Está en la página 1de 3

Universidad del Valle de México

Unidad 4. REGLA ÉTICA DE VERACIDAD,


CONFIDENCIALIDAD, PRIVACIDAD Y ÉTICA DE
CONSENTIMIENTO INFORMADO
Actividad 12. Reflexión sobre el principio de
confidencialidad
04 de Mayo del 2020
Montserrat Rafael Colín
Bioética
QFBT
Cristina Gómez Valenzuela
• Caso a presentar
Bertha y Rebeca otorgan sus servicios como personal de un Hospital, la
primera con la categoría de destinada a quirófano, y la segunda como
Auxiliar de enfermería adscrita al servicio de urgencias. En octubre –de
hace unos años-, se sometieron a un estudio médico que se llevó a cabo a
todo el personal del Hospital, y que realizaron profesionales sanitarios de
una mutua con quien estaba concertada la prestación del servicio de
prevención de riesgos laborales. Según la versión de Bertha y Rebeca, al
recibir ambas la información sobre los resultados de los estudios
realizados por esa mutua, se encontraron con la sorpresa de que se les
habían hecho una serie de pruebas, como de VIH, Hepatitis B y C, en el
caso de Bertha; y Hepatitis B y C en el caso de Rebeca, sobre las que no se
les había informado en ningún momento y sobre las que tampoco se les
pidió consentimiento expreso, pues el único que habían otorgado fue el
relativo a la revisión médica general.
Con base en la situación anterior, las dos trabajadoras formularon una
reclamación contra el Hospital y contra la Mutua, argumentando que se
había transgredido la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y también la
Ley de Autonomía del Paciente, que exigen el consentimiento para las
pruebas de que se trata, y, como consecuencia de ello, consideraron que
se había producido una vulneración de sus derechos fundamentales a la
integridad física y a la intimidad personal, exigiendo una indemnización
por daños y perjuicios sufridos. Por su parte, la oposición de las entidades
demandadas, argumentaron que a las trabajadoras se les había informado
verbalmente de las pruebas que se les iban a practicar y que las
aceptaron, lo que, a su juicio, se desprendía del hecho de que los
marcadores a obtener se hubieran fijado de forma individualizada con
relación al riesgo de cada una. Y, también, en que, en cualquier caso,
debía considerarse que se trataba de reconocimientos obligatorios para
ambas, por razón de su respectivo puesto de trabajo, por lo que no
necesitaban realmente autorización de las mismas, a tenor de lo
establecido en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Sin embargo,
sobre esta última cuestión, las trabajadoras esgrimieron el dato, cierto de
que tampoco había constancia de que se hubiera recabado por el Hospital
un informe previo a los representantes de los trabajadores, como exige la
Ley de Prevención de Riesgos Laborales para los supuestos de
reconocimientos obligatorios. Por último, quedó acreditado, como hecho
no controvertido, el que la Mutua remitió los resultados al Hospital
haciendo constar únicamente la consideración de apto o no apto de cada
uno de los trabajadores, pero sin ofrecer información alguna acerca de las
pruebas practicadas, ni de sus resultados.
• Reflexión
En este caso, se quebrantó la intimidad de ambas
trabajadoras debido a varias razones. Se infringió su derecho
de intimidad al momento que se realizaron las pruebas
médicas sin su consentimiento, lo cual no está permitido,
tanto a ellas como a ningún empleado, es un acto
injustificado tomando como referencia los derechos de los
empleados. También se les privó del principio de autonomía,
ya que, como se mencionó anteriormente no participaron en
la aceptación para la realización de las pruebas médicas. A
pesar de que los resultados no fueron utilizados con fines
discriminatorios o se cometiera una falta en su
confidencialidad, ellas están en todo su derecho de pedir su
indemnización, ya que su derecho de intimidad no fue
garantizada. A partir de esto podemos ver la importancia que
tiene el “principio de confidencialidad”, ya que como esta o
en varias situaciones tanto en profesionales como en
pacientes es quebrantado este principio, muchas veces hasta
con de discriminación; lo cuál resulta un hecho injusto para
cualquier persona.
Gracias a la lectura, pudimos conocer más a fondo este
principio sabiendo en qué ámbitos es aplicable este principio,
así como tener en cuenta que la confidencialidad está
relacionada con la privacidad e intimidad

• Bibliografía
*Marcos del Cano, A. M. (Coord.) (2011). Bioética y derechos
humanos. Madrid, España: Universidad Nacional de
Educación a Distancia. Recuperado de
http://site.ebrary.com/lib/vallemexicosp/reader.action?docID
=10559958
*González, M. (s.a.). Casos Prácticos. Responsabilidad Civil.
Recuperado de
https://www.researchgate.net/publication/338521757_Cuad
ro_sinoptico_sobre_los_principios_que_rigen_a_la_bioetica