Está en la página 1de 4178

RE ZERO ARCO 4

Tabla de contenido

Tabla de contenido........................................................................................ 5
ARCO 3 interludio final 1 .......................................................................... 10
ARCO 3 interludio final 2 .......................................................................... 22
ARCO 3 interludio final 3 .......................................................................... 42
ARCO 4 CAPITULO 1 ............................................................................. 89
ARCO 4 CAPÍTULO 2 ........................................................................... 121
Una chica en la biblioteca prohibida (Extra 1) ..................................... 148
ARCO 4 CAPÍTULO 3 ........................................................................... 167
ARCO 4 CAPÍTULO 4 ........................................................................... 196
ARCO 4 CAPÍTULO 5 ........................................................................... 232
ARCO 4 CAPÍTULO 6 ........................................................................... 255
ARCO 4 CAPÍTULO 7 ........................................................................... 293
ARCO 4 CAPÍTULO 8 ........................................................................... 321
ARCO 4 CAPÍTULO 9 ........................................................................... 351
ARCO 4 una pequeña historia (extra 2) ................................................ 383
ARCO 4 CAPÍTULO 10 ......................................................................... 389
ARCO 4 CAPÍTULO 11 ......................................................................... 430
ARCO 4 CAPÍTULO 12 ......................................................................... 454
ARCO 4 CAPÍTULO 13 ......................................................................... 486
ARCO 4 CAPÍTULO 14 ......................................................................... 530
ARCO 4 CAPÍTULO 15 ......................................................................... 565
ARCO 4 CAPÍTULO 16 ......................................................................... 601
ARCO 4 CAPÍTULO 17 ......................................................................... 629
ARCO 4 CAPÍTULO 18 ......................................................................... 663
ARCO 4 CAPÍTULO 19 ......................................................................... 703
ARCO 4 CAPÍTULO 20 ......................................................................... 740
ARCO 4 CAPÍTULO 21 ......................................................................... 769
ARCO 4 CAPÍTULO 22 ......................................................................... 804
ARCO 4 CAPÍTULO 23 ......................................................................... 838
ARCO 4 CAPÍTULO 24 ......................................................................... 871

5
ARCO 4 CAPÍTULO 25 ......................................................................... 895
ARCO 4 CAPÍTULO 26 ......................................................................... 922
ARCO 4 CAPÍTULO 27 ......................................................................... 945
ARCO 4 CAPÍTULO 28 ......................................................................... 959
ARCO 4 CAPÍTULO 29 ......................................................................... 987
ARCO 4 CAPÍTULO 30 .......................................................................1012
ARCO 4 CAPÍTULO 31 .......................................................................1038
ARCO 4 CAPÍTULO 32 .......................................................................1059
ARCO 4 CAPÍTULO 33 .......................................................................1081
ARCO 4 CAPÍTULO 34 .......................................................................1111
ARCO 4 CAPÍTULO 35 .......................................................................1134
ARCO 4 CAPÍTULO 36 .......................................................................1166
ARCO 4 CAPÍTULO 37 .......................................................................1194
ARCO 4 CAPÍTULO 38 .......................................................................1223
ARCO 4 CAPÍTULO 39 .......................................................................1252
ARCO 4 CAPÍTULO 40 .......................................................................1280
ARCO 4 CAPÍTULO 41 .......................................................................1306
ARCO 4 CAPÍTULO 42 .......................................................................1340
ARCO 4 CAPÍTULO 43 .......................................................................1365
ARCO 4 CAPÍTULO 44 .......................................................................1390
ARCO 4 CAPÍTULO 45 .......................................................................1411
ARCO 4 CAPÍTULO 46 .......................................................................1433
ARCO 4 CAPÍTULO 47 .......................................................................1456
ARCO 4 CAPÍTULO 48 .......................................................................1483
ARCO 4 CAPÍTULO 49 .......................................................................1515
ARCO 4 CAPÍTULO 50 .......................................................................1542
ARCO 4 CAPÍTULO 51 .......................................................................1569
ARCO 4 CAPÍTULO 52 .......................................................................1599
ARCO 4 CAPÍTULO 53 .......................................................................1622
ARCO 4 CAPÍTULO 54 .......................................................................1649
ARCO 4 CAPÍTULO 55 .......................................................................1672
ARCO 4 CAPÍTULO 56 .......................................................................1691
ARCO 4 CAPÍTULO 57 .......................................................................1715
ARCO 4 CAPÍTULO 58 .......................................................................1739
ARCO 4 CAPÍTULO 59 .......................................................................1767

6
ARCO 4 CAPÍTULO 60 .......................................................................1791
ARCO 4 CAPÍTULO 61 .......................................................................1816
ARCO 4 CAPÍTULO 62 .......................................................................1848
ARCO 4 CAPÍTULO 63 .......................................................................1880
ARCO 4 CAPÍTULO 64 .......................................................................1909
ARCO 4 CAPÍTULO 65 .......................................................................1937
ARCO 4 CAPÍTULO 66 .......................................................................1954
ARCO 4 CAPÍTULO 67 .......................................................................1979
ARCO 4 CAPÍTULO 68 .......................................................................2011
ARCO 4 CAPÍTULO 69 .......................................................................2029
ARCO 4 CAPÍTULO 70 .......................................................................2058
ARCO 4 CAPÍTULO 71 .......................................................................2082
ARCO 4 intermedio 1 .............................................................................2102
ARCO 4 CAPÍTULO 72 .......................................................................2122
ARCO 4 CAPÍTULO 73 .......................................................................2148
ARCO 4 CAPÍTULO 74 .......................................................................2169
ARCO 4 CAPÍTULO 75 .......................................................................2199
ARCO 4 CAPÍTULO 76 .......................................................................2239
ARCO 4 CAPÍTULO 77 .......................................................................2265
ARCO 4 CAPÍTULO 78 .......................................................................2283
ARCO 4 CAPÍTULO 79 .......................................................................2303
ARCO 4 intermedio 2 .............................................................................2328
ARCO 4 CAPÍTULO 80 .......................................................................2341
ARCO 4 CAPÍTULO 81 .......................................................................2361
ARCO 4 CAPÍTULO 82 .......................................................................2373
ARCO 4 CAPÍTULO 83 .......................................................................2387
ARCO 4 CAPÍTULO 84 .......................................................................2408
ARCO 4 CAPÍTULO 85 .......................................................................2433
ARCO 4 CAPÍTULO 86 .......................................................................2455
ARCO 4 CAPÍTULO 87 .......................................................................2476
ARCO 4 CAPÍTULO 88 .......................................................................2497
ARCO 4 CAPÍTULO 89 .......................................................................2523
ARCO 4 CAPÍTULO 90 .......................................................................2540
ARCO 4 CAPÍTULO 91 .......................................................................2564
ARCO 4 CAPÍTULO 92 .......................................................................2584

7
ARCO 4 CAPÍTULO 93 .......................................................................2607
ARCO 4 CAPÍTULO 94 .......................................................................2622
ARCO 4 CAPÍTULO 95 .......................................................................2644
ARCO 4 CAPÍTULO 96 .......................................................................2674
ARCO 4 CAPÍTULO 97 .......................................................................2693
ARCO 4 CAPÍTULO 98 .......................................................................2736
ARCO 4 CAPÍTULO 99 .......................................................................2758
ARCO 4 CAPÍTULO 100 .....................................................................2806
ARCO 4 CAPÍTULO 101 .....................................................................2837
ARCO 4 Capítulo extra ..........................................................................2854
ARCO 4 CAPÍTULO 102 .....................................................................2869
ARCO 4 CAPÍTULO 103 .....................................................................2884
ARCO 4 CAPÍTULO 104 .....................................................................2928
ARCO 4 CAPÍTULO 105 .....................................................................2951
ARCO 4 CAPITULO 106 .....................................................................2976
ARCO 4 CAPITULO 107 .....................................................................3005
ARCO 4 CAPÍTULO 108: UN HOMBRE MUCHA SUERTE .3036
ARCO 4 CAPÍTULO 109 .....................................................................3056
ARCO 4 CAPÍTULO 110 .....................................................................3091
ARCO 4 CAPÍTULO 111 .....................................................................3133
ARCO 4 CAPÍTULO 112 .....................................................................3152
ARCO 4 CAPITULO 113 .....................................................................3180
ARCO 4 CAPÍTULO 114 .....................................................................3219
ARCO 4 CAPITULO 115 .....................................................................3260
ARCO 4 CAPITULO 116 .....................................................................3286
ARCO 4 CAPITULO 117 .....................................................................3333
ARCO 4 CAPITULO 118 .....................................................................3369
ARCO 4 CAPITULO 119 .....................................................................3406
ARCO 4 CAPITULO 120 .....................................................................3444
ARCO 4 CAPITULO 121 .....................................................................3535
ARCO 4 CAPITULO 122 .....................................................................3577
ARCO 4 CAPITULO 123A..................................................................3612
ARCO 4 CAPITULO 123B ..................................................................3638
ARCO 4 CAPITULO 124 .....................................................................3673
ARCO 4 CAPITULO 125 .....................................................................3707

8
ARCO 4 CAPITULO 126 .....................................................................3734
ARCO 4 CAPITULO 127 .....................................................................3773
ARCO 4 CAPITULO 128 .....................................................................3802
ARCO 4 CAPITULO 129 .....................................................................3823
ARCO 4 CAPITULO 124B ..................................................................3912
ARCO 4 CAPITULO 125B ..................................................................3942
ARCO 4 CAPITULO 126B ..................................................................3975
ARCO 4 CAPITULO 127B ..................................................................3997
ARCO 4 CAPITULO 130 .....................................................................4037
INTERLUDIO final 1: CADA UNO DA UNA CONCESIÓN 4082
INTERLUDIO FINAL 2: LA NUEVA FACCIÓN DE EMILIA4117
APÉNDICE: ADVIENTO ..................................................................4173

9
ARCO 3 interludio final 1

El carruaje dragón emitía un leve traqueteo mientras bajaba por


el camino. Se encontraba bajo protección divina, por lo que,
cualquier ruido o balanceo que hiciera, era apenas perceptible.

Subaru dejó que su cuerpo se relajara en aquella calma que había.


En retrospectiva, probablemente era la primera vez que montaba
en un carruaje tan tranquilo.

Si lo obligaran a elegir, aquella ocasión en que se dirigieron a la


Capital desde la mansión Roswaal podría haber sido la mejor,
pero, en ese momento, debido a su propia torpeza, el viaje fue
bastante más movido y hubo pocos momentos para disfrutar del
paseo. Sin embargo, al final todo salió perfectamente, por lo que
tampoco puede decir que haya sido una mala experiencia.

10
Y la segunda vez que se subió a un carruaje, se encontraba más
preocupado de llegar rápido al territorio de Roswaal, debido al
conflicto que había con el Culto de la Bruja, por lo que tampoco
pudo relajarse y disfrutar del viaje en dicha situación. Como re-
sultado, esta era la primera vez que Subaru realmente montaba
un carruaje dragón sin preocupaciones ni impaciencia.

Bueno, ya aclarado esto,

『 Um... Petra, ¿no crees que estás demasiado cerca? 』

『 No lo creo. ¿Ocurre algo malo Subaru? 』

Petra, la pequeña niña que miraba a Subaru con sus redondos


ojos y cabello café rojizo, estaba sentada a su izquierda y, desde
que comenzó el viaje, había estado tomando su mano mientras se
mantenía bien apegada a él.

Al principio pensó que era debido al miedo, pero hasta ahora le


había estado sosteniendo la mano con una gran sonrisa.

『 Me siento como un padre. ¡La intuición de padre que no sabí


a que tenía está comenzando a emerger...! 』

『 Hasta ahora onee-chan ha sido bastante astuta. Pero no im-


porta, todavía queda bastante tiempo para alcanzar la capital. 』

11
『 Petra, hasta ahora, uh... ha sido diferente. Verás, um... Tenía
algo muy importante que hablar con Subaru. No es que estuviera
intentado acapararlo ni nada por el estilo. 』

El comentario de Petra había hecho que Emilia se pusiera aún


más nerviosa. Por lo visto no había entendido completamente la
situación. Pero Petra no actuaba como si la odiara, sino más bien
parecía estar jugando con ella, pero para Emilia, que no estaba
acostumbrada a lidiar con niños, no le pareció gracioso.

『 Emilia-tan, no te lo tomes tan a pecho. Es solo una niña. De-


berías tomártelo con una sonrisa o sino... 』

『 No debería actuar como si nada solo porque se trata de una


niña... Muu, no te burles así de mí. 』

Emilia apretó sus labios con cara de pocos amigos y Subaru no


pudo evitar reír mientras soltaba un 『 Perdón, perdón 』. Al
ver esto, Petra tiró de su manga a modo de queja, por lo que
también tuvo que hablarle a ella.

Rodeado por una chica linda a cada lado, Subaru había sido ben-
decido por un desarrollo bastante raro para él. Lamentablemente,
una se encontraba postergando la respuesta a su confesión y, en
el caso de la otra, aun debían pasar, por lo menos, unos 3 años
antes de poder esperar algo.

12
-En ese momento, Subaru y compañía se encontraban montando
un carruaje dragón que iba bajando por la Carretera Lifaus, ca-
mino a la Capital. Era un carruaje distinto al que había sido lle-
nado con piedras mágicas explosivas y, el conductor, era un
hombre que trabaja para la asociación de gente joven. Adentro
iban Subaru, Emilia y los niños.

Al principio estaban preocupados por las circunstancias e inten-


taron dejar a Subaru y a Emilia solos, pero Petra se entrometió
animadamente como si nada.

Como se había entrometido descaradamente en su tiempo a solas,


Subaru obviamente se había molestado un poco, o por lo menos
así habría sido en otras circunstancias, pero en la situación actual,
que Petra se interpusiera de esa manera fue más bien una ayuda.

Hacía solo unos momentos atrás que había soltado un montón de


palabras extremadamente embarazosas. Además, intentando lu-
cir genial, le había dicho a Emilia que no le importaba esperar la
respuesta a su confesión, pero las llamas del amor de Subaru ar-
dían vigorosamente y, sumado a la sensación de logro que tenía
al haber llevado todo lo sucedido a una conclusión satisfactoria,
era incapaz de aplicar los frenos a sus sentimientos.

De haber sabido que las cosas terminarían así, podría haber pe-
dido una mayor compensación que simplemente recostarse en su
regazo.

13
『 Wow, eso estuvo cerca. Después de ir tan lejos para lucir ge-
nial, hay un límite para lo que uno puede o no hacer. 』

『 ¿Qué-? 』

『 Hablaba de Petra ayudándome. Oh, sobre eso, mantuviste tu


promesa de no dejar a Emilia-tan sola, ¿no es verdad? Buen tra-
bajo. 』

『 Ejeje- 』

Dando unas suaves palmaditas en la cabeza de la pequeña niña


que lo estaba mirando, Subaru expresaba doblemente su agrade-
cimiento. Si ella u otro de los niños, no hubieran tomado de la
mano a Emilia, probablemente se habría forzado de nuevo y ha-
bría terminado herida. Que no haya ocurrido así y que Subaru
pudiera ver los frutos de su esfuerzo, fue solo gracias a los niños
y a las otras personas que lo ayudaron.

Realmente había sido bendecido por quienes le rodeaban. Dema-


siado bendecido.

『 Ahora que las cosas se han calmado, parece que tengo que
agradecer a un montón de gente. 』

En la facción de Crusch estaban Crusch propiamente tal, también


Ferris y obviamente Wilhelm. En la facción de Anastasia, aun-
que irritante, se encontraba Julius y, por supuesto, todos los de-

14
más en el grupo de mercenarios. Y, en segundo plano, si bien fá-
cil de olvidar, tenía también que agradecer a Russel a quien,
además, había prometido darle su celular.

『 Era lamentable que tuviera que engañar a Russell sobre el


verdadero valor del celular, pero considerando la fortuna que ob-
tendrá a cambio, se lo entregaré pretendiendo no saber nada. Lo
siento. 』

『 Hay tantas cosas en las que tengo que pensar. 』

Primero, estaba el inevitable cuestionamiento por parte de Ros-


waal acerca de todo el alboroto que acababa de tener lugar.
Además, debía hablar con Anastasia y con Crusch acerca de lo
que deberían o no reportar sobre la derrota de la Ballena Blanca
y de Pereza. Sobre todo, en lo referido a la Ballena Blancaya que,
de ser ciertas las palabras de Crusch, entonces Subaru podría ob-
tener algún reconocimiento por ello.

No es que Subaru estuviera buscando honor y prestigio, pero si


su reputación lograba subir, aunque fuera un poco, definitiva-
mente sería algo de ayuda para Emilia y su facción. No le impor-
taba si al preguntar por un reconocimiento los demás pensaran
que era un caradura.

Mientras pensaba en todas estas cosas, también se dio cuenta de


que aún faltaba el tema de la protección y limpieza de la aldea.
El futuro parecía lleno de dificultades. -Pero antes de todo eso,
había otro puente que Subaru tenía que cruzar.

15
『 Ahh, umm, Emilia-tan... Tengo algo importante que hablar
contigo, pero... 』

『 ¿Sí, de qué se trata? 』

Emilia había puesto uno de sus dedos sobre su plateado cabello y


lentamente giró su cabeza posando su mirada en Subaru. Sus
ojos de color púrpura azulado estaban llenos de honestidad y, al
mirarlos, Subaru sintió que todas sus acciones habían valido la
pena. Sin embargo, no podía eliminar el miedo que tenía al pen-
sar en cómo esos mismos ojos reaccionarían ante lo que tenía
pensado decir a continuación.

Subaru tenía un pequeño problema que no podía evitar y que


tarde o temprano debía contarle a Emilia. -Naturalmente se tra-
taba acerca de Rem.

Si hubiera que hablar sobre todas las personas a las que él le de-
bía gratitud, en cada una de las repeticiones que tuvo que vivir,
no hay nadie que le haya ayudado de todo corazón más que Rem.

Gracias a su profundo amor y dedicación, fue capaz de curar


amablemente el corazón completamente roto de Subaru, entre-
gándole la resolución que requería para ponerse de pie y enfren-
tarse a su destino.

Si no hubiese sido por aquel momento, Subaru no habría sido


capaz de llegar tan lejos. Si no fuera por su propia existencia,

16
jamás habría logrado escapar del infierno que significó tener que
renunciar.

Rem se había mantenido a su lado y continuó apoyándolo duran-


te su más amargo y doloroso momento.

Hacia ella, que había hecho tanto por él, Subaru había desarro-
llado un profundo afecto y admiración.

Hasta ahora, Subaru creía que sus pensamientos estaban real-


mente enfocados en solo una persona. De hecho, la única perso-
na en su mente todo este tiempo, siempre había sido Emilia y
nadie más. Sin embargo, la existencia de Rem, dejando sus sen-
timientos por Emilia intactos, se habían vuelto igual de grandes
para él, ocupando el mismo espacio en su corazón.

Y así, Subaru tomó una clara decisión. Siendo realistas, algunos


podrían pensar que se trataba de algo mal visto, pero debido a su
incapacidad para decidirse por una o la otra,

-Decidió quedarse con ambas, Emilia y Rem.

Además, Rem ya le había dado su permiso para esta insolente


idea. Todo lo que le faltaba era persuadir a Emilia. Rem le había
dicho que hablaran juntos con ella, pero,

『 Si sigo dependiendo de Rem incluso para esto, entonces defi-


nitivamente seré el peor de los peores. 』

17
Incluso si Rem estaba dispuesta a tomar parte en aquella conver-
sación, era responsabilidad de Subaru comenzar esa discusión.
Después de todo era su idea la de recibir el amor de ambas chi-
cas, por lo que era un obstáculo que tenía que enfrentar por sí
mismo.

Tomó un respiro, pensó en lo que diría mientras su corazón latía


a mil por hora. Forzosamente levantó su mirada que hasta ahora
había estado divagando por la habitación, y miró directamente a
Emilia. Ella estaba mirándolo de vuelta. Súper linda.

『 Tengo que hablar de algo muy difícil contigo, pero me gustar


ía que pudieras escucharme tranquilamente. Por supuesto que
también tendré que hablarlo con su hermana eventualmente, pe-
ro... Primero quería discutirlo contigo. 』

『 ¿...Sí? 』

Debido a su vacilación, Subaru había hecho una introducción in-


necesaria que solo había confundido a Emilia. Agonizando por
su debilidad al exponer las cosas de una manera tan pobre y con-
fusa, Subaru desesperadamente rebuscó en su cerebro por pala-
bras.

Su cabeza se encontraba a toda máquina, más rápida que nunca


durante estos pocos días. Su sinapsis trabajaba con tantas fuerzas,
que parecía que volaban las chispas intentando encontrar la frase
correcta.

18
『 En realidad, es sobre Rem. Rem es, uh, ella... para mí... uhhh,
¿ya sabes? Y, en cuanto a mi confesión, todo lo que dije era ver-
dad, pero... 』

El sudor lentamente comenzó a correr por su frente mientras ha-


blaba. Parecía que estuviera disculpándose más que cualquier
otra cosa, pero pensó que Emilia, quien era buena adivinando,
podría entender fácilmente lo que intentaba decirle.

En frente de Subaru, quien estaba cubierto de sudor, Emilia le-


vantó su mano y le dijo 『 espera. 』

『 Subaru, relájate. No puedo entender lo que intentas decir. Sé


que te estás esforzando mucho para poder explicarte. Eres un
buen chico, así que cálmate un poco. 』

『 Diciendo que soy un buen chico se siente como si mi clasifi-


cación hubiese caído en picada... No me estoy comportando
como hombre. Ahh, lo diré claramente. Um, entonces... en reali-
dad Rem también dijo que me amaba, por lo que si Emilia-tan
siente lo mismo... uh, las dos podrían estar conmigo, uh, ¿Cómo
podría decirlo...? 』

Dejándose llevar por la situación, Subaru dejó caer dos grandes


bombas. Aunque, mirando para atrás, también hay muchas cosas
que dejó sin contar. Por supuesto, la respuesta de Emilia podía

19
ser igual a la de él o completamente en contra, acompañada de
una mirada de decepción y desdén.

Después de imaginar tal horrible posibilidad, Subaru nerviosa-


mente le dio una mirada y

『 ......... 』

La respuesta de Emilia fue completamente diferente a lo espera-


do por Subaru.

Mientras hablaba, ella frunció el ceño, a la vez que ponía sua-


vemente uno de sus dedos sobre sus propios labios, como quien
piensa profundamente. Analizando lo que acababa de decirle,
¿Podía estar pensando en algún castigo para darle? -
Definitivamente no era ese tipo de atmósfera.

『 Subaru 』

『 ¿Sí? 』

Inmediatamente después de escuchar su nombre, Subaru miró di-


rectamente a Emilia.

Ella también lo miró directamente, encontrándose con una mira-


da llena de resolución. Sin embargo, la mirada de Emilia solo
mostraba desconcierto. Subaru era incapaz de comprender su
reacción.

20
Y entonces, las siguientes palabras que salieron de su boca, so-
brepasaron por mucho la comprensión de Subaru.

『 -¿Quién es Rem? 』

21
ARCO 3 interludio final 2

Mientras el carruaje dragón se balanceaba lado a lado, Rem sólo


podía pensar en él. Su nombre había aparecido de la nada en su
cabeza.
Suavemente alzó la mirada, entrecerrando los ojos frente al ra-
diante brillo del sol. Delante de ella iba una larga fila de carrua-
jes llena de soldados heridos tras la batalla contra la Ballena
Blanca.
Solo las heridas más urgentes habían sido tratadas y más de al-
guno todavía estaba seriamente malherido. Pero a pesar del dolor,
una leve sonrisa podía verse en sus rostros, propia de una sensa-
ción de regocijo al haberse cumplido un largo sueño. Después de
tantos años, ver su deseo hecho realidad era mucho más impor-
tante que cualquier lesión o incluso que la propia muerte. Y aho-

22
ra, después de haber logrado su objetivo, volvían de vuelta a la
capital, a su regreso triunfante.
Al ver todo esto, Rem se odiaba a sí misma al no ser capaz de
soportar el dolor en su corazón.
『 Crusch: Pareces ansiosa Rem. ¿Todavía estás preocupada
por él? 』
『 Rem: ... Crusch-sama. 』
En el lugar del que provenía la voz que acababa escuchar, se en-
contraba Crusch, sentada directamente al lado de Rem.
Envuelta completamente en vendajes, era increíble que Rem pu-
diera actuar como si nada hubiera pasado, a pesar de lo serias
que eran sus heridas, sin embargo, no era capaz de ocultar su fal-
ta de estamina. El hecho de que fueran en un carruaje en vez de
haber montado directamente en un dragón, fue también debido a
que Crusch no se sentía muy cómoda de pedirle a Rem que se
subiera a uno de ellos en su condición, así que decidió hacerle
compañía, por lo menos hasta que pudieran ver la Capital.
Sintiendo la mirada inquieta de Rem, Crusch se encogió de
hombros.
『 Crusch: Comparado con esto... 』 dijo moviendo su cabeza,
『 Crusch: Él tiene a Wilhelm y a Ferris, los élites de la expedici
ón, además de a Ricardo y su compañía de mercenarios, para
ayudarle. Además, Anastasia debe haber predicho este giro de
los acontecimientos, por lo que, incluso si la fuerza del adversa-
rio fuera preocupante, no creo que haya ninguna razón por la que
fueran a perder. 』
『 Rem: Aun así, no puedo evitar preocuparme. 』

23
『 Crusch: Todavía no puedes eliminar esa ansiedad, ¿huh?...
Cuando el obstáculo se encuentra frente a uno, es posible esfor-
zarse para superarlo. Pero cuando el obstáculo está frente a otros,
no hay mucho que podamos hacer... Ah, supongo que no soy
muy buena consolando a los demás, mis disculpas. 』
Viendo que Rem se hundía aún más en su ansiedad, Crusch se
dio cuenta de lo contraproducente que fueron sus palabras y bajó
la mirada al suelo. Pero al observar a la normalmente seria y fría
Crusch actuar fuera de personaje, las comisuras de Rem no pu-
dieron evitar formar una sonrisa.
『 Crusch: Eh, así está mejor 』Dijo Crusch asintiendo con la
cabeza, alegremente.
『 Crusch: Natsuki Subaru ya lo dijo antes, "una sonrisa le que-
da mejor a Rem”, ¿no? Aun cuando el momento en que lo dijo
no tenía mucho sentido, no por eso deja de ser menos cierto. 』
『 Rem: Crusch-sama... ¿Sabía que cuando sonríe da una im-
presión completamente distinta? Normalmente luce bastante se-
vera, pero cuando se ríe se vuelve... 』
『 Crusch: Ya me lo habían dicho antes, pero no puedo decir
que no me moleste. Aunque supongo que al evitar sonreír por
cualquier cosa, a los demás se les hace bastante difícil apre-
ciarme... 』
Rem no estaba segura de tomar ese comentario como una broma
o no, pero al ver la suave sonrisa de Crusch, ella también termi-
nó sonriendo. “Coraje y orgullo”. Para Rem, a quien siempre le
había faltado confianza, Crusch era la mujer ideal. Pero claro, en
el corazón de Rem, el más alto honor siempre estaría reservado
para ninguna otra más que su hermana Ram.

24
『 Crusch: Se están enfrentando al Culto de la Bruja... Aun
cuando su presencia era más o menos predecible considerando la
identidad de Emilia, hasta que sepamos más de ellos es necesa-
rio ir con cuidado. Natsuki Subaru sabe eso, ¿Pero seguramente
Lord Mathers tendrá algún plan también? 』
『 Rem: La profundidad de los pensamientos de mi maestro, es
imposible de conocer para Rem. Incluso si me preguntas, no sabr
ía que responder 』
『 Crusch: Que mal. Ahora que somos aliados, un poco de in-
formación no me vendría nada mal 』
Puede que aquella conversación haya sido para evitar que Rem
se hundiera en pensamientos negativos… De hecho, gracias a
Crusch, Rem no se había quedado sola y hundida en preocupa-
ciones.
Aun así, lo que había dicho, era un muy buen punto. Un hombre
como Roswaal L. Mathers debería haber tenido un grandioso
plan para todo esto. Obviamente las acciones de Subaru servían
para promover los objetivos de su maestro al mismo tiempo que
restauraba su reputación perdida.
De hecho, al derrotar a la Ballena Blanca, su reputación ya había
sobrepasado con creces a la que tenía antes.
—Héroe Natsuki Subaru
Para Rem, cuyo corazón y futuro habían sido salvados por él, ese
título era más que acertado. Considerando además el brillante fu-
turo que aun podía llegar a traer, también estaba de lo más justi-
ficado.
Y así, estar junto al radiante héroe, desde algún lugar cerca en el
que él girara ocasionalmente para asegurarse de que ella seguía a

25
su lado... Si pudiera existir en un lugar así, entonces no habría
nada más en ese mundo que Rem pudiera desear. Con solo eso,
ella estaría feliz.
Cuando Subaru aparecía en su mente, el corazón de Rem se lle-
naba siempre de confusión.
Se volvía cálido, y quizás calmado. Y, aun así, se llenaba tam-
bién de dolor, ansiedad, anhelos y preocupaciones.
Darle tanta felicidad y sufrimiento a su corazón al mismo tiempo,
era algo que solo Subaru podía hacer.
Con una sonrisa en sus labios, los pensamientos de Rem viajaron
hacia el futuro... El futuro de ella y Subaru.
Mirando de reojo el rostro de Rem, Crusch suspiró en alivio.
Acariciando la vaina de su espada con sus dedos, sus ojos se fija-
ron en silencio sobre el camino frente a ellas. Sus pensamientos
eran sobre el largo viaje a la Capital.
『 Crusch: ……… 』
『 Rem: ¿.........? 』
Crusch entrecerró sus ojos al mismo instante que Rem oyó un
ruido y alzó la cabeza.
Lo que Crusch vio fue algo extraño sobre el carruaje de dragón
que iba delante. El ruido que Rem oyó venía de la misma direc-
ción. De hecho, aquello que les llamó la atención a ambas era lo
mismo.
Ante los ojos de Crusch, el carruaje de dragón frente a ella se
había "desintegrado". A los oídos de Rem, el preludio del "co-
lapso" resonaba como el ruido de la lluvia al caer.
Una niebla de sangre pulverizada. La imagen del carruaje dragón
en frente de ellas, de pronto se había convertido en un lamenta-
ble borrón.

26
El dragón de tierra, el carruaje y todos los heridos que iban aden-
tro, habían sido completamente arrancados del suelo y destroza-
dos sin ninguna misericordia por una abrumadora devastación.
『 Crusch: —¡ ! ¡ATAQUE ENEMIGO! 』
Su garganta sorprendida, se retrasó solo unos instantes antes de
que Crusch lanzara el grito de guerra. Con Crusch al frente, el
resto de los carruajes sintieron la crisis y se prepararon para la
batalla.
Rem, alejando toda sensación de daño y cansancio, con su lucero
del alba en mano, se puso de pie enseguida — al otro lado de la
niebla de sangre se veía la sombra vertical de un hombre.
¿Quién era ese hombre, que de pronto apareció ante sus ojos, de
pie en medio del camino?
Sin ninguna arma ni armadura, sin ninguna clase de miedo. Sin
demostrar ni compasión ni malicia ni intención alguna.
『 Crusch: —¡¡APLÁSTALO!! 』
La orden de Crusch se escuchó a toda fuerza desde la plataforma
del conductor. Inmediatamente el caballero a cargo del dragón
aflojó las riendas en respuesta. Con un solo grito, el dragón de
tierra comenzó la embestida con el carruaje, con un torque capaz
de triturar incluso a un animal de gran tamaño que entrara en
contacto.
Sin desviarse del objetivo, iban directo a un choque frontal con
la figura de pie frente a ellos. El hombre no demostraba ninguna
intención de hacerse a un lado. Y así como así, los dos objetos
colisionaron. Un cuerpo delgado a punto de ser hecho trizas por
el—
『 Rem: ¡Crusch-sama! 』

27
Mientras gritaba, Rem tomó a Crusch por la cintura a la vez que
saltaba con ella fuera del carruaje. No había tiempo para alcan-
zar al conductor, pensó Rem al caer, mordiéndose los labios.
Y entonces, un instante después,
『 Hombre: Ah, ¿de verdad? ¡Quería entregarme! Ni siquiera
había hecho nada y ya intentaron aplastarme hasta la muerte.
Pero bueno, eso no es algo que una persona debería hacer. No
señor. 』
Habló con un tono relajado propio de un hombre que tranquila-
mente pasea por un parque o que está tomando el sol o algo por
el estilo.
Si no fuera por los escombros destrozados de lo que solía ser el
carruaje de dragón, Rem no habría encontrado esta escena tan
bizarramente horripilante.
No importaba como lo miraran, aquel hombre no se veía para
nada fuera de lo ordinario.
Su cuerpo era largo y delgado, y su ordenado cabello blanco no
era ni muy largo ni muy corto... ni siquiera tenía algo raro en él.
Sus ropas negras no eran ni extravagantes ni lamentables y su
rostro ni siquiera era de los que destacaban. Tenía una apariencia
tan normal, que no importaba donde lo pusieras, no se vería nun-
ca fuera de lugar y, si te lo encontraras por la calle, probable-
mente lo olvidarías a los 10 segundos de haberlo visto.
Pero el hecho es que, después de entrar en contacto con este
hombre, El dragón de tierra había sido partido en dos, antes si-
quiera de poder dar un paso más y, entonces, junto con el con-
ductor y el carruaje, fueron destrozados en un sinfín de pedacitos
imperceptibles.

28
Lo más escalofriante de todo fue que, a pesar de que Rem nunca
le quitó la mirada de encima, todo lo que vio fue a ese hombre
simplemente parado ahí.
Sin hacer nada, simplemente parado ahí, el hombre había sobre-
vivido a la colisión contra el carruaje dragón que lo había em-
bestido, y todavía continuaba de pie como si nada.
『 Crusch: Gracias Rem por salvarme, pero... parece que la si-
tuación sigue igual de mala. 』
Aun sobre los brazos de Rem, Crusch le agradeció, se puso de
pie y, en ese mismo instante, desenvainó su espada. En cuanto al
caballero que conducía el carruaje bajo sus órdenes y que había
sido destrozado en miles de pedacitos, Crusch sintió un fuerte
dolor en su corazón, y entrecerró sus ojos.
『 Crusch: Después de asesinar cruelmente a mi súbdito, no
creas que esto va a terminar fácilmente... ¿Quién eres tú? 』
Con su espada desnuda, reluciente de instinto asesino, lanzó
aquellas palabras al hombre, quien, al escucharla, se tocó la bar-
billa y comenzó a asentir con la cabeza, como si hubiera enten-
dido.
『 Hombre: Ah, ya veo, ya veo... sí, sí. No sabes quién soy. Pe-
ro yo sé quién eres. La Capital entera lo sabe... de hecho, todo el
país te conoce... En estos momentos eres el centro de la conver-
sación. Después de todo eres candidata para ser el nuevo Rey.
Incluso yo, que suelo estar desconectado del mundo, puedo ima-
ginar lo que significa ese gran peso. 』
『 Crusch: Tus palabras sin sentido terminan ahora. Responde a
mi pregunta o, la siguiente vez, te mataré. 』

29
『 Hombre: ¡Eso es bastante extremo! Pero si no fuera así, no
serías capaz de gobernar un país. Sí, este sentimiento, de ver-
dad que no lo entiendo para nada... El deseo de llevar una corona,
y todas las responsabilidades que ello conlleva. ¿Cómo podría
alguien entenderlo? Ah, ah, pero incluso si no lo comprendo, no
discreparé contigo. No soy tan arrogante como para eso. No co-
mo tú... 』
Sin prestar ninguna atención a Crusch, el hombre continuó ha-
blando sin parar.
Y entonces,
『 Crusch: —Como dije antes, esa fue tu última oportunidad. 』
Al momento en que Crusch fríamente pronunció aquellas pala-
bras, su brazo blandió con fuerzas una espada de viento.
La magia de viento de Crusch, combinada con su esgrima, es ca-
paz de liberar un corte invisible. Conocido como"el corte de los
cien hombres", se trata de una poderosa cortada de ultra largo al-
cance que puede cortar el cuerpo de un hombre sin que éste pue-
da siquiera notar desde dónde provino el ataque ni de quién.
En el pasado, cuando la mabestia "Gran Conejo" apareció en las
planicies del condado de Karsten, ella cortó a todas las mabestias
bajo las órdenes del Gran Conejo en la que fuera su primera ba-
talla. Desde ese momento, la condesaCrusch Karsten, se adjudi-
có el nombre del corte de los cien hombres.
Incluso la piel de adamantino de laBallena Blanca fue abierta
por su espada, lo cual jugó un importante papel en la caída de
aquella colosal mabestia. Y, comparado con la Ballena Blanca,
ese pequeño y frágil cuerpo no tenía ninguna oportunidad de po-
der resistirlo...
Sin embargo,

30
『 Hombre: Atacar a alguien que todavía no termina de hablar...
¿Dónde están sus modales? 』
Ladeando la cabeza, como haciendo alarde de no haber tomado
ningún daño, el hombre simplemente seguía ahí.
Su existencia había sido completamente inafectada por un corte
que había sido capaz de atravesar la armadura de laBallena
Blanca. El cuerpo de ese hombre —No… incluso sus ropas esta-
ban indemnes.
No se defendió del ataque, más bien fue algo completamente di-
ferente y desconocido.
Crusch no podía hacer nada más que mantener el aliento y Rem,
había quedado completamente atónita luego de ver algo tan fuera
de todo ámbito de la comprensión. En frente de ellas, el hombre
suspiró por primera vez.
『 Hombre: ¿Sabes...? 』Dijo en un tono lleno de disgusto,
『 Hombre: Estaba hablando. ¿No es verdad que estaba hablan-
do justo ahora? ¿Es que acaso me equivoco? Tengo todo el dere-
cho a hablar... No creo que sea necesario que diga esto, pero, no
interrumpir a alguien cuando está hablando... ¿no es algo de sen-
tido común? Son completamente libres de escuchar o no lo que
estoy diciendo, eso no me importa, pero ¿qué es lo que intentan
hacer al no dejarme hablar? 』
Mientras despotricaba, el hombre ocasionalmente pisoteaba con
fuerza el suelo con una expresión de desagrado en el rostro. Y
así como así, apuntó con su dedo a las dos enfrente de él, que
ahora estaban completamente sin habla.
『 Hombre: Y ahora están calladas. ¿Qué es esto? Están escu-
chando. Estaban escuchando, ¿verdad? ¿Acaso no les pregunté

31
algo? Entonces denme alguna respuesta, eso sería lo normal, ¿
verdad? Ni siquiera harán eso, no quieren hacerlo. Ah, ah, liber-
tad. Esa es su libertad. Me ven regañando y quieren matarme, y
cuando les hago una pregunta, me ignoran como al viento. En-
tonces, ¿así será? ¿así es? Bueno, son libres de hacer lo que quie-
ran. Muy bien, digamos que así es como es. Pero entonces, ¿qué
se supone que significa eso? 』
Mirando a las dos enfrente suyo completamente calladas, prepa-
radas para un ataque, ladeó la cabeza mientras las observaba con
sus agudos ojos y entonces, con una voz ahogada,
『 Hombre: Están ignorando mi Derecho—Una de mis pocas
posesiones, ¿verdad? 』
Un escalofrío subió por la espalda de Rem. El hombre dio un pa-
so al frente, mientras levantaba uno de sus brazos, creando una
pequeña ráfaga de viento.
Entonces, en la misma línea en que su brazo se levantó —la tie-
rra, el aire y el mundo, se partieron en dos.
Girando, girando y girando, el brazo cercenado de Crusch voló
por los aires.
Aun sujetando la vaina de su espada, el brazo cayó acompañado
de un rocío de sangre. Crusch, incapaz de mantenerse en pie de-
bido al impacto, cayó sobre el suelo, convulsionando del dolor y
de la masiva pérdida de sangre.
『 Rem: ¡Crusch-sama! 』
Aturdida por unos segundos, Rem corrió junto a Crusch. Colocó
sus manos sobre la herida y, con lo poco que le quedaba de ma-
ná , usó todas sus fuerzas para detener el sangrado.
El hombro de Crusch estaba cubierto en un brillante carmesí. Su
carne, huesos, nervios y arterias habían sido perfectamente cor-

32
tados. Un ataque limpio y experto. Rem suspiró con una, más
bien, inapropiada admiración.
『 Crusch: Ferris... oh... ¿Tú? 』
Bajo las curativas manos de Rem, Crusch miraba con los ojos
desenfocados, murmurando algo inentendible y, con su brazo de-
recho restante, sujetaba firmemente la rodilla de Rem. Prueba de
que aun poseía fuerzas para vivir.
Crusch apretó los dientes, soportando el dolor.
Rem observaba todos los movimientos del hombre.
No tenía ninguna manera de defenderse de sus golpes. Al primer
signo de ataque, alejarse de un salto con Crusch era lo único que
podía hacer.
En ese momento se dio cuenta de algo extraño —por alguna ra-
zón Crusch y Rem estaban completamente solas —¿Por qué no
había venido nadie a ayudarlas? En esta crítica situación, con su
lord gravemente herida, los caballeros que no se acobardaron in-
cluso ante laBallena Blanca, por qué—
『 Joven: Ah, de verdad... ¡Comí y comí, pero todavía no es
suficiente! Es gracias a eso ¡que seguimos viviendo! ¡Comer,
masticar, morder, destrozar, moler, mascar, chupar! ¡BEBER
GLOTONAMENTE! ¡COMER GLOTONAMENTE! AH— ¡
TERMINÉ! 』
De un momento a otro, por detrás, vino la voz estridente y des-
garradora de un adolescente.
Al igual que el primer hombre, la voz del joven envió escalofríos
por toda la espina de Rem. Su cuerpo rígido, se giró para poder
mirarle. El joven se mantenía de pie entre varios carruajes vacíos,
cubierto de sangre, de pies a cabeza.

33
Su largo cabello café oscuro, se extendía todo el camino hasta
sus rodillas. Su cuerpo era corto, más o menos de la misma altu-
ra de Rem y, quizás, 2 o 3 años más joven —probablemente no
mucho más viejo que los niños de la aldea cercana a la mansión.
Bajo su cabello, solo un delgado andrajo empapado de sangre,
cubría su delgado cuerpo. Cada porción de su piel estaba cubier-
ta de sangre.
Por supuesto que nada de esa sangre era de él. Era de los caballe-
ros que yacían a sus pies.
Mientras Crusch y Rem se encontraban en un punto muerto con
el hombre en frente de ellas, los caballeros se habían enfrentado
al enemigo que tenían detrás. Al final, antes de que Rem fuera
capaz de sentir cualquier combate, la batalla ya había terminado.
『 Rem: Tú, eres... 』
Su voz temblaba. Rem, con Crusch en sus brazos, retrocedió
hasta que ambos enemigos se encontraron en su campo de visión.
La sangre del hombro de Crusch había teñido el suelo de rojo.
Ahora, el aire se tornó frío, como burlándose de su debilidad, de
su miedo.
Al escuchar la pregunta, el hombre y el joven se miraron el uno
al otro.
Como si lo hubieran practicado, asintieron entre ellos y, enton-
ces, con la misma sonrisa trastornada de violento placer, anun-
ciaron su nombre:
『 Hombre: ¡Arzobispo del Pecado del Culto de la Bruja "Codi-
cia", Regulus Corneas! 』
『 Joven: ¡Arzobispo del Pecado del Culto de la Bruja "Gloto-
nería", LEY BATENKAITOS" 』

34
『 Ley: Cuando sentimos que nuestra mascota había sido asesi-
nada vinimos a echar un vistazo. Pero entonces, ¡AH! — ¡QUE
COSECHA TAN DELICIOSA! ¡Es buena, es bastante buena, es
muy buena, es genial, es maravillosa, es increíble, es asombrosa,
es extraordinaria! ¡Es ESPECTACULAR! ¡Pasión! ¡Amor! ¡
Odio! ¡Cortesía! ¡Oh ALEGRÍA! ¡Y TRISTEZA! Eso es, ¡eso
es! ¡ ESO ES COMPLETAMENTE MERECEDOR DE SER
COMIDO! 』
Culto de la Bruja —y Arzobispo del Pecado.
Cuando esas palabras alcanzaron los oídos de Rem, se quedó pa-
ralizada en el lugar.
Con una expresión de regocijo, el joven golpeó fuertemente el
suelo mientras se reía a carcajadas con extraños ruidos.
Girando, como si danzara, sus brazos apuntaron a los caballeros
caídos y luego los miró como demostrando una abrumadora
compasión.
『 Ley: ¡Que MARAVILLOSO! Venir personalmente a alimen-
tarme. Ha sido bastante difícil encontrar personas con carácter
hoy en día. Pero ahora, ¡he redescubierto la GRATIFICACIÓN
LARGAMENTE PERDIDA de mi hambre! 』
『 Regulus: Eso es lo que no entiendo de ti, Batenkaitos. Tu
hambre no es hambre de verdad, y el que se llena ni siquiera eres
tú. ¿Por qué no puedes estar satisfecho con tu forma de ser? Lo ú
nico que de verdad poseemos es aquello que podemos sostener
con ambas manos y llevar con nuestros dos brazos. Si fueras ca-
paz de entender eso, serías capaz de controlar tus deseos, ¿no? 』

35
『 Ley: No necesitas sermonearme viejo. No me gustan los ser-
mones. Tampoco es que esté en desacuerdo con lo que acabas de
decir, es solo que no me interesa. Para ser honesto, mientras no
pase hambre — ¡NO ME IMPORTA NADA MÁS! 』
"Glotonería" Batenkaitos sucumbió ante un ataque de risa tras-
tornada y,"Codicia" Regulus, se encogió de hombros desintere-
sadamente.
Dos Arzobispos del Pecado apareciendo en un mismo lugar al
mismo tiempo. Rem se hundió en sus pensamientos.
En términos de fuerza, derrotar a esos dos era imposible.
Incluso aunque había logrado detener el sangrado de Crusch, to-
davía se encontraba en una situación crítica. Y, ya sea que los
caballeros estén muertos o comatosos, tampoco podían pelear.
Para sanar a Crusch, Rem tuvo que ocupar más maná del que le
quedaba... aunque si entraba en modo ogro, sería capaz de ab-
sorber maná de la atmósfera y de dar algo de pelea. Pero contra
ellos dos, la victoria era algo inconcebible.
Por un lado, estaba la perfecta ofensiva y defensa de "Codicia".
Conocido como alguien capaz de capturar una ciudad entera por
su cuenta, completamente desarmado. Era imposible conocer el
alcance completo de su poder. Y, por el otro, "Glotonería", quien
era igual de formidable. A pesar de que sus habilidades eran des-
conocidas, había sido capaz de eliminar un ejército entero en
cuestión de segundos. No importaba qué, Rem era incapaz de
vislumbrar la victoria.
Rápidamente escaneó el campo de batalla. Los carruajes tirados
por Rigers no se veían por ninguna parte. Los mercenarios de-
mihumanos eran los encargados de transportar a los soldados he-
ridos —junto a la cabeza de la Ballena Blanca. Puede que se

36
hayan escapado en el caos y se retiraran a toda velocidad camino
a la Capital. Quien los comandaba debía de ser el vicecapitán de
los Colmillo de Hierro —Hetaro—, brillante e ingenioso, con un
gran sentido común y juicio...
Si se le diera el tiempo suficiente, a lo mejor podría regresar con
refuerzos.
Pero, incluso si ese fuera el caso —jamás llegarían a tiempo para
Rem.
『 Rem: La Ballena Blanca... 』
『 Regulus: ¿Eh? 』
『 Ley: ¿Huh? 』
Murmuró suavemente y ambos Arzobispos del Pecado ladearon
sus cabezas.
Mantuvo el aliento un instante. Había encontrado una forma de
hacer tiempo. Antes de que ellos perdieran el interés, continuó.
『 Rem: ¿Quieren la Ballena de vuelta? Porque nosotros esta-
mos transportando su cabeza cercenada camino a la Capital justo
ahora. 』
『 Ley: ¿Cabeza? Ah, estaba empezando a preguntarme que era
ese extraño olor. Lo que ocurra con la cabeza de todas formas no
me importa. Está muerta, puedes traerla, ¿pero de qué va a servir?
Si quisiéramos, siempre podemos hacer otra... Demoraría más o
menos la misma cantidad de tiempo en criarla. 』
Diciendo esto, Batenkaitos chasqueó su cuello y rechinó los
dientes,
『 Ley: Comparado con eso... 』 dijo forzosamente,
『 Ley: Comparado con una Ballena muerta, estamos más in-
teresados en LA GENTE QUE LA MATÓ. Después de 400 años,

37
POR FIN alguien mató a esa cosa. Y a pesar de que nosotros est
á bamos esperando un banquete... ¡ AH! ¡ ESTO FUE MÁS
ALLÁ DE NUESTRAS EXPECTATIVAS! 』
Su cabeza se sacudía de arriba a abajo, su largo cabello se balan-
ceaba salvajemente, el joven reía con saliva volando de su boca,
chasqueando sus dientes mientras lo hacía.
『 Ley: ¡Amor! ¡ Cortes í a! ¡ Odio! ¡ Obsesi ó n! ¡ Logro! ¡
Reunidos, llevados a ebullición y tragados enteros! ¡LA GRA-
TIFICACIÓN! ¿Acaso hay alguna otra cosa en el mundo más
DELICIOSA? No, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no lo hay,
no lo hay, ¡NO LO HAY! ¡BEBER GLOTONAMENTE! ¡
COMER GLOTONAMENTE! ¡Entonces! ¡Mi Corazón! ¡Mi
Estómago! ¡¡Mi ALEGRÍA y GRATIFICACIÓN se ESTRE-
MECEN!! 』
Incomprensible.
Como si perdiera el control, Batenkaitos rompió en una estriden-
te y convulsiva risa. Lentamente, Rem fijó la mirada en Regulus,
y Regulus le saludó con su mano.
『 Regulus: Lamentablemente, a diferencia de él... Yo estoy aqu
í por pura coincidencia... No fue mi intención para nada... Por
supuesto, ¿tengo un hambre y deseos como él? Pensar en tener
tales deseos egoístas y sin sentido... ¡A diferencia de su estó
mago insatisfecho que lo tortura, yo, por otra parte, estoy com-
pleta y absolutamente, contento conmigo mismo! 』
Extendiendo sus brazos como una cruz, Regulus permaneció en-
frente de Rem con una expresión absolutamente refrescante.

38
El brazo izquierdo de Crusch había sido cercenado y, sin embar-
go, los dos brazos de aquel hombre eran todavía capaces de do-
blarse y girar. Era un acto de hacer alarde de su propia existencia.
『 Regulus: Conflicto, odio eso... Para mí, simplemente disfru-
tar de la calma y seguridad de una vida normal es suficiente. No
tengo ninguna otra necesidad más que esa. El estático, inmutable
tiempo y yo, son lo mejor. Debido a que mis manos son peque-
ñas y débiles, para mí, solo por mí, para proteger las escasas
posesiones que tengo, debo usar toda mi fuerza. Esa es la clase
de frágil existencia que tengo. 』
Regulus enfatizó sus dichos formando un puño con su mano.
Una mano que había reclamado incontables vidas y el brazo de
una mujer. Tal explicación había ido demasiado lejos.
Ya sea Ley, un lunático en el éxtasis de una risa trastornada, o
Regulus, un hipócrita, satisfecho de sí mismo, auto indulgente y
charlatán, ciertamente ambos eran del Culto de la Bruja.
Una tormenta de furia hirviente se creaba en su corazón.
Rem recostó a Crusch, que aun respiraba con dificultad, sobre la
planicie cubierta de césped. Forzó sus temblorosas piernas a po-
nerse de pie. En su mano, sostenía su estrella del alba y, expri-
miendo la última gota de su agotado maná, lanzas de hielo se
formaron en el aire a su alrededor.
Al ver esto, las expresiones de Ley y Regulus cambiaron.
『 Regulus: ¿Es que nadie estaba escuchando? ¿Acaso no dije
que no quería pelear? Si vas a tomar una actitud como esa, en-
tonces, entonces, estás ignorando mis deseos... Eso es violar mi
Derecho. Una de las pocas posesiones que se me ha permitido

39
tener... Mi propiedad. Tomada de mí. —Para mí, que tan poco
tengo en mis deseos, esto es... ¡imperdonable! 』
『 Rem: Ya es suficiente, Cultistas de la Bruja. 』
Levantando su cabeza en dirección a Regulus, Rem pronunció
estas palabras con firmeza y resolución. Hacia la decepcionada
mirada de Regulus, Rem sacudió sus cadenas de hierro.
『 Rem: Tarde o temprano un héroe va a aparecer. Y todo el do-
lor y sufrimiento que su auto indulgencia y engreimiento han
causado al mundo, será bien sabido por él. El amor profundo de
Rem, el único e inigualable, héroe. 』
『 Ley: Hey, un héroe. ¡Estaremos esperando ansiosamente a
ese tipo! ¡Si tanto crees en él, eso quiere decir que debe estar
DELICIOSO! 』
Aplaudiendo con sus manos, y su cuerpo inclinado hacia adelan-
te, Ley Batenkaitos sacó su lengua en dirección a Rem. Sus ojos
no eran los de un hombre viendo a un enemigo, mucho menos a
una mujer. Eran los ojos de una bestia hambrienta mirando su
comida.
Los caballeros caídos detrás de Batenkaitos comenzaron a bo-
rrarse hasta volverse indistinguibles.
Su existencia, su posición, nada de esto era comprensible por
Rem. ¿Por qué estaban ahí tirados, quiénes eran y qué relación
tenían con ella?
Igual que la pesadilla de la existencia de alguien siendo borrada
por la niebla de laBallena Blanca. O sea que el maestro de la Ba-
llena, "Glotonería", poseía la mismaAutoridad.
—Sivienta Jefe de la casa del Margrave Roswaal L. Mathers,
Rem.

40
Intentando proclamar su identidad, Rem sacudió su cabeza.
En este momento, el nombre que ella en verdad quería decir era,

『 Rem: Solo soy alguien que es querida por la persona que ama.
Compañera del Héroe, a quien amo más que a nada en este
mundo, sin importar qu é. La compañera de Natsuki Subaru,
Rem. 』
Un puro y blanco cuerno surgió de su frente, y una gran cantidad
de maná se dirigió hacia su cuerpo desde la atmósfera.
Su cuerpo lleno de nuevas fuerzas, la cadena de su estrella del
alba retorciéndose y traqueteando, las lanzas de hielo alrededor
de ella repiqueteando en anticipación.
Abrió los ojos, asimilando el mundo y sintiendo la atmósfera. En
su mente, ella podía ver su rostro.
『 Rem: Prepárense Arzobispos del Pecado. ¡El héroe de Rem
traerá el castigo sobre ustedes! 』
Levantando su estrella del alba, al mismo instante que sus lanzas
de hielo salieron disparadas, el cuerpo de Rem se lanzó a toda
velocidad.
En respuesta, la boca de Batenkaitos se ensanchó completamente
abierta y llena de colmillos.
『 Ley: ¡¡Que maravilloso!! —Ah, ¡tal PASIÓN! ¡¡VAMOS
A COMER!! 』

Choque contra choque, y en ese instante ella pensó—


Ojalá que al darse cuenta que ya no estoy, pudiera causar una
pequeña marca en su corazón.
—Solo eso, fue lo que Rem deseó en su último momento.

41
ARCO 3 interludio final 3

—Tendida en la cama, su expresión era serena. Para Subaru, pa-


recía como si ella estuviera durmiendo.

Sus pestañas son tan largas... pensó aturdido, mientras observaba


sus ojos cerrados. Normalmente ella intentaba mantenerse inex-
presiva, pero mientras dormía, una suavidad propia de su edad
aparecía en sus mejillas. Ahora que lo pensaba, Subaru nunca la
había visto dormir.

Ella siempre despertaba antes que él y se dormía después de él.


Subaru sabía que, para mantener su determinación, ella siempre
había intentado enterrar su lado infantil. Pero esa fachada obsti-
nada había colapsado numerosas veces frente él.

42
Ya sea sorprendida, o avergonzada. Disgustada o a punto de llo-
rar. O después de haber abierto sus corazones, su sonrisa relu-
ciente bajo sus lágrimas. Debería haber tantas otras, tantas otras
oportunidades para verlas otra vez—

『 —Rem. 』

Incluso al decir su nombre, acariciando su suave y blanca mejilla,


no hubo ninguna respuesta.

En aquella cama, bajo un sueño profundo. El vestido de sirvienta


tan familiar que ella llevaba y la cinta blanca que adornaba su
cabello tan azul y hermoso como el cielo, ya no estaban.

Las ropas que utilizaba en su trabajo y durante las batallas —ya


no tenía necesidad de usarlas más.

『 Ahí estás. 』

En la habitación, silenciosa y estancada, como si el tiempo se


hubiera detenido, alguien llamó a Subaru.

Girando lentamente, aunque de mala gana, miró detrás de él. Era


una joven mujer, con largos cabellos que se balanceaban suave-
mente. Llevaba puesto un simple, pero elegante vestido de noche
azul oscuro, e incluso al caminar hacia él, ella parecía rebosante
de gracia.

43
Pero todos sus movimientos tenían una ligera confusión vacilan-
te en ellos, lo que, combinado con la elegancia de su persona,
daban una impresión más bien extraña. Subaru no podía evitar
sentirse incómodo cerca de ella.

『 Mujer de Pelo Largo: Ella... 』

『 Subaru: Todavía sin cambios. Aunque no pueda hacer nada...


Pensé que por lo menos podría quedarme aquí con ella. Aunque
supongo que esas no son más que palabras cobardes para decir. 』

『 Mujer de Pelo Largo: Aun así, esto... la haría feliz, ¿no? 』

Viendo la expresión alicaída de Subaru, la mujer tímidamente in-


tentó consolarlo con ese comentario. Pero al oír esto, Subaru le
lanzó de vuelta una mirada furiosa, amarga y cruel a la vez. Sus
sentidos se habían agudizado frente a sus palabras y sus ojos se
enfocaron en los suyos. Sin darse cuenta, estaba a punto de per-
der el control. Dándose cuenta de su reacción, la joven mujer co-
locó sus manos sobre sus labios, 『 Lo siento 』, se disculpó.

『 Mujer de Pelo Largo: Dije algo fuera de lugar y te causé do-


lor, ¿no? 』

『 Subaru: No... no, yo soy quien debería disculparse. Solo es-


taba desahogando la ira que tengo reprimida... Si me sigo com-
portando así, Rem estaría muy, muy enojada conmigo, ¿no

44
crees? "No deberías herir los sentimientos de las personas de esa
manera, Subaru-kun", o algo así me diría. 』

Se encogió de hombros y dijo aquello imitando suavemente la


voz de Rem.

En su mente, escuchó su voz diciendo aquellas palabras. Una


voz que solo él podía oír.

Su imitación no se parecía en nada a ella, pero no quedaba nadie


en el mundo que pudiera señalar eso.

Contra las palabras y gestos vacíos de Subaru, la mujer triste-


mente bajó la mirada y sujetó su muñeca izquierda con su mano
derecha.

Como si una sombra se hubiese interpuesto entre ellos, la habita-


ción volvió a estar en silencio.

—Este sentimiento tan familiar… Natsuki Subaru no debería


comportarse así, ¿no? Subaru sacudió la cabeza en su corazón.

Hundirse en las profundidades de un océano de desesperación


era fácil, sobre todo si lograba que aquella penetrante angustia
desapareciera del todo. Pero no era propio de él —Como el
hombre en quien ella creía, como el hombre a quien Rem amaba
más que a nada en el mundo, así no era como Natsuki Subaru
debía actuar.

45
Nunca.

『 Subaru: ¿…Me estabas buscando, entonces? 』

『 Mujer de Pelo Largo: Sí, quería llevar a cabo una reunión


con todos los presentes, así que les pedí a todos que se reunie-
ran en el salón, si eso está bien con... 』

Asintiendo con una expresión como si hubiese sido salvada por


alguien, la mujer fue directo al punto. Pero entonces se detuvo a
medio camino y frunció el ceño de una manera bastante incómo-
da. Le tomó un rato a Subaru darse cuenta de esto.

『 Subaru: Me llamo Natsuki Subaru. 』

『 Mujer de Pelo Largo: ...Lo siento, Natsuki Subaru-sama. Me


aseguraré de recordarlo. Incluso cuando me han dicho lo mucho
que le debo... Por favor perdóneme. ¡Acepte mis disculpas! 』

『 Subaru: No hay nada que hacer, ¿verdad? Debe haber un


montón de cosas que necesitas recordar ahora, así que no te
preocupes por eso. 』

Como una manera de demostrar que estaba muy, muy arrepenti-


da, la joven mujer inclinó la cabeza.

Pero entonces, al ver como se recuperaba con una gracia perfecta,


incluso femenina, Subaru no pudo evitar más que sentir una in-

46
congruencia surrealista apuñalándolo en el pecho. Pero incluso
Subaru no era lo suficientemente temerario como para decirlo en
voz alta.

Sacudiendo la cabeza, Subaru decidió dejar eso de lado y se puso


de pie.

Dirigiéndose a la chica en la cama, gentilmente tocó el cabello


sobre su frente.

『 Subaru: Vuelvo enseguida, Rem. 』

Respirando suavemente, ella realmente existía.

—Habiendo sido olvidada por todo el mundo, esta era la única


existencia que le quedaba.

Con Rem a su espalda, Subaru se giró para mirar a la joven mu-


jer.

『 Subaru: El salón, ¿cierto? No los hagamos esperar, vamos. 』

『 Mujer de Pelo Largo: Sí, vamos, Natsuki Subaru-sama. 』

Su cabeza, ligeramente inclinada hacia adelante con una suave


sonrisa. Ella parecía en ese momento como sacada de algún sue-
ño —Su largo, verde cabello, fluyendo con ella en cada momen-
to.

47
Odiando tener que admitir esto, Subaru miró hacia otro lado, es-
condiendo una genuina sonrisa que apareció en su rostro.

『 Subaru: Gracias por venir a buscarme, Señorita Crusch. 』

Con este nombre, Subaru agradeció a la mujer de pelo largo —


quien parecía haberse convertido en una persona completamente
diferente.

※ ※ ※ ※ ※

—Para cuando Subaru llegó a la Capital, todo había terminado.

La conversación que había tenido con Emilia en el camino, se


había ido de su mente.

La chica sentada a salvo junto a él... Subaru debería sentirse feliz


y aliviado habiendo, por fin, por fin, logrado salvarla. Pero frente
al implacable galope del dragón del carruaje, lo único que había
en la mente de Subaru, era la otra chica.

『 ¿Quién es… Rem? 』

Luciendo confundida, ella ladeó la cabeza al decir esto.

Perturbado, intentó encontrar el menor atisbo de una broma, algo


en su voz, en su expresión, esperando escuchar en cualquier
momento las palabras 『 Era broma— 』 salir de su boca...

48
Ni siquiera Petra o los otros niños la recordaban.

Habiendo confirmado este hecho con todos en el carruaje, Suba-


ru le ordenó al conductor regresar a la capital inmediatamente y
a toda prisa. En su rostro podía verse la desesperada expresión
de alguien montado sobre la misma muerte.

Imposible. Debe haber algún error.

Todo había salido tan bien. Todos habían sido salvados. El obje-
tivo había sido cumplido. A pesar de haber tenido que soportar
tanto dolor y sufrimiento, de haber recibido tantas cicatrices en
su corazón que nunca jamás podrían sanar, todo había salido
bien al final.

Y, aun así—

『 ¡Ajá! ¡Es Subaru-kyun! ¡Impresionante Crusch-sama… ¡Se


las arregló para encontrar a este caprichoso gato perdido! 』

De camino al salón, al encontrarse con ambos en el pasillo, al-


guien les habló.

Moviéndose de un lado a otro con un corto vestido, liberado de


los atuendos de caballero, y con orejas similares a las de un gato
que se movían de un lado a otro. Ferris caminó hacia ellos y gen-
tilmente sujetó las manos de Crusch.

49
『 Crusch: Ferris-san... 』

『 Ferris: ¡Dígame solo Ferris! Ferris y Crusch-sama se han co-


nocido desde hace mucho tiempo, nyan. Si añade -san a mi
nombre, voy a morir de soledad y desesperación, nyan. 』

Sujetando, con una de sus manos, la mano de Crusch, Ferris usó


la otra para darle una palmadita en el hombro. Ante tal afectiva
interacción, Crusch se veía como si no supiera que hacer, pero al
final terminó por aceptar la situación por lo que era y, con un
『 Lo siento 』, inclinó la cabeza.

『 Crusch: Para volver a como era antes... Aunque sea difícil,


haré mi mejor esfuerzo, Ferris... Sí. Solo Ferris. 』

『 Ferris: Está bien, nyan, porque Ferris ha sido siempre el


compañero de Crusch-sama y siempre estará a su lado. Y al pen-
sar en estar con una versión tan linda de usted, Ferris podrá en-
contrar muchas otras razones para caer por Crusch-sama, nyan. ¡
Solo pensar en eso, hace a Ferris feliz, nyan! 』

Juguetonamente balanceando las manos de Crusch de arriba a


abajo, Ferris le lanzó un beso.

Mientras las miraba, la incomodidad creciente en el corazón de


Subaru se volvía intolerable.

50
Aun cuando Crusch había cambiado tan drásticamente, Ferris la
trataba igual que siempre y la aceptaba tal cual, lo que iba más
allá de lo que Subaru podía comprender.

Detrás de la sonrisa de Ferris, ¿qué tan grande sería la lucha in-


terna que debía tener? Subaru no lo sabía, aun así, solo pensar en
eso lo había llenado de emoción.

『 Ferris: Subaru-kyun, vamos al salón, nyan. Emilia-sama y el


viejo Wilhelm nos están esperando. 』

『 Subaru: ...A...ah. 』

Sus pensamientos debían de haber agregado algo a su voz, pero


Ferris no parecía haberse dado cuenta de ello. Diciendo 『 Por
aquí, Crusch-sama 』, Ferris la llevó de la mano.

Entre la sutil atmósfera que se había creado entre Subaru y Ferris,


Crusch intentó esconder la incertidumbre que había aparecido
entre sus cejas. Los miró a ambos, primero a uno y después al
otro, y al final, terminó por no decir nada y, silenciosamente, si-
guió por detrás los pasos de Ferris.

Tomando un profundo aliento, Subaru mordió sus labios y cerró


los ojos.

Su mente se encontraba al borde. Su corazón estaba desolado. En


ese estado, él no quería ver a nadie. Pero no había nada que pu-

51
diera hacer. Esta vez no crearía excusas para consolarse a sí
mismo.

Porque lo último que quería hacer, era culparla por su dolor.

De esta manera, después de un largo retraso, hicieron su entrada


al salón.

Notando que todas las miradas se posaron sobre él, Subaru miró
alrededor del salón. Además de sí mismo, había cuatro personas
presentes. Emilia, Wilhelm y, un paso delante de él, Crusch y
Ferris.

Al ver que era el último en entrar, Subaru cerró la puerta tras de


él y, con toda naturalidad, se sentó junto a Emilia.

『 Emilia: Subaru... 』

『 Subaru: No pasa nada. Ya me he calmado un poco Emilia-tan


—Yo… Estoy mejor. 』

Ante la voz preocupada de Emilia, Subaru respondió en un tono


alegre. Solo que sus ojos no la miraron. De hecho, no era capaz
de mirarla para nada.

Si se encontrara con los ojos de Emilia ahora, habría revelado


una parte despreciable de él. Solo pensar en eso, le provocaba un
incontrolable pavor.

52
『 Ferris: Ahora que todos están aquí, ¡vamos a comenzar! 』

Con el sonido de una palmada, la atención de todos se centró en


Ferris.

Hubiese sido imposible para Crusch liderar una reunión en su


condición, así que ese trabajo había quedado para él.

Dando una mirada rápida a todos los presentes, Ferris caminó al


frente de la habitación con uno de sus brazos en el aire.

『 Ferris: Ya que no hay ninguna objeción, vamos a evaluar


nuestra situación. 』

Y así, con una sonrisa, una reunión de la que cada uno esperaba
algo completamente diferente, comenzó.

※ ※ ※ ※ ※

—Después de la batalla contra la Ballena Blanca, en su camino


de vuelta a la Capital, Rem, Crusch y la expedición punitiva, que
traían consigo a los soldados heridos y a la cabeza de laBallena
Blanca, fueron emboscados por dos Arzobispos del Pecado.

La mitad de la expedición fue asesinada. Los mercenarios demi-


humanos que los acompañaban se retiraron inmediatamente, evi-
tando así su aniquilación.

53
『 Ferris: Cuando el Vice capitán Hetaro regresó con los caba-
lleros de la Capital a la escena, los Arzobispos del Pecado ya se
habían ido, nyan. Solo quedaban los cuerpos de nuestros caba-
lleros y… 』

『 Crusch: Personas como yo... ¿verdad? 』

Crusch había fruncido el ceño frente a las últimas palabras de


Ferris, mordiéndose los labios. Con una expresión abatida, debió
haber pensado que todo fue su culpa.

Para ella, la "Crusch" en la historia de Ferris podría muy bien


haber sido alguien más.

Porque—

『 Crusch: ¿Mi memoria fue borrada... por un Arzobispo? 』

『 Ferris: Seguramente, nyan. Yo mismo atendí al resto de los


pacientes en la misma condición que Crusch-sama. Sus memo-
rias han desaparecido completamente y no hay nada que la ma-
gia de Ferris pueda hacer al respecto, nyan. Incluso ahora, Ferris
no tiene idea de cuál puede ser la causa... 』

『 Wilhelm: Arzobispo del Pecado,"Glotonería". Esta Autori-


dad— debió de ser él. 』

54
Wilhelm asintió de manera grave y, con una seria mirada obser-
vó a Crusch. Pero, al ver a Crusch encogerse bajo su mirada,
Wilhelm cerró sus ojos en disculpa.

『 Wilhelm: He sido desconsiderado con la condici ó n de


Crusch-sama y la he asustado. Estoy tremendamente apenado.
Todavía tengo mucho que aprender. 』

『 Crusch: No... Yo debería disculparme por ser una maestra


tan inútil... Aun cuando me he esforzado enormemente en recor-
dar todo lo que pueda sobre Wilhelm-sama... 』

Al escuchar a Crusch llamarle "Wilhelm-sama", el viejo espada-


chín se avergonzó.

Ver a su maestra jurada sufriendo tanto... La culpa y vergüenza


de haber fallado en protegerla llenó de dolor el rostro de
Wilhelm. Echando un vistazo a Subaru, quien en este momento
debía estar llevando el mismo sentimiento en su corazón,
Wilhelm parecía entenderle.

Por otro lado, Ferris, cuya actitud hacia Crusch no flaqueaba an-
te nada, parecía ignorar completamente los sentimientos de Sub-
aru...

『 Ferris: Ya nos hicimos cargo delArzobispo del Pecado "Pere-


za". Y ahora tenemos a "Glotonería" y a "Codicia". Hay un lí
mite para lo que podemos hacer, nyan. Algo tan extraño como la
aparición de dos Arzobispos del Pecadoal mismo tiempo, estaría

55
sorprendido si la aparición de Emilia-sama no tuviera nada que
ver. 』

『 Emilia: ¿…Yo? 』

Su nombre había sido repentinamente mencionado. Emilia miró


a Ferris con una expresión de sorpresa. Asintiendo con la cabeza,
Ferris continuó.

『 Ferris: El Culto de la Bruja nunca tolerará la existencia de


una semielfacomo Emilia-sama. Normalmente suelen ser tran-
quilos y raritos en las sombras, pero ahora, de la nada, causan
todo este jaleo. Obviamente hay una conexión aquí. 』

Escuchando las especulaciones de Ferris, Subaru se cruzó de


brazos y meditó sobre una conversación que habían tenido hace
un tiempo.

La noche anterior a la batalla contra laBallena Blanca, cuando


Subaru discutió con Ferris y Crusch la posibilidad de un ataque
de los Cultistas de la Bruja, ellas aceptaron sus sospechas rápi-
damente, lo que significaba que debía haber algún precedente...

『 Emilia: Esto, um... La verdad es que no sé mucho sobre ese


Culto de la Bruja, pero... al decir que son de la Bruja, ¿se refie-
ren a la "Bruja de la Envidia”, ¿cierto? 』

Levantando su mano nerviosamente, Emilia pronunció aquella


pregunta completamente inesperada.

56
Subaru no estaba seguro de haber oído bien y, las expresiones de
Wilhelm y Ferris se congelaron. Las únicas personas que no se
encontraban atónitas frente a esas palabras eran Crusch y la pro-
pia Emilia.

Al ver sus reacciones, Emilia se puso aún más nerviosa.

『 Emilia: ¡Lo siento! Puedo ver por sus reacciones que eso es
algo que debería saber, que de verdad debería saber. 』

『 Subaru: Pero... Emilia-tan... Tú sabes de la Bruja. Fuiste tú


quien me dijo... 』

La primera vez que se conocieron, ella le dijo que se llamaba


"Satella", por lo que, después de haber muerto, él la llamó por
ese nombre. Pero, la rabia que ella sintió en ese momento... daba
a entender que sabía que ese nombre estaba prohibido.

Pero Emilia sacudió su cabeza ante las palabras de Subaru,

『 Emilia: Cerca del bosque donde vivía, había una pequeña vi-
lla... Ellos me odiaban debido a mi parecido con laBruja de la
Envidia... Así que, sé que la Bruja es alguien tenida en cuenta
en el mundo, pero algo como el Culto de la Bruja... 』

『 Ferris: ¡La forma en que Emilia-sama vivía en el pasado, dej


émoslo de lado por ahora, nyan! ¡¡Pero pensar que ni siquiera

57
conoce al Culto de la Bruja con todo lo que ha ocurrido, me pa-
rece indignante, nyan!! 』

Con los hombros levantados en signo de burla, las manos de Fe-


rris se dejaron caer con un suspiro.

Viendo esta actitud por parte de Ferris, la rabia de Subaru creció


y, mirando directamente a los ojos de Ferris, le replicó.

『 Subaru: ¿Cómo puedes decir algo así? Para admitir que hay
algo que no conoces, ¿sabes cuánto coraje se requiere? Pregun-
tar lo que sea necesario, ¿qué hay de malo en ello? 』

『 Ferris: ¡Subaru-kyun es bastante persuasivo, nyan! ¡De ver-


dad que son maestro y sirviente, nyan! 』

Ferris se burló implacablemente del evidente disgusto de Suba-


ru...

Subaru estuvo a punto de levantarse indignado —Pero,

『 Crusch: Ferris. No puedo dejar pasar lo que acabas de decir.


Discúlpate de una vez. 』

Justo antes de que las fuerzas de Subaru inyectaran sus piernas,


aquellas palabras de reproche resonaron en la habitación.

58
Con un vestido de noche azul oscuro, y hasta ahora frágil y tími-
da, de un momento a otro ella se transformó — majestuosidad y
fiereza, su mirada era la de un Caballero.

『 Crusch: Tal como Natsuki-sama acaba de decir, preguntar lo


que uno desconoce no es merecedor de ninguna burla. Incluso tú
no tienes ningún derecho a ello, ¿entendido? 』

『 Ferris: ...Entendido, Crusch-sama. 』

Sus severas palabras se fueron apaciguando. Crusch pareció re-


gresar a la chica de suave hablar de hace solo unos momentos.
Aun así, el haber escuchado algo como si viniera de la impresio-
nante Crusch del pasado, de esta frágil y femenina joven, Subaru
no pudo contener su asombro, al igual que Ferris no pudo ocultar
el sobresalto en sus ojos.

『 Ferris: Emilia-sama, por favor acepte mis disculpas por mi


rudeza. Subaru-kyun, tú también. 』

『 Subaru: Tú... n... no, está bien. Mejor hablemos sobre el Cul-
to de la Brujaahora. Emilia-tan quiere oírlo. Y, para ser honestos,
yo tampoco conozco todos los detalles... 』

Viendo que Subaru se echó para atrás, medio rindiéndose, Ferris


aliviadamente respondió con un 『 Entendido-nyan 』. Con un
dedo suavemente colocado sobre su labio inferior, Ferris dio una
vuelta con su corto vestido.

59
『 Ferris: Primero que nada, tal como Emilia-sama acaba de de-
cir, el Culto de la Bruja es una organización que adora a la "Bru-
ja de la Envidia". Desde la imparable aparición de la bruja hace
400 años, estos fanáticos han estado activos. Para la Orden de
los Caballeros, cualquier afiliado de esta organización debe ser
asesinado al momento de su avistamiento. 』

『 Emilia: Asesinado al momento de su avistamiento... Para lle-


gar a tales extremos, ¿cómo pueden? 』

『 Ferris: Los del Culto de la Bruja no dudarían en quemar una


aldea o una ciudad entera solo para cumplir sus metas. De hecho,
la aldea cerca de la mansión de Lord Roswaal estuvo a punto de
caer víctima de estos Cultistas. Incluso, uno de los Arzobispos
del Pecado que tomó parte en la emboscada, una vez fue capaz,
completamente desarmado y por su propia cuenta, de capturar
una ciudad entera del Imperio de Volakia en el Sur. 』

Emilia pestañeaba constantemente como si fuera incapaz de asi-


milar lo que estaba escuchando. Subaru entendía su reacción, ya
que los horrores del Culto de la Bruja, habían sido grabados pro-
fundamente en su corazón.

Incluso ahora, él usa a Betelgeuse como una unidad estándar de


medida para la locura.

60
Pero en términos de fuerza, "Codicia"sonaba como alguien en un
nivel completamente diferente al de Betelgeuse.

『 Ferris: Esperen, esperen, me estoy saliendo del tema, nyan...


Los Arzobispos del Pecado del Culto de la Bruja, nombrados en
honor a las otras seisBrujas del Pecado, excluyendo a Envidia,
son los ejecutivos de la organización. 』

『 Emilia: Las otras seis brujas... eran"Pereza", "Codicia", "Glo-


tonería", "Lujuria","Ira" y "Orgullo", ¿verdad? 』

『 Ferris: Sí, y especialmente conocidos entre ellos son "Pere-


za" y "Codicia".Codicia, como ya dije antes, es conocido por
aniquilar ciudades enteras. Pereza, por otra parte, parece estar
detrás de cada disturbio causado por el Culto de la Bruja. Pero
Pereza acaba de ser bellamente eliminado por nuestra expedición
punitiva, nyan... ¿No es verdad, Subaru-kyun? 』

『 Subaru: Sí... Pereza está muerto. Lo vi desintegrarse con mis


propios ojos. No hay duda al respecto. 』

Subaru confirmó las palabras de Ferris, mientras su mente revi-


vía los últimos momentos del abominable Betelgeuse.

Gritando el nombre de Subaru, lleno de odio... Incluso después


de tanto tiempo, aquel sonido no dejaría sus oídos. Como una
maldición, continúa atormentándolo...

61
—¿Será aquella la causa detrás del cruel destino de Subaru?

『 Ferris: Todavía quedan 5 Arzobispos del Pecado. Dos de


ellos responsables de emboscar a Crusch-sama. Sus movimientos
están siempre envueltos en misterio y, aun después de 400 años
intentando erradicarlos, no es mucho lo que se ha logrado. En
cuanto a su objetivo... Se dice que pretenden revivir a la Bruja de
la Envidia. 』

『 Subaru: ¿Revivir... a la Bruja? 』

Incapaz de ignorar aquellas palabras, Subaru dio un salto vol-


cando su silla.

Las chicas se sobresaltaron mientras Subaru sacudía sus manos


de arriba a abajo.

『 Subaru: Pero revivirla... ¿Es eso incluso posible? La Bruja a


estado muerta por 400 años, ¿verdad? Hacer que alguien muerto
vuelva a la vida... 』

『 Wilhelm: Subaru-dono, la Bruja de la Envidia no está muerta.


Su vida aún está conectada al borde de este mundo. Desafortu-
nadamente. 』

Al agitado Subaru, Wilhelm calmadamente reveló este hecho.

62
Sin palabras, Subaru miró a Wilhelm, encontrándose con sus
ojos, serios y severos.

『 Wilhelm: Cerca de la Gran Caída, se encuentra el Templo de


la Piedra Sellada. La Bruja está ahí. Su indestructible esencia
sellada en el interior. Ya que, ni siquiera el poder del Dragón y
del Santo de la Espada combinados, pudieron destruirla. 』

『 Subaru: Sellada... Puede que haya escuchado algo así antes...


Pero para revivirla, ¿Por qué no solo destruyen el sello? 』

¿Dónde había escuchado eso antes? Más importante era la pre-


gunta que acababa de hacer...

...Si la Bruja había sido sellada, lo único que necesitarían era


romper el sello, pero en cambio, cada vez que una semielfa apa-
recía, ellos causaban estragos en el mundo mediante asesinatos y
destrucción sin sentido. ¿Qué es lo que intentaba hacer el Culto
de la Bruja? Pero frente a la pregunta de Subaru, Wilhelm sacu-
dió la cabeza.

『 Wilhelm: Acercarse al templo es virtualmente imposible.


Primero, hay una mínima cantidad de maná cerca de la Gran Ca
ída. Bajo esas circunstancias, nadie podría soportar la esencia
de la Bruja. Y segundo, jamás podrían atravesar a los Sabios
Antiguos. 』

63
『 Subaru: ¿Los Sabios Antiguos...? 』

『 Ferris: Shaula la Sabia, junto al primer Santo de la Espada y


el Dragón Volcánica, fueron los héroes que sellaron a la Bruja
de la Envidia, nyan. Después de aquello se retiraron a la Atalaya
de Pléyades, cerca de la Gran Caída. Pero se retiraron solo de
nombre, ya que, incluso ahora, continúan vigilando a aquellos
que aun intentan revivir a la Bruja. —O por lo menos, eso es lo
que cuenta la historia. 』

『 Subaru: Tienen que estar... bastante viejos... 』

Cuatrocientos años es bastante tiempo, incluso para unos Sabios.


Pero eso es otro tema. Subaru decidió olvidarlo para que Ferris
pudiera continuar.

『 Subaru: Bueno, ahora sabemos por qué la Bruja no puede ser


liberada del sello, pero entonces ¿cómo planean revivirla? 』

『 Ferris: Incluso si me lo preguntas, nyan, Ferris no es parte del


Culto de la Bruja así que tampoco lo sé. Todo lo que podemos
hacer es torturar a algún cultista hasta que lo escupa todo, nyan. 』

Pasando de la pregunta de Subaru, Ferris puso una expresión de


"me rindo".

Y aunque Subaru no había quedado satisfecho con la respuesta,


no tenía sentido seguir preguntando.

64
En todo caso, Emilia asintió.

『 Emilia: Así que es por eso que todos me tratan así... ¿Pero
por qué Puck no me...? 』

『 Subaru: ¿Tendrá Puck algo que decir? ¡Hay una montaña de


cosas que quiero preguntarle! 』

『 Emilia: Puck no responde... Aun cuando parece haberse mate-


rializado... Solo sé que está por aquí en algún lado... 』

Viendo como Emilia se encogía en su asiento, ni siquiera se le


ocurrió a Subaru decir "no pasa nada, no pasa nada". De hecho,
hablar con Puck era algo que absolutamente tenía que hacer.

Además, no había forma de predecir dónde ni cuándo el Arzo-


bispo del Pecado "Codicia" aparecería. Por lo que la contribu-
ción de Puck en el tema era crucial.

『 Ferris: Eso es todo lo que hay que saber sobre el Culto de la


Bruja, nyan. Así que, dejando ese tema de lado, vamos a discutir
un poco sobre el futuro. 』

『 Subaru: ¿Sobre el futuro...? 』

Girando hacia Subaru a la vez que juntaba sus manos en una


palmada, Ferris, con una jubilosa sonrisa, dijo

65
『 Ferris: Para ponerlo en pocas palabras, esta Alianza... vamos
a disolverla, nyan. 』

La atmósfera en el salón quedó congelada. Solo la mente de


Subaru se había acalorado.

Asimilando aquellas palabras, reflexionó un momento, tranqui-


lamente mientras lamía sus labios.

『 Subaru: ¿Disolver la Alianza? ¿Qué es lo que intentas decir? 』

『 Ferris: Exactamente lo que escuchaste, nyan. Así como están


las cosas ahora, nuestra Alianza ha dejado de ser mutuamente
beneficiosa, nyan. 』

Al ver que Subaru fue capaz de mantener la compostura, la ex-


presión de Ferris reveló una pizca de admiración.

Subaru más bien molesto por aquella expresión de Ferris, se pre-


guntó si él, en realidad, no estaría usando a la Alianza como fi-
cha de intercambio para obtener algún beneficio en la
negociación. Mientras más lo pensaba, más se tenía que esforzar
en mantener la calma. Aun así, su cabeza estaba casi hirviendo.

『 Subaru: Dejando de lado los derechos de minería, entre todos


coordinamos nuestros esfuerzos para derrotar a la Ballena Blan-
ca y, ahora que ya está hecho, ¿quieres retirarte después de co-

66
sechar los beneficios? Eso es bastante deshonorable, no importa
por donde lo mires. 』

『 Ferris: Mas riesgos que beneficios, Subaru-kyun. 』

『 Subaru: ¿Ah? 』

Comparado con la actitud agresiva de Subaru, Ferris hablaba ca-


sualmente mientras meneaba un dedo.

『 Ferris: ¿Nyan? "Glotonería" y"Codicia" apareciendo juntos


para empezar. Después de eliminar a"Pereza", una alianza con la
facción de Emilia-sama solo nos convertiría en un objetivo del
Culto de la Bruja... Considerando lo que le ocurrió a Crusch-
sama... ¿todavía crees que es beneficioso para nosotros formar
una Alianza con ustedes? 』

『 Subaru: Eso es... 』

Echando un vistazo a la completamente diferente Crusch, Subaru


dudó un momento en rebatir el argumento de Ferris, ya que, en
lo profundo de su corazón, el llevaba las mismas heridas.

Pero esta vez, no fue Subaru quien rebatió las palabras de Ferris.

『 Wilhelm: No estoy de acuerdo, Ferris. 』

67
Inclinándose hacia adelante en su asiento, la mirada severa de
Wilhelm alcanzó los ojos de Ferris. Los párpados de Ferris se
entrecerraron mientras dejaba escapar un 『 ¿Eh-? 』 con una d
ébil sonrisa.

『Ferris: ¿Qué quieres decir, nyan? Después de lo que "Gloto-


nería" le hizo a Crusch-sama, ¿cuál crees que sería el beneficio
de una Alianza que atraería alCulto de la Bruja hacia nosotros? 』

『 Wilhelm: Matar a "Glotonería"... Una oportunidad para ven-


gar a nuestra maestra. 』

『 Ferris: ¿Venganza? ¿¡Acaso es más importante para ti que la


propia vida de Crusch-sama!? 』

En contra de Wilhelm, Ferris se negaba a ceder terreno.

En la mente de ambos pesaban con fuerza los sentimientos sobre


su maestra.

『 Ferris: ¡Si continuamos lidiando con elCulto de la Bruja, solo


conseguiremos que este desastre se vuelva a repetir! ¡En estos
momentos, Crusch-sama ni siquiera es capaz de protegerse a ella
misma! Si ese día llegara... Si se tratara solo de una herida fí
sica o emocional, Ferris podría curarla... ¡Pero si llegara a morir,
todo habría terminado, ¿no?! 』

68
『 Wilhelm: Pero no podemos quedarnos de brazos cruzados
mientras el culpable anda libre por ah í . Los recuerdos de
Crusch-sama... Si derrotamos al Arzobispo del Pecado, hay una
posibilidad de que los pueda recuperar. Rendirse tan pronto es
demasiado apresurado. 』

『 Ferris: ¿Que al derrotar a ese bastardo sus recuerdos volverán?


Me parece Wilhelm... pensar que sus recuerdos pudieran ser de-
vueltos solo con matar la cosa que se los comió... ¿Estás soñan-
do despierto o crees que esto es alguna clase de cuento de hada d
—』

『 Wilhelm: —¡¡Félix!! 』

Con un poderoso rugido, el aura del espadachín retumbó en la


habitación. Como si una ráfaga de viento se hubiese colado —
Esa fue la sensación de todos los presentes.

Aun estremecidos por la conmoción, solo la mirada afilada de


Wilhelm permanecía intacta.

『 Wilhelm: Félix... Lo que acabas de decir, nunca vuelvas a re-


petirlo en frente de Subaru-dono. 』

『 Ferris: ......Lo siento. 』

Llamado por su verdadero nombre, no una, sino dos veces, Fe-


rris cerró sus ojos en dolor y arrepentimiento.

69
Los demás se quedaron mirando a Subaru, quien se encontraba
sentado nuevamente. Sus manos apretadas con fuerza, levemente
temblorosas, dejaban escapar un hilo de sangre entre las abertu-
ras de sus dedos, casi cubriéndolos por completo.

『 Subaru: ......Emilia-tan. 』

『 Emilia: No te preocupes...... No diré nada parecido a "yo en-


tiendo" o "todo estará bien"... Aunque intente con todas mis
fuerzas entender cómo te sientes... esa chica olvidada... debido a
que no soy capaz de entender nada, no importa lo que diga, no
estaría siendo justa contigo... 』

Subaru levantó la mirada. Entonces pudo ver las violetas pupilas


de Emilia, llenas de tristeza.

En sus ojos vio un reflejo de sí mismo, de toda su debilidad...


¿Ese es el Natsuki Subaru que ella ve?

...Como si hubiese sido rescatado por aquella tierna considera-


ción, Subaru sacudió su cabeza.

『 Subaru: Decir algo como "todo estará bien"... incluso si ras-


gara mi boca intentándolo, no sería capaz de decirlo. Pero no
importa. Ferris, no te preocupes por eso. Yo... no me rendiré,
mientras haya hasta el más mínimo atisbo de esperanza. 』

70
『 Ferris: En serio, nyan... A Subaru-kyun de verdad que no le
gusta rendirse... 』

Viendo a Subaru intentar actuar como si todo estuviera bien, el


semblante de Ferris rompió en una sonrisa. Pero su posición se-
guía sin cambiar.

『 Ferris: En cuanto a Ferris, nyan, no estoy de acuerdo en con-


tinuar con la Alianza. Regresaré a Crusch-sama a su verdadero
yo, ya verán. Así que algo como la venganza contra "Glotonerí
a"deberíamos dejarlo de lado por ahora, nyan 』

『 Wilhelm: Qué debemos hacer y cómo... Crusch-sama, usted


decide. No nos corresponde a nosotros hacerlo por usted. 』

Al final, todo recaía en ella.

Los ojos de ambos se centraron en ella y, Crusch, habiendo


comprendido, asintió.

『 Crusch: Aun hay mucho que me falta por saber. Y lo que era
antes, no puedo recordarlo. Me gustaría dejarles claro, que man-
tenerse a mi alrededor, podría serles desorientador... Pero, aun
así, les agradezco que hayan depositado en mí su estima y con-
fianza. Y, en lo que a mi concierne, me gustaría poder vivir a la
altura de aquellas expectativas. Debido a todo esto, daré lo mejor
de mí. 』

71
A pesar de haber perdido sus recuerdos, parecía que la fortaleza
propia de su personalidad se había mantenido.

¿Cuál será el núcleo de la esencia de una persona? Viendo a


Crusch actuar de aquella manera una vez más, a pesar de haber
olvidado todo lo que conocía, Subaru no pudo evitar hacerse esa
pregunta.

Pero en cuanto a la Alianza, parece que la mejor opción era pos-


poner las negociaciones por el momento.

『 Ferris: En cualquier caso, si la persona que conoce toda la in-


formación clave concerniente a la facción de Emilia-sama... Si el
Margrave Roswaal no está presente... Entonces, no hay nada que
podamos hacer, nyan. Así que, las negociaciones quedan pos-
puestas hasta que el Margrave pueda asistir. 』

『 Crusch: Sí, eso será lo mejor. Entonces esta reunión... 』

『 Ferris: Será un secreto— Así que pretendan que se trataba de


alguna otra cosa distinta a la Alianza, nyan. 』

Ferris lanzó una afilada mirada a Subaru, mientras decía aquello


con una voz inusualmente baja.

Subaru tragó saliva, pero no viendo ninguna razón para estar en


desacuerdo, asintió. Desde su perspectiva, esta decisión tenía
mucho sentido. Si la condición actual de Crusch fuera conocida

72
por el público, su estatus como una de las candidatas más com-
petentes se desvanecería.

De hecho, las repercusiones de conocerse la amnesia de Crusch,


serían de la misma magnitud que el prestigio de haber derrotado
a la Ballena Blanca. Fue específicamente por este motivo que
Anastasia no había sido invitada a esta reunión.

『 Ferris: Dejando de lado a Julius, Anastasia seguramente in-


tentaría usar esta información para su beneficio. Fue algo bueno
que la condición de Crusch-sama no fuera vista por esos chicos
de ella, nyan. 』

『 Crusch: ...Pero ella estará presente en las negociaciones sobre


la victoria. ¿Qué haremos sobre eso? 』

『 Ferris: Podemos inventar alguna excusa y decir que se siente


mal. Ferris pensará en algo. En cuanto a Subaru-kyun, tu lado
solo necesita mantener el secreto, ¿entendido? 』

Pidiendo nada más que silencio, Ferris no permitiría más enredos


entre ambas facciones. Subaru, dándose cuenta de esto, solo pu-
do asentir.

Al final, la reunión concluyó sin haber logrado avance de ningún


tipo.

73
Aceptando la desesperada situación en la que se encontraban,
más que cualquier otra cosa, las dos facciones se mantenían ali-
neadas en la incertidumbre de sus futuros.

※ ※ ※ ※ ※

『 Subaru: Gracias por apoyarme ahí dentro, Wilhelm-san. 』

Después de la reunión en el salón, Subaru le dijo aquellas pala-


bras a Wilhelm, a la salida de la Mansión Karsten. Deteniéndose,
Wilhelm se giró hacia Subaru.

『 Wilhelm: Para nada. No fui de ninguna ayuda. Estoy aver-


gonzado de lo poco confiable que puedo llegar a ser. A pesar de
todo, fui incapaz de asistirle hoy día. 』

『 Subaru: No digas eso. Si no hubiese sido por Wilhelm-san, no


hubiésemos sido capaces de derrotar a la Ballena Blanca. Y des-
pués de eso, fuiste el único a quien pude confiarle el bienestar de
Emilia y los aldeanos. ¡Por eso estoy tremendamente agradeci-
do! 』

A pesar de tratarse de palabras genuinas de gratitud, ni siquiera


ellas fueron capaces de animar el rostro de Wilhelm.

Nunca olvidando favores pasados, siempre cargando con el dolor


de otros en su interior. Este hombre... ¿Acaso no es demasiado
bueno para su propio bien? Subaru sonrió ante ese pensamiento.

74
『 Subaru: Aun cuando la situación todavía no se ha consolida-
do del todo, ¿has tenido alguna oportunidad de visitar la tumba
de tu esposa? Puede que no sea suficiente consuelo, pero por lo
menos pudiste vengarla... 』

『 Wilhelm: —¡ ! 』

Frente a las palabras de Subaru, el rostro de Wilhelm colapsó en


una profunda emoción.

Viendo aquellas ondas entrelazadas de dolor y emoción, Subaru


no sabía qué hacer. Viendo la indecisión de Subaru, Wilhelm se
inclinó profundamente.

『 Wilhelm: Subaru-dono, ¡debo disculparme! 』

『 Subaru: Espera, no hagas eso. No tienes nada de que discul-


parte. Soy yo quien debería agradecerte... 』

『 Wilhelm: No, eso no es verdad. Las palabras que dije en la


reunión no fueron basadas en un genuino deseo de ser su aliado.
Fueron solo mis vanos y egoístas sentimientos los que me lleva-
ron a apoyar la Alianza. Por ocultar este hecho, estoy profunda-
mente avergonzado. 』

Sin entender las palabras de Wilhelm, Subaru frunció el ceño.

75
Al ver esto, Wilhelm se quitó el abrigo y remangó su manga iz-
quierda, revelando una herida vendada alrededor de su hombro.
A través de la venda se podía ver que las capas inferiores estaban
empapadas de sangre.

『 Subaru: ¿No te duele? ¡Deberías ir con Ferris para que te vea


eso! 』

『 Wilhelm: Esta herida no puede ser curada. Fue causada por


un oponente que poseía la Protección Divina del "Dios de la
Muerte". 』

『 Subaru: ¿No puede ser curada?... Entonces, ¡Wilhelm-san! 』

Una herida incurable, incluso Subaru sabía cuál sería el desenla-


ce.

Normalmente, si el sangrado no puede ser detenido, es como una


cuenta atrás que ha sido puesta en la vida de uno. Pero, a dife-
rencia de Subaru, quien se veía lleno de aprehensión, Wilhelm
sacudió su cabeza tranquilamente.

『 Wilhelm: Mi vida no está en peligro por ahora. 』

『 Subaru: ¿Cómo puede ser? Esa herida... un ataque de ese ti-


po... 』

76
『 Wilhelm: No recibí esta herida ayer ni el día anterior. Es de
hace bastante tiempo, pero recientemente volvió a abrirse. Pero
para mí, ahora, la herida es demasiado grande. 』

Escuchando las palabras calmadas de Wilhelm, el pequeño cuer-


po de Subaru se estremeció y se contrajo. Sin saber por qué
reaccionaba de aquella manera, incluso las raíces de sus dientes
parecían no encajar bien en su mandíbula. Todo aquello venía
del "Demonio de la Espada" en frente de él... una increíble aura
capaz de congelar hasta el hígado de una persona.

Continuando con una calmada y gentil voz

『 Wilhelm: Los efectos de la Protección Divina se vuelven más


fuertes cuando el dueño de la Protección está cerca. Cuando el
dueño del "Dios de la Muerte"se acerca lo suficiente, las heridas
que han infringido a su oponente, se abren. 』

『 Subaru: Entonces, eso significa... La persona que te causó


aquella herida hace tiempo... está cerca... 』

『 Wilhelm: La persona que hirió mi hombro izquierdo... Es la


anterior generación del "Santo de la Espada". 』

Al escuchar a Wilhelm, la respiración de Subaru se detuvo.

Mirando los ojos de Wilhelm, pudo apreciar un brillo frío de


emoción.

77
『 Wilhelm: Thearesia van Astrea. La herida causada por mi es-
posa se ha reabierto. Para poder descubrir la razón, necesito con-
tinuar tras el Culto de la Bruja... 』

※ ※ ※ ※ ※

Completamente aturdido, Subaru entró en la habitación donde


Rem estaba durmiendo.

Desde que regresaron a la Mansión de Crusch, cada vez que po-


día, iba a quedarse con ella.

Aun cuando sabía que era imposible... en algún lugar de su cora-


zón, de su debilidad, esperaba que ella simplemente despertara.

En este estado, ya no tenía ni el coraje ni el deseo de encarar a


Emilia. Quizás Emilia podría ser capaz de entender, pero estar a
su lado ahora, solo le traería dolor. A no ser que Subaru fuera a
buscarla, ella se mantendría alejada, dándole el tiempo que sea
necesario, aun cuando se encuentre preocupada por él.

Si Emilia estuviera aquí, él probablemente se largaría a llorar,


aunque solo fuera para calmar un poco la debilidad de su cora-
zón.

Aun cuando él odiaba esa debilidad, no podía simplemente


arrancarla de sí.

78
『 Rem... Aun cuando me dijiste que yo era fuerte, yo... sin ti a
mi lado, no puedo Rem... no puedo... 』

Nada cambió desde que había ido al salón.

Respirando suavemente. Su corazón aun latía. Pero fuera de eso,


no había ningún otro signo de vida. En estos momentos, solo el
corazón de Subaru recordaba su existencia.

Pero,

『 Subaru: —Eres tú... ¿A qué has venido aquí? 』

『 Puck: ¿Que yo esté aquí es tan extraño? Incluso yo tuve al-


guna clase de relación con esta chica antes, ¿verdad? Así que
venir de vez en cuando, ¿qué hay de malo en ello? 』

『 Subaru: Con qué cara dices eso... 』

Gentilmente tocando la frente de Rem, Subaru miró a su lado —


Flotando en el aire, había un pequeño gato gris meneando su co-
la mientras lo observaba.

Durante la reunión, no se había presentado por ningún lado y, sin


embargo, se acababa de aparecer aquí. Notando la severa mirada
de Subaru, Puck le miró desconcertado.

『 Puck: ¿Por qué me miras de ese modo? ¿Acaso hice algo? 』

79
『 Subaru: Esta vez… no hiciste nada. Ve a buscar a Emilia o lo
que sea, siempre y cuando te vayas a flotar a otro lado. 』

『 Puck: ¿Eso quieres? Me parece curioso que digas algo así.


Incluso aunque mi libertad no se encuentra restringida, si esa
chica se metiera en problemas mientras no estoy cerca... 』

Dando golpecitos a su bigote, Puck murmuró tranquilamente.


Entonces, flotando a la altura del rostro de Subaru,

『 Puck: Sin embargo, creo que es mejor hablar con Subaru aho-
ra mismo. 』

『 Subaru: ...Actuando como si lo supieras todo, realmente me


molesta. 』

Subaru miró a otro lado. Aun así, Puck esperó silenciosamente.

Subaru suspiró. Aun cuando seguirle dócilmente la corriente le


molestaba,

『 Subaru: No le dijiste nada a Emilia sobre el Culto de la Bru-


ja... ¿Cuáles son tus intenciones? 』

『 Puck: No tengo ninguna intención. Si hay cosas con las que


puedes vivir sin saber, entonces no saberlas no tiene nada de ma-
lo. Si Lía me hubiese preguntado, le habría dicho, pero nunca

80
preguntó... Gente como esa, si simplemente la evitas, entonces
no tiene importancia, ¿verdad? 』

『 Subaru: Sí, es verdad que hay cosas que está bien no saber.
Pero en este caso es todo lo contrario para Emilia, ¿no? Esa chi-
ca salió del bosque para convertirse en Rey. ¡Está luchando para
ganar la Selección Real! No hay manera de que pudiera evitar al
Culto de la Brujaasí. —Tú sabías sobre esto, por supuesto que
lo sabías. 』

Tratando de mantener la voz baja, Subaru intentó descubrir las


intenciones de Puck. Pero Puck, bamboleándose en el aire, fá-
cilmente esquivó las vigorosas palabras de Subaru.

『 Puck: La aparición del Culto de la Bruja... también sospeché


que podría pasar. Pero decírselo o no a Lía era algo completa-
mente diferente. 』

『 Subaru: ¡¿Incluso si eso significaba ponerla en peligro a ella


o a quienes la rodean?! ¡¡No sé qué estabas pensando, pero si
las cosas hubiesen pasado como debían, entonces Emilia habría
—!! 』

『 Puck: Ya veo... Hiciste un gran esfuerzo para salvar a Lía.


Esta chica también... Se sacrificó a sí misma para ayudarla. En
ese caso, necesito agradecerle a ella también... 』

81
『 Subaru: —¡ ! 』

En ese momento, ignorando completamente todo, Subaru lanzó


su puño.

Al espíritu en frente de él y sin ningún titubeo, lanzó un puñeta-


zo con toda su fuerza. El espíritu, fácilmente evitando el golpe,
estremeció su rostro en asombro.

『 Puck: ¡¿Qué diablos haces así de pronto? 』

『 Subaru: No te atrevas a tocar a Rem. No con tus manos, ni


con tus palabras... 』

Sorprendido de sí mismo, su voz se quebró lentamente.

Las emociones que brotaban de su corazón, quizás se habían


vuelto demasiado difíciles de soportar.

Con sus redondos ojos, Puck miró profundamente a Subaru, y


con un 『 Ya entiendo 』, enderezó su pequeño cuerpo.

『 Puck: Dije algo desconsiderado, lo siento. No debí haberlo


hecho. En vez de esto... Hablemos un poco sobre"Glotonería". 』

『 Subaru: ¿…Hablar? ¿De qué servirá ahora? 』

82
『 Puck: Si logras entender la naturaleza de aquella cosa que se
comió el"Nombre" y la "Memoria" de esta chica, quizás haya
esperanza de lograr tu deseo, después de todo. 』

Saltando ante aquellas palabras, la cara de Subaru se levantó de


golpe. Viendo su reacción, Puck asintió. Entonces comenzó a
mover su pequeña nariz rosada mientras rebuscaba en sus re-
cuerdos.

『 Puck: La Autoridad de "Glotonería", para ponerlo de manera


sencilla, escomer. Cuando él se come el "Nombre"de una perso-
na, todos los recuerdos de los demás, sobre aquella persona, son
tomados. Y cuando él se come la"Memoria" de una persona, to-
dos los recuerdos propios de esa persona son tomados. Si ambos
son tomados, tanto el "Nombre" como la "Memoria", entonces
esa persona se convierte en un caparazón vacío. Un caparazón
vacío no hace nada, ni jamás podrá hacer nada. La condición de
esta chica, es justo esa. 』

『 Subaru: "Nombre"... "Memoria"... 』

La "Memoria" de Crusch. La "Memoria" y el "Nombre" de Rem.

Tal es el efecto de la Autoridad de"Glotonería".

『 Subaru: Después de matar al Arzobispo del Pecado "Glotoner


ía"... ¿los recuerdos regresarán...? 』

83
『 Puck: Ah, me pregunto qué ocurriría. Vomitar todo lo que ha
comido... Aunque no es algo en lo que me guste pensar, ¿será
posible algo así? La única forma de saberlo es preguntándole al
tipo en cuestión... 』

『 Subaru: Pero la posibilidad existe, ¿verdad? Los recuerdos de


Rem, ¡la posibilidad de recuperar los recuerdos de Rem...! 』

Al darse la vuelta, Rem continuaba en su sueño profundo.

Todavía respirando suavemente. Su corazón aun latía. Su cuerpo


aún estaba vivo, solo que su memoria y su nombre habían sido
comidos por un demonio.

『 Subaru: Arzobispo del Pecado Glotonería —Definitivamente


pienso aniquilarte. 』

『 Puck: Aun así, no estoy seguro de que sea tan simple... 』

Las últimas palabras de Puck no lograron entrar en la mente de


Subaru.

Subaru, justo ahora, estaba defendiendo aquel último fragmento


de esperanza como si fuera el último bastión de su corazón.

※ ※ ※ ※ ※

84
—Cuando había llegado a la Capital, descubrió a Rem después
del ataque. Y cuando supo que todo estaba perdido, sin un atisbo
de duda, Subaru clavó un cuchillo en su propia garganta.

Lo que sintió en ese momento, ni siquiera él lo recuerda ahora.


Todo había salido tan perfectamente, más allá de las expectativas
de cualquiera — Pero la verdad era que, tirar todos sus esfuerzos
a la basura, en ese momento nada de eso le importaba.

Si perdía a Rem, si eso significaba un futuro en el que ella no es-


tuviera, no importaba cuantas veces tuviera que volver a soportar
el mismo dolor, él lo haría —Solo eso, Subaru era capaz de re-
cordar claramente.

Atravesando su garganta, cubierto de sangre, el dolor y el calor


abrasador, perdió completamente la conciencia.

Cuando despertó, lo que vio fue a Rem yaciendo en una cama.

El punto de guardado se había movido hacia adelante. El lugar


de retorno había cambiado. Subaru vio el infierno y solo el in-
fierno.

¡De nuevo! Debe ser algún error, tiene que suicidarse de nuevo...
Pero Subaru dudó. No porque tuviera miedo al dolor o a la muer-
te. Se había dado cuenta...

...Incluso si lograba regresar al punto de guardado anterior, no


podría salvarla.

85
En el punto de guardado, anterior a la batalla contra Betelgeuse,
justo después de la batalla contra la Ballena Blanca, ya habían
pasado varias horas desde que Subaru y Rem tomaron caminos
separados. Era demasiado tarde para lograr alcanzarla antes de la
emboscada. E incluso si pudiera, Emilia habría sido abandonada.
Y aunque enviara a la expedición por su cuenta a salvar a Emilia
y él se apurara a llegar al lugar de la emboscada, ¿cómo podría
derrotar a dos Arzobispos del Pecado?

Para derrotar a Betelgeuse, la presencia de Subaru era indispen-


sable. Y el escape de Emilia no habría sido posible sin la protec-
ción de Wilhelm.

Sacrificar a Emilia para salvar a Rem, o sacrificar a Rem para


salvar a Emilia —Sin sacrificar a alguna de ellas era imposible
salvar a la otra.

Siendo encarado con esta decisión imposible, Subaru dejó caer la


daga que sostenía sobre su garganta.

A diferencia de ser borrado por la niebla de la Ballena Blanca,


pese a haber sido olvidada por todo el mundo, el cuerpo de Rem
permanecía aquí. A su lado, incapaz de hacer nada, simplemente
se sentó ahí, completamente aturdido...

※ ※ ※ ※ ※

Pero el tiempo de permanecer hundido en crueles pensamientos


sin sentido, terminaba aquí y ahora.

86
Sosteniendo la mano de Rem, Subaru confirmó su resolución.
De una cosa estaba seguro,

—Yo voy a

『 Subaru: Recuperar... Rem, lo prometo... Yo voy a recuperar


tus recuerdos. 』

Es una promesa. Así es. En frente de tus ojos, el hombre del que
te enamoraste, se convertirá en el más grande héroe que el mun-
do haya visto jamás.

Pero todavía estamos a mitad de camino, ¿verdad?

『 Subaru: Lo prometo... Tu héroe vendrá por ti. Solo espera un


poco más. 』

Levantando su cabeza, mostrando los dientes... Era una declara-


ción de guerra.

Aquellos demonios se arrepentirán de haber puesto sus manos


sobre aquello que era lo más sagrado e inviolable para él.

Porque yo, Natsuki Subaru, traeré el castigo sobre ellos.

『 Subaru: Lo haré — Lo prometo ¡Lo haré! 』

87
Desde el día en que comenzamos desde cero, ya no soy capaz de
soportar ningún solo día sin el pensamiento de estar contigo a mi
lado.

Así que debo recuperarlos...

Los días perdidos, los días caminando contigo, y los días en los
que caminaré contigo de nuevo... Con mis propias manos, lo
prometo, ¡los traeré de regreso una vez más!

88
ARCO 4 CAPITULO 1

El grisáceo brillo del cielo, reflejaba el estado del corazón de


Subaru.
En frente de la mansión de Crusch, seis carruajes dragón se en-
contraban alineados en fila. Aquellos que habían escapado de las
tierras de Roswaal, los aldeanos de Arlam, se encontraban todos
arriba. Solo el último carruaje era especial, pues estaba reserva-
do únicamente para Subaru y Emilia.
El camino sería largo. Así que, a diferencia de cuando llegaron,
no irían acompañados de los niños, debido a que había una mon-
taña de cosas que quería decirle a Emilia… Además, tampoco
quería ponerlos en un aprieto al pedirle a los chicos que fueran
junto a ella…
『 Me sentiré bastante sola ahora. 』

89
Mientras miraba en silencio los carruajes de dragón, Subaru es-
cuchó una voz detrás de él.
Girándose para ver, se encontró a Crusch observándole, con su
largo y verde cabello, suavemente acariciado por el brumoso
viento. Ella cerró los ojos y alcanzó con su mano el cabello de
Subaru, desordenándolo.
『 Subaru: No es como si fuera a pasar algo quedándome aquí.
Además, me siento mal aprovechándome de tu hospitalidad —
Para ser honestos, debería tomarme un tiempo para recuperarme,
pero es lo que hay. 』
Abriendo y cerrando sus manos, Subaru pensó acerca del estado
de su salud, sonriendo avergonzado. En aquel entonces, fue para
recuperar su salud que había ido a la mansión de Crusch en pri-
mer lugar. Roswaal había apoyado aquella decisión, pero aun así
le molestaba ver que los deseos de ese payaso se fueran cum-
pliendo a la perfección. Como una cuestión de principios, inclu-
so si él ayudaba a cumplir los deseos de ese sujeto, debía ser a
base de pisotearlos constantemente.
『 Crusch: Natsuki Subaru-sama, usted sabe que es bienvenido a
aprovecharse de mi hospitalidad todo lo que quiera… aun cuan-
do sea algo difícil de decir en voz alta. 』
『 Subaru: Gracias por la oferta… Pero a pesar de que me gustar
ía, todavía quedan un montón de cabos sueltos que necesito re-
visar. Está el tema de la Ballena Blanca, "Pereza", y todo el
asunto con el gremio de mercaderes… 』
Rechazando la oferta de Crusch, Subaru sacudió la cabeza. Esta-
ba pensando en Julius y Anastasia.

90
De las tres facciones que unieron fuerzas contra la Ballena Blan-
ca y Pereza, solo Anastasia se benefició completamente.
Por el lado de Crusch, al derrotar a la Ballena Blanca, lograron
una gloriosa hazaña que nadie más había podido llevar a cabo en
400 años —pero la amnesia de Crusch fue un golpe devastador.
En cuanto al grupo de Subaru y Emilia, a pesar de haber derrota-
do a Pereza, la completa ausencia del supuestamente bien infor-
mado Roswaal no parecía ser un muy buen augurio.
En términos de pérdidas, a pesar de que ni ellos ni el grupo de
Crusch sufrieran grandes daños, para Subaru, lo que él perdió
fue mucho más de lo que podía soportar.
En comparación, dejando de lado una pequeña porción de mer-
cenarios y provisiones, las fuerzas de Anastasia estaban prácti-
camente intactas. Y, a pesar de que ella no protagonizó ninguna
de las dos batallas, sus fuerzas fueron una importante contribu-
ción, sufriendo mínimas pérdidas… Una inversión altamente lu-
crativa.
A pesar de que el daño en sus fuerzas hizo que las dos facciones
dudaran sobre si hacer pública o no su victoria, eso no fue para
nada un problema para Anastasia.
Si querían frenar el continuo ascenso de Anastasia, una fuerte
coordinación entre las facciones de Emilia y Crusch sería nece-
saria…
Viendo a Subaru perdido en sus pensamientos, Crusch bostezó
perezosamente. Subaru frunció el ceño al ver esto y, Crusch, con
una expresión avergonzada en su rostro, agitó sus manos como
diciendo 『 Lo siento 』.
『 Subaru: Lamento ser tan sentimental… pero me avergüenza
no ser capaz de pagar de vuelta tu amabilidad… 』

91
『Crusch: Aquellos que buscan devolver los favores inmediata-
mente no son dignos oponentes. No te preocupes por ello despué
s de todo lo que has hecho. Además, ya hemos recibido bastante
a cambio. 』
Escuchando las atentas palabras de Crusch, Subaru observó el
carruaje especial. Comparado con los otros, se veía como un ca-
rruaje VIP de clase alta, excesivamente decorado y, el honor de
tirar de él fue para—
『 Crusch: Una petición tan poco ambiciosa… ¿Quieres hacerte
cargo de dragón y cuidar de sus heridas? 』
『 Subaru: Le debo una gran cantidad a este dragón de tierra. A
pesar de que ha sido por un corto período de tiempo, la cantidad
de veces que corrimos al borde de la muerte son más de las que
puedo contar. Además, es muy probable que debamos pasar por
muchas más adversidades juntos, por lo que no considero a Pa-
trasche como un simple juguete. 』
『 Crusch: —En ese caso, me quedo tranquila. 』
El dragón de tierra —Patrasche— miraba a Subaru mientras ha-
blaba y, demostrando cierta molestia ante sus palabras de admi-
ración, se giró hacia Wilhelm. El viejo espadachín, que hasta
ahora había estado revisando los carruajes antes de su salida,
asintió frente a su conversación.
『 Wilhelm: Diana es la raza de dragones de tierra más difícil
de contentar. Para que ella sea capaz de proteger a su maestro
con su propio cuerpo, Subaru debe ser bastante adorado por esta
dragona de tierra. 』

92
『 Subaru: A pesar de que no tengo idea de por qué, antes de ir a
la batalla contra la Ballena Blanca, decidí quedarme con ella. 』
Había una conexión verdadera entre ellos. Aquello fue más que
simple suerte, ya que, si se hubiera quedado con cualquier otro
dragón de tierra, ya sea contra la Ballena Blanca o contra Betel-
geuse, probablemente no habría salido con vida. Como sea,
『 Subaru: Ya no puedo estar satisfecho con ningún otro dragón
de tierra que no seas tú… Ah, ¡Patrasche seductora! 』
Tocando, con la palma de su mano, la suave textura de un lado
del estómago de Patrasche, Subaru demostraba su cariño a una
Patrasche cuya mirada denotaba bastante irritación ante tal acto
en particular.
Ante el abuso íntimo de Subaru, la dragona de tierra reaccionó
con un profundo disgusto desde el fondo de su corazón y sacudió
bruscamente su cuerpo como si intentara romper los dedos de
Subaru.
『 Subaru: ¡Auch! ¡Sobreactuando de esa manera para ocultar
tu pena! ¡Pero con todas las ventanas que tuve que limpiar en
secundaria, mis dedos no se romperán tan fácilmente! 』
『 Wilhelm: Bromeando con un dragón de tierra de esa manera.
Una comunicación tan amistosa es indicadora de una confianza
inquebrantable entre ustedes dos. 』
『 Subaru: ¿Eso te pareció comunicación? ¡Pues para mí, se
sintió más como si yo le ofreciera todo mi amor unilateral y Pa-
trasche lo rechazara con todo su cuerpo! 』
La confianza implícita que habían tenido en el campo de bata-
lla… lamentablemente parece no encontrarse en estos momentos.

93
Ahora solo queda una actitud malhumorada… Pero al final, pese
a su frío comportamiento, Patrasche le permitió acariciarle.
※ ※ ※ ※ ※
Como sea,
『 Subaru: Mi nombre aparece en los créditos por derrotar a la
Ballena Blanca, logré salvar a Emilia matando a Pereza. Y ahora,
conseguí a mi querida dragona de tierra… La recompensa es
bastante buena, ¿no? 』
『 Wilhelm: Matar a la Ballena Blanca, ciertamente fue algo
admirable y de gran importancia, cuestión en la que Subaru-dono
no parece haber caído en la cuenta. Quizás algún día el mundo
le agradecerá como corresponde por este gran logro. Espero an-
sioso ese día. 』
『 Subaru: ¡Sí, yo también lo creo! Espera… ¿Qué acaso lo ú
nico que hice no fue correr de lado a lado ante las narices de la
Ballena Blanca como carnada? 』
Ante las palabras más que humildes de Subaru, Wilhelm le miró
con una cálida sonrisa. El interior de Subaru hormigueaba ante
tal calidez, por lo que sacudió su cabeza intentando deshacerse
de aquel sentimiento.
『 Subaru: Dejando de lado todo aquello… No nos veremos por
un tiempo Wilhelm-san. Cuida de tu herida. 』
『 Wilhem: Lamento haber hecho que te preocuparas. Parece
que la distancia se ha agrandado, ya que el sangrado se detuvo.
Pero no importa qué, el día en que pelee de nuevo al lado de
Subaru-dono llegará. Hasta entonces… 』

94
La herida de Wilhelm —la incurable herida causada por la ante-
rior generación de Santo de la Espada, Thearesia van Astrea. Al
mencionarla, la mirada de Wilhelm se agudizó. Su mente divagó
hacia los Arzobispos del Pecado que asaltaron a Crusch, Codicia
y Glotonería.
Si la muerte de la esposa del Demonio de la Espada hubiese sido
causada por alguien diferente a la Ballena Blanca, entonces esos
dos serían los principales sospechosos.
Subaru, al igual que Wilhelm, mantiene un poderoso odio hacia
Glotonería. No importa lo que ocurra, eventualmente deberá en-
contrarse cara a cara con ese Arzobispo del Pecado. Pese a que
el Culto de la Bruja es algo que deberían evitar, en el caso de
Glotonería es todo lo contrario, ya que es esencial que lo derro-
ten para recuperar aquellas cosas más preciadas… La memoria
de Crusch y, mucho más importante—
『 Subaru-kyun, Rem-chan ya está lista. ¿Quieres mirar? 』
Diciendo esto, una cabeza con orejas de gato se había asomado
desde la ventana del carruaje —Ferris. Al ver bajar a Ferris del
carruaje especial de Patrasche, Subaru fue a revisar. Mirando en
aquel espacioso interior, algunos asientos habían sido reempla-
zados por una cama improvisada en la que una joven se encon-
traba durmiendo.
Ya no llevaba el típico traje de sirvienta, sino un vestido de dor-
mir azul suave, que hacía juego con el color de su pelo. Una chi-
ca en un sueño eterno, olvidada por todo el mundo. Ella amaba a
Subaru y Subaru la amaba a ella. Quizás, ese era el tipo de chica
que ella era.
『 Subaru: Esa cosa es segura, ¿verdad? 』

95
『 Ferris: Hey, tuve mucho cuidado… soy un sanador, nyan.
Aunque sus heridas físicas ya están curadas, por lo que ya no es
una paciente, nyan. 』
Silenciosamente, Subaru observó su rostro durmiente. Las pala-
bras de Ferris sonaron algo bruscas, pero su cara se veía algo di-
ferente a su usual expresión bromista. Quizás, Ferris estaba
sintiendo el dolor de su propia impotencia, claramente no en lo
relativo a Rem, sino más bien, en consideración a su irremplaza-
ble maestra, Crusch.
『 Ferris: ¿De verdad quieres llevarla contigo? 』
『 Subaru: Sí, la llevaré conmigo. Quedándose aquí no le va
ayudar a ponerse mejor… no, no quise insinuar que fuera tu
cul… 』
『 Ferris: Lo sé, nyan, Subaru-kyun no es tan malo, nyan 』
Viendo lo avergonzado que estaba Subaru después de haber di-
cho aquello, Ferris sonrió incómodamente.
『 Ferris: De hecho… 』
Señalando a Subaru con el dedo,
『 Ferris: Además de Rem, Subaru-kyun tiene otra gran preocu-
pación, ¿verdad? 』
『 Subaru: ¿Yo? 』
『 Ferris: No te hagas el tonto, nyan. Tu puerta está excesiva-
mente desgastada, nyan. Mientras te sanaba tuve que inyectar
forzosamente una gran cantidad de maná a través de ella. Parece
que incluso se encuentra dañada. ¿Te sientes débil o cansado, fí
sica o mágicamente? 』

96
Ante la pregunta de Ferris, Subaru giró la cabeza y sus hombros.
Dando una vuelta, no pudo encontrar nada malo. Dio un par de
saltos, pero no parecía haber nada de qué preocuparse.
『 Subaru: Ningún problema. Tanto las partes que uso como las
que no, se encuentran en perfecto estado. Dejando la puerta de
lado, no suelo usar magia de todos modos. 』
『 Ferris: Despu é s de todo no eres un usuario m ágico. Es
Ferris… Ferris debería evitar usar magia salvo en casos de
emergencia, nyan… eeh, eso es bueno nyan. 』
Viendo a Subaru completamente indiferente ante su crítico esta-
do de salud, Ferris se rindió. Con sus amplios y redondos ojos,
Ferris miró el cuello de Subaru y lo tomó del cuello de la camisa.
『 Ferris: Pero nada de sobre exigirse. Aun cuando Ferris puede
exprimir hasta la última gota de toxina del cuerpo de Subaru, si
tu puerta se rompe en miles de pedacitos no seré capaz de arre-
glarlo, nyan. Así que tómate el tiempo necesario para que se re-
cupere… unos dos meses, nyan. 』
『 Subaru: Dos meses sin magia… ¡Para alguien que no ha usa-
do magia por 17 años, dos meses no es nada! 』
Bromeando después de oír el diagnóstico… ahora que lo pensa-
ba, Subaru ni siquiera había estado en este mundo más de dos
meses, aun cuando, desde su perspectiva, habían sido como 4 —
Se siente como si hubiese pasado bastante tiempo.
Pensando en todo lo que había ocurrido desde que llegó a este
mundo, ¿será posible descansar por lo menos dos meses?
No estaba seguro de eso.

97
『 Subaru: Eh, a pesar de que siempre me las arreglo para me-
terme en problemas… Espera, ¿acabo de gatillar un mal augurio?
¡¡Hasta creo haber escuchado el efecto de sonido!! 』
『 Ferris: Que mal, pero Ferris no es experto tratando problemas
mentales, nyan. 』
Subaru aparentemente horrorizado ante sus propias afirmaciones,
era mirado desinteresadamente por Ferris.
Afectado por esta reacción, Subaru decidió que esta conversa-
ción había llegado a su final. Después de pensarlo, extendió su
mano a Ferris.
『 Ferris: ¿Nyan? 』
『 Subaru: Debería agradecerte por todo lo que has hecho hasta
ahora para ayudarme. Por sanarme y, cuando peleamos contra la
Ballena Blanca y contra Pereza, si no hubiese sido por ti, habría
sido un desastre… Y también por Rem, gracias. 』
『 Ferris: …Nyan. No pareces estar tomándome el pelo, así que
supongo que está bien. 』
『 Subaru: ¡Oooh! ¡Mi habilidad《Lectura de Atmósfera》se
ha activado! ¡Tengan cuidado! 』
Una torpe expresión de agradecimiento, pero a Ferris pareció
agradarle. En cualquier caso, sus sentimientos le habían llegado.
Ferris sujetó la mano extendida y se dieron un apretón de manos.
『 Subaru: Unos dedos tan suaves y delgados… No puedo ni
imaginar cómo serías con manos más masculinas. 』
『 Ferris: ¿No sería eso un desperdicio en el lindo y perfecto
Ferris? Ya sea vello corporal o piel, todo en Ferris es completa-
mente natural, nyan. 』

98
Ferris levantó su mano con orgullo. Subaru pudo ver de reojo
unas impecables y blancas piernas bajo la falda de Ferris. Obser-
vando la belleza pura de su forma, los hombros de Subaru caye-
ron desanimadamente.
『 Subaru: Pero lamentablemente, eres un chico… 』
『 Ferris: Sip, Ferris es un hombre en cuerpo y alma, nyan 』
『 Subaru: ¿Cómo puedes presumir de eso? ¿Qué parte de ti es
la de un hombre? 』
Vestido como una preciosa chica, decir que Ferris era un hombre,
era demasiado —A pesar de que Subaru no es del tipo prejuicio-
so, incluso él sabía que la forma de ser de Ferris era completa-
mente opuesta a lo que uno llamaría un hombre.
Ante la pregunta de Subaru, Ferris puso su dedo en el borde de
su labio y, con un encantador movimiento de cintura,
『 Ferris: Debido a que Crusch-sama dijo que esta forma se
acomodaba a Ferris, soy lo que soy, lo cual se acomoda mejor al
resplandor del alma de Ferris. —Las palabras de Crusch-sama,
Ferris las retribuirá con todo su ser. 』
『 Subaru: Pero… 』
La actual Crusch no recuerda eso… pero Subaru se calló aque-
llas palabras. Sin embargo, a pesar de no haberlas dicho, Ferris
ya lo sabía. Aun así, de haberlo dicho, solo le habría lastimado.
Subaru, más que cualquier otro, odiaría hacer algo así. Si alguien
más hablara de Rem, Subaru no podría soportarlo. Quizás Ferris
también sabía eso.
『 —No importa que suceda con la Casa de Karsten. 』
『 Subaru: ¿……? 』
Inesperadamente, aquella voz atravesó los oídos de Subaru.

99
Calmada y fría, una voz carente de emociones.
El dueño de esa voz… aun después de haberlo escuchado, seguía
siendo algo difícil de asimilar.
Con su cabeza agachada, la expresión de Ferris era imposible de
determinar debido al cabello que cubría su frente.
De aquella manera, Ferris sujetó firmemente la mano de Subaru.
『 Ferris: Solo a Crusch-sama, protegeré con mi vida. 』
『 Subaru: ¿…Ferris? 』
『 Ferris: Es —por eso —que… 』
Frente al estupefacto Subaru, la cabeza de Ferris inesperadamen-
te se levantó, sonriente y con una voz alegre. Pero comparado
con la usual mirada juguetona y traviesa que Subaru estaba acos-
tumbrado a ver, en ese momento, sus ojos parecían estar min-
tiendo.
※ ※ ※ ※ ※
『 Ferris: Recuerda nuestro acuerdo, Subaru-kyun. Si no lo ha-
ces, todo el maná de tu cuerpo se saldrá de control friendo tu ce-
rebro hasta que mueras, nyan. 』
『 Subaru: ¡¿Pero qué cosas dices con una sonrisa en tu rostro?!
¡¿Y por qué amenazas a un aliado?!
『 Ferris: ¿Amenazando? Es más bien una sentencia de muerte,
nyan. 』
『 Subaru: ¡Eso es peor! 』
Soltando la mano de Ferris, Subaru se dio la vuelta. Por un ins-
tante había pensado que toda esa conmoción,
—tenía una vaga esperanza de que Rem pudiera haber reaccio-
nado.

100
Suspirando suavemente, descartó sus esperanzas destrozadas de
su mente.
Cerca del equipaje, afuera del carruaje, encontró a Emilia y a
Crusch conversando.
『 Emilia: Ah, Subaru. ¿Está lista la cama de Rem? 』
『 Subaru: Sip, Ferris lo arregló todo perfectamente. ¡Observad!
¡Este es el GRAN COMBO CIRCENSE de mí y Patrasche! ¡Te
enseñaremos algo que ni siquiera el Gran Circo Kinoshita sería
capaz de mostrarte! 』
『 Emilia: Aun cuando no tengo ni idea de qué estás hablando,
tengo una mala sensación acerca de esto… mejor no hagamos lo
del Gran Circo. 』
『 Subaru: ¡El cielo! ¡Es tan desafortunado! ¡Pero mi corazón
ya latía a mil de antemano esperando las indiferentes palabras
de Emilia-tan! 』
Subaru llamó a este plan auto dirigido como el "En este carruaje
sin frenos, mi vida está en peligro. ¿Podría ser que este aumento
de mi frecuencia cardíaca sea AMOR?!".
Era su manera de lidiar con Emilia al pronunciar las palabras
"Rem-san"… Un dolor agudo, de niveles desproporcionados,
permanecía en el corazón de Subaru, negándose a desaparecer.
Por un instante, los ojos de Emilia se fijaron en la boca de Suba-
ru que, inesperadamente, dejó de moverse. Pero antes de que pu-
diera decir algo, Ferris apareció por detrás de Subaru.
『 Ferris: Bueno, el carruaje dragón está listo, nyan. Disculpen
la tardanza. Es triste decir adiós, pero —Crusch-sama, ¿tiene al-
go que decir? 』
『 Crusch: Eh, sí. 』

101
Ferris se puso al lado de Crusch. Subaru fue donde Emilia. Te-
niéndolos a ambos a la vista, Crusch tomó un profundo respiro y
colocó su mano en el pecho.
『 Crusch: Primero, aunque debo haberlo dicho muchas veces
antes, tienen mi más profunda gratitud. Aun cuando soy incapaz
de recordar, sé que antes de perder la memoria quer ía que
cooperáramos y que fuéramos amigos. Se los agradezco otra
vez. 』
『 Emilia: No… Yo, Crusch-sama, no tiene nada que agrade-
cerme. Estos días me he mantenido en la oscuridad y no he he-
cho nada… 』
『 Subaru: Eh, es verdad que Emilia-tan no hizo nada. Pero yo
me hice cargo de todo, así que no te preocupes. ¡Después de to-
do, mis logros son los logros de mi Emilia-tan también! 』
Al ver como Emilia se encogía de la vergüenza, Subaru golpeó
su pecho mientras decía esto. Mirando de reojo a Subaru, Emilia
asintió levemente.
『 Emilia: Gracias Subaru… Aunque no recuerdo haberme vuel-
to tu Emilia… 』
『 Subaru: ¡¿M-Mi plan de "subconscientemente crear en otros
la impresión de que existe una relación romántica entre noso-
tros" ha sido descubierta…?! 』
『 Emilia: Eso es porque estaba escuchando atentamente… oh,
disculpen esto. 』
Subaru se hundió mientras su pecho en alto se desinflaba ante
aquellas palabras, y Emilia se disculpó con Crusch, que observa-
ba silenciosamente su amistoso intercambio.

102
『 Crusch: No, la relación entre ustedes dos me parece maravi-
llosa. Debo apresurarme en regresar al modo en que era antes
con Ferris y con Wilhelm. 』
『 Ferris: ¡Ferris siempre estará disponible para Crusch-sama en
cuerpo y alma, nyan! 』
Ferris, cubriendo sus mejillas con ambas manos, se giraba de la-
do a lado. Mientras Ferris se movía como un pulpo detrás de ella,
Crusch pareció aceptarlo con una cálida e incluso femenina son-
risa en su rostro.
『 Crusch: Nos veremos de nuevo muy pronto, o eso creo, Emi-
lia-sama y Subaru-sama. Espero que seamos amigos para siem-
pre. 』
Aquello no era mentira. Debían ser sus verdaderos sentimien-
tos… O por lo menos, eso pensó Subaru.
A pesar de perder sus recuerdos, jamás perdió la nobleza en su
corazón. La honestidad ilumina su conducta. Falsos elogios y
mentiras no son compatibles con eso.
Quizás porque expresó su sentir tan claramente, los ojos de Emi-
lia se abrieron en sorpresa, con sus labios temblando levemente.
『 Emilia: Yo soy… Para Crusch-sama, yo soy su oponente co-
mo Candidato. La Alianza… algún día tendremos que volver a
competir entre nosotras. 』
『 Crusch: Eh, eso es verdad. Con Emilia-sama como oponente,
procuraré no quedarme atrás, así que daré lo mejor de mí tambi
én. 』
『 Emilia: Pero aun si dejamos eso de lado, soy una semi elfa de
cabello plateado… ¿Acaso no le asusta? 』
『 Subaru: Emilia-tan, eso… 』

103
No era necesario que preguntara eso —Subaru pensó mientras
intentaba detenerla. Viendo la desesperada determinación en el
rostro de Emilia, lo mejor era que aquella conversación no con-
tinuara.
Emilia hablaba en serio al preguntar eso. La parte emocional de
ella sabía que jamás podría tomar su identidad a la ligera.
Pero, sobre todo, decir aquello en frente de Crusch Karsten.
Subaru sabía que si dejaba que esta conversación continuara…
『 Crusch: El alma es la que determina el valor de nuestra propia
existencia. Para mí y para los demás también. Vivir con un al-
ma radiante, libre de remordimientos, es la forma en la que de-
bemos pasar nuestros días. 』
『 Emilia: —— 』
『 Crusch: De alguna manera, se siente como si ya hubiese di-
cho esto muchas veces antes. Cómo podría explicarlo… Ahora
que me escuché decirlo, sonó bastante sofisticado, ¿verdad? 』
Crusch se cubrió la boca incapaz de aguantar la risa. Oyendo es-
to, Emilia se quedó estupefacta y no dijo ninguna palabra.
『 Crusch: Emilia-sama, ¿está avergonzada del modo en que ha
vivido su vida? 』
『 Emilia: …N-no, no lo estoy. Incluso si los demás no me
aceptan, mientras no me odie a mí misma puedo seguir viviendo
de esta manera. 』
『 Crusch: Entonces, no se arrepienta de nada, mejórese a sí
misma, de lo mejor de sí y manténgase fiel a su propio yo. —
Tiene una hermosa alma. 』
Sonriendo, Crusch extendió la mano que tenía en su pecho, en
dirección a Emilia.

104
『 Crusch: En cuanto al hecho de haberla conocido, me siento
feliz. ¿Miedo? Ni siquiera un poco. 』
Mordiéndose el labio, Emilia talló aquellas palabras en su me-
moria, con su pecho adolorido de la emoción. Miró la mano ex-
tendida de Crusch, que pacientemente le esperaba. Entonces, los
dedos de Emilia alcanzaron la palma de Crusch, e intercambia-
ron un suave apretón de manos.
『 Crusch: No importa lo que ocurra, espero que nos veamos
pronto de nuevo. 』
『 Emilia: Y-yo…… No, yo también. Esta vez debería mante-
ner la frente en alto delante de Crusch-sama, ¿verdad? Hasta en-
tonces, le deseo buena salud. 』
De esta manera, ambas Candidatas de la Selección Real, sellaron
su promesa de dar lo mejor de sí mismas.
Mirando desde un costado, el corazón de Subaru se hinchó con
una sensación de logro. Ese era uno de los objetivos por los que
Subaru se esforzaba tanto día a día… Aunque, al final, era impo-
sible que todo saliera perfecto…
『 Subaru: Después de todo lo que hemos logrado… ¿Por qué
no puedo quitar esta triste expresión de mi rostro? No quiero
culparte… No quiero… 』
Mirando hacia el carruaje dragón, quien se reflejaba en los ojos
de Subaru, era la joven durmiendo en su interior.
En una ocasión tan alegre como esta, Rem no me perdonaría por
estar así… Rem no querría verme así… Soy demasiado egoísta,
¿verdad?

105
『 Crusch: Natsuki Subaru-sama, por favor cuídese. Esperaré
ansiosamente por sus futuras actividades… y por la recuperación
de ella. 』
『 Subaru: Más actividades para mí… No creo que sea una
buena idea… Para ser honestos, soy el tipo de chico que corre
por todos lados tratando de hacer todo a última hora y que, al fi-
nal, termina siendo completamente inútil. En cuanto a Rem… la
señorita Crusch no es una desconocida. No importa cómo, ella se
recuperará. Lo prometo, lo hará. 』
Crusch extendió su mano a Subaru. Pero un apretón de manos en
su estado, ¿no sería un poco embarazoso? Por lo que, para disi-
mular su vergüenza, Subaru decidió chocarle los cinco.
Un pequeño sonido se escuchó y, el breve contacto entre las ma-
nos de Subaru y Crusch terminó. Con su mano siendo golpeada,
Crusch pestañeó ligeramente.
『 Crusch: Ciertamente nos encontraremos de nuevo. 』
Con estas palabras, la maestra y el sirviente se inclinaron, viendo
como Emilia y Subaru por fin se marchaban.
※ ※ ※ ※ ※
Camino a casa, una extraña y sofocante melancolía se mantenía
en el interior del carruaje dragón.
El mismo carruaje, había sido un regalo de Crusch para Subaru,
junto con Patrasche, como otro signo de gratitud. Incluso sin los
ornamentos, era claro que se trataba de una costosa pieza de ar-
tesanía. Pero desde la suavidad de los asientos hasta el glamour
interior, todo se sentía un poco excesivo.

106
El espacioso interior podía resguardar a 10 personas y aun así
tener espacio para más, por lo que era normal que no supieran
que hacer estando solo los 3 en su interior.
En el carruaje, Emilia, Subaru y Rem se mantenían en silencio.
Rem, por supuesto, estaba durmiendo. Sentado junto a ella, Sub-
aru esperaba, sin siquiera pensar en moverse del lugar. Quizás
por consideración a la inconsciente Rem, Emilia no se atrevía a
hablar.
『 Subaru: …m 』
Esto es malo, pensó Subaru cruzándose de brazos. Aunque sería
imperdonable tener una conversación alegre bajo aquellas cir-
cunstancias, hay tantas cosas de las que tenían que hablar. Te-
nían que decidir su posición en cuanto a la Selección Real,
ponerse al día sobre la Alianza con la facción de Crusch y ni si-
quiera habían podido hablar todavía, sobre lo que había ocurrido
en los últimos días.
Pero también estaba Rem. ¿Cómo iban a cuidarla en la mansión
si nadie más que Subaru la recordaba? Aunque sabía que era
inevitable, el solo pensar en lo que diría Ram cuando viera a la
inconsciente Rem, le daban escalofríos en la espina.
『 Emilia: Sé que estás preocupado, pero creo que la atmósfera
habría sido mejor si los niños hubieran venido con nosotros… 』
Por supuesto que los niños también iban de vuelta a los terrenos
de Roswaal. Pero iban con sus padres ahora. Si hubiesen pregun-
tado acerca de Rem, habría sido difícil de explicar. Ni que decir
lo que hubiese ocurrido si los aldeanos hubiesen creído que se
trataba de alguna enfermedad… Desafortunadamente, el resulta-
do es el actual silencio.

107
Qué hacer ahora. —Era inusual para Subaru sentirse tan cohibi-
do. Miró el techo mientras pensaba.
『 No sé sobre qué, ¡¿pero no podrías pensar en algo de qué
hablar?! ¡Aaah, no puedo soportar este incómodo silencio por m
ás tiempo! 』
『 Subaru: ¡¿Pero qué diablos dices metiéndote así de la nada?!
Espera, ¿estuviste ahí todo el tiempo? 』
『 Otto: ¡Pero que grosero! ¡Por supuesto que estaba aquí! ¿Si
quiera recuerdas las condiciones bajo las cuales acepté ayudar-
te? 』
Otto habló con un tono bastante exagerado mientras metía la ca-
beza en el carruaje a través de la abertura del frente, salpicando
un poco de saliva al tiempo que su voz resonaba. Otto manejaba
el carruaje, sentado en el asiento del conductor. Había metido la
cabeza por el agujero que conectaba con el interior del carruaje
solo para comentar acerca del exasperante silencio que había ahí
dentro.
Frente a las objeciones de Otto, Subaru inclinó la cabeza mur-
murando 『 Ah, ah 』.
『 Subaru: Lo recuerdo, lo recuerdo. Es verdad, recuerdo que
me pediste que te ayudara a conocer a Roswaal, ¿verdad?… Ah,
pero, como decirlo… 』
『 Otto: ¡¿Qué cosa?! 』
『 Subaru: Bueno, si te interesan los hombres, está bien, pero si
se trata de Roswaal… En todo caso que sepas que soy hetero, y
además ya tengo a Emilia, así que ni se te ocurra ir detrás de m
í. 』

108
『 Otto: ¡¡No es por eso que quiero hablar con él!! ¡¿Qué dia-
blos crees que soy?! 』
『 Subaru: ¿Un comerciante en busca de algo excitante? 』
『 Otto: ¡¿Por qué me tratas como a un pervertido?! 』
Mirando a Otto como si le compadeciera desde el fondo de su
corazón, Subaru sacudió la cabeza tristemente de lado a lado.
Emilia, que había estado silenciosamente observando su conver-
sación, abrió grande los ojos con una expresión de sorpresa.
『 Emilia: Ustedes dos… De verdad son buenos amigos, ¿no es
así? ¡Estoy sorprendida! 』
『 Subaru: Oy, oy, Emilia-tan. Por favor deja de bromear. Ponié
ndome al mismo nivel que este codicioso mercader… ¡Yo lo ú
nico que codicio es tu amor! 』
『 Otto: ¡Pues tú también eres un codicioso! Ah, espera. ¡
Nunca he sido codicioso! 』
『 Subaru: Otto, cállate. 』
Suspirando ante el mercader ambulante, Subaru se levantó y ce-
rró la ventana que daba al asiento del conductor.
『 Otto: Ah, espera, ¡no me trates como si fuera un entrometi-
do! 』
『 Subaru: Ok, ya está bien. 』
Tirando de la solapa con un "clap", la cara del hombre intentan-
do hablar hasta el último momento, finalmente desapareció. En-
trejuntando sus dedos y estirando sus brazos como alguien que
acababa de completar una dura tarea, Subaru se dio la vuelta pa-
ra ver a Emilia que le miraba fijamente.
『 Subaru: Puh… 』

109
『 Emilia: ¡Jajajaja! 』
Mirándose a la cara, repentinamente comenzaron a reír.
Por un rato se dejaron llevar por sus risas hasta que, pasado un
momento, las risas se fueron apagando, hasta que el silencio lle-
nó de nuevo el carruaje.
En ese instante,
『 Subaru: Dejar que la atmósfera se vuelva tan pesada, real-
mente no es mi estilo, ¿verdad? 』
『 Emilia: Tienes razón, no es tu estilo. El Subaru que conozco
es mucho más enérgico, poco razonable y animado. Tanto así
que, no importa como yo me sienta, él es capaz de alejar de gol-
pe todas mis preocupaciones. 』
『 Subaru: Creo que eso es lo mismo que decir que soy un cabe-
za hueca incapaz de leer el ambiente… 』
En cualquier caso, la intromisión de Otto había logrado mejorar
la atmósfera enormemente… Agradecerle por esto, probable-
mente le haría enojar, sin embargo, Subaru le agradeció en su
mente mientras se levantaba para ir a sentarse junto a Emilia
como si fuera la cosa más natural del mundo. Al ver esto, una
sonrisa juguetona apareció en el rostro de Emilia.
『 Emilia: Siempre te sientas como si nada a mi lado, ¿no es así,
Subaru? 』
『 Subaru: Bueno, es natural querer sentarse al lado de la chica
que a uno le gusta, por lo que quiero sentarme lo más cerca de ti
que pueda, respirando incluso el aire que exhalas. 』

110
『 Emilia: Cielos, la primera mitad de esa oración fue bastante
embarazosa y, sin embargo, lo último que dijiste da algo de gri-
ma. 』
Oír a Subaru confesar de aquella manera sus sentimientos, había
hecho que el rostro de Emilia se pusiera rojo, pero la perversión
de aquella segunda parte le hizo fruncir el ceño. Dirigiendo su
cabeza hacia ella ante su reacción, Subaru dijo,
『 Subaru: Hmm, solo intentaba actuar como siempre, ¿sabes? 』
『 Emilia: Ahora que lo dices, siempre has sido de esta manera.
Es por eso que se me hace tan difícil tomar en serio todo lo que
dices… 』
Mientras Emilia lo miraba, su voz se fue convirtiendo en un
murmullo hasta desaparecer completamente. Subaru se rascó la
cabeza pensando en si debía o no continuar el hilo de la conver-
sación…
『 Subaru: Los chicos tienen dificultades a la hora de expresar
sus sentimientos, por lo que suelen bromear siempre en este tipo
de situación. Yo queriendo a Emilia-tan, yo mirando a Emilia-
tan de forma pervertida, yo queriendo ayudar a Emilia-tan, son
todos mis verdaderos y honestos sentimientos. Puedes creer en
eso, ¿sabes? 』
『 Emilia: Lo creo, pero creerlo y aceptarlo son dos cosas distin-
tas… 』
『 Subaru: Por mí está bien. Mientras me creas, seguiré esforzá
ndome hasta que algún día aceptes mis sentimientos. 』
Pensando en ello, era una proclamación bastante agresiva. De
hecho, al oírle decir eso, el rostro de Emilia se había ruborizado.

111
Luchando por no parecer nerviosa, sus mejillas y orejas se vol-
vieron aún más rojas de lo que su expresión podía demostrar.
Probablemente nunca nadie le había confesado antes su amor in-
condicional por ella. Por supuesto que, Subaru, intentando ligar
con ella, tampoco tenía nada de experiencia, por lo que su cara
también estaba completamente roja.
Aun así,
『 Subaru: En vez de andar por ahí con una expresión cabizbaja,
esto se parece más a mí, ¿verdad, Rem? 』
『 Emilia: ¿…Dijiste algo? 』
『 Subaru: Solo estaba pensando en lo bueno que sería poder
levantar tu cabello y observar tu cuello de forma pervertida. 』
『 Emilia: Justo ahí, estás intentando distraerme de nuevo… Te
preocupas un montón por Rem-san, ¿no? 』
Subaru, intentando salir de aquel embrollo, fue bloqueado por
las incisivas palabras de Emilia. Aceptando la derrota, Subaru
sonrió amargamente y observó a Rem que dormía en la cama.
『 Subaru: Lo hago, sí. Inmensamente… Me preocupo por ella.
Siempre estoy pensando en que debería haber algo que pudiera
hacer y continúo pensando en ello. Aun cuando me gustaría que
Emilia fuera la principal persona en mis pensamientos, esto no
se puede comparar… lo siento. 』
『 Emilia: No soy una niña que se va a molestar armando un be-
rrinche. No me molestaré sobre algo tan importante… Puedo sa-
berlo con solo mirarlos. Ella es muy importante para Subaru. 』
Al igual que Subaru, Emilia se quedó mirando a Rem mientras
dormía. Sus labios temblaban, pero después de un momento de
duda, preguntó

112
『 Emilia: Tú… le quieres, ¿verdad? 』
『 Subaru: Le quiero. Le amo. Le amo tanto como te amo a ti. 』
『 Emilia: No sé cómo debería sentirme ante eso, pero… Suba-
ru, ¿Eres el tipo de chico que anda por ahí coqueteando con to-
das? 』
『 Subaru: Siempre me he considerado a mí mismo como al-
guien leal. Pero, teniendo a una chica tan devota hacia uno… un
chico cuyo corazón no se emocione frente eso, no creo que al-
guien así pudiera tener una gota de sangre o lágrimas en su inte-
rior. 』
Pensando en las repeticiones que tuvo que vivir en los últimos
días, recordó todas aquellas veces que recibió el amor incondi-
cional de Rem. Después de recibir todo eso, ¿cómo podría no
sentirlo en su interior? Para cuando se había dado cuenta, su
existencia había crecido de tal manera en su corazón, que era
imposible de ignorar.
『 Emilia: Aun cuando me dijiste que me amabas. 』
『 Subaru: Solo para dejarlo claro, amo a Rem un montón, pero
Rem me ama a mí MUCHO más, ¿sabes? Está completamente
enamorada de mí y no puedo entender por qué. 』
Levantando los hombros, se preguntaba cómo era posible que
ella lo amara tan desinteresadamente. Ser tan amado por una
chica como Rem, ¿de verdad lo merecía?
Todavía no podía evitar preguntárselo. Pero aun así… como el
hombre de quien ella se enamoró, lo mínimo que podía hacer era
vivir a las expectativas que ella tenía de él.
Viendo la expresión alicaída de Subaru mientras se autoanaliza-
ba, los labios de Emilia se relajaron.

113
『 Emilia: Creo que la entiendo. 』
『 Subaru: ¿Uh? 』
『 Emilia: La razón por la cual Rem-san llegó a amarte tanto.
Estoy segura de que fue debido a que pudo ver el lado bueno de
Subaru desde cerca y una gran cantidad de veces. Eres como una
enfermedad que de pronto se vuelve realmente increíble y hace
cosas realmente increíbles. 』
『 Subaru: ¿Una enfermedad? Yo… no puedo negar eso. 』
Subaru rascó su mejilla e hizo pucheros demostrando su discon-
formidad. Emilia, sin ser afectada, mantuvo una expresión seve-
ra que decía 『 Es verdad, ¿sabes? 』, entonces, cerrando sus
ojos
『 Emilia: No me enamoraré de ti tan fácil, ¿sabes? 』
『 Subaru: ¡Eso hace que el esfuerzo valga la pena! Algún día
haré que Emilia-tan sea toda melosa conmigo y que se enamore
de mí. Despertaré a Rem de su sueño y resolveré esto de la me-
jor manera. ¡Aaah, no puedo dejar de sonreír de solo pensarlo! 』
Tener a Emilia y a Rem tomadas de la mano, mientras se pelean
por su único e inigualable cuerpo. Esa sería una maravillosa e
increíble vista.
Por eso es que, definitivamente, definitivamente algún día—
『 Subaru: ¡Las tendré tirando de mí hasta que me rompa en
miles de pedacitos! 』
『 Emilia: No tengo ni idea de en qué estás pensando, pero sien-
to que debo decir esto: ¡No pienso hacer nunca nada como eso! 』
※ ※ ※ ※ ※

114
Después de aquella conversación, la discusión dentro del carrua-
je continuó sin problemas.
Después de todo, habían esperado la mayor parte del día para
poder hablar. Pero debido a la gran cantidad de cosas de las que
tenían que hablar, tuvieron el tiempo justo para hacerlo.
Compartiendo todo lo que ocurrió en los últimos días con Emilia,
eventualmente Otto también se unió a la conversación e, incluso,
tomó parte en sus planes para el futuro.
Para resumir,
『 Subaru: Básicamente, mientras no nos reunamos con Ros-
waal, no podremos decidir qué hacer, ¿verdad? 』
Después de todo, la conclusión seguía siendo la misma que al
principio de la conversación.
Roswaal era la única persona que sabía el alcance total de la
fuerza y capacidades de la Facción de Emilia, así que nada se
podía hacer sin él.
『 Subaru: Bueno, ya que Ram fue al Santuario a reunirse con
Roswaal, puede que ya hayan regresado a la Mansión. Sin em-
bargo, le daré un buen golpe en el rostro antes de hablar con él. 』
『 Otto: Eres bastante agresivo con tu jefe, ¿eh, Natsuki-san? 』
『 Subaru: ¡Creo que tengo derecho a comportarme así después
de todo lo que ese tipo ha hecho! ¡Se merece esto y más! 』
Pensando en todo el estropicio que Roswaal dejó de lado y que
Subaru tuvo que arreglar, aquella era, más o menos, una respues-
ta apropiada. De hecho, Emilia parecía no tener ninguna inten-
ción de detener a Subaru, como si dijera que "por esta vez está
bien".

115
A medida que la discusión avanzaba, llegando a tratar los asun-
tos del dominio de Roswaal, el carruaje dragón salió del bosque
y entró a la aldea.
—Inmediatamente supieron que algo andaba mal.
La aldea que Subaru estaba acostumbrado a ver, ahora se encon-
traba tan desolada y triste como justo después de la batalla con-
tra Betelgeuse. Ni siquiera había signos de los soldados de la
expedición que se habían quedado atrás.
Dicho de otro modo, parecía que ninguno de los aldeanos que se
habían ido con Ram habían regresado.
『 Otto: No veo a nadie Natsuki-san. No parece que el lugar ha-
ya sido atacado ni nada. Simplemente no hay nadie aquí. 』
Bajándose del carruaje dragón, Otto expresó sus pensamientos
mientras miraba alrededor de la aldea, junto a los aldeanos que
volvieron con ellos. Incluso Subaru llegó a la misma conclusión.
En aquel sombrío silencio, los recuerdos de repeticiones anterio-
res —donde los aldeanos eran masacrados y descuartizados por
los dedos de Betelgeuse, golpearon a Subaru como una pesadilla
que regresaba. Sin embargo, estaba seguro de que lo estaba dán-
dole demasiadas vueltas.
Pero entonces, eso generaba otra pregunta,
『 Subaru: Ram dijo que el Santuario estaba solo a 7 u 8 horas
de aquí… Pero entonces, ¿por qué no han llegado antes que no-
sotros, si estuvimos en la Capital por 3 días? 』
『 Otto: ¿Quizás todavía no saben que derrotaron al Culto de la
Bruja, por lo que solo están siendo precavidos? 』
『 Subaru: ¿Roswaal abandonando sus tierras? Creo que es co-
rrecto asumir que, si Roswaal se enfrentara a Pereza, probable-

116
mente le ganaría. Incluso aunque Pereza no fuera el tipo de per-
sona que se enfrenta directamente a sus oponentes, Roswaal podr
ía, por lo menos, haber venido a revisar. 』
Roswaal, que incluso puede volar, podría fácilmente haber re-
gresado a su territorio. Si hubiese querido, podría haber revisado
los perímetros de la Mansión en busca de alguna amenaza que
haya quedado atrás y asegurarse de que fuera seguro regresar.
Pero no lo hizo.
『 Subaru: O está siendo demasiado precavido o… 』
『 Emilia: ¿…Algo ocurrió en el Santuario? 』
Tanto Emilia como Subaru pensaron lo mismo. Mirándose el
uno al otro, ambos asintieron.
No importa qué, debían descubrir cuál era la situación en el San-
tuario.
Además de ellos, los aldeanos también estaban preocupados.
Después de todo, cerca del 60% de los aldeanos se habían ido al
Santuario. Los que regresaron de la Capital (los niños que deci-
dieron acompañar a Emilia, sus padres y los jóvenes de la milicia)
solo conformaban un 40% de los aldeanos. Sin el resto, las fun-
ciones de la aldea se verían seriamente afectadas.
Además, la mente de las personas tiende siempre a pensar lo
peor.
『 Subaru: En cualquier caso, tenemos que hacer algo… Por
ahora, regresemos a la Mansión. Quiero acomodar a Rem prime-
ro. Además, Otto, no tienes dónde quedarte, ¿verdad?, así que
ven a la Mansión con nosotros. 』

117
『 Otto: ¡¿Qué?! ¡¿Importunar al Margrave pidiéndole aloja-
miento?! ¡Si me encontrara en la situación de hacer algo así,
preferiría dormir en el mismo carruaje dragón! 』
『 Subaru: Cállate, que ya estás involucrado en esto. ¡Mejor
acostúmbrate porque planeo utilizarte hasta el día en que mue-
ras! 』
Ignorando las objeciones de Otto, Subaru se despidió de los al-
deanos y le pidió a Patrasche que se dirigiera a la Mansión.
A una distancia de 15 minutos a pie y a 5 minutos en carruaje, se
encontraba la nostálgica Mansión Roswaal.
La vez anterior, no tuvo la oportunidad de apreciar el paisaje,
por lo que, al tener la oportunidad ahora, había algo emotivo en
todo ello.
『 Subaru: Bueno, nada parece haber cambiado… Ram y el res-
to no parecen haber regresado tampoco. 』
『 Emilia: Pero, Beatrice debería estar adentro. Espero que ella
sepa donde se encuentra el Santuario. 』
『 Subaru: ¿Pero q… en serio? Mierda… Pensé que Emilia sabí
a dónde estaba el Santuario. ¿Cómo vamos a descubrir entonces
si Roswaal está bien? 』
El pilar fundamental de su plan había colapsado. Subaru frunció
el ceño ante la oscuridad que tenían por delante.
El precioso rostro de Emilia también mostró colores de lamento.
Otto, incapaz de unirse a la conversación, solo miró hacia arriba,
encantado por la gran Mansión y sus alrededores, como si estu-
viera manejando a través de un sueño.
『 Subaru: Tch. Mierda. Bueno, solo nos queda esperar que Bea-
trice sepa algo al respecto. 』

118
『 Otto: Hey, ¿por qué chasqueas la lengua mientras me miras a
mí? 』
『 Subaru: Tch. Es solo tu imaginación. Nadie se preocupa tanto
por ti como tú crees. 』
『 Otto: ¡Wow, pero que cosa más horrible has dicho! 』
Ignorando al parcialmente deprimido Otto, Subaru dejó el ca-
rruaje dragón en el patio frontal y se dirigió directo a la entrada.
Primero, encontrar a Beatrice, después revisar la Mansión, luego
asegurarle una cama a Rem, a continuación, pensar en lo que
tendrían hacer de nuevo—
『 Subaru: ¡Estoy de vuelta Mansión Roswaal! Aquí viene mi
nostálgico… 』
Diciendo eso, al abrir la gran puerta, la voz de Subaru se cortó.
Debido a que, lo que había ahí era algo completamente distinto a
lo que él esperaba.
La entrada estaba cubierta de maravillosas alfombras, las esqui-
nas de las escaleras que llevaban a los pisos superiores, tenían
costosas vasijas llenas de coloridas flores.
En el tejado, colgaban hermosas lámparas de cristal que debían
ser como los candelabros de este Mundo Paralelo.
La entrada tan familiar… era completamente diferente a lo espe-
rado—
『 Subaru: No es que hayan robado… ¡¿sino que redecoraron
todo?! 』
El felpudo de la entrada estaba completamente derecho y sin ni
siquiera un pliegue. Las flores de las vasijas en las esquinas de
las escaleras, estaban vibrantemente florecidas. Los candelabros

119
habían sido cuidados delicadamente, brillando con gracia, inclu-
so más de lo normal.
Paralizado por una escena tan surrealista, Subaru se quedó sin
palabras, completamente perplejo.
Debido a su asombro, su reacción fue demasiado lenta.
『 Subaru: —¡¿Quién anda ahí?! 』
Un pequeño, débil, casi inaudible sonido. Subaru frenéticamente
miró en aquella dirección.
Pero, cuando notó la Sombra, ya era demasiado tarde.
La Sombra había corrido detrás de él y entonces—
Subaru lo vio. Por detrás de él, como si fuera un eclipse de luna,
la sombra lo engulló entero.
En aquella sombra… una boca llena de colmillos blancos, como
los de una bestia, se reflejaba claramente en el interior de sus
ojos.
—Y, en el siguiente instante, antes siquiera de que pudiera darse
cuenta… la consciencia de Subaru, y su mundo, fueron arrastra-
dos a la oscuridad.

120
ARCO 4 CAPÍTULO 2

—Oy, Subaru, morir aquí sería bastante miserable.

Aun confundido y recostado, mientras sacudía su cabeza, Subaru


se enderezó y miró a su alrededor.

Normalmente suele despertar más fácilmente, pero la razón por


la cual se le estaba dificultando esta vez, era porque no estaba
exactamente durmiendo. Intentó con todo su esfuerzo recordar lo
que había ocurrido antes de perder la consciencia, pero la prime-
ra cosa que se le vino a la cabeza fue que estaba en una habita-
ción familiar.

『 Subaru: Esta es la sala de estar de la Mansión… ¿verdad? 』

121
『 Oh, Subaru, ¿estás despierto? 』

Una voz murmuró como si intentara asegurarse, entonces la


puerta se abrió y el rostro de Emilia se asomó por ella.

Su plateado cabello estaba trenzado y la expresión en su rostro


era ligeramente brillante mientras caminaba hacia Subaru en el
sofá. Se inclinó sobre él y sus miradas se cruzaron. Al ser mirado
con tanta intensidad por aquellos amplios y redondos ojos, Suba-
ru se encogió un poco.

『 Subaru: Uhm, Emilia-tan, ¿qué ocurrió? 』

『 Emilia: Tan pronto como entraste a la Mansión, te escucha-


mos gritar. Otto y yo quedamos bastante sorprendidos. Entonces,
cuando corrimos dentro… 』

『 Subaru: Yo… ¿estaba durmiendo? 』

『 Emilia: Diciéndolo de esa manera, suena un poco engañoso…


pero técnicamente no es incorrecto, ¿creo? 』

Emilia puso un dedo en su labio, ladeando ligeramente la cabeza.


No había ningún sentido de urgencia en sus respuestas.

Después de luchar para despertarse a toda prisa, al ver la expre-


sión relajada en ella, Subaru se dio cuenta de que no había nin-
gún peligro inmediato. Aun así, no podía quitarse de la cabeza
que algo raro pasaba ahí.

Estaba seguro de que, antes de perder la consciencia, alguna cla-


se de animal con afilados colmillos había—

122
『 Señorita Emilia, ¿puedo molestarla un momento? 』

Alguien golpeó la puerta desde afuera, seguido por la voz de una


mujer que llamaba a Emilia.

Mirando en dirección a la voz, ella asintió con un pequeño 『


Seguro 』, y la puerta se abrió lentamente.

Al ver la puerta recién abierta, Subaru no pudo evitar sentirse


desconcertado.

—No recuerdo haber escuchado esa voz antes.

Sus dudas fueron pronto confirmadas cuando vio a la persona


que apareció por la puerta.

『 Traje unas bebidas y toallas adicionales —Oh, veo que ya


despertó. 』

La forma de la sonrisa de aquella mujer se quedó grabada en los


ojos de Subaru.

Era una mujer con cabellos largos de un rubio casi transparente.


La línea de su espalda mantenía una postura perfecta. Su apa-
riencia y comportamiento eran completamente refinados y, en
sus fluidos movimientos, no había ni una pizca de movimientos
innecesarios.

Llevaba puesto el mismo y familiar traje que el resto de las sir-


vientas de la Mansión Roswaal —el lindo y práctico uniforme de
maid, sin siquiera un pliegue o arruga visible.

123
La bandeja en sus manos, con una jarra de agua y toallitas de
mano, que dejó suavemente en la mesita de centro de la habita-
ción, no provocó ningún ruido. —Si la estuvieran evaluando, de-
finitivamente pasaría con las mejores notas…

…o eso sería, si no tomaras en cuenta su feroz apariencia física y


su diabólica sonrisa.

El uniforme podía estar siendo usado de manera perfecta, pero la


persona que lo llevaba era levemente más alta que Subaru, con
una constitución física similar a la de él. Si ella hubiese sido un
él, se hubiese visto sano y fuerte, pero como era una chica, todo
aquello colapsaba.

Lo que era más, la sonrisa al final de sus fluidos movimientos —


era completamente arruinada por una fila de afilados colmillos
que sobresalían por el borde de su boca. Mirando más de cerca,
había algo poco natural acerca de ese filo, y sus verdes ojos te-
nían una chispa como la de una bestia felina, carnívora, que mi-
raba a su presa.

『 Frederica: Es un placer conocerle. Soy una sirvienta de la ca-


sa del Margrave Roswaal L. Mathers, Frederica Baumann … 』

『 Subaru: ¡Que miedo de cara—! 』

Su respetuosa presentación había sido interrumpida por las pala-


bras demasiado honestas que resbalaron de la boca de Subaru. Al
oír esto, la expresión de la mujer se congeló y, después de que
sus diabólicos ojos pestañearan un par de veces —lágrimas em-
pezaron a salir.

『 Frederica: …snif, snif… 』

124
『 Subaru: ¿Qu…? 』

『 Emilia: ¡¡Subaru, tú, burro!! 』

Sin decir ni una palabra, la mujer miró a otro lado, e incluso


Subaru estaba perplejo. Justo después de haber sido asaltado por
una voz enojada y la dolorosa sensación de tener su oreja tirada
『 ¡Auch, auch! 』 dejó salir un grito y se giró para ver a Emilia
cuyo rostro, usualmente gentil, ahora tenía el ceño completamen-
te fruncido en señal de disgusto.

『 Emilia: ¡Eso es algo espantoso que decir a una chica! Frede-


rica hizo tanto para poder cuidarte y tú… 』

『 Frederica: L-le pido que le perdone, señorita Emilia. No hay


problema. Yo era… yo era la que estaba mal después de todo.
Estaba tan feliz de haber regresado a la Mansión, que me emo-
cioné demasiado… y olvidé que mi apariencia es normalmente
desagradable para muchos… 』

Tirando del dobladillo de la manga de Emilia, ella— la mujer


llamada Frederica, sacudía la cabeza. Con su otra mano se cubría
la boca.

『 Frederica: Me disculpo por haberle alarmado. Más que eso,


hice algo bastante inapropiado hace algunos momentos. Nunca
pensé que confundiría a Natsuki Subaru-sama con un intruso. 』

『 Subaru: Intruso… ah, espera un momento. Creo que ahora en-


tiendo lo que pasó. 』

125
Liberado del castigo de Emilia por el momento, Subaru masa-
jeaba su oreja al escuchar aquellas palabras. De hecho, logró
comprender más o menos lo que había ocurrido.

Básicamente, la misteriosa figura con la que se encontró inme-


diatamente después de haber entrado a la Mansión fue—

『 Subaru: Cuando entré a la mansión, Frederica pensó que era


un intruso e intentó echarme. Pero entonces, Emilia-tan llegó y
aclaró el malentendido, lo que nos lleva a este preciso instante…
¿verdad? 』

『 Frederica: Eso es exactamente lo que pasó… ya veo que pro-


cesa las cosas con bastante rapidez, ¿verdad? 』

『 Subaru: Aunque hay cosas que no puedo saber solo con ha-
berlas mirado… no, pero antes que eso 』

Las palabras de Frederica habían confirmado sus pensamientos.


Subaru entonces miró a Emilia que ahora estaba de pie justo
atrás de Frederica apuntando con su barbilla hacia ella. Sabía lo
que Emilia estaba tratando de decirle, por lo que se puso de pie
y, mirando a Frederica, dijo,

『 Subaru: Un gusto conocerte. Lamento mucho haber dicho al-


go tan irrespetuoso de buenas a primeras. Sé que podría excu-
sarme diciendo que estaba medio dormido o que solo bromeaba
esperando que me perdones, sin embargo, lo que dije no estuvo
bien, por lo que es tu decisión si quieres hervirme o freírme…
aunque, si pudiera elegir, preferiría algo que no involucrara de-
masiado dolor. 』

126
Decir que había actuado como hombre era, quizás, demasiado.
Más bien parecía que hubiese sumergido su cabeza en una dis-
culpa demasiado pobre.

Definitivamente empezaron con el pie izquierdo, pero a diferen-


cia de ella, que solo atacó a un sospechoso intruso, las palabras
de Subaru habían sido definitivamente groseras. Así que, tal y
como dijo, con tal de disipar su molestia, estaba dispuesto a
aceptar cualquier tipo de castigo.

Preferiblemente sin dolor físico, por lo que sus esperanzas iban


dirigidas hacia un abuso puramente emocional…

Eso era todo el compromiso al que aquel hombre, Subaru, estaba


dispuesto en su disculpa más bien afeminada.

『 Frederica: —Jaja, de verdad que eres un tipo gracioso. 』

Con aquellas palabras, y su sonrisa cubierta por su mano, Frede-


rica dejó salir su risa.

Frente al signo de pregunta flotando sobre la cabeza de Subaru,


Frederica inclinó la cabeza, junto con su translúcido cabello do-
rado fluyendo por su rostro.

『 Frederica: Yo debería ser la que se estuviera disculpando. A


petición de la señorita Emilia, te estaba probando. 』

『 Subaru: ¿Probando? 』

Frente a las palabras de Frederica, tanto Subaru como Emilia la-


dearon sus cabezas. No tenían ni idea de qué estaba hablando.

127
Era esperable que Subaru estuviera confundido, pero si lo que
dijo ella era verdad, entonces no tenía sentido que Emilia mos-
trara la misma expresión de confusión que él. Mirando sus res-
puestas sincronizadas, Frederica sonrió profundamente.

『 Frederica: Aun cuando estaba actuando de acuerdo a mi sen-


tido del deber protegiendo la mansión, lo que hice a Subaru-
sama no deja de ser grosero. Estaba preparada o, mejor dicho, no
tenía más opción, que ser relevada de mi posición luego de tal
comportamiento. 』

『 Subaru: No… creo que te apresuraste demasiado en llegar a


esa conclusión. Soy del tipo de persona que sabe entender las co-
sas cuando se conversan apropiadamente, ¿sabes? 』

『 Frederica: Eso, fue lo que la señorita Emilia intentó decirme


tan firmemente. Se esforzó tanto en hacerme entender, que in-
cluso mi rostro se enrojeció ante las floridas palabras que dijo
sobre Subaru… 』

『 Subaru: ¡¿Qué?! 』

Perplejo ante lo que acababa de escuchar, Subaru dejo salir un


gritito ahogado mientras miraba a Emilia. Mientras tanto, Emilia
intentaba con todas sus fuerzas ocultar su rostro de un profundo
escarlata.

『 Emilia: ¡Fre-de-ri-ca! 』

Con sus manos en la cintura, Emilia gritó con una voz histérica,
impropia de ella, observando severamente a la sirvienta. Ante
todo eso, Frederica calmadamente respondió,

128
『 Frederica: Oh, Dios, que miedo… Veo que la señorita Emilia
no ha cambiado nada, todavía le falta lindura. Lo normal sería
que, independientemente de si lo que digo sea verdad o no, con
solo ponerse roja y avergonzada hubiese sido una bonita res-
puesta. 』

『 Emilia: Eh, ¿en serio…? ¡Espera, no me engañaras esta vez!


¡Incluso alguien como yo, si siempre me están engañando,
aprenderé a darme cuenta! ¡Eso es, se cuando estás mintiendo
porque uno de tus ojos se afloja completamente! 』

『 Frederica: No tenía idea de que eso era así. Por cierto, señori-
ta Emilia, ¿sabía que cada vez que miente, sus orejas se alargan
un poquito? 』

『 Emilia: ¡¿No puede ser?! 』

La expresión de victoria de Emilia, con su brazo estirado y su


dedo apuntando a Frederica, fue interrumpida regresando ambas
manos para tomar sus orejas. Con aquella respuesta, la victoria
de Frederica estaba completa.

Todavía avergonzada, Emilia no parecía haberse dado cuenta de


que había perdido, pero Subaru, quien la había estado observan-
do intensamente, dejó salir un suspiro y se encogió de hombros.

『 Subaru: Parece que he sido completamente derrotado… Mi


nombre es Natsuki Subaru y… ¿acaso vale la pena presentarme?

『 Frederica: Sí, por supuesto. Me encantaría escucharlo. Empe-


cemos de nuevo y conozcámonos apropiadamente esta vez. 』

129
Con esas palabras, Frederica retiró la mano que cubría su boca,
revelando una sonrisa llena de colmillos puntiagudos. Esta vez,
viendo aquella arma de sonrisa, todo el aire abandonó los pul-
mones de Subaru.

『 Subaru: Ahora que lo pienso, creo que ya había oído hablar


sobre ti… una sirvienta que renunció un tiempo antes de que yo
llegara, ¿verdad? Yo llegué a la mansión hace como un mes…
¿por lo que ya deben de ser unos tres meses desde que te fuiste?

『 Frederica: Creo que más o menos así es. Renuncié a mi posi-


ción por razones personales y aún recuerdo lo dolorosamente so-
litario que se sintió irse de aquí… Pero por lo visto fui capaz de
regresar mucho antes de lo que esperaba. 』

Cubriéndose la boca con su manga, Frederica sonrió. Mientras se


cubriera la boca, su hermoso cabello dorado y su fría y apenas
llevadera mirada, se combinaban en algo ligeramente cercano a
la belleza femenina. Pero su personalidad traviesa y su boca lle-
na de colmillos, tendían a negar esa belleza no importaba qué.

En la sala de estar de la Mansión Roswaal, Subaru y Frederica


acababan de intercambiar algo de información básica sobre ellos
mismos, más allá de sus nombres. Escuchando su presentación
otra vez, Subaru recordó haber escuchado sobre ella antes.

『 Subaru: Tres meses atrás, eso significa que estás familiariza-


da con Emilia-tan, ¿verdad? 』

『 Emilia: ¡Hrmph! es correcto, sí. 』

130
『 Subaru: ¿Quién dice "Hrmph" en estos días? En todo caso,
quejarse de esa manera es algo lindo, sabes. 』

Ante la pregunta y mirada de Subaru, Emilia se sentó en el sofá


apartando la mirada como si no quisiera unirse a la conversa-
ción, a pesar de que estaba claramente escuchando atentamente.
Se había puesto así desde que se dio cuenta, demasiado tarde, de
que Frederica la había engañado. Pero dejando eso de lado,

『 Subaru: Solo han sido unos dos o tres días desde que regre-
saste, ¿verdad? Salimos de la aldea hace tres días… cuatro si
cuentas el tiempo de viaje. Parece una gran coincidencia. 』

『 Frederica: Yo también estaba sorprendida cuando regresé a la


mansión y la encontré vacía. Por suerte, había una carta en el es-
tudio del maestro explicando las cosas, así que mi confusión no
duró mucho. 』

『 Subaru: ¿Una carta? 』

『 Frederica: Sí, de Ram. Ella fue la que me pidió que volviera a


la mansión, aunque no es muy buena explicando las cosas… Sé
que es consentirla demasiado el dejarlo pasar como parte de su
personalidad, pero así es como me siento 』

A través de la sonrisa medio incómoda de Frederica, Subaru pu-


do notar el lazo forjado en el tiempo, que ella y Ram debían
compartir y todos los maravillosos días que debían haber pasado
juntas. Al mismo tiempo, borrada de sus memorias, el tiempo
que había pasado con Rem debía de ser igual de largo.

131
『 Subaru: ¿Puedes decirme por qué Ram te pidió que volvieras?

『 Frederica: No pude entenderle muy bien la razón. Pero la se-


ñorita Emilia estaba ahí, por lo que seguramente ella debe saber.

Al mismo tiempo, ambas miradas se posaron sobre Emilia en


forma de pregunta. Pero incluso ahora, Emilia continuaba man-
teniendo su actitud de "Todavía estoy muy, muy, muy enojada",
mirando hacia otro lado. Pero, debido a que, poco a poco fue
volviéndose incapaz de soportar las miradas de atención sobre
ella, intentó mirarlos sutilmente. Solo que, terminó siendo una
mirada más que obvia.

『 Subaru: Emilia-tan, anímate… o, de hecho, esta vez no fui yo


quien te hizo molestar. Frederica, discúlpate como corresponde,
¿vale? 』

『 Frederica: Le pido su perdón, Señorita Emilia. Lo que hice


hace unos momentos no fue agradable y me disculpo. Estaba tan
feliz de volverla a ver después de tanto tiempo, que mi lado malo
se dejó ver sin querer. 』

『 Emilia: ¿…No me volverás a molestar de ese modo de nue-


vo? 』

『 Frederica: No, por supuesto que evitaré hacerlo de nuevo.


Que el mundo sea testigo de que no volveré a molestar a la Se-
ñorita Emilia de aquella forma de nuevo. 』

132
Subaru no pudo quitarse de encima la sensación de que las pala-
bras de disculpa de Frederica tenían algunas lagunas de interpre-
tación en ellas. Sin embargo, nuestra Diosa Emilia pareció creer
en aquellas palabras sin pensarlo dos veces y, su hasta ahora ex-
presión molesta, se relajó en una que parecía decir, "Supongo
que no se puede hacer nada al respecto".

『 Emilia: Entiendo. Ya no estoy molesta. ¿Está eso bien? 』

『 Frederica: Sí, siento mucho lo de antes señorita Emilia. —


Demasiado fácil. 』

De alguna manera, solo Subaru escuchó la última parte. Giró


bruscamente la cabeza para mirar a Frederica, pero ella se hizo la
tonta. Emilia, que no tenía idea de que la consideraban "dema-
siado fácil", puso un dedo en su mejilla y dijo,

『 Emilia: A ver, veamos. La razón por la que llamamos a Fre-


derica de vuelta a la mansión… umm 』

『 Subaru: Sí, sí. Apurarse en llamar a alguien que acababa de


renunciar hace poco, debe significar que había alguna clase de
emergencia… aunque creo que tengo una idea sobre eso. 』

De hecho, es verdad que había habido una emergencia. Solo ha-


ce algunos días la Mansión y la aldea de Arlam habían sido el
objetivo del Culto de la Bruja. Considerando la habilidad demos-
trada al dejar inconsciente a Subaru en un instante, Frederica de-
bía ser otra sirvienta peligrosa de la Mansión Roswaal con unas
locas habilidades de combate. En otras palabras, Ram debe ha-
berle pedido que volviera para aumentar las defensas de la Man-
sión durante el estado en el que—

133
『 Emilia: Fue debido a que las habilidades de Ram para el tra-
bajo de hogar son catastróficas, y la mansión terminó en un
inimaginable estado de desorden. Solo fueron unos pocos días,
pero se seguía haciendo cada vez más difícil vivir aquí. 』

『 Subaru: ¡Esa es una razón bastante fuerte! De hecho, es ver-


dad ella era puras palabras y nada de… esperen, Ram sabía que
era una inútil, ¡incluso ella misma lo dijo! A pesar de que tenía
toda la razón al decirlo, ¡¡podría haber puesto algo de esfuerzo
en mejorar!! ¡¿Verdad?! 』

El pecho de Subaru parecía que iba a explotar al darse cuenta de


la potente razón que tenían, a diferencia de lo que él se había
imaginado.

Emilia dejó salir una sonrisa juguetona mientras miraba a Subaru


despotricar, y luego se quedó mirando la habitación —o más
bien, la mansión entera, como si pudiera ver a través de las pare-
des.

『 Emilia: Pero, ahora que Frederica regresó, de verdad que la


Mansión se ha vuelto bastante ordenada. Creo que Ram tomó la
decisión correcta al dejarlo en manos de alguien capaz, en vez de
hacerlo peor haciendo como si no pasara nada. 』

『 Subaru: Emilia-tan, no creo que lo hayas hecho a propósito,


pero ese comentario ¡fue como una bofetada en el rostro! Y,
bueno, no creo que esa haya sido una buena razón como para
darse por vencida tan pronto. 』

『 Frederica: Poniendo de lado la evaluación de Ram por ahora,


había pasado tanto tiempo desde que tuve la oportunidad de rea-
lizar un trabajo que de verdad valiera la pena, que por suerte no

134
había nadie alrededor, ya que pude pasar el tiempo limpiando
profundamente la mansión. 』

Escuchando a Frederica hablar tan diligentemente sobre las ta-


reas del hogar, Subaru sostuvo el aliento, incapaz de ignorar el
dolor en su corazón. Después de todo, esta era la manera que te-
nía el mundo de compensar la erradicación de la existencia de
Rem por la Autoridad de Glotonería.

『 Subaru: Supongo que, como era imposible para Ram cuidar la


mansión ella sola, la solución obvia era llamar a alguien más…

Entonces Ram contactó a Frederica que había renunciado, pi-


diéndole que regresara a la Mansión. Sin la existencia de Rem, la
propiedad de Roswaal no podía seguir funcionando como siem-
pre, por lo que, el reemplazo de Rem, Frederica, había llegado.

Sin embargo, la única persona en el mundo que sabía sobre esta


triste verdad, era Subaru. Ram solo había hecho lo que la necesi-
dad le demandaba, sin ponerse a pensar en por qué de pronto ne-
cesitaba la ayuda de Frederica o cómo se las había arreglado
para manejar la mansión hasta ahora. Era lo que era.

Pero,

『 Subaru: Disculpen por ponerme todo serio de pronto, pero…


¿Es un requisito para todas las sirvientas de la Mansión Roswaal
ser tan raritas? 』

『 Frederica: ¿…? Considerando quien es nuestro maestro, ¿cuál


es el punto de preguntar eso? 』

135
『 Subaru: Aunque es algo molesto, ¡tienes toda la razón! 』

En este momento, todas las dudas de Subaru habían sido respon-


didas. Viendo la respuesta que dio, Frederica asintió felizmente
y, resumiendo su postura perfecta, se quedó mirando fijamente a
Subaru. Entonces, casualmente, dijo en voz baja,

『 Frederica: Por cierto, el conductor del carruaje dragón lleva


fuera de la mansión por casi una hora ya… ¿está eso bien? 』

『 Subaru: ¿Hmm? Oh, te refieres a Otto. Ya veo, ha pasado casi


una hora… Bueno, no creo que sea un gran problema. Es verdad
que me gustaría apurarme y dejar a Patrasche descansar en el es-
tablo, pero no necesitas prestarle mucha atención a ese tal Ot-
to… 』

『 Otto: Para hablar así de un compañero con el que compartiste


una experiencia cercana a la muerte, ¡eso es bastante cruel Nat-
suki-san! ¡Nunca pensé que valdría menos que un dragón de tie-
rra! 』

Justo a tiempo, Otto abrió dramáticamente la puerta de la sala de


estar. Sus hombros levantados del enojo, mirando a Subaru
mientras respiraba con desapruebo por sus fosas nasales. Ante su
entrada, Subaru se levantó calmadamente, sacudió la cabeza y
suspiró.

『 Subaru: No, Otto, estás equivocado. 』

『 Otto: ¿En qué estoy equivocado? Es demasiado tarde para re-


tirar lo que has dicho hace un rato… 』

136
『 Subaru: No es que tuvieras un menor valor que un dragón de
tierra. Es que tienes mucho, pero mucho menos valor que un
dragón de tierra. 』

『 Otto: ¡Eso es dos veces menos! ¡Es mucho peor! 』

Feliz con la reacción de Otto mientras pateaba el suelo, Subaru


miró hacia la ventana. En dirección hacia donde el carruaje de
Patrasche estaba aparcado.

Otto observó su mirada, y pareció entender su significado. To-


davía con un rostro amargo, dijo,

『 Otto: Ya dejé a Patrasche en los establos. Ella es orgullosa y


un poco difícil de tratar, pero no quería causar ningún problema
a Natsuki-san, por lo que fue bastante dócil. 』

『 Subaru: Escuchar eso de ti, me hace dudar sobre tu Protec-


ción Divina del Lenguaje del Alma. Si fuera humana, Patrasche
sería una completa kuudere , por mucho que sea amable en su in-
terior. Así que, ¡¿Cuándo fue que eso cambió?! 』

『 Otto: ¿Cómo podría saber eso? Más importante… 』

Mientras Subaru se esforzaba en entender por qué Patrasche se


había vuelto tan devota por él, Otto cambió la conversación a
otro tema referido al carruaje… eso era,

『 Otto: ¿Que vamos a hacer con la joven dormida en el carrua-


je? Creo que da bastante pena dejara ahí, nada más. Si estás ocu-
pado puedo llevarla yo mismo a una habitación… 』

137
『 Subaru: —Ni se te ocurra tocar a Rem. 』

No había ni una pizca de malicia en la propuesta de Otto. Pero la


voz de Subaru se escuchó fría como el hielo…

Al ver a Otto retroceder, el mismo Subaru quedó sorprendido an-


te lo extremadamente afilada que salió su voz. Era algo bueno
que las chicas no le hubieran escuchado, pero, aun así, Subaru
estaba genuinamente preocupado por la anormalidad del sonido
que había escapado de su garganta.

『 Subaru: …Yo la traeré, así que no tienes que hacer nada. De


todas formas, tu espalda estaría gritando si tuvieras que cargar
con una chica. 』

『 Otto: Sabes, los mercaderes siempre están cargando objetos


pesados durante su trabajo. No somos tan débiles como tú crees,
Natsuki-san. 』

Subaru intentó cubrir su última frase con un sarcasmo, y se sintió


agradecido ante la respuesta conciliadora de Otto, la cual vino
después de un momento de duda, por lo que dejó salir un suspi-
ro.

Independientemente de todo lo demás, su reacción había sido


demasiado extrema. Aun cuando no fuera intencional —O, me-
jor dicho, precisamente por no haber sido intencional, es que era
un problema. Sus nervios se habían mantenido al límite, por lo
que, cualquiera que intentase interferir con Rem, independien-
temente de sus intenciones, eran vistos por él como enemigos.

『 Subaru: Este no es un buen comportamiento… Maldición, me


siento tan desdichado. Por qué tengo que ser siempre tan… 』

138
Se suponía que ya debería haber superado esto y, sin embargo,
aquí estaba, tropezando contra la primera piedra en su camino.
¿Por qué no podía tener las fuerzas suficientes para mantener la
frente en alto?

Si Rem estuviera aquí, si Emilia hubiese estado mirando —Si las


dos estuvieran aquí con él, probablemente tendría una fuerza in-
quebrantable.

『 Subaru: Me lo tengo merecido… Es mi culpa que Rem paga-


ra ese precio. 』

Tendría que haber habido una mejor manera, una forma más per-
fecta.

Hasta ahora había creído que había hecho todo lo posible. Al fi-
nal de la última repetición estaba profundamente seguro de eso.
Pero, en algún lugar, tiene que haber habido una manera de lo-
grar un resultado mucho mejor y perfecto. Pero Subaru perdió la
oportunidad de encontrarlo, en su complacencia, en su cobardía,
se comprometió en un futuro imperfecto. Y el sacrificio de Rem
fue el precio.

Si hubiese sido más competente, se habría dado cuenta.

Antes de evacuar a Emilia y Ram de la mansión, la carta escrita


a mano, que le había dado al mensajero de Crusch, se había que-
dado en blanco. Pensó que algún Cultista de la Bruja acompa-
ñando al mensajero, había cambiado la carta para causar
confusión, pero eso era irrisorio.

No había ninguna manera de que el Culto de la Bruja supiera de


sus movimientos en esos momentos. Y aunque así fuera, ¿quién
pensaría que el Culto de la Bruja se tomaría las molestias de uti-

139
lizar un método tan rebuscado solo para plantar semillas de des-
confianza entre ambos bandos? Pero incluso si de verdad se to-
maran las molestias de hacer algo así, ¿no hubiese sido más
efectivo alterar el contenido de la carta?

¿Entonces por qué, por qué estaba la carta en blanco? Si no era


obra del Culto de la Bruja, solo había una respuesta posible.

『 Subaru: Rem escribió la carta. Yo fui quién pidió que sea en-
viada. Y Crusch fue quien se la entregó al mensajero. Por lo que,
la realidad de haberla entregado se mantenía, y solo el contenido
fue borrado. 』

Esa era la Autoridad de Glotonería y el destino de aquellos cuyo


nombre y memorias eran comidos. Una existencia borrada del
mundo, dejando solo una compleja telaraña de incongruencias
detrás. Si no eres consciente de esto, nunca sentirás extrañeza,
por lo que jamás te darías cuenta de lo que habías perdido.

Si ese fuera el caso, entonces para quién o para qué, fue el pro-
pósito de aquella existencia—.

Si hubiese mirado con mayor atención el hecho de que la carta


estaba en blanco, investigando apropiadamente, profundizando
más en ello, ahondando en la verdad, quizás podría haberlo lo-
grado.

Lo que Emilia dijo en ese momento, ahora que lo pensaba… la


carta había llegado la tarde anterior al último día. En ese mo-
mento, los contenidos de la carta ya se habían borrado, lo que
quería decir que Rem había sido atacada antes de llegar la carta.
Si eso era verdad, entonces había pasado muy poco tiempo desde
que Subaru y Rem se habían separado. Las posibilidades de al-
canzarla eran minúsculas, pero no por ello imposible.

140
Solo que, Subaru, había dejado escapar esa posibilidad. ¿Por qué
dejó que se escapara? Eso no lo sabía. ¿De verdad no se había
dado cuenta de que algo estaba fuera de lugar?

Ram, con su complejo de hermana, Emilia, que sabía que Rem


se había quedado con él en la Capital y, aun así, ninguna de ellas
había mencionado a Rem para nada, entonces por qué—

『 Subaru: —Ah. 』

Por fin se había dado cuenta.

En ese momento, Subaru dejó salir un estúpido llanto, llevando


ambas manos sobre su frente. Moviéndose temblorosamente, se
deslizó hasta la pared, golpeando su cabeza tan fuerte como pu-
do contra ella.

Conmoción y dolor. Pero una vez no era suficiente, otra vez, otra
vez ¡y otra vez! repitió.

『 Emilia: ¡¿Qu… Subaru?! 』

Ante tal inexplicable acto, los tres se habían quedado perplejos y


sin habla. Pero Emilia fue la primera en recuperar sus sentidos y
le gritó aturdida. Lo tomó de los hombros por detrás y lo giró.

『 Emilia: ¿Qué es lo que ocurre? No es la primera vez que ha-


ces algo extraño así de la nada, pero esto es… Oh— mira, ¡tú
frente está toda roja! 』

『 Subaru: La extensión de mi estupidez, desde el fondo de mi


corazón, me sorprende, en serio. 』

141
Sintiendo los dedos helados de Emilia en su frente, Subaru sacu-
dió la cabeza en un arrebato de auto aborrecimiento. Como había
dicho antes, no era capaz de soportar la vista de su propia idio-
tez.

Entonces, acercándose repentinamente a Emilia, Subaru se que-


dó mirándole a los ojos.

『 Subaru: Emilia-tan, tengo un favor que pedirte. 』

『 Emilia: ¿Qu, qué—? Espera un momento, Subaru, tu cara está


muy cerca y tus ojos me están asustando… 』

『 Subaru: Mi estupidez sin arreglo… ¿podrías insultarme un


poco? 』

『 Emilia: ¿Huh? 』

Sorprendida, Emilia abrió ampliamente los ojos. Viendo rechazo


en su respuesta, Subaru colocó ambas manos sobre sus hombros,
evitando así que saliera corriendo. Entonces, acercó su cara in-
cluso más que antes.

『 Subaru: Por favor. No me disculpes, solo insúltame. 』

『 Emilia: E, eso, no puedo hacerlo. No creo que hayas hecho


nada malo o algo así… 』

『 Subaru: ¡SOLO HAZLO! 』

『 Emilia: Incluso si me lo pides… 』

142
『 Subaru: ¡Por favor! ¡Si haces esto por mí, te daré incluso mi
alma…! 』

『 Emilia: ¡Diciendo algo tan enorme como eso, lo único que


logras es hacerme sentir más incómoda! ¡Cielos! Supongo que
no tengo otra opción. 』

Emilia dudó agonizantemente frente a la desesperada y perversa


petición de Subaru, pero finalmente asintió en resignación. Acla-
ró su garganta y miró a Subaru.

『 Emilia: ¡Subaru eres un estúpido! 』

『 Subaru: Uuu— 』

『 Emilia: ¡Tú, pervertido, hiperactivo, obstinado, egoísta, gra-


nuja, no sabes cuándo rendirte y te das aires de grandeza, imbé-
cil! 』

『 Subaru: Gu..gu..gul… 』

『 Emilia: ¡Nadie te lo pidió, pero aun así te preocupas demasia-


do por los demás sin siquiera conocer tus propios límites! ¡Eres
un blandengue que apoya a una semielfa! ¡Cuando soy reprendi-
da y me siento deprimida, te pones en mi lugar y te comportas
precipitadamente! ¡Debido a eso, eres maltratado y haces cosas
peligrosas! 』

『 Subaru: Gu… ¿Eh? 』

『 Emilia: ¡Escuchas pero no respondes apropiadamente! ¡Eres


un cobarde que coquetea con una y luego escapa a la primera!

143
¡Un idiota que corre a salvar a alguien en peligro, incluso des-
pués de haberse peleado con esa persona! ¡Cuando las cosas no
salen como las esperas, dices lo correcto en vez de lo que quie-
res… es tan injusto! ¡Entonces, cuando todo ha terminado y los
demás van por ahí resolviendo cabos sueltos, tú te vas a dormir y
sacas la vuelta! ¡Tú, zoquete! 』

『 Subaru: Zoquete… he ahí una palabra que no se usa a menu-


do… ¿Sabías, Emilia-tan? 』

Él estaba esperando una reprimenda, pero el abuso que recibió


fue distinto a lo que esperaba. Las palabras no hirieron su cora-
zón ni dejaron horribles cicatrices. En cambio, eran profundas y
amables, dejando una marca en ambos corazones, tanto en el su-
yo como en el de Emilia.

Ante las palabras de Subaru, Emilia continuó mirándole mientras


apretaba sus labios.

『 Emilia: ¿Qué? 』

『 Subaru: ¿Cómo digo esto?… ¿Así es cómo te sientes por mí?


『 Emilia: Lo sé, es como si mis sentimientos simplemente se


hubieran desbordado. Entonces, simplemente me dejé llevar y, al
final, no tenía ni idea de lo que estaba diciendo. Subaru, ¿Crees
que así es como de verdad me siento? 』

『 Subaru: Me pregunto si así es. Cuando uno se deja llevar por


el momento, suele sacar a relucir sus verdaderos sentimientos…
aunque no sabría decir si este fue el caso. 』

144
Por lo menos, Subaru tenía experiencia en arrepentirse de cosas
que había dicho en el calor del momento.

¿Serían, aquellos, sentimientos reprimidos que finalmente esca-


paron de su corazón, o solo una sarta de palabrerías sin sentido
que soltó dejándose llevar por la emoción?

Pensó que nadie sabría la respuesta a esa pregunta.

『 Subaru: Gracias, Emilia-tan. 』

『 Emilia: Todo lo que hice fue decir cosas malas sobre ti.
Agradecerme por algo como eso… Subaru, ¿de verdad que eres
anormal, sabes? 』

『 Subaru: "Anormal", pero solo para Emilia-tan. Mientras ven-


ga de ti, no me importa si se trata de un insulto, un abuso o de
una ley del tránsito… sea lo que sea, estimulará mi sentido del
placer. 』

『 Emilia: Lo último que dijiste no lo entendí, pero parece ser


algo que no necesito saber, así que lo olvidaré. —Entonces, ¿es-
tás mejor ahora? 』

Intentó responder reprimiendo una sonrisa, pero al final, sus ojos


estaban teñidos de tristeza.

Era injusta la expresión pura que ella le mostraba de vez en


cuando, razón por la cual, no podía dejarla por su cuenta.

En respuesta a su expresión, Subaru sonrió con una amplia son-


risa que mostraba sus dientes.

145
『 Subaru: Sí, estoy mejor ahora. De hecho, todavía no estoy del
todo bien. Pero si fuera a recibir un beso de Emilia-tan para
romper mi maldición, debería ser capaz de encontrar el coraje
que necesito. Si tan solo… 』

『 Emilia: Que mal, porque la oficina de solicitudes acaba de ce-


rrar por el día de hoy. 』

『 Subaru: ¡Maldición! ¡Lo eché a perder! ¡Por qué es que siem-


pre… llego demasiado tarde… ah! 』

Como si estuviera lleno de arrepentimientos, Subaru se rompió


en mil pedazos. Viendo esto, Emilia dejó salir una sonrisa travie-
sa. Después de permanecer un rato con una apariencia miserable,
Subaru finalmente se levantó y miró alrededor de la habitación.

『 Subaru: Dicho eso, me temo que hay algunas cosas de las que
me tengo que hacer cargo. Me siento mal por dejarlos a todos y a
Emilia-tan, pero necesito un poco de tiempo. En todo caso, no
creo que tome demasiado, pero… ¿Qué hay con ese rostro, Otto?

『 Otto: Siento que debería cobrarte por las reparaciones des-


pués de ver una escena tan bizarra, pero dejaré las negociaciones
para después… ¿Dónde dijiste que ibas? 』

Otto, de quien se habían olvidado completamente, dejó salir su


descontento, ante lo cual Subaru se cruzó de brazos y ladeó la
cabeza en contemplación. Ahora que lo pensaba, Otto aun no sa-
bía nada sobre la otra persona que quedaba en la casa y que
eventualmente debería conocer.

146
En ese caso, para decirle a Otto donde iría a continuación, ¿qué
palabras serían las más apropiadas?

Después de agonizar frente a ese problema, solo por un momen-


to, Subaru bajó los brazos y dijo,

『 Subaru: Bueno, voy a encontrarme con una loli que tiene


unos taladros por rizos, y que se encuentra atrincherada en una
habitación mohosa. 』

Y con esas palabras, abandonó completamente la responsabili-


dad de explicar la situación, dejando a Otto en un estado total de
confusión.

147
Una chica en la biblioteca
prohibida (Extra 1)

En uno de los tantos bucles de Natsuki Subaru, olvidado por to-


dos, excepto por él... Betelgeuse fue dejado inconsciente y cap-
turado vivo para evitar que poseyera otro cuerpo. El Evangelio
que llevaba encima ahora estaba guardado en el interior de la
chaqueta de Subaru. Sin ocultar su apariencia, Subaru fue a la
Mansión para poder evacuar a Emilia y Ram. Solo faltaba Bea-
trice que todavía estaba en la Biblioteca Prohibida y Subaru se
quedó atrás para encontrarla...

『 Subaru: ¡¿Pero qu-?! ¡Esto es extraño! 』

148
A pesar de que Subaru se había ofrecido heroicamente a buscar a
Beatrice, dándose aires de superioridad... no estaba yendo muy
bien.

Usualmente, cuando Subaru quería llamar a Beatrice a comer,


todo lo que tenía que hacer era abrir la primera puerta que veía
para encontrarla en la Biblioteca Prohibida. En una ocasión, in-
cluso pudo hallarla abriendo la puerta del mismísimo comedor.

La magia de Beatrice, Pasaje de la Puerta, es una magia negra


de transición espacial de un nivel mucho más allá de lo que la
mente de Subaru pudiera entender.

Una niña pequeña y, aun así, una usuaria experta de Magia Ne-
gra. Beatrice usa las puertas de la mansión para cambiar aleato-
riamente la entrada a la Biblioteca Prohibida. Básicamente, solo
hay una elección, pero como si se divirtiera jugando con todo
aquel que intentase encontrarla, la elección correcta continuaba
cambiando constantemente.

De algún modo, Subaru, siempre se las arreglaba para encontrar-


la, con lo que él llamaba su habilidad Rompe Puertas. Es inex-
plicable que, justamente la única persona capaz de encontrar la
puerta correcta al primer intento, sea también alguien incapaz de
leer el estado de ánimo de los demás.

『 Subaru: Pensar que dejaría de funcionar en un momento co-


mo este... es un nuevo nivel de desilusión, maldición. Después
de alardear de esa manera frente a Emilia y Ram, si no logro en-
contrarte - No creo que pueda simplemente hacerme el lindo una
vez salga de aquí... ¡Así que por favor aparece luego, oy...! 』

Subaru balbuceaba mientras abría todas las puertas del área de


sirvientes, una tras otra. Después de haber abierto, además, todas

149
las puertas del edificio central, había perdido un montón de
tiempo. Esta era la primera vez que se le hacía tan difícil encon-
trar a Beatrice y, aun cuando intentaba parecer calmado, el sudor
corría por su frente.

『 ......... 』

Independientemente de todo lo demás, abrir una tras otra todas


las puertas de una mansión vacía, solo para quedar decepcionado
una y otra vez, debía de ser algo bastante lamentable de ver para
un extraño.

『 Subaru: ¡Maldición, no puedo encontrarla! ¡Esto es malo, me


estoy quedando sin tiempo! ¡¿Debería rendirme e irme dejando
las cosas así?! Mi conciencia me duele al pensar en cómo me mi-
raba Emilia-tan con toda esa fe en sus ojos... pero por lo visto no
tengo elección. Solo les diré a todos que Beatrice tenía un serio
dolor de estómago y no podía salir del baño- 』

『 -Supongo que un imbécil como tú es incapaz de pensar en


una mejor excusa, parece. 』

Mientras Subaru se rascaba la cabeza, lamentando su situación,


se encontró con una abrupta respuesta al abrir la puerta.

Frente a sus ojos, la habitación que se suponía debía ser el baño,


estaba llena de papel apilado, muy distinto del que se supone que
se utiliza para limpiarse el trasero- En otras palabras, había sido
reemplazado por una biblioteca llena de libros.

La Biblioteca Prohibida, una vista que estaba acostumbrado a


ver, pero que, sin embargo, hacía tiempo que no la veía. Su

150
guardián, una pequeña niña con ropas extravagantes, se mantenía
sentada en frente de él, justo como de costumbre.

Entrando en la habitación, había un pequeño taburete de madera


justo en frente de él y, sentada justo encima, había una chica con
un grueso libro recostado en su regazo.

『 Subaru: Beako encontrada en el baño sana y salva- Al final


mis instintos no eran tan malos como yo pensaba. 』

『 Beatrice: Solo fue por la lástima que sentí al ver que no te


rendías nunca, parece. Y también por el bien del nombre de
Betty... Sería problemático si vas por ahí diciéndole a la gente
cosas extrañas sobre mí. 』

『 Subaru: ¡No te preocupes por eso! Todo el mundo caga y, en


una emergencia con el estómago malito, no mucha gente está
dispuesta a responder cuando le llaman. Pero no debería decir
algo tan insensible mientras estás esforzándote tanto, ¡lo siento!

『 Beatrice: ¡Lo que acabas de decir ya es la cosa más insensible


del mundo, parece! 』

Levantándose de su taburete, Beatrice resoplaba con total indig-


nación. Viendo sus rizos agitándose salvajemente, Subaru inten-
tó calmarla diciendo 『 Mi culpa, mi culpa 』, mientras sacudía
sus manos suavemente.

『 Subaru: Dejando eso de lado, ha pasado un tiempo. Te bus-


qué por toda la mansión, pero, por alguna razón, parecía que no
querías que te encontrara. 』

151
『 Beatrice: ...Así es como se supone que el Pasaje de la Puerta
funcione cuando presto atención. Incluso tú, si yo lo intentara en
serio, no serías capaz de encontrarme jamás, parece. 』

『 Subaru: ¡El hecho de que me permitieras entrar ahora, hace


que eso sea algo difícil de creer! ¡Tsundere! 』

『 Beatrice: ¡Si no te hubiese dejado entrar, habrías ido por ahí


soltando barbaridades sobre mí! 』

Después de gritar furiosamente, Beatrice parecía avergonzada de


su arranque explosivo, poniendo una expresión incómoda en su
rostro. Viendo su cambio de actitud, la esquina de la boca de
Subaru se relajó un poco mientras se acercaba donde ella estaba
sentada.

『 Subaru: Dejando eso de lado, me alegra haberte encontrado.


Lamento lo repentino de todo esto, pero ¿podrías alistarte para
irnos? Sería problemático que te quedaras aquí. 』

『 Beatrice: Betty no se va a ningún lado. 』

『 Subaru: ¿Ah? 』

Ante aquellas abruptas palabras rechazando su sugerencia, Suba-


ru se frenó en seco.

La quedó mirando y, mirándolo de vuelta, ella suspiró ante su


expresión estupefacta.

『 Beatrice: "Betty no se va a ningún lado", es lo que dije. No


tengo ninguna intención de abandonar la Biblioteca Prohibida ni

152
tampoco la mansión. Sería lo mejor para ti que lo aceptaras pron-
to y que te marches de aquí. 』

『 Subaru: ¡Espera un momento, lo que pasa es que no entiendes


la situación. No puedes quedarte aquí, es demasiado peligroso,
así que vámonos pronto. ¡Te explico enseguida! 』

『 Beatrice: Incluso si no me lo explicas, más o menos sé lo que


está ocurriendo. Además, deja de tratarme como a una niña. 』

Mirando a Subaru, Beatrice se acercó a una de las estanterías,


tomó un libro demasiado grande para sus pequeñas manos, el
cual parecía una enciclopedia ilustrada. Regresó a su taburete
mientras abrazaba el libro contra su pecho como siempre hacía y
se sentó con el libro abierto sobre sus piernas como si nada hu-
biese cambiado, sin ninguna intención de irse.

『 Subaru: Oy, vamos, no termines la conversación así como si


nada. 』

『 Beatrice: No hay nada más que decir para Betty, parece. Eres
libre para continuar debatiendo por tu propia cuenta, pero mi
respuesta nunca va a cambiar. Además, a diferencia de mí, no
puedes seguir perdiendo el tiempo, ¿verdad? 』

『 Subaru: Guu... Si sabes lo que está pasando, entonces ayúda-


me. Te voy a llevar conmigo. Vienes conmigo, ¿vale? 』

『 Beatrice: No gracias. Y no importa quién venga, seguirá sien-


do lo mismo. -Sí, no importa de quien se trate, no pienso dejarles
poner un solo pie dentro de la Biblioteca Prohibida, parece. 』

153
Sus ojos descendieron hacia el libro. La respuesta tranquila y
firme de Beatrice era contundente. Rascándose la cabeza frente a
su terquedad, Subaru soltó un suspiro,

『 Subaru: Mira, no es como si hubiese venido a molestar o a


llamarte porque Ram tuviera lista la comida. No quiero sonar
fastidioso, pero el Culto de la Bruja viene en camino. Ellos no
discriminan ante quien atacan, y si te quedas en la mansión... 』

『 Beatrice: Deberías saber mejor que nadie el poder que tiene


mi Pasaje de la Puerta. E incluso si alguien lograra entrar aquí
dentro... No les mostraría ninguna misericordia, parece. 』

『 Subaru: -¡ ! 』

Por unos instantes, Subaru sintió una peligrosa presencia ema-


nando de Beatrice mientras decía aquellas palabras. Un escalo-
frío helado recorrió su espalda. Tomando una bocanada de aire,
se dio cuenta de que aquello era debido a las olas de magia que
irradiaban por todo el cuerpo de ella.

La enormidad de aquel flujo de maná era tal, que incluso Subaru,


que tenía muy poca experiencia en magia, podía saber lo abru-
madora que era.

『 Subaru: -¡ ! Incluso así, te llevaré conmigo. 』

『 Beatrice: De nuevo con lo mismo... 』

『 Subaru: ¡No importa lo fuerte que seas... no tiene nada que


ver con todo esto! ¡Eres una chica y eres pequeña, esos son mo-
tivos suficientes! ¡Tampoco quiero dejarte sola en un lugar tan
peligroso, ¿acaso necesito más razones que esas?! 』

154
Incluso siendo presionado por su poderoso maná, Subaru plantó
sus pies con firmeza en el suelo mientras gritaba.

Viendo al hombre en frente de ella argumentar incluso con más


energías, Beatrice no pudo más que abrir sus ojos en sorpresa.
Pero entonces, como si estuviera soportando algo doloroso, los
cerró otra vez.

Subaru frunció el ceño ante aquella respuesta, pero aun así man-
tuvo su intención de querer llevarla consigo.

『 Beatrice: Betty no puede ir contigo. Por favor no confundas


más las cosas. 』

『 Subaru: No estoy equivocado. Te vienes conmigo. -No hay


nada más que hablar. 』

『 Beatrice: Eres bastante terco, parece. -¿Sabes? Odio la ter-


quedad. 』

Beatrice murmuró algo inentendible, pero justo antes de que


Subaru pudiera preguntarle lo que dijo, Beatrice se levantó de su
taburete.

『 Beatrice: Ya veo, supongo que tú ganas. Haré lo que me pi-


des, parece. 』

『 Subaru: ¿Oh? ¡O-oh!, eso es genial. Por fin entendiste, eso es


bueno. Por un momento, después de levantarte, me había prepa-
rado para ser lanzado fuera de aquí volando, ¿sabías? 』

『 ......... 』

155
『 Beatrice: Para Betty, lanzarte fuera de aquí con tanta fuerza
que solo tu sombra quedara en el suelo, sería demasiado fácil...
pero no haré nada tan cruel como eso, parece. 』

Diciendo algo tan horrible como si no fuera nada, Beatrice re-


gresó el libro que tenía a la estantería. Curioso frente a sus mo-
vimientos, Subaru se dio cuenta de algo y levantó sus cejas.
Quizás, debido a que ella había aceptado ir con él, bajó comple-
tamente la guardia. En un capricho, preguntó,

『 Subaru: Por cierto, hay un montón de libros aquí, pero cono-


ces algún otro lenguaje distinto al sistema Yi Ro Ha? 』

『 Beatrice: Me preguntaba lo que ibas a decir de forma tan re-


pentina... Por Yi Ro Ha me imagino que te refieres a los alfabe-
tos como el Yi y los demás, ¿verdad? Usar una expresión como
esa haría enojar a cualquier lingüista que se precie. 』

『 Subaru: Sí, sí, lo siento, es mi culpa. Pero volviendo al tema...


Dándole a Beatrice, que lo miraba con agudeza, una nerviosa


sonrisa, Subaru sacó un simple libro de su chaqueta. El libro te-
nía una cubierta completamente negra, y su contenido-

『 Subaru: Bueno, es esta cosa. Las letras en su interior no son


nada como lo que haya visto antes. Me preguntaba si sabías algo
al respecto... 』

『 Beatrice: -Me gustaría mucho saber, como es que tienes eso


en tus manos, parece. 』

156
De pronto, su rígida voz sobrepasó las palabras de Subaru, cor-
tándolo en seco. Al mirarla, los ojos de Beatrice se habían abier-
to completamente mientras se enfocaban en el "Evangelio" en
sus manos.

Subaru se había sorprendido ante la intensidad de su reacción,


luego de haber sacado el tema de forma tan casual.

『 Beatrice: Me gustaría saber por qué tienes eso. Contéstame.


『 Subaru: Incluso siendo solo un trozo de basura... se lo quité a


un idiota del Culto de la Bruja. Lo trataba con un loco entusias-
mo religioso por lo que pensé que podría tener alguna pista en su
interior. 』

『 Beatrice: ¿Quitado? ¿Del Culto de la Bruja? Tú, de todas las


personas... 』

Poniendo una mano en su frente, levemente balanceándose de


adelante a atrás, la expresión de Beatrice cambió. La sangre dre-
nada de su ya pálida piel... Subaru estaba desconcertado por la
forma en que sus ojos se movían desconcertados.

Parecía que se fuera a caer en cualquier momento, así que, sin


pensar, Subaru usó sus manos para sostenerla.

『 Subaru: Oy, oy, oy, ¿estás bien? Si no te sientes bien, no te


esfuerces demasiado. 』

『 Beatrice: Betty está... si las cosas son así, no es para nada


bueno. Pero, dejándolo a su cuidado... No puede ser verdad, pero
¿quizás Roswaal ha estado, hasta ahora...? 』

157
『 Subaru: ¿Ho-la-? Disculpa por molestarte cuando luces tan
seria, pero ¿pue-des-es-cu-char-me-? 』

『 Beatrice: Justo ahora estoy pensando, parece, así que espera


un momento. 』

Beatrice hizo callar a Subaru con una mirada seria, lo cual hizo
que se calmara un poco. Cerró su boca mientras miraba a Beatri-
ce cerrar los ojos, cambiando su expresión.

Después de un momento, debido a que ella parecía no estar pres-


tando atención, Subaru abrió el evangelio por primera vez en
bastante tiempo, pasando las hojas que aún no era capaz de com-
prender.

Entonces, se dio cuenta de algo...

『 Subaru: Este libro, la última mitad está completamente en


blanco... Pero, esta página, ¿estaba ahí antes? 』

Estaba escrito en un alfabeto desconocido y la segunda mitad es-


taba completamente en blanco. Estos dos hechos no habían cam-
biado. Solo la última página con algo escrito en ella, parecía
tener nuevas palabras añadidas.

En todo caso, no podía leerlas, así que puede que fueran imagi-
naciones suyas, por lo que no tenía mucho sentido preocuparse
por ello.

『 Beatrice: -Ese libro, ¿qué planeas hacer con él, parece? 』

Beatrice, que había estado callada por un buen rato, preguntó...

158
Colocando su mano en sus labios, como si hubiera llegado a una
conclusión, Beatrice le lanzó aquella pregunta a Subaru. 『 In-
cluso si me lo preguntas... 』 Subaru respondió, afectado por su
comportamiento,

『 Subaru: Quisiera descifrar su contenido... Eso no significa


que esté interesado en las enseñanzas del Culto de la Bruja ni
nada de eso, es solo que, podría haber alguna clase de informa-
ción útil aquí dentro. De otra manera, no andaría por ahí con el
libro que ese horripilante tipo idolatraba con tantas ganas. 』

『 Beatrice: ...Por lo menos puedo decirte, que Betty es incapaz


de leer lo que dice ahí dentro. Sin embargo, si no quieres llevarlo
contigo, podrías dejarlo a mi cuidado, parece. 』

『 Subaru: ¿A tu cuidado? 』

『 Beatrice: Es un libro extraño que era apreciado por un dueño


extraño, parece. Si no te agrada la idea de llevarlo contigo, pue-
des dejarlo conmigo. 』

Beatrice se acercó tímidamente hacia él.

De aquel gesto, podía saber que, por lo menos, ese libro no era
algo que ella en realidad deseara tener. Aquellas no eran las pa-
labras de alguien que estuviera planeando comprar barato y re-
vender por una buena ganancia.

Eran palabras llenas de buenas intenciones. Eso, y considerando


cómo se había comportado, daban a entender que ella sabía que
aquel libro era indudablemente un Evangelio. Aun así,

『 Subaru: Lo siento, pero debo rechazar tu oferta. 』

159
Ante esas palabras, los ojos de Beatrice temblaron solo por un
momento, antes de que su cariñosa expresión se volviera seria y
pesada.

『 Beatrice: ¿Por qué, parece? Instintivamente sabes que esa co-


sa es maligna, ¿no? Por lo menos, eres capaz de darte cuenta de
que no es algo bueno obsesionarse con él. En ese caso, en vez de
quedártelo para ti, Betty... 』

『 Subaru: Soy como un malvado diablillo que no le gusta en-


tregar a otros algo que se ha encontrado, incluso si la otra perso-
na lo desea con todas sus fuerzas... así es como soy yo, en serio.

Este libro, llamado Evangelio, parece tener un gran significado


para los discípulos del Culto de la Bruja. Aún más, su dueño era
Betelgeuse, un alto rango del Culto de la Bruja. Los recuerdos de
lo unido que era ese tipo a este libro aún se mantenían frescos en
su mente. A pesar de que ya lo habían capturado y debilitado,
Subaru todavía era cauteloso.

『 Subaru: Es un libro por el que algún espantoso viejo podría


venir babeando a obtenerlo de regreso. No habría ninguna excu-
sa para un chico, en entregarle algo así a una pequeña niña solo
porque da un poco de grima. 』

『 Beatrice: -¡ ! 』

『 Subaru: Si es peligroso, entonces me lo quedaré yo. Después


de todo, se supone que estoy aquí para mantenerte a salvo, ¿sa-
bes? Ponerte en peligro entregándote deliberadamente esto,
echaría abajo completamente el propósito de haber venido aquí.
No me trates como si fuera un tipo sin corazón, vamos. 』

160
Con una leve sonrisa, Subaru volvió a poner el libro en su cha-
queta, escondiéndolo de la vista de Beatrice. No tenía forma de
saber lo que pasaba por la mente de ella mientras veía esto.

Pestañeó solo una vez y sus labios se separaron levemente como


si quisiera decir algo.

『 Beatrice: - 』

Pero incapaz de decir nada, su boca se cerró de nuevo y miró ha-


cia otro lado.

Había algo poco natural en su respuesta, pero la expresión que


tenía previno que Subaru preguntara sobre ello. En cambio, hizo
sonar su cuello y procedió a cambiar el tema.

『 Subaru: Ah, bueno, tampoco es la gran cosa. Por ahora, como


decidiste acompañarme, te dejaré las preparaciones a ti. No trai-
gas nada demasiado grande. Supongo que dos o tres libros no se-
rán problema. ¿Quizás dos o tres mudas de ropa también? 』

『 Beatrice: ...La Biblioteca seguirá a Betty donde sea que ella


vaya. Más importante, ¿ya convenciste a las otras dos también,
parece? 』

『 Subaru: ¡Acabo de escuchar algo realmente conveniente! Sí,


ya las convencí. Eres la única que faltaba. Vamos todos a eva-
cuar hacia el Santuario, donde se encuentra Roswaal. 』

『 Beatrice: Roswaal, parece... Subaru, ¿qué ocurrió con la her-


mana menor de la sirvienta? Aquella que fue contigo a la Capi-
tal. 』

161
Inesperadamente, Beatrice cambió el tema a Rem.

Escuchándola nombrar repentinamente a Rem fue sorpresivo y


Subaru no pudo evitar levantar sus cejas en una expresión leve-
mente perpleja. Dándose cuenta de que aquella no era la mejor
de las respuestas, intentó relajar su rostro, diciendo,

『 Subaru: Si te refieres a Rem, en estos momentos se está ocu-


pando de algunas cosas en la Capital. Derrotamos a este pescado
gigante de camino a la Mansión o algo así. Era tan grande, que
tuvo que regresar a la Capital para preparar un lujoso festín. Una
vez que todo esto esté arreglado, iremos todos y nos llenaremos
hasta reventar. 』

『 Beatrice: Te ves bastante feliz cuando hablas de ella, ¿sa-


bías?. -¿Acaso pasó algo? 』

『 Subaru: Erm... 』

Al escuchar el nombre de Rem, Subaru sobre reaccionó un poco.


No podía negar que estaba hablando más rápido de lo normal. La
observación de Beatrice había dado justo en el clavo, por lo que
Subaru miró a otro lado silbando con indiferencia.

『 Subaru: N, n-nada pasó... 』

『 Beatrice: Siendo atendido cariñosamente, sería extraño si no


surgieran sentimientos, parece. Betty no dirá nada al respecto,
así que puedes hacer lo que quieras. 』

『 Subaru: N, no estoy intentando ocultar nada, ¿sabes? Solo


que necesitaré bastante coraje para decirle a Emilia y a su her-

162
mana sobre esto... así que supongo que, es más como una retira-
da estratégica. 』

Rebuscando en sus palabras, Subaru presionaba ambos índices


de sus manos y, avergonzado, le dio la espalda a Beatrice con su
cabeza mirando al suelo.

Así eran las cosas, y era verdad que Subaru necesitaba coraje pa-
ra poder aclararlas. Obviamente Emilia no querría oírle decir de
pronto "¡Me quedaré contigo y con Rem!"... Sería como echarle
agua en las orejas. Aunque, de todas formas, era lo que planeaba
hacer al final.

『 Subaru: Es algo bueno tener grandes metas. De esa manera la


motivación y el esfuerzo son mayores. No me molesta trabajar
duro por algo, ¿sabes? ¡Es solo que todavía no he planeado tanto
hacia futuro-! 』

Sus excusas se seguían apilando una tras otra, dejándose llevar


por sus emociones, hasta que se detuvo repentinamente debido a
una extraña sensación.

Sintió calor en la espalda, seguido de unos brazos que envolvie-


ron su cintura, sujetándolo con firmeza. Eran unos pequeños y
delgados brazos, y supo enseguida a quien pertenecían.

Beatrice.

『 Subaru: Oh, es solo Beako. Por un momento me asusté. No


me sorprendas de esa manera, vamos... 』

『 Beatrice: Esa reacción me irrita bastante, parece. -Pero ya es


suficiente. 』

163
『 Subaru: ¿Huh? 』

Justo cuando ladeó la cabeza ante aquellas inesperadas palabras,


una repentina luz brillante lo dejó ciego.

Antes de darse cuenta, la puerta se abrió por su cuenta,

『 Beatrice: Hasta luego - 』

『 Subaru: Huh, ¡¿Qu-!? 』

Los brazos que lo estaban sujetando lo soltaron, siendo empuja-


do por una inmensa presión por detrás. Incapaz de resistirla, co-
menzó a deslizarse hacia adelante en dirección a la puerta.

De esa manera, como si fuera succionado, voló hacia la puerta-

『 Subaru: ¡Beatrice-! 』

『 Beatrice: Betty... no puede ir contigo. 』

Girando su cuerpo en el aire, Subaru miró al interior de la habi-


tación justo antes de atravesar la puerta. La silueta de una chica,
con grandes lágrimas cayendo de sus ojos, apareció frente a él.

『 Subaru: -¡ ! 』

Incapaz de articular palabra, su visión se retorció. Atravesando


el cambiante espacio dimensional de la puerta, su cuerpo pasó
por un camino a punto de desaparecer a medida que el enlace
con la Biblioteca Prohibida comenzaba a menguar.

164
De esa manera, el cuerpo de Subaru abandonó el espacio de la
Biblioteca Prohibida, que desapareció en algún lugar lejano.

『 Beatrice: -Otro... 』

Viendo a Subaru desaparecer, Beatrice cerró la puerta que aún


estaba abierta.

Hubo un sonido como si el espacio se rasgara, seguido por un


profundo silencio que llenó completamente la Biblioteca Prohi-
bida.

『 Beatrice: -Madre... 』

Con una pequeña voz, a punto de llorar, Beatrice llamó ese


nombre. Las grandes lágrimas de hace unos momentos, ya ha-
bían desaparecido de sus ojos, aunque su expresión aún se man-
tenía.

『 Beatrice: Solo... por cuánto tiempo más... debe Betty... 』

A punto de romper en llanto, Beatrice caminó hacia su taburete,


dejando caer todo su peso sobre él. Llevó su brazo hacia la parte
trasera del taburete -y, de un estante que usualmente estaba ahí,
sacó un pequeño libro que abrazó con fuerzas.

『 Beatrice: ¡Madre... madre... madre...! 』

Como una pequeña niña perdida, aferrándose con fuerza al libro


que presionaba contra su pecho, el silencioso llanto de Beatrice
resonó en toda la Biblioteca.

165
El libro en sus brazos, con una cubierta completamente negra,
nunca respondió.

Más tarde, Subaru murió camino al Santuario, debido a una


emboscada que el Culto de la Bruja les tendió, por lo que, todo
lo ocurrido hasta entonces, se perdió. A excepción de aquello
que, como tantas otras cosas más, solo él podía recordar.

166
ARCO 4 CAPÍTULO 3

—Lentamente, centrándose solo en girar la manilla de la puerta,


Subaru sostuvo el aliento.

Tenía la sensación de que aquella era la correcta.

Caminando tranquilamente por la mansión, notó una puerta que


particularmente llamaba su atención.

Dejando a Emilia y a los demás en la sala de estar, quienes le


dieron un poco de tiempo a solas, Subaru comenzó a pasearse

167
por la mansión, hasta encontrar lo que buscaba justo al llegar al
pasillo del segundo piso.

El instante en que tocó la manilla de la puerta, sus sospechas se


convirtieron en seguridad y, mientras abría la puerta, las dudas
de su mente se dispersaron en su totalidad.

Y, aceptando la existencia de aquella habitación, en ese lugar, en


aquel mismo instante, se dispuso a entrar.

『 Subaru: Hey, ha pasado un tiempo. 』

La Biblioteca Prohibida, tal cual como la recordaba, ahora se en-


contraba en frente de sus ojos.

La pequeña niña, maestra de esta tenuemente iluminada habita-


ción, tampoco había cambiado en nada. —Sentada en su taburete,
como si fuera una silla hecha a la medida, se encontraba a la mi-
tad de hojear un libro.

『 Beatrice: —Había bastante bullicio en la mansión hoy día.


Me imaginé que habías regresado, parece. 』

Sus ojos se elevaron un momento para mirar a Subaru. —Sin


embargo, después de murmurar como si estuviera aburrida, in-
mediatamente perdió el interés, regresando su vista al libro que
estaba leyendo.

168
『 Beatrice: Si estás de vuelta, significa que Nii-cha debe haber
regresado también. Puedo sentir a esa niña y a otros insectos mo-
lestos también, parece. 』

『 Subaru: Puck todavía no se ha presentado. Debe estar recar-


gando sus baterías, creo. ¡Ah, y no me gusta como hablas de
Emilia, poniéndola en la misma categoría que a los demás!
Aunque tratándose de Otto, me da igual. 』

『 Beatrice: Eres bastante ruidoso. 』

Beatrice resopló con su nariz frente a las palabras sin importan-


cia de Subaru, reacomodando sus piernas bajo su extravagante
vestido. Viendo esto, Subaru continuó acercándose mientras ha-
blaba.

『 Subaru: Pero de verdad que ha pasado bastante tiempo desde


la última vez que te vi. Creo que desde aquella vez que Betel…
Ah, espera, eso nunca pasó… La última vez fue antes de irme a
la Capital, ¿verdad? Deben ser unos 10 días ya… 』

『 Beatrice: No el suficiente tiempo, parece. Mientras Betty se


encuentra en esta habitación, el flujo del tiempo en el exterior no
importa demasiado. 』

『 Subaru: Y ahí estás diciendo cosas extrañas de nuevo, cielos.


Además, cuando hables con alguien, ¡no deberías tener tu nariz

169
metida en un libro, ¿sabes?! Viéndome después de diez largos d
ías, entiendo que te hayas puesto tan feliz que necesitas escon-
der tu rostro ruborizado, pero aun así… 』

『 Beatrice: Si quisiera podría hacerte escupir sangre en vez de


palabras, hasta que tu rostro se quedara completamente pálido, ¿
sabes? 』

Frente a la visible molestia de la chica, Subaru relajó la tensión


de su rostro.

Cada vez que venía a hablar con aquella niña protegiendo la Bi-
blioteca Prohibida, Subaru no podía evitar meterse con la terca
actitud e inexpresivo rostro de ella.

Lanzándole bromas y haciéndose el payaso, molestándola hasta


realmente hacerla enojar y luego continuar fastidiándola hasta
que ya no aguante más y lo lance fuera del lugar.

Hay una parte de él que verdaderamente disfruta de aquel inter-


cambio entre ellos. Pero, en cuanto a por qué se sentía así cuan-
do estaba junto a ella… no estaba muy seguro de ello.

『 Beatrice: Doy por hecho que la razón por la que has regresa-
do es debido a que los disturbios alrededor de la mansión han ce-
sado, parece. 』

170
『 Subaru: Lo notaste… Bueno, supongo que es natural, ya que
Emilia y Ram recorrieron toda la mansión buscándote, ¿sabías?
Sería bueno que te disculparas con ellas más tarde. 』

『 Beatrice: ¿Betty? ¿Disculparse? ¿Ante quién y por qué? Ni


siquiera puedo imaginar por qué tendría que hacer algo así. 』

Resoplando con su perfectamente formada nariz, Beatrice cerró


el libro con un sonoro clap, bajándose de su taburete. Entonces,
después de poner el libro de vuelta en su estante, se estiró con
todas sus fuerzas para alcanzar el que estaba justo al lado ese.

Viendo lo difícil que era para ella poder sacarlo, Subaru caminó
hasta quedar detrás de ella.

『 Subaru: ¿Éste? —Toma. 』

『 Beatrice: …No, es el que está al lado, parece. Si vas a ayudar


alguien sin que te lo hayan pedido, al menos intenta hacerlo
bien. 』

『 Subaru: Pero que loli tan agradecida… Oy, ten cuidado de no


tirarlo. Te harás daño si ese ladrillo de libro cae sobre tus pies. 』

Al sacar el libro del estante, Subaru lo encontró sorpresivamente


pesado. Cuando por fin se lo entregó cuidadosamente a Beatrice,
ella lo sostuvo abrazándolo contra su pecho como siempre hacía.
Subaru intentó leer el título, pero como alguien que apenas podía

171
entender nada más que el alfabeto Yi, fue incapaz de compren-
der lo que ahí decía.

『 Beatrice: No creo que deba agradecerte, parece. 』

『 Subaru: Sé que intentas seguir el camino de una tsundere, pe-


ro francamente, ya sea que digas eso, o simplemente gracias, es
la misma cosa para mí a estas alturas. 』

Por lo menos, el hecho de que haya pensado que sus acciones


podrían merecerse un “gracias”, era en sí mismo una muestra de
su buena voluntad.

En respuesta a las palabras de Subaru, Beatrice frunció el ceño y


giró la cabeza hacia el otro lado. Viendo la obstinada actitud de
ella, Subaru se rascó la cabeza,

『 Subaru: No me importa que no me agradezcas nunca nada,


pero por lo menos asegúrate de agradecerle a esas dos, ¿vale?
Estaban terriblemente preocupadas de dejarte sola en la mansió
n. 』

『 Beatrice: No es como si se los hubiera pedido… 』

『 Subaru: No digas algo tan penoso como eso. Ninguna persona


le pidió a nadie haber nacido y aun así nacieron… Del mismo
modo, no necesitas pedirle a los demás que se preocupen por ti,

172
ya que aun así se preocuparán… Y seguirá siendo así mientras
te rodees de gente con buen corazón. 』

No había necesidad de aclarar que Emilia y Ram eran esa clase


de personas. El modo en que Emilia vivía el día a día, claramen-
te le darían 100 puntos de 100 como buena persona y, pese a que
el puntaje de Ram probablemente sea un número negativo, lo
más importante era su forma de ser en el interior.

Sin embargo, Beatrice no mostraba ninguna señal de estar de


acuerdo con él. En vez de eso, girándose hacia el otro lado, mor-
dió suavemente su labio y dijo,

『 Beatrice: Pero al final, aun así dejaron la mansión… sin


Betty. 』

『 Subaru: ¿Qué significa eso? ¿Acaso intentas decir que no


querías ser dejada atrás? Te encerraste con ese hechizo de Puer-
ta Hikikomori, lejos de todos los demás… ¿Habría sido muy dif
ícil salir por tu propia cuenta? 』

『 Beatrice: Es el Pasaje de la Puerta. No vayas por ahí ponié


ndole nombres ridículos a las habilidades de los demás, parece.
Además, una sugerencia como esa es insultante para Betty. 』

Sin aceptar las palabras de Subaru, Beatrice continuó mirando


hacia otro lado con su actitud obstinada intacta. En cuanto a
Subaru, sintió algo diferente esta vez en sus palabras… algo pe-

173
ligroso en su comportamiento actual. Frunció el ceño sin saber
qué hacer.

Con ella actuando de esa manera, antes siquiera de poder pre-


guntarle aquello de lo que realmente quería hablar, se preguntaba
cómo podría sacar el tema ahora. Aun así, puede que todavía tu-
viera un último truco bajo la manga para mejorarle el estado de
ánimo…

『 Subaru: Oh, bueno. Si vas a ser así de obstinada, solo le diré


a Emilia-tan que no parabas de repetir "gracias" con lágrimas co-
rriendo de tus ojos. 』

『 Beatrice: ¡No deberías inventar mentiras! Ha pasado mucho


tiempo desde la última vez que dejé caer una lágrima, parece. 』

『 Subaru: ¿Qué? ¿Estás diciendo que te avergüenza demasiado


llorar? Si dices ese tipo de cosas todavía siendo una niña, enton-
ces cuando crezcas se te hará mucho más difícil expresar lo que
sientes, ¿sabes? Los niños no deberían preocuparse por lo que
los demás puedan pensar. Si están tristes, solo tienen que llorar. 』

『 Beatrice: Tengo sentimientos encontrados al escucharle decir


eso a alguien que es capaz de llorar a moco tendido sobre el re-
gazo de la chica que le gusta. 』

『 Subaru: ¡¿Podrías por favor olvidarte de eso?! 』

174
Puede que Emilia hubiese evitado a propósito recordarle sobre
aquel momento tan vergonzoso durante el regaño que recibió ha-
ce un rato atrás.

Aquella vez, actuaba como un idiota para distraerse del temor


que venía acumulando en su corazón. Sus sentimientos reprimi-
dos habían aumentado tanto que estaban a punto de desbordarse.

Al final terminó colapsando sobre el regazo de Emilia y, todas


esas emociones que se había estado guardando desde el momen-
to en que fue convocado a este mundo, fluyeron en un mar de lá-
grimas que salieron de sus ojos.

Al recordar ese momento, su rostro parecía estar al rojo vivo.


Aunque, junto a ese calor, también pudo sentir, en lo profundo
de su corazón, una radiante luz emanando de aquella memoria.

Rascándose la mejilla, mientras intentaba volver a sellar ese es-


pecífico recuerdo, Subaru dio una rápida mirada a Beatrice.

Luciendo igual de aburrida que siempre, se volvió a sentar en su


taburete con el libro que Subaru le había ayudado a sacar antes.
Lentamente había resumido la lectura de su contenido.

Claramente estaba intentando terminar ahí la conversación, pero


si le dejaba salirse con la suya, entonces no tendría sentido haber
ido ahí en primer lugar.

175
『 Subaru: De todas formas, dejando de lado el tema de llorar o
no… Tengo algo que quiero preguntarte, si eso está bien para ti. 』

『 Beatrice: Eres libre de preguntar, parece. 』

En su respuesta, acompañada por el sonido de pasar una página


en su libro, había un mensaje implícito que decía "si contesto o
no, esa es otra historia". No había ninguna intención de cooperar
por parte de ella, pero por lo menos, le había dado permiso para
preguntar. Subaru murmuró en voz baja 『 me parece bien 』 y
se dispuso a preguntar por el tema que lo había traído ahí en
primer lugar.

『 Subaru: —Ahora que lo pienso, considerando todo lo que es-


taba ocurriendo afuera, ¿no crees que tu reacción fue un poco
pobre? 』

Sin embargo, lo que salió de su boca, no era para nada lo que


había ido a preguntar y solo sirvió para reanudar la conversación
que hasta ahora había intentado terminar.

Al escuchar las palabras de Subaru, Beatrice levantó la mirada


de su libro. Viendo su propio reflejo en aquellos claros e inma-
culados ojos, Subaru tragó una pequeña bocanada de aire.

『 Subaru: Mien… mientras estabas aquí sentada como si nada,


afuera era un verdadero caos, ¿sabes? Este extraño grupo de per-
sonas tenían completamente rodeada la mansión y… 』

176
『 Beatrice: Detente. 』

『 Subaru: Si no hubiese logrado, de alguna manera, traer re-


fuerzos conmigo desde la Capital, no tienes ni idea de lo que po-
dría haber pasado. Y tampoco es como si hubiese sido fácil para
mí hacer el viaje de regreso… 』

『 Beatrice: De verdad quisiera que te detuvieras ahora, parece. 』

『 Subaru: De hecho, el viaje de vuelta fue tan duro, que si te


contara todo lo que ocurrió, los dos estaríamos llorando ahora.
Pero después de haber logrado superar ese obstáculo… 』

¡!

Con un fuerte y estruendoso ruido, la verborrea de Subaru se


cortó de golpe.

Buscando el origen de ese sonido, descubrió que Beatrice había


cerrado con tremenda fuerza el libro que sostenía en sus manos.
Subaru intentó comprender la expresión de Beatrice y sus inten-
ciones, pero ella, en cambio, se giró hacia él con una agresiva
mirada sin misericordia, y dijo,

『 Beatrice: ¿Qué te parece si mejor me dices a qué has venido,


cobarde indeciso? 』

177
『 Subaru: …Sí. 』

No podía negarlo.

Ella tenía razón y, claramente, había visto a través del intento de


escapar de Subaru… Escapar de la respuesta a la pregunta que
había venido a hacer.

『 Subaru: ¿Tú…? 』

Tragando un poco de saliva, cerró con fuerza sus ojos mientras


escuchaba el latido de su corazón.

Detrás de sus párpados cerrados, aun podía ver su dulce sonrisa,


sonriéndole de vuelta.

『 Subaru: ¿Tú… recuerdas a Rem? 』

—Su pregunta se convirtió en sonido y, habiéndose convertido


en realidad, no había forma de que pudiera volver atrás.

※ ※ ※ ※ ※

En las repeticiones que vivió luego de derrotar a la Ballena


Blanca, Subaru había hablado tan solo una vez con Beatriz en la
Biblioteca Prohibida.

178
El propósito de aquella conversación era convencerla para esca-
par del Culto de la Bruja, a lo cual ella se rehusó. Al final, la
chica fue dejada sola en la mansión.

A pesar de que era imposible recordar cada detalle de aquella


conversación, había una sola cosa en la que no podía dejar de
pensar.

Beatrice, en ese momento, le había preguntado por Rem, quien


se supone había ido con él a la Capital.

Para ese entonces, la carta que Rem había escrito a mano, lleva-
ba bastante tiempo de haber llegado en blanco a la mansión.

En otras palabras, la conversación tuvo lugar después de que


Rem fuera atacada por los Arzobispos del Pecado y, Beatrice,
quien nunca se había preocupado mucho por Rem que digamos,
inesperadamente había preguntado por ella—

『 Subaru: Respóndeme. ¿Recuerdas a Rem, quién solía vivir


en esta mansión? 』

Él quería que ella recordara. Debe recordar. Pensando en esto, la


voz de Subaru se había distorsionado al final.

Las profundidades de su memoria confirmaban esto y su debili-


tado corazón, tan cerca de hundirse, de ahogarse, luchando por
sobrevivir, no quería negarlo.

179
Beatrice silenciosamente miraba a Subaru.

En sus ojos no demostraba ningún sentimiento o emoción. Lo


que sea que estuviera pensando, era imposible de saber.

Normalmente era una chica con emociones fáciles de entender,


pero en este momento, Subaru era incapaz de leerla. Sus dientes
comenzaron a rechinar. El tiempo parecía haberse detenido y el
corazón de Subaru se consumía en cenizas.

『 Subaru: Hey… 』

¿Por qué no decía nada?

O recordaba o no. No era una respuesta difícil de decir.

…Por supuesto que solo había una respuesta que él quería escu-
char. Que Beatrice recordaba a Rem y que se reiría ante una pre-
gunta tan estúpida.

Sus memorias engullidas y su nombre tragado, removidos del


mundo… qué estúpido sonaba todo aquello.

Que se sienta del mismo modo que él se sentía. Que sintiera la


misma indignación ante la enorme crueldad de este mundo. O
incluso si no se sintiera así, con el solo hecho de recordar la
realidad de su existencia, podrían trabajar juntos para encontrar
una solución. Solo eso era suficiente para él.

180
Así que, dime que la recuerdas.

Como Emilia, Crusch, Wilhelm o los demás… Rem —no me di-


gas que la has olvidado.

Esperando escuchar su respuesta… Temiendo escuchar su res-


puesta… Agitación, contradicción, sus emociones eran un lío.

Entonces, frente al corazón vacilante y agitado de Subaru, Bea-


trice habló,

『 Beatrice: —No quiero responder 』

Miró hacia otro lado sin contestar ni sí, ni no.

Perdiendo el aliento en un 『 ¿Ha? 』, por un instante le mente


de su Subaru se congeló. Entonces, moviendo salvajemente sus
brazos en el aire,

『 Subaru: ¡E-espera! ¿Qué quieres decir con que no quieres


responder? ¡Solo tienes que decir sí o no! 』

『 Beatrice: No sé a qué te refieres con '/sí/' o '/no/', parece. Y


mi respuesta no va a cambiar. No quiero responder. 』

『 Subaru: ¡ESA NO ES UNA RESPUESTA! 』

Dejando caer sus brazos, Subaru pisoteó el suelo con rabia.

181
La niña sentada en el taburete ni siquiera prestó atención a su
violenta reacción. Tan solo apretó firmemente sus labios.

Viendo su obstinada actitud, llamas de ira envolvieron su pecho,


imposibles de detener.

『 Subaru: ¡Esas no son las palabras que quería oírte decir! 』

『 Beatrice: ¿Por qué Betty tendría que responder en palabras


que quieras oír? Deja de hacer tanto alboroto. La Biblioteca se
desordenará de ese modo, parece. 』

『 Subaru: ¡Tú…! 』

Subaru se abalanzó sobre Beatrice.

Aquel rostro que no quería mirarlo, Subaru quería forzarlo para


poder preguntarle cara a cara cómo podía ser tan fría. Pero,

『 Subaru: — 』

En el momento antes de poder tocarla, Beatrice miró a Subaru.

Y entonces, en ese instante, con sus ojos llenos de olas de emo-


ción, las manos de Subaru se detuvieron. Parecía que ella por
fin…

『 Beatrice: Esa pregunta que hiciste, es como si preguntaras por


alguien comido por Glotonería. 』

182
『 Subaru: —¡Entonces tú…! 』

『 Beatrice: Algo como eso es fácil de deducir si se conoce la


Autoridad de Glotonería, parece. Roswaal también, Nii-cha y
Shaula, cualquiera podría haberlo adivinado. 』

『 Subaru: ¿¡Ros…!? 』

Un inesperado nombre había salido a colación. La garganta de


Subaru se obstruyó.

Roswaal conocía la Autoridad de Glotonería —¿No significa eso


que a lo mejor él también recordaba a Rem? No, pero antes de
eso,

『 Subaru: ¿Cuánto saben ustedes realmente sobre el Culto de la


Bruja? Incluso Roswaal tenía que saber que, una vez que Emilia
se identificara públicamente como una semielfa, el Culto de la
Bruja no se quedaría de brazos cruzados. ¡Sin embargo, si no
hubiese sido por todo lo que hice, la Mansión y la aldea hubiesen
sido destruidas! ¡¿Qué diablos ocurre aquí?! 』

『 Beatrice: … 』

『 Subaru: No hay manera de que no hubiese tenido un plan.


Eso fue lo que Rem y Crusch-san dijeron. Sin embargo, me pa-
rece a mí, que no tenía preparado nada en absoluto, porque de

183
haber planeado algo, las cosas no habrían llegado a un punto tan
catastrófico… 』

『 Beatrice: Betty no sabe lo que pasa por la cabeza de Roswaal,


parece. Pero… no creo que Roswaal ignorara la posibilidad de
que algo así ocurriera. 』

Escuchando las palabras de Beatrice, Subaru frunció el ceño in-


tentando encontrar en sus memorias alguna indicación de que
Roswaal tuviera algo planeado durante la batalla contra Betel-
geuse. Sin embargo, no importaba lo mucho que intentara recor-
dar, no podía encontrar nada por el estilo.

『 Subaru: ¿Será alguna clase de error? ¿O estamos sobresti-


mando sus capacidades? Si Roswaal hubiese hecho algo, ¿
entonces por qué tuve que pasar por tantos problemas…? 』

『 Beatrice: Si no lo sabes tú, entonces por qué tendría que sa-


berlo yo… 』

Un suspiro desilusionado escapó de Beatrice, quien parecía ha-


berse rendido ante su falta de entendimiento. Aun cuando estaba
molesto por su actitud, Subaru notó que la conversación se había
desviado del tema.

『 Subaru: Espera, dejando eso de lado, si sabes algo sobre el


Culto de la Bruja, deberías decírmelo todo. Acerca de los Arzo-

184
bispos del Pecado, acerca de Glotonería. Hay una montaña de
cosas que quiero saber… y sobre esto también. 』

Una tras otra, las preguntas de Subaru seguían aumentando.

Puso una mano en el bolsillo de su chaqueta y sacó un libro con


una cubierta completamente negra.

El libro, ensuciado con sangre, la que ya estaba oscurecida, tanto


en su cubierta como en su interior, era el botín que había obteni-
do de un formidable oponente con el que había luchado unos
días atrás.

『 Subaru: Sé que esta cosa es algo realmente importante para el


Culto de la Bruja… No puedo leer lo que tiene escrito, pero co-
mo guardiana de la Biblioteca Prohibida, tú deberías de saber
algo… 』

『 Beatrice: —Un Evangelio. 』

Mirando el libro en las manos de Subaru, los ojos de Beatrice se


abrieron completamente.

Sus labios color durazno temblaban, mientras observaba el


Evangelio con una mirada congelada.

Las palabras ilegibles en su portada —les dio una mirada y, con


una expresión de incredulidad,

185
『 Beatrice: Por qué tú, de entre todas las personas, tiene… 』

『 Subaru: Lo robé, pero no porque realmente lo quisiera o algo


así. Como dije antes, el Culto de la Bruja tenía rodeada la mansi
ón. Así que tomé esto de su líder… su dueño que ya dejó de
existir en este mundo. 』

『 Beatrice: Lo tomaste… pero, eso… 』

La voz de Beatrice temblaba, mientras acercaba sus manos al


Evangelio sostenido por Subaru.

A pesar de que dudó un momento, al ver los pequeños dedos de


Beatrice temblando, Subaru lentamente le entregó el Evangelio
en sus manos. Recibiendo el libro, como si se cerciorara, arrastró
su dedo sobre las misteriosas letras de la portada, y

『 Beatrice: Su dueño… ¿dijiste que murió, parece? 』

『 Subaru: …Sí, murió. Fue arrastrado por las ruedas del ca-
rruaje y… yo lo maté. 』

Estrictamente hablando, Subaru no mató directamente a Betel-


geuse. Sin embargo, todo lo que había ocurrido, las razones, las
circunstancias, los eventos que habían llevado a su muerte, ha-
bían sido el resultado inevitable de sus propias acciones.

186
Subaru quería matar a Betelgeuse, tanto así que, si no hubiese
logrado quitarle la vida, jamás habría sido capaz de perdonarse a
sí mismo.

Por esa razón, Subaru no tenía ninguna intención de ocultar su


intención de asesinar a Betelgeuse.

Pero incluso si no le importaba admitirlo, tampoco podía decir


que no le hubiera afectado ensuciarse las manos de aquella ma-
nera, sin remordimientos. No podía pretender que no le había
afectado. No era como si pudiera mentirle a su propio corazón.

El hecho de haber matado a Betelgeuse y de haber sido asesina-


do también por Betelgeuse, eran cosas que jamás sería capaz de
olvidar.

Durante todo el tiempo que le quede de vida, llevará consigo la


vida de aquel hombre que mató —pero estos sentimientos, no sa-
lieron de la boca de Subaru.

Betelgeuse era una existencia que merecía morir y, Subaru, cre-


yendo firmemente eso, lo asesinó.

Eso fue todo.

Pero, frente a todos esos sentimientos incrustados en sus pala-


bras, Beatrice no mostró ninguna reacción.

187
Ella solo murmuró 『 Ya veo… 』, mientras miraba el Evange-
lio en sus manos,

『 Beatrice: As í que incluso t ú abandonaste a Betty, ¿ eh,


Juice…? 』

『 Subaru: —¿ ? ¿Quién es ese? 』

『 Beatrice: No necesitas saberlo. ¿Qué ocurrió con el Gen de


la Bruja después de que mataras a Pereza, parece? 』

『 Subaru: ¿Gen… de la Bruja? 』

Ante la pregunta de Beatrice, Subaru levantó las cejas, ladeando


la cabeza.

Viendo aquel gesto por parte de Subaru, la expresión de Beatrice


se llenó de desconcierto. Entrecerró los ojos como si intentara
leer las emociones de Subaru a partir de su rostro, pero por más
que buscó, no pudo encontrar lo que buscaba.

Subaru chasqueó la lengua en agitación,

『 Subaru: Tch, no uses terminología profesional en un tipo que


no sabe nada. ¿Qué es eso…? El Gen de la Bruja… Ugh, solo el
nombre suena increíble. 』

188
『 Beatrice: ¿No lo sabes…? Espera, ¿En serio? ¿Entonces, por
qué mataste a Pereza, parece? No lo entiendo. 』

『 Subaru: ¡Solo me deshacía de algunas moscas! ¡¿Qué quie-


res decir con eso?! 』

La conversación, que no parecía llegar a ningún lado, estaba


colmando la paciencia de Subaru, pero a pesar de que él intenta-
ba mantener el hilo, Beatrice poco a poco comenzó a guardar si-
lencio. Poniendo el dorso de su mano sobre sus labios, como si
pensara profundamente, continuó mirando la portada del libro,

『 Beatrice: Yo, no sé… esto va más allá de la capacidad de


Betty para decidir. 』

『 Subaru: ¿Qué estás intentando decidir por tu cuenta? —Oy. 』

Sacudiendo la cabeza, Beatrice lanzó de vuelta el Evangelio a


Subaru.

Rápidamente, atrapando el libro en el aire, Subaru soltó un pe-


queño suspiro de alivio y,

『 Subaru: ¿Qué crees que haces tan repentinamente? No estoy


diciendo que sea peligroso, pero aun así es un libro extraño. ¡Tr
átalo con más cuidado! 』

189
『 Beatrice: —Deberías quedarte con él, parece. Lo que el Gen
de la Bruja elija, o no elija… Sea como sea, tarde o temprano
tendrá que decidir. Cuando ese momento llegue, si ese libro te
sirve de ayuda al decidir, puede que Juice sea capaz de descansar
en paz también, parece. 』

『 Subaru: ¿Eh? ¿Juice? ¿Jugo? ¡¿Cómo puede un jugo descan-


sar en paz?! ¡¿De qué estás…! 』

Nada de nada, Subaru no pudo comprender ninguna de aquellas


incoherentes palabras. Pero antes de que Subaru pudiera decir
algo, sintió algo extraño formándose detrás de él.

—Era el sonido del espacio torciéndose de forma antinatural.


Subaru instintivamente se dio cuenta de esto, aunque no estaba
seguro de cómo podía saberlo,

『 Subaru: ¿¡Me vas a echar así como así!? Todavía no he si-


do capaz de preguntar nada… ¡¿Quieres que me vaya solo así?!
¡¿En serio?! 』

『 Beatrice: Las respuestas que buscas y las palabras que quieres


oír — ¿Por qué Betty debería decirlas? Egoísta… Deja de ser
tan Orgulloso. 』

『 Subaru: ¡Orgu…! —¡Solo dime! ¡Necesito saber! ¡No te


preguntaré nada más! Así que, por favor… 』

190
『 Beatrice: —Betty está… 』

Los cabellos de su nuca se pusieron completamente de punta,


mientras eran jalados por una fuerza misteriosa junto con el resto
del cuerpo de Subaru.

El espacio se distorsionaba — Solo cuando giró su cabeza para


mirar, se dio cuenta de que la puerta que antes estaba cerrada,
ahora estaba abierta de par en par. Sabía que aquel espacio de
absoluta oscuridad pronto lo absorbería.

Ningún viento soplaba, ni sus piernas ni sus brazos eran sosteni-


dos por nada.

Solo había una increíble presión por todo su cuerpo que lo em-
pujaba por delante, como una fuerza gravitacional invisible que
lo envolvía completamente.

—Absoluta y poderosa, era la verdadera fuerza del "Peaje de la


Puerta".

『 Subaru: Beako… ¡Beatrice! 』

『 Beatrice: Lo que está siendo empujado es tu cuerpo, y tu al-


ma. 』

『 Subaru: ¿Qué crees que haces—? 』

191
『 Beatrice: Tu corazón no quiere escuchar la verdad, debido a
tu debilidad, tu mirada evita la realidad, y tu mente egoísta no es
capaz de advertir tus propios Pecados. Todo esto, distancia más
y más a tu cuerpo de la Biblioteca Prohibida. 』

Pero,

『 Subaru: — 』

『 Beatrice: Betty no es… una herramienta conveniente que te


pertenezca 』

『 Subaru: — ¡¿ ?! 』

『 Beatrice: Lo que quieres oír, en el momento que quieres oí


rlo, en palabras que quieres escuchar de la forma en que deseas o
írlo… no soy una existencia tan conveniente como esa. 』

Ante las palabras que acababan de salir de la boca de Beatrice,


Subaru fue incapaz de decir nada.

Aquellas palabras penetraron profundamente dando en el clavo y,


completamente desprevenido, Subaru fue dejado sin palabras y
totalmente sorprendido.

Entonces, como si un vacío hubiese aparecido de la nada, la re-


sistencia del cuerpo de Subaru colapsó y

192
『 Subaru: Mier— 』

De esta manera, absorbido por la puerta detrás de él, el cuerpo de


Subaru fue arrastrado hacia el Peaje de la Puerta.

Si lo atravesaba, abandonaría la Biblioteca Prohibida… En el úl-


timo momento, sujetó el borde de la puerta y, mientras su otra
mitad ya se encontraba fuera, logró sostenerse en ese extremo.

Jadeando, apretando sus dientes con fuerza, miró hacia arriba —


En frente de él, había una niña con una expresión llena de pena.

『 Beatrice: Si hay algo que quieres saber, entonces pregúntale a


Roswaal. —Nii-cha o Betty, ninguno de los dos te diremos na-
da. 』

『 Subaru: ¿…Por qué parece, que estuvieras a punto de llorar? 』

Ante la última pregunta de Subaru, Beatrice bajó la vista y no


respondió.

Al final, la chica extendió sus dedos y los puso encima de los


dedos de Subaru sobre el borde de la puerta —y los soltó.

Succionado. Absorbido. Tirado.

Hacia la puerta de la Biblioteca Prohibida —por el corazón de


una niña llamada Beatrice.

193
『 Subaru: ……… 』

Deslizándose a través de ella, la puerta lo vomitó mandándolo a


volar hasta el pasillo.

En frente de sus ojos, la puerta que acababa de lanzarlo se cerró


violentamente. Al ver esto, Subaru rápidamente volvió a abrirla,
pero era demasiado tarde.

『 Subaru: Esa loli con rizos de taladro… 』

El otro lado de la puerta ya no era la Biblioteca Prohibida, sino


una habitación vacía de invitados.

Buscó por toda la Mansión, pero fue incapaz de sentir ese sexto
sentido que lo conectaba con la Biblioteca Prohibida.

—Por lo menos hoy día, no podría volver a verla.

Esta realización cayó sobre el corazón de Subaru.

Aquello que quería oír, aquello que quería saber más que nada…
En vez de eso solo terminó con más preguntas debido a las des-
concertantes palabras de la chica, quien lo echó del lugar antes
de poder obtener nada.

『 Subaru: ¡Pero qué diablos! ¡Sí sabías algo solo tenías que
escupirlo mocosa tacaña! ¡Tú, antisocial depresiva, hikikomori!
¡¿Qué clase de hija de la familia Natsuki eres?! 』

194
Subaru pateó la puerta que hasta hace unos momentos estaba co-
nectada a la Biblioteca Prohibida, y dejó salir un suspiro.

Sacudiendo su cabeza, intentó alejar esa última imagen en su ce-


rebro —Lo último que vio antes de ser lanzado, la expresión que
Beatrice tenía en aquel momento, no quería irse de su mente.

Pero, seguramente ella estaba…

『 Subaru: ¡Con una cara a punto de llorar como esa, deja de


encerrarte completamente sola, estúpida! 』

Pensando que había sido su culpa que ella tuviera esa expresión
en su rostro, y sin haber logrado nada, no podía culparla del todo.

195
ARCO 4 CAPÍTULO 4

—Después de que Beatrice lo lanzara fuera de la Biblioteca


Prohibida, Subaru regresó a la sala de estar donde estaban los
demás. Por la expresión que llevaba, parecía estar bastante aver-
gonzado de sí mismo.

Esperándolo, la habitación parecía estar igual que cuando la dejó.


La única diferencia era que Otto ya no estaba sentado en el
asiento de Subaru y que parecía haber terminado de discutir algo
con Emilia.

196
Poniendo una cara, la cual no dejaba ninguna duda en los demás
lo furioso que estaba de que otro tipo hablara de manera relati-
vamente íntima con Emilia, Subaru se dirigió hacia Otto.

『 Subaru: Veo que estabas hablando felizmente con Emilia-tan


mientras yo no estaba, pero ya puedes ir y morirte en algún otro
lado. 』

『 Otto: No soy el tipo de persona que se sienta por ahí en si-


lencio dejando el tiempo pasar… Pero más importante, ¿qué cla-
se de persona en sus cabales dice algo así inmediatamente despu
és de regresar? ¡Es bastante desagradable que siempre enfoques
tu ira hacia mí, ¿sabes?! 』

『 Subaru (con voz afeminada): ¡N-no hables como si me en-


tendieras! ¡En cuanto haya comprado tu aceite y cumpla mi
promesa, será todo entre nosotros… terminamos! ¡Así que no te
hagas la idea equivocada aquí! 』

『 Otto: ¿Podrías por favor no hablar como si hubiera algo entre


nosotros que pudiera causar un malentendido? 』

En el corto espacio de tiempo que le tomó a Otto gritarle por ac-


tuar como un tsundere, Subaru, como si hubiera perdido comple-
tamente el interés, se giró hacia Emilia.

197
Habiéndose mantenido fuera de la conversación, ella claramente
estaba esperando que él y Otto terminaran de hablar y, al ver que
le estaba mirando, le devolvió la mirada y preguntó,

『 Emilia: —¿Pudiste hablar con Beatrice? 』

Una pregunta sorprendentemente difícil. Por una parte, la res-


puesta a esa pregunta era SÍ, pero la respuesta a lo que ella real-
mente estaba preguntando, era más cercana a un NO.

Aunque había logrado hablar con ella, no fue capaz de sacar na-
da en claro de aquella conversación. Casi tenía ganas de llorar
ante el torpe, indeciso y cobarde protagonista de RPG que era.

『 Subaru: No exactamente. 』

『 Emilia: Oh … Oh bueno. Supongo que era de esperarse.


Cuando Beatrice se esconde usando su Pasaje de la Puerta no
hay manera de poder encontrarla. Ni Ram ni yo somos capaces
de dar con ella, así que… 』

『 Subaru: Ehm, de hecho, sí que pude encontrarla. Pero ella, có


mo decirlo… Supongo que estaba de mal humor o algo… Como
sea, no fui capaz de obtener ninguna respuesta de ella. Estúpido,
¿eh? 』

『 Emilia: ¿Tú… la encontraste? 』

198
Teniendo en cuenta que ella nunca había sido capaz de encon-
trarla, los ojos de Emilia se abrieron de asombro. Un poco sor-
prendido por su reacción, Subaru dejó salir un 『 ¿Ah? 』,
ladeando la cabeza.

『 Emilia: Hace tiempo que vengo pensando en esto, pero… Tú


y Beatrice son bastante unidos, ¿no? 』

Emilia murmuró en voz baja mientras se tocaba el labio inferior


con su dedo como si pensara en algo.

En respuesta, Subaru puso su mejor mirada de desaprobación,


esforzándose todo lo posible en enfatizar su expresión para ase-
gurarse de que nadie pudiera malinterpretarla.

『 Subaru: ¿Yo y Beako, amigos? Por favor… Ella es algo así


como mi archienemiga desde el momento en que la vi. La prime-
ra vez que me la encontré, absorbió todo mi maná, ¿sabías? ¡
No creo que haya suficiente tiempo en el mundo como para que
aquella horrible primera impresión se pueda desvanecer! 』

『 Emilia: ¿Incluso cuando arreglaste las cosas con Julius, despu


és de todo lo que pasó entre ustedes dos? Subaru, a veces te
comportas así, siendo completamente obstinado de manera bas-
tante insensata. 』

『 Subaru: ¡Ser insensatamente obstinado es la medida de un


hombre! Soy el tipo de chico que continúa llevando por ahí la

199
misma clase de idea estúpida aun cuando sepa perfectamente que
es pura mierda. Además, TAMPOCO arreglé las cosas con Ju-
lius. Yo, odio, a ese, tipo, POR-TO-DA-LA-E-TER-NI-DAD. 』

『 Emilia: Claro, claro. 』

Emilia respondió de manera poco sincera con una pequeña son-


risa. Viendo esto, Subaru torció su rostro en disgusto. Pero en el
fondo, estaba aliviado de que el tema haya sido dejado de lado.

Todavía no había tenido tiempo de procesar su conversación con


Beatrice. La triste expresión de su rostro al final, no tenía ni idea
de cómo empezar a darle sentido a todo eso.

『 Subaru: Por cierto, ¿dónde fue Frederica? ¿Cómo puede ser


que tenga tan mal juicio como para dejar a Emilia-tan a solas con
Otto…? 』

『 Emilia: Dejando de lado el hecho de que supuestamente yo le


pueda pertenecer a alguien… Frederica fue a preparar una de las
habitaciones para visitas… Ya que vamos a necesitar una habita-
ción para que Rem se quede. 』

『 Subaru: Ah, ya veo. 』

Subaru respondió casi susurrando. Emilia, sintiéndose apenada,


entrecerró sus ojos.

200
Pese a que se odiaba a sí mismo por causar aquella expresión en
su rostro, simplemente no podía evitar el dolor desgarrador que
llenaba su pecho, cada vez que le recordaban a Rem.

Sin embargo, con un parpadeo y sacudiendo la cabeza, extinguió


el sufrimiento en su expresión para evitar que su dolor se transfi-
riera a Emilia. Relajando sus labios, dijo,

『 Subaru: En ese caso, mejor voy a buscar a Rem al carruaje.


No debería estar ahí sola… Oh, siento lo que dije antes Otto. 』

『 Otto: No, no, no te culpo. Después de todo, creo que… un


mont ó n de cosas han pasado entre ella y Natsuki-san. Dif í
cilmente podría pedirte que controlaras tus emociones dadas las
circunstancias. 』

『 Subaru: Es solo que, cuando te imagino tocando a Rem con


tus sucias manos sobadoras de dinero, simplemente no puedo
contenerme… de verdad lo siento. 』

『 Otto: ¡Es difícil creer que de verdad lo sientas diciendo algo


así! ¡¡Tampoco creo que sea algo que debiera decir una persona
que hace unos segundos etiquetó a una chica completamente di-
ferente como si fuera suya!! 』

『 Subaru: Ese solo soy yo usándote para poner a Emilia-tan ce-


losa de amor por mí. No me hagas decirlo en voz alta, idiota. 』

201
『 Otto: ¡¡Lo dijiste en voz alta por tu propia cuenta!! 』

Sonriendo ante la esperable reacción explosiva de Otto, Subaru


miró de reojo el rostro de Emilia. Habiendo observado intensa-
mente su intercambio, los labios de Emilia parecían haberse rela-
jado y, la pena de hace solo unos momentos, había desaparecido
por completo. Confirmando esto, Subaru dejó salir un pequeño
suspiro de alivio.

『 Emilia: Subaru y Otto-kun parecen realmente cercanos, a pe-


sar de que solo se conocieron hace poco. 』

『 Subaru: ¿Huh, de eso es que te pones celosa? ¡Comparado


con mis sentimientos por ti, Otto es solo un juguete, una chucher
ía tirada en el suelo! ¡Lo que yo quiero es una real y apasionada
relación contigo, Emilia-tan! 』

『 Otto: ¡¿Por qué tengo que ser tan fácilmente descartado?!


Aun cuando no tenga ningún sentido con la realidad, ¡¡todavía
no me gusta para nada!! 』

Viendo como los dos chicos se enfrascaban cada vez más en su


discusión, Emilia repentinamente comenzó a reír. Cubriendo su
boca con sus manos, sus hombros se sacudían de la risa. Emilia,
de alguna forma, se las arregló para soltar un 『 Lo siento 』 an-
tes de por fin ser capaz de continuar.

202
『 Emilia: No creo que sea un buen momento para estar riendo
así, pero no pude evitarlo… ¿Están seguros de que en realidad
no se conocen de más tiempo? 』

『 Subaru: Él es un comerciante ambulante, ¿sabes? Una vez


que sus negocios hayan terminado, se irá de aquí antes de que lo
notes… De hecho, solo la idea de tener otro personaje masculino
aparte de mí, rondando cerca de Emilia-tan, ¡Aaah, no lo sopor-
to! 』

『 Otto: ¡No sé a qué te refieres, pero por el poco tiempo que te


conozco, definitivamente no me agrada! 』

Viendo a Otto poner sus manos sobre la cabeza con una especie
de expresión traumatizada en su rostro, Subaru resopló con fuer-
za, torciendo la boca.

De alguna manera, aquellas exageraciones eran de hecho sus


verdaderos sentimientos. Desde que dejó al descubierto su cora-
zón frente a Emilia, Subaru la ha perseguido con aires de inven-
cibilidad indomable. Debido a lo mismo, su corazón ardía en
celos cada vez que otro hombre se aproximaba a ella.

Seguramente aquello era debido a que, tanto las profundidades


de su positivismo, como las de sus celos, eran muchas veces más
grandes que las de cualquier persona normal.

203
La desenfrenada conversación, en la sala de estar, estaba llegan-
do a su fin justo cuando Frederica volvía de preparar la habita-
ción de invitados.

『 Otto: Estaba pensando… Me gustaría revisar cómo van las


cosas en la aldea de al lado. Debido a que me estoy haciendo
cargo de los certificados del resto de los mercaderes en cuanto a
la compra de sus cargamentos, también podría encargarme, has-
ta cierto punto, de distribuirlos por la aldea. Obviamente, el
Margrave deberá pagar por los costos más tarde. 』

Después de decir esto, como si no estuviera para nada cansado


después del largo viaje que acababan de hacer para llegar, Otto
se apresuró de vuelta a la aldea.

No importaba que tan calculador podía ser como mercader, su


proposición, tomando en cuenta que el 60% de los aldeanos aún
no habían regresado, más que para obtener beneficios, era una
ayuda y un apoyo para la aldea de Arlam, que aún no podía fun-
cionar como corresponde.

Mientras miraba a Otto ocultar su buena disposición detrás de un


comportamiento hambriento de dinero, Subaru se forzó a sí
mismo para ocultar su gratitud pretendiendo escupir al suelo.

『 Frederica: Como me habían pedido, preparé una habitación


en el sector de sirvientes… Extrañamente, solo había una habi-
tación completamente vacía. 』

204
『 Subaru: Completamente vacía… ¿La habitación al fondo del
segundo piso? 』

『 Frederica: —Sí, así es. Solo esa habitación estaba vacía,


como si hubiesen tirado todo excepto la cama… ¿Sabes algo
acerca de eso? 』

Mientras Frederica hablaba de la habitación que acababa de pre-


parar, Subaru se esforzaba para ocultar el dolor que emergía en
sus ojos.

La habitación de la cual hablaba — La habitación al fondo del


segundo piso de la Mansión en el ala oeste, era la habitación que
Rem solía usar. Al escuchar la explicación de cómo parecía ha-
ber sido completamente vaciada, Subaru sintió la profunda pre-
sencia del sobrecogedor poder de la Autoridad de Glotonería: La
erradicación de la existencia.

『 Subaru: …No. Solo fue una corazonada. No hay ningún otro


significado detrás de eso. 』

Frederica, que parecía haber visto la verdad detrás de las pala-


bras de Subaru, no dijo nada.

Ella también parecía tener una extraordinaria disposición como


sirvienta. Probablemente, junto con Rem, Frederica ayudaba a
mantener la demasiado espaciosa Mansión de Roswaal funcio-
nando. Sin contar a Ram, claro.

205
Después de rodear la mansión, un sonido parecido a un suave re-
soplido, saludó a Subaru mientras se dirigía hacia el carruaje
dragón.

Mirando hacia donde el carruaje estaba aparcado, observó un


edificio poco familiar parecido a un almacén. Probablemente se
trataba de una especie de refugio para los carruajes dragón, co-
mo un garaje.

En el cobertizo de al lado se encontraba Patrasche.

El dragón de tierra con piel de color negro azabache, dejó salir


un grito mientras estiraba su cuello para acercarse a Subaru en
un gesto de ternura.

Poniendo la punta de su dedo sobre las fosas nasales que se le


acercaban, le hizo cosquillas sobre su rugosa piel.

『 Subaru: Disculpa por no haberte agradecido apropiadamente


todavía, Patrasche. Un montón de cosas han pasado, y sé que es
un poco tarde, pero cuento contigo de ahora en adelante,my
friend. 』

『 Patrasche: … 』

En respuesta a las palabras de Subaru, Patrasche lamió la palma


de su mano con su áspera lengua. Viendo aquel amigable inter-
cambio, Frederica inclinó su cabeza.

206
『 Frederica: Ella de verdad te aprecia mucho. Una mirada es
suficiente para saber de lo que es capaz esa dragona de tierra y,
sin embargo, ver lo domesticada que está… Es increíble. 』

『 Subaru: No he hecho nada cercano a domesticarla. Si se su-


pone que los dragones de tierra no se dejan normalmente acari-
ciar o abrazar, entonces supongo que Patrasche tiene una
capacidad emocional más profunda que los otros. O quizás, soy
tan inútil que ella simplemente no puede dejarme solo. 』

No era que Subaru estuviera siendo humilde, era simplemente su


manera de apreciar el cariño de Patrasche.

En tan solo 3 o 4 días de haberla conocido, ¿cuántas veces le ha-


bía salvado la vida esta dragona de corazón blando?

Al contrario, Subaru todavía no había podido hacer nada por ella


en agradecimiento. Lo único que podía pensar era que, su en-
cuentro con esta dragona de tierra, no era nada menos que una
bendición.

Como si hubiera entendido las palabras auto dirigidas de Subaru,


Patrasche acercó su cabeza y frotó su hocico contra la distraída
mejilla de Subaru.

Sorprendido frente a tal inesperado acto, Subaru sonrió incómo-


damente ante la rasposa sensación en su rostro.

207
『 Frederica: Creo, que entiendo la clase de persona que Subaru-
sama es. Tienes tus propias dificultades. 』

『 Subaru: … 』

Sus palabras no iban dirigidas a Subaru, quien tenía las manos


llenas con Patrasche. Sus palabras y amable mirada iban dirigi-
das a Patrasche, quien jugueteaba con él.

Patrasche se detuvo un momento ante las profundas emociones


tras las palabras de Frederica, mientras la miraba con sus pupilas
de reptil. Entonces continuó jugando con Subaru.

En ese momento, aquellas dos mujeres habían llegado a alguna


clase de entendimiento y Subaru ni siquiera se había dado cuenta.

Como sea,

『 Subaru: Lamento haberte hecho esperar, Rem. Seguro que es-


to estaba estrecho y oscuro, ¿no? Te llevaré a tu habitación aho-
ra, ¿vale? 』

Después de haber pasado un poco de rato jugando con Patrasche,


se dirigió hacia donde estaba aparcado el carruaje —En otras pa-
labras, hacia donde Rem estaba durmiendo.

No había habido ningún cambio. Rem se mantenía en un sueño


profundo. No hizo ninguna objeción. Molesta por haber sido de-

208
jada en ese lugar, miraría hacia otro lado con sus mejillas infla-
das… diciendo 『 ¡Subaru-kun es tan malo! 』 y luego sonreirí
a ante la torpe disculpa de Subaru —Pero nada de eso podía pa-
sar.

『 Frederica: —Ya me lo habían dicho antes, pero aun así estoy


sorprendida. 』

Detrás de Subaru e inmersa en nostalgia, Frederica, que veía a


Rem por primera vez, fue incapaz de ocultar su sorpresa. Cuando
Subaru inclinó su cabeza frente a la respuesta de sorpresa de
Frederica, ella sacudió suavemente su cabeza.

『 Frederica: No es nada. Es solo que, su rostro es tan parecido a


la Ram que conozco. La única diferencia es el color de su cabe-
llo… Gemelas, dijiste. 』

『 Subaru: Estoy seguro que debe ser difícil de creer después de


haber perdido todos los recuerdos sobre ella, pero me alegra que
me hayas creído. Me gustaría que pudieras recordarla, aunque
todo esto pareciera una broma de mal gusto. 』

Asintiendo ante la sorpresa de Frederica, Subaru acarició la me-


jilla de Rem con la palma de su mano.

De alguna manera, no podía sentir ni calor ni frío. No había duda


de que sus funciones vitales estaban activas, pero no quedaba
ninguna otra prueba de que estuviera viva.

209
Confirmando lo mismo que ya había confirmado incontables ve-
ces, Subaru nuevamente recibió una herida incurable en el fondo
de su corazón. Aun sabiendo que esto pasaría, no podía evitar
seguir revisando.

『 Frederica: Subaru-sama. Si quiere no tengo problemas en


cargarla… 』

『 Subaru: Quiero hacerlo yo. Por favor déjame. Quiero ser


quien lleve a Rem a la Mansión… a su habitación. Perdón por
ser tan egoísta. 』

『 Frederica: Para nada. Es bastante emotivo. Tus ojos parecen


los de un asesino, pero eres bastante amable por lo que veo. 』

『 Subaru: ¡Y también tengo un corazón sensible que se daña


ante tales insultos casuales! 』

Respondiendo a las palabras de Frederica, Subaru levantó a Rem


en sus brazos. Ya la había cargado numerosas veces para mover-
la, pero aun así se seguía sorprendiendo de lo liviana que era.
Era con ese cuerpo que ella se había levantado frente a él, lu-
chando para proteger a su inútil persona. Mientras más pensaba
en ello, más crecían sus sentimientos sobre ella.

210
『 Subaru: Te despertaré lo antes posible. Así que, por favor,
regáñame pronto por manosear tu suave cuerpo con estos dedos
míos. 』

『 Frederica: Había empezado como una frase digna de admirar,


hasta que lo arruinaste con esa última parte. 』

Subaru salió del carruaje dejando atrás a Frederica con sus pala-
bras de disgusto. Inclinó su cabeza despidiéndose de Patrasche,
quien había asomado la cabeza mirándolo desde el establo. En-
tonces Subaru entró a la mansión, guiado por Frederica.

Al fondo del pasillo, correspondiente al área de sirvientes — es-


taba la pieza que alguna vez fuera de Rem.

『 Frederica: Hablaste con Beatrice-sama. 』

El tema salió abruptamente mientras caminaban.

Subaru, que subía cuidadosamente las escaleras, miró en direc-


ción a la espalda de Frederica. Ella entrecerró sus agudos ojos y
se giró para observar a Subaru con una mirada que desprendía
solo intimidación. Sin embargo, Subaru sabía que aquella inti-
midación no era su intención ya que él tenía esa misma clase de
ojos.

Llegando a la conclusión de que aquel silencio era una confir-


mación a su pregunta, Frederica dijo,

211
『 Frederica: ¿Se encuentra ella bien? Pregunto, porque desde
que llegué a la mansión, no he sido capaz de verla. 』

『 Subaru: Ya se lo dije a Emilia-tan, pero ella estaba bien… o


eso creo. Aunque no pude hablar con ella lo suficiente, debido a
que no se encontraba de muy buen humor. 』

『 Frederica: Así que… es así. 』

Aunque se veía un poco ansiosa, la expresión que puso ante la


respuesta de Subaru fue un poco desanimada.

Viendo aquella mirada, Subaru no pudo evitar preguntarse algo.


Era sobre el papel que la niña llamada Beatrice tenía realmente
en la mansión.

Hasta ahora, Subaru no había indagado demasiado sobre su posi-


ción o pasado.

La niña, en la mansión del Margrave Roswaal, se recluía a sí


misma en un misterioso y mágico espacio, la Biblioteca Prohibi-
da, y era tratada por Rem y por Ram como una invitada y como
alguien de la nobleza.

Además, ella parecía adorar infantilmente a Puck, el espíritu con


un contrato con Emilia, candidata para la Selección Real, como
si fuera su hermano mayor.

212
Por otro lado, la forma en que se comportaba frente a Subaru,
parecía apropiada para su edad, sin embargo, sus acciones duran-
te su último encuentro —estaban llenas de misterios.

『 Subaru: Umm, Frederica, ¿trabajaste por mucho tiempo en la


mansión? 』

『 Frederica: Oh, ¿estás interesado? Emilia-sama, la mujer que


llevas ahora en tus brazos y Beatrice-sama… parece que tienes
bastantes intereses. 』

『 Subaru: Deja de hablar de Beako de esa forma, no me intere-


san los niños. Como puedes ver, tengo mis manos llenas con
Emilia-tan y con Rem, ¿vale? Frederica por otra parte… Hones-
tamente, aunque ha sido por poco tiempo, no eres mi tipo. 』

『 Frederica: Oh, ¿es que me odias? 』

『 Subaru: No he dicho eso. Es solo una cuestión de preferencia


personal. No es que te odie ni nada. 』

Los ojos de Frederica se desplazaron como danzando mientras


soltaba una risotada frente a la respuesta de Subaru, al mismo
tiempo que se cubría la boca evitando que sus colmillos queda-
ran a la vista.

『 Frederica: No es que me importe demasiado. De todas formas,


pareces tener bastantes preocupaciones. 』

213
『 Subaru: Es solo que fui un poco hiriente al conocerte. Te reí
ste de eso, pero aun así te dolió un poco, ¿no? 』

『 Frederica: …… 』

Ante las palabras de Subaru, los ojos de Frederica temblaron en


una expresión de sorpresa esta vez. La sonrisa que tenía había
desaparecido y se quedó mirándole. Sus ojos brillaban mientras
buscaba con su mirada la de él. Subaru al ver sus ojos, pudo sen-
tir como si estuviera intentando ver a través de él.

Lentamente dejando salir un suspiro, Frederica dijo,

『 Frederica: Las personas no suelen ver muy seguido lo que


hay en mi corazón. Te pediré que por favor te abstengas de vol-
ver a hacerlo. 』

『 Subaru: Solo fue cuestión de unir las piezas nada más. Adem
ás, lo mismo pasa conmigo. Es difícil que los demás sepan lo
que pienso con una mirada tan de pocos amigos como la que
tengo… Aunque en mi caso, es de familia. 』

Debido a que los dos padres tenían una fiera expresión en su mi-
rada, el hijo también la tenía. Durante el almuerzo, todos mante-
nían la misma expresión mientras exprimían la mayonesa en sus
platos. Cualquiera que viera aquella escena desde fuera, podría

214
haber pensado que estaban realizando algún ritual de magia ne-
gra en la mesa del comedor.

Frunciendo el ceño mientras pensaba seriamente en aquellos re-


cuerdos, Frederica dejó salir un suspiro incluso más largo.

『 Frederica: No eres alguien incómodo de tratar, pero definiti-


vamente eres extraño. Creo que entiendo por qué Emilia-sama se
comporta del modo en que lo hace. 』

『 Subaru: ¿Emilia-tan, qué? 』

『 Frederica: No es nada. Si te dijera, Emilia-sama se molestaría


de verdad conmigo. Por otro lado, ¿para qué quieres saber cuá
nto tiempo trabajé en la mansión? 』

Sacudiendo la cabeza, Frederica cambió rápidamente de tema.

Aun cuando no pudo darles mucho sentido a sus palabras, Suba-


ru decidió continuar con el tema original.

『 Subaru: La verdad es que, me gustaría hablar sobre Beako…


Beatrice. Si trabajaste aquí como sirvienta por mucho tiempo,
entonces a lo mejor podrías decirme cuánto tiempo lleva ella en
la mansión. 』

No lo había preguntado en voz alta, pero Frederica debía tener


alrededor de 23 o 24 años. Incluso si había estado solo unos 10

215
años en la mansión, tomando en cuenta que Beatrice parecía es-
tar alrededor de los 12, debería poder tener un cálculo aproxima-
do sobre el tiempo que ella llevaba viviendo ahí.

Pero, ante la pregunta de Subaru, Frederica sacudió la cabeza.

『 Frederica: Lo siento, pero no lo sé. Beatrice-sama se ha re-


cluido en la Biblioteca durante bastante tiempo, incluso antes de
que yo entrara a trabajar en la mansión. 』

『 Subaru: Ah, bueno. Supongo que no hay nada que hacer. Que
seas una sirvienta no quiere decir que hayas trabajado exclusi-
vamente en la Mansión Roswaal. Lo que significa que cuando
llegaste a la mansión, ya llevabas un tiempo en el oficio… 』

『 Frederica: No es eso, Subaru-sama 』

Frederica interrumpió a Subaru, cuya plausible conclusión había


sido negada repentinamente con esas palabras.

Mientras Subaru fruncía el ceño, ella se enderezó completamente


y, junto a su perverso rostro y una notable preocupación, ella di-
jo,

『 Frederica: El único lugar en el que he trabajado como sirvien-


ta, es aquí, en la Mansión del Maestro. Comencé cuando tenía
12 años, por lo que ya deben ser poco más de 10 años que llevo
trabajando aquí. 』

216
『 Subaru: …Espera, ¿no es eso un poco raro? Porque si hace-
mos el cálculo hacia atrás, eso significaría que Beako se ha es-
tado encerrando en esa mohosa habitación desde que solo era un
bebé. 』

『 Frederica: ¿Es que no lo sabes? 』

Como si criticara el desconocimiento de Subaru, Frederica sacu-


dió su cabeza.

Con su actitud confirmando una duda que había tenido desde ha-
ce tiempo en su corazón, Subaru entendió aquello en lo que ha-
bía evitado pensar por tanto tiempo.

En otras palabras, la niña de la biblioteca—

『 Subaru: Su apariencia no ha cambiado en todo ese tiempo…


supongo que eso significa que no es humana entonces. 』

『 Frederica: Desde los inicios de la familia Mathers, la biblio-


tecaria que hizo el juramento de proteger la Biblioteca Prohibida
—Es ella, el Gran Espíritu, Beatrice-sama. 』

Incapaz de ver mentiras en sus palabras, Subaru no tuvo más op-


ción que aceptarlas. La verdadera identidad de la niña con la que
había interactuado hasta ahora, era una existencia que pertenecía
a una dimensión enteramente diferente.

217
『 Subaru: Gran Espíritu… Es el mismo título de Puck, a pesar
de que luce completamente diferente a él. 』

『 Frederica: Tiene algo que ver con la ausencia de contrato y el


juramento hecho… no, eso es más de lo que tengo permitido de-
cir. Por favor disculpa. 』

『 Subaru: Imposible… totalmente imposible. 』

¿Cuántas veces la ignorancia de Subaru había causado que fuera


arrastrado en los problemas de otros que sabían lo que ocurría,
pero jamás lo dirían?

A Frederica no le importó la mirada de desprecio que le lanzaba


Subaru, y apretó los labios. Por lo visto, no tenía ninguna inten-
ción de tocar aquel tema de nuevo. Ante su actitud y comporta-
miento, Subaru suspiró en resignación, sabiendo que no tenía
sentido seguir indagando sobre Beatrice en ese momento.

Mientras avanzaba, pensó unos momentos en la conversación


que recién habían tenido, pero, de pronto, sus piernas se detuvie-
ron.

『 Subaru: Frederica… 』

218
『 Frederica: Discúlpame Subaru-sama. Hablé demasiado. Es
solo que estaba feliz de que alguien se preocupara tanto por Bea-
trice-sama. Por favor, perdóname. 』

『 Subaru: Está bien, pero mis brazos ya no pueden más. 』

Sus brazos temblaban. Subaru miró a Frederica con una expre-


sión rígida en su rostro.

Había estado actuando como si le sobraran las fuerzas, debido a


que se trataba de "un cuerpo super liviano" y "todo es posible
con el poder del amor", pero cosas como la fuerza de sus brazos
y su resistencia muscular, ignoraron completamente esos pensa-
mientos, atacándolo de golpe.

『 Frederica: Oh, oh 』

『 Subaru: Así que, ¡hazte a un lado, por favor! 』

Subaru se juró a sí mismo que nunca haría algo tan estúpido co-
mo dejar a Rem en el suelo o entregársela a Frederica, por lo que,
ignorando completamente su oferta de cargarla en su lugar, Sub-
aru dejó atrás a Frederica mientras trotaba en dirección a la habi-
tación de invitados.

El sonido de pasos trotando detrás de él indicaban que Frederica


lo seguía de cerca. A pesar de la terrible manera en que habían
terminado su conversación, llegó a la habitación de Rem.

219
『 Emilia: —De verdad que te tomaste tu tiempo. 』

Emilia dijo con una expresión que indicaba lo aburrida que esta-
ba de haber esperado por tanto tiempo a Subaru.

※ ※ ※ ※ ※

Dejando a Rem en la cama, Subaru cubrió su cuerpo con la col-


cha hasta su pecho. El latido de su corazón, su tórax expandién-
dose y contrayéndose mientras respiraba, eran todas pruebas de
que aún estaba viva. Hasta el día en que abriera sus ojos de nue-
vo, se preguntó cuánto tiempo tendría que permanecer en ese lu-
gar.

『 Subaru: Supongo que eso depende de lo mucho que me es-


fuerce, ¿huh? 』

Convirtiendo sus sentimientos en una nueva promesa, Subaru


gentilmente movió el pelo sobre la frente de Rem y, entonces, se
giró para ver a Emilia, quien se mantenía de pie en silencio, de-
trás de él.

『 Subaru: Lamento haberte hecho esperar. Frederica y yo ter-


minamos hablando de varias cosas y yo me lesioné los brazos
por un exceso de ácido láctico en mis bíceps. 』

『 Emilia: Es genial que pudieran conversar. ¿Y de qué habla-


ron Frederica y tú? 』

220
『 Subaru: Le pregunté sobre cosas que pudieran servir para
rehabilitar a esa chica auto recluida. Cuánto tiempo llevaba en-
cerrándose a sí misma, cuándo comenzó, cómo era su trato con
los demás después de comenzar a recluirse… Puras cosas que
pudieran servir en su recuperación. 』

『 Emilia: Hmmm, ya veo. Subaru, de verdad que sabes mucho


sobre personas recluidas. Es sorprendente. 』

『 Subaru: Emilia-tan, sé que no es tu intención… pero tus pala-


bras a veces me desgarran el alma. Justo como ahora. 』

Era un poco desconcertante que le elogiara tan genuinamente a


pesar de no haber sido del todo honesto con ella. Emilia, con una
expresión completamente inocente, ladeó la cabeza y miró a
Subaru, quien tenía el ceño fruncido. Le había respondido con
una incómoda sonrisa mientras se encogía de hombros.

『 Emilia: Entonces, ¿no lograste que Beatrice te dijera nada? 』

『 Subaru: Sus labios estaban sellados y no había forma de que


soltara prenda. Por cierto, sé que lo he preguntado ya varias ve-
ces, pero ¿dónde está Puck? 』

『 Emilia: —No hay suerte, todavía no responde. Esto ocurre de


vez en cuando, pero esta vez no es para nada oportuno. Cielos,
esto es bastante angustioso. 』

221
Buscando dentro de su blusa, Emilia sacó un cristal de color ver-
de. Encajado en un pendiente, la piedra brillaba tenuemente. En
su interior, una fascinante luz se arremolinaba en el lugar donde
el Gran Espíritu residía. Era el enlace que sellaba el contrato en-
tre Emilia y Puck. Habiendo visto su forma materializada ir y
venir del cristal, Subaru sabía esto muy bien. Es solo que, to-
mando en cuenta lo que acababan de decir, hacía tiempo que no
había indicios de él dentro del cristal. Se había ido —Era difícil
de creer, pero no estaba respondiendo a sus llamadas.

『 Subaru: ¿Esto, ocurre a veces? Pero eso debe ser bastante


molesto para ti. 』

『 Emilia: Cuando de verdad, pero de verdad necesito la ayuda


de Puck, el siempre aparece. Así que no creo que no esté miran-
do… Le he preguntado qué es lo que hace cuando no está por
aquí, pero nunca me lo ha dicho. 』

Escuchando las palabras de disculpa de Emilia, Subaru se rascó


la cabeza diciendo 『 Eso… 』. Era incapaz de esconder su de-
cepción ante el hecho de que Puck, consciente de todo lo que
ocurría, había decidido permanecer en silencio. Con eso, todos
los que podrían haberle ayudado a disipar las dudas que tenía,
habían desaparecido sin decir palabra.

『 Subaru: Puck y Beako. Los dos negándose a hablar conmigo


al mismo tiempo… Esto apesta. 』

222
『 Emilia: Lo sé… Hey, Subaru, ¿qué deberíamos hacer? 』

Subaru, con la mano sobre su frente, pensaba profundamente


cuando Emilia le preguntó sobre qué hacer.

Bajó la mirada ante sus palabras. Viendo la confianza que había


en sus ojos cuando le hablaba, se despreció a sí mismo por sen-
tirse feliz en un momento como este. Sin embargo, tomando en
cuenta lo mucho que creía en él, dejó de lado aquel pensamiento
sofocante, comprendiendo lo que debía hacer.

『 Subaru: Ya que los dos que podrían saber algo, decidieron


quedarse callados al mismo tiempo, realmente no tenemos más
opción que seguir adelante… Aunque, incluso si encontramos a
ese tipo, no hay manera de saber si nos dirá o no algo… 』

『 Emilia: Te refieres a Roswaal, ¿verdad? 』

『 Subaru: Sí, ya es momento de que lo escupa todo y nos diga


que rayos está ocurriendo, creo. 』

Viendo a Emilia comprender la situación, Subaru asintió con la


cabeza. Debido a que había sido capaz de seguir el hilo de sus
pensamientos, Emilia probablemente estaba pensando lo mismo
que él.

Emilia se puso una mano sobre el pecho, aliviada de que sus


opiniones se hubieran alineado de tal manera.

223
『 Emilia: Estoy tan feliz de que Subaru pensara igual que yo.
Me preguntaba qué haría si de pronto estuvieras en desacuerdo
conmigo igual que Roswaal y Ram lo hacían. 』

『 Subaru: Puede que hayan detalles en los que no siempre esté


de acuerdo contigo, pero en general, siempre estaré cien por
ciento apoyando a Emilia-tan, ¿sabes? Incluso si no es comple-
tamente de mi agrado, seguiré estando a tu lado debido al amor
que siento por Emilia-tan. Espero que puedas creer eso. 』

『 Emilia: Amor… —Subaru, de verdaaaad que sabes elegir el


momento oportuno para ligar. 』

La irresponsable línea de Subaru tomó por sorpresa a Emilia,


quien rápidamente miró hacia otro lado. Las mejillas de Subaru
estaban levemente sonrojadas mientras apretaba ambos puños,
mientras que Emilia, todavía mirando en dirección contraria, dijo

『 Emilia: Entonces, tengo una propuesta para ti, Subaru, ya que


siempre estarás de mi lado. 』

『 Subaru: Muy bien, déjame oírlo, haré lo que sea. 』

Subaru se puso una mano sobre el pecho como un subordinado


que muestra respeto. Viendo esto, Emilia cerró uno de sus ojos
diciendo 『 Ya que lo pides tan amablemente… 』, apretando
los labios y mirándolo de vuelta.

224
Entonces, después de dejar salir un gran suspiro, Emilia miró di-
rectamente a las oscuras pupilas de Subaru.

『 Emilia: Hay varias cosas de las que tenemos que hablar con
Roswaal, además tenemos que descubrir lo que sucedió con los
aldeanos que partieron con Ram. Es por eso, que quiero ir al
Santuario. 』

『 Subaru: Santuario… 』

Era el nombre de un lugar que había escuchado varias veces du-


rante su estadía en la Mansión Roswaal. Desafortunadamente,
Subaru desconocía como llegar a aquel lugar, pero era un hecho
de que, los aldeanos evacuados por Ram, se dirigieron hacia allá
para escapar del Culto de la Bruja. Por lo menos, ahora que la
secta del Culto de la Bruja liderada por Betelgeuse había sido
aniquilada, el nivel de peligro en el Santuario no debía ser mayor
que el de la mansión.

『 Emilia: De todas formas, me han dicho varias veces que se


trata de un lugar que tendré que visitar tarde o temprano, por lo
que creo que este el mejor momento para eso. He decidido que,
esta vez, hablaré seriamente con Roswaal sobre todo lo ocurri-
do. 』

『 Subaru: ¡E—es—esp—espera un segundo! ¡¿No estarás


pensando en dejarme atrás, verdad?! 』

225
『 Emilia: ¡¿Eh?! 』

Levantando ambas manos frente a las entusiastas palabras de


Emilia, Subaru puso un alto a su decisiva declaración. Entonces
continuó,

『 Subaru: Emilia-tan, sé que estás entusiasmada y yo estoy de


acuerdo, pero no puedes simplemente dejarme atrás. Reconozco
que soy un debilucho y también un poco tonto, pero odiaría no
poder dar lo mejor de mí estando a tu lado. Sé que estoy siendo
egoísta, ¡pero por favor compréndeme! 』

Escuchando las ardientes e implacables palabras de Subaru, los


ojos de Emilia se abrieron de sorpresa.

Definitivamente eran sus verdaderos pensamientos. Subaru per-


manecería al lado de Emilia. Si no estaba junto a ella, entonces
no podría protegerla. No podría hacer nada por ella. No había
ninguna intención oculta en sus sentimientos, era simplemente
que su existencia era necesaria para ayudarla. No tenía nada que
ver con él queriendo algo a cambio, era solo algo que él quería
hacer.

La expresión de Emilia todavía mostraba sorpresa ante las pala-


bras de Subaru y, decidiendo que ese sería un buen momento pa-
ra darle el golpe de gracia, él continuó.

226
『 Subaru: No me importa si intentas detenerme, iré contigo. No
tengo ninguna intención de ser dejado atrás. Ya sea yendo al
Santuario o encontrarse con Roswaal, nada se interpondrá en el
camino de mi ardiente amor por— 』

『 Emilia: Nunca pensé en dejarte atrás. Tú vienes conmigo. 』

『 Subaru: ¡No quiero que me dejes atrás! ¡No, no, NO! —


Espera, ¿qué dijiste? 』

Subaru, que estaba a punto de postrarse en el suelo, preparado


para rogar con todo su cuerpo, le hizo a Emilia esa pregunta.

Viendo las acciones de Subaru, Emilia se puso un dedo en los


labios y su rostro se enrojeció levemente.

『 Emilia: Como dije, tú vienes conmigo. Estaría demasiado an-


siosa si fuera solo yo. 』

『 Subaru: Eh, Emilia-tan… 』

『 Emilia: Subaru, cuento contigo. No creo que seas débil o ton-


to. Necesito tu fuerza. 』

『 Subaru: ……… 』

El impacto que tuvieron esas palabras en Subaru no puede ser


descrito. Había quedado completamente boquiabierto. El rostro

227
de Emilia se nubló con incertidumbre ante su estado inmóvil.
Levantando una mano, indecisa sobre si tocarlo o no,

『 Emilia: Ah, uhm. ¿Qu—qué ocurre? ¿Dije algo extraño de


nuevo? 』

『 Subaru: El interruptor de mi motivación está completamente


en tus manos. Ya sea que esté encendido o no, depende entera-
mente de lo que tú digas. No puedo soportarlo. 』

Cubriéndose la cara con las manos, Subaru le dijo aquello con


un tono burlón a Emilia. 『 ¿Eh? ¿¿Eh?? ¿Qué quieres decir? 』,
incapaz de leer su intención detrás de sus palabras, Emilia pre-
guntó nerviosa.

Viéndola tan confundida, le daban ganas de restregárselo en la


cara. Después de todo lo que Subaru había tenido que pasar por
ella, estaba saboreando totalmente el momento.

『 Frederica: —Parece que han llegado a un acuerdo. 』

『 Subaru: ¡¿Gyaa—!? 』

Su conversación, que para otros habría parecido puro coqueteo,


fue trágicamente interrumpido por un golpe en la puerta seguido
por la entrada de Frederica.

228
Emilia no se sobresaltó con su llegada, pero Subaru, que intenta-
ba con toda su fuerza calmar los latidos de su corazón, no pudo
evitar la sorpresa. Aun cuando Frederica debió haber notado fá-
cilmente lo que Subaru estaba sintiendo en ese momento, no
mostró ningún rastro de ello en su calmada, pero aun perversa
expresión.

『 Frederica: No tengo ninguna objeción con ustedes dos yendo


al Santuario. Sin embargo, las preparaciones tomarán alrededor
de dos días. 』

『 Subaru: ¿Con preparaciones, te refieres a que vendrás con


nosotros? 』

『 Frederica: No es eso. Debido a que tengo deberes que cumplir


aquí, soy incapaz de acompañarlos. En cambio, le daré direc-
ciones al dragón de tierra que trajiste contigo para que pueda lle-
varles hasta el Santuario. 』

『 Subaru: ¿Te refieres a Patrasche? 』

Subaru abrió los ojos en sorpresa ante la inesperada propuesta.


Ante su pregunta recibió un 『 Pero por supuesto 』 de Frederi-
ca, quien continuó hablando como si fuera de lo más normal.

『 Frederica: Los dragones de tierra son criaturas muy inteligen-


tes. Si les instruyes apropiadamente, son capaces de entender
que caminos tomar haciendo innecesario el uso de un gu ía.

229
Además, puesto que ella luce especialmente inteligente, no creo
que haya problemas. 』

『 Subaru: Patrasche, ¡cada vez te vuelves más valiosa! En serio,


¿cómo es posible que hayamos llegado a esto? 』

Subaru ladeó la cabeza intentando comprender a su compañera,


pero Frederica ignoró su pregunta y, enderezando su cuerpo, los
miró a ambos,

『 Frederica: Si terminan yendo al Santuario, hay varias cosas


que me gustaría que recordaran. Especialmente Emilia, me gus-
taría que fuera cuidadosa con el tema de su nacimiento y apa-
riencia. 』

『 Emilia: —Sí, estoy preparada. Después de todo, había escu-


chado que era un lugar con un trasfondo complicado. 』

Ante las calamitosas advertencias de Frederica, Emilia tensó la


mandíbula. La mirada en sus ojos cargaba con su fuerza de vo-
luntad. Para mostrar que respetaba su decisión, Subaru se paró a
su lado.

『 Subaru: Honestamente, no sé nada sobre el lugar excepto que


lo llaman Santuario… pero mi único objetivo es apoyar a Emi-
lia-tan, por lo que haré cualquier cosa que ella diga. 』

230
『 Frederica: De hecho, puedo sentir un puro y refrescante moti-
vo oculto en ti. 』

Exasperación y admiración pasaron por los ojos de Frederica al


mismo tiempo, entonces, pestañeando una vez, alejó esos senti-
mientos y levantó un dedo.

『 Frederica: En ese caso, déjenme contarles sobre el Santuario.


Pero antes, hay una cosa que necesito que recuerden. 』

『 Subaru: ¿Necesitas… 』

『 Emilia: ¿…que recordemos? 』

Las cabezas de Emilia y Subaru se ladearon al mismo tiempo.


Viendo esto, Frederica asintió con un 『 Sí 』, bajando leve-
mente el tono de su voz.

『 Frederica: —Cuídense de alguien llamado Garfiel. Una vez


que estén en el Santuario, deben tener mucho cuidado de no en-
trar en contacto con ese hombre. 』

231
ARCO 4 CAPÍTULO 5

Tal como había dicho Frederica, pasaron dos días antes de que
pudieran marcharse al Santuario.

Entremedio de sus deberes de la mansión, Frederica estuvo en-


señándole a Patrasche, en los establos, cómo llegar al Santuario.
Debido a que prácticamente era responsable de todo el trabajo de
la mansión, Subaru le había sugerido que simplemente le dijera a
él la localización para que no tuviera que trabajar tanto, pero

『 Frederica: Mis disculpas, pero la ubicación del Santuario es


de gran importancia para nuestro maestro. Como una simple sir-

232
vienta, no puedo permitirme actuar negligentemente sobre este
tema. Incluso habría preferido no enseñarle ni siquiera al dragón
de tierra sobre cómo llegar. 』

De esa manera se negó amablemente a enseñarle a él.

A pesar de que no había quedado conforme con eso y que no lle-


garía más rápido al Santuario quejándose de lo receloso que era
Roswaal con la ubicación del lugar, Subaru no tuvo más opción
que aceptar el juicio de Frederica.

Y así, Subaru pasó dos días sin novedades hablando con los al-
deanos y retomando su rol como sirviente mientras realizaba al-
gunas tareas secundarias en la mansión.

En todo ese tiempo continuó molesto, apretando loa labios, de-


bido a que Puck aún no se dignaba a aparecer.

Emilia, que tampoco tenía nada que hacer, siguió tímidamente a


Subaru a la aldea, haciendo un esfuerzo para disminuir la distan-
cia que existía entre ella y los aldeanos. Además, aprovechó de
leerle a Subaru varios libros y textos que él no podía entender,
aprovechando, de paso, de aumentar su propio conocimiento.

Y mientras ambos pasaban el tiempo de la mejor manera que


podían, hubo un par de cambios.

El primero fue,

233
『 Otto: ¡Aaah! ¡¿Por qué está todo esto en un solo montón!? ¡
Documentos que tienen prioridad! ¡Documentos que pueden ser
descartados tan pronto son leídos! ¡Y documentos que ni mere-
cen la pena ser revisados! ¡Están todos juntos y desordena-
dos…! 』

Rascando su cabeza violentamente mientras regañaba, Otto or-


denó los documentos frente a él a una increíble velocidad. Con
tan solo echarle un vistazo a un documento, inmediatamente se
hacía una idea de su contenido, dejándolo en alguna de las gi-
gantes pilas que había formado en la mesa, y así siguió y siguió,
separando y organizando.

Viendo los ojos y manos de Otto desplazarse de aquí para allá a


una gran velocidad, mientras movía la cabeza de lado a lado tan
rápido que parecía que se iba a incendiar en llamas en cualquier
momento, Subaru descansó la barbilla sobre sus manos suspi-
rando en asombro,

『 Subaru: Haa, ¡eso es increíble! Si fuera yo, incluso si esos


papeles hubiesen sido imprimidos con gran calidad, aun así, no
sabría entenderlos con esa velocidad… 』

『 Otto: No es como si realmente entendiera el contenido de to-


do esto. Tan solo los estoy separando en aquellos documentos
relacionados con finanzas, peticiones y otros tipos. Si tan solo
hubiesen estado ordenados desde el principio… Pero, viendo

234
como estaban, me temo que el único capaz de entender todo esto
es la persona que organizó estos papeles. 』

Subaru no lo iba a decir, pero por un momento pudo sentir algo


de admiración por Otto, quien observaba la montaña de docu-
mentos con una mirada bastante horrorizada. Escuchándolo ha-
blar del organizador de aquellos documentos —el rostro de
Roswaal se apareció en la mente de Subaru y no pudo evitar
pensar que, a pesar de que Otto hubiese hablado sin pensar, pro-
bablemente tuviera razón.

Da un poquito de miedo pensar que Roswaal pudiera ser capaz


de darle algún sentido a esa gigantesca ruma de papeles. Pero el
verdadero problema era que, sin él por aquí, no había más op-
ción que ordenarlos desde cero.

『 Otto: Ok, por lo menos ahora están ordenados por categorías.


Lo siguiente es ordenarlos por orden cronológico… Pero antes,
creo que debería separarlos entre aquellos que ya fueron proce-
sados y aquellos que no… 』

『 Subaru: No sé si llamarte meticuloso u obsesivo compulsivo,


pero Otto, definitivamente eres Tipo A, ¿sabías? 』

『 Otto: ¿ Qu é es un "Tipo A"? No suena para nada algo


bueno… 』

235
Viendo como Otto le miraba, Subaru agitó una mano de un lado
a otro desentendiéndose de darle alguna explicación. No es como
si realmente él creyera que el tipo de sangre tuviera algo que ver
con la personalidad de uno, aparte de ser útil como tema de con-
versación.

Por cierto, Subaru es Tipo B —o mejor dicho, la familia Natsuki


en su totalidad es Tipo B. Siempre que le decía esto a alguien,
recibía la misma respuesta 『 ¡Lo sabía! 』, por lo que no era
para nada un tema del cual le gustara conversar.

『 Otto: Espera, ahora que lo pienso… 』

『 Subaru: ¿Qué ocurre, por qué te detienes? Estabas hacié


ndolo tan bien, sigue así. 』

『 Otto: Para alguien como yo, que se preocupa mucho por la


eficiencia, realmente no me importaría seguir haciendo esto, pe-
ro ¿no es un poco raro? ¿Por qué yo, un mercader ambulante,
tengo que estar en la oficina del Margrave, sudando la gota gor-
da, mientras me esfuerzo un montón por ordenar sus documentos?
¿No crees que es un poquito extraño? 』

『 Subaru: Te tomó bastante darte cuenta, ¿huh? 』

Viendo que Otto recién se daba cuenta de aquello, Subaru bajó la


cabeza y se rio maliciosamente. La razón por la cual Otto estaba
realizando aquella tarea —reordenando los documentos relacio-

236
nados con los asuntos del Margrave, fue todo gracias a las ma-
quinaciones de Subaru…

De tal manera, intentando asegurar talentos útiles para la facción


de Emilia fuera del grupo de Roswaal.

De la manera en que están las cosas ahora y tal como lo ve Suba-


ru, la posición de Emilia en la Selección Real no está muy bien
que digamos. Como su Caballero, o por lo menos como algo pa-
recido, su presencia fue decisiva para derrotar al Culto de la Bru-
ja y a la Ballena Blanca, pero, comparado con la abismal
negatividad que aun rodea a la situación de Emilia, es cuestiona-
ble la cantidad de efecto que sus acciones hayan podido tener.

Comparado con las otras facciones, Emilia se ha encontrado por


detrás de la carrera incluso antes de comenzar. Además, para di-
ficultar aún más las cosas, su principal contribuyente, Roswaal,
aun no dejaba ver sus verdaderas intenciones. No solo eso, sino
que su desempeño como patrocinador hasta ahora solo puede ser
descrito con la palabra "fracaso".

Fracasó en preparar contramedidas contra el Culto de la Bruja, a


pesar de que debía haber sospechado que algo así podía pasar y,
ahora, después de haber superado la crisis, ni siquiera dejó algu-
na manera para poder contactarle. Ya sea que se trate de un alia-
do o de un enemigo… ciertamente es una existencia
perturbadora.

Además de eso, las personas que rodean a Roswaal tienden a


mantener sus labios sellados en cuanto a las verdaderas intencio-

237
nes de éste. Reverenciando a Roswaal por sobre todas las cosas
con una incuestionable devoción. El comportamiento de Ram era
esperable y, Frederica, con su fuerte dedicación en su rol de sir-
vienta, tampoco diría nada. Incluso Puck y Beatrice se manten-
drían callados evitando el tema ya sea con Subaru o Emilia.

En otras palabras, no existe absolutamente ninguna persona en la


que Emilia pudiera confiar al cien por ciento.

Por supuesto, a Subaru le encantaría ser esa persona para ella y,


de hecho, ha intentado actuar en consecuencia, pero el alcance
que tiene es muy pequeño, incluso comparado con una persona
promedio. Lamentablemente, era consciente de que no era capaz,
por sí solo, de superar cualquier problema que ella pudiera tener,
lo cual le causaba un gran malestar.

Y mientras pensaba todo eso, Subaru pudo ver a un chico que


iba y venía de la aldea de Arlam y de la Mansión y que, golpeá
ndose los labios después de cenar diría cosas como 『 Aaah, al-
guien sin ambiciones y que se acostumbre a todo esto, segura-
mente terminar í a pudri é ndose … 』 mientras sonriera
relajadamente… Otto.

『 Subaru: En otras palabras, sería el plan de "a falta de aliados,


mejor cultivar los propios". 』

『 Otto: Creo que lo que acabas de decir es un poco perturbador,


¿pero qué tiene que ver conmigo? 』

238
『 Subaru: Hmm, no lo sé… Quizás… Ah, Otto-san. Todavía
no has ordenado los documentos de por ahí. 』

『 Otto: Oh, lo siento. Déjame ver, la ubicación de las vetas de


minerales arcanos y las cantidades de reserva, más esto de… ¡¿
NO SE SUPONE QUE ESTOS DOCUMENTOS SON ALGO
QUE NINGÚN EXTRAÑO DEBIERA DE VER?! 』

『 Subaru: Aah, los viste… Ya veo, viste todo eso… Aaah, vale,
vale. Bueno, no importa, ya se lo explico yo a Roswaal así que
no te preocupes, ¿vale? 』

『 Otto: ¡Es increíble cómo es posible que nada de lo que aca-


bas de decir me tranquilice! 』

Mientras Otto se quejaba e intentaba alejar los documentos que


acababa de ver lo más lejos posible de él, Subaru sonrió, actuan-
do como si fuera solo un inocente observador. Viendo la actitud
de Subaru, la expresión de Otto cambió a una de susto y, con sus
labios temblando, dijo

『 Otto: No quisiera creerlo, ¿pero no será que estás intentando


hacerme desaparecer haciendo que vea documentos que ningún
extraño debería ver y luego desentendiéndote del asunto en
cuanto hayan problemas por eso, quedando así liberado de nues-
tro acuerdo? 』

239
『 Subaru: ¡Por supuesto que no! El pago por tu cargamento y el
favor que me pediste, planeo cumplirlos seriamente. Y encima
de eso, pienso arrastrarte tan profundamente en todo esto, que no
habrá manera de que puedas irte. 』

『 Otto: ¡¿De verdad tienes que ser tan retorcido?! Solo soy un
pequeño mercader ambulante, así que no entiendo por qué in-
tentas poner tanto peso sobre mis hombros, ¡pero por favor de-
tente! 』

Con un rostro completamente abrumado, Otto intentó objetar.


Oyendo esto, Subaru sintió que se había excedido un poco por
lo que, inclinando levemente la cabeza y cambiando su expresió
n, murmuró 『 Mi culpa… 』 suavemente.

『 Subaru: Creo que me pasé un poco. Tengo tantas cosas de las


que preocuparme y tantos cabos sueltos que cerrar, que ni siquie-
ra se me ocurrió pensar en cómo te sentirías al respecto. Discul-
pa. 』

『 Otto: Ah, no, si me hablas de esa manera así de pronto, no sé


qué decir… Uh, me gustaría preguntar… ¿Por qué esperas tanto
de mí? 』

Viendo a Subaru hablarle tan normalmente de forma repentina,


Otto quedó un poco confundido, pero al final lo aceptó e hizo
esa pregunta.

240
Después de todo, desde su perspectiva, él solo había conocido a
Subaru hace muy poco y no podía entender que hubiera tanta
confianza entre ellos. Por supuesto que, incluso para Subaru, su
relación no era de las más fuertes.

Aun así, ya se había encontrado con Otto en varias ocasiones du-


rante las repeticiones que había vivido, por lo que tenía una im-
presión ligeramente favorable de él, pero eso era todo.

Y aun así, ¿por qué se había interesado tanto por Otto?

『 Subaru: Honestamente, no es como si tuviera una razón en


particular para estar interesado en ti. Tampoco es como si te va-
lorara como individuo… así que en realidad solo se trata de que
cumples con los requisitos que busco. 』

『 Otto: ¡ Eso fue dolorosamente honesto! — Creo que


entiendo… pero, ¿cuáles son esos requisitos? 』

『 Subaru: El hecho de que no estés relacionado de ninguna


forma con ninguna de las facciones de la Selección Real. Ademá
s, eres bueno en sopesar ganancias y pérdidas y, tus habilidades
para negociar y reunir apoyo son obviamente valiosas cualidades.
Y, más importante, no pareces discriminar a Emilia por ser se-
mielfa, ni la ves de manera distinta debido a eso. 』

『 Otto: ……… 』

241
Escuchando sus razones, Otto se le quedó viendo sin decir pala-
bra.

Considerando la situación en que Subaru y los demás se encon-


traban, estos eran buenos requisitos que no pueden ser rechaza-
dos. Y hasta ahora, como Subaru había juzgado, este chico, Otto
Suwen, era el único que los cumplía a cabalidad.

Otto aun sin palabras, esperaba a Subaru.

A diferencia de su intercambio jocoso de hace unos momentos,


sus ojos estaban calmados, con un leve brillo calculador, mien-
tras se movían de un lado a otro como si intentara observar lo
que había en la mente de Subaru.

Subaru entendió que estaba siendo evaluado, pero no tenía nada


que ocultar. Además, él había estado evaluando a Otto desde el
principio, por lo que era completamente justo, pero…

『 Subaru: Además, y esta es solo mi opinión personal… 』

『 Otto: —¿Qué cosa? 』

『 Subaru: Creo que puedo llevarme bien contigo. Francamente,


a pesar de que no tiene nada que ver con aumentar los aliados de
Emilia-tan, sería un bono extra si pudiéramos llevarnos bien. Ah,
esto lo digo, además, porque no parece que tuvieras ningún sen-
timiento oculto por Emilia-tan como mujer. ¡Pero si alguna vez

242
llegara a eso, incluso si fuéramos amigos de toda la vida, te cor-
taría por la mitad…! 』

『 Otto: ¡¿Matarías a tus rivales en el amor?! 』

『 Subaru: ¡Si tuviera algún rival, no tendría ninguna confianza


en poder ganar! ¡¡No subestimes mi falta de autoestima!! ¡En
toda la vida, el número de personas a las que realmente les gusto,
pueden ser contadas con solo una de mis manos, ¿sabías?! 』

Específicamente, sus padres, Rem, Wilhelm, Emilia y, con algu-


nas reservas, Julius y Reinhard… y eso sería. De hecho, ahora
que lo pensaba, la cuenta había aumentado a más de una mano.

Viendo como había aumentado el número de gente que le apre-


ciaba después de llegar a este mundo… quizás se había vuelto
alguien más respetable después de todo. Aun así, le era difícil
ver aquello en un espejo.

Como sea,

『 Otto: Cielos, eres una persona demasiado franca y directa. Pe-


ro si no aprendes a ocultar tus verdaderas intenciones mientras
negocias con un mercader, entonces también te convertirías en
un blanco fácil, ¿sabes? 』

『 Subaru: Si esto fuera una negociación, ciertamente no dejaría


ver mis verdaderas intenciones, pero ahora mismo no somos ni

243
un mercader ni un blanco fácil los que estamos sentados aquí,
solo somos tú y yo, ¿cierto? Pero si tanto te molesta, supongo
que puedo cambiar mi equipo y mi actitud… 』

『 Otto: ¿Después de alabarme tanto por mi aptitud como mer-


cante, vas y dices algo así? La facilidad con la cual dices una
cosa y luego otra es increíble… ¿por qué eres así? 』

Con una expresión algo molesta, Otto suspiró, y entonces todos


los signos de desconfianza y alerta desaparecieron de su rostro.
Echó una mirada rápida a Subaru, quien intentaba lucir indife-
rente, y dijo,

『 Otto: No sé ni por qué voy a decir esto aquí, pero, Natsuki-


san, yo también tengo una meta… No es algo tan grandioso co-
mo para ir alardeando por ahí, pero aun así es mi sueño. 』

『 Subaru: Creo que los sueños de un hombre pueden ser tan rid
ículos que necesitan exagerarse de forma igual de ridícula, o
pueden ser tan ridículos que lo mejor sería no contárselos a na-
die. Esos dos son los únicos tipos de sueños que existen, o por lo
menos eso es lo que creo. Sin embargo, ¿me dirías cuál es el tu-
yo? 』

『 Otto: El hecho de estar de acuerdo contigo es bastante moles-


to… Sin embargo, sabes, yo nací como el segundo hijo de una
familia de mercaderes bastante exitosa. Incluso desde pequeño

244
me crie en un ambiente de bastante abundancia, a pesar de que,
cuando por fin llegó el momento de volverme independiente, no
recibí mucho apoyo que digamos. 』

Subaru desconocía las similitudes que pudieran haber en las si-


tuaciones de los hermanos, ya sea en este mundo o en el mundo
del que venía, pero por lo menos, el tema relativo a la sucesión
de títulos y a las herencias, parecían aplicarse de forma similar
aquí también —específicamente, siendo el mayor de los herma-
nos el principal heredero.

En este caso, tal como Subaru lo habría esperado de un mundo


de fantasía de tono medieval, Otto, habiendo nacido como el se-
gundo de los hijos, solo tenía dos opciones: o se convertía en el
asistente de su hermano mayor o se hacía independiente.

『 Otto: Mientras ayudaba a mi hermano a administrar sus nego-


cios, aprendí las bases sobre el mercadeo, arreglándomelas de
alguna manera para juntar suficiente dinero para independizarme.
Con ese dinero compré a Furufu, mi dragón de tierra, junto al ca-
rruaje para ir con él… Y bueno, gracias a que además tengo la
Protección Divina con la que nací, la verdad es que las cosas de
alguna forma me han ido bien, creo. 』

『 Subaru: Por Protección Divina te refieres al "Lenguaje del


Alma", ¿verdad? Ser capaz de hablar con diferentes tipos de
animales, dependiendo de cómo lo uses, me imagino que podrí
as lograr una enorme cantidad de ganancias. 』

245
『 Otto: Pero tampoco es que sea tan útil así como dices… Hay
varios problemas o inconvenientes que esta protección trae con-
sigo y en los que Subaru-san no ha pensado. En todo caso, solo
después de haber pasado varios años yendo de un lado a otro y
viviendo con lo justo, comencé a pensar en este sueño… 』

Continuando con su historia sobre cómo se había vuelto inde-


pendiente, la palabra sueño volvió a surgir en sus palabras. Es-
cuchando aquello, y sin ninguna razón en particular, Subaru se
sentó apropiadamente, como para escuchar atentamente. Al ver
como ponía atención, Otto dejó salir una amable sonrisa y conti-
nuó diciendo 『 Es un sueño bastante normal, ¿sabes? 』,

『 Otto: Cualquier mercader viajero ha tenido este sueño alguna


vez. —Me refiero a tener mi propio lugar. Así como muchos
quisieran tener su propio castillo, yo quisiera tener mi propia
tienda… Un lugar donde echar raíces y donde establecer un ne-
gocio. Y si pudiera ser en una de las grandes ciudades, proba-
blemente ser í a la mayor felicidad que un mercader pudiera
desear. 』

『 Subaru: ¿Ese es tu sueño, Otto? 』

『 Otto: Supongo que es una cosa bastante aburrida de desear…


Pero después de tanto viajar y seguir viajando, al final, lo único
que quiero es tener lo mismo que tenía mientras solo era un niño.

246
Pero bueno, supongo que podrías decir que aquel ambiente ha
sido un símbolo de alegría para mí. 』

Rascando su mejilla avergonzado, Otto hablaba cada vez más


rápido para intentar ocultarlo. Subaru escuchó la respuesta de
Otto y, preguntándose si al final aceptaría unirse a ellos, se re-
costó dejando caer todo su peso en la silla.

Pero, desconociendo las preocupaciones de Subaru, Otto continu


ó con un 『 Es por eso que… 』

『 Otto: La gran oportunidad de hacer que alguien como el Mar-


grave quedara en deuda conmigo… como el segundo hijo de una
familia de mercaderes, como mercader ambulante y como un
gran mercader que piensa en el futuro, no sería capaz de dejar
pasar algo así. Especialmente considerando que estaría vendién-
dole un favor a alguien que podría convertirse en el futuro Rey
de este país, es una oportunidad de negocio tan enorme que, in-
cluso si volviera a repetir mi vida desde el comienzo, dudo mu-
cho que una oportunidad como esta volviera a aparecer, ¿no? 』

『 Subaru: Vale, entonces te unirás a nosotros. Gracias, me ale-


gra. Sabía que harías la elección correcta, Otto. Ahora continúa
ordenando esos documentos. 』

『 Otto: ¡¿Qué?! ¡Acabo de dar un discurso increíble justo


ahora! ¡¿No crees que esa reacción es un poco pobre?! 』

247
『 Subaru: Es que creo que si algo como eso me dejara alguna
impresión, significaría que de alguna manera habría perdido…
Como sea, en el momento que pusiste tus manos sobre esos do-
cumentos que se supone ningún forastero debiera ver, no había
forma de que pudieras huir. ¡Kekkekeke! 』

『 Otto: ¡No importa cómo te vea, sigues siendo una terrible


persona! 』

Al final de esta larga conversación, parecía que nada había cam-


biado, y Otto no obtuvo ninguna compensación de su adquirida
nueva determinación.

Pero aun cuando seguía fastidiando a Otto, en el fondo, Subaru


le estaba agradecido… Aunque jamás diría algo así en voz alta.

『 Otto: Pero hay una cosa que debo dejar clara. A diferencia de
Natsuki-san que apoya a Emilia-sama de manera incondicional,
yo solo cooperaré debido a las circunstancias actuales. Si se lle-
gara a dar el caso de que el Margrave y Emilia-sama se enfrenta-
ran entre ellos dentro de la facción, necesitaré sopesar los pros y
los contras antes de elegir a uno de ellos. Así que, por favor, no
me confundas con un aliado de pleno derecho. 』

『 Subaru: Si se trata de elegir entre Emilia-tan y Roswaal, en-


tonces ya te encuentras en la palma de mi mano. Lenta y segu-
ramente iré alimentándote con las buenas cualidades de Emilia-

248
tan, así que no te preocupes. —Escuchaste todo fuerte y claro, ¿
verdad? 』

Ignorando la débil excusa de Otto, Subaru giró la cabeza miran-


do en una dirección completamente diferente mientras decía
aquella última frase. Otto, que tenía una confusa expresión en el
rostro, miró en la dirección que Subaru estaba viendo. Y ahí,

『 Sip… quiero decir, Sí. Lo escuché adecuadamente, Subaru-


sama. 』

Con una encantadora sonrisa, la chica vestida con un traje de sir-


vienta balanceó su castaño cabello, mientras permanecía de pie
en la entrada de la habitación.

De los cambios que tuvieron lugar en la mansión en aquellos dos


días, este fue el segundo.

Si se trataba solo de Frederica (Subaru también ayudaba, pero su


habilidad como sirviente no era de las mejores, además de que
todavía no se había recuperado de su salud completamente), cui-
dar de la mansión por si sola era físicamente imposible. Por esa
razón, Frederica, fue hacia la aldea a reclutar algo de ayuda y,
así fue como esta chica se ofreció con los brazos abiertos —
Petra Leyte.

Siendo una residente de la aldea de Arlam, y también una de las


personas que evacuaron hacia la Capital, había retornado a salvo

249
con ellos. Pero el hecho de que la mayoría de los aldeanos aún
no había regresado, debería haber sido algo inquietante para ella.

Sin embargo, cuando Frederica andaba buscando a una nueva


sirvienta para la mansión, ella inmediatamente se ofreció volun-
taria. Y como no había más candidatos interesados, fue elegida y,
ahora, se encuentra trabajando en la Mansión como empleada
temporal.

『 Subaru: A pesar de que todavía eres muy pequeña, te sepa-


raste de tus padres para poder venir a trabajar aquí como sir-
vienta… Eres increíble Petra. 』

『 Petra: Ya cumplí los 12, así que soy una adulta y además
puedo trabajar… de hecho, simplemente soy una adulta, así que
¿podrías tratarme como tal por favor? 』

『 Subaru: Lo consideraré, ya que lo pides tan amablemente,


siempre y cuando elimines la parte de "temporal" de tu puesto
como "empleada temporal" y obtengas un certificado oficial de
Frederica. Hasta entonces, siempre te trataré como a una niñita
linda~ 』

Mientras frotaba torpemente su mano en la cabeza de la chica,


desordenando completamente su cabello perfectamente arregla-
do, la chica se retorció dejando salir un silencioso 『 Eeek— 』
mientras se aferraba firmemente a él. Era una reacción totalmen-

250
te diferente a la que había esperado, pero ciertamente mucho me-
jor que ser abusado y escupido.

En cualquier caso, ella se encontraba en una edad en la que qui-


siera ser mayor de lo que actualmente es. Petra, con su sorpren-
dente carácter fuerte y su propia manera de madurar, tenía una
aptitud como sirvienta bastante alta. Y aun cuando le faltaba
mucho que aprender, en lo que se refiere a limpiar la Mansión y
preparar la comida, gracias a la ayuda de Frederica había supe-
rado con creces la habilidad de Subaru.

…Bueno, tampoco es que Subaru fuera muy bueno en eso.

Y así, desde afuera de la puerta de la oficina del Maestro, ella se


había mantenido oculta escuchando la conversación de adentro.
Por supuesto que estaba actuando bajo las instrucciones de Suba-
ru, por lo que no hace falta decir, que era parte de su ardid para
asegurar el compromiso de Otto y evitar su escape.

Dándose cuenta de todo esto, la cara de Otto se tornó roja mien-


tras miraba a Subaru,

『 Otto: ¡¿E-e-era una trampa—?! 』

『 Subaru: No hay nada de qué preocuparse. Es solo que ha-


biendo una tercera persona escuchando, tus declaraciones de an-
tes ahora son legalmente oficiales. Fue una manipulaci ó n
emotiva para poder asegurar la presencia de un testigo que pu-

251
diera declarar ante un jurado más tarde en caso de cualquier
cosa… puedes pensar en esto de esa forma. 』

『 Otto: ¡¿Qué tiene de emotivo un hombre hablando de "mani-


pulación"?! 』

Agarrándose su propia cabeza, Otto finalmente comprendió que


no tenía manera de escapar, gritándoles mientras se encontraba
casi al borde del llanto, pero era demasiado tarde. Dándole a Ot-
to una sonrisa, Subaru levantó el pulgar en dirección a Petra,
quien todavía se encontraba en la puerta.

『 Subaru: ¡Buen trabajo, Petra! ¿Pero no te regañará Frederica


por usar tu tiempo en algo como esto? 』

『 Petra: Justo ahora se supone que estoy trapeando el piso del


pasillo. Si me tomo más tiempo en trapear el piso frente a la ofi-
cina del Margrave, no debería ser regañada. 』

『 Subaru: Eres bastante perspicaz~. Incluso una pequeña niña


sigue siendo una mujer después de todo… 』

Escuchando solo la última parte de las emocionales palabras de


Subaru, Petra relajó alegremente sus mejillas. Viendo sus prede-
cibles reacciones y actitudes, ciertamente había algo en ella que
calmaba el corazón de Subaru.

252
Petra, al igual que Otto, era otro aliado que no se encontraba ba-
jo la influencia de Roswaal.

Comparada con Otto, no había mucho que ella pudiera hacer por
Emilia, y su importancia e influencia eran probablemente meno-
res que las de Subaru. Pero, ella no le temía a Emilia. Camino a
la Capital, durante la evacuación, permaneció de todo corazón al
lado de Emilia. Subaru jamás olvidará ese gesto y, probablemen-
te, Emilia tampoco.

Estando ella ahí, quizás llegue el día en que Emilia sea salvada
simplemente por su existencia.

『 Subaru: Nunca dolerá tener más aliados. Lo que puedan ha-


cer o no, no es ningún problema…Lo único importante es lo que
están dispuestos a hacer y el esfuerzo que pongan en hacer aque-
llo por esa persona. Después de todo, si me pusiera a contar las
cosas que puedo hacer, sería bastante malo para mí… 』

Sus méritos y deficiencias. Si Subaru sacara las cuentas, proba-


blemente terminaría con más deficiencias que méritos. Pero, aun
así, quería ser aliado de ella, por lo que usaría lo poco que tenía a
su mayor capacidad, siguiendo adelante de una manera u otra.

Con una actitud de "al diablo con todo", sin nada que pudiera de-
tenerle, abrazando su sobreestimada explicación,

253
『 Subaru: Definitivamente somos algo pequeños, pero debemos
dar lo mejor de nosotros. Esto es lo que somos, ¡los primeros
miembros de la facción de Emilia! 』

Haciendo un puño y lanzándolo al aire, Subaru hizo su declara-


ción.

Viendo aquello, Petra y Otto, al ser dejados de lado, se miraron


el uno al otro y,

『 Otto: Nunca dije que me haya unido a esa facción, ¿no? Por
favor no me malentiendas, ¿vale? 』

『 Petra: Me gustaría poder aliarme con la hermana mayor pero,


no quiero perder contra ella en lo que de verdad me importa… 』

Otto parecía un poco asustado mientras sostenía su cabeza y Pe-


tra, con sus manos tomadas tras la espalda, miró al suelo murmu-
rando aquellas palabras con algo de duda.

Pero al final, lograron llegar a un acuerdo chocando sus puños,


de manera que no quedara ninguna duda en cualquier extraño
que viera esa escena, de que sabían lo que estaban haciendo.

—Los dos días antes de partir camino al Santuario, incluso aun-


que se hubiese tratado de un pequeño paso, había algo real en
todo eso y, pensando en aquello, la espera había llegado a su fi-
nal.

254
ARCO 4 CAPÍTULO 6

『 Frederica: Lamento no poder acompañarlos, así que por fa-


vor tengan cuidado durante el viaje. Además, si pudieran, dí
ganle al Maestro que Frederica está cuidando de su propiedad. 』

Era la mañana de su partida, y el carruaje dragón se encontraba


estacionado en frente de la mansión. Habiendo salido a despedir-
los, Frederica se inclinó haciendo una reverencia mientras decía
aquellas palabras.

La forma de su reverencia era tan refinada y elegante, que cual-


quiera que la viera enderezaría su postura intimidado.

255
En cualquier caso, escuchando sus palabras, Subaru y Emilia se
miraron el uno al otro.

『 Emilia: Yo soy quien debería disculparse. Se que las cosas


están un poco locas en estos momentos... y con la ausencia de
Roswaal debería ser yo quien actuara en su nombre, pero... 』

『 Subaru: Como sea, Emilia y yo somo unos inútiles cuando se


trata de hacerse cargo de la mansión. Incluso aunque puedo en-
cargarme de cosas sin importancia, cualquiera podría ver lo la-
mentable que soy cuando se trata de números. Intenté que Otto
se hiciera cargo de ordenar algunos papeles pero era como tirar
agua en brasas calientes. 』

Viendo el resultado de los últimos dos días, Subaru solo podía


sonreír incómodamente frente a lo inútil de sus esfuerzos.

Él y Otto revisaron de pies a cabeza la desordenada oficina y, lo


único que pudieron entender de todo eso es que "era imposible
sin una explicación de la persona responsable"... Esa oración re-
sumía bastante bien el alcance de sus progresos.

Frederica parecía tener una vaga idea sobre el contenido de


aquellos papeles, pero tomaría tiempo que se pusiera al día con
la información más actual después de sus varios meses de ausen-
cia. Además, tomando en cuenta todo el trabajo que significaba
mantener la mansión, sería injusto seguir aumentando su carga
de trabajo de esa manera.

256
Emilia amablemente se había hecho cargo de algunas de las ta-
reas más simples, pero aparte de eso, no había mucho más que
pudiera hacer, aun cuando el trabajo seguía apilándose.

『 Subaru: Es una sensación parecida a cuando dejas de hacer


las tareas de verano y, antes de darte cuenta, ya ha comenzado el
nuevo semestre... Aunque claro, yo nunca fui de los que dejaban
su tarea para última hora. 』

『 Emilia: Realmente no entendí lo primero, ¿pero no es algo


bueno? En cambio yo me siento de manera completamente con-
traria y mi pecho dueeeele un montón. No es que me sienta cul-
pable, pero no es bueno dejar de lado las cosas así. 』

『 Subaru: Realmente no es nuestra culpa. Pensar así me deja m


ás tranquilo, pero supongo que no es tan fácil para Emilia-tan, ¿
verdad? Bueno, entiendo completamente el sentimiento de tan
solo poder mirar mientras las cosas van de mal en peor... 』

Era molesto tener que dejar tantas cosas sin terminar, pero aun-
que podía entender el sentimiento de culpa de Emilia, también
era verdad que no había mucho que pudiera hacer para ayudar.

Al final, él era insuficiente, así que lo único que podía hacer era
buscar a alguien más competente:

257
『 Otto: Los dragones de tierra ya están listos para salir. A pesar
de todo lo que se esforzaron hace unos días, la Patrasche de
Natsuki-san está impaciente por partir. 』

『 Subaru: Ella es una buena chica que trabaja duro, ¿no es así?
Su dueño anterior debe haber sido alguien impresionante, a dife-
rencia mía... ¿Crees que podrá llevarnos sin problemas? Sería
horrible quedarse perdido en el camino y no saber cómo volver. 』

La persona que había interrumpido la conversación era un chico


sentado en el asiento del conductor del carruaje, que se encon-
traba hablando con los dos dragones de tierra, Patrasche y Furu-
fu ― Otto.

Como la Protección Divina de "Kotodama" o "Lenguaje del Al-


ma" solo se aplicaba a Otto, cualquier extraño que lo viera, pen-
saría que tenía algún tornillo suelto por conversar con unos
dragones de tierra, pero Subaru no dijo nada.

Sin notar la mirada de lástima de Subaru, Otto solo respondió


con un 『 uh-huh 』, mientras asentía.

『 Otto: Las direcciones dadas por Frederica fueron buenas y no


parecen tener ningún problema. Probablemente demoraremos so-
lo medio día en llegar.

『 Subaru: Ya veo, ya veo... Pero, ¿es que acaso piensas venir? 』

258
『 Otto: ¡¡Por supuesto que voy!! 』

Después de que Otto diera su aprobación ante las direcciones


dadas a Patrasche, Subaru asintió mientras preguntaba aquello,
ante lo cual Otto pataleó ruidosamente sobre el asiento de con-
ductor con los ojos saltones.

『 Otto: Después de todo esta será mi primera reunión con el


Margrave. Seguro, fui yo quien te pidió que me presentaras, pero
pensando en lo que dirías para presentarme si es que yo no estoy
allí... es aterrador, ¡no puedo dejártelo a tí! 』

『 Subaru: Oy, oy, me pones nervioso con tanta confianza en m


í. 』

『 Otto: Sí, claro, a pesar de que nos conocemos de hace nada,


confío un 120% en tí ― ¡¡Tengo plena confianza en que siem-
pre harás exactamente todo lo contrario a lo que yo quiero que
hagas!! 』

Subaru torció los labios ante aquellas palabras y, Emilia, que es-
cuchaba silenciosamente, dejó salir una fuerte risa.

Los dos chicos se giraron al mismo tiempo para ver la fuente de


esas risas y, Emilia, tímidamente levantó una mano.

259
『 Emilia: De verdad, ustedes dos son muy buenos amigos.
Siempre que los veo juntos se están diciendo esto y lo otro con
tanto cariño que me dan un poco de celos. 』

『 Subaru: Si quieres, puedo ser cariñoso con Emilia-tan tambié


n, solo que estaré coqueteando en vez discutiendo. El tiempo pa-
ra discutir con Emilia-tan se lo dejaré a Otto y el tiempo para ser
cariñoso con Otto se lo dejaré Emilia-tan. 』

『 Otto: ¡Si haces eso entonces solo habrán puñetazos y discu-


siones entre nosotros! 』

Subaru tenía bastante confianza en sus palabras y habilidades pa-


ra insultar, pero si se trataba de pelear cuerpo a cuerpo contra
Otto, no estaba seguro de poder ganar. Otto lucía bastante gentil,
pero Subaru sabía personalmente lo fuerte que era.

En una de las repeteciones anteriores, Otto lo había lanzado fue-


ra del carruaje. Sabiendo que su oponente no era alguien que so-
lo se dejara fácilmente convencer, Subaru calculaba que sus
posibilidades de ganar contra él en una pelea mano a mano eran
bastante bajas.

『 Subaru: Pensando en ello, mis habilidades de combate son in-


creíblemente bajas. Ya lo sabía de antes, pero aun así me de-
prime un poco. 』

260
Como ya había dicho, Subaru probablemente perdería contra Ot-
to y, ni siquiera es necesario decir que, sería imposible para él
derrotar a Emilia que sabe magia. Ya fue demolido por Frederica,
y en algún momento también lo fue por Rem y Beatrice. En ese
caso, la única persona que él podría vencer de los que quedan en
la mansión es―

『 Subaru: Ahora que lo pienso, la única persona a la cual sería


capaz de vencer es Petra y ni siquiera está por aquí. 』

『 Emilia: Me da miedo preguntar... ¿Pero cómo fue que termi-


naste pensando sobre a quién podrías derrotar con la conversaci
ón de antes? En todo caso Petra todavía está en la mansión... Oh,
ahí viene. 』

Un poquito sorprendida por los esfuerzos en vano de Subaru por


obtener la victoria mediante un proceso de eliminación, Emilia
miró en dirección a la mansión mientras sus ojos de color púrpu-
ra parpadeaban lentamente. Después de escucharla, Subaru miró
en la misma dirección y vio la forma de una chica que mecía las
mangas de su nuevo uniforme de sirvienta mientras corría hasta
donde se encontraban.

『 Petra: ¡Esp-espera un segundo Suba-Subaru-sama...! 』

『 Subaru: No necesitas correr. No soy alguien tan despiadado


como para irme sin despedirme. Solo Otto haría algo como eso,
¿verdad, Otto? 』

261
『 Otto: ¡¿Ya se te olvidó lo que acabas de decir hace solo unos
segundos?! 』

Sonriéndole a la pequeña sin aliento que descansaba sus manos


sobre sus rodillas, Subaru nombró casualmente a Otto con el so-
lo fin de fastidiarle mientras esperaba que Petra recuperara el
aliento. Después de limpiarse suavemente su frente, la chica le-
vantó la mirada.

Sus mejillas sonrojadas y sus grandes ojos redondos lucían ado-


rables. Ella dejó salir un largo suspiro liberando su cansancio y
puso una gran sonrisa en su rostro celestial.

『 Petra: Quería darte esto antes de que te fueras. Por favor llé
valo contigo. 』

Con esas palabras, extendió sus manos, revelando un simple pa-


ñuelo que no parecía tener nada de especial.

Los bordes de aquella blanca tela estaban teñidos de un color do-


rado y, la punta de sus dedos le decían que estaba hecho de una
gran calidad. Al recibirlo le dio la vuelta para ver el otro lado.

『 Subaru: Está... bordado. Oh, está muy bien hecho. 』

Cosido en la superficie de la tela blanca había un bordado pro-


bablemente hecho a mano por Petra. Estaba hecho con hilos de
color gris, rosado y negro y, el diseño, era algo que Subaru co-

262
nocía muy bien. Emilia, que se acercó para mirar el bordado, de-
jó salir una pequeña risita 『 Aha 』.

『 Emilia: Es el mismo Puck que tú dibujaste, Subaru. Oh, guau,


está muy bien hecho. 』

『 Subaru: Mi Puck desfigurado, sí, está realmente bien hecho.


Y eso que tampoco tuvo mucho tiempo para aprender a hacerlo. 』

『 Petra: Lo hice a partir de las estampillas de los ejercicios de


radeeo que hacíamos todas las mañanas. 』

Ovidando su comportamiento recatado, Petra sacó algo que tenía


bajo la ropa alrededor del cuello. Era la tarjeta de estampillas
que Subaru había hecho para los niños de la aldea. —Todas las
mañanas al hacer los ejercicios de radio, él les colocaba una
imagen estampada que previamente había tallado en una papa
que tenía preparada a modo de sello.

Ella les estaba mostrando el más reciente estampado, el "Lunes


Sombrío" del desfigurado Puck. Podía notarse el esfuerzo que
había puesto, pinchándose los dedos mientras cosía el diseño.

『 Subaru: De verdad que está bien hecho. Como Maestro Cos-


turero que soy, no puedo permitirme perder contra ti. 』

『 Petra: ¿Té lo llevas...? Ah, no. Quiero decir, ¿Sería tan ama-
ble de llevarlo consigo? 』

263
『 Subaru: De hecho tendrías que decir, "¿Aceptarías este rega-
lo?". —Por supuesto que lo acepto. Aunque sería una lástima
utilizarlo para limpiarse la sangre, el sudor o las lágrimas, por lo
que mejor lo mantendré siempre cerca como un amuleto de la
buena suerte. 』

Doblando cuidadosamente el pañuelo, Subaru lo guardó delica-


damente en el bolsillo de su pecho antes de mirar nuevamente a
Petra. Entonces, tan gentilmente como era capaz —miró los ate-
rradores y entrecerrados ojos de la persona que estaba observan-
do a Petra con una sonrisa diabólica llena de afilados colmillos.

Al escuchar sus palabras, Petra se cubrió su rostro sonrojado con


ambas manos, mirando hacia otro lado.

『 Petra: Esperaré tu regreso a salvo. Oh, y también a la herma-


na mayor y a ese tipo tan ruidoso. 』

『 Emilia: Me siento como si yo sobrara... 』

『 Otto: Espera, ¡¿no crees que tu evaluación de mí es un poco


dura?! 』

Emilia y Otto respondieron a las palabras de Petra uno detrás del


otro mientras dejaban ver una sonrisa algo incómoda. Subaru no
pudo evitar sonreír ante eso y Petra parecía no haberse dado

264
cuenta de la densa atmósfera que estaba rodeando a Frederica
detrás de ella.

Subaru no tenía ninguna duda de que, al momento de irse, Petra


sería severamente sermoneada por Frederica. Petra, ¡Sé fuerte!

『 Subaru: Pues vale, aunque siempre es difícil decir adiós, de-


beríamos irnos. 』

『 Emilia: Si pasamos demasiado tiempo hablando aquí, no ten-


dría sentido habernos preparado tan temprano para salir. 』

Subaru había intervenido para poner un final a la conversación


antes de subirse a la parte trasera del carruaje dragón. Después
de eso, extendió sus brazos,

『 Subaru: Si pudieras Emilia-tan. Ven a mis brazos. 』

『 Emilia: Estoy segura de que debe ser agradable ver el paisaje


de vez en cuando desde el asiento del conductor. 』

『 Subaru: Aah, ¡despiadada! ¡E · M · K! (¡Emilia-tan, pe-


queña diablilla!)—Oh, ¡Guaa! 』

Habiendo sido tratado tan cruelmente, Subaru estaba a punto de


retirar su mano, cuando repentinamente fue jalada haciéndole
perder el equilibrio por lo que estuvo a punto de caerse fuera, al
mismo tiempo que Emilia pasaba a su lado.

265
Su plateado cabello acarició la nariz de Subaru al pasar a su lado,
a la vez que ella entraba completamente al carruaje dragón con
un pequeño ruido. Suavemente se sentó frente a él e inclinó su
cabeza mientras le miraba,

『 Emilia: ¿Ocurre algo? 』

『 Subaru: Nop— No es ¿nada—? 』

Con esas palabras, Subaru caminó dando fuertes pasos hasta


donde ella se encontraba, dejándose caer a su lado. Consideran-
do lo espacioso que era el carruaje, Emilia sonrió ante el uso tan
apretujado que Subaru le había dado.

Otto, que estaba viendo el intercambio entre ellos, refunfuñó


『 No puede ser que tenga que estar asociado con ese tipo 』 al
tiempo que se sentaba en el asiento del conductor, sujetando las
riendas y mirando al camino por delante.

『 Otto: Muy bien, pues. Nos vamos. Tengan cuidado de no


morderse la lengua, por favor. 』

『 Subaru: Estamos justo atrás tuyo. Intenta no hacer saltar tanto


el carruaje y, si de pronto tienes que frenar, recuerda hacerme la
señal de la que hablamos. —Sin esa señal no sabré coordinarme
para lanzarme sobre Emilia-tan. 』

266
『 Emilia: ¿Tenías pensado hacer algo como eso? 』

『 Otto: ¡¡Nunca había escuchado de un plan como ese en mi


vida!! ¡¿Desde cuándo me volví cómplice de algo así!? 』

Emilia miró decepcionadamente a Subaru y a Otto, sin importar-


le lo más mínimo el supuesto alegato de inocencia que este últi-
mo había hecho. Pensando que los gemidos de injusticia de Otto
le pegaban bastante bien y, como si no tuviera nada que ver con
él, Subaru levantó su mano,

『 Subaru: Muy bien. Destino: "Santuario". ¡Partamos!— 』

『 Otto: ¡¿Quién eres para decir eso?! 』

Viendo como Otto se hundía en el asiento del conductor, Subaru


respondió 『 No eres nada bueno cuando te alteras, ¿eh? 』 quej
ándose, antes de sacar la cabeza por la ventana para ver a las dos
personas que habían salido a despedirles.

『 Subaru: Pues vale, les dejamos el lugar a su cuidado. Y tambi


én... cuento con ustedes para... cuidar a Rem. 』

『 Frederica: Por favor, déjamelo a mí. A cambio, dejo a Emi-


lia-sama y al Maestro en tus manos. 』

『 Petra: Tengan cuidado y regresen a salvo. 』

267
La voz de Subaru había dejado su tono burlesco a medida que se
preparaban para partir. Frederica y Petra hicieron una reverencia
en despedida.

Después de ese estúpido intercambio formal, Subaru decisiva-


mente —aunque claro, al principio si que estaba un poco indeci-
so— alejó sus pensamientos de la mansión.

『 Subaru: Oy, ¿todavía no nos hemos ido, Otto? Eres leeento. 』

『 Otto: ¡¡¿Por qué me tratas así?!! 』

Y con esas palabras desapareció toda la tensión, mientras partían


camino al Santuario.

※ ※ ※ ※ ※

『 Frederica: Parece que voy a tener que enseñarte a hablar más


recatadamente, además de volver a repasar la manera correcta de
una reverencia. 』

『 Petra: Lo siento. Eso solo que... Quería ser mimada, aunque


solo fuera un poquito. 』

Petra rápidamente inclinó su cabeza, imitando casi a la perfec-


ción el modo en que le había enseñado Frederica. Ella aprendía
rápidamente y su nivel de comprensión también era excelente.
Definitivamente era una estudiante a quien valía la pena enseñar.

268
Su comportamiento de hace unos momentos era comprensible
dada su edad, por lo que no había ninguna razón para regañarla
por algo sin importancia como eso.

『 Frederica: Sé que hasta ahora has sido alguien cercana a Sub-


aru-sama y a Emilia-sama. Sin embargo, no es para nada bueno
olvidar que la relación que ahora tienes con ellos es la de maes-
tro y sirviente. 』

Petra: —Sí, señora. Lo lamento mucho. 』

La pequeña era consciente de que su comportamiento había sido


egoísta.

Si ella hubiese querido, podría haberse comportado exactamente


del modo en que se le había enseñado, y despedir a Subaru y al
resto apropiadamente, pero intencionadamente se alejó de sus
enseñanzas y deberes como sirvienta, y eligió presentarse frente
a Subaru y los demás como una simple chica... Hay una razón
por la cual había hecho eso y, aunque la razón era pequeña, no
era algo de lo cual se quisiera deshacer.

『 Frederica: No tiene sentido seguir hablando del tema. En


cambio, como castigo, deberás copiar a mano una cantidad extra
de documentos esta tarde. 』

『 Petra: Uuuh... ¿La cantidad de temas aumentará? 』

269
『 Frederica: Deberías haber esperado que algo como esto ocu-
rriera. Si de verdad fuiste capaz de anticipar un castigo como es-
te, entonces tengo muchas ganas de ver tu futuro como mi
estudiante. 』

Diciendo esto, Frederica golpeó las palmas de sus manos con un


『 Pues, vale. 』 y continuó.

『 Frederica: Incluso aunque Emilia-sama y los demás se fueron,


Beatrice-sama todavía se encuentra en la mansión. No podemos
permitirnos relajarnos con la preparación de las comidas y la
limpieza. Si no terminamos luego, no habrá suficiente tiempo
para el estudio. Así que, Petra, apúrate y termina tus tareas. 』

『 Petra: Sí, señora. ¡Las termino en seguida! 』

Viendo a la joven chica salir corriendo con sus ropas revolotean-


do, los labios de Frederica se relajaron revelando sus colmillos.
Siendo ya una costumbre, se cubrió la boca con una mano y miró
en la dirección en que se había ido el carruaje dragón —la direc-
ción en la que Emilia y el resto habían partido luego de salir de
la mansión.

『 Frederica: Ocurrió tal y como usted había dicho, Maestro. Ya


sea que puedan superar el Santuario o no, eso dependerá de Emi-
lia-sama y de Subaru-sama. 』

Cerrando sus ojos, dejó que el gentil viento acariciara su cuerpo.

270
『 Frederica: ¿Podrá Emilia-sama superarlo? Unida con la San-
gre de la Bruja, ese ineludible callejón sin salida que es el jardín
del paraíso— 』

※ ※ ※ ※ ※

『 Subaru: Así que Puck todavía no se digna a aparecer, ¿


verdad? 』

『 Emilia: No, no ha salido. Y eso que lo he estado llamando,


además de que aun puedo sentir su presencia dentro del cristal,
pero... Esta es la primera vez que desaparece por tanto tiempo, as
í que estoy algo preocupada. 』

En el carruaje dragón que avanzaba suavemente, sentados juntos,


solo las voces de Subaru y Emilia resonaban en su interior.

Bajo la Protección Divina de la "Evasión del Viento", casi todos


los ruidos del exterior estaban bloqueados. Incluso a la velocidad
a la que iban, apenas se podían sentir las turbulencias o el sonido
de las ruedas sobre el camino, lo que hacía parecer como si estu-
vieran en un sueño.

Quizás, este debía ser un sentimiento similar al que se tiene al


viajar en los asientos de primera clase de los trenes bala de Shin-
kansen, aunque claro, eso no era algo que Subaru pudiera saber

271
ya que nunca tuvo la oportunidad de viajar en uno de ellos ni si-
quiera en clase baja.

Como sea, en el tranquilo interior del carruaje, las palabras inter-


cambiadas entre ambos podían ser oídas fuerte y claro. Y así, la
conversación se había dirigido hacia el tema que les había estado
molestando durante aquellos últimos días —o sea, la ausencia de
aquel que normalmente se encontraba al lado de Emilia. La figu-
ra paterna que siempre se está entrometiendo en los avances de
Subaru sobre Emilia... Puck.

『 Subaru: Ahora que lo pienso, no se ha mostrado desde que


llegamos a la mansión... La última vez que lo vimos fue... 』

『 Emilia: La última vez que lo ví fue en Ciudad Capital, cuan-


do estábamos en la mansión de Crusch-sama. Pensé que todo es-
taba bastante normal, pero después de esa mañana ya no pude
encontrarlo. Incluso cuando lo llamo, él no aparece... Estaba
preocupada de si lo había hecho enojar o algo. 』

Mirando hacia el suelo, Emilia jugueteaba con las puntas de su


cabello intentando no mostrar su cara a Subaru. Estos días, su
cabello plateado se encontraba arreglado en una trenza.

Viendo como Subaru la miraba, entendió la pregunta en sus ojos,


por lo que asintió diciendo 『 Sí. 』

272
『 Emilia: La última vez que ví a Puck renovamos nuestro con-
trato, en el que quedó dicho que "Debo mantener mi cabello
trenzado". Después de eso no lo he vuelto a ver por lo que he te-
nido que mantenerlo así. 』

『 Subaru: ¿El peinado que lleves es tu contrato con Puck? ¿De


verdad? Eso es bastante leve... ¿no crees? Aunque claro, se su-
pone que el peinado de una mujer es su propia vida, por lo que
podría decirse que el contrato de Puck es por tu vida... 』

『 Emilia: Creo que de verdad es un precio muuuy bajo a pagar.


No lo supe hasta que dejé el bosque, pero normalmente, para
formar un contrato con un espíritu como Puck, la condición con
la que tengo que cumplir es extremadamente suave. Incluso
Roswaal estaba sorprendido ya que, lo normal sería que el usua-
rio deba compensar con enormes cantidades de maná o con con-
diciones extremadamente complicadas. 』

Viendo como Emilia descendía las esquinas de su boca mientras


decía aquello, Subaru asintió como si se hubiera dado cuenta de
algo y rápidamente abrió su boca para revitalizar la debilitada
sonrisa de Emilia,

『 Subaru: Bueno, aunque para tí sea un precio muy bajo, para


mí que no puedo estar contigo mientras te arreglas el cabello, es
un precio bastante alto. 』

273
『 Emilia: Palabras como esas, si las dices tan a la ligera, se
vuelven algo superficial. Si se trata de un sentimiento importante,
entonces deberían ser dichas en momentos importantes, creo. 』

Emilia dejó ver sus objeciones ante Subaru quien seguía coque-
teando con ella en cada oportunidad que tenía. Por otro lado,
Subaru levantó ambas manos mientras negaba con la cabeza,

『 Subaru: Las palabras secretas que tengo reservadas para Emi-


lia-tan en momentos importantes son algo aparte. Lo que acabo
de decir en cambio, es algo del día a día... Una de las miles de
cosas que tengo para decir sobre Emilia-tan. 』

『 Emilia: En serio, Subaru, de verdad que sabes usar las pala-


bras... Oh no, puede que mi cara se haya puesto roja, así que no
mires. 』

Viendo a Emilia levantar repentinamente sus manos para cubrir-


se su rostro, Subaru sonrió al confirmar que había logrado su
objetivo. E intentando volver al tema original de conversación,
continuó con un 『 Bueno... 』

『 Subaru: Debido a que Puck se encuentra ausente, es bastante


preocupante el tema de las batallas durante el viaje. No es como
si pudiéramos depender de Otto para defendernos y, obviamente
yo tampoco sirvo de mucho. Y en cuanto a Emilia-tan, pierdes
bastante poder de combate si no está Puck, ¿verdad? 』

274
『 Emilia: Oh, así que eso es lo que piensas, ¿eh? Pues que se-
pas que incluso si Puck no está aquí, puedo usar igualmente
magia. No es solo con Puck, sino que tengo contratos con espí
ritus menores también. No tengo ningún problema comunicá
ndome con ellos por lo que puedo pelear sin problemas. Así que
no te preocupes que te protegeré no importa lo que ocurra. 』

『 Subaru: Oh no, pero que varonil... Eso significa que soy incre
íblemente patético, ¿no?... Esas palabras, algún día seré capaz
de decírselas a Emilia-tan, así que por favor espérame. 』

『 Emilia: Esperaré por ello aunque sin ninguna expectativa. 』

Como para demostrar las palabras de Emilia, acercándose y


reuniéndose en la punta de sus dedos, los espíritus menores apa-
recieron brillando. Aunque eran similares a los semiespíritus de
Julius, sus existencias parecían más débiles en comparasión. —Y
aunque sus poderes no podían ni siquiera acercarse a los de Puck,
por lo menos, no parecían ser solo de decoración.

Pensar en que la única chica del grupo, además de la mujer de la


cual estaba enamorado, debía protegerle, era algo vergonzoso...

『 Subaru: Dicho eso, mi dependencia en el poder de otras per-


sonas todavía no ha cambiado en nada desde la batalla contra la
Ballena Blanca. Aquella vez dependí completamente de Rem y,
antes de eso... espera, ¡¿es que acaso nunca he hecho algo ente-
ramente por mi cuenta?! 』

275
Por supuesto que eso era desde su propio punto de vista, aunque
claro, obviamente se estaba infravalorando.

Pero de todas formas, como nadie de los presentes estaba al tanto


de la información necesaria como para contradecirle, las pala-
bras y reacciones de Subaru se dejaron simplemente pasar.

『 Subaru: Así que el Santuario, ¿eh? Me pregunto qué clase de


lugar será... 』

Después de su auto-análisis, miró el paisaje a través de la venta-


na murmurando aquellas palabras.

En estos momentos, para Subaru, el Santuario era un lugar com-


pletamente desconocido. Por lo menos por el nombre que tenía,
no daba la sensación de un lugar peligroso, pero las advertencias
de Frederica daban vueltas en su mente con un gran peso. Sobre-
todo aquellas palabras,

『 Subaru: "Cuídense de Garfiel", huh 』

『 Emilia: ¿Tú tampoco sabes quién es, verdad Subaru? Yo


tampoco he escuchado nada más que el nombre y Frederica tam-
poco me dijo nada más. 』

Frente a las palabras de Subaru, los párpados de Emilia se estre-


charon en ansiedad también. Probablemente se encontraba pen-
sando lo mismo que Subaru.

276
Aunque Frederica les había advertido que se cuidaran de un
hombre llamado Garfiel, se negó a decir nada más.

Incluso cuando Subaru mostró su disconformidad ante la poca


información que le habían dado, Frederica continuó sin decir má
s que 『 Es debido a mi Juramento 』, sin explicarles nada más.
Emilia y Subaru, sin saber que hacer, no siguieron presionando.

『 Subaru: Debería haber intentado que nos dijera algo más... A


pesar de saber lo peligroso que es ese tipo, nos envía al lugar
con solo el nombre. Eso es demasiado. 』

『 Emilia: No había nada que hacer. Era un Juramento. Los


Compromisos son Sagrados e Inviolables y nunca pueden ser
violados. Contratos, Juramentos y Pactos... aunque varían en
gravedad, todos deben mantenerse igualmente. 』

Balanceando su dedo levantado, Emilia recitó esas palabras a


Subaru como si le estuviera educando.

Contratos, Juramentos y Pactos... Como si fueran palabras en un


juego, entraron por sus oídos generando una pregunta en su men-
te que dejó salir por sus labios,

『 Subaru: Entonces, entre Emilia-tan y Puck hay un Contrato.


Entre Frederica y Roswaal hay un Juramento similar a una obli-
gación moral. Y, entonces, el acuerdo que hay entre el Dragón y

277
el Reino, es un Pacto... ¿Es eso así? ¿O me equivoqué en alguna
parte? 』

『 Emilia: La diferencia es bastante difusa, pero por lo que en-


tiendo, un Contrato es entre individuos, un Juramento es cuando
una de las partes le hace una promesa a la otra y, los Pactos, son
acuerdos que trascienden a los individuos e incluso trascienden
el Tiempo... O por lo menos así fue como me enseñaron. 』

『 Subaru: Ya veo. Creo que entiendo... 』

Asintiendo frente a la explicación de Emilia, Subaru procedió a


rascarse la cabeza mientras continuaba con 『 Pero aun así 』,

『 Subaru: Palabras tan grandiosas como que los Compromisos


son Sagrados e Inviolables, al final siguen siendo solo palabras,
¿no? 』

『 Emilia: Compromisos... Las promesas son algo importante.


Por supuesto que, tanto un Juramento como un Contrato no tie-
nen una fuerza definitiva que los proteja. Pero aunque tal fuerza
no exista, aun así intentamos honrar nuestras promesas. Traba-
jamos duro para mantenerlas, ¿verdad? Incluso si no hay nadie
mirando, o si nadie se da cuenta, hacemos lo posible por mante-
ner nuestras promesas. Ya sea la otra persona o uno mismo, ha-
cemos todo lo posible por mantenerlas. 』

278
Manteniendo sus manos en el pecho, Emilia se quedó mirando a
Subaru, quien había hecho una pregunta como esa tan a la ligera.
El tono de su voz era gentil y no tenía intención de recriminarle
(por sus actos pasados)... pero debido a esa misma razón, su co-
razón había quedado lastimado.

※ ※ ※ ※ ※

『 Emilia: Debido a que creemos en esto, somos capaces de dar


nuestra palabra, esforzándonos para cumplirla. Porque es impor-
tante mantener las promesas, para proteger la confianza entre no-
sotros, ¿verdad? 』

『 Subaru: Acerca de eso… ¡De verdad lo siento mucho—! 』

En el interior del carruaje, que no se movía en lo más mínimo,


Subaru se dejó caer en el suelo con su cabeza completamente in-
clinada.

Viendo como arrastraba la cabeza en el piso en una total posi-


ción de dogeza, por un momento, Emilia parpadeó sorprendida y,
entonces, unos segundos más tarde, pensando en lo que acababa
de decir y en la actitud de Subaru, por fin comprendió lo que
ocurría.

『 Emilia: Oh, no estaba intentando culparte ni nada por el estilo.


Aunque bueno, es verdad que no mantuviste tu promesa, tampo-
co te disculpaste y, en cambio, me sacaste todo en cara, así que
es verdad que quedé pensando algo así como 『 ¡Qué es esto! 』

279
『 Subaru: ¡Auch, auch, auch…! ¡Mis oídos duelen! 』

『 Emilia: Pero, después de pensarlo un poco, me di cuenta de


que estaba siendo injusta, viendo las cosas nada más que de mi
lado. Debería haber intentado reconciliarme con Subaru ense-
guida, pero estaba siendo obstinada, por lo que también tuve al-
go de culpa. De verdad lo siento. 』

『 Subaru: ¡Auch, auch, auch! ¡Y ahora mi pecho duele! 』

『 Emilia: Compromisos y cosas como esas, quizás son más


profundas para alguien como yo… Debido a que soy una usuaria
de artes espirituales, los contratos son una parte importante de
mi vida, a diferencia de las personas normales. Los usuarios es-
pirituales deben honrar sus contratos con los espíritus por sobre
todo lo demás y por eso es que soy un poquito más quisquillosa
con estos temas que los demás… Así es, las promesas son algo
muuuuuuy importante para mí, por lo que Subaru, reflexiona un
poco sobre tus acciones. 』

『 Subaru: ¡Auch, auch, auch! ¡Y ahora es mi corazón el que


duele! 』

Mientras ella estaba diciendo todo esto, recordando todo lo mal


que Subaru le había hecho pasar, Emilia comenzó a poner mala
cara. Al darse cuenta de eso, Subaru presionó su cabeza contra el
suelo incluso con más fuerza.

280
Estaba claro ahora. La razón por la cual ella se había enfadado
tanto en el Palacio Real.

No era solo porque había roto una promesa. Sino que, para ella,
la promesa en sí misma, era algo de suma importancia y profun-
didad. El hecho de que Subaru la rompiera como si fuera la cosa
más natural del mundo, incluso alguien tan bondadosa como ella
perdería la calma.

Porque, sin darse cuenta, Subaru había pisoteado algo increíble-


mente importante en el corazón de Emilia.

『 Emilia: ¿Has reflexionado sobre lo que hiciste? 』

『 Subaru: Sí, por supuesto y me arrepiento. Un arrepentimiento


tan profundo como el océano… tan alto como las montañas…
tan amplio como el cielo y tan extenso como el firmamento. 』

『 Emilia: Muy bien, te perdono. 』

Cuando miró hacia arriba, Emilia lo empujó suavemente en su


frente con la punta de su dedo y, con ese mismo dedo, se tocó los
labios mientras sonreía gentilmente. Aliviado de no ver ninguna
pisca de enfado en ella, y también por aquella actitud tan adora-
ble, Subaru no estaba seguro de que decir a continuación.

281
Sin prestar atención al modo en que Subaru abría y cerraba su
boca, como un pescado intentando tomar aire, Emilia giró su ca-
beza para observar el camino que quedaba, y

『 Emilia: El Santuario, Garfiel, Roswaal y todos los de la


aldea… Hay tantas personas con las que tenemos que hablar que
mi corazón ya se encuentra latiendo con fuerza. 』

『 Subaru: No te preocupes, jamás dejaría a Emilia-tan afrontar


ningún peligro. Por favor confía en tu segundo escudo, yo. 』

『 Emilia: ¿Tú eres mi segundo escudo? ¡Y quién es el prime-


ro? 』

『 Subaru: Justo ahora, él está conduciendo el carruaje y apro-


vechando de coquetear con mi Patrasche. 』

Viendo como Subaru trataba repentinamente a Otto como carne


de cañón sin su consentimiento, Emilia no pudo evitar largarse a
reír. Al ver cómo se llegaba a ahogar de la risa, Subaru quedó
conforme mientras pensaba en los obstáculos que deberían hacer
frente al camino que tenían por delante.

Desde que había llegado a este mundo, tuvo que enfrentarse a un


problema detrás de otro sin tener tiempo para descansar.

Incluso ahora, que viajaban hacia el Santuario, no podía evitar


preocuparse por lo que pudiera pasar en aquel desconocido lugar.

282
Sumado a las palabras de Frederica y el hecho de que Roswaal y
el resto de los aldeanos aún no habían regresado. Además de que
todavía no podían comunicarse con Puck… Y que tuvo que dejar
sola a esa persona en la mansión… No podía sino seguir preocu-
pándose.

『 Emilia: ¿Estabas pensando… en Rem-san? 』

『 Subaru: ¿……Puedes saberlo con solo mirarme? 』

Subaru repentinamente guardó silencio. Mirándole el lado de su


rostro, Emilia ladeó la cabeza.

Su plateado cabello se deslizó por su hombro al ladearla y, le-


vantando la punta de su cabello trenzado, comenzó a balancearlo
de lado a lado diciendo 『 Puedo… 』 y,

『 Emilia: Así como siempre te estás preocupando por mí, yo


también pienso en Subaru del mismo modo. 』

『 Subaru: ¿Eso significa, Emilia-tan, que estás todo el día pen-


sando en mí? 』

『 Emilia: De hecho, sería la mitad, de la mitad, de la mitad … 』

『 Subaru: ¡Eso significa que 3 horas! 』

『 Emilia: …de la mitad, de la mitad, de la mitad… 』

283
『 Subaru: ¡Creo que no me sentiré bien después de saber la
cantidad exacta, así que mejor dejémoslo así! 』

Pidiéndole a Emilia que parara de intentar calcular el número


exacto de horas, Subaru dejó salir un pequeño suspiro, rascándo-
se la mejilla, y

『 Subaru: La dejé a cargo de Frederica y Petra, así que no de-


bería haber nada de qué preocuparse. No debería… pero, aun as
í, esa ansiedad que no debería por qué existir brotando en mí…
no puedo explicarla con palabras. 』

『 Emilia: Te preocupas porque estás preocupado y listo. No


hay nada que puedas hacer al respecto. Eso solo refleja lo impor-
tante que ella es para ti. Tener pensamientos tan fuertes por una
persona, la verdad es que estoy un poquito celosa. 』

『 Subaru: Déjame aclarar una cosa… Mis pensamientos por


ella son tan fuertes como los que tengo por Emilia-tan... Espera,
me acabas de engañar para que dijera eso, ¿verdad? 』

『 Emilia: Sí, fui una chica mala. Lo siento. 』

Sacando la lengua mientras decía eso, cualquiera la perdonaría.

284
En frente de Subaru, que solo podía hacer sonidos de gárgaras
después de ver eso, Emilia dijo 『 Pero… 』 mirándolo fija-
mente,

『 Emilia: La persona que más te preocupa en estos momentos


es Beatrice, ¿verdad? 』

『 Subaru: ¿No será que… Emilia-tan, nuestros corazones se


han sincronizado de alguna forma? ¡El FINAL FELIZ está a la
vista! 』

『 Emilia: Normalmente habrías dicho algo como “No hay


manera de que esté preocupado por alguien como ella”, pero
esta vez no dijiste nada. Quiere decir que realmente estás preo-
cupado. 』

Dándole justo al clavo, Subaru estuvo a punto de dejar salir un


“Guu”, mordiendo sus labios con una expresión molesta en su
rostro.

Pero rápidamente se recompuso y,

『 Subaru: ¿Preocupado? No es que esté preocupado o algo así.


Es solo que, habiendo salido después de haber discutido con ella,
sin siquiera haber podido aclarar las cosas… La verdad es que
todo eso me dejó con un mal sabor de boca, eso es. Si, un poco.
Pero muy poquito. Poquito, poquito. La pura puntita. 』

285
『 Emilia: Eso último sonó un poco cochinón, pero quizás le es-
toy dando muchas vueltas… 』

『 Subaru: No es que le estés dando muchas vueltas, sino que as


í soy yo. 』

Ocultando la alegría de haber obtenido justo la reacción que es-


taba buscando, Subaru se quedó mirando a Emilia, quien ladeó la
cabeza, todavía sonriendo ligeramente, sin haber entendido nada
de nada, y

『 Subaru: Si el problema hikikomori de Beako se vuelve peor,


siendo yo mismo originalmente un hikikomori, siento algo de
responsabilidad por ello… 』

『 Emilia: Hikikomori… Subaru, sabes bastante sobre el tema, ¿


verdad? ¿Beatrice saldrá algún día? 』

『 Subaru: En realidad es algo un poco complicado. Si no se


presenta la oportunidad adecuada, simplemente sacándola a la
fuerza no es para nada bueno. Pero tomarse demasiado tiempo
en hacer algo al respecto, también es algo malo, ya que se termi-
naría acostumbrando a ello. Esos hikikomori son como un grano
en el culo… ¡Espera! ¡Que yo era uno de ellos! 』

Después de tamaña estupidez, intentó corregir la dirección de la


conversación nuevamente.

286
Después de todo, como se estaban dirigiendo al Santuario, no era
algo de lo que se tuvieran que preocupar hasta su regreso.

『 Subaru: Después que regresemos, tengo que hablar de un


montón de cosas con Beako. La última vez, no logré que me di-
jera nada de lo que yo quería. 』

『 Emilia: Beatrice y Puck parecen saber un montón de cosas,


pero, por alguna razón, las ocultan de nosotros. 』

『 Subaru: Pienso lo mismo. Incluso Frederica o cualquiera rela-


cionado con la mansión, tienen la costumbre de comenzar a insi-
nuar algo y luego quedarse callado sin dar ninguna explicación.
Es como una enfermedad. Y esa Beako, devolvi é ndome el
Evangelio de esa manera, diciendo cosas que todavía no puedo
sacarme de la cabeza… 』

El Evangelio, que Beako le había lanzado de vuelta junto a aque-


llas desconcertantes palabras, se encontraba a salvo en posesión
de Subaru. De haber sido una molestia, lo habría dejado en la
mansión, pero en el peor de los casos, podía usarlo para interro-
gar a Roswaal, así que mejor lo llevó consigo.

Pero debido a que daba algo de grima, lo mantenía en el fondo


de su bolso, ocultándolo a la vista.

『 Emilia: —Creo que entramos al bosque. 』

287
Emilia repentinamente levantó la mirada, quitándose el pelo que
había caído sobre su frente, mientras miraba alrededor. Siguien-
do su ejemplo, Subaru también levantó la mirada, pero desde el
interior del carruaje, era difícil de saber. Asomándose por la ven-
tana, era verdad que los colores de afuera se habían llenado de
verde.

『 Subaru: Ni siquiera tuviste que ver por la ventana para saber,


huh 』

『 Emilia: A pesar de que está mezclada, sigo teniendo sangre


de elfa en mi interior. Se dice que los elfos son la raza de los
bosques, por lo que elfos y bosques tienen un lazo inseparable
entre ellos— 』

Y entonces, justo cuando Emilia decía aquello con una sonrisa


fugaz,

Una repentina y sutil sensación atravesó la piel de Subaru, por lo


que miró a todos lados intentando descubrir qué lo causó. Pero
claramente, lo que sea que había sentido no era algo que se pu-
diera ver con los ojos desnudos.

En el interior del carruaje, la Protección Divina, Evasión del


Viento, los seguía separando del resto del mundo.

Pero,

『 Subaru: ¡¿ ?! ¡Hey, hey! 』

288
『 ……………. 』

El delgado cuerpo de Emilia se balanceaba totalmente debilitado


y, del mismo modo, comenzó a caer. Subaru rápidamente se des-
lizó para atraparla justo a tiempo.

Su caída había sido detenida por sus brazos, reposando débil-


mente sobre ellos. Los ojos de Emilia estaban cerrados, con una
expresión de dolor en su rostro, y jadeaba dificultosamente.

『 Subaru: Espera, ¿Emilia-tan? ¡¿Qué ocurre, Emilia!? 』

Emilia no parecía poder responder. Parecía estar en mucho dolor,


pero además de su respiración superficial y acelerada, junto a su
expresión adolorida, no había signos de fiebre ni sudor.

Levantándola suavemente en sus brazos, Subaru inmediatamente


se dio cuenta de que no podría lidiar con esto por su cuenta. Por
lo que acercándose rápidamente al frente, metió su cabeza en la
pequeña ventanilla que daba con el asiento del conductor y,

『 Subaru: ¡Otto! ¡Algo anda mal! ¡Emilia acaba de colapsar! ¿


Tienes alguna medicina que pueda servir o…? 』

『 Otto: Oh, Natsuki-san, lo siento. 』

Las impacientes palabras de Subaru fueron cortadas. Otto, a


quien le estaba gritando aquellas palabras, tenía sudor corriendo

289
por su frente. Girándose hacia Subaru, se disculpó con una voz
que parecía haber perdido toda su fuerza.

Subaru notó dos cosas — La primera, fue que el carruaje se ha-


bía detenido. Patrasche y Furufu habían dejado de moverse, pa-
rados entre los árboles. Había estado tan sobrellevado por sus
emociones que ni siquiera se había dado cuenta que el carruaje
había dejado de moverse. Pero ahora, había un problema incluso
más serio.

Esa era la segunda cosa que había notado,

『 ¿?: Tienes huevos pa’ venir de frente, extraño. 』

Como si escupiera las palabras, dejando de lado lo que acababa


de decir, no había nada en su tono que indicara un trato amigable
de su parte.

Con solo una frase, era posible adivinar la personalidad de la


persona frente a ellos.

Fiel a aquella impresión, el hombre que hacía gala de su presen-


cia en frente del carruaje dragón, lucía exactamente como sonaba.

Con un cabello corto, rubio y puntiagudo. Una prominente cica-


triz en su frente. Una aguda mirada maliciosa que no perdía con-
tra la del mismo Subaru y, al igual que esa bestia felina, los
caninos de su mandíbula sobresalían de sus labios con un blanco
extremo. Su curva y delgada espalda le hacían ver bastante pe-

290
queño, pero la feroz y oscura aura que emanaba de todo su cuer-
po, eliminaban cualquier inclinación a infravalorarle debido a su
estatura.

『 ¿?: No tengo ni puta idea e’onde salieron, pero me tiene sin


cuidado. Tienen to’a la pinta de chucho ladrador. 』

『 Subaru: Huh, ¿Qué? 』

Escuchando un extraño idioma que nunca había oído antes,


Subaru solo pudo dejar salir un confundido quejido, pero su
oponente, al escucharle, lo tomó como una muestra de miedo y,
con una pequeña sonrisa 『 Hah 』,

『 ¿?: ¿Oh? Te acojonaste entero, ¿eh? Pero definitivamente an-


das con mala sue'te. El lugar al que trataron de colarse, no es
cualquier lugar y, para jode'la más, se toparon conmigo. 』

El hombre se rio perversamente, chocando sus colmillos mien-


tras reía y, golpeando sus puños, bajó su postura, preparándose
para la pelea. Y en esa posición, le dio un vistazo a su silencioso
oponente,

『 Garfiel: Al cruzarte con GARFIEL se te acabó la sue'te. ¡


Ahora te chantaré un DERECHAZO que te dejará pal arrastre! 』

El tipo de apariencia malvada, que maldecía con palabras in-


comprensibles, golpeó con fuerza el suelo con su pie y, un ins-

291
tante después, un abrumador impacto, como si invirtiera el mun-
do, golpeó a Subaru.

292
ARCO 4 CAPÍTULO 7

En el momento en que aquel delincuente golpeó el suelo con su


pie, Subaru sintió como si el mundo se hubiera inclinado.

Por supuesto que, algo como eso, no era realmente posible. Ni


siquiera un gigante debería ser capaz de alterar los cimientos de
ese mundo con un simple pisotón en el suelo y, tampoco es co-
mo si el peso de la tierra fuera a ceder tan fácilmente.

Es por eso que, el hecho de que el mundo se hubiera inclinado,


solo podía ser una ilusión de Subaru.

293
Lo que de verdad había ocurrido, fue que, comenzando en el lu-
gar en el que Garfiel golpeó con su pie, una ola de tierra comen-
zó a expandirse en el suelo y, como si estuviera dándole la vuelta
a una pieza de tatami, lanzó por los aires al carruaje dragón
mientras pasaba por debajo.

『 Subaru: Imposible— ¡¿Uwah!? 』

Del mismo modo que al final del balanceo en un columpio, la


sensación del impulso que los elevaba por los aires se detuvo y,
por un segundo, se sintió como si flotaran, mientras el carruaje
dragón se deslizaba en el aire.

Junto con los dragones de tierra, Patrasche y Furufu, con un peso


combinado superior a una tonelada, fueron todos mandados a vo-
lar. Dentro del carruaje, Subaru sujetaba a Emilia, con fuerza,
entre sus brazos.

Y, así como así, el carruaje dragón se estampó contra el suelo.


Toda la fuerza del impacto se distribuyó a través del armazón del
carruaje, tanto por fuera como por dentro, crujiendo por todas
partes. Pero era un carruaje dragón de alta calidad. Sus lujos no
terminaban solo con su apariencia glamorosa, pues su calidad
podía verse tanto en su comodidad como en su durabilidad, lo
cual había quedado completamente demostrado justo ahora, ya
que había evitado completamente hacerse mil pedazos. Pero, aun
así, habiendo caído de lado sobre el suelo, era imposible escapar
en forma inmediata.

294
En otras palabras, ya que no podían escapar, la única opción que
quedaba, era quedarse y pelear.

『 Subaru: Maldición, que fue e— 』

Sacudiendo su cabeza, que aún se encontraba metida en la ven-


tanilla del conductor, Subaru llevó una de sus manos a su adolo-
rida frente. Se había golpeado la cabeza durante la caída, pero
afortunadamente, aparte del dolor, no había ninguna herida o
sangrado. Inmediatamente miró hacia abajo y, ahí, entre sus bra-
zos, se encontraba Emilia, completamente a salvo.

Una oleada de alivio recorrió su cuerpo, pero sus emociones fue-


ron prontamente reemplazadas por la ansiedad de recordar que el
culpable de todo aquello todavía se encontraba ahí afuera.

Rápidamente levantando su cabeza, la temida visión con la que


se encontró Subaru fue,

『 Subaru: ¡¡Patrasche—!! 』

Con un fuerte chillido y sus garras al descubierto, la enorme dra-


gona de tierra, color negro azabache, saltó frente a la delgada fi-
gura.

Aprovechando que la conexión que la unía con el carruaje se ha-


bía soltado, con un giro de su cuerpo, Patrasche quedó liberada y,
con rápidos movimientos se acercó para contraatacar al enemigo
que tenían en frente.

295
Con puntiagudos colmillos tan afilados como un cuchillo, su
mandíbula era capaz de rebanar la carne humana y triturar los
huesos sin ni siquiera tener que utilizar toda su fuerza. Tan rápi-
da como el viento, apuntó al cuello de Garfiel, con toda la inten-
ción de despedazarlo, sin preocuparse de escuchar nada de lo
que tenía por decir.

『 Garfiel: Muy bien... Buen dragón de tierra. Eres una buena


chica, ¿ve'dad? Y como dicen en otros lados, “el sonido de
huesos rotos es señal de amor”. 』

『 ¡ ——— ! 』

Alojado en el interior de su mandíbula cerrada, se encontraba el


antebrazo de un brazo extendido que debería haber sido comple-
tamente cercenado.

Garfiel había extendido su brazo derecho ante la mordida de Pa-


trasche. Y, la dragona de tierra, yendo directamente a su objetivo,
mordió con fuerza por encima de su muñeca, arrancado limpia-
mente su antebrazo y luego lanzándose sobre su torso… o por lo
menos eso es lo que debería haber pasado.

Pero, en cambio, Patrasche quedó paralizada. No solo su cuerpo,


sino también su mandíbula, que mordía el brazo metido en su in-
terior, dejaron de moverse completamente.

296
¿Se tratará de alguna habilidad extraña? ¿O es que acaso utilizó
algún tipo de magia?

Estas preguntas aparecieron en la cabeza de Subaru, pero pronto,


las acciones de Garfiel disiparon sus dudas. Expandiendo la
musculatura de su brazo mordido, logró vencer fácilmente la
fuerza de la mandíbula de Patrasche, provocando que la abriera
cada vez más y más.

『 Garfiel: ¡Fantástico! A pesar de atacar con todo, todavía te


quedan fue'zas. ¡Has aprobado! 』

La dragona de tierra, color negro azabache, descendió su cuerpo,


aun apretando con su boca el brazo de ese tipo, mientras giraba
su cintura. La fuerza de su mandíbula se contrajo con fuerza so-
bre la muñeca derecha de aquel hombre y, con todo su poder,
lanzó un golpe hacia arriba con su cola para mandarle volando.
Subaru había recibido una vez uno de esos golpes, pero con solo
ver sus movimientos de ahora, era obvio que en aquella ocasión
la dragona se había contenido bastante.

Literalmente poniendo todo su cuerpo detrás de ese golpe, ella


dirigió toda su hostilidad en alcanzar el cuerpo de esa persona
completamente descubierto. Pero, aun así, fue detenido sin nin-
gún esfuerzo por la mano izquierda de Garfiel.

Al momento del impacto, se pudo escuchar el potente sonido del


golpe en seco, pero al final, una vez disipada la fuerza de choque,
todo lo que quedó fue una mano que sostenía firmemente el ex-

297
tremo de una cola. Garfiel sonrió, dejando ver sus colmillos de
bestia.

『 Garfiel: No te lastimaré. Ahora anda a echar la ruca. 』

Moviendo ampliamente su brazo mordido, como si se tratara de


algún tipo de broma, formó una trayectoria circular llevando
consigo el masivo cuerpo de Patrasche que se deslizaba en el ai-
re. Entonces, repentinamente, girando lateralmente como si no
pesara absolutamente nada, los ojos de Patrasche se llenaban de
confusión al mismo tiempo que era gentilmente dejada en el sue-
lo.

Su enorme cuerpo ni siquiera rebotó al caer y entonces, silencio.


Patrasche había sido derrotada. Ante aquella escena, la garganta
seca de Subaru dejó salir un gemido de incredulidad,

『 Subaru: E-el… ¿Lanzó a Patrasche? 』

『 Garfiel: Eres muy leal. El chancacazo no fue tan fue'te, así


que probablemente solo quedaste inconsciente. ¡Así que mejor
apura'se antes que se despie'te! 』

Sin prestar atención al aturdido Subaru, Garfiel levantó su mira-


da, dirigiéndose hacia el asiento del conductor. Tendido en el
asiento inclinado del cochero, se encontraba Otto en una posi-
ción como si se hubiera roto algo. Al ver como el agresor se
acercaba a él, intentó ponerse de pie.

298
『 Otto: Guh… pero, ¡no me subestimes! ¡Soy un mercader
ambulante, ¿sabes?! Estoy completamente preparado para lidiar
con asaltantes en mi trabajo. Así que, ven acá, pero si no quieres
caer víctima de la Técnica Ryu Repulsora de Rufianes de la fa-
milia Suwen, te recomiendo que te rindas ahora… ¡Hoowah! 』

『 Garfiel: Cierra el pico amermela’o. ¿Qué crees que vaa a


hacer con habilidades tan fofas? ¿Derrota'me? Vete a do'mir me-
jor. 』

Justo después de haber tomado una postura de pelea, llena de es-


píritu, Otto instantáneamente se desplomó cuando Garfiel, acer-
cándose repentinamente a él, le dio un golpecito con un dedo en
la frente.

Aunque de golpecito no tenía nada — Más bien se trató de un


ataque a quemarropa con su dedo del medio que resonó con una
tremenda fuerza, lanzando al delgado cuerpo de Otto, fuera de la
plataforma del conductor. Sujetando su frente con una expresión
de agonía, perdió la consciencia sin decir palabra. Independien-
temente de si estaba vivo o muerto, había dejado de ser un obs-
táculo.

『 Garfiel: Po' lo visto, parece que eres el último. 』

Resoplando por la nariz, el maleante se giró murmurando aque-


llo, con una afilada mirada que podría cortar a un hombre por la
mitad.

299
De pie sobre la plataforma del cochero, la distancia entre él y
Subaru era de tan solo unos cuatro pasos. — Pero considerando
la manera en que acortó la distancia al enfrentarse contra Otto,
esos cuatro pasos bien podrían ni siquiera existir.

Jadeando por aire, Subaru se devanaba los sesos intentando en-


contrar una forma de salir de aquella situación. La única persona
que podría haber dado algo de pelea contra ese tipo, era Emilia,
pero todavía se encontraba inconsciente después de su inexplica-
ble colapso. Sin embargo, no importaba lo que ocurriera, debía
protegerla.

『 Subaru: Yo… 』

『 Garfiel: ¡No me interesa! 』

Con el sonido de una suave pisada en el suelo, en un pestañeo, la


pequeña figura de Garfiel apareció en frente de Subaru. Al final
de su brazo levantado, tenía los 5 dedos completamente abiertos.
Era fácil imaginar un futuro en el que aquellas garras bajarían
con fuerza destrozando su aturdido cuerpo.

Y, frente a ese futuro en el que sus miembros serían completa-


mente cercenados, lo único en lo que podía pensar Subaru era en
prevenir que cualquier daño alcanzara a Emilia que se encontra-
ba entre sus brazos, protegiéndola con su vida.

『 ¡ ——— ! 』

300
—Algunos segundos pasaron, o quizás fue un poco más.

Sus ojos firmemente cerrados, mientras escudaba a Emilia con


su propio cuerpo… El tiempo que había pasado, mientras espe-
raba recibir el ataque, se había alargado tanto que le dejó con-
fundido. Entonces, indecisamente abrió sus ojos, encontrándose
con aquellos cinco dedos extendidos completamente inmóviles a
centímetros de su cara. Detrás de ellos, pudo ver una perpleja
expresión en la mirada del maleante.

Manteniendo la vista en Subaru, que lo único que podía hacer


era mantener la respiración, torció su cuello de un lado a otro
haciendo fuertes ruidos de crujido en el proceso.

『 Garfiel: En vez de atacar de vuelta, te preocupaste más de es-


cudar a esa mujer, ¿dafaq? Si tú te mueres, ella igualmente morir
ía después… ¿No crees que fue una terrible decisión? 』

Siendo golpeado por un sólido argumento que no le hizo ninguna


gracia escuchar, Subaru, pensando en cualquier clase de razón,
no pudo encontrar ninguna respuesta. Enfadado por el silencio
frente a su pregunta, Garfiel comenzó a balancear su mano llena
de garras filosas.

『 Garfiel: Bueno, con lo lento que eres, ya sea que ataques o no,
probablemente no lograrías nada. Al final, todos ustedes son
unos inútiles. 』

301
『 Subaru: T-tú eres… 』

『 Garfiel: ¿Hah? 』

Remarcando la ineptitud de todos ellos, Garfiel expresó aquella


cruel evaluación. Y, mientras Subaru intentaba utilizar su parali-
zada garganta para hacer una pregunta, la mirada perversa de
Garfiel se llenó de disgusto, acercándose aún más a su cara.

『 Garfiel: Estás murmurando. ¡Si vas a hablar, habla bien! 』

『 Subaru: Eres Garfiel… ¿Verdad? ¿Eres un conocido de Ros-


waal y Frederica? 』

『 Garfiel: —¿Frederica? 』

Respondiendo por primera vez a las palabras de Subaru, la ex-


presión de Garfiel perdió toda su agresividad. Luciendo asom-
brado, como una bestia carnívora que inesperadamente pierde el
rastro de sangre que estaba siguiendo. Por un instante, incluso
pareció lindo y dócil, pero, inmediatamente recuperó la compos-
tura y, con una expresión amarga,

『 Garfiel: ¿Por qué conoces ese nombre?... No, espera. Esa mu-
jer que sostienes, es la de cabello plateado… ¿Es la semi bruja? 』

『 Subaru: ¡Es una semi elfa! No te atrevas a usar ese nombre


en frente de ella. 』

302
『 Garfiel: —Hyah. Quésesoquesesoqueseso, al final sí que ten
ías algo de espíritu. 』

Mirando a Emilia en sus brazos, Subaru repentinamente explotó


ante la pronunciación de aquel nombre tan despectivo. El miedo
que tenía hasta ahora había desaparecido, siendo reemplazado
por una cara llena de ira y, Garfiel, escuchando esto, chasqueó
sus colmillos con fuerza, lleno de felicidad.

『 Garfiel: Oye, ¿no será esa mujer la rumoreada Emilia-sama?


Ahora, que una SEMI BRUJA se aparezca por aquí, supongo
que al final si que debe tener algo que ver con Roswaal. 』

『 Subaru: Hijo de p… 』

Ignorando la advertencia de Subaru, Garfiel nuevamente utilizó


las palabras “Semi Bruja”, poniendo especial énfasis en ellas.
Escuchando aquello, Subaru se levantó, pero fue inmediatamente
detenido por la mano de Garfiel.

『 Garfiel: “El idiota que muerde hierro fundido solo saldrá he-
rido” ¿Verdad? No tienes opo'tunidad contra mí. Mira la dife-
rencia de fue'zas. —No quiero que termines herido, ¿vale? 』

Haciendo un puño con una de sus manos se tronó los nudillos a


modo de advertencia. Sus fuerzas respectivas eran obvias, por lo
que, al no saber sus verdaderas intenciones, lo mejor era no em-

303
peorar las cosas resistiéndose. Reprimir su rabia y esperar por la
oportunidad adecuada para vengarse, sería la manera más sabia
de proceder.

A pesar de eso,

『 Subaru: …Come mierda. 』

『 Garfiel: ¿Hah? 』

『 Subaru: No quiero salir lastimado. Y seguramente podrías


vencerme fácilmente. Pero… —No puedo quedarme de brazos
cruzados mientras dices cosas que harían a esta chica sufrir. 』

Gentilmente dejó a Emilia en el puesto de equipaje y, después de


acariciar el cabello sobre su frente, Subaru se levantó mirando a
Garfiel a una distancia tan corta que sus frentes parecían que
iban a chocar en cualquier momento.

『 Subaru: Retira ese nombre de mierda que dijiste… y nunca lo


uses de nuevo. 』

『 Garfiel: ¿…Quieres que haga lo que dices? Pero si ni siquiera


tienes lo que hace falta, ¿sabes?... Tu rostro, tu estómago, tus
piernas, ¿quieres que todo eso quede destruido? 』

『 Subaru: Ven e inténtalo. Pero no esperes que me quede sin


hacer nada… Si me golpeas en el rostro, te morderé, si vas por

304
mi estómago, te agarraré y si me atacas las piernas, te escupiré,
además de devolvértelo todo diente por diente. 』

Respondiendo intimidación con intimidación, Subaru se dejó


llevar por la ardiente pasión en su corazón. En frente de él, la
hostil aura que emanaba suavemente desde Garfiel, le enviaban
escalofríos que recorrían todo su cuerpo. Era bastante seguro,
que Subaru podía ser mandado a volar en cualquier momento por
Garfiel con tan solo un golpecito de uno de sus dedos si quería.
Juzgando por lo que había podido ver hasta ahora, era algo más
que obvio.

De entre las personas más fuertes que Subaru había conocido


hasta ahora en este mundo paralelo, Garfiel fácilmente podría
ocupar un lugar entre ellos. Quizás no tendrá el nivel de Rein-
hardt, en la cima de los más poderosos, pero seguramente podría
derrotar a Wilhelm o a Julius.

Debido a esto, las posibilidades de que Subaru pudiera hacer,


aunque fuera lo más mínimo contra él, probablemente se acerca-
ban bastante a cero.

Pero, aun así, Subaru y Garfiel se miraban directamente a los


ojos.

Aun sabiendo que perdería, se rehusaba a retroceder… después


de todo, la razón por la cual no podía retroceder, se encontraba
justo detrás de él…

305
『 Garfiel: —¡Hihahaha! 』

『 Subaru: —¿Hah? 』

…Un inesperado sonido que resonó por todo el lugar.

Entremedio del punto muerto en el que se encontraban, Garfiel


comenzó a reír sonoramente, cortando completamente la tensión
que podía palparse en ese momento. Subaru dejó salir un confu-
so quejido, a lo que Garfiel respondió,

『 Garfiel: ¡Hiyahahaha! Eres bastante bueno con las palabras, ¿


eh? ¡Por la pura y santa que no me la esperaba! 』

『 Subaru: Qué… ¡Auch! Hey, espera, ¡auch! Deten— ¡Auch,


que eso duele! 』

Rompiendo en carcajadas tan fuertes que sacudían todo su cuer-


po, Garfiel aprovechó para darle unas sinceras palmaditas a Sub-
aru en sus hombros. Pero a pesar de que aquel gesto no tenía
ningún atisbo de hostilidad o mala intención más que la de una
actitud amigable, aun así, el HP de Subaru disminuía en grandes
cantidades con cada una de esas palmaditas.

『 Garfiel: ¡Buena! ¡Has aproba’o! ¡Has pasado de frentón!


La semi bru… La semi elfa, aunque no me agradan mucho, tu-
viste el valor de protegerla. Respeto eso. 』

306
『 Subaru: Me parece bien… ¡Pero te digo que eso duele! ¿Cuá
ndo vas a dejar de darme palmaditas? ¡¿Estás tratando de ma-
tarme?! 』

Sin perder su entusiasmo, Garfiel bajó su brazo y Subaru apro-


vechó para alejarse un poco. Al ver esto, el delincuente ladeó la
cabeza y cruzó sus poderosos brazos,

『 Garfiel: Pero que frío… Todo lo que pasó ya es agua pasada,


así que anda y olvídalo, ¿vale? Un hombre que se preocupa por
pequeñeces, tiene una cosa igual de pequeña. 』

『 Subaru: Esta es la primera vez que te escucho hablar con un


idioma entendible… ¡Pero el tamaño de mi cosa no es asunto
tuyo! ¡Co—mo—se—a…! 』

Garfiel, con una actitud algo agitada, le hizo un gesto con su de-
do. Pero viendo como levantaba la barbilla luciendo presumido,
Subaru le lanzó aquellas palabras bastante rudamente.

『 Subaru: Te llamas Garfiel, ¿verdad? Y eres un conocido de


Roswaal. A pesar de todo lo que ocurrió al encontrarnos repenti-
namente, no hay más hostilidad entre nosotros, ¿cierto? 』

『 Garfiel: ¿Podrías dejar de dar la lata? Es molesto. No tengas


miedo que no mue'do. 』

307
『 Subaru: ¡¿Quién creería algo como eso después de tu com-
portamiento tan salvaje de hace solo unos momentos, haaaah?! 』

Tapándose los oídos con sus dedos, Garfiel respondió a las ob-
jeciones de Subaru con un 『 Supongo que tienes razón 』como
si le hubiese entendido. A pesar de que muchas veces es difícil
saber lo que está diciendo, es un alivio saber que también es ca-
paz de hablar normalmente. Y luego de haber dejado atrás aque-
lla terrible experiencia, Subaru recordó,

『 Subaru: Sí… ¡Hey, este no es momento para eso! ¡Emilia


colapsó sin razón alguna, así que no sé qué hago aquí hablando
tranquilamente! 』

『 Garfiel: ¿Colapsó? ¡Te refieres a la semielfa? Oy, por su-


puesto que colapsó. ¿Dónde crees que estás? ¿Por qué te alteras
tanto? 』

Acercándose rápidamente a Emilia, la encontró todavía dur-


miendo con una respiración irregular como si estuviera sufriendo.
Mientras Subaru se preocupaba por la situación en la que se en-
contraba, Garfiel no parecía darle mucha importancia y solo se
encogió de hombros. Al ver que parecía saber algo al respecto,
Subaru preguntó 『 ¿A qué te refieres? 』, ante lo cual Garfiel
frunció enormemente el ceño como si no pudiera creer lo que es-
cuchaba,

308
『 Garfiel: Roswaal y Frederica ya te dijeron qué lugar era este,
¿verdad? Así que ya deberías………… No me digas que, ¿no
lo sabes? 』

Frente a sus palabras, Subaru giró la cabeza de un lado a otro,


ante lo cual Garfiel chasqueó la lengua completamente frustrado,
mientras escupía 『 Ese bastardo pervertido… 』Era fácil saber
a quién iba dirigido ese insulto.

『 Garfiel: ¿Frederica tampoco dijo nada? Pero que desastre.


Antes de darte cuenta, su personalidad se parece cada vez más a
la de su dueño. Irremediable. 』

Sacudiendo su cabeza, Garfiel resopló irritado. Entonces, al dar-


se cuenta de la mirada inquisidora de Subaru, levantó su mano
diciendo 『 Sí, lo entiendo, lo entiendo… 』y,

『 Garfiel: Parece bastante malo, pero su vida no está en peligro.


Pero si no quieres seguir viendo dolor en su rostro, será mejor
que pa'tamos enseguida. Te guiaré a la aldea. 』

『 Subaru: Si salimos de aquí, ¿se despertará? 』

『 Garfiel: Eso es lo que dije, ¿vale? Así que levanta el trasero


y vamos. Oy, ¿cuánto más piensas dormir? ¡Arriba! 』

309
A pesar de no haber explicado gran cosa, Garfiel no parecía te-
ner muchas ganas de seguir hablando. Girándose, sin siquiera in-
tentar ocultar su expresión matonesca, se alejó un poco para
darle una patada a Otto. Al recibir el golpe, el todavía desmaya-
do Otto, dejó salir un 『 Auuuch 』.

『 Garfiel: Eres el conductor, ¿verdá’ mamonazo? Le daré la


vuelta al carruaje y tú nos llevarás a la aldea. Si demoras mucho,
te mandaré a volar de una patada en el culo, ¿entiendes? 』

『 Otto: ¡¿Pero qué pasa con esta situación?! ¡Al final todos
terminan siempre desquitándose conmigo! 』

Enfadado frente al trato que estaba recibiendo, Otto reventó, vo-


ciferando sus objeciones ante Garfiel. Considerando la paliza
que había recibido hace solo unos momentos, alguien podría
pensar que estaba siendo tremendamente valiente y, Garfiel, pa-
recía tener exactamente aquella idea, por lo que se giró y pregun-
tó a Subaru,

『 Garfiel: Oy, este tipo, ¿siempre es un bastardo con tanta


energía? 』

『 Otto: ¡¿Por qué le preguntas a él?! ¡No tiene ni idea de cómo


valorar a las personas, así que es imposible que obtengas una
respuesta apropiada! ¡¿Acaso no puedes hacerte tu propia idea
sobre mi persona?! ¡Y discúlpate! ¡¡Por favor discúlpate!! 』

310
『 Garfiel: ¡¿Hah?! ¿Dafaq? Este hijo de perra de pronto está
lleno de energía… ¡¿Buscaas pelea?! ¡Te voy a dar una buena
ahora mismo, así que ven pa’cá! 』

『 Subaru: ¡¿Podrían terminar ustedes dos?! Emilia todavía est


á sufriendo. ¡Apúrate y ve a tomar las riendas! ¡Y tú, levanta
luego el carruaje! 』

Mientras los tres discutían haciendo un alboroto en frente del


asiento del conductor… recostada en la cama del equipaje, Emi-
lia que había estado inconsciente hasta ahora, todavía no desper-
taba. Sin embargo, un ceño levemente fruncido apareció en su
bello rostro, irritado por el ruido,

『 Emilia: …Cállense. 』

Murmuró con una pequeña voz, hablando entre sueños.

※ ※ ※ ※ ※

『 Garfiel: Todavía no me he presentado. Me llamo Garfiel…


Ah, con que solo me digan Garfiel está bien. Soy el hombre más
fue'te que existe. Si necesitan algo, solo pregunten. 』

『 Subaru: Oh, yo soy Natsuki Subaru… ¿Eh? ¿Qué fue eso? ¿


Dijiste que eres el más fuerte? ¿Estás sobrio? 』

311
Mientras el carruaje dragón avanzaba, sentados frente a frente en
su interior, Subaru y Garfiel se presentaron. Viendo como Suba-
ru levantaba sus manos con una expresión sorprendida, Garfiel
también cambió su expresión a una de sorpresa.

『 Garfiel: Eso fue lo que dije. ¿Qué acaso no me oíste? ¿Qué


hay de raro en ello? 』

『 Subaru: No, no. Es solo que nunca esperé encontrarme con


alguien que directamente se autoproclamara el hombre más fuer-
te que existe. ¿No crees que es un poquito mucho? 』

『 Garfiel: ¿No te crees que soy el más fue'te? 』

『 Subaru: Bueno, definitivamente eres muy fuerte, lo admito.


Pero si hablamos de fuerza, como decirlo… Da lo mismo lo que
digas, hay un tipo que siempre se me viene a la cabeza. 』

La silueta de un caballero pelirrojo apareció en sus pensamien-


tos… Comparado con Garfiel, que se encontraba frente a él, la
mente de Subaru comenzó a analizarlo… Por lo que había podi-
do ver en el enfrentamiento de hace un rato, tan solo con sus
manos desnudas, Garfiel era un formidable luchador que, si qui-
siera, podría mandar a volar una casa entera de una patada— De
hecho, le dio la vuelta al carruaje en el que iban con solo dar una
pisoteada al suelo. ¿Pero será eso suficiente para poder competir
contra el Santo de la Espada?

312
Aun con todo eso, la ventaja que Reinhard tenía en su mente no
parecía querer disminuir y, ni el mismo Subaru sabía por qué te-
nía en tal alta estima a ese Caballero.

『 Garfiel: Hah, lo que tú digas. Corregiré tu equivocado punto


de vista tarde o temprano y, te probaré con mis propias manos
que soy el más fuerte de todos. Por ahora, digamos que el yerro
no’é del marrano sino del que chanta el deshecho, así que
piensa un poco en eso. 』

『 Subaru: Realmente no entendí para nada lo último en lo que


quieres que piense…… 』

Subaru ladeó la cabeza ante aquella última frase, pero Garfiel no


parecía tener ninguna intención de explicarse. En cambio, cruzó
sus brazos por detrás de la cabeza y relajó su peso en el respaldo
de su asiento. Como sea, habiendo llegado a su final la conver-
sación, Subaru miró afuera por la ventana mientras acariciaba
con sus dedos el plateado cabello de Emilia que dormía en su re-
gazo.

A pesar de que aún no despertaba, la expresión de Emilia se ha-


bía vuelto más calmada que antes. Tal y como había dicho Gar-
fiel, alejarse del lugar en el que estaban parecía tener un efecto
positivo. Por esa razón, lo siguiente en la mente de Subaru era,

『 Subaru: Ah, al final nunca me respondiste antes pero, eres un


conocido de Roswaal, ¿verdad? 』

313
『 Garfiel: Debes haber oído hablar sobre mi reputación, ¿no es
así? Así que lo diré una vez más, solo por si acaso… De todas
las pe'sonas asociadas con Roswaal, yo soy de lejos el m ás
fue'te. 』

『 Subaru: Realmente no era eso lo que estaba preguntando…


Sin embargo recuerdo haber oído que eras una persona bastante
influyente… 』

A no ser, claro, que la única razón por la que fuera considerado


como alguien “influyente”, sea debido a su fuerza bruta. A pesar
de lo que Subaru podría haber esperado, Garfiel no era alguien
que pudiera ser visto como “ayuda” en el sentido político, pero
quizás, en un sentido más amplio basado en puro músculo, sí que
podría ser de bastante utilidad.

Con el Santuario cada vez más cerca, tener que viajar junto a al-
guien tan peligroso, con quien a la vez se puede mantener una
conversación de lo más grata, era algo que solo le causaba más
que suficientes dolores de cabeza.

『 Subaru: Cada vez hay más cosas que debo preguntarle a


Roswaal en el Santuario. ¿Sabes? Se supone que vine aquí a re-
solver mis dudas, pero pareciera que, mientras más avanzamos,
las dudas se siguen apilando una tras otra… ¿Qué hay con eso? 』

314
Agarrándose la cabeza mientras pensaba en que el camino ade-
lante se hacía cada vez más difícil, la expresión de Subaru se en-
sombreció. Escuchándole, Garfiel hizo chasquear su lengua,
dejando ver levemente sus afilados caninos.

『 Garfiel: Santuario— eh. 』

Sintiendo que había algún significado en aquel murmuro, Subaru


levantó la cabeza y Garfiel movió suavemente la mano de un la-
do a otro, para luego ponerse de pie y mirar en dirección hacia
adelante —en dirección hacia donde se encontraba el Santuario.

『 Garfiel: Es debido a que te has tragado todas las palabras de


Roswaal, sin siquiera pensar en ellas, que sigues llamando a ese
lugar por ese nombre. Dejando de lado las cosas que desconoces,
todo lo que ese tipo siempre dice está lleno de mierda. Lo sabes,
¿verdad? 』

『 Subaru: Aunque estoy de acuerdo contigo, ¿está bien que di-


gas esas cosas a sus espaldas? ¿Es que acaso te ha hecho alguna
cosa que te ha molestado o algo? 』

Garfiel había puesto una cara de disgusto al oír la palabra San-


tuario, por lo que Subaru pensó que había dicho algo inapropia-
do. Sin embargo, la reacción que mostró fue mayor de lo que él
había esperado.

Con las cosas así, Garfiel torció sus labios en una sonrisa irónica
que no pegaba para nada con su rostro y,

315
『 Garfiel: Bueno, bueno. Parece que es tiempo de que princesa-
sama se despie'te. Después de todo, ya estamos bastante lejos de
la barrera. 』

『 Subaru: ¿Qué barre…? ¡Ah! ¿Emilia-tan? 』

Antes de poder terminar su pregunta, Subaru vio a Emilia girarse


en su regazo, razón por la cual, la llamó por su nombre. Ella
abrió con dificultad sus ojos y miró media aturdida el interior del
carruaje. Como era de esperarse, aún no estaba completamente
despierta. Entonces miró a Subaru con sus ojos de color púrpura
y,

『 Emilia: Buenos días, Shubaru… 』

『 Subaru: Emilia-tan recién despierta es extremadamente linda,


pero este no es momento para eso. ¿Cómo te sientes? ¿Te duele
la cabeza? 』

『 Emilia: ¿Eh? No, para nada. ¡Estoy perfectamente bien…! 』

A mitad de su respuesta, Emilia terminó de despertarse comple-


tamente, levantándose tan rápido que Subaru tuvo que esquivar
su cabeza echándose para atrás. Después de estar a centímetros
de darse un cabezazo con ella, Subaru miró a Emilia quien pare-
cía no haberse dado cuenta de lo cerca que eso estuvo,

316
『 Emilia: ¿E-estás bien, Subaru? Dije que te protegería, pero
terminé desmayándome… 』

『 Subaru: De alguna manera me las arreglé, así que no necesi-


tas preocuparte por eso. Llegamos a un acuerdo mediante el diá
logo. Las personas forman lazos entre ellos a través de las con-
versaciones y, nosotros, dimos el primer paso en esa dirección.
A pesar de que, al principio, hubo algunos problemas de comu-
nicación… 』

Como Emilia parecía cada vez más preocupada por lo ocurrido,


Subaru tocó su hombro para intentar calmarla, observándola
mientras le hablaba. Por como se ve, debería ser capaz de poner-
se de pie y caminar. Los movimientos de sus ojos, el color de su
piel, sus palabras y su voz, todo estaba impecable. Además de
estar súper linda, como siempre.

『 Garfiel: ¿Lo ves? Tal y como dije. 』

Después de ver que Subaru se había calmado, Garfiel comenzó a


reír. Pero al oírle, Emilia se levantó de un salto en sorpresa, pro-
tegiendo a Subaru detrás de ella, dándose recién cuenta de la
presencia de aquel extraño en el carruaje.

『 Emilia: —¿Quién eres tú? ¡Te lo advierto, no dejaré que le


pongas ningún dedo encima a Subaru! 』

317
『 Subaru: ¡Emilia-tan, está bien! ¿Y podrías por favor dejar de
actuar como si yo fuera una doncella en apuros? ¡Mi hombría
no puede soportarlo! 』

Sacando a Emilia de su modo de combate, Subaru procedió a


presentar a Garfiel,

『 Subaru: Ese es Garfiel… Después de que Emilia-tan se des-


mayara, él nos ata… quiero decir, nos pidió que le diéramos un
aventón. No es como si fuera alguien bienvenido o algo por el
estilo, pero nos acompañará hasta llegar al Santuario. 』

『 Emilia: ¿Él es… Garfiel? ¿La persona que Frederica había


mencionado? 』

『 Garfiel: Bueno, estoy un poco curioso por sabe' lo que ella di-
jo de mí, pero dejemos eso para más ta'de. Mira, ya vamos lle-
gando a la aldea. 』

Escuchando a Emilia preguntar lo mismo que Subaru, Garfiel les


hizo un gesto con la barbilla para que observaran afuera, sin dar-
les tiempo de organizar la situación. Los árboles comenzaron a
abrirse y la forma de una aldea comenzó a aparecer a lo lejos.

『 Garfiel: Sea bienvenida, Emilia-sama y compañía. 』

Se dirigió a ella de forma apropiada —Sin embargo, el tono uti-


lizado no contenía ningún atisbo de respeto o aprobación. En

318
cambio, sus palabras parecían teñidas de desdén y una pizca de
oscuridad.

Sin darse cuenta, la mirada de Subaru se volvió severa y el rostro


de Emilia se llenó de confusión. Recibiendo ambas miradas,
Garfiel abrió sus brazos y, sin cambiar su actitud,

『 Garfiel: Al lugar al que Roswaal llama Santuario o como sea


— Donde los estúpidos son reunidos para pasar sus días hasta el
final de sus vidas, en este callejón sin salida que son los Terre-
nos de Pruebas. 』

『 Subaru: ¿Terrenos de pruebas…? 』

『 Emilia: Estúpidos… 』

Mientras Subaru y Emilia centraban su atención en diferentes


partes de ese discurso, Garfiel se cubrió con su mano la boca, en
la que se había formado una sonrisa, que dejaba a la vista sus ca-
ninos, como intentando ocultar un sentimiento terriblemente
complicado.

『 Garfiel: Sin embargo, nosotros, los residentes, lo llamamos la


Tumba de la Bruja de la Codicia. Gracioso, ¿no creen? Heh… 』

Los ecos de su risa resonaban en el interior del carruaje como si


se estuviera burlando de sí mismo. Suave y débilmente, como si
fuera una maldición y una bendición, resonaban por todo el inte-
rior.

319
Al escucharle, Subaru solo podía preocuparse silenciosamente
por la chica a su lado.

Si alguna bruja se cruzara en su camino, sería él mismo quien le


prendiera fuego… Con resolución y firmeza, se repitió aquello
en su mente.

El Santuario se acerca.

—Para Natsuki Subaru y para Emilia, era un lugar que alteraría


sus destinos para siempre.

320
ARCO 4 CAPÍTULO 8

Aun viajando sobre un camino pedregoso, las turbulencias sobre


el carruaje eran mínimas. No importaba cuántas veces pensara en
ello, todavía seguía encontrando increíbles los efectos de la pro-
tección divina.

Si todo esto era solo el efecto de la protección divina evasión del


viento, se preguntaba qué pasaría si fuera capaz de desentrañar
los efectos de todas las demás protecciones divinas y si sería su-
ficiente solo con la palabra increíble para referirse a ello.

321
『 Subaru: …Pero este no es momento para estar pensando en
tonterías. 』

Subaru sacó la cabeza por la ventanilla que daba al asiento del


cochero, justo detrás de Otto. Mirando el camino que tenían por
delante —el Santuario ya podía verse al final del trayecto.

Por fin avanzaban sobre camino de tierra, libre de pasto y, un par


de cientos de metros al frente, el bosque comenzaba a desapare-
cer, pudiendo ver, a lo lejos, unos techos de madera que debían
pertenecer a las numerosas casas que rodeaban el Santuario.
Desde lejos, daba la sensación de tratarse de una aldea ruinosa
que no tenía nada que valiera la pena observar.

Y si se pudiera decir algo destacable sobre el lugar, sería

『 Subaru: Este sitio tiene una atmósfera bastante deprimente… 』

A la entrada del Santuario había un enorme portal antiguo de


piedra, que solo servía para enfatizar aquella imagen desoladora.
Y las cortas cercas de maderas que rodeaban la aldea, le daban
una sensación parecida a la de una prisión.

Inadvertidamente, Subaru dejó que aquellos pensamientos se es-


caparan de sus labios, frente a lo cual, Garfiel, que estaba escu-
chando, se golpeó las rodillas,

『 Garfiel: ¡Así nomá’! Un lugar deprimente, ¿eh? Lo diré


ahora para que después no digan que no se los advertí, pero el

322
interior es mucho más deprimente. Ninguna de las personas de
ahí dentro tiene vivacidad. Bien podrían estar muertos, así co-
mo son. 』

『 Subaru: Suena bastante a mierda, así como lo describes.


Mientras más escucho, menos me suena a Santuario. Puede que
sea un poco… 』

Viendo como Garfiel reafirmaba entusiasmadamente su irónico


comentario, Subaru suspiró, pensando en sus palabras anteriores.
A diferencia de Subaru y los demás, que se referían a este lugar
como Santuario, Garfiel nunca ocultó su desagrado ante ese
nombre. Entonces—

『 Emilia: La tumba de la bruja de la codicia. ¿Qué significa? 』

La misma pregunta que había estado molestando a Subaru, pare-


cía haber alcanzado a Emilia.

Al instante en que articuló aquella pregunta, sus ojos se mostra-


ban determinados. Pero, al mismo tiempo, sujetaba suavemente
con sus dedos el dobladillo inferior de la ropa de Subaru. Esa
muestra de confianza por parte de Emilia le dio una pequeña
sensación de alegría. Aun así, los sentimientos de Subaru se en-
turbiaron al darse cuenta de lo que a ella realmente le preocupa-
ba.

『 Subaru: La Bruja— Básicamente, a pesar que la existencia de


la Bruja de la Envidia es reconocida por todos al hablar simple-

323
mente de la Bruja, hay otras brujas que llevan por nombre al res-
to de los pecados capitales, pero de las cuales, casi nadie sabe
gran cosa 』

『 Emilia: ¿Eh? ¿En serio? ¿Pero no se supone que eran un gru-


po bastante famoso hace cuatrocientos años? 』

『 Garfiel: Emilia-sama no está del todo equivocada. Pero sí,


Subaru lo ha entendido. La bruja de la envidia es demasiado fa-
mosa, por lo que nadie se confundiría en cuanto a ella. Pero re-
gistros sobre las otras brujas comidas por la bruja de la envidia,
prácticamente no hay nada. Aunque claro, hay algunas excep-
ciones. 』

『 Emilia: Excepciones como este lugar… ¿verdad? 』

Después de la respuesta de Subaru, Garfiel había quedado con la


boca abierta ante la pregunta hecha por Emilia, pero luego, son-
riendo, respondió. Ante sus palabras, Emilia abrió sus ojos en
sorpresa, pero Subaru, quien no estaba del todo informado sobre
la historia de la Bruja, simplemente dejó salir un 『 ya veo… 』
como si hubiese entendido algo.

Pero una cosa había quedado dando vueltas en su mente que


simplemente no podía dejar de ignorar. Porque si era verdad que
había más de una bruja, entonces,

324
『 Subaru: E-eso no significa que haya un Culto de la Bruja por
cada una de ellas, ¿verdad? Solo derrotar a uno de esos arzobis-
pos del pecado ya fue más que suficiente, así que, por favor,
denme un respiro. 』

Era un pensamiento escalofriante, pero era necesario preguntar.

De acuerdo a las palabras de Betelgeuse, había llegado a la con-


clusión de que todos ellos eran adoradores de la Bruja de la En-
vidia, al igual que Glotonería y Codicia, a quienes Subaru había
prometido derrotar. Y obviamente, sus seguidores debían ser
también adoradores de la misma bruja.

Pero… si hubiera otras sectas que adoraran al resto de las bru-


jas—

『 Otto: Una cosa como esa daría bastante miedo, pero no ne-
cesitas preocuparte por eso, Natsuki-san. 』

Quien tranquilizó los escalofríos de Subaru, era la persona sen-


tada en el asiento del conductor al frente. Otto. Al final, compa-
rado con Emilia, que no sabía casi nada sobre el Culto de la
Bruja, y Garfiel, que no es para nada alguien confiable, resulta
que es posible confiar, aunque sea un poco, en Otto, al ser capaz
de entregar información oportuna para poder entender las cosas,
aunque sea básicamente. Después de todo, la amplitud del cono-
cimiento de Otto… probablemente no era mayor a la de cual-
quier otra persona normal de ese mundo.

325
『 Otto: El Culto de la Bruja… Aunque no me gusta hablar del
tema, son solo adoradores de la Bruja de la Envidia. Idolatrar a
otra Bruja por encima de la Bruja de la Envidia, solo un lunático
se atrevería a eso. 』

『 Subaru: ¿Por encima de la Bruja de la Envidia…? ¿Qué quie-


res decir? ¿Es que acaso son peores que ella? 』

『 Otto: Cuando escuchan hablar de cualquier otra Bruja que no


sea la Bruja de la Envidia, el Culto de la Bruja es capaz de hacer
cosas increíblemente horripilantes. Ya escuchaste antes sobre la
ciudad que fue destruida en la parte sur del Imperio de Volakia,
¿verdad? 』

Al escuchar a Otto hablar sobre aquel caso, Subaru recordó ha-


berlo oído antes. Después de la batalla contra Betelgeuse, fue
Wilhelm quien mencionó aquello, remarcando los horrores del
Culto de la Bruja.

Ciertamente así fue,

『 Subaru: Se supone que fue el Arzobispo del Pecado, Codicia,


quien destruyó, con sus manos desnudas, esa ciudad en el impe-
rio de cómo-sea-que-se-llame, ¿verdad? Escuché que ni siquiera
el campeón de ese ese país pudo hacer nada contra él. 』

『 Otto: No recuerdo nada tan fantástico como eso pero, la razón


por la cual el Culto de la Bruja atacó esa ciudad en primer lugar,

326
es escalofriante. En el aislacionista Imperio Volakia, esa era la ú
nica ciudad en la que el comercio estaba prosperando… En ese
momento, había rumores de haber sido excavado un artefacto
relacionado con la Bruja. 』

『 Subaru: Relacionado con la Bruja, ¿huh? 』

『 Otto: En cuanto a qué cosa era… eso es algo que no se sabe


incluso ahora. De todas formas, había un montón de coleccio-
nistas que estaban detrás de aquel artefacto. No sé qué clase de
humor enfermizo fue ese, pero, si solo se hubiese tratado de re-
cuperar una pertenencia de la Bruja de la Envidia, no era necesa-
rio que destruyeran la ciudad entera… Pero al final, todos los
que estaban en ella murieron. 』

Ya sea que hubiesen querido recuperar el objeto o destruirlo, fue


Codicia el que hizo la jugada. El Imperio Volakia cometió el
error de inmiscuirse en algo relacionado con el Culto de la Bruja
y, a cambio, recibieron una catastrófica retribución.

『 Otto: Después de eso, incluso si no tiene nada que ver con la


Bruja de la Envidia, cualquier cosa que pudiera tener algo que
ver con el Culto de la Bruja, fue tajantemente prohibido… Aun
así, eso no quiere decir que ese tipo de cosas no sigan circulan-
do detrás de escena en el mercado negro. 』

『 Subaru: Es raro oírte hablar con un tono tan resentido. Da la


sensación de que estuviste envuelto en algo por el estilo. 』

327
『 Otto: …No es nada que valiera la pena mencionar. Solo que,
en ese entonces, algunos de mis familiares se encontraban en ese
lugar cuando todo ocurrió. Ya han pasado más de 15 años desde
aquello y, yo, era solo un niño, por lo que no es algo que tenga
mucho que ver conmigo. 』

Después de decir eso, Otto cerró la boca rehusándose a hablar


más del tema. Viendo su actitud, Subaru dejó de preguntar, y se
giró para fijar su atención en el interior del carruaje.

En cualquier caso, Garfiel estaba esperando a que Subaru termi-


nara de procesar todo lo que había aprendido, luego de lo cual
dijo 『 ¿Satisfecho? 』mientras se tomaba la barbilla con su
mano.

『 Garfiel: Tampoco conozco todos los detalles. Pero nona y tata


llegaban a ser pesados con el temita de que esto era la Tumba de
la Bruja de la Codicia. Lo repetían tantas veces que no puedo
estar equivocado. 』

『 Subaru: ¿Eso es todo lo que sabes? Eso solo significa que


tampoco conoces los detalles al respecto. 』

『 Garfiel: Todo lo que a mí me importa es ser el más fue'te. Si


quieres detalles, ve a agarrar a Roswaal por el cuello y pregú
ntale tú mismo. Aunque no estoy seguro de que seas capaz de
hacerlo. 』

328
『 Subaru: — ¿ ? ¿Qué se supone que signifi…… 』

『 Otto: Um, lo siento. Parece que ya hemos llegado. ¿Deberí


amos entrar nada más? 』

Antes de que pudiera terminar de increpar las palabras ponzoño-


sas de Garfiel, la voz de Otto se escuchó desde el asiento del
conductor. Ante la llamada de Otto, Garfiel gruñó un 『 Vale 』,
y ágilmente saltó fuera del carruaje.

『 Garfiel: Si van para dentro como si nada, van a tomarlos por


intrusos y terminarán coordinando un asalto masivo sobre uste-
des. Sería algo parecido a pensar mal para achuntarle, pero al fi-
nal igual la pueden joder, por lo que mejor voy yo primero
mientras ustedes esperan acá. 』

『 Subaru: Ah, pues vale. Te lo dejamos a ti entonces. Hey, aho-


ra que lo pienso, da la sensación de que fueras algo así como el
vigilante del Santuario. Considerando el modo en el que nos en-
contramos al principio. 』

Por otro lado, considerando que abandonó su puesto para acom-


pañarlos, puede que la idea esté un poco equivocada. Además,
de haber andado patrullando, es algo raro que anduviera comple-
tamente solo. Aunque, tomando en cuenta lo fuerte que es, puede
que moverse por sí solo fuera lo más eficiente para él.

329
Pero, ante la pregunta de Subaru, Garfiel solo movió ligeramente
su mano sin contestarle. Incapaz de saber lo que quiso decir con
eso, Subaru frunció el ceño y, casi al mismo tiempo, Emilia dejó
salir un 『 ¡Ah! 』 bastante sonoro.

Girándose para ver a Emilia, que había soltado un gritito invo-


luntario, la vio apuntando hacia adelante. Y, siguiendo la direc-
ción de su dedo, Subaru comprendió su sorpresa al ver lo que
ella había visto. Después de todo, quien se encontraba de pie en
esa dirección era,

『 —Ya regresaste, Garfiel. No te tomó mucho parece. 』

『 Garfiel: Es porque no tiene sentido seguir dando vueltas por


el bosque por más tiempo. Sin embargo, es un poco raro verte
por aquí sin Roswaal. ¿Por fin se murió? 』

『 Si algo así hubiera pasado, Ram ya habría hecho arder hasta


las cenizas este lugar. Deberías agradecerle a Roswaal-sama que
ese no fuera el caso. 』

『 Garfiel: ¡Pero que lógica más extraña! ¡Eso es algo imposi-


ble de entender para mí! 』

Llevando un familiar uniforme de sirvienta, la chica de cabello


color durazno, se balanceaba mientras miraba a Garfiel. A dife-
rencia de él, que estaba sonriendo alegremente, la expresión de
ella era fría y libre de cualquier emoción. Tomándole bastante

330
tiempo recomponer sus ideas, al final Subaru dejó caer sus hom-
bros en alivio.

『 Otto: Haaa, así que ella es la hermana mayor de la que oído


tanto. Ya veo… Por su puesto que se trata de algo obvio, pero,
aun así, luce exactamente igual a la joven señorita que está
durmiendo. 』

Y así, habiéndola visto por primera vez, Otto expresó su opinión


al respecto. Ante sus ojos, se encontraba una perfecta réplica de
la Rem que él había conocido, con la sola diferencia de que, en
su interior, era una persona completamente distinta.

Y de esta manera, fue la tan esperada reunión con la sirvienta


buena para nada de la Mansión Roswaal… Ram.

『 Subaru: —¡Ram! 』

Asomándose desde el carruaje dragón, Subaru le hacía señas con


la mano a Ram. Sus ojos se entrecerraron al verle, encogiéndose
de hombros y sacudiendo su cabeza.

『 Ram: Humildemente digo, que no tengo ni idea de dónde sali


ó Barusu, pero que hayas llegado después de tanto tiempo es un
poco decepcionante. Deberías haberte dado cuenta antes de que
algo andaba mal y… ah, pero supongo que, después de todo, al-
go así es demasiado pedir para alguien como Barusu. 』

331
『 ¡Si dices que vas a hablar humildemente, entonces no cam-
bies tu actitud a medio camino! ¡Y lo mismo va por Roswaal! ¡
No puedo entender lo que ustedes dos están pensando, pero de-
finitivamente le diré un par de cosas en la cara una vez que le
encuentre! 』

Haciendo objeciones, Subaru apuntó con su dedo a la chica cuya


actitud seguía siendo la misma de siempre. Viendo la reacción
de Subaru, Ram dejó caer los hombros antes de girarse hacia
Emilia, que estaba de pie detrás de él.

Aliviada de ver que tanto Emilia como Subaru estaban a salvo, el


rostro de Ram se relajó. Y, por un instante, Subaru pensó haber
visto un fugaz, casi imaginario, atisbo de pena. Pero al mismo
momento, aquella visión se esfumó por completo.

『 Ram: Emilia-sama también. Bienvenida. Roswaal-sama la est


á esperando, así que acompáñeme al edificio interior. Garfiel,
ve a buscar un lugar adecuado para el carruaje dragón y el con-
ductor. 』

『 Garfiel: ¡¡Qué hay con ese trato, oy!! ¿Acaso no puedes pe-
dir ayuda de una forma más amable? 』

『 Ram: Si quieres volver a comer la comida casera de Ram, en-


tonces esfuérzate en tu trabajo. Pero si planeas tirar a la basura
una oportunidad tan valiosa como esa con tus inconscientes pa-
labras, Ram no dirá nada más. 』

332
『 Garfiel: ¡Vale! ¡Vale! ¡Ya está bien! No puedo entende'la
para nada, aunque tampoco es que sea tan malo. Oy, chofer de
mierda. Deja a los dragones y al carruaje por allá al final y ven
conmigo. 』

『 Otto: ¡¡Se supone que debería presentarme ahora, así que ¿


por qué me llamas de una forma tan insultante?!! Además, ¡¿No
es un poco peligroso dejarme a solas con este sujeto?! 』

Mientras Otto se quejaba sobre la actitud de Garfiel, a quien


Ram acababa de echar del lugar, Subaru le mostró el pulgar le-
vantado y una brillante sonrisa,

『 Subaru: ¡Yo recogeré tus huesos! 』

『 Otto: ¡¡Aunque parece que lo dices con buenas intenciones,


en realidad estás dando a entender algo realmente horrible!! ¡¡
Lo digo en serio, pero si algo me pasa, se los voy a cobrar!! 』

Diciendo aquello, Otto dejó atrás a Subaru y Emilia, mientras


seguía a Garfiel.

Como iban a dirigirse al interior de la aldea, Subaru acarició a


Patrasche en la nariz, despidiéndose de mala gana. Entonces, gir
ándose mientras tronaba el cuello, dijo 『 Pues bien. 』

333
『 Subaru: Hay un montón de cosas que quiero preguntarte y
decirte, así que ¿dónde podemos hablar? 』

『 Ram: …Ram no tiene permitido informarte de nada. Puedes


preguntarle directamente a Roswaal-sama cuando lo veas. Aun-
que no tengo ni idea de cuánto ya te haya dicho Garf. 』

『 Subaru: Garf… ah, te refieres a Garfiel. Ese tipo terminó


siendo completamente diferente a la impresión que me había
hecho escuchando su nombre. Ahora que lo pienso, hay algo que
me ha estado molestando. 』

『 Ram: ¿Qué cosa? 』

Bruscamente, Ram frunció el ceño, pensando en que Garfiel hab


ía revelado información que expresamente Roswaal les había
dicho que no contaran. Al ver su seria mirada, Subaru dejó salir
un 『 Naaa, es solo que 』 mientras se cruzaba de brazos,

『 Subaru: Ese tipo, ¿Está enamorado de ti? Me dio esa sensació


n al escucharlo hablar. 』

『 Ram: …Y aquí estaba yo preguntándome lo que ibas a de-


cir. 』

Incapaz de ocultar su asombro, Ram suspiró. Solo que, al ver


que no lo había negado, Subaru no pudo evitar mostrar una son-
risa, totalmente fuera de lugar, en su rostro.

334
『 Subaru: Bueno, no diré que tiene gustos extraños, pero… A
pesar de que eres bastante linda, que todavía le gustes, después
de conocerte por tanto tiempo, debe significar que va en serio. 』

『 Ram: Habiendo sido dotada con inteligencia y belleza, cual-


quier hombre se sentiría inevitablemente atraído por Ram. No
hay nada que pueda hacer al respecto. Pero Ram es completa-
mente leal a alguien que siempre tendrá su lealtad, por lo que no
estoy interesada en ese tipo de cosas. 』

Sacudiendo sus hombros, Ram respondió a las sarcásticas pala-


bras de Subaru y, de un solo golpe, aplastó cualquier esperanza
que Garfiel pudiera tener con sus palabras. Entonces, dándole la
espalda a Subaru y Emilia, se alejó diciendo 『 Vengan conmi-
go 』mientras daba el primer paso hacia adelante.

※※※※※

A pesar de que no estaba intentando, realmente, dárselas de cu-


pido, la fría actitud que ella demostró, hizo sentir a Subaru que
había salido de aquella conversación con las manos vacías. Pero,
el hecho de que no pudiera preguntar lo que de verdad quería
preguntar, era obviamente porque le daba miedo.

『 Subaru: Después de todo este tiempo, todavía sigo siendo un


cobarde al ser incapaz de decir el nombre de Rem en voz alta…
A pesar de lo mucho que quiero… a pesar de que… 』

335
Tenía miedo de la respuesta.

Habiéndola ya escuchado por parte de Emilia y Petra, quienes


habían olvidado por completo a Rem… Tener que volver a pasar
por lo mismo preguntándole a su hermana si es que había olvi-
dado su existencia también…

Pero, después de haber llegado a este lugar… El hecho de que


ella no preguntara nada debido a la ausencia de Rem, quiere de-
cir que no tiene ningún sentido preguntar.

『 Subaru: No queda otra más que olvidarse del tema por ahora.
Mientras tanto, sigamos a Ram, Emilia-tan —¿Qué ocurre? 』

Subaru miró a Emilia que había estado completamente callada


hasta ahora. Desde que bajaron del carruaje no había abierto su
boca en ningún momento. Lo único que hacía era mirar a su al-
rededor de manera ansiosa. Dándose cuenta que Subaru le había
hablado, respondió con un 『 No… 』sacudiendo suavemente
su cabeza.

『 Emilia: Es solo que, por alguna razón no puedo relajarme. Có


mo poder explicarlo… tengo este extraño sentimiento… pero no
es algo que pueda poner en palabras. 』

『 Subaru: No puedes relajarte, huh. Para mí, que soy un tímido


solitario que incluso tiene dificultades para salir de casa, todo es-
to es como si fuera otro mundo, ¿sabes? Todo me da esa misma

336
sensación, creo… Aunque tampoco es algo que me desagrade
por completo. 』

Mirando alrededor junto a Emilia, todo lo que podía ver era la


imagen de una aldea derruida. Comparado con la aldea de Arlam,
las casas parecían antigüedades que se encontraban completa-
mente en mal estado. Aunque, no era esto lo que más le molesta-
ba.

De hecho, en el lugar había algo que no encajaba del todo. Pero


en cuanto a qué era lo que no encajaba, Subaru no estaba seguro
del todo.

『 Subaru: Pero no hay nada que podamos hacer incluso si an-


damos con la guardia en alto, Emilia-tan. Tanto Ram como Ros-
chi se encuentran aquí, por lo que no deberíamos estar en ningú
n peligro, creo. 』

『 Emilia: No es que vaya con la guardia en alto… No, ya me


siento mejor. Pero honestamente, si tan solo pudiera hablar con
Puck… 』

La piedra de cristal en su pecho —Tocando la roca verde bajo su


cuello, Emilia llamó ansiosamente el nombre del espíritu sellado
en su interior. La ausencia del gran espíritu que siempre ha per-
manecido a su lado, obviamente le provocaba una gran inquietud.

Y, viendo lo frágil que se veía, Subaru se odiaba a sí mismo por


no poder ser aquella existencia de la que ella pudiera depender.

337
『 Emilia: —¿Subaru? 』

『 Subaru: Vamos. No importa lo que ocurra, déjaselo a tu es-


cudo número 2. 』

Sin pensarlo dos veces, tomó la mano que estaba sosteniendo el


cristal, al mismo tiempo que miraba al otro lado diciendo aquello.
Y, tomando de esa forma su mano, antes de que ella pudiera ne-
garse, aceleró el paso. Emilia simplemente siguió sus pasos sin
decir nada sobre aquella actitud.

Habiendo actuado sin ninguna consideración, el solo pensar en


su embarazoso comportamiento le hacía sentir que su rostro ar-
día en llamas de la vergüenza. Pero en vez de pensar antes de ac-
tuar, había decidido seguir sus sentimientos, por lo que solo
podía esperar que no fuera visto como algo extraño.

『 Emilia: —Vale. 』

Pero, a diferencia de Subaru, cuyo corazón parecía que iba a ex-


plotar en cualquier momento, Emilia asintió ligeramente y no de-
jó ir su mano.

※ ※ ※ ※ ※

Era la única casa en todo el Santuario que mantenía algún res-


quicio de haber sido una.

338
Construida de piedra, el edificio de un solo piso era más o menos
del tamaño de una casa familiar de su mundo original. Sus habi-
taciones ordenadas en un simple diseño hacían pensar que se po-
dría vivir simple y acogedoramente en ese lugar.

Aunque, después de haber permanecido por tanto tiempo en la


Mansión Roswaal y alojado en la Mansión Crusch, se había ter-
minado acostumbrando a cierto estándar de vida, por lo que
Subaru la encontró algo estrecha. Pero claro que, pasado un
tiempo y con un poco de espíritu burgués, podría fácilmente
acostumbrarse a vivir en un lugar como ese.

O por lo menos, esa fue la impresión que tuvo del lugar en que
se reunieron.

Y entonces,

『 Roswaal: Yaaaa~, Emilia-sama y Subaru-kun. Tengo la sen-


sación de que ésta fuera una reunión basta~nte espera~da. ¿No
lo cree~n así, hmmm~? 』

Moviendo la mano de un lado a otro en forma de saludo, mien-


tras mantenía una sonrisa despreocupada, Roswaal les recibió en
el instante en que los vio.

Después de salir hacia la Capital, esta era la primera vez que


Subaru volvía a estar frente a frente con Roswaal. Y si le suma-
mos el hecho de que tampoco tuvo oportunidad de verlo durante
las repeticiones que tuvo que vivir, Subaru llevaba alrededor de

339
un mes sin verlo. Considerando el resentimiento acumulado du-
rante todo ese tiempo, lo único que quería era poder darle un
gran puñetazo a través de toda la cara apenas tuviera la oportu-
nidad, pero

『 Roswaal: Prime~~~ro que todo, es tan~ bueno ver que se en-


cuentra a salvo, Emilia-sama. Ram ya me dijo to~~do acerca de
los problemas que hubieron alrededor de la Mansión. Si le hu-
biera pasado alguna cosa, seguramen~~te habría perdido toda la
voluntad de vivir. 』

『 Subaru: Si eso fuera verdad, habrías tenido algo preparado de


antemano… Pero, más importante todavía, ¡¿qué diablos pasó
contigo?! ¡¿Qué significa esto?! 』

A diferencia de Roswaal, que parecía aliviado al ver que Emilia


estaba a salvo, Subaru y Emilia le habían estado mirando cons-
ternados. La gran cantidad de cosas que tenían para decirle, re-
pentinamente se habían esfumado como la niebla en el momento
en que vieron el estado de Roswaal.

Recostado en una cama… distintos tipos de heridas, que eran di-


fíciles de ignorar, cubrían todo su cuerpo, mientras que la sangre
se filtraba a través de los vendajes que comprimían su figura en
una lamentable y dolorosa postura.

Frente a la pregunta de Subaru y la mirada silenciosa de Emilia,


Roswaal usó su brazo izquierdo, que era el que se encontraba re-

340
lativamente menos lastimado, para acomodar gentilmente el par-
che que cubría su ojo izquierdo.

『 Roswaal: ¿Aaa~~~yaaa~~? ¿Me preguntas sobre es~to? Des-


pués de to~do, solo soy un hombre. Pensar en ser visto en una
situaci ó n tan lamentable y lleno de heridas, mi autoestima,
bueno… podrán entende~r mi deseo de querer descansar un po-
co. 』

『 Emilia: Eso no responde a la pregunta, ¿verdad? ¿Qué ocurri


ó, Roswaal? Ser herido de esa manera ¿Cómo pudo pasarte algo
así… a ti, de todas las personas? 』

No dejándose llevar por sus palabras burlescas, Emilia le replicó


mientras le apuntaba con un dedo tembloroso, a la vez que duda-
ba de si tocar o no su cuerpo lleno de heridas. Viéndola de ese
modo, Roswaal sonrió amargamente mirando el techo con su ojo
derecho. 『 Pues vale 』, murmuró…

『 Roswaal: ¿Por dón~de debería comen~zar, hmm? Bueno,


supongo que podría decirse que, mis heridas, fueron causadas
por una cuestión de honor, relacionado con mi propiedad, por lo
que no tuve elecció~n. 』

『 Emilia: No intentes evitar la respuesta con tantos rodeos. Te


lo estoy preguntado seriamente Roswaal, por lo que espero que
me respondas con seriedad también. 』

341
『 Roswaal: …Cie~los, parece que Emilia-sama se encuentra
especialmente de mal humor. Pe~~ro, considerando el lugar en
el que estamos, supongo que era de espera~r. 』

Incluso Subaru había pensado que algo estaba fuera de lugar


mientras escuchaba el tono implacable e inquisitivo de Emilia, al
mismo momento que Roswaal había señalado su actitud. Emilia
levantó levemente ambas cejas, pero, dándose cuenta que Ros-
waal tenía razón, se mordió ligeramente los labios.

『 Emilia: Mi cabeza es todo un lío y no puedo calmarme. ¿Qué


es este lugar? Incluso aunque sea llamado Santuario, se me hace
difícil creer que solo sea eso… Quizás tiene que ver con que en
realidad sea… 』

『 Roswaal: La Tumba de la Bruja. Supongo que es un nombre


más fácil de acepta~~r, ¿no? 』

『 —¡ ! 』

El tono de voz usado por Roswaal disminuyó al decir esas pala-


bras. Las mismas palabras que Garfiel había dicho en su momen-
to, ahora eran pronunciadas por él. De pronto, aquella frase
había adquirido un significado mucho más pesado y sonoro.

Rápidamente, Emilia miró a Subaru. Viendo la compleja maraña


de emociones que se reflejaban en sus ojos, Subaru asintió con la
cabeza, comprendiendo su ansiedad.

342
『 Subaru: Espera un momento. Primero, ordenemos las cosas
que queremos preguntar. Si seguimos de esta manera, no llega-
remos nunca a ningún lado y será imposible para nosotros com-
prender nada de lo que está pasando. 』

『 Roswaal: ¿Ooh~yaaa? En el poco tiempo que no nos hemos


visto, te has vuelto bastante bueno en maneja~~r este tipo de si-
tuaciones, ¿no? Subaru-kun, ¿Qué~~ clase de cosa podría haber
causado este repentino cambio en tu estado men~tal? 』

『 Subaru: Si tuviera que hablar sobre eso, tomaría bastante


tiempo, así que lo dejaremos para después de obtener las res-
puestas que queremos. Ah, es verdad, hay una cosa que debes
saber… 』

Viendo la sonrisa burlesca de Roswaal, Subaru indicó con un


dedo,

『 Subaru: Formamos una alianza con Crusch-san, aunque ya


deberías haberlo oído de Ram… Me imagino que estás feliz de
haberme dejado detrás, ¿verdad? 』

『 Roswaal: —Mu~~y feliz. Después de to~do, estaba en lo co-


rrecto al haberte elegido. 』

Al ver que Roswaal relajaba las comisuras de sus labios en satis-


facción, Subaru suspiró y cerró los ojos. Ya lo había pensado an-
tes, pero el hecho de que sus acciones hubiesen sido planeadas

343
por Roswaal era una realidad. A pesar de haber sido utilizado de
esa manera, escuchar la confirmación de sus sospechas, no era
para nada algo gracioso.

De todas formas, Subaru ordenó sus pensamientos,

『 Subaru: En cuanto a los aldeanos de Arlam… Puesto que


Ram se encuentra a salvo, eso significa que la evacuación salió
sin problemas y que todos los demás están bien, ¿verdad? 』

『 Roswaal: Puedes estar tranqui~lo. Puede que mi actual situaci


ón no me dé demasiada credibilidad, pero, tengo basta~~nte cla-
ro mis responsabilidades como Lord. Cosas como arriesgar la
vida para proteger a mis súbditos, yo también tengo tal resolució
n. Lo arreglé de tal manera que, todos ellos, se refugiaron en la
catedral de la aldea. 』

『 Subaru: Catedral… Ah, supongo que podemos dejar eso para


después entonces. Por ahora, lo siguiente sería… 』

Se encontraba aliviado de poder confirmar la seguridad de los


aldeanos. Después de todo, tomando en cuenta todo lo ocurrido
durante las repeticiones que tuvo que vivir, no tenía manera de
saber si la decisión de evacuar había sido la correcta o si todos se
encontraban a salvo. Sobre todo, considerando que, a estas altu-
ras, no tenía ninguna manera de deshacer lo hecho.

344
Relajando sus hombros, Subaru miró a Emilia, ante lo cual, ella
asintió con la cabeza.

『 Emilia: Entonces, háblanos de este lugar. Tú lo llamas San-


tuario, pero Garfiel le llama La Tumba de la Bruja de la Codicia.
¿Cuál es el verdadero nombre? 』

『 Roswaal: Los dos lo son, Emilia-sama. Este sitio pertenece a


la que fuera conocida como la Bruja de la Codicia —El lugar de
descanso eterno de Echidna. Y, a la vez, este lugar es considera-
do por mí como un Santuario. 』

『 Subaru: —La bruja… 』

『 Emilia: …Echidna. 』

Al escuchar su respuesta, las gargantas de Subaru y Emilia se


atascaron al mismo tiempo.

Roswaal habló calmadamente y, todos los gestos burlones que


había estado usando hasta ahora, se habían desvanecido comple-
tamente de su voz. Precisamente debido a eso, por primera vez,
sus palabras parecían ser completamente honestas.

Tomando un profundo respiro, Emilia parpadeó un par de veces


y continuó una vez más.

345
『 Emilia: La Bruja de la Codicia… fue una de las brujas que
fue aniquilada por la Bruja de la Envidia, ¿verdad? 』

『 Roswaal: E~~hm, así es. No importa lo mucho que busques


en la historia de este mundo, no podrás encontrar ningún registro
sobre ella nunca más. A excepción, claro está, de las memorias
de aquellos que la conocían personalmente… 』

『 Subaru: Espera, espera, espera… lo que dices no tiene ningún


sentido. 』

Subaru interrumpió las solemnes palabras de Roswaal con un rá-


pido movimiento de su mano. Roswaal entrecerró su ojo miran-
do a Subaru, quien, poco a poco, era aplastado por la increíble
presión de su aura.

『 Subaru: Si recuerdo bien, la Bruja de la Codicia… fue derro-


tada por la Bruja de la Envidia hace 400 años atrás. Que este si-
tio sea el lugar de descanso eterno de una bruja de hace 400 años
puede ser comprensible, pero… decir que la conoces personal-
mente es un poco… 』

『 Roswaal: A pesar de sabe~r sobre ella, no puedo decir que la


haya conoci~~do. Después de todo, tal conocimiento, es algo
que se ha traspasado verbalmente, generación tras generación, en
la familia Mathers… Solamente al heredero de Roswaal. 』

346
『 Emilia: Traspasado verbalmente… ¿Eso quiere decir que la
cabeza de la familia Mathers por ese entonces, estaba relaciona-
do con la Bruja de la Codicia? 』

『 Roswaal: —Echidna. 』

『 Emilia: ¿Eh? 』

Al escucharle decir repentinamente aquel nombre, Emilia abrió


completamente los ojos en sorpresa. Roswaal entonces la miró y,
como si quisiera asegurarse de haber sido correctamente escu-
chado, repitió en un murmuro, 『 Equidna 』.

『 Roswaal: Por favo~r, llámala por su nombre cuando te refie-


ras a ella. Un título como el de La Bruja de la Codicia, no im-
porta cómo lo digas, sigue dando la impresión de ser un nombre
malvado, ¿ no lo cre~~es? Adem á s, ya ha pasado suficiente
tiempo desde entonces… 』

『 Emilia: …Ya veo. Pues entonces, Echidna, encontró su final


en esta aldea, la cual, a su vez, ha sido administrada por la fami-
lia Mathers durante generaciones… ¿no es así? 』

Recibiendo una inclinación de cabeza como afirmación, los ojos


de Roswaal indicaban una sensación de entendimiento. Viendo
esto, Subaru continuó con el tema,

347
『 Subaru: Entiendo que ésta sea la tumba de Echidna y que se
encuentra bajo tu administración. Pero lo que no entiendo es el
propósito de todo este lugar, ni tampoco el por qué no has regre-
sado aun con los aldeanos. 』

『 Roswaal: Puede que haya dicho algunas cosas un ta~~nto ex-


trañas, pero aun así, parecen haberlas aceptado basta~nte fá
cilmente. En todo caso, el hecho de que este lugar sea la tumba
de una bruja, me hubie~se gustado poder mantenerlo en
secreto… 』

『 Subaru: Puede que si se hubiese tratado de la bruja de la en-


vidia hubiera reaccionado de manera distinta, pero no tengo ni la
más mínima idea de lo que la bruja llamada Echidna hiciera en
el pasado. Puede que la palabra bruja de la impresión de tratarse
de alguna especie de villana, pero lo mismo puede decirse de la
palabra semielfo y, sin embargo, ¿quién podría haber adivinado
que una semielfa como Emilia fuera tan linda, solo con oír esa
palabra? 』

『 Emilia: ¡…N-n-no d-digas cosas irrelevantes como esas! ¡


Ataques sorpresa como ese, no están permitidos, ¿vale?! 』

Al oír aquella frase para ligar, insertada casualmente al final de


lo que fuera una respuesta de lo más seria, Emilia con la cara bri-
llante de roja pellizcó suavemente la cintura de Subaru. Subaru
sonrió burlescamente ante su totalmentemente linda represalia,

348
pero, entonces notó, con el rabillo de sus ojos, como Roswaal les
daba una molesta risita 『 Oho~ 』.

『 Roswaal: En el poco tie~~mpo que hemos estado separados,


se han vuelto bastante cercanos, no es así~. Después de aquella
discusión que tuvieron en la Capital, me preguntaba lo que ocu-
rriría, pero parece que ahora están incluso mejor que a~~ntes. 』

『 Subaru: ¡Ese es el amor recibido después de un largo y arduo


camino, sabes! Hay una montaña de cosas de las cuales puedo
alardear, pero dejémoslo para cuando hayas terminado de res-
ponder a nuestras preguntas. Entonces, ¿cuál es el propósito de
este lugar y, por qué no han regresado todavía? 』

『 Roswaal: Parece ser que ya no eres tan ingenuo como antes y


te has vuelto una persona bastante confiable. Pues va~le, la razó
n por la que no hemos regresa~~do con los aldeanos… para po-
nerlo en palabras sencillas, es debido a que no podemos regresar
inclu~~so si quisiéramos. 』

『 Subaru: ¿Que no pueden regresar incluso si quisieran? 』

Incapaz de comprender aquella respuesta, Subaru frunció el ceño.

Roswaal asintió y, sonriendo ante el signo de pregunta que había


aparecido frente a la cara de Subaru, continuó,

349
『 Roswaal: Debido a que, cada uno de noso~tros, incluyendo a
los aldeanos, nos encontramos en una especie de arresto domici-
liario. Y~~ en el momento en que ustedes entraron a este lugar,
parece ser que se encuentran en la mi~sma situación. 』

350
ARCO 4 CAPÍTULO 9

『 Subaru: Arresto domiciliario… Esas son palabras un tanto in-


quietantes. 』

Mirando a Roswaal, que seguía recostado en la cama, Subaru re-


pitió aquellas palabras con dificultad, mientras intentaba analizar
cuidadosamente el significado de ellas. Conociéndole, lo más
normal hubiese sido que, justo después de decir aquello, se lar-
gara a reír como si todo hubiese sido una mala broma, pero, des-
afortunadamente, en las circunstancias actuales, todo parecía
indicar que hablaba en serio. Aun así,

351
『 Emilia: Pero, si están atrapados aquí, ¿eso significa que los
aldeanos te hicieron esas heridas? 』

Emilia había llegado a la misma conclusión que Subaru en cuan-


to a la credibilidad de sus palabras.

Envuelto en vendajes empapados de sangre, el cuerpo de Ros-


waal se encontraba en un estado lamentable. Viéndole de esa
manera, era prueba suficiente de que, por lo menos, algo de lo
que decía era verdad, razón por la cual, sus palabras no podían
ser tomadas en broma.

『 Subaru: Si hay alguien en la aldea que es capaz de causarle


unas heridas tan serias a Roswaal, entonces estamos en una si-
tuación bastante peligrosa… 』

Sujetándose la mandíbula con una de sus manos, mientras pen-


saba en la situación en la que se encontraban, Subaru podía sen-
tir la ansiedad creciendo de tamaño en su pecho.

La existencia de Roswaal L. Mathers, además de ser el patrón de


Subaru en este mundo paralelo, se trataba también de un podero-
so usuario de magia cuyo nivel era algo que solo unos pocos po-
dían soñar en alcanzar.

De hecho, la fuerza del hombre que actualmente ocupa el puesto


de Mago Líder de la Corte Real de Lugunica, era tal, que incluso
un centenar de Subarus no tendrían ninguna oportunidad contra
él, siendo capaz, incluso, de aniquilar una horda de mabestias,

352
sin siquiera tener que esforzarse. Y pensar que alguien como él
terminaría en tal estado…

『 Roswaal: Ah, pero parece que han malentendi~do algo. Las


heridas que tengo no fueron infligi~das por nadie~. Así que no
hay necesidad de estar en guardia ni de planear ninguna clase de
venganza por mi bienestar, ¿va~le? 』

『 Subaru: No te preocupes. La impresión que tengo de ti no es


lo suficientemente buena como para ir por ahí buscando ven-
ganza en forma temeraria… Pero más importante, ¿qué se supo-
ne que significa lo que acabas de decir? Es completamente
distinto a lo que dijiste antes. Si nadie te hizo esas heridas, en-
tonces ¿Cómo es que te pusieron bajo arresto domiciliario? 』

『 Roswaal: Considerando mis heridas y el hecho de que estoy


atrapado aquí, supongo que llama~rlo arresto domiciliario no est
á na~da ma~l. Pero tampoco es como si me hubieran herido
mientras me encerraban aquí, sino que, en realida~d, primero fui
herido y más ta~rde fui atrapado aquí... Aunque, si tuviera que
explicarlo en detalles, sería algo comple~tamente diferente. 』

Frente a los rodeos usados por Roswaal en su explicación, un


signo de pregunta apareció en el rostro de Subaru. Dejando de
lado su molestia ante tan rebuscada respuesta, logró calmarse un
poco y, ordenando lo escuchado con lo que sabía,

353
『 Subaru: O sea, que las personas del Santuario no tienen nada
que ver con tus heridas. 』

『 Roswaal: Estrictamente hablando, lo que acabo de decir, no


necesa~riamente significa que sean comple~tamente ajenos a lo
que me ocurrió… Pero si me preguntas si son dire~~ctamente
responsables por mis heridas, entonces la respuesta es no. En
otras palabras, así~ son las co~sas. 』

『 Subaru: En otras palabras, quieres decir, que están indirecta-


mente relacionados. 』

Roswaal ladeó la cabeza y, por unos instantes, dio la impresión


de haberse avergonzado luego de escuchar el razonamiento de
Subaru. Y, entonces, dejando salir un suspiro, 『 Es como darte
cuenta de que tu hijo ha crecido, supongo… 』, bromeó.

Viendo su actitud, Subaru lo tomó como si se estuviera acercan-


do cada vez más a la verdad. Determinado a continuar con el in-
terrogatorio, eligió cuidadosamente las siguientes palabras y se
preparó para lanzárselas a Roswaal, pero…

『 Ram: —Barusu, ¿qué te parece si mejor te preocupas un poco


más por la condición de Roswaal-sama? 』

Diciendo aquello, Ram, que no había estado presente hasta ahora,


interrumpió la conversación. Con un suave balanceo de su falda,
la joven chica atravesó la habitación con gráciles movimientos y

354
dejó la bandeja que traía con un juego de té encima, sobre la me-
sa.

La fragancia del té se esparció por la habitación y, con la estimu-


lación de sus sentidos olfatorios, Subaru recién se dio cuenta de
lo desconsiderado que se había comportado. Después de todo, no
había sido sino hasta ahora, que comprendió lo severas que eran
las heridas en el cuerpo de Roswaal.

『 Ram: Presionando con tantas fuerzas a Roswaal-sama, quien


se encuentra severamente herido, tratando de obtener respuestas,
¿es que acaso no estás satisfecho? Mira como sufre el pobrecito
de Roswaal-sama, si hasta parece que fuera a ponerse a llorar en
cualquier momento… Muestra algo de simpatía… 』

『 Subaru: Si de verdad quieres que reflexione sobre mis


actos… ¡No digas cosas que arruinen el momento! O sea, ¿de
verdad te parece que está sufriendo y a punto de llorar? ¡A mí
no me lo parece! 』

『 Roswaal: Uuuuuh, me due~~le, duele mu~cho. Las palabras


carentes de preocupación y amabilidad me dan directo en las he-
riiidas… 』

Ante la réplica de Subaru frente a las palabras de Rem, y como si


estuviera burlándose de él, Roswaal comenzó una pequeña ac-
tuación desde la cama en la que se encontraba. En el momento
en que las cejas de Subaru comenzaron a temblar de molestia,

355
Emilia se aclaró la garganta eliminando la turbulenta atmósfera
de la habitación.

Atrayendo la mirada de las tres personas que había en ese lugar,


comenzó diciendo 『 En cualquier caso… 』

『 Emilia: Solo con verlo, cualquiera puede decir que Roswaal


no está para nada bien, así que lo mejor sería terminar rá
pidamente con la conversación. ¿Es que no te han aplicado ma-
gia curativa? 』

『 Ram: La magia curativa se encuentra fuera de las habilidades


de Ram, así que… 』

Frente a la respuesta inexpresiva de Ram, pero aun así con claros


signos de arrepentimiento, Emilia miró a Roswaal como si tuvie-
ra alguna clase de expectativa. Pero, al darse cuenta, Roswaal
movió su mano de lado a lado diciendo,

『 Roswaal: En mi caso, también estoy especializa~~do en ma-


gia destructiva, ¿sabes? Si se trata de destruir, dañar o engañar,
ca~si que puedo hacer cualquier cosa, pero si se trata de magia
curativa, pues la verdad es que soy bastante inútil. 』

『 Subaru: Eso es algo bastante lamentable que decir. En vez de


centrarse tanto en hechizos ofensivos, deber í as preocuparte
también de mejorar tu magia defensiva, cielos… 』

356
Pero a pesar de haber dicho eso, cada vez que Subaru jugaba al-
gún juego en el que podía decidir el crecimiento de su personaje,
siempre se centraba en subir las estadísticas ofensivas y en
aprender habilidades de ataque, por lo que tampoco podía rega-
ñar tan severamente a Roswaal.

Al mismo tiempo que Subaru llegaba a esta extraña conclusión,


Emilia suspiró diciendo 『 Supongo que no se puede hacer nada 』
y,

『 Emilia: Puck no se encuentra aquí, por lo que no me encuen-


tro en la mejor de las condiciones. Aun así, usaré mi magia cu-
rativa, aunque para eso debo concentrarme bastante, por lo que
será mejor terminar rápido la conversación. 』

『 Roswaal: ¿El Gran Espíritu-sama…? 』

Conmocionado al escuchar las palabras de Emilia, Roswaal rá-


pidamente levantó las cejas, para luego entrecerrar los ojos. Una
expresión tan fría como esa, diferente a su habitual forma de ser,
era una que Subaru rara vez podía ver. Por lo que, inconsciente-
mente contrajo los hombros diciendo 『 Oy, oy… 』

『 Subaru: Es raro verte con una expresión tan seria. ¿Acaso es


tan sorprendente que Puck no ande por aquí? Nunca me imagin
é que fueras un fanático mofumofu…1 』

357
『 Roswaal: Desgraciadamente, la única vez que he estado lo su-
ficientemente cerca como para tocar a Gran Espíritu-sama, fue
aquella vez en que, respetuosamente, le ofrec í un poco de
ma~yone~~sa. Dio bastante miedo. —En todo caso, ya~ veo. 』

Sin siquiera ignorar la broma de Subaru, Roswaal frunció el ce-


ño pensativo. Y mientras estaba en eso, repentinamente movió
su amarillo ojo izquierdo en dirección a Emilia,

『 Roswaal: Emilia-sama, ¿se ha sentido enferma o de algu~~na


manera diferente de lo normal? 』

『 Emilia: ¿………? Pues, dejando de lado el hecho de que Puck


no ha aparecido… en realidad no. Además, Puck lleva desapare-
cido desde antes de venir al Santuario, así que… ¡Ah! Pero sí
hay una cosa… 』

Levantando su dedo como alguien que quiere hacer una pregunta,


Emilia comenzó a mirar rápidamente a su alrededor. —No solo
miraba el interior del lugar en el que se encontraba, sino que pa-
recía estar observando el Santuario en su totalidad, luego de lo
cual, procedió a decir en voz baja,

『 Emilia: Desde que entramos al Santuario… No, en realidad


puede que haya sido desde que entrásemos al bosque, he sentido
que la respuesta de los espíritus se ha vuelto un poco floja o
apagada. Y justo hace unos momentos, cuando est á bamos
afuera… sentí una extraña mirada sobre mí. 』

358
『 Subaru: ¿Una extraña… mirada? 』

Sorprendido por sus palabras, Subaru ladeó la cabeza, ante lo


cual Emilia respondió con un 『 Sí 』, asintiendo con la cabeza
en afirmación. Después de explicar que esa fuera la razón de que
su expresión se haya ensombrecido luego de separarse de Otto y
Garfiel, ella continuó,

『 Emilia: Se sentía como si alguien me estuviera observando.


Fue bastaaaante incómodo… Pensé que era solo mi imaginación,
así que, por eso, mejor no dije nada. 』

『 Roswaal: No creo que Emilia-sama esté~ equivocada. Despu


és de todo, este es un lugar basta~~nte incómodo para los espí
ritus y, además, los habitantes no tienen nada más que senti-
mientos desagrada~bles en contra de usted. 』

※ ※ ※ ※ ※

En respuesta a las ansiosas palabras de Emilia, Roswaal soltó


aquella frase libre de toda consideración. Al ver su herida mirada
y postura vacilante, Subaru instantáneamente se giró hacia Ros-
waal abriendo la boca para objetar, pero

『 Garfiel: Bueno, que tal si le paran un poco. No deberías ser


tan duro con un hombre herido. Después de todo la luna no es de
queso ni se come con melao, o algo por el estilo. 』

359
『 Subaru: Desafortunadamente tienes algo de razón… Aunque
tampoco puedo decir que esté completamente de acuerdo con
todas tus palabras ya que apenas pude entender ni la mitad de lo
que dijiste. Pero por lo menos ahora se ha hecho más fácil poder
entenderte ya que, como mínimo, puedo saber a grandes rasgos
lo que estás intentando decir. 』

Subaru se encogió de hombros mientras veía a Garfiel recostado


en la puerta quien, a su vez, le mostraba los dientes. Viendo su
reacción, Garfiel rechinó los dientes mirando alrededor de la ha-
bitación.

『 Garfiel: La casa de nona se supone que es la más espaciosa y


decente de todo el lugar, pero con tanta gente dentro parece que
se encogió, huh. Supongo que estuvo bien venir sin ese ruidoso
tipejo. 』

『 Subaru: Ahora que lo mencionas, no veo a Otto por ningún


lado… ¿Es que acaso se fue a casa? ¿Te lo comiste? 』

Emilia miró asustada ante la pregunta de Subaru, pero Garfiel se


rio con fuerzas dándose palmadas en las piernas, como si hubie-
se escuchado una broma de lo más graciosa.

『 Garfiel: Aunque mi sangre es la de un carnívoro, no me lo


comería ni loco. Especialmente porque, así como es, segura-
mente se pondría mucho más ruidoso si lo intentara. Al final di-

360
jo algo sobre estar preocupado por los dragones y la carreta…
aunque al final fueron solo excusas para marcharse a otro lado. 』

Balanceando uno de sus brazos, presumiendo brutamente de su


postura, Garfiel se dejó caer sobre una silla cercana a la pared y,
mirando a Ram, que lo observaba de reojo,

『 Garfiel: Té. 』

『 Ram: Saldré un momento para recolectar algunas hojas del


suelo, así que, ¿podrían esperarme un poco? 』

『 Subaru: Aunque tengo alguna idea de lo que quieres hacer, ¿


podrías decirme que harás con esas hojas recogidas del suelo? 』

『 Ram: Pues, obviamente no tengo ninguna intención de gastar


preciosas hojas de té en alguien a quien le falta entendimiento,
fragancia o sentido del gusto. Por eso Ram saldrá a buscar hojas
en el suelo. 』

Habiendo dicho esto con sangre fría, Ram salió seriamente del
edificio. Apuntando con el dedo a la espalda de Ram, Subaru mir
ó a Garfiel con un rostro que parecía preguntar 『 ¿Por qué te
gusta alguien como ella? 』En respuesta a lo cual, al mismo
tiempo que la seguía con la mirada,

361
『 Garfiel: Vale la pena ir detrás de una mujer de carácter fuerte,
¿no crees? Además, que un macho, se sienta atraído por una ex-
celente hembra, no es para nada extraño. 』

『 Subaru: Hablar de machos y hembras… ni que estuviéramos


hablando de un par de animales, así que deja de usar esas pala-
bras. A pesar de todo, Ram sigue siendo una joven decente, por
lo que, tratarla de ese modo… 』

『 Garfiel: ¿Huh? ¿De qué estás hablando? La estoy tratando


tan respetuosamente como cualquier mujer quisiera. En todo ca-
so, antes de seguir... 』

Al pesar de que Subaru le había dado un honesto consejo sobre


su extraña manera de hablar, Garfiel frunció el ceño como si se
acabara de dar cuenta de algo. En ese momento, su rostro mostró
una gran molestia al mismo instante que lanzaba una mirada ex-
tremadamente afilada a Roswaal en la cama,

『 Garfiel: ¡Hijo de…! ¿No les has contado todavía? Si solo se


tratara de ti, me haría gracia, pero desde que la semielfa… desde
que Emilia-sama vino aquí, es una cosa completamente distinta. 』

『 Emilia: —¿Eh? 』

Garfiel dejó salir su fastidio a través de su boca a la vez que pa-


teaba con fuerza el suelo. Emilia estaba sorprendida de haber es-
cuchado su nombre en medio de aquel arrebato. Pero, sin tomar

362
en cuenta su sorpresa, Garfiel increpó a Roswaal con una expre-
sión que estaba varias veces más llena de rabia que antes.

『 Garfiel: ¡En el momento en que Emilia-sama entró en el San-


tuario, todos nosotros quedamos atrapados en este embrollo, sa-
bes! ¡¿Y ustedes que creen que están haciendo?! ¡Ni siquiera
se han acercado a hablar sobre lo más importante! ¡¿Es que aca-
so vinieron a hacer el tonto?! 』

La última mitad de su enojo no iba dirigido a Roswaal, sino a


Subaru y Emilia, quienes estaban completamente estupefactos.
Especialmente la mirada llena de furia que le lanzó a Emilia, no
era para nada algo que pudiera tomarse a la ligera y, con la in-
tención de protegerla mientras la sostenía de los hombros, Suba-
ru dio un paso al frente.

『 Subaru: Espera un momento. Entiendo que estés enojado, pe-


ro no tenemos ni idea del por qué. Si continúas hablando con al-
guien que no tiene ni idea, entonces solo conseguirás enojarte
cada vez más, ¿verdad? 』

『 Garfiel: ¡Pero eso es lo que me enfurece! ¡Que la persona en


medio de todo esto no tenga ni idea…! 』

『 Subaru: Pero los que están despreciando a la persona en me-


dio de todo esto, hablando sinsentidos, son solo tú y Roswaal, ¿
no es así? Si de verdad te importara un poco y quisieras hacer
algo al respecto, entonces hazte responsable y da alguna explica-

363
ción, porque si estás esperando a que entendamos algo sin si-
quiera decirnos de qué estás hablando, pues entonces estás sien-
do igual de desvergonzado a como lo fui yo hace un tiempo atrá
s. 』

Mientras le encaraba, Subaru pudo sentir como la enorme pre-


sión que emanaba del cuerpo de Garfiel, escalaba a un nuevo ni-
vel de fuerza. La altura de Garfiel era menor a la de Subaru y,
sentado como estaba, la diferencia de tamaño era aún mayor. Pe-
ro a pesar de esto, su baja estatura era apenas perceptible en es-
tos momentos, ya que, considerando la densidad de la presión
emanando de él, para Subaru, Garfiel parecía tener el tamaño de
un enorme peñasco.

Conociendo la naturaleza asustadiza de Subaru, que alejara la


mirada y diera un paso atrás, hubiese sido algo totalmente espe-
rable,

Pero…

『 Emilia: Subaru… 』

Firmemente, Subaru pudo sentir unos delicados dedos que soste-


nían su manga. El sonido de una voz aparentemente desprovista
de confianza que le llamaba, pasó a través de sus oídos, inyec-
tando a sus temblorosas piernas con una fuerza renovada.

Emilia se encontraba parada detrás de él. Dependiendo en él de-


bido a su incertidumbre.

364
Como si pudiera dejar que sus rodillas cedieran en frente de
ella… ¿Podría hacer algo tan patético?

『 Garfiel: —Tch. 』

Ambos se miraban en silencio y, el primero en alejar la mirada


fue Garfiel. Chasqueando la lengua y dejando reposar todo el pe-
so de su cuerpo en el respaldo de su silla, metió sus dedos, en-
tremedio de su dorado cabello, y comenzó a rascarse la cabeza
violentamente.

『 Garfiel: ¡Aaah! Lo sé, solo me estaba desquitando con uste-


des. Ya entendí… ¡Dije que lo siento, oy! 』

『 Subaru: No, en realidad todavía no lo habías dicho. Pero an-


tes que eso, ¿Nunca nadie te ha dicho que tienes una personali-
dad bastante molesta? 』

Así como rápidamente se había vuelto emocional y corto de mi-


ras, igual de rápido volvió en sus sentidos reconociendo sus fal-
tas. Subaru pensó que aquella era una personalidad difícil de
tener y, en vez de indignación, solo fue capaz de poner una tor-
cida sonrisa.

Viendo esto, Garfiel dej ó salir un inapropiado suspiro


『 Haaa 』,

365
『 Garfiel: Ya cállate, me mantendré en silencio así que continú
a con la conversación por tu cuenta, ya que si me meto, no llega-
remos nunca a ningún lado y me volveré molesto. 』

『 Subaru: El hecho de que seas capaz de comprender tan bien


tu manera de ser y que, a pesar de eso, sigas actuando del mismo
modo sin cambiar absolutamente nada… lo encuentro bastante
sorprendente. 』

『 Garfiel: Elogiándome de esa manera no conseguirás nada, ya


que, de todas formas, no soy de los que entienden cosas compli-
cadas. 』

Viendo como Subaru cambiaba su actitud de exasperación a una


de admiración, Garfiel resopló. Justo en ese momento, Ram re-
gresó del exterior, trayendo consigo una taza humeante de té.

『 Ram: Esta es la definición de un té de baja calidad. 』

『 Garfiel: ¿No deberías hablar de una manera un poco más


educada cuando le entregas algo a alguien? 』

Ram respondió con un 『 ¿En serio? 』, mientras le entregaba


serenamente la taza de té. Garfiel recibió la taza y, a pesar de
que, seguramente, se trataba de té recién hervido, se lo echó por
la garganta de un solo trago. A pesar de ser un carnívoro, no pa-
recía tener una lengua muy sensible que digamos.

366
Viéndole vaciar la taza de un solo trago, Ram dejó salir un pro-
fundo suspiro.

『 Ram: Como siempre, eres un hombre que no tiene ningún


aprecio por el té. Alguien así no le acomoda a Ram. 』

『 Garfiel: Pero si solo sabe a un par de hojas. Si se trata de


calmar la sed, tomar un poco de agua es igual de bueno. 』

『 Subaru: Aunque seguramente tienes algo de razón al decir


que sabe a hojas, no puedo evitar sentir algunas reservas frente a
un argumento tan extremo como ese. Ram, ¿qué te parece si le
dejas beber un poco más de ese té? 』

Ante la sugerencia de Subaru, Ram le entregó otra taza de té a


Garfiel. Su ondulante color hacía recordar a las hojas caídas en
medio del otoño y, habiéndose percatado de esto, Subaru no pu-
do evitar, bueno… recomendárselo.

※ ※ ※ ※ ※

『 Garfiel: Hey, al final eres bastante considerado, ¿verdad? Te


diste cuenta de que una taza no era suficiente… ¡Pffft! ¡¿Haaa?!
Ooy, tú… ¿Qué acaso esto no es solo agua con hojas secas…? 』

『 Ram: Pensé que habías dicho que, mientras calmara la sed,


daba lo mismo que fuera agua, té o agua con hojas, ¿no es así?

367
Puesto que tus labios ya tocaron el agua, será mejor que te lo be-
bas todo, porque si llegaras a dejar algo… te lo arrancaré entero. 』

Sin decir exactamente qué es lo que le arrancaría entero, le lanzó


una afilada mirada a la entrepierna de Garfiel. Solo con eso,
Subaru pudo darse cuenta de que, su blanco, eran las partes vita-
les, por lo que, inconscientemente, cerró las piernas frente a
aquella sensación de peligro. Garfiel se tragó de mala gana el
contenido de la taza mientras se retorcía de la amargura. Por otro
lado, Roswaal, que se había mantenido al margen hasta ahora,
observando la conversación, repentinamente dijo,

『 Roswaal: Aah~~ha. ¿Es que acaso ningu~no de ustedes esta


siquiera un po~co preocupado por mi condición como para de-
jarme descansar, aunque sea por un momento? ¿O es que tienen
planeado abrir mis heridas haciéndome reír? Porque, si ese es el
caso, ciertamente lo están lograa~ndo… 』

Diciendo esto, Roswaal tocó suavemente los vendajes que esta-


ban envueltos en la parte superior de su cabeza mientras dejaba
ver una amarga sonrisa. De hecho, si uno se fijaba bien, se podía
ver como el color rojo comenzaba a esparcirse a través del blan-
co de la tela. Debido a esto, el ambiente relajado del momento
terminó y, Ram, a quien le cambió completamente el color de la
cara, se acercó a Roswaal, cubriendo, con su mano, la mano de
Roswaal que se encontraba presionando sobre su herida.

368
『 Ram: Lo siento mucho, Roswaal-sama. A pesar de que Ram
siempre ha estado a su lado… 』

『 Subaru: ¿Acaso no fueron tus bromas sobre el té las que le


hicieron reír? 』

Su interrupción fue silenciada por una mirada aplastante como


una roca que le envió Ram, por lo que Subaru se calló, dando
una rápida mirada a la condición de Roswaal. Por lo menos, el
sangrado no parecía conectado a nada serio. Las heridas debían
de haber parado de sangrar hace poco —En otras palabras, este
era el momento más importante para su recuperación.

『 Emilia: Roswaal, creo que, después de todo, lo mejor será


tratarte ahora… 』

『 Roswaal: No~~, eso no será necesario, Emilia-sama. 』

Llegando a la misma conclusión que Subaru, espíritus comenza-


ron a reunirse alrededor de Emilia, quien comenzó a dirigirse en
dirección a Roswaal, pero, al final, fue detenida por el mismo
Roswaal que giraba la cabeza de lado a lado. Los espíritus, que
brillaban con una fosforescencia azul blanquecina, vacilaron,
afectados por la incertidumbre de su maestra.

Mientras se encontraba embobado mirando las hermosas mejillas


de Emilia, Subaru notó algo.

369
—A medida que los espíritus se reunían alrededor de Emilia, por
razones que Subaru no era capaz de comprender, Garfiel la mi-
raba con unos ojos tan fríos como el hielo.

『 Roswaal: Después de todo, justo ahora, hay algo mucho más


importante que mis insignificantes heridas. Además, tampoco es
como si mi vida estuviera en peligro, así que, lo mejor será, que
le demos prioridad al otro asunto primero. 』

『 Emilia: Aunque que me digas eso, no hay ninguna manera de


que pudiera hacer algo así. Pensar en dejar a una persona seve-
ramente herida para preocuparme de algo más, es… 』

『 Roswaal: ¿A pesar de que le dijera que se trata de algo nece-


sario para que pueda alcanzar el trono? 』

El ritmo usual de Emilia se rompió y, su actitud de querer curar-


le incluso si tenía que hacerlo por la fuerza, se congeló en seco.
Escuchando las palabras de Roswaal, las mejillas de Emilia se
endurecieron y sus ojos de color violeta se abrieron por completo.
El ojo amarillo que la miraba se agudizó, como si pudiera ver en
su interior, revelando un enigmático brillo.

『 Roswaal: Para la casa de Mathers, este Santuario es solo un


trozo de tierra que ha sido pasado de generación en generación,
pero para Emilia-sama y su futuro, se trata de algo de
profunda… sí, de profu~nda importancia. Por ese motivo, no
importa qué, siempre he tenido la intención de, eventualmente,

370
invitarle a venir aquí. —Es solo que, terminó viniendo un poqui-
to antes de lo que yo había planea~do… ¿no? 』

『 Emilia: ¿Importante para mí…? ¿Qué se supone que signifi-


ca eso? 』

『 Roswaal: El problema de este Santuario y el problema de


Emilia-sama, están íntimamente relacionados. Así que, quizás,
en este lugar, podrá encontrarlo… me refiero al apoyo de Emi-
lia-sama. 』

『 ¡¿………?! 』

Completamente congelado en el lugar, Subaru miró como la ex-


presión de Emilia cambiaba. Habiendo provocado aquel cambio,
Roswaal observaba su rostro con una mirada que parecía indicar
que todo seguía de acuerdo a su plan. Por otro lado, Subaru, que
era incapaz de comprender aquel intercambio de emociones en-
tre esos dos, sentía como si le hormiguearan las encías.

Sin embargo, antes de que su agitación pudiera ser puesta en pa-


labras, Roswaal se dirigió al silencioso Garfiel.

『 Roswaal: Tu trabajo, Garfiel. Guía a estos dos hacia el San-


tuario. —O, mejor dicho, hacia la tumba. 』

『 Garfiel: Heh, ¿Es esa una buena idea? 』

371
Balanceando la taza vacía de porcelana de lado a lado entre sus
dedos, Garfiel dejó salir una risa apagada. En respuesta a su ré-
plica, Roswaal asintió al mismo tiempo que acariciaba gentil-
mente el cabello color durazno de Ram, la que en esos
momentos le cambiaba los vendajes de sus heridas.

『 Roswaal: Primero que todo, es crucial que sean capaces de


comprender la situación. En cuanto a las circunstancias y otros
asuntos, podemos hablarlo después de que se ponga el sol, pero
sería difícil hacer algo así en lo que se refiere a la tumba. 』

『 Garfiel: Ah, es verdad, el sol se pondrá pronto. No será tan fá


cil después de que eso ocurra. Muy bien, los llevaré al lugar. 』

Poniéndose de pie, Garfiel dejó su taza sobre la silla en la que


había estado sentado hasta ahora y se giró para mirar a Subaru y
Emilia. Observando a las dos personas sobre las que había esta-
do hablando, pero que no tenían idea de la situación, ladeó la ca-
beza y abrió la boca mostrando sus colmillos,

『 Garfiel: No se vean tan atonta’os. Después de todo pa’ lo


que falta que venga el resto, o algo así. Por lo que será mejor
que nos vayamos. 』

『 Subaru: ¡Espera, espera, espera! Ni siquiera sabemos sobre


qué estaban hablando. Además, aún no he terminado de hablar
con Roswaal, ¿sabes? Al menos déjame terminar… 』

372
『 Ram: Sus heridas se han abierto. Cambiar sus vendajes y de-
jarle descansar es la prioridad por ahora. Barusu debería hacer
lo que Roswaal-sama dijo y dirigirse a la tumba. 』

Subaru intentó oponerse a las palabras de Garfiel, pero Ram se


interpuso con voz dominante. Le encaró con su característica fría
mirada, poniendo una de sus manos en la cama.

『 Ram: Cálmate un poco y hablemos una vez que llegue la no-


che. Roswaal-sama no se irá a ningún lado, pero si esperan de-
masiado y el sol se pone antes de que vayan a la tumba, entonces
eso sí que se irá a otro lado. 』

『 Subaru: ¡Pues es primera vez que escucho hablar de una


tumba que pueda irse a otro lado! 』

Rascándose la cabeza en resignación, Subaru pudo sentir como


la mirada de Emilia le perforaba el lado de cara. Sus ojos tem-
blaban ligeramente, y parecían decirle a Subaru que la decisión
sobre qué hacer a continuación, dependía enteramente de él.

Quedarse aquí y terminar la conversación con Roswaal, o seguir-


le el juego y dirigirse hacia la tumba con Garfiel. —La decisión
ya ha sido tomada.

『 Subaru: Entiendo. Iremos a la tumba primero. Después de to-


do es algo necesario, ¿no es así? Y al final, responderás a todas
nuestras preguntas una vez que regresemos. 』

373
『 Roswaal: Lame~nto que la situación se haya vuelto así. Una
ve~z que llegue la noche, podremos discutir muu~cho más cal-
madamente sobre todo lo que quieras. 』

Escuchando la decisión de Subaru, Emilia relajó los hombros y


Roswaal asintió en satisfacción. Garfiel y Ram también parecí
an aceptarlo y se dispusieron a continuar con sus respectivas ta-
reas. Sin embargo, antes de seguir, Subaru dijo 『 Solo una cosa
más… 』, levantando un único dedo.

『 Subaru: Antes de irnos a la tumba, hay algo que he querido


preguntarte. 』

『 Roswaal: ¿Mmm~? Realmente no me importa… Si es algo


que puedo responder fácilmente, puedes preguntarme lo que
sea~. 』

『 Subaru: Pues vale… Te tomaré la palabra. —Rem, ¿has es-


cuchado ese nombre antes? 』

※ ※ ※ ※ ※

Con toda la intención de cambiar el tema de conversación, Suba-


ru pronunció aquella importante pregunta. Al oír sus palabras, la
primera en reaccionar fue Ram, aunque su expresión, no era para
nada lo que él esperaba.

374
Cuando el nombre de Rem alcanzó sus oídos, Ram ladeó la ca-
beza como si fuera la primera vez que escuchaba un nombre co-
mo ese. Y en el mismo instante en que las esperanzas de Subaru
se desvanecían, Roswaal murmuró nuevamente en voz baja, el
nombre que acababa de escuchar.

『 Subaru: ¿…Y? 』

『 Roswaal: Omu. Lo siento, me no me suena de na~da. Lo ú


nico que puedo decir es que tiene un cierto pareci~do al nombre
de Ram, pero quizás solo sea porque está mal pronunciado… 』

『 Subaru: Es… Ya veo. No, eso sería todo. Si no lo recuerdas,


entonces no pasa nada. No hay nada que se pueda hacer al res-
pecto. 』

Girando la cabeza hacia el lado, Subaru aceptó la respuesta.

La respuesta de Ram y de Roswaal hicieron pedazos la pequeña


esperanza que se había formado en el corazón de Subaru. Para
Rem, ellos dos habían sido las personas con las cuales había pa-
sado la mayor parte de su tiempo, por las que incluso sería capaz
de dar su vida, a quienes quería y admiraba. Y, sin embargo,
ellos la habían olvidado.

Viendo la realidad de ese hecho, Subaru por fin logró hacerse a


la idea, sin más opción que la de aceptarlo por completo…

375
—Que, en este mundo, la única persona que era capaz de recor-
darla, era él mismo.

『 Emilia: Subaru, ¿Estás bien? 』

Con una voz preocupada, Emilia tiró suavemente de la manga de


Subaru. Al sentir la gentileza de sus dedos, Subaru no quería de-
jarle ver la oscuridad en su rostro, por lo que cerró los ojos, para
luego levantar la cabeza.

『 Subaru: Estoy bien. Tampoco es como si hubiera esperado


demasiado. Más o menos tenía asumido que sería de este modo.
—Aquello que tengo que hacer, más o menos ya lo tengo claro. 』

『 Emilia: Eh, ya encontraremos la manera. Ayudaré también. 』

Emilia asintió ante la determinación de Subaru, extendiéndole su


apoyo incondicional. Y, mientras su corazón, que se había vuelto
a romper en mil pedazos, se sanaba al sentir aquella amabilidad,
Subaru se encogió de hombros.

『 Subaru: Cuando Rem se despierte… mi amor dejará de perte-


necer solo a Emilia-tan… ¿No te pondrás celosa? 』

『 Emilia: Si los sentimientos de Subaru por mí disminuyen, en-


tonces quizás… Pero no será así, ¿verdad? Lo que me corres-
ponde a mí y lo que le corresponde a Rem, me dijiste que lo ten
ías todo apropiadamente planeado, ¿no? 』

376
En respuesta a la broma coqueta de Subaru, Emilia le respondió
de manera totalmente inesperada. Completamente sin palabras
ante aquella respuesta, Subaru fue incapaz de decir nada más al
respecto. En cuanto a ella, con el rostro ligeramente enrojecido,
dijo con una suave sonrisa,

『 Emilia: Vamos Subaru. Quiero que Ram pueda ver luego a


Rem-san también. 』

『 Subaru: A-aah, sí. Eh, claro. 』

Incluso si Ram no podía recordarla, podrá reunirse con su her-


mana gemela. Puede que al encontrarse sus recuerdos regresen o
que, por lo menos, pueda volver a sentir el amor olvidado que se
tenían la una a la otra.

Incluso si se trata de una esperanza tan frágil como esa, se afe-


rrará a ella tanto tiempo como pueda.

『 Ram: Barusu. 』

Mientras Emilia seguía a Garfiel fuera de la habitación, Subaru


fue interrumpido justo en el momento en que se disponía a salir
también.

Al darse la vuelta, pudo ver a Ram que se acercaba. Aun soste-


niendo los vendajes de repuesto para Roswaal, se dirigió al lugar
en el que se encontraba parado Subaru.

377
『 Subaru: ¿Qué ocurre? Si estás pensando en algún juego per-
vertido con vendajes, una vez que nos vayamos tendrás a Ros-
waal para ti solita… 』

『 Ram: Solo Emilia-sama puede entrar a la tumba. Barusu no


debe entrar bajo ningún motivo. 』

Ignorando su broma, el tono cortante de Ram aplastó por com-


pleto la actitud burlesca de Subaru.

Ram habló en voz tan baja, que incluso Roswaal sería incapaz de
escucharla. Viendo como Subaru fruncía el ceño, solo por si aca-
so, lo dijo una vez más.

『 Ram: —Si no quieres verte envuelto por el trastornado deseo


de una bruja, entonces, bajo ninguna circunstancia, entres a la
tumba. 』

※ ※ ※ ※ ※

—El aire en el interior de la tumba era limpio y helado. Además,


en la atmósfera que recibió a Subaru, había, literalmente, una
fría sensación mística o sobrenatural.

A medida que caminaba, el eco de sus pasos podía escucharse


resonar por todo el lugar, independientemente de si quería o no
hacerse notar en primer lugar. Pero, aun así, el sonido de sus pa-
sos, le daban una inesperada sensación de tranquilidad.

378
—Después de todo, en aquella oscuridad que ni siquiera le per-
mitía ver un par de metros delante de él, en aquel miasma en el
que incluso su propia existencia era algo sobre lo cual comenza-
ba a dudar, el sonido de sus pasos era lo único que ahora le lo-
graba consolar.

Sin siquiera saber dónde se encontraba, las paredes, que hasta


ahora habían sido su única referencia, habían desaparecido. Des-
pués de andar y andar, ¿Había llegado por fin al final del camino?
Subaru sintió la ilusión de por fin haberse detenido.

Pero el sonido de sus pasos refutó ese pensamiento. En el reso-


nar de cada una de sus pisadas, se encontraba la propia existen-
cia de Subaru. En aquella total oscuridad, en lo único que podía
confiar, era en la realidad de sus propios pasos y, dependiendo
de aquel pequeño consuelo, continuó caminando hacia adelante.

¿Cuánto tiempo había pasado? Era imposible de decir en aquella


oscuridad. Incluso sus pensamientos se habían vuelto vagos. Y
su garganta, que ya se había rendido de tanto gritar, se paralizó.
Caminando de esta manera, el cansancio no parecía llegarle nun-
ca, pero debido a lo mismo, la sensación de sus extremidades se
comenzó a desvanecer.

A pesar de esto, siguió caminando. Debía seguir caminando. No


podía rendirse.

379
Se prohibió a sí mismo detenerse. Camina, sigue caminando. In-
cluso si el peso de su equipaje lo aplastaba, apretaría los dientes
y seguiría caminando.

De otra manera, cómo podría mirarla a la cara de nuevo—

『 ¿?: —Ya veo, así que esa es tu esencia. Muy interesante, de


verdad. 』

Una repentina voz se pudo escuchar y, terminó tan abruptamente,


que se perdió para siempre al dejar caer el telón.

La inimaginable oscuridad que se extendía en cualquier direc-


ción en la que mirara, en un instante, se volvió tan brillante co-
mo el día, al mismo momento que, el estrecho corredor de piedra
se transformaba —para ser incluso más amplio que los confines
de este mundo. La tierra amontonada bajo sus pies, apagaba el
sonido de sus pasos y, un aire de suciedad que, por sobre todo lo
demás, le producía náuseas en el pecho, se extendió por todas
partes.

Completamente diferente al mundo en el que se encontraba hasta


ahora, se encontraban unas ruinas antiguas propias de aquella
realidad —Una escena que le pareció que podría haber visto an-
tes de entrar en la tumba, se extendió enfrente de él, dejando a
Subaru sin palabras.

Enfrente de él, alguien repentinamente se le aproximó. Esa per-


sona era—

380
『 ¿?: Mis disculpas por esta recepción tan ridícula. No tenía la
intención de que fuera de este modo, pero no importa qué, este
cuerpo sigue siendo, después de todo, una cuestión de Codicia.
El deseo de saber… es algo imposible de eludir. 』

Un blanco puro, como un campo en que ha caído la primera ne-


vada, era la impresión que daba aquella mujer.

Su largo cabello cubría su espalda como el reflejo de la nieve en


una fantasía de un blanco primigenio. Y la poca piel que mostra-
ba era tan translúcida como hermosa. Un resplandor de sabiduría
iluminaba sus ojos. Llevaba en su cuerpo un sencillo vestido te-
ñido de negro que, en contraste con la blancura de su cuerpo,
remarcaba con creces su belleza.

Cualquiera que tuviera ojos, quedaría cautivado por tal hermosu-


ra. —Sin embargo, lo que se apoderó del cuerpo entero de Suba-
ru, fue un abrumador terror que nunca antes en su vida había
sentido.

Incluso aquella sensación de presión, que había tenido durante su


primer encuentro con la Ballena Blanca, no podía compararse.

Frente a un estupefacto Subaru, la mujer sacudió su blanco cabe-


llo, entrecerrando los ojos. Y, entonces, como si hubiese com-
prendido lo que pasaba por su mente, asintió ligeramente.

381
『 ¿?: Disculpa mi falta de cortesía. Ni siquiera me he presenta-
do. Fue tan grosero de mi parte… de verdad lo lamento. Pero,
después de tanto tiempo sin haber interactuado con nadie, parece
que todavía no he recuperado mi voz. 』

A diferencia del tono de su voz, la expresión de aquella mujer


apenas había cambiado, mientras movía suavemente la cabeza de
lado a lado.

Entonces, fijándose en Subaru, quien se mantenía espantado en


silencio, se puso una mano sobre el pecho con la intención de
tranquilizarle un poco.

『 Echidna: Mi nombre es Echidna, aquella a quien conocen por


el nombre de La Bruja de la Codicia. ¿Entiendes lo que digo? 』

382
ARCO 4 una pequeña historia
(extra 2)

Luego de descubrir que el carruaje en el que iba Emilia podía es-


tar lleno de piedras mágicas explosivas, Subaru se apresuró para
alcanzarla. En el interior del carruaje, encontró el saco de piedras
y corrió junto con Patrasche en dirección al cadáver de la Balle-
na Blanca, lanzando la bolsa de piedras mágicas en su interior.
Pero, aunque intentó ponerse a cubierto detrás del árbol caído de
Flugel, la explosión igualmente lo alcanzó, logrando sobrevivir a
duras penas, gracias a la ayuda de su fiel dragona de tierra. Justo

383
después de eso, Subaru cayó en un sueño profundo, completa-
mente exhausto.

-En ese momento, la conciencia de Subaru fue arrastrada al


mundo de la oscuridad.

Parecía ser que, su conciencia, era lo único que existía en ese lu-
gar. Las partes de su cuerpo, tales como sus manos, pies, ojos u
orejas, habían dejado de existir. De lo único que, Natsuki Subaru,
era consciente, mientras su esencia flotaba en aquel interminable
espacio vacío, era de su propio nombre.

Un mundo en el que no existía ni siquiera un suelo en el cual pi-


sar y que se extendía sin fin en toda dirección. La oscuridad lo
cubría todo, tiñendo por completo ese sitio de un negror absoluto.

Mientras se encontraba inconsciente, Subaru fue convocado a


ese lugar... un sitio completamente diferente, en el que, incluso
sus recuerdos, eran ambiguos, y su propia existencia, era lo úni-
co de lo que podía estar completamente seguro en esa continua
oscuridad, en la que ni siquiera era capaz de actuar a voluntad.

Ni sus manos ni sus pies. Su cuerpo entero había dejado de exis-


tir, haciéndole imposible moverse a voluntad. Sin embargo, era
capaz de pensar y razonar.

Un mundo, al interior de un efímero sueño, que sería olvidado al


despertar.

384
Un jardín de sombras que, por alguna razón, llenaba de nostalgia
a Subaru.

Cada vez que venía a este lugar, se encontraba con ella. Ese "al-
guien" que le amaba y cuyo rostro y voz desconocía.

De pronto, la oscuridad enfrente de él comenzó a cambiar de


forma y, las sombras, comenzaron a tomar lentamente la apa-
riencia de una persona.

Un delgado cuerpo, negro azabache, se formó, pudiéndose ver,


claramente, cómo unos brazos que antes no estaban, comenzaron
a aparecer y una mano izquierda y otra derecha, se acercaron pa-
ra conectarse con el cuerpo principal. Aquella mano recién crea-
da se estiró, como si preguntara por la propia existencia de
Subaru.

El corazón de Subaru quedó cautivado por aquella presencia y


un ferviente deseo de querer tocarla apareció. Sin embargo, no
tenía manos que le pudieran responder ni boca para poder hablar,
por lo que no era capaz de hacer nada.

Subaru era incapaz de tocarla y ella tampoco podía tocarle.

¿Cuánto tiempo le había tomado poder crear ese cuerpo sola-


mente para Subaru? ¿Por cuántas penurias debía haber pasado
solamente para poder extender sus brazos? Habiendo entendido
inconscientemente todo esto, Subaru se lamentó de su propia in-
capacidad.

385
『 -Te amo. 』

La sombra, cuya expresión era imposible de ver, parecía retor-


cerse de angustia al mismo tiempo que le susurraba su amor a
Subaru.

Le gustaría poder responder a sus palabras... debería poder res-


ponder. Desearía poder corresponderle con su voz, con su cuerpo,
con su amor.

Pero era imposible para él estar con ella, después de todo, no era
ella a quien amaba. O por lo menos, así era por ahora-

『 -Subaru... 』

En ese instante, pudo escuchar una voz que de pronto le llamaba.

Aquella conciencia sin forma, notó como aquella voz llegaba


desde atrás y no de la sombra que tenía enfrente. Sus ojos que no
deberían existir, observaron en aquella dirección y, más allá de
la oscuridad, pudo distinguir un pequeño punto de luz flotando
en ese lugar.

Ciertamente, aquella voz, había venido de ahí.

『 Te amo. 』

『 Subaru. 』

386
Ambas voces sonaron al mismo tiempo. Por un lado, deseaba co-
rresponder ese amor, pero por el otro, quería responder más que
nada a ese llamado.

Y entonces, como si fuera arrastrado por aquella voz que venía


más allá de la luz, la conciencia de Subaru comenzó, lenta y gra-
dualmente, a alejarse de aquel jardín de sombras.

A medida que se acercaba a la luz, la voz de la sombra enfrente


de él comenzó a temblar estrepitosamente frente a la elección
que había hecho el corazón de Subaru.

『 Te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo- 』

『 -Subaru, por favor. 』

Los susurros de aquel profesado amor se repitieron una y otra


vez, al mismo tiempo que su nombre era llamado una vez más,
con puros sentimientos... Recordaba su nombre y también recor-
daba a aquellos que le llamaban así. Recordó lo que tenía que
hacer y recordó el lugar al que debía ir. -Por lo que no puedo
quedarme aquí.

『 Te amo... 』

『 La próxima vez, seré yo el que te encuentre... 』

387
A pesar de que su boca no existía, a pesar de que no tenía la ca-
pacidad de actuar a voluntad, fue capaz de transmitirle la deci-
sión que había tomado.

Con una voz apagada, siendo llevado a la distancia, su concien-


cia fue absorbida por la luz, dejando atrás aquel mundo de som-
bras y, envuelto en brillantes y blancos destellos, comenzó a
desaparecer.

『 -Te estaré esperando. 』

Y al final, habiendo escuchado aquel último murmullo, la con-


ciencia de Subaru se fundió en la luz.

Luego de eso, Subaru despertó en el regazo de Emilia, habiendo


olvidado todo lo ocurrido en aquel mundo de oscuridad, para
luego confesarle sus sentimientos a la semielfa por la que tanto
se había esforzado desde que arribó a este mundo.

388
ARCO 4 CAPÍTULO 10

—Desde que abandonaron la casa en la que Roswaal se encon-


traba recuperándose, debían de haber pasado alrededor de 15
minutos.

『 Garfiel: Ya llegamos. Aunque se supone que es un cemente-


rio, lo único que hay es una tumba poco convincente. 』

Diciendo esto, Garfiel levantó la barbilla, apuntando en direc-


ción a una antigua ruina en los límites del Santuario. Construida
mediante la unión de varias rocas, el estilo arquitectónico era

389
bastante primitivo y no daba para nada la sensación de estar re-
lacionado con algo mágico.

Era imposible determinar cuántos años habían pasado desde que


fue construido, pero tomando en cuenta la cantidad de grietas
que había en sus paredes y la remarcable densidad de la hiedra
que la cubría, debía de llevar por lo menos un siglo en ese lugar.

La entrada de la ruina estaba en línea con el bosque y, la mayor


parte de ella, se encontraba cubierta de árboles, haciendo impo-
sible poder determinar, con solo mirarla, el verdadero tamaño de
aquella estructura. Quizás por tratarse del lugar de entierro de la
bruja de la codicia, pero su apariencia le hacía recordar a una de
las grandes pirámides de su mundo original.

『 Subaru: Una poderosa persona queriendo descansar en una


enorme tumba… supongo que es siempre lo mismo, indepen-
diente de la época o el mundo en el que te encuentres. 』

Tocándose la barbilla y dándole vueltas a esos pensamientos,


Subaru ladeó la cabeza al observar la enorme escala de aquel
edificio.

Siendo alguien que solo se ha preocupado de vivir en el momen-


to, Subaru jamás se interesó en lo que la gente podría llegar a
pensar de él después de su muerte. Aunque el hecho de ser al-
guien sin ninguna importancia incapaz de dejar alguna marca en
la historia, solo había contribuido a esa manera de pensar.

390
De todas formas,

『 Emilia: Me parece bien que hayamos llegado a la tumba, ¿


Pero qué se supone que haremos aquí? 』

Parada al lado de Subaru, Emilia observó las ruinas y preguntó a


Garfiel con cara de desconcierto. Subaru tenía exactamente la
misma pregunta, por lo que dirigió la mirada a la espalda del ru-
bio muchacho que los había guiado hasta allí. En respuesta a esto,
Garfiel chasqueó sus caninos, mirando hacia atrás,

『 Garfiel: Podrán preguntarle los detalles a Roswaal una vez


que hayamos regresado. Así que, por ahora, necesito que Emi-
lia-sama vaya al interior. 』

『 Emilia: ¿Todo lo que tengo que hacer es entrar ahí? ¿No ten-
go que hacer nada más una vez que esté adentro? 』

『 Garfiel: Como el sol todavía no se ha puesto, incluso si en-


tras al interior de la tumba, las pruebas no comenzarán. Tampo-
co es como si tuvieras alguna preparación y todavía hay que
revisar si cumples con los requisitos. 』

『 Subaru: ¡E-es-espera un segundo! ¡Acabas de soltar un mont


ón de cosas sin sentido! ¡Unas pruebas, preparación o requisitos!
¡Explica algo por lo menos! 』

391
Cortándole el paso a Garfiel, en caso de qué se le pudiera ocurrir
forzar a Emilia a entrar a ese lugar, Subaru le gritó que se hiciera
responsable de explicar la situación. Pero Garfiel solo le mostró
aquella cara irritada que ya le había enseñado tantas veces en tan
solo la última hora y, arrugando la nariz,

『 Garfiel: Sí, a quién le importa… ¿Cuál es el gran problema?


Que entre ahí y, después, cuando regresen con Roswaal com-
prenderán todo. Si insisten en que yo se los explique, lo único
que conseguirán es escuchar una explicación confusa y, al final,
seguirán sin entender nada. 』

『 Subaru: Es como si nos estuvieras forzando a firmar un con-


trato sin haberlo leído antes… No hay ninguna manera de que
vayamos a hacer algo como eso. Sin tan malo eres explicando, lo
único que tienes que hacer es responder a mis preguntas una a
una. 』

『 Garfiel: Uugh… Vale, vale. De todas formas, estoy atrapado


con ustedes hasta que el sol se ponga, así que hazla corta. 』

Levantando ligeramente los brazos, Garfiel terminó por tragarse


su propia propuesta. Aliviado de que por fin obtendría algunas
respuestas, Subaru se preguntó sobre lo que debería preguntar
primero —Y, entonces,

『 Subaru: Este es el cementerio… vale decir, la tumba de la


bruja de la codicia, ¿verdad? 』

392
『 Garfiel: Eso es lo que oí. Aunque no tengo ni idea de a quién
pertenecen los huesos enterrados aquí, pero, por lo menos, eso
es lo que me dijeron los tipos de la aldea. 』

Aquella respuesta a medias, hizo sentir a Subaru que algo estaba


fuera de lugar, pero decidió dejar de lado aquella sensación de
incongruencia por ahora. Entonces, recogiendo algunas de las
palabras que había escuchado hace unos momentos…

En especial esas dos palabras que parecían tener una particular


importancia: pruebas y requisitos.

『 Subaru: Las pruebas que comenzarán en el interior de la tum-


ba, ¿A qué te refieres? Porque debo admitir que, considerando
mi experiencia en las últimas semanas, no tengo para nada una
buena impresión sobre esa palabra. 』

『 Garfiel: Relaja machote, que eso de ser probado y cosas por


el estilo, tampoco es que sea de mi agrado. Aunque bueno, en lo
que se refiere a las pruebas… pues no tengo ni idea. 』

『 Subaru: Oy. 』

『 Garfiel: No te enojes conmigo, que no te estoy tomando el


pelo. Lo único que sé, es que ocurren al interior de la tumba. Y
que, mientras no se resuelvan las pruebas, no se puede ser libe-
rado del punto muerto al interior de los terrenos de prueba. 』

393
『 Subaru: ¿Liberado…? ¿Quién? 』

『 Garfiel: Me refiero a la persona que cumple con los requisitos.


Aquellos que tienen los requisitos necesarios no podrán escapar
de los terrenos de prueba. Mientras las pruebas no hayan sido
completadas, el deseo de poseer de la bruja, no le dejará ir. 』

Era una respuesta bastante endeble, pero Garfiel no parecía estar


distorsionando la verdad a propósito. Habiendo digerido los con-
tenidos lo mejor que pudo, dijo exactamente lo que él entendía.
Sin embargo, el hecho de que sus palabras no fueran capaces de
contestar nada en concreto, probablemente era debido, en primer
lugar, a su propia falta de entendimiento.

Aun así, conectando las respuestas sin mucho sentido que había
recibido hasta ahora, Subaru fue capaz de hacerse alguna idea en
su mente sobre la situación actual. Así, la respuesta que obtuvo
combinando los fragmentos de aquellas respuestas,

『 Subaru: Solo aquellos que cumplen con los requisitos pueden


entrar en la tumba y, si no son capaces de resolver las pruebas,
no podrán salir del Santuario… ¿Es algo como eso? 』

『 Garfiel: ¿Ah…? Algo como eso… ¿Supongo? 』

『 Subaru: A pesar de haber entendido todo eso, sigue siendo al-


go bastante inútil. 』

394
Ladeando la cabeza, Garfiel, que todavía parecía no entender
demasiado, dio aquella poco confiable respuesta. Dejando aque-
lla actitud de lado por ahora, Subaru se giró hacia Emilia que se
encontraba al lado de él. Al recibir la mirada de Subaru, Emilia
también indicó su conclusión sobre el asunto.

『 Emilia: Antes, cuando nos acercábamos al Santuario, perdí


repentinamente la consciencia… ¿Eso está… relacionado con
esto? 』

『 Subaru: ¿Se supone que había algún tipo de barrera que


cuando ella atravesó se desmayó? Bueno, Otto y yo no tuvimos
ningún problema… 』

『 Garfiel: Probablemente porque no cumplían con los requisi-


tos. 』

Justo en el momento que Subaru había comprendido la respuesta


a la repentina pérdida de consciencia de Emilia, Garfiel inte-
rrumpió apuntando con un dedo a Subaru y con otro a Emilia.

『 Garfiel: Emilia-sama, al ser una semielfa, cumple con los re-


quisitos. Pero, Subaru, siendo un humano de pura sangre, no
cumple con esos requisitos. Así que por mucho que entres y sal-
gas de ahí, no podrás tomar las pruebas. 』

395
『 Subaru: Espera un momento. Considerando lo que acabas de
decir, eso significa que… 』

Sosteniendo el aliento, Subaru organizó sus pensamientos. Y, re-


cordando la conversación que tuvo, en su primer encuentro con
Garfiel y sus palabras durante el tiempo en que los guio al San-
tuario, se dio cuenta que,

『 Subaru: Aquellos que pueden tomar las pruebas son los semi-
elfos… o, mejor dicho, aquellos de sangre mixta entre humanos
y demihumanos. ¿Eso significa que las personas viviendo en el
Santuario son todos así? 』

『 Garfiel: —Aah, todavía no lo había mencionado. 』

Escuchando la respuesta de Subaru, Garfiel asintió luciendo sa-


tisfecho y, entonces, pestañeó.

En ese momento, al abrir sus ojos, sus pupilas se habían vuelto


de color dorado, alargándose como los de una bestia carnívora.
Las puntas de sus dientes caninos crecieron y las uñas en sus ga-
rras levantadas se afilaron como cuchillas.

La ilusión de su pequeño cuerpo haciéndose mucho más grande


—De hecho, no era para nada una ilusión. Su corto cabello rubio
creció tanto que le cubría completamente la espalda y, el mismo
pelo dorado surgió de sus expuestos brazos y piernas, cubriéndo-
lo todo.

396
『 Garfiel: Yo también tengo un montón de esa sangre fluyendo
en mí. Atavismoes mi especialidad. 』

『 Subaru: …Woooow. ¿Puedo acurrucarme en todo ese pelo? 』

Devanándose los sesos para lograr contener su emoción, Subaru


metió las manos entre las axilas para ocultar el temblor de sus
dedos. Pero su petición no pudo ser cumplida al ver que Garfiel
ya había regresado a su forma original. Habiendo sido testigo
con sus propios ojos de la metamorfosis de Garfiel, Emilia tomó
una bocanada de aire, dando un paso al frente.

『 Emilia: Entonces, eso quiere decir, que esta aldea es una


agrupación de especies de demihumanos… 』

『 Garfiel: Más correctamente sería decir que se trata de una


colección de mestizos entre humanos y demihumanos. Por la pu-
ra y santa, hay un montón de razas distintas reunidas aquí. Les
juro que ese bastardo de Roswaal tiene alguna clase de fetiche
relacionado con los demihumanos. 』

『 Emilia: Así que por eso Roswaal dijo algo como eso. Que,
para mí, este lugar es… 』

Diciendo aquello, Emilia puso una de sus manos en sus labios y


se sumergió profundamente en sus pensamientos.

397
En el caso de Subaru, esta información tampoco era algo que
pudiera tomar a la ligera. En cualquier caso, todo esto quiere de-
cir que, los habitantes de este lugar, incluso aunque sus historias
pudieran ser distintas, todos ellos tienen algo en común con Emi-
lia. El pasado de Emilia, siendo ignorada y rechazada, quizás
ellos debían ser capaces de entender ese dolor.

Puede que, para ella, eso pudiera ser como lamer viejas heridas.
Pero, si hubiera otros que pudieran apoyarla en este sentido,
¿Cómo se sentiría ella con eso?

A pesar de que conocía sus cicatrices y quería hacerse cargo de


ellas, Subaru nunca había experimentado el mismo dolor, por lo
que era imposible para él saber cómo sanar esas heridas sin ter-
minar abriéndolas en su lugar. Todo esto le obsesionaba en su
mente.

『 Subaru: Ese es un inesperado giro de los eventos, pero ahora


comprendo mejor las circunstancias de la aldea y todo el tema
ese de los requisitos. Pero entonces … el problema son esas
pruebas. Dices que no tienes ni idea de qué se tratan, pero que,
por lo menos, no van a ocurrir hasta que anochezca, ¿verdad? 』

『 Garfiel: Así es. No tengo ni idea de qué se tratan. Solo sé


que, por lo menos, debería poder asegurarse de que cumple
efectivamente con los requisitos. Si vinieran aquí de noche, las
pruebas comenzarían y sería un problemón. 』

398
Apuntando a las ruinas con su pulgar e indicándole a Emilia con
su barbilla, Garfiel dio a entender lo que quería ahora. Asintien-
do ante lo que acababa de escuchar, Subaru observó, con la boca
abierta, a la tumba que les estaba esperando.

Cubierta de una densa y olorosa hiedra, la tenue oscuridad, ates-


tada de un aire nauseabundo, esperaba por ellos. La palabra
pruebas solo servía para remarcar la solemnidad que el lugar
irradiaba, haciendo que, en su mente, se tratara de algo mucho
más importante que una simple excursión a una antigua ruina.

Y, más que nada, le imprimía en su cabeza la sensación, de estar


enviando a Emilia a un lugar peligroso —Y este hecho, era algo
insoportable para Natsuki Subaru.

『 Subaru: Lo siento, Ram. Parece que iré en contra de tu adver-


tencia mucho antes de lo que había pensado. 』

『 Garfiel: ¿Dijiste algo? 』

『 Subaru: Que, Emilia-tan, tenga que aventurarse repentina-


mente al interior de ese lugar, me causa tanta ansiedad que me
rompe el coraz ó n. As í que, con fines de exploraci ó n y
sacrificio… ¿No debería Garfiel entrar primero? 』

Levantando un dedo, Subaru hizo aquella sugerencia. Garfiel


quedó con los ojos en blanco unos segundos antes de soltar una
gran carcajada mientras se golpeaba los muslos con sus manos,
haciendo un ruido seco con la garganta, y,

399
『 Garfiel: ¿No sé supone que ahí es cuando debías decir algo
como 『 ¡Yo iré! 』para presumir? 』

『 Subaru: A pesar de que me encanta presumir, eso no es algo


que yo diría, sobretodo tomando en cuenta que, si algo me pasa-
ra, mis probabilidades de sobrevivir son demasiado escasas, por
lo que creo firmemente que tú eres la mejor opción. Sabiendo
que puedes partir el suelo de un pisotón, probablemente eres ca-
paz de regresar con vida fácilmente. Después de todo, eres el má
s fuerte. 』

『 Garfiel: ¿Uh? B-bueno, es verdad que soy el más fuerte. No s


é qué diablos con las pruebas y todo eso, pero me da lo mismo el
peligro que pueda haber, después de todo, qué le hace el agua al
pescado, o algo así. 』

Por alguna razón, Garfiel se encontraba de muy buen humor, fro-


tándose a sí mismo por debajo de la nariz y, como no había ne-
cesidad de tirarle agua fría a su comportamiento, Subaru no dijo
nada. Pero entonces, el buen humor que tenía, rápidamente se
evaporó con Garfiel diciendo 『 Pero… 』

『 Garfiel: Que mal, pero no puedo ir. Es debido a mi contrato o


algo por el estilo. 』

『 Subaru: ¿…Contrato? 』

400
『 Garfiel: Sí, es bastante molesto. Pero, de todas formas, no
debería ser yo quien haga eso. 』

Golpeando el suelo de una patada, Garfiel dijo aquello con un


chasqueo de su lengua. No parecía estar mintiendo ni diciendo
bromas, por lo que, aparentemente, era verdad que no tenía per-
mitido entrar. En cuanto a qué ocurriría si violara su contrato —
eso no era algo que pudiera preguntar en frente de Emilia, consi-
derando lo importante que eran las promesas para ella.

De todas formas, viendo como estaban las cosas, dejar a Emilia


entrar por su cuenta era algo que no podía permitir. Pero debido
a que Garfiel se había quedado fuera de la ecuación, solo queda-
ba una cosa por hacer.

『 Subaru: Iré a buscar a Otto, así que, ¿Puedes esperar un mo-


mento? 』

『 Emilia: Para cuando hayas logrado traerlo, el sol ya se habrá


puesto —Está bien. Voy a entrar. 』

A pesar de que Subaru estaba intentando ir a buscar a otro sacri-


ficio, fue gentilmente rechazado por Emilia. Habiéndose hecho a
la idea, ella observó la entrada de la tumba, mientras un brillo
vigilante titilaba en sus violetas pupilas, atenta a lo que pudiera
surgir del interior.

401
Ella también, juzgando por el sonido que dejaban las palabras
pruebas y tumba de la bruja, debía estar imaginándose las in-
quietantes cosas que podrían estar teniendo lugar ahí dentro.

Llevando consigo exactamente la misma preocupación y ansie-


dad que ella, ser incapaz incluso de sostener su mano, sería de-
masiado patético.

『 Subaru: Vale, i-iré a revisar adentro… no, con que revise la


entrada d-debería estar bien, aunque quizás podría adentrarme
un p-poco más… ¿Q-qué les parece? 』

※ ※ ※ ※ ※

『 Garfiel: Me parece que es mejor que no vayas. Subaru no


cumple con los requisitos. Si entras sin ser invitado a la tumba
de la bruja, terminarás igual que Roswaal. 』

『 Subaru: Como Roswaal… ¿Quieres decir que las heridas que


ese tipo tenía, fueron causadas por entrar ahí? 』

En el mismo momento en que las imágenes de Roswaal, cubierto


en vendajes, resurgieron en su mente, Subaru intentó ocultar su
sorpresa mientras observaba a Garfiel, quien se cruzó de brazos
y asintió en confirmación.

『 Garfiel: Bueno, seguramente hubiese sido distinto para cual-


quier otro sin los requisitos que entrara por ahí durante la noche.

402
De hecho, no me sorprendería si cualquier otro hubiese sido par-
tido en dos. 』

『 Subaru: Así que a eso se refería al decir que sus heridas no


fueron causadas por nadie… 』

Los rodeos de Roswaal por fin habían adquirido algún sentido.


Cuando dijo en ese momento que sus heridas no habían sido
causadas por nadie, se refería a esto.

Pero entonces, otra pregunta apareció… ¿Por qué Roswaal entró


a la tumba?

—Al fin y al cabo, debía de saber que no cumplía con los requi-
sitos.

『 Subaru: …Después de todo, lo mejor será que vaya a echar


un vistazo primero. 』

Dejando sus dudas sobre la condición de Roswaal a un lado por


ahora, Subaru bajó la cabeza habiéndose hecho a la idea.

Oyendo esto, por unos instantes, Emilia y Garfiel se congelaron,


pero entonces,

『 Garfiel: Oy, oy, ¿Me estabas escuchando? Sería peligroso


que un idiota sin los requisitos entrara ahí. Roswaal quedó así al

403
entrar durante la noche, pero incluso si todavía no se ha puesto
el sol, no quiere decir que sea mucho más seguro. 』

『 Emilia: Sí, es peligroso. No vayas Subaru. Si voy yo, estaré


bien. Nunca me he sentido agradecida por ello, pero ser una se-
mielfa puede tener sus beneficios, supongo… 』

『 Subaru: Me alegra que estés preocupada por mí, pero… 』

Dándole una gentil mirada a Emilia, quien sostenía con firmeza


el final de una de sus mangas, Subaru suavemente soltó aquellos
dedos que se mantenían aferrados a él.

『 Subaru: Si lo pensamos un poco y dividimos nuestras tareas,


¿Acaso no es esta la conclusión natural? Ir ahí dentro es peli-
groso, ya sea tanto para ti como para mí. Lo único que sabemos
por sentado, es que podría ser un poco más peligroso para mí.
Por eso es necesario que veamos lo que cada uno de nosotros es
capaz de hacer. 』

『 Emilia: ¿Lo que podemos hacer? 』

『 Subaru: Si algo malo ocurre ahí dentro, yo no puedo usar


magia para curar a Emilia-tan. Y a no ser que Garfiel sea un in-
creíblemente sorprendente tipo que incluso es capaz de usar po-
derosa magia curativa, pues seguimos estando en la misma
situación. 』

404
『 Garfiel: Pues si se trata de un par de heridas, con solo sobar-
las un poco y escupirles encima, debería estar bien, ¿no? 』

『 Subaru: Habiendo escuchado algo como eso… solo reafirma


lo que acabo de decir. Y si, tanto tú como yo corremos el riesgo
de terminar heridos, pues lo mejor es asegurarnos de que nuestra
sanadora, Emilia-tan, se mantenga a salvo como nuestro seguro
de vida. 』

Mirando de reojo a Garfiel, que había dicho aquellas palabras


con orgullo, Subaru intentó persuadir a Emilia.

Emilia parecía haber sido sobrepasada por los argumentos de


Subaru, pero, decidiendo que no podía ceder terreno en un asun-
to tan importante como este, continuó con un 『 Pero… 』, gi-
rando la cabeza de lado a lado.

『 Emilia: Heridas mayores… o que pongan en peligro la vida,


no seré capaz de curarlas. Además, Puck sigue sin responder,
por lo que hay un límite en lo que puedo hacer. Puede que Ros-
waal se las haya arreglado, pero… 』

『 Subaru: Bueno, es verdad que esas heridas se veían bastante


peligrosas, huh… Pero aun así, intenta confiar un poco en lo
resbaladizas que son mis habilidades de sobrevivencia. Creo que
me encuentro bastante por encima en cuanto a resistencia en el
ranking de este mundo, ¿no crees? 』

405
Sonrió a Emilia, quien todavía no quería dejarle ir. Solo que, esta
vez, en sus palabras no había atisbo de broma.

De hecho, era raro encontrar a un tipo tan renuente a darse por


vencido como Subaru. Si alguien le diera un infinito número de
oportunidades para lograr cumplir sus objetivos, no importa
cuántas veces tuviera que volver a repetirlo, probablemente lo
seguiría intentando.

No importaba cuantas veces su corazón fuera aplastado o destro-


zado, seguiría luchando por encontrar la respuesta que buscaba.

Porque ese es, Natsuki Subaru—

『 Subaru: Entonces, ¿Qué te parece si te hago una promesa? De


esa manera no tendrás que preocuparte. Yo, prometo que regre-
saré al lado de Emilia-tan y que jamás te dejaré. 』

『 Emilia: —Vale. 』

Manteniendo en el aire su dedo meñique, mientras decía aquello


casi como si se burlara de ella, terminó por recibir una respuesta
inesperadamente favorable. Del mismo modo que el aturdido
Subaru, Emilia levantó su dedo meñique, ladeando levemente la
cabeza.

『 Emilia: Um, ¿Para qué levantamos este dedo? 』

406
『 Subaru: ¿Eh? Uh, tenemos que entrecruzar nuestros meñiques
así… ¡Uuuooouu, los dedos de Emilia-tan son súper delgados y
blancos y lindos…! 』

Al cruzarse ambos dedos, Subaru se dejó llevar por el inesperado


contacto. Entonces, observando las violetas pupilas que estaban
esperando su respuesta, se aclaró la garganta y,

『 Subaru: Pro-me-sa del de-do me-ñi-que. El que mien-ta de-


be-rá tra-gar-se mil a-gu-jas. 』

『 Emilia: ¡Promesa del dedo meñique! 』

Sus meñiques se separaron al mismo tiempo y, de ese modo, la


promesa entre ambos quedó sellada.

Esta vez, aquella promesa fue realizada a sabiendas de lo impor-


tante que eran las promesas para Emilia, por lo que era imposible
para él tomarla a la ligera del mismo modo en que lo hacía antes.

『 Subaru: Pues vale, entonces echaré un vistazo al interior. Bá


sicamente, te estaré gritando desde adentro mientras reviso el lu-
gar, así que asegúrate de responderme de vuelta para que no me
sienta tan solo. 』

『 Garfiel: Hijo de… a veces no sé decir si eres alguien rudo o


un maldito debilucho. 』

407
『 Subaru: Sería mejor decir que soy alguien cuidadoso. Aun-
que al final, sí que estoy ignorando el consejo de Ram… 』

Murmurando aquella segunda mitad de su oración, Subaru se


disculpó con la joven de cabello color durazno en su corazón.

El trastornado deseo de una bruja —Aquellas palabras que ella


dijo eran bastante perturbadoras y algo que no quería que Emilia
supiera. Porque de saberlo, seguramente seguiría insistiendo en
ser ella la que fuera, sin ceder ni siquiera un poco.

『 Emilia: Subaru, si sientes algún peligro, debes regresar de


inmediato. 』

Emilia sostuvo ambas manos a la altura de su pecho y miró a


Subaru con ojos preocupados.

Y, en retorno, Subaru le mostró un original pulgar levantado con


su meñique extendido y una brillante sonrisa que mostraba sus
dientes, para luego darse la vuelta y dar un paso al frente —de
camino a la tumba.

Atravesando la hiedra bajo sus pies, intentó concentrar la vista


en la absoluta oscuridad que se extendía varios metros más allá
de la entrada. La tumba se encontraba cubierta de silencio y, por
ahora, no parecía haber signos de voces atormentadas o criaturas
atroces esperando emboscarle.

408
Aun así, más allá de la oscuridad, lo que le esperaba era, verda-
deramente, y en todos los sentidos, desconocido.

『 Subaru: Eeh~h, al diablo con todo. Si uno no entra en la gua-


rida del tigre, ¿cómo podrá apoderarse de sus cachorros? O algo
así. ¡Ni que quisiera un cachorro de tigre! 』

Como un entusiasta mofumofu, era verdad que le gustaría poder


acariciar a un cachorro de tigre algún día, pero definitivamente
no era algo a lo que se arriesgaría.

De todos modos, aparentemente influenciado por Garfiel, se


animó a sí mismo con un refrán y, haciéndose a la idea, se aden-
tró al interior de la tumba.

Y, el instante en que puso sus pies sobre la fría superficie del in-
terior—

『 Subaru: —¿Eh? 』

Pudo sentir una misteriosa sensación bajo sus pies.

Sorprendido, Subaru miró hacia abajo quedándose sin palabras.


—El suelo, había desaparecido.

『 Subaru: Es-espera… ¡Es demasiado pronto para que…¡ 』

— ¡…algo como esto ocurra!

409
El suelo en el que esperaba poner sus pies no existía y, no había
absolutamente nada que sostuviera su cuerpo mientras se incli-
naba hacia adelante. Sus manos, que había extendido inmedia-
tamente para sostenerse, no fueron capaces de encontrar ni
paredes ni suelo y, así, Subaru fue absorbido por la oscuridad
que se extendía más allá de lo que sus ojos podían ver.

『 Subaru: ¡aaaaaaAAAAH—! 』

Más y más profundo, cayó a través del interminable abismo.

※ ※ ※ ※ ※

—Y entonces, aproximadamente unos 10 minutos después de


haber despertado en el fondo del abismo.

Después de haber caminado sin rumbo en el interior de una apa-


rentemente interminable oscuridad, Subaru se encontró a sí
mismo en frente de una solitaria mujer.

※ ※ ※ ※ ※

En respuesta a sus preguntas, Subaru le contó, a ella, todo lo que


le llevó a llegar hasta ahí.

『 Subaru: Y así fue como caí después de que un montón de


cosas pasaran y, caminando en la oscuridad desesperado y un
poquito hambriento, termin é por toparme contigo … ¿
Satisfecha? 』

410
『 Echidna: Eh, ciertamente estoy satisfecha. Parece ser que eres
una persona capaz incluso de superar mis expectativas. 』

Cubriéndose la boca con el dorso de la mano, la mujer dejó salir


una calmada risa que sonaba algo así como 『 Ku, ku, ku… 』
mientras veía a Subaru observándole con la guardia en alto.

Una energía ardiente parecía estar formándose en sus piernas,


preparado para salir corriendo de ahí en cualquier momento, al
mismo tiempo que abría y cerraba sus manos como preparándose
para sostenerla en caso de cualquier cosa.

Pero, naturalmente, el torpe plan de asalto de Subaru era…

『 Echidna: No hay ninguna razón para mantenerse tan a la de-


fensiva. Además, deberías estar al tanto de las pocas posibilida-
des que tendrías si se te ocurriera ir en contra de mí. La valentí
a y la idiotez suelen ser fácilmente confundidas entre ellas, pero,
sin embargo, son cosas completamente distintas. 』

『 Subaru: Lo lamento, pero admitir la derrota tan fácilmente,


no es algo propio de mí. Y cuando dices que no es necesario es-
tar tan a la defensiva… Considerando que me encuentro parado
enfrente de una persona que se llama así misma la bruja de la
codicia, ¿siquiera es posible seguir un consejo como ese? 』

411
『 Echidna: Ya veo. Es verdad que eres tal y como dices. Fue mi
error. 』

Después de recibir aquella agitada respuesta por parte de Subaru,


la mujer —aquella que se hacía llamar Echidna, ni siquiera se
inmutó. En lugar de eso, y con una tremenda facilidad, o quizás
porque encontrara entretenido el comportamiento obstinado del
indefenso Subaru, su propia actitud parecía ser capaz de trascen-
der incluso al movimiento de las dimensiones.

Casi como si estuviera leyendo un manga, era como si ella ob-


servara un personaje dibujado en un libro, con unos ojos que se
encontraban en una dimensión completamente diferente. Para
Echidna, Subaru nunca se encontró ocupando el mismo espacio
que ella, en primer lugar.

Era precisamente por eso, que Subaru no era capaz de bajar la


guardia estando frente a ella.

Una persona que emitía un aura que sobrepasaba incluso a aque-


lla que emanaba de la Ballena Blanca. Aquella que se hacía lla-
mar la bruja de la codicia. Hasta qué punto era todo esto real,
ahora era algo irrelevante. Lo que sí era relevante, es que ella no
era alguien a quien se pudiera tomar a la ligera. Alguien cuya
sobrecogedora existencia podía ser reconocida incluso por tipos
como Subaru.

Sin embargo, al mismo tiempo que sudor frío recorría la frente


de Subaru, ella le enviaba una juguetona mirada,

412
『 Echidna: Vaya, ser tratada tan cruelmente, de verdad que hie-
re mis sentimientos. Tal y como puedes ver, solo soy una dócil y
amable mujer, ¿sabes? Que un chico me mire con esos ojos, la
verdad es que me cuesta entenderlo. 』

『 Subaru: Me imagino que no te refieres a la mujer enfrente de


mí, que tiene escrito, con grandes letras rojas,《Presagio de
muerte》por todo su cuerpo, ¿verdad? Solo para que lo sepas,
desde el momento en que llegué a este lugar mi 《Sentido del
Peligro》 ha estado actuando como loco. 』

Después de probar la muerte en tantas ocasiones desde que llegó


a este mundo, Subaru ha adquirido algo así como una especie de
habilidad. Y aunque la cantidad de veces que ha muerto continúa
aumentando a pesar de esta habilidad, su constante deseo de evi-
tar volver a repetir esa experiencia, ha forzado a Subaru a incor-
porar más y más vigilancia en su conciencia.

Y de acuerdo a eso, el nivel de peligro que esa joven poseía, no


era para nada menor al que podía sentir estando frente a Betel-
geuse.

A pesar de esto,

『 Echidna: Parece que así jamás conseguiremos hablar apro-


piadamente. No se puede hacer nada. —En ese caso, ¿Qué te pa-
rece esto? 』

413
Diciendo aquello, Echidna levantó suavemente su mano derecha
a la altura de su rostro. Subaru tragó saliva ante aquel gesto e,
inmediatamente después, la mujer chasqueó los dedos de su
mano en el aire.

El leve chasquido resonó —y el mundo se transformó frente a


los ojos de Subaru.

El frío espacio empedrado del interior de la tumba se desvaneció


y, cubriendo completamente el lugar, apareció una pradera de
verde césped que se mecía con el pasar del viento.

—Y, en la cima de una diminuta colina…

『 Subaru: ¡¿Pero q…?! 』

『 Echidna: ¿Qué te parece este sitio en vez del lugar en el que


estábamos? 』

Riéndose del asombro de Subaru, quien se encontraba mirando


todo a su alrededor, Echidna, en la cima de la colina —sentada
en una de las sillas que rodeaban una blanca mesa, le indicó a
Subaru la silla de enfrente, mientras le hacía señas para que se
acercara.

Sin ninguna idea de lo que acababa de ocurrir, Subaru dudó unos


momentos mientras se acercaba al lugar en el que ella se encon-
traba. Perfectamente arregladas sobre la mesa, había unas

414
humeantes tazas de té. Y, viendo como Subaru la miraba en si-
lencio,

『 Echidna: No te preocupes, que no hay nada peligroso en ellas.


Si quieres, puedo tomar un sorbo primero. Aunque si crees que
una bruja no puede ser envenenada, pues, no tendría mucho sen-
tido. 』

『 Subaru: …Me rindo. Después de todo esto, parece que mi


sentido común dejó de funcionar hace rato. ¿Qué acaba de pasar?
¿Es que acaso puedes usar magia de transición espacial tambié
n? 』

En una ocasión anterior, Subaru ya había experimentado magia


de transición espacial en manos de Beatrice.

Con sus propias manos, lanzó a Subaru de la Biblioteca Prohibi-


da, apareciendo en un establo lejano de la aldea de Arlam.

De acuerdo con Julius, esta magia era un arte perdido, pero si la


persona enfrente de él era una bruja, entonces no sería tan sor-
prendente que pudiera hacer algo así.

『 Echidna: Transición espacial… oh, te refieres a esa magia os-


cura. Una magia como esa tiene un montón de desventajas. No
me agrada demasiado, por lo que no es algo que yo usaría. Lo
de ahora fue solo un pequeño truco. En este lugar tengo cierto
grado de libertad. Después de todo, este sitio es mi fortaleza. 』

415
『 Subaru: ¿Tu… fortaleza? 』

Frunciendo el ceño frente a las palabras de Echidna, Subaru,


nuevamente, miró a su alrededor.

El pastizal mecido por el viento parecía interminable y, en cual-


quier dirección que mirara no había absolutamente nada más en
el horizonte. Que un escenario como ese pudiera existir realmen-
te era irrelevante. Después de todo, era una vista verdaderamente
fantástica.

Notando esto, Subaru tragó saliva y se encogió de hombros con


una sonrisa en el rostro.

『 Subaru: Desafortunadamente, no veo ningún castillo por ning


ún lado. No hay ni siquiera una choza en este lugar. ¿Es que aca-
so, tu fortaleza está siendo reconstruida o algo? ¿O te embarga-
ron todo lo que tenías a excepción de esta mesa y sillas, al no
ser capaz de pagar tus deudas? 』

『 Echidna: Ffffhaha. Eres bastante divertido. No hay muchas


personas que se atrevan a responder de forma tan descarada en-
frente de mí, a excepción de otras brujas como yo, claro. Cier-
tamente nunca pensé que, después de mi muerte, ese número
aumentaría. 』

416
Tomando en cuenta que el número de veces que Echidna podía
recordar haberse reído tanto, podía contarse con los dedos de las
manos, añadir a Subaru a aquella lista, le causaba gran alegría.

Pero justo ahora, lo que le daba vueltas en la cabeza a Subaru,


era algo que no podía evitar ignorar en las palabras que Echidna
acababa de pronunciar. Porque ciertamente aquello que dijo fue
『 …después de mi muerte, 』

『 Subaru: Si de verdad eres la bruja de la codicia, entonces, si


recuerdo bien, deberías estar muerta. Después de todo, se supo-
ne que vine a visitar tu tumba. 』

『 Echidna: Oh, en ese caso, de verdad te lo agradezco. Si


deseas traerme algunas flores, por favor déjalas en la entrada. Y,
en caso de que no lo sepas, no me gusta mucho el alcohol, por lo
que, si quieres hacerme alguna ofrenda, por favor asegúrate de
que se trate de algo dulce. 』

『 Subaru: Así que en este mundo también existe la costumbre


de hacer ofrendas, huh… Lo siento, pero no traje ninguno de los
productos locales y se me olvidó comprar las flores. Por favor,
conténtate con mi sonrisa. 』

Era una sonrisa llena de flores floreciendo en abundancia —del


tipo venenoso de flores, claro está.

417
Mientras Subaru le mostraba su sonrisa, Echidna ronroneó de
manera satisfecha. Entonces tomó su taza de la mesa, acercán-
dola a sus labios y, luego de tomar un sorbo, continuó.

『 Echidna: Nunca tuve la oportunidad de divertirme tanto to-


mando el té, ni siquiera cuando estaba viva. Justo como pensé,
hay muchas cosas que esperar, incluso después de la muerte. Los
nuevos descubrimientos son inagotables. 』

『 Subaru: ¿Sabes? El solo hecho de que nosotros dos estemos


manteniendo una conversación ya es de por sí raro… Maldición,
lo beberé. ¡Solo lo beberé y ya! 』

Actuando de manera precavida y al límite, enfrente de una per-


sona que ha estado todo el rato con la guardia baja, le hacía sen-
tir como un estúpido, así que Subaru, tomó rápidamente la taza
de la mesa, como si la estuviera robando, y se tragó apresurada-
mente su contenido.

No era ni agua ni té. Ni siquiera té negro. Pero tenía un inconce-


bible sabor. Sin embargo, no era para nada desagradable.

『 Echidna: Bebiendo algo que una bruja te dio… eres bastante


valiente. 』

『 Subaru: Ja… Habiendo llegado hasta aquí, cómo podría


acobardarme ahora. Primero que todo, si hubieses querido ma-
tarme, entonces hace rato que me habría convertido en cenizas.

418
Así que no debería preocuparme tanto por una simple taza de t
é. 』

Moviendo su mano, dejó la taza vacía de vuelta sobre la mesa


con un 『 Gracias por convidarme 』y continuó,

『 Subaru: No era ni bueno ni malo, pero ¿qué clase de té era


este? 』

『 Echidna: Considerando que era algo formado a partir de mi


fortaleza, se podría decir que eran mis fluidos corporales. 』

『 Subaru: ¡¿Qué diablos me hiciste tomar?! 』

De un salto, Subaru se levantó tirando la silla en la que se encon-


traba sentado, mientras intentaba vomitar lo que acababa de to-
mar. Pero ante la dramática sobreactuación de Subaru, ella solo
se rio suavemente con un 『 Kukuku 』

『 Echidna: Eso fue inesperado. No pensé que mi apariencia


fuera tan mala. 』

『 Subaru: ¡Incluso si se tratan de los fluidos corporales de una


hermosa chica, no me gustaría beberlos sin estar preparado de
antemano! ¡Pero incluso si estuviera preparado, no quiero beber
algo con el nombre de fluidos corporales! ¡Mis fetiches son más
normales, ¿sabías?! 』

419
Cosas como la saliva o el sudor, no eran algo que le causaran ex-
citación, o por lo menos eso es lo que él pensaba…

Aunque si se trataba de Emilia o de Rem, quizás no sería algo


tan malo, pero rápidamente enterró ese pensamiento en su cora-
zón y continuó,

『 Subaru: Mierda, no puedo vomitarlo. —Hey, no es algo malo


para mi cuerpo o algo así, ¿verdad? 』

『 Echidna: No te preocupes. Se absorbe fácilmente por el cuer-


po y sin problemas. Después de todo, son fluidos corporales. 』

『 Subaru: ¡De verdad que eso no me tranquiliza para nada! ¡


Deja de poner esa cara! 』

Viendo la actitud ligeramente fanfarrona de Echidna, Subaru hi-


zo una mueca de enfado, mientras que ella, frente a su vehemen-
te objeción, inclinó su taza con una expresión refrescante y sigui
ó con un 『 Como sea… 』

『 Echidna: De verdad que eres un personaje bastante intrigante.


El hecho de que estés parado enfrente de mí como si nada es
prueba suficiente. 』

『 Subaru: ¿Por qué? ¿Es que acaso, debido a lo hermosa que


eres, lo normal es que los demás colapsen o algo cuando te ven?

420
Lo diré ahora para que quede claro, pero alimento constantemen-
te a mi vista con las que considero las chicas más hermosas de
este mundo, por lo que, incluso después de verte, tampoco creo
que sea para tanto. 』

『 Echidna: No, cuando una persona normal se encuentra frente


a mí, ellos vomitan. Gracioso, ¿verdad? 』

『 Subaru: ¡¿Qué hay de gracioso en eso?! 』

Desde que comenzaron la conversación, no han parado de salir


comentarios perturbadores de su parte. Subaru le dio otro vistazo
a la joven sentada en aquella silla.

Su cabello y su cuerpo entero eran blancos como la nieve. Sus


ropas negras le hacían parecer como si estuviera de luto. Y junto
al destello juvenil que emanaba, le daban a su belleza un toque
fascinante de atractivo. Subaru se sumergió en pensamientos so-
bre cómo una mujer tan hermosa como ella, vestida en ropas fu-
nerarias, podía tener un encanto tan embriagador, pero al mismo
tiempo, emanar constantemente un aura tan opresiva que le hacía
seguir pensando en ella como una amenaza.

『 Echidna: Entonces— 』

Viendo que la actitud vigilante de Subaru seguía sin esfumarse,


puso su taza vacía en la mesa también y, deslizando su dedo por
el borde, continuó,

421
『 Echidna: Seguir hablando de este modo sería un placer bas-
tante refrescante para mí, pero… no lo sería tanto para ti, ¿
verdad? Creo que hay algo que quieres decir o preguntar, ¿no es
así? 』

『 Subaru: …Sí, lo hay. ¡Es verdad! Dejándome llevar por la


atmósfera, me olvidé completamente, pero es cierto. Tú eres…
No, pero antes de eso, ¿dónde diablos estamos? ¿No se supone
que era el interior de la tumba? 』

Para Subaru, este lugar debía estar conectado al sitio en el que


cayó no mucho después de poner sus pies al interior de la tumba.

No hubiese tenido problemas en creer que el lugar tenebroso de


antes era el fondo de la tumba, pero ahora, habiendo sido invita-
do a una pradera como esta, incluso una idea como esa era cues-
tionable.

Ante la pregunta de Subaru, Echidna se acariciaba suavemente


su blanco cabello con las manos y,

『 Echidna: Tu pregunta es a la vez correcta e incorrecta. Tu


cuerpo ciertamente se encuentra al interior de la tumba, pero tu
mente está actualmente en mi fortaleza. Para ponerlo en palabras
más sencillas, esto se encuentra en el interior de un sueño. 』

『 Subaru: ¿Un sueño…? Pero nunca te había visto antes como


para venir a soñar contigo. 』

422
『 Echidna: Es verdad que te encuentras en el interior de un sue-
ño, pero eso no quiere decir que sea el tuyo. Después de todo,
esta es mi fortaleza —por lo que más correcto sería decir, que se
trata de mi sueño. Un lugar similar a este… ¿no lo conoces? 』

Ante la persecución de Echidna, Subaru sostuvo el aliento y, en-


tonces, sacudió ligeramente la cabeza,

『 Subaru: ¿E-en qué te basas para decir algo como eso…? 』

『 Echidna: No tengo ninguna prueba. Pero, de alguna manera,


simplemente lo sentí. Tu actitud es la de alguien que sabe algo
al respecto o, por lo menos, se asemeja bastante al comporta-
miento de una persona como esa. 』

『 Subaru: …es verdad, que no conozco un lugar como este, pe-


ro lo que dices, tampoco es incorrecto del todo. 』

No fue una respuesta muy severa de parte de ella, pero para Sub-
aru, se sintió como si le estuviera acusando de algo.

Las palabras de Echidna no estaban equivocadas, pero Subaru


tampoco le estaba mintiendo.

Cuando se le dijo que se encontraba al interior de un sueño, a pe-


sar de estar sorprendido, Subaru lo asumió fácilmente. Como si

423
este sentimiento fuera algo bien conocido y comprendido por su
corazón.

En cuanto a por qué se sintió así —por más que buscara en sus
recuerdos, no podía encontrar una razón para eso.

『 Subaru: Por ahora, voy a aceptar que este es el interior de tu


sueño. Pero entonces, ¿cómo salgo de aquí? 』

『 Echidna: Para despertar de un sueño, uno puede desear des-


pertarse o puede ser despertado por alguien más desde el exterior.
Sin embargo, incluso si alguien intentara despertarme desde el
exterior, mi cuerpo ya no se encuentra presente y, en tu caso, es
bastante difícil despertarse del sueño de alguien más. Por lo que,
no creo que puedas despertar mientras yo no sienta ganas de de-
jarte ir, o eso creo. 』

『 Subaru: ¡………! ¡Entonces, tú…! 』

Subaru sintió escalofríos ante las simples palabras de Echidna.

Su fortaleza, el significado de aquellas palabras ahora tomaba


una forma cierta de realidad. El alma capturada de Subaru se en-
contraba ahora en la palma de su mano. El trastornado deseo de
una bruja del que Ram le había hablado —La verdad de aquellas
palabras cobraba fuerzas en su mente.

『 Subaru: ¿…planeas dejarme encerrado aquí? 』

424
A pesar de que hasta ahora había sido precavido, de pronto co-
menzó a lanzar palabras que podrían crear una peligrosa grieta
entre ellos. El hecho de que, si ella revelara su verdadera natura-
leza él no tendría ninguna oportunidad, lo comprendía bastante
bien.

Y entonces, frente a la pregunta de Subaru, ella dejó salir un pe-


queño suspiro.

『 Echidna: No, no realmente. Te dejaré ir si de verdad te quie-


res ir. Después de todo no fui yo quien te trajo aquí. Fuiste tú
quien entró por su cuenta, ¿sabes? 』

『 Subaru: ¡¿Qué crees que haces con mi nerviosismo?! ¡El se-


ñor serio no está respirando, ¿sabes? 』

『 Echidna: Pues no veo a ese señor serio por ningún lado. ¿


Quizás está vomitando bajo la sombra de algún árbol? 』

Frente a las palabras suavemente venenosas de Echidna, Subaru


sintió como perdía toda su fuerza. Al final, ¿Qué es lo que ella
intentaba lograr al entrar en contacto con él?

Puede que haya sido por poco tiempo, pero incluso después de
toda esa conversación, no tenía para nada idea de lo que pasaba
por la cabeza de aquella mujer. Aunque, considerando que se tra-
taba de una persona considerada como una bruja, no era sor-
prendente que fuera tan difícil de comprender.

425
『 Subaru: Pues entonces, si puedes dejarme ir, lo mejor será
que lo hagas ya. Seguramente hay una chica que me está espe-
rando y que está preocupada por mí. Si tanto tiempo tengo, co-
mo para beber de tus fluidos corporales, lo mejor ser á que
regrese pronto con ella para no preocuparla más. 』

『 Echidna: Eso me parece bien, pero, ¿estás bien con eso? 』

『 Subaru: ¿Bien con qué…? 』

『 Echidna: Con que te vayas de regreso a pesar de estar aquí


conmigo. —Una oportunidad de poder hablar con la bruja de la
codicia… no es algo que cualquier otro pudiera conseguir, inclu-
so por mucho que lo intentasen. 』

Habiendo dicho esto, era la primera vez que Subaru caía en la


cuenta sobre la importancia de lo que ella le había dicho.

Después de todo, había estado tan centrado en los peligros que


ella pudiera suponer, que había ignorado completamente el asun-
to más importante. Si ella era la bruja de la codicia, si de verdad
era aquella existencia que había llevado ese nombre en vida, en-
tonces,

『 Subaru: ¿Tú… sabes las respuestas a las cosas que quiero yo


saber? 』

426
『 Echidna: Me preguntas a mí, para obtener conocimiento —¿
no es así?. 』

En respuesta a las palabras de Subaru, una vez más, Echidna se


rio con un 『 Ku, ku, ku… 』Riendo, con la que pudiera ser su
risa más alegre, daba una sensación de opresión sobre Subaru,
incluso más fuerte que la de antes.

La atmósfera se distorsionó y, la imagen de la interminable pra-


dera, de pronto comenzó a colapsar. El cielo se partió, el pastizal
se incendió y, el mundo más allá del horizonte comenzó a decaer.

Con la sensación de un inexistente temblor, Subaru alargó apre-


suradamente las manos para sostenerse de la mesa cuya existen-
cia daba por sentado. Pero, en el momento en que la tocó, se
dispersó como si se hubiese convertido en arena. Entonces,

『 Echidna: Justo lo que pensé, eres un ser bastante divertido. 』

Levantando la mirada, el escenario alrededor de Echidna se dete-


rioró y un bizarro patrón comenzó a cubrir el mundo. Una som-
bra se expandió, extendiendo ambos brazos y piernas, mientras
se arrimaba y trepaba por todo el cuerpo de Subaru.

Ante una situación tan repugnante, desesperadamente intentó es-


capar, pero el colapso del mundo ya se había extendido casi por
completo hasta el lugar en el que se encontraban ellos dos. La
posibilidad de escapar se perdió y, así nada más, el mundo, gra-
dualmente, se perdió.

427
『 Echidna: Si quieres intercambiar preguntas y respuestas, en-
tonces este espacio es más que suficiente. Para saber aquello que
quieres saber. Tu deseo por tal cosa —o, mejor dicho, tu codicia,
yo la apruebo. 』

Todo lo que quedaba entre ellos, era el espacio entre las sillas en
las que estaban sentados. Era una distancia lo suficientemente
pequeña como para poder tocarla si tan solo estiraba el brazo. Un
mundo en el que solo debían sentarse y hablar entre ellos.

El mundo fuera de ese lugar, había desaparecido. Incluso el sue-


lo se había convertido en pura oscuridad, la cual parecía no tener
ningún final. Si se llegara a caer, no sería ninguna broma decir
que jamás le sería posible regresar.

Un escalofrío bajó por la espalda de Subaru. Sentada en su silla,


Echidna parecía estar de buen humor.

Ella aplaudió una vez con sus manos, mirando a Subaru con sus
brillantes ojos.

『 Echidna: Vamos ahora, ¿De qué quisieras que te hablara?


Mientras se trate de algo que conozca, entonces contestaré cual-
quier cosa. ¿Se trata, quizás, de la bruja de la glotonería, Daphn
é, quien ha creado bestias, contrarias a los designios de Dios,
con el fin de salvar al mundo de la hambruna? ¿O es sobre la
bruja de la lujuria, Carmilla, quien le otorgó emociones, incluso
a aquellos que no eran humanos, con el fin de llenar el mundo de

428
amor? ¿Será sobre la bruja de la ira, Minerva, quien golpeó y sa-
nó a cada una de las personas, afligida por el mundo cubierto de
conflictos? ¿O acaso quieres saber sobre la bruja de la pereza,
Sekhmet, quien se llevó lejos al Dragón, más allá de la Gran
Caída, solo para traer la paz? ¿O a lo mejor, deseas que te cuente
sobre la bruja del orgullo, Typhon, quien continuó juzgando al
culpable con la inocencia y crueldad de su juventud? 』

Todo eso era algo desconocido —o, mejor dicho, eran la enume-
ración de una historia que no debería seguir existiendo en el
mundo actual.

Inculcado lentamente con una masiva cantidad de información,


Subaru era incapaz de emitir ningún sonido. En frente de él,
Echidna continuaba riéndose.

『 Echidna: ¿O será sobre la bruja de la codicia, Echidna, la sed


de conocimiento encarnada, quien debido a sus remordimientos,
aún permanece en este mundo incluso después de muerta, con el
fin de continuar con su búsqueda de toda la sabiduría en el
mundo? 』

Apuntándose a sí misma con el dedo, hablo sobre ella como si


se ridiculizara, para luego continuar con un 『 ¿O quizás…? 』

『 Echidna: ¿…Será sobre la bruja de la envidia, quien destruyó


a cada una de estas brujas, convirtiéndolas en su alimento, a la
vez que hacía del mundo su enemigo? —¿Es sobre ella? 』

429
ARCO 4 CAPÍTULO 11

En aquel espacio en el que incluso la sensación bajo sus pies era


incierta, frente a un vacío en el que caer sería una muerte segura,
no había absolutamente nada que pudiera hacerle perder la aten-
ción. Y es que, en ese momento, lo único que ocupaba la mente
de Subaru, era la mujer que tenía ante sus ojos —La bruja de ca-
bellos y piel blancos, de ropas y ojos negros.

Ese sentimiento de encontrarse frente a una presencia sobreco-


gedora y amenazante, frente a una entidad trascendental comple-
tamente diferente a cualquier otra cosa que viviese. La
insignificante existencia de Subaru, sus ojos, su corazón, su alma,

430
parecían ser solo un divertimento enredado en la punta de los
dedos de aquellas invisibles manos. Sentimientos como estos, en
una situación de verdadero horror ineludible como ésta, nor-
malmente son sellados por personas en tales circunstancias.

Incapaz de respirar, incapaz de sentir los latidos de su propio co-


razón. Ni una gota de sudor frío, ni siquiera un parpadeo podían
ocurrir sin el permiso de ella. En ese lugar, procedía un aisla-
miento absoluto.

『 Echidna: Oh, cielos. Puede que me haya pasado un poco con


la intimidación. Incluso por aquel entonces, cada vez que algo
llamaba mi atención, terminaba por pasarme un poquito de la ra-
ya. La naturaleza de una bruja es una cosa bastante problemá
tica. 』

De repente, Echidna pareció darse cuenta de que se había sobre-


pasado con su actuación, saliendo con aquel comentario de auto-
rreflexión. Sin embargo, no había forma de que él pudiera
recuperarse de aquella traumatizante oscuridad que emanaba de
la bruja ante sus ojos. No… aquella sensación de opresión que
intencionalmente había estado ignorando hasta ahora, y que en
estos momentos no tenía más remedio que reconocer, no volve-
ría a abandonar su mente.

El encuentro agradable que habían tenido hasta hace solo unos


momentos, se había desvanecido. Subaru no podía seguir viendo
a la chica enfrente de él como a una simple chica. Después de
todo, la verdadera naturaleza de ella, era la de una bruja.

431
『 Echidna: Cuando estaba viva, este tipo de cosas pasaban de
vez en cuando. Algo similar ocurrió cuando las realezas de va-
rias naciones vinieron a mí en búsqueda de mi sabiduría… Así
que, supongo, que ya no podrás seguir viéndome sin ponerte a la
defensiva. 』

Sacudiendo la cabeza, como diciendo “Oh, cielos…”, Echidna


miró a Subaru con sus negras pupilas. Perplejo ante su propio re-
flejo inexpresivo, en aquellos oscuros ojos, Subaru tembló y, en
ese preciso momento, ella sonrió.

『 Echidna: En ese caso, ¿quizás preferirías algo como esto? 』

『 Subaru: ———¡¿Eh?! 』

Un cambio repentino ocurrió.

Sonriendo, ella murmuró aquellas palabras a Subaru, quien frun-


ció el ceño sin entender a qué se refería. Entonces, viendo como
su sonrisa se disolvía en la oscuridad, Subaru se sobresaltó y, en
el momento en que pestañeó—

『 Pequeñuela: ¿Qué está~s mira~ndo? 』

『 Subaru: ……¿Haaa? 』

『 Pequeñuela: Pues ya va~le, deja de mirarme~ 』

432
Balanceando sus piernas mientras decía esto, la pequeña chica
sentada enfrente de Subaru infló las mejillas poniendo mala cara.

Con un cabello verde oscuro que le llegaba hasta los hombros, se


trataba de una pequeña muchacha con las mejillas de un tono ro-
jo como las manzanas. Su piel color avellana contrastaba adora-
blemente con el blanco de su vestido de una pieza. Una infantil
lindura se esparcía sin reservas por todo su ser y, como si fuera
su distintivo, llevaba en su cabello una pinza con la forma de una
flor azul.

No importaba como se viera, era una inofensiva e inocente pe-


queña— que ahora se encontraba sentada en el lugar en el que
Echidna había estado hasta hace solo unos momentos, mirando a
Subaru.

『 Subaru: Ah, eh, ¿huh? E-espera. ¿Y Echidna…? ¿Dónde dia-


blos se fue? 』

『 Pequeñuela: ¿Dona? Dona debería estar por aquí, pero~, ¿


quién se supone que eres~? 』

『 Subaru: ¿Y-yo? Me llamo Natsuki Subaru. No es como si al-


guien me hubiese invitado aquí… Solo soy alguien que se perdi
ó, tomó un poco de té y que ahora se iba yendo… pero el dueño
de la casa repentinamente desapareció, dejándome en una situaci
ón bastante complicada… 』

433
『 Pequeñuela: Ehh~. Entonces, te llamaré Baru~ 』

Era difícil sentir hostilidad hacia una cosita tan bonita como ella,
y aunque la situación no era exactamente la apropiada, Subaru se
presentó de la mejor manera que pudo. Oyendo esto, la pequeña
niña sonrió alegremente, haciendo que el corazón de Subaru se
tranquilizara, a pesar de las circunstancias.

Independiente de la desastrosa situación en la que se encontraba,


en el momento en que Echidna desapareció de aquel lugar, pudo
sentir como si toda la presión que había habido hasta el momen-
to, hubiese desaparecido. De hecho, si lo pensaba calmadamente,
la niña que tenía enfrente, probablemente, se encontraba en la
misma situación que él, habiendo sido secuestrada quien sabe de
dónde. Pero, sea como sea, quizás ahora tendría alguna oportu-
nidad de escapar con ayuda de esa pequeña niña —aun cuando
no estaba tan seguro de cuánta fuerza podía ella aportarle. En-
tonces levantó la mirada y,

『 Subaru: Vale, lo importante ahora es pensar en un plan para


escapar de aquí mientras el gran fantasma malvado no está en
casa. Pero, considerando que no hay muchos lugares que diga-
mos, como para ponerse de pie… quizás podrías decirme prime-
ro tu nombre, pequeña señorita… 』

『 Pequeñuela: Dime, Baru~, ¿eres un hombre malo? 』

『 Subaru: Si pudieras decirme tu nombre, entonces… ¿Qué? 』

434
Mientras decía aquello con la mano estirada y una brillante son-
risa, Subaru frunció el ceño ante la interrupción de aquella niña.

La joven enfrente de él balanceó sus cortas piernas que no al-


canzaban ni siquiera el suelo, columpiándose de atrás a adelante
en su silla mientras murmuraba infantilmente 『 Por~que~… 』
a la vez que impacientemente apretaba los labios,

『 Pequeñuela: Quisiera saber~ si eres un mal hombre o no~. ¿


Lo eres? 』

『 Subaru: Debido a su propia naturaleza, todos los humanos


son criaturas que terminan sacrificando ciertas cosas para poder
sobrevivir. Si lo ponemos de ese modo, puede que todos seamos
pecadores desde el momento en que nacemos en este mundo. Pe-
ro aun así seguimos viviendo nuestras vidas sabiendo que, in-
cluso si sacrificamos algo, algo mucho más valioso surgirá de
ese sacrificio… Y aunque creo que una discusión tan filosófica
como esta puede ser un poco difícil de comprender para una pe-
queña niña como tú, ¿era esto a lo que te referías? 』

『 Pequeñuela: Um~, no entendí nada… pero no importa~, solo


tengo que revisar~ 』

Frente a un confundido Subaru, la pequeña niña lucía incluso


más confundida.

435
Diciendo aquello, la joven sujetó firmemente la mano extendida
de Subaru. Desde esa pequeña palma, que cabía completamente
en el interior de la de Subaru, pudo sentir la suavidad única de la
mano de una pequeña niña. Y sintiendo esto, se volvió a llenar
de una renovada resolución, de que no importara lo que pasara,
la sacaría a salvo de ese lugar.

『 Subaru: A pesar de que he pasado bastante tiempo con Petra,


todavía me sorprende lo bien que me llevo con los niños. Solía
pensar que eran ruidosos, pero… 』

『 Pequeñuela: —Soloeldoloryelsufrimientoredimiránlaculpa. 』

『 Subaru: ¿Hah? 』

Repentinamente, la pequeña niña murmuró algo a gran velocidad


en un susurro. Incapaz de entender lo que dijo, Subaru levantó
una de sus cejas a la vez que sentía un leve impacto. En el mo-
mento en que se percató de que su brazo era ligeramente jalado,
sintió una extraña sensación liberadora, como si hubiese sido
desprovisto de una gran carga.

Preguntándose qué había pasado, Subaru giró la cabeza para ver


a su alrededor.

Todo seguía tal cual estaba y nada había cambiado en ese mundo.
El espacio que les permitía a Subaru y a la pequeña niña sentarse
el uno frente al otro, seguía exactamente igual, sin una corriente

436
de aire ni el más mínimo sonido. No había absolutamente nada
nuevo.

Sentada frente a él, todavía estaba aquella niña balanceando las


piernas en su silla.

Lo único extraño era que, en su mano, estaba sosteniendo el bra-


zo cercenado de un hombre—

『 Subaru: —¡¿……?! 』

『 Pequeñuela: No te duele~, o sea que no eres un mal tipo~,


que alivio~ 』

Dándose cuenta del anormal giro de acontecimientos, Subaru


miró en dirección de su propio brazo derecho. —En ese lado de
su cuerpo, en el lugar en el que su brazo debería estar, pudo ver
la realidad de la sección expuesta de su hombro desde la cual su
extremidad derecha fue repentinamente arrancada.

Dolor, sangre, nada de eso había al momento de notarlo. El hue-


so y las arterias, envueltos en carne rosada completamente ex-
puesta en aquel corte transversal, le recordaban a la carne
comestible alineada en la vitrina de una carnicería. Todo esto,
por supuesto, sin tomar en cuenta la surrealista situación en la
que se encontraba justo ahora su hombro derecho.

『 Subaru: ¡¡¡¡Oo, aaaAAAAAA!!!! B-brazo… ¡¿Mi brazo


aaaAAA?! 』

437
『 Pequeñuela: No te duele~, así que deja de chillar tanto~. Si
lo sacudes mucho, será más difícil para nosotras volver a poner-
lo en su lugar~ 』

『 Subaru: ¡¿T-t-tú?! Arrancándole su brazo a alguien como si


nada, ¡¿Qué diablos estás diciendo!? ¡Devuélvemelo! ¡Devué
lveme mi brazo! 』

Sujetando el corte transversal expuesto en su brazo derecho


mientras chillaba, Subaru se abalanzó sobre la pequeña niña con
una mirada endemoniada en el rostro. Y luego de quitarle el bra-
zo de sus pequeñas manos, rápidamente intentó volver a ponerlo
en su lugar.

Ni que un brazo cercenado pudiera devolverse a su sitio con tan


solo pegarlo en donde fue cortado. Pero esto no era algo que
Subaru fuera capaz de pensar en el momento.

Sin embargo,

『 Pequeñuela: —Ningúnactopecaminosohuirádeljuiciojusto. 』

En el momento en que Subaru escuchó algo ser murmurado por


la boca de esa pequeña niña, su postura colapsó o, más bien, las
piernas, que supuestamente debían sostenerlo sobre el suelo, es-
tallaron en mil pedazos de las rodillas hacia abajo, como si estu-
vieran hechas de fino cristal.

438
Habiendo perdido su brazo derecho y ambas piernas, el cuerpo
de Subaru cayó hacia delante debido a la inercia y, recibiéndolo,
se encontraba el regazo de la pequeña niña que todavía se encon-
traba sentada en su silla.

La pequeña, gentilmente le recibió en sus brazos y, como una


madre que sostiene a su amado hijo, acarició al aterrorizado
Subaru sobre sus piernas.

『 Pequeñuela: No eres un hombre malo para nada~, pero aun as


í te ves a ti mismo como un pecador. Eres gentil~ y un buen
chico~. Pobrecito~, debes estar sufriendo mucho~. 』

『 Subaru: S-solo…… ¿Q-qué, qué…… eres……? 』

Su hombro derecho y sus piernas destrozadas no le causaban


ningún dolor ni tampoco estaban sangrando.

Incomprensible. Una existencia inaceptable. La existencia de esa


pequeña niña frente a él, que hace solo unos momentos creía que
debía proteger, ahora estaba desesperadamente lejos de aquel
pensamiento.

Escuchando la pregunta de Subaru, la pequeña niña ladeó la ca-


beza,

『 Typhon: Typhon es la bruja del orgullo, ¿sabes~? 』

『 Subaru: ¡¿Org………!? 』

439
Aquella impactante declaración una vez más puso un alto a los
pensamientos de Subaru. Ya sea su rabia o su terror, conceptos
como esos fueron completamente olvidados.

Hace solo unos instantes, Subaru había estado conversando con


la bruja de la codicia, Echidna. Entonces, ¿por qué de repente se
encontraba frente a frente con la bruja del orgullo? Brujas que
supuestamente fueron aniquiladas y murieron mucho tiempo
atrás—,

『 Mujer: —Huuu. Supongo que ahora es mi turno. Haaa, no


puedo moverme. 』

Una voz lánguida provino por encima de él, mientras que la gar-
ganta petrificada de Subaru continuaba haciendo su mejor es-
fuerzo de emitir algún ruido.

Subaru solo había pestañeado una vez y, aunque el color del


mundo no había cambiado y su brazo y sus piernas seguían per-
didos, aun así,

『 Mujer: Haaa, pero que pesado. ¿No deberías ser más liviano
al faltarte un brazo y ambas piernas? Huuu, supongo que así es
como es un hombre… hombre o mujer, ¿no sería la propia exis-
tencia algo mejor siendo una gran e inútil mancha? 』

440
Aquella sobre la cual descansaba el cuerpo cercenado de Subaru,
había cambiado de la pequeña niña llamada Typhon a una mujer
completamente diferente.

La mujer de ahora tenía un extraño cabello color magenta: una


hermosa chica con una expresión de aburrida. Su piel y sus la-
bios eran de un pálido enfermizo. Sus ojos medio abiertos daban
una impresión como de estar adormecida o, mejor dicho, sin
energías y, como si incluso respirar fuera demasiado esfuerzo,
una atmósfera deprimente la envolvía.

Y, a pesar de que llevaba puesta amplias túnicas negras, podían


observarse claramente distintos tipos de manchas y rasgones por
toda la tela, como si un montón de pájaros hubiesen caminado
por todo encima.

441
Mirando hacia abajo al silencioso Subaru, ella suspiró somno-
lientamente.

『 Mujer: Haaa, parece que tú también eres bastante desafortu-


nado. Haber tenido que tratar con Echidna, luego con Typhon y
ahora conmigo… Huuu, encontrarse con tres brujas, una tras otra,
haa, solo ese idiota de Flugel o ese tipo que iba por ahí balan-
ceando un palo, Reid, han hecho algo como esto antes. 』

『 Subaru: ¿Tú también eres… una bruja? ¿Al igual que esa pe-
queña niña de ahora y Echidna…? 』

『 Sekhmet: Haa, mi nombre es Sekhmet. Huuu, es bastante mo-


lesto, pero supongo que puedes llamarme la bruja de la pereza,
pero si no quieres, no importa. Haa, tampoco es como si te estu-
viera pidiendo que me llames de un modo u otro. De todas for-
mas, es demasiado confuso. Huuuu, me cansa tener que hablar
tanto así que, ¿te parece bien que me quede callada de ahora en
adelante? 』

『 Subaru: Oh, dame un descanso. Estoy a punto de volverme


loco aquí. Si nadie me explica pronto esta situación, ya ni si-
quiera seré capaz de saber qué es real y que no. Por favor, solo
dime qué es lo que está pasando justo ahora… 』

Subaru usó el único brazo que le quedaba para sostener su túnica,


levantando la cabeza para mirar a Sekhmet. Por otro lado, ella

442
pareció encontrar un poco molesta aquella mirada, por lo que
soltó un suspiro, antes de volver a bajar la mirada igual que antes.

『 Sekhmet: Tu brazo derecho, haaa, y tus rodillas se han ido.


Huuu, supongo que fue Typhon, ¿no es así? Eso ocurrió porque
esa chica no es capaz de comprender el dolor de los demás. Haaa,
todavía es una niña inocente y despiadada, igual que antes. Huu,
esa pobre chiquilla. Haaaaa. 』

『 Subaru: Mi… brazo y mis piernas… V-van a crecerme de


nuevo, ¿verdad? 』

『 Sekhmet: Huuu, eso es… haaa, pero así está bien, haa. Es
bastante molesto para mí también, huu, así que se lo dejaré a la
joven que viene después de mí y me iré a dormir. Haaa, tener
que respirar es tan cansador. Si tan solo pudiera meter en mis
pulmones de una sola vez todo el aire que necesitaría en la vida,
no tendría que volver a respirar nunca más, ¿no te parece?
Haaa. 』

『 Subaru: Si hicieras eso, tus pulmones explotarían y nosotros


moriríamos, ¿no? Pero comparado con eso, mi situación aqu
í… 』

Luego de escuchar la extraña propuesta de Sekhmet, quien aún


continuaba con aquella actitud somnolienta, la cabeza de Subaru

443
se quedó llena de humo, ante lo cual le respondió aquello como
intentando decirle 『 por favor, tómate esto más seriamente… 』

『 Joven: —Justo ahora, ¿acabas de decir que quieres morir en-


frente de mí? 』

Escuchó una voz llena de instinto asesino decir aquello.

A estas alturas, a pesar de que no era la primera vez que Subaru


era tomado por sorpresa hoy, aun así, no pudo hacer nada más
que quedarse completamente estupefacto y sin poder siquiera
reaccionar.

Otra vez, la persona frente a sus ojos había cambiado. La bruja


con una llena y densa cabellera había desaparecido y, reempla-
zándola, estaba,

『 Subaru: ¿………Senos? 』

『 Joven: —¡Tch! ¡¿D-dónde crees que estás mirando?! ¡¿Dó


nde?! 』

Intentando mirar a la cara de aquella persona, desde el suave re-


gazo en el que se encontraba ahora, la visión de Subaru se en-
contraba entorpecida por unos enormes y sobresalientes pechos
que le oscurecían completamente el rostro.

444
La sensación de aquellos muslos soportando el peso de su cuerpo,
a diferencia de los de Typhon y Sekhmet, ahora se sentían mu-
cho más carnosos y, honestamente, parecían estar llenos del di-
namismo que suele tener el cuerpo femenino

La sensación de aquellos muslos soportando el peso de su cuerpo,


a diferencia de los de Typhon y Sekhmet, ahora se sentían mu-
cho más carnosos y, honestamente, parecían estar llenos del di-
namismo que suele tener el cuerpo femenino.

Mientras experimentaba esto, literalmente con todo su cuerpo,


Subaru fue repentinamente levantado desde su único brazo. —
Tomándolo con tan solo una de sus manos, el cuerpo de Subaru
fue fácilmente elevado, a pesar de que su peso actual debía ser
similar al de una mujer adulta promedio, incluso después de ha-
ber perdido su brazo y ambas piernas.

445
『 Joven: ¡Cuando te dirijas a otra persona, debes mirarle a los
ojos! ¡A los ojos! ¡De verdad… estos hombres son todos igua-
les! ¡Increíble! 』

Diciendo esto mientras desbordaba de rabia, se encontraba una


hermosa chica con un bamboleante cabello dorado. Llevaba una
corta falda y ropas ligeramente holgadas sobre su cuerpo y, en
cuanto a su estatura, estando sentada como se encontraba, pare-
cía más bien un poco baja, a pesar de que, sus enormes pechos,
le hacían ver mucho más grande, causando que la atmósfera en
aquella extraña situación se volviera algo así como excitante…
aunque claro, de una manera completamente sana.

Entonces, mirando con unos ojos completamente furiosos al tipo


que tenía suspendido en el aire, se apartó el cabello que cubría su
frente, ante el asustado Subaru.

『 Joven: Habiendo perdido tu brazo derecho y también tus


piernas de las rodillas hacia abajo. Sin sangrado ni dolor… ¡
Pareciera ser que hubieses sido castigado por Typhon! Esa
niña… pensar que hizo algo tan desconsiderado de nuevo, ¡ha
ido demasiado lejos! 』

Mirando las heridas carentes de dolor de Subaru, sus ojos azules


se nublaron con intensas emociones.

Mediante sus palabras impulsivas y una actitud indignada, cada


uno de sus actos se encontraba inyectado de pasión y, durante

446
todo el tiempo que se comportaba así, había lágrimas acumulán-
dose lentamente en el interior de sus ojos.

『 Subaru: ¿E-estás llorando……? 』

『 Joven: ¡No estoy llorando! ¡Solo estoy furiosa! ¡Eso es, es-
toy furiosa! ¡Con Typhon que te causó todas esas heridas y te
dejó tirado aquí! ¡Con el mundo que permite que niñas como
ella hagan cosas tan atroces! ¡Y con toda esa gente que pelea y
que se hieren los unos a los otros, haciendo de este mundo un in-
fierno! ¡Furiosa ante todo ese sinsentido! 』

Su furiosa voz gemía con tanta fuerza que incluso su cabello


quedó hecho un estropicio mientras pronunciaba aquello. Enton-
ces, levantando su brazo, repentinamente lanzó a Subaru por los
aires.

『 Subaru: ¿Eh? 』

『 Joven: ¡Así que, definitivamente, no voy a permitirlo! ¡


Dolor! ¡Conflictos! ¡Heridas! ¡¿Cómo puedo permanecer de
brazos cruzados frente a tales cosas?! 』

En ese instante, con una velocidad capaz de romper el viento, la


joven lanzó un puñetazo directo a Subaru. Su cara fue repenti-
namente alcanzada por tal increíble velocidad y poder, que el
cuerpo de Subaru fue, literalmente, mandado a volar como si
fuera una simple hoja. Pero,

447
『 Subaru: ¡¿Pffu——?! 』

A pesar de que pensaba seguir volando por los aires por un buen
rato, de pronto se encontró en el fin del mundo. De hecho,
Echidna había atrapado a Subaru en un mundo de espacio limi-
tado, así que, después de ser lanzado por ese puñetazo lleno de
energía, solo salió volando por una corta distancia.

El impacto contra esa pared invisible atravesó todo su cuerpo y,


luego de ser machacado en medio del aire, terminó con la vista
en blanco. Pero,

『 Joven: —¡Todo estará bien! ¡Así que ni siquiera pienses en


rendirte! 』

Dando un salto en persecución, la chica lanzó una lluvia de pu-


ñetazos al cuerpo de Subaru que todavía se encontraba suspendi-
do a mitad de su caída. Los interminables y borrosos puñetazos
golpeando cada centímetro de su cuerpo… la carne de Subaru se
había convertido en un sándwich entre la pared y sus puños. El
sonido de los impactos penetrando incesantemente el cuerpo de
Subaru, su poder atravesándolo directamente hasta llegar a la pa-
red, comenzaron a hacer temblar los mismos cimientos de aquel
mundo.

Siendo amasado por esos impactos, golpeado de arriba abajo y


de izquierda a derecha, Subaru se volvió incapaz de discernir

448
quien era quien a medida que su mente quedaba completamente
en blanco.

En su campo de visión, a través de aquella danza de puños en-


trantes, a pesar de que era algo difícil de aceptar, se encontraba
el rostro de una chica cubierto en mares de lágrimas. Las gotas
resultantes brillaban a medida que se dispersaban en el aire y,
justo cuando Subaru estaba a punto de proferir un 『 ¡Yo soy el
que debería estar llorando aquí…! 』, su rostro acababa de ser
volteado en dirección contraria por un puñetazo.

Sin saber cuándo terminaría aquel incesante infierno—


repentinamente terminó de forma inesperada.

『 Joven: ¡Que mis puños revivan el mundo! ¡Que mi rabia


limpie este mundo! ¡Mi ira, y mis puños sanadores son mi res-
puesta—! 』

Al instante siguiente, el mundo se quebró.

El muro sobre el cual Subaru se encontraba pegado contra los


impactos de aquella lluvia de golpes proferidos por aquella jo-
ven— después de sentir una insoportable sensación a través de
sus ropas, Subaru sintió como el muro detrás de él estallaba en
mil pedazos hasta convertirse en polvo.

En ese momento, Subaru pudo apreciar una sensación liberadora.

449
Cuando la lluvia de golpes se detuvo, pudo sentir algo suave.
Subaru se dio cuenta de que ahora reposaba sobre el suelo, en
aquel pastizal del mundo anterior en el que había tomado el té.

Sentándose en ese lugar, miró a su alrededor perplejo y, luego de


aterrizar elegantemente detrás de él, la joven acomodó sus rubios
cabellos mientras lanzaba una mirada a Subaru.

『 Joven: ¡Brazo derecho! 』

『 Subaru: ¡¿Eh?! ¡V-vale! 』

Habiendo sido repentinamente ordenado, Subaru levantó su bra-


zo derecho y, ahí fue cuando por fin se dio cuenta.

El brazo que había sido arrancado de su hombro, ahora se encon-


traba perfectamente bien, todo el camino hasta la punta de sus
dedos.

『 Joven: ¡Piernas! 』

『 Subaru: ¡Ooooh, las cosas parecen mejorar! ¡Ahora puedo


pararme y caminar! ¡Mira, si hasta puedo hacer el paso lunar y
todo! 』

Solo para estar seguro, Subaru dio un saltito y comenzó a hacer


el paso lunar a modo de prueba. Viendo como Subaru se desliza-
ba por el pasto, la joven se cruzó de brazos asintiendo alegre-

450
mente. Y fue en ese momento cuando el balanceo de su promi-
nente busto ardió con fuerza en su memoria.

『 Subaru: T-tú me has salvado, gracias. Pero considerando la


serie de acontecimientos hasta ahora, ¿tú eres………? 』

『 Minerva: ¡Yo soy la bruja de la ira, Minerva! ¡No es que


quisiera llamarme a mí misma de ese modo o algo así! 』

『 Subaru: ¡Acabas de llamarte a ti misma de ese modo! 』

『 Minerva: ¡No es así, no fue en serio! ¡No permitiré que na-


die sea lastimado en mi presencia, ni tampoco toleraré ver gente
herida! ¡No es como si quisiera hacer alguna hazaña que fuera
digna de pasar a la posteridad o algo así! 』

『 Subaru: ¡Acabas de tratar tus acciones como si fueran un lo-


gro de lo más increíble! ¿Es que acaso no escuchas lo que otras
personas te están diciendo? ¡Es bastante difícil comunicarse con
alguien así! 』

Subaru profirió aquellas palabras agitando su brazo recién cura-


do para demonstrar su consternación. Viendo esto, Minerva rá-
pidamente le dio la espalda.

『 Minerva: ¡Como sea, ahora que tus heridas están curadas, no


hay nada más que pueda hacer yo aquí! ¡Desde ahora no dejes

451
que ni siquiera un bicho te muerda! ¡Es una promesa con una
bruja! 』

『 Subaru: ¡¿Incluso si viviera en una habitación constantemen-


te esterilizada, eso es algo imposible de lograr! ¡Y no hagas
promesas en nombre de otros! Una promesa con una bruja o algo
así… ¿Romper algo como eso no traería consigo un terrible
castigo? 』

『 Minerva: No es nada como eso. Pero si algún día fuera nece-


sario… curaría a todo el mundo. 』

『 Subaru: ¡No digas eso como diciendo que irías por ahí ma-
tando a todo el mundo! ¡De verdad que da miedo! 』

Pero el hecho era que, el cuerpo de Subaru había sido completa-


mente curado. Sus crudos métodos de sanación— sea como sea,
fiel a la descripción, él de verdad había sido sanado al final de
toda esa lluvia de golpes. Moler a alguien a palos con la finali-
dad de sanarlo… pensar que un fenómeno tan inconcebible co-
mo ese pudiera existir… es casi como en aquellas viejas series
de televisión.

『 Minerva: ——Bueno… 』

Entonces, la joven que caminaba elegantemente mientras se ale-


jaba, se dio la vuelta. Su blanco cabello se balanceó con el mo-
vimiento, mientras su negro vestido se extendía

452
encantadoramente por todo su cuerpo, todo lo cual desbordó la
vista de Subaru. Ella se encontraba ladeando la cabeza, obser-
vándole con una alegre mirada.

『 Echidna: Para demostrar que soy relativamente inofensiva, te


dejé conocer algunas de las otras brujas. Así que, ¿qué opinas?
Si eres capaz de relajar un poco tu actitud conmigo, haberlas
despertado unos momentos de su sueño habrá valido totalmente
la pena. 』

Recordándole la dolorosa experiencia por la que había tenido


que pasar hasta ahora, se encontraba la bruja Echidna.

Luego de verla enfrente de él, Subaru dejó salir un profundo e


interminable suspiro antes de levantar la mirada.

『 Subaru: Tú, realmente eres una verdadera bruja… ningún


humano habría sido capaz de tener una idea como esa. 』

Y así, pronunció aquellas palabras utilizando las pocas fuerzas


que le quedaban.

453
ARCO 4 CAPÍTULO 12

『 Echidna: Al final, el espacio que tanto me esforcé en preparar,


ha sido destruido. Pero que imprudencia… Tenía que ser Mi-
nerva. Esa chica puede ser un poco… demasiado fácil de exal-
tar. 』

『 Subaru: ¿Sólo un poco…? Porque a mí me pareció que no le


costó nada llegar a los golpes. Esa emocional, violenta, pechu-
gona, sanadora, tipo loli y tsundere… ¡Esas son demasiadas
formas de personalidad como para que una sola persona las ten-
ga todas juntas, ¿sabes?! 』

454
Girando su perfectamente sano brazo, Subaru comenzó a vocife-
rarle todas estas cosas a Echidna, quien se encontraba justo en-
frente de él.

La presión que emanaba, de esa chica de cabello plateado, no


había cambiado en lo más mínimo, pero de alguna forma, su idea
sí que había tenido algo de efecto en él.

『 Subaru: Bueno, creo que, por lo menos por ahora, me encuen-


tro de ánimo para una conversación cara a cara. Comparada con
las otras brujas, definitivamente pareces ser algo más racional…
sin contar a la bruja de la pereza-san, que, aunque lo que dice no
tenga mucho sentido, creo que deberíamos ser capaces de en-
tendernos el uno al otro. 』

『 Echidna: Bueno, esa Sekhmet, como debería decirlo… de to-


das las brujas, ella es la más antigua y la más racional, pero si la
haces enojar, no dejará nada a su camino. 』

『 Subaru: “No dejará nada a su camino”… ¿quieres decir


que da miedo cuando está enojada? 』

『 Echidna: Solo digamos que, incluso si todas uniéramos fuer-


zas, no seríamos rival para ella. Incluso si todas las cinco brujas
restantes peleáramos juntas, dudo mucho que seamos capaces de
ganar contra Sekhmet. 』

455
Sentada en su silla, Echidna reiteró dos veces aquello, mientras
que, Subaru, le observaba con algo de incredulidad.

La imagen de una chica perezosa, de cabellos largos y púrpura


rojizo, apareció en su mente. Con una actitud carente de fuerza
de vida, dejándose llevar por la inercia, alguien como ella era la
más poderosa de todas las brujas.

『 Subaru: Por cierto, desde hace rato que quiero preguntar…


tengo la sensación de que has estado dejando de lado a la bruja
de la envidia. 』

『 Echidna: —Déjame darte un pequeño consejo para cuando te


dirijas a mí. 』

Recordando a la bruja sobre la cual Echidna ni siquiera había


nombrado una vez en todo este tiempo, Subaru preguntó aquello,
ante lo cual, Echidna solo sonrió levantando uno de sus dedos.
Subaru se quedó mirando aquel dedo, mientras que ella ladeó la
cabeza,

『 Echidna: Yo pienso en las otras brujas como mis amigas y


también creo que son merecedoras de mi respeto. Soy consciente
de que tengo una personalidad con múltiples falencias, pero teni
éndolas a mi lado por tanto tiempo, se han convertido en un so-
porte emocional para mí, en mi salvación. Esa es la razón por la
que he estado reuniendo sus almas, sin dejar a ninguna de ellas
atrás. 』

456
『 Subaru: ……Tengo la sensación de haber escuchado algo que
no puede ser simplemente pasado por alto, pero por favor, contin
úa. 』

『 Echidna: La persona que destruyó a estas brujas, fue la bruja


de la envidia. —¿Serías capaz de sonreírle a la entidad que ase-
sinó brutalmente a tus amigos más cercanos? 』

Su sonrisa no había cambiado, pero la sensación que daba sí que


había dado un giro. Una oleada de terror subió por la espina de
Subaru y, para cuando pudo darse cuenta, ya se encontraba asin-
tiendo con la cabeza ante las palabras de ella. Viendo esto,
Echidna dijo 『 Eso fue lo que pensé, ¿no? 』mientras bajaba la
barbilla.

『 Echidna: Cielos, me parece que el ambiente se acaba de echar


a perder un poco. ¿Qué te parece un poco de té para pasar el mal
trago? 』

『 Subaru: ……No creo tener el coraje suficiente como para


volver a beber de ese té de Dona de nuevo. A no ser que pongas
algo de té de verdad ahí, no tengo ninguna intención de beber o
comer nada de este lugar. 』

『 Echidna: Ser invitado a una fiesta de té con una bruja… en


mis días hubiese sido algo bastante de envidiar… oh, cielos, su-
pongo que, la gente, de verdad cambia con el pasar de los años. 』

457
A pesar de que ya tenía preparada la porción de Subaru, con una
mirada de lamento, Echidna solo llenó su propia taza, levantán-
dola hacia sus labios. Pero si lo que había dicho anteriormente
era cierto, ese té era en realidad sus propios fluidos corporales.
Así que, básicamente, estaría bebiendo fluidos corporales que
ella misma había producido…

『 Subaru: He escuchado un poco sobre los conejos… ellos se


comen su propio excremento, continuando como una máquina
de movimiento perpetuo o algo así. 』

『 Echidna: En un poco humillante ser metida en el mismo saco


que ellos… ¿no lo crees así? A no ser que se trate de una forma
indirecta de preguntarme por el Gran Conejo. 』

『 Subaru: ¿Gran Conejo? 』

Subaru ladeó la cabeza. Eran unas palabras que ya había escu-


chado en algún lugar, antes.

Rebuscando en su memoria, recordó donde lo había oído. Cier-


tamente había sido mientras galopaba sobre Patrasche en la Ca-
rretera Lifaus.

『 Subaru: Se supone que son mabestias que van hombro con


hombro con la ballena blanca… ¿verdad? ¿El gran conejo y… la
serpiente negra? 』

458
『 Echidna: Ellos son el mal legado de Daphne. Incluso para ella
eran algo difícil de manejar. Dejando de lado a la serpiente ne-
gra por ahora, deberías haber escuchado de los estropicios cau-
sados por la ballena blanca y el gran conejo, ¿no es así? 』

『 Subaru: Ahora que lo mencionas, ya que estamos hablando de


la ballena blanca, que sepas que gracias a mis esfuerzos, ella ha
sido hecha trocitos. Gracias a mis esfuerzos, he dicho. 』

Apuntándose a sí mismo con el pulgar, sus fosas nasales se infla-


ron con una mirada presumida en su rostro. Y, escuchando esto,
por primera vez en todo este tiempo, los ojos negros de Echidna
se abrieron enormemente en sorpresa.

『 Echidna: Eeeh, ¿es eso cierto? Eso es, impresionante. Solo


con verte, no parece que tuvieras habilidad para la espada ni
tampoco el don de la magia… Pero por lo visto, fuiste capaz de
dirigir a los demás bastante bien. 』

『 Subaru: ¡Es bastante deprimente que hayas podido deducir


tan rápido que no la derroté yo solo…! ¿Cómo supiste que no
me lancé solito contra ella y que simplemente la mate? 』

『 Echidna: Ya sea la ballena blanca o el gran conejo, es difícil


imaginar que hayan humanos capaces de derrotarlos por sí solos.
En mi época, el único capaz de hacer algo como eso era Reid. 』

459
Una vez más, Subaru levantó una ceja ante aquel nombre que
desconocía. Notando esto, Echidna dejó salir un 『 Hmmm…』
mientras llevaba un dedo sobre sus labios entrecerrados.

『 Echidna: ¿No es algo que haya sido pasado hasta esta época?
Pensé que cosas como esas eran bastante impresionantes. Para
ponerlo en pocas palabras, él era la única persona en el mundo
capaz de eliminar a doce dragones completamente adultos por su
cuenta. 』

『 Subaru: No es eso… es solo que, mi entendimiento del cono-


cimiento popular o, mejor dicho, comparado con las cosas que
cualquier persona normalmente sabe, es bastante superficial. En
todo caso, ese tipo suena bastante increíble. 』

『 Echidna: —Reid Astrea. El santo de la espada fue el título


que se le había dado, pero, ¿ya no sigue más por aquí? 』

Escuchando las palabras de Echidna, la mente de Subaru fue ca-


paz de unir las piezas del rompecabezas una a una.

Astrea— Ese era el apellido de la familia de Reinhard y Wilhelm.


El apellido de los actuales santo de la espada y demonio de la
espada. El apellido de aquel indomable clan querido por el Dios
de la Espada.

Entonces, su primera generación debió haber sido Reid Astrea.

460
『 Subaru: Vale, creo que lo pillo. Todavía andan por aquí,
esos santos de la espada. No sé qué generación serán los de aho-
ra, pero el actual santo de la espada es mi compadre. Es un
monstruo que probablemente ni siquiera perdería frente a ese
ancestro-sama que tú conociste. 』

『 Echidna: Esa es una forma bastante inusual de describir a una


amigo… O eso podría pensar, pero conociendo lo poco conven-
cional que Reid era, no puedo culparte. Como sea, ahora vamos
a hablar sobre el gran conejo, ¿te parece? 』

『 Subaru: Uuh, nah. Tampoco es como si estuviera tan intere-


sado en saber sobre el gran conejo y la serpiente negra, pero… 』

Por mucho que Echidna quisiera seguir hablando para demostrar


lo mucho que sabe, Subaru pensó en que, lo mejor sería poner un
alto a toda esa palabrería. Había una montaña de cosas que que-
ría saber, pero si tuviera que digerirlo todo al mismo tiempo, su
cerebro no sería capaz de seguirle el paso. En cambio, sería me-
jor si él mismo elegía lo que quería saber y preguntara a fondo
sobre ello.

En ese caso, lo primero sobre lo cual quería preguntar era,

『 Subaru: Así que, uuh, ¿tú eres Echidna, la fallecida bruja de


la codicia? Voy bien hasta aquí, ¿no es verdad? 』

461
『 Echidna: He dejado bien claro eso desde el principio, ¿no lo
crees así? No hay ningún error en ello. Este lugar se encuentra
al interior de mis sueños y si deseas irte, solo debes pedirlo. 』

『 Subaru: Y yo aprecio mucho tu consideración, pero primero,


tengo una pregunta… 』

Tomándose la barbilla con una de sus manos, dirigió la mirada


hacia la chica de blancos cabellos. Y siendo bañada con la inso-
lente mirada de Subaru, ella levantó su mano a la altura de su ca-
si traslucida mejilla y dijo 『 ¿Qué será entonces? 』al mismo
tiempo que entrecerraba uno de sus ojos.

『 Subaru: Creo que esto es algo que debería haber confirmado


contigo desde el principio, pero… ¿dónde se supone que estás
muerta exactamente? Después de todo vas por ahí jugueteando
alegremente, disfrutando de tus días y con una apariencia bas-
tante animada. 』

『 Echidna: ……Aah, ya veo. Es verdad que no me he explicado


del todo. Olvidamos completamente hablar del tema, ¿no es así?
Tú y yo claro está. 』

Chocando ambas palmas de sus manos, Echidna asintió con la


cabeza como indicando que había entendido. Y mientras ella le
indicaba que estaba de acuerdo con su gesto, Subaru se rascaba
la cabeza preguntándose a sí mismo en qué estaría pensando.
Con la sorpresa de haberse encontrado con una bruja y la consi-

462
guiente reunión de clase de las demás brujas, Subaru había que-
dado demasiado conmocionado como para preguntar algo tan
obvio como esto hasta ahora.

『 Subaru: Supongo que cualquiera que entrara a una tumba po-


dría creer haber visto un fantasma en algún momento, pero lue-
go de todo lo que he tenido que soportar, dudo mucho que todo
esto sea solo mi imaginación. 』

『 Echidna: Un fantasma… realmente no puedo negar eso. Des-


pués de todo, no soy más que un ente espiritual que ha perdido
su cuerpo físico. Pero ahora, en cuanto a la razón por la cual me
encuentro aquí… bueno, supongo que la mejor manera de lla-
marlo sería como una contramedida. 』

『 Subaru: ¿Contramedida……? ¿Qué clase de…? No, quizás


sería más correcto preguntar, ¿contra qué? 』

『 Echidna: Eres bastante perspicaz, ¿no es así? 』

Asintiendo alegremente frente a la reacción de Subaru, Echidna


aplaudió suavemente con sus manos. Entonces, girándose como
si viera el aire, apuntó con su dedo en dirección al artificial cielo
azul que los cubría.

『 Echidna: Aquel que me ató a este lugar fue Volcánica. El


dragón divino Volcánica. ¿Supongo que por lo menos habrás oí
do hablar de él? 』

463
『 Subaru: ……Ese sería el dragón que firmó el pacto con los
gobernantes del Reino de Lugnica o algo así, ¿verdad? Escuché
ese nombre en el gran salón durante la selección real. 』

『 Así es, ese sería el mismo Volcánica. Debido al poder del


dragón, me encuentro sellada aquí en esta tumba. Y la razón por
la cual Volcánica hizo esto fue, tal cual como podrás adivinar,
para servir como una contramedida contra la bruja de la envidia. 』

※ ※ ※ ※ ※

La mirada de Echidna era calmada y astuta, pero cuando las pa-


labras —bruja de la envidia— salieron de su boca, por unos ins-
tantes, una peligrosa emoción se dejó entrever en sus pupilas.

Puede que esa fuera la enormidad del abismo entre ella y la bruja
de la envidia.

『 Echidna: Incluso ahora, la bruja de la envidia se encuentra


prisionera en la piedra sellada, pero ese sello no es irrompible.
Tampoco el tiempo de vida de Volcánica es eterno, por lo que
no hay ninguna garantía de que el sello no vaya a romperse da-
das las condiciones adecuadas. Incluso ahora hay varios que
creen que no hay manera de saber si cada gran cambio en los
cielos o en la tierra podrían o no estar erosionando la piedra se-
llada. —Esa es la razón por la cual, Volcánica, dejó mi existen-
cia detrás. 』

464
『 Subaru: ¿Como una fuerza de combate para oponerse a la
bruja de la envidia en caso de que lograra ser revivida……? 』

『 Echidna: Sin embargo, yo no era la bruja que Volcánica ori-


ginalmente había planeado dejar atrás. Si alguien tendría que
haberse quedado, esa debería haber sido Sekhmet. El problema
fue que, el mismo Volcánica tuvo una disputa con Sekhmet y,
parece ser que, después de haber sido dejado para el arrastre por
ella, le comenzó a tener demasiada desconfianza como para de-
jarla a cargo. 』

Como si estuviera contando un chisme de lo más normal, Echid-


na despreocupadamente habló sobre los destinos entrelazados
entre el dragón y la bruja, pero a Subaru, que se mantenía en si-
lencio escuchando, no le causó risa.

Ni siquiera estaba seguro que el rencor entre un dragón y una


bruja pudiera tener la misma connotación que la de cualquier
otra relación interpersonal. Y, además, tampoco estaba comple-
tamente seguro de qué tanto debería creer sobre aquella historia
de la bruja de la pereza dejando para el arrastre al dragón.

Sin saber qué decir, Subaru se mantuvo callado y, enfrente de él,


Echidna continuó con un 『 De todas formas… 』

『 Echidna: Yo, una bruja y el dragón divino Volcánica, junto al


Santo de la Espada y… ¿la Sabia? Por ahora, incluso si la bruja

465
de la envidia fuera revivida, deberíamos ser capaces de hacerle
frente. O, por lo menos, esa es la leve esperanza de Volcánica.
Así que ahí lo tienes, la historia de por qué me encuentro ac-
tualmente en esta desgracia, después de haber muerto. 』

『 Subaru: Así que, básicamente, ¿el que ató tu espíritu a este


lugar fue el dragón? 』

『 Echidna: Más precisamente, fueron las órdenes de Volcánica,


que la magia de los Mathers me mantuviera atada a este lugar. Si
has sido capaz de llegar hasta aquí, por lo menos deberías haber
escuchado hablar sobre los Mathers. O, a lo mejor, puede que el
apellido de aquella familia haya desaparecido hace tiempo ya… 』

『 Subaru: No, los Mathers todavía están por aquí. Roswaal L.


Mathers es el señor de esta región en la que se encuentra la tum-
ba. Y también es mi empleador, o debería llamarlo guardián,
aunque quizás lo mejor sería llamarlo pervertido o algo así… 』

Asombrado por la profundidad de la posible implicación de ese


hombre con la bruja, Subaru se preguntaba cómo debería des-
cribirle a Roswaal a ella. Pero, dejando de lado la incertidumbre
de Subaru, las cejas finamente delineadas de Echidna temblaron.
『 ¿Roswaal? 』—ella murmuró.

『 Echidna: Lo siento, pero ¿has dicho Roswaal? 』

466
『 Subaru: ¿Oh? Ah, sí. Roswaal. ¿Qué, es que acaso le cono-
ces? 』

『 Echidna: Sería raro que le conociera. Después de todo soy


una existencia de hace más de 400 años. Si aquella fuera la
misma persona que existió en esa misma época, entonces esta
conversación habría tomado un giro ciertamente extraño. 』

Subaru estuvo de acuerdo con sus observaciones y, justo cuando


la imagen de aquel payaso apareció en su mente haciendo mue-
cas con su boca, Echidna prosiguió con un 『 Ahora… 』
mientras se llevaba uno de sus dedos a los labios.

『 Echidna: El Roswaal del que estás hablando, ¿tendrá por ca-


sualidad el cabello largo y gris oscuro? Y sus ojos, si mal no me
acuerdo, ¿son amarillos? 』

『 Subaru: —Nah, en ese caso, son dos tipos completamente dis-


tintos. El Roswaal que yo conozco tiene el cabello azul, simila-
res al color de mis jeans. Adem á s, el color de sus ojos es
diferente. Mi Roswaal tiene un ojo azul y el otro amarillo. 』

Aliviado de que las características fueran distintas, Subaru suspi-


ró y, repentinamente, se le ocurrió algo.

Roswaal le había dicho que la administración de esta tierra, del


Santuario, había sido pasada de generación en generación. Así

467
que, el pacto con Volcánica para sellar a Echidna, también debe
haber sido pasado del mismo modo.

Si este deber había sido heredado a lo largo de las generaciones


del clan, entonces en ese caso,

『 Subaru: Quizás el nombre de Roswaal es heredado también.


Ocasionalmente aparecen chicas con nombres bastante masculi-
nos debido a casos como este o, por lo menos, eso ocurre un
montón en los mangas. 』

『 Echidna: ¿Heredar el nombre de Roswaal? Parece algo saca-


do de una pesadilla. 』

Como si estuviera de acuerdo con la teoría de Subaru, Echidna


asintió, mientras se encogía de hombros, dando una sensación
de fatiga. Viendo este inusual cambio en su actitud, Subaru frun-
ció el ceño. Fue en ese momento que ella dijo 『 No… 』,

『 Echidna: El Roswaal que yo conocí, era una persona con una


personalidad excesivamente obsesiva. Era la clase de hombre
que dedicaría su vida entera en lograr un simple objetivo, me
temo. Y si, después de mi muerte, siguió comportándose del
mismo modo, entonces… 』

『 Subaru: …no contento con su propia vida, dedicaría la vida


de sus propios descendientes también, ¿no? 』

468
『 Echidna: Exactamente como has dicho. Oh cielos, solo pensar
en eso me da escalofríos. 』

Incluso diciendo aquello, los labios de Echidna dejaron entrever


una sonrisa. De hecho, era exactamente como la mirada de un
padre que piensa en su hijo pervertido, pero seguramente, Suba-
ru pensó que debía estar equivocado. Como sea,

『 Subaru: Bueno, ahora entiendo la razón por la cual te encuen-


tras al interior de esta tumba y quien está detrás de ello. En
cuanto a los detalles específicos, se lo preguntaré a la versión
moderna de Roswaal una vez que haya despertado de este sue-
ño. 』

『 Echidna: Eres libre de hacer lo que quieras… Entonces, ¿hay


alguna otra cosa que quieras preguntar? 』

『 Subaru: Por supuesto que hay más. Lo siguiente que quiero


discutir es sobre las pruebas. Me dijeron que habría unas prue-
bas que tomarían lugar al interior de esta tumba. Quisiera saber
sobre sus contenidos. Y si pudieras decirme, me gustaría saber
también las respuestas correctas, por favor. 』

『 Echidna: Preguntándole las preguntas y las respuestas direc-


tamente al examinador. Pero que malvado que eres. 』

469
『 Subaru: Un poco de astucia nunca ha lastimado a nadie. No
hay ninguna razón para no usar atajos cada vez que puedas. Soy
de la clase de persona que le gusta jugar a los juegos con una gu
ía al lado, sabes. 』

Porque ser asesinado y tener que volver a hacer todo de nuevo


por segunda vez sería como un grano en el trasero. Pero dejando
de lado la filosofía de un jugador aleatorio de Subaru, Echidna
cerró los ojos hundiéndose profundamente en sus pensamientos.
Entonces, cinco segundos después, los abrió nuevamente,

『 Echidna: Las pruebas, ¿no? 』

※ ※ ※ ※ ※

『 Subaru: Ah, sí. ¿Qué clase de pruebas son, en todo caso? Si


no logramos aprobarlas, una chica muy importante para mí estar
á en problemas. No será capaz de dejar el Santuario incluso si
siente nostalgia por su hogar. Y, obviamente, abandonarla a su
suerte y regresar por mi cuenta, no es una opción. 』

La barrera que rodea al Santuario… si algo como eso impedía


que ella pudiera salir, entonces Subaru no tenía ninguna inten-
ción de salir tampoco.

Cuando ella supere las pruebas, saldrán de la barrera los dos jun-
tos. Y él hará lo que sea necesario para que eso ocurra, como por
ejemplo,

470
『 Subaru: ¡No me importa si tengo que hacer trampas! 』

『 Echidna: Lamento mucho decir esto después de que te hayas


emocionado tanto, pero no sé nada acerca de las pruebas. No es-
toy involucrada con ellas, por lo tanto, desconozco su conteni-
do. 』

『 Subaru: ¡Hijo de…! 』

Habiendo sido cortada en seco toda su energía del momento,


Subaru dej ó salir un quejido. Escuch á ndole, Echidna dijo
『 Bueno, no hay nada que pueda yo hacer, ¿no crees? 』
mientras movía la cabeza de lado a lado.

『 Echidna: Se supone que sabes qué lugar es este, ¿no es así?


Después de todo, es mi tumba. En otras palabras, esta tumba es
un lugar que fue construido después de mi muerte. Y esas prue-
bas de las que hablas, ¿se supone que ocurren al interior de la
tumba? Pues entonces, las pruebas dentro de la tumba deben ha-
ber sido creadas también después de yo haber muerto. Así que,
no hay ninguna manera de que mi yo muerto pudiera tener algo
que ver con todo eso, ¿no piensas lo mismo? 』

『 Subaru: ¡No hay ninguna manera de que pueda comprender


una lógica tan superficial como esa! 』

471
『 Echidna: En cualquier caso, yo no soy la examinadora, por lo
que no puedo darte las respuestas de las pruebas. De hecho, la m
ás interesada en saber sobre estas pruebas sería yo. Sus conteni-
dos, el tipo de preguntas, cómo eligen a los participantes y, ob-
viamente, las respuestas de las preguntas… mi curiosidad es
infinita. 』

En sus radiantes ojos, las pupilas de la bruja de la codicia brilla-


ban con sed de conocimiento.

Suspirando ante aquella visión de un deseo honesto y sincero,


Subaru concluyó que no haría ningún progreso hablando con ella
sobre el tema de las pruebas.

De todas formas,

『 Subaru: Rayos, en ese caso siento que no hay mucho más que
quiera preguntarte. 』

『 Echidna: ………¿Eh? Estás bromeando, ¿verdad? Eso es im-


posible. Después de todo soy la bruja de la codicia, ¿no es así?
Desde todas las esquinas del mundo, las personas han venido a
verme en busca de mi conocimiento. El estar enfrente de mí,
con permiso para preguntar cualquier cosa que quieras, ¿y dices
que no hay nada que quieras saber……? 』

『 Subaru: Bueno, como ya dijiste, al estar muerta, no hay mu-


cho que sepas sobre lo que ha ocurrido después de morirte, ¿

472
verdad? Y lo que me interesa saber, son cosas relacionadas con
el presente, así que no tiene sentido preguntarle a alguien que no
tiene ni idea… 』

『 Echidna: Nonono, vamos a calmarnos un momento. Es ver-


dad que desconozco los hechos del mundo actual, pero en su lu-
gar, no hay prácticamente nada que no sepa sobre el pasado. Hay
mucha información que puede haberse marchitado en 400 años y
que, por lo tanto, ha dejado de existir en la memoria de las per-
sonas o incluso en los anales de la historia. ¿No crees que esta es
una oportunidad perfecta para aprender sobre ellas? Al igual que
la conversación con las otras brujas de antes… hay un montón
de cosas que hoy en día ni siquiera se encuentran registradas en
ninguna parte del mundo. 』

『 Subaru: Pero, tampoco es que me interesen demasiado las


brujas. E incluso si aprendo sobre ellas, ya se encuentran muer-
tas. Además, ahora tengo demasiadas cosas en mi mente por lo
que, tener una conversación como esa sería algooooo… 』

『 Echidna: Eeeeeeeehhh…… 』

Al ver que Subaru realmente pretendía irse a casa insatisfecho, el


rostro de Echidna se alteró frunciendo el ceño. Era casi como si
sus posiciones se hubiesen invertido por completo.

Pero, aun así, en lo concerniente a Subaru, esa era la verdad. Ya


fueran las cosas malas que hubieran hecho o las nobles acciones

473
que hayan realizado, realmente no estaba demasiado interesado
en escuchar la historia de las brujas, donde sea que hayan esta-
do… Más allá de eso, no se le podía ocurrir ninguna información
de utilidad que pudiera obtener de Echidna en estos momentos…

『 Subaru: Espera, ahora que lo mencionas, hay una cosa… 』

『 Echidna: ¡Sí, sí! Muy bien, así me gusta. Lo sabía, todavía


quedaba algo. Pregunta lo que quieras. Mientras sea algo que
pueda responder, responderé. ¡Vamos! 』

Hasta el punto de estar enteramente agitada, Echidna parecía es-


tar intentando arrancarle, a mordiscos, la pregunta.

Incluso si eran llamadas brujas, era imposible borrar por comple-


to sus instintos más humanos. Pensando en esto, Subaru recordó
algo sobre el Santuario.

『 Subaru: Los residentes del Santuario en el que se encuentra la


tumba, se refieren a este lugar como las tierras de investigación o
de experimentación. Lo veas como lo veas, las tierras de experi-
mentación de la bruja de la codicia, suena a algo bastante impor-
tante… Y luego está esa barrera que no permite a los de sangre
mixta escapar de aquí… ¿Qué clase de experimentos llevabas a
cabo en este lugar? Esperaba que pudieras de…… 』

『 Echidna: No puedo decirlo. 』

474
『 Subaru: ……cirme de que se trataba todo eso. 』

Sin embargo, de un solo golpe, la expresión de Echidna se des-


vaneció del mismo modo que descartó la pregunta. Ante esa acti-
tud que se mostraba difícil de alcanzar, Subaru no pudo más que
quedarse callado. Y, viendo la reacción de Subaru, Echidna pa-
reció darse cuenta de lo afiladas de sus palabras, haciendo una
expresión incómoda con su rostro.

『 Echidna: Me disculpo por haber sido tan grosera, pero hay


cosas que ni siquiera yo puedo decir. No puedo responder a esa
pregunta. O más bien, no es que no pueda responder, sino que,
en realidad, no tengo deseos de hacerlo. 』

『 Subaru: ……Pues que sepas que eso de tierras de experimen-


tación no da las mejores de las vibras y tampoco pareces esfor-
zarte mucho en negarlo. 』

『 Echidna: Quisiera que te detuvieras ahí. No me gustaría que


vieras mi lado malo. 』

Descendiendo la mirada, Echidna rechazó cualquier intento de


seguir con el tema.

La bruja, con una existencia sobrecogedora, se encogió de hom-


bros mientras decía aquello a Subaru. Cualquiera que hubiera es-
cuchado esto, no habría tenido más opción que rendirse ante la

475
idea de seguir preguntando lo que sea. Pero, en cambio, lo que
pasaba por la mente de Subaru en ese momento era,

『 Subaru: Ahora que lo pienso, tu nombre… ya lo había escu-


chado antes de venir aquí. 』

『 Echidna: ……… 』

Echidna permaneció en silencio. Enfrente de ella, Subaru se sos-


tenía la frente intentando escarbar en sus memorias. El nombre
de Echidna, la bruja de la codicia. Antes de venir al Santuario ya
había pasado por los oídos de Subaru…

『 Subaru: ……de Puck. 』

En las repeticiones que habían comenzado en la Capital, Subaru


había sido asesinado por el Gran Espíritu en tres ocasiones. Su
más aborrecido y amargo recuerdo fue aquella vez en que el gi-
gantesco Puck le asesinó al mismo tiempo que le recriminaba.
En aquella ocasión, durante la conversación entre Betelgeuse y
Puck, su nombre había aparecido. Pero, estando al borde de la
muerte como se encontraba, la conciencia de Subaru no fue ca-
paz de comprender su significado y no lo había recordado sino
hasta ahora.

Viendo a Subaru murmurar mientras rebuscaba en sus memorias,


Echidna levantó la mirada…

476
『 Echidna: ¿ Puck … … ? ¿ No te referir á s a ese gato esp í
ritu……? 』

『 Subaru: ——¡¿?! Sí, así es. El gato espíritu. ¿Conoces a


Puck? 』

『 Echidna: Lo importante no es si lo conozco… ¿Se encuentra


por aquí? Si ese es el caso, ¿qué tanto es lo que recuerda? 』

Echidna parecía conmocionada al oír aquel inesperado nombre y,


Subaru, se encontraba en el mismo estado al ver aquella reacción
venir de ella. Echidna, que había estado hablando sin parar hasta
ahora, repentinamente guardó silencio. Viendo su actitud omino-
sa, Subaru fue incapaz de decir algo. Y Echidna, como si se
hundiera en sus pensamientos una vez más, cerró los ojos en pro-
funda contemplación.

Preguntándose cómo iba a continuar con la conversación, Subaru


levantó la mirada.

『 Subaru: ——¡¿Gaah!? 』

Repentinamente, en el fondo de su estómago, un calor abrasador


que imponía su propia existencia, comenzó a desvanecer su con-
ciencia.

※ ※ ※ ※ ※

477
『 Subaru: …uh, ¿ah? 』

El enorme calor que sentía parecía quemarle las entrañas. Gi-


miendo, Subaru sostuvo su estómago mientras que, sus piernas,
temblaban de la debilidad. El abrupto dolor que había surgido, se
encontraba más allá de todo lo ordinario. Un dolor de estómago
común, no era nada comparado con esta misteriosa angustia que
le hacía botar espuma por la boca. Incapaz de levantarse, cayó
sobre sus rodillas y, justo después, se desplomó de costado sobre
el suelo.

Viendo a Subaru de este modo,

『 Echidna: Ah, hasta que por fin hizo efecto. 』

Y, admirando aquella vista con sus fríos ojos liberados de toda


emoción, Echidna le observó tirado en el suelo.

Lentamente se acercó a Subaru, el cual estaba retorciéndose del


dolor, y se puso en cuclillas para poder acercarse a su rostro. Le
despejó el cabello que cubría su frente y,

『 Echidna: Cuando seas invitado a una fiesta de té de una bruja,


no deberías poner, tan descuidadamente, todo lo que te den, en
tu boca. —Has aprendido una importante lección justo ahora, ¿
no te parece? 』

『 Subaru: ¿Tú m……… me envenenaste…? 』

478
『 Echidna: Pero por supuesto que no. Ya te lo dije, ¿no es así?
Lo que bebiste fueron mis fluidos corporales. Una porción de
una existencia fundamentalmente diferente… una porción de una
bruja. Nada más y nada menos. 』

Fluidos corporales. Subaru se dio cuenta de que le había restado


importancia al significado de aquellas palabras en el momento
en que fueron pronunciadas con anterioridad. Y la consecuencia
de ello, era su agonía actual.

Abriendo sus ojos, se quedó mirando a Echidna. Aquella amiga-


ble actitud de antes había desaparecido por completo. ¿Qué era
lo que quería lograr haciendo algo como esto—? 』

『 Echidna: No quiero que me malentiendas. Nada de esto ha si-


do hecho con malicia o con mala intención hacia ti. De hecho,
considero tu existencia de manera bastante positiva. Dejarte be-
ber una parte de mí es prueba de ello. 』

『 Subaru: Ha…bla de ma…nera que pue…da enten…der…… 』

『 Echidna: En palabras simples, te di una mano para que los


genes de bruja, latentes en tu interior, pudieran ser asimilados m
ás fácilmente… o algo por el estilo. 』

『 Subaru: ¿Genes…… de bruja…? 』

479
Frente al incesante dolor que continuaba creciendo en intensidad,
Subaru utilizó hasta la última gota de esfuerzo para poder repetir
esas palabras.

—Genes de bruja.

Aquellas palabras también, las había escuchado varias veces con


anterioridad. Primero fue Betelgeuse y luego fue Beatrice.

『 Echidna: Asesinaste a un agente de la bruja de la envidia, ¿no


es así? Cuando ese agente murió, el gen de la bruja que él poseí
a se implantó por sí mismo en tu interior… Sin embargo, parece
haber algo más en tu interior también. 』

『 Subaru: Esa cosa… cuando sea asimilada, ¿qué pasará? 』

『 Echidna: Ciertamente… me pregunto qué ocurrirá. Honesta-


mente no tengo ni idea. Pero, comparado con llevar consigo una
bomba que podría explotar quién sabe cuándo, lo mejor es de-
tonarla lo antes posible para prevenir cualquier mal peor, o eso
creo. Si podemos llevar esto a cabo al interior de un sueño, pue-
de que te sea más fácil lidiar con la parte sin detonar una vez que
estés afuera. 』

Escuchándole hablar con un tono tan indiferente, Subaru sintió


como su conciencia parecía estar a punto de desaparecer, al
mismo tiempo que luz y oscuridad atravesaban su vista en sin-
cronía con aquel creciente dolor. Pero incluso en ese estado,

480
Subaru débilmente levantó su brazo, apuntando en dirección a
Echidna,

『 Subaru: Justo ahora, me acabo de dar cuenta de algo…… 』

『 Echidna: ¿Hmm? 』

『 Subaru: Tú… el modo en que hablas… es igual al de Puck.


Ese gato espíritu también, no le interesa para nada el estado de á
nimo de los demás. Solo va por ahí, con un aire despreocupado,
como si nada a su alrededor fuera relevante para él… 』

Escuchando las entrecortadas palabras de Subaru, por unos ins-


tantes, Echidna pestañeó en sorpresa. Y, seguidamente, con una
expresión exagerada en su rostro, como si hubiera escuchado la
broma más graciosa que pudiera existir, Echidna sujetó su estó-
mago mientras explotaba en una enorme carcajada.

『 Echidna: ¡Jaja! ¡Jajaja! Aaah… ¡Esa fue… bastante buena!


Eres fascinante. De verdad lo creo. Mmm, mha, ¡Aaajajajajaja!
¿Eso es lo que piensas? ¿Yo y Puck? Mmmm, supongo que no
estás del todo equivocado, después de todo, sería algo comple-
tamente natural. Probablemente soy la única que sería capaz de
tomarle algo así como un modelo a seguir. 』

『 Subaru: Qué estas di—— 』

481
A pesar de que quería terminar de decir lo que pensaba, no fue
capaz de hacerlo. Su cuerpo entero había sido completamente
envuelto en un ardiente dolor y, aun así, no le era posible caer
inconsciente. Parecía que iba a continuar así por siempre, sin
ninguna posibilidad de escapar de aquella angustia, pero… el fi-
nal estaba cada vez más cerca. Aunque no porque estuviera a
punto de superar aquel dolor, sino más bien,

『 Echidna: Por lo visto, el tiempo de nuestra cita parece estar


llegando a su final. 』

Poco a poco, ante los ojos de Subaru, los bordes de aquel mundo
en el que se encontraba comenzaron a desvanecerse.

El cielo azul y aquella pequeña colina sobre ese campo cubierto


de pasto, junto con las sillas que rodeaban esa blanca mesa. To-
das estas imágenes se entremezclaron en una sola y, en su con-
junto, comenzaron a disiparse.

『 Subaru: Pensé que habías dicho que esto terminaría cuando


uno quisiera que terminara… 』

『 Echidna: Hemos alcanzado el límite de tiempo en el mundo


real. Las pruebas que habías mencionado, parece ser que co-
menzarán pronto. Cuando eso ocurra, todas las funciones de esta
tumba serán redirigidas hacia ellas, sin importarles para nada la
presencia de un fantasma solitario como yo. 』

482
Diciendo esto como si nada, Echidna acarició la frente de Subaru
mientras éste reposaba sobre el suelo. Viéndole incapaz de resis-
tirse o de simplemente reaccionar de algún modo, ella se rio.

『 Echidna: Ahora, para terminar con esta fiesta de té, ¿qué pea-
je estás dispuesto a pagar? 』

『 Subaru: ……Solo para que lo sepas, justo ahora no tengo di-


nero ni para caer muerto. 』

『 Echidna: El dinero no me interesa. El precio será… ah, sí.


Tienes prohibido hablar de este lugar con nadie más, ¿qué opi-
nas? Además, parece que ya tienes un contrato parecido a este…
es un pequeño precio a pagar, ¿no lo crees así? 』

Qué se supone que significaba aquello, no había tiempo ni para


hacer esa pregunta. Presionando su dedo contra la frente de Sub-
aru, le susurró algo al oído. Entonces, sintiendo un calor que
provenía del dedo que le tocaba, en un instante éste se expandió
por todo su cuerpo e, increíblemente, a Subaru le fue concedido
total entendimiento sobre los términos del contrato y las restric-
ciones que éste tenía. Y así, el acuerdo completamente unilateral
había sido sellado.

『 Subaru: ¡Hacer algo como esto sin preguntar primero……! 』

『 Echidna: La conversación que hemos tenido y ayudarte a


consolidar los genes de bruja… comparado con eso, creo que es

483
un pequeño precio que pagar. Además, creo que aprovecharé
también de concederte un último regalo. 』

Sonriendo al indignado Subaru, otra ola de calor pasó por su de-


do hacia la frente de Subaru. Y, el resultado de ese calor fue—

『 Echidna: De esta manera te concedo los requisitos necesarios


para participar en las pruebas de la tumba. 』

『 Subaru: ——¡¿ ?! 』

『 Echidna: Gracias a esto, serás capaz de tomar las pruebas de


la tumba esta noche. Por supuesto, que tomes parte o no de ellas,
depende enteramente de ti. Está bien si decides que no. Pero, si
lo deseas, puedes elegir tomar las pruebas en lugar de esa chica
que es tan importante para ti. —Lo que hagas con esto, es ente-
ramente tu decisión. 』

El colapso del mundo había comenzado y, poco a poco, lo que


había debajo de sus pies comenzó a disolverse en la oscuridad.
Esta vez, el verdadero final de ese mundo estaba cerca.

Entonces, en ese mundo paulatinamente llegando a su fin, Suba-


ru, que todavía se encontraba tendido en el suelo, miró a Echidna.

Sellando un contrato que él no tenía ninguna intención de firmar.


Extorsionándole un pago que él mismo no tenía intención de pa-
gar. La chica que se encontraba sonriendo delante de él comple-

484
tamente despreocupada de lo que ocurría a su alrededor —Ah,
sin lugar a dudas,

『 Subaru: —Tú, realmente eres una bruja. 』

『 Echidna: —Oh, pero por supuesto. Soy una malvada hechice-


ra, ¿no es así? 』

Con aquella despedida final, la conciencia de Subaru brincó de


aquel sueño… cayendo y cayendo, desapareciéndose, desvane-
ciéndose.

Pudiendo escapar finalmente de aquel sueño, mientras su con-


ciencia flotaba en dirección al cielo, Subaru —fue liberado del
sueño de la bruja.

485
ARCO 4 CAPÍTULO 13

Lo primero que Subaru sintió cuando se despertó fue la punta del


dedo de una persona contra su frente.

『 Subaru: Juzgando por la delicada suavidad y ese contacto


muy considerado, debe ser… ¡Emilia-tan! 』

『 Emilia: —A pesar de que tienes razón, es bastante escalo-


friante que pudieras adivinarlo, así como así, aunque probable-
mente sólo sea mi imaginación 』

486
Al abrir los ojos, el campo visual de Subaru estaba cubierto por
la palma de la mano que le estaba tocando. A través de las hen-
diduras entre sus dedos, Subaru vislumbró un fragmento de su
hermoso rostro, y aflojó los labios, sonriendo.

『 Subaru: Bueno, sólo Emilia-tan se tomaría la molestia de


cuidar de mí en un momento como este, así que me dio la im-
presión de que eras tú. No es como si alguien realmente pudiera
darse cuenta de la identidad de otra persona sólo por el toque de
un dedo, ¿sabes? 』

『 Emilia: Oh, ya veo. Supongo que me siento un poco más ali-


viada ahora… tu cuerpo, ¿puedes sentarte por ti mismo? 』

『 Subaru: De alguna manera… sí, estoy bien 』

Respondiendo con una broma al despertar, Subaru se sentó sobre


la cama en la que estaba. Brevemente echando un vistazo a su al-
rededor, se encontró a sí mismo en un edificio desconocido.

La cama en la que había estado recostado estaba toscamente


arreglada, y no se podía comparar en absoluto con las camas de
la Mansión Roswaal a las que se había acostumbrado tanto. En
cualquier caso, Subaru trató de recordar lo que había ocurrido
antes de perder la conciencia.

『 Subaru: Hasta donde terminó la realidad, y desde donde em-


pezó aquella visión… 』

487
La Tumba —poner un pie en ese lugar, e inmediatamente des-
pués ser llevado a un estado de caída: eso fue lo último que re-
cordaba sobre el mundo real. Después de eso, su encuentro con
la chica que se hacía la inocente al interior de la tumba — con la
Bruja de la Codicia… Si era posible creer en las palabras de una
bruja, todo aquello habría ocurrido al interior de su sueño.

Todo era demasiado vago. Frustrado por sus recuerdos indecisos,


Subaru se llevó una mano a la frente y miró hacia Emilia. Al la-
do de la cama, sentada en una silla, ella parecía estar esperando
silenciosamente que Subaru ordenara sus pensamientos. Al verla
allí, Subaru comenzó con un 『 Pues bien… 』,

『 Subaru: Hay un montón de cosas que quiero preguntar y ha-


blar contigo… pero, primero, hay algo que tengo que decir 』

『 Emilia: Mm… ¿qué es? 』

Ladeando un poco la cabeza, Emilia esperó adorablemente, es-


cuchando. —pero, sus ojos no sonreían.

Bajo la brillante luz de sus claras y violetas pupilas, Subaru se


encogió de hombros,

『 Subaru: Lamento haber hecho que te preocuparas otra vez.


Me dejé llevar demasiado por allá. 』

488
Después de haber pensado que debería, por lo menos, ser capaz
de despejar el camino delante de Emilia, había sobreestimado un
poco su habilidad.

Y la situación, como resultado, fue que, al primer paso que dio,


se cayó sobre su propio rostro.

Al recibir la disculpa de Subaru, Emilia dejó escapar un pequeño


suspiro a través de sus labios.

『 Emilia: Sabes, estaba muy pero que muy preocupada. En el


momento en que entraste, dejaste escapar un chillido y te des-
mayaste 』

『 Subaru: Dejando de lado lo del chillido por ahora... ¿me des-


mayé? 』

『 Emilia: Tus ojos estaban blancos con la mirada vuelta hacia


arriba, y no parabas de tener convulsiones. Realmente no sabí
amos qué hacer. No había ninguna herida y no parecía que hu-
biera ningún tipo de magia extraña que te hubieran lanzado… 』

Al ver a Emilia vacilar con sus palabras, Subaru tuvo una idea de
lo embarazoso que había sido su propio actuar.

Así que eso fue lo que ocurrió... Aparentemente, inmediatamente


después de que entrase en la tumba, cuando el suelo colapsó — o
en el momento en que se sintió a sí mismo cayendo, ya había si-
do transportado al sueño de la bruja de la codicia.

489
Y en realidad, Subaru se durmió en el momento que había entra-
do y, básicamente, dio a Emilia una cantidad desproporcionada
de preocupación mientras ella miraba, incapaz de hacer nada.

Explorando por delante los peligros que pudieran haber, por el


bien de Emilia— su determinación en aquel momento ahora pa-
recía bastante estúpida en retrospectiva.

Pensando en eso, Subaru frunció el ceño en desprecio de sí mis-


mo, cuando,

『 Garfiel: —¿Oh? Ey, E’tá o no e’tá de’pierto? Luce ba’


tante bien, oye 』

Diciendo esto, mientras abría la chirriante puerta, el rubio y jo-


ven Garfiel entró.

Mirando de reojo a Subaru en la cama, volvió su mirada en di-


rección a Emilia.

『 Garfiel: ¿No ‘o dije ya? Nada mal con su cuerpo, ¿ves? 』

『 Emilia: …Pero, aun así, no podía dejar de preocuparme. Sin


saber por qué y verle colapsar repentinamente de esa manera. A
pesar de que ya estoy algo acostumbrada, acostumbrarse a cosas
como esta, realmente no es algo bueno, ¿verdad? 』

490
『 Garfiel: Bah, vamo’, endurécete un poco. Presa del pánico
y con los ojo’ inundado’ en lágrimas na’ ma’ ver como
este pequeño amigo caía.... Como dicen por ahí, ‘tabas más p
álida que un fiambre en el cajón. 』

『 Emilia: ¡¿Qu— !? 』

Escuchando la grosera réplica de Garfiel, Emilia apretó los la-


bios mientras su rostro se tornaba completamente de un rojo bri-
llante.

Y tan pronto como pronunció esa última parte, Emilia se levantó


de su silla con un chillido.

『 Emilia: ¡N-No tenía los ojos llorosos! Estaba preocupada y


asustada, seguro, pero yo no tenía…… 』

『 Garfiel: A-ah, ciertocierto. Es un secreto, un secreto. Lo sien-


to lo siento. Pero, no es tan malo… No hay necesidad de ocultar
nada 』

『 Emilia: Por supuesto que es algo malo. Estaba muy preocu-


pada de que … si é l se enteraba de que estaba a punto de
llorar… 』

Parándose en seco, en medio de su réplica, Emilia miró de reojo


a Subaru.

491
Hasta ahora, Subaru había estado observando en silencio su con-
versación... Y, lo que el silencioso Subaru tenía para decir, luego
de todo aquello, era,

『 Subaru: ¿Eh? Ah, está bien, continúen. Por favor, por favor,
jejeje. ¿Es así?, eeeh, así que es así. Emilia-tan estaba tan
preocupada por mí que estaba llorando… ¿es así?, jejeje 』

『 Emilia: …de alguna manera, tenía la sensación de que Suba-


ru iba a reaccionar justo así 』

Emilia dejó caer sus hombros con desaliento. Frente a ella, Suba-
ru seguía respirando fuertemente con las narices dilatadas. Saber
que la chica, de la cual estaba enamorado, se había preocupado
tanto por él, desde el fondo de su corazón, aunque lo haya des-
cubierto por una indiscreción, no podía sostener su alegría.

Al ver la poco modesta indulgencia de Subaru y la reacción de


Emilia, Garfiel dejó escapar un 『 Ohhh, así que ese era el pro-
blema 』 y, a continuación, con un profundo sentimiento, mur-
muró,

『 Garfiel: Esta vez es mi fallo. Uff, Es bastante raro. Hacerme


ver mis propios errores tan directamente, ¿no lo crees? 』

Y, en aquella auto-reflexión, Garfiel admitió algo de lo que no


estaba demasiado orgulloso.

492
※ ※ ※ ※ ※

『 Mientras haya sido bien entrenado, incluso un perro es capaz


de aguantarse las ganas de comer hasta que le hayan dado permi-
so. 』

Escalofriante… era una voz tan increíblemente afilada, que era


capaz de cortar a una persona por la mitad si pudiera tocarla.

Cada una de las palabras resonaban lenta y pausadamente, pero


ese espacio que quedaba entre ellas se encontraba relleno de tal
espanto, que no dejaba lugar a ninguna posibilidad de objetar
contra aquello que decía.

『 Habiendo dicho esto, seguir una orden del mismo modo que
un perro lo hace, incluso tú deberías ser capaz de hacerlo. 』

¡Pat! ¡Pat! Era el agudo sonido que hacían las pisadas sobre el
piso de madera. El ritmo de los pasos era constante. De izquierda
a derecha, de ida y venida, enfrente de él.

La simetría con que se movían esos pies, reflejaba la tranquili-


dad en la mente del dueño de aquellas pisadas, a pesar de que era
bastante obvio que, a cada paso que daba, destrozaba despiada-
damente la compostura mental de la otra persona.

『 Ahora— 』

493
La voz y los pasos, y esos ojos carentes de emoción, todos ellos
fueron dirigidos hacia Subaru—

『 Ram: Una criatura que no es capaz ni de seguir instrucciones


del mismo modo que un perro puede hacerlo, ¿cómo siquiera
llamas a algo como eso? Barusu, ¿acaso lo sabes? 』

『 Subaru: ¡¡De verdad lo siento!! ¡¡Lamento mucho no haber


seguido tu consejo—!! 』

Frente a la pequeña joven parada justo delante de él, Subaru ca-


yó sobre sus rodillas inclinando su cabeza todo el camino hasta
llegar al suelo, mientras lloraba en disculpa.

Sin embargo, frente a los gemidos provenientes de lo más pro-


fundo del alma de Subaru, la chica solo fue capaz de ladear lige-
ramente la cabeza.

『 Ram: De verdad lo siento, ¿es que acaso me escuchaste pedir


una disculpa? No solo ignoraste por completo mi pregunta, sino
que parece que no has escuchado absolutamente nada de lo que
he dicho. Me parece a mí que, el consejo de Ram, ni siquiera en-
tró por tus oídos en primer lugar, porque tampoco es como si
fuera algo que no pudieras entender. 』

『 Subaru: ¿Podrías por favor no utilizar un modo tan rebusca-


do de expresar tu disgusto? ¡Me arrepiento! ¿Vale? Estaba com-
pletamente equivocado, ¡ pero siento como si mi coraz ó n

494
estuviese siendo destrozado aquí! ¡Un regaño más directo hu-
biese sido más sencillo de asimilar para mí! 』

『 Ram: Sería mejor si simplemente te murieras. 』

『 Subaru: ¡¡Demasiado directo!! 』

Recibiendo de esa chica —esa despiadada reprimenda de Ram,


Subaru se abrazó la cabeza sobre el suelo. Pero en realidad, con-
siderando sus acciones, lo único que podía hacer era recibir todo
ese abuso con resignación.

Había actuado a sabiendas en contra de aquella advertencia que


le había sido entregada especialmente por ella, causándole pro-
blemas a todos a su alrededor como consecuencia.

『 Roswaal: No pa~sa nada. Ram debería ser capaz de perdo-


na~rle. Después de to~do, Emilia-sama debe haberle dado exac-
tamente el mismo sermón hace un buen rato, ¿no es así? Volver
a repetirle todo de nue~vo no serviría de mucho, a no ser que las
tendencias masoquistas de Subaru-kun le tengan excita~do. 』

『 Subaru: ¡No tengo tendencias masoquistas! ¡Es solo que po-


ner el dedo en la llaga parece ser algo natural en mí! 』

Era solo que tenía dificultades para leer el ambiente, o eso es lo


que él pensaba.

495
Viendo como Subaru hinchaba el pecho de orgullo frente a su
propio comentario, Ram terminó por rendirse desde el fondo de
su corazón, a la vez que dejaba salir un profundo suspiro. Y, en-
tonces, sin decir nada, le dio la espalda girándose hacia Roswaal.
Y Roswaal, girando su cuerpo para poder observar a todos mien-
tras esperaba silenciosamente descansando en su cama, continuó
con un 『 Muy bien entonces… 』,

『 Roswaal: Prime~ro que todo, que hayan podido volver sanos


y salvos, es lo más importante. Estos tropiezos antes de las prue-
bas no han hecho nada más que alterar varios planes, a pesar de
que, las acciones de Subaru-kun, fueran solo una torpe~za. 』

Recibiendo una sonrisa de lo más reveladora por su parte, Suba-


ru se cruzó de hombros y dejó salir un pequeño resoplido. Y, con
una actitud reprochadora, Emilia, que se encontraba parada de-
trás de él, le dio un pellizco bajo las costillas.

『 Subaru: Auch. Eso dolió Emilia-tan. 』

『 Emilia: A pesar de que siempre te estoy defendiendo, esta vez


fue Subaru quien obró mal… Si hubiese sabido que Ram te habí
a advertido de algo como eso, entonces no te habría… 』

…dejado entrar primero, fue lo que quería decir antes de que-


darse sin palabras. Sonriéndole forzosamente de vuelta, Subaru
murmuró 『 Por esa razón no te lo había dicho… 』 en su coraz

496
ón. Si ella hubiese sabido de aquella advertencia de antemano,
jamás le habría permitido a Subaru realizar tan peligrosa tarea.

Pero, por otro lado, si no hubiese sido por la advertencia de Ram,


a Subaru jamás se le hubiese pasado por la cabeza despejarle el
camino a Emilia en primer lugar. Así que…

『 Subaru: Tu advertencia no ha hecho feliz a nadie, Ram. 』

『 Ram: Diciendo que todo esto fue por culpa de Ram, solo un
perro haría algo como eso… No, tendría que ser algo incluso m
ás bajo que un perro, o de otro modo sería un insulto para ellos. 』

Viendo como intentaba pasarle la responsabilidad de lo ocurrido,


Ram respondió con una mirada de máximo desprecio. En su caso,
Subaru no pudo dejar de admirar la inquebrantable actitud vene-
nosa de aquella sirvienta. Aunque por el otro lado, ella debía te-
ner una opinión similar de Subaru también.

Dejando de lado la discusión irrelevante de esos dos, Roswaal


acomodó sus piernas sobre la cama y,

『 Roswaal: Por cierto, Emilia-sama… ¿Qué le ha parecido la


tumba? 』

『 Emilia: …Con todo lo que le ocurrió a Subaru, no tuve opor-


tunidad de ver nada. Pero había un horrible hedor en el aire y
pude sentir una sensación desagradable sobre mi piel. 』

497
Emilia frunció el ceño mientras intentaba describir sus impresio-
nes sobre la tumba.

Básicamente, solo había podido hacerse malas impresiones so-


bre ese lugar. Y escuchando aquella negativa apreciación sin re-
servas que acababa de hacer, Roswaal dejó salir un 『 Ya veo… 』
sonriendo ligeramente.

Y entonces, sus heterocromáticos ojos se dirigieron hacia una


esquina de la habitación —fijándose sobre Garfiel, quien había
estado observando la conversación apoyado sobre la pared.

『 Roswaal: Garfiel, ¿los requisitos han sido confirmados? 』

Ante la palabra requisitos, las cejas de Subaru se levantaron, di-


rigiendo su mirada sobre Garfiel.

El rubio joven bruscamente se rascó su corto cabello, mientras


dejaba entrever sus afilados caninos.

『 Garfiel: No fui más allá de la entrá’, pero… definitivamen-


te las luces de la tumba se encendieron. Emilia-sama posee los
requisitos, no hay lugar a dudas sobre ello. 』

『 Subaru: ¿Luces en la tumba? 』

498
Escuchando hablar sobre algo que no había oído antes, Subaru
ladeó la cabeza mientras que Garfiel movía sus manos de un lu-
gar a otro irritado.

『 Garfiel: Hay un montón de cosas como velas en la tumba.


Mientras el sol todavía se encuentre afuera, si alguien que cum-
ple con los requisitos entra en la tumba, algo en su interior hará
que se enciendan. Una persona con tales resultados, tendrá los
requisitos necesarios para realizar las pruebas durante esa no-
che. 』

『 Roswaal: Al contrario, si alguien que carece de los requisitos


se adentra en la tumba, le sucederá algo pareci~do a lo que nos
ocurrió a Subaru y a mí. 』

※ ※ ※ ※ ※

Terminando las palabras de Garfiel por él, Roswaal extendió los


brazos con la intención de que miraran su cuerpo, el cual se en-
contraba dolorosamente envuelto en vendas empapadas de san-
gre. —Eso fue, para enseñarles el castigo que uno puede llegar a
recibir al intentar forzar su entrada al interior de la tumba.

『 Subaru: Me da la sensación de que, la severidad del castigo,


fue bastante diferente comparado conmigo… Teniendo en cuen-
ta que lo único que hice yo, fue entrar tranquilamente, me ima-
gino que en tu caso debiste haber hecho algo mucho peor para
terminar así, ¿no te parece? 』

499
『 Roswaal: ¿Peor? ¿Có~mo qué? 』

『 Subaru: No lo sé… orinar ilegalmente en la entrada o algo as


í. Definitivamente ese tipo de cosas haría enfadar a cualquier
guarda tumbas. 』

『 Roswaal: Si de verdad hubiera hecho a~lgo como eso, enton-


ces Subaru-kun habría caído ju~sto en el lugar donde se encon-
traba mi charco, supongo. 』

Al escuchar como su sarcasmo era rebatido con otra respuesta


sarcástica, Subaru mostró en su rostro una expresión de disgusto,
mientras se sacudía con las manos cada centímetro de sus ropas.
Al ver aquella reacción, Roswaal relajó las mejillas diciendo
『 Pe~ro… 』, a la vez que giraba la cabeza de un lado a otro.

『 Roswaal: El hecho de que hayamos sufrido diferentes tipos de


daño a pesar de que ambos fuéramos rechazados… Estoy impre-
siona~do de que te hayas dado cuenta. Es verdad, mi castigo fue
basta~nte más severo que el de Subaru. Pero la razón de esto es
relativamente simple. 』

『 Emilia: ……Maná… Desbordamiento de la puerta. 』

Las palabras de Roswaal fueron interrumpidas por esta respuesta.


Y la persona que había alzado la voz, había sido Emilia, quien
hasta ahora se había mantenido con los dedos cubriendo sus la-

500
bios. Tenía una expresión pensativa, con la mirada hacia abajo,
todo esto mientras jugueteaba con la punta de su cabello platea-
do.

『 Emilia: Cuando ingresé al interior de la tumba, tuve una sen-


sación reaaaalmente desagradable sobre ese lugar. Se sentía co-
mo si mi puerta estuviera siendo interferida o algo así. Quizás,
debido a que yo cumplía con los requisitos, decidió dejarme en
paz… pero si alguien que no posee los requisitos se adentrara a
su interior, probablemente esa interferencia clavaría completa-
mente sus garras. 』

Había habido un cambio en la seguridad de sus palabras y, poco


a poco, su tono comenzó a llenarse de fuerza. Emilia levantó la
cabeza y, aquellas violetas pupilas, se posaron sobre la lamenta-
ble apariencia de Roswaal.

『 Emilia: La interferencia golpea a su objetivo a través de sus


puertas… lo que significa que, mientras mayor sea el número de
puertas que esa persona posee, mayor será la interferencia reci-
bida. 』

『 Roswaal: Una respuesta perfecta. En el ca~so de mi


persona… que no haya explotado en mil pedazos es un mi-
la~gro. 』

Diciendo algo tan aterrador como si no tuviera importancia de


nuevo, Roswaal le lanzó una mirada a Subaru con su único ojo

501
descubierto y dijo 『 Gracias al cielo que no tienes nada de ta-
lento 』, con un tono bastante molesto.

『 Subaru: Así que, básicamente, cualquier usuario mágico o


persona con talento, podría haber muerto fácilmente por algo
como eso. Pero todo lo que yo conseguí fue perder la conciencia,
así que supongo que es algo bueno ser un completo inepto como
usuario mágico, huh… 』

『 Emilia: E-eso es verdad, pero…… diciendo algo como eso


sobre ti mismo, ¿no te molesta un poquito? 』

『 Subaru: Ya estoy bastante acostumbrado a enterarme de cosas


que no puedo hacer y de cosas que no puedo tener. Pero está
bien, en cambio utilizaré aquellas cosas que solo yo puedo hacer
para demostrarle mi amor a Emilia-tan. Por ahora, ¿qué te pare-
ce si comenzamos susurrándonos algunas palabras de amor? 』

『 Emilia: Una vez que la selección real haya terminado y no


quede ningún cabo suelto, puede que lo considere. 』

『 Subaru: ¡Esos son unos 3 años…! 』

E incluso después de todo ese tiempo, no había ninguna garantía


de que ella fuera a hacer tal cosa…

502
Frente a esa cruel Emilia, Subaru se encogió de hombros. Enton-
ces, continuando con un 『 Pero… 』,

『 Subaru: Dejando de lado el tema de los requisitos por ahora,


un lugar que es capaz de matar usuarios mágicos… no tengo ni
idea de quién estará detrás tal cosa, pero me parece a mí que
hay que ser un verdadero bastardo cabrón para hacer algo como
eso… no se me ocurre ninguna otra forma de describirlo. 』

『 Roswaal: Considera~ndo que ha sido mi familia la que se ha


encargado de administrar esta tierra por generaciones, eso quiere
decir que alguno de mis ance~stros debió haber sido el que instal
ó aquel mecanismo mágico. 』

『 Subaru: Ah, eso no es para nada bueno… ¿no es así? Pero


entonces, espera un momento, si ese ancestro tuyo era un bastar-
do cabrón y tu forma de ser no es mucho mejor que la de él… ¿
No será que el malnacido ese se ha estado reencarnando a través
de la descendencia de la familia de Ros-chi o algo así? 』

¿Qué ocurriría si, al morir una generación, la generación siguien-


te es poseída por la conciencia bastarda de su predecesor, y así
consecutivamente como una línea familiar de puras marione-
tas…?

Solo pensar en eso era aterrador, por lo que Subaru sacudió rápi-
damente la cabeza intentando alejar esos pensamientos de su

503
mente. Pero al oír sus palabras, Roswaal comenzó a reír como si
hubiese oído la cosa más chistosa.

『 Roswaal: Hay familias que han investigado ese tipo de


ma~gia, sin emba~rgo, fueron derrotadas y extinguidas hace ya
bastante tiempo… Por otro lado, aunque lo llames un lugar que
mata magos, hay un nombre más apropiado que ese. 』

『 Subaru: ¿Que sería cuál? 』

『 Roswaal: En palabras sencillas —ese lugar está cubierto con


el miasma de la bruja. Una atmósfera espeluznante que inyecta
maná a través de la puerta del intruso, llevándolo completamen-
te a la locura. Eso es, el miasma. 』

※ ※ ※ ※ ※

Miasma… Subaru frunció el ceño ante la aparición de aquella


palabra, como si intentase buscar en su memoria sobre algo que
había oído antes. Ciertamente, ya había escuchado hablar sobre
aquello—

『 Subaru: La historia de la bruja de la envidia… El lugar en el


que se encuentra sellada, se supone que está cubierto de miasma
o algo así… 』

『 Roswaal: Veo que sa~bes sobre eso, aunque obviamente es


una historia basta~nte famosa. Incluso ahora, el templo de la

504
piedra sellada en el que la bruja de la envidia se encuentra dor-
mi~da, está cubierto de miasma tan denso, que es capaz de dis-
torsionar la vista de cualquiera que se acerque. Cuando ese
miasma rechaza a alguien que no cumple con las condiciones de
la tumba, invade la mente de cualquiera que lo toque, aniquila su
carne y corrompe su alma… un fenó~meno de verdadera y ge-
nuina malicia. Incluso los fieles adherentes del culto de la bruja
que intentan revivir a la bruja de la envidia, son incapaces de
acercarse a ella, o eso es lo que dice la histo~ria. 』

『 Subaru: Incluso los del culto de la bruja son incapaces de


acercarse, huh…… Aunque eso es algo más que obvio. Si pudie-
ran entrar tan fácilmente, hace tiempo que habrían roto el sello,
logrando su victoria frente a la mirada de todos los demás, ¿no
es así? 』

La resurrección de la bruja— de pronto recordó a Betelgeuse,


profiriendo aquel supremo objetivo.

Incluso ese lunático, obsesionado con exclamar su presumido


amor, era incapaz de hacer algo para salvar a la bruja. No solo la
verdadera forma de ella era la de un espíritu, sino que, además,
probablemente se encontraba completamente indefenso contra
todo ese miasma.

『 Roswaal: De todas fo~rmas, debido a eso, el sello de la bruja


es algo inalcanzable debido al propio miasma de la bruja. Pero,
además, cualquiera que desee acercarse al templo, deberá hacer

505
frente a la vigilante mirada de la sabia Shaula, en la torre de vigi-
la~cia. 』

『 Subaru: Ya había escuchado ese nombre antes. La sabia


Shaula. Es el segundo sabio del que tengo conocimiento… por
un lado Flugel y por el otro Shaula. 』

¿Por qué sería que tenían un título como ese? —Se preguntaba
Subaru. ¿Será que había algo en ellos, completamente distinto a
los demás? Viendo las dudas de Subaru, Roswaal sonrió ligera-
mente.

『 Roswaal: Flugel… ¿te refieres a ese eno~rme árbol de Flugel?


Porque, aunque es ve~rdad que también se le ha dado el título
de sabio, compararlo con la sabia Shaula sería ir un poco lejos. 』

『 Subaru: ¿ Y por qu é es eso? Se supone que ambos son


sabios… no deberías ir por ahí eligiendo favoritos. Le debo
bastante a Flugel-san, para que lo sepas, así que no vayas por ah
í insultándolo enfrente mío. 』

No importaba lo que dijeran, ese sabio le brindó una gran ayuda


durante la batalla contra la ballena blanca. Flugel-san probable-
mente nunca se imaginó que, 400 años después, el árbol que ha-
bía plantado sería de utilidad derrotando un monstruo. Aunque,
claro, otra cosa es que estuviera feliz al respecto.

506
『 Subaru: Con un árbol así de grande, estoy seguro que la parte
caída podría ser usada para un montón de cosas… aunque vaya
a saber uno lo que le ocurrió luego de explotar esa bomba… 』

『 Roswaal: Me da la sensació~n, de que no es la única cosa rota


de la que tendremos que ocupa~rnos. Como sea…… Emilia-
sama. 』

Quitando la mirada de Subaru, quien se encontraba afirmando la


barbilla sobre su mano, Roswaal se giró hacia Emilia, mientras
pronunciaba su nombre. Oyendo esto, Emilia levantó su rostro,
respondiendo con un 『 ¿Eh? 』.

『 Roswaal: Volviendo al tema que nos compete, más que nada,


es maravillo~so que se encuentre cualificada. Eso significa que,
Emilia-sama, puede tomar las pruebas de la tumba. En ese caso,
solo hay una cosa que me resta preguntar. 』

Solemne y serio… el tono burlesco de su voz se había desvane-


cido completamente. Habiendo notado esto, Emilia le devolvió
la mirada con seriedad en su rostro también.

『 Roswaal: En palabras simples —¿Está dispuesta a aceptar las


pruebas? 』

En el instante en que aquella corta pregunta se escuchó en la ha-


bitación, Emilia apretó los labios y se quedó en silencio.

507
Por supuesto que aquella pregunta era completamente esperable,
después de todo, ya se había confirmado que cumplía con los re-
quisitos para tomar las pruebas, por lo que era natural preguntar-
le aquello. Pero,

『 Subaru: Antes de que ella conteste, hay algo que quisiera pre-
guntar. Esas pruebas, ¿son algo que ella debería hacer sin im-
portar qué? 』

Antes de que Emilia pudiera siquiera responder, Subaru levantó


la mano. Y al escuchar esta pregunta, al lado de Roswaal, una
peligrosa emoción apareció en las pupilas de Ram, pero Roswaal
hizo un gesto con su mano para detenerla.

『 Roswaal: Me imaginé que preguntarías a~lgo como eso.


Mientras nadie pase las pruebas, las personas que cumplan con
los requisitos no serán capa~ces de abandonar el Santuario. Por
lo menos eso, deberías haberlo escuchado de Garfiel, ¿no es así
~? 』

『 Subaru: Así es. Pero eso no quiere decir que deba ser Emilia-
tan quien las tomé, ¿no es verdad? La tumba de la bruja de la
codicia es un horrible lugar y no hay manera de saber la clase de
peligros con los que se podría encontrar ahí. Enviar a una im-
portante candidata de la selección real como Emilia-tan a un lu-
gar como ese… ¿en qué estás pensando? 』

508
『 Roswaal: Ya ve~o. En lo que se refiere a un buen argume~nto,
ese sería un argumento bastante decente. Si solamente fuera ne-
cesario que alguien cualificado tomara las pruebas…… entonces
con que Garfiel las hiciera sería más que suficiente. 』

『 Garfiel: ¿Hah? ¿Yo? Pos me vale. Haré to’as las pruebas


que me pongan por delante y las pasaré más rápido que loquillo
haciendo perro muerto, ¿’ta claro? 』

Completamente emocionado, Garfiel se apuntaba a sí mismo con


el pulgar mientras mostraba una sonrisa de oreja a oreja, dejando
al descubierto todos sus colmillos.

Viendo como Garfiel había prestado atención solo a lo último


que Roswaal había dicho, Subaru ignoró sus comentarios sim-
plones e intentó centrarse en los aspectos más relevantes de sus
dichos.

De hecho, sería genial si las pruebas pudieran ser vencidas por


cualquiera que cumpliera con los requisitos, porque, de ser así,
entonces no sería necesario que Emilia las hiciera. Sería estu-
pendo si otra persona cualificada y más confiable pudiera llevar-
las a cabo.

—Y, en el peor de los casos, luego de recibir las cualificaciones


necesarias para desafiar las pruebas, incluso estaría bien si Suba-
ru pudiera hacerlas en lugar de ella.

『 ¿?: —Nyaa, eso sería un poquito problemático. 』

509
Se trataba de una voz repentina que provenía de la entrada de la
casa y que no pertenecía a nadie de los presentes.

Debido a que le estaba dando la espalda a la puerta, Subaru con-


torsionó su cuerpo girando la cabeza en sorpresa ante aquella
desconocida voz. Y, entrando en el campo de visión de Subaru,
Garfiel, que se encontraba descansando contra la pared a un lado
de la entrada, negó con un gesto de su mano en frente de su cara.

『 Garfiel: No fui yo… fue esa abuela de por allá. 』

Y diciendo aquello, usó la misma mano que tenía en el aire, para


indicar un cierto lugar a su lado. Llevando la mirada en esa di-
rección, Subaru pudo ver a un lado del pequeño cuerpo de Gar-
fiel, una sombra incluso más pequeña parada ahí.

※ ※ ※ ※ ※

『 ¿?: ¡¿Quién es la abuela?! Siempre diciendo alguna estupi-


dez… pero que niño más problemático he criado. 』

Con un largo y suelto cabello rosado, una jovencita bien bajita


dijo todo aquello con una actitud de lo más madura.

Con rasgos perfectamente definidos, se trataba de una pequeña


niña con una linda cara. Su edad no debía ser mayor que la de
Petra, alrededor de unos 11 o 12 años. Su pelo rosado ondeaba
suavemente y su suave textura le daba una apariencia ligera y

510
esponjosa. Vistiendo una túnica blanca y holgada que le cubría
todo hasta los pies, y unas largas mangas que no dejaban ver ni
sus manos, daba una impresión algo así como endiablada.

Pero, por sobre todo, juzgando por la forma en que le había ha-
blado a Garfiel…

『 Subaru: A pesar de que siempre pensé que llegaría el mo-


mento en que apareciera una, nunca me imaginé que sería en un
lugar como este… ¡una abuela loli! 』

『 ¿?: ¿Qué es eso? Por alguna razón siento como si me hubie-


ran catalogado completamente en contra de mi voluntad, ¿o fue
mi imaginación? 』

『 Emilia: Umm, a veces he escuchado a Subaru referirse a Bea-


trice como una loli… ¿Puede que signifique pequeña o algo as
í? 』

Viendo la sorpresa en el rostro de Subaru, la pequeña niña le


quedó mirando con una expresión de disgusto en su cara.

Al haber escuchado aquellos balbuceos provenientes de Emilia,


el hecho de que fuera capaz de entender terminología de tiempos
modernos, era prueba de lo alto que se encontraban sus puntos
de experiencia interactuando con Subaru. Dándose cuenta de es-
to, Subaru levantó el dedo índice de su mano.

511
『 Subaru: Sip, Emilia-tan tiene razón. Aunque, más especí
ficamente, significa pequeña niña fuera de mi rango de conquista.
Pero si combinamos a una loli con una abuela, tenemos lo que
parece una loli por fuera, sin dejar de ser una abuela por dentro,
¡logrando así una milagrosa colaboración! Aunque, claro está,
nunca me han interesado las lolis en primer lugar, ¡aunque defi-
nitivamente entiendo las sutilezas del gap-moe! 』

『 Emilia: ¿Gyappumoe? 』

『 Subaru: Una chica que, normalmente, es una atemorizante


hermana mayor, pero que, algunas veces, puede llegar a ser bas-
tante infantil y sin sentido común o demasiado simple y fácil de
engañar, ¡sería otro ejemplo de gap-moe! 』

Escuchando la rápida sucesión de palabras de Subaru, Emilia,


con un 『 Así que hay chicas como esa…… 』, se llevó uno de
sus dedos sobre el labio con una expresión de estar asimilando
todo eso. Y, a pesar de que, no darse cuenta de que aquello ú
ltimo intentaba describirla a ella misma, la hacía insoportable-
mente adorable, la otra persona a la que se había dirigido con
esas palabras se veía bastante enojada.

『 ¿?: ¿Y bien? ¡No tengo ni idea de qué es eso de loli y tampo-


co entiendo por qué sigues llamándome abuela! Para ser la pri-
mera vez que nos vemos, eres incluso más irrespetuoso que Ros-
bo por aquí. 』

512
『 Subaru: Oooh, pero que impropio de mí, mademoiselle. ¡Mi
nombre es Natsuki Subaru! Actualmente un apuesto cazador de
mabestias. Aunque por alguna razón, nunca soy yo el que da el
golpe final. 』

Anunciando su nombre con mucha energía y su pulgar hacia


arriba, aquella introducción perdió algo de impacto casi al final
de sus palabras. Y, entonces, extendiendo su mano en dirección
a la joven con rostro desconfiado, 『 ¿Y tú eres? 』, preguntó.

『 Subaru: Ahora que te he dicho quién soy, espero que puedas


presentarte tú también. Con un simple perfil, intereses y habili-
dades especiales… y mencionando algunos de tus charm-points
también, sería genial. 』

『 Lewes: ……Lewes Meyer. Podría decirse que soy la repre-


sentante de este Santuario. 』

Después de escuchar las burlas de Subaru, la abuela-loli —


aquella que se hacía llamar Lewes, extendió uno de sus dedos a
través de sus holgadas mangas y se rascó la frente,

『 Lewes: No lo había notado mientras estabas durmiendo, pero


más que irrespetuoso, eres un pequeño granuja. Por lo que veo,
no debería haberme molestado en llevarte a la cama. 』

『 Subaru: La cama… ¿en la que estaba durmiendo antes? 』

513
『 Emilia: Sí, esa era la casa de Lewes-san. Se encontraba cerca
de la tumba, así que Garfiel te cargó hasta allá… de verdad, le
agradezco mucho lo de antes. 』

Entonces, al ver como Emilia inclinaba la cabeza, Lewes giró la


suya propia de lado a lado. Juzgando por aquel intercambio, pa-
recía que las dos ya se habían conocido mientras Subaru se en-
contraba inconsciente. Pero sea como sea, era verdad que ella le
había ayudado.

『 Subaru: No tenía ni idea de que eso había pasado. Me dis-


culpo por haberme comportado de manera tan irrespetuosa antes.
La cama, haber dejado que descansara en ella fue de gran ayuda.
Puede que sea un poco tarde, pero de verdad lo siento, ¡lo siento
mucho! 』

『 Lewes: ……Pero qué fue eso, me asustaste. Gar-bo nunca se


ha disculpado de manera tan directa. Natsuki… Subaru, ¿verdad?
Entonces será Su-bo. 』

『 Subaru: Eso suena bastante parecido al comienzo de una cari-


catura que alguna vez vi de niño, pero no importa. Entonces, de-
ja que te llame Lewes-san en cambio. 』

Después de haberse disculpado, la expresión molesta de Lewes


desapareció. Y luego de decidir la manera en que se referirían
entre ellos, Subaru continuó con un 『 Pues vale… 』

514
『 Subaru: Lewes-san, acabas de decir que había un problema, ¿
no es así? ¿De verdad sería tan problemático que Garfiel toma-
ra las pruebas? 』

『 Lewes: Vaya que cambias rápido de tono, pero sí, sería un


gran problema y uno bastante grande. Básicamente, si aquellos
originados en el Santuario desafiaran las pruebas, estarían vio-
lando el contrato. 』

『 Subaru: Otra vez esos contratos… 』

Con tanto contrato y pactos apareciendo de la nada, restringien-


do esto y lo otro, Subaru lanzó una mirada enferma hacia Ros-
waal. Y, recibiendo aquella mirada, Roswaal se encogió de
hombros.

『 Roswaal: Desafortuna~damente, este contrato no tiene nada


que ver con la familia Mathers… bueno, quizás decir que no te-
nemos nada que ver sería demasiado, pero definitivamente no
somos los principales culpables. Quiero decir, que mi familia so-
lo tuvo, algo así, como un papel secunda~rio en él. 』

『 Subaru: Me parece bien, pero desembucha rápido el conteni-


do detallado del contrato en tres oraciones. 』

『 Roswaal: Pero que estri~cto. Bueno, en palabras sencillas, la


condición para poder liberar a los habitantes del Santuario es su-

515
perar las pruebas, pero las pruebas solo pueden ser desafiadas
por alguien de afuera que cumpla con los requisi~tos. Y dicho
todo esto, la situación de ahora es… 』

『 Emilia: Soy la única que puede hacerlo, ¿verdad? 』

Entendiendo rápidamente lo que Roswaal intentaba decir, Emilia


terminó la frase. Roswaal asintió con la cabeza en afirmación y
dirigió su mirada a Lewes.

『 Roswaal: De hecho, esto es bien sabido por todos los habitan-


tes del Santuario, los cuales esperan que Emilia-sama desafíe las
pruebas y que sea capaz de superarlas. 』

『 Emilia: No quiero que pienses que estoy dudando en hacerlo


al preguntar esto, pero… hipotéticamente, ¿qué ocurriría si al-
guien más, además de mí, desafiara las pruebas? 』

Las violetas pupilas de Emilia se enfocaron sobre Garfiel al ha-


cer aquella pregunta, y fue Lewes la que respondió diciendo
『 En cuanto a eso… 』

『 Lewes: Hasta ahora, por lo menos desde que estoy viva, nadie
ha desafiado las pruebas, así que no hay manera de saber. Ni re-
sidentes ni forasteros… nadie lo ha intentado. 』

『 Subaru: ¿Nadie? ¿Hasta ahora? Me da un poco de miedo pre-


guntar, pero, Lewes-san… ¿cuántos años tienes? 』

516
Teniendo en cuenta lo que Subaru sabía sobre las abuelas lolis
(en la cultura otaku), la respuesta podía ser bastante aterradora.
Pero en cambio, Lewes dijo 『 No es para tanto… 』y, como si
observara algún punto en la lejanía,

『 Lewes: No soy tan vieja como para conocer el tiempo en que


este lugar fue creado, pero, por lo menos, creo que he vivido al-
go más de 110 años. 』

『 Subaru: ¡¡Eso es demasiado!! Debes ser la persona con más


años que he conocido hasta ahora. 』

Bueno, siempre y cuando no se tomen en cuenta a los espíritus y


al cuerpo espiritual de la bruja. Pero dejando de lado aquello,
Subaru observó con preocupación a Emilia, quien seguía mante-
niendo una expresión oscura en su rostro.

『 Emilia: En cualquier caso, ahora lo entiendo. Sea como sea,


mientras no supere esas pruebas, no seré capaz de abandonar el
Santuario. Así que lo haré. 』

『 Subaru: La mirada heroica de Emilia-tan cuando muestra su


resolución es súper cautivadora, pero quizás sería mejor si intent
ásemos encontrar alguna otra solución más precavida. Tratar de
hallar algún atajo o escapatoria primero y, si no pasa nada, hacer
el desafío después. 』

517
『 Emilia: No deberías tirarle agua helada a alguien que se ha
esforzado tanto en decidirse por algo. Me parece que es algo bas-
taaaaante inapropiado. 』

Pero, mientras Subaru intentaba alejarla lo más que podía de


cualquier posibilidad de peligro, Emilia replicó con una mueca
de enfado en sus labios y una mirada desaprobadora. Y, reci-
biendo aquella mirada de reproche,

『 Subaru: Ahora que lo pienso, ¿no les parece que hay gato en-
cerrado en el modo en que fuimos arrastrados a todo esto? No
puedo quitarme la sensación de que hay algo raro aquí. Toda es-
ta situación parece demasiado arreglada para mí, como si todo
hubiera sido preparado de antemano e incuso los semáforos se
hubieran coludido para traernos aquí. 』

『 Emilia: Eso no tiene sentido. A veces Subaru usa palabras


bastante confusas. 』

『 Subaru: No he escuchado a nadie decir palabras confusas ha-


ce rato. 』

Viendo la mirada agudizada de Emilia frente al habitual inter-


cambio de palabras entre ellos, Subaru rápidamente agitó sus
manos alrededor diciendo 『 No, no, no… 』,

『 Subaru: No hagas caso a lo que dije… me refiero a que, tengo


este fuerte sentimiento de que toda esta situación fue arreglada

518
de antemano. Los de sangre mestiza incapaces de escapar y lue-
go nominando a Emilia para que dé la cara ante todos. Y luego
de haber explicado lo que ocurre, no dejarte más opción que la
de aceptar el reto. 』

『 Emilia: ¿Arreglada por quién? 』

『 Subaru: ¿Por quién? Solo pudo ser una persona. 』

Frente a la pregunta de Emilia, Subaru dio un repentino giro con


su brazo extendido. Y, al final de aquella rotación, la persona
que su dedo apuntaba era…

『 Subaru: ¡Fuiste tú! ¿no es así? 』

『 Garfiel: ¿Huh? ¿Yo? 』

『 Subaru: Ah, lo siento, es mi culpa. Giré demasiado. Este fue,


este de acá. —¡Fuiste tú! ¿no es así, Roswaal? 』

『 Roswaal: Nadie podría ser tan torpe. 』

Con una sonrisa amarga en el rostro, Roswaal dio su evaluación


sobre los movimientos de Subaru. Pero, inmediatamente después,
cerró uno solo de sus ojos, reflejándose Subaru sobre su amarilla
pupila.

※ ※ ※ ※ ※

519
『 Roswaal: Pese a todo, tu observación es tan buena como
siempre. Es verdad… hace tiempo que deseaba una situación
como esta y estaba preparado en caso de que ocurriera, pero, ob-
viamente, no tuve nada que ver con el hecho en cuestión. 』

『 Subaru: Vale, creo que entiendo. 』

Levantando una de sus cejas frente a las palabras de Roswaal,


Subaru parecía haber comprendido sus verdaderas intenciones.
Mientras tanto, Emilia, que se había quedado al margen de la
conversación, mostraba una expresión confundida a la vez que
intentaba poner atención a todo lo que decían.

『 Subaru: Primero, me parece muy extraño la forma en que sa-


liste lastimado. Después de todo, deberías haber sabido que no
estabas cualificado para tomar las pruebas. Esto debería ser ob-
vio, considerando que este lugar es administrado por la familia
Mathers y que, además, Garfiel es un conocido tuyo. 』

『 Roswaal: Eso es…… verdad. Eem, correcto. 』

『 Subaru: De ser así, deberías haber sabido lo que podía ocu-


rrir al ser rechazado por la tumba, pero, a pesar de todo esto, ¿
por qué decidiste entrar? ¿Estabas harto de este mundo y deci-
diste acabar con tu sufrimiento? ¿O, finalmente, fuiste incapaz
de controlar tus pervertidas tendencias masoquistas? A pesar de

520
que, cualquiera de estas dos, parecen ser bastante plausibles, me
parece a mí que no. 』

『 Roswaal: Pero o~ye, ¿esa es la clase de impresión que Suba-


ru-kun tiene de mí? 』

Viendo como Roswaal intencionalmente ignoraba el punto prin-


cipal de sus palabras, Subaru levantó el dedo índice diciendo
『 En otras palabras… 』

『 Subaru: Terminar herido de esta manera, forma parte de las


verdaderas intenciones de Roswaal, por lo que debe tener alguna
clase de significancia. Probablemente… debe tener algo que ver
con la selección real, o eso creo. 』

『 ……… 』

『 Subaru: Por otro lado, hace rato que quería preguntar… los
aldeanos de Arlam, están reunidos en alguna clase de catedral
justo ahora, ¿verdad? 』

Subaru cambió repentinamente de tema y se dirigió a Ram,


quien se encontraba parada junto a Roswaal. Manteniendo el si-
lencio, inclinó levemente la cabeza en afirmación y,

『 Ram: Eem, sí. Los aldeanos están reunidos en la catedral…


confinados por los residentes del Santuario. 』

521
『 Subaru: Así que confinados. Antes, nuestra conversación se
vio interrumpida debido a que teníamos que ir a ver la tumba,
pero… ¿qué clase de confinamiento es ese? ¿Y por qué era ne-
cesario que los tipos del Santuario pusieran a Roswaal y a los al-
deanos bajo arresto domiciliario? 』

Aquella pregunta era dirigida hacia Garfiel, quien todavía se en-


contraba recostado sobre la pared. Sus ojos se entrecerraron y se
agudizaron frente a la pregunta de Subaru, seguido por un
『 Eso es obvio, ¿sabes? 』

『 Garfiel: Diciéndote esto no va a sacarnos del ata’o en el que


‘tamos, pero, si tienes que saber, no nos hizo ninguna gracia de
que el lord-sama de aquí y sus acompañantes, llegaran como si
nada, pasando completamente de nuestros propios problemas y
usando este lugar como les dé la gana, ¿sabes? 』

『 Subaru: Y por los problemas propios de ustedes, me imagino


que se refieren a… 』

『 Lewes: …que es imposible para nosotros abandonar el San-


tuario y salir al mundo exterior. 』

Continuando las palabras de Subaru, Lewes terminó su oración.


Una oscura y agobiada expresión, impropia de los rasgos infanti-
les en su rostro, emergieron mientras descendía la mirada, luego
de lo cual prosiguió con una delgada voz,

522
『 Lewes: Como dije antes, he estado viva unos cien años y unas
cuantas décadas más. Pero nunca, en todos estos años, he puesto
un pie fuera del Santuario. Como sea, quedando adherida a este
contrato desde el momento en que nací, he estado atada a estas
tierras. Y, precisamente por esa razón, he estado debatiéndome
tanto en si debería darme por vencida o no. 』

『 Garfiel: A la abuela le gustaría poder salir aunque sea por un


momento al exterior. Y lo mismo va por todos los demás. Y si
hubiera alguna oportunidad de llevar a cabo nuestro sueño, ¿no
harías lo necesario para poder lograrlo? Y estando así de debili-
tado nuestro lord-sama, con un grupo de aldeanos que podíamos
tomar fácilmente como rehenes, ¿no te parece que fue bastante
conveniente? 』

Con las palabras de Lewes y de Garfiel, la atmósfera en la habi-


tación cambió de golpe.

En pocas palabras, le habían dicho a Subaru la razón de aquel


confinamiento —habían confesado el motivo de su crimen. El
aspecto que Subaru no había sido capaz de notar sino hasta ahora,
fue que, la relación entre él y ellos, era la misma que la de un
prisionero y un carcelero. Una relación entre una víctima y su
perpetrador.

『 Subaru: Así que es así. Ustedes, chicos, tienen a los aldeanos


de rehenes… para así poder liberarse del Santuario. 』

523
『 Lewes: Eres libre de pensar lo que quieras. Sin embargo, la ú
nica persona que puede cumplir con esas condiciones es… 』

En un instante, las palabras de Lewes se ensombrecieron, al


mismo tiempo que miraba en dirección a Emilia.

Dándose cuenta del significado de esa mirada, Emilia una vez


más comprendió su posición.

『 Emilia: Soy yo. —Eso es lo que quieres decir, ¿no es así? 』

Habiendo entendido la situación en la que se encontraba, Emilia


cerró sus ojos una vez más. Y, cuando los abrió de nuevo, luego
de varios segundos, no quedaba ninguna emoción confusa en su
mirada. Solo había resolución, después de todo, había tomado
una decisión.

『 Emilia: Los aldeanos, no les han hecho ninguna cosa horrible


ni nada de eso, ¿verdad? 』

『 Garfiel: Por supuesto que no. Si los tratara mal, estaría des-
quitando mi ira con ellos. Prefiero estirar la pata antes que hacer
algo como eso, lo siento. 』

Y así como si nada, la habilidad de Emilia para poner el bienes-


tar de otros por encima del suyo propio, superaba cualquier es-
timación. Incluso después de decidir afrontar los desconocidos
peligros de las pruebas, estaba más preocupada del bienestar de
los aldeanos y de los demás.

524
Era aquella fuerza y fragilidad, que demostraba al comportarse
de ese modo, que hizo a Subaru acercarse tanto a ella.

『 Roswaal: Esa es una mirada basta~nte insatisfecha en tu ros-


tro, ¿no lo crees? 』

『 Subaru: ………Eso es obvio. Al final, seguimos metidos en


el mismo embrollo. No solo no nos dimos cuenta cuándo nos
metimos en él, sino que ahora que nos hemos dado cuenta, no
tenemos más opción que seguirles el juego. 』

Rechinando los dientes en un esfuerzo de contener su frustración,


Subaru forzó una sonrisa como si quisiera desafiar a Roswaal.
Pero entonces, recordándolo repentinamente, recupero la com-
postura,

『 Subaru: Ahora que lo pienso, habíamos dejado de lado la raz


ón de tus heridas. 』

『 Roswaal: Eeh, eem, vale, continúa… no te interrumpiré. 』

『 Subaru: Una ACTUACIÓN. O quizás sería mejor describirlo


como una simple estratagema. 』

Viendo a Subaru decir aquello mientras se rascaba el cuello, la


expresión de Roswaal se congeló por una fracción de segundo y,

525
esta reacción, fue completamente percibida por el único ojo
abierto de Subaru en esos momentos.

『 Subaru: Ser puestos en un estado de confinamiento, proba-


blemente no les hizo ninguna gracia a los aldeanos de Arlam.
Naturalmente, debieron haberse quejado y no te quedó más opci
ón que mostrarles que algo se estaba haciendo. Siendo su Lord,
hubiese sido genial si simplemente te hubieses vuelto loco y ata-
cado a Garfiel o algo por el estilo… Pero la gente del Santuario
también son tus súbditos, así que en realidad no podías hacer
algo como eso. 』

『 Roswaal: Ya veo… y entonces, ¿qué cre~es que ocurrió? 』

『 Subaru: Lo único que podías hacer era aceptar las condicio-


nes de Garfiel y el resto de los residentes… o sea, liberar a los de
sangre mestiza del Santuario. Sin embargo, algo como eso, no
podía ser hecho sin la asistencia de Emilia-tan. Pero ni los al-
deanos ni los residentes aceptarían algo como eso. Así que, el
resto es simple —desafiaste las pruebas, demostrándoles que hab
ías aceptado sus peticiones, y que tenías toda la intención de li-
berarlos de su confinamiento. 』

『 ……… 』

『 Subaru: No sé qué tanto podrás haber previsto sobre el daño


que recibirías por el miasma, pero con solo estar seguro de que

526
no te mataría, no era en realidad una apuesta tan grande. Mien-
tras más daño recibieras, en peores condiciones quedarías y ma-
yor sería la simpatía que recibirías por todos los demás. Y,
además, serviría para agrandar las expectativas para el acto final
que vendría justo después de ti. 』

Así que al final, toda esa situación de Roswaal siendo seriamente


lastimado, no fue más que una actuación para perseguir sus pro-
pios fines.

Como su lord, la magnitud del poder de Roswaal era bien cono-


cida tanto por sus súbditos del Santuario como también por los
aldeanos de Arlam. Si las pruebas eran capaces de lastimar a al-
guien como él tan severamente, ¿qué pensarían entonces de la
persona que aparecería después, superando las pruebas para sal-
varlos?

『 Subaru: Por lo menos eso es lo que me pareció a mí, toman-


do en cuenta tu malicioso y predispuesto oportunismo. ¿Qué te
parece todo eso como análisis de la situación actual? 』

『 Roswaal: —Va~ya, estoy sorprendi~do. Eso fue, en verdad,


basta~nte impresionante. Solo han pasado unos cuantos días, pe-
ro ¿qué diablos te ha pasado? 』

Roswaal se carcajeaba, desde lo más profundo de su garganta,


frente a las palabras de Subaru, a la vez que le elogiaba por ellas.

527
Y, aplaudiendo con sus manos, y una sonrisa tan resplandeciente
como un cielo despejado,

『 Roswaal: Cie~rtame~nte impresionante. Casi un análisis per-


fecto. Ni siquiera puedo imaginar cómo fuiste capaz de deducir
todo eso. Después de to~do, no me equivoqué al elegirte. 』

『 Subaru: Cielo santo… creo que voy a vomitar. 』

Viendo a ese agradecido Roswaal, mientras sus deducciones


eran confirmadas, Subaru no pudo más que mirar hacia otro lado
incapaz de esconder la repulsión en su pecho.

Repulsión ante las intenciones de Roswaal, ante sí mismo por ser


capaz de entender esas intenciones, ante el hecho de que todas
sus acciones habían sido en beneficio de Emilia… y, ante el pen-
samiento de que, en algún lugar, muy en lo profundo de su ser,
Subaru era capaz de aprobar esa clase de comportamiento… to-
do eso era demasiado repugnante.

Completamente ignorante del intercambio de palabras entre


Subaru y Roswaal, Emilia todavía estaba ocupada con Lewes y
Garfiel hablando sobre las pruebas. Y, mirándola desde atrás,
Subaru estaba determinado a evitar que ella oyera esas palabras,
no importaba qué.

Sería genial si ella pudiera hacer la vista gorda.

528
Pristina y noble, no quería que ella se enterara de las oscuras in-
tenciones maquinándose a sus espaldas.

Si Subaru tuviera que revolcarse en el barro para que ella pudie-


ra mostrarse a sí misma con orgullo, valdría completamente la
pena.

En la selección real, ella no había hecho nada notable hasta aho-


ra, ni tampoco tenía una base firme de la cual afirmarse.

Si su selección real diera comienzo en este Santuario, él haría


todo lo que estuviera en su poder para ayudarla.

Con una determinación renovada y una firme resolución, Subaru


se decidió.

Pero entonces, mientras él apretaba sus puños pensando sobre


todo aquello, por detrás de él, poniendo todo su peso sobre la
cama,

『 Roswaal: ……Casi correcto. Después de todo, esa no fue la ú


nica razón por la cual entré a la tumba. 』

Prácticamente susurrando, era una voz que, además de él, solo la


sirvienta, de cabello color durazno, detrás de la cama, era capaz
de oír y, solamente ella, descendió la mirada con una expresión
de dolor en sus ojos, al escucharle decir aquello.

529
ARCO 4 CAPÍTULO 14

『 Roswaal: Derribaste a la ballena blanca, y repeliste al culto de


la bruja que se había dirigido a la mansión. Ya sea la alianza que
hiciste con la candidata Crusch-sama, o la batalla antes mencio-
nada, tus logros, sin duda han crecido —muy bie~n. 』

Sin darse cuenta de que dejaba caer, cada vez más, su peso sobre
la cama, Roswaal se tocó la barbilla y cerró los ojos. Saliendo de
su boca, en esta conversación con Subaru, en medio de la noche,
se encontraban todas las diferentes cosas que habían ocurrido en
su ausencia.

Y Subaru, conteniendo su mal hábito de dejarse llevar por la


conversación, hizo todo lo posible para eliminar la jactancia y
los relatos de sufrimiento, dando, lo que él creía, era una expli-
cación objetiva de los hechos. Entonces, pensando en todo lo que
había hecho, una vez más,

『 Ram: …Para decirlo sin rodeos, parece que has hecho tanto
que empiezo a creer que tus palabras no son más que simples de-
lirios. ¿Desde cuándo te has convertido en un personaje de una
obra de teatro de acción y aventura, Barusu? 』

530
『 Subaru: Lo que acabas de decir me ha dado una sensación ex-
traña y difícil de explicar, sabes… Aunque, para ser sincero, to-
davía sigo preguntándome cómo hice todo aquello. Pero ya sea
en base a mi propio criterio o en base al criterio de los demás,
definitivamente no fue poca cosa lo que hice, ¿no es verdad? 』

Fue un resultado que ni siquiera Kong-Ming[1] hubiese sido ca-


paz de lograr. Y aun bajo el frío sarcasmo de Ram, parecía que
al menos reconoció la importancia de los logros de Subaru. Así,
poco a poco, sus ánimos se elevaron.

『 Roswaal: Un resultado más allá de todas las expectativas, no


hay ninguna o~tra manera de decirlo. Tal lo~gro, incluso yo… o,
mejor dicho, nadie podría haberlo ima~ginado. 』

Como si por fin hubiese terminado de digerir su asombro, Ros-


waal dijo estas palabras llenas de elogio. Luego, con una expre-
sión seria, tan rara en él, sus ojos heterocromáticos se enfocaron
en Subaru, que estaba sentado en una silla frente a la cama.

『 Roswaal: Pri~mero, quiero una vez más expresar mis pala-


bras de gra~titud. —Por haber protegido mi tierra, y a la gente
de mis dominios, tienes mi más profundo agradecimiento. 』

『 Subaru: Ah, ah oh. Claro. ¿Cómo debería decir esto…? uh…


escuchándote decir eso, de esa manera, me hace querer acurru-
carme en una esquina. Tampoco es como si hubiera sido la gran
cosa ni mucho menos… 』

531
『 Ram: Parece que Barusu es algo incapaz de comprender la se-
riedad en sus palabras de agradecimiento, Roswaal-sama. 』

En el momento en que Subaru puso fin a las amables palabras de


agradecimiento de Roswaal, Ram dio un paso adelante e inte-
rrumpió. Sus claros y firmes ojos lo miraban con inferioridad,

『 Ram: Interrumpir a tu superior, y encima rechazar sus pala-


bras de agradecimiento es, en esencia, imperdonable. Además,
como margrave,[2] Roswaal-sama es una persona que sustenta el
poder de una región entera del Reino de Lugnica. —Sus palabras
de gratitud sostienen mucho más peso de lo que puedes imaginar,
Barusu. 』

『 ………… 』

『 Ram: Desde la posición de Roswaal-sama, no debería siquie-


ra tener que molestarse en mirar a alguien por debajo de su rango,
y mucho menos ofrecer palabras de gratitud. Haber llegado a ta-
les extremos, por favor ten un poco más de consideración en
cuanto a su importancia. 』

Como cachetada en el rostro, Ram lanzó aquellas palabras que


dejaron completamente en blanco los pensamientos demasiado
optimistas de Subaru. Escuchando todo eso, incapaz de ocurrír-
sele ni siquiera una respuesta, Subaru dejó caer la cabeza. En-

532
tonces, diciendo 『 No~ no~ 』, Roswaal agitó suavemente sus
manos como para suavizar las cosas,

『 Roswaal: La forma en la que Ram lo ha dicho ha sonado un


poqui~to exagerado. Mis palabras no tienen tanto valor. 』

『 Ram: Roswaal-sama. 』

Al escuchar la llamada preocupada de Ram, Roswaal asintió, y


con un 『 Sin emba~rgo 』, continuó,

『 Roswaal: Dejando de lado, por ahora, la importancia de mi


gratitud en cuanto a mi posición social, el peso de lo que Subaru-
kun ha logrado es irrefutable a los ojos de cualquiera. Tanto así,
que si no te recompenso apropiadamente, puedes f á cilmente
imaginar la decepción e indignación pú~blica que sería dirigida
hacia mí. 』

『 Subaru: …Entonces, ¿qué vas a hacer por mí? 』

『 Roswaal: Una recompensa apropiada. — Subaru-kun, ¿


recuerdas lo que sucedió en el salón de la selección real? 』

Al ver aparecer un nudo en la garganta de Subaru, Roswaal en-


trecerró los ojos.

Como si esa mirada penetrara a través de él, lo que pasaba por la


mente de Subaru fueron las abominables memorias que incluso

533
ahora le hacen arder el pecho de vergüenza y burla cada vez que
las recuerda. La declaración que había hecho en ese lugar, sus
palabras imprudentes, su falta de entendimiento, su falta de
comprensión de sí mismo… la absurda risa pronunciada por ese
estúpido de él mismo, que incluso había mancillado en su mente
aquello que más le importaba.

Pero, aun así—

『 Subaru: Lo recuerdo. Es algo que jamás podría olvidar… o,


mejor dicho, algo que jamás debería olvidar, o eso creo. 』

『 Roswaal: Entonces, como recompensa por tus acciones, ¿Qué


te parece si hago de las palabras que dijiste en la Selección una
realidad?. —Ten la seguridad de que, al amanecer, cuando sal-
gamos de este lugar, te nombraré caballero. 』

Levantando la cabeza, por un momento, Subaru fue incapaz de


abarcar el peso de esas palabras. Al ver a Subaru vacilante, par-
padeando, Roswaal asintió con la cabeza,

『 Roswaal: Luchando junto a la condesa,[3] en la batalla contra


la ballena blanca, y matando a un arzobispo del pecado del culto
de la bruja, no puedo permitir que estos hechos queden en el
anonimato. Tu nombre, el nombre del Caballero Natsuki Subaru,
deberá ser llevado con honor y se hablará de él con admiración
en todo el Reino. —Cuando esto suceda, nadie será capaz de reí
rse de las palabras que dijiste en esa sala. 』

534
Esperando ser de ayuda para Emilia, aquellos habían sido los la-
dridos de un joven sin nada en que apoyarse.

El joven que había estado soñando, y que tantas veces había sido
golpeado por la dura realidad, después de haber perdido la espe-
ranza, de haber caído en la locura, impulsado por la venganza en
desprecio de todas las cosas y, al final, salvado por el amor —
ahora, él estaba aquí.

Todo lo que sucedió en aquel momento, sin duda, el honor que le


había sido otorgado a través de los labios de Roswaal… sería la
prueba de que hubo algo de valor en todo eso.

—Que, aunque nadie más lo recuerde a excepción de Subaru, la


gran mayoría de sus logros fueron gracias a Rem.

『 Subaru: …Gracias, lo aceptaré. Mientras eso signifique que


le dará algún sentido a la batalla que luchamos. 』

『 Roswaal: Es un logro para estar orgulloso, y no permitiré que


ninguna persona lo mire en menos. Ahora tienes el derecho de
estar al lado de Emilia-sama con la cabeza bien alta. Por tu pro-
pia fuerza, te has ganado esto. 』

『 Subaru: …No fue sólo mi propia fuerza. 』

Murmuró en voz baja al escuchar las palabras de Roswaal. Ob-


servando a Roswaal fruncir ligeramente el ceño incapaz de en-

535
tender su significado, Subaru cerró los ojos y respiró profundo.
Luego, cuando los abrió de nuevo, se encogió de hombros como
si no tuviera importancia,

『 Subaru: Ha sido un fuerte cambio, oye. Tengo que tener cui-


dado, después de haber estado fuera de personaje durante tanto
tiempo me va a ser embarazoso volver a la normalidad. ¡Me es-
toy sonrojando! 』

『 Roswaal: …Tienes toda la razón. Vaya, va~ya, no fue en ab-


soluto algo propio de mí… incluso mis hombros se han puesto r
í~gidos. Con la relación que tenemos entre nosotros, no es para
nada lo nuestro estar hablando tan seriame~nte. 』

Del mismo modo que Subaru abandonó su seria mirada, Roswaal


también se relajó, y la tensa atmósfera que había hace un mo-
mento, desapareció. Y, observando la conversación entre Subaru
y su amo, Ram dej ó escapar un pequeño suspiro, y con un
『 Bueno 』, continuó la conversación,

『 Ram: Entonces, Barusu, me imagino que hay algo que deseas


preguntar a Roswaal-sama, ¿verdad? Es por eso que dejaste a
Emilia-sama lejos de nuestra conversación, ¿no es así? 』

『 Subaru: Tu perspicacia de verdad que ha ayudado mucho a


que esta conversación avance, te lo agradezco mucho… No es

536
que piense que Emilia-tan fuera una molestia, pero parece que la
boca de Ros-chi se pondría tiesa si ella estuviera aquí. 』

La acertada observación de Ram hizo que Subaru pusiera una


sonrisa incómoda. Al verla, Ram dirigió su mirada hacia el lugar
donde Emilia había estado de pie, asegurándose, una vez más, de
que sólo quedara un espacio vacío despoblado por su ausencia.

『 Ram: Le pedí a Lewes-sama que la acompañara en un reco-


rrido por el Santuario… Pero cuando Emilia-sama escuchó que
Barusu se quedaría aquí, parecía haberse sentido un poco sola. 』

『 Subaru: A pesar de que me alegra que dependa tanto de mí,


si pienso en todas las cosas por venir, no puedo estar detrás de
cada deseo inmediato en frente a mí. Lo más probable es que se
encuentre con Otto por el camino. Aunque estoy un poco preo-
cupado con que él esté a solas con ella… ese bastardo de Otto
probablemente moverá ficha con ella… aaaah ¿qué hago? Emi-
lia-tan es súper mega adorable, oh no, me estoy preocupando. 』

『 Roswaal: Hablar contigo mismo y haciéndote estar aún más


preocupado de lo que ya estabas, es una ma~la idea, ¿no te pare-
ce? De todos modos, no te has equivoca~do. —La verdad es que,
hay ciertas cosas que no quiero que Emilia-sama escuche, por lo
que, probablemente nun~ca abriría mi boca en su presencia. 』

Al ver el corazón de Subaru revoloteando sobre preocupaciones


insustanciales, Roswaal negó con la cabeza, dejando al descu-

537
bierto su descarada afición de ocultar secretos. Y al igual que
Roswaal hizo, Subaru cerró uno de sus ojos, y con un 『 Tal
como pensaba… 』 puso sus pensamientos internos en su boca,

『 Subaru: Estás restringiendo intencionalmente información a


Emilia-tan...... ¿A quién crees que estás tratando de imitar aqu
í? 』

『 Roswaal: Es necesario ser selectivo con la información, ¿no


te parece? Como candidata a la selección real, la importancia de
Emilia-sama está muy por encima de mí. Pero, ahora mismo, su
cuerpo y su conocimiento no han alcanzado el nivel de su reco-
nocimiento y estatus… y todavía necesitan pulirse. Así que,
mientras todavía está aprendiendo, poner demasiadas cargas so-
bre ella sería irra~cional… 』

『 Subaru: Decir esto como si fueras un tipo que sólo pretende


proporcionar un entorno de aprendizaje despreocupado para
Emilia-tan, es una bonita manera de enmarcarlo. Pero dejarla en
la oscuridad en una situación de vida y muerte, sabiéndolo muy
bien y no decirle nada, eso no suena razonable para nada, ¿no lo
crees? Incluso para ti, eso no es para nada bueno. 』

Sabiendo que Roswaal estaba tratando de enmascararlo con pa-


labras superficiales, Subaru contuvo sus ganas de discutir, y con-
tinuó su ataque con voz tranquila. Al ver la fingida calma de
Subaru, Roswaal cerró un ojo, y en silencio le devolvió la mira-
da a cambio.

538
Fijamente, con un solo ojo —su izquierda pupila amarilla seguía
mirando a Subaru. Desconociendo el significado de esa mirada
inquietante, el cuerpo de Subaru vaciló. Y entonces, como si hu-
biese leído su molestia, Roswaal se rio,

『 Roswaal: Bueno, me imaginé que seguirías cuestiona~ndo


este tema tarde o temprano. Por eso, esta vez he prepara~do mi
resolución. 』

『 Subaru: ¿Resolución? 』

『 Roswaal: La resolución de que ya no voy a eludir las pregun-


tas de Subaru-kun, y que ahora daré todas las respue~stas. Des-
pués de todo, incluso si quisiera huir, sería imposible para mí
con estas heridas, por lo que ahora es el momento perfecto, ¿no
lo cre~es? 』

※ ※ ※ ※ ※

Con una seca y rápida carcajada desde su cama, Roswaal se daba


ligeras palmadas sobre los muslos mientras decía aquello. Por
unos instantes, Subaru se sorprendió de lo fácil que había acep-
tado la derrota.

『 Subaru: ………Pero que, clase de situación es esta. 』

539
『 Roswaal: Que no confíes en mí a estas altu~ras, me hace
sentir un poco so~lo. Pero, tomando en cuenta la relación que
hemos tenido entre tú y yo, no puedo culparte por senti~rte así. 』

『 Subaru: Tampoco es que piense que sea bueno ser tan tajante
con mi desconfianza, pero con todo lo que ha pasado hasta ahora,
era completamente de esperar. Después de todo, siempre has si-
do un poquito demasiado excesivo en el temita ese de guardar
secretos…… Pero, ¿de verdad puedo confiar en ti esta vez? 』

『 Roswaal: Por supuesto. 』

Viendo la mirada desconfiada de Subaru, Roswaal asintió con la


cabeza, abriendo ligeramente los brazos.

『 Roswaal: Todo lo que has logrado en estos últimos días, me


han dado más que suficientes pruebas para abrir completamente
mi corazón ante ti. Por fin puedo estar tranquilo. De ahora en
adelante, puedo depositar mi confianza en ti y, desde el fondo de
mi corazón, aceptarte y reconocerte —como mi cómplice. 』

『 Subaru: Vale, espera un poco… ¿Por qué tengo la sensación


como si me acabaran de dar una pesada cruz que cargar? No es
necesario que dejes salir todo aquello así de golpe. Podemos ir
más lento, ¿sabes? 』

『 Roswaal: Ayaaya, a pesar de haberte dicho todo eso con el


corazón, pensar que ibas a ser tan frío conmigo. 』

540
『 Subaru: No quise que sonara así, pero si me sueltas todo eso
de golpe, es demasiado que asimilar para mí… 』

En el instante en que su intercambio de palabras comenzó a so-


nar como el de una pareja que acababa de empezar a salir y que
no estaban seguros de cuál sería el siguiente paso en su relación,
Subaru dejó escapar una tos, intentando ordenar sus pensamien-
tos, seguido de un 『 De todas formas… 』,

『 Subaru: Dejemos todo eso de ser cómplices para otro día. Por
ahora, solo necesito que me dejes hacer algunas preguntas que
he querido hacer desde hace tiempo. —Así que, ¿cuál es la ver-
dadera razón por la que le ocultas toda esta información a Emilia?
Empecemos por eso. 』

『 Roswaal: …………… 』

Una vez más, Roswaal cerró uno de sus ojos mientras observaba
a Subaru.

De qué manera elegía Roswaal la información que compartía


con Emilia —las implicaciones que podían resultar de todo esto,
incluyendo los eventos ocurridos en repeticiones anteriores, se-
rían insondables.

El hecho de que ella fuera una semielfa de nacimiento —si ella


hubiera sabido que algo como eso podía incitar al culto de la
bruja a entrar en acción, entonces, quizás, habrían sido capaces

541
de preparar alguna contramedida efectiva contra el ataque sufri-
do en la aldea de Arlam y la situación actual de Roswaal.

Y, por otro lado, una información como esa hubiese tenido un


gran impacto en las acciones de Subaru, que solo pudo correr
frenéticamente de un lado a otro intentando reparar la situación y,
como resultado, lo que le ocurrió a Rem podría haber sido…

『 Subaru: Respóndeme, Roswaal. Si de verdad deseas tanto


convertir a Emilia-tan en rey, entonces, me imagino, que sería
increíblemente inconveniente para ti si ella decidiera abandonar
a medio camino. Y, aun así, ¿por qué te esfuerzas tanto en po-
ner a Emilia-tan en desventaja ocultándole ese tipo de informaci
ón? No tiene ningún sentido. 』

『 Roswaal: En cuanto a esa pregunta, te responderé de la si-


guiente forma —Todo es tal cual como has dicho, y es precisa-
mente por ser así, que la información que comparto con Emilia-
sama es restringida. 』

『 Subaru: ¡¿…………?! ¿Qué se supone que significa eso? ¿


Me estás tratando de decir que, ocultándole información a Emi-
lia y poniéndola en desventaja, es de alguna manera necesario
para que pueda ganar la selección real? 』

『 Roswaal: Eso es exactamente lo que digo… ¿No crees que


hay algo de mé~rito en todo eso? 』

542
La respuesta de Roswaal dejó sus pensamientos alborotados.
Subaru frunció el ceño dejando ver completamente su confusión.
Y, viendo su reacción, Roswaal se acomodó sobre la cama, cau-
sando un leve crujido en ella.

※ ※ ※ ※ ※

『 Roswaal: Subaru-kun, ¿Será esto lo que intentas decir? Que


cuando ellos se enteraran de la participación de Emilia-sama en
la selección real, había una posibilidad de que el culto de la bru-
ja hiciera un movimiento. Y en realidad lo hicieron, y atacaron
mis dominios. Entonces, si yo hubiese sabido de esta posibilidad,
debería haber sido capaz de preparar contramedidas apropiadas. 』

『 Subaru: S-Sí. Exactamente eso. Cualquiera lo pensaría. Es m


ás que obvio. Puede que yo no lo supiera, pero la relación entre
el culto de la bruja y los semielfos es muy conocida, ¿no es así?
De hecho, tú mejor que nadie deberías haberlo sabido. Si lo
pensamos así, entonces, ¿por qué no preparaste nada de nada…?
no, incluso antes que eso, ¿por qué abandonaste tus tierras y te
encerraste a ti mismo en el Santuario? 』

『 Roswaal: He estado atrapado aquí en el Santuario, la idea


inicial no era estar fuera de la mansión por tantos días... 』

『 Subaru: Tus excusas ya no las creo. El haber terminado lesio-


nado y el encontrarte en un estado de arresto domiciliario, fue
todo después de desafiar las pruebas de la tumba para calmar los

543
ánimos de los aldeanos de Arlam. En otras palabras, ocurrió
después de que yo evacuara a los aldeanos del ataque del culto
de la bruja… Así que, no volver antes de eso, fue por tu propia
voluntad. 』

『 Roswaal: Usar la lógica para argumentar contra un oponente


con el que estás enojado, de verdad que termina dando sus frutos.
Es rea~lmente un buen hábito a seguir. 』

Escuchando como Subaru rechazaba su pobre excusa, Roswaal


simplemente se encogió de hombros como si nunca hubiera es-
perado engañarlo. Enfadado con este gesto, Subaru dio un paso
adelante, pero,

『 Subaru: ...Ram. 』

『 Ram: Roswaal-sama está muy herido. Aun así, para incinerar


a Subaru, la sola punta de uno de sus dedos sería suficiente...
Pero Ram, no perdonará este comportamiento insolente delante
de ella. 』

『 Subaru: Pareces haberlo aceptado. Ser tratada como un peda-


zo de sacrificio, al igual que el resto de los aldeanos. Él sabía
que esos idiotas del culto se dirigían a la aldea y, sin embargo,
huyó completamente solo de ese barril de pólvora esperando a
ser reventado. ¿Cómo puedes disculpar algo como eso? 』

544
『 Ram: No es cuestión de disculpar o no disculpar. Ram perdo-
nará cualquiera y todas las acciones tomadas por Roswaal-sama.
Incluso la manera en que trate a Ram, ya sea que me corte o me
deje de lado, será siempre igual. 』

『 Subaru: ¡Tú—!!! 』

En frente de la incomprensible devoción de Ram, la garganta de


Subaru se llenó de rabia.

Pero, aun así, no podía repentinamente recurrir a la violencia.


Quizás fue debido al sobrio juicio de que él no sería adversario
contra ninguno de los dos enfrente a él, o tal vez, fue porque—

『 Subaru: …Incluso Rem, fue sacrificada por esta clase de ra-


zones que no puedo entender. 』

『 Ram: ¿………? Yo no sé a quién te estás refiriendo, pero


Ram no tiene ninguna relación con nadie de ese nombre. Para
Ram, Roswaal-sama lo es todo, y todo lo demás es insignifican-
te. 』

Incluso la pasión de Subaru no podía producir el más mínimo


fragmento de eco en el corazón de Ram.

Eso ya lo sabía. Ese argumento no tenía ningún sentido para la


chica que había olvidado completamente la existencia de Rem. Y,
aun así, al mismo tiempo, por fin lo comprendió.

545
Desde el inicio, él había sido consciente de la inusual lealtad de
Ram hacia Roswaal.

Pero ahora esta obstinación perversa, era un tipo diferente de lo-


cura de aquella que sentía la Ram que Subaru había conocido
hasta ahora.

Y no había ninguna otra razón más grande para esto, que el ha-
berse olvidado completamente de la existencia de Rem.

Subaru no sabía todos los detalles de lo que les había sucedido a


ellas en el pasado. Pero si reunía y analizaba los fragmentos de
lo que Rem le había mencionado al respecto, podía tener una
idea de la gran confianza que las hermanas sentían la una por la
otra.

Con su sentimiento de culpa y complejo de inferioridad —


balanceándose entre esos dos, los complejos de Rem habían he-
cho que dependiera aún más de su hermana mayor. Y aunque la
inestabilidad de Ram no era muy fácil de ver, cuando se encon-
traba cerca de su hermana menor, fragmentos de ella podían ver-
se a través.

Al igual que Rem, cuyo mundo consistía principalmente en Ram,


el mundo de Ram consistía solamente en Rem y Roswaal. Ha-
biendo superado todos sus complejos, cuando ese estrecho mun-
do, comenzando con Subaru, comenzó a ampliarse cada vez más,
Rem cambió. Pero el mundo de Ram seguía siendo igual de es-
trecho.

546
Habiendo olvidado a la persona que formaba la mitad de su
mundo, ahora, el mundo de Ram solo se componía de Roswaal.

Esto puede ser un poco extremo, pero esa era la causa de su ex-
cesiva lealtad hacia Roswaal.

『 Roswaal: Ram, No provo~ques demasiado a Subaru. Después


de to~do, Subaru no tenía la intención de hacer nada en con~tra
de mí. Fue só~lo un paso adelante. 』

『 Ram: Si usted lo dice, Roswaal-sama 』

『 Roswaal: Sí, sí. No impo~rta. ¿No es así, Subaru-kun? Pa-


reces un poco enojado, pero no has explotado en furia. Algo así
como perderte a ti mismo y golpea~rme en la cara, ¿tú no elegir
ías perder esta oportunidad de continuar nuestra conversación
sin interrupciones, no es así? 』

『 Subaru: Eso, qué se supone que significa... 』

『 Roswaal: Es muy sim~ple. Si este fuera el viejo Subaru, en


alguna parte de esta conversación habrías lanzado un golpe, ha-
brías gritado y vociferado idioteces, y la conversación habría
terminado. Pero no lo hiciste, e incluso mientras aguantas esa ra-
bia, te aferraste a la discusión, sin abandonarla... Yo me atre~vo
a decir que has madurado, Subaru 』

547
Mientras Roswaal aplaudía sínicamente, habiéndole entregado
este cumplido superficial, Subaru sintió una ardiente furia en su
pecho que le hizo querer gritarle. Pero, sabiendo que, si él se
permitía ceder a este impulso, estaría dándole a su oponente
exactamente lo que él quería, se detuvo a sí mismo, tomó un lar-
go y profundo respiro, y contuvo las olas de su rabia.

—Y al hacer esto, se dio cuenta de que había probado que las pa-
labras anteriores de Roswaal eran correctas, y no pudo contener
la irritación consigo mismo.

『 Roswaal: Bi~en, ya es suficiente. Continuar molestando al


joven más allá de esto no sería apropiado por parte de un adulto.
Puesto que tú me has mostrado cómo has creci~do, yo debería
mostrar un poco más de madurez también. 』

『 Subaru: …Entonces por favor hazlo. De todas formas, me


gustaría que contestaras claramente a mi pregunta anterior. Y no
intentes esquivarla. ¿Por qué le has escondido el culto de la bru-
ja a Emilia? ¿Y por qué, a pesar de haber sabido que el culto de
la bruja estaba en camino, tú, la mayor fuerza de combate que
tenemos, dejaste la mansión? 』

『 Roswaal: Puedo contestar ambas preguntas con una sola res-


puesta. —Me comporté de ese modo para evitar una confrontaci
ón con el culto de la bruja. 』

※ ※ ※ ※ ※

548
『 Subaru: ¿Eh...? 』

Al escuchar esta calmada y metódica respuesta, por un momento,


Subaru fue incapaz de comprenderla.

Masticando, tragando, digiriendo esas palabras al interior de su


mente y empapándose completamente de sus contenidos,

『 Subaru: Yo, en realidad no lo entiendo. Para evitar luchar


contra el culto de la bruja… pero ¿por qué? ¡No me digas que
eres alérgico a ellos o alguna otra basura como esa! Si tú... Si tú
hubieras estado allí, ¿no podrías haberte encargado de esos bas-
tardos de un solo golpe? Entonces las víctimas... 』

『 Roswaal: Ya veo. Es verda~d, si yo hubiera estado allí, en-


tonces los daños colatera~les de aquella perturbación podrían
haber sido disminuidos. Trato de tener una comprensión exacta
de mi propia fuerza, y soy consciente de que soy una de las po-
cas personas consideradas como las más poderosas en este país.
Es seguro decir que, si yo hubiera estado allí, entonces el ataque
del culto de la bruja habría sido fácilmente repelido. 』

『 Subaru: Si entiendes eso, entonces ¡¿por qué?! 』

『 Roswaal: Ese es el por qué… 』

549
Observando algunas gotas de saliva que salían volando desde
Subaru, Roswaal extendió un dedo para detenerlo, y entonces,
apuntando ese mismo dedo hacia el techo,

『 Roswaal: Si yo lo hubiera hecho todo, este no habría sido el


logro de Emilia-sama, ni tampoco habría sido tu logro, ¿no es
verdad? Incluso si mi propia reputación hubiera mejorado en al-
go, no habría sido de ninguna utilidad. 』

『 Subaru: ———h 』

En ese momento, Subaru no podía entender nada de lo que Ros-


waal decía.

Debió haber sido una broma. Rezando que Roswaal continuara


con algún tipo de broma, Subaru se quedó callado y esperó las
siguientes palabras de Roswaal.

Sin embargo, mirando a Subaru, que había guardado silencio,


Roswaal solo inclinó la cabeza,

『 Roswaal: ¿Cómo podría negarlo? Después de todo, fue un


desastre que yo estaba completamente seguro que iba a suceder.
¿Cómo no utilizar la situación al má~ximo?

『 Subaru: T-tú... ¿Sabes lo que estás diciendo...? 』

550
『 Roswaal: ¿———? No entiendo qué parte crees que es un
problema, Subaru-kun. Me pregunto cuál podría ser. ¿Acaso fue
el daño causado a la aldea de Arlam? ¿Fue haber tenido que to-
mar prestada la fuerza de los mercenarios y el ejército privado
de Crusch-sama para repeler al culto de la bruja...? ¿O es sobre
el hecho de que todos estos daños podrían haber sido evitados?

La voz de Subaru estaba temblando, y, como si leyera dentro de


lo más profundo de su corazón, Roswaal lanzó aquellas palabras
como si fuera lo más normal del mundo.

Al oír esa respuesta, Subaru sintió un temblor proveniente de ca-


da órgano de su cuerpo.

Antes, cuando él había hablado con Puck, en el momento en que


el espíritu dijo frente a la Rem dormida: "Esta niña se sacrificó
para ayudar a Lia", Subaru se dejó llevar por la ira.

Y debido a aquel suceso, Subaru dolorosamente entendió que en-


tre su sensibilidad y la del gran espíritu, había una brecha insu-
perable que no podía ser llenada con palabras. Visto de otra
manera, la rabia que él sentía en ese momento hizo que entendie-
ra que siempre habían sido dos entidades fundamentalmente di-
ferentes.

Sin embargo, ese no era el caso con Roswaal. Después de todo,


el comprendía completamente la razón por la cual Subaru estaba
enojado y sabía perfectamente lo que Subaru quería decir —y
fue a sabiendas de todo eso, que tomó aquella cruel decisión.

551
『 Subaru: Todo esto es en retrospectiva, ¿verdad? En cierto
modo, entiendo lo que estás tratando de decir. Al rechazar el
ataque del culto de la bruja, quienquiera que estuviera al mando
habría recibido el crédito, y eso definitivamente tendría un gran
impacto en la selección real, lo entiendo... y también entiendo
que si tú tomabas parte en ello no habría tenido el mismo efecto.
¡Pero! 』

Con un movimiento salvaje de su brazo, y mostrando sus dientes,


Subaru gritó,

『 Subaru: ¿¡Cuántas personas crees que murieron porque no


estabas allí o porque ni siquiera te molestaste en decir nada!?
Claro, las bajas no fueron catastróficas. Pero incluso así, el nú
mero no fue cero. Personas murieron. Ya fuera nuestra propia
gente, o fueran esos bastardos del culto de la bruja... 』

『 Roswaal: Incluso si yo hubiera estado allí, el tratamiento a


los cultistas de la bruja no habría cambiado. Todos ellos, sim-
plemente habrían sido reducidos a cenizas. Aceptaré la respon-
sabilidad por las bajas de nuestro lado, pero culparme de las pé
rdidas del enemigo podría ser un poco rebuscado, ¿no crees? 』

『 Subaru: —P, aun así habría sido más tranquilo... ¡No, no es


sobre eso! ¡Cada cosa que has estado diciendo ha sido en retros-
pectiva! Es verdad que salió bien. Nuestras pérdidas fueron mí

552
nimas, los enemigos fueron exterminados. Emilia-tan está a sal-
vo, los aldeanos de Arlam fueron evacuados con toda seguridad...
Pero todo eso fue una gran coincidencia. Originalmente ell— 』

Originalmente, si Subaru no hubiese hecho nada, los aldeanos,


todos en la mansión, Emilia...

『 Subaru: Todos ellos habrían muerto. Esa vez, si las cosas no


hubiesen funcionado perfectamente... todo el mundo habría sido
miserable, cruel y agonizantemente... torturados hasta morir 』

Cubriendo su rostro, Subaru ahogo las lágrimas dentro de su voz.

Al otro lado de sus párpados cerrados, emergieron de nuevo esas


escenas infernales que él nunca jamás podría olvidar.

El pueblo consumido por las llamas. Los cadáveres esparcidos


en el suelo. Los cuerpos de los niños. El cuerpo de Rem abando-
nado en el jardín de la mansión. Y, por último, el fin del mundo
al congelarse.

—Todo eso, habría sido el indiscutible mundo si Subaru no lo


hubiera anulado regresando de la muerte.

『 Subaru: Si hubieras estado allí, nada de eso habría sucedido...


Tú ya lo sabías, pero aun así decidiste verlos morir. ¿Cuántas
veces, has matado a esas personas...? 』

553
『 Roswaal: Es preocupante ser malentendido de esa forma.
Aquellos que atacaron fueron el culto de la bruja, no yo. Además,
el ata~que del culto de la bruja fue detenido por tus manos antes
de que pudiera pasar algo más, las víctimas de las que hablaste
nunca existieron. —Sólo estás repitiendo tonterías. 』

『 Subaru: —Eso es tan… 』

Al escuchar las frías palabras de Roswaal, Subaru dejó caer sus


hombros y respondió con una tranquila voz.

Tonterías —si eso era lo que él pensaba de sus palabras, enton-


ces no había nada que Subaru pudiera decir para cambiar eso.
Subaru no podía explicarle sobre su regreso de la muerte a Ros-
waal, ni tampoco podía culparlo por cosas que nunca habían pa-
sado en esta realidad.

El único que había experimentado aquel infierno era Subaru, y el


que exoneró a Roswaal del crimen de causar ese infierno, tam-
bién fue Subaru.

『 Subaru: …Si al final hubiese resultado que yo no era más que


un simple inútil pedazo de basura, ¿Entonces qué habrías hecho?
Lograr que Emilia sea rey, tú quieres eso tanto como yo. Pero las
probabilidades eran de una en un millón. Era mucho más proba-
ble que todo hubiera terminado allí. 』

554
『 Roswaal: Y, sin embargo, superaste completamente aquella
precaria situación. —¿Es que acaso estás insatisfecho? 』

『 Subaru: Estoy insatisfecho. No pareces ser el tipo de hombre


que dejaría las cosas a la suerte. 』

Hay muchos tipos diferentes de apostadores. Hay quienes no sa-


ben si van a ganar o perder, y confían totalmente en su suerte. Y
también aquellos que no desean ser dirigidos por el destino, y só-
lo cuando han logrado reunir la mejor mano posible, dejan todo
al azar.

Y luego, hay quienes preparan todo de principio a fin, y sólo par-


ticipan de aquella supuesta apuesta cuando la victoria es segura.

『 Subaru: No eres del tipo apostador en primer lugar. Entonces,


¿por qué lo hiciste? 』.

『 Roswaal: —Porque yo creo en ti. 』

Cuando Subaru le preguntó por segunda vez, Roswaal bajó el


tono al responder.

Al oír esta respuesta, Subaru no pudo evitar que una risa disimu-
lada escapara de sus labios.

『 Subaru: Así que no piensas darme ninguna respuesta seria


después de todo. 』

555
『 Roswaal: Si crees mi historia o no es otra cuestión, pero todo
lo que he dicho es cierto. Porque aquí, esta noche, he decidido
que no voy a mentirte. Las cosas que no puedo decir, no las diré,
y si hay cosas inapropiadas para esta ocasión, no las mencionaré
tampoco. Pero, lo que yo digo, juro que está libre de falsedades. 』

En respuesta a las palabras de Subaru que sonaban con un poco


de decepción, Roswaal dijo esto de una manera solemne. Pero,
¿Subaru podía creer algo como eso? Habiendo perdido ya todas
las impresiones positivas de Roswaal en la conversación hasta
ahora, Subaru ya no estaba en posición de aceptar todo lo que él
decía.

Ante la mirada penetrante de Subaru, Roswaal giró la cabeza ha-


cia un lado,

『 Roswaal: Lo diré de nuevo. —La razón por la que tomé esa


decisión, es porque creía en ti. Creí que si tú te dabas cuenta en
el peligro en el que estaba Emilia-sama, te esforzarías por esta-
blecer una alianza con Crusch-sama, y harías todo lo que estu-
viera a tu alcance para repeler al culto de la bruja, logrando, de
este modo, reconocimiento y distinción. 』

『 Subaru: Incluso si fingimos por un momento que eso es ver-


dad, ¿¡Cómo demonios decidiste creer en alguien como yo!? ¿¡
Qué es lo qué sabes acerca de mí!? Sólo nos conocemos desde

556
hace un mes, ¿Qué viste para creer que yo era el tipo de hombre
en el cual depositar esa clase de fe? 』

Pisoteando el suelo, Subaru se opuso a las floridas y descaradas


palabras de Roswaal. Señalando con un dedo, Subaru sacudió la
cabeza, rechazando todo aquello que acababa de escuchar.

『 Subaru: Pero eso no podría ser cierto. La última vez que nos
vimos, yo era absoluta y completamente, cien por ciento basura.
Fue sólo por lo que pasó después, que más o menos esta basura
mejoró. Pero lo que pasó después, nadie lo sabe excepto yo. —¿
Así que exactamente en qué parte de mí crees? 』

Roswaal cerró un ojo y, de una manera inquietante, con la pupila


amarilla, miró a Subaru.

Como si quisiera sacudirse esa mirada de encima, Subaru pateó


el suelo con todas sus fuerzas.

『 Subaru: ¡Eso es absurdo! ¿Realmente estás intentando decir


que confiaste en este idiota cabeza hueca para que todo saliera
bien, y simplemente dejaste atrás a tu gente y todo lo demás co-
mo si fuera algún tipo de juego, arriesgando tu propia posición y
futuro en una apuesta? ¿¡Qué se supone que debo decir ante al-
go tan cruel y desalmado!? 』

『 Roswaal: …Parece, que este es el final de la conversació~n


de hoy. 』

557
Mientras que Subaru había dejado salir su ira, Roswaal se limitó
a susurrar esto último.

Al oír ese susurro, Subaru gritó, dando voz a su inagotable dis-


gusto.

『 Subaru: Si no tienes ninguna intención de hablar sin rodeos,


todo lo que digas será inútil. Después de esta conversación, no
tengo ninguna intención de creer en tu palabra nunca jamás. 』

『 Roswaal: Parece que tu impresión de mí ha caído muy bajo,


eso es re~almente lamentable... Aun así, no creo que haya nece-
sidad de confirmarlo, pero, respecto a nuestra conversación de
esta noche, Emilia-sama... 』

『 Subaru: No le diré nada. Para empezar, tampoco es que haya


mucho que decir, y lo poco que has dicho, ha sido adornado, por
lo que no tendría ningún sentido decirle nada de esto. Me ima-
gino que también habías anticipado esto, ¿no es verdad? Por eso
le has estado dando tantas vueltas al asunto. 』

Independientemente de las verdaderas intenciones de Roswaal,


la selección real todavía estaba en curso, y aumentar las friccio-
nes entre Emilia y Roswaal no era algo que él quisiera hacer.
Además, con Emilia actuando ahora como representante de los
aldeanos de Arlam, la facción de Roswaal necesitaba permane-
cer unida.

558
Le causó espasmos pensar en cómo coincidía con las intenciones
de Roswaal, pero, tomar las pruebas, definitivamente mejoraría
la forma en que la gente veía a Emilia. —Y todo eso, estaba
siendo controlado por las palmas de ese hombre.

『 Roswaal: Lo entiendes todo, y la ira que sientes hacia mí es


insoportable... sin embargo, no has volteado la mesa ni nada por
el estilo. Tu realme~nte eres tal y como esperaba. 』

Cuando Roswaal dijo esto a Subaru, que había estado rechinando


los dientes para contener su disgusto, Subaru alzó la cabeza y vio
el rostro de Roswaal girando en una expresión verdaderamente
repugnante.

『 Roswaal: Tu eres, sin lugar a dudas, digno de ser mi cómplice


—¿no lo crees? 』

『 Subaru: ...Bastardo, espero que tengas una muerte digna de


ti. 』

『 Roswaal: Lo sé. Definitivamente me iré al infierno. Es por


eso que, antes de que eso ocurra, debo dar lo mejor de mí para
extender mi mayor brutalidad sobre todo el presente mundo. 』

Enviando una afilada mirada ante aquella declaración de Ros-


waal, y sin decir ni una sola palabra, Subaru dio media vuelta y
salió furioso de la habitación.

559
Más allá de este punto, cualquier otra conversación habría sido
inútil. Si Roswaal no tenía planes de revelar sus verdaderas in-
tenciones, si no había manera de que Subaru pudiera descifrar
sus pensamientos, entonces, no había absolutamente nada que
pudiera resultar de ese intercambio.

Pero,

『 Subaru: —Tú crees que todo va a salir tal y como esperas, y


que todo el mundo se encontrará bailando en la palma de tu
mano. 』

Apretando fuertemente el puño, mientras descendía por la calle


aquella noche, Subaru preparó su nueva resolución.

Mañana, Roswaal haría que Emilia tomara las pruebas, para re-
vocar la impresión negativa que, la gente del Santuario y de la
aldea de Arlam, tenían por los semielfos.

Lo que podía presentarse en ese proceso, la cantidad de obstácu-


los que Emilia tendría que soportar, definitivamente no era algo
que ese hombre tuviera en consideración. Al final, no importaba
cuántas heridas tuviera Emilia que soportar, incluso si su cora-
zón fuera desgarrado hasta su mismo centro, él frívolamente se
reiría mientras los acontecimientos continuaran desarrollándose
de acuerdo a su voluntad. Si ese era el caso, entonces,

560
『 Subaru: No dejaré que eso pase. A esa chica... Emilia, yo la
protegeré. 』

Los requisitos necesarios para tomar las pruebas —si el sueño


que vio en la tumba no era sólo un sueño, entonces Subaru tam-
bién habría obtenido aquellos requisitos.

Puede que haya sido concedido por el capricho de una bruja, pe-
ro con ello, él podría ser capaz de frustrar los planes de Roswaal.
Todo el dolor y las lágrimas que habían brotado sólo porque a
ese hombre no le importaba para nada quienes le rodeaban, Sub-
aru pondría un alto a todo eso aquí.

『 Subaru: —Eso es lo que debo conseguir en el Santuario. 』

Arriba, mucho más allá de donde Subaru había lanzado el puño,


se encontraba flotando una pálida luna azul.

Como si se aferrara a esa lejana e inalcanzable luz, cerró fuerte-


mente el puño e, imaginando la forma de esa linda niña de pelo
plateado en sus pensamientos, decidió que acabaría de lleno con
los tortuosos planes de ese payaso.

※ ※ ※ ※ ※

『 Ram: —¿Eso estuvo realmente bien? 』

Aun en la habitación de la que Subaru había salido furioso, Ram,


que había escuchado atenta toda la conversación, le preguntó a

561
Roswaal en voz baja. Al oír esto, su amo sacudió la cabeza como
si flaqueara de debilidad.

『 Roswaal: Era de espera~r ese tipo de reacción. Pero incluso si


más o menos lo esperaba, es bastante deprimente ser arrancado
de esa forma del corazón de un joven. 』

『 Ram: Usted sabe que no hay necesidad de mentir en frente de


Ram… 』

『 Roswaal: Me alegra que estés preocupa~da por mí, pero esos


fueron mis honestos pensamientos. ¿Por qué, en el corazón de
Ram, pareciera que yo de verdad disfrutara haciendo estas co-
sas? 』

Respondiendo sin emitir palabra, simplemente desviando la mi-


rada de su amo, Ram acomodó las sábanas que habían sido des-
ordenadas durante la discusión de hace un rato. Al hacer esto,
sus dedos sintieron algo duro en el estómago de su amo, que ella
rápidamente sacó de las sábanas.

『 Ram: Roswaal-sama. Esto es… 』

『 Roswaal: Ah, Lo siento. Si Subaru-kun lo hubiera visto, las


cosas se habrían complicado demasiado. Pero, si lo escondía
bajo mi trasero, probablemente me habría dolido bastante. Si no
tengo cuidado... 』

562
Recibiendo aquel objeto que ella le devolvía, como si fuera algo
extremadamente valioso, Roswaal acarició suavemente su super-
ficie a la vez que decía 『 No importa lo que ocurra… 』, tocá
ndose con el dedo la barbilla,

『 Roswaal: Ahora está n confirmadas las cualificaciones de


Emilia-sama, y Subaru-kun está completamente encendido. Ma-
ñana en la noche, las pruebas por fin comenzarán... Ram, ¿qué
crees que sucederá? 』

『 Ram: Las consideraciones de Roswaal-sama están muy por


encima de las habilidades de Ram para comprender... Roswaal-
sama, ¿Es que acaso, usted sabe lo que va a pasar? 』

『 Roswaal: Esto no es tan convenie~nte. Comparado con la


versión incompleta en posesión del culto de la bruja, puede que
sea algo superior, pero, aun así, no deja de ser más que una po-
bre imitación, todavía lejos de lo que ella deseaba. La discusión
con Subaru-kun de hace un rato, ¿cuánto de eso crees que sucedi
ó exactamente igual a como estaba descrito? 』

Roswaal respiró hondo como si contemplara algo más allá de su


vista y, viendo esto, Ram levantó ligeramente las cejas y tími-
damente, con vacilación,

『 Ram: Entonces, cuánto de lo que usted dijo a Barusu fue... 』

563
『 Roswaal: A pesar de que hubo algo de actuación... la mayorí
a de lo que dije fue acorde a mis verdaderos sentimie~ntos. No,
no, por supuesto que sabía que Subaru-kun estaría furioso. Pero,
a pesar de saberlo, no podía evitar decir aquello que realmente
quería decir, ¿no lo crees? 』

Roswaal movía las manos frente a Ram como para explicarse a


sí mismo, y luego, con un 『 De cualquier forma… 』, continuó,

『 Roswaal: Ser despreciado por el compañero de mi corazón,


realmente es muy doloroso que piensen en ti de esa manera, co-
mo si lo único que me importara fuera yo mismo. Oh, pero qué
infantil continúo siendo, mi malicio~sa amiga… 』

Roswaal se reía a carcajadas mientras hablaba.

Y, envuelto entre sus brazos, cuidadosa, muy cuidadosamente, se


encontraba un libro con una cubierta completamente negra.

Roswaal colocó las yemas de sus dedos sobre el encuadernado


del libro y, lenta, muy lentamente, los deslizó por toda la cubier-
ta.

Cariñosa, muy cariñosamente y lenta, muy lentamente—

564
ARCO 4 CAPÍTULO 15

-En la mañana del día siguiente, pisando la hierba que aún estaba
adornada con el rocío de la mañana, Subaru miraba hacia la en-
trada de las ruinas que había visitado el día anterior.

Ayer, habiendo sido restringido por el tiempo, no tuvo la oportu-


nidad de ver con atención el exterior. Pero dándole un buen vis-
tazo ahora, parecía estar sorprendentemente bien mantenida.

Aunque la imparable hiedra se había esparcido cubriendo todo el


exterior de la entrada, las plantas que la rodeaban habían sido
cuidadosamente atendidas y, pudo descubrir, en la tumba, algu-

565
nas señales de paredes rotas que habían sido restauradas luego de
haberse deteriorado por el paso de los siglos.

『 Subaru: No estoy muy seguro de qué tipo de relación tienen


esas personas de aquí con la tumba. 』

Subaru murmuró aquello mientras tocaba con su mano las pare-


des que mostraban extraños colores bajo la luz del sol. Pensó en
la conversación que tuvo con Garfiel y con Lewes la noche ante-
rior en la habitación donde estaba confinado Roswaal. Todos
ellos querían que Emilia tomara las pruebas, y esperaban que,
como resultado, pudiera liberarlos a todos de su encarcelamiento
al interior del Santuario.

『 Subaru: A juzgar por lo que dijeron Garfiel y los otros, la bru-


ja no es más que una molestia para ellos, ¿no es así? Entonces ¿
Por qué mantienen la tumba como si fuera algo tan importante
para ellos...? 』

『 Otto: Tal vez sea todo lo contrario. La tumba es el motivo por


el que todos ellos están ligados a esta tierra, ¿cierto? Así que
hasta que alguien supere las pruebas, no pueden dejar que la
tumba sufra algún daño. Después de todo, si destruir la tumba
pudiera liberarlos, Garfiel ya lo habría hecho hace mucho tiem-
po, ¿no lo crees? 』

566
La persona que continuó las deducciones de Subaru con aquella
respuesta, fue Otto, quien se encontraba merodeando detrás de él,
mirando alrededor de la tumba.

Temprano en la mañana, Otto, que había estado durmiendo den-


tro del carruaje dragón tal como él había dicho que haría, fue
despertado y coaccionado por Subaru para acompañarle a la
tumba en una especie de misión de exploración. Naturalmente,
Otto se quejó al principio, pero...

『 Otto: Viéndolo de otro modo, es muy raro tener la oportuni-


dad de visitar la tumba de la bruja de la codicia... tal vez haber
venido pueda valer la pena después de todo. A lo mejor podrí
amos encontrar algún tesoro que perteneciera a la bruja de la co-
dicia en el camino. ¡Podríamos hacer una fortuna! 』

『 Subaru: Si vas anunciando a los cuatro vientos, que estás


vendiendo cosas relacionadas con las brujas, ¿No crees que los
sobre-obsesivos miembros del culto de la bruja irían tras de ti?
Siento haberte despertado de tu sueño, es mi culpa, pero no va-
yas por ahí transmitiendo cosas que después nos haría caer un
mar de llamas encima. 』

Mientras decía esto, tratando de salvar el alma mercantil de Otto


de sí mismo, Subaru giró de nuevo a la tumba. Solo el silencio
los acompañaba, y los únicos sonidos que quedaban, filtrándose
entre los árboles, eran el chirrido de algunos insectos y algunas
hojas que crujían al ser acariciadas por el viento.

567
Un aire fresco fluía por todo el Santuario al amanecer, perfecto
para un paseo matutino.

『 Otto: Me imagino que no hemos venido todo el camino hasta


aquí sólo para respirar el aire puro y regresar, ¿cierto? Si lo que
querías era disfrutar de un paseo matutino, probablemente deber
ías haber invitado a Emilia-sama en lugar de a mí. 』

『 Subaru: Sorprendentemente, Emilia-tan no se lleva muy bien


con las mañanas. Aunque hay que reconocer que ese comporta-
miento atolondrado que tiene habiendo apenas despertado, es pe-
ligrosamente adorable... Habrá que esperar hasta que todo esto
se calme un poco. Además, seguramente todavía está estresada
después de las conversaciones de ayer, así que, lo mejor, será
que duerma un rato más. 』

『 Otto: Así que has reunido a los hombres con argucias mien-
tras la princesa está dormida. Usted, señor, es un ser malvado. 』

Al ver que Otto entrecerraba sus ojos alegremente, Subaru sim-


plemente se encogió de hombros. Pero, aun así, la lectura de Ot-
to estaba equivocada. La verdad era que Subaru había venido a
la tumba para hacer algo que no quería que Emilia viera.

『 Otto: Entonces, ¿qué hacemos aquí? No confío mucho en


mis habilidades mágicas, pero puedo usar la magia de agua y de
viento para silenciar el sonido de mis pasos u ocultarme en un

568
instante... ah, y también puedo transferir el sonido de mis pasos
a un lugar completamente diferente. 』

『 Subaru: Tu magia suena increíblemente útil para ladrones de


gatos, ¿no crees? 』

『 Otto: Bueno, la gente suele usarlo de la forma equivocada.


Pero yo no lo usaría para robar. Aunque no tengo ningún reparo
en usarlo para espiar algunas conversaciones. 』

Al ver a Otto presumir de todo esto con los ojos entrecerrados y


mostrando sus blancos dientes, Subaru suspiró.

Luego, alzando un dedo frente al orgulloso Otto, Subaru señaló


hacia la tumba.

『 Subaru: Quiero ver el interior de la tumba por un momento.


Si mis suposiciones son correctas, las luces dentro de la tumba
me enviaran bendiciones por mis futuros esfuerzos. Si estoy
equivocado, entonces probablemente me desplomaré y no me
levantaré... en ese caso, si fueras tan gentil de sacarme de allí... 』

『 Otto: ¡¿Qué tipo de persona podría decir "Está bien, yo me


encargo" después de escuchar esa explicación!? Desplomarse y
no levantarse, ¿Qué se supone que significa eso?, por Dios, de-
tente ahí, ¡Me estoy empezando a preocupar! 』

569
Otto comenzó a protestar en respuesta al anuncio súper impor-
tante de Subaru. Pero escuchando la queja de Otto, Subaru miró
como si estuviera viendo a un niño hacer berrinche y,

『 Subaru: Escucha, esta es la tumba de la bruja de la codicia.


En pocas palabras, si pones un pie dentro de este lugar sin el
permiso de la bruja, tu conciencia será arrebatada. Me sucedió as
í ayer mismo. Así que este lugar es peligroso, no entres ahí. 』

『 Otto: Si no funcionó ayer, Natsuki-san, tampoco deberías en-


trar, ¿cierto? ¿Si sabes que te vas a desmayar, por qué sigues
queriendo entrar? Solo lograrás hacer un lío, así que mejor no
lo hagas. Además, si realmente te desmayas ahí dentro, ¿cómo
voy a sacar a Natsuki-san? 』

『 Subaru: Siempre preguntas y más preguntas, saliendo una de-


trás de otra... Si sigues esperando que los demás te den todas las
respuestas, terminarás con una mentalidad demasiado consentida,
¿Lo sabías? 』

『 Otto: Por favor, ¡Deja de adornar las cosas que dices con so-
fismas sólo porque es demasiado molesto explicarme! 』

Habiendo sido completamente descubierto, Subaru chasqueó la


lengua y frunció el ceño. Viendo cómo en el corto tiempo que
llevaban de conocerse Otto ya había captado todos sus trucos y
evasivas, Subaru simplemente sacudió la cabeza, desanimado,

570
『 Subaru: Mira, tomé prestada una cuerda del carruaje dragón.
Voy a atar esto alrededor de mi cintura, así que, si sufro un co-
lapso al interior, puedes suavemente, con calma y mucho amor,
sacarme de allí. 』

『 Otto: No importa lo suave, calmada y amorosamente que te


jale, aun así terminarás cubierto de barro y con cortes por todo
el cuerpo, creo. 』

『 Subaru: Bueno, tampoco puedo ser tan exigente considerando


las circunstancias. Sólo piénsalo como si me estuvieras devol-
viendo un favor. 』

『 Otto: ¡Tú eres el que me debe a mí un favor, ¿no es así?! 』

Mientras Otto vociferaba objeciones y colocaba una expresión


enfurruñada en su rostro, Subaru ya había atado la cuerda alre-
dedor de su cintura y le había ofrecido el otro extremo. Reci-
biéndole la cuerda de malas ganas, Otto revisó cuidadosamente
el nudo que rodeaba la cintura de Subaru y tiro de él para asegu-
rarse que fuera seguro usarlo.

Después de todo, independiente de lo mucho que se quejara, se-


guía siendo muy minucioso en cualquier cosa que hiciera.

『 Subaru: A pesar de ser un comerciante, pareces demasiado fá


cil de engañar... ¿De verdad está bien que alguien como tú vaya
por ahí haciendo negocios? 』

571
『 Otto: Sabes, parece que has olvidado por completo que tu vi-
da se encuentra literalmente en mis manos justo ahora. 』

Como Subaru lo veía con una mirada maternal, Otto entrecerró


los ojos, jaló de la cuerda y gruñó.

Con una sonrisa burlona, Subaru le hizo una pequeña reverencia,


y giró hacia la entrada de la tumba.

De la tumba salía un aire primitivo y fétido. La luz del sol en la


mañana, al igual que el crepúsculo de ayer, solo iluminaba algu-
nos metros de la entrada antes de desvanecerse en su interior. El
otro extremo de ese túnel estaba envuelto en una completa oscu-
ridad, y nada parecía haber cambiado en ese camino que antes
había colapsado en el momento en el que, ayer, puso sus pies so-
bre él.

『 Subaru: Bueno, tampoco es como si el suelo fuera a derrum-


barse realmente, el único que se derrumbaría sería yo, por lo
que no debería ser tan difícil jalarme hacia afuera, supongo. 』

『 Otto: Natsuki-san, puedes entrar cuando estés listo, solo da-


me una señal cuando vayas a entrar. 』

『 Subaru: Está bien, ¡voy a entrar! 』

Subaru no tuvo dudas al tomar esa decisión.

572
En el peor de los casos, se desmayaría y sería invitado por la
bruja a otra fiesta del té. A pesar de que no estaba particularmen-
te interesado en que le arrancaran nuevamente el brazo, que lo
golpearan hasta curarse o que le hicieran beber fluidos corpora-
les otra vez,

『 Subaru: Pero comparado con todo esto de estar al filo de la


vida y la muerte constantemente, esto no está tan maaaaaaaaal. 』

Declarando esto, Subaru saltó ágilmente a la entrada de la tumba.

El umbral -o como sea que se llame esa línea divisoria entre la


luz del sol y la sombra de la tumba, Subaru abrió los ojos de una
manera cautelosa.

A diferencia de ayer, en que su primer paso había sido seguido


por el tormento de aquella sensación de caída libre e ingravidez-

『 Subaru: El suelo es sólido. No he caído a ningún lado. 』

Es una mejora desde ayer, y aunque sutil, fue, sin embargo, un


cambio reconfortante. Tomando un profundo respiro, dio otro
paso adelante. Y con su segundo paso en la tumba, el cuerpo de
Subaru fue completamente tragado por las sombras de las ruinas.

Para Otto, que esperaba afuera, la figura de Subaru debió haber-


se oscurecido o incluso parecía haberlo perdido de vista por
completo.

573
『 Otto: Natsuki-san, ¿estás bien? Si te vas a desmayar, por fa-
vor dame una señal como ¡voy a desmayarme! mientras te des-
mayas. 』

『 Subaru: Eso es un poco difícil de hacer, ¿no te parece?... Y,


de todas formas, jamás admitiría que voy a desmayarme, por lo
que, probablemente, gritaría algo como ¡No me estoy desma-
yando para nada! 』

『 Otto: ¡¿Qué pasa con ese innecesario orgullo en una situació


n tan grave como esta?! 』

A lo largo de su usual conversación, ambos lograron un poco de


consuelo al confirmar las posiciones del otro a través de sus vo-
ces. Y, tranquilizado por esa sensación de alivio, Subaru dio un
tercer paso, y luego un cuarto.

『 Otto: -Oh. 』

『 Subaru: Ah...... 』

Al instante siguiente, la escena se extendió ante los ojos de Sub-


aru.

Más bien, en un instante, las sombras fueron desterradas de las


ruinas, y su interior fue expuesto para que los ojos del intruso
pudieran verlo.

574
Sobre los muros, a ambos lados del pasillo, a la altura de los
hombros de Subaru, alineadas en intervalos iguales y separados,
las lámparas se encendieron y, con una tenue luz, alumbraron el
camino.

Era un pasillo construido con el mismo material que las paredes


exteriores, con el ancho de los brazos extendidos de Subaru, o de
dos personas caminando lado a lado. La altura era tal, que, si sal-
taba, definitivamente se golpearía la cabeza. O, si ese calvo y gi-
gante anciano estuviera por aquí, probablemente saldrían chispas
volando de su cabeza limada contra el techo si no se agachara al
caminar.

『 Otto: ...Hay luz que viene desde adentro. ¿Es algún tipo de
condición que se cumple? 』

『 Subaru: Esta es la bienvenida para alguien que está calificado


para tomar las pruebas, o algo así... Pensé que, en el peor de los
casos, había perdido la noción del tiempo y soñado todo aque-
llo. 』

Tratando de asegurarse de que lo que veía era real, una vez más,
Subaru levantó las palmas de las manos y las miró. Entonces, to-
cándose en la frente, Subaru recordó la sensación de ese toque
que había recibido de la punta de aquel dedo al interior del sueño.

『 Subaru: Parece que he recibido, tu regalo de la fiesta del té,


sano y salvo. A pesar de que, prácticamente, me cobraste un pre-

575
cio por él, sin mi permiso... De todas formas, no tenía planeado
contarle a nadie sobre aquello por ahora. 』

※ ※ ※ ※ ※

『 Otto: Hey, yo también puedo ver el interior desde aquí. ¿Qué


crees que pasaría si voy contigo? ¿Podemos saquear la tumba de
la bruja de la codicia ahora? 』

『 Subaru: Todo lo que sé es que hay un malvado hechicero cu-


yo cuerpo fue completamente abierto por la mitad cuando intent
ó entrar, y, todavía, está recuperándose de sus heridas. Así que,
tomando eso en cuenta, no tengo ni idea de lo que podría ocu-
rrirte a ti. 』

『 Otto: ¡¿No crees que eso es increíblemente aterrador?! 』

Escuchando como Otto entraba en pánico detrás de él, Subaru


confirmó una vez más que había logrado su objetivo. Pero, a pe-
sar de que debía ser capaz de aventurarse un poco más en su in-
terior, existía la posibilidad de que Otto le siguiera desde atrás,
por lo que Subaru no tenía más opción que abandonar aquella
idea por ahora.

Sea como sea, todo lo que Subaru quería, era confirmar que se
encontraba cualificado para tomar las pruebas y, asegurarse de
que las palabras dichas por Echidna en ese sueño, podían ser de
fiar.

576
Por otro lado, el hecho de haber podido entrar a la tumba, signi-
ficaba que, el conocimiento y las condiciones que Echidna le ha-
bía dado, junto con el pago que cobró por todo eso, debían ser
también reales. Y, al mismo tiempo, lo mismo va por las brujas
que Subaru conoció en aquel mundo de ensueño.

『 Subaru: Si todo eso fue verdad, entonces, hace 400 años, esas
brujas YO HAGO LO QUE QUIERO deben de haber ido ¡
HYA-HA! por todos lados, ¿no es así? Solo pensar en la situaci
ón del mundo en ese entonces... Supongo que, al final, es algo
bueno que haya sido transportado a esta era en vez de a aquella. 』

Solo el pensamiento de una época envuelta en caos por las brujas


del pecado y la bruja de la envidia, hace que la época actual sea
bastante razonable en comparación. Aunque las atrocidades pro-
vocadas por los arzobispos del pecado compensarían esta dife-
rencia de algún modo.

Aun así, solo podía imaginarse el dolor en el trasero que cada


una de esas brujas debía de haber sido, hasta la última de ellas.

『 Subaru: Sea como sea, todas las preparaciones por mi parte


están okey. Todo lo que queda por hacer, es esperar a que llegue
la noche y observar que tal le va a Emilia-tan con las pruebas. Y,
dependiendo de la situación, solo debo mantener un altísimo
grado de flexibilidad y estar listo para adaptarme a lo que sea
que venga. 』

577
Pero, aunque todo eso sonaba de lo más genial, lo único que sig-
nificaba era que no tenía ni idea de que hacer por ahora. Y, di-
ciendo eso, Subaru dio una última mirada a la entrada de la
tumba mientras salía de ésta.

Regresando con el preocupado Otto, Subaru desató la cuerda


amarrada a su cintura y la dejó a un lado de la entrada.

『 Subaru: Puede que sirva de algo más adelante, además, a lo


mejor la necesito esta noche, por lo que la dejaré aquí por ahora.
Y disculpa por arrastrarte conmigo, Otto. 』

『 Otto: No te preocupes, lo importante es que regresaste sano y


salvo... Pero, más importante, ¿te parece bien que regresemos
con las manos vacías? A pesar de que lograste entrar en la tum-
ba, no trajiste nada contigo... ¿para qué hemos venido entonces? 』

『 Subaru: Se me hace bastante difícil saber qué parte de todo


lo que has dicho debería tomarme en serio, pero, quizás, deberí
a tomarlo como si fuera tu propio estilo artístico. No soy religio-
so ni nada, pero profanador de tumbas no es algo que vaya con-
migo, ¿sabes? 』

No es fácil de entender cómo Japón, siendo un país más bien


irreligioso, se las arregla para reverenciar a más de ocho millo-
nes de dioses, pero carezca de un Dios único en el cual creer.
Uno podría decir que es el hogar de la mescolanza religiosa. O,

578
quizás, sería más apropiado llamarlo una colección de seres aco-
bardados, demasiado cautelosos de los fantasmas solo en caso de
que realmente existan.

『 Otto: Por supuesto que solo estaba bromeando. Pero si lo ú


nico que necesitabas era alguien que sujetara esa cuerda, real-
mente no era necesario que fuera yo, ¿no es así? Entonces, ¿por
qué me trajiste contigo? 』

『 Subaru: Bueno, como ya te había dicho, no estaba seguro de


lo que podría ocurrir al entrar ahí. Así que, si tenía que escoger
a alguien que se quedara confundido al ver como mi rostro se es-
trellaba contra el suelo, o que quedara traumatizado al ver mi
cuerpo reventar en mil pedazos, lo mejor era que la víctima pre-
sencial de todo eso fueras tú... 』

『 Otto: ¡¿Qué clase de método de selección es ese?! ¡Estoy m


ás que seguro de que solo se trató de un simple proceso de eli-
minación! 』

『 Subaru: Tontito, tú fuiste la primera persona que se me vino a


la mente cuando pensaba en quién molestar. No me hagas decir-
lo en voz alta, que es vergonzoso. 』

『 Otto: ¡Cualquier ser humano debería estar avergonzado de


decidir algo como eso! 』

579
Escuchando la explicación desvergonzada de Subaru, el agudo
grito de Otto, en respuesta, hizo eco en las lejanías. Atravesando
el bosque en aquella silenciosa mañana, reverberando en las pa-
redes de las ruinas y regresando, finalmente, hasta el lugar donde
él se encontraba, como si se tratara de una lamentable conversa-
ción consigo mismo. Normalmente, uno esperaría que la única
audiencia de una escena como aquella fuera, exceptuando a los
presentes, los insectos y animales escondidos entre los árboles,
pero-

『 ¿?: Tan bulliciosos a estas horas de la mañana, oy. Armando


todo este jaleo justo al lado de donde duerme la bruja. Ni que
fueran cuervos que solo graznan al amanecer, ¿saben? 』

『 Subaru: Pues esos cuervos deben ser una gran molestia en el


trasero... les daré una buena charla la próxima vez que los vea. 』

Mientras decía eso, alejando su mirada de la tumba, Subaru pudo


ver a la persona que se había entrometido en su conversación, sa-
liendo del bosque detrás de él -rascándose su corto y dorado ca-
bello, a la vez que dejaba al descubierto sus blancos colmillos,
quien les había interrumpido, había sido Garfiel.

Y, restregándose toscamente el sudor de la frente,

『 Garfiel: Lo diré enseguida para que no piensen mal, pero en-


contrarme con ustedes solo ha sido una coincidencia. Todas las
mañanas salgo a correr por los alrededores del Santuario, por lo

580
que no era mi intención encontrarlos por aquí, así que no nece-
sitan mirarme de ese modo tan sospechoso. 』

『 Subaru: No es que esté siendo cauteloso. Tampoco es como si


hubiésemos estado hablando cosas que nadie más pudiera escu-
char. ¿No es así, Otto? Definitivamente no era nada que no quisi
éramos que alguien más escuchara. 』

Frente a las dudosas palabras de Garfiel, Subaru se encogió de


hombros y procedió a darles violentas palmadas al hombro de
Otto, quien, completamente confundido ante aquellos repentinos
golpes que le estaban propinando, dejó salir un 『 ¡¿Uuuueeh?! 』

『 Otto: E-eeh, sí, a-así es. Absolutamente nada complicado o


sospechoso está pasando acá. Solo era un pequeño ensayo para
profanar la tumba más tarde... ¡solo un pequeño ensayo y nada
más! 』

『 Subaru: Increíble, Otto. Nunca había visto a un hombre ca-


var felizmente su propia tumba, justo al lado de otra. 』

Viendo al animoso Otto mirar a todos lados como si no tuviera


ni idea de lo que estaba diciendo, Subaru rápidamente le cortó en
seco sus palabras, mirando de reojo a Garfiel para saber su reac-
ción. Pero, viendo aquella expresión en el rostro de Garfiel, pa-
recía que la especie de confesión de Otto le había entrado por un
oído y salido por el otro.

581
『 Garfiel: Qué pasa, vamo', que no le contaré a nadie ni me en-
fadaré tampoco. Mientras no vayan por ahí rompiendo cosas o
haciendo algo malo para el Santuario, me da lo mismo lo que
hagan. 』

『 Subaru: ¿En serio? Pues que bueno, porque si tuviéramos que


pelear, definitivamente no tendría ninguna oportunidad de ga-
nar. 』

『 Garfiel: Cielos, pues a mí ya me das lástima antes siquiera de


ponernos a luchar... pero aunque diga eso, en realidad no importa
demasiado, ya que es lo mismo con cualquier oponente. Después
de todo, soy el más fuerte. 』

Sus ojos destellaban llenos de autosatisfacción mientras decía


aquello y, después de haber visto de primera mano de lo que
Garfiel era capaz, solo un idiota sería capaz de objetar algo aquí.
Pero, debido a que Subaru conocía a Reinhard, cuya existencia
se encontraba en una dimensión completamente diferente, toda-
vía tenía la necesidad de decir una o dos palabras al respecto.

Aun así, se tragó sus palabras y, lo único que hizo fue levantar
ligeramente su mano diciendo 『 Va~~le, pues entonces... 』,

※ ※ ※ ※ ※

『 Subaru: Debería ser hora de que Emilia-tan se despierte,


quiero hacerle compañía con sus estudios de la mañana, así que

582
estaba pensando en regresar. Estás a mitad de tu carrera matutina
también, ¿verdad? Así que aquí nos desp... 』

『 Garfiel: Te est á s dirigiendo a la catedral, eh. Entonces


t'acompañaré. 』

Mientras Subaru intentaba apresuradamente de despedirse de él


y seguir caminos separados, fue interrumpido por la inesperada
propuesta de Garfiel. Sorprendido, Subaru estaba a punto de re-
chazarla con un 『 Naaah 』, cuando,

『 Garfiel: Francamente, deberías escuchar mi consejo. Además,


no deberían ir dando vueltas alrededor del Santuario sólo uste-
des dos, en primer lugar. No se sabe lo que podría pasa' 』

『 Subaru: -¿? ¿Qué significa eso? Esa es una extraña manera


de decirlo. Lo has hecho sonar como si fuera peligroso ir por aqu
í. 』

『 Garfiel: Es por eso que t'estoy diciendo, ¿no? 』

Al ver que Subaru parecía confundido, como si no entendiera


sus palabras, Garfiel chasqueó los dientes con un 『 Qué voy a
hace' contigo... 』, y luego, acercándose, continuó en voz baja,

583
『 Garfiel: Me molesta estar hablando de problemas familiares,
pero los residentes del Santuario no están todos en la misma ces-
ta. 』

『 Subaru: ¿Qué se supone que significa eso? 』

『 Garfiel: Seguir el plan de la abuela jefa del pueblo, significa


tomar a Roswaal y a los humanos como rehenes, forzar a Emilia-
sama a hacer las pruebas y romper el contrato de la bruja o a'go
así. Pero, en realidad, sólo alrededor de la mitad de la gente
apoya el plan de la vieja bruja... y luego hay un montón que no
están a favor. 』

Llegando a este punto, Garfiel bajó el tono aún más.

『 Garfiel: Para la gente que quiere permanecer encerrado en es-


te Santuario, el estar ustedes aquí les es un poco molesto. Pa'
evitar que Emilia-sama haga las pruebas, ¿quién sabe lo que
puede pasar? 』

『 Subaru: Entonces quieres decir... ¿hay alguna posibilidad de


que nos quieran atacar a Otto y a mí? 』

『 Garfiel: Existe la posibilidad de que incluso usen la violencia


en Emilia-sama, creo. Bueno, es como incluso el resoplido se
hace áspero frente al agujero ¿sabes?, pero mientras esté contigo,
no voy a dejar que ellos hagan nada para molestarte. 』

584
A pesar de que Garfiel dijo esto a la ligera, Subaru estaba empe-
zando a preocuparse por dejar a Emilia atrás.

O más bien se empezó a odiar a sí mismo por no haber pensado


en esta posibilidad antes.

Había una brecha en el mutuo entendimiento entre los residentes


del Santuario encabezados por Garfiel, y los aldeanos de Arlam.
En ese caso, ¿por qué no habría facciones internas dentro de ca-
da uno de los campos también?

No es como si cada uno de ellos hubiera aceptado seguir con los


planes del Santuario. La situación no siempre progresa como uno
espera que lo hiciera. El mismo Subaru era muy consciente de
este hecho.

『 Subaru: ¡Tengo que volver de inmediato......! 』

『 Garfiel: ¿Aah? T'asusté demasiao, ¿no? No hay necesidad de


entrar en pánico, esos tipos no van a luchar entre ellos a plena
luz del día, además ¿no está Emilia-sama en la catedral? ¿Quié
n va a hacer ese tipo de cosas con todos esos humanos por ahí?
Si quisieran conseguirlo escogerían a alguien como este ruidoso
hermano de aquí que sigue alejándose de la manada. 』

『 Subaru: Mmm... Eso, tiene sentido. Si van en contra de la vo-


luntad de la mayoría, sólo conseguirán empeorar su propia posi-

585
ción, ¿no es así?, por lo que no van a hacer nada precipitado to-
davía 』

Su agitación se había calmado un poco, Subaru dio un suspiro de


alivio y trató de llevar su ritmo cardíaco bajo control.

Entonces, dándose cuenta repentinamente de algo, levantó las


cejas una vez más.

『 Subaru: ¿Así que pensaste que sería peligroso para mí y pa-


ra Otto salir solos, por lo que viniste con nosotros? 』

『 Garfiel: ¿......Eeh? 』

Al ver a Subaru ladear la cabeza mientras preguntaba aquello,


Garfiel se quedó perplejo un momento antes de que pudiera
reaccionar. Entonces, rápidamente se dio la vuelta, para que
Subaru no pudiera ver su expresión.

『 Garfiel: No hay manera de que sea así. Coincidencia. ¡Te di-


go que fue una coincidencia! 』

『 Subaru: ¿Ves, Otto? Este es el ejemplo perfecto de un tsunde-


re. Ayer en nuestro primer encuentro, pudimos ver el ardiente y
magnífico tsun, y ahora, ¿no es este vergonzoso y adorable dere
igual de fascinante? 』

586
『 Otto: Enn~~, en realidad, después de haber recibido, ayer, de
primera mano su tsun en mi frente, sigue siendo un poco difícil
de aceptar, pero sorprendentemente, me da la sensación de que
no es una persona tan mala... no puedo negar que se siente como
si mi corazón viril estuviera siendo engañado. 』

『 Subaru: Uwah, eres muy fácil de engañar, ¿sabías? 』

『 Otto: ¡¡¡Fue una trampa!!! 』

Cuando el ridículo lamento de Otto resonó a través del bosque


por la mañana, los pájaros asustados extendieron sus alas y vola-
ron en dirección al cielo.

El ruidoso de Otto, por un lado, y el difícil de odiar Garfiel por


el otro. Estar junto a estos dos como ahora, por primera vez des-
de que llegó a este mundo paralelo, Subaru sentía como si hubie-
ra encontrado unas malas compañías con los que, realmente,
podía estar como iguales, en el sentido más puro de la palabra.

『 Subaru: Bueno, yo también caigo demasiado fácil. 』

Y, relajando sus mejillas, Subaru dejó salir una apacible y ligera


sonrisa.

※ ※ ※ ※ ※

587
Esperando la llegada de la noche, enfrente de la entrada de la
tumba, Subaru podía sentir una brisa oscura rozando su piel,
muy diferente a la brisa fresca de la mañana.

『 Emilia: Ahora que es de noche, realmente se siente como una


tumba. Se ve incluso más ominosa de lo que se veía ayer. 』

Mirando la entrada de la tumba mientras su plateado cabello se


balanceaba con el viento, era Emilia quien había pronunciado
aquellas palabras. Y, jugueteando con el extremo trenzado de su
pelo, le lanzó una mirada a Subaru,

『 Emilia: ¿Crees que está bien que entre ahora? 』

『 Subaru: Si hubieran puesto una señal en la entrada que dijera


abrimos a las 7 en punto, entonces sería más fácil de saber, pero,
por lo visto, a nadie le interesó hacer tal cosa... Si las pruebas
supuestamente empiezan justo al anochecer, entonces, una vez
que esté completamente oscuro, debería ser el momento correcto
para entrar, o eso creo.

『 Emilia: Sí, bien. Esperaré un poco entonces. 』

Con un pequeño suspiro de alivio, que se notaba incluso mien-


tras decía aquello, parecía que Emilia todavía no era capaz de
hacerse a la idea. A su lado, esperando que ella fuera capaz de
reunir el valor necesario, Subaru giró la cabeza para ver detrás
de él. Había otras cuatro personas, además de Subaru, que ha-
bían venido para enviar a Emilia a tomar las pruebas. Por un la-

588
do, estaban Garfiel y Lewes, como representantes del Santuario.
Por el otro, la representante de Roswaal, Ram. Y, por último, el
no-estoy-muy-seguro-de-qué-hace-aquí, Otto. Aunque si lo con-
tásemos junto a Emilia y Subaru, como parte de la facción de
Emilia, ellos serían la facción con más miembros en este lugar.

『 Subaru: Pero claro, si tomamos en cuenta a todos los presen-


tes en el Santuario, seríamos la facción más pequeña de todo es-
te lugar. Ahora que lo pienso, la vida podría hacerse mucho más
difícil de ahora en adelante. 』

『 Emilia: ¿Qué estás murmurando? Es muuuy molesto. 』

『 Subaru: Oh, solo hablaba conmigo mismo. Emilia-tan, tú solo


preocúpate de estar lista para lo que se viene. Aunque, para ser
honesto, el no ser capaz de encontrar nada sobre el contenido de
las pruebas, me tiene bastante preocupado... 』

『 Emilia: No saber de qué se trata, es lo mismo a lo que se han


tenido que enfrentar todos aquellos que han desafiado las prue-
bas hasta ahora, ¿verdad? Así que no debería ser ladina ni hacer
trampas cuando por fin es mi turno. Incluso estando en la misma
situación que ellos, haré mi mejor esfuerzo. 』

Viendo a Emilia apretar su pequeño puño, dándose ánimos a sí


misma, Subaru, rápidamente, levantó una mano enfrente de sus
ojos, como si se estuviera escudando de una brillante luz. Ahora,

589
el modo en que había intentado que una bruja le ayudara a hacer
trampas desde el principio, eso sí que fue ladino en comparación.

Porque, comparado con él, era increíble lo pura y noble que


Emilia podía ser.

『 Subaru: ¡ E・M・K ! ¡Es demasiado! 』

『 Emilia: Oh, ha pasado tiempo desde la última vez que escuch


é a Subaru decir eso. 』

Con una pequeña risilla, la expresión de Emilia cambió por


completo al escuchar aquella vieja frase típica de Subaru. Vien-
do esa sonrisa, Subaru decidió que, todavía, valía la pena mante-
ner, aquella broma, guardada bajo la manga y asintió,

『 Subaru: Sea como sea, no tengo ni idea de lo que pueda haber


ahí dentro, pero si sientes cualquier peligro, solo tienes que gri-
tar. Si gritas mi nombre, correré sin dudarlo a tu lado. 』

『 Emilia: Pero si entras a la tumba, ¿no harás CATAPLUM en


ese mismo instante? 』

『 Subaru: Ha pasado bastante tiempo desde que escuché a al-


guien usar la palabra cataplum... 』

Inflando sus mejillas en respuesta a la objeción de Subaru, mien-


tras éste se rascaba en la cara, Emilia continuó con un 『 Pero... 』

590
『 Emilia: Te agradezco mucho que te preocupes por mí. Puck
todavía ha dado signos de querer presentarse, por lo que estoy
comenzando a estar bastaaaante preocupada. Y siento como si
estuviera dependiendo completamente de Subaru justo ahora. 』

『 Subaru: Pues en ese caso, no dudes en apoyar tu inexistente


peso sobre mí. Después de todo, Emilia-tan es tan ligera como
una pluma y, si no te toco de vez en cuando para asegurarme que
sigues ahí, estaría muy preocupado. 』

『 Emilia: Pero, de alguna manera, tengo la sensación de que ese


movimiento ondulante de dedos que estás haciendo justo ahora,
es verdaderamente asqueroso. 』

Viendo el interminable movimiento de dedos de Subaru, Emilia


dejó salir una sonrisa burlona. Y, con su nerviosismo desapare-
ciendo, hizo un pequeño estiramiento que la hizo parecer un po-
co más alta.

『 Emilia: De alguna manera, tengo la sensación de que mis


hombros se sienten más livianos. Incluso desde la primera vez
que nos vimos, eso es algo que Subaru siempre ha logrado, ¿no
es así? 』

『 Subaru: Si de verdad tuviera esa clase de habilidades TERA-


PÉUTICAS de primera clase, no sería el tipo de chico que pasa

591
la mayoría de su tiempo aprendiendo origami hasta el extremo
de ser capaz de hacer sin problemas un rindouguruma. 』

En realidad, había logrado desarrollar cierto orgullo en alcanzar


tales extremos de aquel arte que fluye a través de la punta de los
dedos. Sin embargo, no era algo que le hubiera mostrado a nadie
más que no fueran sus padres.

Escuchando las palabras sin sentido de Subaru sobre su pasado,


Emilia adorablemente ladeó la cabeza demostrando su falta de
comprensión. Pero viéndola bien ahora, y tan completamente
linda, Subaru se cruzó de brazos y asintió.

Y con aquella expresión de no haber entendido nada todavía en


su rostro, Emilia se giró en dirección a la tumba.

『 Emilia: -Esta vez, de verdad voy a entrar. Así que reza por
mi regreso a salvo. 』

『 Subaru: Rezaré hasta que las orejas de Buda sangren. 』

Despidiéndola con aquellas palabras, observó las espalda de


Emilia mientras ella se desvanecía al interior de la tumba. En-
tonces, comenzando desde la entrada, una a una las luces se en-
cendieron, del mismo modo que lo habían hecho con Subaru
aquella madrugada.

Y de este modo, los pasos de Emilia continuaron su camino, ha-


cia las profundidades de la tumba. Parecía que las pruebas ten-

592
drían lugar en lo más profundo de aquel corredor, mucho más
allá de donde Subaru fue capaz de ver en la madrugada, mientras
entrecerraba los ojos para intentar ver el fondo.

『 Lewes: Tienes escrita la palabra preocupación por todo tu


rostro muchacho. 』

Entonces, acercándose al lado de Subaru, cuya mirada demostra-


ba nada más que preocupación, se encontraba una pequeña niña -
o, más bien, una mujer completamente adulta que vivía al inte-
rior de aquel cuerpo infantil: Lewes, quien le había hablado.
Completamente inadecuada a su adorable e infantil apariencia, lo
que adornaba su rostro era una sonrisa más bien avejentada y an-
tigua.

『 Lewes: Estará bien. No hay necesidad de preocuparse. Las


pruebas, o cualquier otro nombre exagerado con el que quieras
llamarles, no son algo que amenacen la vida de la persona. 』

『 Subaru: ¿Eso significa que conoces el contenido de las prue-


bas entonces? 』

『 Lewes: Yo misma las tomé alguna vez. Siendo de sangre


mestiza y estando cualificada, era lo más natural. Aunque, al fi-
nal, no logré superarlas... pero, como puedes ver, me encuentro
completamente sana y salva. 』

593
Lewes dio un pequeño saltito en el lugar para demostrar que to-
davía estaba saludable. Y, viéndola intentando usar ese casi ado-
rable gesto para eliminar la ansiedad que le carcomía, desde el
fondo de su corazón, Subaru apreció su consideración, pero,

『 Subaru: Entonces, ¿fue por eso que te convertiste en una loli


por fuera y una extremadamente anciana abuela por dentro? Si
Emilia-tan se convirtiera en una loli sería bastante adorable, pe-
ro no estoy muy seguro de que ella estuviera feliz con eso. 』

『 Lewes: Debo ser una estúpida por haberte tomado lo suficien-


temente en serio como para no esperar una respuesta como esa.
Sabes, Su-bo, eres exactamente igual a Gar-bo, y no tienes ni
idea de cómo respetar a tus mayores. 』

『 Subaru: ¿Qué te hace pensar eso? Aunque, en realidad, me


siento mucho mejor ahora. Hice que te preocuparas por mí, así
que lamento mucho eso. 』

Viendo a Subaru inclinar la cabeza, Lewes dejó escapar un sus-


piro mientras sacudía la cabeza diciendo 『 Por qué no dijiste
eso desde el principio... 』, y pretendió secarse una inexistente l
ágrima con sus largas y holgadas mangas.

Esperando y viendo todo esto desde cerca, Garfiel se cruzó de


brazos con una expresión asqueada, y luego se giró para mirar la
tumba. Sorprendentemente, Otto y Ram parecían estar metidos

594
en una conversación sobre algo y daban la impresión de haber
establecido un cierto grado de amigable entendimiento.

Para Subaru, que tenía muy poca experiencia en conversaciones


amigables con Ram, atestiguar tal acontecimiento era un hecho
bastante importante.

Necesito hacer algo al respecto. Mejor le pido a Otto que me en-


señe la técnica específica para mantener una conversación con
Ram sin hacerla enojar. Subaru se prometió aquello a sí mismo
en su corazón, antes de poner su atención nuevamente en la tum-
ba.

Sin darse cuenta, había levantado sus manos a la altura de su cin-


tura, frotándolas una contra otra como si estuviera rezando.

Era doloroso, no ser capaz de hacer nada más que esperar. Com-
parado con ser dejado atrás sin nada que poder hacer, hubiese si-
do más sencillo haber tomado las pruebas el mismo.

Pero, justo en el momento en que esta idea había surgido en su


cabeza, un notorio cambio tuvo lugar justo enfrente de él.

『 ---¡! 』

Viendo este cambio, todos los presentes exclamaron en sorpresa.


Pestañeando rápidamente, como un reflejo para acostumbrarse a
la repentina oscuridad que los rodeó luego de perder su única
fuente de luz,

595
『 Subaru: ¡¿Las luces de la tumba se han apagado?! 』

『 Lewes: Mientras las pruebas estén siendo realizadas, las luces


deberían permanecer encendidas... 』

『 Subaru: ¡¿Quieres decir que no se supone que se apaguen


como ahora?! 』

Mirando en dirección a Lewes que supuestamente debía saberlo


todo, incluso aquellos sabios ojos demostraban confusión en es-
tos momentos. Eso fue suficiente para decirle que aquella situa-
ción no era exactamente lo que ellos esperaban.

Ya sea Garfiel, que había dejado de cruzar sus brazos mientras


corría de lado a lado, Ram, que se encontraba con el ceño frun-
cido, u Otto, que se encontraba completamente aterrado, nadie
parecía tener ningún consejo para dar.

En ese caso,

『 Lewes: ¡¿Su-bo?! No tienes las cualificaciones... no te dejará


entrar... 』

『 Subaru: He puesto atención en clases, así que también cum-


plo con los requisitos, ¿sabes? -Ahora, lo mejor será echar un
vistazo. No importa cómo se encuentre Emilia-tan, ¡la sacaré de
ahí! 』

596
No se iba a quedar de brazos cruzados esperando.

En el preciso instante en que Subaru temerariamente puso sus


pies en la entrada, las luces de corredor se encendieron una vez
más del mismo modo que habían hecho con Emilia.

Sintiendo a Lewes y a Garfiel exclamar detrás de él, antes de que


pudieran decir nada para detenerle, Subaru se apresuró al interior
de la tumba.

El corredor continuaba lleno de polvo y, un simple respiro, era


suficiente para traer malestar a los pulmones.

Con sus fuertes pasos haciendo eco por todo el lugar, Subaru
avanzó con prisa hacia las profundidades de aquel corredor- ha-
cia las profundidades de la tumba.

『 Subaru: Maldición, lo eché a perder. Por qué diablos tuve que


quedarme atrás como si fuera una especie de carta en la manga
lista para ser usada en caso de que algo saliera mal. Debería
simplemente haber entrado junto a Emilia.... ¡aaaaAAA! 』

Con sus remordimientos aflorando por sus labios, Subaru corrió.

Entonces, repentinamente, a la vez que veía la luz alcanzar el fi-


nal del pasillo, llegó a una pequeña habitación.

597
Deslizándose sobre el suelo al frenar de golpe sus pasos, Subaru
miró alrededor de la pequeña sala. Aunque alguien podría consi-
derarla una habitación, era más bien un grotesco espacio rectan-
gular con cuatro esquinas talladas. Sin ningún amoblado, lo
único que había era una simple puerta adornada por unas lámpa-
ras blanco-acianas.

-Y, en el suelo, al frente de esa puerta, yacía una chica de cabe-


llos completamente plateados.

『 Subaru: -¡Emilia! 』

Gritando su nombre, Subaru corrió hacia su cuerpo caído.

Sosteniendo su delicado cuerpo entre sus brazos, no importaba


qué, la sacaría de ese lugar-

『 -Primero, deberás enfrentar tu pasado. 』

Y, al siguiente instante, la sensación de alguien, susurrándole de-


trás de la oreja, golpeó su conciencia.

Qué podía haber sido esa voz, no hubo tiempo para ese pensa-
miento.

Cayendo sobre sus rodillas, incapaz de moverse, el cuerpo de


Subaru colapsó como una muñeca. Rodando sobre el suelo debi-
do a la inercia, terminó cayendo justo al lado de Emilia.

598
Entonces, recostado junto a la inconsciente Emilia, la conciencia
de Subaru, también, fue arrastrada hasta el olvido-.

※ ※ ※ ※ ※

-Comenzando a despertar de su sueño, Subaru tomó una repenti-


na bocanada de aire como alguien que acababa de sacar la cabe-
za del agua. Era la sensación de haber emergido de un océano
durmiente, ansiando la realidad, como un cuerpo que ansía un
poco de aire-

『 ¿?: GUMMMMOOOO----¡¡¡DESPIERTA, HIJO!!! 』

『 Subaru: ¡¡CódiiiGOOOOO DE HAMMURABI!!』

Este poético saludo matutino, le golpeó con toda la fuerza de un


impacto destructivo.

Probando el dolor de un gran peso sobre él, presionándolo y ex-


trayendo todo el aire de sus pulmones, el cuerpo recién desperta-
do de Subaru saltó de la cama junto a todo ese peso, antes de
descender en una viciosa competencia de tos.

『 ¿?: Oyoyoy, pero qué es esto, qué es esto. Si solo era la nor-
mal PRENSA-APLASTANTE-del-amor que uso para despertar-
te. ¡¡Tu falta de cuidado está ARDIENDO esta vez!! 』

『 Subaru: Cof, cof... pero qué esperabas... de un oponente dor-


mido... dame un respiro. 』

599
Qué diablos había ocurrido... levantó la cabeza llena de lágrimas
en sus ojos. Y ahí, la persona que se encontraba frente al cuerpo
de Subaru que sobresalía casi completamente de su cama, giró la
cabeza,

『 Papá: Qué pasa con esa expresión. ¡Parece como si hubieses


visto el cuerpo completamente desnudo de tu padre de mediana
edad esta mañana! 』

Ese hombre, diciendo aquellas palabras mientras hacía una pose,


era el padre de mediana edad, medio desnudo, de Subaru en la
mañana -Natsuki Kenichi, que reía animosamente mientras des-
pertaba a su hijo de su sueño.

600
ARCO 4 CAPÍTULO 16

"JA-JAJA", escuchando esa risa ensordecedora, Subaru sacudió


ligeramente su cabeza para liberarse de su somnolencia. Cuando
se trataba de despertarse solo, sentía bastante orgullo de poder
despertarse en un instante, pero ser despertado a la fuerza por
una causa externa es algo completamente diferente.

601
Como si la sangre aún no hubiera regresado a su cerebro, Subaru
se frotó los párpados, y vagamente miro a su alrededor— mo-
mento en que, su antigua habitación, llenó su panorama.

Las estanterías estaban repletas de mangas y novelas ligeras, y


algunos descuidados pantalones vaqueros y jeans estaban rega-
dos por todo el suelo. El escritorio de estudio, que no había sido
usado en años para el propósito que supuestamente tenía, estaba
ahora lleno de libros a medio leer, y la antigua televisión, con
funciones de grabado, que ahora se utilizaba exclusivamente pa-
ra jugar y que, su mera existencia, provocaba simpatía en cual-
quiera que la mirara.

Tendido en un futón, que no había sido secado al sol en años,


con las articulaciones en su cuello resquebrajándose por alguna
razón, Subaru no pudo evitar sentir que algo estaba mal frente a
este paisaje familiar. —¿Y qué era ese crujido en su pecho?

『 Papá: O~y oy, Ser ignorado de esta manera haría que hasta
un viejo como yo quisiera llorar, ¿sabías? Es una mañana fresca
y soleada, así que déjate llevar por el ambiente, salta como un
~DONG~ y ¡ponte de pie! 』

『 Subaru: ¿Te refieres a recibir la mañana sintiéndose fresco y


revitalizado después de haber sido despertado por una llave de
lucha? Detén las bromas, vamos. Es más como "Creo que oigo
mis huesos crujiendo ahora, así que, mejor me vuelvo a dormir
y me curo". 』

602
Ignorando el intento de despertarlo, Subaru se arrojó una vez má
s sobre el futón. Al ver que Subaru le daba la espalda y no daba
espacio para negociar, el que estaba de pie junto al futón empezó
a hacer un ruido desagradable: 『 Q~U~E~E~S~E~S~T~O~~ 』

『 Papá: ¡Es la etapa rebelde! ¡La etapa rebelde, ¿no es así?!


Siempre supe que este día llegaría, pero no pensé que llegaría
precisamente esta mañana, ¡Yo todavía no estoy preparado! En
lugar de preparar el desayuno ¡Debería haber preparado una
buena conversación con mi hijo! D~I~A~B~L~O~S, odio ser tan
débil… 』

『 Subaru: Dices eso, pero ¿por qué todavía estás agarrando mi


pierna?... Oye, espera, ¡Ay! ¡AaaayAAYAAYAYAYYY! 』

『 Papá: Oooooo~k, he decidido tener una buena charla contigo


hasta mañana por la mañana. ¡Primero el lenguaje corporal! ¡
FIGURA-CUATRO! ¡FIGURA-CUATRO! Así, esta posición
es muy buena para activar las articulaciones ¿no lo crees? 』

Mientras las piernas de Subaru eran retorcidas en forma de 4,


Subaru se agitaba de lado a lado del dolor, al mismo tiempo que
Kenichi le provocaba un daño crítico a sus rodillas y espinillas.
Y mientras más fuerte gritara Subaru en agonía, más fuerte se
reía Kenichi, como si estuviera abrumado por la alegría de vivir.

603
『 Papá: JAJA, ¿Qué es esto? Ya crecido y haciendo ejercicio
todos los días, ¿No te avergüenzas de pasarla mal contra un
hombre de mediana edad? Muahahaha... QU, espera, ¡AY! ¡
Dueledueledueleduele! 』

『 Subaru: ¡Tonto! Eligiendo como ataque una llave de piernas


en forma de 4 fácilmente contrarrestable, ¡Debes estar enveje-
ciendo papá! Girando mi cuerpo te voy a devolver el daño con la
misma fuerza, tomando venganza del que me causaste con esa
llave... Ay, espera, no gires, no gires… ¡Ayay! ¡AYAYAYAY! 』

Con los brazos y las piernas estirados, los dos hombres enreda-
ron sus espaldas y torsos de manera estrepitosa. Cada vez, el
asaltante y la víctima intercambiaban lugares para soltar sus ala-
ridos de agonía, mientras que la conmoción que causaban, tum-
baba los libros de la mesa, golpeando la estación de juego y
haciéndola caer a un lado.

Y justo cuando aquella pelea matutina entre padre e hijo, iba


viento en popa,

『 ???: —Alto ahí ustedes dos. Mamá tiene hambre, ¿saben? As


í que me gustaría desayunar. 』

Al oír el sonido de esa calmada voz dentro de la habitación, los


alternos ataques que se lanzaban uno al otro se detuvieron al ins-
tante.

604
Con los ojos nublados de lágrimas por el dolor, en la esquina de
la oscurecida visión de Subaru, vio a la persona que estaba en la
puerta de la habitación: era una mujer con una cierta atmósfera
ausente, de pie, con una mirada de aspecto feroz. A primera vista,
la mirada en su rostro podía dar la impresión de que estaba de
mal humor, pero, después de haberla conocido por más de 17
años, Subaru sabía que, en realidad, no estaba pensando en nada
en particular.

Sólo por sus ojos de apariencia peligrosa, era suficiente para sa-
ber que ellos dos, eran madre e hijo, porque ella era la madre de
Subaru, Natsuki Naoko.

Con mamá apareciendo en la habitación, Kenichi soltó un 『 ¡


Oh mierda! 』 y, sacando la lengua, se colocó de pie,

『 Papá: Mi culpa, mi culpa, me dejé llevar demasiado por mi


tiempo íntimo con Subaru. Pero podrías haber comido primero
si querías. 』

『 Mamá: ——¿? Pero las familias comen juntas por la mañana,


¿cómo puedo comer primero? ¿No es mejor cuando todos co-
memos juntos? 』

Confundida por las palabras de Kenichi, Naoko ladeó la cabeza


con un signo de interrogación flotando sobre ella. No es que es-
tuviera burlándose de él, ni nada por el estilo, parecía, más bien,
como si estuviera diciendo exactamente lo que estaba pensando.

605
Al ver a su esposa así, Kenichi asintió vigorosamente con la ca-
beza,

『 Papá: Aha, si, es verdad. ¡Esa es la mujer con la que me casé!


Muy bien, lo entiendo. ¡El desayuno sabe mejor cuando todos
comemos juntos! 』

『 Mamá: Desayuno, almuerzo o cena, no creo que eso realmen-


te cambie el sabor, ¿cierto? Es solo que, cuando comemos todos
juntos, podemos limpiar todos los platos de una sola vez. 』

『 Papá: Aw. Te referías a los platos. Lo siento, me había emo-


cionado un poco. 』

Escuchando aquella explicación como si fuera lo más natural, su


cara, que parecía como si acabara de decir una línea de lo más
genial, se desplomó. Encorvando sus hombros, Kenichi miró a
Naoko con una expresión de incredulidad, pero Naoko sólo con-
tinuó observando a Subaru, que todavía estaba tendido allí.

『 Mamá: Tú vienes a comer también, Subaru. Después de todo


trabajé duro para hacer el desayuno esta mañana. 』

Y entonces, ella le dedicó una débil y alegre sonrisa, de una ma-


nera que sólo aquellos cercanos a ella podrían entender.

※ ※ ※ ※ ※

606
—Restregándose sus ojos adormecidos, mientras se dirigía a la
mesa del comedor en el primer piso, la nebulosa conciencia de
Subaru fue repentinamente despertada por el impacto de un cier-
to olor.

『 Subaru: Mamá... Incluso si dices que trabajaste duro haciendo


esto para mí... 』

『 Mamá: Eh. Mamá trabajó muy duro para Subaru. He estado


despierta y preparando esto desde la mañana. 』

"Fufu", Naoko resoplaba orgullosamente por su nariz por alguna


razón. Incapaz de ver algún rastro de conciencia culpable en
aquella actitud, Subaru suspiró.

Después del suspiro de Subaru, regresando del cuarto de baño y


echando un vistazo a la mesa del comedor, Kenichi soltó una es-
pecie de 『 Oh 』 con un signo de exclamación encima.

『 Papá: Eso es genial, Subaru. Tienes un menú especial en tu


plato. Es como ver un verde bosque. 』

『 Subaru: Gracias por señalarlo. Eh, realmente se siente algo as


í... ¿Exactamente qué pasa con esto? ¿Cómo es que sólo mi pla-
to tiene un montón de arvejas verdes regadas en él? 』

Asintiendo con la cabeza frente a la observación de Kenichi,


Subaru señaló aquella pila —ubicado en frente de su asiento ha-

607
bitual, junto al resto del desayuno, el plato que tenía una cierta
atmósfera escalofriante a su alrededor. Había una pila gigantesca
de arvejas verdes allí, como si estuviera tratando de vengar la
muerte de los miembros de su familia, y no estaba claro si ente-
rraba completamente el resto de alimentos para que sólo las ar-
vejas fueran visibles, o no había ningún otro alimento en el plato.
Como apunte, Subaru odiaba las arvejas.

『 Mamá: Bueno, hace algún tiempo Subaru mencionó que


odiaba las arvejas, ¿verdad?, Mamá pensó que no es bueno ser
exigente con la comida. Entonces, aproveché esta oportunidad
para hacer que comieras muuuuuchas arvejas para poder superar-
lo. 』

『 Subaru: Así que solo recordaste algo de "algún tiempo atrás"


y decidiste arreglar mi mal hábito, ah. Y qué oportunidad... no es
un día especial ni nada de eso, ¿cierto? 』

『 Papá: Fufu, todavía eres inmaduro, Subaru. Ok, escucha, no


importa la hora que sea, este día, y este momento del día, sólo
pueden ser vividos aquí y ahora. Podrás pensar que siempre ha-
brá otro día como éste de nuevo, pero si de verdad crees eso,
entonces habrás desperdiciado incontables momentos únicos e
irrepetibles... 』

『 Subaru: Ok, suficiente charla motivacional por ahora. 』

608
Empujando a Kenichi a un lado, que se había inmiscuido ca-
sualmente en la conversación, Subaru soltó un profundo y pro-
longado suspiro, y se sentó en su silla. Luego, apartando el plato
con el montón de arvejas,

『 Subaru: De todas formas, aprecio la idea de preparar espe-


cialmente esto para mí, pero no me voy a comer las arvejas. No
quiero llenar mi estómago con algo que odio a primera hora de la
mañana 』

『 Mamá: Ahí está con eso de nuevo. Entonces, si no hay nada


más que comer en el mundo, excepto las arvejas, ¿qué harás?
tendrás que comerlas entonces, ¿no es así? 』

『 Subaru: De todas formas, en ese mundo hipotético, todos mo-


riríamos de un desequilibrio nutricional al final, por lo que co-
merme las arvejas tampoco es como si fueran a salvarme. Así
que, absolutamente no las comería. 』

Respondiendo a la pésima argumentación de Naoko con un ar-


gumento igual de malo, Subaru cruzó los brazos sobre su pecho,

『 Subaru: Incluso si el Armagedón llega, no voy a comer arve-


jas. 』

『 Papá: Cielos, serás un perdedor en la vida si continúas siendo


quisquilloso con la comida. Oh, mamá, te cambiaré el tomate de
mi ensalada, no me gusta, así que lo puedes comer por mí. 』

609
『 Subaru: Así es mi padre... Todavía no termina de decir una
cosa cuando ya se está contradiciendo con la siguiente. 』

Papá colocó sus tomates en la ensalada de mamá, y robo algunos


pedazos de huevo de su plato. Puesto que era su intercambio re-
gular, nadie protestó sobre este tranquilo entendimiento entre
marido y mujer. Echando un vistazo a su lado, Subaru giró hacia
el resto del desayuno después de los guisantes —Enfrente de la
humeante sopa de miso y de la tostada con la extravagante canti-
dad de miel sobre ella, Subaru aplaudió,

『 Subaru: Vamos a pensar un momento en esto, ¿por qué la


combinación Este-Oeste? 』

『 Mamá: Mamá tenía un manojo de algas para la sopa de miso,


y ama la miel sobre el pan. 』

Esa no fue realmente una respuesta. Pero, era demasiado molesto


señalar eso. Incluso si ponía alguna clase de objeción, probable-
mente sólo conseguiría que Naoko ladeara la cabeza en respuesta.

Subaru dijo en silencio 『 Itadakimasu 』 mientras llevaba la


sopa de miso a sus labios, y Kenichi y Naoko se sentaron en sus
respectivos asientos — ingeniosamente ubicados en frente de
Subaru.

610
Los dos también aplaudieron con un 『 Itadakimasu 』, y en-
tonces, realizando exactamente los mismos movimientos, sorbie-
ron la sopa al mismo tiempo. Nadie lo not ó , pero los tres
iniciaron juntos un movimiento perfectamente sincronizado.

『 Papá: Oooh, esta sopa de miso... Mamá, ¿Tu cocina mejoró


mientras yo no estaba viendo? 』

『 Mama: ¿Lo notaste? De hecho, ayer grabé un show de cocina


de 3 minutos, ya sabes. 』

¿Y qué tiene que ver eso?

Escuchando la respuesta fuera de lugar de Naoko ante el comen-


tario igualmente conveniente de Kenichi, el rostro de Subaru
comenzó a temblar. Juzgando por cómo Naoko siempre decía las
cosas exactamente como son, cuando ella dijo "grabado", proba-
blemente hizo exactamente eso y sólo lo grabó sin verlo. Y luego,
probablemente, lo dejó allí, sin intención de verlo jamás. De he-
cho,

『 Subaru: Considerando las palabras de papá al despertarme


temprano en la mañana, la sopa de miso y las tostadas fueron
preparada por él, ¿no es verdad? 』

『 Papá: Oyoy, ojos afilados, hijo mío. Así que lo notaste... ¿


Consideraste las contradicciones en el testimonio y has plantea-
do tu ¡Objeción! basado en la evidencia? 』

611
『 Subaru: ¿Por qué sigues igual de adicto a un juego antiguo
como ese con el tiempo que ha pasado? ¡Incluso si el juego es
totalmente un clásico! 』

Probablemente, debió haber tomado el gameboy advance de la


mesa de Subaru o algo parecido. Debe haber sido genial para
matar el tiempo en el trabajo... pero sólo imaginando la vista de
un anciano de mediana edad inclinado sobre un gameboy hizo
estremecer la espalda de Subaru.

Y, masticando la dulce tostada mientras decía esto, Subaru con-


tinuó con un 『 Por cierto... 』,

『 Subaru: Papá, ¿Qué hora es?, ¿Por qué estás a medio vestir
todavía? Seguro que empezará a hacer calor pronto, pero inclu-
so con eso, yendo por ahí con una camisa de correr y unos cal-
zoncillos largos es estar demasiado casual, ¿no lo crees?

『 Papá: ¿No estás también en calzoncillos largos? Además, tú


sabes que al despertar temprano por la mañana siento una espe-
cie de TENSIÓN, así que fui al patio a buscar una toalla seca
para frotarme encima. 』

『 Subaru: Frotarse encima con una toalla seca, ¿no es algo que
solo ayuda cuando hace frío? 』

612
『 Papá: ¡Eso es sólo un problema de motivación! Si piensas
demasiado en ese tipo de cosas antes de hacer lo que sea, jamás
llegarás a ningún lado. Vamos, mamá, apóyame con esto. 』

『 Mamá: Eso es correcto, Subaru. Aunque no está haciendo


frio, he notado una mirada muy fría en tu padre mientras usaba
la toalla, tú sabes. 』

『 Papá: ¡¿Eso?! ¡Cariño, eso no me ayuda en absoluto! 』

『 Mamá: Ehh... ¿No te estaba apoyando? Fue una mirada real-


mente fría ¿sabes? 』

『 Papá: Eso no es apoyarme, ¡es darme un golpe mortal! 』

Al ver a Kenichi balanceándose sobre su silla haciéndola crujir


para demostrar su disgusto, Naoko solo hizo el siguiente comen-
tario fuera de lugar: 『 Eso va a levantar polvo, tendré que lim-
piarlo más tarde 』.

Observando a sus padres comportarse así, Subaru bajó la mirada


y siguió comiendo su desayuno. Luego, empujó el plato de arve-
jas verdes en frente de Kenichi, y como Kenichi también los
odiaba, lo empujó delante de Naoko, y Naoko lo devolvió a Sub-
aru, completando el círculo vicioso.

『 Subaru: Parece que tenemos una situación donde definitiva-


mente nadie se va a comer eso. Qué vamos a hacer, tenemos esta

613
enorme pila de arvejas. Toma mamá, tú cómelas, asume la res-
ponsabilidad. 』

『 Mamá: Pero, mamá odia las arvejas verdes... 』

『 Subaru: Entonces, ¿Qué estabas haciendo al intentar que


otras personas superaran sus mañas? 』

『 Mamá: Ah, pero no me malentiendan. Mamá no sólo odia las


arvejas verdes... Son las pequeñas cosas redondas en general. Es
realmente asqueroso ponerlas en mi boca 』

『 Subaru: ¡A qué malentendido te refieres! ¡Eso sólo hizo que


sonaras menos y menos creíble! 』

En realidad, nunca había visto a su madre poner algo parecido a


una arveja en su boca antes, pensando en esto, empujó el plato
hacia Kenichi una vez más.

『 Subaru: Entonces, es deber del marido asumir la responsabi-


lidad por la esposa, así que cómelas papá. 』

『 Papá: No digas algo que suena tan solitario, Subaru. Somos


una familia íntima y amistosa y eso es muy raro en estos días, ¿
verdad? Eso significa que, si mamá y tú las odian, yo también
las odio. 』

614
『 Subaru: ¡Este plato verde no hace feliz a nadie y solo ha cau-
sado un montón de problemas! 』

Son arvejas verdes que nadie se quiere meter en la boca. Al final,


fue Kenichi quien, con una mirada de científico loco en su ros-
tro, tomó la decisión 『 Podríamos mezclarlo con el pilaf[1]
como último recurso. ¡Las atacamos con tanto arroz y carne que
finalmente ni se notarán, Jejeje! 』.

Si las mezclaba con algo más, entonces Subaru probablemente


las encontraría un poco más tolerables, pero Naoko todavía sos-
tenía que las cosas asquerosas seguían siendo asquerosas incluso
si se mezclaban. Así que al final, fueron los dos hombres los que
se quedaron atrapados comiendo la extraña mezcla.

※ ※ ※ ※ ※

『 Subaru: Estoy lleno. 』

『 Papá: Guau, Osumatsu-san[2] . Muy bien, lava tu plato rá


pido, es hora de organizar todo y alistarte para ir a la escuela,
Subaru. 』

『 Subaru: Ya estoy cansado de escuchar estos sermones pater-


nales para empujarme a ir de nuevo a la escuela. De hecho, no
recuerdo haber sido criado como el tipo de mocoso que huye tan
pronto como ha terminado de comer. 』

615
Colocando los platos en el fregadero, Kenichi giró y le sonrió.
Pero al ver esto, Subaru se encogió de hombros y se levantó del
comedor. Y, dejando atrás con una voz tranquila un 『 Me voy a
dormir hasta el mediodía… 』 mientras se rascaba la cabeza, se
dirigió a su habitación en el segundo piso —Entonces, sus pier-
nas se detuvieron de repente.

『 Subaru: ¿Qué est...? 』

Sintiendo un dolor a través de sus sienes, Subaru ligeramente


presionó su cabeza con sus manos y cerró sus ojos. Una deslum-
brante luz parpadeaba detrás de sus cerrados párpados. Un calor
intenso ardía profundamente en su garganta.

Algo andaba mal. Algo extraño estaba sucediendo.

Al mirar hacia atrás, Subaru vio los rostros de sus padres.

Los labios de Kenichi estaban hinchados, haciendo una mueca,


decepcionado de que su invitación fuera rechazada, y Naoko es-
taba limpiando la mesa del comedor con un paño, observando a
Subaru con una solitaria y triste mirada en sus ojos.

Enfrentándose a las miradas de su padre y de su ma-


dre ―notando las emociones que mostraban, Subaru ya no podía
ignorar la tortura del calor al interior de su pecho. Sintiendo que
su cara ardía y, mientras apresuradamente les daba la espalda pa-
ra que no pudieran ver su expresión, Subaru huyó ――Más bien,
corrió hacia su habitación.

616
『 Subaru: ¿Qué es esto? ¿Por qué, por qué me siento así? 』

Sosteniendo su pecho, Subaru estaba jadeando, sorprendido por


la velocidad de su propio pulso. Dejándose caer en el futón como
si estuviera colapsando, él observaba cada detalle de la habita-
ción sin descanso.

Su habitación era la misma que cuando despertó. Tampoco era


diferente de la habitación donde se había quedado dormido la
noche anterior. Tal como siempre había sido, no había ocurrido
ningún cambio en esta habitación, como si continuara estancada
en el tiempo.

Como una perfecta proyección del estancamiento de su dueño,


Subaru.

Mirando el reloj, eran las 8 de la mañana. La escuela iniciaba a


las 8:30, y se tarda unos 20 minutos desde su casa en bicicleta.
No es imposible llegar a tiempo.

Sin embargo, Subaru no se movió para vestirse, él sólo abrazó


sus rodillas sobre el futón, mientras miraba los movimientos del
reloj de su mano. Segundo a segundo, el segundero hacia tic-tac,
hasta que, en silencio, el minutero marcó su décimo, las
8:10 ―El plazo había pasado.

―Ya no podía ir a la escuela hoy.

617
『 Subaru: Así pues, no hay nada que pueda hacer. Así es, no
hay nada que pueda hacer. 』

Si él hubiera tenido un poco más de tiempo para afirmar su reso-


lución, tal vez habría ido. Pero, la realidad había impuesto, sin
corazón, un límite de tiempo para Subaru.

Por lo tanto, ya no había elección para él hoy. Sin embargo, aun


así,

『 Subaru: …Normalmente ya debería haberme calmado. ¿Qué


está pasando? 』

Los latidos de su corazón no se relajaban, su respiración irregu-


lar no mostraba signos de recuperarse.

Confundido por lo que le estaba sucediendo a su cuerpo, Subaru


se asustó incluso por el sonido de sus propios dientes rechinando.

―Para Subaru, esta hora de cada mañana era el momento más


aterrador del día.

『 Subaru: Cálmate, cálmate... el tiempo ya pasó. Está bien


calmarse ahora. Está bien, está bien. 』

Presionando su tembloroso cuerpo, Subaru se repetía esto a sí


mismo una y otra vez.

618
Ya era hora de que este terrible ritual diario terminara. Mañana
por la mañana, a esta misma hora, se encontrará con este mismo
horror de nuevo, pero al menos él lo había superado por hoy.

Nadie estaba allí para apurarlo, y nadie estaba allí para forzarlo.
La única persona que lo perseguía, perforando esa ansiedad en
su corazón, no era nadie más que el propio Subaru.

Si debía o no ir a la escuela ―esa sola elección estaba forzando


este momento de angustia sobre Subaru.

Habiéndose negado a ir, habiendo sido un alumno ausente duran-


te tanto tiempo, incapaz de enfrentarse a su propia debilidad,
ahora, era solo cuestión de añadir otro error sobre los demás
errores que ya había cometido.

Esperando que el tiempo pase, soportando la tortura de su propio


odio y complejo de inferioridad, hasta que, al confirmar que ha-
bía perdido la oportunidad de ir a la escuela, sería libre, por el
resto del día, para sucumbir a la pereza.

Precisamente porque había experimentado esta agonía día tras


día, sabía, más que nadie, como se sentía el alivio de la libera-
ción. Aferrado a su propia debilidad, no podía hacer sino conti-
nuar encontrando excusas, por grotescas que estas fueran.

Sin embargo, después de haber soportado todo eso, el tiempo ya


debería haber pasado―

619
『 Subaru: ¿Pero por qué sólo hoy...? 』

Su sensación de culpa, de odio a sí mismo, su inquietud se pega-


ba a él, negándose a desaparecer.

Incapaz de entender la fuente de esa ansiedad que le hacía querer


abrirse el pecho, ni siquiera podía depender de su respiración pa-
ra calmarse, se encontraba empapado en sudor, retorciéndose en
agonía sobre el futón.

Todo este tiempo, grabados en su mente, los rostros de sus pa-


dres al salir de la mesa del comedor no lo dejarían en paz.

Las familiares expresiones, las familiares conversaciones, las


familiares burlas, la familiar traición, la familiar pereza, así es
como debió haber sido.

Pero sólo hoy día, esa misma rutina familiar, que había sucedido
tantas veces antes, estaba atormentando su corazón sin fin.

―Pensando en ello, desde el momento en que se despertó esta


mañana, sentía que algo andaba mal.

Su padre Kenichi siempre había estado pensando en todo tipo de


ingeniosas maneras de acosar a Subaru hasta despertarlo. Des-
pués de que Subaru comenzó a negarse a ir a la escuela, incluso
después de convertirse en un fracaso en todos los sentidos de la
palabra, su padre no cambió la manera en que lo trataba. De he-
cho, incluso las interacciones de esta mañana eran las mismas

620
que habían tenido siempre los últimos 17 años, ―¿Entonces, qué
podría ser tan especial esta mañana, que algo además de la llave
de presión de su padre estaba causándole este dolor en el pecho?

Mientras que la mal dirigida ternura de su madre Naoko casi


siempre era abrumadoramente ineficaz, ella siempre pondría a
Subaru primero. Con Subaru encerrado en la casa, la dedicada
ama de casa Naoko naturalmente tenía mucho tiempo para pasar
con él. Pero, aun así, como si lo dejara en paz todo el tiempo,
ella continuaba observando a Subaru desde la distancia con su
constante y suave mirada. ―En el comedor, él a menudo notaba,
sin querer, esa mirada.

No podía entender por qué, incluso ahora, después de que ya ha-


bía pasado el tiempo para irse a la escuela, la agitación seguía
ardiendo en su cuerpo.

『 Subaru: Algo está mal. ¿Qué está pasando? ¿Qué ha pasado?


Seguramente ayer fue... 』

Pensando en lo que hizo el día anterior, exprimiendo su cerebro


para pensar en lo que podría haber sucedido entre entonces y es-
ta mañana... una sensación de entumecimiento lo detuvo.

Como si chispas ardientes volaran desde lo profundo de sus


ojos… siempre que intentaba recordar, un calor abrasador crecía
repentinamente, como si rechazara el intento de Subaru de tocar
ese recuerdo. Incrédulo, Subaru intentó una vez más desafiar ese

621
océano de memorias ―y, una vez más, fracasó. No importa có-
mo lo intentara, la respuesta era siempre la misma.

Ayer, o el día anterior a ese, o incluso antes de eso, Subaru había


pasado los días sin haber hecho nada.

Subaru no podía pensar en nada fuera de lo común esta mañana


que pudiera explicar el dolor que sentía en ese momento en su
pecho.

Debe haber sido una coincidencia, que hoy sintiera más intensa-
mente la culpa y el dolor. Hasta hoy, él no había prestado verda-
dera atención a los rostros de sus padres, y eso, acumulándose
con todo lo demás, debía ser el porqué de su agonía y su ataque
de pánico.

『 Papá: ―¿Te impo~rta si entro, Subaru? 』

Pero incluso si se decía aquello, no pudo aliviar ni un poco el


malestar de Subaru. En ese momento, escuchó una voz que venía
desde el otro lado de la puerta.

Girando los ojos hacia la puerta, vio a Kenichi echar un vistazo


con la mitad de su cuerpo antes de deslizarse tranquilamente en
la habitación. Con un ágil juego de pies, casi como una reminis-
cencia del rey del pop, él completó su entrada a la habitación―

『 Subaru: Si entras antes de que la otra persona conteste, ¿Cuál


es el punto de tocar a la puerta? 』

622
『 Papá: Oyoy, con el firme vínculo de padre e hijo entre noso-
tros, no hay razón para discutir por detalles menores como tocar
la puerta, ¿verdad?... Oh espera, eso es. Entiendo, ocasionalmen-
te los jóvenes en la pubertad pueden querer hacer algo solos, y
requiere algo de privacidad en una habitación. Ok, lo entiendo.
Volveré dentro de diez minutos o algo así. 』

『 Subaru: ¡No saques conclusiones al azar ni te imagines cosas!


¡Está bien, no está pasando nada! 』

Gritando a los cuatro vientos que no había necesidad de ese tipo


de consideración, a pesar de que Subaru estaba resoplando fuer-
temente, en el fondo se sintió aliviado por esa distracción. Al oír
la respuesta de Subaru, Kenichi soltó un 『 ¿En serio? 』 con
una expresión de sospecha y, sin darse la vuelta, volvió a entrar a
la habitación con una caminata lunar.

Y, girándose hacia su hijo, que lo miraba fijamente, justo en ese


momento hizo una pose con el dedo apuntando hacia el techo.

『 Papá: Entonces, Subaru. Bueno, supongo que es bastante evi-


dente, pero la verdad es que tengo el día libre hoy. 』

『 Subaru: Eh, ya me di cuenta. Todavía ayudando con las ta-


reas domésticas tan tarde un lunes por la mañana, incluso yo lo
habría notado. Así que, ¿qué pasa con eso? 』

623
『 Papá: Bueno, no estés tan ansioso de llegar al final. Hay, co-
mo te digo, algunas cosas que quería hablar, y esta es una buena
oportunidad para hablar de ellas, o algo así, ¿no crees? 』

『 Subaru: ¿Hablar de qué? ¿Cómo lavar mis propios platos


después de comer?

『 Papá: Bueno, eso también. Tú sabes que odio lavar los platos.
Es divertido hacer las preparaciones y cocinar, así que me gusta
mucho, pero después de eso pierdo mi motivación. 』

El ya vacilante Kenichi se desmoronó. Al ver a su padre, por lo


general hiperactivo, de esa forma, Subaru frunció las cejas y no
pudo evitar percibir que su padre estaba algo indeciso acerca de
algo.

Evitando el tema principal, bromeando para comprar el tiempo


suficiente para reunir la valentía en sus corazones ―y no ha-
ciendo un trabajo muy bueno con las bromas, Subaru tenía exac-
tamente la misma personalidad.

Por supuesto, el parecido era natural.

『 Subaru: ―duele… 』

En el momento en que pensó esto, el agudo dolor golpeó la ca-


beza de Subaru de nuevo.

624
Un dolor como si mil alfileres se clavaran en sus sienes, sintien-
do como si los huesos dentro de su cráneo estuvieran siendo
aplastados, Subaru bajó la cara para ocultar su expresión agónica.

『 Subaru: Entonces, ¿qué pasa? Sobre qué tema en particular


mi desmotivado padre quiere hablar conmigo. 』

『 Papá: Oh, claro. Subaru, ¿Hay alguna chica que te guste? 』

『 Subaru: ―¡¡Estoy en la secundaria!! 』

Incitando la conversación para encubrir su dolor, terminó por


reaccionar exageradamente a la pregunta que era tan estúpida
que le hizo olvidar que sentía dolor en primer lugar.

Viendo a Subaru levantando su rostro con enfado, Kenichi agitó


ambos brazos intentando calmarlo 『 Ooo~OooOO~ 』,

『 Papá: Con una reacción exagerada como esa, es como si es-


tuvieras admitiendo que hay una chica que realmente te gusta, ¿
sabes? 』

『 Subaru: ¿Qué estás diciendo con esa engreída mirada en tu


cara? Incluso si estoy estupefacto, lamentándome, o suspirando,
todavía no significaría nada. 』

Y en realidad, ese no era el caso de todos modos.

625
Perseguir chicas no era el tipo de cosas en las que Subaru estaba
interesado justo ahora. No tenía una, y no podía conseguir una,
aunque quisiera. Al menos, eso era lo que creía firmemente.

『 Papá: Queeeé, eso no es divertido. ¿Has probado el consejo


que papá te dio cuando eras pequeño? Las muchachas son dé
biles a las situaciones que implican promesas que se extienden
en el futuro, así que, si continúas aumentando el número de chi-
cas que se prometan a ti de aquí a diez años, estarías fijando los
flags por adelantado para tus rutas de conquista una vez que seas
mayor. 』

『 Subaru: Sí y entonces fui lo suficientemente ingenuo como


para realmente creer eso, haciendo promesas con el dedo meñi-
que con chicas por todo el lugar, y ahora toda la región tiene una
prohibici ó n de hacer promesas con el dedo meñique. ¡
aparentemente porque había demasiados casos, de este chico es-
peluznante de rostro, que obligaba a las niñas a tragarse―mil―
agujas! 』

『 Papá: ...De todas formas, es algo bueno que hayas heredado


esa dulce máscara de tu papá. Tienes las piernas cortas, los ojos
de tu madre, la TENSIÓN de tu padre y la mente distraída de tu
madre, es como si todas las estadísticas se estropearan cuando
saliste del vientre de tu mamá. 』

626
『 Subaru: Debiste haberme dicho eso mientras todavía estaba
unido al cordón umbilical... 』

Recordando juntos esos dolorosos recuerdos, la tensión entre el


padre y el hijo se alivió un poco. Y, al notar que se habían des-
viado del tema de conversación, con un 『 ¿Entonces? 』 Suba-
ru regresó al tema,

『 Subaru: ¿De qué querías hablar? Después de que termine-


mos todavía tengo la importante misión de asistir a mi segunda
siesta y a mi tercera siesta, así que por favor deje un mensaje
después del *BEEP*, salga silenciosamente de la habitación y
vaya a charlar con mamá. 』

『 Papá: No me eches con ese argumento ahora... Además, tu


mamá no lo lograría. Mi esposa y tu madre es la forma de vida
más distraída en el mundo, sabes. Aunque ella es súper linda de
esa manera 』

Escuchando la observación amorosa de su padre, Subaru coloco


una expresión molesta en el rostro.

Pero al ver esto, Kenichi soltó un 『 Ennn~~ 』, y luego, miran-


do hacia arriba, rascando su nariz como un niño travieso,

627
『 Papá: ¿Sabes qué? El clima es realmente agradable hoy ―¿
Por qué no vamos afuera para una agradable conversación entre
padre e hijo? 』

628
ARCO 4 CAPÍTULO 17

『 ¿?: Ooh, Ken-san, que raro es verte paseando por aquí a estas
horas de la mañana. ¿Será que por fin te despidieron? 』

『 Papá: No me vengas con esa mierda. Ese lugar no funcionarí


a ni la mitad de bien sin mí. Es solo que no querían verme tra-
bajando tan duro quitándoles todo el trabajo que hacer, por lo
que me dejaron descansar un tiempo para que mis compañeros se
motivaran un poco. 』

A pesar de que el dueño de la panadería local, que pasaba an-


dando en bicicleta, había hecho ese comentario en forma de un

629
amigable saludo, Kenichi le terminó mostrando el dedo del me-
dio mientras le maldecía por todos lados. Continuaron, por un ra-
to, con aquella ruidosa conversación, hasta que, finalmente,
dijeron adiós.

『 Papá: Cielos, cada vez que ese viejo ve a alguien con el día
libre, comienza con todo eso de “ te despidieron, te
despidieron”. Tengo una adorable familia que alimentar, por lo
que, cómo podría dejar que algo tan incompetente como eso me
ocurriera. E incluso si hiciera algo que pudiera provocar mi des-
pido, tampoco es como si fuera a dejar que me descubrieran, je-
jeje. 』

『 Subaru: Como una de las personas a las que alimentas, espero


sinceramente que, en vez de ser bueno ocultando tus desastres,
no vayas por ahí haciendo cosas que pudieran hacer que te des-
pidan. 』

Con ambas manos metidas en los bolsillos de su suéter, Subaru,


que había estado esperando a un lado del camino a que aquella
conversación terminara, se encogió de hombros. Viendo a su hi-
jo parado entre las sombras, que parecía a punto de salir volando
por el viento, Kenichi agit ó ambas manos diciendo
『 Oyoy… 』, mientras sacudía la cabeza,

『 Papá: Un hombre que ha olvidado su espíritu de aventura


jamás crecerá, ¿sabes? Una cosa es hacer cosas malas, pero no
hay nada mejor que vivir al filo de la navaja, ¿no te parece…? 』

630
『 Subaru: Ya estás bastante viejo como para andar diciendo
tonteras como esas. Deberías aterrizar la cabeza. Tienes más de
40 años, por lo que no deberías andar diciendo ese tipo de cosas,
propias de un niño pequeño. 』

『 Papá: Los hombres deberían ser capaces de mantener su in-


fantil inocencia incluso después de haber crecido. Además, tú
eres el que está en una edad suficiente como para decir ese tipo
de tonteras, pero no eres del tipo que participa en las conversa-
ciones, por lo que, a papá, no le queda otra que decirlas por ti. ¿
Qué hay de malo en eso? 』

『 Subaru: No hay nada de malo en eso, pero tampoco es como


si pudiera simplemente hablarle a un anciano cualquiera que no
conozco. 』

『 Papá: Él no era un anciano cualquiera, siempre le compro el


pan cuando regreso a casa. Además, iba al mismo colegio que yo
en secundaria, aunque se encontraba un curso más bajo que el m
ío. 』

Pero Subaru no iba a conocerle mejor con solo decirle eso.

Tampoco se había preocupado jamás de ver el empaque del pan


como para saber dónde había sido comprado y, definitivamente,
nunca había pasado personalmente por aquella panadería.

631
Y, mientras el silencio de Subaru daba la sensación de que aque-
lla conversación estaba llegando a su final, Kenichi chasqueó la
lengua diciendo 『 No hay nada que hacer, entonces. 』,

『 Papá: En una soleada y refrescante mañana como esta, con


esa cara de pocos amigos que llevas, vas a espantar al señor sol-
sama, ¿sabías? Tienes la expresión de un criminal siendo inte-
rrogado o algo por el estilo.

『 Subaru: Pues si tengo una expresión como esa, probablemen-


te sea porque mi papá me sacó afuera por la fuerza, ¿no te pare-
ce?... dije que no quería, pero aun así me obligaste. 』

『 Papá: Solo parecía que no querías, pero tu cuerpo no aplicó


ninguna resistencia, ¿ves? Todavía quieres a tu viejo padre,
Subaru. Pero no te preocupes, que yo también te amo. Aunque,
claro, ¡tu mamá siempre estará en primer lugar! 』

Dando un pequeño salto, Kenichi se rio de buena gana, brusca-


mente palmoteando la espalda de Subaru. La fuerza con la que le
daba, hizo a Subaru arquear las cejas y, de alguna manera, le dio
la sensación de que había algo diferente en la animosa apariencia
de Kenichi.

Bueno, su padre siempre había tenido esta clase de tensión bro-


tando de su cuerpo, pero usualmente, el hiper-animoso Kenichi,
no le hubiese dado tantas vueltas a una conversación como la de
ahora.

632
No sabía qué era, pero esta mañana su padre parecía especial-
mente tolerante.

—A diferencia de Subaru, que caminaba a su lado sintiendo co-


mo si su pecho estuviera siendo aplastado.

『 Subaru: Así que, um… 』

『 Papá: ¿Sí? 』

『 Subaru: Pues, que me trajiste aquí fuera porque querías de-


cirme algo, ¿verdad? Normalmente no irías a tales extremos…
así que, ¿qué ocurre? ¿O es algo de lo que no puedes hablar en
casa? 』

Preguntándose si se trataría de algo que no quería que mamá


oyera, Subaru preguntó aquello.

Pero no importaba lo que fuera, Subaru tenía un vago mal pre-


sentimiento al respecto.

Después de todo, qué otra cosa podía ser, más que reprocharle su
anémico estilo de vida.

Normalmente, cuando conversaban en casa, separados por un fu-


tón, si él quería, podía ignorarlo completamente, pero afuera, no
podía hacer eso. A pesar de que siempre tenía la opción de po-
nerse a gritar como loco para hacerle callar, si se avergonzaba a

633
sí mismo de ese modo en la calle, probablemente Kenichi cam-
biaría su forma de pensar, echando a Subaru de la casa —no,
pensando a tales extremos, Subaru sacudió la cabeza.

『 Subaru: Si se trata de mi padre, el único avergonzado sería é


l…… 』

『 Papá: Aunque no tengo ni idea de lo que estás imaginando


justo ahora, ¿qué hay con ese raro comentario? Que sepas que
esto es solo un día normal de conversación en familia bajo los
rayos del sol, ¿sabes? 』

『 Subaru: ¿ De verdad? Pues se me hace bastante dif í cil


creerte… Pero confiaré en ti por ahora. 』

『 Papá: Eso es, eso es. Por cierto, Subaru, tú, uh…… ¿preferirí
as un hermanito o una hermanita? 』

『 Subaru: ¡Es un poco aterrador que me vengas con una pre-


gunta como esa cuando tengo 17 años! 』

Ese brusco cambio de tema hizo temblar a Subaru, que terminó


por levantar la voz. Viendo como jadeaba Subaru, mientras sus
hombros subían y bajaban, Kenichi mostró los dientes con una
gran sonrisa 『 Era broma, era broma… 』,

634
『 Papá: A pesar de que, con tu mamá, todavía somos bastante
amorositos, sería un poco complicado intentar hacer otra perso-
nita a nuestra edad. Eso significa que, todo el amor de mamá y
mío, te pertenecen solo a ti. ¿Feliz? 』

『 Subaru: Aah, sí, sí, feliz, feliz…… era solo una broma, ¿
cierto? 』

『 Papá: Oyoy, no me tientes de esa manera, mira que si no, me


voy directo a la casa a hacerte una hermanita, ¿sabes? 』

Teniendo la sensación de que habían llegado a un punto en el


que bromear ya no era suficiente, Subaru, simplemente, lo miró
en silencio al final de aquel comentario. Y con una sonrisa for-
zosa de regreso, Kenichi entendió el significado.

—Subaru y su padre habían llegado a un camino pintoresco, a


unos 10 minutos de su casa.

Era un sitio por donde pasaba un río que era bastante famoso por
aquellas partes. A lo largo de la orilla, se encontraban numerosos
árboles de cerezo que, durante la primavera, se convertían en una
de las principales atracciones del lugar. Pero, obviamente, aque-
lla estación ya había terminado y, en lugar de unos rosados péta-
los de cerezo, había un exquisito pasto verde cubriendo el suelo,
bañado bajo los brillantes rayos del sol.

635
Después del desayuno y antes de que terminara el horario de cla-
ses, Subaru, que todavía se encontraba atormentado por la culpa
y la ansiedad, fue traído aquí por Kenichi.

Al principio, cuando salió de la casa, estaba preocupado de que


lo estuviera engañando para llevarle a la escuela por el camino
de antes, pero,

『 Papá: ¿Sabes? Te ponías bastante receloso cada vez que dá


bamos alguna vuelta en dirección a la escuela. Pero no es lo que
crees. Simplemente tomamos el camino largo para llegar a la ori-
lla del río. 』

Habiendo visto completamente a través de él, Kenichi arrastró


furtivamente a Subaru hasta este lugar.

Un dulce aroma de plantas y césped subía todo el camino hasta


la cima de aquella pendiente. Y si uno se estiraba un poco, sería
capaz de ver toda la extensión de aquel gentil río al otro lado de
la cerca.

『 Papá: Esta cerca no estaba aquí en mis días. Solía jugar


siempre con mis amigos aquí en el río. Era muy divertido. Oh,
verdad, ¿recuerdas a Ikeda? Un día apareció un tifón de la nada
y se nos ocurrió venir a ver lo genial que debía estar el río. Ese
chico se lastimó al ser arrastrado por la corriente… En aquella
ocasión, tuvo la suerte de que justo iba pasando un tipo que aca-

636
baba de conseguir su licencia de salvavidas. Si no hubiese sido
por él, Ikeda hubiese muerto entonces. 』

『 Subaru: Eso quiere decir que, la cerca que pusieron aquí, fue
culpa de papá y ese chico Ikeda, ¿verdad? 』

『 Papá: Nah, eso no puede ser…… no, espera un poco. Ahora


que lo pienso, definitivamente es un poco extraño que pusieran
todo esto poco tiempo después de aquel accidente. 』

Apoyándose contra la cerca, mirando en dirección al río, Kenichi


recordaba aquellos tiempos pasados, mientras ladeaba la cabeza
un tanto confundido. Detrás de su padre, Subaru, que parecía un
poco aburrido, miraba los alrededores.

Antes del mediodía, en un día laboral como ese, era natural que
no hubiera mucha gente caminando por ahí. O, para ser precisos,
definitivamente no había nadie más en ese lugar que Subaru y
Kenichi. En todo caso, tampoco es como si ese fuera un sitio al
que se pudiera llegar fácilmente. E, incluso si alguien más andu-
viera por ahí a esas horas, probablemente sería el custodio o al-
guien que realmente amara ese lugar. Pero justo mientras
pensaba aquello, Subaru escuchó unos pasos venir del césped.

『 ¿?: ¿Ooooh? Me preguntaba quién podía ser. ¿Eres tú Ken-


bo? ¿Pero qué es esto, qué es esto? ¿Todavía jugando por el río
a estas alturas? 』

637
『 Papá: Hablando del diablo… Es el viejo de la cabaña del cus-
todio. ¿Todavía no consiguen a alguien que te reemplace? Aun-
que deberías estar agradecido, ya que hoy día ando con mi ropa
de playa en vez de mi ropa de río, por lo que no podría meterme
ahí dentro incluso si quisiera. 』

『 Viejo: No me vengas con esas. No hay ninguna diferencia en-


tre ropa de playa y ropa de río, sobre todo para alguien que solí
a meterse al río simplemente en ropa interior. Pero, ahora que lo
pienso, ha pasado bastante tiempo desde la última vez que te vi. 』

Subiendo por la pendiente, un bajo y encorvado viejo saludó a


Kenichi, dándole la mano. Tenía la apariencia de un agradable
abuelo y llevaba puesto un antiguo y verde uniforme. Juzgando
por la conversación que acababan de tener y el logo que llevaba
en la espalda, él debía ser el cuidador de la orilla del río.

De hecho, si conocía a Kenichi de aquellos tiempos cuando se


divertía en el río, debía ser un veterano en ello.

En esta largamente esperada reunión, los dos reían a carcajadas


mientras hablaban y, entonces, el viejo golpeó ambas palmas de
sus manos.

『 Viejo: Oh, es verdad. Ya que estás aquí, ¿dónde se encuentra


ese amigo tuyo, Ikeda? Ese chico se dejaba llevar por el río todo
el tiempo, incluso mi red se estaba desgastando de tantas veces
que tuve que usarla para atraparlo. 』

638
『 Papá: Ese bastardo de Ikeda se ganó el premio gordo en unas
carreras de caballos hace 10 años y tomó todo su dinero y se fue
a vivir a Tailandia. No he sabido nada de él desde entonces, sal-
vo en las cartas que envía para año nuevo, verano, invierno, na-
vidad, día del padre, día de la madre y alguna otra festividad
aleatoria como esas. 』

『 Subaru: Esa parece bastante correspondencia para alguien que


se supone no has oído nada desde entonces… 』

Incapaz de resistir la urgencia, Subaru no pudo más que murmu-


rar aquella evidencia. Entonces, escuchando ese bajo murmullo,
el viejo miró a su alrededor, arqueando las cejas como si recién
ahora se viniera a dar cuenta de la presencia de Subaru.

『 Viejo: Ooooh, pero si tienes un pequeño acompañante aq……


¿eh? ¿Podría ser que éste sea tu…? 』

『 Papá: Aaaah, así es, él es mi hijo. No, más bien debería de-
cir, mi QUERIDO HIJO. 』

『 Viejo: Ooh, ¡ya veo! Con razón me recordaba a ti cuando


eras joven…… Aunque, en realidad, tampoco es como si hubie-
se salido calcado. Algo me dice que salió más parecido a su ma-
dre…… ¿o me equivoco? 』

639
『 Papá: Sí, sí, sí. Todos me dicen lo mismo. En especial los
ojos. 』

La parte más notoria de su cara, sin la cual no tendría nada des-


tacable en ella, eran sus ojos sanpaku[1]. Los ojos de su madre
eran tan afilados, que parecía que tuviera vigas de acero en su in-
terior y, esta parte específica de él, se encontraba claramente in-
fluenciada por su mamá.

Con aquel inofensivo comentario, el viejo caminó hacia Subaru.

『 Viejo: Ya veo, ya veo. En todo caso, se trata de algo bastante


sorprendente. Así que, Ken-bo, ya tiene un hijo así de grande.
El tiempo pasa sumamente rápido. Lo que también significa que
me estoy volviendo viejo. Si Ikeda volviera a ser arrastrado por
la corriente, dudo que fuera capaz de volver a salvarlo. 』

『 Subaru: Incluso si se trata de Ikeda, dudo que fuera a meterse


en el r ío para ser arrastrado por la corriente a la edad que
tiene… 』

『 Viejo: Realmente espero que sea así… Después de todo eran


unos mocosos que nunca se quedaban tranquilos. Especialmente
tu padre. En esa época iba generando problemas por todos lados.
De todas formas, ¿qué es lo que hacen paseando por la ciudad a
estas horas del día? 』

『 Subaru: Eeh… bueno. 』

640
Subaru murmuró aquella respuesta. Pero al escucharle hablar, el
viejo le miró como si se hubiese dado cuenta de algo. Y, ar-
queando sus tupidas y frondosas cejas,

『 Viejo: ¿Hm? No pareces estar enfermo… y hoy día es lunes,


¿verdad? Así que, ¿por qué estás paseando, a estas horas, por la
orilla del río con tu papá? 』

『 Subaru: —¡tch! 』

Habiéndole hecho la pregunta que había estado intentando evitar,


la expresión de Subaru se endureció de dolor.

Y, justo en ese momento, el mismo dolor de cabeza agudo y per-


forante que había sentido en su habitación, regresó. Involunta-
riamente, sufriendo un dolor insoportable, se tomó la cabeza
apretando los ojos con fuerza y, dejando salir un 『 ¡Discú
lpeme! 』, le dio la espalda al anciano y salió corriendo.

『 Papá: Ah, oy, ¡Hey, Subaru! Lo siento abuelo, te lo explicaré


la próxima vez que nos veamos. 』

『 Viejo: Ah, oh-ooh… parece que dije algo que no debía. Dile
a tu hijo que lo siento mucho. 』

Ninguna de esas palabras, habían logrado alcanzar sus oídos. Lo


único que Subaru quería, era escapar de ese dolor aplastante que

641
se sentía en su cabeza. Escapar a algún lugar en que su frecuen-
cia cardíaca se tranquilizara. Cualquier lugar alejado del río.

『 Papá: No necesitas disculparte por nada. —Después de todo


es su problema. 』

Dijo en un tono apenas perceptible para el oído.

※ ※ ※ ※ ※

『 Papá: Toma. Una deliciosa gaseosa refrescante llena de amor.


Bien sacudida para extra delicia… o eso me gustaría decir, pero,
parece que este no es el lugar adecuado para eso creo. 』

『 Subaru: ...Las escenas llenas de amor no salen de las má


quinas expendedoras. Pero gracias. 』

Recibiendo la lata, y sintiendo que estaba fría con sus palmas,


Subaru colocó un dedo en la pestaña. Luego, con una cierta con-
sideración, cerró los ojos, apuntó la lata lejos de cualquier perso-
na presente, y tiró de la pestaña con su dedo —haciendo que la
espuma y el líquido salieran disparados por la abertura con una
increíble fuerza. Al instante la lata en su mano perdió un tercio
de su peso.

『 Papá: Oyoy, ¿Qué pasa con eso?, maldita sea, fallé por poco.
Incluso dije algo sobre sacudirla de antemano para dar la impresi
ón de que no la había sacudido, cuando en realidad sí que lo

642
había hecho, usando una SÚPER TÉCNICA DE PSICOLOGÍA
INVERSA ―sabes. 』

『 Subaru: Ya he visto ese patrón antes, ¿cuántos años crees que


nos conocemos?, papá. Saber que no hay manera de que no sa-
cudieras la lata, también es una especie de advertencia por sí
misma. Oh, mis manos están pegajosas. 』

Sacudiendo la gaseosa desbordada, que se estaba derramando


sobre sus manos, Subaru ligeramente llevó la lata hasta sus la-
bios. El sabor de la carbonatada bebida pasó a través de su boca,
salpicando y apagando la sed de su garganta.

Si tan sólo aquel profundo malestar al interior de su pecho pu-


diera ser calmado también… pero, lamentablemente, la pesadez
todavía permanecía allí.

『 Papá: ¿Así que, ya te calmaste un poco? 』

『 Subaru: ...Difícil de decir. 』

Respondiendo a la pregunta, Subaru se desplomó sobre el banco,


dejando escapar un largo suspiro mientras bajaba los hombros.
De pie frente a Subaru, también bebiendo una gaseosa, Kenichi
cerró uno de sus ojos como si estuviera pensando en algo.

Después de haber huido de la conversación en aquella pendiente,


Subaru y su padre llegaron a un parque infantil no muy lejos del
río. Por supuesto, no había nadie aquí tampoco, ni tampoco pa-

643
dres que de repente tomaran largas vacaciones de verano langui-
deciendo en los columpios o algo así.

『 Papá: De alguna manera, siento que, incluso si subiera en los


columpios, ahora no sería capaz de reír como solía hacerlo. ¿
Qué harías, Subaru, si papá se subiera en los columpios al re-
gresar de la tienda de comida? 』

『 Subaru: Tomaría una foto con mi teléfono y la subiría a


Twitter. El Tweet sería "Mi padre ha sido liberado de la grave-
dad". 』

『 Papá: Oooh, Twitter. Papá también tiene Twitter ¿sabías?


Yo sigo y me sigue mucha gente, la pantalla ahora es un comple-
to desastre. 』

Al oírlo decir esto felizmente, Subaru vio a Kenichi de reojo, an-


tes de soltar un suspiro lánguido mientras buscaba un tema de
conversación. Cualquier cosa, siempre y cuando fuera algo dis-
tinto de lo ocurrido en la orilla del río ―si volviera a pasar por
eso otra vez, su cráneo gritaría.

Los intervalos cada vez más cortos entre sus dolores de cabeza le
preocupaban, pero al igual que la forma en que reaccionaba a su
debilidad, sólo podía reprimir e ignorar la sensación tan obstina-
damente como podía.

644
『 Subaru: ...Solo fuiste a comprar unas bebidas de la máquina
expendedora, ¿qué te tomó tanto tiempo? 』

『 Papá: ¿Oh? Nada en realidad. Sólo estaba esta chica de se-


cundaria que se saltaba la escuela perdiendo el tiempo delante de
la máquina expendedora. Le di una conferencia acerca de volver
a la escuela, le compré una bebida, intercambiamos direcciones
de correo electrónico y la envié de vuelta. 』

『 Subaru: En serio no puedo creer cómo puedes obtener la di-


rección de correo electrónico de una chica tan rápido 』

Obtener el correo electrónico de una chica de secundaria era tan


casual para él como ir al baño. Realmente no tenía palabras para
describir esa capacidad. Viendo a Subaru así, Kenichi ladeó la
cabeza, 『 ¿De verdad? 』

『 Papá: Las direcciones de correo electrónico, ellas las entregan


demasiado fácilmente ¿no crees? El número de chicas de secun-
daria en mi lista de contactos debe estar alrededor de los 3 dí
gitos 』

『 Subaru: Incluso si junto a todos mis contactos no sé si llegan


a 2 dígitos, y tú tienes 3 dígitos solo de muchachas de secunda-
ria, tenemos definiciones diferentes para la palabra "dígitos" o
algo así... y papá, no le hiciste nada inapropiado a ninguna de

645
esas chicas de secundaria que acabe con nosotros viéndote en las
noticias, ¿verdad? 』

『 Papá: ¿De qué estás hablando? 』

Kenichi levantó ambas manos ante la sospecha de Subaru y se


encogió de hombros para demostrar su asombro.

『 Papá: No es como si fuera por ahí pasándome películas con


pequeñajas como chicas de secundaria. El objetivo de mi amor
fue determinado hace mucho tiempo, ¡Mis pasiones sensuales
están reservadas solo para mi familia! 』

『 Subaru: ¡Si lo categorizas así, yo también sería un objetivo! 』

『 Papá: ...Bueno, pero eso es porque te amo. Sólo tenemos


UNA OPORTUNIDAD de vivir, ¿no? 』

『 Subaru: ¡Dios no! ¡¡¿Qué estás diciendo?!! 』

"HA-HAHA", Kenichi se echó a reír mientras Subaru dejaba es-


capar esta idea.

Aunque la forma en que se reía era vulgar y ruda en los oídos, no


transmitía un mal sentimiento. De hecho, lo mismo ocurría con
todo lo que Kenichi hacía.

646
Sus comportamientos eran poco convencionales, muy dramáti-
cos, el tipo que hace que la gente sienta pena ajena, pero todos lo
aceptaban por alguna razón.

Hoy, caminando con su padre por primera vez en mucho tiempo,


Subaru pudo experimentar aquella sensación de primera mano.

Solo caminando por la calle, Kenichi se había detenido a conver-


sar con más gente de la que podía ser contada con una sola mano.
No importaba a dónde fuera, había alguien con quien compartir
viejos recuerdos, e incluso si acababa de conocer a la otra perso-
na, pronto se llevarían de lo más bien, gracias a su aire tranquilo.
Y él tampoco lo ocultaba.

Palpitante, el dolor regresó a sus sienes, y la respiración de Sub-


aru se volvía inestable con cada respiro.

Los intervalos entre los feroces dolores habían dejado de dismi-


nuir, y ahora llegaban como una lluvia de puñetazos.

Como si el interior de su cráneo estuviera siendo atravesado por


agujas, no era algo que pudiera curarse dejándolo pasar por alto.
Pero, no era como si en el hospital pudieran hacer algo con ese
dolor tampoco.

Incluso si no podía entender las razones de su dolor, sabía la


causa.

647
¿Qué otra cosa podía ser, excepto por las emociones que opri-
mían su pecho, y la asfixiante y sofocante sensación que lo
acompañaba?

『 Papá: Pareces enfermo, Subaru. ¿Quieres que te lleve a cues-


tas de vuelta a casa? 』

『 Subaru: No necesito ser cargado, ni volver a casa... sería


igual incluso si volviera allí. 』

Más bien, la condición de Subaru sólo empeoraría si veía a su


madre Naoko en casa.

Estaba empezando a entender lo que era ese dolor, y lo que lo


empeoraba. Si lo que él imaginaba era correcto, entonces cuando
viera a Kenichi y a Naoko otra vez, el dolor se elevaría a sus ex-
tremos. En otras palabras,

『 Subaru: Finalmente, incluso mi propio cuerpo, me está dando


una reprimenda. 』

Huyendo sin cesar de la culpa, tal vez, su cuerpo, finalmente le


estaba gritando en respuesta.

El terror del tiempo gastado sujetando sus rodillas dentro de su


habitación, mirando el segundero del reloj. La implacable ansie-
dad y los agudos y penetrantes dolores que persistían incluso
después de que el tiempo había pasado.

648
El enfermizo malestar, como si alguien estuviera gritando en el
interior de su cráneo, gritando acusaciones sobre Subaru y en lo
que se había convertido.

—¿Quién eres tú y de dónde has venido? ¿Y qué se supone que


sabes de mí en todo caso?

『 Papá: Así que, Subaru. —¿Hay alguna chica que te guste? 』

De repente, el silencioso Subaru fue atacado con este tema de


nuevo. Era la misma pregunta que le había hecho en su habita-
ción, el comienzo de aquella inolvidable broma. La primera vez,
había sonreído irónicamente y lo había refutado, pero ahora, por
segunda vez, de alguna manera el tema lo estaba poniendo ner-
vioso.

Ayudado por el despiadado dolor en su cabeza, irritadamente tra-


tó de devolver la misma respuesta que en ese entonces, cuan-
do—

{――Subaru}

De repente, de algún lugar, creyó oír una voz como una campa-
nilla de plata, que hizo que su corazón diera un gran vuelco.

『 Subaru: ――? 』

Alzando su rostro, buscó la fuente de aquel susurro. Pero, aun así,


sus ojos no podían encontrar al dueño de esa voz, y la única per-

649
sona en el parque además de Subaru, era Kenichi, de pie delante
de él.

Kenichi, viendo el repentino movimiento de Subaru, también al-


zó las cejas en sorpresa,

『 Papá: ¿Qué pasa? Parece que hubieras escuchado a una her-


mosa chica, que no está aquí, llamarte repentinamente por tu
nombre. 』

『 Subaru: Incluso si ese fuera el caso, realmente no tengo una


respuesta para eso... Justo ahora, ¿alguien dijo mi nombre? Papá,
no habrás aprendido a hacer que tu voz sonara como la de una
hermosa chica mientras yo no estaba viendo, ¿verdad? 』

『 Papá: Tu papá sabe todo tipo de pequeños trucos, pero no


uno como ese. OK, voy a empezar a practicar y te lo mostrare la
próxima vez, voy a dejar que lo oigas en un mes más o menos. 』

『 Subaru: No te estoy pidiendo que aprendas a hacer eso... Cie-


los, ¿qué pasa contigo? 』

Poniendo fin a las palabras de su padre, Subaru apartó la mirada


y recordó la voz que había oído una y otra vez en su mente. La
voz, como el tintineo de una campanilla de plata, era suave, pero
su sonido hacía que Subaru se agitara al escucharla, y en ese ins-
tante, por un momento se le olvido el palpitante dolor de su ca-
beza.

650
Desde algún lugar, desconocido para él, llegó aquella voz de sal-
vación ――como el melodioso canto de una diosa, aplacó el su-
frimiento de Subaru, su expresión se calmó un poco y su
respiración se hizo ligeramente más constante.

『 Papá: Así que, esto, como decirlo, mi pregunta de antes. ¿


Hay alguna chica que te guste? 』

『 Subaru: ...Pero que te ha entrado últimamente. ¿Qué harías t


ú con la respuesta de todos modos? Incluso si hay una y te digo
su nombre no es como si la conocieras. 』

『 Papá: Nunca se sabe ¿verdad?, hay una posibilidad de que


tenga la dirección de correo electrónico de la chica que te gusta
en mi teléfono celular, ¿sabes? 』

『 Subaru: Si la chica que me gusta le diera su dirección de co-


rreo electrónico a mi papá, incluso si se tratara de un amor de
cien años, se terminaría enfriando. 』

Al ser evadido con esa frase, Kenichi hizo una mueca en sus la-
bios con un 『 ¿Qué se supone que significa eso? 』. Viendo
ese gesto que realmente no le quedaba bien a un hombre de me-
diana edad, Subaru bebió lo último de su gaseosa,

651
『 Subaru: No tienes que ser tan indirecto al respecto, ya sabes.
¿Por qué no me preguntas directamente? ...Como, ¿por qué no
voy a la escuela? 』

『 Papá: Bueno, estoy tratando de ser considerado por una vez,


realmente eres un niño que no puede leer el ambiente de la con-
versación. 』

Sonriendo forzosamente ante las palabras de Subaru, Kenichi


continuó con un 『 Bueno, 』

『 Papá: Es verdad que quería preguntarte aquello, así que no


estás del todo equivocado. 』

『 Subaru: Yo también pienso en eso... que no debería ser así. 』

『 Papá: Pensar no siempre es necesario. Las cosas que pensa-


mos son sólo ideas vacías y, de un modo u otro, siempre habrá
algo en lo que no pensemos, algo que pasemos por alto. 』

Viendo a Subaru desviar los ojos y contestando tranquilamente


con esa excusa, Kenichi se bebió el resto de su gaseosa también,
y se sentó a su lado. El banco de madera crujió y una ráfaga de
viento pasó entre ellos.

Y así, ambos miraron en la misma dirección, sin verse los rostros


entre ellos.

652
『 Papá: Realmente no sé lo que el resto del mundo pensará, pe-
ro no creo que la escuela lo sea todo. Te lo dice alguien que ni
siquiera se tomaba la escuela en serio en primer lugar. Incluso
me salté mi propia ceremonia de graduación de la escuela se-
cundaria, ¿sabes? Mi hermana tuvo que traerme mi certificado
de graduación después de eso. 』

『 Subaru: He oído esa historia tantas veces. Mi tía que es 2


años más joven que tú fue a la misma escuela, así que cuando se
graduó, ellos le dieron el certificado de papá a ella también. Ya
tengo pulpos creciendo en mis oídos 』

(*Expresión japonesa que significa que han escuchado demasia-


do de lo mismo.)

『 Papá: Bueno, seguirás escuchándolo hasta que te crezcan ca-


lamares. Así que, debido a que yo era así, realmente creo que
está bien si no vas a la escuela porque no quieres. Pero, a mi
edad, siento que perdí algo importante al no tomarme la escuela
en serio, aunque dudo que puedas entenderlo todavía. 』

Kenichi parecía mirar algún lugar lejano mientras decía aquello.


Mirando de reojo su expresión seria, Subaru tuvo la sensación de
que su padre era realmente injusto, después de todo.

Siempre actuando como si fuera un idiota, y luego, en un lugar


como este, de repente te hace preguntar adonde se había ido ese
payaso.

653
『 Papá: De todas formas está bien... ¿no es así? Hoy en día la
gente puede vivir unos 80 años en promedio. De esos 80 años,
desperdiciar uno o dos años holgazaneando o en sabático no es
la gran cosa. Volver a tomar el ritmo es fácil mientras eres joven.
Lo bueno es que mi salario sigue intacto. 』

Haciendo girar su dedo, Kenichi mostró una perturbadora sonri-


sa.

Sin mirar a Subaru, que no había hecho ningún sonido desde que
había empezado, cruzó los brazos y asintió con la cabeza,

『 Papá: Estar vivo significa que de vez en cuando tendrás pro-


blemas a los que no podrás encontrar respuestas. Cuando tengo
problemas como esos, comienzo a correr como un pollo sin ca-
beza buscando una solución, pero supongo que también es posi-
ble encontrar respuestas dando vueltas en una habitación. No
voy a culparte mientras sigas esforzándote en encontrar tú res-
puesta. Pero si veo que empiezas a rendirte, entonces tendré una
o dos cosas que decirte. 』

『 Subaru: ... ¿Por qué? 』

『 Papá: ¿Hm? 』

654
『 Subaru: ¿Por qué de repente sientes que debes decirme todo
esto hoy?... No hay nada diferente, no es un día especial ni nada.
El día de hoy simplemente es el día de las arvejas verdes. 』

『 Papá: Habían muchas arvejas en ese plato... huh 』

Su boca se estaba secando rápidamente, a pesar de haber termi-


nado de beber su gaseosa recientemente.

Tomando respiros irregulares, Subaru ansiosamente esperó la


respuesta a su pregunta. Al notar la irritabilidad de Subaru, Ke-
nichi estiró su cuello con un 『 Hm~m 』,

『 Papá: Me pregunto por qué. Tal vez fue porque tengo el día
libre, o porque inadvertidamente pensé en aquello mientras me
secaba con la toalla esta mañana, o porque el horóscopo para
Acuario decía que me encontraba “en perfecta sintonía” o
porque el semblante de tu cara esta mañana parecía... es sólo un
poco, pero parecía que había mejorado de alguna manera. 』

『 Subaru: Mi cara, ¿mejoró? 』

『 Papá: Me refiero a tu expresión. Tu cara seguía igual que


siempre, con la misma mirada aterradora de tu madre. 』

Kenichi hizo una cara de miedo al arrastrar las comisuras de sus


ojos con los dedos, y luego, diciendo 『 No sólo eso 』, señaló
con los mismos dedos a Subaru,

655
『 Papá: No sé lo que pasó, pero no te ves cómo alguien que se
la haya pasado encerrado en su habitación. A juzgar por lo que
dijo tu mamá, tampoco saliste ayer, así que, definitivamente de-
ber í as verte como alguien encerrado en una habitaci ó n, ¿
verdad? 』

『 Subaru: ...Uh, supongo que sí. Incluso he estado navegando


en el gran océano de internet. 』

『 Dad: Si la gente pudiera crecer de esa manera, el número de


chicas-conejitaspérdidas que vienen a contarme sus cosas en
Twitter debería disminuir en vez de aumentar... 』

『 Subaru: Así que incluso has estado haciendo ese tipo de... 』

Mientras que, asombrado por la extensión de los tratos de su pa-


dre, Subaru no quería que Kenichi se desviara del asunto princi-
pal.

Por otra parte, Subaru realmente no tenía idea de lo que Kenichi


quería decir con eso.

La verdad es que, tal como su madre mencionó en su testimonio,


el Subaru de ayer, igual que el Subaru antes de ayer, sólo des-
perdició su tiempo con indulgente pereza.

656
En el lapso de un solo día, para decir que de repente hoy, la at-
mósfera alrededor de él había cambiado...

『 Subaru: Papá, debes haberte equivocado, o puede que no me


hayas mirado con atención antes 』

『 Papá: ¡Esa última parte realmente me duele! ¿Sabes que to-


davía estoy usando esa imagen con la "preciosa sonrisa diabó
lica" que tenías cuando eras pequeño como protector de pantalla
en mi teléfono celular? 』

『 Subaru: Dejando de lado lo de preciosa, lo de sonrisa diabó


lica me hace pensar en lo espantosos que debían ser mis ojos in-
cluso de pequeño. 』

De cualquier manera, no había duda de que Kenichi se había


equivocado.

Ayer seguía siendo ayer, y hoy seguía siendo hoy. Subaru toda-
vía pasaba su tiempo sin haber cambiado nada en absoluto.

Estaba bien si era así, pensó, pretendiendo seguir siendo de la


misma manera. Si seguía así, seguramente, un día, Kenichi y
Naoko también lo entenderían…

―Lo que Subaru realmente quería, eso es.

『 Subaru: ――Dddagh! 』

657
En el momento en que pensó esto, el dolor le golpeó de nuevo
como si chispas ardientes volaran en frente de sus ojos.

Un choque como si alguien le hubiera golpeado con el puño,


como si su cerebro estuviera sobresaliendo de su cráneo, su ca-
beza crujió y sus ojos giraron, y el cuerpo sentado de Subaru se
desmoronó.

El golpeteo de su corazón se aceleró de nuevo como una campa-


na de alarma, y pudo oír el sonido del pulso de su sangre palpitar
en sus oídos. Sus ojos se volvieron turbios, el mundo se convir-
tió en dos, luego en tres.

La sensación de náusea surgió, y en el fondo de su pecho un in-


comprensible calor abrasador afirmaba su presencia.

Cada una de estas sensaciones, a su manera, atormentaban su


propia existencia, como acusaciones hirvientes que gritaban y
gemían.

『 Papá: Oyoy, esta vez parece muy serio. ¿Estás bien, Subaru? 』

Incapaz de ignorar la terrible condición en que él se encontraba,


Kenichi colocó su mano en el hombro de Subaru con una mirada
preocupada en el rostro. Sintiendo ese tacto, Subaru finalmente
levantó la cara, mientras el sudor emergía de su frente,

658
『 Subaru: Aah... no, estoy bien. Yo solo estaba un poco marea-
do, eso es todo... 』

{――Ha sido duro, ¿verdad?}

『 Subaru: ――!? 』

Una vez más, cada cabello del cuerpo de Subaru se erizó cuando
la voz que sonaba como el tintineo de una campanilla de plata
resonó en sus oídos.

Amable y tierna, la voz se llenó de afecto y preocupación. Su co-


razón tenso se derritió ante ese cálido sonido, y como si fuera la
cura de su sufrimiento, el dolor, la presión de su cabeza, el calor
y el coro de gritos cesaron.

¿Qué era esa voz? ¿Por qué el dolor y la agonía se retiraban ante
él? La sentía familiar, como una voz que él conocía. Como si la
deseara. Anhelando y deseando, buscándola y persiguiéndola,
aferrándose a ella, perdiéndola, luego recuperándola de nue-
vo――

{Gracias, Subaru}

『 Subaru: Tú eres... 』

La visión de su pelo plateado, ondeando con el viento, se grabó


detrás de sus párpados. La luz de sus ojos color amatista miraba

659
directamente a la cara de Subaru, y cada sonido de sus labios lo
llenaba de amor y anhelo.

{Por ayudarme}

¿Qué está pasando, qué está pasando, qué está pasando, qué está
pasando, qué está pasando?

¿Quién es, quién es, quién es, quién es, quién es, quién es, quién
es, quién es, quién es?

—¿Podría ser ella la causa de su agonía? Su dolor, su tormento,


esos sentimientos tan amargos que quería vomitar. ¿podrían ser
todos a causa de ella?

{――Subaru}

No podía respirar. Su garganta le quemaba. Algo se estaba acu-


mulando detrás de sus ojos.

{No se puede evitar, entonces}

La punta de sus dedos tembl