Está en la página 1de 2

PROPIEDADES

El agua es el componente básico del concreto o mortero, para que se produzca la reacción
química del cemento Pórtland, formando una pasta que envuelve a los agregados y cuando
endurece se constituye una masa sólida de concreto o mortero endurecido. La calidad de la pasta
de cemento tiene el mayor efecto en el estado endurecido.

Cualquier agua natural que sea potable y que no tenga sabor u olor pronunciado, se puede utilizar
para producir concreto. Sin embargo, algunas aguas no potables pueden ser adecuadas para
mezclas de concreto, si al realizar el ensayo de resistencia en cubos de mortero producidos con
la mezcla, alcanzan resistencia a los siete días iguales o al menos el 90% de los especimenes
testigos fabricados con agua potable o destilada. (Norma ASTM C109).

Figura 89. Agua potable para la producción del concreto

El agua que es apta para el mezclado, de igual forma se puede emplear para el curado.

Ph

"Potencial de Hidrogeniones", es el símbolo convencional utilizado como medida del grado de


acidez o alcalinidad de un agua. La acidez o alcalinidad se determina por medio de una escala
universal graduada de 0 a 14, siendo 7 el punto correspondiente a la neutralidad. Un Ph menor de
7.0 indica una tendencia hacia la acidez, mientras que un valor mayor de 7.0 muestra una
tendencia hacia lo alcalino.

La mayoría de las aguas naturales tienen un Ph entre 4 y 9, aunque muchas de ellas tienen un Ph
ligeramente básico debido a la presencia de carbonatos y bicarbonatos, un Ph muy ácido o muy
alcalino, puede ser indicio de una contaminación industrial.

El agua que contiene ácidos clorhídricos, sulfúricos y otros ácidos inorgánicos comunes, en
concentraciones inferiores a 10.000 ppm, no tienen efecto adverso en la resistencia. Las aguas
ácidas con valores Ph menores que 3.0 pueden ocasionar problemas de manejo y se deben evitar
en lo posible.
Las impurezas excesivas en el agua no sólo pueden afectar el tiempo de fraguado y la resistencia
del concreto, sino también pueden ser causa de eflorescencia, manchado, corrosión del refuerzo,
inestabilidad volumétrica y menor durabilidad.

Algunas sustancias presentes en el agua que se emplea para el mezclado, deben ser controladas
y verificar que se encuentren dentro de los estándares permitidos, ya que sus efectos pueden
perjudicar las propiedades de las mezclas de concreto.

Carbonatos y Bicarbonatos Alcalinos

El carbonato de sodio puede causar fraguados muy rápidos, en tanto que los bicarbonatos pueden
acelerar o retardar el fraguado. En concentraciones fuertes, estas sales pueden reducir de
manera significativa la resistencia del concreto. Cuando la suma de las sales disueltas sea mayor
a 1,000 ppm, se deberán realizar pruebas para analizar su efecto sobre el tiempo de fraguado y
sobre la resistencia a los 28 días. También pueden presentarse reacciones álcali - agregado
graves.

Cloruros

La inquietud respecto a un elevado contenido de cloruros en el agua de mezclado, se debe


principalmente al efecto adverso que los iones de cloruro pueden tener en la corrosión del acero
de refuerzo. Los iones cloruro atacan la capa de óxido protectora formada en el acero por el Ph de
12.5 presente en el concreto.

La presencia de cloruros en el concreto, puede ser por alguno de los componentes, aditivos,
agregados, cemento, y agua, o por exposición a sales anticongelantes, agua de mar, o al aire
cargado de sales cerca de las costas.

El agua que se utilice en concreto preforzado o en un concreto que vaya a tener embebido
aluminio no deberá contener cantidades nocivas de ión cloruro. Las aportaciones de cloruros de
los ingredientes distintos al agua también se deberán tomar en consideración. Los aditivos de
cloruro de calcio se deberán emplear con mucha precaución.

Sulfatos

El interés respecto a un elevado contenido de sulfatos en el agua, se debe a las posibles


reacciones expansivas y al deterioro por ataque de estos, especialmente en aquellos lugares
donde el concreto vaya a quedar expuesto a suelos o agua con contenidos elevados de sulfatos.

Otras Sales Comunes

Los carbonatos de calcio y de magnesio no son muy solubles en el agua y rara vez se les
encuentra en concentraciones suficientes para afectar la resistencia del concreto. En algunas
aguas municipales se pueden encontrar bicarbonatos de calcio y de magnesio.