Está en la página 1de 12

La teoría del Cerebro Triuno

Publicado el 22 enero, 2013por Guillermo Muzio

Después de haberte explicado en qué consiste la neuroplasticidad cerebral y


haberte contado cómo se forman las redes hebbianas –redes neuronales- que
conforman el soporte físico del aprendizaje, debería pasar a contarte cómo
funciona cerebralmente el proceso del aprendizaje. Sin embargo, antes de ello,
creo que debo contarte cómo está estructurado nuestro cerebro desde el punto
de vista evolutivo ya que este conocimiento es básico para entender el resto de
funciones cerebrales en relación con nuestro comportamiento.
En la década de 1950, el neurocientífico norteamericano Paul MacLean
desarrolló la teoría del cerebro triuno. Las investigaciones de MacLean
sugieren que nuestro cerebro se desarrolló incorporando cada vez funciones
más complejas, sin embargo en lugar de integrar las funciones más primitivas
en el resto del cerebro, estas funciones continuaron siendo gestionadas por la
estructura más antigua ya que era la que estaba altamente especializada en
gestionar dichas funciones. Algunos detractores de esta teoría afirman que no se
puede simplificar el funcionamiento del cerebro a esta estructuración, debido a
que, por ejemplo, no se puede entender un cerebro cognitivo sin su aspecto
emocional y viceversa. Sin embargo, la teoría en ningún momento afirma que
una parte del cerebro actúa independientemente de la otra, sino que es una
forma de estructurar el cerebro para poder entender su funcionamiento, basada
en su desarrollo evolutivo y en la complejidad de sus funciones y que para nada
excluye que el cerebro funcione en red mediante la interacción de todas y cada
una de sus estructuras.
La teoría de MacLean dice que el cerebro se puede dividir en tres estructuras
principales, según la complejidad de sus funciones:
1. El cerebro instintivo o
reptiliano, que compartimos básicamente con el resto de los reptiles.
2. El cerebro límbico o mamífero, que compartimos con la mayoría de los
mamíferos.
3. El cerebro cognitivo-ejecutivo o cerebro humano que, aunque lo poseen
otros animales de forma poco evolucionada, se puede decir que es el que nos
hace humanos por el desarrollo que alcanzó en el homo sapiens-sapiens,
hace unos 150.000 años, según los antropólogos.
Los tres cerebros se desarrollaron en forma de capa uno por encima del otro.
El cerebro instintivo o reptiliano

Está compuesto por el tallo cerebral, los ganglios basales y el sistema reticular y
ocupa el 5% de la masa cerebral. Su función principal, al igual que en el resto de
las especies, es asegurar nuestra supervivencia y la de la especie. Esta área
cerebral no entiende de pasado o futuro, sólo vive el presente y así
reacciona. Actúa como primer filtro de la información que percibimos del
medio ambiente. Su función es actuar y ante posibles amenazas sólo tiene
dos tipos de respuesta: ataque o huida. Es el responsable de nuestra
resistencia al cambio ya que evalúa a lo conocido como seguro y a lo
desconocido como peligroso para la supervivencia.
El cerebro límbico o mamífero
Está constituido por 6 estructuras y ocupa el 10% de la masa cerebral:
1. El tálamo
2. La amígdala (emociones)
3. El hipotálamo
4. Los bulbos olfatorios
5. La región septal
6. Hipocampo (memoria)
Con la aparición de este cerebro, aparece la capacidad de aprender y modelar las
respuestas automáticas pro-supervivencia y por lo tanto memorizar nuevas
respuestas para poder utilizarlas en situaciones futuras semejantes. Es decir
procesa experiencias presentes y pasadas.
Un reptil nace con todo lo necesario para sobrevivir y su capacidad de
aprendizaje es muy limitada. Sin embargo un gatito nace sin saber cazar y es el
aprendizaje lo que le permitirá sobrevivir.
Funciona como segundo filtro de la información que ingresa a nuestro
cerebro evaluando los estímulos en dos grupos: Dolor o placer, el dolor lo
considera malo para la supervivencia y el placer como bueno para la misma. A
diferencia del cerebro instintivo, el cerebro emocional es adaptable y por lo
tanto acepta situaciones o estímulos nuevos, a los que evalúa como placer o
dolor. Cada vez que experimentemos dolor o placer, nuestro cerebro límbico
buscará la causa y la guardará en la memoria. Estos aprendizajes no son nunca
fijos o indelebles, aunque cuando se asocian a dolores o placeres muy intensos
son muy difíciles de modificar y nos llevará a lo que llamamos conductas
de acercamiento cuando los estímulos estén relacionados con el
placer y de alejamiento o lucha cuando estén relacionados con el
dolor. En todos los casos, en términos de esta codificación en la memoria,
cuando hablamos de placer no hablamos de felicidad, sino de si es garantía de
supervivencia y en el caso del dolor, peligroso para la supervivencia. La
información percibida por nuestros sentidos tarda 125 milisegundos en llegar a
este sistema, recuerda este dato porque será muy importante para comprender
nuestras reacciones emocionales.
El cerebro cognitivo-ejecutivo o cerebro humano

Es la parte más desarrollada del cerebro y en los seres humanos es la que nos
diferencia del resto de los animales. Su función cognitiva-ejecutiva hace
referencia a la capacidad de procesar la información de forma consciente. Ocupa
el 85% de la masa cerebral, no obstante el cerebro instintivo y el cerebro
límbico, a pesar de ocupar sólo un 15% de nuestro cerebro tienen una influencia
enorme en nuestra actividad cerebral debido a que son los primeros en evaluar
los estímulos percibidos –¿recuerdas los 125 milisegundos?-. El cerebro
cognitivo, se enciende siempre después de los cerebros anteriores, la
información tarda 375 milisegundos más en llegar a esta estructura cerebral, y
es de acción lenta ya que consume mucha energía.

Es donde se llevan a cabo los procesos intelectuales superiores, el desarrollo


social, el proceso racional de entendimiento y análisis, la planificación y la
habilidad de procesar experiencias futuras y la creatividad mediante la
imaginación.
En él se encuentra la parte que nos hace realmente humanos y ésta son los
lóbulos pre-frontales y está estructurado en dos hemisferios, el hemisferio
izquierdo está asociado con el razonamiento lógico, el análisis, la
descomposición de un todo en partes y el lenguaje y el hemisferio
derecho está asociado a la creatividad, la imaginación, los procesos asociativos
globales, las relaciones espaciales y al proceso de las emociones
Esta vez ha habido más información que en las ocasiones anteriores, pero creo
que era necesario para redondear el tema.
En el próximo artículo nos meteremos de lleno en analizar el proceso cerebral
del aprendizaje y los DBA – Dispositivos Básicos del Aprendizaje -, que son la
atención, la motivación y la memoria.

EL CEREBRO TRIUNO

Definiciones:

CEREBRO: Órgano rector de la Inteligencia y la Creatividad. Es la máquina de


la mente y el que ordena que se ejecuten las funciones del cuerpo. Es un
músculo que está constantemente activo y subdividido entre zonas y funciones.

CEREBRO TRIUNO: Fundido en una sola estructura, nuestro sistema nervioso


central alberga tres cerebros. Por orden de aparición en la historia evolutiva,
esos cerebros son:

El Reptiliano (reptiles).
Límbico (mamíferos primitivos).
El neocórtex (mamíferos evolucionados o superiores).
Teorías sobre El Cerebro Triuno:

Según MacLean (1978, 1990): “El cerebro humano está formado por tres
cerebros integrados en uno. Estos cerebros son: el reptiliano; el sistema límbico;
y la neocorteza. Cada una de estas áreas del cerebro ejerce diferentes funciones
que, en última instancia, son responsables por la conducta humana”.
Está formado por los ganglios basales, el tallo cerebral y el sistema reticular. Es
el responsable de la conducta automática o programada, tales como las que se
refieren a la preservación de la especie y a los cambios fisiológicos necesarios
para la sobrevivencia. En él se procesan las experiencias primarias, no-
verbales, de aceptación o rechazo.

El Cerebro Reptil:
Algunas veces, es denominado complejo reptiliano porque es típico de los
reptiles y tiene un papel muy importante en el control de la vida instintiva. En
consecuencia, este cerebro no está en capacidad de pensar, ni de sentir; su
función es la de actuar, cuando el estado del organismo así lo demanda. Desde
un punto de vista evolutivo, el cerebro reptiliano es el más primario y está muy
relacionado con la piel y con los poros. Esta área del cerebro controla las
necesidades básicas y la reacción de “luchar o volar”, la cual se refiere a los
cambios en el funcionamiento fisiológico que acompañan al estrés o a la
amenaza.

El complejo reptiliano, en lo seres humanos, incluye conductas que se asemejan


a los rituales animales como el anidarse o aparearse. La conducta animal está
en gran medida controlada por esta área del cerebro. Se trata de un tipo de
conducta instintiva programada y poderosa y, por lo tanto, es muy resistente al
cambio. Aquí se organizan y procesan las funciones que tienen que ver con el
hacer y el actuar, lo cual incluye: las rutinas, los valores, los hábitos, la
territorialidad, el espacio vital, condicionamiento, adicciones, rituales, ritmos,
imitaciones, inhibiciones y seguridad.

En síntesis, este cerebro se caracteriza por la acción, tiene como función


principal la de controlar la vida emotiva, lo cual incluye los sentimientos, el
sexo, la regulación endocrina, el dolor y el placer. Anatómicamente está
formado por los bulbos olfatorios, el tálamo (placer-dolor), las amígdalas
(nutrición, oralidad, protección, hostilidad), el núcleo hipotalámico (cuidado de
los otros, características de los mamíferos), el hipocampo (memoria de largo
plazo), el área septal (sexualidad) y la pituitaria (directora del sistema
bioquímico del organismo).

El Cerebro Límbico:
Está asociado a la capacidad de sentir y desear. Está constituido por seis
estructuras:

El tálamo (placer-dolor),
La amígdala (nutrición, oralidad, protección, hostilidad),
El hipotálamo (cuidado de los otros, características de los mamíferos),
Los bulbos olfatorios,
La región septal ( sexualidad) y,
El hipocampo (memoria de largo plazo).
En estas zonas están las glándulas endocrinas más importantes para el ser
humano: pineal y pituitaria. En este sistema se dan procesos emocionales y
estados de calidez, amor, gozo, depresión, odio, etc., y procesos que tienen que
ver con nuestras motivaciones básicas.
Esta parte es capaz de poner el pasado en el presente (presente + pasado) y por
tanto se produce aprendizaje y se activa cuando nos emocionamos. Facilita la
calidad de vida que da la calidez en las relaciones humanas. Es razonable pensar
que el desarrollo de la memoria se asocia a momentos emocionalmente
intensos, como la muerte de los seres queridos. La aparición de enterramientos
en nuestros antepasados implica una consideración por el pasado. Muestra una
capacidad de trascender el imperativo del presente dando respeto al pasado.

El Cerebro Neocortéx:
Es el lugar donde se llevan a efecto los procesos intelectuales superiores. Está
estructurado por el hemisferio izquierdo y el hemisferio derecho.

El hemisferio izquierdo está asociado a procesos de razonamiento lógico,


funciones de análisis, síntesis y descomposición de un todo en sus partes.
El hemisferio derecho, en el cual se dan procesos asociativos, imaginativos y
creativos, se asocia con la posibilidad de ver globalidades y establecer relaciones
espaciales.
La neocorteza se convierte en el foco principal de atención en las lecciones que
requieren generación o resolución de problemas, análisis y síntesis de
información, del uso del razonamiento analógico y del pensamiento crítico y
creativo.

MODELOS DE INTELIGENCIAS MÚLTIPLES

La Teoría de las Inteligencias Múltiples es un modelo propuesto por Howard


Gardner en el que la inteligencia no es vista como algo unitario, que agrupa
diferentes capacidades específicas con distinto nivel de generalidad, sino como
un conjunto de inteligencias múltiples, distintas e independientes. Gardner
define la inteligencia como la “capacidad de resolver problemas o elaborar
productos que sean valiosos en una o más culturas“.

Primero, amplía el campo de lo que es la inteligencia y reconoce lo que se sabía


intuitivamente: Que la brillantez académica no lo es todo. A la hora de
desenvolverse en la vida no basta con tener un gran expediente académico. Hay
gente de gran capacidad intelectual pero incapaz de, por ejemplo, elegir ya bien
a sus amigos; por el contrario, hay gente menos brillante en el colegio que
triunfa en el mundo de los negocios o en su vida personal. Triunfar en los
negocios, o en los deportes, requiere ser inteligente, pero en cada campo se
utiliza un tipo de inteligencia distinto. No mejor ni peor, pero sí distinto. Dicho
de otro modo, Einstein no es más ni menos inteligente que Michael Jordan,
simplemente sus inteligencias pertenecen a campos diferentes.
Segundo, y no menos importante, Gardner define la inteligencia como una
capacidad. Hasta hace muy poco tiempo la inteligencia se consideraba algo
innato e inamovible. Se nacía inteligente o no, y la educación no podía cambiar
ese hecho. Tanto es así que en épocas muy cercanas a los deficientes psíquicos
no se les educaba, porque se consideraba que era un esfuerzo inútil.
Considerando la importancia de la psicología de las inteligencias múltiples, ha
de ser más racional tener un objeto para todo lo que hacemos, y no solo por
medio de estas inteligencias. Puesto que deja de lado la objetividad, que es el
orden para captar el mundo.

Tipos de inteligencia:
Howard Gardner añade que así como hay muchos tipos de problemas que
resolver, también hay muchos tipos de inteligencia. Hasta la fecha Howard
Gardner y su equipo de la Universidad Harvard han identificado ocho tipos
distintos:

INTELIGENCIA LINGÜÍSTICA: El don del lenguaje es universal y su desarrollo


en los niños es sorprendentemente similar en todas las culturas. Incluso en el
caso de personas sordas a las que no se les ha enseñado explícitamente un
lenguaje por señas, a menudo inventan un lenguaje manual propio y lo usan
espontáneamente. En consecuencia, podemos decir que una inteligencia puede
operar independientemente de una cierta modalidad en el estímulo o una forma
particular de respuesta.
Aspectos biológicos – Un área específica del cerebro llamada “área de Broca” es
la responsable de la producción de oraciones gramaticales. Una persona con esa
área lesionada, puede comprender palabras y frases sin problemas, pero tiene
dificultades para construir frases más sencillas. Al mismo tiempo, otros
procesos mentales pueden quedar completamente ilesos.
Capacidades implicadas – Capacidad para comprender el orden y el significado
de las palabras en la lectura, la escritura, y también al hablar y escuchar.

Habilidades relacionadas – Hablar y escribir eficazmente.

Perfiles profesionales – Líderes políticos o religiosos, poetas, escritores, etc.


INTELIGENCIA LÓGICA-MATEMÁTICA: En los individuos especialmente
dotados en esta forma de inteligencia, el proceso de resolución de problemas a
menudo es extraordinariamente rápido: el científico competente maneja
simultáneamente muchas variables y crea numerosas hipótesis que son
evaluadas sucesivamente y posteriormente son aceptadas o rechazadas. Es
importante puntualizar la naturaleza no verbal de la inteligencia matemática.
En efecto, es posible construir la solución del problema antes de que ésta sea
articulada. Esta forma de inteligencia ha sido investigada en profundidad por
los psicólogos tradicionales y constituye tal vez el arquetipo de “inteligencia en
bruto” o de la validad para resolver problemas que supuestamente pertenecen a
cualquier terreno. Sin embargo, aún no se comprende plenamente el mecanismo
por el cual se alcanza una solución a un problema lógico-matemático.
Capacidades implicadas – Capacidad para identificar modelos, calcular,
formular y verificar hipótesis, utilizar el método científico y los razonamientos
inductivo y deductivo.
Habilidades relacionadas – Capacidad para identificar modelos, calcular,
formular y verificar hipótesis, utilizar el método científico y los razonamientos
inductivo y deductivo.
Perfiles profesionales – Economistas, ingenieros, científicos, etc.
INTELIGENCIA ESPACIAL: La resolución de problemas espaciales se aplica a
la navegación y al uso de mapas como sistema notacional. Otro tipo de solución
a los problemas espaciales, aparece en la visualización de un objeto visto desde
un ángulo diferente y en el juego del ajedrez. También se emplea este tipo de
inteligencia en las artes visuales.
Aspectos biológicos – El hemisferio derecho (en las personas diestras)
demuestra ser la sede más importante del cálculo espacial. Las lesiones en la
región posterior derecha provocan daños en la habilidad para orientarse en un
lugar, para reconocer caras o escenas o para apreciar pequeños detalles.

Las personas ciegas proporcionan un claro ejemplo de la distinción entre


inteligencia espacial y perspectiva visual. Un ciego puede reconocer ciertas
formas a través de un método indirecto, pasar la mano a lo largo de un objeto,
por ejemplo, construye una noción diferente a la visual de longitud. Para el
invidente, el sistema perceptivo de la modalidad táctil corre en paralelo a la
modalidad visual de una persona visualmente normal. Por lo tanto, la
inteligencia espacial sería independiente de una modalidad particular de
estímulo sensorial.

Capacidades implicadas – Capacidad para presentar ideas visualmente, crear


imágenes mentales, percibir detalles visuales, dibujar y confeccionar bocetos.
Habilidades relacionadas – Realizar creaciones visuales y visualizar con
precisión.

Perfiles profesionales – Artistas, fotógrafos, guías turísticos, etc.


INTELIGENCIA MUSICAL: Los datos procedentes de diversas culturas hablan
de la universalidad de la noción musical. Incluso los estudios sobre el desarrollo
infantil sugieren que existe una habilidad computacional en la primera infancia
hasta que el aprendizaje de notación musical proporciona más tarde, cuando es
aprendido, un sistema simbólico lúcido y accesible.

o Aspectos biológicos – Ciertas áreas del cerebro desempeñan papeles


importantes en la percepción y la producción musical. Éstas, situadas por lo
general en el hemisferio derecho, no están localizadas con claridad como sucede
con el lenguaje. Sin embargo, pese a la falta de susceptibilidad concreta respecto
a la habilidad musical en caso de lesiones cerebrales, existe evidencia de
“amusia” (pérdida de habilidad musical).

o Capacidades implicadas – Capacidad para escuchar, cantar, tocar


instrumentos.

o Habilidades relacionadas – Crear y analizar música.

o Perfiles profesionales – Músicos, compositores, críticos musicales, etc.

INTELIGENCIA CORPORAL CINÉTICA: La evolución de los movimientos


corporales especializados es de importancia obvia para la especie, y en los
humanos esta adaptación se extiende al uso de herramientas. El movimiento del
cuerpo sigue un desarrollo claramente definido en los niños y no hay duda de su
universalidad cultural. La consideración del conocimiento cinético corporal
como “apto para la solución de problemas” puede ser menos intuitiva; sin
embargo utilizar el cuerpo para expresar emociones (danza) o para competir
(deportes), o para crear (artes plásticas) constituye evidencias de la dimensión
cognitiva del uso corporal.
o Aspectos biológicos – El control del movimiento corporal se localiza en la
corteza motora, y cada hemisferio domina o controla los movimientos
corporales correspondientes al lado opuesto. En los diestros, el dominio de este
movimiento se suele situar en el hemisferio izquierdo. La habilidad para realizar
movimientos voluntarios puede resultar dañada, incluso en individuos que
puedan ejecutar los mismos movimientos de forma refleja o involuntaria. La
existencia de apraxia específica constituye una línea de evidencia a favor de una
inteligencia cinética corporal.

o Capacidades implicadas – Capacidad para realizar actividades que


requieren fuerza, rapidez, flexibilidad, coordinación óculo-manual y equilibrio.

o Habilidades relacionadas – Utilizar las manos para crear o hacer


reparaciones, expresarse a través del cuerpo.

o Perfiles profesionales – Escultores, cirujanos, actores, bailarines, etc

INTELIGENCIA INTRAPERSONAL: La inteligencia intrapersonal es el


conocimiento de los aspectos internos de una persona: el acceso a la propia vida
emocional, a la propia gama de sentimiento, la capacidad de efectuar
discriminaciones entre ciertas emociones y finalmente, ponerles un nombre y
recurrir a ellas como medio de interpretar y orientar la propia conducta. Las
personas que poseen una inteligencia intrapersonal notable, poseen modelos
viables y eficaces de sí mismos. Pero al ser esta forma de inteligencia la más
privada de todas, requiere otras formas expresivas para que pueda ser
observada en funcionamiento.
La inteligencia interpersonal permite comprender y trabajar con los demás, la
intrapersonal, permite comprenderse mejor y trabajar con uno mismo. En el
sentido individual de uno mismo, es posible hallar una mezcla de componentes
intrapersonal e interpersonales.

El sentido de uno mismo es una de las más notables invenciones humanas:


simboliza toda la información posible respecto a una persona y qué es. Se trata
de una invención que todos los individuos construyen para sí mismos.

Aspectos biológicos – Los lóbulos frontales desempeñan un papel central en el


cambio de la personalidad, los daños en el área inferior de los lóbulos frontales
puede producir irritabilidad o euforia; en cambio, los daños en la parte superior
tienden a producir indiferencia, languidez y apatía (personalidad depresiva).
Entre los afásicos que se han recuperado lo suficiente como para describir sus
experiencias se han encontrado testimonios consistentes: aunque pueda haber
existido una disminución del estado general de alerta y una considerable
depresión debido a su estado, el individuo no se siente a sí mismo una persona
distinta, reconoce sus propias necesidades, carencias, deseos e intenta
atenderlos lo mejor posible.
Capacidades implicadas – Capacidad para plantearse metas, evaluar habilidades
y desventajas personales, y controlar el pensamiento propio.

Habilidades relacionadas – Meditar, exhibir disciplina personal, conservar la


compostura y dar lo mejor de sí mismo.

Perfiles profesionales – Individuos maduros que tienen un autoconocimiento


rico y profundo.
INTELIGENCIA INTERPERSONAL: La inteligencia interpersonal se constituye
a partir de la capacidad nuclear para sentir distinciones entre los demás, en
particular, contrastes en sus estados de ánimo, temperamento, motivaciones e
intenciones. Esta inteligencia le permite a un adulto hábil, leer las intenciones y
los deseos de los demás, aunque se los hayan ocultado. Esta capacidad se da de
forma muy sofisticada en los líderes religiosos, políticos, terapeutas y maestros.
Esta forma de inteligencia no depende necesariamente del lenguaje.

Aspectos biológicos – Todos los indicios proporcionados por la investigación


cerebral sugieren que los lóbulos frontales desempeñan un papel importante en
el conocimiento interpersonal, los daños en esta área pueden causar cambios
profundos en la personalidad aunque otras formas de la resolución de
problemas puedan quedar inalteradas: una persona no es la misma después de
la lesión. La evidencia biológica de la inteligencia interpersonal abarca factores
adicionales que a menudo se consideran excluyentes de la especie humana:
La prolongada infancia de los primates, que establece un vínculo estrecho con la
madre, favorece el desarrollo intrapersonal.
La importancia de la interacción social entre los humanos que demandan
participación y cooperación. La necesidad de cohesión al grupo, de liderazgo, de
organización y solidaridad, surge como consecuencia de la necesidad de
supervivencia.

Capacidades implicadas – Trabajar con gente, ayudar a las personas a


identificar y superar problemas.
Habilidades relacionadas – Capacidad para reconocer y responder a los
sentimientos y personalidades de los otros.

Perfiles profesionales – Administradores, docentes, psicólogos, terapeutas.


INTELIGENCIA NATURALISTA: Se describe como la competencia para
percibir las relaciones que existen entre varias especies o grupos de objetos y
personas, así como reconocer y establecer si existen distinciones y semejanzas
entre ellos. Los naturalistas suelen ser hábiles para observar, identificar y
clasificar a los miembros de un grupo o especie, e incluso para descubrir nuevas
especies. Su campo de observación más afín es el mundo natural, donde pueden
reconocer flora y fauna, y utilizar productivamente sus habilidades en
actividades de caza, ciencias biológicas y conservación de la naturaleza.
Pero puede ser aplicada también en cualquier ámbito de la ciencia y la cultura,
porque las características de este tipo de inteligencia se ciñen a las cualidades
esperadas en personas que se dedican a la investigación y siguen los pasos
propios del método científico.

En realidad todos aplicamos la inteligencia naturalista al reconocer plantas,


animales, personas o elementos de nuestro entorno natural. Las interacciones
con el medio físico nos ayudan a desarrollar la percepción de las causas y sus
efectos y los comportamientos o fenómenos que puedan existir en el futuro;
como por ejemplo la observación de los cambios climáticos que se producen en
el transcurso de las estaciones del año y su influencia entre los humanos, los
animales y las plantas.

Gardner postula que este tipo de inteligencia debió tener su origen en las
necesidades de los primeros seres humanos, ya que su sobrevivencia dependía
en gran parte del reconocimiento que hicieran de especies útiles y perjudiciales,
de la observación del clima y sus cambios y de ampliar los recursos disponibles
para la alimentación.

LAS INTELIGENCIAS MENTALES DEL SISTEMA NEOCORTICAL

La Inteligencia Racional: Es el proceso por el cual percibimos información por


medio de conexiones secuenciales destacando las razones lógicas, la causa y el
efecto.
La Inteligencia Asociativa: Es el proceso que nos permite percibir información
por medio de conexiones al azar. Es yuxtaponer o asociar información.

La Inteligencia Espacial Visual y Auditiva: Es el proceso de percibir en imágenes


o en sonidos.

La Inteligencia Intuitiva: Es el conocimiento directo sin el uso de la razón. Es


conocer desde adentro.
LAS INTELIGENCIAS EMOCIONALES DEL SISTEMA LÍMBICO

La Inteligencia Afectiva: Es el proceso de dejarnos afectar por algo o alguien; es


desarrollar la habilidad de acercamiento a una persona, lugar, cosa o idea.
La Inteligencia de los Estados de Animo: Es la capacidad de entrar y salir de
distintos estados de ánimo que van desde un rango de placer hasta el de dolor.
La Inteligencia Motivacional: Es la capacidad de reconocer lo que queremos y lo
que más nos emociona y poder guiar nuestra vida en relación con nuestro
querer y desear. Es saber qué nos mueve a la acción.
LAS INTELIGENCIAS DEL COMPORTAMIENTO DEL SISTEMA – R (REPTIL)
La Inteligencia Básica: Es la capacidad de movernos hacia algo o alejarnos de
ello. Es ser capaz de imitar y de inhibir algo o a alguien que esté a nuestro
alrededor.
La Inteligencia de los Patrones: Es la capacidad de concienciar las huellas que
condicionan nuestro comportamiento y desarrollo, aceptándolas o
cambiándolas.
La Inteligencia de los Parámetros: Es la capacidad de reconocer, transformar y
extender los ritmos, rutinas o rituales de la vida.

https://antoniellaoliveros.wordpress.com/2011/06/03/cerebro-triuno-y-modelos-de-
inteligencias-multiples/