Está en la página 1de 4

HISTORIA DEL CONCEPTO DE ESQUIZOFRENIA

(Ocejo, 2013) menciona el concepto que nos da el CIE 10 el mismo que dice “un trastorno
caracterizado por distorsiones fundamentales y típicas de la percepción, del pensamiento y de las
emociones, en caso de las últimas en forma de embotamiento o falta de adecuación. En general se
conservan la claridad de la conciencia como la capacidad intelectual, aunque con el paso del tiempo
pueden presentarse déficits cognoscitivos. El trastorno compromete las funciones esenciales que
dan a la persona normal la vivencia de su individualidad, singularidad y dominio de sí misma.”

Este es un concepto que por estar en el CIE 10 es aceptado por la comunidad médica y de manera
especial por la Psiquiatría, para llegar a esta conceptualización final, se han pasado por varios
conceptos que en su momento histórico se los aceptaba. Se tomará solamente las definiciones a
partir del siglo XX que es cuando aparece el término de psiquiatría moderna en Alemania.

Morel fue el primero en usar el término “demencia precoz” para referirse con el trastorno que
afectaba a los adolescentes de manera especial en su vida social.

Kraepelin en 1896, toma el término de demencia precoz y hace una descripción: inicio temprano,
evolución hasta el deterioro y ausencia de psicosis maníaco-depresiva. En esta demencia precoz
existen tres grupos: paranoide, catatónica y hebefrénica; y esta división sirvió como precursora de
la clasificación de los diversos tipos de esquizofrenia que hay.(Louzã Neto, 1998)

Para el año de 1911 Bleuler considera que el término “demencia precoz” es inexacto porque no
siempre existe el deterioro, cuando se trata a tiempo este no existe, por lo cual él toma el nombre
de “esquizofrenia” para este tipo de malestar.

Así como el nombre para este mal ha cambiado también su concepto ha evolucionado, ya vimos
anteriormente como lo define el CIE 10 ahora toca revisar la definición que da el DSM IV que da la
siguiente definición “Trastorno psicótico que presenta al menos dos de estas características: ideas
delirantes, alucinaciones, lenguaje desorganizado, comportamientos catatónicos, y síntomas
negativos (aplanamiento afectivo, abulia, alogia). Dichas características mencionadas
anteriormente deben imposibilitar la vida cotidiana correcta del sujeto. Del mismo modo, no se
considera esquizofrenia si hay esta sintomatología causada por ingesta de sustancias psicoactivas o
enfermedad médica asociada”.

EL PROBLEMA DIAGNOSTICO DE LA ESQUIZOFRENIA


La prioridad es decidir si los síntomas realmente corresponden a una enfermedad psicótica o son
debidos a otro trastorno.(Association, 2000), varios adolescentes cuando están en estado depresivo
suelen decir que escuchan voces, cuando en realidad son sus propios pensamientos, otro caso
puede ser que este ansioso y esto hace que vea sombras en su cama.

En otros casos también hay síntomas psicóticos, pero no cumplen los criterios para diagnosticar
como esquizofrenia, incluso cuando si tiene un trastorno psicótico en ciertos casos resulta algo difícil
saber cual es el trastorno específico.
Generalmente se acepta que no existe una prueba sencilla o una regla de procedimiento que
establezca la validez de un concepto de enfermedad o de una clasificación diagnóstica en
psiquiatría. La aceptación de un concepto diagnóstico particular o de un esquema de clasificación
esta usualmente basado en la interpretación de la evidencia que converge de múltiples fuentes,
incluyendo la psicopatología descriptiva, la neuropatología, la fisiopatología, la genética y la
epidemiología. Este proceso lleva a similitudes en la manera en que los “paradigmas” se extienden
en la ciencia(Apiquian Guitart et al., 2004)

EPIDEMIOLOGÍA
Los trastornos mentales y del comportamiento se están convirtiendo en un problema de salud
pública cada vez más grave, lo que representa un alto costo económico y social, directo e indirecto,
para el enfermo, la familia y la sociedad en general.(Apiquian Guitart et al., 2004)

La esquizofrenia gana terreno dentro de las enfermedades mentales, entre el 40 y 50 % de los


pacientes que sufren algún tipo de enfermedad mental, padecen de esta. La OMS en el año 2000
daba a conocer que 45 millones de personas a nivel mundial mayores de 15 años padecieron algún
tipo de esquizofrenia, del total de afectados cerca del 40% no reciben ningún tipo de tratamiento.

CRITERIO PERSONAL
Como hemos podido apreciar el concepto de esquizofrenia ha ido cambiando adaptándose a la
realidad histórica que ha vivía la sociedad en su momento, estos cambios han permitido elaborar
un concepto que lo recoge el DMS IV y CIE 10 que son instrumentos usados por médicos y
psiquiatras, lamentablemente los síntomas de la esquizofrenia se confunden con otros tipos de
enfermedades mentales por lo cual se convierte de manera compleja su diagnóstico. Esta falta de
diagnóstico temprano ha permitido que una gran parte de la población mundial la padezca y muchos
de ellos no reciban el tratamiento adecuado.

BIBLIOGRAFÍA
Apiquian Guitart, R., Aviña Cervantes, C., Colín Piana, R., Díaz Anzaldúa, A., Corona Hernández, F.,
González Valadez, S., … Verduzco Fragoso, W. (2004). Guía Terapéutica para el manejo de
Esquizofrenia. Retrieved from
http://www.apalweb.org/docs/esquizofrenia2.pdf%0Ahttp://dialnet.unirioja.es/servlet/libro
?codigo=302910
Association, A. P. (2000). Esquizofrenia y otros trastornos psicóticos. PSA-R : Psychiatric Self-
Assessment & Review =, 138. Retrieved from http://iacapap.org/wp-content/uploads/H.5-
SCHIZOPHRENIA-Spanish-2018.pdf
Louzã Neto, M. R. (1998). Esquizofrenia. Revista Brasileira de Medicina, 55(3), 84–96.
https://doi.org/10.18761/perspectivas.v2i2.59
Ocejo, P. M. (2013). Concepto y tratamientos para la esquizofrenia a lo largo de la historia de la
Psicología. 1–23.