Está en la página 1de 15

Capítulo 6

La educación matemática en la Edad Media europea

Jens Høyrup

1 Tipos de periodización e Institucionales

Por accidente afortunado, pero suficiente, “la Edad Media” se han convertido en plural en Inglés. El milenio que separa a la de fi nitiva
desaparición del Imperio Romano de Occidente a partir del descubrimiento del Nuevo Mundo y la Reforma casi no puede entenderse
como un período homogénea bajo cualquier punto de vista - y ciertamente no Si nos fijamos en la educación matemática.

La primera fase, que dura hasta c. 750 CE, que se conoce como “la Edad Media” - tanto por fuentes conservadas de este período
son raros y porque esta rareza re fl eja una muy baja intensidad de la cultura escrita. Durante la subsiguiente “Edad Media Central” (c.
750-1050, la época de Carlomagno y los emperadores otonianos), intentos de centralización statal llevaron no sólo a la creación del
sistema de escuela de la catedral, sino también a la evolución del aprendizaje monástica correspondiente. El Alto (c. 1050-1300) y
tardía (c. 1300-1500) Edad Media se caracteriza por el surgimiento de la cultura de la ciudad, lo que llevó a la aparición del sistema
universitario, así como a la aparición de la educación institucionalizada laico - conectados pero no idéntico con la corriente
renacentista.

En principio también hay que distinguir entre parcial o totalmente tipos separados de la educación - la de la escuela y la universidad
tradición latina y las de varios tipos de profesionales. Entre estos últimos, sin embargo, sólo la educación de la juventud comerciante
Baja Edad Media está bien documentado en las fuentes - por la de los artesanos tenemos muy poca evidencia.

2 La Edad Oscura

Desde el punto de vista de la educación matemática, la Edad Media son incluso “más oscuro” que otros aspectos de la cultura escrita.
Durante los siglos después del colapso final del Imperio Romano de Occidente, algunos miembros de la élite social de los nuevos estados
bárbaros en Italia, España y la Galia visigoda se siguen enseñando las letras latinas; servicios notariales y legales siguen siendo
necesarios en el real y (lo que quedaba de)

J. Høyrup (*)
Universidad de Roskilde, Dinamarca
e-mail: jensh@ruc.dk

A. Karp y G. Schubring (eds.), Manual sobre la Historia de la Educación Matemática, 109


DOI 10.1007 / 978-1-4614-9155-2_6, © Springer Science + Business Media Nueva York 2014
110 J. Høyrup

la administración municipal en las mismas zonas; y los monjes que entraron en monasterios no es demasiado tarde edad aprendan a leer por
lo menos el libro salterio - en algunos lugares y periodos considerablemente más y no sólo la literatura sagrada. 1

Sin embargo, si alguna vez las siete artes liberales habían sido un plan de estudios serios, ya en la juventud de Agustín (siglo más tarde
cuarto) no más de gramática y retórica mantenido - la quadrivium ( aritmética, geometría, astronomía matemática + geografía y teoría
musical matemática) 2 tenido ni los maestros ni los estudiantes. El mismo Agustín tenían intereses matemáticos más profundos (y Euclides
habían leído por su cuenta), pero su De doctrina christiana ( ed. trans. Robertson 1958 ) - que estableció un objetivo mayor que la enseñanza
eclesiástica fue capaz de alcanzar durante muchos siglos - sólo menciona la necesidad de comprender ciertos números en las escrituras (II
25, III 51)... Señala que las verdades matemáticas son de origen divina - pero eso no es vista como una razón para perseguirlos, Agustín
sólo se advierte en contra de ser demasiado interesado en ellos (II 56-57.).

Isidoro, el obispo visigodo aprendido de Sevilla (c. 560-636), sin duda alabó las matemáticas (más precisamente “la ciencia de los
números”) en su monumental Etimologías , que se convertiría en una de las autoridades más citadas de la Edad Media, pero su propio
conocimiento de las disciplinas quadrivial no va más allá de unos pocos mal digerido de fi niciones y algunos conceptos tomados
desde finales de enciclopedias América; no es de extrañar que desde hace más de un siglo, no hay rastro de que nadie se enseñó de
acuerdo a su modesto programa.

En este como en otros dominios, sin embargo, la Edad Media se hacen más oscuro por la ausencia de fuentes. Administración, los
impuestos y la contabilidad de los hogares de los monasterios no eran posibles sin un poco de cálculo y medición de la tierra. No tenemos
rastros de cómo se enseñaba esta matemática no quadrivial, pero podemos suponer con seguridad que las habilidades necesarias fueron
capacitados en el aprendizaje y “en el trabajo”, como ya lo habían sido en la Antigüedad. Comerciantes - una clase que se había reducido
pero no había desaparecido - también debe haber conocido la forma de calcular; incluso en este caso no tenemos información directa, pero
que volveremos a un posible rastro indirecta.

Podríamos haber esperado alguna enseñanza de computus ( Pascua y otra cómputo calendario sagrado) dentro de monasterios;
desde principios del siglo IV, se había considerado un problema que varias regiones celebran Pascua en diferentes momentos, y
mesas, así como los métodos de cálculo (discordantes) había sido desarrollado y que debe permitir la predicción de la derecha del día. 3
Parece, sin embargo, que el asunto no entró en ningún programa de enseñanza monástica excepto en Irlanda desde el siglo VII en
adelante. De aquí en los principios del siglo VIII, que entró en la Inglaterra anglosajona - o al menos el monasterio donde el Venerable
Beda estaba enseñando y escribiendo.

3 carolingio al otoniano tiempos

Durante la segunda mitad del siglo VIII, Carlomagno primero se hizo cargo del reino franco y junto sometió gran parte de Europa
occidental y central. Probablemente como parte de un esfuerzo para crear una estructura de poder estable (pero al parecer también a
causa de preocupación personal sincera), inició un eclesiástico,

1 Una investigación detallada (que también pone de manifiesto la ausencia de todo tipo de estudios matemáticos) es Riché 1976 .

2 Este grupo de disciplinas y el nombre colectivo usado en ello desde Boecio son lo más cerca que podemos llegar a una uni concepto fi ed de las
matemáticas en la tradición medieval escuela de latín al menos hasta el siglo XIII; única filosofía aristotélica trajo la noción de disciplinas matemáticas
“más físicos” (que más allá de la astronomía incluyen la óptica y la ciencia de pesos). Sin embargo, al preguntar por la educación matemática - un
concepto moderno - tendremos que incluir también las actividades matemáticas que salen del marco quadrivial, tales como el cálculo práctico. Por
desgracia, las fuentes son en su mayoría de silencio en esta cuenta.

3 Las formas en que el problema se enfrenta desde el principio hasta que se representó principios del siglo VIII en Jones 1943 , Pp. 1-114.
111

la reforma litúrgica y educativo después de haber unido a su corte los mejores estudiosos de que pudiera hallar en Italia y Gran Bretaña. Una
“advertencia general” se publicó en 789, que aboga por la creación de escuelas en todos los monasterios y obispados donde (seleccionar) los
niños se les podía enseñar himnos, notas, canto, computus y la gramática (en este orden, que pueden reflejar las preocupaciones de
Carlomagno ). 4 Como vemos, las matemáticas sólo aparece en el programa a través de su servicio para computus (para los que Carlomagno
tenía una pasión); todavía nos quedamos en la oscuridad cuando preguntan cómo eran las que se les enseñe las habilidades de cálculo
subyacentes. Sin embargo, otra carta circular a los sacerdotes exhortado a los que tenían la capacidad (presumiblemente los eruditos en su
corte) para enseñar “las artes liberales” a los demás, y que de hecho tienen tratados pequeñas (en su mayoría cebadores) escritas por Alcuino de
York, segundo -Generación descendiente académica de Beda y la figura central de la “escuela del palacio” (una “escuela”, sobre cuyo carácter
no sabemos nada precisos). Se ocupan de la gramática elemental, retórica, dialéctica y computus; en el tratado en cuestión con este último tema,
es más claro que el lector se supone que debe conocer las operaciones de cálculo simples (incluyendo las divisiones). 5

Una posible rastro más de la instrucción matemática en el entorno existe: una colección de “problemas de esparcimiento” mixtos, Proposiciones
para afilar las mentes de los jóvenes atribuido en algunos manuscritos a Alcuino. 6 Una vez más, su solución presupone la familiaridad con el
cálculo elemental. Algunos de los problemas que se refieren al medio ambiente monacal, muchos otros en el mundo del comercio. La
eran “sesquialter duplex”. 6 Educación Matemática en la Edad Media europea
colección puede muy bien haber sido elaborado por Alcuino o un contemporáneo, pero la mayoría de los problemas es probable que hayan
circulado desde la Antigüedad tardía y por lo tanto para reflejar la enseñanza de la aritmética básica de los monjes jóvenes y jóvenes
comerciante.

A la larga, la obligación de los obispos para cuidar de enseñanza desarrollado en el sistema escolar de la catedral - pero en un
primer momento la ruptura del reino de Carlomagno después de su muerte no permitió que las escuelas a florecer. En algunos
monasterios, sin embargo, el intento de llenar a cabo toda la gama de artes liberales dio lugar a una búsqueda de manuscritos. Ya en la
época de Carlomagno, Marciano Capella de El matrimonio de Filología y Mercurio aparecido (Stahl 1971 , Pp 61-64) -. Una tarde antigua
presentación enciclopédico de las artes liberales (no enseñan mucha sustancia matemática, sin embargo, más de otras obras
enciclopédicas que comenzó a circular al mismo tiempo). A principios del siglo IX, Boecio de arithmetica y

De musica ( traducciones libres de c. 500 de originales griegos escritos por Nicomachos alrededor de 100) fueron redescubiertas, y
se recogieron los supervivientes AGRIMENSOR escritos (tratados latinos en práctica de topografía) y la combina con fragmentos
supervivientes de una traducción de Euclides Elementos ( o, plausiblemente, de un digesto omitiendo la mayoría de las pruebas) y
reclasi fi cado como geometría quadrivial (a la que la topografía geometría nunca se había estimado desde la antigua invención de
las “artes liberales”) (Ullman 1964 ). Hasta principios del siglo XII, Boecio de Aritmética y la tradición agrimensorial (con los mismos
+fragmentos
P: n) o inversas
dede cualquieraeran
Euclides) de estos. Dependiendo de
el fundamento delos números
toda implicados, de
la enseñanza las proporciones
la aritméticatenían
y lanombres específicos
geometría fi - 5: 2 (y 10:
(a la extensión 4, etc.),tal
existía por ejemplo,

enseñanza). El primero ofreció una discusión filosófica de la serie, los conceptos de número par e impar, primos y compuestos, los
números fi gurate y sus propiedades, una extensa clasificacion de las relaciones 7 y varios medios (aritmética, geométrica, armónica
y siete más) (sin cálculo práctico). La geometría “sub-euclidiana” derivado de los agrimensors y de los fragmentos euclidianas
euclidianas de fi niciones, postulados, los estados de proposición contenían de

4 El paso correspondiente de la Amonestación aparece en Riché 1979 , 352ff. Marrón ( 1994 ) Es una presentación fi ne de todo el esfuerzo de reforma.

5 Esta imagen se confirma por el Manual para mi hijo escrito por la noble-mediados del siglo IX Dhuoda. Cuando se habla de la numerología
sagrada, en estilo agustino, se asume tácitamente al hijo a entender la computación básica (y muestra que lo hace a sí misma) (Riché 1975 , Pp.
326-334).
6 Edición y la traducción alemana en Folkerts y Gericke ( 1993 ).

7 Una relación no se entiende como el número resultante de una división, sino como una relación entre dos números; puede ser

múltiplex ( de tipo m: 1), superparticular ( de tipo metro + 1: n), superparticular multiplex (mn + 1: n), superpartient ( norte + P: n), superpartient multiplex ( de tipo Minnesota
112 J. Høyrup

Libros I a III y las pruebas para los primeros tres proposiciones - y desde el lado agrimensor, principalmente reglas para el
cálculo del área (no siempre es correcta). Su expresión más madura es llamado el siglo XI “Boecio” Geometría II ( ed. Folkerts 1970
).
Cuando se hizo esta compilación, sin embargo, la tradición había ya desarrollado, sobre todo en las escuelas de la catedral de
Lotaringia. 8 Lo más importante fue la introducción de un nuevo tipo de ábaco (plausiblemente una transformación de un tipo que ya estaba
alrededor), usando contadores marcados por los números indo-arábigos. Puede haber sido diseñada por Gerberto de Aurillac después de
su estancia en Cataluña ( no en Iberia musulmana) a finales de la década de 960 y fue al menos enseñada por él, mientras que él era el jefe
de la escuela de la catedral de Reims (972-982, 984-996). 9 Parece que no se ha propagado fuera del ambiente monástico y la escuela, y
es probable que hayan servido más que en la enseñanza para el cálculo práctico. El tema fue encasillada bajo geometría, no aritmética -
quizás debido a su uso de una superficie plana, tal vez porque serviría a los cálculos de área de la geometría sub-euclidiana, tal vez
porque antigua geometría se conoce a partir de Marciano Capella a han hecho sus dibujos en una sandboard designado de manera similar ábaco
. En cualquier caso, una categorización bajo la aritmética quadrivial habría sido más adecuado.

Vinculado a este ábaco utilizando en ocasiones la junta, sino también a la enseñanza de la aritmética era un tablero de juego recién
inventado rithmomachia . 10 Los jugadores tenían que conocer la teoría de las relaciones boeciano así como a toda la gama de números fi
gurate, y hay pocas dudas de que el juego ha contribuido a mantener vivo el interés por la aritmética boeciano hasta el siglo XVI (y
viceversa).
Computus todavía se enseña, pero la astronomía era ahora más que computus. Esta mayo han dependido de la incipiente interés en
la astrología - las primeras compilaciones utilizando material de árabe son de finales del siglo X (van de Vyver 1936 ; Burnett 1987 , Pp.
141ff). Sin embargo, la enseñanza del tema de Gerberto como se describe por su antiguo alumno Richer (ed. Búbnov 1899 , 379ff)
apunta a Marciano Capella y muestra ningún indicio de preocupaciones astrológicos - tiene que ver con el horizonte, trópicos, eclíptica y
otros círculos de la esfera celeste. Por otra parte, los primeros tratados sobre el astrolabio aparecen en la misma época; uno ha sido
atribuido a Gerbert. Este instrumento proviene de una zona en la que la astrología era una motivación central para el trabajo en la
astronomía; si su uso complicada se enseña en ninguna forma organizada en este momento es dudosa.

Incluso la música había cambiado. En la época de Carlomagno, como hemos visto, no era un tema matemático en absoluto; con el
descubrimiento de Boecio de de musica , una vez más se convirtió en una disciplina matemática (aunque vacilante), y el canto era reclasi
fi cado como canto . Pero incluso dividir la música teórica a principios del siglo XI. Guido de Arezzo, conocido como el inventor de (la
primera forma de) la notación musical moderna, utiliza la teoría musical en la enseñanza del canto y desarrollado para ese propósito ( Practica
Musica , en un término más adelante) (Wason 2002 ); predecesores en el siglo X habían iniciado este proceso. Gerbert, enseñando en
Reims, se enseña musica Theorica , boeciano teoría, que debía permanecer la música de enseñanza quadrivial lo largo de la Edad
Media (mientras que un número de estudiosos universitarios sobresalientes, algunos - como Jean de Murs - conocido como
matemáticos, desarrolló la teoría mucho más allá de Boecio en los siglos XIII y XIV).

8 ver Bergmann 1985 (Para ser utilizado con cierto cuidado).

9 Desde la ruta del comercio de esclavos a los musulmanes España pasa a través de Lotaringia, la estancia de Gerberto en Cataluña no fue el único contacto cultural

competente en el cálculo a mano. Thompson ( 1929 ) Enumera una serie de contacto adicional en los niveles cortesanos y analfabetas. Dado que los nombres dados a las nueve

cifras parecen ser de origen Magyar-Árabe-América-alemán mixto (Köppen 1892 ,


pag. 45), los comerciantes de esclavos podrían ser la inspiración más probable.
10 Arno Borst afirma en su estudio fundamental ( 1986 ) Que el juego se remonta a c. 1030 y no más. Sin embargo, Walther von Speyer de scolasticus
escrito de demanda ( ed. trans. Vossen 1962 , pag. 41, pp. 52ff) habla a las claras de un juego muy similar jugado alrededor de 970 (sin indicar el
nombre, que puede de hecho ser más adelante) en la placa ábaco y el uso de sus contadores. Borst despide este testimonio, afirmando que Walther
no entiende lo que está hablando, y Vossen porque él no sabe que la junta ábaco pertenecía con la geometría.

El uso didáctico del juego fue discutido por Gillian R. Evans ( 1976 ). Una reciente discusión sobre el juego y su
la supervivencia es Moyer ( 2001 ). Una breve presentación de la forma en que el partido se jugó está en Beaujouan ( 1972 , Pp. 644-650).
Matemática en la Edad Media europea 113

Cuando Richer habla de enseñanza de la geometría de Gerbert, que sólo menciona el ábaco. Las letras escritas a Gerbert por un ex
alumno y correspondencias entre los ex-alumnos o estudiantes (estudiantes) que a su vez se había convertido en directores de los centros
muestran que cualquier otra enseñanza de la geometría agrimensorial, si es que existen, había sido en vano. 11 Como Paul tenería ( 1922 , pag.
79) dice acerca de estas correspondencias, que no pertenecen a la historia de la ciencia, sino a la de la ignorancia. Un corresponsal no
entiende por qué la determinación de un área triangular de números triangulares no coincide con el que, tras de la base y la altura y pide
Gerbert (ahora Papa Silvestre II) para obtener una explicación; otras dos personas hablan sobre el significado de la noción de “ángulos
exteriores de un triángulo” (que se han encontrado en Boecio) sin llegar a un resultado correcto; uno de estos últimos supone también que la
fórmula de Arquímedes para el área circular 12 había sido encontrado por el corte y volver a montar un círculo pergamino. Otros escritos de
ellos muestran que han sido a la vez una buena educación e inteligente; por lo tanto su fracaso revela la ausencia de cualquier enseñanza
adecuada (y la falta de disponibilidad de los manuscritos pertinentes); al mismo tiempo, los intercambios de letras dan testimonio de un vivo
interés en el tema, al menos entre los maestros y los directores de los centros antiguos que se había levantado a la fila de obispos.

La fama de gerbert nos permite concluir que nadie más en el momento alcanzó su nivel. Qué hizo
podría que hacer en su tiempo; pero no hay que creer que otros lo hicieron tanto en el momento. 13

4 El “Renacimiento del siglo XII-”

La traducción de textos médicos del árabe comenzó a finales del siglo XI, pero la edad de oro de la traducción filosófica y
científica llegó con la duodécima. Sin embargo, los mismos factores que causó este nuevo comienzo en primer
produjeron una culminación de la tradición académica América autóctona. Un factor fue el crecimiento de las ciudades,
de la industria artesanal y de la riqueza urbana; otro (dependiente en gran medida de la primera uno) fue el crecimiento
de las escuelas, en número absoluto así como el número de estudiantes en cada uno. Ya causa de este último aumento,
una sola scholast ya no podía hacerse cargo de toda la escuela. En consecuencia, se convirtieron en maestros eruditos
libres, la enseñanza con el permiso de la sede local, sino que viven de las cuotas de los estudiantes. 1927 , Pp. 377-379).

Sin embargo, París - una de las ciudades más importantes de Europa - había sido una ciudad de la escuela antes Abelardo tenía ninguna
influencia, y aquel en el que obtenemos información acerca de las matemáticas educación . burgueses ricos querían que sus hijos sean
educados, y las únicas instituciones en las que se desembolsó la educación fueron los de la iglesia. En particular, el monasterio de San Víctor
en París tenía una escuela externa, cuya cabeza Hugue escribió una guía de estudio de las artes (liberal, así como mecánica) y de textos
sagrados, la
Didascalicon . También produjo una Práctica (Geometriae ed. Barón 1956 ), Que debemos presumir estaba conectado a su enseñanza. Dado que
el trabajo anterior era lo suficientemente famoso como para ser plagiado alrededor del año 1500 y la segunda en influido la terminología de toda
la geometría práctica América ya unas décadas después de ser escrito (probablemente, al igual que el Didascalicon , en los años 1120),
debemos presumir que la obra ha estado a la vanguardia de lo que era posible en el momento en la región más avanzada de Europa
Occidental, y no es típico - pero al menos fue su fi cientemente cerca del nivel de otros estudiosos Sera entendido. El éxito demuestra que las
generaciones posteriores llegaron pronto a nivel de Hugue - presumiblemente también en la enseñanza.

11 La existencia de una geometria Gerberti decide nada, ya que bien puede ser una compilación de la segunda mitad del siglo XI.

12 Conocido por él de uno de los tratados de Boecio sobre la lógica aristotélica, a pesar de que se utiliza ampliamente por los agrimensors.

13 Uta Lindgren ( 1976 , Pp. 48-59) discute algunos de ellos en detalle y viene sustancialmente al mismo resultado. 6 Educación
114 J. Høyrup

En la presentación de la historia sagrada en la guía de estudio (trans. Taylor 1961 , Pp. 135-137), Hugue pide
(Como sus alumnos serían tal vez lo hacen) si el conocimiento de este tema es realmente necesario. Sostiene que fl tri aparentes ES son útiles y
pone como ejemplo su propia experiencia de la infancia: no es en absoluto se trata de la historia sagrada, pero con experimentos en los números,
en la medición de área, en el sonido de las cuerdas, y sus observaciones de las estrellas - que es , cuadrivio completa, que de alguna manera
debe haber sido enseñado como un niño, si hemos de dar crédito a sus palabras.

La presentación del quadrivium en el Didascalicon es metateóricas , en parte arithmological (presentar el significado de los
números en una perspectiva derivada de escritores platónicos antiguos, incluyendo Augustine), en parte metamatemático
(presentando la distinción entre la cantidad continua y discreta, la vista de los objetos matemáticos como abstracciones), en
parte en cuestión con la división en subdisciplinas - y en parte simplemente etimológico, que explica los nombres de las cuatro
disciplinas. Como se fi cios una guía de estudio, que no entra en la materia matemática, pero aquí el tratado de geometría
muestra lo Hugue podría enseñar.

El título presupone una distinción entre la geometría teórica y práctica; sin embargo, lo que se dice acerca de la geometría en
el Didascalicon corresponde exactamente a la rama práctica, lo que podemos por lo tanto suponemos que es lo que se enseñaba (a
qué edad y al que sigue siendo una pregunta abierta). El tema es, en gran medida derivado de lo mejor de los escritos
sub-euclidiana, pero todo está pensado a través - Hugue así comienza con explicaciones de conceptos que son no repeticiones de
los fragmentos euclidianas familiares. las propias contribuciones del Hugue también son visibles, especialmente en relación con la
sección sobre “cosmimetry”, la medición del mundo (esférica). 14

Abelardo y Hugue pueden presentarse a la culminación de los conocimientos América autóctona, pero la sed de más entre
los eruditos más brillantes de la época ya está simbolizado por el nombre de Eloísa dio al hijo que tuvo con Abelardo algún
tiempo alrededor de 1120: Astralabius. 15 El astrolabio, aunque ya conocido en el siglo XI y prescrita por Hugue para la medición
de ángulos, fue primero de toda la herramienta central para que “el naturalismo médico-astrológica”, que (tal como se
desprende de la selección de obras para ser traducido y de su difusión) fue un motivo principal para las traducciones del árabe y
el griego - el otro motivo es el deseo de apoderarse de esas obras famosas que eran conocidos por el nombre y la fama de
Marciano Capella y otros autores latinos, pero no en el cuerpo.

Desde la perspectiva de la educación matemática, las adquisiciones importantes primeros eran de Euclides
Elementos y los numerales indo-arábigos. La primera traducción de la Elementos ( del árabe, conocida como “Adelardo I”) fue
supuestamente hecha por Adelardo de Bath (probablemente ayudado por alguien que sabía árabe mejor). orientación general de
Adelardo fue hacia el naturalismo, la astrología y la magia, y su propia educación matemática como refleja en su juvenil De
eodem et diverso y ábacos regule no había ido más allá del quadrivium tradicional; que puede haber trabajado en el Elementos porque
este trabajo era conocida por los astrónomos árabes a ser el fundamento de la matemática de la Almagesto

(otros dos traductores del siglo XII Elementos , Gerard de Cremona y un traductor anónimo del griego, también tradujo esta última obra).
A raíz de Adelardo I, una familia de versiones derivadas emergió (colectivamente conocidos como “Version II” (ed. Busard y Folkerts 1992
)), Aparentemente producida por una red informal de antiguos alumnos de Adelard (Burnett 1996 , Pp. 229-234). Versión II está
claramente marcada por las preocupaciones didácticas. En lugar de dar pruebas completos, a menudo sólo da consejos de cómo debe
hacerse una prueba; en este punto, está claro que el asunto se presenta en la obra se había convertido en el objetivo principal,
mientras que más utilidad para la astronomía (y, aún más, para la astrología) se había retirado a un segundo plano.

14 Un análisis de esta parte del tratado y su inspiración de fuentes filosóficas antiguas se encuentra en la curtiduría ( 1922 , Pp. 208-210). Curtiduría rechaza la
autoría de Hugue como, probablemente, una reconstrucción del siglo XIII (pp 319-321.), Pero mejores ediciones de los textos en que se basan sus argumentos
convertir la conclusión revés - cf. También Baron ( 1955 ).
15 Abelardo, Calamitatum Historia ( ed. Muckle 1950 ).
115

numerales indo-arábigos, sin embargo, se introdujeron y estudiado (al primero fuera de cada marco formal) como una herramienta para
el cálculo astronómico y para la comprensión de las tablas astronómicas; Inicialmente, algunos escritores experimentaron con las
alternativas, como el uso de los números romanos I a IX dentro de un sistema de valor posicional, o de letras latinas como números (como
se conoce también del griego) (Burnett 2010 , Los artículos III y X). Sin embargo, mucho antes del final del siglo XII, los números
indo-arábigos habían obligado a cabo estas posibilidades.

No sabemos nada acerca de la forma en que estas innovaciones se abrieron camino en las escuelas durante el siglo XII; la
situación no es diferente si pensamos en el Almagesto . Pero de alguna manera tienen que haber llegado a un buen número de
estudiantes. De hecho, hacia el final del siglo, el teólogo conservador (y la cabeza de la escuela del monasterio de San Geneviève en
París) Étienne de Tournais (traducido del (Grabmann 1941 , pag. 61)) se quejaron de que muchos cristianos (e incluso los monjes y
cánones) en peligro su salvación mediante el estudio

gments poética fi, opiniones filosóficas [de Aristóteles], el [gramaticales] reglas de Prisciano, las leyes de Justiniano [Derecho Romano], la
doctrina de Galeno, los discursos de los retóricos, las ambigüedades lógicas de Aristóteles, los teoremas de Euclides y la conjeturas de
Ptolomeo. De hecho, las llamadas artes liberales son valiosos para afilar el ingenio y para la comprensión de las Escrituras; pero junto con el
filósofo [es decir Aristóteles] Han de ser saludado sólo de la puerta.

Como vemos, el “nuevo aprendizaje” del siglo XII abarcaba un nuevo nivel de estudios literarios, gramaticales y
retóricos; Derecho Romano; la medicina galénica racional; Aristotélica (natural) filosofía y lógica avanzada; y finalmente
las hipótesis planetarias de Ptolomeo y la Elementos .
numerales indo-arábigos dejar de mencionarse - que probablemente fueron vistos sólo como una herramienta tediosa por los que los utiliza,
apenas algo que podría suscitar el entusiasmo indebida. Sin mencionar también otros temas matemáticos a los que las traducciones habían
dado acceso (la óptica geométrica, geometría esférica y álgebra), así como de tal manera que no eran más que una continuación de la era
descripción
anterior - nobastante
computusdetallada es Pedersen
ni el ábaco ( 1998elevado
se habían , Pp. 138-188). 6 Educación
a un nuevo nivel alMatemática
igual que en la Edad Media
la estudio europealatina, ni habían sido relacionado
de la poesía
con “el Filósofo”. sin embargo, el Elementos están ahí, y Étienne puede incluso les han significado como pars pro toto , como un sustituto de los
estudios matemáticos en general c fi no especificada.

5 La era de Universidades

la queja de Étienne se encuentra en un punto de inflexión. Mientras escribía, el número de profesores y estudiantes había alcanzado el nivel en
algunas ciudades, donde la mutua protección proporcionada por un gremio podría servir. Dado que ni los maestros ni los estudiantes solían ser
ciudadanos de la localidad donde se quedaron, la necesidad de protección jurídica era evidente. Tales alianzas en América - universitates - son
primera atestiguada alrededor de 1200 en París, Oxford y Bolonia (en esta última localidad, la Alianza era sólo para estudiantes, los maestros de
la ley romana que son ciudadanos de a pie de la ciudad y que poseen sus propias organizaciones). dieciséis

Una de las armas en posesión de un gremio tal era la emigración - los estudiantes a menudo llevaron dinero con ellos desde su
casa, y si dejaron una ciudad, su vida comercial podría sufrir graves. Incluso cuando se llega a un acuerdo, algunos maestros podrían
permanecer juntos con sus alumnos. De esta manera, una emigración de Oxford produjo la Universidad de Cambridge en 1209,
mientras que la de Padua fue resultado de una emigración de Bolonia en 1222.

dieciséis Las facultades de medicina de Salerno y Montpellier eran mayores, pero sólo llegaron a ser caracterizado como “universidades” en un momento en que este término había

adquirido nuevos significados.


Todo el proceso por el cual surgieron las universidades es demasiado compleja para ser tratada justamente en el presente contexto. Una reciente
116 J. Høyrup

Las universidades del norte creció fuera del sistema escolar catedral y por lo tanto tenía como su núcleo original de las artes liberales como éstos

habían sido formadas a partir de la época carolingia en adelante; De este modo, se puede esperar que sea relevante para las discusiones de la enseñanza

de las matemáticas. Los de Bolonia y Padua fueron inicialmente las escuelas de derecho, más tarde también de la medicina; En este contexto, la

matemática era una disciplina auxiliar para la astronomía, en sí misma una disciplina auxiliar de la astrología, una herramienta para la medicina.

Desde París con el tiempo vino a servir como un modelo general, podemos ver lo que sabemos acerca de sus matemáticas. Por lo menos
cuando la estructura cristalizada durante las primeras décadas del siglo XIII, la universidad se dividió en facultades . Un estudiante (siempre un
niño) primero entró en la Facultad de Artes en torno a la edad de 14 años o menos, estudiar allí durante al menos 6 años (a menos que parte de
los estudios correspondientes se había logrado en otros lugares, ya que se estaba convirtiendo poco a poco posible); durante el final de 2 años,
después de haber adquirido el grado de una Baccalaureus , se le permitió tomar sus propias conferencias “superficiales” bajo supervisión. El
nombre de la facultad se refiere a la hipótesis de que se enseñó las artes liberales (mientras que el alias más adelante “facultad de filosofía” se
refiere a la influencia que la filosofía aristotélica poseía desde mediados del siglo XIII en adelante). La mayoría de los estudiantes dejaron
después de haber terminado el estudio de las artes, si no en la forma (incluso menos que el plan de estudios completo podría servir para obtener
un puesto en la Iglesia o en la administración secular); algunos de los que se graduó y obtuvo el docendi licentia quedado como maestros en la
facultad, mientras que normalmente proseguir estudios en las facultades “lucrativos” - las facultades de Medicina y Derecho Canónico. Después
de haber graduado de una de ellas, que tenían la posibilidad de enseñar allí, tal vez seguir estudios en la Facultad de Teología. Las matemáticas
se enseña en la Facultad de Artes.

El primer enfoque a la definición de un plan de estudios se encuentra en un decreto papal (emitida en nombre del Papa por Robert de
Courçon, un teólogo local) desde 1215. 17 Rige en pocas líneas lo que debe enseñarse en la lógica aristotélica y la gramática y lo que no deben
ser presentados en conferencias superficiales. Todo lo que se dice acerca de las matemáticas es que los maestros.

no podrá dar una conferencia en los días festivos, excepto en los filósofos y la retórica y el quadrivium y Barbarismus [ una sección de la gramática
de Prisciano se trata de temas estilísticos y retóricos] y la ética, si place ellos, y el cuarto libro de la temas .

Que las matemáticas no era obligatorio parece confirmarse en un decreto de 1252 (trad. Thorndike 1944 ., Pp 53-56): un
estudiante de artes presenta a sí mismo por la disputa que lleva a la licenciatura debe ser por lo menos en los veinte años; él
haya seguido conferencias sobre temas gramaticales y lógicas avanzadas (incluyendo la de Aristóteles Anterior y Analíticos -
No lo fácil) y en la de Aristóteles Sobre el alma - sobre las cosas matemáticas ni una palabra. Sin embargo, ya que todo esto
pertenece en el nivel avanzado, el estudiante mayo se han supone que han realizado estudios quadrivial junto con la gramática
elemental y lógica. Un nuevo decreto de 1255 (trad. Thorndike 1944 , Pp. 64-66), famoso como la demarcación de la
Aristotelization completa de la facultad, conduce a las mismas conclusiones.

Sin embargo, otros tipos de pruebas están a la mano. Se trata de un poema satírico “La batalla de las siete artes” (ed. Trans.
Paetow 1914 ), Que describe la lucha entre Orleans, un representante de twelfthcentury aprendizaje en su literaria mejor, y la
Universidad de París, donde “los estudiantes de artes, que les importa para nada, excepto para leer los libros de la naturaleza” (es
decir, la filosofía natural de Aristóteles ), pero que sin embargo se inicia mediante la carga de “trivium y quadrivium en una bañera en un
gran carro”, como sus brazos. Entre los guerreros son la nigromancia, procedente de Toledo y Nápoles (donde se habían hecho
traducciones del árabe), junto con su cómplice “de la hija de la señora astronomía” (es decir, la astrología). Además, nos encontramos
entre los guerreros de París aritmética, que cuenta y calcula (y por lo tanto parece no tener nada que ver con la tradición boeciano),
Geometría dibujar un círculo, y Señora de la música, que se presentan de una manera que sugiere Practica Musica en lugar de Boecio.
La astronomía misma aparece también en varias ocasiones en el lado de París.

17 trans. Thorndike 1944 , Pp. 27-30.


6 Educación Matemática en la Edad Media europea 117

Esta presencia real de la astronomía y de lo que se presupone es confirmada por algunos tratados pedagógicos famosos. Uno
fue escrito por Alexandre de Villedieu (c 1175-1240.), Que dirige una escuela (presumiblemente preuniversitaria) en París en 1209:
la Carmen de Algorismo , un ed introducción Versi fi a los números indo-arábigos y su uso. Se hizo muy popular pero pronto fue
seguido por Sacrobosco de
Algorismus vulgaris , una obra en prosa que pueden haber sido entendido como un comentario explicativo de la
Carmen pero pronto se convirtió en la base sobre la cual la mayoría de las exposiciones posteriores del sistema hindú-árabe construida
(pueden haber sido enseñado Sacrobosco en Oxford, pero él era un maestro de París desde 1221 hasta su muerte en 1244 o 1256).
Sacrobosco también escribió un tratado introductorio de sphaera , cuyo uso en ciertas universidades duró hasta el siglo XVII. Así, no hay duda
de que un buen número de estudiantes estaban interesados ​en estas dos materias, tanto compatible para la astronomía. Alexandre también
escribió una introducción versi fi cado a computus y Sacrobosco un tratado avanzado sobre el mismo tema; en particular, el primero fue
ampliamente utilizado durante mucho tiempo en las universidades.

En cuanto a la Elementos , dos aparentemente contradictorio declaraciones confirman que fueron leídas en la universidad en la década de
1240. Uno fue hecho por el siempre polémico Roger Bacon (ed. Brewer 1859 ), Según el cual la philosophantes de su tiempo - probablemente los
que había conocido cuando en París en la década de 1240 - se escapó después de la proposición quinto del libro I. La otra es una colección de (quaestiones
Grabmann 1934 ) - un específico género de la universidad emulando la disputa universidad, levantando una pregunta, dando argumentos a
favor de una respuesta, la formulación de los contra-argumentos, refutando estos, etc. La colección se hizo en París en la década de 1240 y
ofertas (por lo que dice ) con asuntos que pueden ser discutidos en los exámenes (por lo tanto lo que refleja el nivel avanzado de todo el plan
de estudios). las matemáticas, en relación con los contenidos de los 15 libros de la Elementos se analizan. Puesto que nada promete que se
suponía que los estudiantes conozcan en detalle, podemos concluir que tal vez un comentario posiblemente escrito por Alberto Magno
(Tummers

1980 ) Re fl eja mejor lo que un maestro pasaría por - es decir, los primeros cuatro libros. Jordanus Nemorarius, compitiendo con
Fibonacci para el honor de ser el mejor matemático América del siglo XIII, probablemente se enseña en París en algún lugar entre
1215 y 1240. De acuerdo con su estilo y contenido, un anónimo Liber de Triangulis Jordani es un estudiante Reportatio de un ciclo de
conferencias celebrado más de una de las obras de Jordanus cuando todavía estaba en proceso y por lo tanto plausible por el propio
Jordanus (Høyrup 1988 , Pp 343-351).; Sin embargo, su enseñanza parece tener influido los pocos afortunados solamente. Uno de
estos pocos - y uno que sin duda aprendió de Jordano, en persona o de sus escritos - fue Campanus de Novara. Escribió una Theorica
planetarum , el cual (junto con un homónimo) servido enseñanza universitaria durante un par de siglos y que era sin duda mucho más
accesible que el

Almagesto ( aunque el mismo nombre, erróneamente atribuida a Gerardo de Cremona, se convirtió en el chivo expiatorio favorito de
los famosos astrónomos Viena Peurbach y Regiomontano en el siglo xv). Más influyente, sin embargo, fue su versión de la Elementos ,
18 escrito alrededor de 1259, que sustituye las versiones anteriores y sólo sí mismo fue sustituido como la versión estándar por el de
Clavius ​a finales del siglo decimosexto. Al igual que la versión de Clavius ​en los últimos tiempos, que debe su éxito a su alojamiento
a los contextos pedagógicos en la que servía. Como la versión igualmente didáctica II, Campanus por lo tanto señala el paralelismo
entre proposiciones geométricas y aritméticas - pero de acuerdo con el estado de ánimo filosófico de la universidad del siglo XIII,
Campanus discute por qué aparentemente idénticas cuestiones se tratan dos veces. 19

La situación de las matemáticas en la Facultad de Artes de París parece que no ha cambiado mucho durante la tarde XIII o el siglo
XIV. Algunos estudiosos conectados a la universidad eran ciertamente interesado en las matemáticas - algunos, como Nicolás
Oresme (1320-1382 c.), Incluso hizo contribuciones impresionantes al campo. No obstante, los estatutos de 1366 (ed. Deni fl e y
Chatelain 1889 , Vol. III, p. 143) sólo requieren que los estudiantes admitidos a la licencia debería haber “escuchado algunos trabajos
matemáticos”

18 Ahora disponible en edición crítica (Busard 2005 ).

19 Cf. la discusión de Murdoch ( 1968 ).


118 J. Høyrup

junto con una lista fi cado de libros de Aristóteles en la filosofía natural; no se excluye, dado el lenguaje de la época, que
algunas de las obras pensado en realidad habría ocupado de la astrológica “hija de Señora astronomía”. Un documento
anterior a 1350 explica que el requisito mínimo es que los solteros habían “oído” de sphaera y seguían conferencias sobre
otra obra con intención de fi nal ellos (Deni fl e y Chatelain 1889 , Vol. II, p. 678).

En cualquier caso, las sillas astrológicos se establecieron al mismo tiempo, en la Facultad de Medicina de París (Lemay 1976 , Pp.
200-204), la inauguración de una alianza local entre la medicina y la astrología que debía durar hasta la década de 1530. Lo ideal sería que,
de acuerdo con una lista del siglo XIV (Lemay 1976 , Pp. 210ff), el fundamento para la astrología incluido algoritmo (Sacrobosco de o un
trabajo posterior sobre el tema), de sphaera ,
computus, Boecio de arithmetica y de musica , La geometría de Euclides, libro de Ptolomeo en el astrolabio y Almagesto , tratados Menelao de
Teodosio y de en la geometría esférica, J una bir Ibn Un fl ah. de y al-Bitruj yo 'S trabaja en la astronomía planetaria y finalmente una serie de
trabajos sobre los principios de la astrología judicial - todos considerados como ‘matemáticas’. ¿Cuánto de esto fue realmente enseñó a los
estudiantes de medicina en París sigue siendo una conjetura.

Oxford del siglo XIV es algo más explícito que la Facultad de Artes de París. En los estatutos de 1340 (Gibson 1931 , pag. 33), se
pidió a los estudiantes que pasan el bachillerato haber escuchado seis libros de Euclides, Boecio de arithmetica , computus con
algoritmo y de sphaera . Incluso se afirma que la geometría era para ser escuchado durante cinco semanas enteras, Boecio de tres
semanas, y algoritmo, esfera y computus cada uno durante 8 días (no contando fiestas). Desde Oxford era el hogar del “grupo Merton
College” matemáticamente innovadora (Thomas Bradwardino, Richard Swineshead, etc.), se puede suponer con seguridad que se
llevaron a cabo conferencias sobre temas más avanzados (teoría de la proporción y sus nuevos enlaces a la filosofía natural y la
teología) sin ser parte del plan de estudios obligatorio - cf. también (Weisheipl 1964 , pag. 149). En los estatutos posteriores, Euclides
puede ser reemplazado por Witelo de Perspectiva ,

libro I de los cuales es de hecho una introducción a la teoría geométrica.


Como hemos visto, las matemáticas pertenecía con la medicina en Bolonia y otras universidades italianas (de Padua, cf. Siraisi 1973
., Pp 67ff, 77); también lo hizo la filosofía natural. Desde Bolonia tenemos una lista de las lecturas obligatorias matemáticos para los
estudiantes de medicina (Rashdall 1936 , Vol. I, p. 248; cf. Thorndike 1944 ., Pp 281ff) (siglo sin fecha, pero es casi seguro que
decimocuarta): un algoritmo para los números enteros y fracciones (a saber, las fracciones sexagesimales utilizan en el cálculo
astronómico); las tablas astronómicas de Alfonso X (las “tablas Alfonsinas”), con reglas para su uso; la versión de Campanus Elementos
I-III; tratados sobre el uso del astrolabio y el cuadrante (otro instrumento para medir ángulos); una Theorica planetarum; y el libro III (la
teoría del sol) de la Almagesto . obras quadrivial boeciano están ausentes, en buen acuerdo con el empleo frecuente de cuali fi cada
Abbacus maestros (véase más adelante) como los profesores de matemáticas.

En general, las universidades del norte que se establecieron durante los siglos XIV y xv emulados París. Sin embargo,
Viena, al menos, era más explícito que París sobre las matemáticas en su normativa de 1389. Antes de que el bachillerato, el
estudiante debe haber seguido las conferencias sobre “la esfera, algoritmo, el primer libro de Euclides, u otros libros
equivalentes” (Kink 1854 , Vol. II, p. 180); Para el licentia , que deberían haber seguido “ Theorica planetarum , cinco libros de
Euclides, [Pecham de]
Perspectiva communis , algunos tratado sobre las proporciones, y uno en la latitud de las formas [las innovaciones del siglo XIV, en
el que Bradwardino y Oresme habían participado], un libro sobre la música y algo de aritmética”(Kink 1854 , Vol. II, p. 199). Un
documento más o menos contemporánea de la Universidad de Heidelberg recién fundada (más cerca del modelo de París)
requiere un estudiante que se examina para la licentia haber seguido conferencias sobre “varios libros matemáticos en su totalidad”
y, además, De sphaera; otra fi xes los honorarios por conferencias sobre una variedad de libros, incluyendo de Perspectiva , Elementos
I-IV, de sphaera , algoritmo, y computus Theorica planetarum , que debe por lo tanto se han dado conferencias en forma regular
(Winkelmann 1886 , Pp. 38, 42). La lista de libros que se imprimieron una y otra vez en las ciudades universitarias entre 1450 y
1500 (Klebs 1938 ) Indica los documentos de Viena y Heidelberg reflejar los intereses generalizados a finales del ámbito
universitario medieval.

Debemos tomar nota, por otra parte, que incluso en las matemáticas de Viena se considera más un pasatiempo que un asunto
realmente serio mediante la enseñanza de las autoridades. En los estatutos de 1389, leemos
6 Educación Matemática en la Edad Media europea 119

(Pliegue 1854 , pag. 196) que ya que es mejor que los estudiantes “visitan las escuelas que las tabernas en los días de fiesta, fi
luchando con la lengua en lugar de con la espada”, por la tarde en esos días los solteros de la facultad de artes “deben disputar y leer
gratuitamente y para el bien de Dios en la computus y otra
mathematicalia ”. 20
tal vez uno puede preguntarse por qué la universidad medieval, con todo su éxito en los dominios de la lógica y la filosofía natural,
ya pesar de la actividad de varios matemáticos notables, nunca se lo llevó lejos en el dominio de la educación matemática. Al menos
una respuesta parcial se puede derivar de sus métodos de enseñanza favoritos. Conferencias solo, por supuesto, no dan mucho, ni
en la filosofía ni en las matemáticas (en particular, no cuando los estudiantes no tienen el libro de texto que les permite reflexionar
sobre su propio - y que son pre-Gutenberg). Sin embargo, combinado con una intensa discusión, son un medio ideal para la
promoción de la perspicacia filosófica. En lo que se refiere a las matemáticas, conferencias combinadas con la discusión favorecen el
desarrollo de metamatemáticas - es decir, también la filosofía. Sin embargo, con el fin de ser creativo en matemáticas en sí, y
posiblemente para disfrutar de ella, hay que hacer matemáticas, no sólo para hablar de ello. Dentro del plan de estudios de las
escuelas aprendidas y las universidades, las zonas donde se podía hacer las matemáticas eran pocos. Computus era una de esas
áreas - pero sus matemáticas no ir más allá del simple cálculo aritmético. Rithmomachia fue otro, y de hecho el juego sigue siendo
popular hasta el siglo XVI. El tercero fue el cálculo con números indo-arábigos en el uso de tablas astronómicas - tal vez no sea
demasiado estimulante, pero sin embargo, un dominio que se practicaba con asiduidad hasta bien entrado el Renacimiento, ya sea
por sí misma o (más bien) porque era una

sine qua non para sencilla predicción astrológica.

6 Lay escolarización

Sabemos muy poco acerca de la educación de los niños burguesas después de la reactivación de la vida urbana del siglo XII. Unas pocas instituciones
como la escuela de San Víctor en París los admitió, pero lo que ofrecían parece haber sido mal adaptado a un futuro en la vida comercial (futuros
artesanos eran en cualquier caso se enseña como aprendices); Pirenne ( 1929 , pag. 20) relata que el hijo de un comerciante flamenco se puso en una
escuela monástica alrededor de 1200 con el fin de aprender lo que se necesitaba en el comercio - pero luego se convirtió en un monje. Algunos
empleados sirven como maestros de la vivienda en las familias ricas (Pirenne 1929 , 21ss), y algunas escuelas privadas que probablemente tuvo lugar.
Que los comerciantes italianos habían sido enseñados por clérigos América-escritura se ilustra mediante la descripción de Boncompagno da Signa
(1215) de sus cartas como está escrito en una mezcla de latín y corrupta vernácula. 21

Cálculo presumiblemente se aprendió en el trabajo, durante el aprendizaje - pero incluso esto no es más que una conjetura basada en lo
que sabemos de los últimos tiempos.
La región que nos proporciona la información detallada más temprana es el norte de Italia central. En su Crónica , la ex
banquero florentino Giovanni Villani (1823, vol. VI, 184ff) establece sobre Florencia en 1336-1338 que los niños que fueron
bautizados.

numerada cada año por el entonces 5,500-6,000, los chicos superiores a las chicas por 300-500 al año. Nos encontramos que los niños y niñas que
fueron aprender a leer numerada de 8.000 a 10.000; los niños que estaban aprendiendo el Abbacus 22 y el algoritmo en seis escuelas, de 1.000 a 1.200;
y los que estaban aprendiendo la gramática y la lógica en cuatro escuelas superiores, desde 550 a 600.

20 Más información sobre la enseñanza de las matemáticas en las universidades medievales (a pesar de varias imprecisiones) en el primer capítulo de Schöner ( 1994 ).

21 Rhetorica antiqua ( ed. Rockinger 1863 , pag. 173). En cualquier caso, ya que los documentos notariales fueron escritos en latín, comerciantes necesarios para

comprender los rudimentos de ese idioma.


22 El “Abbacus” no es, como se podría creer, la junta de cálculo; la palabra (en su mayoría en esta ortografía) había llegado a designar las matemáticas

prácticos - por lo tanto ya en Leonardo Fibonacci de abbaci Liber.


120 J. Høyrup

Lo que permite una mortalidad preescolar de c. 50% (lo que parece razonable a partir de lo que sabemos acerca de las familias
ricas 23 ), vemos que la mayoría de todos los niños (dentro de la ciudad, no el campo circundante) aprendió a leer y escribir (por la
fiabilidad de esta información, véase (Goldthwaite 2009 ,
pag. 354)). Al menos un tercio de los chicos fue a los 2 años de aprendizaje escolar Abbacus aritmética práctica, y tal vez uno de cada
diez se fue a una escuela primaria (que duró más tiempo).
Lo que nos interesa aquí es la escuela Abbacus. Desde alrededor de 1260 en adelante, se crearon escuelas de este tipo en las
ciudades comerciales entre Génova, Milán y Venecia al norte y al sur Umbría. 24 Se contó con la participación, en particular, por los hijos
de comerciantes y artesanos, pero patricios como Maquiavelo e incluso hijos Medici también la visitó.

Dos documentos nos informan sobre el plan de estudios, uno de la década de 1420 (ed. Arrighi 1967 ), el otro
de 1519 (ed. Goldthwaite 1972 , Pp. 421-425). observaciones dispersas en algunos de los textos escritos por maestros Abbacus
confirman su validez general.
Al principio, los chicos aprendieron a escribir los números con los números indo-arábigos. A continuación, se les enseñó las
tablas de multiplicar y su aplicación; las fuentes no hablan de la suma y la resta, tal vez porque estas técnicas estaban implícitos en
el aprendizaje del sistema numérico. División vino después, primero con divisores conocidos a partir de las tablas de multiplicar, y
luego por divisores de varios dígitos. Luego vino el cálculo con fracciones.

Después de esto siguió matemáticas comerciales (en orden variable): la regla de tres, conversiones monetarias y
metrológicos, interés simple y compuesto y reducción al interés por día, asociación, simple y descuento compuesto,
aleación, la técnica de una “posición falsa single” y medición de área. Toda la enseñanza de las tablas de multiplicar en
adelante estuvo acompañada de problemas que hay que resolver como tarea. asuntos más complejos, como el uso de
una posición falsa doble y álgebra, son tratados ampliamente en muchos Abbacus libros, pero no parecen haber sido
parte del plan de estudios. Es posible que hayan sido parte de la formación de los aprendices de asistente, pero esto es
otra especulación sin apoyo en las fuentes;

Sorprendentemente, las técnicas contables de las grandes firmas comerciales eran no enseña en la escuela Abbacus y no se
describen en los libros Abbacus. Estos ni siquiera mencionan las juntas ábaco utilizados en las casas de conteo ( Cambridge
Historia Económica de Europa, vol. III, p. 90) ni contabilidad de doble entrada antes de Luca Pacioli prestado su conjunto Libro di
mercatantie et usanze de' paesi ( ya impreso en 1481) y se inserta en su Suma ( 1494 ) (Travaini 2003 , pag. 164). Estas técnicas
fueron asimilados en el trabajo de los aprendices que ya habían visitado una escuela Abbacus (Goldthwaite 2009 , Pp. 83ff, pp.
91ff, p. 354).

Flandes, también el hogar de una clase comerciante rico ya en el siglo XII, ofrece información sobre el esfuerzo de los burgueses
para crear sus propias escuelas, al menos, de c. 1150 en adelante; Pirenne ( 1929 , Pp. 24-28) muestra cómo el esfuerzo era en su mayor
éxito, a pesar de que la iglesia y feudales príncipes menudo hicieron todo lo posible para mantener el control y, a veces monopolio.
Parece ser que las escuelas, como los de la Alemania del Renacimiento, enseñó lectura, escritura y cálculo juntos (desde el siglo XIII en
adelante América básica, así como la alfabetización vernácula).

23 En las afueras de Florencia Fiesole, en los años relativamente benignos 1621-1626, el 20% murió con el primer año de vida; más tarde en el siglo, esta tasa se duplicó,

con picos por encima de 50% (Cipolla 1993 , pag. 221).


24 Las discusiones recientes de la historia social de esta institución son Ulivi ( 2002a ) Y (que trata sobre todo con Florencia) Ulivi ( 2002b ).

Contrariamente a lo que a menudo se afirma (también en varias ocasiones por Ulivi), la escuela hace Abbacus no descender de Fibonacci de

Liber abbaci - cf. Høyrup ( 2005 ). Hay algunos (sobre todo indirecta) evidencia de que la tradición italiana (como ya se ha Fibonacci) fue inspirada de
lo que sucedía en la región Ibérica, pero no tenemos información de cómo se organizó allí la enseñanza antes del siglo XV.
Matemática en la Edad Media europea 121

Una aritmética mercantil insertado en el siglo XIII Picardian Pratike de geometrie


(Ed. Victor 1979 , Pp. 550-601), probablemente Refleja la clase de computación los comerciantes hicieron uso de Flandes al
visitar las ferias de Champaña. Aquí se encontraron con los comerciantes de Italia, y la aritmética en cuestión también
cumple con lo que sabemos de Italia, en algunos de los tipos de problemas que trata. Sin embargo, el contacto no es más
íntimo en uno que en el otro caso. Los libros Abbacus en general ofrecen métodos que pueden ser justificado teóricamente
y no sobresalir en atajos inexplicables, como podría esperarse de los libros escritos por profesionales de la enseñanza de
las matemáticas (primaria); el tratado Picardian está mucho más cerca de lo que parece haber sido desarrollado y trucos
utilizados por los comerciantes prácticos, y casi no se basa en una tradición de la escuela. Podemos suponer que no había
ninguna enseñanza de las matemáticas en Flandes similar a la de la escuela Abbacus italiano. Rechenmeister la tradición y
la alemana

Schreib - und Rechenschulen que surgen en el siglo XVI: parecen haber encontrado nada de interés en Flandes.

Aparte de Iberia y Provenza (similar a este respecto a Italia), otras regiones europeas probablemente tenían aún menos laico
enseñanza de matemáticas que Flandes. el noruego Regale espéculo ( escrita tal vez c. 1195) puede ilustrar esta situación común.
Contiene una sección de largo, donde un padre aconseja a su hijo, un comerciante in spe . Todo lo que dice acerca de las matemáticas es
“práctica [ gerðu / “Do”] habilidad número [ tölvisan] así, que es mucho más necesario por los comerciantes”(ed. Keyser et al. 1848 , pag.
7). Sin duda, la escuela está implícita.

7 Master Builders y otros artesanos

No se puede excluir que algunos abad u obispo pidió a un maestro de obras para poner un poco número sagrado en un edificio sagrado para
ser construida - por ejemplo, Tres de Trinidad. Sin embargo, esto no significa que el conocimiento geométrico necesario para la construcción
real tenía cualquier origen académico o sagrada. Muchos artesanos pueden ciertamente se han enseñado en los talleres relacionados con las
actividades de creación eclesiásticas, pero fueron enseñados por los artesanos más experimentados que trabajan allí, no por los monjes o
sacerdotes ( Cambridge Historia Económica de Europa , vol. II, p. 772).

La mejor evidencia que tenemos para el tipo real de la formación geométrica recibida por los maestros de obra proviene de los escritos
de Mathes Roriczer, él mismo un experimentado maestro albañil - en particular, de su Deutsch geometria ( entre 1486 y 1490) (ed. trans.
Shelby 1977 ). Roriczer no ignora la forma en la geometría más de estudiante fue escrito - que utiliza diagramas con letras y sólo utiliza
cada letra una vez; su manera de explicar los diagramas, sin embargo, no está en la tradición académica. Algunas de sus construcciones
son exactos y fuerza para el caso provienen de la tradición académica. En su totalidad, sin embargo, pertenecen a una tradición que se ha
transmitido dentro de la nave desde la Antigüedad e incluso más tiempo. Esta tradición, por otra parte, era totalmente separada de la de
“geometría práctica”, que trata de cálculo geométrico (y por tanto con la práctica scribal / administrativo) y no con la construcción - cf.
(Høyrup 2009 ). 25 Al igual que la geometría de los constructores de barcos, nunca se enseña en ninguna escuela del tipo Abbacus pero sólo
en el aprendizaje - hasta que, con la aparición de la profesión de la ingeniería, la especificidad profesión- C y la tradición en gran parte por
vía oral se veía desbordado por las matemáticas académicas más o menos adaptada a las necesidades de los practicantes. Eso, sin
embargo, fue mucho después del final de la Edad Media.

25 Shelby ( 1970 ) Llega a conclusiones similares respecto a finales de los albañiles medievales ingleses. 6 Educación
122 J. Høyrup

referencias

Arrighi, Gino. 1967. Un “programma” di didattica di matematica nella prima metà del Quattrocento (dal Codice 2186
della Biblioteca Riccardiana di Firenze). Atti e memorie Academia Petrarca di Lettere, Arti e Scienze di Arezzo , Nuova Serie 38: 117-128.

Baron, Roger. 1955. Hugo de San Víctor, autor d'une Geometriae Práctica . Estudios medievales 17: 107-116. Baron, Roger. 1956. Hugonis de
Sancto Victore Geometriae Práctica . Osiris 12: 176-224. Beaujouan, Guy. 1972. L'enseignement du “quadrivium”. En La scuola nell'Occidente latino
dell'Alto medioeva , 639-
657, pl. i-iv. Spoleto: medioevo Centro Italiano di estudio sull'alto.
Bergmann, Werner. 1985. Innovationen im Quadrivium des 10. und 11. Jahrhunderts. Studien zur Einführung von
Astrolab und Abakus im Mittelalter lateinischen . Stuttgart: Franz Steiner. Borst, Arno. 1986. Das mittelalterliche Zahlenkampfspiel . Heidelberg: Carl
Winter. Brewer, JS (ed.). 1859. P. Rogeri tocino Ópera quaedam hactenus inedita. Vol. I que contiene I.- Opus tertium . II.- Opus

menos . III.- compendio philosophiae . Londres: Longman, Green, Longman, y Roberts. Brown, Giles. 1994. Introducción: El renacimiento
carolingio. En la cultura carolingia: Emulación e innovación , ed.
Rosamond McKitterick, 1-51. Cambridge: Cambridge University Press. Bubnov, Nicolaus (ed.). 1899. Gerberti postea Silvestri II Papae Opera
mathematica , 972 a 1.003. Berlín: Friedländer. Burnett, Charles. 1987. Adelardo, Ergaphalau y la ciencia de las estrellas. En Adelardo de Bath. Un
científico del Inglés y
arabista del siglo XII , ed. Charles Burnett, 133-145. Londres: El Instituto Warburg. Burnett, Charles. 1996. Algorismi vel helcep decentior est
Diligentia: La aritmética de Adelardo de Bath y su círculo.
En Mathematical Probleme im Mittelalter. Der lateinische und arabische Sprachbereich , ed. Menso Folkerts, 221-
331. Wiesbaden: Harrassowitz.
Burnett, Charles. 2010. Números y la aritmética en la Edad Media , Variorum reunió los estudios. Farnham, Surrey,
Burlington: Ashgate. Busard, HLL 2005. Elementos Campanus de Novara y de Euclides . 2 vols. Stuttgart: Franz Steiner. Busard, HLL, y Menso
Folkerts (eds.). 1992. Roberto de Chester (?) La redacción de los Elementos de Euclides, el llamado

Versión II Adelardo , vol. 2. Boston: Birkhäuser.


la historia económica de Cambridge de Europa . 1965-1987. 2ª ed, 7 vols. Cambridge: Cambridge University Press. Cipolla, Carlo M. 1993. Antes de la
revolución industrial; la sociedad y la economía europeas, 1000-1700 . Londres:
Routledge.
Deni fl e, H., y É. Chatelain (eds.). 1889. Chartularium Universitatis Parisiensis , 4 vols., 1889-1897. París: Frères
Delalain.
Evans, Gillian Romero. 1976. El rithmomachia: Una ayuda de la enseñanza matemática medieval. Janus 63: 257-271. Folkerts, Menso (ed.). 1970. “Boecio”
Geometrie II. Ein Mathematisches Lehrbuch des Mittelalters . Wiesbaden:
Franz Steiner.
Folkerts, Menso, y Helmuth Gericke (eds., Trad.). 1993. Die Alkuin zugeschriebenen ad acuendos Propositiones
(iuvenes Aufgaben zur Schärfung des Geistes der Jugend). En La ciencia en la civilización occidental y oriental en la época carolingia , ed. PL
Butzer y D. Lohrman, 283-362. Basilea: Birkhäuser. Gibson, Strickland (ed.). 1931. Statuta antiqua Universitatis Oxoniensis . Oxford: Clarendon
Press El. Goldthwaite, Richard A. 1972. Las escuelas y los maestros de la aritmética comercial en la Florencia renacentista. Diario de

Historia Económica Europea 1: 418-433. Goldthwaite, Richard A. 2009. La economía de la Florencia renacentista . Baltimore: Johns Hopkins
University Press. Grabmann, Martin. 1934. Eine für Examinazwecke abgefaßte Quaestionensammlung der Pariser Artistenfakultät aus

der ersten Hälfte des XIII. Jahrhunderts. Revue de Philosophie néoscolastique 36: 211-229. Grabmann, Martin. 1941. I divieti ecclesiastici di
Aristotele sotto Innocenzo III e Gregorio IX . Roma: Saler. Haskins, Charles Homer. 1927. El renacimiento del siglo XII . Cambridge, MA / Londres:
Universidad de Harvard
Prensa.

Høyrup, Jens. 1988. Jordanus Nemorarius, siglo 13 innovador matemática: Un ensayo sobre contexto intelectual,
logro, y el fracaso. Archivo de Historia de las Ciencias Exactas 38: 307-363. Høyrup, Jens. 2005. Leonardo Fibonacci y ábaco Cultura: Una
propuesta para invertir los papeles. Revue d'Histoire des
Matemáticas 11: 23-56.
Høyrup, Jens. 2009. Los vestigios raros de procedimientos constructivos en "geometrías prácticas. En Creación de formas en ingeniería civil
y la arquitectura naval , ed. Horst Nowacki y Wolfgang Lefèvre, 367-377. Leiden / Boston: Brill. Jones, Charles W. (ed.). 1943. Bedae Opera de
temporibus . Cambridge, MA: La Academia medieval de América. Keyser, R., PA Munch, y CR Unger (ed., Trans.). 1848. Speculum regale -
konungs-skuggsjá - Konge-speilet .
Christiania: Carl C. Werner. Torcedura, Rudolf. 1854. Geschichte der Universität zu Wien Kaiserlichen . YO. Geschichtliche Darstellung der Entstehung
und
Entwicklung der Universität bis zur Neuzeit . II. Statutenbuch der Universität . Wien: Carl Gerold. Klebs, Arnold C. 1938.
Incunabula científica ca et medica. Osiris 4: 1-359.
6 Educación Matemática en la Edad Media europea 123

Köppen, Friedrich Th. 1892. Notiz über die Zahlwörter im Abacus des Boecio. Boletín de la Academia de las Ciencias
de San Petersburgo 35: 31-48.
Lemay, Richard. 1976. La enseñanza de la astronomía en las universidades medievales, principalmente en París, en el cen- XIV
tury. Manuscripta 20: 197-217. Lindgren, Uta. 1976. Gerberto de Aurillac von und das Quadrivium. zur Untersuchungen der Bildung im Zeitalter
Ottonen .
Wiesbaden: Steiner. Moyer, Ann E. 2001. juego de los filósofos. Rithmomachia en la Europa medieval y renacentista , con una edición de

Ralph Palanca y William Fulke, El más noble, auncient, y aprendió playe ( 1563). Ann Arbor: University of Michigan Press.

Muckle, JT, CSB (eds.). 1950. carta de Abelardo de consuelo a un amigo ( Historia Calamitatum ). Estudios medievales
12: 163-213.
Murdoch, John E. 1968. La Euclides medieval: aspectos salientes de las traducciones de la Elementos por Adelardo de Bath y
Campanus de Novara. Revue de synthèse 89: 67-94. Pacioli, Luca. 1494. Summa de Aritmética Geometría Proportioni et Proportionalita. Venezia:
Paganino de Paganini. Paetow, Louis Juan (ed., Trad.). 1914. La batalla de las siete artes . Un poema francés de Henri d'Andeli, trovador de la

siglo XIII. (Memorias de la Universidad de California., 4: 1 Historia, 1: 1). Berkeley: University of California Press.

Pedersen, Olaf. 1998. Las primeras universidades: Estudio General y los orígenes de la educación universitaria en Europa .
Cambridge: Cambridge University Press.
Pirenne, Henri. 1929. L'instrucción des marchands au Moyen Age. Annales d'Histoire économique et sociale 1: 13-28. Rashdall, Hastings. 1936. Las
universidades de Europa en la Edad Media . Editado por FM Powicke y AB Emden.
Oxford: Clarendon Press El. Riché, Pierre (ed.). 1975. Dhuoda , Manuel verter ls fi mon . Trans. Bernard de Vregille y Claude Mondésert. París:

Éditions du Cerf. Riché, Pierre. 1976. La educación y la cultura en el bárbaro del oeste, del sexto al octavo siglos . Universidad de Colombia

de Carolina del Sur Press. Riché, Pierre. 1979. Les Écoles de l'Occident Chrétien de la fi n du V mi siècle au milieu du XI mi siècle . París: Aubier

Montaigne.
Robertson Jr., DW (ed., Trans.). 1958. Agustín. Sobre la doctrina cristiana . Indianápolis: Bobbs-Merrill. Rockinger, Ludwig (ed.). 1863. Briefsteller und
Formelbücher des elften bis vierzehnten Jahrhunderts . 2 vols. München:
Georg Franz,
Schöner, Christoph. 1994. Mathematik und Astronomie an der Universität Ingolstadt im 15. und 16. Jahrhundert .
Berlín: Duncker y Humblott.
Shelby, Lon R. 1970. La educación de los medievales maestros albañiles ingleses. Estudios medievales 32: 1-26. Shelby, Lon R. (ed.). 1977. técnicas
de diseño gótico. Los folletos de diseño fi del siglo XV de Mathes y Roriczer
Hanns Schmuttermayer . Carbondale: Southern Illinois University Press. Siraisi, Nancy G. 1973. Artes y las ciencias en Padua. los Studium de Padua
antes de 1350. Toronto: Ponti fi Cal Instituto de
Estudios medievales. Stahl, William Harris. 1971. Marciano Capella y las siete artes liberales. I. El quadrivium de Martinaus Capella .

Nueva York, Columbia University Press. Curtiduría, Paul. 1922. Mémoires ques científica , tomo V: Ciencias exactes au Moyen Age, 1887-1921 . Toulouse
/ París:
Édouard Privat / Gauthier-Villars. Taylor, de Jerome. 1961. El Didascalicon de Hugo de San Víctor. Una guía medieval a las artes. Nueva York /
Londres:
Columbia University Press.
Thompson, James Westfall. 1929. La introducción de la ciencia árabe en Lorena en el siglo X. Isis 12: 184-193. Thorndike, Lynn. 1944. expedientes
de la universidad y la vida en la Edad Media . Nueva York, Columbia University Press. Travaini, Lucía. 2003. Monete, Mercanti e matematica. Le
Monete medievali nei trattati di aritmetica e nei libri di mer-
catura . Roma: Jouvence.
Tummers, Paul MJE 1980. El comentario de Albert sobre los elementos de la geometría de Euclides. En Alberto Magno y la
ciencias: ensayos conmemorativos 1980, ed. James A. Weisheipl, OP, 479-499. Toronto: El Pontificio Instituto de Estudios Medievales.

Ulivi, Elisabetta. 2002a. Scuole e Maestri d'ábaco en Italia tra Medioevo e Rinascimento. En Un Ponte sul Mediterraneo:
Leonardo Pisano, La Scienza e la araba rinascita della matematica en Occidente , ed. Enrico Giusti, 121-159. Florencia: Edizioni Polistampa.

Ulivi, Elisabetta. 2002b. Benedetto da Firenze (1429-1479), el maestro de la ONU d'ábaco del XV secolo. Con documenti inediti
e con un'Appendice Do abacisti e scuole d'ábaco a Firenze nei secoli XIII-XVI. Bollettino delle Scienze di Storia Matematiche 22: 3-243.

Ullman, Berthold L. 1964. Geometría en el quadrivium medieval. En Studi di fi Bibliogra ae di Storia en Onore di
Tammaro de Marinis , IV, ed. G. Mardersteig, 263-285. Verona: Biblioteca Apostolica Vaticana.
Van de Vyver, A. 1936. Les anciennes más Traductions latines médiévales (X mi - XI mi siècles) de Traités et d'Astronomie
d'Astrologie. Osiris 11: 658-691.