Reseña

Hábitos coloniales. Los conventos y la economía espiritual del Cuzco.
BURNS, Kathryn.
Lima: Quellca/IFEA, 2008.
I El género y la política del mestizaje
(Reseña)
Sobre la base de documentos como El Registro de jóvenes protegidas del convento
de Santa Clara del Cuzco, así como de documentación enviada por los
encomenderos solicitando atención a ciertos derechos que consideraban suyos,
Kathryn Burns desarrolla en este capítulo un análisis de aspectos de la vida
cotidiana colonial cuzqueña del siglo XVI. El estudio intenta responder a alguna
preguntas centrales como ¿Qué importancia revestía para el cabildo cuzqueño la
fundación de un monasterio en el Cuzco para “remediar” a las jóvenes mestizas,
ya en edad casadera e insertas, por tanto, en el mercado matrimonial?
Esta cuestión, resulta significativa si comprendemos aspectos tales como que
el convento de las clarisas era el primero hecho sin traer gente de España (se
nombró abadesa a la viuda Francisca Ortiz de Ayala, desde entonces llamada
Francisca de Jesús), que ese convento estuviese destinado a “remediar mestizas”
era igualmente inusual (lo normal era el recogimiento, una institución más
“flexible”). Asimismo era sui generis el que la creación del convento fuera
iniciativa del cabildo como institución (siendo lo regular que se hiciera por
personas particulares) y que, en Lima el convento de San Juan de la Penitencia,
algo similar en su orientación a mestizas, fue cerrado por falta de postulantes.
Contextualizando, con miras a responder a esta interrogante, Kathryn Burns
sitúa este caso en el proceso mayor de las guerras civiles de los encomenderos. El
cabildo cuzqueño era manejado por encomenderos acaudalados como Diego de
Maldonado “el Rico”, los cuales solo tuvieron hijos mestizos a los cuales heredar
sus privilegios y fortuna. Aquí hay un punto interesante, el trato hacia los hijos
mestizos se diferencia según se trate de hombres o mujeres.
Para el caso de las mestizas, el remediarlas y llevarlas al convento pasaba por
varias modalidades, algunas eran llevadas por sus propios padres, algunas eran
“rescatadas” por españoles. La idea original era que recibiesen “buenas
costumbres”, lo que, en el análisis de Burns no es otra cosa que insertarlas en la
cultura hispana, de manera tal que Santa Clara en el Cuzco se convierte en una
suerte de “monasterio, orfanato y escuela de la cultura hispana”. La importancia
de este lugar radicaba en que alejaba a las mestizas del mercado matrimonial
mientras las hispanizaba alejándolas de sus parientes andinos para que se
casaran no con cualquier español hasta que se supieran las posibilidades de
heredar los bienes de sus acaudalados padres, mientras ellas permitieran
conexiones con la élite incaica y, quizá más importante, aunque relacionado con
lo anterior, hasta que se supiera el futuro incierto de la encomienda indiana.

El colofón de esta historia remarca la idea de su fundación “encomendera”. A diferencia de ellos. la importancia para los encomenderos de Santa Clara estaba relacionada con el futuro de la encomienda misma y el futuro de sus fortunas. y con la progresiva pérdida del poder señorial del encomendero. Tras la llegada del virrey Toledo. los mestizos masculinos ya hombres representaban un problema para la corona española porque el que aprendieran a usar armas les permitía tanto aliarse a sus parientes indígenas. las mestizas debían ser cristianizadas a pedido de sus padres. como fue el caso del llamado motín de los mestizos. el futuro de Santa Clara se hizo criollo. . A mediados del siglo XVII ya no se mencionaba la palabra mestiza en los cronistas Diego de Córdova y Salinas y Diego de Mendoza. a sus parientes encomenderos (cosa que hicieron luchando con ellos) o a sí mismos. y ya diferenciando géneros. De otro lado.Reseña La respuesta de Kathryn Burns se va así configurando. ello fue más significativo en el caso de los que solo tenían herederos mestizos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful