Está en la página 1de 12

UNIVERSIDAD GALILEO

IDEA

CEI: Boca Del Monte


Nombre de la Carrera: Administración de Empresas
Curso: Análisis Económico de la Región
Horario: 7 a 8 Hrs.

Tarea 4 semana 5

Tutor: Silvia Eugenia Escobar Estrada


Apellidos, Nombres del Alumno: Ajcet Fuentes Estuardo Alexander
Carné: 17002077
Fecha de entrega: 08/08/2020
Semana a la que corresponde Semana 5
Índice

Introducción 3
Empresarialidad 4
Libre Empresa 7
Empresas Líderes de la Región 8
Conclusiones 9
Bibliografía 10
INTRODUCCIÓN

El debate actual sobre la globalización apunta a problemas sociales básicos. Si


admitimos que la economía de mercado es la forma de producción más eficiente,
es decir, aquella capaz de producir la mayor cantidad de producto al menor coste,
¿supone esta eficiencia que exista justicia, no ya en la distribución de esta, sino en
su misma generación? Esta pregunta se orienta al origen mismo de la
organización empresarial, la cual es básica en la forma de producción actual. ¿Es
el empresario entendible desde su entorno sociocultural? O en caso contrario, ¿es
una persona creativa y emprendedora, independientemente de sus condicionantes
sociales? Todas estas preguntas, y otras muchas del mismo tipo que se podrían
plantear, apuntan a una relación íntima que es preciso analizar. Todo empresario
es creador de valor añadido lo cual plantea la relación entre empresarialidad y
creatividad. Pero dicha relación no se da en el vacío. El hombre no hace
aisladamente su vida, sino que la realiza con otras personas, con cosas y consigo
mismo. En otras palabras, toda creación se realiza por personas en una cultura y
sociedad determinadas. Y, toda sociedad tiene sus normas sociales que permiten
el desarrollo ético de sus miembros. Lo cual plantea la siguiente pregunta,
¿permiten todas las normas sociales el mismo desarrollo de sus miembros?, es
decir, ¿cualquier sistema productivo, con sus normas, leyes, instituciones,
posibilita el desarrollo personal en la misma cuantía? Creo que estas preguntas
justifican una indagación, aunque breve e incompleta como es el caso, sobre la
relación intrínseca entre empresarialidad, proceso creativo y ética.
La Empresarialidad

La esencia de la actividad empresarial, de la empresarialidad, del


entrepreneurship, consiste en inventar (porque hay que inventarlas, no
descubrirlas) mejores maneras de satisfacer las necesidades de los
consumidores, lo cual coloca al empresario más cerca del inventor que del
administrador, cuya tarea es coordinar los distintos factores de la producción para
que esta tenga lugar; que del ingeniero, cuya función es mejorar los procesos de
producción, con el fin de reducir el costo de producción y aumentar la
productividad; que del capitalista, cuya encomienda es aportar el capital necesario
para adelantar los pagos a los factores de la producción. Esencialmente, la
empresarialidad es algo distinto.

La empresarialidad es causa, primero, de la competencia y, segundo, del progreso


económico, definido este como la producción de mejores bienes y servicios, para
un mayor número de personas, mejores bienes y servicios que le permiten al ser
humano elevar su nivel de bienestar al ahorrarle tiempo, y/o espacio, y/o esfuerzo,
y/o dinero, elevando su nivel de satisfacción. El progreso económico es efecto de
la empresarialidad y, por lo tanto, de la actividad empresarial y, por ello, del
ingenio y esfuerzo de los empresarios, sin quienes no hay progreso económico
que valga, algo que dista mucho de haberse entendido, tal y como lo muestran,
desde leyes que entorpecen la actividad empresarial, hasta comentarios que la
denigran, todo lo cual debe cambiar.

La empresarialidad, es decir, la invención de mejores maneras de satisfacer las


necesidades de los consumidores, es causa de lo que el economista austriaco
Joseph Alois Schumpeter (1883-1950) llamó el proceso de destrucción creativa,
por el cual lo bueno sustituye a lo malo, lo mejor a lo bueno, y lo excelente a lo
mejor o, dicho de otra manera, utilizando las palabras de Schumpeter: “la creación
de lo bueno destruye a lo malo, y la creación de lo mejor destruye a lo bueno,
hasta que la creación de lo excelente destruya a lo mejor, y así una y otra vez”,
todo ello en beneficio del consumidor, quien tendrá a su disposición mejores
bienes y servicios, efecto de la competencia que se genera, no entre lo malo y lo
malo, sino entre lo bueno y lo malo; no entre lo bueno y lo bueno, sino entre lo
mejor y lo bueno; no entre lo mejor y lo mejor, sino entre lo excelente y lo mejor.
Lo que importa no es la competencia que ya se da, sino de la que puede llegar a
darse.
Lo que debe motivar a la empresarialidad no es, al menos no de manera principal,
la competencia que ya existe en el mercado (por ejemplo: entre lo bueno y lo
bueno), sino la competencia que, producto de la empresarialidad —es decir, de la
capacidad del empresario para ofrecer mejores bienes y servicios—, llegará a
darse en los mercados (por ejemplo: entre lo bueno y lo mejor), lo cual quiere decir
que el empresario no debe actuar de manera reactiva, reaccionando a la
competencia que otros generaron, sino de manera proactiva, siendo él quien
genere la competencia, inventando mejores maneras de satisfacer las
necesidades del consumidor, lo cual puede darse a través de menores precios, de
mayor calidad, de mejor servicio, o por medio de lo que, al final de cuentas, es la
quintaesencia de la empresarialidad: la invención de mejores productos, que le
ahorren al consumidor tiempo, espacio, esfuerzo y dinero, incrementando su
satisfacción.

La empresarialidad, entendida como aquello que genera el proceso de destrucción


creativa, puede ser, como de hecho lo es, combatida por los mismos empresarios,
sobre todo por aquellos que, habiendo logrado un nicho de mercado, se ven
amenazados por la introducción al mismo de mejores bienes y servicios, lo cual
les genera competencia, con todas las consecuencias que la misma puede traer
consigo, que pueden ir, desde aumentos en la productividad y en la
competitividad, hasta la antítesis de todo ello: la quiebra. Estos empresarios
intentarán, por todos los medios, impedir el proceso de destrucción creativa,
siendo el medio más eficaz para lograrlo el conseguir, del gobierno, algún
privilegio (protección, ayuda, subsidio, concesión monopólica, etcétera), que los
mantenga al margen de la competencia, que impida que un producto, mejor que el
que ellos ofrecen, llegue a su mercado, lo cual elimina la posibilidad de que los
consumidores mejoren su nivel de bienestar.

Claro que una cosa es que los empresarios, amenazados por el proceso de
destrucción creativa, pidan al gobierno algún privilegio que los mantenga al
margen de la competencia, y otra muy distinta que el gobernante les conceda ese
privilegio que, de otorgarlo, aborta el progreso económico, al menos en ese
mercado, por lo menos con relación a ese bien o servicio, lo cual resulta
inadmisible. ¿El gobierno limitando las posibilidades del progreso económico? ¡Por
favor! Sin embargo, muchas veces, eso es lo que hace el gobierno: limitar las
posibilidades del progreso económico, haciéndolo por defender los intereses de
unos pocos (los empresarios que consiguieron el mentado privilegio), en contra de
los derechos de los muchos (los consumidores), mismos que termina pagando un
precio mayor, por una calidad menor, y por un servicio defectuoso, todo lo cual es
la antieconomía en su más pura expresión.
Consecuencia directa de la empresarialidad

Es el proceso de destrucción creativa que no es otra cosa más que progreso


económico; es decir, la secuencia de pasos por la que lo bueno sustituye a lo
malo, lo mejor a lo bueno, lo excelente a lo mejor, así una y otra vez en un
proceso que, parece ser, no tendrá fin, producto del ingenio del ser humano en
general, y del talento del empresario en particular, proceso de destrucción creativa
que debe darse sin que nada, ni nadie, lo impida, ya que ello es tanto como
impedir el progreso económico, mismo que muchas veces intentan impedir los
mismo empresarios, aquello que se ven amenazados por la competencia, por la
destrucción creativa.

El empresario es un creativo:

El hombre creativo imagina ideas; el hombre creativo y práctico, necesita


convertirlas en hechos concretos, en realidades visibles. Por eso es que el
negocio es, un complemento en cierta medida del ocio; con el ocio contemplamos,
descubrimos; con el negocio, actuamos lo anterior, lo producimos de algún modo.
Esta actitud de estar alerta, despierto, atento, es la dosis necesaria, en dosis
suficiente, para producir el hecho empresarial puro, en los cuales se combinan allí
varios factores: la contemplación, la imaginación, la acción desordenada, en uno
que los reúne a todos y genera la empresarialidad. Ella es iniciativa concreta, mira
el hacer, lo necesita porque sólo allí puede ver lo que imaginó. Así es como el
Hacer resulta un imperativo para la acción empresarial. Algunas de las cualidades
que tiene son: las ideas, confianza, fe, permanencia, constancia, visión, capacidad
para el cambio, escucha, humildad, readaptación, movilidad. Buscar a los mejores,
buscar la excelencia siempre, alimentar el deseo de superación. Poder tolerar la
espera que implica el marco de incertidumbre propio de la realidad, con la
paciencia que implica la confianza y la convicción en las decisiones tomadas;
poder convivir con el riesgo en grados superiores a los normales de la vida
cotidiana. Todo esto nos habla del empresario y de un empresario muy especial, el
más deseado por la sociedad.
Libre Empresa

Este es un extracto de un artículo que escribí denominado "la libertad de empresa


y su regulación constitucional".

La libertad para dedicarnos a actividades empresariales destinadas a la oferta de


bienes y servicios en una economía abierta es fundamental para que dicho Estado
pueda ofrecer al inversor, nacional y extranjero, un ambiente en donde se pueda
desarrollar con certeza y facilidad en la actividad comercial que más le convenga.
No obstante, también se encuentra la obligación del Estado de garantizar a su
población, específicamente al consumidor, un mínimo de calidad provista por el
empresario para no ser sujeto de engaños o estafas a causa de la publicidad no
ética.

El comienzo del siglo XXI ha sido testigo de una serie decepcionante de


"escándalos corporativos", fracasos de las empresas al no cumplir con las
expectativas de conducta esperadas por sus stakeholders, incluidos los
empleados y los accionistas y llevando a la quiebra a conglomerados económicos
que en su momento se consideraron confiables. El resultado final de tales
escándalos, sin embargo, no beneficia a nadie, se enfrentan los ejecutivos de las
transnacionales a condenas en prisión, los empleados pierden sus puestos de
trabajo y los accionistas pierden su inversión.

Por lo anterior, se nos presenta el problema de establecer el límite y los alcances


de la libertad de empresa, también denominada libre iniciativa privada, y hasta
donde el estado, sin violar dicha garantía constitucional, puede intervenir con
regulaciones legales que busquen normar uno o varios de los aspectos
relacionados con la actividad empresarial.
Es por ello que, de manera breve, se analizará el papel del estado en la regulación
de la actividad empresarial, no solo desde el ámbito estrictamente mercantil, sino
que también sobre el derecho de la competencia, la publicidad, derechos del
consumidor y las comunicaciones, haciendo una breve reseña sobre las
actividades comerciales reguladas específicamente por leyes de la materia, como
por ejemplo la energía eléctrica y telecomunicaciones y su legitimidad
constitucional.

Empresas Líderes de la Región


GUATEMALA
1 Wal-Mart Centroamérica
2 Pollo Campero
3 Cementos Progreso

EL SALVADOR
1 TACA El Salvador
2 Kimberly Clark
3 SC Johnson

HONDURAS
1 Kimberly Clark
2 Cargill Meats Central American
3 Tabacalera Hondureña

NICARAGUA
1 Kimberly Clark
2 British American Tobacco
3 Telefonica

COSTA RICA
1 Intel
2 Banco BAC San José
3 Baxter Productos Médicos Ltda.

PANAMÁ
1 Autoridad del Canal de Panamá
2 Banco General
3 Copa Airlines
Conclusión
Se puede decir que los mecanismos actuales para incentivar los procesos de
emprendimiento en las empresas colombianas son adecuados para la situación
primitiva que actualmente experimenta el país en este aspecto, no obstante, el
ritmo al cual se mueven algunas estructuras educativas exige el planteamiento y
estructuración de nuevos modelos educativos en Colombia. Se manifiestan
claramente las prácticas de emprendimiento llevadas a cabo por distintos
esquemas educativos que reflejan los beneficios socioeconómicos, y que no son
de resultados inmediatos. Al establecer los procesos de emprendimiento en las
empresas automáticamente se evidencias las fallas en cuanto a conocimiento,
aplicación y tecnología, lo que convierte a este concepto en un potencializado de
procesos y prácticas de emprendimiento a nivel nacional. Existe un entendimiento
generalizado sobre la importancia y las prácticas de este, como mecanismo para
impactar positivamente al ambiente de una compañía, pero el tema no ha tenido la
profundidad en cuanto a educación, capacitación y aplicación, y por lo tanto no es
prioritario, razón por la cual la mayoría de quienes quieren implementarlo tienen
tendencia a fragmentarlo y asignarlo por departamentos, cuando se debe aplicar
en conjunto para que los resultados sean óptimos.
Bibliografía
https://datosmacro.expansion.com/comercio/balanza
https://www.sabermassermas.com/que-es-el-pib-y-en-que-lo-afecta/
https://www.significados.com/pib/

Nombre Completo de Estuardo Alexander Ajcet Fuentes


Alumno (a):
Carné Número: 17002077
No.: 3 Fecha: 04/08/2020 Medio de Escrito
Información:
Prensa Libre

Tema principal: Coronavirus: ¿Es demasiado optimista el Banguat en su proyección para


2020? Esto argumentan sectores

No. Análisis de la Noticia Respuesta


1 ¿Qué? El Banguat y la Junta Monetaria ajustaron esta semana las
previsiones de crecimiento económico del país con una mayor
caída que la mencionada en mayo pasado, sin embargo el Cacif
considera que esas previsiones son conservadoras y que la baja
será más drástica.
2 ¿Quién? Propuesta hecha por o por Banguat y el CACIF
quiénes:
Beneficiario (os): Banguat

3 ¿Cuándo? Agosto 2020


4 ¿Dónde? Guatemala
5 ¿Cómo? Las nuevas estimaciones de las autoridades refieren un
comportamiento de la economía para el 2020 con una caída de
-2.5% (con un rango base de -1.5% a un -3.5% en su escenario
más pesimista), según revisión aprobada por la Junta Monetaria
(JM) el 24 de junio.
6 ¿Por qué? El coronavirus
7 ¿Para qué? Levantar la economía

Observaciones generales: Leporowski mencionó además que el Banguat reportó una caída del
10% del índice de Mensual de Actividad Económica (IMAE). La cifra del Banguat del 10.32% se
refiere al comportamiento de ese índice en abril del 2020. “Creemos que vamos a estar cayendo
fuertemente en junio y julio y a medida que vayamos pasando en el tiempo la caída va ir siendo en
mayor escala. Eso porque las empresas al principio tenían reservas para poder producir y muchas
posiblemente van a quebrar. Sí creemos que a medida que esto el tiempo pase la caída va ir
creciendo exponencialmente”, agregó el directivo. Tanto Jonathan Menkos, director ejecutivo del
Icefi, como Ricardo Rodríguez, analista económica de Cabi, mencionaron que las estimaciones que
dichas organizaciones tienen escenarios más pesimistas que los del Banguat. Menkos indicó que el
escenario más pesimista que maneja Icefi es de una caída de 4% en el crecimiento económico de
Guatemala, como resultado del paro de actividades y una caída en la demanda. Sin embargo,
explicó que en julio efectuarán otra revisión que podría tener un ajuste a la baja ya que muchas
actividades siguen restringidas.

Referencia: https://www.prensalibre.com/economia/deutsche-welle-economia/oms-es-
practicamente-imposible-mantener-fronteras-cerradas-por-mucho-tiempo-mas/