Está en la página 1de 4

Cuadro comparativo entre la película La Misión y San Pablo de Tarso

Nombre:
Luis Pañi

Fecha:
30-10-17

Materia:
Pensamiento social de la iglesia

Grupo 1 aula 14

Profesor:
Italo Damian Paez

Cuenca 2017
Cuadro comparativo entre la película La Misión y San Pablo de Tarso

La Misión - Robert De Niro

● La película “La misión” nos ofrece valores vocacionales como: la evangelización, la


defensa de los pobres, la no violencia, la toma de decisiones, la redención.

● “La misión”, encontramos maneras de concebir la Iglesia. Por una parte vemos a la
Compañía de Jesús con un compromiso claro por los más pobres y desfavorecidas
los guaraníes. La misión de San Carlos quiere ser una presentación modélica (es en
verdad una visión idílica y simplificada) de las reducciones de los jesuitas. Ellos
buscaron una evangelización integral del hombre respetando también su cultura y su
modo de vida; en cierto modo era una manera de inculturación. Como consecuencia,
la misión se convirtió en el único lugar donde los guaraníes podrían protegerse contra
la esclavitud del poder colonial.

● Sin embargo esta postura tan comprometida será pronto objeto de dificultades. En la
película se dice que las misiones son obra del demonio porque no obedecen al rey y
desprecian la propiedad y el legítimo beneficio. Efectivamente, podemos reconocer
que “hacer un paraíso en la tierra ofende.” Así, los jesuitas serán acusados de
despreciar la autoridad del Estado.

● La postura que toman los jesuitas, ante la inminente invasión militar. Ninguno se
plantea dejar San Carlos, pero algunos deciden luchar junto a los guaraníes para
defenderse, como es el caso de Rodrigo, mientras que el padre Gabriel sólo cree en
la paz: “Si sólo sirve la violencia y no hay lugar en el mundo para el amor, y puede
que sí, que así sea; entonces no tengo fuerzas para vivir en un mundo así”.

● El novicio Roberto Mendoza junto con los otros sacerdotes, organiza a los guaraníes
para la guerra y defenderse en la lucha. Es una respuesta violenta, con el poder de la
espada. Por su parte, el padre Gabriel simplemente está con ellos (sobre todo
mujeres y niños) haciendo la exposición del Santísimo Sacramento y dándoles la
bendición, cuando se produce el ataque. El padre Gabriel es un convencido de la
no-violencia y del poder de la oración.

● Teología de la liberación.“Muchos de los sacerdotes que inspirados por la fe y el amor


continúan defendiendo los derechos de los indios por la justicia, lo hacen con sus
vidas”. La Iglesia protege a los más desfavorecidos contra el poder del Estado.

San Pablo de Tarso

● El encuentro con el Resucitado cambió su vida, y de perseguidor pasó a ser apóstol


de Cristo. Desde aquel momento puso todas sus energías al servicio de Jesucristo y
de su Evangelio. De su comunión con Cristo nace el “Apóstol de los gentiles”, que
emprende viajes, fundar nuevas comunidades cristianas, y siente la urgencia de
anunciar el Evangelio “a tiempo y a destiempo” (2 Timoteo 4,2), hasta poder
exclamar: “Ay de mí si no evangelizare” (1 Corintios 9,16).

● Entiende que los dones de Dios son gratuitos. Siente la responsabilidad de anunciar a
otros lo que él ha conocido de Jesús.

● Llevó la Buena Noticia de la salvación hasta los rincones más apartados, según sus
posibilidades. No temió a la cárcel ni a la muerte. Dio su vida por el Evangelio

● Funda comunidades de personas que se han transformado en su ser por su unión


con Cristo. Esta unión se produce por el Bautismo y se sella por la Eucaristía, su
punto de partida es Cristo muerto en la cruz por nuestros pecados y resucitado por su
propio poder

● Para San Pablo es un Mesías crucificado quien nos salva de los pecados. La
salvación nos viene de la fe en este Cristo, muerto y resucitado, no por las obras de la
Ley, Dios nos ha predestinado a ser imagen de su Hijo.
● San Pablo ve al nuevo pueblo de Dios sucesor del antiguo. Los que creen en Cristo
son herederos de las promesas hechas a Abraham. Llama a la Iglesia: el Israel de
Dios Gal 6, 16. • En el nuevo pueblo que es la Iglesia no hay diferencias de razas
Rom. 1, 6

● La Iglesia debe llevar su anuncio y salvación a todas las naciones. Todos los fieles
son miembros de un solo cuerpo, de la cual Cristo es la cabeza, uno mismo es el
Espíritu que distribuye los dones por el bien de la Iglesia según sus riquezas y
necesidades