Está en la página 1de 1217

MANUAL DE ARCHIVÍSTICA

1. CAPITULO I ........................................................................................................................... 5
ARCHIVÍSTICA ........................................................................................................................................... 7
LAS CIENCIAS AUXILIARES DE LA ARCHIVÍSTICA. ............................................................... 26
HISTORIA DE LA ARCHIVÍSTICA Y DE LOS ARCHIVOS ........................................................ 38
LA ARCHIVÍSTICA EN ESPAÑA. ...................................................................................................... 67
LOS ARCHIVOS. ....................................................................................................................................... 75
TIPOS, CLASES Y CARACTERÍSTICAS DE LOS ARCHIVOS. .................................................. 81
FUNCIONES Y FINALIDAD DE LOS ARCHIVOS. ....................................................................... 82
LOS PRINCIPIOS ARCHIVÍSTICOS. ............................................................................................... 151
EL PRINCIPIO DE PROCEDENCIA O DE RESPETO AL ORIGEN Y AL «ORDEN
NATURAL». ............................................................................................................................................ 154
PRINCIPIO DEL CICLO VITAL DE LOS DOCUMENTOS. ....................................................... 157
TEORÍA DE LAS EDADES DE LOS DOCUMENTOS. ................................................................ 159
FORMACIÓN Y PERSONAL DE LOS ARCHIVOS ....................................................................... 163
INTRODUCCIÓN ................................................................................................................................... 163
LA FORMACIÓN PROFESIONAL DEL ARCHIVERO. .............................................................. 165
LOS ESTUDIOS DE ARCHIVÍSTICA EN LA ACTUALIDAD ................................................... 166
CÓDIGO DE ÉTICA PARA ARCHIVEROS. .................................................................................... 168
2. CAPITULO II ..................................................................................................................... 179
LOS SISTEMAS INSTITUCIONALES DE ARCHIVOS. .............................................................. 181
MODELOS DE SISTEMAS ARCHIVÍSTICOS ............................................................................... 185
EL SISTEMA ARCHIVÍSTICO DE LA UNIÓN EUROPEA. INSTITUCIONES Y ARCHIVOS
COMUNITARIOS. ................................................................................................................................. 187
EL SISTEMA ARCHIVÍSTICO ESTATAL ...................................................................................... 199
ÓRGANOS Y CENTROS. ..................................................................................................................... 200
SISTEMA ARCHIVÍSTICO DE LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS ................................... 235
ARAGON .................................................................................................................................................. 235
ANDALUCÍA ........................................................................................................................................... 236
ASTURIAS ............................................................................................................................................... 239
ISLAS BALEARES ................................................................................................................................. 240
CANARIAS .............................................................................................................................................. 241
CANTABRIA ........................................................................................................................................... 243
CASTILLA LA MANCA ........................................................................................................................ 244
CASTILLA Y LEÓN ............................................................................................................................... 246
CATALUÑA ............................................................................................................................................. 249
CEUTA ...................................................................................................................................................... 253
COMUNIDAD VALENCIANA ............................................................................................................ 254
EXTREMADURA ................................................................................................................................... 254
GALICIA ................................................................................................................................................... 256
MADRID .................................................................................................................................................. 257
MELILLA ................................................................................................................................................. 261
MURCIA ................................................................................................................................................... 262
LA RIOJA .................................................................................................................................................. 264
ARCHIVOS GENERALES DEL ESTADO. ...................................................................................... 265
ARCHIVOS HISTÓRICO REGIONALES. ....................................................................................... 295
ARCHIVOS DE DISTRITO. ................................................................................................................ 303
ARCHIVOS HISTÓRICOS PROVINCIALES. ................................................................................. 308
ARCHIVOS HISTÓRICOS DE PROTOCOLOS. ............................................................................. 364
ARCHIVOS HISTÓRICOS LOCALES. ............................................................................................. 369

1
ARCHIVOS DEL PODER EJECUTIVO, LEGISLATIVO Y JUDICIAL. .................................... 371
LOS ARCHIVOS MILITARES Y DE LOS CUERPOS DE SEGURIDAD DEL ESTADO. ..... 374
ARCHIVOS DE LA ADMINISTRACIÓN LOCAL, DIPUTACIONES Y MUNICIPIOS. ....... 375
Los Archivos Municipales. ............................................................................................................... 380
3. CAPITULO III ................................................................................................................... 391
EL DOCUMENTO DE ARCHIVO ...................................................................................................... 393
LA GESTIÓN DE DOCUMENTOS .................................................................................................... 427
LAS AGRUPACIONES DOCUMENTALES .................................................................................... 456
EL DOCUMENTO ELECTRÓNICO .................................................................................................. 478
4. CAPITULO IV .................................................................................................................... 513
EL TRATAMIENTO ARCHIVÍSTICO I .......................................................................................... 515
EL PROCESO DOCUMENTAL: INGRESOS Y TRANSFERENCIAS DE FONDOS. ........... 515
LA IDENTIFICACIÓN ......................................................................................................................... 535
LA VALORACIÓN ................................................................................................................................. 542
LA SELECCIÓN DOCUMENTAL ..................................................................................................... 549
EL EXPURGO DE LOS DOCUMENTOS DE ARCHIVO .............................................................. 554
EL TRATAMIENTO ARCHIVÍSTICO II ........................................................................................ 581
LA ORGANIZACIÓN. ........................................................................................................................... 581
LA CLASIFICACIÓN ............................................................................................................................. 585
LA ORDENACIÓN ................................................................................................................................ 615
LA DESCRIPCIÓN ................................................................................................................................ 625
LA INSTALACIÓN ................................................................................................................................ 653
LA NORMALIZACIÓN EN LA DESCRIPCIÓN. ............................................................................ 665
LA NORMA ISAD (G) .......................................................................................................................... 665
ISAAR (CPF) INTERNATIONAL STANDARD ARCHIVAL AUTHORITY RECORDS FOR
CORPORATE BODIES, PERSONS AND FAMILIES. ................................................................. 669
EAD (ENCODE ARCHIVAL DESCRIPTION). LA DESCRIPCIÓN ARCHIVÍSTICA
CODIFICADA. ......................................................................................................................................... 674
LA EAD Y LA ISAD(G) ........................................................................................................................ 714
LA NORMALIZACION EN ARCHIVOS .......................................................................................... 718
TERMINOLOGÍA Y NORMALIZACIÓN: TESAUROS. .............................................................. 739
5. CAPITULO V ..................................................................................................................... 773
LA CONSERVACIÓN EN ARCHIVOS ............................................................................................. 775
INTRODUCCIÓN. .................................................................................................................................. 775
EQUIPAMIENTOS EN LOS ARCHIVOS ........................................................................................ 777
EL ARCHIVO COMO CENTRO DE CONSERVACIÓN. .............................................................. 791
LOS SOPORTES DOCUMENTALES, TIPOS Y CAUSAS FÍSICO-QUÍMICAS Y
BIOLÓGICAS DE ALTERACIÓN. ..................................................................................................... 866
LOS SOPORTES DOCUMENTALES ............................................................................................... 866
LA REPRODUCCIÓN DE DOCUMENTOS. ................................................................................... 876
6. CAPITULO VI .................................................................................................................... 899
LA INFORMÁTICA APLICADA A LOS ARCHIVOS ................................................................... 901
LOS PROTOCOLOS DE COMUNICACIÓN: EL LENGUAJE DE MARCADO DE DATOS.
.................................................................................................................................................................... 905
LOS ARCHIVEROS FRENTE A LA INFORMÁTICA .................................................................. 941
BASES DE DATOS ................................................................................................................................ 947
PROYECTOS DE INFORMATIZACIÓN DE ARCHIVOS EN ESPAÑA ................................. 954
SISTEMA INTEGRADOS PARA LA GESTIÓN DE ARCHIVOS .............................................. 963
PRINCPALES APLICACIONES DE LAS TIC. ............................................................................... 967
DOCUMENTOS HIPERMEDIA Y REDES TELEMATICAS DE COMUNICACIÓN ........... 972
RECURSOS ARCHIVISTICOS EN INTERNET ............................................................................ 978
SISTEMAS NORMALIZADOS DE INTERCAMBIO DE INFORMACION. ........................... 984

2
LA DESCRIPCION ARCHISTICA EN INTERNET. ..................................................................... 985
EL PORTAL DE ARCHIVOS ESPAÑOLES (PARES) ................................................................. 986
EURPEANA ............................................................................................................................................ 988
ARCHIVES PORTAL EUROPE ......................................................................................................... 989
7. CAPITULO VII .................................................................................................................. 991
EL ACCESO A LOS ARCHIVOS. ........................................................................................................ 993
INTRODUCCIÓN ................................................................................................................................... 993
EL DERECHO DE ACCESO. ............................................................................................................... 998
EL ACCESO EN ESPAÑA ................................................................................................................ 1001
EL EJERCICIO DEL DERECHO DE ACCESO. ........................................................................... 1024
LOS SUJETOS Y EL OBJETO DEL DERECHO DE ACCESO ................................................. 1030
LA PROTECCIÓN DE LA INFORMACIÓN DOCUMENTAL ................................................ 1040
TRAMITACIÓN DEL ACCESO ....................................................................................................... 1050
EL PANORAMA INTERNACIONAL ............................................................................................ 1052
LA DIFUSION. EL SERVICIO A LA ADMINISTRACIÓN Y A LOS CIUDADANOS.
SERVICIOS EDUCATIVOS Y CULTURALES. ............................................................................. 1056
INTRODUCCIÓN ................................................................................................................................ 1056
LA DIFUSIÓN EN EL ARCHIVO. .................................................................................................. 1057
LOS USUARIOS DE LOS ARCHIVOS ........................................................................................... 1060
EL SERVICIO A LOS USUARIOS DE LOS ARCHIVOS. EL SERVICIO A LA
ADMINSITRACION Y A LOS CIUDADANOS. ........................................................................... 1066
LABORES DERIVADAS DEL TRATAMIENTO Y GESTIÓN DE LOS FONDOS. ........... 1070
ACTUACIONES DESTINADAS A ATENDER LAS DEMANDAS DE LOS USUARIOS . 1071
INNOVACIONES PROPICIADAS POR LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS ............................ 1073
LA FUNCIÓN CULTURAL Y EDUCATIVA DE LOS ARCHIVOS .......................................... 1077
LOS ACTOS CULTURALES EN LOS ARCHIVOS ..................................................................... 1085
8. CAPITULO VIII .............................................................................................................. 1089
EL CONSEJO INTERNACIONAL DE ARCHIVOS (ICA) ......................................................... 1091
LA UNESCO .......................................................................................................................................... 1098
COOPERACIÓN ESPAÑOLA INTERNACIONAL ..................................................................... 1106
9. CAPITULO IX ................................................................................................................. 1113
PALEOGRAFÍA ................................................................................................................................... 1115
TIPOS DE ESCRITURA: .................................................................................................................. 1127
DIPLOMÁTICA ................................................................................................................................... 1171
CONCEPTO MÉTODO Y EVOLUCIÓN ....................................................................................... 1171
GENESIS DOCUMENTAL ............................................................................................................... 1174
TRADICIÓN DOCUMENTAL ......................................................................................................... 1177
ANÁLISIS FORMAL DEL DOCUMENTO: CARACTERES EXTERNOS E INTERNOS 1180
10. CAPITULO X ................................................................................................................ 1185
LA PRODUCCIÓN DOCUMENTAL EN EL ANTIGUO RÉGIMEN ....................................... 1187
LA CANCILLERÍA CASTELLANO LEONESA EN LA EDAD MEDIA ................................ 1187
LA CANCILLERÍA CATALANO ARGONESA EN LA EDAD MEDIA ................................. 1191
LA CANCILLERÍA NAVARRA EN LA EDAD MEDIA ............................................................ 1193
LA PRODUCCIÓN DOCUMENTAL ESPAÑOLA EN LA EDAD MODERNA ................... 1195
EL NOTARIADO DURANTE EL ANTIGUO RÉGIMEN ......................................................... 1201
11. BIBLIOGRAFÍA ........................................................................................................... 1210
12. NOTAS .......................................................................................................................... 1213

3
4
1. CAPITULO I

ARCHIVÍSTICA Y ARCHIVOS.
PRINCIPIOS ARCHIVÍSTICOS.
FORMACIÓN Y PERSONAL DEL LOS
ARCHIVOS.

5
6
ARCHIVÍSTICA

Archivística, concepto y definición. Divisiones de la archivística.


Delimitación de la archivística como ciencia. Analogías y diferencias
entre archivos, bibliotecas y centros de documentación.

La archivística es una disciplina relativamente moderna, que con el


nombre de archivología, nació en el siglo XIX, como una técnica
empírica para el arreglo y conservación de los archivos. Pero su
configuración como ciencia auxiliar de la Historia, es bastante reciente.
El despegue de la archivística moderna tiene mucho que ver con la
difusión del manual de los archiveros holandeses S. Muller, J.A. Feith y
R. Fruin, editado en 1898 y traducido por Arthur J. Leavitt en 1940:
Manual of the arrangements and description of Archives y vuelto a
traducir después a varios idiomas. A día de hoy la archivística se
considera como una ciencia integrada dentro del ámbito de las Ciencias
de la información1.
El carácter práctico de la Archivística es muy acusado, hasta tal punto
que muchos se inclinan, en el momento de su nacimiento, por
considerarla una técnica experimental. Viniendo, muy tarde, en cambio,
la elaboración de principios que aún hoy, por lo que respecta a
determinadas cuestiones. Y, sobre todo, por lo que afecta a la
terminología tienen una gran diversidad de criterios, que impiden quizá,
su aceptación generalizada como ciencia.
En su origen, la archivística, nace unida a la diplomática, a la
paleografía y a la biblioteconomía. Esto no le permite un propio
desarrollo como ciencia independiente. La independencia no se logrará
hasta fechas muy próximas en el tiempo, de manera que se atiende a los
órganos productores y diferenciándola de las colecciones o de los
libros.

1. Definición, el término Archivística. Concepto, objeto, fin y


método.

La archivística se puede categorizar como una ciencia aplicada a un


objeto de estudio muy específico: los archivos. El vocablo archivística
se viene imponiendo a la definición de ciencia ocupada del estudio, la
organización y el servicio de los archivos.

a. Según el diccionario de terminología archivística2:

7
La Archivística, es la disciplina que trata de los aspectos
teóricos y prácticos (tipología, organización, funcionamiento,
planificación, etc.) de los archivos. Así como del tratamiento
archivístico de sus fondos documentales.

b. Según el diccionario de Terminología archivística internacional3,


la archivística se define como:

“Archivistique (1) Discipline traitant des aspects théoriques et


partiques de la fonction 'archives'. (2) [Administration et gestion
des archives] (1) archivística, archivología, archivonomía. (2)
Administración de archivos.

c. Según el diccionario de Archivística en español3

La archivística es: “la disciplina que trata de los aspectos


teóricos y prácticos (tipología, organización, funcionamiento,
planificación, etc.) de los archivos y del tratamiento archivístico
de los fondos documentales (DTAE). La archivística es
considerada, por distintos autores, tanto disciplina, como
ciencia, teoría o técnica. Presenta una estructuración en la que
se relaciona el nivel teórico con la práctica archivística, con el
auxilio de teorías presupuestas.

d. Según el diccionario de la RAE4.

Archivístico-a.- Adjetivo. Perteneciente o relativo a los archivos.


Archivología.- Disciplina que estudia los archivos en todos sus
aspectos.

2. Tipos de archivística:

a. Archivística clínica, archivística de gestión, archivística especial,


archivística general, archivística técnica, archivística teórica.

b. Archivística clínica: algunos estudiosos de la segunda mitad del


siglo XX la reconocen como una tendencia que se ocupa de la
práctica, como hacer la realidad del trabajo archivístico. Esto
implica codificar el control seguido en cada uno de los
documentos existentes y esforzarse seriamente por desarrollar
métodos más eficientes: esta es la responsabilidad de los
archiveros públicos (J. Cruz Mundet)

8
c. Archivística de gestión: algunos estudiosos, de la segunda mitad
del siglo XX, la reconocen como un campo de la Archivística
moderna, diferente de unos a otros países: es el área de la
gestión, esto es, la organización administrativa y el
funcionamiento interno de los servicios de archivo.

d. Archivística especial: Algunos estudiosos de la segunda mitad


del siglo XX la reconocen como el estudio de los diferentes
grupos de archivos (notariales, de empresa y eclesiásticos) y de
los documentos de archivo especiales como los cartográficos,
audiovisuales, sellos, pergaminos. Otros estudiosos integran la
historia de las diferentes clases de archivos (A. Heredia Herrera)

e. Archivística General: Parte de la Archivística que trata de los


conceptos fundamentales de los documentos, de los archivos y de
sus funciones, de las transferencias, de los expurgos, de la
organización y de la descripción y de la comunicación y difusión
(A. Heredia Herrera)
f. Archivística técnica: Parte de la Archivística que trata del estudio
de la conservación, restauración, reproducción y mecanización
(A. Heredia Herrera)

g. Archivística teórica: algunos estudiosos de la segunda mitad del


siglo XX la reconocen como el estudio de los conceptos,
principios, organización y descripción sobre los archivos,
fundamento de la práctica archivística.

El vocablo en castellano, comienza a utilizarse entorno a la década


situada entre los años 1955-1965 5 . Aunque no alude a un concepto
propio, sino que acompaña a otros como labor archivística,
problemática archivística... El término va a ser utilizado por Antonio
Matilla Tascón en su obra: «cartilla de organización de archivos» de
1960, donde ya se habla de la archivística como ciencia de los archivos.
Y cobra especial relevancia, con el uso que se le da en la escuela de
archiveros de Córdoba en Argentina. Sobre todo, cuando el profesor
Aurelio Tanodi, publica en 1961 el Manual de Archivología Hispana.

El Diccionario de Terminología Archivística del Consejo Internacional


de Archivos se sitúa en la misma línea: la voz francesa Archivistique
queda consensuada como: «disciplina que trata de los aspectos teóricos
y prácticos de las funciones archivísticas» La voz inglesa Archives
administration: «el estudio teórico y práctico de los principios,

9
procedimientos, y problemas concernientes a las funciones de los
archivos».

- Según el diccionario:

«Es la ciencia que estudia los principios y procedimientos metódicos


empleados en la conservación de los documentos de archivos.
Permitiendo asegurar la presentación de los derechos, de los intereses,
del buen hacer y de la memoria de las personas morales y físicas».

El concepto de Archivística. Según algunos autores.

Para algunos autores la archivística presenta diversas definiciones


destacando las siguientes:

Ø E Casnova considera la archivística como «La ciencia de los


archivos»

Ø G. Batelli «la archivística es una ciencia de carácter eminentemente


práctico, que trata de resolver los problemas con soluciones del
mismo tipo… (Cruz Mundet 59)»

Ø Elio Lodolini: «La archivística constituye una ciencia completa en


sí, con principios universalmente válidos y una literatura científica
considerable en diferentes lenguas.»

Ø Antonia Heredia: «La archivística es la ciencia de los archivos, no


de los documentos aunque en última instancia, estos sean producto
integrante de aquellos. Como tal se ocupará de la creación, historia,
organización y servicio de los mismos a la Administración y a la
Historia, en definitiva a la sociedad.»

Ø José Ramón Cruz Mundet: «el planteamiento de la archivística


pasa por “abordar su naturaleza, como se define y que es. Por ello el
autor trata de dar una definición, para ello distingue entre la teoría
archivística: que comprende su propia historia, su objeto o ámbito
de actuación y su metodología para la consecución de sus fines. La
practica archivística: compuesto por las técnicas y procedimientos
empleados para la conservación activa de los documentos y para la
difusión de la información».

Ø Concepción Mendo Carmona. «la archivística es una disciplina


que se ha desarrollado a partir del análisis, el trabajo de campo y la

10
investigación operativa sobre las organizaciones que producen
documentos y los acumulan, constituyendo archivos, ya sea con
fines materiales o culturales. Así ha llegado al establecimiento de
unos principios esenciales, una metodología y un lenguaje propio
que la identifican y distinguen de otras ciencias o disciplinas afines,
con las que está integrada en las ciencias de la documentación y la
información.
«La archivística es una ciencia en busca de una identidad propia
que le de autonomía con respecto a la Historia y a la
Administración.»

Ø Elio Casanova «es la ciencia de los archivos»

Ø G. Batelli, «la archivística es una disciplina de carácter


eminentemente práctico; que trata de resolver los problemas con
soluciones de ese mismo tipo en base a la experiencia de los
archiveros; no se trata de problemas científicos. La archivología
estudia los archivos con el fin de precisar su esencia e historia; la
sistematización de los archivos es su principal preocupación, con
sus tres problemas fundamentales: ordenar, conservar, administrar.
Este concepto corresponde a una disciplina no a una ciencia.»

Ø W. Leesch, la categoría científica le viene dada por el método. En


cuanto a éste, el archivo “se independizo y constituyo en disciplina
debido a la obra de los archiveros holandeses Muller, Feith y Fruin,
que la separaron de la bibliotecología y museología,
fundamentándola en el principio de procedencia, que en su opinión
mejoró A. Brenneke introduciendo la clasificación de los fondos de
acuerdo con la estructura orgánica de la entidad.

Ø T. R. Schellenberg «es la ciencia que trata de los archivos, de su


conservación, administración, clasificación, ordenación,
interpretación, etcétera; de las colecciones de documentos que en
los archivos se conservan como fuente para su conocimiento
ulterior y servicio público».

Ø Tanodi. «es una disciplina joven y moderna en pleno desarrollo y


formación de los conceptos generalmente valederos o reconocidos y
prácticas experimentadas». «se trata de una disciplina auxiliar o
funcional de la administración y de la historia, que se refiere a la
creación, historia, organización y funciones de los archivos, y sus
fundamentos legales o jurídicos» «es una disciplina técnica y no

11
una ciencia, en el estricto sentido de la palabra, porque le faltan
algunos elementos propios de toda ciencia»

Ø R. Bahmer y J. Ducharme y J. Rousseau, la archivística es una


«disciplina intelectual», que comprende el estudio de las
actividades relacionadas con la creación, la selección, el tratamiento
y la explotación de los documentos, sea cual sea su edad y su
naturaleza.

Ø M. Briceño «Es la ciencia que se contrae al estudio, origen,


formación, organización, razón jurídica, ordenamiento legal y
funcionamiento de los archivos» puesto que «son universales y
existe en su contenido una perfecta conexión sistemática». De ella
«emanan las leyes que declaran, regulan y limitan la estructuración
y funcionamiento de los archivos, desde los más simples
repositorios hasta los más altos establecimientos documentales».

Ø A. Araz nos dice que la archivística esta «fuertemente influenciada


por la histoira, la ideología y las circunstancias de las comunidades
a las que sirve»

Ø F.J.Stielow afirma que la archivística «es una metadisciplina en la


que el archivero actúa como intermediario entre el material y el
usuario final».

Divisiones de la Archivística.

Los antiguos tratadistas la dividían en varias partes así por ejemplo:

§ Adolf Brenneke la divide en archivística práctica y archivística


teórica.

§ Eugenio Casanova en su manual de 1928 la divide en cinco


apartados: Archiveconomia (edificios construcción y reparto
interno, mantenimiento, seguridad, etc.), Archivística pura (que
abarca el tratamiento archivístico de la documentación). Historia
de los archivos y de la Archivística, Legislación y comunicación
o servicio”.

§ Antonio Mantilla Tascón la subdivide en:

o Archivonomía (conceptos, principios, organización y


descripción)

12
o Archivintendencia (instalaciones, materiales,
administración)

§ Aurelio Tanodi:

Teoría archivística (conceptos generales e historia de los archivos)


Archiveconomía (aspectos materiales: conservación, restauración,
edificios)
Archivonomía (organización y descripción, en la que también incluye
la organización)
Servicio

Hasta la década de los ochenta, E. Casanova, Ch. Sabrán y el manual


de los archiveros A. Mantilla, A. Tanodi y otros autores establecen unas
divisiones de la archivística que no han soportado el paso del tiempo.
Estas divisiones serían:

1. La Archiveconomía o Archivintendencia: que comprendería la


construcción e instalación, la conservación y restauración de
documentos.
2. La Archivística o Archivonomía, compuesta por: la clasificación,
la ordenación y la descripción.
3. Los servicios y la naturaleza jurídica del archivo: servicio a los
usuarios y aspectos legales de la documentación.
4. La historia de los archivos y la archivística.

Cabe citar a W. Leesch, quien en 1956 establecía las siguientes


divisiones:

a) Teoría de los archivos: objeto fin y método de la archivística.


b) Historia de los archivos.
c) Derecho de los archivos
d) Técnica.
e) Administración o práctica de los archivos.

M Cook a comienzos de los años ochenta diferencia dos ámbitos:

El ámbito específico de la archivística, que comprende la gestión de


documentos, la administración de archivos, las ciencias de la
interpretación y la historia administrativa
El ámbito común con las demás ciencias de la documentación:
reprografía, exposición, conservación, almacenamiento, recuperación, y
difusión de la información, bibliografía y fuentes de información,

13
estudio de usuarios, legislación, seguridad, diseño arquitectónico y
control del medio ambiente, diseño automatización de sistemas,
ciencias de la gestión y metodología de la investigación.

Pedro López Gómez hace la diferenciación entre:

- Archivística General: (que trata de los conceptos fundamentales


en torno a la disciplina, de los documentos, de los archivos y de
sus funciones, de las transferencias, de los expurgos, de la
organización y de la descripción y de la comunicación y
difusión)
- Archivística técnica: que entra en el estudio de la conservación,
restauración, reproducción y mecanización.
- Archivística Especial que considera a los diferentes grupos de
archivos (notariales, de empresa, eclesiásticos) y a los
documentos especiales como los cartográficos, audiovisuales,
sellos, pergaminos.

Antonia Heredia difunde la dualidad denominando a cada uno del


siguiente modo:

- Archivística general: «aquella cuyos conocimientos ayudan a


ejercer el quehacer profesional de cualquier archivero en
cualquier archivo de una forma directa»
- Archivística técnica: «está integrada por los conocimientos
procedentes de otras disciplinas y técnicas que inciden en los
archivos y en los documentos para su conservación y
reproducción y que solo exigirán del archivero un acercamiento
más o menos profundo de las mismas para poder entrar en
diálogo con los profesionales que las practican».

Heredia Herrera añade que «si la Archivística general representa la


actuación especializada del archivero», la técnica representa un espacio
compartido con otros profesionales; «incluye conocimientos y materias
comunes a otras ciencias de información»

J. W. Roberts, sugiere la existencia de dos corrientes: la teórica y la


clínica.

Archivística clínica: «es una tendencia que es archivística pero no es


teórica, y se ocupa de la práctica, cómo hacer, la realidad del trabajo
archivístico. Esto implica codificar el control seguido en cada uno de
los documentos existentes y esforzarse seriamente por desarrollar

14
métodos más eficaces esta es la responsabilidad de los archiveros
clínicos»
Teoría pero no archivística: «La otra es la teoría pero no archivística, y
está relacionada con la historiografía. Requiere un conocimiento del
contexto y del valor histórico de los documentos, y es un espacio no de
los archiveros en cuanto archiveros sino de los archiveros como
historiadores, o al menos como estudiosos de la historia».

Estas divisiones no pueden ser consideradas como tales, en su mayoría,


ya que no son reflejo de unas ramas establecidas e identificadas de una
ciencia, con campos concretos de actuación suficientemente
diferenciados los unos de los otros, y desarrolladas por profesionales
especializados al uso. En muchos casos estos autores confunden los
procesos del trabajo profesional con las divisiones de la misma.

Fines objeto y metodología

1. El fin o los fines que persigue la archivística son organizar, gestionar


y conservar los conjuntos orgánicos de documentos para su posterior
uso como fuente de información. Para alcanzar estos fines la
archivística ha de definir su objeto de trabajo, su campo de acción, que
abordará desde la aplicación de un método que parte de los principios
teóricos de la archivística.

2. El objeto o campo de acción de la archivística son los archivos y sus


documentos, con todo lo que ello implica.

3. El método: consiste en procedimientos y tareas que desarrolla el


archivero. Está en función de los fines a conseguir, de ahí que
distingamos varios procesos:

1. Organización de un conjunto orgánico de documentos. Consiste


en el estudio y posterior identificación de un fondo documental,
del organismo productor que lo generó y de las agrupaciones
documentales resultado de sus actividades. Una vez concretado
el ámbito de trabajo se procede a su clasificación respetando los
principios inherentes a la ciencia archivística, siempre atendiendo
a las peculiaridades que presenta la documentación
2. Conservación de los documentos, a partir de la aplicación de
distintas técnicas de conservación, reproducción, etc. Ello
implica además, un control de las condiciones del edificio, sus
instalaciones y las medidas de seguridad necesarias.

15
3. Difusión de la información, desde la descripción de los fondos,
que potencia sus posibilidades informativas, hasta facilitar la
información o el simple acceso a los ciudadanos a la información
que contienen. La ampliación del perfil de los usuarios de los
archivos, en su faceta científica y cultural, ha derivado en una
modificación de sus necesidades y, por tanto, requiere la
adaptación de servicios prestados por el archivero.
4. En los archivos administrativos cobra fuerza la gestión de los
documentos, supervisando su producción, custodia y difusión en
sus distintas fases, incluida la histórica o de conservación
permanente.
5. La aparición de las nuevas tecnologías amplía considerablemente
las perspectivas de la archivística, tanto por las innovaciones en
los sistemas de información como por la aparición de los nuevos
materiales utilizados como soporte.

Delimitación de la Archivística como ciencia.

La archivística: ¿una ciencia o una técnica?

Algunos autores se han posicionado a la hora de considerar a la


archivística una ciencia o una técnica, así por ejemplo Eugenio
Casanova, T. R. Shellenberg, Angelo Ciceri, Marcelino Pereira
considera que en base a su formulación y análisis de principios y
técnicas se trata de una ciencia. Por otro lado A. Tanodi, Giullio Batelli
consideran que la Archivística es una disciplina puesto que su reciente
nacimiento no ha permitido su desarrollo teórico y metodológico. A.
Arad ha señalado que se trata de una ciencia en formación, puesto que
todavía esta falta de “un lenguaje archivístico”.

- Para A. Tanodi La archivística es una disciplina y no una ciencia


puesto que dice que es “una rama auxiliar de otras ciencias o
disciplinas”. Para él toda ciencia debe cumplir tres requisitos:

1. Tener un campo específico de investigación un objeto.


2. Tal objeto debe ser investigado con un fin determinado: procurar
el conocimiento por causas, o establecer leyes universales, o
investigar una verdad.
3. Para lograr su fin, toda ciencia debe tener un método propio.

- Según Tanodi, posee un campo especifico de investigación (fondos y


archivos) y tiene un método; pero le falta la parte científica, en el
sentido estricto de ciencia, posee a pesar de esto, el fin de saber de

16
conocer profunda y sistemáticamente todo lo relacionado con la
archivalia y los archivos, de una manera cognitiva y práctica; esta
circunstancia le da la categoría de disciplina, muy cercana a la ciencia,
y si se usa este término no se comete, opinamos, un error de forma”

- Para A. Arad La archivística tiene un objeto: los archivos y tiene un


fin: “almacenar información y hacerla recuperable para su uso”, sin
embargo le falta un marco teórico, y en definitiva su método:
“desafortunadamente la archivística no puede ser contemplada todavía
como una ciencia establecida. Sustancialmente, no hay modelos
generales, proyectos y muy poca investigación científica.
Sintomáticamente la literatura profesional es sobretodo descriptiva, y la
suma de los trabajos comparativos y analíticos en archivística es
insignificante. Es una situación lamentable pero su reconocimiento y
admisión es el primer peldaño para su reforma”

- Para Cruz Mundet, la archivística, posee una metodología en vías de


normalización, el caso claro lo presentan las herramientas de
descripción que no siguen una normalización en cuanto a la
denominación, pero aun así el método para representar la información
contenida en los documentos es el mismo.
Podemos conceptuar la archivística como una ciencia emergente. Es
ciencia por cuanto posee un objeto, los archivos en su doble
consideración: los fondos documentales y su entorno; posee además un
método, compuesto por un conjunto de principios teóricos y
procedimientos prácticos, cuya evolución constante la perfilan con
mayor nitidez día a día. Y un fín hacer recuperable la información
documental para su uso.”

- Para Romero Tallafigo6, “La archivística es una técnica para lograr el


proceso de acumulación, conservación y servicio de la memoria,
asentada en determinados soportes físicos y materiales, permanentes
durables (es decir el conjunto de documentos de archivo), funcione con
eficacia y economía. Es una técnica, además científica porque parte de
premisas racionales, críticas y rigurosas de aplicación universal a los
archivos. Y es una técnica autónoma por la especificidad propia del
archivo y sus procesos. No se puede negar la dignidad científica de la
archivística puesto que la archivística estudia el proceso completo de un
archivo. Las ciencias estudian objetos en si mismos y ahí paran las
técnicas sin renunciar al procedimiento científico hacen epistemología
de los procesos operativos para alcanzar un fin práctico y exitoso por
antonomasia. En el caso de la archivística se estudia el archivo en su
proceso de formación, acumulación, conservación y servicio con el fin

17
práctico de que siempre sirva a la memoria eficaz. La archivística como
técnica y ciencia aplicada no se agota en la sola especulación racional
sobre el concepto de archivo, sino a consolidar y experimentar
métodos para mejorar sus procesos operativos”.

A Tanodi expone que a la archivística le corresponde la categoría de


disciplina, para él toda ciencia debe cumplir tres requisitos:

1. Un capo específico de investigación un objeto, que Heredia


Herrera ha señalado como los conjuntos de documentos.
2. Tal objeto debe ser investigado con un fin determinado: procurar
el conocimiento por causas o establecer leyes universales, o
investigar una verdad. Esta autora define el fin de la archivística
como el servicio de los archivos a la sociedad, materializado en
el ofrecimiento de información ya sea a las instituciones
productoras, ya sea a los ciudadanos, sean o no estudiosos.
3. Para lograr su fin toda ciencia debe tener un método propio. El
método de esta ciencia, según Heredia, está formado por las
tareas y procedimientos llevados a cabo por el archivero para
conseguir el fin que se pretende. Esto incluye un conjunto de
principios, aceptado hoy por los profesionales, que parten de la
base de que el documento es parte de un todo estructurado, que
aislado, no tiene sentido que su interés reside en la relación con
los documentos que lo anteceden o le siguen, en cuanto que aquel
es algo así como una instantánea dentro de una secuencia
documental.

Según Tanodi, la archivística cumple dos requisitos fundamentales, a


saber: tiene un campo de acción, los fondos –que denomina archivalia-
y los archivos, y tiene su método; «pero le falta la parte científica, en el
sentido estricto de la ciencia; posee a pesar de esto, el fin de saber; de
conocer profunda y sistemáticamente todo lo relacionado con la
archivalia y los archivos, de una manera cognoscitiva y práctica; esta
circunstancia le da la categoría de disciplina, muy cercana a la ciencia,
y si se usa este término no se comete, opinamos, un error de forma»
Para Arad la argumentación sería la opuesta, es decir, la archivística
tiene un objeto: «los archivos, y tiene un fin: «almacenar información y
hacerla recuperable para su uso». El problema primordial, en su
opinión, es su escaso bagaje teórico y, en definitiva, su método:
«Desafortunadamente, la Archivística no puede ser como una ciencia
establecida. Sustancialmente no hay modelos generales, proyectos y
muy poca investigación científica. Sintomáticamente la literatura
profesional es sobretodo descriptivo, y la suma de los trabajos

18
comparativos y analíticos en Archivística es insignificante. Es una
situación lamentable, pero su reconocimiento y admisión es el primer
peldaño para su reforma».
Si tenemos estos dos puntos de vista, la consideración de Tanodi de la
Archivística «como rama auxiliar de otras ciencias» es un argumento
equivocado y una visión reduccionista. La Archivística tiene un objeto,
un fin y un método propios, en consecuencia se define por sí misma y
no por referencia con terceros. Algo bien distinto es que desde otras
ciencias se recurra a ella como auxiliar.
El problema principal como señala Arad es el escaso bagaje teórico
científico, en definitiva, de un método bien perfilado, elaborado en sus
últimos detalles. Mas por otra parte, no existe ciencia acabada, pues le
es inherente el concepto de evolución, de movimiento, de progreso.
La archivística, por su parte, posee una metodología en vías de
normalización. Si comparamos diversas obras de distinta procedencia,
podíamos observar que ante las necesidades similares, los medios
aplicados son muy distintos y las distancias no son sustanciales, sino de
orden formal, nunca conceptual. El caso más claro lo tenemos en los
instrumentos de descripción, cuyo nombre varía de un país a otro, pero
el método utilizado para representar la información contenida en los
documentos apenas difiere.
Si el punto de vista fuese la clasificación, el principio de procedencia
todos los sistemas archivísticos del mundo; sin embargo su
materialización está en función de las características de los fondos. No
es que falte un principio universal, que existe, sino que en diversidad de
condiciones los resultados son diferentes; en cualquier ciencia son las
condiciones las que alteran el resultado de un experimento, pero el
principio que la inspira no se ve afectado por ello en su condición
fundamental.
En definitiva, podemos conceptuar la Archivística como una ciencia
emergente. Es ciencia por cuanto posee un objeto, los archivos en su
doble consideración: los fondos documentales y su entorno; posee,
además, un método, compuesto por un conjunto de principios teóricos y
procedimientos prácticos, cuya evolución constante la perfilan con
mayor nitidez día a día. Y un fin: hacer recuperable la información
documental para un uso.

La Archivística y su relación con las otras ciencias. Archivística y


Biblioteconomía y Documentación.

Las tres disciplinas son ciencias de la información por ello todas ellas
tienen un fin similar: proporcionar información. pero para llegar a ella
van a utilizar medios diferentes, las diferencias atienden

19
fundamentalmente a los materiales que emplean. Por su base teórica,
por el procedimiento de trabajo de cada una y por las instituciones que
constituyen el objeto de su atención.

La norma UNE 50-113-92 (documentación e información. Vocabulario,


I, 1994), sobre los conceptos básicos de Información y documentación
define la biblioteconomía como "La ciencia de la información aplicada
a la organización, administración y funcionamiento de las bibliotecas"
El término biblioteca es definido por esta norma en dos sentidos:
- Cualquier colección organizada de documentos gráficos o
audiovisuales, disponibles para préstamo o consulta.
- Organismo, o parte de él, cuya principal función consiste en
constituir bibliotecas, mantenerlas, actualizarlas, y facilitar el uso
de los documentos que precisen los usuarios para satisfacer sus
necesidades de información, de investigación, educativas o de
esparcimiento, contando para ello con un personal especializado.

La FID (Federación internacional de Información y Documentación)


por su parte define la Documentación como "la recolección,
almacenamiento, clasificación, selección, difusión y utilización de
todos los tipos de información".
J.R. Pérez Álvarez Osorio amplia el concepto y lo define como "la
actividad científica que se ocupa de la recogida y análisis de los
documentos científicos de otras fuentes de nuevos conocimientos,
almacenamiento de la información en ellos contenida, y recuperación y
difusión de la misma, a fin de que alcance rápida y eficazmente a
quienes puedan utilizarla".

La consideración prioritaria para la archivística y la Biblioteconomía es


el documento (documento de archivo y libros o materiales susceptibles
de encontrarse en las estanterías de una biblioteca. Para la
Documentación es la información, como producto elaborado
independiente del documento.
El fin de todas ellas es la transmisión del contenido, de la información
(la difusión). Pero hay que establecer los aspectos que delimitan a cada
una de ellas como una disciplina diferenciada, como son el objeto de
estudio de las tres y los métodos utilizados.
La diferencia que se aprecia, por tanto, entre el archivo y la biblioteca
está en el concepto en si mismo d su objeto de estudio, fondo colección,
respectivamente. el fondo es un conjunto de documentos qe proceden
de la actividad natural de una persona física o jurídica que genera
documentación y los conserva. la colección es la reunión de
documentos fruto de creatividad humana o del saber cuyo fin es la

20
difusión. Otro factor a tener en cuenta es la accesibilidad a ambos, y
que si bien la accesibilidad a la colección es, en principio, completa
(salvo por motivos de conservación) en el fondo documental puede
estar sujeto a restricciones jurídicas que implican el respeto de unos
plazos de acceso.
El centro documental puede trabajar tanto con documentos de archivo
como con libros, pero su interés no está en la fuente primaria, sino en la
reunión exhaustiva de material referido a un tema para formar un
dosier.
de sus funciones el método se puede decir que los tres llevan a cabo las
tareas de recogida, almacenamiento y difusión de los documentos, de la
información, mediante la actividad de unos profesionales cualificados:
archiveros, bibliotecarios, documentalistas. A pesar de ello cada uno
realiza las tareas de tratamiento de la información de modo diferente.
El archivo recoge la documentación generada por una institución, ene el
ejercicio de sus funciones aunque también, de forma excepcional,
puede adquirir fondos de otras entidades para evitar su pérdida o para
completar su documentación. Para la biblioteca la recogida equivale a
coleccionar documentos en función de sus características (ya sean
bibliotecas de conservación, públicas, específicas, etc.) el centro de
documentación selecciona la documentación que le interesa y la recoge
de forma monográfica.
En cuanto a su conservación, mientras en el archivo y la biblioteca la
preservación de los originales es prioritaria y tan solo se llevan a cabo
procesos de selección documental cuando la documentación lo requiera,
en el centro de documentación e conserva la información extraída de
dichos documentos.
otro elemento diferenciador es el origen de los tres centros, ya que
mientras el archivo se origina de forma natural (precisa de una
institución generadora de actividades y su volumen dependerá de la
mayor o menor gestión que lleve a cabo la entidad de la que depende),
la biblioteca se forma de manera artificial, ya sea por compra o
donación, intercambio o canje. Su origen es ajeno a al gestión de
cualquier institución, y su volumen dependerá de los presupuestos
económicos. Los centros de documentación se forman por reunión y
acumulación de información con pretensiones de exhaustividad, de
acuerdo con una especialización.
Finalmente el documento que resulta de su trabajo también difiere. El
archivero después de tratar la documentación puede elaborar
inventarios, catálogos e índices, mientras que en las bibliotecas
elaboran catálogos, repertorios bibliográficos en los que incluyen las
obras con las que cuentan y que pueden integrarse en proyectos
globales juntos con otras bibliotecas. El centro de documentación

21
elabora dosieres en los que reúnen toda la información que se halla
recopilado en relación con un tema y que posteriormente puede dar
lugar a la elaboración de tesauros y abstracts.

El acceso

Frente al libre acceso de las bibliotecas y centros de documentación, en


los archivos hay ciertas restricciones dependiendo del tipo de
información y la edad de los documentos. Así al carácter cultural e
informativo de los centros bibliotecarios y documentales se suma la
conducta jurídica y administrativa de los archivos.
En otros términos, las bibliotecas tienen la finalidad de poner la
información a disposición de los usuarios. Lo mismo ocurre con los
archivos, con la diferencia de que al ser los documentos fruto de la
gestión administrativa tienen un carácter jurídico - probatorio durante
un periodo de vida que provoca que no sean libremente accesibles (por
ejemplo el libre acceso a los protocolos notariales en 100 años)

Analogías y diferencias entre archivos, bibliotecas y centros de


documentación

Las diferencias entre estas instituciones son sustanciales y vienen


determinadas principalmente por el tipo, materia y método de trabajo
que en ellos se realiza. Pero entre ellos existen una serie de analogías
que los integran dentro de un mismo objeto de estudio.
Bien es cierto que todos ellos forman parte de las ciencias de la
documentación. Las diferencias que existen entre cada una de ellas
vienen marcadas por la naturaleza de los materiales que cada una
emplea. Pero también por los presupuestos teóricos, por los
procedimientos de trabajo y por las características de las instituciones
que constituyen su objeto de atención.
Los archivos están ligados a cualquier institución, ya sea pública o
privada, toda vez que tenga una competencia que se lleve a efecto,
testimoniándola. Las bibliotecas no tienen estas dependencias de las
instituciones, pueden existir con total independencia. Los centros de
documentación pueden gozar de independencia pero suelen estar
ligados a centros o instituciones específicas, los dos primeros precisan
de depósitos, de lugares de almacenamiento, los terceros no tienen
como objetivo fundamental la conservación de los documentos, ya que
los documentos se utilizan y se vacían de información. Los centros
documentales son en si mismos bases de datos, los archivos y las
bibliotecas pueden convertirse, potencialmente en bases de datos. En

22
este sentido éstas son las manifestaciones contemporáneas de los
centros de documentación.
Históricamente la separación entre biblioteca y archivo no es tan
sorprendente, en la antigüedad clásica no hubo una separación entre los
archivos y las bibliotecas. Pero durante la época medieval, consta que
los libros se guardan en la biblioteca y los documentos en un cajón
reservado para su conservación y custodia.
Uno de los elementos de distinción entre las bibliotecas y los archivos
es la unión del fondo archivístico con su autor cosa que no pasa en la
colección bibliotecaria.
El centro de documentación nace como la necesidad ante la creciente
publicación de libros editados y el desarrollo y crecimiento de la
información que hay que activar y difundir. Este sentido de apertura
contrasta con el fin de los archivos históricos, donde existen series
cerradas y no va a aumentar su fondo.
Los archivos, se originan natural y fluidamente. Solo precisa de una
institución generadora de actividades, no precisa presupuesto para
formarse ni crecer. Su volumen va a depender de la actividad de la
institución productora de la documentación. No puede haber más
documentos por que exista voluntad de aumento.
La biblioteca a diferencia de los archivos se forma por compra de los
ejemplares, por dotación o por permuta. Puede tener una total
independencia. Su origen es ajeno a la gestión de cualquier institución.
Su volumen depende de los presupuestos económicos. Se busca
siempre o casi siempre su crecimiento.
El centro de Documentación se forma por reunión y acumulación de
información con pretensiones de exhaustividad, de acuerdo con la
especialización. Su crecimiento controlado es obra de documentalistas.

Archivo-Biblioteca

La diferencia no viene dada por el aspecto externo de los materiales con


que ambos trabajan, pues en la biblioteca puede haber manuscritos y en
un archivo suele haber impresos. La diferencia reside en la
contraposición entre las nociones de fondo de archivo y colección.
Fondo de archivo es el conjunto de documentos procedentes de la
actividad de una persona física o moral o de un organismo, cuya
reunión es fruto de un proceso natural en el que el productor genera y
conserva esos fondos, al igual que se forman los de sedimentos de las
capas geológicas, progresiva y constantemente.
La colección es el resultado de reunir documentos creados como fruto
del saber y destinados a su difusión.

23
La función principal de las bibliotecas es poner medios de información
a la disposición de los usuarios. También lo es el de los archivos, con
una diferencia fundamental: los documentos en tanto resultado de la
gestión administrativa, tiene un valor probatorio de carácter jurídico
administrativo.

Archivo-Centro de Documentación.

En materia de archivos y de centros de documentación, nos


encontramos en presencia de un conjunto más o menos importante, más
o menos diversificado, de documentos; pero en cada uno de ellos son
reunidos, conservados y tratados con motivaciones, según modalidades,
métodos y perspectivas diferentes.
El expediente de archivo es un conjunto de piezas que tratan de un
mismo asunto o materia, pero no lo elabora el archivero sino el servicio
correspondiente, a medida que se desarrollan los trámites encaminados
a resolver ese asunto. Cada pieza, es decir cada documento individual e
indivisible, es un eslabón de una cadena que está inserta en un contexto
que le da un valor que no tendría el documento aislado por si mismo. El
expediente de archivo comporta una noción funcional y probatoria, da
fe. Será transmitido desde la oficina al archivo directamente, sin
alteración alguna desde el exterior.
El dossier de documentación tiende a reunir todas las informaciones
posibles procedentes de las fuentes más diversas, sobre una cuestión
determinada. Su finalidad cosiste en poder responder rápida y
eficazmente a las demandas informativas, al igual que el de archivo,
pero no aporta pruebas.
Los métodos de uno y otro son también diferentes. El archivero recibe
los expedientes ya constituidos y los conserva en su integridad. El
documentalista fabrica los expedientes en función de la demanda.

Funciones:

Las tres van a desarrollar las funciones de recoger, conservar y difundir


documentos e información.

Recoger: la recogida para el archivero esta ceñida al ámbito de la


producción de los documentos de archivo en una institución. El campo
de esa acción tiene unos límites y una concreción que se reduce al
institucional. La recogida para los archivos culmina, de forma
ordinaria, en la transferencia documental. Para el bibliotecario esta
función no está limitada por una producción documental de gestión sino
que es más amplia y solo queda acotada cuando la biblioteca se crea

24
con un pretendido carácter monográfico. La tarea de recoger se traduce
en coleccionar. La recogida para el documentalista está precedida por la
selección, y ello para evitar el “ruido”. El archivero, en cambio, recoge
toda la producción documental de una institución, habrá de hacer la
selección después, dependiendo de los resultados de la valoración.

Conservar: Para el archivero y el bibliotecario la conservación física de


libros y documentos de archivo es fundamental, mientras que para el
documentalista la conservación material no cuenta, por cuanto el
almacenamiento es de la información y no de los documentos.

Servir: Es el objetivo final, bien sea a través de la información oral o


escrita, o por medio de préstamos, copias o reproducciones. la
diferencia está en la inmediatez exigida a los documentalistas. Lo que
no obsta para que la información en los archivos y en las bibliotecas
esté presta a cualquier demanda.

25
LAS CIENCIAS AUXILIARES DE LA ARCHIVÍSTICA.

La archivística constituye en si misma un conjunto de conocimientos y


métodos específicos y originales para el logro de sus fines, es decir, que
no han sido tomados de otras ciencias o disciplinas; en cambio y como
le sucede a cualquiera de éstas, necesita recurrir a otras ramas del
conocimiento humano, sin las cuales no podrá alcanzar plenamente sus
objetivos: las ciencias auxiliares.
La archivística -según M. Romero Tallafigo- usa los códigos
instrumentales de las ciencias que le prestan auxilio7, pero y como ha
puntualizado J. R. Cruz Mundet de modo parcial y como ayuda para la
consecución de unos fines determinados 8 . Estas ciencias son la
Paleografía, la Diplomática, la Sigilografía, la Heráldica, la Genealogía,
la Cronología, el Derecho, la Informática, la Lingüística

La Paleografía.

Término procedente del griego paleos αλαιοοζ (antiguo) y grafía γργαη


(escritura). Ciencia de las escrituras antiguas. Ciencia de las escrituras
trazadas sobre materias suaves. Se define como ciencia de los objetos o
monumentos escritos considerados en todo el conjunto de sus caracteres
externos.
El diccionario de archivística en español 9 la define como “técnica
historiográfica auxiliar de la archivística que estudia e interpreta las
escrituras antiguas. Epistemológicamente, se la considera una teoría
presupuesta de la Archivística General. Por otra parte el diccionario de
terminología archivística10 la define como “Disciplina cuyo objeto es el
estudio y la interpretación de las escrituras antiguas”. El diccionary of
archival Terminology11 la define como “the science dealing with the
development of handwriting” La ciencia que se encarga de estudiar el
desarrollo de la escritura manuscrita.

Los objetivos de la Paleografía los podemos resumir en tres aspectos:

Leer y descifrar los signos gráficos (letras, palabras, frases, signos


complementarios) de los correspondientes monumentos escritos hasta
llegar el paleógrafo lector a saber que aquellos significan en su sentido
elemental y simple.
Hacer examen sistemático de las escrituras y los monumentos escritos
para tratar de situarlos en el tiempo y en el espacio, a fin de sacar de

26
ellos materiales seguros en orden a la elaboración y construcción crítica
de la historia. A la Paleografía le tocará decidir sobre la época en que
aquel conjunto de caracteres estuvo en uso, sobre el lugar y el área de
extensión correspondiente a aquel género de letra. Sobre los centros y
personas que lo utilizaron. Sobre el fin al que se destinaba la pieza
escrita, sobre su tradición a través de los posibles poseedores, con la
huella que dejaron en la misma.
Analizar la naturaleza de los signos gráficos no tanto en orden a
aprovechas los elementos que dicho análisis suministre para el trabajo
historiográfico en general, sino, primero y antes de nada, para conocer
el desarrollo intrínseco de la propia escritura, es decir, su origen, su
evolución, sus cambios y variantes, y esto en relación con cada
monumento escrito que se presente a la consideración del paleógrafo.

El archivero necesita la paleografía para realizar determinadas tareas de


su trabajo con fondos antiguos, aunque no necesita especializarse en
esta materia. Su conocimiento es necesario para leer y comprender los
manuscritos anteriores al siglo XVII, momento a partir del cual la
escritura humanística o actual está extendida, para poder analizarlos y
describirlos.

La Diplomática.

Concepto y definición de la Diplomática.

La palabra diploma, procede etimológicamente del vocablo griego


διπλον (doblado o plegado) en dos partes. En latín la palabra sustantiva
sirvió, al principio, para designar diversos objetos escritos. Cuya
característica fundamental consistía en constar de dos partes plegadas
sobre sí mismas. La voz diploma es sinónima de la voz documento y la
Diplomática ha pasado a ser etimológicamente la ciencia de los
documentos.
El diccionario de archivística en español 12 la define como “técnica
historiográfica auxiliar de la archivística que estudia e interpreta
caracteres internos y externos de diplomas y documentos para
determinar su autenticidad y conocer el valor histórico de su contenido.
Su objeto formal es la autenticidad y el valor de los documentos.
Epistemológicamente se la ha considerado una teoría presupuesta de la
archivística general.” Por otra parte el diccionario de terminología
archivística13 la define como “Disciplina que tiene por objeto el estudio
y la crítica de la tradición, forma y elaboración de los documentos
escritos resultantes de acciones jurídicas y de actividades
administrativas, realizadas por personas físicas o jurídicas”. El

27
diccionary of archival Terminology 14 la define como “the science
dealing with the types and elements of documents” La ciencia que se
encarga de estudiar los tipos y los elementos que forman parte del
documento.
El objeto material de la diplomática son los documentos, el formal es el
contenido de estos y el estudio crítico de los mismos.
Una definición descriptiva de la diplomática sería:

“Ciencia del documento al que analiza críticamente en todo su


conjunto, pero especialmente en su forma, génesis, evolución, tradición
y conservación, disponiendo dicho análisis en orden a demostrar su
autenticidad y a establecer su valor como fuente histórica”.

Antonia Heredia Herrera ha definido a la diplomática como la ciencia


que estudia el documento, su estructura, sus cláusulas, para establecer
las diferentes tipologías y su génesis dentro de las instituciones
escriturarias con el fin de analizar su autenticidad.

El objeto de la diplomática sigue siendo el documento jurídico y su


finalidad no es otra que el establecimiento del método crítico con que
aquel ha de ser estudiado a través sus caracteres externos e internos, a
fin de fijar su autenticidad, datación, origen, transmisión y fijación del
texto para determinar el valor del documento como testimonio
histórico, para lo cual necesariamente ha de establecer su específica
tipología.

La Sigilografía

El comité de sigilografía del consejo internacional de archivos la define


como “disciplina histórica que tiene por objeto el estudio de los sellos
bajo todos sus aspectos, cualquiera que sea su fecha” y dice además
“describe matrices e improntas y las estudia de manera crítica desde el
punto de vista histórico, artístico, técnico y valor probatorio: tipos,
leyendas, modos de aposición y naturaleza diplomática y jurídica, así
como los métodos de conservación”.
El diccionario de archivística en español 15 la define como “ciencia
auxiliar de la archivística y de la historia que estudia los sellos de cera,
metal u otros materiales añadidos a los documentos para cerrarlos o
validarlos. Epistemológicamente se la considera una teoría presupuesta
de la Archivística general.” Por otra parte el diccionario de
terminología archivística 16 la define como “Disciplina histórica que
tiene por objetos el estudio de los sellos en todos sus aspectos. Describe
matrices e improntas y hace su estudio crítico, desde el punto de vista

28
histórico, cronológico, artístico, técnico y de valor probatorio: tipos,
leyendas, modos de aposición y naturaleza diplomática y jurídica, así
como sus métodos de conservación”.
La sigilografía es concebida normalmente como ciencia auxiliar de la
Diplomática de la Historia del Derecho en cuanto que el sello puede ser
un modo de validación o mera caracterización del origen del
documento.
Es una ciencia auxiliar de la archivística en cuanto que el sello de bula
de oro (cresóbula), de plata (argirobula), de plomo (molibdobula), de
pastel y flan de cera, el sello seco y el sello húmedo son parte del
microcosmos del documento de archivo, antiguo o contemporáneo, a
los que valida, cierra o marca. Y como tal debe ser conocido por la
archivística para ser recogido, conservado, descrito y servido en el
archivo. En toda la gama de documentos de archivo, desde la
antigüedad hasta nuestros días encontramos tipos de sellos efigiados, en
busto, de figuras humanas sedentes, de majestad, ecuestres (guerra,
caza o aparato), estante o pedestre, hagiográfico, de devoción,
monumental, naval, heráldico o con elementos heráldicos en los
anteriores tipos, emblemáticos o simbólicos, parlantes, onomásticos, de
iniciales monogramáticos (combinación de letras del nombre de modo
geométrico)

La Heráldica

En heráldica un escudo (palabra proveniente del griego skutos)


significa literalmente cuero, material que explica todavía hoy muchas
de las particiones del escudo) es una figura en forma de broquel o tarja
sobre la cual pueden ser reproducidos emblemas personales de quien lo
usa. Al escudo también se le llama armería, armas o blasón.
La heráldica, o ciencia del blasón es para la real academia “el arte de
explicar y describir escudos de armas de cada linaje, ciudad o persona”.
Y blasonar es disponer el escudo de armas, según las reglas del arte
heráldico, esto es, disponer convenientemente los blasones, nombre este
que también recibe cada figura, señal o pieza de las que se compone un
escudo.
El diccionario de archivística en español 17 la define como “ciencia
auxiliar de la archivística y de la historia que explica y describe los
blasones o escudos de armas de cada persona, linaje o ciudad.
Epistemológicamente, se la consideraría una teoría presupuesta de la
archivística general”
La faceta de servicio de los archivos está requiriendo al archivero el
subsidio de la Heráldica y su hermana la Genealogía.

29
La Genealogía

La genealogía se ha definido como “la ciencia del origen, de la


propagación y del destino de las familias que han adquirido
consideración en la vida pública y de influencia sobre la sociedad
humana civilizada”.
El diccionario de archivística en español 18 la define como “ciencia
auxiliar de la archivística y de la historia que estudia el origen,
progenitores y ascendientes de las personas. Epistemológicamente se la
ha considerado una teoría presupuesta de la archivística general.” Por
otra parte el Diccionary of archival Terminology19 la define como “The
science of family relationships” o la ciencia de las relaciones familiares.
Con la archivística está íntimamente relacionada porque vincula los
documentos producidos en archivos familiares. La archivística además
utiliza las técnicas genealógicas para la realización de catálogos. Demás
es de vital uso en los archivos nobiliarios ya que junto al marco
geográfico de los estados, es preciso tener la punta del hilo de una
persona con su nombre y su fecha, para establecer las series
documentales. Incluso para atender con diligencia al ciudadano normal
que necesita por cualquier motivo más o menos venal, más o menos
práctico, establecer su linaje en muchas de las series de los archivos que
son fuentes genealógicas de primer orden.

La Cronología

La palabra cronología procede el griego cronos (tiempo) y logos


(tratado) Es aquella disciplina que trata del cómputo del tiempo de los
acontecimientos históricos. Debemos distinguir entre la cronología
matemática o astronómica y la cronología técnica.
La cronología técnica, es el objeto de atención de la archivística, puesto
que permite situar los acontecimientos en el desarrollo de la historia de
la humanidad. En 1582 el papa Gregorio XIII aprueba el nuevo
calendario que normalizará, a partir de entonces la medida del tiempo
en todo el orbe cristiano. Hasta el año 1917/27 los países ortodoxos de
Europa oriental, no lo adoptaron. Antes de dicho año (1582) se habían
empleado diversos sistemas de datación, los más destacados son:

Expresión del día:

En los documentos en los que no se indica la hora a la que se realizo el


mismo, este es el primer elemento que no vamos a encontrar y plasma
la expresión del día de la semana y posteriormente del día dentro del
calendario. El primer punto no varía pero para expresar el día dentro del

30
mes se pueden utilizar diferentes cómputos, en concreto tres durante la
Edad Media.
Los días de la semana, son igualmente de origen romano, salvo el
sábado que es de raigambre hebrea. En la Alta Edad Media fueron
sustituidos por las ferias, la primera de las cuales era el domingo, el
lunes era la segunda feria, y así sucesivamente. Durante el Medievo,
también era frecuente indicar la feria litúrgica en la datación de los
documentos.

Estilo Romano o sistema de la calendación. Es el más antiguo y se


utiliza hasta el siglo XIII. Es un sistema según el cual el mes está
organizado en tres periodos, según las fases de la luna: el 1º de cada
mes es calendas, el día 5 (enero, febrero, abril, junio, agosto,
septiembre, noviembre, diciembre) y el día 7 (marzo, mayo, julio y
octubre) nonas y el día 13 y 15 (marzo, mayo, julio y octubre) idus.
Los días transcurridos entre el 1º y el 5 son días nonas, los que van
entre el 5 y el 13 son días idus y finalmente, los que van entre el dia 13
y el 1º son días calendas y para su computo se cuentan hacia atrás. Es el
sistema mas usado en la Edad Media para datar los días y su
transformación se realiza utilizando la formula:

Calendas (N.º = n.º días del mes N.º + 2 – n.º de


anterior calendas
Nonas 5 o 7 + 1- n.º de
nonas
Idus 13 o 15 + 1- n.º de
idus

Para calcular las segundas nonas del mes de abril, tan solo hay que
tener presente el mes al que hace referencia, e introducir los datos en la
formula: 5 + 1 -2= 4 de abril.

El sistema de los días andados y los días por andar o sistema bolones:
este sistema consiste en dividir el mes en dos partes, del 1º al 15 y del
16 al 30 o bien del 1-16 y del 17 al 31 para los meses de 31 días, de
manera que la primera mitad corresponde a los días andados y la
segunda mitad corresponde a los días por andar. En la data 10 días
andados del mes de abril seria el 10 de abril, pero diez días por andar
del mes de abril seria 30 (días del mes de abril) -10 = el día 20 de abril.

El sistema moderno es el actual, que en principio tiene un uso popular,


pero que va con el tiempo ganando terreno a los anteriores. Es un

31
sistema directo que surge en Oriente y llega a Europa después de la
caída del imperio Romano.

Calendario litúrgico, especialmente usado en Francia y Alemania, hace


referencia a los días siguiendo el calendario eclesiástico, de manera que
se mencionaban las principales festividades religiosas. Por ejemplo el
tercer día después de pentecostés, el sexto día después del Corpus, lo
que supone un sistema muy poco útil si tenemos en cuenta que
frecuentemente eran festividades móviles y, por tanto, difíciles de
identificar por ellas mismas.

Eras.

Son periodos indeterminados de tiempo con un inicio conocido y que


suele coincidir con un hecho histórico relevante y que se usa como
punto de partida para medir los años. El sistema actual de la era de
Cristo, de uso casi universal, comienza a utilizarse en Europa
relativamente tarde y antes de la generalización de su uso o, incluso,
paralelamente, se utilizaron otras eras o sistemas de datación de los
años.

Computo por reinados.

Ante la adopción de la Era vulgar era muy frecuente el cómputo a partir


de los años de comienzo de reinado, del imperio o del pontificado. Al
principio estaba ligado a la tradición romana de indicar el año con el
nombre del cónsul epónimo que era elegido cada 1º de enero, pero
después del consulado de Paulino el 534 los cónsules ya no fueron
elegidos y esta indicación perdió su funcionalidad, por lo que fue
paulatinamente sustituida por el año del reinado del emperador,
obligatoria en los documentos a partir de una disposición de Justiniano
en 1537. Este sistema fue adoptado por la chancillería, asumida por los
longobardos e, incluso, por el pontificado, que sería el último en
abandonarla. Tuvo amplia difusión en el occidente europeo pero el
problema que plantea es que el inicio del año coincide con el momento
en el que el reinado ha comenzado, lo que no siempre es identificable.
Para los papas se refiere al día de su coronación o consagración. Es una
datación puramente práctica pero muy difusa y su solución pasa por el
uso de otros métodos cronológicos como los calendarios perpetuos de
tipo manual. Es decir si el texto nos proporciona el día del comienzo
del reinado de un emperador o de la coronación de un papa, hay
primero que indicar el día y pasarlo a un calendario perpetuo para saber
que día dentro del sistema actual fue dicho evento y, además, consultar

32
los regestos imperiales para conocer los años en los que reino el
emperador en cuestión.

Aunque han existido varias Eras usadas por diferentes culturas o reinos,
como la Era de las olimpiadas usada por los griegos y romanos y que
comienza el 776 a. C. La era constantiniana o bizantina que parte del
nacimiento de Cristo (en el año 5508 de la creación), la Era de las
fundaciones de Roma (752 a. C.), la Era de Diocleciano, la Hégira, la
de la Revolución Francesa, etc. Destacan las que tuvieron influencia en
el occidente europeo y, sobre todo, las que aparecen reflejadas en los
documentos hispanos:

La Era Cristiana: sistema inventado por Dionisio el Exiguo, monje del


siglo VI, que sustituye la era de Diocleciano. Se caracterizaba porque
comenzaba con el nacimiento de Cristo (25 de diciembre de 753 de la
fundación de Roma aunque tiene un cierto desfase), y su uso se
generalizó a partir del año 1000 aproximadamente. Había distintos
estilos de comenzar el año: el de la Circuncisión (1 de enero), el de la
Navidad (25 de diciembre), el de la encarnación o anunciación (25 de
marzo). Su difusión fue muy lenta, siendo la primera en adoptarla la
chancillería del Sacro Imperio Romano que lo hace propio el 877. No
obstante hay que esperar aun un siglo para ver introducido este sistema
en Italia, siendo el Papa el ultimo en usarlo. Fue en la primera mitad del
siglo XI cuando comienza a usarse de forma frecuente, paralelamente al
año del imperio. Para su conversión, en cualquier caso, hay que tener
presente el sistema de datación del inicio del año.
- La era hispánica: empleado en nuestro país, África y en la Francia
meridional lleva un cómputo diferente a la cristiana. Comienza en año
el 1º de enero, pero sitúa el comienzo de la datación el año 38 a.C.
(conquista de la Hispania por los romanos), a aparece en el siglo IV y
desaparece en los siglos XII y XIV, según los diferentes reinos.

Expresión del comienzo del año.

Estilo de la Natividad, inicia el año el 25 de diciembre del año anterior


(es decir el 26 de diciembre de 1314, es el primer día del año de 1315),
por lo que para transformarlo al estilo moderno hay que fijarse en los
días comprendidos entre el 25 y el 31 y, durante esos días añadirle un
año a la data del documento. Fue el sistema más difundido en Italia y
Europa, utilizándose en Italia hasta el s. XIII y, por ejemplo, entre los
escribanos públicos de tradición castellana, hasta la mitad del siglo
XVI.

33
Estilo de la Encarnación. Hace coincidir el comienzo del año con la
encarnación de María, es decir, el 25 de marzo. Tiene dos variantes la
florentina y la pisana. La primera sitúa la encarnación dos meses y 24
días después de la Navidad, por lo que los documentos datados entre el
1 de enero y el 25 de marzo corresponden al año anterior, y hay que
sumarle un año a la data del documento. Se uso en Florencia y otras
ciudades italianas hasta 1749.
En el estilo pisano la encarnación se produce nueve meses antes que el
nacimiento, por lo que los documentos datados entre el 25 de marzo y
el 31 de diciembre tienen un año más y hay que restarles uno para
hacerla corresponder con el estilo moderno.
Hay una última variante, el estilo Véneto que comienza el año el 1º de
marzo de ese año, por lo que a los días que van entre el 1º de enero y el
28 de febrero hay que sumarle un año.
Estilo moderno o de la circuncisión, es el que comienza el año el 1º de
enero. Tiene un origen muy antiguo y coincide con el inicio del año
romano. Comienza a usarse de nuevo en la segunda mitad del siglo XV
y durante el siglo siguiente terminara superponiéndose a los demás
(salvo en Florencia, Venecia y Pisa).

Con posterioridad al gregoriano, merece la pena mencionar el


calendario republicano francés. Establecido por la Convención para
borrar toda huella religiosa, emplea un nuevo cómputo que comienza el
22 de septiembre de 1792, fecha en que se declaró la República (año I).
El año consta de 12 meses cuyos nombres procedían de las labores
agrícolas (vendimiaire, brumaire, frimaire, nivôse, pluviôse, ventôse,
germinal, floreal, prairial, messidor, thermidor, fructidor). Cada mes
tenía treinta días, los días 10 horas y cien minutos y el minuto cien
segundos. Dejó de utilizarse a partir de 1806.
La cronología es útil sobre todo para la documentación histórica,
especialmente medieval. Existen fórmulas, tablas, calendarios
perpetuos, etc. Para reducirlos al cómputo actual.

La Historia.

Memoria de la evolución de la humanidad, abordable desde numerosas


perspectivas, resulta tan inherente al hombre y a su conocimiento que
todas las ciencias y disciplinas la incluyen entre sus presupuestos
programáticos: así existe una historia de la ciencia, de la tecnología, del
derecho, de la medicina… Del mismo modo al Archivística recurra a
ella para elaborar su propia historia, aunque no sea esta la única ni la
más importante de las perspectivas desde la que la aborda.

34
La relación entre ambas es muy estrecha y biunívoca: Por un lado los
documentos de archivo son la fuente básica de la investigación e
información para la historia. Por el otro los documentos son fruto de la
actividad de las personas, físicas o morales (empresas, instituciones…)
que los han producido a lo largo del tiempo. En tal sentido es necesario
conocer la evolución de la sociedad en general, y las de esas personas
en particular. Así la organización de un archivo exige el conocimiento
profundo de la historia de su creador para:
Comprender la forma y el orden en que se han producido los
documentos. Conocer la estructura orgánica, las funciones y actividades
desarrolladas.
Poder comprender el significado de los documentos y de las
agrupaciones documentales, especialmente cuando están
desorganizadas, para dotarlos de un organigrama objetivo y estable en
el tiempo.

La Historia de las Instituciones.

El documento cumplida su función administrativa, pasa a ser fuente de


Historia, de aquí su relación total con ella de tal manera que la
licenciatura en Historia se considera hoy por hoy, salvo algunos puntos
de vista muy recientes, indispensable para cimentar sobre ella los
conocimientos archivísticos. Dentro de la historia es fundamental para
el archivero el conocimiento de las instituciones (organización,
jurisdicción y facultades, evolución y relación con otras instituciones)
Si la diplomática, la paleografía y la sigilografía se presentan como
disciplinas auxiliares indispensables para las tareas descriptivas, la
historia institucional se hace indispensable para las tareas de
organización, sobre todo para la clasificación. La sistematización de
cualquier fondo documental habrá de partir del conocimiento profundo
de la institución que lo origine: funciones, actividades u organismos
que la integren se traducirán en el cuadro de clasificación preciso sobre
el que se sustente el inventario de la documentación.

El Derecho

La importancia que tiene para a archivística, viene dada por la propia


naturaleza de los fondos documentales; tanto los públicos como una
parte de los privados proceden o son reflejo de actividades sujetas a la
ley. Sin necesidad de ser experto jurista, el archivero debe conocer, con
mayor o menor profundidad, determinados campos del derecho.

35
La legislación básica del estado que rige el funcionamiento de la
sociedad, en nuestro caso la Constitución y el estatuto de autonomía de
la comunidad.
La legislación rectora del sector al que se adscriba la entidad a cuyo
servicio se encuentra en el archivo. Por ejemplo, en el caso de un
ayuntamiento la Ley Reguladora de Bases de Régimen Local, el
Reglamento de Organización y Funcionamiento de las Corporaciones
Locales, la Ley del régimen local de la Comunidad Autónoma, así
como los decretos y reglamentos que desarrollen la legislación básica.
La legislación de ámbito archivístico: la ley de patrimonio Histórico
Español, la de la comunidad autónoma, al igual que su ley de archivos,
la legislación sobre: tratamiento y protección de datos (por ejemplo la
LOTARD), secretos oficiales, derecho de acceso a la información, etc.
Sin olvidar el reglamento del propio servicio.
La legislación sobre procedimiento administrativo: Ley de Régimen
Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento
Administrativo Común, y los derechos de su desarrollo.

El Derecho administrativo y el procedimiento administrativo.

Los documentos que se producen hoy en los archivos formados con


ellos son objeto también de interés de los archiveros. El acercamiento a
su génesis nos será facilitado por el conocimiento de los conceptos
fundamentales del derecho administrativo y de las líneas generales del
procedimiento administrativo. En este sentido esta parte de la ciencia
auxiliar será también un elemento auxiliar importante para la
archivística en cuanto que nos ayudará a estudiar la tipología
documental de los testimonios o expedientes que se producen hoy que
nos llevará a la delimitación de las diferentes series que se forman en
cada dependencia de cualquier institución.

La Lingüística.

La lingüística sirve de fuente para llevar a cabo las labores lingüísticas


que se dan dentro de las tareas técnicas propias de los centros de
información –indización y resúmenes-. La falta de formación en este
campo es causa frecuente de ambigüedad e inexactitudes, en las labores
reseñadas. Además señala su conocimiento sirve para evaluar otros
productos lingüísticos sistemas de traducción automática, sistemas
terminológicos, de indización, etc. Herramientas muy importantes para
los profesionales de la documentación, en cuanto contribuyen a una
mejor explotación y a una mayor rentabilidad de la información.

36
Las tecnologías de la información.

Podemos definir a las nuevas tecnologías como el conjunto de los


medios informáticos (físicos y lógicos) que sirven para la captura,
almacenamiento, tratamiento y difusión informatizada de la
información, así como las telecomunicaciones y la informática.
Desde sus inicios en los años cuarenta, el desarrollo de estas nuevas
tecnologías has sido vertiginoso y alcanzado a todos los sectores de
actividad, hasta el punto de hacerse imprescindibles en las sociedades
desarrolladas. Su presencia como auxiliar del archivero es algo fuera de
toda duda, pues, la materia prima de esas tareas es la información.
La aplicación de estas tecnologías a los archivos comienza a partir de
los años setenta, cuando se crea el Comité de automatización del
Consejo Internacional de Archivos, que comienza a publicar el boletín
ADPA. En la misma década arrancan los primeros proyectos
archivísticos españoles, impulsados por la Inspección General de
Archivos: la guía de investigadores, el proyecto de informatización del
Catastro de Ensenada, el inventario informatizado de los protocolos
notariales y el Centro de Información Documental de Archivos, creado
por el Ministerio de Cultura en 1978.
Las nuevas tecnologías son susceptibles de ser aplicadas dan múltiples
tareas archivísticas, tales como: las transferencias, el control físico de
los fondos, el control de préstamo y consultas, los instrumentos de
descripción, el expurgo, la difusión, la gestión del servicio… La
documentación producida por medios electrónicos cada vez es más
abundante y el archivero debe tratarla, para lo cual necesita conocer, la
naturaleza, el procedimiento de creación, los sistemas de acceso, los de
intercambio, etc. Para poder ponerlos en servicio adecuadamente.

37
HISTORIA DE LA ARCHIVÍSTICA Y DE LOS ARCHIVOS

Evolución histórica de la Archivística

Antes de la formulación de esta disciplina, existió una práctica en la


sistematización y la conservación de fondos documentales. Esta
práctica ha estado unida necesariamente a la historia de los archivos
como depósitos de testimonios escritos.
En un principio se guardaron juntos libros y documentos. Poco a poco
se produce la separación.
Es fundamental el papel de las Cancillerías en la producción y
conservación documentales. La disposición de los documentos se hace
referencia por orden cronológico, aunque a veces se haga por orden
alfabético onomástico o por temas.
Al abordar el tema de la evolución histórica de la Archivística y de su
objeto de estudio: los fondos documentales y los archivos, nos
encontramos con una grave carencia desde el punto de partida, es decir,
la escasez de monografías que hayan tratado este tema.
Al establecer la cronología hay una dicotomía entre la disciplina y
objeto de atención. Pues los archivos, como los documentos, tienen una
existencia, clara y de larga duración, la ciencia que los estudia, por el
contrario es de factura relativamente reciente y con un perfil pero
definido en el tiempo. Los primeros inicios que nos retrotraen hasta el
origen de la escritura. Mediado el cuarto milenio: para situar a la
archivística, tenemos que situarnos a mediados del siglo XIX.
Los diferentes autores que han abordado la cuestión, señalan el siglo
XIX como el período en que la archivística ve la luz. Algunos autores
lo asocian con la publicación en 1898 del «Manual para clasificación y
descripción de los archivos», obra de los archiveros holandeses S.
Muller, J.A. Feith y R. Fruin. Resulta evidente que se trate del primer
compendio de una serie de obras técnicas orientadas a la organización
de los fondos documentales; consideramos, sin embargo que los
orígenes de esta ciencia como tal son difíciles de señalar con certeza
meridiana, por cuanto comienza como una disciplina implícita para el
arreglo de los archivos, y, con el tiempo, -aún hoy- permanece en
constante evolución para alcanzar los perfiles que la definan como
ciencia.
Como se verá más adelante, la organización de los archivos ha pasado
por una serie de vicisitudes históricas, que es posible agrupar en dos
períodos:

38
El período prearchivístico, durante el cual el tratamiento de los fondos
documentales se ha caracterizado por la indefinición en sus
presupuestos e incluso por la sumisión a los principios de otras
disciplinas.
El período de desarrollo, durante el cual, tanto en la teoría como en el
tratamiento de los fondos documentales, ha logrado unos niveles
suficientes de autonomía como para poder hablar propiamente de
Archivística.

El período prearchivístico:

Dentro de éste cabe señalar cuatro sub-períodos o tramos,


contemplados clásicamente por los tratadistas y que R.H. Bautier divide
del siguiente modo:

- La época de los archivos de palacio: que se corresponde en


términos generales con la Antigüedad.
- La época de los cartularios (trésor de chartes): abarcado por los
siglo XII a XVI, es decir la Edad Media.
- La época de los archivos como arsenal de autoridad: que se
extiende a lo largo del Antiguo Régimen, desde el XVI a
comienzos del XIX.
- La época de los archivos como laboratorio de la Historia: desde
los inicios del siglo XIX hasta mediados del siglo XX.

La Antigüedad

Desde las monarquías surgidas en el Asia anterior hasta el Bajo Imperio


Romano, pasando por las civilizaciones egipcia y griega, se tiene
constancia de la existencia de archivos y, por consiguiente de fondos
documentales organizados. Las excavaciones de Tell Hairiri, Ras-
Shamra, Nippur.. han dejado prueba suficiente de su remota existencia:
archivos reales de los templos, e incluso bancarios como el de la familia
Murasu; sin embargo el procedimiento arqueológico empleado, más
interesado en encontrar textos que en reconstruir su organización, nos
ha privado de un conocimiento fundamental, desde el punto de vista
archivístico, el de la sistematización de aquellos fondos.
En cuanto a los archivos egipcios, el conocimiento que poseemos es
tanto irregular y anecdótico, pues se desconoce su clasificación original
y, por tanto, resulta imposible reconocer los criterios empleados para
analizar su estado y evolución.
En el caso de Grecia y Roma, desgraciadamente, el conocimiento que
poseemos tanto del archeion como del tabularium procede de fuentes

39
indirectas: los historiadores clásicos, las fuentes epigráficas y los restos
arqueológicos. El modo violento por el que fueron destruidas, tras la
conquista, las instituciones clásicas, ha impedido la conservación de
importantes fuentes de información para la historia.
En el mundo clásico las características de los archivos son las
siguientes:

- El archivo surge como una institución con entidad propia y es


identificado con toda claridad archeion griego de cuya
latinización: archivum procede el término archivo y el
tabularium romano, cuyo régimen jurídico, como es propio de
toda institución, fue establecido por la legislación coetánea.
- La importancia concebida a los archivos viene así misma por la
existencia de responsables de su custodia y de servidores
específicos, de forma institucionalizada: el areópago y el epístata,
los censores y los prefectos, respectivamente.
- Los archivos cobran ahora más que nunca una doble utilidad
administrativa y jurídica. Las administraciones los conservan
como fuente de información para su gobierno, el derecho –el
romano- establece el valor probatorio del documento.
- En ambas civilizaciones se contempla el principio de
autenticidad documental y su consiguiente vigor legal. Así los
documentos conservados en los archivos públicos eran
auténticos, y aún los privados alcanzaban tal categoría, cuando su
custodia era encomendada a aquellos. La autenticidad y el valor
legal de los documentos estaban garantizados por determinados
procedimientos administrativos: el vidimus o certificación a que
en Roma eran sometidas las copias, como condición inexcusable
para transferirles autenticidad.
- El archivo tiene un notado carácter público. Si bien existían
archivos privados: familiares, religiosos, económicos… es el
público dependiente de las instituciones del Estado el Archivo
por antonomasia.
- «Los documentos eran creados y conservados por necesidades de
gobierno y de administración; la gestión del poder y la gestión de
los documentos estaban estrechamente ligados».

Entre ambas civilizaciones se pueden establecer las siguientes


diferencias:

- La diversa concepción del modelo de estado, ciudades estado


griegas y el imperio romano, solo en este último es posible
desvelar la existencia de archivos públicos. En el período

40
imperial se incrementó su centralización, desde la división de los
scrinia stataria hasta los scrinia viatoria, hasta la reforma de
Justiniano, que estableció la red de archivos en las provincias.
- En Grecia surge el concepto de publicidad como atributo propio
de los archivos públicos, unido a la noción de Democracia. Esta
concepción del papel de los archivos será la base, que resurgirá
muchos siglos más tarde, del derecho de todo ciudadano a
acceder a los fondos públicos. A consultar y obtener copia de sus
documentos. En Roma el acceso estaba restringido a
determinados funcionarios, era un privilegio de pocos y un
instrumento para el ejercicio del poder.

Edad Antigua: Archivos de Palacio.
 - Ebla y Mari. Ejemplo de un


sistema archivístico en la antigüedad.

En las mismas fechas en las que caía el Imperio Antiguo en Egipto


(momento en el que destacan la construcción de las pirámides de Giza),
se estaba construyendo Stonehegen y en la Península Ibérica estaban en
los inicios de la edad de bronce, con la Cultura de los Millares, en el
norte de Siria se levantaba una importante ciudad circundada por cinco
kilómetros de murallas y coronada de templos y palacios.
El descubrimiento de Ebla fue un hito revolucionario. Durante casi dos
siglos los arqueólogos habían imaginado el Tercer Milenio a.C.
dominado por dos potencias civilizadoras, la egipcia junto al Nilo y la
sumeria entre los ríos Tigris y Éufrates. Entre ellas y la prehistoria
europea sólo existían pequeñas aldeas agrícolas diseminadas por aquí y
por allá, de escasa importancia e incapaces de influir en el equilibrio
político del mundo antiguo. En este marco, el norte de Siria era
considerado una tierra poco o nada interesante, habitada únicamente
por pastores nómadas hasta fechas muy tardías. El hallazgo del archivo
real de Ebla cambió por completo este panorama.
La palabra tell es muy frecuente en arqueología. Designa en árabe una
colina artificial formada por la acumulación durante siglos de los
escombros de antiguas construcciones que han quedado sepultadas por
sus propios derrubios y por la acumulación de posteriores
sedimentaciones. La abundancia de ladrillos de adobe y paja en el
subsuelo convierten este tipo de terrenos en tierras muy fértiles, por lo
que la mayoría han sido utilizados durante generaciones como campos
de cultivo por los aldeanos del lugar. El aspecto exterior de un tell, por
tanto, no difiere mucho del resto de las tierras cultivadas que suelen
rodearlos, salvo por estar más elevado. Sólo la mirada experta del
arqueólogo logra descubrir que bajo esa tierra arada hay enterrada toda
una ciudad.

41
Eso es Ebla, un tell de enormes dimensiones. Cincuenta y seis hectáreas
de superficie formando un gigantesco terraplén artificial, más o menos
circular, de quince metros de altura, con una colina en el centro que se
eleva otros diez metros más. Bajo esta gigantesca pila de escombros se
encontró hace casi cuarenta años uno de los más importantes centros
urbanos de la antigüedad, protagonista indiscutible en la región durante
ochocientos años, en los albores mismos de la historia. Aquí se ha
realizado uno de los más grandes descubrimientos de la arqueología de
este siglo. El archivo del palacio real eblaíta es una de las mayores y
más antiguas bibliotecas de la historia de la humanidad. En su interior
se encontraron diecisiete mil tablillas de textos económicos, políticos y
religiosos. Documentos de un valor incalculable que han permitido
conocer la vida, usos y costumbres del pueblo que vivió en Ebla hace
cuatro mil trescientos años.
Naram-Sin heredero del imperio acadio conquistó Ebla alrededor del
año 2300 a.C. Diecisiete mil documentos de arcilla, despreciados por
los soldados, quedaron sepultados bajo los escombros a la espera de ser
descubiertos cuatro mil años más tarde y, fue precisamente el fuego, lo
que preservó para la posteridad las tablillas de arcilla cruda del archivo
real. El calor del incendio las coció y las endureció protegiéndolas de la
humedad que durante siglos habría terminado deshaciéndolas por
completo. Paradójicamente, su afán destructor, fue el factor decisivo
que permitiría a los científicos, siglos más tarde, reconstruir la historia
de la ciudad, dejando impreso su nombre para siempre en los libros de
historia.
En 1963 llegó a Tell Mardikh Paolo Matthiae, en aquella época un
joven profesor de arqueología de la Universidad La Sapienza de Roma,
que había trasladado su interés por el mundo antiguo desde Egipto a
Oriente Medio. Visionario al estilo de Heinrich Schliemann, exploraba
aquel tell convencido de poder demostrar la existencia de ese reino
fabuloso que llegó a dominar Siria y Mesopotamia durante algunos
siglos del Tercer Milenio, para desaparecer después misteriosamente
sin dejar rastro y quedar completamente olvidado hasta nuestros días.
Sus únicas pistas eran algunos antiguos pasajes de textos acadios,
hititas y egipcios que apenas daban unas escasas indicaciones, sumidas
casi más en la leyenda que en la realidad histórica.
El primer reto fue identificar el nombre verdadero del lugar que estaban
excavando los arqueólogos. Numerosos indicios parecían demostrar
que efectivamente se trataba de la antigua Ebla, a la que las fuentes
antiguas describían como una importante ciudad amurallada, capital de
un gran imperio comercial, situada en una zona de confluencia de rutas
entre Oriente y el Mediterráneo, y rodeada de ricas zonas de cultivo.

42
Pero no existía un sólo documento arqueológico que confirmara
semejante hipótesis.
Se descubrieron las paredes de ladrillos crudos finamente recubiertas de
blanco y en todas podía observarse claramente las huellas de un gran
incendio. El hallazgo de la primera tableta del archivo real fue
verdaderamente emocionante, sobre todo porque se producía en estrato,
es decir, dentro del marco arqueológico que permitía demostrar su
pertenencia al Tercer Milenio a.C. Después, la razón no daba crédito a
todo lo que iba apareciendo ante los ojos. Miles de textos económicos,
políticos, religiosos, jurídicos, tratados internacionales e informes
militares se agolpaban unos sobre otros, tal y como habían caído desde
sus estantes desplomados cuatro mil trescientos años atrás. Las tablillas
variaban de tamaño entre los cinco y los treinta y cinco centímetros.
Muchas aparecían perfectamente conservadas, otras estaban rotas en
cientos de fragmentos que debían ser cuidadosamente recogidos y
ordenados para su posterior restauración y traducción.
A pesar de que las conclusiones derivadas de la lectura de los archivos
aún son provisionales, las excavaciones realizadas a lo largo de todos
estos años han hecho surgir un cuadro bastante completo de la Ebla del
Tercer Milenio. Una ciudad de enormes proporciones que dominó
económica y políticamente una vasta región geográfica durante varios
siglos. Su insólita estructura urbana había sido ideada para satisfacer su
función de centro de intercambio de mercancías. Cuatro largas calzadas
unían las puertas de la muralla que rodeaba la ciudad con la acrópolis,
en la que una vasta y eficiente administración cumplía con sus
funciones. Una plataforma junto al pórtico norte del Palacio Real ha
sido identificada como la Corte de Audiencias, en la que el rey
personalmente trataba los asuntos de Estado. Hasta allí eran escoltadas
las caravanas que llegaban de todas partes para cumplir con los
requisitos legales y pagar las tasas correspondientes.
En dos ambientes en el Patio de las Audiencias, L.2712 y L.2769 había
documentos epigráficos. El primero era un pequeño almacén donde se
encontraron un millar de tablillas y se conservaban sobre baldas de
madera. Era el archivo del último período del Palacio Real. Son
registros de alimentos para la familia real, para los funcionarios y par
los huéspedes extranjeros, para los agentes de negocio y para todos los
empleados en la compleja burocracia de la capital del reino. Este
archivo ha supuesto el conocimiento d la organización de su estado.
Pero el auténtico archivo estaba en la sala L:2769 con más de 15.000
tablillas completas o fragmentarias. Su distribución era como una
librería moderna con tres anaqueles de madera sobre donde se
depositaban los documentos. Había una ordenación interna en la

43
manera de colocar los documentos: los escribas ordenaron el material
en función de su contenido.
En la Sala L.2875, se encontraron una jarra llena de arcilla e
instrumentos propios de escriba: cálamos de hueso afilado y utensilios
de piedra, seguramente para escribir y borrar en las tablillas. Esto hace
pensar a los arqueólogos que era una habitación destinada a la
redacción de documentos.
En la Sala L.2752 se localizaron unas veintenas de tablillas dispuestas
sobre una o dos tablas de madera totalmente quemadas por el incendio.
La hipótesis más probable era que se tratara de la manera habitual de
transportar las placas de arcillas y que se abandonaron allí
precipitadamente. Generalmente son piezas de gran tamaño, unos 30
cm y que cuando se transliteran ocupan más de 60 ó 70 folios por una
cara actuales. Lo que supone que sea una de los mayores archivos
encontrados del III milenio. Suele estar escritas por ambas caras y
divididas en columnas verticales. Cada columna se divide en un número
indeterminado de líneas llamadas registros.
Se han encontrado ciento catorce tablillas con alfabetos arcaicos que
relacionan diferentes lenguas mesopotámicas que utilizaban los
caracteres cuneiformes como medio de expresión escrita. Uno de estos
vocabularios contiene casi mil palabras traducidas, y existen dieciocho
duplicados del mismo, realizados por alumnos de las escuelas de
escribas como parte de su aprendizaje. Estos alfabetos han sido
determinantes para los trabajos de traducción de las tablillas. Esta
compleja labor fue comenzada por el profesor Giovanni Pettinato, de la
Universidad de Roma, continuándola más tarde el doctor Alfonso
Archi, epigrafista oficial de la misión hasta la fecha. La edición de los
textos comenzó en 1982 y en la actualidad existen diez volúmenes
publicados que contienen varios cientos de textos completos y cerca de
un millar de fragmentos.
En los documentos contables si el escriba no usaba todos los registros
las cuentas finales se ponían al final de la tablilla. Pues de esa manera al
depositarla en los estantes del archivo en ángulo recto, las sumas finales
se encontrarían y podrían consultarse de manera más ágil. Toda la
documentación está firmada por el escriba y hay a modo de colofón
anotaciones que hacen las veces del “título”. Incluso hay estudios
diplomáticos pues se ha constatado que se seguían fórmulas
administrativas diferentes en función del tipo documental. En la
documentación de tipo contable, la forma de las tablillas está
directamente relacionada con las entradas y salidas en sus balances
anuales: entradas en tablillas redondeadas, las salidas con forma
cuadrada.

44
Cronológicamente seguían dos tipos de calendarios, uno ligado a los
procesos estacionales y otro relacionado con acontecimientos
administrativos o culturales.

Organización archivística

- Documentación de carácter administrativo:


Entrada y salida de toneladas de oro y plata, bronces, tejidos, madera y
piedras preciosas.
Agricultura y cría de ganado (bovino y equino), entrega y salida de
cereales
Documentación sobre la exportación de sus productos. Esta
documentación ha servido para reconstruir la historia política del
Creciente Fertil.
Personal administrativo. Lista de raciones, de funcionarios y personal
dependiente del Estado.
Documentación relativa al culto: ofrenda de animales, cereales...hechas
a los templos o a determinadas divinidades como Isthar.
Documentación histórica
Tratados, listas de ciudades sometidas a Ebla y comunicaciones
oficiales de la Corte.
Documentación histórico-administrativa como ordenanzas reales,
disposiciones 
administrativas.
Documentación histórico-jurídica, disposiciones sobre propiedades
inmuebles y 
dotes para matrimonios de personajes reales.
Los archivos. Una constante en la evolución del hombre.
Toda esta documentación es fundamental para reconstruir el comercio
internacional en ese momento.
Textos lexicográficos. Son documentos que definen a Ebla como un
centro cultural del III milenio.
- Textos monolingües sumerios, con ejercicios de escuela para jóvenes
escribas: son listas académicas de palabras sumerias 8botánica,
zoología, mineralogía...). Junto con los silabarios, listas de palabras
sumerias escritas logográficamente con el añadido de la pronunciación.
Tb hay textos eblaítas.
Vocabularios bilingües. Voces sumerias con la traducción eblaíta.
- Textos literarios y religiosos. Con mitos y epopeyas, himnos y
conjuros, y rituales complejos. Son los de más difícil traducción.

En otros entornos urbanos mesopotámicos como Uruk, Ur, Fara, Abu


Salabikh, Adab y Lagas, también se han encontrado archivos de
Palacio. Lo que diferencia a Ebla de ellos, es que mientras éstos
trataban problemas locales, con un radio de extensión que no iba más

45
allá de 50 km, en Ebla los escribas se preocuparon de proporcionar
amplias informaciones sobre su procedimiento administrativo, y sobre
otros estados mostrándonos también su vida política y su organización
interna.

La Edad Media

El derecho germano se va imponiendo al romano, lo que desde el punto


de vista documental tiene una serie de consecuencias claras. Mientras
que este se basaba en el valor probatorio del documento escrito, ahora,
merced al influjo germánico, se imponía el procedimiento oral y la
prueba testimonial.

1. El aspecto más importante es sin duda, sino el nacimiento, si la


consolidación de una acusada indeterminación entre el mundo
bibliotecario y el archivístico, consagrado por la regla
benedictina que a comienzos del siglo VI incluían ambos trabajos
en las actividades propias del monacato. Hasta el punto que la
documentación de archivo adopta el formato de códice,
obsesivamente mantenido durante siglos.
2. La cancillería pontificia puede ser considerada como la única
institución que conserva la tradición administrativa romana y, en
consecuencia, revela unos usos archivísticos ya decaídos en el
continente. Desde el siglo IV se mantiene de forma irregular el
registro de algunos documentos. El procedimiento clasificatorio
consistía en agrupar, dentro del registro de cada año, los
documentos según su naturaleza canónica; así cabe distinguir las
provincias de beneficios, las indulgencias, privilegios
litúrgicos…
3. Las cortes alto-medievales eran itinerantes por lo que no han
dejado constancia ya que sus fondos estaban sometidos a
dispersión constante. Se sabe que en el mundo visigodo, el
thesaurus que era el espacio donde se archivaba la
documentación real, los códigos y los tratados internacionales.

En este período prearchivístico alto medieval, existe un corpus teórico,


sin embargo la praxis administrativa introdujo una serie de cambios en
el orden archivístico que cabe resumir en los siguientes aspectos:

1. Los documentos públicos experimentaron una evolución, bajo el


signo de la simplificación diplomática y del procedimiento
administrativo. El incremento en el número de documentos
corrientes, por comparación con el período anterior de las

46
escrituras solemnes, dio lugar a la aparición de tipos
diplomáticos más simples.
2. El registro de los documentos se adopta y generaliza en las
cancillerías de los grandes reinos, primero de forma
indiferenciada y, ya a partir del siglo XII, se van distinguiendo
las series documentales según su naturaleza y su interés.
3. El sistema de agrupación documental a base de cartularios se
mantiene a lo largo de toda la Edad Media, donde los
documentos solemnes y de valor permanente son conservados.
4. Aun cuando perdure el cartulario, la transformación de los
métodos administrativos introdujo grandes cambios, por lo que
se refiere a la riqueza de la clasificación archivística se
difundieron tres sistemas:

a. «Clasificación sistemática para piezas sueltas de los


cartularios (tratados, contratos matrimoniales, testamentos,
bulas, adquisiciones de tierras, etc.)»
b. Clasificación cronológica en las cancillerías donde se
llevaban según orden de expedición o de recepción de las
unidades documentales los registros de transcripción, las
minutas, los originales recibidos.
c. En las escribanías y en los tribunales se conservan en
legajos (junto a las series cronológicas de cuentas o de
sentencias) las piezas referidas a un asunto judicial dado
(procuraciones, informes,), así como las piezas
justificativas de las cuentas.

5. Noción de archivos públicos continuaba ausente del panorama


europeo. Aún los que siglos después considerarán como tales que
estaban conceptuados como reales.
6. La desaparecida noción de archivos públicos fue reemplazada
por la de autenticidad en dos formas diferentes, las formalidades
diplomáticas y la necesidad de autentificar los actos privados.
7. En los siglos XIV y XV se crearon tipos documentales
diferenciados, al tiempo que los archivos de la corona suponen la
base de la futura creación de los archivos de estado. Los
archivos eclesiásticos, tanto como el clero regular como el
secular, constituyen ya una de las redes más potentes y mejor
estructuradas y coordinadas de fondos documentales. Los
privados, existentes pero mal conocidos, cerrarían el panorama
tipológico medieval.

47
Para M. Romero Tallafigo, durante el período visigodo, heredero de la
tradición latina de las scrinia, se tiene constancia del Thesaura y Archa
(tesoros y arcas) en los que se conservaba la documentación generada
por el estado y custodiados por el comes Thesaurorum.
Este periodo se caracteriza por el estancamiento respecto a la época
romana, degeneración que será la tónica general de los reinos cristianos
hasta el siglo XII.
La evolución de los reinos medievales es dispar como afirma R. Conde
Delgado (Historia de los Archivos y la Archivística, 1998.) ya que
mientras que la corona Castellana no dispuso de un sistema archivístico
que garantizase la conservación de la documentación, el reino de
Navarra mantuvo sus archivos bajo control del poder sin llegar a
establecer un sistema, lo que si sucedió en Aragón, que creo, incluso,
un cargo especifico de archivero y que reglamento
pormenorizadamente la política archivística. En este periodo se inician
los registros de documentos en las cancillerías y la documentación más
solemne se conserva en los cartularios. Además se inicia la
conservación de la documentación judicial. Con el desarrollo de las
actividades económicas y del crecimiento de las ciudades se produce el
desarrollo de otros depósitos de archivo locales, generados por los
concejos y otras instituciones que desarrollan sus actividades en los
centros urbanos.

Castilla.

Este reino tuvo antes de la creación del archivo de Simancas un sistema


de depósito de la documentación central unificado y con una ubicación
permanente, sino que tuvo un marcado carácter disperso e itinerante,
como la propia corte. Aunque en las cortes de Toro de 1371 se
establecen unas normas para la creación de un archivo real, en la
práctica no se materializo en lo que respecta a la documentación
político administrativa. Respecto a la documentación económica,
comienza a ponerse en práctica a mediados del siglo XV un sistema por
el que no fue necesario viajar con todo la documentación producida. De
esta forma en las cortes de Toledo de 1436 se pide depositar la
documentación antigua cuya validez hubiese finalizado en un depósito
en Toledo, para posteriormente enviarlo a Valladolid.
Durante el reinado de los Reyes Católicos, se abre un nuevo periodo en
el que se intentan crear depósitos archivísticos estables. Por un lado, las
ordenanzas de la chancillería de Valladolid, de 1485, establecen la
creación de un archivo organizado con una estancia propia en la que los
procesos judiciales se ordenaran de forma cronológica y con una breve
descripción del mismo. Así mismo establece la creación de otro archivo

48
en el que se conservaría la documentación referida a la propia
institución en su desarrollo (pragmáticas, ordenanzas, privilegios, etc.).
El interés de estos monarcas por conservar reunida la documentación
generada por su administración no se traduciría por el momento, en la
creación de un archivo administrativo central

El reino de Navarra.

De este reino no se conocen a penas datos anteriores a 1328, aunque


cabe suponer que la documentación se conserva en los monasterios. En
Estella, según un inventario de 1326, existía un arca en la capilla de San
salvador del castillo, núcleo del archivo real formado en Tudela bajo
Sancho VII y que contenía documentación desde mediados del siglo
XII hasta la muerte de Enrique II (1273). En Tiesbas hubo un conjunto
de documentos reales referentes al patronato real, a las relaciones con
las villas, fueros y juramentos, cofradías y al patrimonio privado del rey
aunque lo más importante es la documentación económica, desde mitad
del siglo XIII a 1309, así como los libros de la tesorería real desde 1252
a 1309.
Tiesbas continuara siendo sede del archivo de la tesorería durante gran
parte del siglo XIV, conservando los libros de cámara de Comptos, las
escrituras de real patrimonio y el resto de la documentación económica.
A mitad del siglo su documentación se fusiono con el depósito de
Estella, de carácter histórico y a mitad del siglo XV se unificarían en un
archivo central los fondos de Tiesbas, Estella y Panplona.
La incorporación de Navarra a la Corona Castellana supuso la creación
del archivo de las Cortes o Archivo del Reino, que recoge la
documentación político-administrativa del reino desde finales del siglo
XV y con vigencia hasta el siglo XIX, cuando se une al archivo de la
cámara de comptos.

La corona de Aragón.

Parece que hubo un archivo condal en Barcelona a partir de los


Berengueres, lo que se sustenta con la conservación de 15000
documentos judiciales de la etapa comprendida entre 950 y 1100, y más
de un centenar de documentos privados entre el 840 y el 1025. No
obstante no se conoce cuál fue su ubicación ni el volumen con el que
conto. En Aragón por el contrario, no hay constancia de un archivo para
la etapa condal
La primera mención de un archivo real es de 1180 aunque se desconoce
que había depositado en él hasta el siglo XIII. El primer depósito del
que se tiene constancia es el del monasterio de Sijena, monasterio de

49
fundación real en el que se conservaron documentos relativos a la
expansión territorial de Jaime I, las relaciones con Castilla y Navarra, y
documentación económica. A principios del siglo XIV la
documentación se traslada a Barcelona, al monasterio de San Juan de
Jerusalén. En este nuevo depósito la gestión estuvo perfectamente
organizada desde el principio y se conservan actas de depósito y
desarchivo y anotaciones registrales en volúmenes.
Hubo otros depósitos documentales regios, como el de los templarios
de Barcelona o el palacio real, además de otras ubicaciones como
consecuencia del carácter itinerante de la corte.
A partir de estos depósitos, Jaime II crea el Archivo Real, concentrando
la documentación en su palacio de Barcelona. En 1384, Pedro el
ceremonioso otorga unas ordenanzas para el funcionamiento del
archivo, las más antiguas de España y unas de las primeras de Europa.
En ellas se considera al archivo como una unidad administrativa
especializada, que debería recoger periódicamente la documentación
producida por la administración real. Se establecen las funciones de
Archivo, la figura del archivero, el control de los fondos y hasta su
tratamiento.
Respecto a los archivos de Valencia, en 1419 y como consecuencia de
la descentralización de la Corona, Alfonso el Magnánimo Crea el
archivo del Reino de Valencia en el palacio Real, ordenando que se
comiencen a elaborar los registros propios y que la documentación
valenciana conservada en el archivo de Barcelona se pase a este
depósito.
Algo similar sucede en el Reino de Aragón que en 1461 crea un archivo
real con sede en Zaragoza.

Edad Media: Los tesoros de Cartas
-

La Suprema Inquisición: el archivo al servicio del control y de la


represión.
El 1 de noviembre de 1478, el Papa Sixto IV concedió a los Reyes,
mediante la Bula Exigit sincerae devotionis, la potestad perpetua para
nombrar inquisidores. Dos años después se nombraron a dos
inquisidores en el reino de Castilla, mientras que La Corona de Aragón
quedó sujeta a la inquisición episcopal hasta 1481.
El archivo del Santo Oficio se convirtió pronto en un elemento
fundamental en el funcionamiento de la institución. Fue una de las
claves fundamentales para el éxito en el ejercicio de las funciones
delatorias. Debido a su gran importancia desde los primeros momentos
la cúpula inquisitorial estableció diferentes normas encaminadas a
salvaguardar el secreto en su procedimiento y solicitó por ello a sus

50
oficiales que pusiesen especial cuidado en las arcas que custodiaban la
documentación. Estas contenían grandes volúmenes de papeles
expedidos por el organismo, cuya conservación garantizaba los
privilegios y derechos adquiridos por la Inquisición.
Así en las primeras Instrucciones del inquisidor general Torquemada de
1488 ya se establece que la documentación se guarde en arcas cerradas
con una cerradura de tres llaves, las cuales debían estar en poder de los
inquisidores. Estos sólo podrían entregárselas a los notarios, quienes
eran los únicos capacitados para manejar esta documentación. En teoría
las arcas se conservaban en la sala donde se reunía el tribunal, para de
esta manera tener a mano los papeles necesarios para la tramitación de
los asuntos y a la vez se garantizaba su seguridad. El no cumplimiento
de las Instrucciones suponía un delito castigado con la privación del
oficio.
En menos de una década se constituyen 27 tribunales en todo el
territorio, menos en Galicia donde había pocos problemas de conversos
y Granada y Navarra que no estaban anexionadas. Al principio todos
los tribunales eran itinerantes.

Todo ello hizo que el procedimiento de salvaguardar la documentación


en arcas se quedara pequeño y que los tribunales tuvieran que disponer
de una cámara, en donde se depositarían todo tipo de registros, libros y
documentos. Estas debían cerrarse con tres llaves: una quedaría en
poder del fiscal y las restantes serían dadas a los notarios
inquisitoriales, únicos autorizados a entrar en la cámara. De hecho, a
partir de entonces la mayoría de los tribunales inquisitoriales
empezarían a contar con un edificio o casa estable donde reunirse,
donde lógicamente habría una cámara-archivo.
Hay que tener en cuenta que los tribunales únicamente procesaban a los
que estaban bautizados y que ante cualquier conflicto de competencias
siempre se cedía ante el Santo Oficio. Sus miembros poseían fuero o
derecho especial que los protegía pasando por las leyes civiles y
eclesiásticas vigentes.
Esta circunstancia no se dio a lo que se refiere al Consejo de la
Suprema Inquisición (órgano rector del Santo Oficio), pues durante la
primera mitad del siglo XVI permaneció itinerante siguiendo a los
monarcas.
Para desempeñar adecuadamente sus funciones, los consejeros de la
Suprema debían consultar constantemente los antecedentes. Por ello,
debían asegurarse en sus desplazamientos que contaran con la
documentación pertinente. Dichos traslados siempre se realizaban con
grandes fastos y mucha solemnidad pues la documentación y las arcas
representaban un símbolo de gran autoridad y poder inquisitorial.

51
Sin embargo, a pesar del enorme cuidado que se tenía, la ingente
cantidad de documentación hizo pronto que fuera imposible moverla.
Por ello, cuando las escrituras carecían de vigencia o de necesidad
urgente, los inquisidores y notarios empezaron a depositarlas en las
casas e iglesias por donde pasaban para que allí se custodiase. Esto
provocaba, lógicamente, la dispersión de la documentación y además
no se garantizaba la seguridad y buena conservación de la
documentación, y claro está, su secreto. Por ejemplo, el monasterio de
Guadalupe conservó durante el primer cuarto del siglo XVI gran
cantidad de documentos inquisitoriales, que a pesar de las peticiones
del inquisidor general Cisneros, se negaban a devolver. Debido a que su
posesión les otorgaba poder y autoridad. Cuando la Corte se estableció
en Madrid, los secretarios del Consejo depositaron los documentos
menos consultados y cuyo secreto corría menor peligro en el convento
de Nuestra Señora de Atocha.
Además en este momento, no había una delimitación clara entre
documentación pública y privada. Así los secretarios del rey, como
Juan Ruiz de Calcena, una vez que se jubiló, se llevó toda la
documentación expedida por él a su casa natal en Aragón. Cuando el
inquisidor general le pidió el retorno de la documentación, éste se negó
en rotundo. La intervención del rey, sólo sirvió para que se devolviera
una ínfima parte con valor meramente administrativo. Era práctica
habitual que realizaran parte de sus tareas en sus casas, y que la
documentación acabara conservándose en ellas. Por ello, durante el
siglo XVI y parte del siguiente, la Suprema facilitó a los secretarios una
casa segura donde vivir y donde custodiar la documentación y los
sellos. En el caso del Consejo de Inquisición esta situación se agravaba
por no disponer de un edificio fijo para su archivo.
También estaba prohibido que cuando fallecieran los notarios, sus
herederos se apropiaran de la documentación como sucedía con los
escribanos públicos. Así se dispuso que a la muerte de cualquier
miembro que manejara documentación inquisitorial, se debía acudir a
su casa y recuperar los papeles referidos a su institución, para que
fueran dados a su sucesor en el cargo.
En general los secretarios del consejo ocupaban un cargo vitalicio e
interno dentro de la jerarquía inquisitorial, solían tener una actitud
reticente en cuanto a la entrega de la documentación, más lo eran los
secretarios de cámara, que actuaban como secretarios privados,
nombrados directamente por el inquisidor general y que debían
abandonar el cargo a la muerte de su protector, sin que volvieran a tener
ningún vínculo con el Santo Oficio. Por ello la Suprema le impuso la
obligación de entregar todos los libros al dejar su puesto. Se sabe
fehacientemente que dicha normativa no se cumplía.

52
Así se prohibió que se sacara la documentación fuera de las
dependencias inquisitoriales. Excepto a los relatores, que debían
llevarlas en bolsas de terciopelo negro para que no se supiera su
contenido. Si la llevaban los criados, la bolsa debía llevar cerradura
para evitar tentaciones.
Con ello se buscaba evitar dos riesgos: uno, que se perdiera la
documentación en las casas particulares, y dos que se robara. Todo ello
se volvió en transcendental para la Inquisición. En 1498, a través de las
instrucciones de Sevilla, se obliga a todos los miembros de la
Inquisición a jurar fidelidad y a guardar secreto. Además se le subió
significativamente el salario a los que manejaban directamente la
documentación para evitar que la vendieran.
Otro problema fundamental era el desorden que reinaba en los archivos.
La cantidad de documentación generada durante varias décadas
provocó una desorganización brutal. Este desorden en ocasiones era
buscado porque así era más difícil notar la falta de cierta
documentación.
Buscando una solución a tantas dificultades, en 1622 el Consejo de la
Inquisición adquiere una casa en Madrid que perteneció a Rodrigo
Calderón. En ella se reuniría el Consejo de la Suprema, trabajarían los
oficiales, se alojaría el inquisidor general y se acondicionarían varias
habitaciones como depósitos. La construcción está conformada por dos
alas que dan a la calle Torija y a la del Reloj, cada una de ellas con
cuatro plantas y un amplio patio interior.

Tendría la siguiente estructura:

- En la planta sótano estarían las cocinas y cuartos de servicios.


- En la planta baja, estarían las dependencias del secretario de
cámara en una de las alas, y en la otra los aposentos del
inquisidor general. Tenía una zona que daba a las llamadas
escaleras secretas que le permitían moverse con facilidad por
todo el edificio.
- El primer piso era donde se reunía el Consejo de la Suprema.
Tenía oratorio y sacristía, donde se celebraba misa todos los días
antes de comenzar la sesión de trabajo. En el otro lado estaban
las secretarías de Castilla y la de Aragón. Aquí también estaban
alas salas del archivo, en la zona más apartada cumpliendo con
las normas que establecían que para salvaguardar el secreto
documental, los depósitos estuvieran fuera del recorrido habitual
de los miembros. La documentación de las secretarías de Castilla
y Aragón se guardaba independientemente en habitaciones
separadas.

53
- El último piso concentraba los aposentos, salas, cocinas y demás
habitaciones de los criados y oficiales del Consejo, como el
capellán y el portero. Aquí tb estaban los desvanes que desde
principios del siglo XVIII sirvieron de cámara o depósito para
albergar la biblioteca de libros prohibidos que se trasladó allí al
tener problemas de espacio en el archivo.

Apenas conocemos cómo se organizaba y estaba instalada la


documentación en los depósitos. Parece que estaban compuestas por
armarios o estantes repletos de cajones de madera de grandes
dimensiones con capacidad para unos 20 legajos y libros. Los cajones
tenían una numeración propia y se les añadían carteles con letras bien
visibles para identificar el tipo de documentación o materia a la que
hacía referencia. Cada legajo y libro tenía su sitio concreto, cuando se
sacaba se quedaba vacío hasta su reintegración.
A pesar de las medidas tomadas, en pocos años la desorganización del
archivo era patente, porque la documentación no se reintegraba
adecuadamente con lo que no se encontraba y había que solicitarla a los
tribunales de distritos con lo que los plazos de tramitación de los pleitos
aumentaba. Finalmente se adoptaron varias normas: la primera fue el
empleo de libros-registros. Hasta 1619, las series sólo se separaban
por el criterio geográfico de las Coronas de Castilla y de Aragón. Así
cada secretaría tenía una serie de correspondencia con los tribunales
con los que mantenía comunicación. En ellas, las misivas se ordenaban
de manera irregular empleando diversos criterios: cronológico, temático
o geográfico. La clasificación sería por lo tanto orgánica y dentro de
ella los documentos debían ordenarse por criterio cronológico. Dentro
de las series aparecen subseries, formada por las relaciones de fe
enviadas desde los diferentes tribunales al Consejo, las cuales eran
conservadas en libros separados de las cartas.
Otra de las medidas fue la de elaborar inventarios donde se indicara la
documentación conservada. En la mayoría de los casos fueron el
resultado último de las diferentes reorganizaciones, físicas e
intelectuales de los volúmenes documentales acumulados. Sólo a partir
del XVIII los intentos de reorganización fueron realmente productivos,
dando como resultado un mayor conocimiento del archivo, una más
fácil localización de los documentos y una mejor conservación de los
instrumentos.
Posteriormente en este mismo lugar, Ventura Rodríguez diseñó n
edificio de corte neoclásico que se erigió en 1735. Poco a poco la
institución fue entrando en una etapa de inactividad cada vez mayor
más patente a finales del XVIII aunque no fue abolida hasta 1834.

54
El Antiguo Régimen.

Este período abarca desde el siglo XVI hasta la Revolución Francesa, y


en el caso de otros muchos países hasta las primeras décadas del siglo
XIX. El Antiguo Régimen se caracteriza por los siguientes factores:

- Durante este período surge, se desarrolla y desaparece un


concepto nuevo: el de los archivos del Estado, que en el período
siguiente será sustituido por el de los archivos nacionales.
- La documentación archivística, además de constituir
esencialmente una fuente de poder, va cobrando de manera
paulatina una utilidad para la historia, que se verá
definitivamente consagrada con la desaparición de las
instituciones del Antiguo Régimen y con la apertura de los
fondos a la investigación.

La primera nota destaca con la creación de los archivos del Estado y la


concentración en los mismos de los fondos documentales dispersos. A
este respecto cabe diferenciar tres momentos.

La organización de los primeros archivos del Estado, España fue


pionera a comienzos del siglo XVI creando un modelo que se extenderá
a otros países a lo largo de ese siglo y del siguiente. El proceso que se
inició a finales del siglo XV (1489), cuando los Reyes Católicos
ordenaron la concentración de sus archivos en la Chancillería de
Valladolid, iniciativa que reproducirá Maximiliano de Augsburgo al
organizar en Innsbruck los archivos del imperio. En cambio, habrá que
esperar a que Carlos V transfiera en 1545 la documentación del reino
Castellano al castillo de Simancas, donde Felipe II finalizará la
concentración definitiva de los archivos procedentes de todos los
consejos, audiencias, chancillerías, tesorerías, secretarías de Estado.
Proceso que será consagrado unos años más tarde (1588) con la
aprobación del Reglamento para el Gobierno del Archivo de Simancas,
primero de una larga sucesión de archivos del Estado.
A partir de esa acta de nacimiento, el modelo español se expandió a
otros muchos países europeos. Francia inició un proceso similar en
1589 que no culminará hasta el gobierno de Richelieu, en Italia se
crearon en Florencia, Siena y los archivos Vaticanos (1610), al paso
que en Inglaterra se funda el State Paper Office (1578).
A lo largo del siglo XVII se mejoran los métodos de concentración
archivística en grandes depósitos, al tiempo que se van organizando los
archivos administrativos. Pero será el siglo XVIII, y de manera
especial, a partir de 1720, cuando asistamos a una nueva ola de

55
concentración y reagrupamiento. Este año se organizan en Turín los
archivos del Estado de Saboya, y el Zar Pedro el grande de Rusia
instruye dos archivos centrales para todo su territorio, con una novedad,
establece la periodicidad de las transferencias. En 1749 María Teresa
concentra en el Haus Hof-und Staatsarchiv de Viena todos los depósitos
documentales dispersos por su imperio, concebido como un arsenal de
armas jurídicas para estructurar un imperio territorialmente cuestionado
y constitucionalmente endeble.
Siguiendo esa misma línea en 1774 se eligió la Register House de
Escocia, mientras en Sevilla Carlos II en 1781 ordenaba concentrar toda
la documentación relativa a los territorios de ultramar en el Archivo de
Indias.
La tercera ola de concentración a caballo con la Edad Contemporánea,
está representada por el proyecto napoleónico. La obra de Napoleón
consistía en la concentración de varios archivos nacionales de los
distintos países ocupados en París con la finalidad de «restar armas
eventuales al adversario y utilizarlas él mismo en el apoyo de su
política de propaganda» Pero el proyecto solo llegó a ejecutarse en
parte y la mayor concentración documental de la historia, por volumen
y diversidad de procedencia, quedó truncada; por fortuna para los
fondos que a tenor de la metodología archivística del momento,
hubieran sufrido un proceso de desnaturalización difícilmente
restituible.

Durante este período se desprende la característica de que los archivos


son fuente de poder, se detecta una conciencia clara de la
documentación como instrumento de información, precisa y necesaria,
en definitiva, de los derechos de Estado; por contraposición a lo que
será siglos más tarde el norte de las sociedades modernas y
democráticas, el Estado de Derecho, apoyado entre otros aspectos en la
transparencia que el acceso a la documentación pública confiere al
ejercicio del poder, se sustancia a través de tres conceptos:

Los derechos de estado sobre documentos públicos llevarán a las


monarquías a reclamar ante sus funcionarios el reintegro de la
documentación, que por causa del ejercicio de sus cargos tuviesen en su
poder. Se trata del ejercicio del derecho superior que posé el Estado
sobre el conjunto de la documentación pública y el derecho que le
asiste a reivindicarla.
Esta visión de los archivos no fue privativa de los soberanos sino de
todo tipo de entidades, ya fueran públicas o privadas; lo que les llevó a
tomar conciencia paralela de la importancia que tenía la organización
de sus fondos documentales. Este es el momento en el cual municipios,

56
diputaciones, parlamentos, emprenden y observan con asiduidad la
estructuración de sus fondos.

En tanto fuente de poder, se refuerza la concepción del archivo como


territorio infranqueable y presidido por el principio de secreto e
incomunicabilidad. Comenzando por el reglamento de Simancas y
continuando por los que le siguieron, se instituye el principio del
secreto, es decir, la prohibición de acceso y comunicación sin
autorización real, aunque se trata de altos dignatarios de la
Administración.

Desde finales del siglo XVI, a lo largo del siglo XVII y del XVIII surge
una serie de tratadistas que hacen del documento y del archivo su curso
de atención, desde perspectivas diferentes. El primero fue Jacob von
Rammingen que en 1571, reservo a las tareas de archivo un lugar
relevante en la gestión administrativa, y propuso unos principios de
clasificación de los documentos en tres escalas. A finales del siglo
XVII aparece el Méthoden archivorum seu eadem testendi ac
disponendi de Nicolo Giussani (1684, Milán), que como su propio
título indica, se trata de un compendio o manual destinado a la
resolución de problemas derivados de la organización y la descripción
de los fondos.
En el siglo XVIII, continuando en la perspectiva teórica, el número de
tratados archivísticos se enriquecen notablemente: Le Moine, Battenay
de Bonvouloir, Chevrières, Pütter… y son además, trabajos que
desvelan mejor preparación y experiencia por parte de los autores. Sin
embargo los principios de racionalidad y cientifismo tuvieron un efecto
negativo en el mundo archivístico, los nuevos archiveros adoptaban un
método de clasificación sistemático o por materias, utilizando criterios
subjetivos.
En el siglo de las luces se buscaron otros principios que habían de tener
gran importancia en la formación de una doctrina archivística. Es así
como los archiveros se arrogan el derecho de tomar iniciativas en
materia de eliminación de documentos inútiles» dando nacimiento
oficial al expurgo.
Otro gran principio fue el de la transferencia periódica de fondos de la
oficina a los archivos, a fin de asegurar la correcta custodia y
disponibilidad de los documentos ya tramitados. En esto fue Pedro el
Grande el que en 1720 decidió que los documentos de las oficinas rusas
debían ser remitidos a los archivos cada tres años.
A partir de ahora el viejo continente queda dividido en dos grandes
áreas, tanto desde el punto de vista de la gestión administrativa como de
los procedimientos archivísticos. Este proceso queda perfectamente

57
expuesto por Bautier y sus orígenes ubicados a mediados del siglo XVI.
"Las cancillerías dejaron en casi todas partes (la cancillería francesa en
1568) de llevar un registro cronológico de los documentos; solo
Inglaterra y la santa sede, por conservadurismo inveterado,
mantuvieron la práctica hasta la época moderna. En numerosos
servicios los diferentes documentos relativos a un mismo asunto fueron
clasificados juntos en expedientes. Fue Alemania donde el sistema
recibió su impulso decisivo con la difusión del registratur: todo un
documento recibido o expedido por una administración en el manejo de
un negocio era objeto de registro con remisión al expediente del asunto
en el cual debía ser conservado. Todos los documentos desde su
recepción o su nacimiento, eran insertados en series metódicas y
materialmente reunidos con los otros documentos concernientes al
mismo asunto en un faszikel cosido, el cual era ordenado según un plan
de clasificación preestablecido y propio de cada servicio: el aktenplan.
Europa se divide en dos zonas totalmente diferentes en cuanto a la
administración y a la conservación de los documentos. Europa central,
oriental y septentrional adopta entre los siglos XVI y XVIII la
registratur, que va a dar a sus archivos, hasta nuestros días una
estructura que los archiveros de otros países pueden comprender. La
Europa occidental y meridional, permanecen en gran parte fiel al
sistema medieval fundamentado en el orden cronológico. Las grandes
series constituidas según la naturaleza de los documentos, su objeto o
su base geográfica, se dividen a su vez en subseries cronológicas, las
cartas recibidas y las cartas expedidas eran conservadas generalmente
por separadas y por orden de fechas. A partir de que los expedientes
son establecidos, no se concibe ligazón sistemática entre ellos: no existe
un plan de clasificación preestablecido»
Hubo tres cambios, tres aspectos decisivos en los que el modelo fue
ampliamente reproducido. En primer lugar al estructuración de los
archivos en un sistema nacional, en segundo lugar el cambio en el
concepto de los mismos, que pasan de archivos de Estado a archivos de
Nación y en tercer lugar la suspensión de las instituciones del Antiguo
Régimen dejó desprovista de su valor -en tanto armas jurídicas- a la
documentación de las mismas, por lo que -carentes de utilidad
administrativa- pasan a constituir los nuevos archivos de carácter
exclusivamente histórico y, en cuanto tales, de libre acceso.

Edad Moderna: Arsenales de Autoridad.
-

El Consejo de Castilla: su organización archivística.


Cualquier administración sabe que no es posible tener al alcance de la
mano todos los documentos recibidos o producidos. En la Edad Media,

58
los documentos eran escasos y bastaba la oficina del Canciller, donde
se guardaban en los libros de Registro una copia de todos los
documentos generados en la Corte.
Con la Edad Moderna, se produce la diversificación de las oficinas
administrativas, los Consejos y las Contadurías empiezan a necesitar lo
que Felipe II organizó: el Archivo de Simancas. Así se indica que los
documentos tienen que conservarse en lugares diferentes a los
despachos, pero no muy lejos de ellos, porque sería necesario hacer
ciertas consultas. Y debían tener un archivero o responsable de los
mismos. El archivo debe estar ordenado y siguiendo el principio de
procedencia orgánica: “los documentos producidos por un mismo
organismo, debían estar juntos y con el mayor orden, para ser
servidos”.
Éste era el esquema simple o el Sistema de Archivos, creado por los
Austrias, que funcionó mientras la Corte estuvo en Valladolid y sus
alrededores, hasta que Felipe IV la trasladó definitivamente a Madrid, a
principios del XVII.
La lejanía de Simancas, trajeron como consecuencia el extravío de
muchos papeles, que no se entregaron a Simancas hasta la llegada de un
rey, Felipe V, ya de la dinastía borbona. Entre 1718 y 1721 se
remitieron a Simancas muchos documentos del siglo XVII, con
evidentes lagunas, producidas por la excesiva acumulación de los
papeles en los despachos de los escribanos.
Durante el siglo XVIII, los Borbones pensaron en crear un Archivo
próximo a la Administración Madrileña, pero ese proyecto nunca se
llevó a cabo. Se crearon, eso sí, distintos Archivos, como el de la
Cámara de Castilla; el Archivo del Consejo de Castilla en la Casa de los
Consejos; los Archivos de las Secretarías de Estado y de Despacho en
el Palacio que tuvo Godoy en la actual plaza de la Marina española; el
Archivo de las Contribuciones Generales en la Casa de Aduanas (hoy
Ministerio de Hacienda, c/ Alcalá, 9 y II); el Archivo del Tribunal
Mayor de Cuentas; etc.
La falta de un Archivo capaz, como el de Simancas, próximo, de fácil
consulta, obligó a desarrollar un sistema de almacenamiento más
parecido al que hoy tienen nuestros actuales Ministerios: un Archivo
Central para cada oficina llevado también por escribanos-archiveros,
separado de la oficina de trabajo, pero dentro del mismo edificio.
El Consejo de Castilla tenía atribuciones muy amplias pues era alto
organismo de gobierno, tribunal supremo de justicia y órgano de
legislación. Esta masa documental era el resultado de la actividad de
cinco salas: Sala de Gobierno, que se desdobla en dos, Sala de Justicia,
Sala de Mil y Quinientas, Sala de Provincias y Sala de Alcaldes de Los
archivos. Una constante en la evolución del hombre. Casa y Corte,

59
además de los papeles emanados de la Presidencia y del Gobernador, y
de las numerosas Juntas y Comisiones creadas ad hoc.

Quien desee investigar sobre fondos de la Administración Central del


Antiguo Régimen debe consultar varias secciones del Archivo
Histórico Nacional: Estado, Inquisición, Ordenes Militares y Consejos.
Mientras los fondos de las tres primeras secciones se corresponden con
una estructura orgánica lógica, la sección de Consejos, con fondos de
seis Consejos y varias Juntas, aparece a los ojos de los investigadores, y
de los archiveros, como una reproducción a escala del Archivo de
Simancas, y una macrosección difícilmente abarcable, ya que sus más
de 53.000 legajos superan a los fondos del Archivo de Indias. Esta
mezcla orgánica se justifica por la forma en que esta documentación
ingresó, a finales del siglo XIX, en el Archivo Histórico Nacional, pero
la razón última hay que buscarla en el propio sistema archivístico de la
Administración Central en el Antiguo Régimen, y en las incidencias
archivísticas de estos fondos a lo largo del siglo XIX.
Desde la época de Carlos V, estaba establecido que todos los Consejos
debían remitir al Archivo Real de Simancas aquellos papeles que ya no
necesitasen para el trámite diario. Este sistema archivístico, reforzado
por Felipe 11, se vio alterado en el siglo XVII, paralelamente a las
disfunciones que, para el normal funcionamiento de la Administración,
significaron las Juntas y los Validos. El descontrol de la documentación
fue tal que se llegaron a enviar funcionarios de los propios Consejos,
como en el caso de Antonio de Hoyos, para identificar y controlar cuál
era la documentación que había sido remitida por los Consejos a lo
largo de los años.
El siglo XVIII representa, además del establecimiento de un doble
sistema administrativo, Consejos/Secretarias de Estado y del Despacho,
un reforzamiento del interés de la Administración por su propia
documentación, por conservar los antecedentes necesarios para la
gestión burocrática. Esto significará un reforzamiento del papel del
Archivo Real de Simancas, por lo que, contrariamente a lo que muchos
creen, se conserva en ese archivo documentación de las Secretarías de
Estado y del Despacho.
Esta situación cambia en el siglo XIX cuando Simancas no tuvo ya
capacidad para recibir más documentación. Ante ello, cuando, en marzo
de 1834, se abolen los Consejos, se plantea la cuestión de qué hacer con

60
la documentación que aún permanecía en las oficinas de Madrid. La
solución fue que los nuevos organismos constitucionales, como el
Consejo Real de España e Indias, el Tribunal Supremo o el mismo
Ministerio de Gracia y Justicia, tutelasen estos fondos, a veces de forma
más teórica que real. La creación del Archivo General Central en
Alcalá de Henares, en 1858, supuso un alivio para esta situación al
acoger parte de esta documentación, con la que se formó la sección
histórica; pero la solución definitiva fue la creación del AHN en 1866,
y más exactamente su traslado al palacio de Bibliotecas y Museos, lo
que permitió que, entre 1896-1899, ingresasen todos los fondos de los
Consejos que se hallaban en Madrid en el momento de su abolición,
fondos que, en muchos casos, corresponden a los siglos XVI y XVII.
El Tribunal Supremo, que había heredado la documentación judicial
del Antiguo Régimen, transfirió, después de varias reclamaciones, los
documentos de las escribanías de cámara de los Consejos de Castilla y
Hacienda. El Consejo de Estado, organismo que tenía su sede en el
antiguo Palacio de Congresos, remitió los fondos del Consejo de Indias
y del Consejo de Hacienda, que aún permanecían en su primitivo
emplazamiento. La gran remisión de fondos al Archivo Histórico
Nacional la realizó el

Ministerio de Gracia y Justicia, ya que, a mitad de siglo, había


asumido la tutela de la mayor parte de la documentación del Antiguo
Régimen. En este contexto se enmarcó la creación del una Junta
Superior de Directiva de Archivos, encargada del arreglo, dirección y
conservación de los archivos dependientes del Ministerio de Gracia y

61
Justicia, dentro y fuera de la Corte. Con respecto a los del Antiguo
Régimen, éstos eran los del Consejo de Castilla y su presidencia, la
Cámara de Castilla, el Consejo de las Ordenes y parte del Consejo de
Indias. La existencia de esta Junta fue efímera, por lo que, cuando se
creó formalmente el Archivo General del Ministerio de Gracia y
Justicia en 1873, aún figuraban fondos de Consejos, que, finalmente,
ingresaron en el Archivo Histórico Nacional en 1897.
¿Archivísticamente, qué significa esto? Una avalancha de miles de
legajos de documentación mezclada y fragmentada, al ser varios los
centros que realizan las transferencias, y que corresponden a unas
instituciones, extinguidas hacia más de sesenta años, cuyo
funcionamiento y organización en ese momento se desconocía. Y ese
desconocimiento llegaba a tal punto que se intentaron aplicar los
criterios vigentes de la separación de poderes a la documentación del
Antiguo Régimen, creando una sección de Archivos Judiciales y otra de
Archivos Gubernativos. Naturalmente esta idea inicial no se pudo llevar
a cabo, y a los dos años, en 1899, ya está instaurada la sección de
Consejos.
El que exista una macrosección denominada Consejos o secciones
independientes por cada uno de ellos no tiene mayor importancia. La
sección de un archivo es un concepto artificial, de organización interna,
que puede alterarse en cualquier momento, aunque lo lógico es que
responda estrictamente a un concepto orgánico. El problema de la
sección de Consejos es la estructura de sus fondos: los documentos de
los Consejos y las Juntas están mezclados, intercalados y, el problema
en esta sección estriba en que no consta a qué organismo se adscriben
las series documentales. La explicación hay que buscarla en las
corrientes historiográficas imperantes en ese momento. No olvidemos
que la creación del AHN fue una propuesta de la Real Academia de la
Historia, y, por lo tanto, los archiveros que recibieron esta
documentación estaban formados en la corriente historicista, dominada
por los medievalistas, que imperaba en el siglo XIX en todas las
grandes Escuelas archivísticas europeas, en las que confluían además
criterios bibliotecarios. La madrileña Escuela de Diplomática, donde se
formaron los primeros archiveros, no era una excepción. Esta
mentalidad historicista chocaba profundamente con la mentalidad del
administrador, productor de esta documentación. Este menosprecio por
la estructura orgánica de la documentación, unida a la metodología
bibliotecaria, hizo que muchos archivos no se reorganizasen, sino que
se ordenasen alfabéticamente. Con esto debemos contar a la hora de
informar al investigador. La cuestión es que si una sección responde a
un único organismo, la investigación no presenta mayores problemas.
Pero en la sección de Consejos el que no se aplicase, en su momento, el

62
principio archivístico del Respeto a la procedencia de los fondos hizo
que no se reseñase, en la mayoría de los casos, a qué institución
correspondía cada uno de los mas de 53.000 legajos. Por ello, hoy no
están identificados todos los fondos que son del Consejo de Castilla, o
cuáles corresponden a la Cámara de Castilla. Ante esta situación,
cualquier investigación estará siempre abierta, mientras no se
reorganicen los fondos con otra metodología, reconstruyendo los
organismos, su organización y sus funciones, para identificar en qué
documentos se plasman.

El período de desarrollo archivístico.

De los orígenes de este período se sitúan en determinadas necesidades


de orden teórico-práctico, cuya respuesta ha ido posibilitando la
configuración progresiva de la Archivística como una disciplina con
entidad creciente, es decir, cómo un ámbito específico de las ciencias
de la Documentación. Las necesidades de partida fueron las siguientes:

§ Hacía falta concretar la documentación de las instituciones


desaparecidas o, en cualquier caso, distribuirla en archivos cuya
única orientación futura había de ser el servicio para la
investigación y la cultura.
§ Era preciso concebir un sistema global de organización de dichos
fondos documentales -procedentes de numerosas instituciones
con ámbitos competenciales diversos- que respetara su
individualidad.

La creación de los archivos Archives Nacionales fue ampliamente


emulada por otros países europeos: en 1831, se crean los de Bucarest,
en 1835 los belgas, en 1866 el Histórico Nacional español. La tendencia
consiste en la creación de los grandes depósitos documentales en los
que concentrar los fondos procedentes de las instituciones centrales del
Estado, y un sistema de archivos de mayor entidad que recogieran los
fondos de instituciones regionales, provinciales, así como el
mantenimiento de antiguos archivos del Estado integrados, un sistema
de antiguos archivos del Estado, y un sistema de archivos de menor
entidad que recogieran los fondos de instituciones regionales,
provinciales, así como del mantenimiento de antiguos archivos del
Estado integrados en dicho sistema, por ejemplo: el Archivo General de
Simancas, el Archivos General de Indias.
Estos nuevos archivos nacionales no fueron creados con la sola idea de
recoger documentación oficial, en algunos casos ni siquiera fue tal el
motivo. Así la custodia de la documentación procede de las

63
instituciones religiosas desamortizadas fue causa y base fundamental
para la creación del Archivo Histórico Nacional.
La caída del Antiguo Régimen provoca la disolución de los archivos
entre históricos y administrativos. Los primeros, al abrigo del proceso
de reproducción historiográfica, experimentado en el siglo XIX, son
abiertos al público especializado, y se constituyen en objetivo favorito
de los archiveros. En esta corriente se genera una verdadera fiebre de
formación profesional sin precedentes: en 1821 se crea la École de
Chartes (Francia), en 1854 el Institut für Oesterreichische
Geschichtsfurung (Austria), en 1856 la Escuela de Diplomática
(España), en 1857 la Scuola di Paleografía e Diplomática (Italia).
Al amparo de esta misma corriente, la elaboración de instrumentos de
descripción documental experimenta, así mismo, una aceleración
considerable. Se inventarían fondos, se elaboran guías, catálogos, se
publican colecciones de fuentes. Al respecto se distinguen dos
orientaciones o escuelas de descripción: la analítica, que hace de los
documentos objeto de pormenorizadas consideraciones de orden
paleográfico, diplomático e histórico. Y la sintética, cuyo objetivo
consiste en describir el mayor número posible de documentos,
sacrificando las precisiones en aras de ofrecer el acceso a grandes
volúmenes de documentos.
Los avances conseguidos por la archivística a principios del siglo XIX
son considerables, pero desde su propia perspectiva no dejan de ser
meras innovaciones de orden práctico. El verdadero avance lo
constituyo el principio de respeto a los fondos. En sus acepción simple
como principio «consistente en mantener agrupados, sin mezclarlos
con otros, los documentos (documentos de cualquier naturaleza)
provenientes de una administración, de un establecimiento o de una
persona natural o moral determinada. Esto es lo que se denomina
fondos de los archivos de esa administración, de ese establecimiento, o
de esa persona». Este principio fue enunciado en 1841 por Natalis de
Wally, jefe de la Sección Administrativa de los Archivos
Departamentales en el Ministerio del Interior francés, inspirador de la
circular de 24 de abril de 1841, firmada por el ministro Duchartel, y
considerada como el acta de nacimiento de la noción de fondo de
archivo y principio de respeto o de procedencia.
A partir del ejemplo francés el, dicho principio fue extendido por los
diversos países europeos: en 1875 fue consagrado en Italia por su
legislación, entre 1881 y 1896 en Alemania, etcétera. Será, no obstante,
el antes citado manual de los archiveros holandeses S. Muller, J.A.
Feith y R. Fruin de 1898 donde se consuma la aceptación y explicación
del principio de respeto de los fondos como axioma de fundamental de
la Archivística, y será el vehículo más decisivo para su difusión.

64
El siglo XX en su primera mitad se ha caracterizado por la
consolidación de los avances experimentales en la segunda mitad de la
centuria procedente, así como una producción profesional día a día más
abundante. Tras en manual holandés, Hilary Jenkinson, publica el suyo
en 1922, seguido pocos años después por el de Casanova.
El nacimiento de lo que podíamos denominar Historia científica de la
Escuela de Anales, impulsó un proceso de ampliación del uso de los
archivos por parte de los historiadores, tanto en el ámbito cronológico
de su interés, que se acerca cada vez más a lo contemporáneo, como en
las preferencias por series documentales hasta entonces soslayadas
(documentación de tipo económico, demográfico, estadístico, social), y
aún por la apertura de los archivos a un conjunto de cada vez más
amplios de usuarios, ya no eruditos, sino historiadores de nuevo cuño,
estudiantes…
Con todo fue la II Guerra Mundial el punto que marcó el hito
cronológico en el período de despegue de la archivística, y ello por dos
razones:

§ La necesidad de investigar y difundir el conocimiento de los


crímenes nazis contra la humanidad llevo a declarar el libre
acceso a los archivos del III Reich y, en consecuencia, a
reconocer el interés que tiene la documentación contemporánea
para la investigación.
§ La expansión de la democracia como modelo de organización
social conlleva la observancia del principio de transparencia en el
quehacer de las administraciones públicas. Para posibilitar el
control público y para informar a los ciudadanos, el Estado
democrático se ve impulsado a abrir sus archivos no solo a la
historia, sino a la ciudadanía y a sus representantes.

Por ambas razones, la Archivística, los profesionales, los centros y la


percepción social que de ellos existen varían considerablemente. A
efectos expositivos podemos cuantificar dichos cambios en los
siguientes puntos:

1. La literatura profesional se dispara y evoluciona al ritmo de las


nuevas necesidades: los manuales de Brenneke, Shelemberg,
Tanodi, el de los archiveros franceses, Lodolini, Heredia, y un
largo etcétera son buena prueba de ello. La producción
profesional encuentra un nuevo vehículo de expresión, el de las
publicaciones periódicas que, por su propia naturaleza, ponen de
relieve el ritmo que va adquiriendo el desarrollo archivístico, al
punto de precisar un vehículo de expresión más rápido y

65
renovable que el de las monografías. Así va surgiendo gran copia
de revistas prestigiosas: La Gazzette des Archives, The American
Archivist, Der Archivar, Archivum, Archivo Storico Italiano,
Rasegna degli Archivi di Statu, el boletín del Public Record
Office, el de ANABAD, Bilduma, Lligall, Irargi…
2. El campo de la actuación de la Archivística se ha extendido al de
la Administración. Los archiveros han acudido en su auxilio,
pasando de su preocupación por lo histórico a una concepción
global del servicio archivístico, mediante la acuñación de un
nuevo concepto, el del ciclo vital de los documentos. Este abarca
desde su gestión en las oficinas hasta su conservación definitiva
para la historia, con todos los pasos intermedios; en
consecuencia, el ámbito de acción del archivo se entiende al
máximo y le convierte, además, en técnico de la administración.
3. La ampliación del dominio archivístico ha llevado, asimismo, a
la aparición del mundo profesional, y de manera muy destacada
en los países anglosajones, donde se establecen dos áreas la del
recors manegement o gestión de documentos administrativos y la
tradicional o administración de archivos. En los países de
tradición latina no se ha experimentado tal disociación, pero en el
ejercicio práctico profesional se diferencia el personal al servicio
de archivos en sus dos primeras fases o centros que abarcan todas
ellas, respecto de los conservados de archivos históricos.
4. Esa doctrina archivística, cuyos orígenes deben situarse en la
primera mitad del siglo, se aplicó particularmente en América y
en algunos países europeos. El record manegement, que no tiene
equivalente en otros idiomas, aunque puede ser traducido como
gestión de documentos administrativos, surgió ante la necesidad
de responder a los complejos problemas planteados por la
explosión de la masa documental contemporánea, «Su campo de
acción se sitúa en el nivel establecido de normas, métodos y
sistemas que rigen la vida de los documentos administrativos
(record), durante su creación, su utilización, su conservación o su
eliminación definitiva».
5. Las nuevas tecnologías de la información han descubierto
campos inéditos como el de la documentación audiovisual y la
informática.
6. Las necesidades informativa y el derecho de libre acceso han
creado un nuevo campo del derecho, cual es el régimen jurídico
de la documentación, basado en un cuerpo legislativo creciente
en los últimos años, objeto de interés por parte de las nuevas
generaciones de archiveros.

66
7. El mundo archivístico desborda definitivamente el ámbito
decimonónico de lo nacional y transciende a lo universal, con la
creación de organismos internacionales específicos, así como de
principios y técnicas normalizadas. Es preciso hablar del Consejo
internacional de Archivos, por ser la piedra de toque en cuanto a
organización e impulso se refiere, en todo lo relacionado con la
archivística.

LA ARCHIVÍSTICA EN ESPAÑA.

El primer trabajo del que tenemos noticia, como señala Mª Paz Martín-
Pozuelo Campillos, aparece en 1828 bajo el título El archivo
cronológico topográfico de Froilan Troche y Zúñiga. Dos años después
de la aparece la Disertación sobre Archivos de Facundo de Porras
Huidobro, revisor de las letras antiguas, miembro de la Real Academia
de la Historia y archivero de la Inspección general de Instrucción
Pública. No nos consta la publicación de obra alguna hasta el inicio de
la década de los cincuenta, Que en la voz de archivo la Enciclopedia
Española de Derecho y Administración, desarrolla una auténtica
sistematización de los valores propios de la archivística.

El período pre –archivístico

Poco se puede decir de la antigüedad y no gran cosa de la Alta Edad


Media, por lo menos que sea característico, salvo la presencia del
thesaurus en el reino visigodo, lugar destinado a la custodia del erario,
y espacio donde se archivaba la documentación real, los códigos y los
tratados internacionales. A medida que nos adentramos en el bajo
medioevo, son más los estudios y l profundidad del conocimiento, que
nos muestra una evolución de los archivos y de los usos archivísticos
españoles en completo paralelismo con los observados en los demás
territorios de nuestro entorno. La primera y gran nota radica en la
creación de los archivos de estado y la concentración en los mismos de
los fondos documentales dispersos, en lo que España fue pionera
creando en el siglo XVI un modelo que se extenderá a otros países, el
Archivos de Simancas. Como señala Lodolini «la gestión del poder y la
gestión de los documentos estaban estrechamente ligados», los archivos
son concebidos de acuerdo con unos presupuestos indisolublemente
unidos a los que fundamentan la gestión del poder en cada edad de la
historia, en definitiva, a cada modelo de sociedad, de administración le
corresponde un modelo de archivo.
Los archivos no solo corren paralelos a la gestión del poder, en sus
comienzos influyen otras razones. Tanto en la creación del Archivo de

67
la Corona de Aragón en el s. XIV como el de Simancas en el XVI o el
de Indias en el XVIII, por citar algunos ejemplos distribuidos en el
tiempo influyen otros factores: la dispersión documental y la necesidad
de corregir las deficiencias que se derivan para la ejecución óptima del
poder.
Asimismo, tanto con motivo de la creación de Simancas, especialmente
de su reglamento (1588), como del de Indias y sus ordenanzas (1790),
se ha pretendido crear una tradición remota e ininterrumpida, origen de
la archivística moderna. Lo que además resulta pedagógico, porque las
aseveraciones en tal sentido nunca han partido de los principios
estudiados de ambos centros. Hay quien considera que los redactores
del reglamento simanquino inventaron los principios más esenciales de
la archivística, vigentes aún en nuestros días y entre ellos el principio
de procedencia; mientras que para otros éste se enunció en la ordenanza
del de Indias. Estos son ejemplos de esa visión romántica.
En efecto desde las partidas hasta la Novísima Recopilación, se regula
la tramitación y la gestión de los documentos, sin embargo en la
práctica dicha normativa, era sistemáticamente incumplida. Juan
Bautista Muñoz al llegar a Simancas en 1781 encontró mucha
documentación desordenada.
Así mismo los problemas que tiene Indias para organizar la
documentación antes de las ordenanzas demuestran que tanto los
buenos oficios del reglamento simanquino, como el resto de la
normativa existente habían caído no solo en desuso sino en el olvido.

El período de desarrollo archivístico.

Está plenamente aceptado que la formulación del principio de


procedencia constituye la base de la teoría archivística moderna, su
punto de arranque, el principio que le da carta de naturaleza, la
individualiza, diferenciándola de las demás ciencias con las que hasta
entonces había mantenido relaciones de subsidiaridad. Bien que tal
principio estuvo más o menos implícito en determinadas aplicaciones,
prácticas y puntuales, podemos convenir en atribuir su paternidad a
Natalis de Wailly, por la circular de 24 de abril de 1841 y los textos que
le siguieron, constituyen un cuerpo doctrinal reconocido y bastante para
sostener el principio fundamental de la teoría archivística. En ella se
define la noción de fondo, universalmente aceptada.
Su aplicación práctica se inició en un dominio territorial concreto, el de
Francia y en un tipo de fondos determinado, los departamentales; más
lejos de quedarse ahí se extendió a otras categorías de fondos y generó
además, una reacción en cadena que fue expandiéndose de manera
paulatina por todos los países.

68
La expansión geográfica y la universalización de dicho principio, se ha
caracterizado por la continuidad cronológica que, al paso de darle
consistencia, lo ha reforzado.
Inmediatamente a su formulación, surgió el debate en el seno de una
comunidad archivística que, al mismo tiempo, tuvo ocasión de adquirir
conciencia creciente de su existencia y de su naturaleza. El principio de
procedencia ha representado el funcionamiento sobre el que se ha
cimentado el ulterior y progresivo desarrollo de la teoría archivística
moderna, sirviendo de base para el entramado del eje central sobre el
que gira toda ella: la clasificación de fondos.
La disolución de las instituciones del antiguo régimen y la aparición de
un nuevo dominio, el de los archivos históricos, es otro de los hechos
significativos que identifican el nacimiento de este nuevo período. La
creación de los de los Archives Nacionales fue ampliamente emulada
en otros países europeos, en 1831 se crean los de Bucarest en 1835 los
belgas, en 1866 el Histórico Nacional español. Depósitos creados una
vez más como fruto de la urgencia, en nuestro caso, dar cabida a los
fondos de las instituciones religiosas desamortizadas.
La legislación referida a los archivos comienza a emitirse en España
desde el siglo XIX con la ley Moyano de instrucción pública de 9 de
septiembre de 1857 y el RD de 17 de julio de 1858 como hitos
fundamentales. Planteamos siguiendo a Luis Miguel de la Cruz Herranz
las normas fundamentales que durante este periodo se publican en
España:

§ El RD circular de 20 de abril de 1844 del Ministerio de la


Gobernación regula el acceso a los archivos de personas
estudiosas.
§ El RD de 5 de noviembre de 1847 del Ministerio de Gracia y
Justicia crea una junta superior directiva para la conservación y
arreglo de los archivos del reino que dependían de el.
Posteriormente se crean unas juntas subalternas de archivos. No
obstante ambas son suprimidas en 1848. Crea en sustitución de
las juntas la dirección General de los Archivos de España y
Ultramar, con un reglamento propio.
§ El RD de 7 de octubre de 1856 se crea en España la Escuela de
Diplomática. El plan de estudios de la Escuela (1857) estaba
inspirado en el programa de la de París, por lo que en principio la
influencia debería notarse en los contenidos. Incluso la
legislación era reflejo de esa lucha entre tradición y modernidad,
que también se trasluce en la bibliografía coetánea. A pesar de su
importancia se suprime en 1900, a diferencia de otros centros
europeos que han perdurado hasta la actualidad.

69
§ La ley Moyano de Instrucción Pública de 9 de septiembre de
1957 fue el punto de partida de la legislación archivística
española en tanto que establece la creación de un servicio de
archivos que determina que archivos van a ser considerados
generales o históricos y de provincia, y que documentación se va
a conservar en ellos, las fechas de transferencias, etc.
§ Además esta ley crea el cuerpo de Archiveros y bibliotecarios,
estableciendo la necesidad de que tuvieran una formación
determinada.
§ Los decretos de 17 de julio de 1858 y de 8 de mayo de 1859
seguirán las pautas establecidas en la ley Moyano y hacen
hincapié en la necesidad de organizar los archivos y bibliotecas
públicas del estado. Respecto a los archivos, el primero establece
la creación de un archivo General Central,

El análisis más somero de la emblemática Institución y bases para el


arreglo y clasificación de los archivos, elaborada en 1860 por la Junta
Superior Directiva de Archivos, muestra con toda claridad el influjo del
modelo francés, tanto por lo que hace a la procedencia como a ciertas
heterodoxias desconocidas de nuestros archivos.
La bibliografía está dividida entre quienes rechazan el nuevo axioma y
quienes hacían lo posible por asentarlo, si bien ambas posturas
coinciden en considerar a la archivística ya como una disciplina ya
como una ciencia, pero en cualquier caso en pie de igualdad con otras
áreas del conocimiento, prueba de lo cual es su acceso a la enseñanza
superior.
En medio de esta división llegamos al siglo XX que a efectos
archivísticos inaugura el manual de los archiveros holandeses, donde se
consuma la aceptación y explicación del principio de respeto de los
fondos como máxima fundamental de la archivística, y será el vehículo
más decisivo para su difusión.
La Guerra Civil tuvo en el ámbito de la Archivística un efecto negativo,
puesto que se produce un retroceso en la producción científica.
Las tecnologías de la información se adoptan tempranamente en forma
de ensayos muy acordes con los tiempos: la Guía de Investigadores
(1975), la automatización del Catastro de Ensenada y los protocolos
notariales (1976) fueron los pioneros. Aunque el aspecto que más se
destaca y presenta soluciones novedosas es en la conservación y
restauración de con las aportaciones de Viñas y Cuesta.
A partir de la Constitución de 1978 se perfila un sistema archivístico
tan nuevo y original como la organización social que lo inspira. Una
época en la que, como ha sido característico en la historia de la

70
archivística, los usos son más que nunca básica y fundamentalmente
similares: buena prueba de ello son nuestros sistemas archivísticos.

Edad Contemporánea: Laboratorios de la Historia.

- El incendio y destrucción del Archivo General Central.

El Edificio

El Palacio medieval de los Arzobispos de Toledo constituía una de las


joyas arquitectónicas del Renacimiento español. Dotado de una
importante escalera palaciega, obra de Alonso de Covarrubias, tan
famosa como la Escalera Dorada de la Catedral de Burgos.
El Palacio fue sede de las Cortes Castellanas en las que se aprobó el
Ordenamiento General de 1348, el denominado Ordenamiento de
Alcalá. En sus dependencias también tuvo lugar la entrevista secreta
entre Colón y los Reyes Católicos en 1488, en las que el marino expuso
su tesis acerca de la posibilidad de alcanzar las Indias por la ruta
Occidental.
El Incendio
Durante la Guerra Civil, el Archivo General Central fue ocupado de
forma sucesiva por tropas republicanas y "nacionales". El edificio fue
archivo, taller de reparación de vehículos de guerra y campamento
militar, algo que como reconoce el mismo autor, supone una
"convivencia culturalmente incompatible y disparatada". El director del
Archivo, Carlos Martín Bosch, reconoció en los autos posteriores para
esclarecer lo sucedido, que no tenía otra autoridad sobre el edificio que
la puramente administrativa. El comandante de la legión Joaquín de la
Cruz Lacacci y su plana mayor se habían aposentado en la planta baja
de la casa del conserje del Archivo; la tropa en el claustro alto del patio
central; los talleres de mecánica estaban en pabellones de la planta baja
y sótanos, y "ocupaban casi todo el bajo del archivo", con la natural
presencia de motocicletas, vehículos movidos a gasolina, repuestos,
material engrasado envuelto en papel parafinado, cajas de embalajes
impregnadas de grasa, lubricantes, gasolina, algunas granadas de 45
mm, etc.
Una de las peores desgracias acaecidas en Alcalá de Henares aconteció
a las 7 de la tarde el 11 de agosto de 1939, cinco meses después de
haber concluido la contienda civil. En esa tarde tuvo lugar un
devastador incendio, por causas poco claras, y que destruyó todo el
Archivo General Central de Estado y que se hallaba ubicado en el ala
izquierda del Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares. Con este
desgraciado hecho desapareció una gran parte de la documentación

71
sobre la Administración de España en la Edad Moderna. A pesar de las
advertencias ejercidas por ciertos estamentos sobre la poca seguridad
del edificio, ningún órgano militar las tuvo en cuenta y, a consecuencia
de la gran cantidad de material inflamable y el depósito de municiones
y maquinaria militar allí existente en ese momento, sólo faltaba un
descuido para la catástrofe.
Ello tuvo lugar según se cree en este libro a causa de las basuras allí
tiradas y los restos de haber depositado restos con gasolina de la
limpieza de material militar. Ese día el calor fue terrible y los militares
estuvieron allí trabajando...
Lo que en un principio se achacó a unos niños que jugaban en el patio,
versión dada por el estamento militar, se pone en duda ante la gran
cantidad de basura proclive a arder y la desidia de los que allí
trabajaban, que pudieron arrojar una colilla de cigarrillo. Asimismo se
ha comprobado la existencia de otro incendio anterior, esta vez en un
sitio lleno de paja, y que el hortelano tuvo que sofocar, todo ello debido
a la climatología de esos días. En el Archivo General de la
Administración se encuentran los sumarios militar y civil en su
"Sección Tribunal de Orden Público"
El Archivo contaba con 22 extintores de incendios y los militares
disponían de 200 recién llegados de Alemania y sin desembalar. Todos
se usaron sin poder contener el incendio. No había agua corriente, pues
para beber, se acudía a la noria de una huerta cercana.
Y en el callejón había de casi todo: estiércol seco, armarios
clasificadores de piezas, hierbajos agostados y "papeles que durante el
dominio rojo se arrojaban por las ventanas en el desorden característico
de los marxistas", aunque según un funcionario del Archivo "el montón
de papeles, cajones, basura que existían en el callejón no estaba hasta
que vinieron los militares... todo esto muy posterior a la salida de los
rojos". El estercolero alcanzaba una altura de 8 a 10 m, llegando hasta
las ventanas.
Tras largos interrogatorios por parte del juez militar, Victoriano
Vázquez de Prada, concluyó el sumario declarando que el incendio fue
sólo un "acto provocado por el juego de los niños": Florentino había
encendido con su cerilla un papel que arrojó al estercolero y no hubo
manera de sofocar el fuego.
Por si las circunstancias eran poco favorables, soplaba un intenso viento
que avivaba la combustión; Alcalá no disponía de un servicio contra
incendios y los de Madrid tardaron hora y media en llegar; los vecinos
no ayudaron tras haber corrido el rumor de que en el Archivo-cuartel se
almacenaban doce botellas de oxígeno a presión para soldadura -lo cual
era cierto- así como un polvorín en los sótanos de la crujía principal. La
población "huyó despavorida" pues estaba aún reciente la sonada

72
catástrofe de Peñaranda de Bracamonte en la que como consecuencia
del estallido de varios polvorines se derrumbó un millar de edificios y
perdieron la vida unas cien personas.
Los fondos del archivo
Durante la Edad Moderna, sus salas acogieron los archivos de la
diócesis; después sirvieron para la custodia de las Escribanías
Notariales y las de Rentas del partido judicial y, a partir de la
promulgación del Real Decreto de 17 de julio de 1858, albergaron los
archivos de la Administración Central Española, tras la cesión al Estado
para este fin por el Cardenal Fray Cirilo de Alameda y Brea.
La creación del Archivo General Central permitió organizar las remesas
o envíos de los fondos documentales de Ordenes Militares, Inquisición
y otros fondos históricos fundacionales del actual Archivo Histórico
Nacional.
A mediados de la década de 1930 el Archivo albergaba alrededor de
150.000 legajos, que podrían organizarse en cuatro secciones.

1. Clero, acogía la documentación producida por la Iglesia Magistral de


Alcalá entre los siglos XVI y XVIII.
2. Ministerios, estaba constituida por los fondos documentales de
varios departamentos ministeriales (Fomento, Gobernación, Guerra,

73
Hacienda y Presidencia del Consejo de Ministros), datados entre los
siglos XVI y XIX y con información preciosa para el estudio de todas
las esferas de la vida social de nuestra Edad Moderna y siglo XIX.
3. Los fondos documentales del Tribunal de Cuentas, esto es, los
documentos fiscalizadores de la actividad económica del Estado en
todas sus dependencias ministeriales, los cuales se podían remontar
hasta el período medieval y abarcaban los territorios peninsulares y
ultramarinos de América, África y Filipinas.
4. Los Protocolos Notariales del Distrito de Alcalá de Henares
anteriores a 1832, y fue ésta la de último ingreso en el Archivo, aunque
de extraordinario valor local.

74
LOS ARCHIVOS.

CONCEPTO DE ARCHIVO

Algunas definiciones según las leyes estatales (LPHE 16/1985) y


autonómicas castellano leonesa (6/1991 de 19 de abril), madrileña
(4/1993 de 21 de abril) y gallega (307/1989 de 23 de noviembre).

Ø Definición según la ley de patrimonio Histórico español 16/1985


de 25 de junio (BOE Nº 155, de 29 de junio, corrección de
errores BOE Nº 296 de 11 de diciembre de 1985)

En el capítulo II del título VII, referido a archivos, bibliotecas y


museos. Se define a los archivos como:

Son archivos los conjuntos orgánicos de documentos, o la


reunión de varios de ellos, reunidos por las personas jurídicas,
públicas o privadas, en el ejercicio de sus actividades, al servicio
de su utilización para la investigación, la cultura, la información
y la gestión administrativa
Así mismo se entiende por archivos las instituciones culturales
donde se reúnen, conservan, ordenan y difunden para los fines
anteriormente mencionados los conjuntos orgánicos de
documentos.

Ø Definición de la ley de Archivos y del Patrimonio Documental de


Castilla y León. 6/1991 de 19 de abril.

Capítulo I de los archivos Públicos.

Artículo 26. A los efectos de la presente ley son archivos


públicos los conjuntos documentales producidos, reunidos o
conservados en el ejercicio de sus funciones por las entidades e
instituciones de derecho público y por las personas referidas en
su artículo 4. (Forman parte integrante del Patrimonio
Documental de Castilla y León los documentos de cualquier
época producidos o reunidos en el ejercicio de sus funciones por:
1. La administración general y la administración institucional de
la Comunidad de Castilla y León. 2. Las Cortes de Castilla y
León. 3. Las entidades locales del territorio de la Comunidad
Autónoma y los organismos de ella dependientes. 4. Las personas
físicas o jurídicas de carácter privado gestoras de servicios

75
públicos de Castilla y León en cuanto a los documentos
relacionados con la gestión de dichos servicios. 5. Cualesquiera
otras entidades y organismos dependientes o adscritos a las
Administraciones autonómica o local de Castilla y León.
También forman parte del Patrimonio documental de Castilla y
León, sin prejuicio de la legislación del Estado que les afecte, los
documentos producidos o reunidos por: 1. Los órganos de la
administración periférica del Estado en Castilla y León. 2. Las
universidades y demás centros públicos de enseñanza de Castilla
y León. 3. Los organismos autónomos de la Administración
Central del Estado y sus delegaciones en Castilla y León. 4. Los
órganos de la Administración de Justicia radicados en Castilla y
León. 5. Las notarías y registros públicos de Castilla y León. 6.
Los órganos y delegaciones de las empresas públicas estatales en
Castilla y León. 7. Las corporaciones de derecho público
domiciliadas en la Comunidad Autónoma. 8. Cualquier otro
organismo o entidad de titularidad estatal establecido en Castilla
y León.)
Artículo 30. Son archivos de las instituciones autonómicas de
Castilla y León:

1. El archivo general de Castilla y León


2. El archivo de las Cortes de Castilla y León
3. Los archivos Centrales de la Presidencia y de las distintas
consejerías.
4. Los archivos territoriales
5. Cualquier otro archivo dependiente de entidades y
organismos de titularidad autonómica.

Artículo 39. 1. Son archivos privados aquellos que, radicando


dentro del ámbito territorial de la Comunidad Autónoma, han
sido reunidos o son conservados por las personas físicas o
jurídicas y demás entidades privadas que ejerzan sus actividades
en Castilla y León.

Ø Definición de la ley de Patrimonio Histórico de Galicia 8/1985


de 30 de octubre.

En el título VII, Artículo 76, punto tercero se define a los


archivos como:

Se entiende por archivo el conjunto orgánico de documentos


producidos o acumulados por las personas físicas o jurídicas,

76
públicas o privadas, en el ejercicio de sus funciones y
actividades, y conservados como testimonio y garantía de los
derechos y deberes de la administración y de los ciudadanos y
como fuente de información general para la gestión
administrativa y para todo tipo de investigación. Esta noción
corresponde también a la de fondo de archivo. Igualmente se
entiende por archivo la institución que reúne, custodia, comunica
y difunde los fondos de archivo y las colecciones documentales
por medio de los métodos y técnicas que le son propios.

Ø Definición del decreto 307/1989 de 23 de noviembre. Archivos y


patrimonio documental del Galicia (DOG. Nº 23 1 febrero de
1990).

En el capítulo I, Artículo 2º, punto 1.

Se entiende por archivo el conjunto orgánico de documentos, o


la reunión de varios de ellos, producidos y acumulados por las
personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, en el ejercicio
de sus funciones y actividades, y conservados como testimonio y
garantía de los derechos y deberes de la Administración y de los
ciudadanos, como fuente de información general para la gestión
administrativa y para todo tipo de investigación.
Igualmente se entiende por archivo la institución donde se
reúnen, custodian, comunican y difunden dichos conjuntos
orgánicos, por medio de técnicas que le son propias, y para el
cumplimiento de los fines anteriormente citados.

Ø Ley 4/1993 de 21 de abril de Archivos y Patrimonio Documental


de la Comunidad de Madrid.

Recoge en el artículo 2 el concepto de Archivo, distinguiendo


entre Fondo y Centro de Archivo:

2.1 Fondo de archivo es el conjunto orgánico de documentos


generados por cualquier institución pública o privada, persona
física o jurídica en el ejercicio de sus funciones, que son
testimonio de las actividades que realizan, y que han de dar
servicio a los ciudadanos por medio de la custodia e información
de sus derechos e intereses, la buena gestión de las instituciones y
el fomento de la investigación que ayude al progreso y promueva
la cultura.

77
2.2. Centro de Archivo es el lugar donde se custodian, organizan
y sirven los documentos de los diferentes Fondos de Archivo de
una o diversas procedencias para los fines mencionados en el
párrafo anterior, dotado de instalaciones adecuadas y personal
suficiente para su atención.
En los Centros de Archivo podrán ingresar, además Fondos de
Archivo, documentos, colecciones de documentos de Archivo o
colecciones de documentación de valor informativo que con el
paso del tiempo hubiesen adquirido la condición de testimonio
relevante.

Algunas definiciones no legislativas

Definición del Diccionario de terminología archivística.

Conjunto de documentos sea cual sea su fecha, su forma o soporte


material, producidos o recibidos por toda persona física o moral, y por
todo servicio u organismo público o privado, en el ejercicio de su
actividad, y son, ya conservados por sus creadores o por sus sucesores
para sus propias necesidades, ya transmitidos a la institución de
archivos competente en razón de su valor archivístico.
Institución responsable de acogida, tratamiento, inventariado y servicio
de los documentos.
Edificio o parte del edificio donde los documentos son conservados y
servidos.

El diccionario de terminología archivística, del Ministerio de Cultura


ofrece tres acepciones:

§ Conjunto orgánico de documentos producidos y/o recibidos en el


ejercicio de sus funciones por las personas físicas o jurídicas,
públicas o privadas.
§ La institución cultural donde se reúnen, conservan, ordenan y
difunden los conjuntos orgánicos de documentos para la gestión
administrativa, la información, la investigación y la cultura.
§ El local donde se conservan y consultan los conjuntos orgánicos
de documentos.

Definiciones según los distintos autores.

Al igual que en las referencias legislativas, el término archivo ha sido


definido por varios autores que han intentado dar a conoce lo que
entienden por archivo a lo largo de la historia (autores clásicos, Antonia

78
Heredia Herrera, J. R. Cruz Mundet, Elio Lodolini, Olga Gallego
Domingo, Pedro López Gómez.)

Jenkinson: documentos acumulados por un proceso natural en el


curso de la tramitación de asuntos de cualquier tipo, público o privado,
en cualquier fecha y conservados después para su consulta bajo la
custodia de las personas responsables de los asuntos en cuestión o por
sus sucesores.

Elsevier’s Lexicon: el conjunto de documentos recibidos o elaborados


por una persona física o moral, pública o privada, y destinados por su
naturaleza a conservarse por dicha persona.

Schellemberg: aquellos documentos y expediente (records) de


cualquier institución pública o privada que hayan sido valorados para
su conservación permanente con fines de referencia o de investigación
en una institución archivística.

James B. Rhoads: conjunto de documentos no corrientes con valor


permanente

Elio Lodolini: conjunto de escritos que han perdido interés


administrativo para las oficinas que los han producido, han adquirido
madurez archivística, han sido seleccionados para la conservación
permanente.

Jean Favier: conjunto de documentos recibidos o despachados por una


persona o institución pública o privada que resultan de su actividad,
organizados de acuerdo con esta y conservados para su utilización.

Morris Rieger: conjunto de documentos, sea cual sea su forma


material, despachados o recibidos y conservados por un organismo o
persona en el desarrollo de su actividad específica.

Giorgio Concetti: conjunto de los documentos despachados y


recibidos por una institución o individuo para conseguir sus propios
fines y para el ejercicio de su propia función.

Antonia Heredia Herrera: Archivo es uno o más conjuntos de


documentos, sea cual sea su fecha, su forma y soporte material,
acumulados en un proceso natural por una persona o institución
pública o privada en el transcurso de su gestión, conservados
respetando aquel orden, para servir como testimonio e información

79
para la persona o institución que los produce, para los ciudadanos o
para servir de fuentes de historia.

José Ramón Cruz Mundet: Conjunto de documentos sin importar su


fecha, su forma o su soporte material, producido por cualquier persona
física o jurídica, individuo, familia, organismo público o privado o una
parte de estos. Mediante el ejercicio de la actividad propia de la
entidad, en el transcurso de un proceso natural. Para cubrir
necesidades de gestión administrativa, información de los ciudadanos,
fuente de información, investigación o difusión cultural. Debe ser
conservada de forma organizada respetando el orden según el cual
fueron creados, manteniéndolos ligados por un vínculo necesario:
deben ser conjuntos orgánicos.

Olga Gallego Domínguez y Pedro López Gómez: Conjunto de


documentos acumulados por una persona o institución pública o
privada, en un proceso natural, automática y orgánicamente, en razón
de sus funciones y actividades, de cualquier fecha, que se conservan
para servir de referencia como testimonio e información.

Vicenta Cortés: conjunto de documentos acumulados en un proceso


natural por una persona o institución pública o privada, en el
transcurso de la gestión de asuntos de cualquier índole, los producidos
y los recibidos, de cualquier fecha, los cuales se conservan y custodian
para servir de referencia, como testimonio de información, por las
personas responsables de tales asuntos y sus sucesores.

Manuel Romero Tallafigo: Archivo sería una colección de


documentos reunidos por una entidad en el ejercicio de una actividad
práctica y necesaria, conservados en un lugar seguro como memoria
fiel para servir de testimonio e información.

Concepción Mendo Carmona: analiza los conceptos de “Conjuntos


orgánicos de documentos”, “varios de ellos”, “reunidos por las
personas jurídicas, públicas o privadas”, “En el ejercicio de sus
actividades”, “al servicio de la investigación y la cultura, la
información y la gestión administrativa”, “Instituciones culturales
donde se reúnen, conservan, ordenan o difunden para los fines
anteriormente mencionados dichos conjuntos orgánicos”…

Ramón Alberch Fugueras: el archivo no es el resultado de una


reunión de elementos de distintas procedencias que puedan formar una
colección, sino al contrario, de elementos que no tienen una existencia

80
independiente, integrados dentro de una estructura global de
documentación que es esencial para comprender su significado. No
existe, por tanto, el carácter de individualidad del documento, sino que
este únicamente adquiere su significado cuando se pone en relación
con el conjunto documental de donde procede, expresado en el
principio de respeto del fondo.

Ana Duplá del Moral: Archivo es tanto “Fondo de Archivo” como


“Centro de Archivo”. Fondo de archivo: conjunto orgánico de
documentos generado por cualquier institución en el ejercicio de sus
funciones que son testimonio de las actividades que realizan y que han
de dar servicio a los ciudadanos por medio de la custodia e
información de sus derechos, intereses, la buena gestión de las
instituciones y el fomento de la investigación que ayude al progreso y
promueva la cultura. Centro de archivo: lugar donde se custodian,
organizan y sirven los documentos de los diferentes fondos de archivo
de una o diversa procedencia dotado de instalaciones adecuadas y
personal suficiente para su atención.
En los centros de archivo podrán ingresar además de los Fondos de
archivo, documentos, colecciones de documentación de valor
informativo que, con el paso del tiempo, hubiesen adquirido la
condición de testimonio relevante.

TIPOS, CLASES Y CARACTERÍSTICAS DE LOS ARCHIVOS.

Tipos

Los archivos de acuerdo con su productor pueden dividirse en dos


clases: públicos y privados, y según su actividad serán judiciales,
militares, municipales…
Cada archivo será de distinto tipo atendiendo a la edad de los
documentos. Así tenemos Archivos de gestión u oficina, archivos
centrales, archivos intermedios y archivos históricos.

Archivos públicos y privados.

Archivos públicos:

Se consideran archivos públicos aquellos cuya propiedad y gestión


pertenecen a un servicio y establecimiento público, cuyos documentos
provienen y emanan del ejercicio de una función pública de la
administración territorial o la institucional.

81
Archivos privados:

Son los que emanan de individuos y personas jurídicas privadas


(personas, familias, asociaciones, partidos políticos, fundaciones,
personas, empresas, iglesias, etcétera) Entre los privados, los de
familias, denominados también patrimoniales, se incluyen los
nobiliarios; entre los personales, los de gobernantes, escritores,
arquitectos y, en general, los de personas relevantes de la sociedad

Características de los archivos.

Podemos decir que las más importantes son:

§ El archivo está compuesto por documentos


§ Que ha sido creado, producido o generado por cualquier persona
física o jurídica
§ Se forma por la actividad propia de esa entidad que da lugar a la
tramitación de asuntos diversos, cuya plasmación se materializa
en forma de documentos.
§ Los documentos cumplen distintas funciones: Gestión
administrativa, información al ciudadano, para la investigación y
para difusión cultural
§ Estos documentos han de ser conservados de forma organizada,
respetando el origen siendo conjuntos orgánicos.

El archivo considerado como continente debe tener: un contenido, un


continente, un personal, una gestión archivística y un servicio
documental.

FUNCIONES Y FINALIDAD DE LOS ARCHIVOS.

Tradicionalmente son tres las funciones de un archivo, referidas a los


documentos de archivo: Recoger, Almacenar-Conservar y Servir.
Son funciones muy amplias, que no se limitan a la materialidad de la
recogida y almacenamiento sino que exigen un control y canalización
de la producción documental, una conservación no solo física sino que
mira a la perdurabilidad y el servicio que conllevará difusión,
orientación, ofrecimiento de datos concretos, facilidad de acceso y
consulta.

La función de recoger: incluye tanto la entrada como la salida de


documentos y vá más allá de la simple recepción pasiva. Debe pues
recoger los documentos producidos por la institución a la que el

82
Archivo está vinculado, los documentos que por la normativa del
sistema le corresponde recoger y aquellos otros adquiridos por el
órgano que tenga la competencia o ingresados por voluntad de sus
propietarios privados. Las transferencias regulares se hacen de
documentos de archivo agrupados en facciones de series identificadas y
ordenadas, lo que no suele ocurrir con las extraordinarias, que suelen
hacerse de fondos completos o incompletos casi siempre en desorden.

La función de conservar: la conservación era quizá la única meta del


archivero, ampliada hoy por una actitud activa de recogida y superada
por la dimensión de servicio a la sociedad.
Podemos destacar los siguientes aspectos:

1. Organización y puesta en servicio de la documentación


administrativa, durante este período de máxima utilidad para la
gestión administrativa de las oficinas y para la toma de
decisiones.
2. Asegurar la transferencia periódica al archivo de los documentos
que ya no son de uso corriente por parte de las oficinas.
3. Aplicar los principios y técnicas modernos de valoración, para
transcurrido un tiempo, seleccionar los documentos que por su
valor van a ser conservados indefinidamente, y destruir el resto.
4. Clasificar los fondos y mantener ordenada la documentación en
sus distintas etapas, de acuerdo con los principios de la
archivística.
5. Describir la documentación para hacer fácilmente accesible la
información, mediante los distintos instrumentos de descripción
documental y valiéndose de las ventajas ofrecidas por la nuevas
tecnologías.
6. Instalar adecuadamente los documentos mediante locales y
equipamiento que garanticen su conservación íntegra en el
tiempo.
7. Asegurar que éstas y cuantas funciones pueda desarrollar el
archivo queden firmemente establecidas y garantizadas mediante
un reglamento del servicio.

La conservación como función que afecta a los Archivos como


instituciones no solo atañe a sus contenidos documentales sino también
al local del archivo y sus instalaciones.

La función de servir: los archivos están al servicio de la administración,


del ciudadano, de la información, de la investigación y de la cultura. El
artículo 105 b de la constitución de 1978 ha plateado el acceso a los

83
archivos así el acceso a los archivos y registros administrativos, es por
ley un derecho constitucional. Una de las manifestaciones del servicio
es la reproducción de documentos en su diversidad de manifestación
tanto para la administración como para los ciudadanos.
Además se incluye dentro de esta función los programas de difusión y
actividades culturales que la mayoría de los Reglamentos se han
preocupado de precisar (exposiciones, conferencias, visitas guiadas,
talleres, jornadas, seminarios, cursillos…) y que a día de hoy son
indicadores para medir la calidad en el archivo.

La finalidad del archivo.

La finalidad se puede concentrar en tres aspectos fundamentales: la


administración, los ciudadanos y la investigación. En el servicio a los
ciudadanos puede insertarse la función cultural.

LOS ARCHIVOS DE GESTIÓN U OFICINA

Definiciones:

Diccionario de terminología archivística

Archivo de gestión
Dentro del ciclo vital de los documentos, es el archivo de oficina el que
reúne su documentación en trámite o sometida a continua utilización y
consulta administrativa por las mismas oficinas. En virtud de la
normativa vigente, con carácter general y salvo excepciones, no puede
custodiar documentos que superen los cinco años de antigüedad.

Archivo administrativo.
Todo archivo que reúne los documentos que corresponden a cualquiera
de las tres primeras etapas de su ciclo vital (archivo de gestión,
archivo central, archivo intermedio).

Ana Duplá los define diciendo “Está formado por los documentos que
están en trámite o son de uso muy frecuente por parte de los gestores.
Tienen plena vigencia jurídica y administrativa. La permanencia en las
diferentes unidades administrativas se reducirá al mínimo plazo y ésta
no será superior a cinco años desde el fin de su tramitación, salvo
excepciones razonadas. Los documentos de esta fase dan testimonio,
ofrecen información y tienen potencialmente valor histórico.”

84
Antonia Heredia Herrera: Para los archivos administrativos es
preciso recurrir a la denominación inglesa records que significa
registros. Contienen documentos de la época actual. Una de las notas
características es que los archivos administrativos poseen un gran
volumen de producción documental, gran parte de ella con información
indispensable para el funcionamiento de las instituciones productoras,
pero otra gran parte innecesaria que es preciso eliminar para hace
ágil el acceso a la necesaria, en estos archivos los documentos son de
tipo vivo y el archivo es un archivo abierto pues acepta documentación.

J. R. Cruz Mundet: "El archivo de gestión. Los documentos en fase de


tramitación, así como los que son de uso frecuente para la gestión de
los asuntos corrientes, están bajo la responsabilidad y manejo directo
de las unidades administrativas, de ahí que sea más conocido como
archivo de oficina. Tradicionalmente se ha considerado que la
documentación debe permanecer en esta fase durante cinco años una
vez finalizada su tramitación, sin embargo, y a la luz de la experiencia,
este plazo resulta excesivamente amplio por varias razones. La
información útil para la gestión prescribe cada vez en plazos más
cortos, de modo que pasado un año, en la mayoría de los casos, los
expedientes conclusos no son empleados; por otra parte las
administraciones producen en cinco años mucha documentación de la
que razonablemente pueden alojar en sus oficinas, con un coste muy
elevado y el inconveniente que la información redundante añade:
dificultad de búsquedas precisas"

Suelen perder validez pasados un año y no se localizan en un depósito a


parte sino en la propia oficina. Los archivos de oficina tienen que tener
un mayor mantenimiento de la unidad de los expedientes, la
identificación de las series respectivas y la preparación de las
transferencias en el tiempo y forma archivo central y siguiente. Es
conveniente que una vez realizada la tramitación de los expedientes se
agilice su salida. Representan el primer nivel de la red de archivos,
representan un papel decisivo al corresponderles iniciar correctamente
el proceso documental.

LOS ARCHIVOS CENTRALES ADMINISTRATIVOS.

El Archivo Central:

Definicion:

85
Ana Duplá los define diciendo: “Es la fase de archivo que recibe los
documentos que han finalizado su trámite y cuyo uso no sea continuo
en la oficina.” Pueden tener un local acondicionado como tal (archivos
centrales de las consejerías). Transcurridos quince años los documentos
pasan a la etapa siguiente.

Eduardo Nuñez Fernandez.: “Decimos archivos centrales por una


razón muy sencilla, porque es la primera vez en el ciclo vital de los
documentos en que se produce la centralización o concentración de los
documentos –del fondo- hasta entonces repartido entre los distintos
archivos de gestión de la institución. Esta fase de centralización inica
per se la etapa archivisitica en el sentido tradicional del termino” “por
definición los archivos centrales administrativos son los encargados de
recepcionar y procesar la documentación procedente de los archivos
de gestión de cualquier sistema archivisitico.”

Mª Luisa Conde Villaverde en su Manual de tratamiento de archivos


adminsitrativos,20 publicado en 1992 cita: “El Archivo central. Recibe
la documentación que le transfieren los archivos de oficina que
componen la estructura de un organismo, una vez que las necesidades
de utilización no son constantes. Además del servicio a los archivos de
oficina, su misión esencial es el estudio y valoración de las series
documentales. Es el órgano básico de control del tratamiento de la
documentación producida por cada organismo”.

Diccionario de Terminologia archivística: “archivo central. Dentro del


ciclo vital de los documentos, es el que coordina y controla el
funcionamiento de los distintos archivos de gestión y reúne los
documentos transferidos por los mismos, una vez finalizado su tramite
y cuando su consulta no es constante. En virtud de la normativa
vigente, con carácter general y salvo excepciones, no pueden custodiar
documentos que superen los 30 años de antigüedad”.

No siempre está presente en la red de archivo de algunas instituciones o


de las comunidades autónomas. De existir exclusivamente ha de contar
con archiveros. Su característica fundamental en cuanto a su contenido,
es ser la primera concentración documental de todos los fondos de
oficina de la Institución y en consecuencia precisa de un control local,
dentro, a ser posible, o, en todo caso, fuera de la institución.
Las actividades principales son el control y el buen funcionamiento de
los de oficina, el mantenimiento de la identificación de las series y su
identificación en el cuadro de clasificación del fondo, la recepción de
las transferencias de los de oficina, su instalación y su registro y, a su

86
vez, la formalización de las transferencias regulares del archivo
siguiente, teniendo en cuenta que al finalizar el año debería existir un
equilibrio entre ingresos y salidas.

Objetivos y funciones:

Servicios a la organización: servicio de información, organización y


gestión de documentos
Servicio a los ciudadanos/clientes: servicio de información y
documentación, servicio a la investigación y a la cultura.
Servicios al sistema archivístico institucional: servicios a los archivos
de gestión del sistema, servicios a los archivos intermedio e histórico.
Desde el punto de vista, los objetivos generales de un archivo central
administrativo deberían de ser los siguientes:

1. Coordinacion y supervisión de los archivos de gestión de su


ámbito de competencia.
2. Desarrollo y ejecución del programa de gestión de documentos
corporativo, en especial, en su apartado de identificación y
valoración de los tipos documentales y series producidos en los
archivos de gestión en su ámbito de competencia.
3. Ejecucion y gestión de las tansferencias desde los archivos de
gestión hacia el archivo intermedio o siguiente del estadio del
sistema archivístico.
4. Coordinación con el resto de archivos centrales existentes –en el
caso de que los hubiera- a través del servicio de archivo o centro
archivístico que actue de coordinador o cabeza del sistema
archivístico.
5. Organización de los fondos en función de estos objetivos.
6. Gestion de los fondos en función de estos objetivos y el servicio
a la organización, a los ciudadanos/clientes, a la investigación y a
la cultura y al propio sistema archivístico.

Funciones del archivo central:

El archivo central tiene como funcionn prioritria el control y


tratamiento de las series documentales en la fase de producción.
Desde la perspectiva global de las cuatro etapas en que se subdivide el
tratamiento y control de los fondos documentales –identificacion,
valoración, descripción y difusión-, al archivo central le corresponde de
forma plena y exclusiva la primera, es decir, la identificación, debiendo
compartir con el archivo intermedio la valoración y quedando las otras

87
dos la descripción y difusión, supeditadas a los resultados de la etapa de
valoración.
El aspecto de la conservación tiene la responsabilidad de velar por la
adecuada instalación y acondicionamiento de los fondos, atendiendo al
tipo de soporte, tanto en la oficinas como en los locales que constituyen
el deposito del archivo.
Los archivos centrales son para Mª Luisa Conde Villaverde “el eje
fundamental del sistema archivístico estatal, atribuyéndoseles como
funciones prioritarias el control y tratamiento de las series
documentales en la fase de producción” y dentro de ella, les atribuye de
forma plena y exclusiva la de los procesos de identificación del fondo.
En conjunto, las funciones descritas por el Manual de tratamiento de
archivos administrativos para archivos centrales son las siguientes:

1. Funcion principal:
a. Control y tratamiento de las series documentales en la fase
de producción.
2. Funciones derivadas de la principal.
a. Identificación del fondo
b. Valoracion del fondo (en exclusividad)
c. Descripcion del fondo (compartida o coordinada con el
archivo intermedio del sistema)
d. Difusion del fondo (supeditada a los procesos de
valoración)
e. Difusion del fondo (supeditada a los procesos de
valoración)
f. Transferencias desde los archivos de gestión.
g. Transferencias hacia el archivo intermedio.

Cuadro de las funciones del archivo central1:

Funciones del archivo central

Enviar el impreso de transferencias a los


Reclamacion de la
archivos de gestión
documentación
Elaboracion del calendario de ingresos
Recogida Elaboracion de normas para establecer el
1
Funciones y actividades de un archivo central según J. Molina Nortes y V. Leira.
En técnicas de archivo y tratamiento de la documentación administrativa.
Guadalajara, 1996, p.140.

88
recepción procedimiento de ingreso de documentación
Depositos con instalaciones adecuadas.
Velar por la correcta conservación de los
Conservacion expedientes en los archivos de gestión:
Normalizacion del material de carpeteria para
archivo de expedientes
Identificacion, clasificación y ordenación de las
Organización series documentalesincluidas dentro de la
extructura del fondo.
Analisis de los testimonios administrativos
lagales, jurídicos e informativos de cada serie
Valoracion documental.
Conocer los plazos de prescripción de los
valores administrativos.
Elaboracion de instrumentos de control: Para
ingresos y salidas de series documentales y para
prestamos y consultas de documentación.
Descripcion Elaboracion de instrumentos de información
para la identificación y valoración de series.
Elaboracion de instrumentos de descripción del
fondo documental: guias, inventarios, índices.
Servicio de prestamos de documentación a los
órganos productores.
Difusión Servicio de información al ciudadano:
particulares e investigadores (consulta en sala y
reproducción)

LOS ARCHIVOS INTERMEDIOS.

El Archivo Intermedio: La documentación pierde el valor primario de


la gestión y adquiere el valor secundario o histórico. En esta fase se
realiza el expurgo definitivo y la selección de aquellos documentos que
han de considerarse históricos y pasen a la siguiente fase de archivo.
Dura quince años.

Se trata de un invento norteamericano que tuvo lugar durante la


Segunda Guerra Mundial para solucionar la enorme producción
documental de los estados federales. Se implanta en España en el año
1969. En nuestro caso, el primero el Archivo General Central, creado
en 1858 para aligerar la ocupación de los Archivos de los Ministerios.
Los archivos intermedios suelen concentrar archivos de diferentes
instituciones, de lo que se desprende los grandes volúmenes de

89
documentos que reciben, la mayor parte de las veces por transferencia
extraordinaria y como tales con bastante desorganización.

Aquí están los documentos cuyo valor de gestión ya es casi nulo y se


van clasificando de cara a su interés histórico. En este archivo se hace
el proceso de expurgo, es decir, de selección de aquellos archivos que
merecen la pena conservar por su interés histórico, procediendo a la
eliminación del resto. Esta función de archivos intermedios lo hacen el
Archivo General de la Administración (Alcalá de Henares) para los
documentos de la Administración Central, y los Archivos Histórico
Provinciales, para los documentos de las administraciones periféricas
del Estado (Delegaciones de Gobierno, Direcciones Provinciales, etc.)
Los archivos se conservarán por un periodo de diez a quince años. Los
que sobrevivan al expurgo, pasarán al archivo siguiente.
El archivo intermedio es el mas reciente, por lo que a su factura se
refiere,y esta estrechamente unido a la actividad de las
administraciones.

Definición

Sobre los archivos intermedios se han dado tantas definiciones como


archivos existen. El diccionario de terminología archivisticadel ICA nos
encontramos con las aiguientes definiciones y equivalencias de
términos:

Ingles: record centre


Edificio diseñado y construido específicamente para el almacenamiento
de bajo coste, mantenimiento y comunicación de documentos
semiactivos en transito a su ultima etapa disposicional. Tambien
llamado deposito intermedio o limbo. En EEUU los documentos activos
son también almacenados en un “record centre”.

Frances: Centre/Depôt de prearchivage/Depôt intermediaire


Servicio de archivos especializados en la consercacion y la
comunicación de archivos intermedios.
Holandes: Tussenarchief, tussendepot
Aleman: Zwischenarchiv
Italiano: Prearchivo. Archivo intermedio.
Español: Archivo intermedio.

M.Duchein: Archivos intermedios: “los documentos que han dejado de


estar considerados como archivos corrientes, y no pueden, en razón de
su interés administrativo, ser objeto de selección y eliminación.

90
Prearchivage: “conjunto de técnicas para la gestión de archivos
intermedios. En ocasiones utilizado, equivocadamente, como
equivalente records management”.

Diccionario de terminología archivística. Archivo intermedio: dentro


del ciclo vital de los documentos, es aquel al que se han de transferir
los documentos de los archivos centrales (o de los archivos de gestión
en el caso de los archivos histórico provinciales) cuando su consulta
por los órganos productores es esporádica y en el que permanecen
hasta su eliminación o transferencia al archivo histórico. En virtud de
la normativa vigente, con carácter general y salvo excepciones, los
archivos intermedios no pueden conservar documentos que superen los
cincuenta años de antigüedad”.

Uno de los archivos intermedios mas importante es el AGA (archivo


general de la admistracion de Alcala de Henares). La función especial
del AGA consiste en recibir mediante transferencias regulares la
documentación producida por los diferentes organismo que, tras
permanecer en sus respectivos archivos centrales el tiempo necesario
para su tratamiento, haya perdido la suficiente utilidad administrativa
como para que su consulta sea solamente esporádica.

Una vez prescritos todos los valores administrativos, aquellas series


cuyos caracteres constituyen elementos insustituibles de la memoria
histórico deberán ser transferidos al Archivo Historico Nacional,
mientras que las demás, una vez aprobada la oportuna propuesta por la
Comision Superior Calificadora de Documentos, podrán ser eliminadas.

Tipos de archivos intermedios

Podia decirse que exiten tantos tipos de archivos intermedios como


sistemas archivísticos hay porque, las características propias de cada
institución y de sus sistema determinan un modelo de archivo
intemedio, unas veces como centro archivístico independiente con
entdad y personalidad propias y otras, integrado en otro centro
archivístico mas general.
Es España podemos decir que existen hasta la fecha tres tipos de
archivos intermedios públicos, correspondientes a los tres tipos de
sistemas archivísticos que coexisten: estatal, autonomico y municipal.

La situación de los arhcios intermedios ha evolucionado bastante en


nuestro país durante los últimos años al abrigo del estado de las
autonomías y del celo por preservar sus respectivos patrimonios

91
documentales. El primer antecedente que se conoce es el Archivo
General Central creado en 1858 y ubicado en Alcala de Henares, para
aligerar a los ministerios del colapso producido por los fondos
documentales que ya no se utilizaban; pero su incnedo en el verano de
1939 supuso la destrucción de importantes fondos referidos a los siglos
XVIII y XIX. En la fecha ya señalada se crea el AGA que entrar en
funcionamiento a partir de 1972. En 1970 se crea el deposito regional
de Cervera (Lleida) como intermedio para el area catalana y asociado
con el Archivo de la Corona de Aragon. Con la entrada en vigor de las
autonomías, casi todas han creado y consagrado su legislación los
archivos intermedios de sus respectivas administraciones.

Funciones del Archivo Intermedio

Las funciones del archivo intermedio son las siguientes:

§ Liberar a las adminsitraciones de los documentos que ya no son


necesarios para su trabajo diario, a fin de mejorar el
funcionamiento de sus sistemas documentales.
§ Evitar el colapso de los archivos históricos con documentos que
todavía no son libres de acceso para el publico, una parte
considerable de los cuales esta destinada a ser destruida
transcurridos ciertos plazos de tiempo.
§ Asegurar la selección de los documentos que van a ser
conservados y los que van a ser eliminados.
§ Garantizar a las administraciones de origen la plena
disponibilidad de sus documentos, es decir, el acceso a los
mismos cuando sea necesario.
§ Realizar dichas funciones a bajo coste mediante el
aprovechamiento intensivo del espacio, ubicado en suelos e
instalaciones mas baratos que los de las oficinas. Según algunos
estudios representa un ahorro del 50% frente a los costes de
conservación en las sedes de las administraciones, al tiempo que
se recuperan para otras actividades espacios y equipamientos
costosos.

Servicios

Los principales servicios que presta el archivo intermedio son:


1. La instalcion de los fondos
Las unidades pueden instalarse y signaturarse de tres formas
distintas:

92
o Secuencial: siguiendo la numeración continua d ela
sunidades de instalación desde el uno en adelante, por el
orden de ingreso.
o Cronologica: de acuerdo con el año de ingreso y un
numero correlativo asociado.
o Direccion: señalando la ubicación de la unidad en el
archivo, de modo que se otroga un numero por cada uno
de los siguientes elementos: deposito, sección, bloque,
estantería y posición.

2. La clasificación.
Debe realizarse de acuerdo con el cuadro de clasificación
elaborado por la entidad.
3. Descripcion
Las relaciones de entrega serán el elementos de descripción por
excelencia en el archivo intermedio, una vez comprobadas con
los envíos y corregidas.
4. Informacion.
Esta encaminada a ofrecer información a los usuarios, a facilitar
la consulta de la manera mas rápida y satisafactoria posible. En
este sentido tenmos que prever la mas amplia gama de
posibilidades: consulta en sala, préstamo a los organismos
productores, reproducción compulsada de documentos, consulta
telefónica y mediante conexión en red.

Teniendo en cuenta que el archivo iuntemedio es un mero depositante


que se responsabildiaza de la gestión pero no de la propiedad de los
fondos, que siguen perteneciendo a los organismos productores, en
principio solo estos tienen el acceso a los mismos. Cualquier consulta
documental por parte de terceros, bien sea otro organismo o el
ciudadano, deberá realizarse mediante autorización escrita del
remitente, a fin de garantizar la confidencialidad de sus documentos.
No obstante como quiera que, debido a la saturación de los sistemas,
buena parte de su interés para la investigación, en este supuesto la
consulta al publico debe regirse por el principio de acceso libre a los
documentos de carácter histórico; .
El ultimo paso que cabe al archivo intermedio una vez expurgados los
fondos documentales, es remitirlos al archivo histórico correspondiente
al transcurrir treinta años –por termino medio- de haber finalizado su
tramitación. Tan pronto como son destinados a la conservación pepetua,
las administraciones de origen pierden todo derecho sobre ellos y pasan
a la autoridad exclusiva del archivo.

93
EL ARCHIVO HISTÓRICO.

El Archivo Histórico: la documentación posee ese valor secundario o


histórico y se conserva de forma indefinida ya que forma parte del
patrimonio histórico. Se trata de un archivo de con función de
conservación permanente, constituyendo una parte del Patrimonio
histórico. Su finalidad primaria es el servicio a la investigación y a la
cultura.
Su volumen documental suele ser considerable, exige edificios grandes
que suelen ser emblemáticos y notables. De todos los archivos son los
de mayor estimación social y administrativa.
La documentación que tras su estudio es considerada como esencial
reflejo de las actuaciones de la Administración y de la sociedad, asume
su valor testimonial e informativo, y se transfiere al archivo difinitivo o
histórico.
En esta fase de archivo y en relación con el cliclo vital documental la
documentación se considera ya inactiva. El análisis de sus valores
determina que su conservación es esencial, y asume su valor testimonial
e informativo, con un valor permanente y más de 25 años. Esta
documentación se encuentra en el archivo histórico.

Eduardo Nuñez Fernandez: Los archivos históricos son pues, en


esencia, la consecuencia de una historia institucional y no solo de los
estados, también de los municipios, de los organismos provinciales, de
las instituciones religiosas de todo tipo, de las empresas y sociedades
mercantiles e, incluso, de otro tipo de sociedades que, como las
deportivas, pueden alcanzar una vida institucional prolongada con mas
de cien años de actividad. En ocasiones, los centros archivísticos de
carácter histórico albergan un gran numero de fondos históricos de
diferentes instituciones desaparecidas –o no-; tal es el caso de los
fondos de ibstituciones monásticas españolas que como consecuencias
de las políticas desamortizadoras, pasaron a la custodia de la Real
Academia de la Historia y, mas tarde, al Archivo Historico Nacional,
inicialmente concebido para conservar exclusivamente un fondo: el del
propio Estado Español.

El proyecto de Reglamento para los archivos estatales reconoce en su


articulo 15 como archivos historios del sistema estatal los siguientes:

§ El Archivo general de la Administracion.


§ El Archivo Historico Nacional
§ Los Archivos de los reinos de Galicia, Mayorca y Valencia.
§ El Archivo de la Corona de Aragon

94
§ El Archivo General de Simancas
§ El Archivo General de Indias
§ El Archivo de la Real Chancilleria de Valladolid
§ El Archivo de la Real Chancilleria de Granada
§ Los Archivos Historico Provinciales
§ Los Archivos Historicos de Protocolos.

Tipos de Archivos históricos.

Existen cinco tipos de archivos históricos desde el punto de vista de su


formación, a saber:

1. Como fondo documental.

a. Archivo histórico como fase o estadio final del ciclo vital


del documento dentro de un sistema archivístico vigente o
activo tras la superación de los procesos del tratamiento
archivístico vigente activo tras la superación de los
procesos del tratamiento archivístico de la documentación
y la adquisición d ela condición de fondo de conservación
permanente.
b. Archivo histórico como conjunto organico de documentos
de una institución u organización extinguida o
desaparecida.

2. Como centro archivístico.


a. Archivo histórico como centro archivístico que recibe,
cuatodia, organiza y gestiona esa fase o estadio final del
ciclo vital del documento dentro de un sistema archivístico
vigente o activo.
b. Archivo histórico como centro archivístico que recibe,
custodia, organiza y gestiona los fondos históricos
(conjuntos organicos) de instituciones y organizaciones
desaparecidas sin estar relacionado con ellas a través de un
sistema archivístico concreto (no recibe transferencias).
c. Archivo histórico como centro archivístico que cumple las
dos condiciones anteriores: Recibe transferencias de un
archivo intermedio dentro de un sistema archivístico y,
simultáneamente, recibe custodia, organiza y gestiona
fondos de instituciones, organizaciones, sociedades, etc.,
desaparecidas o que han cedido, bajo diferentes formulas
legales, su archivo.

95
Objetivos

El objetivo de los archivos históricos se define, cada vez con mayor


nitidez, hacia tres ámbitos estratégicos en apariencia semejantes pero
muy diferentes entre si a pesar de su complementariedad. Son estos:

a) La constitución de un fondo documental cuyos valores


principales no se definen solo por su interés para la investigación
histórica, sino también como testimonio inalienable de la historia
de las instituciones y las colectividades, de sus actividades y de
su misma existencia como tal.
b) Una atención cuantitativa y cualitativamente mejorada a la
investigación y su creciente diversidad casuística. Los archivos
históricos y, en especial, los grandes archivos históricos
nacionales han comenzado a poner en marcha estrategias
encaminadas a cubrir todos los aspectos de la nueva demanda.
c) La implicación de los centros históricos en una nueva dimensión
de los servicios del archivo recientemente recuperada desde una
óptica renovada y que desde el concepto básico de la función
cultural de los archivos introduce una forma definitiva a estos en
las llamadas políticas culturales y en los nuevos métodos de
análisis de la realidad social y de la oferta demanda culturales.

Funciones

Las funciones del archivo histórico las podíamos resumir de la


siguiente manera:

§ Recepcion y organización de las transferencias de fondos


procedentes de los archivos intermedios mediante la creación y
mantenimiento del correspondiente registro general de entrada de
fondos y la elaboración de los oportunos instrumentos de
descripción, dentro de lo que se ha llamado la función de contral
del fondo y que incluye: la planificación, ejecución y
seguimiento de las actividades relacionadas con los registros de
entrada y salida de documentos, la identificación de la extructura
de los fondos y su valoración y la tramitación de certificaciones y
consultas.
§ Plamificacion descriptiva y elaboración de los instrumentos de
descripción de sus fondos bajo los parámetros de la
normalización descriptiva y la prioridad y oportunidad de los
instrumentos descriptivos a elaborar de acuerdo a las

96
características de los fondos conservados de la demanda externa
del archivo.
§ Recepcion, organización, conservación y servicio de fondos
históricos no institucionales, es decir, de fuera del sistema
archivístico institucional al que pertenece el archivo histórico,
ingresados bajo diferentes formulas: cesion en deposito,
donación, adquisición, expropiación, etc. Con la elaboración del
correspondiente registro general de ingresos extraordinarios,
dentro del conjunto de operaciones que constituyen la función de
control de fondos y de descripción documental.
§ Gestion de las salidas temporales o definitivas de fondos y
documentos y si control mediante el correspondiente registro
general de salirda y el oportuno expediente.
§ Desarrollar iniciativas encaminada al fomento de la protección y
la conservación del patrimonio documental en el ámbito
territorial de sus competencias.
§ Planificar, organizar y gestionar los servicios de información,
consulta y referencia, tanto internas –al personal y órganos de sus
propio sistema archivístico- como externos: al ciudadano,
investigadores, alumnos de los doferentes niveles del ciclo
educativo, entidades que desarrollan actividades culturales, etc.
§ Planificar, organizar y gestionar las actividades relacionadas con
el fometo de la acción cultural del archivo y las relacionadas con
la divulgación y difusión de sus fondos documentales: medios de
comunicación, publicaciones, difusión, exposiciones, programas
educativos, proyectos culturales, convenios con otras
instituciones culturales, programas de apoyo y fomento a la
investigación histórica. Etc.
§ Elaborar y poner el marco normativo archivístico desde el ámbito
de sus competencias al organismo o institución correspondiente,
especialmente en materia de patrimonio documental y fondos
históricos.
§ Establecer líneas de cooperación con el resto d elos archivos que
constituyen el sistema archivístico en el que se halle integrado y,
especialmente, con el/los archivos intermedios de los que recibe
fondos. Esta cooperación debe hacerse extensiva al organismo u
organismos admisnitrativos creados para gestionar y aprobar
medidas de valoración y selección de documentos en el ámbito
institucional del archivo histórico.
§ Establever todoas las medidas necesarias para la correcta
conservación de sus fondos, en especial, las relacionadas conlas
condiciones ambientales y físicas de dicha conservación, las
relacionadas con la utilización de soportes alternativos que

97
permitan la preservación de los originales conservados y las
relacionadas con los riesgos de acceso y uso y entrada y salida de
documentos de los depósitos, asi como adoptar todas la medidas
que considere necesarias para asegurar dicha conservación.
§ Planificar y gestionar adecuadamente el crecimiento espacial de
sus fondos y de sus depósitos con el fin de prever e informar con
antelación suficiente de las necesidades espaciales y de
crecimiento del archivo.
§ Mantener un elevado nivel de eficiencia y eficacia en la
organización y estion de sus fondos mediente la implantación y
aplicación de nuevas tecnologías en los procesos de organización
y servicio de sus fondos manteniendo una permanete mejora de
los procesos de trabajo.
§ Establecer todas la medidas necesarias de contral evaluación de
la gestión d los recursos asignados y servicios prestados
mediante la aplicación de las técnicas estadísticas, la fijación de
objetivos y la elaboración de informes y memorias de gestión y
generales y por programas o proyectos.
§ Mantener un elevado nivel de relación institucional con el resto
deorganismos e instituciones de carácter cutural, científico y
social que actúan en su ámbito de competencia con el fin de
definir y fomentar el espacio isntitucional que como archivo
histórico le corresponde ene l ámbito social, cultural y científico
de su comunidad.
§ Porponer iniciativas o colaborar en los proyectos de elaboración
de sistemas o programas de información de fuentes documentales
para la investigación histórica o programas de información
histórica que se le propongan en el ámbito de sus competencias a
nivel local, regional, nacional o internacional.
§ Organziar y gestionar la administración del archivo en las
diversas facetas de ejecución presupuestaria, gestión de recursos
humanos, formación adiestramiento del personal, contabilidad,
correspondencia, mantenimiento de instalaciones, etc.
§ Planificar y desarrollar sistemas de calidad que permitan mejorar
todos los procesos y operaciones del archivo de forma integral y
evolutiva atendiendo especialmente a los resultados en la calidad
de los servicios.

ARCHIVOS PRIVADOS.

Concepto

98
El diccionario de terminología archivística reconoce como archivos
privados los producidos por personas físicas o jurídicas, publicas o
privadas, amparando como tal las leyes españolas basta con fijarse en
los preceptos constitucionales de “protección y conservación y
enriquecimiento del patrimonio histórico y cultural, cualquiera que sea
su régimen jurídico y su titularidad” (art. 46)
Por contra se constata la existencia de multiples instituciones privadas
que gestionan sus documentos en base a sus cometidos y actividades,
entidades perfectamente estructuradas y que desarrollan procesos de
gestión similares a las administraciones publicas. Es mas llegan a
organizar un flujo de documentos o de información, desarrollando
distintas fases archivísticas en respuesta al ciclo vital de los
documentos.
La desconexión de los archivos privados con respecto al sistema
archivístico públicos ha sido subsanada al concebir los distintos
sistemas como partes de una entidad mayor, las redes de archivos,
constituidas por distintos archivos y sistemas archivísticos sin por ello
establecer relaciones de dependencia mas alla del marco legal genérico
para los fondos documentales y las instituciones que los producen,
custodian o difunden.

La definición de Mª del Carmen Mastropierro: “archivo privado es


aquel que reúne los documentos producidos y/o recibidos en el ejercicio
de sus funciones por las personas físicas o jurídicas en el transcurso de
actividades no regidas por el derecho publico”

Antonio Angel Ruiz Rodriguez: “Los archivos desconocidos y


‘utilizados o por quien los ha generado por un pequeño grupo de
investigadores que saben de su existencia” “termino aplicado a los
archivos que corresponden a entidades jurídicamente privadas”.

Particularidades de los archivos en el ámbito privado

En el fondo subyace una concepción dispar de los archivos privados,


que parte de:

§ Un marco conceptual algo confuso, dada su gran variedad. En


muchos casos tal confusión se deriva de las sutiles diferencias
existentes entre lo publico y lo privado, lo que no siempre tiene
cabida en la legislación.
§ Un marco legal dispar, que no aborda el problema en su
conjunto. De hecho, existen multiples leyes normativas que
afectan a estos archivos de forma tangencial, por mas que queden

99
amparados por los preceptos generales incluidos en la ley
16/1985, de 25 de junio, de Patrimonio Historico Español, y de
sus reales decretos.
§ La concepción del hecho archivístico como salvaguarda de los
derechos y deberes ciudadanos resta valor a entidades privadas
que no incluyen tal finalidad. Es mas , existen entidades que ni
tan siquiera consideran su interés cultural o científico.
§ Una desvinculación de muchos fondos privados de sus titulares
originarios, otorgándoles la consideración legal de sus
depositarios actuales. Esta situación cobra importancia si se
considera que:
o Existen fondos de origen privado en archivos públicos.
o Algunos archivos privados reúnen documentos resultanes
del desempeño de funciones hoy reconocidas en exclusiva
a las administraciones publicas, como ocurre en algunos
archivos eclesiásticos o nobiliarios.
§ La titularidad privada origina a veces problemas de gestión,
organización o difusión, al enfrentarse a la falta de medios
técnicos o económicos. A ello se une a veces la falta de personal
cualificado o de escasa formación del mismo. Parahacer frente a
ese problema la legislación y las distintas administraciones velan
por el correcto tratamiento de estos fondos documentales y
ayudas a sus titulares.
§ Los procesos de cambio de titularidad pueden derivar en la
dispersión o fragmentación de estos fondos, como por ejemplo en
los casos de herencia, venta fragmentada de una empresa o
separación total del fondo histórico y el fondo administrativo de
un mismo archivo.
§ Es frecuente que estas entidades deleguen la gestión de sus
actividades culturales, incluidos sus archivos, a fundaciones que
han sido creadas por ellas mismas o por una colectividad de
entidades relacionadas.
§ Esta suele ser la tónica predominante en el ámbito de los
archivos de empresa, pues muchas entidadades crean y finacian
fundaciones destinadas a obras sociales y actividades culturales.
Pensemos en la fundación Caixa Bank o en la obra social del
Bankia.

Sistematización de los archivos privados.

Se pueden establecer diversas tipologías, entre las que se pueden citar


las aportadas por O Gallego Lopez o V. Pons Alos, aunque en lo

100
esencial todas coinciden en considerar, de un lado la condición jurídica
de sus titulares y, del otro, la tipología de sus fondos.
Si tomamos como fundamento la condición privada o publica de sus
titulares, se puede distinguir:

§ Entidades de titularidad, capital mayoritario y gestión privados,


con fines, actividades e intereses ajenos al ámbito cultural o
archivístico, pero que conservan uno o varios fondos
documentales.
§ Entidades de titularidad, capital mayoritario y gestión privados
orientadas a actividades culturales y archivísticas, independientes
o vinculadas a otras instituciones. En este grupo se incluyen las
fundaciones sociales y culturales de bancos, empresas, etc.
§ Ambos tipos antereriores pueden desarrollarse en el ámbito
publico, por ejemplo al ser fundadas por uno o varios organismos
públicos, al intervenir estos en su gestión y dirección o al
estarsubvencionadas o contar con aporte económico de origen
publico. En este grupo se incluían muchas fundaciones y
organismos autónomos de las distintas administraciones y,
aunque su condiciona legal los situe en el ámbito publico, sus
características los aproximan mas a los archivos privados.
§ La archivística francesa ha desarrollado el concepto de archivo
semipúblico para referirse a centros privados que disponen de un
servicio de difusión similar al de los centros públicos.

La clasificación mas genuina es la que considera los fondos


documentales provenientes de personas o entidades privadas vinculados
a actividades y fines de ámbito privado, con independencia de su
ubicación o el régimen jurídico de sus titulares actuales:

§ Archivos de asociaciones privadas. Se caracterizan por responder


a organizaciones colegiadas o que representan a un colectivo y
que persiguen unos fines específicos, fines que determinan la
administración o exclusión de uss miembros y de los que seriva
su producción documental, con independencia que desarrollen
otras actividades sociales, económicas o culturales. En este
amplio grupo se pueden incluir sindicatos, partidos políticos,
asociaciones culturales, etc. Cada una con particularidades
notables.
§ Es de notar que existen instituciones que legalmente son
consideradas publicas, aunque en el desepeño de sus actividades
y en el grado de autonomía de que disponen se aproximan a las
instituciones privadas. Este es el casod e los colegios

101
profesionales, academias científicas, cofradías de pescadores,
cámaras de comercio, industria y navegación, federaciones
deportivas, ect.
§ Archivos de empresas o entidades cuya finalidad es la obtención
o salvaguarda de beneficios económicos aunque presten atención
a facetas culturales o ejerzan comprencias publicas.
§ Archivos de instituciones eclesiásticas, por incidir en aspectos
religiosos y ser estos los principales asuntos tratados por sus
fondos, por mas que se incluyan documentos de carácter
patrimonial o administrativo.
§ Archivos personales, familiares y nobiliarios, cuya finalidad
esencian esta en la salvaguarda del patrimonio y sus intereses
particulares en relación con su entorno social muy especifico.
§ Archivos de instituciones deocentes, científicas y culturales,
cuando estos son sus cometidos esenciales. Es de notar que los
archivos universitarios suelen incluirse en el ámbito de los
archivos públicos, aunque con frecuencia se han olvidado los
centros docentes privados o se les ha incluido en el ámbito de las
instituciones religiosas que los fundan o gestionan, pese a que
sus cometidos son distintos.

La protección del patrimonio documental privado.

A diferencia de los documentos originados por las adimistraciones


púbicas, considerados patrimonio documental y protegidos como tal por
la ley de PHE desde sus misma creación o recepción por el organismo
publico, no ocurre lo mismo con los documentos que no son de
titularidad estatal, autonomica o local. Asimismo, tampoco existe una
normativa que regule los procedimientos o normalice los tipos
documentales, por lo que las entidades privadas disponen de bastante
libertad a este respecto.
Las entidades privadas deben, eso si, tener en cuenta la protección de su
patrimonio documental según lo establecido en la ley de PHE, asi como
todas aquellas normas legales que afecten a sus actividades y fines.
Enn primer lugar, la ley aborda esta cuestión de sde la producción o la
titularidad actual de los fondos documentales, sin incidir en su origen.
Además, la confision entre lo publico, lo autonomico y lo privado se
hace presente en la adcripcion de muchos fondos documentales a uno u
otro tipo. Reciben la consideración de patrimonio documental español
aquellos fondos, agrupaciones o documentos:

§ Que pretenezcan a personas jurídicas en cuyo caso capital


participe mayoritariamente el Estado u otras entidadades

102
publicas, como sucede con organismos autonomicos de la
administración, empresas publicas o patronatos municipales.
§ Gozan de la misma protección los documentos producidospor
entidades de privadas que gestionen servicios públicos, en lo
relacionado con dichos servicios.
§ Aunque estas prescripciones afectan a muchos fondos
empresariales, el carácter autonomico y temporal de estas
entidades les puede llegar a marginar de una correcta actuación
por parte de los organismos públicos competentes en materia
archivística.
§ Los documentos producidos por entidades y asociaciones de
carácter político, sndical o religioso y por las entidades,
fundaciones y asociaciones culturales y educativas de carácter
privado solo adquieren la condición de patrimonio documental
español al superar los 40 años de antigüedad, precepto que
alcanza a entidades autonomicas y asociaciones fundadas o
patrocinadas por empresas privadas.
§ El resto de la producción documental del ámbito privado queda
protegida por la mencionada ley una vez ha alcanzado los cien
años, salvo decisión expresa de la administración competente.
§ La obligación legal de depositar una copia de los documentos
constitutivos de las empresas en el Registro mercantil convierte a
estos fondos en un complemento de muchos fondos
empresariales (real decreto 1784/19996 de 19 de julio, que
aprueba el Reglamento del Registro Mercantil).

Medidas para preservar y difundir el patrimonio documental.

Todos los poseedores de patrimonio documental y blibliografico están


obligados a conservarlo y protegerlo, permitiento la inspección de las
administraciones publicas compententes. Ademas la ley de PHE incide
en la obligación de permitir su consulta y estudio por parte de los
investigadores, auque dentro de unas pautas que respenten los derechos
de su titular o depositario. De hecho auqnei proclama el libre acceso al
patrimonio documental y bibliográfico, reconoce la posibilidad de
limitar la consulta de aquellos documentos de carácter confidencial o
que afecten al honor y la intimidad de sus titulares.

En todo caso, serán de libre acceso los documentos con mas de 25 años
desde la muerte de la persona afectada por el acto documentado o 50
años a partir de la fecha de los documentos (art. 57)
La legislación vigente fomenta la adquisición de los fondos
documentales privados por parte d elas disitintas adminsitraciones,

103
además de limitar su exportación, prohibida para los bienes de interés
cultural según la ley de PHE (art. 52-56).
No obstante, la cesion de los fondos a instituciones publicas no tiene
que implicar la perdida de derechos, salvo que por incumplimiento el
Estado decida la expropiación del archivo en cuestión. Por el contrario,
la ley de PHE facilita la conservación, gestión y difusión de los fondos
documentales y archivos privados mediante su deposito temporal en un
centro publico que reuna las condiciones necesarias para su seguridad y
consulta (art. 53 y 63)

Mecanismos de cesion.

Deposito: implica un acuerdo o contrato en elque el depositanta cede la


custodis del fondo documental con carácter temporal, sin renunciar a su
titularidad y con el derecho a recibirlo en devolución en las mismas
condiciones en que slo entrego (código civil arts. 1758 a 1789). Como
consecuencia, esta figura jurídica obliga a solicitar la atorizacion de su
titular para cualquier intervención o uso que se vaya a hacer del mismo,
impidiendo labores de organización o difusión.

Comodato. Es el procedimiento jurídico mas idóneo, pues trata de un


préstamo temporal del fondo documental en el que su titular cede el uso
del mismo. A cambio, el comodato queda obligado aconservar el fondo
documental y hacerse cargo de su coste (Codigo civil art. 1740). Como
consecuencia el comodatario podrá organizar y difundir el fondo
documental, llevar a cabo medidas para su mantenimiento y mejora,
garantizando siempre la titularidad particular y la entrega de los
posibles beneficios de su uso.

Adquisicion total. Por compra, donación, expropiación, ejercicio estatal


del derecho de tanteo y retracto sobre el patrimonio documental o
entraga como pago al impuesto de la reta de las personas físicas (Ley de
PHE, RD 111/1986 y RD 64/1994, que desarrolla la ley de PHE).

Medidas de fomento.

Con independencia de la posibilidad de ceder el patrimonio documental


a la custodia, gestión total entrega a las distintas adminsitraciones
publicas, el Estado hibilitara mcasnismos para fomentar la conservación
y difusión del patrimonio documental por distintas entidades privadas.
Ello se enmarca en la regulación de la participación privada en
actividades o fines de interés general, medidas orientadas a sus

104
titulares, a las entidades que custodien tal patrimonio o cualquier otra
interesada en finaciar tales actividades.

Deducciones de impuesto de la renta de las personas físicas. Hasta un


20% de inversiones realizadas en bienes de interés cultural o hasta un
30% por donación de bienes que formen parte del patrimonio (Ley de
PHE)
Deducciones de incentivos fiscales para fundaciones sin animo de lucro
que financien actividades de interés general (Ley 30/1994, de
fundaciones y mecenazgo)
Pago de impuestos en bienes que formen parte del Patrimonio Historico
Español. La valoración de estos bienes correra a cargo de la Junta de
Calificacion, Valoracion y Exportacion (Ley de PHE y RD 111/1986 y
RD 64/94 que desarrolla la ley de PHE). Este sistema ha sido el usado
por los titulares del archivo dical de Frias.
Ayudas de la adminsitracion con carácter de anticipo reintegrable (ley
de PHE)

ARCHIVOS PERSONALES, FAMILIARES Y NOBILIARIOS.

Archivos Personales.

Según expresa Mastropierro los archivos personales nacen ante la


necesidad del individuo por conservar los testimonios escritos de su
actividad. Estan condicionados por su dedicación profesional, sus
intereses particulares y su contexto familiar, social, político y
economivo. Ademas, al concebirse como una entidad privada todos
estos factores influyen mucho en la comprensión general del fondo,
pues algunos documentos solo cobran sentido después de un profundo
conocimiento de su contexto, sin que existan, como ocurre en los
archivos públicos, normativas oficiales y procedimientos relados que
los justifiquen.
Suelen contener una documentación muy variada, que dependerá de las
circunstancias concretas de cada titular:

§ Documentos de carácter personal y familiar


§ Documentos de carácter patrimonial, como títulos de propiedad,
gestión de bienes, etc.
§ Correspondencia privada y oficial.
§ Documentos relativos a su participación en instituciones de todo
tipo, como colegios profesionales, clubes sociales o deportivos,
entidades religiosas, afiliaciones sindicales…
§ Documentos relacionados con su actividad profesional.

105
§ Colecciones diversas, como recortes de prensa, cartografia, etc.

Los archivos familiares son los fondos agrupados y trnasmitidos por


una familia o linaje, en los que se renune documentos que fundamentan
sus propiedades y derechoso que resultan de sus actividades e intereses.
En definitiva, son similares a los archivos personales, aunque difieren
de estos al implicar una evolución cronológica a lo largo de una o
varias generaciones y reunir en un mismo archivo la producción
documental de varios individuos, de forma singularizada o como
entidad colectiva.

Archivo personal, Mª del Carmen Mastropierro lo define como: “una


colección de manuscritos privados personales, que testimonian las
motivaciones, inquietudes e intereses de la persona que reunió la
colección”. El archivo personal es una colección de documentos
(escritos, cartas, notas, publicaciones, fotografías, manuscritos,
documentos legales, etc.) refeeridos a la actividad de una persona,
preparada profesionalmente como testimonio para su memoria.

Los Archivos familiares.

Definicion y concepto

Por archivo familiar podemos entender el conjunto de documentos, sea


cual sea su soporte material, producidos y conservados por una familia
o linaje, y que son el resultado de una vida de relación, de las
actuaciones de sus miembros en sus diferentes momentos históricos y
de las actividades relacionadas con la formación y gestión del
patrimonio . un archivo familar muy amenudo incluye información de
tipo personal, claramente separable dentro del conjunto de diferentes
miembros de la familila, Los archivos familiares de personas son
privados, formados por una persona a lo largo de su vida o por una
familia a lo largo de generaciones. Los archivos de personas físicas son
de índole menor, permanecen en amnos de la familia y cuando la
persona productora muere, la familia o bien lo sigue conservando o se
desace del archivo. Cuando la persona tiene cierta popularidad, muchos
de los archivos mediante cesion o venta, pasan a ingresar en los
archivos públicos, tal es el caso de los archivos de Adolfo Suarez,
Manuel Azaña. Existen archivos de otras personalidades publicas que
son expuestos, junto a todos sus bienes, en las denominadas casas-
museso como Juan Ramon Jimenez o Dali. Generalmente son archivos
sontemporaneos, son administrativos, pero al morir los personajes que

106
los generan pasan a ser históricos. De estos los mas destacados son los
nobiliarios.
Olga Galleo21 los define como: Los archivos privados, por el contrario,
emanan de individuos y personas jurídicas privadas (familias,
asociaciones, fundaciones, empresas e iglesias).
“son los archivos familiares los generados por las actividades de una
persona a lo largo de la vida o por las de los distintos componentes de
una familia a través de generaciones, constituyendo, generalmente, la
etapa final de la integración de otras familias y de desmembraciones de
sus componentes que han dejado huella en sus fondos documentales.”
Objeto: reside en permitir la buena administración de los patrimonios
en el mas amplio sentido de la palabra y corresponden a un archivo de
gestión adminsitrativo, en el que el fin utilitario y económico determina
la organización de fondos. Pero al mismo tiempo son archivos
históricos de alto valor cultural, pues contienen testimonios e
información que permite reconstruir la historia de un linaje y descubrir
y confirmar y dar a conocer su “lustre” y prestigio al rememorar el
poder y autoridad que en otros tiempos disfruto.
Estan formados por documentación recibida, emitida o expedida y otra
generada de orden interno.
La recibida, según el centro de emisión, puede ser de procedencia real y
señorial; documentación procedente de las administraciones publicas
centrales y municipales, cuyo destino necesario e sun particular;
documentación judicial; documentación notarial, en copia, documentos
de precedencia eclesiástica: Santa sede, cancillerías episcopales,
monasterios conventos y parroquias, etc. Y documentos precedentes de
particulares, en general muy números, como es el caso de la
correspondencia.
La expedida puede ir dirigida a las adminsitraciones civiles,
eclesiásticas y personas privadas como consecuencia de las actividades
de la persona o familia, y se conserva en copia o minuta.
La generada de orden interno puede ser muy abundante en todo lo
referente a la adminsitracion del patrimonio o a cierrtas actividades
propias de la familia. Puede conservarse en original copia o minuta.

Caracteristicas:

Los archivos familiares no obedecen a un organigrama, a una


legislación o normativa en cuanto a su formación, al procedimiento o al
tramite, sino que surgen un poco al azar, según lo exijan las actividades
de sus creadores.
El archivo familiar reflaja la evolución de una o varias familias a lo
largo de generaciones y a través de muchos años, e, incluso, siglos en

107
los que se producen uniones de familias distintas por matrimonios,
uniones de patrimonio por herencias, reducciones de patrimonio y por
ultimo su extinción.

En España uno de los primeros que pasaron al Estado por compra fue el
de la casa ducal de Osuna en 1927, siguiendo una política de
incorporación de este tipo de archivos que data de 1901. Entre las
numerosas donaciones destaca la del archivo de la Casa Real de Frias,
hoy en el Archivo Historico nacional. Los grandes archivos
conservados por las familias creadoras destaca los de las casas de
Madinaceli, en la casa de Pilatos de Sevilla, Casa ducal de alba, en el
palacio de Liria de Madrid, Casa ducal de Medina Sidonia, en San
Lucar de Barrameda a través de fundaciones existentes

Los archivos personales nacen ante la necesidad del individuo por


conservar los testimonios escritos de su actividad. Estan condicionados
por su dedicación profesional, sus intereses particulares y so contexto
sfamiliar, social político y ecnomico.
Suelen contener una documentación muy variada, que dependerá de las
circunstancias concretas de cada titular:

§ Documentos de carácter personal y familiar


§ Documentos de carácter patrimonial, como títulos de propiedad,
gestión de bienes, etc.
§ Correspondencia privada y oficial.
§ Documentos relativos a su participación en instituciones de todo
tipo como colegios profesionales, clubes sociales o deportivos,
entidades religiosas, afilicaiones sindicales.
§ Colecciones diversas como recortes de prensa, cartografia…

Los archivos familiares se caracteiran por la granriqueza y por la


variedad de tipologías documentales que contienen. Los documentos
adquiridos y producidos por una o mas familias a lo largo de los siglos
son dicersos y cariasod, el contenido del archivo es mas rico cuanto
mas halla sido la posición social de la familia, cuando mas activa halla
sido la vida de sus miembros y cuanto mas considerable sea el
prtrimonio familiar. Aun asi no se pudene efectuar comparaciones
asimétricas enter archivos de famlias de diversa posición, clase o
estamento socila.
La clasificaicon archivística francesa ha distinguido diferentes tipos de
documentos en un archivo familiar:

108
- Archivo puramente familaires, que contiene documentos
referneres a diversas generaciones d ela familia y documentos
relativos a cada individuo
- Archivos señoriales, que se localizan sobre todo en los fondos
documentales de casas nobiliarias. Dentro de este grupo se
distinguen los documentos señoriales propiamente llamados y
los documentos feudales.
- Archivos dominicales que incluyen títulos de propiedad
documentos relativos a la adminsitracion de fincas rusticas
urbanos, compraventas, etc.
- Papeles de funciones que provienen del ejercicio de cargkis por
parte de los individuos de la familia. Se distinguen de las
funciones privadas y las funciones de cargos públicos. Una
categoría intermedia seria el el caso de los cargos religiosos.
- Papeles científicos o literarios.

Principales características de los archivos familiares:

El pergamino es el principal soporte de los documentos, al menos hasta


mediados del siglo XVII. Despues el papel lo suplante totalment
excepto en algunos documentos solemnes. Es usual encontrar
documentación en papel a partir del siglo XIV especialmente en las
series de proceso y correspondencia. Hacia el siglo XVI se efectúan
copias notariales sobre el papel de documentos mas antiguos en
pergamino, que responden a un intenres de reordenación de los archivos
y a un itnento de agilizar y facilitar las tareas admisnitativas, muchas de
esta copas contienen también el documento original en pergamino, no
exite una total separicion entre el paple y el pergamino.
La instalcion presenta la formas siguientes: agrupaciones de
pergaminos en carpetas, libros o registro de archivo y legajos.
La organización interna no responde a criterios de la archivística
moderna sino a las necesidades de uso de los propietarios y
adminsitradores tienen de una documentación con plena
vigenciajuridica y administrativa.Esta documentación ha variado a lo
largo de la historia familiar, al compas d elas exigencias administrativas
nuevas, pero la mayoría de las veces deja rastro documental. Desde las
signaturas del dorso de los pergaminos a los abecedarios e índices
elaborados por los notarios de la época moderna,estos rastros
testimonian la vigencia pretérita del archivo y de su documentación.

Calsificacion de los archivos famliares:

109
El tratamiento plantea una problemática especifica. Cada archivo
esdiferente y plantea un nuevo problema de aquí la ausencia de normas
de clasificaicon que vallan mas alla de formulaciones vagas y
generales, asi existe una gran diversidad de criterios de clasificación.
Los criterios de elaboración de los cuadros de clasificación son los
siguientes:
- El cuadro de clasificación tiene que respetar la organización
preexistente del archivo
- Tiene que incluir una totalidad de la documentación del archivo,
sea cual sea su soporte material, con independencia de su
instalcion física.
- La elaboración del cuadro de clasificación tiene que respetar el
principio de procedencia de los documentos. Cada archivo
familiar es el resultado de la suma de los archivos de las familias
y patrimonios que los integran.
- Tiene que ir acompañado de la codificación sistematica de la
documentación, el código o signatura sistematica tiene que ser
equilibrado, jerarquizado y con numeración abierta
- La clasificación de la información de cada una de las familias o
linajes que componen el archivo sigue los criterios siguientes:
o El respeto a las series documentales generadas por el
funcionamiento de la familia o por la actuación de sus
miembros en todos los campos de su actividad, que tienen
que ser odernados a partir de criterios cronológicos o
alfabeticos.
o Agrupaciones facticias de docuemntacion suelta a partir de
criterios tematicos.

Los Archivos nobiliarios

Definicion y concepto:

Según Araznazu Lafuente Urien (Lafuente Urien & Garcia Aser, 2000),
“ son un complejo resultado de las actividades de una familia a lo largo
de diversas generaciones, resultado de las actividades personales y
publicas de sus miembros, la administración de sus bienes y
propiedades o del ejercicio de potestades jurisdiccionales y patronato
eclesiástico. En ellos además han actuado diversos factores a lo largo
del tiempo que han podido modificar la integridad normal del proceso
de acumulación de documentos del fondo de archivo. Un archvo
familiar no puede entenderse al margen de la evolución histórica de una
familia que lo ha creado la política de sus alianzas matrimoniales, la
actividad económica, las épocas de gloria y su bancarrota

110
Pedro Abreu de Peixoto define los archivos familiares como: “el
conjunto de documentos producidos o recibidos por los elementos de
una familia en el normal desenvolvimento de sus actividades,
particulares o colectivas, organizados de acuerdo con sus actividades y
teniendo en cuenta la necesidad de utiliacion”.

El diccionario de Archival TErminology del ICA. La definición de


archivos familiares en el diccionario de terminología archivisitca
coincide con la definición de la definición de la versión en francés del
diccionario del CIA: “ es el archivo privado que reúne fondos
documentales de una o varias femilias relacionadas y de sus miembros,
relativos a asuntos privados, principalmente la admisitacion de sus
bienes, y ocasionalmente a sus actividades publicas. En este mismo
diccionario, archivo nobiliarios es definido como archivo familiar de
una o varias familias de la nobleza.
Podemos definir a los archivos nobiliarios como: “el conjunto de
documentos producidos, recibidos por una familia de la Nobleza, o de
aquellas emparentadas por matrimonio, y de sus miembros, en el
normal desemvolviemnto de sus actividades privadas, la administración
del patrimonio y jurisdicción, y en su caso, de sus actividades públicas,
empresariales, organizado de acuerdo con sus actividades y teniendo en
cuenta una necesidad de utilización futura”

Los archivos noviliarios son privados y muchos de ellos siguen


siéndolo, como por ejemplo el de la duquesa de alba que se encuentra
en el palacio de Liria de Madrid. En el archivo histórico nacional hay
una sección llamada osuna, que fue llevada a Toledo, dentro de este
esta el archivo de los condes de Benavente, que había absorbido a la
casa de Luna. La primera documentación que tienen los archivos
nibiliarios son privilegios, títulos y concesiones, luego estas series
persisten si la casa tiene continuidad. Tambien hay en la época moderna
series de correspondencia. Esisten también una sección llamada
Patrimonio donde se recogen los documentos de patrimonio
(testamentos, mayoazgos, juras, compra-venta, escritos de diversa
índole)
Tiene la peculiaridad de incluir entre sus fondos abundante
documentación resultado de su interés por la genealogía y la gstion y
transmisión de valores y bienes, y por ser en muchos casos los
custodios de fondos historicios que pueden incluir referencias al
ejercicio de competencias publicas. En este sentido algunos autores
habland e fondos señoriales, pues el ejercicio de competencias publicas

111
por delegación regia a los titulares de los señoríos es una de sus
características distintivas.
En algunos casos la riqueza de estos fondos se convierte en
instrumentos fundamental para el conocimiento y la investugacion de
determiandos épocas de la historus irradiandoo sobre territorios
georgraficos muy diversos. Compor ejemplo podemos citar el Archivo
ducal de Medinaceli o el fodo Osuna, ambos custodiados por el
Archivo Historico Nacional en su sección Nobleza.
La decisión de transladar esta sección a su altual sede en el Hospital
Tavera, de Toledo y el proyecto de creación, a partir de estos fondos de
un archivo publico especifico para fondos noviliaroos, marca un hito en
la actitude de las administraciones publicas. La iniciativa se sustento en
los Fondos del AHN y al colaboración de la fundación Ducal de
Medinaceli (1989), aunque con el tiempo se han ido incorporando otros
muchos fondos de esta índole.
La reunión de títulos y señoríos ha derivado, con frecuencia en la
formación de grandes archivos que suelen estar clarsificados en función
de los nucleos señoriales, tiulos, linajes que se han reunido en una única
estirpe a los laro de los siglos. A suvezz, cada una de tales agrupaciones
tienene unas acracterisiticas similares a las de los archivos familiares,
aunque pueden incluirse serieres documentales mas singualres:

- Documentacion de carácter señorial, fruto del ejercicio de


derechos señoriales sobre algunos territorios y sus vecinos tales
como la gestión de los cabildos municipales, el cobro de
impuestos, el nombramientod e cargos públicos o el ejercicio de
competencias oficiles.
- Series relacionadas con el desempeño de oficios públicos
(militares, de alto rango, altos puestos eclisiasticos o de la
adminsitraicon, embajadores, ministros…), cuando no la mera
existencia de referencias de series como la correspondencia.
- Documentos relativos a estudiod genealógicos e históricos de un
linaje.
- Patronazgo de instituciones eclesiásticas o benéficas.
- Fondos o series documentales de preocedencia extranjera
resultado de la titularidad de señoríos extranjeros o de antiguo
dominio español (Italia, Portugal, america, países bajos…)
- Colcecciones cartográficas y biblioteca tanto mas importantes
que el archivo
- Series de carácter judicial resultado de los pleitos entablados por
títulos, señoríos y propiedades.
- Amplia correspondencia.

112
Archivos de instituciones eclesiásticas.

Los archivos eclesiásticos

Son el conjunto de documentos producidos o generados por los


instituciones eclesiásticas para el desarrollo de sus actividades a lo
largo de la historia. Al hablar de documentación eclesiástica, hay que
advertir que estamos en un estado aconfesional y por lo tanto hay
documentación de muchas regiones, aunque nos centraremos en los
archivos de la iglesia católica. Estos con fundamentalmente,
catedralicios, monásticos, diocesanos y archivos parroquiales.
Los archivos mas antiguos son episcopales y parroquiales y a estos se
añaden los archivos de los monasterios y de las instituciones caritativas
y educativas, de las congregaciones religiosas, de los institutos de la
vida consagrada, de los cabildos, colegiatas, seminarios, universidades
eclesiásticas, cofradías, instituciones hospitalarias y obras misionables.
Existen archivos surgidos en el siglo XX que no entran en estas
categorías. La principal institución es la conferencia episcopal que
surgió a raíz del concilio vaticano II, cuya documentación es
administrativa. Otros archivos pueden ser los de instituciones seculares,
que no son congregaciones religiosas tradicionales, como por ejemplo
el Opus Dei. También hay que mencionar los archivos de los colegios
religiosos. Hoy en España existen mas de 14000 archivos eclesiásticos.

Archivos catedralicios.

Estos archivos junto con los monásticos son los mas antiguos. Son
conocidos también con el nombre de archivos capitulares. Que quería
decir archivo del capitulo del cabildo de la catedral. Desde la Alta Edad
media en las grandes ciudades se establece un obispo a la cabeza de una
diócesis y junto al obispo se construye una iglesia catedral, porque es la
cátedra del obispo, pero para la organización de los bienes y la liturgia,
se constituyen los cabildos (conjunto de clérigos que sirven a la
catedral). Los obispos residen en la cabecera de la diócesis y la
administración corre a cargo del cabildo produciéndose documentos
que forman de manera natural un archivo, con la peculiaridad de que la
catedral no solo la administra el cabildo sino la propia diócesis es decir
la propia diócesis es decir la documentación de la diócesis, producida
por el obispo, esta en la catedral porque no existen los archivos
diocesanos. En cuanto a la documentación las series mas importantes y
antiguas son los documentos originales en pergaminos. Es la
documentación mas antigua que se conserva en toda España. Tienen
documentación anterior a la existencia de las catedrales.

113
Los cabildos constituyen un scriptorium y a partir del siglo XII
empiezan a existir códices diplomáticos o cartularios, libros en los que
se copian los documentos originales. En el siglos XIII comienzan a
registrarse las actas capitulares y aparecen fragmentos de libros de estas
actas capitulares. En el siglo XIV se hacen libros y se sigue haciendo a
lo largo de la historia. Durante toda la Edad Media en los archivos
Catedralicios hay todo tipo de documentos producidos o recibidos por
el cabildo, a parte de privilegios también hay donaciones y testamentos.
También aparecen en la edad media la serie de libros ceremoniales y
litúrgicos; otra serie importante son los libros de gestión económica. En
el siglo XVI aparecen los expedientes de pleitos, de amojonamiento o
deslindes. También se han integrado archivos de otras instituciones
desaparecidas como el archivo del Hospital de San Antonio Abad de
León, archivos de cofradías y archivos de antiguos monasterios y
conventos.

Archivos monásticos

Son los archivos de los monasterios. Un monasterio es una corporación


que tiene propiedades. Existen desde la Alta Edad media. Debido a la
desamortización una minoría de la documentación de estos monasterios
se encuentra en las instituciones monásticas, aunque en la mayoría de
los casos la documentación en parte se ha perdido y otra gran parte ha
pasado a archivos públicos. En caso de que no pase a archivos públicos
la documentación pasa al archivo catedralicio o al diocesano.
La documentación es muy similar a la de la catedral. La documentación
mas antigua es real, y son documentos sueltos, libros litúrgicos y
ceremoniales. También producen capitulares; esto se mantiene durante
toda la Edad Moderna hasta nuestros días. También existen los libros
de administración de bienes.
Así podemos decir que el fondo se divide fundamentalmente en dos
secciones: administración de gobierno y gestión económica. En
administración de gobierno se ubican aquellos documentos que reflejan
los actos de la gestión de guía, mando o gobierno del monasterio. En la
sección de gestión económica, en cambio, se colocan aquellos
documentos que registran las sumas de dinero que ingresan a las arcas
del monasterio o salen de ellas.

Tipologías documentales:

Actas: documentos que registran y avalan el gobierno del responsable


del monasterio (prior) o recogen las decisiones de acuerdos de capitulo
u otros órganos de gobierno que pudieran existir.

114
Crónicas: son libros donde se asientan los sucesos notables acaecidos
en el monasterio.
Registro de misas: en este libro se asientan las misas celebradas
precisando la fecha y la intención por quien se celebro. El ministro que
la celebro y el costo arancelario por la intención de la misa.
Religiosos: contempla los documentos que asientan los nombres y datos
de los miembros de la congregación.
Visitas provinciales: son libros donde en visita canónica, el responsable
de la provincia asienta aquello que considera que la comunidad debe
observar con mayor cuidado en bien de la disciplina monacal.
En lo que se refiere a la gestión económica sabemos que en ella se
sitúan aquellos papeles que documentan las propiedades del monasterio
y las sumas de dinero que salen o entran en el monasterio.
Libros de registro anuales: registros de entradas y salidas de un años
especifico.
Escrituras: documentos que avalan las propiedades del monasterio
Entradas y salidas: libro donde se asientan los ingresos y egresos de
dinero que mueve el monasterio.

Archivos diocesanos.

En el siglo XVI tras el concilio de Trento, se obliga a los obispos a ser


residentes en la cabeza de sus diócesis, por lo que se reestructura el
gobierno de la diócesis y se refuerza el poder del obispo. Se crea la
curia diocesana para apoyar al obispo y es también cuando se crea el
seminario de diocesano. A partir de ahí comienza el obispo y su curia a
producir documentación que se integra en el archivo episcopal. Es un
archivo natural y administrativo. Se mantiene esta situación hasta el
siglo XX. Luego se convierten en archivos históricos. En el siglo XX
se refuerza el papel de este archivo porque se le da una función similar
a la de los archivos históricos provinciales, es decir se considera al
archivo episcopal el encargado de recoger la documentación histórica
de la diócesis, así es como se integran en estos archivos, archivos de
cofradías y monasterios. Se le cambia el nombre por el de archivo
diocesano. Se refuerza esto con una decisión de la conferencia
episcopal, bajo las bases de la santa sede, de hacer una campaña para
que los archivos parroquiales se integren o depositen en el archivo
diocesano en aquellas que no se puedan hacer cargo de la
documentación. La documentación es administrativa.

Servicio diocesano de archivos.

115
La importancia que adquieren los archivos diocesanos en el siglo XX
como centro para la conservación de la documentación eclesiástica de
su ámbito de competencia, ha dado lugar a la aparición en algunas
diócesis de los llamados “servicios diocesanos de archivos” que se
convierten en el organismo en torno al cual funciona el sistema o red de
archivos de la diócesis. En el archivo de la diócesis de Bilbao se pone
en marcha el servicio diocesano de archivos, dependiente también de la
delegación diocesana de Patrimonio Histórico Cultural, con el fin de
unificar la política archivística de la diócesis e implantar un sistema de
gestión integral de los archivos diocesanos.
Este servicio se encarga de la recogida sistemática de fondos, y de la
coordinación y supervisión de los archivos diocesanos existentes,
incluido el archivo histórico, y de asesorar y orientar a todos los
organismos diocesanos para:

Archivar correctamente la documentación generada en la actualidad.


Determinar los plazos de vigencia administrativa.
Fijar los criterios de valoración y conservación de series.
Regular los plazos de transferencias evitando las llegadas
extraordinarias de fondos al archivo histórico.
Dar tratamiento archivístico a los fondos, elaborando modelos para
todos los niveles de archivo e instrumentos comunes de descripción,
catalogación y clasificación.
Tratar de conseguir una informatización de los archivos de la diócesis.

A partir de 1997, se dieron los pasos necesarios para la implantación


del sistema de gestión integral de los archivos de la diócesis de Bilbao,
integrando al archivo histórico existente como pieza fundamental,
donde ha de llegar toda la documentación de conservación permanente.
Desde el servicio diocesano de archivos se dan las directrices y
orientaciones y la coordinación de todos los archivos diocesanos, así
como la regulación de transferencias y flujos de documentación.

Archivos parroquiales.

Son los archivos de las parroquias. Una gran mayoría están depositados
en el archivo diocesano. Actualmente varias diócesis españolas han
reglamentado el translado al archivo diocesano de los libros que tengan
una antigüedad mayor a 100 años o desde aquellas poblaciones
reducidas o que han desaparecido. Este tiene mayores garantías de
custodia y conservación. Son instituciones que existen desde la Edad
media. Las parroquias y sus archivos son extructuradas en toda la
iglesia Catolica con el concilio de Trento en su sesión XXIV (CAp. I y

116
II). Alli se recogen la normas españolas que fueron publicadas en
España por Decreto de Felipe II el 12 de julio de 1564, donde se decide
que todos los párrocos lleven libros de registros, según el Codigo
Canonico. Los libros que las parroquias están obligadas a tener son:

Libros de Bautismos. Son impescindibles para el conocimiento de la


demografía histórica ya que la estadisitca oficial en España no empieza
hasta el 3 de noviembre de 1856.
Libros de confirmados
Libros de casados. Nos dan la fehca de celebración del matriomonio,
nombre, estado, edad, naturaleza de los contrallentes, asi como el
nombre de procedencia de sus padres y su consentimiento a la
celebración del matriomonio, el nombre de los padrinos y testigos, el
cumplimiento de los requisitos pedidos por el concilio de Trento, y el
grado de parentesco de los novios, con su correspondiente dispensa, en
caso de que la hubire.
Libros de difuntos.

Puede verse en ellos la evolución del asentamiento de las partidas. De


la sencillez de las primeras en que solo cosnta la fecha del
fallecimiento, nombre de la parsona fallecida y si dejo alguna fundación
piadosa a favor de su alma, pasamos a las actuales, mucho mas
completas en las que consta el lugar de sepultura, padres, conyuge e
hijos, en su caso, causa de fallecimiento, si hizo testamento con
clausulas a favor de la iglesia, si recibió los últimos sacramentos en su
postrera enfermedad.
Dos funciones del párroco son las fuentes productoras de lsos
documentos parroquiales: la admisntracion de los sacramentos y la
adminsitracion complementaria a esta, llamada disciplinar en la que se
hallan los libros de cofradías, de visitas, de inventarios, de circulares,
de providencias, de fabrica espiritual y de fabrica material. Los
archivos parroquiales son ricas minas informativas para la historia y la
cultura local.
Libros de fabrica o carta cuenta. Conts en ellos los gastos del culto,
conservación o contitucion de edificios, pintura, imágenes, platerías,
hornamentos, libros y ermitas; ingresos; salarios de arquitectos,
pintores, plateros, vidrieros y obreros; fiestasy días de trabajo;
materiales empleados; gremios, etc.
Los libros de matricula o Status Animarum contiene la relación de los
obligados al cumplimiento pascual. Podemos conocer los abitantes de
las parroquias, su edad, estado, profesión, calles donde habita,
religiosidad y profesiones en un periodo concreto.

117
Los libros de cofradías contienen los estatutos o reglas de, la relación
de hermanos, gastos e ingresos, inventarios de bienes y posesiones. Los
tipos de cofradías, los gremios, o santos locales, su componente
benefico y social, sus hospitales o ermitas.
Las arcas de misedicordia suelen ser fucnaciones que ponían a
disposición de los parroquianos necesitados de trigo o cebada para
prestar, sin interés, a los labradores necesitados par la siembra.
Los libros de Tazmias, recogen los datos relativos al diezmo. Por ello
se puede calcular la cosecha de un pueblo en un año, la variedad de
productos cultivados, la ganadería criada. Llegan estos libros hasta los
años 1837 o 1840 en el que se suprime el diezmo.
En los libros de apeos aparecen los bienes raíces de la fabrica, de las
cofradías, de las obras pias, de capellanías, etc. Por ellos podemos
conocer la toponimia local, asi como los dueños de las fincas que
lindaban con las iglesias.
Ademas en el archivo parroquial lo forman también otros libros com los
de Aniversarios, fuandaciones, Obras Pias, Mamorias, Testamentos,
Ermitas, Hospitales, Libros de Cronica o los de Conferencias Morales.

Normativa de los archivos eclesiásticos.

Codigo de derecho canonico:

Canon 486 “Deben cuidarse con la mayor diligencia todos los


documentos que se refieren a la diócesis… Se ha de establecer en cada
curia en lugar seguro un archivo o tabulario diocesano en el que se
conserven con orden manifiesto y diligentemente guardados, los
documentos y escrituras correspondientes a los asuntos diocesanos,
tanto espirituales como temporales. Debe hacerse un inventaro de los
documentos que se guardan en el archivo o índice de los documentos
que se guardan en el archivo con un breve resumen del contenido de
cada escritura”
Canon 491. 1. “cuide el obispo diocesano de que se conserven
diligentemente las actas y documentos contenidos en los archivos
catedralicios (diocesanos)…”

Instrucciones de la Sagrada congregación para el clero que en la carta


11 de abril de 1971 dirigia a los Presidentes de las conferencias
episcopales del mundo, en la que se recomendaba a los Obispos que se
ocuparan de su patrimonio documental.
Acuerdos de la Conferencia Episcopal Española de 5 de junio de 1973
recomendando la transferencia de los archivos parroquiales de una

118
antigüedad superior a cien años aproximadamente a un archivo
histórico diocesano.
Reglamento de los Archivos Eclesiasticos aprobados en el II Congreso
de la Asociacion Española de Archiveros Eclesiasticos, en Toledo el 26
de septiembre de 1975.
Estatutos de las diferentes instituciones eclesiásticas, como por ejemplo
el cabildo de la catedral Basilica Metropolitana de Valencia - )Boletin
Oficial del Arzobispado [1990] 335-375) en cuyo capitulo V, referido a
los oficios y cargos de los capitulares, se recoge el de archivero
bibliotecario, asi como la responsabilidad por parte de los secretarios de
hacer llegar al archivo los documentos.

Art. 61. EL ARCHIVERO-BIBLIOTECARIO


Tendra una titulación especifica o equivalente
Le compete:
Mantener ordenado el material archivístico y bibliográfico del archivo y
biblioteca capitulares, asi como del archivo de música (1), y tener al dia
sus inventario y catalogos.
Procurar su máxima seguridad e impedir el acceso a los mismos sin su
autorización personal y vigilar durante la permanencia de personas
extrañas.
No permitir que se saque del archivo y biblioteca libro, documento,
sellos u otros objetos, sin especial permiso del cabildo.
Velar por la independencia de estos fondos frente a posibles
intromisiones.
Cumplimentar los informes que el cabildo le pida sobre asuntos de su
incumbencia.
Organizar su consulta, ateniéndose a lo previsto en el reglamento en
cuanto a los días horas, control de los investigadores, su inscripción en
el libro de registro y demás requisitos.
Cumplir y hacer cumplir el Reglamento de los Archivos Eclesiasticos
de España y de la Asociacion española de archiveros eclesiásticos”.

“Art. 64 DEL SECRETARIO CAPITULAR”


7. entregar al Archivero- bibliotecario para su custodia en el archivo
bilioteca la correspondencia y documentación capitular y cualquiera
otros documentos ya diligenciados, libros y objetos al mismo
destinados.”
Reglamentos de funcionamiento de cada de cada archivo eclesiástico
propios de cada archivo, donde se recogen las normas de acceso al
Archivo las de consulta de documentos y libros, la normativa de
reproducción y precio.

119
2.7.5. Archivos de empresa.

Definición, tipos y características

Defincion de Jose Andres González Pedraza: “El archivo de empresa es


el conjunto de documentos recibidos y generados en el desarrollo de de
sus funciones de las sociedades mercantiles, necesarias para el
cumplimentos de sus objetivos de producir, transformar y comercializar
materias, bienes y servicios, para la defensa de sus intereses y para la
configuración de una imagen de marca corporativa”.

En esta definición se destaca el carácter necesario y útil de los


documentos para:

- El cumplimiento de los objetivos de la empresa: la empresa


ejerce una actividad en el sector comercial o industrial para
conseguir beneficios. Llos documentos son creados en el
transcurso de esa actividad y están asociados, en primer lugar, a
la gestión cotidiana de la empresa.
- La defensa de sus intereses: la empresa necesita mediosa de
prueba y los documentos cumplen esa función.
- La configuración de una imagen de marca corporativa: los
documentos se utilian para demostrar o avalar la personalidad
propia de la empresa su línea de actuación continuda a través del
tiempo, un quehacer positivos en políticas sociales y
medioambientales, una trayectoria de noestidad y solvencia en el
desarrollo de su actividad y una capacidad de supervivencia y
adaptación a las circunstancias.

El archivo como centro detrabajo.

Ademas de un conjunto de documentos, el archivo de empresa es


también un centro de trabajo que dispone de unos recursos humanos,
técnicos, económicos para la puesta en marcha y el desarrollo de una
política de gestión de los documentos, sea cual sea la fase de su
actividad. Este centro esta insertado dentro de la organización de
distintas maneras y con distintas relaciones jerarquicas y funcionales.

Tipos de archivos de empresas.

Existen varios criterios a través de los cuales podemos agrupar los


archivos de empresas. Asi, hay tantos tipos de archivos como
actividades actividades a las que se dedican las empresas de las que

120
dependen: energía, finanzas, agropecuarios, turismo, hostelería,
transporte, comercio, industria, telecomunicaciones, información, textil,
editoriales, alimentación, enseñanza, construcción, sanidad, ocio y
cultura, etcétera.
Tambien existen archivos de empresas publicas y de empresas privadas
dependiendo de la titularidad de sus propietarios. O archivos de grandes
empresas y de Pymes, según el tamaño de la empresa. Asimismo
existen tantos tipos de archivos como formas jurídicas pueden optar en
nuestro ordenamiento las sociedades mercantiles (sociedades anónimas,
de responsabilidad limitada, comanditas o regulares colectivas)

Caracteristicas:

Los archivos de empresa tienen una serie de características que los


hacen peculiares y convierten su análisis en una compleja tarea con
multiples derivaciones y campus de estudio. Estas características,
tienen que ver con la naturaleza y los factores que los afectan, están
interrelacionadas unas con otras e influyen en el trabajo que se lleva a
cabo en los archivos.

- El archivo tiene la obligación de contribuir a los objetivos y la


estrategia de la empresa que lo ha creado y, como tal,
predominan los objetivos de rentabilidad propios de
organizaciones con animo de lucro. El propio carácter de las
empresas determina que al archivo se le exija la justificación de
sus actividades, flexibilidad, innovación reciclaje, iniciativa,
eficiencia y eficacia, y todo ello tanto en los archivos cuyo
trabajo incide en los aspectos históricos y culturales de los
documentos como en aquellos cuyo trabajo incide en la gestión
administrativa. El archivo debe aplicar en sufuncionamiento los
mismos criterios con los que la empresa se desenvuelve en el
mercado.
- Ninguna norma obliga a las empresas a crear y mantener centros
de archivo. Existe un vacio normativo sobre que hacer con los
documentos en el momento en que se comprueba que sus valores
administrativo y legal son muy escasos y hasta que son
considerados como patrimonio documental.
- El riesgo de destrucción, dispersión y desorganización por las
siguientes razones:
o Cambios de identidad empresarial oir funciones, compras
o absorciones de empresas.
o El archivo puede ser suprimido por motovos económicos
como cualquiero otro departamento de la empresa cuando

121
la dirección concluye que el valor de utilidad no compensa
los gastos de mantenimiento.
o El archivo de empresa, sobretodo de la empresa industrial,
ha estado expuesto históricamente a los conflictos
derivados de la lucha de clases.
o Los archivos de empresa industriales se situan en zonas
con un alto grado de degradación medioambiental en las
que la calidad del aire es muy deficiente.
- Los documentos de archivo de empresa están afectados por el
derecho a la propiedad privada y a la protección de la
exclusividad de las actividades mercantiles que desarrollan los
diseños, iniciativas y técnicas nuevos (propiedad industrial), asi
como el derecho a la propiedad intelectual, que salvaguarda la
privacidad de todas las creaciones originales.
- El aislamiento, el archivo de empresa no forma parte de un
sistema o red superior dentro del cual comparta medios, órganos
y servicios, como consecuencia de su carácter, en la mayoría de
los casos, rivado. Las empresas no pueden ser sistematizadas ni
si quiera en le mismo sector de actividad, mientras que si es
posible en otro tipo de organizaciones como pueden ser , por
ejemplo, los ayuntamientos o las diócesis.
- El archivo de empresa es una unidad de información y como tal,
complementa las actividades que desarrollan otras unidades de
información en la empresa como la biblioteca y el centro de
documentación. En la empresa la información es un recurso y
esta ligada a la toma de decionones; permite elegir y actuar
reduciendo el nivel de incertidumbre

La entidades empresariales o vinvuladas a tales actividades, si bien


pueden proliferar en el ámbito privado, existen también en el ámbito
publico. Asi ocurre con muchas instituciones que ejercen competencias
concretas y limitadas sobre adeterminados asuntos o actividades de
ámbito publico, como los organismos autónomos, las empresas
publicas, las cámaras de comercio, industria y navegación, los colegios
profesionales, las federaciones deportivas, las autoridades portuarias,
las cofradías de pescadores o el Banco de España. Aunque sus archivos
pertenecen a instituciones publicas, en la practica reciben un
tratamiento similar al de los archivos privados. Todas estas entidades
producen y conservan documentos y estos pasan a contituir el archivo
de la entidad, en el que influirá la dinámica de la propia empresa.
Aunque este termino es mas utilizado por los profesionales de la
Archivistica, otros autores utilizan otros términos mas aocredes con la

122
variedad de entidades y sus puntos en común, y prefieren hablar de
archivos económicos o archivos del mundo del trabajo.
El archivo de empresa “es el archivo que reúne los fondos
documentales producidos por una organización mercantil o industrial,
de carácter publico, mixto o privado” “la función de un archivo
integrado… es contribuir al buen funcionamiento de la empresa y la
consecución de sus objetivos, seleccionando, tratando (análisis y
codificación), recuperando y difundiendo, ya sea con fines de prueba o
de información, los documentos dignos de ser conservados, en su fase
activa, semiactiva e inactiva, generados por la empresa como sistema,
en el transcurso de sus actividades y por tanto fiel reflejo de la
estructura de la misma”.
Hay cuatro tipos de archivos de empresas:

1. Empresas que conservan sus propios archivos


2. Empresas que crean un archivo común, en que el archivo de cada
una es un fondo.
3. Colaboracion entre empresa y entes estatales o municipales.
4. Organización de archiveros que se dedicana a esa especialidad.

Aspectos distintivos

- Una empresa ha de ser concevida como un sistema organizado y


dinamico que convina disitintos medios técnicos, humanos y
finacieros, que producen un cierto numero de bienes y servicios
con la finalidad de obtener beneficios u otrosobjetivos que se
haya marcado.
- Existe, además una gran variedad de empresas con diferencias
notable en sus categorías jurídicas, extructuras organizativas,
intereses empresariales, ambitod de acción y volumen de
negocios.
- Asi ocurre con las sociedades anónimas, sociedades limitadas,
cooperativas, empresas publicas, empresas privadas, empresaros
autónomos, filiales naciones de empresas extranjeras, grupos
empresariales,… por citar casos opuestos en la dinámica de una
empresa familiar es muy distinta a la desarrollada por Coca Cola
a nivel mundial.
- Tampoco podemos olvidar los procesos privatizadores, que
modifican sustancialmente la consideración jurídica de tales
entidades y pueden ocasionar que una empresa privada conserve
un fondo documental de origen publico.

123
- Esta diversidad se ve acrecentada por la disparidad de areas de
acción, intereses y necesidades derivados de los sectores
primarios, secundarios y terciarios.
- Entre los muchos ejemplos posibles se pueden citar los
agricultores autónomos o asociaciones en cooperativas, las
empresas que gestionan recursos pesqueros, agrícolas, mineroso
industriales, empresas dedicadas a los servicios turisiticos, al
sector alimenticio, a los transportes…
- Por otra parte existen otras entidades distintas a las consideradas
propiamente empresariales pero ligadas directamente a sus
actividades y fines: unas de carácter asociativo, como los comités
de empresa, sindicatos, organizaciones profesionales, otras
relacionadas con actividades sociales y culturales derivadas de
las propias empresas, como las fundaciones.
- La documentación de algunas de estas instituciones resulta
transcendental para comprender la evolución de la historia
económica, con los casos tan significativos como el archivo de la
Fundacion Largo Caballero, esencial para comprender el
sindicalismo español
- Frente a la estructura organizativa de las distintas
administraciones publicas, en el ámbito empresarial abundan las
entidades autónomas, lo que no impide que están realacionadas o
que sus archivos alberguen fondos relacionados entre si.
- Asi un archivero de una asociación religiosa puede incluir un
fondo especifico de una asociación gremial, por ejemplo de una
antigua cofradía de pescadores. A su vez, este fondo antiguo
puede relacionarse con el de la actual cofradía de pescadores,
totalmente independiente de la asociación religiosa. Otro caso
significativo es el fondo del consulado de cargadores de Indias,
de titularidad estatal, y el archivo de la cámara de comercio de
Sevilla, heredera en parte de algunas de sus funciones y fines,
aunque distinta en sus competencias.
- Toda esta diversidad se acintes ante la confusión de lo publico y
lo privado. Asi ocurre con los organismos autónomos, las
empresas publicas, las camarasde comercio e industria, los
colegios profesionales, las federaciones deportivas, etc. En estos
casos su autonomía ha deribado en el abandono de algunos de
sus archivos ante la desidia de las autoridades o el
desconocimiento de la situación jurídica.
- La tranformacion de muchas de estas empresas, como
consecuencia de procesos de reconversión, absorción por otras
incluso su desaparición implican una unstabilidad que pude
llegar a perjudicar a su fondo documental, pues a menudo deriva

124
en un frecuente desinteres por el patrimonio documental
heredado.
- Esta misma versatilidad y modificación de las actividades
empresariales ha dado lugar a un paulatino procesos de
concentración de empresas. Si a principio o mediados del siglo
XX predominaban las entidades locales con cierta proyección
regional, en la actualidad predominan las multinacioales, por lo
común tras un largo proceso de incorporación de empresas
menores. Como consecuencia, muchas empresas actuales
conservan fondos documentales de entidades desaparecidas.
- El interés empresarial en ciertos sectores o por el control del
mercado en determinadas zonas origina que muchos archivos se
conviertan en un referente de la historia económica que
transciende mas alla de la propia empresa.
- Como ejemplo podemos citar el caso de Sevillana de Electicidad,
que se hizo paulatinamente con el control de la mayor parte de
las empresas productoras o distibuidoras de energía en andalucia
y Extremadura.

Los archivos de empresas en España.

Hace siglos que existen fondos documentales en los que la s actividades


ecomonicas o comerciales de sus titulares permiten considerarls
archivos del ámbito empresarial, como pudeiera ocurrir con el archovo
del Horado Consejo de la Mesata, que conserva documentación de esta
institución ganadera desde el siglo XIII (hoy en el AHN). No obstante
la consideracionde los archivos de empresa como un tipo especifico de
fondos documentales e instituciones archivisiticas vinculados a
entidades emrpesariales, tal como hoy las conocemos, es muy posterior.
La lenta industrialización de nuestro país, un escado arraigo de la
cultura empresarial y un tardio desarrollo de los estudios de historia
económica explican la escasa atención prestada al patrimonio
documental de esta índole. Nuestros archiveros no aobrdaron en
profundidad estas cuestiones hasta los años ochenta –excepcion hecha
por Sanchez belda 1963-, impulsados por la banca española.
Lagunos organismos publicosse hicieron eco de la situación y
problemática de estos fondos documentales.

- El centro de información y documentación de archivos (CIDA)


tuvo en cuenta la existencia de archivos de empresa a la hora de
llevar a cabo el censo guía de archivos iberoamericamos, aunque
esta labor apenas se ha iniciado, con algunas tan remarcables

125
como la ausencia de datos de las provincias de Madrid o
Barcelona.
- Algunos fondos ingresaron en archivos públicos, bien apra
facilitar su conservación y difusión, bien como consecuencia de
otras acciones de la administración. Basta con consultar los
cuadros de clasificación de fondos de muchos archivos históricos
provinciuales o municipales, aunque podemos citar la
organización y custodia del archivos de Rumasa por el ministerio
de Economia y Hacienda,
- Ademas, desde distintas instancias publicas se han financiado
proyectos tendentes a conservar, organizar y difundir los fondos
empresariales privados.

Reputados especialistas apuestan por una intervención de las distintas


administraciones publicas en colaboración con instituciones academicas
y de representación empresarial. Este sria el medio idóneo para
consensuar criterios generales de conservación difusión de este
patrimonio documental, sensibilización promovida desde el consejo
internacional de archivos. Ello evitaría las perdidas como consecuencia
de los procesos de cierre, reconversión o privatización y fomentaría las
iniciativas privadas, que gozarían a su vez de una guía esencial para el
desarrollo de tales proyectos. El vacio de una normativa de general
aplicación en las empresas y sus archivos propicia la disparidad de
actuaciones en materia documental.
Hay que destacar la iniciativa empresarial, en paricular la mostrada por
algunos bancos, como el Banco de España, el Banco de Bilbao, el
Banco Urquijo, el Banco de Sabadell, y las cahas de ahorros de Madrid,
Burgos, Asturias o Navarra y la Caiza de Pensions de Barcelona.
Tabiem podemos citar los congresos sobre Archivos Economicos de
Entidades privadas, celebrados desde los años ochenta.
En este cambio de actitud ha pesado el interés de los historiadores de lo
económico por este tipo de fondos, aunque también el beneficio que
obtienen algunas entidades empresariales por financiar estas
actuaciones. El resultadto ha sido una ingente labor de conservación,
organización y difusión del patrimonio empresarial. Podemos citar
algunos ejemplos:

- El Banco de España fue pionero en la difusión de su patrimonio


documental y en la concentración de las autoridades publicas,
colectivos profesionales y entidades empresariales respecto a la
importancia de preservar sus fondos documentales. Heredero del
Banco de San Carlos, es uno de los arhicos de empresa mas

126
importantes del país, con documentación que se remonta el siglo
XVIII.
- Archivo del INI (Instituto Nacional de industria – SEPI) Madrid:
contiene los documentos del sector publico estatal español, muy
importante desde la creación del Instituto nacional de Industria
en 1941. En el año 1993, comenzó el trabajo de organización de
fondos. Hay que destacar las secciones de Secretaria del consejo
y Registro General, esta ultima con mas de 1000 expedientes
sobre los sectores económicos nacionales de 1944 a 1970. En la
actualidad, el archivo ha sido transladado desde el antiguo
deposito al nuevo centro de Almacenamiento de Documentos
Administrativos que pertenece a la Sociedad Estatal de Gestion
Inmobiliaria del Patrimonio. Alli se realizan el almacenamiento,
el transporte y la custodia, y el archivo de SEPI mantiene los
criterios de organización. Ademas de la información general, su
pagina web incluye una plantilla de descripción del archivo.
- El Banco Bilbao, actualmente incorporado por el BBVA, fue la
primera empresa española en comenzar la organización de sus
documentos históricos 1977, desarrollando desde entonces la
difusión de su patriomio documental y el intercambio científico
en materias históricas y archivísticas relacionadas con la banca
española.
- Archivo de Caja España (Leon) Caja España nace en 1990 como
resultado de la fusión de 5 cajas de ahorros regionales (Palencia,
Leon, 2 de Valladolid y Zamora) que conservaban testimonios
documentales desde 1881. En 1997 se creo el archivo histórico,
por orden del director general y dependiente de la secretaria
general de la caja. Incluido dentro del centro de documentación,
reúne los documentos del conjunto de bancos que dieron lugar a
Caja España y que son testimonios d ela historia bancaria en
Castilla y Leon en los siglos XIX y XX, a través de casi 1.400
libros contables, 350 libros de actas y 1.700 cajas de archivo.
- Archivo de Gas Natural (Barcelona): archivo creado en 1987 con
los documentos del grupo gas natural mas todas las empresas
antecesoras, cerca de 20 fondos documentales desde mediados
del siglo XIX. Además de empresas gasistas, conserva fondos de
empresas eléctricas y un fondo de una empresa minera. Desde
2004, el Centro de Historia del Gas tiene como objetivo la
preservación del patrimonio histórico de la compañía, en el que
están incluidos los documentos del archivo y las monografías de
la biblioteca. El archivo de Gas Natural presneta su información
en Internet detro del centro de Historia del Gas con un breve
resumen de los servicios que presta el archivo.

127
- Archivo de Repsol- YPF (Madrid) Repsol S.A. se constituye en
1986 a partir del monopolio de actividades gasistas y petroleras
que ostentaba el Instituto Nacional de Hidrocarburos. El Holding
incluye diversas divisiones diferenciadas según sus actividades.
Desde 1997 es una empresa totalmente privada. Diversos
depósitos en Daganzo y Villaverde (Madrid) incluyen
documentos producidos desde 1965 hasta la actualidad.
- La sociedad Anomina Hullera Vasco-Leonesa, que nació en 1893
para la extracción del carbón en las minas de Leon. El archivo de
la compaia fue creado en 1989 en reunión del consejo de
adminsitracion para conservar la memora de mas de 20 empresas
distintas y también como archivo administrativo de la propia
empresa. Esta gestionado por su propia fundación, ha llevado a
cabo durante los años noventa la organización y posterior
digitalización de su fondo documental con la colaboración de la
Subdireccion general de Archivos. En 2007 se finalizo la
digitalización de dos series documentales que se inician en el
siglo XIX: los expedientes de concesiónes mineras y los de
personal, de lo que resultaron mas de 20.000 imágenes en
formato jpg.
- El Archivo Historico Ferroviario tiene su origen el 10 de abril de
1979 por el consejo de administración de RENFE y actualmente
depende de la Fundacion de Ferrocarriles de España, que esta
orientada a recoger seleccionar y conservar y difundir el
patrimonio histórico documental de esta índole. Desde la
nacionalización de las compañías ferroviarias en 1941, renfe
asumió los antiguos documentos de las empresas ferroviarias.
Tras su creación en 1985 la Fundacion asumió la gestión y la
custodia de esos fondos, documentos del siglo XIX y XX
pertenecientes a 8 compañias ferroviarias, y los enriqueció con la
adquisición de colecciones fotográficas. La fundación desarrolla
una labor de difusión muy importante, con la creación en internet
de un portal de archivos ferroviarios (Docutren), la edición de los
cuadernos dela archivo histórico ferroviario y las jornadas
Archivo y memoria, que promueven un dialogo interdisciplinar
en colaboración don el CSIC.
- Tabacalera-Altadis inicio las labores de organización y posterior
apertura al publico de sus fondos en 1984, que posteriormente
han sido depositados en el Archivo general de Indias.
- El archivo de Iberdrola, (Caceres- Zamora) que reúne la
documentación de mas de 250 empresas del sector energético.
Con sus dos sedes de Alcantara (Caceres) y Ricobayo (Zamora),
fue creado en 1997 para organizar, custodiar y difundir los

128
documentos de mas de 250 empresas del sector eléctrico español
en los siglos XIX y XX. Estos documentos pertenecían a las
empresas matrices: Hidroelectrica Iberica, Saltos del Duero,
Hidroelectrica Española e Iberduero, además de otras empresas
filiales y absorbidas. Los fondos documentales recogidos en
distintas dependencias de la empresa en toda España fueron
concentrados en Alcantara (los que pertenecían a Hidroelectrica
Española y sus empresas) y en Ricobayo (los que pertenecían a
Iberduero y sus empresas). El conjunto hace de este archivo el
mas importante para el estudio del sector electico en España.
- Archivo Historico de las Minas de Almaden (Ciudad Real): abrió
sus puertas en 2004 con mas de 2 km de documentos sobre la
explotación minera de mercurio mas importante del mundo. Las
Minas de Almaden y Arrayanes, S.A. nace en 1982 como
sociedad estatal de capital publico adscrita al INI y heredera del
antiguo organismo autónomo Consejo de administración de
Minas de Almaden y Arrayanes. En 1999, crea la fundación
Almaden Francisco Javier Villegas para organizar el patrimonio
documental que se encontraba en desorden en el edificio del
hospital de mineros. Los documentos que se enontraban en
desorden en el edificio del hospital de Mineros. Los documentos
de las minas de Almaden se hallan repartidos por varios archivos.
El Archivo Historico Nacional conserva una importante fracción
del fondo, que corresponde a las transferencias realizadas en
1962 y 1963 por Mantilla Tascon desde la propia empresa.
- Archivo del Canal de Isabel II (Madrid): la empresa publica
responsable del abastecimiento y el saneamiento del agua de la
Comunidad de Madrid desde 1851. En el primer deposito la
empresa, emplazado en torno a la calle Bravo Murillo, fue
instalado en uno de sus pisos el archivo central de la compañía
desde 1991, y a partir de ese año se desarrollo la recuperación de
todo el fondo documental, que se encontraba disperso.
- Archivo de Hunosa (Hulleras del Norte S.A.) (Langreo,
Asturias): Hunosa es una empresa ue nace en 1967 para ingresar
dentro del sector publico estatal en las principales empresas
mineras de actividad del carbón en Asturias. En 1994 decidio
concentrar todos sus documentos en el pozo Fondon de Langreo.
El archivo histórico nació como tal en 1999 esta abierto a todos
los investigadores e incluye documentos de sociedades anónimas
que fueron privadas en los siglos XIX y XX. Destacan sobre todo
3 fondos documentales: el de la sociedad metalúrgica Duro
Felguera, la empresa que fundo en 1857 Pedro Duro; el fondo de
la Fabrica de Mieres, constituida en 1873, y el fondo de la

129
Sociedad Hullera Española, creada en 1892 por el segundo
marques de comillas.
- Archivo Historico Minero de la fundación Rio Tinto. La
organización del archivo de esta explotación minera comenzó en
1990, contando con la finaciacion del Ministerio de cultura.
Reúne los fondos procedentes de la compañía británica Rio Tinto
Co. Ltd., que adquirió a fines del siglo XX los derechos para
explotar distintos yacimientos mineros de la provincia de Huelva.
- Archivo de Asturiana de Zinc (Asturias). Llamada en su origen
del año 1883 Real Compañía Asturiana de Minas, se dedico a la
investigación, la explotación y la comercialización de toda clase
de sustancias minerales, especialmente de Zinc, En su época, fue
el primer proyecto industrial moderno puesto en marcha en
Asturias en 1983 fue absorbida por Asturiana de Zinc, que
actualmente pertenece al grupo multinacional Xtra Zinc. El
archivo fue abierto por priemra vez al publico en el año 2008, y
gran parte de sus documentos se conservaron gracias a
permanecer guardados dentro de 200 cajas de cinc. La
correspondenciay mas de 4000 libros de contabilidad son la base
de este archivo.
- Archivo de Autoridades Portuarias (Tarragona, Huelva, Sevilla,
Ferrol, Santander y Gijon entre otros): las Autoridades portuarias
nacen en 1993 como herederas de las antiguas juntas de puerto, y
son entes públicos que dependen orgánicamente del ministerio de
Fomento y forman un Holding de puertos comerciales españoles
denominado puertos del estado regido por leyes del
ordenamiento privado y con mentalidad empresarial. Tambien
reúnen documentos históricos. Desde la primera reunión del año
2004, los archiveros portuarios se han constituido en grupos de
trabajo y en sucesivas reuniones han ido eleborando el censo de
archivos, normalizando los cuadros de clasificación y estudiando
las tablas de valoración de las series documentales.
- Archivo de la Confederacion hidrográfica del Duero
(Valladolid): La confederación es un organismo autónomo de
carácter comercial con particularidades propias de una empresa
pero dependiente del ministerio de Medio Ambiente. El origen de
las confederaciones se situa entre los años 1926-1927. El archivo
es dependiente de la Secretaria General y esta abierto a la
investigación. Hay que destacar los documentos que ha asumido
como los de la comisaria de aguas, o os del Canal de Castilla. La
mayor obra de la ingeniería española del siglo XVIII para el
transporte de harina y otras mercancías.

130
- Otros ejemplos de archivos de empresas mineras o las
fundaciones derivadas de ellas son los de Hunosa y Minas
Almaden, en ambos casos recuperados con la colaboración del
Ministerio de Cultura.

Archivos de empresas depositados en centros públicos.

- Archivo general de andalucia (Sevilla): incluye los documentos


de la Real Fabrica de Artilleria (desde 1716) que procedían de la
empresa Naciona Santa Barbara, documentos de Renge de la
zona andaluza desde 1953, de la empresa publica de radio y
televisión desde 1988, de la empresa publica del suelo desde
1961 y del Pabellon de Andalucia, S.A.
- Archivo General de Indias (Sevilla): en diciembre de 2005,
Altadis, la antigua Tabacalera, cedió al AGI los legajos y libros
que contienen la historia de la fabricación y la comercialización
del tabaco desde 1636 hasta 1999, año en que se cerro la fabrica.
El archivo de la Fabrica de Tabacos de Sevilla fue creado por
Tabacalera S.A. a mediados de los años ochenta en el edificio de
la fabrica, y en 1993 se publico su guía.
- Archivo histórico de Sabadell (Barcelona): archivo local con mas
de 50 fondos de empresas, sobretodo relacionados con el sector
textil, aspecto en el que Sabadell fue el centro mas importante de
España. Las relaciones con el gremio de fabricantes, que agrupa
a los industriales de lana, y la colaboración de los particulares
han sido fundamentales para la recogida de los fondos
documentales de antiguas empresas.
- Archivo nacional de Cataluña (Barcelona). Actualmente
conserva documentos de cerca de 100 empresas desde el siglo
XVIII, entre ellas La España Industrial, S.A., La Maquinista
Terrestre y Maritima, S.A. y la compañía de tabacos de Filipinas,
S.A.
- Archivo Historico Provincial de Valladolid. Custodia el conjunto
de documentos de la firma comercial Simon Ruiz desde el siglo
XVI. Sus 56.000 cartas hacen de el un archivo excepcional en
Europa.
- Archivo Historico Provincial de Teruel. El ingreso de
documentos de la Compañía Minera d Sierra Menera en el AHP
de Teruel supuso la primera vez que un archivo de empresa
ingresaba como deposito forzoso en un archivo publico, de
acuerdo con la ley de Archivos de Aragon del año 1986. El
desmantelamiento de la empresa en 1987 y el abandono de los
documentos ocasionaron la intervención del departamento de

131
cultura de la Diputacion General. El fondo cuanta con un
inventario editado en 2006 para mas de 1.900 cajas y 4.000
planos.
- Archivo histórico del ejercito del aire (Madrid): incluye entre
otros, los fondos documentales de Tabacalera, S.A. la compañía
española de Petroleos, S.A. (Cepsa), la empresa nacional de
petróleos (Empetrol), el banco de crédito local y la empresa
Nacional Calvo Sotelo (Encaso).
- Archivo municipal de Gijon: el archivo comenzó a elaborar un
censo desde el años 1997 que regustro mas de 70 archivos
mercantiles e industriales en el termino municipal. Gracias a este
plan, se recuperaron archivos como el de Astilleros del
Cantabrico y Rivera, S.A. la Financiera Monasterio y Jose Arias
Menendez, S.A. En total, suman mas de dosmil cajas, además de
libros, planos y fotografías.
- Ministerio de Economia y Hacienda: Archivo de Rumasa
(Madrid) La sociedad Rumasa S.A. se constituyo en 1961. El
entramado empresarial que formaba el holding paso a ser de
titularidad publica por expropiación forzosa desde 1983, para
depender de la Direccion General de Patrimonio del Estado. Es a
partir de ese año cuando existió el interés por la organización de
los documentos anteriores y posteriores a la espropiacion y,
finalmente, en 1985, el consejo de Direccion acuerda su creación.
El archivo ha identificado los fondos documentales de mas de
800 sociedades.

Actualmente se observa un incremento de las intervenciones


particulares destinadas a organizar, coservar y difundir su patrimonio
documental, acciones vinculadas a proyectos culturales patrocinadas
por las propias empresas. A esta actitud hemos de sumar iniciativas
científicas de universidades, fundaciones y otras instituciones publicas
o privadas, plasmadas en el argumento de los seminarios, conferencias
y cursos universitarios dedicados a esta materia.
La fundación Duques de Soria patrocian el centro para la Historia de la
Empresa, que ha firmado en 2004 un convenio con el ministerio de
cultura para actualizar el censo de archivos de empresa. Por otra parte,
es interesante el cuarso de doctorado umpartido en la Universidad
Carlos III sobre Documentacion y archivos de relaciones laborales.
Contamos con estudidios específicos que, al tiempo que abordan de
forma mas o menos parcial su problemática, dan a conocer la existencia
u organización de fondos concretos. Junto a ellos han ido apareciendo
obras de síntesis, bien dedicadas a campos específicos del ámbito
empersarial, bien centradas en regiones de nuestra geografía.

132
Algunas se centran en la problemática de estos archivos en el seno de
las empresas, relacionadas con la gestión eficad de sus documentos y la
información que contienen, como los trabajos de Moneda Carrochano o
Lopez Alonso. Otras abordan aspectos mas específicos como la
publicación de Navarro Bonilla centrada en la normativa jurídica
aplicabe a este tipo de fondos e instituciones. Tambien existen estudios
mas genéricos que analizan estos conjuntos documentales como parte
del patrimoni cultural de las empresas, incidiendo en su valor histórico
y aportandi yuna visión retrospectiva de los estudios sobre esta
tematica, entre ellos las aportaciones de Gallego Dominguez y Nuñez
Fernandez.

Tratamiento.

Las empresas deben definir su propio sistema archivístico que gestione


su producción documental en sus distintas fases. Ello no implica,
necesariamente, la existencia de diversas tendencias dedicadas a
archivos administrativo, intermedio e histórico, sino su tratamiento
adecuado en cada una de esas etapas, que culminara con la custodia,
conservación y difusión de los documentos previamente seleccionados.

* La primera de esas tareas será, por tanto, la identificación del


fondo o fondos integrantes del archivo. Ello significa una
correcta identificación de la entidad, sus objetivos,
funcionamiento y necesidades informativas, asi comode la
documentación que produce.
* En el caso de conservar fondos históricos será imprescindible un
conocimento profundo de la institución y de aquellas otras que la
hayan precedido y aportado fondos a su archivo.
* Sera de utilidad los instrumentos de descripción y demás material
informativo que se conserve.
* Los procedimientos empleados para la realziacion de actividades
concretas delimitaran la agrupación de los documentos en series.
* Solo con posterioridad a la identificación y delimitación del
fondo y sus series se podrá proceder a su clasificación y
ordenación.
* La clasificación tendrá en cuenta la extrictura, funcionamiento y
objetivos de la entidad productora.

La dinámica de este sector supone una continua modificación de las


entidades productoras. No halamos solo de empresan que ha cerrado,
sino de aquellas absorbidas por otras de mayor volumen de negocios o
simplente, modificadas radicalmente en función de sus cambios

133
estructurales. En tales circunstancias la identificación de los distintos
tipos de fondos documentales se convierte en una tarea complicada, por
lo que será esencial conocer la evolución de la empresa, sus objetivos y
sus actividades, asi como todos los cambios que ha experimentado.

Normalizacion.

- La norma ISO 15489 relativa a la gestión de documentos


recientes y a su condición de evidenica de las actividades
económicas y de negocios. Regula, además, la practica del
Record Management, el diseño de sus operaciones y los procesos
requeridos para capturar, conservar y facilitar el acceso posterior
a la información, haciendo especial incapie en los documentos
electrónicos.
- Norma ISO 90000: regula la organización y plasmación
documental de los procesos y procedimientos usados por
distintos organismos para establecer sistemas de calidad. Esta
orientada a garantizar la calidad de los productos, reducir sus
costes e incrementar su productividad. Atiende a los
procedimientos y tipología documental que deben desarrollar las
compañías comerciales, en particular a los que desarrollan el
procedimiento comercial, regulan los intercambios y sustentan el
funcionamiento del sistema.

Para la gestión de documentos destaca la labor emprendida por


Archidoc, empresa consultora en la que expertos en la gestión de la
información y la documentación ofrecen supervisar la organización de
los fondos de sus clientes, facilitan el acceso a los mismos, cubrir las
necesidades y objetivos de la empresa y aumentan su competitividad.
Entre sus proyectos están la organización del Archivo Historico de
Minas de la Sociedad Minero Metalurgica Peñarroya. Los sistemas de
gestión integral de documentos y archivos han de abarcar desde la
entrada o redacción de un documento hasta el archivado definitivo del
expediente ya concluido. De esta perspectiva, el archivo se convierte en
una parte del sistema:

- Los archivos han de intervenir en la planificación del servicio


apartir de las necesidades empresariales, siempre en colaboración
con las oficinas comptenres en sus distintas materias, según las
directrices emanadas de los órganos ejecutorios.
- Por tanto, deben concer perfectamente el funcionamiento de la
empresa y estar al tanto de sus directrices básicas.

134
- Dentro de la gestión integral, los responsables del archivo deben
planificar junto con los distintos departamentos, todo lo
relacionado con el ciclo vital de los documentos, incluidas las
labores de valoración, selección y eliminación controlada de
documentos de aquello que no se va a conservar, y el
establecimiento de los plazos de transferencias al archivo central
de la empresa.
- La clasificación será entendida desde dos vertientes: La
definición y sistematización de los tipos documentales
producidos por las distintas oficinas, y su posterior integración en
la clasificación genereal del fondo, una vez se transfieran a su
archivo central y al histórico.
- La descripción también se plantea desde dos vertienes: en las
oficinas implicara una correcta identificación de cada documento
o expediente, en el archivo informara sobre el contenido de las
distintas secciones y series para agilizar la localización de la
documentación y facilitar el acceso a su contenido.

La gestión integral implica el diseño de un plande actuación, que


incluye el diseño de us sistema archivístico:

- Elaboracion de un proyecto previo que afecte a la totalidad del


fondo documental y la gestión de los documentos que se vayan
produciendo.
- Conviene interrogar al personal sobre las funciones y actividades
desempeñadas por los distintos departamentos, las necesidades
informativas que requieren y los documentos que producen. Con
estos datos se definirán los criterios para racionalizar la
producción y gestión de documentos.
- Tal proyecto deberá tener en cuenta los medios técnicos,
económicos, humanos disponibles, asi como la demanda de
información interna y externa.
- Dentro de la planificación genreal de la gestión de documentos se
definirán los criterios de tranferencia de las oficinas al archivo
central y, en su caso, los criterios de conservación temporalemnte
o permanente.
- Sera necesario comprobar la viabilidad y eficacia del sistema,
que tendrá en cuenta las opciones de todos los departamentos
afectados.
- Una vez verificado se procederá a implantar la gestión
documental en la totalidad de la empresa, supervisando su
correcto funcionamiento. Para ello es recomendable la redacción
y difusión interna de manuales de gestión que incluyan los

135
procesos y tipos documentales normalizados, sus plazos de
vigencia adminsitrativa y demás información útil para la correcta
gestión de documentos.

Tipologias documentales de empresa.

1. Los documentos constitutivos:


§ Los estatutos
§ La escritura publica de constitución
§ El código de identificación fiscal
§ La inscripción de la empresa en la Tesoreria General de la
Seguridad Social
§ El libro de visitas
§ Las distintas licencias de apertura y adtividad
§ Documentos referentes a impuestos
2. Las actas de órganos directivos
§ Las actas de la junta general de accionistas
§ Actas del consejo de administración
§ Actas del comité de auditoria
3. Cuentas anuales
4. Los informes de auditorias
5. Los informes de gobierno corporativo
6. Las acciones
7. Los contratos
8. Las escrituras
9. Los libros de contabilidad
10. Las facturas
11. Los seguros sociales
12. Las nominas
13. Los expedientes de personal
14. Las actas de los órganos de representación de los trabajadores

Acceso a los documentos de empresa:

El régimen de acceso es una de las cuestiones que marcna la


direferencia entre losa rchivos de empresa y los de titularidad publica.
Si en los segundas prima la mayor difusión posible, las entidades
privadas tiene plena facultada para restringir el acceso a sus
documentos o limitar el uso que se hace d ela información que ellos
contienen, aunque ha de tenerse en cuenta la legislación vigente en todo
lo relativo al Patrimonio histórico Español, la protección de datos
personales.

136
- Parte de la documentación empresarial puede ser considerada
vital y restringirse su acceso de cara a posibles competidores. De
hecho, el secreto comercial e industrial, reconocido por la
legislación vigente, es uno d elos motivos esgrimibles para
limitar el acceso a los archivos privados (Ley 30/1992 de 26 de
noviembre de RJ. De las AAAPP y del PAC, art. 37)
- Lo mismo puede decirse de la documentación de carácter
contable, eocnomico y financiero (Ley 30/92 art. 37; Ley 3/1987,
de 2 de abril, General de Cooperativas, art, 91.)
- En aplicación de la ley de PHE, aunque se deniegue la consulta
siempre cabe la medicación de la autoridad publica competente
para facilitala una vez se justificque el interés del investigador,
obligado a su deposito temporal en un archivo publico (art. 38)
- Existen documentosen los que lo importante no es limitar el
acceso a su consulta informativom sino la salvaguarda de su
información o delos derechos que implican. Asi ocurre con los
documentos protegidos por la propiedad intelectual, en los que la
ley se limita a garantizar los derechos patrimoniales e
intelectuales de su autor, quen decide sobre su divulgación, pero
no sobre su consulta (Real decreto legislativo de 1/1996, de 12
de abril, de propiedad intelectual)
- La consulta ha de ser entendida desde dos perspectivas.
- Interna, la que corresponde a los directivos y trabajadores de la
entidad, pien por el desarrollo de la labor cotidiana o por
asistirles el derecho a conocer la información, como ocurre en el
caso de socios de una empresa o en el de los representantes de
los trabajadores con respecto a los expedientes de contratación.
- Externa, que pueden efectuar los usuarios e investigadores o los
clientes de la empresa. En el segundo caso se garantiza el
derecho a consultar y modificar los datos personales y a impedir
su divulgación publica (Ley 15/1999 de 13 de diciembre de
protección de datos personales)

Los archivos Universitarios.

Definición.

Como dicen Joaquín Borrás, Joaquín Llanso y Ángeles moreno, se


entiende por archivo universitario el conjunto de documentos de
cualquier fecha, formato o soporte material, producidos o reunidos en el
desarrollo de funciones y actividades de los diferentes miembros y
órganos universitarios, organizados y conservados para la información
y la gestión administrativa, para la investigación y para la cultura. Se

137
entiende igualmente por archivo universitario el servicio especializado
en la gestión, conservación y difusión de los documentos con
finalidades administrativas, docentes, investigadoras y culturales de la
universidad.
Documentos universitario: Se entiende por documento universitario
toda expresión textual, en lenguaje oral y escrito, natural o codificado,
así como toda imagen gráfica o impresión sonora, recogida en un
soporte material de cualquier tipo que constituya un testimonio de las
actividades y de las funciones de la universidad. Se exceptúa de esta
definición aquellos documentos producidos por miembros de la
comunidad universitaria en el ejercicio de sus actividades privadas o
profesionales.
El patrimonio documental de la universidad lo constituye el conjunto de
documentos producidos o recibidos por:

- Los órganos de gobierno y de representación, tanto de los


servicios administrativos centrales como de las facultades,
escuelas, departamentos o institutos o cualquier otro órgano
creado para facilitar las funciones que tiene la universidad.
- Las personas físicas al servicio de la universidad en el ejercicio
de sus funciones docentes, investigadoras o administrativas.
- Las personas físicas o jurídicas que hagan cesión o donación
expresa de sus documentos.

El archivo universitario posee la materia prima que los investigadores


necesitan para hacer la historia de las universidades. El fondo
documental que constituye el Archivo Universitario está formado por la
documentación producida y recibida por los órganos universitarios y
responde al volumen de documentación que generan las diferentes
unidades administrativas, docentes e investigadoras.
Se trata por tanto, de una rica y variada información sobre las
actividades de la universidad; sobre sus vicisitudes, cambios
problemáticas y logros, desde que inicia su andadura hasta el momento
actual, y, en consecuencia, ofrece amplias posibilidades de
investigación.

Las series que contiene el archivo universitario a grandes rasgos son:


Documentación de Personal.
Documentación académica y administrativa.
Documentación de facultades y escuelas Universitarias.
Documentación de enseñanzas primarias y secundarias.
Documentación de las Bibliotecas de la Universidad
Colegios privados

138
Donaciones y depósitos.
Otra documentación esencial.

Tipologías documentales:

Alumnos.
- Matrículas
- Libros de expedientes de grados
- Actas de exámenes y libros de revalida
- Libros de priorato
Profesores.
- Oposiciones y méritos
- Cátedras pavordias
- Libros de registros de personal y hojas de servicio.
Claustros
Expedientes disciplinarios
Planos y fotografías
Enseñanza secundaria y primaria
Colegios privados
Donaciones y depósitos

Funciones externas del archivo.

Docencia
Los servicios educativos de los archivos ofrecen una una posibilidad de
actividades muy amplia, al permitir conocer la historia, las fuentes,
despertar el gusto por el pasado y poder hacer estudios comparativos de
las distintas épocas de la historia de la universidad.
Exposiciones
La universidad posee en sus archivos una enorme cantidad de
documentos de toda índole que debe, mediante exposiciones, visitas,
congresos, etc. Dar a conocer
Público
Los archiveros e investigadores deben limar sus asperezas y
desconfianzas puesto que los objetivos de ambos es dar a conocer la
historia de la universidad. No trabajan con los mismos métodos, ni con
la misma óptica aunque tengan la misma pasión por la investigación.

Tipologia de documentos universitarios

Actas de evaluacion final de curso de orientacion universitaria


Actas de examen.
Expedientes académicos de alumnos

139
Expedientes académicos de doctorado
Expedientes de admisión por distrito compartido
Expedientes de autorización de planes de estudio
Expedietes Becasde colaboraciondel ministerio de Educacion y cultura.
Expedientes Becas al Estudio de Carácter general
Expedientes homologación de planes de estudio
Expedientes de expedición de titulo de doctor
Expedientes de expedición de títulos propios
Expedientes de preinscricpion de distrito único
Expedientes de pruebas de accedo a la universidad para mayores de 25
años
Expediente de pruebas de aptitud para el acceso a la universidad
Expedientes de pruebas de conjunto
Expedientes de pruebas de idoneidad
Expedientes de translado de expediente académico
Expedientes disciplinarios de personal docente
Espedientes para la expedición de títulos académicos universitarios
españoles.
Expedientes personales de profesorado numerario

Tipos documentales de gestión de personal docente:

Expedientes de cambio de adcripcion del area de conocimiento de


profesores
Expedientes de concursos para la provision de plazas de los cuerpos
universitarios docentes (profesorado permanente)
Expedientes de concursos para la provision de plazas de profesorado no
permanente.
Expedientes de evaluación de la calidad docente del profesorado
universitario
Espedientes de pruebas de idoneidad
Expedientes disciplinarios de personal
Expedientes personales de profesorado numerario.

LA CAU

Es una organización que agrupa a los profesionales que trabajan en los


distintos archivos de las universidades españolas, tanto públicas como
privadas se formo de una manera espontánea a iniciativa de un grupo
reducido de archiveros, que en el año 1994 decidieron un encuentro
ocasional con motivo de las jornadas profesionales, emprender y
apostar por una vía interuniversitaria, que partía de la lógica de
intercambiar experiencias profesionales de un mismo ámbito, ocupados

140
de fondos documentales equivalentes y empleados en problemáticas y
retos similares.

Entre las razones que aconsejaban emprender este proyecto cooperativo


se pueden citar:

- Los beneficios de la comunicación y la reflexion conjunta entre


profesionales que hasta entonces habían desarrollado su trabajo
en buena medida asistidos en el ámbito de sus propias
instituciones.
- La certeza de las existencia de actividades técnicas dificilmente
acaparables por su solo archivo, siendo un ejemplo claro el de la
identificación y valoración de las series documentales.
- La búsqueda conjunta de soluciones a las carencias que se
constataba eran comunes a buena parte de los archivos
universitarios a través de la definición y aplicación de las
estrategias de actuación conjuntas.

En ese encuentro del año 1994 se extrajeron una serie de conclusiones


que, unidas a otras, se han convertido en demanadas constantes del
colectivo de archiveros de las universidades españolas, y que son las
siguientes:

- La creación de archivo en aquellas universidades donde no


exista, y la dotación de un marco legal para el mismo, con
mención expresa en los respectivos textos estatutarios y
reglamento propio.
- El reconocimiento del archivo como elemento imprescindible en
una universidad, dada su incidencia transversal y horizontal en
todos los documentos producidos por los órganos, servicios y
unidades de la universidad.
- La dotación de un rango adecuado y la adscripción directa, sin
escalas intermedias, a un órgano de gobierno de competencias en
la materia, principalmente el secretario general.
- La consideración del archivo como una unidad que abarca todos
los documentos prodicidos por la universidad cualquiera que sea
su gecha, teniendo presente que los documentos administrativos
de hoy podrán llegar a tenar la consideración de históricos en su
momento.
- La definición del sistema archivisitico de cada universidad como
estructura en la que se enmarcan los distintos centros de archivo
o secciones administrativas, definiendo las funciones que
estoscumplen respecto de los documentos en cada etapa del ciclo

141
vital, y contribuyendo con ello a la racionalización de costes y a
la rentabilidad del trabajo técnico.
- La creación de plazas de archivero y la dotación de los recursos
que posibiliten el impulso de los programas de organización,
conservación y difusión de sus fondos.

Lineas de actuación.

Las líneas de actuación empredidas por la CAU a lo largo de estos años


se basan en cuatro elementos definitorios: organización, información,
practica de cooperación y difusión.
La primera encaminada a dotar a aquella incipiente organización de una
estructura en la que afianzar ese moarco de relaciones y de cooperación
que prentendias ha partido de:

a) La creación y mantenimiento de un directorio de archivos


universitarios y de los profesionales que en ellos trabajan,
instrumento que hoy en dia esta accesible en la dirección web
www.crue.org, donde se puden obtener las direcciones de
contacto, postal y electrónica, los teléfonos y los nombres de las
personas de contacto. Este instrumento obviamente posibilita las
relaciones interuniversitarias, potenciando las relaciones entre los
miembros de la CAU y los distintos archivos universitarios del
país, y facilitando el acceso de los mismos desde el exterior. Se
puede valorar la importancia de su mantenimiento si atendemos a
los muchos cambios introducidos en el directorio a lo largo d
eestos años derivados de la frecuente inestabilidad de las
plantillas de los archivos universitarios
b) El establecimiento de un comité ejecutivo, formado por cuatro
vocales, con funciones de representación, coordinación, y de
desarrollo d elas propuestas que se van aportando en el seno de la
CAU.
c) La convocatiora de un encuentro anual, las jornadas de Archivos
Universitarios, que resultan básicas para el seguirmiento de los
proyectos comunes, el intercambio continuado de experiencias y
el debate sobre temas de interés común.
d) La convocartios de un Pleno anual de la CAU en el marco de las
jornadas de Archivos Universitarios. En el se proponen y debaten
los proyectos de cooperación y se deciden cuestiones como la
organización, entre ellas le elección de los miembros de la CAU,
las conclusiones de las jornadas, los informes de los grupos de
trabajo y otras propuestas presentadas por el comité o por los
miembros de la CAU.

142
e) La redacción de una normativa reguladora de las actividades de
la CAU. Esanormativa fue aprobada en pleno en el año 2000 y en
ella se reglamentan todas estas cuestiones básicas de
organización y de actuación y se plasman los fines y funciones
de la organización. En la actualidad se esta trabajando en la
redacción de un reglamento basado en estea normativa.

La segunda via de actuación persigue la recopilacioon de información


actualzada sobre los archivos universitarios españoles, como fuente
necesaria al cumplimiento de los objetivos de la CAU. Recabando datos
sobre los archivos universitarios es una tarea que consideramos
gundamental para tener un conocimiento de la mas cercano posible a la
realidad de los mismos, sus fondos, recursos, proyectos y actuaciones, y
poder partir de esta realidad para fundamentar, acometer y priorizar
proyectos de cooperación.

La Conferencia de Archiveros de las Universidades Españolas está


formada por los técnicos de archivo de las universidades españolas, de
titularidad tanto pública como privada, con la finalidad de colaborar en
tareas, objetivos y realizaciones comunes que lleven a mejorar la
gestión del patrimonio documental de los centros españoles de
educación superior.

La CAU está integrada en la Comisión Sectorial de Secretarios


Generales de la Conferencia de Rectores de las Universidades
Españolas (CRUE), por acuerdo del Pleno de dicha Comisión,
celebrado en Sevilla los días 3 y 4 de julio de 2002, en calidad de
Grupo de Trabajo Permanente.Asimismo y de acuerdo con el
Reglamento de funcionamiento de la citada Comisión, se procedió a
dotar a la CAU de una Presidencia, electiva entre los Secretarios
Generales miembros de esta Comisión Sectorial.

El Reglamento de la CAU, que está basado en la Normativa que


regulaba la misma desde el año 2000 fue aprobado por el Pleno de la
CAU en mayo de 2003 y el 7 de noviembre de este mismo año por el
Pleno de la Comisión Sectorial de Secretarios Generales de la CRUE
reunido en Córdoba.

Reglamento de la CAU

(Aprobado por el Pleno de la Comisión Sectorial de Secretarios


Generales de la CRUE en su Sesión de 7 de noviembre de 2003)

143
PREÁMBULO
I. DEFINICIÓN, FINES Y FUNCIONES
II. ÓRGANOS DE COORDINACIÓN
III. GRUPOS DE TRABAJO
Disposición Adicional
Disposición Final

PREÁMBULO

La Comisión Sectorial de Secretarios Generales de la Conferencia de


Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), en el Pleno
celebrado en Sevilla, los días 3 y 4 de julio de 2002, aprobó la
integración de la Conferencia de Archiveros de las Universidades
Españolas (CAU), entidad que desde 1994 agrupa a los archiveros de
estos centros de enseñanza superior, en calidad de grupo de trabajo
permanente de la citada Comisión Sectorial.
El presente Reglamento tiene por objeto adecuar la Normativa de
funcionamiento de la Conferencia de Archiveros de las Universidades
Españolas, aprobada por el Pleno de la misma el 20 de septiembre de
2000, en el marco de las VI Jornadas de Archivos Universitarios, a la
nueva situación. Para ello se toma como referencia el Reglamento-
Marco para las Comisiones Sectoriales de la Conferencia de Rectores
de las Universidades Españolas y el Reglamento de la Comisión
Sectorial de Secretarios Generales de la Conferencia de Rectores de las
Universidades Españolas, a fin de armonizar el funcionamiento de la
CAU como grupo de trabajo permanente de la citada Comisión
Sectorial con las especificaciones recogidas en su anterior normativa.

I. DEFINICIÓN, FINES Y FUNCIONES

Definición

Art. 1.- La CAU agrupa a los archiveros de las Universidades españolas


de titularidad tanto pública como privada, y forma parte de la Comisión
Sectorial de Secretarios Generales de la CRUE como grupo de trabajo
permanente

Fines

Art. 2.- La CAU tiene como fin fomentar la cooperación entre los
archiveros de las universidades en todas las áreas técnicas relacionadas
con la documentación y los archivos universitarios para alcanzar una
mayor eficacia en la gestión de estos servicios y difundir su

144
conocimiento entre todos los miembros de la comunidad universitaria y
la sociedad en general.

Funciones

Art. 3.- La CAU desempeña las siguientes funciones:

3.1. Proponer y coordinar la elaboración de proyectos y programas


técnicos y científicos comunes que faciliten el progreso generalizado y
efectivo de los servicios de archivo en cada universidad.
3.2. Debatir y tratar de resolver la problemática común que afecta a
estos servicios universitarios para alcanzar los objetivos y resultados
que de ellos se esperan en el contexto actual y futuro de las
universidades

3.3. Elaborar estudios e informes sobre la situación general de la


documentación y los servicios de archivos universitarios para darla a
conocer, así como para promover estándares de gestión y
recomendaciones generales.
3.4. Contribuir a la integración del trabajo común de los archiveros de
las universidades españolas en la Sección de Archivos Universitarios y
Centros de Investigación del Consejo Internacional de Archivos
(ICA/SUV) y otros organismos análogos, así como fomentar la
participación y conocimiento mutuo de sus actividades.
3.5. Facilitar el intercambio de información de interés general e
internacional sobre los temas más recientes e innovadores en archivos y
documentos, así como el estudio de sistemas organizados de
información.
3.6. Promover la actualización de conocimientos y la formación de los
archiveros en todos los campos de su disciplina, con especial atención a
las tecnologías de la información.
3.7. Organizar jornadas y reuniones anuales para impulsar la
colaboración y la revisión de los proyectos y programas técnicos de la
CAU.
3.8. Facilitar la coordinación de los servicios de archivo dentro de la
estructura de cada universidad y facilitar esta colaboración con las
demás comisiones y grupos profesionales de las universidades.
3.9. Elevar a la Comisión Sectorial de Secretarios Generales de la
CRUE. cuantas propuestas, informes y estudios resulten del trabajo de
la CAU, y elaborar aquellos que le sean requeridos por la citada
Comisión.

II. ÓRGANOS DE COORDINACIÓN

145
Art. 4.- Se establecen los siguientes órganos de coordinación de la
CAU: Pleno, Comité Ejecutivo, Presidente y Secretario Ejecutivo.

Del Pleno
Art. 5.- El Pleno estará constituido por todos los archiveros de las
universidades españolas, de titularidad tanto pública como privada, que
oficialmente desempeñen estas funciones en sus centros;
reconociéndose un solo voto por universidad, en aquellas ocasiones en
las que se ejerza este derecho, y sus acuerdos se tomarán por mayoría
simple.

Art. 6.- Corresponderá al Pleno:

6.1. Planificar la organización, funcionamiento y actividades de la


CAU.
6.2. Elegir a los vocales del Comité Ejecutivo y supervisar sus
actuaciones.
6.3. Crear Grupos de Trabajo, a propuesta de cualquier miembro del
Pleno
6.4. Aprobar las actas y acuerdos de sus reuniones, así como el Informe
anual de actividades.
6.5. Efectuar el seguimiento y control de los objetivos de la CAU.
6.6. Elaborar, aprobar y reformar el Reglamento de la CAU, así como
la normativa que lo desarrolle.

Art. 7.- El Pleno se reunirá en sesión ordinaria, al menos, una vez al


año en el marco de las Jornadas de Archivos Universitarios y en sesión
extraordinaria a iniciativa del Presidente, del Comité Ejecutivo o
cuando lo soliciten, al menos, quince de sus miembros, representantes
de igual número de universidades.

Art. 8.- El Pleno quedará válidamente constituido, en primera


convocatoria, cuando se hallen presentes el Presidente, el Secretario o,
en su caso, quienes les sustituyan, y al menos la mitad de sus
miembros.
En segunda convocatoria, que podrá celebrarse media hora después de
la señalada para la primera, se requerirá la presencia del Presidente, el
Secretario o, en su caso, quienes les sustituyan, y al menos quince de
sus miembros, representantes de igual número de universidades.

Del Comité Ejecutivo

146
Art. 9.- El Comité Ejecutivo estará compuesto por el Presidente y
cuatro Vocales.

Art. 10.- Corresponderá al Comité Ejecutivo:


10.1. Programar y desarrollar las propuestas del Pleno.
10.2. Todas aquellas que le delegue el Pleno.
10.3. Programar y coordinar las Jornadas de Archivos Universitarios
anuales.
10.4. Establecer relaciones y mantener contactos con cualquier órgano
de la Administración u organismo profesional con competencias en el
ámbito de la documentación y los archivos.
10.5. Ejercer las funciones del Pleno, en los casos de extraordinaria y
urgente necesidad, dando cuenta de lo acordado en la primera sesión
que celebre el Pleno.

Art. 11.- El Comité Ejecutivo se reunirá en sesión ordinaria al menos


una vez al año y en sesión extraordinaria siempre que así lo acuerde el
Presidente o lo solicite la mayoría de sus miembros.

Art. 12.- El Comité Ejecutivo, si lo estima necesario, podrá crear


grupos de apoyo y asesoramiento para la realización de proyectos
puntuales y concretos.

Del Presidente

Art. 13.- El Presidente de la CAU será designado por el Pleno de la


Comisión Sectorial de Secretarios Generales de la CRUE de entre los
Secretarios Generales de las Universidades españolas. La duración del
cargo será de dos años, pudiendo ser reelegido.

Art. 14.- Corresponderá al Presidente, consultado el Comité Ejecutivo:

14.1. Presidir y fijar el orden del día de las sesiones del Pleno y del
Comité Ejecutivo.
14.2. Formular propuestas al Pleno y al Comité Ejecutivo.
14.3. Informar al Pleno de la Comisión Sectorial de Secretarios
Generales sobre las actividades desarrolladas por la CAU.
14.4. Representar oficialmente a la CAU.
14.5. Cualquier otra función no reservada específicamente a otros
órganos de la CAU.

147
Art. 15.- En caso de ausencia, vacante, enfermedad u otra causa legal,
las funciones del Presidente serán asumidas accidentalmente por el
Secretario Ejecutivo.

Del Secretario Ejecutivo

Art. 16.- El Secretario Ejecutivo será designado por el Comité


Ejecutivo de entre los Vocales elegidos por el Pleno. La duración del
cargo será de dos años, pudiendo ser reelegido.

Art. 17.- Corresponderá al Secretario Ejecutivo:

17.1. Colaborar con el Presidente en las tareas de organización y


seguimiento de los acuerdos del Pleno y del Comité Ejecutivo.
17.2. Convocar, por indicación del Presidente, las sesiones del Pleno y
del Comité Ejecutivo.
17.3. Desempeñar las labores propias de Secretaría, tanto del Pleno
como del Comité
Ejecutivo, levantando Acta de las sesiones.
17.4. Elaborar el Informe anual de actividades de la CAU y presentarlo
ante el Pleno.
17.5. Aquellas otras que le delegue el Presidente.

Art. 18.- En caso de ausencia, vacante o enfermedad del Secretario


Ejecutivo, asumirá accidentalmente sus funciones uno de los Vocales,
elegido por acuerdo del Comité Ejecutivo.

De los Vocales

Art. 19.- Los Vocales serán elegidos por el Pleno de entre los directores
o responsables de archivos universitarios que se presenten como
candidatos para un período de dos años, pudiendo ser reelegidos. Cada
año, se renovará la mitad de las vocalías, procediéndose a la elección de
dos de los cuatro Vocales integrantes del Comité Ejecutivo.

Art. 20.- Los Vocales ejercerán las funciones que en ellos delegue el
Comité Ejecutivo y deberán informar periódicamente al resto de
miembros del Comité sobre las actividades que coordinan, con la
finalidad de armonizar las actuaciones de cada Vocalía y de preparar el
Informe anual a presentar ante el Pleno.

Art. 21.- Las decisiones que los Vocales deban tomar relacionadas con
las actuaciones principales y las actividades que éstos coordinan,

148
habrán de ser consensuadas con el resto de Vocales y en el marco de
funcionamiento general de las demás actividades y grupos.

III. GRUPOS DE TRABAJO

De los Grupos de Trabajo

Art. 22.- El Pleno podrá crear Grupos de Trabajo para un mejor


desempeño de las funciones de la CAU.

Art. 23.- Para alcanzar el funcionamiento regular y eficiente de estos


Grupos de Trabajo, se establecen las siguientes normas básicas:

23.1. Los Grupos de Trabajo están constituidos por directores o


responsables de archivos universitarios y/o personal técnico que en su
actividad profesional habitual desempeñan funciones archivísticas en
los distintos centros, acordes con el propósito de la CAU
23.2. La creación, reforma y supresión de los Grupos de Trabajo es una
competencia que se ejercerá anualmente por el Pleno de la CAU de
acuerdo con la necesidad de alcanzar los objetivos generales, la
redefinición de las actividades del grupo y otras circunstancias que así
lo aconsejen.
23.3. Como principio general, la creación de un Grupo de Trabajo,
además de responder al interés de un núcleo mínimo de tres archivos
universitarios, deberá atender a la adecuación de estos intereses con los
generales y la oportunidad de la acción que se propone, a juicio del
Pleno.
23.4. El número de miembros, naturaleza y funcionamiento de los
Grupos de Trabajo, deberán ser aprobados en el marco de las reuniones
del Pleno, al cual, además, se rendirá debida cuenta de los logros.
23.5. Cada Grupo de Trabajo deberá tener un coordinador, elegido entre
sus miembros, desempeñando las funciones inherentes a esta
responsabilidad, además de ejercer de portavoz del grupo ante el Pleno,
según lo acordado previamente por todos los miembros del grupo.
23.6. El coordinador deberá informar periódicamente al Comité
Ejecutivo, cuando éste así lo requiera, sobre el funcionamiento y
actividades del grupo para facilitar una mayor coordinación entre todos
los grupos y miembros de la CAU.
23.7. La aceptación de nuevos miembros en los Grupos de Trabajo
constituidos y en funcionamiento, se realizará según los criterios de
proporcionalidad, equilibrio e idoneidad, por acuerdo expreso de la
mayoría de los miembros del Grupo.

149
23.8. Los miembros de los Grupos de Trabajo que utilicen en su
totalidad o en parte los materiales elaborados por los grupos en sus
publicaciones personales, deberán ceñirse a trabajos aprobados por el
Pleno y concluidos, citando siempre la fuente exacta.
23.9. La aprobación de las propuestas y estudios de los Grupos de
Trabajo es competencia exclusiva del Pleno, el cual además decidirá el
sistema de acceso y difusión de estos materiales.
23.10. Todos los miembros de la CAU tendrán acceso a los trabajos
realizados por todos los grupos, una vez éstos sean aprobados por sus
miembros y presentados al Pleno, quedando excluida la difusión o
distribución de la totalidad de estos materiales bajo ningún concepto,
exceptuando referirse a ellos en las publicaciones con las condiciones
anteriormente citadas.
23.11. La versión definitiva de los trabajos realizados por los Grupos y
aprobados por el Pleno, será difundida por la Secretaría Ejecutiva antes
de su publicación en la página web.

Disposición Adicional
Para todo lo no dispuesto en el presente Reglamento, se estará a lo
fijado en el Reglamento de la Comisión Sectorial de Secretarios
Generales de la Conferencia de Rectores de las Universidades
Españolas y a lo establecido en el Capítulo II del Título II de la Ley
30/1992, de 26 de diciembre, de Régimen Jurídico de las
Administraciones Públicas y del

Procedimiento Administrativo Común.

Disposición Final
El presente Reglamento entrará en vigor al día siguiente de su
aprobación por el Pleno de la Comisión Sectorial de Secretarios
Generales de la Conferencia de Rectores de las Universidades
Españolas.

150
LOS PRINCIPIOS ARCHIVÍSTICOS.

PRINCIPIOS ARCHIVÍSTICOS.

Los principios metodológicos de la Archivística han sido definidos por


E. Núñez Fernández como los siguientes:

à «Principio de respeto a la procedencia del fondo»

Según el cual procedemos a la identificación de la institución


productora y de ésta con su fondo o conjunto orgánico de documentos.
Este principio constituye el punto de arranque de cualquier intervención
archivística al ser la Archivística una ciencia de los archivos y no de los
documentos y, en consecuencia, de los fondos archivísticos.

à «Principio de respeto a la organización original del fondo»,

Según el cual toda intervención archivística sobre un fondo de archivo


debe respetar y, en su caso, reconstruir en lo posible la organización
original del archivo que trata evitando la destrucción de dicha
organización original o tratando de aplicar una nueva organización
extraña al archivo y a los criterios de producción y conservación del
mismo seguidos por la institución que lo generó.

à «Principio de identificación de la estructura documental»,

Según el cual, tras un detenido estudio del fondo documental y de la


institución que lo generó se determinará el modelo de clasificación
archivística a aplicar más acorde con el fondo a organizar: orgánico-
funcional o funcional.

à «Principio del reflejo documental»,

Según el cual, todo fondo archivístico es el reflejo documental de las


actividades de la institución que lo generó, de la forma y de las
circunstancias en que se desarrollaron éstas; en consecuencia, el
resultado final de la organización de un archivo está particularmente
mediatizado por el modelo, formas y grado de organización originaria
aplicado por la institución al fondo como reflejo de directo de sus
actividades. Dicho de otra forma, el nivel y calidad de organización
originaria de un archivo es inversamente proporcional al nivel y calidad
de organización de la institución que lo generó como reflejo
documental que es el archivo de ella.

151
à «Principio de la transcendencia del documento»,

Según el cual, los documentos pertenecientes a un fondo archivístico


están formados por dos componentes básicos, a saber: un soporte y el
conjunto de valores que contiene el documento. En ningún caso el
soporte de los documentos condiciona la clasificación o la ordenación
del fondo; tan sólo su instalación y conservación. El tipo documental,
esto es un determinado tipo de documento, producido en serie como
reflejo documental de una función concreta transciende del mismo
soporte en que se ha producido o de los posibles soportes que a lo largo
del tiempo se utilizan para su confección y mantiene permanentemente
sus valores documentales, valores que identifican al documento dentro
de una determinada tipología del fondo más allá de su concreto soporte
físico.

à «El principio de la ordenación»

Según el cual, la producción documental de una institución es, por


naturaleza, seriada y, en consecuencia, la identificación y clasificación
de los tipos documentales de un fondo no está completa si no se aplica
a los mismos el principio de ordenación, esto es, la ordenación
conceptual y racionalmente expresada de aquella producción seriada y
continua del tipo o tipos documentales de un fondo.

à «El principio del vínculo orgánico entre fondo y documento»,

Según el cual, el documento de archivo es una pieza única dentro de


una estructura mucho más compleja, orgánicamente construida, en la
que los documentos mantienen una relación, un vínculo, primero
respecto de los otros documentos que han sido generados bajo las
mismas condiciones, esto es con los documentos que configuran un tipo
documental y que, producidos cronológicamente, generan una serie
documental concreta; en segundo lugar, con el propio fondo y con la
institución productora, vínculos sin los que el documento de archivo
carecería de razón de ser y sus valores documentales estarían
mermados, también sus valores meramente informativos.

à «El principio de la originalidad documental»

Según el cual, todo documento de archivo ha de ser tratado teniendo en


cuenta su originalidad, ya que es, por naturaleza, irrepetible y único y
su génesis está determinada por parámetros irrepetibles (asunto,

152
personas intervinientes, tiempo, lugar, etc.), aunque la función que da
origen al mismo pueda realizarse una y otra vez hasta el infinito (serie)
mientras exista dicha función. Esta peculiar condición del documento
de archivo condiciona la propia metodología del trabajo archivístico,
tanto en los criterios de conservación como en los de eliminación
controlada de documentos, dado que esta última operación es
irreversible. Gran parte de las técnicas archivísticas están condicionadas
por este principio de originalidad (reprografía conservación, expurgo,
etc.)

à «el principio de organización jerarquizada»,

Según el cual, la producción documental de una institución viene


condicionada por la propia forma y peculiaridades de organización que
ésta que va a ser por lo general, una organización estructurada
jerárquicamente con la única excepción de las organizaciones
unipersonales y, en consecuencia, la estructura conceptual que describe
el fondo archivístico de la institución deberá ser, necesariamente, una
estructura jerarquizada en la que una parte dada se define con relación a
otra superior.

à «El principio del ciclo vital de los documentos»

Según el cual, los documentos generados por una institución productora


poseen su propio ciclo vital a semejanza de los organismos vivos
pasando por su génesis o nacimiento, su juventud, su madurez y su
vejez definitiva. Esta peculiar visión de los documentos de archivo
condiciona y determina un método de organización y de gestión de los
archivos muy específico que tiene como primera consecuencia la
intervención de los archiveros en los primeros estadios de la vida del
documento de archivo, incluso antes, cuando aún no ha sido generado.
Por otra parte, este principio condiciona de manera explícita las
políticas archivísticas de las instituciones y de los mismos estados y la
organización de sus sistemas archivísticos. Este principio además está
en la base de la definición del propio sistema archivístico como
expresión más fidedigna del ciclo vital de los documentos producidos
por la institución. La teoría del ciclo vital de los documentos o teoría de
las tres edades de los documentos fue expresada por primera vez por la
administración norteamericana como resultado de los trabajos llevados
a cabo por Comisión Hoover, publicado en 1949, T. R. Shellenberg
recogerá y difundirá este principio en su obra, ya clásica, Modern
archives: Principes and Téchniques, publicada en 1956. Varios años
más tarde, en 1962, la teoría del ciclo vital será exportada a Europa,

153
siendo Francia el primer país en el que se expone esta idea de mano de
Yves Pérotin, quien publica un pequeño artículo en la revista Les
archives de la Seine con el título de «L'Administración et les "trois
âges" des archives». Rápidamente se asimila este principio en Francia y
en grn parte de los países europeos dando lugar así a los «dépôts de
préarchivage» franceses, los «record centers» ingleses y los
«zwischenarchiven» alemanes.

à «El principio de sistema archivístico»,

Según el cual, aplicando el principio del cliclo vital de los documentos,


la organización y gestión de los archivos se realiza en función de la
existencia consciente o inconsciente -cuando no intervienen los
archiveros- de un sistema archivístico que produce ese ciclo vital de los
documentos. Este sistema, con una estructura concreta en cada caso,
regula y controla el paso de la documentación desde el lugar de su
producción hasta su estadio final, ya sea este su conservación o
eliminación. Asimismo, el sistema archivístico de una institución
determina y condiciona el carácter y contenido de todos los recursos
destinados a la organización y gestión del fondo documental de la
institución, así como los procedimientos y normas técnicas aplicables a
cada estadio por el que pasa la documentación.

EL PRINCIPIO DE PROCEDENCIA O DE RESPETO AL ORIGEN Y


AL «ORDEN NATURAL».

Se ha ido afirmando en todos los países como principio fundamental de


la Archivística. El origen se encuentra en Francia donde tiene sus
antecedentes, en las instrucciones dadas el 24 de abril de 1841 para
organizar los archivos. La formulación de Natalie de Wailly de este
principio para organizar los archivos ministeriales, se ha aceptado
universalmente por la comunidad de archiveros.
Lodolini afirma que el principio de procedencia fue aplicado por
primera vez en Dinamarca en 1791, con la instrucción de la comisión
para la restauración de los archivos. En 1896 fue aplicado a todos los
archivos del estado de Prusia, en 1826 algunos de Holanda y en 1827,
se utilizó en los archivos toscanos.
Este principio se ha definido como:

«Aquél según el cual cada documento debe estar situado en el fondo


documental del que procede, y en este fondo en su lugar de origen»

154
El Diccionario de terminología archivística define este principio en su
entrada nº 404 como:

Inglés: registry principle


The principle that archives of a single provenance should retain the
arrangement established by the creating agenciy, institution or
organisation in order to preserve existing relationaships and reference
numbers; sometimes inspired in the principle of provenance and also
called the principle of repect for original order.
Francés: principe du respect de l'orde primitif
Principe theorie archivistique selon lequel les archives d'une même
provenance doivent conserver le classement établi par l'organisme
d'origine: principe parfois implicite dans le principe du respect des
fonds; dit aussi principe de «Registratur»
Correspondencias con otras lenguas:

Holandés: Behoud van de oude orde.


Alemán: Registratur prinzip
Italiano: Principio della registratura.
Español: Principio del orden de procedencia.

Los criterios de aplicación del principio de respeto al orden originario o


principio del orden de procedencia, son los siguientes:

Establecer a través del estudio de la documentación del fondo las


características de la organización existente en el mismo, su grado de
aplicación su nivel de conservación.
Si se ha comprobado que el organismo productor ha aplicado y
mantenido unos determinados criterios de organización y que dichos
criterios se atienen a unos parámetros estables y definidos que han sido
aplicados de forma constante, con más o menos fiabilidad en todo el
fondo, debe procurarse el mantenimiento de estos criterios
organizativos con independencia de que se introduzcan paralelamente
otros criterios de reorganización y descripción del fondo pero, en todo
caso, sin alterar dicha organización original y excepción hecha de
arreglos formales de revisión y colocación de documentos fuera de
lugar, reconstrucción de expedientes y otras unidades documentales,
revisión de las organizaciones existentes, etc.
Este criterio seguirá siempre que la organización analizada e
identificada se corresponda con la dada por la institución productora de
la documentación cuando estaba en su fase activa y no cuando, una vez
analizada, comprobemos que responde a organizaciones o

155
manipulaciones organizativas posteriores o ajenas a la institución
generadora del archivo.
Si se constata que el fondo carece de una organización definitiva o que
los criterios de organización del productor sean mutables y cambiantes
para los mismos tipos de documentación a lo largo del tiempo, será
necesario realizar un análisis de la institución productora, de sus
funciones competenciales y de sus tipologías documentales de tal forma
que, simultáneamente a que se organiza el fondo y se analiza su
estructura, se procura establecer un cuadro de clasificación que permita
dotar al fondo de una organización lo más fiel posible a las funciones y
a las actividades que presidieron la vida de la institución. Si esta
experiencia es repetible por tratarse de fondos de instituciones con
cometidos similares, se aplicarán los criterios comunes ya establecidos
por la experiencia archivística para estos casos teniendo la precaución
de salvar las peculiaridades propias de cada institución

El principio de fundamental de la archivística es el principio de


respeto de los fondos, por su práctica el archivero se diferencia del
bibliotecario, de una parte y del documentalista de por otra.
El padre de esta teoría, imbuido por las corrientes estructuralistas de la
época, fue el historiador francés Natalis de Wally, quien en 1841,
siendo Jefe de la Sección Administrativa de los Archivos
Departamentales, en el ministerio del Interior, elaboró la circular de 24
de abril de 1841, firmada por el ministro Duchatel. En ella se daba a la
luz la noción de «fondo de archivo>», entendiéndolo por «reunir los
documentos por fondos, es decir reunir todos los documentos que
provienen de un cuerpo, de un establecimiento, familia o de un
individuo y arreglar estos fondos con sujeción a un orden
determinado… Los documentos que apenas se relacionan con un
establecimiento, un cuerpo o familia, no deben mezclarse con el fondo
de ese establecimiento, de ese cuerpo, de esa familia.» Más adelante,
aclara el autor que «la clasificación general de los fondos es la única
verdaderamente apropiada para asegurar el pronto cumplimiento de un
orden regular y uniforme…Si en vez de este método, del cual puede
decirse que se fundamenta en la naturaleza de las cosas, se propone un
orden teórico…los archivos caerán en el desorden difícil de remediar.
En cualquier clasificación distinta a esta se corre el grave peligro de no
saber donde se encuentra un documento».
De la aplicación de este principio se derivan tres premisas que, si bien
no son absolutamente nuevas, a partir de ahora irán indisolublemente
conectadas con la noción de fondo.

156
Todo fondo es producto natural de la actividad de una entidad, persona
física o moral: en consecuencia, resulta imprescindible indicar el autor,
su naturaleza, estructura y área de accesibilidad.
La concepción de un fondo no viene dada por el uso –jurídico-
administrativo o histórico-cultural- de sus documentos sino por su
estructura interna, la cual viene dada por la propia del ente que lo ha
creado y por la forma en que dichos documentos ha sido generados a lo
largo del tiempo, en el desarrollo de las funciones propias de aquel.
En consecuencia, la estructuración de un fondo, de acuerdo con el
principio de procedencia, exige el conocimiento de los procedimientos
administrativos del autor (algo que había estado siempre implícito en el
trabajo archivístico, exceptuando el período que pudiéramos llamar
sistemático), así como de su propia evolución histórica.

Importancia y ventajas de la aplicación del principio de procedencia:

Ventajas:

- Al preocuparse por la unidad de los documentos, protege su


integridad ya que los orígenes y procedimientos a los que deben
su existencia están reflejados en su ordenación
- Sirve para revelar el significado de los documentos. Esto es, el
contenido de un documento individual solo puede entenderse
completamente cuando los documentos son ordenados de
acuerdo con este principio.
- Proporciona al archivista una guía práctica y económica para
ordenar, describir y analizar los documentos que están bajo su
custodia.

Con la aplicación de este principio se nos facilita:

- Identificar el nombre de la entidad o persona autora de los


documentos
- Reconstruir la organización jerárquica de la entidad productora
- Precisar las funciones y actividades correspondientes a cada
dependencia
- Proteger le integridad de las agrupaciones documentales: Fondos,
Secciones, Series.
- Ubicar correctamente el documento en el fondo correspondiente,
de acuerdo con la actividad o función que lo genera.

PRINCIPIO DEL CICLO VITAL DE LOS DOCUMENTOS.

157
La vida media de un documento desde que se inicia en las oficinas,
llega a durar permanentemente, dependiendo casi siempre, de los
valores de ese documento. Por este motivo, el ciclo vital de los
documentos está íntimamente relacionado con las etapas de archivo y
con los valores que pueden tener los documentos.
En el archivo administrativo, la vida de los documentos dura de treinta
a 50 años, a diferencia del archivo histórico donde la documentación se
conserva a perpetuidad.
El archivo, entendido como fondo documental, constituye un todo
unitario que atraviesa diversas etapas, establecidas en función de este
ciclo de vida de los documentos. Este principio establecido por la
Archivística norteamericana. Se desarrolla en los años treinta, tras el
establecimiento del archivo nacional de los Estados Unidos (1934),
viene a significar que la información documental tiene una vida similar
a la de un organismo biológico el cual nace (fase de creación), vive
(fase de mantenimiento y uso) y muere (fase de expurgo). Se apreció
que el documento atraviesa en su vida por distintas fases: desde su
elaboración o recepción, y durante un período más o menos corto de
tiempo, es objeto de uso intensivo para la resolución de asuntos propios
de su creador; con el transcurso del tiempo cada vez es menos utilizado,
va perdiendo su valor según los fines para los que había sido creado;
hasta que al final se plantea bien su destrucción, bien su conservación
permanente. La mayor o menor intensidad de su valor primario señala
las distintas fases de archivo, que corren paralelas a los diferentes
estadios por los que pasa la documentación a lo largo del tiempo:

1- Archivo de Oficina.
Los documentos en la fase de tramitación, así como los que son de uso
frecuente para la gestión de los asuntos corrientes, están bajo
responsabilidad y manejo de las oficinas administrativas, de ahí que sea
más conocido como archivo de oficina. Tradicionalmente se ha
considerado que la documentación debe permanecer en esta fase unos
cinco años una vez finalizada su tramitación. Pero este plazo en
ocasiones resulta demasiado amplio, puesto que las oficinas producen
demasiada documentación que no puede ser almacenada por éstas.
2- Archivo de Gestión.
Solamente en las organizaciones administrativas de gran volumen y
complejidad se distinguen locales acondicionados para archivos
administrativos, en la mayoría es el propio archivo quien acoge ésta y
las demás etapas. En esta etapa las tramitaciones están conclusas pero
un recurso o el regreso sobre un asunto determinado puede volverlas a
la fase anterior. En esta etapa los documentos permanecen quince años.
3- Archivo intermedio.

158
Ahora la documentación ha perdido parcialmente la utilidad por la cual
ha sido creada: la gestión. Las grandes administraciones la transfieren
desde sus archivos administrativos a éste, caracterizado por asegurar la
instalación masiva de documentos a bajo coste. La documentación
permanece en esta fase otros quince años más, hasta los treinta de
antigüedad, se procede a la valoración, selección y expurgo de la
documentación para conservar lo importante.
4- Archivo histórico.
A partir de este momento, seleccionada por su valor histórico y cultural,
la documentación se conserva a perpetuidad, en condiciones que
garanticen su conservación para uso de las generaciones futuras como
patrimonio histórico de una nación.

TEORÍA DE LAS EDADES DE LOS DOCUMENTOS.

Wyffels en 1972 planteó, su teoría de las tres edades de los


documentos, que darían lugar a diferentes categorías de archivos. Dicha
teoría está en relación con idea de realidad de que los documentos no
son algo muerto o inactivo sino que tienen una vida propia. Este ciclo
vital como otros, contempla después del nacimiento, el crecimiento, el
decrecimiento y la muerte.
Estas tres edades del ciclo vital se comprenden respectivamente, una
vez producidos, con los denominados documentos corrientes,
semicorrientes y no corrientes.

- La primera etapa o edad administrativa: es de circulación y


tramitación por los canales y cauces normales en busca de
respuesta o solución para el asunto que se ha iniciado. La
documentación forma parte de los archivos sectoriales, corrientes
o de gestión. Esta cerca del funcionario responsable de su
tramitación, en su mesa, en archivadores, en armarios al alcance
de su mano para su manejo frecuente. Dura cinco años durante el
tiempo que el documento está en las oficinas.
- La segunda etapa o edad intermedia: en ella una vez recibida la
respuesta o solución al asunto empleado, el documento o
expediente que lo testimonio ha de seguir siendo guardado,
pudiendo ser objeto de consulta o de antecedente, pero no con la
frecuencia que en la primera etapa. Esta fase corresponde a una
archivación intermedia, en la que poco a poco va decreciendo el
valor primario de los documentos, desarrollándose el valor
secundario. dura hasta los treinta años, durante este período se
hace esporádico uso de los documentos.

159
- La tercera fase o edad histórica: el documento asume un valor
permanente y se ceñirá a ser consultado por su valor cultural e
informativo con fines de investigación. Su archivación y
conservación serán definitivas. Aquella que cuenta con más de
treinta años. esta etapa comienza cuando los documentos no
tienen ningún valor para la organización que los ha creados.

La primera y segunda etapas corresponden con lo que pudiéramos


considerar el ejercicio del valor primario o de gestión, mientras que la
tercera desarrollará en su plenitud y exclusivamente el valor secundario
o histórico.
La primera de las tres edades se refleja en los archivos de gestión o de
oficina; la segunda en los archivos centrales o intermedios y la tercera
en los archivos históricos o permanentes. Frente a la clasificación que
se hizo de los archivos administrativos –en los que están también
integrados los archivos de oficina y en un segundo los centrales- , y los
archivos históricos, ahora se intercala el archivo intermedio entre el
canal de la institución –administrativo- y el histórico.
Philips C. Brooks fue quien primero en USA hizo referencia al ciclo
vital de los documentos que se transformó en acción con la
implantación de programas de gestión documental y la creación de los
denominados archivos intermedios.
La equivalencia entre las tres edades de los archivos y la formación de
los archivos, esta vez, es la siguiente: la primera edad tiene su paralelo
en la etapa prearchivística y la segunda y tercera edad, en la etapa
archivística.
Los italianos establecen “cuatro edades” que corresponden con las
siguientes:

a) En un primer momento se hablo de las tres edades de los


documentos, pero con posterioridad se incluyo una más. Por lo
que respecta a los archivos municipales españoles: “archivo
corriente”, archivo central administrativo, archivo intermedio y
archivo histórico. Las tres primeras fases se refieren a la vida
administrativa de los documentos y la cuarta a la histórica. El
archivero interviene en el sistema municipal español en la
segunda.

a. Registratura corriente o archivo corriente, (comprende los


papeles de la cancillería), de 0 a 5 años de edad, en las
respectivas oficinas productoras y bajo la vigilancia de la
administración archivística desde el nacimiento de los
mismos documentos.

160
b. Registratura de depósito, o archivo de depósito, formado
por los documentos de 5 a 15-20 años de edad,
procedentes de varias registraturas corrientes o archivos
corrientes, todavía en la oficina productora y siempre bajo
la mirada de la administración archivística.
c. Prearchivo, formado por los documentos de 15-20 y 40-50
años de edad procedentes de todas las registraturas de
depósito o archivos de depósito de la administración
central (prearchivo central), o de todas las de una
determinada circunscripción territorial (prearchivos
periféricos), y en gestión común entre la administración
archivística y las administraciones productoras de los
documentos.
d. Archivo, de incumbencia exclusiva de la administración
archivística, para los documentos de más de 50 años de
edad, libremente consultable.

161
162
FORMACIÓN Y PERSONAL DE LOS ARCHIVOS

INTRODUCCIÓN

Elio Lodolini, se refería a la formación profesional del Archivero22 ,


diciciendo que: “una de las características de la profesión archivística
es la exigencia de una formación profesional especializada, impartida
por escuelas ad hoc” “La formación indispensable a los archiveros:
una preparación de base a nivel universitario y una formación
especifica en la disciplina archivística”.

Eugenio Casanova observa que en el pasado los archivos estaban


considerados como “instituciones exclusivamente culturales” y por
tanto era preferida la licenciatura en letras.

Robert-Henry Bautier afirma que los archiveros del pasado se


consideraban sobretodo historiadores, mientras que los de la época
presente (1970) han entrelazado vínculos cada vez mas estrechos con la
administración.

Las escuelas de Archivistica

La primera enseñanza de la archivística puede ser considerada, la de la


escuela de empleados para Registraturen, organizada en 1571 por Jacob
von Rammingen junior, pero permaneció como un caso aislado y en los
siglos sucesivos el surgir y el afirmarse de la diplomática llevaron a
considerar la archivística como parte de ésta. La primera archivística
surgió como diplomática práctica.

Las primeras escuelas de archivo: Nápoles (1811), Munich (1821),


París (Ecole des Chartes 1821)
La primera escuela de archivo nació, en Italia en Nápoles. Fue
instituida en 1811 en el “Grande Archivio” (hoy archivo de estado
napolitano), durante el reinado de Joaquín Murat. La escuela del
Archivo de Napoles nació con enseñanzas de lengua griega y de
paleografía medieval, que debían de ser frecuentadas por los “10
alumnos diplomáticos”, del archivo. Estos tenían también la obligación
de seguir también las lecciones de diplomativa, de la que existía desde
1777 en la Universidad una Catedra, que después de 1861 se translado
al también al archivo. La escuela del Archivo del Estado de Napoles.
La segunda es la actual Escuela Archivística en la dirección general de
archivos de Baviera, instituida en Munich el 13 de febrero de 1821 por
el Rey de Baviera Maximiliano I con el título de “Archivalische

163
Unterrichtsinstitut am Königlichen Bayerischen Allgemein
Reichsarchiv”. Posterior solo en nueve días es el decreto del Ministerio
francés del interior del que dependían entonces en Francia los archivos,
de 22 de febrero de 1821, que instituyó en París, en los Archivos del
Reino, la “Ecole des Chartres”. La escuela funcionó solo por dos años,
con un curso para bibliotecarios y otro para archiveros, pero
reorganizada por ordenanza real de 11 de noviembre de 1829, se
reanudó desde 1830 y no sufrió más interrupciones. Pero la Ecole des
Chartes no es ya una escuela para archiveros, se trata de una institución
famosa para la creación de medievalistas.

Otras escuelas del siglo XX

Despues de Napoles (1801), Munich (1821) y Paris (1821) elc uerto


archivo –y segundo de Italia- en tener una escuela propia fue el de
Turin, donde la paleografía y diplomáticas fueron enseñadas desde
1826 (la enseñanza suspendida después de 1835, fue reanudada
brevemente en 1846 y de manera estable desde 1871) y el quinto el de
Milan. En 1854 nacieron otras dos escuelas: en Viena el “Institut fur
Osterreichische Geschichtsforschung” luego organizado en 1856 por
theodor von Sickel sober el modelo de la Ecole de Chartres y en
Venecia una Escuela de paleografía y diplomática para preparar
promiscuamente a candidatos a los Archivos, a las Bibliotecas y a los
Museos (estuvo ininterrumpida por tres años, desde 1875, y fue
reanudada en 1878) Le siguieron las que comenzaron en 1855, bajo la
catedra de paleografía en el Archivo del Estado de Palermo. En 1856,
en el gran ducado de toscana, fue instituida en el seno del Archivo del
Estado de Florencia, una enseñanza de diplomática y de paleografía,
pero sin archivística.
La decima institución nació en España en 1859, en Madrid con el
nombre de “Escuela de Diplomatica”.

- La Escuela de Diplomática de Madrid.

La décima institución nació en España, donde en 1859 fue fundada la


“Escuela de Diplomática” de Madrid, destinada conjuntamente a la
formación tanto de archiveros como de bibliotecarios. Fue suprimida
por Real Decreto de 20 d julio de 1900 y las correspondientes
enseñanzas –entre las cuales no había ninguna de archivística- fueron
trasladadas a la Facultad de Letras de la Universidad Central. En 1964
la Administración de los Archivos de Estado ha dado vida a una nueva
“Escuela de Documentalistas”, siempre de carácter común para los
archiveros y bibliotecarios.

164
Varios autores apuntan que la enseñanza fundamental de las escuelas
para archiveros tendría que ser la archivística y no la paleografía y
diplomática. Eugenio Casanova apunta en 1914 que notaba para la
enseñanza de la paleografía, que mientras ésta en las universidades,
paleografía y diplomática, no tienen que detenerse al final del
medioevo, sino referirse también a la documentación de la Edad
Moderna. Afirma este autor la preeminencia de la archivística frente a
las demás disciplinas.

Caracteristicas de las Escuelas.

El tema de la formación profesional de los archiveros es uno delos mas


debatidos en sede nacional e internacionsl. Del asinto se han ocupado
repetidamente tanto el consejo internacional de archivos (ICA) – el cual
ha constituido en si propio seno un comité para la formación
profesional, que funciona desde 1977- como la UNESCO.
El papel de la archivística en los en la formación profesional del
archivero es sumamente importante, por ello en 1918 Giovanni Vittani,
defensor también de la tesis de que la enseñanza fundamental de las
escuelas para archiveros tendría que ser la archivística y no la
paleografía y diplomática.
Por lo que respecta a la paleografía , esta claro que a los archiveros y a
los usuarios de archivos antiguos es necesario el conocimiento, no de la
simple paleografía de los códices, es decir de las escrituras librarías,
sino también y sobre todo, el conocimiento de la paleografía de los
documentos, es decir de las escrituras documentales.

LA FORMACIÓN PROFESIONAL DEL ARCHIVERO.

La preparación de base.

La preparación de base tiene un contenido esencialmente histórico-


jurídico: historia y derecho construyen los dos pilares fundamentales,
indispensables a quien quiera que se encamine a profesión archivística
o simplemente seguir un curso específico de estudio sobre estas
materias.
La divergencia ha nacido cuando se plantea que tipo de licenciatura es
la apropiada para la profesión de archivero, por ello no existe un
consenso sobre si la licenciatura solicitada ha de ser derecho o filosofía
y letras.
La necesidad de formación jurídica, o por lo menos también jurídica de
los archiveros, deriva, pues, precisamente de la naturaleza de
“instituciones culturales” típica de los archivos. Los archivos son

165
instituciones de investigación en los que la actividad científica tiene por
objeto material documental puesto en existencia en el transcurso de una
actividad jurídico administrativa. El trabajo científico del archivero, es
decir, la ordenación y la inventariación, se relaciona bastante con las
ciencias jurídicas que con las letras.

- Preparación específica: archivística y otras disciplinas (diplomática,


paleografía, codicología, sigilografía, etc.)
La preparación específica se basa sobre todo en la archivística, ya que
por largo tiempo y en muchas naciones el predominio fue dado a la
paleografía y la diplomática.

LOS ESTUDIOS DE ARCHIVÍSTICA EN LA ACTUALIDAD

Para afrontar este aspecto tan particular, es imprescindible no tener en


cuenta la obra de Alfred Mauri y Remei Perpinyà 23 “estudiar
archivística donde y por que”. Dado que no existe una licenciatura o
diplomatura en Archvistica, la universidad organiza los estudios de
archivística como títulos propios de Universidad, en el nivel de master
y también en el de segundo ciclo (graduado superior). Actualmente
existen cuatro universidades que imparten estudios de dicha materia. El
primer estudio especifico de rango universitario fue el de Master de
Archivistica promovido por la Associcacio d’Arxivers de Catalunya a
partir de 1989. Despues le siguieron el master de la Universidad de
Sevilla (1995) dirigido por Manuel Romero Tallafigo, y el Master de la
Universidad Carlos III (1999), dirigido por Jose Manuel Cruz Mundet.
En 2005 se incorporo a la oferta de masteres la Universidad
Internacional de Andalucia.

- Uno de los títulos mas interesantes es la maestria de Gestion


Documental y Administracion de Archivos de la Universidad
Internacional de Andalucia. Ha organizado tres ediciones, del
master en la sede de la Rabida dirigidas por Antonia Heredia
Herrea y Remedios Rey de las Peñas. El objetivo del master era
formar profesionales capaces de actuar en los dos ámbitos de la
archivística: la admisntracion de archivos por un lado y la gestión
de documentos por otro.
- Master de Archivistica de la Universidad de Sevilla.
La universidad ha realizado hasta la gecha seis ediciones del
Master de Archivistiva (1995-2007). El master esta organizado
por el departamento de Historia Medieval y Ciencias y Tecnicas
Historiograficas y lo dirige Manuel Romero Tallafigo y
Margarita Gomez Gomez. Actualmente se imparte un master

166
diferente, mas interdiciplinar que lleva el nombre de Master
Universitario en Documentos, Libros, Archivos y Bibliotecas.
Sus objetivos son los siguientes: En primer lugar, dotar a los
alumnos de una formación avanzada, de carácter especializado y
multidisciplinar, orientada a la especialización académica y a la
iniciación en las tareas investigadoras sobre las disciplinas que
constituyen las Ciencias y Técnicas Historiográficas
(Paleografía, Diplomática y Codicología, entre otras). En
segundo lugar, proporcionar la formación básica necesaria para
las personas que deseen desarrollar una trayectoria profesional en
el campo de la Archivística y de la Biblioteconomía, así como en
el Patrimonio Bibliográfico y Documental español. Es importante
notar que, junto con el de la docencia, el campo de los Archivos
y de las Bibliotecas constituye una de las principales salidas de
los graduados o licenciados en Historia y otras titulaciones
afines.
- Master de Archivistica de La Universidad Carlos III de Madrid.
Dirijido por Jose Ramon Cruz Mundet va ya por su edición
numero 12, y tiene como objetivos: El Máster está orientado a la
formación de especialistas de alto nivel en los diferentes ámbitos
de la gestión de los documentos, y de la administración de
sistemas de archivo, como divisiones logísticas al servicio de la
eficiencia en las organizaciones; dedicando especial atención a
las técnicas para el diseño y control de documentos en los
procesos administrativos y de negocio.
Para ello ofrece un programa de estudios original e innovador,
diseñado para satisfacer las demandas del mercado, tanto de las
Administraciones Públicas, como del sector privado. Estos
estudios están dirigidos a licenciados en cualquier disciplina,
ingenieros, arquitectos y a jóvenes profesionales con alguna
experiencia en el sector, que deseen perfeccionar su formación.
- El graduado superior de archivstica y Gestion de documentos
se imparte en la escuela Superior de Archivistica y Gstion de
Documentos (ESAGED) adscrita a la universidad Autonoma de
Barcelona. El grado superior empezó a impartirse en 2002 y es
heredero del Master de Archivistica que la Asociacion de
Archiveros de Catalunya promovió en 1989, del cual se
realizaron nueve ediciones con distintas universidades catalanas,
hasta su extinción en el año 2002. En la escuela se imparte el
Graduado superior de Archivistica y Gestion de documentos, y se
han impartido diversos estudios de postgrado. Los objetivos del
master que imparte la UAB son los siguientes: El
máster proporciona una formación avanzada de carácter

167
profesionalizador en el campo de la archivística y la gestión de
documentos tanto de carácter histórico como administrativos y en
cualquier tipo de soporte. Proporciona también la formación
necesaria para la aplicación de las técnicas archivísticas y la
incorporación de las nuevas tecnologías en la gestión de los
archivos y en el diseño y administración de los sistemas
de gestión documental.

CÓDIGO DE ÉTICA PARA ARCHIVEROS.

A XIII Asamblea General del Consejo Internacional de Archivos,


celebrada en Pekín con el inicio del último Congreso Internacional de
Archivos, en septiembre de 1996, aprobó o código deontológico de la
profesión. (Traducción: ANABAD-GALICIA).

1. Los archiveros deben mantener la integridad de los archivos,


garantizando así que puedan continuar siendo evidencias
permanentes del pasado.
2. Los archiveros deben valorar, seleccionar y conservar los
archivos en su contexto histórico, legal y administrativo,
manteniendo así el principio de procedencia, y poniendo de
manifiesto así las relaciones originales de los documentos entre
sí.
3. Los archiveros aseguran la accesibilidad e inteligibilidad
permanentes de los documentos de archivo.
4. Los archiveros deben dejar testimonio de sus acciones sobre los
documentos, y ser quien debe justificarlas.
5. Los archiveros deben promover el más amplio acceso posible a
los archivos y ofrecer un servicio imparcial a todos los usuarios.
6. Los archiveros deben respetar tanto el derecho de acceso como el
de la intimidad, y actuar dentro de los límites de la legislación
pertinente.
7. Los archiveros deben usar la especial confianza en ellos
depositada para beneficio de todos, evitando el uso de su
posición de manera injusta en beneficio propio o de terceros.
8. Los archiveros procurarán alcanzar su mejor nivel profesional,
actualizando sistemáticamente de sus conocimientos
archivísticos, y compartiendo los resultados de sus
investigaciones y experiencia.
9. Los archiveros promoverán la preservación y uso del patrimonio
documental del mundo, estableciendo una cooperación activa con
miembros de su profesión y otras afines.

168
El personal de los archivos

Funciones del personal de archivos

En la administración los profesionales serán funcionarios de los cuerpos


de la Administración Especial. Uno por cada nivel de titulación, de esta
manera en el archivo debería existir:

Archiveros adscritos al cuerpo de Titulados Superiores Grupo A


Técnicos medios adscritos al Cuerpo de Diplomados Grupo A2
Auxiliares de archivos del Cuerpo Técnicos Especiales Grupo C.

El desarrollo de los trabajos administrativos y también los de apoyo


administrativo tienen que ser llevadas a cabo por profesionales
pertenecientes a los Cuerpos de la Administración General, de acuerdo
con la disposición octava de la ley 17/1985. Según esto el personal de
archivo que debería formar parte de estos cuerpos estará integrado por:

Administrativos: cuerpo administrativo grupo C


Auxiliares administrativos: la escala administrativa del cuerpo auxiliar,
Grupo C
Subalternos pertenecientes al cuerpo Subalterno, Grupo E

Igualmente aquellos trabajos específicos que reúnen un trabajo de


especialización en materias complementarias a las funciones de archivo
tienen que ser desarrolladas por los profesiones pertenecientes al
Cuerpo de la Administración Especial, como son:

- Restauradores adscritos al Cuerpo de titulados superiores, Grupo


A
- Fotógrafos y bibliotecarios, adscritos al cuerpo de Diplomados,
Grupo B
- Otros

Las administraciones públicas selección a su personal de acuerdo con la


legislación laborar ordinaria o bien con la de la función pública. De
cualquier forma lo habitual es que estos puestos se provean por los
sistemas de empleados para entrar en la función pública: concurso,
concurso-oposición u oposición.

Director del Archivo

Objetivo

169
Dirigir, coordinar y controlar la organización, el funcionamiento del
archivo, para custodiar y organizar la documentación, con la finalidad
de facilitar la consulta al propio organismo que la ha generado y
también a todos los ciudadanos, de acuerdo con la normativa de
accesibilidad a la documentación.

Funciones:

- Hacer las propuestas oportunas para llevar a cabo una buena


gestión del centro archivístico y, al mismo tiempo, potenciar una
fluida comunicación interdepartamental con el objetivo de
facilitar el sistema de organización documental del organismo o
entidad a la que pertenece el archivo.
- Elaborar las normas los reglamentos que regulan la organización
y el funcionamiento del archivo y, también, aquellas otras de
aplicación a todos a las áreas, departamentos o servicios del
organismo a las que pertenece el archivo, referidas a la consulta y
préstamo de la documentación. El director responsable deberán
velar también por el cumplimiento de la normativa establecida
- Dirigir y coordinar las cuestiones relacionadas con las gestiones
de personal y de administración económica del archivo, así como
cualquier otro trabajo que comporte la gestión administrativa del
centro.
- Elaborar y proponer las normas de acceso a la documentación -de
acuerdo con la normativa vigente-, para que, una vez aprobadas
por la comisión correspondiente, puedan ser de aplicación en el
uso y consulta de la documentación.
- Planificar, dirigir y coordinar la metodología de organización
documental utilizada en el archivo especialmente en relación con
el sistema de clasificación, transferencias, elaboración de
instrumentos de descripción, preservación y conservación de la
documentación. Promover también un buen método de trabajo
entre el personal del centro para establecer un sistema de
corresponsabilidad funcional de acuerdo con la formación y los
objetivos que se les haya asignado.
- Planificar y coordinar el sistema de organización integral de la
documentación del organismo o entidad a la que pertenece el
archivo. Proponer la creación y coordinación de las comisiones
interdepartamentales de trabajo -evaluación de la documentación,
accesibilidad,...- con la finalidad de corresponsabilizar a todos
los agentes del organismo en la toma de decisiones referidas a la
gestión de los documentos.

170
- Planificar y coordinar la formación del personal de archivo y, de
acuerdo con la definición del sistema integran de organización de
la documentación, realizar los cursos de formación de los
responsables de archivos de gestión del organismo al que
pertenece el archivo.
- Expedir certificados o bien dar constancia ("hacer constar") de la
documentación que custodia el archivo.
- Planificar, dirigir y coordinar las publicaciones del archivo:
guías, inventarios, catálogos. También elaborar memorias
anuales de archivo, entre otras publicaciones.
- Planificar y coordinar las actividades de difusión que anualmente
se realizan en el centro, ya sean exposiciones, visitas, cursos,
conferencias, etc.
- Planificar y controlar la preservación y la conservación de la
documentación y también del edificio, así como velar por su
seguridad.

Archivero

Objetivo

Colaborar en las cuestiones que le delegue o encomiende el director y,


velar por la organización y la custodia de la documentación que está
bajo su responsabilidad para facilitar la consulta.

Funciones:

- Colaborar en aquellas cuestiones específicas que le indique la


dirección del centro, en especial, la elaboración y aplicación de
las normas de organización y funcionamiento del archivo.
también proponer todas aquellas acciones que se consideren
oportunas para mejorar, agilizar o facilitar la gestión del archivo.
- elaborar y aplicar el cuadro de clasificación de la documentación
del organismo, institución o entidad para que se aplique de forma
unívoca y generalizada en todos los archivos de gestión, además
del archivo definitivo, y controlar el seguimiento y actualización
de su proceso.
- Definir y dirigir, de acuerdo con la responsabilidad otorgada
desde la dirección del organismo, el sistema de organización
integral de la documentación. También el archivero tendrá que
ejecutar su aplicación y, al mismo tiempo, asesorar al personal
administrativo de los archivos de gestión, ofreciéndole la ayuda
técnica necesaria en la implementación de este método de

171
trabajo. Igualmente el archivero tendrá que llevar a cabo el
seguimiento y la actualización de todo el proceso de gestión
integral de la documentación, además de organizar e impartir los
cursos de formación al personal de los archivos de gestión.
- organizar y dirigir la elaboración de los instrumentos de
descripción d ela documentación custodiada en el archivo -
catálogos, inventarios, índices u otros- y realizar aquellos que
requiera una descripción documental más especializada.
- Colaborar en el proceso de definición e implementación del
sistema informático de organización de la documentación.
También deberá llevar a cabo el control de calidad de la
información contenida en la mecanización de la gestión de los
documentos y supervisar, especialmente la descripción,
codificación y la asignación de descriptores.
- Elaborar el calendario de conservación y eliminación de la
documentación de acuerdo con la normativa y las tablas de
evaluación documental
- Planificar, dirigir y controlar el proceso de transferencias de la
documentación desde las dependencias del organismo o entidad
hasta la ubicación en los depósitos del archivo o bien de
transferencia entre dos archivos.
- Definir y organizar el sistema de información, consulta y
préstamo de la documentación del archivo. También le
corresponderá asesorar a los usuarios que requieran una
información más especializada
- Promover y organizar las actividades de difusión del archivo: las
visitas de estudiantes y del público en general, exposiciones,
conferencias, cursos y otros.
- Organizar, dirigir y supervisar la preservación, la conservación y
la seguridad de la documentación, en especial, los soportes
documentales de las nuevas tecnologías.
- Planificar, dirigir y controlar la conservación y los sistemas de
seguridad del edificio y los depósitos del archivo y, también de
todos los equipamientos que dispone el centro.

Técnico medio de Archivo

Objetivo

Colaborar en todas aquellas tareas y cuestiones que le indique el


director del centro y, en especial, participar con los técnicos superiores
en el proceso de organización integral de la documentación, en la
consulta y difusión de los fondos documentales. de una forma más

172
explícita los técnicos medios contribuirán en la ejecución y control de
las técnicas archivísticas más conceptuales del tratamiento documental,
como son la clasificación y la descripción documental y, también, en la
consulta y difusión de la documentación, entre otras.

Funciones:

- Colaborar en la custodia y en la organización de la


documentación del archivo y en la aplicación del sistema de
organización integral de la documentación en los archivos de
gestión del organismo o entidad.
- Asesorar a los responsables de los archivos de gestión en el
proceso de implementación del sistema de organización integral
de la documentación, ofreciéndoles ayuda técnica en la
descripción, modificación o asignación de descriptores, etc.
- Elaborar los instrumentos de descripción de las series
documentales que no requieran de una especialización, además
de asignar los descriptores en los momentos de la introducción de
los datos.
- Colaborar en el proceso de aplicación de las tablas de evaluación
documental ejecutando la gestión y control de la documentación
a eliminar.
- Llevar a cabo la gestión y el control de las transferencias en cada
una de las fases del ciclo documental y, muy especialmente velar
por el asesoramiento del personal de los archivos de gestión en el
desarrollo de esta actividad.
- Controlar la recepción de la documentación procedente de las
transferencias, comprobando la correspondencia entre las hojas
de transferencia y la documentación transferida
- Atender las consultas sobre información y la documentación
custodiada en los depósitos del archivo, hacer su seguimiento.
- Gestión y control del préstamo de la documentación a las
dependencias del organismo, institución o entidad a la que
pertenece el archivo.
- Colaborar en las actividades de difusión de la documentación que
se organicen en el centro
- Llevar a cabo la gestión y el control de la prevención y
conservación del acondicionamiento físico de los diferentes
soportes de la documentación.

Auxiliar de archivo

Objetivo

173
Colaborar en los trabajos de ejecución y control de la documentación,
en especial, aquellas conciernan más directamente con las técnicas
archivísticas manuales de organización documental como pueden ser la
gestión de los depósitos y las de la prevención y conservación de la
documentación, entre otras.

Funciones:

- Colaborar con los otros técnicos del archivo en los trabajos de


custodia y tratamiento documental consistentes en al ordenación
física de la documentación de algunas series documentales, etc.
- Ejecutar la destrucción física de aquella documentación que le ha
indicado su superior jerárquico, en la aplicación del calendario de
conservación y eliminación.
- controlar la recepción de la documentación procedente de las
transferencias hasta los depósitos del archivo, otorgándoles la
ubicación adecuada atendiendo a los tipos de soporte
documentales y su numeración
- Llevar a cabo la gestión del espacio en los depósitos, de acuerdo
con las directrices de su superior jerárquico, comprobando la
ubicación de la documentación y los espacios que quedan libres
con la finalidad de asignar nuevas unidades de instalación.
- Vigilar la prevención y la conservación de la documentación
controlando periódicamente su estado físico; además le
corresponderá notificar las incidencias, así como proponer las
mejoras oportunas para que los documentos se conserven en un
estado óptimo.
- Cambiar las cajas maltrechas, las carpetas que contienen la
documentación y así mismo extraer clips, gomas, plásticos... de
los documentos.
- Supervisar periódicamente las condiciones físicas y ambientales
de los diferentes depósitos, a partir del uso y control de los
aparatos que permiten asegurar un buen estado de conservación y
seguridad del edificio y los depósitos.

Auxiliar Administrativo

Objetivo

Recibir y atender al público del archivo y también llevar la gestión de


los trabajos administrativos, de acuerdo con lo establecido en la
legislación vigente.

174
Funciones:

- Recibir y atender al público del archivo ofreciéndole la


información que requiera o bien dirigiéndolo a la sala de consulta
o a las salas donde se efectúa alguna actividad.
- Realizar los trabajos administrativos del centro
- introducir los datos de algunas series documentales ya
inventariadas al sistema informático
- Realizar las estadísticas de la actividad del archivo: usuarios,
consultas, préstamo de la documentación entre otras.

Subalterno

Objetivo

Colaborar en la consulta y el préstamo sirviendo la documentación a los


usuarios y haciendo copias. Repartir y recoger la documentación de las
dependencias administrativas o cualquier otro trabajo de correo, de
acuerdo con lo establecido en la legislación vigente.

Funciones:

- Transportar las unidades de instalación de las transferencias a los


depósitos de archivo.
- Efectuar todos los cambios de situación de las unidades de
instalación de los depósitos.
- Localizar la documentación en los depósitos del archivo y
servirla a los usuarios, devolviéndola a su lugar una vez
finalizada la consulta. igualmente, extraerá de los depósitos
aquella documentación que le indiquen para la prestación del
préstamo
- Reproducir la documentación solicitada por los usuarios
- Repartir la documentación del préstamo en las dependencias
administrativas o cualquier trabajo de correo.

Técnico especialista

Objetivo

Colaborar en todas aquellas cuestiones que le indique el director del


centro y especialmente velar y aplicar las técnicas más apropiadas para

175
la prevención, reproducción, preservación de la documentación en
cualquier tipo de soporte documental.

Funciones:

- Estudiar y proponer a la dirección del centro todas aquellas


acciones encaminadas a llevar a cabo una buena política de
prevención, reproducción y preservación de la documentación.
También deberá controlar el estado de conservación de la
documentación en cualquier tipo de soporte documental.
- Organizar y dirigir las técnicas de restauración más apropiadas
para cada soporte documental y, al mismo tiempo, ejecutar
aquellas técnicas que requieran una manipulación más
especializada.
- Organizar, dirigir y supervisar los trabajos relacionados con las
copias de seguridad de la documentación para la conservación o
consulta.

Técnicos medios especialistas.

Objetivo

Colaborar en aquellas cuestiones que se le indiquen y participar de


acuerdo con su formación, en el proceso de la especialización a la que
están adscritos.

Funciones:

- Colaborar con su jefe en técnicas de preservación y reproducción


de los documentos en cualquier tipo de soporte documental
(documentación gráfica, audiovisual, etc.)
- Colaborar y efectuar todos aquellos trabajos indicados por su
superior jerárquico para realizar las copias de seguridad de la
documentación para su conservación o consulta.
- Realizar o colaborar en reportajes fotográficos para aumentar los
fondos de imágenes
- Reproducir los fondos de imágenes con la finalidad de
preservarlos, difundirlos y editarlos.
- Colaborar en la definición de los lenguajes normalizados que
afectan a los fondos de imágenes.

Bibliotecarios

176
Atender a los usuarios en la consulta, préstamo de las publicaciones de
la biblioteca.
Propone y adquirir las publicaciones que tienen que formar parte del
fondo bibliográfico del archivo. también, vigilará el seguimiento y la
recepción de las publicaciones
Catalogar el fondo bibliográfico y hemerográfico de la biblioteca
auxiliar del

177
178
2. CAPITULO II
LOS SISTEMAS ARCHIVÍSTICOS.

179
180
LOS SISTEMAS INSTITUCIONALES DE ARCHIVOS.

Definición, Planificación, programación y organización archivística.


Elementos del sistema Archivístico.

El diccionario de terminología archivística define sistema archivístico


como:

«conjunto de normas e instituciones que participan en la dirección,


seguimiento, coordinación e inspección de los programas para la
conservación, tratamiento y difusión del patrimonio documental.
Componen el sistema archivístico los archivos, los servicios
archivísticos, la administración de los archivos, la legislación
archivística y el personal»

Según Antonia Heredia Herrera el sistema archivístico es:


«una estructura técnico administrativa integrada por: leyes y normas
que afectan a los documentos y a los archivos, por órganos (directivos
y consultivos), por centros (sobre todo Archivos y otros centros
especializados en información archivística, en restauración, en
reproducción etc.) y por recursos (humanos y económicos) cuyo fin
común es la defensa y mayor servicio al Patrimonio documental.»

La ley de Patrimonio Histórico Español (16/85 de 25 de junio) define el


sistema Español de Archivos en su articulo 66º como:
«contituye el sistema español de archivos, los archivos y los servicios
de carácter técnico o docente directamente relacionados con los
mismos que se incorporen en virtud de lo que se disponga
reglamentariamente»

Sistema archivístico y red de archivos

En 1991 M. Romero Tallafigo en una ponencia sobre El documento en


una red de archivos decía:
Red de archivos.
«Sistema en su etimología es conjunto, del verbo synistemi griego,
reunir. Es un conjunto ordenado de normas y procedimientos a cerca
de determinada materia, en nuestro caso, los archivos. De este modo
esos centros se transforman en muchos de una red bien tramada,
urdida y extendida, que defiende a los documentos históricos por un
lado y también a los contemporáneos.»

Concepto de red de archivos.

181
Según Eduardo Núñez Fernández:
«una red de archivos es un conjunto más o menos coordinado de
centros archivísticos dispuestos en un espacio territorial concreto y
preparados para prestar servicio a la comunidad de ese espacio
territorial en materia de información documental. Así la red de
archivos de un municipio, de un Estado o de una unión de Estados.»

Sin embargo, un sistema de archivos o un sistema archivístico es otra


cosa. Los dos conceptos básicos que definen el sistema no son ni el
servicio ni la territorialidad sino la institución productora, el fondo o
fondos y la sistematización de su organización.

- La institución u organización productora es la que produce la


documentación, la gestiona, configura un fondo de archivo y
planifica y organiza –con mayor o menor fortuna, con mayor o
menor consistencia- sus fases, estadios y servicios.
- El fondo archivístico generado es objeto del sistema; la creación,
regulación y gestión de ese fondo esta en el origen del sistema.
- Los fines del sistema archivístico son establecer el modelo de
organización que se desea a plicar a ese fondo

Tanto la red de archivos como el sistema precisan de varios elementos


para poder ser considerados como tales: fondos, centros, recursos y
normas. Ahora bien, en el caso de una red de archivos los fondos son
“genéticamente” diferentes y muy variados, es decir, pertenecen a
diversas instituciones productoras que pueden no tener entre ellas
ninguna vinvulacion institucional u organica. El sistema archivístico
tiene un fondo unico y pertenece a la institución determinada o a varias
instituciones vinculadas orgánicamente entre si. Los recursos son
similares y necesarios en la red y en el sistema.

Los recursos del sistema


Los recursos serían de cuatro tipos:

- Infraestructuras
- Personal
- Recursos técnicos y científicos
- Recursos tecnológicos

Infraestructuras: las infraestructuras reflejan con mayor claridad que en


los pequeños la estructura del sistema al tener que establecer un

182
conjunto de centros archivísticos –con sus respectivos edificios-
perfectamente definidos por su función dentro del sistema
Personal: Tanto el diseño como la planificación de un sistema
archivístico debe correr a cargo de especialistas, profesionales o
expertos en la materia, es decir, de archiveros, de lo contrario se pone el
riesgo de poner en juego considerables recursos económicos –públicos
o privados- que pueden despilfarrarse de manera lamentable e incluso
habiendo hecho las cosas con la mejor intención pero sin conocer el
problema. Dotar al sistema de recursos humanos cualificados y bien
preparados para la dirección, organización y gestión de los centros
archivísticos y de los fondos que contienen constituye otra piedra
angular de la futura buena salud del sistema y es un aspecto que la
administración de archivos no puede dejar al azar si quiere lograr el
éxito en sus fines.
Recursos técnicos y científicos. Que son los supuestos científicos y
metodológicos de la Archivistica aplicados a un sistema de archivo
concreto en el que la primera consecuencia es la concepción del propio
sistema como resultado de interpretar científicamente el fenómeno
archivístico.
Los recursos tecnológicos. Los rescusos tecnológicos son las nuevas
tecnologías y la informática, la telemática, la ofimática y las
telecomunicaciones. Las tecnologías aplicadas a la información y a la
gestión documental.

No hay sistema archivístico si no hay instituciones que produzcan los


documentos que provienen de sus funciones. Debe haber normas o
regulación administrativa que regule esas instituciones (por ejemplo el
reglamento de la Facultad de Filosofía y Letras o el reglamento del
Departamento de Filología inglesa). Las instituciones son las que
producen la documentación. La dirección de archivos, correría a cargo
del Ayuntamiento de León en el caso del Archivo municipal. El
seguimiento del archivo lo harían los archiveros del ayuntamiento y la
difusión también sería una labor encomendada.
Martín Fuertes lo define como “es un conjunto de órganos colectivos y
personales (gobierno y administración del sistema: por ejemplo, el
sistema archivístico del Gobiernos está gobernado por el Ministerio de
Cultura, pero forman parte de él también los directores de los archivos)
un conjunto de centros administrativos (una red de archivos) una
legislación que regula el funcionamiento y el cumplimento de los
fines”.
En un sistema de archivos puede haber unos servicios técnicos o
servicios asesores, que pueden estar vinculados al gobierno o a la
administración o relacionados a los centros. Por ejemplo en la Junta de

183
Castilla y León hay un Consejo de archivo (órganos asesores). Otro
servicio técnico sería el de reprografía, restauración, microfilmación,
vinculados a grandes archivos.
Esto ocurre con los archivos, ocurre con otras entidades como las
bibliotecas o los museos.

La ley de Patrimonio Histórico Español, de 1985, en su artículo 66


refleja los sistemas archivísticos.
Art. 66. Constituyen los Sistemas Españoles de Archivos, de
Bibliotecas y Museos respectivamente, los archivos, bibliotecas y
museos, así como los servicios de carácter técnico o docente
directamente relacionados con los mismos, que se incorporen en virtud
de lo que se disponga reglamentariamente.

Clasificación y modelos

Clases de sistemas:
Podemos clasificar los sistemas archivísticos por su composición.
Según el sistema esté compuesto por un solo fondo o por más de un
fondo, tendremos:

- Sistemas simples: están constituidos por un solo fondo y pueden


formar parte de sistemas complejos.
- Sistemas complejos: están constituidos por fondos producidos
por varios organismos. Estos sistemas contienen un fondo
principal simple, generalmente abierto, al que se agregan otros
fondos simples o complejos, generalmente cerrados aunque no
necesariamente. Una vez agregados, pueden constituir una
sección en el sistema. Tradicionalmente los archivos se han
clasificado como archivos administrativos o como archivos
históricos, según la vigencia del organismo del que forman parte.
La vigencia del organismo productor nos permitirá clasificar los
sistemas archivísticos en:

o Sistemas abiertos el productor es un organismo vigente y


produce documentos que se transfieren de una unidad a
otra. Pueden tener agregados otros sistemas ya sean
cerrados o abiertos (ej. Un archivo municipal que tenga
agregados los fondos del Juzgado Municipal)
o Sistemas cerrados: el organismo productor ya no existe y
por lo tanto ya no produce documentos que haya que
transferir (ej. Una empresa desaparecida). En muchas
ocasiones los sistemas cerrados se agregan a sistemas

184
abiertos (ej. El fondo de un antiguo hospital agregado a un
archivo local.) También pueden tener agregados otros
sistemas aunque esta agregación se produjo cuando el
organismo productor estaba todavía vigente (ej. La
documentación de las antiguas obras pías que se conserva
en muchas diputaciones está formada por multitud de
fondos procedentes de cofradías y fundaciones que se
agregaron a otra institución. Normalmente la Real Casa de
Misericordia, a finales del siglo XVIII y principios del
XIX. Ahí se produjo una nueva agregación. Estas nuevas
instituciones desaparecieron a mediados y finales del siglo
XIX, y sus competencias pasaron a ser desarrolladas y sus
hospitales por las Diputaciones, por lo que los fondos de
estas nuevas instituciones se agregaron a los de estas, junto
con los fondos de las antiguas cofradías y fundaciones que
ya tenían agregados.)

MODELOS DE SISTEMAS ARCHIVÍSTICOS

La organización política de un país determina la estructura jerárquica


archivística que desarrolla, ya que está reflejada en el sistema político
del estado. Según este principio encontramos sistemas centralizados y
descentralizados en los que se plasman los modelos político
administrativos de los diferentes países.

El modelo centralizado (Francia, Italia, Holanda, Rusia…) se


caracteriza por:
- Establecer una dirección general de archivos que coordina el
sistema
- Crear una red de archivos nacionales, regionales y provinciales.
- Controlar la totalidad de los centros y aplicarles las mismas
normas técnicas.
- Seleccionar y formar a los profesionales de los archivos
siguiendo una pautas homogéneas.
- Desarrollar una legislación aplicable en todo el territorio.

El modelo descentralizado:
carece de una institución central que gestione las políticas archivísticas
y los centros, además de no plantear una legislación que se pueda
aplicar en todo el territorio nacional. Su rasgo principal es la estructura
en diferentes estratos en los que el desarrollo y control de las políticas
archivísticas depende de las administraciones regionales, en función de
las divisiones administrativas establecidas. En ellos es fundamental una

185
buena coordinación por parte de las administraciones, así como la
cooperación en muchos aspectos y la perfecta delimitación entre estado
central y autonomías.

186
EL SISTEMA ARCHIVÍSTICO DE LA UNIÓN EUROPEA.
INSTITUCIONES Y ARCHIVOS COMUNITARIOS.

La Unión Europea. UE.

Es una institución europea supranacional que tiene como objetivo el


estrechamiento de las relaciones entre las distintas naciones de Europa
hasta llegar a una verdadera ciudadanía europea, es decir, sin eliminar
la realidad social de cada país. Esto se pretende basándose en tres
principios básicos:

1. El progreso económico social equilibrado: que crezca la


economía que mejore la situación social y que se equilibren, para
ello se han creado los fondos de cohesión social, destinados a
facilitar el progreso de aquellas regiones más retrasadas.
2. Una vez se ha establecido el equilibrio económico y social se
pretende la afirmación de la identidad europea en el mundo.
3. En la creación de la ciudadanía europea.

Son objetivos que se han marcado. Para dar cumplimiento a estos


objetivos, la Unión Europea lleva una larga trayectoria (50 años) de
construcción europea y cuenta con unas instituciones que han ido
desarrollando las actividades concretas para conseguir esos objetivos.
Al mismo tiempo la UE está siendo pionera en facilitar programas de
información. Al estar en una cultura multilingüe fundamental la
información.

Trayectoria de la UE

El punto de partida lo podemos situar en el año 1951. Se da la primera


instrucción concreta de coordinación europea básica, que es el carbón y
del acero, se va a crear la CECA (comunidad Económica Carbón y del
Acero) que comprometía a seis países (Alemania, Francia, Bélgica,
Holanda, Italia y Luxemburgo). Esta fue la primera piedra de un
edificio que se vería ampliado el 25 de marzo de 1957 con la firma de
los Tratados de Roma, por los que se creaban la Comunidad Económica
Europea (CEE) y la comunidad Europea de la Energía Atómica
(Euratom).

Países fundadores: Francia, Alemania, Países Bajos y Luxemburgo.


Incorporaciones a la UE

1973: Reino Unido e Irlanda

187
1981: Grecia
1986: España y Portugal
1995: Austria, Finlandia y Suecia
2004: Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Letonia,
Lituania, Malta, Polonia y República Checa.
2007: Bulgaria y Rumanía.

Son países candidatos: Turquía, Croacia, Macedonia, Islandia y


Montenegro.

Entre los tratados y otros textos legales que crean (y posteriormente se


modifican) el estatus jurídico de la Unión, debemos indicar los
siguientes:

Ø La Unión Europea se asienta en cuatro Tratados:


Ø El Tratado constitutivo de la Comunidad Europea del Carbón y
del Acero (Tratado CECA), firmado el 18 de abril de 1951 en
París, que entró en vigor el 23 de julio de 1952 y expiró el 23 de
julio de 2002.
Ø El Tratado constitutivo de la Comunidad Económica Europea
(Tratado CEE), firmado el 25 de marzo de 1957 en Roma y que
entró en vigor el 1 de enero de 1958. Suele denominarse «el
Tratado de Roma».
Ø El Tratado constitutivo de la Comunidad Europea de la Energía
Atómica (Tratado Euratom), firmado en Roma junto con el
Tratado CEE.
Ø El Tratado de la Unión Europea (Tratado UE), firmado en
Maastricht el 7 de febrero de 1992 y que entró en vigor el 1 de
noviembre de 1993.
Ø 1965: Tratado de la fusión de los ejecutivos, por el que las tres
comunidades (CEE, CECA, Euratom) pasaban a compartir la
comisión y Consejo.
Ø 1986: Acta Única Europea, que modifica el proceso decisorio.
Ø 1992: Tratado de la Unión Europea (o de Maastricht), que crea
los “tres pilares” e impulsa la “Europa de los ciudadanos”. Es el
primer tratado desde la caída del muro de Berlín.
Ø 1997: Tratado de Ámsterdam, que revisa, como estaba previsto,
el Tratado de la Unión Europea.
Ø 2001: Tratado de Niza, que prepara a la Unión para su
ampliación a diez nuevos Estados miembros, revisando el
funcionamiento de las instituciones y la toma de decisiones.
Ø 2007: Tratado de Lisboa, que introduce las reformas del fallido
intento de Tratado de Constitución para Europa y que, tras un

188
larguísimo proceso de ratificación, no entra en vigor hasta los
últimos meses de 2009.

Las instituciones de la Unión Europea.

La comisión Europea.

Es una institución independiente cuya misión principal es la defensa de


los intereses comunitarios. Sus miembros no defienden intereses
nacionales o partidistas (no representan a los gobiernos de un país,
como el Consejo, ni a los ciudadanos como el Parlamento). Velan por
el respeto del derecho comunitario. En ella residen, por un lado el poder
ejecutivo y por otra la capacidad de la iniciativa legislativa. Es una
institución que puede proponer la capacidad de elaboración de textos
legales. La comisión tiene delegaciones, a modo de embajadas, ante
otras organizaciones internacionales y ante prácticamente todos los
países del mundo. El presidente de la comisión es nombrado por el
consejo (es decir por el conjunto de los Gobiernos de la Unión
Europea) y aprobado por el parlamento. El conjunto de la Comisión, ya
formada, se somete de nuevo a la aprobación del parlamento. En todo
momento si el parlamento pierde la confianza en la Comisión, puede
hacerla dimitir (en bloque) con dos tercios de sus votos.
La comisión cuenta con un equipo de unos 38.000 trabajadores, cifra
que, a priori, puede parecer alta, pero que es inferior a la de cualquier
Ayuntamiento europeo de gran tamaño.
La comisión cuenta también con unas agencias ejecutivas que se
encargan de desarrollar programas concretos. Como por ejemplo la
agencie Ejecutiva de Educación y Cultura, que realiza la gestión de
programas Media, Erasmus, Sócrates… Estas agencias no tienen nada
que ver con las agencias reguladoras que se encuentran distribuidas a
lo largo y ancho de toda Europa y que no dependen de la Comisión.

- Producción documental

La producción documental de la comisión europea es muy amplia.


Existen tres tipos de documentación que emana de la Comisión
Europea: la relativa a la iniciativa legislativa, la relativa a su función de
ejecutivo comunitario y la relativa a la divulgación de sus actividades.
En cuanto a la competencia de la iniciativa legislativa, es la Comisión
la única que puede iniciar los procesos de elaboración de textos legales.
Estos textos son discutidos luego por el consejo y por el parlamento, y
terminan siempre siendo publicados en el diario oficial, por lo que
gozan de gran difusión.

189
Tanto estos documentos iniciales y finales como el procedimiento en sí
son fácilmente consultables en línea gracias a bases de datos como Eur-
lex y Oeil. En los archivos históricos de esta institución se pueden
encontrar los borradores y documentos preparatorios, internos a la
institución y que no son tan publicados ni gozan de tanta difusión.
La comisión Europa como cualquier otra administración, refleja estas
actividades en documentos y expedientes que terminan siendo
custodiados por los archivos históricos. Contratos informes,
circulares… Al contrario que en el proceso legislativo, donde las
tipologías documentales son cerradas y claramente definidas, esta otra
función de la comisión no tiene estructurada la producción de
documentos. La Comisión publica todo tipo de textos, tanto aquellos
destinados al público general, como aquellos más específicos, cuyo
objetivo, aún siendo informativo, es el de dirigirse a un público bien
preciso y especializado
Toda esta información es en principio, accesible al ciudadano bajo el
principio de transparencia recogido por el tratado de Maastricht.

El Consejo (Consejo Europeo y Consejo de la Unión)

Es una institución que da voz a los gobiernos de los estados miembros


en el seno de la UE. Cabe distinguir entre el Consejo de Europeo y
consejo de la Unión, aunque en el fondo se trate de la misma institución
que toma dos formas diferentes.
El Consejo europeo es la reunión de jefes de Estado y de Gobierno, que
se produce regularmente al menos dos veces al año. En él se orientan
las políticas de la Unión, y el altísimo nivel político de sus participantes
da una relevancia transcendental a sus decisiones.
El consejo de la Unión es la reunión de los estados miembros a nivel
ministerial. Aunque funciona como una sola institución. En cada tema
se reúnen los ministros de un ramo determinado. Se habla entonces en
Consejo de la Unión, aunque por detallar, y en jerga comunitaria, se
indica la materia. Dichas reuniones son preparadas por un Comité de
Representaciones permanente (Coreper).

Presidencia.

La presidencia del consejo es rotatoria y tiene una duración de seis


meses. Hasta la entrada en vigor del tratado de Lisboa, al país al que le
corresponde el turno prepara la agenda del Consejo y presidía y
coordinaba las reuniones. Se crea también la figura del presidente
permanente del Consejo. Este presidente asume la labor de presidir y
coordinar las reuniones. La presidencia del consejo europeo es también

190
del Consejo de la Unión, es decir, una sola presidencia independiente
de la forma que tome la institución.

Se crea además la figura del alto representante de la Unión para


Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, quien a su vez será
Vicepresidente de la Unión Europea.
Producción Documental. Cubre los tres pilares establecidos por el
Tratado de Maastricht. Los documentos del consejo son mucho más
estructurados pero mucho menores en cantidad. Siendo el consejo una
de las instituciones en las que reside el poder legislativo, la mayoría de
la producción documental concierne a esta actividad legisladora, como
por ejemplo tomas de posiciones respecto a las propuestas de la
Comisión o del Parlamento, procedimientos de conciliación y
posiciones comunes.

Otros documentos son las conclusiones de la presidencia de cada


Consejo Europeo. Otra documentación que puede ser consultada son
los calendarios y agendas de reuniones del Consejo, actos del Consejo
(legislativos y no legislativos) actas de las reuniones e incluso los
resultados de las votaciones públicas. El servicio de prensa además
produce y publica una serie de documentos que serían conservados por
el servicio de archivos del Consejo. Destacan las grabaciones de los
debates públicos, de las ruedas de prensa, de algunos debates o las
intenciones de altos funcionarios.

El Parlamento Europeo.

Tiene su origen en los tratados fundacionales, donde se llamaba


Asamblea Parlamentaria. Hasta 1974 sus miembros eran designados
entre los miembros de los parlamentos nacionales de cada estado
miembro; el consejo de París de ese mismo año establece que sean
elegidos en votación. En 1979 tiene lugar la primera elección de sus
miembros por sufragio universal directo, convirtiéndola en la
institución europea que representa de forma directa la voluntad popular.
Ha luchado por ganar peso y responsabilidad en el ámbito comunitario,
aunque desde sus orígenes ha contado con un arma absoluta: la moción
de censura contra el ejecutivo comunitario. Esta arma “la capacidad de
hacer dimitir a la Comisión en ejecución de la función de control que el
Parlamento realiza” no fue empleada ni antes ni después de 1979.
Pertenecen al Parlamento más de setecientos diputados de los 27
estados miembros. Aunque cada país elige a los representantes que
envía al Parlamento Europeo, estos se organizan según afinidad política
en partidos plurinacionales. De hecho para formar grupo político, es

191
necesario que sus miembros provengan de al menos una cuarta parte de
los estados miembros (es decir, siete) y sean al menos veinticinco
miembros. El Parlamento Europeo es la institución que más ha crecido,
el tratado de Lisboa refuerza las competencias del parlamento,
sobretodo aumentando enormemente el número de materias que se
legislarán siguiendo el proceso de codecisión (donde el parlamento se
sitúa en pie de igualdad del consejo) y dándole poder de iniciativa para
la reforma de los tratados, además de otorgarle nuevas competencias
sobre legislación, presupuesto y los acuerdos internacionales de la UE.
Tiene 736 de diputados con un máximo de 99 y un mínimo de cinco por
estado miembro. El parlamento funciona de manera colegiada. No solo
se limita a las sesiones parlamentarias que se producen casi una
veintena de veces al año, sino que la manera de abordar los distintos
asuntos se produce también reuniendo a los grupos parlamentarios en
Comisiones Parlamentarias.. El parlamento también juega una labor de
relaciones exteriores a través de sus propias delegaciones, 34. El
parlamento se organiza a través de un presidente, una mesa y una
secretaría. El presidente es elegido por un período de dos años y medio.

Producción documental.

Se asemeja a la de cualquier parlamento nacional. El grueso de su


producción es de carácter legislativo. Podemos distinguir tres grandes
grupos de trabajo:

- Documentos de trabajo: que son los documentos relativos al


trabajo parlamentario, son los de mayor contenido e
investigación para los investigadores, están depositados en el
servicio de archivos históricos de Luxemburgo.
- Documentos de prensa: la constituyen los documentos
especialmente dirigidos a los medios de comunicación. El
Parlamento Europeo es consciente de los medios que juegan en
nuestra sociedad y, obligada por su naturaleza democrática,
elabora instrumentos tales como infosesión, Guía de la Sesión,
comunicados, etcétera.
- Documentación divulgativa: al igual que la comisión o el consejo
(y al contrario que muchos parlamentos nacionales), la asamblea
comunitaria produce gran cantidad de documentación para
difundir su tarea entre el gran público. Cabe destacar las fichas
técnicas sobre la Unión Europea o la revista Europa a Debate.

El comité económico y social.

192
Es uno de los órganos más antiguo de la Unión, su creación se establece
en el tratado de roma de 1957, y también desde entonces se le confiere
un carácter únicamente consultivo. Su función es solo canalizar la voz
de la sociedad civil organizada. Se le consulta sobre cualquier tipo de
tema económico y social. En el 2010 el CES los formaban 344
miembros repartidos entre los diferentes países según su peso
demográfico. (Tienen 24 miembros Alemania, Francia, Italia, Reino
Unido; 21 España y Polonia, y así hasta los cinco de Malta). Dichos
miembros son propuestos por los Gobiernos y aprobados por el consejo
antiguamente por unanimidad y por unanimidad desde el tratado de
Niza por mayoría cualificada.
El comité se reúne en asamblea plenaria y sus sesiones son preparadas
por seis sesiones especializadas en aéreas políticas particulares. Elije a
su presidente y vicepresidente (dos) por la mitad del mandato total en el
caso del comité dos años. El CES produce dictámenes sobre los temas
que le son consultados, también emite dictámenes de iniciativa que
abordan asuntos sobre los que quieren llamar la atención.

El comité de las regiones.

Es un órgano de carácter consultivo, pero de más reciente creación. En


efecto, su existencia se origina gracias al tratado de Maastricht,
intentando reducir la distancia entre la Unión y sus ciudadanos. Es el
canal de expresión de los entes locales y regionales. El comité debe ser
consultado de forma obligatoria en temas que toquen el ámbito local o
regional: cohesión económica, social, redes de infraestructura
transeuropea, salud educación, cultura. El tratado de Amsterdam añadió
otros cinco puntos a la lista política de empleo, política social, medio
ambiente, formación profesional y transporte, quedando cubiertas la
mayoría de las actividades de la UE.

El tribunal de justicia.

Es una de las instituciones más antiguas de la UE, existe junto a la


CECA desde 1952, donde comenzó a conocer todo tipo de cuestiones
relacionadas con el mercado del carbón y del acero. Tiene su sede en
Luxemburgo. Actualmente garantiza que el derecho comunitario sea
interpretado y aplicado de manera uniforme en toda la Unión, resuelve
conflictos entre empresas, estados miembros, personas. El tribunal está
compuesto por un juez de cada estado miembro, elegido de común
acuerdo entre los mismos. No todos los jueces deben formar la gran
sala, que se compone de solo trece de los 26 jueces. Otras

193
configuraciones, como las salas de cinco y tres jueces, son también
posibles. Solo en casos muy excepcionales trabajaría en pleno.
Para el tribunal trabajan ocho abogados generales que presentan de
forma imparcial los dictámenes motivados sobre los casos planteados.
Jueces y abogados generales son elegidos por un período de seis años,
prolongable por otros dos períodos de tres años. El tribunal puede
tomar dos formas: la del tribunal de Justicia y la del Tribunal de
Primera Instancia.
El tribunal de primera instancia se constituye en el Acta Única de la
Unión Europea, entró en funcionamiento en 1988, para descongestionar
al tribunal de justicia, aunque sus funciones e importancia han ido
incrementándose. Está integrado dentro del tribunal de justicia aunque
es un órgano autónomo. Se compone de al menos un juez por estado
miembro, y sus salas pueden llegar a establecerse con un solo juez. El
tribunal de primera instancia no cuenta con abogados generales, en
casos especiales uno de los jueces puede hacer de abogado general.

El tribunal de cuentas

Es la institución auditora de las cuentas comunitarias. Creado en 1975,


se puso en funcionamiento en 1977, con sede en Luxemburgo. Fiscaliza
las finanzas comunitarias como institución independiente de los
intereses financieros. Auxilia al Parlamento Europeo y al consejo
durante un período de supervisión de la ejecución presupuestaria, sobre
todo durante la aprobación de la gestión. El informe anual que presenta
al Parlamento, supone una información muy importante para que este
apruebe o no la gestión de la Comisión. También elabora otro
documento de gran importancia: la declaración de fiabilidad, en la que
expresa su satisfacción, o no, sobre el correcto uso que se ha dado al
dinero de los contribuyentes. Asume el papel de liderazgo en el campo
de la auditoría y la administración pública. Es un órgano
completamente independiente, por lo que puede elegir libremente
cuando y como programar sus actividades y presentar observaciones.
El consejo, tras consultar al parlamento, elige por mayoría cualificada a
los miembros del tribunal, uno por estado miembro. Estos eligen a su
presidente por un período de seis años.

Los organismos financieros (Banco central europeo, Banco Europeo de


Inversiones y Fondo Europeo de Inversiones)
Estas tres instituciones tienen momentos de creación muy diferentes y
solo el Banco Central Europeo de Inversiones nace al tiempo de la
CEE, en 1958. De hecho en marzo del 2010 se estaba discutiendo la

194
posible creación de una nueva institución financiera, el Fondo
Monetario Europeo.
El fondo Europeo de Inversiones fue creado en 1994 y el Banco Central
Europeo (BCE) en 1998. Pese a ser el último en ser creado el BCE es el
más visible para los ciudadanos, se creó para la introducción de la
moneda única común el euro y su gestión. Su función principal es
mantener la estabilidad financiera de la zona euro. Las funciones
principales del banco central europeo son:

- Controlar la oferta monetaria, ya que cuando esta es excesiva


comparada con la oferta de bienes y servicios, se produce
inflación;
- Definir y ejecutar la política monetaria de la zona euro.
- Dirigir las operaciones de los tipos de cambio;
- Gestionar las reservas oficiales de divisas de los países de la zona
euro;
- Emitir moneda
- Preparar estadísticas en colaboración con los bancos nacionales;
- Procurar la estabilidad financiera
- Realizar actividades de cooperación europea e internacional.

El BCE es completamente independiente de los gobiernos nacionales,


ya que sus decisiones afectan a todos los gobiernos de los países de la
zona euro. El banco debe ser predecible y está obligado a publicar
informes regularmente.

Se organiza de la manera siguiente:

- Consejo de gobierno: formado por los miembros del comité


ejecutivo y los gobernadores de los bancos centrales de los países
de la zona euro. Es su máxima instancia decisoria, decide la
política monetaria de la zona y fija los tipos de interés, se reúne
dos veces al mes en Francfourt.
- Comité ejecutivo: formado por el presidente, vicepresidente y
cuatro miembros elegidos todos ellos de común acuerdo entre los
presidentes o los primeros ministros de los Estados Miembros.
Su mandato es de ocho años no renovable.
- Comité ejecutivo: formado por el presidente, vicepresidente y
cuatro miembros elegidos todos ellos de de común acuerdo entre
los presidentes o primeros ministros de los Estados miembros. Su
mandato es de ocho años no renovable.
- El comité general: formado por presidente y vicepresidente, junto
a los gobernantes de los bancos centrales de los estados

195
miembros. Es un órgano que se considera transitorio porque
ayuda a preparar las ampliaciones de la zona euro. Su labor es
fundamentalmente consultiva y de cooperación.

El Banco Europeo de inversiones. Fue creado en 1958 en el tratado de


Roma, su trabajo consiste en prestar dinero para proyectos de interés
europeo. Se financia gracias al capital aportado por los estados
miembros de manera proporcional a su peso económico en la unión.

El fondo Europeo de Inversiones fue creado en 1994 y el Banco Central


Europeo en 1998. Pese a ser el último en creación, el BCE es el más
visible para los ciudadanos, se creó para la introducción de la moneda
común, el euro, y se encarga de gestionarlo. Su sede está en Fráncfort,
su función principal consiste en mantener la estabilidad financiera de la
zona euro.

El Consejo Europeo

Está constituido por los Jefes de Estado o de Gobierno (es decir,


Presidentes o Primeros Ministros) de todos los países de la UE, más el
Presidente de la Comisión Europea. Se reúne, en principio, cuatro veces
al año para acordar la política general de la UE y revisar los progresos.
Es la más alta instancia de establecimiento de políticas de la Unión, por
lo que a menudo sus reuniones son llamadas «cumbres».

El Consejo de la Unión Europea


Antes conocido como Consejo de Ministros, esta institución está
formada por Ministros de todos los países de la UE. Se reúne
regularmente para tomar decisiones detalladas y aprobar leyes
europeas. Una descripción más completa de su trabajo figura en este
folleto.

El Consejo de Europa
No es una institución de la UE, sino una organización
intergubernamental dirigida, entre otros fines, a proteger los derechos
humanos, promover la diversidad cultural de Europa y combatir
problemas sociales tales como los prejuicios raciales y la intolerancia.
Se creó en 1949 y uno de sus primeros logros fue redactar el Convenio
Europeo de Derechos Humanos. Para permitir que los ciudadanos
ejercieran sus derechos conforme al Convenio, se creó el Tribunal
Europeo de Derechos Humanos. El Consejo de Europa cuenta ahora
con 46 Estados miembros, incluidos los veinticinco países de la Unión
Europea, y su sede es el Palais de l’Europe en Estrasburgo (Francia).

196
- Archivos de la UE

Cada uno de los organismos e instituciones cuenta con un departamento


responsable de gestionar los archivos y documentos a lo largo de todo
su ciclo de vida. El acceso a los archivos históricos de la UE se rige por
la “norma de los 30 años”: los documentos se abren al público 30 años
después de su fecha.
El órgano encargado de la gestión de los archivos históricos de la UE es
el Instituto Universitario Europeo.
Este órgano se encarga de administrar los archivos históricos de la UE
el Instituto Universitario Europeo de Florencia, pone a disposición
pública documentos tanto procedentes de las instituciones europeas
como de personalidades y movimientos pro-europeos.

El servicio de Archivo Histórico de la Comisión Europea

La historia del servicio de Archivo de la Comisión Europea se remonta


al inicio de la Actividad de la alta autoridad de la ceca, el 10 de agosto
de 1952, con el establecimiento de un servicio-registro de sus propias
reglas, especialmente en lo relativo a la gestión de documentos y a la
entrega del correo. En 1958 y 1959, con la creación de la Comisión de
la CEE, la primera Dirección general de la Administración y del
Personal incluye a su vez una unidad a cargo del archivo general de la
comisión. Tomando en cuenta la creación de dos nuevas comunidades,
un nuevo reglamento confirma en 1959 la responsabilidad del archivo
central sobre todas la áreas archivísticas, la aplicación de una
clasificación única y de métodos de archivo uniformes en los que el
elemento de referencia es la autoridad del jefe del archivo central sobre
los archiveros de las diferentes unidades.

197
198
EL SISTEMA ARCHIVÍSTICO ESTATAL

Existe en primer lugar, un único sistema archivístico propio de la única


administración estatal existente en nuestro país, esto es, el sistema
archivístico que debemos denominar específicamente como como el
sistema archivístico de Adminsitracion del Estado español y que por
extensión, se ha venido denominado Sistena Archivistico español.
El sistema actual es fruto de la legislación anterior a 1978 ya la
configuración de las autonomías. Esta nueva normativa da un
protagonismo compartido al Estado y a las Comunidades Autonomas
en materia de gestión y consercacion del Patrimonio Documental y d
elos arhivos, en cualquier caso, el estado se reserva en exclusiva una
serie de aspecors de coordinación, como la gestión del patrimonio, que
afecta a todo el territorio nacional, las actuaciones fuera del Apis y
todas las que por su importancia seand consideradas de interés nacional.
Sin embargo de forma paralela, se configura un nuevo mapa de
archivos en el que el estado cede en exclusiva a las autonomías la
competencia sobre los archivos que no son de titularidad estatal y que
son de interés para la comunidad autónoma. Asi mismo la posibilidad
de gestionar archivos de titularidad estatal cuya documentación tenga
interés para la región o provincia (los archivos históricos provinciales)
e, incluso, abre la puerta para la elaboración de acuerdos sobre la cesion
de los archivos de titularidad estatal cuya documentación no sea de
interés exclusico de uno sola comunidad autónoma (como la gestión del
archivo de la Chancilleria de Granda a la Junta de Andalucia).
El sistema archivístico estatal esta constituido por un sistema central y
tantos subsistemas como autonomías han configurado su propia red de
archivos en relación con sus estatutos. Pero este sistema central cuenta
también con unos organismos que son los encargados de gestionarlo y
coordinarlo.
En la cúspide esta el Ministerio de Cultura, dentro de la Administracion
General del Estado que se encarga de la protección, acrecentamiento y
transmisión del Patrimonio Historico Español. Para llevarlo a cabo sus
funciones, el Ministerio de Cultura cuanta con la Subdireccion General
de los Archivos Estatales, que es el órgano director de la Direccion
General de Bellas Artes y Bienes Culturales y de Archivos y
Bibliotecas, encargado de elaborar, dirigir y coordinar todas aquellas
actuaciones encaminadas a la custodia, conservación y difusión del
Patrimonio Documental. Asimismo, gestiona la red de archivos y centro
dependientes del Ministerio de Cultura. Entre sus funciones se
encuentran:

199
- Gestion de los archivos de titularidad y gestión estatal adscritos
al ministerio de Cultura
- Creacion, dotación y fomento de archivos de titularidad estatal.
- Asesoramiento respecto de los archivos de titularidad estatal
dependientes de otros ministerios.
- Coordinacion del sistema español de archivos
- Fomento de la conservación de sus patrimonio documental, su
promoción y difusión nacional e internacional.
- Planificacion, desarrollo y mantenimiento del Archivo Central
del Ministrio de Cultura.

La subdirección General participa en dos órganos, la Junta Superior de


Archicvos y la Comision Superior Calificadora de Documentos
Administrativos y en varios órganos colegiados como son los
patronatos:

Ø Junta Superior de Archivos. Se ocupa de la investigación,


conservación, enriquecimiento, protección y difusión de los
bienes integrantes del patrimonio documental y de los archivos.
Ø Comision Superior Calificadora de Documentos Administrativos.
Es responsable de la toma de deciones sobre la conservación y
utilización de los documentos de la Adminsitracion General del
Estado.
Ø Patronato del Archivo General de Indias y Patronato del Centro
Documental de la Memoria Historica. Se encargan del fomento,
control y seguimiento de los planes programas y actividades de
dichos archivos.

Pero además se organiza en diversas areas y servicios:

Ø Centro de Informacion Documental de Archivos (CIDA)


Ø Programacion y coordinación archivística
Ø Servicio de reproducción de documentos
Ø Programacion Electronica
Ø Valoracion y Tratamiento de Documentacion Administrativa
Ø Relaciones Institucionales.
Ø Gestion de los archivos y centros del sistema.

ÓRGANOS Y CENTROS.

La Constitución de 1978 establece en su artículo 149.1 apartado 28.a


las competencias exclusivas del Estado por lo que se refiere a
«Defensa del patrimonio cultural, artístico y monumental contra la

200
explotación y la expoliación; museos, bibliotecas y archivos de
titularidad estatal, sin perjuicio de su gestión por las comunidades
autónomas».
Es competencia del Ministerio de Cultura, a través de la Dirección
General del Libro Archivos y Bibliotecas, quien a través de la
Subdirección General del los Archivos Estatales ejerce esta
competencia en materia de archivos. Estos archivos se reducen
actualmente a los Archivos de la administración central, a los históricos
nacionales, los regionales y los provinciales. Dicha subdirección es la
responsable de elaborar, dirigir y coordinar todas las actuaciones
encaminadas a la custodia, conservación y difusión del Patrimonio
Documental Español (edificios e instalaciones, proyectos de
reproducción y restauración, normalización e informatización de los
archivos, ya asistencia técnica y reproducción de archivos, etcétera).
Sus funciones son la dirección, supervisión y asesoramiento técnico de
los Archivos Estatales, la coordinación archivística y la cooperación
con las Comunidades Autónomas, la conservación del Patrimonio
Documental, la formación profesional y la cooperación archivística
internacional. Ostenta la presidencia del Consejo Internacional de
Archivos entre el año 2000 y 2004.
El sistema español de archivos está compuesto por una serie de órganos
y centros dependientes de la mencionada dirección, contando con el
concurso de otros órganos de más amplia competencia.

ÓRGANOS.

El centro de Información Documental de Archivos. (CIDA)

El CIDA, órgano dependiente de la Subdirección General de los


Archivos Estatales, tiene como misión fundamental la de difundir y dar
a conocer el rico contenido del Patrimonio Documental Español. El
CIDA nació con el Real Decreto 2258/1977, de 27 de agosto, sobre
estructura orgánica y funciones del Ministerio de Cultura.
Un año después, la Orden Ministerial de 7 de agosto de 1978 sobre
estructuración del Centro de Información Documental le asigna sus
funciones. Su principal objetivo es el establecimiento de un sistema de
información archivística, desde el que se coordina tanto los aspectos de
información del patrimonio documental, como los de información
bibliográfica acerca de la literatura archivística profesional.
Además, el CIDA es miembro de la Red Europea de Información y
Documentación sobre América Latina, REDIAL.

201
Entra en funcionamiento en 1979 y tiene cono misión fundamental el
hacer accesible la información documental y bibliográfica archivística a
todas las esferas interesadas en ella, con una triple finalidad:

- Garantizar la protección del Patrimonio Documental de la


Nación.
- Facilitar el acceso a la documentación con fines de investigación.
- Hacer accesible a los profesionales de los archivos la bibliografía
especializada.

Para la consecución de sus fines desarrolla una serie de programas:

1. De información documental. (censo guía de archivos, guía de


investigadores y la guía de fuentes.
2. De información bibliográfica, especializada en archivística.
3. Ofrece servicios (acceso a bases de datos, Boletín de
información, búsquedas bibliográficas, reproducción de artículos,
traducción al castellano, orientación en localización de fuentes).

El CIDA se crea en 1978 y hoy es un órgano que depende de la


Dirección General del Libro Archivos y bibliotecas. Tiene como misión
fundamental la de difundir y dar a conocer el rico patrimonio
documental español. Esta difusión la realiza principalmente mediante la
producción de distintas bases de datos especializadas y accesibles en
línea. Sus fondos están compuestos por más de 7.000 Libros, más de
200 títulos de revistas, 113 microfichas y 110 cajas de folletos y
publicaciones menores.

Los servicios que presta el CIDA son: consulta en sala, información


bibliográfica, búsquedas bibliográficas y referencia, préstamo personal,
intercambio de publicaciones y vaciado de revistas y publicaciones
misceláneas.

Fondos Documentales:

La actual colección de la Biblioteca del CIDA se inició en 1978 y se


actualiza regularmente. Está compuesta por los siguientes materiales:
- 11.066 monografías
- 691 títulos de revistas
- 236 recursos electrónicos (CDs y DVDs)
- folletos y publicaciones menores
- 25.476 analíticas de seriadas y monografías

202
Estos fondos bibliográficos son altamente especializados y abarcan
diversas materias relacionadas con los archivos, la archivística y
ciencias afines.

Bases de datos del CIDA:

1. Bibliográfica de archivos. Catálogo que recoge todas la


publicaciones del CIDA, así como los artículos de revistas y de
publicaciones misceláneas que suponen la mitad de los registros.
Cuenta con más de 30.000 registros, de los que 4830 corresponden a
censos, guías, catálogos, e inventarios de todos los archivos españoles,
así como de los principales archivos extranjeros. Destaca la
información detallada que proporciona del contenido y tipología de
cada publicación a través de materias y descriptores. Se inició en 1978
y se actualiza regularmente.

2. Censo-Guía de archivos hispanoamericanos. Directorio que recoge


la información general sobre todos los archivos públicos y privados de
España y de varios países dee Hispanoamérica (Costa Rica, Bolivia,
Chile, Colombia, Argentina, Venezuela y Paraguay). Contiene más de
34.000 archivos españoles y más de 6.000 Iberoamericanos. Permite
localizar los archivos por los criterios: geográfico y tipo de archivo, así
como localizar fondos de archivos, fechas y series documentales o
secciones de archivo. De cada uno de ellos proporciona información
completa de localización, acceso, historia, bibliografía, cuadro de
organización y un sistema de localización de fondos. Se inició en 1978
y se actualiza periódicamente.

3. Guías de fuentes documentales de Archivos. Conjunto de bases de


datos concatenadas que aportan información sobre documentos
producidos en diferentes épocas, relativos a múltiples temas de interés
histórico y custodiados en diversos países.

Este repertorio está constituido por las siguientes bases de datos:

- MESA: guía de fines para la historia de la ciencia y la tecnología.


Con más de 14.000 registros.
- GUCI: Guía de fuentes para la historia de la Guerra Civil, exilio
y movimiento obrero. Con más de 28.000 registros.
- HAME: Guía de fuentes para la historia de América. Con más de
92.000 registros.
- ESPa. Guía de fuentes para la historia de España con más de
18.000 registros.

203
- GUFU. Guía de fuentes para la historia de Europa con más de
22.000 registros.

Para acceder a ellas poseen un formulario de búsqueda común formado


por los campos más frecuentemente requeridos por los investigadores
(nombre de archivo, localidad, título de la serie y subserie, lengua,
fechas, descriptores de materias, onomástica, geográficos, y de
instituciones). Estas guías se iniciaron en 1994 y cuentan con más de
175.000 referencias y se actualizan periódicamente.

4. PARES.Portal de Archivos Españoles El Portal de Archivos


Españoles es un proyecto del Ministerio de Educación, Cultura y
Deporte destinado a la difusión en Internet del Patrimonio Histórico
Documental Español conservado en su red de centros.
Como proyecto abierto y dinámico sirve de marco de difusión para
otros proyectos archivísticos de naturaleza pública o privada,
previamente establecido un marco de cooperación con el Ministerio de
Educación, Cultura y Deporte.
PARES ofrece un acceso libre y gratuito, no solo al investigador, sino
también a cualquier ciudadano interesado en acceder a los documentos
con imágenes digitalizadas de los Archivos Españoles.

5.Legislacion Historica de España. Legislación Histórica de España


reúne las normas promulgadas para los territorios peninsulares y
americanos que dependieron de la Corona española desde el inicio del
siglo X hasta el periodo final del reinado de Isabel II; las clasifica
mediante un Tesauro y ofrece la imagen digital de los documentos
donde se encuentran.
Esta Cuarta Edición de Legislación Histórica de España contiene
35.355 normas referenciadas. De entre estas se ofrece la imagen digital
de 26.831, que han sido tomadas bien de los documentos originales que
las contienen, bien de obras posteriores impresas o manuscritas que
copiaron íntegramente su texto de forma cabal, sin interpolaciones ni
mutilaciones de estilo.

6. Catalogo Colectivo de la red de Bibliotecas de los Archivos


estatales. El Catálogo Colectivo de las Bibliotecas de Archivos
Estatales reune las descripciones bibliográficas de los fondos de las
bibliotecas auxiliares especializadas de los Archivos Estatales y del
Centro de Información Documental de Archivos todos ellos
dependientes de la Subdirección General de Archivos Estatales del
Ministerio de Cultura de España. Es la principal fuente de información
y difusión de nuestras colecciones.

204
Cuenta con, aproximadamente, 160.000 registros bibliográficos,
185.000 registros de ejemplar y 225.000 registros de autoridad, de
material textual monográfico y seriado, folletos y otros materiales
especiales, como cartográficos y electrónicos.
Las materias que cubren nuestras colecciones son principalmente la
archivística, los archivos y sus ciencias afines (documentación, historia,
paleografía, diplomática, numismática, nuevas tecnologías de la
información y la comunicación, etc). Además, cada archivo posee
colecciones bibliográficas especializadas en los períodos históricos a
los que aluden los fondos documentales que albergan.
Nuestros fondos tratan de cubrir la información relativa a los fondos
documentales españoles e iberoamericanos, tratando de apoyar las
investigaciones documentales sobre todas las culturas hispánicas.
En la actualidad, se está trabajando en la preparación de repositorios
digitales de parte de estas colecciones de biblioteca con el objetivo de
darlas a conocer y difundirlas, mediante tecnologías de metadatos, a
través de proyectos nacionales como Hispana e internacionales como
APNet y Europeana, que recolectarán nuestros repositorios y los dará a
conocer a la comunidad internacional.
El primer ejemplo de estos repositorios es la colección de Mapas,
planos y dibujos del Archivo General de Simancas que con la
digitalización de aproximadamente 10.000 imágenes, constituirá la
primera aportación de fondos de Archivos Estatales del Ministerio de
Cultura a los proyectos OAI de la comunidad internacional.

Además el CIDA cuenta con otros recursos informativos como el


Boletín de información, que es una publicación trimestral que difunde
las últimas novedades ingresadas en la biblioteca. Comenzó a editarse
en 1980, distribuyéndose gratuitamente a instituciones de carácter
cultural. El boletín ofrece información sobre publicaciones nacionales y
extranjeras relativas a archivos, archivística y otra ciencia afines
(historia de las instituciones, paleografía, diplomática, derecho,
informática, etc.) Ofrecen una catalogación detallada de las
publicaciones. En los artículos en inglés o francés se incluye un
resumen del contenido. Además de información bibliográfica el boletín
incluye: los títulos de revistas existentes en el centro, los duplicados de
nomografías y publicaciones periódicas que se ofrecen en donativo y
las publicaciones de la subdirección general de archivos que se ofrecen
en intercambio.

La Junta Superior de Archivos

Es un órgano consultivo cuyas funciones son:

205
1. Elevar propuestas al director general conducentes a mejorar la
investigación, conservación y enriquecimiento, protección y difusión de
los bienes integrantes del patrimonio documental y de los archivos.
2. Asesorar e informar sobre dichos asuntos cuando sea consultada por
el mencionado director.
Ejercera estas funciones de asesoramiento e información a solicitud del
titular del departamento Ministerial, asi como de cualquier otro órgano
o entidad de la Administracion General del Estado o de las
Comunidades autónomas que tengan a su cargo la protección del
patrimonio ducmental y de los archivos.
La composición de la junta superior de archivos es la siguiente:

- Presidente: El ministro de educación y cultura


- Vicepresidente primero: Secretario de estado de cultura
- Vicepresidente segundo: director general del Libro Archivos y
Bibliotecas
- Vocales: comprendidos entre un minimo de 9 y máximo de 15
designados por el ministro de cultura entre los cargos de
administración general del estado o de las entidades publicas o
privadas, profesores, en general personas que tengan reconocido
prestigio sobre las materias propias de las funciones de la Junta.
- Secretario: subdirector de los archivos Estatales, o un funcionario
destinado en dicha subdirección.

La junta se reunirá con la periodicidad que esija la emisión de


asesoramientos e informes que sean solicitados, y en todo caso, una vez
al año.
La Orden 25 de noviembre de 1996 (BOE 30/11/1996) regula la
composición y funciones de la Junta Superior de Archivos y deroga la
Orden 11 de febrero de 1992 (BOE 28/02/1992)

La Comisión Superior Calificadora de Documentos Administrativos.

Es el órgano superior consultivo de la Administración General del


Estado en la toma de decisiones sobre la conservación y utilización de
sus documentos.
Sus funciones consisten en el estudio y dictamen sobre las cuestiones
relativas a la calificación y utilización de los documentos de la
Administración General del Estado y de los organismos públicos
vinculados o dependientes de ella, así como su integración en los
archivos y el régimen de acceso e inutilidad administrativa de tales
documentos.

206
El Real Decreto 139/2000, de 4 de febrero,(BOE 11/02/2000), reguló la
composición, funcionamiento y competencias de dicha Comisión, pero
la experiencia adquirida ha puesto de manifiesto la necesidad de
incorporar a la misma a la totalidad de los Departamentos Ministeriales
actualmente existentes, lo cual se ha llevado a cabo en virtud del Real
Decreto 1401/2007, de 29 de octubre, (BOE 7/11/2007) por el que se
regula la composición, funcionamiento y competencias de la Comisión
Superior Calificadora de Documentos Administrativos, que deroga el
anterior Real Decreto.
Asimismo, este Real Decreto establece una Comisión Permanente y
constituye un Secretariado Permanente, como órgano de asistencia y
apoyo a la Comisión Superior Calificadora de Documentos
Administrativos.
El régimen y el procedimiento para la eliminación de documentos y, en
su caso, conservación en soporte distinto al original se regula en el Real
Decreto 1164/2002, de 8 de noviembre (BOE 15/11/2002).

Le corresponde el estudio y el dictamen de las cuestiones relativas a la


calificación y utilización de los documentos de la administración del
Estado y del sector público estatal, así como su integración en los
archivos y el régimen de acceso, valoración selección y expurgo. El
articulo 58 de la ley 16/1985 de 25 de junio de Patrimonio Histroico
Español establece la cracion de una junta superior calificadora de
documentos adminsitrativos. Cuya composicion funcionamiento y
competencia se regulan en el Real Decreto 139/2000 de 4 de febrero.
Lacomision superior calificadora de documentos Administrativos se
integra en el ministerio de cultura a través de la Direccion general del
libro archivos y bibliotecas.
Finalidad: Estudio y dictamen de las cuestiones relativas a la
clasificación y utlizacion de los documentos de la Administracion
General del eEstado y de los organismospublicos vinculados o
dependientes de alla, asi como su integración en los archivos y el
régimen de acceso e inutilidad administrativa de tales documentos.

Composicion:

- Presidente: el director general del libro archivos y blibliotecas


del ministerio de cultura.
- Vicepresidente: El subdirector general de los Archivos Estatales.
Del ministerio de cultura
- Vocales: designados entre cargos de la adminsitracion general
del estado o de las entidades publicas o privadas y en general

207
personas que tengan un reconocido prestigio en las materias
propias de las funciones de la comisión.
- Secretario: un funcionario de la Subdireccion general de los
archivos estatales.

Funcionamiento:

A iniciativa del presidente de la comisión superior calificadora de


documentos adminsitrativos, este podrá crear en su seno cuantas
subcomisiones considere necesarias determinando su composicion y
cometidos podrán asesorar a dichas comisiones archiveros de
titularidad estatal y representantes técnicos de los organismos
realcionados con la documentación a estudiar que, porsu función
conozcan el carácter de los fondos sometidos a consideración.

Comptencias:

Tiene por funciones el estudio y dictamen sobre las siguientes


cuestiones relativas al régimen de conservación, acceso, e inutilidad
adminsitrativa de los documentos de la admisnitracion general del
estado y de los organismos públicos vinculados o dependientes de ella.

- Los plazos depermanencia delos documentos adminstrativos en


cada uno d elos diferentes tipos de archivos de oficina o gestión,
central, intermedio e histórico.
- Las tansferencias, una vez cumplidos los plazos, de permanencia
entre cada uno de los tipos de archivos
- La accesibilidad y utilización de los documentos y series
documentales.
- Cuidar de la correcta aplicación de los dictamenes emitidos por
la propia comisión, en relación con los plazos, las transferencias
y el acceso a los documentos.
- Cualquier asunto sobre materia archivística relacionada con las
competencias anteriores.

Corresponde a la Comisions calificadoras repectivas la aplicación de


los estudios de identificación y valoración que se someterán a
consideración de la comisión superior. Seimpone el diseño y aplicación
de una metodológica común que facilite tanto los procesos de
valoración y eliminación de documentos, como la recogida y
tratamiento dela información resultante, con vistas a su utilización por
todos los interesados. Emarcados en este contexto se encuentran los
documentos aprobados por la comisión, relativos a la metodología:

208
1. Criterios generales para la valoracioon de documentos de la
Adminsitracion General del Estado. Documento aprobado por la
Comision Superior Calificadora de Documentos Admisnitrativos
en sesión 27 de noviembre de 2003.
2. Recomendaciones para la destrucción física de documentos en
papel de la adminsitracion general del estado. Documento
aprobado por la comisión superior calificadora de documentos
adminsitrativos en sesión 27 de noviembre de 2003.

El Servicio de Reproducción de documentos de Archivos Estatales.

Sigue la política de organismos anteriores encargados de la


microfilmación, a lo que se ha añadido la digitalización. Tiene por
finalidad la reproducción de los fondos documentales y bibliográficos
para: seguridad en la conservación, completar series y fondos repartidos
entre diferentes archivos, hacer asequible al investigador y al estudioso
el caudal informativo de las fuentes culturales.

Competencias:

a) Organo asesor en lo referente a técnicas como a intalaciones y


funcionamientos de los laboratorios de microfilmación en los
archivos estatales
b) Se encarga de construir un archivo de seguridad de fondos
documentales y bibliográficos
c) Formacion del personal técnico
d) Publicacion del catalogo de fondos archivísticos dispersos en
centros.
e) Hacer asequible a la investigación la información que le sea de
utilidad.

El centro que conocemos hoy como Servicio de Reproducción de


Documentos es el resultado de 60 años de Historia, a lo largo de los
cuales y a tenor de los avances técnicos del momento se han ido
modificando y ampliando sus fines .
1950. Se crea el Archivo Central de Microfilm, que continúa en la
actualidad dentro de las competencias del SRD.
1952. Crea el Servicio Nacional de Información Documental y
Bibliográfico para formar el catálogo del Tesoro documental y
bibliográfico de la nación. El Servicio Nacional de Microfilm (de la
Dirección General de Archivos y Bibliotecas) debía garantizar la
seguridad de los fondos documentales y bibliográficos y su fácil

209
consulta por los investigadores. Los fondos fundamentales son los
medievales, con los códices en escritura visigótica (por ejemplo, los
Beatos) y los pergaminos de las Catedrales entre sus prioridades.
1972. Da entidad separada al Centro Nacional de Microfilm y le
encomienda la ejecución de las ediciones de series completas de
documentos, relativos a América. Los formatos se amplían desde el
microfilm de 16 y 35 mm, a las microfichas.
1981. Se une con el Servicio Nacional de Restauración en un nuevo
centro técnico, el Centro Nacional de Conservación y
Microfilmación Documental y Bibliográfica (CE.CO.MI.) Con ello
se amplían las competencias en materia de preservación de fondos.
1985. Se separan de nuevo ambos centros, al crearse el actual Instituto
del Patrimonio Cultural de España. La Dirección de Archivos Estatales
se reserva las competencias en conservación de patrimonio documental
a través del Servicio de Reproducción de Documentos. Se realiza la
microfilmación de la Biblioteca del Escorial. La difusión de fondos
modernos y contemporáneos es una nueva prioridad. Se realizan
microfilmaciones en color.
Las nuevas tecnologías digitales aportan nuevos espacios de trabajo al
tradicional mundo analógico, como la digitalización de documentos,
fotografías y microfilm junto a la filmación de ficheros digitales sobre
película de microfilm para seguridad.
Nuestros primeros proyectos de digitalización fueron: Las fotografías
captadas durante la guerra civil por la Junta de Defensa de Madrid
(llamado “archivo rojo” ) del Archivo General de la Administración; las
fotografías de Juan Ramón Jiménez depositadas en el Archivo Histórico
Nacional (por razones de preservación), y, especialmente, las más de
300.000 fotografías (placas de cristal, negativos, positivos) del Estudio
Fotográfico Alfonso, conservado en el Archivo General de la
Administración.
En los noventa, se adquiere el primer escáner de microfilm, estrenado
con las Respuestas Generales del Catastro del Marqués de la Ensenada,
del Archivo General de Simancas; es, uno de los fondos más consultado
desde los años ochenta, potenciado por la creación en mayo de 2007 de
un micrositio propio, realizado por el SRD, junto al Portal de Archivos
Españoles, PARES. Sobre el SRD recaen las tareas de coordinación de
los proyectos de digitalización de los Archivos Estatales.
El SRD realiza el control de calidad, elabora los procesos digitales para
la carga en PARES, copias reducidas para su uso en los Archivos y
transferencia de soportes para conservación en el archivo de seguridad.
La difusión de las imágenes, preparadas en el SRD, en el Portal de
Archivos Españoles y en los distintos micrositios asociados, permiten el

210
acceso libre, gratuito desde el ordenador de cualquier usuario en el
mundo las veinticuatro horas del día, sin límite.
La Ley 11/2007 de Acceso Electrónico de los Ciudadanos a los
Servicios Públicos incorpora una nueva forma de relación con los
documentos. Exige determinar los procedimientos que aseguren el ciclo
de vida útil de los documentos difundidos o creados digitalmente y su
conservación. El futuro Centro Nacional de Preservación Digital de
Archivos coordinará la política de conservación documental y tendrá
entre sus competencias el mantenimiento del depósito de seguridad
digital.

Fondos del archivo de seguridad (1 de enero de 2011)


Imágenes en microfilm:
- Fondos antiguos (R. S.) 1953-19702.150.000
- Ediciones 2.500 rollos (ED) 1.500.000
- Microfilm 35 mm 36.366 rollos (C) 22.575.950
- (Incluye 2.500 rollos de filmaciones desde digital)
- Microfilm 16 mm 18.507 rollos (M) 46.267.000
- Publicaciones periódicas, en16 y 35 mm 558 rollos 2.000.000
- Microfichas (F). 17520 600.000
- Fotogramas totales 75.092.950
- Imágenes digitales:
- Fondos digitales totales (Incluye digitalización directa y desde
microfilm): 42.174.006
- Total imágenes 117.266.956

Otros organismos:

El instituto del Patrimonio Histórico.

El decreto 1930/69 de 24 de julio creo el servicio nacional de


restauración de libros y documentos por la orden del 24 de mayo de
1972 se designa ae ste servicio como órgano asesor de la Direccion
general de Archivos y Bibliotecas. Todas las funciones se le
encomiendan en 1982 al servicio nacional de restaracion de libros y
documentos. El Real decreto 565/85 Creo el instituto nacional de
conservación y restaruracion de bienes culturales, que asume las
funciones del instituto nacional de obras de arte (INOA).

Las funciones que le son encomendadas son:

- Elaborar los planes de conservaicon y restauración del


patrimonio histórico español

211
- Estudiar métodos y técnicas utilizadas para restauración y
conservación del mismo
- Sistematizar los trabajo realizados
- Formar técnicos especialistas
- Proponer coonvenios con otras administraciones nefesarios para
el desarrollo de sus funciones.

El instituto se extructura en los siguientes departamentos:

- Informacion e investigación
- Monumentos y arqueología
- Bienes muebles
- Servicio de Libros y documentos: restaura los bienes culturales
correspondientes y asesora técnicamente para las instalaciones de
Archivos y blibiotecas estatales y sus talleres de restauración.

Tiene asignadas la elaboración de planes de conservación en materia de


Patrimonio Histórico Español, se estructura en tres departamentos:

- Información e investigación.
- Monumentos y arqueología (patrimonio arquitectónico y
arqueológico)
- Bienes muebles. Bienes del patrimonio documental y
bibliográfico a través del servicio de libros y documentos.

El Consejo del Patrimonio Histórico.

Su finalidad esencial consiste en facilitar la comunicación y el


intercambio de programas de actuación e información relativos al
Patrimonio Histórico Español entre las administraciones estatales y
autonómicas.

La junta de Clasificación, Valoración y Explotación de Bienes del


Patrimonio Histórico Español.

Posee las siguientes funciones: dictaminar las solicitudes de permiso de


explotación, informar las solicitudes de permiso de explotación
temporal del territorio español, fijar los bienes exportados ilegalmente a
los efectos de determinar su correspondiente sanción, valorar los bienes
que se pretenda entregar al Estado en pago de la deuda tributaria y
realizar todo tipo de valoraciones, valorar los bienes que el ministerio
de cultura proyecte adquirir con destino a las bibliotecas, los archivos o
los museos de titularidad estatal.

212
El decreto 111/86 de 10 de enero de desarrollo parcial de la ley de
Patrimonio Historico, establece este organismo consultivo adscrito a la
Direccion General de Bellas artes y Archivos. Las funciones son:

- Dictaminar las solicitudes de permiso de exportación


- Informar las solicitudes de permiso de exportación temporal del
territorio español
- Fichar el valor de los bienes exportados ilegalmente a los efectos
de determinar la correspondiente sanción
- Valorar los bienes que se prentenden entregar al estado en pago
de la duda tributaria y realizar todo tipo de valoraciones.
- Valorar los bienes que el ministerio de cultura proyecte adquirir
con destno a las bibliotecas, archivos y museos de titularidad
estatal.

CENTROS.

ARCHIVOS DE LA ADMINISTRACIÓN CENTRAL.

Por archivos de la adminsistracion central entensde los centros donde se


custodia la documentación de los órganos que la constituyen,
destacando entre estos grandes departamentos de la dicha
administración. A partir del siglo XIX son conocidos como Ministerios.
Los ministerios son la ultima consecuencia d ela evolución
centralizadora del estado, iniciada por los Reyes Catolicos, reforzada
por los austrias y su política de de Consejos, y llevado hasta sus ultimas
consecuencias por los Borbolnes. En antecedente lo encontramos en la
gran reforma llevada a cabo por los Borbones en la administración
general del estado reorganizando las Sercetarias de estado que desde
1714 con Felipe V vienen a ser verdaderos ministerios. Colocan a su
frente a secretarios de estado y de despachio, que solian ser
especialistas en materia y eran los responsables directos de los negocios
de su secretaria. Fueron absorviendo las funciones de los Consejos de la
época d elos austrias. El 5 de noviembre de 1832 aparece por vez
primera la denominación de ministrios para designar a este tipo de de
grandes organismos centralizadores al crearse el ministerio de Fomento,
pero de el nacen dos nuevos: el de Instrucción publica y bellas artes y el
de agricultura, industria, comercio y obras publicas.
La actual organización ministerial data de la ley 30 de enero de 1938, la
cual crea una presidencia de Gobierno con un afuncion política de
dreccion y una administrativa de coordinación entre lo distintos
departamentos.

213
Caracteristicas de los archivos de la Administracion central:
Definicion: están constituidos por aquellos perntenecientes a los
organismos de la adminsitracion general del estado y que quedan fuera
del sistema archivístico dependiente del ministerio de cultura,ya que su
adscripción organica es a sus respectivas instituciones.
La red de archivos de la Administracion central se encuentra integrada
por:

- Los pertenecientes al poder ejecutivo: ministerios, presidencia


del gobierno, consejo de estado, orgnismos estatales y empresas
publicas.
- Los pertenecientes al poder legislativo: congreso y senado
- Los pertenecientes al poder judicial: audiencia nacional, tribunal
supremo, tribunal constitucional
- Los archivos del ejercito.

La importancia d eesots archivos ya se recoge en la ley de patrimonio


histórico español de 16/1985 de 25 de julio. En primer lugar sus fondos
quedan definidos como parte del patrimonio histórico español: Art.
49.2. : “forman parte del patrimonio documental los documentos de
cualquier época generados, conservados o reunidos en el ejercicio de su
función por cualquier organismo o entidad de carácter publico, por las
personas jurídicas en cuyo capital participe mayoritariamente el estado
u otras entidades publicas y por las personas, privadas, físicas o
jurídicas, gestadoras de servicios públicos en lo relacionado con la
gestión de dichos servicios.”.
Asi mismo de estalbecen las pautas para garantizar su conservación:
Art. 54.1. “quienes por la función que desempeñen tengan a su cargo
documentos a los que se refiere el articulo 49.2 de la presente ley están
obligados, al cesar en sus funciones, a entregarlos al que les sustituya
en las mismas remitirlos al archivo que corresponda.”
Fija sus funciones: Art. 65.1. “Cada departamento ministerial asegurarl
ala coorniacion de l funcionamiento de todos los archivos del
Ministerio y de los otanismos a el vinvulados pora el mejor
cumplimiento de lo preceptuado en la ley y en los reglamentos que se
dicten para su aplicación.”
Y establece los medios para su transferencia y cosnervacion en los
arhivos de titularidad estatal: Art. 65.2. “La documentación de los
organismos dependientes de la adminsitracion del estando será
regularmente tranferida, según el procedimienos que porvia
reglamentaria se establezca, a los archivos del Estado”.
Por tanto, cada ministerio aso como los distintos organismos integrados
o dependientes d el Adminsitracion, deberán contar con un Archivo

214
central o general que se convertirá en la unidad que coordine el
sistenam archivístico de la Universidad, para garantizar el tratamiento
accesibilidad y cosnervacion del patrimonio documental.

Funciones:

- Coordinación de la gestión de los archivos de oficina,


estableciendo procedimientos y elaborando herramientas de
descripción uniformes para facilitar la organización y acceso a la
documentación activa, es decir, durante la etapa de tramitación
administrativa.
- Custodia de toda la documentación del ministerio u organismo
procendente de los archviso de oficina, una vez transcurrido el
priodo de permanencia en los mosmos,para que sirva de apoyo a
la actividad adminsitrativa.
- Elaboracion de instrumentos de control y descripción
- Realizacion de las trnaferencias a los archivos del estado dentro
del sistema español de archivos

El sistema español de archivos es la esxtuctura sobre la que se organiza


el patrimonio documental el estado en cuanto a su conservación,
tratamiento y accesibilidad, de acuerdo con las etapas del ciclo de la
vida de la documentación y su nivel de utilziacion se compone de:

- Archivos de oficina o de gestión. Archivos de los órganos de


gobierno y unidades administrativas de los distintos organismos
de la Adminitracion Central
- Archivo central- Archivo de ministerior y otros organismos de la
administración central
- Archivo internedio Archivo general de Alcala de Henares
- Archivo histórico Archivo Histrico nacional.

Los archivos de la Adminsitracion central funcionan como archivos


adminsitrativos, encargados del control y tratamiento de la
documentación producida por cada organismo hasta su transferencia al
Archivo intermedio, el Archivo General de Alcala de Henares.

Servicios:

Coordinacion y asesoramiento de los archivos de gestión: el archivo


central coordina el sistema archivístico del organismos, proporcionando
apoyo técnico a los archivos de gestión, con el objeto de facilitar la
organización de ladocumentacion que se tramita en las oficinas.

215
Establece procedimientos de gestión y elabora herramientas de
descripción para unificar y normalizar los sistemas de gestión
documental: normas de transferencias, manual de organización d elos
archivos de oficina, procedimiento de préstamo de documentos, cuadro
de clasificación.
Informaicon: el archivo cental ofrece ap porpio organismo y al publico
en general información sobre el propio archivo, sus fondos y servicios.
Asimismo atiende solicitudes de información general relacionadas con
los archivos y la archivística, y de información especifica de fondos y
fuentes documentales.
Consulta en sala: la propia adminsitracion productora y los ciudadanos
en general tienen derecho de acceso al patrimonio documental en los
términos de la legislación vigente )Ley de Patrimonio histórico de
1995, art 57, y ley de Procedimiento adaministrativo de 1992 art. 35. Y
de acuerdo con la normativa propia de la enrtidad la consulta de la
documentación se realiza en las instalaciones del archivo central.
Prestamo: El archivo central facilita el préstamo de documentos a las
unidades adminsitrativas del organismo al que pertenezcan, que la
rquieran con fines de tramitación o información administrativa.
REprografia: de acuerdo con los medios técnicos disponibles. El
archivo central proporciona la preproducción de documentos que
custodia, respetado la normativa de accesibilidad y de derechos de
autor, y siempre que lo permitan las condiciones de conservación d elos
documentos.
Formacion de usuarios: las actividades de formación están dirigidas al
personal de las unidades adminsitrativas del organismo que realiza las
tareas de gestión de la documentación. El objetivo es dar a conocer la
herramientas de descripción y los procedimientos de gestión que
facilitan la organización y el acceso a la documentación tramitada y
custodiada en las oficinas del organismo.
Apoyo a la investigación: dentro de los limites de la accesibilidad el
archivo central facilita la consulta de sus fondos a las personas que
deseen hacer trabajos de investigación.

Archivo del Ministerio de Presidencia

Llamado también de la presidencia del consejo de ministros, se


configuro por real decreto de 19 de noviembre de 1823, bajo el reinado
de Fernando VII. El archvo se funda en 1871 y contiene una gran
variedad de fondos, conjugando la documentación administrativa
generada por el ministerio en el que ejerció sus funciones durante los
últimos años, junto a la documetnacion histórica de gran interés como
testimonia la orden de 24 de abril de 1997 por la que se regula el acceso

216
al archivo central del ministerio de Presidencia (vigente hasta el 17 de
marzo de 2004), para atender las peticiones de consulta que se reciban.
Entre sus fondos encontramos las distintas direcciones generales,
cosnejo de ministros, centro de estuidos constitucionales, jefatura del
estado, guerra civil, etc. Su archivo se halla dividido en dos grandes
secciones, con varias series cada una de ellas:

- Seccion de personal: referente a los funcionarios mas altos del


país y al personal de presidencia. Tiene series sobre Ministros,
Consejos de estado, Gobernadores civiles, magsitrados, tribunal
de cuentas, etc.
- Seccion organica: con sus series sobre actas del consejo de
ministros, acuerdos de los consejos, casa real, leyes y decretos,
reales ordenes, etc.

Archivo del Consejo de Estado

El consejo de estado es el cuerpo supremo constitutivo del Gobierno en


los asuntos de gobernación, administración. Fue fundado por el
Emperador Carlos V en el año 1526 y es el primero de ese nombre en
Europa. Desde su fundación tuvo dos notas características: su visión de
estado y su proyección Europea. No se ocupaba de asuntos loscales ni
de pleitos como el Consejo de Castilla, ni de las cuestiones relacionadas
con el nuevo mundo, que se atribulle al consejo de indias. Estaba
presidido por el Rey y compuesto por altos diganatarios de la corte. Su
función era puramente consultiva.

Historia

El Consejo de Estado es el supremo órgano consultivo del Gobierno. El


Consejo de Estado es una de las instituciones más antiguas de España.
Sus antecedentes pueden rastrearse hasta el Aula Regia de la monarquía
visigoda.
Los Reyes Católicos establecen el sistema de gobierno mediante
Consejos (polisinodialismo). Entre estos se encontraba el Consejo Real,
que se regula por vez primera con las Ordenanzas de Toledo (1480).
Carlos I suprimió los distintos Consejos privados y secretos,
instituyendo en sustitución de los mismos el Consejo Secreto de Estado
(1521), que al año siguiente pasa a denominarse Consejo de Estado,
denominación que, salvo en algunos períodos muy cortos, en los que se
denominó Consejo Real, ha mantenido hasta nuestros días.
Hasta la época constitucional, el Consejo de Estado era el órgano de
asesoramiento del monarca, cuyas competencias e importancia

217
dependían de la voluntad del propio monarca o de sus validos. La
Constitución de 1812 consagró el Consejo de Estado con funciones
consultivas dentro de una organización política regida por el principio
de división de poderes. En 1845 pasó a ejercer también funciones
contenciosas o jurisdiccionales, que perdió de modo definitivo en 1904.

Sede

El Consejo de Estado tiene su sede en el Palacio de los Consejos, que se


halla al final de la calle Mayor, antiguamente llamada de la Almudena,
en el viejo Madrid de los Austrias (art. 1.3 Ley Orgánica).
Es un edificio señorial, de traza barroca, construido conforme a un
proyecto que se atribuye a Juan Gómez Mora -el arquitecto de la Casa
de la Villa-, cuya ejecución se encomendó al capitán Alonso de
Turrillo. Fue mandado edificar frente a la iglesia de Santa María la
Mayor de la Almudena, hoy desaparecida, por don Cristóbal Gómez de
Sandoval, primer duque de Uceda, hijo del duque de Lerma y, como él,
valido de Felipe III. La construcción se inició a finales de 1613 y
concluyó en 1625. En el sobrio y pueblerino Madrid del siglo XVII, el
Palacio de Uceda, con las armas de la familia Sandoval flanqueadas por
leones rampantes, era una ostentación y tal vez fuera, al decir de
Quevedo, una de las causas de la caída en desgracia de su dueño.
El palacio tuvo distintos moradores, siendo el más distinguido doña
Mariana de Austria, la <Reina Madre>, que murió en él en 1696. Con
Felipe V, primer rey de la dinastía borbónica, se dispuso por Real
Decreto de 20 de enero de 1717 el traslado al palacio de todos los
Consejos, salvo, precisamente, el de Estado, que continuó reuniéndose
en el Real Alcázar, residencia del monarca. El Consejo de Estado, de
nuevo con ese nombre, debió trasladarse hacia 1858. Los demás
antiguos Consejos habían sido suprimidos por las Cortes de Cádiz en
1812, que consagraron el rango constitucional del Consejo de Estado.

Funciones:

La función principal del Consejo de Estado es la de emitir dictámenes a


petición de la autoridad consultante. El dictamen es un documento en el
que el Consejo de Estado expresa su criterio sobre las cuestiones que le
han sido consultadas.
Las consultas son preceptivas o facultativas. Son preceptivas las
consultas en que así lo establezca la Ley Orgánica del Consejo de
Estado u otra norma con rango de ley. Son facultativas todas las demás;
es decir, cuando no lo establezca una norma con rango de ley (art. 2.2.
parráfo primero Ley Orgánica) y (art. 25.1 Ley Orgánica).

218
La relación de consultas preceptivas se contiene en la Ley Orgánica
(art. 21 Ley Orgánica) y (art. 22 Ley Orgánica) y en otras normas de
rango legal. Dicha relación se recoge y hace pública de forma periódica
(Resolución del Presidente de 21 de junio de 2005). Las consultas se
reciben en la Sección competente(art. 17.2 Ley Orgánica) y Resolución
del Presidente de 26 de abril de 2004.
El proyecto de dictamen, que prepara uno de los Letrados adscritos a la
Sección, se debate en la misma y se aprueba, en su caso, por el
Consejero Presidente. De ahí se eleva para su aprobación a la Comisión
Permanente y posteriormente al Pleno, de ser competencia del mismo.
El dictamen del Consejo de Estado es el último trámite, que concluye la
tramitación del expediente (art. 2.2 párrafo tercero Ley Orgánica). Tras
de aquel, solo cabe la resolución por parte de la autoridad
consultante. La resolución debe indicar si es conforme con el dictamen
del Consejo de Estado o si se aparta de él (art. 2.2 párrafo quinto Ley
Orgánica). En el caso de consultas preceptivas, si la autoridad
consultante es un miembro del Gobierno y desea apartarse del
dictamen, la resolución debe ser adoptada por el Consejo de Ministros
(art. 2.2 párrafo cuarto Ley Orgánica). Por otra parte, el Consejo de
Estado puede elaborar estudios, informes o memorias a petición del
Presidente del Gobierno o de un Ministro (art. 2.3 párrafo primero Ley
Orgánica). Asimismo, está facultado para elevar al
Gobierno mociones sobre cualquier asunto que la práctica y experiencia
de sus funciones le sugieran (art. 20.1 Ley Orgánica).
En la Constitucion de 1812 se diseño un consejo de estado cuyo
concurso era necesario para determinadas decisions del monarca. Y
cuando a mediados del sibglo XIX, se establce la jusricisccion
contencioso administrativa, se encomendó esta función al consejo de
estado, como en Francia. Con la ley de Maura de 1904 desparecieron
los últimos vestigios de este sistema, y el consejo de estado volvió a ser
un órgano consultivo del gobierno. Como lo es ahora
El archivo del consejo de estado esta recogido como órgano de esta
isntitucion en el real decreto 1674/1980, de 18 de julio, por el que se
aprueba el reglamento organico del consejo de estado (Tit. II Cap. I.
Seccion 5, Subseccion 2 – “Del archivo y biblioteca”) su fondo esta
bastante completo a partir de 1845, y los fondos modernos a partir de
1939 se hallan divididos en dieciséis secciones referentes a acuerdos y
deliberaciones de las correspondientes secciones del consejo, bien
constituido en pleno o en comisiones permanentes: Presidencia,
Justicia, Gobernacion, Ejercito, Marina, Aire, Hacienda, Obras
Publicas, Viviendas, etc.
Destacan ente sus documentos históricos pertenecientes al fondo de
ultramar del Consejo de Estado, datados entre 1835 y 1903. Se organiza

219
en Archivo Administrativo, Archivo de Prensa relativo al consejo,
Dictamenes del consejo, Espedientes de personal, guerra Civil, Libros
de Actas, ultramar.

Archivo del Ministerio de Agricultura, pesca y alimentación.

Es el departamento de la Admisnitracion General del Estado encargado


de la propuesta y ejecución de las directrices del gobierno sobre política
agraria, pesca y alimentaria. En 1990 el Ministerio de Fomento se
desglosa en dos departamentos, uno eld e agricultura. En 1905 se
convierte en una dirección general del nuevamente resucitado minsitrio
de Fomento. Pero en 1931 se transforma de nuevo en ministerio. Su
archivo se funda en 1900. Su documentación se halla dividida en nueve
secciones: Personal, Legislacion, plagas del campo, cultivos,
Ganaderia, caza, pesca,enseñanza agrícola,etc.

Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperacion

Se ha desarrollado paralelamente a las actividades del departamento


ministerial al que pertenece, que se creo a principios del siglo XVIII
con la llegada de los Borbones a España. En cosnecuencia, se denomino
en primer lugar, Archivo de la Secretaria de despacho de Estado, luego
Archivo del Ministerio de Estado y desde 1938, cuando el ministerio
cambio de nombre, Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores.
Hasta 1900 el Archico de entonces Ministerio de Estado estuvo situado
en el Palacio Real, pero en esa fecha se translado al Palacio de Santa
Cruz, al habilitarse el edificio para sede del ministerio de estado en la
década de los 50, todo el Archvo paso al denominado Edificio nuevo,
anejo al palacio de Santa cruz.
La documentación depositada en este archivo General ocupa 12 km de
estanterías remontándose la mas antigua al siglos XVI, que corresponde
la los fondos de la embajada de España en la Santa Sede.
Pero de un modo genérico podemos decir que los fondos dcouemntales
datan de 1834, aunque ese limite cromologico dista mucho de constituir
una fecha rigida.La documentación del primer tercio del siglo XIX
perteneciente a la primera secretaria se conservan en el Archvio
Historico Nacional por haber sido transferida desde el ministerio de
estado en sucesivos envíos, adoptándose como fecha limite para esos
envíos la de 1834, el año de fallecimiento de Fernando VII.
Asi mismo desde la década de los años setenta se ha proferido a
transferir al AGA algunas series documentales del siglo XIX y primer
tercio del XX correspondientes a la subsecretaria, comercio,
contabilidad, asuntos judiciales, culturales, pasaportes, telegramas,. Asi

220
como la documentación procedente de diversas representaciones de
España en ele stranjero por lo general anterior a 1950.
Tal y como señala el art. 1º del reglamento de régimen interno de este
archivo General, aprobado por resolución de la subsecretaria del
ministerio de asuntos exteriores el 18 de febrero de 1991, el archivo
reúne el conjunto de documentos cualquiera que sea su fecha, su forma
o soporte material, producidos o recibidos por este ministerio, por
alguno de sus órganos o por las personas físicas al servicio de aquel
desempeño de su cargo, con el fin de su conservación y ordenación para
la gestión administrativa del ministerio, investigación, cultura e
información. Asi pues, recibe toda la documentación producida o
recibida del ministerio, se cual sea su soporete material relatico a su
actividad
Del archivo depende la coordinación del funcionamiento de todos los
archivos de oficina adminsitrativos en general del departamento.
Asimismo coordina los envíos de documentación de as
representaciones españolas en el extranjero a este archivo.
El archvo General es una unidad integrada en la Secretaria general
técnica del ministerio, y desd 1992 esta separado del servicio de
biblioteca, estructurándose como una unidad de apoyo a esta secretaria
general técnica dependiendo de la Vicesecretaria General Tecnica con
rango de “servicio”, en donde se integra un equipo de trabajo técnico y
un negociado administrativo.

Archivo Central del Ministerio de Educacion y Ciencia

Tiene la misión de conservar, organizar y difundir los documentos


generados por la Adminsitracion Educativa Española desde mediados
del siglo XIX. Aunque de acuerdo con la estructura organizativa del
sistema español de archivos, buena parte de estos fondos documentales
ya han sido tanferidos al AGA. Por su contenido además de
desempeñar labores de apoyo a la gestión y de garantía de derechos
ciudadanos en el area educativa, el archivo es un elemento fundamental
para poder profundizar en el conocimiento de la Educacion en España.
El archivo se crea por rela decrero de 12 de diciembre de 1847,
denominadose entonces archivo general del ministerio de fomento.
Pasa, en principio, a formar parte del mismo la documentación de
gobernación, de la extinguda dirección de caminos, de las diferentes
ramas de instrucción publica, asi como el archivo de la inquisición. Por
real decreto de 1851 se nombra un grupo de trabajo con la misión de
reunir y clasificar los fondos que debían quedar en los ministerios de
gobernación y de comercio, instrucción y obras publicas, que se habían
separado por Real Decreto de 21 de enero de 1857.

221
En 1884 paso a ser gestionado por el cuerpo facultativo de archiveros,
bajo la dependencia de la dirección general de Instrucción publica. Era
uno de los archivos con mayor movimiento. En el decreto de
incoroporacion se le daba excepcionalmente el carácter de archivo
general y de primera clase, por la importancia, numero de índole de sus
fondos.
El archivo en principio se instalo en los sotanos del ministerio de
fomento en la calle atocha y permaneció allí al desdoblarse el
misnietrio de fomento e intruccion plublica, quedando como archivo de
ambos ministerios, si bien sus fondos se gestionaban completamente
por separado. De allí paso al edificio de la calle alcala en el año 1931 y
en 1959 se translado a uno de los depósitos del archivo histórico
nacional, en la calle serrano, donde se pasaría su ubicación actual: el ala
derecha de la planta 8 del edificio del AGA, donde ocupa con carácter
provisional desde 1973 una superfice de 1547m cuadrados, con unos
8000 metros liniales de estantería.
Los fondos actuales del ministerio de educación lo forma 115.340
unidades archivísticas y 11972 libros de los que un 40% se encuentra
ya transferido al AGA. Bastante documentación de intruccion publica
enter los años 1509 y 1873 desaparecio por el incendo del Archivo
General Central de Alcala de Henares, ocurrido en Agosto de 1939,
según cita Torres Revello en su “Reseña de fondos del Archivo General
Central de Alcala de Henares”
Sus series documentales muestran en el cuador de clasificación de
fonsdos organico-funcional, y reflejan la evolución administrativa del
propio ministerio de Educacion. Los organismos productores de su
documentación masimportante son: Archivos, bibliotecas y museos;
Bellas artes; enseñanza primaria: enseñanza media y profesional;
Enseñanzas técnicas especializadas; Enseñanza Universitaria; Personal,
centros escolares; Investigacion, ;becas; Promocion educativa;
Renovacion pedagógica; Subsecretria; Inspeccion técnica de educación;
Secretaria General Tecnica; Consejo de intruccion publica; Consejo
nacional de educación; Direccion general de Instrucción Publica,
Consejo superior de deportes,y Junta de constituciones, instalaciones y
equipo escolar, edificios y obras, actual gerencia de infraestructuras.
Ente la series documentales mas importantes de este archivo figuran:
proyectos de restauracion arquitectónica y urbanismo; expedientes
personales y de depuración de catedráticos de Universidad, Escuelas
Tecnicas, Institutos y Magisterio; Expedientes de oposiciones y
concursos de catadraticos y profesores de universidad, escuelas
técnicas, escuelas profesionales e institutos; Construcciones escolares;
misiones pedagógicas;Analfabetismo; Excabaciones Arqueologicas; las
exposiciones de Bellas artes, etc.

222
Con la reestructuración de los departamentos ministeriales establecida
por RD 553/2004 de 17 de abril, incoropora las competencias del
desaparecido ministerio de Ciencia y tecnología y, por tanto , su
archivo. Este fue creado en el año 2000, con la aparición de este
ministerio por real decreto de 557/2000 de abril de reestructuración de
departamentos ministeriales, y procede del ministerio de industria y
energía creado en el año 1940.
Sus fondos ascienden a 10.725 m/l de estanterías con dcouemntacion
emanada de las distintas unidades administrativas del ministerio;
subsecretaria de ciencia y tecnología, secretaria de estado de
telecomunicaciones y sociedad de la información y secretaria de estado
de política científica y tecnológica. Esta reestructuración establece
también la separación de las competencias de educación y cultura por lo
que el ministerio de Cultura contara con su propio archivo central.

Archivo del Ministerio del Interior.

Creado en 1832, tres años después se le delimitan perfectamente las


funciones, asignándole las cuestiones de negocios relacionados con el
gobierno político de las porvincias y de los pueblos y con la
administración civil del estado. El hecho de tener sus direcciones
generales ubicadas en edificios independientes hace que estas guarden
su documentación propia y que en el archvio del ministerio solo existan
fondos de las secciones siguientes: Antigua dirección general de la
adminsitracion locals, diversos, sección de nominas, sección de
personal, sección de documentación histórica, sección general, sección
materia reservada.
La documentación mas antigua se envio en 1916 al AGAy solo existe
documentación desde esa época, si bien queda un pequeño fondo
histórico de legajos conteniendo documentación relacionada con la
creación de las nuevas poblaciones de andalucia en tiempos de Carlos
III.

Archivo del Ministerio de Economia y hacienda

El archivo central del ministerio de economía y hacienda ocupa los


sotanos primero y segundo de los edificios de la calle alcala nº 5, 7 y 9,
desde el año 1850. Actualmente cuenta con cerca de 20 km de
documentación en estanterías, lo que supone 90 mil cajas y legajos, y
unos 15000 libros y registros de archivo, 100 planos y un pequeño
fondo histórico que incluye una modesta colección de pergaminos
medievales.

223
El archivo actual se remosnta a 1850. Su fondo documental se perdió de
1936-39. A partir de 1944 alcanza un magnifica rendimiento. Tras la
guerra se catalogan los documentos que se salvaron, entre los que hay
que destacar: Consejo Real de Castilla (1708-1800); Consejo Real de
Hacienda (1634-1791); Rentas (1690-1842); Tesoreria (1705-1895);
Minas de Almaden (S. XVII- XX); Loterias (S. XIX XX)En 1950 se
recibió el archivo de la documentación de la casa de la moneda de
madrid (S. XVII- XIX). Hay también otros fondos antiguos interesantes
sobre propiedades, desamortización, secretaria de despacho de
hacienda, superintendencia general, etc. Los fondos modernos de
dividen en dos series: Geneal y personal.

Archivo de la Direccion general del Tesoro y presupuestos

Cosnerva abundante documentación sobre la deuda publica y las clases


pasivas. Existen dos grandes secciones de este archivo:

- Deuda: con sus series de deuda al portador, deuda inscrita,


deudas antiguas, corporaciones civiles y ultramar
- Clases pasivas: con sus series de prensiones, jubilaciones,
exclaustrados, montepío militar, etc.

Archivo del Ministerio de industria, turismo y comercio.

El ministerio de Industria turismo y comercio nace en 1938,


desempeñando anteriormente sus cometidos los ministerios de
Fomento, Trabajo y de Economia naciona, en los que tenia categoría de
dirección general, por lo cual ha llegado poca documentación al actual
archivo de fecha anterior a 1939. El archivo central del ministerio se
funda en 1940.
Sus fondos se dividen en ocho secciones: Antiguo ministerio de
Enoconomia nacional, comercio, habilitación, Industria, Oficialia
Mayor, Secretaria general técnica, secretaria del señor ministro, nuevas
industrias.
El archivo del ministerio de Comercio nace en 1951 al desdoblarse en
dos del entonces ministerio de industria y comercio que vuelve a unirse
con RD 553/2004, de 17 de abril. Podemos distinguir dos partes bien
diferenciadas de sus fondos:

- Licencias, declaraciones de importación y licencias de


exportación

224
- Documentacion relativa a las actividades el Ministerio: Personal,
política comercial, reglamentos especiales de productos
agropecuarios, etc.

Archivo Cental del Ministerio de Justicia

Desde 1714 figura entre el personal de la secretaria un “encargado de la


coordinacion de los papeles del archivo”, sin embargo, la figura de
archivero como persona encargada de catalogar y ordenar documentos,
no aparece hasta 1763, cuando Carlos IV nombra a Jose Marcos para el
empleo de archivero de la secretaria “en atención a la confianza y
particular inteligencia que tiene acreditada en el manejo de los papeles
de las oficinas de esta clase” y “para la mayor claridad de los papeles
de ella”
En el siglo XIX enata la gran acumulación de papeles y trabajo para
una sola persona se cran palaza de oficiales cuyo numero se va
incrementando según las necesidades internas del organismo. El
Archivo general adquiere gran importancia a partir de 1836 por la
incorporación de fondos del consejo, cámara de castilla, patronato
eclesiástico, Corona de Aragon, Asmablea de san Juan de Jerusalen y
Cruzada: todos ellos transferidos posteriormente al archivo histórico
nacional. Desde 1876, fecha de la creación de registros civiles y de la
propiedad y del notariado, recoge fondos de ambas instituciones al
convertirse en una sección mas del ministerio junto a otras, como
dirección de justicia, prisiones, etc. Forman el grueso de la
documentación actualmente conservada.
Custodia tanto documentación administrativa del propio ministerio
como histórica acumulada a lo largo de su historia. Tenemos asi
documentación de la Casa Real, Camara de Castilla, Reservado del
siglo XIX, junto a documentos de la Oficina Presupuestaria, Oficina de
Informacion o Subsecretaria.

Archivo del Ministrio de Defensa.

El archivo Central del ministerio de Defensa se crea en 1989 con la


incorporación del personal cualificado para su gestión y organización.
El archivo general gestiona todas sus funciones de forma integral
mediante la apalicacion informática ARCHIAL, desarrollada por el
Ministerio de Defensa que continua abierta para adaptarla a las
necesidades que se vayan produciendo. La aplicación permite el control
d elas tranferencias internas y externas, los prestamos, las consultas
administrativas de las distintas unidades, asi como el control y

225
seguimiento de los sucesivos cambios en el organigrama del
departamento, el control del deposito, etc.
Sus fondos proviene y se organizan de los órganos de gobierno y
unidades adminsitrativas del Ministerio: Consejo supremo de justicia
militar, estado mayor de la defensa, secretaria de estado de
administración militar, ets. El ministerio de Defensa es uno de los
departamento que integran la Administracion general del estado. Por lo
tanto su archivo general tiene la consideración de archivo
administrativo ministerial. No obstante, desde el punto de vista
funcional, esta incluido en el ámbito de aplicación del Reglamento de
Archivos Militares (Real Decreto 2598/1998, de 4 de diciembre), que
define y estructura el sistema archivístico de la defensa.

Archivo del Ministerio de Fomento.

El actual ministerio de Fomento tiene su antecendente mas remoto en la


Secretaria de Estado y Despacho de comercio, industria y obras
publicas, creada por el real decreto de 28 de enero, que se transformaría
en ministerio de Fomento. El archivo general del ministerio fue creado
por Real Decreto de 12 de septiembre de 1847. Laley 30 dejunio de
1894 incorporo al cuerpo facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y
Arqueologos, entre otros archivos, el de Fomento. Este archivo estuvo
instalado en el llamado “Palacio de Fomento” en el paseo de Atocha,
desde 1897 a 1963, en que se translado el entonces llamado archivo de
Obras Publicas al edificio de Nuevos Ministerios donde esta instalado
actualmente.
A lo largo de su historia el archivo de Fometno ha experimentado las
vicisitudes derivadas de los cambios de denominación y competencias
del ministerio al que pertenece. La organización de sus fondos reponde
a la extructura organica de su Productor el ministerio de Fomentos. Su
documentación se encuentra repartida en varios depósitos:
Unos 17.000 legajos en los depósitos propios del archivo general del
ministerio, en los que se encuenta la documentación con mas de cinco
años de antigüedad, remitida por las diferentes direcciones generales.
Unos 6.000 legajos en depósitos instalados en una nave edificada en los
terrenos del antiguo servicio geológico de obras publicas.

Archivo del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

Fue creado en 1900 por Eduardo Dato. Ha tenido varias sedes hasta
ocupar la actual de Nuevos Ministerios. Los fondos anteriores a la
guerra civil fueron saqueados y quemados. El archvo esta organizado y
dividido en diez secciones entre ellas: Personal, reformas sociales,

226
jurados mixtos, accidentes de trabajo, familias numerosas, emigración,
envio de trabajadores a Alemania, et.

Archivo del Ministerio de Vivienda

Creado en 1957 es natural que su documentación sea muy reciente pero


es bastante abundante dado el auge que ha tenido la construcción en los
últimos años. Las principales secciones son: Habitabilidad, personal,
registro general, urbanismo y dirección general de regiones devastadas.

Archivo del Tribunal Supremo.

Antecedentes históricos del archivo

Tiene su origen en la Ley Provisional de Organización del Poder


Judicial de 15 de septiembre de 1870, que recoge en el Título IX,
Capítulo II, art. 535, que en el Tribunal Supremo habrá un archivero
con las dependencias necesarias para la custodia, conservación y
arreglo de los documentos.
El Reglamento de la Secretaría de Gobierno de 1906, en su art. 13
especifica las funciones del archivero y regula la existencia de dos
archivos dentro del Tribunal, el Archivo General y el Archivo
Reservado, en éste último, el archivero ordenará “no sólo las sentencias
originales, procurando su encuadernación, sino de que en él se guarden
los libros de votos reservados de las Salas, cuando éstas les envíen, y
los de señalamientos, etc., que no se usen”.
En el año 1915 un incendio destruyó el Archivo General casi en su
totalidad, con los inventarios correspondientes y libros de registro. Los
legajos y documentos de mayor antigüedad databan de 1834. Se
salvaron las sentencias originales de las Salas desde el año 1856 y
perecieron en el incendio las de los dos últimos años 1913, 1914 y parte
de 1915. Respecto a la documentación de Presidencia y Sala de
Gobierno se salvaron los expedientes en tramitación y los archivados a
partir de 1907; los anteriores se quemaron. Las actas del Tribunal Pleno
y Sala de Gobierno se salvaron excepto las correspondientes a 1913 y
1914.
La primera referencia que existe en el libro de ingreso oficial de fondos
data del 8 de enero de 1932, y en ella se registra la transferencia de
veinte pleitos de la Sala de lo Civil. A partir de esta fecha el Archivo
ingresa de forma regular la documentación que generan las Salas y
departamentos del Tribunal Supremo.
Durante la Guerra Civil, el Tribunal pasó por diferentes vicisitudes y
traslados a otras ciudades. El 6 de noviembre de 1936 la sede se

227
instaura en Valencia y posteriormente es trasladado a Barcelona. El 21
de diciembre de 1938 fue instalado legalmente en Valladolid mientras
en Madrid se constituyó una Sección Delegada del mismo desde 1937 a
1939. El 20 de mayo de este año el Tribunal funcionaba ya
regularmente en Madrid. Estos cambios de sede supusieron también el
traslado de la documentación imprescindible para su funcionamiento,
entre ella, documentos, libros y aquella que estaba en tramitación.
Dichos cambios explican las lagunas documentales que existen
actualmente referentes a estos años de contienda.
La ley de 27 de agosto de 1938 reorganizó el Tribunal Supremo y el 28
de enero de 1939 se nombró una comisión del Régimen de Franco para
trasladarse a Madrid y hacerse cargo de la documentación existente en
el Palacio de Justicia. En el Acta del día 3 de abril se recoge el
inventario de los fondos documentales. Durante estos años de guerra, la
estructura del Archivo fue alterada y uno de los trabajos más urgentes
con los que se encontró el archivero, en ese momento Sr. Lostau y
Cachón, fue rehacer todos los fondos ingresados desde 1936 a 1939
sumados a los que fueron remitidos desde Barcelona, sede del Tribunal
Supremo republicano, que hubieron de ser agrupados y ordenados
conforme a las normas que habían servido para la reorganización del
Archivo anteriormente.
En los años siguientes se emprende una labor de limpieza, obras de
acondicionamiento y reorganización de los fondos. El Archivo se
organiza en las siguientes secciones: 1ª Asuntos Civiles, 2ª Asuntos
Criminales, 3ª Asuntos Contenciosos y 4ª Asuntos Sociales; la justicia
militar, excepto en el periodo de la Segunda República con la creación
de la Sala VI, dependía directamente del Ministerio de la Guerra. A esta
documentación había que añadir los fondos correspondientes a la
Secretaría de Gobierno e Inspección Central de Tribunales entre otros,
junto con los libros de sentencias originales y otros libros de registro de
contabilidad, asistencia, matricula etc. También se procede al archivo
de procesos reservados de gran interés histórico. En la actualidad esta
documentación se encuentra en Procesos Reservados de los Fondos del
Tribunal Supremo (Sección Fondos Contemporáneos) del Archivo
Histórico Nacional.De 1956 datan los libros de registro de salida y
entrada del Archivo y en 1964 se elabora una memoria del Archivo del
Tribunal desde el año 1939. En estos años se trabaja también por la
consecución de los puestos de trabajo suficientes para llevar a cabo los
procesos de archivo.
En los años 70 ya existe la preocupación de que se realicen
periódicamente los trabajos de expurgo en el Archivo a fin de
descargarle de aquella documentación cuya

228
conservación no era precisa. Esto no se llevó a efecto debido a lo
obsoleto de la legislación vigente y a la falta de medios materiales y
personales. Para paliar esta situación se efectuaron diversas
transferencias de documentación según se iban describiendo; en un
primer momento al Archivo Histórico Nacional y, cuando este se
colapsó, al General de la Administración. Por ello existe en ciertas
Salas, documentación más antigua en este archivo que en el Histórico
Nacional. Entre estos fondos transferidos se encontraba el de la “Causa
General” que fue depositado en este Archivo Histórico en septiembre
de 1980 por mandato de la Fiscalía General del Estado. Esta
documentación contenía el procedimiento judicial instruido para
averiguar los hechos delictivos cometidos durante la guerra en la zona
republicana según Decreto de 26 de abril de 1940 y cuya investigación
duró sobre todo en las grandes capitales, hasta finales de los años 60.
A principios de los años noventa comienza una obra de remodelación
del Palacio de Justicia y paralelamente se contratan los servicios de una
empresa de custodia externa de manera temporal, para asegurar la
conservación de la documentación mientras se ejecutaba dicha obra.
Tras la remodelación, debido al aumento de los fondos, y asumiendo
que los mismos debían estar custodiados en el propio Tribunal, fue
necesaria una contratación indefinida del mencionado servicio ante la
imposibilidad de reinstalación de toda la documentación en las
dependencias del Palacio. Dicha custodia se fue incrementando según
aumentaba de manera exponencial la documentación, aunque el
tratamiento y el control fueron siempre llevados por la propia
Administración de Justicia, en este caso el Tribunal Supremo.
Esta circunstancia se produce por la falta de archivos propios y
suficientes de la citada
Administración.

Organización

Según el Real Decreto 937/2003 de 18 de Julio de modernización de los


archivos judiciales, el Archivo del Tribunal Supremo se estructurará, en
un Archivo Judicial Central adscrito a la Sala de Gobierno del Alto
Tribunal, cuyo ámbito se circunscribirá a la documentación judicial del
propio Tribunal y de los demás Órganos Centrales. Actualmente desde
1985 el Archivo del Tribunal Supremo depende orgánicamente del
Gabinete Técnico del mencionado Tribunal.
El Archivo se estructura en dos niveles, prearchivo y archivo. En
prearchivo, la documentación es tratada archivísticamente con el mismo
rigor que en su fase de archivo, pero de forma temporal hasta su
señalamiento para votación y fallo. Se trata de documentación, tanto de

229
los órganos inferiores como de la generada por el propio Tribunal que
se encuentra en tramitación. En esta fase la documentación está viva,
por lo que tras el registro, cotejo y legajado, los documentos se
informatizan para su rápida localización, preparándolos para el proceso
de custodia externa, su posterior localización y servicio cuando lo
requieran las distintas Salas.
En un segundo nivel, la documentación es transferida por las
Secretarías de Sala al Archivo, al cual solo llega la documentación
generada por el propio Tribunal (rollos), ya que los autos se devuelven
a sus respectivos organismos de procedencia.
De igual forma, en esta fase se lleva a cabo el tratamiento y custodia de
la colección de Jurisprudencia, de la documentación histórica,
administrativa y de gobierno del Tribunal.

Tratamiento archivistico

La documentación que se custodia en el Archivo se organiza según su


SR correspondiente en función de un cuadro de clasificación
establecido, el cual está desarrollado siguiendo el principio de
procedencia y las directrices de la Norma de Descripción Archivística
ISAD (G). Las SRs que podemos considerar históricas, aunque se
encuentran en fase de descripción muy avanzada, aun no están descritas
en su totalidad, quedando por controlar algunas fechas extremas y el
número total de legajos de cada una de ellas. Esto es debido entre otras
causas, a que la informatización de los fondos no es total hasta la fecha.
Respecto a la jurisprudencia generada por el propio Tribunal, se recibe
en el Archivo, registra y coteja preparándola para su posterior
digitalización, microfilmación y encuadernación. Este triple tratamiento
se efectúa en locales contiguos a las oficinas del archivo para coordinar
todos los procesos y solventar las posibles incidencias que se puedan
producir. El resultado es ofrecer al usuario las sentencias que por su
antigüedad no se encuentran en las bases de datos convencionales.
En 1992 se inició el primer programa automatizado de gestión de
archivos. En 1996 se trasvasaron los datos a un nuevo programa más
moderno y dinámico, que permitió la localización de la documentación
en base al cuadro de clasificación.
Se está llevando a cabo la digitalización de la Jurisprudencia del Alto
Tribunal, así como de los fondos con relevancia histórica.
De igual forma se procede a la microfilmación de los citados fondos
mediante los archivos procesados en la digitalización, siendo por tanto
una microfilmación digital.
La encuadernación de la jurisprudencia del mencionado Tribunal se
efectúa de forma artesanal. Todos los procesos mencionados se llevan a

230
cabo como se ha especificado con anterioridad, en locales contiguos a
las oficinas de archivo, llevando éste la organización y control de
dichos procesos.
Se está efectuando de forma exhaustiva la descripción de los fondos
más antiguos, con ello, una vez finalizado el proceso se estará en
condiciones de facilitar definitivamente la localización y acceso de los
más relevantes en cuanto a su contenido histórico y judicial.

Fondos

La documentación generada por el Tribunal Supremo, se encuentra en


fase de una próxima valoración para posteriormente proceder a su
selección, y en su caso eliminación según se recoge en el Real Decreto
937/2003 de 18 de julio de modernización de los archivos judiciales.
La documentación custodiada en el Archivo comprende:

- Procedimientos seguidos ante las Salas de Justicia del Tribunal


Supremo:
- Sala 1ª Civil. Existen 4 Secciones/Secretarías que tramitan la
documentación producida por la Sala. La SR más importante es
la de recursos, generando también las de casación, revisión,
error judicial, exequátur, cuestión de competencia, queja,
responsabilidad civil y recursos por infracción del
procedimiento.
- Sala 2ª Penal. Con 4 Secciones/Secretarías, cuya documentación
se organiza según la situación del encausado, excepto en Causas
Especiales, en las SRs: presos, libres y turnos. Esta última recoge
asuntos indeterminados sin referencia a recursos concretos. La
Sección de Causas Especiales está compuesta entre otras SRs
documentales por: quejas, revisiones, error judicial.
- Sala 3ª Contencioso-Administrativo. Heredera de las antiguas
Salas de lo Contencioso-Administrativo 3ª, 4ª y 5ª que
desaparecieron con la Ley Orgánica de 1985. Está conformada
actualmente por 7 Secciones/Secretarias, la primera de ellas
dividida en dos subseries/secciones. Los tipos documentales son
apelación, casación, unificación de doctrina e interpretación de
ley, recurso, revisión, competencia, queja, error judicial, cuestión
de ilegalidad e indeterminadas.
- Sala 4ª Social. Antigua Sala 6ª. En la actualidad cuenta con 3
Secretarías y un Decanato que genera asuntos propios. Las SRs
son recurso, casación ordinaria y de unificación de doctrina,
revisión, queja, error judicial y escritos.

231
- Sala 5ª Militar. Creada a partir de la Ley orgánica 4/87 de
Competencia y Organización de la Jurisdicción Militar.
Actualmente cuenta con una sola Sección/Secretaría que tramita
asuntos penales y contenciosos. Las SRs en materia penal son:
casaciones, revisiones, diligencias previas, entre otras.

Algunas de las SRs en materia contencioso son: cuestión de


competencia, revisión, casación...

- Procedimientos de las Salas especiales que regulan los artículos


de la Ley Orgánica del Poder Judicial.
- Tribunal de Conflictos de Jurisdicción entre los Juzgados o
Tribunales y la Administración (Art. 38 LOPJ).
- Sala de Conflictos de Jurisdicción entre los Juzgados o
Tribunales ordinarios y militares (Art. 39 LOPJ).
- Sala de Conflictos de Competencia entre Juzgados o Tribunales
de distinto orden jurisdiccional (Art. 42 LOPJ).
- Sala Especial del Art. 61 de LOPJ

- Sala de Gobierno: comprende el fondo documental de la


Secretaría de Gobierno. Entre sus SRs destacan los expedientes
de indulto, expedientes personales de magistrados y funcionarios,
documentación del Pleno, de Presidencia y toda la relacionada
con la gestión interna del Tribunal. Es una documentación muy
variada que en muchos casos abarca desde principios de siglo,
aunque existe una gran laguna documental provocada por el
incendio de 1915 y la Guerra Civil. En este fondo se encuentra
documentación de otros organismos desaparecidos, de vital
importancia para el conocimiento y estudio de la organización
judicial española y cuyas competencias han pasado, en algún
caso, a ser ejercidas por el Consejo General del Poder Judicial,
conservando éste parte de dicha documentación.
- Consejo Judicial (1926-1980). Fue creado por Real Decreto de
17 de mayo de 1917 y disuelto 30 días después. Vuelve a crearse
durante la Dictadura de Primo de Rivera por Real Decreto de 21
de junio de 1926 y disuelto varias veces; se reestructura por Ley
de 20 de diciembre de 1952 como organismo superior del Poder
Judicial en el orden gubernativo y disciplinario.
- Inspección Central de Tribunales (1915-1980). Aunque en la Ley
del Poder Judicial de 1870 ya se menciona a la Inspección, y en
el Reglamento de la Secretaría de Gobierno aparece una
referencia a la Inspección Especial de Tribunales y Juzgados, no
es hasta 1935 cuando se regulariza la citadaInspección Central de

232
Tribunales como Órgano encargado del control y vigilancia. La
documentación anterior a 1915 pereció en el incendio, el resto
está transferida al Archivo General de la Administración de
Alcalá de Henares hasta 1960, y en el Archivo del Tribunal se
conserva hasta 1980; fecha de su disolución.
- Tribunal de Casación de Cataluña (1934-1939). Creado durante
la Segunda República, se podía interponer recurso de casación
ante el Tribunal Supremo o el procedente según las leyes
estatales.
- Tribunal de Garantías Constitucionales. Creado en 1931 y
competente para resolver los recursos de amparo de garantías
individuales.
- Tribunales Populares. Documentación relativa a su constitución
en diversas ciudades.
- Jurados de Urgencia. Existe poca documentación y es relativa a
nombramientos de personal y registro de causas tramitadas.
- Tribunal Central de Espionaje y Alta Traición.
- Documentación de Audiencias Territoriales.
- Expedientes de Abogacía del Estado.

Procedimientos y Jurisprudencia de justicia militar:

- Consejo Supremo de Guerra y Marina (1878-1931). Creado tras


la unión de los Consejos Supremos de la Guerra y de la Armada
en 1878 y dependiente del Ministerio de la Guerra. El Archivo
conserva un legajo de 1925.
- Sala Sexta (1931-1939). Llamada de Justicia Militar o Sala Mixta
se crea por Decreto republicano de 11 de mayo de 1931 y
conoce de todas las materias atribuidas al anterior Consejo. Es la
primera vez que la justicia militar o especial se refunde con la
justicia ordinaria pasando a depender del Tribunal Supremo.
- Alto Tribunal de Justicia Militar (1936-1939). Creado por
Decreto del Gobierno de Franco el 24 de octubre de 1936.
- Consejo Supremo de Justicia Militar (1939-1988). Dependiente
del Ministerio del Ejército se crea por Ley de 5 de septiembre de
1939 con las mismas facultades que el suprimido Consejo de
Guerra y Marina y hereda los procedimientos de la Sala VI.

Toda esta documentación fue transferida desde su antigua ubicación en


la calle Fortuny al Tribunal Supremo, donde debido a su deterioro, se
inició un tratamiento general de conservación y custodia. En la
actualidad se está llevando a cabo la descripción e informatización de
estos fondos.

233
Jurisprudencia del Tribunal Supremo: Colección de las Sentencias
originales de todas las Salas del Tribunal Supremo desde 1856.
Colección de la Gaceta de Madrid, desde 1849 a 1936 por donación de
la Facultad de Veterinaria de Córdoba, y Boletín Oficial del Estado.
Documentación generada por el propio archivo.

Los fondos históricos del Tribunal Supremo se encuentran transferidos


al Archivo Histórico Nacional y Archivo General de la Administración
de Alcalá de Henares, siendo sus fechas extremas:

- Archivo Histórico Nacional: Sección Consejos (1812-1888).


Sección Fondos Contemporáneos (1874-1947): Procesos
Reservados (1916-1954). Sala Civil (1874- 1947), Sala Penal
(1874-1960) y Sala Contencioso-administrativo (1912-1958).
- Archivo General de la Administración: Secretaría de Gobierno:
Apelaciones (1916-1945), Estadísticas (1925-1954), Varios
(1902- 1954) e Indultos (1917-1939). Inspección Central de
Tribunales (1915-1960). Sala Civil (1622-1965), Sala Penal
(1796-1963), Sala Contencioso-administrativo (1904-1966) y
Sala Social (1932-1963).

Servicios

Información telefónica y personal a los funcionarios del propio


Organismo y de la Administración en general, así como a particulares
legalmente autorizados.
Atención a investigadores nacionales y extranjeros debidamente
acreditados.
Orientación, información documental y localización de documentos que
no se encuentran en el Archivo en conexión con otros centros de
archivos nacionales

234
SISTEMA ARCHIVÍSTICO DE LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS

ARAGON

El Estatuto de Autonomía de Aragón atribuye a la Comunidad


Autónoma la competencia exclusiva en materia de archivos que sean de
su interés, siempre que éstos no sean de titularidad estatal. En su
ejercicio, las Cortes de Aragón aprobaron la Ley 6/1986 de Archivos de
Aragón, cuyo capítulo III se dedica precisamente a conceptuar y
articular el Sistema de Archivos de Aragón.
Concebido, en palabras de la Ley, como un conjunto de órganos,
centros y servicios organizados encargados de la custodia, conservación
y protección de los archivos y documentos objeto de dicha Ley, viene a
constituir el ámbito de los archivos, fundamentalmente públicos, sobre
los que el Gobierno de Aragón desarrolla sus políticas en la materia.

El Sistema de Archivos se estructura, según la Ley 6/1986 en órganos y


centros.

Órganos

El Departamento de Educación, Universidad, Cultura y Deporte tiene,


entre otras funciones, la coordinación de los centros que integran el
Sistema de Archivos de Aragón, así como la sistematización,
clasificación y propuesta de instrumentos de descripción de sus fondos
documentales.
La Comisión Asesora de Archivos es el órgano consultivo y asesor en
materia de archivos del Gobierno de Aragón y del conjunto del
Sistema. Está regulada por el Decreto 34/1987 de desarrollo de la Ley
de Archivos de Aragón y por el Decreto 158/1997 por el que se regulan
las Comisiones dependientes del Departamento de Educación y Cultura
en materia de Patrimonio Histórico.

Centros

El Archivo General de Aragón


Creado por el Decreto 12/1993, de 9 de febrero, respondiendo a la
necesidad de conservar, organizar, valorar y difundir la documentación
generada por la administración d ela Comunidad Autónoma de Areagón
en el desarrollo de sus competencias. La documentación generada por
los servicios Centrales y Provinciales de la Diputación General de
Zaragoza será transferida a este archivo, donde su ubicará también el
Archivi Histórico Provincial de Zaragoza. Por otra parte se asigna a los

235
archivos Histórico Provinciales la función de archivos intermedios e
históricos para documentación producida por los servicios Provinciales
y Delegaciones Territoriales de la Diputación General de Aragón.
Los Archivos de las Diputaciones Provinciales de Huesca, Zaragoza y
Teruel.
Los Archivos Municipales de todos los ayuntamientos de la Comunidad
Autónoma.
Cualquier otro centro de archivo que creara el Gobierno de Aragón en
el futuro, como fue el caso del Archivo de la Administración del
Gobierno de Aragón o el Archivo del Barón de Valdeolivos.
Posteriormente, se incluyeron también en el Sistema de Archivos de
Aragón los Archivos Comarcales vinculados al nacimiento de las
Comarcas aragonesas.
Los Archivos Históricos Provinciales aragoneses también tienen
vinculación con el Sistema. De acuerdo con el Decreto 12/1993, de
creación del Archivo General de la Administración de la Comunidad
Autónoma de Aragón, los Archivos Históricos Provinciales de Huesca
y Teruel recibirán la documentación de los Servicios Provinciales y
Delegaciones Territoriales respectivas actuando como archivos
intermedios e históricos de los mismos, cumpliendo ese papel, para el
caso de Zaragoza, el Archivo General de Aragón, que compartirá
espacio físico con el Archivo Histórico Provincial de Zaragoza (arts. 3
y 13).

ANDALUCÍA

El Sistema Archivístico de Andalucía es el conjunto de órganos,


archivos y centros que llevan a cabo la planificación,dirección,
coordinación, ejecución, seguimiento e inspección de la gestión de los
documenrtos integrantes del Patrimonio Documental de Andalucía y de
los archivos integrados en dicho sistema archivístico.
En 1984 el Parlamento de Andalucía aprobó la Ley 3/1984, de 9 de
enero, de Archivos con el din de organizar, proteger y difundir el
Patimonio documental andaluz, conservado o no en archivos. En ella se
establece que la Consejería de Cultura sea el órgano competente para
planificar y coordinar la organización y servicio de los archivos de
Andalucía de uso público, así como de los documentos constitutivos del
Patrimonio Documental Andaluz.
Como desarrollo de parte de los dispuesto en la referida Ley, la
consejería de Cultura Elaboró el Decreto 97/2000 por el que se aprueba
el Reglamento del Sistema Andalud de Archivos, marcono normativo
que establece las directrices de tratamiento y control, preservaicón y
dofusión del patrmonio documental andaluz y del funcionamiento de

236
los servicios de los archivos de Andalucía. Además dicho Decreto crea
la Comisión Andaluza Calificadora de Documentos Administrativos.

Órganos ejecutivos

Este sistema estará articulado en torno a unos órganos y unos centros.


Respecto a los primeros destaca la Consejería de Cultura como órgano
central a la que se adscriben la Dirección General del Libro y del
Patrimonio Documental y Bibliográfico, la Comisión Andaluza
Calificadora de Documentos Administrativos y la Comisión
coordinadora del Sistema Andaluz de Archivos.

Consejo de Gobierno.
Consejería de Cultura y Deporte. Es la consejería competente en
materia de documentos, archivos y patrimonio documental, siendo
responsable de la formulación y ejecución de la poítica dirigida a la
tutela, enrequecimiento y difusión del Patrimonio Documental de
Andalucía, así como la dirección y coordinación del Sistema
Archivístico de Andalucía, sin perjuicio de los principios de
colaboración y coordinación con las consejerías competentes en materia
de política informática y de administración electrónica. Dentro de esta
consejería, bajo la dirección de su titular, está integrada como órgano
directivo central la Dirección General de Industrias Creativas y del
Libro, que es a la que corresponde la ejecución de las competencias en
estas materias.
Delegaciones provinciales.
Comisión Andaluza de Valoración y Acceso a los Documentos.

Órganos consultivos

- Comisión del Sistema Archivístico de Andalucía.


- Comisión Andaluza del Patrimonio Documental y Bibliográfico.

Red de Centros.

Archivo General de Andalucía


En el marco jurídico previsto en el Estatuto de Autonomía, que
establece para Andalucía la competencia exclusiva en materia de
archivos que no sean de titularidad estatal, el Archivo General de
Andalucía es el depositario y responsable de recoger, preservar y tutelar
el volumen de los documentos generados por la Junta de Andalucía y
por los servicios centrales de su administración. Orgánicamente

237
depende de la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas, de
la Consejería de Cultura.
Se trata, pues, de un archivo público, el primero de titularidad
autonómica, y una pieza destacada en el actual Sistema Andaluz de
Archivos. Técnicamente es un archivo intermedio -con documentación
administrativa que ha superado los diez años de finalización de su
trámite- ehistórico -con fondos antiguos ingresados por diversos
conceptos, así como por la pérdida paulatina de sus valores primarios
de la documentación administrativa-.
Sus usuarios son los propios organismos e instituciones productores de
los documentos, así como los técnicos de archivos, los investigadores y
los ciudadanos en general. El acceso es libre y gratuito, con las reservas
que marca la normativa vigente para la consulta de los distintos
documentos.
El Decreto 323/1987, de 23 de diciembre, por el que se crea el Archivo
General de Andalucía, estipula su función fundamental de "recibir,
custodiar, organizar y servir la documentación generada en el normal
desenvolvimiento de la Administración Autónoma andaluza" y de sus
organismos dependientes, a excepción de los servicios periféricos. El
Archivo queda facultado, en relación a estas tareas, para recibir fondos
y colecciones que puedan serle entregados por otras entidades públicas
y privadas.
El Decreto de creación ya presupone la existencia de archivos centrales
en las Consejerías, desde los que tiene que transferirse regularmente, y
de acuerdo a los plazos establecidos, la documentación producida o
recogida por las mismas. Se fundamenta así la estructura de esta red
central, que culmina en el Archivo General de Andalucía, como
columna vertebral de la gestión documental autonómica. Dicha
estructura queda formalizada por el Decreto 233/1989, de 7 de
noviembre, que establece la existencia de los archivos centrales en las
Consejerías, Organismos Autónomos y Empresas Públicas de la Junta
de Andalucía. A partir de este Decreto le queda atribuida la función
coordinadora de esa red de archivos por lo que respecta a las funciones
archivísticas.
Su papel asesor en materias de normativa y de normalización relativas
al Sistema Andaluz de Archivos quedan probadas por su participación
en los principales órganos constituidos por el Reglamento del mismo.

Archivos centrales de las Consejerías, de los Organismos Autónomos,


Empresas públicas y Órganos Estatutarios, los archivos de las
Delegaciones y Gerencias Provinciales y otros archivos autonómicos.
El archivo de la Real Chancillería de Granada: la documentación
conservada en el archivo procede fundamentalmente de las siguientes

238
instituciones: la Real Chancillería de Granada, las Audiencias
Territorial y Provincial de Granada y los Juzgados comprendidos en su
delegación. La gestión de este centro, de titularidad estatal, se transfirió
a la Comunidad Autónoma de Andalucía por Real Decreto 864/1984,
de 29 de febrero. En virtuda del «Acuerdo de 9 de octubre de 1984, del
Consejo de Gobierno, por el que se decide la firma de convenios entre
el Ministerio de Cultura y la Comunidad Autónoma de Andalucía sobre
la gestión de Bibliotecas, Archivos y Museos de titularidad estatal»
(BOJA 5-12-1984, BOE 18-1-1985); sus fondos y edificio son de
titularidad estatal, mientras que la gestión del parsonal adscrito al
mismo son competencia de la administración autónomica. Dicho
convenio ha sido revisado para adecuarlo a la normativa vigente y
actualizarlo a las necesidades reales derivadas de la gestión, firmándose
en Granda el 23 de mayo de 1994 y dándose publicidad al mismo en
virtud de la Resolución de 27 de mayo de 1994 de la Dirección General
de Bienes Culturales (BOJA 16-6-1994)
Archivos Histórico Proviciales
Archivos Locales: Diputaciones provinciales, Municipales, depósitos
de archivos privados.
Archivos Universitarios.
Archivos Privados.

ASTURIAS

El sistema de archivos de la Administración del Pricipado de Asturias,


reguado mediante el Decreto 21/1996, de 6 de junio, que regula la
organización y funcionamiento del sistema de archivos administrativos
del Principado de Asturias.
En esta Comunidad el sistema recae en la Dirección General de
Promoción Cultural y Política Lingüística de la Consejería de Cultura y
Turismo. De ella dependen los siguientes centros.

Centros.

Archivo Histórico de Asturias.


El Archivo Histórico de Asturias se crea y regula mediante el Decreto
33/2005, de 28 de abril, como órgano desconcentrado integrado en la
Consejería competente en materia de cultura y patrimonio documental.
El Archivo Histórico de Asturias, como "depósito preferente de
aquellos documentos integrantes del Patrimonio Documental de
Asturias de que sea titular o depositario el Principado de
Asturias..." (art. 86 de la Ley del Principado de Asturias 1/2001, de 6
de marzo, de Patrimonio Cultural), tiene como fines promover el

239
enriquecimiento de este Patrimonio y fomentar la investigación y la
cultura, con especial referencia a sus manifestaciones autonómicas.
Entre sus funciones están las de reunir, conservar, organizar y difundir
la documentación de las instituciones antecesoras de la Comunidad
Autónoma (histórica Junta General del Principado, Diputación
Provincial y Consejo Regional) y la documentación con valor histórico
producida por la Administración Autonómica y sus organismos
dependientes. Asimismo mediante convenio podrá ingresar la
documentación histórica producida por las Entidades Locales asturianas
y la de cualquier persona física o jurídica, pública o privada que lo
solicite.
La creación del Archivo Histórico de Asturias completa el sistema de
archivos de la Administración del Principado de Asturias, reglamentado
ya en su fase administrativa mediante el Decreto 21/1996, de 6 de
junio, por el que se regula la organización y funcionamiento del sistema
de archivos administrativos del Principado de Asturias.
El Archivo Histórico de Asturias comparte sede y medios materiales y
personales con el Archivo Histórico Provincial de Asturias.
Archivo general de la Administración del Principado de Asturias

ISLAS BALEARES

El sistema lo organiza la Consejería de Educación y Cultura, de la que


depende la Dirección General de Cultura. En él están integrados los
siguientes centros de titularidad estatal y gestión autonómica:
Archivo del Reino de Mallorca: El Archivo del Reino de Mallorca
nació oficialmente a raíz de la disposición del Ministerio de Comercio,
Instrucción y Obras Públicas de 14 de enero de 1851, en la que se
determinaba que " el Archivo del antiguo reino de Mallorca se
considerará en lo sucesivo como Establecimiento público del Estado
bajo la denominacion de Archivo Histórico de las Baleares " . El
Archivo quedaba así integrado en el sistema estatal, y era el quinto
centro con la categoría de histórico.
Este hecho se debe a la figura del polígrafo menorquín José María
Quadrado Nieto, que consiguió impedir la fragmentación de los fondos
archivísticos-disputados entre la Diputación Provincial de Baleares y el
Ayuntamiento de Palma-y de asegurar su futuro, de lo que en mayo de
1850 escribió a Isabel II para solicitar un real nombramiento y la
colocación del Archivo bajo la tutela del Estado.
En la actualidad, la titularidad del Archivo del Reino de Mallorca
corresponde al Estado por medio del Ministerio de Cultura. La gestión
fue transferida a la Comunidad Autónoma de las Islas Baleares por Real
Decreto 3040/1983 de 5 de octubre (BOE núm. 295, de 10 de

240
diciembre), y se rige por convenio de gestión firmado por el Ministerio
y la Consejería de Educación y Cultura del Gobierno Balear el día 24
de septiembre de 1984 y publicado en el BOE el 18 de enero de 1985.
Archivo histórico provincial de Mahon.

CANARIAS

El Sistema de gestión de los documentos administrativos y de


organización de los archivos se configura como el conjunto de
operaciones y técnicas, integradas en la gestión administrativa general
que, basadas en el análisis de la producción, tramitación y valor de los
documentos, se dirigen a la planificación, el control, el uso, la
conservación y la transferencia o eliminación de los documentos con el
objetivo de racionalizar y unificar su tratamiento y conseguir una
gestión eficaz y rentable. Asimismo, supone la configuración de centros
y servicios que lleven a cabo la planificación, tratamiento y
organización de los fondos documentales generados por la
Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias, sus
Organismos Autónomos, Entes públicos y Empresas Públicas con
participación de capital mayoritario de la Administración autonómica,
para hacerlos accesibles y ponerlos al servicio de la información, la
gestión administrativa y la investigación.

Órganos

Los órganos directivos del Sistema de gestión documental y de


organización de los archivos dependientes de la Administración Pública
de la Comunidad Autónoma de Canarias son los órganos superiores de
la Consejería de Presidencia, Justicia y Seguridad.
Son órganos consultivos, asesores y técnicos del Sistema de gestión
documental y organización de los archivos dependientes de la
Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias:
El Consejo de Archivos de la Administración Pública de la Comunidad
Autónoma de Canarias: órgano consultivo y asesor en materia de
patrimonio documental para el ejercicio de las funciones que le
corresponden en relación con el Sistema de gestión documental y
organización de los archivos dependientes de la Administración Pública
de la Comunidad Autónoma de Canarias. Su composición y funciones
serán las que establezca el Reglamento Orgánico de la Consejería
competente en materia de archivos.
La Comisión General de Valoración Documental: órgano colegiado de
carácter técnico para el establecimiento de los valores primarios y
secundarios de los documentos con el fin de establecer su conservación

241
o eliminación y valorar individualmente las series documentales. Su
composición y funciones serán las que establezca el Reglamento
Orgánico de la Consejería competente en materia de archivos.
La Comisión General de Valoración Documental se crea por el Decreto
76/2003, de 12 de mayo, que aprueba el Reglamento del sistema de
gestión documental y archivos de la Administración Pública de la
Comunidad Autónoma Canaria, cuyo objetivo es la implantación de
una normativa unificada de tratamiento, organización, custodia,
conservación y difusión de los documentos generados por la
Administración Pública de la Comunidad Autónoma Canaria en el
desarrollo de su actividad.
La Comisión General de Valoración Documental es el órgano colegiado
de carácter técnico para el establecimiento de los valores primarios y
secundarios de los documentos con el fin de establecer su eliminación
y/o conservación, y valorar individualmente las series documentales.
Actualmente, la Comisión General de Valoración Documental está
regulada por el Decreto 160/2006, de 8 de noviembre, por el que se
aprueba el Reglamento del Sistema de gestión documental y
organización de los archivos dependientes de la Administración Pública
de la Comunidad Autónoma de Canarias. Con este Decreto se ha
procedido a redefinir el concepto de tabla de valoración y se ha
establecido el procedimiento de identificación, valoración, expurgo y
eliminación de las series documentales comunes y específicas
(artículo20) a través de los formularios de identificación y valoración.

Archivos

En cada uno de los Departamentos del Gobierno existirá un archivo


central adscrito a la Secretaría General Técnica, o, en su caso, al órgano
horizontal de coordinación administrativa que determine el respectivo
Reglamento Orgánico, como parte integrante de su organización, con
tantas secciones territoriales como precise, y cuya gestión y
organización se realizará en coordinación y siguiendo las normas
técnicas emanadas desde el Archivo General de la Administración
Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias.
Las funciones de los Archivos centrales departamentales son las
siguientes:
Identificar y valorar las series documentales específicas del
Departamento, cumplimentando el formulario de identificación y
valoración de series documentales al que se refiere el anexo II del
presente Reglamento, así como remitirlo, una vez cumplimentado al
Archivo General en los términos del artículo 20 del presente
Reglamento.

242
Organizar los documentos atendiendo a la estructura orgánico-funcional
del Departamento que los genera, confeccionando y manteniendo
siempre actualizado el correspondiente cuadro de clasificación de
fondos.
Elaborar los instrumentos de descripción de los documentos necesarios
para facilitar su consulta y control.
Adoptar las medidas precisas para que los documentos custodiados
puedan ser objeto de consulta y préstamo, en los términos establecidos
por la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del
Procedimiento Administrativo Común y la Ley de Patrimonio
Documental y Archivos de Canarias.
Prestar apoyo y asesoramiento técnicos necesarios a los archivos de
oficina, comprobando además que éstos cumplan con las instrucciones
técnicas dictadas.
Recibir las series documentales procedentes de los archivos de oficina
del Departamento. Estas transferencias de documentos deben ir
acompañadas de su correspondiente relación de entrega u hoja de
remisión de fondos.
Aplicar las oportunas tablas de valoración documental, una vez hayan
sido aprobadas por la Comisión General de Valoración Documental,
para la correcta transferencia, expurgo y eliminación de los
documentos.
Transferir al Archivo General las series o fracciones de series
documentales.
Velar por que los documentos estén instalados adecuadamente y que las
condiciones medioambientales de los depósitos contribuyan a su
apropiada conservación.

Los Archivos Histórico Provinciales de Gran Canaria y Tenerife, de


titularidad estatal y gestión autonómica.
Archivo general de Canarias
Los Archivos Generales Insulares, de los que dependen los Archivos
locales.
Archivos privados.

CANTABRIA

Según la Ley 3/2002, de 28 de junio, de Archivos de Cantabria (BOE


n.º 176 de 24 de junio de 2002), la Consejería del Gobierno es el
organismo compentente en materia de archivos, encargada de coordinar
el sistema. Además, la comisión del Patrimonio Documental de
Cantabria es el órgano de consulta y asesoramiento en materia de
archivos y patrimonio documental de la Comunidad.

243
Los centros de este sistema son: los archivos de oficina de las unidades
administrativas, los archivos centrales de las distintas Consejerías del
Gobierno de Cantabria, los organismos públicos de Cantabria, así como
los de las sociedades mercantiles en las que la participación de la
Comunidad Autónoma de Cantabria es mayoritaria.
El archivo de la Comunidad Autónoma de Cantabria.
El archivo del Parlamento de Cantabria
El archivo Histórico Provincial
El archivo de la Universidad de Cantabria
Los Archivos comarcales y municipales.
Los archivos de titularidad privada, siempre que custodien documentos
pertenecientes al Patrimonio Documental de Cantabria.

CASTILLA LA MANCA

El área de Archivos tiene entre sus competencias las relacionadas con


los Archivos y el Patrimonio Documental: normativa legal, programas
de actuación, programas de formación, planificación y normalización
de estadísticas, cooperación con organismos nacionales e
internacionales, etc. Asimismo se lleva a cabo la coordinación y
supervisión de los Archivos Históricos Provinciales de Albacete,
Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo cuya gestión depende
directamente de la Consejería de Educación, Ciencia y Cultura, y el
desarrollo y supervisión de los programas de subvención siguientes:
programas archivísticos para los archivos de la Iglesia Católica de
Castilla-La Mancha; programas destinados a entidades locales:
programa "Los Legados de la Tierra" de ayudas para la conservación y
difusión del Patrimonio Fotográfico y el programa de ayudas para la
digitalización del Patrimonio Documental; para los licenciados
recientes, se desarrolla la convocatoria de becas de formación en
materia de archivos; y las ayudas destinadas a asociaciones de archivos
y bibliotecas.
La Ley 19/2002 de Archivos Públicos de Castilla La Mancha (BOE nº
301 de 17 de diciembre de 2002) establece un sistema coordinado por
la Consejería de Cultura Dirección General del Libro, Archivos y
Bibliotecas. Sus principales organos son el consejo de Archivos y la
Comisión Calificadora de Documentos.
La organización y funcionamiento de los archivos públicos en la
Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, así como el derecho de
acceso de los ciudadanos a los mismos, es el objeto de la Ley 19/2002,
de 24-10-2002, de Archivos Públicos de Castilla-La Mancha. Esta Ley
fundamenta la finalidad de los archivos en tres principios recogidos en
la Constitución de 1978:

244
El principio de eficacia de las Administraciones Públicas (art.103.1).
El derecho de acceso de las personas a los archivos y registros
administrativos (art. 105 b).
La conservación del Patrimonio Documental (art.46)

El Sistema de Archivos de Castilla-La Mancha se configura como un


conjunto de subsistemas con autonomía propia, relacionados entre sí
por órganos de coordinación y participación, y cuya finalidad es servir
a la gestión administrativa, garantizar el derecho de los ciudadanos a
acceder a los archivos y a la cultura, y a la protección, conservación y
difusión del Patrimonio Documental de Castilla-La Mancha. (art. 12
Ley 19/2002). El órgano superior consultivo de cooperación y
participación en materia de archivos públicos es el Consejo de Archivos
de Castilla-La Mancha (Reglamento de funcionamiento y
composición).
El Archivo de Castilla-La Mancha (Carta de servicios) se enmarca en la
estructura orgánica y competencias de la Secretaría General de
la Consejería de Administraciones Públicas . Le corresponde la
"coordinación del subsistema de archivos de la Administración
Regional, así como la ordenación y supervisión de sus fondos. El
impulso, regulación y seguimiento de la metodología única de
organización y funcionamiento de la documentación autonómica en los
archivos de la Junta de
comunidades de Castilla-La Mancha así como la cooperación y el
fomento de la ordenación archivística de las entidades locales" (art.
4º.y, Decreto 136/2007)
La Consejería de Cultura, a través de la Dirección General del Libro,
Archivos y Bibliotecas tiene las siguientes competencias en materia de
archivos y patrimonio documental (art. 7 Decreto 135/2007): "La
regulación, protección y gestión de los Archivos Históricos
Provinciales ubicados en el territorio de la Comunidad Autónoma",
y "El desarrollo de políticas de organización, estudio, conservación y
difusión del Patrimonio... Documental de Castilla-La Mancha, así como
el ejercicio de las facultades para su vigilancia y tutela, incluido el
régimen sancionador..."

245
Los centros

Archivos de oficina, centrales de las consejerías y de los organismos


públicos y archivos territoriales de cada provincia.
El archivo de Castilla La Mancha, que cumple las funciones de
intermedio e Histórico.
Los archivos Histórico Provinciales, en lo relativo a la documentación
depositada por la Junta de Comunidades.
Los archivos de la Administración Local
Los archivos de las universidades
Los archivos privados integrados al sistema.

CASTILLA Y LEÓN

El Sistema de Archivos de Castilla y León es un sistema de


información al servicio de los ciudadanos, de la Administración y de la
cultura. Está formado por un conjunto de órganos, centros y servicios
relacionados entre sí cuya misión es la conservación, enriquecimiento y
difusión de nuestro Patrimonio Documental.
El impulso, la coordinación y el desarrollo del Sistema de Archivos
corresponden a la Dirección General de Políticas Culturales de la
Consejería de Cultura y Turismo. Estas funciones son llevadas a cabo
conjuntamente por el Servicio de Archivos y Bibliotecas y el Archivo
General de Castilla y León .
La articulación del Sistema queda regulado por el Decreto 115/1996, de
2 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento del Sistema de
Archivos de Castilla y León.
El Sistema tiene dos órganos asesores, el Consejo de Archivos y la
Comisión Calificadora de Documentos de Castilla y León, entre cuyas
funciones se encuentran la de informar a la Consejería de Cultura sobre
cuestiones técnicas de interés general en materia de archivos y
Patrimonio Documental, así como la determinación del ciclo vital de
los documentos.
Los centros de archivo, organizados en una red central y nueve redes
provinciales, son los responsables de la custodia, organización y
difusión de los documentos con el fin de garantizar los derechos de los
ciudadanos y servir como fuente de información para la gestión
administrativa y la investigación.

El Consejo de Archivos
Es el órgano consultivo y asesor en materia de Archivos y Patrimonio
Documental.

246
Su función principal es la de emitir informes acerca de diversas
cuestiones como: la planificación y programación de la Comunidad en
materia de archivos, las directrices básicas de los reglamentos y normas
de desarrollo de la Ley de Archivos, la creación y estructuración de
nuevos centros y servicios del Sistema, la incorporación de archivos al
Sistema, la determinación de los ciclos de los documentos (mediante la
aprobación de los calendarios de conservación y eliminación), los
programas de investigación y difusión, la programación de la
Comunidad sobre conservación y restauración, la declaración como
históricos de documentos y archivos, la adquisición de documentos,
etc.
Otra de sus funciones es la de formular a la Administración
Autonómica propuestas de actuación y de directrices técnicas en
materia de archivos.

La Comision Calificadora de Documentos


Es el órgano encargado de establecer los criterios de calificación,
valoración y selección documental.
Su ámbito de actuación e intervención abarca todos los archivos del
Sistema de Archivos de Castilla y León, excepto los de carácter
histórico. También quedan sujetos a su intervención los fondos
documentales que hayan sido transferidos a los Archivos Históricos
Provinciales, en tanto no hayan sido calificados de valor permanente.
Sus principales funciones son el estudio y dictamen de los criterios de
calificación y utilización del Patrimonio Documental de Castilla y
León, la determinación de los criterios de valoración y selección
documental, la fijación de los criterios de eliminación documental, la
elaboración y revisión de los cuadros de valoración y selección
documental, la validación de calendarios de conservación, el control y
seguimiento de la correcta aplicación de los criterios establecidos, el
estudio y elección de alternativas a la eliminación, etc.
Es posible descargarse en pdf la Memoria de Actividades desarrolladas
por la Comisión Calificadora de Documentos desde que comienza su
andadura en el 2005 hasta el año 2009.

La Red Central de Archivos

La Red Central del Sistema de Archivos de Castilla y León está


formada, según lo dispuesto por el art. 13 del Decreto 115/1996, de 2
de mayo, por el que se aprueba el Reglamento del Sistema de Archivos
de Castilla y León, por los siguientes archivos:

El Archivo General de Castilla y León.

247
El Archivo General de Castilla y León tiene como misión recibir,
custodiar, organizar y difundir los documentos con valor permanente
producidos o recibidos por los órganos centrales, organismos
autónomos, entes públicos de Derecho Privado y empresas públicas de
la Administración Autonómica y cualquier otra documentación que, por
su interés, le sea transferida, donada o cedida en depósito.
Asimismo, coordina el Sistema de Archivos de nuestra Comunidad
Autónoma con el fin de asegurar la adecuada conservación del
patrimonio documental de Castilla y León y de garantizar los derechos
y deberes de sus ciudadanos mediante el establecimiento de normas
técnicas, la coordinación y asesoramiento de los archivos del Sistema,
la formación y la difusión de la información.

El Archivo de las Cortes de Castilla y León.


El Archivo del Parlamento de la Comunidad Autónoma de Castilla y
León está formado por el conjunto orgánico de documentos producidos
o recibidos por la Cámara, sus órganos, sus unidades administrativas o
el personal a su servicio, en el ejercicio de sus funciones, con
independencia de su soporte material. Es por tanto, un archivo central,
intermedio e histórico.

Los archivos centrales de las distintas Consejerías de la Junta, así como


los archivos de gestión de cada una de las Consejerías.

Los archivos centrales de las Consejerías quedaron definidos en el art.


33 de la Ley 6/1991 de Archivos y del Patrimonio Documental de
Castilla y León, especificándose sus funciones en el art. 38 del Decreto
115/1996, por el que se aprueba el Reglamento del Sistema de Archivos
de Castilla y León. Esta normativa dispone que los archivos centrales
ejercerán las siguientes funciones:
recibir la documentación semiactiva procedente de los archivos de
gestión de los organismos y unidades administrativas de las
Consejerías, siendo responsables de la misma hasta su eliminación o
transferencia al Archivo General de Castilla y León asesorar, informar
y difundir normas de actuación entre los archivos de gestión de sus
respectivos ámbitos de actuación.

Archivo Central de la Consejería de Administración Autonómica


Archivo Central de la Consejería de Hacienda
Archivo Central de la Consejería de Economía y Empleo
Archivo Central de la Consejería de Fomento
Archivo Central de la Consejería de Agricultura y Ganadería
Archivo Central de la Consejería de Medio Ambiente

248
Archivo Central de la Consejería de Sanidad
Archivo Central de la Consejería de Familia e Igualdad de
Oportunidades
Archivo Central de la Consejería de Educación
Archivo Central de la Consejería de Cultura y Turismo

Los archivos de las unidades administrativas dependientes de


organismos y entidades de titularidad autonómica de ámbito superior al
provincial.
El Archivo General de Castilla y León, como queda establecido en
el Decreto 221/1994 que lo regula, es el archivo histórico que se
encarga de conservar la documentación inactiva de valor
permanente producida o recibida por los órganos centrales, organismos
autónomos, entes públicos de Derecho Privado y empresas públicas de
la Administración Autonómica.
Si quieres más información acerca del Archivo General de Castilla y
León, pincha en el siguiente enlace: Archivo General de Castilla y León
Las Redes Provinciales

Los archivos de gestión son los encargados de conservar y organizar


la documentación activa desde su creación o recepción hasta su
eliminación o transferencia. Esta documentación activa es la de uso
habitual en la oficina productora. Así, cada unidad administrativa, en el
desarrollo de sus funciones y actividades, emite y recibe documentos
que conforman su archivo de gestión, cuya correcta organización y
custodia es responsabilidad del jefe de la unidad.
Los archivos centrales y territoriales, cada uno en su ámbito, son los
encargados de asesorar, informar y difundir normas de actuación entre
los archivos de gestión correspondientes, así como preparar las
transferencias documentales que se llevan a cabo periódicamente.
Por otro lado, es tarea propia de la Administración Autonómica
establecer unas normas, instrucciones y procedimientos encaminados a
la correcta gestión de la documentación que genera desde el mismo
momento de su producción en las oficinas. Para saber más sobre
gestión de la documentación en la Junta de Castilla y León, accede al
siguiente enlace: Gestión de la Documentación

CATALUÑA

El artículo 16 de la Ley 10/2001, de 13 de julio, de archivos y


documentos precisa que el Sistema de Archivos de Cataluña (SAC) "es
el conjunto de órganos de la Administración y de archivos que, con
normas y procedimientos garantizan, de acuerdo con sus valores, la

249
gestión, la conservación, la protección, la difusión correctas de la
documentación de Cataluña, y el acceso a esta documentación ". En
este sentido, el SAC reúne con criterios de calidad los archivos que
operan en territorio catalán, enuncia los órganos de la administración
responsables de llevar a cabo la política archivística y los instrumentos
del Sistema e impulsa la formulación de un marco legal y normativo
adecuado.

Órganos de la Administración

De acuerdo con la Ley 10/2001, de 13 de julio, de archivos y


documentos, el Sistema de Archivos de Cataluña está formado por el
conjunto de órganos y archivos que garantizan la correcta gestión,
conservación, protección y difusión de la documentación de Cataluña, y
el acceso a esta documentación.

Estos órganos son:

- Subdirección General de Archivos y Museos


- Consejo Nacional de Archivos (CNA)
El artículo 18 de la Ley 10/2001, de 13 de julio prevé la creación del
Consejo Nacional de Archivos como órgano de consulta de la
Administración de la Generalidad en materia de archivos, establece los
criterios con los que se ha de determinar su composición, y le da unas
atribuciones muy amplias entre las que se destacan las de proponer
actuaciones e iniciativas en materia de archivos y emitir dictámenes
sobre programas globales de actuación archivística, proyectos de
disposiciones, normativa técnica, incorporación de nuevos archivos al
Sistema Archivístico Catalán (SAC), inclusión de documentos al
Patrimonio Documental de Cataluña etc
El 17 de julio de 2006 se constituyó el Consejo Nacional de Archivos,
órgano consultivo en materia de archivos del Departamento de Cultura,
así como la comisión permanente que preparará los asuntos que deberá
tratar el Pleno y hará un seguimiento de los acuerdos tomados . Con la
constitución de dicho Consejo ha alcanzado una de las principales
metas de la Ley de archivos y documentos aprobada en 2001.
Tal y como prevé el Decreto 52/2006, de 28 de marzo, sobre la
composición y funcionamiento del Consejo Nacional de Archivos , éste
está formado por una presidencia, una vicepresidencia y una
vicepresidencia 2 ª, 24 vocalías y una secretaría. Para que se convierta
en un verdadero instrumento de participación de todos los sectores
implicados en la gestión, preservación y difusión del patrimonio
documental catalán, los actuales veintisiete miembros que lo

250
componen, diez son archiveros que pertenecen a diferentes ámbitos e
instituciones archivísticas de nuestro país y el resto representantes de
los diferentes sectores de nuestra sociedad. Esta pluralidad de los
componentes pretende reflejar la riqueza y complejidad de la
archivística actual así como el carácter transversal de la función del
archivero el cual, por un lado, es un agente imprescindible a la hora de
diseñar un sistema de gestión documental en un entorno cada vez más
tecnificado, donde es necesario actuar desde el momento en que se
generan los documentos en las oficinas hasta su llegada a los archivos,
y por la otra, tiene un papel esencial en la configuración de los
instrumentos necesarios para garantizar la correcta conservación que
permita un uso eficiente de la información y su recuperación inmediata
para que los archivos se conviertan en los centros principales de
conservación y divulgación de nuestra memoria histórica.

INSTRUMENTOS DEL SISTEMA

La dirección del Sistema de Archivos de Cataluña, de acuerdo con la


Ley 10/2001, de 13 de julio, de archivos y documentos, dispone de
unos instrumentos específicos que le permitirán desarrollar su política
archivística y alcanzar el cumplimiento de la misma. Estos
instrumentos son impulsados por la dirección del sistema de acuerdo
con los criterios adoptados y las necesidades archivísticas del territorio
catalán.
Los instrumentos del Sistema son:

Registro de archivos de Cataluña


La Ley 10/2001, de 13 de julio, de archivos y documentos define el
Registro de archivos como el repertorio de centros que integran el
Sistema de Archivos de Cataluña. Archivos que integran el Registro:

- El Archivo de la Corona de Aragón


- Los archivos de la Generalidad de Cataluña
- Los archivos de las diputaciones provinciales
- Los archivos de los municipios de más de 10.000 habitantes
- Los archivos de las universidades
- El Archivo Histórico de Protocolos de Barcelona
- Los archivos históricos provinciales
- Los archivos diocesanos y capitulares de la Iglesia Católica

La inscripción de estos centros en el Registro se realiza de oficio por


parte de la dirección del Sistema. Sin embargo, si lo solicitan, también

251
se pueden integrar en el Registro otros archivos no mencionados
anteriormente.
Requisitos de pertenencia al Registro
Los centros que integran el Sistema de Archivos de Cataluña deben
cumplir con unas condiciones básicas recogidas en la misma. Deben
aplicar un sistema de gestión documental, deben disponer de personal
suficiente, de unas instalaciones adecuadas para garantizar la
preservación del fondo y el acceso a la documentación custodiada y
disponer de un horario de apertura al público con un mínimo de 10
horas semanales.
Beneficios de pertenencia
Los archivos que pertenecen al Sistema pueden beneficiarse de una
serie de ventajas. Entre estos se encuentran las políticas de preservación
promovidas desde la dirección del Sistema, los programas de apoyo
técnico, económico y formativo dirigidos a los archiveros, así como la
posibilidad de acceder a información especializada vinculada con la
profesión archivística.Además, los centros que integran el Sistema de
Archivos de Cataluña pueden recibir en depósito documentación de
instituciones públicas, diferente a la que le es propia.

Mapa de archivos de Cataluña


El Mapa de Archivos de Cataluña es un instrumento de planificación y
degestión archivística inpulsado desde la Dirección del Sistema de
Archivos de Cataluña.
Se dibujan y visualizan, territorialement, los archivos y servicios
archivísticos existentes, y los que son necesarios para cumplir con los
propósitos de la Ley 10/2001, de 13 de julio, de archivos y documentos.
La elaboración del Mapa de archivos permite avanzar hacia una mejor
organización y programación de las actuaciones ejecutadas y hacia el
establecimiento de un calendario de trabajo. Es responsabilidad del
Gobierno la aprobación del Mapa de archivos, con el informe previo
elaborado por el Consejo Nacional de Archivos, y con las consultas
realizadas a las administraciones locales y organismos interesados.

Censo de archivos e inventario


En 2007 la Subdirección General de Archivos y Museos del
Departamento de Cultura de la Generalidad de Cataluña inició la
elaboración del Censo de Archivos. Desde el principio se escogieron
dos comarcas con diferente volumen demográfico y
documental. Después de esta primera experiencia se diseñó el
calendario del censo en el resto de comarcas para elaborar de manera
progresiva pero continua. A estas alturas son ya 13 las comarcas que
han finalizado el censo, 17 las que la están llevando a cabo en la

252
actualidad, y 11 las que faltan todavía para empezar.Puede consultar los
datos en los documentos publicados junto a esta breve introducción /
explicación.
Dada la gran diversidad de las fichas recogidas, los datos obtenidos no
son, de momento, de acceso público. Paralelamente a la elaboración de
las fichas, se está diseñando un modelo de acceso a la información
atendiendo a diferentes perfiles de usuario para proteger la de acuerdo
con la legislación vigente.
Todos los documentos integrantes del Patrimonio Documental de
Cataluña, por el mismo hecho de formar parte, deben ser objeto de
protección, conservación, identificación y descripción, para que se
pueda cumplir la función social que les es inherente, de modo similar a
los otros bienes integrantes de nuestro patrimonio cultural. La clave de
su protección y conservación y de su usufructo social se encuentra en
su identificación y descripción. La ley 9/1993, de 30 de septiembre, del
patrimonio cultural catalán, recoge las figuras necesarias para la
protección del patrimonio documental catalán, entre las que
destacaríamos:
Censo de archivos.
Registro de Archivos.

CEUTA

El Archivo General de Ceuta tiene como misión reunir, conservar y


divulgar el Patrimonio archivístico de la ciudad de Ceuta. Su ámbito
geográfico es, por lo tanto, la ciudad, aunque podrá encontrar
documentación, especialmente en el fondo gráfico, del entorno en el
que se sitúa, a una y otra orilla del Estrecho de Gibraltar.
Si bien el grueso de sus fondos fue generado por el Ayuntamiento de
Ceuta, las competencias autonómicas han ampliado su ámbito de
actuación. Así encontraremos fondos heredados por el Ayuntamiento,
como el de la Santa y Real Casa de Misericordia; adquiridos, como las
series de postales; donados, como los fondos Orozco y Jarque; o
transferidos por otras instituciones.
Mayoritariamente, la datación de los fondos está en torno al siglo XX,
excepto el de la Santa y Real Casa de Misericordia (s. XVII al XIX), y
algunas series municipales antiguas, como la de Libros de Actas, o
Abastos.
Los nuevos documentos irán ingresando en este archivo, desde la
administración autonómica, una vez que hayan perdido su valor
administrativo, y tengan más de cuarenta años a través de transferencia.
Al mismo tiempo será el receptor de adquisiciones y donaciones de
documentos de valor histórico.

253
El Archivo pone a su disposición la consulta de documentos y la
reproducción de los mismos, así como la visita a sus instalaciones.
Dentro de su misión de divulgar los fondos ofrece a los ciudadanos su
servicio de publicaciones.

COMUNIDAD VALENCIANA

La Ley 3/2005, de 15 de junio, de Archivos (BOE nº 167 de 14 de julio


de 2005) establece que el sistema Archivístico Valenciano se estrutura
en óganos directivos, asesores y archivos. El órgano directo del Sistema
Archivístico Valenciano es la Consellería competente en materia de
cultura. Sus asesores son el Consejo Asesor de Archivos, la Junta
Calificadora de Documentos Administrativos y el órgano de la
Generalitat competente en materia de nuevas tecnologías.
Sus centros de archivos son:

El archivo del Reino de Valencia, el Archivo Histórico Provincial de


Castellón, el Archivo Histórico Provincial de Alicante y el Archivo
Histórico de Orihuela.
El Archivo Central de la Generalitar, que actuará como cabeza del
sistema Archivístico Valenciano.
Los archivos de las Instituciones que integran la Generalitat y su
administración
Los archivos de los entes locales de la Comunidad Valenciana
Los archivos de las universidades públicas de la Comunidad
Valenciana.
Los archivos de las academinas científicas y culturales, los colegios
profesionales, las cámaras de comercio, industria, navegación, y de
todas aquellas instituciones privadas que ejerzan funciones públicas en
el territorio de la Comunidad Valenciana.
Cualquier otro archivo público según se define en esta ley.
Los archivos de las universidades privadas de la Comunidad
Valenciana.
Los archivos diocesanos y capitulares de la Iglesia Católica, así como
los archivos de órganos de las diferentes confesiones religiosas
radicadas en la Comunidad Valenciana.
Los archivos privados que se integran en el Sistema Archivístico
Valenciano por resolución de la Consellería competente en materia de
cultura.

EXTREMADURA

254
Por Ley 2/2007, de Archivos y Patrimonio Documental, se crea el
Sistema Archivistico de Extremadura, que se configura como un
conjunto de organos, centros y unidades administrativas, encargadas de
la protección, custodia y difusion los archivos y de los documentos
integrantes del Patrimonio Documental de Extremadura.
Forman parte de este sistema un conjunto de órganos y centros. Los
primeros son la Consejería de Cultura, el Consejo Asesor del
Patrimonio Documental y de los Archivos y la Comisión General de
Valoración, Selección y Eliminación de documentos.
Respecto a los Centros, el sistema está constituido por los siguientes:

Los archivos de la Junta de Extremadura:

- El Archivo General de Extremadura,


- Archivos Centrales,
- Archivos de Gestión y los
- Archivos Histórico Provinciales.

El Archivo General de Extremadura, creado por el Decreto 23/1987, de


7 de abril, se integrará como unidad administrativa sin personalidad
jurídica propia, dependiente de la Consejería de Educación y Cultura y
actuará como cabecera del sistema. El Archivo General de Extremadura
ejercerá las funciones de Archivo Intermedio y de Archivo Histórico.
El Archivo General estará atendido por personal con la cualificación,
especialización y el nivel técnico que exijan las diversas funciones.
Reglamentariamente se establecerá su composición y estructura.
Las consejerías, organismos autónomos, empresas e instituciones
crearán Archivos Centrales, adscritos a sus respectivas Secretarías
Generales, los cuales custodiarán la documentación que sin ser de uso
habitual pueda ser susceptible de consulta administrativa de las
correspondientes unidades productoras y operarán siguiendo las
directrices técnicas del Archivo General. Los archivos centrales estarán
atendidos por personal con la cualificación, especialización y el nivel
técnico que exijan las diversas funciones.
Por razones de economía y eficacia los Archivos Centrales de las
Consejerías se podrán agrupar en un solo edificio, compartiendo
instalaciones, recursos y personal, cuya gestión quedará adscrita a la
Consejería competente en materia de Patrimonio dado el carácter
horizontal de la misma, sin perjuicio del sometimiento a las directrices
técnicas del Archivo General y a las normas que se dicten para su
desarrollo; así como, de la dependencia funcional de la Consejería
competente en materia de Archivos.

255
Los archivos de gestión o de oficina están constituidos por los depósitos
de documentación de uso habitual existente en las distintas oficinas de
las consejerías, organismos públicos, empresas e instituciones del
Gobierno de Extremadura, que serán responsables de dicha
documentación hasta su transferencia al correspondiente Archivo
Central.

El Archivo de la Asamblea de Extremadura


Los Archivos de la Administración Local.
Los archivos de la Universidad Pública de Extremadura.
Los archivos Públicos y Privados que se integren de conformidad por el
procedimiento reglamentariamente establecido.

GALICIA

El conjunto de archivos de Galicia, y los órganos de la Administración


que son competentes para su ordenación y desarrollo, así como los
correspondientes servicios técnicos, conforman el Sistema de Archivos
de Galicia.
Un sistema de archivos es una estructura legal y administrativa que
permite un eficaz funcionamiento de los archivos y, por lo tanto, de la
propia Administración, para asegurar su conservación a largo plazo y
el acceso de todos los ciudadanos al patrimonio documental.
El sistema se organiza en diferentes subsistemas con autonomía propia,
relacionados entre si por los órganos de dirección y coordinación para
el cumplimiento de estos objetivos.
La Consejería de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria, a
través de la Dirección General del Patrimonio Cultural es el órgano
encargado de la dirección y coordinación del ejercicio de las
competencias de la Xunta de Galicia relativa al Sistema de archivos de
Galicia.

El subsistema de archivos de la xunta de galicia

El Subsistema de archivos de la Xunta de Galicia comprende los


órganos administrativos y los archivos que, tanto en el nivel central de
la Administración, como en el nivel periférico, deben gestionar los
documentos producidos por la Xunta de Galicia.
Forman parte del Subsistema de Archivos de la Xunta de Galicia el
Archivo de Galicia, los archivos centrales de las consejerías (o de las
entidades, empresas, fundaciones o corporaciones que ejerzan
competencias de carácter público) y los archivos de gestión de los

256
órganos de gobierno y administración de la Comunidad Autónoma (o la
de los organismos citados), en el nivel central; y el Archivo del Reino
de Galicia, los Archivos Históricos Provinciales de Lugo, Ourense y
Pontevedra, archivos generales territoriales y archivos de gestión
correspondientes, en el nivel periférico.
La ley 8/199, de 30 de octubre, del Patrimonio Cultural de Galicia, es la
que regula el sistema archivístico de esta comunidad. En ella tan sólo se
establecen aspectos de carácter general, como que los órganos rectores
del sistema y su funcionamiento s establecen reglamentariamente por la
Consellería de Cultura o que la red de archivos que integran el sistema
son aquellos de «titularidades o çambitos territoriales que afecten a los
diferentes archivos de Galicia, y será establecida reglamentariamente
por la Consejería de Cultura»
La Xunta de Galicia a través de la Dirección Xeral del Patrimonio
Cultural, esta comprometida con el mantenimiento y conservación de
los fondos existentes en los museos, archivos y otros centros
documentales de Galicia. Además, ha creado otros servicios, como el
Departamento de Conservación Documental, el centro de Información
de Archivos de Galicia y Centro de Microfilm y reprografía.

Centros

Los centros que lo compomen son

Archivo de Galicia
Archivo del Reino de Galicia
Archivo Histórico Provincial de Lugo
Archivo Histórico Provincial de Ourense
Archivo Histórico Provincial de Pontevedra
Archivo Central de la Consellería de Cultura, Educación e Ordenación
Universitaria
Archivo Territorial de la Xunta de Galicia en Lugo
Archivo Territorial de la Xunta de Galicia en Vigo
Archivos Municipales de Galicia.
Archivo del Parlamento de Galicia
Archivo del Tribunal Superior de Justicia y demás archivos judiciales
Archivos universitarios
Archivos públicos y privados que se integren en el sistema.

MADRID

La ley 4/1993, de 21 de abril, de Archivos y Patrimonio documental de


la Comunidad de Madrid (BOE nº 38 de 10 de junio de 1993) entiende

257
por sistema de archivos de la Comunidad de Madrid el conjunto
ordenado de normas, medios y procedimientos con que se protengen y
hacen funcionar los archivos sobre los que la Comunidad Autónoma
tiene competencias, al sevicio de la Administración de los derechos e
interesas de los ciudadanos y la ivestigación histórico-científica.
Depende de la Consejería de Cultura o de aquélla encargada en cada
momento de la reglamentación relacionada con los archivos y, dentro
de ella, la Dirección General de Archivos, Museos y Bibliotecas gestios
dicho sistema. Esta Ley crea el Consejo de Archivos como órgano
consultivo.

La Subdirección General de Archivos

La Subdirección General de Archivos es la unidad técnica encargada de


ejecutar las competencias de la Comunidad de Madrid previstas en la
Ley 4/1993, de 21 de abril, de Archivos y Patrimonio Documental de la
Comunidad de Madrid.
Estas competencias se centran en la defensa, conservación,
acrecentamiento, difusión y uso adecuado del patrimonio documental,
archivos y colecciones de naturaleza análoga de interés de la
Comunidad de Madrid, que no sean de titularidad estatal, así como de
los archivos de titularidad estatal cuya gestión haya sido transferida.
Está adscrita a la Dirección General de Bellas Artes, del Libro y de
Archivos, dependiente de la Consejería de Empleo, Turismo y Cultura
de la Comunidad de Madrid.

Funciones

- Coordinación, dirección técnica y elaboración de normativa


específica sobre todas las fases de archivo, respecto al
Subsistema de Archivos de la Asamblea de Madrid, del Consejo
de Gobierno y de la Administración de la Comunidad de Madrid,
- Tratamiento integral de todos los documentos de la Comunidad
de Madrid.
- Conservación, protección, acrecentamiento y difusión del
Patrimonio Documental de la Comunidad de Madrid.
- Servicio de los documentos a la Administración productora, a los
ciudadanos y a los investigadores.
- Impulso y gestión de sus centros dependientes: el Archivo
Regional de la Comunidad de Madrid y el Archivo Histórico de
Protocolos de Madrid

258
- Impulso de los archivos autonómicos para la mejora de la gestión
de la administración y el servicio a la investigación histórica y
científica
- Ayuda a los municipios e instituciones privadas sin fines de lucro
para la custodia, conservación, organización y servicio de su
patrimonio documental.
- Restauración del patrimonio documental que se encuentre en
peligro de destrucción por orden de prioridad, así como su
reproducción, con el fin de preservar los documentos originales
sin menoscabo de su accesibilidad.
- Formación de los profesionales y usuarios y difusión de las
actividades en materia de archivos de la Comunidad de Madrid, a
través de la realización de visitas y prácticas e impartición de
cursos en los centros de archivo y de la edición de publicaciones
y folletos informativos.

El Consejo de Archivos de la Comunidad de Madrid

El Consejo de Archivos de la Comunidad de Madrid es el órgano


consultivo y asesor de la Comunidad de Madrid en materia de Archivos
y Patrimonio Documental según lo establecido en la Ley 4/1993, de 21
de abril, de Archivos y Patrimonio Documental de la Comunidad de
Madrid. Está adscrito a la Consejería de Empleo, Turismo y Cultura de
la Comunidad de Madrid.
Las funciones del Consejo de Archivos de la Comunidad de Madrid
vienen reguladas en el artículo 12 de la Ley 4/1993, de 21 de abril, de
Archivos y Patrimonio Documental de la Comunidad de Madrid y en el
artículo 2 del Decreto 217/2003, de 16 de octubre, del Consejo de
Gobierno, por el que aprueba el Reglamento de composición,
organización y funcionamiento del Consejo de Archivos de la
Comunidad de Madrid.
Estas dos normas establecen que las principales funciones del Consejo
de Archivos de la Comunidad de Madrid son las de:
Proponer actuaciones e iniciativas dentro del marco de la Ley 4/1993,
de 21 de abril, de Archivos y Patrimonio Documental de la Comunidad
de Madrid.
Canalizar informes sobre archivos.
Emitir informes sobre cualquier asunto que la Asamblea, el Consejo de
Gobierno o la Administración Autonómica sometan a la consideración
del Consejo de Archivos, así como en los supuestos previstos en la Ley
4/1993, de 21 de abril, de Archivos y Patrimonio Documental de la
Comunidad de Madrid, y en los casos de adquisiciones a título oneroso
o gratuito.

259
Informar las propuestas de valoración de los documentos y los plazos
de conservación y acceso de los mismos, previos los estudios y las
propuestas que le sean presentados.
Informar las propuestas de las series documentales que deberán ser
destruidas.
Informar los Reglamentos de los Archivos de competencia autonómica.
Cualquier otra función que, en el marco de competencias del Consejo,
le atribuyan las normas.

En el sistema de archivos de la Comunidad de Madrid se integran


varios subsistemas:

El subsitema de archivos de la Asamblea de Madrid y del Consejo de


Gobierno y la Administración de la Comunidad de Madrid
El subsitema de archivos municipales de la Comunidad de Madrid.
El subsistema de archivos de Empresa de la Comunidad de Madrid.

Los centros que forman el sistema son:

Los archivos centrales de las Consjerías.


El archivo regional de la comunidad de Madrid
El Archivo Regional de la Comunidad de Madrid es el
centro que custodia los documentos generados por el Gobierno y la
Administración de la Comunidad de Madrid, así como por sus
institucines antecesoras, que se encuentran en las fases de archivo
intermedio y archivo histórico.
Además, pueden ingresar en el Archivo Regional los fondos históricos
de aquellos municipios que así lo soliciten en el marco de las
subvenciones anuales a los Ayuntamientos de la Comunidad de Madrid,
también los de organismos de la Administración Institucional de la
Comunidad de Madrid y, en general, los de instituciones públicas y
privadas de competencia autonómica madrileña, así como donaciones,
legados o compras.
En el Archivo Regional ingresan los documentos que estas instituciones
han producido y reciben el tratamiento archivístico que precisan para
cumplir con el objetivo fundamental de todo archivo: servir los
documentos a la propia Administración que los ha generado (lo que
repercute en su mejor gestión), a los ciudadanos (para la defensa de sus
derechos e intereses) y a la investigación.
El volumen documental que se custodia actualmente en este archivo
supera los 54 kilómetros de documentos en papel, 841 cajones y 69
tubos con planos y mapas. En otros soportes se conservan 55.834
unidades (33.668 rollos de microfilmes, 4.383 tarjetas de ventana,

260
5.428 DVD/CD, 27 discos duros, 3.931 disquetes, 296 cintas
magnéticas de ordenador, 7.704 cartuchos informáticos, 283 cintas de
audio y 114 cintas de vídeo) y cerca de 1.500.000 imágenes
fotográficas.
Archivo Histórico de Protocolos
Situado en la calle Alberto Bosch, 4, en pleno corazón del Madrid más
aristocrático y flanqueado por el Museo del Prado y los árboles
centenarios del Retiro, se alza el edificio que alberga el Archivo
Histórico de Protocolos de Madrid. Este centro, especialmente diseñado
por el arquitecto Joaquín de la Concha Alcalde para su finalidad de
archivo, fue inaugurado el 12 de octubre de 1886.
Varios son los motivos que convierten al Archivo Histórico de
Protocolos de Madrid en uno de los más importantes de Europa desde
el punto de vista social. Los primeros documentos que se conservan
datan de 1504, por lo que su antigüedad es ya un valor en sí, que nos
permite hoy, más de quinientos años después, conocer y comprender
parte de nuestro pasado.
A esto se añade la circunstancia histórica de que al ser Madrid sede de
la Corte desde 1561, acudieron a ella cortesanos de toda Europa que
dejaron su huella en múltiples documentos (contratos, testamentos, etc.)
que no hay en sus lugares de origen. Además, es el primero en cuanto a
volumen de los que existen de Protocolos en España, seguido por los de
Barcelona, Valencia y Sevilla; y sus fondos tienen un valor e interés
incalculable, no sólo como fuente documental para estudios globales o
concretos sobre la actividad de las personas e instituciones de épocas
pasadas, sino también por su carácter de testimonio y garantía de sus
derechos.

MELILLA

Archivo Histórico de Melilla. Creado en 1969 por el Ayuntamiento de


Melilla, cuenta en sus fondos documentales con los protocolos
notariales de las Escribanías de Guerra de Melilla y las Islas
Chafarinas, que se remontan en su mayor parte a los siglos XVIII y
XIX.
Archivo Central de Melilla. Creado en 1987 por la Ciudad Autónoma
de Melilla, con la misión de recoger, conservar y disponer para su
utilización futura, los fondos documentales de la Ciudad, cualquiera
que fuere su soporte. Este Archivo heredó la documentación que
custodiaba el antiguo Archivo Municipal y que habían sido generadas
por las distintas corporaciones melillenses: Junta de Arbitrios ( 1879-
1927), Junta Municipal ( 1927-1931) y Ayuntamiento de Melilla (
1931-1995). Desde esta última fecha, con la aprobación del Estatuto de

261
Autonomía de Melilla, el Archivo Central ha ido incorporando también
los documentos generados por la Ciudad Autónoma de Melilla, así
como los de las dependencias transferidas a la Ciudad. Aunque es un
archivo de naturaleza originaria administrativa, también incluye en sus
fondos documentación histórica proveniente de la propia ciudad (
Fondos de , , ) y de otras áreas geográficas ( Fondo ).
Colecciones Gráficas.- Las colecciones fotográficas, cartográficas y de
grabados, integran tres secciones de documentos iconográficos del
Archivo Central de Melilla. Las datas de estos fondos se extienden
desde finales del siglo XIX hasta la actualidad, permitiendo el estudio
de la evolución de la imagen de Melilla en múltiples enfoques
(urbanístico, comunicaciones, sociológico, campañas militares, etc).
Consultas. Los Archivos ubicados en el Hospital del Rey atienden
consultas tanto internas (servicios propios de la Ciudad Autónoma de
Melilla) como externas (de usuarios e investigadores), referidas siempre
a sus fondos documentales y bibliográficos.

MURCIA

La ley 6/1990, de 11 de abril, de Archivos y Patrimonio Documental de


la Región de Murcia (BOE nº 170 de 17 de junio de 1990) establece
que la consejería de cultura, Eduación y Turismo es la encargada de
planificar, coordinar e inspeccionar la organización y funcionamiento
de los archivos públicos d ea región y de aquellos cuya gestión le
corresponda o asuma.
El sistema está integrado por los siguientes órganos y centros:

El servicio de Archivos de la Consejería de Cultura, Educación y


Turismo.
El Consejo Asesor Regional de Archivos, Bibliotecas y Museos.

Centros

El Archivo General de la Administración Regional


El AGRM, creado por el Decreto 62/1996, de estructura orgánica de la
Consejería de Cultura y Educación (y heredero del antiguo Archivo de
la Administración Regional), tiene como función principal custodiar y
dar acceso a la documentación archivística, tanto de la Comunidad
Autónoma y las instituciones que la precedieron (Diputación Provincial
y Consejo Regional) como de la Administración Periférica del Estado,
constituyendo al mismo tiempo la cabecera del Sistema de Archivos de
la Región. Sus objetivos son la protección y promoción del patrimonio

262
documental regional, el apoyo a la gestión administrativa y el servicio a
los ciudadanos y a los investigadores.
Integrados en el mismo, el Archivo Histórico Provincial (centro de
titularidad estatal creado en 1956 y de gestión autonómica desde 1984)
reúne, conserva y difunde la documentación de la Administración
Periférica del Estado en la Región, y el Archivo Intermedio recibe los
documentos sin vigencia administrativa de las distintas entidades de la
Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.
El Archivo General también custodia fondos privados de interés
histórico, donados o depositados por sus titulares, unidos a una
importante colección de reproducciones de documentos históricos
referidos al antiguo reino y provincia de Murcia, procedentes de
archivos nacionales e internacionales. Asimismo cuenta con un
importante conjunto de colecciones fotográficas reunidas durante la
última década a través del Centro Histórico Fotográfico de la Región de
Murcia (CEHIFORM).
Es, además, el órgano administrativo responsable de la protección del
patrimonio documental de la Región y del fomento, coordinación y
supervisión de los centros del Sistema de Archivos de la Región,
actividades que se materializan a través de iniciativas como la
realización del Censo-Guía de archivos murcianos, las líneas de
subvenciones para organización y equipamiento de archivos
municipales, la edición de publicaciones archivísticas y la organización
de actividades de formación y de divulgación de la realidad archivística
regional entre los ciudadanos.

El Archivo Histórico Provincial de Murcia, en los términos que resulten


del convenio suscrito con el miniserio de cultura y de conformidad con
la legislación que le sea aplicable.
El Archivo Histórico Provincial de Murcia se creó por el Decreto
246/1976, de 9 de enero. Esta fecha no indica realmente su creación, ya
que funcionó mucho antes, desde 1955. En noviembre del año 1940, el
Ministerio de Educación Nacional aprobó el proyecto de construcción
del Palacio Provincial de Archivos, Bibliotecas y Museos de Murcia.
Las primeras transferencias se realizaron en 1955, constituyendo sus
primeros fondos los protocolos notariales centenarios de la provincia,
así como documentación procedente de la Delegación de Hacienda de
Murcia. Pero la inauguración no tuvo lugar hasta el 10 de diciembre de
1956. Se integraba en esta Casa, la Biblioteca Pública, el Museo
Arqueológico y el Archivo Provincial. El Archivo tiene como misión
recoger para su organización y servicio la documentación de titularidad
estatal de toda la provincia, tanto de carácter administrativo como

263
judicial. En la actualidad comparte edificio con el Archivo General de
la Región de Murcia.
Los archivos municipales.
Otros archivos de titularidad pública que pueda crear la Comunidad
Autónoma de la Región de Murcia cuando las necesidades culturales y
sociales de interés regional así lo requieran.
Los archivos de titularidad privada que sean considerados de interés
público y reciban de la Comunidad Autónoma subvenciones o ayudas o
que se integren en el mismo por iniciativa de sus titulares.

LA RIOJA

La Ley 4/1994, de 24 de mayo de Archivos y Patrimonio documental


de la Rioja (BOE nº. 144 de 24 de mayo de 1994), organiza el sistema
de la siguiente forma:

El consejo de Archivos de la Rioja


El órgano gestor del Sistema de Archivos de la Rioja, que a diferencia
de los mayoría depende de la Consejería de Presidencia y
Administraciones Públicas.

Centros:

El Archivo Central de la Presidencia del Consejo de Gobierno, y, en su


caso, de la Vicepresidencia, así como los archivos centrales de cada una
de las Consejerías, Organismos Autónomos y Empresas de la
Administración Pública de la Comunidad Autónoma de la Rioja.
Archivo de la Diputación General de la Rioja
Archivo General de la Rioja es un Archivo de titularidad autonómica y
gestión directa de la Consejería de Administración Pública y Hacienda,
adscrito orgánicamente a la Secretaría General Técnica.
El Archivo General de La Rioja es el centro que conserva y custodia la
documentación producida y recibida por los organismos que conforman
el aparato administrativo de la Comunidad Autónoma de La Rioja, así
como otros fondos documentales de instituciones públicas.
Asume las funciones de archivo intermedio e histórico de la
Comunidad Autónoma de La Rioja y además es el centro gestor de la
política de archivos municipales de la Comunidad.
El Archivo General de La Archivo Histórico Provincial de La Rioja
Los Archivos municipales.
Otros archivos que se adhieran al Sistema de Archivos de La Rioja.

264
ARCHIVOS GENERALES DEL ESTADO.

Archivo de la Corona de Aragón

Según J. R. Cruz Mundet: fue creado en 1180, recoge la documentación


de la monarquía aragonesa, importante no sólo para la historia de esta
corona sino para amplias zonas de Francia y de casi toda Italia durante
toda la Edad Media. A este núcleo originario se le han unido, fondos
como los de la audiencia territorial de Barcelona, fondos notariales, el
archivo del Real Patrimonio… Tiene cono anejo el archivo intermedio
del área catalana situado en Cervera.
Fue creado por una decisión soberana de Jaime II de Aragón, en 1318.
Tuvo durante siglos la consideración de Archivo Real, propiedad
estricta del monarca, y hasta 1770 estuvo alojado en el Palacio Real de
Barcelona. Junto con las escrituras referentes al Patrimonio Real, se
custodiaron allí los documentos de gobierno y justicia, y entre ellos las
series de registros de la Cancillería. Pronto creció la complejidad de la
oficina: en 1346 el Rey nombraba su primer archivero, con este preciso
nombre, y en 1384 le daba normas prácticas sobre la incumbencia de su
cargo. Los armarios destinados a guardar las escrituras consideradas
útiles llegaron a ser 32, y cuatro las estancias destinadas a depósito
documental. El protonotario velaba para que los Registros, Procesos de
Cortes etc., según estaba dispuesto, ingresaran periódicamente al
Archivo. Aparte, también ingresaron --siempre por real orden-- los
fondos de algunas casas de la suprimida orden del Temple, archivos
confiscados a nobles rebeldes, y archivos de patrimonios adquiridos por
la Corona. Para solventar neutralmente cierto pleito, a principio del
siglo XVII se depositó una gran parte del archivo de las abadías de Sant
Joan de les Abadesses y de Santa Maria de l' Estany (diócesis de Vic).
Los funcionarios de la Ilustración pusieron los ojos en el Archivo Real
de Barcelona. La monarquía borbónica le dio una nueva Planta (1738) y
un puntual Reglamento interno (1754), y con ellos el nombre nuevo de
Archivo de la Corona de Aragón. Entrado el siglo XIX, el archivero D.
Próspero de Bofarull (1859) reveló su riqueza en historia antigua de
Cataluña al publicar Los Condes de Barcelona Vindicados (1836), a la
vez que trataba de acrecentar los fondos incorporando archivos
históricos y los de aquellas instituciones que durante su mandato le tocó
ver fenecer. Sus sucesores han proseguido ambas líneas de actuación.

Archivo General del Simancas

Carlos I dispone entre 1540 y 1544 que se lleve a Simancas la


documentación real que se custodiaba en Medina, y cinco años más

265
tarde (1549), funda definitivamente el Archivo General del Reino en el
castillo de Simancas.
Felipe II manda construir en dicho castillo, quince años después, un
edificio para guardar toda la documentación de la corona real y del Real
Patrimonio. Pero será en 1588 cuando adquiera carta de naturaleza
mediante la “Institución para el Archivo Real de Simancas” y ordena la
transferencia periódica de los documentos producidos por los órganos
de gobierno. Procedimiento que se mantiene hasta el siglo XIX. El
archivo se compone de 28 secciones, con un total de 772 series.
El Archivo General de Simancas es uno de los archivos más
importantes de Europa. La consulta de sus fondos es imprescindible
para el estudio de la historia que abarca desde fines del siglo XV
(reinado de los Reyes Católicos) hasta 1800, o sea, la época conocida
como Edad Moderna.
En 1540, Carlos V dispone el traslado de un importante conjunto de
documentos al Castillo de Simancas, en Valladolid. Sin embargo, es
Felipe II el que organizará el Archivo con una instrucción en 1588. A
partir de este momento el reciente Archivo de Simancas va recibiendo
las periódicas remesas de documentos provenientes de los órganos
centrales de la monarquía hispánica: los Consejos en la época de los
Austrias (siglos XVI y XVII) y las Secretarías en la época de los
Borbones (siglo XVIII), aunque con algunas excepciones. En 1785 se
traslada a Sevilla el Consejo de Indias, a mediados del siglo siguiente se
lleva al Archivo de la Corona de Aragón el Consejo de Aragón y en los
primeros años del siglo actual al Archivo Histórico Nacional el Consejo
de Inquisición. Por todo ello, el Archivo de Simancas es el depósito
imprescindible para la investigación de toda la época moderna y acervo
insustituible para el estudio de la historia europea de dicho periodo.

En el último tercio del siglo XV, en plenas luchas de bandos


nobiliarios, una de estas poderosas familias, los Almirantes de Castilla,
construyeron un castillo en la histórica villa de Simancas, cercana a
Valladolid. Los Reyes Católicos, consecuentes con su política de
control de la nobleza, exigieron a los Enríquez la entrega de la
fortaleza, que de esta forma pasó a manos de la corona. Es Carlos V
quien, sofocado el movimiento comunero, afianzado el poder real y
desarrollado el aparato administrativo de la monarquía, ordena, el 16 de
septiembre de 1540, guardar en uno de los cubos o torres,
acondicionados para ello, un importante conjunto de documentos.
Pero la acción del emperador no pasó de recoger en el naciente archivo
un pequeño conjunto de documentos dispersos por la Corona de
Castilla. El verdadero ejecutor del Archivo de Simancas, plenamente
consciente de la transcendencia y significado de su proyecto

266
archivístico, es Felipe II, quien claramente percibe que la
administración de un imperio debe descansar en el control de la
escritura, único medio receptor de informaciones y emisor de órdenes.
Para cumplir este objetivo construye un edificio y promulga un
reglamento. En 1572 manda a Juan de Herrera que haga las trazas de lo
que se convertiría en el primer edificio construido para archivo de la
época moderna, y en 1588 firma una instrucción considerada el primer
reglamento de archivos del mundo.
A partir de este momento, el reciente Archivo de Simancas va
recibiendo las periódicas remesas de documentos provenientes de los
órganos centrales de la monarquía hispánica: los Consejos en la época
de los Austrias (siglos XVI y XVII) y las Secretarías en la época de los
Borbones (siglo XVIII), aunque con algunas excepciones. En 1785 se
traslada a Sevilla el Consejo de Indias, a mediados del siglo XIX se
lleva al Archivo de la Corona de Aragón el Consejo de Aragón y, en los
primeros años del siglo actual, al Archivo Histórico Nacional el
Consejo de Inquisición.
La etapa de archivo al servicio de la administración finaliza en 1844,
cuando, con la llegada del régimen liberal, Simancas se abre a la
investigación histórica. A partir de dicha fecha pasa a ser Archivo
Histórico.
Esta andadura histórica realmente excepcional del Archivo de Simancas
lo convierte en uno de los archivos más importantes para el estudio de
la época moderna.
Si Simancas fue creado en el siglo XVI para guardar los documentos
emanados de los organismos centrales de gobierno de la monarquía
hispánica, nada más lógico que sus fondos reflejen la estructura
administrativa desde el reinado de los Reyes Católicos (fines del siglo
XV) hasta la caída del Antiguo Régimen (principios del siglo XIX). En
este largo periodo se distinguen dos épocas: la de los Austrias (XVI-
XVII) y la de los Borbones (XVIII). Consecuentemente los fondos
simanquinos tienen dos grandes bloques: los pertenecientes a la época
austriaca y los de la época borbónica.
Los organismos de gobierno de la época de los Austrias fueron los
Consejos. Existieron tantos cuantos territorios constituían la monarquía
hispánica (Consejo y Cámara de Castilla, de Aragón, de Indias, de
Italia, de Flandes y de Portugal) y cuantas materias generales afectaban
a éstos (Consejo de Estado, de Guerra, de Hacienda, de Inquisición, de
las Órdenes y de Cruzada). Trece Consejos u organismos por cuyas
manos pasaban todos los asuntos tocantes a los territorios y materias
mencionadas. En Simancas, por tanto, para los siglos XVI y XVII
existen tantas secciones cuantos Consejos hubo, con cuatro
excepciones: los consejos de las Órdenes, Indias, Aragón e Inquisición.

267
Los organismos de gobierno de la época borbónica fueron las
Secretarías de Despacho. Los Borbones crearon cinco organismos
gubernativos: Secretaría del Despacho de Estado, de Guerra, de
Hacienda, de Gracia y Justicia, y de Marina e Indias. En Simancas, por
tanto, para el siglo XVIII existen tantas secciones cuantas Secretarías.
Además de las secciones señaladas, hay secciones facticias, no
derivadas de un organismo administrativo productor: Patronato Real, y
Mapas, Planos y Dibujos.

Archivo General de Indias

En 1785 nacía por deseo del rey Carlos III el Archivo General de Indias
con objeto de reunir en un solo lugar los documentos referentes a Indias
hasta entonces dispersos en Simancas, Cádiz y Sevilla. El impulsor del
proyecto fue Don José de Gálvez, Secretario de Indias, y el ejecutor del
mismo fue el Académico e Historiador Don Juan Bautista Muñoz,
Cosmógrafo mayor de Indias. El espléndido edificio, la Casa Lonja de
Sevilla, que se construyó en época de Felipe II sobre planos de Juan de
Herrera, sirve hasta hoy como sede del Archivo.
En octubre de 1785 llegan a la Casa Lonja de Sevilla los primeros
documentos procedentes de Simancas. El año 1760 se tomaba como
fecha divisoria entre lo administrativo y lo histórico, de forma que los
papeles anteriores a esa fecha habían de ser remitidos al nuevo Archivo,
quedando la documentación posterior al servicio directo de sus
organismos productores.
Desde entonces, y en distintas remesas, se van incorporando los fondos
de las principales instituciones indianas: el Consejo de Indias, la Casa
de la Contratación, los Consulados, las Secretarías de Estado y del
Despacho hasta convertir al Archivo en el principal depósito
documental para el estudio de la Administración española en el Nuevo
Mundo, o, como se ha dicho hasta hacer de ello un tópico, hasta
convertir el Archivo General de Indias en "la meca del americanismo".
Hoy el Archivo General de Indias conserva más de 43.000 legajos,
instalados en ocho kilómetros lineales de estanterías, con unos 80
millones de páginas de documentos originales que permiten a diario
profundizar en más de tres siglos de historia de todo un continente,
desde Tierra de Fuego hasta el sur de los Estados Unidos, además del
Extremo Oriente español, las Filipinas: la historia política y la historia
social, la historia económica y la de las mentalidades, la historia de la
Iglesia y la historia del arte... Los más variados temas ocupan el interés
de los miles de investigadores que pasan por el Archivo: desde el
descubrimiento, exploración y conquista del Nuevo Mundo, hasta la
independencia; desde las instituciones políticas indianas hasta la

268
historia de los pueblos precolombinos; desde el intercambio comercial a
los problemas de tráfico marítimo; desde la expansión misionera hasta
los aspectos inquisitoriales... Tantos y tantos temas en los que el
Archivo General de Indias va contribuyendo a lo largo del tiempo para
obtener la más completa y documentada visión histórica de la
Administración española del Nuevo Mundo, tal como en su momento
quiso hacer el rey Carlos III, el fundador del Archivo.

Los documentos que hoy conserva el Archivo proceden


fundamentalmente de los siguientes organismos metropolitanos:

- Consejo de Indias, siglos XVI-XIX


- Casa de la Contratación, siglos XVI-XVIII
- Consulados de Sevilla y Cádiz, siglos XVI-XIX
- Secretarías de Estado y del Despacho Universal de Indias, de
Estado, de Gracia y Justicia, Hacienda y Guerra, siglos XVIII-
XIX
- Secretaría del Juzgado de Arribadas, siglos XVIII-XIX
- Comisaría Interventora de la Hacienda Pública de Cádiz
- Dirección General de la Renta de Correos, siglos XVIII-XIX
- Tribunal de Cuentas, Sala de Ultramar, siglo XIX
- Real Compañía de la Habana, siglos XVIII-XIX
- Otros documentos proceden directamente de organismos
coloniales (Capitanía General de Cuba, siglos XVIII-XIX) o de
archivos pertenecientes a personas particulares relacionadas con
la administración colonial (Duque de Veragua, siglos XV-XVIII;
General Polavieja, 1876-1898, y el Virrey Abascal, 1804-1859).

Los fondos documentales del Archivo de Indias tienen, por lo tanto, un


interés excepcional para el estudio histórico de la obra de España en
Indias, afectando a una extensión enorme, América (desde el sur de
Estados Unidos hasta Tierra de Fuego) y Filipinas durante los siglos
XV al XIX.

Se agrupan en 16 secciones:
Patronato
Contaduría
Contratación
Justicia
Gobierno
Escribanía de Cámara
Arribadas
Correos

269
Estado
Ultramar
Cuba
Consulados
Títulos de Castilla
Tribunal de Cuentas
Diversos
Mapas y planos

Archivo General del Patrimonio Nacional. Real Casa.

Creado por José I el 23 de noviembre de 1808 y actualmente ubicado en


el Palacio Real de Madrid comprende los archivos de la corono y
Patrimonio Nacional. De sus fondos, la parte correspondiente a la
administración patrimonial llega hasta la actualidad, el Archivo de su
Excelencia el General Franco, abarca de 1942 a 1975 y el de S. M. Don
Juan Carlos I, de 1975 a 1981. Esta documentación no se puede
consultar.
La documentación privada de Franco se conserva en la fundación que
lleva su nombre. Ha publicado 3 inventarios y para el acceso hay que
solicitar permiso al director de la fundación, que lo entrega según su
propio criterio.

Archivo General de Palacio.

Creado por Fernando VII en 1808, cuenta con más de 120 millones de
expedientes desde el siglo XII a nuestros días, divididos en los
siguientes fondos: administrativo, jurídico, reinados, administraciones
patrimoniales, reales patronatos, capilla real, personal, planos y dibujos,
registros, fotografía histórica, archivo del Infante D. Gabriel y
encomiendas del infante D. Antonio Pascual.
El Archivo General de Palacio reúne la documentación relativa a la
administración de la Real Casa y del Patrimonio de la Corona (S. XVI-
XX).
Como archivo central de Patrimonio Nacional conserva también las
series documentales producidas por este organismo desde sus orígenes.
Otros fondos custodiados en el Archivo son los generados por la
administración de los diferentes Reales Patronatos (S. XII-XX) y los
archivos las Encomiendas pertenecientes a diversos infantes de la
Familia Real. Además son de gran interés las colecciones de Mapas,
Planos y Dibujos (S. XVI-XX) y de Fotografía Histórica, así como la
serie de partituras musicales del fondo de la Real Capilla.

270
En la actualidad, Patrimonio Nacional gestiona los bienes de titularidad
estatal afectados al uso y servicio del Rey y de los miembros de la Real
Familia. Además administra las fundaciones denominadas Reales
Patronatos. º La gestión de todos estos bienes ha generado diversos
fondos documentales, que se conservan en los diferentes archivos que
forman el Sistema de Archivos de Patrimonio Nacional.
El Archivo General de Palacio es el eje del Sistema. Entre sus
funciones principales se encuentran:

- Coordinación y gestión de los archivos de oficina de los servicios


centrales y delegaciones de Patrimonio Nacional
- Recepción de transferencias documentales del Patrimonio
Nacional
- Conservación y difusión de los fondos documentales de carácter
histórico
- Gestión y tratamiento técnico de los archivos de los Reales
Patronatos

Archivo Histórico Nacional

Creado en 1866 para dar cabida a los archivos de las órdenes e


instituciones eclesiásticas suprimidas a raíz de la desamortización. Con
el tiempo se fueron agregando otros fondos de procedencia
heterogénea, desde la Administración del Estado e instituciones hasta
archivos e instituciones privadas. Dividida en 15 secciones, sus fondos
ocupaban 35 Km. de estantería: algunas de las secciones más
importantes son: Consejos suprimidos, Clero secular y regular. Guerra
civil.
El siglo XIX abunda en hechos históricos que rompen definitivamente
con el Antiguo Régimen; las instituciones españolas van a sufrir
importantes cambios. Resultado y testimonio de estos sucesos son las
reformas de la Administración del Estado que tienen lugar durante este
siglo. Los archivos, piezas imprescindibles dentro del aparato
administrativo estatal, puesto que son la memoria de sus instituciones,
van a sentir en su propia estructura y composición los efectos de estas
reformas.
Estos drásticos cambios administrativos coinciden en el tiempo con la
reactivación de la idea, generada en el siglo XVIII por don Santiago
Agustín Riol y por el padre Burriel, de fundar un archivo semejante y
continuador del de Simancas, como el gran archivo del Estado. Esta
propuesta, presentada a Isabel II por sus ministros, pasa por no pocos
avatares hasta que, a mediados del siglo XIX, una importante reforma
hacendística del Estado plantea la urgencia de contar con un archivo

271
que pueda recoger un enorme volumen de valiosos diplomas para la
Historia de España.
Esta reforma de la Hacienda, con sus leyes desamortizadoras, hace
pasar a manos del Estado los bienes y propiedades de las instituciones
eclesiásticas, con toda la documentación de incalculable valor histórico
en ellas conservada. Y por Real Orden de 18 de agosto de 1850 se
dispone que toda la documentación de los archivos de las órdenes
monásticas pase a la Real Academia de la Historia. Éste va a ser el
primer depósito documental de estos fondos eclesiásticos, que más
tarde constituirán el núcleo fundacional del archivo que se está
gestando. La Academia capta muy pronto los enormes problemas que
se plantean para controlar y organizar tan valiosa documentación; por
ello, sus académicos solicitan del Ministro de Fomento la creación de
un archivo que sirva para recoger tan importantes fondos documentales.
Finalmente, el Real Decreto de 28 de marzo de 1866 crea el Archivo
Histórico Nacional. En la exposición de motivos de este decreto, el
Ministro de Fomento y presidente de la Real Academia de la Historia,
don Antonio Aguilar y Correa, marqués de la Vega Armijo, solicita que
se conceda al Archivo "la consideración que merece, declarándole
público, conservándole en esta Corte para que pueda ser más útil a la
Academia, a la vez que a los aficionados a los estudios históricos".
El Archivo, ya creado, va a permanecer en las dependencias de la
Academia hasta finales del siglo XIX. Durante estas tres décadas, sus
directores incrementan y organizan los fondos documentales en la
medida en que lo permiten los escasos medios materiales con que
cuentan.
A finales del siglo XIX, el Archivo traslada su sede de la Academia al
Palacio de Bibliotecas y Museos Nacionales, la Biblioteca Nacional,
donde ocupará el ala norte hasta su traslado al edificio actual.
Un hito histórico a destacar es el año 1896, cuando coinciden el
traslado del Archivo a la Biblioteca Nacional y el nombramiento como
director del centro de don Vicente Vignau y Ballester. Es en este
momento cuando el archivo pasa de ser un cúmulo sólo de fondos
medievales a constituir un depósito organizado de documentos
procedentes de instituciones más modernas.
La plenitud del Archivo corresponde a los años en que éste permanece
en el edificio de la Biblioteca Nacional, de 1896 a 1952. El hecho de
disponer de espacio permite recibir toda la documentación de
instituciones estatales que estaba pendiente de recogerse y organizarse;
por ello, podemos considerar los años transcurridos en esta sede como
los del mayor incremento de fondos documentales del Archivo
Histórico Nacional.

272
En el año 1952 se inaugura el nuevo edificio para el Archivo en
terrenos del entonces Ministerio de Educación Nacional, en la calle
Serrano, 115. En este lugar el Archivo ha seguido recibiendo y
organizando fondos documentales, como archivo final del sistema
archivístico del Estado.
Los fondos documentales del Archivo Histórico Nacional se estructuran
en un cuadro de clasificación que, dada su diversidad, se articula en
cinco grandes apartados: Instituciones del Antiguo Régimen,
Instituciones contemporáneas, Instituciones eclesiásticas, Archivos
privados y Colecciones.

Instituciones del Antiguo Régimen

A través de las Instituciones del Antiguo Régimen, en el punto


de Instituciones de la Monarquía, se accede a la documentación
producida por los Consejos, Juntas y Secretarías de Estado y del
Despacho. A finales del siglo XIX fue la propia Administración quien
hizo entrega al Archivo Histórico Nacional de aquella documentación
que los organismos del Antiguo Régimen no habían llegado a remitir al
Archivo real de Simancas. Esta abundante documentación corresponde
a la Cámara de Castilla, Consejos de Castilla, Aragón, Cruzada, Estado,
Hacienda, Indias, Inquisición, Órdenes, etc.; a Juntas como la
Apostólica, de Caballería, Incorporaciones, del Real Aposento de la
Corte, etc., y a las Secretarías de Estado y del Despacho de Estado y de
Guerra y Hacienda, etc. Son 51 fondos que se custodian en la secciones
de Consejos, Estado, Inquisición, Ordenes Militares, Códices y
Cartularios, Fondos Contemporáneos y Sigilografía. Completan fondos
existentes en otros archivos generales como Simancas, Indias y Corona
de Aragón.
El apartado Corporaciones abarca instituciones que en algún caso se
remontan a la Edad Media, como la Mesta, los Concejos de villa y
tierra, las Santas Hermandades, o Universidades como la de Alcalá,
Sigüenza y el Seminario de Nobles. Son 10 fondos fue se custodian en
las secciones de Diversos, Universidades, Códices y Sigilografía.

Instituciones Contemporáneas

En el Archivo también existen 32 fondos de Instituciones


Contemporáneas, del Poder Legislativo (Cortes de Cádiz), del Poder
Judicial (incluido el grupo de fondos correspondientes a los tribunales
republicanos), y del Poder Ejecutivo. De este último se conservan los
fondos de la Administración General del Estado, de la Central
(Directorio Militar de Primo de Rivera, Universidad Central de Madrid

273
y los Ministerios de Hacienda, Justicia, Ultramar, etc.), de la Periférica
(Capitanías Generales de Cuba y Filipinas), de la Consultiva (Consejo
de Ultramar, Consejo Real, etc.) y de la Corporativa (Asociación
General de Ganaderos).
Esta documentación, que se custodia en las secciones de Fondos
Contemporáneos, Ultramar, Consejos, Diversos, Clero, Órdenes
Militares y Sigilografía, completa los fondos del Archivo General de la
Administración de Alcalá de Henares, ya que los Ministerios, a causa
de la desaparición del anterior Archivo General Central alcalaíno por
un incendio tras la guerra civil, hicieron sus transferencias al Archivo
Histórico Nacional, situación que se mantuvo hasta la creación del
actual Archivo General de la Administración en 1969. En menor
medida estos fondos completan los existentes en el Archivo General de
Indias y en el del Tribunal Supremo.

Instituciones Eclesiásticas

Las Instituciones Eclesiásticas, cuya documentación es la más antigua


(s. IX-XIX), ingresaron en el Archivo, como ya se ha dicho, a
consecuencia de las leyes desamortizadoras. Del Clero Regular se
conservan 2.090 fondos documentales (1.382 de órdenes masculinas y
708 de femeninas) correspondientes a 26 órdenes religiosas,
del Secular, 96 fondos de catedrales y 2.011 de iglesias parroquiales,
colegiatas y ermitas, y los de Instituciones Pías y Asistenciales 110
fondos de hospitales. A ello hay que añadir los 11 conventos de
las Órdenes Militares hispánicas (Santiago, Calatrava, Alcántara y
Montesa) y la amplia documentación de la Orden de San Juan de
Jerusalén, en sus Lenguas de Castilla y León y de Aragón.
Esta copiosa documentación se custodia en las secciones de Clero,
Órdenes Militares, Códices y Cartularios y Sigilografía.

Archivos Privados

En el apartado de los ARCHIVOS PRIVADOS hay 40 archivos


personales y familiares, de personalidades correspondientes al ámbito
científico (Isaac Peral y Caballero, etc.), político (Margarita Nelken,
Marcelino Pascua, etc.), literario (Luis Rosales Camacho, Juan Ramón
Jiménez, etc.), diplomático (Juan Antonio Rascón Navarro, etc.), y
militar (Vicente Rojo, Valeriano Weyler y Nicolau, etc.), desde los
siglos XV al XX , a los que debe añadirse la reciente incorporación del
archivo de una asociación. Se custodian en las secciones de Diversos y
Estado.

274
Colecciones Documentales
Finalmente, las COLECCIONES DOCUMENTALES, de documentos
textuales y figurativos. Son 30 colecciones, con documentos de los
siglos X al XX, que han ingresado por compra o donación y, en algunos
casos, se han formado en el propio archivo por cuestiones de
conservación. Destacan entre ellas la colección de Códices, las
sigilográficas y las cartográficas. Se custodian en todas las secciones
del archivo.

En resumen, esta heterogeneidad de fondos hace que el Archivo


Histórico Nacional sea considerado un “archivo de archivos”, con un
gran volumen documental (43.500 ml.) y un arco cronológico amplio
(siglos IX-XX).
Asimismo, también existe un apartado de Reprografía de complemento,
con documentos del Comintern y del archivo del conde de
Campomanes.
A través del Portal de Archivos Españoles
(PARES)( http://pares.mcu.es) se puede acceder a la descripción e
imagen digital de estos documentos, que se incrementan con el trabajo
diario. Consultando el inventario dinámico de contenidos (Cuadro de
Clasificación) del AHN se puede navegar por todos los fondos hasta el
nivel de unidad documental.

Sección Nobleza. Toledo.

Los archivos nobiliarios son la expresión de la historia y la memoria de


una familia noble; son los archivos de los grandes linajes, poderosos,
propietarios de vastas propiedades y títulos que potencian y
engrandecen mediante alianzas matrimoniales con otras familias de
igual o mayor rango social, lo que justifica que definamos los archivos
nobiliarios como "archivos de archivos" por no ser los de una única
familia, sino la suma de todos los fondos documentales de las distintas
casas nobiliarias y títulos que, por diversas circunstancias, ha ido
acumulando un mismo linaje a lo largo de diversas generaciones.
En ellos han quedado reflejadas las actividades personales y públicas de
sus miembros, la administración de su patrimonio y el ejercicio de sus
prerrogativas señoriales y jurisdiccionales. La nobleza, como grupo
social, constituye un elemento esencial para entender la historia de
España. Su protagonismo social y económico a lo largo de tanto siglos
ha generado un enorme volumen de documentación, fértil en datos de
todo tipo, que podría desaparecer si no recibe el tratamiento técnico
adecuado. Con el paso del tiempo, estos archivos han adquirido la
condición de archivos históricos, cuyo interés transciende el de la

275
propia familia y cuyo conocimiento desde un punto de vista científico,
a través de su apertura a la investigación, contribuye al mejor
conocimiento y conservación del patrimonio documental español.

Desde 1992, los fondos documentales del Archivo Histórico Nacional


correspondientes a Casas Nobles se conservan en otro recinto y en otro
lugar, en Toledo. Al núcleo original, se han unido, a partir de esa fecha,
otras adquisiciones y depósitos de archivos nobiliarios. La Sección
Nobleza del Archivo Histórico Nacional, es única en su género. Tiene
como objetivo convertirse en un gran centro archivístico capaz de
organizar, conservar y difundir la información referente a los fondos
documentales que han sido producidos o recibidos por la Nobleza
Española a lo largo de su historia. En la actualidad custodia 241
archivos, la de mayoría procedentes de las Secciones Osuna y Diversos
del Archivo Histórico Nacional Madrid.
La Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional ofrece un
programa integral de conservación (preservación y restauración) de los
fondos documentales que alberga, todos ellos archivos producidos o
acumulados por la Nobleza Española. Ésta ha tenido un enorme
protagonismo social, político y económico en la historia de nuestro país
a lo largo de los siglos y ha generado un enorme volumen de
documentación, fértil en datos de todo tipo, que podría desaparecer si
no recibe el tratamiento técnico adecuado, privándonos de este valioso
patrimonio documental en el futuro.
Los depósitos cuentan con los más modernos sistemas para garantizar
las óptimas condiciones ambientales de la documentación así como su
correcta instalación y cuenta con un completo taller de Restauración.
La Sección de Referencias atiende personalmente a todos los
investigadores que acuden a consultar en la sala de lectura este tipo de
archivos, informándoles acerca de los fondos y documentos
concernientes al tema investigado y orientándoles en el uso de los
múltiples instrumentos de descripción incluyendo las más modernas
bases de datos. También ofrecemos información sobre los mismos por
correo electrónico o tradicional.
Para las personas que lo soliciten, existe un servicio de reproducción de
documentos, en el cual se siguen todas las normas y recomendaciones
actualmente en uso. Nuestros programas de reproducción de
documentos son una pieza fundamental de la política de conservación
en nuestro archivo, puesto que ofrecemos a los investigadores un
soporte alternativo de máxima calidad que sustituye a la documentación
original.
La Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional es un centro de
titularidad estatal y gestión directa del Ministerio de Cultura

276
dependiente de la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas.
Es una Sección del Archivo Histórico Nacional -centro creado por Real
Decreto de 28 de marzo de 1866- que funciona de forma independiente
desde octubre de 1993.
Es una institución cultural donde se reúnen, conservan y difunden los
archivos generados y recibidos por la nobleza española, que han sido
adquiridos por el Estado o depositados por sus propietarios para su
utilización para la investigación, cultura e información. Es un archivo
abierto donde se reciben nuevos fondos por donaciones o depósitos
efectuados por entes o personas privadas o adquisiciones del Ministerio
de Cultura.

Centro Documental de la Memoria Historica

Aunque este archivo nace en plena Guerra Civil (orden de 29 de mayo


de 1937) por la que se creaba la Delegación de Asuntos Especiales para
recoger toda la documentación de los centros y logias masónicas, y un
año después de formaba la sección de lo político-social, este archivo se
crea por Real decreto 426-1999 de 12 de marzo tomando como núcleo
documental los archivos antes citados, desde 1979 este archivo era una
división del AHN.
El Archivo General de la Guerra Civil Española ha sido creado por
Real Decreto 426/1999, de 12 de marzo, tomando como núcleo
documental el existente en la Sección Guerra Civil del Archivo
Histórico Nacional, con la finalidad de reunir, conservar y disponer sus
fondos documentales para la investigación, la cultura y la información.
Dicha Sección se creó por Orden del Ministerio de Cultura de 7 de
mayo de 1979 (BOE de 21 de junio de 1979), por la que se dispuso la
adscripción de esos fondos al Archivo Histórico Nacional, formando en
el mismo una División independiente.
Este Archivo General está formado en su núcleo principal por los
documentos de la Delegación del Estado para la Recuperación de
Documentos que el ejército de Franco obtenía selectivamente en las
unidades administrativas de diversos organismos e instituciones en los
diversos frentes durante la Guerra Civil. Estos documentos se reunían
en las Delegaciones Territoriales de Recuperación de Documentos y
desde éstas se enviaban a la Delegación Central de Recuperación de
Documentos de Salamanca, constituyendo una de las fuentes básicas de
información para el Tribunal Especial para la Represión de la
Masonería y el Comunismo creado en 1940.
Los Servicios Documentales así organizados se dividían en un principio
en dos secciones, una especial o masónica y otra político-social, y, tras
haber pasado por diversas situaciones de dependencia administrativa, se

277
adscribieron al Ministerio de Cultura al suprimirse la Sección de
Servicios Documentales de Presidencia de Gobierno por el Real
Decreto 276/1977, de 28 de octubre.
La trascendencia de la Guerra Civil en la Historia de España, así como
la de los años que la precedieron y los posteriores, exigían la mayor
atención de la Administración General del Estado para que, en torno a
esta Sección de Guerra Civil, se reuniera toda aquella documentación
dispersa vinculada a aquel período de nuestro pasado. Por esta razón, el
Archivo se ha ido enriqueciendo con adquisiciones y donaciones de
otros fondos documentales relacionados con la Guerra Civil Española y
sus consecuencias, como el Archivo Bruno Alonso, los archivos
fotográficos de Robert Capa, de Albert-Louis Deschamps, de Kati
Horna, de los hermanos Mayo, o los relativos a la Legión Cóndor,
Colecciones de carteles, prensa, e, incluso, fuentes de historia oral,
relativas a la Brigada Internacional de Abraham Lincoln y al Exilio
Español en México.
Por todas estas razones, la Junta Superior de Archivos, reunida en Pleno
el 26 de noviembre de 1996, propuso la creación en Salamanca de un
gran Archivo General de la Guerra Civil Española plenamente
autónomo, que a su vez integrara un Centro de Estudios y
Documentación sobre la propia Guerra Civil Española. Por eso, en el
Real Decreto de creación del Archivo General de la Guerra Civil
Española se contempla este Centro de
Estudios y Documentación (desarrollado en la ORDEN
ECD/1555/2002, de 17 de junio, por la que se establece el
funcionamiento y las competencias del Centro de Estudios y
Documentación sobre la Guerra Civil Española) y un Patronato
compuesto por:
Presidente: la Ministra de Cultura, doña Carmen Calvo Poyato
Vicepresidente: elegido por el Pleno entre los vocales por designación,
doña Ángeles Valle de Juan.
Secretario: el Director del Archivo General de la Guerra Civil
Española, don Miguel Ángel Jaramillo Guerreira
Vocales natos: la Consejera de Cultura de la Junta de Castilla y León,
doña Silvia Clemente Municio; el Alcalde de Salamanca, don Julián
Lanzarote Sastre; el Subsecretario de Cultura, don Antonio Hidalgo
López; el Rector de la Universidad de Salamanca, don Enrique Battaner
Arias; el Director general del Libro, Archivos y Bibliotecas, don
Rogelio Blanco Martínez; el Subdirector General de los Archivos
Estatales, don José Ramón Cruz
Vocales por designación: 8 vocales designados por el Ministerio de
Cultura por ORDEN CUL/4144/2005, de 22 de diciembre (BOE
3/01/2006): Dª Alicia Alted Vigil, D. Benito Bermejo Sánchez, Dª

278
Josefina Cuesta Bustillo, D. Santos Juliá Díaz. Dª Victoria Prego de
Oliver, D. Nicolás Sánchez Albornoz, D. Secundino Serrano
Fernández, D. José Félix Tezanos Tortajada.

Fondos

El Centro Documental de la Memoria Histórica está formado por los


fondos provenientes de los Servicios Documentales de la Presidencia
del Gobierno y del Tribunal Especial para la Represión de la Masonería
y el Comunismo de época franquista, así como por los incorporados
con posterioridad a 1979.

La Delegación Nacional de Servicios Documentales fue el organismo


que dio lugar al actual Centro Documental pues, además de los
documentos recogidos y producidos a lo largo de su historia, en 1971
acogió el segundo fondo más importante de los originarios, el del
Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo.
Su documentación se estructura en tres secciones diferentes: Servicios
Generales, Sección Especial y Sección Político-Social. En la primera de
ellas se encuentran los documentos que la Delegación y sus organismos
precedentes utilizaron en su funcionamiento diario: disposiciones
legales, reglamentos, correspondencia, expedientes personales,
nombramientos, cuentas, informes, planes de trabajo, etc., entre los
años 1937 y 1977. Con ellos se puede conocer la institución, sus pautas
de actuación y el porqué de lo conservado en las otras secciones.
Sección Especial
La Sección Especial agrupa los documentos que se formaron relativos a
la masonería y a otros movimientos y asociaciones que podemos
unificar bajo la característica de ser considerados disidentes de la
ideología oficial del franquismo: teosofismo, librepensamiento o
rotarismo.
A la documentación masónica se le dedicó una atención extraordinaria,
ligada a la tarea de identificar a sus miembros y descubrir sus
actividades, debido a la cual hoy tenemos documentos que abarcan casi
todo el territorio español. Con lo recogido se formaron cinco tipos
básicos de expedientes: personales, de instituciones, de asuntos, de
actividades y de recuperación, ligados por un instrumento único: el
fichero general.
Todos los expedientes reúnen información con los documentos
originales incautados y los elaborados por la Delegación. De esta forma
los expedientes personales (de masones, de rotarios, de teósofos o de
miembros de la Liga de Derechos del Hombre) incluyen aquellos
documentos que ofrecen datos sobre personas concretas y los de

279
instituciones sobre logias, obediencias y otras asociaciones, con sus
libros de actas, de miembros, de cotizaciones, etc.
Los expedientes de asuntos ilustran una materia determinada tomando
como punto de partida documentación originaria sobre el tema,
mientras que los expedientes de actividades recogen información sobre
actividades masónicas en una localidad o territorio. Finalmente, los
expedientes de recuperación son los que nos dan a conocer el proceso
de incautación de los documentos y objetos masónicos.

La Sección Especial tiene también un importante fondo hemerográfico


y bibliográfico con la misma procedencia que los documentos,
fundamentalmente de temática masónica o teosófica, a lo que hay que
añadir un buen número de títulos sobre ocultismo, filosofía o religiones
orientales.

Sección Político-Social
Está formada por documentos de todo tipo de instituciones,
asociaciones y personas que lucharon por la causa republicana, con los
que se formaron diversas agrupaciones documentales o "series", para
cuya identificación se recurrió al lugar donde se realizó la incautación
en unos casos y a la materia en otros. La mayor parte forman las que se
han venido denominando "series de procedencia geográfica": Alicante,
Aragón, Barcelona, Bilbao, Cádiz, Cartagena, Castellón, Extremadura,
Gijón, Jaén, Lérida, Madrid, Santander, Valencia y Vinaroz, que se
completan con las de prensa y propaganda y militar.
Contrariamente a lo que pudiera parecer, las series de procedencia
geográfica no sólo tienen documentos del territorio con que se la ha
denominado sino también de otros generalmente limítrofes. En Madrid
o Barcelona es fácil encontrar expedientes referentes a todo el territorio
nacional, en unos casos por ser de instituciones cuyo ámbito
competencial abarcaba todo el país y en otros por el desplazamiento de
la documentación con el frente de guerra. En todo caso y como regla
general conviene saber que los documentos corresponden a las zonas
perdidas por los republicanos a partir de julio de 1937, y, desde luego,
nada hay recogido en los lugares en que triunfó el golpe al comienzo de
la guerra.
El contenido de estas series es misceláneo ya que en ellas se han
reunido materiales que tienen su origen en los más diversos archivos:
legislativos, judiciales, de la Administración Central, de las
administraciones autónomas de Cataluña y País Vasco, de
corporaciones locales, de la Administración Institucional, de personas y
todo tipo de asociaciones y empresas.

280
Bajo la denominación Prensa y Propaganda se pueden hallar algunos de
los materiales que tradicionalmente se han empleado para esas tareas,
siendo los más destacables por cantidad y calidad los carteles, tarjetas
postales, calendarios, hojas de propaganda, banderas, folletos y
publicaciones periódicas. El Centro cuenta con una excepcional
hemeroteca con buena parte de lo publicado en el bando republicano.
La "Serie Militar", formada a partir de la toma de Madrid, no recoge
toda la documentación de ese carácter que existe en el Centro, la mayor
parte de las otras "series"de la sección tienen también documentos del
Ejército. En ambos casos el contenido es parecido: datos sobre
individuos, esto es, expedientes personales, carnés, hojas de revista,
listados de hospitalizados, etc.
Con las informaciones sacadas de los documentos de la Sección
Político-Social se formó un gran fichero onomástico de
aproximadamente tres millones de fichas que contienen las referencias
individuales de las personas que aparecen citadas en buena parte de la
documentación. Estas fichas eran las que permitían a la Delegación
Nacional de Servicios Documentales facilitar los informes de
antecedentes que le solicitaban las diferentes instancias y especialmente
el Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el
Comunismo, los cuales a su vez forman otra importante serie.
Junto con la documentación de la sección existe un gran fondo
bibliográfico, ligado a la tarea de incautación, que reúne libros con el
mismo origen que los documentos y cuya temática es la política, el
sindicalismo, ideologías, historia, literatura, publicaciones oficiales, etc.
Un conjunto editorial variopinto, muestra de lo que leían aquellos que
perdieron la guerra.
Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo
El artículo 12 de la Ley de Represión de la Masonería y el Comunismo,
de 1 de marzo de 1940, establece su creación y composición así como
los delitos de su competencia, enunciados en el título de la propia ley.
En la actualidad conservamos la mayor parte de la documentación que
produjo el tribunal durante su existencia, los expedientes personales de
sus miembros, los registros y los algo más de sesenta y cuatro mil
expedientes de los procesos que fueron instruidos por los tres juzgados
existentes. A ellos habría que añadir los libros de sentencias y los
diarios de sesiones.

Fondos incorporados
Los llamados fondos incorporados son los documentos que han
ingresado en el Centro a partir de 1979. Son tanto archivos como
colecciones o piezas sueltas que completan y amplían lo ya existente. Si
nos referimos al tema guerra civil sobresale el Archivo de la Segunda

281
Sección del Estado Mayor del Ejército de la República, que permite
acercarse al funcionamiento y a los datos obtenidos por uno de los
servicios de información republicanos. Junto a éste está el pequeño
Archivo del Comisario General de la Flota de la República, Bruno
Alonso, con una interesante correspondencia, algunos documentos
oficiales y fotografías. La propaganda aparece representada por una
notable colección de hojas de propaganda y por algunas láminas,
carteles y publicaciones diversas. En este aspecto revisten especial
importancia las fotografías, pues este Centro cuenta con algunas de las
más conocidas e importantes colecciones que sobre la guerra civil
existen; las de Robert Capa, Kati Horna y de Albert-Louis Deschamps,
que nos muestran los dos bandos de la contienda.
Los archivos de dos asociaciones pueden servir para ilustrar el exilio:
Federación Española de Deportados e Internados Políticos y Liga de
Mutilados, Inválidos y Viudas de la Guerra de España (1936-1939) en
Francia. Además se han reproducido en microfilm los archivos
personales de algunos de los exiliados más notables que residieron en
Argentina o de los filósofos que se asentaron en México, país en el que
se realizó un proyecto de historia oral con exiliados españoles que
también se encuentra en el Centro. Las imágenes de muchas de estas
personas se pueden encontrar también en las fotografías realizadas por
los Hermanos Mayo.

Archivo General de la Administración Civil (AGA)

Más conocido como AGA de Alcalá de Henares. Su antecesor se crea


en 1858, y es conocido como el Archivo General Central, situado en el
palacio arzobispal de la Alcalá de Henares, al que durante ochenta años
remitieron sus documentos los ministerios y otros organismos
administrativos, pero en el verano de 1939, y como secuela de la
Guerra Civil fue destruido por un incendio. En 1969 se crea el AGA
Archivo general de la Administración Civil, concebido como depósito
intermedio, es decir de valoración y selección de la documentación que
va a ser definitivamente conservada como histórica y la que será
destruida.
El Decreto 914/1969, de 8 de mayo, por el que se crea el Archivo
General de la Administración supuso la continuación de las
transferencias de documentación interrumpidas en el año 1939 por la
desaparición del Archivo General Central de Alcalá de Henares. Este
último se había creado por Real Decreto de 17 de julio de 1858 para
recoger la documentación remitida por las Secretarías del Despacho.
Por otro lado, con el Decreto 914/1969 se consolidan y regulan las
transferencias entre los distintos tipos de Archivos basándose en

282
criterios jurídico-administrativos y de frecuencia de consulta, fijando
con carácter general los plazos máximos de permanencia en cada uno
de ellos. Por tanto este archivo es el heredero directo del Archivo
General Central, incendiado treinta años antes. Su objetivo como se
define en el texto legal que da lugar a su constitución, es crear “una
corrientes de documentación que perimita garantizar la conservación de
los documentos que ha de tener un valor histórico y dar el tratamiento
adecuado a aquellos otros que tengan un valor temporal como reflejo de
los derechos y deberes del estado, o de los ciudadanos, a la vez que
descongestione las oficinas publicas y agilice la decuacion
daministrativa”.
Sus fondos han sido producidos, en su mayor parte, por la actividad de
organismos públicos, en ámbito de la Administracion central. Hay un
volumen importante de documentos procedente de organismos de la
administración Central Periferica, asi como de la administración
española en el Norte de africa y documentos producidos por las
instituciones político admnistrativas del periodo 1939-1975. Destacan
sus características los fondos producudos por la actividad de los orgnos
del poder judicial, por la administración consultiva, institucional y
corporativa, asi como los producidos por la actividad de las sociedades
estatales y empresas mixtas. Merecen especial atención los fondos
fotográficos y cartográficos.
El centro simultanea sus funciones de archivo intermedio con las de
Archivo histórico, recibiendo anualemtne documentación con mas de
15 años de antigüedad. Desde su existencia podemos distinguir dos
etapas, diferenciadas por las transformaciones políticas y sociales que
se producen a partir de 1978.
La primera etapa, comprendida entre 1972 y 1985 podemos definirla
como de salvaguarda del Patrimonio documental. Durante este periodo
se produce una recogida masiva de fondos, que en muchos de los casos
no disponían del control archivístico necesario, ya que debido a la
inexistencia de archivo intermedio entre 1939 y 1972, los rchivos
centrales no pudieron dedicar la atención necesaria a estos fondos. A
esto habira que añadir los acontecimientods que se desarrollaron con la
posteriodad a 1975, que finalmente con la transformación político
administrativa del estado, de la que resulta la desaparición de
numerosas instituciones que funcionaban duraten el régimen de Franco.
De esta manera a partir de la publicación del Real Decrero de 4 de julio
de 1977, el Archivo General de l Administracion comienza a recoger
fondos de otras instituciones para evitar su desaparición, tales como la
Secretaria General del Movimiento, Organización Sindical o del
Ministerio de Informacion y Turismo. Otro de los acontecimientos
importantes que marcan la historia de este archivo será el translado de

283
los juzgados de Madrid a la nueva sede de plaza de Castilla, lo que
supuso un gran ingreso de documentos producidos por la
administración de justica. La segunda etapa del archivo, que podemos
situara partir de 1986, se caracteriza por la consolidación de las
transferencias regulares de fondos de los archivos centrales, dotando a
la administración central del estado nuevamente de un sistema de
archivos eficad.
La falta de espacion en el Archivo Historico Nacional, ha tenido como
consecuencia que este archivo no pueda transferir documentación de
carácter histórico que conserva, desarrollando por este motivos las
funciones de archivo intermedio de la administración y de archivo
histórico.
Se puede destacar el fondo de regiones devastadas, en el que se
conservan unidades archivisitcas de gran valor testimonial para la
historia del conjunto arquitectónico y urbanístico español, formado por
los expedientes de reconstrucción de edificios y monumentos del
patrimonio histórico artístico, que fue destruido y deteriorado tras la
guerra civil española.
En los fondos documetales del Archivo general de a administración se
encuentran junto a los documentos de los cambios políticos e
institucionales masrecientes, el reflejo del pasado de la historia
española mas reciente: a través de los fondos de la dicerccion general
de Marruecos y colonias, Guinea, sahara, embajadas y consulados, etc.
Se puede documentar la vida política y las relaciones exteriores de un
pasado no muy lejano.
De todo este conjunto documental se cubren mas de 135 km lineales de
estantería, con fechas comprendidas entre finales del siglo XVIII y
1990, podíamos destacar el magnifico fondo fotográfico que pone
imagen a la historia mas reciente de España a través de ocho millones
de fotografías, formado por el Archivo fotográfico de Alfonso, la
Agencia Torremocha y la producción grafica de los medios de
comunicación social del estado; pero si en algo destaca este archivo es
en su volumen de los nueve millones de unidades, imprescndibles para
el estudio de la arquitectura, el urbanismo, la ingeniería y el desarrollo
socio económico de este periodo.
El archivo general de la administración tiene como fin especial la
recogida, mediante tranferecias regulares, de la documentación
producida por la Administracion General del Estado, que tras
permanecer en sus respectivos archivos centrales haya perdido
suficiente utilidad administrativa como para que el descenso en su
índice de frecuencia de consulta aconseje su tranferencia a un archivo
intermedio.

284
Por otra parte y como se expresaba en su Decreto de Creacion, el
Archvio general de la Administracion tiene la misión de determinar los
fondos que deben ser tranferidos al archivo histórico nacional, y cuales
pueden ser propuestos para su eliminación a la Comision superior
Calificadora de Documentos Admiistrativos.
Como el resto de los archivos estatales tiene ecomendadas las funciones
de custodia, organización, descripción, conservación y difusión de los
fondos en el depositados, en tanto que constituyen una parte importante
del patrimonio documental español.
Por ultimo decir que el archivo general de la Administracion de Alcala
de Henares conto para su puesta en funcionamiento con un edificio de
nueva planta: se hace un edificio de 8 plantas con material
incombustible , las zonas de deposito es un muro ciego, es decir, no hay
ventanas y además esta climatizado todo el año. Cada planta esta
separada herméticamente de las demás. En cada planta hay también
muros cortafuegos.

Archivo histórico provincial de Álava

Los Archivos Históricos Provinciales tienen su origen en el Decreto de


12 de noviembre de 1931 por el que se establece que los protocolos
notariales de más de cien años se reúnan en estos Archivos. En
posteriores disposiciones se amplían las competencias de los Archivos
Provinciales para reunir la documentación judicial, de los Registros de
la Propiedad, de las Delegaciones de Hacienda, etc. culminando con el
Decreto 914/1969 por el que se establece que toda la documentación
producida por organismos de la Administración Central en la
Provincia se envíe a los Archivos Históricos Provinciales.
Las primeras noticias del Archivo Histórico Provincial de Álava son del
año 1932 al constituirse la Junta del Patronato del Archivo, la cual no
logró llevar a cabo su compromiso de establecer el Centro por no
conseguir habilitar un local adecuado.
Por Orden del Director General de Archivos y Bibliotecas de 24 de
septiembre de 1941 se designó a D. Antonio Mañueco Francos "para
que proceda a la formación del Archivo Histórico de la provincia de
Álava". La Orden se cumplió en el verano de 1942 al instalarse los
protocolos notariales de Vitoria en el Instituto de Enseñanza Ramiro de
Maeztu.
Como consecuencia de la política de creación de Casas de Cultura de
los años 60 y 70, el Archivo Histórico Provincial de Álava se trasladó
en 1976 a su actual sede del Paseo de la Florida.
Mucho antes de que se creara el Archivo Histórico Provincial, Álava ya
había afrontado la necesidad de preservar en un lugar apropiado la

285
documentación de origen notarial. En 1849, tras una drástica reducción
del número de notarías en Vitoria a causa de una crisis económica, se
planteó el problema de la conservación de los protocolos notariales de
las escribanías desaparecidas. El juez de Primera Instancia de Vitoria,
José Jorge de Goya, resolvió el problema de forma provisional,
depositando la documentación que estaba inventariada en el Archivo
Municipal, que compartía sus instalaciones con el Juzgado.
La Ley General del Notariado de 28 de mayo de 1862, estableció que se
creasen, en las cabeceras de las Audiencias Territoriales, los Archivos
Históricos de Protocolos Notariales. Al mismo tiempo las Diputaciones
de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya propusieron la creación de archivos
provinciales para el depósito y custodia de sus protocolos. Esta
propuesta se recogió en el Decreto de 8 de enero de 1869 que proponía
la creación de los Archivos de Protocolos en las cabezas de los Partidos
Judiciales.

Así, en Vitoria se crea el Archivo General Notarial a cuyo frente se


nombró un Notario-Archivero, instalándose en un edificio compartido
con el Instituto de Segunda Enseñanza, la Audiencia Provincial, el
Juzgado de 1ª Instancia y el Ateneo Científico y Literario. Hoy en día
este edificio es la sede del Parlamento Vasco.

El Patronato. Tras el Decreto de 12 de noviembre de 1931, sobre


régimen y denominación de los Archivos Históricos de Protocolos e
Históricos Provinciales, se constituye la Junta del Patronato del
Archivo (3 de marzo de 1932) con lo que nace formalmente el Archivo
Histórico Provincial de Álava con el fin de conservar y difundir los
protocolos notariales con más de cien años de antigüedad. Sin embargo,
la inestabilidad política de la década y el estallido de la Guerra Civil
española imposibilitaron conseguir un local adecuado para su
instalación y los protocolos notariales acabaron amontonados en varias
salas del Tribunal Tutelar de Menores de Vitoria, lo que provocó un
gran deterioro en la documentación.

En 1941, por Orden del Director General de Archivos y Bibliotecas, se


designó a D. Antonio Mañueco Francos, Jefe del Archivo de la
Delegación de Hacienda y de la Biblioteca pública de Vitoria, “para
que procediese a la formación del Archivo Histórico de la provincia de
Álava”. Al año siguiente, los protocolos notariales fueron trasladados
de nuevo a su primitiva sede en el Instituto de Enseñanza Media
“Ramiro de Maeztu”. Desde entonces, y ante el creciente interés que
despertaban estos fondos documentales para el estudio de la historia

286
local, la Diputación Foral alavesa va a promover diversas iniciativas
dirigidas a proporcionarles un local adecuado.

En 1947 se constituyó un nuevo Patronato del Archivo, presidido por el


Presidente de la Diputación Foral, siendo su Secretario el Director del
Archivo Histórico Provincial de Álava: el Archivo continuó
funcionando con arreglo a las normas establecidas por el Ministerio de
Educación, dependiendo de la Dirección General de Archivos y
Bibliotecas. Esta fecha puede considerarse la fecha de nacimiento real
del archivo como tal, es decir, como institución encargada de la
conservación, organización y difusión de los documentos.

Crecimiento. Como consecuencia de la política de creación de Casas de


Cultura de los años sesenta y setenta del siglo XX y de la carencia de
espacio en los locales del Instituto Ramiro de Maeztu, el Archivo
Histórico Provincial de Álava se trasladó en 1976 a la recién creada
Casa de Cultura de Vitoria, en el Paseo de la Florida: un edificio
emblemático para la provincia y donde va a compartir instalaciones con
la Biblioteca Pública Provincial.

Es a partir de ese año cuando el AHPAL puede comenzar a realizar sus


funciones de archivo intermedio de la Administración Periférica del
Estado, como establece el Decreto 914/1969, de 8 de mayo. A partir de
1978, comienza la incorporación de fondos documentales, que
demuestra nuevamente la falta de espacio para instalar la
documentación y la necesidad de construir un edificio de nueva planta
adecuado a su finalidad: recogida, conservación, descripción y difusión
del patrimonio documental.

Desde 2004, el Archivo Histórico Provincial de Álava cuenta con un


moderno edificio de nueva planta situado en el distrito universitario de
Vitoria. Por sus características constituye hoy el centro de archivo más
moderno y de mayor capacidad del País Vasco.

Fondos

El grueso de la documentación del AHPAL lo constituye el fondo de


Protocolos Notariales otorgados en la provincia de Álava. Cuenta
actualmente con más de trece mil protocolos, remontándose hasta 1502
e incrementándose anualmente con la incorporación de nuevos
protocolos centenarios. Los más recientes corresponden a 1906.

287
De este fondo inicial y de otras transferencias posteriores se fue
separando otra documentación que llegó mezclada con la notarial. Su
organización permitió identificar:

El Archivo familiar de Ocio-Salazar, un ejemplo de familia hidalga


alavesa ennoblecida con las mercedes enriqueñas y que acabará
entroncando con los grandes linajes de la Edad Moderna. Este fondo
había sido conservado por el escribano de Llodio (1853-1897), D.
Francisco de Salazar.
La documentación procedente de los Juzgados municipales, que recoge
el ejercicio de la jurisdicción ordinaria ejercida por los Alcaldes
ordinarios en villas y ciudades para los casos de “no hermandad”, y
cuyas sentencias se apelan a la Chancillería de Valladolid.
Los Expedientes de limpieza de sangre, de gran importancia para
probar la condición de noble, que había sido concedida a todos los
alaveses de nacimiento por Alfonso XI en 1332.
El fondo de la Escribanía Mayor de Rentas Reales del Distrito de
Cantabria, procedente de aquéllos escribanos que ejercían
simultáneamente como escribanos del número de Vitoria y como
escribanos de rentas reales.
La correspondencia de los Presidentes y Secretarios de la Real
Sociedad Bascongada de Amigos del País desde 1770 a 1792
El fondo de la Universidad de Oñate en Vitoria: fundada por Rodrigo
Mercado de Zuazola en 1515 y trasladada a Vitoria en 1834.
El fondo de la Universidad Literaria de Vitoria creada al amparo de la
Ley de Enseñanza Libre de 1868 por el Ayuntamiento de esta ciudad.

Al núcleo inicial del AHPAL se incorporó en 1949 el fondo del


Registro de Hipotecas. Esta institución había sido originariamente
creada por Carlos III para registrar las transacciones y arrendamientos
de bienes inmuebles y en 1862 se transformó en los actuales Registros
de la Propiedad.
Hasta 1976, cuando el Archivo se traslada a la Casa de Cultura, no
pudieron realizarse nuevas incorporaciones de fondos documentales, a
pesar de que el Decreto 914/1969 transformaba los Archivos Históricos
Provinciales en archivos intermedios de la Administración central y por
tanto, competentes para recoger toda la documentación generada por
los organismos de la Administración periférica.
La documentación de las Delegaciones provinciales del INE y de
Hacienda, que incluía importante documentación de la
Desamortización.
Otros fondos de instituciones franquistas desaparecidas: Sindicatos
verticales (AISS), Radio Álava (de la red de emisoras del Movimiento

288
Nacional), la Delegación provincial de la Familia y la Sección
Femenina.
En 1993 se inician las transferencias periódicas incorporándose los
fondos documentales de las Delegaciones Provinciales de Cultura,
Obras Públicas y Agricultura; tres años después se añaden las de la
Delegación del Gobierno en Álava, los Servicios Jurídicos y Protección
civil.
El AHPAL se ha acrecentado también con la adquisición, por parte de
la Subdirección General de Archivos Estatales, de algunos fondos
privados como el Archivo de la familia alavesa Gámiz (1451-1870) que
comprende las cartas de Fernando I, rey de romanos, Hungría y
Bohemia a su embajador en España, D. Alonso de Gámiz; o la compra
de una Colección de Tarjetas Postales del País Vasco.
Por último, en 1997 ingresa, por donación, el fondo privado de Mariano
Belestá, general isabelino que contrajo matrimonio con la vitoriana
Fausta Elío, sobrina del general carlista Elío y que se completa con la
documentación depositada en la Biblioteca del Seminario Diocesano de
Vitoria.
Fondos desaparecidos. Tal como se ha mencionado arriba, la tardía
ubicación del Archivo en un local convenientemente habilitado para
ello y la carencia de personal de plantilla condicionaron enormemente
la recogida de documentación a lo largo del tiempo: esta situación se
vio agravada, además, por el estallido de la guerra civil y la falta de
interés generalizada por la protección del patrimonio documental. Todo
ello propició la desaparición de algunos fondos documentales
importantes para la historia de Álava:

- Parte de los protocolos notariales de Laguardia o los Libros


Registro de Hipotecas, depositados ambos en la cárcel pública, y
que acabaron siendo pasto de las llamas durante la Guerra Civil.
- Gran parte de los protocolos notariales de la Ribera Alta,
arrojados al vertedero en las labores de reforma de su
Ayuntamiento.
- La documentación de la Audiencia provincial, que sería vendida
al peso como papel inservible en la década de los 40: con ella
desaparecería también el testimonio de la función jurisdiccional
del Diputado Foral de Álava.
- Gran parte de la documentación del Gobierno civil y de las
Delegaciones provinciales del Movimiento.
- Ello ha supuesto, en la práctica, la casi total desaparición de la
documentación generada por la Administración del Estado en la
provincia de Álava a lo largo del XIX y casi los dos tercios del
XX.

289
Archivo histórico provincial de Guipúzcoa

Los Archivos Históricos Provinciales tienen su origen en el Decreto de


12 de noviembre de 1931 por el que se dispone que los protocolos
notariales de más de cien años se reúnan en estos Archivos. En
posteriores disposiciones se amplían las competencias de los Archivos
Provinciales para reunir la documentación judicial, de los Registros de
la Propiedad, de las Delegaciones de Hacienda, etc. culminando con el
Decreto 914/1969, de 8 de mayo, de creación del Archivo General de la
Administración Civil, por el que se establece que toda la
documentación producida por organismos de la Administración Central
en la Provincia se envíe a los Archivos Históricos Provinciales. El
Archivo Histórico de Protocolos de Oñate (Guipúzcoa) se constituye
por Orden Ministerial de 10 de julio de 1942 (BOE de 20 de julio),
estableciéndose en el antiguo edificio de la Universidad Sancti Spiritus
de Oñate.
Los Archivos Histórico Provinciales tienen su origen en el Decreto de
12 de noviembre de 1931 por el que se dispone que los protocolos
notariales de más de cien años se reúnan en estos Archivos. En
posteriores disposiciones se amplían las competencias de los Archivos
Provinciales para reunir la documentación judicial, de los de la
Propiedad, de las Delegaciones de Hacienda, etc. Culminando con el
Decreto 914/1969, de 8 de mayo, de creación del Archivo General de la
Administración Civil, por el que se establece que toda la
documentación producida por organismos de la Administración Central
en la Provincia se envíe a los Archivos Histórico Provinciales.
La O.M. de 10 de julio de 1942 crea el Archivo de Protocolos de
Guipúzcoa.
En 1947 comienza el traslado de los Protocolos notariales de los
partidos notariales de Azpeitia, Bergara y San Sebastián al edificio de
la antigua Universidad de Oñate, edificio de estilo renacentista que con
depósitos escasos, continuando en años posteriores con los de Tolosa
que son trasladados al Archivo General de Gipúzkoa, sito en dicha
localidad, donde continúan hasta el momento custodiados por la
Diputación Foral de Guipúzcoa.
Fondo de la Comisaría General de Abastecimientos y Transportes
Con objeto de abastecer a la población de artículos alimenticios de
primera necesidad y de consumo y uso indispensables, en 1939 se crea
la Comisaría General de Abastecimientos y Transportes (CAT), por
Ley de 10 de marzo, regulándose su estructura y funciones por la Ley
de 24 de junio de 1941 y el Decreto que la desarrolla de 11 de julio del
mismo año.

290
Entre sus funciones está la de obtener y adquirir recursos, la
distribución equitativa de los mismos, la fijación de precios, la
intervención de los productos cuya distribución le está encomendada,
así como la propuesta periódica de importación y exportación de
diversos artículos. La Ley de 1941 también le encomienda la
centralización de las estadísticas de recursos y de consumo.
La CAT es un Organismo Autónomo que se mantiene como tal durante
toda su existencia. Si bien en un principio y hasta 1951 depende
administrativamente del Ministerio de Industria y Comercio y en lo
técnico, conjuntamente con dicho Ministerio y el de Agricultura, a
partir de ese año y hasta 1981 pasa al Ministerio de Comercio, que en
virtud del Decreto de 19 de julio de 1951 se desvincula del de Industria.
La década de los 70 supone una pérdida de competencias para la CAT
por el desarrollo del Ministerio de Agricultura y la creación de nuevos
organismos. Finalmente en 1981 queda extinguida y el Servicio
Nacional de Productos Agrarios (SENPA) asume sus funciones. (Real
Decreto 2924/1981, de 4 de diciembre).
Para el desempeño de sus funciones la CAT se organiza en Servicios
Centrales, Comisaría de Recursos de Zonas de Abastecimientos y
Delegaciones Provinciales y Locales de Racionamientos y Consumo
(art. 5 Ley de 24 de junio de 1941). Las Delegaciones Provinciales se
regularán por el “Reglamento sobre Organización, Atribuciones y
Competencias de los Servicios Provinciales de Abastecimientos y
Transportes” de 1 de junio de 1943.
Según el Decreto de 11 de julio que desarrolla la Ley de 1941 se
establecen 10 Zonas de Abastecimiento. Guipúzcoa junto a Álava,
Logroño, Navarra y Vizcaya formará la Zona sexta. El Gobernador
Civil de cada provincia asume el cargo de Delegado Provincial de
Abastecimientos y Transportes y los Alcaldes serán los Delegados
locales.
La mayor cantidad de documentación que se conserva pertenece a la
década de los años 60 y 70. Hay muy poca documentación de los
primeros años de funcionamiento del organismo, pero analizando la
existente, se aprecia el control que se ejercía y lo exigente que era en
relación con el inventario e inspección de alimentos intervenidos.
Ingresó por Transferencia del Ministerio de Agricultura Pesca y
alimentación realizada en 1993.

Fondo de la Fábrica de Tabacos de San Sebastián 1887-2000

Como consecuencia directa de la supresión de los Fueros en 1876 y


establecida por R.O. de 27 de mayo de 1878, se funda en San Sebastián
la primera fábrica de tabacos que fue instalada en el edificio de la

291
alhóndiga provincial, situado en la calle Garibay de San Sebastián.
Ante la insuficiencia de las instalaciones se comenzó a construir en
1888 una nueva fábrica en la orilla derecha del Urumea, con acceso
directo desde los muelles de la estación de ferrocarril, de una estética
muy superior a la normal en un edificio fabril, que entró en
funcionamiento en la segunda década del S.XX. Ocupa una superficie
de 8000 m2, disponiendo de 30.000 m2 de superficie utilizable en sus
tres plantas y sótano, a lo que hay que añadir las naves de
almacenamiento de rama y elaborados, los pabellones de la central
térmica y la estación de trasformación.
Se conservan los proyectos originales y los planos existentes en la
empresa. Estos primeros planos fueron elaborados por Mauro Serret en
1886, antes incluso de que se creara la Compañía Arrendataria de
Tabacos, que lo hará en 1887. Una vez constituida, el proyecto de
construcción se mantuvo aunque la responsabilidad pasó a José
Tarancón, que fue nombrado Ingeniero Jefe Director de las obras en
1888 e introdujo algunas modificaciones en los planos elaborados por
Serret.
Intervienen también en el nuevo proyecto, Wenceslao Aguirrebengoa,
quien más tarde sucederá a Tarancón en la dirección de la fábrica y José
Goicoa en calidad de arquitecto técnico municipal. El aumento
constante de la financiación de las obras produjo desencuentros entre la
Compañía Arrendataria y el Ayuntamiento. Por ello las obras se
paralizaron en 1904 y no se reanudaron hasta 1909. Finalmente las
obras concluyen a finales de 1912, inaugurándose el edificio el 18 de
junio de 1913. Hasta 1916 la producción donostiarra era prácticamente
manual y es a partir 1919 cuando va introduciéndose la mecanización.
Se conservan, así mismo, los planos pertenecientes tanto a la
instalación de talleres como de la maquinaria.
Desde 1887 es la Compañía Arrendataria del Monopolio de Tabacos de
España la que explotará el negocio del tabaco, siendo sustituida en
1945 por Tabacalera S.A.
En 1985 se privatiza parte de su capital aunque la empresa sigue siendo
mayoritariamente estatal. Es en 1998 cuando se privatiza totalmente.
Por último, en 2001 se produce la fusión entre Tabacalera española y
Seita Francesa, dando lugar al Grupo Altadis.
Esta documentación se conservó en el archivo de la empresa hasta su
cierre, y fue transferida en diciembre de 2003 al Archivo Histórico
Provincial de Guipúzcoa. Mayoritariamente se trata de documentación
de administración económica, producción, distribución, comercial y
gestión de personal.

Fondo de la Prisión Provincial de San Sebastián

292
El 28 de marzo de 2007 se han transferido desde el Centro
Penitenciario de Martutene aproximadamente 7.400 expedientes de
penados con fechas extremas de 1906- 1979 si bien predomina
1936.1959, procedentes de las prisiones de Santander, Saturraran,
Madrid y de las cárceles de partido de Azpeitia, Tolosa y San
Sebastián.

Archivo histórico provincial de Vizcaya

Los Archivos Históricos Provinciales tienen su origen en el Decreto de


12 de noviembre de 1931 por el que se dispone que los protocolos
notariales de más de cien años se reúnan en estos Archivos, pero es en
1942 cuando se materializa su creación tras la Orden Ministerial de 2
de octubre de dicho año. En posteriores disposiciones se amplían las
competencias para reunir la documentación judicial, de los Registros de
la Propiedad, de las Delegaciones de Hacienda, etc. culminando con el
Decreto 914/1969 por el que se establece que toda la documentación
producida por organismos de la Administración Central en la Provincia
se envíe a los Archivos Históricos Provinciales. Hasta el año 1988, en
que se trasladó a su sede actual, el Archivo Histórico Provincial de
Vizcaya careció de edificio propio ocupando sucesivos emplazamientos
provisionales.
En 1985 el Estado adquirió un inmueble situado en el centro de la
capital vizcaína que había sido sede del Diario La Gaceta del Norte
hasta su desaparición.
En el año 1988 se trasladó al nuevo edificio, todavía sin acondicionar,
la documentación y el personal, prolongándose las obras de reforma
hasta el año 1992 en que se abrió al público.
El año 1993 comenzó a funcionar el servicio de microfilmación y a
finales de 1996 se implantó un sistema informático capaz de atender la
mayor parte de las funciones de un archivo histórico.
El Archivo Histórico Provincial de Vizcaya, como los demás archivos
históricos provinciales, tiene su punto de partida legal en el Decreto de
12 de noviembre de 1931 de los Ministerios de Justicia y de Instrucción
Pública y Bellas Artes sobre Régimen y Denominación de los archivos
históricos de protocolos e históricos provinciales, en el que se
incorporaban al servicio del cuerpo facultativo de archiveros,
bibliotecarios y arqueólogos los protocolos centenarios para
reorganizarlos como archivos históricos.
Posteriormente el Decreto 914/1969, de 8 de mayo, del Ministerio de
Educación y Ciencia, de creación del Archivo General de la
Administración Civil, asignaba en su artículo 5.º a los Archivos
Históricos Provinciales la función de archivo intermedio respecto de la

293
documentación producida por los servicios provinciales de la
Administración Central e institucional.

Fondos

El núcleo inicial y preferente está constituido por los protocolos


notariales de más de cien años de antigüedad procedentes de los
archivos de distrito de la provincia. Junto a ellos y de acuerdo con la
legislación vigente ingresa de manera regular documentación de la
Administración Civil del Estado en la provincia.

294
ARCHIVOS HISTÓRICO REGIONALES.

El Archivo del Reino de Valencia.


El Archivo del Reino de Galicia
El Archivos del Reino de Mallorca
Depósito regional de Archivos de Cervera.
Archivo General del Reino de Navarra.

Archivo del Reino de Valencia

Creado por Felipe V para concentrar la documentación de las distintas


instituciones forales, no se hizo efectivo hasta 1810 en que comenzaron
a llegar algunos fondos (Archivo Real, Real Audiencia…) y terminaron
en 1959 con el ingreso de registros de la contaduría de hipotecas.
Cuenta con las secciones de Cancillería Real, Real Audiencia, Real
Patrimonio, Generalitat, el Justicia, Clero y Notarios. La gestión se ha
transferido a la Comunidad Valenciana.
La historia del ARV está íntimamente ligada a la historia de las
instituciones valencianas. Instituciones que lo largo del tiempo
recogieron la documentación que generaban y que, en diferente medida,
conformarían los fondos que en la actualidad constituyen una de las
mejores muestras de nuestro Patrimonio documental y un punto de
referencia único para la investigación histórica de nuestra Comunidad.
Aunque con anterioridad existía ya un archivo en el Palacio del Real de
Valencia, fue Alfonso V el Magnánimo quien, en las Cortes celebradas
durante 1419, fundó nuevamente el archivo real, al disponer que todos
los procesos de Cortes, los registros de la Cancillería y los procesos de
la Audiencia Real relativos al Reino de Valencia o a valencianos, se
copiaran en libros-registros separados de los generales de la Corona de
Aragón, y se guardaran en el Palacio Real. En estas mismas cortes se
creó el cargo de Maestre Racional del Reino, cuyas cuentas revisadas
debían conservarse también en el Palacio. El Archivo del Real
constituirá el núcleo originario del Archivo General del Reino de
Valencia. En 1707, suprimida la vigencia de los fueros valencianos a
consecuencia del apoyo del reino al candidato austríaco, desaparecieron
también las más importantes instituciones de gobierno autóctono del
reino de Valencia, que habían dado origen a los archivos que hoy se
custodian en el Archivo del Reino de Valencia (el Virrey, el Consejo y
Real Audiencia, la Bailía General, el Maestre Racional, la Gobernación,
la Diputación del General, los Justicias). En algunos casos, al asumir
sus competencias la Corona, su documentación fue también incautada
por el monarca. Así ocurrió con los archivos de la Diputación del
General del reino y de los Justicias de la ciudad de Valencia. En 1716,

295
Felipe V ordenó agrupar en un sólo archivo general la documentación
del Real Patrimonio, la Chancillería y la Superintendencia, nombrando
como archivero general a Luis Vicente Royo. Sin embargo, la idea de
reagrupar los archivos reales dispersos y constituir un único depósito
real y general no pasó de ser un proyecto. En 1758, ante el estado de
desidia, abandono y deficiente conservación de los archivos, Fernando
VI creará el Archivo General del Reino de Valencia, disponiendo que
los seis archivos propiedad de la Corona (los del Real, Bailía General,
Justicia Civil, Diputación, Gobernación y Justicia de Trescientos
sueldos) pudieran reunirse en un mismo edificio. Pero otra vez el
intento no llega a hacerse realidad y los archivos de la Corona
continuarán en edificios separados, con los consiguientes problemas de
custodia y conservación, unidos a la dispersión y mal
acondicionamiento de los depósitos.
De nuevo en 1770 se abordó la cuestión. Carlos III asignó la Casa
Profesa de los Jesuitas, incautada por la Corona a raíz de su expulsión,
como sede del Archivo General. Sin embargo, habrá que esperar hasta
1810 - en que es demolido el Palacio Real por considerarse un peligro
para la defensa de la ciudad, amenazada por las tropas francesas del
mariscal Suchet - para que se produzca el traslado forzoso del Archivo
del Real custodiado en el Palacio a la Casa Profesa de la Compañía de
Jesús.
Como ya hemos indicado, dicho Archivo del Real constituirá el núcleo
del Archivo Real y General del Reino de Valencia. Posteriormente, en
1859, ingresaran los archivos de la Gobernación y de los Justicias y en
1868 serán incorporados los fondos de la Bailía. Cada archivo
ingresado se convertirá en una sección correspondiente del Archivo del
Reino de Valencia. A finales del siglo XIX, ingresarán los fondos
documentales de las instituciones eclesiásticas de la provincia de
Valencia incautados por el Estado a raíz de la Desamortización. Ya en
1874, la Delegación de Hacienda de Valencia había efectuado un
primer ingreso de archivos eclesiásticos en el Archivo General, pero en
1897 comenzaron a ser enviados al Archivo Histórico Nacional.
Gracias a la mediación de la sociedad cultural Lo Rat Penat, en 1904 la
Delegación de Hacienda de Valencia depositó en el Archivo del Reino
de Valencia la documentación de Clero regular y secular que aún
permanecía en sus dependencias. En 1889, se incorporará el archivo del
Gremio de Maestros Zapateros. En 1926, la Audiencia Territorial
remitió los libros del Real Acuerdo y en 1936 hizo lo mismo con los
pleitos de las Escribanías de Cámara, la serie de registros y los índices
notariales, series procedentes de la antigua Real Audiencia o
Chancillería de época borbónica. Desde esa fecha, y hasta nuestros días,
el Archivo del Reino de Valencia ha ido enriqueciendo constantemente

296
sus fondos. En 1965 fue inaugurada la nueva y actual sede del Archivo,
ante las condiciones precarias y poco óptimas que ofrecía la Casa
Profesa como depósito archivístico. El edificio consta de dos cuerpos;
uno de ellos, con sala de lectura, oficinas, salón de actos y sala de
exposiciones, laboratorios de restauración y fotografía; el otro, es una
torre con 10 plantas para depósito de documentación, cuya capacidad
aproximada actual es de 15.000 metros lineales de estantería. El decreto
914/1969, de 8 de mayo, de creación del Archivo General de la
Administración civil asignó al Archivo del Reino de Valencia la misión
de archivo intermedio respecto de los servicios provinciales de la
Administración central. A partir de entonces, se incrementaron los
ingresos de fondos documentales estatales de carácter
predominantemente administrativo y de ámbito provincial. En 1985, el
Estado transfirió a la Generalitat Valenciana la gestión del Arxiu del
Regne de València, aunque conserva la titularidad de los fondos
documentales y del edificio. A partir de 1983, ingresaron los archivos
de los servicios y delegaciones del Estado en la provincia de Valencia,
cuyas competencias fueron transferidas a la Generalitat Valenciana. En
conclusión seis siglos de nuestra historia albergados en este Archivo
que, en estos momentos al comienzo de su séptima centuria, merecen y
necesitan una nueva aproximación a la gestión de sus fondos y sobre
todo a los servicios que podemos y debemos ofrecer a nuestra
Comunidad. La Dirección General del Libro y Coordinación
Bibliotecaria de la Generalitat Valenciana junto con el Ministerio de
Educación y Cultura se plantean abordar dos grandes niveles de
actuación respecto a las condiciones e instalaciones del ARV. En
primer lugar respecto a las condiciones físicas del edificio, habiéndose
realizado recientemente los estudios necesarios para una remodelación
integral del interior y exterior del edificio, y en segundo lugar respecto
a la gestión del sistema de información que debe proporcionar un
acceso ágil y adecuado a los fondos que custodiamos. En este sentido
nuestro Archivo comenzará próximamente la informatización de las
bases de datos que conforman las descripciones de sus fondos, así como
un ambicioso proyecto de digitalización de la documentación que
conforma nuestro patrimonio documental más valioso y/o consultado.
El objetivo que nos proponemos alcanzar es poner a disposición de la
sociedad valenciana en general y de la comunidad científica en
particular todo el patrimonio que custodiamos y que estamos obligados
a difundir, dotando al ARV de los medios materiales necesarios que
incorporen a esta institución al presente, a los últimos medios de
difusión de la información, a sus circuitos y por lo tanto a los resultados
que la gestión de este conocimiento proporcione.

297
Archivo del Reino de Galicia

Formado por los fondos de la Real Audiencia instituida en 1480 por los
Reyes Católicos para la administración judicial de Galicia. En la
actualidad se han unido a los fondos de carácter judicial, el Archivo
Provincial de A Coruña. Su gestión, como la de los históricos
provinciales ha sido transferida a la Xunta.
El Archivo del Reino de Galicia fue creado en 1775 por Real Cédula
del rey Carlos III de 22 de octubre. Esta orden viene a plasmar una
concepción del mismo ligada a la ideología de la Ilustración, que tiende
a considerar a estos centros como acumulaciones de fuentes históricas
de interés para la recuperación de la memoria de la sociedad. Pero en
realidad, su origen se encuentra ligado al de la Real Audiencia de
Galicia, institución de carácter judicial y gubernativo creada por los
Reyes Católicos, e a las disposiciones que tanto Carlos V como su
madre, doña Juana, dieron a principios del siglo XVI para que se
pusiesen a buen recaudo los pleitos y expedientes de la Audiencia.
Paulatinamente, la autonomía del Archivo se fue consolidando, aunque
sin perder su relación con la Audiencia. En el siglo XX, se acentúa la
independencia del centro y se perfila con nitidez su función de archivo
histórico de Galicia. Además, distintas normas le asignarán también el
papel de archivo histórico provincial de A Coruña para los documentos
de la Administración periférica del Estado, primero, y de la autonómica
después.
Históricamente, el Archivo ocupó diversos espacios en la planta baja y
en los sótanos del llamado Palacio de Capitanía General, y, entre 1936
y 1956, en el sótano del Palacio de Justicia, sede de la Audiencia
Territorial, en la ciudad de A Coruña. El edificio que actualmente es
sede del Archivo fue inaugurado en el año 1955 y remodelado entre los
años 2000 y 2003. Fue proyectado por el arquitecto coruñés Antonio
Tenreiro. Está situado en el Jardín de San Carlos de la ciudad de A
Coruña.
Por su origen, el ámbito del Archivo del Reino de Galicia es gallego. El
fondo de la Real Audiencia de Galicia fue el núcleo sobre el que se
fundó. Posteriormente, y desde mediados del siglo XIX, se fueron
sumando a ese otros conjuntos documentales de carácter público y
privado. Existen también diversas colecciones, como las de documentos
textuales (diplomas medievales fundamentalmente), la cartográfica e
iconográfica, y la fotográfica.
Los fondos proceden de instituciones públicas y privadas, tanto de
ámbito territorial gallego como provincial de A Coruña, dada la doble
función que tiene asignada de Archivo General de Galicia ("Archivo

298
General y Público de Galicia" se denomina en la Real Cédula de
fundación) y de Archivo Histórico Provincial.
Destaca el fondo de la Real Audiencia de Galicia, órgano de justicia,
administración y gobierno durante el Antiguo Régimen, continuado, en
su función judicial, por la Audiencia Territorial de A Coruña y hoy por
el Tribunal Superior de Justicia de Galicia, que sirvió de núcleo
fundamental, al que se han añadido los demás.

Archivo del Reino de Mallorca.

Lo componen los fondos documentales de las instituciones del viejo


reino balear desde el siglo XIII: notariales, contadurías de hipotecas,
servicios periféricos, así como algunos fondos particulares. Ha sido
trasferido a la Comunidad de les Illes Balears.
El origen remoto de lo que hoy se conoce como Archivo del Reino de
Mallorca hay que buscarlo en el momento de la incorporación de las
Illes Balears al mundo europeo medieval durante el siglo XIII, tras
cuatro siglos de dominio musulmán. El proceso se inició en 1229
cuando Jaime I, rey de la Corona de Aragón, llevó a cabo la iniciativa
de la conquista de Mallorca merced a los acuerdos de reparto con un
grupo de nobles. Eivissa y Formentera fueron conquistadas en 1235 por
Guillem de Montgrí, que las había obtenido en feudo de Jaime I.
Finalmente, Menorca, ya subordinada en 1232 gracias al Tratado de
Capdepera, fue definitivamente conquistada por Alfonso III. El nuevo
reino de Mallorca fue dotado de una estructura jurídica y política
inmediatamente después de la conquista, mediante la promulgación de
la Carta de Franquesa el primero de marzo de 1230. También se
procedió a la ordenación del espacio entre el Rey y los magnates
participantes en la conquista, lo que dio lugar a la redacción de los
repartiments. Todo ello vieno a facilitar el proceso de repoblación y
también el nacimiento y desarrollo de unas instituciones representativas
de poder real en sus diversas manifestaciones –poder ejecutivo,
normativo y judicial, así como la administración de bienes y rentas-, y
de las que desde antiguo tenemos noticias sobre la existencia de sus
Archivos, ubicados hasta el presente siglo en la misma sede en que
desarrollaron sus funciones.
Las disposiciones de la Carta de Franquesa establecían la participación
de la comunidad en diversas competencias públicas, lo que vendría a
sugerir la tímida aparición de un municipio rudimentario. La
información disponible es muy escasa y procede del propio documento:
se estructura el gobierno municipal en torno al Baile real, representante
del Monarca, y a ciertos prohombres a los que se atribuyen ciertas
competencias en unión del Baile o de modo aislado. El nacimiento del

299
municipio orgánico se produjo en 1249. El privilegio dado en Valencia
el 7 de julio creaba una institución formada por una magistratura de seis
Jurados, uno de ellos obligatoriamente caballero, con la misión de
gobernar y administrar toda la isla en beneficio del Rey y de la
universidad. Los Jurados nombrarían anualmente y de manera
discrecional a los miembros de su consejo, sin limitación de número ni
determinación de estamento. Cada año los Jurados salientes nombrarían
a sus sucesores ante el Baile real.
La nueva institución nacía con una jurisdicción extendida a toda la isla
bajo el modelo de un núcleo urbano densamente poblado y una zona
rural con poblamiento disperso, concentrado sobretodo en torno a los
antiguos núcleos islámicos, las alquerías. Pero durante el siglo XIII la
población foránea se incrementó notablemente, lo cual, junto a la
expansión económica del momento, facilitó el crecimiento de los
primitivos núcleos rurales. Ese desarrollo tuvo su plasmación jurídica
en las Ordinacions de 1300 dictadas por Jaime II de Mallorca, las
cuales preveían la creación de un número indeterminado de villas y
contenían una serie de normas relativas a superficie, tierras comunales,
condiciones para los pobladores, infraestructuras, defensa, etc. Tal
como veremos más adelante, el proceso de desarrollo foráneo culminó
en 1315, con la transformación del distrito único en una estructura más
compleja con la creación de la Universitat Forana. La sentencia
mantuvo formalmente las atribuciones de los Jurados en cuanto a
gobierno y administración de toda la isla, de hecho conservaron la
denominación de jurats de la ciutat i regne de Mallorca, pero se
reestructuró el órgano asambleario en dos consejos distintos: el Consell
de Ciutat, presidido por los Jurados e integrado por los estamentos
ciudadanos, y el Gran i General Consell, constituido por la agregación
al primero de los representantes de las villas foráneas.
Las instituciones surgidas a partir de 1249 y consolidadas durante el
siglo XIV fueron produciendo un volumen importante de
documentación; amén de la conservar los repertorios de privilegios y
franquicias obtenidas.

Archivo General de Navarra.

Cuya formación data de 1836 al extinguirse el Tribunal de la Cámara


de Comptos, está constituido por cuatro fondos: el de la Cámara de
Comptos, el del Reino, el del Real Consejo de Navarra, Archivos
eclesiásticos (procedentes de la desamortización) más una sección
facticia de códices y cartularios. No se conserva un acta específica de
fundación del AGN, si bien podría considerarse como documento de
creación la Real Orden de 1836 por la que se encomendó a la

300
Diputación la custodia del archivo de la extinguida Cámara de
Comptos. En 1852, instalada ya la Corporación Foral en su actual
Palacio, hizo trasladar a él los fondos, instalándolos en el piso superior,
junto con el llamado Archivo del Reino, que guardaba la
documentación de las antiguas Cortes y de la Diputación que éstas
nombraban al final de cada legislatura. Por entonces, se abrió a la
consulta de los primeros investigadores. En 1898 se inauguró el actual
edificio, incorporándose una primera entrega de procesos judiciales
procedentes del antiguo Consejo Real de Navarra, así como los
expedientes que por entonces integraban el archivo vivo de la
Diputación Foral.
Posteriormente, irían ingresando diversos fondos, provenientes de
instituciones públicas y privadas, personas y familias. Entre 1929 y
1935 se transfirieron las actuales Secciones de Tribunales Reales y de
Clero, hasta entonces depositadas en la Audiencia Territorial y en la
Delegación de Hacienda respectivamente. En 1974 se incorporaron los
Protocolos Notariales, a excepción del distrito de Tudela, que,
periódicamente, se incrementa con las oportunas transferencias. En
estos últimos años se han depositado los fondos de la Delegación de
Hacienda (1993), Gobierno Civil (1996) y Audiencia Territorial (1998).

Deposito regional de Cervera

El Deposito regional de Cervera (DAC), cuenta con 1560 metros


lineales de documentación. El deposito de Archivos de Cervera (DAC)
es creado por la orden Ministerial del año 1979. Las cmpetencias de
este archivo fueron transferidos al Gobierno de la Generalitat de
Catalunya en el año 1995. Está adscrito al departamento de Cultura y
medios de comunicación y tiene la misión de preservar, conservar y
difundir la parte del patrimonio documental que le esta encomendada.
Vinculado al archivo de la Corona de Aragon a finales del año de su
transpaso, la institución esta situada en el ala norte del edificio de la
Universidad repartido en dos plantas.
Conserva documentación de diferentes organismos de la
administración. La cronología de aquella documentación se inicia de
una manera regular a mediados del siglo XIX y ya entrado el siglo XX.

Datos generales del Archivo

Dirección:
Calle de Manuel Ibarra, s / n-Antigua Universidad-
25200 Cervera (Segarra) Tel.. 973 53 03 84 Fax. 973 53 03 84

301
Dirección electrónica:
dipositcervera.cultura @ gencat.cat
Página web:
http://cultura.gencat.cat/arxius/dac
Horario invierno
lunes a viernes, 8-15h y martes 16 a 18,30 h
Horario verano
Contenido
Alcance cronológico:
siglos XIX-XX
Metros lineales:
7567
Difusión
- Reseña periódica de las actividades del archivo a la publicación
trimestral "Archivos. Boletín del Servicio de Archivos" del
Departamento de Cultura de la Generalidad de Cataluña.
Normativa de acceso
Documento Nacional de Identidad
Servicios de que dispone
Consulta de documentos.
Reproducción: fotocopias.

302
ARCHIVOS DE DISTRITO.

Archivo de la Real Chancillería de Valladolid

Los orígenes del Archivo de la Real Chancillería de Valladolid se


remontan a las Ordenanzas de Medina del Campo de 1489, por las que
los Reyes Católicos, además de reorganizar el Tribunal de la Real
Audiencia y Chancillería de Valladolid, crearon su archivo. No
obstante, hasta 1607 no se nombró al primer archivero y se ordenó la
construcción de un edificio en el que deberían custodiarse los
documentos que hasta entonces se encontraban en poder de los
escribanos de cámara. El archivo se inauguró en 1682, y albergó la
documentación producida por la Chancillería hasta su sustitución por el
actual edificio, abierto al público en el año 1973. Para entonces, la
custodia de la documentación ya había sido encomendada al Cuerpo
Facultativo de Archiveros del Estado (1906), y se había superado el
abandono paulatino sufrido durante buena parte del siglo XIX.
En la actualidad, el Archivo de la Real Chancillería de Valladolid
conserva fundamentalmente la documentación emanada de la Real
Audiencia y Chancillería de Valladolid (1371-1834), máxima instancia
judicial de la Corona de Castilla durante el Antiguo Régimen para los
territorios situados al norte del río Tajo, sin perjuicio de las
competencias de la Sala de Justicia del Consejo de Castilla. Asimismo,
conserva los fondos producidos por la Audiencia Territorial de
Valladolid (1834-1988), tribunal que sustituyó a la Chancillería tras su
supresión, y por otros organismos judiciales aún vigentes, herederos a
su vez de las competencias de la citada Audiencia Territorial. Todo ello
supone un volumen de más de 20 km. lineales de documentación de
carácter exclusivamente judicial, correspondiente al amplio espectro
temporal comprendido entre los siglos bajomedievales y el final del
siglo XX.

Fondos:

Los fondos se organizan en Real audiencia y Chancillería de Valladolid


El Archivo de la Real Chancillería de Valladolid conserva la
documentación generada por la Real Audiencia y Chancillería de
Valladolid (1371-1834), máxima instancia judicial de la Corona de
Castilla durante el Antiguo Régimen para los territorios situados al
norte del río Tajo, sin perjuicio de las competencias de la Sala de
Justicia del Consejo de Castilla.
Asimismo, conserva los fondos producidos por la Audiencia Territorial
de Valladolid (1834-1988), tribunal que sustituyó a la Chancillería tras

303
su supresión, y por otros organismos judiciales aún vigentes, como la
Audiencia Provincial de Valladolid, la Sala de lo Social del Tribunal
Superior de Justicia de Castilla y León y los Juzgados de lo Social de
Valladolid, que continúan enviando sus fondos al Archivo.
También se encuentran depositados en el Archivo los fondos de otros
órganos con función judicial, como el Juzgado de Guerra de Valladolid
(siglo XVIII).

Los fondos se organizan en:

- Real Audiencia y Chancillería de Valladolid


- Audiencia Territorial de Valladolid
- Juzgado de Guerra de Valladolid
- Juzgados de lo Social

Dentro de cada una de estas secciones se organizan siguiendo el


ordenamiento jurídico orginal; por ejemplo, secretaría del acuerdo,
Gobierno de la sala del crimen, Sala de lo civil, sala de lo criminal, sala
de Hijosdalgo, sala Vizaya, etc. En el caso de la real Audiencia.

Pleitos de fuero común: Salas de lo civil y del crimen; y pleitos de


Fueros especiales; salas de Hijosdalgo de Vizcaya.
Documentos de Régimen interno relativos al estado y derechos del
Tribunal del Crimen.
Registros de todos los orginales que expedía el Tribunal del Crimen.

Pleitos del Fuero Común.

Pleitos civiles comprende documentos desde 1537 a 1833. Dividaida en


dos escribanías a la que da nombre el último escribano que atendió a
cada una; Masas, Zarandona y Balboa, Ceballos, Escalera, La Puerta,
Pérez Alonso, Varela, Simón Moreno, Alonso Rodríguez, Fernando
Alonso, Castro Tabada, Zarandona y Wals, y Quevedo.
Pleitos criminales: comprende documentos desde el siglo XVIII al XIX.
Tiene una sola numeración porque sus pleitos no están separados por
escribanías. Forman subsección independiente.

Pleitos de Fuero especial.

Sala de Hijosdalgo. Comprende documentos desde 1507 a 1834. Reune


los pleitos, expedientes y probanzas originados para probar la Hidalguía
de snagre. Esta seccio´m está catalogada en una única serie de 1453
legajos y clasificada alfabéticamente en más de 30.000 fichas. No todos

304
sus papeles son de hidalguía sino de hijosdalgo, porque cualquier
pleito, de la clase que fuera, en que interviniera un hijodalgo se
tramitaba y fallaba por la sala de Alcaldes de los Hijosdalgo.
Sala Vizcaya. Comprende documentos desde 1513 a 1835. Son
apelaciones civiles y criminales d elas Justicias del Señorío de Vizcaya,
y juicios en primera instancia para los que viven fuera del él. Esta
sección está cimpuesta de 1.836 legajos, cada uno de los cuales
contiene de ocho a catorce pleitos de los cuales los de Hidalguía
(Vizcainías), tienen un catálogo impreso.

Documentación de Réginen Interno.

Secretaría del Acuerdo. Contiene documentos relativos a los derechos,


ordenación y personal de la Institución. Se conservan los libros del
Archivo, tanto los de acuerdo como los de las distintas Salas, al final de
sus respectivas secciones.

Registros.

Reales Ejecutorias. Comprendo documentos desde 1325 a 1835, están


ordenadas cronológicamente según se producían. Contienen no solo las
sentencias, sino también el relato del pleito a que se refiere, y de esta
sección existe un índice topográfico y cronológico.
Reales Provisiones. Comprende documentos desde 1765 a 1835.
Aaprecen agrupados por años y meses, correspondiendo a cada mes su
legajo. Están ordenados cronolgicamente. Forman subsección aparte de
las Reales Provisiones de Vizcainías.
Fondos especiales. Compuestos por dos colecciones de documentos
desglosados de su procedencia para cuidar y mejorar su conservación.
Son:
- Colecciones de pergaminos
- Colecciones de planos y dibujos.

Archivo de la Real Chancillería de Granada

El Archivo de la Real Chancillería de Granada custodia, organiza y


difunde los fondos documentales de las instituciones y tribunales de
justicia que estuvieron radicados en la ciudad de Granada desde su
incorporación a la Corona de Castilla. Por lo tanto desempeña el papel
de archivo histórico de las instituciones ya fenecidas, a la vez que
recibe las remisiones de los fondos producidos por los órganos
jurisdiccionales vigentes, cuyos documentos han alcanzado el valor de
custodia permanente.

305
La institución que se denominó Real Audiencia y Chancillería de
Granada y que dio nombre al Archivo, tuvo su origen, al igual que su
homónima de Valladolid, en la reforma judicial que, llevada a cabo por
los Reyes Católicos, añadió en 1495 al Tribunal de Oidores o
Chancillería, con residencia en Valladolid, otro similar en Ciudad Real,
dándole a ambos el carácter de Tribunales Superiores de Justicia, con el
río Tajo como divisoria de las respectivas jurisdicciones. En 1500 se
dispuso el traslado a Granada de la Chancillería de Ciudad Real, que se
verificó el 8 de febrero de 1505, permaneciendo en esta ciudad hasta
1834 en que fue sustituida por la Audiencia Territorial de Granada,
fruto de una nueva división administrativa.
La Audiencia Territorial de Granada conocerá en apelación los pleitos
civiles y criminales de los Juzgados de Primera Instancia de su ámbito
geográfico que engloba las provincias de Almería, Jaén, Málaga y
Granada. Desde la entrada en vigor de la Ley Adicional a la Orgánica
del Poder Judicial, de 14 de octubre de 1882, es sustituida en las causas
criminales por los Juzgados de lo Criminal y en 1892 por la Audiencia
Provincial de Granada. Asimismo desde 1888 el Tribunal Provincial de
lo Contencioso-Administrativo estuvo asociado a la Audiencia
Provincial. Con la Ley de Planta de 1988, por la que se crea el Tribunal
Superior de Justicia de Andalucía, queda extinguida la Audiencia
Territorial de Granada.
La gestión de este Centro, de titularidad estatal, se transfirió a la
Comunidad Autónoma de Andalucía por Real Decreto 864/1984, de 29
de febrero. La documentación conservada en el Archivo procede
fundamentalmente de las instituciones ya referidas: la Real Chancillería
de Granada, las Audiencias Territorial y Provincial de Granada y los
Juzgados comprendidos en su demarcación.
En virtud del "Acuerdo de 9 de octubre de 1984, del Consejo de
Gobierno, por el que se decide la firma de convenios entre el Ministerio
de Cultura y la Comunidad Autónoma de Andalucía sobre la gestión de
Bibliotecas, Archivos y Museos de titularidad estatal" (BOJA 5-12-
1984, BOE 18-1-1985), sus fondos y edificio son de titularidad estatal,
mientras que la gestión y el personal adscrito al mismo son
competencia de la administración autonómica. Dicho convenio ha sido
revisado para adecuarlo a la normativa vigente y actualizarlo a las
necesidades reales derivadas de la gestión, firmándose en Granada el 23
de mayo de 1994 y dándose publicidad al mismo en virtud de la
Resolución de 27 de mayo de 1994 de la Dirección General de Bienes
Culturales («biblio»).

Fondos.

306
El fondo de la Real Chancillería de Granada, como tal, no estubo
completo hasta mediados del siglo XIX cuado la Real Orden del 12 de
mayo de 1854 dispuso que los Escribanos de Cámara entregasen los
protocolos, que conservan con consideración de bienes patrimoniales a
la Audiencia.
Sus fondos son tan amplios y ricos que puede afrirmarse que están
incluids todos aquelloa de España que estuvieran avencinados sl sur del
Río Tajo.
Las secciones en que se agrupan los fondos son las siguientes:

- Mayorazgo y Vinculos
- Patronatos y obras pías
- Memorias y Capellanías
- Reino de Granada
- Clero
- Historia
- Concejos
- Oficios públicos
- Rentas y tributos
- Pleitos Varios.

En la secciones 1ª, 2ª y 3ª, se ueden encontrar datos de enorme interés


genealógico, porque como los litigantes de esos pleitos debían probar
su ascendencia aportanban una amplia y variada documentación. En sus
ejecutorias podemos econtrar partidas sacramentales, testamentos y
árboles genealógicos de las familias más ilustres y notables.
En la sección Cleto bajo los conceptos Iglesias, Hospitales, Conventos,
cofradías y Hermandades aparecen datos sobre la construcción de
capillas, enterramientos, y los estatutos de cofradías, que imponían a
sus miembros pruebas de nobleza o limpieza de sangre.
En la sección 6ª aparecen conceptos como Personas Reales, Nobleza y
privilegios de Órdenes Militares.

Sala de Chanciller:

- Sección de Hidalgía. Incluye reales provisiones y pleitos.


- Sección general

307
ARCHIVOS HISTÓRICOS PROVINCIALES.

Son uno por provincia a excepción de Madrid y Navarra que no tienen.


Poseen documentación de las provincias, las contadurías de hipotecas y
la documentación de los servicios periféricos de la administración
estatal. La gestión de muchos de ellos ha sido transferida a las
Comunidades Autónomas.
En total hay unos 40 archivos histórico-provinciales. Se crean en 1931
por decreto del Ministerio de Justicia e instrucción Pública para
conservar los protocolos notariales con más de 100 años de antigüedad,
haciéndose cargo también de la documentación de las
desamortizaciones que habían quedado en las delegaciones de hacienda.
En 1947 se establece la entrad de documentación histórica relativa a
audiencias y juzgados y delegaciones de Hacienda. En 1957, se ordena
que sean entregados los libros de contadurías de Hipotecas, y en 1969
se determina que custodien los fondos con más de 15 años de
antigüedad, sin vigencia administrativa, producidos por los servicios
provinciales de la administración central. Se convierten pues, en los
archivos intermedios que custodian la documentación periférica del
estado. En los años 90, Comunidades autónomas prevén que estos
archivos reciban la documentación autonómica con más de 10 años de
antigüedad. También reciben parte de los fondos de las diputaciones
uniprovinciales tas su extinción en 1982 y en muchos casos los de
poblaciones pequeñas que no pueden hacerse cargo de sus archivos.
Los temas posibles de investigación tienen relación con la
administración central periférica en el ámbito provincial, autonómico,
local e institucional. Patrimonio, institutos y colegios públicos, Sección
Femenina, organización sindical, cámaras agrarias. También tienen
temas relacionados con la sanidad y el auxilio social hasta 1975 que es
cuando se crea el INFAS. Los patrones de vivienda, rural revelan las
formas de vida, los índices de pobreza y la situación socio-económica
de todo el franquismo.

Son el ultimo eslabon del sistema archivístico central, porque fueron


creados por el gobierno central. Han dependido del ministerio de
cultura pero su gestión se ha tranferido a las comunidades autónomas,
por lo tanto se integran dentro del sistema archivístico de cada
comunidad autónoma

Fondos:

Archivos Publicos
Archivos judiciales

308
Catastro del Marques de la Ensenada
Contaduria de hipotecas
Registro de la propiedad
Administracion central delegada
Administracion Local

Archivos privados y semipúblicos

Familiares
De asociaciones
Economicos
Religiosos o de culto

Fondos especiales
Figurativos
Impresos
Audiovisuales
Documentos utilizados y producidos por maquinas electrónicas
Piezas documentales aisladas
Colecciones facticias

Son 45 en total, y son los que siguen:

ARCHIVOS HISTÓRICOS PROVINCAILES DE ANDALUCÍA.

Archivo Histórico provincial de Almería.

Desde 1932 hasta la actualidad este Archivo se ha dedicado a recoger,


conservar y difundir una buena parte del patrimonio documental
almeriense. El Archivo Histórico Provincial de Almería se creó a raíz
del Decreto de 12 de noviembre de 1931 y se cuenta entre los catorce
primeros que empezaron a funcionar en España, formando parte de la
Red de Archivos Históricos Provinciales. En 1932 se constituyó la
Junta del Patronato del Archivo Histórico Provincial, encargada de
gestionar la recogida de los fondos del mismo y en 1935 se recibe la
primera remesa documental: Protocolos Notariales procedentes de
Almería, Berja, Canjáyar, Gérgal y Sorbas. Sucesivamente fue
recepcionando y custodiando documentación de diversos organismos e
instituciones provinciales.
La gestión de este centro, de titularidad estatal, se transfirió a la
Comunidad Autónoma de Andalucía por Real Decreto 864/1984, de 29
de febrero de 1984. En la actualidad se rige por un nuevo convenio de
gestión firmado el 23 de mayo de 1994 y es integrado ese mismo año

309
en el Sistema Andaluz de Archivos, que depende de la Consejería de
Cultura de la Junta de Andalucía.
En el año 1990 se produce la inauguración oficial y definitiva de la
ubicación de todos los fondos documentales que conservaba el Archivo,
en un edificio adquirido y rehabilitado por el Ministerio de Cultura para
tal fin. Situado en pleno centro histórico de la ciudad, el "Palacio de los
Vizcondes del Castillo Almansa" constituye un singular ejemplo
arquitectónico de casa señorial del S. XIX.
El edificio, de 3.000 m², consta de cinco plantas con cuatro depósitos
principales, con estanterías tipo "compactus"; además cuenta entre sus
instalaciones con Sala de investigadores, Biblioteca, Salas de
Clasificación, Despachos, Secretaría, etc.

Fondos:

Públicos:
Judiciales
De la Fe pública
De la administración periférica del Estado
Administración periferica de la Junta de Andalucía
Intituciones del movimiento
Administración corporativa
Administración local
Privados:
Fondos Familiares y personales
Colecciones:
Documentos textuales
Documentos figurativos
Reprografía:

Reprografía del Complemento


Reprografía de conservación

Archivo Histórico Provincial de Cadiz

El Archivo Histórico Provincial de Cádiz fue creado por el decreto


746/1975 de 6 marzo. Tras las transferencias de las competencias en
materia de cultura por parte del Estado a la Junta de Andalucía es de
titularidad estatal y gestión autonómica.
Su principal función es recoger, conservar, describir y servir la
documentación de la Administración civil del Estado y de la
Administración autonómica en el ámbito provincial, orientado a atender

310
las demandas de la administración, los ciudadanos y la investigación
histórica.
La consulta es libre y gratuita conforme a lo establecido por la
legislación vigente.
A raíz del Decreto de 9 de Marzo de 1931 por el que se creaban los
Archivos Históricos Provinciales en cada capital de provincia, las
gestiones que inició el único representante del Cuerpo Facultativo en la
Provincia, D. Carlos Moya Riaño, Director del Archivo de la
Delegación de Hacienda, para poner en marcha la nueva institución que
se acababa de crear no dieron resultado positivo.
Las circunstancias posteriores de la Guerra Civil y la posguerra no
fueron las más idóneas; a estas es preciso añadir que en la provincia de
Cádiz las funciones de archivos - Hacienda y el nonnato Histórico
Provincial- quedaron adscritas al Director de la Biblioteca Provincial,
del que llegaron a depender hasta siete centros distintos.
Es a partir de 1969 cuando la plaza de Facultativo quedó desdoblada en
Archivos y Bibliotecas; a la primera se le dio el nombre de Jefe de los
Servicios de Archivos de Cádiz, que incluía el de la Delegación de
Hacienda y el Histórico Provincial, aun por crear.
La incorporación de un archivero a esa Plaza en ese mismo año - María
Auxiliadora Carmona de los Santos - supuso el retomar el tema de la
puesta en marcha del Archivo, ahora ya de una manera perentoria pues
el abandono del patrimonio documental en la provincia era ciertamente
alarmante. Gracias a la colaboración del notario archivero del distrito
de Cádiz -D. Francisco Manrique Romero- y a la generosa disposición
de la Diputación Provincial se puso en funcionamiento un germen de lo
que sería más adelante el archivo en unos locales de este último
organismo en el que en 1972 se abrían al público los protocolos
notariales de Cádiz más las contadurías de hipotecas de algunos
distritos.
La sanción legal de lo actuado vendría mediante el Decreto 746/1975
de 6 de marzo por el que creaba oficialmente el Archivo Histórico
Provincial de Cádiz.
A partir de esa fecha la recogida de toda la documentación de la
Administración civil del Estado en la Provincia se aceleró a tal ritmo
que pronto quedaron saturados los locales de los que se disponía en la
Diputación Provincial. Ante esta situación, el recién creado Ministerio
de Cultura en 1977 dio las instrucciones necesarias para la búsqueda de
una nueva sede para el Archivo que reuniera las condiciones idóneas
para un centro de esta naturaleza. Aunque se barajaron otras
posibilidades, por último se adquirió la conocida en Cádiz como la
Casa de las Cadenas, lo que tuvo lugar mediante escritura pública

311
otorgada ante el notario de Madrid D. Julio Albi Agero, el 10 de Julio
de 1980.

Fondos:
Archivos Públicos
Judiciales
De la fe publica
Administración periferica del Estado
Administración perfiferica de la Junta de Andalucía
Intituciones del Movimento nacional
Administración corportativa
Archivos Privados
Archivos personales y familiares.
Asociacaiones y fundaciones
Archivos religiosos
Empresas
Colecciones
Documentos textuales
Documentos figurativos
Reprografía
Reprografía de Complemento
Reprografía de conservación

Archivo Histórico Provincal de Cordoba

El Archivo Histórico Provincial recoge, conserva y pone a disposición


de los ciudadanos los documentos producidos por la Administración
pública en el ámbito de la provincia.
Es una institución de titularidad estatal y gestión autonómica. Por ello,
forma parte tanto del Sistema de Archivos del Estado como del Sistema
Andaluz de Archivos. Orgánicamente depende de la Consejería de
Cultura, Dirección General del Libro y Patrimonio Documental y
Bibliográfico, y de su correspondiente Delegación Provincial.
Las primeras diligencias encaminadas al establecimiento del Archivo
Histórico Provincial de Córdoba tienen lugar en 1944, cuando el alcalde
de la ciudad don Antonio Luna Fernández, en sesión ordinaria del
ayuntamiento, presenta una moción en ese sentido. La propuesta es
acogida favorablemente por el Patronato para el fomento de Archivos,
Bibliotecas y Museos de Córdoba que el 6 de julio de 1946 acuerda por
unanimidad solicitar al Ministerio de Educación Nacional la creación
del Archivo, lo que tiene lugar por Orden Ministerial de 17 de julio de
1946 (BOE 3-8-1946).

312
Pese a la aparente facilidad de su puesta en marcha, el centro inicia una
andadura bastante escabrosa. En opinión de la que es ya su directora
doña Pilar Sáenz-López, expuesta en acta del Patronato de 11 de
octubre de 1952, un cúmulo de "anomalías han presidido la creación del
Archivo Histórico, comunicada a Madrid por otro Patronato y limitada
a la colocación de una placa en el Archivo de Protocolos". Y en carta a
un compañero del Cuerpo Facultativo de 29 de marzo de 1953 se queja
de un Archivo Histórico "todavía no entregado al Cuerpo, al cargo del
notario archivero que es el que lleva dicho establecimiento sin que la
directora oficial intervenga para nada" .
Las primeras transferencias de documentación que se han ido
produciendo a lo largo del año 1952, las de los protocolos notariales de
los distritos de Aguilar de la Frontera, Montoro y Castro del Río, así
como la entrega de los protocolos de Guadalcázar hasta entonces en
manos privadas, se han hecho, en efecto, sin supervisión alguna del
Cuerpo Facultativo y sólo bajo el control del notario archivero don
Vicente Flórez de Quiñones, según da cuenta él mismo al Patronato.
Estos fondos quedarán desde ese momento en el Archivo de Protocolos
de Córdoba y no pasarán al Archivo Histórico de forma efectiva hasta
el año 1990.
En enero de 1958 la Dirección General de Archivos y Bibliotecas
comunica que se ha concedido autorización a los registradores de la
propiedad para que entreguen los libros de Contadurías de Hipotecas y
dispone que la directora se dirija a todos ellos ofreciéndose a recogerlos
en el Archivo Histórico Provincial. La única respuesta positiva es la de
los registros de Bujalance y Fuenteovejuna, cuyos libros de Contaduría
van a ser trasladados a pesar de no contar con local alguno donde
instalarlos. La Dirección General propone que, hasta tanto el Archivo
Histórico tenga edificio, se queden en el de la Delegación de Hacienda,
también a cargo de doña Pilar Sáenz -López.
Como las gestiones para dotar al Archivo de sede parecen no dar fruto y
las demandas de espacio son cada día más urgentes, se impone adoptar
una medida provisional y alquilar un local para depositar los fondos. Se
eligen unas bajeras en la calle Luis Ponce de León y se firma el
contrato de arrendamiento en mayo de 1962, iniciándose la adaptación
del inmueble seguida de la instalación de estanterías; pero no es hasta
dos años después, en mayo de 1964, que se produce el primer traslado
de documentos del Archivo de la Delegación de Hacienda al nuevo
local. Para entonces ya se trata de una cantidad importante: toda la
documentación de Hacienda de más de veinticinco años que, por
disposición del Ministerio de 1962, debía pasar al Archivo Histórico
Provincial, a lo que se añade el fondo de Jefatura Agronómica y los ya
citados de Contadurías de Hipotecas, depositados allí provisionalmente.

313
Además se realizará a lo largo de ese año y el siguiente la transferencia
de los protocolos centenarios de los distritos de Cabra y Baena, así
como una nueva remesa del distrito de Montoro.
Mientras tanto se sigue buscando un edificio para sede definitiva del
Archivo, puesto que las condiciones ambientales, dimensiones y
medidas de seguridad del local donde está ubicado no son en absoluto
adecuadas. Se habla de edificarlo de nueva planta en una zona céntrica,
unido a la Biblioteca en una Casa de la Cultura; se habla también de
adquirir un antiguo palacio. A pesar de que las firmes expectativas, no
será hasta final de la década de los setenta en que por fin se encuentre la
que va a ser su sede actual, la iglesia de Santo Domingo de Silos,
iniciándose en noviembre de 1980 las obras de adaptación del edificio.
Por fin, en 1984 y ya a cargo de doña Esther Cruces Blanco, el Archivo
se traslada a su nuevo y definitivo emplazamiento sin que éste estuviera
totalmente terminado, traslado que se vio forzado por una inundación
del antiguo local que, por suerte, no dañó los fondos documentales.

Archivo Histórico Provincial de Granada

El Archivo Histórico Provincial de Granada fue creado de forma oficial


por Orden Ministerial de 20 de mayo de 1994 ( BOE de 24 de mayo),
para reunir, conservar y difundir la documentación generada por los
órganos del Estado en la provincia de Granada, como integrante del
Patrimonio Documental Español.
Desde el año 1969, el Archivo de la Real Chancillería vino ejerciendo
funciones de Archivo Histórico Provincial, por lo que se inició el
proceso de recogida e ingreso de fondos documentales generados por
varias Delegaciones Provinciales y otros organismos dependientes del
Estado en la provincia.
En el año 1991, el Archivo Histórico Provincial empezó su
funcionamiento como Unidad independiente del Archivo de la Real
Chancillería de Granada y gestionada por la Consejería de Cultura de la
Junta de Andalucía, en virtud del Real Decreto 864/1984, de 29 de
febrero. Iniciado así el proceso de constitución, no fue hasta el año
1994 cuando quedó incorporado al Sistema de Archivos del Estado,
formando parte de la red de Archivos Histórico Provinciales. En la
actualidad se rige por el Convenio de Colaboración entre el Ministerio
de Cultura y la Junta de Andalucía, de 21 de mayo de 1994. En ese
mismo año los Archivos Histórico Provinciales fueron integrados
plenamente en el Sistema Andaluz de Archivos.
Desde su creación estuvo instalado provisionalmente en la Casa del
Padre Suárez, sede del Archivo de la Real Chancillería, hasta el año

314
2000 en que los fondos documentales fueron trasladados, ya que el
citado edificio iba a ser sometido a una profunda rehabilitación.
En la actualidad el Archivo se encuentra instalado de manera
provisional, en una nave en la Calle de San Agapito, que fue transferida
por la Administración Central a la Administración Autonómica y que
había estado dedicada a taller de vehículos oficiales en el Parque Móvil
de los Ministerios. La Consejería de Cultura encargó un proyecto para
adecuar el edificio de 2000 metros cuadrados a uso de Archivo. El
proyecto de adaptación llevó a cabo la construcción de los depósitos,
sustitución de cubiertas, instalación de los sistemas de climatización y
seguridad, así como la creación de áreas de servicio al público, sala de
investigadores con disponibilidad para 40 usuarios y un área de uso
administrativo y proceso técnico.

Archivo Histórico Provincial de Huelva

No es hasta 1962 cuando en el Boletín de la Dirección General de


Archivos y Bibliotecas de Marzo-Abril del mismo año 1962 se
menciona ya la necesidad que tiene Huelva de contar con un Archivo
Histórico Provincial. Se nombra el proyecto de construcción y se
relacionan los fondos que se piensan incorporar al mismo:
Documentación histórica de Hacienda.
Protocolos Notariales centenarios.
Otra documentación de diferentes fondos documentales históricos.
No obstante, el proyecto onubense no llegó a ejecutarse hasta 1969, año
en que se inauguró el edificio de la Casa de la Cultura, en Gran Vía,
16. Pero ya el tres de junio del año anterior se había realizado el primer
depósito de documentación, habiéndose incorporado el fondo de la
antigua Contaduría de Hipotecas de Huelva, procedente del Registro de
la Propiedad de esta capital.Comenzó así la convivencia de depósitos
documentales y bibliográficos que caracterizó toda la trayectoria de las
Casas de la Cultura. Sin embargo, en el Censo-Guía de los Archivos
Españoles, publicado en 1972 por la entonces Dirección General de
Archivos y Bibliotecas de dicho Ministerio, no aparecía aún reflejada
documentación alguna existente en la Casa de la Cultura.
No será hasta 1974 cuando se cree por fin oficialmente el Archivo
Histórico Provincial. En el B.O.E. nº 164, de 10 de Julio de 1974, se
publica la Orden de 7 de Junio sobre creación del Archivo Histórico
Provincial, cuya ubicación oficial sería la Casa de la Cultura. La
dirección del Archivo pasó a depender de la misma Directora de la
Casa de la Cultura, Mª del Carmen González-Blanco Aguilar, del
Cuerpo Facultativo de Archiveros, a cuyo cargo se encomendó la
gestión del nuevo centro. El Archivo no llegó nunca a ocupar en esta

315
ubicación ni dependencias ni depósitos propios, quedando siempre bajo
la presión creciente de una Biblioteca Pública en expansión.
En la primera semana de octubre de 1977 se tuvieron que trasladar
precipitadamente los fondos de la Delegación Provincial de Hacienda,
al haberse producido en el sótano de la misma una inundación por la
rotura de la caldera de la calefacción. Por otra parte, el 15 de febrero
del año siguiente se recibieron finalmente los primeros protocolos
notariales totalizando 1049 cajas del distrito de Huelva, entregadas por
el notario-archivero D. Virgilio Rey Amaya. Por último, dentro de este
primer período de recogida de fondos, se recibió en enero de 1979
mediante Acta la documentación de la Organización Sindical, aunque
no se pudo transferir entonces a causa de su elevado volumen, que
sobrepasaba la capacidad de recogida de la Casa de la Cultura.
Los escasos recursos de espacio disponibles en la misma motivaron que
en diciembre de 1987 se trasladara la unidad administrativa del Archivo
Histórico Provincial a otro edificio, el Museo de Huelva, en Alameda
Sundheim nº13, mientras que quedaba atrás la documentación, en la
Casa de la Cultura, sin separación física de los fondos bibliográficos de
la Biblioteca Pública.
El archivo se ubicó en las dependencias destinadas en el proyecto
arquitectónico a la vivienda particular del conserje. Allí comenzó su
nueva andadura, con un personal escaso. Los primeros fondos
documentales que recibió en esta sede fueron los de las desaparecidas
instituciones del Movimiento Nacional, y que se encontraban
depositados en la Delegación Provincial de Cultura. A partir de esta
fecha el archivo ha ido incrementando sus fondos documentales, así
como su personal.
Esta situación descrita en lo referente a la ubicación del Archivo
comenzó a hacerse insostenible, sin dependencias propias y con la
documentación instalada en precarias condiciones en dos inmuebles
distintos. Por ello se adecuó una nueva sede provisional, que pudiera
acoger al Archivo y a la mayor parte de sus fondos, en la que
normalizar el funcionamiento del mismo en tanto no se pudiera contar
con un edificio propio de nueva construcción.

Por fin, desde el 22 de Enero de 1996, el Archivo queda ubicado


oficialmente en los nuevos locales de calle San Sebastián-Avda. de las
Adoratrices, con la totalidad de los fondos documentales instalados
convenientemente en los nuevos depósitos con que cuenta.

Archivo Histórico Provincial de Jaen

316
El Decreto de 8 de Marzo de 1931 creaba a nivel normativo y de
manera general, todos los Archivos Históricos Provinciales.
En Jaén, las gestiones para llevar a efecto la creación la inició el
funcionario del Cuerpo Facultativo don Antonio Alcalá Venceslada, sin
que se produjeran los resultados apetecidos; justificados informes
negativos del por entonces Inspector General, don Miguel Gómez del
Campillo, abortaron los primeros intentos.
En 1952, ya expensas del Instituto de Estudios Giennenses, se
trasladaron a unos locales los protocolos notariales del distrito de Jaén y
Andujar. Un grupo de becados, sin conocimientos específicos ni
dirección, trataron de formalizar esa primera entrega. A raíz del
nombramiento de don Melchor Lamana Navascués, funcionario del
Cuerpo Facultativo de Archivos y Bibliotecas, como director del
Archivo Histórico Provincial de Jaén (en adelante A.H.P.J) se lleva a
cabo la organización científica de esos fondos en un local cedido por el
Ayuntamiento en la calle Julio Ángel.
Como consecuencia de la nueva situación se recibieron los protocolos
centenarios de los distritos de Alcalála Real, Huelma y La Carolina, así
como los libros de las Contadurías de Hipotecas de Andujar, La
Carolina y Jaén.
La Delagación del Ministerio de Hacienda transfirió su fondo histórico:
Intendencia, Unica Contribución, que incluye el Catastro del Marqués
de la Ensenada, Colonización de Sierra Morena y Administración
provincial de Rentas.
El AHPJ se trasladó en el año 1973 a la llamada “Casa de la Cultura”,
donde compartía edificio con la Biblioteca Pública del Estado.
Nuevamente tuvo capacidad para recibir fondos procedentes de la
Comisaría de Abastecimientos y Transportes, distritos Notariales de
Cazorla, Linares, Martos y Villacarrillo, Libros de Contaduría de
Hipotecas de Linares, Juzgado del distrito de Jaén, Delegación de
Estadísticas, y como siempre de Hacienda. En 1977 se publica el
Decreto de creación legal del AHPJ.
La precariedad de espacio obligó a depositar en el suelo la mayoría de
los fondos ingresados, de ahí que no fueran accesibles. Esta
circunstancia, junto al también colapso en el crecimiento de la
Biblioteca del Estado, lleva al Ministerio de Cultura a buscar nuevo y
definitivo edificio para el AHPJ. Las gestiones culminaron en la cesión
del uso del Real Convento de Santa Catalina Mártir, de la orden de
Santo Domingo, propiedad de la Excma. Diputación Provincial.
Conjunto de convento e iglesia declarado Bien de Interés Cultural y
ubicado en el casco antiguo de la ciudad, fue rehabilitado el edificio
correspondiente al convento, por el arquitecto don Luis Berges Roldán.

317
Se cumplían con el proyecto dos fines, recuperar un edificio
emblemático de la ciudad y dotar a Jaén de un archivo de 7.089 metros
cuadrados de los cuales 2.515 corresponden a depósitos que lo capacita
para más de 12.000 metros lineales de estantería abierta.
El traslado y su inmediata puesta en funcionamiento se realizó en Julio
de 1989, si bien de manera oficial fue reabierto el día 30 de noviembre
del mismo año. Desde esa fecha el AHPJ ha triplicado sus fondos,
siendo efectiva su coordinación con los organismos de toda la
Administración Pública. Es gestionado por la Comunidad Autónoma de
Andalucía, aunque la titularidad del Archivo y sus fondos pertenecen al
Estado.

Archivo Histórico Provincial de Málaga

Introducción
El Archivo Histórico Provincial de Málaga tuvo su origen con el
Decreto de 12 de noviembre de 1931, que creó los Archivos Históricos
Provinciales en aquellas provincias que no eran sedes de Colegio
Notarial, para recoger los Protocolos centenarios producidos por los
Distritos Notariales existentes en cada una de ellas.
El Archivo Histórico Provincial de Málaga inició sus trabajos muy
tempranamente, y ya en marzo de 1932 comenzó los trámites exigidos
en el mencionado Decreto. Se buscan locales y elaboran presupuestos e
informes, hasta que ya el centro consigue desarrollar sus trabajos con
total regularidad. El Archivo conseguirá su consolidación con el
traslado a un nuevo edificio , expresamente construido para él, en 1999.
Tras producirse las transferencias de funciones y servicios del Estado a
la Comunidad Autónoma Andaluza en materia de Cultura, y quedar
asignadas éstas a la Consejería de Cultura, los Archivos Históricos
Provinciales, de titularidad estatal, pasan a ser gestionados por la Junta
de Andalucía por Real Decreto 864/1984, de 29 de febrero.
Así mismo, el Archivo Histórico Provincial de Málaga forma parte del
Sistema Español de Archivos . En la actualidad el centro se rige por un
nuevo convenio de gestión firmado el 23 de mayo de 1994 y es
integrado ese mismo año en el Sistema Andaluz de Archivos , que
depende de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

El origen del Archivo en 1931


Las gestiones que dieron lugar la creación del Archivo Histórico
Provincial de Málaga se inician a partir de la publicación del Decreto
31 de noviembre de 1931. El Facultativo del Cuerpo de Archiveros,
Bibliotecarios y Arqueólogos destinado por aquellos años en el Archivo
de la Delegación de Hacienda, D. Francisco Báguenas Novella, será su

318
gran impulsor, actuando como Secretario de las sucesivas Juntas y
Patronatos que se van formando a partir de entonces.
La Junta, que para promover la creación de estos Archivos aconseja el
Decreto en su artículo 12, se constituye en Málaga a los pocos meses.
En marzo de 1932 será convocada por el Gobernador Civil y a
principios del año siguiente, la Dirección General de Bellas Artes
anuncia ya la visita de un miembro de la Junta de Archivos para buscar
un local donde instalar el Archivo, al haber denegado el Ministerio de
Hacienda la cesión del último piso del edificio de la Aduana, donde
estaba ubicada por aquellos años la Delegación de Hacienda, por el
informe desfavorable del arquitecto.
Las Instituciones de nuestra ciudad estuvieron en todo momento
dispuestas a contribuir en su creación, y así, en los Presupuestos del
Ayuntamiento del año 1934 aparece ya una primera partida, de 3.000
pesetas, "para satisfacer el alquiler del local donde se instale el Archivo
Histórico Provincial", designándose en el debate posterior el edificio de
la antigua Prisión Provincial como lugar idóneo para su ubicación. La
primitiva idea era unificar en un mismo edificio todos los archivos de la
ciudad y otros centros culturales, asignándose al que luego sería
Archivo Histórico Provincial el título de Archivo de Protocolos, e
integrando en el concepto de Archivo Provincial, los Archivos de la
Administración Local y otros.

Primeros pasos tras la Guerra Civil


Tras el paréntesis de la Guerra Civil asistimos en marzo de 1937 a la
constitución de la Junta Provincial de Cultura Histórica y del Tesoro
Artístico bajo la presidencia del Gobernador, y en el año 1939 a la del
"Patronato para el Fomento de Bibliotecas, Archivos y Museo
Arqueológico" promovido por el Decreto del Ministerio de Educación
Nacional de 13 octubre de 1938. Así pues, el primer intento fallido no
desalentó a los promotores para crear en Málaga esta institución, y tras
un informe sobre la situación en que se encontraba nuestro Patrimonio
Histórico elaborado por D. Francisco Báguenas y D. Rafael Bejarano,
Archiveros de Hacienda y Municipal, respectivamente, se pide al Sr.
Obispo la cesión temporal de dos salones de la planta baja del Palacio
Episcopal, entonces en reconstrucción, para ir colocando en una
estantería provisional los protocolos notariales centenarios, previo
acuerdo con el Sr. Notario archivero, y con la intención de constituir en
su día el Archivo Histórico Provincial.
Finalmente proponen "hacer las más activas gestiones para que el
Estado y las Corporaciones, de común acuerdo, faciliten los medios
necesarios para la construcción de un edificio donde instalar en las
debidas condiciones el Archivo Histórico Provincial, la Biblioteca

319
Cervantes, la proyectada Hemeroteca de la Diputación y el Archivo
Histórico y Biblioteca Municipales y cuantos otros centros de igual
carácter pertenecientes a Corporaciones, Sociedades o particulares
quisieran instalarse en dicho edificio ". En la reunión de este mismo
Patronato de abril de 1940 el Delegado de Cultura del Ayuntamiento
comunica la buena disposición del Municipio para colaborar con las
autoridades locales y del Estado y conseguir llevar a la práctica la
construcción de un nuevo edificio destinado a contener la Biblioteca y
el Archivo, avalando el proyecto, y asignando en 1942 una primera
partida presupuestaria de 100.000 pesetas, de las dos con las que
acuerda contribuir a la construcción de un edificio para Archivo,
Biblioteca y Museo Provincial de Bellas Artes. La segunda anualidad
no aparece ya en los presupuestos del siguiente año, pero con la
asignación de un solar comienza la construcción del edificio en calle
Alcazabilla.
Las gestiones debieron continuar y el acta de la reunión del Patronato
de junio de 1944 puede decirse que está dedicada casi exclusivamente a
la situación protocolos, dando lectura a un oficio de la Dirección
General de Archivos y Bibliotecas quien, ante el estado ruinoso en que
se encuentra el local donde se conservan los protocolos, recomienda se
dé una solución rápida al problema y promete librar las cantidades que
sean necesarias.

Nueva sede para el Archivo


A la vista de las dificultades existentes para alquilar un local, se piensa
en "habilitar las habitaciones de la planta baja derecha del Palacio de
Archivos y Bibliotecas que en la actualidad se edifica en la calle de la
A1cazabilla", y en reunión posterior el contratista asegura las buenas
condiciones de las habitaciones mencionadas y acuerdan habilitarlas
para instalar en ellas provisionalmente el Archivo, nombrando una
comisión ejecutiva que estudiará la forma del traslado y la confección
de condiciones para la construcción de una estantería, así como los
presupuestos que hayan de elevarse para sufragar los correspondientes
gastos.
Será el 13 de febrero de 1945 cuando la Inspección General mande un
oficio dando disposiciones para la entrega de documentos por parte del
Archivo Notarial. No existen más actas redactadas de las reuniones del
Patronato, por lo que suponemos que el Sr. Secretario, su instigador, se
dio por satisfecho con la "creación del Archivo", o al menos, con el
traslado de los fondos de Protocolos a la todavía en construcción Casa
de Cultura. A partir del mes de marzo comienza el funcionamiento del
Archivo, según denotan los documentos, evidentemente en precaria

320
situación, pues la Memoria del año 1948 denuncia que las obras del
edificio llevan varios años paralizadas. .
La penuria económica de los años de posguerra influirá decisivamente
en la tardanza en la construcción del edificio entonces llamado Palacio
de Archivos y Bibliotecas. Así veremos al Archivero enviando
comunicaciones al Gobernador Civil "rogándole conceda algún cupo de
cemento para poder continuar la obra del edificio de Archivo y
Biblioteca", o bien dirigiéndose al Arquitecto para solicitar "que se
termine de construir una de las dos habitaciones que estaban encima del
actual Archivo para impedir las filtraciones de las aguas que había".
Habría que resaltar las condiciones en las que trabajaron estos sufridos
funcionarios, pues las Memorias anuales del Archivo denotan la
escasez de estos primeros años en los que se carecían de instalación
eléctrica, pidiendo estanterías para poder colocar los documentos, etc.

Un teatro romano bajo el edificio del Archivo


En el transcurso de las obras que se prolongarán durante el dilatado
espacio de diez años, el Archivero Sr. Báguenas comunicará al
Ministerio, en agosto de 1951, el hallazgo de un Teatro Romano bajo
los cimientos del edificio y posiblemente, ante la carestía del momento
y el retraso que supondría para las obras el problema planteado, un
nuevo presupuesto será aprobado por Orden Ministerial para la
terminación del Palacio, que será inaugurado oficialmente el 29 de abril
de 1956, como Casa de Cultura.
El hasta entonces Archivero Sr. Báguenas, pasará en 1955 a
desempeñar la dirección de la Biblioteca Pública y de la Casa de
Cultura, siendo sustituido en el Archivo por D. Domiciano Herreras
Magdaleno, bibliotecario y hasta entonces director de la Biblioteca
Cervantes, quien permanecerá como tal hasta su jubilación. Su sucesor,
D. Nicolás Cabrillana Ciézar se incorporará al Archivo en el año 1979.
En el edificio de la Casa de Cultura, siempre compartido con la
Biblioteca Pública, el espacio que se asignó al Archivo fue escaso y mal
distribuido, sobre todo el dedicado a depósitos de documentación que
pronto serán insuficientes. Nuevos fondos se irán integrando en el
Archivo, comenzando con los protocolos de los distritos notariales de
Álora, Vélez-Málaga, Torrox, Campillos y Marbella. Más tarde
ingresarán los de Gaucín, Coín y Estepona, estando en la actualidad
integrados todos a excepción de los de Antequera y Archidona, que
permanecen en sus respectivos Archivos Municipales, o los de
Colmenar y Ronda, que fueron destruidos en los desgraciados sucesos
de 1931, a excepción de un tomo del año 1575 de Ronda, que
conservamos.

321
Primeras transferencias de fondos administrativos
Las antiguas Contadurías de Hipotecas se van integrando a partir del
año 1959, y las primeras transferencias de fondos generados por la
Administración Delegada se inician con los procedentes de la
Administración de Hacienda de Melilla en 1963, comenzando las
transferencias de la Delegación de Hacienda de Málaga en el año 1966.
Los continuos ingresos de documentación llegan a colmar en 1980 la
capacidad de los depósitos al integrar fondos voluminosos como los
procedentes de la AISS o los del Movimiento, haciendo necesario
instalar estanterías en los espacios disponibles y más tarde, procurar
depósitos auxiliares. Cuando intentamos transferir la documentación de
Hacienda que había quedado en el edificio de la Aduana al trasladar de
sede la Delegación, hubo que recurrir a instalar documentación en los
locales del Polideportivo de Ciudad jardín, entonces dependiente de la
Delegación Provincial de la Consejería de Cultura, que más tarde, al ser
desalojados, pasarán al edificio del antiguo Colegio de San Agustín.
Las carencias de espacio suficiente será una de las enfermedades
endémicas de este Centro. En los últimos años de estancia en el edificio
de la Casa de Cultura y tras la jubilación de D. Nicolás Cabrillana, se
aprovechará el escaso espacio que tenía dedicado a vivienda,
practicando una antigua puerta de acceso desde el despacho de
dirección que existía en la primera planta, e instalando estanterías en las
habitaciones. En la actualidad todos estos fondos han sido instalados en
el nuevo edificio.
La duplicidad de funciones y de centros encomendada por aquellos
años a los Facultativos y Ayudantes de Archivos destinados en algunas
Provincias, mantendrá bajo una misma dirección el Archivo Histórico y
el de la Delegación de Hacienda, situación que ha pervivido hasta la
reestructuración llevada acabo por el Ministerio de Hacienda en 1984.
Tras largos años y varios intentos, el edificio de la Casa de Cultura de
Málaga será demolido para recuperar los restos del Teatro Romano
existentes bajo sus cimientos; la Biblioteca y el Archivo se trasladarán a
finales del año 1994 a una sede provisional, habilitada por la Junta de
Andalucía en la Avenida de Europa, 49, donde permanecen, mientras se
construye por el Ministerio de Cultura el nuevo Archivo, en el solar del
antiguo convento, luego Cuartel de la Trinidad, edificio que será
inaugurado oficialmente el 29 de julio de 1999.
El Archivo, en calidad de depósito, funcionará durante años y su
reconocimiento oficial para dotarlo de personalidad jurídica se hará por
el Real Decreto 192/1977 de 28 de marzo. El Real Decreto 864/1984
transferirá la gestión a la Junta de Andalucía, de acuerdo con el
Convenio firmado entre el Ministerio de Cultura y la Consejería, luego
revisado en 1994.

322
Archivo Histórico Provincial de Sevilla.

El Archivo Histórico Provincial de Sevilla se crea por Orden del


Ministerio de Cultura de 2 de julio de 1987 (BOE 20 de julio de 1987)
con la finalidad de reunir, conservar y difundir los fondos documentales
de carácter histórico de la Administración del Estado generados en la
provincia de Sevilla. Así mismo formará parte del Archivo la
documentación procedente de la Administración Periférica de la Junta
de Andalucía que haya perdido su vigencia administrativa.
El Archivo fue inaugurado oficialmente el día 1 de septiembre de 1991,
abriéndose al público en noviembre de ese mismo año.
La gestión del Centro, de titularidad estatal, corresponde a la
Comunidad Autónoma de Andalucía, en virtud del Real Decreto
864/1984, de 29 de febrero. Los convenios entre el Ministerio de
Cultura y la Comunidad Autónoma de 18 de octubre de 1984 (BOE 18
de enero de 1985) y de 23 de mayo de 1994 (BOE de 2 de junio de
1994) establecieron la forma de llevar a cabo dicha gestión.

El Edificio

El Archivo se encuentra ubicado en el centro histórico de la ciudad, en


un edificio construido entre 1895 y 1908, por los arquitectos José
Gallego y Díaz y José López, levantado sobre el solar de la antigua
alhóndiga, para albergar a los Juzgados de Sevilla y otras dependencias
municipales.
A mediados de los años 60, el edificio fue cerrado y abandonado hasta
1982 cuando comienzan las obras de rehabilitación y
acondicionamiento para Archivo Histórico Provincial, que finalizaron
en 1987. Los autores de la reforma fueron los arquitectos Antonio Cruz
y Antonio Ortiz. Desde el punto de vista arquitectónico su fachada
principal presenta un pórtico de estilo neoclásico y en su interior, el
espacio se articula en torno a dos patios porticados provistos de
galerías, entre los cuales se dispone una espléndida escalera de mármol.
La superficie total construida es de 4.238 m². Cuenta con 13 depósitos
con capacidad para 10.200 metros lineales de documentación. En la
actualidad se encuentra prácticamente al límite de su capacidad.

ARCHIVOS HISTÓRICO PROVINCIALES DE CATALUÑA

Archivo Histórico Provincial de Gerona

323
El Archivo Histórico de Girona (AHG) fue creado por Orden del
Ministerio de Educación Nacional de 26 de febrero de 1952 como uno
de los Archivos Históricos Provinciales nacidos por Decreto de
1931. Se instaló en el edificio de la Biblioteca Pública Provincial.
En 1981 el Departamento de Cultura de la Generalidad de Cataluña
asumió la gestión del centro y el 15 de marzo de 1982 se firmó un
convenio de traspaso de la gestión de archivos de titularidad estatal a la
Generalitat que afectó a los tres archivos provinciales de Girona, Lleida
y Tarragona, que desde este momento pasan a ser archivos de
titularidad estatal y gestión de la Generalitat. En 1984 se trasladó a la
sede actual de la plaza de San José, donde ocupa desde entonces el
edificio rehabilitado del antiguo convento de carmelitas de Girona de
los s. XVI-XVII. Actualmente el Ministerio de Cultura tiene prevista la
construcción de un nuevo edificio para trasladar allí la AHG. El centro
asume también las funciones de Archivo comarcal del Gironès. En
virtud de los acuerdos pactados con la Diputación de Girona por
convenio de 11 de febrero de 1985, el AHG custodia el fondo histórico
de este organismo y el personal responsable de las funciones de
custodia, descripción y clasificación.
Los fondos que custodia el Archivo son de muy diversas procedencias y
es especialmente importante la documentación de los fondos notariales
de 1261 a 1909, formada por 32.000 volúmenes. Los fondos de la
Administración periférica del Estado entre los que destacamos el fondo
del Gobierno Civil de Girona (1772-2003) y los de las diferentes
delegaciones provinciales de los Ministerios hasta los años 1980.Entre
los fondos de la Generalitat cabe destacar el fondo de la Comisaría
Delegada de la Generalitat en Girona (1931-1939). El fondo de la
Diputación de Girona (1812-1984) es imprescindible para la historia
contemporánea. Otros fondos destacables son el fondo del Hospital de
Sta.. Catalina (1009-1993), el del Hospicio de Girona (1228-1994), los
de las Contadurías de Hipotecas (1768-1870), el del Instituto J.Vicens
Vives de Girona (1845-1990) y otros fondos judiciales, de empresas o
patrimoniales.
Actualmente el centro custodia 9.460 metros lineales de
documentación. Entre los fondos más consultados cabe destacar los
Notariales y los de la Administración.

Archivo Histórico Provincial de Lleida

El Archivo Histórico de Lleida (AHL) se creó por Orden Ministerial del


26 de febrero de 1952. Su primera sede fue el histórico edificio del
Roser (s. XVII), antiguo convento dominico del siglo XVII. El año
2005 fue inaugurada la sede actual, situada en la Isla de la Maternidad

324
junto con la Biblioteca Pública y el Museo de Lleida Diocesano y
Comarcal.
En 1981, los traspasos de competencias del Estado a la Generalidad de
Cataluña, el Departamento de Cultura asumió la gestión de este
Archivo, junto con la de los archivos históricos provinciales de Girona
y Tarragona. Además, tal y como establece la Ley 10/2001, de 13 de
julio, de archivos y documentos, el Archivo forma parte de la Red de
Archivos Comarcales de la Generalitat de Cataluña y actúa de Archivo
Comarcal del Segrià.
Actualmente custodia 9.817 metros lineales de documentos de los
siglos XIII al XXI. Su núcleo documental inicial lo constituyó el Fondo
notarial del distrito de Lleida y la documentación histórica de la
Delegación Provincial de Hacienda, entre otros.
Destacamos especialmente el Fondo documental de la Intendencia de
Lleida, que contiene los documentos relativos al catastro establecido
por José Patiño después de la ocupación de Cataluña en el siglo XVIII,
el fondo documental del Gobierno Civil, especialmente la serie de
documentos de Orden Público generados en la inmediata posteguerra;
los fondos documentales de organismos franquistas; la serie
documental que incluye los expedientes del Tribunal Provincial de
Responsabilidades Políticas, el fondo patrimonial de la familia Jover de
Tárrega (1525-1848) y la colección de manuscritos y documentos
sueltos (1348-1848), entre otros.

Archivo Histórico Provincial de Tarragona

El origen del Archivo Histório provincial de Tarragona (AHT), se sitúa


en tiempos de la II República, con la aparición del Decreto de creación
de los Archivos Históricos Provinciales, el 12 de noviembre de 1931.
El proyecto del gobierno republicano contemplaba que los centros
previstos deberán acogerse tan sólo la documentación histórica
notarial. Sin embargo, el estallido de la guerra civil en 1936 detuvo la
iniciativa. El 21 de enero de 1939 el nuevo régimen volvió a legislar en
esta dirección y creó el Decreto de creación de los Archivos Históricos
de Protocolos. En el año 1944, se constituyó definitivamente el Archivo
Histórico Provincial de Tarragona, para ingresar los protocolos de
diferentes distritos notariales tarraconenses, a los que se añadió la
documentación procedente del Archivo Histórico Municipal de
Tarragona hasta el año 1799.
En 1981, los traspasos de competencias del Estado a la Generalidad de
Cataluña, el Departamento de Cultura asumió la gestión de este
Archivo, junto con la de los archivos históricos provinciales de Girona
y Tarragona. Además, tal y como establece la Ley 10/2001, de 13 de

325
julio, de archivos y documentos, el Archivo forma parte de la Red de
Archivos Comarcales de la Generalitat de Cataluña y actúa de Archivo
Comarcal del Tarragonès.
El AHT custodia actualmente 183 fondos documentales, incluidas las
colecciones. Proceden en gran parte de de la administración periférica
del Estado. En sobresalen los fondos del Gobierno Civil-con la
importante serie de Asociaciones de todos los municipios tarraconenses
(1849-1982) -, la Delegación Provincial de Hacienda, de un volumen
considerable, la Gerencia Territorial del Catastro, con una interesante
colección de 4.769 planos parcelarios de Rústica o "catastrones" de 130
municipios de los años 1927 a 1.960.
La capacidad del Archivo es de 5.400 metros lineales de estantería-
distribuidos en siete plantas de depósito documental, a los que hay que
sumar 1.900 metros lineales del depósito auxiliar.

ARCHIVO HISTÓRICO PROVINCIAL DE LA COMUNIDAD DE


MADRID

Archivo Regional de la Comunidad de Madrid

El Archivo Regional de la Comunidad de Madrid es el centro que


custodia los documentos generados por el Gobierno y la
Administración de la Comunidad de Madrid, así como por sus
instituciones asesoras, que se encuentran en las fases de archivo
intermedio y arhivo histórico.
Además, pueden ingresar en el Archivo Regional los fondos históricos
de aquellos municipios que así lo soliciten en el marco de las
subvenciones anuales a los Ayuntamientos de la Comunidad de Madrid,
también los de organismos de la Administración Institucional de la
Comunidad de Madrid y, en general, los de instituciones públicas y
privadas de competencia autonómica madrileña, así como donaciones,
legados o compras.
En el Archivo Regional ingresan los documentos que estas instituciones
han producido y reciben el tratamiento archivístico que precisan para
cumplir con el objetivo fundamental de todo archivo: servir los
documentos a la propia Administración que los ha generado (lo que
repercute en su mejor gestión), a los ciudadanos (para la defensa de sus
derechos e intereses) y a la investigación.
El volumen documental que se custodia actualmente en este archivo
supera los 54 kilómetros de documentos en papel, 841 cajones y 69
tubos con planos y mapas. En otros soportes se conservan 55.834
unidades (33.668 rollos de microfilmes, 4.383 tarjetas de ventana,
5.428 DVD/CD, 27 discos duros, 3.931 disquetes, 296 cintas

326
magnéticas de ordenador, 7.704 cartuchos informáticos, 283 cintas de
audio y 114 cintas de vídeo) y cerca de 1.500.000 imágenes
fotográficas.

Fondos

El Archivo Regional custodia actualmente un volumen aproximado de


59.500 metros lineales de documentos, cuyas fechas extremas abarcan
un período cronológico muy amplio que se inicia en el siglo XIII y
finaliza a principios del siglo XXI.
Todos ellos están descritos a nivel de inventario general y, en estos
momentos, se está trabajando para que también dispongan de Ficha
ISAD(G) a nivel de fondo de archivo.
Estos documentos se organizan en seis agrupaciones de fondos: Fondo
Comunidad de Madrid, Fondo Diputación Provincial de Madrid,
Archivos Históricos Municipales, otros Fondos públicos, Fondos
privados y Colecciones.

ARCHIVOS HISTÓRICOS PROVINCIALES DE LA COMUNIDAD


DE VALENCIA

Archivo Histórico Provincial de Alicante

Creado por Orden Ministerial de 24 de septiembre de 1974 (BOE


n.247, 15-10-1974) con el objeto inicial, ampliado con posterioridad, de
recibir las transferencias de los fondos documentales producidos por los
servicios de la Administración del Estado en Alicante y salvaguardar
los Protocolos Notoriales centenarios. La gestión fue transferida a la
Generalitat Valenciana con fecha 13 de octubre de 1983 (Real Decreto
3066/1983; BOE n.296, 12-12-1983)
Su primera sede, compartida con la Biblioteca Pública del Estado
estuvo en el Paseíto de Ramiro en el centro tradicional de Alicante. En
la actualidad el archivo se ubica en un edificio de nueva planta en una
zona de centros educativos, rodeado de zonas ajardinadas y
aparcamientos, siendo inaugurado el 10 de enero de 2008. Tiene una
superficie construida de 6.632 m2 y está compuesto por dos volúmenes
de dos alturas diferentes, separados por un patio interior ajardinado, y
distribuido en dos áreas: una privada destinada al trabajo interno y una
pública para los usuarios. En la planta primera se encuentra la Sala de
Investigadores con 35 puestos de lectura. Los depósitos ocupan el 75%
del espacio construido con una capacidad de 35.000 metros lineales de
estanterías.

327
Fondos conservados

Se conserva algún documento de los siglos XVI y XVII. El XVIII está


muy bien representado sobre todo con Protocolos Notariales pero la
parte más completa y voluminosa de las fuentes es de los siglos XIX y
XX. Además de los Protocolos Notariales destacan por su volumen e
importancia, el fondo de la Delegación de Hacienda con la
documentación generada en el período de las desamortizaciones; Obras
Públicas con abundantes mapas y planos y el fondo del Gobierno Civil
cuya documentación refleja actuaciones sociales y políticas de la
provincia.
Archivos públicos:
Judiciales
Formados por 13.616 sumarios correspondientes a los diferentes
juzgados de instrucción de la Audiencia Provincial de Alicante.
Destacan los pleitos de divorcio, los expedientes de delitos y la
documentación del Tribunal de lo Contencioso-Administrativo.
Protocolos Notariales
Es el fondo más consultado del Archivo. Contiene 2.304 protocolos
correspondientes al Distrito de la capital y 100 Índices de los
municipios de la provincia. El protocolo más antiguo es del año 1707.
Anualmente continúan ingresando en el Archivo los protocolos
centenarios, de acuerdo con la legislación vigente
Contaduría de Hipotecas
Es el antecedente del Registro de la Propiedad y se conservan 72 vols.
pertenecientes a los municipios de Cocentaina, Elda y Petrer de los
años 1786 a 1871
Administración Central Delegada
Esta sección está integrada por los archivos de las delegaciones de la
Administración Periférica del Estado en la provincia de Alicante.
Destacan el fondo de la Delegación de Hacienda, con 4.030 libros y
6.328 legajos, incluyendo una colección de pragmáticas y circulares de
los años 1567 a 1835 y la documentación correspondiente a las
desamortizaciones del siglo XIX. Del mismo siglo son los libros de
amillaramientos
Obras Públicas
Contiene entre otros los expedientes de construcción y mejoras de los
puertos de la provincia de Alicante y de las vías de comunicación con
abundantes mapas y planos.
Gobierno Civil
Con 6.628 legajos y 285 libros durante el periodo de 1917 a 1993
constituye otro de los fondos más consultados por su interés para el

328
estudio de la evolución política en la provincia. Incluye además una
interesante documentación sobre Fundaciones Benéficas.
Otro fondo a destacar es el de Educación y Ciencia con
documentación sobre personal docente y no docente, económica,
presupuestos y nóminas, construcciones escolares, etc.
Archivos privados:
Compuesto por la documentación de diversas asociaciones como el
Club de Amigos de la UNESCO, Asociación España-URSS, Cine Club
Chaplin

Archivo Histórico Provincial de Castellon

Creado en 1968 por Orden de 7 de noviembre del Ministerio de


Educación y Ciencia, BOE de 25 de noviembre.
De titularidad estatal, su gestión está transferida a la Generalitat
Valenciana desde el 13 de octubre de 1983 (Real Decreto 3066/1983)
Compartidas con las de la Biblioteca Pública, en la que hay destinada
una sala para investigadores, situada en la planta baja del edificio. Los
fondos se ubican en el sótano, habilitado para este fin con estanterías
compactas. En la Sala de investigadores se encuentra también la
Biblioteca Auxiliar del Archivo

Fondos

El Archivo ocupa una extensión aproximada de 5.000 metros lineales,


en los cuales se contabilizan unas 32.938 unidades de instalación, 884
planos catastrales y 249 documentos.
Entre estos fondos encontramos desde documentación notarial, puesto
que en principio la finalidad de los Archivos Históricos Provinciales
consistía en reunir en ellos los protocolos notariales centenarios, hasta
documentación de la Administración Central, Administración
Autonómica, Fondos Judiciales, pergaminos y manuscritos y Fondos
Privados como los de la Cartuja de Vall de Christ y las Ápocas de
Morella, documentación que se encuentra digitalizada junto a parte de
la serie de Responsabilidades Políticas.

ARCHIVOS HISTÓRICOS PROVINCIALES DE GALICIA

Archivo Histórico Provincial de Lugo

El Arquivo histórico Provincial de Lugo fue creado por orden del


Ministerio de Educación Nacional el 10 de mayo de 1951 como
resultado de un largo proceso iniciado en 1938 por el “Patronato de

329
Arquivos, Bibliotecas y Museos”, a partir de la publicación del Decreto
conjunto de los ministerios de “Gracia y Justicia” e “Instrucción
Pública y Bellas Artes” de 12 de noviembre de 1931 por el que se crean
los Arquivos Histórico Provinciales.
Se instala provisionalmente en unos locales cedidos por la diputación
en el palacio provincial, provisionalidad que se mantuvo a lo largo de
37 años, desde 1951 hasta 1988 fecha en que se le construye un edificio
propio. Este nuevo edificio construido expresamente para arquivo
cuenta con seis plantas, tres sobre la rasante que albergan los espacios
de trabajo, y de uso público, y tres subterráneas donde se encuentran los
depósitos con una capacidad total de andenes provisionales de 10.000
ml.
Con la construcción de este edificio el arquivo histórico provincial de
Lugo adquiere una nueva dimensión, ya que a partir de su traslado a la
nueva sede va a disponer de lugares para la custodia. Hasta entonces
solo podía recoger los protocolos notariales del distrito de Lugo, el
arquivo municipal de la ciudad y las contadurías de hipotecas, por
evidentes obstáculos. Pero los nuevos locales le permiten cumplir
desahogadamente con sus funciones básicas de recoger, custodiar y
servir la documentación en beneficio de las administraciones, los
investigadores y los ciudadanos en general.

Archivo Histórico Provincial de Ourense

El Archivo Histórico Provincial de Ourense fue creado en el año 1943


tras un largo proceso iniciado a raíz del Decreto de 12 de noviembre de
1931, que pretendía reunir los protocolos notariales y toda la
documentación histórica dispersa en multitud de depósitos y
dependencias de diversas entidades. En un oficio de 17 de febrero de
1932, el Inspector General de Archivos, Sr. Gómez del Campillo, insta
la creación del Archivo Provincial, constituyéndose un Patronato que se
va reunir por primera vez el 25 de febrero, bajo la presidencia del
Gobernador Civil, Sr. Varela Radío, tratando de encontrar un lugar
adecuado y los medios necesarios para su instalación, traslados, etc.
Ante las infructuosas reuniones del Patronato será necesario esperar
hasta 1943 cuando, siendo Director del Archivo de Hacienda, don Jesús
Ferro Couselo, y tras una visita efectuada al mismo por el Inspector
General de Archivos, don Benito Fuentes, tuvo lugar la creación
definitiva del Archivo Histórico Provincial que, de manera provisional,
quedaría instalado en los locales de la Delegación de Hacienda,
iniciándose la recogida de la documentación dispersa, partiendo de los
numerosos fondos históricos que quedaran olvidados y confundidos

330
entre los de Hacienda. A este fondo se van a ir sumando poco a poco
otros de diverso origen.
En 1950 se aprueba la adquisición del edificio del Palacio Episcopal
para la instalación del Archivo y Museo Arqueológico. En 1961, ante la
falta de espacio y las reformas del Archivo de Hacienda, se instalan
provisionalmente los protocolos centenarios en una sala del Museo
Arqueológico, esperando la entrega definitiva del edificio del Archivo
que sería inagurado el 4 de enero de 1964.
El Decreto 914/1969, de 8 de mayo, dispone el funcionamiento de los
Archivos Históricos Provinciales como archivos intermedios, y por el
Decreto 307/1989, de 23 de noviembro, la Xunta de Galicia regulará el
Sistema Gallego de Archivos. La gestión corresponde a la Comunidad
Autónoma de Galicia, por transferencia realizada en base al Real
Decreto 1531/1989 de 15 de diciembre.

Fondos

Fondos Públicos: Están formados por la documentación emanada del


ejercicio de una función pública, bien sea de la
Administración Territorial, Central o Autonómica.
Arquivos Privados: Están constituidos por documentación procedente
de casas tituladas y personas particulares, ingresadas en el Archivo por
donativos o compras. Presentan una gran heterogeneidad en sus fondos
debido a la variedad de las actividades de los sujetos productores, lo
que origina una gran riqueza de tipología documental.

Archivo Histórico Provincial de Pontevedra

Como resultado de la publicación del Decreto del Ministerio de


Instrucción Pública y Bellas Artes de 12 de noviembre de 1931, el
Archivero de la Delegación de Hacienda y Director de la Biblioteca
Pública Provincial, D. Enrique Fernández-Villamil y Alegre, procedió a
dar los primeros pasos para la creación del Archivo Histórico
Provincial de Pontevedra, y ya en febrero de 1932 celebró su primera
sesión el Patronato fundacional, ingresando en 1934 el primer protocolo
en un local provisional cedido por la Delegación de Hacienda para esta
finalidad. Esta fecha de 4 de agosto de 1934 puede considerarse como
la fundacional del Archivo. Debido a las limitaciones del local, en 1940
se procede a un nuevo traslado, esta vez al Instituto Nacional de
Enseñanza Media, con una mejor instalación y una mayor amplitud,
que se reflejó en la incorporación de casi todos los protocolos notariales
centenarios de la provincia e incluso de algunos fondos particulares, y
del Archivo Municipal de Tui. En 1960, con Dª Raquel Lesteiro López

331
de Directora, se trasladó el Archivo desde el Instituto al edificio que
ocupa actualmente, compartido con la Biblioteca Pública Provincial.
Los nuevo depósitos permitieron una segunda recogida de protocolos
centenarios y la incorporación de los libros de Contadurías de
Hipotecas. Posteriormente se trasladó el Catastro del Marqués de la
Ensenada desde la Delegación de Hacienda, donde se conservaba.
Entre 1974-1985 ocupó la Dirección D. Pedro López. Durante este
período se efectuaron importantes incorporaciones de fondos, entre los
que destacan los de los antiguos órganos del Movimiento (Sección
Femenina, AISS, Jefatura Provincial del Movimiento, Frente de
Juventudes, Auxilio Social), las Delegaciones de Hacienda de
Pontevedra y Vigo, Delegaciones provinciales de Estadística e
Información y Turismo, Dirección General de Carreteras, Magistratura
de Trabajo de Pontevedra, así como nuevas incorporaciones de
protocolos notariales.
Desde 1987 ocupa la Dirección Dª Mª Dolores Barahona Riber. En los
últimos años las incorporaciones más importantes han sido la de los
documentos de los Juzgados de 1ª Instancia e Instrucción y las
Magistraturas de Trabajo de Vigo, consistente en más de 4.000
unidades de instalación, la de los protocolos notariales centenarios,
procedentes de todos los distritos de la provincia, y la incorporación de
más de 300 m.l. de documentación de la Audiencia Provincial.
El Archivo Histórico Provincial de Pontevedra cuenta con 7.998 libros
y más de 30.000 cajas y legajos, distribuidos en más de 4.500 m.
lineales de estantería (ocupados al 100% y sin posibilidad de
ampliación), así como con una Biblioteca auxiliar de más de 3.000
títulos.

ARCHIVOS HISTÓRICOS PROVINCIALES DE CATILLA Y LEÓN

Archivo Histórico Provincial Ávila

El Archivo Histórico Provincial de Ávila se crea en cumplimiento del


Decreto de 12 de noviembre de 1931 de los Ministerios de Justicia e
Instrucción Pública, por el que se crean los Archivos Históricos
Provinciales, se constituyó el 19 de noviembre del mismo año en Ávila
la Junta Provincial del Patronato.
En la misma sesión de constitución de la Junta y creación del Archivo
Histórico Provincial de Ávila (primer archivo histórico provincial
creado) se acordaba destinar para su instalación el edificio propiedad
del Estado situado en la Plaza de la Santa junto al Convento de los
Padres Carmelitas, conocido como "Museo y Biblioteca Teresianos". El
Archivo fue formalmente inaugurado en el año 1934.

332
En los meses siguientes fue aprobado por la Diputación Provincial un
presupuesto de 5.000 pesetas para adecuación del edificio, instalación
de estanterías y transporte de documentos.
En el mes de febrero de 1932 tomó formalmente posesión como primer
Director el Sr. Rodríguez Guzmán, que compaginaba esta función con
el servicio del Archivo de la Delegación de Hacienda, completando la
plantilla del centro un auxiliar de archivos, bibliotecas y museos y un
portero.
Se iniciaron los contactos con los notarios de la provincia para proceder
al traslado de los protocolos centenarios. En el mes de julio de 1932
ingresaron un total de 7.000 legajos notariales iniciándose los trabajos
de organización y descripción de los mismos.
En los años sesenta el Ministerio de Educación comenzaba la
construcción en Ávila de la "Casa de Cultura" para albergar las
instalaciones de la Biblioteca Pública del Estado y Archivo Histórico
Provincial, en el solar conocido como "El Corralón", hoy Corralón
Carmen Pedrosa (nombre de la que fuera directora del archivo entre
1951 y 1985).
En el mes de julio de 1964, aún sin finalizar las obras, se inició el
traslado de documentación desde el edificio del archivo de la Plaza de
la Santa. Desde esta fecha, el archivo reparte sus instalaciones en estos
dos edificios, a los que se han agregado otros locales para ampliación
de depósitos al ser insuficientes los existentes.
En el año 1986 el Ministerio de Cultura inició las gestiones para dotar
de una nueva sede al archivo, necesitado de espacio para albergar los
futuros ingresos de documentación y para la instalación de todos los
servicios propios de estos centros. Como resultado de los contactos del
Ministerio de Cultura con el Ministerio de Justicia, se ceden las
instalaciones de la antigua Prisión Provincial para nueva sede del
archivo. Las obras, que dieron comienzo en julio de 1996, finalizaron
en enero de 1999. El 7 de julio de 1999, se inauguraba el nuevo archivo
y en diciembre del 2000 quedaron reunidos en las nuevas dependencias
todos los fondos documentales dispersos en los diferentes edificios
utilizados como depósitos. Se emprendía, pues una nueva etapa en la
historia del Archivo Histórico Provincial de Ávila.

Archivo Histórico Provincial Burgos

Aunque los Archivos Históricos Provinciales se crean en 1931, el de


Burgos es de los más tardíos y no llega a iniciar su actividad hasta
1975. Ello se debió entre otras razones, a que, por ser Burgos sede de
Colegio Notarial, fue el mismo Colegio el que ejerció durante todos
esos años la función de Archivo Histórico de Protocolos que en otras

333
provincias pasó a los nuevos Archivos Históricos Provinciales. No
consta siquiera que llegara a constituirse la Junta Provincial del
Patronato que preveía el Artículo 12 del Decreto de 1931.
Sabemos, no obstante, que entre 1934 y 1935 se acondicionaron en la
Audiencia Territorial unas dependencias para instalar el "Archivo
Histórico Provincial de Protocolos" y que las obras estaban ya
terminadas al iniciarse la Guerra Civil. En los primeros días del
conflicto, cuando ya iba a trasladarse la documentación desde el
Colegio Notarial, los locales fueron requisados para instalaciones del
nuevo Gobierno de Burgos. Las salas previstas se desarticularon y
desaparecieron las aún no estrenadas estanterías.
Antes de finalizar la contienda, en 1939, se constituyó el Patronato para
el Fomento de las Bibliotecas, Archivos y Museos Arqueológicos de
Burgos. Una de sus principales funciones era, precisamente, promover
la creación y mantenimiento de los archivos históricos provinciales. Por
las intervenciones del que fuera su secretario, Ismael García Rámila,
sabemos que se intentó crear el archivo de nuevo en varias ocasiones.
Durante los años cincuenta y sesenta, la falta de espacio adecuado y la
misma resistencia de los notarios van aplazando la decisión de crear el
nuevo archivo. No obstante, el hecho de que los archivos en la
Audiencia Territorial y en la Delegación de Hacienda estuvieran
servidos por archiveros facultativos paliará en parte esa deficiencia.
Sólo cuando el entonces Ministerio de Educación y Ciencia inicia la
construcción de la Casa de Cultura en la plaza de San Juan toma cuerpo
de nueva la idea de crear el Archivo Histórico Provincial. Inaugurada
ésta en 1971, la Biblioteca Pública del Estado pasa a ocupar el nuevo
edificio y, ya en 1972, empieza a recibir la documentación de
Desamortización desde la Delegación de Hacienda y la que se había
trasladado a Valladolid unos años antes. El archivo, no obstante, no se
creará formalmente hasta unos años después, por el Decreto 1780/1975
de 26 de junio de 1975, y su primera directora accidental será la
entonces directora de la Biblioteca, Eumelia Sámano Guillén.
En 1978 comienza la incorporación de protocolos notariales, con los
partidos de Roa, Aranda de Duero y Briviesca, así como más
documentación de la Delegación de Hacienda. En 1980 se ingresan los
protocolos de Lerma y el Censo de Población de 1970 y, entre 1983 y
1985, concluye la recogida de la sección notarial con los distritos de
Villarcayo, Miranda, Salas de los Infantes y Burgos (con los antiguos
distritos de Belorado, Catrojeriz y Villadiego).
El ingreso de la documentación de la Administración Periférica del
Estado, en cumplimiento del Decreto 914/1969, se ha producido en su
mayor parte a partir de 1990. La documentación producida en los
órganos de la Administración Autonómica ha empezado a ingresar

334
mayoritariamente a partir de 1996 en aplicación del Reglamento del
Sistema de Archivos de Castilla y León (Decreto 115/1996).
A partir de 1995 se produce un incremento sustancial de las
transferencias de documentación administrativa, ya que en esta fecha se
empieza a ocupar la nave alquilada en el Polígono de Villalonquéjar,
que aumenta la capacidad del Archivo considerablemente. Desde el año
2004 se ocupa una segunda nave.

Archivo Histórico Provincial León

El Archivo Histórico Provincial de León tiene como misión custodiar y


conservar el patrimonio documental generado por la administración
autonómica y estatal, radicada en la provincia y transferida al archivo,
poniéndolo a disposición de ciudadanos y administraciones.
Igualmente, asesora, informa y difunde normas de actuación entre los
archivos de la provincia.
Una Orden del Ministerio de Educación Nacional, de 3 de abril de
1962, creó el Archivo Histórico Provincial de León. La finalidad
expresa era la guardia y custodia de "los protocolos notariales de más
de cien años y cualesquiera otros documentos pertenecientes al Estado
conservados en la Comisión de Monumentos". En principio se ubicó en
los locales que ocupaba la Comisión de Monumentos, que ejerció sus
funciones hasta la toma de posesión de su primera directora.
La oposición de la propia Comisión de Monumentos, la carencia de
medios materiales y la lentitud de los trámites burocráticos, unido al
traslado de la directora a fines de 1963, no permitieron que entrase en
funcionamiento de inmediato; de forma que en 1966 la situación
apenas había variado. Se recogieron e inventariaron los protocolos de
los partidos judiciales de la capital, Ponferrada, Villafranca del Bierzo,
Sahagún, La Vecilla y Riaño, el Catastro del Marqués de la Ensenada,
así como los libros de las Contadurías de Hipotecas de Astorga y
Sahagún. Se realizaron ciento cincuenta encuestas para el Censo-Guía,
se adquirió un lote de documentos a un particular e incluso se
publicaron en la prensa local artículos informando de la realidad del
Archivo.
En 1969 el Archivo está ya en funcionamiento, si bien el centro iba a
estar seriamente amenazado al perder el despacho provisional en 1970.
Con la construcción de una Casa de Cultura se realizó el traslado a un
edificio de nueva planta, compartido con la Biblioteca Pública. La etapa
comprendida entre 1974 y 1979 se caracterizó por la incorporación
masiva de documentación: protocolos notariales de los partidos
judiciales de Astorga, La Bañeza y Murias de Paredes, Delegación de
Hacienda, Sindicatos, Educación, Obras Públicas, Audiencia,

335
Magistraturas, Juzgados Municipales, etc. Los cinco kilómetros de
estanterías disponibles acabaron desbordados y acabó siendo necesario
encontrar un local más adecuado para albergarla.
En 1978 se iniciaron los trámites para convertir la antigua cárcel
medieval sita en Puerta Castillo en sede del archivo. Las obras, que
comenzaron en 1979, quedaron concluidas en 1982. Parecía una
solución definitiva, pero diez años más tarde, los trece kilómetros de
depósito ahora disponibles volvían a desbordarse con nuevas
incorporaciones de documentación procedente de diversos organismos:
Hacienda, Audiencia, INEM , ICONA , IRYDA …
En 1993, se ocupó en los locales del Parque Móvil la superficie
dedicada en su día al taller de pintura y al mismo tiempo se comenzaron
las obras de rehabilitación de la Iglesia de los Descalzos situada junto a
la cárcel con el fin de dedicarla a depósito de archivo. Las obras, que
concluyeron en 1994, quedaron coronadas con el montaje de tres
plantas de estanterías soportadas en una estructura metálica exenta con
más de 7,5 kilómetros de estantería. Actualmente se están realizando
obras de ampliación de los depósitos, lo que ampliará su capacidad a
casi 42 kilómetros de estantería, siendo uno de los Archivos Históricos
Provinciales con más capacidad del país.

Archivo Histórico Provincial Palencia

La creación del Archivo Histórico Provincial de Palencia tiene su


origen en el Decreto de 12 de noviembre de 1931. Fue el Patronato
Provincial de Archivos y Bibliotecas quien lo constituyó como tal en
abril de 1932, remitiéndose las primeras cartas a los distintos distritos
notariales en agosto del mismo año, con el fin de comenzar la recogida
de los protocolos centenarios.
Aunque en julio de 1933 se realiza la primera recogida de protocolos en
el distrito de Cervera de Pisuerga, no fue hasta el 3 de septiembre de
ese mismo año cuando el archivo tuvo su primera ubicación en un local
cedido por el Ayuntamiento de Palencia, sito en el antiguo cuartel de
Caballería Alfonso XII, y amueblado con estanterías proporcionadas
por la Diputación Provincial. A partir de ese momento se inicia la tarea
de descripción y recogida del resto de documentación notarial por parte
del entonces archivero Francisco del Valle Pérez.
En 1967, y bajo la dirección del mismo, el archivo se trasladó a la
antigua Casa de Cultura, donde compartió edificio y servicios con la
Biblioteca Pública. La falta de espacio y personal impidieron el normal
desarrollo de sus actividades, ya que sumando las transferencias
regulares de protocolos, y el ingreso entre 1968 y 1969 de los fondos
del Catastro del Marques de la Ensenada y de Desamortización,

336
procedentes ambos de la Delegación de Hacienda, el volumen del
archivo llegaba a las 16.000 unidades de instalación.
La construcción a mediados de los ochenta de un nuevo edificio para la
Biblioteca Pública permitió recibir importantes volúmenes de
documentación en el Archivo Histórico Provincial de Palencia. Así, en
1986 se recibieron los fondos de la extinta Organización Sindical y de
la Delegación de Hacienda, con lo que el volumen total se duplicó en
poco tiempo y el edificio se quedó sin espacio para albergar nuevas
transferencias.
Ya para esas fechas se trabajaba en un proyecto de nuevo edificio por
parte del Ministerio de Cultura. En febrero de 1991 el archivo se
trasladó a su actual sede, donde la ampliación de plantilla y las
condiciones de trabajo, espacio y seguridad han permitido que se
reanuden las transferencias de documentación de diferentes organismos
públicos, y otras procedentes de instituciones privadas. Actualmente,
los fondos del Archivo Histórico Provincial de Palencia suman más de
90.000 unidades de conservación.

Archivo Histórico Provincial Salamanca

Tras el Decreto de 12 de noviembre de 1931, se encomendó al


archivero de la Delegación de Hacienda la recogida y organización de
los fondos documentales que iban a integrar el Archivo Histórico
Provincial de Salamanca. En un principio, se instaló en el último piso
del Palacio de Anaya, cedido por la Universidad Literaria.
Durante la Guerra Civil, el local estuvo ocupado por el Servicio de
Prensa y Propaganda, dejando el archivo en condiciones precarias.
Aunque en 1940, tras la visita del Ministro de Educación, se solicitaron
mejoras para el archivo, éstas no se llevaron a cabo y en 1943 se
declaró un incendio que afectó a la sala de investigadores.
En 1950, se decidió el traslado al edificio del antiguo instituto, en el
Patio de Escuelas Menores, con instalaciones muy deficitarias y
problemas de cubiertas y saneamiento. No será hasta el año 1969
cuando se acometan obras de cierta envergadura para la mejora del
Archivo.
Durante todos estos años se fueron recogiendo los fondos documentales
dictados por la normativa: Protocolos Notariales, Hacienda, AISS ,
Estadística, etc. Desde 1982, se transfirieron los de la Administración
Central Periférica, Secretaría General del Movimiento y
Administración Autonómica.
Para albergar toda esta documentación, se alquiló parte del Monasterio
de Santa Clara y más tarde se acondicionó un silo cedido por el
Ministerio de Agricultura situado en el barrio de Tejares. Se trataba en

337
todo caso de instalaciones precarias y, desde que en 1982 el Ministerio
de Cultura había decidido la construcción de un nuevo edificio para
archivo, no cesaron las gestiones.
Finalmente, todo ello llegó a buen término, con el inicio de su
construcción en 1992 y su conclusión en 1995. A partir de diciembre de
1997 se comenzaba el traslado de los fondos documentales y servicios
administrativos desde el Monasterio de Santa Clara y desde el Patio de
Escuelas Menores a la nueva sede de la c/ Las Mazas.
El nuevo edificio comenzó a prestar servicio público en 1998. Por fin,
el Archivo cuenta con un edificio propio, capaz y amplio, que marcará
una nueva etapa en su historia.

Archivo Histórico Provincial Segovia

De acuerdo con los decretos de creación de archivos de protocolos, el


Ministerio de Educación adaptó para sede del de Segovia, como
Archivo Histórico Provincial, el edificio de la Cárcel Vieja, en la C/
Real. Se trataba de un recio inmueble, construido a fines del siglo XVI
y reformado en 1737, que había servido históricamente de prisión a los
reos del corregidor y en fechas más recientes a los enjuiciados políticos
de la Guerra Civil. Cuando se desafectó de su función penitenciaria, en
1942, comenzaron las obras de remodelación para uso conjunto del
Archivo y la Biblioteca Pública que, prolongadas hasta 1946,
permitieron la apertura del primer Archivo Histórico Provincial de
Segovia el 20 de enero de 1947.
Inmediatamente después se iniciaban las transferencias documentales y
con ellas la configuración de las secciones del archivo. Los primeros
protocolos de Segovia y Cuéllar ingresaron en 1947, los de Sepúlveda
en 1948, Santa María de Nieva en 1949 y Riaza en 1950. A partir de ahí
las remesas continuaron con regularidad, efectuándose entregas
notariales en las décadas de 1960, 1980 y 1990. Por otro lado, y tras los
primeros protocolos, recibió el archivo la documentación de Contaduría
de Hipotecas de Sepúlveda y Segovia (1966 y 1969), el fondo judicial
antiguo del Alcalde Mayor (1967), la documentación de la Junta de
Beneficencia (1979) y el Censo de Población de 1970 (1980), así como
los papeles de organismos suprimidos: la AISS (1981) y la Sección
Femenina del Movimiento (1983). Muy poco después ingresaron
algunas donaciones o compras específicas del Ministerio, como el
archivo familiar del conde de Velarde (1984) o la pequeña colección
del linaje Arias-Dávila (1985). La Delegación de Hacienda no inició
transferencias hasta ese mismo año, en que remitió el fondo antiguo de
sus "Administraciones" y el Catastro de Ensenada.

338
En los diez años siguientes se continuaron secciones o fondos ya
iniciados (las Contadurías de Santa María y Riaza en 1987 y 1989, los
expedientes de la Audiencia Provincial en 1984, los del Juzgado de
Primera Instancia nº 1 en 1993, y las sucesivas transferencias de
Hacienda en 1991 y 1995). Pero fue a partir de la instalación del
Archivo Histórico en el nuevo edificio, en mayo de 1996, cuando las
transferencias de fondos de los distintos organismos comenzaron a
crecer considerablemente, recibiéndose las remesas documentales del
resto de los Juzgados de Primera Instancia -los números 2, 3 y 4 de
Segovia, y los de Santa María de Nieva, Sepúlveda y Cuéllar- así como
de los juzgados de lo Penal, de lo Contencioso, de lo Social y de
Menores, y de la Fiscalía.
Del mismo modo, aunque antes de la adaptación del nuevo archivo a
que se ha aludido y que a continuación se explica, ya se habían iniciado
las primeras transferencias de organismos periféricos, como la
Delegación de Trabajo (1988), los Servicios Territoriales de
Agricultura (1992), Sanidad (1993) y Cultura (1994), la antigua
Sección de Montes (1995) o el Gobierno Civil (1996), con
posterioridad a dicha reforma se han ido sucediendo con regular
asiduidad, año tras año, los transvases documentales de la Delegación
de la Agencia Tributaria, y de los distintos servicios territoriales de la
Delegación de la Junta de Castilla y León en Segovia. Y en otros
campos, cabe añadir, en igual período, los trasvases de documentación
importantísima que las notarías de la provincia, el Colegio de
Arquitectos e incluso los propietarios de archivos privados, como el del
Marquesado de Lozoya, han efectuado al Archivo Histórico Provincial.
Aunque la instalación del Archivo en la Cárcel Vieja supuso en su
momento una excelente medida, la convivencia con la Biblioteca y las
deficiencias de adaptación de una construcción concebida como
presidio comenzaron pronto a multiplicar problemas, resumibles en uno
sólo: estrechez y carencia de espacio. El archivo, menos consultado por
el gran público, se veía obligado a ceder superficie frente a las
demandas de ampliación de la Biblioteca, y así hubo de estar los diez
últimos años de alojamiento en la Cárcel Vieja, en régimen de cuasi
trashumancia por locales complementarios alquilados o cedidos en
precario para albergar parte de sus fondos.
Los apuros amainaron cuando el Ministerio de Cultura, adquirió en
abril de 1988 un edificio más capaz y para uso exclusivo del archivo, en
la Plaza de San Quirce, también en el interior del recinto amurallado.
Las obras para su adaptación, profundas pero rápidas, comenzaron en
1995 y finalizaron, como ya se ha dicho, el año siguiente,
procediéndose a su apertura.

339
Archivo Histórico Provincial Soria

El Archivo Histórico Provincial de Soria tiene su sede en el palacio de


los Ríos y Salcedos, ubicado en pleno casco histórico, fue mandado
edificar por Alonso del Río en 1549 y es uno de los mejores ejemplos
de arquitectura plateresca de la provincia de Soria.
El edificio fue comprado por el Colegio de Arquitectos de Soria que
comenzó su rehabilitación, siendo vendido poco después de empezar
las obras al Ministerio de Cultura que adecuó los trabajos a las
necesidades de un centro archivístico.
En 1992, se inauguró la primera parte del edificio, la zona
correspondiente al antiguo palacio. Dos años más tarde, en 1994 se
puso en funcionamiento el pabellón anexo, terminando la adecuación
de los fondos documentales en su nueva sede.

Archivo Histórico Provincial Valladolid

Con el objeto de cumplir el Decreto de 12 de noviembre de 1931, de


creación de los Archivos Históricos Provinciales, el 4 de abril de 1932
se constituyó el Patronato del Archivo Histórico Provincial. Este
comisionó al jefe de la Biblioteca Popular del Ayuntamiento, Ricardo
Magdaleno, para que se hiciese cargo del nuevo centro.
La primera actuación se desarrollará en abril de 1933 al quedar a su
cargo los protocolos centenarios del Colegio Notarial de Valladolid,
aunque sin cambiarlos de sede. Puesto que el Colegio Notarial no quiso
acogerse al régimen del artículo segundo del citado Decreto, consintió
que sus protocolos centenarios salieran de su sede. En noviembre de
1935 el archivo pasa a ubicarse en el Palacio de Santa Cruz, lo que
permite en 1937 recoger los protocolos de Tordesillas.
En de octubre de 1938 el archivero de la Delegación de Hacienda,
Ángel de la Plaza Bores, se hace cargo del archivo acumulando las dos
direcciones. La falta de espacio hará que hasta 1941 no se incorporen
los protocolos de Medina del Campo. En 1943 el archivo se traslada a
una nueva sede, el edificio principal de la Universidad, ocupando dos
alas de la planta baja y 550 m2 del semisótano. Esta ampliación
permitirá recoger los protocolos de Medina de Rioseco y de Olmedo en
1945. En 1946 ingresan los fondos del Archivo Universitario que
estaban en estado lamentable y en 1947 se realiza el depósito del
archivo de Simón Ruiz, procedente de Medina del Campo.
En el año 1951 se da refrendo legal a una situación de hecho: la Orden
del Ministerio de Educación Nacional de 5 de mayo acuerda que el
Archivo de la Universidad pase a formar parte del Archivo Histórico

340
Provincial denominándose Archivo Histórico Provincial y
Universitario.
En los años cincuenta ingresan todos los protocolos centenarios de la
provincia de forma que en 1960 hay 16.064 protocolos. Además en
1958 y 1959 ingresarán la mayoría de los libros de las extinguidas
Contadurías de Hipotecas, y en 1953 la Diputación Provincial deposita
la documentación de las cofradías desamortizadas, el año anterior
comenzó la organización sistemática de la documentación universitaria.
Frente al dinamismo de los años cincuenta, los sesenta son de
estancamiento salvo para el Archivo Universitario.
En los años setenta se vuelven a recoger de forma sistemática los
protocolos que van cumpliendo cien años. En 1975 ingresa la
documentación anterior al siglo XX de la Delegación de Hacienda
como el Catastro de Ensenada y los documentos de Desamortización;
en 1976 ingresa el Hospital de la Resurrección, en 1977 la Diputación
Provincial deposita su documentación de Quintas y Presupuestos
Municipales, en 1978 y 1979 ingresan las Delegaciones Provinciales de
la Sección Femenina, Organización Sindical, de Información y Turismo
y Junta Provincial de Beneficencia. Este espectacular incremento
documental fue posible gracias a la ampliación del depósito realizada
entre los años 1978 y 1980 que permite alcanzar los 6.500 metros
lineales de estantería metálica.
La disolución del maridaje entre el Archivo de la Universidad y el
Histórico Provincial comienza en 1988 cuando la Universidad crea la
plaza de Director del Archivo Universitario, que será ocupada en 1991.
Pero el paso definitivo no se dará hasta al año 1993 en que por Orden
de 6 de abril del Ministerio de Cultura se autoriza la separación del
fondo universitario para su custodia por la Universidad, aunque de
hecho los dos Archivos siguieron físicamente unidos. Finalmente en
mayo de 1996 el Archivo cambia su sede trasladándose al Palacio de
los Vivero.
Se inició entonces un periodo muy fructífero tanto por la entrada de
numerosos documentos, como por la descripción de las distintas
agrupaciones documentales. En 2003 se produjo otra mejora relevante
con la instalación del sistema informático de gestión integral Albalá, al
cual se migraron los 185.038 registros de numerosas bases de datos en
DBASE IV. La expansión documental del archivo podemos
considerarla concluida en el año 2008, las estanterías de los depósitos
están casi todas ocupadas, en contrapartida el enriquecimiento
informativo no cesa gracias al constante trabajo de descripción y
mejora de descripción que realiza el personal del Archivo, así al acabar
2009 los registros disponibles en Albalá fueron 331.294 y su
crecimiento es diario.

341
Archivo Histórico Provincial Zamora

El Archivo Histórico de Zamora fue creado en virtud del Decreto de 12


de noviembre de 1931, de los Ministerios de Justicia y de Instrucción
Pública y Bellas Artes, por el que los Protocolos Notariales de más de
cien años de antigüedad quedaban incorporados al servicio del Cuerpo
Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos para
reorganizarlos como archivos históricos, y que disponía en su artículo
8º la creación de un archivo histórico en todas las capitales de provincia
que no fueran sede de Colegio Notarial. Dicho decreto regulaba
también en su artículo 12º la constitución en todas las capitales de
provincia de una Junta de Patronato de Archivos para estimular la
creación de dichos centros, que en el caso de Zamora celebró su
primera reunión constitutiva el 26 de enero de 1932, dotándole
inmediatamente de presupuesto y, dos años más tarde, de personal.
Aunque las obras de adaptación de un local destinado a archivo se
iniciaron en noviembre de 1933, no dispuso de edificio idóneo hasta
principios de 1946, en que se pudo trasladar a la antigua sede de la
Escuela Normal, en el desamortizado convento de la Concepción. El 1
de agosto de ese año pudieron ingresar los primeros fondos
documentales: 2.867 protocolos notariales del distrito de Zamora. Las
condiciones del local fueron poco a poco deteriorándose, llegando a
amenazar ruina, y finalmente, lo que parecía inevitable, sucedió. En la
mañana del día 10 de junio de 1965 el edificio se derrumbó, sin que,
afortunadamente, ocurrieran desgracias personales, y sin que pudiera
evacuarse previamente la documentación del archivo, que gracias al
esfuerzo del personal del centro, pudo ser recuperada casi en un 100%.
Tras este desastre, la documentación fue trasladada a un salón del
Colegio Público Juan XXIII, desde el que se siguieron prestando los
servicios pertinentes.
Iniciadas con prontitud las obras del nuevo edificio sobre el solar del
anterior, fue ocupado a fines de 1970, siendo oficialmente inaugurado
el archivo el 23 de abril de 1971. Las instalaciones resultaron de nuevo,
como cabía esperar, insuficientes. Por ello, pocos meses después de la
inauguración oficial, ya se solicita una nueva sede capaz de albergar
todos los fondos documentales que previsiblemente habrían de ingresar
en los siguientes años.
El enorme crecimiento que experimentó el Archivo en la década de los
90 hizo que tuvieran que habilitarse hasta un total de seis depósitos
distribuidos por la ciudad. Finalmente, en junio de 2001, cerró la
antigua sede y se trasladó a una instalación provisional en la c/
Villalpando, nº 7, donde permaneció durante los años en que se

342
construyó un nuevo Centro, finalmente puesto en marcha en marzo de
2005.
En virtud del convenio suscrito por las Administraciones Central y
Autonómica en 1987, la gestión del archivo corresponde a la Junta de
Castilla y León.

ARCHIVOS HISTÓRICOS PROVINCIALES DE LAS ISLAS


CANARIAS

Archivo Histórico Provincial de Las Palmas de Gran Canaria


“Joaquín Blanco”

A principios del año 1947, el Excmo. Sr. Gobernador Civil de Las


Palmas de Gran Canaria, en calidad de Presidente del Patronato
Provincial para el fomento de los Archivos, Bibliotecas y Museos, se
dirigió al Ministerio de Educación Nacional para trasladarle una
comunicación del Presidente del Cabildo Insular, D. Matías Vega
Guerra, en la que expresaba su deseo de crear un Archivo Histórico en
esta Provincia, con el fin de salvaguardar el Patrimonio Documental.
El Ministerio de Educación Nacional, por Orden de 20 de septiembre
de 1948, creó el Archivo Histórico Provincial de Las Palmas. A él
pasarían "los Protocolos notariales de más de cien años de
antigüedad..., la documentación histórica de las Audiencias y Juzgados,
de las Delegaciones de Hacienda y de otras dependencias oficiales de la
provincia". Asimismo, podrá recoger en depósito, para su mejor
custodia, conservación y estudio, cuanta documentación de carácter
histórico o administrativo que le entreguen las corporaciones,
organismos y particulares que lo deseen.
En un primer momento tuvo su sede en la calle Murga 42, junto al
Instituto de Higiene. De aquí pasó a la Casa de Colón, primera
institución cultural de la Provincia, donde permanecería hasta el año
1987, fecha en que pasó a un edificio propio, sito en la histórica plaza
de Santa Ana nº 4, junto a la Catedral, Palacio Arzobispal,
Ayuntamiento y Casa Regental.
El actual edificio del archivo fue construído a fines del s. XVIII por los
hermanos Viera y Clavijo sobre el solar de la casa del deán Zoilo
Ramírez. Se trata de un edificio de estilo neoclásico, compuesto de 3
plantas y con un marcado eje vertical que viene dado por la puerta de
ingreso y dos balcones, cuya labra recuerda épocas barrocas. En aquel
entonces, la edificación montó la cantidad de 4.000 pesos.
La fachada principal da a la Plaza de Santa Ana, corazón del barrio
antiguo de Vegueta, y la fachada posterior a la calle del Espíritu Santo.
En 1984, la Dirección General de Bellas Artes y Archivos autorizó la

343
redacción de un proyecto, en el que el propósito principal era conservar
las fachadas del edificio, dado su conocido interés histórico artístico, y
reconstruir el interior en su totalidad para adecuarlo a los fines
perseguidos.
Por resolución del Gobierno de Canarias nº 1.120 del año 1989, dicho
centro pasa a llamarse Archivo Histórico Provincial de Las Palmas
"Joaquín Blanco". Actualmente ha sido adquirido, por la Subdireccion
de los Archivos Estatales, un nuevo edificio de carácter histórico,
cercano al actual, para la ampliación del mismo.

Archivo Histórico Provincial de Tenerife

En 1934 comenzó su andadura este archivo, pero no fue sancionado


hasta 1977,, mediante decreto de 24 de marzo, por el que se le dotó de
personalidad jurídica. El archivo historico de Santa Cruza de Tenerife
tuvo su sede en el semisotano de la antigua escuela de comercio de la
capital de la Isla. En 1963 fue transladado el piso superior del Círuclo
de Bellas Artes, donde permanecería hasta finales de 1976. En este
momento translado sus enseres a la casa de la cultura de Santa Cruz de
Tenerife, que lo acogio haste que en el año 2005 paso a ocupar sus
dependencias actuales. El archivo está situado actualmente en la
loacalidad de la Laguna, cercano al campus universitario de Guajara.

ARCHIVOS HISTÓRICOS PROVINCIALES DE CATILLA-LA


MANCHA

Archivo Histórico Provincial Albacere

Ligado a la Biblioteca Pública del Estado ha tenido diversas sedes


(Instituto Bachiller Sabuco, edificio de la Biblioteca Pública de la calle
Isaac Peral, edificio de Educación y Cultura del Paseo de la Estación)
hasta que se independiza definitivamente en 1991. En la actualidad se
encuentra situado en pleno centro administrativo de Albacete, ocupando
la antigua casa de Filmoteca Flores, edificio clásico con toques
barrocos y modernistas construido en 1924 por el arquitecto Miguel
Ortiz e Iribas.
En 1987, el arquitecto del Ministerio de Cultura Miguel Renta inicia su
rehabilitación para albergar el Archivo Histórico Provincial,
conservándose la antigua fachada y añadiendo un solar anejo para su
ampliación y remodelación interior. Tiene una superficie de cerca de
3.500 metros cuadrados y dispone de unos 11 Kilómetros de
estanterías.

344
El 17 de noviembre de 1997, el Ministerio de Educación y Cultura lo
declara Bien de Interés Cultural lo que le hace objeto de una especial
protección.

Archivo Histórico Provincial Ciudad Real

nstalado en 1935 en dependencias de la Audiencia Provincial, en 1961


se trasladó a la Casa de la Cultura compartiendo sede con la Biblioteca
Pública. En 1985 se iniciaron las obras por el Ministerio de Cultura,
según el proyecto del arquitecto José L. Picardo, de un edificio donde
albergar el Archivo Histórico Provincial de Ciudad Real.
Se trata de un edificio de nueva planta con una superficie de 4.120
metros cuadrados y una capacidad de estantería de 14.900 metros.

Archivo Histórico Provincial Cuenca

Instalado en un principio en un inmueble cedido por el Ayuntamiento,


en 1965 se traslada a la Casa de la Cultura junto con la Biblioteca
Pública. En 1991 se ubica en la antigua sede del Tribunal de Distrito de
la Inquisición en Cuenca. Sede cuya construcción se inicia en 1575
sobre el solar donde se asentaron las fortalezas musulmanas y cristiana,
siendo ocupada por la Inquisición en 1583. Durante el saqueo de
Cuenca por las tropas napoleónicas fue parcialmente destruido y,
posteriormente, utilizado como cuartel durante las guerras carlistas. En
1890, es reformado y convertido en cárcel civil perdurando en esta
función hasta su traslado en la década de los setenta.
En 1985, el Ministerio de Cultura encarga a los arquitectos Enrique
Álvarez-Sala Walter y Carlos Rubio Carvajal la adaptación de este
inmueble como Archivo Histórico Provincial de Cuenca. El edificio
cuenta con 4.926 metros cuadrados de superficie construidos y una
capacidad para instalar 7.000 metros de estantería.

Archivo Histórico Provincial Guadalajara

Estuvo instalado en el Instituto de Enseñanza Secundaria Liceo


Caracense y en la Diputación Provincial, hasta que en 1972 pasó a
instalarse, junto con la Biblioteca Pública y el Museo Provincial, en el
Palacio del Infantado.
Se trata de un edificio singular, de estilo gótico flamenco con herencias
moriscas; fue construido en el siglo XV, en la época del II Duque del
Infantado, Iñigo López de Mendoza, por el arquitecto borgoñón Juan
Guas y por el tallista Egas Cueman.

345
En 1878, el Duque de Osuna cede su uso al Ministerio de la Guerra
para que se instale el Colegio de Huérfanos, que permaneció hasta 1936
cuando el palacio fue bombardeado y destruido durante la Guerra Civil.
Tras la guerra, el Duque lo cederá al Ministerio de Educación Nacional
que encargará su restauración al arquitecto José Manuel González-
Valcárcel Valcárcel.
El Archivo Histórico Provincial ocupa una parte del Palacio del
Infantado y tiene una capacidad total de 9.617 metros de estantería.

Archivo Histórico Provincial Toledo

Estuvo instalado desde 1933 en un ala del Museo de Santa Cruz, hasta
que en 1966 se traslada a la Casa de Cultura junto con la Biblioteca
Pública. En 1992 se traslada a su actual ubicación en el antiguo
Convento de Jesús y María.
El edificio del siglo XVII conserva unas valiosas yeserías del siglo XI y
del siglo XIV. Este edificio perteneció a la familia Rivera, señores de
Malpica, y a la familia Niño, señores de Tejada, que lo donaron para su
uso conventual en 1601. En 1984 es adquirido por el Ministerio de
Cultura para convertirlo en sede del Archivo Histórico Provincial de
Toledo, encargando el proyecto de rehabilitación al arquitecto Manuel
Manzano-Monis.
Tiene 3.677 metros cuadrados de superficie y una capacidad para 8.800
metros de estantería.

ARCHIVO HISTÓRICO PROVINCIAL DE REGIÓN DE MURCIA

El Archivo Histórico Provincial de Murcia se creó por el Decreto


246/1976, de 9 de enero. Esta fecha no indica realmente su creación, ya
que funcionó mucho antes, desde 1955. En noviembre del año 1940, el
Ministerio de Educación Nacional aprobó el proyecto de construcción
del Palacio Provincial de Archivos, Bibliotecas y Museos de Murcia.
Las primeras transferencias se realizaron en 1955, constituyendo sus
primeros fondos los protocolos notariales centenarios de la provincia,
así como documentación procedente de la Delegación de Hacienda de
Murcia. Pero la inauguración no tuvo lugar hasta el 10 de diciembre de
1956. Se integraba en esta Casa, la Biblioteca Pública, el Museo
Arqueológico y el Archivo Provincial. El Archivo tiene como misión
recoger para su organización y servicio la documentación de titularidad
estatal de toda la provincia, tanto de carácter administrativo como
judicial. En la actualidad comparte edificio con el Archivo General de
la Región de Murcia.

346
Se encuentra situado en un nuevo edificio, inaugurado el 5 de mayo de
2005 por Carmen Calvo Poyato, Ministra de Cultura, y Ramón Luis
Valcárcel Siso, Presidente de la Comunidad Autónoma de la Región de
Murcia. Comparte esta sede con el Archivo General de la Región de
Murcia, centro directivo desde el que se gestiona el Archivo Histórico
Provincial, según Convenio entre el Ministerio de Cultura y la
Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.
La sede anterior del Archivo Histórico Provincial de Murcia había sido
la Casa de Cultura, en la Gran Vía Alfonso X el Sabio, n. 7, desde la
que se trasladó a finales de 2004 y principios del 2005, y en la que
había estado desde 1955-1956, aunque su creación legal tuvo lugar en
1975.

Fondos documentales:

Sus secciones más importantes son:

Administración General del Estado:


Delegación General del Gobierno/Gobierno Civil: años 1813-1999.
Delegaciones/Direcciones provinciales de los ministerios: Agricultura,
Comercio, Cultura, Educación, Estadística, Hacienda, Inspección de la
Administración Local, Obras Públicas, Sanidad, Turismo, etc. años
1755-2000.
Prisiones provincial, comarcales y locales: años 1907-1980.
Administración de Justicia:
Audiencia Provincial de Murcia: años 1882-1970.
Juzgados de 1ª Instancia e Instrucción: nn. 1 y 2 de Murcia, n. 1 de
Yecla: años 1847-1965.
Magistratura Provincial de Trabajo: años 1939-1960.
Tribunal Popular de Murcia: año 1937.
Tribunal Provincial Contencioso Administrativo: años 1909-1924.
Tribunal Provincial de Responsabilidades Políticas: años 1939-1941.
Corporaciones:
Cámara Provincial de Comercio, Industria y Navegación: años 1899-
1952.
Sindicato Central de Riegos del Río Segura: años 1920-1928.
Notarías y Registros:
Escribanías/Notarías de los distritos de Caravaca, Cartagena, Cieza,
Murcia y Totana: años 1450-1905 (incorpora anualmente protocolos
centenarios).
Registros de Hipotecas de los distritos de Murcia, Totana y Yecla: años
1768-1862.
Registro Mercantil de la Provincia de Murcia: años 1886-1957.

347
Servicios que presta:
Acceso a documentos, imágenes digitalizadas e instalaciones de libre
apertura.
Biblioteca especializada.
Consulta en sala.
Préstamo de documentos a sus organismos productores.
Reproducción de documentos de libre acceso.
Visitas guiadas.

ARCHIVOS HISTÓRICOS PROVINCIALES DE ARAGÓN

El nacimiento de los Archivos Históricos Provinciales se remonta a una


Orden conjunta de los Ministerios de Justicia e Instrucción Pública de
12 de noviembre de 1931 y es fruto de la política cultural de la Segunda
República.
Esta Orden dispone la creación de estos Archivos en todas las capitales
de provincia del país con objeto de concentrar "la documentación
histórica que se encuentra dispersa por España en multitud de archivos
y dependencias de diversas entidades, en riesgo de perecer", en primera
instancia los protocolos notariales de más de cien años de antigüedad.
La medida tuvo un eco desigual.
De hecho, al comienzo de la Guerra Civil, solamente se habían puesto
en funcionamiento de forma efectiva quince de estos centros, entre ellos
el de Huesca, uno de los más tempranos, que inició su andadura en
1931.
Tras la contienda, las estrecheces de la economía nacional y las
necesidades de la reconstrucción demoraron la puesta en marcha de
muchos de los centros restantes, a veces durante decenios. Así el
Archivo Histórico Provincial de Zaragoza no tuvo existencia oficial
hasta el año 1948 y el de Teruel hasta 1958.
Con todo, los Archivos Históricos Provinciales se fueron definiendo
como una pieza clave en la preservación del Patrimonio Documental,
asumiendo cada vez más cometidos. Mediante Decreto de 24 de julio
de 1947 se estatuyó que recibieran la documentación histórica de
Audiencias, Juzgados y Delegaciones de Hacienda, en 1957 una Orden
del Ministerio de Justicia les encomendaba la recolecta de la
documentación de las Contadurías de Hipotecas mientras que el decreto
914/1969, de 8 de mayo, les confiaba la custodia de toda la
documentación de los servicios periféricos del Estado de más de quince
años de antigüedad.
Tras el advenimiento del régimen democrático, la profunda
remodelación administrativa que supuso el despegue de la España de

348
las Autonomías motivó que la gestión de la práctica totalidad de los
Archivos Históricos Provinciales del país fuera transferidas a las
diferentes Comunidades Autónomas, si bien manteniendo la titularidad
estatal; en el caso aragonés mediante Convenio firmado con el
Ministerio de Cultura el 2 de junio de 1986 (BOE de 20 de agosto de
1986). En la actualidad los Archivos Históricos Provinciales
Aragoneses, reciben, mediante transferencia, documentación notarial y
de la administración estatal y, mediante depósito, documentación
autonómica.
La prestación de los servicios de los archivos históricos dependientes
del Departamento de Educación, Cultura y Deporte están regulados por
una serie de procedimientos y, del mismo modo, la consulta en sala a
través de unas instrucciones.

Archivo Histórico Provincial Huesca

1931: Decreto de 12 de noviembre de 1931 sobre régimen y


denominación de los archivos históricos de protocolos e históricos
provinciales
1931: El 12 de diciembre se constituye en Huesca la Junta de Patronato
del Archivo Histórico Provincial
1933: El fondo inicial del Archivo se forma con los protocolos
notariales centenarios del distrito de Huesca y el fondo de Papeles de
Justicia, que se instalan en el antiguo cuartel de San Juan
1935: Se incorporan los protocolos del distrito de Barbastro
1938: Se traslada el Archivo al Colegio Mayor de Santiago. Allí se
recibe el archivo del Monasterio de Sigena, el de la antigua Universidad
Sertoriana y los protocolos notariales del distrito de Jaca
1963/1965: Ingresan los fondos de las Contadurías de Hipotecas y
Registro de la Propiedad de Jaca y Huesca
1969: Se asigna a los Archivos Históricos Provinciales la función de
archivos intermedios para la documentación producida por los distintos
órganos de la Administración Periférica del Estado
1972: Ingresa el fondo documental de la Casa Bardaxí de Graus
1983/1984: Ingresa el archivo personal de Joaquín Costa
1984: El 30 de noviembre de 1984 se inaugura la actual sede del
Archivo en el antiguo Colegio de dominicas de Santa Rosa. Se inician
importantes transferencias de documentos de diferentes organismos de
la administración.
1985/1992: Microfilmación del fondo de protocolos notariales
mediante Convenio entre el Ministerio de Cultura y la Sociedad
Genealógica de UTAH, con un total de 3.000.000 de fotogramas

349
1986: El 2 de junio se firma el Convenio entre el Ministerio de Cultura
y la Comunidad Autónoma de Aragón, por el que el Estado mantiene la
titularidad de los fondos y edificios de archivos y la Comunidad
Autónoma asume la gestión de los centros
1987: Se publica la primera guía del Archivo
1988: Ingresa como depósito la documentación histórica de la
Diputación Provincial de Huesca, depósito que se retirará en 2007
1995: Presencia en Internet: se publica la primera página web del
Archivo
1997: El edificio del Archivo se declara Bien de Interés Cultural
1999: Ingresa el fondo del Juzgado Instructor Provincial de
Responsabilidades Políticas
2004: Se celebra la exposición Huesca siglo XIX: la ciudad vivida, la
ciudad soñada, con motivo del 20º aniversario de la ubicación del
Archivo en su sede actual
2005: El 1 de diciembre se celebra por primera vez un Día de Puertas
Abiertas. Esta actividad se mantiene con periodicidad anual integrada
en el Día de los Archivos de Aragón
2005: Comienzan los proyectos de conversión de imágenes en
microfilm a soporte digital, que alcanzan hoy 350.000 imágenes
2007: Acceso parcial desde Internet a las bases de datos y a imágenes
de documentos del Archivo
2009: Publicación de los tres primeros números de la colección
Educapatrimonio con actividades didácticas para escolares basadas en
documentos del Archivo
Los fondos documentales ocupan ocho kilómetros de estantería y
abarcan un periodo cronológico muy amplio, desde finales del siglo XII
hasta la actualidad.

Archivo Histórico Provincial Teruel

En 1953 se inaugura en Teruel el Palacio de Archivos, Bibliotecas y


Museos en la plaza Obispo Pérez Prado. La tercera planta ya se destina
entonces a acoger los protocolos notariales centenarios de la capital,
núcleo fundacional del Archivo Histórico Provincial. Pero su creación
oficial se retrasa hasta el 10 de marzo de 1958 impulsada por el
descubrimiento del protocolo de 1619 de Yague de Salas en el que se
relata la historia de los Amantes de Teruel.
En esta primera etapa de formación se recuperan un centenar de
pergaminos del Concejo de Teruel y se compran a particulares varios
documentos pertenecientes a las familias infanzonas aragonesas Dolz
de Espejo y Sánchez Muñoz.

350
Durante los años setenta comienzan a recibirse regularmente las
transferencias de documentos procedentes de las delegaciones
provinciales, y surgen los primeros problemas de espacio que culminan
con el depósito en 1978 de dos mil cajas de Hacienda. La imposibilidad
de incorporar el fondo de la Organización Sindical decide al Ministerio
de Cultura, ese mismo año, a comprar un inmueble para paliar la
situación en que se encuentra el Archivo Histórico Provincial.
Diez años después, el 3 de junio de 1987, se inaugura, por fin, el nuevo
Archivo en un edificio situado en la Ronda de Dámaso Torán, junto al
Acueducto "Los Arcos" del siglo XVI Construido por el arquitecto
catalán Pablo Monguió Segura en 1911 está integrado en el conjunto de
obras de estilo modernista que éste realiza en la ciudad de Teruel. Su
marcado interés histórico-artístico aconseja la conservación de su
estructura exterior. Su fachada principal compuesta con gracia y
proporción a base de ventanas agrupadas de tres en tres, enmarcadas
con ladrillos, y una gran puerta de arco de medio punto con las
impostas, clave y dos dovelas de piedra. La reforma interior transforma
sus dos plantas originales en cinco, la primera y mejor iluminada con
luz natural se destina a las oficinas, sala de investigadores y laboratorio
de reprografía.

Archivo Histórico Provincial Zaragoza

1931: Decreto de 12 de noviembre de 1931 sobre régimen y


denominación de los Archivos Históricos Provinciales
1948: Orden del 20 de septiembre (BOE de 11 de octubre) de creación
del