Está en la página 1de 113

MODELO DE ABORDAJE COMUNITARIO

LA EXPERIENCIA DE LA RED FEDERAL DE PUNTOS DE


ENCUENTRO COMUNITARIO DE SEDRONAR
ÍNDICE
- Presentación: SEDRONAR
- La Dirección de Abordaje Territorial
- El paradigma de Derechos Humanos
- La importancia de construir modelos de abordaje alternativos
- Modelo de Abordaje Comunitario de SEDRONAR y la Experiencia de la Red Federal
de PEC
1. Momento de Organización Interna
El PEC se Organiza
2. Momento de Salir al Encuentro
El PEC Sale al Encuentro
3. Momento de Recibir y Escuchar
El PEC Recibe y Escucha
4. Momento de Acompañar
El PEC Acompaña
5. Momento de fortalecer y construir Redes
El PEC Fortalece y Construye Redes
- La importancia de la evaluación
I. Informe diario de actividades PEC
II. Informe mensual gestión PEC
III. Termómetro PEC
IV. Hoja de Ruta para la escucha y diseño de estrategias
- Anexo:
I. Ateneos
PRESENTACIÓN

En la última década el avance de gobiernos populares en la región recupera banderas históricas en


la reivindicación de la justicia social, accesibilidad de derechos y la creación de reales
oportunidades de inclusión. En este proceso de transformación colectiva, las políticas públicas
democráticas lograron avances inéditos impulsando nuevos horizontes para los sectores más
vulnerados de América Latina.
En nuestro país desde el 2003 la recuperación de los derechos sociales y la promoción del empleo
se constituyeron en ejes fundamentales para el cambio, dejando atrás décadas de políticas
neoliberales y fortaleciendo el rol del Estado llevando adelante un proyecto nacional y popular
basado en el crecimiento económico con inclusión social.
En este marco, en el año 2013, se decide comenzar un proceso Desde el año 2014 la
SEDRONAR se ocupa,
de readecuación de la Secretaría de Programación para la
principalmente, de la
Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico prevención, capacitación
(SEDRONAR) modificando sus objetivos, estructura de y asistencia de los
consumos problemáticos
funcionamiento y marco normativo. Específicamente, mediante de sustancias
el decreto 48/2014 se resolvió que la lucha contra el psicoactivas.
narcotráfico fuera transferida al Ministerio de Seguridad de la
Nación y sus cuatro fuerzas federales; que la lucha contra el encubrimiento y lavado de activos
pase a la Unidad de Información Financiera (UIF); que el juzgamiento oportuno de las causas
judiciales sea tarea del Poder Judicial y Ministerio Público; y se definió como principal ámbito de
incumbencia de la SEDRONAR la prevención, capacitación y asistencia de los consumos
problemáticos de sustancias psicoactivas.

PREVENCIÓN, CAPACITACIÓN Y ASISTENCIA DE LOS


SEDRONAR
CONSUMOS PROBLEMÁTICOS 
Lucha contra el narcotráfico  Ministerio de Seguridad de la Nación
Lucha contra el encubrimiento y lavado de activos  Unidad de Información Financiera
Juzgamiento oportuno de las causas judiciales  Poder Judicial y Ministerio Público
En abril del 2014, mediante Resolución 172/2014 de SEDRONAR, se creó Paradigma refiere al
formalmente el Programa Nacional de Abordaje Integral para la conjunto de
experiencias, creencias
Prevención, Capacitación y Asistencia de las Adicciones. Asimismo, el
y valores que afectan la
Programa Recuperar Inclusión, en articulación con el Ministerio de forma en que una
Planificación Federal, financió la construcción y el equipamiento de persona comprende la
realidad. La forma en
dispositivos preventivos1 y asistenciales2 para las adicciones en todo el
que actúa esa persona
país. estará directamente
En este sentido, en la búsqueda de instalar un cambio de paradigma en relacionada a esa
comprensión.
la temática, la Secretaría se propuso abandonar las miradas
Las miradas
reduccionistas de la problemática y construir un nuevo camino en el
reduccionistas suelen
desarrollo de políticas públicas para el abordaje del consumos mirar los problemas
problemáticos, entendiendo que el mismo se debe realizar desde una sociales desde un solo
ángulo, obviando
mirada integral, ubicando en el centro de la escena a la persona como
muchas características
sujeto de derecho, a su proyecto de vida y a sus lazos sociales. Se en el análisis y
complejiza así la mirada sobre la problemática considerándola desde una perdiendo así la
complejidad de los
perspectiva multicausal, entendiéndola también como emergente de
mismos.
derechos previamente vulnerados.
Del mismo modo, y con la intención de “sacar la SEDRONAR a la calle” y enlazarla con los sujetos
protagonistas en los barrios y comunidades de todo el país, se crea en la nueva estructura de la
Secretaría la Dirección de Abordaje Territorial3.

Para ir pensando:

La perspectiva multicausal hace referencia a que la razón de los consumos problemáticos no


puede ser simplificada en un aspecto de la vida de un sujeto. Sin embargo, muchas veces
suelen escucharse afirmaciones tajantes como: “La causa de que se drogue es su familia”, o
“la causa de que consuma pastillas son las malas juntas de la esquina”. ¿Por qué será que se
asocia un problema tan complejo a una sola causa?

1
CePLA - Centros Preventivos Locales para las Adicciones
http://www.sedronar.gob.ar/a/263/15074/cepla.html
2
CET - Casas Educativas Terapéuticas
http://www.sedronar.gob.ar/a/263/15090/casas-educativas-terapeuticas.html
3
Dirección de Abordaje Territorial
http://www.sedronar.gob.ar/a/263/15589/abordaje-territorial.html
La Dirección de Abordaje Territorial de SEDRONAR

A partir del año 2014, en el marco de la creación de la


En el tiempo transcurrido los
Dirección de Abordaje Territorial de la SEDRONAR, se
equipos de la Dirección de
comenzaron a constituir equipos técnicos regionales con Abordaje Territorial de la
el objetivo de reconocer y construir alternativas de SEDRONAR se ha encontrado
principalmente con
intervención comunitarias a la problemática de los
organizaciones sociales,
consumos. Alternativas que no impliquen negar los referentes barriales, e
espacios institucionales, pero que en consonancia con la instituciones gubernamentales
municipales y provinciales
Ley de Salud Mental y la Ley IACOP consideren que las
intentado elaborar y llevar a
internaciones dejen de ser la primera y única opción de cabo colectivamente un
intervención para transformarse efectivamente, como propuesta de trabajo -teórica y
práctica- que aborde los
dice la norma, en el último recurso de un abordaje
consumos desde una
integral. perspectiva comunitaria,
reconociendo toda su
El trabajo inició realizando talleres de sensibilización y complejidad, y entendiendo
debate recuperando las históricas y actuales visiones que la respuesta, en muchos
casos, puede construirse desde
sobre la problemática en barrios y comunidades de todo el mismo territorio donde el
el país4. Esos encuentros, que llamamos “Sedronar Está”, problema se presenta.
devinieron en la necesidad de constituir grupos de trabajo locales que sostuvieran intervenciones
y trascendieran las acciones aisladas.

A esos grupos locales se lo llamó equipos operativos y se conformaron, o consolidaron cuando ya


existían, en articulación con la Dirección de Abordaje Territorial de la Sedronar. Como
consecuencia del armado de esos equipos articulados con la Sedronar surgió la propuesta de
promover desde la Secretaría un nuevo dispositivo que enmarque el trabajo conjunto -Estado y
Territorio-, al que se denominó Puntos de Encuentro Comunitario (PEC) de SEDRONAR5.

En la primera etapa estos dispositivos se conformaron a partir de la identificación y conformación


de un equipo operativo (referentes locales), referenciado en un espacio físico de la comunidad,

4
A estos talleres se los llamó “Sedronar Está” y se encuentran sistematizados en otra publicación.
http://www.sedronar.gob.ar/a/263/15589/abordaje-territorial.html
5
Material disponible de los Puntos de Encuentro Comunitario de SEDRONAR.
http://scripts.minplan.gob.ar/octopus/archivos.php?file=3251
acompañado por un equipo de la Dirección de Abordaje Territorial, realizando una serie de talleres
teórico-prácticos sobre la problemática.

En una segunda etapa, se sumó a esos pilares una serie de ejes estratégicos intentando unificar
criterios y ordenando la discusión y práctica de los equipos en conformación.

A comienzos del 2015 se realizaron una serie de jornadas de formación interna de la Dirección
junto a un grupo de referentes territoriales, con quienes se debatieron los ejes y sus posibles
líneas de acción. Para hacerlo, desde la Dirección se recuperaron algunas experiencias
latinoamericanas sistematizadas (Brasil, Colombia, Uruguay, Argentina) y lo trabajado junto a los
equipos operativos hasta ese momento.

En una tercera y última etapa, se complejizaron esos ejes, En el transcurso de la


líneas de acción y actividades con el objetivo de construir experiencia se fueron
construyendo los ejes,
un MODELO DE ABORDAJE COMUNITARIO (MAC) propio
líneas de acción y
de la SEDRONAR, que sirva de guía orientadora para el actividades que dan forma
accionar de los equipos técnicos y operativos en los PEC. al Modelo de Abordaje
Además, se enriquecieron las fichas de trabajo “Sedronar Comunitario de la
SEDRONAR con el que en la
Está” y se construyó una propuesta de formación para
actualidad se orienta la
jóvenes vinculados a los PEC que llamamos “Promotores tarea de estos dispositivos.
Juveniles para el Abordaje Territorial de los Consumos
Problemáticos de Sustancias Psicoactivas”, con la intención de sumar nuevas herramientas de
intervención a la Dirección y fortalecer los equipos operativos.
Llegamos a finales del año 2015 con muchas cuestiones pendientes y desafíos por delante, pero
también haciendo un balance altamente positivo de lo realizado: acompañando el trabajo de 120
PEC inaugurados en todo el país; consolidando redes provinciales, regionales y la Red Federal de
Puntos de Encuentro Comunitario; generado procesos de transferencia de la propuesta
metodológica del Modelo de Abordaje Comunitario en organismos públicos de distintas provincias
y municipios del país; y alcanzando el objetivo de publicar materiales gráficos y audiovisuales
sobre la experiencia, que colaboren a instalar el paradigma de derechos humanos y la perspectiva
de abordaje comunitario de los consumos de sustancias psicoactivas.

El paradigma de derechos humanos

Los consumos de sustancias


¿Por qué no hablamos de drogas y qué entendemos por sustancias?
Resulta necesario aclarar que no utilizaremos el término drogas y su división entre legales o
ilegales, ya que suele asociarse a estas últimas con la
adicción y el delito. Preferimos por lo tanto hablar de
sustancias psicoactivas (SPA), definiéndolas como
Con estas definiciones se
aquellas sustancias que introducidas en el organismo son
pretende romper con de la
capaces de alterar o modificar una o varias funciones relación directa que se
psíquicas, pudiendo inducir a las personas que las toman establece entre el consumo de
sustancias y la adicción a las
a repetir su autoadministración *…+6. En esta definición
drogas ilegales, y de la persona
estaremos incluyendo tanto las SPA legales como las que las consume como un
ilegales. delincuente.

¿Existen consumos problemáticos y no problemáticos? Consumo no es igual a adicción;


7
En el artículo 2 de la Ley Nacional 26.934 , Plan IACOP, ni consumo es igual a
delincuencia.
se define por consumos problemáticos aquellos que —
mediando o sin mediar sustancia alguna— afectan negativamente, en forma crónica, la salud física
o psíquica del sujeto, y/o las relaciones sociales. Los consumos problemáticos pueden

6
Definición extraída de: “Guía de orientación a la magistratura para la adecuada atención de personas
consumidoras de sustancias psicoactivas / dirigido por Miguel Arnedo. - 1a ed. - Buenos Aires: Legislatura de
la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 2010.
7
http://www.infoleg.gov.ar/infolegInternet/anexos/230000-234999/230505/norma.htm
manifestarse como adicciones o abusos al alcohol, tabaco, sustancias psicotrópicas —legales o
ilegales— o producidos por ciertas conductas compulsivas.
Los consumos no problemáticos implican
un consumo en el que no se producen
Para seguir pensando:
consecuencias negativas para las personas,
“Con el flaco tuvimos una ya sea por la cantidad consumida o bien
conversación el otro día... Él me decía
que está bien entender los consumos por la frecuencia con la que se consume.
como respuesta a una problemática, Desde el paradigma de derechos humanos,
pero que no se estaba tomando en
consideramos que los consumos son
cuenta cuando la gente lo hace por
gusto… ¿en estos casos como lo prácticas complejas, en las cuales
abordamos?” (Aporte de un referente interactúan la sustancia, los procesos
territorial de la Red de PEC de Salta).
individuales del sujeto y el contexto en que
se produce el vínculo entre estos dos
últimos, incluyendo las dimensiones socio-económicas, culturales y políticas. En este sentido, se
puede decir que no todas las personas tienen la misma relación con la sustancias y algunas veces
sucede que el consumo problemático es un emergente de una situación angustiante y/o vinculada
a una vulneración de derechos por la que está atravesando la persona.

Los procesos de estigmatización


¿De qué hablamos cuando decimos que se estigmatiza a los jóvenes?
Los procesos de estigmatización condicionan fuertemente el ejercicio de ciudadanía,
especialmente, de ciertos grupos social y económicamente más vulnerables, como los jóvenes de
barrios populares.
“La palabra estigma es de origen griego y se refiere a la marca física que se dejaba con fuego o con
navaja en los individuos considerados extraños o inferiores. En la actualidad las marcas físicas han
desaparecido, pero el estigma permanece, basado en uno o más factores, como edad, clase, color,
grupo étnico, creencias religiosas, sexo y sexualidad. Con frecuencia algunas de estas características
8
inducen para que parte de una sociedad no acepte a dichas personas entre sus miembros” .

8
Callejas Fonseca, Leopoldo, Piña Mendoza, Cupatitzio. La estigmatización social como factor fundamental
de la discriminación juvenil. El Cotidiano [en línea] 2005, (noviembre-diciembre) : [Fecha de consulta: 24 de
agosto de 2015] Disponible en:<http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=32513409> ISSN 0186-1840
Entre la diversidad de circunstancias que han
originado, producido y reproducido
Para seguir pensando:
calificaciones estigmatizantes por parte de las
Socialmente se ha instalado un estigma sociedades, se encuentra la mirada hacia los
sobre las personas que consumen sujetos que consumen sustancias ilegales,
sustancias ilegales. Sobre ellos se instaló sobre los que se construyó históricamente una
una mirada criminalizadora, de concepción criminalizadora, de peligrosidad y
peligrosidad y de desviación de la de desviación de la normalidad. Las personas
normalidad que los ubica en un lugar estigmatizadas representan, para el conjunto
vinculado al delito o la enfermedad. de las normas y valores de una sociedad,
Simultáneamente, los medios masivos aquello indeseable que merece ser rechazado,
de comunicación invitan al consumo de limitando de esta manera sus oportunidades y
sustancias legales como el alcohol, los derechos.
energizantes y los psicofármacos (de No debemos dejar de lado, que la
venta libre). conceptualización de la estigmatización y la
Por lo tanto, si nos guiamos por los discriminación como procesos sociales supone
mensajes que aparecen en los medios una relación con los conceptos de poder y
masivos de comunicación, consumir dominación. Por eso está ligado,
ciertas sustancias (ilegales) ubica a las indefectiblemente, a los estudios sobre
personas en el lugar de enfermos y desigualdad social. Las políticas neoliberales
criminales, mientras que consumir otras articuladas al contexto punitivo que enmarca
sustancias (legales) te da estatus social, el consumo de drogas ilegales en Argentina (la
amigos, pareja, felicidad, tranquilidad, ley penal de Estupefacientes, Ley 23.737)
etc. produjeron un discurso hegemónico que
¿Qué determinará que una sustancia sea asocia esta problemática a la delincuencia y/o
legal y otra ilegal? ¿Siempre habrá sido a la enfermedad. La oscilación transcurre -sin
así? matices-, entre la medicalización y la
criminalización, y desde un discurso de lo
moralmente malo o bueno.
La representación social existente sobre las personas que consumen sustancias psicoactivas, sobre
todo ilegales, y sobre todo cuando se trata de los jóvenes, está asociada a la delincuencia y/o a la
enfermedad, generando respuestas de control y encierro o de cura institucionalizada. Así mismo al
poner a las drogas como causa principal de los delitos y al poder judicial y a la policía como la
respuesta, se generan prácticas represivas que luego se trasladan hacia los abordajes terapéuticos.
De esta manera la problemática es abordada por la Justicia,
Pensamos que el Estado y la
la policía y el sistema de salud ubicando la responsabilidad
ciudadanía en su conjunto
sobre los sujetos consumidores, aumentando su son los responsables de
padecimiento y reforzando la visión social negativa sobre garantizar y procurar el
acceso a derechos. La co-
ellos.
responsabilidad es una
Pensar el abordaje de los consumos de sustancias categoría que viene a
psicoactivas desde el paradigma de derechos humanos ampliar la intervención de
las instituciones del Estado
implica romper con los procesos de estigmatización para
hacia la familia y la
comprender a los sujetos en sus potencialidades, como comunidad, proponiendo un
titulares de derechos civiles, políticos, económicos, vínculo con el contexto
familiar y comunitario no ya
sociales y culturales; derechos que encuentran sustento como “recurso” donde
jurídico en las Leyes 26.934 (Plan IACOP), 26.657 (Ley incluir al joven sino como
Nacional de Salud Mental), y 26.061 (Ley Nacional de sujeto parte responsable de
esa inclusión. De esta
Promoción y Protección de Derechos de Niños, Niñas y manera se tiene como
Adolescentes) dejando atrás concepciones que ubicaban a objetivo no sólo la
restitución de derechos sino
las personas consumidoras de sustancias psicoactivas
también la promoción y/o
como incapaces y carentes, enfermos o delincuentes. restitución de los lazos
En resumen, esta forma de entender la problemática sociales en una comunidad.

permite pasar:

- de un modelo centrado en la exclusión a otro basado en la integración;


- del espacio institucional cerrado al espacio comunitario abierto;
- de la unicausalidad a la multicausalidad;
- del enfoque basado en la enfermedad y la peligrosidad a otro basado en el concepto de
sujeto de derecho en su proceso de integración social9.

9
Políticas públicas en salud mental : de un paradigma tutelar a uno de derechos humanos / compilado por
Malena Arriagada ; Leticia Ceriani ; Valeria Monópoli. - 1a ed. - Buenos Aires : Ministerio de Justicia y
Derechos Humanos de la Nación. Secretaría de Derechos Humanos, 2013.
La importancia de construir modelos de abordaje comunitarios

Entendemos que la transición de una lógica


hegemónica de abordaje de la problemática Un modelo es una herramienta
para no tener que comenzar de
(vinculada al aislamiento, la medicalización y/o la
cero una y otra vez. Está basado
criminalización), a otra (que reconozca a las personas en las experiencias propias y
como sujetos de derechos y ponga el foco en el ajenas; tiene el objetivo de
reanudamiento de los lazos sociales y la inclusión) transformarse en una guía que
nos de pistas de cómo actuar a
implica una disputa en términos legales, prácticos y
la hora de emprender o revisar
teóricos. Por lo tanto, será imprescindible el diseño y un proceso de abordaje
la implementación de este y otros modelos de comunitario.
abordaje alternativos a los tradicionales.
No es una receta, pero intenta
brindarnos algunos atajos.
El Modelo de Abordaje Comunitario (MAC)
El modelo, sus ejes, sus líneas
propuesto por SEDRONAR estratégicas y sus actividades
El modelo que se propone en este documento es una permiten, a los referentes
elaboración teórica colectiva -Estado y Territorio- locales, re-conocer, valorar y re-
significar lo que hacen,
que parte del diálogo entre un conjunto de prácticas
profundizando sus
existentes en la Red Federal de Puntos de Encuentro
intervenciones e incorporando
Comunitario y de otras experiencias vinculadas al nuevas prácticas.
tratamiento comunitario recuperadas a partir del
diálogo con sus protagonistas10 y la bibliografía existente. Es decir, que se configura a partir de
elementos y experiencias de los más de cien PEC distribuidos en todo el país, pero que también
toma nota de los desarrollos teóricos y experiencias latinoamericanas, sumando nuevos
elementos que den más y mejores pistas sobre cómo abordar los consumos. El mismo tiene como
objetivo transformarse en una guía para el abordaje de los consumos problemáticos de sustancias
desde una perspectiva comunitaria y encuentra su fundamento desde el paradigma de derechos
humanos.

10
Durante el 2015 se realizaron videoconferencias con Efrem Milanese, Susana Ferguson entre otros
referentes de Colombia y Argentina vinculados al desarrollo de modelos de tratamiento comunitario
¿Cómo está organizado el MAC?

Propone una serie de MOMENTOS de abordaje

Momentos que no se dan en forma cronológica ni


lineal

Sino que los entendemos en forma ESPIRALADA.


Por lo tanto, los momentos se van enriqueciendo y
superponiendo permanentemente.
Se refiere a la consolidación de un equipo de trabajo
implicado en la tarea. Contempla: la formación interna,
la planificación, sistematización de la práctica así como
instancias de articulación con el equipo técnico y con la
red comunitaria.
Implica un doble movimiento de conocer y darse-a-
conocer: dar a conocer a la comunidad el enfoque, la
propuesta a través del equipo, el dispositivo, las
actividades; y al mismo tiempo dar-nos la oportunidad
de conocer al otro atravesado por la problemática,
dejándonos interpelar también por su mirada.
Contempla acciones y propuestas que permitan
fortalecer el trabajo de escucha tanto a los sujetos
consultantes como a los referentes de su red subjetiva
y a los referentes e instituciones barriales y
comunitarias, con la finalidad de construir estrategias
de intervención.
Busca desarrollar estrategias de acompañamiento,
interviniendo en el vínculo entre el sujeto atravesado
por la problemática y su comunidad, con el objetivo de
reanudar los lazos sociales y generar circuitos
inclusivos que involucren las redes comunitarias del
territorio.

Convoca a la construcción y/o fortalecimiento de redes


existentes. Requerirá no sólo la identificación de otras
instituciones o recursos del territorio sino también la
vinculación entre dispositivos de abordaje de la
problemática, que eleven el grado de organización
territorial y el impacto sobre la política pública.
El material

• Compañeras y Compañeros referentes comunitarios, así como


trabajadores del Estado nacional, provincial y/o municipal que
Esta dirigido a: intervienen cotidianamente en la construcción colectiva de respuestas
inclusivas para los sujetos con consumos problemáticos de sustancias
psicoactivas

•Un material para el diseño e implementación de políticas públicas para


el abordaje de los consumos problemáticos
•Una guía para quienes desarrollen estrategias comunitarias asociadas
al abordaje de la problemática de consumo
Pretende ser: •Una herramienta para profundizar el debate y la disputa de miradas en
relación al consumo problemático
•Una fuente de ideas, un disparador, para quienes están involucrados
en la temática

•Una presentación institucional y teórica del material


•Cinco capítulos que desarrollan el modelo de abordaje comunitario y la
experiencia de la Red Federal de PEC
Incluye: •Mapas conceptuales y ateneos de casos
•Una historieta que presenta y cierra los capítulos
•Un aparatado sobre la importancia de la evaluación
•Unas palabras finales

•Como sistematización de una parte importante de la experiencia de


trabajo de los equipos técnicos y los equipos operativos vinculados a
los PEC de todo el país
•Colectivamente desde el espacio de la Dirección de Abordaje
Se elaboró: Territorial de la SEDRONAR (técnicos, coordinadores y director)
•Con diversos momentos de validación y retroalimentación de los
avances en el espacio interno y en el territorio
•Con la certeza de que es un material inacabado, en continuo contraste
con la práctica, que será revisado y mejorado constantemente
MOMENTO DE ORGANIZACIÓN INTERNA

Primeros pasos en el diseño de un modelo de abordaje comunitario

Partimos del supuesto de que el consumo problemático de sustancias es un fenómeno complejo


que no se puede abordar de modo fragmentado y aislado de los contextos sociales en los que se
da, lo que lleva a construir respuestas que contemplen una mirada transdisciplinaria y
multisectorial en la que converjan los distintos sectores dentro de la comunidad en su conjunto.

El modelo de abordaje comunitario es por definición colectivo y participativo. Esto requiere


construir espacios de vinculación, encuentro y
empoderamiento que construyan y motoricen Entendemos por territorio el
respuestas posibles. Entendemos por comunitario, en espacio geográfico apropiado por
un grupo social para asegurar su
términos de Efrem Milanese (2012), al sistema de
reproducción y la satisfacción de
interrelaciones que se establece entre un sujeto sus necesidades vitales. El
individual –dimensión subjetiva–, el grupo –dimensión espacio geográfico se entiende
aquí como una dimensión
intersubjetiva, redes informales– y las instituciones –
constitutiva de las relaciones
dimensión intersubjetiva, redes formales– que están sociales. El territorio implica
incluidas en un territorio. En este sentido, la comunidad también un conjunto de códigos
culturales y posee una historia
local es el conjunto de redes sociales que definen y local que se inserta en un
animan un territorio geográficamente delimitado. El proceso histórico más amplio.
mencionado modelo implica que las personas que lo
conforman dinamicen los lazos relacionales de la comunidad local para que las acciones de
articulación puedan llevarse a cabo.

En este marco, a continuación exponemos una serie de aspectos a tener en cuenta al momento de
configurar una estrategia territorial que aborde comunitariamente la problemática de consumo, la
cual puede darse de múltiples formas, dado que dependerá de quiénes lo promuevan, de sus
fortalezas y prioridades. Las posibilidades de estos actores promotores son variadas: puede ser un
organismo o sector estatal, una organización presente en la comunidad que trabaja con la
problemática, un grupo informal interesado en hacer algo, una institución particular (escuela,
centro de salud, etc.), una red ya constituida que trabaje en ésta u otras problemáticas, etc.
De cualquier modo para iniciar la intervención directa en una comunidad es necesario contar con
un equipo cuyo trabajo esté orientado a la promoción de la
participación de la comunidad en los proyectos e Consideramos a la
intervenciones y trabajen integrando los recursos existentes participación como un
proceso que se da en cada
en la comunidad, buscando potenciar y fortalecer las redes.
colectivo de una manera
Todo equipo de trabajo que se disponga a encarar una tarea particular, por lo tanto no es
con un objetivo específico, deberá contar con algún tipo de algo de carácter universal
organización interna que distinga, como mínimo: roles, sino que es una construcción
social múltiple, sujeta a
funciones, tiempos y recursos, necesarios y disponibles.
valores, circunstancias
En este punto es que incorporamos la planificación como contextuales que surgen en
un momento determinado
proceso que permita identificar metas, reconocer
(Sánchez, 2000; 41). Es en
habilidades, plantear recorridos, responsabilidades y plazos esa circunstancia de
para el logro de un objetivo común, tomando en cuenta la participación colectiva, en la
definición que la comunidad colectivamente construyó de cual se transforma y se es
transformado en una
los problemas, las respuestas y las alternativas posibles,
relación que implica
reconociendo las formas de prevención y promoción decisiones, acciones, etc.
comunitaria de la salud existente en el territorio.

Así, entendemos por planificación al proceso de reflexión sistemática y formalizado dirigido a la


acción. Está referida al futuro y contempla la identificación de problemas actuales y futuros, la
definición de prioridades de intervención, la determinación de cursos de acción para solucionar
problemas, la posibilidad de establecer responsabilidades y de definir procedimientos de
evaluación para monitorear procesos y resultados.

La planificación de acciones permite pensar y transformar la vida cotidiana de un territorio. En


este sentido, con la idea de planificación no decimos solo un “plan”, decimos pensar y diseñar un
camino creativo, reflexivo y posible. Para realizar acciones colectivas en espacios barriales se
necesita de manera constante reflexionar sobre la compleja trama de relaciones de atracción y
rechazo, de resistencia y cambio, de competencias y cooperaciones que se dan en los territorios.

Si intervenimos en procesos de desarrollo comunitario, en proyectos colectivos, es necesario


considerar al territorio en el que se localiza la acción como espacio y tiempo con sentido, con la
historicidad de la acción humana. Cuando hacemos referencia a la localización de nuestra acción
en territorio, en la comunidad, no estamos indicando solo un sector geográfico, sino ese espacio
de encuentro de diferentes tipos de relaciones en donde unas se oponen, otras se complementan,
algunas predominan, donde existen rupturas y creaciones de nuevos espacios.

¿Cuáles son las funciones de un equipo local?

No creemos necesario dar una lista detallada de los roles que debería haber en un equipo, dado
que dependerá de la idiosincrasia y las particularidades de cada caso el cómo se distribuyan las
diferentes tareas y el nombre que se le dará a cada rol dentro de la estructura organizativa.
Simplemente queremos mencionar algunas de las funciones o tareas que, en líneas generales,
deberá llevar a cabo cualquier equipo que intente desarrollar en su territorio un modelo de
abordaje comunitario de la problemática del consumo.

Los integrantes del equipo local planean y organizan acciones, visualizan saberes, necesidades y
articulan recursos del territorio en el marco del modelo de abordaje comunitario. La tarea, por lo
tanto, se asienta en la promoción de la participación comunitaria y en el fortalecimiento de redes,
para la definición y el abordaje de la problemática; considerando parte de las mismas a todas las
organizaciones de la sociedad civil, los actores gubernamentales y estatales en sus diferentes
niveles, todos aquellos comprometidos en la problemática dentro de la comunidad, y a los propios
sujetos que se encuentran atravesados en sus vidas por la problemática.
Una consideración adicional es la referida al espacio físico para que funcione el equipo. Es
deseable que el mismo se encuentre en lugar fácilmente accesible y de ser posible que ya sea
percibido por la comunidad como espacio de referencia para juntarse y emprender acciones
colectivas (Sociedad de fomento, Centro comunitario, Junta Vecinal, Centro de Salud, Escuela, etc).
En dicho espacio se desarrollarán las actividades de organización interna del equipo y de recepción
de demandas de la comunidad. No es necesario que en el mismo lugar se realicen acciones con
usuarios de sustancias. Lo deseable es que estas acciones se distribuyan por el ámbito barrial en
diferentes instituciones u organizaciones.

¿Cuáles son los perfiles de los integrantes de un equipo local?


Es conveniente que el equipo cuente entre sus integrantes con personas que sean referentes en el
territorio, y que formen parte de la dinámica relacional de la comunidad. De esta manera podrán
aportar sus vínculos con vecinos y familiares (su red subjetiva comunitaria), promoviendo que la
participación de la comunidad sea más espontánea y menos inducida. También es recomendable
que algunos de los integrantes de este equipo local cuenten con cierto recorrido en la temática. A
fin de favorecer una mirada que promueva el diálogo de saberes y contemple la problemática en
su complejidad, es de desear que el equipo esté conformado por personas con formación en
diferentes áreas del saber, dentro de las cuales se destacan sin duda el área de la salud y/o la
salud mental (medicina, psicología), el área de las ciencias sociales (sociología, trabajo social,
psicología social), el área de la educación, la recreación, el deporte y la cultura (talleristas,
profesores) y personas con experiencia de trabajo en el territorio (referentes territoriales).

Así mismo queremos destacar la conveniencia de integrar al equipo usuarios de sustancias, ex


usuarios y familiares, los cuales pueden aportar a la hora de llegar con nuestras acciones a la
población más vulnerable y más excluida de la comunidad. Entendemos que la posibilidad de
inclusión de estos perfiles al trabajo de un equipo en la temática implica concebir a los mismos en
su potencialidad y no desde la problemática. En este sentido es que entendemos que dicha
incorporación permite cambiar la concepción de destinatarios pasivos de una política pública por
la de agentes activos que llevan adelante la misma, posicionándonos desde el paradigma de sujeto
de derechos.

¿Cómo fortalece el equipo su trabajo? La formación como práctica sistemática y reflexiva

También es deseable que el equipo cumpla con instancias de formación interna, entendiendo a las
mismas como encuentros de aprendizaje, intercambio y reflexión sobre la temática. La
construcción de un campo problemático que unifique discursos y acciones, es una tarea
fundamental en la consolidación del equipo. Dichas instancias pueden darse de forma más
sistemática (como grupo de estudio) o manera más aislada. A la vez se espera que el grupo pueda
encontrarse sistemáticamente para diagnosticar, planificar y evaluar las líneas de acción
estratégicas y las actividades llevadas a cabo. Un aspecto a considerar es el de la sistematización
de las prácticas que lleva adelante el dispositivo. El proceso de sistematización permite dar cuenta
de la tarea, ordenar las mismas, analizarlas, extraer nuevos aprendizajes y reorientar la acción. Es
necesario desarrollar instrumentos que faciliten la tarea de sistematización, tomando en cuenta el
paradigma de derechos humanos, la perspectiva de la inclusión y la multicausalidad de la
problemática.

Definiendo el ámbito de intervención del MAC

El modelo de abordaje comunitario propone una mirada de esta problemática social en


perspectiva de entender que como tal nos involucra a todos. En efecto definir un problema como
social, conlleva la noción de que no son los individuos aislados los que lo tienen, sino que hay algo
en la estructura relacional de esa sociedad que determina su emergencia. En ese sentido la
estigmatización que sufren los sujetos con consumo problemático de sustancias en el ámbito
comunitario, es uno de los aspectos a abordar, si se pretende influir en el desarrollo de la
problemática. Es por ello que pensar las acciones de un equipo solo en dirección de los usuarios de
sustancias es reproducir la lógica estigmatizante y des-responsabilizar al resto de los actores
sociales. En este sentido el ámbito de intervención del dispositivo, es en la relación entre los
sujetos con consumo problemático y los distintos actores de la comunidad, buscando recomponer

Para profundizar:

Entendemos por lazo Social una forma de relación entre las personas, mediada por la cultura, el lenguaje
y la historia. De esta forma, situamos esta relación social en un contexto determinado, el cual influye en
la forma que adquiere el vínculo social. En relación a la dimensión contextual del lazo social, es
importante tener en cuenta que el neoliberalismo influyó fuertemente en la forma que adquiere hoy el
lazo social a partir del desmantelamiento o la pérdida de espacios de socialización y de instalar
fuertemente la lógica costo beneficio y el temor al otro en la relación que se establece entre las
personas.

Cabe destacar que el lazo social se presenta en disputa entre el discurso neoliberal y el colectivo. Así, la
intervención social enlaza una necesaria recuperación del habla, del lenguaje de las formas de decir a
través de diferentes dispositivos que intenten re vincular al sujeto con la cultura, con los otros, con su
historia. En este sentido, el lazo social se va construyendo en oposición a la exclusión social (Carballeda,
2013)

lazos sociales y ampliar el horizonte de inclusión social.


LA EXPERIENCIA DE LOS PUNTOS DE ENCUENTRO COMUNITARIO: EL PEC SE ORGANIZA

Como se desarrolló con más profundidad en la introducción de este material, los Puntos de
Encuentro Comunitario (PEC) son dispositivos promovidos por la SEDRONAR, a partir de un
conjunto de actores territoriales que se conforman como equipo operativo, que se referencia en
un espacio físico de la comunidad, que cuenta con el apoyo de la Sedronar y que articula los
recursos del territorio para abordar los consumos problemáticos desde una perspectiva
comunitaria y en el marco del paradigma de derechos humanos.

La conformación de los equipos y la organización interna de los PEC

“…Es todo con el equipo, una sola no puede, es el apoyo con el equipo y ahí vas
encontrando soluciones…” Vanesa - PEC La Ribera (Quilmes – Buenos Aires)

Durante los años 2014 y 2015 los equipos técnicos de las regiones de la Dirección de Abordaje
Territorial de la SEDRONAR hemos llegado a los territorios con diversos objetivos, en algunos casos
convocados por algún actor local, organización o institución gubernamental y/o no
gubernamental, y en otros casos por decisión de la Secretaría de estar presentes en una localidad
o barrio en particular.

Uno de esos objetivos, de los más relevantes para la Dirección durante nuestras intervenciones,
tuvo que ver con la identificación de integrantes de instituciones, organizaciones y/o referentes
comunitarios que puedan conformar equipos operativos con quienes construir los PEC.

- La conformación del equipo operativo de un PEC


“…los referentes son los que palpan la realidad del barrio todos los días…”
Romina – PEC Villa Inflamable (Avellaneda – Buenos Aires)

Esta identificación de integrantes de organizaciones sociales, instituciones gubernamentales y/o


referentes comunitarios para conformar los equipos operativos la hemos realizado de, al menos,
tres maneras:
a) Mediante la convocatoria abierta a los actores de un barrio o comunidad para participar
de una serie de talleres de sensibilización y debate sobre la problemática, donde uno de
los resultados esperados fue la identificación de referentes locales comprometidos en
abordar la problemática.
b) Mediante la articulación directa con una organización social que adhiere a la propuesta de
los PEC y conforma dentro de su estructura organizativa uno o más equipos operativos
c) Mediante la articulación directa con una institución gubernamental (municipal, provincial
o nacional) que adhiere a la propuesta de los PEC y conforma, también, dentro de su
estructura organizativa uno o más equipos operativos.

- Los actores que dan vida a un PEC

En nuestra experiencia hemos verificado que la propuesta se sostiene, fundamentalmente, por el


conjunto de referentes locales que, organizados, forman el equipo operativo de un PEC. Sin
embargo, apuntamos a incorporar otras representaciones que complementan a estos referentes
locales y enriquecen el abordaje. De la sistematización de la experiencia, reconocemos cinco
posibles actores que constituyen y dan vida al dispositivo comunitario PEC:

a) El equipo operativo: conformado por referentes de instituciones y/u organizaciones


locales (gubernamentales o no gubernamentales) que sostienen un PEC cotidianamente;
b) Los promotores territoriales: jóvenes de la comunidad interesados en aportar al abordaje
de los consumos problemáticos, que participan de un proceso de formación teórica
práctica sumándose al trabajo de los PEC;
c) El nodo: organización gubernamental o no gubernamental de una provincia o micro-región
que apoya la formación y consolidación de uno o más PEC;
d) El equipo provincial: conformado por becarios del Programa Médicos Comunitarios del
Ministerio de Salud de la Nación, en articulación de la Sedronar, que suman una mirada
técnica e institucional desde los territorios donde se encuentran los PEC; y
e) El equipo técnico regional de la sedronar: que acompañan el proceso desde una mirada
técnica e institucional intentando darle integralidad y articulación al trabajo de los PEC en
todo el país.
De esta manera los PEC pueden contar con diversas formas de representación: De la Sedronar a
través de sus equipos (Patagonia, NOA, NEA, Centro, Cuyo, AMBA y Bs. As. Interior) dependientes
de la Dirección de Abordaje Territorial y ubicados en Buenos Aires. De los actores barriales o
comunitarios representados en forma directa por los equipos operativos de cada PEC y los
promotores territoriales. Y de un espacio intermedio, entre Sedronar y el barrio o comunidad: los
equipos provinciales conformados a partir principalmente de la incorporación de becarios en
articulación con el Programa Médicos Comunitarios y los nodos, organizaciones gubernamentales
o no gubernamentales que tienen la capacidad y disposición para no solo ser un PEC, sino además
para ser un intermediario entre un conjunto de PEC y la Dirección de Abordaje Territorial de la
Sedronar11.

El Espacio Físico del PEC

“Es aquí dónde está el problema, entonces nosotros venimos aquí; porque hay muchos chicos que
no quieren salir de su situación y de su barrio, entonces es una manera de acercarnos y trabajar
juntos”. Pec Crecer Juntos – San Miguel de Tucumán – TUCUMAN

Durante la primera etapa de un PEC, en el momento de “Organización Interna”, los equipos


buscan referenciarse en un espacio físico de la comunidad. Destacamos la importancia de contar
con un lugar de referencia inserto en donde apuntamos a generar un cambio. Sin embargo, esto
no implica que toda actividad que planifique el PEC deba realizarse allí. Contrariamente, lo que se
propone desde el Modelo de Abordaje Comunitario es trabajar lo más descentralizado posible,
utilizando cuanto espacio barrial esté disponible, ampliando redes y generando un impacto sobre
la comunidad en su conjunto. En la práctica estos espacios suelen ser gestionado por el equipo
operativo utilizando sus redes vinculares históricas; existen casos en los que el espacio es propio y
otros en que es prestado u alquilado; existen PEC funcionando en iglesias, organizaciones
barriales, centros comunitarios, comedores, CIC, municipios, bibliotecas, cuarteles de bomberos,
asociaciones civiles, fundaciones, escuelas, centros de salud, entre otros.

La construcción de una práctica del PEC desde el paradigma de Derechos Humanos

11
En algunos casos se encontraran todos los actores mencionados y en otros solo algunos de ellos,
dependiendo de las particularidades de cada territorio.
La construcción de un discurso y una forma práctica de intervenir que sea coherente con el
paradigma de Derechos Humanos implica el desarrollo de espacios dentro del PEC que apuesten a
la formación interna, el diagnóstico, la planificación y la
El diagnóstico constituye la
primera etapa dentro de un sistematización constante de nuestras intervenciones.
proceso de planificación. Es la
actividad a través de la cual se Algunas acciones repetidas en este sentido, que se hallan en la
interpreta la realidad que Red Federal de PEC, son los encuentros de formación entre los
interesa transformar. Así,
encarar un diagnóstico nos integrantes de los equipos operativos locales, y entre los
permite comprender los equipos operativos locales y los externos al territorio. Desde los
problemas que plantea la
PEC han surgido e implementado grupos de estudio
realidad, de tal manera de
obtener los conocimientos presenciales y/o virtuales; grupos de Facebook cerrados, donde
necesarios para planificar se comparten documentos y se hacen aportes colectivamente;
acciones y soluciones viables.
encuentros de intercambio de experiencias, donde los PEC
comparten sus formas de abordar situaciones; etc. Como Dirección de Abordaje Territorial de la
Sedronar hemos promovido todas esas propuestas y hemos construido dos instancias de talleres
para desarrollar con los equipos territoriales que luego se han consolidado como líneas de trabajo
de la Dirección. Por un lado, el “Sedronar Está”, destinado a referentes de instituciones y
organizaciones territoriales, es una serie de encuentros presenciales donde se pone en debate las
concepciones sobre el consumo en la comunidad, causas, posibles formas de abordarlo, consumo
problemático y no problemático, paradigmas, multicausalidad, integralidad del abordaje, entre
otras cuestiones. La segunda instancia es un la de “Promotores Territoriales en el Abordaje
Comunitario de los Consumos Problemáticos” que, avalado por el Ministerio de Trabajo, se
presenta como un Entrenamiento Laboral para jóvenes vinculados al PEC. El curso propone un
encuentro semanal durante cuatro meses y propone transitar un camino teórico práctico basado
en el Modelo de Abordaje Comunitario, la vida del PEC, las particularidades de la comunidad
donde se realiza y las potencialidades de los participantes y coordinadores del curso.

El “Sedronar Está”, además de ser un instrumento de formación interna, tiene otros múltiples
objetivos. Como primera intervención en un barrio ayuda a visualizar los posibles perfiles que
formarán parte de un equipo operativo. En donde el equipo ya está identificado, la trasferencia de
su metodología está pensada de manera tal, que pueda ser utilizada por el PEC a la hora de
construir un diagnóstico que permita hacer visible los enfoques, definiciones, prejuicios, y
prácticas concretas que la comunidad construye colectivamente; y en ese sentido, permite
construir las primeras líneas de acción que nos acercarán a las respuestas comunitarias para el
tratamiento de las situaciones que la misma comunidad identifica como conflictos o problemas a
tratar, como por ejemplo, la guía de recursos locales o el mapeo de actores relevantes12. En este
sentido, el “Sedronar Está” también contribuye al reconocimiento entre los actores participantes
como sujetos protagonistas de la construcción de circuitos inclusivos para el abordaje del consumo
problemático.

Por su parte, el Programa de Promotores propone un espacio de formación e intercambio que


permite ubicar a los jóvenes de la comunidad como protagonistas del diseño e implementación de
estrategias de abordaje de la problemática, transformándolos en promotores del paradigma de
derechos humanos en sus barrios. Asimismo, el Programa opera como un lugar de contención, de
escucha, de construcción con sus pares, de reconocimiento de los adultos de la comunidad y de
identificación de un proyecto de vida asociado a la promoción social de sus territorios.

Por último, en términos de pensar la sistematización de las acciones de un PEC, desde la red
federal han surgido propuestas que, como Dirección, hemos sintetizado en tres instrumentos
concretos: a) La hoja de ruta; b) La planilla de registro diario y c) El informe mensual de gestión.
Los tres instrumentos apuntan no solo a registrar lo que se realiza en un PEC sino también a
generar el espacio para la reflexión, la reformulación de ideas y acciones, y la comunicación de las
mismas13.

12
La herramienta “Sedronar Está” se desarrollará en el capítulo correspondiente al eje “Sale al Encuentro”
13
Se anexan los instrumentos. La hoja de ruta se desarrollará en mayor profundidad en el eje “Acompaña”.
MOMENTO DE SALIR AL ENCUENTRO

De acuerdo a lo explicitado en el capítulo anterior, la función preponderante del equipo operativo


será la de constituirse en un eficaz dinamizador de los vínculos en la comunidad, con el propósito
de promover la participación comunitaria, ampliando, potenciando y fortaleciendo el trabajo en
red para un abordaje integral de los consumos problemáticos.

Por lo tanto, y pensándolo en términos lógicos, el siguiente momento de un modelo de abordaje


comunitario será el de salir al encuentro de los sujetos en comunidad.

Este salir al encuentro, entonces, juega un papel clave en el abordaje comunitario, abarca todos
los escenarios que posibilitan un doble movimiento de conocer y darse-a-conocer. Darnos la
oportunidad de conocer, ver al otro, re-pensarlo y dejarnos interpelar también por su mirada; y al
mismo tiempo dar a conocer a la comunidad la mirada, el enfoque, la propuesta a través del
equipo, el dispositivo, las actividades.

Un salir al encuentro de las personas que están atravesando una situación de consumo
problemático y de las instituciones, organizaciones y referentes con quienes vamos a desarrollar el
modelo. Lo hacemos con el objetivo de intervenir las relaciones que se establecen entre ellos.
Relaciones que, a raíz del estigma social asociado al consumo de sustancias psicoactivas, se tornan
conflictivas y angustiantes e incrementan muchas veces el sufrimiento social.

¿Por qué salir al encuentro?

Consideramos que la reducción de la estigmatización y la discriminación es fundamental para la


elaboración de políticas de inclusión desde una lógica de respeto por los derechos humanos. Es
imprescindible diseñar estrategias de prevención que incluyan un enfoque de derechos y
construcción de ciudadanía, para revertir algunas de las consecuencias negativas que las prácticas
estigmatizantes han dejado instaladas. Las personas que atraviesan problemáticas de consumo
frecuentemente son presentadas como un “mal de la sociedad” que amenazan la salud pública y
los valores de la población y la sociedad, y por lo tanto son excluidas de la esfera de los derechos
humanos. “Los estereotipos sirven para organizar y dar sentido al discurso en términos de los
intereses de las ideologías dominantes; por ello, en el caso de las drogas se oculta lo político y
económico, disolviéndolo en lo psiquiátrico e individual” (Del Olmo 1988:7).

En este sentido, y teniendo en cuenta que los problemas y las posibles soluciones se piensan en
relación a los estereotipos, debemos reflexionar sobre cómo concebimos a ese otro que se
encuentra estigmatizado y en situación de consumo problemático. Si los pensamos como adictos y
criminales seguramente la estrategia se diseñará desde una mirada de medicalización y encierro.
Por el contrario, si partimos de considerar a las personas que se encuentran atravesando una
situación de consumo problemático como sujetos de derechos, las respuestas apuntarán a la
inclusión social y la comprensión de la problemática desde una mirada compleja e integral.

Tenemos la tarea, entonces, de promover miradas alternativas a la judicialización y/o a la


medicalización, promocionando en la comunidad acciones concretas para la implementación de
abordajes inclusivos, que garanticen el acceso a los derechos y al reconocimiento de la dignidad
inherente a cada individuo.

¿Salir al encuentro de quiénes?

Proponemos salir al encuentro de quienes atraviesan una situación de consumo problemático y de


la comunidad misma, salir al encuentro en estos dos planos, que no se hallan escindidos, sino,
contrariamente, donde se encuentra en unidad dialéctica el sujeto en comunidad. Sólo si
consideramos al sujeto en comunidad y entendemos que es él y la comunidad, amalgamados,
quienes deben hacerse cargo de la problemática, podremos cambiar la manera de entender y
abordar el fenómeno.

En efecto, no existe el individuo aislado, autárquico e independiente de su entorno, sino que


nuestra subjetividad se desarrolla siempre en el entramado de vínculos con los otros, así como
nuestra identidad se constituye siempre a partir de los otros, frente a los otros y con los otros. Las
personas simultáneamente formamos parte de sistemas sociales como las familias, las redes
sociales, las instituciones, las comunidades, etc.

Esta concepción del sujeto en comunidad hace hincapié en la necesidad de modificar el foco de
intervención, corriéndonos del eje individual para incidir en las comunidades que los alojan, con el
fin de generar cambios positivos en las subjetividades individuales así como en los colectivos
sociales.

En resumen, el ámbito de intervención de los PECS, es el de la relación entre los sujetos con
consumo problemático y los distintos actores de la comunidad, buscando remover la
estigmatización para mejorar las posibilidades de inclusión.

¿Para qué salir al encuentro?

Para abordar la problemática del consumo desde una perspectiva comunitaria, es indispensable
establecer relaciones con el conjunto de los actores que habitan y circulan en un territorio
reconociendo que sólo con la participación de los mismos y de sus recursos será posible lograr el
mejoramiento de las situaciones que producen sufrimiento.

Desde el modelo de abordaje comunitario salir al encuentro significa:

 Construir un vínculo entre el equipo y aquellos sujetos que atraviesan una situación de
consumo problemático. Implica una disposición activa de no quedarse a esperar una
demanda concreta, que llegue al espacio que ocupamos, sino por el contrario, salir de
nuestro lugar y romper con los límites institucionales. Romper con la mirada
estigmatizante hacia el otro, buscando establecer una relación.

 Construir un vínculo entre el equipo y los actores comunitarios. Este objetivo introduce
una nueva mirada en torno al problema, desplazando el eje de la responsabilidad
individual hacia la corresponsabilidad social. Es decir que todos los actores comunitarios
tienen algo para aportar al abordaje del problema. Para ello es necesario acercarnos a
estos actores comunitarios, constituir una relación con ellos a la vez que nos damos a
conocer.

 Tensionar sentidos en torno a las representaciones sociales sobre el consumo


problemático de sustancias. Este tipo de acciones necesariamente se dirigen hacia la
comunidad e involucran un cambio en la percepción que ésta tiene de los consumidores.
Este cambio de perspectiva es fundamental para garantizar la inclusión social de los
usuarios de sustancias y por tanto es parte constitutiva del abordaje comunitario
¿Cómo salir al encuentro desde el modelo de abordaje comunitario?

- Identificar las problemáticas de la comunidad

Ninguna comunidad posee la capacidad ni los recursos para atender toda la lista de necesidades y
demandas de sus integrantes. Sólo algunas son "problematizadas", en el sentido de que ciertas
clases, organizaciones, grupos o incluso individuos estratégicamente situados creen que puede y
debe hacerse "algo" al respecto y están en condiciones de promover la incorporación a la agenda
de problemas socialmente vigentes.

Identificar las problemáticas de la comunidad implica: 1) conocer la definición que la comunidad


colectivamente construyó de los problemas existentes; 2) identificar las diferentes perspectivas
existentes en torno a esos mismos problemas, que a veces suelen ser contradictorias; 3) indagar
en la comunidad acerca de cuáles consideran que son las respuestas posibles a esos problemas.

Es primordial este ejercicio de escucha, a fin de lograr el mayor consenso posible entre los
diferentes actores comunitarios, lo que garantizará un mayor y mejor involucramiento en las
prácticas que luego se lleven a cabo.

- Identificar las respuestas existentes a esas problemáticas

Construir un modelo integral de abordaje comunitario supone partir de las respuestas ya


existentes en la comunidad, incluyendo a todos los actores que de algún modo se encuentran
trabajando en el tema y brindan algún tipo de respuesta al respecto.

Es decir que debemos identificar: 1) los recursos humanos disponibles; 2) los programas existentes
en el territorio (de orden nacional, provincial o municipal); y 3) los recursos financieros o
presupuestarios, que se orienten (o puedan ser orientados) a dar respuestas a la problemática que
nos ocupa.

Identificar y visibilizar estos recursos es una manera de sentar las bases para que la comunidad se
los apropie, decida sobre su uso y los utilice en pos de sus propias necesidades (3).

- Reconocer los actores comunitarios


Este momento está vinculado al reconocimiento de los diferentes actores, individuales y
colectivos, que viven en el territorio y que ya están dando, o pueden llegar a dar, algún tipo de
respuesta a la problemática del consumo: referentes comunitarios, líderes de opinión,
organizaciones de la sociedad civil, instituciones gubernamentales, etc.

Un modelo integral de abordaje comunitario debe partir necesariamente del reconocimiento de


estos actores, buscando construir un mapa de los mismos mediante el ordenamiento de esa
información, para luego ponerlos en vinculación y diálogo.

- Identificar a los referentes de opinión

En cualquier comunidad existen liderazgos que actúan como formadores de opinión y promueven
de este modo prácticas en uno u otro sentido. En el tema particular que nos convoca, los líderes
de opinión contribuyen con sus relaciones ya sea a la represión, la estigmatización y la exclusión o,
en el mejor de los casos, a la comprensión y la inclusión de las personas con problemas de
consumo
LA EXPERIENCIA DE LOS PUNTOS DE ENCUENTRO COMUNITARIO: EL PEC SALE AL ENCUENTRO

Un momento fundamental en la experiencia relevada de la Red Federal de PEC y de la


implementación del modelo abordaje comunitario está vinculado al Salir al Encuentro de los
sujetos, organizaciones, instituciones de la comunidad y de las prácticas y sentidos que circulan en
ella con respecto a los consumos problemáticos. Asimismo, Salir al Encuentro es el momento en
que el PEC se da a conocer y abre a la comunidad.
La Red Federal de Puntos de
En la práctica, Salir al Encuentro para los PEC se ha Encuentro Comunitario de
representado, y representa en la actualidad, de diversas Sedronar es la instancia de
maneras dependiendo de las características y perfiles de alcance nacional que
permite el intercambio de
los integrantes del equipo operativo, del contexto en que
conocimientos, experiencias
se insertan y del acompañamiento que reciben. y opiniones entre los
Encontramos equipos operativos que direccionan su tarea miembros de los equipos de
hacia los sujetos con consumos problemáticos yendo a la los Puntos de Encuentro
Comunitarios. Esta red
búsqueda de ellos mediante recorridas de calle y/o
permite que los distintos
acciones de enganche (recreativas, artísticas y dispositivos puedan contar
deportivas); equipos operativos que se focalizan más en con herramientas,
la construcción del vínculo con las instituciones y materiales y dinámicas que
se renuevan cotidianamente
organizaciones sociales de la comunidad realizando
permitiendo el desarrollo de
recurseros barriales y talleres de reflexión donde se
nuevas formas trabajo.
debaten paradigmas, construyen diagnósticos, mapeos
colectivos y donde se proponen alternativas de intervención comunitaria; equipos que apuntan a
Salir al Encuentro mediante acciones de comunicación y sensibilización hacia la comunidad en su
conjunto; equipos que lo hacen combinando una o más de estas líneas de acción; y equipos que
todavía no han podido trascender la etapa de Organización Interna y se encuentran en un
momento en el que aún no intentan Salir al Encuentro priorizando el trabajo hacia el interior del
PEC.

De las líneas de acción realizadas por los PEC en el territorio se destacan algunas que describimos
a continuación:
Recorridas en calle:

“No sé porque la gente le tiene miedo, pero los pibes


siempre están ahí. La esquina es su espacio” Pec Don Bosco – Berisso

Son actividades de reconocimiento del territorio y sus actores, especialmente de los jóvenes con
problemática de consumo. Es una actividad que permite realizar y reactualizar permanentemente
el diagnóstico territorial. Nos permite ver las variaciones que se dan en las relaciones establecidas
de los diferentes actores territoriales y la población con consumo problemático, la aparición de
nuevas prácticas, etc. En definitiva es una herramienta que permite visualizar la dinámica de la
problemática, mejorando nuestras respuestas y evitando rigideces.

Actividades de enganche - Jornadas recreativas, artísticas y deportivas:

“Yo creo que vos lo que le ofreces al pibe -en lo que le gusta- es también una
excusa. Es como decir “che te invito a tomar un mate”. Pec Don Bosco – Berisso

Las Acciones de Enganche, son estrategias que tienen como finalidad propiciar un espacio de
encuentro entre el equipo y las personas que viven en el territorio determinado. Dichas
estrategias se vehiculizan a través de actividades recreativas, artísticas y deportivas. Siendo este su
objeto tienen una duración finita, buscan un objetivo concreto que tiene un resultado previsible y
por lo tanto un fin en el tiempo. De esta manera, las acciones de enganche son un medio de
acercamiento a los sujetos de la comunidad.

Recurseros preventivo asistenciales

El recursero es un instrumento que construye el PEC con la finalidad de relevar, ordenar, utilizar y
comunicar la información de los múltiples actores comunitarios que intervienen en la vida del
territorio (clubes, organizaciones, bibliotecas, talleres, iglesias, etc.) y de las instituciones que
conforman el entramado asistencial del municipio y provincia en que se inserta el dispositivo.

La propuesta es que el recursero no se complete listando información sobre organizaciones y


actividades extraídas de carteleras y páginas web, sino como consecuencia de un trabajo de visitas
personales donde el equipo operativo se reconoce con el otro y acuerda posibilidades reales de
actuación que luego se plasman en el recursero. En última instancia, se trata de construir un
vínculo entre el equipo operativo y el resto de los actores comunitarios relevantes para la
temática.

Más allá del formato que adopte, sea un tríptico, un folleto, un documento digital o impreso, lo
importante es lograr visualizar los recursos reales con los cuales puede contar el equipo operativo
del PEC a la hora de diseñar su estrategia de intervención comunitaria y de acompañamiento
sobre una situación particular.

Talleres de reflexión sobre la temática

Cumpliendo con el objetivo de tensionar sentidos en torno a las representaciones sociales sobre el
consumo problemático de sustancias, los talleres de reflexión sobre la problemática buscan salir al
encuentro de organizaciones del territorio y sus referentes para de esta manera poder poner en
tensión los paradigmas instalados en la comunidad sobre la problemática.

Para eso es necesario debatir sentidos comunes y prejuicios sobre los consumidores y sus
entornos, y compartir la mirada del paradigma de derechos humanos.

En la experiencia los Talleres Sedronar Está se constituyeron como claves para convocar a las
organizaciones del territorio, socializar recursos, compartir necesidades, y establecer lineamientos
de trabajo articulado en el abordaje de la problemática.

El taller surgió como una propuesta que dure cuatro horas y terminó siendo una serie de cuatro
talleres de cuatro horas por cada jornada, donde se trabaja el relevamiento de organizaciones del
barrio, las expectativas de los presentes, la discusión en torno a las causas del consumo
problemático, la idea de multicausalidad de dicho consumo, la realización de un mapeo colectivo,
los diferentes paradigmas de abordaje de la problemática, la identificación de prácticas de
abordaje de los consumos problemáticos y no problemáticos, y la construcción de estrategias de
abordaje comunitarias.

Actividades de difusión y/o sensibilización

Son actividades que organiza el dispositivo en territorio con el fin de salir al encuentro del
barrio/comunidad, darse a conocer y comenzar a instalar la construcción de una mirada diferente
sobre la problemática. Pueden ser campañas de comunicación (radial o gráfica), actividades en
fiestas populares, etc.
SALIR AL ENCUENTRO

CONOCER DARSE A CONOCER


Ver al otro, re-pensarlo Transmitir al otro la
y dejarnos interpelar mirada, el enfoque, la
por su mirada propuesta a través del
Equipo, el dispositivo,
las actividades

Porque es imprescindible diseñar estrategias de prevención que incluyan un enfoque de derechos y construcción de
ciudadanía, para revertir algunas de las consecuencias negativas que las prácticas estigmatizantes han dejado instaladas.

 Si los pensamos como adictos y criminales seguramente la estrategia se diseñará desde una mirada de medicalización,
¿POR QUÉ? judicialización y encierro.
 Por el contrario, si partimos de considerar a las personas que se encuentran atravesando una situación de consumo
problemático como sujetos de derechos, las respuestas apuntarán a la inclusión social y la comprensión de la
problemática desde una mirada compleja e integral, promocionando en la comunidad acciones concretas.
 De aquellos sujetos que atraviesan una situación de consumo problemático. Implica una disposición activa de no
quedarse a esperar una demanda concreta, que llegue al espacio que ocupamos, sino por el contrario, salir de nuestro
lugar y romper con los límites y miradas estigmatizante.
 De las organizaciones y referentes, es decir, los distintos actores comunitariosya que todos tienen algo para aportar al
¿DE QUIÉNES? abordaje del problema.

Estos dos planos  unidad dialéctica  sujeto en comunidad


Desplazamos eje de la responsabilidad individual hacia la corresponsabilidad social.
 Identificando las problemáticas de la comunidad
 Identificando las respuestas existentes a esas problemáticas
¿CÓMO?  Reconociendo los actores comunitarios
 Identificando a los referentes de opinión
Recorridas en calle: Son actividades de reconocimiento del territorio y sus actores, especialmente de los jóvenes con
problemática de consumo. Es una actividad que permite realizar y reactualizar permanentemente el diagnóstico territorial.
Actividades de enganche - Jornadas recreativas, artísticas y deportivas: Son estrategias que tienen como finalidad propiciar
un espacio de encuentro entre el equipo y las personas que viven en el territorio determinado. Siendo este su objeto tienen
una duración finita, buscan un objetivo concreto que tiene un resultado previsible y por lo tanto un fin en el tiempo.
Recurseros preventivo asistenciales: El recursero es un instrumento que construye el PEC con la finalidad de relevar,
ordenar, utilizar y comunicar la información de los múltiples actores comunitarios que intervienen en la vida del territorio y
de las instituciones que conforman el entramado asistencial del municipio y provincia en que se inserta el dispositivo, y de
esta manera, visuabilizar los recursos reales con los cuales puede contar el Equipo Operativo del PEC a la hora de diseñar
estrategias.
Por ello, la propuesta es que no se complete listando información sobre organizaciones y actividades extraídas de carteleras
¿QUÉ LÍNEAS y páginas web, sino como consecuencia de un trabajo de visitas personales donde el equipo operativo se reconoce con el
DE ACCIÓN? otro y acuerda posibilidades reales de actuación que luego se plasman en el recursero, es decir, construyendo vínculos.
Puede adoptar múltiples formatos.
Talleres de reflexión sobre la temática: Cumpliendo con el objetivo de tensionar sentidos en torno a las representaciones
sociales sobre el consumo problemático de sustancias, los talleres de reflexión sobre la problemática buscan salir al
encuentro de organizaciones del territorio y sus referentes para de esta manera poder poner en tensión los paradigmas
instalados en la comunidad sobre la problemática.
En la experiencia los Taller Sedronar Está se constituyeron como claves para convocar a las organizaciones del territorio,
socializar recursos, compartir necesidades, y establecer lineamientos de trabajo articulado en el abordaje de la
problemática.
Actividades de difusión y/o sensibilización: Son actividades que organiza el dispositivo en territorio con el fin de salir al
encuentro del barrio/comunidad, darse a conocer y comenzar a instalar la construcción de una mirada diferente sobre la
problemática. Pueden ser campañas de comunicación (radial o gráfica), actividades en fiestas populares, etc.
En resumen, el ámbito de intervención de los PECS, es el de la relación entre los sujetos con consumo problemático y los distintos
actores de la comunidad, buscando remover la estigmatización para mejorar las posibilidades de inclusión.
MOMENTO DE RECIBIR Y ESCUCHAR

La práctica de recibir y escuchar nunca es ingenua. Todas las personas, en todas las instancias de
nuestras vidas, nos relacionamos desde un posicionamiento y a partir de ciertos preconceptos.
Cotidianamente se puede ser más o menos consciente de ello, sin embargo cuando nos
constituimos como un equipo de referentes de un dispositivo de abordaje comunitario de los
consumos problemáticos resulta imprescindible poder reflexionar y poder dar cuenta de ello.
Desde el paradigma de Derechos Humanos14 partimos de considerar a las personas que se
encuentran atravesando un consumo problemático de sustancias psicoactivas como sujetos de
derechos, dejando atrás concepciones que los ubicaban como incapaces y carentes, enfermos o
delincuentes, para pensarlos en sus potencialidades como titulares de derechos civiles, políticos,
económicos, sociales y culturales; sujetos capaces de crear, modificar y fortalecer sus redes
subjetivas. Por todo esto, resulta indispensable respetar el interés superior de la persona15, y en
este sentido el nuevo marco normativo en que se basa el paradigma plantea como principio
fundamental la satisfacción integral y simultánea de todos sus derechos en un marco de libertad,
respeto y dignidad, para lograr el desarrollo integral de su personalidad y potencialidades,
generando condiciones para propiciar la construcción de ciudadanía y su derecho a decidir.
Desde el paradigma de Derechos Humanos pensamos que el Estado y la comunidad en su conjunto
son los responsables de garantizar y procurar el acceso a derechos. La co-responsabilidad es una
categoría que viene a ampliar la intervención de las instituciones del Estado hacia la familia y la
comunidad en general, propone un vínculo con el contexto familiar y comunitario no ya como
“recurso” donde incluir al joven sino como sujeto que es protagonista de esa inclusión. De esta
manera se tiene como objetivo no sólo la restitución de derechos sino también la promoción y/o
reanudamiento de los lazos sociales.

14
Enmarcado en la Ley IACOP (Plan Integral de Abordaje de los Consumos Problemáticos), la Ley Nacional de Salud Mental y la Ley
Nacional de Promoción y Protección de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes
15
Las leyes plantean como principio fundamental la satisfacción integral y simultánea de todos sus derechos en un marco de libertad,
respeto y dignidad, para lograr el desarrollo integral de su personalidad y potencialidades. Generando condiciones para propiciar la
autonomía progresiva del sujeto y su derecho a decidir.
El momento de recibir y escuchar en el Modelo de Abordaje Comunitario

A modo de ordenar y esquematizar las ideas y conceptos que queremos desarrollar vamos a dividir
este apartado en dos grandes bloques: un sobre la idea y práctica de Recibir, orientar y contener; y
otro la de Escuchar, como presencia transversal. Además, se completará el capítulo con la síntesis
de la experiencia de trabajo de la Red Federal de PEC.
En el primer bloque (recibir), desarrollamos aquellas acciones que tienen que ver con un primer
contacto. El mismo muchas veces puede consistir en esa sola intervención, o en una articulación
con otro dispositivo. En este tipo de intervenciones consideramos que es importante contar con
un mapa de recursos adecuado ya que nos permitirá saber con qué actor social del territorio nos
convendrá articular. Si bien constituye un contacto que puede continuar o no, es importante tener
en cuenta que puede ser una oportunidad para entablar un vínculo más profundo.
En el segundo bloque, (escuchar) vamos a desarrollar las características que debe tomar el proceso
a nivel transversal, poniendo hincapié en cómo miramos al otro, en trabajar sobre la discrepancia,
la escucha que permita la convivencia de miradas y el reconocimiento y ampliación de las redes
subjetivas.

1. Recibir: Orientar y Contener

Una de las acciones posibles del dispositivo es la de asesorar a una persona que se acerca a
consultar u obtener información. Orientar consiste en un asesoramiento claro, directo y motivador
para manejar el problema que se presenta. Puede ser mediatizado por el uso de material gráfico
didáctico y explicativo. Lo que resulta fundamental para esta tarea es trabajar en la construcción y
actualización del recursero16. Nuestra capacidad de orientar y brindar información reside en cuán
actualizado y trabajado tengamos nuestro recursero, esto implica la comprobación permanente de
la información (nombres de referentes, números de teléfono, direcciones, la modalidad de
abordaje que realiza algún dispositivo que trabaje la problemática, etc.) y el conocimiento sobre
las características reales de los diferentes dispositivos.

16
En el capítulo Sale al Encuentro, en el aparatado de la Experiencia PEC, desarrollamos la potencialidad de
un recursero en el abordaje.
Orientar refiere a brindarle a la persona que consulta los datos disponibles. Asimismo, siempre
que sea posible haremos la articulación correspondiente: podemos llamar a ese referente y
avisarle que vinieron a consultar y que existen posibilidades de que tal persona se acerque, o
podemos acompañar ese primer contacto de la persona consultante con la institución, etc.
Orientar no implica una instancia en la cual el equipo planifica y lleva adelante estrategias de
acompañamiento, lo cual no nos impide, siempre que sea posible, realizar un breve seguimiento
de resultados de la acción.
La acción de contener es complementaria a la escucha e implica generar un ámbito de confianza.
Debemos tener en cuenta que a veces es el primer contacto con la persona y un clima agradable
puede ser una oportunidad de establecer un vínculo. Existen diferentes situaciones que podemos
recibir, pueden surgir algunas donde la persona que demanda esté atravesando una situación de
urgencia, emergencia y/o estado de angustia. Consideramos que en todas ellas, amerita una
primera acción por parte de quien se encuentre presente del equipo, la cual es contener y
establecer un encuadre para la escucha. Lo cual nos permitirá, por ejemplo ayudar a transitar un
momento crítico, sin que eso implique la resolución de la situación en ese instante. Puede pasar
por compartir un mate, brindar un plato de comida, dar un abrazo y permitirle a una persona
permanecer en el espacio cuando lo necesita, etc. En estas acciones no se intenta comenzar un
proceso de cambio junto a la persona, sino contenerla e invitarla a que vuelva.

2. Escuchar: la manera de estar presentes en el territorio

- La transversalidad de la escucha en el modelo de abordaje comunitario

Entendemos que hay un aspecto del momento de escuchar dentro del Modelo de Abordaje
Comunitario que atraviesa transversalmente el proceso del abordaje en sí mismo. Comprendemos
la escucha como transversal en tanto la concebimos como una manera de llevar adelante la tarea,
una manera de estar presentes en el territorio. La escucha como la manera de relacionarse y
construir vínculos de confianza con sujetos, grupos y organizaciones; es cómo se elige
predisponerse para la acción. Antes de decir cómo creemos nosotros que pueden hacerse las
cosas, escuchamos y nos abrimos a comprender lo que piensan y sienten los otros (actores
individuales y colectivos) que integran el territorio. Cuando organizamos el dispositivo de trabajo,
cuando salimos al encuentro, cuando recibimos, cuando acompañamos, cuando construimos
redes, lo hacemos priorizando la escucha como elemento fundamental de nuestra forma de
accionar.

- Cómo miramos a los otros y como nos miran a nosotros: Imaginarios sociales en juego

Somos organizaciones y sujetos sociales, y por lo tanto, a partir de cómo nos ven los demás nos
vamos construyendo. Cómo nos ven, qué esperan de nosotros, qué características nuestras son
valoradas y cuáles no, van marcando la construcción de nuestra identidad como individuos y como
colectivos. Asimismo, los imaginarios sociales sobre cada uno de nosotros (consumidores,
representantes de una organización, funcionarios del estado, profesionales, agentes de salud)
tienen efectos en el modo en que nos relacionamos, y
debemos estar atentos a ello. En muchas comunidades El imaginario social representa
la concepción de figuras,
suele situarse a las personas que consumen partiendo de
formas e imágenes de aquello
los paradigmas que simplifican la complejidad del que los sujetos llamamos
fenómeno y asociando el consumo al crimen o la realidad. Como tal, regula el
decir y orienta la acción de los
enfermedad cayendo sobre los sujetos, usuarios de miembros de esa sociedad, en
sustancias, con fuertes prejuicios y estigmatizaciones. la que determina tanto las
maneras de sentir y desear
Comprendemos a las personas como sujetos complejos, como las maneras de pensar
(Castoriadis, 1997).
con características y aspectos muy variados. Cuando
hablamos de estigmatización nos referimos al proceso
por el cual se suele tomar un solo aspecto negativo de esa complejidad (negativo en términos de
lo que la sociedad define como tal) y hacer hincapié en esa característica olvidando todas las
demás. Cuando un sujeto es estigmatizado por ese aspecto o característica solamente recibe una
imagen negativa de sí mismo. Si ese sujeto se acostumbra a que constantemente se refieran a él a
partir de ese o esos aspectos negativos (adicto, drogadicto, chorro, desastre, enfermo, etc.) será
difícil que pueda verse a sí mismo de otra manera y que imagine un trato diferente de parte de un
equipo y/o los actores de una comunidad.
Partiendo de considerar que todas las personas tienen características
y aspectos positivos que resaltar, apostamos a que la escucha y Escuchar por lo
diálogo que se entabla con los sujetos esté enmarcado en resaltar tanto no implica
dar respuestas
esos aspectos que ayuden a mejorar la valoración que las personas
(soluciones mágicas
construyen sobre sí mismas. Por lo tanto, es muy importante prestar e inmediatas) o
atención a las maneras en las cuales los sujetos (individuales y decirle al otro lo
colectivos) son nombrados, cómo se llaman a sí mismos, y cómo son que debería hacer
para solucionar su
vistos desde su familia, grupo, barrio y comunidad, para buscar
problema.
estrategias que tiendan a des-estigmatizarlos y construir un nuevo
vínculo que los reconozca como sujetos de derechos antes que como delincuentes o enfermos.

Por otro lado, no debemos olvidar los imaginarios sociales que circulan en las comunidades sobre
nosotros mismos, porque éstos generan una expectativa sobre lo que se espera de nuestras
intervenciones. La escucha que proponemos implica ponerse en un lugar receptivo y de búsqueda
y valoración de los aspectos positivos que existen en ese otro que tenemos enfrente, al lado.

- Evitar confrontar para trabajar sobre las discrepancias

La escucha tiene que apuntar a generar el espacio y las condiciones para que quien se acerca
pueda preguntarse su relación con las sustancias y las consecuencias negativas que ese vínculo
pudiera generar en su proyecto de vida. De la
misma manera, será un espacio para re
Para seguir pensando: pensar las prácticas que se viene
desarrollando como familia, organización e
Nuestras intervenciones no van a cuestionar institución en relación a quienes tienen un
el consumo en sí mismo. Entendemos que el
consumo problemático es un emergente que consumo problemático. Por lo tanto
da cuenta de situaciones problemáticas proponemos no “ir al choque”, sino trabajar
previas; y en ocasiones está relacionado con
sobre la “discrepancia”. Cuando vamos al
la vulneración de derechos. Pero sobretodo,
se asienta en un contexto socio-histórico y choque queremos convencer al otro de algo
global de fragmentación de los lazos sociales.
que nosotros pensamos o vemos. Esto vale
tanto para lo que pensamos que debiera de
ser el proyecto de vida de una persona (y
cómo no), como para lo que consideramos que familiares y referentes comunitarios deberían
hacer y pensar (o dejar de hacer y pensar) respecto de esta problemática. En el caso de estar
interviniendo con la persona que tiene un consumo problemático, imponer nuestra postura sin
escucharlo, a partir de lo que nosotros creemos que es lo mejor para él o ella, es negarlo como
sujeto de derechos y caer en prejuicios y estigmatizaciones de viejos paradigmas.

Cuando trabajamos sobre la discrepancia intentamos construir empatía, reflexionar con el otro
sobre su relación con las sustancias y el lugar que
ocupan en su vida. La empatía significa ponerse en el
El concepto de inter saberes
lugar del otro, aproximarse a la comprensión de lo que refiere al término desarrollado
siente; se trata de captar la perspectiva de los otros, su por De Sousa Santos de
“ecología de saberes”. El autor
manera de vivir, sus sentimientos, sus actitudes, sus
propone a partir de estos
creencias, etc. Mostrar empatía es una manera de conceptos el diálogo horizontal
transmitir que el otro nos importa, y por lo tanto, que entre conocimientos diversos,
incluyendo el científico, pero
nos hacemos cargo de lo que le está pasando como
también el campesino, el
parte activa de la comunidad. ¡No confundir empatía artístico, el indígena, el popular
con simpatía! Generar empatía no significa compartir o y otros tantos que son
descartados por la cuadrícula
estar de acuerdo con los estilos de vida del otro, sino académica tradicional con el
reconocer su/s derecho/s y autonomía a la hora de objetivo de organizar de una
tomar decisiones sobre su vida. Trabajamos con la manera más humana la vida,
elevando los niveles de
intencionalidad clara de que el o los sujetos no tengan participación democrática y
un consumo problemático, pero estamos abiertos a que respondiendo de manera
satisfactoria los requerimientos
no puedan o no quieran dejar de tenerlo. De lo que se
y necesidades sociales.
trata es de motivar y buscar puntos de partida para que
los sujetos encuentren razones y crean en la posibilidad
de realizar un cambio que aporte o permita construir un proyecto de vida saludable.

- La escucha como diálogo de saberes


En la modalidad de abordaje comunitario que proponemos, resulta necesaria la integración de
saberes provenientes de distintas disciplinas, tanto formales como no formales17, ya que no todas
las personas que atraviesan un consumo problemático, necesitarán la misma estrategia de
acompañamiento. En este marco, entendemos a la
escucha como diálogo inter-saberes, apoyándonos para El concepto de Red subjetiva
ello en tres premisas: fue definido por Susana
Ferguson quien incluye en el
1. la complejidad de las situaciones vinculadas al
mismo a “todas las personas
consumo problemático de sustancias; significativas de la persona
2. la imposibilidad de construir conocimiento y consultante: aquellas personas
cercanas (familiares, amigos,
prácticas integrales desde cada disciplina de
vecinos), son esas personas
manera aislada; y con las que el sujeto cuenta
3. el debate y la articulación como aspectos cuando necesita algo (ayuda,
acompañamiento, compartir
inherentes al entrecruzamiento de saberes. diversas situaciones positivas
En la tarea de articulación entre saberes, el conocimiento o negativas en su vida)”.
acerca de la pertinencia de las estrategias de atención no
es patrimonio de una disciplina en particular, sino que se va definiendo en torno a la construcción
de un saber colectivo. En este sentido es que entendemos que la conformación de los equipos es
interdisciplinar procurando recuperar el bagaje de experiencias de sus miembros en la tarea de la
escucha. Entendemos a la misma como un horizonte nuevo que trascienda las diferencias y
construya un posicionamiento común en la singularidad de cada situación.

- Reconocimiento y ampliación de las redes subjetivas

La Red Subjetiva (RS) se compone de todos aquellos vínculos cercanos con los que el sujeto
cuenta: familiares y/o amigos, agentes sanitarios, referentes barriales, docentes,
referentes de instituciones en donde la persona se siente a gusto y contenida, etc.
Entendemos a las redes subjetivas como elemento fundamental del proyecto de vida de
los sujetos. Cuanto más débil/pequeña sea la red subjetiva de una persona, más en riesgo
se encuentra. Por ello es que una de las primeras acciones ante todas las situaciones será
reconocer, fortalecer y ampliar la red subjetiva del sujeto. Por un lado, entonces, es

17
En el capítulo de organización interna se desarrolló la necesidad de contar con equipos heterogéneos.
importante conocer quienes componen la RS. Por otro lado, es importante conocer las
características de los mismos, en función de ello vamos a decidir si resulta pertinente o no
convocarlos -o evaluar cómo y cuándo hacerlo- para la construcción de estrategias de
acompañamiento.
En este punto es importante romper con los propios prejuicios y rastrear en la vida cotidiana de la
persona a quienes acude cuando necesita algo o a la hora de compartir algún momento de su vida.
Puede suceder que nos encontremos con que la RS está compuesta por jóvenes de su edad y/o
por adultos que consideramos “negativos” (por ejemplo el transa del barrio, o los amigos con
quienes consume) pero no debemos por ello negar que forman parte de su RS; puede suceder que
ubiquemos que la persona tiene familiares o referentes significativos con los que hace tiempo no
se relaciona pero que resulta viable un trabajo de re-vinculación.
LA EXPERIENCIA DE LA RED FEDERAL DE PUNTOS DE ENCUENTRO COMUNITARIO: EL PEC RECIBE

“…Si ya le falló la familia, que no le falle el barrio…” Lia – PEC Campo Papa
(Godoy Cruz - Mendoza)

En la Red Federal de PEC encontramos muchos equipos que tienen entre sus funciones básicas
escuchar, asesorar, asistir e informar a familiares, personas e instituciones sobre situación de
consumo problemático. Para lo cual es necesario que cada uno de los integrantes del equipo
operativo pueda llevar adelante esa tarea, dado que son ellos los que, en el contexto comunitario,
reciben las demandas y consultas. Por la complejidad de la problemática y las otras situaciones de
vulnerabilidad a las que se puede encontrar asociada, es natural que uno se sienta con pocas
herramientas o sin la formación suficiente como para poder dar una respuesta y acercar
tranquilidad, brindar información clara, asesoramiento específico y una primera escucha de
contención.
En términos de poder comunicarlo sintetizamos algunos “escenarios posibles” para los cuales nos
preparamos como equipos de un PEC:

I. Personas en estado de intoxicación evidente y aguda


 Es condición previa determinar la situación de consumo de quién viene a consultar o requiere
intervención.
 En general, para despejar el estado de intoxicación del sujeto se puede comenzar por evaluar
la posibilidad de entablar algún tipo de lazo. Algunos de los indicadores de efectos de
consumo elevado podrían ser:
o Dificultades para comprender el discurso (confuso o carente de lógica)
o Dificultades para que el sujeto se ubique bajo las coordenadas de tiempo y espacio
(recordar de dónde viene, dónde vive, qué hizo en las últimas horas), para lo que es
necesario indagar sobre estas áreas.
o Ante dicha situación es necesario acompañar o ubicar a alguien que pueda hacerlo.
Además, es imprescindible que se relaje, si es posible ubicar un lugar de referencia y
que se evalúe si el estado persiste al transcurrir al menos 24 horas. De persistir, es
conveniente consultar con un profesional de la salud. De lo contrario se puede
comenzar a pensar en algún tipo de intervención posible en la línea del abordaje
integral.
 Difícilmente sea adecuado responder a las demandas de quien se halla bajo signos evidentes
de consumo, por lo tanto, la intervención posible será acompañar el tránsito del episodio. Las
estrategias futuras deberán ser pensadas para un segundo momento.
 Es posible que los acuerdos establecidos con quien se halla bajo signos evidentes de consumo
no puedan ser sostenidos.
 En cualquier circunstancia inducir a que tome agua. La hidratación ayuda a la desintoxicación.
No establecer contactos corporales como abrazos o palmadas, en especial si se halla en estado
de excitación psicomotriz.
 En caso de una intoxicación aguda que haya provocado inconciencia, convulsiones, estado de
excitación psicomotora grave o episodio de impulsividad, llamar a la emergencia sanitaria de
la zona. Mientras tanto, en el caso de inconciencia se recomienda colocar a la persona de
costado, con algún objeto que ayude a mantener la postura a fin de evitar ahogos por posibles
vómitos.
 Tener claridad en el modo de articulación con el servicio de urgencias local.

II. Personas que solicitan intervención voluntariamente

 No responder a la demanda de forma inmediata. Es conveniente generar un espacio de


mediación entre la demanda y las acciones a realizar de manera de evitar continuar con la
lógica del consumo y su inmediatez. Aquello que se plantea como urgente e inminente la
mayor parte de las veces no lo es y la decisión de llevar adelante un proceso de recuperación
debe sostenerse en el tiempo.
 Poner en discusión la internación como única intervención posible o inmediata.
 En caso que se solicite internación voluntaria, realizar algunas preguntas como para despejar
el motivo real del pedido: ¿alguna vez estuviste internado?, ¿sabes qué es una comunidad
terapéutica? Además, detectar otras motivaciones de la demanda como problemas familiares,
situaciones de vulnerabilidad de derechos, dificultades socio-comunitarias, etc. que permitan
pensar la construcción de estrategias y evitar una posible internación innecesaria.
 Crear condiciones de posibilidad para comenzar un proceso en el cual el otro se involucre
activamente en su recuperación. Una posibilidad es acordar un nuevo encuentro al día
siguiente, pautando un horario determinado.
 Reconstruir la historia vinculada al consumo para ubicar la singularidad de la demanda
(preguntas orientadoras: ¿hace cuánto que consumís?, ¿qué consumís?, ¿con qué frecuencia?,
¿hubo períodos en los que dejaste de consumir?).
 Desintoxicación (evaluar si es posible de acuerdo a los dispositivos asistenciales disponibles en
el territorio).
 En el caso de que la persona lo solicite, brindarle información sobre otros espacios
asistenciales que funcionan en el barrio o la zona, con los cuales se articula habitualmente. Un
ejemplo puede ser la asistencia psicológica en el CPA, una entrevista con el trabajador social
del Centro de Salud, etc. Se le puede dejar un tríptico o gacetilla que consigne esa
información.
 Volcar la información en una herramienta útil para iniciar un seguimiento, acordándolo
previamente con el entrevistado (en el caso de los PEC será la hoja de ruta).

III. Referentes socio-afectivos que se acercan a hacer consultas, obtener información o solicitar
un tratamiento.

 No responder a la demanda de forma inmediata. Es conveniente generar un espacio de


mediación entre la demanda y las acciones a realizar de manera de evitar continuar con la
lógica del consumo y su inmediatez. Muchas veces la familia ve la situación como una
urgencia. Acercar tranquilidad y un trato amigable.
 Indagar a qué remite el pedido inicial y si la situación se configura como consumo
problemático o no. Para ello es fundamental la escucha y precisar el caso a partir de preguntas
en torno al comportamiento del individuo en cuestión, la regularidad de su consumo, la
historia del mismo, los tratamientos que ha realizado, las cosas que ha dejado de hacer
(escolaridad, trabajo, amigos, etc.).
 De-construir la demanda evitando respuesta inmediata, por ej: internación como respuesta
tradicional asociada a la resolución de la problemática. Para ello es preciso indagar qué áreas
de la vida del joven se encuentran obstaculizadas por el consumo, situación de contexto en el
que se desarrolla, acceso a derechos, etc.
 Involucrar a la familia para acercar a la persona que consume al espacio.
 Poner en discusión la internación como respuesta unilateral. Analizar de conjunto otras
modalidades de intervención así como la posibilidad de generar un espacio vinculado a los
intereses del individuo implicado en la consulta.
 Trasmitir tranquilidad a los familiares para todas las instancias de tratamiento.
 Rastrear referentes significativos para el sujeto, lo cual permite indagar qué vínculos mantiene
y pensar en incluirlos en futuras intervenciones.
 Pensar estrategias que alivien situaciones cotidianas de tensión

IV. Instituciones u Organizaciones del ámbito local:

 No responder a la demanda de forma inmediata. Es conveniente generar un espacio de


mediación entre la demanda y las acciones a realizar de manera de evitar continuar con la
lógica del consumo y su inmediatez. Muchas veces la institución u organización ve la situación
como una urgencia, dejando de lado un período relativamente prolongado de evolución de la
misma donde hubo poca o nula intervención. Acercar tranquilidad y un trato amigable.
 Indagar a qué remite el pedido inicial y si la situación se configura como consumo
problemático o no. Para ello es fundamental la escucha y precisar el caso a partir de preguntas
en torno al comportamiento del o los individuos en cuestión, la regularidad de su consumo, la
historia del mismo, los tratamientos que ha realizado, las cosas que ha dejado de hacer
(escolaridad, trabajo, amigos, etc.). Precisar que aspecto de la conducta del sujeto es visto
como “intolerable” para ese espacio.
 De-construir la demanda evitando respuesta inmediata, por ej: internación para sacarse el
problema de encima.
 Realizar una revisión de las acciones de la Institución u Organización en torno a la
problemática, que discursos circulan en dicho ámbito, invitando a re pensar las mismas desde
la perspectiva de derechos.
 Entender que muchas veces la modificación de conductas y actitudes de quien demanda por
otro puede influir en la evolución de la situación de consumo problemático. Entendiendo la
problemática como social y no responsabilizando solo al sujeto con consumo, ya estamos
iniciando un abordaje de la misma.
LA EXPERIENCIA DE LA RED FEDERAL DE PUNTOS DE ENCUENTRO COMUNITARIO: EL PEC
ESCUCHA

“Los pibes quieren charlar, porque hay un “correte”, hay un “me molestas”, y eso
es lo peor”. Pec – Berisso – Buenos Aires.

“…en nuestro PEC la forma de escuchar es sentarnos en las esquinas con los jóvenes, uno se
sienta conversa con ellos, preguntamos su nombre, preguntamos qué hacen o simplemente
escucharlos…” Cristina - PEC Pfizer 3 de Diciembre (Moreno – Buenos Aires)

De-construir la demanda y construir la situación problema

En este apartado tenemos el objetivo de compartir algunas pautas que trabajamos junto a los
equipos operativos de los PEC y consideramos que nos sirven para orientar el proceso de escucha
en relación al sujeto en comunidad, de manera que nos permita diseñar, colectivamente, y
respetando su autonomía, estrategias de acompañamiento acordes a la particularidad de la
situación.

Desde un equipo operativo, una vez relevados los Recordamos que - en el


elementos desde la primera escucha proponemos marco de la co-
situar dos momentos diferenciados para organizarnos y responsabilidad- los
poder delimitar las estrategias de acompañamiento:
destinatarios de nuestras
estrategias de
1) La deconstrucción de la demanda implica un espacio intervención pueden ser
de reflexión y problematización sobre lo que trae el tanto los sujetos
sujeto como emergente en su relato. consultantes, los
2) La construcción de la “situación problema” para referentes de su red
subjetiva y/o los
lograr encuadrarlas y canalizarlas a partir de la
referentes e instituciones
elaboración de estrategias de acompañamiento
barriales y comunitarias.
adecuadas

Vamos a proponer algunas preguntas guías y pautas a la hora de de-construir la demanda


explícita. Estas variables se relevan en una herramienta que el PEC tiene a disposición, la “Hoja de
ruta”, que permite sistematizar la escucha y recuperar insumos para la identificación de la
situación - problema y la construcción de una posible estrategia de acompañamiento. En este
marco, ante una situación será importante reflexionar:

 ¿Quién demanda? Importante ubicar si es el sujeto, un referente o nosotros vemos una


situación problemática sobre la que queremos intervenir como equipo
 ¿Qué demanda? ¿Cuál es el texto explícito de la demanda?
 Voz del Sujeto: si la persona que demanda es distinta de la que se encuentra en una situación
problemática: qué dice, que expresa la persona en cuestión18
 ¿Cómo es su red subjetiva? ¡siempre hay algo! ¿qué dice?
 Qué información tenemos acerca del acceso a derechos de la persona que se encuentra
atravesando un consumo problemático, para lo cual indagaremos sobre los derechos:
salud/educación/vivienda/alimentación/recreación/vincular/deportivo.
 El “Recursero” descripto en el eje “Sale al encuentro” resulta una herramienta clave en esta
instancia ya que nos permite pensar de qué manera podemos acompañar el acceso a derechos
de manera comunitaria.

De la situación problema a la construcción conjunta de estrategias de acompañamiento:

A la hora de construir las estrategias que apunten a transformar un consumo problemático en uno
no problemático (o eliminarlo en caso de que sea posible y deseable) tanto en el ámbito individual
como en el comunitario, es importante considerar dos aspectos:
a. La construcción de estrategias debe llevarse adelante de manera conjunta y con el
acuerdo claro de los referentes del PEC, otros referentes comunitarios, la red subjetiva del
sujeto y, especialmente, el mismo sujeto consultante.
b. Los referentes, por su parte, asumen un rol activo en el compromiso de generar nuevas
condiciones y/u opciones de acompañamiento que posibiliten una oferta variada que
permita a la persona ir pensando alternativas que le sientan mejor por interés,
comodidad, gustos, placeres y preocupaciones, en términos de la construcción de un
proyecto de vida.

18
Tenemos que recordar el marco normativo, donde la palabra del sujeto quienes se encuentran en una
situación de vulneración de derechos es la que prevalece sobre todas las demás.
Retomando la idea de la escucha constituye como una tarea de inter-saberes, proponemos hablar
de-construcción colectiva de la situación problema. Construcción colectiva porque se apunta a que
todos los integrantes del equipo operativo pongan en juego el conocimiento que poseen sobre la
situación. La búsqueda posterior a la construcción de la situación problema será la elaboración de
una estrategia de acompañamiento que la aborde desde una lógica integral teniendo en cuenta
tanto a los sujetos como a la comunidad, sus referentes e instituciones locales.
De la misma manera también puede iniciarse el proceso de trabajo en relación a las demandas
institucionales: cada institución tiene su historia, su vínculo particular en relación a la
problemática, su diversidad al interior de sus equipos con personas afines o no a nuestro
paradigma, con diversa predisposición a involucrarse, a implicarse en la co-responsabilidad que les
atañe como institución de ese territorio.
Una vez que hayamos de-construido la demanda, construido colectivamente la situación
problema, que hayamos elaborado la estrategia de acompañamiento, y hayamos definido quiénes
serán los referentes que harán el seguimiento de dicha estrategia, el PEC se encontrará en el
momento que desde el Modelo de Abordaje Comunitario denominamos de “Acompañamiento”, y
que abordaremos en el siguiente capítulo.
RECIBE Y ESCUCHA
La práctica de recibir y escuchar nunca es ingenua. Todas las personas, en todas las instancias de nuestras vidas, nos relacionamos
desde un posicionamiento y a partir de ciertos preconceptos.
Si partimos de considerar a las personas que se encuentran atravesando un consumo problemático de sustancias psicoactivas como
sujetos de derechos, resulta indispensable comenzar por escuchar su voz.
RECIBIR ESCUCHAR
Comprendemos la escucha como transversal en tanto la concebimos como una manera de llevar adelante la tarea, una
Orienta y Contener en ese primer manera de estar presentes en el territorio, de cómo se elige predisponerse para la acción.
contacto 
Antes de decir cómo creemos nosotros que pueden hacerse las cosas, escuchamos y nos abrimos a comprender lo que
piensan y sienten los otros que integran el territorio.
PUNTOS A TENER EN CUENTA:
Orientar consiste en un  IMAGINARIOS SOCIALES EN JUEGO  cómo nos ven los demás nos vamos construyendo al mismo tiempo que
asesoramiento claro, directo y generan una expectativa sobre lo que se espera de nuestras intervenciones. Por eso, la escucha que proponemos
motivador para manejar el implica ponerse en un lugar receptivo y de búsqueda y valoración de los aspectos positivos que existen en ese otro que
problema que se presenta. tenemos enfrente, al lado.
IMPORTANTE  RECURSERO  EVITAR CONFRONTAR PARA TRABAJAR SOBRE LAS DISCREPANCIAS  No “ir al choque”, sino trabajar sobre la
“discrepancia”, para no negar al otro como sujeto de derechos y caer en prejuicios y estigmatizaciones. Se trata construir
Contener implica generar un EMPATÍA, ponerse en el lugar del otro, aproximarse a la comprensión de lo que siente y por lo tanto, que nos hacemos
ámbito de confianza para poder cargo de lo que le está pasando como parte activa de la comunidad  ¡NO CONFUNDIR EMPATÍA CON SIMPATÍA!
establecer un vínculo.  LA ESCUCHA COMO DIÁLOGO DE SABERES  Resulta necesaria la integración de saberes provenientes de
distintas disciplinas, tanto formales como no formales, ya que no todas las personas que atraviesan un consumo
problemático, necesitarán la misma estrategia de acompañamiento. En este marco, entendemos a la escucha como
Existen diferentes situaciones
diálogo inter-saberes, que confluyen en un saber colectivo.
que podemos recibir, pueden  RECONOCIMIENTO Y AMPLIACIÓN DE LAS REDES SUBJETIVAS  La Red Subjetiva se compone de todos
surgir algunas donde la persona aquellos vínculos cercanos con los que el sujeto cuenta (familiares, amigos, agentes sanitarios, referentes barriales,
que demanda esté atravesando docentes, referentes de instituciones en donde la persona se siente a gusto y contenida, etc.).
una situación de urgencia, Entendemos a las redes subjetivas como elemento fundamental del proyecto de vida de los sujetos.
emergencia y/o estado de Cuanto más débil/pequeña sea la red subjetiva de una persona, más en riesgo se encuentra. Por ello es que una de las
angustia. primeras acciones ante todas las situaciones será reconocer, fortalecer y ampliar la red subjetiva del sujeto.
¿QUÉ NOS PERMITE EL MOMENTO DE RECIBIR Y ESCUCHAR?

DE-CONSTRUIR LA DEMANDA PARA CONSTRUIR LA SITUACIÓN PROBLEMA
La deconstrucción de la demanda implica un espacio de reflexión y problematización sobre lo que trae el sujeto como emergente en
su relato.
La construcción de la “situación problema” para lograr encuadrarlas y canalizarlas a partir de la elaboración de estrategias de
acompañamiento adecuadas
UNA HERRAMIENTA VALIOSA  LA HOJA DE RUTA

Permite sistematizar la escucha y recuperar insumos para la identificación de la situación - problema y la construcción de una posible
estrategia de acompañamiento:

 ¿Quién demanda? Importante ubicar si es el sujeto, un referente o nosotros vemos una situación problemática sobre la que
queremos intervenir como equipo
 ¿Qué demanda? ¿Cuál es el texto explícito de la demanda?
 Voz del Sujeto: si la persona que demanda es distinta de la que se encuentra en una situación problemática: qué dice, que
expresa la persona en cuestión.
 ¿Cómo es su red subjetiva? ¡siempre hay algo! ¿qué dice?
 Qué información tenemos acerca del acceso a derechos de la persona que se encuentra atravesando un consumo
problemático, para lo cual indagaremos sobre los derechos:
salud/educación/vivienda/alimentación/recreación/vincular/deportivo.
 El “Recursero” descripto en el eje “Sale al encuentro” resulta una herramienta clave en esta instancia ya que nos permite
pensar de qué manera podemos acompañar el acceso a derechos de manera comunitaria.

LA BÚSQUEDA POSTERIOR A LA CONSTRUCCIÓN DE LA SITUACIÓN PROBLEMA SERÁ LA ELABORACIÓN DE UNA ESTRATEGIA DE


ACOMPAÑAMIENTO QUE LA ABORDE DESDE UNA LÓGICA INTEGRAL TENIENDO EN CUENTA TANTO A LOS SUJETOS COMO A LA
COMUNIDAD, SUS REFERENTES E INSTITUCIONES LOCALES, LO QUE NOS CONDUCE AL SIGUIENTE MOMENTO.
MOMENTO DE ACOMPAÑAR

A lo largo del desarrollo del Modelo de Abordaje Comunitario hemos planteado que entendemos
al mismo como un instrumento metodológico que puede servir como referencia frente a
situaciones concretas, pero que la realidad cotidiana se desarrolla de manera compleja,
sobrepasando las estructuras conceptuales pre-construidas. Es por esto que visualizamos que en la
práctica los momentos planteados en el esquema se entrelazan, superponen y articulan
permanentemente.

Simplificando el camino recorrido podríamos decir que hasta aquí lo que se trabajó fue la
conformación y consolidación de un equipo en un barrio o comunidad: capítulo 1, momento de
Organización Interna; el tránsito de ser re-conocidos y re-conocer a la comunidad: capítulo 2,
momento de Salir al Encuentro; y la predisposición y preparación para tener la capacidad de de-
construir las demandas y re-construirlas en clave del paradigma de derechos humanos: capítulo 3,
momento de Recibir y Escuchar.

En el siguiente apartado, se abordaran las estrategias de acompañamiento que los equipos de un


dispositivo acuerdan con la comunidad para intervenir sobre una situación problema, intentando
rescatar algunas pistas que nos ayuden a pensar las particularidades que se presentan en cada
experiencia y describiendo algunas líneas de acción posible.

Acompañar desde el paradigma de Derechos Humanos

Por Acompañar nos referimos a las actividades de diseño, coordinación y evaluación de estrategias
concretas de intervención sobre una situación problemática que se presenta en la comunidad
vinculada a los consumos de sustancias.

Si focalizamos en sujetos con consumos problemáticos, nos proponemos como objetivo de la


intervención la ampliación de la autonomía y la inclusión social de la persona que se encuentre
atravesando esa situación, en contraposición a otros modelos de abordaje que se proponen la
abstinencia o la rehabilitación. Como venimos insistiendo, desde el marco normativo y conceptual,
la internación es considerada el último recurso, en caso de haber sido agotadas todas las posibles
instancias de intervención en su contexto familiar, comunitario y social; y si fuera necesaria, la
misma deberá ser lo más breve posible en función de criterios terapéuticos interdisciplinarios.
Asimismo, insistimos en la idea de que las personas consumidoras de sustancias no debe ser
etiquetadas como enfermos, sino, como sujetos de derechos, en este sentido es que se propone
diseñar estrategias de acompañamiento ancladas en las redes locales, que promueva líneas de
acción en miras a modificar la situación problemática, a través de la planificación y desarrollo de
actividades acordes a las necesidades y particularidades de cada sujeto. Entender a las personas y
sus comunidades desde el paradigma de derechos humanos implica aceptar que no existe una sola
manera o una solución aplicable a todas las situaciones.

Es por ello, que identificamos como elementos fundamentales de este momento respetar las
decisiones (autonomía) de los sujetos y promover el fortalecimiento y/o la construcción de redes
(inclusión) donde el equipo pueda anclarse para diseñar las estrategias adecuadas. Para el
acompañamiento será imprescindible el respeto por la historia, la singularidad y la situación actual
de cada persona y/o institución, organización y referente
involucrado. Entendemos que el trabajo del equipo, en Decimos entonces que
acompañamos hacia la
esta instancia, consiste justamente en generar las
autonomía e inclusión de
condiciones necesarias para que se logren los objetivos
aquellos sujetos y sus
que se acuerdan de manera gradual; con nuestra comunidades que están
colaboración en un primer momento, para hacerlo de atravesando una situación
manera más autónoma en el futuro. de consumo problemático.

¿A quiénes acompañamos?

Para seguir pensando:

Reflexión del trabajo grupal del encuentro regional NOA (Santiago del Estero / octubre 2015)

¿A quién acompañamos cuando acompañamos?

Acompañamos individuos, acompañamos familias, acompañamos amigos, acompañamos madres y


padres, acompañamos profesores, escuelas, organizaciones… y nos acompañamos entre compañeros al
interior de los equipos operativos en la tarea del abordaje territorial de la problemática de consumo.
Repetimos y confirmamos que no hay una sola causa, y por ende no existe una sola respuesta frente a
esta problemática. Pero sí hay salidas posibles, y en este sentido podemos decir que no es una salida
individual sino una salida colectiva.

Acompañar es acompañar-NOS como comunidad


Los destinatarios de la intervención podrán ser sujetos con consumos, referentes de su red
subjetiva y/o los referentes e instituciones barriales y comunitarias. Además, desde un modelo de
abordaje comunitario el acompañamiento está destinado también a actores institucionales de la
comunidad; por lo tanto podrán existir situaciones en que la intervención tenga que ver con un
sujeto particular, situaciones que se relacionen con la transformación de las prácticas y discursos
de una organización o institución en la comunidad, y
situaciones que sean una combinación de ambas.
Entendemos la
En el abordaje de la temática históricamente se ha puesto el problemática de consumo
foco en la persona atravesando una situación de consumo íntimamente relacionada
con la ruptura del lazo
problemático. Este posicionamiento responsabiliza al sujeto
social, generando muchas
y proponen el énfasis en los tratamientos individuales: es lo
veces situaciones
que comúnmente asociamos a los paradigmas ético jurídico estigmatizantes y
y médico sanitarista. En un intento de superar esta visión se excluyentes hacia los
ha propuesto abordar la problemática a partir de prácticas sujetos. Es así que si
centradas en instituciones de la comunidad, borrando el pensamos en recomponer
sujeto, como si el contexto fuera el único determinante de
los lazos sociales,
apuntando a transformar
las prácticas individuales: lo que algunos marcos teóricos
las relaciones entre el
denominan lo macro-social. Consideramos que estos
sujeto y la comunidad,
abordajes no pueden dar cuenta de la complejidad de la acompañamos en el
problemática, porque ambos caen en la falsa dicotomía camino hacia la inclusión1.
sujeto-sociedad, omitiendo que no existe el sujeto aislado,
totalmente independiente de su contexto, ni contexto social totalmente determinante de la
subjetividad individual; cada uno de nosotros nos desarrollamos en el vínculo con lo comunitario,
y es desde ese diálogo donde se construye lo colectivo y lo individual.

¿Cómo acompañamos?

- Teniendo en cuenta el contexto y los recursos disponibles


En la comunidad entran en juego las condiciones de vida, las pautas culturales, la interacción entre
los vecinos, familiares, instituciones educativas y laborales, de salud, organizaciones sociales y
políticas. Acompañar desde una perspectiva comunitaria implica pensar intervenciones en el
territorio donde se encuentran las referencias sociales, culturales y simbólicas de las personas con
quienes estamos trabajando.

Para ello, resulta indispensable saber quiénes son los referentes con los que se puede establecer
una articulación al momento de abordar la problemática; requiere haber construido un recursero
local y trabajado previamente el paradigma desde el cual nos posicionamos a través de actividades
de reflexión y sensibilización que permitan que los diferentes actores sociales comprometidos en
la tarea planifiquen las intervenciones y articulen teniendo en cuenta a las personas que
consumen como protagonistas de las acciones; también será fundamental contar con un mapa o
recursero del sistema asistencial municipal y provincial que sirva de complemento en el abordaje
comunitario, o al cual sea posible acudir cuándo la situación sobrepase las posibilidades de
intervención del equipo.

- Interviniendo sobre la relación sujeto - comunidad


Optamos por no hablar de derivaciones ya que entendemos que dicho concepto responde a una
lógica de funcionamiento desde el modelo médico hegemónico, remite a acciones aisladas
ubicando al sujeto en una posición pasiva frente a otro -profesional- que detenta el poder del
saber legitimado, evaluando la respuesta correcta y remitiéndose simplemente a orientar y/o
informar lo que debe hacer la persona que se encuentra atravesando la problemática, sin que
esta pueda tener voz en la intervención. Entendemos que, desde el paradigma de Derechos
Humanos, el modo de abordar la problemática implica intervenir en las relaciones entre las
personas que atraviesan una situación de consumo y los actores sociales del territorio. En este
sentido, consideramos más adecuado utilizar el concepto de articulación, ya que para nosotros el
mismo implica la construcción de un saber colectivo y un trabajo interdisciplinario a partir de la
construcción de un vínculo entre actores comunitarios que se responsabilizan.
Este modo de intervenir la problemática está íntimamente Acompañar desde el
relacionado a la idea de co-responsabilidad e invita a modelo de abordaje
coordinar los recursos del territorio y las áreas comunitario comprende
gubernamentales de la salud, desarrollo social, trabajo y intervenir sobre las
relaciones entre los
educación de manera que se implementen acciones que
sujetos y las comunidades
tiendan a la inclusión social de los sujetos. El abordaje de
que los alojan,
los consumos problemáticos desde una perspectiva representadas en las
comunitaria propone pensar con otros reconociendo y instituciones con las que
aportando saberes profesionales y experiencias articulamos. De esta
territoriales. A su vez no se acota al consumo de las manera acompañamos
sustancias, sino que intenta abordar la complejidad de los
intentando recomponer
los vínculos entre los
sujetos y las comunidades, apostando a la integralidad y
actores.
haciendo foco en la vulnerabilidad de los derechos de
ciertos sectores de la población.
LA EXPERIENCIA DE LA RED FEDERAL DE PUNTOS DE ENCUENTRO COMUNITARIO: EL PEC
ACOMPAÑA

En las experiencias de la Red Federal de Puntos de Encuentro Comunitario encontramos una gran
riqueza al momento de pensar en cómo acompañar situaciones problemáticas. Desde equipos
operativos interviniendo en la vida de las instituciones que demandan acompañamiento por
situaciones vinculadas al consumo que las desbordan (escuelas, municipios, clubes, iglesias, etc.)
hasta un sin número de intervenciones sobre situaciones de consumo problemático particulares
que llegan al PEC por medio de familiares, amigos, instituciones o los mismos sujetos usuarios de
sustancias. En todas ellas, más o menos explicitas, se han generado estrategias de
acompañamiento que intentaron transitar la lógica del abordaje comunitario.

La heterogeneidad de los equipos y los diferentes procesos de trabajo de los PEC generan
disparidades en las formas de constituirse en los territorios y, por ende, en las formas de
intervención sobre la vida de las comunidades. Algunos PEC desarrollan más el territorio con líneas
de acción que apuntan a las instituciones de la comunidad, otros se ocupan de situaciones
particulares de sujetos con consumos problemáticos, algunos no hacen ni una ni la otra y están en
la gatera preparándose para salir al encuentro, otros pareciera que lo hacen todo. Cada equipo
con potencialidades y limitaciones. Sin embargo, en clave de esquematizar el proceso de la Red
Federal, tomando como horizonte el modelo de abordaje comunitario, identificamos un instante
en el momento de escucha en el que el equipo operativo idealmente hará una reflexión colectiva
sobre la situación problema y diseñará una estrategia de acompañamiento acordada con los
actores involucrados (la red subjetiva y la red de recursos comunitarios). El instrumento que
diseñamos para realizar esa transición entre la escucha y el acompañamiento es la Hoja de Ruta: la
misma intenta ordenar y sistematizar el proceso permitiendo identificar aquellos derechos que
pudieran estar vulnerados, planificar estrategias en función de la información recabada y de los
intereses de los sujetos, y generar evaluaciones sobre las mismas.

Las acciones que intentamos planificar como equipos se enmarcan en una perspectiva de derechos
posicionando a los sujetos como protagonistas de las mismas. En este sentido, es importante tener
en cuenta lo que ese otro desea en ese momento, lo cual solo es posible a través de la
construcción de un vínculo y el reconocimiento de las redes subjetivas con las que cuenta la
persona, su historia de vida, las instituciones por las que transitó, etc.

La hoja de ruta puede contener información privada de las personas y por lo tanto se debe
manejar con el debido respeto y confidencialidad. No es un documento cerrado, ni que se
completa como una ficha médica delante de la persona, sino que tiene que servir como una
herramienta para pensar y vincular al sujeto en sus diferentes ámbitos.

A continuación se desarrollarán algunas líneas de acción que fueron incluidas como parte de las
estrategias de acompañamiento relevadas de las experiencias de los PECs. Las mismas no son
excluyentes, sino, por el contrario, complementarias entre sí. En todos los casos dependerá de la
situación problemática particular y el o los sujetos involucrados, el perfil y posibilidades del equipo
PEC que la aborde, el contexto social, y la red de recursos disponible para articular una estrategia
acordada conjuntamente.

- Reducción de riesgos y daños


El enfoque de reducción de daños está relacionado con un dispositivo de umbral mínimo de
exigencia. Denominado así por no exigir la abstinencia obligatoria como condición para el inicio de
un tratamiento. Aunque no se impone la privación del consumo de sustancias, no se desestima
como posibilidad de incluir regulaciones en las modalidades de consumo, lo cual tiene que ver con
que las sustancias son heterogéneas y presentan riesgos a corto, mediano y largo plazo.

“Estas estrategias se basan en el tratamiento a demanda: respetar la decisión de los sujetos de


elegir la modalidad de tratamiento más acorde a sus posibilidades”.

Si se piensa desde estos criterios, es posible planificar intervenciones diversas y graduables según
las características y posibilidades subjetivas de los usuarios que puedan incluir: cambios en las vías
de administración, de más riesgosas a menos riesgosas. Por ejemplo:

 Pasaje del consumo de cocaína por vía inyectable al consumo de cocaína por inhalación.
 Promover el pasaje de sustancias más tóxicas a menos tóxicas.
 Disminución de dosis y frecuencia: es un modo de regular el consumo de sustancias.
 Reducción del patrón de uso múltiple de sustancias: la combinatoria o mezcla de
sustancias promueve riesgos mayores de intoxicación o de sobredosis.
La adopción de medidas de cuidado previas, durante y posteriores al consumo. Por ejemplo,
previa: es conveniente haber ingerido un alimento previo al consumo de alcohol; durante: evitar
distintas combinaciones o mezclas de alcoholes, y alternar con jugos de frutas o agua; posteriores:
no conducir un vehículo bajo los efectos de la ingesta de alcohol y/u otras sustancias.

- Grupos de mutua ayuda

“… el grupo de escucha es un lugar de los chicos, donde pueden ser ellos mismos,
se comparten experiencias, es un grupo abierto de jóvenes, donde se apoyan unos a otros.
Lo importante es que no es un grupo de tratamiento…” Belén – PEC Ituzaingó (Córdoba)

El trabajo en grupos es una herramienta valiosa que puede adoptar varias modalidades o
metodologías, que tendrán que ver con las propias dinámicas y características de los miembros.
Pueden tener una idea fundacional horizontal y democrática, donde no hay especialistas y el
liderazgo no se impone sino que se construye o bien puede ser una forma de apoyo social que
consiste en ayuda práctica y psicológica entre personas que comparten un mismo problema.

Hay que tener en cuenta que una característica importante de los grupos de mutua ayuda es la
posibilidad de realizar los mismos dentro de los contextos del cual los sujetos formen parte, siendo
de esta manera, coherentes con la perspectiva comunitaria. Paralelamente deben funcionar las
redes barriales, con un involucramiento para apoyar las diferentes alternativas que puedan
generarse en su propia cotidianidad comunitaria. Los grupos de mutua ayuda pueden ser una
herramienta que funcione como parte de una estrategia específica o no, pero sí debe
necesariamente estar articulada y apostar a la inclusión social y la re-significación de la vivencia
del consumo de sustancias por parte de los participantes. La oportunidad de ser parte de un grupo
permite integrar la subjetividad en una participación social con personas que también están
buscando ayudarse mutuamente.

- Reanudamiento del lazo social


Insistimos fuertemente en instalar un Modelo de Abordaje Comunitario de los consumos
problemáticos que trascienda las individualidades y aborde la comunidad y sus complejidades, y
esto es porque consideramos, entre otras cosas, que el aislamiento y la ruptura del lazo social deja
vulnerable al sujeto convirtiéndolo en el único responsable de la situación.
En la construcción del problema, se encuentra socialmente instalado que el eje es la sustancia y la
culpa es del sujeto, se caracteriza a este como delincuente o enfermo, y la respuesta debe ser el
aislamiento para evitar riesgos o contagios. Cuando el sujeto así estigmatizado regresa a la
comunidad luego de realizar un tratamiento o cumplir con su condena, el prejuicio opera sobre el
mismo. De tal manera que el aislamiento y la ruptura del lazo social lo deja vulnerable para
retornar a las antiguas prácticas de consumo con el grupo social que sí lo aloja. Como en la
construcción del problema se pone el eje en la sustancia y en la falibilidad del sujeto, el retorno a
dichas prácticas confirma, a modo de profecía auto-cumplida, que no había que confiar en ese
sujeto. De esta manera se instala socialmente una respuesta a la problemática que construye más
la exclusión del sujeto que su inclusión.

Debemos entonces, introducir una nueva mirada en torno al problema y desplazar el eje de la
responsabilidad individual hacia la corresponsabilidad social. Es decir que todos los actores
comunitarios tienen algo para aportar a la solución del problema. Al acompañar al sujeto bajo esta
mirada, también influimos en la comunidad, involucrando a las instituciones y organizaciones con
respuestas concretas de inclusión. A continuación algunos ejemplo de ello:

Ampliar la red subjetiva:

La red subjetiva está asociada a las relaciones de cotidianidad, del entorno informal que mantiene
una persona. Mientras más acotada y escasa es la red subjetiva de una persona, se encuentra más
en riesgo, por ende, una estrategia consistirá en sostener y ampliar la red subjetiva de relaciones
afectivas y vínculos de apoyo.

Pensando que nuestra intervención tendrá que ver con las relaciones de los sujetos entre sí y de
los sujetos con la comunidad, intervenir sobre estas, fortaleciendo y ampliando las mismas puede
ser un indicador al momento de evaluar las estrategias llevadas adelante.

Resulta importante aclarar que no existen personas sin algún vínculo que podamos ubicar como
red subjetiva; pero es posible que la relación con las pocas personas que conforman (o
conformaron) su red subjetiva estén muy debilitados y sea necesario que los equipos indaguen en
la historia de vida de la persona hasta encontrar algún dato que los ayude a elaborar estrategias
con el objetivo de fortalecer y/o ampliar la misma.
- Acceso a identidad y/o seguridad social
Se refiere a las actividades que promueven el acceso de los sujetos y/o personas cercanas a los
sujetos con la problemática del consumo a la seguridad social. Es de destacar los cambios que ha
introducido la política a partir del año 2003 en materia social: en el sistema de jubilaciones y
pensiones, en la universalización de las asignaciones familiares (AUH), pensiones asistenciales,
Progresar, acceso a DNI, etc, siendo iniciativas de amplios alcances que produjeron cambios
significativos y puntos de ruptura con los patrones de funcionamiento tradicionales del sistema de
políticas sociales.

- Inclusión en actividades deportivas, recreativas, artísticas y culturales

“…cambiar de estar en la esquina porque no tienen nada que hacer, a poder ir a un


club a jugar a la pelota…” Erica - PEC La Ribera (Quilmes – Buenos Aires)

Se refiere a la inclusión del sujeto y/o personas cercanas a los sujetos con la problemática del
consumo, en actividades deportivas, recreativas, artísticas y/o culturales que se sostienen
periódicamente.

Para esto, es importante tener en cuenta los intereses y necesidades de la persona que estamos
acompañando. Ser parte de alguna de estas actividades no soluciona ninguna relación
problemática de consumo por sí sola, pero claramente es parte de un proceso. Más allá de la
actividad, se encuentran detrás, acciones que son realizadas para generar un espacio de inclusión,
donde se identifican preferencias, se escucha la voz del sujeto, se garantizan las condiciones de
inclusión y se trabaja en el sostenimiento de la inserción lograda.

- Inclusión en actividades en ámbitos socioeducativos, laborales y sanitarios

“…el FINES lo re ayudó, lo ayudó primero a ser sociable, a pensar que el otro no lo
va a mirar con esa mirada de “que vos como te drogas no me junto con vos”, ahora él
descubre que le gusta matemáticas, quiere ser profesor, tiene un proyecto de vida…”
Silvana – PEC La Ribera (Quilmes – Buenos Aires)

Se refiere a la inclusión del sujeto y/o personas cercanas a los mismos con la problemática del
consumo, en espacios educativos, laborales y del ámbito de la salud.
Aquí también hay que tener en cuenta todas las acciones que se hayan realizado, entendiendo la
inclusión como proceso.

- Articulación con dispositivos terapéuticos específicos


Se refiere a la inclusión del sujeto y/o persona cercana a los mismos con la problemática del
consumo a un dispositivo específico de atención de la problemática (CEDECOR, CET, Línea 141,
Servicio del Sistema de Salud Especializado, Comunidad Terapéutica, Centro de Día, etc.)

Es importante mencionar que en el MAC no postula suplantar al profesional o a la institución


asistencial, por el contrario, el acompañamiento en situaciones puntuales, tal como venimos
planteando, amerita intervenir en las relaciones con aquellos dispositivos de carácter asistencial y
los sujetos que deciden establecer algún tipo de tratamiento.

En este sentido, planteamos la necesidad de trabajar con las personas antes de iniciar algún
tratamiento. Puede suceder que el sujeto plantee el deseo o necesidad de internarse para realizar
un tratamiento, sin antes haber transitado por alguna institución de este tipo y por lo tanto no
conocer las lógicas de trabajo de las mismas. Con una simple pregunta puede despejarse tal
situación y poder avanzar en la estrategia de acompañamiento, que puede pasar de una
internación a un tratamiento ambulatorio. A su vez, avanzar en la estrategia de articulación con la
institución de asistencia, y de esta manera, intervenir sobre las relaciones entre el sujeto y la
institución, en este caso por ejemplo, para poder acordar la recepción de los mismos. También es
valioso acompañar a la red subjetiva para poder trabajar algunas concepciones durante el
tratamiento (por ejemplo creer que quien recurre a un tratamiento es un enfermo) de manera que
no sean un impedimento para recomponer los lazos sociales que se encuentran rotos.

La relación entre redes subjetivas y operativas y los dispositivos por los que transitan los sujetos
son importantes ya que permiten tener un conocimiento de la situación por la que se va
transitando y permite ir pensando las estrategias de acompañamiento y reanudamiento del lazo
social.

En los casos específicos de internación, finalizado el tratamiento es importante trabajar la salida


de la institución y la vuelta al barrio, con las diferentes redes, para que se pueda facilitar los
procesos de acceso a derechos, y en el camino hacia la inclusión. Los sujetos que durante un
determinado tiempo se encontraron fuera de su circuito cotidiano deben volver al barrio,
comenzar a vincularse con sus redes subjetivas, y sostener un proyecto de vida. Es aquí donde
vemos la importancia de acompañar y sostener dicho proceso, haciendo hincapié en aquellas
relaciones y vínculos donde pueden generarse tensiones.
ACOMPAÑAR

Dado que la internación es considerada el último recurso, nos proponemos diseñar estrategias de acompañamiento ancladas en las redes
locales, que promueva líneas de acción en miras a modificar la situación problemática, a través de la planificación y desarrollo de actividades
acordes a las necesidades y particularidades de cada sujeto.

Para ello, es fundamental:


 Respetar la autonomía de los sujetos, respetando su historia y singularidad.
Promover el fortalecimiento y/o la construcción de redes de inclusión donde el equipo pueda anclarse para diseñar las estrategias adecuadas,
acordándolas de manera gradual; con nuestra colaboración en un primer momento, para hacerlo de manera más autónoma en el futuro.
Acompañar es acompañar-NOS como comunidad

LÍNES DE ACCIÓN
REDUCCIÓN DE RIESGOS Y GRUPOS DE MUTUA REANUDAMIENTO DEL LAZO SOCIAL
DAÑOS AYUDA El aislamiento y la ruptura del lazo social deja vulnerable al sujeto convirtiéndolo en el
único responsable de la situación  Cuando el sujeto así estigmatizado regresa a la
No exige la abstinencia Puede adoptar varias comunidad luego de realizar un tratamiento o cumplir con su condena, el prejuicio
obligatoria, respetando la modalidades o opera sobre el mismo, a modo de profecía auto-cumplida de que no había que confiar
decisión de los sujetos de metodologías, que en ese sujeto. De esta manera se instala socialmente una respuesta a la problemática
elegir la modalidad de tendrán que ver con las que construye más la exclusión del sujeto que su inclusión.
tratamiento más acorde a propias dinámicas y En mirada de desplazar el eje de la responsabilidad individual hacia la
sus posibilidades. características de los corresponsabilidad social, damos algunos ejemplos:
miembros.
Implica transitar hacia Ampliar la red subjetiva:
prácticas menos riesgosas Hay que tener en cuenta La red subjetiva está asociada a las relaciones de cotidianidad, del entorno informal
y la adopción de medidas que es importante la que mantiene una persona. Mientras más acotada y escasa es la red subjetiva de una
de cuidado previas, posibilidad de realizar los persona, se encuentra más en riesgo, por ende, una estrategia consistirá en sostener y
durante y posteriores al encuentros dentro de los ampliar la red subjetiva de relaciones afectivas y vínculos de apoyo.
consumo. contextos del cual los
sujetos formen parte, Acceso a identidad y/o seguridad social
siendo de esta manera, Actividades que promueven el acceso de los sujetos y/o personas cercanas a los sujetos
coherentes con la con la problemática del consumo a la seguridad social (jubilaciones y pensiones,
perspectiva comunitaria. asignaciones familiares, pensiones asistenciales, Progresar, acceso a DNI, etc.)

Inclusión en actividades deportivas, recreativas, artísticas y culturales


Es importante tener en cuenta los intereses y necesidades de la persona que estamos
acompañando. Ser parte de alguna de estas actividades no soluciona ninguna relación
problemática de consumo por sí sola, pero claramente es parte de un proceso.

Inclusión en actividades en ámbitos socioeducativos, laborales y sanitarios


Aquí también hay que tener en cuenta todas las acciones que se hayan realizado,
entendiendo la inclusión como proceso.

Articulación con dispositivos terapéuticos específicos


Se refiere a la inclusión del sujeto y/o persona cercana a los mismos con la
problemática del consumo a un dispositivo específico de atención de la problemática
(CEDECOR, CET, Línea 141, Servicio del Sistema de Salud Especializado, Comunidad
Terapéutica, Centro de Día, etc.)

Es importante mencionar que en el MAC no postula suplantar al profesional o a la


institución asistencial, hay casos que lo requieren. Pero finalizado el tratamiento es
importante trabajar la salida de la institución y la vuelta al barrio, con las diferentes
redes, para que se pueda facilitar los procesos de acceso a derechos, en el camino
hacia la inclusión.

Por eso, no hablamos de derivaciones ya que entendemos que dicho concepto


responde a una lógica de funcionamiento de acciones aisladas ubicando al sujeto en
una posición pasiva frente a otro -profesional- que detenta el poder del saber
legitimado. Por el contrario, hablamos de ARTICULACIÓN, ya que para nosotros el
mismo implica la construcción de un saber colectivo y un trabajo interdisciplinario a
partir de la construcción de un vínculo entre actores comunitarios que se
responsabilizan.
MOMENTO DE FORTALECER Y CONSTRUIR REDES

De qué hablamos cuando decimos Redes


Definimos las Redes como un colectivo integrado por diversas organizaciones formales o informales,
públicas o privadas, delimitado por algún aspecto común (territorial, temático, organizativo, etc.) dentro
del cual se reconocen diversos modos de vinculación y a través del cual circulan diversos tipos de
recursos técnicos, metodológicos, de información, económicos, etc.
Las redes territoriales son estructuras organizativas flexibles y horizontales que reúnen diversos actores
sociales para articular sus experiencias y recursos, delinear objetivos comunes y trabajar para solucionar
problemas o necesidades surgidas de un territorio común, en forma mancomunada. En síntesis podemos
definir una red como un grupo de actores interactuando para alcanzar un objetivo, una meta en común,
dentro de una relación de intercambio, cooperación y reciprocidad.
En los territorios existen diferentes tipos de redes y articulaciones entre actores barriales: algunas
formales y otras informales, algunas espontáneas y otras planificadas o construidas en función de un
objetivo específico, algunas descansan sobre acuerdos más explícitos y otras con menos conciencia de sí
mismas; algunas existen deficientemente y necesitan fortalecerse. Podemos ubicar diferentes niveles de
organización y alcances de las mismas, presentándose en escalas micro a macro (barrial, regional,
provincial, nacional, etc.).
Hay diferentes niveles en la relación que se establecen en una red. Cuando hablamos de redes de
actores sociales, entendemos que se conectan o vinculan personas, aunque este sea el director de la
institución y se relacione con su cargo incluido, pero no se conectan cargos entre sí, no se conectan
instituciones entre sí, no se conectan computadoras entre sí, se conectan personas. Un primer nivel de
relación es el de conocimiento: el mismo se da cuando reconociendo que el otro existe se me hace
presente, tengo que tomarlo en cuenta y empiezo a necesitar conocerlo. Esto se expresa como un
interés, quiero saber quién es, quiero entender cómo ve el mundo. Un segundo nivel, a partir del interés
y del conocimiento empiezan a existir algunos episodios de colaboración (co-laborar en el sentido de
trabajar con). No es una ayuda sistemática, no es una ayuda organizada sino espontánea. En el tercer
nivel ya existen formas sistemáticas de cooperación (co-operación: operación conjunta). Esto supone un
proceso más complejo porque supone que existe un problema común, por lo tanto hay una co-
problematización, y existe una forma más sistemática y estable de operación conjunta, es decir que hay
un compartir sistemático de actividades, establecer alguna forma de contrato o acuerdo que significa
hasta compartir recursos (Rovere: 1999).
Señalamos muy especialmente esta dimensión del trabajo, ya que constituye una parte fundamental del
modelo de abordaje comunitario. Cuando un equipo se propone una intervención en territorio, desde el
enfoque del Modelo de Abordaje Comunitario, debe en una primera instancia hacer un relevamiento de
los actores, redes y articulaciones existentes. Este proceso resulta clave para construir respuestas
inclusivas y fortalecer el compromiso de la comunidad con la problemática.
Cuando hablamos de problemas de consumo, nos estamos refiriendo a problemáticas sociales complejas
que impactan en todos los aspectos o ámbitos de la vida en comunidad, como la salud, la educación, los
derechos, entre otros. Abordar la problemáticas del consumo se vincula al desarrollo y a la participación
de una persona en su comunidad. La recuperación del tejido social que fortalece los aspectos de
pertenencia, apoyo, protección, contención y reciprocidad social se realiza mediante el trabajo conjuntos
de distintos actores sociales en el mismo contexto donde se producen las situaciones problemáticas.
La formación, recuperación y fortalecimiento de las redes sociales nos permite mejorar la calidad de los
vínculos basados en valores sociales como la participación, la solidaridad y la responsabilidad trabajando
en conjunto en pos del bien común.
LA EXPERIENCIA DE LA RED FEDERAL DE PUNTOS DE ENCUENTRO COMUNITARIO: EL PEC FORTALECE
REDES

“…Si no trabajas en red no podes crecer, no podes crecer ni como institución ni con los pibes,
porque te quedas ahí… si o si es necesaria la red. Yo creo que si no hay trabajo en red, no existe el trabajo
social…” Ana – PEC Villa Nueva (Berisso)

La importancia del concepto de redes para la experiencia de los PEC es trascendental. Es claro, a esta
altura del material, que no hay modelo de abordaje comunitario del consumo problemático de
sustancias si no hay desarrollo de redes de actores sociales comprometidos que se involucren en la
temática. La integralidad necesaria en la intervención solo es posible de ser abordada si se reconoce la
cuestión como un problema social, y consecuentemente se consideran a los diferentes espacios y actores
socio-comunitarios como protagonistas activos del mismo. Por lo tanto, será imprescindible tomar en
cuenta las necesidades y recursos de los actores de la comunidad y trabajar en dirección a tender
puentes entre ellos. Desde la perspectiva comunitaria que desarrolla la Red Federal de PEC no
apostamos a soluciones urgentes o expertos con recetas mágicas. Creemos que son las redes
territoriales, incipientes o desarrolladas, quienes pueden fortalecerse e incluir, más y mejor, a los sujetos
de derecho con consumos problemáticos. Solo las redes tienen la potencialidad de abordar la
problemática específica desde la complejidad e integralidad tanto individual como comunitaria.
Redes
Como ya dijimos las redes territoriales son estructuras organizativas flexibles y horizontales que reúnen
diversos actores sociales para articular sus experiencias y recursos, delinear objetivos comunes y trabajar
para solucionar problemas o necesidades surgidas de un territorio común, en forma mancomunada.
En la Red Federal de PEC trabajamos junto a los equipos operativos en el reconocimiento de tres tipos
diferentes pero complementarias de redes:
- La red subjetiva
Como desarrollamos en el capítulo de “Acompaña”, por red subjetiva nos referimos a las personas que
son significativas para un sujeto particular. Con quienes posee un vínculo, una proximidad, algún tipo de
unión y lazo que los relaciona, personas con las que el sujeto cuenta cuando necesita algo (ayuda,
acompañamiento, compartir diversas situaciones positivas o negativas en su vida). Por lo tanto, La Red
Subjetiva se compone de todos aquellos vínculos cercanos con los que el sujeto cuenta: familiares y/o
amigos, referentes barriales, docentes, referentes de instituciones en donde la persona se siente a gusto
y contenida, etc.
Creemos que mientras más acotada y escasa es la red subjetiva de una persona, el abordaje de una
problemática se tornará más difícil. Por lo tanto, una de las principales tareas del equipo de un PEC y de
la Redes con las que cuenta será ayudar a las personas a sostener y ampliar sus redes subjetivas de
relaciones afectivas y vínculos de apoyo, ya que serán esas redes subjetivas un elemento fundamental
del proyecto de vida de los sujetos.
- Red operativa-comunitaria
La conforman el equipo operativo local del PEC y los referentes, organizaciones e instituciones que
intervienen en la problemática en la comunidad. Concretamente lo visualizamos como un conjunto de
personas y sus conexiones constituyen el equipo de trabajo más amplio de una comunidad local. Son
personas, referentes, instituciones que en articulación con el Equipo Operativo Local del PEC sostienen
las líneas de acción, tareas y estrategias de acompañamiento planificadas para abordar una problemática
particular o a la comunidad en general. A mayor desarrollo y ampliación de la red operativa-comunitaria,
mayor amplitud, consistencia y seguridad tendrá el trabajo y las respuestas que un PEC desarrolle
dentro de la comunidad.
Esto requiere construir espacios de vinculación, encuentro y empoderamiento de los diversos actores,
que construyan y motoricen colectivamente respuestas posibles para el territorio.
Conformar un Equipo Operativo Local que aborde la problemática desde un Modelo de Abordaje
Comunitario es fundamental, pero no alcanza si no se cuenta con la Red Operativa Comunitaria
organizaciones de la sociedad civil, actores gubernamentales en sus diferentes niveles, todos aquellos
comprometidos en la problemática dentro de la comunidad, y a los propios sujetos que se encuentran
atravesados en sus vidas por la problemática aportando y construyendo en conjunto.
Por lo tanto, uno de los primeros pasos luego de conformado el equipo operativo local de un PEC, y de
establecer ciertas pautas básicas de funcionamiento (lo que denominamos en el MAC como “Momento
de Organización Interna”) será realizar un relevamiento de instituciones, organizaciones, referentes,
redes existentes que puedan comprometerse, pensando en clave de co-responsabilidad el abordaje de
situaciones, así como concepciones y prácticas comunitarias que constituyen a la comunidad sobre la
que pretendemos intervenir(nos referimos a la ruptura de estigmas, prejuicios y acciones
discriminatorias y excluyentes).
La red deberá ser fortalecida de tal manera que pueda crecer desde una mirada multi y transdisciplinaria
que contemple la problemática en toda su complejidad.
- Las redes provinciales y la red federal
Los PEC y sus equipos articulan, fortalecen y construyen Redes en sus barrios o comunidades, en sus
provincias, y entre provincias. Las redes provinciales permiten a los PEC, y su estrategia comunitaria de
abordar la problemática, posicionarse desde un lugar más visible y potente a la hora de articular con
actores, instituciones e instancias gubernamentales del territorio. Permite conocer y compartir recursos
y genera espacios de aprendizaje e intercambio de experiencias.
Las redes provinciales y la Red Federal de PEC potencian y visibiliza una modalidad de intervención que
disputa el sentido común sobre la cuestión y genera una política pública alternativa, situando a las
personas con consumos problemáticos en el único lugar posible, el de Sujetos de Derecho.
Para promover estas redes desde sedronar se han organizado los encuentros provinciales de PECs y
regionales inter-dispositivos. Además, para mejorar y ampliar las Redes provinciales se ha acordado con
organizaciones gubernamentales y no gubernamentales la generación de espacios intermedios entre los
PEC y la Sedronar.
REDES
¿QUÉ ES UNA RED?
 Un colectivo integrado por diversas organizaciones (formales o
informales, públicas o privadas)
 Delimitado por algún aspecto común:
- TERRITORIAL   Las redes territoriales son estructuras organizativas flexibles y
- Temático horizontales que reúnen diversos actores sociales para articular sus
- Organizativo experiencias y recursos, delinear objetivos comunes y trabajar para
- Entre otros solucionar problemas o necesidades surgidas de un territorio común,
 Dentro del cual se reconocen diversos modos de vinculación en forma mancomunada.
 Y a través del cual circulan diversos tipos de recursos técnicos,
metodológicos, de información, económicos, etc. Cuando hablamos de redes de actores sociales, entendemos que se
conectan o vinculan personas, y no cargos o instituciones entre sí.
DISTINTOS NIVELES DE RELACIÓN:
 De conocimiento: el mismo se da cuando reconociendo que el otro existe se me hace presente, tengo que tomarlo en cuenta y surge el
interés de conocerlo.
 De colaboración: a partir del conocimiento, empiezan a existir algunos episodios de colaboración. No es una ayuda sistemática u organizada
sino espontánea.
 De cooperación: supone un proceso más complejo porque implica que existe un problema común. Hay una co-problematización, y existe
una forma más sistemática y estable de operación conjunta.
POR TANTO…

No hay modelo de abordaje comunitario si no hay desarrollo de redes de actores sociales comprometidos que se involucren en la temática.

Cuando un equipo se propone una intervención en territorio, debe en una primera instancia hacer un relevamiento de los actores, redes y
articulaciones existentes. Este proceso resulta clave para construir respuestas inclusivas y fortalecer el compromiso de la comunidad con la
problemática.

LÍNEAS DE ACCIÓN
En la RED FEDERAL DE PEC, se trabaja junto a los Equipos Operativos en el reconocimiento de tres tipos diferentes pero complementarias
redes:

 RED SUBJETIVA: conformada por las personas que son significativas para un sujeto particular, una tarea principal del PEC y sus redes será
ayudar a las personas a sostener y ampliar tales redes de relaciones afectivas y vínculos de apoyo, en tanto elemento fundamental del
proyecto de vida de los sujetos.
 RED OPERATIVA-COMUNITARIA: conformada por el equipo operativo local del PEC y los referentes, organizaciones e instituciones que
intervienen en la problemática en la comunidad. Cuanto mayor sea, mayor amplitud, consistencia y seguridad tendrá el trabajo y las
respuestas que un PEC desarrolle dentro de la comunidad. Bajo un esquema de co-responsabilidad, la red deberá ser fortalecida de tal
manera que pueda crecer desde una mirada multi y transdisciplinaria que contemple la problemática en toda su complejidad.
 REDES PROVINCIALES Y RED FEDERAL: Los PEC y sus equipos articulan, fortalecen y construyen Redes en sus barrios o comunidades, en sus
provincias, y entre provincias. Esto permite a los PEC posicionarse desde un lugar más visible y potente a la hora de articular con actores,
instituciones e instancias gubernamentales del territorio, posicionando una modalidad de intervención que disputa el sentido común sobre
la cuestión y genera una política pública alternativa, situando a las personas con consumos problemáticos en el único lugar posible, el de
Sujetos de Derecho (Encuentros Provinciales PEC y Encuentros Regionales Inter-dispositivos).
LA IMPORTANCIA DE LA EVALUACIÓN

Toda acción racional que se proponga transformar una realidad debe ser evaluada a fin de poder dar
cuenta de cuáles han sido las reales modificaciones ocurridas. Muchas veces las transformaciones no son
evidentes y aún en caso de que lo sean no es claro que puedan ser atribuidas a las acciones ejecutadas
con ese objetivo. Por tanto en toda evaluación se pone en juego el sentido de lo realizado y la eficacia de
la acción. Por otro lado, en relación al uso de instrumentos, debemos tener en cuenta la selección de los
mismos, ya que pueden introducir criterios contrarios a la acción que queremos valorar. Así por ejemplo,
si una empresa pretende evaluar la calidad de un determinado producto, y para hacerlo considera la
cantidad de productos elaborados en un período de tiempo determinado, estará introduciendo en la
evaluación un criterio ajeno a lo que se propuso evaluar.
Por evaluación entendemos una
Esto no indica que dicho criterio sea erróneo, en todo caso
forma de indagar, de
no es el adecuado para lo que se pretendía. preguntarnos acerca de una
experiencia, dispositivo, proceso,
Históricamente, la evaluación de experiencias y dispositivos organización, persona, entre
otros, que nos llevará a poder
en salud mental comunitaria cuenta con escaso desarrollo
valorar el mérito, relevancia,
en nuestra región, dificultando la consolidación y defensa éxito y/o necesidad de revisión
del paradigma que intenta trascender los abordajes de aquello que estamos
evaluando, con el propósito de ir
tradicionales de la disciplina. La evaluación permite
reduciendo incertidumbres, de
sistematizar las experiencias desarrollando conocimientos y hacer más efectivas nuestras
datos concretos para poder ir ganando terreno en la acciones, y de tomar decisiones
pertinentes desde el paradigma
legitimación de nuevas prácticas, y lograr así desterrar los
en el que nos posicionamos
viejos paradigmas. A lo largo del tiempo, la evaluación en (Ardila, S. y Stolkiner A., 2009b).
estos dispositivos ha ido atravesando diversas etapas que
algunos autores denominan generaciones, identificando
cuatro como las más relevantes. Desde finales del siglo XIX hasta la década del 70 del siglo XX se
desarrollan las modalidades de evaluación correspondientes a las tres primeras generaciones. La
evaluación de primera generación se caracterizó por estar “orientada a la medición”, considerando que
ésta era la evaluación en sí misma. Un ejemplo de este tipo de evaluación sería contabilizar las personas
atendidas por el dispositivo en el año. La de segunda generación, no confunde medición con evaluación,
sino que considera a ésta como una de las técnicas posibles a ser utilizadas. Asimismo, se caracterizó por
estar “orientada a los objetivos” evaluando los logros alcanzados en relación a estos últimos. Un ejemplo
de este modelo sería proponer la evaluación de la abstinencia como objetivo del tratamiento. La
evaluación de tercera generación, caracterizada como “orientada al juicio”, avanza al considerar que los
objetivos pueden ser problemáticos en sí mismos, y por ello al igual que el desempeño, también deben
ser evaluados (si son adecuados, si están establecidos de manera clara, si son los mismos que al
comienzo del proceso, etc). De esta manera todo el proceso es incluido en la evaluación. Ejemplo de esto
sería considerar que la meta de la abstinencia no puede ser igual para las personas que comenzaron
tratamiento a principio del año y los que lo comenzaron en el tercer trimestre. Por tanto habría que
reformular los objetivos para que puedan dar cuenta del proceso necesario para llegar a la meta.

Por último, la evaluación de cuarta generación se caracteriza como “orientada a la negociación”, dado
que parte de la consideración de las perspectivas de los diversos actores implicados en la organización,
dispositivo, programa que está siendo evaluado y de la necesidad de su inclusión en el proceso
evaluativo y, por lo tanto, de técnicas de evaluación (más allá de la medición), que puedan dar cuenta de
la complejidad de la realidad, las miradas diferentes sobre la misma situación, etc.
En este movimiento de tratar de considerar la complejidad de la realidad en la que transcurren nuestras
prácticas, se ha propuesto que han de considerarse las relaciones entre nuestras intervenciones y el
contexto en el que se desarrollan. Una misma intervención en un contexto o en otro, no resulta
igualmente significativa, adecuada, trascendente (Ardila, S. y Stolkiner A., 2009b).

Evaluando la implementación del Modelo de Abordaje Comunitario

Ahora bien, tomando en cuenta la perspectiva de “cuarta generación”, a la hora de evaluar un


dispositivo que implementa el Modelo de Abordaje Comunitario, será necesario tener en cuenta los
siguientes puntos:

- La integralidad de la propuesta
- La intervención entendida como proceso
- La visión de los diferentes actores involucrados
- El contexto en el que se desarrolla
- Los objetivos y líneas de acción particulares para cada momento del MAC

En línea con la propuesta del MAC, si un equipo se propone por ejemplo acompañar un sujeto con
consumo problemático ampliando su red subjetiva y/o a través de estrategias de reducción de riesgos y
daños, no deberá poner el foco en evaluar si logró la abstinencia en un período determinado, pues no es
ese el objetivo del accionar.
Evaluar una cosa por otra o poner el foco en una unidad de análisis incorrecta en relación a los objetivos
planteados es un inconveniente metodológico bastante común. Sin embargo, no se trata sólo de una
cuestión instrumental o técnica. Las concepciones vinculadas a viejos paradigmas (medico-sanitarista /
ético-jurídico) persisten todavía no solamente en las intervenciones, sino también en aquellos aspectos
que se esperan como resultados válidos a ser evaluados.

Volviendo al ejemplo anterior, y tomando el aporte realizado por Efren Milanese19, compartimos una
forma posible de evaluar la red subjetiva de un sujeto. Según el autor, el desafío en el trabajo de
ampliación de las redes subjetivas, puede tener que ver en un primer momento con hacer visible lo
invisible. Para esto, Milanese propone un simple cuadro que permite registrar nombres y roles de los
allegados:

Registro de la red subjetiva


# Nombre Edad Rol Social Parentes Recurso comunitario
co
1 Matías 25 Dueño de verdulería Ninguno Posible empleador
2 Ana 40 Vecina Ninguno Referente barrial, contactos.
3 Rodrigo 18 Estudiante Ninguno Ninguno
4 Juan 20 Empleado de construcción Ninguno Ninguno
5 Delia 22 Ama de casa Ex novia Ninguno
Contactos de militancia – acceso a
6 Vanesa 21 Empleada – militante barrial Ninguno
derechos
7 Susi 22 Ama de casa Ninguno Ninguno

Con este cuadro, que es dinámico y puede cambiar, podemos construir un diagrama que permita realizar
un análisis de esta red subjetiva. En ese diagrama, se pueden considerar diferentes niveles de cercanía
en la relación, representada por anillos, siendo el más interno, el que representa las relaciones más
cercanas y de confianza, y el más externo las relaciones de menor cercanía y confianza:

5
3
xx 7
2
1

19
“Tratamiento Comunitario. Manual de trabajo I°”pág. 129
Un tercer paso es preguntarse quiénes de estas personas que son parte de la red del sujeto, tienen
relaciones entre sí. De esta manera, como decíamos anteriormente, pondremos en evidencia aquello
que quizás esta oculto. Este diagrama debe realizarse en conjunto entre el equipo operativo y el sujeto
que se acompaña:

8
4

5
3
xx 7
2
1

1
9 6 0

Con estos diagramas podremos, a la vez, evaluar y diagnosticar dónde es posible trabajar la ampliación
de la red y el reanudamiento de lazos sociales significativos. Si al cabo de un tiempo de acompañamiento
el esquema inicial se compara con la situación actual, y las interconexiones han incrementado, quiere
decir que la planificación y estrategia de acompañamiento para ampliar la red subjetiva han dado sus
frutos. Si por el contrario, no encontramos diferencias, habrá que revisar aquella estrategia.
En el caso de la reducción de riesgos y daños, tomamos como referencia un instrumento utilizado por el
centro ambulatorio “La otra base de encuentro”20, que nos permite evaluar las estrategias desplegadas
por el equipo en este sentido.

Descripción de la estrategia Implementación con Consolidación e


Estrategia Aceptación
(detallar los cambios) acompañamiento implementación autónoma

Cambio de sustancias de consumo,


hacia otras menos dañinas

Incorporación de hábitos de
autocuidado

Incorporación de rutinas que reducen


el tiempo de consumo.

Este cuadro generalizado requiere ser personalizado para cada situación; así por ejemplo deberían
especificarse las sustancias entre las que se realizó el cambio, los hábitos de autocuidado diversos
(partiendo desde los más básicos como mantener un ritmo adecuado de comidas a otros más complejos
como acceder a controles de salud). También deberán ser detalladas la incorporación de rutinas que
reducen el tiempo de consumo (como espacios deportivos, recreativos, educativos, laborales).

Por último, se proponen categorías para analizar el grado de aceptación y autonomía en cada uno de los
aspectos antes mencionados:

20
Centro ambulatorio que trabaja desde una perspectiva comunitaria y funciona en la Villa 1-11-14, de la zona sur
de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
- Aceptación: el proceso por el cual la persona reconoce que puede hacer algo para cambiar su
situación.

-La implementación con acompañamiento: es aquella instancia en que la estrategia aceptada no


puede ser llevada a cabo sin un acompañante.

- Consolidación e implementación autónoma: es aquella etapa en que la estrategia de reducción


de riesgos y daños puede ser sostenida autónomamente por la persona.

Los instrumentos de registro, sistematización y evaluación de los Puntos de Encuentro Comunitario de


SEDRONAR

Siguiendo los criterios sobre evaluación anteriormente mencionados, es preciso pensar instrumentos
que nos permitan recoger las diferentes visiones, incorporar aspectos del contexto y atender a la
integralidad de la propuesta sin descuidar los diferentes momentos y objetivos en la implementación del
MAC. En este sentido, y sumado a los ejemplos ya compartidos en este apartado, desde la experiencia de
los PEC hemos diseñado una serie de instrumentos de registro, sistematización y evaluación que nos han
permitido enriquecer la propuesta y pueden servir como guía para evaluar otras experiencias de
abordaje.

A continuación se anexan los siguientes instrumentos de registro y evaluación:

- Informe diario de actividades PEC / Anexo metodológico


- Informe mensual de gestión del PEC / Anexo metodológico
- Termómetro PEC
- Hoja de ruta
INFORME DIARIO DE ACTIVIDADES PEC

PEC: LOCALIDAD: PROVINCIA:


ACTIVIDAD DESTINATARIOS PARTICIPANTES ARTICULACIONES REFERENTE/S DEL PEC
FECHA
Descripción y objetivo de la actividad ¿A quién estuvo dirigida? Cantidad aproximada ¿Con qué institución/organización se articuló? ¿Para qué? a cargo de la actividad
INSTRUMENTOS DE SISTEMATIZACIÓN: REGISTRO, REFLEXIÓN Y PLANIFICACIÓN

ANEXO METODOLÓGICO

REGISTRO DIARIO

Completar con datos básicos: nombre del PEC y referencia geográfica

 DESCRIPCION DE LA ACTIVIDAD: Aquí es necesario explicar qué se hizo. Debe ser breve,
pero contener la información básica. Evitar palabras sueltas (Ejemplo: no consignar
“Entrevista”, sino “entrevista con… para…”. Lo mismo sucede con “visitas”, “recorridas” y
actividades de ese estilo).

 CANTIDAD APROXIMADA DE PARTICIPANTES: Tener en cuenta solo los que estuvieron


involucrados directamente en la actividad puntual, incluidos los miembros del EO que
hayan participado. Tener como referencia listados de asistencia y/o participación allí
donde se tengan. No incluir a beneficiarios futuros o indirectos.

 ARTICULACIONES: Aquí también es necesario registrar con quien se articuló y para qué.
(Ejemplo: no consignar “se articuló con la iglesia” sino “se articuló con la iglesia para poder
disponer del salón de usos múltiples”)
Además es importante tener en cuenta que interesa saber a qué institución representa el
interlocutor con el que se articuló (Ejemplo: no consignar “se articuló con Jorge Suarez”,
sino “se articuló con Jorge Suarez, presidente de la Sociedad de Fomento Barrial” o
simplemente consignar “sociedad de fomento”).

 REFERENTE: Este dato tiene sentido en tanto permite visualizar qué integrantes del EO son
referentes en determinadas situaciones o procesos.
INFORME MENSUAL DE GESTIÓN DEL PEC
PEC Provincia
Localidad Equipo Técnico

Actividades realizadas en el mes de ____________________________________ año ______________

EJE Promedio de Cantidad de


Cantidad de Población
SENTIDO DE LA Tipo de actividad actividades
personas participaciones Comentarios
destinataria involucradas (act x pers)
ACTIVIDAD
Encuentro del EO PEC

Encuentro de formación interna

Encuentro con Médicos Comunitarios


Organización
interna PEC Encuentro con Equipo Técnico Sedronar

Encuentro con equipo de Promotores


Territoriales

Acciones para la construcción del


recursero preventivo asistencial PEC
Actividades de difusión y/o sensibilización

Talleres de reflexión sobre la temática


El PEC sale al
Jornadas recreativo – deportivo - artísticas,
encuentro recorridas barriales (actividades de
enganche)
Recorridas en calle

Orientación e información

Acciones de contención
El PEC recibe y
Primera escucha y construcción del vínculo
escucha
Definición de una primera estrategia de
acompañamiento

Reducci ón de ri es gos y da ños

Grupos de mutua a yuda

Acces o a i denti da d y/o s eguri da d s oci a l


Incl us i ón en a cti vi da des deporti va s ,
El PEC recrea ti va s , a rtís ti ca s , cul tura l es
Acompaña Incl us i ón en á mbi to s oci oeduca ti vo, l a bora l
y s a ni ta ri o
Arti cul a ci ón con di s pos i ti vos tera péuti cos
es pecífi cos

Tra ba jo con i ns ti tuci ones

Participación en encuentros de red barrial


y/o local
Trabajo en red y Reunión Nodos / Encuentro interPEC /
Construcción de Encuentro inter-dispositivos SEDRONAR
la Red Federal
PEC Encuentro provincial/regional PEC

Otras acciones
2. Articulaciones externas
Provincia Localidad Nombre de institución / organización Tipo de inst/org Area temática Descripción de la articulación / Observaciones

2.1 Articulaciones internas SEDRONAR


Descripción de la articulación / Resultado de la articulación
Dispositivo Observaciones (Muy Buena / Buena / Regular / Mala)

CET

CEPLA

Otros PECs

CEDECOR

EPAE (Educativo)

PAIS
Capacitación
Sedronarte
Otro

3. Reflexiones a partir de la sistematización del trabajo del PEC en el período (Volcar aspectos a resaltar, articulaciones novedosas,
dificultades a trabajar, acciones o articulaciones a proponer, etc.)

4. Próximas actividades:
Pensando en el próximo mes, ¿Qué acciones nos proponemos para fortalecer al PEC?
Acción Breve descripción Roles/responsables Articulaciones Comentarios

5. Comentarios:
INSTRUMENTOS DE SISTEMATIZACIÓN // ANEXO CONCEPTUAL
ALGUNAS DEFINICIONES PARA PENSAR LOS MOMENTOS DEL PROCESO METODOLÓGICO

Tipo de actividad

Encuentro del EO PEC Se refiere a las reuniones periódicas del equipo operativo del PEC.

Son los encuentros de aprendizaje, intercambio y reflexión sobre la temática. En algunos


casos se da de manera sistemática (Grupo de Estudio) y en otras en forma más aislada.
Encuentros de formación Suelen participar de esos encuentros: los equipos operativos, miembros del equipo
interna técnico, médicos comunitarios, referentes barriales, instituciones, organizaciones o
invitados especiales. Ejemplo de estas actividades pueden ser las Jornadas de SEDRONAR
Organización ESTA o las instancias de trabajo sobre ejes del PEC.

interna PEC Encuentros con Médicos Son los encuentros de trabajo que se dan entre los equipos operativos y los médicos
Comunitarios comunitarios de abordaje territorial (Sedronar).

Encuentros con Equipo Técnico Son los encuentros que se dan entre el equipo operativo y el equipo de técnicos de
Sedronar Sedronar con diferentes objetivos.

Se refiere a las actividades vinculadas a los procesos de formación en la práctica de


Encuentros con Equipo de
promotores asociados a los proyectos de Entrenamiento Laboral del Ministerio de Trabajo
Promotores Territoriales
de la Nación.

Son las actividades vinculadas a la construcción de los Mapas de Recursos Locales,


Municipales, Provinciales y Nacionales del PEC. Allí se visualizan, al menos, dos momentos.
Acciones para la construcción
Un momento está vinculado al reconocimiento de los diferentes actores, referentes,
del recursero preventivo
instituciones, organizaciones y el ordenamiento de esa información. Otro momento está
asistencial PEC
vinculado a la construcción de un vínculo entre el PEC y esos otros actores y recursos del
territorio o externos (crear los recorridos inclusivos).

Son las actividades que el PEC organiza en el territorio con el fin de salir al encuentro del
Actividades de difusión y/o barrio/comunidad, darse a conocer como dispositivo y comenzar a instalar la construcción
sensibilización de una mirada diferente sobre la problemática, Pueden ser campañas de comunicación
radial o gráfica, actividades en fiestas populares, etc.

Son actividades específicamente planificadas para trabajar con diversos actores en la


construcción de una mirada diferente sobre la problemática poniendo en tensión las
Talleres de reflexión sobre la
El PEC sale al estigmatizaciones y prejuicios sobre los consumidores y sus entornos, apostando al
temática
encuentro paradigma de derechos humanos y salud social. Asumen la forma clásica de taller aunque
el contenido y las dinámicas utilizadas puede varias según el perfil del EO.

Jornadas recreativo – Son todas las actividades que denominamos de enganche porque apuntan a construir un
deportivo - artísticas, vínculo con la comunidad/barrio y sus integrantes. Son jornadas, además, que apuntar a
recorridas barriales des-estigmatizar e incluir a grupos que suelen estar excluidos de la mayoría.
(actividades de enganche)

Son actividades de reconocimiento del territorio y sus actores, especialmente de los


jóvenes con problemática de consumo. Es una actividad para trascender los límites del
propio espacio y comenzar a escuchar y visualizar a los jóvenes desde otra perspectiva.
Recorridas en calle
Implica salir físicamente a caminar las calles del o los barrios, pero también mentalmente
del lugar donde se está parado, para dejarse encontrar por el otro, sus necesidades y su
visión de la problemática.
Tipo de actividad

Consiste en un asesoramiento claro, directo y motivador para manejar el problema que se


presenta. Puede ser mediatizado por el uso de material gráfico didáctico o explicativo
acerca de los efectos de las diferentes sustancias o bien, a través de folletos de reducción
Orientación e información
de riesgos y daños, etc. (dirigido a diferentes públicos, familia, institución, sujetos con
consumo, etc.). No hay en esta instancia un compromiso de intervención posterior o de
seguimiento.

Nos referimos a las acciones que realiza el equipo del PEC para disminuir la situación de
sufrimiento de una persona o grupo de personas. Ayuda a transitar un momento crítico,
sin que eso implique la resolución de la situación. Puede pasar por compartir un mate,
brindar un plato de comida, dar un abrazo y permitirle a una persona permanecer en el
Acciones de contención
espacio cuando lo necesita, etc. En estas acciones no se intenta cambiar la conducta de
consumo de la persona (si la tuviese), sino contenerla e invitarla a que vuelva. Es ese
momento en que se genera empatía, se le devuelve al sujeto que entendemos el problema
que manifiesta.

La escucha es un elemento trasversal que deben ejercer los integrantes de un equipo


operativo en todos los momentos y actividades que lleva adelante un PEC. Sin embargo,
El PEC recibe y
hay situaciones donde se generan espacios de escucha particular que permiten recabar
escucha cierta información necesaria para diseñar una estrategia de acompañamiento particular.

Primera escucha y Se trata, en estas instancias, de recuperar los elementos que nos permiten establecer
construcción del vínculo cursos de acción a seguir con el objetivo de reanudar los lazos sociales. Mucha de la
información de esta Primera Escucha se deberá plasmar en la primera parte de la Hoja de
Ruta. Es la escucha que se da frente al planteo de un problema que trae un asistente al
Pec, ya sea que se vincule al consumo de sustancias o no.

Una herramienta posible para este tipo de actividades es la Entrevista Motivacional

Es el momento en donde se define las estrategias de acompañamiento posibles, teniendo


en cuenta la voz de los sujetos y la comunidad (plasmado en parte en la Hoja de Ruta) y el
Mapa de Recursos del PEC. Implican un acuerdo de los miembros del equipo y el
Definición de una primera involucrado en la situación, y la incorporación al esquema de acción de otros actores, que
estrategia de acompañamiento pueden ser comunitarios o de la propia red subjetiva.

Es un momento de pasaje desde la escucha comprensiva de la situación particular hacia lo


comunitario entendido como la posibilidad de reconstruir el entramado.
Tipo de actividad

Es una forma de abordaje hacia aquellos sujetos que no ponen en cuestión su relación con
las sustancias (ya sea porque no quieren o porque no pueden), y por tanto no reclaman
asistencia.

Se refiere a las actividades que buscan reducir riesgos, traducido en el trabajo en la


Reducción de riesgos y daños cotidianidad y creando espacios de atención de bajo umbral (en donde las exigencias para
ingresar son mínimas). Se busca, más que erradicar el consumo de drogas, limitar sus
efectos negativos y las situaciones conexas a nivel social, económico y de salud. La
reducción de daños, a través de estrategias planificadas y articuladas, hace que el uso de
drogas ocasione el mínimo daño posible a la sociedad y a los ciudadanos.

Se refiere a la inclusión del sujeto y/o persona cercana a los sujetos con la problemática
del consumo a espacios de mutua ayuda, ayuda mutua o entre ayuda que se conforman
Grupos de mutua ayuda
como parte de la estrategia del PEC o funcionan en forma independiente pero articulada.
Algunos grupos abordarán la problemática en forma directa y otros en forma indirecta.

Se refiere a las actividades que promueven el acceso de los sujetos y/o personas cercanas
Acceso a identidad y/o
a los sujetos con la problemática del consumo a pensiones asistenciales, AUH, Progresar,
seguridad social
DNI, etc.

Se refiere a la inclusión del sujeto y/o personas cercanas a los sujetos con la problemática
del consumo, en actividades deportivas, recreativas, artísticas y/o culturales que se
sostienen periódicamente.
El PEC Cuando nos referimos a inclusión, la entendemos en clave de proceso. Por lo que se
Acompaña Inclusión en actividades consideraran parte de este tipo de actividad, todas aquellas acciones que se realicen para
deportivas, recreativas, generar y garantizar las condiciones de inclusión, las acciones puntuales de inserción en
artísticas y culturales alguna de las actividades y también aquellas acciones dirigidas al sostenimiento y/o
monitoreo de la inserción lograda.
hacia la
autonomía Pensar en este proceso implica además trabajar en dos dimensiones: con los sujetos que
queremos incluir, para que puedan sostener esa inclusión; pero también con las
instituciones, para que la inclusión sea factible, real y posible de ser sostenida.

Se refiere a la inclusión del sujeto y/o personas cercanas a los sujetos con la problemática
Inclusión en actividades en del consumo, en espacios educativos, laborales y del ámbito de la salud.
ámbitos socioeducativos, Aquí también hay que tener en cuenta todas las acciones que se hayan realizado,
laborales y sanitarios entendiendo la inclusión como proceso y atendiendo a las dos dimensiones de la cuestión
(ver ítem anterior)

Se refiere a la inclusión del sujeto y/o persona cercana a los sujetos con la problemática
Articulación con dispositivos del consumo a un dispositivo específico de atención de la problemática (CEDECOR, CET,
terapéuticos específicos 141, Servicio del Sistema de Salud Especializado, Comunidad Terapéutica, Centro de Día,
etc.)

Se refiere a actividades como talleres o encuentros que responden a demandas puntuales


de trabajo conjunto por parte de instituciones. No plantean una situación particular de
abordaje concreto ni un caso específico, y tampoco responden a un momento diagnóstico
Trabajo con instituciones de la problemática.

Tiene como objetivo la disputa de sentidos o de paradigmas, o la intencionalidad de


contribuir a generar mejores condiciones para el reanudamiento del lazo social.
Tipo de actividad

Participación en encuentros de Refiere a la participación del PEC en encuentros de Redes pre-existentes o conformadas a
red barrial y/o local partir de la existencia del mismo.

Trabajo en red Reunión Nodos / Encuentro Refiere a los encuentros entre referentes de Nodos o PEC Nodos en el territorio, a los
y Construcción Inter-PEC / Encuentro inter- encuentros entre los PEC de una zona o región, o a los encuentros, con diversos motivos,
dispositivos SEDRONAR entre los diversos dispositivos que se encuentran en el territorio.
de la Red
Federal PEC Encuentro provincial/regional Refiere a los encuentros planificados de escala provincial, regional y nacional.
PEC

Otras acciones
Termómetro PEC

ESTADO DE PROCESOS
PEC ¿CÓMO ESTAMOS?
COMENTARIOS,
SUGERENCIAS,
PENDIENTES

EQUIPOS - ORGANIZACIÓN INTERNA


- Identificación de los integrantes y sus roles dentro del equipo.
- Fortalecimiento del funcionamiento cotidiano: planificación de encuentros
periódicos.

SEDRONAR ESTÁ
- Realización de las distintas jornadas.
- Transferencia de material a equipos operativos y técnicos locales.

RECURSERO LOCAL
RECUERSO PROVINCIAL
- Planificación del armado.
- Generación del instrumento.

PROMOTORES JUVENILES
- Armado del listado.
- Presentación del Proyecto: definición de tutor/docente y modalidades de los
encuentros.

SISTEMATIZACIÓN / PLANIFICACIÓN
- Registro de las actividades de los Equipos Operativos.
- Planificación de las actividades en clave MAC (Médicos Comunitarios)

MAC
- Transferencia del Modelo de Abordaje Comunitario

EJE SALE AL ENCUENTRO

Formación de los EJE RECIBE Y ESCUCHA


Equipos
- Realización de las
EJE ACOMPAÑA
dinámicas
formativas
OTRAS FORMACIONES (Marco normativo u otras
temáticas de interés para el PEC)

REDES
- Fortalecimiento del encuentro físico y virtual de los PEC de la provincia.
-Fortalecimiento del trabajo con otras instituciones/actores de la red.

COMUNICACIÓN
- Vías de difusión/visibilización/comunicación de actividades.
- Acceso a materiales.

MATERIALES DE DIFUSIÓN
Hoja de Ruta
Hoja de Escucha y Construcción del Vínculo

Es importante que todo lo que se complete en estas hojas se haga a partir de lo conversado con la persona
que se acerque al PEC, teniendo en cuenta la voz del sujeto en cuestión.

Fecha del primer contacto:

………/………/………

Datos Personales

Nombre y Apellido:

Apodo:

Edad:

Fecha de Nacimiento:

DNI: (Si – En trámite – No) N°

Barrio:

Domicilio:

Teléfono de contacto:

Grupo Conviviente:

Referente/s afectivo/s:
¿Cómo llega la demanda?

Familiar ( ) Organización/Institución ( )

Sujeto personalmente ( ) Otro dispositivo Sedronar ( )

Detallar ¿cuál?

Motivo formal de la demanda (breve descripción de la situación):

Voz del sujeto implicado21 (prestar atención a aquellas cuestiones significativas que permitan
profundizar la demanda formal o tener herramientas para desarrollar la estrategia de
acompañamiento: intereses, deseos, aspiraciones, otras demandas):

21
(En el marco de la ley 26.061 de promoción y protección de derechos de niños, niñas y adolescentes y
la ley 26.657 de Salud Mental y partiendo de la necesidad de construir un abordaje que tome en cuenta
el discurso de la persona en cuestión)
Inclusión social previa a nuestra intervención

Sistema Educativo

Escolarizado ( ) No escolarizado ( )

Escuela: Referente significativo:

Teléfono:

Trayectoria educativa (último nivel alcanzado):

Instituciones por las que pasaste, motivos de las discontinuidades o quiebres:

¿Querés estudiar algo más?

Programas Sociales

AUH:

Percibe ( ) Corresponde ( ) No Corresponde ( ) En Trámite ( )

PROGRESAR

Percibe ( ) Corresponde ( ) No Corresponde ( ) En Trámite ( )

Otros programas:

Cuál:

Percibe ( ) Corresponde ( ) No Corresponde ( ) En Trámite ( )

Otros programas:

Cuál:

Percibe ( ) Corresponde ( ) No Corresponde ( ) En Trámite ( )

Otros programas:
Cuál:

Percibe ( ) Corresponde ( ) No Corresponde ( ) En Trámite ( )

Sistema de Salud

Dónde se atiende: Referente significativo:

Teléfono:

Última vez que fuiste al médico: ¿Para qué?:

En caso de no ir, motivo:

¿Hay algo que te preocupe de tu salud?

Trabajo y oficios

Trabaja ( ) Desempleado/a ( ) ¿Hace cuánto?:

Busca trabajo ( ) Intereses:

Cursos, capacitaciones, talleres realizados:

Experiencias previas (otros trabajos):


Deporte, Arte y Recreación

Actividad: Actividad: Actividad:

Institución/Organización: Institución/Organización: Institución/Organización:

Referente institucional: Referente institucional: Referente institucional:

Tallerista /Docente/ Educador: Tallerista/ Docente/ Educador: Tallerista / Docente / Educador:

Si no está realizando actividades, ¿por qué?:


¿Le interesaría hacer alguna actividad? ¿Cuál?

En este caso indagar brevemente sobre intereses de manera de poder ofrecer las ofertas locales.

1)

2)

3)

4)

5)
Hoja de Acompañamiento

Estrategia acordada con los sujetos y actores comunitarios implicados:

Acciones previas a nuestro Acompañamiento:

Futuras estrategias de Acompañamiento:

- Reducción de riesgos y daños

- Inclusión en actividades deportivas

- Inclusión en actividades artísticas

- Inclusión en actividades recreativas

- Inclusión de programas de seguridad social

- Inclusión en espacios de formación de oficios y/o trabajo

- Inclusión en espacios de salud

- Inclusión en espacios de educación

- Inclusión en espacios específicos de asistencia

- Trabajo con instituciones para el re-anudamiento de los lazos sociales

Desarrolle brevemente las estrategias de acompañamiento marcadas:


Quiénes son los referentes, organizaciones y/o instituciones responsables en el desarrollo de dichas
líneas de acción:

Institución Nombre Teléfono Actividad/línea de Días y


referente acción acordada horarios

Descripción de la estrategia de acompañamiento:


Seguimiento

Fecha:

Avances:

Fecha:

Avances:
ANEXO
Se presenta a continuación una serie de registros de situaciones acontecidas en el marco de la Red
Federal de Puntos de Encuentro Comunitario de SEDRONAR. Las mismas sirvieron como
disparador para la reflexión de los equipos técnicos regionales de la Dirección de Abordaje
Territorial y de los equipos operativos de distintos PEC.
PEC Manos – Ciudad de Salta, Salta

El PEC Manos funciona en el SUM del barrio Solidaridad, de la ciudad de Salta. Esta
intervención tuvo lugar en dicho territorio durante el mes de Junio de 2015.

1º momento:

Desde el equipo operativo del PEC se expresa que existen múltiples planteos desde
referentes barriales y vecinos de la zona relacionados con la falta de articulación y trabajo
conjunto de las instituciones locales cuando se presentan situaciones de consumo y de
intoxicación aguda en el barrio.
Como consecuencia, se organiza una reunión de articulación en B° Siglo XXI, en la zona
Sudeste de la Ciudad, de la cual participan referentes de organizaciones sociales,
docentes, representantes de los dispositivos provinciales, representantes de la Casa
Educativa Terapéutica (CET) y los Puntos de Encuentro Comunitario (PEC) de la
SEDRONAR. El encuentro es convocado como un espacio de diálogo e intercambio
respecto de cuál es la situación de consumo problemático de sustancias en la zona y con el
objetivo de delinear acciones conjuntas con vistas de conformar redes locales para
articular las intervenciones.

2º momento:

En la reunión se mencionan diferentes actividades de tipo social, educativo, deportivo y


recreativas orientadas a la inclusión social que hace varios años llevan adelante las
organizaciones, y también se presentan las acciones que realizan los espacios
gubernamentales específicos para la problemática. No obstante, desde el inicio pareciera
que los participantes del encuentro no tuviesen los mismos objetivos. Se hace evidente
que la planificación de la reunión no fue del todo adecuada y genera algunas frustraciones
y malos entendidos entre algunos de los convocados.
En el transcurso de la misma se ponen en juego antiguas disputas personales y, frente a la
propuesta de articular desde la horizontalidad, se ven amenazadas ciertas posiciones
históricas de poder entre los participantes. Desde los discursivo todos visualizan la
necesidad de articular y trabajar en RED, pero en la práctica emergen resistencias. Por
parte de los “profesionales” hay dificultad a la hora de ceder protagonismo a los
referentes sociales de la comunidad. La disputa sobre los límites en la intervención, entre
lo que se encuadra o no se encuadra como terapéutico, entre lo que se debe y no se debe
hacer con una persona que ha consumido alguna sustancia, y entre las supuestas
responsabilidades, entre otras cuestiones, genera rispideces entre los presentes.
La reunión termina con promesas de “seguir articulando”. En la práctica sigue costando. El
desafío de articular y construir redes de trabajo sigue siendo una prioridad. Sin embargo,
hay una tarea fuerte a la hora de aunar criterios y abrir canales de diálogo claros entre los
actores barriales y los institucionales para acordar lógicas de abordaje comunitarias desde
el paradigma de derechos humanos en el territorio.

LA VOZ DEL PEC

 “En la sociedad civil se muestra una tensión que tiene que ver con una mirada que
ubica a las instituciones públicas como quienes deberían resolver el problema, y
otra que reconoce y valora el papel de los actores territoriales en la solución del
mismo. La primera se apalanca en estructuras de poder relacionadas a "grandes
hombres" de la comunidad que tradicionalmente han centralizado el reparto de
bienes y dádivas. El segundo responde mayormente a un trabajo colectivo. En el
territorio estas dos formas cohabitan, tienen fricciones y tensiones, y a veces se
complementan”. (médico comunitario Sedronar, Salta)

 “Muchos compañeros no sabían de la existencia de una CET en la zona y de varios


PEC. A pesar que se viene trabajando mucho en la zona cercana, esta es muy
grande y es necesario que se sumen nuevos actores”. (referente equipo operativo
PEC MANOS)

 “Se hace necesario delimitar responsabilidades y competencias con otras entidades


públicas, de cara a articular acciones referentes a la problemática, esto implica un
acercamiento que defina recursos existentes y necesarios”. (médico comunitario
Sedronar, Salta)

APRENDIZAJE, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES

1- La construcción de redes territoriales debe tener claro el para qué se cree necesaria la
articulación. Planificar cuáles serán los objetivos de la red, al menos en un primer
momento, es fundamental para que quienes vengan puedan tener en claro para qué son
convocados.
2- Las personas convocadas a construir una red en función de intereses comunes, no
siempre tienen la misma forma de pensar, ni de hacer. Construir en la diversidad,
valorando los diferentes puntos de vistas en un gran desafío. Sin embargo eso no debe ser
nunca una limitante en función de la tarea que se proponga una red.
3- Los acuerdos a construir, seguro serán menos magníficos de lo que esperamos, pero lo
más importante es que sean efectivos en relación a los objetivos que se quieren cumplir.
Es importante por eso mismo darle una dinámica donde nadie piense que está perdiendo
el tiempo.
4- Planificar las reuniones, llevar una lista de temas a tratar, hacer las invitaciones con
tiempo a todos los actores que se consideran importantes, conseguir un lugar donde se
sientan cómodos, es parte de la tarea. Las redes deben construirse antes de necesitarlas.
En la emergencia, en la urgencia, no hay tiempo para esta tarea.
5- La posibilidad de convocar actores que se sientan valorados debe poder recuperar lo
mejor de cada organización, institución, persona o grupo para poner a funcionar toda esa
experiencia en función de objetivos comunes en la problemática de consumo de
sustancias sabiendo que se trata de una problemática compleja. Y solos, no podemos, nos
necesitamos.
PEC Biblioteca Popular B° Sauce - San Isidro, Buenos Aires

La siguiente intervención tuvo lugar en el PEC de San Isidro, que funciona en la Biblioteca
Popular de Barrio Sauce de Beccar, durante los meses de Junio y Julio de 2015.

1er Momento:
Una de las referentes del equipo operativo del PEC comenta al equipo técnico de la SEDRONAR que
una Escuela Secundaria, ubicada en el centro de la ciudad, solicitaba nuestra presencia ante una
situación problemática referida como “un adolescente con problemas de adicciones”.
En función de esto, desde el PEC nos contactamos con el equipo orientador o gabinete de la
escuela para acordar una reunión donde poder profundizar sobre la situación: el equipo del PEC se
reúne con el equipo de acompañamiento escolar.
Durante el encuentro la trabajadora social relata la preocupación por Nicolás22 y expresa:

“Hace dos meses pasamos por una situación grave en la escuela debido a que Nicolás se
había drogado y agredido a compañeros y docentes. …ante esta situación interviene la
policía, quien se lo lleva esposado de la escuela. ...no fue el equipo orientador quien llamó
a la policía, sino alguien de la institución. Al otro día Nicolás es liberado y regresa a la
escuela ocupando un rol protagónico con sus compañeros, como si fuera un ídolo”.

Las profesionales refirieron que incluso había salido en la televisión, que sancionaron a los policías
que lo llevaron esposado, y que les preocupaba que la policía lo hubiera marcado por haberlos
hecho sumariar. También expresaron conocer al chico, que era “un re buen pibe y no la está
pasando bien en su casa”.
A partir del diálogo se acordó que la respuesta policial no había sido lo mejor, y que era necesario
profundizar el acompañamiento a Nicolás y a su familia, tomando como elemento lo que para él
representaba la escuela. Se valoró el hecho de que el joven siempre había permanecido en la
institución, y se lo re interpretó como “chivo expiatorio” de una situación más compleja que
involucraba al resto de los estudiantes.
Se llegó al consenso que se trataba de una escuela que no había abordado ni discutido la cuestión
de los consumos de la mejor manera, y que se había expuesto a Nicolás vulnerando sus derechos.
Se acordó también, la necesidad de tomar el tema aunque las resistencias fueran muchas, porque
“seguir pateando la situación para adelante era evitar trabajar sobre esta problemática desde la
institución”.

22
Se utilizará un nombre de fantasía a fin de preservar la identidad del joven.
Ante este breve diagnóstico se pensó, desde la escuela y el PEC, enfocar el abordaje de los
consumos desde una lógica diferente e involucrando otros actores.

2do Momento:
La primera decisión fue convocar al Centro de Estudiantes de la escuela para proponerle un
encuentro donde poder problematizar la situación con los jóvenes y con los docentes que
quisieran participar.

Luego de algunas semanas el equipo orientador de la institución nos informó que ya habían
preparado el encuentro en coordinación con el Centro, y que del mismo también participarían el
equipo directivo y algunos docentes interesados. Por el lado del PEC se decidió que participen tres
compañeros del equipo.

El día de la jornada, en el salón de usos múltiples de la escuela esperaban aproximadamente 40


estudiantes con docentes y directivos sentados en semicírculo alrededor de un escritorio y una
pantalla. Luego de una presentación muy rápida se propuso observar un video de la Asociación de
Reducción de Daños de la Argentina (ARDA) para luego debatir al respecto.
En general, el conocimiento y amplitud que tuvieron los jóvenes respecto de la temática resaltó las
resistencias que algunos adultos plantearon. Algunas conclusiones del debate por parte de los
jóvenes fueron: que no se debía hablar solamente de consumos de sustancias ilegales; que era
importante no estar solos y que cada uno hace lo que puede con las circunstancias de la vida que
le tocó; que es un tema de todos, que nos implica a todos, y que el Centro de Estudiantes puede
acompañar como pares a los chicos que presentan el problema; que es necesario romper con
estigmas y prejuicios.
Por el lado de los docentes, las reflexiones giraron por otros lugares. Una docente explicaba que
entendía bien “el tema del diálogo” con los chicos pero que necesitaba que le dijeran “qué hacer”
en el aula; mientras que otra docente expresó que el video le había parecido “apología de la
droga…”.
Como cierre se valorizó esta forma de abordar la temática, y de la necesidad de seguir
profundizando en la discusión, incorporando otros actores.

LA VOZ DEL PEC


“Es importante hacer un abordaje interinstitucional, pero no olvidemos, que en el fondo, las redes también
son personas” (Integrante del equipo operativo del PEC Barrio El Sauce)

“Ahora los chicos del Centro de Estudiante ofician informalmente de “mediadores” replicando una nueva
forma de abordar las problemáticas de sus pares” (Directora de la Escuela)

“Yo antes lo veía como un tarado, ahora me doy cuenta que es una persona y lo tenemos que acompañar y
ayudar” (Estudiante de la Escuela)
APRENDIZAJES, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES
1. Muchas veces al salir al encuentro la principal tarea es la deconstrucción de una demanda
que se modifica a partir de la intervención desde el equipo del PEC. Lo que se presenta
como el “un adolescente con problemas de adicciones”, termina transformándose en un
problema de toda la comunidad educativa.
2. Salir al encuentro de otros actores conlleva el supuesto de que solos no podemos. Y
aunque muchos queremos hacer algo frente al consumo problemático de sustancias en
nuestros barrios o comunidades no siempre creemos que hay que hacer lo mismo.
3. Encontrarnos con esas personas que quieren hacer algo, es un primer objetivo de estas
acciones. No hacemos por hacer, pensamos ¿qué esperamos de la actividad?
4. Encontrarse con otros para hacer algo implica ponernos de acuerdo sobre cuál es el
problema, y éste paso seguramente conlleve mucho debate. Debatir ¿qué es un
problema?, ¿qué quieren los jóvenes?, ¿qué quieren los adultos?, es necesario para no
caer en el “hacer por hacer”.
5. Debemos saber que estos encuentros no siempre serán armoniosos. Todos los actores de
una comunidad tienen sus propias ideas, creencias e historias. El debate sobre los propios
prejuicios e ideas sobre el consumo problemático de sustancias nos permitirá llegar a
mejores diagnósticos.
PEC El Kaupén - Ushuaia, Tierra del Fuego

La siguiente intervención tuvo lugar entre los meses de Septiembre de 2014 y Abril de 2015
en el PEC del Kaupén, ubicado en los barrios altos de la Localidad de Ushuaia.

1er Momento:
A mediados de Septiembre de 2014 realizamos, como equipo técnico de SEDRONAR, las primeras
dos jornadas del taller “Sedronar Está” en la ciudad de Ushuaia, provincia de Tierra del Fuego. Para
las mismas se realizó una amplia convocatoria a diversos actores locales de los distintos
estamentos estatales (municipal, provincial y nacional), organizaciones de la sociedad civil,
organismos privados y organizaciones religiosas entre otras.
En el mes de octubre se complementa este trabajo con dos jornadas más, extendiendo la
convocatoria y reforzando el enfoque de los contenidos hacia un trabajo más articulado entre las
instituciones-organizaciones y con una fuerte perspectiva de derechos.
Paralelamente, durante el período en el que se lleva adelante la convocatoria, planificación y
ejecución del “Sedronar Está”, desde el equipo técnico, comenzamos la búsqueda de referentes
para sumarse a la conformación y al trabajo en los Puntos de Encuentro Comunitario. Para esto,
convocamos, a espacios más acotados, a actores claves que fueron mostrando mayor interés y
compromiso a lo largo de estas cuatro jornadas-talleres. Así fue como se sumó el referente del PEC
más austral del mundo; un estudiante avanzado de enfermería, acompañante terapéutico y
coordinador del grupo de jóvenes de una iglesia.
En simultáneo trabajamos con referentes de uno de los barrios altos de Ushuaia (“La república del
Kaupén” como lo llaman sus habitantes) pensando en que el PEC tenía la potencialidad de
funcionar allí. El espacio físico elegido para que el equipo se referencie fue el centro comunitario
municipal del barrio, olvidado por el municipio local y usina cultural para los vecinos. “El centro es
un ámbito de confianza, ideal para recibir situaciones asociadas a los consumos problemáticos y
convocar a otras instituciones del barrio a participar de actividades relacionadas a la prevención”.

2do Momento:
Luego de una etapa inicial, nos encontramos frente a la necesidad de profundizar sobre dos líneas
de acción: por un lado, la consolidación del equipo operativo del PEC que fortalezca y dinamice el
espacio junto al referente; por el otro lado, el fortalecimiento del vínculo del PEC con el barrio.
Para la primera tarea, convocamos a actores claves que habían participado de las jornadas y
creíamos podían sumarse: un acompañante terapéutico, con experiencia de trabajo en el centro
de problemática de adicciones local, y conocedor de las instituciones; una trabajadora social del
equipo de orientación escolar de una escuela secundaria ubicada en otro de los barrios altos,
referente de muchos jóvenes de Ushuaia y fuertemente comprometida; una docente; una
referente comunitaria del B° Andorra, sector IV; una enfermera que se puso a disposición del
trabajo desde el primer momento; y una referente de La Cámpora, quien colaboró con gran
compromiso en la gestión del espacio para la realización de las jornadas y durante las mismas.
Junto a ellos comenzamos a delinear estrategias de abordaje y a pensar la particularidad del PEC
en el barrio El Kaupén.
Inauguramos el PEC El Kaupén en noviembre de ese año, comenzando a trabajar fuertemente en
el fortalecimiento del vínculo del PEC con el barrio. En ese sentido, el referente del equipo
operativo fue invitado a participar de múltiples espacios como las mesas de contención, las inter-
institucionales y las barriales. En el transcurso de enero y febrero distintos actores del PEC son
convocados desde otras Direcciones de la Sedronar para cumplir tareas en otros dispositivos como
la Casa Educativa Terapéutica (CET) y el Centro de Prevención Local en Adicciones (CePLA).
Paralelamente, mediante la articulación con el Programa Médicos Comunitarios del Ministerio de
Salud de la Nación, desde la Dirección de Abordaje Territorial se incorpora una psicóloga que
reside en Ushuaia, con amplia experiencia de trabajo en escuelas y con la intención de acompañar
los procesos de conformación de PEC en esa localidad. A partir de aquí se dinamizan muchas de las
actividades planificadas en el marco del PEC, los acompañamientos a situaciones específicas y las
articulaciones con otras organizaciones-instituciones.
En marzo del 2015 se lanza una nueva convocatoria por parte del referente del PEC y la médica
comunitaria hacia otros actores locales para ampliar el equipo operativo. Desde el equipo técnico
se proponen espacios de encuentro y de formación que fortalezcan los vínculos y amplíen la
mirada al momento de pensar las intervenciones y reflexionar sobre las mismas.

LA VOZ DEL PEC


Podemos decir que hay muchas maneras de entender Ushuaia. La Ushuaia turística, gringa, la que todos
quieren ver, caminar, recorrer, consumir. También está la Ushuaia invisible (para algunos-muchos), a la que
cuesta más llegar, quizá por eso más “lejana”, la Ushuaia del clima como una variable que define acceder o
no, salir o no de las casas. La Avenida Alem actúa como frontera geográfica entre la Ushuaia de “los barrios
altos” y la otra, “la bella”. Aunque desde las alturas también se contemplan las bellezas naturales (todos los
accesos no han podido restringirse aún…) (Equipo técnico SEDRONAR)

“Los del Equipo Técnico vinieron a aportarle algo tan rico al trabajo, a cargarnos de pilas, a construir con
nosotros, eso se los debemos a ustedes, porque ustedes nos permitieron pensar una Ushuaia desde otra
óptica, con otra mirada, que nos vino a enseñar que lo que teníamos acá si era valioso, sí valía la pena”
(Médica comunitaria PEC - Ushuaia)
“… han servido la lluvia de emails, las llamadas telefónicas, mensajes de textos, whatsapp y viajes flash para
generar un vínculo firme más allá de la distancia. Porque de esta manera generaron que, como el PEC más
austral del mundo, nos sintiéramos respaldados en todo lo que hacíamos” (Integrante del equipo operativo).
“Rescatamos el vínculo entre la Sedronar y los barrios, las familias, los pibes y toda aquella persona que
consideramos el “otro” (Integrante del equipo operativo).
“Se favoreció en un crecimiento personal y colectivo que afianza los lazos entre las ciudades de Ushuaia-
Tolhuin - Rio Grande, dejando una “semilla” que permite proyectar la red provincial de PEC” (Integrante del
equipo operativo).

APRENDIZAJES, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES


6. El taller Sedronar está puede funcionar como una herramienta clave en un primer
momento para conocer referentes y cómo piensan; permite escuchar los distintos
discursos y con ello ver el mapa de instituciones con el que contamos para mejorar una
próxima convocatoria.
7. Es fundamental evitar la figura del “héroe territorial”, desarticular esta postura, o no
dejarse encandilar por esto y promover o buscar el protagonismo de más de un o unos
referentes barriales.
8. Con los actores convocados, que en muchos casos también son trabajadores del Estado,
hay que trabajar la perspectiva comunitaria y de derechos humanos permanentemente.
No se concluye que cada actor institucional se configura a partir de las lógicas de la
institución a la que representa. En este punto, no se tratara de cuestionar lógicas distintas,
sino identificarlas y abonar para que las distintas instituciones, mediante sus
representantes, puedan articular de forma conjunta las respuestas necesarias de las
demandas en territorio.
9. Es importante que en el momento de organización interna se trabaje con los referentes
sobre las demandas territoriales y el cómo contenerlas y de-construirlas, elaborando
respuestas desde la corresponsabilidad.
PEC La Casa del Peregrino – Chamical, La Rioja

Esta intervención tuvo lugar entre mayo y octubre de 2015 en el PEC de Chamical, ubicado en la
provincia de la Rioja.

Primer Momento

Juan23, un chico de 17 años que vive en la localidad de Chamical junto a su abuela, su tío y dos
hermanos, concurre de vez en cuando al PEC “La casa del Peregrino” donde se realizan actividades
recreativas para adolescentes. El joven no asiste a la escuela y trabaja en una pizzería
esporádicamente. Su familia refiere que se junta con sus amigos en la esquina donde suelen
consumir alcohol y marihuana. Además, expresan que en algunas oportunidades el joven fue
preso “por cubrir a sus amigos”, situación que ha generado mucho malestar en ellos. A partir de
esta situación su tío y hermanos suelen llamarlo “delincuente”, “drogadicto”, o “vago” como
forma de insulto al joven, generando que su abuela también asuma esa visión de Juan. En ese
contexto el joven comienza un proceso de aislamiento de su familia: “durante las comidas toma su
plato y sale a comer solo en la puerta”, “no hay dialogo”, y “en algunas oportunidades viaja solo a
la ciudad capital”, cuenta un referente afectivo.

Segundo Momento

En el mes de mayo de 2015 la abuela de Juan demanda la internación del joven manifestándole al
equipo operativo del PEC que su nieto es violento y atribuyendo este comportamiento a su
consumo de sustancias.
La propuesta del equipo es escuchar a Juan, invitándolo a una serie de entrevistas. En la mayoría
de estos encuentros, intermediados por la abuela, el joven responde con monosílabos. En el
diálogo equipo operativo y equipo técnico de Sedronar se discute sobre la tramitación de una beca
para enviar a Juan a una comunidad terapéutica en la localidad de Cañuelas. Se decide comenzar
los trámites, pero paralelamente se propone al equipo operativo profundizar el vínculo con el
joven, acompañándolo a participar en las actividades que se desarrollaban en los PEC de la
localidad e incorporando la herramienta “hoja de ruta” para construir la situación problema de
manera más sistemática.

Por distintas razones cuesta mucho profundizar el vínculo con Juan. En el camino, la abuela del
joven se contacta con una fundación religiosa sanjuanina, que envía dos pastores para buscar a

23
Nombre de fantasía.
Juan en Chamical y trasladarlo a San Juan, donde queda “incomunicado”. Un mes después el joven
decide volver a Chamical donde lo vuelve a recibir su familia.

Paralelamente se trabaja sobre un caso similar al de Juan, el de Diego. También atravesado por
una situación de consumo y la vulneración de derechos. Diego sufría una fuerte estigmatización de
la comunidad y su familia. Sin embargo, la intervención con Diego se da de manera distinta: el
seguimiento por parte del equipo operativo es más cercano, privilegiando la voz del joven y
trabajando en el acceso efectivo a derechos básicos, como su vivienda y documentación. Mientras
en la primera situación, la de Juan, el interlocutor con el equipo operativo es principalmente la
abuela del joven, en la segunda, el protagonismo se pone en Diego, generando mejores resultados
al momento de construir un vínculo y generar estrategias de acompañamiento.

LA VOZ DEL PEC


“Quizás podríamos haber trabajado mejor si a Juan le ofrecíamos un alojamiento en
Chamical que no fuera su casa”. (equipo operativo PEC Chamical)

“Con Juan pensábamos que como tiene un techo, comida y vivía con la familia, la
intervención era otra y no le estuvimos encima como a Diego”. (equipo operativo PEC
Chamical)

“Con Diego pudimos intervenir comunitariamente porque lo veíamos solo, en cambio


pensábamos que Juan al tener familia solo teníamos que trabajar la cuestión del consumo
y veíamos a la abuela preocupada por él”. (médica comunitaria SEDRONAR La Rioja)

APRENDIZAJES, CONCLUSIONES Y OBSERVACIONES

1. Quedó cuestionado qué esperaba Juan de la internación, si la “cura de su consumo” o eran


otros emergentes y/o derechos vulnerados.
2. Muchas veces estas demandas vienen de parte de familiares o amigos y no de la persona
involucrada en la situación de consumo. En estos casos el rol de los referentes en los barrios
debe permitirnos encontrarnos con los involucrados para conocer la voz y la demanda de
quien vive esta situación y no sólo quedarnos con el relato de quien viene a “pedir ayuda”.

3. Quedó cuestionada la representación social que se suele tener de la familia y cómo a veces
quedamos atrapados en el prejuicio de que si el adolescente se encuentra viviendo con su
familia está bien, porque esta quiere lo mejor para él.
4. Con Diego se pudo trabajar desde el modelo de abordaje comunitario acompañándolo en el
acceso a derechos y la ampliación de su red subjetiva, realizando un proceso de
reanudamiento de lazos sociales. Sin embargo la intervención con Juan fue desde un
paradigma tutelar, ya que se generó un vínculo con la abuela (pensando que era su referente
socioafectivo) lo que impidió escuchar la voz del joven. Pensamos que se pudo haber
trabajado con la familia por un lado, y con Juan por otro para poder reconstruir el vínculo.
5. No se acompañó el acceso a derechos (como vincularlo con la institución educativa), ni
generar alguna estrategia para que el joven pueda mantener su trabajo en la pizzería. Además,
la falta de vínculos con los referentes del dispositivo PEC dificultó que Juan pueda incorporarse
en las actividades.
PEC La Franja – Berisso, Buenos Aires

Esta intervención tuvo lugar en el PEC de Berisso que funciona en la zona de La Franja
durante el mes de Noviembre de 2014.

1º Momento

En una reunión del equipo operativo y el equipo técnico del PEC un compañero expone la situación
de un joven con el que se está trabajando. El referente comenta que conoce a Martín24, parrillero
del puesto ubicado en la avenida en la que se encuentra el PEC, a partir del saludo y del compartir
el espacio barrial.

En un determinado momento, Martín, alcoholizado y con una cerveza en la mano, se acerca al


referente y le comenta sentirse muy mal, hasta el punto de pensar en suicidio a causa de sentirse
muy solo. El referente lo invita a pasar al espacio del PEC para poder contenerlo y comenzar a
construir un vínculo más estrecho.

2° Momento:
Algunas semanas después, el referente del PEC se comunica con el equipo técnico de SEDRONAR
para solicitar la articulación con el director de la comunidad terapéutica de la zona que facilite una
internación. Ante la demanda, el equipo técnico solicita que se amplíe la información sobre la
situación a fin de pensar posibles líneas de acción alternativas, apuntando a que la internación sea
el último recurso. Se propone profundizar el proceso de escucha, indagando otras demandas de
parte de Martín, permitiendo desandar el pedido expreso de internación y reflexionar sobre la
necesidad de la misma. Se trabaja con el referente del PEC para encontrar alternativas
comunitarias desde el territorio, aprovechando los recursos con los que se cuenta: dos Centros de
Prevención de las Adicciones, la Dirección de Salud y los tres PEC con actividades culturales, de
oficio y de acceso a la tecnología. De esta manera se pone en tensión la demanda de internación y
se logra construir una propuesta de acompañamiento desde la perspectiva comunitaria.

Se conviene continuar la escucha con Martín tal como se venía haciendo, rescatando así el trabajo
realizado por el referente hasta el momento. En esa línea se logra ubicar referentes afectivos (el
padre y un hermano) quienes ofrecen un espacio de contención para Martín.

Inevitablemente, los referentes más cercanos al territorio, por su implicación directa con los
sujetos vinculados a una situación problemática, sienten la demanda del barrio de manera más
“urgente” generando situaciones de angustia y desesperación. El rol del equipo técnico estuvo
vinculado a reflexionar sobre la “urgencia” promoviendo espacios de escucha que permitan
instalar una pausa y una mejor comprensión de la situación a la hora de definir una estrategia de
acompañamiento.

24
Nombre de fantasía
LA VOZ DEL PEC
“Cuando apareció Martín me acordé de cuando trabajamos el Sedronar Está, en la necesidad del proyecto
de vida y por eso se me ocurrió que la opción era tomar esa cerveza juntos y escucharlo” (Referente del PEC)

“Al principio sentía que tenía que hacer algo Ya!” (Referente del PEC)

“Proponer espacios de escucha nos permite “parar la pelota” y pensar en conjunto distintas estrategias de
acción” (Equipo técnico de Sedronar)

APRENDIZAJES, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES

1. Recibir y escuchar es parte fundamental del inicio de este “hacer algo”.


2. El recibir y escuchar es una práctica que debe ser llevada adelante desprovistos de
prejuicios. ¿Cuál es la demanda de quien se acerca a ser escuchado? ¿A qué debemos
prestarle atención en esta escucha? ¿Qué debemos suponer y qué debemos preguntar?
3. No hay soluciones mágicas. Problemas de larga data no serán solucionados a partir de
intervenciones aisladas, urgentes y desprovistas de una planificación. Dilucidar, encuadrar,
dimensionar la demanda es parte de la tarea.
4. Es importante discutir posibles soluciones en equipo y teniendo en cuenta las redes
locales.
5. Recibir y escuchar es parte de las tareas que muchos referentes vienen haciendo hace
muchos años en los barrios, construir la estrategia de intervención es el salto cualitativo
que debe lograrse en red.