguno de los otros hijos de Naruto lo es?"
              Una de las cejas de Sai se levantó lentamente, casi como burlándose de ella por
preguntar. "¿Crees que entiendo una maldita cosa que hace Naruto? Esa es la razón por
la que está a cargo. Haga lo que haga, simplemente funciona. Mi trabajo es seguir órdenes
y asegurarme de que las cosas no se derrumben antes de recibirlas".
              Eso era justo, Hana realmente no podía argumentar en contra de eso. Todavía….
              "¿Crees que me dejaría ser una princesa?"
              Sai todavía le estaba dando esa mirada como si fuera una idiota.
              "Hana, me dejó nombrar su ciudad capital con tu nombre. Probablemente te
convertiría en Daimyo si lo pidieras."
              "Pero no quiero ser un Daimyo", hizo un puchero. "Quiero ser una princesa".
              "¿Cual es la diferencia?"
              "La cantidad de papeleo que tengo que hacer".
              Ese ... era un muy buen punto, se dio cuenta Sai. ¿Quizás él también podría
convertirse en príncipe?
              "¡O-orochimaru-Sama!" Gritos de pánico siguieron al apresurado saludo cuando
los subordinados del Sabio Serpiente se dieron cuenta de la presencia del hombre. Se
reunieron, un frente unido de sus seguidores, pero Orochimaru no estaba allí para ellos. Al
escanear la costa, sus ojos negros se posaron en un grupo de lobos que parecían estar
dibujando planes en la arena. Guren estaba cerca, con los brazos cruzados, e Isaribi parecía
perfectamente contento de usar el tiempo para construir un castillo de arena siendo atacado
por una especie de tiburón pirata con velas y cañones.
              No lo cuestionó, Orochimaru tenía cosas más importantes en las que concentrarse.
              "¿Quién de ustedes es Ganju?"
              Un hombre de hombros anchos y una sospechosa cantidad de hollín adherido a él -
¿qué, exactamente, había estado haciendo el hombre aquí? - dio un solo saludo antes de
regresar a su trabajo, sin molestarse por la llegada de Orochimaru. Eso no era exactamente
nuevo para el hombre, había pasado mucho tiempo entre los Lobos, pero todavía era una
sensación extraña que la gente respondiera tan casualmente a su presencia.
              Los lobos de su príncipe estaban tan locos como su padre y lo decía con el mayor
cariño y afecto.
              Sin interrumpir su paso, Orochimaru se inclinó hacia el autoidentificado Ganju y,
deteniéndose solo brevemente para examinar los planos que se estaban dibujando, se dirigió
al grupo.
              "Entiendo que has decidido que una de mis otras bases sería más adecuada para
Naruto-Kun que la de la bahía." Lo dejó así para darles a los Lobos la oportunidad de
explicarse, pero la respuesta que recibió apenas cumplió con sus expectativas.
              "Ayup, solo adelante y golpéalo allí." Ganju hizo un gesto para alejarse de la
orilla. "Lo he marcado con esos palos, asegúrate de que no cruce la línea más cercana a
nosotros, de lo contrario puede extenderse tan atrás como quieras". La atención de Ganju se
trasladó a Guren. "Entonces, como estaba diciendo, si haces dos capas más delgadas y
grietas alternas, creo que probablemente podríamos trasplantar algas y coral en ellas para
disfrazar las partes de las bases en la bahía".
              "¿Por qué seguimos molestándonos con la bahía de todos modos?" Preguntó uno
de los chicos de Ganju. "Tsukuyomi solo necesitaba una base en Yu no Kuni. La de la
bahía ya estaba aquí, pero si necesitamos una más fácil de acceder y trabajar en ella,
realmente no tiene mucho sentido".
              "No necesitamos uno más fácil de acceder", lo corrigió Ganju. "Solo
necesitábamos uno que pudiera estar listo para Tsukuyomi antes, así que tiene la opción de
reubicarse mientras reparamos el que está en la bahía. No te ofendas Guren, pero realmente
no tengo ganas de depender de tu cristal indefinidamente."
              "Te sigo diciendo que dura para siempre. No hay razón para preocuparse de que
desaparezca e inunde la base mientras Tsukuyomi está en ella. Simplemente no te gusta que
sea rosa".
              "El color no tiene nada que ver con eso, de hecho es mejor que sea rosa para que se
mezcle mejor con el coral. Simplemente me niego a confiar en un material hecho de la
nada".
              "Está hecho de mi Chakra ", resopló. "Y debería saber mejor que nadie cómo
funciona mi Crystal Release".
              "Usted debe  ", Ganju acordado con un movimiento de cabeza antes de señalar con
el dedo acusador a la cara. "¡¿Pero por qué demonios iba a creer que te has tomado el
tiempo de ponerlo a prueba para asegurarte de que es adecuado para el propósito de crear
estructuras permanentes ?! Si Orochimaru tuviera a alguien que pudiera haberle construido
bases de cristal confiables a un costo absolutamente cero. ¡sus bases habrían sido hechas de
tu estúpido cristal rosa! "
              Orochimaru abrió la boca para interrumpir solo para hacer una pausa y cerrarla
cuando Ganju hizo su punto. ¿Por qué diablos no había pensado en eso? Eso le habría
ahorrado tantos dolores de cabeza en el pasado.
              "¡Sigues sacando a relucir el hecho de que es rosa, me niego a creer que no solo
estás objetando por el color!"
              "Ya basta, los dos." Katsuri los golpeó a ambos en la nuca. "Puedes al menos
esperar hasta que Orochimaru se haya ido antes de discutir como niños."
              "Bastante." Orochimaru se tomó un momento para fruncir el ceño antes de volver a
concentrarse en la tarea que tenía entre manos. "Haré que reubiquen una base aquí en la
costa. ¿Ha planeado cómo la va a conectar con el resto de la base?" Había elegido a
propósito una base más pequeña sabiendo que se suponía que solo serviría temporalmente y
que Naruto había esperado que la mayoría de la base estuviera en la bahía, donde era menos
probable que la descubrieran.
              Ganju se encogió de hombros descuidadamente que desmentía la consideración
que parecía poner hacia los proyectos bajo su liderazgo. "Pensé que solo haría que Guren
hiciera un cilindro grande con su cristal conectándolos y luego lo ahuecaría para nosotros.
Luego podemos construir un conector de metal dentro de él para emparejar las dos
secciones de la base".
              No está mal, pero ahora era el turno de Orochimaru de sugerir algo. "¿Quizás, si
estás preocupado por la vida útil de los cristales de Guren, podrías considerar construir el
conector en el exterior de este cilindro? Puedes estar seguro de que la pasarela es lo
suficientemente segura para ser segura para Naruto-Kun, pero también puedes observar el
cristal interior para ver si desaparece ".
              "Nah." Ganju rechazó la sugerencia de inmediato. "El punto de construirlo en el
interior es que no tenemos que depender de Isaribi para hacer todo el trabajo, lo que
acelerará las cosas tremendamente, sin ofender, Isaribi, y dejar el cristal dentro no nos
permitiría saber si había un fuga y no nos muestra cuán confiable es en un ambiente de
agua salada, así que eso frustra todo el punto ".
              Orochimaru parpadeó una, dos veces, y luego se volvió para dirigirse a
Katsuri. "Quiero este. ¿Qué crees que querría Naruto-Kun a cambio?"
              "Saber que Ganju estaba feliz y disfrutaba de su puesto trabajando para ti". El
Gran Capitán ni siquiera dudó en dar esa respuesta sabiendo sin lugar a dudas que la
primera prioridad de Naruto era y siempre sería el bienestar de sus Lobos.
              Orochimaru volvió a parpadear. Eso fue ... sí ... sí, él querría eso, ¿no es así? De
repente se dio cuenta de que en todos sus intentos por encontrar regalos que se adaptaran al
joven Daimyo, lo que realmente debería haber estado haciendo era encontrar cosas que
ayudarían o agradarían a los Lobos y Naruto habría sido tan feliz, o más, que si hubiera
recibido un regalo personalmente.
              Por supuesto, lo que los Lobos querían era que su padre fuera feliz para que
pudiera convertirse en una especie de trampa veintidós, pero no era un sistema
completamente cerrado y Orochimaru estaba seguro de que podría haber encontrado cosas
al menos útiles para los Lobos que habría servido a su propósito.
              Maldita sea, necesitaba mejores consejeros.
              "Supongo que no te gustará trabajar para ..."
              "Me encantaría volver con Tsukuyomi-Sama." Fue su respuesta, interrumpiéndolo
antes de que pudiera terminar. Había esperado tanto, honestamente.
              "Tenía miedo de eso."
              Aún así, incluso si no podía tenerlos, se aseguraría de visitar dondequiera que
estuvieran estacionados a menudo para hurgar en sus cerebros. El hecho de que no fueran
suyos no significaba que no pudieran cumplir el papel de sus asesores.
              Y, realmente, una vez que tuviera un cuerpo más adecuado, no sería difícil
convencer a Naruto de que mantuviera a estos dos Lobos cerca por esa misma razón. En
realidad, no necesitaba un cuerpo mejor para lograr eso, solo preguntarle a Naruto
probablemente proporcionaría los mismos resultados, con toda honestidad, pero eso
simplemente no fue tan divertido.
              Afortunadamente, resultó que todavía le quedaban algunas de las células de
Shodai, así que, con un poco de suerte, tal vez no estuviera tan lejos después de todo.
              Apenas podía esperar.
              "¿Tengo que?" Su voz había adquirido una cualidad levemente quejumbrosa que
Akishi no apreciaba y tampoco sus oídos humanos. "Si empiezo a traerlos, ellos también
querrán tu atención".
              A pesar de la irritación, Akishi todavía era una Hija de Au y no se le había
concedido el título de El manipulador por nada. Su voz, a través de una combinación de
milagro y habilidad, se mantuvo suave e indulgente mientras acariciaba suavemente la
mejilla de su, desafortunadamente, el premio más grande de los últimos tiempos.
              Resulta Ichika tenía  , de hecho, ha sido el nombre de la chica.
              "Pero ellos no serán los que me trajeron a otros, ¿verdad?" Contraatacó a la
serpiente. "Tú siempre serás quien los haya encontrado para mí, ellos no pueden hacer nada
para cambiar eso. Todos los que traigas, todos los que traigan, todo será por tu culpa. A
menos que, por supuesto, no puedas hacer esto. ¿para mí?"
              "¡No!" La mujer negó con la cabeza salvajemente, el cabello dorado bailando a su
paso. "No, por supuesto que puedo hacer esto por ti. Lo haré por ti Akishi-Chan."
              "Bien bien." Ella sonrió, ese estiramiento particular de su nuevo rostro seguía
siendo un sentimiento extraño para ella. "Y no debes olvidar a tu familia. Si reparas tus
lazos con ellos, eventualmente podrás traerlos para que sean testigos de mi gloria".
              "Pero-"
              "Y entonces entenderán lo especial que eres en realidad, querido Ichika-Chan. ¿No
suena encantador  ?"
              Los ojos esmeralda brillaron de emoción diciéndole a Akishi que su presa había
sido enganchada y la satisfacción que le traía a la serpiente antigua era algo que no había
sentido en muchos siglos.
              Esta tarea suya tenía muchos problemas y frustraciones, pero fueron momentos
como este los que le recordaron por qué se había molestado en interactuar con los humanos
en primer lugar. En realidad, a veces eran criaturas tan divertidas.
              Sealkeeper: el que ata
              Capítulo 141-B " Pop en Konoha"
              Liberación del usuario: 2021.07.31
              Shinobi fueron elegidos, no es que hubiera tenido muchos entre los que elegir, se
habían dado órdenes, y en este mismo momento los equipos deberían mudarse a Kaze no
Kuni para reemplazar al Shinobi de Konoha que había estado estacionado allí desde poco
después de Suna. intento fallido de invadir Konohagakure.
              Por primera vez en semanas, Mei pudo recostarse en su escritorio con una
sensación de plenitud y saber que se habían tomado los pasos iniciales para hacer que
Kirigakure-Shin-Kirigakure volviera a ser una de las cinco aldeas más grandes. Yagura
estaba muerto, los Lobos se habían ido, Kiri Shinobi estaba siendo empleado por Konoha, o
más específicamente, el Daimyo de Fuego, y los edificios comenzaban a tomar forma cerca
de la torre Kage.
              Las cosas iban bien.
              Y luego alguien llamó a su puerta.
              ¿Un momento para relajarse? ¡Decir ah! El universo obviamente pensó que era una
especie de broma y estaba aquí para entregar el remate. Gruñendo en voz baja, Mei se
movió de su posición recuperada para asumir una postura más digna y rápidamente barajó
los diversos papeles en su escritorio en una apariencia de orden.
              "Adelante." En lugar de uno de sus Shinobi o uno de los empleados que trabajaban
para ayudar a organizar los registros, Yagura había sido increíblemente organizada, pero
parecía que algún grupo que sería mejor dejar sin nombre se había ayudado a sí mismo con
algunos de los archivos de Kirigakure antes de que se fueran y el desastre resultante fue
resultando una pesadilla para tamizar.- fue recibida por la vista de un mensajero- escoltado
por uno de sus pocos Chunin, naturalmente- y tampoco uno regular.
              Cualquiera, en realidad, podría ser un mensajero, pero por lo general los
mensajeros más exitosos tenían algo de entrenamiento Shinobi para utilizar Chakra, lo que
aceleraba considerablemente las entregas y les permitía defender sus paquetes. Luego hubo
grupos de mensajeros con capacitación especializada específicamente diseñada en torno a
la entrega y estos fueron, posiblemente, los más comunes de ver al ir de un pueblo a otro.
              Lo que estaba en la entrada de su oficina ahora era ... extra. Eso fue lo primero que
me vino a la mente. Llevaba un kimono formal mucho más fino que cualquier cosa que
tuviera en la actualidad, lo que no era de extrañar, y también fácilmente superior a
cualquier cosa que hubiera tenido antes, que sin duda se destacó, y un par de geta que no
parecían tener una mota de barro. sobre ellos a pesar del hecho de que todo en Kirigakure
actualmente tenía barro, hablaba más de un dignatario visitante -y uno que visitaba a
Daimyo en lugar de Kage- que a cualquier tipo de mensajero.
              La única razón por la que sabía que él era un mensajero se debía a la cesta de
madera que sostenía en una mano y que la proclamaba con orgullo.
              "¿Terumi Mei?" Preguntó.
              "Ése sería yo."
              Con un asentimiento, metió la mano en su cesta y sacó una carta sellada. "Esto es
para ti." Se movió para llevarlo al escritorio solo para ser detenido por el Chunin a su lado.
              "Puedes dárselo a Keyao-san, él me lo traerá."
              El mensajero frunció el ceño, pensando, antes de asentir de nuevo. "Muy bien." Le
entregó la carta e hizo una breve reverencia, y casi insultantemente superficial, dirigida a
algún lugar entre Mei y el Chunin antes de girar sobre su Geta, algo impresionante, y verse
a sí mismo fuera de la torre.
              Obviamente, pensó que una entrega a un Kage estaba por debajo de él, pero, de
nuevo, tal vez eso se debía a que Kirigakure seguía siendo en su mayoría una pila gigante
de escombros.
              O estaba acostumbrado a entregar a personas mucho más influyentes, lo que
realmente hizo que Mei se preguntara qué demonios estaba haciendo entregándole una
carta. De hecho, ¿quién diablos estaba enviando su carta en primer lugar? Asuma no se
molestaría en gastar lo que obviamente era extra por un servicio de entrega así, no es que
pensara mucho en el servicio, pero la presentación estaba por encima y más allá de lo que
esperaba, cuando ninguna de las otras cartas había recibido una atención similar. Dudaba
que otros Kage también lo hicieran y los Daimyo eran notoriamente tacaños con su dinero.
              Kage eran líderes militares en lo que a ellos respectaba, y no estaban equivocados,
y eso significaba que las cartas entre ellos eran tan minimalistas como podían salirse con la
suya. No desperdiciaron su fantasía en Kage.
              Entonces, ¿a quién dejó eso?
              Mei se tomó un descanso de sus pensamientos para inspeccionar la carta que le fue
entregada por los Chunin y casi no podía creer el nombre o la dirección del remitente
cuidadosamente escrita en ella.
              Yakito Yua, Coral Palace, Suite Nautilus.
              Yakito Yua era el nombre que Haku usaba cuando estaba en misiones o enviaba
cartas a Mei, pero el Palacio de Coral era el hotel de lujo de Namihime, el tipo de lugar
donde se alojarían dignatarios, embajadores y Daimyo visitantes. El tipo de gente que
usaría un mensajero tan vestido.
              ¿Qué demonios había estado haciendo esa chica estas últimas semanas para que de
repente pudiera permitirse todo esto? No se había casado con un chico noble,
¿verdad? Zabuza arrasaría la capital hasta los cimientos si se enterara.
              Al abrir la carta, descubrió que la verdad era mucho más desagradable.
              Tsukuyomi de todas las personas estaba cubriendo los gastos de su
misión. ¡¿ Tsukuyomi ?! ¿El Tsukuyomi que mató a Yagura y prendió fuego a Kirigakure
antes de irse con el contenido de su tesoro? ¿Ese Tsukuyomi? ¿Y suficientes fondos para
que Haku lo gaste como si nada?
              ¿Qué había hecho el bastardo, devolverle el tesoro de Kirigakure?
              Tan pronto como consideró esa posibilidad, se dio cuenta de que en realidad había
una posibilidad bastante buena de que ese fuera el caso y solo sirvió para irritar a Mei aún
más. Él estaba financiando su misión con el dinero que había robado de ellos .
              Realmente estaba loco e igual de bastardo que Mei sabía que iba a estar agregando
un insulto a su herida. Aquí estaban luchando por arreglárselas y él arroja dinero
negligentemente hacia una de sus Kunoichi como si no le importara lo que, para él, tal vez
no importaba.
              Después de todo, no era su dinero.
              Era solo el hecho de que Mei conocía a Haku tan bien como ella lo que le impedía
pensar en que el bastardo podría comprarla, pero ¿y si le hacía lo mismo a otros Kirigakure
Shinobi? ¿Podrían resistir cuando la alternativa fuera ser enviada a Kaze no Kuni para
trabajar por muy poco dinero bajo el sol y el calor?
              Mei lo dudaba mucho.
              Lo que no dudaba era cuánto detestaba absolutamente a ese hijo de puta.
              Sin embargo, al menos Haku no iba a necesitar ningún apoyo financiero para su
misión a largo plazo, y eso era casi lo único positivo que podía sacar de esto.
              Aún así, podría no ser una mala idea sugerirle a la joven que sea un poco más
frugal y traiga algo de esos fondos con ella. Mei no estaba por encima de usar la
'generosidad' de Tsukuyomi para canalizar las arcas de Kirigakure de regreso a donde
pertenecían.
              Ella, sin embargo, se apegaría a un servicio de mensajería estándar con su carta.
              Naruko se frotó el puente de la nariz en un esfuerzo inútil por evitar un dolor de
cabeza inminente y sintió una repentina y punzante lástima por su hermano. ¿Era este
realmente el tipo de cosas con las que tenía que lidiar de forma regular? ¿Biju que
simplemente no pudo evitar meterse en problemas?
              Cada vez más se alegraba de que Mito se mantuviera para sí misma y de que
Naruto la cuidara, aunque tal vez obligarlo a cuidar a múltiples Biju era un poco cruel de su
parte. Tendría que encontrar una manera de ayudar a asumir parte de esa responsabilidad o,
supuso, tal vez cuidar de su rebelde Biju aquí en Konoha lo compensaba.
              ¿Se suponía que Karura estaba tomando la posición de su hermana mayor porque
ciertamente sentía que podría ser al revés?
              "Sí, Karura, es muy impresionante que hayas aprendido el Kage-Bunshin en un
día". Es cierto que el hecho de que ella pudiera realizarlo con el Chakra de otras personas
también fue bastante impresionante. "Pero te das cuenta de que estás en Konoha , ¿verdad?
Eso está muy lejos de Naruto."
              Los ojos verde azulado parpadearon, procesando, pero una amplia sonrisa aún
dividió el rostro del Ichibi un segundo después. "¿Entonces podría ayudar a Naruto-Kun
entregando mensajes a las personas que todavía conoce aquí?"
              ... Sí, Naruko supuso que era una forma de ver la situación.
              "¡O podría ir tras la gente que no le agrada y no podrán atarlo porque no está
cerca!"
              Esa era otra forma de verlo, aunque no una que hiciera que Naruko se sintiera
particularmente cómoda.
              "¡Y significa que puedo visitarte cuando quiera!"
              Probablemente el menos dañino de los tres, sinceramente, pero sin duda el mayor
dolor de cabeza. Lo último que necesitaba Naruko era un Biju saliendo de ella mientras
estaba en una misión o de pie ante el Hokage. Explicar eso no sería divertido.
              "Además, no es como si realmente me hubiera ido. Esto es solo un Kage-Bunshin.
Lo disipé y estoy de vuelta en el sello". La sonrisa de Karura se desvaneció por un segundo
antes de dar paso a un ceño confuso. "Eso es extraño, parece que no puedo alcanzarme en el
sello".
              "No había ningún tú en el sello, cuando realizaste el Jutsu desapareciste del lado de
Mito".
              "... Huh. Me pregunto si fue porque estaba en un sello diferente o porque no era mi
Chakra ...".
              Naruko procedió a recordarle la pregunta más importante presentada por la
situación. "Entonces, si tu verdadero yo ya no está en el sello, ¿realmente regresarás a
Naruto cuando te disipes?"
              "Ah ... no tengo ni idea." La sonrisa tímida de Ichibi podría haber sido linda si
Naruko no se hubiera preocupado por la posibilidad de un residente permanente de Biju en
Konoha. ¿Quizás Kakashi estaría dispuesto a entregarle una Tanuki perdida a su dueño?
              "¿Tou-Sama?" Naruto bajó su libro y se giró levemente para ver a Gaara de pie en
la entrada de su biblioteca privada.
              "¿Sí, Gaara?"
              "¿Has ... has visto a Kaa-San?" Esa no era una pregunta tan clara como
probablemente debería haber sido.
              "¿Temari o Karura?" El joven Daimyo buscó una aclaración.
              "Karura Kaa-San."
              "Creo que todos sus Kage-Bunshin se disiparon antes, si estabas buscando a uno
de ellos".
              Gaara negó con la cabeza. "No, pensé que se estaría sintiendo un poco excluida
con su Kage-Bunshin. Sé que volverán con ella, pero iba a hacerle compañía hasta
entonces".
2pt cap 141
              Las implicaciones no eran difíciles de ver, pero Naruto quería asegurarse de que
entendía lo que estaba diciendo su hijo. "¿Ella no está en el sello?"
              "No pude encontrarla." No es exactamente un sí, pero si Gaara no hubiera podido
encontrar a Karura en el sello, era lógico que ella no estuviera en el sello. Inusual pero no
del todo imposible.
              "¿Pasaste por aquí y hablaste con Mito?" Si Karura se había sentido un poco
aburrida o sola, era probable que hubiera ido a visitar a su hermana y eso proporcionaba la
respuesta más obvia de por qué no estaría en su propio sello.
              "Ella no estaba allí." Gaara vaciló por un segundo, obviamente incómodo con lo
que estaba a punto de compartir. "... La tía Mito tampoco estaba allí."
              …. ¿Qué?
              Iba a ser uno de esos días, ¿no?
              Sus zapatos chocaron contra el camino de mármol negro que conducía al sello de
Mito, como solían hacer todas las noches hace tantos años. Al igual que en esos días, estaba
aquí por Mito, específicamente para poder averiguar adónde diablos se había ido Karura.
              Naruto no tenía idea de cómo una mujer podía llegar a ser tan pujante incluso
si era una Biju. De hecho, debido a que ella era una Biju, específicamente una Biju sellada,
debería haber sido menos un puñado. Por otra parte, si no lo fuera, no sería exactamente su
Karura. Como Anko, y la mayoría de las mujeres con las que estaba cerca, ahora que lo
pensaba, tenía una tendencia a causar muchos problemas y triplicar eso en dolores de
cabeza, pero él no las cambiaría por nada.
              Agradecería al menos unos días en los que todos pudieran trabajar juntos para no
meterse en problemas.
              O tal vez no, porque eso significaría que habría varios de ellos haciendo travesuras
todos los demás días. No estaba seguro de poder manejar eso, así que quizás era mejor
tenerlos constantes pero dispersos.
              Llegó a las barras que marcaban el límite del sello de Mito y, como le informó
Gaara, fue recibido en un espacio habitable vacío. Solo pasó un segundo para asegurarse de
que no estaba simplemente ciego y, satisfecho de que su visión no le fallara, bajó los dos
escalones que lo llevaron desde el camino de mármol hasta los pisos de madera de la
habitación de Mito.
              "¿Mito?" Naruto pronunció su nombre en el aire y, como era de esperar, se
encontró con el silencio. "¿Karura?" Echó una mirada detrás de él hacia la parte de su
propio paisaje mental que había específicamente atrincherado para que su hermana no
terminara caminando a través de él. Parecía estar todavía de una pieza, por lo que era poco
probable que hubieran ido por ese camino, pero eso dejó…. ah,  eso es correcto. Estaba el
resto del sello de Mito, ¿no?
              Wit ha pensado que apartó las estanterías de libros y miró con disgusto las aguas
turbias que lo recibieron. Otro pensamiento creó una pasarela de madera justo encima de
ella, que era una opción mucho más atractiva. Ahora solo tenía que preguntarse qué tan
lejos podrían haber terminado.
              ¿Qué tan grande era este lugar, de todos modos?
              "Mito". El zorro en cuestión casi gritó de sorpresa cuando su nombre fue
pronunciado dentro de su sello y su cabeza se levantó de los brazos que descansaban sobre
sus rodillas para ver a Naruto dirigiéndose hacia el sencillo patio que Karura había
construido.
              "¿Naruto?"
              "Así que esto explica a dónde te fuiste", echó una mirada a la lúgubre
atmósfera. "No es que entienda por qué querrías hacerlo, pero no parece que haya logrado
encontrar a Karura todavía".
              Como sospechaba, él no había venido a buscarla, pero ella ya sabía que no lo
haría. Aun así, habría sido bueno tener siquiera la oportunidad de fingir que ese había sido
el caso.
              "Ella está con Naruko en este momento." Mito se levantó de su posición sentada,
estirando un nudo en su espalda, y lentamente se acercó a su guardián para que él tuviera
tiempo de alejarse si así lo deseaba. Para su alegría, él no lo hizo, aunque no se acercó más,
pero ella se contuvo y se detuvo a varios metros de distancia en lugar de empujar su suerte.
              Lo suficientemente cerca como para tener una conversación normal, tal vez, pero
no lo suficientemente cerca como para ser considerados uno al lado del otro. Fue una
especie de equilibrio delicado.
              "Vine a preguntarle a Naruko sobre el aprendizaje y el uso del Kage-Bunshin y
Karura vino conmigo".
              Naruto hizo una demostración de mirar alrededor del sótano inundado vacío de
seres sintientes más allá de ellos dos y regresó para levantar una ceja interrogativa al Biju
mayor.
              "Están ... están en el mundo físico, sospecho. Karura se fue primero, ansiosa por
mostrarle a Naruko lo que podía hacer, tomó un poco de mi Chakra porque el suyo no
puede atravesar el sello."
              "... ¿Hizo un Kage-Bunshin usando tu Chakra para entrar al reino físico y dejó los
sellos por completo?"
              "Por lo que yo puedo decir."
              Maldita sea. Y maldito sí mismo, también, por lo que estaba a punto de intentar.
              Con un suspiro de resignación hizo su petición. "Mito, voy a necesitar tomar
prestado un poco de tu Chakra." Casi esperaba que esto no funcionara porque si lo hacía, no
tenía la menor idea de cómo podría entender por qué.
              Los sellos eran herramientas maravillosas, pero no creía que existiera un arte más
frustrante e ilógico.
              Si no los hubiera tenido desde antes de que pudiera hablar, nunca habría tocado
esas malditas cosas.
              Naruko solo estaba considerando los pros y los contras de buscar a Kakashi para
que Karura pudiera convertirse en su problema cuando hubo otra bocanada de humo en su
habitación. Naturalmente, Mito fue la siguiente persona en sospechar, si Karura había sido
capaz de hacer eso, seguramente Mito también podría hacerlo, pero no estaba preparada
para que el humo se disipara dejando a su hermano a su paso.
              Tampoco parecía que hubiera estado completamente preparado para este resultado.
              "...Eh." Los ojos morados parpadearon lentamente mientras trataba de comprender
su existencia actual. Pasaron de examinarse a sí mismo y se encontraron con el azul de
Naruko. "Sabes, mi cuerpo está en Nami no Kuni en este momento. Esto realmente no
debería ser posible".
              Pero, por supuesto, lo fue y ¿por qué no? La función principal de los sellos, para lo
que se habían utilizado por primera vez, era difuminar las leyes del tiempo y el espacio, lo
que significaba transportar algo, incluso una conciencia, a través de un país o dos, no era
tan espectacular en teoría.
              En la práctica, sin embargo, fue mucho más allá de lo que se suponía que los
humanos podían hacer con ellos.
              "Si tu cuerpo está en Nami pero tú estás aquí, ¿cómo esperas volver a él?"
              Naruto consideró esa pregunta por un momento mientras Karura se apresuraba a
abrazar a su amado. Finalmente admitió; "No tengo la menor idea. No esperaba que esto
funcionara". Una pausa. "Ni siquiera estoy completamente seguro de lo que acabo de
hacer".
              Nunca antes Naruko había estado más segura de que su elección de Kenjutsu sobre
Fuinjutsu había sido la correcta.
              Al final, fue Karura quien descartó su cuerpo clon y se encontró atraída hacia su
sello. Sus intentos de acercarse a Naruto, desafortunadamente, no pudieron pasar, lo que
significaba que tenía que viajar de regreso a través de su sello, al sello de Mito, disculparse
con el zorro por usar su Chakra sin permiso, pedir educadamente que le prestaran un poco
más y recrear su cuerpo clon en la habitación de Naruko para transmitir su éxito.
              Naruto, del mismo modo, se encontró de nuevo en su cuerpo tratando
desesperadamente de descifrar qué estaba pasando. Al no poder comunicarse entre los
clones, lo entendió. Normalmente, Karura e Isobu usaban su propio Chakra, por lo que todo
estaba vinculado. Usar el Chakra de otra persona para el clon no tenía esa conexión y, por
lo tanto, no podían compartir pensamientos.
              Parecía tener sentido para él.
              Sin embargo, no tenía la menor idea de por qué la conciencia primaria se trasladó a
ese nuevo clon en lugar de, bueno, ser clonado. También tenía mucha, mucha curiosidad
por saber qué pasaría si dijera que sella a Mito-Karura Bunshin dentro de otra persona. No
es que tuviera muchas opciones para realizar tal experimento. Naruko era un anfitrión
temporal potencial debido a que ya estaba acostumbrada al Chakra de Mito, Kushina solía
contener al Kyuubi, por lo que probablemente tenía algo de tolerancia acumulada cuando se
trataba de los peligrosos Youkai que los componían, y Gaara actualmente no tenía biju
dentro de él. y estaría más que feliz de tener a su madre, incluso en un clon, aunque todavía
era la principal, y por los dioses, esto estaba comenzando a volverse extraño, sellado dentro
de él nuevamente.
              Naruko y Gaara, sin embargo, ya estaban atados a su propio sello, lo que acababa
de dejar a Kushina si quería intentar descifrar este enredo de sellos interconectados y
transferir conciencias en clones hechos del Chakra de otras personas.
              Por otra parte, tal vez se podría decir que ya tenía suficientes proyectos en su plato
en este momento y esto era mejor dejarlo en la estantería hasta que pudiera darle el tiempo
y la atención que se merecía.
              De cualquier manera, esto era más que extraño y no estaba realmente seguro de
qué pensar al respecto. Si Naruko aprendía el Kage-Bunshin, ella podría aparecer
dondequiera que estuviera, siempre que pudiera convencer a Karura o Isobu de que le
prestaran su Chakra. Probablemente Gaara podría hacer lo mismo. Eso también significaba
que Naruto podía aparecer dondequiera que estuviera Gaara, al menos como un clon.
              Había algunas posibilidades interesantes allí, sin duda, pero ¿qué tan prácticas eran
realmente si iba a dejar atrás un cuerpo inconsciente cada vez que lo hacía?
              … .A menos que hubiera una manera de hacer pasar el cuerpo también, y entonces
quizás tampoco necesitarías Chakra para un clon. Los sellos eran tiempo y espacio, después
de todo, tan teóricamente….
              Necesitaba dejar de pensar en esto antes de encontrarse en un clon pidiendo ayuda
a Kushina para experimentar con esto.
              Había cosas más importantes en las que necesitaba concentrarse, como ... Bueno,
en realidad, la mayoría de las cosas importantes las manejaban sus clones.
              ... ¿Estaban bien sus clones después de su pequeño viaje? Un curioso ceño frunció
sus labios mientras se levantaba del sofá y se dirigía a su oficina. Debería haber un clon allí
asumiendo que no se había visto afectado por su experimento improvisado que recorría el
espacio del sello.
              La puerta de su oficina estaba abierta, como de costumbre, y se inclinó en la puerta
para llamar la atención de sí mismo. "Oye, no te habría molestado que proyectara mi
conciencia en un Kage-Bunshin que creé a partir del Chakra de Mito en Konoha, ¿verdad?"
              Se miró a sí mismo, con expresión en blanco, y cuando abrió la boca para
comentar se encontró haciendo una pausa, cerrando la boca y sacudiendo la cabeza con un
suspiro.
              "¿Sabes que?" Se preguntó a sí mismo. "Ni siquiera quiero saber".
              Eh, se sentía realmente extraño estar al otro lado de eso.
              ¿La peor parte? Volvería a experimentar esto desde el otro lado cuando este clon
se disipara.
              Los Kage-Bunshin eran convenientes, sin duda, pero no se diga que no tenían una
buena cantidad de inconvenientes.
              .
              No hubo palabras para expresar adecuadamente la cantidad de esfuerzo ejercido
por Ao para mantener una cara neutral mientras se sentaba en la oficina del alcalde tratando
de organizar una cadena de suministro para Kirigakure.
              Fisherville. En realidad, el lugar se llamaba Fisherville.
              ¿Qué diablos le pasaba a la gente?
              Ao no solo iba a tener que… negociar, y casi se estremeció de disgusto ante la sola
idea, sino que tendría que convencer a estas personas de que cambiaran el nombre de su
ciudad. Realmente debería haber aceptado la sugerencia original de Mei de que él fuera el
Kage y ella la diplomática.
              Todo lo que tendría que hacer para convencerlos era inclinarse ligeramente hacia
adelante. Ao lo sabía, lo había visto suceder antes. No era el tipo de táctica de negociación
que había tenido en su día, pero maldita sea si no hubiera demostrado ser mucho más
eficaz.
              Puede que sea viejo y firme en sus caminos, pero incluso él podría admitir cuando
algo se había mejorado y simplemente no había comparación para la capacidad persuasiva
de Mei.
              Hana apenas había salido del carruaje cuando Mai estaba sobre ella, flanqueada
por Lobos que se apresuraron a sacarla de su equipaje.
              "¿Uh, gracias? ¿Cómo has estado, Mai?"
              "No hay tiempo para eso." Mai prácticamente la levantó del último escalón y la
señaló hacia el palacio. "Nartuto trasladó todas las oficinas al palacio, la tuya debería estar
en el segundo piso. Cuando veas a Naruto allí, asegúrate de darle un buen puñetazo, ¿de
acuerdo?"
              "¿Qué-qué?"
              Si Mai la había escuchado, no hizo ningún espectáculo, haciendo un gesto de
exhibición con una mano y avanzando hacia el segundo carruaje justo cuando las botas de
Sai tocaban el suelo. "Sai-"
              "Ah, Mai, te perdiste-"
              "Segundo piso, encuentra tu oficina, dale un puñetazo a Naruto si está detrás de tu
escritorio, vete".
              La miró por un momento antes de encogerse de hombros. "Muy bien, nos
pondremos al día contigo más tarde."
              "¿Ni siquiera lo vas a cuestionar?" Preguntó Hana mientras lo alcanzaba y se ponía
a caminar con él.
              "¿Cuándo está en uno de estos estados de ánimo?" Él se burló. "Ni una
oportunidad. Tendremos más suerte preguntándole a Naruto cuando lo veamos."
              Sí, podía ver la sabiduría en eso.
              Sin embargo, no la hizo menos confundida.
              "¿Uh, Naruto?"
              El hombre en cuestión levantó la vista desde detrás de su escritorio. "Hana,
bienvenida de nuevo. ¿Disfrutaste tus vacaciones?"
              "Muchas gracias, sí". Ella vaciló. "Uh, Mai me dio algunas instrucciones muy
específicas para cuando me encontré contigo aquí."
              Una ceja roja se levantó. "¿De verdad? ¿Qué eran?"
              En lugar de responder verbalmente, se acercó al escritorio y, inclinándose, lo
golpeó en el brazo. Fue difícil determinar quién estaba más sorprendido cuando su puño se
conectó y él estalló en humo.
              Oh, un Bunshin. Los puños de Hana encontraron sus caderas. "Bueno, ¿por qué no
lo dijo?" Ella resopló. "Eso habría hecho las cosas de manera  mucho más clara."
              En realidad, probablemente también podría haberle dicho que se disipara, pero
sospechaba que Mai tenía algún tipo de razón para querer que los clones fueran
golpeados. Bueno, Hana esperaba que al menos lo hiciera. Aún así, ¿usar clones para hacer
todo el trabajo requerido para Nami no Kuni? Su instinto le decía que era una mala idea,
pero al menos en la superficie todo parecía haber continuado bien en su ausencia, así que
tal vez no había sido tan mala idea después de todo.
              Supuso que tendría que reservarse el juicio después de haber revisado el trabajo
del último mes. Ahora, la única pregunta real era dónde había estado el clon en estas pilas
de papeles y cuánto quedaba.
              Tal vez debería haberse tomado unos minutos extra para hablar con él primero,
pero realmente no quería que un Mai enojado se uniera detrás de ella y preguntara por qué
no había sido golpeado todavía.
              Amaba a Mai como a una hermana, sobre todo porque Sai era como un hermano,
pero los dioses podían dar miedo esa chica.
              "Naruto." Sai asintió mientras entraba, sin interrumpir el paso.
              "Sai." El Naruto en su escritorio respondió, asintiendo con la cabeza pero sin
apartar los ojos del informe de gastos que estaba revisando.
              "Instrucciones de Mai."
              "¿Mmm?" Antes de que pudiera concentrarse en Sai, un puño se conectó a su
rostro y se disipó con fuerza, dejando que el informe que estaba leyendo cayera lentamente
hacia el escritorio. Sai parpadeó con curiosidad, con el puño aún extendido.
              "Ah, sí, eso tiene sentido." Hizo una pausa, frunciendo el ceño ante el informe. "...
¿Quizás debería haber dejado que él terminara esa parte primero?" Se preguntó a sí
mismo. Hubiera sido mejor que hacerlo él mismo solo para que Naruto lo devolviera con
las correcciones que debían hacerse. Podría haberles ahorrado a todos algo de tiempo.
              ¡Ups!
              Con un encogimiento de hombros y un suspiro de resignación, Sai tomó su lugar
en su escritorio y reanudó el trabajo de Naruto.
              O su trabajo que Naruto había estado haciendo. Semántica, de verdad.
              Un recuerdo interrumpió su oración, llevando consigo el dolor fantasma de ser
golpeado en el brazo por cierta heredera Inuzuka, y fue seguido rápidamente por otro en el
que Sai lo golpeó en la cara.
              Antes de que Naruto pudiera detenerse demasiado en eso, un tercer recuerdo
sugirió que Mai le arrojara una taza de café vacía a la cabeza en su oficina y segundos
después las puertas del comedor del piso superior fueron abiertas por la misma
joven. Caminó a través de la habitación y alrededor de la mesa, ignorando por completo a
un Rasa curioso, y agarró a Naruto del brazo antes de proceder a arrastrarlo fuera de su
asiento y de regreso por la puerta.
              "Hana y Sai han vuelto, terminaste el día y te tomarás la semana libre". Fue su
única explicación.
              "¿Y eso no podía esperar hasta que terminara la reunión en la que estaba
actualmente?" A pesar de su pregunta, en realidad no hizo ningún intento por resistirse a
ella mientras lo guiaba detrás de ella.
              Hizo una pausa y se volvió hacia Rasa como si lo viera por primera vez. "Gracias,
buen encuentro, adiós." Aplazada la reunión, ella continuó en su búsqueda de alejarlo lo
más posible de cualquier trabajo potencial que pudiera razonablemente.
              "Hablaremos más tarde, Rasa, pero no dudes en echar un vistazo a la academia.
Estoy seguro de que a Orochimaru no le importaría demasiado si empezaras a dirigirla".
              El hombre asintió lentamente, preguntándose quién estaba realmente a cargo de
este lugar, y pudo distinguir la voz del "Daimyo" mientras avanzaba por el pasillo.
              "Entonces, ¿supongo que tengo que agradecer que Sai me golpeara en la cara?"
              "Fue la forma más rápida de evitar que hagas más trabajo".
              "¿Y por eso me sacaste a rastras de mi reunión con Rasa?"
              "Terminaste de trabajar por el día". Repitió.
              "Este fue el único trabajo que hice hoy".
              Rasa podía sentir la mirada de la joven a través de la pared y él ni siquiera era el
destinatario.
              "No cuenta si tienes tres clones que están trabajando".
              Naruto se encogió de hombros, lo que Rasa no pudo ver, pero ciertamente pudo
escuchar en la voz del joven. "Claro que sí."
              El ex Kazekage se preguntó cuánto tiempo pasaría hasta que la chica terminara
matándolo -
              O casarse con él.
              Rasa no pudo decidir cuál parecía más probable.