Está en la página 1de 42

Óptica

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Saltar a navegación, búsqueda

Refracción en distintos medios.

La óptica es la rama de la física que estudia el comportamiento de la luz, sus características


y sus manifestaciones. Abarca el estudio de la reflexión, la refracción, las interferencias, la
difracción, la formación de imágenes y la interacción de la luz con la materia.

Contenido
[ocultar]

• 1 Desarrollo histórico
o 1.1 Reflexión y refracción
o 1.2 Interferencia y difracción
o 1.3 Primeras teorías y otros fenómenos
o 1.4 Aportes de Fresnel
o 1.5 La teoría del éter
o 1.6 Las ondas luminosas como ondas electromagnéticas
o 1.7 La teoría cuántica
• 2 Teorías científicas
• 3 Espectro electromagnético
• 4 Véase también
• 5 Referencias

• 6 Enlaces externos

[editar] Desarrollo histórico


[editar] Reflexión y refracción

En la Edad Antigua se conocía la propagación rectilínea de la luz y la reflexión y


refracción. Dos filósofos y matemáticos griegos escribieron tratados sobre óptica:
Empédocles y Euclides.

Ya en la Edad Moderna René Descartes consideraba la luz como una onda de presión
transmitida a través de un medio elástico perfecto (el éter) que llenaba el espacio. Atribuyó
los diferentes colores a movimientos rotatorios de diferentes velocidades de las partículas
en el medio.

La ley de la refracción fue descubierta experimentalmente en 1621 por Willebrord Snell. En


1657 Pierre de Fermat anunció el principio del tiempo mínimo y a partir de él dedujo la ley
de la refracción.

Véase también: Ley de Snell

En la Refraccion el rayo de luz que se atraviesa de un medio transparente a otro, se


denomina rayo incidente ; el rayo de luz que se desvía al ingresar al segundo medio
transpartente se denomina rayo refractado ; el ángulo en que el rayo incidente, al ingresar al
segundo medio, forma con la perpendicular al mismo, se denomina ángulo de incidencia; el
ángulo que el rayo incidente forma con el rayo refractado, al desviarse, se denomina ángulo
de refraccion

[editar] Interferencia y difracción

Interferencia (esquema simulado).

Robert Boyle y Robert Hooke y a dicha teoria la propuso Isaac Newton, los demas
descubrieron, de forma independiente, el fenómeno de la interferencia conocido como
anillos de Newton. Hooke también observó la presencia de luz en la sombra geométrica,
debido a la difracción, fenómeno que ya había sido descubierto por Francesco Maria
Grimaldi. Hooke pensaba que la luz consistía en vibraciones propagadas instantáneamente
a gran velocidad y creía que en un medio homogéneo cada vibración generaba una esfera
que crece de forma regular. Con estas ideas, Hooke intentó explicar el fenómeno de la
refracción e interpretar los colores. Sin embargo, los estudios que aclararon las propiedades
de los colores fueron desarrollados por Newton que descubrió en 1666 que la luz blanca
puede dividirse en sus colores componentes mediante un prisma y encontró que cada color
puro se caracteriza por una refractabilidad específica. Las dificultades que la teoría
ondulatoria se encontraba para explicar la propagación rectilínea de la luz y la polarización
(descubierta por Huygens) llevaron a Newton a inclinarse por la teoría corpuscular, que
supone que la luz se propaga desde los cuerpos luminosos en forma de partículas.

Dispersión de la luz en dos prismas de distinto material.

En la época en que Newton publicó su teoría del color, no se conocía si la luz se propagaba
instantáneamente o no. El descubrimiento de la velocidad finita de la luz lo realizó en 1675
Olaf Römer a partir de observaciones de los eclipses de Júpiter.

[editar] Primeras teorías y otros fenómenos

Por su parte, Hooke fue de los primeros defensores de la teoría ondulatoria que fue
extendida y mejorada por Christian Huygens que enunció el principio que lleva su nombre,
según el cual cada punto perturbado por una onda puede considerarse como el centro de
una nueva onda secundaria, la envolvente de estas ondas secundarias define el frente de
onda en un tiempo posterior. Con la ayuda de este principio, consiguió deducir las leyes de
la reflexión y refracción. También pudo interpretar la doble refracción del espato de
Islandia, fenómeno descubierto en 1669 por Erasmus Bartholinus, gracias a la suposición
de la transmisión de una onda secundaria elipsoidal, además de la principal de forma
esférica. Durante esta investigación Huygens descubrió la polarización. Cada uno de los
dos rayos emergentes de la refracción del espato de Islandia puede extinguirse haciéndolo
pasar por un segundo cristal del mismo material, rotado alrededor de un eje con la misma
dirección que el rayo luminoso. Fue sin embargo Newton el que consiguió interpretar este
fenómeno, suponiendo que los rayos tenían “lados”, propiedad que le pareció una objeción
insuperable para la teoría ondulatoria de la luz, ya que en aquella época los científicos sólo
estaban familiarizados con las ondas longitudinales.
El prestigio de Newton, indujo el rechazo por parte de la comunidad científica de la teoría
ondulatoria, durante casi un siglo, con algunas excepciones, como la de Leonhard Euler. No
fue hasta el comienzo del Siglo XIX en que nuevos progresos llevaron a la aceptación
generalizada de la teoría ondulatoria. El primero de ellos fue la enunciación por Thomas
Young en 1801, del principio de interferencia y la explicación de los colores de películas
delgadas. Sin embargo, como fueron expresadas en términos cualitativos no consiguieron
reconocimiento generalizado. En esta misma época Étienne-Louis Malus describió la
polarización por reflexión, en 1808 observó la reflexión del Sol desde una ventana a través
de un cristal de espato de Islandia y encontró que las dos imágenes birrefringentes variaban
sus intensidades relativas al rotar el cristal, aunque Malus no intentó interpretar el
fenómeno.

La naturaleza de la luz

S on tantas las razones que se pueden invocar para avalar nuestras palabras introductorias sobre la luz que es un
trabajo difícil la elección de un ejemplo cuya descripción pueda sintetizar los alcances que ha tenido y tiene para el
desarrollo, evolución y comprensión de las teorías de la física y sus leyes. Muchas veces, y durante procesos de
aplicación de leyes que funcionan, la particular naturaleza de la luz suele conducir a emocionantes descubrimientos
físicos, nuevos y no directamente relacionados con la ley misma. Un ejemplo antiguo de ello tiene que ver con la ley
universal de la gravedad y los satélites de Júpiter. En el siglo XVII el astrónomo danés Ole Roemer observó el
movimiento de las lunas de Júpiter y advirtió un hecho curioso. En determinado momento del año, las lunas reaparecían
por detrás de Júpiter más o menos cuatro minutos antes de lo que podría esperarse si se aplicara de manera directa la
ley de Newton. Seis meses después, las lunas aparecen cuatro minutos más tarde. Roemer dedujo que ésta no era una
falla de la ley en cuestión, sino más bien una indicación de que la luz viaja a una velocidad finita. Recuérdese aquí que la
luz atraviesa la distancia entre la Tierra y el Sol en aproximadamente ocho minutos. Así, en un determinado momento del
año, la Tierra está ocho "minutos-luz" más cerca de Júpiter de lo que está cuando se encuentra al otro lado de su órbita
alrededor del Sol. Esto explica la diferencia de ocho minutos en la medición del tiempo de las órbitas de los satélites de
Júpiter. De esta manera, Roemer pudo hacer una estimación exacta de la velocidad de la luz más de doscientos años
antes de que se la midiera directamente. He colocado este ejemplo, únicamente con el objetivo de graficar la influencia
de la luz para el quehacer, especialmente, de la física teórica y de la astronomía.
CONCEPCIONES TEÓRICAS SOBRE LA NATURALEZA DE LA LUZ

Los antiguos filósofos ya conocían algunos hechos sobre la naturaleza y propagación de la luz. Así se atribuye a
Euclides el descubrimiento de las leyes de la reflexión de la luz (300 años a.C.). Pero es a mediados del siglo XVII
cuando aparecen casi conjuntamente dos teorías acerca de la naturaleza de la luz. El genial científico inglés Isaac
Newton, en la segunda mitad del siglo XVII, y su compatriota contemporáneo Christian Huygens, desarrollaron la óptica y
la teoría acerca de la naturaleza de la luz.

TEORÍA CORPUSCULAR

Newton descubre en 1666 que la luz natural, al pasar a través de un prisma es separada en una gama de colores que
van desde el rojo al azul. Newton concluye que la luz blanca o natural está compuesta por todos lo colores del arcoiris.
Isaac Newton propuso una teoría corpuscular para la luz en contraposición a un modelo ondulatorio propuesto por
Huygens. Supone que la luz está compuesta por una granizada de corpusculos o partículas luminosos, los cuales se
propagan en línea recta , pueden atravesar medios transparentes y ser reflejados por materias opacas. Esta teoría
explica la propagación rectilínea de la luz, la refracción y reflexión; pero no explica los anillos de Newton (irisaciones en
las láminas delgadas de los vidrios), que sí lo hace la teoría de Huygens como veremos más adelante, ni tampoco los
fenómenos de interferencia y difracción.
Newton, experimentalmente demostró que la luz blanca, al traspasar un prisma, se dispersa en rayos de colores y que
éstos, a su vez, al pasar por un segundo prisma no se descomponen, sino que son homogéneos. De esta
descomposición de la luz deduce y demuestra que al dejar caer los rayos monocromáticos sobre un prisma, éstos se
recombinan para transformarse en luz blanca. Se desprende así que ésta resulta de una combinación varia de rayos
coloreados que poseen diferentes grados de refrangibilidad; desde el violeta –el más refrangible- hasta el rojo –que tiene
el menor índice de refracción -. La banda de los colores prismáticos forma el espectro, cuya investigación y estudio
conduciría, en la segunda mitad del siglo XIX, a varios hallazgos ribeteados con el asombro.
Tal como ya lo enunciamos en párrafos precedentes, Newton consideró a la luz semejante a un flujo de proyectiles que
son emitidos por un cuerpo que genera luminosidad. Supuso que la visión era la consecuencia de la colisión de
granizadas de proyectiles que impactaban en los ojos. Con su hipótesis corpuscular, intentó explicar el hermoso
fenómeno de los anillos de colores engendrados por láminas delgadas (los famosos anillos de Newton) e interpretó
igualmente la refracción de la luz dentro de la hipótesis corpuscular, aceptando que las partículas luminosas, al pasar de
un ambiente poco denso (aire) a otro más denso (cristales), aumentan su velocidad debido a una atracción más fuerte.
Esta conclusión, en nada es coincidente, como veremos más adelante, con la teoría ondulatoria de la luz, la que
propugna una propagación más lenta de la luz en el paso a través de materiales más densos.
La teoría sobre una naturaleza corpuscular de la luz, sustentada por el enorme prestigio de Newton, prevaleció durante el
siglo XVIII, pero debió ceder hacia mediados del siglo XIX frente a la teoría ondulatoria que fue contrastada con éxito con
la experiencia. Ahora, como también veremos más adelante, el descubrimiento de nuevos fenómenos ha llevado –sin
arrinconar la teoría ondulatoria- a una conciliación de ambas ponencias teóricas.

TEORÍA ONDULATORIA

Propugnada por Christian Huygens en el año 1678, describe y explica lo que hoy se considera como leyes de reflexión
y refracción. Define a la luz como un movimiento ondulatorio semejante al que se produce con el sonido. Ahora, como los
físicos de la época consideraban que todas las ondas requerían de algún medio que las transportaran en el vacío, para
las ondas lumínicas se postula como medio a una materia insustancial e invisible a la cual se le llamó éter (cuestión que
es tratada con mayores detalles en la separata 4.03 de este mismo capítulo).
Justamente la presencia del éter fue el principal medio cuestionador de la teoría ondulatoria. En ello, es necesario
equiparar las vibraciones luminosas con las elásticas transversales de los sólidos sin que se transmitan, por lo tanto,
vibraciones longitudinales. Aquí es donde se presenta la mayor contradicción en cuanto a la presencia del éter como
medio de transporte de ondas, ya que se requeriría que éste reuniera alguna característica sólida pero que a su vez no
opusiera resistencia al libre transito de los cuerpos sólidos. (Las ondas transversales sólo se propagan a través de
medios sólidos.)
En aquella época, la teoría de Huygens no fue muy considerada, fundamentalmente, y tal como ya lo mencionamos, dado
al prestigio que alcanzó Newton. Pasó más de un siglo para que fuera tomada en cuenta la Teoría Ondulatoria de la luz.
Los experimentos del médico inglés Thomas Young sobre los fenómenos de interferencias luminosas, y los del físico
francés Auguste Jean Fresnel sobre la difracción fueron decisivos para que ello ocurriera y se colocara en la tabla de
estudios de los físicos sobre la luz, la propuesta realizada en el siglo XVII por Huygens.
Young demostró experimentalmente el hecho paradójico que se daba en la teoría corpuscular de que la suma de dos
fuentes luminosas pueden producir menos luminosidad que por separado. En una pantalla negra practica dos minúsculos
agujeros muy próximos entre sí: al acercar la pantalla al ojo, la luz de un pequeño y distante foco aparece en forma de
anillos alternativamente brillantes y oscuros. ¿Cómo explicar el efecto de ambos agujeros que por separado darían un
campo iluminado, y combinados producen sombra en ciertas zonas? Young logra explicar que la alternancia de las
franjas por la imagen de las ondas acuáticas. Si las ondas suman sus crestas hallándose en concordancia de fase, la
vibración resultante será intensa. Por el contrario, si la cresta de una onda coincide con el valle de la otra, la vibración
resultante será nula. Deducción simple imputada a una interferencia y se embriona la idea de la luz como estado
vibratorio de una materia insustancial e invisible, el éter, al cual se le resucita.
Ahora bien, la colaboración de Auguste Fresnel para el rescate de la teoría ondulatoria de la luz estuvo dada por el
aporte matemático que le dio rigor a las ideas propuestas por Young y la explicación que presentó sobre el fenómeno de
la polarización al transformar el movimiento ondulatorio longitudinal, supuesto por Huygens y ratificado por Young, quien
creía que las vibraciones luminosas se efectuaban en dirección paralela a la propagación de la onda luminosa, en
transversales. Pero aquí, y pese a las sagaces explicaciones que incluso rayan en las adivinanzas dadas por Fresnel,
inmediatamente queda presentada una gran contradicción a esta doctrina, ya que no es posible que se pueda propagar
en el éter la luz por medio de ondas transversales, debido a que éstas sólo se propagan en medios sólidos.
En su trabajo, Fresnel explica una multiplicidad de fenómenos manifestados por la luz polarizada. Observa que dos rayos
polarizados ubicados en un mismo plano se interfieren, pero no lo hacen si están polarizados entre sí cuando se
encuentran perpendicularmente. Este descubrimiento lo invita a pensar que en un rayo polarizado debe ocurrir algo
perpendicularmente en dirección a la propagación y establece que ese algo no puede ser más que la propia vibración
luminosa. La conclusión se impone: las vibraciones en la luz no pueden ser longitudinales, como Young lo propusiera,
sino perpendiculares a la dirección de propagación, transversales.
Las distintas investigaciones y estudios que se realizaron sobre la naturaleza de la luz, en la época en que nos
encontramos de lo que va transcurrido del relato, engendraron aspiraciones de mayores conocimientos sobre la luz. Entre
ellas, se encuentra la de lograr medir la velocidad de la luz con mayor exactitud que la permitida por las observaciones
astronómicas. Hippolyte Fizeau (1819- 1896) concretó el proyecto en 1849 con un clásico experimento. Al hacer pasar la
luz reflejada por dos espejos entre los intersticios de una rueda girando rápidamente, determinó la velocidad que podría
tener la luz en su trayectoria, que estimó aproximadamente en 300.000 km./s. Después de Fizeau, lo siguió León
Foucault (1819 – 1868) al medir la velocidad de propagación de la luz a través del agua. Ello fue de gran interés, ya que
iba a servir de criterio entre la teoría corpuscular y la ondulatoria. La primera, como señalamos, requería que la velocidad
fuese mayor en el agua que en el aire; lo contrario exigía, pues, la segunda. En sus experimentos, Foucault logró
comprobar, en 1851, que la velocidad de la luz cuando transcurre por el agua es inferior a la que desarrolla cuando
transita por el aire. Con ello, la teoría ondulatoria adquiere cierta preeminencia sobre la corpuscular, y pavimenta el
camino hacia la gran síntesis realizada por Maxwell.

TEORÍA ELECTROMAGNÉTICA

S i bien en la capítulo 04 de este ensayo nos referiremos a ella con una relativa extensión, cuando hablemos del
electromagnetismo, aquí podemos señalar sucintamente que fue desarrollada por quien es considerado el más
imaginativo de los físicos teóricos del siglo XIX, nos referimos a James Clerk Maxwell (1831-1879). Este físico inglés dio
en 1865 a los descubrimientos, que anteriormente había realizado el genial autodidacta Michael Faraday, el andamiaje
matemático y logró reunir los fenómenos ópticos y electromagnéticos hasta entonces identificados dentro del marco de
una teoría de reconocida hermosura y de acabada estructura. En la descripción que hace de su propuesta, Maxwell
propugna que cada cambio del campo eléctrico engendra en su proximidad un campo magnético, e inversamente cada
variación del campo magnético origina uno eléctrico. Dado que las acciones eléctricas se propagan con velocidad finita
de punto a punto, se podrán concebir los cambios periódicos - cambios en dirección e intensidad - de un campo eléctrico
como una propagación de ondas. Tales ondas eléctricas están necesariamente acompañadas por ondas magnéticas
indisolublemente ligadas a ellas. Los dos campos, eléctrico y magnético, periódicamente variables, están constantemente
perpendiculares entre sí y a la dirección común de su propagación. Son, pues, ondas transversales semejantes a las de
la luz. Por otra parte, las ondas electromagnéticas se transmiten, como se puede deducir de las investigaciones de
Weber y Kohlrausch, con la misma velocidad que la luz. De esta doble analogía, y haciendo gala de una espectacular
volada especulativa Maxwell termina concluyendo que la luz consiste en una perturbación electromagnética que se
propaga en el éter. Ondas eléctricas y ondas luminosas son fenómenos idénticos.
Veinte años más tarde, Heinrich Hertz (1857-1894) comprueba que las ondas hertzianas de origen electromagnético
tienen las mismas propiedades que las ondas luminosas, estableciendo con ello, definitivamente, la identidad de ambos
fenómenos.
Hertz, en 1888, logró producir ondas por medios exclusivamente eléctricos y, a su vez, demostrar que estas ondas
poseen todas las características de la luz visible, con la única diferencia de que las longitudes de sus ondas son
manifiestamente mayores. Ello, deja en evidencia que las ondas eléctricas se dejan refractar, reflejar y polarizar, y que su
velocidad de propagación es igual a la de la luz. La propuesta de Maxwell quedaba confirmada: ¡la existencia de las
ondas electromagnéticas era una realidad inequívoca! Establecido lo anterior, sobre la factibilidad de transmitir
oscilaciones eléctricas sin inalámbricas, se abrían las compuertas para que se produjera el desarrollo de una multiplicidad
de inventivas que han jugado un rol significativo en la evolución de la naturaleza humana contemporánea.
Pero las investigaciones de Maxwell y Hertz no sólo se limitaron al ámbito de las utilizaciones prácticas, sino que también
trajeron con ellas importantes consecuencias teóricas. Todas las radiaciones se revelaron de la misma índole física,
diferenciándose solamente en la longitud de onda en la cual se producen. Su escala comienza con las largas ondas
hertzianas y, pasando por la luz visible, se llegan a la de los rayos ultravioletas, los rayos X, los radiactivos, y los rayos
cósmicos.
Ahora, la teoría electromagnética de Maxwell, pese a su belleza, comporta debilidades, ya que deja sin explicación
fenómenos tan evidentes como la absorción o emisión; el fotoeléctrico, y la emisión de luz por cuerpos incandescentes.
En consecuencia, pasado el entusiasmo inicial, fue necesario para los físicos, como los hizo Planck en 1900, retomar la
teoría corpuscular. Pero la salida al dilema que presentaban las diferentes teorías sobre la naturaleza de la luz, empezó a
tomar forma en 1895 en la mente de un estudiante de dieciséis años, Albert Einstein, que en el año 1905, en un ensayo
publicado en el prestigioso periódico alemán Anales de la física, abre el camino para eliminar la dicotomía que existía
sobre las consideraciones que se hacían sobre la luz al introducir el principio que más tarde se haría famoso como
relatividad.

L a luz es, de acuerdo a la visión actual, una onda, más precisamente una oscilación electromagnética, que se propaga
en el vacío o en un medio transparente, cuya longitud de onda es muy pequeña, unos 6.500 Å para la luz roja y unos
4.500 Å para la luz azul. (1Å = un Angstrom, corresponde a una décima de milimicra, esto es, una diez millonésima de
milímetro).
Por otra parte, la luz es una parte insignificante del espectro electromagnético. Más allá del rojo está la radiación
infrarroja; con longitudes de ondas aún más largas la zona del infrarrojo lejano, las microondas de radio, y luego toda la
gama de las ondas de radio, desde las ondas centimétricas, métricas, decamétricas, hasta las ondas largas de
radiocomunicación, con longitudes de cientos de metros y más. Por ejemplo, el dial de amplitud modulada, la llamada
onda media, va desde 550 y 1.600 kilociclos por segundo, que corresponde a una longitud de onda de 545 a 188 metros,
respectivamente.
Espectro electromagnético.- La región correspondiente a la luz es una disminuta
ventana en todo el espectro. La atmósfera terrestre sólo es transparente en la
región óptica y de ondas de radio. El infrarrojo se puede observar desde gran
altura con globos o satélites, al igual que los rayos γ , rayos X, y la radiación
ultravioleta.
En física, se identifica a las ondas por lo que se llama longitud de onda,
distancia entre dos máximos y por su frecuencia, número de oscilaciones por
segundo, que se cuenta en un punto, y se mide en ciclos por segundo
(oscilaciones por segundo). El producto de ambas cantidades es igual a la
velocidad de propagación de la onda.

Representación de una onda. Se llama longitud de onda a la distancia entre


dos "valles" o dos "montes".

En el otro extremos del espectro electromagnético se encuentra la radiación ultravioleta, luego los rayos X y a longitudes
de onda muy disminutas los rayos γ .
La atmósfera terrestre es transparente sólo en la región óptica, algo en el infrarrojo y en la zona de ondas de radio. Por
ello, es que la mayor información que hemos obtenido sobre el universo ha sido a través de la ventana óptica, aunque en
las últimas décadas la radioastronomía ha venido jugando un rol sustancial en la entrega de conocimientos sobre el
cosmos, proporcionando datos cruciales. Observaciones en el ultravioleta, rayos X y γ , como así también de parte del
infrarrojo, hay que efectuarlas con instrumentos ubicados fuera de la atmósfera de la Tierra. Sin embargo, es posible
también obtener resultados en el infrarrojo con instrumentación alojada en observatorios terrestres empotrados a gran
altura sobre el nivel del mar o con tecnología puesta en aviones o globos que se eleven por sobre la baja atmósfera, que
contiene la mayor parte del vapor de agua, que es la principal causa de la absorción atmosférica en el infrarrojo.

Optica geometrica
1. Optica Geométrica

La óptica geométrica se fundamenta en la teoría de los rayos de luz, la cual


considera que cualquier objeto visible emite rayos rectos de luz en cada punto de él
y en todas direcciones a su alrededor. Cuando estos rayos inciden sobre otros
cuerpos pueden ser absorbidos, reflejados o desviados, pero si penetran en el ojo
estimularan el sentido de la vista.
2. Propagación De La Luz

La luz se propaga en línea recta a una velocidad de 3*108 m/s en el vacío. Una
demostración experimental de este principio es el hecho de que los cuerpos
produzcan sombras bien definidas.
Un cuerpo opaco es aquel que no permite el paso de la luz a través de el; por lo
tanto, si se recibe rayos luminosos, por lo que se ve con claridad cualquier objeto
colocado al otro lado de el parabrisas de un auto; un cuerpo traslucido deja pasar la
luz pero la difunde de tal manera que las cosas no pueden ser distinguidas
claramente a través de ellos, como es el caso de una hoja de papel.

Intensidad luminosa y flujo luminoso


La fotometría es la parte de la óptica cuyo objetivo es determinar las intensidades
de las fuentes luminosas y las iluminaciones de las superficies.
Al observar todas las cosas de nuestro alrededor, encontraremos que algunas de
ellas emiten luz y otras las reflejan. A los cuerpos productores de luz, como el sol,
una hoguera, o una vela, se les llama cuerpos luminosos o fuentes de luz. Los
cuerpos que reciben rayos luminosos, como un árbol, una mesa, etc., se denominan
cuerpos iluminados.
La intensidad luminosa es la cantidad de luz producida o emitida por un cuerpo
luminoso. Para cuantificar la intensidad luminosa de una fuente de luz se utiliza la
candela (cd) y la bujía decimal.
La canela equivale a 1/60 de la intensidad luminosa que emite 1cm2 de un cuerpo
negro a la temperatura del punto de fusión del platino (1773°c).
Una bujía decimal equivale a la intensidad luminosa producida por una vela de
2cm de diámetro, cuya llama es de 5cm de altura.
Una intensidad luminosa de una candela equivale a una intensidad luminosa de
una bujía decimal: 1 cd= 1 bd.
El flujo luminoso es la cantidad de energía luminosa que atraviesa en la unidad de
tiempo una superficie normal (perpendicular) a los rayos de luz.
La unidad del flujo luminoso es el lumen (lm) . Un lumen es el flujo luminoso
recibido durante un segundo por una superficie de 1m2 , limitado dentro de una
esfera de radio y en cuyo centro se encuentra una fuente con intensidad luminosa
de una candela.

Iluminación Y La Ley De La Iluminación


Una superficie esta iluminada cuando recibe una cierta cantidad de luz. Es muy
importante para nuestra salud contar con una iluminaciónadecuada para según la
actividad que vallamos a realizar; ejemplo, hacer ejercicio a luz del día por un lapso
de tiempo no muy grande resulta bueno para el organismo, pero, leer con los rayos
emitidos directamente por el sol es nocivo para la salud.
La iluminación es la cantidad de luz que reciben las superficies de los cuerpos. Su
unidad de medida es el lux (lx).
Un lux es la iluminación producida por una candela o por una bujía decimal sobre
una superficie de 1m2 que se encuentra a 1 metro de distancia
Un lux es la iluminación producida por una candela o por una bujía decimal sobre
una superficie de 1m2 que se encuentra a 1 metro de distancia
1 lux = 1 cd = 1 bd
m2 m2

Principio de Fresnel - Huygens


De Wikipedia, la enciclopedia libre

Saltar a navegación, búsqueda

El principio de Huygens es un método de análisis aplicado a los problemas de


propagación de ondas. Afirma que todo punto de un frente de onda inicial puede
considerarse como una fuente de ondas esféricas secundarias que se extienden en todas las
direcciones con la misma velocidad, frecuencia y longitud de onda que el frente de onda del
que proceden.
Esta visión de la propagación de las ondas ayuda a entender mejor una variedad de
fenómenos de onda, tales como la difracción. La Ley de Snell también puede ser explicada
según este principio.

Por ejemplo, si dos sitios están conectados por una puerta abierta y se produce un sonido en
una esquina lejana de uno de ellos, una persona en el otro cuarto oirá el sonido como si se
originara en el umbral. Por lo que se refiere el segundo cuarto, el aire que vibra en el
umbral es la fuente del sonido. Lo mismo ocurre para la luz al pasar el borde de un
obstáculo, pero esto no es fácilmente observable debido a la corta longitud de onda de la
luz visible. La interferencia de la luz de áreas con distancias variables del frente de onda
móvil explica los máximos y los mínimos observables como franjas de difracción. Ver, por
ejemplo, el experimento de la doble rendija

http://www.walter-fendt.de/ph11s/huygenspr_s.htm

indice de reflexion y refraccion

ÁNGULO DE INCIDENCIA Y ÁNGULO DE REFRACCIÓN

Se llama ángulo de incidencia -i- al formado por el rayo incidente y la normal.


La normal es una recta imaginaria perpendicular a la superficie de
separación de los dos medios en el punto de contacto del rayo.

El ángulo de reflexión -r- será el formado por el rayo reflejado y la normal.

El ángulo de refracción -r'- es el formado por el rayo refractado y la normal.


REFLEXIÓN: LEYES

Cuando un rayo incide sobre una superficie pulida y lisa y rebota hacia el
mismo medio decimos que se refleja y cumple las llamadas "leyes de la
reflexión" :
1.- El rayo incidente forma con la normal un ángulo de incidencia que es
igual al ángulo que forma el rayo reflejado con la normal, que se llama
ángulo reflejado.
2.- El rayo incidente, el rayo reflejado y la normal están en el mismo plano.
(Si el rayo incidente se acerca al 2º medio en el plano del papel, el reflejado
estará en ese plano y no se irá ni hacia adelante ni hacia atrás).

Pulsa aquí para ver una película de la reflexión de un rayo láser en una
superficie metálica

La luz se refleja tambien en las superficies que no son lisas pero lo hace
originando rayos que no son paralelos entre sí. Cada rayo del haz cumple las
leyes de la reflexión, pero como la superficie es irregular las normales no
son paralelas entre sí y, en consecuencia, los rayos reflejados no rebotan
paralelos entre sí y la luz sale difusa. Gracias a que la luz que se refleja en
nuestra cara es difusa se nos puede ver, si no deslumbraríamos :-)

Aplicación interactiva

INDICE DE REFRACCIÓN

Se llama índice de refracción absoluto "n" de un medio transparente al


cociente entre la velocidad de la luz en el vacío "c" y la velocidad que tiene la
luz en ese medio "v". El valor de "n" es siempre adimensional y mayor que la
unidad y es una constante característica de cada medio: n=c/v.

Se puede establecer una relación entre los índices de los dos medios n2 y n1.
En el applet de esta práctica se manejan estas relaciones.

Luz (onda electromagnética ):

Substancias Aire Agua Plexiglás Diamante


Indices de refracción 1.00029 1.333 1.51 2.417

Ondas de Sonido :

vapor de Agua Agua de


material Aire Aluminio
agua dulce mar
Velocidad del sonido
331 401 1493 1513 5104
(m/s)

REFRACCIÓN: LEYES

Se dice que un rayo se refracta (cambia de dirección) cuando pasa de un


medio a otro en el que viaja con distinta velocidad. En la refracción se
cumplen las siguientes leyes:

1.- El rayo incidente, el rayo refractado y la normal están en el mismo plano.

2.- Se cumple la ley de Snell:

sen i / senr=v1 / v 2

y teniendo en cuenta los índices de refracción:

n1 sen i=n2 sen r.

La luz se refracta porque se propaga con distinta velocidad en el nuevo


medio. Como la frecuencia de la vibración no varía al pasar de un medio a
otro, cambia la longitud de onda de la luz como consecuencia del cambio de
velocidad. La onda al refractarse cambia su longitud de onda. e=v·t que
equivale a λ =v·T ; λ =v / ν

Un rayo incidente cambia más o menos de dirección según el ángulo con el


que incide y según la relación de los índices de refracción de los medios por
los que se mueve.

Aplicación interactiva

Pulsa aquí para ver la película que muestra la refracción en las caras de un
prisma

Con un sencillo punteo láser y un prisma de cristal dentro de un recipiente


que tiene agua con unas pocas gotas de leche, puedes ver la trayectoria de
rayo de luz dentro del agua al reflejarse y refractarse. Observa que siempre
que hay reflexión hay refracción.

ÁNGULO LÍMITE

Si n2 es mayor que n1, como en el caso de la luz cuando pasa desde el aire (n
1 ) al vidrio o al agua (n2 ), el rayo refractado se curva y se acerca a la normal
tal como indica la figura anterior. En caso contrario, es decir, si el rayo de luz
pasara del medio 2 (agua) al medio 1 (aire) se alejaría de la normal.

Cuando el rayo de luz pasa de un medio por donde viaja más lento a otro en
que viaja más rápido, se aleja de la normal, ....

pero puede llegar un momento en que a un determinado ángulo de


incidencia le corresponde uno de refracción de 90º y entonces el rayo
refractado saldrá "rasante" con la superficie de separación de ambos
medios. Este ángulo de incidencia es el llamado ángulo límite o ángulo
crítico. Para ángulos de incidencia mayores a él, el ángulo de refracción será
mayor de 90º y el rayo no será refractado, puesto que no pasa de un medio a
otro, produciéndose una reflexión total interna.

Pulsa aquí para ver una película que muestra la reflexión interna para un
rayo incidente con ángulo superior al ángulo límite (un puntero láser lanza
un rayo desde debajo de la superficie de agua con unas gotas de leche que
nos permite ver su trayectoria. En realidad iluminamos desde el aire, primero
el rayo pasa del aire al cristal de la pared del recipiente de este al agua y
después rebota en la superficie del agua y se refleja hacia el interior).

SIEMPRE QUE SE PRODUCE REFRACCIÓN SE PRODUCE REFLEXIÓN

Practica con esta aplicación

Una parte del rayo incidente se refleja y otra se refracta. Cuando un rayo se
refleja sin penetrar en el otro medio, parte de él es absorbido por la
interacción con los átomos. Siempre que la radiación atraviesa un medio
parte de ella es absorbida por el medio (no se transmite toda).

Ley de Snell
De Wikipedia, la enciclopedia libre

Saltar a navegación, búsqueda

La ley de Snell es una fórmula simple utilizada para calcular el ángulo de refracción de la
luz al atravesar la superficie de separación entre dos medios de propagación de la luz (o
cualquier onda electromagnética) con índice de refracción distinto. El nombre proviene de
su descubridor, el matemático holandés Willebrord Snel van Royen (1580-1626). Le
pusieron "Snell" debido a su apellido pero le pusieron dos "l" por su nombre Willebrord el
cual lleva dos "l". La ley de snell es muy utilizada en muchos casos. La misma afirma que
el producto del índice de refracción por el seno del ángulo de incidencia es constante para
cualquier rayo de luz incidiendo sobre la superficie separatriz de dos medios. Aunque la ley
de Snell fue formulada para explicar los fenómenos de refracción de la luz se puede aplicar
a todo tipo de ondas atravesando una superficie de separación entre dos medios en los que
la velocidad de propagación de la onda varíe.

Contenido
[ocultar]

• 1 Descripción óptica
• 2 Reflexión Interna Total
• 3 Historia

• 4 Enlaces externos

Descripción óptica [editar]

Una parte de la luz incidente se refleja en la frontera y la otra parte se transmite al otro
medio. En el dibujo, .

Consideremos dos medios caracterizados por índices de refracción y separados por una
superficie S. Los rayos de luz que atraviesen los dos medios se refractarán en la superficie
variando su dirección de propagación dependiendo del radio entre los índices de refracción
y .

Para un rayo luminoso con un ángulo de incidencia sobre el primer medio, ángulo entre la
normal a la superficie y la dirección de propagación del rayo, tendremos que el rayo se
propaga en el segundo medio con un ángulo de refracción cuyo valor se obtiene por
medio de la ley de Snell.
Obsérvese que para el caso de (rayos incidentes de forma perpendicular a la superficie)
los rayos refractados emergen con un ángulo para cualquier y .

La simetría de la ley de Snell implica que las trayectorias de los rayos de luz son
reversibles. Es decir, si un rayo incidente sobre la superficie de separación con un ángulo
de incidencia se refracta sobre el medio con un ángulo de refracción , entonces un rayo
incidente en la dirección opuesta desde el medio 2 con un ángulo de incidencia se refracta
sobre el medio 1 con un ángulo .

Una regla cualitativa para determinar la dirección de la refracción es que el rayo en el


medio de mayor índice de refracción se acerca siempre a la dirección de la normal a la
superficie. La velocidad de la luz en el medio de mayor índice de refracción es siempre
menor.

La ley de Snell se puede derivar a partir del principio de Fermat, que indica que la
trayectoria de la luz es aquella en la que los rayos de luz necesitan menos tiempo para ir de
un punto a otro. En una analogía clásica propuesta por el físico Richard Feynman, el área
de un índice de refracción más bajo es substituida por una playa, el área de un índice de
refracción más alto por el mar, y la manera más rápida para un socorrista en la playa de
rescatar a una persona que se ahoga en el mar es recorrer su camino hasta ésta a través de
una trayectoria que verifique la ley de Snell, es decir, recorriendo mayor espacio por el
medio más rápido y menor en el medio más lento girando su trayectoria en la intersección
entre ambos.

Reflexión Interna Total [editar]

Cuando el ángulo de incidencia es mayor o igual al ángulo crítico, la luz no puede


refractarse y se refleja totalmente en la frontera. Los ángulos del dibujo corresponden a la
frontera aire-agua. los rayos dibujados en verde están en reflexión total.
Un rayo de luz propagándose en un medio con índice de refracción incidiendo con un
ángulo sobre una superficie sobre un medio de índice con puede reflejarse
totalmente en el interior del medio de mayor índice de refracción. Este fenómeno se conoce
como reflexión interna total o ángulo límite y se produce para ángulos de incidencia
mayores que un valor crítico cuyo valor es:

En la ley de Snell:

si , entonces . Eso significa que cuando aumenta, llega a radianes (90°)


antes que . el rayo refractado (o transmitido) sale paralelo a la frontera. Si aumenta aún
más, como no puede ser mayor que , no hay transmisión al otro medio y la luz se refleja
totalmente.

La reflexión es realmente total (100%) y sin pérdidas. Es decir, mejor que los espejos
metálicos (plata, aluminio) que solo reflejan 96% de la potencia luminosa incidente.

[editar] Ángulo crítico


El ángulo crítico también es el ángulo mínimo de incidencia en el cual se produce la
reflexión interna total. El ángulo de incidencia se mide respecto a la normal de la
separación de los medios. El ángulo crítico viene dado por:

donde n1 y n2 son los índices de refracción de los medios con n2 < n1. Esta ecuación es una
simple aplicación de la ley de Snell donde el ángulo de refracción es 90°.
Espejos planos y esfericos
7 Espejos Planos

Los espejos son superficies muy pulimentadas, con una capacidad reflectora del
95% o superior de la intensidad de la luz incidente.

Consideremos un rayo de luz que se refracta desde un medio de índice n a otro


hipotético de índice de refracción -n. Aplicando la ley de Snell:

n sen i = -n sen r

De donde se deduce que: i = -r

Un ángulo de refracción negativo equivale a una inversión en el sentido del rayo.

En un espejo plano las posiciones x y x´


de un objeto y su imagen están
relacionadas: x = x´

La imagen es virtual, pues se forma con


las prolongaciones de los rayos.

8 Espejos esféricos. formación de imágenes por espejos esféricos

Un espejo esférico está caracterizado por su radio de curvatura R. En el caso de


los espejos esféricos solo existe un punto focal F=F´=R/2 cuya posición coincide
con el punto medio entre el centro del espejo y el vértice del mismo. Se encontrará
a la izquierda del vértice para los espejos cóncavos y a la derecha para los
espejos convexos.

El aumento del espejo será A =y´/y y dependerá de la curvatura del espejo y de la


posición del objeto.
Formación de imágenes

La construcción de imágenes es muy sencilla si se utilizan los rayos principales:

• Rayo paralelo: Rayo paralelo al eje óptico que parte de la parte superior
del objeto. Después de refractarse pasa por el foco imagen.
• Rayo focal: Rayo que parte de la parte superior del objeto y pasa por el
foco objeto, con lo cual se refracta de manera que sale paralelo . Después
de refractarse pasa por el foco imagen.
• Rayo radial: Rayo que parte de la parte superior del objeto y está dirigido
hacia el centro de curvatura del dioptrio. Este rayo no se refracta y continúa
en la mismas dirección ya que el ángulo de incidencia es igual a cero.

Hay que distinguir entre los espejos cóncavos y los convexos:

Espejos cóncavos:

 Objeto situado a la izquierda del centro de curvatura. La imagen es real,


invertida y situada entre el centro y el foco. Su tamaño es menor que el objeto.

 Objeto situado en el centro de curvatura. La imagen es real, invertida y situada


en el mismo punto. Su tamaño igual que el objeto.

 Objeto situado entre el centro de curvatura y el foco. La imagen es real,


invertida y situada a la izquierda del centro de curvatura. Su tamaño es mayor que
el objeto.

 Objeto situado en el foco del espejo. Los rayos reflejados son paralelos y la
imagen se forma en el infinito.

 Objeto situado a la derecha del foco. La imagen es virtual, y conserva su


orientación. Su tamaño es mayor que el objeto.

a) Objeto situado a la
izquierda del centro de
curvatura. La imagen es
real, invertida y situada
entre el centro y el foco. Su
tamaño es menor que el
objeto.
b) Objeto
situado en el
centro de
curvatura.
La imagen
es real,
invertida y
situada en el
mismo
punto. Su
tamaño igual
que el
objeto.
c) Objeto
situado
entre el
centro de
curvatura y
el foco. La
imagen es
real,
invertida y
situada a la
izquierda del
centro de
curvatura.
Su tamaño
es mayor
que el
objeto.
d) Objeto
situado en el
foco del
espejo. Los
rayos
reflejados
son
paralelos y
la imagen se
forma en el
infinito.
e) Objeto
situado a la
derecha del
foco. La
imagen es
virtual, y
conserva su
orientación.
Su tamaño
es mayor
que el
objeto.

Problema P.A.U. UNIVERSIDAD CASTILLA-LA MANCHA. Construir la imagen


que forma un espejo cóncavo en todas las posiciones posibles de un objeto.

Espejos convexos:

Se produce una situación en la que la imagen es virtual, derecha y más pequeña


que el objeto.

Se produce una situación en la


que la imagen es virtual, derecha
y más pequeña que el objeto.

9 Lentes Delgadas: convergentes y divergentes

Una lente es un medio transparente limitado por dos superficies curvas. Una onda
incidente sufre dos refracciones al pasar a través de la lente.

Hay dos tipos de lentes: convergentes y divergentes.

En la lentes convergentes el foco imagen está a la derecha de la lente, f´ > 0.

En la lentes divergentes el foco imagen está a la izquierda de la lente, f´ < 0.

Las lentes convergentes son más gruesas por el centro que por los extremos,
mientras que las divergentes son más gruesas por los extremos que por el centro.

Se define además la potencia de una lente como la inversa de su distancia focal


imagen P=1/f´ y mide la mayor o menor convergencia de los rayos emergentes, a
mayor potencia mayor convergencia de los rayos. La unidad de potencia de una
lente es la dioptría, que se define como la potencia de una lente cuya distancia
focal es de un metro.
10 Formación de imágenes por lentes delgadas.

La construcción de imágenes es muy sencilla si se utilizan los rayos principales:

• - Rayo paralelo: Rayo paralelo al eje óptico que parte de la parte superior
del objeto. Después de refractarse pasa por el foco imagen.
• - Rayo focal: Rayo que parte de la parte superior del objeto y pasa por el
foco objeto, con lo cual se refracta de manera que sale paralelo . Después
de refractarse pasa por el foco imagen.
• - Rayo radial: Rayo que parte de la parte superior del objeto y está dirigido
hacia el centro de curvatura del dioptrio. Este rayo no se refracta y continúa
en la mismas

Rayo focal en una lente convergente.

Lentes convergentes

Tanto en la lentes convergentes como en las divergentes hay dos posibilidades


para situar el espejo: más lejos de la lente que el foco objeto (imágenes reales) o
entre ambos (imágenes virtuales).

Lentes divergentes
Hay dos posibilidades para situar el espejo: más lejos de la lente que el foco
objeto o entre ambos. En ambos casos las imágenes que se forman son virtuales.

Lentes concavos y convexos


Un lente cóncavo ocasiona que diverjan todos los rayos de luz incidentes, paralelos al eje
principal. La dirección de los rayos divergentes se intercepta en el eje principal del lente.
En consecuencia, la longitud focal de un lente cóncavo es negativa. La figura siguiente
muestra la relación entre los rayos incidente y refractado que pasan a través de un lente
cóncavo. La distancia del centro del lente al objeto se denomina (do,) en tanto que la
distancia del centro del lente a la imagen se denomina (di.). La ecuación del lente es:
1 1 1
= + ,
f di do

En esta actividad, usted medirá la longitud focal (f) de un lente convexo y colocará un
objeto a diferentes distancias a partir del lente para observar la localización, el tamaño y la
orientación de las imágenes. Además encontrará la longitud focal de un lente cóncavo
extendiendo la dirección de los rayos divergentes hacia la parte posterior para localizar el
punto focal. Recuerde que las imágenes reales pueden proyectarse sobre una pantalla y las
imágenes virtuales no pueden proyectarse.

MATERIALES

• Lente Convexo
• Doble Lente Cóncavo
• 2 Soportes
• Pantalla de Cartón
• Fuente Luminosa
• Soportes para la Pantalla
• Regla Métrica
• Láser de He-Ne

PROCEDIMIENTO

El laboratorio debe estar a oscuras para que las imágenes se observen con facilidad. Las
fuentes de luz eléctrica son suficientes para iluminar las áreas de trabajo del laboratorio
mientras los estudiantes montan el equipo.

A. Longitud Focal de un Lente Convexo.

1. Para encontrar la longitud focal del lente convexo, arregle su lente, el metro y la
pantalla como se muestra en la siguiente figura. Oriente el lente hacia un objeto
distante y mueva la pantalla hacia adelante y hacia atrás hasta que obtenga una imagen
clara y nítida del objeto. Es más fácil observar la imagen en la oscuridad. Registre su
observación sobre longitud focal. Calcule la distancia 2F y registre este valor en la
tabla 1.

B. Lente convexo

1. Monte el aparato como se muestra en la siguiente figura. Coloque la fuente


luminosa en algún lugar más allá de 2F en uno de los lados del lente y ponga la
pantalla en el lado opuesto. Mueva la pantalla hacia adelante y hacia atrás hasta que se
forme en ésta una imagen clara y nítida. Anote la altura de la fuente luminosa (objeto)
(ho). Registre las medidas de (do, di y hi,) y sus observaciones de la imagen en la tabla
2.
2. Mueva la fuente luminosa a 2F. Desplace la pantalla hacia adelante y hacia atrás
hasta que aparezca una imagen clara y nítida. Anote las medidas de (d o, di y hi,) y sus
observaciones de la imagen en la tabla 2.

3. Mueva la fuente luminosa a una posición entre (F y 2F). Mueva hacia adelante y
hacia atrás la pantalla hasta que sobre ella aparezca una imagen clara y nítida. Registre
las medidas de (do, di, y hi) y sus observaciones de la imagen en la tabla 2.

4. Mueva la fuente luminosa a una distancia F del lente. Trate de localizar una imagen
sobre la pantalla y registre sus observaciones en la tabla 2.

5. Mueva la fuente luminosa a una posición entre F y el lente. Intente localizar la


imagen en la pantalla. Mire la fuente luminosa a través del lente y observe la imagen.
Registre sus observaciones.

C. Lente Cóncavo.

1. Coloque un lente cóncavo en un soporte y móntelo sobre el metro. Ponga la


pantalla en uno de los lados del lente. Uno de los procedimientos siguientes puede
emplearse para determinar la longitud focal.

Láser de He-Ne: Dirija un rayo láser a través del lente cóncavo de modo que se forme una
imagen sobre la pantalla. PRECAUCIÓN: No vea directamente la fuente láser porque
puede dañar severamente sus ojos. Mida la distancia de la pantalla al lente y el diámetro
del círculo de luz proyectado sobre la pantalla. Registre estos datos. Mueva la pantalla y
repita el procedimiento para obtener cinco conjuntos adicionales de datos.

Tabla 1

Longitud focal
2F
Altura de la fuente
luminosa, ho
Tabla 2

Posición del Más allá de En 2F (cm) Entre 2F y F En F (cm) Entre F y el


objeto 2F (cm) (cm) lente (cm)
do
di
hi
Tipo de
imagen: real,
ninguna o
Posición de la
imagen:
invertida o

Tabla 3
Distancia desde el lente Diámetro de la imagen en la pantalla
(cm) (cm)

Análisis

1. Utilice los datos de las tablas para resumir las características de las imágenes
formadas por lentes convexos en cada una de las siguientes situaciones:

a. El objeto se localiza más allá de 2F.


b. El objeto se localiza en 2F.
c. El objeto se localiza entre 2F y F.
d. El objeto se localiza en F.
e. El objeto se localiza entre F y el lente.

2. Para cada una de las imágenes reales que observó, calcule la longitud focal del lente
empleando la ecuación del lente. ¿Sus valores concuerdan?.

3. Promedie los valores de f obtenidos en el inciso anterior y calcule el error relativo


entre este promedio y el valor de f.
Imagen virtual
Imagen virtual
De Wikipedia, la enciclopedia libre

Saltar a navegación, búsqueda

Una imagen virtual es la representación mediante un sistema óptico, como podría ser: un
espejo, una lente, etc., se forma en el momento donde se localiza el sol de manera frontal
del alargamiento de los rayos hacia la parte sucesiva de este espejo manchado, donde
posteriormente varía el recorrido al incidir en un conjunto óptico o al atravesarlo.

Las imágenes virtuales tienen que ser vistas directamente, situando el ojo en el trayecto de
los rayos, alterado por el sistema meteorológico óptico. Las imágenes dadas por el objeto
reflejado en clase de meteoros un espejo liso, son siempre virtuales. En cambio, si el
sistema óptico es un espejo curvado o una lente, las representaciones serán existentes o
virtuales, en virtud de la situación real de objeto combatido y el foco del sistema
operacional.

En óptica geométrica, una imagen virtual está formada por la proyección de los rayos
reflejados o refractados (según sea el caso de un espejo o lente, respectivamente) en el
dispositivo las que convergerán en un punto formando la imagen virtual. (A diferencia de
una imagen real que se forma con los rayos reflejados o refractados y no con sus
proyecciones).

Contenido
[ocultar]

• 1 Clases de lentes
o 1.1 Formación de imágenes con lentes ideales
• 2 Como se produce una imagen virtual
• 3 Como se forma una imagen virtual
• 4 Aplicaciones

• 5 Enlaces

Clases de lentes [editar]


De acuerdo con la forma de la curvatura de su superficie, existen dos tipos principales de
lentes: Convergentes (lente positiva) y Divergentes (lente negativa).
1. Lentes convergentes, los rayos que atraviesan la lente convergen en un punto que
está situado por detrás de la lente, si la distancia entre el objeto y el espejo (vértice)
es mayor a la distancia entre el foco y vértice, esta será una imagen real; si en caso
contrario, el objeto está situado entre el foco y el vértice, lo obtenido será una
imagen virtual la que se formará antes del lente.
2. Lentes divergentes, los rayos se separan al atravesar la lente. Los rayos resultantes
proceden de un punto situado por delante de la lente que se llama foco virtual. Con
estas lentes se obtienen imágenes virtuales, pues los rayos proceden de un lugar
inexistente o virtual.

Formación de imágenes con lentes ideales [editar]

Para determinar el lugar donde se forma la imagen de un objeto pueden usarse las
siguientes cuatro reglas:

1. El rayo procedente del objeto que pasa por el centro de la lente no es desviado.
(Rayo Radial)
2. El rayo procedente del objeto que entra en perpendicular al plano de la lente se
desvía hacia el foco.(Rayo Paralelo)
3. El rayo procedente del objeto que pasa por el foco de la lente, se refracta de manera
que sale paralelo. (Rayo Focal)
4. La imagen del objeto se obtiene en el punto de intersección de los tres rayos
anteriores.

Como se produce una imagen virtual [editar]


Un espejo plano es una superficie plana que puede reflectarse la luz que le llega con una
capacidad reflectora de la intensidad de la luz incidente del 95%. Una imagen de un espejo
se ve como si el objeto estuviera detrás del objeto, y no delante, ni en la superficie (es un
error muy frecuente pensar que la imagen la vemos en la superficie del espejo).

El sistema óptico del ojo recoge los rayos que salen divergentes del objeto y los hace
converger en la retina. El ojo identifica la posición que ocupa un objeto en el lugar donde
convergen las prolongaciones del haz de los rayos divergentes que llegan. Estas
prolongaciones no coinciden con la posición real del objeto. En este punto es donde se
forma la imagen virtual del objeto.

La imagen obtenida en un espejo plano, no se puede proyectar encima de una pantalla;


colocar una pantalla donde parece estar la imagen no recogerá nada. Por eso es una imagen
virtual, una copia del objeto. El sistema óptico del ojo es el que recoge los rayos
divergentes del espejo, y el cerebro interpreta los procedentes de detrás del espejo.

El condicionamiento de la convergencia de los ejes de visión, se ha de tener en cuenta en el


planteamiento de una imagen virtual, con diferentes objetos, el efecto estereoscópico tiene
lugar con variaciones relativas a la distancia en el cual se encuentran los objetos de los ojos.
Una imagen, mezclando la recepción de los dos ojos hemos de tener una atención especial
al objeto, con el objetivo de modificar el ángulo de los ejes de visión de nuestros ojos.

La convergencia de los ejes de visión nos da como resultado la captación más definida de la
imagen observada, y a la vez que se mantiene la información relativa a la distancia, siendo
casi paralelos a los ejes de visión en los objetos lejos y ampliamente divergentes en los
objetos más cercanos. Se ha de tener en cuenta el condicionamiento que lleva el
ajustamiento de los ángulos de visión de los ojos: se trata de la automática variación de la
distancia focal, que permite mantener la imagen con el enfoque preciso para que la
captación de la misma sea la más nítida posible.

Es decir, una imagen virtual, se ve como si estuviera dentro del espejo, no se puede formar
encima de la pantalla pero puede ser vista cuando se enfoca con los ojos.

Como se forma una imagen virtual [editar]


1. Formación de la imagen en un espejo plano
2. Formación de la imagen en una lente biconvexa con el objetivo situado detrás el
focus F
3. Formación de la imagen en una lente biconvexa con el objetivo situado delante el
focus F
4. Formación de la imagen en una lente biconvexa con el objecte virtual
Archivo:Oct21$03.gif

Aplicaciones [editar]
Ejemplos de aplicaciones donde se forma la imagen virtual:

• A través de un espejo.
• A través de un microscopio.
• En hologramas.
• En videojuegos.

Enlaces [editar]
• Realidad aumentada
• Realidad virtual

Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Imagen_virtual"
La imagen real es aquella que se forma cuando, tras pasar por el sistema óptico, los rayos
de luz son convergentes. Esta imagen no la podemos percibir directamente con nuestro
sentido de la vista, pero puede registrarse colocando una pantalla en el lugar donde
convergen los rayos.

La imagen virtual es aquella que se forma cuando, tras pasar por el sistema óptico, los
rayos divergen. Para nuestro sentido de la vista los rayos parecen venir desde un punto por
el que no han pasado realmente. La imagen se percibe en el lugar donde convergen las
prolongaciones de esos rayos divergentes. Es el caso de la imagen formada por un espejo
plano. Las imágenes virtuales no se pueden proyectar sobre una pantalla.

Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Imagen_(%C3%B3ptica)"

Teoria ondulatoria de la luz

Teoría ondulatoria:

Propugnada por Christian Huygens en el año 1678, describe y explica lo que hoy se
considera como leyes de reflexión y refracción. Define a la luz como un movimiento
ondulatorio semejante al que se produce con el sonido. Ahora, como los físicos de la época
consideraban que todas las ondas requerían de algún medio que las transportaran en el
vacío, para las ondas lumínicas se postula como medio a una materia insustancial e
invisible a la cual se le llamó éter (cuestión que es tratada con mayores detalles en la
separata 4.03 de este mismo capítulo). Justamente la presencia del éter fue el principal
medio cuestionador de la teoría ondulatoria. En ello, es necesario equiparar las vibraciones
luminosas con las elásticas transversales de los sólidos sin que se transmitan, por lo tanto,
vibraciones longitudinales. Aquí es donde se presenta la mayor contradicción en cuanto a la
presencia del éter como medio de transporte de ondas, ya que se requeriría que éste reuniera
alguna característica sólida pero que a su vez no opusiera resistencia al libre tránsito de los
cuerpos sólidos. (Las ondas transversales sólo se propagan a través de medios sólidos.)

En aquella época, la teoría de Huygens no fue muy considerada, fundamentalmente por el


prestigio que alcanzó Newton. Pasó más de un siglo para que fuera tomada en cuenta la
Teoría Ondulatoria de la luz. Los experimentos del médico inglés Thomas Young sobre los
fenómenos de interferencias luminosas, y los del físico francés Auguste Jean Fresnel sobre
la difracción fueron decisivos para que ello ocurriera y se colocara en la tabla de estudios
de los físicos sobre la luz, la propuesta realizada en el siglo XVII por Huygens.
Young demostró experimentalmente el hecho paradójico que se daba en la teoría
corpuscular de que la suma de dos fuentes luminosas pueden producir menos luminosidad
que por separado. En una pantalla negra practica dos minúsculos agujeros muy próximos
entre sí: al acercar la pantalla al ojo, la luz de un pequeño y distante foco aparece en forma
de anillos alternativamente brillantes y oscuros. ¿Cómo explicar el efecto de ambos
agujeros que por separado darían un campo iluminado, y combinados producen sombra en
ciertas zonas? Young logra explicar que la alternancia de las franjas por la imagen de las
ondas acuáticas. Si las ondas suman sus crestas hallándose en concordancia de fase, la
vibración resultante será intensa. Por el contrario, si la cresta de una onda coincide con el
valle de la otra, la vibración resultante será nula. Deducción simple imputada a una
interferencia y se embriona la idea de la luz como estado vibratorio de una materia
insustancial e invisible, el éter, al cual se le resucita.

Ahora bien, la colaboración de Auguste Fresnel para el rescate de la teoría ondulatoria de la


luz estuvo dada por el aporte matemático que le dio rigor a las ideas propuestas por Young
y la explicación que presentó sobre el fenómeno de la polarización al transformar el
movimiento ondulatorio longitudinal, supuesto por Huygens y ratificado por Young, quien
creía que las vibraciones luminosas se efectuaban en dirección paralela a la propagación de
la onda luminosa, en transversales. Pero aquí, y pese a las sagaces explicaciones que
incluso rayan en las adivinanzas dadas por Fresnel, inmediatamente queda presentada una
gran contradicción a esta doctrina, ya que no es posible que se pueda propagar en el éter la
luz por medio de ondas transversales, debido a que éstas sólo se propagan en medios
sólidos.

En su trabajo, Fresnel explica una multiplicidad de fenómenos manifestados por la luz


polarizada. Observa que dos rayos polarizados ubicados en un mismo plano se interfieren,
pero no lo hacen si están polarizados entre sí cuando se encuentran perpendicularmente.
Este descubrimiento lo invita a pensar que en un rayo polarizado debe ocurrir algo
perpendicularmente en dirección a la propagación y establece que ese algo no puede ser
más que la propia vibración luminosa. La conclusión se impone: las vibraciones en la luz
no pueden ser longitudinales, como Young lo propusiera, sino perpendiculares a la
dirección de propagación, transversales.

Las distintas investigaciones y estudios que se realizaron sobre la naturaleza de la luz, en la


época en que nos encontramos de lo que va transcurrido del relato, engendraron
aspiraciones de mayores conocimientos sobre la luz. Entre ellas, se encuentra la de lograr
medir la velocidad de la luz con mayor exactitud que la permitida por las observaciones
astronómicas. Hippolyte Fizeau (1819- 1896) concretó el proyecto en 1849 con un clásico
experimento. Al hacer pasar la luz reflejada por dos espejos entre los intersticios de una
rueda girando rápidamente, determinó la velocidad que podría tener la luz en su trayectoria,
que estimó aproximadamente en 300.000 km./s. Después de Fizeau, lo siguió León
Foucault (1819 – 1868) al medir la velocidad de propagación de la luz a través del agua.
Ello fue de gran interés, ya que iba a servir de criterio entre la teoría corpuscular y la
ondulatoria. La primera, como señalamos, requería que la velocidad fuese mayor en el agua
que en el aire; lo contrario exigía, pues, la segunda. En sus experimentos, Foucault logró
comprobar, en 1851, que la velocidad de la luz cuando transcurre por el agua es inferior a la
que desarrolla cuando transita por el aire. Con ello, la teoría ondulatoria adquiere cierta
preeminencia sobre la corpuscular, y pavimenta el camino hacia la gran síntesis realizada
por Maxwell.

Experimento de young

Experimento de Young
De Wikipedia, la enciclopedia libre

Saltar a navegación, búsqueda

El experimento de Young, también denominado experimento de la doble rendija, fue


realizado en 1801 por Thomas Young, en un intento de discernir sobre la naturaleza
corpuscular u ondulatoria de la luz. Young comprobó un patrón de interferencias en la luz
procedente de una fuente lejana al difractarse en el paso por dos rejillas, resultado que
contribuyó a la teoría de la naturaleza ondulatoria de la luz.

Posteriormente, la experiencia ha sido considerada fundamental a la hora de demostrar la


dualidad onda corpúsculo, una característica de la mecánica cuántica. El experimento
también puede realizarse con electrones, átomos o neutrones, produciendo patrones de
interferencia similares a los obtenidos cuando se realiza con luz, mostrando, por tanto, el
comportamiento dual onda-corpúsculo de la materia.
Contenido
[ocultar]

• 1 Relevancia física
• 2 El experimento
o 2.1 Formulación clásica
o 2.2 Formulación moderna
• 3 La paradoja del experimento de Young
• 4 Condiciones para la interferencia
• 5 Resultados observados
• 6 Véase también

• 7 Enlaces externos y referencias

Relevancia física [editar]


Acumulación de electrones con el paso del tiempo

Aunque este experimento se presenta habitualmente en el contexto de la mecánica cuántica,


fue diseñado mucho antes de la llegada de esta teoría para responder a la pregunta de si la
luz tenía una naturaleza corpuscular o si, más bien, consistía en ondas viajando por el éter,
análogamente a las ondas sonoras viajando en el aire. La naturaleza corpuscular de la luz se
basaba principalmente en los trabajos de Newton. La naturaleza ondulatoria, en los trabajos
clásicos de Hooke y Huygens.

Los patrones de interferencia observados restaban crédito a la teoría corpuscular. La teoría


ondulatoria se mostró muy robusta hasta los comienzos del siglo XX, cuando nuevos
experimentos empezaron a mostrar un comportamiento que sólo podía ser explicado por
una naturaleza corpuscular de la luz. De este modo el experimento de la doble rendija y sus
múltiples variantes se convirtieron en un experimento clásico por su claridad a la hora de
presentar una de las principales características de la mecánica cuántica.

La forma en la que se presenta normalmente el experimento no se realizó sino hasta 1961


utilizando electrones y mostrando la dualidad onda-corpúsculo de las partículas
subatómicas (Claus Jönsson, Zeitschrift für Physik, 161, 454; Electron diffraction at
multiple slits, American Journal of Physics, 42, 4-11, 1974). En 1974 fue posible realizar el
experimento en su forma más ambiciosa, electrón a electrón, comprobando las hipótesis
mecanocuánticas predichas por Richard Feynman. Este experimento fue realizado por un
grupo italiano liderado por Pier Giorgio Merli y repetido de manera más concluyente en
1989 por un equipo japonés liderado por Akira Tonomura y que trabajaba para la compañía
Hitachi. El experimento de la doble rendija electrón a electrón se explica a partir de la
interpretación probabilística de la trayectoria seguida por las partículas.

El experimento [editar]
Formulación clásica [editar]

La formulación original de Young es muy diferente de la moderna formulación del


experimento y utiliza una doble rendija. En el experimento original un estrecho haz de luz,
procedente de un pequeño agujero en la entrada de la cámara, es dividido en dos por una
tarjeta de una anchura de unos 0.2 mm. La tarjeta se mantiene paralela al haz que penetra
horizontalmente es orientado por un simple espejo. El haz de luz tenía una anchura
ligeramente superior al ancho de la tarjeta divisoria por lo que cuando ésta se posicionaba
correctamente el haz era dividido en dos, cada uno pasando por un lado distinto de la pared
divisoria. El resultado puede verse proyectado sobre una pared en una habitación
oscurecida. Young realizó el experimento en la misma reunión de la Royal Society
mostrando el patrón de interferencias producido demostrando la naturaleza ondulatoria de
la luz.

Formulación moderna [editar]

La formulación moderna permite mostrar tanto la naturaleza ondulatoria de la luz como la


dualidad onda-corpúsculo de la materia. En una cámara oscura se deja entrar un haz de luz
por una rendija estrecha. La luz llega a una pared intermedia con dos rendijas. Al otro lado
de esta pared hay una pantalla de proyección o una placa fotográfica. Cuando una de las
rejillas se cubre aparece un único pico correspondiente a la luz que proviene de la rendija
abierta. Sin embargo, cuando ambas están abiertas en lugar de formarse una imagen
superposición de las obtenidas con las rendijas abiertas individualmente, tal y como
ocurriría si la luz estuviera hecha de partículas, se obtiene una figura de interferencias con
rayas oscuras y otras brillantes.

Este patrón de interferencias se explica fácilmente a partir de la interferencia de las ondas


de luz al combinarse la luz que procede de dos rendijas, de manera muy similar a como las
ondas en la superficie del agua se combinan para crear picos y regiones más planas. En las
líneas brillantes la interferencia es de tipo "constructiva". El mayor brillo se debe a la
superposición de ondas de luz coincidiendo en fase sobre la superficie de proyección. En
las líneas oscuras la interferencia es "destructiva" con prácticamente ausencia de luz a
consecuencia de la llegada de ondas de luz de fase opuesta (la cresta de una onda se
superpone con el valle de otra).

La paradoja del experimento de Young [editar]


Esta paradoja trata de un experimento mental, un experimento ficticio no realizable en la
práctica, que fue propuesto por Richard Feynman examinando teóricamente los resultados
del experimento de Young analizando el movimiento de cada fotón.

Para la década de 1920, numerosos experimentos (como el efecto fotoeléctrico) habían


demostrado que la luz interacciona con la materia únicamente en cantidades discretas, en
paquetes "cuantizados" o "cuánticos" denominados fotones. Si la fuente de luz pudiera
reemplazarse por una fuente capaz de producir fotones individualmente y la pantalla fuera
suficientemente sensible para detectar un único fotón, el experimento de Young podría, en
principio, producirse con fotones individuales con idéntico resultado.

Si una de las rendijas se cubre, los fotones individuales irían acumulándose sobre la
pantalla en el tiempo creando un patrón con un único pico. Sin embargo, si ambas rendijas
están abiertas los patrones de fotones incidiendo sobre la pantalla se convierten de nuevo en
un patrón de líneas brillantes y oscuras. Este resultado parece confirmar y contradecir la
teoría ondulatoria de la luz. Por un lado el patrón de interferencias confirma que la luz se
comporta como una onda incluso si se envían partículas de una en una. Por otro lado, cada
vez que un fotón de una cierta energía pasa por una de las rendijas el detector de la pantalla
detecta la llegada de la misma cantidad de energía. Dado que los fotones se emiten uno a
uno no pueden interferir globalmente así que no es fácil entender el origen de la
"interferencia".

La teoría cuántica resuelve estos problemas postulando ondas de probabilidad que


determinan la probabilidad de encontrar una partícula en un punto determinado, estas ondas
de probabilidad interfieren entre sí como cualquier otra onda.

Un experimento más refinado consiste en disponer un detector en cada una de las dos
rendijas para determinar por qué rendija pasa cada fotón antes de llegar a la pantalla. Sin
embargo, cuando el experimento se dispone de esta manera las franjas desaparecen debido
a la naturaleza indeterminista de la mecánica cuántica y al colapso de la función de onda.

Condiciones para la interferencia [editar]


Las ondas que producen interferencia han de ser "coherentes", es decir los haces
provenientes de cada una de las rendijas han de mantener una fase relativa constante en el
tiempo, además de tener la misma frecuencia, aunque esto último no es estrictamente
necesario, puesto que puede hacerse el experimento con luz blanca. Además, ambos han de
tener polarizaciones no perpendiculares. En el experimento de Young esto se consigue al
hacer pasar el haz por la primera rendija, produciendo una mutilación del frente de onda en
dos frentes coherentes. También es posible observar franjas de interferencia con luz natural.
En este caso se observa un máximo central blanco junto a otros máximos laterales de
diferentes colores. Más allá, se observa un fondo blanco uniforme. Este fondo no está
formado realmente por luz blanca, puesto que si, fijada una posición sobre la pantalla, se
pone paralelo a la franja un espectrómetro por el cual se hace pasar la luz, se observan
alternadamente franjas oscuras y brillantes. Esto se ha dado en llamar espectro acanalado.
Las dos rendijas han de estar cerca (unas 1000 veces la longitud de onda de la luz utilizada)
o en otro caso el patrón de interferencias sólo se forma muy cerca de las rendijas. La
anchura de las rendijas es normalmente algo más pequeña que la longitud de onda de la luz
empleada permitiendo utilizar las ondas como fuentes puntuales esféricas y reduciendo los
efectos de difracción por una única rendija.

Resultados observados [editar]


Se puede formular una relación entre la separación de las rendijas, s, la longitud de onda λ,
la distancia de las rendijas a la pantalla D, y la anchura de las bandas de interferencia (la
distancia entre franjas brillantes sucesivas), x

λ/s=x/D

Esta expresión es tan sólo una aproximación y su formulación depende de ciertas


condiciones específicas. Es posible sin embargo calcular la longitud de onda de la luz
incidente a partir de la relación superior. Si s y D son conocidos y x es observado entonces
λ puede ser calculado, lo cual es de especial interés a la hora de medir la longitud de onda
correspondiente a haces de electrones u otras partículas

Interferencia

Las fuentes coherentes son aquellas que emiten ondas de luz de la misma longitud de

onda o frecuencia las cuales son siempre están en fase la una con la otra o tienen una

diferencia de fase constante. Las dos fuentes coherentes pueden producir el fenómeno

de interferencia.

Los colores que nosotros observamos cuando la luz de sol cae en una burbuja de

jabón, un poco de aceite o en el pavimento húmedo, o un colibrí rojizo son causados

por la interferencia de las ondas de luz reflejadas desde el frente hacia atrás de las

superficies de las películas transparentes finas. Esto se da porque dos haces de ondas
que llegan al mismo plano sumarán sus efectos si llegan en fase o contrarrestarán sus

efectos si llegan desfasados. Su efecto combinado es obtenido sumando

algebraicamente los desplazamientos en el punto hacia las fuentes individualmente.

Esto es conocido como el principio de superposición. Thomas Young descubrió este

principio de interferencia cerca de 1800. El espesor de la película es típicamente del

orden de la magnitud de la longitud de onda de la luz. Las películas delgadas

depositadas en los componentes ópticos tales como los lentes de las cámaras pueden

reducir la reflección y mejorar la intensidad de la luz transmitida. Los cubrimientos

delgados en ventanas pueden mejorar la reflectividad para la radiación infrarroja

mientras tiene menos efecto en la radiación visible. De esta manera es posible reducir

el efecto de calor de la luz de sol en un edificio.

Dependiendo en el espesor, una película delgada puede ser

perfectamente reflejante o perfectamente transmitir la luz de

una determinada longitud de onda, como se puede ver en la

figura 11. Estos efectos resultan de interferencias

constructivas tanto como destructivas.


FIGURE 11
Credits:

Difracción

Difracción
De Wikipedia, la enciclopedia libre

Saltar a navegación, búsqueda

Patrón de difracción obtenido por una rendija simple.


En física, la difracción es un fenómeno característico de las ondas que consiste en la
dispersión y curvado aparente de las ondas cuando encuentran un obstáculo. La difracción
ocurre en todo tipo de ondas, desde ondas sonoras, ondas en la superficie de un fluido y
ondas electromagnéticas como la luz y las ondas de radio. También sucede cuando un
grupo de ondas de tamaño finito se propaga; por ejemplo, por causa de la difracción, un haz
angosto de ondas de luz de un láser deben finalmente divergir en un rayo más amplio a una
distancia suficiente del emisor.

Comparación entre los patrones de difracción e interferencia producidos por una doble
rendija (arriba) y cinco rendijas (abajo).

El fenómeno de la difracción es un fenómeno de tipo interferencial y como tal requiere la


superposición de ondas coherentes entre sí.

Se produce cuando la longitud de onda es mayor que las dimensiones del objeto, por tanto,
los efectos de la difracción disminuyen hasta hacerse indetectables a medida que el tamaño
del objeto aumenta comparado con la longitud de onda.

En el espectro electromagnético los Rayos X tienen longitudes de onda similares a las


distancias interatómicas en la materia. Es posible por lo tanto utilizar la difracción de rayos
X como un método para explorar la naturaleza de la estructura cristalina. La difracción
producida por una estructura cristalina verifica la ley de Bragg.

Debido a la dualidad onda-corpúsculo característica de la mecánica cuántica es posible


observar la difracción de partículas como neutrones o electrones. En los inicios de la
mecánica cuántica este fue uno de los argumentos más claros a favor de la descripción
ondulatoria que realiza la mecánica cuántica de las partículas subatómicas.

Como curiosidad, esta técnica se utilizó para intentar descubrir la estructura del ADN, y fue
una de las pruebas experimentales de su estructura de doble hélice propuesta por James
Watson y Francis Crick en 1953.

[editar] Límite de resolución por difracción


Disco de Airy ideal producido por la difracción de una fuente de luz puntual a través de un
sistema óptico de abertura circular.

La difracción es un factor limitante en la calidad de las imágenes producidas por


ocultamiento óptico. La difracción producida por una apertura circular produce un patrón
de interferencia característico de modo que la imagen obtenida de una fuente de luz puntual
forma una mancha difusa con un patrón de líneas concentradas en una sola.

Una fuente puntual produce un disco luminoso denominado disco de Airy y su diámetro
constituye el límite de resolución por difracción de un instrumento óptico. El disco de Airy
está rodeado de círculos concéntricos de luz y oscuridad similares a las franjas de
interferencia producidas por rendijas alargadas. De este modo la imagen de una estrella
lejana observada por un telescopio es una mancha borrosa del tamaño del disco de Airy. El
tamaño del disco de Airy se calcula a través de la siguiente expresión:

donde d es el diámetro del disco, λ es la longitud de onda, f la distancia focal y a el


diámetro de apertura del sistema óptico.

El efecto fotoeléctrico no permite que la difracción se produzca correctamente.

El limite de la resolución estará dado por el criterio de Rayleigh, según el cual dos objetos
son distinguibles solo si el máximo del radio de Airy de un objeto coincide con el mínimo
del otro

Interferencia

Interferencias luminosas
De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.

Física/Óptica/Interferencias luminosas
Saltar a navegación, buscar

Se manifiesta cuando dos o más ondas se combinan porque coinciden en el mismo lugar del
espacio. Cada onda tiene sus crestas y sus valles, de manera que al coincidir en un
momento dado se suman sus efectos. Es frecuente que la interferencia se lleva acabo entre
una onda y su propio reflejo.

Interferencia constructiva: cuando dos ondas interfieren, en los puntos en que coinciden
las dos crestas se dice que hay interferencia constructiva. En estos puntos se suman las
amplitudes de las ondas.

Interferencia destructiva: al inferir dos ondas, en los puntos donde coincide una cresta de
una onda con un valle de la otra onda se dice que hay interferencia destructiva. Las
amplitudes en este caso se restan y pueden anularse por completo.

Efecto que se produce cuando dos o más ondas se solapan o entrecruzan. Cuando las ondas
interfieren entre sí, la amplitud (intensidad o tamaño) de la onda resultante depende de las
frecuencias, fases relativas (posiciones relativas de crestas y valles) y amplitudes de las
ondas iniciales; Por ejemplo, la interferencia constructiva se produce en los puntos en que
dos ondas de la misma frecuencia que se solapan o entrecruzan están en fase; es decir,
cuando las crestas y los valles de ambas ondas coinciden. En ese caso, las dos ondas se
refuerzan mutuamente y forman una onda cuya amplitud es igual a la suma de las
amplitudes individuales de las ondas originales. La interferencia destructiva se produce
cuando dos ondas de la misma frecuencia están completamente desfasadas una respecto a la
otra; es decir, cuando la cresta de una onda coincide con el valle de otra. En este caso, las
dos ondas se cancelan mutuamente. Cuando las ondas que se cruzan o solapan tienen
frecuencias diferentes o no están exactamente en fase ni desfasadas, el esquema de
interferencia puede ser más complejo.

La luz visible está formada por ondas electromagnéticas que pueden interferir entre sí. La
interferencia de ondas de luz causa, por ejemplo, las irisaciones que se ven a veces en las
burbujas de jabón. La luz blanca está compuesta por ondas de luz de distintas longitudes de
onda. Las ondas de luz reflejadas en la superficie interior de la burbuja interfieren con las
ondas de esa misma longitud reflejadas en la superficie exterior. En algunas de las
longitudes de onda, la interferencia es constructiva, y en otras destructiva. Como las
distintas longitudes de onda de la luz corresponden a diferentes colores, la luz reflejada por
la burbuja de jabón aparece coloreada. El fenómeno de la interferencia entre ondas de luz
visible se utiliza en holografía e interferometría.

La interferencia puede producirse con toda clase de ondas, no sólo ondas de luz. Las ondas
de radio interfieren entre sí cuando rebotan en los edificios de las ciudades, con lo que la
señal se distorsiona. Cuando se construye una sala de conciertos hay que tener en cuenta la
interferencia entre ondas de sonido, para que una interferencia destructiva no haga que en
algunas zonas de la sala no puedan oírse los sonidos emitidos desde el escenario. Arrojando
objetos al agua estancada se puede observar la interferencia de ondas de agua, que es
constructiva en algunos puntos y destructiva en otros.

Cuando dos ondas de igual naturaleza se propagan simultáneamente por un mismo medio,
cada punto del medio sufrirá la perturbación resultante de componer ambas. Este fenómeno
de superposición de ondas recibe el nombre de interferencias y constituye uno de los más
representativos del comportamiento ondulatorio.

Lo esencial del fenómeno de interferencias consiste en que la suma de las dos ondas
supuestas de igual amplitud no da lugar necesariamente a una perturbación doble, sino que
el resultado dependerá de lo retrasada o adelantada que esté una onda respecto de la otra. Se
dice que dos ondas alcanzan un punto dado en fase cuando ambas producen en él
oscilaciones sincrónicas o acompasadas. En tal caso la oscilación resultante tendrá una
amplitud igual a la suma de las amplitudes de las ondas individuales, y la interferencia se
denomina constructiva porque en la onda resultante se refuerzan los efectos individuales. Si
por el contrario las oscilaciones producidas por cada onda en el punto considerado están
contrapuestas, las ondas llegan en oposición de fase y la oscilación ocasionada por una
onda será neutralizada por la debida a la otra. En esta situación la interferencia se denomina
destructiva.

Si se consideran ondas armónicas unidimensionales y de igual frecuencia, el fenómeno de


interferencias puede ser entendido como una consecuencia de las diferencias de distancia de
los dos focos O1 y O2 al punto genérico P del un número entero de ondas completas (y de
longitudes de onda), eso significa que las ondas individuales llegan en fase a P. Si por el
contrario caben un número impar de medias ondas (de semilongitudes de onda λ / 2),
equivale a decir que las ondas individuales llegan en oposición de fase.

De acuerdo con lo anterior, según sea la posición del punto P del medio respecto de los
focos, así será el tipo de interferencias constructiva o destructivo que se darán en él.
Cuando se estudia el medio en su conjunto se aprecian puntos en los que ha habido refuerzo
y puntos en los que ha habido destrucción mutua de las perturbaciones. Cada uno de tales
conjuntos de puntos forma líneas alternativas. El conjunto de líneas de máxima amplitud y
de mínima amplitud de oscilación resultante constituye el esquema o patrón de
interferencias.

Obtenido de "http://es.wikibooks.org/wiki/F%C3%ADsica/
%C3%93ptica/Interferencias_luminosas"