Está en la página 1de 1

¿CÓMO ESCRIBIR UN MICRORRELATO?

Aquí van algunos trucos para empezar a escribir microrrelatos:


1. Un microrrelato es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen
de un cuento más largo, ni una anécdota, ni una ocurrencia.
2. A diferencia de los relatos, el esquema narrativo de nudo - desarrollo -desenlace, no funciona. Es demasiado largo
para este estilo de contar historias. El microrrelato elimina el desarrollo y se apoya en el clímax para darle un giro
inesperado. Gran parte de la fuerza del microrrelatos es conseguir provocar la sorpresa en el lector.
3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el
principio y el final de la historia. Del mismo modo, conviene evitar la proliferación de personajes (por lo general, para un
microrrelato tres personajes ya son multitud), así como los escenarios múltiples.
4. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los
detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.
5. Un microrrelato es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante
seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo
cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a
formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.
6. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de
orden superior. Es bastante habitual que el autor del microrrelato juegue con la ambigüedad del lenguaje, y la
elocuencia de lo que no se dice. En definitiva, piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni
microrrelatos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.
Por regla general, un microrrelato tendrá entre 5 y 250 palabras, aunque siempre podremos encontrar excepciones,
pero no varían mucho.
Ángeles, de Espido Freire
Apostados cada uno en una esquina de la cama le veían cada noche rezar y dormir. Una vez quisieron mostrarse. El niño
rompió a gritar y su madre trató de convencerle de que los monstruos no existían. Ellos bajaron la cabeza, avergonzados,
y ocultaron su fealdad tras sus alas.
Mensaje, de Thomas Bailey Aldrich
Una mujer está sentada sola en una casa. Sabe que no hay nadie más en el mundo: todos los otros seres han muerto.
Golpean a la puerta.
El sueño de un rey, de Lewis Carroll
-Ahora está soñando. ¿Con quién sueña? ¿Lo sabes?
-Nadie lo sabe.
-Sueña contigo. Y si dejara de soñar, ¿qué sería de ti?
-No lo sé.
-Desaparecerías. Eres una figura de su sueño. Si se despertara ese Rey te apagarías como una vela.

Mientras lo arropaba y le daba buenas noches, mi hijo me dijo suplicando, “Papi mira bajo la cama por si hay
monstruos” Decidí complacerlo, pero bajo la cama solo encontré a mi hijo que temblando me susurraba, “Papi, hay algo
sobre la cama”

Llegas a casa cansado tras un largo día de trabajo, listo para disfrutar relajante noche en soledad. A oscuras alcanzas
interruptor de la luz, pero ya hay otra mano sobre él.

Encontré en mi teléfono una foto de mí mismo durmiendo en mi cama. Vivo solo.

Lo último que vi fue mi reloj marcando las 12:07 de la madrugada, mientras algo me apuñalaba con sus largas uñas
podridas, y utilizaba su otra mano para acallar mis gritos. Me desperté de golpe, aliviado al comprobar que todo era un
sueño. El reloj marcaba las 12:06, cuando la puerta de mi armario comenzó a abrirse.

Una niña escuchó que su madre la llamaba desde el sótano, y se dispuso a bajar para ver que quería. Llegando a las
escaleras, su madre tiró de ella mientras le dijo: “Llama a la policía, yo también lo he escuchado

Ayer noche mi esposa me despertó sobresaltada porque un intruso había entrado por la ventana. Sentí mucho miedo,
hacía dos años que un intruso la asesinó en nuestra casa.