Está en la página 1de 21

ÍNDICE

INTRODUCCION ........................................................................................................................ 2
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO EN EL DERECHO PROCESAL
ADMINISTRATIVO .................................................................................................................... 3
1. Definición ....................................................................................................................... 3
2. Fundamento ................................................................................................................... 5
3. El Impulso de Oficio en el Código Civil Peruano ................................................. 6
4. Concordancias del Principio de Impulso de Oficio en TUO de la LPAG ....... 7
5. Elementos constitutivos ........................................................................................... 11
6. La aplicación del Principio de Impulso de Oficio .............................................. 15
7. Excepciones al Principio de la Impulsión de Oficio.......................................... 17
8. Otras consecuencias del Principio........................................................................ 17
9. Jurisprudencia ............................................................................................................ 18
CONCLUSIONES..................................................................................................................... 19
BIBLIOGRAFIA ........................................................................................................................ 21
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO

INTRODUCCION

En la vida cotidiana, todos los ciudadanos en algún momento hemos necesitado


realizar algún trámite frente a alguna institución del Estado, todo con el objetivo
de satisfacer algún tipo de interés. Sin embargo, muchas veces nos hemos
topado con una gran variedad de actos que se deben realizar, y que al margen
de no conocer su finalidad, nos resultan a nosotros un tanto molestos. No
obstante, debemos entender al procedimiento administrativo como aquel cauce
necesario para hacer valer nuestros derechos e intereses, y no como la sucesión
de vallas formales que el administrado debe enfrentar, pues estas formas y
formalidades que nos parecen molestan no pueden crearse, sustentarse y
mantenerse solo porque sí, sino que estos deben sustentarse en los principios
técnico-jurídicos o en la necesidad administrativa que los establezca como
esenciales y pertinentes. En ese sentido, el procedimiento administrativo,
alberga en su esencia una variedad de principios de obligatorio cumplimiento,
dentro de ellas, una muy importante pues establece un deber a la autoridad
administrativa ya que este debe dirigir e impulsar el procedimiento, nos estamos
refiriendo al Principio de Impulso de Oficio, la cual desarrollaremos en el presente
trabajo.

2
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO

PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO EN EL DERECHO PROCESAL


ADMINISTRATIVO

1. Definición

Para poder hablar del Principio de Impulso de Oficio, es necesario primero


comprender qué es el procedimiento administrativo, entendemos por ella
como “el conjunto de actos y diligencias tramitados en las entidades,
orientadas a la emisión de un acto administrativo que produzca efectos
jurídicos individuales o individualizables sobre intereses, obligaciones o
derechos de los administrados1; asimismo, tiene como finalidades
constituir una garantía de los derechos de los administrados y asegurar la
satisfacción del interés general, objetivos que se deben alcanzar aun
cuando se sabe que en la Administración Pública confluyen profesionales
de distintas carreras y especialidades, por lo cual resulta sumamente
necesario el conocimiento de los principios propios del procedimiento
administrativo, ya que estos serán quienes brinden una solución jurídica
mediante una actuación adecuada ante un hecho que se toma
conocimiento.

Dentro de estos Principios del procedimiento administrativo, encontramos


al Principio de Impulso de Oficio, establecido este en el inciso 1.3 del
Artículo IV del Título Preliminar de la Ley del Procedimiento Administrativo
General. En efecto, si bien el procedimiento administrativo puede ser
iniciado de oficio o a petición de parte, es preciso señalar que la impulsión
del mismo solo le corresponde a la Administración Pública. Ello con el
objetivo de satisfacerse no solo un interés individual sino también un
interés colectivo, y hasta podría decirse que el propio interés
administrativo. Por ello la inacción del administrado no determina la
paralización de los procedimientos administrativos.2

1 AGUILA GRADOS, Carlos. ABC del Derecho Administrativo. EGACAL. Lima, Perú. 2014. Pág. 48.
2 Ibid.

3
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO

Entonces, el Principio de Impulso de Oficio, viene a ser aquel principio que


establece que son las autoridades a quienes les corresponde impulsar,
dirigir y ordenar de oficio cualquier procedimiento administrativo sometido
a su competencia hasta resolver y esclarecer las cuestiones involucradas,
aun cuando se trate de procedimientos que se inicien por los
administrados o por la propia entidad.3

Asimismo, señala José Bartra Cavero: “en virtud del Principio de Impulso
de Oficio, la Administración Pública ejerce tanto un derecho como un
deber, el cual se traduce en la activación del procedimiento hasta su
culminación con la expedición del correspondiente acto administrativo”4,
siendo así que, este Principio no excluye la posibilidad del administrado
de adoptar un papel activo en el procedimiento, colaborando y
gestionando las actuaciones necesarias para que este tenga una
culminación adecuada.

En ese sentido, este Principio implica que la Administración tenga la


obligación de impulsar de oficio el procedimiento, sin que las partes lo
requieran obligatoriamente, con el objetivo de que sea más rápido y eficaz;
es decir, que el procedimiento continúe hasta que la solicitud del
administrado se resuelva correctamente. Como se logra advertir, lo que
menos se puede admitir en la sede administrativa es la inacción, puesto
que de por medio está el interés del administrado y el interés público. Por
tanto, como señala Christian Guzmán Napurí: “(…) El Impulso de Oficio
viene a ser un componente esencial del debido proceso en sede
administrativa, pues permite la tramitación adecuada y eficiente de los
procedimientos, todo ello en beneficio de los administrados.”5

3 MORON URBINA, Juan Carlos. Comentarios a la Ley de Procedimientos Administrativos. Gaceta Jurídica.
Lima, Perú. 2011. Pág. 861.
4 BARTRA CAVERO, José. Citado por AGUILA GRADOS, Carlos. Ob. Cit. p. 47.
5 GUZMÁN NAPURÍ, Christian. Manual de Procedimiento Administrativo General. Instituto Pacifico S.A.C.

Lima- Perú. 2013. Pág.45-46.

4
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO

Ello implica también la dirección de la actuación probatoria y el manejo


directo de la instrucción del procedimiento, como veremos más adelante.
En consecuencia, el funcionario es quien decide sobre el curso del trámite,
en ese sentido, puede y debe adoptar las medidas que sean necesarias
para la adecuada impulsión del procedimiento, y para la averiguación de
los hechos reales, sin necesidad de acción directa de los particulares más
allá de la presentación de la solicitud inicial y el cumplimiento de las
obligaciones propias del procedimiento.

Así pues, los casos que se presenten, aun cuando no tengan una
regulación legal con seguridad deberán tener una regulación jurídica-
administrativa basada en la aplicación contextual de los Principios del
procedimiento administrativo. En suma, la Administración Pública en
general debe implementar todos los mecanismos de organización y
simplificación administrativa que se encuentren a su disposición6. Del
mismo modo, deberá evitar el entorpecimiento o demora a causa de
diligencias innecesarias o meramente formales, adoptando las medidas
oportunas para eliminar cualquier irregularidad producida.

Finalmente, no debemos dejar de señalar que el Principio de Impulso de


Oficio también es llamado por una parte de la doctrina como Principio de
Oficialidad o Principio de Oficiosidad, hacemos esta aclaración para evitar
futuras confusiones.

2. Fundamento

El Principio de Impulso de Oficio, tiene su origen en el carácter inquisitorial


o inquisitivo del procedimiento administrativo que a su vez se origina en
la concepción de interés general que anima a la Administración Publica.7

6 JIMÉNEZ MURILLO, Roberto. Los Principios de Impulso de oficio y verdad material en el procedimiento
administrativo. Revista PUCP N° 66-2011. Pág. 194.
7 NAVAS RONDON, Carlos. Derecho Administrativo Sancionador. p, 108.

5
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO

Este Principio se orienta a la satisfacción de los intereses públicos, de


modo directo o indirecto, mediato o inmediato, en todo procedimiento
administrativo. Por ello, es indispensable que no se deje librada a la
voluntad de los administrados concurrentes al procedimiento, ya que no
solo se ven los intereses individuales de este, sino que también los
intereses públicos y hasta los intereses de la administración. El impulso
según el interés debe de obtener una resolución certera e inmediata,
constituyendo así una garantía para los administrados

También, supone ser un deber de la autoridad, ya que le impone dirigir y


ordenar las pruebas necesarias para tomar una decisión sobre la materia
que tiene conocimiento y que son necesarias para la eficacia del proceso,
y principalmente resolver oportunamente cumpliendo con los plazos
establecidos en la norma. Asimismo, permite corregir en lo posible
cualquier defecto procesal que se advierta, sin necesidad de solicitarlo el
administrado. 8

Por otro lado, este Principio busca que la entidad concluye con la
resolución de los procedimientos a su cargo, pues solo de esta manera
tendrá menos carga procesal pendiente, menos reclamos y mayor tiempo
para atender otras actividades.

3. El Impulso de Oficio en el Código Civil Peruano

Finalmente, este Principio está presente también en el proceso judicial,


puesto que el Juez debe asegurar la tramitación del procedimiento, en
aplicación de conceptos inquisitivos en el ámbito jurisdiccional, con
algunas excepciones como por ejemplo el proceso de divorcio por causal.

El Principio de Impulso de Oficio en el ámbito procesal no permite sin


embargo el inicio de oficio de procesos judiciales, lo cual sí se encuentra

8 NAVAS RONDON, Carlos. Oc. Cit. p, 109.

6
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO

permitido en el ámbito administrativo, concepto que se conoce como


Principio de competencia recursal. (VER ANEXO N° 01)

CUADRO COMPARATIVO RESPECTO AL PRINCIPIO DE IMPULSO DE


OFICIO
Código Civil.
Ley de Procedimientos
Administrativos.
Art. II del Título Preliminar. Principio de
Art. IV.3 del Título Preliminar. Principio
Dirección e impulso del proceso.
de Impulso de Oficio.

En el que la autoridad debe de dirigir e La dirección e impulso del proceso le


impulsar de oficio el procedimiento y corresponde al Juez y ordenar actos
ordenar la realización de actos que procesales necesarios para el

permitan el esclarecimiento de la esclarecimiento de los hechos

cuestión. La CARGA DE LA PRUEBA controvertidos. CARGA de la PRUEBA le


RECAE ASÍ SOBRE LA AUTORIDAD corresponde a quien lo afirma, no al
Juez, salvo excepciones.
ADMINISTRATIVA. En la práctica no se
observa, pues depende del
administrado.
Art. IV del Título Preliminar. Principio de
Art. 229. Inicio del Procedimiento
Iniciativa de parte.

Se inicia mediante una presentación de El proceso solo se promueve a iniciativa


de parte
una reclamación o de oficio.

(ANEXO N° 01)

4. Concordancias del Principio de Impulso de Oficio en TUO de la LPAG

Como no podía ser de otra manera, el Testo Único Ordenado de la norma


presenta un conjunto de concordancias del Principio de Impulso de Oficio,
la cuales se señalan en el siguiente cuadro:

7
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO

Las medidas cautelares podrán ser modificadas o levantadas


Artículo 155. –
durante el curso del procedimiento, de oficio o a instancia de
Medidas
parte, en virtud de circunstancias sobrevenidas o que no pudieron
cautelares:
ser consideradas en el momento de su adopción (155.2).

Para asegurar el cumplimiento del principio de celeridad de los


Artículo 157. –
procedimientos, se observan las siguientes reglas:
Reglas para la
1. En el impulso y tramitación de casos de una misma naturaleza, se
celeridad:
sigue rigurosamente el orden de ingreso, y se resuelven conforme lo
vaya permitiendo su estado, dando cuenta al superior de los motivos
de demora en el cumplimiento de los plazos de ley, que no puedan
ser removidos de oficio.

Los actos de instrucción necesarios para la determinación,


Artículo 168. –
conocimiento y comprobación de los datos en virtud de los cuales
Actos de
deba pronunciarse la resolución, serán realizados de oficio por la
instrucción:
autoridad a cuyo cargo se tramita el procedimiento de evaluación
previa, sin perjuicio de proponer actuaciones probatorias (168.1).

La carga de la prueba se rige por el Principio de Impulso de Oficio


Artículo 171. –
establecido en la presente Ley (171.1).
Carga de la
prueba:
En los procedimientos iniciados a petición del interesado, la
Artículo 196. –
resolución será congruente con las peticiones formuladas por este,
Contenido de la
sin que en ningún caso pueda agravar su situación inicial y sin
resolución:
perjuicio de la potestad de la administración de iniciar de oficio un
nuevo procedimiento, si procede (196.2).

8
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO

La autoridad podrá continuar de oficio el procedimiento si del


Artículo 198. –
análisis de los hechos considera que podría estarse afectando
Desistimiento
intereses de terceros o la acción suscitada por la iniciación del
del
procedimiento extrañas e interés general. En ese caso, la autoridad
procedimiento
podrá limitar los efectos del desistimiento al interesado y continuará
o de la
el procedimiento (198.7).
pretensión:

En los procedimientos iniciados a solicitud de parte, cuando el


Artículo 200. –
administrado incumpla algún trámite que le hubiera sido requerido
Abandono en
que produzca su paralización por treinta días, la autoridad de oficio o
los
a solicitud del administrado declarará el abandono del procedimiento.
procedimientos
Dicha resolución deberá ser notificada y contra ella procederán los
iniciados a
recursos administrativos pertinentes.
solicitud del
administrado:
Los errores material o aritmético en los actos administrativos pueden
Artículo 210. –
ser rectificados con efecto retroactivo, en cualquier momento, de
Rectificación de
oficio o a instancia de los administrados, siempre que no se altere lo
errores:
sustancial de su contenido ni el sentido de la decisión (210.1).

Los actos administrativos declarativos o constitutivos de derechos o


Artículo 212. –
intereses legítimos no pueden ser revocados, modificados o
Revocación:
sustituidos de oficio por razones de oportunidad, mérito o
conveniencia (212.1).

El procedimiento trilateral se inicia mediante la presentación de una


Artículo 229. –
reclamación o de oficio (229.1).
Inicio del
procedimiento:

9
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO

En cualquier etapa del procedimiento trilateral, de oficio o a pedido


Artículo 234. –
de parte, podrán dictarse medidas cautelares conforme al artículo
Medidas
(234.1).
cautelares:
Al aprobar los acuerdos a que se refiere el numeral 236.1, la
Artículo 236. –
autoridad podrá continuar el procedimiento de oficio si del análisis
Conciliación o
de los hechos considera que podría estarse afectando intereses de
transacción
terceros o la acción suscitada por la iniciación del procedimiento
extrajudicial:
extrañase interés general (236.3).

Las entidades en el ejercicio de su potestad sancionadora se ceñirán


Artículo 253. –
a las siguientes disposiciones:
Procedimiento
1. El procedimiento sancionador se inicia siempre de oficio, bien por
sancionador:
propia iniciativa o como consecuencia de orden superior, petición
motivada de otros órganos o entidades o por denuncia.

Los administrados plantean la prescripción por vía de defensa y la


Artículo 250. –
autoridad debe resolverla sin más trámite que la constatación de los
Prescripción:
lazos, debiendo en caso de estimarla fundada, disponer el inicio de
las acciones de responsabilidad para dilucidarlas causas de la
inacción administrativa (250.3).

10
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO

5. Elementos constitutivos

a. Aplicación obligatoria

Los Principios del procedimiento administrativo vinculan a las


entidades públicas no solamente por estar contenidos en la LPAG,
sino también por constituir el fundamento rector de la actuación
administrativa, por el cual la administración pública tiene la obligación
de atender los petitorios y reclamos que son planteados por los
administrados. Como bien señala Morón cuando comenta el artículo
75, inciso 2, de la LPAG, (…) se trata de un refuerzo del carácter
vinculante de los Principios del procedimiento administrativo
consagrados en el artículo 4 del título preliminar, con el objetivo de
establecer nítidamente que no solo constituyen elementos
integradores en caso de vacíos, de referentes interpretativos, de
defectos normativos o en lo relacionado al desarrollo ulterior de la
normativa, sino que son verdaderas obligaciones de ineludible
cumplimiento para las autoridades administrativas (…)9.

El autor nacional agrega que, como tal, el Principio de Impulso de


Oficio entre otros se convierte en deber de actuación permanente para
las autoridades, con lo cual estas quedan sujetas a la responsabilidad
consiguiente.

b. Deber de impulso y dirección del procedimiento por la


administración

La LPAG señala también que la autoridad competente, aun sin pedido


de parte, debe promover toda actuación que fuese necesaria para su
tramitación, así como superar cualquier obstáculo que se oponga a la

9 MORÓN URBINA, Juan Carlos. Ob. Cit., Pág. 218

11
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO

regular tramitación del procedimiento10. Un aliado material de este


Principio entre otros debe ser el uso frecuente de las tecnologías de
la información a nivel institucional, así como también a nivel inter-
institucional; es decir, la interconexión que debe tener toda entidad
con otras bases de datos públicas, con lo cual se puede recabar la
información correspondiente para impulsar el procedimiento, al mismo
tiempo que se genera certeza en las decisiones. El Principio de
Impulso de Oficio no solo debe proyectar programáticas buenas
intenciones para el debido procedimiento, sino que debe contar con
un soporte material que haga más viable y eficaz el desarrollo de los
procedimientos administrativos a cargo del personal de la
administración pública.

De otra parte, le corresponde a la entidad pública asumir el correcto y


cabal conocimiento de la «ley» aplicable al caso concreto, así no haya
sido invocada o fuere errónea la cita legal hecha por el recurrente. No
se trata de justificar el error o desconocimiento normativo por parte
del administrado, sino, de oponer y determinar cuál es la norma
correcta a aplicar en el procedimiento concreto. El Principio de
Impulso de Oficio, por tanto, no solamente debe limitarse a proyectar
un «hacer» o «informar», sino, ante todo, un «hacer e informar
conforme a Derecho»11.

Para el administrado tendrá mínima o nula utilidad que el


procedimiento administrativo concluya en tiempos abreviados aun sin
mayor actuación de su parte si es que el acto resolutivo no se ajusta
a los alcances de su petitorio o si este es resuelto contrario a ley.
Ahora bien, el Principio que comentamos refiere que quienes deben
impulsar el procedimiento son las autoridades. En el contexto del
inicio y de la conclusión del procedimiento administrativo: ¿quién

10 Articulo 145 Ley del Procedimiento Administrativo General (Ley Nº 27444).


11 GUZMÁN NAPURÍ, Christian. Ob. Cit., Pág. 633.

12
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO

califica como autoridad administrativa? Al respecto, el artículo 50 de


la LPAG establece lo siguiente:

Artículo 50. – Sujetos del procedimiento

Para los efectos del cumplimiento de las disposiciones del Derecho


Administrativo, se entiende por sujetos del procedimiento a:

 Administrados: La persona natural o jurídica que, cualquiera


sea su calificación o situación procedimental, participa en el
procedimiento administrativo. Cuando una entidad interviene
en un procedimiento como administrado, se somete a las
normas que lo disciplinan en igualdad de facultades y deberes
que los demás administrados

 Autoridad administrativa: El agente de las entidades que


bajo cualquier régimen jurídico, y ejerciendo potestades
públicas conducen el inicio, la instrucción, la sustanciación, la
resolución, la ejecución, o que de otro modo participan en la
gestión de los procedimientos administrativos (las cursivas son
nuestras).

Por «autoridad administrativa» debe entenderse a todo empleado


público que ejerza una determinada cuota de potestades públicas en
la administración; concretamente, en la actuación y resolución de
procedimientos administrativos. Por ello, en el presente caso
«autoridad administrativa» no debe entenderse únicamente a la
máxima autoridad quien, por lo demás, pudiera ser la competente
para dictar el respectivo acto resolutivo, sino, más bien, a todos

13
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO

aquellos funcionarios de la entidad que conocen del correspondiente


procedimiento12.

La jerarquía se advierte más bien en el mandato o en las directivas


que dichos funcionarios públicos imparten al personal de la unidad
orgánica correspondiente que coadyuva en el procedimiento concreto.
En este sentido material y de gestión, el Principio de Impulso de Oficio
es transversal a todos quienes conforman la administración pública.

Todos, ya sea que intervengan en menor o mayor grado en el


procedimiento, deben impulsar el procedimiento. Así pues, (…) el
personal de la Unidad de Trámite Documentario desde la oficina o
gerencia de línea que instruye el procedimiento administrativo, hasta
llegar al órgano resolutivo debe actuar superando cualquier obstáculo
que se oponga en el desarrollo del mismo, así como evitar el
entorpecimiento o la demora a causa de cualquier diligencia
innecesaria (…)13.

Respecto de esto último, es propicio decir que lo que realmente exige


y reclama el debido procedimiento son las «diligencias necesarias», y
estas son solo aquellas que resultan vinculadas a la naturaleza del
caso concreto14.

c. Conclusión del procedimiento administrativo

El Principio de Impulso de Oficio no solamente debe conllevar a la


realización de actuaciones tipo las que, son necesarias y útiles, sino
que es su labor que todas ellas se conduzcan, eficientemente, a la
etapa resolutiva. El procedimiento administrativo debe concluir por

12 GARCÍA DE ENTERRÍA, Eduardo y Tomás Ramón FERNANDEZ. Curso de derecho Administrativo.


Editorial Civitas .11° edición. Tomo I, 2002. Pág. 447
13 GUZMÁN NAPURÍ, Christian. Ob. Cit., Pág. 668.
14 GUZMÁN NAPURÍ, Christian. Ob. Cit., Pág. 670.

14
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO

regla general mediante resolución o manifestación expresa de la


administración. Con ello, se atiende el interés del particular, al mismo
tiempo que la entidad cumple con sus funciones legales y estatutarias.

d. Procedimientos excluidos del Principio de Impulso de Oficio

Si bien es cierto que la realización del interés público constituye el


componente esencial de la administración pública, no lo es menos que
existen diversos procedimientos cuyos resultados interesan
significativamente a la parte solicitante. (…) Así pues, por ejemplo, la
LPAG regula la figura de las peticiones graciables, entendidas como
aquellas que pretenden satisfacer un interés individual o el de varias
personas con nexo común (…)15, como puede ser el caso de las
solicitudes de donación que se formulan ante una entidad pública.
La petición, en este caso, interesa esencialmente a la parte que
formula el pedido. Otros casos pueden ser el procedimiento registral
inscripción a petición de la parte interesada de obtener un
determinado título, el procedimiento de solicitud de duplicado de
documento nacional de identidad, o el procedimiento de venta directa
de un predio estatal que se tramita ante una entidad pública.

6. La aplicación del Principio de Impulso de Oficio

La carga de la prueba se rige por el Principio de Impulso de Oficio


establecido en la Ley de Procedimiento Administrativo General, el cual
hemos analizado con amplitud. En consecuencia, la Administración debe
orientarse a hacia la resolución de la cuestión que es materia del
procedimiento, en mérito a la satisfacción del interés general, pudiendo

15 Articulo 112 Ley del Procedimiento Administrativo General (Ley Nº 27444). «Artículo 112. – Facultad de
formular peticiones de gracia. 112.1 Por la facultad de formular peticiones de gracia, el administrado puede
solicitar al titular de la entidad competente la emisión de un acto sujeto a su discrecionalidad o a su libre
apreciación, o prestación de un servicio cuando no cuenta con otro título legal específico que permita
exigirlo como una petición en interés particular [...]».

15
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO

ejercer los actos de instrucción necesarios para la culminación del


proceso.

Lo antes señalado opera dado que no puede dejarse al arbitrio de los


administrados el seguimiento de los procedimientos administrativos,
siendo en consecuencia que el impulso de los mismos es de oficio, de
acuerdo al Principio contenido en el inciso 1.3 del artículo IV del Título
Preliminar de la Ley. Conforme el mismo, las autoridades deben dirigir e
impulsar de oficio el procedimiento y ordenar la realización o práctica de
los actos que resulten convenientes para el esclarecimiento y resolución
de las cuestiones necesarias16.

Como lo hemos señalado, la norma establece que la autoridad


competente, aun sin pedido de parte, debe promover toda actuación que
fuese necesaria para su tramitación, superando cualquier obstáculo que
se oponga a la regular tramitación del procedimiento; incluso
determinando la norma aplicable al caso aun cuando no haya sido
invocada o fuere errónea la cita legal; así como evitar el entorpecimiento
o demora a causa de diligencias innecesarias o meramente formales,
adoptando las medidas oportunas para eliminar cualquier irregularidad
producida.

Debe recordarse que el deber de Impulso de Oficio surge como inmediata


consecuencia de la necesidad y obligación de la Administración de
cautelar el interés general. Asimismo, es un componente esencial del
debido proceso en sede administrativa, al permitir la tramitación adecuada
y eficiente de los procedimientos, en beneficio de los administrados.
Además, permite generar celeridad en la tramitación de los
procedimientos, formando parte de la necesaria racionalización de la
Administración Pública.

16 MORÓN URBINA, Juan Carlos. Ob. Cit., Pág. 86

16
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO

7. Excepciones al Principio de la Impulsión de Oficio

El Principio de la impulsión de oficio, desde luego, no significa que toda


impulsión procesal deba proceder de la administración: En todos aquellos
casos en que la iniciación del procedimiento depende del particular
(reclamaciones, recursos), es evidente que el impulso inicial lo provee el
particular, aunque luego de ese acto del particular retoma su aplicación el
Principio general, y la continuación del procedimiento se rige otra vez por
el Principio de la Impulso de Oficio17.

Pero ello no consideramos que en el procedimiento administrativo “no


puede afirmarse que domine el Principio de la impulsión procesal de oficio
por parte de los órganos estatales, ni tampoco que predomine el Principio
de la disposición del proceso por el «interesado»;” a nuestro criterio, el
Principio de la Impulsión de Oficio es netamente predominante, y sólo por
excepción puede corresponder dicha impulsión al recurrente o
administrado18.

La excepción será que el procedimiento sea resuelto mediante la


aplicación procesal del silencio administrativo positivo por acción de la
parte interesada. Esta será una manifestación de cómo el Principio de
Impulso de Oficio no ha sido activado debida y oportunamente.

Pero lo anotado también debe constituir un momento de reflexión y de


análisis sobre la razón por la cual el procedimiento no fue resuelto por los
órganos competentes de la administración en los plazos establecidos por
la normatividad correspondiente.

8. Otras consecuencias del Principio

17 GUZMÁN NAPURÍ, Christian. Ob. Cit., Pág. 599.


18 Ibid. Pág. 601.

17
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO

La administración se encuentra en la obligación de proseguir con el trámite


de las actuaciones procedimentales, para lo cual podrá realizar las
siguientes acciones de oficialidad:

 Iniciar el procedimiento,
 Impulsar el avance del procedimiento,
 Remover obstáculos en el trámite de los procedimientos,
 Instruir y ordenar la prueba, y
 Subsanar cualquier error o vicio en el proceso.

Existen excepciones al Impulso de Oficio como son aquellos


procedimientos administrativos que persigan un interés privado. Ejm. La
inscripción registral19.

En conclusión, el particular puede en cierto modo activar el procedimiento,


pidiendo que la administración lo impulse; pero no puede por lo general
impulsarlo él mismo; ni tampoco puede paralizarlo con su inacción. Como
un especial desprendimiento del Principio de la Legalidad Objetiva y
directamente vinculado con la impulsión de oficio, existe también el
principio de que la administración está obligada a considerar todo posible
vicio de ilegitimidad que el acto atacado contenga, y no está obligada a
ceñirse a los puntos reclama dos por el particular: Si considera que el acto
impugnado tiene otros vicios que los señalados por el recurrente, puede
también revocar el acto por esos vicios20.

9. Jurisprudencia

19 MORÓN URBINA, Juan Carlos. Ob. Cit., Pág. 86


20 PACORI CARI, José María. Manuel Operativo Del Procedimiento Administrativo General. Ubi Lex
Asesores SAC. Lima Perú. 2017. Pág.61.

18
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO

CONCLUSIONES

Al desarrollar el presente trabajo, quisimos ampliar nuestro campo de visión


sobre el Principio de Impulso de Oficio desarrollando los fundamentos,
concordancias, los elementos constitutivos, la aplicación del Principio y las
excepciones, buscando de esta manera coadyuvar al desarrollo el aprendizaje
de este importante Principio.

La función administrativa tiene relación directa con los administrados, de tal


manera que las actividades que desempeña la Administración Pública los
afectan de manera directa. Asimismo, dicha función implica que las autoridades
administrativas deben dirigir e impulsar de oficio el procedimiento y ordenar la
realización o práctica de los actos que resulten convenientes para el
esclarecimiento y resolución.

En consecuencia, la autoridad administrativa es quien decide el curso del trámite,


en ese sentido, puede y debe adoptar las medidas que sean necesarias para la
adecuada impulsión del procedimiento, y para la averiguación de los hechos
reales, sin necesidad de acción directa de los particulares más allá de la
presentación de la solicitud inicial y el cumplimiento de las obligaciones propias
del procedimiento.

Debe recordarse que el deber de Impulso de Oficio surge como inmediata


consecuencia de la necesidad y obligación de la Administración de cautelar el
interés general. Asimismo, es un componente esencial del debido proceso en
sede administrativa, al permitir la tramitación adecuada y eficiente de los
procedimientos, permite generar celeridad en la tramitación de los
procedimientos, formando parte de la necesaria racionalización de la
Administración Pública.

Existen ciertas excepciones, como son aquellos procedimientos administrativos


que persigan un interés privado, actuaciones que dependen de la acción directa
del administrado y, a su vez, ciertas situaciones en las cuales la Administración

19
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO

no puede actuar de oficio, en especial si la iniciación del procedimiento opera por


interés únicamente del administrado en el caso de los procedimientos iniciados
a pedido de parte.

20
PRINCIPIO DE IMPULSO DE OFICIO

BIBLIOGRAFIA

 AGUILA GRADOS, Carlos. ABC del Derecho Administrativo. EGACAL.


Lima, Perú. 2014.
 DROMI, Roberto. Derecho Administrativo Tomo II. Gaceta Jurídica. Lima-
Perú. 2005.
 GUZMÁN NAPURÍ, Christian. Manual de Procedimiento Administrativo
General. Instituto Pacifico S.A.C. Lima- Perú. 2013.
 GARCÍA DE ENTERRÍA, Eduardo y Tomás Ramón FERNANDEZ. Curso
de derecho Administrativo I. Madrid. Editorial Civitas, 2002.
 JIMÉNEZ MURILLO, Roberto. Los Principios de Impulso de Oficio y
verdad material en el procedimiento administrativo. Revista PUCP N° 66-
2011.
 MORON URBINA, Juan Carlos. Comentarios a la Ley de Procedimientos
Administrativos. Gaceta Jurídica. Lima, Perú. 2011.
 NAVAS RONDON, Carlos. Derecho Administrativo Sancionador. p, 108.
 PACORI CARI, José María. Manuel Operativo Del Procedimiento
Administrativo General. Ubi Lex Asesores SAC. Lima Perú. 2017

21