Está en la página 1de 8

rTi-c-54

DE PIURA
UNIVERSIDAD

C1IRIS BAIIN

E¡;te caso ha si.ti.o preparado para servir de base de ¿iu6¿6irinr y


no como ilustraeión de 1a g e s t i ó n , a d e c u a d a o i n a d e c u a d a , d e u n a
sr'-uación detei:minada.
FH-C-54

CRHTS BAIIN

A principios de1 1943, James Norris fue nombrado superintendente


del almacén de la sucursal de Star Oil Company, en Buffalo, New Yórk (A
-
nexo 1). La oficina central de Ia empresa Star radicaba en St. Louisr
distríbuia productos petrollferos por todo e1 país a través de una red
de Ofícinas clivisionales. A1 hacerse cargo deI puesto, Norris' que con-
taba 40 años, dinitió como director de sucursal de una cornpañía petroll-
fera de Ia conpetencia más pequeña, y sustituyó a un empleado que había
alcanzado }a edad de la jubilaci6n. En su nuevo puesto, Norris estaba al
frente de treinta hombres, 1a mayor parte de los cuales trabajaban en el
almacán. Sin embargo, algunos eran conductores d.e camión y vendedores que
repartían 1os productos de la empresa a los clientes.

C u a n d , o N o r r i s a s u m i ó ¿e l c a r g o , p e n s 6 q u e l a s c i r c u n s t a n c i a s del aI-
macén podlan mejorarse conÉiderablemente. D u r a n t e e 1 p r i m e r a ñ o h izo vg
rios carnbios relativamente menores q u e r Por 1 o g e n e r a l - , s e c o n s i d e r aron
beneficiosos. Sustentaba firmemente el c r i t e r i o y 1 0 e x p r e s a b a c o n fre-
cuencia de que 1os hombres a sus órdenes d e b l a n t e n e r m e n t a l - i d a d d e v en-
dedor, particularmente los conductores de 1os c a m i o n e s q u e m a n t e n í a n
constanie y directa relación con la clientel-a. En eI curso de1 segundo
año en la empre6a, atacó de una forma especialmente intensa este problema

Uno de ]os hombres a sus órdenes era Crhis Baun, de 52 años, alemán
de nacimiento. Individuo alto y corpulento, había trabajado en la empresa
durante 19 años. Contratado inicialmente como conductor de camión para
repartir aceite de lubricación a un sector de la comarca agrlcola' con
poüt"cíón predominante de sangre alemana, había trabajado d e s d e e n t o nces
de almacenero y conductor., indistintamente. En 1os últimos a ñ o s , B aun
-
había trabajado como vendedor, en un camión plataforma, transportando
productos de la empreÉa a }os clientes a1 por mayor' garajes d e c o n c e - -
sionarios de estaciones de servicio. Además de1 reparto y 1a redacción
dealbaranes, f a c t u r a s y p a r t e s d i a r i o s de caja, 1a tarea requeria habi
lidad cono fundedo¡ y cierlos conocimientos de los productos y precios
de 1a empresa.

Norris había recibido varias quejas de la oficina y de los clientes a--


cerca de la forma que Baun re[istraba sus ventas, Norris le había habla
do a próposito de esto, p e r o B a u n n o h abía corregido sus métodos. E1
marcado acento alenán d e B a u n h a b í a o c asionado también quejas' particu-
larmente p o r p a r t e d e 1 o s c l i e n t e s c u y o s hijos servían en las Fuerzas Ar
mad.as. Por añadidura, Norris había tenido dlficultades en Iogran que
Baun observara otras índicaciones. Cargaba el camión a su modo, y cuan-
do Norris intentó conseguir que 1o cargara de forma que e1 peso se dis--
tribuyera por igual, Baun se negó alegando que de aquella forma le era
más A1flcil ta áes"a"ga, exigla un ínnecesario trabajo de montar y des--
montar' y, adenás, le producla mayor cansancio, aI propio tiempo que agra
vaba una dolencia *n 1u'b.spa1da que en ocasiones 1e producla molestias.

A principios d.e 1944, en continuación de sus esfuerzos para conse--


guir que 1os conductores y vendedores de ruta prestaran preferente aten--
óiAn á las ventas, Norrís habló con su j e f e , e1 director d e 1 d i s t r i t o'
Richard Harper, Y }e recomendó que un hombre más j o v e n , c o n m á s h a b ili--
dad ccmo vendeCor, Y Que fuera mejor acogido por los clientes, s u stitg
yera a Baun. Harperr Qüe llevaba en la empresa bastante tiempo' p e r o
que era nuevo en su actual cargo, se mostraba dispuesto a autorizar eI
cambio siempre que ei. consé"jo de empresa Ce Ia planta 1o aprobara'
-2- frr-c-54

El consejo era un grupo patrocinado pcr 1a compañla formado por


dos miembros elegidos por los empleados; y dos nombrados por la empresa
con e1 director áe ta ái.tiSiótt en calidad de presidente' Los ejecutivos
de Ia oficina central de 1a compañía, estaban m u y o r g u l l o s o s de estos
consejos e insistían en que se reunieran mensualmente y r e m i t i e ran las
minutas de 1as ' r e ú n i o n e s a Ia oficina central. E l c o n s e j o d e l a s u c ur-
sa1 de Buffalo y los Srupos similares de o t r a s s u c u r s a l e s , h a b í a n d e mog
trad,o su eficaci. en óo"nto hacia referencia a o b t e n e r m e j o r a s p a r a l os
e n u n p l a n d e j u b i l a c i ó n m u y
empleados. Una de estas mejoras consistía
literal-, para l-os empleadoÁ que alcanzaran 1 a e d a d a e 6 5 a ñ o s ' L o s e m --
pleados d,¿ 55 años, que por causas físicas o d e o t r o o r d e n n o p u d i e r a n
lraoajar, podlan percibir una pensión fija.

En Ia ápoca que e1 caso de Baun se vio en el consejo, I'os miembros


Dexter'
elegidos eran Pe{er Bancroft, un vendedor con camión cuba, y Bill
p o r Ia
almacenero. Harper y Norric figuraban como miembros nonbrados
e¡npresa y D.T Finch era e1 pr"áiaunte del conseio. No sin c i e r t o s r e celos
hombres decidieron que un hombre más joven sustituyera a B a u n en
estos
y que este último fuera trasladado aI al-macén. L o s r n i e m b ros
su trabajo,
por el cambio, puesto q u e _ s u n u- g'
de1 consá¡o temían que tsaun protestara
vo empleo le significaba una reducción del sueldo de 10 $ mensuales'
c r e í a que Baun, aunque ta1- vez a regañadientes' aceg
Sin embargo, Noiris
exi
taría el iuesto ofrecido, debid.o a que el menor esfuerao físico-que
to
gía compeirsaba Ia reducción de Ia paga. Para que a Baun le resultara
áo más llevadero, eI consejo convino atribuir eI traslado al menor
esfuerzo físico q u e e 1 n u e v o p u e s t o r e p r e s e n t a b a, sin mencionar Pffa ne
da 1as rectrámaciones de los ciientes y los errores en la facturación'

Cuando Norris Ie informó de la decisión de1 consejo, Baun reaccionó


violentamente, alegando que se trataba de una tentativa de desembarazar
q u e e n l u g a r d e p e d i r l e q u 9 -aceptara una
se de é1. Despuésr-manifestó
ocupar el
reducción de su súeldo creia que debía habérsele pernitido
en la nueva unidad de reparto
- qurer s" -t rou d . e v e n d e d o r e n u n c a m i ó n c u b a ,
p -
división ai"ponla a a ñ a d i r . E } r e s u l tado de La conversación
f u e q u e B a u n c o m"u" n i c a r i a a N o r r i s , a l d l a s i g u i e n t e , si aceptaba eI tras
Iado.

A1 d.ía siguiente, Baun comunicó a Norris que no había cambiado su


forma de pensar, y que se proponía recurrir al consejo de la empresa a
fin de que anul.rá u¡ decisión. Norris trasmitió e1 mensaje a Harpert
quien juntanente con Norris, habló a Baun. Harper aclaró-, cono ya había
de Baun
liecho Ñorrisr Que en opinión de Ia'empresa e1 actual trabajo
s u e d a d y c o n s t i t u c i 6 n , y que con
era denasiado pesado pá"a lrn hombre de
q u e pensaban d e s t i n a r l e b e n e f i c i a r l a su salud
sideraban que lt aI
" " " g á
Como sea que Baun mantuvo uo opit iót , 6e convoeó. una reunión especial
del consejo para eI día siguiente por la tarde' También Bancroft y Dex--
pero ñittgotto de los dos pudo persuadirle de que- cam
ter hablaron a Baun,
biara de opinión. En lodas con Baun, ninguno de elIos
".rri
j u s t "ottttersgciones
i f i c a r a n s u t r a slado.
alud.id a ót"as razones due
-
En 1a reunión de1 consejo, antes de que Baun entrara en la misma,
Bancroft que contaba 55 años y era conductor de un camión cuba, mostró
que
cierta simpatía por la actitud- de Baun. También expresó su temor de
de los hombres d.e edad se convirtiera en polltica d e la
e1 apartaniento
Pero l,forris y Harperr Que actuaba de presidente porque Finch se
' h a" rl 1
pat óbua" . a u s e n t e , I e r á c o r d a r o n q- u
per e dl ai s peom
Ápi crieósna n o t r a s l a d a b a a B a u n - a 9 a g
sa de su edad, sino por su poca a cooperar en 1a política
de ventas de Norris' \ o
-1- FTr-C-54

EL hecho de que hubieran evitado decirle a Baun sinceramente eL motivo -


d.e su traslado, dio lugar a una discusión, en el transcurso de la cual -
los mienbros decidieron no debla ocultársele a Baun por nÉs tiempo eI mo
rivo real de su traslado.

alterado. -
Cuando Baun apareció en la reunión estaba visiblemente
Reiteró eu enojo por e1 traslado propuesto, y repitió 1o q u e anteriormen
te había manifáetádo a Nomis y a 1os demás. Diio que había perdido' mg
chas horas de sueño a causa de este asuntor y Que creía que e1 superincen
dente abrrgaba animosidad en contra é1. Solicitó finalnente a todos que
le aclararan por qué habían tomado aquella decisiónr y a q u e 61 pensaba
q're Norris, tan sólo quería desembararse de su persona'

En este momento, Norris le explicó cuidadosamente que é1 creía que


-
el trabajo en el camión con platafo¡ma era excesivamente arduo p.ara un
hombre dál peso y 1a edad de Baun. Hizo hincapié en los riesgos i m p l í -
citos en Ia y descárga desde 1a trasera del camión, particularmeg
" " t g á
te teniendo en cuenta la dolencia de Baun en 1a eopalda. Acabó diciendo
que era demasiado diflcil para un hombre tan pesado como Baun, alzar -
y acarrear bidones de aceite de 60 ó 7O tiUras y depositarlos en los di-
versos y t a n a m e n u d o i n u s i t a d o s l u g a r e s q u e e x i g l a n l o s c l i e n t e s y Ia -
tarea. A partir de este momento la conversación se desarrolló de l-a si-
guiente manera:

Harper: Pero, Mr. Norris, crhis no cree que nO es capaz de efectuar


su trabajo de una manera satisfactoria.

Baun: En efecto. He padecid.o ciertas molestias en 1a espalda' pe-


ro no es nada grav"r y no han obstaculizado mi trabajo. Ade
más, si me dejan a c t u a r d e v e n d e d o r e n u n c a m i ó n c u b á , a 1o-
cual creo tener d e r e c h o , n o t e n d r é q u e a c a r y e a r n i n g ú n p e so.
ft¡edo conducir cono e 1 m e i o r d . e s u s c o n d u c t o r e s y . a d e m á sr-
no me seduce volver al alnacén p a r a h a c e r r o d a r b a r r i l e s c On
todos estos nuevos emPleados-

Bancroft: Sí, Crhis hab16 de esto conmigo y con Dexter, y estuvimos de


acuerdo en que no padece dificrencia físrca alguna que le ir.n
pida conducir un cámíón de reparto d ' e una forma satisfactoria

Baun: (ai_rigiándoae a Norris) Diga Ud. 1os accidentes que he su--


frido. Lo que Ud. intenta es deshacerse de mí para poner a
uno de sus amigos en eI Puesto.

Norris: Eso no es cierto. Desde que ocupé mi cargo en 1a plantat he


mos tenido mucho trabajo e n n u e v o s e n c a r g o s d e 1 E j é r c i t o d e-
Tierra y de1 A i r e y n o s h a r e s u l t a d o d i f í c i l m a n t e n e r l o s
camlones en buenas condiciones. En varias ocasiones 1e dije
que no puaiera toda Ia carga a un só1o lado el camión, ya
que las-ballestas no podlan soportarlo y se rompían' P-9ro
üa. siguió hhciéndofo. y no solamente estor s:.oo que Ud' pre
ced.e a }a descarga con lentitud, y sienpre regresa un poco
antes de las cinco con eI camión vacío, cuando sabe m uy bien
que a aquella hora si h uebiera trabajado como e s d e b i do y -
Sin pu"¿er tiempo, se poCrlan haber hecho muchos m á s r epar--
tos todos 1os días.
- 4- fl{-c-54

Baun: He intentado cargar eI eamión tal como Üd. dice, pero no -


da resultado.

Nonie: A1 margen de las operaciones en su canión, he recibido nune


rosas reclamaciones de los clrentes y de 1a oficina a c e trca
de1 modo en q u e üd. extiende las facturas. L a m i t a d d e las
veces no pueden desentrañar su c a l i g r a f í a y h a y m u l t i t u d -
de errores. Se 1o he dicho más d e ü D á v e z .

Baun: Hace años que vengo extendiendo facturas Jr partes, nunca hu


bo demasiadas q u e j a s . Todoe cometemoserrores.

Harper: Sí, Crh:-s, pero la correcta confección de Las facturas y -


partes es un asunto muy inp.ortante, especialmente estando -
tan ocupados como estamos . Tiene mucha importancia en nues
tras relaciones con los clientesr y como ucled. ya sabe, de--
seamos conservf,r.las buenas rel-aciones con eIfoe.

Dexter: Si Ia empresa ha decid.iuo d,efinitivamente quitar a Baun de


este camión no hay posibilidad de darle un puesto que no Ie
ooligue a salir fuera y que no significase. forzosamente re-
ducir sus ingresos?

Harper: Eso no es posible ba¡o nuestro sistema actual de evaluación


de pueotos de trabajo, en e1 que cada tarea tiene un valor -
establ-ecido. Crhis únicanente puede ganar rnás como capataz
o conductor. Crhis, usted. se 'equivoca cuando afirma que
intentamos deshacernos de usted. No hemos penSado €rI eso.
Mr. Norris me ha asegurado que puede encontrarle un puesto
adecuado a Ud. en el almacérr, pero el sueldo será d.iez d6L?
res menos al- mesr porque 1as tarifas no permiten más.

Bancroft: Porqué no prueba este trabajo en el interior durante una


temporada, C r h i s ? P u e d e q u e 1 e c o n v e n g a m á s de 1o que cree
ahora.

Baun: (Emocionado) No, no me conviene. Mr. Norris la ha tomado -


coanigo y me parece que es inúti1 que me quede aqul, cual--
qtrierá que sea el puesto. Desde que empecí a olr habLar de
eso estoy alterado y p o r l a s n o c h e s d u e r r ¡ o m a I . T a n t o m 1 es
posa cono yb creemos que es un trato muy duro para un hom-
bre que lleva diecinueve años de servicio en Ia empresar y
1o mejor ante esto será q r r e m e v a y a

Harper: No adopte lld. ahora una deci.sión precipitada, Crhis, de 1a-


que pued.e arrepentirse más tarde- Piénselo Ud. tnroscuaritosdfas

Baun: De acuerdo. Sabrán d.e mi respuesta e1 lunes por 1a mañana'


(Abandona 1a qerrnión).

Bancroft: Me imagino que es todo 1o qu- se puede hacer efl senejante ca


sor pero me teno que ros conpañeris más viejos de 1a planta-
vayan a preocuparse desde ahora por la estabilidad de su em-
pleo.

Harper: Peter, er¡isiera que Ud. y Bill tranquilizaran a 6us compañe-


rH-c-54

ros de más edad respecto a eso, Nadie ha de verse afecta


do en tanto realice sus obligaciones de una manera tazo
nablemente satisfactoria, pues nosotros deseamos ser abso
lutamente justos en el trato con nuestros empleados.
A Ia mañana siguiente, Norris, recibió una carta de Baun en la -
cual le comunicaba que se despedía, aunque no decía cuando. Varios
días nás tarde cuando Mr. Finch regre6ó a su oficina, encontró entre
sus correspondencia una carta d e L " F . M c G r e g o r , e 1 v i c edirector de -
1a compañia, jefe de Ia sección marketing de la oficina de St. l,ouis
solicitando un informe c o m p l e t o s o b r e e 1 c a s o B a u n . S e a djuntaba Ia
siguiente carta enviada Por B a u n :

Mr. L.F. Mc Gregor Noviembre, 19\\


Star Oil Company
Buffalo, New York

Estimado señor:

Le escribo a ud. a propósito de ciertos hechos de los que me fi-


guro habrá oído hablar. Hace dos semanas, Mr. Norris, nuestro superig
tendente de almacén, me llamó a su oficina p a r a d e c i r m e que habáa pen
q$e desempeñaba e¡s d.emasiad.o duro para mL e iba
sado que el trabaio
E l t r a b a j o q u e venla
a darme un trabajo menos p"".áo en el almacén.
d e s e m p e ñ a n d . oe r a e I d . e c o n d . u c i r u n c a m i ó n p l a t a f o r m a t y n u n c a ¡ne había
quejado de que e1 trabajo fuera demasiado p e s a d o p a r a m í . S e g ú n tn" gi
j"rór, e1 sueld.o que se me ofrecía en el almacén s u p o n í a u n a r e ducción
'10 nensuales.
de unos $

D e s p u é sd e d i s c u t i r e l a s u n t o , d i i e a M r . N ó r r i s q u e 1 e h a r i a sa
ber al dia siguiente mi respuesta sobre si acePtaba o rlo.

A 1a mañana siguiente Mr. Norris me dijo que Mr. Harper ( en re-


presentación de Mr. Finch. director de Buffalo ) deseaba verme por la
tarde.

Aquella tarde, Mr. Harper me dijo en presencia de Mr. Norris que


creía que cr¡ando un hombre cuenta cincuenta años no debe conducir un
y
camiónr- a causa de 1os posibles accidentes, etc. y que los nervios
1os reflejos no son tan buenos corlpolandoSe es joven. Pregunté entonces
a Mr. Harper si mi trabajo no era satisfactorio, o si había alguna otra
queja'
cosa contra mí, y é1 me óontestó que no había ningún motivo de
y que mi trabajo era satisfact,orio. No estoy de acuerdo c o n l a opinión
áe l4r. Harper ya que actualmente todavía hay hombres d e m á s e d a d que yo
que conducen camiones o cubas-

Cuando comencé a trb¡ajar en 1a Star Oilr era un vendedor en un -


camión cüba, y vendía gas t lubricantes a 1os granjeroo. Esto duró
cerca de 11 años t"an.ótt".idos Ios cuales s e r e t i r a r o n l a s cubas de
1as comarcas agríco1as, y se me destinó a un c a m i ó n d e p l a t a forma en
1a ciudad, t r a b a j o q u e h e d e s e m p e ñ a d oh a s t a a h o r a '

Hace algún tiempc, en ocasi6n de una reunión qtle presiaió Mr


Finch, este dijo a todos 1os empleados q u e sú se díeran o p o r t u n idades
. ffi-c-r4
-o-

d e a s c e n d e r a u n e m p l e a d o a ' l " p¿*" " "h!áocdeerml oá s r e s p o n s a b i l i d a d ' l a S t a r


óir-""t""íu t"v'u:ti;;:;;a un
. lLa¡ ^riien
j u b i l ó . ' 1 : - n t t t h e r '
Ilace cer.cade dos
meses' se
l:"::;;*fi:"H] :;::::h"o'"1"nl"li ; ' on ' q Y 1 " t ' c o n d u c l a

;:H:t ;l:" "1" "lii i;::*


cu:iq¡
a t-$ rr' i l ';;- ;; ;";i;;;á' Dijo que Ia dir eccr
de M r . c u n t r 'e rl -;-;;

i:?:i? :"'3':;l?ii"iq'iü:::tr
ü:j -iTf #*rt**]"i\n - * ^
"x" t Gunthersurrió de másedad
conrió la ".'¡u=í,rl"i"¡;-u".
;ü:.';l:'!,'t:":i:ii =**,:':il: tiil
i::i:"iit "t
il'*::'iF:ii#:l
de conductor serneJr
:"nl:"il"1i;r!!

ii"?á"i"l
á"ág".." sus camiones'

A l d i a s i g u i e n t e s o s t u v e o t r a e n t r e v i s t a c o n M r . N o r r i s y e l c "Hi"
se j ode,-i. l:"u:,
on
uln;:"
:1.1 ;il
que el enpreo
:inü":i"l;::¿1"i";:::#';'llll"
ta forma .
la sit:i:i:"-t:"::1.1"!""1'n""i:¡i !t
Luegode renexionar.sobre
tas c ó m o d o p ues tendrrt
el almacén no """íá
v los ;';;;";";!t-l"ii"!?il'l'i'^:
dia traiinand'obarriles "áilu-¿esde ha
il ;i;;;;";*i""i'"1"p;i-t:1l:"1";:11
los1uga""" H""ilti'u;-a;"
r
iln::i
"t"f*:: iii
"$;': i: ;i"illi
ii:::*:; iól:'e
;l*:,i',i.'.;;",:
siguiente preGenre
jor era irme,-;';t-ála Company
eI presidente de 1a Star oil
creo que par a r em ediar la'
Por 1o demást no Eli" Jin^itt""t- "á¿t
p e r n i t a *"" Ii f" á l i a " " o 'n o t: disconformidad
de que escriba
esta carl:^"-"'"t" " 1hgTbT:' sin que hava
La razón
intent""iluái"" si 1o hay' me gust a
con eue ra eápresa
p o d e ro so q ..ru tu "li' t "1"ü;-;;"
"ojiii"táá'
un m o t i v o má s " r-"á
rla conocerlo'
MuY atentamente '

Crhis Baun
( Firmado )

\ informe Puesto ?1 -lít'


a HarPer un detal-lado
Mr-
v convocó
F i n c
'rna -
h s o l i c i t ó
esPecial del" _1i":I:;ili"il?|3;
";;=";;,n:T
comentó la srt
" "á" "" 1i a" "" d e 1 a r e u n i ó n
bor ta mañana,
y Norris.
n ffir ^ -r.
-rn-U-)rt

Star OiI Company

Organigrama parcial- Sucursal de Buffalo

L.F. McGregor
Vi ce-director Marketing
Oficina Central-St. Louis

K.T. Finch
Director de división
Buffalo

R. Harper
Director de Distrito

J. Norris
Superintendente de Almacén

Personal Camión plataforma Conductores


Alnacén conductor camiones
Crhis Baun cuba