Está en la página 1de 3

QUE TRAJERON LOS ESPAÑOLES

Costumbres
La Quinceañera:
Casi se toma por dado que fueron los conquistadores españoles quienes trajeron la tradición
a México. En realidad, la celebración como es ahora es una adaptación al Cristianismo de la
Ceremonia de la Mujer Azteca. Desde antes de la conquista, los Aztecas celebraban a las
niñas que llegaban a la madurez, en dicha ceremonia aparte del banquete y la presentación
religiosa, las madres daban consejos a sus hijas exhortándolas a tener buen
comportamiento. Los conquistadores tomaron la celebración pagana y la convirtieron a la
iglesia al igual que otras ceremonias en un esfuerzo por catolizar al pueblo Azteca. La
danza fue reemplazada por el Vals y el altar Azteca por el altar Cristiano.
Las corridas de toros:
Las corridas de toros son una de las actividades más antiguas de España, su país de origen y
uno de los más antiguos del mundo. En ese país, la corrida finaliza con la muerte del toro,
luego de agonizar hasta no aguantar más, a través de pinchazos a lo largo del espectáculo.
Eladio Bernal dijo que las corridas de toros son consideradas expresión de la cultura
hispánica.
Entre otras “aportaciones culturales” están:
 El uso de hierro y de los metales en herramientas de labranza
 Cuchillos
 Tijeras
 Espadas
 Enfermedad
 Muerte
 Destrucción
 Corrupción
 Discriminación
 Usurpación
Costumbres y Tradiciones:
 Semana Santa (en un claro ejemplo del mestizaje de nuestro país)
 “Quemar a Judas”
 Carnavales
 Candelaria

Comida

La riqueza del reino vegetal en el continente americano ha propiciado la exuberancia de una
cocina que después de la llegada del Gran Almirante se enriqueció y expandió
vertiginosamente, con la consiguiente modificación de los hábitos alimentarios de los
habitantes del planeta.
En este largo proceso ocurrió un intercambio profuso de los fitorrecursos mundiales, donde
América desempeña un papel preponderante, tanto en la inserción como en la exportación
de importantes alimentos. La significativa bonanza del clima de los países latinoamericanos
favorece la disponibilidad de un enorme potencial de plantas alimenticias que forman parte
de la amplia diversidad vegetal como fuente de los alimentos con que cuenta la humanidad.

Así, se reconocen dos centros de origen/diversificación de las plantas alimenticias en
América. Uno se encuentra en México-América Central, con recursos vegetales hoy tan
difundidos como el maíz, el boniato, la yuca, los frijoles negro y colorado, las judías, el
maní, el chayote, el ñame, la calabaza, los ajíes, el aguacate, la guayaba, la fruta bomba, el
cacao, la piña, la habichuela, el anón, la chirimoya, la guanábana, el mamey, el caimito, el
níspero y el canistel.
El otro centro de donde provienen numerosas plantas alimenticias se encuentra en
Sudamérica y se le atribuyen importantes fitorrecursos: la papa, el tomate, los frijoles, así
como el maní, el culantro, algunas anonáceas, la calabaza y el maracuyá, por citar los más
comunes.
Ante esta pródiga despensa, junto a la contribución de los colonizadores que trajeron de
todas partes del mundo numerosas variedades de plantas, se fue delineando una cocina
auténtica que se yergue incólume ante los intentos invasores provenientes del comercio de
las famosas comidas rápidas del mundo actual.


Bebidas

Las principales bebidas alcohólicas que además del vino introdujeron los españoles fueron:
la cerveza, los aguardientes y la sidra.

Los pueblos prehispánicos solamente conocieron el proceso natural de la fermentación. Fue
hasta la introducción del proceso de la destilación-invento árabe- por medio de los
alambiques, que se empezaron a fabricar, ya con regularidad, los aguardientes de uva y caña
de (tequila y mezcal).


Enfermedades

Hace 500 años, con la llegada de los españoles a América, se produjo un impacto cultural
de gran magnitud en la historia de la humanidad. Como parte de este intercambio, además
de las ideas, las costumbres y las leyes, también se vio afectado lo que tiene que ver con el
estado de salud de los pobladores del antiguo continente.
Con el Descubrimiento de América, el encuentro de las dos culturas tuvo un efecto
inmediato y devastador para los aborígenes. Su aislamiento milenario de otros continentes
resultó en la carencia de inmunidad contra las grandes plagas que hasta entonces habían
diezmado al mundo.
Los indígenas habían tenido hasta antes de la conquista una excelente salud, carecían sobre
todo de enfermedades crónicas, pero padecían de Leishmaniosis Americana, La
Tuberculosis, Verruga Peruana, Hiperostosis Espongiosa De Cráneo, Fracturas Craneanas
Curadas Y Enfermedades Mentales
Los europeos trajeron una enorme carga de epidemias como la viruela, registrada por
primera vez en 1518 en Santo Domingo y Cuba. Esta enfermedad provocaba, en todos los
casos, la muerte de los nativos; quienes fallecían en tales cantidades que no era posible
sepultarlos. El Sucesor de Moctezuma y miles de otros guerreros, por ejemplo, no murieron
a causa de heridas de guerra sino por esta epidemia., 3.5 millones de personas murieron en
México a causa de la viruela.
El sarampión y el tifo, también hicieron estragos en las poblaciones indígenas. Entre 1537 y
1546 una epidemia, que se cree fue de influenza, mató aproximadamente el 80% de los
indios mexicanos, aproximadamente unos 800 mil.
la fiebre amarilla era transmitida por un insecto.
La meningitis, enfermedades del aparato y del sistema nervioso, también estuvieron entre
los principales males de la época de la conquista.
la introducción de malaria en proporciones epidémicas fue muy probablemente fruto de la
traída de esclavos negros africanos, pues estos se trajeron por sugerencias de Fray
Bartolomé de las Casas, quien pensaba que los negros resistirían más que los indígenas las
plagas que los estaban diezmando