Está en la página 1de 9

PPPrrreeegggóóónnn

De las

FFFeeerrriiiaaasss yyy FFFiiieeessstttaaasss dddeee SSSaaannntttiiiaaaggguuu AAApppóóóssstttuuulll

(Juliu 2004)

VVViiillllllaaammmiiieeelll

Cáác cce eer rre ees ss) ))

((C

(

José Damián Marcos León

PREGÓN

de las

FERIAS y FIESTAS DE SATIAGU APÓSTUL

(Juliu 2004)

(Pregoneru: José Damián Marcos León)

---------------------

Buenas noches y saludos paisanos de Villamiel y Trevejo, y personas que por

diversos motivos también se encuentran aquí presentes con nosotros.

Antes de nada os quiero decir que he decidido exponer este pregón en el dialecto

que una gran mayoría de nosotros hemos oído y usado durante parte de nuestra vida y que,

afortunadamente, aun todavía podemos escuchar cotidianamente aquí en el lugar. Por tanto

y antes de nada deseo pedir permiso para hacerlo así a aquellos que pudieran no

comprenderlo, aunque, francamente, dudo que así sea.

Una vez expuestos estos pormenores, reinicio el presente pregón.

===========

Güenas nochis, paisanus de Villamiel y Treveju, señoras y señoris, dagalis y

dagalas, jisinus y jisinas, y pelsonas que pol unas razonis u otras están aquí con norotrus.

Es pa mí un honol el habé siu desináu pa largarus unas cuantas palabras y así empecipiá

Las Ferias de esti 2004.

Cumu ya sabéis de

añus anterioris, otrus vecinus y conocius han iu pasando por

aquí hablandunus de distintus temas que tenían que ve con esti nuestru pueblu. Yo voy a

hablarus de esi dialetu que´s nuestra jolma de hablá y nus distingui d’otrus pueblus vecinus,

prencipalmenti de los tres pueblus que usan “A Fala”, San Martín, Eljas y Valverdi.

Ténicamente sólu os voy a decí que el nuestru dialetu es una mescla del astur-leonés

prencipalmenti, del castellanu antiguu y del portugués. Se sabi que allá pol el siglu XIII

Villamiel y Treveju juerun repobláus por astur-leoneses, y más concretamenti se crei, tal y

cumu D. Domingo Domené tien recogiu, qu´aquí vinierun gentis del Condado de LLanes

en Asturias a los cualis los llamaban coritos; d´ahí que en especial los mañegus nus llamin

“Guritus”. Curiosamenti, en la feria de INTUR (Turismo de Interior) del añu 2001 en

Valladolid había un puestu de Asturias y una dagalita que allí estaba p´atendé al públicu me

comentó que ella era d´un pueblu d´al lau de Llanes llamáu Cue, y me confilmó que se

siguin llamandu coritos. Po lo demás quieru solu centrami en cumu yo pelsonalmenti he iu

viviéndulu según etapas de mi vida y a la ve recordarus algu de él a los que lo sabéis y

enseña algu a los que no.

De chicu unu no era coscienti del dialetu que usaba y lo que representaba, hasta tal

puntu que cuandu yo salí por primera ve a los 11 añus que me jui a estudiá a Segovia,

recuerdu cumu en muchas ocasionis me s´escapaban palabras d´aquí y me decían, “Y tú

chaval, ¿qué dices?”, anti lo cual yo me queaba toítu preocupáu preguntándumi que sería

lo que habría dichu. Asina y con esa edá, tengu que confesá que me sentía avelgonzaitu y

no daba a comprendé pol qué ellus eran los que hablaban bien y yo supuestamenti mal. Por

esi motivu llegó el momentu en el que unu tenía que usá el castellanu que era lo corretu y el

villamelanu pasó a sé algu pa utilizasi con lor ´amigus o en ocasionis pa recordá andanzas

divertías del pasáu. Se me vien a la cabeza cumu mi agüela Máxima, que padescansi, nos

decía, “¿Qué inalfabetus seis?” anti lo cual, Dios me perdoni, aparti de jademi gracia, le

decía, “Agüela, no semus seis, semur ´ochu.” En fin, que a esas edadis, con la idea

equivocá de que unu no hablaba bien, con el Villamelanu jadíamus chistis, nos bulrábamus

de lo que la genti mayol decía, y confundius seguíamus. ¡Lo que es la inorancia! Sin

embalgu llegó el momentu de i a la universiá y esu empecipió a da otra lu al asuntu. Ya

estudié otras lenguas y otrus dialetus y de prontu me jidierun comprendé que la varieá es

riqueza, y po lo tantu emportanti, lo que me jidu ve al villamelanu de otra jolma; ya no

tenía que avelgonzami, al contrariu, era interesanti, grandi, valiosu el sabelu y usalu. Una

cosa cumu tené pueblu hoy día, peru más, polque norotrus tenemus pueblu y habla propia,

cosa que´s, creemi, muchu más especial de lo que pensamus.

Con to estu, lo que vus quieru decí es que hay que perdé la velgüenza y poneli

ánimu pa mantené vivu esti habla nuestru. Dejami que os indilgui una poquina injolmación

con la cual recordéis nuestru dialetu:

Se me vien a la cabeza cumu cuandu participábamus en

representacionis de obras

de teatru en el cini, cosa mu habitual en el pasáu, procurábamus recitálas en villamelanu,

anqui jueran en castellanu; asín pol ejemplu jadíamus con el Pericu y la Nicasia, “Pericu,

Pericu, si estás mareáu, avisas al meicu, peru nu t´arrimis a mí”. Es verdá que d´esa jolma

nus jadía más gracia, peru no es menus verdá que asina nus resultaba más entrañabli y nos

identificábamus mejol con lo que allí se decía. ¡A que sí! Si no, ¿pol qué siempre nos ha

gustáu oí a Gabriel y Galán? Recordá pasajis d´algunas poesías suyas cumu aquella que se

llama VARÓN: “¡Me jiedin los hombris que son mediu jembras …!” o EL EMBARGO:

“… Embargal esi sachu de picu, y esas jocis clavás en el techo, y esa segureja y esi cacho e

liendro …” o EL CRISTU BENDITU: “¿Ondi jueron los tiempos aquellos que pué que no

güelvan, cuando yo jui presona leía que jizu comedias y aleluyas también y cantaris pa

cantalos en una vigüela? ¿Ondi jueron aquellas cosinas que llamaba ilusionis y eran a

especie de airinos que atontá me tenían la mollera?” Al oí esas palabras cumu jiedin,

jembras, sachu, jocis, segureja, juerun, aleluyas, cosinas, etc. lo sentimus cumu nuestru, y

esu que estu no es villamelanu, peru claru, mu apareciu.

Recuerdu con añoranza los bandus cuandu era un chicatu polque el s´haci sabel del

prencipiu no sabía que quería decí. “S´haci sabel que se vendi estu y lo otru ancá

”. Claru,

no nos suena tan bien en castellanu, o po lo menus nos resulta extrañu “Se hace saber que

se vende tal cosa en casa de

”.

¿Os pega? ¡Pos no!

Fijáus en expresionis típicas, ya casi olviás, en los baris: un mediu -de vinu-, un

mediu entorricáu, un campanu, un vasu, una pachanga. ¿Vos acordáis de la pachanga, una

bebía y un moneeru cumu de goma?

¿Y los juegus? En el de las bolas oímus expresionis cumu, “i allá”, “mandá a

Roma”, o “el que las casa no las da”. En el gua, “mechas, cuartas, pie y gua manducá”. En

la java, “burru arrengáu no comi salváus”, en los chiviritalis (¿o chibiritalis?), “chiviritalis,

manda a los frailis, manda a recogedor, que vayéis, que vayéis

y luegu se daba la

aceitera, “aceitera, vinagrera, coscu real, amenazá y no da, da sin reí y da sin hablá”. En la

taba, los cuatru laus eran “pan, vinu, rey y verdugu”, y algunas de las cosas que´l rey

mandaba jade eran “un tomati, una portería, una nue, o unus pocus cintaradus en el culu”.

Y otrus muchus cumu, “jugá a muertu, a boti boti, a escondicostillas, a la jincacha, a cali

derechu y jechu (en Linares de Ríofrío en Salamanca le llaman, “castro hecho y derecho”),

a farola, a tres novius (que paeci sé que su nombri original era tres navíos), a la viga pocha,

a los pelotadus, a las prendas, a tirabli (aquí unu de los lancis curiosus era cuandu decíamus

saltu con culiqui) y a otrus muchus más juegus.

¿Y qué me decís de los pájarus? ¡Cuánta varieá! Unu de lo nombris más curiosus es

la chingaraveisa; peru y la carriza, la mielra y los mielrus (que son las crías), la gelilla, la

garrapiña, el pimientinu, el cartaju (tamién llamáu cagamangus polque cuandu unu está en

la güerta, deja l´hazá o el sachu en pie y se aleja un pocu, en cuantu mira p´atrás, allí que

está aposáu el condenáu), la agarraerina, el gallu, la cutuvía, el avión, la estordera, el

jilgueru lindu, la jolleca, el piscu (que es cualquiel pajarinu mu chiquinu; en Portugal

llaman piscu al nuestru pimientinu), el engañapastoris, el picabarrenus, y los que quean.

Hablandu d´otrus animalis, ¿qué os paeci el nombri de cocu? Cuandu vemus algún

insestu y no se nos vien el nombri a la cabeza o queremus generalizá, entoncis decimus

que´s un cocu; ¡To son cocus! Con nombri propiu poemus recordá el fraili (que silvi pa

curá las verrugas), el falfañoti (en Valverdeiru cigoñoti, y en Portugués gafanhoto), el

coquitu de lu, la chicharra, la mosca perrera, el tabarru, el grillu cebolleru, los virolerus, el

escarabaju peloteru, que es castellanu, mas lo nombru pol el dichu villamelanu, “Eris cumu

los escarabajus, qu´en cuantu l´ayúan dejan la calga”; y así muchus más. D´otru tipu de

bichus pos poemus citá el escurrijiyelbas, el salta ojus, el escurrupichón (que´s el alacrán o

escorpión) siempri mencionáu en otru dichu, “Si el escurrupichón viera y la víbora oyera,

no habría naidi qu´al campu saliera”. ¡Y cúmu no nombrá las curiosas miocas que son las

lombricis de tierra!

Tamién son de destacá los nombris de los lugaris ondi están guertas, práus, tapáus,

oliveras, etc. que lur ´expertus llaman topónimus. Vus citu algunus de los que tienin una

pronunciación o jolma villamelana. Así tenemus la Jesa, la Jontanilla, las Lameras, el

Meirosu, Baribañi, la Cernal, el Cholritu, Fuentialcá, la Correra, la Jigal, Juanpai, la

Pontedilla, el Tesu Carrancu, Valdelobu, las Transías, Zacuetu, el Arroyu la Vellúa, y otrus

más. Güenu, sabréis que casi tos tienin su nombri castellanu; peru yo me preguntu si vus

enteraríais de estu, “¿A óndi vas, José?”, “Voy a Herragudo”. “¿Lo entenderíais? ¡No! Peru

si di, “Voy pa Jerragú”, pos to quea mu claru, ¿O no? A to estu, no nos poemus olviá de los

sagurdonis que son construccionis emportantis pol se d´origin Vetton (los mañegus los

llaman chozus, y en castellanu

sagurdonis).

zahurda, zahurdón -d´ahí sagurdón- y zahurdones -

En cuantu a plantas, tamién tenemus una riolá d´ellas, ¡Eh! Una palabra que me

gusta muchu es las sementijas pol el sinificáu tan ampliu que tien. Ja referencia a tomatis,

pimientus, cebollas, ajus, y cebollinus prencipalmenti. Pol ejemplu, “¿De ondi vienis?”,

“De regá las sementijas, que me tocaba el agua”. Y poemus seguí con una jalcá de ellas:

aderonis, aju chilri, albehaca, anapelus, bréus, cerrajas, chaguarzu, chaparru, ciacillu,

juncia, gamonas, lechi de cigüeña, magarza, marrubiu, millu menú, moronis, verdolaga,

yeira, etc.

Igualmenti nombris de fruta: abruñu y abruñu montesinu (que es la endrina o

pacharán), adetuna (las adetunas sajerrás que son mu ricas), peras ajogaviejas, cacerolus,

duranus, malapius, mortajus, castañas reboldas (que se pelan mal) y injertas (que se pelan

bien), y lo que quea.

Por otru lau, ciertus nombris de platus típicus de comías tamién son relevantis. Los

frejonis de senjila (o de música, pol el ruiu que jadin al echalur ´amollecé, según m´han

contáu), los chícharis (en castellanu carilla y en portugués, que lo comin muchu, feijão

frade), el aju de patatas, el esparragáu, las patatas machás con aceiti pol cima, la chanfaina

(peru la d´aquí, no la de Salamanca, pol ejemplu), las cañas ¡cumu no!, y otrus que me

quearán paí olviáus.

Pa telminá ya, lo jagu con expresionis o palabras especialmenti raras. Así poemus

citá el culebrón (que es el herpes zóster), calabaza (pa decí que una pelsona es bruta, dura

de mollera, “¡Peru mira qu´eris calabaza, eh!”), el cornu (“¡Vaya cornu que hay hoy, me

queu engarañaitu. No soy capá de jadé el güevu!”), la fusca (palabra didícil de explicá;

indica sucieá menúa y polvorienta, anqui incluya hojarasca y maleza. “Voy a barré esa

fusca de la calli, que paeci un mortoriu”). Expresionis típicas cumu “¡Mairita mía (quería)!,

¡Chachu!, ¡Ah tú, mirá! ¡Edí con Dios! ¿Pulu? (que significa ¿por qué, cómo fue eso así?

“Vini a traeti la caballería” “¿Pulu? Habéla dejáu en tu casa, que ya iría yo a buscala”).

¡Quita p´allá!, ¡Trápaca!, ¡Escapá¡

Güenu, poíamus seguí con nombris de jerramientas, aperus de labranza, motis,

árbulis y que sé yo cuántas cosas más, peru creu que ya vos tengu jartus; asín que dichu to

estu, animu a tol mundu a hablá en villamelanu siempre que puea, y que consti que,

afoltunamenti, entovía hay genti mayol y críus que lo emplean. Tamién dendi aquí pidu a

las autoridadis que, asín cumu a mí m´han dau la ocasión de indilgarus esti pregón, jagan

un esjuerzu en apoyá otras iniciativas que se puean presentá. Y pa telminá dejami que mu

humildimenti vus reciti una poesía mía, anqui quieru dejá claru que yo de poeta no tengu

ná, peru a mí me gusta, más pol el jondu que pol la jolma.

Se llama, En Defensa del Villamelanu

y di asín:

Norotrus no queremus se más peru tampocu menus. ¡Usa el villamelanu que nor ´entendemus!

¡Di asina, di cualisquiera, y no t´avelgüencis! Otrus hablan d´otra manera.

¡Hay que sé valientis y nunca renegá de decí ondiquiera que tenemus una jolma distinta de hablá en esti lugal!

Y si entovía te quean dudas,¡acuérdati que los nuestrus no pasarun en vanu palrandu el villamelanu!

¡Ánimu!

Güenas nochis a tos y felicis fiestas de Santiagu. ¡Viva Villamiel! ¡Viva Treveju!

===========================

Biblioteca Virtual Extremeña – http://bibliotecavirtualextremena.blogspot.com

Villamiel a 21 de julio de 2004