Está en la página 1de 236

Danilo

De los Santos

M E M O RI A DE
LA P I NT U RA
DOMINICANA
Impulso y Desarrollo Moderno

2
1920 1950

C O L E C C I O´ N
CENTENARIO

G R U P O
´
LEON JIMENES
1920

2
VO L U M E N
1950
Danilo
De los Santos

M E M O RI A DE
LA P I NT U RA
DOMINICANA
Impulso y Desarrollo Moderno

1920 1950
2

C O L E C C I O´ N
CENTENARIO

G R U P O
´
LEON JIMENES
C O L E C C I O´ N
CENTENARIO

Contenido
G R U P O
´
LEON JIMENES

1
De los Santos, Danilo, 1944- LO NACIONAL Y LO MODERNO
Memoria de la pintura dominicana / Danilo De los Santos.– EN UN PERÍODO CRÍTICO
Santo Domingo : Grupo León Jimenes, 2003.
8v. : il.– (Colección Centenario Grupo León Jimenes) 1|1 El período 1920-1939:

3
Contenido: v. 2 Impulso y desarrollo moderno 1920-1950.– v. 3 caracteres y registros 7 EL ARTE NACIONAL
1. Pintura dominicana – Historia 2. Pintores dominicanos PROTOMODERNO
1|2 El primer manifiesto
759.97293
S237m de estética dominicana 30 3|1 Coleccionismo, museo,
CEP / CC-ELJ oficialidad y Abigaíl Mejía 231
1|3 Los orientadores
©2003 Grupo León Jimenes de la modernidad 40 3|2 Tres grandes modernos:
ISBN 99934-913-0-6 Morel, Suro y Colson 242
1|4 Otros modernos
Todos los Derechos Reservados.
Registro de Propiedad Intelectual. en la localidad y la errancia 74 3|3 Otros cuatro modernos:
Este libro es propiedad del Centro Cultural Eduardo León Jimenes. La Ibarra, Cánepa,
1|5 Arte, nacionalismo Gimbernard y Amiama 327
Ninguna parte de este libro puede ser reproducida o transmitida
en ninguna forma o medio sin el permiso escrito del propietario, y dictadura 88
excepto para la inclusión de citas en una reseña o revista. 3|4 Un núcleo
de mujeres pintoras 370
COORDINACIÓN EDITORIAL
3|5 Los nombres masculinos

2
Félix Fernández DEBATE DE LA MODERNIDAD
que completan
COORDINACIÓN DE PRODUCCIÓN EN UN FEUDO ANTILLANO
Myrna Guerrero la generación de 1930 401
2|1 Una visión del país
DIGITACIÓN
Josefina Soriano Tallaj en 1939 con registros Bibliografía 444
de las artes hasta 1950 101 Índice onomástico 446
CORRECCIÓN DE PRUEBAS
Miguel Ángel Heredia Bonetti 2|2 Santo Domingo:
Luis Córdova Índice de ilustraciones 453
refugio de intelectuales
Jeannette Canals
y artistas inmigrantes 123
ÍNDICE BIBLIOGRÁFICO Y ONOMÁSTICO
Luis Córdova 2|3 Dictamen sobre
FOTOGRAFÍA la inmigración artística 186
Mariano Hernández
Natalio Puras Penzo (Apeco)
2|4 Díaz Niese: la necesaria
Asistente fotografía / Luis Rolando Martínez modernidad dominicana 194
DISEÑO Y PRODUCCIÓN 2|5 El movimiento
Lourdes Saleme y Asociados la poesía sorprendida:
Directora de arte / Lourdes Saleme
otro soporte
Diseñadora asociada / Kirsis Santana
de la modernidad 216
IMPRESIÓN
Vistacolor®
Santiago de los Caballeros,
República Dominicana
2003

CUBIERTA
Yoryi Morel. Flamboyán con marchanta y niño.
Darío Suro. Caballos bajo la lluvia (detalle).
PÁGINA 1
Celeste Woss y Gil.Vista de la ciudad desde la orilla oriental.
|7| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

1|1 El período 1920-1939: caracteres y registros

1
LO NACIONAL Y LO MODERNO
en un período crítico

Con la tarea de reconquistar la soberanía del país, se formó en 1920 la Unión Nacio-
nal Dominicana presidida por intelectuales destacados. Este movimiento canaliza el sen-
timiento antiestadounidense y contraimperialista que expresan educadores, periodistas,
mujeres, comerciantes, religiosos, estudiantes, artistas y campesinos en diversas comuni-
dades, en las cuales se fundaron juntas nacionales. El resultado de ese movimiento fue
la celebración de la semana patriótica, cuyo objetivo fue el de obtener fondos con los
cuales enviar una comisión al exterior en busca de apoyo para la desocupación militar,
llana y simplemente.
El activismo nacionalista desplegado por grupos de dominicanos tuvo sus efectos al for-
mularse múltiples presiones: al acordarse soluciones negociadas y porque la coyuntura

Talleres CAT|Cartel Feria Nacional 1927|Litografía|34.7 x 47.5 cms.|1927|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |8| |9| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

internacional había variado. La contienda de la primera guerra mundial (1914-1918) Fuera de una cultura militarista, en función de los mercados comerciales y políticos lla-
había finalizado, asegurándose los Estados Unidos de Norteamérica el dominio mun- mados a reforzar el pragmatismo del Coloso del Norte, no es rápidamente efectiva la
dial, sobre todo en el Continente Americano en donde aplicaba acciones diplomáticas, impronta que impone. A nivel local, la ocupación del 1916-1924 no influyó decidida-
capitalistas y militarizadas. Precisamente como resultado de los mecanismos que neu- mente ni en la conciencia cultural de la colectividad ni mucho menos en las artes, por-
tralizan la fuerza del nacionalismo dominicano, el gobierno de Washington anunció la que todavía los gustos, los patrones y las referencias que así emulaba la élite de la socie-
desocupación directa de sus fuerzas militares. Sin embargo, esta medida no excluyó la dad procedían de Europa. La sociedad estadounidense no había producido un gran ar-
injerencia en los asuntos domésticos e igualmente en las directrices del gobierno pro- te excepto el de la tecnología con la producción en cadena y serializada, a la que se aso-
visional de Vicini Burgos, el cual se desenvolvió durante varios meses como antesala del cia el llamado estilo de vida americana, simbolizada por la compañía Ford, el Art Deco,
gobierno Constitucional de Horacio Vásquez, sobreviviente caudillo de la etapa anár- los gánsteres de Chicago, la trepidante vida de Hollywood y los desequilibrios sociales.
quica de la que fue corresponsable (1899-1916). Esta sociedad del bienestar enaltecido por las conquistas diplomáticas y militares se de-
‘Horacio Vásquez o que entre el mar’, fue la consigna que impulsó el triunfo electo- sequilibra a partir de 1930. El descenso de la producción, la caída de los mercados y el

ral del caudillo cibaeño, cuyo gobierno (1924-1930) inauguró un período que algu- desempleo masivo caracterizan la gran depresión capitalista cuyo impacto se expresa en
nos historiógrafos denominan ‘La Tercera República’. El reinicio republicano que re- República Dominicana.
presenta el gobierno se caracteriza por ser un montaje conciliatorio de intereses capi- A pesar del nexo cultural del elitismo dominicano con los modelos europeos, la ocu-
talistas de los Estados Unidos con ideales nacionales, más bien partidos políticos que pación del 1916-1924 marcó el acelerado inicio de la reorientación pro-norteamerica-
en primer lugar representan el horacismo y después el trujillismo como secuela de esa na al crear el poder intervencionista los amarres económicos e ideológicos que doble-
conciliación. garon la conciencia y la voluntad de los dirigentes criollos.A esas conexiones se suman,

Pouppé Soler|En el palco|Revista Blanco y Negro|1925. Osvaldo B. Báez|Proyecto monumento La Altagracia|Revista La Cuna de América Núm. 17|Octubre 1923.
Enrique Tarazona|Dama en el cementerio|Revista La Opinión Núm. 195|1926. Enrique Tarazona|Portada del Album Coronación de la Virgen|1922.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |10| |11| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

además, algunos patrones de estilo americano, que si bien se patentizan en obras de ar-
quitectura y de ingeniería, también comienzan a tener vigencia con otras relaciones: fa-
milias que viajan a Nueva York y jóvenes parientes que son enviados a cursar estudios
en colegios y universidades de la nación norteña que impone sus productos y aficiones
sociales. Explica Luis Mejía: «La intervención puso especial empeño en obligarnos a
consumir los artículos de la industria americana. Se rebajaron los derechos de importa-
ción sobre zapatos, ropa hecha, muebles, sombreros, camisas, jabones, pieles, cigarrillos
y fósforos (…). La vida social (…) al contacto con los norteamericanos, en los años de
la intervención, y a la labor del hostosianismo, experimentó una profunda transforma-
ción en los primeros treinta años del siglo actual (…). Los mozos que regresaban de es-
tudiar de los Estados Unidos despertaron la afición por el juego de pelota (…). Las di-

|1| versiones abundaron y aumentó el consumo de bebidas alcohólicas. En los bailes cele-
Mejía, Luis F.
De Lilís a Trujillo. brados más frecuentemente, el ‘One-Step’ primero y después el ‘Fox-Trot’ desplazaron
Páginas 283-292.
Confert. a Polkas y Mazurcas. Pero la música criolla reaccionó con el merengue».|1|
A pesar de la inevitable y poderosa penetración de patrones, productos y valores de Es-
tados Unidos, la espiritualidad dominicana, ya transcendida en una germinante flora-
ción rural y urbana, se enrumba hacia nuevos tonos relacionados con la pertenencia do-

Bienvenido Gimbernard|Caricatura de Rafael Damirón|Dibujo|1944. Nino Ferrúa|Mujer en pórtico con rosas|Revista La Opinión Núm. 105|Febrero 1925.
Anónimo|Portada de La Cacica|Dibujo|1944.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |12| |13| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

minicana. De manera consciente y espontánea, el sentimiento nacional acude a la tie- dad, contra el pasado al contrario: les encantaba el pasado, sino contra el presente, con- |2|
Anderson Imbert,
rra, al sabor local, al ritmo musical autóctono y a los prototipos como el Concho Pri- tra un presente burgués de clisés, lugares comunes, perezas y pequeñas satisfacciones. La Enrique.
Historia de la
mo de Gimbernard que identifica una figura folklórica que representa al mismo tiem- pasión formalista los llevó al esteticismo (…); pero con la misma voluntad de formas Literatura
Hispanoamericana I.
po la soberanía. nuevas, los modernistas hicieron también literatura nacionalista, filosófica, política y Páginas 362-63.
Confert.
En el período de 1920 la sociedad dominicana seguía siendo predominantemente rural americanista (…). Los modernistas aprendieron a escribir observando lo que el roman-
y criolla; con un criollismo remozado con asimilaciones variadas, que se expresaba so- ticismo tenía de elegante, no lo que tenía de apasionado (…). Cuando ya los modernis-
bre todo en el medio urbano en donde los intelectuales más jóvenes ofrecían variacio- tas, con Rubén Darío a la cabeza, avanzaban triunfantes por las letras hispánicas, se en-
nes expresivas y literarias que rompían en cierta manera con el modernismo. Este fue teraron de los triunfos que el simbolismo tenía en Francia (…) y, sobre la marcha, agre-
un movimiento de toda Hispanoamérica, cuya caracterización general la explica Ander- garon a sus maneras parnasianas, ricas en visión, las maneras simbolistas, ricas en musi-
son Imbert: «El rasgo dominante fue el orgullo de formar parte de una minoría.Tenían calidad.Tanto en el verso como en la prosa ensayaron procedimientos novísimos. (…).
un concepto heróico de la vida; pero puesto que las circunstancias sociales y políticas Cultivaron juegos de sinestesias, evocaciones helenísticas, el Rococó, del siglo XVIII, ja-

de América habían cambiado, y ya no podían ser héroes de la acción, se convirtieron en ponesismo y chinerías y símbolos de aristocracia como el cisne o la flor de lis, colec- |3|
Idem.
héroes del arte. Lo importante era no sucumbir en la mediocridad. Había que desviar- ciones de objetos preciosos, museos de arte, cromatismos impresionistas…»|2| Página 364.
Confert.
se enérgicamente de toda línea media. Cultivaban las formas literarias como valores su- Anderson Imbert reconoce que el modernismo tuvo un ritmo particular en cada
premos. Todo podía entrar en esas formas, lo viejo tanto como lo nuevo, pero las for- país,|3| observando que ese movimiento enseñó a los dominicanos el arte de variar la |4|
Idem.
mas mismas debían ser provocadoras, desafiantes sorprendentes. El programa era positi- versificación, pero no les arrancó de su órbita romántica o realista.|4| En narrativa se Página 338.
Confert.
vo: levantar, palabras sobre palabras, rascacielos verbales.Y sus polémicas no iban, en ver- producen algunas incursiones modernistas con Manuel Florentino Cestero (1879-

Bienvenido Gimbernard|Portada de Los enemigos de la tierra|Dibujo|19 x 13 cms.|1936. Eolo|Mulata lavando|Revista Bahoruco Núm. 201|Marzo 1934.
Bienvenido Gimbernard|Contraportada de Los enemigos de la tierra|Dibujo|19 x 13 cms.|1936. José María Peralta|El Día de Reyes del niño pobre|Revista Bahoruco Núm. 74|Enero 1932.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |14| |15| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|5| 1926), autor cuyos títulos: Cuentos de Lila y El canto del cisne (novela), son alusiones o
Idem.
Páginas 421-22. símbolos del modernismo. Un segundo autor, Tulio Manuel Cestero (1877-1954)
Confert.
aprendió a escribir en la escuela modernista con alarde primoroso y preciosista que
cambia con el cultivo del relato de preocupación constructiva y en el cual naturalismo
y esteticismo trajinan juntos.|5| A pesar de esta y otras referencias, el modernismo do-
minicano fue tardío en comparación con el resto de América, ofreciendo Imbert la si-
guiente apreciación: «En la República Dominicana los hermanos Pedro y Max Henrí-
quez Ureña fueron los primeros en escribir poesías francamente modernistas, en 1901,
pero ambos se destacaron en otros géneros (…). Lo cierto es que apenas hubo moder-
nismo en este país. Llegó tarde, fue débil y duró poco.Todos volvieron los ojos a los de-
cadentes de Francia, pero algunos superaban cuitas románticas (como la elegante Alta-

Nino Ferrúa|Mujer de paño rojo|Revista La Opinión Núm. 97|Diciembre 1924. Nino Ferrúa|Motivo frutal|Revista La Opinión Núm. 111|Marzo 1925.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |16| |17| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

gracia Saviñón, 1886-1942). Otros más rubendarianos, brillaron más. Valentín Giró
(1883-1949) fue el primero, con su soneto Virgínea, en encender una de esas polémicas
tan necesarias para el triunfo de los estilos nuevos. Osvaldo Bazil (1884-1946) fue mo-
dernista de pies a cabeza y dejó por lo menos una joyita sentimental: Pequeño nocturno.
Ricardo Alfonseca (1892-1950), recordado sobre todo por su Oda a un yo. Hubo otros
como el tierno y sencillo Virgilio Díaz Ordóñez (1895-1968) o Federico Bermúdez
(1884-1921), de tema social humanitario; pero el modernismo dominicano fue tímido.
Tardía en su modernismo, la República Dominicana recibió tempranamente, gracias al
Postumismo, las tendencias de vanguardias, en la posguerra. Las palabras ‘postumismo’ co-
mo ‘futurismo’, ‘ultraísmo’ manifestaban el deseo imposible de escribir la literatura de
pasado mañana. Pero los postumistas aguaron el vino del Dadá. En su pequeño país pa-

recieron osados: en comparación con lo que se hacía en otras partes, eran apenas extra- |6|
Idem.
vagantes. Fueron muchos los postumistas, y en sus atropellados querían hacer pasar cual- Tomo II.
Página 36.
quier adefesio como poesía. Uno de ellos, sin embargo (…), fue el mayor poeta que has- Confert.

ta entonces había dado Santo Domingo: Domingo Moreno Jiménez (…). Anárquico y
desigual, miró a su alrededor y la naturaleza de su país entró en su poesía, cosa por co-
sa. Este realismo nativista, paisajista y costumbrista es su mayor mérito».|6|

Nino Ferrúa|Mujer junto a árbol|Revista La Opinión Núm. 124|Junio 1929. Nino Ferúa|Ventanal|Revista La Opinión Núm. 120|1925.
Eolo|Mujer con sombrero y bufanda|Revista Cromos Núm. 11|Septiembre 1927.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |18| |19| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|7| Los fundamentales planteos literarios nacionales se constituyen en un soporte ideoló- plásticas, el más notable es el fortalecimiento de la conciencia que define al llamado hé-
Idem.
Tomo I. gico de las artes dominicanas, a partir de la peculiar corriente del romanticismo criollo roe del arte. El poeta Fabio Fiallo se convirtió en el más notable representante del he-
Página 395.
Confert. hasta los desagües que representan: a|el modernismo entrecruzado y tardío; b|el ultra- roísmo artístico, vinculado al modernismo, prontamente superado por el pontífice del
modernismo que caracteriza el vedrinismo de Otilio Vigil Díaz (n. 1880), raro, verbo- postumismo, Domingo Moreno Jiménez. Pero si en las letras pueden ser identificados
|8|
Idem. so y pomposo, rebuscado y solitario;|7| y c|el postumismo, considerado un movi- autores que se dedican en cuerpo y alma a la militancia literaria, en el hacer pictórico
Tomo II.
Página 37. miento de vanguardia por la ruptura que provoca y por ser uno de los movimientos crece la representación protagónica, pudiéndose hablar también de héroes artísticos de-
Confert.
más consecuentes, combativos y durables en la isla.|8| La relación entre los escritores dicados en sus horas, días y existencias al arte como conducta: creando, enseñando y vi-
románticos y los artistas precursores ha sido establecida; pero aun esa primera corrien- viendo del oficio, tal y como lo hacía Rodríguez Urdaneta, cuya dimensión no pudo
te literaria de Galván, de José Joaquín Pérez y de otros, se mantiene vigente, con apo- ser aminorada porque sobrevivía humanamente de la fotografía o de su establecimien-
yo a la tradición metodológica, temática y de remuneración romántica; la tradición la to comercial relacionado con este arte.
representa la escuela abelardoniana que ha de sobrevivir con sus alumnos más activos; En situación social similar a la del referido maestro romántico, comienzan a desenvol-

en cambio, la visión romántica reformulada tiene en Alfredo Senior la Paz uno de los verse los nuevos héroes y heroínas del arte dominicano, los cuales se asocian al movi-
cultores más representativos, sobre todo en el campo fotográfico, aunque en pintura él miento modernista que se aparta de las fórmulas académicas tradicionales y asumen
forma parte del coletazo que se concentra en el paisajismo de detalles y pinceladas frías, nuevas direcciones expresivas como son la del art nouveau, la impresionista, la del sim-
al parecer ejecutado a partir de tomas fotográficas o realizado en espacios cerrados, en bolismo, incluso el naturalismo, el realismo y el esteticismo que valora los diversos esti-
donde apenas llega la resplandeciente luz que aprovechan otros pintores naturalistas. los artísticos sin adhesión exclusiva a algunos de ellos.Tomando en cuenta la aparición
Si algún vínculo puede observarse entre el movimiento modernista literario y las artes de nuevos hacedores, cuyo modo de expresión resulta distinto a los artistas que la pre-

Eolo|Alegoría|Portada Revista Bahoruco|1935. Eolo|Arpista en el jardín|Revista Cromos Núm. 3|Noviembre 1926.


José María Peralta|Alegoría|Portada Revista Bahoruco Núm. 82|Marzo 1931. Nino Ferrúa|Lirios blancos|Revista La Opinión Núm. 106 |1925.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |20| |21| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

ceden, se ofrece a continuación una comparación en la que se pueden apreciar las dis-
tinciones entre el momento y la estilística de los precursores nacionales y el período si-
guiente en donde aparecen nuevos nombres e igualmente una manera más moderna o
renovada.
|Arte precursor| a|Desarrollo entre 1870-1930. b|Básicamente romántico, pero
también neoclásico, positivista, pictorialista, realista, etc. c|Insinúa el costumbrismo y el
impresionismo. ch|Temario: histórico, sacro, paisaje urbano y marítimo, personalidades
elitistas y patrióticas, asuntos exóticos. d|Enseñanza en espacios cerrados. e|Método
objetivo e imitativo. f|Plantea el modelo natural. g|Sus grandes maestros: Luis Desan-
gles y Abelardo Rodríguez Urdaneta.
|Arte protomoderno| a|Impulso entre 1919-1939. b|Orientación moderna con-
lleva naturalismo, realismo, modernismo (Art Nouveau), caricaturismo, nativismo y
vanguardismo. c|Auge del impresionismo y del costumbrismo. ch|Temario: paisajis-
mo, escenas y personajes populares, negritud. d|Enseñanza del espacio abierto. e|Mé-
todo interpretativo y subjetivo. f|Acopio del modelo y asuntos naturales. g|Los prin-
cipales maestros: Woss y Gil, Enrique García-Godoy, Yoryi Morel, Darío Suro, Jaime
Colson…
En la referida comparación se ofrecen períodos de desarrollo: 1870-1930 para el pro-
ceso precursor y 1919-1939 correspondiente al impulso modernista.Tales cronologías
son arbitrarias, no suponen un corte radical entre una etapa y la otra, sino más bien una
situación de corrientes que aún distintas se interrelacionan como doble paralela. De to-
das maneras, es necesario advertir que muchos caracteres del Arte Precursor sobrevi-
ven, como es natural, en artistas que seguirán aferrados a la ecléctica del romanticismo
nacional (Piñeyro, Margarita Billini, Rosalidia Ureña, Antinoe Fiallo, Genoveva
Báez…), en tanto la tendencia modernista añade los jóvenes y notables alumnos de los
orientadores protomodernos. Pero se trata de alumnos que asimilan dicha influencia en
el país, ya que en el exterior se localizan otros jóvenes también asimilándose en la mo-
dernidad. En una cronología de hechos literarios y artísticos que a continuación se pre-
senta en una visión muy general, se pueden apreciar la doble vertiente que confluye en
el proceso 1919-1939 (la romántica y la modernista) y los nombres que se insertan re-
presentantes de la avanzada sociocultural.

Talleres CAT|Cartel Exposición Nacional de 1927|Litografía|56 x 31 cms.|1927|Col. Centro Cultural Eduardo León
Jimenes.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |22| |23| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

FLORECIMIENTO
GENERAL
Desde 1920 | Hasta 1939
Año 1920 Año 1920 |cont.| Año 1920 |cont.| Año 1921 Año 1921 |cont.|

Después de estudiar disciplinas artís- Aparece en Tamboril la revista Ome- El Primer Congreso de la Prensa Na- Debuta la Orquesta Filarmónica José lo popular y a la tierra con espíritu lo-
ticas en Europa, regresa Juan Bautis- ga, dirigida por G. Jiménez Herrera y cional es celebrado en Santo Domin- Ovidio García, en el Teatro Colón de calista. El movimiento incluye y publi-
ta Gómez, estableciendo en Santiago Tomás Hernández Franco. go con la asistencia de representan- Santiago de los Caballeros, dirigida ca el Manifiesto Postumista, en el
de los Caballeros el primer atelier de tes (directores y periodistas) de más por Julio Alberto Hernández. cual se fijan posiciones en relación
un pintor que se recuerda e igual- de 30 órganos informativos de todo con las artes visuales. Fue redactado
Concho Primo, periódico satírico y
mente la primera academia de dibujo el país. por Andrés Avelino.
crítico, aparece en La Vega, bajo la Francisco Arturo Palau realiza su pri-
y pintura. Su método se basó en el
dirección de J. Agustín Concepción y mer trabajo cinematográfico: La Pere-
dominio dibujístico y en la observa-
Félix R. Disla. grinación de la Virgen de la Altagra- Tomás Hernández Franco da a cono-
ción directa de la realidad.
cia, corto metraje de 25 minutos cer Capitulario Rezos Bohemios.
aproximadamente.
El poeta Fabio Fiallo publica Cancio-
Jaime Colson comienza estudios de
nes de la Tarde. Domingo Moreno Jiménez publica
Pintura en la Academia San Fernando
Surge el Postumismo, movimiento li- Psalmos.
de Madrid.
terario de innovaciones frente a la
Juan Fco. García (1892-1974) realiza
poesía tradicional. Aparte de romper
transcripción y orquestación de me- Bernardo Pichardo publica su Resu-
Eulogio C. Cabral, publica el libro con el verso de medida pareja, elimi-
rengue Juan Gomero, interpretándolo men de Historia Patria.
Cachimbolos. na los acentos, las estrofas y la rima.
en conciertos públicos.
Sus poetas cantan a los humildes, a

Año 1921 |cont.| Año 1922 Año 1922 |cont.| Año 1922 |cont.| Año 1923

Circula la segunda edición de La Son- Yoryi Morel decide dedicarse a la pin- Iglesia del Santo Cerro, La Vega; cua- igualitaria de la mujer y de resistencia Posiblemente en este año tienen lugar
risa de Concho Primo, de Rafael Da- tura, después de graduarse de Bachi- dro que al parecer se inspira en la an- a la intervención. Su directora fue la las tertulias en el hogar de la Familia
mirón. ller, rechazando el ofrecimiento fami- tigua tabla que representaba esta ba- maestra normalista Petronila Angélica Morel Tavares, de Santiago, a la que
liar de cursar carrera universitaria. talla, el cual fue realizado por pintor Gómez y sus principales colaborado- asisten intelectuales y artistas. Uno
anónimo en el período de la colonia. ras: Evangelina Rodríguez, Delia We- de los testigos la define como Peña
Vigil Díaz publica Galeras de Pafos.
ber, Consuelo Montalvo, Ercilia Pepín, de Pintores al natural, de las cosas
Se conocen Campos de la Tarde, de
Rosa Smester, Mignon Coiscou, Livia vivientes de que se tiene en la historia
Osvaldo Bazil; Del Sena al Ozama, de Francisco Arturo Palau realiza la obra
Aparece el Grupo Plus-Ultra, integra- Veloz y Natalia García. artística del país. (Tomás Morel)
Vigil Díaz; y Por entre Frivolidades, de cinematográfica La Emboscada de
do por Alcides García Lluberes, Ma-
Abigaíl Mejía. Cupido, filmada en 35 mm y en la
nuel A. Peña Batlle, Jesús María Tron-
que actuaron: Delia Weber, Pedro El Grupo Plus-Ultra edita la revista Federico Bermúdez publica Las Liras
coso, Manuel A. Amiama, Angel Ra-
Troncoso Sánchez, Paíno Pichardo, Claridad. del Silencio.
fael Lamarche, Rafael Américo Henrí- Aparece la revista semanal La Opinión,
Angelina Landestoy, los mellizos Her-
quez, Juan Isidro Jiménez Grullón, fundada en Santo Domingo por Abe-
nández y Joaquín Palau, hijastro del
Carlos Larrazabal Blanco, Arturo Des- lardo R. Nanita (1883-1959) y adquiri- Joaquín Balaguer publica sus dos pri- Se publican los Cantos de Apolo, de
director-productor, con escenografía
pradel y José Enrique Aybar. da luego por la Litografía Lepervanche. meros poemarios Salmos Paganos y Apolinar Perdomo.
realizada por Enrique Tarazona Pérez.
Es un semanario ilustrado, con hermo- Claro de Luna.
sas portadas de Nino Ferrúa y trabajos
dibujísticos de E. Tarazona y Gimber- El Presbítero Luis de Mena edita
El 15 de agosto, en la Puerta del
nard, caricaturas de Eolo y fotografías Album coronación de la Virgen.
Conde fue canónicamente coronada
de Alfredo Senior...
Nuestra Señora de la Altagracia, cuya
Aparece la revista Fémina en San Pe- venerada imagen fue traída desde su
Enrique García-Godoy pinta el óleo La dro de Macorís, como medio de difu- santuario de Higüey.
Batalla del Milagro, localizado en la sión de los ideales de participación
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |24| |25| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

Año 1924 Año 1924 |cont.| Año 1924 |cont.| Año 1925 Año 1926 Año 1927

Celeste Woss y Gil retorna del exte- Andrés Avelino publica Raíz Enésima Jaime Colson decide trasladarse a Tomás Hernández Franco, ubicado en Colson ilustra el libro en prosa El Es celebrada la Feria Nacional e Inte-
rior en donde residió y cursó estudios del Postumismo, texto de poesía ma- París, donde se desarrollan las ten- París desde 1921, impulsa a Jaime hombre que Ha Perdido su Eje, de rantillana, en la ciudad de Santiago,
artísticos. Al instalarse en Santo Do- temática. dencias vanguardistas. En la Ciudad Colson a seguir las nuevas corrientes Tomás Hernández Franco. En ese incluyéndose entre sus actividades
mingo abre un estudio-escuela, con Luz conoce a Toyo Kutaca Karimoto, pictóricas, entre ellas la cubista. año participa en una muestra de una exposición-certamen. Participan
un curso de Dibujo y Pintura que im- pintora japonesa con la que convive y pintores latinoamericanos celebrada grupos artísticos de Cuba, Puerto Ri-
Se celebran Juegos Florales en
parte en el patio de la casa familiar. de la que recibe influencia. en Bruselas. co y República Dominicana. Este
La Vega. Aparecen los siguientes textos de
Ella acondiciona el estudio con luz ce- evento fue filmado como documental
nital y cristales de esmeril, celebran- poesía: Mi Vieja se Muere y El Diario
cinematográfico. La Película de la Ex-
La Casa de España auspicia Certamen de la Aldea, de Domingo Moreno Ji- Es publicada la obra Monseñor de
do una exposición personal conside- Andrés Avelino publica Antología posición fue proyectada en el país de
Nacional de Arte, en el que obtienen ménez; Los Modernos del Olvido, de Meriño Intimo, de Amelia Francasci.
rada la primera muestra realizada por Postumista. acuerdo a la Revista Blanco y Negro
premios Enrique Tarazona Pérez y Ligio Vizardi; Tebaida Lírica, de Joa-
una mujer en la historia de las artes No. 380.
Bienvenido Gimbernard (Primer pre- quín Balaguer; Palabras de mi Madre
plásticas dominicanas. Emilio Gisbert, pintor español (valen-
Enrique García-Godoy viaja a Italia mio en caricatura). y otros Poemas, de Ricardo Pérez Al-
ciano) expone individualmente en Ca-
como cónsul dominicano. fonseca. Julio V. Arzeno publica Del Folklore
Alfredo Senior abre Sala de Exhibi- sa de España de Santo Domingo.
Musical Dominicano.
Abigaíl Mejía retorna de España des-
ción en Santo Domingo, con una
Eduardo Matos Díaz publica pués de 17 años residiendo en ese Abigaíl Mejía publica Sueña Pilarín e
muestra de sus obras. Fabio Fiallo publica La Canción de
Caricaturas en la imprenta Cuna de país. inicia una campaña periodística a fa-
una Vida, donde recogió gran parte
América. vor de los derechos de la mujer y la
de su obra poética y Osvaldo Bazil da
instalación de un Museo Nacional.
a conocer Huerto de Inquietud.
Domingo Moreno Jiménez publica Del
Anodismo al Postumismo.

Año 1927 |cont.| Año 1927 |cont.| Año 1928 Año 1929 Año 1930 Año 1930 |cont.|

Aparecen los siguientes textos de Bajo la dirección de Narciso Alberti es Pedro Henríquez Ureña publica en Comienza a circular el primer número Enrique García-Godoy regresa de Aparece la Revista Bahoruco
poesía: Decrecer, de Moreno Jiménez fundado el Museo Nacional, sugerido Buenos Aires Seis Ensayos en Busca de El Día Estético, subtitulada como Italia, en donde ocupa cargo (1930-1936), dirigida por el escritor
y Nuestros Jóvenes Poetas, de R. por la escritora Abigaíl Mejía, quien de Nuestra Expresión. Revista Indo-Universal de Vanguar- diplomático y completa formación venezolano Horacio Blanco Fombona.
Emilio Sanabia. realizó intensa campaña en los me- dia. Es un vocero periodístico funda- artística, ubicándose en La Vega en
dios periodísticos. do por Moreno Jiménez, con la ayuda donde funda academia de Dibujo y
Celeste Woss y Gil cierra su Estudio- R. Brito publica su Diccionario de
de sus redactores Rafael Andrés Bre- Pintura, inculcando el naturalismo
Ramón Emilio Jiménez publica la pri- Escuela, marchándose a Nueva York a Criollismos.
nes y Jesús María Troncoso. directo al alumnado, en el cual figu-
mera parte de su libro costumbrista Jaime Colson realiza en París un completar su formación artística.
ran María Lora de Dalmasí, Bolívar
El Amor del Bohío. buen número de pinturas de filiación
Berrido y Darío Suro, entre otros. Publican los siguientes escritores:
cubista. Aparecen los siguientes textos: La
Jaime Colson redacta un plan ten- Ligio Vizardi: Figuras de Barro; Max
Sombra Iluminada, de Ligio Vizardi;
Con el objetivo de despertar la solida- diente al establecimiento de una Es- Henríquez Ureña: Fosforescencias;
Etica y Estética, de Federico Henrí- Guillermo González retorna graduado
ridad entre las mujeres es fundado el Yoryi Morel realiza la primera versión cuela Nacional de Bellas Artes, el cual Bartolomé Olegario Pérez: Margaritas.
quez y Carvajal; Pinares Adentro, de de Arquitecto de la Universidad de
Club Nosotras, promovido por Abigaíl de Toñé, imagen popular de un indi- remite a Elías Brache hijo, Ministro de
Pedro María Archambault; Preludios Yale, Estados Unidos.
Mejía, Celeste Woss y Gil, Delia We- gente. Educación. Ese trabajo se publicó in
Sentimentales, de Livia Veloz; Elíxi-
ber, Trina de Moya, Gladys de los extenso en el periódico Listín Diario,
tres, de Moreno Jiménez; Los Yan-
Santos, Ana Josefa Puello, María y de 1927 ó 1928. Yoryi Morel anota en un diario per-
quis en Santo Domingo, de Max Hen-
Pouppé Soler, entre otras. sonal sus impresiones del paisaje
ríquez Ureña.
después de recorrer una zona aledaña
a la ciudad nativa de Santiago.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |26| |27| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

Año 1931 Año 1931 |cont.| Año 1932 Año 1932 |cont.| Año 1932 |cont.| Año 1932 |cont.|

Celeste Woss y Gil retorna a la capital Humberto Ruiz Castillo regresa de Domingo Moreno Jiménez reside en Aida Ibarra, al regresar al país, realiza Rosalydia Ureña Alfau establece en El Merengue se urbaniza como músi-
dominicana, estableciendo una Aca- Bélgica, en donde se titula como ar- Santiago, ciudad que regularmente una muestra personal. Es la segunda San Pedro de Macorís, la Academia ca vernácula, de instrumentos tradi-
demia de Dibujo y Pintura. Entre el quitecto. frecuentaba como poeta de todos los exposición individual que celebra una de Dibujo y Pintura Abelardo Rodrí- cionales y bailable en el prostíbulo
alumnado que reunió durante 10 años caminos nacionales, y en donde llenó artista-mujer dominicana. La exhibi- guez Urdaneta. Alumnos de esa es- santiaguense denominado «Perico
de labor, figuraron Genoveva Báez, varias veces el Salón de Actos del ción de los cuadros se acompañó de cuela fueron: Anacaona Sánchez Ripiao».
Aida Ibarra expone en el Salón de
Luis José Alvarez, Gilberto Fernández Ateneo Amantes de la Luz, reimpri- un Concierto de la Orquesta Sinfónica Moscoso, Aurora Julián, Marianela
Otoño, del Gran Palais de París.
Diez, Delia Weber, Xavier Amiama, Pi- miendo además sus libros de poesía. de Santo Domingo, dirigida por José Silfa Martínez, Ondina Knipping, Alejo
na Melero, Gilberto Hernández Orte- Vivió en un cerro de Nibaje, lugar de de Jesús Ravelo. Martínez García, Albertina Serrallés de
ga, Elsa Gruning, Pura Barón. Muere el pintor precursor Adolfo Gar- tertulias o «colina sacra». Frías, Adolfo Pérez Sánchez y Rodolfo
cía Obregón. Rijo, entre otros.
El Impresionismo fue el tema de una
Manuel del Cabral, publica Pilón, libro Yoryi Morel celebra en el Club Noso- conferencia dictada por la pintora Ai-
de poesía. tras, de Santo Domingo, la primera da Ibarra en el Ateneo Dominicano, José Antonio Caro, otro de los arqui-
muestra personal considerada uno de previo a la exposición personal que tectos modernos dominicanos, regre-
los hitos en el arranque (…) del mo- realizara en la misma institución cul- sa a Santo Domingo, graduado de la
Domingo Moreno Jiménez da a cono-
vimiento pictórico dominicano que al- tural. Universidad de París.
cer Los Surcos Opuestos y Días sin
canza nuestros días. La exposición
Lumbres.
fue presentada por Tomás Hernández
Ana Leonor Feltz es nombrada Direc-
Franco.
tora del Museo Nacional cubriendo el
período 1932-1933.

Año 1933 Año 1933 |cont.| Año 1934 Año 1935 Año 1935 |cont.| Año 1936

El 11 de enero muere el maestro pre- Aparece Clío, órgano de la Academia El Ateneo Amantes de la Luz celebra Darío Suro estudia dibujo, composi- Manuel del Cabral publica Doce Jaime Colson realiza segunda mues-
cursor Abelardo Rodríguez Urdaneta, Dominicana de la Historia. un concurso nacional de Escultura y ción y pintura en la Academia de su Poemas Negros. tra de su obra cubista en la ciudad de
quien fue velado en su Academia, Pintura. tío pintor Enrique García-Godoy. México, D. F.
acompañado de una guardia de honor
Los hermanos Leo y Marcial Pou Ri- Juan Francisco García escribe la Sin-
ofrecida por sus alumnos.
cart retornan de Bruselas, sumándose Los siguientes poetas publican obras: Tito Canepa petromacorisano, aban- fonía Quisqueyana, en la cual recoge Luis Alberti compone el merengue
a los nuevos arquitectos modernos. Fabio Fiallo: Las Manzanas de Mefis; dona el país, ubicándose temporal- temas de viejos merengues y tonadas Compadre Pedro Juan.
En el Museo Nacional se instala la pri- Moreno Jiménez: El Poema de la Hija mente en Puerto Rico. de trovadores populares.
mera Sala de Arte Moderno, con Reintegrada y Moderno Apocalipsis.
Ramón Emilio Jiménez publica La Pa- Aparece el movimiento «Los Nue-
obras compradas y donadas.
tria en la Canción. Xavier Amiama quien se da a conocer vos», el primero y único que se ha
Pedro Henríquez Ureña anima al pin- como pintor después de haber estu- producido en el interior del país, has-
Yoryi Morel establece en la ciudad na- tor Jaime Colson para que viaje a Mé- diado con Woss y Gil, se establece en ta esta fecha. Surgido en La Vega,
Se conocen los Perfiles Agrestes, de
tal, la escuela de enseñanza pictórica: xico, en donde realiza una exposición Puerto Príncipe, en donde expone in- sus integrantes fueron: Rubén Suro,
Ramón Marrero Aristy.
Academia Yoryi. personal, auspiciada por la Secretaría dividualmente e influye como docente. Luis Manuel Despradel, Arturo Cal-
de Educación. Colson acepta ser do- venti hijo, Mario Bobea Billini, J. Al-
Se fortalecen las tertulias de La Cue- cente de la Escuela de Arte de los berto Rincón, Mario A. Concepción,
Abigaíl Mejía ocupa la dirección del Yoryi Morel realiza exposición indivi-
va, como bautizó Fabio Fiallo la habi- Trabajadores. Julio César Martínez, José A. Rodrí-
Museo Nacional, hasta la fecha de su dual al aire libre y en una vitrina
tación del también poeta Rafael Amé- guez, Darío Suro, Manuel Batista Cli-
muerte ocurrida en 1941. comercial de la Calle Del Sol, de
rico Henríquez, alrededor del cual se sante, Oscar Moya, José de Js. Gó-
El movimiento feminista, encabezado Santiago.
reunían Juan Bosch, Marrero Aristy, mez y Van Elder Espinal.
por Abigaíl Mejía, logra que en el pro-
Juan Bosch publica Camino Real, su Andrés Fco. Requena, Manuel Llanes,
ceso electoral se realice un ensayo de
primer libro de importancia narrativa: Héctor Incháustegui Cabral, Mieses
votación en el que participan 96,426
retrata el medio ambiente y la idiosin- Burgos, Juan José Llovet, Manuel del
mujeres.
crasia del campesino dominicano. Cabral y otros.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |28| |29| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

Año 1936 |cont.| Año 1937 Año 1937 |cont.| Año 1938 Año 1938 |cont.| Año 1938 |cont.|

Se producen las siguientes publica- Tito Canepa se traslada a Nueva York, Se editan los libros siguientes: Patria Jaime Colson expone en la Sociedad José Francisco Helú B. funda en ción por Manuel de Jesús Troncoso,
ciones: Cañas y Bueyes, de Moscoso trabajando en el Taller de Siqueiros, Recóndita, de Juan Bautista Lamar- Liceum de La Habana. De Cuba viaja Santiago Rachas, revista de ciencias, Vicepresidente de la República. Se
Puello; La Mañosa, de Juan Bosch; muralista mexicano. Al mismo tiempo che; Pequeños Poemas, de Emilio a Santo Domingo, en donde por pri- literatura y amenidades. exhibieron obras del alumnado de las
Canciones del Litoral Alegre, de Her- estudia en la Escuela de Arte de la Antonio Morel; Los Poemas del In- mera vez se presenta como artista diferentes academias del país.
nández Franco; Acordes, de Livia Ve- WPA. somnio, de Juan Goico Alix; 8 Gritos, nacional, exponiendo en el Ateneo
loz… Se editan las siguientes obras: Balsié,
de Manuel del Cabral; Historia de la Dominicano. A los pocos meses re-
de Marrero Aristy; Poesía Popular
Literatura Dominicana, de Abigaíl torna a París, realizando muestra
Jaime Colson obtiene el Premio de Dominicana, de Emilio Rodríguez De-
Mejía… conjunta con Mario Carreño (cubano)
Pedro Henríquez Ureña publica en Honor de la Exposición Estampas de morizi; Eusebio Sapote, de Enrique
Buenos Aires, La Cultura y las Letras y Max Jiménez (costarricense).
América, celebrada en México. Aguiar; Estampas, de Rafael Damirón;
Coloniales en Santo Domingo. Palma Real, de Amada Nivar de Pitta-
Darío Suro celebra la primera exposi- luga; Horas Perdidas, de Abelardo R.
Julio Alberto Hernández funda or-
Yoryi Morel realiza la segunda exposi- ción personal en el Ateneo Dominica- Nanita hijo; La Independencia Efíme-
questa en Santiago de los Caballeros,
ción individual en la capital del país. no de Santo Domingo, montando ra, de Max Henríquez Ureña.
con el objetivo de transmitir por la
exhibición también en San Cristóbal.
Emisora HI 9B un concierto semanal
de autores clásicos, con las explica- Primera Exposición Nacional de Estu-
Héctor Incháustegui Cabral escribe su
ciones correspondientes para la edu- Tito Cánepa comienza a exhibir sus diantes de Bellas Artes, auspiciada por
reconocido poema Canto Triste a la
cación del público radioyente. obras periódicamente en la Benestell la Secretaría de Estado de Educación,
Patria Bien Amada.
Gallery de Nueva York junto a otros celebrada en el local de la Academia
artistas latinoamericanos. de Woss y Gil y presidida la inaugura-

Año 1939 Año 1939 |cont.| Año 1939 |cont.| Año 1939 |cont.| Año 1939 |cont.|

Arriban al país los pintores españoles Darío Suro y Yoryi Morel participan En el Museo Nacional es celebrada Llega al país un nutrido grupo de in- Flérida de Nolasco publica La Música
Joan Yunyer, Carlos Solache, Vela Za- en la Exposición Arte Hispanoameri- Exposición de Pintura Húngara (Agos- migrantes o refugiados políticos de en Santo Domingo.
netti,... cano que organiza el Museo Riverside to 1939), encabezada por el pintor Da- Europa, entre ellos académicos, artis-
de Nueva York. niel Stern. La exposición se componía tas y escritores españoles de mucha
«Los Nuevos» inician la publicación
de obras originales del mencionado influencia cultural. Figuran: José Gau-
En el mercado, pintura de 1938 de de la revista del mismo nombre. En
artista y de otros compatriotas suyos sachs, Manolo Pascual, José Vela Za-
Yoryi Morel, es adquirida por la Inter- Octavio Guzmán Carretero publica su este mensuario de corta duración pu-
y mereció la más entusiasta acogida netti y Manuel Valldeperes. Este últi-
national Business Machines Corpora- libro Solazo (poesía). blica Pedro Mir sus poemas de inicio.
del público que la visitó. mo se convierte en un importante crí-
tion, de Nueva York, después de exhi- También Francisco Domínguez Cha-
tico del arte dominicano.
bida en la Exposición de California en rro, Tomás Hernández Franco, Car-
Rafael Díaz Niese retorna al país lue-
donde obtiene medalla de Bronce Localizado en Barcelona, Jaime Col- men Natalia y Domingo Moreno Ji-
go de residir durante muchos años en
conmemorativa al evento artístico. son redacta un nuevo proyecto para Se conocen los siguientes textos lite- ménez.
Europa, especialmente en Francia.
la creación de la Escuela Nacional de rarios: Alma Adentro, de Carmen Na-
Bellas Artes y para la realización de talia; Cuentos del Sur, de Sócrates
El Estado decide enviar a la Feria Los Nuevos le ofrecen fiesta homena-
George Hausdorf, pintor de origen ju- pinturas murales, el cual remite al Nolasco; Sentir es la Norma, de Mo-
Mundial de Nueva York la exhibición je en La Vega a Yoryi Morel.
dío, tiene Academia de Pintura en dictador Trujillo. reno Jiménez; Over, de Marrero
de 160 objetos patrimoniales del Mu-
Santo Domingo, en donde celebra Aristy; Ascuasvivas, de Delia Weber;
seo Nacional, entre ellos: 4 cuadritos
muestra individual auspiciada por el Trazos en la Arena, de H. Pérez Licai- La revista Rachas del año 2, número
de Yoryi Morel de paisajes típicos del Celeste Woss y Gil participa en la Ex-
Ateneo Dominicano. rac; Nocturnos y Otros Poemas, de 8, dedica su edición a Yoryi Morel,
trópico; un óleo de Desangles de posición Mundial de Pintura en Nueva
Enrique Henríquez. ilustrada con pinturas y caricaturas
asunto histórico (Caonabo en la pri- York, obteniendo Medalla de Honor
del pintor a quien le dedican diversos
sión) y uno de Jaime Colson. por su cuadro Vendedor de Andullos.
textos, entre ellos del poeta Octavio
Guzmán Carretero.
Manuel Rueda viaja a Chile a estudiar
música.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |30| |31| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

1|2 El primer manifiesto de estética dominicana fluyen en un cambio de mentalidad que transforman las letras y las artes. Estas se apartan |9|
Mateo, Andrés L.
de las funciones normalizadoras de antaño: ordenadas, objetivas, formulistas y académicas, Manifiestos
Literarios
dando lugar a las rupturas vanguardistas que representan otra manera exploratoria de las de la República.
Página 12.
formas, un avance interpretativo del contenido y una renovación de la técnica y de los re- Confert.

cursos. Como bien explica Andrés L. Mateo: «Técnicamente, las vanguardias transforman
|10|
las nociones del tiempo tradicional y el espacio habitual, la continuidad se vuelve discon- Idem.
Páginas 13-14.
tinuidad y la aspiración será ascenso en la simultaneidad, vértigo por identificar correlacio- Confert.

nes abstractas, negación del espacio, o espacio y tiempo fundido indisolublemente, etc.»|9|
¿Cómo se proyectan las vanguardias en nuestro medio? De la misma manera que el ca-
pitalismo industrial universaliza sus relaciones de producción, también se desplazan des-
de la sede capitalista las maneras sociales, doctrinales y artísticas. El espíritu vanguardista
que surge en Europa repercute en América por el camino de la literatura, con viajeros
hispanoamericanos que van al Viejo Continente y a la inversa: europeos que vienen a al-
gunas de las naciones americanas. El vínculo entre vanguardia y sociedad dominicana, vi-
sible en el 1920, lo encabeza el poeta Vigil Díaz. A propósito, explica Mateo: «Toda esta
permanente movilidad del pensamiento contemporáneo, cuya formulación mayoritaria
se hizo a través de la poesía, que como se sabe sirvió de albergue a todos los ismos cir-
cundantes, penetró a nuestro país a nivel de viaje personal, a nivel de una actitud inno-
vadora, que no asumía la complejidad global de recrear por aspiraciones internas la nue-
va sensibilidad que se encarnaba en la época. El Vedrinismo es, extrañamente, una ‘acti-
tud de vanguardia anticipada’ en el continente, puesto que como se ha sabido, la vanguar-
dia americana concretó un programa a partir de 1916-1920 y el Vedrinismo, en cambio,
aparece en nuestras letras con su actitud innovadora en 1912 (…),Vigil Díaz, el padre del
De los hechos culturales que acontecen en la década 1920, el más importante resulta el
Vedrinismo, en la introducción a su libro Galeras de Pafos advierte que sus poemas fueron
surgimiento del Postumismo: la suprema tendencia literaria nacional que posee un ca-
escritos en Francia; otros, los más, hace dos lustros, sin influencia ni calcomatismos.Aun-
rácter antitradicional es, por consiguiente, moderna, y aparece sustentándose en el pri-
que su afirmación trastueca el camino de la vanguardia posterior en el continente que
mer manifiesto de estética dominicana que provoca un movimiento que, si en verdad
comenzó por la simple imitación de las tendencias y ulteriormente modificó las funcio-
es poético, influye en otros campos de las artes con los que crea nexos innegables. La
nes; el aire de modernidad y la revolución personal que introduce en la literatura domi-
trascendente aparición del Postumismo guarda relación con las circunstancias históricas
nicana Vigil Díaz quedan como un significativo esfuerzo de incorporación de nuestra li-
que influyen desde el nivel externo y, por igual, internamente.
teratura a las corrientes que tenían su sede en París. No hay que olvidar que París se con-
Una primera circunstancia la definen las nuevas relaciones históricas del mundo occiden-
virtió en una de las cunas de las vanguardias modernas, en parte, porque desde fines del
tal, más bien europeo, que en materia de desarrollo socioeconómico encabeza la segunda
siglo XIX artistas de diversos orígenes hacían su arte desde allí. (…).Y todos conscientes
Revolución Industrial. Las invenciones técnicas que se producen con esta revolución in-
de que participaban de una creación destinada a consumo universal».|10|
Reasumiendo al poeta vedrinista e insistiendo en que él introduce en el país la innova-
Enrique García-Godoy|Autorretrato (detalle)|Óleo/cartón|26 x 21 cms.|Sin fecha|Col. Raquel García-Godoy de Priego. ción moderna y no el movimiento de la vanguardia, la conclusión de Andrés L. Mateo
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |32| |33| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|11| es que Vigil Díaz es pionero en negar la tradición siendo el introductor de la carga hu- o pronunciación cultural dominicana en términos literarios y artísticos. Incluso, una in- |13|
Idem. Sains de Robles.
Páginas 14-15. morística y profana en la literatura dominicana. Este poeta asume la categoría literaria citación liberadora de la interioridad que hace suya las ideas de Peter Altemberg, un li- Ensayo de
Confert. Diccionario de la
acorde con la tradición simbolista a la valoración eufónica de las palabras (cuyo único terato austríaco (1859-1919) que poseía el talento supremo de impresionar, producien- Literatura.
Tomo III.
|12| seguidor, Zacarías Espinal, llevará a extremos lúdicos). Además,Vigil produce la libera- do una obra imaginativa, pintura de tipos y de caracteres, estilo propio y prosa natu- Página 41.
Idem. Confert.
Página 15. ción del verso con su reiterada inquietud por erigir una forma sin ataduras. Es decir, el ral.|13| Apoyándose en este escritor europeo y en su propia vivencia estética asimila-
Confert.
versolibrismo es paternidad nacional de este poeta que expresa el deseo de amoldarse da en Francia,Vigil Díaz publica varias notas preliminares en su obra Galeras de Pafos,
al espíritu de la época, de ser moderno, reproduciendo aquí lo que las teorías del arte y de las cuales se transcriben dos. En la primera alude a un consejo de Peter Altemberg:
la literatura de las vanguardias habían proclamado bajo el efecto de la evolución y los «Ante todo, escúchate a ti mismo, da oídos en ti, a tu propia voz; no tengas vergüenza
cambios políticos del mundo europeo.|11| de ti mismo; no te dejes asustar por tus sonidos, aunque sean desacostumbrados, con tal
Si bien la tendencia aislada y solitaria del vedrinista Vigil Díaz no se constituye en un de que sean tuyos; ten valor para tus desnudeces; pinta un hombre en una frase; un su-
movimiento de vanguardia, sí representa una incitación moderna|12| para la expresión, ceso del alma en una página; y un paisaje en una palabra». En la segunda anotación es-

Yoryi Morel|Autocaricatura|Portada Revista Rachas (detalle)|1939. Enrique García-Godoy|Retrato (homenaje al pintor Sorolla)|Óleo/madera|61 x 71 cms.|1924|Col. Museo Bellapart.
Yoryi Morel|El Sumo Pontífice del Postumismo|Revista Bahoruco Núm. 94|Mayo 1932.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |34| |35| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

tablece: «Por lo que toca a la estética del futuro, esta será amétrica, astringente y wag- |14|
Vigil Díaz.
neriana, por no decir que será la armonía del desorden».|14| Preliminar de
Galeras de Pafos.
Las referidas notas se publican en 1912, convirtiéndose en preámbulo enunciativo de 1912. Referido
por Andrés L.
una mayor subjetividad nacional que atañe a las letras y que implica a las artes, sobre to- Mateo. Op. Cit.
Página 33.
do a la pintura. Además, esas notas tienen el valor de sugerirle al artista de toda imagen Confert.

que se desvista del pasado, del recuerdo y de los idealismos desnudándose en una reali-
dad actual, presente, real, personal e inevitablemente desordenada. Este desorden del fu-
turo, en buen término, significa rompimiento con las normas o las reglamentaciones que
sitúan a los artistas del porvenir de cara a las vanguardias. En conexión con la incitación
vedrinista del reencuentro consigo mismo y la estética amétrica, aparece el Postumismo
nueve años después de la publicación de Galeras de Pafos.

Enrique García-Godoy|Genoveva en el puerto|Óleo/tela|50 x 50 cms.|1928|Col. Raquel García-Godoy de Priego. Enrique García-Godoy|Madre con sus dos hijas|Óleo/tela|27 x 36 cms.|Sin fecha|Col. Raquel García-Godoy de Priego.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |36| |37| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|15| El Postumismo es el primer movimiento cultural dominicano que entraña una ruptu-
Anderson Imbert,
Op. Cit. ra con las maneras tradicionales de la literatura precedente (salvo con la tendencia ve-
Página 37.
Confert. drinista), aglutinando un buen número de relacionados directos e indirectos; mante-
niendo una militancia consecuente, combativa y durable en la isla;|15| y sustentándo-
se en un manifiesto que representa el primer escrito dominicano de índole socio-cul-
tural, con declaración de principios o propósitos de interés general en lo que atañe al
ámbito artístico. El manifiesto se publica en 1921, año en el cual la dictadura imperia-
lista del ejército de los Estados Unidos aún lesiona directamente la soberanía domini-
cana. Los planteamientos del documento no expresan una posición política per se, o en
concordancia con la movilidad de los intelectuales que demandan la desocupación mi-
litar. Evasor de ese partidarismo, la declaratoria plantea otro tipo de compromiso me-

nos circunstancial. Entendiéndose o no que era una postura política consciente o in-
consciente, el Postumismo demandaba la búsqueda inmediata de la realidad nacional
reencontrada como geografía, tierra y patria. En relación a este punto escribe Alcánta-
ra Almánzar: «Si no se toma en cuenta que el país estaba bajo la dominación norteame-
ricana en el momento en que se escribió el Manifiesto y que estos poetas veían como
una necesidad la búsqueda de lo nacional en una época de abierta desnacionalización a

Celeste Woss y Gil|Mujer en reposo|Óleo/tela|65.5 x 84 cms.|1941|Col. Museo de Arte Moderno. Celeste Woss y Gil|Retrato de dama con traje de rosa|Óleo/lienzo|51 x 40 cms.|Sin fecha|Col. Privada.
Celeste Woss y Gil|Desnudo|Óleo/tela|98 x 51.5 cms.|1941|Col. Museo de Arte Moderno.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |38| |39| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|16| todos los niveles, de nuestra formación social, no se podrá justificar esa inmersión en el como apoyo espiritual, se realiza, antes que todo, contra las manifestaciones de la Vanguar- |20|
Alcántara Idem.
Almánzar, José. mundo dominicano, esa urgencia de reafirmación como pueblo».|16| dia, ya que en este momento los puntos de referencia europeos son el futurismo italiano, el Páginas 16-18.
Estudio de Poesía Confert.
Dominicana. Andrés L. Mateo define el Postumismo como el movimiento literario cuyas caracterís- dadaísmo francés o alemán y, posteriormente, el surrealismo. Condicionado por la Vanguar-
Página 111.
Confert. ticas entrañan un reencuentro con el paisaje nacional, con la inmediatez, con la abierta dia y utilizando el estilo de los manifiestos, la Proclama Postumista «es una antivanguardia
proclama de democratizar el disfrute estético, y de hacer personajes de sus poemas a los cuya cólera y antimímesis absoluta equivale a un americanismo pánfilo, declamatorio y sub-
|17|
Mateo, Andrés L. seres sencillos.|17| Este reencuentro lo refleja el Manifiesto Postumista redactado por jetivista». Mateo estima que el manifiesto es un acto de iconoclastía soberbia contra todas las
Op. Cit.
Página 41. Andrés Avelino, quien lo firma al final de los 20 acápites alfabéticos, en la Colina Sacra, formas de la cultura universal, pero sobre todo contra las vanguardias. Él sustenta, además,
Confert.
el lugar de la celebración de tertulias. El enunciado único del Manifiesto|18| postula que «el Postumismo con su postura antivanguardista no entraña una actitud de salto al va-
|18| que La América debe superar a la Europa, argumentándose seguidamente que no po- cío, de tabla rasa. Era, más bien, la hipérbole de un pensamiento americanista (…), pero por
Manifiesto
Postumista. demos seguir siendo súbditos de una aristocracia intelectual que no nos pertenece. En eso mismo en la cultura dominicana el manifiesto de los postumistas es una provocación al-
dem.
Páginas 43-45. consecuencia, se rechazan los modelos de las artes europeas (clásico, renacentista, ro- tamente creativa y una mirada escrutadora hacia el pozo sin fin de nosotros mismos».|20|
Confert.
mántico e incluso las vanguardias) como materia de la creación futura del continente
|19| que califican de nueva media parte del mundo. El postumismo, en consecuencia, pro-
Mateo, Andrés L.
Idem. pugna por un arte de América, definiendo una estética con los principios y valores que
Página 17.
Confert. postula el manifiesto, entre ellos los que se citan a continuación:
a|Vida sincera e íntima, arte autóctono, para abrir la talanquera que nos ha separado
del infinito.
b|La materia poética es creación. Nuestra belleza de sombra y luz será la belleza del
futuro.
c|Forma y fondo y fondo y forma serán una misma cosa, ya que nuestro acento emo-
cional permite una mezcla igual de ideas y de emoción.
ch|Representación natural de los sonidos como ley-motivación, parquedad en los se-
mitonos, melodías cortas individuales no mayores de dos tiempos. Supresión de caldero-
nes kilométricos.Armonías generales obtenidas con la inarmonía de las melodías cortas.
d|Menos ritual en el arte pictórico, ni la majestad de la Gioconda ni la mofa del im-
presionismo.Triunfo de la luz sobre el color de los paisajes. Magnitud esencial del mo-
tivo en el fondo de los cuadros, objeción y representación natural de las cosas.
e|Dominio de las líneas escultóricas.Vibración conjunta de músculo y cerebro. Diná-
mica subjetiva de los actos.
f|En esta era de sectas literarias, se hará una sola momia de todos los críticos. Los cer-
támenes y las exposiciones serán anuladas temporalmente. Cada obra se perpetuará por
sí misma.|19|
Básicamente literario y punto de partida de un movimiento de poetas, el manifiesto tiene
la importancia de asociar los campos de la música, de la pintura y de la escultura. Además,
al replegarse el movimiento hacia lo propio, en búsqueda de algo que pueda ser utilizable Enrique García-Godoy|Patio|Óleo/tabla|18 x 25.5 cms.|Sin fecha|Col. Familia Ceballos Estrella.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |40| |41| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

1|3 Los orientadores de la modernidad motor, en porcentaje muy inferior frente a los predominantes animales de montura, ca-
rretas, carretillas, carruajes y recuas de carga que transportaban los productos rurales ha-
cia los mercados pueblerinos; mercados como el de Santiago, próspera comunidad en
donde predominaban las lamparitas humeadoras y el quinqué a pesar del alumbrado
eléctrico inaugurado con festividades en 1915. Santo Domingo y Santiago fueron las
primeras comunidades dotadas de alumbrado eléctrico y público.
En la década de 1920 las rutas terrestres las constituían viejos caminos asociados al pe-
ríodo de la colonia, atravesando espesos bosques y ladeando montañas; caminos que co-
menzaron a reorientarse con los trazados de las vías férreas, con el proyecto de carrete-
ras que emprendió la administración de Ramón Cáceres y el programa de obras públi-
cas que asume el gobierno ocupacionista. En 1924, la construcción de carreteras de pri-

Simultáneo al despliegue del activismo de los escritores postumistas, aparecen varios ar-
tistas que aislados o distantes en sus respectivos medios comunitarios inciden como
nuevas conciencias del hacer pictórico, al asumir también, casi todos, el rol docente. Es-
tos nuevos orientadores se desenvuelven en los decenios 1920 y 1930, período en el
cual la población dominicana fluctúa entre 894,625 habitantes, de acuerdo al primer
censo nacional (1920), y 1,479,417 pobladores registrados por el censo de 1935. Hacia
los años veinte, las vías comunicativas modernas eran el ferroviario y las goletas que de-
bían abordarse en los puertos marítimos del sur para viajar al norte, o en la comunidad
norteña de Puerto Plata para llegar a la ciudad Capital y otros poblados sureños. En las
dos grandes regiones que dividían el país ya se conocían la bicicleta y el vehículo de

Celeste Woss y Gil|Vista de la ciudad desde la orilla oriental (detalle)|Óleo/tela|26 x 92 cms.|1922|Col. Octavio Enrique García-Godoy|El dulce de leche|Óleo/tela|45 x 42 cms.|Sin fecha|Col. Marianela Jiménez.
Amiama de Castro.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |42| |43| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

mera clase, para la movilidad automovilística, alcanzaban 652 kilómetros, ampliándose b| Con los tres pintores, la enseñanza artística se reorienta con un método diferente al
en 1930 a 934 kilómetros que comunicaban a Monte Cristi, Santiago, Moca, La Vega y empleado en la Academia de Rodríguez Urdaneta, vigente a inicio de la década 1930.
San Pedro de Macorís. La principalía de estas comunidades conjuntamente con Sánchez c| Ellos dan lugar a la fundación de tres academias. En 1920, funda Gómez la de San-
y Puerto Plata, tenía mucho que ver con el desenvolvimiento comercial y productivo, tiago. En 1924, establece la Woss y Gil su taller-escuela, que es el primero de los dos
razón por la cual recibieron los efectos de una transformación arquitectónica, urbanís- centros que funda en la ciudad Capital. Alrededor del 1930 establece García-Godoy la
tica, así como del uso de medios técnicos modernos y de asimilación en las modas, los Academia de Dibujo y Pintura de La Vega.
gustos y los estilos. Sin embargo, pese a esos efectos de cambios que conllevó la defini- ch| Las enseñanzas de los tres determinan el desarrollo del naturalismo isleño con un
ción de una aristocracia de clubes, tales ciudades preservaban un aire pueblerino, más desenlace impresionista e incluso destellos, elementos y métodos del post impresionis-
rural que urbano. En varias de esas comunidades reaparecen los personajes nativos que, mo.
una vez ubicados, instalan los atelieres respectivos y los cuales también establecen acade- d| Con estos nuevos orientadores se produce una ampliación del temario pictórico. El
mias. Al medio santiaguense retorna Juan Bautista Gómez; a la comunidad vegana re- paisaje regionalista, el costumbrismo y el tipicismo, entre otros enfoques, dejan atrás el

gresa Enrique García-Godoy, en tanto Celeste Woss y Gil vuelve a Santo Domingo. indigenismo, las añejas vistas de Santo Domingo, el fondo oscuro y tenebrista de los re-
Aunque los tres se desenvuelven en cierta manera distantes entre sí; aisladamente en las tratos. El enfoque exótico, nostálgico-romántico es sustituido por el tratamiento de la
respectivas comunidades, el activismo que representan origina más de una asociación: realidad bajo el estallido de la luminosidad.
a| Con Woss y Gil, Gómez y García-Godoy se multiplica la educación artística de ma- e| Las influencias artísticas y docentes de Woss y Gil, Gómez y García-Godoy impul-
nera territorial. Los núcleos escolares conforman una proyección que enlaza a Santo san vocaciones decisivas, fecundas y recias como individualidades y como cultivadores
Domingo, La Vega y Santiago. modernos ceñidos a temas nacionales.

Juan Bautista Gómez|De la serie: Medallones de los Evangelistas (fragmento)|Década 1930|Col. Catedral de Santiago. Juan Bautista Gómez|Retrato de Peña y Reynoso|Carboncillo/papel|58.5 x 46 cms.|C.1943|Col. Centro Cultural
Eduardo León Jimenes.
Juan Bautista Gómez|De la serie: Medallones de los Evangelistas (fragmento)|Década 1930|Col. Catedral de Santiago.
Juan Bautista Gómez|Retrato de Príamo B. Franco|Óleo/tela|40.6 x 23 cms.|Sin fecha|Col. Rafael Del Monte.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |44| |45| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

JUAN BAUTISTA GÓMEZ, nacido en 1870, es quien inicia de manera formal el


desarrollo pictórico en Santiago de los Caballeros, de donde es oriundo, aunque la
cronología señala a otros pintores anteriores, entre ellos a Arturo Grullón, quien real-
mente es el primer artista santiaguense de relevancia social o histórica. El precede a
Juan Bautista, hijo de matrimonio santiaguero, cuyo padre fue soldado durante la
Guerra de Independencia y «ejerció con provecho en el mercado de almacenaje de
tabaco en rama», posición que le permitió ofrecerle una esmerada educación a su pro-
le, entre ellos al hijo pintor, quien desde pequeño manifestó vocación hacia las artes.
Los cuatro Evangelistas en la cúpula de la Iglesia Mayor de Santiago fueron pintados
por él en su juventud. Casado, con hijos, vivía en Puerto Rico, cuando fue designa-
do cónsul dominicano en París (…) aprovechando bajo el tutelaje de notables maes-

tros.|21| En Francia transformó su paleta que se ceñía a la academia decimonona e |21|


Gómez, Teodoro.
igualmente adquiere la vivencia de la escuela naturalista y del método de pintar fue- Carta del 4 de
marzo de 1980.
ra del recinto techado, al aire libre, realizando excursiones, método que aplica cuan- Página 2.
Confert.
do regresa a la república nativa.
El pintor Gómez retornó al país antes de que estallara la Primera Guerra Mundial
(1914-1918) instalando en la ciudad natal el primer atelier artístico que se recuerda. Fre-

Juan Bautista Gómez|Aguatero|Óleo/madera|46 x 35 cms.|C. 1920|Col. Elba y Popi Bermúdez. Juan Bautista Gómez|La litera|Óleo/tela|103 x 160 cms.|1941|Col. Museo Arte Moderno.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |46| |47| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|22| cuentado por jóvenes citadinos, este taller, e igualmente su academia fundada en 1920,
Idem.
Página 4. posibilitan la orientación de un grupo de individualidades. Reducido y fluctuante, con
Confert.
el mismo se define el primer núcleo artístico santiaguense. En esa nucleación ya figu-
ran Arturo Grullón,Tuto Báez y el maestro Gómez, añadiéndose Yoryi Morel, Federi-
co Izquierdo y Quico Morel (pintores), Joaquín Priego y López Glass (escultores), San-
tiago Bueno y Federico W. Lithgow (fotógrafos), y Salomón Jorge (dibujante). De la la-
bor orientadora de Juan Bautista se desprende la temática más distintiva de la Ciudad
del Yaque. Aunque pintor, básicamente, era también escultor y fotógrafo. Desde su ubi-
cación en el medio provincial laboró profusamente como retratista y en pintura folkló-
rica, o sea, paisajes y escenas costumbristas.|22| Al aire libre, en la cercanía de su ho-
gar, reproducía las viviendas del vecindario e igualmente transcribía arbustos y flores

con el empleo del carboncillo, la acuarela, el óleo. En sus lienzos, por lo regular de pe-
queños formatos, trató el tema de aguateros, vendedor de frutas, resultando La Litera, su
cuadro más difundido, al ser adquirido para la pinacoteca del Estado a inicios de la dé-
cada de 1940. Algunas marinas, lo más probable de su período europeo, también for-
man parte del repertorio pictórico de este pintor que además realizó escenas de Puer-
to Príncipe, Haití. Muchas de sus pinturas carecen de la firma personal; no obstante, son

Juan Bautista Gómez|Flor de cayuco|Óleo/tabla|25.5 x 41 cms.|C. 1920|Col. Familia Ceballos Estrella. Juan Bautista Gómez|Paisaje del río Yaque|Óleo/tela|51 x 36 cms.|1919|Col. Marianela Jiménez.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |48| |49| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

reconocidas por el temario, el encuadre y un tratamiento de color riguroso, por lo re- |23|
Dato referido por su
gular amarillento, acentuado de opacidad atmosférica, transparenciada. alumno Juan José
Estévez. Confert.
Juan Bautista Gómez era llamado El León|23| por los alumnos de Bachillerato, ya que
ejerció docencia de Dibujo y otras disciplinas en varios centros de la ciudad. Este apo- |24|
Peña Defilló,
do tenía que ver con su exigencia disciplinaria e igualmente con su temperamento iras- Fernando. El Cari-
be, Suplemento,
cible. Pintor, dibujante, escultor (es autor de un busto de Peña y Reynoso), fotógrafo y 20 de junio de
1970. Confert.
poeta ocasional, es juzgado como impresionista|24| y como autor que sabía copiar en
forma personal y afortunada las costumbres y el paisaje dominicano.|25| Las señales del |25|
Henríquez Ureña,
impresionismo, del costumbrismo y la atención al paisaje circundante, pueblerino y de Max, cita en Ro-
dríguez Demorizi.
campiña, marcan a pintores regionales más dotados que frecuentaban su taller, no sola- Pintura y Escultu-
ra. Página 114.
mente para verlo trabajar, sino para compartir los conocimientos de su formación eu- Confert.

ropea. Bautista Gómez fue profesor de dibujo en la Escuela Normal de Santiago, así co- |26|
Gómez, Teodoro.
mo Director de la Escuela de Artes Manuales desde la década de 1920 hasta principios Op. Cit.
Confert.
del 1940, cuando se marcha a Nueva York donde vivió hasta su muerte ocurrida en
1945. Sus últimas obras pictóricas fueron los retratos de nuestros próceres Duarte, Sán-
chez y Mella, que le fueron ordenados por el Gobierno de Trujillo, para ser expuestos
en el Senado, en Santo Domingo.|26| Él, también retrata al dictador.

Juan Bautista Gómez|Paisaje para el amigo H. Pastoriza|Acuarela/papel|45.6 x 28 cms.|1929|Col. Familia Ceballos Juan Bautista Gómez|Puerto (muelle viejo de Puerto Plata)|Óleo|25.5 x 52 cms.|Sin fecha|Col. Familia Ceballos Estrella.
Estrella.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |50| |51| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

El segundo orientador de la modernidad, ENRIQUE GARCÍA-GODOY, nace en |27|


García-Godoy,
1886, perteneciendo a una familia con prestigio social e intelectual. Su padre Federico Enrique, referido
por Angela Peña.
García-Godoy (1857-1924) era un escritor fecundo, ampliamente reconocido en la Re- Ultima Hora, 2 de
junio de 1980.
pública y con muchas relaciones en América. En medio de un ambiente culto creció la Página 19.
Confert.
descendencia que procreó el escritor con Rosa Clara de Jiménez. Enrique, desde tem-
pranos años manifiesta interés hacia las artes plásticas, opinando en el apogeo de su ejer-
cicio vocacional que «la escuela de todos los tiempos será siempre la naturalista y la obra
artística ahora y siempre, será convencional e interpretativa».|27|
Enrique García-Godoy recibió la primera orientación pictórica localmente, en La Ve-
ga, probablemente del español Manuel Pueyo. En 1907 ya figuraba su nombre en una
exposición organizada por el Ateneo Dominicano, pero sólo en 1910 pudo ejecutar al-

gunas obras pictóricas de importancia.|28| Hacia la década del treinta, Abigaíl Mejía |28|
Catálogo Segunda
ofrece el siguiente perfil de este orientador nacional: «El artista García-Godoy nació en Exposición Bienal
Nacional (…),
La Vega (…) de una familia de abolengo. Es pintor y escultor, autor de varias obras no- 29 de febrero de
1944.
tables. Ha ganado varios lauros en diferentes certámenes a los que ha concurrido con Confert.

sus cuadros. Como cónsul de Italia pudo extender su panorama artístico viendo las
obras de los grandes maestros en aquellos museos. Es Director de una Academia de Di-

Juan Bautista Gómez|El puente de Nibaje|Óleo/madera|43 x 33 cms.|1920|Col. Ramón Francisco. Enrique García-Godoy|Crucifixión|Óleo/tela|240 x 180 cms.|1931|Col. Museo de Arte Moderno.
Enrique García-Godoy|Descendimiento de Cristo|Óleo/tela|71.5 x 58.5 cms.|Sin fecha|Col. Familia Ceballos Estrella.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |52| |53| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|29| bujo y Pintura en La Vega».|29| Es probable que muchas obras firmadas E. Godoy, sean mila con su creencia, intelectualismo, contactos y la medular condición de ser hijo del |30|
Mejía, Abigaíl. Suro, Darío.
Revista de de su autoría, nombre que también aparece en algunas portadas de revistas que circula- trópico. La ubicación de Italia le permitió viajar a otros países europeos, visitando in- Arte Dominicano.
Educación No. 52. Página 22.
Julio-agosto de ban en el decenio 1920, entre ellas La Cuna de América. numerables museos que sirvieron de acicate para la formulación de un arte más defini- Confert.
1939. Anexo
Página 11. Tenía aproximadamente cuarenta años de edad cuando se localiza en la nación italiana, do, que hasta cierto punto se podría relacionar en algunos momentos con el Art Nou-
Confert. |31|
fungiendo como cónsul dominicano con asiento en el Puerto de Génova, en la etapa veau. Además de esta lejana referencia que se aprecia en sus desnudos y cuadros de pe- Priego, Joaquín.
Listín Diario. 19
1924-1930, en la que gobierna Benito Mussolini con un régimen fascista. Las artes ita- queños formatos,|30| se pueden establecer nexos con otras escuelas absorbidas duran- de julio de 1980.
Confert.
lianas experimentan la fuerte sacudida del movimiento moderno futurista que busca re- te su permanencia en el viejo continente. Aquí también se relacionó con el pintor es-
presentar la simultaneidad de los tiempos (pasado, presente y futuro), evocando sobre pañol Ignacio Zuloaga (1870-1945), a quien le hizo un retrato y del cual obtuvo nota- |32|
Suro, Darío.
todo a la sociedad y las técnicas del porvenir. Pero la sacudida es apenas un viento que ble influencia.|31| Arte Dominicano.
Página 22.
sopla frente a la poderosa e incólume tradición conservadora y realista del arte italiano García-Godoy es el primer artista dominicano que formula una teoría estética, sobre Confert.

con la que tropieza el vegano cuya mentalidad responde a esa estilística en la que se asi- la que se tiene conocimiento. Con el título Cánon geométrico, principio estético de la con-
|33|
formación morfológica del cuerpo humano, es un texto redactado entre 1924-1944 y cuyos García-Godoy,
referido por María
manuscritos ha salvado su hija Raquel, transcribiéndolos pacientemente. Es una obra Ugarte. El Caribe,
Suplemento 5 de
ilustrada con más de 70 dibujos a color, de una sorprendente originalidad.|32| En ella mayo de 1973.
Confert.
afirma que la belleza física es una ecuación y un teorema, señalando además que el
cuerpo humano, desde el punto de vista plástico, es la perfección más exquisita. Pen-
saba Enrique García-Godoy que «... no basta el simple campo de las proporciones pa-
ra estimar la belleza del cuerpo humano. Se necesitan otros estudios complementarios
para poder rendirnos cuenta del valor estético de esa forma complicada», por lo que
concluye que «... la solución de este interesante problema estético, o mejor dicho, la
interpretación morfológica de la forma del cuerpo humano y su mayor o menor gra-
do de armonía, habrá de estudiarse a base de una combinación geométrica lógicamen-
te apropiada a la expresión misma de la forma, es decir, a su configuración peculiar».
Refiriéndose al cuerpo humano, la desnudez significa para él, «la esencia de Dios en la
perfección de su obra universal», por lo que consideraba, en materia artística, inofen-
siva a la moral sobre todo cuando ella se inspira en motivos elevados que dan a esas
formas fisiológicas noble valor estético y encanto de sana poesía. Ninguna figura satis-
face más en plástica y en sentido que la figura humana para la concepción artística en
determinados temas de alta significación ideológica, porque ella pone ese doble valor
de fondo y forma que no se encuentra tan cumplidamente en otro ser. Sólo el arte es
capaz del milagro de la pureza estética al mostrar por cualquiera que sea el medio ar-
moniosamente conformado».|33|
Pintor de abundante producción, la obra de García-Godoy revela a un protagonista
transitando entre dos épocas o siglos, con los reflejos vivenciales de muchas realidades
Enrique García-Godoy|Regreso de Duarte a la Patria Libre (detalle)|Óleo/tela|219 x 336 cms.|1944|Col. Museo y tiempos que ineludiblemente transcribe siendo a la vez un académico, un protomo-
Casa de Duarte.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |54| |55| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|34| dernista y un romántico. Su academicismo depurado, observa Suro, se expresa en sus año este último en el cual celebra una retrospectiva constituida por 100 óleos, 77 pas-
Suro, Darío.
Op. Cit. desnudos,|34| en tanto que el romanticismo lo revela en las obras de temario históri- teles, 50 acuarelas y dibujos y 7 estudios morfológicos.
Confert.
co, muchas de las cuales ofrecen aspectos muy naturalistas. Los reflejos del estilo Art El temario en la obra de García-Godoy define retratos, paisajes, desnudos, asuntos religio-
Nouveau, incluso simbolistas y de la tendencia neo-impresionista, se asocian a la etapa sos, escenas populares o costumbristas, alegorías y temas históricos.Tres óleos de gran for-
italiana del artista. mato se asocian a hechos de la historia dominicana. El más reconocido es La entrevista de
En otro sentido, la obra de este orientador vegano puede apreciarse por etapas, lo cual José Martí y Máximo Gómez (óleo 1944), de una veracidad histórica que garantiza un tes-
permite juzgar su obra expresándose entre la academia conservadora y los reflejos mo- tigo ocular (Emilio Ceara), del cual parece se valió el pintor para reproducir el memora-
dernistas. Desigual es la obra de su etapa juvenil que desarrolla entre 1910-1924, cuan- ble encuentro que tuvo lugar en el paraje de Guayubín, en marzo de 1895. En esta obra
do se compara con la etapa italiana (1924-1930), en la que asume vivencias sociales y se destaca el contraste agudo que ofrecía la fisonomía del pensador cubano, de amplia
estilísticas, produciendo una obra más madura, pero menos nativista o criolla al com- frente y blanca tez, y el veterano militar dominicano, vestido con ropa de combate y cur-
pararse con los temas que asume en el país, sobre todo en La Vega, entre 1930 y 1945, tido el rostro por la inclemencia de la vida en la manigua. Es notable, también, el relieve

Enrique García-Godoy|Manuscrito de Montecristi|Óleo/tela|121 x 174 cms.|1945|Col. Banco Central de la República Enrique García-Godoy|Federico García Godoy y su esposa|Óleo/tela|68 x 99 cms.|Sin fecha|Col. Raquel García-Godoy
Dominicana. de Priego.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |56| |57| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

de los detalles de la luz que, a chorros, entra por la puerta y se diluye en el interior del |35|
Ugarte, María.
rancho mientras afuera los caballos retozan en el campo.|35| Las otras dos pinturas his- Op. Cit.
Confert.
tóricas son El regreso de Duarte a la Patria y La batalla del Santo Cerro. La primera se con-
serva en el Museo Duartiano y la segunda en el Santuario de Las Mercedes, en La Vega.
Este último cuadro también es conocido por el título de La batalla del milagro.
García-Godoy expuso únicamente en 1945, en La Galería de Bellas Artes. Dos años más
tarde falleció a los 62 años, precisamente cuando nuevos planteamientos, opuestos a su
estilística, empezaban a pronunciarse en el ambiente de Santo Domingo. Se afirma que
murió afectado por la depresión que le provocó la fría acogida de la exposición por par-
te de la intelectualidad capitaleña, pese al numeroso público que la presenció. Exhibió
más de 200 trabajos de su amplia producción.

CELESTE WOSS Y GIL es la primera mujer artista dominicana que se destaca co-
mo decisiva orientadora del arte nacional, al mismo tiempo que se vincula al impulso
moderno del mismo. Oriunda de Santo Domingo, nació en 1890, año en el que esta-
ba consolidada la dictadura de Ulises Heureaux, a quien su padre, Alejandro Woss y Gil
(1856-1932) le allanó el camino al poder cuando ocupó la presidencia de la república
en 1885-1887. Militar, político, hombre culto y con aficiones artísticas, ocupó nueva-

Enrique García-Godoy|Mi esposa Graciela en el Parque Central|Óleo/tela|60 x 37 cms.|Sin fecha|Col. Raquel Enrique García-Godoy|Mi madre Rosa de García Godoy|Óleo/cartón|50 x 40 cms.|Sin fecha|Raquel García-Godoy
García-Godoy de Priego. de Priego.
Enrique García-Godoy|Niña con sus juguetes (retrato de su hija Raquel)|Óleo/tela|84 x 63 cms.|1943|Raquel
García-Godoy de Priego.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |58| |59| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|36| mente la presidencia del país en 1903, pero a los ocho meses de gestión fue derrocado, mo Plicita, quien se especializó en escultura y casó con un tío materno, radicándose la |38|
Adrover, Belkiss. Revista Oriente
El Nacional de teniendo que irse al exilio con sus hijos y su esposa, doña María Ricart y Pou, y en pareja en el país cubano. Ambas hermanas exponen en la Academia de Bellas Artes. La Literario. 1 de
iAhora!, 18 de agosto de 1911,
agosto de 1985. Francia permanecieron nueve años. Allí en París, la entonces pequeña Celeste Agustina menor de ellas, Celeste Agustina, también exhibe junto a su maestro en la vitrina mues- referencia en
Confert. Nereida Lahit-
aprendió el francés a la perfección,|36| al igual que sus hermanos Ana María (n. 1885) trario del conocido establecimiento comercial El Palo Gordo, convertido hermosamen- Bignott. Op. Cit.
Página 160.
|37| y Francisco (n. 18..?). te por sus dueños en verdadera urna de arte. De acuerdo a una crónica de 1911, ella ex- Confert.
Idem.
Confert. La prestancia paterna, la pudiente posición social de la familia y el exilio, permitieron pone un bello óleo y Tejeda dos preciosas acuarelas.|38|
que Celeste Woss y Gil fuera respaldada desde el momento en que expresa su preferen- Después de la formación en Cuba, en donde ofrece muestra fructífera de su pasión ha-
cia y vocación hacia las artes.Al trasladarse con su familia a Santiago de Cuba, inició sus cia el arte pictórico, Celeste Woss y Gil viajó a los Estados Unidos en donde el realis-
estudios artísticos en la Academia de Pintura, bajo la dirección de José Joaquín Tejada, mo imperaba como tradición pictórica y la renovación de las vanguardias europeas tra-
quien había estudiado pintura en España y se había distinguido como paisajista.|37| En zaban una paralela, sobre todo en Nueva York. A esta urbe llega la pintora dominicana
la misma Academia también estudió su hermana Ana María Woss y Gil, conocida co- en 1922, inscribiéndose en The National Academy y la Art Students League, recibiendo en

esta última las orientaciones de Frank Vincent Du Mond y George Lukacs.|39| Esa |39|
Adrover, Belkiss.
institución promovía a la sazón una actitud realista, racionalista y directa con respecto a Op. Cit.
Confert.
la representación de los fenómenos observados. Ello sin duda condicionó la reacción de
Woss y Gil a las figuras y objetos pintados a lo largo de su carrera. Como otros artistas
procedentes de medios conservadores,Woss y Gil permaneció al margen de los experi-
mentos más radicales del cubismo y movimientos similares que ocurrían a su alrededor

Celeste Woss y Gil|Bodegón con frutas|Óleo/lienzo|50.7 x 73.7 cms.|1945|Col. Ana de Woss y Gil y Familia. Celeste Woss y Gil|Racimo de rulos|Óleo/cartón|46 x 36 cms.|Sin fecha|Col. Mauricio Fernández.
Celeste Woss y Gil|Bodegón con crisantemos|Óleo/lienzo|83.3 x 60.9 cms.|1945|Col. Ana de Woss y Gil y Familia.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |60| |61| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|40| en Nueva York, París y otros centros.|40| Pero esa automarginalidad no significa que |C| Celeste decide en 1928 volver a Nueva York para aprender anatomía artística y re-
Sullivan, Edward.
Modern and ella no asimilara cambios decisivos del arte moderno occidental. Los asume con la pre- lacionarse con las nuevas conquistas de las artes visuales.
Contemporary
(…). Op. Cit. ferencia de las figuraciones realistas y el equilibrio de un temperamento que hace del |CH| En la citada urbe, aprende, además, a dibujar patrones a la medida, conocimien-
Página 138.
Confert. arte una catarsis personalizada, pero también una entrañable misión en la sociedad a la to que a su regreso a Santo Domingo en 1931 comenzó a impartir como maestra en la
que pertenece como criolla, isleña y dominicana. Escuela Industrial de Señoritas.
|41|
Adrover, Belkiss. Celeste Woss y Gil participa de una muestra colectiva de la Art Students League (1923), |D| En su hogar de la Calle Luperón abrió Celeste Woss y Gil su nueva Academia de
Op. Cit.
Confert. viajando al país natal en 1924. En este año instala un moderno estudio artístico en San- Dibujo y Pintura y ahí enseñó durante más de diez años a un numeroso grupo de jó-
to Domingo, frente a la vieja Catedral Primada, y acondiciona el patio de la casa para venes de uno y otro sexo. Cada año ofrecía una exposición de los mejores trabajos de
la enseñanza pictórica. Mujer-pintora y artista docente, a la joven Celeste Woss y Gil se sus alumnos. Esas muestras colectivas despertaban gran interés y entusiasmo en el pú-
asocian varios registros desde el año de su retorno en adelante. Estos se enumeran de blico entendido y amante de las bellas artes.
acuerdo con Belkiss Adrover:|41| La aparición artística de Celeste Woss y Gil resulta importante durante el período de su

|A| Para inaugurar el estudio-escuela Celeste presentó una exposición de pinturas, que desenvolvimiento primordial, correspondiente al 1924-1940. Con ella se reorienta y
podemos registrar como la primera individual del país, la cual suscitó elogiosos comen- fortalece la enseñanza artística en el ámbito de la capital dominicana, representando al-
tarios de los críticos de arte de los periódicos Listín Diario y La Opinión, los de mayor cances de notable proyección futura. La rigurosa formación conseguida en los centros
circulación e importancia. en donde estudió le permitieron convertirse en una opción docente femenina en po-
|B| A la escuela-estudio asisten sus primeras discípulas: Delia Weber,Amada Nivar, Ni- sesión además de un método moderno. En tales relaciones ella se convierte en la pri-
nón Coiscou, Ligia Ortiz, Dulce María de Marchena y Virginia Dubreil. mera mujer dominicana de trascendencia artística, con magisterio en las artes, a pesar

Celeste Woss y Gil|Estudio de la figura masculina sedente|Carboncillo/papel|48.3 x 33 cms.|1915|Col. Ana Woss y Celeste Woss y Gil|Modelo parada|Carboncillo|46 x 33 cms.|1925|Col. Mauricio Fernández.
Gil y Familia.
Celeste Woss y Gil|Mujer de espaldas|Carboncillo|46 x 33 cms.|1925|Col. Mauricio Fernández.
Celeste Woss y Gil|Estudio de la figura femenina|Óleo/lienzo|73.7 x 60.9 cms.|1920|Col. Ana de Woss y Gil y Familia.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |62| |63| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

de que algunos nombres femeninos, antes que el suyo, se estimen como notables. Es el
caso de Adriana Billini, pero esta pintora, también docente, queda laboralmente vincu-
lada a Cuba.
Orientadora de la modernidad pictórica nacional en un período decisivo, frente a los
también orientadores Gómez y García-Godoy, Celeste Woss y Gil se convierte en una
protagonista excepcional, ya que asumió como mujer la ruptura desde todos los ángu-
los de su humanidad; y, sobre todo, en una época y en un medio social donde pocas re-
presentantes del género rompían patrones tradicionales, a pesar del movimiento femi-
nista que clamaba por la necesaria y justa igualdad con el hombre. Aparte de ser la pri-
mera en mostrar su producción conjunta, y además dedicarse a la docencia artística, ella
era pionera en el enfoque del desnudo como tema, militando en la primera organiza-

ción nacional que clama por el reconocimiento del derecho político para la mujer. Pe-
ro iba más lejos: aspiraba, buscaba y ofrecía testimonio de su fuero humano, femenino,
personal, artístico, social.
Al establecerse definitivamente en el país, Celeste Woss y Gil realizó obras al natural: re-
tratos y desnudos preferentemente femeninos. Ella había realizado en 1919 un elocuen-
te retrato de mujer desnuda que, aparte de romper con el viejo canon idealizador del

Celeste Woss y Gil|Mujer vestida de verde|Óleo/tela|51 x 40 cms.|Sin fecha|Col. Privada. Celeste Woss y Gil|Retrato de mujer joven|Óleo/lienzo|55.9 x 50.8 cms.|1930|Col. Ana de Woss y Gil y Familia.
Celeste Woss y Gil|Retrato de mujer|Óleo/tela|49.5 x 39.5 cms.|Sin fecha|Col. Familia Antuñano Peralta.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |64| |65| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|42| tratamiento, la ubica como precursora dominicana del tema asumido con visión mo-
Amiama, Manuel,
referido por derna. Pero el enfoque reiterado con el tiempo en otros desnudos y en su predilección
Octavio Amiama:
Xavier Amiama, para captar muchachas jóvenes y mulatas, no sólo provoca la reacción de los moralistas,
pintor (…).
Página 73. puritanos y racistas, sino también la sospecha de un encubierto lesbianismo, aunque la
Confert.
extremada protección que le dispensaba a su alumno Xavier Amiama también eviden-
ciaba que estaba enamorada al menos platónicamente de él.|42| En la década del 1930,
ella contrajo matrimonio. Esta ruptura de la soltería la refiere la ficha de una obra suya
que redacta su amiga Abigaíl Mejía para el Catálogo del Museo Nacional; ficha en la
cual anota el apellido de esposo: 21. Retrato del Gral. Alejandro Woss y Gil / Óleo /
0.42 cms. x 0.29 cms. / Pintor: Celeste Woss y Gil de Félix. / Donante: la autora, a so-
licitud de la Dirección/(1856-1932). Cabeza de perfil, el ex-Presidente aparece con su

Celeste Woss y Gil|Naturaleza muerta (detalle)|Óleo/tela|18 x 28 cms.|Sin fecha|Col. Mauricio Fernández. Celeste Woss y Gil|Joven mulata con vestido rosa|Óleo/tela|106.5 x 36.3 cms.|1944|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |66| |67| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|43| característica y enérgica tiesura, algo calvo, en plena madurez. Lleva gafas puestas, vesti- con las cuales se esforzaba por una nueva factura y una nueva visión del color, como en |44|
Mejía, Abigaíl. Anotación a marco
Op. Cit. do de negro y cuello de pajaritas. Fondo oscuro. Pintado en 1912, es la primera obra la excepcional pintura Vendedores (óleo 1940) que enfoca a una pareja de marchantes y foto del cuadro
Confert. Vendedores,
hecha del natural por la autora».|43| criollos. En primer plano un anciano, macuto en hombro y portando una gallina. En en Catálogo
Exposición
La referida ficha es del 1939, año en el cual ella era la consorte legal de Ernesto Félix, segundo plano, una marchanta con típico paño de cabeza, casi junto a su mesa de fru- de Bellas Artes,
1940.
más bien conocido como Von Félix, quien se dedicaba a la venta de seguros, poseyen- tos tropicales.|44| Confert.

do oficina en la Calle Del Conde, y padre de varios hijos en mayoría de edad. El posó Aunque más conocida por sus retratos de firme factura, trabaja también el paisaje y la na-
|45|
para un retrato al óleo pintado por George Hausdorf posiblemente entre 1940-1945, turaleza muerta. Pero son especialmente sus desnudos los que atrevidamente rompen la Valldeperes,
Manuel.
con una fidelidad realista que lo muestran en edad muy madura. Se trata de una obra óptica de un puritanismo pictórico subyacente hasta el momento de su aparición. Hay Catálogo Octava
Bienal. 1958.
de enfoque y tratamiento diferenciados cuando se le compara con el citado Retrato del en estos desnudos voluptuosos una fina sensibilidad artística y el encanto de un toque Página 21.
Confert.
General Alejandro Woss y Gil, (óleo 1912) de estilo clásico, en cambio el del esposo se preciso que deja a las formas entregadas a su puro encanto sensible.|45| En estos desnu-
asocia a pinceladas postimpresionistas. Es probable que este retrato de Von Felix fuera dos, la atención de la pintora se fija en un tipo racial femenino, tomado directamente del

realizado en el tiempo en el cual la pareja compartía el almuerzo y la sobremesa en el empleo del modelo. La racialidad también se expone en sus obras de costumbres, donde |46|
Contín Aybar,
hogar familiar del esposo, lleno de cuadros de la pintora, quien más que cónyuge pare- lo insular aflora entre color, rítmica, enfoque autóctono y naturalismo de contrastante ilu- Pedro René.
Listín Diario.
cía una amiga de fieles visitas cotidianas. El matrimonio ofrece señales de apariencia, minación tonal. Formada en el canon académico de sus diferentes orientadores y asimi- 7 de noviembre
de 1963.
bien porque los hijastros no aceptaban a Celeste Woss y Gil o porque ella, mujer inde- lada en una modernidad selectiva, gran parte de su obra expresa tales condiciones. En es- Confert.

pendiente y muy dedicada a su arte, prefería vivir en casa propia, en donde se sumergía te sentido, observa Contín Aybar que su producción se distingue por ser moderna, pero
por largas horas en la realización de los retratos que le demandaban, o de aquellas obras conservando raíces clásicas.|46| En la misma dirección va la opinión de Díaz Niese,

Celeste Woss y Gil|Retrato de Jorge vestido de marinero|Óleo/lienzo|1949|Col. Ana de Woss y Gil y Familia. Celeste Woss y Gil|Retrato de Rosa de Herrera|Óleo/lienzo|1945|Col. Ana de Woss y Gil y Familia.
Celeste Woss y Gil|Autorretrato fumando|Óleo/tela|48 x 38 cms.|1930|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes. Celeste Woss y Gil|Modelo de la época II|Óleo/cartón|54 x 40 cms.|Sin fecha|Col. Mauricio Fernández.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |68| |69| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|47| quien, ponderando el alcance pictórico de esta mujer artista, escribe en 1943: «Celeste
Díaz Niese, Rafael.
Cuadernos Woss y Gil, un talento espléndido, unido a un excepcional temperamento pictórico, con
Dominicanos de
Cultura. No. 1. briosos arrestos, servidos por una técnica impecable, nos ofrece hoy pintura de verdad:
1943.
Confert. bellos desnudos y vigorosos retratos en los cuales no sabemos qué admirar más, si la in-
tención decorativa, la seguridad y amplitud de pincelada, la solidez del dibujo-disciplina
de la línea, exactitud, soltura, o la sobriedad en los accesorios, el encomiable temor a los
detalles episódicos y superfluos, etc. En suma: arte amplio, en que las figuras están trata-
das como si fueran bloques pictóricos y en que la materia adquiere calidades insospecha-
das de brillantez y densidad (…) su pintura es sobria, fácil, sólida, opulenta».|47|
Temperamento culto, elegante, femenino, introvertido pero liberado, la Woss y Gil era una
artista de conciencia vertical en su identidad, en el rol social que asume y como pintora

Celeste Woss y Gil|Modelo de la época III|Óleo/cartón|50 x 40 cms.|Sin fecha|Col. Mauricio Fernández. Celeste Woss y Gil|El gitano|Óleo/lienzo|63.5 x 58.4 cms.|1925|Col. Ana de Woss y Gil y Familia.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |70| |71| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

oficiante de por vida. Además, fue una formadora de conciencias en un momento cru-
cial; momento en el cual el arte nacional proseguía, pero enrumbándose hacia pronuncia-
mientos de renovación equilibrada. Su papel de orientadora docente durante los años en
los cuales instala el Estudio-Escuela (1924-1928), su Academia Nacional de Dibujo y Pin-
tura (1931-1942) provocó sin lugar a dudas una sensibilidad diferente frente a los segui-
dores y partidarios de Abelardo, el notable maestro que mucho la admiró, y quien fuera
su colega amigo, además autor de un hermoso busto-retrato que perpetúa la juventud de
la pintora maestra. Parte del alumnado que ella orientaba hacia el decenio de 1930, se
constituyó en materia prima de la Escuela Nacional de Bellas Artes, fundada a inicios de
la siguiente década. Celeste Woss y Gil fue incorporada a los programas de esa escuela en
donde su temperamento y el estilo docente siguieron marcando a muchos discípulos has-

|48| ta el momento de su inevitable jubilación. Entonces ella se refugió en su pequeño mun-


Miller, Jeannette,
referida por do de Gazcue, el barrio arbolado en donde tenía casa y taller, obras y recuerdos vivencia-
Guerrero/De los
Santos. Mujer y les. Allí murió camino a los cien años de edad (1985), apartada de toda veleidad, fiel a sí
Arte Dominicano
(…). Página 21. misma como su arte y reconocida como excepcional maestra precursora de la moderni-
Confert.
dad pictórica dominicana. Muchos años antes de su fallecimiento el Estado Dominicano
la reconoció al otorgarle la Orden de Mérito de Duarte, Sánchez y Mella.|48|

Celeste Woss y Gil|Arlequín|Óleo/lienzo|50.8 x 45.7 cms.|1944|Col. Ana de Woss y Gil y Familia. Celeste Woss y Gil|Retrato de la señorita Marianela Jiménez|Óleo/tela|96.5 x 68 cms.|1944|Col. Marianela Jiménez.
Celeste Woss y Gil|Modelo de la época I|Óleo/cartón|57 x 47 cms.|Sin fecha|Col. Mauricio Fernández.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |72| |73| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

NÓMINA DEL ALUMNADO DE CELESTE WOSS Y GIL


1924|1928 y 1931|1941

Dulce María de Marchena María S. Díaz Lourdes Hernández Pou Anides H. Pimentel
Del primer alumnado Alumna en 1939 Alumna en 1940 Inscrito en 1939

Virginia Dubreil Andrés Diprés Liar Hernández Sang Rafael Pina Melero
Del primer alumnado Discípulo de 1939 Inscrito en 1939-1940 Discípulo en 1939
Ejerce docencia en dibujo décadas 1930-1940 Prosigue en la ENBA y sobresale como
Estela Everts Rafael Ignacio pintor del 40. Emigró
Ninón Coiscou Registrada en 1940 Matriculado en 1939
Del primer alumnado Músico destacado (compositor) Tulio Quírico
Julio Fabián Damirón Alumno en 1940
Amada Nivar de Pittaluga Inscrito en 1939 Yolanda Imbert
Del primer alumnado Alumna en 1939 Georgina Rentas
Se dedica a la poesía y al magisterio Gilberto Fernández Diez Inscrita en 1939-1940
Alumno sobresaliente Consolación Jiménez
Delia Weber Pintor reconocido Discípula en 1940 María Cristina Ricart
Del primer alumnado y del segundo Continuó estudios en la ENBA Discípula del 1939-1940
Pintora y escritora de alcance nacional Francisco Fernández Fierro
Alumno en el 1934 Diana Lebrón Sarah Rodríguez
Xavier Amiama Pintor sobresaliente Matriculada en 1939 Inscrita en 1940
Alumno sobresaliente. Pintor reconocido
Marianela Fernández M. Salvador A. López Enriquillo Rojas Abréu
Luis José Alvarez Alumna en 1940 Alumno en 1940 Alumno en 1939
Con calificación «muy bueno» en 1940 Se dedica a la poesía
Importante pintor del decenio 1940 Carmela Fiallo Minerva Madera
Matriculada en 1939-1940 Matriculada en 1939-1940 Pío de Salazar
Margarita Aquino Estudiante en 1939
Matriculada en 1939 Juan M. Flores Miguel A. Mejía
Inscrita en 1939-1940 Alumno en 1940 Clara E. Sánchez
Paquita Arbona de Barceló Alumna en 1939
Registrada en 1939 y 1940 Eridania Gil Isabel Molineaux
Registrada en 1940 Inscrita en 1939-1940 Francia Sánchez
Purita Barón Matriculada en 1939-1940
Alumna sobresaliente en 1940 Mercedes Vda. García Pío Mojica
Estudios en la ENBA y emigra a New York Alumna en 1940 Matriculado en 1939 Héctor Sánchez Ban-Grieken
Alumno en 1939
Manuela Benítez Margarita A. Garrigosa Marino Montolío
Alumna en 1939 y 1940 Registrada en 1940 Inscrito en 1940 Altagracia Soto
Alumna en 1940
Rafaela Benítez Paul Giacometti Antonieta Ortíz
Inscrita en 1939 y 1940 Discípulo en 1939 y 1940 Matriculada en 1939-1940 Dulce María Veloz
Registrada en 1939-1940
Rafael Cristian Blonda Mercedes Laura Guerrero Carmen Peña de Ortega Frier
Alumno en los años 1939-1940 Alumna en 1939-1940 Alumna en 1934 Italia Vicini
Cosechó atención artística Alumna en 1939-1940
Amelia Bolívar Elsa Gruning
Registrada en 1939 Con calificación «muy buena» en 1940 Guarionex Padrón Cancán Villamar
Estudios en la ENBA, alcanza proyección Alumno en 1939-1940 Matriculada en 1940
Enrique Coiscou
Alumno en 1940 Gilberto Hernández Ortega Georgina Pelegrín Eugenia Vásquez
Destacado dibujante e hilógrafo Alumno a mediados decenio 1930 Registrada en 1940 Posiblemente entre 1935-1942
Gran pintor nacional Prosigue estudios en EUA. Retratista notable
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |74| |75| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

1|4 Otros modernos en la localidad y la errancia que se revelan las relaciones que expresa el juvenil Yoryi Morel en un texto que redacta en |49|
Morel, Yoryi.
1930, y del cual se cita el siguiente extracto: «Aquella tarde, plena de sol, buscaba un mo- Anotaciones del
2 de octubre de
tivo para un cuadro, un paisaje (íbamos al borde del precipicio, mi guía apresuradamente 1930.
Confert.
caminaba con una imbecilidad de animal, yo le seguía sin temor ninguno. Iba atónito con-
templando aquella belleza, aquella belleza primitiva y exuberante (…) El cielo era de un |50|
Rueda, Manuel.
intenso azul cobalto, en el horizonte, pesadas nubes blancas y violáceas comenzaban a echar Dos Siglos de
Literatura (…)
sus sueños sobre la montaña./ (…) por fin nos repartimos los útiles que llevábamos, el guía Tomo I.
Página 437.
toma la caja con los colores, y yo el caballete y la tela./(…) Desde el fondo se veía el sol Confert.

haciendo juego de luz sobre la cima de los barrancos. (…) El paisaje era sencillamente ma-
|51|
ravilloso y fantástico. ¡Loado sea el gran Creador! Ante su obra sentimos la gran desespe- Manifiesto
Postumista,
ración de no poder hacer del arte, otra cosa que imitarle medianamente».|49| referencia en
Andrés L. Mateo.
Puede hablarse en relación a tales impresiones de un nuevo espíritu buscando más di- Op. Cit.
Confert.
rectamente la realidad o sus esencias en términos de atmósfera ecológica. Sin embargo,
esa búsqueda se había manifestado con anticipación en la literatura nacional que impul- |52|
Rueda, Manuel;
san los poetas postumistas, en la visión que ofrecen del terruño, de los aspectos más sim- Hernández Rueda,
Lupo. Antología
ples y primarios de la realidad ambiental: la aldea, el campo, la flora, la maestra rural, el Panorámica de la
Poesía.
atardecer, el río, la luz…|50| Todo ello asumido de manera peculiar especialmente por Página 66.
Confert.
Domingo Moreno Jiménez (1894-1986). Este poeta se convierte en un trashumante de
los caminos de la patria, cantando sus esencias en papeles multicolores que reparte gra- |53|
Idem.
tuitamente en los lugares por donde transitaba. El Postumismo postula que en la pintu- Página 66.
Confert.
ra debe triunfar la luz sobre el color de los paisajes, así como la magnitud del motivo
en el fondo de los cuadros y la presencia o representación natural de las cosas.|51|
Hacia la tierra insular como espacio ineludible y obligatorio, hacia lo autóctono como
El retorno al país y las respectivas ubicaciones de Woss y Gil, Gómez y García-Godoy re-
materia prima; hacia la luz para percibir o entender a la naturaleza, y sus elementos rea-
sultan factores decisivos, porque sus iniciativas de instalar academias de arte en Santo Do-
les; y hacia lo nacional como corolario de todos y cada uno de los aspectos reales, fue
mingo, Santiago y La Vega provocan una renovación pictórica. Con inequívoca conciencia
un significativo llamado a la conciencia dominicana que estimuló –o coincidió–, con
en la educación de la sensibilidad y de la promoción artística, los tres orientadores se apo-
las nuevas visiones que ofrecen narradores, poetas, músicos y pintores que con el neo
yan en las personales experiencias asimiladas en los diferentes países en donde ampliaron
nativismo y el realismo social, estas tendencias se asocian al movimiento postumista; en
su formación: Estados Unidos (Woss y Gil), Francia (Gómez) e Italia (García-Godoy). La
especial a su cantor mayor, Moreno Jiménez: su obra permite que aparezcan en la poe-
expresiva renovación que provocan se produce con discretos vuelos solidarios entre sensi-
sía dominicana poetas de las dimensiones sociales y humanas de Héctor Incháustegui
bles jóvenes, llamados a ser renovadores maestros que cultivan una pintura más viva, más al
Cabral, Manuel del Cabral y otros.|52| A él se asocia el primer número de El Día Es-
natural, extraída casi directamente de la realidad objetiva, con una obsesión por la luz isle-
tético, Revista Indo-Universal de Vanguardia, con ediciones impresas en varias ciudades,
ña y expresando, además, la subjetividad personal de cada quien. Es en este nuevo sentido
entre ellas Santiago de los Caballeros. En esta comunidad realizó Yoryi Morel un dibu-
jo alegórico relacionado con el americanismo de los postumistas: Un mapa de las Amé-
Celeste Woss y Gil|Naturaleza muerta|Óleo/tela|18 x 28 cms.|Sin fecha|Col. Mauricio Fernández. ricas alumbrado por un hacho ardiendo.|53|
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |76| |77| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

Al constituirse el Postumismo en una reacción de la identidad espiritual, sin ser políti- versión personal que ofrece de la región nativa, provoca el asombro del crítico Díaz Nie- |56|
Díaz Niese.
ca, expresa su respuesta frente a todo lo foráneo, incluida la ocupación del 1916-1924, se quien comenta que él, «apenas salido de la adolescencia (…), ha podido descubrir en «Notas sobre el
Arte Actual».
y asocia indirectamente respuestas nacionales de mucha significación. A manera de La Vega Real –sin maestros ni museos–, desprovisto de todos los estímulos que brinda un Cuaderno de
Cultura (…).
ejemplo: El Amor del Bohío, libro costumbrista publicado en 1927 por Ramón Emilio ambiente propicio, muchos de los secretos primordiales del Impresionismo y del Postim- N. 12, agosto
de 1944.
Jiménez; y Camino Real, de Juan Bosch, aparecido en 1933, como nota de texto na- presionismo y que haya logrado por sí mismo, con intuición genial, comprender y asi- Confert.

rrativo del medio ambiente y de la idiosincrasia del campesino dominicano. Obras lite- milar las ideas estéticas más difíciles que informan y fecundan el arte actual».|56|
rarias que expresan una mirada radiográfica y social de la tierra, de la tradición y de la Díaz Niese desconocía que Suro había recibido la orientación fundamental del tío pintor
realidad, a ella se asocia la demanda que pronuncian Los Nuevos: Hay mucho de nuevo Enrique García-Godoy, precisamente en la provincia vegana que colinda con la santia-
bajo el sol. Encuéntrelo. Este planteamiento se adhiere al manifiesto de los postumistas guense, en cuyo municipio principal se desenvolvía Yoryi Morel. Con relaciones desde el
y forma parte de un decálogo constituido por 10 principios. Los Nuevos aparecen en La punto de vista generacional y de la interpretación de la realidad dominicana con mirada
Vega, en 1936, conformando el único movimiento del interior del país aparecido has- nueva y además moderna, Suro escribe sobre tales vínculos, autoenfocándose, ofreciendo

|54| ta esa fecha.|54| Ellos resultan jóvenes radicales cuando dicen que si los antiguos mol-
Idem.
Página 109. des artísticos pueden salvarse con una palabra suya, no pronuncie una sola sílaba.|55|
Confert.
La más significativa aportación que se desprende del movimiento vegano la representan
|55| los hermanos Darío y Rubén Suro, y García-Godoy, resultando el primero uno de los
Idem.
Apéndices. jóvenes pintores de la década 1930 que asumen el localismo nacional, sobre todo paisa-
Página 443.
Confert. jístico, con una llamativa interpretación moderna. La aparición artística de Darío Suro, la

Celeste Woss y Gil|Rostro de mujer madura|Carboncillo|30 x 24 cms.|1925|Col. Mauricio Fernández. Celeste Woss y Gil|Mercado|Óleo/tela|73 x 95 cms.|1944|Col. Museo de Arte Moderno.
Celeste Woss y Gil|Rostro al carboncillo|Carboncillo|40 x 28 cms.|1925|Col. Mauricio Fernández.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |78| |79| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

juicios sobre el colega, a quien conoció entre el 1937 y 1938. Sus palabras expresan: «Muy |57|
Suro, Darío.
joven, (si mal no recuerdo o no se me nubla la memoria) estuve por primera vez en su Carta del 19 de
febrero de 1980.
estudio de Santiago, acompañado de mi hermano Rubén Suro cuando yo tenía 19 ó 20
años.Tuve la ocasión de ver una pintura tan distinta a la que hacía en La Vega mi maes- |58|
Fellito Díaz es
tro Enrique García-Godoy, influido poderosamente por la pintura europea (fin de siglo). Rafael Díaz Niese,
quien residía con
Yo quedé sorprendido, en ese entonces, con la obra de Yoryi (luminosidad y costum- su familia en
Santiago.
brismo, retratos típicos de tipos santiagueros: Guaco el Campanero, etc., etc.).Todo es- Confert.

to fue una sorpresa, pero también debo decirte que yo había visto muchas revistas es-
pañolas que llegaban a mis manos. Ellas me pusieron en contacto con la obra llena de
la luz achicharrante de Andalucía del maestro español Joaquín Sorolla, sobre todo en el
tratamiento de la luz solar directa a base de colores complementarios y también con los
trabajos de Zuloaga: retratos de toreros y campesinos castellanos.
Al pasar el tiempo, entraba yo en un campo ajeno a los cuadros de Yoryi, mis Caballos
mojándose, y mis paisajes de lluvia repletos de un impacto lírico (tristes y nostálgicos, la
mayoría de las veces), destacando la luminosa lluvia tropical en pleno día o la de los atar-
deceres que ví en La Vega desde mi infancia.
Después, mucho más tarde, con mi experiencia visual y mis incursiones en la Historia del
Arte, fríamente, sin envidias locales, sin provincianismo de ningún género, es decir, sin chau-
vinismo artístico, volví a enfocar la obra de Yoryi. Sin lugar a dudas debo decirte que él fue
un pintor de lo típico, del costumbrismo, un maestro del fenómeno local luminoso, como
Sorolla (naturalmente sin la maestría del español), pero todo se quedaba en la superficie sin
tener, ni éste, ni aquel la profundidad perceptiva visual de Monet, (y cabe aclararte que no
estoy haciendo comparaciones con este gigante).Ya tu recordarás la famosa frase de Ce-
zanne cuando vio los cuadros de Monet: Monet es solamente un ojo, ¡pero qué ojo!
Ahora, naturalmente, dentro de nuestra limitada pintura,Yoryi es un pionero de indis-
cutible valor…»|57|
El testimonio de Suro reconfirma el aislamiento en el cual germina la modernidad ar-
tística dominicana, aparte de explicar las fuentes que se sumaban a los maestros orien-
tadores que establecieron academias en La Vega, Santiago y Santo Domingo. Esas otras
fuentes eran las revistas europeas que recibían algunas familias suscriptoras del país, las
cuales provocan ansiosas esperas, influencias e incluso tertulias hogareñas. En la década
del 1920, llegaban publicaciones extranjeras, de acuerdo al testimonio de uno de sus lec-
tores,Tomás Morel: «las tardes de los sábados y en las mañanas de domingo se reunían
con la efervescencia lírica de una bohemia incipiente, Fellito Díaz,|58| Quico y Apo-
Dario Suro|Autorretrato|Óleo/tela|37 x 27 cms.|1945|Col. Federico Suro. linar Morel, Tuto Báez y otros que no viene al caso mencionar. Esperaban con impa-
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |80| |81| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|59| ciencia la llegada de La Esfera, de España y La Ilustración Francesa, de París, que traían el
Morel, Tomás,
referido en palpitar de las últimas novedades del viejo continente (…). Las reproducciones literarias
Catálogo Arte
Dominicano se discutían con el fervoroso entusiasmo de creerse frente a los originales … Y Sorolla
1940-1960.
Página 3. y Julio Romero de Torres, de España... y Picasso, triunfante en París, fueron revelacio-
Confert.
nes que llenaron de sueños y esperanzas de gloria el futuro».|59|
|60| Un tercer pintor joven, de orientación moderna, lo era Xavier Amiama Quezada, forma-
Amiama De
Castro, Octavio. do en la Academia de Celeste Woss y Gil, quien le tomó bajo su protección e hizo mu-
Xavier Amiama.
Pintor (…). cho por él (…). Xavier pintaba regularmente y vendía cuadritos de un estilo entre cos-
Páginas 60-61.
Confert. tumbrista y preciosista a los escasos turistas que de vez en cuando arribaban en barco a
Santo Domingo. Mucha otra gente le compraba porque los cuadritos resultaban atracti-
vos y el pintor muy simpático|60| y propenso a los amoríos y a la bohemia de la ciudad

capital, en donde residía. El nexo paterno con Baní y la relación con amigos banilejos, le
permitían ubicarse frecuentemente en esta comunidad, testifica el poeta Incháustegui Ca-
bral: «Más de un factor debió impulsar a Xavier a dejar Santo Domingo, la urbe cosmo-
polita del país, en esos momentos, para establecerse en Baní, ciudad provinciana, situada
entonces como a dos horas de buena marcha de la capital, en un valle equidistante de las
montañas y el mar, que había sido el reducto de un grupo de canarios que allí se aclima-

Jaime Colson|Autorretrato|Óleo/madera|48.5 x 40.5 cms.|1925|Col. Museo Bellapart. Yoryi Morel|Autorretrato|Óleo/tela|76 x 66 cms.|1941|Col. Familia Ceballos Estrella.
Xavier Amiama|Autorretrato|Creyón/papel|28 x 20.3 cms.|1939|Col. Privada.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |82| |83| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|*| taron, viviendo de pequeñas crianzas y fundos agrícolas. Eran y son famosos, el dulce de te de los fenómenos estéticos europeos durante la época en nuestro país; y como resul-
El historiador
es César Herrera leche de Paya y las blancas muchachas de bellos rostros y esbeltas extremidades. El primer tado de una palpitación de destellos y enunciaciones que se pronuncian en saltos regu-
Cabral, referido
en la cita 27. factor, de la emigración de Xavier pudo ser el cambiar temporalmente de ambiente y de- larmente incoherentes, obedeciendo a una ecléctica que sincroniza estilos y lenguajes y
Op. Cit.
Página 169. jar atrás problemas sentimentales y molestas habladurías. que viene a ser la versión semántica de la hibridación multi-étnica o de grupos nacio-
Confert.
«Conocí bien a Xavier –testimonia un notable historiador dominicano, nativo de Baní-,* nales que troquelan la condición isleña. Esta bendita impureza del racial colectivo do-
|61| pues él pasaba temporadas en Baní, donde tenía unos familiares apellidados Amiama Bello. minicano, mezclado y colado con el cedazo de los tiempos, tiene el sinónimo en la cul-
Amiama De
Castro, Octavio Solía hospedarse en casa de una señora llamada Teté Gómez, en la calle Padre Billini, una tura y especialmente en las artes con sus versiones más que impuras, nacionales.
Celeste.
Páginas 71-73. de las principales vías de esa localidad. / Era de fisonomía muy agradable, lo cual motivaba Un aspecto del impulso moderno del arte dominicano es su desarrollo desde dentro y
Confert.
el que muchas muchachas manifestaran su simpatía por él. Eso, unido a que era un buen ar- desde fuera cuando se descubren a las individualidades con desenvolvimiento en las dos
|62| tista, que pintaba flamboyanes y rincones del pueblo (…). / En su estancia en esa idílica ciu- latitudes. Esta relación claramente se explica con los pintores que retornan al país (Woss
Declaración
verbal del poeta dad, de donde era también la madre de quien esto escribe, Xavier se impregnó de los pai- y Gil, Gómez y García-Godoy) con vivencias avanzadas en comparación con las que
Incháustegui al
autor de este sajes de la región y realizó algunos cuadros en que recogía la imagen del peculiar hábitat del
libro.
lugar, formado principalmente en esos tiempos de casitas hechas de tablas de palma cobija-
|63| das de hojas de la palmera conocida como Cana, quizás por el color blanquecino de sus úti-
Incháustegui
Cabral, Héctor. les guedejas. De acuerdo al historiador, «esas obras, hicieron cierto impacto, ya que en esos
El Pozo Muerto.
Página 36. tiempos, los pintores insistían en los amanerados retratos y la recreación histórica de algu-
Confert.
nos sucesos importantes. Por ello muchos historiadores de la pintura dominicana creyeron
a pie juntillas que Xavier era un pintor costumbrista y que a la vez, era banilejo».|61|
Volviendo al poeta Incháustegui Cabral, para éste el pintor Xavier Amiama era un pintor
de Baní, por descendencia familiar (el pintor había nacido en Cuba); además, por el en-
foque de muchas de sus pinturas cargadas de motivos banilejos,|62| aunque después me-
nos localistas y más isleños con su temario haitiano. El referido poeta lo apreciaba consi-
derándole ameno contertuliano de hermosa voz cuando cantaba, durante las noches que
correspondían a las frecuentes estadías banilejas de Amiama. Entonces, en las tertulias noc-
turnas del parque, ellos discutían sobre arte y literatura, sobre el tema nacional que arro-
jaba argumentos consolidarios, como el que exponía el poeta: «Nuestra literatura, nuestra
pintura –era una concesión a Amiama– tiene que ser nacional, es decir, tiene que condi-
cionarse a su medio. Si nos dedicáramos a copiar las excelentes obras que nos llegan de
Europa y de los países cabeza de América, podríamos echarnos a morir para siempre. Con
eso no se ganaba nada y nuestro arte sería de segunda mano, copia, calco y muchísimo
peor cuando los modelos eran franceses y teníamos que recibirlos a través de traduccio-
nes cuya honradez y fidelidad ninguno estaba en condiciones de poder determinar».|63|
El impulso del arte moderno dominicano, el cual se plantea vía la pintura y la arquitec-
tura, es una marea de expresión acompasada que se produce conforme a las condicio-
nes socioculturales del país.También conforme a los efectos tardíos que tienen gran par- Aida Ibarra|Paisaje de Cuesta Hermosa|Óleo/cartón|57 x 76 cms.|Década 1970|Col. Familia Ricart Victoria.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |84| |85| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|*| encuentran en sus localidades entre 1920-1930.También tal relación se entiende cuan-
La pintora firma
sus cuadros do se piensa en las contrarias rutas que representan Juan Bautista Gómez y Jaime Col-
«Ayda».
son. El primero regresando a la República hacia el 1920 desde un París en el que pu-
|64| do asimilar los ismos decimononos (naturalismo, realismo e impresionismo). En el refe-
Valldeperes,
Manuel. rido año, el joven Colson se localiza en España, pero termina ubicándose en el medio
El Caribe.
Suplemento parisino, en donde se convierte en adepto del cubismo. Este contraste permite enten-
4 de agosto
de 1963. der que mientras la modernidad ha comenzado a tener su impulso local con las orien-
Confert.
taciones de tres pintores más o menos modernos, y también con algunos discípulos su-
|65| yos, la modernidad cuenta con representaciones criollas en el exterior.
Gilles de la
Tourette, En tanto en el terruño nacional se desenvuelven varios pintores y arquitectos asociados
referencia en
Revista de al impulso moderno de nuestro arte (Gómez, Woss y Gil, García-Godoy,Yoryi, Suro,
Educación No. 52,
1939, Anexo. Amiama, Guillermo González); este impulso se extiende paulatinamente desde 1920
Página 19.
Confert. hasta los años del 1930 y al mismo se asocian Aida Ibarra, Enrique Cánepa y Jaime Col-
son, otros tres artistas modernos que se comportan bajo los efectos de la errancia.
|66|
Mejía, Abigaíl, Aida* Ibarra había sido llevada a Francia, después del 1925, ingresando en la Escuela de
en Op. Cit.
Indent. Bellas Artes de París, ciudad en la que presentó varias exposiciones hasta concurrir, en
Confert.
1931, al Salón de Otoño, donde su obra recibió los mejores comentarios del crítico Gi-
|67| lles de la Taurette, director del Petit Palais.|64| Tales comentarios versan sobre el cua-
Ibarra, Aida,
citada por dro Paisaje de L’ile de France (óleo, 1930), sobre el cual dice: «Grandes árboles de formas
Jeannette Miller,
El Caribe puras álzanse sobre praderas que tienden su cálido tinte verde bajo una luz hermosa que
Suplemento, 25
de junio de 1983. la penetra y vivifica. Los verdes adquieren el color de las esmeraldas: una hacina de pa-
Confert.
ja brilla como oro, una zona de sol que recuerda el de su bello país…»|65|. A tal co-
mentario se suma Abigaíl Mejía: «Agreguemos que todo en el cuadro (…) es luz y con-
traste, tan solo constituye una bella mancha de color, dentro del más puro impresionis-
mo. El cuadro tenía el núm. 1022 en el salón parisino».|66|
Partidaria del Impresionismo, Aida Ibarra retorna al país en 1932, ofreciendo conferen-
cias sobre esa corriente o escuela como previa explicación de las obras que expone: pai-
sajes, retratos e interiores que conforman los 25 óleos que exhibe en la ciudad capital
y en Santiago de los Caballeros. Durante su permanencia de casi 8 años en Santo Do-
mingo, ella se hace partidaria del fuego de los atardeceres del trópico y de quitarle si-
tio al sol.|67| Llegado el año 1940 se marcha a Cuba y continúa un viaje errante con
estadías en Londres,Viena, Madrid, Bruselas y Praga; errancia que determina el silencio
de su nombre y el rastro colectivo de sus obras mayormente dejadas en la isla cubana.
Enrique (tito) Cánepa abandona la tierra natal en la etapa en la cual inscribe la Ibarra su
obra de corte impresionista. Él se ubica primero en Puerto Rico y luego en Nueva York. Tito Cánepa|Familia campesina|Óleo/tela|91 x 61 cms.|1939|Col. Familia Cánepa.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |86| |87| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|68| Este corto camino migratorio ocurre entre 1935-1937, asociándose en este último año a le crea la sensación de que ha perdido su tiempo, negándose a pintar hasta que se encuen- |71|
Sullivan, Edward, Ugarte, María,
referido por María David Alfaro Siqueiro, de quien recibe una notable influencia, reflejando varias de sus pri- tra con Tomás Hernández Franco. Este poeta y gran amigo suyo «le impulsó a tomar las texto en Jaime
Ugarte. El Caribe, Colson Pinturas.
suplemento 15 de meras obras la reconocida estética muralista: tratamiento monumental de la figura humana nuevas corrientes y Jaime Colson, con audacia y renovado entusiasmo, se metió de lleno en Página 21,
agosto de 1992. Confert.
Página 15. y temas vinculados al realismo social, entre sus varios caracteres. Una apreciación sobre la el cubismo. Sus ilustraciones para el Hombre que había perdido su eje, de Hernández Franco,
Confert.
obra inicial de este pintor emigrante nos dice: Las primeras pinturas de Cánepa son una son testimonios de este fuerte viraje en su quehacer pictórico. Fue aquella etapa fértil y exi- |72|
Listín Diario.
|69| mezcla fascinante de las fuentes de estimulación que afectaron a muchos artistas que tra- tosa. Participó en exposiciones colectivas y produjo trabajos en los que el color no es esen- 25 de septiembre
Op. Cit. de 1988,
Confert. bajaron en Estados Unidos en las décadas del 30 y del 40. En sus telas, al igual que en sus cial, y en los que se imponen las formas geométricas. Más que a Picasso, los cuadros de Col- Página 8,
Confert.
tablas (tales como Desnudo en la hierba de 1939 o Paisaje clásico de 1940) las figuras están só- son de aquella época recuerdan a Braque. Entre 1924 y 1928, siguió esta escuela; no hubie-
|70|
Suro, Darío. lidamente construidas en estilo casi escultural. Ellas existen en un reino aparentemente in- ra podido sustraerse a ella, pero su vigorosa personalidad, su rebeldía innata, no le permitían
Universalismo de
Colson, en Jaime temporal, que recuerda en cierto modo muchas de las figuras de los lienzos pintados, en aceptar normas vinieran de donde viniesen y siguió buscándose a sí mismo».|71|
Colson Memorias
de un Pintor (…). los años 20 por Pablo Picasso, Juan Gris, Henri Matisse y otros.|68| Asimilado en el ambiente vanguardista del París de entre guerras, Colson ejecuta una
Página 12.
Confert. Estacionado en la urbe newyorkina, Cánepa deambula a través de una reducida y com- obra de hechura europea, en conformidad con la modernidad internacional que le per-
pacta producción donde el tiempo no parece existir, pero, contrariamente, sí las claras mitirán evolucionar, en base al canon neoclásico, hacia otras propuestas en donde se evi-
referencias a la realidad americana y la de su país por donde deambulan con esa otra dencian aspectos del subconsciente y metafísicos, hasta que, vía el neohumanismo, for-
errancia que puede denominarse espiritual, del sueño y del inevitable amor patriótico. mula un discurso en el que subyace él, como ser humano sensual, e igualmente la rea-
Artista que asume una modernidad afín con su temperamento, su nombre lo asocia lidad socio-cultural a la que pertenece. Coherente, pero propenso a la transformación
Díaz Niese, a los de Suro y Jaime Colson, al grupo de los elegidos de fuerte personali- de su discurso pictórico, este pintor dominicano regresa a Santo Domingo en 1938. A
dad que aprovechan como es debido las austeras lecciones del pasado y tienen, precisa- propósito comenta la prensa: «Muy evolucionado como artista y como hombre Colson
mente por eso, plena conciencia del presente que vivimos.|69| había llegado a su país cargado de ilusiones (…) hizo una sorprendente exposición en
El más errante de los artistas nacionales que se vinculan a la modernidad y el más asimila- el Ateneo Dominicano (…). El pintor había regresado a la capital después de 20 años
do en el vanguardismo moderno europeo de las primeras décadas del siglo XX, es Jaime de ausencia. Pasó 16 en Europa y 4 en México, sin contar los frecuentes viajes a La Ha-
Colson quien después de estudiar en Barcelona y Madrid durante la etapa de 1918-1923, bana donde era muy conocido y ya entonces su pintura se había desarrollado de un mo-
decide trasladarse a París, a donde llega en 1924.A propósito de ese traslado escribe Suro: do asombroso (…). La llegada de Jaime Colson fue un reto entre lo viejo y las nuevas
«Rafael Díaz Niese, quien conoció muy de cerca la obra de Colson, y fue uno de sus ami- proyecciones del artista dominicano (…). Muy pocos cuadros vendió Colson en los es-
gos íntimos, me hablaba de las vicisitudes de Colson en París.A él le oí decir en varias oca- casos meses de su permanencia. Nadie entendía aquella nueva pintura (…). El pintor
siones que en esta capital del arte moderno de su tiempo, Colson había sufrido mucho y pasó muchas estrecheces económicas. Pero tenía la esperanza de conseguir cualquier
había recibido a principios de su llegada respuestas negativas para exhibir sus cuadros, en cargo como profesor de pintura en una institución oficial (…). Se aseguraba que su sta-
los centros donde en realidad, se forjan los movimientos artísticos y donde brotan los ver- tus político no estaba muy claro, y le recomendaron hasta inscribirse en el Partido Do-
daderos artistas, después que es hecha una rigurosa depuración, casi de acuerdo con las opi- minicano para estar acorde con el Gobierno de Trujillo.Y así tuvo que resignarse, y su
niones críticas de los grandes marchantes (…). / Pero después de las luchas con este com- incorporación involuntaria fue publicada en los periódicos como era la regla.
plicado tejido hay una sola prueba y una verdad final:Todo gran artista se impone con mar- Llegó el momento del desaliento de Colson. Un día de buenas a primeras resolvió volver
chante o sin marchante, o con mercado o sin mercado. Imposición final que lleva tiempo a París. No había ambiente para él, ni había mercados de pinturas. Por lo menos en Euro-
y requiere enormes sacrificios, además de una gran dosis de talento y perseverancia».|70| pa contaba con magníficas relaciones y era conocido entre los grandes salones de pintura
Relata María Ugarte que al no encontrar en España la orientación estética que buscaba, y críticos conocedores de arte (…). Se embarcaría en vapor a pesar de las amenazas de gue-
viaja a la capital francesa, donde se encuentra con el cubismo, hecho que lo anonada, que rra. Además, qué le importaba un viaje más (...). Nadie pudo detener a Colson».|72|
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |88| |89| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

1|5 Arte, nacionalismo y dictadura Una disputa literaria de La Cueva, tuvo que ver con el tema de lo nacional como pos- |75|
Idem,
tura frente a tendencias foráneas de las que eran partidarios algunos contertulianos. Es- Páginas 61-66.
Confert.
tos defendían la necesidad de injertar en la literatura dominicana el Romancero Gitano
de García Lorca, argumentando que era necesario para la tradición y la historia que se
cantara en romance la vida, las hazañas de los grandes de las guerras civiles. El preten-
dido romancero patriótico encontró fuerte oposición, originándose una guerra escrita
y oral.|75|
La defensa de lo nacional frente a patrones extranjeros era un sentimiento que mani-
festaban muchos intelectuales de las generaciones más jóvenes, las cuales miraban y ex-
presaban lo criollo o lo dominicano con renovada visión. Este nacionalismo emocional
tenía asidero en acontecimientos sociopolíticos ocurridos para entonces, siendo el más
traumático la ocupación de los yankis (1916-1924), hecho que violentó la soberanía re-
publicana.
El nacionalismo reformulado por la intelectualidad criolla, durante las décadas 1920 y
1930, desarrolló corrientes simultáneas en los diversos campos expresivos de la vida do-
minicana; nacionalismo que apartaba ideales y símbolos considerados cansados o viejos,
tendiéndose a la formulación de postulados más reales. Este realismo criollo: ideológi-
co, literario, militante, naturalista, patriótico, sociológico y vernacular, también era po-
lítico. En relación a este último aspecto, algunas voces planteaban la necesidad de un
gobernante de cuño nuevo. El deseado líder apareció como sujeto coyuntural al que se
asociaban varias circunstancias. Entre ellas, la vinculación de este líder a un organismo
policial o militarista establecido por los Estados Unidos en los años de la intervención;
e igualmente una carrera militar en la que él logra ascenso, confianza presidencial y co-
|73| En el período de los treinta a los cuarenta, la habitación estudio de Rafael Américo Hen-
Henríquez Ureña, nexiones políticas que, estratégicamente bien manejadas, fortalecen la búsqueda del po-
Max. Literatura ríquez (n. 1899) se convirtió en un recinto de amenas tertulias a las que acudían con re-
Dominicana. der gubernativo. Estas conexiones se producen dentro de un clima de agitación en con-
Página 449. gularidad jóvenes narradores y poetas (Bosch, Marrero Aristy, Requena, Incháustegui Ca-
Confert. tra de Horacio Vásquez, el viejo y enfermo caudillo que gobernaba en el segundo quin-
bral, Mieses Burgos, Manuel Llanés, …), asistiendo en ocasiones algunos escritores de ma-
quenio de la etapa 1920. A nivel mundial, ese período arrastraba una crisis financiera
|74| yor edad y prestancia literaria (Enrique Henríquez, Fabio Fiallo, Andrés Julio Aybar). Ese
Incháustegui dejada como balance de la Primera Gran Guerra (1914-1918) y cuyo desenlace fue la
Cabral, Op. Cit. recinto era llamado La Cueva.|73| Allí se leían borradores inéditos, circulaban libros pu-
Página 52. depresión capitalista del 1929, que afectó sobre todo el comercio exportador de la Re-
Confert. blicados y se discutían los más diversos tópicos con posiciones partidarias. Las diferencias
pública; por consiguiente, la economía nacional.
de edad, la disimilitud de las formaciones, el abismo de los caracteres, las regiones de don-
La depresión del capitalismo y la búsqueda reeleccionista del horacismo crearon la co-
de procedían y las ideas que tenían los participantes en materia de letras, no hacían posi-
yuntura favorable para el asalto al poder, produciéndose la revolución de Santiago de
ble el acuerdo grupal pese a la fraterna relación que animaba los encuentros.|74|
1930. El levantamiento armado invadió y ocupó, sin derramamiento de sangre, a la ciu-
dad capital, asiento de la alta jefatura militar que no movilizó las tropas para impedir el
Eduardo Matos Díaz|Caricatura de Trujillo, (perfil de tiburón)|Sin fecha. golpe de Estado. La alta jefatura del ejército la ejercía Rafael Leonidas Trujillo, quien
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |90| |91| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|76| en un rápido desenlace de situaciones políticas, se convirtió en el nuevo árbitro nacio- movido en torno a la vida, al arrojo personal y a la obra que emprende Trujillo. A con-
Peguero/De los
Santos. nal. De acuerdo a la ideología redentorista él tenía la misión de liberar el país de hom- tinuación una transcripción de la escritura laudatoria de Bazil: «Ya estamos en presen-
Visión General
de la Historia bres obcecados y temerarios que se creen políticos por el solo hecho de haberse adue- cia del triunfador por su propia voluntad, del héroe que ha de escalar la Presidencia
Dominicana.
Página 373. ñado de los asuntos públicos.|76| Constitucional de la República, el 16 de Agosto de 1930. Asume el poder entre acla-
Confert.
En la promoción electoral, Trujillo se acompañaba de un conjunto musical vernáculo maciones populares, y a los pocos días la ciega naturaleza desata inmerecidamente so-
que interpretaba el merengue ripiao, en un recorrido territorial que comenzó en Mon- bre la histórica ciudad de Santo Domingo, el infernal ciclón del 3 de septiembre de
tecristi, puerto del noroeste. La autopromoción en compañía de un típico grupo de 1930. La ciudad aparece destruida ante sus ojos, y él la pasea a pie (…), sereno, resuel-
música dominicana le permitieron ser apreciado como un nacionalista, cualidad que ex- to, organizador y humanitario. Eran dos fuerzas, una frente a la otra: una de bien, otra
plotó frente a sus adversarios.Trujillo utiliza el nacionalismo como doctrina de la dic- de mal, y él venció por la amplitud de su corazón, por la firmeza de su espíritu, por la
tadura que consolida en casi una década; dictadura que es secuela histórica y caribeña largueza de su mano generosa y fuerte a la par.Y reconstruye la ciudad y la reorganiza
de los regímenes de derecha que se desarrollan en Europa a partir del fascismo italiano. y la levanta sobre sus hombros, como un Atlante que no pudo vencer la naturaleza.Y

La dictadura dominicana logra consolidarse con su fuerte doctrina moderna, nacional


y personalista.Tres soportes sustentaban este nuevo régimen. El primero lo era el ejér-
cito; el segundo era representado por los intereses del capital estadounidense; y el ter-
cero era la adhesión de un gran sector de la intelectualidad nacional, la cual elaboró una
doctrina iniciada con el ‘culto al jefe’. Un texto del poeta modernista Osvaldo Bazil
(1884-1946), escrito en 1932, es un ejemplo aclamatorio de un culto redentorista pro-

Talleres CAT|Vista de Puerto Plata|Litografía|34 x 48 cms.|1942|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes. Talleres CAT|Paisaje de Jimenoa|Litografía|42.2 x 48 cms.|Década 1940|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |92| |93| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

|77| se entrega entonces a luchar por el mejoramiento de los servicios públicos. Asume con trujillista con un partido único, masivo y obligatorio; con una capital rebautizada con
Bazil, Osvaldo.
Texto en la la energía que le caracteriza, las riendas del Poder y comienza su obra administrativa co- el nombre de Ciudad Trujillo, convertida en centro de la tendencia monopólico-admi-
República
Dominicana. mo Jefe de Estado. Se enfrenta a los problemas. Depura todos los organismos, corrige nistrativa de los medios productivos. Esta monopolización se consolida a partir del
1932.
Página 21. vicios, persigue fraudes. Hace personalmente el presupuesto de la nación y vence hasta 1940, cuando se cancela la deuda externa con los Estados Unidos contraída desde la
donde es posible la crisis actual que agobia al mundo.Ya estamos frente al estadista. En época de Ulises Heureaux. En consecuencia, la cancelación de esa deuda permitió que
él ya todo es previsión, ya todo es ahorro y patriotismo lúcido. Predica con el ejemplo la banca se nacionalizara y se unificara la moneda dominicana, emprendiéndose progra-
la necesidad imperiosa y perentoria del trabajo (...). Es un hombre múltiple suma de mas de industrialización y fomento público.
hombres (…) Ya estamos en presencia del caudillo que hoy aclama la República, cuya Trujillo, siendo un oficial de rango intermedio, adquirió conciencia de la importancia
paz moral y material son maneras de corazas invulnerables e inconmovibles. documental del retrato como medio del reconocimiento, de la memoria, para el uso
La República se salva en sus manos.Y la bandera se llena de honores, sobre su pecho de propagandístico y el cultivo proselitista. En 1927, un escultor santiaguense, Ismael Ló-
soldado valiente de la Patria».|77| pez Glas (1890-1968) había modelado el primer busto que se conoce del dictador. Des-

Al mismo tiempo que Trujillo era objeto de un culto que recién empezaba, se impo- pués siendo gobernante posó para Juan Bautista Gómez, al que siguieron otros muchos
nían medidas administrativas de emergencia nacional –correctivas de la crisis depresiva iconos de su persona realizados por diferentes autores. Con Trujillo se estableció la nor-
del 1929–, instrumentándose, además, las acciones de violencia que silenciaran a los ma oficial de colocar la imagen del mandatario del país en todas las oficinas públicas.
opositores políticos; y, en caso extremo, para resolver situaciones como la de la frontera Puede enfocarse a Heureaux como un predecesor en esa norma, impulsada tímidamen-
domínico-haitiana que, con la excusa de la dominicanización de la zona, fue ejecutada te. El icono deificador o propagandístico que se impone con la dictadura era variado:
la cruenta matanza de miles de haitianos, en 1937. En ese año el país era ya un feudo foto, litografía y pintura, medios que alcanzaron incremento, ya que para todos los ac-

Talleres CAT|Faro a Colón|Litografía|49.5 x 54.5 cms.|C.1940|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes. Talleres CAT|La milagrosa aparición de Santo Cerro|Litografía|60.5 x 50 cms.|C.1940|Col. Centro Cultural Eduardo
León Jimenes.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |94| |95| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

tos políticos y las publicaciones de importancia se incorporaba la imagen del gobernan- berto Ruiz Castillo, graduado en París, regresa en 1931; José Antonio Caro Alvarez, con |78|
Moré, Luis
te. De la misma manera que Julio Pou fue el fotógrafo oficial de Lilís y de otros gober- estudios también en París, arriba a Santo Domingo en 1932; y los hermanos Leo y Mar- Gustavo.
Ver Texto en
nantes del siglo XX,Trujillo contó con sus fotógrafos oficiales, entre ellos Julio Aybar y cial Pou Ricart, los cuales retornan en 1933, al graduarse en Bruselas. Otro arquitecto Rafael Calventi.
Arquitectura
Tuto Báez. formado en el exterior es Miguel Hernández, quien regresa a Santo Domingo en el Contemporánea
(…).
El retrato pictórico del dictador, con el tiempo realizado en grandes proporciones, tam- mismo período. La presencia de estos jóvenes profesionales resulta importante porque Páginas 42-43.
Confert.
bién se ubicaba en los salones de actos de las principales sedes del Partido Dominica- son ellos, en consecuencia, (…) quienes se encargan de plantear nuevas fórmulas esté-
no. Para esta única y permitida organización política se construyeron modernos edifi- ticas y funcionales derivadas del joven movimiento moderno en la arquitectura y las ar-
cios que respondían a un estilo arquitectónico funcionalista. En los primeros años de la tes. Este nuevo lenguaje de las formas se establece definitivamente con la actividad pio-
década del 1930, retornan desde países desarrollados una generación de arquitectos, que nera de un brillantismo profesional: Guillermo González Sánchez.|78|
importan una gama de influencias en los diseños y modos constructivos. Estos arquitec- La presencia de estos nuevos arquitectos dominicanos coincide con la fuerte destruc-
tos son Guillermo González-Sánchez, quien retorna en 1930, graduado de Yale; Hum- ción de la ciudad capital, ocasionada por el ciclón San Zenón; por consiguiente, ellos se

Talleres CAT|Trujillo|Litografía|43.3 x 53 cms.|Década 1940|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes. Talleres CAT|Puerto Trujillo (detalle)|Litografía|34.5 x 52 cms.|1942|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |96| |97| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

incorporan a la reconstrucción urbanística que emprende el Gobierno de Trujillo. En Las dos últimas escuelas laboraban en la ciudad capital. La academia de la Woss y Gil
esos años del retorno de los profesionales de la arquitectura, era establecido un sistema funcionaba en un local de dos plantas, de la calle Luperón, contaba con varios profeso-
educativo cuyo primer diseño se asocia al humanista Pedro Henríquez Ureña (n. 1884), res y constantemente se equipaba con mobiliarios y modelos de yeso traídos de Esta-
quien, por razones desconocidas, se excluye de su puesta en práctica, abandonando el dos Unidos: sillas plegadizas, caballetes, bustos, cabezas, torso, manos y pies. Su impor-
país. Este nuevo plan educativo incluye las escuelas vocacionales, oficiales unas y parti- tancia educativa y la semi-oficialidad de sus programas determinaban la supervisión co-
culares otras, como la academia que el pintor Yoryi Morel estableció en Santiago en rrespondiente, en especial cuando concluía el año escolar. Entonces, se montaba una ex-
1933, posiblemente debido a la ausencia de su predecesor Juan Bautista Gómez. La Aca- posición de las obras del alumnado y una comisión oficial otorgaba las calificaciones co-
demia Yoryi, como era conocida, recibía una subvención estatal para cubrir la enseñan- rrespondientes. En la memoria de la Secretaría de Estado de Educación de 1939, se in-
za de un número determinado de becados; subvención que también beneficiaba a otras forma lo siguiente: «En la primera quincena de Julio del año 1939 (…) fue designada
academias de enseñanza artística. Uno de estos centros funcionaba en San Pedro de Ma- una comisión integrada por las señoras Delia Weber, Profesora de la Escuela Normal de
corís, fundado por Rosalidia Ureña Alfau, en 1932, con el nombre de quien fue su esta ciudad,Virginia Dubreil Viuda Gómez, Profesora de Dibujo de la Escuela Normal

maestro: Abelardo Rodríguez Urdaneta. Esta academia era para niños entre 7 y 14 años de esta Ciudad, y Carmencita Hernández M., Directora de la Escuela de Dibujo y Pin- |79|
Secretaría de
de edad. En Santo Domingo se había establecido una escuela similar con el nombre de tura Ramfis (…). El número de alumnos inscritos hasta esa fecha era de 42. De estos el Estado de
Educación:
Academia de Dibujo y Pintura Ramfis, fundada probablemente a mediados de la déca- número de aprobados con notas de ‘sobresaliente’ asciende a 2, de ‘muy bueno’, a 18 y Memoria del año
1939.
da por la pintora Carmencita Hernández, ya que en 1938 estaba subvencionada por el de ‘bueno’ a 22. (…) Se celebró la exposición anual establecida por la Secretaría de Es- Páginas 179-182.
Confert.
Estado. Igualmente, en la Capital laboraba la Academia de Dibujo y Pintura, para jóve- tado del Ramo, de los trabajos confeccionados por los alumnos durante el año que aca-
nes y adultos, establecida por la pintora Celeste Woss y Gil, en 1931. ba de finalizar».|79|

Talleres CAT|Playa de Sosúa|Litografía|72.5 x 39 cms.|C.1940|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes. Talleres CAT|Entrada Puerto Santo Domingo|Litografía|32.5 x 47 cms.|C.1940|Col. Centro Cultural Eduardo León
Jimenes.
Capítulo 1 | Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico |98| |99| Lo nacional y lo moderno en un proceso crítico | Capítulo 1

En otra memoria de la Secretaría de Educación se recoge la información siguiente: «La |80|


Idem. Memoria
Academia Nacional de Dibujo y Pintura recibe una subvención de $60.00 mensuales del Año 1940.
Páginas 218-221.
que le suministra el Estado, como pago por la enseñanza de 20 becados (…). La expo- Confert.

sición anual de los trabajos confeccionados por los alumnos durante el año 1940, se ce-
|81|
lebró en el Ateneo Dominicano, el día primero de Enero del año 1941, siendo la octa- Idem.
Páginas 223-24.
va exposición anual presentada por la Academia. / Fue nombrado un jurado compues- Confert.

to por las señoras Delia Weber y Virginia Dubreil Vda. Gómez y los señores Abelardo
|82|
Piñeyro y Arquímedes de la Concha, para seleccionar los mejores trabajos presentados, Idem.
Página 228.
que fuesen acreedores a los premios que acostumbra ofrecer la Academia, anualmente, Confert.

a los autores respectivos(…). / La escuela recibió varios visitantes durante el año 1940,
entre ellos, un grupo de turistas norteamericanos quienes solicitaron permiso para sa-
car fotografías de la academia y sus alumnos, externando los más favorables conceptos
acerca de la labor que se realiza en el plantel».|80|
Los programas y recursos metodológicos de las academias de bellas artes manifiestan
cierta novedad dentro de las limitaciones pertinentes, ya que se trata de escuelas parti-
culares, subvencionadas con muy pocos recursos. La academia de la Woss y Gil era la
que tenía el mejor grado de enseñanza, al contar con espaciosas salas, buen mobiliario
(banquetas, caballetes, mesitas, tableros,…), recursos de apoyo metodológico (modelos
de yeso) y más de un docente. Las restantes academias que dirigían Carmencita Her-
nández, Rosalidia Ureña y Yoryi Morel, contaban con equipamiento más limitado. En
relación a los recursos formativos, se conoce que la Hernández lleva a sus alumnos a to-
das las exposiciones pictóricas (…) presentadas por artistas nacionales y extranjeros. De
igual modo, organizaba, periódicamente, excursiones a diversos sitios de la ciudad, rui-
nas, monumentos históricos, etc., a fin de que sus alumnos se adiestrasen en la copia de
naturaleza muerta.|81| El método de relacionar el aprendizaje artístico con el medio
ambiente, de manera directa y vivencial, lo había establecido como práctica Juan Bau-
tista Gómez, en Santiago. En esta ciudad, es reasumido por su alumno Yoryi Morel,
quien además utiliza el recurso frutal como elementos directos y realiza sus primeros
retratos del natural. En relación a la Academia Yoryi, el programa de enseñanza que si-
gue (…) está basado en el siguiente orden: dibujos al lápiz, carboncillo, crayón y esfu-
mino; acuarela y pintura al óleo; historia del arte.|82|
Aparte de las referidas academias conocidas públicamente, algunos pintores impartían
docencia particular, sobre todo, hogareña. Es el caso de George Hausdorf, quien en
1939 formaba parte de la inmigración que el exilio europeo remitía hacia Santo Do-
Eolo|Alegoría nacional|Revista Cromos Núm. 8|Mayo 1927. mingo. El referido pintor tenía escuela de dibujo y pintura en su casa de la Capital.
|101|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

2|1 Una visión del país en 1939 con registros


de las artes hasta 1950

2
DEBATE DE LA MODERNIDAD
en un feudo antillano

En 1939, hacía dos años del incalificable corte haitiano, como se le llamó al genocidio
perpetrado por matones bajo la orden de Trujillo. Esta matanza, justificada en un nacio-
nalismo vulgarizado en la persona del tirano, persiguió más objetivos que la aclaración
de una frontera en donde era permanente la convivencia entre dominicanos y vecinos
de Haití, a pesar de regulares incidentes de poca monta. La definición fronteriza y su
dominicanización, con la excusa de un blanqueamiento racista, hispanofílico y católico,
fueron argumentos doctrinales que se elevaron a priori y a posteriori, escondiendo otras
intenciones como la de viabilizar hacia la hermana nación el poder omnímodo del go-
bernante dominicano. El genocidio perpetrado por Trujillo dejó un saldo de entre 12
y 15 mil muertos, y varios miles más expulsados del país y despojados de sus bie-

George Hausdorf|Escena campesina (detalle)|Óleo/tela|245 x 321 cms.|1944|Col. Museo de Arte Moderno.


Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|102| |103|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|83| nes.|83| A pesar de esta afrenta histórica, el Estado trujillista no descargó su violencia to de la crisis de ese sistema económico; estado de excepción –explica Poulantzas–,|85| |85|
Cassá, Roberto. Poulantzas, Nicos.
Historia Social sobre los braceros haitianos localizados en los ingenios azucareros|84| e incluso la pro- que no debe confundirse con otros sistemas gubernativos, vinculados al capitalismo, en- Fascismo
y Económica (…). y Dictadura.
Volumen II. ducción siguió descansando sobre ese sector laboral importado. tre ellos la dictadura militar que establece el trujillismo, la cual rejuega de manera au- 1971.
Página 254. Páginas 1-4.
Confert. El horrendo crimen contra los haitianos inspiró la narración clandestina El Masacre se Pasa toritaria, demagógica o simulada con los hechos y repercusiones que producen casos Confert.

|84| a Pie, de Freddy Prestol Castillo, y también fue tema de un cuadro pictórico de Darío Su- como el de la matanza haitiana. Este acontecimiento provocó que Trujillo anunciara su
García, |86|
Juan Manuel. ro, dejado en México, así como de otra pintura de Radhamés Mejía (n. 1925), realizada en declinación gubernativa ante el simulacro electoral del 1938. Para sustituirle en aparien- De Galíndez,
La Matanza de los Jesús.
Haitianos. 1983. 1954. Este hecho de sangre colectiva se produjo en una etapa en la cual la sociedad occi- cia, él seleccionó a Jacinto B. Peynado, para el cargo presidencial, y a Manuel de Jesús La Era de Trujillo.
Página 239. 1975.
Confert. dental estaba bajo el dominio de sistemas dictatoriales. La crisis mundial del 1929, que im- Troncoso de la Concha, como Vicepresidente. En su discurso de juramentación, Peyna- Página 43.
Confert.
pulsó ideologías nacionales de derecha, incluso se proyectó en los Estados Unidos, en don- do expresó: «El iluminado se retira del poder dejando a su sucesor, que él mismo seña-
de el aumento de las atribuciones presidenciales de Franklin Delano Roosevelt y sus man- ló al pueblo, la fulgurante estela de su inmensa obra, cuya preservación será el primer
datos consecutivos (1932-1945), expresaron un dominio personal en detrimento del poder deber de la administración que hoy se inicia».|86|

legislativo de esa nación. Sin embargo, fue en Europa donde dos grandes dictaduras se pa-
tentizaron a través del fascismo de Benito Mussolini y del nazismo de Adolfo Hitler, coin-
cidiendo con el sistema totalitario que en Rusia estableció José Stalin, desde 1924.
Los caracteres que definieron las grandes dictaduras europeas (caudillismo, militariza-
ción, unipartidismo, burocratización, centralismo, represión, nacionalismo, racismo…),
dieron lugar a una forma específica de Estado capitalista de excepción que es produc-

George Hausdorf|Muchachos marchanteros|Agua fuerte al buril|18 x 22 cms.|C.1940|Col. Centro Cultural Eduardo George Hausdorf|Marchanta|Grabado/papel|15 x 12 cms.|Sin fecha|Col. Banco Popular Dominicano.
León Jimenes.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|104| |105|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

Como parte de la simulación gubernativa,Trujillo viajó al exterior, anunciando un re- neses que venían a ser la contrapartida blanca para disminuir la importancia de la raza ne- |87|
Cassá,
tiro a la vida privada. El viaje lo realiza en 1939. Para entonces culminaba la Guerra Ci- gra dentro de la comunidad nacional dominicana.|87| Esa inmigración tenía, además, Op. Cit.
Página 43.
vil Española que enfrentó a partidarios de la república establecida en 1931, y las fuer- otro fundamento político. Era emprendida en un momento de descrédito internacional Confert.

zas del falangismo acaudillado por Francisco Franco. Esta guerra provocó un gran exi- de Trujillo, debido al crimen del 1937, y acoger refugiados de la guerra era un recurso pa-
|88|
lio de españoles, el cual se sumaba a los grupos de judíos que escapaban de la persecu- ra lucir humanitario y, además, para recuperar prestigio y afianzar sus relaciones con los Es- Llorens, Vicente.
Memorias de
ción de los nazis, quienes ocuparon militarmente Austria, Checoslovaquia y Polonia, tados Unidos. Por tales razones, el Gobierno trujillista acoge la propuesta de Roosevelt, una Inmigración.
Página 94.
aplicando leyes raciales. en la Conferencia de Evian de 1938, de que los gobiernos ofrezcan protección al éxodo Confert.

Por influencia o coincidencia doctrinaria, en el país en poder del trujillismo, el racismo, de los judíos centroeuropeos. En consonancia con la propuesta, el delegado dominicano
reflejo ideológico de la clase dominante dominicana, fue adoptado por el tirano como ofreció asilo para cien mil refugiados.|88| Esta cifra no pasó de ser ofrecimiento.
doctrina oficial del Estado. En nombre de la ideología racista, perpetró Trujillo el geno- Entre finales de la década de 1930 y los primeros años de la siguiente, se produjo la olea-
cidio haitiano, estimulando tiempo después una inmigración de españoles, judíos y japo- da de refugiados españoles y judíos, quienes situacionalmente o con permanencia, se

José Vela Zanetti|Amantes|Óleo/ducco/cartónpiedra|57 x 42 cms.|1947|Col. Banco Popular Dominicano. Ernesto Lothar|El bergantín|Óleo/madera|50 x 60 cms.|Década 1940|Col. Clarita Peralta de Brown.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|106| |107|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|89| ubicaron en distintos puntos de la geografía dominicana. En relación a ese oleaje mi- y de arrancar cuanto antes el fruto que necesita para su sustento. En cuanto a la pro- |90|
Idem. Idem.
Páginas 39-48. gratorio y a los caracteres del país durante esa época, escribió Vicente Llorens el texto ducción industrial, la de mayor importancia era la azucarera en poder de manos ex- Página 10.
Confert. Confert.
Memorias de una Emigración, Santo Domingo, 1939-1945. Una síntesis de los caracteres tranjeras.
sociales, económicos y políticos observados por Llorens|89| establece que la Repúbli- También anota el referido escritor español que en la República predominaba el arcaís-
ca Dominicana tenía en 1939 una población de menos de dos millones. La capital no mo, no obstante algunas muestras de modernidad debidas principalmente a la proximi-
sobrepasaba los cien mil habitantes y allí se concentraron más de tres mil refugiados, dad de la técnica norteamericana. Ese arcaísmo se apreciaba en el lenguaje con giros y
mientras los que vivieron en pueblos o zonas rurales pasaban del millar. En el 1943, el vocablos de saber antiguo, el cual también era visible en el muchacho que al salir de ca-
número de refugiados se redujo a una tercera parte, debido a que muchos de ellos no sa besaba la mano del padre y le pedía su bendición.|90|
encontraron colocación productiva en un ámbito tan reducido y de nivel económico «En un país de sol demasiado inclemente para el nacido en otros climas, en donde la
muy bajo. Los que encontraron trabajo apenas podían satisfacer las necesidades más ele- noche es húmeda y la tierra también, la cantidad de insectos y parásitos dañinos para el
mentales, razón por la cual muchos se trasladaron a otros países. cultivo es infinita». Aún en la capital del país –observa Llorens–, los mosquitos atosiga-

De acuerdo a Llorens, el país era de tradición ganadera, no agrícola. El desenvolvi- ban, las enormes cucarachas voladoras penetraban por puertas y ventanas (…), las ara-
miento de la agricultura en una clase rural sedentaria es cosa que apenas existió hasta ñas negras aparecían inesperadamente en las paredes y los ciempiés se colaban, no se
finales del siglo XX. Apoyado en un informe oficial del 1944, Llorens transcribe el sabe cómo, por las escaleras, ¡qué no ocurriría en el campo, donde existían además las
comportamiento productivo del campesino, quien labra el conuco en el lugar más ven- temibles niguas que penetraban entre las uñas y las yemas de los dedos! En verdad que
tajoso que encuentra y lo abandona desde el principio a la feracidad natural de la tie- había posibilidades de protección, como la hamaca –genial invento–, los mosquiteros
rra sin preocuparse de otra cosa que despojarlo de vez en cuando de las yerbas malas, y la tela metálica. Pero esta última, sobre todo, era demasiado cara (…). Sólo las vivien-

Darío Suro|Portada del libro Vodú|1940. Abigaíl Mejía|Portada del libro Sueña Pilarín|1925.
Anónimo|Portada del libro Hello, Jimmy?|Sin fecha. Bienvenido Gimbernard|Portada del libro Nocturnos y otros poemas|1939.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|108| |109|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|91| das de los muy acomodados y de los americanos estaban provistas de adecuados me- cuanto a tolerar todo gobierno de América, sin intentar derrocarlo e intervenirlo, reconfir-
Idem.
Página 44. dios de defensa».|91| mó el poder tiránico de Trujillo. Rejugando a la democracia, declarándose anticomu-
Confert.
El país dominicano no era entonces más que una finca particular, propiedad casi exclu- nista, reprimiendo cualquier nuevo brote de resistencia, su gobierno amplió el mono-
|92| siva del tirano que la sojuzgaba. Más que un dictador moderno,Trujillo se parecía a un polio controlando la producción azucarera, la del tabaco y auspiciando establecimien-
Idem.
Páginas 86-92. señor feudal poseedor a la vez del poder político, del poder militar y del poder econó- tos industriales.
Confert.
mico (…). El era en realidad el único rico, el gran mercader en una nación que conta- La necesidad de hacer crecer la infraestructura a expensas del nacionalismo de la economía
|93| ba con pequeños comerciantes e industriales urbanos, de origen español, sirio-libanés y lo llevó a proyectar un programa de obras públicas que incluyó la edificación de una
Idem.
Página 11. de otras nacionalidades. Además, nación con un ínfimo nivel de vida en donde la ver- ciudad universitaria. Es el período en que se redefine la política cultural, originándose
dadera moneda circulante era el chele (adaptación de shilling) que equivalía a un centa- un florecimiento en el que coinciden muchos factores individuales y gubernativos, de
vo de dólar. La gente del pueblo compraba en míseros colmaditos un chele de mante- iniciativa intelectual y respaldo estatal, de búsqueda de crecimiento espiritual y protec-
quilla, dos chelitos de aguacates, tantos cheles por otras cosas». Este país del chele,|92| ción de un sistema paternalista al que se tenía que reconocer irremediablemente. En
como lo llama Llorens, también era una sociedad en donde «el secreto dominaba la vi- términos socioculturales, ningún período como la década del 1940 consagró la tenden-
da política»,|93| a pesar de que el rumor traficaba íntimamente en torno a fugaces, di- cia entre capital del país (Ciudad Trujillo), capitalismo (peculado de Trujillo) y capitali-
simulados y reprimidos hechos que afectaban a ciudadanos o gente común declarada zación (monopolio de los controles administrativos y burocráticos). En relación a ese
desafecta del régimen. último aspecto, la concentración de las artes, de las instituciones y de los artistas castró
Fuera de la disidencia, la vida política dominicana ofrecía más de un contraste. Existía un posible crecimiento espiritual en más de una ciudad provinciana. En términos hu-
un Estado de derecho con una organización congresional y jurídica, con teoría demo- manos, la captación del sector artístico e intelectual de los pueblos del interior se con-
crática y disposiciones autocráticas que descendían desde el Benefactor y Padre de la virtió en una fuga de cerebros. Pese a esa inevitable situación, la década del 1940 reú-
Patria Nueva. Ese contraste permitía que el mundillo político dominicano, constituido ne un cúmulo de eventos socioculturales, paradójicamente promovidos como logros
por los principales intelectuales del momento, se expresara en tono liberal y hasta revo- auspiciados por un Estado que ofrece muchos caracteres de feudo moderno y persona-
lucionario, parejo con otro tono adulatorio y de sometimiento al tirano. Al hacer refe- lista. El ordenamiento de los principales hechos permite una apreciación general del rit-
rencia a la intelectualidad dominicana, es necesario anotar que la dictadura trujillista mo que sobre todo trazan las artes.
contó con un selecto cuadro de hombres reconocidos en distintos campos profesiona-
les, los cuales fueron realmente los orientadores de las terribles, serviles o bienhechoras
acciones nacionales que definieron un régimen gubernativo, mucho más consolidado
en los años correspondientes al 1940.
El citado año 1940 marcó el giro gubernativo del dictador hacia el fortalecimiento del
monopolio personalizado. El Tratado Trujillo-Hull, firmado en esa fecha, al facilitar la
cancelación de la deuda externa contraída con los Estados Unidos, permitió la libera-
ción de las aduanas y, a partir de ese hecho, la banca y la moneda se nacionalizan, pro-
duciendo un aumento de los recursos del Estado, confundidos con el peculado de quien
fue proclamado Restaurador de la Independencia Financiera. Igualmente,Trujillo fue decla-
rado Padre de la Patria Nueva en comparación con los próceres Duarte, Sánchez y Me-
lla, quienes fueron considerados padres de la patria vieja.
La política de la Buena Vecindad, planteada por el Presidente Franklin D. Roosevelt, en
Capítulo 2 |Debate de la modernidad en un feudo antillano|110| |111|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

FLORECIMIENTO
GENERAL

Desde 1940 | Hasta 1950


Año 1940 Año 1940 |cont.| Año 1940 |cont.| Año 1940 |cont.| Año 1940 |cont.|

Luis Desangles, maestro precursor bellas artes, artes industriales y ofi- fusión de programas de enseñanza ar- Celeste Woss y Gil (artistas nativos) y rando entre ellos: Luis José Alvarez,
del arte nacional, muere en Santiago cios artísticos. Supervigilar las insti- tística. 3|Celebración de exposiciones José Alloza, Angel Botello, Composte- Pura Barón, Rafael Pina Melero, Elsa
de Cuba, en donde residía desde prin- tuciones relacionadas a la enseñanza periódicas. 4|Protección a los artistas la, Hausdorf, Joan Junyer, Pascual Ri- Grunning, Gilberto Fernández Diez y
cipios de siglo. de las artes y contribuir al desarrollo dominicanos. 5|Programa de exposi- vero Gil, Solaeche, Albert William Ro- Enriquillo Rojas Abreu.
de las actividades artísticas en todas ciones ambulantes. 6|Reorganización gers y Vela Zanetti (extranjeros resi-
sus manifestaciones: conciertos, ex- de los programas de enseñanza de dentes). En una sala especial se expu-
Arriban al país los siguientes artistas Colectiva Hispanoamericana en el Mu-
posiciones, patrimonio museístico, música. 7|Reorganización de la Or- sieron obras de Abelardo Rodríguez
españoles: José Alloza, (dibujante), seo Riverside de Nueva York, en la cual
intercambios y radiodifusión nacional. questa Sinfónica de Santo Domingo. Urdaneta, Leopoldo Navarro y Luis
Miguel Anglada (pintor y fotógrafo), exponen Yoryi Morel, Darío Suro, Ma-
Desangles, artistas dominicanos que
Granell (pintor), Francisco Rivero Gil nolo Pascual, Angel Botello Barro,…
pertenecen ya a la historia.
(pintor e ilustrador), Luis Soto (escul- Rafael Díaz Niese es nombrado Ase- Es celebrada la Primera Exposición de
tor) y Francisco Dorado (broncista). sor Técnico del Departamento de Be- Bellas Artes, con motivo de celebrarse
El Museo Nacional es objeto de mejo-
llas Artes, con rango de Encargado de en el país la Segunda Conferencia In- La exposición anual de la Academia
ras físicas y reacondicionamiento de
la Dirección General, quien somete a teramericana del Caribe. La exposición Nacional de Dibujo y Pintura es cele-
La Ley No. 311 del 19 de julio, esta- la distribución museológica. Por falta
las altas instancias una serie de pro- tiene lugar en los salones del Palacio brada en el Ateneo Dominicano. Diri-
blece la Dirección General de Bellas de espacio, fue suprimida la Sala de
yectos, entre los cuales se especifican Nacional, editándose un catálogo con gida por Celeste Woss y Gil, fueron
Artes, cuyas atribuciones eran, entre Arte Moderno, acordando la Comisión
los siguientes: 1|Creación de una Es- biografía objetiva y sintética de los ex- expuestos 370 trabajos (óleo, creyón,
otras, velar por el cumplimiento de Asesora del Museo que la colección
cuela Nacional de Bellas Artes. 2|Di- positores: Yoryi Morel, Darío Suro y plumilla…) de casi 40 alumnos, figu-
las disposiciones que se refieren a las

Año 1940 |cont.| Año 1940 |cont.| Año 1940 |cont.| Año 1940 |cont.| Año 1941

constituida por 44 obras artísticas Manolo Pascual presenta en el Ateneo El Ateneo Amantes de la Luz le otor- Francisco Domínguez Charro publica Procedentes de Martinica arriban a
fuese trasladada al Ateneo Dominica- Dominicano muestra personal de Es- ga a Yoryi Morel la Medalla al Mérito Tierra y Ambar. Santo Domingo: André Bretón, espo-
no para ser exhibida con carácter pro- culturas y Dibujos. Pro Arte Nacional. sa e hija, además de un grupo de es-
visional, en un salón de dicho centro critores y pintores, entre ellos Wilfre-
Héctor Incháustegui Cabral (n. 1912)
cultural. do Lam, quien fue entrevistado por
María Ugarte (n.1914), investigadora El Instituto Musical Juan Francisco publica Poemas de una Sola Angustia.
Ramón Marrero Aristy, en tanto Bre-
documentalista, animadora cultural y García se encuentra establecido en
tón concedió entrevista a Fernández
Angel Botello Barros, celebra la pri- crítica de arte nacida en Segovia, Es- Santiago de los Caballeros. Pancho
Domingo Moreno Jiménez publica Granell, las cuales fueron publicadas
mera exposición personal en Santo paña, establece residencia en Santo García como también fue conocido,
Fogata sobre el Signo. en la prensa local.
Domingo, celebrada en el Ateneo Do- Domingo. es el director y único maestro.
minicano.
Pedro Henríquez Ureña publica El Espa- Eugenio Fernández Granell autodes-
Francisco Vera, expone en el Ateneo Labora en la ciudad capital la escuela
ñol en Santo Domingo (Buenos Aires). cubre su vocación pictórica y comien-
En el Ateneo Dominicano también ex- Dominicano un conjunto de 30 piezas privada de dibujo y pintura estableci-
za a pintar por su cuenta.
pone caricaturas y miniaturas el artis- de cerámica decorada, realizadas en da por George Hausdorf, figurando
ta gráfico Blas Carlos Arveros, dibu- el país. Fue esta la primera exposi- entre los alumnos: Aquiles Azar y
jante del diario La Nación. ción de este género que se registra Marianela Jiménez. Angel Botello Barro concluye los re-
en República Dominicana, establece tratos de Erasmo de Rotterdam, el
la investigadora González Lamela. Padre Las Casas, Francisco de Vitoria
José Vela Zanetti celebra la primera Comienza a circular el periódico La
y del Arzobispo Valera Ximénez los
exposición individual en Santo Do- Nación, dirigido inicialmente por el
cuales les fueron encargados por el
mingo y la segunda de su carrera ar- Francisco Dorado Martín, escultor y español Elfidio Alonso y luego por
Rector de la Universidad de Santo
tística. La anterior la registró en León, broncista español, establece Fundi- Rafael Vidal Torres.
Domingo, Don Julio Ortega Frier, para
España (1931). ción Artística en Santo Domingo.
ser colocados en la Galería de Arte de
la institución universitaria.
Capítulo 2 |Debate de la modernidad en un feudo antillano|112| |113|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

Año 1941 |cont.| Año 1941 |cont.| Año 1941 |cont.| Año 1942 Año 1942 |cont.| Año 1942 |cont.|

Botello Barro expone también en Enrique Casal Chapi (n.1909), maes- wer; La Pastoral en La Menor, de Ma- Es fundada en Santo Domingo la Es- ta Gómez, George Hausdorf, Carmen- Guillermo González construye el Hotel
1941 un conjunto de 32 obras de te- tro y compositor refugiado, organiza nuel Simó; Concierto para Orquesta cuela Nacional de Bellas Artes (agos- cita Hernández, Federico Izquierdo, Jaragua, importante modelo de la ar-
mas gallegos, dominicanos y haitia- con un grupo de simples aficionados de Cuerdas, de Antonio Morel Guz- to 19) bajo la dirección del escultor Ernesto Lothar, Eduardo Matos Díaz, quitectura internacional, inaugurado
nos. Estos últimos se relacionaron la Orquesta Sinfónica Nacional, pre- mán. Manolo Pascual y con un cuerpo do- Yoryi Morel, Manolo Pascual, Joaquín por Trujillo.
con su visita a Haití en compañía de sentándose a los tres meses de rudí- cente que además integran George Priego, Abelardo Piñeyro, Darío Suro,
Manolo Pascual y Fraiz Grijalbo. simos ensayos y severa disciplina. Hausdorf, José Gausachs y Celeste Alejandro Solona F., Shum, Rosalydia
Manuel del Cabral publica Trópico El Conservatorio Nacional de Música
Una de las tareas de la orquesta fue Woss y Gil, su primer núcleo de Ureña, Porfirio Vásquez, Juan Anto-
Negro (Poesía). y Declamación inicia labores docentes
presentar obras valiosas del reperto- profesores. nio Vicioso, Ligio Vizardi, Celeste
Alfonso Vela (Shum) expone indivi- (13 de abril), al ser clausurado el an-
rio nacional, como las siguientes: Woss y Gil, Delia Weber.
dualmente en el Ateneo Dominicano. tiguo Liceo Musical. Su organizador y
Sinfonía en La Mayor, de Enrique Me- Domingo Moreno Jiménez da a cono-
La Primera Exposición Nacional de primer director fue el maestro Edward
jía Arredondo; Sinfonía Quisqueyana, cer sus textos poéticos Barahona:
José Vela Zanetti celebra la segunda Artes Plásticas es inaugurada con la Darío Suro celebra exposición perso- Fendler.
de Juan Fco. García; Rapsodia Domi- Arribo y Regreso y Advenimiento.
exposición individual en Santo Do- presencia de Trujillo. Tenía un carác- nal en Santo Domingo.
nicana No. 1, de Luis Rivera; La
mingo. Inicia en el mercado domini- ter de Primera Bienal. En ella se exhi-
Muerte de Cristo, de José de Jesús El Estado dispone la suma de
El escritor español Baltazar Miró ben 300 obras de 28 artistas: José
cano su carrera de muralista, al en- Ravelo; Suite Folklórica, de Rafael Ig- Rafael Arzeno establece la Academia $3,500.00 para adquirir los cuadros
funda la revista Agora, en la que Alloza, José Buñols, Bernard Gonzá-
cargársele pintar grandes paneles en nacio; Enriquillo, de José Dolores Ce- de Pintura San Rafael, en Puerto Plata. pictóricos y las esculturas más nota-
colaboran autores dominicanos y lez, Ninón de Brouwer, Angel Botello
la Iglesia La Merced. rón; Obertura en La Menor, de Luis E. bles exhibidas por los artistas domi-
españoles. Barros, F. Fernández Fierro, Rafael
Mena; Poema Sinfónico Arcoiris, de nicanos y extranjeros residentes en el
Fernández Alvarez, Bienvenido Gim-
Enrique de Marchena; Elegía, de Ra- país, en la Primera Exposición Nacio-
bernard, José Gausachs, Juan Bautis-
món Díaz; Dos Caprichos para Instru- nal de Bellas Artes, celebrada en la
mentos de Viento, de Ninón de Brou-

Año 1942 |cont.| Año 1942 |cont.| Año 1942 |cont.| Año 1942 |cont.| Año 1942 |cont.| Año 1943

Ciudad Capital a principios de ese 2 Finger paintings de Ninón de Brou- Rafael Díaz Niese, somete a la Comi- Héctor Incháustegui Cabral publica Es clausurado el periódico Listín Diario. Inauguración de la Galería Nacional
año. Se adquirieron 44 obras como wer: Fantasía I y II. 1 Oleo de Federi- sión Asesora del Museo Nacional un su libro de poesía Rumbo a la Otra de Bellas Artes como espacio para
fondo inicial para la Galería Dominica- co Izquierdo: Retrato de la Sra. L’Offi- proyecto de reforma total, el cual fue Vigilia. celebrar exposiciones, y proyecto pa-
Rafael Ignacio escribe la pieza musi-
na de Arte Moderno. Estas obras cla- cial. 1 Oleo de Francisco Fernández aprobado. ra establecer un Museo de Arte Mo-
cal Rapsodia Cibaeña.
sificadas por su naturaleza son las si- Fierro: Calvario de Boya. 3 Oleos de derno. La apertura fue celebrada con
Moreno Jiménes publica Evangelio
guientes: 14 Estampas de Bienvenido José Gausachs: Paisaje del Camú, la primera exposición de Autorretra-
El Museo Nacional recibe en donación Americano.
Gimbernard: Serie Grandeza y Deca- Mar del Caribe y Paisaje del Cibao. 1 Producto de las peñas literarias y ar- tos registrada en el país, constituida
dos pinturas: Aeropuerto de San Pe-
dencia de la Galantería. 2 Estampas Oleo de Juan Bautista Gómez: La Li- tísticas que se celebran frecuente- por 24 obras de artistas vivos casi to-
dro de Macorís, (óleo) de Rosalydia
de José Alloza: Lección de Danza y tera. 2 Esculturas de Manolo Pascual: Kurt Schnitzer (Conrado) celebra ex- mente en el Café Hollywood, se cons- dos. Los expositores nacionales y ex-
Ureña Alfau, y un cuadro al óleo de
En la Playa. 1 Fresco de José Vela Busto del Generalísimo (yeso) y Re- posición de fotografía en Santo Do- tituye el Círculo de Bellas Artes (abril tranjeros, fueron: Abelardo Rodríguez
Enrique Cánepa.
Zanetti: Cabeza de Estudio. 4 Óleos de trato de la Sra. Okuniewska (made- mingo y Santiago, originando discu- 1942), integrado por españoles exilia- Urdaneta, Enrique García-Godody,
Darío Suro: Caballos Mojándose, Llu- ra/metal). 1 Escultura de Joaquín ción en torno al arte fotográfico. dos y dominicanos. Tito Cánepa, Darío Suro, Celeste
via Impetuosa, Tarde Lluviosa y Caba- Priego: Cabeza de Mi Hermano. Leo y Marcial Pou comienzan a aplicar Woss y Gil, Abelardo Piñeyro, Pura
llos Bajo la Lluvia. 3 Óleos de Yoryi directrices internacionales en obras Barón, Aida Roques, Gilberto
Fraiz Grijalva, crítico de arte español y
Morel: La Bachata, El Cibaeño y Ama- sobresalientes: Hospital Marión, Li- Hernández Ortega, Rafael Pina
Es celebrado el Concurso de Carteles exiliado en Santo Domingo, publica
necer en el Hospedaje. 3 Óleos de Ce- ceos Secundarios Juan Pablo Duarte y Melero, Juan A. Frías, Luis José
convocado en ocasión de la Feria del Artistas Españoles en Santo Domin-
leste Woss y Gil: Fili, Remembranzas Salomé Ureña, Hospital Dr. Martos Alvarez, Federico Izquierdo, José Vela
Trabajo en Ciudad Trujillo, obteniendo go, libro editado por el Sindicato Na-
y La Faena. 2 Acuarelas de George (Edificio de la UNPHU, Campo I). Zanetti, José Gausachs, Ernesto
premiación el artista refugiado Anto- cional de Artes Gráficas, el cual ofre-
Hausdorf: Paisajes Dominicanos. 3 Lothar, José Rovira, José Alloza,
nio Bernad Gonzálvez (Toni). ce datos biográficos de los siguientes
Aguafuertes de George Hausdorf: Gilberto Fernández Diez, Francisco
Tomás Hernández Franco publica su artistas: Botello, Compostela Alloza,
Paisajes Dominicanos. 1 Óleo de Gausachs, Antonio Prats Ventós, Fco.
famoso poema Yelidá en El Salvador Vela Zanetti, Pascual, Solaeche, Rive-
George Hausdorf: Paisaje Tropical. Fernández Fierro, Eugenio Granell,
e igualmente Apuntes de la Poesía ro Gil, Shum, Junyer.
George Hausdorf.
Popular Negra en las Antillas.
Capítulo 2 |Debate de la modernidad en un feudo antillano|114| |115|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

Año 1943 |cont.| Año 1943 |cont.| Año 1943 |cont.| Año 1943 |cont.| Año 1943 |cont.| Año 1943 |cont.|

Eugenio Fernández Granell celebra la José Rovira celebra muestra perso- za Flores, Franklin Mieses Burgos, Se inician las lecturas poéticas domi- Compadre Mon, de Manuel del Oficialmente es inaugurado el Conser-
primera muestra de pintura surrealis- nal, exponiendo 1 fresco, 1 dibujo y Mariano Lebrón Saviñón, Freddy Ga- nicales de La Torre, tertulia promovi- Cabral, sale a la luz pública. vatorio Nacional de Música.
ta que se registra en el país. Expone 39 óleos (paisajes y bodegones). tón Arce y Fernández Granell (autor da por los directores de La Poesía
44 óleos en la Galería Nacional. Pos- de Viñeta de la Revista). Sorprendida, como manera de leer
teriormente dicta una conferencia ti- Tres Artistas Dominicanos, título de La Orquesta Sinfónica Nacional, con-
poesía en los parques.
Ernesto Lothar celebra individual en un extenso trabajo de Rafael Díaz Nie- ducida por Casal Chapi, ejecuta por
tulada El Surrealismo y la Pintura, en
la Galería Nacional. Exhibe 20 dibujos Aparece el primer número de Los se, publica en Cuadernos Dominica- primera vez en nuestro país
la Sociedad Alfa y Omega.
y 20 óleos: composiciones, paisajes y Cuadernos Dominicanos de Cultura Franklin Mieses Burgos (n. 1907) pu- nos de Cultura No. 1, refiriéndose a (22/12/43) la Novena Sinfonía de
retratos. (septiembre 1943), a cargo de un di- blica su poema Paisaje con un Me- Celeste Woss y Gil, Darío Suro y Beethoven, con ejecutantes solistas y
Artistas exiliados españoles donan rectorio integrado por Tomás Hernán- rengue al Fondo (Revista La Poesía Bienvenido Gimbernard. coros dominicanos.
obra para la conmemoración del Cen- dez Franco, Héctor Incháustegui Ca- Sorprendida No. III, Diciembre 1943).
Arriba al país el escritor y diplomático
tenario de la República Dominicana. bral, Rafael Díaz Niese, Pedro René
chileno Alberto Baeza Flores (n. Darío Suro es nombrado agregado Héctor Incháustegui Cabral publica
Se trata de una exposición-subasta Contín Aybar, Emilio Rodríguez De-
1914) quien se vincula estrechamente Los Triálogos, poesía de tres voces, cultural dominicano en México, estu- En Soledad de Amor Herido.
para construir una fuente pública en morizi y Vicente Tolentino Rojas.
al ambiente literario nacional. publicada por Mariano Lebrón Savi- diando pintura durante tres años
agradecimiento a la hospitalidad del
pueblo dominicano. En esta muestra ñón, Baeza Flores y Domingo Moreno (1943-1946) con los maestros Gue-
Domingo Moreno Jiménez publica
Carmen Stengre, refugiada española, Jiménez. rrero Galván, Agustín Lazo y Diego
participan Pascual, Gausachs, Vela La Poesía Sorprendida aparece como Antología Mínima.
publica el libro Mujeres Dominicanas, Rivera.
Zanetti, Granell, Alloza, Rovira, Xim- movimiento literario en Santo Domin-
entre otras obras editadas en el país.
pa, Shum y Soto. go, al ser publicado el primer número Pedro René Contín Aybar publica An-
Héctor J. Díaz publica Plenitud.
de la revista del mismo nombre (oc- tología Poética Dominicana.
tubre 1943), dirigida por Alberto Bae-

Año 1943 |cont.| Año 1944 Año 1944 |cont.| Año 1944 |cont.| Año 1944 |cont.| Año 1944 |cont.|

Julio González Herrera publica Tre- Celebración del Centenario de la Re- Segunda Exposición Bienal de Artes cado, óleo de Vela Zanetti. 2|Tema El arquitecto José Amable Frómeta, Los artistas conocidos eran: Woss y
mentina, Clerén y Bongó. pública. Se trasladan los restos de los Plásticas; concurrieron a ella 26 artis- escena de vida popular: Escena Cam- obtiene el premio único para el pro- Gil, Suro, Yoryi, García-Godoy, Piñey-
Padres de la Patria a la Puerta del tas entre los pintores, escultores, ca- pesina, óleo de George Hausdorf (pri- yecto de la Tercera Feria del Libro en ro, Gimbernard, Izquierdo, Fernández
Conde o Altar de la Patria. ricaturistas y dibujantes más notables mer premio) y Camino del Pueblo, de México. El jurado calificador lo inte- Fierro, Granell, Delia Weber, José Gau-
Juan Fco. García escribe la pieza mu-
del país. Se expusieron 94 obras se- Gilberto Fernández Diez (segundo graron Díaz Niese, Caro Alvarez y Ma- sachs, Juan Bautista Gómez, Lothar,
sical Sinfonía Poemática.
leccionadas por un jurado de admi- premio). 3|Tema paisaje dominicano: nuel Salvador Gautier. Hausdorf, Vela Zanetti, Alloza, Rovira,
Diseñado por el arquitecto Tomás Au-
sión. Esta bienal fue más bien un Haina, óleo de José Gausachs y Pai- Pascual, Aida Ibarra, Ramírez Duval,
ñón e incluyendo relieves del escultor
Se estrena Abominación de la Espera, concurso de pintura con temas espe- saje Dominicano, óleo de Darío Suro Antonio Malagón y Carmencita Her-
Luis Soto, se inaugura el Monumento Se organiza la primera exposición
obra para voz y gran orquesta, con cíficos, el cual incluyó, como en los (segundo premio). nández.. Los alumnos sobresalientes:
de la Independencia Financiera, con- ambulante de Bellas Artes, la cual re-
música de Ninón Lapeiretta y texto de Juegos Florales, otras manifestacio- Fernández Diez, Francisco Gausachs,
memorando el Tratado Trujillo-Hull. corre las regiones del Cibao, en un
Héctor Incháustegui Cabral. nes creativas premiadas en acto cele- Pura Barón, Pina Melero, Luis José
Los 26 artistas seleccionados para itinerario de agosto a septiembre
brado en la Universidad de Santo Do- Alvarez, Mariluz Castillo, Marianela Ji-
exponer en la muestra bienal fueron: (1944) que incluyó las localidades de
Tuto Báez celebra exposición indivi- mingo. Se otorgaron distinciones a ménez, Gladys Fiallo, Hellen Weis y
José Alloza, Luis José Alvarez, Ber- Monseñor Nouel, San Francisco de
dual, expone un conjunto de 25 Juan Bautista Lamarche, Víctor Garri- Gilberto Hernández Ortega.
nard González, Rafael Casado Soler, Macorís, Salcedo, Moca, Santiago y
obras: 19 óleos y 6 acuarelas (paisa- do, Manuel Chevalier y Armando Os-
Gilberto Fernández Diez, Eugenio Fer- La Vega. La muestra la conformaron
jes, retratos y escenas populares). car Pacheco en el renglón poesía; a
nández Granell, Fco. Fernández Fierro, 60 cuadros de autores vivos (…) en- Se realiza un concurso para erigir un
Rafael Damirón, Jesús de Galindez y
José Gausachs, Enrique García-Go- tre los más conocidos y celebrados monumento al Padre Gaspar Hernán-
Miguel Angel Jiménez, en narrativa; a
José Gausachs exhibe individualmen- doy, Manolo Pascual, Antonio Prats de la producción pictórica de los ar- dez. El jurado constituido por Sán-
Enrique de Marchena y Manuel Simó,
te 187 obras; retratos, paisajes, bode- Ventós, Rafael Pina Melero, Abelardo tistas, seleccionados e igualmente chez Lustrino, Celeste Woss y Gil y
en música (?). El concurso de pintura
gones, escenas populares y otros te- Piñeyro, Joaquín Priego, Wenceslao cuadros de los alumnos sobresalien- Díaz Niese elige el proyecto del espa-
compendia los temas y galardones si-
mas (óleos y dibujos). Es la primera Ramírez Duval, José Rovira, Darío tes de la ENBA. ñol Luis Soto (hijo), autor de Monu-
guientes: 1|Tema histórico o de ca-
muestra que registra este maestro ca- Suro, Federico Izquierdo. mento de la Independencia Financie-
rácter alegórico: Los Mártires del Cer-
talán en el país.
Capítulo 2 |Debate de la modernidad en un feudo antillano|116| |117|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

Año 1944 |cont.| Año 1944 |cont.| Año 1944 |cont.| Año 1944 |cont.| Año 1944 |cont.| Año 1944 |cont.|

ra, localizado en la Avenida George Se inauguran los murales de Vela Za- La Nación (10 agosto), reseña la exi- Castillo, Carlos J. Mena, Oscar Rome- ción celebrada en el Palacio de Bellas Guillermo González y José Antonio
Washington. netti realizados en el Palacio Munici- tosa exposición pictórica de la Acade- ro y Ricardo Brugal. Artes, con favorable crítica del diario Caro se asocian para realizar tres
pal de Santo Domingo. mia Abelardo Rodríguez Urdaneta di- El Universal. obras: El Casino de Güibia, el Hipó-
rigida por Rosalydia Ureña Alfau, en dromo Perla Antillana y el Cuartel de
Exposición individual del dibujante Er- Radhamés Mejía ejerce docencia de
San Pedro de Macorís, y en la cual Bomberos.
nesto Scott, quien presenta 16 carica- Exposición del escultor Manolo Pas- modelado y escultura en la Escuela El modelo vivo como recurso para la
sobresalen Ruddy Rijo, José Fco. Sa-
turas y 28 acuarelas. cual, director de la ENBA, la cual fue de Artes Manuales Presidente Trujillo, enseñanza del dibujo y el modelado,
ladín y Sara Lugo. Esta última: «En
inaugurada por el gobernante Trujillo. de Santiago. se introduce por primera vez en la his- Juan Francisco García es nombrado
sus trabajos expuestos (…) ha sabi-
Se exhibieron 41 obras, entre retra- toria de la educación artística del país. director del Conservatorio Nacional
Segunda exposición de José Rovira, do reflejar intensamente su espíritu
tos, figuras y dibujos. de Música, sustituyendo al maestro
con 1 fresco, 5 pasteles y 27 óleos. artístico. En los paisajes locales em- Margarita Lugo dirige Escuela de Ba-
Edward Fendler.
plea una técnica personal». llet, de acuerdo a reseña del diario La Se inaugura el Nuevo Museo Nacional,
Ramírez Duval, pintor azuano, autodi- Nación (4 de septiembre de 1944). en las edificaciones contiguas al Alcá-
Abelardo Piñeyro, para entonces de-
decta y desconocido, celebra indivi- zar de Diego Colón, con un total de 12 Enrique Casal Chapi dicta conferencia
cano de los pintores dominicanos, La Academia de Pintura y Dibujo San
dual en el Ateneo Dominicano. salas en las cuales se distribuyeron el sobre Música y Músicos Dominica-
celebra exposición de 103 óleos entre Rafael, dirigida por el músico y pintor Rafael Díaz Niese preside delegación
bodegones, paisajes y retratos. patrimonio prehistórico (3 salas), re- nos.
Arzeno Tavárez, celebra exposición que asiste a la Feria del Libro en Mé-
cuerdos de próceres y personajes (2
Individual de George Hausdorf, quien de sus alumnos en el Club Recreativo xico, en donde dicta conferencia so-
salas), la arqueología colonial (1 sala),
expuso 51 óleos, 20 retratos al car- de Damas, en Puerto Plata. El diario bre Arte Dominicano y cura la partici- Es editada la Historia Gráfica de la
Muestra individual de Antonio Ber- armas (3 salas) y una biblioteca.
boncillo, 11 aguafuertes y 6 pasteles. La Nación (2 de julio de 1944), seña- pación de las obras de tres pintores República Dominicana, de José Ra-
nard Gonzálvez (Toni), constituida por
la que en el cartel figuran: Soucy dominicanos: Celeste Woss y Gil, món Estella y abundantemente ilus-
30 caricaturas de literatos y persona-
jes políticos. Yoryi Morel y Darío Suro, en exposi- trada por José Alloza.

Año 1944 |cont.| Año 1944 |cont.| Año 1944 |cont.| Año 1945 Año 1945 |cont.| Año 1945 |cont.|

La Comisión de Refugiados Pro Cen- Tomás Morel publica La Calle de mi del año, no sólo para los emigrados Exposición de Enrique García-Godoy, grado por el Director General de Be- José Vela Zanetti, Mairení Cabral y
tenario, que preside Constancio Ber- Casa. republicanos, que veían entre ellos a constituida por 100 óleos, 77 paste- llas Artes, los Profesores Pascual Robles Toledano ingresan como do-
nardo de Quirós, celebra en el Ateneo una de sus más destacadas figuras les, 50 acuarelas y dibujos y 7 estu- Hausdorf, Lothar y el crítico de arte centes a la ENBA. Los dos últimos
Dominicano la Exposición de Artistas poéticas, sino para los dominicanos. dios morfológicos del cuerpo huma- Pedro René Contín Aybar otorgaron asumen el programa de anatomía ar-
En ediciones especiales de La Poesía
Españoles residentes en el país: Luis no que ilustraban la teoría estética del los premios siguientes: Primer pre- tística e historia del arte.
Sorprendida, se publican textos poéti-
Soto, José Gausachs, Manolo Pas- pintor vegano. mio de pintura: Rafael Pina Melero.
cos de muchos de sus integrantes: La Suite Arcaica, de Ninón Lapeiretta,
cual, Vela Zanetti, José Rovira, Fer- Segundo premio de pintura: Luis Jo-
Rosa de Tierra, de Rafael Américo es interpretada por el Cuarteto Blech, Es develado el monumento al Presbí-
nández Granell, Prats Ventós, José sé Alvarez Delmonte. Primer premio
Henríquez; Víspera del Sueño, de Aida en estreno mundial transmitido por la La Segunda Exposición Ambulante re- tero Gaspar Hernández, cuya imagen
Alloza, Ximpa y Toni. de escultura: Gilberto Hernández Or-
Cartagena Portalatín; Clima de Eterni- BBC de Londres. corrió las regiones sur y noroeste del fue realizada por el escultor Luis Soto
tega. Segundo premio de escultura:
dad, de Franklin Mieses Burgos; Coral país. Del 2 al 20 de mayo su itinerario y fundida en bronce por Francisco
Luis Martínez Richiez.
Joaquín Priego dirige la Escuela de de Sombras, de Manuel Valerio; Vlía, fue San Cristóbal, Baní, Azua, Baraho- Dorado.
Este concurso era exclusivo para es-
Artes Manuales de La Vega. En este de Freddy Gatón Arce; Sonámbulos na, Neiba, San Juan de la Maguana,
tudiantes de término y las obras pre-
año realiza un busto de la señorita sin Sueños, de Mariano Lebrón Savi- Elías Piña, Dajabón y Montecristi.
miadas (con diplomas, medallas y Barón Castillo, fotógrafo dominicano,
Raquel Godoy, su futura esposa. ñón; Vendaval Interior, de Antonio
compensaciones metálicas) ingresa- celebra en los salones de su moderno
Fernández Spencer.
Se establece el Gran Premio Anual ron a la colección nacional de Bellas estudio una muestra personal de foto-
Rafael Díaz Niese publica Notas sobre Presidente Trujillo, mediante el cual Artes. grafías artísticas. (La Nación, 1945).
Arte Actual (Meditaciones de un Pro- El poeta español Pedro Salinas se convoca a los estudiantes de la Es-
fano), en Cuadernos de Cultura Domi- (1892-1952) visita Santo Domingo, cuela Nacional de Bellas Artes para
Enrique de Marchena es nombrado Exposición Individual de José Vela
nicana No. 12 (Agosto 1944). Hace dictando varias conferencias en la que ejecuten en jornadas de 3 horas
Director General de Bellas Artes, sus- Zanetti, en la Galería Nacional de Be-
referencia a Colson, Cánepa, Suro y universidad. La presencia de Salinas durante diez días, obras pictóricas y
tituyendo a Rafael Díaz Niese. llas Artes (15-25 de septiembre).
Manolo Pascual. vino a ser el acontecimiento literario esculturas. Un jurado calificador inte-
Capítulo 2 |Debate de la modernidad en un feudo antillano|118| |119|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

Año 1945 |cont.| Año 1945 |cont.| Año 1945 |cont.| Año 1945 |cont.| Año 1945 |cont.| Año 1945 |cont.|

Muestra personal de la pintora Cortiña, Mario Grullón, Ena Moore, te industrial. Usa latas de sardinas y cional, sustituyéndole provisionalmen- Julio Alberto Hernández dirige el Ins- ga al pintor Vela Zanetti realizar
Juliette Guérin en la Galería José Eugenio Rosa, entre otros. otros medios para la fabricación de te Enrique Mejía Arredondo, Subdirec- tituto Musical Juan Fco. García. murales.
Nacional (6-16 de octubre). joyas. tor Administrativo de la Orquesta.
Exposición de la Escuela Nacional de Aparece una Academia de Ballet, sub- Henry Gazón Bona produce los proto-
Exhibición del surrealista Eugenio Fer- Bellas Artes, inaugurada por el Presi- Rafael Díaz Niese dicta conferencia Jaime Colson obtiene el Primer Pre- vencionada por el Gobierno. La diri- tipos formales que habían de servir
nández Granell. (15-25 noviembre). dente Trujillo y la Primera Dama. En en la Sociedad Abside. El tema es el mio en la Exposición Internacional de gen Ernest H. Brawer y Herta Gracier. de modelo para la arquitectura oficial
esta tercera muestra exponen Príamo Arte Pictórico, en el que afirma que lo Bilbao, España. La integra un Grupo de 30 bailarines, del régimen. Diseña el Palacio del
Morel, Consolación Jiménez, Aida Ce- primero que hace falta para sentir la muchos de ellos procedentes de fa- Partido Dominicano en la ciudad
Segunda muestra personal de Ernesto
leste Roques, Gloria Montilla, Clara pintura es entender la pintura. milias humildes de la capital. Capital.
Scott, en la Galería Nacional (1-10 de Díaz Niese publica Un Lustro de Es-
Ledesma, Luichi Martínez Richiez,
diciembre). fuerzo Artístico, memoria de su labor
Marianela Jiménez, entre otros.
Purita Barón (n. 1924), Gilberto en la Dirección General de Bellas Ar- Max Henríquez Ureña publica Panora- Ninón Lapeiretta funda la Sociedad
Hernández Ortega (n. 1923), Gilberto tes, e igualmente el estudio La Alfare- ma Histórico de la Literatura Domini- Dominicana de Conciertos INTARIN
George Hausdorf expone individual-
Eugenio Fernández Granell entrevista Fernández Diez (n. 1922) egresan de ría Indígena Dominicana. cana. (Intercambio Artístico Internacional).
mente en la Galería Nacional de Bellas
a Francisco Rebajes, artista del dise- la ENBA.
Artes (21-31 de diciembre).
ño industrial nacido en Puerto Plata,
Angel Botello se traslada a Haití, en José Antonio Caro construye el edifi- José Gausachs viaja a Caracas, Vene-
hijo de padre mallorquín y madre de
Enrique Casal Chapi renuncia como donde establece taller y produce pin- cio de la Facultad de Medicina, desa- zuela, en compañía de su hijo Fran-
La Academia Yoryi inaugura en el Ibiza. Creador de la marca Rebajes
Director de la Orquesta Sinfónica Na- turas relacionadas con el tema local. rrollando una articulación e interpre- cisco, exponiendo en la Galería Na-
Ateneo Amantes de la Luz, de Santia- para las joyas que diseña, se le consi-
go, la exposición anual de pintura, fi- tación espacial notables. Se le encar- cional de Bellas Artes.
dera uno de los primeros artistas que
gurando como expositores: Cecilia se dedicaron a la dignificación del ar-

Año 1946 Año 1946 |cont.| Año 1946 |cont.| Año 1946 |cont.| Año 1946 |cont.| Año 1946 |cont.|

La Tercera Exposición Ambulante de 7|Tercera individual de Ernesto Scott, vos de Centroamérica y el Caribe, ce- Alvarez. Escultura: Primer premio: Reyes: Tercer premio. Rosa Amelia Ji- Abel Eisemberg, maestro mejicano,
Pinturas recorre el Este de la Repúbli- quien expone un conjunto de 45 lebrados en Medellín, Colombia. Mujer en Reposo (terracota), Manolo ménez: Mención. Gladys Fiallo: Men- es nombrado Director de la Orquesta
ca, visitando del 30 de marzo al 15 de obras entre acuarelas y temples. 8| Pascual. Segundo premio: Vencido ción. Ana Francia Bonnet: Mención. Sinfónica Nacional. El nuevo Director
abril: Sánchez, Sabana de la Mar, San Primera exposición personal de Gil- (mármol), Antonio Prats Ventós. Ter- ordena organizar y catalogar el archi-
La III Exposición Bienal de Bellas Ar-
Pedro de Macorís y Los Llanos. berto Hernández Ortega, quien exhibe cer premio: Tormento (yeso), Luichi vo de música.
tes reúne una selección de 62 obras Concurso de Carteles de la Dirección
63 obras (óleos y dibujos). Martínez Richiez. Grabado: Primer
de un total de 119 presentadas al Ju- de Turismo, convocado para pintores
premio: Declarado desierto. Segundo
En la Galería Nacional de Bellas Artes rado de selección integrado por el Di- graduados y no graduados de la EN- Es creado el Teatro Escuela de Arte
premio: Obra, George Hausdorf. Ter-
se registran las siguientes exposicio- Darío Suro expone grupalmente y ce- rector General de Bellas Artes, el críti- BA: Gilberto Hernández Díez: Primer y Nacional, mediante Decreto 3545 del
cer premio: Bailarina Calzándose, Ber-
nes. 1|Muestra de Rafael Pina Mele- lebra muestra individual en el Palacio co Manuel Valldeperes y el Pbro. Os- segundo premio. Mariano Eckert: Ter- 19 de mayo. Emilio Aparicio ocupa la
nard Gonzálvez (Toni).
ro, quien exhibe 80 obras. 2|Indivi- de Bellas Artes, México, D. F. car Robles Toledano. La premiación cer premio. Dirección.
dual de Fernando Tarazona, quien pre- de las obras fue decisión de otro jura-
senta 59 obras. 3|Exhibición de Julia do que integraron José Antonio Caro, Exposición Concurso de Carteles de
La Dirección de Bellas Artes organiza Curso de Anatomía y de Grabado son Después de residir temporalmente en
Díaz, conformada por 40 obras. 4|Ex- Leo Pou Ricart, Manuel Valldeperes, promoción de la República con el te-
una Exposición Pictórica con obras introducidos por primera vez en el el exterior, José Gausachs reingresa a
posición de 33 obras personales del Pedro René Contín Aybar, Armando ma del Traje Típico Nacional. Con tal
de la Colección Nacional, en el Centro Programa de la Escuela Nacional de la Escuela Nacional de Bellas Artes,
pintor dominicano, residente en Cuba, Oscar Pacheco, Eduardo Matos Díaz y objetivo se llevó una modelo a la EN-
Social y Obrero de Ciudad Trujillo. Bellas Artes. Para la enseñanza de ocupando el cargo de Subdirector.
Carlos Ramírez Guerra (dibujos, acua- Robles Toledano. Un total de 22 artis- BA, en base a la cual se trabajaron 18
anatomía se utilizan cadáveres sumi-
relas y apuntes). 5|Exposición de pin- tas conformaron la participación, otor- obras expuestas en el Ateneo Domini-
nistrados por el Instituto Anatómico
turas españolas: Colección de repro- La escultura Muchacho Descalzo Ju- gándose los premios siguientes: Pin- cano. Un jurado otorgó los galardones Ernesto Lothar abandona la docencia
de la Universidad de Santo Domingo.
ducciones de El Greco, Velázquez, Mu- gando en la Calle (El Peloterito), de tura: primer premio: Paisaje (óleo), (diplomas y premios en metálico) a de la ENBA y José Vela Zanetti es de-
rillo y Goya. 6|Muestra individual de Ismael López Glass es galardonada Darío Suro. Segundo premio: Tríptico los siguientes alumnos: Juan E. Frías: signado profesor de dibujo.
Luis José Alvarez, constituida por 43 en ocasión de los V Juegos Deporti- (oluceo), Vela Zanetti. Tercer premio: Primer premio. Mariano Eckert: Se-
obras (óleos, acuarelas y temples). Marina de Hondura (óleo), Luis José gundo premio. Consolación Jiménez
Capítulo 2 |Debate de la modernidad en un feudo antillano|120| |121|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

Año 1946 |cont.| Año 1946 |cont.| Año 1947 Año 1947 |cont.| Año 1948 Año 1948 |cont.|

André Bretón, considerado el Padre del En el referido grupo, Marianela Jimé- Yoryi Morel viaja a Estados Unidos, La Progresista de La Vega. En este Llegan al país los artistas europeos Ubicado en la Isla de Mallorca, Jaime
Surrealismo, arriba a Santo Domingo, nez, en pintura, y Ana Francia Bonnet, invitado por el Departamento de mismo año, el Gobierno lo nombra Mounia André (alemana) y Joseph Colson realiza los frescos de Cala
por segunda vez, reuniéndose con inte- en escultura, reciben el Gran Premio Estado a una estadía de 3 meses. Director General de Bellas Artes. Fulop (húngaro). Murtra, en Cabo Formentor.
grantes de La Poesía Sorprendida. Presidente Trujillo. El egresado Martí-
nez Richiez es designado vaciador de
Es celebrada en la Galería Nacional Luichi Martínez Richiez celebra su pri- Clara Ledesma (n. 1924), Radhamés Vela Zanetti inicia las pinturas mura-
la escuela, inmediatamente egresa.
La Secretaría de Relaciones Exterio- la exposición colectiva titulada Las mera exposición personal. El diario La Mejía (n. 1925), Nidia Serra (n.1928), les de la cúpula y muros de la Iglesia
res seleccionó a los pintores Yoryi Artes Visuales en la Era de Trujillo. Nación (13 de junio de 1947) la rese- Elsa Divanna (n. 1927) y Noemí Mella de San Cristóbal (27 murales).
Morel, Rafael Pina Melero y Darío Su- Estreno del poema musical Vírgenes ña como «la primera individual de es- (n. 1929), egresan de la Escuela Na-
ro para que un cuadro al óleo de cada de Galindo, de José Dolores Cerón, y culturas de un escultor dominicano». cional de Bellas Artes.
George Hausdorf celebra muestra IV Exposición Bienal de Artes Plásti-
uno figurase en la Embajada Domini- el Concertino para flauta y orquesta,
personal, constituida por 52 obras, cas. Con la selección de 67 pinturas y
cana de Washington. de Enrique de Marchena.
en la Galería Nacional de Bellas Artes. Yoryi Morel es nombrado Subdirector dibujos, y 7 esculturas pertenecientes
Es una exhibición previa a la que ce- de la Escuela Nacional de Bellas Artes. a 23 autores: Pintores: Carlos Báez,
Egresan de la Escuela Nacional de Be- Vicente Grisolía egresa como profe- lebra en San Juan, Puerto Rico. Elsa Divanna, Gilberto Fernández
llas Artes, las siguientes individuali- sor de piano del Conservatorio Nacio- Diez, Francisco Fernández Fierro,
dades: Marianela Jiménez (n. 1925). En la Galería Nacional de Bellas Artes
nal de Música. Es el primer pianista Gladys Fiallo, José Gausachs, Mario
Darío Suro retorna al país y expone expone individualmente Antonio Prats
Luichi Martínez Richiez (n. 1928). salido de aulas dominicanas. Fco. Grullón, Elsa Gruning, Gilberto
las obras producidas en México. Ventós.
Ana Francia Bonnet (n. 19..?). Belkis Hernández Ortega, Marianela Jimé-
Exhibe individualmente en la Galería
Adrover. (n. 1920). Juan Antonio nez, Clara Ledesma, Antonio Mala-
Nacional de Bellas Artes, de la ciudad
Frías (n. 1925). Ana Delgado (¿?) y gón, Noemí Mella, Príamo Morel, Yor-
Capital e igualmente en la Sociedad
Gladys Fiallo (¿?). yi Morel, Hans Aap, Eligio Pichardo,

Año 1948 |cont.| Año 1948 |cont.| Año 1949 Año 1949 |cont.| Año 1949 |cont.| Año 1949 |cont.|

Abelardo Piñeyro, Marcial Schotborgh que no fueron galardonadas: La Ga- Clara Ledesma registra la primera ex- Antonio Toribio finaliza sus estudios ña. 3|Di Vanna, Elsa, exhibe 3 obras Vigil Díaz publica Orégano, serie de
y Darío Suro (fuera de concurso). rratcha (óleo 1948), de José Gau- posición personal, en el Ateneo de en la Escuela Nacional de Bellas Artes paisajísticas. 4|Fiallo, Gladys, mues- cuentos criollos.
sachs; Velación (óleo 1948), en la San Pedro de Macorís. y organiza sus primeros proyectos tra 3 obras paisajísticas. 5|Gruning,
cual Hernández Ortega enfoca un gru- escultóricos. Elsa, expuso una vista de cocoteros.
Escultores: José Figuero, Luichi Mar- Joaquín Balaguer publica en Buenos
po de cinco negros con ojos desme- 6|Jiménez, Marianela, participa con
tínez Richiez y Antonio Prats Ventós. Domingo Liz concluye sus estudios en Aires, Argentina, la biografía de Duar-
surados. La Fiebre, de Darío Suro, una naturaleza y dos vistas. 7|Ledes-
El jurado de la Bienal fue integrado la Escuela Nacional de Bellas Artes. Gilberto Fernández Diez, graduado de te, El Cristo de la Libertad.
fuera de concurso; Siesta (óleo ma, Clara, exhibe 3 paisajes y obtiene
por Rafael Díaz Niese, Darío Suro, Ce- la ENBA en 1945, registra la primera
1948), de Marcial Schotborgh, reco- Diploma de Honor en la exposición
leste Woss y Gil, Delia Weber y Pedro exposición personal en la Universidad
mendada para un premio especial Jaime Colson regresa a París, reali- brasileira. 8|Mella, Noemí, expone Ramón Lacay Polanco publica La Mu-
René Contín Aybar, el cual recomendó de Oviedo, en Asturias (España).
ofrecido por el Ayuntamiento de San zando una muestra en la Galería de la dos paisajes. 9|Serra, Nidia, muestra jer de Agua (novela).
la adquisición de dos obras: Diablo
Pedro de Macorís. Otros dos pinto- Rue Campagne Première. tres paisajes y obtiene Diploma de
Cojuelo (óleo 1948), de José Vela Za-
res, Radhamés Mejía y Eligio Pichar- Exposición de 10 pintoras domini- Honor en la Expo del Brasil. 10|Val-
netti, y Troncos (óleo 1948), de Elsa Manuel Del Cabral publica Antología
do, presentan impresionantes obras canas celebrada en Santo Domingo. dez de Sanz, América, participa con
Divanna; a la escultura Inocencia (ala- Mounia André celebra exposición Tierra.
relacionadas con la negritud. Las expositoras concurrieron en el un bodegón y un paisaje.
bastro), de Antonio Prats Ventós, le personal.
mismo año a la Exposición Femenina
fue otorgada una distinción de honor.
de Bellas Artes, celebrada en Río de Andrés Francisco Requena publica
La exposición Bienal origina comenta- Se conforma el grupo de poetas iden- Manuel Rueda publica Las Noches y
Segunda exposición personal de Gil- Janeiro, Brasil. Las pintoras son: Cementerio sin Cruces.
rios negativos provocados por el pre- tificado como Generación del 48, her- Tríptico en Santiago de Chile.
berto Hernández Ortega. 1| Adrover de Cibrán, Belkiss, expone
dominio de temas negroides y realis- manados por la vinculación creada
cuatro paisajes. 2|Delgado Conde, Al-
tas que se relacionan al impacto pro- por María Ugarte, y la Sección Cola- Juan Francisco García escribe la pieza
ma, expone dos paisajes, obtiene Di- Pedro Mir publica en La Habana Hay
ducido por la individual de Darío Suro boración Escolar, del diario El Caribe, Marcial Schotborgh (n. 1931) egresa musical Fantasía Concertante para
ploma de Honor en la muestra brasile- un País en el Mundo, poema gris en
(1947). Obras notables de la Bienal en donde comenzaron a publicar sus titulado como profesor de dibujo de piano y orquesta.
varias ocasiones.
trabajos. la ENBA.
Capítulo 2 |Debate de la modernidad en un feudo antillano|122| |123|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

2|2 Santo Domingo: refugio de intelectuales


Año 1950 Año 1950 |cont.| Año 1950 |cont.|
y artistas inmigrantes
Jaime Colson retorna al país, ocupan- Juan Frías; Joseph Fulop; Liliana Gar- Al parecer no se otorgaron premios
do la Dirección General de Bellas Ar- cía Cambier; José Gausachs; Mario por categorías, sino que el jurado re-
tes. En julio del mismo año visita la Fco. Grullón; Gilberto Hernández Or- comendó las siguientes adquisiciones
Academia Yoryi, en Santiago. tega; Irma Hungría; Federico Izquier- para la articoteca nacional: 1|Niños
do; Marianela Jiménez; Clara Ledes- en el Mar (óleo 1950), de Gilberto
ma; Domingo Liz; Noemí Mella; Yoryi Hernández Ortega. 2|Composición
Es nombrado profesor de la ENBA el
Morel; Eridania Mir; Cecilio Pérez; Ga- (óleo 1950), de Noemí Mella. 3|Elisa
escultor Antonio Prats Ventós.
briela Pérez; Guillo Pérez; Eligio Pi- (óleo 1950), de Clara Ledesma.
chardo; Aida Roques; José Eugenio 4|Paisaje (óleo 1950), de Nidia
V Exposición Bienal de Artes Plásti- Rosa; Marcial Emilio Schotborgh; Leo Serra. 5|Niñas Sentadas (óleo 1950),
cas, es celebrada en agosto del 16 al Schultz Leitzmann; Ernesto Scott; Ni- de Félix Disla Guillén. 6|Figura (talla
31, en la Galería Nacional de Bellas dia Serra; John Timiriaisaff; Eduardo en caoba 1950), de Antonio Prats
Artes, con la participación de 47 ex- Ubago; Rosalía Ureña Alfau; José Ve- Ventós. 7|Figura (mármol 1950) de
positores y el registro de 80 obras. la Zanetti. 2|En Dibujo: Eduardo de Radhamés Mejía.
1|En Pintura: Mounia André; Tuto Ubago y José Vela Zanetti. 3|En Es-
Báez; Ventura Báez Lora; Ada Balcá- cultura: Luz María Castillo; Luis Mar-
Egresan de la ENBA: Liliana García
cer; Rafael Enrique Brens; Jaime Col- tínez Richiez; Radhamés Mejía; Do-
Cambier, Aquiles Azar, Eridania Mir.
son; Félix Disla Guillén; Elsa Divanna; mingo Liz; Ismael López Glass; Ma-
Mariano Eckert; Gilberto Fernández nolo Pascual; Eligio Pichardo; Antonio
Diez; Francisco Fernández Fierro; Prats Ventós y Antonio Toribio.

Año 1950 |cont.| Año 1950 |cont.|

Darío Suro viaja a Madrid, ocupando Exposición anual de los alumnos de


el cargo de Agregado Cultural de la la Academia Yoryi, de Santiago, cele-
Embajada Dominicana. brada en el Ateneo Amantes de La
Luz, presidida por Jaime Colson, Los refugiados europeos que llegan al país desde 1939 desembarcan principalmente en |94|
quien pronuncia palabras de aliento a Llorens.
Fundación del Círculo Nacional de Ar- Santo Domingo, ciudad y puerto que provoca en ellos inevitable choque social. Igual- Op. cit.
los estudiantes expositores. Idem.
tistas, integrado por 13 miembros
mente, la comunidad dominicana recibe el impacto que sobre todo provocan los exilia- Página 20.
que encabeza Noemí Mella como Pre- Confert.
sidenta. Al parecer, la primera presen- Noemí Mella registra individual en dos españoles, como mayoría extranjera concentrada en la «pequeña capital de la repúbli-
tación pública del CNA fue la muestra la Galería Nacional de Bellas Artes,
ca ignominiosamente llamada entonces Ciudad Trujillo». Es Vicente Llorens, protagonis-
Salón de Otoño. la cual es objeto del comentario críti- |95|
co de Jaime Colson, en el diario ta importante de la época, el que testifica las impresiones a partir de la villa portuaria, Idem.
El Caribe, 24/9/1950. Página 69.
En la I Exposición Bienal Hispanoa- «erigida sobre un ligero altiplano de viejas murallas y ruinas de la época colonial»; con- Confert.
mericana de Arte, celebrada en Ma-
junto que daba «una impresión adusta, grave con las calles de Santo Domingo (…) de ca-
drid, es premiada la obra Romería, de Se publican las siguientes obras:
Eligio Pichardo. Aparte del referido Margarita de Amor (edición parisina), sas bajas y colores variados que tienen al fondo el mar|94| (…), entonces una pequeña
pintor, concurren a esta Bienal: Noemí de Andrejulio Aybar. Hermano y
ciudad de aspecto muy provincial, casi pueblerino, que es lo que le daba su encanto».|95|
Mella, Ada Balcácer, Clara Ledesma y Maestro, de Max Henríquez Ureña. El
los docentes de la ENBA (Woss y Gil, Cristo de la Libertad (1) y Literatura
Vela Zanetti). Dominicana (2), de Joaquín Balaguer.
José Gausachs|Composición (detalle)|Mixta/papel|29 x 22 cms.|Sin fecha|Col. Banco Popular Dominicano.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|124| |125|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|96| Dos elementos impresionaron de entrada a los refugiados: «uno, el calor tropical, de hu- do poco respetable, siendo la chaqueta o el saco una prenda de vestir obligatoria. En alguna
Idem.
Páginas 22-23. medad invariable y, presente desde la mañana, que se mantiene con uniformidad impla- otra calle concurrida, era frecuente la aparición de unos cuantos guardias bien fornidos quie-
Confert.
cable en la primavera, el verano, el otoño y el invierno (…)». Otro elemento casi tan nes «la emprendían a estacazos con los transeúntes que se ponían a su alcance hasta dejar lim-
grave como la vida de la ciudad era el ruido, formado allí no por el vocerío y alboroto pia y en paz la vía pública. El principio de autoridad quedaba así perfectamente afirmado».
callejeros, sino más bien por las emisiones discordantes de un sinnúmero de radios que En la capital como en el país, «todo tenía un aire familiar, jerarquizado y respetuoso de
funcionaban al mismo tiempo y a todo volumen, y que el sistema de puertas y venta- las formas. Por lo regular, el desenvolvimiento público en la vida cotidiana, concluía en-
nas abiertas extendía por todas partes, lejos de los bares donde tenía su origen.|96| tre las nueve y las diez de la noche cuando gran parte de las familias se recluían en sus
Con cien mil habitantes, aproximadamente, la capital del país ofrecía rasgos caracterís- hogares». Los refugiados alteraron la apacible vida de la ciudad, desde el momento en que
ticos. Aparte de sede de un gobierno capitalizador y centralista, su eje social era el vie- se sintieron afectados por el calor tropical y olvidaron el hábito de la chaqueta. «Los re-
jo casco con una plaza catedralicia en cuyo parque tocaban en algunas noches tanto la fugiados españoles procedieron (procedimos), sin saberlo –explica Llorens–, como bár-
banda municipal como la del ejército. En tanto el público paseaba dando vueltas alre- baros. Irrumpieron en la plaza, se sentaron donde quisieron, y a grandes voces (…) vi-

|97| dedor de la banda, en los bancos de piedra se sentaban, por prestigio tradicional, perso- nieron a destruir en un momento los hábitos locales (…). Alguna vez nos llamaron la |98|
Idem. Idem.
Páginas 69-70, nas o miembros de familias notables. En uno de estos bancos, «se sentaba de vez en atención por no someternos, en nuestra ignorancia, a las normas establecidas».|98| Páginas 71.
Confert. Confert.
cuando don Jacinto Peynado; aún en los años que fue Presidente de la República. Este El impacto que provocaron los republicanos en el medio capitaleño se fue expresando de
señor fue el que puso sobre la fachada de su casa un letrero luminoso, bien visible, que diversas maneras, a partir de la alteración de la vida nocturna ya que los españoles estaban
decía, como lema de caballero medieval: Dios y Trujillo».|97| habituados en todo a horas más tardías. Ellos animaron los cines, multiplicaron los cafés y
En la Calle Del Conde, vía principal de la ciudad, no estaba permitido transitar con atuen- establecieron restaurantes. Uno de ellos fue inaugurado en la Calle Del Conde, «de cier-

Eugenio Fernández Granell|Sin título|Óleo/tela|32 x 43.5 cms.|Sin fecha|Col. Museo Bellapart. Joseph Fulop|Sin título|Óleo/tela|21 x 26 cms.|1949|Col. Museo de Arte Moderno.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|126| |127|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|99| to viso, servido en su mayoría por camareros refugiados».Además de lo concerniente a la


Idem.
Páginas 71. recreación nocturna, los exiliados también influyeron favorablemente en el desenvolvi-
Confert.
miento intelectual y universitario, ya que muchos de ellos eran académicos, escritores y
artistas de diversas manifestaciones: músicos, teatristas, escultores, pintores y artesanos.
Con los republicanos españoles y un buen número de judíos centro-europeos y de otras zo-
nas, aumentó relativamente la población de la ciudad Capital, pero sobre todo el ambiente
cultural. «En el Parque Colón, en la Calle Del Conde, en cafés y espectáculos, además del
español peninsular y el dominicano, se oía asimismo el alemán y aun el francés. Aquel pe-
queño y apartado rincón del Caribe se convirtió por algún tiempo en un lugar cosmopo-
lita. La consecuencia de esa conversión fue también que los dominicanos comenzaran a su-
perar el retraimiento impuesto por la intimidación y el terror del régimen trujillista».|99|
Aunque los refugiados españoles formaron un círculo republicano en la capital dominica-
na, tuvieron que asociarse a viejos inmigrantes establecidos en el país. Ellos se incorporan
a la vida isleña, no sólo de manera profesional, sino estableciendo relaciones personales con
ciudadanos en los que encontraron el apoyo facilitador para sumarse al desenvolvimiento
de una ciudad que asumía el monopolio nacional. Al referirse a la concentración del exi-
lio en la principal ciudad del país, señala Llorens: «En general, los residentes en la capital de
la república apenas llegamos a conocer las zonas rurales, a no ser por referencias de otros
emigrados que habían pasado algún tiempo en colonias agrícolas o en pueblos montañe-
ses como Jarabacoa (…). El viaje, o la excursión, además de poco fáciles por los escasos me-
dios de comunicación, constituían un lujo que no podíamos permitirnos. / No fuimos
muchos los que, atraídos por la nota exótica, pudimos satisfacer en alguna ocasión nuestra
curiosidad presenciando una de aquellas fiestas rituales que por su origen negro o haitia-
no estaban terminantemente prohibidas en el país. Una noche nos llevaron a un grupo de
amigos a un luá (aunque lo que vimos no corresponde en modo alguno al luá haitiano),
que se celebra sin gran misterio no muy lejos de la ciudad. Quizás nuestro interés suscita-
do por la moda del arte negro en Europa desde hacía varios años, era demasiado intelec-
tual. El resultado, de todos modos, fue decepcionante. No porque la fiesta careciera de
atractivo ni mucho menos, sino por la sensación agobiante que el baile y la música nos pro-
dujeron, probablemente por su escasa variedad, su ritmo siempre igual y su larga duración.
Bien curioso y pintoresco era aquel patizuelo interior de la casa campestre, con su pozo en
medio, donde chapuzaban, entre varios, metiéndola de cabeza, a la individua que en el fre-
nesí del baile llegaba a ponerse en trance; como los tasajos de carne roja, sangrante, sobre
un tablero adosado a una de las tapias y la habitación inmediata cuyas paredes estaban lle-
nas de oraciones impresas en el patois de los negros haitianos. Pero lo esencial eran las can- José Gausachs|Morena|Carboncillo/tinta/papel|51.8 x 42.9 cms.|Sin fecha|Col. Privada.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|128| |129|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|100| ciones o plegarias repetidas una y otra vez por mujeres y hombres, éstos con pañuelos ro- tillanos, en donde el prejuicio contra el negro era directo, excluyente, no solapado. En
Idem.
Páginas 74-75. jos al cuello como los anarquistas de la FAI, que no paraban de comer, ni de beber, y cuyos el país dominicano, la negritud no era ajena a alguno que otro intelectual (Manuel del
cuerpos cimbreaban, aun los que eran gordos, de un modo que nadie podrá imitar a no ser Cabral, Rubén Suro…) que la asumían como temática de sus cantos poéticos. Además,
otro negro; y dominándolo todo la percusión de la tambora, monótona, incesante, obsesi- las matrices de la neoafricanidad afloraban como expresiones dominicanas en las diver-
va, hora tras hora, hasta producir los gritos, quejidos y contorsiones de las que entraban en sas formas del folklor y de la ritualidad preservada a nivel popular. Incluso, en las artes
trance, mientras nosotros sentíamos punzadas en las sienes y la cabeza a punto de estallar. visuales se asumían el temario negro, bien como caricatura (Eolo, Gimbernard, Matos
Al final ya de día, salimos de allí exhaustos, medio mareados y no deseando más que ver Díaz), en la fotografía artística (Abelardo, …) y en pintura (Colson, Suro,Yoryi, …).
mujeres rubias y oír valses vieneses. Sin duda, no se había producido en nosotros la comu- Entre los refugiados, algunos se sintieron atraídos hacia la negritud isleña. Sobre todo
nión necesaria para que la fiesta, que proseguía sin interrupción, produjera su efecto».|100| integrantes del grupo artístico, cuyo número conformado por pintores, escultores e ilus-
A causa del prejuicio antihaitiano, la negritud se convirtió en un tema prohibido para tradores sobrepasó la veintena. Los artistas que residieron en Santo Domingo en esta-
la instancia gubernativa; pero inevitable para la realidad colectiva o de la sociedad, cu- días cortas o largas fueron: José Gausachs Armengol, Manolo Pascual, Juan Bautista

ya herencia y vida cotidiana tenía mucho que ver con los ancestros africanos. Esta con- Acher (Shum), José Alloza,Angel Botello Barros, Saul Steimberg, Kurt Schnitzer (Con-
dición etnosocial y cultural era ineludible dada la vecindad con la hermana nación fron- rado), George Hausdorf, Joan Junyer, Francisco Rivero Gil, Carlos Solaeche, José Vela
teriza. El breve relato de la visita de los refugiados a la fiesta ritual, que narra Vicente Zanetti, Francisco Vásquez Díaz (Compostela), Antonio Bernad Gonzálvez (Toni), Er-
Llorens, es una constancia de que la tiranía trujillista no pudo más que levantar un te- nesto Lothar, López Mézquita, José Rovira, Francisco Dorado, Mounia André, José Fu-
lón blancofílico para evitar la exaltación de la negritud. Realmente, en la Sociedad Do- lop,Víctor García (Ximpa), Joaquín de Alba (Kim), Hans Paap,Ana María Schwartz,Ale-
minicana, esa exaltación no tenía los alcances que se expresaban en otros territorios an- jandro Solana Ferrer, Blas, Carlos Arvero…

Antonio Bernad (Toni)|Composición|Acuarela/papel/dibujo|41 x 32 cms.|1946|Col. Museo de Arte Moderno. George Hausdorf|El bombero|Óleo/cartón|77 x 61 cms.|Sin fecha|Col. Museo de Arte Moderno.
José Vela Zanetti|Rostro masculino|Mixta/plywood|44 x 36.7 cms.|1957|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes. George Hausdorf|Retrato de un médico|Óleo/tela|80 x 60 cms.|Sin fecha|Col. Museo de Arte Moderno.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|130| |131|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

Tomando en cuenta que la oleada de los exiliados se produce entre 1939-1945, es nece- La segunda diferencia se relaciona a la permanencia en Santo Domingo, la cual depen-
sario apreciar en relación a los artistas algunas variables como son: el tiempo de perma- dió de la oferta laboral que encontraron, realmente escasa, como también de la sorpre-
nencia como refugiados, el nivel de producción artística que registran y el legado que sa de que escapaban de regímenes dictatoriales, consiguiendo exilio en un país en po-
aportan a la sociedad dominicana como sujetos humanos y recreadores de la realidad. Es der de un tirano. De todas maneras, los refugiados utilizaron la República Dominicana
en base a esas variables que se dan entre los artistas refugiados notables diferencias. Una como un puente para proseguir hacia otras naciones (Botello, Junyer, Shum, Steimberg,
primera distinción tiene que ver con la procedencia nacional. Se distinguen dos grupos: Paap, Solana,…); se ubicaron temporalmente en el país (Alloza, Lothar, Rovira, Ximpa,
a|Refugiados españoles: Anglada, Gausachs, Alloza, Pascual, Botello, Shum, Junyer, Ri- Bernard, Solaeche,…); varios de ellos permanecieron de manera relativamente durade-
vero Gil,Vela Zanetti,Vásquez Díaz, Blas, Ximpa, Bernad, Solana, Rovira, Kim, Miguel ra (Hausdorf, Pascual, Mounia, Fulop,Vela Zanetti, Granell,…), o estableciendo residen-
Marinas, Dorado, Soto, Gausachs Aisa, Prats Ventós, Martínez De Ubago, López Jiménez, cia definitiva (los Gausachs, Ana María Schwartz, Martínez de Ubago, Prats Ventós…).
Fernández Granell; b| Refugiados de origen Judío: Hausdorf, Lothar, Fulop, Mounia Los campos expresivos en los que sobresalían los artistas refugiados determinaron las
André, Hans Paap, Steimberg, Conrado, Schwartz, las hermanas Weinirt… identificaciones respectivas, lo cual no significaba que el escultor no tuviese un desarro-

llo como pintor o viceversa. De todas maneras, se ofrecen las distinciones tomando en
cuenta, sobre todo, las labores que asumieron como expositores, docentes, comunicado-
res de periódicos y en otras tareas laborales. A continuación los desenvolvimientos:
Arquitectos: Tomás Auñón, Bernardo Giner De los Ríos, Agustín Gutiérrez Cueto,
Joaquín Ortiz, Fernando Salvador Carreras, Francisco Fábregas.
Escultores: Manolo Pascual, Compostela, Manuel López Jiménez, Luis Soto.

José Vela Zanetti|Recogedores de arroz|Óleo/cartón piedra|48 x 66 cms.|1948|Col. Ramón Francisco. Ernesto Lothar|Cañero|Óleo/madera|49 x 23 cms.|C.1940|Col. Ramón Francisco.
Ernesto Lothar|Paisaje|Óleo/madera|40 x 35 cms.|C.1940|Col. Ramón Francisco.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|132| |133|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

Fotógrafos: Ana María Schwartz, Kurt Schnitzer (Conrado) y las hermanas Weinirt ción que recae en los que con rapidez exponen individualmente (Hausdorf 1939, Bote-
(austríacas). llo 1940,Vela Zanetti, 1939 y 1940…), participando en las primeras colectivas modernas,
Fundidor (broncista): Francisco Dorado. celebradas en el Ateneo Dominicano a principios de la década 1940. A ese activismo se
Ilustradores: José Alloza, Rivero Gil, Bernard Gonzálvez (Toni),Víctor García Ximpa, agrega la experiencia docente que acompaña los currícula de varios de ellos, como en los
Blas Carlos Arveros, Alfonso Vila (Shum), Joaquín Alba (Kim), Saul Steimberg. casos de Gausachs Armengol, profesor de la Escuela de Bellas Artes de Barcelona, 1920,
Muralistas: José Vela Zanetti, José Alloza, José Rovira. y de George Hausdorf, quien había fundado una academia privada en Berlín. Es la for-
Pintores: José Gausachs, Hausdorf, Botello Barros, Carlos Solaeche, Fernández Granell, mación profesional de esos artistas lo que determina que, al fundarse la Escuela Nacional
José Fulop, Mounia André, Joan Junyer, Ernesto Lothar, Francisco Tortosa Alber,… de Bellas Artes, en 1942, fuera seleccionado un grupo encabezado por Manolo Pascual,
Ceramistas: Francisco Vera, José Fulop, … quien se convierte en el primer Director del referido centro. En ese grupo, que incluye
El activismo artístico que emprenden gran parte de los artistas refugiados, bien como mo- a la artista dominicana Woss y Gil, figuran, además, Ernesto Lothar y George Hausdorf.
do de obtener sustento material o por necesidad instintiva de proyección, es otra distin- Ellos no fueron los únicos refugiados que establecieron vínculos de enseñanza, ya que Ve-

la Zanetti y José Fulop también fueron docentes de la referida Escuela de Bellas Artes.
Otros aspectos distintivos que se asocian a los más notables artistas refugiados, tienen
que ver con las aportaciones que individualmente realizan y con el desarrollo que ellos
consiguen en relación al contexto dominicano. Un tercer aspecto es la realidad asumi-
da como suya, lo cual tiene que ver también con las contribuciones a la modernidad
del arte dominicano y a su desarrollo mancomunado con artistas criollos y animadores.

José Gausachs|Cajuiles|Óleo/tela|41 x 54 cms.|Sin fecha|Col. Familia Brugal Gassó. José Gausachs|Las tres gracias|Óleo/tela|102 x 71 cms.|1945|Col. Museo Bellapart.
José Gausachs|Mar Caribe|Óleo/tela|73 x 91.5 cms.|1942|Col. Museo de Arte Moderno.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|134| |135|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

Un enfoque centrado en los artistas que arroja el exilio europeo en nuestro país, ofre-
ce el siguiente saldo contributivo:
|a| Planteo decisivo de lenguajes vanguardistas: surrealismo y abstracción, incluso ex-
presionismo con la obra de Lothar.
|b| Aporte a la formación moderna y profesional de vocaciones artísticas en potencia.
Las primeras generaciones de la ENBA se benefician de docentes como Gausachs, Pas-
cual,Vela Zanetti, Lothar y Hausdorf.
|c| Nueva mirada interpretativa de la realidad. Mirada ajena y foránea podría señalar-
se, pero rotundamente de lo nuestro, y que se hace nuestra en excepcionales casos.
|ch| Reorientación del lenguaje figurativo, conjugado con nuevas posibilidades idio-
máticas, maneras y técnicas.

José Gausachs|Torero|Mixta/papel|76 x 62 cms.|Sin fecha|Col. Familia Brugal Gassó. José Gausachs|Paisaje de la montaña verde|Gouache/carboncillo/papel|49.5 x 65.7 cms.|Sin fecha|Col. Privada.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|136| |137|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|d| Amplia definición del campo escultórico, reorientado además con nuevos mate- ción de Mecenas cuando ofreció espacios personales para que varios de ellos (Botello,
riales y libertad interpretativa. Compostela, …) pudieran producir sus creaciones. Tal apoyo no sólo se extendió hacia
|e| Desarrollo situacional del muralismo que, aunque se centra en la ejecución de Ve- pintores con reconocidos currícula, sino también a muy jóvenes vocaciones creadoras.
la Zanetti, es una manifestación integrada a la nueva arquitectura funcional y pública. Diferencia excepcional en esta inmigración artística, la representan tres jóvenes que oscilan-
|f| Dinamización y enriquecimiento del quehacer de las artes en general: auditiva, es- do entre los 15 y los 17 años, alcanzan una formación artística en el país. Son ellos Antonio
pacial y visual. Prats Ventós (n. 1925), Francisco Gausachs Aisa (n. 1922) y Eduardo Martínez de Ubago
|g| La auto-conversión dominicana de varios artistas refugiados, vía un amplio tema- (n. 1925). Además, otros casos también excepcionales resultan Eugenio Fernández Granell,
rio productivo, pero sobre todo por una poderosa identificación emocional con el me- quien se autodescubre pintor residiendo en Santo Domingo, y Vela Zanetti, quien trasciende
dio geográfico-social. como muralista a partir de su desarrollo en el medio nacional, en donde fue favorecido para
De positivo impacto debe entenderse la proyección de esta inmigración sociocultural que realizar obras en espacios públicos u oficiales. Granell y Vela Zanetti, al igual que José Gau-
acontece a partir del 1939, conformada por académicos, literatos, laboristas de diversos sachs, Manolo Pascual y George Hausdorf, integran las cinco personalidades notables dentro

medios productivos, arquitectos, artistas de varios campos expresivos y periodistas. Mas,


ese impacto positivo no hubiese tenido sus alcances sin las acciones de acogida y respal-
do que le ofrecen sectores de la sociedad dominicana, oficiales y privados. En este último
sector, personalidades como el arquitecto José Antonio Caro, el animador Díaz Niese, el
historiador Peña Batlle y el académico Ortega Frier, quienes entre otros asumen un en-
tusiasmado apoyo para los artistas, sobre todo este último que asumió una auténtica fun-

José Gausachs|Mitin in the forest|Óleo/madera|1955|Col. Museo Bellapart. José Gausachs|Paisaje con yolas|Óleo/tela|53 x 66 cms.|Sin fecha|Col. Museo Bellapart.
José Gausachs|Nocturno|Óleo/tela|90.5 x 68.7 cms.|C. 1950|Col. Museo Bellapart.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|138| |139|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

del grupo de artistas refugiados. A esa representación se suma Ana María Schwartz (19..?-
1984), por la tesonera labor como artista mujer en la manifestación fotográfica, entregada
permanentemente en el medio donde fue acogida y en el que decidió vivir para siempre.
JOSÉ GAUSACHS, nacido en Barcelona (1889), era el más notable y veterano de los
artistas que se refugiaron en el país y el que más fuerte identificación manifestó al es-
tablecer residencia en Santo Domingo, junto a sus hijos Francisco y Jorge Gausachs Ai-
sa; identidad que manifiesta al explorar la realidad con una mirada entusiasmada y re-
creadora, asociándose con el arte dominicano de manera arquetípica, influyente e indi-
soluble. El convirtió la república de su exilio en una morada de alcances pictóricos a
plenitud, y murió en ella cuando transcurría el 1959, a los setenta años de edad.
Gausachs se había formado como pintor en la ciudad natal. Una Barcelona que a prin-

José Gausachs|Bella durmiente|Óleo/tela|67 x 53 cms.|Sin fecha|Col. Familia Brugal Gassó. José Gausachs|Paisaje del Cibao|Óleo/tela|50 x 61 cms.|1942|Col. Museo de Arte Moderno.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|140| |141|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|101| cipios del siglo XX registraba anarquismo intelectual; donde pintores impresionistas, la ar- hispano-dominicana hasta la extrema estatura de los resultados personales. «Sus cuadros |105|
Llorens, Peña Defilló.
Op. Cit. quitectura de Antonio Gaudí (1852-1926) y otros artistas se perfilaban como modernos siguen siendo la visión admirada y comprensiva de un artista europeo» –juzga Peña De- El Caribe.
Página 30, 6 de agosto de
Confert. revolucionarios y vanguardistas,|101| como Picasso: el canario que había ido a beber en filló–, sin embargo, también el resultado de «una isla que le conmueve y le proporcio- 1977.
Confert.
las aguas fundamentales de «la escuela barcelonesa, de amplia proyección universal den- na una temática que va desarrollando amorosa y pacientemente hasta el fin de su vida».
|102|
Valldeperes, tro de su catalanidad».|102| De Barcelona marchó Gausachs a París (1914), en donde Además, su arraigo al medio artístico fue poderoso: «Se trata del pintor extranjero que |106|
Manuel. Ugarte.
Cuadernos muestra sus obras, interactúa con la clase artística y le sorprende la Primera Guerra Mun- mayor influencia tiene hasta hoy en el quehacer del arte nacional».|105| Op. Cit.
Dominicanos Confert.
de Cultura, dial, teniendo que retornar al país natal. En España se convierte en docente durante die- José Gausachs fue un modelo magisterial. Como artista utilizó todos los medios para
No.25/26
Septiembre-octubre ciséis años consecutivos (1920-1936), exponiendo en galerías de la península al igual que expresarse: óleo, sanguínea, pastel, tinta china…, elaborando combinaciones peculiares
de 1945.
Página 64. en distintas ciudades del continente hasta que la guerra nuevamente lo empuja fuera de para producir sobre tela, papel, cartón y otros soportes. «Insistía en que no era necesa-
Confert.
Europa, esta vez hacia la República Dominicana, a donde llega comenzando el año 1940. rio disponer de materiales costosos para hacer buen arte, como tampoco era necesario
|103| Ausente durante un año en el que viajó a Venezuela, José Gausachs residió en el país du- un mobiliario de confort para producir la obra. Prolijo en su producción, era auto-exi-
Ugarte, María.
El Caribe. rante casi veinte años (1940-1959), rechazando incluso la invitación permanente para
15 de marzo
de 1980. ubicarse en México. Había nacido en Sarriá, un pueblo de Cataluña, enfrentando la ad-
Confert.
versidad desde niño. A los once años sufrió una trepanación que parcialmente le parali-
|104| zó una zona del rostro, perdiendo luego la visión de un ojo a causa de una chispa de pie-
Idem.
Confert. dra que le hirió la retina. «En algunos de sus autorretratos muestra con crueldad su ros-
tro afectado por la parálisis», señala María Ugarte,|103| quien le considera «una existen-
cia dedicada al trabajo, sencillo, humilde incluso, pero llena de dignidad y de nobleza».
La pintura de Gausachs abarcó lenguajes y temarios diversos. Hizo abstracción, tendió ha-
cia lo romántico, se acercó al surrealismo y dominó las normas del academicismo; pero su
estilo personal, basado sobre todo en el abstraccionismo puede ser definido como esen-
cial y sintetizado. Una vigorosa manera para expresar el espíritu de los asuntos, con la ma-
yor simplicidad de los medios, caracteriza el estilo de este pintor a quien «le atraía lo anec-
dótico, lo fantasmagórico, lo mitológico y lo teosófico», observa la crítica Ugarte, quien,
al referirse al temario pictórico, nos dice que era «un artista de temas que por un tiempo
le obsesionaron y que explotaba en tal forma que en ocasiones un determinado paisaje
llegó a ser objeto de 150 dibujos.A veces le daba por pintar bodegones de pescados y ma-
rinas; otras, montañas y paisajes urbanos y pueblerinos / Sus negritas tan abundantes co- gente, ya que destruía por lo regular» lo que no encontraba suficientemente bueno. «Es- |107|
Guidicelli, Paúl.
mo excelentes, fueron durante largo tiempo una obsesión en su larga etapa en el trópico. píritu independiente no gustaba pintar por encargo, guardaba celosamente obras o ano- citado por
Carlos Curiel.
Y fue Julia, su modelo preferida, una simple mujer a quien tenía que pintar, sin que ella taciones y tampoco accedía a vender sus cuadros a personas que no eran de su agrado, El Caribe. 2 de
agosto de 1959.
se diera cuenta».|104| También fue modelo de muchas de sus obras Clara Ledesma. no importando lo que con ello dejara de ganar».|106| Confert.

Al llegar como refugiado al país dominicano, en 1940, «Gausachs inició un largo perío- Considerado un orientador de la pintura moderna dominicana, su alumno Paul Guidice-
do de dominicanidad con espirituales meditaciones sobre el ambiente (luz-aire-seres) lli|107| lo califica «de hombre amigo y de gran corazón. Dotado de un enorme concepto
del trópico, lo cual se convierte en una constante hasta su muerte». Su visión es la de
un español convertido por accidente en un pintor dominicano, mediando la condición José Gausachs|Lula|Carboncillo|69 x 54 cms.|Sin fecha|Col. Familia Gausachs Dorca.
José Gausachs|Negra afligida|Gouache/cartón|69 x 51 cms.|Sin fecha|Col. Julia Tavares Vda. Bermúdez.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|142| |143|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

del deber y de la dignidad artística. Profesor de profundos conocimientos, de la maestría, sin- |108|
Gil, Laura.
cero y desinteresado hasta el sacrificio por la superación del discípulo bueno y agradecido». «Sobrina de
Escultor Manolo
MANOLO PASCUAL (1904-1983), era hijo de madre aragonesa y de un militar de Pascual (…)».
El Caribe. 25 de
Burgos que debido a su profesión vio nacer la prole en ciudades diferentes.|108| Ma- julio de 1992.
Confert.
nolo, uno de los cuatro varones, nació en Bilbao, estudiando desde muy joven en la Aca-
demia de San Fernando de Madrid. En la misma obtiene medalla de honor y primer
premio en modelado al natural, a los 16 años de edad. Sus méritos le hicieron acreedor
de una beca para estudiar en París en 1925, concedida por el Gobierno, el cual le be-
neficia nuevamente, otorgándole una pensión de estudios en Italia al obtener el Gran
Premio Roma del Ministerio de Estado.
Pascual celebró exposiciones individuales en Roma, Berlín,Viena, Londres y París, con-

curriendo además a la Bienal de Venecia del 1936. Al estallar la guerra civil española, |109|
Catálogo
desempeña el cargo de jefe de información en el frente del este peninsular, teniendo Exposición
de Bellas Artes,
que abandonar España con la caída de la República. En 1940 llega a Santo Domingo, 1940.
Confert.
convirtiéndose en uno de los primeros artistas refugiados que individualmente trascien-
de al convertirse en docente y artista expositor. Su primera muestra personal la registra
en el Ateneo Dominicano, precisamente en el año de su arribo al país.|109|

Manolo Pascual|Mercado (detalle)|Dibujo mixto/papel|42 x 38 cms.|1941|Col. Bernardo Vega. Manolo Pascual|Desnudo|Óleo/cartón piedra|22 x 28 cms.|1941|Col. Banco Popular Dominicano.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|144| |145|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|110| Manolo Pascual era fundamentalmente escultor. La crítica europea lo sitúa en el gru- ca; y la de forma abierta, en que Pascual fusiona cubismo, surrealismo, fauvismo con |112|
Valldeperes, Pichardo, Eligio.
Manuel. po de los grandes escultores de la modernidad española, en el cual figuran: Julio Gon- formas abiertas, y es precisamente ese bagaje conceptual que Pascual trae consigo de Presentación
El Arte de Catálogo,
Nuestro Tiempo, zález, Pablo Gargallo,Angel Ferrant,Victorio Macho y otros. Considerándole artista de Europa, lo que hace su arte universal, contemporáneo y original al mismo tiempo en Santo Domingo,
Op. Cit. 28 de julio de
Página 163. facultades excepcionales,Valldeperes juzga que «a través de las muchas direcciones de la década del 40». 1983.
Confert. Confert.
su quehacer artístico, incide con un estilo propio en el cual coinciden la rusticidad y Pichardo|112| reconoce que Manolo Pascual «fue el hombre preciso para ser el direc-
la solidez bárbara de los primitivos, y la inteligencia y agilidad de la moderna escuela tor de la primera Escuela Nacional de Bellas Artes», establecida en 1942.También esta-
española. Posee un acentuado sentido de las asimetrías y de las oposiciones violentas. blece que fue el primero que trabajó hierro forjado en Santo Domingo, lo cual repre-
Por eso sus esculturas, en general, son obras plásticamente audaces, conseguidas me- sentó un hito en el uso de materiales en el país. Además, su posición de director de la
diante un proceso de estilización que suprime cualquier dejo de ampulosidad exterior Escuela Nacional y su reconocida maestría le convirtieron «poco menos que en el es-
o de mecánica creadora».|110| Al comentar una retrospectiva que celebró Pascual al cultor de la República Dominicana». Encargado de hacerle un busto a Trujillo, requi-
cumplir cincuenta años de trayectoria artística, su colega Eugenio Fernández Granell rió la presencia del gobernante para que posara, lo cual era imposible. Pascual la reali-

|111| señala: «He aquí a un escultor dotado de la facultad de aunar los resplandores de una zó en base a numerosas fotografías de la cabeza del dictador, tomadas de frente, de per- |113|
Fernández Granell. Llorens,
«Cincuenta Años rica imaginación con la suma de una pericia profesional irreprochable. Escultura en fil y sin retoques o maquillajes. Por un buen período de tiempo cubrió las paredes de Op. Cit.
de Trayectoria Páginas 62-63,
(…)», El Caribe, madera, en diversos metales, en mármol, en terracota, en yeso, en logradas combina- su taller, produciendo un busto impresionante, «de gran tamaño, de un realismo perfec- Confert.
6 de diciembre
de 1980. ciones de dichas materias, componen un orbe homogéneo y diverso a la vez».|111| to aunque mitigado. No era el Trujillo verdadero mas tampoco el convencional. Se va-
Confert.
De acuerdo a Eligio Pichardo, la obra del maestro nativo de Bilbao «puede dividirse ciaron centenares de copias que se distribuyeron por todo el país, destruidas luego una
en dos grandes períodos: la de forma cerrada, que corresponde a una etapa neoclási- a una tras la eliminación del tirano».|113|

Manolo Pascual|Peregrinación|Mixta/papel|40.6 x 40.6 cms.|1943|Col. Juan Gassó. Manolo Pascual|Muchacha paseando|Mixta/madera|27 x 23 cms.|1967|Col. Museo Bellapart.
Francisco Rivero Gil|Retrato de Manolo Pascual|Dibujo|1940. Manolo Pascual|Caricatura de Federico Izquierdo|Dibujo/papel|17 x 13 cms.|Década 1940|Col. Federico Izquierdo.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|146| |147|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

Manolo Pascual residió en el país desde 1940 hasta 1951, marchándose a Nueva York,
en donde fue contratado como profesor de la New York School for Social Research. Ade-
más de escultor fue dibujante y ceramista. Trabajó el dibujo en cera, gouache, lápiz y
tinta, a veces combinando esos medios para plantear bocetos de la obra tridimensional
y definir una iconografía autónoma, concebida con pulcritud académica y referencia-
dora de temas que llenaron sus ojos durante su residencia en Santo Domingo, especial-
mente el asunto mulato. Eminente profesor, disciplinó con rigor un buen número de
alumnos dominicanos, siendo responsable del surgimiento de la primera generación de
escultores nacionales y contemporáneos.
GEORGE HAUSDORF (1894-1959) es otro artista extranjero notable dentro del
grupo que se refugia en el país a partir del 1939. Hijo de padres hebreos, nació en

Breslau,Alemania, iniciando estudios artísticos en Berlín y luego en Holanda, en don-


de amplía su formación. De regreso al país nativo, ejerce docencia en la capital ale-
mana, fundando después una academia de pintura en Hamburgo, la cual dirigió por
espacio de 20 años. Como resultado de la persecución nazi contra la población de
origen judío, toma el camino del exilio, arribando a la República Dominicana en
1939.

George Hausdorf|Paisaje con sol|Óleo/cartón|57 x 37 cms.|Década 1940|Col. Familia Brugal Gassó. George Hausdorf|Paisaje con palmeras y campesinos|Agua fuerte al buril|22 x 20 cms.|C.1940|Col. Centro Cultural
Eduardo León Jimenes.
George Hausdorf|Paisaje rural|Óleo/madera|38 x 36 cms.|Sin fecha|Col. Museo Bellapart.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|148| |149|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

Hausdorf ya es un artista ejercitado y maduro cuando se instala en el medio de Santo


Domingo en donde funda una academia particular de enseñanza artística, expone en
muestras nacionales que se organizan al inicio del decenio 1940, realizando también en
ese período una exposición personal registrada en el Ateneo Dominicano (1941).
Cuando el Estado establece la Escuela Nacional de Bellas Artes (1942), es seleccionado
como docente, probando su maestría en el óleo, la acuarela, el carboncillo, el pastel y el
grabado en técnicas de agua fuerte y linóleo.
La residencia en el país de George Hausdorf fue de casi diez años (1939-1948). Con su
saber artístico, había cubierto un período de producción europea, siendo un represen-
tante evolucionado del realismo alemán, escuela que cultivaba los asuntos con objetivi-
dad, rigor clasicista y preeminencia táctil de la materia pictórica. El encuentro con otra

|114| realidad como la dominicana insufla en su paleta aspectos cromáticos del trópico, lo cual
Fernández
Spencer. da lugar a un nuevo período productivo. «La luz tropical –explica Fernández Spen-
Presentación
Catálogo. 1977. cer–|114| los verdes y amarillos de nuestra flora y de nuestro sol, o el azul de nuestro
Confert.
mar y de nuestro cielo, liberan la mirada de Hausdorf de las normas precedentes de lo
táctil, y así va tornándose en un pintor impresionista sereno y equilibrado.Ya en esa pin-
tura de la impresión del instante, logra el maestro alemán unir el naturalismo a un gran

George Hausdorf|Paisaje (marina)|Óleo/madera|68.5 x 61.5 cms.|Sin fecha|Col. Museo Bellapart. George Hausdorf|Retrato de Marianela Jiménez|Óleo/cartón|81 x 54 cms.|1945|Col. Marianela Jiménez.
George Hausdorf|La lavandera|Agua fuerte/papel/grabado|31 x 28 cms.|Sin fecha|Col. Museo de Arte Moderno.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|150| |151|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

estilo. Un naturalismo consciente en el que operan las gamas multicolores de un pincel ralezas, conformaban un legado tan importante para el arte dominicano como la disci-
que se demora en las cosas o ciertos toques de espátula para entregarnos un fragmento plina que infundió en la generación de jóvenes que acudieron al tutelaje de sus ense-
de la realidad». ñanzas. Este notable artista maestro, murió en Nueva York, en 1959, cumpliendo un ter-
A George Hausdorf se le reconoce una obra entroncada a la realidad dominicana, tan- cer período de producción con los medios técnicos que fueron de su dominio: dibujo,
to paisajística como social, dándose una enorme diferencia entre aquella que se refiere grabado y pintura. Con la segunda disciplina (grabado), se ubica como un pionero con-
al medio europeo y esta otra que se adueña de la mirada y del estilo de un maestro un temporáneo en el hacer de las artes nacionales.
tanto rígido, muy realista o eficaz para transcribir el medio geográfico y social, además JOSÉ VELA ZANETTI (1913-1999) tenía 26 años de edad cuando arribó a Santo
tratado con una amorosa visión. Cuando se marcha hacia los Estados Unidos, en don- Domingo. Había nacido en Milagros (Burgos), pero vivió con la familia largo tiempo
de establece residencia, deja una obra dominicana amplia y representativa de su estilo en León, en donde el padre, militante socialista, murió fusilado en 1936. Sin una edu-
verista y traspasado de luz en muchos ejemplos: escenas campesinas y de paisaje puro; cación artística sistemática y ubicado en Madrid, fue orientado por José Ramón Zara-
retratos de gabinete y de personajes populares; siluetas arquitecturadas, urbanas y natu- goza, profesor de la Academia de San Fernando, aunque en cierta manera fue el educa-

George Hausdorf|Ensayo Orquesta Sinfónica|Óleo/tela|64 x 76 cms.|1941|Col. Banco Central de la República Dominicana. George Hausdorf|Escena en el río Ozama|Óleo/tela|52 x 61 cms.|Sin fecha|Col. Privada.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|152| |153|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|115| dor y crítico Manuel Bartolomé Cassio –redescubridor de El Greco– quien se convir-
Llorens,
Op. Cit. tió en el guía de su vocación pictórica. Una beca de la Diputación Leonesa le permi-
Páginas 34-35.
Confert. tió estudiar en Italia (1933), viajando luego a Francia y Portugal (1936), país este últi-
mo desde donde regresa a España al iniciarse la guerra civil, a consecuencia de la cual
tiene que tomar el camino del exilio.
Aunque, al llegar al país dominicano, Vela Zanetti había expuesto personalmente en
León (1931) y había realizado algunas pinturas murales en la misma ciudad (1932 y
1934),«realmente su obra pictórica la inició propiamente en Santo Domingo, donde re-
sidió largos años entregado a su labor artística con vocación y voluntad nada corrien-
te.|115| El pintor corrobora esta apreciación cuando declara: «Santo Domingo está en
mi vida de tal manera que hay que comprender que no sólo trabajé allá, que mis hijos

|116| son dominicanos, que me casé en Santo Domingo y que lo llevaré a cuestas con orgu-
Ginebra, Freddy.
Listín Diario. llo, no para pasar la factura, lo llevaré en el hondón de mi corazón como siempre lo he
7 de febrero de
1981. demostrado. / Agradezco toda la generosidad que se me ofreció en los primeros mo-
Confert.
mentos cuando yo era un mal pintor, porque (…), no era un genio. Era un joven estu-
diante de arte que tenía que comer y que se tiraba a aprender, a nadar sin saber nadar.
El pueblo dominicano me dio comida, albergue, fe y eso no se puede olvidar».|116|

José Vela Zanetti|A orillas del mar|Óleo/tela|70 x 87 cms.|Sin fecha|Col. Familia Brugal Gassó. José Vela Zanetti|Maternidad|Gouache/papel|37 x 31 cms.|1940|Col. Octavio Amiama de Castro.
José Vela Zanetti|Diablo Cojuelo|Óleo/madera|95 x 71 cms.|1948|Col. Museo de Arte Moderno.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|154| |155|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

Cuando Vela Zanetti llegó al país presentó a los pocos meses una exposición personal |117|
Llorens,
de casi cien obras.|117| Allí se reunían cuadros y temas peninsulares de atmósfera som- Op. Cit.
Página 35,
bría: El concierto (óleo), Segadores (Proyecto mural), Castellano (óleo), Evacuación del piri- Confert.

neo (óleo), Antonio el camborio (Temple), Regreso del frente (acuarela), entre otras obras que
volvió a presentar en una colectiva nacional del 1940. «Sus primeros murales domini- |118|
Ugarte, María.
canos fueron realizados en el ruinoso Convento de la Merced, en donde vivió Tirso de El Caribe.
27 de enero
Molina, en el siglo XVI. Allí pintó seis paneles de 3 x 2 metros. A partir de esa realiza- de 1996,
Confert.
ción (1940), este artista alto, fuerte, de voz de trueno, de temperamento abierto, simpa-
tía innata y de enorme capacidad hacia el trabajo, encontró el respaldo de personas cla-
|119|
ve que le consiguieron encargos de evidente importancia. Su obra durante los apenas Valldeperes,
El Arte de
diez años que residió en el país es titánica. Darío Suro diría de él en 1949, al comentar Nuestro Tiempo,
Op. Cit.
los murales de la Iglesia de San Cristóbal: con la decoración de esta iglesia Vela Zanet- Página 162,
Confert.
ti se sitúa como uno de los primeros muralistas de América, después de Orosco, Rive-
ra y Siqueiro en México».|118|
José Vela Zanetti se convirtió en un pintor de proyectos arquitectónicos, apoyado por
diseñadores y constructores, los cuales escamotearon pequeñas partidas monetarias que
permitieron «la gigantesca obra de este pintor castellano que dedicaba jornadas enteras
a cubrir con sus dibujos y sus colores los blancos muros de iglesias, de edificios públi-
cos y residencias privadas», apunta María Ugarte. Esclavo de su arte, especialmente su
pintura mural es producto del diálogo con la soledad en la que sumergía sus realizacio-
nes, una vez el conocimiento y la meditación sobre el tema lo ubicaban en el desnudo
y silencioso espacio del diálogo visual. En cada espacio fue levantando la épica de sus
visiones humanas, sociales e históricas. Realmente cantos narrativos, dramáticos y sim-
bólicos, elevados a la estatura del monumento espacial o recinto que los acogían. En es-
te sentido, la apreciación de Valldeperes, quien define a Vela Zanetti como un pintor mo-
numentalista, estableciendo que los murales que realizó en las Naciones Unidas, en 1951,
resultan, «sin duda, la concreción de la obra monumental que ha pintado en Repúbli-
ca Dominicana».|119|
Los murales realizados en el país son numerosos. Ellos compendian la etnia, la cultura, la
creencia, la historia nacional, el trabajo y el progreso promovido en los años de su ejecu-
ción, trascendiendo a la circunstancialidad de la Era de Trujillo, ya que su tarea artística fue
pintar, lo cual era su pasión dentro de un clima político benefactorista. Sobre esa circuns-
tancia y ante la afirmación de que la dictadura trujillista creó un movimiento de pintura
mural,Vela Zanetti emite la siguiente aseveración: «Yo inventé la palabra mural en Santo
José Vela Zanetti|Muchacha posando|Óleo/madera|99 x 81 cms.|1947|Col. Banco Central de la República Dominicana. Domingo.Y la inventé sólo por necesidad mía.Yo conseguí que los arquitectos creyeran
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|156| |157|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|120| en mi, y que arañaran mil dólares del presupuesto para que pintara esos murales. / A ve- la ciudad capital en donde alquilaron un local de juguetería, en la Calle Del Conde, «y du- |123|
Martínez de Idem.
Alamo, Josefina. ces, vuelvo a recordar cuando en Santo Domingo yo mismo cargaba el agua para mi ca- rante varias semanas se pusieron a trabajar con ahínco, contribuyendo cada uno sus mejores Página 40.
El Caribe. Confert.
23 de mayo sa. O cuando me llevaban a pintar en un camión, encima de la arena húmeda; mientras el habilidades: la manual de Amparo y la imaginativa de Eugenio». Los juguetes llamaron po-
de 1981.
Confert. capataz, que tenía más categoría, subía en la cabina junto al chofer…, ¡Yo he pagado un derosamente la atención, sobre todo en la posible clientela femenina que al entrar a la tien-
precio terrible! Hay grados de sufrimiento: no es lo mismo la falta de una peseta, rodea- da y descubrir que eran de fabricación nacional, los desestimaron, no vendieron nada.|123|
|121|
Idem. do de amigos, de familia, que el dólar que te falta en un país totalmente desconocido». Después de juguetero, Eugenio Granell, como se le conocía en los círculos capitaleños
Confert.
Enfático,Vela Zanetti agrega: «Yo he pintado de brocha gorda en Santo Domingo (…) pe- de inmigrantes y criollos, ejerció la música, arte que había estudiado en el Conservato-
|122| ro ¡jamás!, jamás pensé en cambiar de camino. Debes aferrarte a tus razones, ser un ilumi- rio de Madrid, después de las primeras lecciones de partitura impartidas por la madre.
Llorens,
Página 61. nado. Es como decirle a Modigliani, a su primera tos, o a Van Gogh, en sus primeros rama- En Santo Domingo fue violinista de la Orquesta Sinfónica Nacional, fundada en 1941,
Confert.
lazos de locura, que no pintara más… Eso nunca. / El mural de la Historia de la Medicina bajo la dirección de Enrique Casal Chapi. De la música pasó a la pintura, alternándola
de Santo Domingo, lo pinté con jornal de obrero. Los sábados, hacía cola con los mulatos con la poesía, el cuento, el ensayo, el decorado de teatro y el periodismo. En los prime-
albañiles para recibir mi sobre, porque el arquitecto quería que lo terminara, aunque habían
suprimido esa partida.Y me incluyó en la nómina con el jornal de maestro albañil».|120|
De la misma manera que realizó en el territorio dominicano una considerable producción
mural, igualmente hizo obra de caballete pintada con diversos medios, técnicas y en varia-
dos soportes, sobre todo en cartón y madera.También realiza dibujos libres y bocetos de
murales. En parte de toda esta producción de menores o relativas dimensiones sobresalen
los retratos y especialmente aquella en donde el tema de mulatos y negros es enfocado con
cierto aire de grandeza como condición de una interioridad que caló a fondo. Una gran-
dilocuencia realista, a veces conjugada con libertad expresionista y a veces sustentada en
apuntaciones cuasicubistas o geométricas, definió un ciclo nacional, nunca interrumpido
en un maestro que, cuando rememoraba sus vivencias en América, repetía siempre: «Yo soy
de donde fui; donde uno ha respirado, ha trabajado, ha soñado y ha sufrido».|121|
Vela Zanetti fue docente de la Escuela Nacional de Bellas Artes, ocupando la dirección
del plantel para el 1956. Con exposiciones individuales y murales realizados en otros
países americanos (Colombia, México, Estados Unidos, …), la nostalgia le hizo regresar
a España, en donde continuó pintando, haciendo cerámica, dibujos, grabados e ilustra-
ciones. En la España de su destino alcanzó la estatura del maestro que había forjado su ros años del periódico La Nación, Granell estuvo encargado de la página literaria y allí |124|
Idem.
carácter tenaz, decidido y entregado al arte hasta el momento de su fallecimiento. publicó también sus divertidos artículos sobre la vida dominicana.|124| Fue en 1941, Página 191.
Confert.
EUGENIO FERNÁNDEZ GRANELL, nativo de La Coruña (n. 1912), era la perso- talvez por sus contactos directos con artistas amigos (Bretón, Lam, Gausachs, …), cuan-
nalidad más inquieta, compleja y versátil del grupo de refugiados que arribó a Santo Domin- do Granell descubrió su vocación hacia la pintura, dando comienzo a una producción
go. En el país natal, se le conoció como Miguel García Vivancos, el anarquista que era comi- por su cuenta, sin maestro ni ayuda de nadie, aprovechando el tiempo libre, rechazando
sario de guerra y había sido en tiempo de paz relojero, estibador y taxista,|122| asumiendo ofertas de trabajos bien remunerados y manteniéndose como periodista.Autodescubier-
en el exilio otras diferentes tareas. Al refugiarse en el país dominicano, fue ubicado con su
mujer Amparo en la colonia agrícola de Dajabón, lugar que abandonaron para trasladarse a Eugenio Fernández Granell|Añoranzas de un torero enamorado|Óleo/tela|78 x 64 cms.|1943|Col. Museo de Arte
Moderno.
Eugenio Fernández Granell|Mujeres cogiendo flores|Óleo/tela|71 x 51 cms.|1944|Col. Museo Bellapart.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|158| |159|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

to como artista del pincel tendió a un fecundo desarrollo.Al poco tiempo, pudo presen- |125|
Idem.
tar en su primera exposición de 1943, cuarenta y cuatro composiciones.|125| Precisa- Página 34.
Confert.
mente en ese año, en el que se le identifica como un surrealista «cargado de esencias es-
pañolas de siempre»,|126| Granell publica una página en la que escribe afirmaciones co- |126|
Revista La Poesía
mo las que a continuación se transcriben: «El artista sueña, no echa cuenta. / El artista Sorprendida,
No. 3, diciembre
inventa, no calcula. / El artista abre su camino lanzándose como una flecha y cierra su 1943.Confert.

órbita arremetiendo con el ímpetu de un bisonte sideral. / Mixtificador –vestido de rea-


|127|
lista, de moralista, de sociólogo o de lo que quiera– es quien comienza arremetiendo co- Idem.
Fernández Granell:
mo un toro para quedar exhausto en su viaje y cansino como un buey».|127| «Arte, Artistas y
Contables».
En 1943, Fernández Granell, al igual que el chileno Alberto Baeza Flores, animaron el Revista La Poesía
Sorprendida.
movimiento de la Poesía Sorprendida. Granell fue un colaborador de la revista del mo- Confert.

Eugenio Fernández Granell|Sin título|Óleo/tela|32 x 43.5 cms.|1942|Col. Familia Brugal Gassó. Eugenio Fernández Granell|Surrealista|Óleo/madera|31 x 24.5 cms.|1945|Col. Museo Bellapart.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|160| |161|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|128| vimiento, aparte del viñetista de los números que se publicaron hasta 1945. En el refe-
Llorens,
Op. Cit. rido año registra una segunda muestra personal considerada rotundamente más surrea-
Página 34.
Confert. lista que la anterior: la de 1943, en la cual era evidente «la presencia de conocidos maes-
tros contemporáneos, desde Picasso, hasta Chirico, mas no por eso dejaba de acusarse
su inconfundible originalidad».|128|
Granell celebró la segunda muestra en la Galería Nacional de Bellas Artes, en donde mos-
tró 200 obras diversas (óleos, gouaches, apuntes,…), más personales y surrealistas. En esa
muestra: «Los ángeles de luz y de sombra que lleva en su honda, lo asisten intermitente-
mente en su fiesta de creaciones originales, pero el artista rebasa las fronteras de la obje-
tividad, y se encamina ya triunfador de sus fuerzas hacia panoramas más amplios (…). Hoy
Granell ha vaciado en la tela los movimientos afines de su yo recóndito, de su otro mun-

Eugenio Fernández Granell|Composición|Óleo/tela|1943|Col. Museo de Arte Moderno. Eugenio Fernández Granell|Oráculo venturoso|Óleo/tela|62 x 47 cms.|1951|Col. Giuseppe Bonarelli.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|162| |163|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|129| do (…). Indudablemente todavía existe la incomprensión en una parte de la masa recep- ban con una corriente literaria, de la cual se reconoce al francés André Bretón, como su |131|
Lacay Polanco, Bretón,
Ramón Augusto. tora. Aún la crítica soez, cargada de prejuicios, detracta neciamente el surrealismo».|129| ideólogo fundamental. En un recuento apreciativo sobre el surrealismo pictórico, éste úl- cita referida
La Nación. en Catálogo
28 de noviembre Resultó revolucionaria para el medio artístico y cultural la presencia de Eugenio Gra- timo escribe: «Al igual que durante la guerra precedente, ha sido en el continente ameri- de Granell.
de 1945. Op. Cit.
Confert. nell, rotundamente surrealista como autor de la narración El Hombre Verde (1944) y co- cano en donde a lo lejos, me parece que la pintura ha lanzado sus más bellos fuegos del ar- Confert.

mo pintor de visualidades imaginativas llenas de símbolos, de metáforas plásticas, dado tificio: Ernst,Tanguy, Matta, Donati y Gorki en Nueva York. Lam en Cuba; Granell en la
|130|
Serraño Poncela, S. el carácter poético de un «mundo abisal, desintegrado, donde cada forma orgánica tra- República Dominicana; Frances, Carrington, Remedios en México; Arenas y Cáceres en
Citado en
Catálogo de ta de hallar su postura más expresiva y comunicarnos, no su experiencia formal, sino su Chile. La reunión, la confrontación de éstas obras se impone en 1946 en París».|131|
Eugenio Granell.
1981. verdadera esencialidad».|130| Bretón escribió esa referencia en 1952. Para entonces, Eugenio Granell se había mar-
Confert.
Granell fue el primer pintor surrealista asociado al devenir del arte moderno dominicano, chado del país, evadiendo posiblemente una mentira política, ya que se le exigió firmar
a instancias del cual se autodescubre en comunión con los artistas que como él se refugia- un documento de adhesión a la dictadura, en el que se establecía que el régimen truji-
ron en Santo Domingo, en donde también fue solidario con poetas nativos que comulga- llista no había maltratado ni encarcelado a refugiado alguno. «Con los años, este pintor

de La Coruña fue alcanzando la trascendencia artística sustentada en una obra imagi- |132|
Carlos Ballester.
naria, igualmente basada en los impulsos del subconsciente y en el humor, característi- Presentación del
Catálogo. Idem.
ca muy rara en la parcela surrealista», señala Carlos Ballester, para quien lo primero que Confert.

llama la atención de la pintura de Granell es su originalidad. «No se parece a nada, no


tiene parentesco con nadie. Carece de antecedentes y referencias. No hay manera de sa-
ber de dónde viene».|132|

José Alloza|La playa|Dibujo|1940. José Alloza|La máquina infernal|Dibujo|1939.


Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|164| |165|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

Del restante grupo de artistas refugiados que proceden de España, se asocian aquellos que llas Artes de Barcelona, así como en diversos medios periodísticos europeos, para los |133|
Datos de
tuvieron que ver con un desenvolvimiento gráfico en Santo Domingo, más bien en el cam- cuales laboró antes del exilio provocado por la guerra civil. En el país dominicano, ex- José Alloza en
Catálogo Exposi-
po de la ilustración. La mayoría se incorpora a los medios periodísticos del país, figurando hibió sus dibujos caracterizados por una elocuente gracia cargada de humor e igual- ción Nacional,
1941.
algunos de ellos en las primeras exposiciones nacionales que se organizan en el Ateneo Do- mente realizó decoraciones en residencias particulares, así como un mural alegórico a Confert.

minicano en los años 1940 y 1941. José Alloza encabeza este grupo de ilustradores. la república y a la obra de Trujillo.|133| Una nota manuscrita en el Catálogo de la Ex-
|134|
JOSÉ ALLOZA VILLAGROSA, nacido en 1905 en Burjaraloz, Zaragoza, llegó a San- posición de Bellas Artes del 1940 ofrece la siguiente definición de Alloza: «Dibujante Notas Manuscritas
(?), Catálogo
to Domingo en 1940, destacándose por haber ilustrado una Historia Gráfica de la Repú- que ha colaborado en revistas de gran prestigio en Europa, se nos presenta con una se- Exposición de
Bellas Artes,
blica Dominicana, escrita por José Ramón Estella, periodista vasco que ocupó la direc- rie de dibujos e ilustraciones de estilo gracioso y humorístico. Sus estampas nos llevan 1940.
Confert.
ción del diario La Opinión. El libro de historia se editó para distribuirse en las escuelas, al pasado y nos hacen pensar en la felicidad y en la inocencia de la vida de nuestros
resultando un texto didáctico que aúna a la fácil lectura los abundantes grabados episódi- abuelos».|134|
cos (201 en total) que elaboró Alloza, recreando hechos, personajes y aspectos del acon- Alloza fue el principal ilustrador de los compatriotas que editaron libros en el medio

tecer nacional. Desde la etapa precolombina hasta el 1944, año del Centenario de la Re- dominicano. Pese a sobresalir en la gráfica, ejecutaba pinturas, decorando varias residen-
pública, se traza una visión de síntesis, que inevitablemente concluye con la exaltación de cias con alegóricos murales, uno de los cuales realizó en los salones del Club Militar.
logros alcanzados por el régimen. La novedad que representa el libro se convirtió en un Residió en Santo Domingo durante siete años (1940-1947).
modelo para textos que se editaron posteriormente con grabados o ilustraciones. ANTONIO BERNAD GONZÁLVEZ fue otro dibujante refugiado que sobre-
La historia gráfica no fue el único libro ilustrado en Santo Domingo por Alloza, quien salió, especialmente como ilustrador periodístico, ya que perteneció al personal del
tenía una buena experiencia sustentada en la formación adquirida en la Escuela de Be- Diario La Nación, en donde se publicaron las innumerables caricaturas que realizó en-

José Alloza|La cabeza de Ferrand|Dibujo|1943. Antonio Bernad (Toni)|Caricatura de Héctor Incháustegui Cabral|Década 1940.
José Alloza|Cotubanamá el cacique|Dibujo|1943. Antonio Bernad (Toni)|Bailarina calzándose|Mixta/papel|46 x 38 cms.|1946|Col. Museo de Arte Moderno.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|166| |167|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|135| tre 1939-1945. Conocido con el sobrenombre de Toni, era oriundo de Elche, comu- país, en donde labora como retratista y caricaturista. Editó un álbum homenaje a Tru- |137|
Datos de Bernad Llorens.
en Catálogo, nidad de la provincia de Alicante. Con estudios en Dibujo y Pintura, expuso por pri- jillo en colaboración con José Campa, otro refugiado que tuvo que ver con el semana- Op. Cit.
1941. Página 187.
Op. Cit. mera vez a los 16 años de edad mostrando después sus obras en España y en Fran- rio Democracia, la publicación más importante y duradera del exilio español en Santo Confert.
Confert.
cia.|135| Domingo.|137|
Diseñador de carteles, Bernad Gonzálvez (Toni) había dirigido una revista política du- Aparte de la adulación formularia que revela, acorde con la época y la demanda del ré-
rante el período de la Guerra Civil Española, en la que fueron derrotados los republi- gimen, el álbum homenaje reúne suficiente material de ilustración gráfica con el que se
canos. Al tomar el exilio y refugiarse en Santo Domingo, trabajó en gimnasia e hizo de aprecia el dominio de Ximpa. Sobre todo las numerosas caricaturas de embajadores y
camarero por algún tiempo hasta que se incorporó al activismo periodístico en 1940. funcionarios gubernativos revelan cualidad extraordinaria para ofrecer retratos fisonó-
Expuso en las principales bienales nacionales, obteniendo premio en la de 1946 con la micos y anímicos con depuradas y precisas líneas. Para el 1943, fecha de la edición del
obra Bailarina calzándose (grabado). Contrajo matrimonio con una dominicana, mar- referido álbum, este artista español había realizado 17 retratos de personalidades locali-
chándose luego a México. zadas en el país, entre ellos el del Padre Fantino, pintado al óleo.

|136| LUIS VÍCTOR GARCÍA XIMPA, quien firmaba sus obras artísticas con el segun- BLAS es el nombre que se recuerda de un tercer caricaturista, vinculado también al pe-
Datos de Ximpa
en Album do apellido, fue también colaborador de La Nación. En este periódico asumió la carica- riódico La Nación, desde que este medio apareció en abril de 1940. Su nombre com-
Homenaje
a Trujillo, tura, campo gráfico que le había permitido desenvolvimiento en periódicos, editoras y pleto era Blas Carlos Arveros y arribó a Santo Domingo en el grupo de los primeros
1943.
Confert. revistas de Barcelona, Madrid y Oviedo. El había iniciado su labor de dibujante en el refugiados, acompañado de su hijo Clemente (Arveros Oria), producto de su primer
diario El Comercio, de Gijón. Además de dibujante e ilustrador, Ximpa era pintor, con matrimonio, y de su segunda esposa, la actriz Carmen Rull. Llegó a exponer individual-
numerosas exposiciones realizadas en varios países de Europa|136| antes de arribar al mente en el Ateneo Dominicano, en donde exhibe caricaturas y miniaturas de diversos

Luis García Ximpa|Telésforo Calderón|Caricatura|1942. Luis García Ximpa|Rafael Paíno Pichardo|Caricatura|1942.


Luis García Ximpa|Max Henríquez Ureña|Caricatura|1942. Luis García Ximpa|Manuel A. Peña Batlle|Caricatura|1942.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|168| |169|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

temas (1940), marchándose a Colombia, en donde reside y labora por breve tiempo. En
1941 vuelve a Santo Domingo y comienza nuevamente en La Nación, hasta su muerte
ocurrida en el país, en donde fue enterrado. Su labor gráfica fue poco conocida. Pro-
dujo tiras cómicas de carácter secuencial y caricaturas sobre el tema de la Guerra Mun-
dial. Igualmente, caricaturas de temática dominicana, un tanto exageradas o grotescas en
su caracterización popular.
FRANCISCO RIVERO GIL es otro refugiado relacionado a la caricatura, mani-
festación dibujística a la que se asociaba su carrera artística, iniciada en Santander, en
donde nació en 1899.Autor de carteles, de decoraciones murales y portadista de la Edi-
torial Espasa-Calpe, trabajó en diversos órganos periodísticos de España, antes de refu-
giarse en Santo Domingo, en donde participa en la Exposición de Bellas Artes de 1940.

|138| Ese registro provoca el siguiente comentario: «Este famoso dibujante se nos presenta
Nota manuscrita
(?). Catálogo con una serie de estampas históricas y de ambiente vernáculo.Todas ellas revelan por su
1940, Op. Cit.
Confert. delicadeza de líneas, por el movimiento y expresión de sus figuras, que es un domina-
dor de ese difícil arte».|138|
La localización de Rivero Gil en Santo Domingo no fue duradera, ya que emigró a Co-
lombia de donde pasó a México en donde falleció (1972). Duradera tampoco fue la

Francisco Rivero Gil|Entierro campesino|Dibujo|1940. Alfonso Vila (Shum)|Mujer sentada|Óleo/tela|69.2 x 48.3 cms.|Sin fecha|Col. Museo Bellapart.
Blas|Vendedor de maní|Dibujo|C. 1940.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|170| |171|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|139| ubicación de otro compatriota suyo, de nombre Juan Bautista Acher o Alfonso Vila, fugiados de Santo Domingo, en donde residió por corto tiempo, en compañía de su es-
Arte Club.
Los Inmigrantes. quien también emigró a México después de haber arribado al país dominicano con su posa e intérprete, Dolores Canals, y varias hermanas de ella. Durante esa residencia tem-
Catálogo 1989.
Confert. esposa y dos hijastros: Antonio y Ramón Prats Ventós. poral, realizó algunas obras de temario insular, entre ellas un tríptico sobre legendarias fi-
ALFONSO VILA (1897-1967), natural de Lérida, era pintor, dibujante y caricaturis- guras precolombinas. En ese conjunto, al igual que en Merengue Caliente, interpreta el
|140|
González Lamela, ta conocido como Shum, el nombre artístico que adoptó. Al arribar al país con su fa- trópico con sus luces interiores y la esencia misma del alma dominicana y la racialidad
María del Pilar.
Op. Cit. milia, en 1940, contaba con un buen currículum como expositor e ilustrador, añadien- con un sentido íntimo.
Páginas 110-111.
Confert. do a sus registros europeos las experiencias vividas en Santo Domingo, en donde resi- La apreciación anterior es del crítico Valldeperes, el cual señala, además: «Junyer, apasio-
dió estrechamente hasta el extremo de trasladarse a La Vega, en donde realizó una ex- nado, sensual, iluminado por su propia intimidad creadora, ha visto un trópico lujurio-
|141|
Valldeperes, tensa producción de obras (sobre todo paisajes), algunas de las cuales mostró en una ex- so y vivo, pero sin estridencias coloristas. Su Merengue caliente muestra una visión sere-
Manuel.
Cuadernos posición celebrada en Santiago de los Caballeros (1940) y en una segunda muestra de na y armónica, con armonías puras, del baile tropical, de la esencia misma del alma do-
Dominicanos
de Cultura. Santo Domingo (1940), exponiendo también en la Colectiva Nacional de 1941, que minicana, que él ha penetrado a través de la danza que condensa, en cierto modo, el
No. 25/26, 1945.
Páginas 71-74. reunió 28 artistas, entre inmigrantes y nativos. La alegoría y un dominio exquisito del
Confert.
pastel caracterizaba, por lo general, la obra de Shum, cuyos dibujos animaron las pági-
nas de varios diarios y revistas durante su permanencia en la República Dominica-
na.|139| Su nombre real era Juan Bautista Acher. Publicó algunos linograbados en el
diario La Opinión|140|
Otros dos nombres completan el sector de los ilustradores refugiados que no arraigan
en el medio nacional debido a la transitoriedad en Santo Domingo. Joaquín Del Alba
(n. 1912), caricaturista español, es uno de ellos. Firmaba sus trabajos con el seudónimo
Kim, que en su mayoría aparecieron en el diario El Caribe. El segundo es Saul Stein-
berg, dibujante y caricaturista alemán de origen judío, quien arribó al país como refu-
giado de la Segunda Guerra Mundial, laborando en el periódico La Nación, antes de
marcharse a Estados Unidos de Norteamérica, en donde alcanzó renombre.
Un grupo de pintores y escultores también asumió a Santo Domingo como puente pa-
ra proseguir hacia otros países. No obstante, cada uno de ellos laboró artísticamente, ex-
puso sus obras y se proyectó situacionalmente nucleado en la contingencia del exilio en
la sociedad dominicana: Joan Junyer, José Rovira, Carlos Solaeche, Solana Ferrer, Fran-
cisco Vásquez Días (Compostela), Hans Paap y Angel Botello Barros, integran este otro sentido racial de un pueblo. Bajo un cielo sereno, en el que el inquieto equilibro de Jun- |142|
Valldeperes,
grupo relacionado también por la transitoriedad. yer halla motivo suficiente para expresar su realismo candoroso –el profundo realismo texto referido
en Catálogo
JOAN JUNYER (n. 1904), oriundo de Barcelona, fue, al igual que José Gausachs, un mediterráneo que es realidad amorosa–, unas figuras precisas riman sus cuerpos desnu- de Arteclub.
31 de mayo
pintor reputado, considerándosele uno de los grandes de la pintura catalana.|141| A pe- dos. Es, sin duda, la expresión cálida de una visión de poeta, de una interpretación que de 1989.
Confert.
sar de la condición de sordomudo logró trascender en España, después de un primer va más allá de la simple realidad circunstancial.Y en el trazado de las figuras se revela la
período de labor pictórica en Mallorca, en donde asimiló referencias del primitivismo personalidad inconfundible y única del autor».|142|
cerámico de la isla. Con exposiciones en Madrid y otras capitales europeas, fue prote-
gido de Picasso durante los años de aprendizaje en París. Fue uno de los primeros re- Joan Junyer|Noche|Dibujo|1940.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|172| |173|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|143| Evaluando la producción que realiza el pintor Junyer en el país, la cual no fue mucha, espiritualiza la figura del bardo del amor. En su retrato de Pittini, también ahonda psi- |145|
González Lamela, Nota manuscrita
María del Pilar. se estima que la obra más significativa fue el tríptico sobre madera en el cual represen- cológicamente demostrando su cualidad de retratista».|145| en catálogo
Op. Cit. exposición
Página 103. ta episodios alusivos a la mitología dominicana: «Anacaona, Boechío y Caonabo. Jun- Solaeche había llegado a Santo Domingo en 1939, llamando la atención pública al ofre- de Bellas Artes
Confert. 1940.
yer, se permeó de la historia y las tradiciones dominicanas y caribeñas.Además, se pue- cer una conferencia sobre El Greco, maestro del arte de España. Su compatriota y crítico Página 24.
Confert.
|144| de apreciar en obras suyas elementos tropicales, así como el mestizaje.También traba- Fraiz Grijalva escribe el siguiente comentario: «En la República Dominicana, como
Idem.
Página 104. jó el diseño escenográfico y, al menos en el tríptico antes mencionado, se puede apre- medio para asegurar fácilmente su existencia, enfiló sus actividades artísticas hacia el re-
Confert.
ciar un tratamiento del dibujo y del color sumamente teatral, dinámico y fluido, que trato, generoso (sic) propicio a las concesiones. Prisionero en un blando academicismo,
recuerda el arte del ballet. En cuanto a este aspecto, cabe citar a Alfredo Matilla, tam- encerrándose en él como un pájaro temeroso en su jaula. Solaeche pinta unos retratos
bién español y exiliado: En esa fantasía, limpia, emotiva, creada por el sentimiento, sin en los que la preocupación principal es la obtención del parecido físico con un realis-
preocupaciones ni alteraciones cerebrales, se encuentra el matiz del ballet, la palabra de mo efectivo en el color. Entre los retratos realizados aquí, figuran el del periodista Juan
todo lo que se calla y la angustia que marca la música a través de una coreografía de José Llovet, los del señor Blanco Fombona y señora, el de la señorita Clarita Tejera, el
espíritus».
«Precisamente en esa fantasía es donde Joan Junyer se encuentra a sí mismo, viviendo
un mundo que él se ha creado; latiendo al compás de una realidad artística que se cons-
truye a costa de muchos sacrificios, de muchas enseñanzas y de mucha serenidad; im-
pregnando la pintura de luz, y pintando con esa misma luz, como Velásquez pintó con
sangre, Rubens con linfa y Murillo con almíbares policromados… Su gran personali-
dad le lleva a la dinámica a fuerza de estética –que no de estática– logrando el equili-
brio perfecto entre los ambiciosos saltos de la danza y la danza misma de sus decorados
y trajes. Si el ballet es expresión por movimiento, Junyer ha hecho expresión para mo-
vimiento, sin apartarse ni un momento de su técnica. La variedad es el arte mismo, pe-
ro detrás está siempre la unidad del estilo; de ese estilo que en Joan Junyer es la senci-
llez y para los demás es la revolución».|143|
González Lamela|144| da cuenta de que Junyer realizó en Santo Domingo una serie
de dibujos que enfocan equinos y asuntos tropicales, algunos elaborados sobre papel de
oro y de plata.También realizó en 1942 dibujos que representan La Conga, típico baile
antillano y título de una muestra personal presentada en Washington. Además, por ra-
zones amistosas, ejecuta algunos retratos en el país dominicano, en donde reside entre del poeta Fabio Fiallo, el de la niña Georgina, el de doña Mercedes Correa de López, |146|
Fraiz Grijalva,
1939-1942. del licenciado don Luis Rodríguez Guerra y el de Monseñor Ricardo Pittini, Arzobis- referido por
González Lamela.
CARLOS SOLAECHE se conoció como retratista en el corto tiempo que vivió en po de Santo Domingo, su mejor obra quizás».|146| Op. Cit.
Página 101.
Santo Domingo como refugiado. Había nacido en Baracaldo (Vizcaya) en 1911, estu- JOSÉ ROVIRA VALLS, nacido en La Bisbal, en 1910, permaneció más tiempo en Confert.

diando en la Academia de Bellas Artes de Bilbao y la Academia de San Fernando de Santo Domingo que sus compatriotas Junyer y Solaeche, dándose a conocer amplia-
Madrid. Participó en la Exposición del 1940, celebrada en la capital dominicana. En la mente con una labor artística diversificada y como expositor que llevó sus obras a va-
página del Catálogo que refiere sus datos biográficos y obras presentadas fue anotado el
siguiente comentario: «En su retrato del poeta Fabio Fiallo lo vemos elevarse cuando José Rovira|Florero... flores|Óleo/tela|49.5 x 39.5 cms.|Sin fecha|Col. Familia Antuñano Peralta.
José Rovira|Desnudo|Óleo/tela|83 x 62 cms.|1943|Col. Museo de Arte Moderno.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|174| |175|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|147| rias comunidades del país: Santo Domingo, San Pedro de Macorís, Baní y San José de
Llorens,
Op. Cit. Ocoa. En esta última comunidad pintó una decoración mural a la caseína.
Página 37.
Confert. Con estudios en la Academia de Bellas Artes de la Lonja de Mar, en Barcelona (1926),
y con experiencias adquiridas en talleres artísticos, Rovira laboró en restauración patri-
monial, hizo pintura mural y expuso en varias ciudades españolas antes de refugiarse en
Santo Domingo. En 1940 trabajó como restaurador de la Iglesia de los Dominicos, San-
ta Clara, así como de la Catedral Primada. En 1943 realiza una muestra personal, en
donde expuso 41 obras, entre ellas un fresco, un dibujo y 39 óleos (paisajes y bodego-
nes). En la Exposición Nacional de 1944, presenta siete pinturas, entre ellas el desnudo
titulado Figura (óleo), de excelente factura, volumetría corporal y belleza nativa, perte-
neciente a la Colección Estatal del Museo de Arte Moderno. En este último año vuel-
ve a exponer individualmente. Rovira residió en el país con su familia desde 1940 has-
ta mediados de esta década.
Otros artistas de corta estadía en República Dominicana fueron: Francisco Vásquez
Días, López Jiménez, López Mézquita, Solana Ferrer, Botello Barro y Hans Paap.
Francisco Vásquez Díaz, (1898-198?)) se hacía llamar Compostela, en reconocimiento a
la ciudad española en donde había nacido. En su país se hizo reconocer al exhibir una
muestra en plena vía pública de Madrid (escalinatas del Congreso de Diputados). Este
hecho le permitió salir del anonimato, ya que consiguió respaldo para exhibir en los sa-
lones Lizarraga y obtener pensión para estudiar en París. A su regreso se hizo popular
como escultor animalista especialmente centrado en el pingüino. En Santo Domingo
no sólo siguió tallando su animal preferido, sino que le encargaron para la Universidad
bustos de personajes dominicanos. Los hizo, así mismo, de diplomáticos extranjeros, la-
borando en un cuartito que le cedió su propietario Julio Ortega Frier, coleccionista y
mecenas de artistas emigrados. Participa en la Exposición de Bellas Artes del 1940, en
donde mostró bustos de varios personajes (Hostos, Peynado,Trujillo, …) e igualmente
tallas de animales y peces tropicales. Este escultor se ubicó en Puerto Rico, convirtién-
dose en docente universitario.|147|
Escultor como Compostela era Manuel López Jiménez (n. 1904), natural de Badajoz,
en donde aprendió pintura y escultura, asistiendo a la Academia local de Bellas Artes.
Expositor en varias muestras celebradas en España, asume la talla en madera, principal-
mente, al ubicarse en el país. En el 1943, había realizado el Escudo para el Ateneo Do-
minicano (caoba) y varios retratos en barro y piedra artificial. Escultor también era En-
rique Moret Astruell (1910-1985), quien residió en el país durante casi dos años, cola-
borando en proyectos arquitectónicos.Tallista, expone en Muestra Colectiva del Ateneo Angel Botello Barros|Joven mulata|Óleo/cartón piedra|44.5 x 36 cms.|Sin fecha|Col. Privada.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|176| |177|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|148| Dominicano (1941) y trabaja en el Monumento a la Independencia erigido en la ciu- puso tres paisajes dominicanos en la Exposición Nacional de 1941; e igualmente José Ma-
ArteClub.
Los Inmigrantes dad de Moca. En el Ateneo expone también Francisco Vera (hijo) un conjunto de ce- ría López Mézquita, pintor granadino (1883-1954), quien llegó a Santo Domingo en
Catálogo.
31 de mayo rámicas elaboradas al arribar a Santo Domingo en 1940. Esta exposición es pionera en 1945, realizando un retrato de Trujillo, uno de los pocos para los que posó el referido dic-
de 1989.
Confert. el arte de la cochura en República Dominicana. tador. A la transitoriedad de Solana Ferrer y López Mézquita, no se asocia el docente y
Otro escultor es Luis Soto, cuyo nombre se asocia al fundidor Francisco Dorado Mar- pintor Miguel Anglada Romeu, nacido en Valencia, asociado al grupo de refugiados. Ex
|149|
Idem. tín, tanto por labores que realizaron asociados e igualmente porque arribaron juntos a militar republicano, su nombre se vincula al hacer fotográfico, pictórico, al desempeño
Confert.
República Dominicana, en 1940. Ellos realizan las primeras esculturas fundidas en normalista en San Pedro de Macorís y a la cátedra de Matemáticas en la Universidad de
|150| bronce en Santo Domingo.|148| Santo Domingo.Vivió en la Capital durante largo tiempo, retornando al país de origen.
González Lamela,
Op. Cit., Luis Soto, hijo del escultor Mateo Fernández de Soto, fue inicialmente orientado por Otro nombre es Angel Botello Barro, mucho más reconocido en el medio dominicano.
Página 114.
Confert. éste, dándose a conocer en España después de completar su formación. Cuando el exi- ANGEL BOTELLO BARROS (1913-1986), nativo de la zona de Pontevedra, se
lio lo arroja de España y encuentra refugio en la capital dominicana, ya era un artista había trasladado muy joven a Burdeos (1926), cursando la carrera de Agronomía, la que
|151|
Idem. hecho y maduro en el trabajo tridimensional.|149| A partir de 1943 realiza un busto
Páginas 114-115.
Confert. de Trujillo, vaciado en bronce, que le lleva a trabajar para el Estado, el cual le encarga
otras obras, entre ellas los relieves del monumento que conmemora el Tratado Truji-
llo-Hull, e igualmente la estatua del presbítero Gaspar Hernández. El escultor Soto
marchó a Venezuela a mediados de la década de los cuarenta. En la obra Memorias de
una Emigración, su autor,Vicente Llorens, confunde a Luis Soto con el padre, el re-
nombrado escultor Fernández de Soto, quien al parecer fue igualmente refugiado, aun-
que este último dato no ha sido comprobado, asegura la investigadora González La-
mela.|150|
Francisco Dorado (1900-1982) fue el broncista fundidor de la mayoría de las escultu-
ras de Luis Soto e igualmente de las obras de Manolo Pascual (Monumento a Salomé
Ureña), de Antonio Prats Ventós (Monumento a Trujillo), de Ismael López Glass (Bus-
to de Trujillo), de Saul González (Soldados Custodios de la Academia Batalla de Las
Carreras), así como los leones del Palacio Nacional. Con una experiencia formativa
que inició en la ciudad natal de Linares (España), Dorado completó su formación en
varios países de Europa, trabajando además en diversas ciudades. Localizado en Repú-
blica Dominicana, fue jefe de fundición de los Ferrocarriles Unidos, con asiento en abandona para ingresar en la Academia de Bellas Artes, de la referida ciudad francesa.
Puerto Plata, en donde procrea con esposa dominicana a sus hijos Guillermo y Geno- Allí expuso, retornando a España, en donde le sorprende la guerra civil española (1936-
veva Dorado Fernández. En 1942 establece y dirige la Fundición Artística Dominica- 1939), siendo reclutado por el ejército republicano. El desenlace de la contienda le lle-
na, a la vez fue el creador de la fundición para la Escuela Nacional de Bellas Ar- va al exilio, refugiándose en Santo Domingo en 1940, celebrando en ese año una mues-
tes.|151| tra personal y figurando como uno de los participantes de la Exposición de Bellas Ar-
Casi todos los escultores exiliados residieron transitoriamente en el país. Ocasional per- tes, registrada en el Ateneo Dominicano, también en 1940. Un texto manuscrito, redac-
manencia asumió el también refugiado Alejandro Solana Ferrer, asociado a la Escuela de
Arte y Oficio y a la de Bellas Artes de Barcelona. En Santo Domingo hizo retratos y ex- Angel Botello Barros|Dos negritas|Óleo/tela|58 x 40 cms.|Sin fecha|Col. Museo Bellapart.
Angel Botello Barros|Dos mujeres conversan|Óleo/cartón|31 x 33 cms.|Sin fecha|Col. Museo Bellapart.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|178| |179|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|152| tado en la página biográfica del catálogo, evalúa al pintor que para entonces contaba 27 HANS PAAP, oriundo de la región nórdica, fue otro refugiado de la Segunda Guerra
Nota manuscrita.
Catálogo. años de edad: «Talento de pintor, pero aún está en la edad en que no ha encontrado su Mundial.Al ubicarse en Santo Domingo, pintó con cierto apego a la realidad isleña, so-
Op. Cit.
Confert. propio estilo. Apasionado de Cezanne y sobre todo de Gauguin, quienes ejercen in- bre todo con sus enfoques del espacio marítimo. Participó en la Cuarta Bienal, corres-
fluencia en la mayoría de sus obras. Pero como Botello es un pintor joven, dominador pondiente al 1948, desenvolviéndose como docente de la Escuela Nacional de Bellas
del oficio de un modo absoluto y con un sentimiento y una visión para captar las figu- Artes. Entre la numerosa producción realizada en el país figura un Retrato de Margarita
ras como el paisaje, la vida le dará lo que le falta».|152| Auffant (óleo 19..?), ya que cultivó también este género.
Para el referido año 1940, Angel Botello asumía el tema de la racialidad afroisleña, el Al igual que Hans Paap, otros tres artistas no hispánicos se refugian en Santo Domingo
cual amplió al trasladarse a Haití, en donde permanece durante doce años, después de como resultado de la gran guerra de los años 1939-1945. Pero a diferencia del pintor
una individual celebrada en Puerto Príncipe, en 1944. Esta reubicación constituye ex- nórdico, ellos: Ernesto Lothar, Joseph Fulop y Mounia André, asumen un protagonismo
cepción única frente a artistas inmigrantes. Botello contrajo matrimonio con mujer hai- más duradero e influyente como artistas inmigrantes.
tiana trasladándose a Puerto Rico, en donde terminó residiendo. LOTHAR DEUTACH, conocido como Ernesto Lothar, llega al país en 1941, loca-

lizándose primero en Sosúa, colonia de inmigrantes, en donde pinta y hace viñetas pa-
ra un periódico local editado en alemán. Luego se traslada a la ciudad capital donde se
da a conocer exponiendo en muestras nacionales celebradas durante la década de su
arribo como refugiado de origen judío. Había nacido en Austria, en 1906, formándose
como pintor en Viena. Con experiencia en ilustración laboró en un periódico de Po-
lonia y produjo también para casas editoriales de Italia y Suiza.

Hans Paap|Paisaje marino|Óleo|47 x 35.6 cms.|Sin fecha|Col. Privada. Hans Paap|Retrato de Margarita Auffant|Óleo|46.7 x 46.7 cms.|Sin fecha|Col. Privada.
Hans Paap|Paisaje de Boca Chica|Óleo|45.7 x 43.5 cms.|Sin fecha|Col. Privada.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|180| |181|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

Lothar se integró al medio social dominicano como artista y docente, encargándose del JOSEPH FULOP (n. 1898), pintor, escultor y ceramista, con estudios en Budapest, París |154|
Horia Tenasescu.
curso de paisaje en la Escuela Nacional de Bellas Artes. Desde su llegada, sintió fuerte y Nueva York, se convirtió en docente de la Escuela Nacional de Bellas Artes, en el perío- El Caribe.
16 de mayo de
atracción hacia el entorno insular, recreando en sus temas las costumbres y la tipología do 1949-1958. El crítico Tanasescu sostiene que a este artista se debe, de una manera de- 1955, Confert.

que como asuntos se transcribieron en los 17 dibujos que exhibió en la Exposición Na- cidida y definitiva, la introducción del arte abstracto. Su primera exposición de pintura abs-
cional del 1942. La cargadora de agua, los pescadores y labradores, el campesinado y su tracta del 25 de mayo de 1953, representa sin duda una fecha en la historia de las artes plás-
vivienda fueron transcripciones de una realidad, en donde el mercado o el paisaje pro- ticas en Santo Domingo, así como en la misma vida del pintor, quien desde entonces aban-
vinciano se transformaron con la percepción de un excelente pintor. Durante casi diez donó por completo la pintura temática, a pesar de que sus temas fueron siempre disueltos
años vivió Lothar en el país, desembocando su estilo de precisiones lineales, expresio- en el conjunto de los efectos tonales. Su escultura también tendió a la abstracción y a él se
nistas, en un planteo de figuración procubista como lo refiere en Potro Mañoso, un cua- deben los primeros mosaicos artísticos en el país|154|, por lo menos de ejecución más per-
dro al óleo sobre playwood realizado en 1946. manente e influyente tal vez en Paul Giudicelli, también ceramista de importancia.
De Europa Central era también Joseph Fulop, cuya presencia en Santo Domingo se re- En sus primeras y radicales propuestas, Fulop asumió la abstracción pura, usando con ex-

|153| laciona íntimamente a su compañera Mounia André. El, húngaro germanófilo, de quien
Brusiloff,
Carmenchu. se dice que participó en situaciones conflictivas de la Alemania de Hitler, se enamoró,
«Obras de Joseph
Fulop y Mounia sin embargo, de una joven de origen judío / Y el resultado no podía hacerse esperar: la
André (…)».
El Caribe. 7 de huida a América. Desde 1948, la pareja Fulop-André se ubica en Santo Domingo, en
septiembre de
1997, Confert. donde buscan abrirse paso, enfrentando penurias y aprovechando cualquier cosa facti-
ble para pintar ya que ambos eran artistas.|153|

Ernesto Lothar|Negra|Óleo/madera|46.5 x 52 cms.|C.1946|Col. Museo Bellapart. Ernesto Lothar|Potro mañoso|Óleo/madera|95 x 120 cms.|1946|Col. Museo de Arte Moderno.
Ernesto Lothar|Paisaje|Óleo/madera|60 x 45 cms.|C.1946|Col. Museo Bellapart.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|182| |183|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

presividad la materia, con la cual desemboca primero en la abstracción lírica y después obra se expande desde unas figuraciones esquemáticas de bodegones y peces, de negras |155|
Ugarte,
en un abstraccionismo constructivo a base de líneas, estructuras y espacialidad. Su cua- y mulatas hasta una abstracción de estructuras bien estudiadas, apasteladas con pincela- citada por
Carmenchu
dro Composición 28, óleo de 1954, ganador del segundo premio de la Bienal Nacional del das cortas y contenidos equilibrados. María Ugarte|155| apuntaba en 1949 la pintura de Brusiloff,
Op. Cit.
referido año, se inscribe en la segunda variable abstraccionista del pintor húngaro. facetas múltiples de Mounia André, en tanto que Tanasescu enjuiciaba que la nota funda-
MOUNIA ANDRÉ, nacida en Charlottenbourg (Alemania, 1911), se había formado mental de sus cuadros es «un lirismo que no reside en los temas que escoge, sino más |156|
Horia, Tanasescu.
en la Escuela de Bellas Artes de París, así como en la Bauhaus, escuela alemana cuyo cur- bien en la ejecución de los mismos y que a veces se materializa en una atmósfera mís- Op. Cit.
Confert.
so preliminar consistía en la familiarización con el manejo de los materiales, las formas tica o se simplifica hasta la abstracción de una fuga de líneas».|156|
y los colores, tendiente a la liberación de la energía creadora como al desarrollo de la in- Mounia André y Joseph Fulop se marcharon a los Estados Unidos, después de desen-
dividualidad. La pintora André estuvo en la Bauhaus de Dassau (1925-1926), convirtién- volverse en el medio dominicano hasta el segundo quinquenio del período 1950, ya
dose luego en una expositora reconocida en los círculos del París del año 1938. que sus nombres se registran como participantes de la Octava Exposición Bienal co-
Con un amplio dominio de la línea y del color y una interiorización muy peculiar, su rrespondiente al 1956. Al parecer, ambos fallecieron en el medio estadounidense.

De origen judío como Lothar era Saul Steinberg, quien asumió labores gráficas en el pe- |*|
Fue bautizado con
riódico La Nación, como puente para proseguir hacia los Estados Unidos en donde se hi- este nombre por
Bienvenido
zo notable dibujante humorístico o caricaturista. Un poco más duradera fue la estadía de Gimbernard.
Ver Agora, 15 de
Kurt Schnitzer, excelente fotógrafo nacido en Austria, asociado a la colonia hebrea de So- octubre de 1942.

súa, en donde realiza –años iniciales del 1940–, tomas documentales de gran calidad testi-
monial. En los círculos de la ciudad capital donde fue conocido, le llamaban Conrado,* da-

Joseph Fulop|Paisaje|Óleo/tela|23 x 28 cms.|1949|Col. Museo de Arte Moderno. Joseph Fulop|Inspiración Nº 28|Óleo/tela|78.5 x 108 cms.|1954|Col. Museo de Arte Moderno.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|184| |185|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

da la dificultad pronunciativa de su nombre. El labora para el diario La Nación, acompañan-


do regularmente a Eugenio Fernández Granell, periodista del citado órgano informativo.
Una individual suya, talvez la primera muestra de un fotográfo moderno, celebrada en
1942, originó un debate sobre si la fotografía es arte o no.
Ana María Schwartz, nacida en Alemania, se convirtió en la inmigrante o refugiada de más
permanencia en el país, al establecer residencia definitiva, aparte de ser una pionera del arte
de la lente como artista mujer. En Santo Domingo estableció el Estudio Ana María, lugar en
donde ofrecía su servicio profesional y espacio de un círculo de amigos pintores contertu-
lianos y demandantes de sus tomas. Excursionista de ámbitos de la república de adopción, su
educada mirada dio lugar a obras paisajísticas y escenas cotidianas reproducidas a blanco en
negro en soportes fotográficos. Murió activa, en la plenitud de edad, en la década de 1990.

Mounia André|Tres mujeres|Óleo/cartón|38 x 51 cms.|1956|Col. Museo Bellapart. Mounia André|Plegaria (detalle)|Óleo/tela|55 x 59 cms.|1952|Col. Museo de Arte Moderno.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|186| |187|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

2|3 Dictamen sobre la inmigración artística Antonio Prats Ventós, George Hausdorf y Manolo Pascual, «por haber realizado una labor |157|
República
en nuestra patria, como parte del haber dominicano (…).Todos y cada uno, tanto los que Dominicana.
1954.
permanecieron como los que se ausentaron, ejercieron una influencia en la juventud do- Página 224.
Confert.
minicana. El arte europeo, las preocupaciones modernas en sus distintas manifestaciones,
especialmente en la búsqueda de los tantísimos ismos, coadyuvaron a la formación de la |158|
Suro, Darío.
actual generación de artistas nacionales».|157| Son los artistas egresados de la Escuela Na- Arte Dominicano,
1969.
cional de Bellas Artes, durante el período 1942-1956, los que conforman esa generación. Páginas 10-12.
Confert.
Darío Suro, en la introducción a su monografía Arte Dominicano, reconoce que los ar-
tistas europeos, en su mayoría españoles, ejercieron una tarea positiva para las jóvenes ge-
neraciones que se formaron bajo su orientación en la Escuela Nacional; sin embargo, al
enfocarlo en el ángulo histórico del arte dominicano, ofrece las siguientes apreciaciones:
|A| Estos artistas pasaron meteóricamente por nuestro cielo.
|B| Aun los más destacados y profundamente juzgados: Manolo Pascual, José Gau-
sachs,Vela Zanetti y Fernández Granell, serán siempre artistas de España, es decir, artis-
tas españoles que pasaron por Santo Domingo.
|C| En el país hicieron muchas de sus mejores obras. Pero, a pesar de que muchos de
ellos se han quedado en el suelo dominicano, el espíritu y alma de sus autores están o
estarán en la España que los vio nacer.
|CH| La obra realizada por ellos en la República Dominicana podría ser calificada co-
mo un accidente que estos pintores tuvieron en cierto período histórico que tuvo Es-
paña, después de la Guerra Civil (…). Fueron refugiados que hicieron parte de su arte
en la República Dominicana y otros países latinoamericanos. Si se comparan con Pi-
casso y su vinculación con la Escuela de París, la condición es distinta: «Picasso creó el
La presencia de los artistas refugiados ha dado lugar a más de una ponderación respec-
cubismo con otros artistas franceses y europeos dentro del margen de un arte que en el
to a la influencia que produjeron en el medio nacional y en relación también al impac-
fondo pertenece a París con su cosmopolitismo cultural donde se mezclaron todos los
to que como receptores reflejan al producir obras dominicanas; es decir dibujos, escultu-
ingredientes del arte universal».
ras, grabados y pinturas que revelan el temario geográfico, etnosocial o de la nueva rea-
|D| «Específicamente, los artistas extranjeros en Santo Domingo no crearon un arte domi-
lidad que exploran unos más que otros, de acuerdo al grado de vinculación con el país.
nicano, ellos esculpieron y pintaron en Santo Domingo, pero no hubo ingredientes suficien-
A pesar de que la propaganda trujillista no tendía a reconocer influencia bienhechora al-
tes ni por parte de ellos ni por parte del medio para crear un arte totalmente dominicano».
guna que no fuera la del Benefactor de la Patria, es en la documentación oficial que se re-
|E| Sin dejar de reconocer el arte hecho por los artistas extranjeros en la República
conoce el aporte positivo de los artistas inmigrantes. En un voluminoso libro del año
Dominicana, de ellos se destacan «las bases técnicas de los comienzos de un arte domi-
1954, titulado República Dominicana, se enfoca el tema de los extranjeros radicados en el
nicano, pero no la base ideológica nacida más tarde con la lucha temática y psicológi-
país, citándose los nombres de Vela Zanetti, José Gausachs, Joseph Fulop, Mounia André,
ca de muchos artistas dominicanos (Yoryi, Suro, Hernández Ortega, Prats Ventós, Le-
desma, Guidicelli,…) y con las enseñanzas de la experiencia europea adaptada a nues-
José Vela Zanetti|Fiesta campesina (detalle)|Caseína/muro|200 x 500 cms.|1950|Col. Universidad APEC. tro suelo, realizada por Jaime Colson en la década 1950-1960».|158|
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|188| |189|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|159| La esposa de Darío Suro, Maruxa Franco, ofrece su apreciación personal cuando afirma que ral sino en el político e ideológico. Republicanos antifalangistas, la mayoría era demó- |160|
Franco, Maruxa, Miller, Jeannette.
referencia en Ana el cambio de actitud de la gente en relación a los artistas dominicanos fue resultado de la crata-socialistas, aunque también había comunistas y anarquistas».|160| Arte Dominicano.
Mitila Lora, Listín Artistas españoles
Diario, 14 de no- presencia española: «la gente veía a los pintores con tristeza y creían que los cuadros eran Dos protagonistas importantes que se relacionan directamente al quehacer de las artes (…).
viembre de 1999. Páginas 27-28.
Página 12-A. para regalar (…) pero la llegada de los españoles ayudó a cambiar la mentalidad (…). Los que florecen durante la etapa del 1940 son Eugenio Fernández Granell, exiliado espa- Confert.
Confert.
españoles que empezaron a llegar en 1939 concitaron tanta solidaridad que la gente em- ñol que autodescubre su potencial pictórico residiendo en Santo Domingo, y Silvano
|161|
pezó a comprarles por pena y ellos fueron abriéndose paso.Algunos pintores llegaron for- Lora, importante artista que se vincula a los artistas-maestros más significativos del exi- Fernández Granell,
Eugenio, referido
mados, pero, por ejemplo, José Vela Zanetti, se formó aquí. La esposa de Vela me contó que lio. Granell explica: «La actividad creadora del grupo formado por los exiliados euro- por J. Miller.
Idem.
cuando salieron de España,Vela trabajaba en un banco. Le gustaba la pintura, pero no ha- peos y los americanos aumentó considerablemente desde el primer encuentro. La pin- Páginas 28-29.
Confert.
bía podido dedicarse a ella. Durante la travesía fue que decidió dedicarse a pintar».|159| tura y la poesía surrealista dejaron en este afortunado encuentro antillano, algunos de
Otra evaluación vinculada a los artistas inmigrantes la ofrece Jeannette Miller, de quien sus frutos mejores. Al mismo tiempo sembraron en la nueva tierra la semilla que, en el |162|
Lora, Silvano,
se citan sus opiniones a continuación: «Los artistas españoles (…) estimularon a los ar- terreno del espíritu, competía en su fecundidad a los dones de la selva».|161| testimonio en
Arte Dominicano.
Silvano Lora, a su vez, explica desde la experiencia personal que para él «la pintura espa- Artistas
Españoles.
ñola se limitaba a la llegada de los artistas que develaron otra pintura distinta.Afirma que Página 71.
Confert.
con la presencia de los refugiados las calles se llenaron de arte que irradiaban desde sus
talleres de la zona colonial, hasta las vallas publicitarias, los afiches o los anuncios que pa-
ra periódicos y revistas dibujaban artistas como Alloza. De esta manera, no sólo contri-
buían a la estética de la época sino que impactaban en mi mirada de joven artista».|162|
En el dictamen general sobre la presencia de los artistas exiliados en el país, se pueden
observar diversas apreciaciones, una de las cuales se vincula a la exagerada hispanofilia
del régimen trujillista que busca enaltecer el vínculo del país con la llamada Madre Pa-
tria, desconociendo otras relaciones. La presencia de miles de emigrados de España, in-
cluso de Europa, ayudaba a blanquear el país, como una contrapartida al nexo con la ne-
gritud y con el vecino país haitiano. En este sentido se expresaba el discurso de la ofi-
cialidad: «La marejada que trajeron al país los desarraigados de Europa, empujaban a unos
y otros en busca de su destino. No habían venido ellos a hacer turismo. Las circunstan-
cias trágicas de la vida les obligaban a escoger el sitio donde mejor les apeteciera estar y,
sobre todo, donde su necesidad de subsistir, de acuerdo con sus necesidades, les permi-
tistas dominicanos a crear obras de ruptura.A través de ellos, los dominicanos entran en tieran desarrollar sus facultades y resolver sus problemas. / Así unos y otros, aislados un
el proceso moderno que se había celebrado en otros países latinoamericanos dos déca- momento en nuestras playas, se orientaban en el sentido de plantar aquí su tienda, o uti-
das antes y que había florecido en países como México y Brasil (…). El proceso de es- lizaban nuestro suelo como trampolín para la aventura del Continente, repitiendo ellos
tímulo y cambio fue mutuo; la influencia del trópico y de una cultura híbrida, deslum- otra vez la aventura de la Conquista(…). Pero algunos hallaron propicio nuestro país pa-
bró a estos ‘académicos modernos’ y removió muchos de sus patrones de hechura (…). ra la realización de su obra. Connaturalizados con nosotros y con nuestro ambiente, fi-
La llegada de los exiliados españoles tiene un gran impacto no sólo en el orden cultu- jaron aquí su residencia y compartieron con los dominicanos su saber y su capacidad de
trabajo. La protección del Gobierno favoreció a muchos quienes, agradecidos, decidie-
José Vela Zanetti|Sin título|Mixta/papel|48 x 33 cms.|1957|Col. Bernardo Vega. ron convivir en la República Dominicana(…). / La inyección de la cultura extraña pro-
José Alloza|Sánchez enarbola bandera|Dibujo|1943.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|190| |191|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|163| dujo un florecimiento de la savia nueva. El pensamiento dominicano, saturado por las producido sin él (…), pero él fue, además, un estupendo paisajista, un ojo alerta que supo |164|
La República Gil, Laura.
Dominicana, experiencias de civilizaciones mayores, pudo dar de sí, en proyecciones de arte, hacia zo- ver antes que el venezolano Reverón la verdadera luz del trópico, lírica, plateada, incolo- La Impronta
Op. Cit. Española
Página 224. nas de incalculable valor, un propiciamiento de madurez espiritual».|163| ra, deslumbrante, y también el color específico de cada región de nuestro país, sentido en en la Pintura
Confert. Dominicana,
Otra apreciación es la que le atribuye a la inmigración artística, sobre todo a la española, el cual su mejor continuador y epígono es su propio hijo Francisco Gausachs».|164| Catálogo 1995.
Página 6.
la definición moderna del arte dominicano. Laura Gil se orienta en esta dirección cuan- Indudablemente, es relevante el protagonismo de los artistas refugiados en el país a par- Confert.

do afirma: «La espléndida floración de la pintura dominicana en los años cuarenta y cin- tir del decenio 1940, y aunque ellos son aportadores de la modernidad, vale aclarar que
cuenta (…) lo debe todo, casi todo a la fecundación del talento criollo por la enseñanza ésta había sido pautada desde 1920, con los enlaces que establecen Juan Bautista Gó-
práctica de los maestros, en su mayor parte españoles (…). La pintura dominicana es des- mez, Celeste Woss y Gil,Yoryi Morel, Bienvenido Gimbernard (en Gráfica), Aida Iba-
de entonces, y naturalmente, fundamentalmente expresionista, autoclásica, gesticulante y rra, Darío Suro y Jaime Colson, cuya asimilación en el cubismo significa el aporte más
apasionada. Incluso la citada crítica le atribuye, sobre todo al maestro José Gausachs, un rol revolucionario de la época, aunque se registrara en el exilio voluntario de este artista
determinante cuando sostiene que el expresionismo tal y como se dio, no podía haberse que irrumpe en el país hacia mediados del siglo XX, provocando una sacudida podero-

George Hausdorf|Paisaje|Óleo/madera|42 x 51 cms.|Sin fecha|Col. Banco Central de la República Dominicana. Manolo Pascual|Desnudo|Mixta/papel|29 x 21 cms.|Sin fecha|Col. Banco Popular Dominicano.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|192| |193|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

sa en las generaciones jóvenes; similar a la que produjo Yoryi Morel en 1932 y Darío
Suro en 1947, cuando regresa de México con un discurso etnosocial que hace volver
el corazón y la mirada hacia la neoafricanidad.
Es indudable también el influyente protagonismo de José Gausachs, a quien sus princi-
pales alumnos le reconocen influencia como maestro formador, cuyo mayor atributo,
por encima de las similitudes de formas y temas, fue la de propiciar la libertad en la bús-
queda expresiva. De igual manera, Manolo Pascual fue otro maestro influyente de la in-
migración que acelera el arte moderno dominicano, respecto del cual no debe perder-
se de vista el papel de los intelectuales que con sus conferencias y textos críticos suma-
ron la teoría moderna a la práctica de la docencia contemporánea. Una de las voces teó-
ricas de la nueva estética es la de Rafael Díaz Niese.

Eugenio Fernández Granell|No es posible olvidarla|Óleo/tela|67.5 x 47 cms.|1951|Col. Museo Bellapart. Ernesto Lothar|Amantes (detalle)|Óleo/tela|35.5 x 30.5 cms.|Sin fecha|Col. Museo Bellapart.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|194| |195|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

2|4 Díaz Niese: la necesaria modernidad dominicana En Madrid asistió a la Academia de San Fernando, trasladándose tiempo después a Fran- |167|
Díaz Niese, Rafael.
cia, en donde se doctoró en Filosofía en centros académicos parisinos, especializándose Cuadernos
Dominicanos de
también en Psiquiatría. Además frecuentó universidades europeas, como la de Bruselas Cultura. No. 21.
mayo 1945.
y Nuremberg. Confert.

La larga estadía de desenvolvimiento en Europa permitió que Díaz Niese dominara va-
|168|
rios idiomas aparte del español (francés, alemán, italiano, portugués, catalán, latín, griego Vela Zanetti, José.
«Nota para un
e inglés), ejerciera la profesión de médico psiquiatra, se codeara con sectores de la inte- Retrato Póstu-
mo». Cuadernos
lectualidad parisina y se desplazara por amplias regiones del mundo como estudioso, Dominicanos de
Cultura, 1950.
principalmente del arte. En el texto de viajero, La Vida Itinerante, él escribe la siguiente Páginas 1-12.
Confert.
apreciación: «Hay minúsculos apartados rincones que dejan en la memoria más ventu-
rosos recuerdos que las grandes urbes o que los sitios reputados universalmente por su
belleza y su valor histórico y artístico. No porque en ellos hayamos vivido con más in-
tensidad –amor, alegría, placer, dolor– que en cualquier otro, sino porque en algunos de
aquellos, tan contados, hemos merecido de súbito, como una gracia dignificante, la reve-
lación conmovedora de la inconmensurable hermosura del mundo que habitamos. Por-
que en ellos hemos sentido, con quemajosa acuidad, que es cierto, sí, muy cierto, que hay
sitios en la tierra por donde ha pasado el Espíritu… Recónditos lugares, conocidos de
muy pocos, tan colmados de belleza, de reminiscencias ilustres que surgen de la memo-
ria, como viven en la realidad, envueltos en un halo de extrahumana poesía. Lugares de
la Tierra tan bellos –dice Flaubert– que uno quisiera oprimirlos contra el corazón».|167|
Hombre mundano y erudito, de alta estatura, fuerte, de piel cetrina y profundos ojos
negros como negrísimo era su cabello, poseía modales afables y era un conversador ad-
mirable. De acuerdo a Vela Zanetti: «Amaba el diálogo y despreciaba la oratoria (…) era
|165| No aparece en la historia del arte nacional, ni en el pasado ni en el presente, un domi-
Llorens, Vicente. ilimitado en el saber y profundamente serio, en sus juicios insobornables (…) cuando
Op. Cit. nicano tan culto y decisivo como era Rafael Díaz Niese: médico de profesión, pintor
Página 63. llegó Díaz Niese al país, en 1939, a qué negarlo, estaba ya de regreso de muchas cosas,
Confert. por vocación y crítico de arte, largos años residente en París, quien volvió a Santo Do-
había quemado parte de sus ilusiones en las tertulias de los cafés europeos. Regresaba
mingo como un refugiado más de los que huían de la Europa en guerra.|165|
|166| para afincar su definitiva raíz sobre la patria que viera desfigurada sobre los reflejos de
Pérez Reyes, C. Díaz Niese era hijo de madre alemana y de padre dominicano. Había nacido en Puer-
La Pintura la vida europea, de su cultura, de la difícil e intolerante existencia».|168| Ubicado en
Española to Plata en 1897, residiendo desde niño en Santiago de los Caballeros, en donde reali-
del Siglo XX. Santo Domingo, emprendió una auténtica gestión cultural, orientada sobre todo hacia
1990, zó sus estudios primarios y secundarios. Desde muy joven viaja al exterior en compa-
Página 7. las artes a las que imprimió un poderoso sentido de modernidad, conforme a las co-
Confert. ñía de una tía protectora, quien posteriormente auspicia su formación europea. Estudia
rrientes de las vanguardias artísticas que conocía como hombre actualizado y amante de
pintura en Barcelona, frecuentando el taller del pintor cordobés Julio Romero de To-
la cultura francesa. Uno de los muchos campos de las acciones de Díaz Niese fue la es-
rres (1874-1930), que gozaba de gran popularidad por su repertorio de gitanas.|166|
critura. Escribió concienzudamente sobre arte, ofreciendo informaciones, asumiendo
posiciones, ponderando a determinados creadores y ofreciendo lineamientos sobre to-
George Hausdorf|Retrato de Díaz Niese (detalle)|Lápiz/papel|Década 1940. do para los jóvenes pintores dominicanos.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|196| |197|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

De cuatro ensayos titulados: Tres Artistas Dominicanos (1943), Notas sobre el Arte Actual |169|
Díaz Niese,
(1944), Un Lustro de Esfuerzo Artístico (1945) y Creación y Comprensión (1947), se extrae Cuadernos
Dominicanos de
una selección de copiosas opiniones relacionadas con el arte, la obra artística, la inno- Cultura No. 51.
nov. 1947.
vación, el arte y la tradición, la modernidad, la pintura y el artista. A partir de esas opi- Página 18.
Confert.
niones fielmente citadas, se desglosan los referidos tópicos, de manera que se pueda
apreciar el pensamiento estético de Díaz Niese, su vuelo cognoscitivo y la moderna
orientación que promovió a partir del decisivo cargo de Director General de Bellas Ar-
tes. A continuación el desglose:
|El arte| El arte apareció, al trascender su esencia, aislado ya de los dictámenes de la
rutina, como algo más sublime que la simple manipulación de materiales o la manipu-
lación mecánica de objetos y hechos comunes.|169|

El arte no puede ser una reacción mecánica; no debe ser una simple reacción sensual. |170|
Idem.
Por el contrario, el arte debe ser el resultado de una evolución cerebral –si se nos per- Cuadernos ( ... )
No. 1 septiembre
mite la expresión–, de las impresiones sensoriales.|170| 1943. Confert.

El arte, cualesquiera que sea su raíz y esencia, no puede tener otro fin que hacernos go-
|171|
zar de la forma, de una forma. Sólo así llega a ser, de por sí y en sí, aquel goce superior de Idem.
Confert.
los hombres libres de la definición aristotélica.|171|

Celeste Woss y Gil|Retrato de Rafael Díaz Niese|Óleo/tela|58.3 x 47 cms.|1942|Col. Clara Díaz Niese. Luis García Ximpa| Díaz Niese|Caricatura|1942.
Antonio Bernad (Toni)|Caricatura de Rafael Díaz Niese|Década 1940.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|198| |199|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

El arte por su misma mesmedad, es cosa esencialmente aristocrática. No admite vulga- |172|
Idem.
rización alguna un poema, nos dice Stephane Mallarmé, debe ser un enigma para el Cuadernos
No. 51.
hombre vulgar, música de cámara para el iniciado. No hay contradicho posible. De las Páginas 11- 12.
Confert.
nociones científicas más difíciles han podido editarse esas fementidas colecciones de...
Al alcance de todos, es decir, al alcance aun de aquellos que, sin estudios preparatorios |173|
Idem.
adecuados (...) lo confían todo a la omnipotencia de su propio intelecto, olvidando o Página 18.
Nota 15.
ignorando, que en el orden del conocimiento, como enseñaron los escolásticos, la au- Confert

toridad precede invariablemente a la experiencia.|172|


|174|
Las teorías espiritualistas en general niegan todo vínculo entre la belleza natural y la Idem.
Páginas 16-17.
creada por el arte.|173| Confert.

Todos los maestros teorizantes de la Estética, de un extremo a otro de la complicada ca-


|175|
dena vigente (...) se encuentran unánimemente acordes en un punto capital: en que el Idem.
Cuadernos No. 12,
arte no es, ni ha sido nunca, mera imitación o fiel reproducción de la naturaleza (...), el agosto 1944.
Página 10.
arte es y ha sido siempre un lenguaje espiritual cuya finalidad, como tal, no es otra que Confert.

expresión de valores espirituales.|174|


|176|
El arte es uno, por innumerables que sean los artistas.|175| Idem.
Página 14.
El arte actual, tan a la ligera calificado por muchos de extravagancia, impertinencia o Confert.

locura, representa en su desarrollo histórico (...) un profundo esfuerzo por volver, tras
|177|
la vacuidad del glacial academicismo pictórico de los primeros tercios del siglo XIX y Idem.
Un Lustro de
las laboriosas investigaciones del impresionismo, a las fuentes prístinas del arte; del arte Esfuerzo Artístico,
1945.
tal y como lo entendieron Giotto, Piero della Francesca o El Greco. Fueron Georges Página 20.

Seurat y Paul Cézanne, los iniciadores de ese movimiento… regresivo y liberta-


dor.|176|
Las inquietudes estéticas y las preocupaciones intelectuales que favorecen la aparición
de ese ardor lírico, de tan intenso significado y tan penetrante sutileza, que es, hoy día,
la cualidad más preeminente y el mejor signo diferencial entre el Arte vivo, ardiente de
inquietudes, rebosante de posibilidades expresivas, en consonancia con el ambiente pro-
pio de la época, de la que es producto, y el Arte Muerto, adocenado, reducido a fórmu-
las de apoticario, esterilizado por la imitación académica y por el respeto a un falso tra-
dicionalismo de campanario, que nada tiene que ver, felizmente, con la tradición man-
tenida por el Arte Verdadero, sin el más leve asomo de continuidad, desde los primeros
días del hombre hasta esta misma hora.|177|
|La obra de arte| Cada obra de arte posee, independientemente de sus cualidades
formales, un valor de significado que trata de desentrañar. Ante ella el contemplador se
Jaime Colson|Retrato de Díaz Niese|Óleo/tela|72.5 x 57.5 cms.|1936|Col. Museo Bellapart. encuentra inopinadamente con una suma de signos herméticos. Necesita interpretar es-
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|200| |201|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|178| tos, eliminando las superfluidades y las destrezas manuales de efímera seducción.|178|
Idem.
Cuadernos No. 51. Escuchar una sinfonía, por ejemplo, es algo más que percibir un conjunto de sonidos
Página 29.
Confert. sabiamente acordados. Contemplar una basílica es algo más que percibir una cantidad
de sillares dispuestos con ingenio en un orden dado. La obra de arte enriquece la per-
|179|
Idem. cepción de los sentidos con un valor de significado que sobrepasa la mera apariencia
Página 30.
Confert. perceptible. Ninguna lengua humana pierde convenientemente ese valor.|179|
La obra de arte, por su misma naturaleza, pues, no puede ser comprendida sino parcial-
|180|
Idem. mente: las del pasado, mediante una reinterpretación periódica; las del presente, como
Página 34.
Confert. meros exponentes o eslabones de una evolución continua, sujetas, a su vez, a las mismas
condiciones y vicisitudes que las anteriores.|180|
|181|
Idem. Las obras de arte crean un mundo sobrehumano que se prolonga allende el lindero a
Página 35.
Confert. que puedan conducirnos como humildes lazarillos, el vigor y acuidad de nuestra sensi-
bilidad o los esfuerzos de nuestras facultades cognoscitivas.|181|
|182|
Idem. En resolución, la obra de arte es, tanto para su creador como para el contemplador y el
Confert.
exégeta, un verdadero instigateur de rêveries, según la feliz expresión de Paul Sou-
rieau.|182|
|La innovación| Se le reprocha a la Poesía contemporánea, con frecuencia, un defecto
capital: su obscuridad. Se ha dicho, y repito, con perseverante impertinencia, que los gran-
des poetas del presente son ininteligibles a fuerza de ser alambicados e incoherentes. No
solamente los poetas han sido anatematizados del tal suerte.Todos los grandes artistas ac-
tuales han merecido idéntica, parecida o peor reconvención.A los pintores que se niegan,
acuciados por irreprimibles ansias renovadoras, a sostener por más tiempo el torpe crite-
rio –populo ut placerent– de la cosa pintada en sustitución del cuadro verdadero, se les ha
propinado graves insultos, atribuyéndoles, legamente, las peores aberraciones mentales. A
los arquitectos que se esfuerzan, con presta diligencia, en imprimir a sus construcciones
aquel carácter lógico y esencial que reclamaba el precursor Sullivan para todo edificio
moderno, se les ha motejado de extravagantes. A los escultores que, sin olvidar las viejas
enseñanzas, han redescubierto el valor expresivo de formas y volúmenes, se les ha vilipen-
diado con zafio escarnecimiento.A los músicos que han renovado –y recentar no signifi-
ca ruptura con la tradición, sino todo lo contrario–, la estructura musical y sus cánones
estéticos, se les ha zaherido copiosamente (…). / James Joyce, Buttler Yeats, Eliot, Clau-
del,Valery, Pirandello, Rilke, entre los primeros; Matisse, Picasso, Derain, Rouault, Dalí,
Chagall, Kandinsky, Soutiné, Klée, entre los segundos; Le Corbusier y Frank Lloyd
Wright, entre los terceros; Maillol, Metzner, Mestrovic, Merodak-Jeanneau, Epstein, Han-
sen-Jacobsen, Jonchara-Unkai, Moore, Lipsitch, Gargallo, Brancusi, entre los penúltimos y José Vela Zanetti|Retrato de Díaz Niese|Óleo/cartón|75 x 66.5 cms.|1946|Col. Museo Bellapart.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|202| |203|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

Stravinsky, Schonberg, Hindemith, Honneggei, Respighi, Ravel, Falla, Milhau, Malipiero, |183|
Idem.
y tantos otros, entre los últimos, hombres que, como quiera que fuere, son la fina flor de Página 35.
Confert.
la humanidad (…) no han llegado a ser apreciados por la opinión mundial, sino gracias a
los esfuerzos de una minoría de esa élite, desligada de teatrales novelerías, cuya misión his- |184|
Idem.
tórica consiste en reconocer temprano aquellos elegidos a quienes los Nimenes confían Página 5.
Confert.
la renovación de los moldes caducos, a fin de que la vida del espíritu pueda proseguir, sin
solución de continuidad, su majestuoso curso inexplicable.|183| |185|
Idem.
Todo hombre que se anticipa a su tiempo, o que difiere de él, en cualquier punto de la Página 6-7.
Confert.
tierra donde aliente, tiene que ser incomprendido. El poeta que explora nuevos campos
(…), mejor dicho: cualquier creador o investigador que se aparte de las convenciones |186|
Idem.
unánimemente recibidas tiene que ser tildado de ininteligible (…). Bástenos recordar Página 7.
Confert.
en el pasado, limitándonos en las Bellas Artes, los casos de Keats, Browning,Wagner, De- Confert.

bussy y Cézanne.Y, entre nosotros, más recientemente, citemos sólo un gran nombre: el
de Domingo Moreno Jiménez.|184|
La actividad individual está fatalmente condicionada por el medio ambiente. Es indu-
dable. Más, en circunstancias determinantes, bien puede el individuo repudiar el están-
dar aceptado por la sociedad y laborar a su guisa, guiado por principios substancialmen-
te antagónicos a los de la circulación corriente. Esa independencia de discernimiento
es, quizás, el más seguro indicio de originalidad. El espíritu creador, lo repito, es el es-
píritu de actualidad, nos dice Gertrud Stern.|185|
El deseo de modernizar, inevitable en el hombre (…), ese esfuerzo biológico de adap-
tación, llamado por los psicólogos, en lo individual, sintonía, y que, en lo general, no es
otra cosa que la aspiración de todos a la cultura superior, siempre en vía de elaboración
–cultura sin anacronismos estériles, rutinas ni atrasos seniles–, que no implica en modo
alguno, urge repetirlo, el más mínimo desdén por la cultura clásica. Muy por el contra-
rio: se nutre y prospera de alta y sincera veneración por los valores seculares que cons-
tituyen, en conjunto, el legado de la humanidad.|186|
La historia natural de toda gran innovación en los dominios del pensamiento podría, qui-
zás, resumirse así: la última o novísima actitud mental aparece siempre, en primer lugar
como demasiado distinta, extraña, chocante. Se organiza contra ella, de seguida, una op-
ción violenta (a la cual ha llamado Edmund Husserl, la segunda etapa de expansión de
una cosa nueva). Mediante la costumbre, en tercer lugar, lo que en principio fue novedad
intolerable entra, a la postre, a formar parte de los hábitos mentales de la mayoría.Y, en úl-
timo término, al ingresar en el acervo común, se convierte en sujeto de predilección in-
Yoryi Morel|Retrato de Díaz Niese|Óleo/cartón|66.5 x 54 cms.|Sin fecha|Col. Museo Bellapart. moderada: se le rinde adoración, idolatría. Un exceso sucede a otro exceso. No es sino lar-
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|204| |205|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|187| go tiempo después, gracias a un grave esfuerzo de integración, que la pretendida novedad disolublemente al pasado y a sus tradiciones. Mejor dicho: prolongan ese pasado y man- |189|
Idem. Idem.
Páginas 5-6. llega a ocupar, en definitiva, el lugar que le corresponde en la escala de los valores inte- tienen esas tradiciones sin desmayo.Voy al Louvre, decía Paul Cézanne, para encontrar- Páginas 10-11.
Confert. Confert.
Confert. lectuales. Es entonces cuando se manifiesta su precio efectivo y su grandeza.|187| me a mí mismo.Y Pablo Picasso no ha titubeado en declarar que el arte no tiene pasa-
|Arte y tradición| Durante siglos el Arte europeo –señaladamente la pintura– arran- do ni futuro. El presente, como quiera que se le juzgue, no es más que un eslabón en-
|188|
Idem. có sus temas y signos de expresión al mundo de las realidades concretas. Si hoy ese mis- tre el pasado y el porvenir; y no puede tener otro significado ni otro valor en la suce-
Cuadernos No. 6.
Página 11. mo Arte vuelve sus miradas hacia el reino interior y encuentra sus elementos inmanen- sión de los tiempos. No quiere decir esto (…) que no existan discrepancias entre lo an-
Confert.
tes en los dominios de la fantasía, de las impresiones subjetivas o en las incógnitas del tiguo y lo moderno.|189|
subconciente, no significa esto que se haya consumado (…) una salvaje y definitiva rup- |La modernidad| El modernismo en el arte, constituye, a todas luces, una evolución
tura con la tradición, cosa que verosímilmente no acontecerá jamás.|188| que, si bien tuvo su punto de arranque en las artes plásticas, se ha extendido luego, por
Todos los grandes creadores de Arte, por muy revolucionarios que aparezcan al obser- necesidad profunda e ineludible, a todas las formas de expresión; y, consecuentemente,
vador superficial, o a los jóvenes de espíritu provecto, se han sentido siempre ligados in- a todas las manifestaciones de la vida contemporánea. En ello no hay sino un anhelo,

Jaime Colson|Retrato Díaz Niese|Óleo/cartón|59 x 50 cms.|1933|Col. Clara Rodríguez Demorizi. Darío Suro|Retrato de Díaz Niese|Óleo/tela|142 x 122 cms.|1947|Col. Museo Bellapart.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|206| |207|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|190| justificadísimo, surgido del más profundo hontanar de la sensibilidad (…). Predomina Nadie te cuenta mis gozos/de almidón de nube blanca! Por sus manos que son pana- |194|
Idem. Idem.
Cuadernos en tal propósito, como un signo victorioso, el sagrado temor al más nefando de todos deras/para el sol amasado en compases… (Pedro Mir). Cuadernos
No. 12. No. 1.
Página 8. los pecados contra el espíritu: la anquilosis voluntaria.|190| Antes de que tu voz fuera color de trino/y tus ojos dos sombras salobres como algas. Confert.
Confert.
Vivir la hora que corre no hace a un hombre ser moderno: sólo es moderno aquel que (Franklin Mieses Burgos).
|195|
|191| –la definición es de Jung–, tiene plena conciencia del presente inmediato.|191| La luna grande mojada de canciones/la tierra azul y la mañana verde! (Franklin Mieses Idem.
Idem. Cuadernos
Página 13. La inquietud de los tiempos modernos y su peculiar carácter teorético se manifiestan Burgos). No. 12.
Confert. Página 13.
más que en nada en esa investigación angustiada a que se entregan los artistas de todas Cabellera: / instantánea de la lluvia con sol; / oro de la Biología; / charretera para un Confert.

|192| las naciones que forman la Escuela de París. Una ráfaga de perenne insatisfacción les solo hombro. (Rubén Suro).
Idem.
Páginas 16-17. arrastra irresistiblemente.|192| No le temo al gris-tristeza de esta tarde; / tu boca trae el rojo-alegre de los levantes
Confert.
Para Cézanne y Seurat, como para todos los pintores del grupo Postimpresionista, re- mozos. (Rubén Suro).
|193| sultaba el impresionismo, vencedor y aceptado ya, algo demasiado exclusivamente na- |La pintura| En nuestro país (…) el único credo pictórico imperante, parecer ser el
Idem.
Página 16. turalista. parecido, el natural, el estúpido está hablando, –todas las vejeces de principios del siglo
Confert.
El esfuerzo de todo el Grupo Postimpresionista –Seurat, Cézanne, Gauguin, Signac,Van pasado–.
Gogh y hasta Renoir (…)–, no tendrá otra finalidad que reintegrar el Arte a los ele- Pintar no es atenerse fotográficamente a la realidad, –pintura Kodak–, sino volcar en
mentos propiamente constructivos, es decir: el análisis metódico de los colores, las in- una tela, mediante sabias esquematizaciones de tonos, reales o irreales, todo el conteni-
vestigaciones del tono, del ritmo y del equilibrio de la composición. do de una sensibilidad que sabe ver el mundo con ojos de poeta y logra pintarlo con
Aparece el grupo de los Fauves (…), que pretendió reaccionar vigorosamente contra el sentido musical.
frío superintelectualismo de las recientes orientaciones postimpresionistas. Con ellos se La pintura, por lo mismo que es sustancialmente plástica, no puede ser, para lograr sus
inicia una tendencia subjetiva –quizás provocada, en realidad, por el descubrimiento de fines conforme a las modernas ideas estéticas, sino un proceso de elaboración intelec-
artes exóticas, del arte negro y del polinésico señaladamente– que subordina el asunto tual. Sus elementos pueden ser conscientes o inconscientes, poco importa; pero su rea-
al valor primario del dibujo, en dos o tres dimensiones, y para el cual el color y nada lización tiene que ser esencialmente razonada. La obra de arte, como ha dicho D’Ors,
más que el color, en infinita variedad de gradaciones, es el elemento primordial de un no sólo debe ser lúcida, sino parecerlo.
cuadro.|193| La pintura no se explica: La visión estética, nos enseña Henri Delacroix, anula este mun-
En pleno desarrollo postimpresionista y fauvista, se presenta el cubismo, no como un is- do, porque rompe el tejido de intereses que nos une a las cosas.
mo más para servir a befas sin sentido, sino como algo perfectamente serio y bien pen- «No he tratado de reproducir la naturaleza: la he representado». Estas profundas palabras
sado, altamente pensado: repudiación absoluta de toda facilidad y todo sensualismo en el de Paul Cézanne resumen en su escueto enunciado todas las modernas teorías pictóri-
arte (…). En lugar de reproducir los objetos mecánicamente, tal como podemos verlos, cas y estéticas, poniéndonos, al mismo tiempo, frente por frente a las innumerables com-
por modos descriptivos o imitativos, prefiere referirlos a un estado emocional, o a las plejidades que informan el arte actual o derivan de él.
ideas que su estudio puede suscitar en la mente. Es el mismo procedimiento de transpo- La deformación de los objetos, signo característico del arte pictórico contemporáneo,
sición que, sin escandalizar a nadie, van siguiendo los modernos poetas (…). He aquí pa- no obedece, hay que suponerlo, a falta de habilidad de los artistas (¿es que acaso no son
ra servirnos de términos de comparación algunos ejemplos tomados al azar de las obras todos grandes dibujantes?), sino a un nuevo sentido de expresión artística, sentido pic-
de algunos poetas dominicanos jóvenes: pero el grito del hombre llena de aire / de in- tórico y no emotivo.|194|
sensatas flores rojas, / grandes y húmedas como cayenas… (Héctor Incháustegui Cabral). La pintura de hoy, por su ardiente intelectualismo ha dejado de ser aquel Arte Ramplón
Eres algo más que un recuerdo que viene / por un camino trazado bajo aguas azules / (…). Se ha transmutado en algo más alto y más rico y más noble.Ya no copia ni repro-
con peces insomnes y algas tranquilas. (Héctor Incháustegui Cabral). duce, ni halaga la sensiblería plebeya. Ahora piensa, sueña y canta.|195|
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|208| |209|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

Podría objetarse (…) que siendo la Pintura un arte visual, su fin propio no es servir de |196|
Idem.
vehículo a las ideas, cuyo medio natural de expresión es el lenguaje, sino expresar y Páginas 13-14.
Confert.
transmitir determinados estados y reacciones emotivas. Pero lo uno no es obstáculo pa-
ra lo otro, antes al contrario. La evolución misma del arte actual –del post-impresionis- |197|
Idem.
mo al surrealismo–, es la mejor prueba a nuestro entender, de la validez y viabilidad de Un Lustro (…).
Página 18.
sus postulados. Hay que tener presente (…) que también en pintura sólo puede expre- Confert.

sar ideas el que las tiene; y aún éste corre el peligro de hacerlo bordeando los turbios
|198|
pozos de las banalidades grandilocuentes e inofensivas.|196| Idem.
Cuadernos
La preocupación de pintar bien, en el sentido realista, subordinando todo a lo que el No. 12.
Página 21.
ojo ve, quizás sea el peor obstáculo para alcanzar las cimas del Arte, o acercarse hono- Confert.

rablemente a ellas. El deseo de agradar, ajustándose a la sensiblería popular, no parece


|199|
menos funesto.|197| Idem.
Cuadernos
George Braque ha mantenido, en un admirable esfuerzo de síntesis, su teoría de que una No. 1.
Confert.
pintura es una superficie plana y debe permanecer siendo siempre una superficie plana
animada únicamente por líneas, ritmos y colores. Suyas son estas palabras definidoras: |200|
Idem.
«el fin de la pintura no es reproducir hecho anecdótico, sino crear un hecho pictóri- Un Lustro (…)
Páginas 18-19.
co».|198| Confert.

|El artista| Triste y perjudicial es para un artista de gran temperamento (…) concre-
tarse a pintar lienzos que sean del gusto de los amigos. Los amigos, escribió desilusio-
nado el grande Ibsen, son peligrosos no tanto por lo que nos obligan a hacer, sino por lo que nos
impiden hacer.
El artista interesado vivamente por la realidad ambiente puede estilizar y hasta defor-
mar esa realidad. Así sus facultades expresivas ganan en intensidad.Y nada importa, en-
tonces, ¡al contrario!, que su violencia de diseño o su ardor colorista reforme el aspec-
to naturalista de los objetos así lo han pensado Pablo Picasso (…), Matisse, Modigliani,
Braque, Colson, etc., y tantos otros ilustres maestros.|199|
El artista actual (…) abandona la verdad natural para expresar su propia verdad.
Los jóvenes artistas, llegados a la madurez mental, deben convencerse de que el único
medio de llegar a ser un gran artista dominicano, consiste, no en recluirse en una mar-
mita de Papín, estofándose en su propio aliento, sino en incorporarse resueltamente a
las grandes corrientes ideológicas de hoy, con toda la fuerza de esa audacia de los ele-
gidos, a la cual no resiste –nos enseña La Escritura-, ni el mismo cielo.|200|
Cuando los jóvenes artistas comprendan por la fuerza de la evidencia que mientras más
unidos a su patria y a su tradición se sientan y muestren, tanto más universal será su
Jaime Colson|Retrato de Rafael Díaz Niese y su esposa Alicia|Óleo/tela|100 x 79 cms.|1949|Col. Museo Bellapart. Arte, si dejan levantar sus aspiraciones a la cumbre de la perfección y hacer obra du-
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|210| |211|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|201| radera, obra que pueda desafiar el tiempo, entonces, estamos convencidos, considera-
Idem.
Página 19. rán la vida y ejercerán su talento como hombres modernos.Y sólo es moderno aquel
Confert.
que (…) tiene conciencia del presente inmediato. El ejemplo del grande Jaime Col-
|202| son que tan alto ha puesto el nombre dominicano en Europa, tan solo porque supo a
Idem.
Página 13. tiempo despojar su Arte de puerilidades y vulgaridades, es la mejor prueba de lo que
Confert.
antecede.|201|
|203| La escritura sobre la materia artística mediante ensayos o articulados fue un medio de
Diario El Caribe.
Editorial 10 de positiva orientación en la que se apoyó Díaz Niese para promover una conciencia cul-
marzo de 1984.
Confert. tural al mismo tiempo dominicana y moderna. Estos dos aspectos marcaban su labor y
sus palabras: La acción gubernativa, al dilatar nuestros horizontes espirituales, ha ofreci-
do numerosos e ilimitados recursos a nuestras habilidades en el campo de las Artes, des-
de las más finas concepciones arquitectónicas, pictóricas, escultóricas y musicales, hasta
los perfeccionamientos crecientes de las Artes manuales, cuyos menudos productos de
artesanía son también, en grado no menor, un testimonio de nuestra actual vitalidad ar-
tística. En unos y otros trasciende el deseo, bien encaminado, de hermanar dentro de las
normas de la más pura modernidad, los elementos autóctonos de lo pintoresco nacio-
nal con los motivos tradicionales y universales. Evolucionamos lentamente, puede de-
cirse, pero con firmeza, hacia un Arte típicamente dominicano. Si esa orientación se
mantiene –y nada autoriza a dudar que así no sea–, no está lejos el día en que podre-
mos enorgullecernos (…) de haber cultivado con buen éxito nuestras tendencias pro-
pias (…).Todos los indicios presentes coinciden para autorizar esta afirmación: el alma
dominicana regeneradora, ha encontrado, al fin, su propia vía.|202|
Rafael Díaz Niese emite la opinión citada al cabo de un lustro de haberse vinculado a
la reorientación cultural de la que fue su principal animador, aunque la circunstancia
sociopolítica estableciera lo contrario. Es decir, la aparente o real creencia de que aquel
florecimiento de las Artes que se producía en el decenio de 1940 era únicamente im-
pulsado por el Generalísimo Trujillo, a quien se le atribuían todos los logros del país.
Contando con el beneplácito del Estado, al igual que con un grupo de los intelectua-
les europeos que se convirtieron en asesores y asistentes, pudo Díaz Niese emprender
una labor tanto más meritoria cuanto que tuvo que ser realizada haciendo frente a la
incomprensión y estupidez de ciertos sectores del trujillato que miraban con sospecha
todo lo que significaba renovación cultural de nuestra colectividad.|203|
Públicamente no se conoce obra pictórica realizada por Díaz Niese, aunque algún da-
to hace saber que llegó a exponer en el Salón de Otoño de París y que además obtu-
vo una distinción. Con independencia a que fuera pintor y dejara de serlo, ciertamen- George Hausdorf|Retrato de Díaz Niese|Óleo/madera|95 x 81 cms.|1942|Col. Palacio de Bellas Artes.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|212| |213|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

te la formación en el campo pictórico, alcanzada en Barcelona y Madrid, le sirvió de ch| Formación de la Orquesta Sinfónica Nacional como núcleo que permitió la difu- |204|
Vela Zanetti.
soporte para un conocimiento cabal y para la profunda pasión que sentía hacia las Ar- sión de la música clásica, criolla y universal vía conciertos celebrados en diversas ciuda- Op. Cit.
Página 9.
tes. Además, también hacia la ciencia, ya que sus alcances intelectuales y sensibles eran des del país. Confert.

los de un humanista. Catedrático universitario de Historia del Arte y de Lengua Fran- d| Reorientación del Museo Nacional y su traslado a la casa colonial de la Familia Ay-
cesa, al convertirse además en el primer Director General de Bellas Artes, emprendió las bar, situada frente al Alcázar de Colón.
siguientes acciones: e| Auspicio de las Escuelas Elementales de Música, en Enriquillo, Bánica, Dajabón,
a| Celebración de las primeras exposiciones nacionales, distinguiendo a los artistas pre- Neyba, Jimaní, El Cercado, La Descubierta, Restauración, Loma de Cabrera, Elías Piña
cursores de los artistas modernos nativos y residentes. y Hondo Valle.
b| Formación de la Escuela Nacional de Bellas Artes, con un programa de formación f| Promoción de las Exposiciones Ambulantes de Pintura, Dibujo y Grabado por el te-
técnica y estética orientada hacia el desarrollo de la personalidad artística individualizada. rritorio nacional.
c| Establecimiento del Conservatorio Nacional de Música y Declamación. g| Institucionalización de las Bienales Nacionales a partir de 1942.
h| Instauración de una Galería Nacional de Bellas Artes, con el objetivo de fundar un
Museo Dominicano de Arte Moderno. En este sentido, propició la colección contem-
poránea.
i| Programa de apoyo para los artistas nacionales y en especial para las jóvenes voca-
ciones. En relación a ese programa, propició la participación de artistas en exposicio-
nes celebradas en el exterior, promovió programas de becas, compras de obras y pre-
miaciones.
«Hombre discutido pero con una personalidad indiscutida –señala Vela Zanetti– tenía
amigos y enemigos como todas las personas que pasan en la vida con carácter».|204|
Díaz Niese era un crítico que frente a las obras de los artistas emitía opiniones impla-
cables o asumía el silencio; indicaba los lineamientos de un posible derrotero individual
o establecía un compás de espera para reconocer el esfuerzo artístico y los alcances del
mismo. Cuando el caso lo ameritaba, no economizaba palabras para el reconocimiento.
En el ensayo Tres Artistas Dominicanos se da un ejemplar tratamiento crítico, cuando en-
foca a la Woss y Gil, escribiendo lo siguiente: «La vía trazada al Arte Nacional por el
grande y glorioso Jaime Colson –el desnudo, la exaltación de la figura humana–, ya no
está desierta: Celeste Woss y Gil vuelve por sus fueros en forma tan imperativa que re-
sultaría difícil negarle el puesto de honor que le corresponde junto al gran pintor, que
tan alto ha sabido poner en Europa el nombre dominicano (…). Desdeñosa u olvida-
diza, Celeste cometió la debilidad de aceptar indicaciones estéticas de dudoso acierto.
Ha reaccionado a tiempo (…). Libre ya de los calorinismos a que obligan en arte –en to-
do arte–, las concesiones al público, Celeste parece ahora decidida a hacer, segura de sí
misma, verdadera obra artística.Vencidas las dificultades del oficio y deleitada con ven-
Yoryi Morel|Caricatura de Rafael Díaz Niese|Dibujo/papel|15 x 8 cms.|C.1937|Col. Manuel Antonio Peralta Díaz. cerlas, logra ya, nos parece, la plena expresión de su sentir y su pensar (…). ¡Es admira-
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|214| |215|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

ble! No obstante estas vigorosas cualidades, hay en sus telas y dibujos, como velada por |205|
Díaz Niese.
un pianismo insistente, cierta morbidez que traduce a las claras la delicada sensibilidad Cuadernos
Dominicanos
de la fina artista y la gran dama que es Celeste Woss y Gil».|205| de Cultura.
Septiembre 1943.
El muralista José Vela Zanetti, quien pintó retratos de Díaz Niese –uno en 1940, otro Confert.

en 1947–, confiesa haber recibido la crítica implacable de su palabra y peor aún la de


|206|
su silencio. En aquellos dos primeros años de trato –refiere– no dio más que juicios Vela Zanetti,
Op. Cit.
adversos, tajantes sobre mi obra artística / Sin embargo, percibí sus razones y las acep- Página 11.
Confert.
té (…). Aquel hombre que me había fustigado (…) publicó un buen día un artículo a
tres columnas en La Nación, marcando mis posibilidades como muralista. Era a me-
diados del año 42; en su texto que guardo con gratitud, leí hasta donde él había segui-
do mis luchas y desvelos y sobre todo mis futuros objetivos artísticos. «Vela Zanetti es-
cribió este testimonio,|206| al ocurrir la muerte de nuestro importante gestor del ar-
te dominicano contemporáneo, ocurrida el 14 de marzo de 1950, en la ciudad de
Nueva York».

V. Bera|Retrato de Rafael Díaz Niese|Óleo/tela|95 x 77 cms.|1947|Col. Manuel Antonio Peralta Díaz.


Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|216| |217|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

2|5 El movimiento la poesía sorprendida: El movimiento La Poesía Sorprendida se impulsa, además, cuando habían transcurri- |208|
Rueda
otro soporte de la modernidad do 22 años del surgimiento del Postumismo, cuyo manifiesto, redactado por Andrés y Hernández
Rueda, Idem.
Avelino, había proclamado la necesidad de un arte autóctono, para abrir la talanquera Páginas 445-472.
Confert.
que nos ha separado del infinito. A más de proclamar también la necesidad de la vida
sincera e íntima, el Postumismo se manifestó contrario a los modelos foráneos de Euro-
pa e incluso de América. También reaccionó contra la antigua tradición occidental y
contra tendencias como el romanticismo y el realismo, y las que integraban los ultraís-
tas, los futuristas y los creacionistas. Frente a los postulados del Postumismo, principal-
mente, se levanta la Poesía Sorprendida, movimiento que tuvo como mentores prin-
cipales al poeta dominicano Franklin Mieses Burgos y a Alberto Baeza Flores, poeta y
diplomático chileno.A ellos se asociaron Freddy Gatón Arce, Mariano Lebrón Saviñón
y el pintor refugiado Eugenio Fernández Granell. Más tarde se incorporan Rafael
Américo Henríquez,Antonio Fernández Spencer, Manuel Llanes,Aida Cartagena Por-
talatín, Ambrosio Malagón, Manuel Valerio, Héctor Ramírez Pereyra, José María Glass
y Manuel Rueda.
El lema de Los Sorprendidos fue la Poesía con el Hombre Universal, el cual expresa una
oposición a la orientación autóctona y localista, así como a la negativa de reconocer la
tradición cultural, como propugnaron los Postumistas y algunos seguidores. Del ideario
del nuevo movimiento se desprende otra sensibilidad y conciencia, apreciable en plan-
teamientos como los siguientes:
|A| Una poesía nacional nutrida en lo universal, única forma de ser propia; con lo clá-
sico de ayer, de hoy y de mañana; con la creación sin límites, sin fronteras y permanen-
te, y con el mundo misterioso del hombre, universal, secreto, solitario, íntimo, creador
|207| En octubre de 1943 aparece el primer número de la revista La Poesía Sorprendida, nom-
Rueda siempre.
y Hernández bre que identifica también un movimiento literario moderno, el cual establece relacio-
Rueda. |B| Oposición a toda limitación del hombre, la vida y la poesía; contra todo falso in-
Antología(…). nes con artistas y lenguajes visuales vanguardistas. Aparece siete años después del movi-
Op. Cit. sularismo que no nazca de una nacionalidad universalizada en lo eterno profundo de
Página 109. miento de Los Nuevos: «originado en La Vega, primero y único que se ha producido
Confert. todas las culturas; contra la permanente traición a la poesía y contra sus permanentes
en el interior del país y que dio especial énfasis a la poesía social y negroide», teniendo
traidores por su corta visión.
entre sus integrantes a Darío Suro, quien es a la pintura dominicana de impronta etno-
|C| La Poesía Sorprendida tiene una norma: que obra y vida deben ir unidas.
social lo que en la versificación es Rubén Suro, con su distintivos cantos a la negritud
|CH| En todo arte puede y debe haber fantasía, ficción, mentira bella, ingenua, can-
y al trabajador. Su poema Proletario fue un canto comprometido y valiente en medio de
dorosa, pero existe una verdad de conducta e interpretación de ética en el arte y en la
un régimen represivo del que sale ileso. Aunque blasfemo, ese poema provocó la diso-
vida –a la cual se obliga todo amante de él– y esta verdad no puede ser torcida, oscu-
lución espontánea del movimiento vegano.|207|
recida, gratuitamente o difamada.|208|
El nuevo movimiento difundió a través de sus revistas y sus cuadernos, la innovadora
Eugenio Fernández Granell|Viñeta|Revista La Poesía Sorprendida Núm. 1|Octubre 1943. poesía subjetiva, asumiendo una actitud independiente o más bien al margen de la ofi-
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|218| |219|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

cialidad o del trujillismo. En diferentes números de la revista, se patentizó la vincula- La citada postura es parte de la posición que asumen Los Sorprendidos cuando critican
ción de sus integrantes con el Surrealismo, distinguiéndose Eugenio Fernández Granell a Los Postumistas sus declaraciones «contra el Futurismo, el Dadaísmo, el Cubismo, el
como un vocero literario y visual al mismo tiempo, ya que este artista español realizó Creacionismo, y el Ultraísmo no favorecen en nada un espíritu renovador, amarrándo-
las viñetas que ilustraban las primeras páginas del órgano difusor. Otros viñetistas de la lo, por el contrario, a un instinto francamente reaccionario». Esa postura opuesta a las
revista, fueron Gilberto Hernández Ortega, Luichi Martínez y Darío Suro. El movi- innovaciones –argumentan– ignora además lo realizado en la pintura contemporánea
miento preferenciaba emocional e ideológicamente el Surrealismo, aunque se declaró por Picasso, Braque, Juan Gris, Chagal, Chirico y otros. Al citar a estos grandes artistas,
defensor de las modernas tendencias artísticas.Tal apegamiento se aprecia en la siguien- Los Sorprendidos interrogan al Postumismo: «¿Cómo concebir una escuela poética re-
te sustentación: «La Poesía Sorprendida ha proclamado desde su número inicial su adhe- novadora –y con pretensión de repercusión americana– si partía ignorando la realidad
sión al mundo del hombre más misterioso, secreto y celador; a su creación sin fronte- del propio arte de su tiempo?»
ras ni limitaciones y a todos los impresos serios de su tiempo de búsqueda (…) Ha es- Frente a las ideas que promovieron Los Postumistas en relación no tanto al arte, sino a
tado y está con todos los movimientos y tendencias (…) sabiendo que nada puede lo- la herencia literaria, creen y son partidarios Los Sorprendidos de que «debe superarse

|209| grarse en Arte y Poesía sin un espíritu desprejuiciado al máximo y con la suma valen- esta actitud cómoda, retrógrada y superficial del Postumismo frente a la herencia en el |210|
La Poesía Idem.
Sorprendida, tía de su centro y de su confesión. La Poesía Sorprendida ha respetado desde su primer ambiente dominicano». Basándose en la necesidad de que toda tendencia actual debe Páginas 11-12.
No. XVI, Confert.
mayo 1945. número la correspondencia del Arte con la época y más propiamente con los años ac- conocer la anterior, citan a André Bretón, un radical de la poesía contemporánea, quien
Página 11.
Confert. tuales, entendiendo su mutuo condicionamiento. Ha acogido en casa fraternal las con- señalara que «la literatura no se puede hacer en cada época sino mediante la concilia-
quistas y avances del surrealismo (…) Y no sólo ha estado y está con estas conquistas su- ción que el escritor realiza de estas dos bases muy distintas: la historia de la sociedad
rrealistas, sino con la creación sin límites, sin fronteras y permanente».|209| hasta él y la historia de la literatura hasta él».|210|

Eugenio Fernández Granell|Viñeta|Revista La Poesía Sorprendida Núm. 2|Noviembre 1943. Eugenio Fernández Granell|Viñeta|Revista La Poesía Sorprendida Núm. 6|Marzo 1944.
Eugenio Fernández Granell|Viñeta|Revista La Poesía Sorprendida Núm. 4|Enero 1943. Eugenio Fernández Granell|Viñeta|Revista La Poesía Sorprendida Núm. 7|Abril 1944.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|220| |221|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|211| Numerosas apreciaciones de Los Sorprendidos se exponen como críticas al Postumis- tas y cuadernos sostenidos en la autogestión (octubre 1943-Septiembre 1948), las úni-
Idem.
Página 12-13. mo y como visión y revisiones de la poesía dominicana.A pesar de centrarse en el cam- cas referencias a la dictadura fueron estrictamente de rigor.Aparte de Ciudad Trujillo, co-
Confert.
po específico de la literatura, esas observaciones atañen al arte en general, al comporta- mo identificable lugar de las ediciones bibliográficas, cuando se cumple el primer cen-
|212| miento de los artistas y a la relación de estos últimos con la realidad. tenario de la República (1844-1944) en la revista correspondiente se conmemora la fe-
Idem.
Páginas 13-14. Los Sorprendidos acuden a los conceptos externidad e internidad para criticar el compor- cha con un editorial titulado Tiempo de Cien años, en el cual se nombra al gobernan-
Confert.
tamiento de quienes en esta tierra asumen actitudes muy propias de los románticos: te, simplemente, sin loas, protocolarmente: «Cada cual celebra el Primer Centenario de
sombreros populares, melena, bohemia sucia, uñas dejadas crecer ex profeso, jengibre, la República Dominicana con lo suyo. No puede ser de otro modo. La poesía sorprendi-
escándalo, ruido, chivas devorando a Cervantes, externidad (…) sin que una obra seria, da, quiere celebrarlo con su vida más interior, en lo más profundo de su poesía y de su
meditada, sentida y profundizada, pudiera levantarse tras ese alarde de demolición. Con- vida, y no quiere en esta fecha alborozada, sino esas aguas mayores del vigilante solita-
trariamente, sostienen Los Sorprendidos, lo correcto es acabar con esa triste bohemia, rio eterno en su mundo y en su entraña (…) La poesía sorprendida, en ocasión del Pri-
con el ocio, ya que el creador no necesita en un continente como el nuestro, perder su mer Centenario de la República dominicana y rindiendo homenaje a ella, saluda a su
tiempo en fatuas distracciones cuando todo está por hacerse y por adquirirse para la
cultura, y cuando todo el tiempo que el poeta tuviere para su cultura será siempre po-
co: El arte es eterno, el tiempo breve, parece ser la sentencia goethiana permanente. Los Sorpren-
didos son partidarios de la dignificación del Creador y de la sustitución del ruido ex-
terno de los artistas quienes deben adentrarse en el trabajo interior, teniendo en cono-
cimiento que El Poeta trabaja o labora más que cualquier trabajador de otro oficio.|211|
La interiorización e incesante trabajo del artista no significa, para Los Sorprendidos, en-
cierro en la producción personal, desconociendo la ajena. Esta es una actitud de arro-
gancia, oscuridad y de aislamiento: La Poesía Sorprendida opina, con los hechos, que
vive una actitud de isla o de aislamiento quien quiere, pero que la cultura tiene elemen-
tos que traspasan las distancias materiales y que no es dable ni posible una actitud de
encierro a menos que se quiera ex profeso. Por otra parte, todo encierro es fatal, es trai-
ción que no beneficia la sensibilidad, ni la grandeza interior de quienes tienen que pen-
sar en el destino de la patria que ha de ser siempre un destino unido a la hora de las
otras y a la hora universal, en lo que a su apetencia de cultura se refiere y a su poesía y
arte muy especialmente. Los Sorprendidos creen que la patria es honda y bella, alta y
grande en la medida de la grandeza interior de los suyos; y esta grandeza debe ser mo- actual Primer Mandatario, S. E. Doctor Rafael Leonidas Trujillo Molina, y a su gobier-
desta, sin vanaglorias como la belleza, la verdad y la sabiduría. Ellos sienten que con la no. La poesía sorprendida saluda también, en tan señalada fecha, a los dominicanos –de
sensibilidad, inteligencia, mejor virtud en la patria, nutrida en todos los aires de la cul- dentro y de fuera– que laboran en la sensibilidad e inteligencia, la grandeza; a los poe-
tura universal de todos los tiempos, se puede crear un acento fuerte, intenso, interior y tas, artistas y científicos extranjeros que trabajan igual grandeza en el territorio de la
sostenido en una verdadera cultura dominicana en el mañana.|212| República y en particular, al laborioso grupo de españoles republicanos leales. La poe-
Dentro del férreo y demagógico sistema trujillista, el movimiento de La Poesía Sor- sía sorprendida está, en esta ocasión, con los héroes solitarios y entrañables, –grandes y la-
prendida se convirtió en bastión solitario que defendía la libertad íntima, creativa y de
amplitud artística. En el corto y decisivo período durante el cual aparecieron sus revis- Eugenio Fernández Granell|Viñeta|Revista La Poesía Sorprendida Núm. 8|Mayo 1944.
Gilberto Hernández Ortega|Viñeta|Revista La Poesía Sorprendida Núm. 17|Abril 1946.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|222| |223|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|213| boriosos–, de ayer y de hoy, y está con lo profundo y lo alto del pueblo dominicano de de los relojes viejos, donde alguien, alguien que no es precisamente la paloma, viola nú- |214|
Revista Mieses Burgos,
La Poesía ayer, de hoy y de mañana (…). Con la celebración del Centenario de la República –las meros limpios y campanadas, sin destruir la lámpara del día». Franklin.
Sorprendida. La Poesía Sor-
No. V, febrero tierras ejes de la conquista y la civilización del Nuevo Mundo– es también fecha ame- «¡No! ¡No! El poeta no debe escupir sobre sus cruces ni cambiar a sus muertos por ja- prendida No. XV,
1944. Mayo 1945.
Páginas 1-2. ricana. La poesía sorprendida, a todos los trabajadores intelectuales de ambas Américas, y bones. Otro designio más alto y noble le persigue. Otro designio que no es por fortu- Confert.
Confert.
en especial a sus amigos repartidos en los diversos países americanos. Afirma su fe en la na el de relacionar la solitaria obra de su espíritu con las exigencias del estómago; nada
|215|
creación del mundo más bello, más libre y más hondo de mañana. (…)».|213| de comercios oscuros (…); nada de vender el alma, la libre conciencia por un mendru- Fernández
Spencer, Antonio.
Descomprometidos como movimiento frente al trujillismo, Los Sorprendidos se atrin- go de gloria vomitada. La vida y la poesía requieren del poeta una actitud aún cuando La Poesía
Sorprendida,
cheraron en el estricto campo de la cultura literaria y artística, cuya sede era el hogar el arcángel de la muerte lo fulmine con el rayo de la soledad y el abandono más hon- No. XX,
Mayo 1947.
de Franklin Mieses Burgos, cuyas reflexiones tienen un doble propósito: el de la eva- do».|214| Confert.

sión surreal y el de la crítica o denuncia política como se aprecia en el texto del año Pero no es Mieses Burgos el único Sorprendido que utiliza el doble sentido de las pa-
1945, titulado Visajes de Cenizas: «Únicamente el cielo estrangulado muere; no hay un labras. Otro de ellos, Antonio Fernández Spencer, en Razón De Eternidad,|215| se di-

dolor de turno ni una pena, pero el llanto desciende hasta los ojos livianos como un pá- rige directamente al artista y escritor servil: «Ya lo he querido decir: preferíamos al me-
jaro (…). Desde el aire mirando hay una muerte; una muerte que puede llegar hasta el nudo éxito, la veracidad de nuestro canto y de nuestras almas. Ellos, los que tomaron a
sepulcro más hondo de los ecos… Hablamos en voz baja; sólo decimos para oírnos; pa- la poesía como medio para conquistar falsas riquezas cotidianas, no deseaban ganar un
ra escucharnos en medio de las cosas que nos gritan su nombre verdadero. Sin embar- estilo, ni verdad, ni certidumbre. Amaban los puestos bien redistribuidos –lujosamente
go, sabemos que no es este el único propósito del hombre, que hay otras intenciones, pagados– de la vida. No tuvieron fe en la obra, sino fe en el éxito.Y en esto fueron más
otras profundas realidades que se ocultan, que se callan por no despertar el cuco inerte bien deportistas, atletas, pero no artistas. / Ellos quisieron servir a la política de la reali-

Gilberto Hernández Ortega|Viñeta|Ediciones La Poesía Sorprendida|1946. Eugenio Fernández Granell|Viñeta|Ediciones La Poesía Sorprendida|1945.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|224| |225|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|216| dad, mejor, de su realidad y fueron mercaderes de la palabra; vendieron al verbo en cual- temporáneos, como noveles que son, aspiran a la muerte para convertirse en clásicos. |218|
Revista Idem.
No. XIV. quier esquina (…). Se conformaron con el poder material y éste los venció porque los Mas la poesía contemporánea para él «es, mejor, desconocimiento, esto es, cese de co- Páginas 54-55.
Op. Cit. Confert.
Páginas 10-11. hizo esclavos (…). / Lo diré más tarde: la certidumbre y la alegría de nuestro corazón nocimiento, abandono de las establecidas normas en procura de nuevos rumbos, más
Confert.
no viene por haber creado. Eso simplemente ha forjado el destino de nuestra libertad acordes con la evolución constante, con la radio y el avión, con la bomba robot y la pe- |219|
Idem.
|217| (…). / ¿Qué es la verdad? ¿Qué es la certidumbre?, dicen.Y las mismas preguntas reve- nicilina». Para Contín Aybar, el ambiente de la poesía moderna resultan «Caídas y Vue- Página 55.
Revista No. XIII. Confert.
Oct./Nov. 1944. lan sus pecados y los mismos pecados: sus dolores y miserias. Cometieron al negar al los. Martillazos. Liras. El Viento. El Mar ¡El canto panrítmico del mar! La golondrina.
Página 54-55.
Confert. creador el homicidio de sus cuerpos, de sus sentimientos y de la verdad. Ahora quieren Una herida en cruz de sacrificio. El ideal. Esto podrá ser el ambiente de un tango si se
recobrarse. Pero no podrán librarse de la tiranía que son, de la esclavitud que represen- quiere, –argumentan Los Sorprendidos– o un reclame turístico, aún con su mal gusto,
tan». pero no podrá ser nunca síntesis de la poesía moderna, ni menos su explicación».|218|
Los integrantes de La Poesía Sorprendida eran jóvenes escritores con una temprana for- Los integrantes de La Poesía Sorprendida señalan que el antólogo Contín Aybar niega
mación literaria, con un gran sentido de la misión artística militante y una conciencia y fracasa frente a la poesía dominicana contemporánea, aparte de mostrar un desespe-
abierta a las vanguardias, así como a las relaciones universales. Ellos aparecieron cohe- rado resentimiento. Cuando se pregunta el por qué, acuden al Breviario de Estética de
sionados en movimiento poético con edades entre los 20 y 29 años, casi todos, defen- Benedetto Croce para ofrecer la siguiente apreciación del crítico no crítico: «El caso de
sores del arte y los artistas que representan la actualidad moderna, combatiendo a quie- Contín Aybar es caso no aislado y su vara de modisto y su patrón de corte y confec-
nes estaban en contra de la renovación dominicana. Fue en base a tales apegos que re- ción entretenido y exquisito hace su labor ajena a la crítica, porque digamos, sin embar-
visaron y criticaron con rigor al postumismo, «entendiendo su aporte como movimien- go, en honor de la crítica, que tales críticos caprichosos no son precisamente críticos,
to en el sentido de variedad, de inquietud y de animación a la poesía dominicana de sino artistas fracasados que tienden anhelosamente a cierta forma de arte que no han
entonces» (década del 1920), pero considerándolo estancado, infiel y reaccionario por el re- podido lograr, bien porque la tendencia fuera contradictoria o vacía, bien porque le fal-
chazo de las vanguardias.|216| Es en relación al vanguardismo que Los Sorprendidos taron efectivas fuerzas para lograrla. Estos críticos caprichosos de tal modo llevan la
enfrentan posiciones sustentadas en los Cuadernos Dominicanos de Cultura, órgano de di- amargura del ideal no conseguido dentro del espíritu, que lamentan por todas partes su
fusión fundado en 1943 con auspicio y orientación oficialistas. Entre los directivos de ausencia y reclaman su presencia también en todas partes».|219|
esta revista figuran Héctor Incháustegui Cabral y Pedro René Contín Aybar, a quienes En cuanto al poeta Incháustegui Cabral, Los Sorprendidos lo relacionan con el antolo-
enjuician por sus negaciones, facilismo y desorientación.A Contín Aybar lo critican co- gista Contín Aybar por resultar similares sus actitudes contra la renovación lírica que se
mo antologador de la Poesía Dominicana y por la posición que asume sobre la misma, producía en el decenio de los cuarenta. A Incháustegui, «quien se inició con aparentes
considerándole «un cronista de la vida social literaria para el cual sólo existen elemen- bríos renovadores, apoyándose en ciertas zonas sociales, de tierra adentro y de natura-
tos accesorios externos que no son precisamente la crítica». Como cronista, se le esca- leza», le acusan de empeñarse en ser punta de lanza de la reacción dominicana a las ten-
pa la intimidad del libro y «la ubicación de frente a la época por igual. Cierta domesti- dencias renovadoras de la poesía de su patria.
cidad, mezquindad y confusionismo, le impiden valorar, jerarquizar –que son elemen- El autor de los Poemas de una Sola Angustia (1940) y Rumbo a la Otra Vigilia (1942), ha-
tos primordiales del juicio crítico–, para lanzarse a coger lo ya establecido y escabullir bía emitido su opinión en un ensayo en el que aboga contra lo universal –en clara alu-
toda posición personal que lo haga arriesgarse en un juicio propio». sión a Los Sorprendidos–, propugnando la necesidad de que los hombres de letras se
De acuerdo a Los Sorprendidos, en Contín Aybar «no existe el suceder, en el arte y poe- aprieten bien el cinturón y se prepara a resistir con las palabras los furiosos embates de una
sía, la circunstancia, el proceso histórico de su desarrollo y parecen no existir, en la poe- cosecha mala. Calificándolos como segundones de la literatura e injertos contraproducentes,
sía dominicana, ni escuelas, tendencias e influencias determinantes. Así se diría que no Los Sorprendidos, a su vez califican de extraviado y envejecido a Incháustegui Cabral, a
hubo nunca romanticismo ni románticos (…) porque para él los muertos pierden su de- quien acusan de arrellanarse en el molde fácil, quedándose no en poeta con desespera-
recho a escuelas y se transforman en Aedas Clásicos».|217| En cuanto a los poetas con- da vocación de poesía sino en poesía para tal o cual fin o circunstancia (…).Tras un có-
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|226| |227|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|220| modo biombo de reportero, Incháustegui Cabral llamó infructuosidades a los ismos.|220| notas, Los Sorprendidos refieren a los pintores nativos e inmigrantes que a su conside- |223|
Revista No. 6. Revista No. 1.
Marzo 1944. En respuesta a ese comentario, Los Sorprendidos escriben el texto siguiente: «La igno- ración representan la innovación en el corto recorrido de la pintura dominicana. Son Octubre 1943.
Página 9. Confert.
Confert. rancia parece autorizar a todos, hasta querer borrar de un plumazo, la presencia en la ellos:
poesía y a la poesía de los ismos, sin los cuales la poesía no hubiera dado ciertamente Eugenio Fernández Granell: El español desesperado, cuyas obras pintadas con un |224|
|221| Revista No. 3.
Revista La Poesía sino los primeros pasos. La importancia de estos ismos: renacentismo, barroquismo, ne- apasionante fervor surrealista, constituye una favorable y saludable puerta al mundo Octubre 1943.
Sorprendida Confert.
No. XIII. coclasicismo, romanticismo, modernismo, simbolismo, futurismo, ultraismo, dadaísmo, atormentado y misterioso del hombre.|223|
Op. Cit.
Página 56. creacionismo, surrealismo, etc., no escapa al estudiante cualquiera y elemental de la poe- Ernesto Lothar: En sus cuadros y dibujos resplandece una personalidad robusta y una |225|
Confert. Revista No. V.
sía, pero puede ser un lujo negador a este tipo característico de presuntos amigos de la técnica absoluta. La obra (…) es el exponente de un alma creadora, obsediada en el po- Febrero 1944.
Confert.
poesía».|221| deroso clamor del sueño y de la angustia.|224|
Consecuente con el reconocimiento y vigencia de los ismos modernos o vanguardis- José Gausachs: Leal trabajador de su España, ejemplar en nuestra república y cuyo pai- |226|
Revista No. 18.
tas, el movimiento de la Poesía Sorprendida reconoció a los artistas visuales que en el saje es nutrido y múltiple en trabajo y color.|225| Mayo/Agosto
1946.
Jaime Colson: Desde el experimentado suelo de París, ha sido la más recia e incon- Confert.

fundible figura de nuestra plástica.|226|


|227|
Darío Suro: A quien le toca desterrar el trópico de postales, encontrando un trópico Idem.
Página 11.
de hermosas lluvias poéticas y de recatadas tonalidades, lejos siempre de la orgía del co- Confert.

lor (…) aún resuenan sobre el ambiente nacional los alados cascos de sus caballos bajo
|228|
la lluvia.|227| Idem.
Página 12.
Luis José Alvarez: Busca en el sueño y en el recorrido de su inspiración, realidades Confert.

pictóricas, desentendiéndose de toda traba académica.|228|


|229|
Rafael Pina Melero: Es hasta ahora el más trabado por normas e influencias; lucha Idem.
Confert.
por liberarse, pero aún no ha encontrado su hora.|229|
José Vela Zanetti: Pintor en continuo proceso de ascensión. Este español nuestro por |230|
Mieses Burgos,
su ganada y defendida dominicanidad de entraña y de labor, no se detiene jamás.Va ca- Franklin.
Revista Entre las
da vez ahondando más en lo profundo de su cielo pictórico de un modo riguroso y Soledades. No. 1.
Agosto 1947.
sostenido.|230|
Gilberto Hernández Ortega: Es una de las figuras más resaltantes del actual movi- |231|
Revista Entre las
miento pictórico de nuestra patria. Lejos de la vanidad y del impuro rumor del mun- Soledades, No. 3.
Octubre 1947.
|222| medio dominicano representaban alguna innovación sustentada en la libertad de los pin- do, trabaja, y de ese trabajo va naciendo, día a día, uno de los más definitivos quehace- Confert.
Revista La Poesía
Sorprendida celes, inculcada especialmente por algunos españoles de los que afluyen al país como re- res espirituales (…) adivinando lo que es una verdadera conciencia artística, sabe o pre-
No. 18, 1946. |232|
Confert. sultado doloroso «de la Europa ensangrentada por las fuerzas de las dictaduras y el im- siente hacia dónde se encamina.|231| Revista Entre las
Soledades, No. 4.
perialismo». Esa libertad artística significa «desterrar el trópico de postales (…), rescatarse de Luis Martínez Richiez: Pertenece a la última generación de artistas dominicanos. Es, Noviembre 1947.
Confert.
las equivocaciones de otros pintores vernáculos y desentenderse de toda traba académica pa- para la crítica consciente, el más maduro de nuestros escultores y el único que ofrece
ra asumir el riesgo como posibilidad de todo Arte y de todo artista».|222| Con breves para el futuro una obra de nobles calidades.|232|
El movimiento de la Poesía Sorprendida, apegado al vanguardismo, fue incondescen-
Gilberto Hernández Ortega|Viñeta|Revista La Poesía Sorprendida Núm. 14|Abril 1947. diente con el arte fácil y con las limitaciones y regateos e incomprensión general que en-
Gilberto Hernández Ortega|Viñeta|Ediciones La Poesía Sorprendida|1948.
Capítulo 2|Debate de la modernidad en un feudo antillano|228| |229|Debate de la modernidad en un feudo antillano|Capítulo 2

|233| frentaban los jóvenes artistas de parte de quienes debían ofrecerles una más amplia o Una apreciación del exterior, la de Anderson Imbert, considera que el mayor aconte- |235|
Revista La Poesía Anderson Imbert,
Sorprendida. benévola acogida. Citando a Ortega y Gasset, quien sostenía que dondequiera que las cimiento de este período fue la fundación de la revista La Poesía Sorprendida (1943- Enrique.
No. 19. Historia de la
Diciembre 1946. jóvenes musas se presentan, la masa las cocea, Los Sorprendidos se refieren al saldo de 1946). El tono de esta poesía fue de exigencia estética: «Se desprendió del peso de los Literatura (…)
Confert. Tomo II, 1964.
la III Exposición Bienal de Artes Plásticas, celebrada en 1946, en donde los jóvenes pin- temas locales y de la creación de las formas tradicionales pero no para entregarse a la Confert.

|234| tores y escultores expusieron y se expusieron. Su crítica al respecto es la siguiente: «Pa- facilidad sino para imponerse un nuevo rigor. Se mantuvo atenta de la literatura mun-
Rueda y
Hernández Rueda. rece ser que bajo la epidermis impermeable del ambiente, la sensibilidad pictórica an- dial y así fue refinando sus modales imaginativos. El superrealismo pasó por sus pági-
Op. Cit.
Página 129. da todavía trepada por los fueros arcaicos del simple almanaque o, de lo que aún es peor, nas, pero no hubo una estética que prevaleciera. Al contrario: buscaba la integración
Confert.
de la negociación sistemática y la incomprensión con pujos de suficiencia».|233| de antiguos y modernos, de europeos y americanos, de simbolistas y existencialistas.
Con el mismo fervor que Rafael Díaz Niese promovió la modernidad en el arte domi- Respetaba todo aquello que incitara el esfuerzo y concertara la cultura dominicana
nicano durante el período 1940, pero constituido como un frente colectivo de voces con el mundo».|235|
poéticas, el movimiento de la Poesía Sorprendida promovió la misma inquietud moder-
na. Como grupo se movió en una esfera más íntima y extensa, y como movimiento que
representaba un grito de independencia, dignidad y espiritualidad dentro de un feudo
político opresor. Cuando se reconoce la extensión del movimiento no se alude a su du-
rabilidad un tanto situacional, sino más bien a los campos cultivados por sus acciones, co-
mo eran la poesía tanto nacional como mundial y, por igual, el reconocimiento a otras
artes, especialmente a la pintura que con visos modernos asumían artistas locales.
El movimiento de la Poesía Sorprendida se desenvolvió colateralmente, con una estra-
tegia cultural despolitizada, destrujillizada y realmente milagrosa para difundir su esté-
tica, asumir una postura libre en nombre del acto creador que logra incidir a corto y a
largo plazo en la esfera de las Artes Nacionales. El aspecto subjetivo en la poesía domi-
nicana caló en muchos artistas visuales influidos también por la normativa liberada de
algunos docentes de la Escuela Nacional de Bellas Artes y por mentalidades críticas que
como Díaz Niese, Manuel Valldeperes, María Ugarte y Franklin Mieses Burgos, entre
otros, dejaban escuchar sus opiniones y exigencias relativas al quehacer artístico.
La proyección de La Poesía Sorprendida fue más allá de las tertulias que acaecieron al-
rededor de Mieses Burgos, considerado el alma del movimiento.También trascendió a
la revista mantenida con aportes privados, incluso, de sus integrantes; revista que al ce-
rrar su ciclo editorial en 1946, no representó la claudicación del movimiento a pesar de
la permanente sospecha política a que fue sometido y de la que se libró airosamente.
Otras publicaciones que aparecieron con su nombre o que se identificaban con los
nombres de sus integrantes, preservaron una vigencia social, que era lo importante. Co-
mo extensión del movimiento se identificó también la agrupación Los Juglares que en-
cabezó Manuel Valerio (1910-1979), la cual se dedicó a difundir la cultura en los ba-
rrios marginados de la ciudad capital.|234| Eugenio Fernández Granell|Viñeta|Ediciones La Poesía Sorprendida|1945.
|231|El arte nacional protomoderno|Capítulo 3

3|1 Coleccionismo, museo, oficialidad y Abigaíl Mejía

3
EL ARTE NACIONAL
p r o t o m o d e r n o

El movimiento de la Poesía Sorprendida, iniciado a partir de 1943, representa un gran


cambio en la literatura nacional, el cual incide positivamente en el campo de la pintu-
ra. La aparición de este movimiento coincide con varias acciones de política cultural
que emprende el Estado, las cuales determinan la creación del Conservatorio Nacional
de Música y la apertura de la Galería Nacional de Bellas Artes como vía para crear el
futuro Museo de Arte Moderno.Tal política se vincula a la gestión de Rafael Díaz Nie-
se, quien, además, se encarga de mover y reorganizar la única institución museística que
existía en el país: el Museo Nacional. Sin embargo, como funcionario de un régimen
que personaliza el dictador, él no se arriesga a atribuirse esa reorientación, sino que la
reconoce como parte de la mentalidad renovadora del estadista. En esta relación escri-

Luis García Ximpa|Caricatura de Díaz Niese (detalle)|Dibujo|1942.


Capítulo 3|El arte nacional protomoderno|232| |233|El arte nacional protomoderno|Capítulo 3

be Díaz Niese: «El Museo Nacional, verdadero relicario que guarda los más valiosos ves- tura de Museo, el hálito de renovación y engrandecimiento con que el Generalísimo
tigios y recuerdos de nuestro pasado, fue fundado en Diciembre de 1927, bajo la direc- Presidente Trujillo Molina ha sabido conmover, hasta sus mismas bases, todas las insti-
ción del doctor Narciso Alberti, cuya vida estuvo consagrada por entero, con noble y tuciones nacionales, en un inmenso anhelo de conducir nuestra Patria camino adelan-
avasalladora pasión, al estudio de la arqueología y la prehistoria quisqueyanas. Permane- te por la senda del progreso. Pues una de las características primordiales de la Era de
ció el doctor Alberti en la dirección del Museo hasta su muerte sobrevenida en 1932. Trujillo es el haber sabido conciliar la noción de progreso con la veneración por todo
Ni la ciencia del doctor Alberti, ni la vigilancia de la señorita Ana Leonor Feltz –direc- cuanto de honorable encierra nuestro pasado. Los máximos homenajes rendidos a los
tora del Museo durante el período 1932-1933– ni la inmensa labor de reorganización Padres de la Patria durante los festejos con que se celebró nuestro primer Centenario
e investigación a que entregóse, con profundo entusiasmo y reconocida competencia, de Independencia política, son una buena prueba.Y fue, ciertamente, inspirado en tan
la escritora Abigaíl Mejía –directora del Museo desde 1933 hasta la fecha de su muer- patrióticos sentimientos como el Generalísimo Trujillo Molina dió orden a la Secreta-
te, en 1941– pudieron evitar que el Museo Nacional fuera otra cosa que una especie de ría de Estado de Educación y Bellas Artes, en julio de 1942, para que se hiciese inme-
almacén donde se encontraban depositados, confusamente, los más variados objetos de diatamente un estudio detallado con el fin de proceder a una reforma total del Museo

muy desigual valor arqueológico, histórico o artístico. La falta de recursos y la exigüi- Nacional.Y, en consecuencia, la Dirección de Bellas Artes formuló un plan para su ra- |236|
Díaz Niese,
dad del espacio disponible, de una parte; y, de otra, la indiferencia pública, no permitían dical transformación».|236| Rafael.
Un Lustro de
el más mínimo intento de clasificación o de mejoramiento. Para que tan pobre estable- Con el estilo de un elegante y honesto funcionario de la época, adepto, además, del ar- Esfuerzo Artístico.
Páginas 89-90.
cimiento llegara a convertirse, de la noche a la mañana, en un verdadero Museo, en la te como de la verdad, Díaz Niese ofrece de manera sucinta la historia inicial del Mu- Confert.

moderna acepción de la palabra, fue menester que penetrara también hasta las obscuras seo Nacional ligada a Narciso Alberti Bosch,Ana Leonor Feltz y Abigaíl Mejía. Esta úl-
y paupérrimas salas de la vieja casa de la calle Luperón, donde se albergaba esa carica- tima fue realmente quien promovió la necesidad de una institución dominicana de esa

Exposición Nacional|Catálogo|1947. Exposición Nacional|Catálogo|1941.


Exposición Nacional|Catálogo|1946. Marianela Jiménez|Trujillo|Viñeta|1954.
Capítulo 3|El arte nacional protomoderno|234| |235|El arte nacional protomoderno|Capítulo 3

|237| naturaleza, como rescate de la memoria patrimonial, en una etapa –decenio del 1920–, lidad de nuestro Museo nos guiará.Y, por si acaso ella cejara en el empeño, de cuando |240|
Henríquez Ureña, Listín Diario,
Pedro, en la cual se buscan y afloran conceptualidades, valores simbólicos y el autoconocimien- en cuando una voz de aliento llega de diferentes sitios, buscando la voluntad que la 29 de octubre
referencia en de 1926,
Soledad Alvarez: to como postulaba Pedro Henríquez Ureña cuando escribe: «Nuestra labor, nuestras mueve, para animarle a seguir esta campaña».|240| en Abigaíl Mejía.
La Magna Patria Idem.
(...) Página 83. normas, están por crear o en vía de creación.Y es deber de todos los capaces de esfuer- La escritora Mejía Soliere, quien también fue aficionada de la pintura y realizó algunos Página 518.
Confert. Confert.
zo colaborar con ellas, ayudar a definirlas. Para ello, todo trabajo será útil, todo pensa- cuadros ocasionales, domingueros, no era la única propulsora de la instalación museís-
|238| miento será camino hasta la claridad.Y los propósitos principales deben ser volver a co- tica en el país o del coleccionismo patrimonial como razón civil. Fuera de los tesoros |241|
Enciclopedia Morales
Dominicana. menzar, volver a la raíz de las cosas, a las ideas fundamentales y seguras, y conocernos de la Curia Católica o de algunos ciudadanos que al igual que Sisito Desangles reúnen Languasco,
Tomo IV, H-MO. Carlos. Carta de
Página 222. bien, darnos cuenta de todo lo que somos y de todo lo que debemos ser».|237| Espí- colecciones hogareñas, la inquietud a favor de la instalación de un Museo Arqueológi- 30 de septiembre
Confert. de 1903, referida
ritu inquieto, comprometido y nacionalista, la Mejía encajaba en esa vuelta a la raíz y co se expresa en años iniciales del siglo XX. En 1903, Carlos Morales Languasco dirige por Nereida Lahit-
Bignott. Op. Cit.
|239| en el debemos ser, que formula nuestro más importante pensador americanista. una Junta de Fomento de Puerto Plata, figurando entre sus proyectos «la creación de un Página 225.
Blanco y Negro 7. Confert.
27 de marzo ABIGAÍL MEJÍA SOLIERE (n. 1895), oriunda de Santo Domingo, hija de curazo- museo que conserve los objetos reveladores de la relativa cultura de nuestros aboríge-
de 1926,
referido en leña y dominicano, se educó en el país hasta los 12 años cuando viaja a España en com-
Abigail Mejía,
Obras Escogidas (I) pañía de la madre. En Barcelona establecen residencia y Abigaíl continúa estudios en el
Página 515.
Confert. Colegio de las Hermanas Teresianas, ingresando posteriormente en la Escuela Normal
de Maestras. Su residencia en Europa durante casi dos décadas le permitió adquirir for-
mación humanística y asimilar los activismos que también eran potestad de la mujer.
Cuando regresó a Santo Domingo en el 1924 se incorporó a la militancia antinortea-
mericana, provocando revuelo con el arrojo de su discurso verbal asumido en diversos
salones sociales. Ella emprendió la lucha reivindicativa de la mujer, siendo una de las
fundadoras del Club Nosotras, primera organización femenina con programas de anima-
ción; y entre otras notables iniciativas ella propugnó por la conservación del patrimo-
nio cultural indígena y por la creación del Museo Nacional,|238| causas que le lleva-
ron a escribir artículos periodísticos, discurriendo al respecto en las conferencias que
dictaba y en los círculos a los que se asociaba como literata o como conocedora del ar-
te en general. Obstinada de la necesidad social del Museo Dominicano, ella sustenta: «Es
un caso de conciencia ciudadana, una deuda del patriotismo es la falta de un museo, y
la institución que hay que fundar enseguida poniendo cuanto antes los primeros mate-
riales es el Museo Nacional Dominicano. Es una deuda que mantiene en pie nuestra nes, nuestras tradiciones (...) que hable a favor de nuestra vida nacional».|241| En 1906, |242|
Grullón, Eliseo.
república con respecto a nuestros antepasados de la Prehistoria; con los recuerdos de la se forma en Santiago una Junta organizadora de otro Museo Nacional que a instancia Carta de 15 de
noviembre de
Conquista y la Colonización que van quedando; con los mismos padres de la Patria de la Sociedad Amantes de la Luz resuelve destinar una sala del Palacio Municipal a la 1906, en
Lahit-Bignott.
–cuyos objetos, de su uso personal y de su tiempo, permanecen en manos de particu- exposición de objetos de carácter histórico y etnológico. La Junta Santiaguense la pre- Página 231.
Confert.
lares, sin que la Nación agradecida, los recoja y exponga a la veneración pública en esos side Eliseo Grullón y, al igual que Morales Languasco, le escribe a Sisito Desangles, so-
archivos del pasado que se llaman Museos».|239|Insistente en el proyecto museístico licitándole obras en préstamo.|242| El pintor, residente en Cuba, complace ambas so-
añade: «Patrióticamente, mi pluma infatigable se propone ver si a fuerza de sus camini-
tos tesoneros sobre las blancas cuartillas logra al fin la otra ruta cierta que hasta la rea- Abigaíl Mejía|Portada del libro Por entre frivolidades|1922.
Yoryi Morel|Abigaíl Mejía|Caricatura|1933.
Capítulo 3|El arte nacional protomoderno|236| |237|El arte nacional protomoderno|Capítulo 3

|243| licitudes. Le cede al Presidente Morales parte de su colección y corresponde a la soli- davía en el 1928 se trabajaba en la instalación del Museo, de acuerdo a la Carta que |246|
Carta de Luis Las luchas civiles
Desangles, sin citud de la Junta pro-museo de Santiago.|243| Amado Franco Bidó le dirige a Desangles: «Los objetos que Ud. envió en 1907 a don partidaristas
fecha, en Lahit- afectaron a la villa
Binott. Página La campaña que asume Abigaíl Mejía a favor del establecimiento del Museo Santo Do- Eliseo Grullón (...) figuraban en colección del Municipio de Santiago, los cuales fue- de Santiago,
232. Confert. varias veces esce-
mingo cuenta con los antecedentes de Puerto Plata y Santiago, e igualmente se ampa- ron trasladados hace poco a la capital para formar parte del Museo Nacional, de sus nario de invasión,
ocupación y
|244| ra en la Ley 5207 que crea con el carácter de Nacional, un Museo en la ciudad de San- objetos se perdieron en el sitio de la ciudad de Santiago en 1914, la silla arzobispal y contienda entre
Pina P., Plinio. 1899-1916.
Legislación to Domingo; ley decretada el 25 de marzo de 1913 en Barahona, residencia oficial del la piedra parada que tenía grabado un caballo, se perdieron porque la tropa tenía co-
Dominicana
sobre Museos (...) Presidente Adolfo A. Nouel.|244| En esta fecha era conocida y notable la labor de in- mo cuartel el Palacio Consistorial».|246| «El Museo Nacional será instalado en Sto. |247|
Páginas 15-16. Franco Bidó,
Confert. vestigación arqueológica que realizaba Narciso Alberty, quien es nombrado director de Domingo, actualmente se ocupa de clasificarlo y ordenarlo el Dr. Narciso Alberty, con Amado.
Carta de 1 de
la institución museística, cuando esta finalmente es objeto de apoyo en 1927, al asig- los Sres. Alcides García y Alemar como ayudantes. La misión que tengo es la de reco- noviembre de
|245| 1928, referencia
Idem. narse por Ley Número 666 la suma de cinco mil pesos oro anuales para la creación del lectar las antiguedades dispersas en el país y en manos de particulares, y ya he podido en Lahit-Bignot.
Páginas 17-18. Página 248.
Confert. Museo y Biblioteca Nacional, la cual ordena ejecutar el Presidente Vásquez.|245| To- acumular de 4 a 5 mil piezas. Personas que han visitado Museos de esa, y han visto lo Confert.

que se tiene reunido, confiesan que el nuestro con lo que hay, es tres veces más impor- |248|
Mejía, Abigaíl.
tante...»|247| Obras Escogidas
(1). Página 519.
Para la instalación del Museo, Abigaíl Mejía había diseñado un plan, el cual presentó, Confert.

en 1926, al Sr. Secretario de Instrucción Pública (...), e igualmente se lo presenta a


miembros del Consejo Nacional.|248| Dicho plan museológico, contemplaba: Sala de
la Prehistoria y los aborígenes; De la Colonización; Sala de los Padres de la Patria; Sala

Eolo|El Presidente Trujillo|Dibujo|Revista Bahoruco Núm. 115|1930. Marianela Jiménez|Espada del Generalísimo Trujillo|Viñeta|1954.
Marianela Jiménez|Obelisco|Viñeta|1954.
Capítulo 3|El arte nacional protomoderno|238| |239|El arte nacional protomoderno|Capítulo 3

|249| de Arte Moderno (pinturas y esculturas dominicanas); Colección de Historia Natural; diciembre de ese año la Sala de Arte Moderno. Como parte de su gestión y conside- |253|
Listín Diario, Mejía, Abigail.
3 de noviembre Biblioteca Nacional.|249| Con independencia de los gastos monetarios que se nece- rando que un Museo es una escuela, escribe sobre la manera de visitarlo metódicamen- Bahoruco,
de 1926, revista No. 4,
en Abigaíl Mejía. sitaban como erogación del Estado, ella planteaba estrategias específicas para conseguir te, buscando para empezar, lo más antiguo;|253| y también redacta un Catálogo Des- 30 de septiembre
Idem. de 1933. Op. Cit.
Páginas 522-23. los recursos de los montajes museográficos. Además, en su visión de salvaguardar los criptivo, que se constituye en una buena fuente bibliográfica, sobre todo para obtener Paginas 527-29.
Confert. Confert.
bienes patrimoniales reconoce que «no sería nuestra obra completa sin una Ley ejecu- datos de muchos artistas dominicanos e igualmente de las obras que integraron la pri-
|250| tiva o del Congreso Nacional prohibiendo toda salida de objetos históricos, toda de- mera colección oficial de arte. En ese catálogo ella informa que la institución compren- |254|
Idem, Mejía, Abigaíl.
4 de noviembre molición futura de ruinas o edificios antiguos sin previa inspección y requisa del Di- de más de cinco mil objetos que se agrupan en las secciones de la museología confor- Catálogo
de 1926. Op. Cit. Descriptivo del
Página 525. rector del Museo».|250| Dos consecuencias que tienen que ver con esa propuesta le- mada de la siguiente manera: Museo Nacional,
Confert. Revista de
gislativa se conectan con los decretos que promulga Trujillo en 1930 y 1932, respecti- Sala de Arte Moderno: Obras de pintores y escultores dominicanos, especialmente. Educación No. 50,
marzo-abril
|251| vamente, declarando monumentos nacionales a un gran número de inmuebles colonia- Sala de Arqueología, Prehistoria y Protohistoria: Restos y objetos de nuestros indios, de 1939, anexo.
Pina, Plinio. Páginas 1-4.
Op. Cit. les y creando una Comisión de conservación de Monumentos, Obras y Piezas de con- Cerámica, Armas, etc. Sala de Próceres y Personajes: Iconografía, Cartografía, Objetos Confert.
Páginas 19-23.
Confert. servación histórica, artística o arqueológica.|251| diversos, reliquias, etc. Sala de Arqueología Colonial:Tallas, restos arquitectónicos, cerá-
|255|
En relación a la Sala de Arte Moderno que incluía el plan museológico, Abigaíl Mejía mica colonial, lápidas, etc. Sala de Armas y Hierros: Epoca colonial, Independencia, Res- Díaz Niese, Rafael,
|252| Op. Cit.
Blanco y Negro proponía que el director, colector o encargado de crear el museo debía apelar al patrio- tauración y la Ocupación Norteamericana. Numismática: Colección de monedas na- Páginas 91-92.
No. 7, referencia Confert.
en Abigaíl Mejía. tismo y generosidad de los artistas dominicanos para reunir una buena colección de cionales y de otros países. Diferentes épocas. Sala de Historia Natural: Fauna y Minera-
Op. Cit.
Página 516. obras donadas o compradas a sus poseedores. Promotora contemporánea de muchos de les del país, especialmente. Biblioteca: El museo tiene, también, una pequeña biblioteca
Confert.
los pintores, fotógrafos y escultores nacionales, ella escribe sobre los expositores perma- de consultas, especializada en las materias en relación con las colecciones (…), o sea de
nentes de la sala: «Arturo Grullón, Adriana Billini –hoy profesora en la Escuela de Be- historia, bellas artes, arqueología, etc.|254|
llas Artes de la Habana–, Julio Pou, L. Navarro, el conocido Luis Desangles –Sisito–, ce- Abigaíl Mejía había publicado casi todas sus obras literarias al inicio de la década de
lebrado Director de una Academia de Pintura de Santiago de Cuba; Carlos F. Ramírez, 1940, y presidía los Cafés Literarios que organizaba con jóvenes intelectuales de la ciu-
Eliseo Roques, M. M. Sanabia, Ramón Mella, Pedro Escoboza, Lucila Pereyra, Domin- dad capital en donde contrajo nupcias con Zenón Fernández Valle, inmigrante asturia-
go Villalba, Senior, Celeste Woss y Ricart, Esperanza Dujarric, y más que todos, el ge- no dedicado al comercio, del cual se divorcia y con el cual procrea a Abel Fernández
nial Abelardo, autor de Los Extraviados; unos y otros, originales y copistas, con sus obras Mejía, quien con el tiempo sobresale como literato. Ella fallece en 1941, año en el cual
aquí mostrarían el esfuerzo artístico de Quisqueya en la Pintura.Y en la escultura: An- se emprende la reorganización del Museo Nacional, reubicándose en una casona situa-
gelito Perdomo, Francisco González Lamarche; Abelardo también con su estatua al Pa- da a la sombra secular (…) del alcázar de Diego Colón (…). La Dirección General de
dre de la Patria y su Caonabo; y tantos otros talentos cuyas obras andan ocultas, también Bellas Artes procuró dar «a la nueva instalación del Museo Nacional el carácter de mo-
serían, si bien modesto exponente, al mismo tiempo alentador estímulo parta los artis- dernidad y sobria elegancia (…). Las ricas colecciones del Nuevo Museo Nacional fue-
tas que surgirán mañana. Unos los cederían graciosamente; en otros se apelaría a su ge- ron clasificadas e instaladas, con la mayor sencillez posible, en 12 salas amplias y bien ilu-
nerosidad, y es de creer que los menos serían los que negasen o pusieran precio exor- minadas».|255| Al concentrarse la museografía en los temas de arqueología, antropolo-
bitante a la honra de contribuir al Museo Nacional.Y ya nos parece ver en él figuran- gía, historia, numismática y armas militares, fue excluida la Sala de Arte Dominicano,
do los bustos y cabezas de estudios de Angel Perdomo; el desgraciado Uno de tantos, de cuya colección había sido trasladada en 1940 al local del Ateneo Dominicano. Los au-
Rodríguez Urdaneta mostrando al aire su pobrecita carne de cañón ya herida, y cier- tores representados en la colección, así como las obras artísticas de los mismos, se regis-
tos mármoles y yesos de todos conocidos unos, y otros desconocidos de la multitud que tran a continuación en el cuadro que cubre los años 1933-1941. Es el período de la di-
ahora les admirará».|252| rección de Abigaíl Mejía, una defensora del bien patrimonial y mujer pionera de las co-
Abigaíl Mejía ocupó la dirección del Museo Nacional en 1933, inaugurándose el 10 de lecciones públicas de las artes.
Capítulo 3|El arte nacional protomoderno|240| |241|El arte nacional protomoderno|Capítulo 3

OBRAS COLECCIÓN ARTE MODERNO


DEL MUSEO NACIONAL 1 9 3 3 | 1 9 4 1

Alfau G., Jesusa Desangles, Luis García-Godoy, Enrique Morel, Yoryi Piñeyro, Abelardo Ramírez Guerra, E.
La dama de la mantilla (pintura) Retrato del poeta José Joaquín Pérez Busto de una joven (pastel) El Bohío «Cuesta colorada» (pintura) Rincón del parque Independencia Nocturno (acuarela)
Donado por la autora (pintura) Donado por Graciela García-Godoy Adquirido por $20.00 (pintura)
a solicitud del Museo Colección Municipal de Santiago de Chottin, en 1937 Donación del autor Schifino, M.
Morel, Yoryi Ensueño
Alfau B., Antonio Desangles, Luis Howanietz, Franz (alemán) Después de la lluvia Pintor Alemán desconocido Comprado al Sr. J. R. Julia por $20.00
Retrato de Cristóbal Colón Retrato de una escritora Retrato del generalísimo Trujillo «Charcos de barrio» (pintura) Cabeza de judío (pintura)
(pintura, copia) «Amelia Francasci» (pintura) (pintura) Adquirido por $18.00 Comprado a Margaret Mear por Schifino, M.
Colección Municipal de Santiago Donación de Abigaíl Mejía en 1933 Realizado por $200 por encargo $25.00 en 1937 Cabeza de Mujer
Comisión Asesora del Museo Morel, Yoryi Comprado igualmente a Julia
Billini, Adriana Desangles, Luis Ranchos de cerro gordo (pintura) Pintores Puertorriqueños por $20.00
Primavera (pintura) El Presidente Ulises Fco. Espaillat Huber, Carl (alemán) Adquirido por $18.00 Oleos diversos (pintura)
(Retrato de Guillermina de Holanda) (pintura) Un judío donación de Julio De Arteaga Schifino, M.
Donación de Abelardo Rodríguez, hijo Comprado al alemán Ervin Schiller Morel, Yoryi Mujer
Bonilla, Alejandro Calle de la chancleta (pintura) Pintores Puertorriqueños Adquirido por $20.00 al Sr. Julia
Retrato de Mella (pintura) Desangles, Luis Huber, Carl (alemán) Adquirido por $18.00 Acuarelas diversas (acuarela)
El sueño de Duarte (pintura) Judío Donación de Julio De Arteaga Suro, Darío
Bonilla, Alejandro Donación Lic. Alberto Comprado a Schiller los dos cuadros Morel, Yoryi Paisaje del Santo Cerro (pintura)
Retrato de Sánchez (pintura) Arredondo Miura 1938 de Huber por $25.00 Rincón largo (pintura) Rodríguez Urdaneta, Abelardo Comprado en $15.00
Adquirido por $18.00 Retrato del Padre Billini (pintura)
Colson, Jaime Desangles, Luis Ibarra, Aida Adquirido en 1935 por $50.00 Tarazona, Enrique
El perdón de la adúltera (pintura) Retrato de Duarte (pintura) Paisaje de L’ile De France (pintura) Morel, Yoryi La Orilla del Olvido (pintura)
Comprado en 1937 a Delia Rivera, Donado por la autora Del suburbio santiagués (pintura) Rodríguez Urdaneta, Abelardo Donación de Carmen Vda. Despradel
por $30 Fernández Fierro Adquirido por $18.00 Retrato de un americano (pintura)
Avenida Mella Jiménez, Agustín Comprado a Abelardo Rodríguez hijo Tomagnini
Chasserieu, Teodoro Mar Caribe (pintura) Marín, Oscar por $35.00 Cabeza de la República (escultura)
Retrato de la madre Fernández Fierro Adquirido a su tercer poseedor por Los tres cruceros: Presidente,
Donado por el Dr. Heriberto Pieter Carenando una barca en el ozama Independencia y Restauración en P.P. Rodríguez Urdaneta, Abelardo Ureña, Rosalidia
$6.00
en 1934 (pintura) Autorretrato (pintura) Retrato de Gastón F. Deligne
Grullón Arturo López Glass, Ismael Comprado a Abelardo Rodríguez (pintura)
De la Selva, R. (Nicaragüense) Mademoiselle Fatet (pastel) Mascarilla de Monseñor Castellano Navarro, Leopoldo hijo por $35.00 Donación de la autora
Perfil de Isabel Lombardo Donado por Pedro Henríquez Ureña (escultura) Vendedora de pescado en España
de Henríquez Ureña (escultura) (acuarela) Rodríguez Urdaneta, Abelardo Woss y Gil, Celeste
Donación del Autor
Donado por Pedro Henríquez Ureña García Obregón, Adolfo Donado por Carmen Peña de Ortega Eugenio María de Hostos (pintura) Retrato de Alejandro Woss y Gil
El jardín del amor (pintura, copia) López Glass, Ismael Frier, 1933 Por la Superintendencia Gral de (pintura)
De la Selva, R. Dorso desnudo de mujer (escultura) Enseñanza, 1935 Donación de la autora
Perfil de guirlondajo (escultura) García Obregón, Adolfo Navarro, Leopoldo
Adquirido por $60.00
Río Ozama arriba (pintura/madera) El soldado español (pintura) Rodríguez Urdaneta, Abelardo Woss y Gil, Plintia
Desangles, Luis Adquirido por $35.00 Lugo, Américo Comprada al Sr. J. R. Julia en $50.00 Retrato de una española (pintura) Talla en Madera (escultura)
El Nacimiento de Venus Paisaje (pintura)
(pintura, copia) García-Godoy, Enrique Nt, Librado (Puertorriqueño) Rodríguez Urdaneta, Abelardo Autor Desconocido
Donación de Dilia Pitaluga en 1934 Primavera Morel, Yoryi El peñón Juramento de Duarte (escultura) Mascarilla de Pedro Henríquez Ureña
Las rogativas (boceto al óleo) Comprado en $50.00 (escultura)
Desangles, Luis García-Godoy, Enrique Perdomo, Angel Donación de Pedro Henríquez Ureña
Donado por Pedro Henríquez Ureña
Caonabo en la prisión visitado Genovesa de los muelles (pintura) Padre Billini (escultura) Roques Pérez, Eliseo
por Colón y por Ojeda (pintura) Donado por Graciela García-Godoy Morel, Yoryi Donación de la Clínica Billini Dos Acuarelas (acuarela)
Colección Municipal de Santiago de Chottin en 1937 La mística «la vieja Catalina» Donado por la sucesión de
(cristolografía) Perdomo, Angel A. Arredondo Miura
Donado por Esteban Morel en 1937 Manola (escultura). Donación de
Altagracia Canal Vda. Perdomo
Capítulo 3|El arte nacional protomoderno|242| |243|El arte nacional protomoderno|Capítulo 3

3|2 Tres grandes modernos: Morel, Suro y Colson a| La evolución de la visualidad cultural fundamentándose en la línea en relación con |258|
Thomas, Karin.
la superficie, el espacio, el ornamento y el simbolismo decorativo. Diccionario del
Arte Actual.
b| En arquitectura, la preparación de la construcción acorde con el material, la función Página 138-39.
Confert.
del espacio y su ambientación.
c| En las representaciones simbólicas de la pintura, de la escultura y de la ilustración |259|
Thomas, Karin.
gráfica, se constituye en un momento importante de transición entre el impresionismo Idem.
Confert.
y el expresionismo, al tiempo que la línea decorativa a manera de arabesco, propia de
este estilo, anticipa ya formas abstractas.|258| |260|
Diccionario
ch| La denominación se refiere a un estilo extendido internacionalmente hacia el año Monográfico.
Idem.
1900, recibiendo diferentes calificativos: Art Nouveau en Francia, Modern Style en In- Confert.

glaterra y otros países, Jugendstil en Alemania,...|259|


d| Los autores modernistas más reconocidos son: el inglés Aubrey Vincent Beardsley
(1872-1898), el español Antoni Gaudí (1852-1926), el belga Víctor Horta (1861-1947),
el pintor y decorador austríaco Gustav Klimt (1862-1918),...|260|
En las primeras décadas del XX aparecen en el país dominicano ligeros asomos de Art
Nouveau o del modernismo catalán en algunas construcciones de San Pedro de Maco-
rís y Santo Domingo; e igualmente asomó también en algunos cuadros producidos por
determinados artistas, entre ellos Enrique García-Godoy, Nino Ferrúa,...; sin embargo,
tales señales no significan que el movimiento modernista de las artes alcanza preponde-
rancia en la república. Igualmente ocurre con el arte moderno, entendido como cauce
de las vanguardias europeas, las cuales aparecen en el arte nacional como lejanas refe-
rencias lingüísticas, tal vez como espectros reconjugándose en la cocina criolla de la pin-
tura, con la solitaria excepción de Jaime Colson, un artista dominicano que durante su
|256| Lo moderno es lo nuevo, lo más reciente, lo que en cualquier tiempo se contrapone a
Diccionario de la estadía en París hace pintura «universal», más bien adscrito al vanguardismo europeo.
Lengua Española. lo antiguo, clásico y más tradicional. Cuando esa contraposición se relaciona especial-
Edición 1970. Ante las explicaciones vertidas sobre lo moderno y el modernismo, sobre todo en pin-
Página 885. mente a las artes y a la literatura se emplea la expresión modernismo: afición excesiva
Confert. tura, se argumenta que los artistas que pueden ser relacionados a tales condiciones de
a lo más actual.|256| «Es denominación genérica con la que se suele conocer el mo-
novedad, la asumen con una óptica muy particular. Mientras unos representan lo mo-
|257| vimiento artístico desarrollado en todo el continente europeo a fines del siglo XIX y
Diccionario derno mediante el método y las representaciones anti-románticas o anti-abelardianas,
Monográfico de comienzo del XX, abarcando todas las áreas expresivas y caracterizado por su papel cla-
las Bellas Artes. otros le añaden a esas nuevas maneras un repertorio distinto con lenguajes también di-
Página 226. ve entre una época artesanal de estilo y elitismo a punto de desaparecer y una nueva,
Confert. ferenciados, de manera ecléctica. En conclusión, la modernidad artística dominicana es
industrializada, masificada y nivelada, es decir, entre el arte moderno que muere a co-
aquella que se desarrolla con su especificidad y se impulsa con los representantes pro-
mienzo del presente siglo y el contemporáneo que surge por entonces».|257| El mo-
tomodernos (Woss y Gil, Gómez y García-Godoy), cuyo desenvolvimiento se asocia
dernismo expresa:
epocalmente (por influjo de ellos y coincidencia) con la aparición de los primeros pin-
tores más claramente modernos. Los más significativos representantes de este último nú-
Yoryi Morel|Baile de las cintas|Óleo/tela|30.5 x 33 cms.|1946|Col. Ceballos Estrella. cleo son Yoryi Morel, Darío Suro y Jaime Colson, realmente desiguales pero notables
Capítulo 3|El arte nacional protomoderno|244| |245|El arte nacional protomoderno|Capítulo 3

temperamentos que aportan cambios fundamentales en el arte dominicano con la obra


y como temperamentos influyentes.
JORGE OCTAVIO MOREL ( YORYI). En la colección que constituía la Sala de
Arte Moderno del Museo Nacional predominan las obras de Yoryi Morel, quien, aus-
piciado por el Club Nosotras, celebró en los salones de la entidad la primera exhibi-
ción personal en octubre de 1932; salones ocupados por una multitud de personas; y
como parte de ella, intelectuales y artistas reconocidos: Pedro Henríquez Ureña, Fabio
Fiallo, César Tolentino, Tomás Hernández Franco, Federico Henríquez y Carvajal, Te-
lésforo Calderón, Aida Ibarra, Gabriel del Orbe, Horacio Blanco Fombona... e igual-
mente diplomáticos, gente de la prensa y las figuras principales de Nosotras:Abigaíl Me-
jía, Gladys de los Santos, María Patín Pichardo, Delia Weber, Mercedes Laura Aguiar y

otras adalides del movimiento cultural feminista. La exhibición estaba integrada por ca- |261|
Diario La Opinión,
si 100 obras, en diferentes técnicas y asuntos visuales. El listado de las pinturas alcanza- 15 de octubre de
1932.
ba un total de 49 cuadros|261| fechados entre 1927-1932. Retratos, paisajes, escenas Confert.

cotidianas y personajes populares definían los temas realizados al óleo figurando entre
ellos El Toñé (1927), en su primera versión. El resto del catálogo eran apuntes, dibujos
al carboncillo, caricaturas y grabados en linóleo.

Yoryi Morel|Autorretrato dedicado al amigo Cundo|Óleo/tela|18 x 13 cms.|1938|Col. Rafael Del Monte. Yoryi Morel|Toñé (el limosnero)|Óleo/tela|62.5 x 91.5 cms.|C. 1927|Col. Clara Rodríguez Demorizi.
Yoryi Morel|Pareja de campesinos|Óleo/tela|56 x 16 cms.|1927|Col. Aney Muñoz.
Capítulo 3|El arte nacional protomoderno|246| |247|El arte nacional protomoderno|Capítulo 3

Después de las palabras de apertura a cargo de Mercedes Laura Aguiar, Presidenta del éllos, porque éllos sobrepasan definitivamente el interés de su propia literatura para ser
Club Nosotras, le corresponde al poeta Tomás Hernández Franco hacer la presentación nada más que arte».
formal de la exposición, pronunciando un discurso que aparte de mostrar sus conoci- «En Santo Domingo hemos jugado mucho, muy peligrosamente, con muchas palabras
mientos sobre la materia artística, ofrece un rápido estudio sobre el pintor. He aquí su peligrosas por lo vacías de sentido que son, por su carencia total de sentido, por lo si-
discurso: «Señores:Yo no sé de donde me viene el honor de ser yo quien deba presen- muladoras que son de la irresponsabilidad de quien tras ellas se escuda y por lo torce-
tar al público capitaleño a Yoryi Morel y a su estupenda obra pictórica, sobre todo cuan- doras que son de la seguridad de quien las oye. Así hemos vivido todo el tiempo: disi-
do yo mismo reclamo el autorizado presentador». mulando realidades tras un léxico tibio, indefinido, acobardado, y creando conceptos sin
«Motivos de hondo y sincero afecto así lo han determinado, y no era para ser rehuida contornos como la misma dialéctica confusa que los engendra».
esta ocasión que me concede oportunidad para incorporarme, aún cuando no sea más «La palabra promesa es una de esas. Como solamente afirmamos la juventud para ne-
que en calidad de anunciador del espaldarazo que esta noche representa, a una obra que garla, no le otorgamos otro privilegio posible que el de llegar a ser. Sólo le concedemos
lleva pasaje de preferencia hacia la eternidad». esa probabilidad de hacer en un mañana que nadie precisa, porque ya eso sería un acto
de valentía, y nadie comprende que sólo logramos realizar el aserto de que la juventud
que será, no será otra cosa más que vejez, que es una de las formas más verídicas de de-
jar de ser».
«Nada hay más acomodaticio que esa palabra, nada menos cierto, nada más cobarde.
Con ella nadie se compromete a nada, ni se niega, ni se afirma; se busca, al decirla, una
justificación problemática que se difunde en la indeterminación de un futuro y pone-
mos al tiempo como colaborador en la obra de una certeza que no nos atrevemos a
crear, ni a destruir».
«No hay, tampoco, palabra más asesina que la palabra promesa. Cuando se refiere a la
obra de un artista. Mata, porque quita fuerzas, porque quita aliento, porque supedita el
presente que es cada minuto, la obra del último minuto, a un eterno mañana futuro que
se va alejando siempre».
«La obra de arte, no es nunca una promesa, porque no promete nada: se dá toda de sí
mismo y es. El arte es una sola cosa, sin categorías, ni restricciones. Se es artista o no se
es artista, sin subdivisiones, sin regateos, como la Verdad, que no tiene otro camino más
que ser afirmación rotunda de cosa cierta e incontrovertible, o ser francamente menti-
«Diferencias de sistema de vida me habían tenido alejado de Yoryi desde hacía algún tiem- ra. Más vale negarlo todo, rotundamente, tener la valentía de no admitir, a lanzarse en
po, y al anuncio de esta exposición, proféticamente patrocinada por el Club Nosotras, te- la sinuosidad de sonrisa nipona del calificativo promesa».
mí que la pintura de Yoryi perdiera al ser contemplada por personas que no conocieran «Yoryi no es una promesa.Yoryi es un pintor, con todo lo que esa palabra tiene de ca-
el ambiente de que su pintura sacó emoción y color, pensé que el cuadro, al despojarse tegórico y de alto. Su adolescencia luminosa llena de una adulta probidad artística, no
de su anecdotismo, iba a sufrir; sostenido sólo en sus puntales de técnica y de arte». busca parapetarse en sí misma para ir a la busca de justificaciones condescendientes.
«Pero, aquí están esos cuadros y todo el ambiente de éllos mismos se ha venido con Sus cuadros no prometen; son. Son con la seguridad formidable de ser por el milagro
de lo que lleva dentro, por la maravillosa certeza que de ellos se desprende. No insi-
Yoryi Morel|Retrato Tomás E. Morel|Linóleo|Revista Bahoruco Núm. 27|1935. núan; afirman».
Yoryi Morel|Tomás Hernández Franco antes de dedicarse a la agricultura|Caricatura|Revista Bahoruco Núm. 115|1932.
Capítulo 3|El arte nacional protomoderno|248| |249|El arte nacional protomoderno|Capítulo 3

«Decir que Yoryi no ha tenido maestros, que ha realizado todos sus cuadros sin haber es también un maravilloso dibujante que se pasea desenvueltamente por todas las en-
visto antes ni un solo cuadro de ningún otro pintor, decir que es la primera vez que sa- crucijadas de la técnica».
le de su rincón natal de Santiago, no es buscarle excusas ni aprobaciones complacien- «Como maneja esa técnica, lo atestigua esa multitud de dibujos donde todos sus aspec-
tes, es, simplemente, afirmar la existencia del genio». tos son abordados y resueltos con la espontaneidad que crea la maestría que no fue ad-
«Seguramente esa carencia de maestro, ese aislamiento total de toda cosa artística he- quirida, sino proyectada desde adentro por la fuerza incontenible de la naturalidad».
cha, esa permanencia frente al propio paisaje, ha permitido el afincamiento de su pro- «Además, la palabra técnica, es una de esas palabras peligrosas que pierden con frecuen-
pia personalidad, obligada, por urgencias tutelares, a la explotación del estupendo filón cia su sentido. En arte no se puede proceder por comparaciones, porque lo que carac-
vernáculo». teriza la obra de arte es justamente lo que puede tener de incomparable».
«Hermano menor de dibujantes que juegan al deporte de la línea por pura e íntima ele- «Técnica no puede ser otra cosa que la manera del genio, la forma en que se expresa y
gancia artística,Yoryi creció en un ambiente donde la técnica del dibujo no era un se- así se admite hay que admitirla, siendo labor futura la clasificación que ya es cosa de cla-
creto para nadie y donde todos dibujaban como otros respiran.Yoryi, que es un pintor, sificadores que generalmente no pueden hacer otra cosa».

Yoryi Morel|Paisaje, marchanta y otras traseúntas|Óleo/tela|40 x 33 cms.|1930|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes. Yoryi Morel|Paisaje dedicado a Mancito Cruz|Óleo/plywood|41 x 32 cms.|Década 1920|Col. Centro Cultural Eduardo
León Jimenes.
Capítulo 3|El arte nacional protomoderno|250| |251|El arte nacional protomoderno|Capítulo 3

«Yoryi ha resuelto el problema trópico en su pintura, el problema del trópico nuestro Teresa Tavares se habían multiplicado numéricamente. Con Jorge Octavio eran seis los
que era calumniado como impintable, con todo lo que ese trópico nuestro tiene de lu- hijos procreados:Teté, Quico, Juanito, Apolinar, Ramón; prole que aumentó luego con
minoso y de amplio, trópico que a veces puede ser brutal y reverberante, pero que es- Esteban y Tomás.Ya entonces la situación económica había mejorado para el padre que
tá más alto que las academias y más cerca del cielo». había dejado de ser modesto profesor de escuela para convertirse en un pequeño pro-
«No pueden ser de otra parte, no caben bajo ningún otro cielo, ni los paisajes ni los ti- pietario de un comercio de telas y objetos ferreteros. Don Enrique Morel figuraba co-
pos tratados por Yoryi. Por su pintura, por solamente lo que ya lleva realizado, la Repú- mo comerciante en el Directorio y Guía General de la República, elaborado por En-
blica Dominicana adquiere carta de ciudadanía en la magnífica geografía del arte». rique Deschamps y que fue publicado a inicio del siglo XX. Dicho comercio estaba ins-
«Yoryi ha descendido hasta el fondo de la virgen mina antes inexplorada y ha comen- talado en la Calle del Sol, y sólo dos o tres cuadras tenía que andar el propietario cuan-
zado a deslumbrarnos con esta primera cosecha de oro puro de emoción». do cerraba el negocio y marchaba al final del día a su casa de la calle de Las Piedras,
«Y hay más. Maravilla la unción tierna con que Yoryi trata sus sujetos, cómo se adivinan donde su mujer y sus hijos le acogían con el alborozo de antaño: cálido, rutinario y con
acariciados profundamente; respetados aún en el momento dominador de la posesión, la respetuosidad que despertaba el marido y el padre.

|262| y cómo ennoblece lo que hace con una nobleza hecha de serenidad y de pulcritud». El pueblo de Santiago se había transformado un poco más para entonces. Unos cuan-
Hernández Franco,
Tomás. «Podemos decirlo ya: existe el trópico para el Arte, existe ya el artista que entiende el tos edificios públicos, el Palacio Consistorial, el Palacio de Gobierno, la Catedral y la
«Discurso».
Diario La Opinión. trópico y existe el pintor del trópico.Yoryi ha hecho su revelación, Señores».|262| Fortaleza San Luis, así como las viviendas victorianas de una y dos plantas, le iban dan-
Op. Cit.
Confert. Yoryi, más bien Jorge Octavio Morel Tavares, nació a principios del XX, en 1906, pre- do un ambiente urbano, sin que el mismo le hiciera perder sus caracteres de ruralidad
cisamente en el año en que asumió el poder presidencial Ramón Cáceres, quien cayó que le imprimía no el verde escenario de un paisaje rematado en laderas, y que se ex-
víctima del magnicidio político en 1911. Para entonces, los esposos Enrique Morel y tendía llano hacia la montaña Diego de Ocampo, sino la concentración permanente

Yoryi Morel|Casas de la calle Sánchez|Óleo/tela|30.5 x 35.5 cms.|Sin fecha|Col. Rafael Del Monte. Yoryi Morel|Calle de la chancleta|Óleo/tela|33 x 46 cms.|1935|Col. Museo de Arte Moderno.
Capítulo 3|El arte nacional protomoderno|252| |253|El arte nacional protomoderno|Capítulo 3

de un mercado de frutos agrícolas; producción conducida día tras día, por muchas de |263|
Haché, Katingo.
las cincuenta y nueve calles que definían el plano poblacional. Por estas calles, alum- Eme-Eme,
Estudios
bradas de noche con románticos faroles, transitaban coches tirados de caballos ameri- Dominicanos
No. 10.
canos o criollos, y ya acogían los primeros automóviles traídos en 1911 por don José Enero-febrero
1974. Página 80.
Manuel López, los cuales ingresan en el servicio público.|263| Para esta fecha abun- Confert.

daban las pequeñas fábricas de cigarro y el tabaco –el más tradicional producto citadi-
no– se transformaba industrialmente en cigarrillos con modernos establecimientos co-
mo La Habanera.
La vida local de Santiago para esta época, se infundía de hábitos y juegos populares y
carnavalescos que si bien contrastaban con los niveles sociales, le imprimían un sabor
colorista y pueblerino. En todas esas prácticas estaban presentes los vestigios de la cul-
tura española en simbiosis con elementos africanos, pero como habían pasado por una
evolución y adaptación al medio, contenían un fuerte sabor nacional y regional. El
juego de San Andrés, los bailes y festejos de Carnaval, las corridas y competencias po-
pulares, las peregrinaciones religiosas como El Rosario, discurrían año por año para
constituirse en elementos de la tradición de la provincia.Y en esa tradición se deba-
tían los ritmos vernáculos del sector inferior o pueblerino, específicamente el perico
ripiao o típico merengue frente a los valses, danzas y Schottis de la llamada aristocra-
cia santiaguense.
Los hermanos Morel Tavares crecieron con los libros en las manos y con una educación
asegurada por un padre aburguesado y muy apegado a las normas del elitismo social de
su tiempo. Para entonces, las escuelitas, dirigidas por rectas mujeres, iniciaban a los ni-
ños en el arte de leer y escribir, y así todos los Morel-Tavares fueron preparados por
Gallaya Estrella o por Toña Acosta. Esta última fue la primera maestra de Jorge Octavio
quien, como todos sus hermanos, pasó de la escuelita a la preparatoria y luego a la Es-
cuela Normal, en donde entraron en relación con los docentes destacados del momen-
to: Rosa Sméster, Ricardo Ramírez, Bello Reynoso, Sergio Hernández, Juan Bautista
Gómez, Rafael Moscoso,... Pero mucho antes de entrar a la normal, algunos de los her-
manos Morel se inclinaban por alguna manifestación artística. Quizás fue producto de
que unos tíos maternos –Arturo y Luis Tavares–, de espíritu bohemio, eran dibujantes
que manejaban con facilidad el carboncillo; o tal vez el ambiente en que crecieron in-
fluyó en sus años de púberes o adolescentes.Ambiente hogareño de libros, revistas y es-
tudios. Ambiente que también podía medirse desde el ámbito citadino, ya que para en-
tonces registraba Santiago uno de los momentos más felices que desde el punto de vis-
Yoryi Morel|En la taberna|Óleo/tela|78 x 67 cms.|1949|Col. Privada. ta de la cultura disfruta una comunidad. Para entonces, había regresado de Europa Juan
Capítulo 3|El arte nacional protomoderno|254| |255|El arte nacional protomoderno|Capítulo 3

Bautista Gómez, un disciplinado y culto pintor, que con valentía instaló su atelier a po- go otros dos pintores: Arturo Grullón, realmente dedicado a la medicina, y Tuto Báez.
ca distancia de la rústica casona familiar, localizada en la calle antiguamente denomina- A ellos se sumaban otros santiaguense del pincel que apenas se recuerdan porque se des-
da Unión, hoy calle Cuba. En ese atelier, localizado en la calle La Rosa (16 de Agosto) conocen sus obras o porque no trascendieron como los tíos Tavares.
esquina Unión, tenía una sala permanente donde exhibía sus obras. Fue el primer ta- La localización de pintores en Santiago coincidió con un elocuente registro de la mú-
ller-galería de un artista del pincel que se registra en Santiago, y donde El León, como sica, que inclusive logró más desarrollo. Para los años de 1920, los autores clásicos eran
se le recuerda, laboraba sus trabajos de pequeños formatos con una disciplina rigurosa, ampliamente difundidos en el seno de la élite nacional donde se desarrolló un afán por
aprendida en Francia, en donde vivió durante varios años.Temas provinciales enfocaba la educación en el manejo de instrumentos como el piano, el arpa y el violín. Santiago
su paleta: aguateros, rincones de vecindarios, paisajes y flora, que constituyen lo que pa- concentró un gran número de músicos del país y registraba la aparición notable de Juan
ra Gustave Coubert significaba el realismo: dejar a un lado las pinturas alegóricas, lite- Francisco García y Julio Alberto Hernández, quienes no sólo siguieron la labor de di-
rarias e históricas para considerar las escenas de la vida diaria, que es decir la explora- fusión musical iniciada por José Ovidio García, sino que se empeñaron, como autores,
ción de la naturaleza, de las calles y de las gentes. Además de Gómez, vivían en Santia- en consolidar los compases autóctonos de la música dominicana.

Los conciertos, los estrenos musicales cargados de temas folklóricos, la frecuencia de es-
pectáculos montados por compañías extranjeras, las veladas, la introducción local de la
cinematografía, la localización de pintores y fotógrafos citadinos, y una salida perma-
nente de periódicos, amén del activismo de sociedades culturales y recreativas, consti-
tuyen un contexto adecuado para los hermanos Morel Tavares, que desde temprana
edad contaron con una orientación formativa. La misma respondía a su condición so-

Yoryi Morel|Flamboyán con marchanta y niño|Óleo/tela|51 x 60 cms.|1959|Col. Familia Brugal Gassó. Yoryi Morel|Campesino cibaeño|Óleo/tela|84 x 74.5 cms.|1941|Col. Museo de Arte Moderno.
Yoryi Morel|Paisaje del Cibao (detalle)|Óleo/tela|47 x 56 cms.|1940|Col. Centro Cultural Eduardo León Jimenes.
Capítulo 3|El arte nacional protomoderno|256| |257|El arte nacional protomoderno|Capítulo 3

|264| cial, que inclusive les permitió entrar en relación con las Bellas Artes. En este ambien-
Florencio, Magda;
Castellanos, te crecieron Quico y Apolinar, recibiendo clases de pintura en la Escuela Normal. Se
Socorro.
Entrevista a Yoryi entusiasma Esteban, el sexto de los hermanos Morel, por la fotografía, mientras que Jor-
Morel (grabación
magnetofónica). ge Octavio se inclinaba por la música; aunque las inquietudes de este último –normal
Santiago, 1978.
Confert. a sus años de pubertad– fluctuaban entre un apego circunstancial por el dibujo y una
creciente pasión por la música, la que comenzó a conocer con Ramón Díaz, músico
|265|
Idem. oriundo de Puerto Plata, quien le enseñó solfeo.
Confert.
La vocación pictórica de Jorge Octavio nació en ese mundo imaginario que crean los
niños alrededor suyo. Mundo de monólogos, de inventiva, de fantasías, de construccio-
nes, de escondite y de refugios que él solía revivir cuando recordaba: «Yo era enfermi-
zo, era tímido, muy tímido.Y mis amigos todos me querían, del vecindario. Pero yo era
alejado de ellos.Vivía siempre en el patio de mi casa.Allí, en una casita (…). Era mi pri-
mer estudio: La Dicha, se llamaba. Solamente cabía una persona (…). Solamente cabía
yo. Me llamaba entonces Jorge Octavio, no Yoryi (…). En mi casita hacía la revista, so-
litario me trancaba allí. Los muchachos afuera, admirándome (…).Yo fui el primero que
inició el cine de muñequitos, en el año 1916. Con los cáñamos, una sábana blanca (…)
Yo dada vuelta a los muñequitos, y salían las figuritas … muñequitos, caballitos, casitas
y peleaban... Entonces se me ocurrió hacer el cinito en el callejón»...|264|
La Dicha surgió cuando la familia decidió tapar el pequeño excusado o letrina. Conver-
tida en casita, fue donde Jorge Octavio forjó sus sueños fantasiosos de muchacho, co-
mo también los forjaba Tomás –el más pequeño de los Morel-Tavares– quien frente a
La Dicha levantaba un altar y hacía una misa de juego, o a todo pulmón interpretaba un
cántico religioso o recitaba unos versos. En ese pequeño refugio que constituía La Di-
cha comenzó Jorge Octavio a elaborar Wagner, una revista manuscrita y repleta de di-
seños e ilustraciones, de datos de la gente de Santiago, de cuentos, noticias y anécdotas
musicales. En La Dicha, hizo de pequeño fabricante: «Había que hacer materiales –lle-
gó a declarar– nadie pintaba ni hacía eso más que yo, en esa época. Bautista Gómez que
llegó de París, y era un hombre que era difícil de ver. Sumamente (…). Pero él enseña-
ba mucho. Pero yo, con campeche, palo de campeche, calentándolo e hirviéndolo logré
sacar tinta especial (…). Después la ponía en un frasquito (…) y le puse tinta (…) fabri-
cada en La Dicha (…) y vendía el frasquito a dos cheles (…). Después con tierra (…)
y con aceite de linasa hacía los colores...|265|
Jorge Octavio también sintió crecer su pasión por la música cuando se envolvió en la
ejecución del violín; instrumento que aprendió a manejar con acierto, y en contacto
con Machilo Guzmán, maestro de música de muchas de las familias más distinguidas de Yoryi Morel|Retrato de Don José María Cabral|Óleo/tela|46 x 33 cms.|1935|Col. Manuel José Cabral Tavares.
Capítulo 3|El arte nacional protomoderno|258| |259|El arte nacional protomoderno|Capítulo 3

la sociedad de Santiago.|266| Tenía once años cuando inició las clases con el referido |266|
Enciclopedia
maestro. Antes de cumplir los 15 años, la iglesia de la Altagracia, muy próxima a su ho- Dominicana.
Tomo III.
gar, sentía entre sus muros sacros los suaves arpegios de su violín, con el cual formó par- Página 224.
Confert.
te, durante dos años y como violín segundo de la orquesta San José.|267|
Los conocimientos de música permitieron después que Jorge Octavio pudiera produ- |267|
Ruiz Casado,
cir las partituras para la banda local. Entonces dibujaba con más facilidad y su inclina- Eugenio.
Pinceladas
ción por las dos manifestaciones del arte se armonizaron o complementaron. Sobre es- Biográficas
(Yoryi Morel),
te asunto escribe Yoryi: «Comencé a pintar a los quince años, a la vez que ejecutaba el 1958.
Confert.
violín. Se me ocurrió hacer un álbum en miniatura de todos los músicos famosos, tra-
zando el lápiz, y que constituyó un acontecimiento entre mis amigos y vecinos».|268| |268|
Pérez, Rafael.
Hasta los veinte años, perteneció Jorge Octavio a la Filarmónica de Santiago. A partir Diario La Noticia,
24 de julio
de entonces, la pasión por la música fue desplazada por el manejo de los colores y del de 1977.
Confert.
pincel, influido, indudablemente, por las constantes tertulias que tenían lugar en su ca-
sa en donde eran esperadas las revistas ilustradas de Europa, y los hermanos mayores co- |269|
Morel, Tomás,
menzaban a pintar, especialmente Quico, el cual ofrecía una disposición pictórica inna- Cuadernos
Populares No. 1,
ta y moderna para entonces. marzo de 1973.
Confert.
Recordando las tertulias hogareñas,Tomás Morel refiere que regularmente el líder de
la Peña era Rafael Díaz Niese, quien para entonces manifestaba vocación pictórica:
«Fellito Díaz el más intelectual y leído, siempre era el tambor mayor del grupo… Se
alejaba del caballete y haciendo trazos en el aire con la punta de los dedos, señalaba en
el lienzo e indicaba la limpieza y torpeza de algunas pinceladas. Esto siempre sucedía
frente a los cuadros de Quico... Pero Fellito era una contradicción: cuando le gustaba
el dibujo desdeñaba el color, o lo contrario»… Y explica Tomás Morel que el grupo
inicial se ensanchó: «Venían a ver pintar Pancho García, Fan Pérez, Nelo López, Pepe
Echavarría Lazada y Ramón Díaz (…) y otros que habían de ser, andando el tiempo,
notables en las manifestaciones del arte, y de la vida… También venía con su mirada
penetrante, con su gran parsimonia, el doctor Arturo Grullón… A veces tomaba el pin-
cel o el creyón y trazaba tres o cuatro líneas y seguía en su coche, con don Pedro Es-
paillat… Don Juan Bautista Gómez, se detenía al pasar, pero nunca aceptaba pintar en
público»…|269|
A pesar de que los hermanos Quico y Apolinar se entusiasmaban por la pintura, el pa-
dre, don Enrique Morel, aspiraba a que ellos, como sus otros hijos alcanzaran otra pro-
fesión. Ser médico, abogado o farmacéutico era importante para el prestigio y la segu-
ridad familiar; y eran los padres acomodados, los únicos que podían, para entonces, pro-
Yoryi Morel|Callejón barrial|Óleo/tela|38 x 33 cms.|Década 1930|Col. Salomón Jorge. veerles a sus hijos una carrera, en la que agotaban todos los recursos monetarios para
Capítulo 3|El arte nacio