Está en la página 1de 5

INICIACION DEPORTIVA

CONCEPTO:

Se conoce con el nombre de iniciación deportiva el periodo en el que el niño


empieza a aprender de forma específica la práctica de uno o varios deportes. Se
entiende por iniciación deportiva el proceso de enseñanza – aprendizaje a través
del cual el individuo adquiere y desarrolla las técnicas básicas del deporte.
En este proceso de enseñanza-aprendizaje, el alumno debe evolucionar por una
serie de etapas en las cuales va a ir aprendiendo y desarrollando diversos
contenidos (físicos, técnicos, tácticos o psicológicos) adaptados tanto a sus
características biológicas como psicológicas. Así, podrá ir progresando en su
deporte de una manera racional y pedagógica, y se evitará una posible
especialización temprana.

Parte de las posibilidades y características evolutivas del niño ayudando a éste a


descubrir progresivamente los principios de los deportes. Un niño no puede
practicar deporte como el adulto y por ello se lo debe conducir progresivamente,
para lo cual, el docente, debe programar y organizar. Hay que ponerle situaciones
acordes con sus posibilidades, niveles de dificultad y estímulos que le permitan
perfeccionarse a través de sucesivos éxitos. Pero cada etapa debe acumular
todas las características, todos los factores, a fin de ofrecer una práctica total.
La Iniciación Deportiva
Cuando un joven comienza con su práctica deportiva debe pasar por unas
diferentes etapas de formación o de desarrollo, con las cuales y siguiendo unas
pautas y logrando unos objetivos, consiga alcanzar su máximo rendimiento.

Está formación están divididas por edades:

Etapa de Iniciación (6 a 10 años de edad)


Etapa de formación deportiva (11 a 14 años de edad)
Etapa de especialización (15 a 18 años)

Etapa de Alto Rendimiento (19 años o más)


Conclusiones

1. Si el objetivo es que el niño juegue, se divierta y adopte al deporte como


parte integrante de la estructura de su personalidad, la estimulación
adecuada de las actividades motoras debe comenzar lo más
tempranamente posible. Es de fundamental importancia que el niño tenga,
en todas las etapas, los elementos necesarios para que pueda integrar el
movimiento como parte de su personalidad.
2. La niñez es una etapa de aprendizaje y de desarrollo de las cualidades
físicas básicas y no una etapa de especialización.
3. Se deben favorecer las actividades coordinadas perceptivo motora,
incentivando el juego y la socialización y evitando todas las actividades
deportivas de alto rendimiento y entrenamiento sistemático en edades
precoces.
4. De ser posible se debe evitar la incorporación precoz en los deportes
competitivos, porque el niño no está preparado evolutivamente ni
psicológicamente para competir en forma aislada o en equipo. Al mismo
tiempo, se debe canalizar la competencia natural como elemento educativo
y no para que vea en el “otro” a un rival.
5. La edad de iniciación deportiva va a estar en correspondencia con los
intereses de la propia actividad.
6. Es indispensable crear las condiciones propicias para lograr una elevada
motivación hacia la práctica de actividades físico deportivas.