Lokhart, James.

Los de Cajamarca: un estudio social y biográfico de los primeros
conquistadores del Perú.
Milla Batres. Biblioteca Peruana de la Conquista. 1987-1988. 2v.

Cap 2. Antes del acontecimiento. Antecedentes, características y tipos
(Reseña)
Lokhart analiza la composición social de los hombres que acompañaron a
Pizarro en la conquista del Perú con la intención de desmitificar el sentido
que por tradición ha venido a asumirse en ellos. En este sentido su visión
es renovadora historiográficamente hablando. Para empezar, se tiene el
supuesto de que los acompañantes de Pizarro han sido tenidos como
soldados analfabetos, crueles y gente de horribles roñas. Lokhart, a partir
de las primeras crónicas, de Cristóbal de Mena y Francisco de Xerez, ve
que —y esto es importante—, aunque ya se conocía el uso del término
“soldado” en el vocabulario hispano del siglo XVI, no se le usa para definir
a los hombres de Cajamarca.
El resultado del análisis de Lokhart sitúa la composición de los
acompañantes de Pizarro, en características similares a las de los
españoles que llegaron durante los treinta años posteriores a la conquista
para avecinarse en la ciudad. Los términos usados para definirlos son
“hombres de a pie”, “hombres de a caballo”, “cristianos”, “hombres” o
simplemente “españoles”. De ellos, tan solo dos pueden ser considerados
soldados, el griego Pedro de Candia, que había sido artillero en Italia y en
la guardia real española. El Otro era Hernando Pizarro, nombrado capitán
de infantería en Navarra. Algo curioso es que de estos dos, ninguno tenía
experiencia en el Nuevo Mundo.
Los más experimentados en Indias habían estado en Panamá o
Nicaragua, los capitanes Pizarro, Benalcázar y Soto tenían más de veinte
años en el Nuevo Mundo. De los ciento sesenta y ocho españoles, sin
embargo, era claro que el hecho de no ser un soldado no implicaba no ser
un guerrero en potencia. Las características del tipo ibérico, violento y
aguerrido, se aplican a ellos. Lokhart afirma, asimismo, que en el Nuevo
Mundo todos, fuesen del clero, comerciantes, vecinos o lo que fuere, eran
diestros en el uso de las armas y siempre las llevaban consigo. Queda
claro entonces que no hablamos de una sociedad pacífica.

toneleros. trompetas. más bien. herradores.Lokhart continúa analizando sus edades. espaderos. evidenciándose en ello lo falso del supuesto analfabetismo del grupo. artilleros. notándose que la mayoría están entre los 25 y 29 años. su origen. carpinteros. hombres de negocios (sastres. siendo la mayoría compuesta por extremeños y andaluces. . barberos. Entre ellos había doce entre escribanos. la idea de que el proyecto de Cajamarca tenía un sabor plebeyo. y reforzándose. pregoneros y gaiteros.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful