Está en la página 1de 306

Danilo

De los Santos

M E M O RI A DE
LA P I NT U RA
DOMINICANA
Generaciones y Lenguajes

1970 1980
7
C O L E C C I O´ N
CENTENARIO

G R U P O
´
LEON JIMENES
1970

7
VO L U M E N
1980
Danilo
De los Santos

M E M O RI A DE
LA P I NT U RA
DOMINICANA
Generaciones y Lenguajes

1970 1980
7

C O L E C C I O´ N
CENTENARIO

G R U P O
´
LEON JIMENES
C O L E C C I O´ N
CENTENARIO

Contenido
G R U P O
´
LEON JIMENES

Santos, Danilo De los, 1944-


Memoria de la pintura dominicana / Danilo De los Santos.–
Santo Domingo: Grupo León Jimenes, 2003-
3 EL FOTORREALISMO
Y OTRAS FIGURACIONES

3|1 El «hiper», «super»


o fotorrealismo 193
8v. : il.– (Colección Centenario Grupo León Jimenes)
Contenido: v. 1 Raíces e impulso nacional 2000 a. c.–
3|2 El revival neo-romántico 236
1924.— v.2 Impulso y desarrollo moderno 1920-1950.—
v.3. Convergencia de generaciones 1940-1950. —
3|3 El simbolismo con
v.4. Lenguajes y tendencias 1950-1960. — revival modernista 252

1
v.5. Militancias y mecenazgo 1960-1970.—
v.6. Continuidad y renovación 1970-1980.— LA EXTENSIÓN DE 3|4 El colsonianismo espectral 280
v.7. Generaciones y lenguajes 1970-1980
LAS ARTES HACIA LOS 80 3|5 Prats Ventós:
1. Pintura dominicana – Historia 2. Pintores dominicanos I.Título
759.97293 1|1 La crítica en un proceso Neofiguración
S237m de nuevos cambios 7 tridimensional y pictórica 294
CEP / Centro León
1|2 Caracteres del período 1980 26

4
©2007 Grupo León Jimenes
ISBN 978-99934-913-0-9 INSURGENCIA PICTORICA,
ISBN 978-9945-422-09
1|3 Los años 80:
FOTOGRAFIA, GRAFICA Y DIBUJO
generación y cronología 40
Todos los Derechos Reservados.
Registro de Propiedad Intelectual. 1|4 Las generaciones en 4|1 Las figuraciones
Este libro es propiedad del Centro Cultural Eduardo León Jimenes.
el cauce de los lenguajes insurgentes 301
Ninguna parte de este libro puede ser reproducida o transmitida
en ninguna forma o medio sin el permiso escrito del propietario, reorientados y las nuevas 4|2 El arte fotográfico
excepto para la inclusión de citas en una reseña o revista. tendencias 92 y las artes gráficas 350
COORDINACIÓN EDITORIAL
Félix Fernández
4|3 El grabado: autores

2
y confluencia 364
DIGITACIÓN CONTINUACIÓN Y
Josefina Soriano Tallaj MIRADA A LOS LENGUAJES 4|4 El dibujo, primer arte 440
ÍNDICE BIBLIOGRÁFICO Y ONOMÁSTICO
Luis Córdova 2|1 La figuración expresionista

5
Aris Mendoza y social de los años 1960,
MIRADA A OTROS LENGUAJES
FOTOGRAFÍA pero no solamente 101
Mariano Hernández 5|1 El arte conceptual
Manuel León 2|2 La nueva figuración
Natalio Puras Penzo (Apeco)
se asoma 453
dominicana con
Fausto Ortiz
Peña Defilló 118 5|2 La figuración geométrica
DISEÑO Y PRODUCCIÓN / la geometría figurada 472
Lourdes Saleme y Asociados 2|3 La filiación ingenuista 134
Directora de arte / Lourdes Saleme 5|3 El realismo con Eckert
Diseñadora asociada / Kirsis Santana 2|4 El pop isleño 148
a la cabeza 518
IMPRESIÓN
2|5 El ambiente pop:
Vistacolor® 5|4 Variaciones realistas 530
espacio-montaje 172
Santiago de los Caballeros,
República Dominicana 5|5 Otros enfoques
2007 del realismo 554
Las imágenes que se reproducen en esta obra
son de la exclusiva responsabilidad de su autor.
Bibliografía 572
CUBIERTA
José García Cordero. Sólo el filete les importa (detalle). Índice onomástico 580
Ramón Oviedo. Sin título (detalle).
PÁGINA 1 Índice de ilustraciones 588
Daniel Henríquez. Caserío azul (detalle).
PÁGINA 2
Inés Tolentino. Sin título (detalle).
1|1 La crítica en un proceso de nuevos cambios

1
L A
las
E X T E N S I Ó N D E
artes hacia los 80

En 1979, el poeta Pedro Mir publica el libro Fundamento de Teoría y Crítica de Arte,
año en el cual confluyen las opiniones de Marianne de Tolentino, Luis Lama, Jeannette
Miller y Humberto Soto Ricart, los cuatro principales cronistas de las artes que transi-
tan hacia los años ochenta; sus predecesores de la misma época: Fernando Peña Defilló
y María Ugarte, han establecido personales distancias en el hacer crítico. El primero, de-
dicado de lleno a su producción pictórica después de haber dado cátedra de opiniones
sustentadas en el conocimiento y la posición independiente en textos redactados sin ro-
deos: breves, directos y regularmente reconocedores de señales de la dominicanidad.
María Ugarte se concentra en las investigaciones del patrimonio arquitectural de San-
to Domingo, tarea que comparte con la dirección del Suplemento Cultural del diario

Mariano Eckert|Doña María entre Segovia y Santo Domingo|Óleo/tela|61 x 81 cms.|2000|Col. María Ugarte.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |8| |9| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

«El Caribe», en el cual publica también sus diversos escritos sobre materia nacional de de quien era el proclamado «Poeta Nacional» apareció circundada por el silencio,|1| lo |1|
De Tolentino,
las artes. Mujer capacitada y erudita, la Ugarte es una veterana maestra de la crítica que cual no ocurre con la Historia de la Pintura Dominicana que Jeannette Miller publica Marianne.
Listín Diario.
se entusiasma y acoge en el suplemento a su cargo a todo colaborador, en ciernes o pro- con el patrocinio del Banco de Reservas, en 1979, convirtiéndose en la primera investi- Mayo 8 de 1978.
Páginas 13-14.
fesional, de la comunicación escrita y de alcances socioculturales. Ella enlaza dos etapas gación novedosa sobre el arte nacional conjuntamente con La Pintura en la Sociedad
de la crítica moderna sobre artes visuales: la comprendida entre 1930 y 1970, de la que Dominicana (UCMM, 1979), de Danilo De los Santos. Hasta la publicación de estos li- |2|
Lama, Luis.
es voz importante, y la etapa posterior que incluye a Peña Defilló, Jeannette Miller, So- bros sólo se contaba con la obra general e informativa del historiador Emilio Rodríguez Listín Diario.
Mayo 19 de 1979.
to Ricart, Arnulfo Soto, de Tolentino y Luis Lama, entre otros. Demorizi titulada Pintura y Escultura en Santo Domingo, publicada siete años antes, en Página 5.

Retornando a Pedro Mir, su libro Fundamento de Teoría y Crítica de Arte es la contri- 1972, a su vez precedida por Arte Dominicano, de Darío Suro, una monografía que es-
bución de un conocedor de la estética quien, sin embargo, no escribe sobre el quehacer te maestro redactó a solicitud de la OEA, cuya edición nacional aparece en 1969. Aun-
de las artes plásticas dominicanas, exceptuando algunos textos que le solicitan un par de que su tópico es la pintura y los pintores dominicanos, las investigaciones de la Miller y
artistas, realmente privilegiados por sus opiniones de escritor y poeta relevante. La obra De los Santos superan las referidas obras que le anteceden. En cuanto a ella, su investi-

gación la sitúa como historiadora del arte en proyección de otros alcances personales. Es-
cribe Lama que su historia se presenta como la culminación de varios estudios de la au-
tora (…). El libro convierte a «Miller en una especialista en materia de nuestra historia
plástica».|2| En el prólogo, María Ugarte señala a su vez que la obra «se caracteriza por
su precisión y objetividad, cualidades que la definen como un trabajo esencialmente di-
dáctico. El notable poder de síntesis de la autora, inalcanzable si no dominara la materia

Fernando Peña Defilló|Retrato de Jeannette Miller|Óleo/tela|139.7 x 121.92 cms.|1997|Col. Privada. Paul Giudicelli|La Santa Cena (fragmento)|Óleo/cartón|20 x 92 cms.|1959|Col. Efraín Castillo.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |10| |11| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

|3| tratada, contribuye a enriquecer los méritos del libro. Libro éste que ha podido produ- Conde le propusieron que escribiera de la plástica dominicana. Ella se animó y, con el |5|
Ugarte, María. Fabián, Matilde.
Prólogo Historia cirse en forma tan completa gracias a que su autora ha sido un testigo directo y sagaz de apoyo y la orientación de doña María Ugarte, se inició en el mundo de la crítica y la Listín Diario.
de la Pintura. Abril 28 de 1986.
Miller. Página 9. ese mundo de la plástica dominicana tan compleja, tan difícil y tan fascinante».|3| historia de las Artes Plásticas Dominicanas».|5| Página 7.

Jeannette Miller es una reconocida mujer escritora sobre quien Manuel Rueda traza un Con licenciatura en letras y labor docente ejercida en centros universitarios y en laENBA,
|4| |6|
Rueda, Manuel. certero perfil con economía de palabras: «Figura de gran personalidad en nuestras le- en donde enseña Historia del Arte, Jeannette Miller se adentra al quehacer de la crítica, es- Miller, Jeannette.
Dos Siglos de El Caribe.
Literatura tras. Parece haberla rodeado siempre la leyenda como una hija de un padre, Freddy Mi- cribiendo para el diario «El Caribe», órgano con una importante y reconocida labor en el Junio 7 de 1975.
Dominicana. Página 5.
Poesía II. ller, cuentista, prematuramente desaparecido y transportado a una galaxia desconocida, campo de las artes nacionales. La escritura de la Miller se hace sentir en la década de 1970,
Página 475.
y de su abuela, Julita Otero, que envejeció en el recuerdo de una carrera de soprano ab- período en el cual ella levanta algunas interrogantes como las siguientes: ¿Camina nuestra |7|
Idem.
soluta, como no ha habido otra en el país. Esa aura de leyenda acompañó desde niña pintura hacia lo «Dominicano»?...|6| ¿Qué es una cultura? ¿Cultura nacional?|7| ¿Qué El Caribe.
Suplemento
sus precoces actuaciones teatrales (…). Después, ya se hizo una artista madura, una crí- pasa con la Escuela de Bellas Artes?...|8| Sus respuestas a esos tópicos son reflexiones que Cultural.
Octubre 4 de
tica de arte, una maestra de lengua española, guionista de cine, creadora de monogra- atañen al devenir de la pintura dominicana y a su desenlace durante los años del 70. 1975. Página 5.

fías de arte, disertante en cónclaves de mujeres ilustres, articulista de los principales dia- Respondiendo a la primera interrogante (de si existe lo dominicano en nuestra pintu- |8|
Idem.
rios nacionales y tantas otras cosas a las que es llevada de continuo por su avidez de co- ra), la Miller ofrece los criterios que se desglosan a continuación: El Caribe.
Suplemento
nocimiento, por su pasión de arte y de vida».|4| Autora de varios libros de poesía de 1| «Jaime Colson y Yoryi Morel, Gilberto Hernández Ortega y Paul Giudicelli, repre- Cultural.
Noviembre
voz inconfundible, vincula la crítica de arte con su militancia cultural durante la déca- sentan dos momentos básicos en nuestras artes plásticas. Los primeros, pioneros del ar- 15 de 1980.
Página 19.
da de 1960, en la cual se relaciona con muchos artistas, sobre todo en el momento de te dominicano, solucionan sus temas con visión o técnicas eminentemente europeas:
la revolución de Abril de 1965. «Fernando Peña Defilló, Ada Balcácer y José Ramírez Colson, cubista a ratos y luego definitivamente noclásico, es un pintor viajero que bebe

Eligio Pichardo|El bicicletero|Técnica mixta|86 x 131 cms.|1959-1960|Col. Privada. Gilberto Hernández Ortega|Medium|Gouache/papel|66 x 49 cms.|1960|Col. Familia Hernández Mejía.
Jaime Colson|Sin título|Óleo/tela|80 x 63 cms.|1938|Col. Museo Bellapart. Yoryi Morel|Camino de Santiago|Óleo/cartón|58 x 67 cms.|1954|Col. Efraín Castillo.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |12| |13| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

en las fuentes internacionales de su época; sus temas dominicanos no resultan domini- obra informalista beneficia el espíritu de cambio. Bidó incursiona en bloques pictóri-
canos. Morel, costumbrista y folklórico, utiliza el impresionismo como lenguaje formal, cos de proporciones primitivas. Oviedo busca la solución en el espacio. Lepe se realiza
logrando cuadros demasiado bellos, resueltos a la manera española de la época. Poste- en un cubismo expresionista. Aguateras. El bacá cargando al muerto, Muchacha domi-
riores y más libres, Paul Giudicelli y Gilberto Hernández Ortega introducen una acti- nicana, La moriqueta, Mujeres peinándose, Niños bajo la lluvia, son temas que hablan
tud de auténtica búsqueda de lo nuestro; Hernández Ortega, intuitivo y poético, crea de nuestro contexto.
su pintura mágica, barroca por el abigarramiento de elementos, plasmando nuestras le- 6|La mayoría de estos artistas se agrupan en el primer movimiento que sacude la acti-
yendas y creencias; Giudicelli utiliza una pintura geométrica (abstracta o figurativa) que tud prejuiciada y mojigata hacia la obra de arte: el grupo Proyecta. Su primera exposi-
procede del estudio formal de nuestras primeras manifestaciones artísticas: el taíno». ción colectiva es un acontecimiento masivo (...). Proyecta echa la semilla de un cambio
2|«Artistas como Suro (…), Hernández Ortega y Eligio Pichardo (…), inician sus obras que alcanza al artista y al espectador.Trata de dar su justo calor a la obra de arte como
con un marcado interés nacionalista. Suro con una temática racial traída de su aprendi- puente entre emisor y receptor. Se difunden las intenciones perseguidas por el autor, las
zaje con los maestros de la Escuela Mexicana; Pichardo con un expresionismo defor- exposiciones de Proyecta eran clases permanentes para los que pedían explicaciones ante
mante y un tema de alto contenido dramático: el hambre y los ritos de nuestro folklo-
re. Pero causas y estímulos diversos llevan a estos dos artistas a residir al extranjero, don-
de, absorbidos por medios cosmopolitas, han tronchado, momentáneamente, ese seguro
camino a una obra eminentemente dominicana y, lo que es peor, la posibilidad de que
su trabajo repercuta en nuestros jóvenes pintores».
3|A «partir de la década del 60, mecanismos de cambio inciden en la mentalidad del
hombre dominicano y del artista. El advenimiento de una época conflictiva, pero más
abierta, lleva a nuestros pintores a desintegrar su vieja imagen del hombre. Una prime-
ra actitud de búsqueda de ansias de libertad, de gustar lo «prohibido o lo desconocido»;
la necesidad de un cambio de valores en todos los órdenes lleva a la mayoría de los ar-
tistas a lanzarse al experimento, y experimento para los dominicanos de la década del
60, para nuestros tardíos revolucionarios de las bellas artes, son el abstraccionismo, el cu-
bismo, el informalismo...».
4|La tradición que partía de Colson y Yoryi Morel, y que de una forma u otra conti-
nuó con Hernández Ortega, Giudicelli y Eligio (aún reconociendo los esfuerzos de
cambio de estos últimos) fue subvertida radicalmente. La revuelta política conllevó la
revuelta pictórica. Domingo Liz, Ada Balcácer, Fernando Peña Defilló, Oviedo, Bidó,
Lepe, de diversas promociones y con diversas actitudes, se lanzan a buscar otro lengua-
je. Liz y Balcácer, básicamente gráficos, logran connotaciones particulares; ya no se re-
conoce a ningún maestro en sus dibujos, son ellos mismos, creando estructuras que lle-
nen una particular necesidad de expresión».
5|A la inversa de otros, Peña Defilló es uno que regresa de Europa, con sus recursos
extrapictóricos rompe los moldes de la hechura tradicional del cuadro, crea actitudes de
curiosidad, rechazo, y luego aceptación de la postura libre del que crea. El aporte de su Ada Balcácer|La media isla|Óleo/tela|130 x 130 cms.|Década 1980|Col. Privada.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |14| |15| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

esas obras diferentes, despegadas del «cuadro tradicional» al que estaban acostumbrados.
Casi paralelamente Santiago produce un grupo de jóvenes autodidactas, el Friordano:
Orlando Menicucci, Danilo De los Santos, Daniel Henríquez, Frinette Torres, Rober-
to Ceballos y Nonora Fondeur se juntan para aprender a pintar; consideran que el in-
tercambio y la investigación a nivel formal de la obra de nuestros artistas los puede ayu-
dar y hacen lo que pueden. Celebran catorce exposiciones, las llevan al interior, las traen
a la capital; fomentan discusiones sobre la receptividad de estas obras (…). Un poco más
tarde, jóvenes egresados de la Escuela Nacional de Bellas Artes forman el grupo Refle-
jo (…) Sus postulados son, en síntesis, un arte del pueblo y para el pueblo.
7|También en 1972 la UCMM celebra una inmensa exposición colectiva que marca un
hito en cuanto a mostrar la nueva realidad de nuestro arte: Nueva Imagen.

Fernando Peña Defilló|Sin título|Mixta/papel|123 x 124 cms.|1986|Col. Virginia Goris. Ramón Oviedo|Los mirones|Óleo/papel|16 x 13 cms.|1965|Col. Efraín Castillo.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |16| |17| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

Ocho de doce artistas participantes llevan una obra eminentemente figurativa, de tema ce como elemento básico de referencia, como necesario lenguaje que tenderá un puen- |9|
Idem.
eminentemente dominicano. En aparente involución, la obra de los artistas dominica- te de unificación y conciencia. El «bello cuadro» no existe en esta presentación de una El Caribe.
Op. Cit.
nos se desprende del ansia experimental, de la realización puramente individual, para realidad infeliz, escasa o a veces incoherente. La única belleza que podemos encontrar Junio 7.

pintar para muchos o para que muchos pinten por ellos. Sin dejar de lado las técnicas es la de la plasmación de una realidad que se descubre, que se hace consciente para los
aprendidas (collage, materiales extrapictóricos), las utilizan para enriquecer al hombre y demás. Si interrelacionamos las categorías (bueno, verdadero y bello), un cuadro que de-
a la mujer dominicanos, plasmados en sus momentos más dramáticos. nuncie la verdad siempre será bello y un cuadro angustiado también, aunque utilicen
8|»El curso de los acontecimientos había reafirmado esa intención de búsqueda obli- recursos de destrucción de lo estético.|9|
gada en nuestros artistas para testimoniar la estabilización de la injusticia, en una con- El texto que se ha referido, publicado en junio de 1975, es el eje inicial del análisis que
frontación social que golpea su sensibilidad y su natural deseo de equilibrio y de armo- en línea general ha de seguir Jeannette Miller y que tiene que ver con el período de
nía. No lejos de lo que constituye un movimiento casi uniforme en toda América La- diez años a partir de 1965; análisis que reconsidera y enmienda con otros puntos de
tina, el artista dominicano recurre a un neohumanismo donde la figuración se estable- vista, lo que es normal a toda tesis. En el mismo refuerza otras posiciones con el afian-

zamiento de un ejercicio sustentado en su particular libertad de opinión, las más de las


veces descomprometida de terceros, regularmente apoyada en sus preferencias del ar-
te, de determinados artistas y de específica linealidad expresiva o lingüística. En otro
artículo donde pregunta qué es una cultura y qué es una cultura nacional, fundamen-
ta las respuestas en base a referencias de estudiosos (Cassirer, Levy Strauss,…) que re-
lacionan lo cultural con el ambiente, el ecosistema, la geografía, los procesos sociales y

Leopoldo Pérez (Lepe)|Velorio|Tinta/papel|57 x 76 cms.|1965|Col. del artista. Daniel Henríquez|Espantajo|Mixta/tela|50 x 30 cms.|1970|Col. Privada.
Orlando Menicucci|Gólgota urbano|Mixta/tela|71 x 51 cms.|1969|Col. Privada.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |18| |19| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

|10| las significaciones que todo ello tiene para el ser humano. Reduciendo el concepto sigue público masivo con fines exclusivamente adquisitivos. Este último se relaciona a |12|
Idem. Idem.
El Caribe. cultural mediante el cual el sujeto tiende a simbolizar y a crear, la Miller sostiene cin- «La creciente importancia de las artes plásticas en el mercado nacional; el crecimiento El Caribe.
Op. Cit. Suplemento
Octubre 4. co puntos de vista interrelacionados: de una clase media que impone sus gustos desorientados y exige determinados produc- Cultural.
Octubre 4 de
1|Cada grupo cultural debe buscar su nivelación en los elementos de su medio am- tos para adornar los lugares donde vive, hace peligrar nuestra creatividad, llevándola por 1975. Página 5.
|11|
Miller, Jeannette. biente y en la realización de su personalidad síquica específica. 2|Los valores en juego un camino de seguridad económica que trae la contraparte del suicidio artístico».|12|
El Caribe. |13|
Suplemento de determinada cultura son eminentemente particulares. 3|Los llamados valores uni- La comercialización, enjuiciada por el maestro Darío Suro como «una de las peores en- Suro, Darío.
Cultural. Referido por
Julio 12 de 1982. versales a nivel estético-representativo pueden no ser válidos para determinada comu- fermedades que han venido penetrando la creatividad durante los últimos años»,|13| J. Miller.
Página 15. El Caribe.
nidad. 4|El valor, en cuanto a significado, se lo dan los miembros de ese grupo cultu- es para la crítica Miller una condición que «ha abierto el apetito a artistas jóvenes y no Suplemento
Cultural.
ral, y 5|El término cultura es utilizado por nosotros en su acepción de capacidad sim- tan jóvenes, porque resulta que de diez años para acá, en Santo Domingo se puede vi- Noviembre
7 de 1981.
bólica organizativa, o sea, como resultado de una capacidad particular de relacionar, que vir del arte y se puede vivir bien. La proliferación de academias no se ha hecho espe- Página 15.

llamaremos creatividad.|10| rar y los resultados son exposiciones penosas. (…) Porque resulta que ser artista se ha

Al plantear los citados puntos, Jeannette Miller los reduce al campo de las Artes Plásti- puesto de moda y muchas de las personas que tratan de figurar como tales sólo buscan |14|
Miller, Jeannette.
cas, para argumentar que una cultura tiene sus particularidades y que sólo a través de el éxito económico o el aparecer en los periódicos aunque sea con sus nombres impre- Op. Cit.

esas particularidades puede el hombre artista expresarse de manera genuina. (…) sos en una larga lista de enumeraciones y todas estas realidades van deteriorando la ima-
A la altura de la década de 1970, Jeannette Miller distingue «un arte dominicano que gen de la plástica dominicana, aunque hay que admitir que hay grupos, desgraciada-
despunta con sus verdaderas raíces, con su lenguaje propio, lleno de una dignidad for- mente minoritarios, en proporción a esta avalancha de nombres nuevos, que sí están tra-
mal que se sostiene por sí misma»,|11| opuesto a otro: mimético, de consumo, que per- bajando de manera seria y ascendente».|14|

Rosa Idalia García|Naturaleza|Óleo/tela|119 x 150 cms.|2002|Col. de la artista. Cándido Bidó|Sueño|Acrílica-lápiz-tinta/papel|74 x 54 cms.|1989|Col. del artista.
Domingo Liz|Ciclistas|Acrílica/tela|100 x 75 cms.|1992|Col. Banco Popular.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |20| |21| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

|15| El desarrollo del mercado de las artes con la proliferación de galerías, marchantes, aca- cada de 1980, cuando la Miller escribe sobre el crítico estado de la Escuela Nacional de
Idem.
El Caribe. demias artísticas y exposiciones de toda índole (benéficas, institucionales, conmemora- Bellas Artes, contrastando su situación con el programa desarrollista del Estado Domi-
Enero 8 de 1983.
Página 15. tivas, individuales, …), tienden a crear un «boom», del que se hace eco la prensa con la nicano, que no le presta la atención requerida. Para este momento gobierna Antonio
publicación de las crónicas pertinentes, asumidas por críticos y reporteros. Hay casos en Guzmán, asociado al Partido Revolucionario Dominicano, el cual revierte políticas del
los que se percibe que algunos cronistas están al servicio de galerías y de artistas, entre régimen balaguerista (1966-1978).
los cuales están los que ofrecen el obsequio de obras como gratificación publicitaria. La ¿Qué pasa con la Escuela de Bellas Artes?... Con casi cuatro décadas de fundada y una
proliferación de los factores mercantiles para satisfacer la demanda de una clase media matrícula de casi 700 alumnos en 1980, la importancia de la ENBA «ha decrecido por
emergente y desconocedora del valor estético de la creación, promueve el aumento de varias razones: el surgimiento de otros centros de enseñanza artística (Escuela de Artes
la población de pintores y otros productores, entre ellos muchos jóvenes «que sufren de la UASD y el IES) y la no asignación por parte del gobierno de un presupuesto que
una desinformación al respecto y, en consecuencia, siguiendo la actitud de sus antece- permita a ese centro de estudios crecer proporcionalmente al número de inscripciones
sores, pintan, dibujan y esculpen para vender».|15| Es lo que ocurre a inicios de la dé- que está teniendo», escribe la Miller reconociendo que el aumento de alumnos «da una

Danicel|Mujeres y canastas|Óleo/tela|97.3 x 130.6 cms.|1969|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes. Darío Suro|Lluvia en el mercado de La Vega|Óleo/tela|53.5 x 63.5 cms.|1946|Col. Museo del Arte Moderno.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |22| |23| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

|16| idea aproximada del interés que existe en nuestra juventud sobre el aprendizaje de la Gaspar Mario Cruz, Marianela Jiménez, Radhamés Mejía Estévez, Gloria Montilla y
Idem.
El Caribe. plástica»|16| En 1980, este centro ha sido mudado del flamante Palacio de Bellas Artes Domingo Liz; los graduados en la etapa 1946-1952, seguidos de representantes de la
Suplemento
Cultural. al Palacio de Borgellá, localizado en la Zona Colonial, donde el programa funciona con generación del 1960: Cándido Bidó, Elsa Núñez, Lepe, Nancy Rosado, Vicente Pi-
Noviembre
15 de 1980. un «estrecho presupuesto de sólo 40 becas de 50 pesos para los estudiantes más sobre- mentel, José Ramón Rotellini, José Ramírez Conde, Amable Sterling, Norberto San-
Página 19.
salientes, y 600 pesos mensuales para cubrir gastos de materiales, libros para la bibliote- tana, Ángel Haché y Roberto Flores, a los cuales se asocian egresados con activo ejer-
|17| ca de artes plásticas (que no deja de ser un proyecto), parte del material de oficina». Ubi- cicio desde los años 1970: Rosa Tavárez, Joaquín Ciprián, Freddy Javier, Juan Medina,
Idem.
cada en una edificación con deficiencias funcionales, «las necesidades que enfrenta la Martín Santos, Frank Almánzar,Vicente Fabré y Fernando Ureña Rib. Docentes de es-
ENBA no permiten una mejor puesta en práctica de la idea que ostentan los profesores ta etapa son también: Pedro García de Villena, Mairení Cabral, Aída Cartagena Porta-
y alumnos del Centro, con relación a su óptimo desenvolvimiento».|17| latín y Jeannette Miller.
En el período 1975-1985 el cuerpo docente de la Escuela Nacional de Bellas Artes lo Para el período citado, la mayoría de los artistas-docentes que se asocian a las genera-
conforman egresados que representan diferentes generaciones. Desde los veteranos ciones del 1960 y 1970 han reorientado la dicción plástica, apartándose casi radicalmen-

te del desahogo expresionista y de los contenidos sociales de los discursos, pero sin per-
der el estilo individual, salvo algunas excepciones. Sobre todo, artistas como Bidó, Elsa
Núñez, Lepe y Norberto Santana alcanzan trascendencia consagratoria al sostener una
proyección que acoge la atención de la crítica y del público. También para los años
1975-1985, Joaquín Ciprián, Rosa Tavárez y Fernando Ureña Rib se acercan a esa po-
sición que en el caso de Ramírez Conde es una trascendencia asociada a su carisma y

Rosa Tavárez|Personaje Nº 2|Aguafuerte/papel|40 x 60 cms.|1978|Col. de la artista. Ángel Haché|Elsa pensativa|Carboncillo/papel|30 x 24 cms.|1984|Col. Ángel Haché y Elsa Núñez.
Joaquín Ciprián|Estudio de desnudo IV|Mixta/papel|65 x 35 cms.|1971|Col. del artista.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |24| |25| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

rareza individual, porque él se niega a exponer públicamente, manteniéndose en la re-


serva de la automarginalidad, maniáticamente dibujando, aunque la ejecución de varios
murales públicos expresa lo contrario.
Los libros de historia de Miller y de De los Santos reproducen obras pictóricas que per-
miten apreciar los cambios formales que ofrecen las producciones de Bidó, Lepe, Ha-
ché, Ramírez Conde, Santana, la Núñez y otros artistas vinculados a la ENBA. Pero es-
tos pintores de la generación de 1960 no son los únicos que ofrecen una «evolución»
pronunciativa, ya que la misma se da en miembros de la generación que residen en Eu-
ropa, como ocurre con José Rincón Mora e Iván Tovar; transformación expresada tam-
bién localmente por Ramón Oviedo, Jorge Severino, Soucy de Pellerano, Geo Ripley,
Rosa Idalia García, José Miura y Daniel Henríquez, para citar otros nombres.

Freddy Javier|Ofrenda al Caribe (Serie «Coladores»)|Mixta/tela|59 x 48 cms.|2002|Col. del artista. Alonso Cuevas|Bodegón|Mixta/tela|91 x 120 cms.|1974|Col. Banco Popular.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |26| |27| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

1|2 Caracteres del período 1980 Otra explicación al respecto tiene que ver con sobresalientes maestros (Colson, Her-
nández Ortega y Yoryi Morel), quienes, a pesar de la desaparición física, siguen influ-
yendo con sus consabidos códigos plásticos; pero se da el caso de actualizaciones técni-
cas (Suro) y temáticas (Peña Defilló) que logran adeptos. El empleo del aerosol por Su-
ro entre 1965 y 1970 encuentra seguidores, al igual que su enfoque del cielo domini-
cano. El «pop art» y el fotorrealismo momentáneo de Peña Defilló en la década de 1970
tiene inmediatos partidarios, aunque algunos jóvenes pintores como Alberto Bass ofre-
cen sus versiones simultáneas, específicamente en el fotorrealismo.
La acusada ingestión de corrientes internacionales tiene sus «dominicanizadores», pero
también sus contrarios; es decir, aquellos que la asumen con intención decorativa, mi-
mética y banal. Estos últimos se diferencian de pintores que, al regresar del exterior
donde estudian y residen (España, Estados Unidos, Francia, …), traen consigo influen-
cias locales sustraídas incluso de pintores latinoamericanos localizados en algunas de esas
plazas. Las sustracciones conservadoras son más que las ultravanguardistas; sin embargo,
unas y otras tienden a tener un carácter efímero, porque el «canibalismo visual» (comer
reconocidos artistas de América y Europa) tiene sus resultados digestivos visibles duran-
te el decenio de 1980, marcado por caracteres, hechos y fenómenos que se asocian al
devenir de las artes.Veamos:
1|Auge mayor de las artes nacionales, especialmente de la obra de caballete, seguida de
la obra gráfica (afiche, grabado y serigrafía) y del arte fotográfico, al cual se asocian mi-
litantes grupales. El mercado y la promoción en los medios de comunicación (prensa)
se vinculan estrechamente a ese auge.
2|La rivalidad de las principales voceras del quehacer crítico, Marianne de Tolentino y
Si para inicio del decenio de 1980 se da un tono «evolutivo» de los expresionistas se-
Jeannette Miller, cuyas opiniones son emitidas desde los importantes periódicos Listín
sentistas, en algunos de ellos se producen inclusive cambios de lenguaje y de temario,
Diario y El Caribe. La Miller es partidaria del «arte desgarrado», no «decorativo», no
característica que se observa en muchos representantes más veteranos (Suro, Peña De-
mercantil, siendo acérrima defensora de veteranos artistas. De Tolentino acoge las nue-
filló, Guillo Pérez, Silvano Lora, Cestero,…).
vas vertientes asociadas al arte que llama «encantatario», entusiasmándose con el auge
El cambio de orientación que asumen los principales protagonistas activos de la pintu-
de las nuevas vertientes, por los jóvenes artistas y por el arte en general, el cual promue-
ra dominicana, permite más de una explicación social. Una, la democracia ha converti-
ve hacia el exterior aprovechando el desempeño de cargos oficiales en diferentes go-
do al país en un área abierta y un gran número de artistas siguen direcciones y modas
biernos. Su accionar conlleva la participación de artistas nacionales en bienales y festi-
externas que contrastan con los aferrados a estilos personales o tradición escolar, a los
vales internacionales (Cagnes-Sur-Mer, Sao Paulo,…).
que podríamos llamar «los puros» o los «no contaminados», como es el caso de Maria-
3|Es constituida la Sección Dominicana de la Asociación Internacional de Críticos de
nela Jiménez, Jacinto Domínguez, Nidia Serra, Plutarco Andújar, Domingo Liz,…
Arte (AICA), con sede en París y afiliada al estatuto consultivo de laUNESCO desde 1951.
Asesorado y presidido por el Secretario General de AICA, Roul-Jean Moulin, se forma
Instituto Postal Dominicano|Sello|Emisión 1984|Pintura Colección Museo de Arte Moderno. un comité provisional que se incorporaría como Asociación Dominicana de Críticos de
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |28| |29| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

Arte (ADCA); comité integrado por Pedro Mir (Presidente), Marianne de Tolentino (Vi- Adelaida de Juan (cubana), Carlos Arean (español) y Marta Traba (argentina). De Juan es |18|
De Juan, Adelaida.
cepresidente), Silvano Lora (Secretario General) y miembros: Danilo De los Santos, autora de libros donde reúne reseñas de expresiones latinoamericas celebradas en La Ha- En Galería
Latinoamericana.
Freddy Ginebra, Martín López, Jeannette Miller y Fernando Ureña Rib. La conforma- bana, entre ellas las que abordan a un buen número de pintores dominicanos;|18| Arean, 1979.
Páginas 163-73.
ción de esta sección nacional tiene lugar en la Galería de Arte Moderno, en noviembre autor de una historia sobre La Pintura en las Naciones Iberoamericanas, ofrece una apre-
de 1981, alcanzando un desenvolvimiento caracterizado por el letargo frente a una pro- tada panorámica del quehacer dominicano no carente de análisis al enfocar a los princi- |19|
Arean, Carlos.
yección de objetivos eficaces y esfuerzos de animación. pales autores que su vista alcanza para el momento de la publicación de su libro.|19|La Referencia
en El Caribe.
4|La Galería de Arte Moderno continúa aumentando su accionar con la gerencia de Ro- Traba publica un artículo donde comenta la «Historia de la Pintura Dominicana» de Enero 13-20
de 1979.
sa Meléndez, quien logra organizar nuevas bienales en 1981 y 1984, al tiempo que influ- Jeannette Miller, señalando: «Faltaba que escribiera este libro que sale del género de la
ye para que el Poder Ejecutivo autorizara la emisión de sellos de correo con reproduc- reseña amistosa y generacional, al estilo de Arte Dominicano de Darío Suro (Publicacio- |20|
Traba, Marta.
ciones de obra de Jaime Colson (Merengue 1938), Yoryi Morel (Campesino cibaeño, nes Ahora, 1969), y establece una historia documentada, con pautas estéticas claras (…) «Completando
el Mapa».
1941), Paul Guidicelli (Génesis de un gagá, 1963) y de Gilberto Hernández Ortega (El al mismo tiempo y pese al entusiasmo con que realiza su tarea y al ferviente deseo que El Caribe.
Suplemento.
manifiesta (sobre todo refiriéndose a los artistas actuales), de festinar tanto lo folklorico Junio 5 de 1982.
Página 14.
como lo provinciano para descubrir una producción seria y, de alguna forma, dominica-
na, no cae en la tentación de elogiar en exceso un conjunto todavía pobre, que por di-
versas razones quedó atrás respecto a los países del Caribe y Centroamérica».|20|
6|La presencia de críticos internacionales fue uno de los aspectos que definieron el Pri-
mer Simposio Iberoamericano de Escultura, auspiciada por el Colegio de Artistas Plásti-
cos y la Secretaría de Turismo, acogida por la GAM, en cuyos alrededores trabajaron sus
obras más de 50 escultores procedentes de América y España, a los que se sumaron artis-
tas locales. Debates, producciones directas frente al público y exposiciones en las galerías
capitaleñas, hicieron del simposio un hito memorable registrado en diciembre de 1985.
7|El arte del celuloide, cuyo pionero nacional es Francisco Arturo Palau (1879-1937),
ofrece variadas vertientes durante la década de 1980 después de otras experiencias aso-
ciadas a Max Pou/ Luis Alfredo Torres, a Franklin Domínguez/Camilo Carrau (La silla,
1968, y filmaciones publicitarias y televisivas que sobre todo se relacionan a Radio Tele-
visión Dominicana y Rahintel). El documental directo (reportaje), el vídeo experimen-
tal y testimonial y el videoclip asocian nombres nacionales (Martín López y Máximo
espejo, sin fecha). Las ediciones filatélicas iniciadas en 1980 incorporan otros pintores co- Rodríguez, Claudio Chea, Pedro Guzmán, Jean Louis Jorge, Juan Basanta Ortiz, Carlos
mo Abelardo Rodríguez Urdaneta, Leopoldo Navarro y Luis Desangles. La edición de Francisco Elías, René Fortunato,…), fílmicas que anteceden al film «Pasaje de Ida»
postales de arte y la continuación de grandes muestras antológicas son parte de los alcan- (1988), de Agliberto Meléndez, que plantea la posibilidad de la cinematografía local.
ces de la Meléndez, cuya gestión se extiende hasta 1988, sustituyéndole Porfirio Herrera. 8|La cerámica se difunde como renglón del Plan de Desarrollo Artesanal (PLANARTE),
5|Como parte de una brecha, nuestro aislado marginal arte comienza a subscribir dis- emprendido desde 1976 por la Fundación Dominicana de Desarrollo, institución priva-
cretas y ponderadas miradas en el exterior de parte de reconocidos críticos, entre ellos da, de fines no lucrativos, creada por el empresariado nacional. Si bien la cerámica po-
pular crece principalmente en Moca, y también la doméstica con caracteres del Kitsch,
Instituto Postal Dominicano|Sello |Emisión 1983|Escultura Colección Museo de Arte Moderno. ofrece su vuelo estético al ser asumida por un grupo de cultivadores artistas: Saíd Musa,
Instituto Postal Dominicano|Sello |Emisión 1982|Pintura Colección Museo de Arte Moderno.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |30| |31| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

Thimo Pimentel, Jacqueline Soto, Carlos Despradel, Fernando Varela, Marcia Landais y en «El Nuevo Diario». Surgido en 1979, este grupo asocia a Emilio Brea, Omar Ran-
María Rosa Fernández Bonilla, entre otros. cier y Gustavo Moré, entre otros nombres. Con el premio concedido a Plácido Piña
9|Aumenta la atención hacia el quehacer de la arquitectura de parte de profesionales (1984), la arquitectura entra como categoría en las bienales nacionales.
de este arte, muchos de los cuales se interesan por su campo funcional, externo e inter- El auge señalado en la arquitectura cementa fértiles tierras, destruye en muchos casos
no. Localmente se produce un amplio desarrollo del diseño y la construcción en cen- recursos ecológicos y borra vestigios patrimoniales de orden republicano al buscarse re-
tros urbanos y turísticos, asociándose al desarrollismo galopante, al auge de la inversión cuperar las construcciones coloniales. Los crímenes arquitectónicos no faltan en una se-
y la banca inmobiliaria, aspectos no ajenos al aumento de los profesionales, muchos de cuela que incluye al pintoresco poblado de Samaná, pasando por la vetusta Catedral ve-
estos se nuclean como grupos (Módulos, Espacio Cinco,…), se asocian a pujantes fir- gana y culminando con la obra maestra del Hotel Jaragua.
mas construccionistas acreditadas y nuevas. La escritura y el debate sobre temas, que tie- 10|El retorno del concurso de arte Eduardo León Jimenes a partir de 1982 es un rele-
nen como singular precursor al investigador Eugenio Pérez Montás, agregan al grupo vante hecho para el sector artístico y para la comunidad de Santiago, su tradicional sede.
de estudio, crítica e investigación «Nueva Arquitectura», que produce una hoja semanal El retorno sigue una celebración anual, convirtiéndose después en un concurso-bienal.

Instituto Postal Dominicano|Sello |Emisión 1982|Pintura Colección Museo de Arte Moderno. Instituto Postal Dominicano|Sello |Emisión 1982|Obra Colección Familia Matos Rodríguez.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |32| |33| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

11|La aparición del diario Hoy, fundado por el inversionista Pepín Corripio en 1981, mar- tas. Se trata de un aspecto de difusión y, al mismo tiempo, de promoción mercadológica. |21|
Pérez de Cuello,
ca un hito en el periodismo dominicano, conllevando la edición del Suplemento Cultural Antes de la década de 1980 se editan libros que tienen carácter monográfico, como la obra Catana /
Solano, Rafael.
«Isla Abierta», dirigido por el poeta Manuel Rueda, con la asistencia de Soledad Álvarez. de Belkis Adróver sobre Abelardo Rodríguez Urdaneta, cuya modesta edición en blanco y El Merengue...
Página 455.
12|Establecimiento del enclave Altos de Chavón, con el sobrenombre de «Ciudad o Vi- negro (1974) contrasta con otros de años posteriores: 10 Años de Fotografía Dominica-
lla de los Artistas». Este ecléctico y teatral proyecto arquitectural, concebido como pue- na/ Grupo Jueves 68 (Edic. León Jimenes 1978) y Jaime Colson-Memorias de un pintor |22|
Solano, Alejandro.
blo para la recreación y el estudio, localizado en la provincia La Romana, emerge con trashumante (Fundación Colson, Inc. 1978). Se trata de monografías que no se pueden La Noticia.
Enero 3 de 1978.
la Fundación Cultural Altos de Chavón en 1983, conformado por cinco dependencias: comparar en sus objetivos editoriales con las que en los 80 los propios artistas autofinan-
La Escuela de Diseño, el programa de Artistas en Residencia, la Galería, el Museo Ar- cian a partir de Wifredo García (1981), seguido de Cándido Bidó (1981 y 1989), Domin-
queológico Regional y Casa de Chavón en Santo Domingo. go Batista (1982 y 1988), igualmente de Fernando Peña Defilló (1983), Ramón Oviedo
13|El impulso de los festivales de cultura, tanto de carácter oficial como particular, de (1985), Luis Bretón (1985), Elsa Núñez (1983) y Fernando Ureña Rib (1989), entre otros.
instituciones gubernativas y organizaciones sin fines de lucro. Durante la gestión del 18|El repunte de la música folklórica nacional con la multiplicación de agrupaciones: com-
Presidente Jorge Blanco (1982-1986) se establece el Instituto Nacional de Cultura en-
cabezado por Agliberto Meléndez, cuya tarea principal fue montar el Festival Nacional
de Cultura, el cual no pasa de dos ediciones. Entre los festivales de iniciativa privada se
registran el Festival de la Primavera Arte Vivo, en Casa de Arte, Inc. (Santiago) y el Fes-
tival Campesino de Salcedo. Estas celebraciones se multiplican en el decenio 1990.
14|La celebración de importantes exposiciones antológicas, generacionales y retrospec-
tivas, las cuales ayudan a comprender la historia del arte nacional y el rescate de nom-
bres olvidados. A la iniciativa de la Galería de Arte Moderno, que organiza las retros-
pectivas de Gilberto Hernández Ortega y Yoryi Morel, se suma Artes Club, formado
por un patronato que auspicia las retrospectivas de Jaime Colson (1988) y de los artis-
tas inmigrantes de Europa (1989), seguidas de otras posteriormente organizadas.
15|El protagonismo empresarial como auspiciador de exposiciones colectivas domini-
canas, algunos de los cuales promueven el arte nacional reproduciendo cuadros pictó-
ricos en las portadas de sus directorios. El Chase Manhattan Bank, el Banco Metropo-
litano, el Banco Central de la República y Codetel se suman al programa auspiciador
de Grupo León Jimenes y de instituciones universitarias.
16|La aparición de algunas entidades de iniciativa privada ensancha la anunciación de las bos y orquesta en los que se asocia el carisma de cantantes y músicos, la industria del disco, |23|
Bass, Alberto /
artes, sumándose a las que se desenvuelven desde la década de 1970. En Santiago aparece excelentes composiciones y orquestaciones. Catana Pérez de Cuello y Rafael Solano esti- Pérez, Faustino.
Diálogo
Casa de Arte, Inc., y en Santo Domingo el Voluntariado de las Casas Reales,Arte Club, Ins- man: «La década de los 80 trajo consigo una verdadera revolución en el merengue, consig- (Primera Parte)
Suplemento
tituto Dominicano de Cultura Hispánica y el Centro de Arte Nouveau, el primero con- nado bajo el impulso de determinadas influencias propiciatorias de radicales cambios…|21| Cultural.
La Noticia.
vertido en ONE y el último en una galería privada.Ambas entidades asumen un rol recep- 19|La sustentación de la crisis de la pintura dominicana, prevista por Jeannette Miller y Enero 24 de 1982.

tivo, auspiciador y dinámico relacionado sobre todo con la nueva generación de los 80. observada en 1978 por Alejandro Solano|22|y Alberto Bass,|23|integrante del Círculo
17|El auge de las publicaciones impresas relacionadas con exposiciones individuales y co-
lectivas (afiches y catálogos), sumándose la monografía centrada en la producción de artis- Grupo León Jimenes|Portada catálogo IX Concurso Arte|1981.
Grupo León Jimenes|Portada catálogo X Concurso Arte|1983.
Grupo León Jimenes|Portada catálogo XI Concurso Arte|1985.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |34| |35| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

|24| de Investigación Visual, al igual que León David, F. Arturo Rodríguez y Humberto So-
David, León y
otros autores. to Ricart, quienes, junto a José Rafael Sosa, ofrecen distintas reflexiones en una publica-
Crisis de la
Pintura ción|24|de 1987. ¿Qué plantean? La tragedia de un «país sin plástica» debido a que los
Dominicana.
Páginas 3-22. pintores ejecutan cuadros que encajan con cortinas y alfombras, originándose» «la trage-
dia de la monotonía».|25|Esto se debe a que «los nuevos ricos y algunos coleccionistas
|25|
Sosa, José Rafael. reclaman un tipo de imágenes vinculadas al orden decorativo,|26|lo cual es una contra-
Op. Cit.
Página 3. dicción ya que el arte debe estar en primer plano y el negocio en segundo lugar.|27|
Para Soto Ricart son varias las causas que originan la profunda y remediable crisis, entre
|26|
Bass, Alberto. ellas «...las ambiciones de los dueños de galería (…), la crítica vendida» que elogia desme-
Op. Cit.
Página 7. didamente y que introduce «elogiosamente recién egresados de la Escuela Nacional de Be-
llas Artes, institución oficial que (…) demuestra abiertamente un total retroceso en la en-

|27| señanza artística». La «crítica vendida» sitúa e iguala a estos egresados con aquellos verda-
Rodríguez,
F. Arturo. deros y grandiosos artistas nacionales».|28|León David relaciona la crisis del arte a la de
Op. Cit.
Página 9. valores y a la corrupción que amenaza a la sociedad: «El arte dominicano de hoy vive, a
pesar de lo que puedan sugerir críticos complacientes y marchands d’art cuyo afán comer-
|28|
Soto Ricart, cial obliga a la simulación, uno de sus peores momentos.Y es hora de empezar a poner los
Humberto. Op. Cit.
Páginas 10-11. puntos sobre las íes. O se faranduliza y banaliza nuestra plástica hasta convertirse en una

Lourdes Saleme|Brochure promocional Escuela de Diseño Altos de Chavón|1995. Lourdes Saleme|Afiche promocional Escuela de Diseño Altos de Chavón|1995.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |36| |37| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

|29| verdadera caricatura del arte o nos decidimos a romper con posturas y patrones de traba- ble e indeleble, forjada en hierro, no en cristal», no objetándose la cantidad de artistas que |31|
David, León. Comarazamy,
Op. Cit. jo que, instaurando nuevas normas para la labor de nuestros pintores y escultores, nos per- ha proliferado desde entonces, prueba evidente de muchas inquietudes». El autor de esta Francisco.
Páginas 14-15. Listín Diario.
mita salir del marasmo y la podredumbre en que nos encontramos»|29| reacción es el periodista cultural Francisco Comarazamy,|31|quien alude en las últimas Agosto 10 de
1987. Página 6.
|30| En su análisis David enumera males de la crisis: 1|La indigencia teórica de nuestros ar- observaciones a los artistas docentes que se vincularon a la fundación de la Escuela Nacio-
Idem.
Páginas 16-23. tistas, a los que califica de «verdaderos analfabetos»;2|»La ausencia de preparación artesa- nal de Bellas Artes, desde 1943. Sus observaciones prontamente reciben respuesta de León |32|
David, León.
nal de los mismos;3|Los anacrónicos programas de Bellas Artes y la Galería de Arte Mo- David|32|quien alega que, aunque el grupo no toca el aspecto de los artistas docentes, no Carta a Rafael
Herrera.
derno; 4|La ignorancia –con pocas excepciones– de los críticos que desconocen aquello es lógico deducir que en la «crisis» los culpables sean los que vivieron y trabajaron una o Listín Diario.
Septiembre
de lo que están hablando», expresándose «con frecuencia en un lenguaje críptico, metafó- dos generaciones antes. No veo porqué del delito del hijo o del nieto haya que culpar al 3 de 1987.

rico, que ni el mismo Champollion estaría en condiciones de descifrar…»;5|Las galerías padre o abuelo (…) pero sin negar la eclosión de una serie de talentos autóctonos, algunos
de arte «dirigidas por personas sin criterio artístico»;6|La ignorancia del público;7|»El de primera línea (…), de ningún modo tal hecho permite suponer que la excelencia, la se-
quehacer pictórico dejó de ser una actividad casi misional de sacrificados…»;8|El «tris- riedad y el profesionalismo en el trabajo artístico quedaron ya para siempre garantizados…

te papel que en medio de la crisis ha venido jugando el Colegio de Artistas Plásticos»; En primer lugar, buenos pintores no necesariamente son buenos pedagogos, ni tampoco se
9|La pintura «naif» haitiana que invade el territorio dominicano, que no es peor que mu- interesan en dejar epígonos; en segundo lugar, las condiciones actuales del mercado de la
chos de los cuadros dominicanos que se exponen en renombradas galerías».|30| obra artística son absolutamente sui géneris y en nada se parecen a las que se daban quin-
El diagnóstico de los citados autores fue calificado de incendiario panfleto cuyas «opinio- ce, veinte o cuarenta años atrás.Anteriormente ningún pintor o casi ninguno podía aspirar
nes» descomponen el sentido y la proyección de la actual pintura dominicana», descono- a llevar una vida decorosa en base a su labor creativa: o se dedicaba al profesorado o se de-
ciendo de paso los aportes de los maestros europeos que «dejaron una huella inconfundi- dicaba a otra actividad más remunerativa, además de la plástica. Paradójicamente, esto le

Comercial Gráfica, C. por A.|Portada Monografía sobre Cándido Bidó|1981. Ninón León de Saleme|Portada Monografía sobre Elsa Núñez|1988.
Lourdes Saleme|Portada Monografía sobre Domingo Batista|1987. Lourdes Saleme|Portada Monografía sobre Fernando Ureña Rib|1989.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |38| |39| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

brindaba al artista mayor libertad respecto a su arte; si pocos se interesaban por su pintura, hogareña. La obra a crédito y el «san», cuando no la «rifa» en concordancia con la lotería na-
merced a ese mismo desinterés podía él hacer con sus lienzos lo que mejor le viniera en cional, definen una variedad mercadológica en la que encuentran camino el bazar de bene-
ganas./ Hoy no es así. Hoy pintar se la vuelto –al menos potencialmente– una actividad lu- ficencia, la falsificación, el hurto y el préstamo financiero con la «colección» como garantía.
crativa; y muchos pintores pueden no sólo subsistir gracias al pincel sino incluso, alcanzar 20|Otra característica del período es la llegada al país de innovaciones tecnológicas, en-
estatus, renombre y una vida de envidiable confort… Lejos estoy de oponerme a que el ar- tre ellas la informática digital y la televisión por cable.
tista viva bien, ni mucho menos a que viva de la venta de su obra. Empero, ocurre que en 21|El crecido árbol del arte dominicano al que hace referencia Rafael Squirru (1995)
la actualidad el aumento explosivo de la demanda de cuadros ha conducido a muchos crea- sigue ofreciendo unos ramajes lingüísticos que parecen colisionar y mezclarse con el
dores –no pocos con obra y trayectorias reconocidas– a descuidar la investigación de taller movimiento de las generaciones que se adentran e interactúan en el decenio de 1980.
y la cocina artesanal a favor de un peligroso coqueteo con las modas y gustos por lo gene- 22|Al crecimiento se insertan individualidades artísticas foráneas como parte de la con-
ral decorativos y nada refinados de los compradores y galeristas… En esto consiste el meo- tinua apertura del país a la inmigración. Los que hacen vinculaciones más permanentes
llo de la crisis a que nos hemos referido en el folleto que ha dado tanto que hablar». adquieren la ciudadanía dominicana o son apreciados como tales.

Realmente demanda, mercado y producción de obras pseudoartísticas establecen una corre- 23|Una nueva generación constituida por nombres que proceden principalmente de la
lación tan estrecha que determinados galeristas contratan a creadores por cuantiosas sumas ENBA conforma el «Colectivo del 80», al cual se vinculan egresados de los años finales
a cambio de que exclusivamente trabajen para ellos con especificaciones de medidas, temas de la década anterior (1970) También se suman a la generación individualidades de otras
y tiempo de ejecución. Las marchantería se expande de las galerías a las avenidas donde el escuelas capitaleña y del interior del país, e igualmente los autodidactas.
(la) vendedor(a) ambulante oferta las obras en sus autos personales cuando no monta en la 24|Se desarrolla una nueva generación literaria (la ochentista) en una confluencia de
casa familiar su tienda doméstica, conformando los cuadros un integrativo de la decoración escritores activos y sobrevivientes de períodos anteriores (1900-1980).

Ninón León de Saleme|Portada Historia de la Pintura Dominicana de Jeannette Miller|1979. Lourdes Saleme|Portada Festival de la Cultura de Puerto Plata|1997.
Ninón León de Saleme|Portada Monografía sobre Fernando Peña Defilló|1983. Carlos Valdez |Fragmentos imágenes de Jorge Severino, Daniel Henríquez y Danicel|Serigrafía Altos de Chavón.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |40| |41| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

1|3 Los años 80: generación y cronología gue; jóvenes que no pensaron en organizar un grupo cuando se juntaron para la citada |34|
Phillips, Genaro.
muestra del Voluntariado.|34| Algunos antecedentes grupales de la primera exposición Referido por
Wendolina
(1984) fue una de las «circunstancias del panorama artístico nacional (que) hacían im- Rodríguez Vélez.
Hoy. Noviembre
prescindible el surgimiento de una entidad que agrupara y promocionara, a la par que 28 de 1984.

diera aliento y motivación a los jóvenes valores».|35|Ofrecidas las informaciones cur-


|35|
sadas se ofrecen a continuación los perfiles del Colectivo: Presentación
del Reglamento
1|Sus cabezas o líderes son: Gabino Rosario, Hamlet Rubio, Germán Olivares, Persio del Colectivo.
Enero 13 de 1985.
Checo, José Ramón Medina, Genaro Phillips, Hilario Olivo,...
2|Se postula que el Colectivo «no surge por generación espontánea ni por casualidad, |36|
Rosario, Gabino.
es la culminación de un proceso que se venía dando en nuestro medio. Los ochentistas Referido por
Laura Gil.
sentían que los jóvenes artistas tradicional y sistemáticamente habían «sido marginados Op. Cit.

de actividades y eventos importantes»,… subestimaban la calidad de nuestras obras y las


|37|
posibilidades de exponer eran muy reducidas para cualquiera de nosotros», declara Ga- Rubio, Hamlet.
La Noticia.
bino Rosario.|36| Suplemento
Cultural.
3|En su carta de presentación o primera muestra el Colectivo reúne cultores de la pin- Octubre 22 de
1983. Página 5.
tura, escultura, dibujo, grabado y del ensamble y, además de ofrecer motivaciones y
fuentes creativas diversas, ofrece un denominador común: «sus integrantes advierten una |38|
Medina, Juan.
afección de búsqueda, expeditando fórmulas para transformar o cuestionar la realidad Referido por
Wendolina
del arte, evidenciando una autonomía creativa que supera a las formas de expresión y Rodríguez Vélez.
Op. Cit.
representación tradicional o académica, introduciendo al proceso de elaboración mate-
rias u objetos al laboratorio establecido de la producción artística, fragmentos de por- |39|
Rodríguez Vélez,
celana, desperdicios minerales, en fin, residuos despedidos por nuestra sociedad de con- Wendolina.
Op. Cit.
sumo y que los autores expurgan en actividad de su labor ingeniosa».|37|
|33| Una exposición colectiva denominada «La Generación del 80, sus inicios», registrada en el
Gil, Laura. 4|Tomando en cuenta que la mayoría de los integrantes «está viviendo o mal-vivien-
El Caribe. Voluntariado de las Casas Reales (Santo Domingo, octubre 5 de 1984), impulsa uno de los
Suplemento do de la actividad artística,|38|se trazan algunas disposiciones operativas: cada miem-
Cultural. intentos más idealistas en el devenir de las artes nacionales: nuclear y cohesionar egresados
Diciembre bro del grupo aporta una cuota cada vez que haya una exposición o actividad y esta-
29 de 1984. de diferentes centros de formación artística, incluso cultores autodidactas, y con todos ellos
blecen el principio de «no realizar exposiciones del grupo en galerías de arte de índo-
conforma una agrupación que se define como la de mayor militancia numérica. El resul-
le comercial»; sin embargo, para exposiciones parciales de uno o de varios miembros en
tado fue la denominación «Colectivo Artístico 80», acuñado por Laura Gil en un artículo
conjunto, «reconocen libertad de acción». Cuantas veces se realicen algunas de tales ex-
en el que reseña una reunión de los integrantes de la agrupación, donde se diserta, se dis-
posiciones individuales o colectivas-parciales, el grupo entero Generación 80 las apoya-
cute y se reflexiona sobre los antecedentes, motivaciones y posturas de la misma.|33|
rá totalmente.|39|
Los que motorizaron el colectivo eran jóvenes egresados de la Escuela Nacional de Be-
5|La elaboración de un reglamento cuyos «principios generales buscan transformar el
llas Artes, promocionados entre finales de la década de 1970 y principios de la que si-
agrupamiento espontáneo del Colectivo en una «entidad formalmente constituida con
objetivos claramente definidos», como son: las condiciones para ingresar al grupo; la
José Sejo|Serie «Evocaciones en violeta»|Catálogo exposición|julio 1987|Col. Ceballos Estrella. identificación de cada integrante como «colectivista»; y normas para exposiciones y
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |42| |43| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

|40| curaduría, asambleas, elecciones, directiva y otras comisiones. El reglamento incluye un dación se ha constituido en un verdadero acicate para nuevas concepciones y realiza- |42|
Reglamento Rosario /
del Colectivo. formulario de solicitud.|40| ciones artísticas en nuestro país».|42| Medina / Phillips.
Op. Cit. Presentación
6|El Colectivo se asocia a la publicación Arte Nuevo, revista de información y difusión 9|Aunque el núcleo mayoritario del colectivo procede de la ENBA, también asocia Catálogo. Febrero
16 de 1987.
|41| editada a partir de 1986 y dirigida por José Ramón Medina y Genaro Philips, autores egresados de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, de la Universidad Nacio-
Medina,
José Ramón. de textos reflexivos al igual que Gabino Rosario y Hamlet Rubio, destacándose este úl- nal Pedro Henríquez Ureña, igualmente egresados de la Escuela de Diseño de Altos de |43|
Editorial Revista Ochenta.
Arte Nuevo. timo como un activista de la crítica que publica en diversos suplementos (La Noticia, Chavón o con cursos temporales en la misma, en tanto otros asisten a academias de Órgano
Enero 1986. Informativo. Nº 1.
Página 1. El Siglo,…). pintores establecidos. En un documento fotográfico se cuentan más de cincuenta in- Noviembre 1985.

7|Postulando que el Colectivo es «un ejemplo a seguir, plantea el alcance de una ge- tegrantes.|43|
neración de artistas visuales, de poetas, músicos, actores, cantantes, etc., es decir, artistas 10|En sus primeras salidas se percibe en muchas de las obras del Colectivo el nexo con
unidos por ideas y actitudes nuevas en pro del cambio necesario».|41| artistas reconocidos: «En muchos de los cuadros –observa Jeannette Miller– están Lepe,
8|Los principales voceros aseguran: «Nuestro arte joven concilia con acierto dos gran- Marianela Jiménez, Rosa Tavárez,Alberto Bass, el omnipresente Oviedo, Domingo Liz,

des polaridades del arte universal: abstraccionismo y figurativismo, para a través de él Gaspar Mario Cruz y Ciprián en las esculturas».|44| Señalados en 1984 dentro de esas |44|
Miller, Jeannette.
desentronar profundas raíces insertas en tradiciones, mitos, ritos,… fantasías, que sólo influencias, muchos integrantes se alejan; de acuerdo a de Tolentino quien escribe en El Caribe.
Suplemento
mediante una expresión tan particular, libre y universal es posible sacar al exterior». En 1986: «En su afán de distanciarse pronto de la formación académica recibida (…) y afir- Cultural.
Julio 14 de 1984.
1987, estos voceros consideran «oportuno señalar aquí que todo este potencial creativo mar una personalidad naciente, muchos jóvenes están eligiendo el surrealismo y la in- Página 13.

que recientemente ha desbordado los límites de nuestras fronteras, sólo ha sido posible trospección, que se manifiesta por el predominio de corporizaciones orgánicas, las cua-
mediante el trabajo organizativo del Colectivo Generación 80 (…) que desde su fun- les evocan a menudo medios biológicos y celulares vistos y macroempleados a través

Tony Capellán |La llegada|Medio mixtos/tela|150 x 304.5 cms.|1994|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes. Hilario Olivo|Sortilegio de la cuarta dimensión|Acrílica/tela|101.5 x 76.3 cms.|1997|Col. Banco Popular.
Genaro Phillips |La pesca|Grabado/tela|51 x 36 cms.|1982|Col. del artista.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |44| |45| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

|45| del lente del microcospio. Esa morfología o nueva disección anatómica, entremezclada evasión normal que tiene correspondencia… con una coyuntura política diferenciada |53|
De Tolentino, Chahín, Plinio.
Marianne. de alusiones sensuales y eróticas, no deja de ser peligrosa. (…) la afluencia de abstrac- que incluso acomoda a los literatos que publican en el 1970, coincidiendo igualmente Listín Diario.
Listín Diario. Mayo 5 de 1996.
Enero 16 de 1986. ciones e imágenes singulares no asimilables y búsquedas diversificadas hacen que las con el acomodo de los artistas coetáneos. Al núcleo del 80 pertenece Plinio Chahín
Página 9-B.
propuestas más tradicionales causen sorpresa!».|45| quien, al hablar del «rescate de las formas literarias más universales y modernas» como |54|
Tejera, Eloy
|46| 11|Las producciones de la generación corroboran «la preponderancia de la pintura sobre una de sus manifestaciones más claras, «el signo que mejor caracteriza esta generación es Alberto.
Gil, Laura. El Siglo.
El Caribe. las demás artes plásticas (…). Lo mágico y surrealista parece afirmarse (…) con mucho la tradición de la ruptura». Los poetas «prestan atención al lenguaje como única realidad Suplemento
Suplemento Cultural.
Cultural. mayor énfasis que lo expresionista…|46| «Figurativos y abstractos, mágicos, hiperrrealis- del poema desde la dependencia referencial a esta otra forma de existencia, que es la au- Febrero
Diciembre 10 17 de 2001.
de 1984. tas y surrealistas influyen…|47| tonomía voluntaria del texto como tal. Los ochentistas ejercen lo que Umberto Eco lla- Página 5-E.
Página 11.
12|La generación propiamente y con el gran núcleo capitaleño, suma nombres que ma poética de epifanía. Los hechos referidos y hábilmente escamoteados cobran existen-
|55|
|47| aparecen en otras localidades como La Vega, Puerto Plata y Santiago. En esta última pro- cia sólo al ser nombrados, de modo que el texto se sitúa en un paso de existencia supe- Luis, Córdova.
Idem. Explicación oral.
El Caribe. vincia tiene lugar una exposición de artistas de diferentes generaciones (UCMM, sep- rior en jerarquía al de la propia realidad».|53| Mayo 20 de 2006.
Suplemento
Cultural. tiembre 21 de 1987) que emiten un manifiesto en el que se argumenta que frente al Otra opinión sobre la literatura de los ochentistas emana de Eloy Alberto Tejera, quien
Julio 28 de 1984.
arraigado costumbrismo, «en el Cibao, también se ha hecho y se sigue haciendo no cos- escribe que la generación encabezada por José Mármol (su teórico y monopensador
|48| tumbrismo, no impresionismo, no folklorismo y no estampería/ no desdeñamos la tra- con mayor cantidad libros publicados) «inició un proyecto resonante, salpicado de su
Manifiesto
en Catálogo dición que mejor ha definido la Escuela de Santiago con su escuela cibaeña. Sólo nos pizca de necesaria variedad, pero también de innegables chispazos de inteligencia».
Arte en Provincia.
UCMM. colocamos en la otra acera de enfrente para sostener que para hacer arte no hay que Otros destacados poetas de esa generación son: César Zapata, Plinio Chaín, Rafael Hi-
Septiembre
21 de 1987. ajustarse a los seguimientos normativos. Ello, haciendo figuraciones, abstracción o simu- lario Medina, José Alejandro Peña, Dionisio De Jesús|54| y otros como Pastor de Mo-
lación con el lenguaje que hacen posible el color, las formas y los signos. En cualquier ya, Fernando Cabrera. Ellos ofrecen mayor conciencia estética, atienden más a las for-
|49|
De Tolentino, punto de la isla, la realidad puede desdibujarse, interpretarse, simbolizarse… y como mas que al tema. El hombre actuando frente a la sociedad y no como problemática es
Marianne.
Presentación. punto social, el isleño-artista tiene más de una posibilidad para expresarse. AMEN».|48| un asunto primordial. En el campo de la narrativa prima lo psicológico y, si en etapas
Catálogo.
Octubre En esta exposición, los ochentistas Vitico Cabrera, José Genao, Raimundo López y Ni- anteriores la poesía sobrepasa ese campo en términos cualitativos y cuánticos, los crea-
17 de 1990.
no Saleta. Sus compañeros son de generaciones anteriores. dores de los 80 se asocian tanto a la narración como a la poesía».|55|
|50| 13|El Colectivo Generación del 80 expone repetidas veces durante el decenio, siendo ¿Se dan puntos de coincidencia entre los artistas plásticos y los autores literarios ochen-
López Meléndez,
Amable. su última muestra epocal en 1990. En esta presentación incorporan nuevos integran- tistas?... ¿Se da en los primeros más preocupación por las formas estéticas que por el te-
Hoy. Suplemento
Areíto. tes.|49| Pese a este y otros registros posteriores el Colectivo se desintegra «por diferen- ma? … ¿Olvidan los pintores el drama social?… ¿Ofrecen proyección introspectiva o
Febrero 12 del
2000. Página 11. cias internas, ausencia programática y debido al hecho de que una desigual directiva in- psicológica los pintores?...
tentó convertirse en guía de un incipiente movimiento generacional que aún no recla- 15|La generación de los 80 es la penúltima del siglo XX y su discurso diverso y varia-
|51|
Elías, Carlos maba su vanguardia».|50| do representa también el cauce del penúltimo arte dominicano cuyo carácter dinámi-
Francisco. Hoy.
Octubre 10 de 14|El Voluntariado de las Casas Reales, dirigido por Rosa María Vicioso, fue el «hogar co ofrece sus enlaces, mutuos intercambios y recepción de influencia de otros medios
1998. Página 2-D.
natural, asiento inconfundible de la generación,|51| aunque también es señalado co- geográficos puesto que la apertura del país tiende a incorporarse a la llamada «aldea glo-
|52| mo hogar el Centro de Arte Nouveau, ya que aquí expuso el 90 por ciento de la mis- bal», consolidándose una mayor dependencia capitalista de las comunicaciones y por
Herrera, Porfirio.
Referido por ma.|52| consiguiente una mayor penetración cultural.
Maikel Ronzino.
El Caribe. 15|Globalmente enfocada, la generación que se vincula a las artes plásticas o visuales tie- Sin responder a interrogantes, señalamos que con las más específicas apreciaciones que-
Abril 30 de 2001.
ne correspondencia con igual generación literaria y, aunque son campos diferentes, pa- da claro que una cosa es el Colectivo 80 y otra la generación que se va conformando
recen coincidir en la evasión de la problemática social o «arte comprometido» de los 60; en un proceso de diez años, con la aparición de grupos (el Colectivo es uno de ellos)
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |46| |47| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

y de individualidades que ofrecen apariciones expositivas, personales y en colectivas.Al-


gunas de ellas ni exponen, pero son conocidas en el medio al que pertenecen, interac-
tuando con colegas, produciendo en espacios reservados y mercadeando las obras. En la
muchedumbre que forma la generación y que amplía crecientemente el sector de las
artes, se avistan los talentos andando la década, aunque las personalidades que más tras-
cienden realmente definen sus discursos personales posteriormente, es decir, en el últi-
mo decenio del XX con las excepciones pertinentes.A continuación se ofrece la nómi-
na generacional.
|Diógenes Abreu| Nace en 1959, estudia en la ENBA y en la Escuela de Arte de la
Universidad de Nueva York. Participa en colectivas del 80, registrando en 1988 su pri-
mera individual.

|Juan Bautista Acevedo Ortiz| Egresado de la ENBA en 1982, es dibujante, cera-


mista y pintor, militante del Colectivo de la Generación 80. En 1988 registra primera
individual: «Parasiconírico».
|Ramón Acevedo Durán| Nació en Moca (1960), estudia Artes Publicitarias en la
UASD y obtiene Premio de Escultura en el XVI Concurso Eduardo León Jimenes. En
1988 registra exposición personal en la galería de Guillo Pérez.

Alberto Pacheco Franco|Serie: «Papeles en blanco» Nº 4|Colografía/papel|14 x 22 cms.|2001|Col. Junta Central Electoral. Pedro Terreiro|Freda, la escondida transparencia del ayer|Mixta/papel|80.5 x 69 cms.|1983|Col. Centro Cultural
Eduardo León Jimenes.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |48| |49| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

|Juan Antonio Acosta| Nació en 1953, cursó profesorado en Artes Plásticas en la registra como José Ortega Asiático en algunas colectivas del 80, período de formación
UASD, ejerciendo la publicidad en 1983, año en el que figura en el Catálogo de la XV en Altos de Chavón. Expone individualmente en 1985.
Bienal Nacional. |José Gabriel Atiles Bidó| Pintor nacido en la provincia María Trinidad Sánchez en
|Valentín Acosta| Nace en Cotuí en 1964, enlistándose su nombre en el Catálogo 1962, estudia en la ENBA, exponiendo en colectivas durante los 80.
de la Generación 80. |Elvis Avilés| Nace en 1964, cursa estudios en la ENBA, exponiendo con la Gene-
|Luis A. Aguasvivas| Nombre inicialmente usado por el artista José Sejo (Ver pági- ración 80 y en otras colectivas nacionales. En 1988 celebra la primera individual y ob-
na 72). tiene premios en el Concurso de Arte Eduardo León Jimenes (1990), en el Concur-
|Maritza Álvarez| Nace en Santo Domingo (1954), figura como integrante del Co- so Casa de España y en la Bienal Nacional de Artes Visuales (1996). Sobresale como
lectivo Generación 80. Dibujante y pintora, celebra individuales entre 1981 y 1989, pintor.
abordando la fotografía en la que asume liderazgo. |Marcial Báez| Nace en San Cristóbal (1953), asumiendo interrumpidos estudios en
|Rafael Álvarez| Nació en 1959, egresando de la Escuela de Arte de APEC, en 1976, varias disciplinas (Arquitectura, Publicidad,…). Aunque se proyecta como pintor desde
destacándose como dibujante activista de exposiciones y concursos en los que obtiene finales de los 70, registra individual en 1983.
galardones, entre ellos el Primer Premio de Dibujo del Concurso Naciones Unidas so- |Raúl Balcácer| Nace en 1958, celebra varias individuales en centros de Santiago y
bre Alimentación (1982) y de Pintura, compartido con Frank Ortega, en la Bienal Na- Santo Domingo, hasta el momento de su fallecimiento (1987).
cional del 1984. |Clara Barletta| Nace en Bogotá, Colombia (1960), reside en Santo Domingo desde
|Rafael Amable| Nacido en 1958, graduado en la ENBA, expone en la Primera Co- 1967, sobresale en el campo fotográfico. En 1987 celebra individual.
lectiva de la Generación (1983), registrando cuatro individuales entre 1982 y 1987.Va- |Ricardo Batista| Arquitecto y fotógrafo nacido en Santiago (1956), es socio funda-
rias veces galardonado, en 1985 obtiene Premio de Dibujo (Concurso FAO) y en 1990, dor del Segundo Núcleo de Fotogrupo, surgido en la ciudad nativa en 1985.
Segundo Premio de Pintura en el Concurso León Jimenes (1990). |Marcelo Bermúdez| Nace en Santiago (1934), dedicándose al arte tardíamente co-
|Julián Amado| Pintor egresado de las Escuelas Vocacionales de las Fuerzas Armadas mo autodidacta. Es escultor que comienza a sobresalir a partir del decenio de 1980, par-
(1982), graduado en Artes Publicitarias en la UASD donde es profesor de Dibujo, es ac- ticipando en bienales y concursos en los que obtiene reconocimientos, especialmente
tivo expositor de colectivas, vinculado al Colectivo Generación 80. en los certámenes Eduardo León Jimenes.
|Ángel Araujo| (n. 1951). Graduado en 1978 en la Escuela de Artes de APEC, se dis- |Johnny Bonnelly| Nace en Santiago (1951), estudia Arquitectura en la UNPHU, rea-
tingue como escultor, exponiendo en la Primera Colectiva de la Generación (1983). lizando postgrado en París, Francia. En 1981 registra la primera individual y en 1987
|René Alfonso| Arquitecto, publicista y pintor formado por Ada Bálcacer y Domin- obtiene premio de escultura en el Concurso León Jimenes.
go Liz. En 1989 registra segunda individual. |Juan Bravo| Nativo de Cotuí (1961), se forma en la ENBA, militando en el Colecti-
|Humberto Arévalo| Fotógrafo de publicitaria y reportaje. Nacido en Santo Do- vo Generación 80. A inicios de la década registra la primera individual.
mingo (1955), participando del Primer Encuentro Nacional de Fotografía (Casa de Tea- |Félix Berroa| Nació en San Pedro de Macorís (1961), estudia en CENADARTE
tro, 1980) e igualmente asociándose a Fotogrupo. (1970-72), en la ENBA y en la UASD (1978). Posteriormente estudia Técnicas de Graba-
|Gladys Milagros Arias| Figura en el Catálogo del Colectivo «Generación del 80» do en Puerto Rico. Entre 1981 y 1988 registra sus primeras individuales.
en 1990. |Jorge Jesús Betances| Nativo de San Francisco de Macorís (1957), egresado de la
|Tony Aristy| Nació en 1963, estudiando Arte y Diseño Textil en los Estados Uni- ENBA y con cursos de Decoración Industrial y Escenografía. Militante del Grupo Los
dos e igualmente en la ENBA. Participa en exposiciones nacionales, entre ellas las del Cinco, expone en colectivas e individualmente entre 1984-1987.
Colectivo Generación 80. |Mary Bueno| Pintora nacida en Santo Domingo (1961), celebra tres individuales en
|Jochi Asiático| (José Ortega Asiático). Nace en San Francisco de Macorís (1961). Se los años 1986-89.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |50| |51| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

|Julio Borg| Nació en Santo Domingo (1963), estudiando en diversos centros de for-
mación artística entre 1982-89, período en que expone en diversas colectivas.
|Alejandro Cabral| Nace en Santo Domingo (1958), estudiando Artes Plásticas en
Santo Domingo, Buenos Aires y Tegucigalpa. Es activo expositor individual entre 1984
y 1990, exponiendo en incontables colectivas.
|Secundario Cabral| Nació en La Victoria, estudia en la ENBA y en el Departamen-
to de Artes en la UASD, exponiendo en colectivas.
|Noel Caccavelli| Nace en Samaná en 1944, desarrollándose desde niño como pin-
tor autodidacta. En 1983 registra en la localidad nativa su primera individual, concu-
rriendo en 1984 a la XVI Bienal Nacional.
|Gabriel Caldentey| Nace en Santiago (1956), militando en el Colectivo Ideas sur-

gido en la ciudad nativa en la década de 1980, en la cual registra su primera individual


(1984).
|Clara Caminero| Autodidacta y expositora de colectiva, forma parte del grupo de
jóvenes dibujantes invitados en 1988 por Omar Rayo para exponer en su Museo de
Roldanillo, Colombia.
|Marilín Caminero| Nace en Santo Domingo (1958), egresa de la ENBA, toma curso

Raúl Recio|Efeméride 1492|Mixta/tela|78.6 x 54 cms.|1982|Col. Familia De los Santos. Carlos Hinojosa|Me sentí parte pura de un abismo II|Mixta/tela|114 x 127 cms.|1998|Col. Centro Cultural Eduardo
León Jimenes.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |52| |53| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

de Xilografía y Fotolitografía, exponiendo en las colectivas de la Generación 80. Expone |Pedro Coca| Autodidacta, oriundo de San Pedro de Macorís, expone una escultura
individualmente en la Casa de Francia (1986). en la Bienal Nacional del 1984.
|Ramón Canals| Nació en San Francisco de Macorís (1951), estudiando en la escue- |Frank Coronado| Nativo de Santo Domingo (1955), estudia en la ENBA, expone
la local de Bellas Artes (1969-71), continuando formación en la ENBA (1971-1975). En como escultor por primera vez en 1985, dedicándose posteriormente a la pintura.
1982 registra en Casa de Teatro la primera individual. |Ismael Checo| Nació en San José de Las Matas (1962), formándose en la ENBA y
|Héctor Canario| Nació en San Juan de la Maguana (1951), estudiando en la EN- exponiendo a inicios de los 80 en diversas colectivas. En 1984 se traslada a Estados Uni-
BA y en el Taller de Grabado de Carlos Sangiovanni, asociándose al Colectivo de la dos, continuando su formación en Nueva York.
Generación 80. |Jorge Checo| Nace en Santo Domingo (1968) graduándose en la ENBA y exponien-
|Sonia Canto| Con estudios en Artes Publicitarias en la UASD, expone en el Colec- do con el Grupo Q-ATRO XXI, entre 1988 y 1991.
tivo 80, incursionando en el dibujo a tinta. |Persio Checo| Nativo de Río San Juan (1958), estudia en la ENBA y en la UASD don-
|Tony Capellán| Nació en Tamboril, Santiago (1955), registrando su primera indivi- de se titula de arquitecto. Es de los principales activistas del Colectivo Generación 80.
dual en 1978, pero su desarrollo artístico es a partir de los 80. Estudia Artes Publicita- |Jorge Chiringo| Nació en la Capital del país (1963), egresando de la ENBA e inte-
rias en la UASD. Asume el grabado cuando participa en las colectivas de la generación. grando el grupo «Los Cinco» con el que expone durante los años 80. Su primera indi-
|Antonio Carreño| Nació en Santo Domingo (1962), formándose en la ENBA vidual la celebra en 1988.
(1976-1982) y registrando siete individuales entre 1982 y 1987. |Henry Dallas| Se registra asociado al Colectivo en catálogo expositivo de 1990.
|Justo Carreras| Nacido en 1966, es egresado de la Escuela de Diseño de Artes de |Miguel Ángel de la Cruz| Nació en Santiago (1963), estudia en la ENBA, expo-
Chavón. En 1988 y 1989 registra sus primeras individuales en Casa de Arte, Santiago. niendo en Colectivas de la Generación 80.
|Luis Casado Martínez| Nace en San José de Ocoa (1961), egresado de la ENBA |Sebastián De Moya Gallardo| Nace en Santo Domingo (1959), estudia Arquitec-
(1983) y del Departamento de Artes de la UASD. En 1985 se desenvuelve como diseña- tura en la UNPHU, Publicidad en O&M y Serigrafía en Casa de Teatro (1982). Expone
dor gráfico publicitario. en la Bienal Nacional de 1984.
|Vinicio Castillo| Nace en Mao (1955), donde recibe primera orientación artística, |Dionisio De la Paz| Nativo del Municipio de Mella (1955), estudia Artes Plásticas
trasladándose a España, asistiendo a varias academias, graduándose en la Real Academia y Publicitarias en la UASD, exponiendo activamente con el Colectivo Generación 80.
de Madrid. De vuelta al país se ubica en Santiago, vinculándose a los artistas citadinos En 1984 obtiene Premio de Pintura en el Concurso de Arte Eduardo León Jimenes y
de los 80. En 1986 registra la primera individual como pintor. celebra sus primeras individuales en 1987 y 1988.
|Bruno Catalino| Nació en 1943, estudia en la ENBA y Artes Publicitarias en la |Henri de la Rosa P.| Nativo de Santo Domingo (1956), graduado en la ENBA en
UASD, participando activamente en colectivas y bienales que se registran entre 1981 y 1976, participando en el Concurso de Arte Eduardo León Jimenes (1982) y la Bienal
1984. En este último año presenta esculturas y pinturas en la Bienal Nacional. Nacional del 1984.
|Nelson Ceballos| Nativo de Santo Domingo (1959), inicia estudios de Arquitectu- |Delosantos (Tony De los Santos)| Nació en Santiago de los Caballeros (1956),
ra en la UNPHU (1978-1980), especializado en Grabado (1983-1985) y en Museogra- asistiendo a la escuela local de Bellas Artes y luego a distintos centros de Estados Uni-
fía (México 1990). En 1986-1989 registra tres individuales. Es co-fundador del Centro dos en donde fija residencia (1976), celebrando su primera individual en Casa de Arte,
de Arte Nouveau. Inc. (1986).
|Antonio Cenac| Estudia en la ENBA durante los años 1972-1973, ingresando a la ca- |Ana María Delgado| Con estudios superiores en Artes en varios centros de Nor-
rrera de Arquitectura de la UASD. Figura como expositor de la XVI Bienal Nacional (1984). teamérica (Ontario, Nueva York,...), registra individual en 1980 con elogiosos comen-
|Néstor César| Nativo de Santo Domingo (1953), estudia en la UNPHU. En 1985 re- tarios de la crítica.
gistra sexta individual. |Jesús Desangles| Nació en 1961, egresa de la ENBA, registrando entre 1985 y 1989
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |54| |55| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

cuatro individuales en Boina y en Galería de Arte. En 1989 obtiene Tercera Paleta de |Fabio Domínguez| Oriundo de Santo Domingo (1966), es artista multidisciplina-
Oro del Festival de la Pintura en Cagnes Sur-Mer, Francia. rio que preferencia el grabado y la pintura. Estudiando en Checoslovaquia, registra la
|Carlos Despradel| Nativo de Santiago (1951), estudia Arquitectura y Cerámica, ex- primera exposición personal (1987).
poniendo individualmente y asociándose a la Generación 80. En 1985 registra prime- |Leonardo Durán| Oriundo de San José de Las Matas (n. 1957), estudia en la ENBA
ra individual. y participa como grabadista en la primera muestra colectiva de su generación (1983).
|Bladimir Díaz| Nació en Santo Domingo (1964), se forma como pintor con su pa- Con estudios en el Instituto de la Cultura Puertorriqueña, en 1988 registra la primera
dre Lan Díaz, estudiando además Dibujo Arquitectónico. En 1984 registra la primera individual.
individual en Bonao. |Carlos Durán| Nace en Santo Domingo (1964), egresa de la ENBA, registra la pri-
|Daniel Díaz| Celebra primera individual de dibujo en Nouveau Centro de Arte (1983). mera individual en Galería Deniel’s (1989), figurando en las muestras del Colectivo de
|Polibio Díaz| Nació en Barahona (1952), estudia Fotografía en la Universidad de la Generación 80.
Texas y celebra primera individual en la Sala Rosa María, en 1980. |Santiago Espinal| Nace en La Vega (1961), estudiando en la escuela local de Bellas

Inés Tolentino|De la serie «Consumidores de vida»|Lápiz-tinta y collage/papel|65 x 50 cms.|1995|Col. Privada. Maritza Álvarez|Recuerdo de infancia: Desde la casa ella puede ver el jardín|Mixta y collage/papel|82 x 118 cms.|
2000|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |56| |57| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

Artes y posteriormente en Puerto Rico, donde realiza concentración en escultura. En


1985 registra la primera individual en el Hotel Holiday Inn, Puerto Plata.
|Ramón Escoto (Monchi)| Nació en Santiago (1956), estudia Arquitectura, registra
individual en la ciudad nativa y en 1984 concurre en la XV Bienal Nacional.
|Guillermo Estévez| Nació en Dajabón (1965), trasladándose a Santo Domingo
(1978), estudiando Decoración y Pintura en la Escuela Nacional de las Fuerzas Arma-
das y en la ENBA de donde egresa en 1984. Con talleres tomados con Pérez Celis y Jo-
sé Luis Bustamante (1985), participa en muestras colectivas al tiempo que estudia Ar-
quitectura en la UASD. Con una contundente participación en la XVII Bienal Nacional,
era seguro ganador del Primer Premio de Pintura, impedido por trama interna y exter-
na al Museo de Arte Moderno, sede la bienal.
|Casas F. Félix| Nace en San Pedro de Macorís (1950), graduándose de médico con
postgrado en Moscú, Rusia. En este país expone en colectiva universitaria (1980), par-
ticipando posteriormente (1983) en la primera exposición de artistas de San Pedro de
Macorís. En 1984 presenta dos esculturas en la Expo-Bienal Nacional.
|Mónica Ferreras| Nació en Santo Domingo (1965), cursando estudios de Publici-
dad en la Universidad de APEC, de Bellas Artes e Ilustración en la Escuela de Altos de
Chavón. En 1988 registra la primera individual titulada «Rutas de colores».
|Oscar Figueroa| Oriundo de Santo Domingo (1951), estudia Arquitectura e incur-
siona en la pintura, celebrando primera individual en Casa de Teatro (1984).
|Eduardo Fiallo| Ceramista y pintor, nació en Santo Domingo (1951), asiste a la
ENBA (1980-82), celebrando la primera individual en 1987 en el Centro de Arte
Nouveau.
|Servio Frías| Nació en Santo Domingo (1953), formándose artísticamente en los
Estados Unidos de Norteamérica entre 1974 y 1980. Comienza a exponer en el país
natal al celebrar individual en 1983.
|Rolando Galván| Nativo de Sánchez (1952). Estudia Economía en la PUCMM, rea-
lizando cursos fotográficos entre 1981 y 1983 e ingresado en 1984 a Fotogrupo.
|Pedro Gamundi| Celebra individual en 1989, en el Centro de Arte Nouveau.
|German García| Nació en San Cristóbal (1974), recibe orientación pictórica de
Miguel De Moya y Dionisio Pichardo. En 1981 celebra primera individual.
|Tony Garpeco| Nativo de Santo Domingo (1957), se inicia como fotógrafo en la
década de 1979. En 1982 se asocia al Grupo «Variaciones». Escritor de textos fotográ-
ficos, incursiona en la pintura.
|José Genao| Nace en Jarabacoa, La Vega (1963), estudia Arquitectura en la PUCMM, Delosantos|Fauna tropical I|Lápiz y pastel/papel|120 x 86 cms.|1998|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |58| |59| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

asiste a varios cursos de la Escuela Altos de Chavón. En 1986 registra su primera indi- |Eneida Hernández| Nació en La Vega (1962), estudia Pintura en centros educativos
vidual en Casa de Arte, participando activamente en colectivas durante la década. de la localidad los continúa en la ENBA, de donde egresa. Estudia Arte Publicitario en la
|Carlos Goico| Nace en Santo Domingo en 1952, es autodidacta que frecuenta los UASD y expone en colectivas de la Generación 80. Sobresale como grabadista.
talleres de importantes pintores nacionales. Su primera individual se registra en 1976, |Mariano Hernández| Nacido en Jimaní (1954), inicia formación artística en Puer-
empero su proyección como pintor excepcional y solitario tiene lugar durante los 80, to Plata, asumiendo el campo fotográfico y militando en el Colectivo Generación 80.
cuando registra tres individuales entre 1983 y 1986. En 1983 registra «Cornavalum» su primera exposición individual.
|Miguel Gómez| Nació en 1954, se gradúa en la ENBA, exponiendo en la primera colec- |Roberto Herrera| Nativo de Santo Domingo (1960), se dedica a la escultura, exponien-
tiva generacional (1983) y celebrando entre 1984 y 1987 sus primeras cuatro individuales. do en diversas colectivas entre 1980 y 1981. En este último año registra exposición personal.
|Osiris Gómez| Nació en Puerto Plata (1965). Ejerce la ilustración en varios diarios |Carlos Hinojosa| Nativo de Cotuí (1962), estudia en la ENBA (1979-1987) y en The
entre 1985 y 1990 y expone con el grupo «Arte Joven Integral» en 1988. Art Students League of New York (1987-1988), exponiendo en colectivas nacionales.
|Roque Gómez| Nació en Villa Riva, San Francisco de Macorís (1957), estudia en En 1988 obtiene premio de pintura en el Concurso Eduardo León Jimenes.
la ENBA, Diseño Gráfico en la UASD y en la Arts Students League de Nueva York (1990-
1991). Expositor de colectivas durante los 80, registra primera individual en 1989.
|Rubén Gonza| Nace en Moca (1957), egresa de la ENBA, asociándose al grupo «Los
Cinco» con desenvolvimiento entre 1984 y 1988. En este último año registra primera
individual.
|Danilo González| Nació en La Vega (1963), estudia Arte en el Instituto de Estudios
Superiores (IES)y expone en diversas colectivas. En 1982 registra en Altos de Chavón su
primera individual de escultura, dedicándose también a la pintura, el dibujo y la instalación.
|Jaime Gracia Navarro| Nació en Barahona (1948), graduado de arquitecto en la
UNPHU, obtiene Premio de Escultura en la Bienal Nacional de 1981, celebrando la Pri-
mera Individual de Esculturas en el Museo del Hombre Dominicano (1983).
|Alexis Guerrero| Autor gráfico asociado al taller de Carlos Sangiovanni, en 1981
concurre a la XV Bienal Nacional y en 1983 produce portafolio serigráfico.
|Julio Guillén| Asociado al Colectivo 80, participa en exposición del núcleo en el
año 1990.
|Leandro González| Oriundo de Montecristi (1960), se desarrolla como pintor au-
todidacta y surrealista a partir de 1985. |Alberto Houellemont| Nació en Santo Domingo (1939), se forma como abogado
|Juan Guzmán| Nacido en Moca (1951), graduado de arquitecto en la UASD, es mi- en la UASD, ubicándose en Santiago, donde estudia en el Taller de Yoryi Morel. En 1982
litante destacado de Fotogrupo a partir de los 80. registra su primera individual como pintor.
|Lázaro Guzmán| Nativo de Santiago (1949), es agrónomo y fotógrafo. En 1980 in- |Freddy Johnson D.| Nacido en 1960 y con estudios en INTEC, presenta una escul-
gresa a Fotogrupo. tura en la Bienal Nacional de 1984, producida con acrílico y neón.
|Marino Guzmán| Nació en Santo Domingo, expone en diversas colectivas duran- |Juan King Mota| Nació en Barahona (1951), egresa de la ENBA y estudia Arte
te la década de los 80 y se asocia a la generación correspondiente. Se graduó en la EN-
BA en 1986. Belkis Ramírez|Días de sol|Xilografía/papel|122 x 198 cms.|1993|Col. de la artista.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |60| |61| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

Publicitario en la UASD, asociándose al Colectivo Generación 80 antes de registrar |Marta Lavandier| Nacida en Nueva York (1963), expone en diversos colectivos nacio-
la primera individual en 1993. nales en los años 1982 y 1983, figurando en la primera presentación del Colectivo del 80.
|Julio Alberto Khoury| Nació en Puerto Plata (1964). Estudia Cerámica, manifes- |Lucas Leroux| Se asocia al Colectivo de la Generación 80. Figura en Órgano Infor-
tación que le lleva a exponer en colectivas de los ochenta. Dibujante, también celebra mativo No. 1 (Noviembre 1985) del citado núcleo.
primera individual en 1989. |Raymundo López| Nacido en 1952. Es arquitecto graduado en la UNPHU y radi-
|Marcia Landais| Nace en 1950. Estudia Diseño y Decoración en la UNPHU (1968- cado en Santiago, donde ejerce la profesión y se dedica también al dibujo, la escultura
1971, toma clases de Cerámica (1975) y de Pintura con distintos profesores (1977-1980). y pintura. Desde 1984 expone en colectivas nacionales.
Después de participar en colectivas, registra en 1982 la primera individual como ceramista. |Marcos Lluberes| Nace en Santo Domingo (1950, graduándose de arquitecto en la
|Roberto Antonio Lantigua| Nace en Santo Domingo (1961). Estudia en la ENBA UNPHU, exponiendo individualmente en el Centro de Arte Nouveau, en 1985 y 1987.
(1976-1982), asociándose al movimiento Generación 80. Expone dibujos en la Bienal |Víctor Matos García| Nació en Barahona (1947), estudia Contabilidad en la
Nacional de 1984. UASD y Pintura en varias escuelas, entre ellas el Centro Cándido Bidó, donde expone

|Magno Larancuente| Formado como pintor en Nueva York, asume proyección


artística desde 1983, exponiendo en colectivas de pintura de la XVII Bienal Nacio-
nal.
|Fernely Lebrón| Nació en 1960. Estudia Artes Publicitarias en la UASD, amplía su
formación en St. Petersburg (Florida).Asociado al Colectivo Generación 80, registra in-
dividual en 1991.

Carlos Santos Durán|Concreción|Mixta/tela|152 x 107 cms.|1987|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes. Elvis Avilés|El muro (díptico)|Mixta/tela|136 x 201 cms.|1990|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes.
Leonardo Durán|Iniciando la tormenta|Colografía/papel|71 x 31 cms.|2003|Col. del artista.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |62| |63| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

individualmente en 1981. Obtiene primer premio de pintura en la XVII Bienal Na- |Radhamés Mejía (el joven)| Nace en 1960. Estudia en la ENBA y posteriormente
cional (1990). en la Escuela Superior de Bellas Artes de París, Francia. En 1981 recibe primeros pre-
|Luis Marión Heredia| Médico, fotógrafo y conservacionista, celebra en 1984 la pri- mios de dibujo en la Bienal de Artes Visuales y en el Concurso León Jimenes. En el ex-
mera exposición personal con obras al esgrafiado. terior registra su primera individual en 1989.
|Juan Eduardo Martínez| Pintor vinculado a Santiago con siete individuales regis- |Miguel Mella| Nativo de San Cristóbal (1956), registra individuales en 1988 y 1989,
tradas entre 1983 y 1988.Aparece referido como Luis Eduardo Peralta en el Tomo 5, p. en Santo Domingo, Santiago y Guadalupe, Antillas Francesas. En 1989 se le otorga pla-
416-17 de la Memoria de la Pintura. ca Jaycee’s como Joven Sobresaliente.
|Rafael Martínez Gómez| Nació en 1956, egresa de la ENBA en 1976, participa des- |José Melo| Escultor militante del grupo azuano Abelardo Rodríguez Urdaneta con
de 1982 en exposiciones colectivas. activismo en los 80.
|Luisa Mateo Dicló| Egresada de la Escuela de Artes de la UASD, se desenvuelve en |José Méndez| Oriundo de Santiago (1964), se asocia al arte fotográfico desde 1982,
el campo de la gráfica desde 1984 e igualmente como gestora socio-cultural. exponiendo en colectivas. En 1993 obtiene menciones en el Concurso Casa de Teatro.
|José Matos| Azuano asociado al grupo de escultura que encabeza Pedro A. Méndez,
con proyección en los 80.
|Julio Antonio Matos| Con estudios en la ENBA y graduado en la Escuela de Dise-
ño Altos de Chavón, celebra en 1986 la primera individual.
|Juan Mayí| Nace en San Francisco de Macorís (1963), estudiando en la ENBA (1978-
1984) y en la Escuela Nacional Superior de Artes, París (1989). Registra primera indi-
vidual en 1986, asociándose al Colectivo Generación 80.
|Lowesky Medina| Figura en el catálogo de la muestra colectiva «Generación del
80», en 1990.
|José Ramón Medina| Nace en San Juan de la Maguana (1954). Egresado de la
ENBA y de la UASD, donde estudia Artes Publicitarias. Es uno de los líderes del Colec-
tivo Generación 80. Registra su primera individual en 1983.
|Bequi Medina| Nació en San Pedro de Macorís (1962), estudia en la ENBA y Arte
Publicitario en la UASD y expone con el Colectivo Generación 80.
|Rosángela Medina| Oriunda de Santiago (1963), graduada de Ingeniera-Geóloga y
de Minas en la UCMM, obtiene primer premio de Arte Gráfica en Concurso Galería
Arawak de 1988, presentando en ese año la primera individual. En Francia estudia Ar- |Pedro Méndez García| Nació en San Francisco de Macorís, en donde inicia su for-
tes Plásticas, posteriormente. mación pictórica. Se traslada a Santo Domingo donde se convierte en discípulo de Plu-
|Bélgica Medina| Nació en Sabaneta de Yásica (Puerto Plata), egresando de la ENBA. tarco Andújar, exponiendo en diversas colectivas desde 1986.
|Diana Medrano| Nació en Cotuí, en la década de los 80 estudia Pintura con varios |Chiqui Mendoza| Nació en Santiago (1964), formándose en la escuela local de Be-
maestros: Francisco Gausachs, Bidó, Julia Sánchez de Guerra y Mariano Eckert. En 1986 llas Artes, ampliando su formación en Nueva York. En 1989 celebra primera individual
celebra primera individual. en el Museo del Hombre Dominicano.
|Lizett Mejía| Nació en Santo Domingo (1958).Estudia en laENBA,Arquitectura en la UASD
y asiste a diversos talleres de formación gráfica. Expone con el Colectivo Generación 80. Radhamés Mejía|Sin título|Tinta/papel|69 x 52 cms.|1984|Col. Ángel Haché y Elsa Núñez.
Víctor Ulloa|Nationalité: Dominicaine|Óleo/tela|123 x 91 cms.|1961|Col. Ivonne Nader.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |64| |65| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

|Ileana Menicucci| Nativa de Santiago, estudia pintura con maestros particulares (Ju-
lia Sánchez y García de Villena), asistiendo a la Escuela de Arte de APEC. Registra su
primera exposición personal en los 80.
|Bergé Minelli| Nació en San Francisco de Macorís (1954), iniciando sus estudios
artísticos en la localidad y luego en la ENBA. Participa en el Colectivo Generación 80.
|Carlos Montesino| Nació en Santiago (1954), estudia en la escuela local de Bellas
Artes, en la Escuela de Artes de la UASD. Se dedica al diseño y a la ilustración publici-
taria y a la docencia, especialmente en la Escuela Altos de Chavón. Participa en el Co-
lectivo Generación 80.
|José Morel| Nació en Santiago. Estudia en el Taller de Yoryi Morel e ingresa luego
a la escuela local de Bellas Artes. Estudiante de Arquitectura y, orientado por Prats Ven-
tós, registra individual en 1982.
|Jim Morrison| Oriundo de Santo Domingo (1966), asiste a la Escuela de Bellas Ar-
tes de La Vega (1974-1979). Es profesional graduado en la UNPHU. Celebra individual
de dibujo y pintura en 1987.
|Luis Alberto Muñoz| Nació en la bahía de Manzanillo (1969), estudiando en la Es-
cuela de Chavón. Ceramista y pintor, expone por primera vez en 1988.
|Luis Muñoz| Nace en 1959, estudia en la ENBA y en el Instituto Dominicano de
Publicidad y Mercadotecnia. En 1988 registra la primera individual.
|Luis Nova| Nativo de Santo Domingo (1957), es artista fotógrafo que comienza a
destacarse en los 80. En 1983 obtiene dos distinciones en el concurso FAO, merecien-
do en 1994 el Gran Premio de la XIX Bienal Nacional.
|Miguel Núñez| Nace en 1959, realiza estudios en la ENBA y en la UASD donde cur-
sa Arquitectura y Publicidad. Entre 1985 y 1988 celebra sus primeras tres individuales.
|Germán Olivares| Nativo de Santo Domingo (1961) y con estudios en la ENBA ha
participado como expositor en numerosas colectivas, entre ellas de la Generación 80,
de la que es uno de sus líderes.
|Hilario Olivo| Nativo de San Francisco de Macorís (1959), donde recibe la prime-
ra orientación artística. Se gradúa en la ENBA en 1980. Participa en la Primera Colec-
tiva Generacional (1983) y entre 1983 y 1988 celebra cinco individuales.
|Francisco Olmos| Nativo de la capital del país (1954), estudia en la ENBA. En 1988
registra la primera individual: «Las palmas reales».
|Berilos Ortega|Vinculado al Colectivo Generación 80, figura en catálogo de la ex-
posición de ese núcleo celebrada en 1990.
|Frank Ortega| Nace en 1960, destacándose como autor gráfico durante la década Jesús Desangles|Figuras carnavalescas|Acrílica/tela|150 x 127 cms.|1996|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |66| |67| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

de los 80 en la que obtiene dos primeros premios en el Concurso Nacional Afiches so- vas. Escultor orientado por Gaspar Mario Cruz. Una obra tridimensional suya fue pre-
bre Desarme Mundial (1980) y comparte con Rafael Álvarez el primer premio de pin- miada en el Concurso de Arte Eduardo León Jimenes de 1983.
tura en la Bienal Nacional de 1984. |Alberto Pacheco Franco| Nació en la capital del país (1942), egresa de la ENBA en
|Eddy Ortiz| Nació en Santo Domingo (1953), graduándose en Artes Publicitarias 1989, exponiendo en diversas colectivas y registrando la primera individual en 1990.
en la UASD (1978) y en la ENBA (1982). Asociado al Movimiento Generacional 80, |Claudio Pacheco| Carismático y popular pintor de Santiago (n. 1959) con estudios
expone en colectivas. Se desempeña como profesor de la Escuela de Bellas Artes de en la escuela local de Bellas Artes y egresado de la Escuela de Altos de Chavón (1984-
la ciudad de Baní. 1986). Celebra primera individual en 1982.
|Daniel Osorio| Nació en Sánchez (1962), formándose en la ENBA y asociándose al |Octavio Paniagua| Nativo de Santo Domingo (1958), estudia en la ENBA y en el Ins-
Colectivo Generación 80. tituto de Publicidad y Mercadotecnia. Participa en los concursos del Royal Bank of Ca-
|Ramón Osorio| Nació en Nagua (1956), realiza estudios en la ENBA, participando nada en los que recibe galardones. En 1983 registra la primera individual: «Agua y color».
en la expo «La Generación del Ochenta, sus inicios» (1983) así como en otras colecti- |Leo Pappaterra| Nace en Santo Domingo (1962), cursa carrera de Arquitectura.

Gina Rodríguez|Cueva de infinitas soledades y olvidos|Mixta|50 x 50 cms.|1992|Col. de la artista. Chiqui Mendoza|El barón del cementerio|Mixta y collage/tela|120 x 120 cms.|1990|Col. Centro Cultural Eduardo
León Jimenes.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |68| |69| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

Presenta individuales en Casa de Teatro (1981) y en el Centro de la Cultura de Santia- 84), con estudios en Antropología en la UASD. Celebra la individual «La leyenda de los
go (1984) y participa en eventos colectivos durante la década. mitos» (1988).
|Félix Paula| Nace en San Francisco de Macorís (1949), estudia en la ENBA, asumien- |Manolo Quiroz| Nació en 1958, celebra primera individual en Casa de Teatro (1981).
do diversos cursos y carreras. Expone con el Colectivo Generación 80. |Belkis Ramírez| Nació en Santiago Rodríguez (1957). Egresada de la carrera de Ar-
|Modesto Antonio Peguero| Nació en 1962, estudia en la ENBA (1981-1987) y en quitectura y del Departamento de Artes de la UASD, celebra primera individual en
la UASD (Arquitectura). Expone en colectivas de la Generación 80. Obtiene premio de 1987, sobresaliendo como grabadista e instaladora.
pintura en la Bienal Nacional de 1992. |Benito Ramírez| Estudia en la ENBA y expone en colectivas, entre ellas «Un paso
|Julio C. Peña| Nació en San Cristóbal (1963), realiza estudios en la ENBA, realizan- más Generación 80».
do postgrado en Pintura (1982) y curso de Grabado con Rosa Tavares y Don Steward. |Miguel Ramírez| Nació en Santo Domingo (1966), formándose en diversos cen-
Expone en el Colectivo 80 y otras exposiciones grupales. tros y exponiendo en colectivas en los años 1988-89.
|Dionisio Peralta| Nativo de Santiago Rodríguez (1965), se asocia al círculo artísti- |Roberto Ramírez| Estudia Técnicas Fotográficas y obtiene licenciatura en Conta-
co de Santiago de los Caballeros, celebrando en 1988 la primera individual. bilidad, exponiendo en las colectivas de la Generación celebradas entre 1983 y 1986.
|Alcibíades Pérez (Sibín)| Nativo de Enriquillo, Barahona, se forma en la ENBA, |Alejandro Read Gómez| Nace en Santo Domingo (1930). Se gradúa de odontólo-
participando en exposiciones del Colectivo 80. go en la UASD (1951) y estudia Pintura con Elsa Divanna para ese momento y posterior-
|Duany Pérez| Estudia en la ENBA, exponiendo en la muestra «Un paso más Gene- mente (década 80) con Francisco Gausachs. En 1983 registra su primera individual.
ración 80». |Raúl Recio| Nace en la capital dominicana (1965), estudiando en la Academia de
|Germán Pérez| Nace en San Francisco de Macorís (1956). Se forma como arqui- Nidia Serra y en la ENBA. En la década 80 celebra cuatro individuales.
tecto en la UNPHU. En 1981 presenta su primera individual. |Leonardo Reyes| Con estudios en la ENBA y primera muestra personal en la Gale-
|Genaro Phillips| Nace en 1955, es egresado de la ENBA y de Arte Publicitario en ría Giotto (1977), se asocia al Colectivo del 80 en muestra de 1983, entre otras.
la UASD. Entre 1985 y 1988 celebra siete individuales, obteniendo premiación en el |Kutty Reyes| Nativo de Santiago (1961), autor gráfico y pintor, se forma con diversos
Concurso de Arte Eduardo León Jimenes (1987). maestros y asistiendo a cursos en Altos de Chavón. En 1987 celebra primera individual.
|Miguel Pimentel| Estudia Arte Publicitado en la UASD. En 1981 presenta «Experimen- |Silvio Reyes| Nace en Santo Domingo (1955), formándose en la ENBA (1972-
to audiovisual» en el MAM y en 1983 obtiene premio fotográfico en Concurso de laUASD. 1978). Participa en las bienales nacionales de 1981 y 1984.Viaja a Venezuela a ampliar
|Jorge Pineda| Nace en Barahona (1961). Estudia Arquitectura en la UASD y Técni- su formación de pintor.
cas de Grabado en diversos talleres. Participante del Colectivo 80, registra la primera in- |Pedro Ricart| Nativo de Santo Domingo (1960), estudia en la ENBA y en la Escue-
dividual en 1984. la de Artes de APEC, obteniendo en 1975 el primer premio de pintura del Concurso
|Miguel Pineda| Nace en Santo Domingo (1962), formándose en la ENBA. Integran- del Royal Bank of Canada. En 1981 registra su primera individual.
te del grupo Los Cinco (1984), celebra primera individual en 1988. Obtiene el Gran |Clarivel Rivas| Nativa de Santiago (1960), estudia en la ENBA exponiendo en co-
Premio de Pintura, en el Concurso Bicentenario de la Revolución Francesa, Sto. Dgo. lectivas desde 1977. Se registra en la XVI Bienal Nacional.
1989. Expone con el Colectivo del 80. |Ángel Ricardo Rivera| Nació en Santo Domingo en 1954, estudia Artes Publici-
|Adalgisa Polanco| Grabadista y expositora de colectiva, participa en el Colectivo tarias y registra una individual fotográfica en Casa de Teatro en el período de los 80.
Generación 80, figurando en catálogo de exposición que se celebra en 1990. |Grecia Rivera| Estudia en la ENBA, en la UASD y en la Escuela de Altos de Chavón.
|Magdaleno Portorreal| Nativo de Salcedo (1957), egresa de la ENBA en 1983. Es- Militando en el grupo en 1985 y en 1988 registra sus dos primeras individuales.
tudia Arquitectura en la UASD y se asocia al Colectivo Generación 80. |Rafael Rodríguez| Egresa de la ENBA en 1982, exponiendo con el Colectivo Ge-
|Franklin Polanco| Oriundo de Santo Domingo (1960), estudia en la ENBA (1974- neración 80. En Casa de Francia registra «Viento rojo», su primera individual (1988).
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |70| |71| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

|Enriquillo Rodríguez Amiama| Nace en 1962, formándose en diversos centros,


incluida la ENBA. Expone en las colectivas de la Generación 80 y celebra entre 1984 y
1988 las primeras cuatro individuales.
|Gina Rodríguez| Nace en Santiago (1967), celebrando primera individual en 1986.
Es graduada de la PUCMM, de la Escuela de Diseño de Altos de Chavón y diplomada
en Pintura del Museo de Louvre, París.
|Luis Alberto Rodríguez S. (Lars)| Nativo de San Cristóbal (1958), estudia Arte
en la UASD y Diseño e Ilustración en la Escuela Altos de Chavón. Participa en las co-
lectivas de la Generación 80. Su primera individual la celebra en 1980, asumiendo la
ambientación y el perfomance en 1983 y 1985, respectivamente.
|Remberto Rondón| Nacido en 1960, estudia durante el período 1970 en la ENBA.

Rosángela Medina|Ciguapa para un afiche|Acrílico/papel|70 x 49 cms.|1982|Col. Melido Medina y Rosa Cabral. Diana Medrano|Quinceañera (cayena)|Óleo/tela|76 x 102 cms.|1992|Col. de la artista.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |72| |73| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

Activista de la Generación 80 y exponente en sus colectivas, obteniendo premio único |José Sejo| También Luis Aguasvivas (1958). Egresa de la ENBA y del Dpto. de Artes
de dibujo en el Concurso FAO y premio único en el evento 25 Jóvenes de las Améri- de la UASD. Exponente del Colectivo 80, en 1985 obtiene Primer Premio de Pintura
cas, organizado por la OEA en 1986, cuando también registra la primera individual. en el Concurso de Arte León Jimenes, y en 1986 registra la primera individual.
|Gabino Rosario| Nacido en la Capital (1955), realiza estudios en la ENBA, en el |Rafael A. Sepúlveda (Ras)| Nació en el Seybo (1962), participa en las colectivas
Departamento de Artes de la UASD y se especializa en Artes Gráficas, en Urbino, Ita- de la Generación 80. Ceramista y pintor, registra la primera individual en 1990.
lia. Uno de los líderes y expositores de la Generación 80, registra la primera indivi- |Haffe Serulle| Nació en 1947, estudiando Arte Dramático en España. Es pintor au-
dual en 1985, obteniendo en este año premio de dibujo del Concurso Eduardo León todidacta con exposiciones individules en los 80.
Jimenes. |Luz Severino| Nace en 1962, estudia Ingeniería civil en la UASD y un profesorado
|Juan Francisco Rosa| Nació en Santiago de los Caballeros (1957), estudia en la EN- en la ENBA, participando activamente en colectivas, incluidas las de su generación del
BA, exponiendo con el Colectivo Generación 80 y en otros eventos nacionales. 80. En 1992 celebra su primera individual.
|José Ricardo Roque| Nació en Santo Domingo (1945). Después de graduarse |Félix Manuel Soñé Del Monte| Nace en Santo Domingo (1961). Estudia Músi-
como sociólogo en la Universidad de Lovaina, Belgica, y de desempeñarse profesio- ca, también en la ENBA (1984-88), ampliando su formación en la Escuela Altos de Cha-
nalmente, se dedica a la pintura, celebrando la primera individual en Casa de Teatro vón. Se dedica a la docencia de Escultura.
(1985). |Haroldo Sosa| Con estudios en la ENBA y graduado de arquitecto en la UASD, re-
|Hamlet Rubio| Nacido en 1955, estudia en la ENBA, se titula de técnico en Dise- gistra individual en 1988 con la tónica surrealista.
ño y Arquitectura, graduándose también de fotógrafo. En 1979 registra su primera in- |Genaro Suero| Nació en 1963 en Santo Domingo, graduándose en la ENBA (1987).
dividual y en 1980 viaja a Europa. Es de los líderes del Colectivo 80. Celebra primera individual en 1989.
|Amaya Salazar| Nace en Santo Domingo (1951) e inicialmente recibe orientación |Carlos Suero| Nativo de Santo Domingo (1958), graduado en Publicidad en la
en las academias de Julia Sánchez y Cándido Bidó. Luego asiste a escuelas de arte en UASD, celebra primera individual en 1988.
Boston y Madrid. En 1981 registra la primera individual. |Víctor Tavares| Nació en Santiago (1960), estudia en la escuela local de Bellas Ar-
|Miguel Sánchez Tió| Oriundo de Santo Domingo (1959), asiste a varias academias tes, milita en el grupo «La Glorieta» y celebra primera individual con obras a la acua-
de arte, celebrando cuatro individuales en el decenio 80. rela (1982).
|Anny Salcedo| Nació en Santo Domingo (1957), estudia en la ENBA preferencian- |Ezequiel Taveras| Nace en 1965 y egresa de la ENBA (1983-1987). Escultor, pintor
do el grabado y la pintura. Expone en muestra inicial de la Generación 80. grabadista y docente; registra primera individual en 1989 .
|Alejandro Santana| Oriundo de Santo Domingo (n. 1961), recibe primera orien- |Pedro Terreiro| Oriundo de Barahona (1955), estudia Diseño Industrial en la ciu-
tación artística de Darío Suro y Mariano Eckert, residiendo en Washington, D.C. (1973 dad nativa (1973-1975), matriculándose en la ENBA de donde egresa (1976-1982). Ex-
y 1974), e igualmente en la Escuela de APEC (1973). Registra su primera individual en pone en la Colectiva Generación 80 y obtiene premio de dibujo en el Concurso de
Casa de Teatro (1983). Arte Eduardo León Jimenes (1983), celebrando la primera individual en 1985.
|Carlos Santos Durán| Nace en 1956, estudió en la ENBA y con el maestro Her- |Inés Tolentino| Nace en Santo Domingo (1962), estudiando en la Escuela Supe-
nández Ortega. Expone con el Colectivo 80, registrando tres individuales entre 1987 y rior de Bellas Artes, París. Durante el decenio 1980 celebra tres muestras personales en
1980. Obtiene Primer Premio de Pintura en el Concurso de Arte E. León Jimenes Santo Domingo en donde participa en diversas colectivas, incluida la de su generación.
(1987). |Juan Francisco Terrero| Nació en Tamayo, Baoruco (1958), estudiante de Arqui-
|Johnny Segura| Nació en Nizao, provincia de Peravia (1961), estudia en la ENBA y tectura en la UASD y en la ENBA. Integrante del Colectivo 80.
en The Art Students League, New York. Pintor y escultor, milita en el Colectivo 80 y |Bernardo Then| Nació en Sabana de la Mar en 1960. Recibe orientación pictóri-
registra primera individual en 1982. ca de Alberto Bass y registra su primera individual en 1989.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |74| |75| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

|Manuel Traboux| Nació en la capital del país (1955), graduándose en la ENBA, es- |Eusebio Vidal|Nativo de Santiago (1962), se asocia al núcleo de pintores «La Glo-
tudiando Arquitectura en la UASD, asociándose al Colectivo 80. rieta», con desenvolvimiento en los años 80. Registra primera individual en 1987.
|Víctor Ulloa| Nace en la ciudad de Moca, graduándose en la ENBA y en la Escue- |Saulo Villanueva| Nació en Santiago (1948), estudia Arte en la Universidad de Te-
la de Bellas Artes de París, Francia, donde establece residencia. Con premios en con- xas y en APEC. Participa en la XV Bienal Nacional (1984), compartiendo un premio con
cursos de Arte Joven celebrados en los 70, obtiene primer premio de pintura en el Charito Chávez, en categoría libre.
Concurso Nacional Centenario San Pedro Macorís (1982). Celebra primera indivi- |Francis Victoria| Realiza estudios de Artes Plásticas en la UNPHU, participando en
dual en 1985. la colectiva «La Generación del ochenta, sus inicios» (1983).
|Julio Valentin| Nace en 1972 dandose a conocer como Julio César Martínez Valen- |Dorita A. Weil| Nativa de Santo Domingo, estudia en la ENBA. Expone en la mues-
tin cuando expone en colectivas de 1994 y 1995. tra colectiva de la Generación Ochenta (1983)
|Mayobanex Vargas| Nació en Bonao (1961). Estudia Arte Publicitario en la UASD, |Camilo Yaryura| Artista fotógrafo nacido en Santo Domingo (1945), asociado a Fo-
registrando su primera individual «Luz y sombra» en 1988. togrupo en 1978. Registra su primera exposición individual en 1981.

|Fernando Varela| Uruguayo nacido en 1951, se asocia a Santo Domingo desde 1975
donde se desarrolla como artista. Celebra primera individual en 1981.
|Vladimir Velázquez| Nació en Santo Domingo (1963). Estudia en la Academia de
Cándido Bidó y asistea cursos cortos en la Escuela de Diseño de Altos de Chavón, ex-
poniendo en numerosas colectivas a partir de los 80. «Agnus dei» es su primera indivi-
dual registrada en 1988.

Fabio Domínguez|Paisaje transparente|Acrílica/tela|101.6 x 76.2 cms.|1999|Col. Privada. Kutty Reyes|El toro de la frontera|Óleo/tela|76.2 x 101.5 cms.|Sin fecha|Col. Familia Batista Álvarez.
Raymundo López|Sin título|acrílica/tela|150 x 150 cms.|1988|Col. del artista.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |76| |77| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

CRONOLOGÍA
CULTURAL

Desde 1980 | Hasta 1989


Año 1980 Año 1980 |cont.| Año 1980 |cont.| Año 1980 |cont.| Año 1980 |cont.|

Mueren los poetas Ramón Cifré Na- Saíd Musa celebra primera individual Ada Balcácer y el francés Emile Ram- Seleccionan dos obras de Rosa Tavá- Individual de Ivonne Peña en Galería
varro y Manuel Valerio. de cerámicas en la Galería Caferelli. pelberg realizan muestra conjunta en rez para la muestra permanente del Paiewonsky.
la GAM. Este último presenta indivi- Museo de Grabado Latinoamericano,
dual en la Alianza Francesa. de San Juan, Puerto Rico.
Jeannette Miller publica la investigación: La Galería de Arte Moderno presenta Juan Bravo registra «Retratos a la
Gilberto Hernández Ortega o La trascen- colección de fotografías contemporá- Madre», primera individual celebrada
dencia de un universo mágico y poético. neas dominicanas, con obras de Max Galería Cafarelli organiza una muestra Colectiva de grabados del curso im- en Cotuí.
Pou, Wifredo García, Faustino Pérez, de obras inéditas del maestro José partido por Miki Vicioso en la GAM.
Julio González y otros. Gausachs (1889–1959)
La Ciudad de los Artistas Altos de Cha- Grabados e instalaciones de Félix Be-
vón inicia su programación expositiva Martínez Richiez expone produccio- rroa son presentadas en la GAM.
con una colectiva permanente de artistas De regreso al país, Barón Arias cele- José Rincón Mora registra individual nes eróticas en Galería Bonsai.
nacionales, seguidamente la expo «Dani- bra exposición personal en el Institu- en el Voluntariado de las Casas Reales.
Carlos de Mena presenta individual en
cel, desnudos y paisajes»; esculturas y to Cultural Dominico Americano.
Domingo Batista celebra individual de la Sala Rosa María.
pinturas de Antonio Prats Ventós y,
Francisco Santos expone en Galería fotografías en Casa de Teatro.
muestra conjunta de Bidó y Guillo Pérez.
Wifredo García presenta individual Bonsai.
Geo Ripley presenta individuales en la
auspiciada por la Dirección Nacional
Antonio Martorell, grabadista puerto- Alianza Francesa (Sto. Dgo.), en la
La galería Bonsai es inaugurada en de Parques.
Fotogrupo celebra colectiva en el Mu- rriqueño, expone en la GAM. UCMM (Santiago) y en el Theatre
Santo Domingo con muestra colectiva.
seo Dominicano. Noir (París, Francia).

Año 1980 |cont.| Año 1980 |cont.| Año 1980 |cont.| Año 1981 Año 1981 |cont.|

Guillo Pérez registra muestras perso- los parques nacionales, prologado y amores; Aída Cartagena Portalatín: Muere Pedro René Contín Aybar, escri- Se constituye la Sección Dominicana
nales en el Banco Popular (Sto. Dgo.) por María Ugarte. Escalera para Electra; Pedro Vergés: tor, animador cultural y crítico de arte. de la Asociación Internacional de Crí-
y en el Banco de Reservas (San Pe- Solo cenizas halarás; Virgilio Díaz Or- ticos de Artes (AICA), en acto presidi-
dro de Macorís). dóñez: Poesía completa (obra póstu- do por Raoul–Jean Moulin, Secretario
Eugenio Pérez Montás pone a circular Celebración de la XV Bienal Nacional
ma); Gilberto Hernández Ortega: De General del organismo.
la obra Casas Coloniales, con fotogra- de Artes Plásticas en la GAM, en la
Gualey al cielo; Fernando Guzmán:
Individuales de Daniel Henríquez en fías a color de Onorio Montás. que se exponen 303 obras de 110 au-
Mano blanca; Jacinto Gimbernard: Me-
Sala Rosa María (Sto. Dgo.) y Centro tores, aproximadamente, admitidas Después de un receso de 10 años, re-
dalaganario; Diógenes Valdez: La tela-
de la Cultura de Santiago. por un jurado de selección que inte- torna el Concurso de Arte E. León Ji-
Charito Chávez presenta 40 obras en raña; Claudio Soriano: Cielos nuestros;
graron Danilo Caro Ginebra, Eligio Pi- menes en el que participan más de un
individual del Hotel Sheraton, Sto. Dgo. Bonaparte Gautreaux Piñeyro: Cuentos
chardo, Eduardo Sélman y Darío Su- centenar de autores, cuyas obras fue-
Exposición individual de Virgilio Mén- de abuelo Julio; René Montés de Oca:
ro. Este último presidió el Jurado de ron juzgadas por William Slaterry Lie-
dez en Caferelli. Más allá de la montaña; Rafael García
Melchor Terrero celebra cuarta indivi- premiación, además compuesto por berman, quien otorga los siguientes
Bidó: SPM compañera; Caraciolo Var-
dual en la Sala de Purísima de León. María Ugarte, Luis Lama, Max Pou, premios: Pintura: Cándido Bidó (10)
gas: El sonámbulo; Noe A. Abreu: Ma-
Fernando Peña Defilló presenta la ex- César Iván Feris, Pedro Mir y Eugenio Soucy de Pellerano (20), Bertica Gar-
pa literario de San Juan de la Magua-
posición «Baquiní tierra», en la GAM. Pérez Montás. Las categorías y auto- cía (30); Escultura: Pedro Augusto
Guillermo Trujillo, pintor panameño, na; Antonio Betances: Canción de oto-
res premiados fueron: Dibujo: Vicente Méndez (10) y Danilo González (20);
presenta individual en la GAM. ño y las hojas secas; Eusebio Henrí-
Pimentel y Radhamés Mejía (el jo- Dibujo: Radhamés Mejía, el joven,
Timoteo Santos, Fernando Ureña Rib quez: Consignas y sublevaciones; José
ven); Escultura: Joaquín Ciprián y Jai- (10) y Barón Arias (20).
y Shum Prats exponen individualmen- Enrique García: El fabulador; Cándido
Publicaciones: Tony Raful: Nacen las me Gracia Navarro; Fotografía: Polibio
te en Altos de Chavón. Gerón: Canto triste para una niña que
alas delante de tus ojos; Marcio Veloz Díaz y Domingo Batista; Categoría Li-
nunca conocí; Luis Alfredo Torres: Os- Comienza a circular el periódico Hoy
Maggiolo: Novelas cortas; Víctor Ville- bre: Pedro José Vega, Mart;ín López/
curo litoral; León David: Compañera y que incluye el suplemento cultural Is-
Wifredo García publica La Catedral gas: Charlotte Amalie; Freddy Gatón Máximo Rodríguez y Charito Chávez/
narraciones truculentas. la Abierta, dirigido por Manuel Rueda
del Bosque, libro de fotografía sobre Arce: Retiro hacia la luz y Son guerras Saulo Villanueva; Grabado: Kuma.
con la asistencia de Soledad Álvarez.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |78| |79| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

Año 1981 |cont.| Año 1981 |cont.| Año 1981 |cont.| Año 1981 |cont.| Año 1981 |cont.| Año 1981 |cont.|

Pedro Ricart registra la primera indi- Fernando Ureña Rib exhibe individual Inauguración Sala de Exposiciones de La Cinemateca Nacional y la GAM Timoteo Santos (Vinagre) registra ex- El Centro de la Cultura de Santiago pre-
vidual en Casa de Teatro. de dibujos en la Galería de Arte Mo- Enfoca con la individual «Cronología: realizan el documental de Arte: «El posición personal en Alianza Francesa. senta exposiciones personales de los si-
derno exponiendo también en el Cen- noche, sueño y día» del fotógrafo mundo mágico de Gilberto Hernández guientes artistas: Guillo Pérez, Camilo
tro de la Cultura de Santiago. Martín López. Ortega», dirigido por Aglisberto Me- Carrau, Aquiles Azar, Ana María Delgado,
El uruguayo Fernando Varela registra «Imágenes y Signos de la República
muestra personal de cerámicas en léndez. Camilo Yaryura, Antonio Prats Ventós,
Dominicana» es el título de la mues-
Galería Cafferelli. Vitico Cabrera, Silvano Lora, Domingo
Danicel presenta su XI individual en la María Aybar registra exposición indi- tra presentada en la XVI Bienal de
Liz, Myrna Guerrero, Mark Gordon,...
Galería de Arte Dominicano, titulada vidual en la Galería Daniel’s. Hilario Rodríguez realiza su tercera Sao Paulo, Brasil. En la misma parti-
«Paisajes sólo paisajes». individual en la Galería Nader. cipan Domingo Batista, Cándido Bidó,
Germán Pérez presenta «Mujeres», pri-
mera individual en la Biblioteca Nacional. Julio González, Marcel Morel, Vitico La Galería de Arte Moderno incluyó
Jeannette Doñé inaugura muestra
Cabrera y Myrna Guerrero. en sus registros de eventos expositi-
Colectiva auspiciada por el Banco Po- personal en Casa de Teatro. Miguel Pimentel registra «Experimen-
vos: «La obra dominicana (1939-
pular Dominicano en The Sings Galery to Audivisual, Oviedo: La soledad Ro-
Silvano Lora viaja a Suiza, invitado 1981), de José Vela Zanetti; «Selec-
de New York titulada «Arte dominica- ja de un Grito», en la GAM. Con texto de Pedro Mir circula el libro
por el Museo de Arte de la ciudad de El fotógrafo Luis José Bonilla Bojos ción retrospectiva», de Darío Suro;
no contemporáneo», se presentan de fotografía El Color del Camino, de
Berna para realizar performance, tam- realiza primera individual en la Biblio- «Reencuentro geográfico», de Eligio
obras de Gaspar Mario Cruz, Domingo Domingo Batista.
bién presentado en la Academia de teca de la Universidad Católica Madre Marianela Jiménez presenta su 16 Ex- Pichardo, «Exposición individual», de
Liz, Eligio Pichardo, José Rincón Mo-
Arte de Dusserdoff, Alemania. y Maestra, de Santiago. posición individual titulada «Un Mun- Eugenio Granell; «Las cuatro estacio-
ra, Ramón Oviedo, Fernando Peña De-
do en Movimiento». La muestra fue El Grupo Jueves 68 realiza exposición nes», de Elsa Núñez; «La vida domi-
filló, Silvano Lora y Paul Giudicelli.
El artista igualmente celebra en la presentada en Altos de Chavón. en Altos de Chavón. nicana en New York», de Alberto
Rosa Elina Arias realiza exposición
GAM de Santo Domingo, la individual Bass; individual, de Iván Tovar; indivi-
personal en Casa de Teatro.
«Exposición de medio siglo». dual del haitiano Herve Telemaque y
colectiva de Fotogrupo.

Año 1981 |cont.| Año 1981 |cont.| Año 1981 |cont.| Año 1982 Año 1982 |cont.| Año 1982 |cont.|

PUBLICACIONES: Freddy Gatón Arce: Stanley/ Miguel Ángel Gómez: Cuen- Lizardo Lazocé: Mis cantos, mis ilu- Delia Weber, pintora y escritora, falle- La UNPHU organiza el Seminario Na- Elsa Divanna realiza muestra personal
Y con aver tanto tiempo; Cherezada tos; Miguel Ángel Perdomo: Cuatro siones; Tony Raful: Visiones de escri- ce en la ciudad de Santo Domingo. cional en torno a la Identidad de los en Casas de Bastidas.
Vicioso: Viajes desde el agua; Antonio esquinas tiene el viento; Manuel de ba; Andrés Reyes: Reflejos de mi sen- Dominicanos con una exposición co-
Lockward: Yo canto al tanque del Re- Js. Goyco Castro: La prosa en Santo tir; René Rodríguez Soriano: Raíces lectiva de 48 artistas nacionales.
Antonio Guzmán Fernández se suici- Rafael Amable registra exposición in-
gina Express; Andrés L. Mateo: Poe- Domingo; Luis S. Escobar: Poemas con dos comienzos y un final; Alberto
da, ejerciendo la presidencia de la Re- dividual en la Alianza Francesa (Sto.
sía de postguerra; Soledad Álvarez: La desintegrados; Leo Beato: Cápsulas Baeza Flores: La Tierra más hermosa;
pública. Es creado mediante Decreto No. 271 Dgo.).
magna patria de Pedro Henríquez cósmica y mosaicos; Ludin Lugo: El Fiume Gómez de Michel: Manual de
el Comité Organizador del Instituto de
Ureña; Bonaparte Gautreaux Piñeyro: caballero de la ciudad; Franklin Do- literatura universal.
Cultura presidido por Agliberto Melén-
Al final del arcoiris; Clodomiro Satín: mínguez: Lisístrata odia la política; «Arte Dominicano desde la Indepen- La grabadista puertorriqueña Consue-
dez. Es comité de carácter efímero y
Los cimarrones; Virgilio Díaz Grullón: Pedro Mir: Buen viaje, Pancho Valen- dencia 1844–1979», es la gran mues- lo Gotay expone individualmente en
su objetivo es evaluar y presupuestar
De niños, hombres y fantasmas; Pe- tín; María Moreno Frómeta: Voces del tra organizada por la Galería de Arte Casa de Teatro.
las instituciones culturales oficiales.
dro Peix: Brigadier; René del Risco y silencio; Rafael Pérez Matos: Las ba- Moderno, reuniéndose más de 200
Bermúdez: Cuentos y poemas com- ladas de un solitario; Federico Sán- obras de 52 autores de diferentes eta-
Julio Llort presenta «Vivencia Tropi-
pletos (obra póstuma); Fiume Gómez chez: Baladas; Georgilio Mella Cha- pas del acontecer nacional. También Se establecen las siguientes salas de
cales», individual en la Galería de Arte
de Michel: Versos y fábulas; Juan vier: Memorias del Guabatico; Aliro la GAM inaugura la «Sala Generación exposiciones: Galería Ortega Frier,
Moderno.
Guarda Ureña: Azuetano; Medrano Paulino hijo: Cuentos cortos y largos; del 60» con obras de 35 artistas. Galería Jaime Colson y Centro de Arte
Quezada: Los contrabandistas del Ca- Claudio Soriano: Cambio, please; Má- Nouveau, todas en la ciudad capital.
ribe; Carlos Gómez Doorly: Este es mi ximo Alcántara: Ya Mary; Diógenes Leopoldo Pérez (Lepe) registra indivi-
Celebración del Concurso Nacional
canto y sublimación; Norberto James: Valdez: Lucida Palmares; José An- dual en Galería Daniel’s.
Centenario de San Pedro de Macorís Ramón Oviedo registra exposición in-
Vivir; José V. Rutinel: Los enemigos; drés: Poema de vida entera; Rodolfo
con distinciones en pinturas: Víctor dividual en «Meeting Point Art Cen-
Georgilio Mella: Vicente y la soledad; Coiscou Weber: Luz herida; Manuel
Ulloa (Primer Premio). ter» (Miami, Florida) y realiza un mu- Orlando Menicucci expone su «Estan-
Alfredo Conde: Israel; Antonio Cuello: García Cartagena: Mar abierto; Juan
ral en el edificio de la OEA, en Was- cia 3» (pinturas y ambientes) en la
Colección de pensamiento; Avelino González Núñez: Cofre de mi yo; Luis
hington, D.C. Galería de Arte Moderno.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |80| |81| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

Año 1982 |cont.| Año 1982 |cont.| Año 1982 |cont.| Año 1982 |cont.| Año 1982 |cont.| Año 1982 |cont.|

Rafael Amable registra la primera in- Julia Sánchez de Guerra, veterana do- El pintor Antonio Guadalupe realiza con texto de Frank Moya Pons y foto- serie de sellos que reproducen obras PUBLICACIONES: Víctor Villegas:
dividual en la Alianza Francesa, de cente y pintora, realiza su primera in- Exposición «Hacia la Luz» en la Gale- grafías de Giorgio Clarandis, Pedro de Alejandro Bonilla, Luis Desangles, Juan Criollo y otras antielegías; Cayo
Santo Domingo. dividual en Casa de Bastidas. ría Paiewonsky. Borrel y Julio González. Leopoldo Navarro y Abelardo Rodrí- Claudio Espinal: La autopía de los
guez Urdaneta. vínculos; Fernando Valerio: Viajantes
El pintor Fernando Ureña Rib registra insomnes; Tony Gutiérrez: Secas de
Rosa Tavares presenta la individual Antonio Prats Ventós registra dos in- Wifredo García publica «Fotografía,
individual en Casas Reales. vientos; Pedro de Macorís: Memorias
de grabados «Los Idolos», en la Gale- dividuales, una en Altos de Chavón y un Arte para Nuestro Siglo». El joven artista Miguel Ángel Lagares
de pretérito inocente; Mariano Lebrón
ría de Arte Moderno. otra en el Instituto de Cultura Hispá- realiza muestra personal en la Galería
Saviñón: Tiempo en la tierra; Edgar
nica titulada «Búhos, Meninas e In- Nouveau.
La pintora Charito Chávez presenta Obras de Jim Dine, artista norteame- Hernández: A partir de nuestros de-
fantas».
varias muestras personales, entre El pintor Víctor Baret Capos registra ricano del «pop art», se exhibe en el signios; Elba Hernández Montalvo: La
ellas en el Club Mediterranée, Punta individual en la Galería Paiewonsky. Instituto Cultural Dominico-America- El fotógrafo Domingo Batista registra ninfa del lago Enriquillo y las dos es-
Cana; en la Galería Didis en Coral Ga- Mario Grullón registra individual en el no, Santo Domingo. muestra personal en el Centro de la peranzas; Aliro Paulino hijo: La noche
bles Miami y su XIV individual es pre- Centro de la Cultura de Santiago. Cultura de Santiago. Esta misma que Trujillo volvió; Edelmira Cabral de
Polibio Díaz realiza su 2da. Individual
sentada en Nouveau constituida por muestra es presentada, meses des- Valdeperes: Versos del camino; Ra-
de Fotografías en la Galería de Arte El pintor colombiano Pedro Alcántara
82 dibujos. pués, en Casa de Bastidas, Santo Do- fael Ciprián: Las cavilaciones de los
Moderno. Radhamés Mejía el joven presenta in- realiza individual en la Galería de Arte
mingo. Jaramillo; Fedora Cabral de Rum-
dividual en la Galería de Arte Moderno. Moderno.
Hilario Rodríguez presenta individual- hand: Karidad; José B; Báez Guerrero:
Aurelio Grisanty presenta individual Crónica de un viaje; Lipe Collado: Los
mente en la Galería Daniel’s. María Rosa Fernández Bonilla exhibe
en el Instituto de Cultura Hispánica. Circula el libro «La República Domi- La Dirección General de Correos en acorralados; Pedro José Gris: Las vo-
muestra personal de cerámicas en la
nicana», producido por Víctor Cabral, colaboración con la Galería de Arte ces.
Sala de Arte Rosa María.
Moderno emite por segunda vez una

Año 1982 |cont.| Año 1982 |cont.| Año 1983 Año 1983 |cont.| Año 1983 |cont.| Año 1983 |cont.|

Pedro Landestoy Garrido – Pedro ciones tureyanas; José Rodríguez: Muere el ensayista y sociólogo Juan El Banco Central de la República cele- Muestra en Casa de Bastidas de los La pintora Elsa Núñez realiza muestra
Landestoy Duluc: El Quijote oculto; Cabalgando sobre el recuerdo; Mar- Isidro Jiménez Grullón. bra el 36 aniversario con la muestra ceramistas japoneses Minoru y Yumi personal en Casa de Teatro.
Carmen Quidiello de Bosch: Pajaritas cio Veloz Maggiolo: La palabra reuni- «Colectiva de Pintura Dominicana» Okuda.
de papel; Freddy Gatón Arce: El po- da, Biografía difusa de sombra casta- con la participación de autores nota-
Celebración del X Concurso de Arte Frank Almánzar presenta en Casa de
niente; Víctor Villegas: Poesías; Ar- ñeada y La fértil agonía del amor; Pu- bles: Peña Defilló, Balcácer, Liz, Ovie-
Eduardo León Jimenes. 153 obras de Circulan las obras: Fernando Peña Teatro exposición retrospectiva que
mando Oscar Pacheco: Cabezas de ro Tejada Rojas: Brizna; Rodolfo do, Bidó, Menicucci, Tovar, Pianti-
cien autores aproximadamente fueron Defilló, desde el origen hacia la liber- abarca 10 años de trabajo gráfico.
estudio II; Inés Díaz de Soñé: Antolo- Coiscou Weber: Entonces, buen ni,…
seleccionados por un jurado com- tad y Paul Giudicelli, sobreviviente de
gía biográfica de poetas petromacori- hombre; Pedro René Contín Aybar:
puesto por Marianne de Tolentino, una época oscura, de la autoría de
sanos; José Rafael Lantigua: Sobre Poemas (Obra póstuma). Wendalina Primer Festival Nacional de Teatro Po-
Rosa Idalia García y Danilo De los 36 participantes se registran en la Jeannette Miller.
un tiempo de esperanza; Rafael Gar- Rodríguez: El turbante blanco: Muer- pular, organizado por el Teatro Gratey
Santos. El norteamericano John Baur muestra colectiva «La Generación del
cía Bidó: Revivir un gesto tuyo; Al- tos santos y vivos en la lucha políti- y Casa de Teatro. Este evento reunió
tuvo a su cargo las premiaciones Ochenta/ sus inicios», celebrada en el
fonso Lockward: Recordando a Es- ca; Fafa Taveras: «Testimonio de Jacinto Domínguez presenta la primera 25 grupos teatrales de todo el país.
otorgadas: Pintura, Amable Sterling Voluntariado de las Casas Reales y en
paillat; Juan Jacobo de Lara: Sobre abril». Germán Pérez: «La expresión individual en «Mi Galería», Santiago.
(10), Hilario Rodríguez (20) y Bis- Altos de Chavón.
Pedro Henríquez Ureña y otros ensa- emotiva del espacio escrito».
mark Yermenos (30); Escultura, Ra- La pintora Julia Sánchez de Guerra
yos; Bernarda Jorge: La música do-
món Osorio (10) y José Lantigua Luichy Martínez presenta retrospecti- registra segunda exposición indivi-
minicana; Andrés L. Mateo: La otra De regreso al país, Noemí Mella re-
Cruz (20); Dibujo: Pedro Terreiro (10) va «20 años de Creación Artística» en dual en Casa de Bastidas.
Penélope; Tirso Mateo: El secuestro gistra individual en la GAM.
y José Cestero (20). Casa de Bastidas.
del Presidente; Norvo Ant. Pérez: El
hijo del yanki; Sócrates Barinas Cois- La grabadista portorriqueña Marta
Antonio Guadalupe expone individual-
cou: 6 elegías, 90 sonetos alucinados Varios artistas someten sus proyec- Jaime Gracia Navarro celebra primera Matos expone de manera individual
mente en Centro de Arte Nouveau.
y 1 sólo grito; Eliseo Eusebio Mella: tos en el concurso «un mural para el individual de escultores en el Museo en el Instituto de Cultura Hispánica.
Lluvia romántica; María M. Lara: Mi Citibank», siendo seleccionada la pro- del Hombre Dominicano.
corazón se queja; Pablo Nadal: Can- puesta «Palmira» de Ada Balcácer.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |82| |83| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

Año 1983 |cont.| Año 1983 |cont.| Año 1983 |cont.| Año 1983 |cont.| Año 1983 |cont.| Año 1983 |cont.|

Celebran sus primeras individuales en da «Poesía a través de la materia, la Aurelio Grisanty realiza muestra indi- Fernando Varela presenta esculto-pin- Persio Checo registra muestra indivi- Guillo Pérez presenta «Caña y am-
el Centro de Arte Nouveau: José Ra- luz y el movimiento». vidual en el Centro de Arte Nouveau tura en Caferelli. dual en la Galería Paiewonsky. biente» (Individual) en la Galería Prin-
món Medina, Maritza Álvarez, Hilario titulada «Damas Medievales». cipal de Altos de Chavón.
Olivo, Octavio Paniagua y Luis Alber-
Es inaugurada J. Galleta en Plaza Eneida Hernández realiza primera Jorge Noceda expone individualmente
to Rodríguez.
Criolla Santo Domingo, con la mues- Manuel Montilla presenta «Lamento muestra personal en el café Poco-Loco, en la Galería Principal de Altos de Fernando Peña Defilló exhibe en la
tra pictórica de los españoles Joaquín Antillano», muestra personal en la Santo Domingo. Chavón. Galería de Arte Moderno su muestra
Alejandro Read Gómez presenta pri- y Maritza Castellote. Galería de Arte Moderno. personal «Desde el origen».
mera individual en el Voluntariado de
las Casas Reales. Luis Alberto Rodríguez registra expo- Ramón Oviedo realiza mural titulado
Retrospectiva de Manolo Pascual en El pintor Hamlet William Bonetti reali- sición individual en Nouveau. «Evolución», en el Banco Central, de José Félix de Moya registra muestra
la Galería de Arte Moderno. za individual en Daniel’s. la República Dominicana. personal en Casa de Bastidas.
Norberto Santana realiza muestra per-
sonal en la Galería Daniel’s. La pintora Ivonne Peña inaugura Ga-
El fotógrafo Mariano Hernández regis- Una muestra con el tema La Cordille- lería personal con una muestra de ar- Los pintores León Bosch y Plutarco El pintor alemán Wolfang Henning,
tra muestra personal en el Centro de ra Central es presentada por Fotogru- tistas dominicanos. Andújar realizan una muestra en con- conocido con el sobrenombre de
Tomás López Ramos registra su sex- Arte Nouveau. po en la Galería Enfoca. La muestra junto en la Galería George’s. «Lobo» realiza exposición individual
ta individual realizada en Casa de incluyó fotos de José Ramón Andú- en Nouveau.
Bastidas. Alejandro Read Gómez presenta indi-
jar, Wifredo García, Juan Guzmán,
El pintor Alejandro Santana realiza la vidual en Casa de Bastidas. Víctor Matos García realiza su segun-
Alejandro Lajara, Luis Nova, Vicente
individual en Casa de Teatro. da muestra individual en Centro de Marianela Jiménez presenta su 17 ex-
Tolentino, José Alfredo Victoria y Ca-
La Galería de Arte Moderno presenta Arte Nouveau. posición individual, realizada en la
milo Yaryura, entre otros. Daniel Díaz realiza exposición perso-
colectiva de artistas alemanes, titula- Galería de Arte Moderno.
nal en Nouveau.

Año 1983 |cont.| Año 1983 |cont.| Año 1983 |cont.| Año 1983 |cont.| Año 1984 Año 1984 |cont.|

La peruana Tula Salazar expone indi- Orlando Menicucci presenta «Estan- Soucy de Pellerano celebra la XIII in- dríguez Lora: Estampas de mi pueblo; Fallece el notable artista Eligio Pichar- Rotellini y Pedro José Vega; Fotogra-
vidualmente en el Museo de Hombre cias 4», muestra personal montada dividual en el Centro de Arte Nou- José Alcántara Almánzar: Las másca- do, organizando la Galería de Arte fía: José Alfredo Victoria; Categoría
Dominicano. en Casa de Bastidas. veau. ras de la seducción; Pedro Caro: Con- Moderno una muestra homenaje que Libre: Arq. Plácido Piña; y Grabado:
tra viento y marea; Aída Selman: reúne obras de su autoría. Carlos Sangiovanni.
Cuando la Luna llega; Federico Jóvine
Melchor Terrero presenta su 5ta. Indi- Ignacio Rincón Valverde (Kuma) pre- PUBLICACIONES: Joaquín Balaguer:
Bermúdez: Salvo error u omisión; Ho-
vidual titulada «La Obesidad Creada y senta individuales en las Casas Rea- La isla al revés; José Rijo: Entre la Celebración XVI Bienal Nacional de Fundación de Casa de Arte, Inc., en
mero Henríquez: Macorís centenario y
Sentida», en el Centro de Arte Nou- les y en la Galería de Altos de Cha- realidad y el sueño; Tomás Castro: Artes Plásticas en la GAM con la par- Santiago de los Caballeros, gestada
otros poemas; Haffe Serulle: El vuelo
veau. vón. Amor a quemarropa; Diógenes Val- ticipación de 180 autores aproxima- por Rosa Idalia García, Myrna Guerre-
de los imperios.
dez: Todo puede suceder un día y damente y la exhibición de 270 obras ro, Blanca Almánzar, Víctor Víctor,
Ejercicio II; Tony Raful: Movimiento seleccionadas por el jurado que inte- Pen Biang Ventura Sang, Carlos Fer-
Cuquito Peña realiza individuales en la Vicente Fabré registra muestra perso-
14 de Junio: historia y documentos y La Galería de Arte Moderno pone a graron Manuel Salvador Gautier, Joa- nández–Rocha, José Darío Suárez, Vi-
Casa de Bastidas y en Altos de Cha- nal en Centro de Arte Nouveau.
Ritual onírico de la ciudad y otras circular el Calendario 1984 que repro- quín Priego, Laura Gil, Julio Gonzá- tico Cabrera y Julio Martínez.
vón.
memorias; Efraín Castillo: Eva again; duce obras de 12 artistas nacionales: lez, Patricia Read y Rosa Tavárez.
Fernando Ureña Rib presenta indivi- Mario Concepción: Estampas vega- Yoryi Morel, Darío Suro, Celeste Otro jurado compuesto por Antonio
«Un paso más, Generación 80» es
Leopoldo Pérez (Lepe) registra indivi- duales en Alemania. nas; Aída Cartagena Portalatín: La tar- Woss y Gil, Gilberto Hernández Orte- Prats Ventós, Jesús Hernández Ló-
celebrada en el Instituto Dominicano
dual en Galería Nader. de en que murió Estefanía; Pedro ga, Fernando Peña Defilló, Domingo pez–Gil, Jeannette Miller, Fernando
de Cultura Hispánica con el registro
Peix: Los despojos del cóndor; Rafael Liz, Eligio Pichardo, entre otros. Peña Defilló, César Iván Feris, Frank
El Banco Central de la República edita de 85 obras de 51 autores. La agru-
Peralta Romero: Punto por punto; Almánzar y Pedro José Borrell, otor-
Arlette Simmos–Jiménez expone indi- el libro «Arte Taíno». pación celebra coloquio en el Museo
Freddy Gatón Arce: Cantos comunes; garon las siguientes distinciones:
vidualmente en Centro de Arte Nou- del Hombre donde tratan asuntos
René Rodríguez Soriano: Canciones Pintura: Antonio Guadalupe y Rafael
veau y en Altos de Chavón. pertinentes y registran también otras
Myrna Guerrero presenta individual para una niña gris metal; Máximo Avi- Álvarez/ Frank Ortega; Dibujo: Dioni-
muestras en la UNPHU.
«Erótica» en Casa de Bastidas. lés Blonda: Vía Crucis; Sebastián Ro- sio Blanco; Escultura: José Ramón
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |84| |85| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

Año 1984 |cont.| Año 1984 |cont.| Año 1984 |cont.| Año 1984 |cont.| Año 1984 |cont.| Año 1984 |cont.|

Miguel Gómez registra su primera in- Américas, revista de la OEA corres- Jóvenes grabadistas presentan en la Silvano Lora presenta la muestra «Le- Es exhibida en Casa de Bastidas una Miguel Sánchez registra su Tercera
dividual en la Galería Paiewonsky, pondiente a enero–febrero 1984, le Biblioteca Nacional una muestra de vántate Juan» en el Instituto Domini- individual de Vicente Fabré. individual en Galería Paiewonsky.
Santo Domingo. dedica 10 páginas y portada a la foto- sus trabajos: Duani Pérez, Sebastián cano de Cultura Hispánica.
grafía dominicana, reproduciendo Moya, Alexis Guerrero, Leonardo Du-
El acuarelista Alejandro Paniagua regis- Fernando Ureña Rib registra indivi-
obras de Wifredo García, José Alfredo rán, Genaro Philips, Belkis Ramírez,
José García Cordero realiza su mues- Rafael Amable presenta su quinta in- tra individual en la Galería Paiewonsky. dual en la Galería Arawak.
Victoria, Vicente Tolentino y Domingo Tony Capellán, entre otros.
tra «Seducciones de lo absurdo» en dividual en el Centro de Arte Nouveau.
Batista, entre otros artistas fotógrafos.
Casa de Teatro.
Carlos Montesino presenta su indivi- Circulación de «Arte Contemporáneo
Óleos y acuarelas de Trabaux son exhi-
La grabadista portorriqueña Consuelo dual «Onorismo Hacia el Color», en el Dominicano», de Gary Nicolás Nader,
María Rosa Fernández exhibe una bidos individualmente en la Galería
Danicel realiza exposición personal en Gotay presenta sus trabajos en Nouveau. centro de Arte Nouveau, donde cele- con la apertura de una colectiva de
muestra de cuadros en cerámicas en Paiewonsky.
Nouveau titulada «Una selección: bra Enriquillo Rodríguez Amiama la los artistas que figuran en el libro.
el Centro de Arte Nouveau.
apuntes, bocetos y proyectos». primera muestra titulada «Buscando
Antonio Prats Ventós presenta sus
Virgilio Méndez registra individual en Mundos Apacibles», e igualmente
esculturas en la «Sociedad renova- Es inaugurada la Galería Ana María (Ca-
Leopoldo Pérez (Lepe) expone en Ga- Galería Daniel’s. Jorge Pineda, «Sueños Intranquilos».
La francesa Beatrice Escofier presenta ción», Puerto Plata. lle Pasteur No. 251) con una colectiva
lería Nader.
muestra escultórica realizada en Casa de escultores y pintores dominicanos.
de Teatro. Daniel Henríquez registra muestra Fotogrupo realiza colectivo en la Gale-
El Museo del Hombre Dominicano
Guillo Pérez, Elsa Núñez y Daniel Hen- personal en Galería George’s. ría de Arte Moderno.
presenta muestra de estampas de Fe- Ángel Haché presenta «Elsa, Siempre
ríquez presentan exposición «Canto a
La Galería Arawak abre nuevo local en derico Izquierdo. Elsa», una serie de retratos, en Casa
la primavera» en Casa de Bastidas.
la Av. Pasteur 104 realizando una co- El artista haitiano Lionel Laureceau Cándido Bidó celebra sus 25 años en de Bastidas.
lectiva de artistas dominicanos. realiza muestra personal en la Galería la pintura con muestra retrospectiva
Nader. realizada en Casa de Bastidas.

Año 1984 |cont.| Año 1984 |cont.| Año 1984 |cont.| Año 1984 |cont.| Año 1984 |cont.| Año 1984 |cont.|

Amable Sterling realiza individual en Hilario Rodríguez expone en Galería Amaya Salazar exhibe individualmente Fernando Ureña Rib en el Centro de Enriquillo Rodríguez Amiama realiza Casa de Teatro convoca su primer
la Galería de Arte Moderno. Nader. en Casa de Bastidas. Arte Nouveau (Santo Domingo) y en individual en la Galería Paiewonsky. Concurso Nacional de Fotografía, aus-
Galerie Moderne, Bad Kissisger, Ale- piciado por E. León Jimenes, C. por A.
mania.
El pintor panameño Guillermo Trujillo Acuarelas y grabados de Glauco Cas- Carlos Hidalgo presenta individual en Juan Rodríguez presenta individual
registra individual en Galerías Nader. tellanos son presentados en el Centro Galería de Arte Nader. en el Museo Dominicano del Tabaco, Marianela Jiménez expone «Mis expe-
Nouveau. Miki Vicioso expone en el Centro de Santiago. riencias plásticas», su XVII individual
Nouveau. en la Galería de Arte Moderno.
Son presentadas en el Museo del Félix Tejada realiza individual en Moca
Hombre Dominicano las maquetas de Luis Bretón presenta la individual titulada «Mi tierra». Antonio Guadalupe presenta la indivi-
los vitrales de la Catedral de San Pe- «1512 Infinito» en el Instituto de Cul- José Perdomo registra individual titu- dual «Tilapias» en el Centro de Arte El pintor vegano Bolívar Berrido reali-
dro de Macorís realizados por la artis- tura Hispánica. lada «Reencuentro» en Casa de Basti- Nouveau. za exposición retrospectiva en Casa
Freddy Javier registra muestra perso-
ta Nidia Serra. das e igualmente en Altos de Chavón. de Bastidas.
nal en la Galería Arawak.
La ceramista Jacqueline Soto registra El pintor haitiano Sacha Tebó registra
Luis Amor, artista español, realiza su primera individual en la Galería Joaquín Mordán Ciprián presenta in- individual en la Galería «El Sol» de PUBLICACIONES: Mons. Hugo Eduar-
La Galería de Arte Moderno presenta
unas muestras personales en Galería Marialejos. dividual de esculturas en Casas de Santiago. do Polanco Brito: Exvotos y milagros
«Obras integradas», informe de una
«El Sol», de Santiago y en el Centro Bastidas. del santuario de Higuey; Freddy Ga-
colección de 311 obras.
de Arte Nouveau. tón Arce: Estos días del Tibar; Joa-
Luis Marión Heredia presenta mues- El fotógrafo Faustino Pérez pone en
quín Balaguer: Los carpinteros; Víctor
tra personal en Casa de Bastidas. Es presentada en Casa de Teatro la co- circulación un libro de relatos e ilus-
Vicente Fabré registra individual en la Villegas: Botella en el mar; Efraín Cas-
Apertura de la Galería Loret, en San- lectiva «Iniciados, núcleo de investiga- traciones, que a su juicio constituye
Casa de Bastidas. tillo: La cosecha; José Mármol: El ojo
tiago, con una colectiva de pintores ción plástica» en la que participan un «Anti-libro».
Aurelio Grisanty realiza muestra per- del arúspice; José Enrique García: Ri-
dominicanos. Anabelle Batlle, Luis Arias, Rives
sonal en Nouveau. tual del tiempo y los espacios; Cándi-
Rivera Fis, Pío Santana y Genaro Phi-
do Gerón: Aún después del tiempo;
llips, entre otros.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |86| |87| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

Año 1984 |cont.| Año 1985 |cont.| Año 1985 |cont.| Año 1985 |cont.| Año 1985 |cont.| Año 1985 |cont.|

Mateo Morrison: De estos días y Vi- Fallece Celeste Woss y Gil, destacada Coincidiendo con la proclamación del Edición de una colección y muestra co- Genaro Phillips celebra la primera in- «Drama» es el título de la exposición
siones de transeúnte; Aída Cartagena maestra del Arte Nacional. «Año de la Juventud», el colectivo rrespondiente de serigrafías de pinto- dividual en la UNPHU, titulada «En individual de Alberto Ulloa realizada
Portalatín: En la Casa del tiempo; En- Generación 80 publica los principios res nacionales, auspiciada por La Gale- torno al folklore». en Galería Daniel’s.
riquillo Sánchez: Párrafo dentro de la generales asociativos. ría que dirige Mari Loli de Severino.
Celebración del XI Concurso de Arte
lluvia; Enriquillo Rojas Abreu: Las
E. León Jimenes en el que se exhiben Grecia Rivera expone «Mundos de mi- Elsa Guzmán registra individual en
manos de América; Cayo Claudio Es-
127 obras de casi cien autores selec- Víctor Hart y Fernando Otenwalder Jesús Desangles realiza su primera tos y magias» primera individual en el Casa de Bastidas.
pinal: Utopía de los vínculos; William
cionados por el jurado constituido presentan «Azulín colorado», mues- individual en Boinayel Galería de Arte, Instituto Dominicano de Cultura Hispá-
Darío Mejía: El taladro del tiempo;
por Myrna Guerrero, Rosa Idalia Gar- tra de serigrafías en Casa de Teatro. Santo Domingo. nica.
Adriano Rodríguez: Todo mi amor; Ramón Oviedo presenta individual de
cía y Mario Grullón. Los galardones
Tony Raful: Pájaros y horizontes sitia- dibujos en La Galería Boinayel.
fueron potestad del nortamericano
dos; Roberto Marcallé Abreu: Sábado Celebración del Primer Simposio Ibe- Gabino Rosario presenta «Connota- La Galería Summa Artis, propiedad de
John Irelan Howe Baur, correspon-
de sol después de las lluvias y Ya no roamericano de Escultura, organizado ciones», primera individual en el Vo- J. Gausahs, exhibe 20 dibujos de
diendo a: Pintura: José Sejo (10), El pintor Carlos Lora registra indivi-
están estos tiempos para tristes fina- por el Colegio Dominicano de Artistas luntariado de las Casa Reales; igual- Aquiles Azar, quien presenta también
Dionisio de la Paz (20) y Rafael San- dual en Galería Paiewonsky.
les de historias de amor; Manuel Mo- Plásticos, la Secretaría de Turismo y mente celebra la primera Víctor Ulloa. una retrospectiva en el Instituto de
tiago (30); Escultura: Marcelo Bermú-
ra Serrano: Decir samán; Miguel Es- la GAM, en donde los participantes Cultura Hispánica.
dez (10) y Ramón Osorio (20); Dibu-
paillat: El gran Caín; Freddy Mejía Bal- laboran sus obras, y tiene lugar una Fotogrupo celebra colectiva en Casa
jo: Gabino Rosario (10) y Pedro Ri- Graciela Azcárate, argentina residente
dera: Calmante sobre el fuego; Haffe muestra del arte tridimensional. de Teatro con una colectiva.
cart (20). Fueron otorgadas mencio- en el país, expone grabados y pintu- El fotógrafo dominicano Luis E. Martí-
Serulle: Bianto y su señor; León Da-
nes honoríficas a Hilario Rodríguez ras en el Centro Nouveau y posterior- nez realiza individual en Casa de Teatro.
vid: Poemas del hombre anodino; Ra-
(pintura), José Lantigua Cruz (escul- Julia Santos Salomón exhibe obras mente grabados y dibujos en La Gale- Jorge Severino celebra muestra per-
món Lorenzo Perelló: De pueblo en
tura) y Juan Mayí (dibujo). personales en Casa de Teatro. ría, en donde pone a circular la carpe- sonal en «La Galería» en la que expo-
pueblo. José Ramón Andújar presenta mues-
ta Los cuentos de Mauro (grabados). nen también Elsa Núñez, Darío Suro,
tra personal de fotografía montada en
Bernardo Prats,…
el Centro de Arte Nouveau.

Año 1985 |cont.| Año 1985 |cont.| Año 1985 |cont.| Año 1985 |cont.| Año 1985 |cont.| Año 1986

Hilario Rodríguez y Enriquillo Rodrí- Publicación del libro Fernando Peña El escritor Claudio Soriano pone en PUBLICACIONES: Freddy Prestol Cas- esfera; Emelda Ramos: El despojo; Fallece Frank Almánzar, joven y nota-
guez Amiama presentan exposición Defilló: Mundos paralelos, realizado circulación el «Libro de Nuestro Ori- tillo: Pablo mamá; Freddy Gatón Arce: Chiqui Vicioso: Un extraño ulular te- ble artista gráfico nacido en Salcedo
de bodegones en Arteresa. por Jeannette Miller. gen» con la apertura de una primera De paso y otros poemas y Mirando al nía el viento; Basilio Yangüela: Es- en 1949.
individual de pinturas suyas, activida- lagarto verde; Margarita Cordero: Mu- tructuraciones; Claudio Soriano: Can-
des celebradas en Casa de Teatro. jeres de abril;Jeannette Miller: Estos to de sangre, silencio y muerte; Elías
Vitico Cabrera y Servio Frías realizan Genaro Phillips registra su segunda ex- Wifredo García funda la Casa Fotográ-
días (poema); Dionisio de Jesús: Orá- Jiménez: Tradiciones mocanas; Ma-
muestra conjunta en el Centro de Arte posición individual en Casa de Bastidas. fica en la capital del país.
culo del suicida; Antonio Fernández nuel Matos Moquete: En el atascade-
Nouveau. Danicel realiza su XV exposición per-
Spencer: El retorno de Eulises; Oscar ro y Abismo 1972-1975; José Moli-
sonal titulada «Marola: La flor de la
El Santo Domingo Sheraton Hotel Gil Díaz: Humanidad; Rigoberto No- naza: Créspulo sur; Aída Cartagena Centro de Arte Nouveau organiza primera
flor», presentada en «La Galería».
Leopoldo Pérez (Lepe) realiza indivi- presenta su tercera gran colectiva de vel: Grano de polen; Patricia Bordas Portalatín: Elegía; José Rafael Lanti- exposición colectiva sobre arte erótico.
dual en Casa de Bastidas. artistas de la República Dominicana. de Olivo: Lenguaje para almas sensi- gua: Hacia una revaloración del ideal
Pedro Terreiro presenta «Sin olvido, bles; Héctor Dotel Matos: Paréntesis; duartiano.
La Organización de Estados America-
ni silencio», exposición individual Idelfonso Álvarez: Maggi Blues y
Guillo Pérez expone en Quito, Ecuador. El pintor Pedro Ricart presenta segunda nos (OEA) auspicia Concurso de Pin-
realizado en Nouveau. otros poemas; Sócrates Barinas Cois-
muestra personal en Casa de Bastidas. El Colectivo Generación 80 publica tura y Dibujo para jóvenes creadores
cou: Secretos simples de amor eter-
«Ochenta», órgano informativo No. 1 dominicanos. El premio único fue
Timoteo Santos (Vinagre) registra in- no; Giovanni Cruz: En un acto; León
Willy Pérez presenta exposición indi- en el que ofrecen un recuento de las otorgado a Remberto Rondón, reci-
dividual en la Galería de Arte Arawak. Hilario Rodríguez registra en Galería Na- David: Parábola de la verdad sencilla;
vidual en Puerto Plata. exposiciones individuales de miem- biendo menciones de honor: Jesús
der, en donde también Rosa Taveras ce- Apolinar García: A prueba de fuego y
bros durante el año. Ángeles, Pedro Terreiro, Dinisio de la
lebra la muestra titulada «Las Másca- La ciudad clandestina y Los secretos
Vicente Fabré presenta muestra per- Paz, Inés Tolentino y Radhamés Mejía
ras». Es fundado en Santiago el «Colectivo del general; Juan Carlos Mieses: La
sonal en el Voluntariado de las Casas (el joven). La muestra del certamen
de Artistas» o «Grupo Ideas», cuyas cruz y el cetro; Rafael Peralta Rome-
Reales. fue celebrada en Casa de Bastidas.
actividades se vinculan a Casa de Arte. ro: Las piedras sobre las flores; Mi-
guel Ángel Perdomo: Los pasos en la
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |88| |89| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

Año 1986 |cont.| Año 1986 |cont.| Año 1986 |cont.| Año 1986 |cont.| Año 1987 Año 1987 |cont.|

La ceramista Marcia Landais registra in- Dulce Canela expone por primera vez Al celebrarse en Santiago los Juegos PUBLICACIONES: Víctor Villegas: Fallecen en el mes de octubre, casi al Johnny Bonnelly (10) y Carlos Despra-
dividual en el Centro de Arte Nouveau, un conjunto de obras en Galería Paie- Centroamericanos y del Caribe, el co- Cosmos; Aída Bonnelly de Díaz: Va- mismo tiempo, Hilario Rodríguez, José del (20); Dibujo: Rafael Fernández Sa-
en donde exponen también Rafael Alba wonsky. leccionista Juan José Ceballos orga- riaciones; Hilma Contreras: La tierra Ramírez Conde y Asdrúbal Domínguez. leta (10) y Tony Capellán (20).
(3era. Individual) y Marcos Lluberes, niza en el Centro Cultural la colectiva está bramando; Ramón Lacay Polan- La Galería de Arte Moderno organiza
quien celebra la primera muestra perso- Homenaje a Yoryi Morel, con obras co: Rosa de soledad; Carlos Marcelo una retrospectiva del último pintor.
Arlette Simmons monta individual en Ángel Haché presenta individual en
nal al igual que Remberto Rondón. de este maestro y de otros destaca- Constanzo: La historia de un tiempo;
Casa de Bastidas, sala en la cual tam- Casa de Teatro.
dos artistas citadinos. Miguel Reyes: Silueta de recuerdos;
bién exponen Mariano Eckert y Fer- También fallece el artista surrealista Jor-
Marianne Hugi de Lora exhibe sus ta- Sabrina Román: Imágenes repetidas
nando Ureña Rib. ge Noceda Sánchez en Miami, Florida.
pices en primera exposición personal de múltiples septiembres…; El Instituto Dominicano de Cultura
Graciela Azcárate y Tony Capellán
celebrada en Casa de Bastidas. Hispánica auspicia individual de Ama-
presentan muestra conjunta de gra-
Antonio Toribio celebra muestra per- Celebración XII concurso de Arte ya Salazar.
bados en Casa de Bastidas.
sonal en el Instituto Dominicano de Eduardo León Jimenes con la exhibi-
La Galería Ulloa presenta muestra Cultura Hispánica. ción de 42 pinturas, 21 esculturas y 35
personal de dibujos del arquitecto Re- Celebración en Casa de Arte (Santia-
La FAO organiza Concurso en Santo dibujos, de la autoría de 57 autores.
né Alfonso. go) del primer festival «Arte Vivo»,
Domingo, obteniendo distinciones: Jeannette Miller, Rosa Idalia García y
En Galería Boinayel registra exposi- especie de happening coordinado por
Remberto Rondón (Premio de dibujo) Danilo De los Santos, integraron el Ju-
ción individual José Perdomo. Fernando Cabrera y el Grupo Idea,
Es presentada en la GAM la muestra rado de Selección. La norteamericana
con la participación espontánea y li-
itinerante «La presencia de la realidad Beryl Bore Sarriá fue la responsable de
La OEA organiza en Santo Domingo bre de artistas, escritores y público.
Ignacio Rincón (Kuma) celebra expo- los premios otorgados: Pintura: Carlos
en el arte español contemporáneo», el certamen y exposición «25 jóvenes
siciones personales en las ciudades Santos Durán (10), Genaro Phillips
con obras de notables artistas: Ta- de las Américas», otorgándosele a
españolas Burgos y Madrid. (20) y Carlos Hinojosa (30); Escultura:
pies, Chillida, Saura, Canogar, Arroyo, Remberto Rondón el premio único.
López Hernández y otros.

Año 1987 |cont.| Año 1987 |cont.| Año 1987 |cont.| Año 1987 |cont.| Año 1987 |cont.| Año 1988

Remberto Rondón expone «Dibujos», Rafael Alba presenta individual en el Darío Suro quien celebra muestra La Universidad Católica Madre y PUBLICACIONES: Belkis Adróver de Muere el maestro Wifredo García
segunda individual en el Voluntariado Banco Central de la República Domi- personal en La Galería. Maestra presenta en su biblioteca la Cibrán: Renacer; Rafael Comprés: (septiembre 1988) meses después de
de las Casas Reales. nicana. colectiva «Arte en la provincia», en la Cuentos de Clerasa; Eduardo Díaz haber celebrado la retrospectiva «30
que participan: Vitico Cabrera, Rosa Guerra: Nostalgia de Lori Lemaris; años en fotografía», en la Galería de
Fernando Ureña Rib registra indivi-
Idalia García, José Genao, Myrna Carmen Imbert: Infidencias; Freddy Arte Moderno.
Cándido Bidó presenta «Texturas», Orlando Menicucci realiza muestra duales en Galería Ove Montreal, Ca-
Guerrero, Danicel, Raymundo López, Gatón Arce: Celebraciones de cuatro
muestra individual en Casa de Bastidas. personal en La Galería, titulada «Las nadá, y en el local del Listín Diario en
Nino Fernández y Bismark Victoria. vientos; Francisco López Rodríguez:
eternas viajeras». Santo Domingo. Fallece Máximo Avilés Blonda, poeta,
Estampas del camino; Ángela Her-
dramaturgo y ex Director General de
José Perdomo celebra individual en el nández: Tizne y cristal; Ramón Tejera
Ada Balcácer presenta su individual Bellas Artes.
Instituto Dominicano de Cultura His- Ignacio Rincón (Kuma) registra indi- Es publicado el libro Carnaval en San- Rosas: Meditación del tiempo; Bona-
«Ensayos de la luz» en La Galería.
pánica, presentando las obras que vidual en Casa de Bastidas. to Domingo, con textos de José del parte Gautreaux Piñeyro: El viaje de
ilustran poemas de Pedro Mir. Castillo y Manuel García Arévalo y fo- don Enríque a la capital a visitar al Celebración de la gran muestra: 100
tografías a color de Wifredo García y Es puesta en circulación una carpeta Presidente; Tomás Castro: Entrega in- años de la pintura dominicana, conti-
Willy Pérez registra individual «Arte e
Mariano Hernández. de serigrafía y fotografía de «Artistas mediata y otros incendios; Sócrates nuidad y ruptura: 1888-1988». Coor-
Es presentada en Casa de Teatro colec- interiores» en la Sala Guillo Pérez,
por la Paz». Fueron incluidos trabajos Barinas Coiscou: Antillas, las hijas del dinada por Freddy Ginebra y curada
tiva de dibujos de Aquiles Azar, Juan
de Domingo Batista, Vitico Cabrera, mar y dos tercios de una lágrima por por un equipo de críticos de arte. Fue
Mayí y Radhamés Mejía (el joven). Sale a la luz pública el libro Color Do-
«Por el trópico silente», titula Dioni- Germán Pérez y otros. patria; Marianela Medrano: Los ale- montada en Casa de Bastidas y patro-
minicano, de Domingo Batista.
sio De la Paz su primera individual gres ojos de la tristeza; Antonio del cinada por la firma Brugal, C. por A.
La Embajada de los Estados Unidos celebrada en Casa de Bastida. Orbe: Tiempos negros; Hilma Contre-
Es presentada en el Museo de Arte e
presenta en Casa de Bastidas la Carlos Despradel presenta su segun- ras: Entre los silencios; Aurora Arias:
Historia de San Juan, Puerto Rico, la American Express auspicia en el Mu-
muestra fotográfica titulada, «En con- da individual de cerámica artística en Vivienda de pájaro.
Reconocimiento del Colegio Domini- muestra antológica «Arte Dominicano seo Cubano de Arte, en Miami, Flori-
memoración de Edward Westoon». el Centro de la Cultura de Santiago.
cano de Artistas Plásticos al maestro Hoy», en la que participan notables da, una colectiva de 15 artistas nacio-
artistas de diferentes generaciones. nales, la cual fue coordinada por
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |90| |91| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

Año 1988 |cont.| Año 1988 |cont.| Año 1988 |cont.| Año 1988 |cont.| Año 1988 |cont.| Año 1988 |cont.|

Freddy Ginebra. En el Museo se orga- La Embajada Mexicana auspicia en Caminero, Valentín Acosta, Luz Seve- Guillo Pérez celebra individuales en la «Entorno» es la primera individual de Diógenes Abreu registra la individual
niza un panel sobre Arte Dominicano. Casa de Bastidas una muestra de lito- rino y Carlos Hinojosa. Universidad Iberoamericana (Santo Elvis Avilés celebrada en el Volunta- «Memoria de fuego» en el Centro de
grafías de Rufino Tamayo y una indivi- Domingo) y en la Galería de Altos de riado de las Casas Reales (Bastidas) Arte Nouveau.
dual de Martha Chapa, en La Galería. Chavón.
Celebración del Primer Festival de Ar- Félix Tejada realiza su tercera individual
tes Plásticas de la República Domini- titulada «Colores de mi país», en el lo- Daniel Henríquez y Danicel presentan Es publicada la monografía Elsa Nú-
cana en la Galería de Arte Moderno. Domingo Batista registra la individual cal del Banco del Comercio, de Moca. Arlette Simmons realiza muestra per- «De imagen a imagen», exposición ñez, de los mundos interiores a los
«Color dominicano» en el Dominican sonal en «La Galería». montada en la galería Arzeno, de paisajes sin límites de Marianne de
Bank de New York. Puerto Plata. Tolentino.
Comienza a circular la Revista Con- Barón Arias presenta individual de
temporánea, fundada y dirigida por el pintura en la Galería Arawak. Miguel Pineda presenta «Alegoría del
crítico Ignacio Nova. Leonardo Durán presenta «Obras re- ser», primera individual en el Instituto El Instituto Cultural Domínico-Ameri- Circula el libro País del sol y sonrisas,
cientes», primera individual presenta- Cultural Dominico Americano. cano de Santo Domingo organiza la República Dominicana, con textos y
Miguel Núñez presenta primera indi-
da en el Centro de Arte Nouveau. colectiva «Últimos Diez Años de la fotografías de Wifredo García, editado
El crítico Gerard Xuriguen incluye a vidual titulada «Un compás de danza
José García Cordero, Alonso Cuevas e Plástica Dominicana» con la partici- por Wolfgang Schidigi, e igualmente
solamente», en Galería Daniel’s. Antonio Toribio expone individual en
Inés Tolentino en su diccionario: El Di- pación de 20 expositores asociados al República Dominicana, tesoro del Ca-
Omar Rayo invita a artistas jóvenes a la Galería de Arte El Magual en Santo
bujo, el Pastel y la Acuarela en el Arte Colectivo-Generación 80. ribe, álbum fotográfico de Domingo
exponer en la colectiva «10 en papel, Domingo.
Freddy Javier registra individual en la Batista y Julio González, editado por
Contemporáneo, publicado en Francia. en su Museo de Roldadillo Colom-
Galería Sebelén. el Grupo Financiero Popular.
bia». Los expositores son Grecia Ri- Rafael Rodríguez celebra en Casa de
Fernando Ureña Rib realiza individua-
vera, Julio Valdez, Rafael Rodríguez, Francia la primera individual titulada
Marianela Jiménez y Nidia Serra pre- les en Bogotá (Colombia), en Frank-
Ezequiel Taveras, Juan Bravo, Clara «Viento rojo».
sentan exposición conjunta en Casa fort (Alemania), en Oslo (Noruega) y
de Bastidas. en Roma (Italia).

Año 1988 |cont.| Año 1989 Año 1989 |cont.| Año 1989 |cont.| Año 1989 |cont.| Año 1989 |cont.|

Myrna Guerrero presenta la muestra Celebración del Primer Salón Nacional El bicentenario de la Revolución Fran- Jesús Desangles obtiene Tercera Pa- Fernando Ureña Rib presenta en la PUBLICACIONES: Jesús Desangles, la
«Eros transparente» en Casa de Arte, de Dibujo, organizado por Mildred Ca- cesa (1789–1989) es conmemorado leta de Oro, en el Festival de la Pintu- GAM la muestra titulada «Antología». aspereza del huerto sellado, de Ma-
Santiago. nahuate, promotora de la Galería Ara- pro la Casa de Francia con la Exposi- ra de Cagnes–Sur–Mer, Francia. nuel Núñez; Homenaje al cine blanco
wak. Varias personalidades de las ar- ción Certamen de la Joven Pintura y negro, de Ángel Haché; Enciclope-
Cándido Bidó presenta la muestra
tes asumieron la deliberación del even- Dominicana. León David, Christian dia de las artes plásticas dominica-
El Banco Antillano publica Antología El Consejo de Enseñanza de la Ciudad «Textura dos» en Casa de Bastidas.
to que comprende dos categorías: Sa- Duverger, Soucy de Pellerano, Ma- nas, de Cándido Gerón; Fernando
del merengue, edición con textos de de Nueva York y Queens College pre-
lón por Invitación y Salón por Selec- rianne de Tolentino y Abil Peralta con- Ureña Rib, con textos de Marianne de
José del Castillo y Manuel A. García sentan una muestra de artistas domi-
ción. Rosa Tavárez mereció el premio forman un jurado que otorga el gran El pintor haitiano Sacha Tebó presen- Tolentino y otros autores; Cándido Bi-
Arévalo, ilustrado con obras alusivas nicanos, curada por la Dra. Eva Pata-
único de los invitados, acordándose premio a Miguel Pineda. Otros galar- ta muestra individual en La Galería. dó, pintor de su tierra, por Marianne
de destacados artistas nacionales. ki. En la exhibición figuran Poncio
menciones para José Cesteros, Anto- dones correspondieron a Juan Mayí, de Tolentino; 100 años de la pintura
Salcedo, Cuquito Peña, Haroldo Sosa,
nio Guadalupe y José Perdomo. En la Tony Capellán y Nelson Ceballos, reci- dominicana, con ensayos de varios
Bernardo Then, Fina Castellanos,… Radhamés Mejía (el joven) celebra su
Joaquín Balaguer publica Memoria de categoría «por selección», Tony Cape- biendo menciones de honor: William autores; Encuentro con las mismas
primera individual en Le Bouquet,
un cortesano de la Era de Trujillo. llán mereció el premio único, recibien- Porveniet y Ezequiel Taveras. otredades II y La invención del día, de
Francia.
do menciones: Vitico Cabrera, José Freddy Javier presenta la individual José Mármol.
Genao, Carlos Santos Durán, Inés To- «De la serie no. 5: transporte», en
Exposición homenaje que celebra los
lentino y Mayobanex Vargas. Casa de Bastidas Luis Muñoz registra la primera mues-
50 años de vida pública del profesor
tra personal en el Hotel Sheraton,
Juan Bosch, tiene lugar en Casa de
Santo Domingo.
El Listín Diario celebra 100 años de Arte de Santiago. El homenajeado fue Guillo Pérez registra individual en el
fundado (1989) con una edición cen- acompañado de directivos y exposi- Centro de la Cultura de Santiago.
tenaria (separata) en la que se abor- tores. Roque Gómez expone «Solo dibujo»,
dan las artes plásticas, populares, la primera individual en la Alianza Fran-
moda,… cesa, Santo Domingo.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |92| |93| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

1|4 Las generaciones en el cauce de los lenguajes Otra exposición titulada «La Generación del 80, finales e inicios del milenio», celebra- |57|
González
da en el Museo de Arte Moderno en el 2000, ofrece un mayor registro aglutinador: 96
reorientados y las nuevas tendencias Ruisánchez, Luis.
El Siglo.
participantes y cerca de 300 obras.|57| Este registro levanta una evaluación sobre lo Enero 28
del 2000.
que ese núcleo representa en el devenir del arte dominicano.Amable López Meléndez, Página 8E.

quien precisamente inicia su ejercicio crítico a instancias de los jóvenes ochentistas, es-
cribe un texto en el que habla de «mansos, entrampados y cimarrones» como argumen-
to a su visión sobre este conglomerado.
Para López Meléndez, la generación del 80 marcó un momento sumamente fructífe-
ro, vitalmente determinante para la reactivación de la imaginación en Santo Domin-
go. La mayoría de los jóvenes artistas que emergieron giraban casi al unísono en tor-
no al objetivo para la libertad creativa, empero se separan por múltiples objetivos, ideas

|56| La ochentista es la única generación que ofrece una cohesión militante, aunque ésta se
Texto en
Catálogo manifieste desde el colectivo que se forma con egresados de la ENBA o individualidades
sobre la Huella
de un Paso Más... que se localizan en la ciudad capital, básicamente. Si este carácter militante llama la aten-
Septiembre
7 de 1998. ción, otro es el orgullo que asocian muchos de los integrantes a esa pertenencia genera-
cional, la que incluso determina que se junten y exhiban posteriormente como grupo.
Esto ocurre en 1998, con la muestra «Sobre la huella de un paso más…», que reúne 25
expositores y que se anuncia como «el inicio de una serie de actividades tendentes a
consolidar la importancia de la generación 80 en la plástica nacional. Con esta acción
se aspira contar con un libro que incluya a los artistas y aportes más significativos… de
quienes integraron el histórico colectivo.|56|

Dionisio De la Paz|Mitos de Cacibajagua|Óleo/tela|101.5 x 151 cms.|1985|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes. José Ramón Medina|Encuentro de desencuentro|Acrílica/tela|140 x 107 cms.|1998|Col. Museo de Arte Moderno.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |94| |95| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

|58| y actitudes.|58| No obstante romperse todo instinto del gregarismo deseado por una De acuerdo con el joven crítico, los mansos también han quedado entrampados en un |61|
López Meléndez, Idem.
Amable. Hoy. desigual directiva (que) intentó convertirse en guía de un incipiente movimiento,|59| sentimentalismo, en una actitud hipócrita (el arte como debe ser), en una mansedum-
Suplemento
Areíto. Febrero 6 el citado crítico establece aspectos distintivos, generacionalmente: bre mercurial y en una praxis antirreflexiva que le ha minado su credibilidad y el limi-
del 2000. Página 11.
«Algunos miembros distinguidos de este grupo, entre los que podemos citar a Enriqui- tado poder de convocatoria…»|61|
|59| llo Rodríguez Amiama, Miguel Núñez, Luis Muñoz, Miguel Gómez, Antonio Carre- Los terceros, cimarrones, son los responsables de los nuevos hallazgos que exhibe des-
Idem.
Febrero 13 del ño, Germán Olivares, Remberto Rondón, Amaya Salazar, Rafael Amable, Daniel Oso- de hace 15 años el arte dominicano (…) los artistas que lograron traspasar los años 90
2000. Página 11.
rio y Johnny Segura, entre otros, asumen la fulminante actitud de perseguir la consa- desplegando poéticas y universos visuales definitivamente energéticos y ricos en im-
|60| gración antes de definir poéticas verdaderamente honestas y auténticas personalidades plicaciones. Estos no fueron los primeros en lanzarse o ser «promovidos, sino contra-
Idem.
creativas». Estos son los «entrampados», puesto que ellos, en un primer instante apare- riamente, los entrampados» –observa López Meléndez–, agregando que contraria-
cieron «en primera fila» para luego entrar en la repetición, en la disipación y la intras- mente los cimarrones se liberan de las formas tradicionales y los signos tradicionales
cendencia…|60| para articular las imágenes y las reacciones estéticas y no-estéticas a través de las cuales

José Genao|El personaje|Mixta/papel|31 x 40 cms.|1986|Col. Raymundo López. Mayobanex Vargas|Oscuro desconcierto|Lápiz grafito y lápiz color/papel|56 x 70 cms.|2001|Col. Privada.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |96| |97| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

podemos ya advertir importantes claves de nuestra ancestralidad, nuestro presente y |62|


Idem.
nuestro devenir.|62| Febrero 13.

López Meléndez señala aspectos relevantes de estos artistas que han seguido un pro-
|63|
ceso riguroso, hasta alcanzar producciones simbólicas que les han atraído el recono- Idem.
Febrero 6.
cimiento y la fama a nivel nacional como internacional:|63| la profundidad de las
poéticas individuales y el poder evocador y cuestionador de universos visuales como |64|
Idem.
los de Tony Capellán, Belkis Ramírez, Jorge Pineda y Raúl Recio, así como la cali- Febrero 20.

dad de la imaginación en las obras de artistas como Chiqui Mendoza, Elvis Avilés,
Víctor Ulloa, Radhamés Mejía, Julio Valdez, Mariano Sánchez, José Sejo, Hilario Oli-
vo, Johnny Bonnelly, Inés Tolentino, Pedro Terreiro, Pedro Ricart, Miguel Pineda y Je-
sús Desangles, para sólo citar los principales entre los cimarrones, escapados, fugitivos

de las demandas del «buen gusto» y de la mansedumbre que imponen las trampas del
mercado.|64|
La generación del 80 entraña un dinamismo para las artes nacionales, no por la cohesión
grupal y numérica, dada la gran cantidad de creadores pertenecientes, sino porque cuando
surten los efectos de su influencia, ella domina en el movimiento que entraña la rebelión
de las «raíces de la identidad nacional» que acaece a inicios de los 90’s. Por otra parte, gran

Magno Laracuente|El dedo en la ecología fantástica|Acuarela y tinta/papel|76.2 x 36.2 cms.|2000|Col. del artista. Jorge Pineda|Retrato de un desconocido|Lápiz/papel|101 x 66 cms.|1990|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes.
Ezequiel Taveras|Savia savia|Mixta/tela|153 x 122 cms.|1992|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes.
Capítulo 1 | La extensión de las artes hacia los 80 |98| |99| La extensión de las artes hacia los 80 | Capítulo 1

parte de los artistas ochentistas asumen una nueva transgresión discursiva que hace canal to aglutinante para ‘caerle en pandilla’ a la apreciación general».|65| La actitud de in- |65|
González
con la llamada postmodernidad nativa: por un lado, receptora de la globalidad ya iniciada, dividualizar la historia del arte dominicano como memoria particular y la resistencia Ruisánchez, Luis.
Op. Cit.
y, por otro, autorreferenciadora con sus cultores más representativos. emocional descolonizadora siendo colonizada esa historia, asegura esa posición.
La confluencia de una generación consiste en el encuentro con otras generaciones ya Con la ochentista se da una confluencia en varias direcciones que traducen comunio-
registradas en procesos anteriores e igualmente con la que se plantea en el último de- nes, enlaces, escolaridades, manifestaciones y lenguajes. En relación a los idiomas estéti-
cenio del siglo XX. La confluencia ochentista no sólo consiste en una coincidencia de cos o plásticos que se manifiestan de 1960 en adelante con manera acomodaticia, apa-
cauce y desenlace de un arte moderno nacional que se desarrolla contemporáneamen- ciguada, nacionalizada, novedosa, influida y transgresora, se ofrece una nueva mirada en
te, sino que su inserción en el proceso social amplía, aporta, dinamiza y renueva la cul- relación a la generación ochentista y subsiguiente. En esta dirección se abordarán los si-
tura visual de todo arte.Y aclaramos, cuando se aborda el tema generacional se evita el guientes temas lingüísticos: la figuración expresionista y social; la neofiguración y sus
agrupamiento por edades y por movimientos lingüísticos, incluso descartando maneras variaciones pronunciativas: (ingenuismo) pop, hiperrealismo, los revivares y la figuración
foráneas que analistas desearían cuando consideran que el generacionarse «es un instin- tridimensional, la gráfica, entre otras manifestaciones.

Luis Bretón|Paisaje de calle de Hato Mayor|Acrílica/tela|75 x 100 cms.|1987|Col. Banco Popular. Miguel Núñez|Retrato de María Amalia|Acrílico/tela|62 x 51 cms.|1990|Col. María Amalia León de Jorge.
2|1 La figuración expresionista y social
de los años 1960, pero no solamente

2
C O N T I N U A C I Ó N Y
mirada a los lenguajes

Hacia el inicio de la década de 1970 era evidente que el expresionismo, como escritu-
ra visual reinante en la pintura dominicana, ofrecía los síntomas de un colapso ocasio-
nado por los cambios discursivos en los principales protagonistas del arte nacional; cam-
bio que naturalmente tiene su acondicionamiento en la circunstancia sociopolítica del
balaguerismo y sus programas de contrainsurgencia y desarrollismo. Tales condiciones
comienzan a imponerse precisamente en el momento en que el expresionismo mani-
fiesta fortalecimiento a la vez que desenlace diferenciado en su segundo momento.
¿A qué momento expresionista se hace referencia? Al de los años 1960, período en el
cual esa tendencia o lenguaje visual, al mismo tiempo que representa la continuidad del
expresionismo que configuran Lothar, Suro, Hernández Ortega, Colson, Gausachs,

Ramón Oviedo|Simulacro|Óleo/tela|114 x 122 cms.|Sin fecha|Col. Banco Popular.


Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |102| |103| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

Noemí Mella, Divanna, Silvano Lora, Giudicelli, Radhamés Mejía y Eligio Pichardo, rreno de una dictadura perversa en la que no era posible la pena militante y mucho me-
entre otros artistas, también se constituye un relevo y ofrece una variación connotativa nos la denuncia de la degradación de hombres y mujeres mediante el discurso crítico,
en la generación que encabezan Lepe, Elsa Núñez, Cándido Bidó, Gontier, Rincón directo, franco y público.Todo aquel que asumiera a viva voz ese discurso se arriesgaba
Mora, Oviedo, Rotellini, Omega Peláez,... Estos últimos creadores sacan a flote más a que le partieran el alma y le enviaran al cementerio sin cruces, lo cual no impedía que
descarnadamente el drama humano sin evasión, sin parabolismo, sin saltos idiomáticos la familia quedara a merced del vilipendio de un sistema que únicamente admitía can-
y sin lirismo abstracto, exceptuando a Guillo Pérez.Tales aspectos no tienen que ver con tos de alabanza y glorificación.
Noemí Mella –expresionista de pulso entero–, ni con Eligio Pichardo, quien termina Bajo el imperio de una dictadura perversa, los primeros expresionistas dominicanos no
pronunciando hacia el final de los cincuenta un expresionismo tan desgarrado íntima- asumen el dolor colectivo frontalmente sino mediante la evasión desde el dolor íntimo
mente como descuartizado en los esquemas escriturales. que representan las diversas situaciones personales. El efluvio hacia una iconografía de
Debe recordarse que los artistas que representan el primer momento del discurso na- fiebre, velorio y plañideras manifiesta un alcance expresionista en Suro que se expande
cional expresionista sólo cuentan con la posibilidad de escurrir el drama social en el te- a partir de la muerte del hijo, aunque antes de esta tragedia, la matanza haitiana y el pre-

juicio político habían embargado su conciencia y la sensibilidad.Y Suro es un excelen-


te caso para apreciar los saltos idiomáticos en los cuales el expresionismo no desaparece,
si se toma en cuenta su secuencia discursiva: realismo racial, realismo goyesco y el abs-
traccionismo lírico en el que desemboca al final de los años 1950. Otro caso viable es
Colson, ampliamente reconocido como neohumanista y neocubista, pero maestro que a
expensas de tales lenguajes ofrece también una conjugación expresionista en muchas de

Ramón Oviedo|Mi circo favorito|Mixta/tela|208.3 x 330.1 cms.|Sin fecha|Col. Banco de Reservas. Leopoldo Pérez|Desnudo femenino|Bolígrafo/papel|31 x 24 cms.|1966|Col. del artista.
Gilberto Hernández Ortega|Mercedes Laura, 28 de mayo|Carboncillo/papel|92 x 71 cms.|1972|
Col. Familia Hernández González.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |104| |105| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

sus obras. En textos discursivos colsonianos se asume la parábola como intención clari-
ficadora de la verdad dramática –piénsese en la serie Cartasis– y conmocionada que, por
ejemplo, exhibe Hernández Ortega en la celebrada pintura Ecce Homo (1947) e igual-
mente Eligio Pichardo en La muerte del chivo (1958) y Paul Guidicelli en Hombre car-
gando su ataúd (1964). Guidicelli, Eligio Pichardo, Hernández Ortega y Colson son los
orientadores fundamentales del quehacer pictórico de los años 60, período en el que rei-
na el expresionismo con mayor ímpetu.
¿Cuáles caracteres distinguen este segundo momento del expresionismo dominicano? Sin
perder de vista la interrelación con los expresionistas precedentes (Suro, Pichardo, Giudice-
lli, Noemí Mella,...) los cuales permanecen, más o menos, con el idioma característico, es ne-
cesario señalar los rasgos del expresionismo del decenio 60, a partir del discurso figurativo:

1º| Un temario social muy vinculado a las comunicaciones subversivas y opresoras que
aumentan al final de la dictadura trujillista, así como a las convulsiones cívicas que se
producen en el proceso que sigue al tiranicidio; proceso matizado por mítines, golpis-
mo de Estado, intimidación, levantamientos armados y genocidio.
2º| Siendo social el temario, el eje de las representaciones es el ser humano configura-
do sin encubrimientos metafóricos y semánticos.

Paul Giudicelli|Personaje|Mixta/tela|55 x 38 cms.|1960|Col. Privada. Cándido Bidó|Cabeza de ciguapa|Lápiz y acrílico/papel|51 x 41 cms.|1988|Col. Cándido Bidó.
José Cestero|Obrero|Óleo/tela|91.4 x 63.5 cms.|1965|Col. Maison del Arte, De Soto Galería.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |106| |107| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

3º| La pobreza, la destrucción, el dolor, la explotación social, la guerra y la muerte son lenguaje, únicamente intuición y representación. Es todo eso –nos dice Romero Brets– |66|
Romero Brest,
asumidos como enfoques del temario y como evocación de fuertes sentimientos. y además el deseo de totalizar la vida en el estremecimiento de un instante. Un instan- Jorge.
La Pintura
4º| El esteticismo plástico más tradicional de la modernidad dominicana: cromatismo te completo y hundido en la subjetividad como para considerarlo símbolo de la expre- Europea
Contemporánea.
limpio, belleza formal, claridad y temario enraizado en los nativismos o la universalidad sión misma. No se trata de expresar algo ajeno, sino esa profundidad del ser que no ad- Página 48.

es una estética que se nubla con una atmósfera de ensombrecimientos, cromatización mite predicados de observación ni de intelección, ni siquiera de sentimiento porque
|67|
fría, regularmente oscura, empastada y violenta en sus matices. implica siempre una voluntad de comunicación extrapersonal.|66| Idem.
Páginas 49-50.
5º| La deformación en las representaciones figurativas, incluso del paisaje y de la escul- El artista expresionista necesita de expansión y de concentrarse al mismo tiempo, agre-
tura expresionista, alcanza una elocuencia paroxística en los manejos escriturales. Esa ga el citado autor. Esta apreciación permite examinar esa dualidad en los nuevos expre- |68|
Valldeperes,
deformación caricaturiza, descarna, exagera, narra y subraya con esquemas afilados o sionistas de la etapa 1960, concentrados en una sociedad traumatizada por la opresión, Manuel.
El Caribe.
gruesos. las convulsiones y la muerte; traumatización que al mismo tiempo que ellos interiori- Septiembre
2 de 1968.
6º| El drama social determina una variante subjetiva, semifigurativa e incluso abstracta. zan, tienen que manifestarla como ineludible proyección comunicativa de una situación
general, conocida y latente. Examinando las vertientes expresionistas de Europa, Brest
se pregunta ¿Por qué tiene caracteres tan diversos el expresionismo?, contestando que
ellos responden a un estado de espíritu, no a un sistema de ideas, y porque ese desbor-
de de la sentimentalidad, lejos de crear formas, debe ejercerse sobre las conocidas.|67|
Esto significa que el expresionismo como lenguaje responde en primer lugar a las con-
diciones históricas de toda sociedad, a sus elementos culturales y a la tradición visual,
razón por la cual los expresionistas dominicanos del 1960 se enganchan ineludiblemen-
te a un camino expresionista nacional, y no pueden evitar traducir la experiencia polí-
tica y social de la que forman parte.
Además de la contextualidad y de los caracteres comunes que definen los expresionis-
tas de la etapa 1960, viene bien la pregunta: ¿cómo se individualizan ellos discursiva-
mente?
Leopoldo Pérez o Lepe es uno de los primeros pintores de su generación que asume el
expresionismo. El suyo es humanista ya que el eje de su discurso o el fundamento es el
enfoque de la indigencia social. Sus protagonistas visuales ofrecen situaciones cotidia-
nas, laborales, violentas, trágicas y hasta sobrenaturales; y están concebidas con la orques-
El expresionismo es el lenguaje que representa la emoción según el grado de intensi- tación de trazos largos, recortados, agudos, firmes y concéntricos en muchos textos. El
dad que imprime el artista, quien está totalmente consciente del mundo visible. Al ser resultado es una personal iconografía fácil de distinguir estilísticamente. Durante los
lenguaje de enfoque emocional, de sentimiento sobre pensamiento, el artista expresio- años de la década de 1960 su temática es invariable e igualmente ese estilo afilado en la
nista dota su discurso pictórico o escultórico de inesperado ímpetu dramático, regular- unidad orgánica de las líneas.Valldeperes opina que «es un artista que, a pesar de su vi-
mente violento. Por tal razón, distorsiona la representación figurativa o sustituye las for- goroso expresionismo, somete el cromatismo a una premeditada contención con la cual
mas naturales por formas abstractas. Expresión no es, para los que se inscriben con este consigue pintar lleno de armonía y lírica expresión».|68|

Eligio Pichardo|Cabeza de hombre|Óleo/tela|76.2 x 60.9 cms.|1959|Col. Maison del Arte, De Soto Galería.
José Ramírez Conde|Día de Reyes|Mixta/tela|89.2 x 61.2 cms.|1969|Col. Maison del Arte, De Soto Galería.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |108| |109| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

Lepe aborda el tema social con su expresionismo al mismo tiempo agudo y sobrenatu- |69|
Oviedo, Ramón.
ral; en cambio, otro pintor, Ramón Oviedo, de igual temario, se expresa mediante una Referido por
Hamlet Rubio.
escritura expresionista más en consonancia con el realismo de dimensión humana im- Oviedo.
Transparencia
presionante. Como pintor que autotestimonia todas las circunstancias vividas, él se ex- de la Imagen.
Página III.
presa con fuertes grados de intensidad cromática y la distorsión de la forma exaltada en
una visión personal, al extremo de proyectar en el espectador experiencias subjetivas
que sobrepasan la vana representación de las escenas costumbristas.|69| Expresionista
crítico que sale a flote tanto con sus inquietudes sociales pre-revolucionarias y post-re-
volucionarias (1965), mantiene ciertos puntos de contacto con la familia de los expre-
sionistas dominicanos, pero de manera coincidente ya que su obra de protesta social tie-
ne raíces muy profundas y está muy de acuerdo con la época y la generación con la cual

Leopoldo Pérez|Músicos|Mixta/tela|99 x 61 cms.|1964|Col. Banco Popular. Ramón Oviedo|Composición|Mixta/tela|89 x 80 cms.|Sin fecha|Col. Banco Popular.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |110| |111| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|70| él ha desarrollado su arte.|70| Se sobreentienden como obras de protesta social aque- na del momento social en el que emergen sus mujeres, motivo principal de la mayoría de |76|
Suro, Darío. Suro, Darío.
Arte Dominicano. llas en las que Oviedo visualiza escenas de disconformidad, de familias e infantes en in- sus cuadros densos y dramáticos que recuerdan, por la vía del color, ciertos aspectos trá- Op. Cit.
Páginas 131-132. Página 132.
digencia, de buhoneros, de trabajadores de brazos caídos y de escenas de muerte. gicos de la pintura oscura de Gutiérrez Solana,|76| pintor español (1886-1949) de exal-
|71| Este patético realismo expresionista que exhibe Oviedo y que es muestra de la con- tado cromatismo perfilado en negro intenso con el que carga las tintas de un tremendis- |77|
Soto, Arnulfo. Pérez Reyes, C.
Citado por Raúl dición de sujetos marginados y populares, también encuentra cultivadores en Ramí- mo de evidente soporte literario y expresionista.|77| En nuestra pintora el negro acen- La Pintura
Pérez Peña. Española del
Listín Diario. rez Conde y José Cestero. Definido el primero como un pintor «esponja», porque re- túa las formas alargadas de sus figuras y tiende a crear zonas tenebristas. Autoproyectán- Siglo XX.
Noviembre Página 20.
8 de 1987. coge de todo arte, en la única individual que celebra (1967) su discurso ofrece afini- dose «ofrece una transcripción pictórica de la propia angustia. Quizás por esta tensión de
dad con las antiformas del expresionismo de Eligio Pichardo.|71| El crítico Soto su espíritu el tema humano es su preferido», observa el crítico Valldeperes.|78| |78|
|72| Valldeperes,
Idem. opina que Ramírez Conde extrae de la realidad sus figuras descuartizadas, sus gentes Bidó es otro importante expresionista del período, aparcelado en una cosmovisión que Manuel.
Referido por El Caribe.
Darío Suro. tristes y muchas veces melancólicamente alegres, protesta y dilación que mortifica al se nutre de los datos de la realidad que conoce y de la que procede. Expresándose con Septiembre
Op. Cit. 2 de 1968.
Página 142. que no quiere ver nada, al que todo quiere ocultar.Y, en adición a ese comentario, la un pulso claro y vibrante de la línea, él ofrece un discurso dramático, sencillo y dentro
opinión de Suro de que, tal vez, el Condecito sea el pintor dominicano con una ten-
|73|
Suro, Darío. dencia más marcada a interpretar la pintura como un mensaje social y cuya finalidad
Op. Cit.
Páginas 139-140. es orientada a expresar el hecho humano como sátira, comedia humana, injusticia e
ironización trascendental, coincidiendo con grandes pintores como Daumier, Oroz-
|74|
Valldeperes, co, Rivera y Siqueiros.|72|
Manuel.
El Caribe. El discurso socio-expresionista de Ramírez Conde es muy variado como resultado de
Marzo
30 de 1968. sus nutrientes estéticos, las influencias y la circunstancialidad golpeante de la produc-
ción. El trabaja más sobre el papel que sobre la tela, como ocurre con José Cestero,
|75|
Idem. quien establece vinculación inicial con Wilhen de Kooning y es propenso a una icono-
El Caribe.
Mayo 13 grafía de sujetos solitarios y enfocados con intensidad dramática, pero rebosante de hu-
de 1967.
mor y de ironía, sin descripciones, porque se trata de un expresionista esencializa-
do.|73| Las escenas y figuras son generalmente reconocibles como suyas por el impe-
rio de las deformaciones, grafías y apenas pronunciación cromática.
Norberto Santana es otro pintor que asume el problema social, pero afincado en su di-
bujo lineal neoclasicista y una visualidad figurativa de congelado dramatismo escénico
y narrativo. Estos caracteres se aprecian en la obra Los desposeídos (óleo 1967) en la
cual «se entrelazan (…) elementos del realismo conceptual y del realismo dramático, eso
es, del cubismo y del expresionismo».|74|
Darío Suro relaciona el discurso de Norberto Santana con el de Ramírez Conde y, hasta
cierto punto, con el de la pintora Elsa Nuñez, porque «están movidos por una corriente
pictórica de tipo socializante, es decir, de llevar lo social a la pintura».|75| Sin embargo,
frente a los dos artistas partidarios de un arte comprometido y militante en el que buscan
objetivizar las angustias sociales, Elsa Núñez es una pintora cuya acentuación expresionis-
ta parte de su experiencia de mujer anticipada y problematizada por la condición huma- Ada Balcácer|Hombre cargando su propio ataúd|Plumilla/papel|73 x 52 cms.|1971|Col. Manuel Salvador Gautier.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |112| |113| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|79| de un expresionismo primitivista (…) con sus colores enterizos y puros arrojados sobre
Suro, Darío.
Op. Cit. la tela directamente. Sus mujeres peinándose y desgreñadas son un buen ejemplo de la
Página 117.
fuerza expresionista de este pintor que ha logrado situarse en uno de los mejores mo-
|80| mentos de la pintura dominicana contemporánea.|79|
Valldeperes,
Manuel. También expresionista de atmósfera primitiva es Asdrúbal Domínguez, excelente gra-
El Caribe.
Abril 8 de 1967. badista adscrito al realismo comprometido debido a su militancia marxista. Su obra Ve-
lorio, óleo realizado en 1965, duro en sus formas y equilibrado en el ritmo composi-
|81|
Peña Defilló, tivo, reitera un discurso centrado en la denuncia del dolor social producido por la vio-
Fernando.
El Caribe. lencia. A esta manera de revelar la tragedia humana se asocian Ángel Haché y Adolfo
Agosto
14 de 1971. Piantini; el primero, ungido por un expresionismo más anecdótico que dramático, más
silencioso que narrativo, y revelando estados anímicos|80| en cada ejecución a la al-

tura de su discurso inicial, en 1967. Hacia el mismo año Piantini ofrece una figuración
también dramática que lo va orientando hacia un deliberado primitivismo a lo
Rouault. Esta relación es apreciada en su amplio discurso sobre la historia de Enriqui-
llo en donde lo narrativo es el esqueleto formal de sus composiciones acentuadas por
fuertes contornos y el agresivo cromatismo crea un clima esencial de convincente ten-
sión psicológica.|81|

Guillo Pérez|Abstracción (Impresiones de la Tierra Santa)|Óleo/tela|47 x 34 cms.|1973|Col. Banco Central de la Ramón Oviedo|Tierra (Rodrígo de Triana)|Mixta/tela|160 x 130 cms.|1983|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes.
República Dominicana.
Asdrúbal Domínguez|El marimbero|Acrílica/cartón|59 x 30 cms.|1987|Col. Privada.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |114| |115| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

Expresionistas distintos pero de trayectoria permanente desde este período en el cual uno de sus maestros. Pero, más que esos personajes, su aportación expresionista más sig-
emergen son José Rincón Mora y Vicente Pimentel. Este último es el aventajado discí- nificativa se asocia al paisaje de clima sórdido y dramático con sus tierras y rojos que pre-
pulo del Colson, de quien se libera preservando solamente asuntos de procedimientos dominan cromáticamente. Es un paisajismo introspectivo al que tienden Roberto Ceba-
plásticos. Porque Pimentel conforma un estilo autónomo de maraña caligráfica contex- llos, Orlando Menicucci y Daniel Henríquez, laborando en el ámbito de Santiago. El pri-
tualizada en aislantes o extensivas manchas aguadas. Su temario, por lo regular de suje- mero de los tres, Ceballos, con sus caseríos solitarios y sus ramajes fantasmales tratados en
tos humanos, denota un particular expresionismo individualizado y referencial. ocre; Henríquez, con su autodidactismo de arrojo, asume el caserío con seriadas masas
Mientras Vicente Pimentel es por todos los costados un dibujante de la década de 1960, que llegan al elocuente clima de la ciudad herida por la guerra, y Orlando Menicucci,
Rincón Mora es un pintor con fuerte influencia del expresionismo de Alemania, a ex- camino a la abstracción vía sus «gólgotas urbanos», alegórico, dramático y no menos abs-
pensas del cual ensancha posteriormente su discurso cuando se ubica en el citado país. tracto-expresionista, como también ocurre con sus retratos y figuras en tensión.
En sus inicios, él ofrecía una obra icónica de personajes espiritualizados, de alargados En el temario social del expresionismo nacional no es posible olvidar a dos escultores
cuellos y manos que referencian, si no a El Greco, por lo menos a Hernández Ortega, representativos del momento que se enfoca. De los dos, Carmen Omega Peláez es un

caso excepcional de mujer que trasciende con la obra tridimensional. En posesión de


un hacer escultórico marcado por la angustia dramática, esta condición se aprecia en su
tallado de técnica incisiva y efectos vibratorios en las formas, ejemplarmente constata-
ble en su conjunto Figuras (talla, 1964), escultura también denominada «La espera».
José Ramón Rotellini es el otro escultor vinculado al temario social con una serie
de connotadas piezas elaboradas en madera y metal figurativos y cuyo tratamiento de

Soucy de Pellerano|Dibujo de collage radiográfico|Impresión|29 x 22 cms.|1980|Col. Familia De los Santos. Elsa Núñez|Pescados|Mixto/tela|59 x 43 cms.|1968|Col. Manuel Salvador Gautier.
Elsa Núñez|Nocturno (Homenaje a Elila Mena)|Óleo/tela|94 x 75 cms.|1970|Col. María Ugarte.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |116| |117| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|82| soldadura y color crean la sensación del drama de la vida. El resultado es una obra elo- y de manera rotundamente lírica los dos importantes pintores abstractos: Peña Defilló y |83|
Suro, Darío. Brest, Romero.
Op. Cit. cuentemente expresionista de un escultor también dibujante adscrito a este lenguaje. Guillo Pérez, que por serlo no deben ser excluidos del dramático estado espiritual que Op. Cit.
Página 112. Página 48.
Sus dibujos de la década del 1960 ofrecen un testimonio social y un estilo de grafía in- manifiestan la mayoría de los artistas de la generación de los 60, período en el cual ambos
cisiva hacia lo interior que marca a otros dibujantes. pintores se expresan en correlación, con un alto sentido de la pertenencia. Sólo que son
Aunque básicamente figurativo, el expresionismo social ofrece una variante bilingüísti- pintores puros, que proceden de la sensacionalidad movida por la posesión torturada y la
ca y subjetiva más bien encaminada hacia el abstraccionismo. En esta dirección se ubi- fantasía desatada, tal como se manifiestan en la sustancia cromática amasada con violencia
ca el expresionismo enérgico de Soucy de Pellerano, basado en la simulación de la fi- en los ritmos más bruscos y en las composiciones menos sujetas a reglas.|83|
gura humana en estado de arrebato y contorsiones dramáticas. Con esa figura gestada Si se inventariase exhaustivamente el decenio de 1960, se constataría que el expresionis-
con agresividad cromática y dibujística, ella crea un mundo semi-abstracto dominado mo nacional como lenguaje acentuado o como corriente ofrece variables en la oratoria
por la tensión. Rotundo drama también expresa Ada Balcácer, la cual debe ser aprecia- de los artistas nacionales. Sin embargo, abstracto, figurativo o semiabstracto, este expre-
da como artista que se desenvuelve debidamente en el medio dominicano a partir de sionismo dominicano no es absoluto como manejo lingüístico de los creadores en gene-

esta década en posesión de un discurso muy personal –orgánico y mitológico– y desa- ral, ya que otros lenguajes les son simultáneos, aunque débilmente, incluso los más tradi-
rrolla los atributos pictóricos (trazos, cromatismo, ...) dentro de un calculado expresio- cionales. Los lenguajes débiles arropados por el dominio expresionista ofrecen cara no-
nismo que al mismo tiempo no deja de ser sensible, espontáneo y directo.|82| vedosa durante el decenio: el pop art, el naif, incluso el surrealismo. Entre los lenguajes
Pintora que sólo se parece a ella misma, la Balcácer labora un discurso de síntesis muy par- tradicionales: el impresionismo, el naturalismo y otras objetivaciones como la neohuma-
ticular. Sus peculiares figuraciones parecían dirigirse a la abstracción expresionista que ella, nista y la costumbrista. Ahora bien, cuando el expresionismo figurativo y social está en
en algún momento, asumió como expresionismo del color y del diseño. En esa dirección su apogeo, se va desarrollando subterráneamente la nueva figuración dominicana.

Cándido Bidó|Cabeza de mulata|Mixta/cartón (collage)|69 x 109 cms.|1973|Col. Bernardo Vega. Domingo Liz|Cargadores|Acrílica/tela|69 x 54 cms.|1971|Col. Privada.
Yoryi Morel|Anciano y manifestantes|Óleo/tela|72 x 66 cms.|1969|Col. Privada.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |118| |119| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

2|2 La nueva figuración dominicana con Peña Defilló Dominicana. Como resultado, ha logrado incorporar a jóvenes pintores como Piantini, |86|
Idem.
Daniel Henríquez y Danicel, quienes se identifican en sus planteamientos y soluciones, El Caribe.
Febrero 26
con esta nueva forma pictórica.|84| de 1966.

Con anterioridad al acuñamiento de Jeannette Miller, el crítico Manuel Valldeperes es-


|87|
cribía sobre la tendencia figurativa y espiritual en la ingenua pintura joven de hoy, apre- Idem.
El Caribe.
ciación que hace referencia al «Salón de Jóvenes Pintores 1965» presentada en el Mu- Marzo 18
de 1967.
seo de Arte Moderno de París|85| Más adelante, él enfoca la nueva figuración como
reacción humanística,|86| como estilo que junto al expresionismo dramático suplanta
al arte abstracto|87| y que puede ser considerado como intermedio entre este lengua-
je absoluto (abstracto) y el que se inspira directamente en la naturaleza, como resultan
el impresionismo y el postimpresionismo. La nueva figuración acepta la naturaleza sólo

|84| El calificativo Nueva Figuración Dominicana fue acuñado por la crítica y poeta Jeannette
Miller, Jeannette.
Catálogo Nueva Miller en 1972, al asumir en parte la curaduría de la Expo-Nueva Imagen y al escribir
Imagen.
Noviembre 1972. sobre uno de los doce expositores de esa memorable muestra, del cual señala: Con una
Página 16.
extensa trayectoria de búsquedas y de logros Fernando Peña Defilló es el artista que crea
|85| las condiciones de lo que se ha venido llamando la Nueva Figuración Dominicana. Con
Valldeperes
Manuel. todo el soporte de la escuela de pintura española, salido del taller de Daniel Vázquez
El Caribe. Marzo
14 de 1965. Díaz, este pintor nacional vuelve, después de un largo recorrido por el campo experi-
mental, a los recursos de una temática y de una forma eminentemente dominicana. Pio-
nero en nuestro país de una actitud libre para la utilización de elementos extrapictóri-
cos, Peña Defilló destruye los tabúes de la escuela tradicional de pintura en República

Fernando Peña Defilló|Minga|Serigrafía/papel|29 x 22 cms.|1978|Col. María Ugarte. Fernando Peña Defilló|Del otro lado del paraíso|Mixta/collage|152.5 x 152.5 cms.|1971|Col. Privada.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |120| |121| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|88| como punto de partida o, más exactamente, como sugestión. El artista la transfigura a do Imágenes del río Yaque, (1968), obras más abiertamente paisajistas que conducen el |94|
Idem. El cuadro ilustra
El Caribe. su voluntad para, partiendo de ella, reconstruir un mundo plástico en el que domina lo Cochero de Santiago|94| (óleo 1969) y un conjunto de cuadros en los cuales el tema un artículo de
Agosto 13 Valldeperes.
de 1966. instruido. Es una pintura subjetiva dotada de excepcionales valores creativos.|88| Co- icónico es rotundo por sus pescadores, casas, marinas y otros paisajes. Es indudable su nue- El Caribe.
Junio 28 de 1969.
mo esta nueva figuración se fundamenta en la abstracción intuitiva, sensorial y sensible vo camino de la nueva figuración,|95| por el que también está transitando Fernando Pe-
|89|
Idem. que expresa la vida espiritual, es lógico que lo representativo subsista apuntalado por va- ña Defilló: a partir de 1969, época en que pinta su «Reo», exhibido en Proyecta Dos, ha |95|
El Caribe. Valldeperes.
Marzo 18 lores abstractos. Pero, en definitiva, el arte no figurativo y el representativo no son in- producido una serie de pinturas con la misma temática: «La madre del reo», «1041 aliena- Manuel.
de 1967. El Caribe.
compatibles como tendencias y deben coexistir matizados por los temperamentos y las do» y «Cuerpo presente». La culminación de esta época trágica es «Los Inocentes», de vio- Mayo 31 de 1969.
Página 5-A.
|90| intuiciones que determinan la creación artística.Valldeperes estima que la abstracción ha lencia inútil e injusta y de trágico mensaje que consiguió a base de reunir unas cuantas
Sánchez María, V.
Referido por de prolongarse a través de formas imprevisibles. La nueva figuración y el neo-expresio- muñecas y restos desprendidos de ellas chorreados de pintura roja.|96| Se trata de una |96|
Simón Marcchan Ugarte, María.
Fiz. Del Arte nismo pueden ser algunas de esas formas|89| obra de arte objetual en la que ensambla y usa materiales preexistentes y prefabricados El Caribe.
Objetual al Arte
del Concepto Crítico informado,Valldeperes reflexiona sobre la tendencia neo-figurativa. En Europa como las muñecas de celuloide que, mediante un proceso configurativo, adquieren una
1960-1972.
Página 23. se ha señalado en 1964 que en el fondo de lo que estamos llamando «nueva figuración»
–y que no es otra cosa que las formas más recientes adaptadas por el expresionismo–
|91|
Bayón, Damián. existe la necesidad de concretar el entorno social del hombre, de configurarlo de algu-
Aventura
Plástica de na manera, sin renunciar a los hallazgos plásticos aportados por el informalismo.|90|
Hispanoamérica.
Página 255. Nueva figuración es un término inventado en 1961 por el crítico francés Michael Ra-
gon,|91| posiblemente para referirse al regreso de la representación icónica y a pinto-
|92|
Marchan Fiz, res de la talla de Jean Dubuffet y Francis Bacon, considerado este último pionero y prin-
Simón. Op. Cit.
Página 25. cipal representante de esta tendencia.|92| Escribe Marchan Fiz que, desde un punto de
vista significativo, la reintroducción de iconos e imágenes fue muy tímida en sus pri-
|93|
Idem. meros momentos, permaneciendo ligada a la indeterminación informalista. Paulatina-
Página 21.
mente se fue enriqueciendo de connotaciones explícitas, referidas a realidades sociales
concretas.|93|
Tomando en cuenta que el término arte neofigurativo o nueva figuración se relaciona con
todas las tendencias que desde 1960 restablecen en Europa y en América la representa-
ción icónica, en el caso dominicano no es posible hablar de reinstauración de la imagen
iconográfica en el universo de los artistas. Como la figuración prevalece en el expresio-
nismo dramático social de la década de 1960, lo que podría ser estimado como neofigu-
ración nacional sólo es posible apreciarlo a partir de dos importantes artistas abstractos o
informalistas: Guillo Pérez y Fernando Peña Defilló, los cuales no abandonan procedi-
mientos y recursos de la pintura cuando incorporan la representación icónica. Desde 1966
el cuadro Principio, mixta sobre tela premiado en el Concurso Eduardo León Jimenes,
hay un evidente enunciado configurativo que expresa el gran círculo con el insinuante
punto rojo de mirada. Igualmente ocurre en las obras premiadas de Guillo Pérez en edi-
ciones del referido certamen:Terral (mixta 1967),Velas tranquilas (mixta 1967) y sobre to- Fernando Peña Defilló|Casa rural|Acrílica y collage/tela|77 x 97 cms.|1975|Col. María Ugarte.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |122| |123| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|97| nueva dimensión asociativa.|97| En esta dirección un artista elabora otras obras con ma- A partir de la primera individual que Papo Peña Defilló celebra en el país (noviembre 21 |99|
Thomas, Karín. Ugarte, María.
Diccionario dera y desechos de latón (La tierra, 1969) que también permiten pensar en el «Nouveau de 1973), se visualizan de manera más rotunda las características que desde «Proyecta dos» Presentación
del Arte Actual. Catálogo
Ver Arte Objetual. realismo» encabezado por el crítico de arte Pierre Restany. Empero, el vínculo del artista (1970), si no antes, definen la corriente de la nueva figuración dominicana y, como pun- Peña Defilló.
Páginas 25-27. Noviembre
dominicano con la tendencia francesa del nuevo realismo (acumulativo, de acción, obje- to de partida, resulta muy aclaratoria la opinión de la crítica Ugarte respecto al cambio de 1973.

|98| tualista y neodadá) realmente es discreto y distante. Él solamente asume procedimientos que observa en el pintor. Ella escribe que Peña Defilló buscaba, quizás, llegar en su tra-
Ugarte, María.
El Caribe. para una ecléctica abstracción-objetual simbólica realizada en forma de caballete. yectoria plástica a una etapa como ésta despojado de angustias, alejado de dramatismos
Noviembre
25 de 1972. Peña Defilló, consciente e informado como artista de mucho mundo, rejuega con opcio- traumatizantes, libre de inquietudes experimentales;|99| y ni angustia, ni drama, ni trau-
Página 5-A.
nes a veces objetuales y ensambladas, otras veces configurando un realismo subjetivo como ma ofrece nuestra neofiguración en su lineamiento general, por lo que es válido pregun-
la obra 1041 alienado (acrílica 1972) y de eminencia expresionista como en La infanta tar entonces: ¿Qué rasgos definen esta nueva tendencia dominicana? La crítica responde:
(acrílica/collage, 1970), Baquiní (collage, 1970) y Personaje (collage, 1971).Todas las opcio- | Manifiesta un clima de paz y serenidad discursiva.
nes icónicas que produce este joven maestro no sólo refieren rasgos bien internalizados de | En base a un temario criollo o nativo, ofrece la visión de un mundo bucólico replanteado.

la naturaleza isleña y nacional, sino que ellas definen fundamentaciones de la «nueva figu- | La belleza imaginaria, el encantamiento lírico y la placidez ambiental acentúan la di-
ración dominicana». Al referirse a esta tendencia María Ugarte comparte el criterio de versidad temática.
Jeannette Miller de que Peña Defilló es el creador de las condiciones del neofigurativismo | Realizada con facturación sencilla y cierto primitivismo escritural, de propensión naif
en el país, agregando que el realismo actual del pintor está enraizado en un realismo sub- e ingenuista.
jetivo que se identifica mejor con su temperamento y con su mensaje que con el realismo | Dominio de la planimetría en la conjugación compositiva.
fotográfico o hiperrealismo que cultivan algunos pintores norteamericanos.|98| | Ofrece adecuación estática de las figuraciones, imágenes o representaciones temáticas.

Fernando Peña Defilló|Irma intramuros|Acrílica/tela|126 x 20 cms.|1972|Col. Privada. Fernando Peña Defilló|Marina contemplando el mar|Acrílica/tela|127 x 101.5 cms.|1972|Col. Privada.
Fernando Peña Defilló|Panes con marina|Acrílica/tela|30 x 20 cms.|1975|Col. Privada. Fernando Peña Defilló|Retrato en rojo|Carboncillo y acrílica/tela teñida|139.5 x 121.8 cms.|1973|Col. del artista.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |124| |125| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

| Resalta la arquitectura vernacular o sus diversos elementos: celosías, barandas, te- san marginalidad y opresión; fragmento de cuerpos en locución metafísica. Referencia |100|
Idem.
chumbre,... a la alienación... El Caribe.
Noviembre 21
| Se impone la luminosidad como tratamiento escénico o como condición cromática. | Se acude al recurso extrapictórico de la arena, del collage y del ensamblaje. de 1973.
Página 5-B.
| Posee un nuevo enfoque racial muy variado, aunque su más elocuente indicador es | Es una corriente que se expresa con otras vertientes figurativas de actualidad (foto-
la negritud apreciada con dosis de introspección y autorreflejo, en los casos más elo- rrealismo, pop art,...) y tradicionales (expresionismo, surrealismo). La experimentación |101|
Idem.
cuentes o sinceros. discursiva, el revival e incluso el grabado y la gráfica en general. El Caribe.
Noviembre 25
| Tiende a expresar realismo subjetivo o psicológico, estados de ánimo, sentimientos au- | Su lenguaje o visualidad directa y clara establece una íntima y total comunicación entre es- de 1972.

tobiográficos. pectador y obra. Los cuadros, en efecto, nos salen al encuentro, nos brindan sus mensajes sin
| El compromiso o la denuncia social se inserta sutilmente como denuncia parabólica: desconcertantes símbolos ni engañosas promesas. Dicen lo que el artista quiso decir.|100|
un bodegón de panes esparcidos como sinónimo de carencia; una naturaleza muerta Los rasgos señalados se enunciaron, se habían hecho visibles, en gran parte de los expositores
con revólver como indicador de violencia; solitarios caseríos y otras escenas que expre- de la Expo-Nueva Imagen, la cual provocó la opinión de María Ugarte de que esa muestra

podría ser un eslabón hacia nuevas corrientes plásticas.|101|Y así resulta a partir de la neofi-
guración que a lo largo de la década de 1970 y 1980 inclusive, con su discurso sereno, su do-
minicanidad reformulada con las conceptualizaciones nativistas y de identidad, no sólo se con-
vierte en corriente dominante, sino también corriente rectora que contagia y que provoca
cambios en muchos artistas nacionales que amortiguan y dulcifican sus discursos. Incluso la
aparición de otras corrientes (fotorrealismo, pop art, neorromanticismo y lenguajes revival)

Fernando Peña Defilló|La espera|Óleo/tela|139.6 x 175.3 cms.|1997|Col. Privada. Fernando Peña Defilló|Niña con frutas|Mixta/papel|42 x 58 cms.|1972|Col. Privada.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |126| |127| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

encuentra sus acordes en la vertiente que Peña Defilló encabeza con sus nutrientes motivacio-
nales, empezando con su reencuentro con el terruño de origen.Al respecto declara el pintor:
«Después de cerca de quince años en Europa, en donde, y casi desde el principio, seguí
una trayectoria abstracta, regresé a mi país un poco antes de la Revolución de Abril.
Deslumbrado por la naturaleza dominicana proseguí mis pinturas abstraccionistas, ins-
piradas siempre en este aspecto desbordado y exuberante de nuestra condición geográ-
fica. Luego, un contacto humano continuado y directo con el pueblo me hizo ver otros
aspectos no placenteros (…) realidad de miseria y atraso social en la que viven sumidos
cientos y cientos de trabajadores, campesinos desempleados y otros sectores margina-
dos./Es así como pocos meses antes del 24 de abril de 1965 ya había pintado en len-
guaje también abstracto, pero de decidido mensaje expresionista, mis óleos «El triunfo

de la muerte» y «El país secreto»./ A partir de entonces empezó el dilema que me pa-
rece se le presenta a todo artista que regresa a un país después de largos años de ausen-
cia: darle un sentido, una característica nacionalista a su obra. Lo hizo Diego Rivera, que
abandona un lenguaje cubista adquirido en la Europa de su tiempo y produce la gran
obra que hoy lo representa.Así podrían citarse otros ejemplos, como Jaime Colson aquí
mismo, en el cual, por haberse ido de Europa a México, la transición es menos racial./

Fernando Peña Defilló|Panes con paisaje|Acrílica/tela|30 x 20 cms.|1975|Col. Privada. Fernando Peña Defilló|Arráncame la vida (fragmento)|Óleo/tela|127 x 142.3 cms.|1998|Col. Privada.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |128| |129| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|102| En mi caso –y guardadas las distancias–, se trataba de la reincorporación de la figura hu- exista en ella ni un ápice de intención decorativa ni folklórica. Su obra está muy lejos |105|
Peña Defilló, Ugarte, María.
Fernando. mana como símbolo de una condición y una realidad ambiental que me venía presio- de utilizar los recursos facilitones y manidos de la palmera y el bohío. El Caribe.
Referencia en Noviembre 11
entrevista de nando desde hacía mucho tiempo. Llegando a ese punto sentí la necesidad de utilizar Aparentemente, en esta apreciación general la Ugarte puntualiza las definiciones que de 1972.
Jimmy Sierra. Página 5-A.
El Caribe. de nuevo el lenguaje figurativo para darle un sentido más humano, más directo y com- ofrecen las estampas:1| La unidad temática, la cual se observa en la elección de ambien-
Enero 23, 1971.
Reproducida por prensible a mi aportación plástica, a una mejor definición de una pintura de raíces pu- tes, y composiciones en que la presencia humana –visible o no– se palpa y se siente, lo |106|
Jeannette Miller: De Tolentino
Fernando ramente dominicanistas. En mi caso, buscadas en el presente.|102| mismo en un cañaveral en movimiento que en la casa vacía y el templo cerrado.2| Hay Marianne.
Peña Defilló. Listín Diario.
Desde el Origen Al reencuentro con el país que redescubre con una conciencia madura y más pulida sen- unidad de tónica también demostrada en la técnica que utiliza, fuertemente inspirada en Suplemento.
(...). Página 47. Noviembre 1973.
siblemente, Peña Defilló se nutre de otras experiencias participativas, entre ellas su asocia- el realismo pop o arte popular. 3| Existe en todas las obras de esta serie un cierto viso
|103| ción con los artistas con los cuales integra Proyecta, la agrupación más decisiva –históri- de imaginación junto a la segura madurez de un artista ya hecho.4| Sus colores son vi- |107|
Peña Defilló, Idem.
Fernando. camente enfocada– en cuanto a la renovación del arte contemporáneo dominicano.A es- vos, vibrantes, limpios y contrastantes, limitados en formas más definitivas por el dibujo Listín Diario.
El Caribe. Noviembre 27 de
Junio 20 de 1970. ta militancia se añade su exploración del quehacer de los colegas, los artistas nacionales, omnipresente: trazos seguros y rotundos, haciendo uso de la técnica de filo duro.5| La 1973. Página 8-A.

en la que busca medir, y de hecho evalúa, las versiones que ofrecen de la dominicanidad. factura es ágil y suelta, de superficie tersa, trabajada con acrílica y, en ciertas ocasiones,
|104| |108|
Idem. En este sentido el ejercicio crítico que asume en el suplemento cultural del diario «El Ca- valiéndose de la arena, única materia extrapictórica, llevada al lienzo completamente pu- Ugarte, María.
El Caribe. Presentación en
Enero 2 de 1971. ribe» (1970/1978) en el que sus textos, no muy extensos, se caracterizan por la precisión ra. 6| Se da una silenciosa seguridad en estos cuadros y las figuras humanas revelan es- Catálogo Peña
Defilló. Op. Cit.
del juicio, con la carencia de floreteo y vueltas para expresarse de manera sencilla sin jui- tados anímicos, subjetividades, condiciones morales a partir de la mirada.|105|
cios detractores e irónicos y sobre todo –es bueno recalcarlo– estableciendo la direccio- La serie de las Estampas dominicanas es conocida en noviembre de 1972, fecha en la
nalidad dominicana cuando se trata de expositores nativos. En este sentido y como buen cual Peña Defilló presenta un conjunto de obras más formales en Expo-Nueva Imagen,
ejemplo de su mirada y ponderación, él se refiere a la muestra antológica «Arte-pueblo» conforme a la Nueva Figuración. Justo al año siguiente celebra la individual conforma-
(1970) que le permite descubrir y postular la Escuela de Santiago: capital de una región da por 25 lienzos y ocho serigrafías (reproducciones de las obras de la Gulf), que es sa-
tan fértil en expresiones de arte y de folklore de arraigada tradición y orgullo de lo suyo, ludada como un canto a la tierra dominicana|106| por su unidad plástica y poética,
sus pintores al igual que casi todas los pintores del Cibao, se nutren de las gentes, los pai- porque «seduce, encanta, descansa la mente y los ojos; su exaltación de la naturaleza do-
sajes, las costumbres y las cosas de su pueblo. Lo cual le adjunta un auténtico sentido na- minicana es una lección que nos muestra la riqueza de las fuentes nacionales de inspi-
cionalista, (…) es una de las fuentes de donde sacará la pintura dominicana universaliza- ración, el triunfo en la cultura artística y la autorrealidad de los valores plásticos», escri-
da, su contenido definitorio de un país, una raza y sus sentimientos.|103| be Marianne de Tolentino,|107| coincidiendo con María Ugarte, quien al redactar la
Con las referidas opiniones que ofrecen la mirada y la conciencia de Peña Defilló se presentación no sólo acentúa la condición lírica del discurso del artista, sino que des-
busca reconocer los nutrientes encuentros de la dominicanidad a la que propende para glosa a partir de sus textos –ya lo anotamos- los caracteres de la llamada neofiguración
asumir uno de los tránsitos fundamentales, en el que existe un hilo conductor, a pesar dominicana: serena, poética, bucólica, plácida, sencilla, espiritualizada, encantada, plani-
de los opuestos lenguajes, abstracto y figurativo. Su redoblado impulso en la neofigura- métrica, tersa, paradisíaca, humanística, tropical, luminosa, dibujística, de colores tenues
ción es muy claro cuando pinta una serie de ocho cuadros encargada por la Gulf and en ocasiones, vívidos a veces, limpia y de efectos sorprendentemente bellos.|108|
Western para su nuevo hotel situado en La Romana. Se trata de una serie –comenta La neofiguración dominicana es un reencuentro con las visualidades que ofrece la geogra-
María Ugarte–|104| de una perfecta unidad temática y de tónica semejante que se ubi- fía, la naturaleza ambiental, la humana, la social y la anímica en términos nacionales. Se tra-
ca dentro de su actual tendencia acentuadamente nacionalista. Pinturas que producen ta de una radiografía consciente e igualmente emocional que realizan los pintores y tam-
una deliciosa sensación de ingenuidad, de frescor y de mensaje. Pintura de seres senci- bién los cazadores de la realidad que pueden ser reconocidos como artistas fotógrafos de
llos, de lugares humildes, de paisajes claros, de escenas cotidianas. Peña Defilló llama a envergadura. Pero esta radiografía basada en el rendimiento, en la escritura creativa y con-
la serie Estampas dominicanas, pero el titulado no quiere decir, en modo alguno, que gelada que arroja nuevos síntomas visuales conforme a una mayor contemporaneidad que
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |130| |131| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

rebasa la de períodos anteriores modernos, indudablemente tiene sus correlaciones socia-


les; es decir, está acondicionada por un nuevo orden económico, social y político. No debe
perderse de vista que la nueva figuración dominicana es la corriente que más coincide con
el auge del reformismo desarrollista y, si bien su estética no es la versión del gusto decaden-
te que representa el Presidente Balaguer con el regusto añejo o clasicista, sus copias escul-
tóricas, mármoles y retorismos, por lo menos representa un nivel complaciente del clien-
telismo que integran burgueses tradicionales y burgueses emergentes que conforman los
integrantes de una élite burocrática que adquiere poder y riqueza, de manera oscura o con
alarde público permisible. Entonces se habla de una estética neofigurativa y nacional que, si
bien no se plantea como arte complaciente en sí mismo, autocomplace a unos receptores
que son partidarios de la nueva paz balaguerista conseguida con palos represivos, cemento,

Fernando Peña Defilló|Serranía|Óleo/tela|157.5 x 197.1 cms.|1997|Col. Privada. Fernando Peña Defilló|Flores del campo|Óleo/tela|139.6 x 170.3 cms.|1999|Col. Privada.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |132| |133| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

varilla y capitalizaciones extranjeras dirigidas, entre otros renglones, al sector turismo que El ala consecuente de la neofiguración que pauta Peña Defilló, más por conciencia que
también comienza a demandar obras de arte «made in the Dominican Republic». En esta por instinto, se convierte en una corriente de efectividades a la que se asocian simultá-
coyuntura tienen explicación las placenteras estampas dominicanas que produce Peña De- neamente varios pintores mientras otros se suman después o más paulatinamente. El ala
filló para La Romana, en donde tiene su enclave regional la Gulf and Western. El citado consecuente de este nuevo discurso nacional es, por tanto, adecuación filial de un buen
pintor no es el único productor de encargos y demandas de parte de un emporio y de una número de artistas que de forma variada se sitúan en un cauce común de imágenes o
elite que desean imágenes serenas, tipificadoras, paisajísticas y sin indicadores dramáticos. visiones de la dominicanidad. Consecuentemente, –valga la redundancia– la diversidad
La nueva figuración dominicana es de por sí una corriente que constituye un espejo en y multiplicidad de los individualismos permite que sin jerarquía afloren los variados li-
el que los artistas afiliados y los burgueses encuentran distintos placeres. El de los crea- neamientos, más bien «subcorrientes» de la neofiguración: Los más destacados resultan:
dores consiste en un placer de identidad en el que los más sinceros no evaden la auto- a| La acentuación ingenuista; b| El «pop» isleño; c| La variante fotorrealista; d| El li-
proyección de la conciencia. El placer del público burgués consiste en la excusa circuns- neamiento neorromántico; e| La figuración geometrizada; f| y el prats-ventosismo tri-
tancial que permite la holgura y el idilio con el confort que resalta lo agradable como dimensional.

totalidad. En este sentido la obra de arte para el burgués en general no es un bien cul-
tural, sino un adorno que puede ser sustituido de acuerdo a las modas del que está ten-
tado con mentalidad banal y, como depende de los caprichos, el burgués se sustenta más
en el dinero que en la conciencia; el artista que cree en el acto creativo persevera e in-
siste en su discurso a plena capacidad comunicadora. Él consensualiza su arte autocon-
sintiéndolo y siendo consecuente, más o menos, de por vida.

Fernando Peña Defilló|Confesor y Secundina|Óleo/tela|177.8 x 142.3 cms.|1998|Col. Privada. Fernando Peña Defilló|Bodegón con monedas|Óleo/tela|127 x 149.6 cms.|1996|Col. Privada.
Fernando Peña Defilló|Autorretrato del rayo|Óleo/tela|175.3 x 137.2 cms.|1997|Col. Privada.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |134| |135| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

2|3 La filiación ingenuista modo ingenuista, sus señales son la figuración y el nativismo ambiental, popular y ti- |109|
Valldeperes,
pológico subrayado por el candor, el irrealismo, lo imaginario, la metáfora, la simpleza Manuel.
El Caribe.
y el lirismo. Mayo 18 de 1964.

Desde su aparición pintaba Bidó una mezcla discursiva de lo popular, lo primitivo y lo


ingenuista que en el fondo de su estructura sirve de elemento de comunicación, seña-
la Valldeperes, quien además anota que en su pintura humanística (…) está presente,
completando lo imaginativo y lo plástico-elemental, una intuición esencialmente líri-
ca.|109| Con tales características comunicativas que fueron fundamentándose como
suyas, la manera de configurar y sentir el tema, le acreditan a lo largo del período 1960
como un neto pintor dominicano también en posesión de un expresionismo primiti-
vo.A pesar de esta identificación, él fue dejando la manifiesta acritud cromática para ganar

Cándido Bidó y Danicel representan desde perspectivas y visiones desiguales lo que


podría llamarse «neofiguración ingenuista», sin que se aluda a lenguaje o tendencia pic-
tórica.Tampoco se alude a la condición ingenua que distingue a los artistas del «naif»
caracterizada además por la inocencia, la espontaneidad, el primitivismo y la sencillez
de sus visiones.Algunos de estos caracteres les son señalados por la crítica a los dos pin-
tores dominicanos que se han citado y quienes, sabemos, cuentan con grados forma-
tivos de sustentación discursiva. Esto es, no son pintores domingueros, ni desconoce-
dores de la historia del arte; por consiguiente, manejan datos cognoscitivos frente a los
cuales se expresan con libertad creativa y espontánea, apartados del rigor académico
formalista. Si bien los aspectos de la espontaneidad y la libertad son operaciones en el

Cándido Bidó|Muchacha del círculo rojo|Acrílica/tela|43 x 55 cms.|1974|Col. Virginia Goris. Cándido Bidó|Vendo hojas para tisana|Óleo-acrílica y collage|173 x 77 cms.|1970|Col. Banco Popular.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |136| |137| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

en luminosidad, en frescura,|110| tendiendo a la reiteración de azules, intensos y cáli- |110|


Contín Aybar,
dos, mórbidos, fríos y planos.|111| Consecuentemente llega a un estado lingüístico ple- Pedro René.
Listín Diario.
no, con un temario bucólico muy personal que si bien empalma con la neofiguración Marzo de 1966.

dominicana, adquiere rango excepcional.


|111|
Al inicio de la década de 1970, Cándido Bidó produce una transformación discursiva, Idem.
Listín Diario.
que consiste en una clarificación de la paleta y en una evidente señal de que el expre- Febrero de 1997.

sionismo quedará atrás en la medida en que sus imágenes se tornen más radiantes con la
|112|
luminosidad enteriza de sus azules y amarillos. Las obras El paseo en coche (óleo 1970), Peña Defilló,
Fernando.
y La boda de Martín (óleo) anuncian ese cambio adentrado a un mundo personal en El Caribe.
Diciembre
donde se inscriben costumbres populares con una mirada que sintetiza todo el encanta- de 1970.

miento ingenuo:|112| La pintura simple y directa de Bidó es aparentemente optimista

Cándido Bidó|Mujer con paloma|Óleo y acrílica/tela|77 x 60|1979|Col. Familia Melo Amell. Cándido Bidó|La boda de Martín|Óleo/tela|101.5 x 101.5 cms.|1970|Col. Arnulfo Soto.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |138| |139| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|113| y alegre, pero subyace en toda su obra una indefinible tristeza tal vez inherente a los se- ra de los colores puros, en el aquietamiento o serenidad de los sujetos, al mismo tiem- |116|
Idem. Miller, Jeannette.
El Caribe. res que componen su figuración.|113| Entre estos seres se encuentran el campesino ru- po, vigorosos y enmarcados tanto en el hábitat arquitectural y el paisajismo como en es- El Caribe.
Noviembre Septiembre 6
de 1973. do y noble y las mujeres de tez tostada y mate, personajes conseguidos sin cliché, con pacios íntimos en donde la planimetría alterna con la fragmentación textualizada. En de 1980.
Página 19.
cierto hieratismo, enmarcados ellos en ambientes luminosos conseguidos con colores ocasiones, el pigmento cromático crea el sutil empaste muy diferente a la representa-
|114|
Martínez, Isabel. primarios para captar la atmósfera rural, zozobrante y pasiva tan característica del trópi- ción astral de la pradera repleta de florecillas y a las ondulaciones de cielo y montaña |117|
La Noticia. Idem.
Septiembre co.|114| Arnulfo Soto considera que la de Bidó es pintura afectuosa, como el afecto de que llegan al relieve. La vendedora de frutas (acrílica, 1976), Cabeza de muchacha (óleo-
de1979.
sus gentes; en ella el trópico, desnudo y fragante aparece parodiando el encanto, tímida acrílica, 1977), Gente del pueblecito (óleo-acrílica, 1977), Muchacha de mayo (óleo- |118|
Idem.
|115| y cándida, febril y franca, loca sinfonía mágica de colores puros, golpeantes, estridentes, acrílica, 1978), El vendedor de coco (óleo-acrílica, 1978), El paseo de las 10:30 A.M. Historia
Soto, Arnulfo. de la Pintura
La Noticia. catarsis de la ingenuidad, final exuberante, atávico y gracioso...|115| (óleo-acrílica, 1979) y Muchacha con pájaro (acrílica, 1980) son cuadros ejemplares que Dominicana.
Abril 1997. Op. Cit.
A partir de la galardonada obra Amantes de la aldea (óleo-acrílico, 1974), ofrece Cán- representan un reluciente conjunto neofigurativo de un pintor con la aldea bonaense Página 84.

dido Bidó una adecuación al neofigurativismo dominicano. Los caracteres son la tersu- en la conciencia, pero sobre todo con una dominicanidad traducida con azules contras-
|119|
tados con cromatismos opuestos, luminosos y refrescantes: el amarillo, el anaranjado, el Ugarte, María.
El Caribe.
blanco. La intención poetizante de la realidad llevada al plano imaginativo y la belleza
pensada en función de la agradabilidad como resultado fortalecen su camino hacía un |120|
Idem.
universo mayor, en el cual, y de acuerdo con la crítica Jeannette Miller, no hay drama
ni tristeza en sus temas; en sus soluciones, en sus imágenes… sólo la ingenua alegría de
lo simple, de lo esencial, de la conformidad. Su trabajo es un agradecimiento a la vida
por permitirle ver los motivos que exalta.|116|
La crítica Miller considera que la obra de Bidó se ubica dentro de una figuración inge-
nua y monumentalista.|117| Ella también se refiere a la visión ingenuista de la mujer
dominicana en la obra pictórica de Danicel, desarrollándose alrededor de un tema «Las
marolas», que trata cada vez con mayores recursos facturales.|118| Sin embargo, la pri-
mera en advertir ese rasgo de Cándido en el temario pictórico fue María Ugarte, quien
en 1969 escribe: Con figuras ingenuas, limitadas por gruesos trazos negros, usando el
color como un recurso secundario, tiene toques genuinamente populares en los que se
vislumbran movimiento y un cierto sentido rítmico de acento tropical.|119| Seguido-
ra de la transformación de Danicel, tiempo después señala que sus larguiruchas mujeres
de los primeros tiempos se han ido convirtiendo en cuerpos de opulentos volúmenes
cubiertos con ropas de telas estampadas y dotados de miembros flexibles que adoptan
posturas naturales.|120| El cuadro Mujeres después de trajinar (óleo 1970), premiado
en el sexto Concurso de Arte Eduardo León Jimenes, se ajusta a la opinión de Ugarte
e igualmente es un punto de partida del temario la Marola, a la cual llama Baeza Flo-
res «La Eva trópico».
En su afectuoso texto sobre el pintor y su personaje escribe Baeza: El dominicano Da-
Cándido Bidó|Gente de mi aldea|Acrílica/tela|127 x 152.4 cms.|1974|Col. Juan José Bellapart. nicel es mi último amigo pintor. Del último que aprendo. El poeta Héctor Incháustegui
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |140| |141| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|121| Cabral –maestro en la poesía y en la amistad–, me envió por él a Santiago de los Caba- reorientaban hacia un lenguaje más enriquecido. Para este entonces hice un viaje a |123|
Baeza Flores, De los Santos,
Alberto. lleros que es el feudo espiritual, emocional, de Danicel, para que lo conociera. Daniel Puerto Príncipe, donde recibí el efecto visual de un gran vecino al que desconocía. Los Danilo.
El Caribe. Danicel.
Suplemento Henríquez (…) inauguraba su galería de arte y allí, en la muestra (…) conocí el paraíso días que pasé en Haití (…) los aproveché visitando todas las galerías posibles (…) to- Anotaciones
Abril 14 de 1980. de un Joven
floral, erótico, pictórico, plástico, lírico, mítico, simbólico, ensoñado, terrestre y floral de mando apuntes directos, tratando con Nehemí, un pintor haitiano diferente (…). Cuan- Pintor.
Página 20.
|122| las marolas (…) son el oleaje femenino vegetal de la tierra dominicana, haitiana, caribe- do volví de Haití (…) comencé a elaborar obras de mujeres voluminosas, activadas, con
Polanco,
Bienvenida. ña, hecha mujer, convertida en sensación táctil y auditiva, visual y olfática, espacio, color colores encendidos y poses provocativas. Parte de esa provocación la capté en Haití, pe-
Suplemento
Listín Diario. y línea (…) Las marolas –multiplicadas en sucesión, variaciones de un tema único– son ro mis mujeres resultaron diferentes cuando me empeñé en buscar la diferencia./ Co-
Junio 27 de 1987.
Página 6. el trópico-mujer y por eso son la poesía.|121| mo símbolo utilicé la flor y para agosto-septiembre de 1970 nacieron las «Mujeres ata-
Como otros escritores,Amparo Callejas (colombiana) y Fernando Cabrera –joven poe- viadas» (Familia Guzmán, Santiago), «Cunda pensando en sus flores» (Colección Caro
ta nacional–, también Baeza Flores es autor de un extenso poema a la «Marola», publi- Álvarez, Santo Domingo), «Mujeres después de trajinar» (León Jimenes) «Conversación
cado en el libro Para Nunca Olvidar (1986), el cual también dedica composiciones a sobre las margaritas» (Sra. L.Vila...), «Dulcinea del Toboso» (obsequiada a Aquiles Azar)
otros artistas dominicanos. Entre ellos a Bidó, a quien enfoca Bienvenida Polanco en
una relación con el pintor de las marolas. Escribe esta autora: «Existe un tema de la pin-
tura dominicana en el cual han coincidido con gran acierto, dos valiosos artistas nues-
tros. Bidó y Danicel: el lirismo de la ingenuidad. Más allá de la aparente simplicidad for-
mal de un cuadro de Bidó o de cualquier Marola, el espectador presiente un conteni-
do definido, un previo mensaje para él (…), fondo y forma, cada detalle en la pintura
de Bidó contiene la mágica fuerza de la poesía, en donde las tonalidades son como efu-
sivos versos policromos.A la vistosa fiesta de colores se agrega el vigoroso mensaje con-
fusamente simple, de vital alegría o bien, de melancólico desconsuelo. Siempre pleno de
una gran humanidad. Contemplar las marolas significa, asimismo, la presencia de un
mundo ajeno, a la vez extraño y cautivante. Exóticamente singulares, estas damas oscu-
ras impresionan sugestivamente con su aura de inocente indiferencia. En cualquier oca-
sión, una Marola nos mira directamente con activa fijeza, descarada, burlona, y en otras,
se pierden los ojos inmensos en dulce y lejana melancolía. Poseen ellas también ese sen-
cillo lirismo que las reviste de poética belleza sugiriendo una indefinible respuesta,
mundos invisibles o inciertos, aun el suyo, propio, ajeno y encantador.|122|
Espíritu libre y obsesivo con su monotema, Danicel tendió a la neofiguración de ma- y «Marola vendedora de margaritas» (Dr. Bournigal, Puerto Plata), obras todas que con-
nera instintiva, con algunos cuadros, entre ellos «Mujeres con canastas» (óleo, 1969), en sidero vitales para mi trayectoria y para mi ubicación en un lenguaje temático.|123|
el cual la planimetría del amarillo enterizo y la facturación escueta, primitiva y lumi- En cuanto a su relación con pintores nacionales, el vínculo con Peña Defilló, su amistad, su
nosa, resalta el nativismo de la representación. Un viaje al vecino territorio haitiano veteranía artística, sus reflexiones sobre la dominicanidad en el arte, ejercen en Danicel una
provoca el convencimiento de asumir el tema negro y femenino, a lo cual se añaden las influencia directa y vital. Buscando eludir el tema de las mujeres para encauzarse hacia otros
referencias de los grandes museos internacionales y sobre todo las relaciones con influ- asuntos, el estímulo del joven maestro hacia la búsqueda de recursos pronunciativos le llevó
yentes pintores nacionalistas, especialmente con Peña Defilló. En el texto autobiográfi-
co Anotaciones de un Joven Pintor, Danicel testimonia tales vínculos al escribir que se Danicel|Marola hermosa|Mixta/tela|139 x 95 cms.|2004|Col. Dulce Gómez de Bergés.
Danicel|La floración de Marola|Collage y acrílica|204 x 166 cms.|1972|Col. del artista.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |142| |143| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|124| a superar el titubeo plástico entusiasmándose por el elemento extrapictórico: A Peña nía el mismo vestido estampado de círculos que le diseñé, pero no las flores. Se me acerca-
Idem.
Página 24. Defilló –confiesa– debo el entusiasmo por el collage que para la exposición con Daniel ba peligrosa, seguida de las otras que reconocía, flacas y greñudas, pequeñas y gigantes. Eché
Henríquez celebré en la desaparecida Galería Colonial (julio 1972). Trabajos de papel a correr despavorido, y mientras más corría, más rápido lo hacían ellas. Las que volaron en
|125|
Peña Defilló, encolado abortaron, «estancias» y «vasijas», a través de los cuales obtuve discutibles re- mis obras, volaron en el sueño y me acorralaron, pateándome todas, escupiéndome unas y
Fernando.
El Caribe. sultados.|124| El influyente Peña Defilló saluda la nueva experiencia: Sus collages (…) mordiéndome otras, mientras la mayoría me llenaba de palabrotas. Cuando sentí que poco
Julio 22 de 1972.
Página 5-A. son refinados, producto de una sensibilidad observadora y profunda. Los múltiples ma- me faltaba para que me mataran, desperté clamando el nombre de mi madre. El autorre-
tices anímicos reflejados en los objetivos que utiliza como pretexto confieren a estas trato con la Marola «muerta» (…) guarda esta experiencia de una decisión no muy con-
creaciones una nostálgica ubicación intimista en dimensiones sobrerrealistas.|125| vincente (…). De todas maneras, se me ocurrió estampar sobre tal obra un pensamiento
El empleo del collage para concebir las llamadas «estancias» de nexo con el «pop art» pro- hoy borroso, pero que puedo transcribir auto-citándome: «apenas, sueño porque vivo sin-
dujo en Danicel el sentimiento de haber encontrado un tema sustituto de su enfoque de tiendo lo que soy y a dónde voy».Así culminé este trabajo y llevé a la citada expresión una
la mujer. Un «Murieron las marolas» le llevó a producir un autorretrato que titula Mucha- hermosa Marola con sobretítulo de «Trapera». Retazos facilitados por Chichí Henríquez

cho con muñeca desmayada (cera, 1972) y cuyo simbolismo no fue la intención de dar
muerte al personaje temático que comenzaba a distinguirlo. Fue una titubeante decisión
que tuvo que ponderar al tener, mientras dormía una noche, una terrible pesadilla. En es-
te mal sueño sintió el griterío de voces de mujeres que se acercaban hasta mí. Me parecía
una protesta que reunía tanto a mujeres flacas como gordas. Cuando me vieron, una de ellas
reconocida por mí como «Marola vendedora de margaritas» me señaló agresivamente.Te-

Danicel|Marola, melena floreada|Mixta/papel|58 x 44 cms.|1986|Col. Familia Grullón Ravelo. Danicel|La marola de Chachi|Mixta/cartón|24 x 32 cms.|1980|Col. Batista Álvarez.
Danicel|Marola en azul|Mixta/cartón|70 x 50 cms.|1983|Col. Familia Grullón Ravelo.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |144| |145| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|126| me permitieron un atuendo de cabeza en collage sumamente hermoso. A esta Marola la


De los Santos,
Danilo. vestí con un traje cremoso, producto del robo de una camisa en un cordel vecino.Así dig-
Página 24.
nifiqué a Marola y me redimí de aquella pesadilla volviendo, además, al tema.|126|
|127| El 1978 registra el pintor la individual que tituló Expo Danicel + Danicel en la enton-
Lama, Luis.
El Caribe. ces Galería de Arte Moderno. Él dividió su discurso en ciclos y subtemas, creando la
Junio 2 de 1979.
Página 5. sensación de que ofrecía una retrospectiva como la considera Lama al juzgarla como
muestra elefantiásica, preguntándose sobre los fines que puede perseguir un artista al
presentar una individual de 171 cuadros de los cuales, por lo menos, sobran 150. Por-
que en el tercer piso de la galería hay de todo, menos autocrítica, lo que no deja de ser
una lástima, porque evidentemente Danicel alcanza logros valiosos que se empañan por
la inclusión de obras que nunca debieron salir del taller del pintor.(…) Porque la para-

doja de la muestra Danicel + Danicel –apropiado título reiterativo– reside en que la va-
cía grandilocuencia del montaje es precisamente lo opuesto a la obra del artista y sobre
todo a esa inefable Marola, negra, hermosa y coherente, introspección de un artista que,
como pocos, ha sabido crear un personaje y mantenerlo a lo largo de su discurso plás-
tico que en muchos casos se pretende poético (…). Pero la muestra resulta excesiva,
agobiadora, porque las virtudes de Danicel no lograron opacar sus defectos.|127|

Danicel|Marola ataviada con transparencia|Acrílico y collage/tela|137.2 x 106.7 cms.|1978|Col. del artista. Danicel|Marola trapera|Acrílica y collage/tela|153 x 120 cms.|1972|Col. Privada.
Danicel|Autorretrato del recurso|Acrílica/papel litografiado|34 x 26 cms.|1980|Col. del artista.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |146| |147| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|128| En las autobiográficas «Anotaciones de un Joven Pintor», libro de reducida edición y de rece el adjetivo de sensible no sólo cuando nombra sus trabajos, sino cuando (…) to- |131|
Alcántara Miller, Jeannette.
Almánzar, José. acuerdo a José Alcántara Almánzar, esfuerzo por ordenar el trabajo personal, por son- ma esa imagen de Marola para trabajarla en una serialidad que puede muy bien en- El Caribe.
Revista ¡Ahora! Junio 4 de 1982.
No. 842. dear de modo crítico la propia orientación profesional,|128| Danicel recuenta su vo- trar en el ambiente de lo luminoso, melodioso, rítmico y hasta vital.|131| La Miller Página 15.
Enero de 1980.
Página 41. cación artística y visual, testificando que su interés creativo no se encamina a hacer expone esos criterios al evaluar la muestra «Sombra–Marola-sombra», presentada en
|132|
obras perfectas, sino a dejar un rastro pictórico o un planteamiento.Testifica además que 1983 que, asociada a sus mujeres paisajes derivan del realismo mágico –explica Myr- Guerrero, Myrna.
|129| Notas de Cátedra.
De los Santos, el arte y la pasión justifican su existencia. Las dos se refunden. Los dos se separan. Los na Guerrero–, pero no se trata de lo real fantasioso conformado por representaciones UCMM. 1970.
Danilo.
Anotaciones dos se combaten sin dejar de ser amigos o enemigos. Si uno decae el otro se levanta. La vegetales y selváticas, sino inspirado en la cotidianidad. El carácter mágico lo define
de un Joven |133|
Pintor. Op. Cit. pasión es carnal. El arte es el espíritu mismo. Aparte, se da otro modo del que no pue- la tipificación de la mujer mediante la sombrilla al mismo tiempo agigantada flor que De Tolentino,
Marianne.
de relegarse: la realidad geográfica y social a la que busca devolver lo que ella le otorga a veces se convierte en manto, jardín de cabellera, retoño de pestaña.|132| El artista Listín Diario.
Diciembre 18 de
y le hace percibir.|129| Afirma que visualiza que ese medio geográfico social es des- consigue efectos de luz crepuscular y nocturnal, que suscitan efectos misteriosos y 1986. Página 7-E.

proporcionado por lo cual deforma el tema, desproporciona la anatomía. Declara que realmente fantásticos.|133|

|130| como pintor no puede sustraerse de la desproporción: Quizás es por la exagerada me-
Idem.
Páginas 31-32. sura que se nos exige socialmente (…) Intencional o subconsciente esa formación tie-
ne correspondencia con un hombre desigual y un pintor dividido.|130|
Durante el período de los años 1980 en los cuales Danicel acelera el ritmo de sus ex-
posiciones personales, reformula el monotema de la Marola, la cual ocupa la capaci-
dad asociativa, de quienes oyen el nombre del pintor (…) básicamente intuitivo y me-

Danicel|Marola moñito después de Cagnes-Sur-Mer|Mixta/tela|104.5 x 83 cms.|1978-85|Col. Familia De los Santos. Danicel|Marola la náñiga|Mixta/tela|82 x 102 cms.|1990|Col. del artista.
Danicel|Marola y Marolita I (serie Rufina)|Mixta/tela|122 x 92 cms.|1993|Col. Familia Grullón Ravelo.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |148| |149| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

2|4 El pop isleño La contracción «pop» se asocia al término «popular» y, cuando se construye la expresión |136|
Traba, Marta.
«pop-art», posee por consiguiente connotaciones referidas a la cultura popular. Entra- Op. Cit.
Página 164.
ñando una actitud de rebeldía propia de la juventud, el movimiento surge simultánea-
mente en Inglaterra y en Estados Unidos, especialmente en Nueva York. La tendencia |137|
Bayón, Damián.
británica, más bien londinense, presenta elementos que conectan con la música pop y Op. Cit.
Página 273.
es una reacción al intelectualismo abstracto y por consiguiente elitista. En la sociedad
estadounidense representa una reacción contra el expresionismo abstracto, provocando |138|
Traba, Marta.
un retorno a la realidad. Op. Cit.
Páginas 164-165.
Tomando en cuenta sus dos grandes focos metropolitanos o mundiales en donde se de-
sarrollan, salta a la vista que el pop-art es un movimiento urbano, de ciudad, cuyos artis-
tas (Richard Hamilton, Larry Rivers, Andy Warhol, Robert Indiana, James Rosenquist,

|134| En su más importante ensayo sobre las artes plásticas latinoamericanas, Marta Traba escribe
Traba, Marta.
Dos Décadas sobre la nacionalización del «pop»: señal estadounidense de la que se apoderan jóvenes artis-
Vulnerables
en las Plásticas tas de Latinoamérica para devolverla, como un bumerán, contra quien la emitió.|134| To-
Latinoamericanas
1950/1970. mando en cuenta que un «bumerán» es un arma arrojadiza usada por los indígenas,|135| la
Página 164.
asimilación del «pop» y su devolución significa una reinterpretación con nuevos contenidos
|135| a partir de un movimiento que se origina como crítica a una sociedad industrial en la que el
Diccionario
Ideológico de la hombre vive sobrecogido ante el embate de la publicidad|136| o de la sobreproductividad:
Lengua Española.
Edición 1989. publicidad abusiva, desechos industriales que invaden la vida cotidiana.|137| Como bien ex-
Página 126.
plica Marta Traba, dicho movimiento parte, en primer lugar, de un cierto grado de concien-
cia y conocimiento del material que se está usando que es básicamente el póster.|138|

Fernando Peña Defilló|Rincón de Bayahíbe|1974|Portafolio Revista CODIA. Fernando Peña Defilló|Ceremonia secreta|Mixta y collage/tela|58 x 72 cms.|Col. Privada.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |150| |151| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|139| Jim Dine,...) reivindican la validez de un lenguaje figurativo, llano, accesible para el gran Ferrúa, quien al final de 1965 protagoniza la primera muestra relacionada a este movi- |145|
Chirlo, Lourdes. Valldeperes,
Historia del público y cuya manera realista representa la cotidianidad consumista contemporánea: la- miento. Contín Aybar percibe estos trabajos cargados de humor. Para el público de San- Manuel.
Arte Universal. El Caribe.
Últimas tendencias. tas de sopa, paquetes de cigarrillos, ropas, rótulos, afeites, tiras de «comics», carteles de to Domingo fue una muestra absurda y esnobista que chocaba con el discurso socio- Noviembre
Página 91. 13 de 1965.
anuncios o de famosos personajes (artistas y líderes). El pop-art es un arte figurativo y expresionista de casi todos los pintores nacionales del momento; muestra que atencio-
|140| realista, cuya estética se basa en el consumismo cotidiano y en imágenes que proceden na Valldeperes para expresar lo siguiente: El «pop-art», escuela de nueva figuración, pre-
Rhose, Barbara.
Citada por del anuncio publicitario, de la fotografía, de la televisión y de otros medios masivos. Frío tende ser, sobre todo (…), una representación objetiva de la sociedad. En los artistas
Lourdes Cirlot.
Idem. Página 88. y sin ninguna emoción contenida,|139| el artista pop emplea en ocasiones medios me- «pop» norteamericanos se observa que la actitud fundamental es la búsqueda de un nue-
cánicos o semimecánicos para obtener sus obras.|140| vo representativismo, lo que hace coincidir en muchos aspectos el «pop-art» con la nue-
|141|
Chirlo, Lourdes. Considerando que el resultado del pop-art es una visión despojada y fría, solitaria e inhu- va figuración. Hay entre ésta y el «pop-art» una cierta intención paralela respecto a co-
Op. Cit.
Página 91. mana, de cosas perfectas que permanecen fuera de cualquier contingencia,|141| Marta nectar la postura insolidaria del individuo con la realidad social circundante. La razón
Traba observa que lo que busca mostrar este lenguaje responde a todos los elementos del por la cual el arte «pop» ha despertado tanto la atención del público y ha suscitado en-
|142|
Traba, Marta. cartel: la pintura y el objeto derivado del medio cartelístico muestran lo rápido, lo episó-
Op. Cit.
Página 116. dico y perecedero. Lo que muestra responde a recursos que constituyen en su conjunto
un nuevo código visual, a saber: planismo: se trabaja sobre zonas de color unido; fronta-
|143|
Toribio, Antonio. lismo: la solución de la obra aparece siempre en primer plano tratándose de pintura, o en
Catálogo.
Junio/Julio 1995. planos netos, claramente discernibles, cuando se trata de objetos. (…) El «pop» pintado,
Página17.
adoptado por los jóvenes latinoamericanos de preferencia sobre conjuntos «pop» de ob-
|144| jetos, situaciones, hechos concretos, persigue el contorno neto bien sea por el diseño, bien
Traba, Marta.
Op. Cit. sea por el límite del color. Se busca amortiguar el efecto de los grandes tamaños por la
Página 160.
claridad, la vivacidad o la gracia de esos colores; también en ese sentido presentan servi-
cio el arabesco y la recuperación de los «años veinte», como el uso de recortes de plexi-
glás, el empleo de acrílicos y pinturas sintéticas.|142|
Asimilado por determinados artistas, insertados e incluso nacionalizados en las variadas zo-
nas latinoamericanas, el pop-art adquiere también versión dominicana de tres maneras más
o menos distantes entre sí. El primero en asimilarlo es Antonio Toribio, ubicado en Nue-
va York en un momento en el cual el movimiento está en su apogeo –inicio de 1960–, alu-
diendo en obras que se desconocen casi totalmente el carácter escueto, frío y objetual del
repertorio enraizado en la cotidianidad consumista. De todas maneras, es válido volver a conadas polémicas no es otra que lo directo de su entidad –como puede observarse en
citar a este excelente artista dominicano, el cual presenta obras de tendencia pop-art en la la obra somera de Ferrúa– o sea, la claridad de sus alusiones representativas.|145| Los
XI Bienal Nacional,|143| celebrada en 1963. Se trata posiblemente de «Toque de queda» cuadros del expositor eran objetos adheridos al soporte, más bien ensamblados, entre
y «Negro sobre negro», dos relieve/cemento u obras objetuales que ponen en diálogo el ellos un par de zapatos, los cuales establecen vínculos con el neodadaísmo que repre-
añejo bastidor de cama hogareña, de madera y alambres tejidos, con un concreto, rectán- sentan Jasper Johns y Robert Rauschemberg, artistas norteamericanos regularmente
gulo con diseño de macizas formas, que permiten más de una lectura conceptual.|144| asociados al pop-art.
Aunque el contenido del «pop-art» de Toribio aluda a aspectos de la cultura popular
dominicana, su nexo es más newyorkino que isleño. Lo mismo ocurre con Giovanni Fernando Peña Defilló|Iglesia de Bayahíbe (fragmento)|1974|Portafolio CODIA.
Daniel Henríquez|Casa de Plácido González (fragmento)|Impresión offset/papel|60 x 40 cms.|1980|Col. Privada.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |152| |153| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

Las incursiones «pop» de Toribio –años 1962 y 1963– y de Ferrúa en 1965, resultan in- pintores ofrecen sus versiones más personales como ocurre con Jorge Severino, Fran- |146|
Soto Ricart,
serciones de sus contactos con el medio newyorkino. Realmente el «pop-art» no posee cisco Santos, Shum Prats, Clinton López,... Humberto.
El Nacional.
una acogida hasta llegado el momento en que varias experiencias plásticas coinciden, La sumersión «pop» de Daniel Henríquez ofrece varios canales de explicación. Uno es Noviembre
7 de 1975.
con Fernando Peña Defilló a la cabeza y su brusco cambio neofigurativista. Pero la in- su capacidad de absorber pintores y recursos de manera libre pero mimética, a lo cual se Página 25.

cursión pop de este joven maestro también es circunstancial y está representada básica- añade la experiencia de sus viajes a inicios de la década de 1970.Tanto él como Danicel
mente por los cuadros que enfocan la arquitectura popular con tónica ingenua, despro- tienen la oportunidad de encontrar en los museos de Nueva York a los artistas del da-
porcionalidad intencional, inmovilidad y cierta agresión cromática. La planimetría do- daísmo (Max Ernst, Schwitters, Picabia,...) y del neodadá (Rauschenberg, Jasper Johns),
mina en esta serie de recintos vernaculares como adopción del lenguaje del cartelismo, sintiéndose impactados por el recurso desplegado del collage. La muestra conjunta que
aparte de revelar la realidad no urbana y una identidad visiva de connotación muy crio- los dos pintores realizan en 1972, así como sus obras de la Expo-Nueva Imagen registra-
lla, muy nacional y muy opuesta a los temas del pop-art internacional. Asociado a este da también en ese año, revelan esos contactos con el dadaísmo. En tanto Danicel produ-
asunto arquitectural, criollo y pop, se hace notable Daniel Henríquez, en tanto otros ce numerosas obras, que en parte recurren a la moda juvenil de llenar de afiches el dor-
mitorio y otros collages que comunican denuncia y violencia, Daniel Henríquez se apo-
ya en diferentes recursos (trapos sucios, arena, cartón,...) para proseguir en el temario del
caserío que asumía como suyo con su señales de alambrados eléctricos y soles en un cli-
ma de facturación burda y feísta. Sin embargo, tres factores determinan la reorientación
del temario de Henríquez, de repente limpia, planimétrica y con acentuaciones agrada-
bles. El reencuentro con Orlando Menicucci y la celebración de una muestra conjunta
en la Sala Rosa María, en marzo de 1975, le permite asimilar una factura escueta, lim-
pia, tensa (barnizada), aprendida de este compañero del Friordano.Además, el encuentro
con la obra visual de Emilio Sánchez y su estrecha relación con Peña Defilló son los otros
factores decisivos que influyen en el camino de Henríquez marcado ciertamente por la
vertiente «pop» de la neofiguración. Soto Ricart comenta este vínculo cuando el pintor
registra en la Galería Otero (Noviembre 1975) la quinta individual: Consideramos que
con esta exposición Daniel Henríquez nos ofrece una calidad superior a la anterior (…)
con tendencia hacia una nueva figuración pictórica. La materia –casi en la mayoría de las
obres expuestas– la usa plana y con tonos muy apastelados que ayudan a crear una at-
mósfera de carácter poético y sin escenas traumatizantes. Daniel Henríquez deja fluir la
línea con facilidad. El dibujo se capta fácilmente, pero con cuidado elabora sus temas sin
recargar este medio artístico con el color. La figura humana ocupa escasa representación
en esta muestra. Objetos inanimados, flores, frutas, el rey sol (…), son los temas que nos
presenta. (…) En este joven pintor prima la sencillez en sus motivaciones tanto en lo téc-
nico como en lo anímico.|146|
Jeannette Miller, la crítica que más combatió el discurso neofigurativo y pop de Hen-
ríquez por representar «imágenes bonitas de arquitectura, paisajes y gentes», discurre so-
Daniel Henríquez|Caserío azul|Acrílica y collage/cartón|76.3 x 90.5 cms.|1986|Col. Familia De los Santos. bre lo que ella llama con tono irónico «la recta victoriana». Se refiere a otra individual
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |154| |155| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

del pintor celebrada en la Sala Rosa María (197...) y en la que señala que al entrar a la llega porque las fórmulas de esas casitas que ahora cuelgan y que, aunque pueden ser
muestra donde el artista cuelga 30 obras, entre acrílicos, collages y serigrafías basadas en hechas con reglas y masquingtape, logran resultados diferenciadores con relación a sus
cinco de los originales, la asociación con algunas de las casitas que Fernando Peña De- parámetros iniciales cuando el artista exacerba ciertos elementos de la arquitectura. Por
filló pintó por el 1972 es tan directa que nos asombramos de que a través del tiempo y eso aquellos cuadros en que Henríquez nos presenta fachadas estrechas decantando pa-
del espacio uno de sus más destacados pupilos mantuviera aquellas imágenes tan vivas, ra forzar la geometría (como en Casa de Mr. Alguien), que aparece en las reproduccio-
supeditando su capacidad interpretativa a un patrón casi estrictamente mimético de los nes, o en el marcado con el No.5,(Casa de Don Plácido González), donde utiliza pers-
trabajos que presenta hoy y después de casi ocho años. A partir de esta apreciación in- pectivas que acentúan la presencia volumétrica sostenida por sólo dos valores cromáti-
troductoria la Miller hace un inventario del recorrido pictórico de Henríquez «para ver cos en ese tipo de obras, sí encontramos su presencia, sí justificamos su firma, y cree-
lo que daba», considerando como válido que adoptara la modalidad arquitectural de mos que por ese camino su empecinamiento en una suma de recursos que hace suyos
Emilio Sánchez y Papo Peña después de trabajar mesas rayadas y bodegones con gamas da frutos, permite que se libre del mero testimonio arquitectónico para decir que hay
pasteles y luminosas (rosas, azules, amarillas y verdes). Ella justifica el desenlace al que un hombre detrás, solo, amarrado a esas paredes que nunca vislumbramos, un hombre

Daniel Henríquez|La noche de las cayenas|Collage y acrílica|Catálogo Exposición 1980. Daniel Henríquez|Homenaje a Danicel|Collage-acrílica/tela|125 x 83 cms.|1995|Col. Familia De los Santos.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |156| |157| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|147| que pinta porque se encuentra representado en esas casas y por eso las escoge como ar- con un estilo muy propio, desde el expresionismo realista hasta el pop-art.|149| A su |150|
Miller, Jeannette. De Tolentino,
El Caribe. ma comunicativa, aunque muchas veces caiga en la trampa de la concesión adquisitiva vez Marianne de Tolentino reconoce que definitivamente es el arquitecto victoriano de Marianne.
Listín Diario.
decorándolas hasta lo intrascendente, quizás en interés de ocultar ese aspecto hasta ob- la pintura dominicana. La creación monotemática es absolutamente válida cuando evo- Agosto de 1979.
|148|
De Juan, Adelaida. sesivo a los esquemas determinados de hábitat que ellas señalan, factor que podría re- lucionó con variantes en el sentido del rigor y del referimiento, esta situación cualita-
Revista Casa de |151|
las Américas No. 98. sultar dramático.|147| tiva se produce por las versiones real-imaginarias de las casas reconstruidas» por Daniel Idem.
Septiembre 1976. Listín Diario.
Desde 1976 Daniel Henríquez se convierte en un pintor temático, porque se ha pose- Henríquez|150| (…). Probablemente nadie como él ha dibujado y pintado reiterada- Julio de 1989.

|149| sionado y domina un asunto extraído del «hábitat» popular en el que insiste como un mente, inagotablemente, la casita típica. Es un auténtico «constructor» sobre el lienzo de
Arroyo de Toba,
María C.. Diario ejecutante situado entre el mimetismo de la consistencia y el entusiasmo de una con- mansiones victoriano-republicanas o de viviendas rústicas y elementales.|151|
El Espectador.
Colombia. Mayo ciencia que recrea, que revive el objeto presente de una tradición. En su caso, el tema Daniel Henríquez, dominicanizador de la vertiente pop y óptico del arte universal, po-
1979. Nota referi-
da en catalogo de es la vivienda, por igual dominicana y antillana, de barriada y vernacular para la que en- see una definición en su programa de ejecución plástica. Su lenguaje comienza a partir
Daniel Henríquez.
Julio 12 de 1994. cuentra procedimientos y recursos de hechura (cinta adhesiva, regla, manualidades, co- del diseño permanente de la frontalidad de sus viviendas, en el que agota un vocabulario

llages,...) así como elementos para transitar de la casa solitaria y fría hacia la vivienda de
rebuscados complementos espaciales. La crítica reconoce su tono pop y nacional. La crí-
tica cubana Adelaida De Juan encuentra las casas-barracas como ejercicio válido en la
reiteración de signos y como enfoque afincado en la preocupación por expresar reali-
dades nacionales.|148| La colombiana María C. Arango señala que su personaje pictó-
rico es la casa, la ha tratado en diferentes técnicas, siempre dentro de un color cálido y

Daniel Henríquez|Casita con cayenas rosadas|Mixta/tela|58.4 x 50.8 cms.|1992|Col. Privada. Daniel Henríquez|Casita azul|Acrílica y collage/tela|130 x 150 cms.|1977|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes.
Daniel Henríquez|La casa encantada de Doña Pucha|Acrílica/tela|151 x 181.6 cms.|1994|Col. Familia De los Santos.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |158| |159| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|152| múltiple desde lo pictórico y extrapictórico reduciendo estas últimas a una adaptación sus negras y mulatas al lienzo, elimina los elementos del mal gusto que pueden tener en |153|
Peña Defilló, Lama, Luis.
Fernando. muy elocuente. Cuando el monotema de su lenguaje alcanza lo neto pictóricamente, lo otro contexto el maquillaje y el vestuario de sus personajes.|153| El Caribe.
Presentación. Agosto 13
Catálogo Jorge sencillo y lo óptimo de sus colores y líneas se armonizan en un rejuego de geometría. Tan solo circunscribiéndonos a los iconos de la negritud exaltada por Severino, cerra- de 1977.
Severino. Agosto Página 5.
22 de 1975. Por lo general este juego va de la estructura arquitectónica a los planos dimensionales o damente focalizados, se puede hablar del no uso de recursos vulgares, ya que en otras
tridimensionales; pero usualmente se impactan ante los elementos que salen del vacío: iconografías se apoya en la vulgaridad de fragmentos de cajas de madera para embala-
amarillentas o anaranjadas esferas, la silueta del tendido eléctrico y las rebuscadas flores. je. El pintor enfila en el uso de recursos burdos o no convencionales que con cierto
En las estructuras, el juego de sombra y de luz inunda o se interrumpe en los espacios aislamiento en intermitencia asumen muchos artistas en el decenio de 1960 (Giudice-
abiertos, «logrando una atmósfera mágica, una suerte de creación gráfico- pictórica, ima- lli, Silvano Lora, Peña Defilló, Antonio Toribio, Ferrúa,...) reinando tales recursos en la
ginaria a partir de lo real cotidiano». Daniel Henríquez extrae del tiempo su monotema década de 1970 si se toma en cuenta el listado de sus cultivadores: Crismar (plexiglás),
arquitectónico y lo devuelve cargado del tiempo de la luz y de la sombra. Lo extrae de Peña Defilló (hojalata, tela, cartones),Thimo Pimentel (piedra y plexiglás), Lepe (alam-
las realidades locales que recorre y lo devuelve reconstruido e idealizado, como catego- bre), Ada Balcácer (plexiglás), Piantini (cartón, madera, tela), Danicel (recortes de papel
ría auténtica nacional o dominicana.
Jorge Severino es otro pintor de importancia asociado a la vertiente «pop» de la neofi-
guración nacional. Aunque existen evidencias iconográficas que lo van asociando a ese
lineamiento, la clara filiación ocurre con su decisiva muestra «Jorge 75», mostrada en la
galería Otero (agosto 25 de 1975) y cuya presentación la escribe Peña Defilló, quien se-
ñala que sus pinturas aúnan elementos deliberadamente cursis en posturas y gestos con
rasgos de espiritualidad trascendentes muy propios de los personajes que retrata con co-
rrecta ambivalencia psicoanalítica. Severino pinta la negritud sofisticada. Sus negras y sus
mulatas impactan por la belleza de sus facciones y la elegancia de sus atuendos. La dies-
tra utilización de los blancos, a los que confiere un valor cromático, resulta justamente
armoniosa a la limpieza de pensamiento y de ejecución.(…) En otro aspecto, que no de-
sentona en absoluto con la unidad temática, Jorge Severino incorpora signos «pop» y
«graffittis» que dinamizan su mensaje y actualizan sus áreas pictóricas.|152|
Del conjunto de las 33 obras que integran el discurso expositivo de Jorge Severino, las
de conexión «pop» resultan aquellas iconografías expresadas con el uso del blanco so-
bre el blanco y que, a no ser por el donaire emocional de sus personajes femeninos, im-
peraría en las mismas la frialdad y planimetría propias del lenguaje. La exploración de
la belleza es otra de sus cualidades, incluso denominador común a los artistas del pop
dominicano, como en el caso de Daniel Henríquez. No cultiva la tendencia nacional el
kitsch o representaciones de mal gusto, extremadamente vulgares como lo hacen los ar-
tistas de pop de Norteamérica, en este caso los objetos de goma-espuma de Claes Ol-
denburg; los elementos ferreteros de Dine y los montajes con animales disecados de
Rauschenberg.Al valorar a Jorge Severino como destacado representante de lo que po-
dríamos llamar pop dominicano, el crítico Luis Lama señala que el pintor, al trasladar Jorge Severino|Baquiní del blanco paisaje|Mixta y collage/tela|78 x 90 cms.|1975|Col. Familia De los Santos.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |160| |161| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|154| y tela), Daniel Henríquez (trapos y alambres) y, entre otros, Jorge Severino con sus ta-
De Tolentino,
Marianne. pas de madera utilizadas crudamente con las señales numéricas y otras inscripciones de
Jorge Severino.
Veinte años embalaje. En estos soportes, la localización de las figuras o del tema pictórico. La co-
de pintura.
Página 18. locación de las figuras entre rótulos, signos convencionales y «graffitti», aparte de vin-
cular plásticamente el motivo principal y entorno, fomentaba una manera distinta de
|155|
Idem. abordaje y enmarcado. Los marcos de auténticas tablas de embalaje, físicamente bur-
Listín Diario.
Septiembre dos, conceptualmente sofisticados, se vuelven participantes. Esa rusticidad, ese acondi-
20 de 1978.
Página 7. cionamiento, esos letreros, codificados y anónimos, representan una transposición síg-
nica y simbólica del marco de la vida de las criaturas.|154| El agregado es alusivo a la
transportación, a la inmigración forzosa, al hombre como mercancía.|155| La codifi-
cación de la mercancía que el artista utiliza para darle nombre a determinadas obras

encierra a la vez denuncia e ironía simbólica. Al icono de una mulata pensativa repre-
sentada en una de esas tapas de madera la titula «28247-G» (la numeración de la caja)
y en otra obra de una joven colocada en uno de los extremos del soporte le aplica la
denominación «Neto 39 kilos».
La muestra «Jorge 75» marca el derrotero del pintor que se va a circunscribir a la exal-
tación de la negritud. La Miller pondera este aspecto para observar que esta exaltación

Jorge Severino|Personaje para el gran baquiní|Acrílica/tela|80 x 96 cms.|1978|Col. Ángel Haché y Elsa Núñez. Jorge Severino|Sin título (Cabeza de muñeco)|Acrílica/tela|76 x 61 cms.|1980|Col. Cándido Bidó.
Jorge Severino|Dama Pía|Serigrafía/papel|90 x 68 cms.|1983|Col. Privada.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |162| |163| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|156| penetra dos caminos; uno evidentemente decorativo, donde la belleza sofisticada hace caracteriza el movimiento del pop-art. Jorge Severino reproduce con cierta libertad la |157|
Miller, Jeannette. De Tolentino,
El Caribe. aparecer los personajes, los motivos como figurines sacados de una revista de moda don- clásica imagen del vaquero cigarrillero como símbolo de una penetración de mercado al Marianne. Jorge
Mayo 30 de 1975. Severino. Veinte
Página 5. de la auténtica belleza del negro sin afeites, se cumple en una revelación de valores me- igual que el uso de la muñeca de celuloide que sustituye en el ámbito de las niñas a la Años (...). Op. Cit.
Páginas 22-26.
nospreciados, que el pintor saca a relucir, consiguiendo un replanteamiento de valores vieja muñeca con extremidades de cerámica y aún a las nativas muñecas de trapo. Indu-
en relación al concepto belleza.Y agrega certeramente la crítica: En un país donde ser dablemente el tema de estos últimos sujetos de Jorge Severino puntualiza aspectos del
negro es ser feo y donde los propios negros y mulatos echan en cara a sus compañeros «pop-art» si, además del asunto y de su carga simbólica, se toman en cuenta sus asocia-
de raza su condición étnica como defecto, la obra de Severino tiene el valor de dar vi- ciones plásticas de carácter compositivo, seriado, ensamblado y contextualizado con otras
da a una nueva imagen que ya va tomando cuerpo, donde el negro y el mulato pueden visiones de la sociedad de consumo como son la moda, los modelos y sus movimientos
ser, y de hecho lo son, exponentes de gran belleza y elegancia.Y con la palabra elegan- de pasarela. Como tema basado fríamente en el objeto de consumo, nuestro pintor eli-
cia entramos en el espacio sofisticado de su obra (…) donde el refinamiento de recur- ge la muñeca, objeto masivo de uso corriente, forzosamente dócil y anónimo que repre-
sos desemboca en una interpretación efectivista como afiches de esos negros ricos que senta al ser humano como diversión e incluso adorno. En el caso de la República Do-

anuncian películas de la mafia o negros triunfantes de alta sociedad que explotan todo minicana –explica de Tolentino– el juguete duplica su significado y simbolismo: es pro-
el molde del buen gusto (ropas, ambiente, maquillaje) en todo su derecho de embelle- ducto de importación ya que el modelo viene de fuera con el agregado de la transcul-
cerse a la luz de las exigencias de nuestra época.|156| turación implícita,|157| esto es, como modelo impositivo del mercado, de la publici-
Mucho más «pop» que sus iconos sobre la negritud, realizados en empaques, resulta una dad, de los grandes productores capitalistas y además como modelo que implícitamente
serie de obras secuenciales sobre el «cow-boy Marlboro», realizada desde la referencia promueve un tipo de belleza blancófila. Jorge Severino interpreta su mundo de muñe-
publicitaria, que es un indicativo mayor del temario consumista, objetivo y vulgar que ca, de celuloide, manteniendo su constante de la abundancia del blanco, ambientándolo

Jorge Severino|La tercera alucinación de Juana la Loca|Óleo-acrílica/tela|184 x 181 cms.|1996|Col. del artista. Jorge Severino|El tercer origen (Maniquíes 2)|Óleo-acrílica|91 x 107 cms.|1982|Col. del artista.
Jorge Severino|Baquiní II|Acrílica y lápiz/madera|61 x 66 cms.|1976|Col. del artista. Jorge Severino|Make love not war|Óleo-acrílica/tela|91 x 76 cms.|1970|Col. del artista.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |164| |165| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|158| con la geometría de planos y rejuegos laberínticos, fragmentándolo e ironizándolo con tamiento del vestuario de los personajes lo convertía en una especie de Klimt primiti- |159|
Lama, Luis. Idem.
El Caribe. titulaciones poéticas para sus cuadros: La muerte en el camino del amor (mixta (1976), vo.|159| Este vínculo con el «pop-art» ya había sido señalado por Marianne de El Caribe.
Septiembre Octubre 15
2 de 1978. Muñeca con máquina para hacer el amor (mixta 1980), El infierno tiene mucho de so- Tolentino cuando Francisco Santos presenta la segunda muestra personal en Casa de de 1977.
Página 5. Página 5.
ledad (mixta 1977), lo cual no priva ese mundo de una interpretación carente de subje- Teatro (agosto de 1974). La referida crítica escribió: «Consideramos al artista como re-
tividad o de emoción. presentante de un nuevo realismo que se asemeja al «pop-art», pero un pop-art domi- |160|
De Tolentino
Jorge Severino no registra individual con el temario de sus muñecas, hecho que no le pri- nicano con características propias, blancas reconociendo en su discurso la valorización Marianne.
Listín Diario.
va de la tensión identificadora de esta nueva obra alterna, de investigación y con la que no de un contexto cultural: ese folklore de la naturaleza –humana y vegetal– expresándo- Agosto 16
de 1975.
se va a detener. Cuando se habla en Severino de obra alterna, se deja dicho que dominará se mediante la presentación elemental, nítida, ritmada de las formas (…), la limpieza del Página 20-A.

en su discurso abierto la nueva figuración fundamentada en el prototipo negro y diríase color, su exuberante y vibrante combinación (…), choques cromáticos (…), acordes a
|161|
que autobiográfico con toda la pretensión de linaje. Hacia el 1978, uno de sus entusiastas veces chillones.|160| Lama, Luis.
El Caribe.
seguidores, Luis Lama, resume la trayectoria u orientaciones del artista: Inquieto, investiga- De temario extraído de lo popular, las soluciones plásticas de Francisco Santos abordan Marzo 23
de 1978.
dor e irónico, Jorge Severino resulta en la actualidad uno de los casos a seguir entre los ar- la planimetría del afiche con una pureza cromática a menudo estridente: fuertes rojos,
|162|
tistas de su generación. Iniciado a partir de un pop que debe mucho a las ilustraciones de verdes y amarillos para resaltar figuras monumentales y «primitivas», alega Jeannette Mi- Idem.
El Caribe.
la revista norteamericana, el pintor tenía dos cualidades fundamentales: su buen dibujo y ller. Lo más «pop» de su discurso resultan las aisladas, grandes y seriadas cabezas y, sobre Diciembre 31
de 1977.
una limpieza técnica irreprochable. Estos factores unidos a su afán de búsqueda lo han lle- todo, sus bodegones frutales: agigantados, primarios, precisos, simples, rurales, a veces
vado a evolucionar de sus iniciales trabajos donde elabora una mistificadora belleza de la dominados por la frontalidad, pero sobre todo dominados por el color plano.
negritud hacia la serie de muñecas que se presentan como uno de los planteamientos más Shum Prats (n. 1952) es otro joven pintor que se vincula al «pop» nacional a partir de
racionales sobre los mitos contemporáneos. Esta mitología personal derivó en una simbio- 1976 cuando concurre a la Expo-concurso de Casa de España, presentando una obra-
sis con su etapa anterior para dar lugar a un conjunto de obras en actual desarrollo, donde objeto con la cual obtiene reconocimiento. Se trata de un conjunto que se titula La ca-
Severino profundiza sus planteamientos y a la vez se vuelve más hermético en la búsque- lle, conformado por dos unidades: una puerta de tamaño natural, a medio abrir, y a tra-
da de una belleza en que paradójicamente no está ausente el mal gusto como un constan- vés de la cual varios planos conforman un fragmento de una calle urbana con sus ace-
te elemento catalizador, un lúcido juego de tesis y antítesis.|158| Lama se refiere a la en- ras, tendido eléctrico, edificaciones y despejado cielo. La frialdad domina en esa visión
trada situacional de la ambientación mágico-religiosa de Severino que tiene como eje el conseguida con colores pulcros, planos y ante la cual coloca una típica silla desvencija-
gran cuadro de Santa Marta la negra y le permite oscilar hacia el personaje de la negritud da. La silla unipresente es el elemento más vulgar, e igualmente la puerta, las cuales re-
o, más bien, volver con interpretaciones y parafrasear lo visivo de la Bella Época. fuerzan el carácter con motivo de una representación en la ciudad complementada por
Severino inició publicamente su temario de mujeres que exaltan la negritud conforme un objeto de procedencia popular.
a la neofiguración con la muestra de la XIII Bienal Nacional celebrada en 1974. Sus ico- Shum Prats es el único artista que utiliza la bidimensionalidad y la tridimensionalidad
nos de mulatas de blanco sobre un fondo blanco enterizo le permitieron una distinción. para componer una obra de estilo claro y lograr un montaje por reflejo objetual, prin-
Su planteamiento coincidía con el de Francisco Santos, quien también obtuvo un pre- cipalmente muy vinculado a aspectos específicos de la realidad social, más bien domi-
mio por una hierática Campesina mulata de pronunciadas facciones y exotismo que re- nicana. Este planteamiento lo repite con otras obras que él denomina esculto-pinturas,
cordaba la iconografía bizantina reinterpretada en el trópico. Es una obra que plantea- en las que hace un buen uso de elementos insólitos, muchas veces deshechos, a los que
ba la inserción del joven pintor en la neofiguración con una marcada tendencia hacia rescata dignificándolos a través de su restauración y posterior aplicación de pintura ne-
el pop antillano o especie de pop dominicano donde la generalizada mistificación con- gro mate.|161| Estimado como un creador «ubicándose a la vanguardia» porque asu-
vertía la obra en una caricatura de lo nacional, escribe Lama, quien se refiere a sus hie- me una actitud estética frente a la realidad, en una forma particular entre sujeto y ob-
ráticas imágenes, su buen colorismo, así como su gran impacto decorativo, donde el tra- jeto,|162| Luis Lama le considera un descendiente directo de los postulados del pop al
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |166| |167| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|163| ofrecer lo nuevo dentro del camino de lo descifrable en que proporciona un trabajo de dimensionalidad alcanza nuevo significado. Es una obra compuesta por la dicotomía de |167|
Idem. Lama, Luis.
El Caribe. fácil compresión.|163| El crítico hace este comentario al abordar la muestra «Seis pin- dos componentes: el tridimensional definido por el objeto, en asociación ambientalista. El Caribe.
Octubre 22 Octubre 22
de 1977. tores españoles de hoy/Seis pintores dominicanos de hoy», presentada en la Galería de En este tipo de obra, La peladora de naranjas, escribe Lama, tiene una lógica funcional de 1977.
Página 5. Página 5.
Arte Moderno (octubre de 1977). que determina una correspondencia entre cuadro y objeto en un acto dialéctico por ex-
|164| En la referida muestra, Shum Prats es uno de los expositores de la nueva generación y celencia, donde cada una de las partes son independientes e inalterables. Puede ser dis-
Idem. |168|
El Caribe. se destaca después de haber cultivado un estilo en el cual la frialdad era la característi- cutible la técnica imperfecta en el lienzo, pintado a brochazos, pero ello redondea la obra Idem.
Febrero 23
de 1980. ca predominante y patentizada en una individual en la que era evidente su nexo con la al oponerse a la frialdad y pulcritud del objetivo integrante. En otra obra que titula «Si-
Página 10.
neofiguración y con el temario victoriano de Daniel Henríquez. Imágenes planas en las lla de mi estudio» Shum Prats repite en el cuadro el objeto acompañante, dando a esa re-
que elimina toda noción de volumetría para dar predominio a las geometrizaciones, petición un sentido: le confiere realidad al objeto pintado, otorgándole una nueva di-
crean un mundo congelado en que apenas la figura humana aparece.|164| En este mensión. El joven artista el otorga autonomía a cada uno de los componentes de su obra,
mundo dos elementos temáticos fundamentan su discurso amable, decorativo y pulcro: tanto así que pone su firma en cada una de las partes: en la tela y en el objeto.|167|
Posteriormente Prats intenta el camino del conceptualismo basado en la estética del are-
te como idea, proceso en el que se limita a soplar pintura en un soporte sobre el que
aplica una rudimentaria plantilla. Los resultados expuestos en una muestra celebrada en
la GAM fue encomiada por los críticos (Lama, Miller y de Tolentino), empero el artista
regresó tiempo después a su discurso primario del pop. En una exhibición que celebra
en Altos de Chavón (febrero 1980) expone dibujos basados en una ordenación elemen-
tal, exploradora de la belleza y que lo acercan al constructivismo. Sus temas enfocan la-
tas de bodega, persianas y frutos –objetos de la tradición– tratados con una economía de
medios que deja a la línea que defina los contornos (…) en su sintaxis compositiva.|168|
Shum Prats se alejó del quehacer artístico inexplicablemente, al menos como expositor
público, después de provocar interés como revelación joven de la década 1970 y como
afiliado notable del pop criollista, tendencia en la cual otro pintor de más edad y de una
generación anterior asume una posición alterna. Se trata de Danicel, quien aunando va-
rias influencias (Peña Defilló, Rauschemberg y Warhol) e igualmente varios códigos vi-
suales (cartelismo, collages, graffittis) ejecuta un conjunto de obras en las cuales esas re-
laciones se transcriben. Es el pintor que más usa imágenes de revistas, telas estampadas
|165| la casa y la naturaleza frutal conjugadas en planos y transiciones cromáticos que van de y otros medios como la fotocopia y el cartón, para producir una serie de obras que va
De Tolentino,
Marianne. lo oscuro a lo intensamente vivo, a tonos claros, a la gradación de tonalidades. Es un es- inscribiendo entre 1972 y 1980. En el primer año que se refiere elabora sus artesanales
Listín Diario.
Abril 23 de 1977. tilo «pop-art», pleno de frescor y serenidad, comenta de Tolentino.|165| estancias en las que distribuye y ensambla diferentes y múltiples reproducciones foto-
Después de esa incursión en una serie de cuadros en acrílica de atmósfera intemporal y gráficas. En ocasiones son postales de obras de arte que codifican espacios tranquilos co-
|166|
Ugarte, María. que hace que se piense en un discurso hiperrealista,|166| Shum Prats se dedica a los ob- mo la Estancia del poeta (collage, 1972), que ofrecen la idea de una habitación juvenil
El Caribe.
Abril 23 de 1977. jetos: armarios pintados, peladoras, sillas y toda una serie de picto-escultura donde la tri- repleta de afiches, y la Estancia del monje (collage/pastel, 1972), en donde utiliza una
reproducción de Zurbarán y una flor natural contextualizada en un espacio claro. En
Shum Prats|El colmado|Acrílico/tela|84 x 66 cms.|1994|Col. del artista. otros iconos, la denuncia y la violencia están indicadas por las recortadas imágenes
Shum Prats|Bicicleta|Acrílico/tela|165 x 108 cms.|2006|Col. del artista.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |168| |169| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|169| extraídas de diversas publicaciones (revistas y periódicos) sobre las que traza, adhiere o Conocedora de la obra de Danicel, la crítica de Tolentino se refiere a una intención del |170|
Lama, Luis. De Tolentino,
El Caribe. pinta una imagen complementaria. Las obras Versión de la vida sobre la muerte (acríli- artista que cabría en una interpretación mucho más general del «pop-art» dominica- Marianne.
Junio 2 de 1979. Listín Diario.
Página 5. co y fotocopias, 1972),Versión sobre la paz (acrílico y collage, 1972) y Silla de alfileres no.|170| Ella encuentra «prosaísmo» en muchos de sus iconos, que viene a ser lo mis- Junio 5 de 1979.
Página 13-A.
(acrílico y collage, 1974), resultan obras de alegoría y denuncia socio-política. mo que demasiada llaneza y vulgarización, aspectos presentes en la discursiva pop ge-
Centrado en las Marolas –su temario más conocido–, Danicel busca soluciones pop. En neral, si se aprecian los temas y los recursos que se emplean: recortes gráficos, cintas
su individual de 1979, comenta Luis Lama, los buenos trabajos (…) muestran a un pin- adhesivas, cartón corrugado, trapos, encajes, papel de regalo, pintura spray, plantillas y del
tor que domina el color sin evitar la estridencia cromática, un artista que investiga en las «mal gusto» por los partidarios del arte más tradicional o académico, pero que resultan
posibilidades de diversos materiales y que acude sin temor al collage para trabajar sus significativos y significantes para movimientos de vanguardia como el «pop-art».
Melopeas con recursos propios del pop. (…) incluso no vacila en aplicar hallazgos ya em- Los recursos pronunciativos que se han señalado se advierten en el «pop-art dominica-
pleados por Peña Defilló (…) como los trabajos manchados o el rústico aplicado sobre no» cuyo temario no lo definen los productos comerciales del consumismo industrial
el gran rostro en primer plano, uno de los cuadros más logrados de su individual.|169| (sopa Campbell, detergente Brillo, Coca-Cola,...) ni los mitos de las masas (Marilyn

El referido crítico se refiere en este último caso al icono Marola rostro nacional (acrí-
lico/collage 1978), elaborado con primarios (azul, rojo y negro), e igualmente alude a
dos obras políticas y seriadas: Melopea: variación cromática (óleo/cera 1976) y Melo-
pea: variación visual (óleo/cera, 1976), en las que se da un montaje que parte del se-
riado que, sobre grandes divas (la Monroe, la Minnelli,...), realiza el norteamericano
Warhol. En su caso la «diva» es la mulata o negra marola.

Danicel|Marola asediada por las formas|Collage/cartón|100 x 71 cms.|1976|Col. Familia De los Santos. Danicel|Marola, rostro nacional|Acrílica y collage/tela|82 x 102 cms.|1978|Col. del artista.
Danicel|Melopea, variación cromática|Óleo y cera/cartulina|157.5 x 124.5 cms.|1976|Col. del artista.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |170| |171| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|171| Monroe, Elvis Presley, Mao Tse Tung, ...) ni la simbología sexual. ni los anuncios publi- a la neofiguración complaciente y embellecedora. Pero la agradabilidad y el embelleci-
Marchan Fiz,
Simón. Del Arte citarios. Como no se trata de un pop de gran metrópolis (Nueva York, Londres,...) en miento no es un defecto de Severino, es más bien una virtud de todos los artistas que
Objetual al Arte
del Concepto (...). donde los artistas se apropian de los aspectos más comunes y banales del horizonte co- se asocian al pop nacional y a la neofiguración en general, que endulzan los lenguajes
Op. Cit. Página 35.
tidiano de la sociedad industrial de consumo,|171| los cultores dominicanos definen un bajo condiciones sociales no dramáticas para el sector en que se mueven y para el cual
pop-art criollista con elementos y señales que representan lo nativo y/o popular. Las ca- producen sus iconos.
sitas vernáculas, los detalles del victorianismo isleño (celosías, tragaluces, techumbres, ba- El pop dominicano, que no es una caricatura del pop internacional, toma un buen nú-
laústres,...), mobiliarios como el armario, la silla de guano, la peladora de naranjas, así co- mero de códigos plásticos de ese movimiento. Ese «pop-art» nuestro no parodia produc-
mo el bodegón frutal, entre otros asuntos, representan lo popular en una sociedad de pe- tos de consumo y mucho menos levanta una crítica al consumismo. Sin embargo, este pop
queña industrialización moderna y afectada por la penetración capitalista que deposita nacional se convierte en una mercancía consumista por su carácter agradable y emblemá-
en ella muñecas de celuloide, todo tipo de revistas, quincalla y otros artículos codifica- tico en un período de despegue turístico, de auge de la carrera de Diseño y Decoración,
dos, ensamblados y facturados para el consumo que se dirige a sectores alto y medio, y pareja con el fortalecimiento de una burguesía emergente y de otros aspectos desarrollis-

paulatinamente hacia las masas en la medida en que los productos industriales y foráneos tas. Lo coincidente entre el «pop» internacional o de Norteamérica y el «pop dominica-
combinan los capitales, inciden las marcas «made in USA» y se expanden por toda la te- no» es el tratamiento de una imagen simple y reproducible, bien por procedimientos pic-
rritorialidad nacional a base de agentes, publicitarias y anuncios bien dirigidos. tóricos o por tiradas múltiples de una misma imagen mediante la estampación serigráfi-
La iconografía pop criollista también exalta la negritud en versiones frontales, sofistica- ca, la litografía y otro sistema de impresión mecánica. En estas relaciones vale citar nom-
das e incluso como insinuante prototipo del mercado migratorio en el caso específico bres vinculados a esos procesos, especialmente a Frank Almánzar y Carlos Sangiovanni,
de los prototipos de Jorge Severino, quien termina ciñendo su lenguaje irónico y pop que serán abordados en el capítulo sobre el dibujo y la gráfica como movimiento.

Frank Almánzar|Paul Giudicelli|Serigrafía/papel|66.2 x 61 cms.|1985|Col. Familia De los Santos. José Perdomo|Mundos de New York|Óleo/tela|152.2 x 127 cms.|Sin fecha|Col. del artista.
Clinton López|Muchacha con flores|Serigrafía/papel|39 x 32 cms.|1982|Col. del artista. Carlos Sangiovanni|El arroz nuestro de cada día démenlo hoy|Serigrafía/papel|107 x 103 cms.|1982|Col. Museo
de Arte Moderno.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |172| |173| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

2|5 El ambiente pop: espacio-montaje El ambiente en arte es todo lo que cerca y rodea; «enviroments» es el equivalente en |172|
Thomas, Karin.
inglés, concepto que define una forma artística que llena todo un espacio, envuelve al Op. Cit.
Página 86.
espectador y está compuesta de todos los materiales posibles: visuales, táctiles, manipu-
lativos.|172| Simón Marchan Fiz explica: El «pop» se desarrolla inicialmente apoyado |173|
Marchan Fiz,
en su preferencia por lo «dado» y en su dedicación a la reproducción literal de la reali- Simón. Op. Cit.

dad. Se trata de expansionar el «ensamblado» hasta que llene un espacio entero o lo en-
|174|
vuelva. El espectador se convierte en parte real de todo y el «ambiente» le rodea o en- Ugarte, María.
El Caribe.
cierra por todos los lados. Uno debe moverse en su interior. (…) El ambiente se crea Noviembre 13
de 1972.
siempre con arreglo a un plan (…) con frecuencia escenifican los objetos reales, los pre- Página 5-A.

sentan sin una configuración artística. Disponen varios objetos en el espacio y los iden-
tifican con el mismo. El «ambiente» deviene así un estimulante de la conciencia del es-
pectador. El ambiente distancia de los elementos familiares, del mundo conocido y nos
traslada a una nueva realidad, transformando lo que parece natural.|173|
Este sentido de ensamblar un espacio, de escenificarlo con objetos reales y de provocar el
movimiento del espectador hacia su interior es una experiencia asumida por Silvano Lora,
en París y en Berna, entre 1968 y 1971. Pero estos ambientes suyos no son pop, ya que no
se basan en el montaje de un mobiliario de dormitorio y de un «soft toilet», como lo hace
Claes Oldemburg. Está conectado al nouveau realismo que se basa en el ensamblaje de ma-
teriales, pero sin el carácter absurdo, estrepitoso y lúdico de las alternativas de Jean Tinguely.
Como la preocupación de Lora es sociopolítica, el ambiente suyo es alegórico y contesta-
tario cuando ensambla cajones, fragmentos de avión y otros objetos utilizados para denun-
ciar la agresión de la guerra, experiencia que vive en Santo Domingo, en 1965.
Hasta donde se conoce, Silvano Lora retiene la posición de ser el primer artista domini-
Los artistas que representan el «pop» nacional no supieron su vínculo con la tendencia
cano en realizar una obra-ambiente como espacio tridimensional, ensamblado y en un
hasta que los críticos más informados y observadores (Luis Lama y Marianne de Tolen-
momento en que esta modalidad se asocia al pop norteamericano y al nuevo realismo
tino) hablaron de relaciones «pop» en gran parte de sus obras. Aunque el circunstancial
parisino. En su país se lanza a esta aventura de obra-montaje Geo Ripley, quien en 1972,
Peña Defilló y autores menos veteranos como Daniel Henríquez, Jorge Severino, Fran-
en Expo-Nueva Imagen, concibe un espacio aislado o personal en el cual se mezclan
cisco Santos, Danicel y Shum Prats son los más identificados con códigos del «pop»,
cuadros de lenguaje óptico, luz y sonido que ofrecen acercamiento a ambiente psicodé-
otros artistas se suscriben en la tendencia con obras únicas e igualmente con enfoques
lico, aunque en vez de música de cítara faltó la electrónica, observa la crítica en esa fe-
y resoluciones de su estética durante el período 1970, así como posteriormente en los
cha.|174| Ripley tiende en lo adelante a un discurso de ambientes más decidido, a ba-
80 y 90. Un campo en el que se manifiestan muchas individualidades es la conexión
se de desechos y simbologías que le van llevando a una propuesta de escritura sincréti-
con el llamado «ambiente pop» o espacio-montaje que antecede a lo que se llama pos-
ca. En la Bienal Nacional del 1979, la inclusión de la categoría libre le permitió concep-
teriormente «instalación».
tualizar un ambiente a base de raíces y piedras entre otros modestos elementos.
Con anterioridad, y en el mismo año, él había realizado una ambientación en el marco
Soucy de Pellerano|Trata de negras (escultura ambientada)|Materiales industriales|190 x 122 x 140 cms.|2000| de una colectiva celebrada en el Museo de las Casas Reales. Es un trabajo audiovisual
Col. de la artista.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |174| |175| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|175| sobre los indios Pijao de Colombia en el que incluye amplia documentación sobre las observaciones y vivencias, de una actitud de rebeldía y protesta contra el conformismo |176|
Lama, Luis. De Tolentino,
El Caribe. comunidades indígenas y su lucha contra los terratenientes. Proyecciones en la habita- artístico. Hasta aparece una foto-autorretrato casi irreconocible en el «body art». Obse- Marianne.
Julio 7 de 1979. Listín Diario.
Página 5. ción, reproducciones de actas y documentos pegados a las paredes que rodean el bloque quios gráficos de amigos, espejo roto, tela rasgada y contiguo el puñal de la herida, ra- Junio 5 de 1979.
Página13-A.
de piedras, alambres, mallas metálicas y el palo agresivo que configuran uno de las tra- mas, facilita la apreciación.|176| Es un tipo de obra que enfrenta a un público no acos-
bajos más insólitos que se hayan hecho en nuestro medio (…) Ligado a las preocupacio- tumbrado y al cual Menicucci le somete parecidas experiencias ambientalistas.
nes del «Arte Povera» y al «land art» –Arte ecológico– el trabajo de Ripley parte de una Menicucci se aproxima al pop con otras ambientaciones alrededor de sus pinturas e inclu-
elección de materiales encontrados que son ubicados al azar convirtiendo al material en so asume con otros colegas (Frank Natera, Miguel Vila,...) una extensión de los ambientes.
el interés principal de la obra. Esta preocupación viene a ser un derivado de las ambien- Se trata del «happening» o acontecimiento espontáneo que involucra a artistas y público en
taciones pop y lógicamente dadá.|175| una acción liberadora de inhibiciones. Al parecer, esta forma expresiva de afirmación artís-
Otro partidario de los ambientes es Orlando Menicucci, quien estructura uno de ellos tica inédita, sin estructuración aparente, y vivencial, la asumieron Menicucci y sus amigos en
basándose en cuadros pictóricos personales. En tres dimensiones, él registra su propues- encuentros privados en donde el azar y la desinhibición alcanzaran, a veces, el paroxismo.

ta en 1977 en la Biblioteca Nacional. Es un gigantesco «altar» que atrae la mirada, es- Una dimensión más «pop» consigue Freddy Rodríguez en julio de 1976, cuando con-
cribe Marianne de Tolentino: De repente nos creíamos transportados en la Bienal de vierte las salas expositivas de Casa de Teatro en una ambientación. En «Mil imágenes
París confrontados por un artista de vanguardia (…). Este ensamblado totalizante y plu- plus» integra varios medios de expresión extraídos del contexto popular y masivo de la
ralista –adhesión confirmada por un panel de versos del poeta Alexis Gómez– acerca, realidad. Entre esos medios, preponderancia tienen la hagiografías religiosas o del culto
junta, amontona elementos heteróclitos donde predominan, sin embargo, los lienzos católico a los cuales les confiere una nueva connotación estética, ensamblada y serial. El
pintados de Orlando Menicucci. Se trata de un manifiesto, de una exteriorización de transpone en ambiente uno de los códigos visuales del pop, nacionalizándolo con un

Silvano Lora|Performance en el Centro Cultural de Santiago|Diciembre 1981. Silvano Lora|Palma mutante|Collage/ensamble|Catálogo Exposición|Enero 1999.
Silvano Lora|Silla en el paisaje I|Mixta y collage|Catálogo Exposición|Julio 1987.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |176| |177| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

repertorio dominicano o isleño como es la estampa santera, a la que le añade el com- |177|
Miller, Jeannette.
plemento transmisor de la Lotería Nacional, ritmos antillanos, el olor ritual de la que- El Caribe.
22 Agosto
ma de incienso y el uso del icono de la Gioconda como otro de los recursos de vene- de 1988.

ración masiva. Esta ambientación no responde a un artista interesado en proclamar lo


dominicano subdesarrollado, como mal percibe la Miller, sino del uso de los canales del
pop; ni es tampoco un experimento para tapar deficiencias académicas o profesionales
de un niño falso y «populachero», como termina considerando.|177|
Con teorías y conocimientos de las corrientes más actuales de ese momento y con de-
recho creativo para ofrecer sus versiones de la realidad, esta singular ambientación seña-
lizada con la cédula de identidad personal y varias anotaciones, consiguió el inconfun-
dible sello de un espacio ensamblado y co-protagónico para un espectador que sabía

Soucy de Pellerano|Maquinotron (detalle)|Hierro, restos de automóviles y otros medios|1978-1979|Foto documental Soucy de Pellerano|Laboratorio de repuesto|Aluminio y porcelana|93 x 52 cms.|1979|Colección Museo de Arte Moderno.
de la artista.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |178| |179| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|178| que todos los elementos ensamblados: imágenes, música, olor mágico y canto de lote- tapizado de distintas texturas, espesores, consistencias, para provocar sensaciones físicas |182|
Lama, Luis. De Tolentino,
El Caribe. ría, ofrecían un contenido paródico muy criollo o nuestro. diferenciadas.|182| Este ensamblado conduce hasta los ambientes marcados el prime- Marianne.
Agosto 25 Listín Diario.
de 1979. En agosto de 1979, a propósito de XVI Bienal Nacional, Luis Lama hace mención de la ro por la inocencia, con factores de divertimento que dan paso a un ambiente de con- Diciembre 23
Página 5. de 1980.
esperpéntica ambientación de Soucy de Pellerano|178| que merecía ser destacada tan- ciencia, de drama, de miedo. En este ámbito ella reúne factores que recrean la opre- Página 2-E.

|179| to como la investigación etnológica del ambiente de Geo Ripley. La Bienal se celebra sión trujillista: Desde la silla como símbolo del poderío económico hasta la silla como
De Pellerano, |183|
Soucy. Texto en la Galería de Arte Moderno, recinto que meses atrás (febrero, 1979) había acogido instrumento de tortura; desde la epopeya de las mujeres y los hombres que lucharon Idem.
autoexplicativo.
1978. la individual más importante y memorable de la década e incluso de un artista domi- contra la tiranía hasta las representaciones degradantes de la maquinaria política. El
|184|
nicano. Soucy de Pellerano es la protagonista con su M(aquí) notrom, gran pieza que personaje del tirano se perfila, se sugiere, aparece entre desperdicios de hierro y hoja- Miller, Jeannette.
|180| Op. Cit.
Lama, Luis. corona todo un proceso de investigación, durante casi diez años en los cuales se vale de latas, entre el uso de maniquíes, cuadros elaborados en imágenes de fotomecánica, múl-
El Caribe.
conceptos y materiales relacionados con la tecnología y que ofrecía un resultado con- tiples y seriados. La animación sonora llena de murmullos, estrépitos, gritos y arpegios, |185|
De Tolentino,
|181| mocional para el arte y el público, además fluctuando en sí misma como obra-ambien- e igualmente la iluminación en rejuego con la penumbra, crean estímulos caóticos, Marianne.
Miller, Jeannette. Listín Diario.
El Caribe. te entre el pop y el «nouveau realisme» con sus conexiones, a saber: el ensamblado, el cuestionamientos y rememoración. Punto de partida o complemento del ambiente: un Enero 16 de 1984.
Diciembre 20 Página 13-B.
de 1980. desecho, la referencia a la industria y a la máquina, entre otros caracteres. corral rústico de mallas y palos recién cortados en donde están encerradas varias galli-
En el M(aquí)notron, explica la autora, se sigue un planteamiento horizontal, aéreo, nas que picotean granos de maíz, hierbas trasplantadas que representan aspectos de la
abierto y que arranca prácticamente del suelo. En esto, sin proponérmelo, coincido con mecanización con un sentido simbólico, pero también a una sociedad más agrícola que
las formulaciones de Marinetti y Anthony Caro.Además hay una serie de planos super- industrial. En el espacio circundante la primera máquina aparece como extraña com-
puestos. Esto se debe quizás a mi formación de pintora. En sus formas puntiagudas M(a- binación de ruedas, poleas y serruchos que giran lentamente.|183| El Ámbito-Maqui-
quí)notrom se revela punzante contra la máquina que ha sustituido al hombre, pero en norum es un ambiente de mecanización sugerida, de estructura donde todo recuerda
sus partes romas lo acepta como una ayuda.|179| Esta singular obra, que asocia al es- (…) la única máquina que Soucy y los dominicanos hemos conocido como tal, es la
pectador que desea penetrarla físicamente y que además emite chirridos, luces y movi- maquinaria del trujillato (…). La ambientación de Soucy no teoriza, simplemente
miento, es enfocada por Lama con la siguiente operación valorativa: Este Maquinotrom obliga a los visitantes a participar de la máquina, a cuestionarse, a tambalearse y a as-
misterioso, especie de máquina imposible, reúne todas las características de la escultura, quearse con ella y ello es suficiente.|184|
pero aún tiene algo más, no es «ready made», pero emplea los objetos encontrados al Soucy de Pellerano, Geo Ripley, Freddy Rodríguez, Orlando Menicucci y Silvano Lo-
igual que Duchamps, pero los adapta a sus planteamientos como hizo Delfín con sus ra, son a la obra ambiente lo que al «pop-art» criollista representan Shum Prats, Dani-
chatarras. Le aplica movimientos como hace Fabián Sánchez en París con sus máquinas cel, Jorge Severino, Francisco Santos, Daniel Henríquez y otros artistas que a continua-
de coser a las que les otorga formas humanas y, al final, el resultado obtenido por Pelle- ción se abordarán, bien mediante obras únicas o singulares discursos expositivos.
rano es una obra personal, inédita, sin concepciones y sobre todo ello, honesta.|180| De los expositores destacados, Adolfo Piantini: De la generación de 1960 y con residen-
El Maquinotrom se convirtió en una obra arquetípica, inigualable e irrepetible en la cia en los Estados Unidos, expone con mucha frecuencia en la ciudad natal Santo Do-
historia de las artes dominicanas y le permitió a de Pellerano una consagración discur- mingo. Después de expresarse con discursos donde proyecta una peculiar imagen domi-
siva que amplió sin titubeos hacia otras propuestas afines con la máquina tanto así que nicana, en varias exposiciones que le asocian a la nueva figuración isleña trasborda del
ella comenzó a ser llamada cariñosamente la Maqui-Soucy|181| autora de Maqui- 1977-1982 al 1984 con soluciones de ensambles y fragmentaciones discursivas que le aso-
mujeres, Maqui-bodegones, Maqui-cristos, Maqui-murales y Maqui-espacios, entre cian a la corriente del arte popular moderno. En esta dirección la crítica de Tolentino se-
otros temas afines. En 1980, ella crea en el Paraboloide la GAM el ambiente que titula ñala que con variantes –a veces acentuadas– de estilo él ha demostrado siempre en su len-
Ámbito-Maquinorum, en el cual busca transmitir un mensaje a base de estimular los guaje que alterna o reúne elementos del fauvismo, del neo-realismo y el pop-art.|185|
cinco sentidos. Ella construye un túnel con hierro pintado, forrado de colcha espuma, Su colega y crítico Alberto Bass reconoce que los conocimientos de Piantini del idioma
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |180| |181| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

local y extranjero y la utilización de recursos le permiten enfrentar la realidad cotidiana go, utiliza en muchas de sus obras el montaje ensamblado y serial que sobre todo se aso- |186|
Ediciones Nauta.
con los deshechos del consumo. La denuncia, la manipulación humana, la marginalidad y cia al artista norteamericano Andy Warhol y su enfoque múltiple y serializado de la be- El Gran Teatro
del Arte Universal.
la violencia se insertan en una iconografía de doble referencia: la del idioma internacio- lleza popular o símbolos sexuales como Marilyn Monroe, Liz Taylor o Jackie Kennedy, Tomo 3.
Página 153.
nal del «pop-art» y el temario local que criolliza la comunicación. Él toma la figura de deshidratadas hasta la vulgaridad.|186|
María Montés, diva cinematográfica de la década de 1940, ofreciendo no la deificación de En 1979, celebra García en el Museo de las Casas Reales una muestra personal que ti- |187|
Lama, Luis.
Marilyn Monroe a lo Warhol, sino para asociarla a una realidad tercermundista, nada agra- tula «Celebrando el color del mundo», en la que algunos temas y procedimientos dan El Caribe.
Mayo 12 de 1979.
dable o complaciente. El «pop-art» de Piantini no se basa en la simplicidad del conteni- lugar a soluciones ejemplares: un irónico Marlboro Country (…), donde la desconcer- Página 5.

do, frío, directo y superficial, sino que contrariamente comunica, critica y golpea por en- tante adición de un gigantesco cartel publicitario domina la visión de un pueblo pau-
cima del homenaje a la estrella mujer del celuloide USA, oriunda de Barahona, R. D. pérrimo no identificado.(…) Es en trabajos como este donde se aprecia (…) su acer-
Wifredo García, maestro de la fotografía dominicana contemporánea, promotor del camiento a postulados contemporáneos.|187| Otras obras, entre ellas la titulada «Va-
movimiento Jueves 68 y de las asociaciones de Fotogrupo, en Santiago y Santo Domin- nidad tiene nombre de mujer», son un acierto indiscutible que habla de su movimiento

Adolfo Piantini|Soledad|Mixta/cartón piedra|122 x 150 cms.|1981|Col. Museo de Arte Moderno. Adolfo Piantini|Sombra del terror|Acrílica/tela|122 x 122 cms.|1985|Col. Museo de Arte Moderno.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |182| |183| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|188| pendular en la forma y el estilo al vincularse a Andy Warhol y al pop art. Una imagen tica de arte local. Él relaciona La divina muñeca (realizada con espuma sintética, jersey |191|
López, Martín. Thomas, Karin.
Fin del Milenio. fuerte, que sensibilidades llegan a rechazar por su carga psíquica, clínica y trágica.|188| y otros materiales) a la «soft sculpture», denominación usada por Claes Oldemburg, ar- Diccionario (…).
Festival Página 185.
Internacional Este icono «La vanidad tiene nombre de mujer» es el más clásico ejemplo del pop na- tista pop norteamericano, quien parodia máquinas de escribir y sanitarios, entre diver-
de la Fotografía de
Santo Domingo. cional. sos objetos en los que utiliza lona cosida y otros materiales.|191| Después de esta ex-
Página 13.
Martín López (Santiago 1955) es otra individualidad asociada a la fotografía como ar- periencia de su escultura blanda y única,Teté Marella hace otras incursiones pop rela-
|189| te, en la que se apoya para su búsqueda ontológica, nacional y cosmopolita, dominan- cionadas con su personal discurso de gordas eróticas, lúdicas y maravillosas. Iconos co-
Miller, Jeannette.
El Caribe. do plenamente los recursos de las multimedias y representando la contemporaneidad. mo la Dama altiva de lila, concebida en la década 1970 para una tirada serigráfica, na-
Noviembre 20
de 1976. En 1978, celebra en la GAM la segunda muestra personal titulada «Sobre el desarrollo y turalmente posee códigos de un pop criollo, independientemente de ser matriz de una
la destrucción del objeto», en la cual aparecen sus propuestas múltiples y seriales, pro- estampación masiva.A obras como ésta se añaden unas diminutas simbólicas piernas del
ducidas en blanco y negro e igualmente compuestas en grandes formatos. A partir de personaje marellano, producidas en cerámica, muy seriada y de producción dirigida a
este discurso visual, López, que se auto declara «artista extramoderno», se orienta afín a sectores de la masa social.

|190| un discurso visual en donde el carácter polisémico, secuenciado y de ensamblaje se ba- José Rincón Mora es otro artista que hace su contacto con el pop, pero a diferencia de
Lama, Luis.
El Caribe. sa en la utilización de la técnica básicamente cinematográfica, escribe Jeannette Miller, los compatriotas que lo asumen en el terruño antillano, él se contagia en el Viejo Con-
Diciembre 8
de 1979. quien agrega: A falta de una filmadora recurre a un mecanismo intermedio: la fotogra- tinente a donde llega después de haberse individualizado con un realismo juvenil de to-
Página 18.
fía estática, ensamblada en cotidianidades que arroja comportamientos.|189| no expresionista. Él fue becado para estudiar en Alemania y conocer el verdadero ex-
Teté Marella es otra creadora con una obra pop única. Es una argentina que se hizo presionismo que –declara– no coincidía con los intereses dominantes.Todos estaban pa-
nuestra, dominicana; Luis Lama|190| la convierte en la estrella de sus textos sobre crí- ralizados, todos querían a Warhol. O pop art (…). En Europa descubrí el kitsch para mí

Wifredo García|Vanidad tiene nombre de mujer|Festival Internacional de la Fotografía de Santo Domingo|1993. José Rincón Mora|Caras (díptico)|Óleo/tela|90 x 124 cms.|1975|Catálogo Exposición Banco Central de la República
Martín López|Secuencia fotográfica|Festival Internacional de la Fotografía de Santo Domingo|1993. Dominicana, 1975.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |184| |185| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|192| (…). En Alemania se necesita el kitsch como expresión en contra del mundo de lo ver- embargo, es necesario dejar aclarado que la edición multiplicada de una misma imagen
Rincón Mora,
José. Citado en dadero, como refugio al peso de la serenidad de lo verdadero (…).Y allí encuentra lo –no importa si estampada o grabada– durante la década de 1970 se asocia ineludible-
entrevista de Emar
Zorn. Monografía que yo denomino un estilo: mi creatividad es una mezcla entre lo verdadero y el kitsch, mente a la asimilación de la manera norteamericana del pop warholiano. En excelentes
sobre el artista.
Página 41. un mundo mágico que para mí es parte del tercer mundo.|192| A tales experiencias y jóvenes artistas que promueven las artes gráficas, como en los casos de Frank Almán-
se añade como significativa, su atención al kitsch para elaborar en base a modelos de la zar, Carlos Sangiovanni y Rosa Tavárez, se da una producción que expresa códigos del
|193|
Zorn, Elmar. cultura popular de Baviera –su nueva patria artística– un prototipo de muñeca que se pop, con un carácter criollo o dominicanizado. La Tavárez produce en 1976 el grabado
Op. Cit.
Página 47. conecta a grandes creadores de la historia, desde Golem y Olimpia hasta Pinocchio y que titula Campesina en el que enfoca una imagen popular a manera de un negativo
el Kaspert (muñeco popular alemán).|193| blanco-grisáceo con un rojo planimétrico como fondo. Las serigrafías de Carlos San-
|194|
Peña Defilló, Una serie de muñecas que Rincón Mora expone en la Galería Buchholz de Munich giovanni y, como la «Chica de la cola loca», las producciones gráficas y variadas de Frank
Fernando.
El Caribe. (1970), al basarse en una tradición popular europea, permite preciar a un escultor y talla- Almánzar, muestran diversas soluciones de la tendencia que nos ocupa, pero con un
Enero 12 de 1974.
Página 5-A. dor de figuras tridimensionales que a la vez se inscribe de manera original, tal vez muy pe- gran contenido nacional de denuncia y de elevación simbólica como aspectos ideoló-
culiarmente, al pop-art. Es obra objetivo: encontradas y nostálgicas muñecas que nos traen gicos. En dirección similar se encuentra el sesentista Clinton López, cuya producción
|195|
Diccionario a la memoria ese término introducido hace algún tiempo al léxico artístico: «camp», pala- en la corriente tiene que ver en cierto sentido con su desenvolvimiento en varias en-
Pequeño
Larousse. bra inglesa que define -ambiguamente- cierto tipo de arte.|194| Vale aclarar que el «camp» tidades publicitarias, de las que fue director artístico. Aunque su obra «pop» se registra
Edición 2001.
Página 191. revaloriza o mantiene un tanto vigente lo que está pasado de moda.|195| a partir de 1978, un antecedente es el dibujo «Recordando a Ángela Davis» (tinta/pa-
Es necesario recordar la opinión de Marta Traba en lo relativo a la emigración del pop pel, 1973), una negra estadounidense muy conocida para entonces y que fue converti-
|196|
Traba, Marta. norteamericano a Latinoamérica. Entre los caracteres que expresa la versión del pop en da en un ícono por muchos pintores. Posteriormente él produce dibujos similares, pe-
Op. Cit.
Página 165. esta última geografía es la recuperación de los años veinte como tema iconográfico.|196| ro son las serigrafías las que mejor expresan un enfoque popular, como las tituladas
Con su insólita muñequería de pose teatral, vestida y adornada en algunos casos, Rin- «Muchacha con flores», «Mercado» y «Ventas del mercado», resueltas con la pulcritud
|197|
Amaya, Mario y cón Mora asume varios tiempos y varias realidades. El propósito de sus muñecas repre- cartelística y planimétrica. Una serie de pinturas sobre el temario hípico guardan cier-
otros autores.
El Arte de Nuestro senta la cultura popular alemana, la cultura popular latinoamericana y con sutileza pa- ta relación en su estructura compositiva y tratamiento, tal vez único de un pintor do-
Tiempo.
Página 231. rafrásica también el pop-art. Su muñeca semi-desnuda, versión de una ramera extraída minicano que lude un deporte popular.
de la bella época europea, con sus típicos zapatos de cordones, su glamour y sus puntos Las obras fundamentales de orientación «pop-art» o «pop-dominicano» se producen du-
|198|
Melvilles, Robert eróticos al descubierto, resulta versión pop del desnudo que bien puede asociarse a los rante los años 1970, lo cual no significa que la tendencia se registra en este único pe-
en El Arte de
Nuestro Tiempo. prototipos del norteamericano Wesselmann y del inglés Allen Jones. En el primero sus ríodo ya que un pintor mimético y monotemático como Daniel Henríquez sigue pro-
Página 190.
desnudos muy sexys, entre ellos el Gran desnudo americano, en plástico tridimensional, duciendo sus emblemáticas casitas victorianas hasta el momento de su muerte, casi en
se reducen a una sola forma fémina de senos, labios y pubis muy acusado.|197| En Jo- el final del siglo XX. En 1983 registra Hamlet Rubio (n. 1955) «Memorias de la mujer
nes, su versión ideal de muchachas del siglo XX son ellas mismas transformadas en un en la era del generalísimo», muestra individual en la que registra algunas obras elabora-
«mueble erótico», realizadas en fibra de vidrio.|198| En Rincón Mora, es una muñeca das con cromatismo plano y divide la composición separando la imagen o retrato de
de aspecto germánico, provocativa con su telaje, sus negras medias y su pubis al descu- horizontales tiras de periódico encolado, elevando este procedimiento extrapictórico
bierto como un emblema, además dentro de una caja que parafrasea, si no el popular con el uso de platos y vasos de cerámica rotos, que cumplen una función simbólica.
retablo de la santería que antaño paseaba por la vecindad de nuestros pueblos, la caja del Acrílica y otras materiales populares son utilizados en un híbrido de lenguajes pictóri-
embalaje. cos, en el que el método neodadá y la semántica pop son evidentes.
El auge de las artes gráficas en nuestro medio se enfocará in extenso en un subsiguien- En 1984 otro nuevo pintor, Jochi Asiático (n. 1961), presenta en el marco de la XV Bienal
te tema de este mismo capítulo y como parte de la nueva figuración dominicana. Sin Nacional una parafrástica Gioconda, en la que a partir del icono de Da Vinci sustituye el
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |186| |187| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|199| enigmático rostro de la mujer renacentista por otra cara de muchacha moderna, riendo a gonizada por Roger Moore y Carol Bouquet. Por entre esas piernas estacadas debía pa- |200|
De Tolentino, Reyna, Manuel.
Marianne. carcajadas. Un clima surreal de lontananza y fulgurante cielo ofrece toda la intención del sar el publico para encontrar los diversos planteamientos de un discurso básicamente tri- Op. Cit.
Listín Diario.
Suplemento joven autor de llevar las codificaciones de un icono renacentista a las de una litografía o al- dimensional: vidrieras con alusiones al cuerpo femenino mutilado o «consumido» a la
Noviembre 29
de 1986. manaque. En la referida Bienal José Ramón Medina (n. 1954) exhibe dos grabados: Ele- manera del jamón serrano que se importa; montaje de una especie de carnicería donde
Página 10.
mentos de meta-consumismo y Asomo, en los que el procedimiento de ensamblaje es otra carnes, morenas, negras o si la quiere rubias, ahí están por partes y puede adquirirlas a
adecuación al pop, de la misma manera que lo hacen en fotografía Osvaldo Carbuccia con precio cómodo. Son otras visiones de la mujer atada a fuertes cadenas, la mujer sacrifi-
las tomas reunidas en la obra Superstición: visión fraccionada y Camilo Yaryura (n. 1945) cada por el ritual, la mujer reprimida y cosificada:Venta de carne. Las partes de la mujer
con otro ensamblaje titulado La muerte de un Presidente. aparecen distribuidas de manera desigual, pero poco a poco vamos viendo el manejo,
Otra individualidad artística identificada con el «pop» es Aurelio Grisanty, autor conno- venta y vulgar empleo del cuerpo femenino por los medios de comunicación.|200| El
tado en la manipulación de diversos medios (plexiglás, pintura, spray, plantillas,…) y cu- discurso de Bonnelly refiere dos situaciones. Lo primero, la contextualización de la mu-
ya formación de diseñador gráfico y en el medio publicitario le habilitan para el dis- jer como atractivo de una publicidad doméstica que no siempre es acertada (…), de un
curso decorativo de colores planos, ornamentado y abierto a la contemporaneidad, vía
diversas referencias lingüísticas a partir de la figuración. Marianne de Tolentino se refie-
re a su «Museo imaginario» señalando que su pintura pertenece, si la queremos ubicar
en el contexto contemporáneo, a una forma especial del pop-art, una especie de pop
culto y cultural, aplicado a la historia del arte y a la autobiografía, así como a los segui-
dores del pop-art más tipificado que insertan en sus trabajos la reproducción de ele-
mentos seriales de la sociedad de consumo; Aurelio Grisanty utiliza como material de
base sucesivos movimientos y maestros seculares del renacimiento hasta el siglo XX. Las
alusiones simbólicas a grandes personajes del cine (Monroe, Chaplin, …) sus exóticas
flores y las visiones fragmentadas de edificios de la colonia, multiplicadas serigráfica-
mente, preludian lo señalado por la citada crítica.|199|
En la XVI Bienal se registra también Johnny Bonnelly (n. 1951), una de las individuali-
dades más acuciosas de la generación de los 80 y quien tiene excelentes manejos para
usar el material vulgar o kitsch, incluso para manipular el objeto en función de propues-
tas en las cuales el temario adquiere matices neodadás, surrealistas y hasta del arte lúdi-
co. Escultor y objetualista, Bonnelly celebra en octubre de 1988 (Centro de Arte Nou-
veau) una denunciante e insólita muestra, realmente una ambientación, ya que a partir
de la entrada al recinto se penetra a un submundo en el cual 22 obras, entre dibujos, co-
llages escultóricos, objetos alegóricos, vidrieras y ensambladuras, provocan la sensación
de una expendeduría o tienda. El autor titula su muestra Érase una vez una mujer obje-
to, la cual se plantea a partir de dos enormes, largas y bien formadas piernas con zapatos
de tacos altos de una mujer de espalda y con un arpón en una de sus manos. La efigie
conseguida por el artista en un viejo cine de Moca y coronada por el trasero y la frase
«Nadie la iguala», era un elemento publicitario de la película «Solo para tus ojos», prota- Geo Ripley|Autorretrato en el mito|Performance|Catálogo mayo 1984.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |188| |189| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|201| ser que merece una mayor consideración.Y el segundo –no menos importante– apunta mo artista asociado a una tendencia él prosigue valiéndose del empleo de recursos no |203|
Sosa, José Rafael. Gil, Laura.
Op. Cit. hacia la domesticación y su valoración de la mujer frente a toda la institución social. Pe- convencionales, para concebir El fantasma del monumento (metal, madera, cinta plásti- El Caribe.
Diciembre 8
ro la denuncia aporta y crea conciencia.Y remueve el conocimiento de rescatar una dig- ca, gangorra, 1987) y manifestar su elocuente Simpatía para-tovar (escultura, con mate- de 1984.
|202|
Gil, Laura. nidad estructuralmente perdida. Posiblemente ese sea el aporte que con más valor, nos riales diversos, 1990) y hacer de Chupa, chupa, fast food (plástico y madera, 1990), una
El Caribe. |204|
Diciembre 8 deje «Érase una vez un objeto». Es bastante improbable que el trabajo de este artista sea parodia publicitaria de unos labios rojos con calimetes que chupan residuos de la des- Beuys, Joseph.
de 1984. (1921-1986).
la denuncia que termine con la situación.|201| trucción del medio ambiente. Artista alemán
influyente en la
Si como «pop» se puede calificar esa muestra de Bonnelly, fuerte, sarcástica y hasta de- Bonnelly obtuvo premio en la XVII Bienal por la referida ambientación realizada con transformación de
la estética del XX.
sagradable para determinados estetas, es por los indicadores que se comienza a partir de materiales mixtos. En este evento también fue premiado Marcos Lora Read (n. San-
la aleación publicidad-mujer objeto-consumo. Después de este discurso, el artista llevó to Domingo, 1965) por la obra Fuga de talentos objetual al apropiarse de una caja o |205|
De Tolentino,
sus preocupaciones a otros planteamientos, en los cuales el uso de materiales vulgares y baúl departamentalizada en la que destruye varios objetos (libro, violín,...) con nos- Marianne.
Texto en
la conceptualización de lo popular arrojan obras inusuales y novedosas. talgia poética. Pero el recuerdo para manejar la cotidianidad como acto revivido o de Catálogo Lora
Read. GAM. 1991.
resurrección de lo popular se expresa en la individual que titula Visión para un pue-
blo (1991), en la cual un cierto aire kitsch (…) no deja de subrayar el carácter delez-
nable de la materia y los objetos, asume rasgos divulgados por movimientos como el
«pop-art» pero con un sentido radicalmente latinoamericano|203| o nacional y do-
minicano porque sus obras a partir del mueble permiten recordar los objetos dobles
a Joseph Beuys,|204| e igualmente la vitrinita nativa para exhibir fritangas, a través
de las que el artista reúne vivencias autobiográficas y colectivas. Fotos familiares, cro-
molitografías, santos, estrellas de la canción, páginas de revistas profanas y sacras, flo-
res de plástico y otros ornamentos, transmutan un kitstch bien manejado y referen-
cial de la realidad que lo consume. La serie de ensamblajes que de Tolentino denomi-
na «altares, aparadores» elevan el objeto cotidiano y popular a un nivel de polisemia
antropológica y social.|205|
Ese recurso objetual de mueble exhibidor o típica vidriera del friquitín callejero y po-
pular, lo utiliza también Ernesto Rodríguez (n. Santiago, 1965). Él ilumina esta vitrina
con bombilla y en su interior coloca varias cabezas de cerdo y a veces pollos, realizados
en cerámica con una elaboración de «asado» verista.A esta pieza la titula: De la serie Los
Innovador constante de sus planteamientos Johnny Bonnelly hace de sus «Espejos y de- mirones de comida rápida. Rodríguez, que es un fabulador sarcástico y lúdico del kitsch
sencuentros» un discurso en el cual un ritmo de sacralización y des-acralización se im- y de lo popular, también elabora otras obras a veces seriadas como El tiro al blanco en
pone, conviviendo los elementos del folklore mágico con los materiales del contexto donde asocia varios revólveres de vaqueros apuntando a igual número de gallinas des-
urbano, como el plástico.|202| Sus rostros ausentes resaltan una expresión visual de la plumadas, muertas.
nada, de la despersonalización, observa Laura Gil, en un breve comentario de la mues- Artista de la generación del 1980, Rodríguez comienza a hacerse notable en los años
tra de la que no explica si es un ambiente o una instalación. Pero ello no importa, co- del 1990, período en el cual el pop art provoca nuevos registros como el suyo, los de
Johnny Bonnelly y Lora Read. Se trata de un pop criollista y renovado que por igual
Inés Tolentino|El último banquete|Acrílica/tela|130 x 162 cms.|2002|Col. Mario y Marianne Tolentino. se expresa en cualquier campo expresivo.
Inés Tolentino|Sin título|Mixta/papel|75 x 56 cms.|1996|Col. Mario y Marianne Tolentino.
Capítulo 2 | Continuación y mirada a los lenguajes |190| |191| Continuación y mirada a los lenguajes | Capítulo 2

|206| En pintura, la singularísima Myrna Guerrero entra de lleno en el tema de la religiosi- En la escultura de acercamiento al pop, Ramón Acevedo Durán (Moca, 1960), em-
García Gutiérrez,
Enrique. dad popular, asume el tema altagraciano valiéndose de la fotocopia como recurso para pleando un lenguaje plano conseguido con el uso del plexiglás como soporte finamen-
Texto en Catálogo
de Inés Tolentino. el seriado y reiterativo de una misma imagen. Pero, más que en ella, la conexión con te recortado. Él no solamente usa un material industrial sino que tiende a un temario
Junio 19 de 1991.
los códigos del pop son más que evidentes en Inés Tolentino (Santo Domingo, 1962), popular, del cual Una mujer del Cibao –Premio Eduardo León Jimenes, 1992– es un
|207| aunque ella los desconstruya con unos resultados nuevos, más cercana a un discurso notable ejemplo de la nueva escultura nacional que se aparta de los materiales conven-
Gil, Laura.
El Caribe. pop-moderno de simultaneidades arbitrarias, en la media de la pintura, el dibujo, la fo- cionales para apoyarse en el plexiglás, el metal, el plástico; también son innovados los
Septiembre 2
de 1995. tografía, la ilustración, la animación fílmica o la tira cómica, Jasper Johns, Robert Raus- materiales empleados en Mutación, escultura de Carlos Acero Ruiz (n. Santo Domin-
Página 6.
chenberg y Diane Arbus. Las últimas líneas que se subrayan forman parte de la opinión go, 1961), con diversos recursos (madera, hueso, acero,...). Este joven escultor también
|208| del crítico puertorriqueño Enrique García Gutiérrez, cuando al enfocar el cuadro Ré- fotógrafo, forma parte de los que se suman a la experiencia del ensamblado que siguen
Herman, Sara.
Presentación quiem para una cotorra verde (acrílico/tela, 1991), opina: Tiene todos los elementos trabajando permanentemente Silvano Lora, Soucy de Pellerano y Johnny Bonnelly a
Catálogo de
Inés Tolentino. mencionados. No hay que reconocer en las dos niñas la apropiación de la fotografía base de deshechos metálicos y ensambles.
Noviembre 30
de 1993. «Identical twins» (1966), de Diane Arbus, para apreciar la obra. Ni hay que saber que
esta extraordinaria artista (que acabaría quitándose su propia vida) centralizó su arte en
|209|
Hermann, Sara. la imagen de figuras marginados por la sociedad, personas mal formadas física y psico-
Presentación
Catálogo de lógicamente: enanos, travesties; no hay que saber nada de esto para poder identificar en
Inés Tolentino.
Agosto 1995. la obra de Inés Tolentino la problemática de la doble identidad o de la próxima exten-
sión de la cotorra caribeña. Pero, de saberse y de no equivocarme yo, se pueden enten-
der (…) los distintos textos de la cultura personal y colectiva que de Tolentino urde con
singular gracia y acierto lo pictórico y referencial.|206|
Inés Tolentino en una pintora que conjuga la memoria valiéndose del procedimiento
del ensamblaje del contexto abstracto, cuasi plano, y las imágenes que recuadra o distri-
buye con una visión dialéctica y mediante técnicas y procedimientos relacionados con
el dibujo. Ella usa el collage de fotocopias intervenidas y coloreadas.|207| Ella escritu-
riza para completar composiciones caligráficamente como ocurre en Consumidores de
vida, título de su individual en la Galería Atelier Gazcue (Santo Domingo, 1995). Sara
Hermann señala que la atención de la pintura a las vertientes artísticas de vanguardia es
razón de ser de ciertos elementos pop que se pueden entrever (…). En una «Vida sin
límites» vemos una muestra paradigmática de su regodeo en elementos como el apara-
to televisor, fuente y marca de las astucias sociales y la foto estampita que apunta al
hombre social, modelo y aspiración de generaciones confundidas.|208|
La citada crítica define a la artista como una evocadora de la nostalgia: El trabajo de To-
lentino ofrece esa dicotomía entre ser y pasado, entre el antes y el después (…). Se po-
dría pensar que los trabajos de esta artista son de naturaleza autobiográfica y que, por
esto, es constante cuestionamiento del sujeto, y su construcción de la identidad a partir
de dicha dualidad.|209| Inés Tolentino|Inventario para partir|Acrílica/tela|92 x 65 cms.|2002|Col. Mario y Marianne Tolentino.
3|1 El «hiper», «super» o fotorrealismo

3
EL FOTORREALISMO
y otras figuraciones

En conexión con la representación afirmativa de los asuntos o cosas en el «pop-art», se


desarrolla entre 1970 y 1975 el movimiento que se conoce como realismo topográfico
e igualmente con los calificativos hiperrealismo («hiper» es sinónimo del apócope
«gran»), superrealismo («super» es apócope de «superior») y fotorrealismo, término este
que indica que se trata de un lenguaje que se codifica a partir de la fotografía y de los
instrumentos que determinan la toma fotográfica (la cámara) y su proyección (aparatos
de diapositivas, de vista opaca, (...). El soporte fotográfico no significa rechazo del mo-
delo vivo, pero como el principal avizor es el ojo humano, la diferencia es de procedi-
miento ya que de todas maneras se trata de un lenguaje figurativo que «agranda», «exa-
gera» y objetiviza con fría exactitud los asuntos vistos en su totalidad, aisladamente y

Alberto Bass|Caballo de competencia|Óleo/tela|89 x 114 cms.|2002|Col. del artista.


Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |194| |195| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

|210| como aspectos de manera fraccionada. Los pintores fotorrealistas van de la toma gene- ción de esta tendencia, observa Peña Defilló, para quien lo contrario, la intemporalidad |211|
Rodríguez, Peña Defilló,
Freddy. ral al «close up» como imitación de los fotógrafos. que, por ejemplo, expresan los Bodegones de León Bosch, no podrían interpretarse Fernando.
Citado por El Caribe.
Diógenes Tomando en cuenta que el hiperrealismo convierte la fotografía en un elemento esen- nunca como hiperrealistas, porque lo contemporáneo en ese pintor nuestro es la temá- Suplemento de
Céspedes. diciembre 15
Listín Diario. cial, único, de sus comunicaciones visivas y de su estética, el dominicano Freddy Ro- tica dominicana.|211| El referido maestro y crítico de arte emite esa aclaración en de 1972.
Suplemento de
noviembre 22 dríguez opina que es lenguaje estrictamente científico. Aclara que para hacer la obra 1972, precisamente en el año en el cual la Documenta de Kassel se convierte en el cen-
de 1975. |212|
Páginas 4 y 5. pictórica se depende de ciertos aparatos electrónicos (proyectores, cámaras), con los que tro de difusión del fotorrealismo,|212| hecho que da motivo a la opinión de Marchan Diccionario
Monográfico de
el artista trata de dar una réplica lo más fría posible de su ambiente, de su vivencia. El Fiz de que se trata de una «Vanguardia» árticamente montada, impulsada desde Estados Bellas Artes.
Bibliografía.
artista que trabaja en esta tendencia no trata de atribuirle valores morales, estéticos, re- Unidos: Es un realismo capitalista, made in América, que retorna a los códigos natura- Páginas 174-175.

ligiosos u otros a su trabajo. Los objetivos del mundo y el mundo mismo están ahí, tal listas decimonónicos (…) y revitaliza los movimientos realistas y académicos burgueses.
|213|
cual aparece a los sentidos del espectador lector, o sea, al hombre. Estos objetivos están Se promueve como un absurdo frente a las vanguardias modernas y tras criticarse du- Marchan Fiz,
Simón. Op. Cit.
ahí y ellos significan por sí mismos.|210| La contemporaneidad es la principal condi- rante décadas el realismo socialista por su lenguaje regresivo y sus temáticas retóricas pa- Páginas 63-69.

ra propaganda ideológica.|213| Resumiendo sus aspectos pronunciativos de tendencia,


|214|
los mismos resultan: Piper Editor,
David. El Gran
| El realismo fotográfico se asocia a la objetividad descriptiva del «pop art» Se le con- Tesoro del Arte.
Tomo 3. Página 164.
sidera progenitor inmediato|214| de ese movimiento.
| Se constituye en otra reacción de la tradición figurativa frente a todo el conjunto de |215|
Diccionario
planteamientos neobjetuales, conceptuales, dadaístas, etc.|215| Monográfico (...).
Op. Cit.
| Se impulsa a partir de la 5ta. Documenta celebrada en 1972 y cuya sede es Kassel, Página 174.

ciudad de Alemania, en donde es celebrada la cuatrienal más difundida y polémica del


|216|
arte contemporáneo o de la transvanguardia. Thomas, Karin.
Diccionario
| «Más verdadero que lo real», es el lema de esta tendencia.|216| del Arte Actual.
Página 118.
| El término «fotorrealismo» lo empieza a utilizar Louis Meizel después de haber vis-
to obras de Chuck Close y Richard Estes, estableciendo una definición de dicho mo- |217|
Cirlot, Lourdes.
vimiento, sustentado en varios puntos,|217| entre ellos: 1º| La pintura fotorrealista no Op. Cit.
Página 232.
puede existir sin la cámara fotográfica. 2º| El artista fotorrealista emplea medios mecá-
nicos o semimecánicos para transferir la información fotográfica al lienzo (proyección |218|
Thomas, Karin.
de diapositivas, el papel milimetrado,...). 3º| El artista debe tener la suficiente habilidad Op. Cit.
Página 118.
técnica para que su obra concluida muestre el aspecto de una fotografía.
| El cultivo de la precisión vía la cámara es fundamental ya que la lente óptica ve más |219|
Marchan Fiz,
penetrantemente que el ojo humano.|218| Simón. Op. Cit.
Página 65.
| La precisión o exactitud, la sobriedad, la atención al detalle y la representación dis-
tanciada y fría resultan los rasgos más comunes del fotorrealismo, desapareciendo toda |220|
Piper Editor,
huella de gesto, subjetividad y expresionismo.|219| David. Op. Cit.

| Su temática es cotidiana, reproducida sin enfocar figuras heroicas famosas, sin expre-
Alberto Bass|Sirope de frío-frío|Óleo/tela|55 x 70 cms.|Sin fecha|Col. del artista. sar sentimentalismo.|220| A pesar de su vínculo con el «pop», renuncia a las diversas
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |196| |197| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

|221| técnicas persuasivas y retóricas de la imagen popular. Sin embargo, sus códigos de revival acusado y distinto del hacer más académico y tradicional de la historia del arte
Marchan Fiz.
Op. Cit. transmisión siguen las temáticas banales del «pop» al reproducir la cotidianidad|221| si no fuera por su base esencial: la cámara, y por su gran dosis de vulgaridad temática y
Página 66.
populosa: la vida de consumo, la visión urbana, el automóvil, los objetivos, la gente co- sus distintos encuadres compositivos que, por ejemplo, distinguen a los cultores domi-
|222| mún... nicanos, los cuales forman un gran grupo no escolar, sino disperso.
Lucie-Smith,
Edward. | La escultura, que es también ratificación de la realidad, se vale de múltiples recursos Cuando el realismo fotográfico comienza a plantearse en el medio artístico dominica-
El Arte Hoy.
Páginas 481-485. de elaboración (poliéster, fibra de vidrio) añadiendo como parte de la reproducción el no, son más de una sus ataduras. En primer lugar el desarrollo de la nueva figuración
ropaje real (vestidos) y otros accesorios (lentes, carteras, cámaras, cigarros). No se vacila a inicio de los años 1970, inicio en el cual Peña Defilló –cabeza de esta tendencia– re-
|223|
Marchan Fiz. en ponerle al desnudo, por ejemplo, el último vello púbico, otorgándosele a todas las re- flexiona sobre la contemporaneidad del Hiperrealismo, con conocimiento de lo que
Op. Cit.
Página 65. presentaciones humanas el tamaño natural. La escultura hiperrealista es un calco inquie- acontece en 1972 en la Documenta de Kassel, ya que es un artista cuyo interés cultu-
tante y perturbador. Se tiene la sensación de que es estatua de cera convertida en obra ral, bienestar social y tiempo disponible, le permiten estar al día sobre las direcciones
de arte, y así parece.|222| internacionales del arte. El hecho de que Santo Domingo ha comenzado a ser un área

El retorno al realismo, pero basado en la servidumbre a la fotografía, a la vez transfor-


mada en un lenguaje pictórico tradicional, reinstaura los valores de la pintura académi-
ca. Marchan Fiz opina que esta reinstauración, indudablemente contra-vanguardista más
que vanguardia, hace pensar a los que añoran y creen que la historia del arte contem-
poráneo ha pasado en vano y que, al final, ellos tenían razón en su «volver a sus fuen-
tes» del arte eterno y verdadero.|223| Este retorno realmente permite apreciarlo como

Alberto Bass|Muro y propaganda|Óleo/tela|152.5 x 254 cms.|1986|Col. del artista. Alberto Bass|Volkswagen (fragmento)|Óleo/tela|120 x 194 cms.|1993|Col. del artista.
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |198| |199| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

|224| abierta para las informaciones transculturales del ámbito capitalista, es una segunda ata-
Tausk, Petr.
Cita en Wifredo dura; como tercera y fundamental resulta el auge de la fotografía y cuya difusión, se-
García. Fotografía,
un Arte para ñala Petr Tausk, se asocia al «pop-art». La difusión (…) tuvo como consecuencia la
Nuestro Tiempo.
Páginas 342-343. vuelta de la realidad a la pintura, el reconocimiento de lo real como artístico lo cual
llevó también a admitir la calidad artística de una fotografía y a la difusión como me-
dio artístico.|224|
La vertiente de la pintura fotorrealista apareció en un momento en el cual el artista fo-
tógrafo provocó que mucha gente asumiera la cámara como posibilidad de oficio coti-
diano, como disipación y como medio para instrumentar otros asuntos. Muchos pinto-
res, como Daniel Henríquez, adquirieron una «camarita» para retratar, como en su ca-
so, las casas populares que luego reproduce libremente en sus telas, sin usar máquina de

proyección. Sus instrumentos eran la regla, la cinta adhesiva y el lápiz y, aunque sus cua-
dros se apoyaban en la fotografía, absurdamente él renegaba de esa manifestación a la
cual consideraba «no arte» e incluso se afiliaba entre los pintores que invalidaban la pro-
yección de diapositivas para reproducir los temas conforme al código hiperrealista. Pa-
ra algunos artistas nacionales el resultado de ese método no producía una obra creativa
y original, sino un resultado que no pasaba de ser una mera copia.

Alberto Bass|Publicidad versus Frente Patriotico Nacional|Óleo/tela|Exposición MAM, febrero 1979. Alberto Bass|Casa de barrio|Óleo/tela|70 x 55 cms.|1978|Col. Banco Popular.
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |200| |201| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

|225| El realismo objetivo que aparece en los años 1970 se manifiesta en nuestro país casi si- periódico donde escribe (Listín Diario). Ella autorresponde argumentando que una serie
Peña Defilló,
Fernando. multáneamente con su propagación mundial, pero localmente tiene lugar frente al au- de casitas, un rostro agigantado y expuesto, varias telas en vías de terminación, plantean a
El Caribe.
Suplemento. ge de la fotografía nacional y en medio de un debate en el corrillo artístico en el que (…) Fernando Peña Defilló la culminación de su nuevo realismo en hiperrealismo. Ade-
Enero 31 de 1976.
Página 5. toma posición Peña Defilló,|225| adepto otra vez de una nueva tendencia, explicando más, pensando en varios artistas: Shum Prats, Hilario Rodríguez, Marcial Schotborg, Cha-
que la utilización de la fotografía como ayuda inicial en la creación de una obra pictó- rito Chávez y Frank Barruo (según algunas telas producidas hacia 1976) y en otros como
|226|
Idem. rica no tiene nada de nuevo. Pintores del siglo XIX (…) lo hicieron abierta o disimula- Papo Peña, ella cree que la corriente del nuevo realismo objetivo, dentro de los movimien-
damente. En el arte actual el mejor y más significante lo constituye, quizás, el pintor in- tos actuales (…), podría afirmarse mejor no solamente en la perspectiva de los creadores si-
glés Francis Bacon. Este utiliza desde una toma de la película de Serguei Eisenstein (El no también con las afinidades del público que aprecia particularmente el realismo pictóri-
acorazado Potemkin) hasta fotos de diarios y revistas.|226| co (…). El hiperrealismo dominicano –agrega de Tolentino– se distanciará probablemente
En su escrito Peña Defilló aborda la discusión sobre el hiperrealismo dominicano, respon- de las expresiones norteamericanas y europeas de los países del metal y de la máquina, del
diendo a una pregunta que la crítica Marianne de Tolentino formula públicamente en el superdesarrollo y del superconsumo. El pintor nuestro no irá hacia la misma temática,

Alberto Bass|Niña de vecindario|Óleo/tela|Catálogo exposición, octubre 1993.. Alberto Bass|Muchacho|Óleo/tela|189 x 115 cms.|1977|Col. Privada.
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |202| |203| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

|227| tampoco lanzará la misma ojeada hacia su modelo; su enfoque se encargará de compasión, El realismo fotográfico o hiperrealismo comienza a registrarse como modalidad en la pin- |229|
De Tolentino, Idem.
Marianne. de humanidad, se apoderará de los detalles y cosas ambientales para señalar la pobreza, la tura dominicana entre 1974 y 1976. Si antes de esos años existe algún antecedente icono-
Listín Diario.
Enero 8 de 1976. escasez, la injusticia, las inclemencias de una vida y un mundo rudimentario, etc.|227| gráfico en el hacer pictórico, éste resulta desconocido, exceptuando el uso de la fotografía |230|
Página 9-A. Peña Defilló,
De Tolentino percibe esa especie de miserabilismo temático en las obras de Fernando como soporte de obras académicas y asociadas a otros lenguajes. Con El reo (acrílico 1972) Fernando.
El Caribe.
|228| Peña Defilló o en trabajos recientes de un joven artista, Alberto Bass, decidido también y sobre todo con su Autorretrato (acrílico, 1974?), Peña Defilló parece aproximarse a este Mayo 10 de 1975.
Peña Defilló,
Fernando. por este tipo de investigación, o sea, interesado por el hiperrealismo, lenguaje que se nuevo lenguaje que él refiere en su artículo de 1972 cuando afirma que León Bosch no es
El Caribe.
Suplemento. acepta, se discute o se rechaza. Algunos lo consideran una regresión peligrosa. Sin em- pintor hiperrealista y, en cambio, aplica el calificativo dos años después (1974) frente a una
Noviembre 16
de 1974. bargo, si la obra reúne mensaje, plasticidad y factura, es una manifestación muy válida, obra de Alberto Bass titulada Niña de barrio, sobre la cual escribe el siguiente comentario:
Página 5-A.
susceptible de desarrollo en el arte dominicano mientras otras tendencias –por ejemplo Es una especie de fotografía pictórica de una niña negra frente a su casa, realizada con la
el arte «mínimo», «pobre», «conceptual»– enfrentarían una mucho mayor resistencia y precisión de un lente. La notoria intención hiperrealista de Alberto Bass encuentra alguna
dificultad en encontrar su expresión original en lo local y en lo nacional.|228| influencia de pintores dominicanos, que nos parece útil y necesaria para marcar las carac-
terísticas de una posible versión de esa tendencia en nuestro país. De todas maneras él ha
sabido hacer suyos estos objetos y va produciendo actualmente una pintura que, depurada
y llevada a mayores exigencias de una técnica realista ya bastante logradas en alguna de sus
obras, habrá sin duda de sorprendernos con su aportación a la pintura nacional. En su es-
critura, Peña Defilló alude al cuadro Iglesia y subdesarrollo, expuesto en la XIII Bienal de
Bellas Artes (1974), cuadro que había logrado atraernos e intrigarnos.|229|
La Niña del barrio (acrílico, 1974) había sido expuesta en una colectiva de Casa de Tea-
tro en la que Alberto Bass presenta pequeños dibujos, algunos inspirados al parecer en
fotografías de periódicos que delatan las necesidades urgentes del pueblo, comenta Peña
Defilló|230| en el texto que le dedica exclusivamente al joven pintor que desde su mi-
litancia en el Grupo Atlante manifiesta una preocupación por el asunto social, por la
dogmática de corte marxista que le lleva a teorizar, a escribir sobre la necesidad de sus-
tituir la subjetividad artística por la objetividad en el arte. Su discurso verbal y escrito
tiende a la autojustificación de una individualidad que además tiene la oportunidad de
realizar constantes viajes a Nueva York en donde encuentra la opción –durante la déca-
da del 1970– de asimilarse mejor en la corriente del realismo fotográfico. En 1975, su
primera individual celebrada en la galería Pigalle (Santo Domingo) el temario del pin-
tor comienza a tender hacia un temario más variado de objetos y personajes de la coti-
dianidad, de escenarios y vistas fragmentadas del entorno populoso en donde el detalle,
la precisión del detalle, así como el aumento de los enfoques hacen más fuertes los pun-
tos de vista de su discurso. Fernando Peña Defilló vuelve a enfocar al joven artista a pro-
pósito de la individual: En la obra de Bass –en algunos de sus cuadros– la presentación
de los objetos aislados sobre un fondo neutro los hace aparecer en forma visionaria, que
Alberto Bass|Muchacho con disfraz|Óleo/tela|56 x 76 cms.|1985|Col. Privada. hace más golpeante la realidad.Tal vez éste sea uno de los aspectos más convincentes del
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |204| |205| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

|231| hiperrealismo (…). En el caso de Bass, en su versión dominicana del realismo de foco existentes tomando la fotografía como modelo pictórico de su obra en la cual no está
Idem.
fijo, la pequeña pintura de los zapatos de tenis viejos es el mejor ejemplo de esta orien- ausente el uso válido del proyector, lo que ha sido censurado por algunos que no han
tación de separamientos, en que las apariencias temporales adoptan una especie absolu- llegado a comprender que el arte es un medio de expresión, como un lenguaje, que
ta cosa en sí (…). La calidad de la pintura al pastel se presta muy bien a la técnica casi puede hacer uso de muchas cosas útiles, del mismo modo que el lenguaje escrito pue-
fotográfica de Bass (…) advertimos una notoria evolución en la terminación de sus cua- de hacer uso de la tinta, del papel y de las máquinas de imprimir para transmitir un sig-
dros y una impresión aún más veraz de la apariencia, de modo muy especial en sus re- nificado. Esta corriente adoptada por Bass para mostrar un determinado contexto re-
tratos de tipos populares…|231| mite lingüísticamente a la tradición renacentista de la pintura de caballete, reinstauran-
Sistemático en su discurso fotorrealista y expositor sostenido en constantes apariciones do los valores de la pintura académica en un trabajo de gran fidelidad donde la sobria
individuales y colectivas, Alberto Bass se convierte en un caso destacado de las genera- y exacta representación del objeto no rehúye el cultivo del detalle, como en el caso de
ciones jóvenes, en posesión de una notable técnica. Así opina Lama cuando el pintor R. Estes y el recurso de ampliación de dimensiones, como Black-well.
celebra otra individual en 1977, hecho que aprovecha este crítico para exponer crite- Ofrecidas las anteriores consideraciones, Lama agrega: Bass, del mismo modo, afirma

rios de la tendencia: «Eficiente cultor de un hiperrealismo latinoamericano, lo que has-


ta cierta medida puede considerarse algo híbrido, Bass se ubica en una posición de van-
guardia al adoptar el fotorrealismo como medio de mostrar la cotidianidad dominica-
na en una serie de trabajos de una gran riqueza iconográfica donde los numerosos sig-
nos incorporados en el cuadro permiten una multiplicidad de lecturas que llevan im-
plícito un contenido social. (…) Alberto Bass se sirve de documentos fotográficos pre-

Alberto Bass|Tapabocina I|Óleo/tela|152 x 178 cms.|1998|Col. del artista. Alberto Bass|Chatarra I|Óleo/tela|70 x 85 cms.|1983|Col. del artista.
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |206| |207| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

enérgicamente la presentación de los objetos (ver Botellas de «frío frío», «Vejigas») ha- Reconoce Lama que Bass, al adoptar el fotorrealismo, crea en el público las condicio-
ciendo pasar sus connotaciones a un segundo plano al oscilar sus resultados entre el frío nes mínimas para la comprensión espontánea de un lenguaje, contribuyendo a crear la
clasicismo y un rico lirismo. En algunos casos la obra prosigue en temáticas próximas capacidad de comprender directamente los conceptos e ideas del arte. Enfocando la ten-
al pop en las vistas urbanas y en los objetos. Pero este énfasis en lo ordinario puede lle- dencia, escribe que la posición vanguardista que asume en el fotorrealismo puede con-
var consigo una aceptación de la banalidad y la miseria como parte natural de la cultu- siderarse válida en su deseo de estar al día, adelantando al que queda rezagado, en su
ra y del medio ambiente, ocultándose muchas veces la denuncia por la neutralidad de apunte lineal hacia una meta a la que muchos artistas jóvenes ignoran permaneciendo
las referencias simbólicas y sociales. El planteamiento de Bass es sutil y evita un peligro- en un peligroso desconocimiento de los nuevos lenguajes pictóricos. Sin embargo con-
so miserabilismo, que ha perdido vigencia y que permitiría a la postre una reacción ne- sidera que el riesgo que plantea el fotorrealismo es obvio pues, si bien ahora se nos pre-
gativa en este campo, pues de acuerdo con Marcuse, vemos que el objetivo de la pro- senta como una vanguardia, debemos recordar que todos los productos vanguardistas
ducción estética no es la transformación del mundo ni el derrocamiento del orden ma- del siglo XX han sido colectivamente asimilados y mercantilizados.
terial de vida lo que persigue, sino la renovación del espíritu. Alberto Bass, concluye el crítico, asumió el riesgo de manera consciente. Es un buen
pintor con una rara cualidad en el medio: su gran dominio técnico. Optó por el cami-
no de lo nacional a través de un realismo que, a nivel ideológico, a fin de cuentas, es
una tendencia regresiva en el arte latinoamericano. La madurez lograda ha permitido
los resultados de una muestra cuyo valor reside en el planteamiento de una dicotomía
por la existencia de dos vertientes que suelen ser irreconciliables: la realidad marginal
dominicana y los orígenes de un lenguaje que trata de imponerse de una manera cul-
turalista.
Cultor permanente del realismo objetivo o fotorrealismo, Alberto Bass ocupa una pri-
mera posición como tal, ofreciendo obras para la mejor antología del arte dominicano.
Por ejemplo, el estupendo Niño de barrio, el de la fundita (acrílico, 1978) de alta visua-
lidad icónica es uno de los variados temas que impresionan favorablemente con sus ca-
lidades y verismos.
El autorretrato que Fernando Peña Defilló ejecuta en 1974 (?) enuncia claramente más
que cualquier otro cuadro de su discurso neofigurativo la relación con el hiperrealismo.
Realmente debe reconocerse que el movimiento de la nueva figuración promovido por
este importante maestro contemporáneo crea en su discursiva un lineamiento que de-
bía llegar a la estación fotorrealista como hecho culminativo, no sólo acorde con unos
postulados de la dominicanidad que le es necesario expresar, sino también con una mi-
rada actualizada de los realismos vanguardistas que le permiten reflexionar e investigar
para ajustarlos a las personales necesidades expresivas y por tanto de pintor nacional. En
consecuencia, el Fernando Peña Defilló hiperrealista se proyecta como el logro de un
ciclo que, al mismo tiempo que se cierra fuerte y nítidamente, su claridad encierra la
posibilidad de un nuevo giro. Es el «torno» y el «retorno» al que se refiere el filósofo re-
Alberto Bass|Niño de barrio|Óleo/tela|89 x 115 cms.|1978|Col. Privada. nacentista Gianmbattista y su teoría cíclica del hecho histórico. En Peña Defilló el hecho
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |208| |209| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

|232| pictórico cuya neofiguración podemos calificar de muy serena y planimétrica tiene el es realista. Un realismo que trata de despojarse de naturalismo académico acercándose |235|
Aclaración verbal Miller, Jeannette.
del autor al puente de su autorretrato con el que cruza hacia al realismo más objetivo. Pero no se intencionalmente a la fotografía y aún a la cinematografía,|235| ya que resuelve mu- Areíto, órgano
subscritor. cultural de Casa
trata de un autorretrato realizado con el procedimiento de la cámara fotográfica –aclara chas de sus obras con un planteamiento secuenciado. La exposición dividida en dos par- de Teatro Nº 4.
Noviembre 1977.
|233| su autor–|232| Es una obra que se emparenta a ese lenguaje en el sentido de que en tes está integrada por un tema común, vital y conmovedor: la niñez marginada (…) Los
Miller, Jeannette.
El Caribe. ella se aumenta el volumen del rostro como un ensayo simbólico hiperrealista, además niños que muestra Angel Haché están inmersos en nuestra realidad; presentados en un |236|
Enero 3 del 1976. Lama, Luis.
Página 5. no es necesario señalar sino más bien reconocer que el artista, como pintor formado ri- trabajo que no se limita al fácil concepto de obra testimonio, anota Luis Lama, para El Caribe.
Noviembre 5
gurosamente, nunca ha tenido dificultad para dibujar. quien cierta forma de frialdad discursiva determina grado de realismo. Los dibujos so- de 1977.
|234|
De Tolentino, Sobre todo en el año 1976, produce Peña Defilló un gran número de obras que lo bre la materia infantil están concebidos en serie de dos o tres cuadros que forman una
Marianne.
Listín Diario. vinculan al fotorrealismo. En una colectiva de veteranos y jóvenes pintores, celebra- secuencia a base de una tímida incursión en el lenguaje cinematográfico, con el uso evi-
Marzo 20
de 1976. da en Casa de Teatro (diciembre 1975), él cuelga dos obras. Una de ellas titulada Man- dente de los «travellings» y «panorámica», que permiten acercamiento (o alejamiento)
Página 12-A.
so (carboncillo, 1975) es un dibujo fotográfico donde la realidad del dominicano tí- de las personas con relación al espectador.|236|
pico (…) racial de mulato (…) es tratada con toda la sencillez y naturalidad posible.
Se trata del enfoque de un rostro mojado de un adolescente casi llenando el forma-
to, el cual, de acuerdo a Jeannette Miller, podría ser la entrada del pintor a un hipe-
rrealismo donde la figura humana sea lo primordial, donde sus conocidos exteriores
y paisajes no figuren.|233|
Corto tiempo después (febrero 1976) mostraba el pintor un conjunto de pinturas en la
expo-concurso de la Casa de España con el que obtuvo uno de los galardones. Eran tres
obras que mostraban a un pintor provocado por el fotorrealismo y en las que demuestra
tanto el tratamiento que el lenguaje requiere comenzando por el verismo un tanto con-
gelado y reproductor de los cuadros que el autor conjuga con ilusoria rampante llena de
luz y lirismo captado en los sujetos: niños y niñas en las versiones Posando para una foto,
acrílica de dos niñas de cuerpo entero cegadas casi por los rayos del sol; Mirian y Anita
en primer plano, acrílica de dos niñas con elementos que consumen; y Grupo I, acrílica
de un encuadre humano tercermundista en donde dos niños y una niña son captados en
diferentes posiciones y gestos tras de ellos, lo que resalta la parte inferior de un cuerpo de
adulto y completa una excelente posición en donde domina el fraccionamiento.
Un tercer pintor que toma el camino del realismo objetivo es Ángel Haché, otrora ex-
presionista, más adelante cercano al simbolismo y a una figuración narrativa que resuel-
ve limpiamente con el dibujo y la acuarela. En 1976 celebra una muestra individual en
la cual, de acuerdo a de Tolentino, incursiona fugazmente en el «hiperrealismo domini-
cano» –un solo trabajo– netamente caracterizado en esta tendencia, con su estampa de
la apresurada canastera.|234| Al siguiente año, 1977, su relación con la tendencia es más
rotunda.Tinta china, acrílicos y carboncillos son medios utilizados para dibujos y pin-
turas que integran la cuarta individual montada en Casa de Teatro en donde la forma Fernando Peña Defilló|Amapola (fragmento)|Óleo/tela|152.4 x 152.4 cms.|1976|Col. Damaris Defilló de Peña.
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |210| |211| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

La importante muestra de Haché, comentada por los críticos favorablemente, manifies- pondera que la vertiente fotorrealista (…) se hace más insistente en las tintas y acuare- |237|
De Tolentino,
ta la filiación fotorrealista y la utilización de recursos expresivos como el cartón corru- las, prefiriendo, en consecuencia, las obras de dibujo a la pintura.|237| Marianne. Listín
Diario. Noviembre
gado, empleado por el artista con anterioridad en Autorretrato, de 1968. En esta obra, CHARITO CHÁVEZ es la otra expositora, cuya obra La niña y la muñeca expresa 11 de 1977.

como en varias que presenta en esta oportunidad (1977), se da un asomo de cinetismo un «realismo dermatológico», opina la crítica de Tolentino, impresionada por la textura
|238|
posibilitado por la linealidad y el relieve del recurso. La muestra está elaborada en base de brazos y piernas que consiguen perturbar al contemplador.|238| Excelente cultiva- Idem.

a fotografías, medio para volcar un realismo objetivo sobre el soporte, no carente del in- dora de la objetividad formada especialmente por el pintor realista García de Villena
|239|
dividualismo interpretativo patentizado por la selección de los enfoques, por las resolu- –docente de la ENBA-, Charito Chávez ha sido una pintora un tanto relegada y subes- Lama, Luis.
El Caribe. Marzo
ciones del ensamblaje en varias obras y por sus propios valores dibujísticos y cromáti- timada por los críticos de los años del 1970, por la producción que Lama califica de fol- 28 de 1978.

cos, apunta de Tolentino, quien además reconoce que la muestra de Ángel Haché se klorismo industrializado con el que obtiene una rápida aceptación|239| y por ese
adhiere al «nuevo realismo, movimiento firmemente plantado y planteado en la actua- triunfo de mercado que logra esta efusiva artista-mujer con sus iconos mal calificados
lidad pictórica y dibujística dominicana. Frente al discurso del artista la referida crítica de costumbristas y naturalistas en líneas generales. Pero a más de esos prejuicios críti-

cos, otro factor que ha impedido su justa valoración en la corriente del nuevo realismo
dominicano es su enfoque de sujetos paupérrimos, frecuentemente mulatos y negros
dominicanos. En una muestra colectiva en la cual Teté Marella presenta «dibujos real-
mente extraordinarios», uno de ellos «Muy hermoso», e igualmente Cinnamon presen-
ta sus pasteles (…) inmersos dentro de la definición de bella propuesta. El mismo críti-
co de esos comentarios escribe: Charito Chávez presenta dos óleos de gran formato

Fernando Peña Defilló|Juliana y su amiga|Tinta/papel|22.8 x 26.6 cms.|1976|Col. De los Santos Almonte. Fernando Peña Defilló|Retrato de muchacha|Carboncillo/tela|40 x 30 cms.|1977|Catálogo Gran Exposición
de Dibujo y Gráfica de Santo Domingo.
Charito Chávez|Retrato de Carl Erickson|Óleo/tela|64.7 x 55.8 cms.|Sin fecha|Col. Banco de Reservas.
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |212| |213| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

inscritos dentro de la nueva figuración. Sus cuadros, siguiendo una línea que se quiere |240|
Lama, Luis.
tercermundista, adolecen de lo que Sartre llamaba la cosificación de la imagen en la cual El Caribe.
Octubre 29 de
la fuerza primaria de su «mensaje» (¿podría hablarse de mensaje en la obra de arte?) per- 1977. Página 5

manece en una situación primaria, que requiere una elaboración más profunda a fin de
que el evidente propósito testimonial no quede en la simple contemplación y evitar de
esta manera una distancia estética de la miseria, que conduciría a la asimilación de una
situación de la que debemos salir.|240| Uno de los cuadros de la Chávez de tema «ter-
cermundista» y de «estética de la miseria» que, al parecer, desagrada al crítico es un «clo-
se-up» que transcribe a una mujer de bajo estrato socioeconómico con un bulto en la
cabeza y con su teta fuertemente agarrada por un niño en acción de amamantarla. No
es una obra agradable para quienes admiran las gordas inocentes y lúdicas que reinven-

ta la Marella, ni las sofisticadas negras que extrae Severino de las revistas y que exalta
con un tratamiento «pop». Precisamente el tratamiento planimétrico del blanco en el
que regularmente enmarca el referido pintor los sujetos icónicos es el que emplea Cha-
rito Chávez con la misma intención de resaltar la visibilidad de sus sujetos marginados
y populares. Son personajes en donde esta pintora expresa una pulcritud valiéndose por
un lado del código «pop», es decir, de la planimetría creada por el blanco contextual y

Charito Chávez|Mujer con abanico|Acrílica/collage|102 x 41 cms.|1988|Col. Ricardo Kohening. Charito Chávez|Pigmentación tropical de la piel (fragmento)|Acrílica/tela|76 x 186 cms.|Sin fecha|Col. Ricardo Kohening.
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |214| |215| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

conjugando también la solución fotorrealista del enfoque con el fragmentado de la vi- vinculado a la anécdota, el arte de la Charito es lírico y cotidiano, de una sencillez que |241|
Gil, Laura.
sión temática, con la volumetría que amplía focalmente la representación y el resalta- rehúye lo sensiblero y lo declaratorio y que absorbe del impresionismo la plenitud lu- El Caribe.
Suplemento.
miento de zonas fisonómicas del sujeto, a veces exagerado y analítico en el realismo, va- minosa y la presencia de un «plein air» urbano, casi siempre tropical (…). Los fondos Octubre 29
de 1977.
liéndose de la cámara o no, ya que ella es una excelente dibujante de academia. Chari- blancos que con frecuencia nimban las figuras de negros y mulatos asumen en Charito Página 5.

to Chávez se inscribe con un personal tratamiento fotorrealista en nada similar al de (…) la luz del trópico y la sumergen en un torbellino de contrastes, donde el bitonal
otros colegas dominicanos de la misma corriente. Tal vez la diferencia estriba en que envuelve al multicolor en un ambiente de vitalidad y brava exuberancia.|241|
esos colegas: Alberto Bass, Peña Defilló, Ángel Haché y otros, no asumen la cotidiani- En posesión de diversos medios (acuarela, dibujo, óleo,...) PEDRO CÉSPEDES asu-
dad costumbrista y populosa que en determinadas versiones enfoca la estampa de una me el fotorrealismo hacia los años finales del decenio de 1970, participando en la co-
marchanta en burro o una vendedora de flores, y en otros cuadros mezclan estos per- lectiva y registrando hasta 1982 cuatro individuales, en todas las cuales se constata su
sonajes típicos con personalidades políticas identificables. Es en estas relaciones donde adhesión al neorrealismo social objetivo dominicano, ya que su pintura es profunda-
viene bien la opinión de Laura Gil cuando señala: Lejos del realismo social, mucho más mente simbólica y realista, y la representa con los objetos de uso diario de las clases

Charito Chávez|Retrato|Lápiz/papel|41 x 32 cms.|1982|Col. Ricardo Kohening. Ángel Haché|Acercamiento (fragmento)|Acuarela/papel|147.3 x 68.6 cms.|1977|Col. del artista.
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |216| |217| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

|242| marginadas, al igual que sus casas y viviendas.|242| En otra nota de catálogo donde se avizora y extrae escobas, anafes, humeadoras, carretillas y otros enseres domésticos que |244|
Céspedes, Pedro. Martín C., Agustín.
Nota en Catálogo reseñan los datos del pintor se informa que su enfoque pictórico, que pone de mani- fotorrealiza pictóricamente en sí mismos, pero contextualizados en espacios que subra- Diario Hoy.
Exposicional. Febrero 1991.
Noviembre 23 fiesto el desgaste y la pobreza, comunica al mismo tiempo vitalidad interna al obje- yan su elocuente presencia objetiva, real y hasta lírica, aunque se piense que en el rea- Referencia en
de 1982. Catálogo Cuello/
to.|243| Realmente este enfoque de Céspedes, preferenciando las cosas objetuales de lismo objetivo no es válida la subjetividad. Los enfoques del objeto escoba sobresalen Céspedes.
Enero 1996.
|243| la vida doméstica y laboral de la cotidianidad popular nuestra, se impone frente a otros por lo menos en este discurso al igual que los objetos que integran fragmentos de mu-
Catálogo Artistas
de la República temas de igual relación. En el discurso que conforma su cuarta muestra personal (1982) ros y de viviendas. Buenos ejemplos son la Puerta con pestillo, la Puerta de garaje con |245|
Dominicana Medina, Marta.
(sic).Op. Cit. el tema humano y el de la vivienda refieren modos costumbristas de comportamiento afiche, en donde este elemento gráfico o el graffiti patentizan una condición real, cua- Listín Diario.
Página 32. Mayo 1988,
y estilo habitacional vinculados al entorno rural o suburbano, pero la referencia es sólo lificándola socialmente. Céspedes recoge cosas que no llaman la atención habitualmen- referencia en
Catálogo Cuello.
excusa para la conjugación fotorrealista y para esa especie de «compromiso ideológico» te al que la ve, pero que adquieren una dimensión especial en el lienzo.|244| Son frag- Céspedes. Idem.

que buscan asumir tanto él como Bass, volcándose en representaciones testimoniales de mentos que rescata como símbolos de la vida humilde y que lleva al plano de lo be-
la vida empobrecida, marginada. En esta circunstancia social Céspedes fija su mirada llo.|245| En sus enfoques conviene señalar la importancia del diseño, observa Bass,

quien agrega:Y en lo que concierne al color se advierten las tonalidades como un len- |246|
Bass, Alberto.
guaje vivo y concreto, creador de estados perceptivos repletos de luminosidades.|246| La Noticia.
Suplemento.
Pedro Céspedes se reconfirma como representante distintivo del fotorrealismo domini- Enero 1983.

cano en los años 1980, período en el cual se suman otros jóvenes pintores ochentistas
a esta misma corriente. Entre los nuevos adeptos del realismo fotográfico u objetivo so-
bresalen: Carlos Montesino, Servio Frías, Luis Bretón, Elvis Avilés,...

Pedro Céspedes|El carretillero|Acrílica/tela|60.9 x 76.9 cms.|1980|Col. Privada. Pedro Céspedes|Escoba enlatada|Acrílica/tela|76.9 x 60.9 cms.|1980|Col. Privada.
Pedro Céspedes|El coquero|Acrílica/tela|76.9 x 60.9 cms.|1980|Col. Privada.
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |218| |219| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

Nacido en Santiago de los Caballeros en 1954, CARLOS MONTESINO había re- La crítica de Tolentino considera la muestra un buen comienzo para Carlos Montesi- |247|
De Tolentino,
cibido orientación artística básica en su ciudad natal cuando decide trasladarse a Santo no y su fotorrealismo lírico, aclarando que hacía tiempo una obra en sus inicios no le Marianne.
Listín Diario.
Domingo e ingresar a la Universidad del Estado en donde estudia Arte Publicitario y había producido al conocerla tanta satisfacción. Ella agrega que evidentemente él bus- Septiembre 4
de 1982.
Pedagogía (mención arte), involucrándose en otras actividades relacionadas con el ha- caba su camino pictórico. El tema había sido elegido: la flor del plátano (…) las mu- Páginas 2-13.

cer artístico. Su nombre se había registrado en algunos eventos colectivos cuando rea- sáceas, o sea, la familia del plátano y sus variedades … en el idioma de la botánica. Car-
|248|
liza en 1982 sus primeras individuales. A inicios de ese año (enero) exhibe un conjun- los Montesino por cierto afina ese tono sorprendente de la denominación «musáceas» Montesino,
Carlos. Citado por
to de obras de contenido y técnicas variados en el Centro de la Cultura de la comuni- con una visión igualmente insólita de la realidad. Una realidad vegetal tropical, decisi- Iris Santo Matos y
Luis A. Rodríguez.
dad santiaguense y seis meses después (agosto) registra la segunda muestra personal con vamente lírica (…). Esta investigación plástica de Carlos Montesino, que viene a refor- El Nuevo Diario.
Julio 5 de 1985.
la que acapara la atención por el grado de la definición discursiva y la unidad temática. zar el fotorrealismo dominicano, se distingue por una temática original en nuestro país Página 20.

En torno a las musáceas fue el título del discurso presentado en el Voluntariado de las a la vez que arraiga de manera emblemática en la planta, la flor, el fruto más denotati-
|249|
Casas Reales constituido por veinte relaciones visivas y fotorrealistas. vo de la vida dominicana, de los paisajes, de la «cultura alimenticia». El tratamiento del De Tolentino,
Marianne.
tema sobre un soporte texturizado con procedimiento de tramados relativamente Listín Diario.
Mayo 25 de 1984.
gruesos, funde el paso de una tonalidad a otra de manera acariciante, difuminada y su- Página 13-B.

til. Carlos Montesino consigue estos efectos inesperados porque, aparte de la factura,
sus motivos son fragmentos de flores, de hoja, de frutas, enfocados en close up y en es-
calas muy ampliadas, que les dan dimensiones de retratos, de paisajes, de connotacio-
nes simbólicas.|247|
Vinculado a la Escuela de Diseño de Altos de Chavón, en donde ingresa como benefi-
ciario del programa «Artistas en Residencia» (1983), Montesino decide luego ingresar
a dicha escuela para consolidar su carrera artística. Sobre este vínculo declara: Me fui a
Chavón a hacer un paréntesis y a autocuestionarme en cuanto al avance de las técni-
cas. Mi permanencia allí me permitió descubrir nuevas temáticas y desarrollarme en la
manera en que puedo adaptar el material a la técnica y al tema de lo que podríamos
llamar «alocarse», o sea, dejar que nuestro espíritu esté presente en la obra y que lo emo-
tivo de nuestro interior quede plasmado en cada trazo, en cada línea, en cada mancha
de color y en cada manipulación del material, incluyendo estrujar el papel.|248|
Carlos Montesino continúa con su temática de las musáceas, alternándola con otros
asuntos que muestra en la cuarta exposición personal (Chavón, julio 1984) en la que el
dibujo campea con las objetividades y las soluciones mixtas. Manteniendo el esmero
(…) la figuración se vuelve menos preponderante, o se trata de una «figuración a otra»
(…). La secuencia evolutiva del tríptico, del dibujo a la pintura, del blanco–gris al ple-
no color, constituye una investigación a seguir (…) la intervención de trazos vehemen-
tes camino del gesto señala nuevas aperturas dentro del mismo tema. El autorretrato
(…) enseña el avance de la formulación gráfica y anatómica.|249|
Carlos Montesino|En torno a las musáceas|Acrílica/tela|Catálogo Exposición Individual, 1982. Al presentar con el título «Onirismo hacia el color» (mayo, 1984), María Kurcbart señala:
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |220| |221| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

|250| las imágenes entregan al lector la realidad nueva conocida por Montesino en forma de presas, Música, Literatura y realiza una Maestría en Arte, después de asumir diversos cur- |251|
Kurcbart, María. De Tolentino,
Presentación imagen traducida del original (…). Las suyas no son «pintura como pinturas», el mate- sos de dibujo, pintura y escultura, y de graduarse en MontClair State College, de New Marianne. Texto
Catálogo Catálogo Servio
Montesino. rial se sublima a la narrativa de la imagen. El color actúa como mediador en la conser- Jersey (1978). Al regresar al país, participa en el X Concurso de Arte Eduardo León Ji- Frías. 1983.
Mayo 17 de 1984.
vación de la integridad formal. Este proceso no trata de evitar la referencia inmediata menes, llamando la atención por un dibujo pequeño: «Serpientes de Matisse» (pastel
al objeto real ni a los sistemas predeterminados de diseño y composición. Son relacio- 1983), caracterizado por su realismo digno del más genuino clasicismo, desde una fac-
nes estructurales necesarias para Montesino, como lo son para los fotorrealistas, y ope- tura exquisita hasta una asombrosa habilidad en la fidelidad anatómica (…), el tema tra-
ran en un hemisferio continuo de significación de un fomento o experiencia que in- tado, por otra parte, con una extraña mezcla de perversidad e inocencia. Un joven ar-
forma la estructura. (…). Las obras de Montesino hablan de bidimensionalidad fotográ- tista que ha escogido la vía exigente del nuevo realismo, así lo queremos calificar.|251|
fica... «Una herramienta que se envuelve con cosas que todo el mundo conoce pero no Servio Frías expone en la Galería Paiewonsky de la ciudad Capital en 1983. «Astrophel
les presta atención»… Una manera fluida de encontrar esa otra realidad a través de un y Stella–el deseo» es el título de su muestra personal que, más que una secuencia alre-
sistema de editar visualmente, de enmarcar una porción del cono de visión personal. dedor de unos personajes literarios, constituye enfoques sobre poses y situaciones de

Montesino no selecciona entre muchas posibilidades para una misma imagen. El ve la modelos. La exactitud de las formas, la rigurosidad en los aspectos anatómicos, la pul-
imagen como final desde el principio ganando así para ella más fuerza que el objeto na- critud del trazo y del color, así como la belleza totalizante del discurso, permiten esti-
tural del cual se extrajo.|250| mar al artista y a la exposición por encima de algunas obras que pudieran entenderse o
Un año antes de la muestra de Montesino, que comenta María Kurcbart, había expues- apreciarse como morbosas.Todos los textos icónicos poseen en sí mismos un gran ni-
to SERVIO ARTURO FRÍAS, nacido en Santo Domingo en 1958 y con una am- vel comunicativo o plástico. Empezando por el Autorretrato, cuyos atributos los ofrece
plia formación alcanzada en Estados Unidos en donde estudia Administración de Em- la pose a medio cuerpo, tranquila y contempladora del autor e igualmente el espacio

Carlos Montesino|Pelea callejera|Acrílica/tela|134.6 x 106.6 cms.|1988|Col. Privada. Carlos Montesino|Folkloconcomitante idiosincracia|Mixta/tela|127 x 152.4 cms.|1988|Col. Privada.
Carlos Montesino|De la serie «Folkloconcomitante»|Monoprint/papel|91.4 x 66.9 cms.|1990|Col. Privada.
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |222| |223| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

atmosférico que lo rodea, y siguiendo con el perfecto retrato de la mujer de perfil, re- |252|
Idem.
suelto en un formato pequeñísimo.
Servio Frías se presenta como un fotorrealista que se resuelve en el soporte pequeño en
el cual desborda sus manejos perfectos, cual un joven maestro en posesión de los medios
pictóricos y de las soluciones de cada tema. Los desnudos de espalda y, sobre todo, las
mujeres dormidas, resultan estupendas captaciones en las que el detalle de los accesorios
denota un ejercicio de perfeccionamiento académico o, más bien, de tratamiento hipe-
rrealista. Su discurso es descarnado. En la primera impresión resulta arrancado directa-
mente de publicaciones porno o extraído de un sentimiento libidinoso si no se descu-
briera en el mismo lo que está más allá de los cuerpos, de las poses y de la sexualidad.
Ese más allá es un erotismo sutil, agudo, encantatorio, escribe de Tolentino, quien consi-
dera que esa eroticidad discursiva es absolutamente distanciada de la pornografía.|252|
Después de su notorio discurso con el cual se presenta por primera vez en el medio na-
tivo, Frías se incorpora activamente a los registros colectivos localizándose en el norte
del país, en Sosúa, lo que le permite además realizar unos trabajos en concordancia con
las referencias que le ofrece la realidad distinta a la newyorkina en donde se ha forma-
do pluralmente, ha asumido la animación artística y ha tenido un cúmulo de experien-
cias profesionales. En el país de origen familiar el pintor comienza a producir lo que
puede denominarse «temario dominicano» con un fluir de mujeres criollas que doblan
sus cuerpos en plena faena doméstica, bien de frente o lo contrario, y que ensimisma-
das muestran la adiposidad de la carne como El desnudo con sillas, revelador como otros
planteamientos icónicos de la rampante contextualidad del recinto criollo, ya sea una
habitación o una casucha rural. Los enseres domésticos: higüera, bidón y otros cacha-
rros, igualmente mesas, sillas y frutas completan una iconografía de la marginalidad so-
cial en la que el paisaje visibiliza la luminosidad del trópico antillano. La fragmentación
angular y el close–up propio del lenguaje hiperrealista se manifiestan elocuentemente
en La mujer campesina y su ambiente, título connotativo y descriptivo de la exposición
que Servio Frías celebra en el Centro de la Cultura de Santiago (abril, 1985), en la que
también exhibe un excelente retrato del desaparecido maestro Yoryi Morel.
Servio Frías registró una tercera presentación discursiva basada en la extrema pobreza
de paisajes y habitantes de la zona fronteriza. Con su impecable dibujo y su tratamien-
to hiperrealista escruta y casi diseca la condición humana, incluyendo el hábitat que re-
fleja la indigencia de los moradores. La puesta en evidencia resultante es dramática, in-
cisiva, cuestionante. La calidad (…) del oficio instrumenta el mensaje. Un mensaje du-
Carlos Montesino|On an after dinner conversation|Mixta/papel|121.9 x 172.7 cms.|1984|Col. Privada. ro, enérgico, que no se disfraza de poesía ni de sensiblería (…) curiosamente y sobre todo
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |224| |225| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

|253| en los rostros de niños con caras impregnadas de vejez, fealdad y deformidad, recorda- El paisajismo urbano y capitalino dio lugar a que Antonio Fernández Spencer escribie-
De Tolentino,
Marianne. mos los bufones, los locos, los inválidos, los enanos de la pintura española: José de Ri- ra un ensayo que titula El Nuevo Realismo en la Pintura de Luis Bretón, ensayo en el
Listín Diario.
Noviembre 30 vera, Goya,Velázquez principalmente (…), pura coincidencia, a lo más una reminiscen- que aprovecha sus conocimientos de historia del arte para ofrecer interesantes opinio-
de 1985.
Página 6-C. cia inconsciente habida cuenta del aval cultural del artista dominicano. La crítica social nes sobre pintores dominicanos y, entre otras reflexiones y apreciaciones, referirse al fo-
es planteada a través de tales enfoques en donde se da también el impacto sociológico torrealismo. Él señala que inesperadamente el nuevo arte realista llega a nuestra pintu-
|254|
De Tolentino, de las poses y las mímicas.|253| ra. El realismo fotográfico. Pero a los artistas antirrealistas de nuestra vanguardia les ha
Marianne.
Listín Diario. LUIS BRETÓN es otro joven pintor que en el primer lustro de los ochenta se de- parecido la lluvia de fuego o la llegada del diluvio. No admiten que los medios mecá-
Noviembre 11
de 1984. bate entre las visibilidades de índole surrealista y el nuevo realismo, después de haberse nicos se han empleado activamente en la creación pictórica. Un arte que se vale de la
formado en la Escuela de Bellas Artes de San Francisco de Macorís, en donde nació en proyección de una cámara es considerado espurio para ellos. Arguyen que esa práctica
1953. Cursa estudios de Arte Publicitario en la universidad estatal (1978-1980), pero no mecaniza el arte y lo saca de la intimidad psíquica que mueve la creatividad de una obra
los concluye. A partir de 1980 comienza a exponer individualmente e igualmente a re- pictórica. Al tomar una postura dialéctica tan negativa, no se les ha ocurrido rememorar

gistrarse en colectivas. Una de esas primeras individuales enfoca paisajes coloniales ur-
banos (…) ejecutados con un minucioso realismo (que) alcanzan una segunda dimen-
sión. Por la calle mojada después de un chubasco tropical, el reflejo agrega un matiz oní-
rico al diseño y a la factura impecable de los edificios y vías de tránsito (…). Luis Bre-
tón satisface sus inclinaciones realistas, fijando en el lienzo, de manera permanente, la
imagen.|254|

Luis Bretón|Isabel la Católica esquina Emiliano Tejera|Acrílica/tela|76 x 152 cms.|1984|Col. Banco Popular. Luis Bretón|Fortaleza Ozama|Acrílica/tela|101 x 106 cms.|1993-94|Col. Banco Popular.
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |226| |227| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

|255| que la conquista de la perspectiva en la pintura del renacimiento se produjo por el tras- «Retratos» de edificios coloniales (…), tan llenos de pormenores, perspectivas y espa- |257|
Fernández Idem.
Spencer, Antonio. lado al lienzo de técnicas geométricas y topográficas que desde la antigüedad clásica se cios, aparentan estar vacíos de significados. Son, a la vez, tan concretos y tan absolutos. Página 23.
El Nuevo Realismo
en Luis Bretón. conocían, pero que hasta entonces no fueron aplicadas en un cuadro. Si una de las ten- Dentro de su realismo se nos presentan tan escasamente realistas por el efecto de la in-
Páginas 18-20. |258|
dencias del arte realista de hoy se vale para la realización de su obra pictórica de trucos tervención de una luz que baña con resplandores de espejos todo el espacio pictórico. Idem.
Página 25.
|256| fotográficos, no debemos olvidar que la perspectiva en el arte pictórico surgió, a su vez, En cada cuadro se ha empleado el color con una técnica muy exacta y, sin embargo,
Idem.
de un truco geométrico, y que todo pintor se vale continuamente de procedimientos esos colores no parecen estar ahí en el lienzo, sino venir de las profundidades oníricas
mecánicos adquiridos en los talleres de arte. (…) Nuestra mirada no es la misma del del ojo que contempla unos edificios procedentes de un espacio infinito. El mundo co-
hombre heleno ni la de aquel (…) en el renacimiento, aunque las ilusiones de nuestra lonial que Luis Bretón pinta pertenece, sin embargo, a un espacio histórico; es, pues,
mente y de nuestra sensibilidad sientan, presas de nostalgia, que todavía podemos alo- realidad el pasado. Pero en sus cuadros el contemplador siente la presencia de un tiem-
jarnos cómodamente en el tiempo antiguo (…). Ahora en las grandes capitales la pin- po absoluto; (…) La mirada pictórica que se deleita y detiene en esos edificios colonia-
tura quiere ser realista. Fatigada la gente por tantos fantasmas de un mundo emocional les es una mirada francamente fotográfica. Podría decirse que ella ha tematizado pictó-

desorbitado, pide en un lienzo ver objetivamente la presencia de las cosas (…) el hom- ricamente lo fotográfico de esos edificios. Ralph Goings, uno de los maestros del rea-
bre se muestra ávido de objetos en las grandes urbes (…). La sensibilidad de ese hom- lismo fotográfico norteamericano, ha dicho: «El cuadro pintado es más importante que
bre exige objetos y objetividad en la pintura.|255| la realidad». No se trata pues de pintar la realidad concreta que está ahí fuera en el mun-
La reflexión de Fernández Spencer justifica el fotorrealismo, que es el producto de una do, sino la realidad que ha de invertirse en concreto en el lienzo.|257|
moda propiciada por la política de mercado del mundo capitalista.|256| Esta justifica- Para Fernández Spencer, Luis Bretón no es un artista fotorrealista como lo es plena-
ción se extiende a los representantes locales fotorrealistas, entre ellos Luis Bretón, cuyos mente Alberto Bass; pero su realismo parece proceder de esa tradición pictórica.|258|

Luis Bretón|La Atarazana|Acrílica/tela|101.5 x 152.3 cms.|1993|Catálogo individual. Luis Bretón|Una tarde en Nagua (fragmento)|Acrílica/tela|40.6 x 51.2 cms.|1999|Catálogo «Calles hacia el cielo».
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |228| |229| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

|259| Y el poeta y crítico, ante la llegada de un nuevo realismo dominicano, se pregunta: ¿Pin- lismo, escribe la crítica Gil, quien resalta la pulcritud y la independencia del pintor res- |262|
Nova, Ignacio. Gil, Laura.
Presentación ta Luis Bretón lo que ve? Afirmando que ningún pintor pinta lo que ve. Por el contra- pecto a los postulados básicos de ese movimiento o estilo, puesto que en Avilés la ob- El Caribe.
Catálogo Suplemento.
de Bretón. rio, ve lo que pinta. servación y la recreación minuciosa de «realidad» se transforman muy pronto en inda- Agosto 18
Marzo 3 de 1999. de 1990.
El ojo avizor o de la cámara de Luis Bretón recorre y fija el paisaje urbano del país con gación sobre motivaciones y simbolismos de índole social (…). En este punto es inte- Página 13.

|260| su variada arquitectura, desde la colonial hasta la vernácula, pasando por estilos criolli- resante detenerse (…) entre unos postes de alumbrados eléctricos pintados por Avilés
Bass, Alberto.
La Noticia. zados. Él fija en las telas calles y recodos del Santo Domingo añejo, de Barahona, de (…), la referencia extrapictórica es decisiva, las connotaciones sociológicas se imponen
Suplemento.
Septiembre 1985. Puerto Plata, de La Vega, de San Francisco de Macorís,... de donde al parecer proceden como contexto inmediato. (…) este carácter significativo, referencial, es continuo en la
Párrafo reproducido
en Catálogo los espejos de agua que a través de una luminosidad extensiva duplican ópticamente las obra de Avilés a través de sus cambios.|262|
de Avilés.
Julio de 1990. visiones físicas en un realismo de efecto óptico y casi lleno de soledad, porque a excep- En 1986, Elvis Avilés se vuelca hacia el paisaje de tierra adentro. Él testimonia su creen-
ción del automóvil que completa horizontes en perspectivas, la figura humana apenas cia de que la obra de todo verdadero artista debe reflejar con autenticidad las esencias mis-
|261|
Soto Ricart, aparece en el escenario. Ignacio Nova habla de la pintura afásica de Luis Bretón cuan- mas de su país, a pesar de cuán ligada esté su obra hacia el concepto de la universalidad
Humberto.
Revista ¡Ahora!. do aprecia la reduplicación de edificios y estructuras y los incentivos reflejos de suges-
Febrero 1986,
párrafo producido tivas irrealidades. Argumenta el crítico que esa paradoja entre el modelo y arte parece
en catálogo de
Avilés. Op. Cit.. ser el reflejo de aquella otra situación contradictoria en la que el hiperrealismo termi-
na siendo una herramienta articulada por la surrealidad. La obra de Bretón, concluye,
debe ser observada como el artista nos lo propone: Como calles hacia el cielo… imá-
genes silenciosas, apacibles y bellas hacia una realidad que está por encima de nuestra
experiencia y, quizás, por encima de nuestra corporeidad...|259|
ELVIS AVILÉS es otro joven artista, vinculado a la tendencia que suelen llamar tam-
bién neorrealismo. Nacido en 1964, estudia en la Escuela Nacional de Bellas Artes, per-
feccionando sus conocimientos con los también pintores Alberto Bass y Pedro Céspe-
des. En 1985 y 1986, respectivamente, realiza sus primeras individuales. Cuando expu-
so por primera vez su obra al público, en sus telas se percibió la intención de un joven
que se reafirmaba en el estudio de los efectos sensoriales que el arte es capaz de produ-
cir en la mente humana, escribe Bass|260| refiriéndose a la primera muestra que Avi-
lés realiza en la Galería Propuesta (1985). Enfocándolo a propósito de la segunda indi-
vidual (1986), el crítico Soto Ricart escribe: Elvis Avilés no deshecha temas humildísi-
mos y los selecciona con gran cuidado, para ofrecer imágenes originales, utilizando el
color según la imagen seleccionada (…) y adecúa sus espacios para convertirlos en pro-
totipos (…) simples unos y otros que nos indican el subdesarrollo. El crítico alude al te-
ma de «La vieja aldaba», que centraliza toda la composición, elemento de metal que
pende como signo interrogativo.|261| A ese tema se suman otros objetos: candados y
postes de luz recargados de contadores, e igualmente portones y muros cargados de
graffitis o escrituras alusivas a reclamaciones sociales implícitas.
Elvis Avilés cultiva trabajos dentro de una vertiente de realismo fotográfico o hiperrea- Elvis Avilés|Los pinos de Jarabacoa|Acrílica/tela|76.2 x 40.6 cms.|1987|Col. Banco Central de la República
Dominicana.
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |230| |231| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

|263| del arte. Por eso –agrega– he tratado siempre de que en mis obras estén reflejadas las imá- no se advierte la presencia de la sociedad ni del hombre, afirma la citada crítica,|264| tal |264|
Avilés, Elvis. Gil, Laura.
Testimonio genes de nuestro país, tanto urbano como rural (…). Respeto profundamente todo nues- vez vislumbrando otro cambio que produce el pintor cuando transforma su discurso ru- Referida en
en Isla Abierta. el Catálogo de
Suplemento de tro pasado visual porque, a pesar de sus deficiencias, producto de nuestra accidentada vi- ral y verista al miscrocosmos urbano de los muros. Este temario de las paredes citadinas, Avilés. Op. Cit.
Hoy. Enero 23
de 1988. da histórica, ellos fueron los que abrieron el camino que hoy los jóvenes estamos trillan- repletas de graffittis que la descomposición del tiempo refiere en el pañete, en las cons-
Página 12.
do. Me gusta pintar y recrear la realidad, de ahí es mi adhesión al nuevo realismo, escuela tantes pintadas y a los que añaden los garabatos, mensajes, anuncios y otras señales que sus-
estética muy en boga en el presente siglo, donde encuentro respuestas a las repentinas y criben autores anónimos es, como iconografía y temario, un resultado del fotorrealismo
misteriosas ilusiones que me surgen cuando estoy frente al caballete.|263| en el que forma fila su autor.Aunque se le busquen contactos y referencia al medio local
Las referidas palabras testimoniales son ofrecidas por el pintor en el marco de la tercera y se elucubre sobre la relación con lenguajes de índole abstracta, Elvis Avilés sigue fiel a
individual (1987) que celebra con el tema del paisaje, el que busca reivindicar olvidándo- una dirección del realismo social, de repente con nuevas señales que le ofrece el medio
se del costumbrismo y de ciertas imágenes afines para expresar más la realidad de la tie- social en el que se mueve y por supuesto el sustratum cultural correspondiente.
rra con su belleza y problemática.Titulada «Travesía en mi tierra adentro», él enfoca ve- Elvis Avilés, Luis Bretón, Servio Frías, Carlos Montesino, Pedro Céspedes, Charito Chá-

redas montañosas llenas de pinos y deforestadas e igualmente sembradíos con sus múlti- vez, Ángel Haché, Fernando Peña Defilló y Alberto Bass, son los pintores que mejor se
ples casuchas, en panorámicas distintas llena de verdores.Apenas se visualiza el sujeto hu- vinculan al fotorrealismo como corriente alterna de la pintura dominicana; sin embar-
mano en esas vistas y, si aparece en obras como Sembradores de primavera, se constituye go, a ellos pueden añadirse otros nombres que asumen el fotorrealismo, mostrando sus
en un protagonismo secundario y simbólico en el amplio panorama paisajístico. Quizás trabajos en muestras colectivas y sin ofrecer, tal vez, un discurso individualizado que per-
este discurso de tierra adentro es excepcional en un pintor que, de acuerdo a Laura Gil, mita conocerlos, ponderarlos y seguirlos. No sucede lo mismo con MARÍA AYBAR,
alude a la civilización y a sus objetos. Su realismo es social, pero a base de alusiones, pues conocida expositora durante los años 1970, la cual se asocia a Faustino Pérez, pero ofrecen

Elvis Avilés|Villa Juana parte atrá II|Óleo/tela|127 x 127 cms.|1985|Col. del artista. Elvis Avilés|Estampa dominicana|Óleo/tela|141 x 102 cms.|1990|Col. del artista.
Elvis Avilés|Villa Juana parte atrá|Óleo/tela|126 x 126 cms.|1985|Col. del artista. Elvis Avilés|Fragmento de muro II|Mixta/tela|203 x 153 cms.|1991|Col. del artista.
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |232| |233| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

una experiencia notable que asocia a dos artistas de campos diferentes. Por consiguien- derecho al apoyarse discursivamente el uno en el otro. Como bien señala Alberto Bass: |265|
Bass, Alberto.
te, relaciona dos artes: la fotografía y la pintura, para producir el discurso que ellos deno- Por si fuera poco, la unión de dos artistas para concretizar un propósito comunicativo re- La Noticia.
Suplemento.
minan Foto-fantasía pictórica, el cual encuadra perfectamente en la corriente que prio- side en la necesidad de ambos por romper con los moldes caducos que nos han impues- Noviembre 19
de 1983.
riza los recursos de la cámara fotográfica. to y los cuales se reflejan en la educación arcaica que poseemos de las «Bellas Artes y en
En noviembre de 1983 se abrió al público la muestra «Foto-fantasía pictórica» en la Ga- la discusión, en nuestro país, de si la foto es no es arte, tema que no tiene vigencia en |266|
De Tolentino,
lería de Arte Moderno, con el subtítulo: «María Aybar interpreta a Faustino Pérez». Esta otros lugares. Pintor y teórico del neorrealismo objetivo y social dominicano, Bass toma Marianne.
Listín Diario.
muestra se constituyó en un significativo precedente ya que, si bien el discurso sella un en cuenta el título de la muestra (Foto-fantasía pictórica) para indicar cierta confusión Noviembre 24
del 1983.
lazo entre dos artistas y dos campos expresivos, ese vínculo fortalece la disponibilidad de en la apreciación estética que desvirtúa un proceso metodológico con falsos epítetos, por Página 15-C.

un arte hacia otro arte como estaba ocurriendo con la corriente fotorrealista. Pero, si ejemplo: «El nuevo realismo», tiene múltiples tendencias en el campo de la realidad y la
|267|
bien en esta modalidad expresiva la autoría de la foto queda en el anonimato ante la fantasía; sin embargo, es el fotorrealismo el más actual de todos los movimientos, al to- De Tolentino,
Marianne.
preeminencia del artistaje pictórico, María Aybar y Faustino Pérez asumían un mismo mar como punto de referencia la imagen impresa y no la realidad misma.|265| Listín Diario.
Suplemento.
Desnudos, paisajes, composiciones oníricas, hábitat popular, secuencias rítmicas y perso- Mayo 4 del 1985.
Página 24.
najes entre otros asuntos fijados por el proceso mecánico y creativo de Faustino Pérez
fueron a la vez recreados en las reproducciones pictóricas de María Aybar, incluso dibu-
jísticas. Ella transfiere la mayoría de las pinturas al dibujo, introduciendo entonces en for-
matos mucho más pequeños y una ejecución muy suelta, casi bosquejada, el «collage».
Aplicación de fragmentos de periódicos y de revistas, tal vez con la segunda intención
de evidenciar la relación entre el cuerpo femenino, la propaganda, el consumo,…|266|
En la significativa muestra, la pintora había interpretado el tema del hábitat con letreros
populares, el cual amplía para presentar la individual María Aybar y el graffitti en el Vo-
luntariado de las Casas Reales (abril, 1985). Realmente, el discurso, mucho más en co-
nexión con el realismo fotográfico, está conformado por veintitrés iconos de fachadas
fragmentadas o localizadas en áreas donde el mensaje criollo de comercialización o ven-
ta ofrece su grafía torpe, espontánea, desconstructiva y con faltas ortográficas. Son ico-
nos que enfocan un ángulo de una vivienda al mismo tiempo «Colmadito-ventorrillo»
o una pared en la que se visualizan imágenes estamperas de Santos en ensamble con avi-
so de que «Se venden santos, oraciones, novenas, incienso, aguas de baño... Con variedad
de enfoques compositivos y mensajes grafiados, el discurso de María Aybar presenta una
vertiente criolla y popular al mismo tiempo. Ella realza lo geométrico y lo abigarrado de
los componentes habitacionales de cualquier barriada marginal o suburbana, además re-
producidos con un fuerte colorido. Ella ofrece mediante estos iconos del nuevo realis-
mo temático una vertiente que es reflexiva, escribe de Tolentino, quien agrega:Aparte de
la evidente pobreza nos señala mediante esos rótulos primitivos la problemática social y
educacional de la ortografía y la escritura que transmiten entonces sus lagunas y errores,
María Aybar|Graffiti|Esmalte/tela|60 x 80 cms.|1985|Col. de la artista. que se preocupan por corregirse con la misma e inevitable torpeza.|267|
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |234| |235| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

El nuevo realismo se expresa como corriente alterna de la pintura dominicana, más bien
de las artes visuales, entre 1974 y 1989; pero esta demarcación es arbitraria si se toma en
cuenta que la cabeza más visible e importante, como lo es Alberto Bass, prosigue inva-
riablemente suscrito a esa corriente que ofrece una visión muy nacional, muy localista,
si quisiéramos compararla con las versiones de otras latitudes, incluida la escuela nortea-
mericana del hiper o foto-realismo a la cual se conecta recibiendo su influencia y pro-
cedimiento metodológico. El fotorrealismo isleño, local y dominicano ofrece sus versio-
nes de la sociedad, pero individualizadas por cada partidario más o menos ocasional y
permanente en la rampante objetividad interpretativa que posibilita la cámara o el texto
impreso que deriva de ella. Lenguaje y procedimiento hacen posible, incluso, que pinto-
res que cultivan el realismo académico o clásico encuentren un nuevo método para sus

temas. Lo mismo ocurre con pintores que asumen el realismo fantástico, como el caso
de Hilario Rodríguez, y el nuevo surrealismo, como ocurre con el notable dibujante
Mayobanex Vargas e incluso con María Aybar y su versión sobre la arquitectura colonial.
El fotorrealismo promueve la ruptura de códigos de composición y encuadres tradicio-
nales que no permitían cortes arbitrarios y el tratamiento de «close up», como tampoco
la libre interpretación de la realidad que incluso influye en jóvenes artistas de la lente.

María Aybar|Naranja sobre caja|Óleo/tela|140 x 105 cms.|1992|Col. Privada. María Aybar|Graffiti|Esmalte/tela|60 x 80 cms.|1985|Col. de la artista.
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |236| |237| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

3|2 El revival neo-romántico mo dominicano revive conceptos temáticos, a saber: lo espiritual, lo interno, lo subjeti-
vo, lo imaginario y lo sentimental. Los primeros románticos dominicanos, fundamenta-
dos en la historia y en la realidad nacional, buscaron nostálgicamente el pasado, produ-
jeron e igualmente establecieron una valoración simbólica del presente enfocando el epi-
sodio, la escena paisajística y los personajes epocales, especialmente, al patriota. Se daba
una plena identificación espiritual entre nuestros primeros autores románticos: Bonilla,
Desangles, Rodríguez Urdaneta y el temario que producían sentimentalmente, por ra-
zones de contemporaneidad ideológica. Esta identificación espiritual no se produce
cuando el temario es producido por la segunda generación de cultivadores románticos:
García Godoy, Margarita Billini,..., cuya mirada es más fría, por no decir menos emocio-
nal cuando asumen el tema y el tratamiento romántico. Es el caso de la Billini, que mu-
rió en 1990 y fue una perenne tratadista del hábitat o movimiento colonial.
El lenguaje romántico no desapareció de la historia del arte dominicano cuando el mis-
mo asumió una orientación moderna; y tal vez no debiera hablarse de romanticismo
per se, sino de una iconografía que, al fundamentarse en un similar temario de indica-
dores románticos, resulta espurio porque es posterior a su momento específico. En es-
te caso se hace referencia al romanticismo dominicano comprendido más o menos en-
tre 1875 y 1930. Además, por el hecho de que un dibujante o pintor moderno asumía
el episodio histórico, el naturalismo, la recreación del viejo monumento de la colonia,
así como los matices de ese lenguaje decimonónico, no podemos calificarlo de «román-
tico», ni siquiera de «neorrománticos».
Alejado de la tónica del romanticismo clásico o tradicional, el pintor neorromántico
tiene un enfoque moderno en el tratamiento técnico e incluso lingüístico. Su canon de
|268| Coincidiendo, o como parte de la figuración apaciguada y nueva que se desarrolla du-
Diccionario hechura plástica es de actualidad, como entendible por ser básicamente figurativo en el
Pequeño rante la década de 1970 y aún posteriormente, se produce también el revival románti-
Larousse discurso visual en el cual recupera y pone al día diversos aspectos de la estética román-
Ilustrado. co o neorromanticismo. Se trata de una vertiente menos desarrollada que el «pop» crio-
Ed. 2001. tica, entre ellos los siguientes:
Página 882. llo y el fotorrealismo nacional, es decir, con menos partidarios, pero vertiente notable
| El temario alude generalmente a situaciones de irrealidad o fuera de un tiempo preciso.
con varios artistas que asoman como neorrománticos, aunque el revival lo asuma un so-
| El contexto icónico ofrece ambiente o paisaje subjetivo, ilusionista,...
lo nombre, elocuentemente.
| La nostalgia y la soledad puntualizan la atmósfera discursiva.
El revival es una expresión inglesa que significa retorno a la vida y fue el nombre dado
| El tratamiento de sujetos sacados de tiempos pretéritos, imaginarios, retrospectivos.
a un movimiento general de índole religiosa que busca, entre los siglos XVIII-XIX, la re-
| La presencia de conceptos exóticos fantásticos y simbólicos.
novación espiritual del protestantismo. En arte es siempre un estilo reactualizado de ele-
| La narración extraída de diferentes fuentes referenciales: música, cine, literatura,...
mentos y de temas que se asocian a lo pasado.|268| En este sentido el neorromanticis-
| La autoproyección lírica del artista se expresa de modo intimista e irracional en los
cultores más neorrománticos.
Gilberto Hernández Ortega|Campanario de la iglesia de San Miguel|Dibujo|27 x 22 cms.|1976|Col. Gilberto | La evasión hacia ámbitos no reales y hacia el «yo» visualizado desde la angustia.
Hernández Escobar.
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |238| |239| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

|269| | El tema de la historia y de la paráfrasis en caso de varios autores, pero no como un ta de una obra que ampliamente narra el «antes» y el «después», señala de Tolentino, |270|
Peña Defilló, De Tolentino,
Fernando. revival sentimental, sino como una fría interpretación icónica. quien además observa que el pintor ofrece una visión que se sumerge en las profundi- Marianne.
El Caribe. Listín Diario.
Marzo de 1974. Quizás los incontables iconos del músico Beethoven, ejecutados reiteradamente en azul dades nocturnas, que realiza con el amanecer, con el sol de la aurora, porque sus colo- Diciembre 17
de 1975.
nocturnal, colocan a la cabeza de la figuración neorromántica al destacado maestro Yor- res iluminan la oscuridad, horadan las tinieblas de niños, de mujeres de labriegos, de Página 12.

yi Morel; pero no, tales iconos producidos por la presión de la demanda y la propia ne- plantas, de objetos familiares que adquieren la propiedad misteriosa de volverse fosfo-
cesidad material del reconocido pintor no tienen que ver con el neofigurativismo del rescentes, alumbrados (o no) por la luna, una vela, una candileja o la llamarada de un
decenio 1970. Por consiguiente, él no representa un antecedente. Mejor representativi- fuego abrasador.|270|
dad ofrece Gilberto Hernández Ortega, maestro que durante el mismo período ofrece Hernández Ortega, maestro alucinado del arte dominicano, había retornado a la figu-
un contradictorio viraje de su discurso alucinado, fantasioso, mágico, desgarrado y psí- ración naturalista mucho antes de que falleciera en 1979. Las últimas individuales que
quico-poético, hacia otro discurso marcado por la retrospección de índole romántica de registra están comprendidas entre 1974 y 1978, entre ellas la gran retrospectiva que le
la que fluyen imágenes de antaño: damas absortas, amables viejecitas, ruinas, nostálgicas organiza la Galería de Arte Moderno en el último año referido. Desde antes de esas

bailarinas, mujeres en el camposanto lluvioso, huesudas vendedoras de flores y alimen- muestras, en una celebrada en el recinto de la Universidad Católica de Santiago (1969),
tos; imágenes que sumerge en soluciones de claro oscuro con efectos de iluminación. el maestro ya enunciaba un temario figurativo de tinta y aguadas extraídas de la felpa;
Es una producción marcada por la localidad de la factura o cualidades plásticas a pesar empero, estas obras no se corresponden con la neofiguración promovida por Peña De-
de la banalidad del contexto rayando en el sentimentalismo por momento.|269| filló y sus seguidores. La obra que más le acerca a esta corriente es la neorromántica,
Los cuadros que realiza Hernández Ortega no dejan de evocar la expresión literaria: se- la que enfoca, de acuerdo a la Miller, mujeres blancas: pálidas, grises, muertas a des-
gún el tema, según su tratamiento (…) entre narrativa, poesía … y hasta teatro. Se tra- tiempo, irreales. También la vegetación: escandalosa, vibrante, abigarrada, vital,… las

Gilberto Hernández Ortega|La familia Echavarría|Óleo/tela|122 x 88 cms.|1978|Col. Gilberto Hernández Escobar. Gilberto Hernández Ortega|El cabuyero|Óleo/tela|148 x 120 cms.|1974|Col. Privada.
Gilberto Hernández Ortega|Retrato de Bibi II|Óleo/plywood|79 x 60 cms.|1957|Col. Familia Hernández González. Gilberto Hernández Ortega|Mujer en el espejo (fragmento)|Óleo/tela|155 x 108 cms.|1972|Col. Rosa Meléndez.
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |240| |241| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

|271| habitaciones oscuras: llenas de fantasmas, de polvo, de falsedad que muchas veces logra curso neorromántico, se insiste en señalar que el mismo no coincide con los lineamien- |273|
Miller, Jeannette. Peña Defilló,
Gilberto Hernández plasmar el artista a través de soluciones románticas (paisajes, museos, bancos y tocados tos generales de la nueva figuración o con sus caracteres esenciales: la claridad deslum- Fernando.
Ortega o la Op. Cit.
Trascendencia de de principios de siglo, cisnes, caras grises y verdes,…). Pero sus niñas que cazan mari- brante, la planimetría, la directa visualidad de las representaciones. En Gilberto Hernán-
un Universo (...)
posas están desnudas y despeinadas; sus mujeres paupérrimas dentro de una habitación dez Ortega, la luz es utilizada en especial interpretación modernista del claroscuro. Las |274|
Miller, Jeannette.
|271| llena de colorido (…). En medio de la sombra lisa y del color abultado logra también figuras claras y vaporosas se destacan sobre fondos densos y oscuros (…) es usado el cla- Op. Cit.
Lama, Luis. Página 54.
El Caribe. sus mejores Cristos llenos de flores y de figuras populares que van a ofrecerle lo poco roscuro como iluminación.|273| Y en su concepción del color de mediados de la dé-
Suplemento.
Enero 6 de 1979. que tienen.|271| cada del 70, Gilberto llega a pintar directamente del tubo dejando caminos hechos que
Página 5.
La producción gilbertiana de la década de 1970 retrotrae más de un aspecto de la esté- pueden ser seguidos por el dedo de un niño o deja los diseños como simples bocetos
tica romántica y responde al ciclo terminal del artista. La sucesión de seres atormenta- sin corregir descansando en la dura línea del carboncillo nervioso y ágil.|274| Aunque
dos de la última producción, los Cristos delirantes, los personajes en el cementerio a figurativo, el discurso de este maestro disuena en el común de los pintores nuevos figu-
modo de aquelarre, son el producto de un febril proceso creador que deja a un lado la rativos; incluso el neorromanticismo suyo es opuesto al que cultiva con mucha diafanidad

minuciosidad sin detenerse en la reflexión ni en los excesos de su lenguaje.Allí, en me-


dio de la gran verdad de los tonos, estallan las esporádicas vibraciones del color puro,
aplicadas directamente del tubo a modo de ruptura del ordenamiento formal que le im-
pone un expresionismo que debe mucho a las teorías freudianas en la tensión interior
que genera su exaltación de lo irracional ubicándose en un clima onírico...|272|
Si la mayoría de las obras que produce Gilberto Hernández Ortega responden a un dis-

Gilberto Hernández Ortega|Mujer pensativa|Óleo/tela|101.6 x 76.2|1973|Col. Jesús Hernández López Gil. Gilberto Hernández Ortega|Retrato de Doña Delia|Óleo/tela|77 x 62 cms.|1961|Col. Museo de Arte Moderno.
Gilberto Hernández Ortega|Leda y el cisne|Óleo/tela|133 x 93 cms.|1978|Col. Rosa Meléndez.
Capítulo 3 | El fotorrealismo y otras figuraciones |242| |243| El fotorrealismo y otras figuraciones | Capítulo 3

|275| una antigua alumna suya: Elsa Núñez, la más importante neorromántica de la década y claridad la huella del instrumento y es así utilizado para acentuar el ritmo dramático que |278|
Arean, Carlos. De Tolentino,
Referencia en de la pintura dominicana moderna. busca imponer en sus realizaciones. Pintora con un dibujo de tendencia expresionista se Marianne.
De Tolentino: Op. Cit.
Elsa Núñez: de los Elsa Núñez dejó atrás su angustiado y tenebroso expresionismo cuando se marchó a Es- manifiesta también con las inquietudes de un temperamento inclinado hacia lo románti- Página 111.
Mundos Interiores
(...) Página 184. paña en 1970 y cuando regresa deja en la Península sus contactos e impresiones: sus estu- co-simbolista, si no –en frecuentes ocasiones– hacia lo declaradamente sentimental.|278|
dios complementarios, las presentaciones expositivas, el encuentro directo con los gran- Influida y provocada por las visiones literarias, del cine, de la música y del teatro, Elsa
|276|
Umbral, des pintores, entre ellos José Gutiérrez Solana, con quien ella coincide en el grito y plan- Núñez