Está en la página 1de 17

PRACTICA DE INTERCAMBIADORES DE CALOR

1. OBJETIVOS:

 Reconocer el equipo principal, así como determinar sus principales características de


operación.
 Reconocer los principales accesorios que forman parte del módulo, así como
determinar sus parámetros de funcionamiento.
 Obtener datos y resultados de la experimentación al mantener el flujo secundario en
condiciones constantes y variar las del flujo primario.
 Reconocer el trabajo del equipo bajo dichas condiciones y saber diferenciar de otras.
 Obtener datos y resultados de la experimentación al mantener el flujo primario en
condiciones constantes y variar las del flujo secundario.
 Reconocer el trabajo del equipo bajo dichas condiciones y saber diferenciar de otras.

2. FUNDAMENTO TEORICO

Un intercambiador de calor es un radiador diseñado para transferir calor entre dos fluidos,
o entre la superficie de un sólido y un fluido en movimiento.1 Son elementos
fundamentales en los sistemas de calefacción, refrigeración, acondicionamiento de aire,
producción de energía y procesamiento químico, además de en aparatos de la vida
cotidiana como calentadores, frigoríficos, calderas, ordenadores, el radiador del motor de
un automóvil, etc.
Tipos de intercambiadores

Tipos de intercambiadores de calor según su construcción:

Si bien los intercambiadores de calor se presentan en una inimaginable variedad de formas


y tamaños, la construcción de los intercambiadores está incluida en alguna de las dos
siguientes categorías: carcaza y tubo o plato. Como en cualquier dispositivo mecánico,
cada uno de estos presenta ventajas o desventajas en su aplicación.

 Carcaza y tubo:
La construcción más básica y común de los intercambiadores de calor es el de
tipo tubo y carcaza que se muestra en la figura (1).

Este tipo de intercambiador consiste en un conjunto de tubos en un contenedor


llamado carcaza. El flujo de fluido dentro de los tubos se le denomina
comúnmente flujo interno y aquel que fluye en el interior del contenedor como
fluido de carcaza o fluido externo. En los extremos de los tubos, el fluido interno
es separado del fluido externo de la carcaza por la(s) placa(s) del tubo. Los tubos
se sujetan o se sueldan a una placa para proporcionan un sello adecuado. En
sistemas donde los dos fluidos presentan una gran diferencia entre sus presiones,
el líquido con mayor presión se hace circular típicamente a través de los tubos y
el líquido con una presión más baja se circula del lado de la cáscara. Esto es debido
a los costos en materiales, los tubos del intercambiador de calor se pueden fabricar
para soportar presiones más altas que la cáscara del cambiador con un costo
mucho más bajo. Las placas de soporte (support plates) mostradas en figura (1)
también actúan como bafles para dirigir el flujo del líquido dentro de la cáscara
hacia adelante y hacia atrás a través de los tubos.
 Plato:
El intercambiador de calor de tipo plato, como se muestra en la figura (2), consiste
de placas en lugar de tubos para separar a los dos fluidos caliente y frío Los
líquidos calientes y fríos se alternan entre cada uno de las placas y los bafles
dirigen el flujo del líquido entre las placas. Ya que cada una de las placas tiene un
área superficial muy grande, las placas proveen un área extremadamente grande
de transferencia de térmica a cada uno de los líquidos .Por lo tanto, un
intercambiador de placa es capaz de transferir mucho más calor con respecto a un
intercambiador de carcaza y tubos con volumen semejante, esto es debido a que
las placas proporcionan una mayor área que la de los tubos. El intercambiador de
calor de plato, debido a la alta eficacia en la transferencia de calor, es mucho más
pequeño que el de carcaza y tubos para la misma capacidad de intercambio de
calor.

Sin embargo, el tipo de intercambiadores de placa no se utiliza extensamente


debido a la inhabilidad de sellar confíablemente las juntas entre cada una de las
placas. Debido a este problema, el tipo intercambiador de la placa se ha utilizado
solamente para aplicaciones donde la presión es pequeña o no muy alta, por
ejemplo en los refrigeradores de aceite para máquinas. Actualmente se cuentan
importantes avances que han mejorado el diseño de las juntas y sellos, así como
el diseño total del intercambiador de placa, esto ha permitido algunos usos a gran
escala de este tipo de intercambiador de calor. Así, es más común que cuando se
renuevan viejas instalaciones o se construyen nuevas instalaciones el
intercambiador de la placa está substituyendo paulatinamente a los
intercambiadores de carcaza y tubo

Tipos de intercambiadores de calor según su operación

Ya que los intercambiadores de calor se presentan en muchas formas, tamaños,


materiales de manufactura y modelos, estos son categorizados de acuerdo con
características comunes. Una de las características comunes que se puede emplear es la
dirección relativa que existe entre los dos flujos de fluido. Las tres categorías son: Flujo
paralelo, Contraflujo y Flujo cruzado.
 Flujo paralelo:
Como se ilustra en la figura (3), existe un flujo paralelo cuando el flujo interno o
de los tubos y el flujo externo o de la carcaza ambos fluyen en la misma dirección.
En este caso, los dos fluidos entran al intercambiador por el mismo extremo y
estos presentan una diferencia de temperatura significativa. Como el calor se
transfiere del fluido con mayor temperatura hacia el fluido de menor temperatura,
la temperatura de los fluidos se aproxima la una a la otra, es decir que uno
disminuye su temperatura y el otro la aumenta tratando de alcanzar el equilibrio
térmico entre ellos. Debe quedar claro que el fluido con menor temperatura nunca
alcanza la temperatura del fluido más caliente.

 Contraflujo
Como se ilustra en la figura, se presenta un contraflujo cuando los dos fluidos
fluyen en la misma dirección pero en sentido opuesto. Cada uno de los fluidos
entra al intercambiador por diferentes extremos Ya que el fluido con menor
temperatura sale en contraflujo del intercambiador de calor en el extremo donde
entra el fluido con mayor temperatura, la temperatura del fluido más frío se
aproximará a al temperatura del fluido de entrada. Este tipo de intercambiador
resulta ser más eficiente que los otros dos tipos mencionados anteriormente. En
contraste con el intercambiador de calor de flujo paralelo, el intercambiador de
contraflujo puede presentar la temperatura más alta en el fluido frío y la más baja
temperatura en el fluido caliente una vez realizada la transferencia de calor en el
intercambiador.
 Flujo cruzado
En la figura se muestra como en el intercambiador de calor de flujo cruzado uno
de los fluidos fluye de manera perpendicular al otro fluido, esto es, uno de los
fluidos pasa a través de tubos mientras que el otro pasa alrededor de dichos tubos
formando un ángulo de 90◦ Los intercambiadores de flujo cruzado son
comúnmente usado donde uno de los fluidos presenta cambio de fase y por tanto
se tiene un fluido pasado por el intercambiador en dos fases bifásico. Un ejemplo
típico de este tipo de intercambiador es en los sistemas de condensación de vapor,
donde el vapor exhausto que sale de una turbina entra como flujo externo a la
carcasa del condensador y el agua fría que fluye por los tubos absorbe el calor del
vapor y éste se condensa y forma agua líquida.

Se pueden condensar grandes volúmenes de vapor de agua al utiliza este tipo de


intercambiador de calor. En la actualidad, la mayoría de los intercambiadores de
calor no son puramente de flujo paralelo, contraflujo, o flujo cruzado; estos son
comúnmente una combinación de los dos o tres tipos de intercambiador. Desde
luego, un intercambiador de calor real que incluye dos, o los tres tipos de
intercambio descritos anteriormente, resulta muy complicado de analizar. La
razón de incluir la combinación de varios tipos en uno solo, es maximizar la
eficacia del intercambiador dentro de las restricciones propias del diseño, que son:
tamaño, costo, peso, eficacia requerida, tipo de fluidos, temperaturas y presiones
de operación, que permiten establecer la complejidad del intercambiador.

 Intercambiadores de un solo paso (o paso simple) y de múltiple pasos.

Un método que combina las características de dos o más intercambiadores y


permite mejorar el desempeño de un intercambiador de calor es tener que pasar
los dos fluidos varias veces dentro de un intercambiador de paso simple. Cuando
los fluidos del intercambiador intercambian calor más de una vez, se denomina
intercambiador de múltiple pasos. Sí el fluido sólo intercambia calor en una sola
vez, se denomina intercambiador de calor de paso simple o de un solo paso. En la
figura se muestra un ejemplo de estos intercambiadores. Comúnmente el
intercambiador de múltiples pasos invierte el sentido del flujo en los tubos al
utilizar dobleces en forma de "U" en los extremos, es decir, el doblez en forma de
"U" permite al fluido fluir de regreso e incrementar el área de transferencia del
intercambiador. Un segundo método para llevar a cabo múltiples pasos es insertar
bafles o platos dentro del intercambiador.

 Intercambiadores Regenerativos y No-regenerativos



Los intercambiadores de calor también pueden ser clasificados por su función en
un sistema particular. Una clasificación común es:
 Intercambiador regenerativo.
 Intercambiador no-regenerativo.

Un intercambiador regenerativo es aquel donde se utiliza el mismo fluido (el


fluido caliente y el fluido frío es el mismo) como se muestra en lo figura. Esto es,
el fluido caliente abandona el sistema cediendo su calor a un regenerador y
posteriormente regresando al sistema. Los intercambiadores regenerativos son
comúnmente utilizados en sistemas con temperaturas altas donde una porción del
fluido del sistema se remueve del proceso principal y éste es posteriormente
integrado al sistema. Ya que el fluido que es removido del proceso principal
contiene energía (energía interna, mal llamado calor), el calor del fluido que
abandona el sistema se usa para recalentar (regenerar) el fluido de regreso en lugar
de expeler calor hacia un medio externo más frío lo que mejora la eficacia del
intercambiador. Es importante recordar que el término "regerativo/ no-
regenerativo" sólo se refiere a "cómo" funciona el intercambiador de calor en un
sistema y no indica el tipo de intercambiador (carcaza y tubo, plato, flujo paralelo,
contraflujo). En un intercambiador regenerativo, como se muestra en la figura, el
fluido con mayor temperatura en enfriado por un fluido de un sistema separado y
la energía (calor) removida y no es regresaba al sistema.
Cálculo de intercambiadores

El intercambiador más simple y en el que mejor se puede apreciar el intercambio en


equicorriente o en contracorriente es el conocido como de «tubo en tubo» o de «tubos
concéntricos», que como su nombre indica, consiste en un tubo dentro de otro de mayor
diámetro y todo ello con una longitud L. Sin embargo, con este tipo de intercambiador,
con potencias no demasiado grandes se requiere una gran longitud para obtener la
superficie de intercambio necesaria, por lo que no es demasiado utilizado, salvo para muy
pequeñas potencias, en lo que se conoce también como «tuberías de acompañamiento».2
En la elaboración del vino, teniendo en cuenta las temperaturas a las que se trabaja,
normalmente entre 14 y 38 ℃, las potencias de intercambio no suelen ser elevadas y se
utilizan también intercambiadores concéntricos, construidos en acero inoxidable y de un
tamaño considerable a pesar de la poca potencia.3

Sin duda el intercambiador más utilizado durante muchos años y que ha servido de
referencia en la teoría de intercambiadores, es el intercambiador multitubular o de
«carcasa y tubos».

En los intercambiadores de calor se dan dos tipos de cálculo: el de diseño y el de


comprobación. Los cálculos de comprobación se realizan cuando se tiene el
intercambiador o se conoce su superficie de intercambio, pero es necesario hallar la
cantidad de calor transmitido o las temperaturas finales de los fluidos de trabajo. En este
caso, por sencillez y rapidez, se utiliza el método NUT.

El cálculo para diseño de intercambiadores se describe a continuación y consiste en hallar


las soluciones simultáneas de las ecuaciones del balance de calor y transmisión de calor,
para determinar las dimensiones y formato del aparato.

En un intercambiador, las temperaturas de los fluidos se van modificando a medida que


recorren la longitud L del aparato, por lo que en cada punto, existe un coeficiente de
película distinto y por tanto, un coeficiente global de transmisión distinto. Si
representamos en unas coordenadas cartesianas,
en el eje de abscisas la longitud L del
intercambiador y en el de ordenadas las
temperaturas (t), obtenemos la curva de
distribución de temperaturas a lo largo del
intercambiador, que como se ve en la figura, es
una curva logarítmica, por lo que la ecuación de
transmisión usada para el cálculo es:

Donde es el coeficiente de transmisión global de


la pared, es la superficie de la misma y es
la diferencia de temperatura media logarítmica,
que se calcula:

En la que y son las diferencias de


temperatura a la entrada y a la salida del
cambiador, tal como se indica en la figura.
El coeficiente de transmisión se calcula:
Para pared plana

Para pared cilíndrica

En las que y son los coeficientes de película de la pared interior y exterior del
tubo interno y y los radios interior y exterior del mismo tubo.

Junto con la ecuación de transmisión se usa el balance de calor, según el cual; el calor
cedido por el fluido caliente ha de ser igual al absorbido por el fluido frío:
Con ambas ecuaciones, conocidas las condiciones de los fluidos a intercambiar, se
puede determinar la superficie S de intercambio y con ella la longitud de tubo, de un
diámetro determinado, necesaria para la potencia a intercambiar.

En el caso del intercambiador en equicorriente, la temperatura de salida del fluido frío,


no puede alcanzar nunca la temperatura de salida del fluido caliente, puesto que siempre
es necesaria una diferencia de temperaturas para que el intercambio tenga lugar. Sin
embargo, en el intercambiador en contracorriente, el gradiente de temperaturas que se
origina como consecuencia de la forma en que se produce el intercambio, permite que la
temperatura de salida del fluido frío pueda superar la temperatura de salida del fluido
caliente, lo que se traduce a su vez, en mayor intercambio térmico para la misma
superficie de intercambio y por tanto, mayor rendimiento. En el gráfico se puede
observar esta característica.

Factor de ensuciamiento

En el cálculo anterior, se ha supuesto que las superficies de los intercambiadores se


mantienen limpias, sin embargo, en la práctica es muy frecuente que estas superficies se
encuentren contaminadas debido; a la posible suciedad de los propios fluidos, a posibles
subproductos formados por envejecimiento o por reacciones químicas entre superficie y
fluido, a la corrosión de la superficie o incluso a otros materiales arrastrados por los
fluidos como consecuencia de la circulación de los mismos por otras partes de la
máquina. En cualquier caso, lo que ocurre es que después de un cierto tiempo de
circulación del fluido, acaba por depositarse sobre la superficie de los tubos una película
de impurezas, que actúa como aislante térmico y disminuye la cantidad de calor
intercambiado.

Esto influye en gran manera en el cálculo del coeficiente global de transmisión de calor,
debiendo introducirse en el cálculo una resistencia térmica de ensuciamiento, conocida
como factor de ensuciamiento o factor de incrustación.5 El coeficiente global de
transmisión queda entonces:

En la que es el factor de ensuciamiento cuyo valor vendría dado por el cociente entre
el espesor de la capa de incrustación y la conductividad del material depositado.6 En la
práctica es difícil estimar este valor y se puede fijar a partir de tablas en las que están
tabulados los valores correspondientes a los fluidos más utilizados. Actualmente, para
dar solución a estos problemas y aumentar el rendimiento, se diseñan los
llamados intercambiadores dinámicos de superficie rascada.
Mecanismos de Transferencia de Calor

El coeficiente de transferencia de calor U, está compuesto de varios mecanismos. El


primero es la transferencia por convección desde el fluido caliente hacia las paredes que
lo separan del fluido frío o el aire. Esto representa la resistencia térmica del fluido
caliente, la cual depende primordialmente de propiedades físicas y térmicas del fluido. El
flujo turbulento y alta velocidad mejoran la tasa de transferencia de calor.

El segundo mecanismo es la conductividad térmica a través de las paredes del tubo. La


mayoría de los intercambiadores de calor están fabricados de cobre o aleaciones de
aluminio que presentan una alta conductividad térmica.

El tercer mecanismo es la convección del calor desde las paredes del tubo hacia el fluido
frío en el mismo. Este actúa de la misma manera que la resistencia térmica del fluido
caliente. El uso de patrones de flujo multipaso permite el aprovechamiento de la
velocidad del fluido y turbulencia para aumentar los valores de U.
Otras condiciones que afectan la tasa de transferencia de calor son los de ensuciamiento,
que pueden ocurrir en ambos lados del serpentín a través del tiempo. Cuando un fluido
deposita material o minerales en las paredes limitantes, estas se van ensuciando. La capa
que se forma:

 Actúa como un aislante,


 Aumenta el grosor específico del fluido, y
 Reduce la velocidad del fluido cerca de las paredes del tubo.

A medida que se hace más gruesa, la transferencia de calor es reducida. Puede que se
haga necesaria una limpieza mecánica o química cuando depósitos en exceso degradan la
eficiencia del intercambiador de calor.

Usos del intercambiador de calor

Los intercambiadores de calor se emplean para los siguientes usos:

 Elevar la temperatura de un fluido gracias a otro más caliente.

 Refrescar un fluido empleando otro con menor temperatura.

 Llevar al punto de ebullición a un fluido por la acción de un segundo con mayor


temperatura.

 Condensar gases utilizando fluidos fríos.

 Llevar a ebullición un determinado fluido mientras se condensa otro gaseoso


más caliente.

Consideraciones de Aplicación

Al determinar los requerimientos de intercambiadores de calor en un sistema hidráulico,


se debe considerar cuánto calor genera el sistema y la temperatura que el aceite y los
componentes pueden tolerar. Determinar las necesidades de enfriamiento puede ser
confuso ya que la generación de calor puede variar a medida que la máquina progresa
por los distintos ciclos. De igual manera, la temperatura ambiental pudiese variar.

El primero paso en determinar los requerimientos de un intercambiador de calor de un


sistema es el conocer los límites térmicos del fluido y los componentes. Esta
información está disponible por parte de los fabricantes respectivos.

Luego se debe estimar la generación de calor total antes de construir el sistema. Para
llegar a esta cifra, muchos diseñadores utilizan un porcentaje de la potencia instalada.
Al usar este método, el calor se estima basado en un porcentaje de la ineficiencia total,
basado en las ineficiencias de cada componente, superficie de las tuberías y
experiencias pasadas. El total de estos porcentajes se multiplica por la potencia instalada
(HP) y convertida en BTU/minutos, BTU/hora, o kW.
Por ejemplo: a un sistema hidráulico de 300 HP se le asigna una eficiencia de 70% o
210 HP. El 30% restante o 90 HP se pierde como calor. Al convertirlo, tenemos que
3,820 BTU/minuto o 229,200 BTU/hora, o 67.14 kW. Luego de que el sistema se
construye, la tasa de transferencia de calor se puede determinar midiendo el cambio de
temperatura en operación en un tiempo específico.

Para evitar que el intercambiador esté expuesto a altas presiones, los intercambiadores
de calor deben ser instalados en la línea de retorno. Válvulas de bypass los protegen de
subidas de presión, como las que se ven en períodos de arranque en frío. Estas válvulas
deben ser especificadas en base a la temperatura del fluido a utilizar, de manera que el
fluido no pase por el intercambiador hasta alcanzar una temperatura predeterminada. Un
método alterno utilizado consiste en implementar un circuito separado con una bomba
pequeña que lleva el aceite al intercambiador. Generalmente se incorporan filtros a estos
circuitos o riñoneras, como se les suele llamar.

Los intercambiadores de calor aire – aceite suelen ser utilizados en aplicaciones


móviles. El refrigerante del motor sirve para enfriar el aceite, pero el calor
eventualmente debe ser removido a través del radiador. Algunas instalaciones utilizan
una sección separada del radiador frente al ventilador accionado por el motor para
enfriar el aceite.

Cuando se considera una aplicación y dimensionamiento para intercambiadores de


calor, la temperatura estable del fluido y el tiempo que toma alcanzarla debe ser
utilizada. Fabricantes de intercambiadores pueden ayudar en la aplicación y selección.
Cuando contacte a un representante, tenga la siguiente información a la mano:

 Carga calórica en BTU por minuto,

 Caudal de aceite en gpm,

 Temperatura máxima del aceite,

 Temperatura del ambiente durante operación,

 Contaminantes ambientales que pudiesen afectar el desempeño del sistema,

 Caída de presión máxima permisible.

Si el intercambiador de calor es de tipo agua-aceite, se requerirá también la temperatura


y caudal del agua de enfriamiento a la entrada.

Con esto se puede entonces seleccionar el intercambiador correcto. Por lo general los
intercambiadores aire-aceite son más caros que los agua-aceite cuando los comparamos
en precio unitario, debido a que en aplicaciones estacionarias requiere de un conjunto
ventilador – motor. Pero existen más consideraciones:

 Costos de electricidad para alimentar el ventilador,


 Costos del agua, el bombeo, o quizás el tratamiento de la misma antes y después
de su uso,

 Ruido del ventilador y salida de aire caliente,

 Superficies de enfriamiento tapadas por contaminantes en el ambiente de


trabajo,

 Monturas para vibración y tubería flexible.

Un intercambiador correctamente dimensionado y aplicado puede ahorrar tiempo,


dinero y costos de reparación. Muchos de los sistemas de potencia hidráulicos no
deberían operar sin uno.

Ventajas y desventajas de los intercambiadores

Intercambiadores de placas

Ventajas

 Elevados valores del coeficiente de transmisión superficial, lo que


conlleva valores muy elevados del coeficiente global de transmisión del
calor.
 Menores perdidas caloríficas, ya que sólo los bordes de las placas están
expuestas al ambiente exterior y, además, tienen pequeños espesores que
pueden aislarse fácilmente.
 Menor espacio necesario que otros tipos de cambiadores dada su elevada
relación superficie de intercambio / volumen total, lo que supone que la
cantidad de líquido contenido por unidad de superficie de intercambio es
muy baja en comparación con otros intercambiadores.
 Fácil accesibilidad a ambas caras de cada placa, lo que permite una mejor
inspección y limpieza, que puede realizarse en el mismo lugar de su
emplazamiento.
 En el caso de deterioro de las juntas, se produce escape de fluido hacia el
exterior, siendo posible repararlas inmediatamente, evitándose mezclas o
contaminaciones.

Inconvenientes

 Limitación que imponen las juntas de unión entre placas, ya que no permiten
trabajar con temperaturas superiores a 250ºC o presiones mayores
de 20atm.
 Presentan mayor pérdida de presión en la circulación de fluidos.
 De no ser necesarios materiales especiales, el intercambiador de placases
más caro que los multitubulares.
Intercambiadores tubulares

Ventajas

 Entre sus ventajas destaca la ausencia de juntas (a excepción de los


cabezales).
 Baja pérdida de presión.
 Menor coste.

Inconvenientes

 Son voluminosos y necesitan una estructura soporte.


 Dificultad de limpieza y mantenimiento interior.

Intercambiadores alternativos

Ventajas

 Permite deshumidificar el aire exterior en verano, sin llegar al punto de rocío


en el evaporador, de modo que se consiguen mayores temperaturas de
evaporación, y mayores índices de potencia (hasta un 25% en la enfriadora).
 Al trabajar con circulación forzada reducen la superficie calefactadora y la
potencia eléctrica absorbida. También eliminan malos olores.
 Consiguen acabar con el recalentamiento adicional del aire de impulsión.
 Si el material poroso es el cloruro de litio, permite matar las bacterias que
aporta el aire.

Inconvenientes

 Crea pérdidas de carga.


 Es un elemento adicional que encarece la inversión.

3. CUESTIONARIO

1. ¿Cuál es la temperatura correspondiente a la presión de 7 bares del flujo primario?


Es aproximadamente 164.95°C.

2. Muestre los valores de flujos secundarios empleados en forma tabulada,


mostrando caudales, flujos másicos y temperaturas correspondientes a cada
experimentación.

Tomaremos otros valores debido a que el equipo no está en funcionamiento.

Q = ṁ x Cp x ΔT
Q = ṁ x hfg
ΔP = f X L/De X V2/2 .g X (µw/µb) 0.14
f = 2.5/ Re 0.3
Para 5bar y 20 kg/s
t= 151.83°c
Q=42.16KW

Para 6 bar y 20Kg/s


t= 158.83°c
Q=55.12KW

Para 7bar y 20Kg/s


t= 164.95°c
Q=41.31KW

3. ¿Qué es el plate pack?

Se utilizan en la sección de líquido de un separador o lavador de gases para


optimizar el grado de separación líquido / líquido y su base está en el hecho de
que el flujo a través de las placas espaciadas estrechamente es laminar, lo que la
distancia de las fases dispersas tienen que viajar a la interfaz se reduce en gran
medida.

4. ¿Cuáles son los tipos de placas y cuáles son sus características? Grafique las
principales características.

Un intercambiador de calor de placas consiste en una sucesión de láminas de metal


armadas en un bastidor y conectadas de modo que entre la primera y la segunda
placa circule un fluido, entre la segunda y la tercera otro, y así sucesivamente.
Estas placas están separadas por juntas, fijadas en una coraza de acero.
La circulación de estos fluidos puede tener diferentes configuraciones, en paralelo
y contracorriente.

5. ¿A qué se debe que los factores de incrustación sean menores que en uno de Tubo
y coraza?

Las placas son corrugadas en diversas formas, con el fin de aumentar el área
superficial efectiva de cada una; provocar turbulencia en el fluido mediante
continuos cambios en su dirección y velocidad, lo que a su vez redunda en la
obtención de altos coeficientes de transferencia de calor, aún a bajas velocidades
y con moderadas caídas de presión. Las corrugaciones también son esenciales para
incrementar la resistencia mecánica de las placas y favorecer su soporte mutuo.

6. El método del número de unidades de transferencia para diseñar Intercambiadores


de calor, ¿es aplicable a intercambiadores de placas? ¿Por qué?

Es importante destacar que la elección del material de las empacaduras se vuelve


más restringida a altas temperaturas, lo que en consecuencia reduce el número de
fluidos que pueden ser manejados por estos equipos bajo esas condiciones;
además la vida útil de la unidad depende, en gran medida, del rendimiento de las
empacaduras. Inicialmente, este tipo de equipos era usado en el procesamiento de
bebidas y comidas, y aunque todavía retienen su uso en el área alimenticia, hoy
en día son usados en una amplia gama de procesos industriales, llegando inclusive,
a reemplazar a los intercambiadores de tubo y carcaza.

4. CONCLUSIONES

 El diseño térmico de los intercambiadores es un área en donde tienen numerosas


aplicaciones los principios de transferencia de calor.
 En los intercambiadores de calor de placas, las placas y empaques se ofrecen con
diversas variantes según las necesidades del proceso.
 El intercambio de calor en los diferentes tipos de intercambiadores utilizan
esencialmente principios básicos de intercambio de calor, como la conducción y
convección.
 En un intercambiador de calor se debe realizar paulatinamente un mantenimiento ya
que esto puede ocasionar problemas para su funcionamiento.

5. BIBLIOGRAFIA

 http://t-soluciona.com/wp-content/uploads/funcinamiento-intercambiador-de-
calor-a-placas.jpg
 http://www.cie.unam.mx/~ojs/pub/HeatExchanger/Intercambiadores.pdf
 https://es.wikipedia.org/wiki/Intercambiador_de_calor
 V. Isachenko & V.Osipova & A.Sukomel, Transmisión de calor. Boixerau
Editores. ISBN 84-267-0239-2.
“UNIVERSIDAD CATOLICA SANTA
MARIA”
Facultad:
Ciencias e Ingenierías Físicas y Formales
Escuela Profesional:
“Ingeniería Mecánica, Mecánica Eléctrica y Mecatrónica”

Curso: “LABORATORIO DE TERMOFLUIDOS”

Tema: “Desarrollo del informe de la práctica d intercambiadores de


calor”

Perteneciente a:

Cáceres Morón, Cesar

AREQUIPA
2017