Está en la página 1de 3

SONETO XIII

A Dafne ya los brazos le crecían


y en luengos ramos vueltos se mostraban;
en verdes hojas vi que se tornaban
los cabellos qu’el oro escurecían;
de áspera corteza se cubrían
los tiernos miembros que aún bullendo ’staban;
los blancos pies en tierra se hincaban
y en torcidas raíces se volvían.
Aquel que fue la causa de tal daño,
a fuerza de llorar, crecer hacía
este árbol, que con lágrimas regaba.
¡Oh miserable estado, oh mal tamaño,
que con llorarla crezca cada día
la causa y la razón por que lloraba!

Si os fijáis en la pintura, podéis ver que Dafne está sufriendo el proceso de transformación que
ya ha empezado y no ha terminado. El poeta expresa ese momento con los siguientes
elementos:

1. Partícula Ya, muy importante porque es una forma resumida del adverbio de tiempo y
significa “en ese momento”, inminencia.
2. Formas del verbo en imperfecto (-aba; ían) ; es decir, indicadoras de que una acción
ha comenzado y aún no ha finalizado. Contrasta el predominio de esas formas,
aplicadas a la escena, con el pasado perfecto vi, cuyo sujeto es yo, el que mira, el
poeta, que está contemplando lo que sucede delante de él (que podría ser en la propia
pintura, en un sueño o en un recuerdo de lectura o imagen) y que, por tanto está en
tercera persona del plural. La rima marca aún más, por la reiteración de –aba; ía, el
valor de esas formas imperfectivas por lo cual resulta fundamental para el significado
del poema.
3. La partícula aún (también adverbio de tiempo resumido) indica la pervivencia de algo;
lo que todavía no se ha consumado, no se ha terminado.
4. El gerundio siempre significa duración, proceso, hecho que se está realizando pero que
todavía no se ha acabado (bullendo)

Además de estos elementos propios para expresar el movimiento, la acción comenzada y


no terminada, que está vista por un observador (el yo), el poema nos ofrece elementos
muy interesantes para el comentario literario.
1. La forma . Se trata de un soneto y lo más frecuente es que el tema esté en el
último terceto (o en los dos finales). Aquí no necesitamos prestar mucha atención
para ver si está en el último o en los dos últimos. El terceto final es
suficientemente expresivo y además se distingue de los demás versos del soneto
por la diferente entonación:
2. Los tres versos finales tienen una entonación exclamativa y el primer verso de ese
terceto duplica el valor exclamativo por la interjección, oh. ¿Qué manifiesta el
ritmo exclamativo? Las emociones, lo mismo que las interjecciones. Es como si
trataran de manifestar que lo que se dice sale del sentimiento de forma natural,
sin pasar por la lógica. Por tanto, si vemos que no hay un “yo” al que se refiera el
final, sino una tercera persona, lo que se desprende es una lección, enseñanza,
concepto (es decir, que es algo general) y por tanto incluye a todos (y por supuesto
entre esos todos está el poeta que contempla la escena.
3. En cuanto a la estructura. Se va organizando el tema de este modo:

--- 1 cuarteto: la idea que se manifiesta es la visión de Dafne en la transformación de


brazos y cabello.

----2 cuarteto: la transformación de piernas en tronco y pies en raíces.

1 terceto: alusión al mito: Aquel (Apolo) que causó el daño, al llorar, intensificó su dolor
por hacer crecer el árbol.

2 terceto. Sentimiento que surge al contemplar la escena: cuanto más llora un


desgraciado más aumenta su dolor.

A Garcilaso le ha servido el mito para extraer unas consecuencias generales, de validez


universal, y que, por tanto se aplica él. Este sería el tema, que se puede expresar de
modos muy distintos.

Es importante subrayar el predominio del sentido de la vista en la morfología (ver, colores


–verde, oro, blanco-) ; el dolor (daño, llorar, lágrimas) y la dualidad de sensaciones
(áspera/ tiernos; oro/ escurecían) etc…

Es decir, con estos elementos se puede ver la correspondencia entre el mito desarrollado
en la pintura y en la lírica. Daros cuenta que el dramatismo (que podría expresar si al final
hubiera un YO) se apacigua por la tercera persona generalizadora, pero está ahí porque él
es quien vio la escena.