Está en la página 1de 20

PROCESOS DE ALMACENAMIENTO

DUVAN STEVAN GONZALEZ ORTIZ

CORPORACION UNIVERSITARIA MINUTO DE DIOS


FACULTAD DE INGENIERIA
PROGRAMA TECNOLOGIA EN LOGISTICA
MADRID, COLOMBIA
2016
 EFREN EDUARDO ROJAS
LA GESTIÓN DE ALMACENES DENTRO DEL MAPA DE PROCESOS
LOGÍSTICOS: LÍMITES Y RESPONSABILIDADES

La gestión de almacenes se define como el proceso de la función logística que trata la


recepción, almacenamiento y movimiento dentro de un mismo almacén hasta el punto
de consumo de cualquier material – materias primas, semielaborados, terminados, así
como el tratamiento e información de los datos generados. La gestión de almacenes
tiene como objetivo optimizar un área logística funcional que actúa en dos etapas de
flujo como lo son el abastecimiento y la distribución física, constituyendo por ende la
gestión de una de las actividades más importantes para el funcionamiento de una
organización.
El objetivo general de una gestión de almacenes consiste en garantizar el suministro
continuo y oportuno de los materiales y medios de producción requeridos para asegurar
los servicios de forma ininterrumpida y rítmica.
La Gestión de Almacenes se sitúa en el Mapa de Procesos Logísticos entre la Gestión de
Existencias y el Proceso de Gestión de Pedidos y Distribución. De esta manera el
ámbito de responsabilidad (en cuya ampliación recae la evolución conceptual del
almacenamiento) del área de almacenes nace en la recepción de la unidad física en las
propias instalaciones y se extiende hasta el mantenimiento del mismo en las mejores
condiciones para su posterior tratamiento.
El común interrogante que se genera luego de conocer los procesos del mapa logístico es:
¿Qué funciones corresponden a la Gestión de Inventarios (gestión de existencias) y que a la
Gestión de Almacenes? La siguiente gráfica despeja con exactitud el interrogante.

Vale la pena recordar que la función de la Gestión de Almacenes termina


cuándo las unidades pasan a ser pedido, a partir de entonces la
responsabilidad pasa a la Gestión de Pedidos y distribución.
IMPORTANCIA Y OBJETIVOS DE LA GESTIÓN DE ALMACENES
Describir la importancia y los objetivos de una gestión dependen directamente de los
fundamentos y principios que enmarcan la razón de ser de la misma, sin embargo tal
como lo observamos en la gráfica anterior sobre el "debe ser almacenado" quien
formula las cuestiones de fundamento y principio es gestión de inventarios o
existencias, y en estas se basa la gestión de almacenes para tener una gran importancia y
unos claros objetivos.
 
Los objetivos que debe plantearse una gestión de almacenes son:
OBJETIVOS
Rapidez de entregas
Fiabilidad
Reducción de costes
Maximización del volumen disponible
Minimización de las operaciones de manipulación y transporte
y los beneficios (que justifican su importancia) son:
BENEFICIOS
Reducción de tareas administrativas
Agilidad del desarrollo del resto de procesos logísticos
Optimización de la gestión del nivel de inversión del circulante
Mejora de la calidad del producto
Optimización de costes
Reducción de tiempos de proceso
Nivel de satisfacción del cliente
RAZONES PARA ALMACENAR
Existen cuatro razones básicas por las que una compañía realiza actividades de
almacenamiento:
 Reducción de los costos de transporte- producción:
El almacenamiento y el inventario asociado al mismo son dos factores que generan
nuevos gastos. No obstante, Ese aumento de costos se compensa con la disminución de
los de transporte y producción, ya que se mejora la Eficiencia de ambos procesos.
 Coordinación entre el suministro y la demanda:
Las compañías que tienen una producción de carácter estacional y una demanda
racionalmente constante suelen Tener problemas de coordinación entre la demanda y el
suministro. Un ejemplo de esta situación son las Empresas de alimentación, ya que, para
mantener su oferta de frutas y vegetales enlatados, deben almacenar toda su producción
en las épocas de recogida con el fin de abastecer el mercado el resto del año. Siempre
que sea demasiado costoso coordinar de forma precisa la demanda y el suministro es
necesario el uso de almacenes.
 Precio de los productos
Aquellas mercancías y artículos que experimentan grandes variaciones en el precio de
un periodo a otro, (Cobre, acero, petróleo) pueden obligar a las compañías a hacer
compras de los mismos por adelantado, de modo que se obtengan a precios más bajos,
compensando así el costo de los almacenes necesarios para su mantenimiento.
 Apoyo al proceso de producción
El almacenamiento puede formar parte del proceso de producción. La fabricación de
ciertos productos como quesos, vinos o licores, requiere un periodo de almacenamiento
para su maduración. No obstante los almacenes no solo sirven para guardar el producto
en esta fase de su fabricación, sino que también sirven para mantener el depósito la
mercancía libre de impuestos hasta el momento de su venta. De esta manera la
compañía puede retrasar el pago de los impuestos hasta que el producto sea vendido.
 Apoyo al proceso de comercialización
La comercialización generalmente se ocupa de cuándo y cómo estará disponible en el
mercado. Aquí el almacenamiento se emplea para dar valor a un producto, de modo que
si se almacena el mismo cerca del cliente, el tiempo de entrega, por ejemplo disminuye.
Esta mejora en el servicio al comprador puede producir un incremento de las ventas.
ACTIVIDADES:
Las actividades que se realizan en los almacenes varían de acuerdo con la cantidad y las
características de los materiales, sin embargo, dichas actividades suelen incluir los
siguientes procedimientos generales:
1. Descargar los vehículos que ingresan
2. Acumular el material recibido en una zona de andamiaje
3. Examinar la cantidad y la calidad del material y asignarle un lugar de
almacenamiento
4. Transportar el material al lugar de almacenamiento
5. Retirar el material de su lugar de almacenamiento y colocarlo en la línea de surtido de
pedidos.
6. Llenar las órdenes de pedido
7. Clasificación y empaque
8. Agrupamiento para embarque
9. Carga y verificación de los vehículos que egresan
CONTROL ADMINISTRATIVO
Asociado al manejo físico y almacenamiento de los materiales se encuentran el sistema
de control administrativo, el cual se encarga de:
1. Documentación de la recepción de materiales para fines contables
2. Verificación de la calidad y la cantidad de los bienes recibidos
3. Actualización de los registros del inventario para que muestren los bienes recibidos
4. Ubicación en su lugar de todos los bienes en almacenamiento
5. Actualización de los registros del inventario para que muestren los embarques
6. Notificación de los embarques al departamento de contabilidad para que este realice
la facturación
En general, la automatización y el control computarizado resultan más convenientes en
lo que a costos se refiere, para las industrias y centros de distribución que tienen gran
cantidad de artículos de línea en almacenamiento, muchos clientes y gran volumen de
embarques. Es común que los distribuidores y mayoristas de comestibles, medicamento
y cosméticos tengan sistemas automatizados y computarizados.
FUNCIONES DEL SISTEMA DE ALMACENAMIENTO
El sistema de almacenamiento tiene dos funciones primordiales: el mantenimiento de
inventarios (almacenamiento) y el manejo de mercancías. El manejo de mercancías
comprende todas las actividades de carga y descarga, y el traslado del producto a las
diferentes zonas del almacén y a la zona de preparación de pedidos. Por su parte, el
almacenamiento es simplemente la acumulación de mercancías durante un periodo de
tiempo. La elección de la ubicación en el almacén y del tiempo de almacenamiento
depende de los objetivos marcados para el mismo. Dentro del almacén, las actividades
de traslado-almacenamiento son repetitivas y análogas a las actividades de traslado-
almacenamiento que se realizan entre los diferentes niveles del canal de distribución.
Por ello, el sistema de almacenamiento es. en muchos sentidos, un sistema de
distribución a nivel inferior. La identificación de las principales actividades del sistema
ayuda a tener una comprensión global del mismo, proporcionando, además, una base
para generar diseños alternativos.
Funciones del Almacenamiento
La actividad de almacenamiento está diseñada en base a cuatro funciones principales:
 Almacenamiento
Obviamente, el uso principal de un almacén es el mantenimiento de productos y
mercancías en él de una forma controlada y sistemática: La naturaleza exacta del
almacén configuración y ubicación viene dada por el tiempo probable de
almacenamiento de los productos y por los requerimientos que impone dicho
almacenamiento. Así, el almacenamiento puede ser a largo plazo especializado
maduración de licores, de propósito general (almacenamiento de productos
estacionales), o temporales (un terminal de camiones). El rango de mercancías que se
pueden almacenar varía desde productos finales listos para su introducción en el
mercado. Hasta materias primas, pasando por productos semifacturados en espera de
algún ensamblaje o tratamiento posterior.
 Consolidación
La estructura de las tarifas del transporte, y sobre todo, las tarifas especiales, tiene
influencia en el uso de almacenes. Si los productos se originan en varios puntos puede
ser económico establecer un centro de recocida un (almacén o un termina de carga) para
consolidar los pequeños envíos en otros más grandes, reduciendo así los costos globales
del transporte. Lógicamente esto sucede si el comprador no adquiere en cada punto el
volumen suficiente de mercancías como para obtener tarifas de transporte ventajosas
desde los mismos.
Los costos provocados por el uso del almacén pueden ser compensados por unos costos
de transporte más bajos. La utilización del término almacén de distribución se emplea
básicamente, para diferenciar este tipo de almacenes de los que sirven primordialmente
para el mantenimiento de mercancías. Las diferencias entre ambas clases de almacén se
reducen al énfasis puesto en cada caso en las distintas actividades de almacenamiento y
en el tiempo que permanecen los productos en ellos. En un almacén de mantenimiento
la mayor parte del espacio está dedicado al almacenamiento semipermanente o a largo
plazo, en cambio, en el almacén de distribución, la mayor parte del espacio está
reservado al almacenamiento a corto plazo, dando una mayor atención a facilitar y a dar
rapidez al flujo del producto dentro del mismo. Como es lógico, muchos almacenes
operan combinando ambas funciones.

Almacén de distribución empleado para la consolidación de pequeño envíos


 División de envíos
Esta situación de dividir los envíos, contraria a la consolidación, queda ilustrada en la
Figura 2. En ella se ve cómo envíos de gran volumen y con tarifas de transporte bajas
son trasladados a un almacén donde se dividen en envíos más pequeños destinados a
diferentes compradores. La división de envíos es una actividad común en almacenes de
distribución o terminales, especialmente cuando las tarifas de transporte de llegada. Por
unidad superan las de salida, cuando los pedidos de los clientes son de pequeño
volumen y cuando la distancia entre el fabricante y el cliente es muy grande. Las
diferencias en las tarifas de transporte favorece la ubicación de almacenes de
distribución para operaciones de división cerca de los clientes, mientras que ocurre lo
contrario para la consolidación de envíos.

 Combinación de mercancías
Las compañías que compran a varios fabricantes y desarrollan sus productos en
diferentes centros pueden encontrar más económico el transporte estableciendo un
almacén como punto de combinación de mercancías. Sin este centro, los pedidos
podrían enviarse directamente desde los puntos de fabricación al cliente, pagando éste
tarifas más altas debido al pequeño volumen de cada envío. Un centro de combinación
permite reunir en un solo punto todos los suministros de las diferentes mercancías, y
combinarlas en diferentes envíos de mayor volumen.
1.6.2 Funciones del Manejo de Mercancías
Dentro del sistema de almacenamiento-manejo de mercancías, esta última actividad se
concreta en tres actividades:
 Carga y descarga
Dentro de la cadena de actividades del manejo de mercancías, la primera y última
siempre son la carga y descarga de productos. Una vez que han llegado las mercancías
al almacén, éstas deben descargarse del equipo de transporte. En muchas ocasiones se
considera que la descarga y la ubicación en el almacén son sólo una operación. En
cambio, en otras se tratan como procesos diferentes que pueden llegar a necesitar equipo
especial. Por ejemplo, hay envíos que se descargan mediante grúas en el muelle, o
vagones de mercancías cuya carga se desembarca a través de equipos mecánicos. No
obstante, incluso cuando el equipo de descarga y el de traslado al lugar de ubicación en
el almacén sean los mismos, muchas veces la descarga se considera una actividad
diferente, ya que tras ella, y antes de la ubicación en el almacén, pueden existir una serie
de tratamientos como la clasificación de los productos o una comprobación de su
estado. La carga es similar a la descarga. Sin embargo, en la zona de carga de
mercancías pueden tener lugar varias actividades más. Por ejemplo, antes de cargar los
productos en el medio de transporte correspondiente, es normal hacer una comprobación
final del contenido y del pedido. También hay que incluir en la actividad de carga el
esfuerzo adicional que se hace para prevenir desperfectos en la mercancía a través del
empaquetado y la fijación de la carga.
 Traslación dentro del almacén
Entre la carga y descarga, las mercancías pueden sufrir varios traslados. El primero de
ellos se produce desde el punto de descarga al área de almacenamiento. Luego puede
haber un movimiento al muelle de salida o a la zona de preparación de envíos. El
empleo de un área de preparación de envíos en la operación de manejo de mercancías,
genera un nodo y una unión adicionales dentro de la red del sistema de almacén. La
actividad de traslado dentro del almacén puede llevarse a cabo por cualquiera de los
diferentes tipos de equipos disponibles para el manejo de mercancías. Este equipo varía
desde las carretillas y camionetas de dirección manual, a los sistemas de
almacenamiento y recuperación completamente automatizados.
 Preparación de pedidos
La preparación de pedidos consiste en la recogida de las mercancías que especifican los
pedidos de las áreas del almacén donde están ubicadas. Esta actividad puede tener lugar
directamente en las áreas de almacenamiento o en zonas especiales (llamadas áreas de
preparación de pedidos) creadas para mejorar el flujo de las mercancías.
Frecuentemente, la preparación de pedidos es la actividad más crítica dentro del manejo
de mercancías, ya que el tratamiento de los pedidos de menor volumen conlleva un
trabajo intensivo y relativamente más caro que el resto de las actividades.
CONSIDERACIONES PARA LA PLANIFICACIÓN
El objetivo de la planificación en el sistema de almacenaje es prever el espacio y el
equipo necesarios para almacenar y proteger los artículos hasta que se utilicen o
embarquen, de tal manera que resulte más económica en cuanto a costos. Seguidamente
se analizan ciertas consideraciones que sirven como guía para la planificación de
almacenes:
CARACTERÍSTICAS DE LOS PRODUCTOS
Antes de entrar en cualquier consideración sobre los requerimientos técnicos y
organizativos del almacén, lo primero que se tiene que realizar es un análisis detallado
de las características físicas de los productos, así como el comportamiento de su
demanda, ya que ambos factores son decisivos a la hora de establecer las técnicas más
idóneas de diseño y organización del almacén. Entre los diferentes factores a considerar,
merece destacar los siguientes:
Características físicas
1. Volumen y peso del producto
2. Estándar de empaquetado, por ejemplo cajas de 12 unidades
3. Fragilidad y resistencia de apilación
4. Identificación física (inequívoca o dificultosa)
5. Peligrosidad (inflamables, explosivos, etc.)
6. Condiciones ambientales requeridas, como refrigeración, cámara isotérmica, etc.
7. Caducidad y obsolescencia
8. Productos de larga duración
9. Productos perecederos
10. Productos de caducidad fija
11. Alto riesgo de obsolescencia
De gestión de stock
1. De lote de pedido
2. Stock de seguridad
3. Rotación
4. Nivel máximo de stock
De transporte
1. Embalaje
2. Peso
3. Volumen
4. Expedición
De manejo
1. Fragilidad ,Soporte
Operatividad
2. Condiciones de seguridad ante robos, manipulaciones negligentes, etc.
3. Sistema de codificación existente, bien sea en origen, por ejemplo código de
barras o asignable
4. Unidad de manipulación (paquete, pallet, etc.)
5. Unidad mínima de venta
6. Seguimiento del sistema PEPS o UEPS o indiferente
7. Necesidad de re-acondicionamiento del producto
8. Medios de contención utilizados (pallet, cesta, etc.)
9. Demanda
10. Artículos de alta o baja rotación
11. Artículos estacionales
12. Artículos de alto o bajo coste
13. Prioridad del servicio
En los casos en que exista una gama de productos con alta variedad de sus
características podría incluso ser conveniente desarrollar una base de datos que
permitiese seleccionar los productos rápidamente en función de las referidas
características.
DISTRIBUCIÓN DEL ALMACÉN
Este es el último paso y quizá el más importante en el proceso de planificación; antes de
realizar los planos de distribución, el proyectista establece las actividades que se
llevaran a cabo, el tipo y cantidades de almacenamiento que se almacenarán y
manejarán, así como el equipo y los andenes para este fin. La distribución del almacén
deberá planearse de modo que el espacio y el acomodo se aprovechen al máximo:
 Los cubos de almacenamiento
 La eficiencia del flujo de materiales de una actividad a otra
 La comunicación eficaz entre las diversas actividades
Debido a que existen miles de combinaciones de tipo, tamaño, pesos y volúmenes de
material, resulta imposible describir todas las características particulares de la
distribución del almacén, sin embargo, a continuación se comenten los libros
principales:
Ubicación de los elementos en el almacén
Para la óptima ubicación se debe tener en cuenta:
 Los artículos que tengan alta rotación deberán colocarse cerca del usuario,
desde donde pueda ejecutarse una operación de manufactura, el andén de envíos
o el área de inspección de calidad.
 Los artículos que tengan alta rotación deberán almacenarse y retirarse en el
nivel vertical más conveniente, los que tienen bajo movimiento en la parte alta y
por el contrario los de alto movimiento en la parte superior.
 Los artículos pesados o difíciles de mover deberán almacenarse en la parte más
baja. Cuando lo más conveniente sea tener pocos artículos pero que se mueven
en grandes cantidades, las cargas individuales de un artículo deberán
almacenarse juntas en áreas dedicadas casi por completo a ellas.
 Cuando se trata de muchos artículos pero en pequeñas cantidades, deberá
tomarse en condición el almacenamiento aleatorio, sin embargo, puede ser
necesario contar con un sistema de localización, tal vez incluso computarizado.
 La naturaleza de algunos artículos puede exigir que se almacenen en un lugar
específico. Algunos ejemplos de esto son los materiales peligrosos, los artículos
de mucho valor y los bienes perecederos.
Pasillos
 El ancho mínimo se determina por medio de las características de maniobra del
equipo para manejo de materiales con carga.
 El ancho se reduce si se establece la circulación en un solo sentido.
 La máxima eficiencia se logra cuando sirven para comunicarse desde la zona de
suministro hasta la zona de uso.
 No se deben ubicar al lado de los muros, pues de este modo sólo habrá un lado
de acceso a los estantes.
 Ubicación y acomodo del equipo para almacenamiento
 En edificios existentes, el acomodo puede basarse en el espacio entre las
columnas mientras que en los edificios en construcción, dicho espacio puede
determinarse de acuerdo con las necesidades, por lo general, los estantes para
una o dos tarimas de fondo y los de acceso para vehículos, así como los
anaqueles, se colocan extremo con extremo con la parte posterior a lo largo de
las líneas de columnas ya que esta disposición evita que las columnas
obstaculicen los pasillos.
 Los estantes para una o dos tarimas de fondo, a los que tienen acceso para
vehículos y los de anaqueles, son más eficaces cuando se colocan espalda con
espalda en lugares despejados de la planta, esto minimiza la necesidad de
pasillos de acceso. En el caso de los estantes deberá dejarse espacio entre ellos
para que sobresalgan las tarimas, con frecuencia el ancho de la hilera de
columnas deja libre este espacio.
 A excepción de los estantes de flujo por gravedad y flujo con lógica, los
estantes para almacenamiento, además de anaqueles, resultan eficientes cuando
se colocan a un lado de los muros, con aberturas para puertas y equipos de
protección.
 La altura del equipo para almacenamiento debe limitarse a aquella que permita
una distancia libre de 45cm, por debajo de los rociadores para incendio. Es
probable que en algunas zonas los reglamentos locales y las aseguradoras exijan
una distancia diferente.
RESPONSABILIDADES
• Jefe de almacén: es el encargado de coordinar y supervisar el trabajo de los
Empleados a su cargo, asignar personas a las tareas teniendo en cuenta sus
Aptitudes.
• Mozo de almacén: es el encargado de realizar las tareas de traslado de la mercancía,
almacenamiento, carga/descarga,...
Aun así, no todos los almacenes tienen las mismas necesidades de personal. En los de
menor tamaño, el número de operarios disminuye y un mismo trabajador puede
desempeñar funciones de puestos distintos.
 ENTRADAS
El inicio del proceso se sitúa en la llegada de la mercancía al almacén, como Resultado
de una necesidad concreta (pedido interno) o proveniente del área de Producción (si
existe).
 SALIDAS
Este proceso termina cuando las mercancías almacenadas pasan a formar parte de un
pedido y se liberan. A partir de ese punto, el ámbito de responsabilidad se traslada a otro
proceso vinculado a este, denominado Gestión de la distribución. Este proceso termina
cuando las mercancías almacenadas pasan a formar parte de un pedido y se liberan. A
partir de ese punto, el ámbito de responsabilidad se traslada a otro proceso vinculado a
este, denominado Gestión de la distribución.
PROCESOS RELACIONADOS
• Gestión de pedidos y contratos con clientes.
• Gestión de compras y evaluación de proveedores.
• Gestión de la distribución.
ENTRADA DE LA MERCANCÍA
(RECEPCIÓN)
La recepción es el proceso de planificación de la entrada de la mercancía, descarga y
verificación de la misma. En primer lugar, debe existir una previsión de entradas, es
decir, un conocimiento previo de las mercancías que se van a recibir. Con la entrega
viene un albarán de entrada, que se coteja con la mercancía recibida, inspeccionando sus
características, cantidades, calidad, dimensiones, etc. En este punto es habitual extraer
una muestra para su inspección, control de calidad. Como consecuencia de esto se
genera un registro de entrada, donde quedará reflejada la mercancía entrante y la
rechazada (si la hubiese) así como todas las Posibles incidencias, con lo que se garantiza
la trazabilidad de esta actividad. A continuación, se lleva a cabo la descarga, separación
e identificación de los productos/materiales recibidos, a través de un sistema de
codificación que debe estar previamente definido y que supone su control y localización
en todo momento dentro del almacén. Este sistema debe ser conocido y entendido por el
personal involucrado en esta tarea. Por último, las mercancías pasan a la fase de
almacenamiento, que puede ser fijo o temporal a la espera de su emplazamiento
definitivo. La entrada de la mercancía es un proceso crítico dentro de las actividades del
almacén, puesto que de él depende en gran medida la calidad del producto final, es
decir, cualquier error, omisión o retraso en esta fase repercute directamente en los
procesos de salida y, en consecuencia, en el nivel de servicio prestado.
ALMACENAMIENTO
El objetivo básico de una organización eficiente del almacén está basado
Fundamentalmente en dos criterios:
• Maximizar el volumen disponible.
• Minimizar las operaciones de manipulación y transporte interno.
Teniendo en cuenta esto, la mercancía se distribuye de forma organizada en el interior
del almacén, con el fin de poder localizarla y gestionarla eficazmente (la colocación de
los productos de mayor rotación cerca de la salida reduce los desplazamientos totales).
Para conseguirlo, es necesario establecer una metodología de trabajo y un mapa de la
zona de almacenamiento, con las distintas secciones (mercancías peligrosas,
devoluciones, productos perecederos,...) correctamente señalizadas y codificadas. La
guarda y conservación de la mercancía asegura el mantenimiento de sus características
íntegras hasta el momento en que tenga que ser preparada para la expedición. Dentro del
proceso de Gestión de Almacenes también se incluye el flujo de los
productos/materiales de una zona a otra del almacén. Esto se realiza a través de diversos
medios, seleccionados en función de las características de la carga (naturaleza,
dimensión, peso,...), coste, distancia que se va a recorrer, etc.
SALIDA DE LA MERCANCÍA (EXPEDICIÓN)
La última actividad es la salida de la mercancía del almacén, como consecuencia de un
pedido. El proceso incluye la localización, selección de las cantidades y traslado de los
productos/materiales almacenados hacia el área de preparación de pedidos, donde se
clasificarán, empaquetarán y etiquetarán adecuadamente. Finalmente se procede a la
expedición de la mercancía, que concluirá con la conformidad del cliente a través del
albarán de salida. Del mismo modo que se hace en el proceso de recepción, antes de
realizar el envío se revisa y coteja la mercancía con el albarán de salida, tanto en
cantidad como en calidad, para evitar reclamaciones del cliente. Esto se plasma en un
registro de salida, donde queda reflejada la mercancía saliente y la rechazada (si la
hubiese) así como todas las posibles incidencias, con lo que se garantiza la trazabilidad
de esta actividad.
FORMATOS Y REFERENCIAS
- Registro de entradas.
- Registro de salidas.
- Registro de pedidos internos.
- Hoja de pedidos.
A lo largo de este proceso debe generarse un registro de entradas y otro de salidas.
Documentarlos es fundamental para llevar un control de los flujos de mercancías Entre
el almacén y el exterior. Asimismo, debe existir un registro de pedidos internos, donde
se recojan las Peticiones de productos/materiales de las distintas áreas de la
organización. La “hoja de pedidos” (fuera del alcance definido) pertenece al
procedimiento Gestión de pedidos y contratos con clientes, relacionado con este.
BIBLIOGRAFIA

http://logisticayabastecimiento.jimdo.com/almacenamiento/

http://www.monografias.com/trabajos102/logistica-como-metodo-aplicado-
almacenamiento/logistica-como-metodo-aplicado-almacenamiento.shtml

http://gavilan.uis.edu.co/~garavito/docencia/asignatura1/pdfs/Sistemas%20de
%20Almacenamiento.pdf