Está en la página 1de 15

UNIVERSIDAD ADVENTISTA DEL PLATA

Facultad de Teología

“MISIÓN DE LA IGLESIA”

UNIDAD 5:

Conociendo el mundo de hoy


para la misión

Por
Walter Lehoux

Marzo 2011
Unidad 5

Conociendo el mundo de hoy para la misión

Vivimos en una época de grandes cambios, cambios vertiginosos que

nos sorprenden permanentemente. Mario Pereyra comenta: “Hay mucha

confusión en el mundo actual. Los cambios son tan acelerados que no tenemos

tiempo de asimilarlos, produciéndonos inquietud e incertidumbre.

Particularmente hay un fenómeno que impone la cultura de nuestros días que

lleva a confundir las nociones de bien y mal.”1

Este fenómeno que impone la cultura de nuestros días al que hace

referencia la cita anterior es el Posmodernismo. Muchos en la actualidad temen

y desconfían de todo lo que proviene de esta nueva corriente filosófica. Tal es

el caso de Larry Lichtenwalter quien escribió: “Nuestro mundo posmodernista

amenaza nuestra propia identidad como seres humanos. Lo estamos

experimentando hoy como pueblo de Dios.”2

Hay quienes la combaten al punto de demonizar todo lo que tiene

connotación posmodernista. Pero tal vez necesitemos realizar un cambio en la

manera de mirar esta nueva corriente de pensamiento. Por lo tanto, este

documento tiene el propósito de demostrar que algunos principios del

Posmodernismo pueden ser canalizados para educar al hombre del siglo XXI

con valores cristianos.

En el primer capítulo de este trabajo se podrá encontrar una reseña de

los conceptos de la Modernidad con el fin de conocer cómo se originó la

1
Mario Pereyra y Enrique Espinosa. La posmodernidad desde la perspectiva profética.Entre Ríos,
Libertador San Martín: Bienestar Psicológico Editorial, 2000. 17.
2
Larry Lichetenwalter. Fuera del pozo: La historia de José. Buenos Aires: Asociación Casa Editora
Sudamericana, 2000. 130.
Posmodernidad. En segundo lugar, se presentarán algunas características del

Posmodernismo y la manera en que estas afectan al hombre del siglo XXI.

En el segundo capítulo, se podrá ver un breve análisis del paradigma

posmoderno y la educación y por último algunos consejos prácticos para

facilitar la tarea del educador con la mente posmodernista. En último término,

se presentarán las conclusiones finales de esta monografía

MODERNIDAD Y POSMODERNIDAD

En el presente capítulo se tratarán, en primer lugar, algunos conceptos

relacionados con la Modernidad con el fin de conocer las bases que dieron

origen a la Posmodernidad.

En segundo lugar, se presentará al Posmodernismo y sus características

según la opinión de algunos autores. Se verá como estas características

afectan el mundo y al hombre del siglo XXI.

Modernidad

Antes que nada, es importante expresar algunos conceptos sobre la

Modernidad. Esta surge a mediados del siglo XIV de la mano del Renacimiento

y del Humanismo.3

El Renacimiento estaba caracterizado por el interés en la cultura

grecorromana. La sociedad se encontraba bajo el régimen de las

institucionespolíticas. Se puede decir que la economía que estaba constituida

sobre la base de la agricultura, pasó a ser mercantil. La influencia ejercida por

3
Gisela Lambruschini, “Ciencia y Postmodernidad”. (Consutaldo en:
http://www.monografias.com/trabajos36/ciencia-postmodernidad/ciencia-postmodernidad2.shtml. 12 de
frebrero de 2010)
la iglesiacatólica pasó a un segundo plano, porque el hombre no deseaba

respuestas teológicas, sino más bien racionales.4 El Humanismo, por su parte,

reflexionó sobre la dignidad y el valor de las personas. El hombre fue

considerado racional, con la capacidad de buscar la verdad y encontrarla por

sí mismo.5 La Modernidad, devino como resultado del desarrollo económico del

capital, denominado globalización. Generó dos grandes variantes discursivas y

políticas: el Capitalismo y el Socialismo. Cada uno de ellos logró articularse en

modelos sociales concretos.6 A mediados del siglo XX se empezó a plantear la

idea de que los valores propuestos en la Modernidad no lograron concebir el

ser humano deseado, que la razón no pudo resolver los problemas del mundo,

y que no fue la salvación que se había planteado en la Modernidad.7

Luego, como una de las consecuencias negativas de los avances

tecnológicos se lanzó la bomba atómica en Hiroshima, como evidencia de que

la ciencia y la razón fueron utilizadas con fines perjudiciales. La razón recibió

fuertes críticas con motivo del uso que se le concedió durante la Segunda

Guerra Mundial, a saber: perjudicar, provocar males, muertes y heridas, no solo

físicas sino también psíquicas.8

Posmodernidad

Para estudiar el Posmodernismo es necesario hacer referencia a los

grandes pensadores de este paradigma, como lo son los franceses Jaques

Derrida, Michael Foucault y Jean Lyotard , el estudioso estadounidense

4
Grenz Stanley J. Revisioing Evangelical thelogy. Illinois: Varsity Press, 1993. 78.
5
Gisela Lambruschini. “Ciencia y Posmodernidad”
6
Ibíd..
7
Norman Gulley. ¡Cristo viene! Buenos Aires, Florida: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2003.
30.
8
“La Literatura y el postmodernismo” (Consultado en:
http://es.wikipedia.org/wiki/Literatura_y_postmodernidad 13 de febrero de 2010)
Richard Rorty y Gianni Vattimo. La Posmodernidad aparece como una reacción

a la Modernidad y su modelo. Norman Gulley hablando sobre el Modernismo

dice: “El método científico trajo beneficios tecnológicos multiplicados, pero

también afectó negativamente la ecología del globo, hasta el punto de llevar a

la raza humana al borde de un holocausto nuclear. Como resultado, su

creencia original en el conocimiento…se hizo añicos.”9 Por tal motivo, en el

siglo XX, los pensadores comenzaron a desafiar la cosmovisión moderna. Por

tal motivo, se puede decir que la Posmodernidad es anti-Modernidad.

La Posmodernidad, a diferencia de la Modernidad, ve el futuro sombrío.

Hoy reina el pesimismo y la falta de confianza en el porvenir.10 Es como si el

mundo se hubiera despertado de repente a una verificación de la realidad.

Definir el Posmodernismo no es una tarea fácil. Leith Anderson dice que:

“Estamos experimentando un cambio estructural enorme en nuestro país y en

el mundo…nuestro mundo está cambiando con tanta rapidez que apenas

podemos seguir con atención lo que está pasando, mucho menos calcular

cómo reaccionar”.11

Por otro lado, Para Mc Grant, el Posmodernismo es una sensibilidad

cultural sin absolutos, sin certidumbres ni bases fijas, que se deleita en el

pluralismo y la divergencia y que tiene como meta, pensar a través de la

situacionalidad radical de todo pensamiento humano.12

La palabra “posmoderno” fue utilizada por primera por algunos críticos

norteamericanos a fines de los años 60. Pero fue recién con una publicación de

Jean-FrancoisLyotard de 1979, La Condición Posmoderna, cuando el concepto

9
Norman Gulley. ¡Cristo Viene!... 29.
10
Antonio Estrada. La familia, crisis y oportunidades. Barcelona: Editorial CLIE, 1998. 39.
11
Lieth Anderson. A Church for the 21st Century. Minneapolis: Bethany, 1992. 17.
12
Antonio Cruz. Posmodernidernidad, el evangelio ante el desafío del bienestar. Barcelona: CLIE, 1996.
24.
se difundió rápidamente, aplicándose a diversos ámbitos del arte y de las

ciencias.13

Una de las características del Posmodernismo es la aparición de una

nueva racionalidad. El hombre posmoderno es hedonista y consumista, como

le enseña el sistema. Es, además, relativista y escéptico, vive de impresiones,

de impactos sensoriales o emocionales, de lo efímero. La verdad es una

experiencia estética y retórica. Oyendo hablar de la verdad, nuestro mundo

responde con la pregunta cínica y desengañada de Pilato: “¿Y qué es la

verdad?”.

Según Joel ChingMeletz las características que dan cuerpo a la filosofía

del Posmodernismo son: 1. La centralidad de la comunidad; 2. La primacía de

la experiencia; 3. La subjetividad de la verdad; 4. La complejidad de la

percepción humana; 5. La fragilidad del progreso; 6. La irrealidad de los

absolutos; 6. La enormidad de lo espiritual y 7. La pluralidad de las opiniones

sobre la vida.14

Para Jean-FrancoisLyotard, las características socio-psicológicas son las

siguientes: 1. Los individuos sólo quieren vivir el presente. 2. El futuro y el

pasado pierden importancia. 3. Hay una búsqueda de lo inmediato. 4. Proceso

de pérdida de la personalidad individual. 5. La única revolución que el individuo

está dispuesto a llevar a cabo es la inte-rior. 6. Se rinde culto al cuerpo y a la

liberación personal.7. Se vuelve a lo místico como justificación de sucesos. 8.

Pérdida de fe en la razón y la ciencia, pero en contrapartida se rinde culto a la

13
Mario Pereyra y Enrique Espinosa. La posmodernidad desde la perspectiva profética. Entre Ríos,
Libertador San Martín: Bienestar Psicológico Editorial, 2000. 17.

14
Joel ChingMeletz. “La Iglesia ante el Posmodernismo” (Consultado en:
http://www.monografias.com/trabajos31/iglesia-postmodernismo/iglesia-postmodernismo.shtml el 12 de
febrero de 2010)
tecnología. 9. El hombre basa su existencia en el relativismo y la pluralidad de

opciones, y el subjetivismo impregna la mirada de la realidad. 10. Pérdida de fe

en el poder público.11. Despreocupación ante la injusticia. 12. Desaparición de

idealismos. 13. Pérdida de la ambición personal de autosuperación. 14.

Desaparición de la valoración del esfuerzo. 15. Existen divulgaciones diversas

sobre la iglesia y la creencia de un Dios. 16. Aparecen grandes cambios en

torno a las diversas religiones. 17. Desaparece la literatura fantástica. 18. La

gente se acerca cada vez más a la inspiración “vía satelital”. Las personas

aprenden a compartir la diversión vía Internet. 15

Gulley dice que los pilares que sostienen esta corriente posmodernista

son: 1. El relativismo, 2. La oposición a un sistema, 3. La oposición a la

autoridad, 4. El consumismo, 5. La oposición a cualquier cosmovisión.16

Otra de las características del mundo posmodernista es la

desintegración familiar. Los roles entre el hombre y la mujer se han invertido,

cambiado y hasta confundido.17 La visión antropológica de la

complementariedad de sexos, entre hombre y mujer, cede a la ideología del

género, como se presentó en Pekín en 1995: cada uno configura su propia

orientación y comportamiento sexual libremente, sea heterosexual, homosexual

o bisexual, como un derecho ejercido libremente. Por otro lado, encontramos la

aprobación de leyes reguladoras de parejas equipando las uniones de

homosexuales al matrimonio monoparental.18

15
Jean-François Lyotard. “La condición postmoderna: Informe sobre el saber” (La
Conditionpostmoderne: Rapport sur le savoir. 1979)
16
Gulley. 31-35.
17
Antonio Estrada. La familia crisis… 121.
18
Grenz Stanley J.Revisioing Evangelical thelogy... 86.
El hombre del siglo XXI es un gran desafío. Este desafío se presenta

tanto para la evangelización, como para la educación. Alcanzar la mente

moderna con sus complejidades no es fácil. Pero hay algunas puertas que se

abren desde esta pluralidad de conceptos para la educación. Es posible

alcanzar al hombre moderno desde el lugar en el que se encuentra a través de

una pedagogía adaptada a los requerimientos actuales. Estos aspectos sobre

la pedagogía y el hombre posmodernos serán presentados en el próximo

capítulo.

El Posmodernismo nació como una reacción a la Modernidad. Como ya

fuera dicho, a mediados del siglo XX se empezó a plantear el hecho de que los

valores propuestos en la Modernidad no lograron concebir el ser humano

deseado, que la razón no pudo resolver los problemas del mundo, y que no es

la salvación que se había planteado. Esto llevó al surgimiento de una corriente

del pensamiento que se oponía y se diferenciaba de las propuestas

modernistas. Esta nueva propuesta fue conocida como el Posmodernismo.

La Posmodernidad, como ya fue mencionado, contiene una serie de

características que influyen directamente sobre el hombre actual. Las mismas

presentan un gran desafío para la educación cristiana y la educación en

general.

Como fuera explicado en el desarrollo de este capítulo, entre los pilares

fundamentales que sostienen esta corriente filosófica se encuentra el

relativismo, el pluralismo, el consumismo, la narrativa y la oposición a la

autoridad.

Estas características representan un verdadero desafío para la

educación actual. En el siguiente capítulo se presentarán algunas soluciones


que pueden ser de utilidad para adaptar la pedagogía a las necesidades

actuales.

LA EDUCACION CRISTIANA Y EL HOMBRE POSMODERNO

En el siguiente capítulo se presentarán algunas ideas que la corriente

posmodernista propone para la educación en el siglo XXI. Se hará un análisis

de las mismas mostrando algunas falencias y también, algunos puntos que

pueden ser favorables para la pedagogía actual. Por último, se desarrollarán

varios consejos útiles para la educación del hombre posmodernista.

El paradigma posmodernista y la educación

El paradigma posmodernista ha tratado de influir sensiblemente sobre

los sistemas educativos, tal como se evidencia en las obras de AlvinToffler, La

tercera ola y Elschok del futuro. En estos trabajos literarios seconsidera que la

educación moderna tenía un sentido social y colectivo que debía ser

abandonado por el culto a la individualidad y la economía familiar.

Por otro lado, Antonio J Colom y Joan-Carles Mélichque dicen:

“Deberá plantearse una cultura educativa que mire fundamentalmente al


porvenir. La educación no debe ser ya la transmisora de la cultura del
pasado y la guardiana de la historia en las nuevas generaciones.
Tampoco debe ser comprensiva del presente ya que este no es
perdurable; el presente, el momento, debe servir como mecanismo
didáctico para explicar el cambio y conseguir así el objetivo prioritario de
la educación: la movilidad, la adaptación a lo nuevo, a lo cambiante, por
lo que la educación se plantea como el instrumento-guía que oriente a
las generaciones sobre las previsiones del futuro. Ello implica
transformar las aulas en verdaderos laboratorios de simulación; así, los
medios informáticos, las técnicas de juegos, las previsiones del azar, la
prospectiva, etc., se nos presenta como los pilares donde fundamentar la
acción docente, acción docente que a partir de ahora no podrá ya
descansar por más tiempo y exclusivamente en los profesionales de la
educación.”19

Esto quiere decir que se deben formar nuevas generaciones

desmemoriadas y sin ningún compromiso cultural e ideológico con su país, su

región, su sociedad, etc. Pablo Guadarrama González, haciendo un comentario

sobre este punto en particular dice que: “El único principio válido es la clásica

consigna neoliberal retomada del socialdarwinismo, según el cual debe vencer

el más fuerte y mejor adaptado a las nuevas circunstancias. Se trata de formar

hombres despreocupados por su entorno social y su presente histórico.” 20

Si bien se puede estar de acuerdo o no con los principios

posmodernistas para la educación propuestos por Toffler, no todo lo que

plantea esta corriente filosófica debe ser rechazado. Según Miguel Ángel

Ponce Vera, posmodernista latinoamericano, la educación debe basarse en

nuevos principios para crear un ambiente de aprendizaje coherente. Señala

que en la nueva educación aprender y enseñar no tiene la misma importancia:

el aprender tiene un alcance mucho mayor que el enseñar, el cual se realiza en

el marco del aprender, por ello no cabe seguir hablando de un proceso de

enseñanza-aprendizaje.21 La nueva visión educativa señala tres tipos de

aprendizaje: 1. Aprender a aprender, 2. Aprender a hacer y 3. Aprender a ser.

19
Colom, A y J.C MélichDespués de la modernidad. Nuevas filosofías de la educación. Barcelona.
Paidos. 1995. 73.
20
Pablo Guadarrama González. “Critica del paradigma posmodernista en su impacto educativo y
comunicativo.” (Consultado en http://www.uca.edu.sv/facultad/chn/c1170/Critica-al-posmodernismo-en-
su-impacto-educativo-y-comunic.pdf el 13 de febrero de 2010)
21
Miguel Ángel Ponce Vera. “Educar para un pensamiento Global” (Consultado en
http://www.enplenitud.com/nota.asp?articuloid=7676 el 13 de febrero de 2010)
Por otro lado, dentro de este nuevo paradigma hay cuatro principios que

son netamente rescatables y deben ser aprovechados para la educación que

pretendemos para el siglo XXI. Los mismos son los siguientes:22

Principio I. Educación para el desarrollo humano. Pretende que las

escuelas sean lugares que faciliten la enseñanza y el completo desarrollo de

todos los educandos. La enseñanza debe enriquecer y profundizar la relación

hacia sí mismo, hacia la familia y miembros de la comunidad, hacia la

comunidad global, hacia el planeta y hacia el cosmos.

Principio II. Honrar a los estudiantes como individuos. Esto significa

aceptar las diferencias individuales y estimular en cada estudiante un sentido

de tolerancia, respeto y aprecio por la diversidad humana. Cada persona es

creativa en forma inherente, tiene necesidades y talentos únicos de tipo físico,

emocional, intelectual y espiritual, y posee una capacidad ilimitada para

aprender.

Principio III. El papel central de la experiencia. La adquisición de

conocimiento es un compromiso activo y multisensorial entre una persona y el

mundo, un contacto mutuo que otorga poder al que aprende y le revela el rico

significado del mundo. La experiencia es dinámica y crece en forma continua.

El objetivo de la educación debe ser el cultivo de un crecimiento natural y sano

por medio de la experiencia; la educación no consiste en presentar un

"currículo" limitado, fragmentado, predigerido como si fuera el sendero del

conocimiento y la sabiduría.

Principio IV. Nuevo papel para los educadores. Se sostiene que la

enseñanza es esencialmente una vocación que requiere una mezcla de

22
Los principios expuestos en esta sección fueron extraídos de un documento titulado “Educación 2000”.
(Consultado en http://www.ties-edu.org/GATE/Educacion2000.html el 11 de febrero de 2010)
sensibilidad artística y de una práctica científica. Muchos de los educadores de

hoy se han dejado atrapar por la competición del profesionalismo: credenciales

y certificación controladas en forma rígida, jerga y técnicas especiales y una

separación a nivel profesional de los temas espirituales, morales y emocionales

que están inevitablemente conectados al desarrollo humano. Por el contrario,

según los posmodernistas, los educadores deben facilitar el aprendizaje, que

es un proceso orgánico, natural, y no un producto que se pueda crear según la

demanda. Los maestros necesitan autonomía para diseñar y establecer

ambientes educativos apropiados a las necesidades de sus alumnos en

particular.

Enseñar valores cristianos al hombre posmoderno

Hasta aquí se han presentado las características del Posmodernismo y

algunos de sus principios fundamentales en relación con la educación. En esta

sección se presentarán algunos consejos que ayudarán al educador religioso a

trabajar con la mente posmoderna.

Educar al posmoderno resulta todo un desafío pero no es algo imposible,

en particular cuando se trata de enseñar principios bíblicos. Algunos de los

fundamentos que rigen la Posmodernidad nos abren puertas para alcanzar al

posmodernista en su propio contexto.23En el campo de la educación se cuenta

con la posibilidad de canalizar algunos de estos fundamentos para alcanzar la

mentalidad del educando del siglo XXI con principios y valores cristianos.

Para lograr tal fin se expondrán a continuación algunos consejos

importantes:

23
Gianni, Vattimo.Las aventuras de la diferencia. Pensar después de Nietzsche y de Heidegger.
Barcelona: Editorial Península, 1998. 149-173.
El narrativismo. Hayden White es un filósofo e

historiadorestadounidense que viene a ser el primer autor que desarrolló la

reflexión epistemológicanarrativista. Este principio pedagógico posmodernista

utiliza el relato para enseñar.24 Esta metodología puede ser fácilmente

capitalizada para enseñar doctrinas bíblicas. Según Hayden la mente

posmodernista necesita conocer a través del relato. Temas tales como el gran

conflicto, la creación, la redención, la salvación, el milenio, etc. pueden ser

enseñados a través de la narrativa.

La naturaleza compartida de la verdad. Es importante que el docente

cristiano sepa mostrar, con humildad y honestidad, que no es el único que tiene

la verdad. Como cristianos sabemos cuál es la fuente de la verdad, pero el

alumno debe saber que no hacemos monopolio de la verdad. El estudiante

debe ver a su educador como una persona dispuesta a aprender, no

enciclopedista, no sabelotodo, sino un ser humano con sabiduría pero

dispuesto a intercambiar conocimiento.25

El relativismo. Este postulado sostiene que las cosas son como son, y

cada uno las interpreta a su manera acercándose más o menos a la realidad.

El relativismo es la postura o teoría de rechazar la existencia de verdades y

defender que todo es opinable, que todo depende del punto de vista. 26 Al

analizar este pensamiento filosófico vemos que el relativismo abre una puerta

importante para que el cristianismo pueda difundir sus creencias. Vattimo,

posmodernista contemporáneo, cree que el principio de lo relativo le permite a

la religión exponer sus ideas a la altura de otras, particularmente en los medios

24
Hayden WhiteMetahistory: The Historical Imagination in Nineteenth-Century Europe. Baltimore: The
Johns Hopkins University Press, 1973. 143.
25
AníbalVillaverde. PsicologíaPedagógica. Buenos Aires: Editorial Humanitas, 1998. 255.
26
Gianni, Vattimo. Las aventuras de la diferencia.Pensar después de… 178.
de comunicación “mass media”. En otras palabras, el Posmodernismo es una

gran oportunidad para la religión. 27

La naturaleza dialogada de la enseñanza- aprendizaje. Para el

posmodernista, la educación es un proceso democrático. El diálogo es

importante. El docente debe permitir que los alumnos expresen sus ideas y al

mismo tiempo respetarlas. Pero el educando no debe perder el concepto de la

autoridad.28

Reconocer la diversidad. Para alcanzar al posmodernista es importante

reconocer la diversidad cultural y social. El educador debe evitar el estereotipo.

El Posmodernismo ha realzado las culturas minoritarias, indígenas, etc. Por

otro lado, es importante en este aspecto tener en cuenta la creatividad, no

otorgando a todos la misma tarea, tomando en cuenta las inteligencias

múltiples.29

Recapitulando lo dicho hasta aquí, podemos decir que el

Posmodernismo no debe ser visto como una amenaza, sino como un desafío.

Algunos de sus fundamentos pueden ser fácilmente capitalizados para alcanzar

la mente posmodernista con principios bíblicos. La educación cristiana tiene

una gran oportunidad para proyectar sus valores en la sociedad moderna, con

muchas posibilidades de ser aceptados. Según Robert Webber: "En el mundo

postmoderno la educación cambiará de pasar información a pasar sabiduría a

través de la experiencia de la verdad cristiana que se consideraba

proposicional, intelectual y racional y será experimentada como carnada en la

realidad. La fe se comunicará a través de la inmersión en una comunidad de

27
Ibíd. 179.
28
Henry ClayLindgren. Psicología de la enseñaza. España, Madrid:Ediciones Aguilar, 1972. 464.
29
Howard Gardner. Estructuras de la mente. México: Fondo Cultural Económico. 1993. 431.
personas que practique la fe cristiana".30 Solo necesitamos creerlo y hacerlo

realidad.

CONCLUSIÓN

El Posmodernismo debe verse como un desafío, más que como una

amenaza. La educación cristiana, consciente de ello, deberá examinar todo

material que trate sobre esta temática. No hay expertos en este tema. Pero

Dios puede ayudar a todo docente que quiera realizar la tarea de redimir al

hombre del siglo XXI.

La educación cristiana tiene una gran puerta abierta para educar al

hombre posmoderno en los principios religiosos. La modernidad la había

cerrado cuando impuso su teoría de que el hombre dominaría el mundo a

través de la razón. El fracaso de los postulados del Modernismo contribuyó al

surgimiento de una nueva corriente filosófica. Los nuevos pensamientos

filosóficos pusieron en tela de juicio al poder de la razón humana. Nació el

relativismo que dejó un manto de oscuridad sobre la verdad objetiva, la

estabilidad de la ética y la distinción entre principio y regla. Pero abrió

nuevamente la puerta para que el cristianismo exponga sus ideas al mismo

nivel que otras.

Es posible educar al hombre del siglo XXI y enseñarle principios y

valores cristianos. En esta investigación se ha podido comprobar que el

postulado inicial de que algunos principios del Posmodernismo pueden ser

canalizados para educar al hombre del siglo XXI con valores cristianos, es real

y verdadero.

Earl Creps. “Cómo hacer discípulos en un mundo postmoderno”. (Consultado


30

en:http://www.earlcreps.com/el 29 de febrero de 2010)