Está en la página 1de 92

¡Premia el CECYTE-NL a sus maestros!

Con una derrama de $2.475.907.00 (dos millones cuatrocientos setenta y cinco mil novecientos siete pesos), el CECyTE-NL premia el desempeño de sus mejores maestros en 2007, asignando el pago de uno, dos y hasta tres salarios mínimos durante un año, que va desde mayo de 2008 hasta abril de 2009.

Los maestros que concursan en este programa de estímulos integran un expediente con los documentos probatorios de su desempeño, el cual es revisado por una comisión especial.

De esta forma, los logros académicos muestran claras evidencias de ir en aumento cada año.

por una comisión especial. De esta forma, los logros académicos muestran claras evidencias de ir en

Adicciones

Consejo Editorial

Presidente del Consejo de Ciencia y Tecnología de Nuevo León Ingeniero Juan Antonio González Aréchiga N. L. Gob. Licenciado Omar Cervantes Rodríguez Director del Programa Ciudad Internacional del Conocimiento Ingeniero Jaime Parada Ávila CAINTRA Ingeniero Xavier Lozano Martínez ITESM M. C. Silvia Patricia Mora Castro UANL Doctor Mario César Salinas Carmona

Doctora Diana Reséndez Pérez Doctor Alan Castillo Rodríguez Ingeniero Jorge Mercado Salas

Directorio

Director General Doctor Luis Eugenio Todd Subdirector Licenciado Juan Roberto Zavala Director Editorial Félix Ramos Gamiño Educación Profesor Ismael Vidales Delgado Ciencias Básicas y del Ambiente Doctor Juan Lauro Aguirre Desarrollo Urbano y Social Ingeniero Gabriel Todd Ciencias Médicas Doctor David Gómez Almaguer Ciencias Políticas y / o de Administración Pública Contador Público José Cárdenas Cavazos Ciencias de la Comunicación Doctora Patricia Liliana Cerda Pérez

Editorial

3

Depresión y ansiedad Antesala de las adicciones

Adicciones

4

Estimulantes… perspectiva histórica Doctor Javier Lugoleos Cano

9

La maldad del Thriller Keith Raniere

14

Adicciones: enfermedades del siglo XXI Félix Ramos Gamiño

16

No soy un drogadicto; simplemente, me gustan altos niveles de dopamina Maestro Rodrigo Soto

19

Genética de las adicciones Doctora Beatriz de la Fuente Cortez

22

Epidemiología del consumo de drogas en Nuevo León Doctor Juan José Roque Segovia

27

¿Existe una sola causa para la drogadicción? Doctor Francisco Javier Rodríguez Lara

31

Tratamiento residencial de las adicciones Doctor Otoniel Cárdenas

34

Aspectos legales en el tratamiento de la farmacodependencia Doctor Jorge Luis Mancera Maldonado

38

Prevención: el adicto no se hace de la noche a la mañana Licenciada Silvia Camarillo

41

Codependencia Licenciada Roxana Robles

43

Alianza familiar contra la amenaza de las drogas Ingeniero Jorge Cervantes Oviedo

46

La recuperación de las adicciones Ingeniero Saturnino Campoy

50

Historia del alcoholismo Doctor Miguel Valdés

53

Tabaquismo: el peor enemigo Doctor Rodolfo Posadas Valay

55

Cocaína: una de las drogas de mayor antigüedad Doctora Brisa Marinas Galván

58

Mariguana, la droga ilegal de uso más frecuente en el mundo Doctora Rosario Leticia Alonso

61

Metanfetaminas: aspectos generales Doctor Francisco Javier Morales Loa

65

Salud pública y solventes inhalables Doctor Ariel López Hernández

67

Ludopatía: ¿Jugar es peligroso? Manuel Ponce Bernal Alor Ruiz Hernández

CONTENIDO

Manuel Ponce Bernal Alor Ruiz Hernández CONTENIDO El doctor Javier Lugoleos presenta una perspectiva

El doctor Javier Lugoleos presenta una perspectiva histórica de las adicciones,

y señala los efectos que las

diferentes drogas pueden tener en el organismo y en la mente de los consumidores, página 4; Keith Raniere indica cómo el ser humano, ante la fuerza de las sensaciones adictivas es capaz hasta de hacer a un lado la experiencia de la vida futura, página 9.

a un lado la experiencia de la vida futura, página 9 . El doctor Luis Eugenio

El doctor Luis Eugenio Todd escribió en fecha reciente el libro Adicciones:

enfermedades del siglo XXI, cuyo tema se analiza en esta edición, página 14; el maestro Rodrigo Soto asegura que todos los seres humanos tenemos, en cierta forma, alguna adicción, aun cuando no sea necesariamente

a determinada droga

estimulante, página 16.

Adicciones

Directorio

La Ciencia es Cultura Licenciado Jorge Pedraza Ingeniera Claudia Ordaz Educación Física y Deporte Doctor Óscar Salas Fraire Las Universidades y la Ciencia Doctor Mario César Salinas Carmona Redacción Licenciada Alma Trejo Licenciado Carlos Joloy Diseño Víctor Eduardo Armendáriz Lindsay Jiménez Espinosa Arte Gráfico Arquitecto Rafael Adame Doria Circulación y Administración Profesor Oliverio Anaya Rodríguez

La revista CIENCIA CONOCIMIENTO TECNOLOGÍA es una publicación del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos de Nuevo León (CECYTENL), con la colaboración de la Coordinación de Ciencia y Tecnología del Estado de Nuevo León (COCYTENL).

Teléfonos en la redacción: 8346 7351 y 8346 7499

info@conocimientoenlinea.com

Registro solicitado previamente con el nombre de CONOCIMIENTO

Las opiniones expresadas en los artículos son responsabilidad exclusiva de sus autores.

Adicciones

70

Adicción a los videojuegos Doctor Salvador Barrera Aldana

73

Adicción al sexo Profesor Ismael Vidales

75

Leticia Margarita y las compras compulsivas Licenciado Juan Roberto Zavala

77

Adicciones: flagelo de la sociedad Doctora Patricia Liliana Cerda Pérez

78

En el principio era el poder Doctor Prisciliano de León

80

Vigorexia: ¿salud o adicción Ingeniera Claudia Ordaz

82

Aplica el Sector Salud el Programa de los Doce Pasos de AA Licenciada Roxana Robles

Especial

84

Aprueba el Consejo programa provisional de BioMonterrey 2008

85

Inicia labores, en el PIIT, El Centro de Investigación de Materiales Avanzados

87

Abu Ghraib: arte plástico para ser escuchado

88

Reconocimiento Licenciado Juan Roberto Zavala

Portada

88 Reconocimiento Licenciado Juan Roberto Zavala Portada CONTENIDO Se abordan en esta edición, otros aspectos de
88 Reconocimiento Licenciado Juan Roberto Zavala Portada CONTENIDO Se abordan en esta edición, otros aspectos de
88 Reconocimiento Licenciado Juan Roberto Zavala Portada CONTENIDO Se abordan en esta edición, otros aspectos de

CONTENIDO

Licenciado Juan Roberto Zavala Portada CONTENIDO Se abordan en esta edición, otros aspectos de las

Se abordan en esta edición, otros aspectos de las adicciones, tales como la genética de las mismas, página 19; el tratamiento residencial de los adictos, página 31; la codependencia,

con que se alude a familiares de los adictos, página 41, y

la

importancia de la unidad

o

alianza familiar ante la

amenaza de los drogas, página 43.

familiar ante la amenaza de los drogas, página 43 . El ingeniero Saturnino Campoy analiza los

El ingeniero Saturnino

Campoy analiza los mecanismos para la recuperación de las adicciones, página 46; en

tanto que otros autores se enfocan sobre determinadas drogas en particular, como son: el alcohol, página 50; el tabaco, página 53; la cocaína, página 55; la mariguana, página 58; las metanfetaminas, página 61,

y los solventes inhalables, página 65.

Adicciones

EDITORIAL

Depresión y ansiedad Antesala de las adicciones

S egún el World Almanac Report, en el año 2007, las medicinas que más prescribieron en Estados Unidos los médicos fueron los antidepresivos. Es-

tos fármacos sobrepasan a los antibióticos, antihiper- tensivos y a las sustancias anticolesterol. Si a esto le agregamos los sedantes, el porcentaje de pacientes que asisten al médico y reciben alguna de estas medicinas antidepresivas o sedantes sobrepasa el 35 por ciento.

La cifra anteriormente escrita muestra que uno de cada tres pacientes sufre depresión o ansiedad, y que conforme lo describió el premio nobel Crick, estos padecimientos colocan a los enfermos en el borde del desfiladero para caer en las adicciones, enfermedades con importante repercusión médica, social y económica en el ya bastante sufrido mundo contemporáneo, en el cual mil millones de personas están muriendo de ham- bre y otros mil millones de personas están muriendo por la obesidad

Al margen de las discusiones filosóficas sobre la angustia existencial de un mundo en el que la libertad del hombre está en conflicto con el entorno cultural y con el desarrollo de una civilización que no respeta los valores fundamentales del quehacer humano, la verdad resultante es que éste será el siglo de las adicciones, con todos los problemas que esto producirá en el desarrollo de un mundo lastimado por las infecciones endémicas y con un ambiente ecológico sujeto a la autodestrucción del hombre, que es “el lobo del hombre”.

En esta edición tratamos de no sólo describir con datos y casuística nacional e internacional el incremen- to de estas patologías, sino también de dar alguna luz sobre la filogenia de la especie humana, que conduce a este problema, y, particularmente, sobre el tratamiento racional, esto último lo más importante, pues la gente que padece alguna adicción busca una luz en el horrible antro cavernoso en donde está sumergida, al perder su conciencia de la realidad y así ser esclavo de las depen- dencias, que destruyen su innata libertad.

Se trata, entonces, de evitar lo que sucede frecuen- temente en los diálogos médicos o en la televisión, cu-

ando lo único que se muestra son los resultados numéri- cos del enorme incremento porcentual, de más de diez veces en los últimos lustros, del uso de alcohol, drogas, cigarro, comida, juego, etcétera. En estas reuniones se olvida que hay una candela brillante de esperanza en el aparentemente convencional, pero contundente en sus resultados, tratamiento de los doce pasos de gimnasia intelectual y percepción consciente que describieron los fundadores de Alcohólicos Anónimos.

Como podrá observarse en este volumen, existen también nuevas adicciones; una de ellas, la de las com- pras, que genera miseria en quienes la padecen; otras, como las del internet, que enajenan la comunicación familiar, y algunas, como la del sexo, que confunden la belleza de la pasión hecha amor con la saciedad erótica animal primitiva del enfermo sexual o del pederasta; esto, sin olvidar el terrible flagelo de la obesidad y el sobrepeso que sufrimos los comedores compulsivos.

Como corolario de lo que aquí se describe podemos concluir que el problema de las adicciones nuevas y vie- jas es el más serio reto que tiene la civilización contem- poránea y que para combatirlas hay que buscar el faro luminoso de paz espiritual y de la satisfacción compro- metida con el deber cumplido de dar y de amar, que es la única acción de grandeza que nos acerca a la esquiva musa de la felicidad que siempre buscamos en lo exte- rior, sin darnos cuenta de que ella está reposando en nuestro interior.

Pienso, luego existo

Pienso, luego existo DESCARTES 1596 a 1650 Nací con libertad. La depresión y la ansiedad me

DESCARTES

1596 a 1650

Nací con libertad. La depresión y la ansiedad me hicieron esclavo con las cadenas de mi adicción.

4

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

4 A D I C C I O N E S CONOCIMIENTO Y consecuencias físicas y

Y consecuencias físicas y mentales de las drogodependencias

Estimulantes…

perspectiva histórica

las drogodependencias Estimulantes… perspectiva histórica Doctor Javier Lugoleos Cano Coordinador de Servicios

Doctor Javier Lugoleos Cano Coordinador de Servicios Hospitalarios Departamento de Psiquiatría Hospital Universitario / UANL jlugoleos@ hotmail.com

E n nuestro medio se abusa principalmente de dos

tipos de estimulantes: la cocaína (polvo y crack) y

anfetaminas (metanfetaminas, éxtasis).

SUS ORÍGENES El hombre comenzó a masticar la hoja de coca 2500 años antes de la era cristiana. La Eritroxylum coca crece en las regiones húmedas de los Andes (Perú, Ecuador, Bolivia). Es un arbusto que alcanza una altura de 2.5 metros, y con- tiene uno por ciento de cocaína. Las hojas se maceran hasta formar una pasta, y de su refinamiento se obtiene un polvo blanco y cristalino que contiene clorhidrato de cocaína. La hoja de coca triturada con cal (que portaban en recipientes llamados “poporos”), y que tiene la probabilidad de aumentar la solubilidad de los alcaloides de la planta, libera en la saliva la cocaína, un principio activo que en un primer momento anestesia la misma lengua para que el mascador no note el sabor amargo de la droga. Después actúa sobre la mucosa estomacal y anula la sensación de hambre; posteriormente, el jugo es absor- bido, pasa a la sangre y de allí al cerebro, al que estimula hasta provocar en el individuo bienestar general y ausen- cia de cansancio físico. Se sabe de su importante papel en los mitos sobre la fundación y desarrollo de la cultura andina, en la que constituía la planta por excelencia del reino vegetal. En el lenguaje de la cultura tiahuanaca, coca deriva del término kuka, que significa “La planta”. En el olimpo inca consti-

tuía la dádiva, la ofrenda que el dios Sol concedía a su hijo Manco Capac, fundador del imperio, para aliviar el su- frimiento humano e infundir vigor a la nueva sociedad.

CARÁCTER SAGRADO

Por este carácter sagrado, la ley no limitaba el uso de coca,

y la población la consumía en ceremonias religiosas y

como producto terapéutico; la costumbre persistió hasta 1532, fecha en que cayó el emperador Atahualpa ante el ejército español guiado por Francisco Pizarro. Pero se empezó a hacer un uso más frecuente de ella. Los indígenas la consideraban una riqueza de valor inesti- mable y de mayor precio que el oro. El carácter mágico y la idolatría a la planta lograron que en 1565 se prohibiera el hábito de masticar la hoja. Esta primera descripción de su uso es de Américo Ves- pucio. Actualmente, un 90 por ciento de la población andina mastica la hoja seca, mezclada con ceniza, para sacar el ingrediente activo; ya disuelta en la saliva, se de- glute poco a poco para asegurar los efectos farmacológi- cos de la sustancia.

DE LOS ANDES A EUROPA Introducida en España por los conquistadores, fue utiliza- da a finales del siglo XVI como medicina, por su presunta acción afrodisíaca, pero su uso no se difundió. Después, los españoles permitieron su uso como “compensación” por el trabajo en las minas y plantíos; este tipo de abuso repercutió en el organismo de los indígenas y magnificó la acción de los virus europeos, para los que no tenían resistencia inmunitaria, y aceleró el proceso de eliminación de los andinos.

SU COMERCIALIZACIÓN El primer estudio serio de toxicología se inició en la segunda mitad del si-

glo XIX, con la publicación de la obra Sobre la virtud higiénica y medicinal de la coca y los alimentos de género nervioso, por Paolo Mantegazza. La obra tuvo gran éxito en Europa, y fue

a la vez, el mejor vehículo

de promoción del estimu- lante. Inspirado en esta obra, el químico Ángelo Mariani ideó en 1863 una bebida pre- parada con coca y vino: el vino Mariani, que se utilizó como tónico médico, porque se pensó que elevaba la moral de los deprimidos y curaba casi cualquier trastor- no físico. La campaña de comercialización del vino, invitaba a probar la “realidad” y grandes virtudes de este tónico; para atestiguar sus beneficios, Mariani publicó en 1891, una elegante serie de 14 álbumes con retratos y testi- monios de las personalidades que lo habían utilizado. La bebida adquirió gran popularidad entre perso-

y testi- monios de las personalidades que lo habían utilizado. La bebida adquirió gran popularidad entre

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

5

najes del arte y la cultura, como Sara Bernhardt, E. Zola, A. Rodin, Ch. Gounoud, Massenet, A. Dumas hijo, Paul Verlaine, Julio Verne, Heinrik Ibsen, Thomas Alva Edi- son y políticos como Ulises Grant (presidente de Estados Unidos), el zar de Rusia y el príncipe de Gales. El vino Mariani se consideró benefactor de la humani- dad, así que el Papa León XIII otorgó al químico una medalla de oro como reconocimiento; el éxito comercial promovió la búsqueda de productos lucrativos que compitieran con este tónico. En 1885, John Styh Pemberton, farmacéutico de Atlanta, comercializó la primera bebida que compitió con el vino Mariani y la llamó French Wine Coca.

SURGE LA COCA COLA Un año después, por la prohibición del alco- hol en Estados Unidos, modificó la fórmula, y le agregó endulzante y extracto de kola (nuez africana rica en cafeína). Esta bebida estaba destinada “a los intelectuales” y a los “alco- hólicos en abstinencia”. Su nombre comercial era Coca-Cola. En 1903, el gobierno estadoun- idense prohibió los ingredientes activos (alca- loides) de la hoja de la coca. Los primeros problemas surgieron en 1860, cuando Albert Nieman aisló el ingrediente principal de la hoja de la coca: la cocaína. Su disponibilidad facilitaba la inves- tigación médica y su aplicación en la clínica.

la inves- tigación médica y su aplicación en la clínica. OBREROS Y SOLDADOS En Francia (1870),

OBREROS Y SOLDADOS En Francia (1870), se administraba a los obreros para in- crementar la producción. En Estados Unidos, se usaba para “curar” el decaimiento nervioso y la timidez con una dosis de cocaína. Se afirmaba también que era eficaz en el trata- miento del alcoholismo y de la dependencia de opiáceos; en Alemania (1880), se administró a los soldados para pro- mover un mayor rendimiento y soportar el cansancio. Estas teorías eran conocidas y llevaron, entre otros a Sigmund Freud, a experimentar sus efectos. Su famoso co- mentario de 1884 describe cómo empezó a usarla para combatir sus frecuentes depresiones; de manera ingenua le regalaba pequeñas cantidades a Martha Barnays.

COCAÍNA, MEDICINA, FREUD Dos gigantes industriales, Merck y Parke Davis, le pagaron a Freud para competir con sus rivales; escribió Uber Coca (1884), en que recomienda su uso farmaco- terapéutico en siete condiciones:

Como estimulante mental Como tratamiento posible en trastornos digestivos Como estimulante del apetito en caso de enfermedades debilitan- tes Para el tratamiento de la adicción a morfina y alcohol Para tratar el asma Como afrodisíaco Como anestésico local

Para tratar el asma Como afrodisíaco Como anestésico local De éstas, la cuarta recomendación fue la

De éstas, la cuarta recomendación fue la más contro- versial. También recomendó su uso a un amigo íntimo suyo… que estaba aquejado por intensos dolores, una per- sona con gran influencia sobre él y una especie de super- visor de sus escritos. Desde cierta perspectiva, se trataba del analista de Freud. Ernest Fliess, el cual usó la cocaína para tratar su dolencia, y desarrolló gran dependencia de esta droga, pues utilizaba dosis 100 veces mayores a la prescripción normal (un gramo subcutáneo al día). Empezó a experimentar episodios paranoides, zoop- sias (un síntoma clásico de la dependencia de la cocaína), alucinaciones y delirios terroríficos, en los que se sentía amenazado por insectos localizados bajo su piel. Esta experiencia disminuyó el entusiasmo médico para pres- cribirla en el tratamiento de la adicción al alcohol y a la morfina.

LA OBRA DE STEVENSON Sin embargo, la epidemia de abusos se difunde rápidamente, por “aumentar la capacidad crítica y creativa”. El ex- traño caso del Dr. Jeckill y Mr. Hyde, (Robert Louis Stevenson), fue escrito bajo sus efectos, en tres días y tres noches. Los personajes, extremos opuestos, semejan también los efec- tos opuestos de la cocaína (excitación y depresión). Sir Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Hol- mes, describe a su personaje con el uso de esta droga, y contribuyó a su difusión. También era adicto.

droga, y contribuyó a su difusión. También era adicto. EMPODERAMIENTO DE LA DROGA Y EL SIGLO

EMPODERAMIENTO DE LA DROGA Y EL SIGLO XX En 1900, con el nuevo siglo, la cocaína se hizo del dominio público; las metrópolis europeas y norteamericanas com- petían en el consumo en fiestas privadas y palcos de tea- tros; la consumía también la clase obrera noctámbula, así como choferes, guardias, asistentes a espectáculos, sexo- servidoras, etcétera. Francia fue la patria adoptiva de la cocaína, que se conoció como el “Champagne de las drogas”. A partir de ello, se establecieron leyes sobre su uso, y en 1914 Ha- rrison Narcotic Act la clasifica entre los narcóticos.

ALBORES DEL SIGLO XX En los comienzos del siglo XX, se decidió controlar el cul- tivo de la coca, ya que al haberse aislado la cocaína, los efectos de ésta, más agresivos que los de las hojas de coca, empezaron a crear los primeros problemas de drogadic- ción cocaínica. En la década de los 20, era grave la adicción a la cocaína en muchos países europeos, especialmente en Francia. A partir de 1930 disminuyó su consumo, y fue sustituida por la heroína. En 1954, la Comisión de Estu- pefacientes de la OMS observó con satisfacción la dismi- nución y escasa calidad de las incautaciones de cocaína. En 1970, en la cuarta edición de las Bases farmacológi-

nución y escasa calidad de las incautaciones de cocaína. En 1970, en la cuarta edición de

6

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

cas de la terapéutica, de Goodman & Gilman, J.H. Haffe afirmaba: “El abuso de la cocaína es muy poco frecuente

en los países occidentales, si bien mascar hojas de coca es todavía común entre los indios peruanos de los Andes”.

A pesar de esta afirmación de J.H. Haffe, su consumo au-

mentó de manera espectacular, y desde 1985 a la fecha, la dependencia cocaínica constituye el problema sanitario más grave en el mundo occidental en el campo de las toxicomanías.

en el mundo occidental en el campo de las toxicomanías. ANFETAMINAS Las anfetaminas producidas en la-

ANFETAMINAS Las anfetaminas producidas en la- boratorios clandestinos en nuestro país y el extranjero, conocidas popularmente como “cristal” y “éx- tasis”, han recibido otros nombres. De la frontera noroeste de México, y de algunas ciudades del país, su distribución y consumo se ha ex- pandido. Las anfetaminas son compues- tos sintetizados por primera vez en 1887; son sustancias capaces de elevar la presión arterial, quitar el hambre, di- latar las vías respiratorias y estimular el sistema nervio- so central. Algunos de estos efectos han resultado de uti- lidad clínica, como en la obesidad, por su efecto supresor del apetito, o en el asma, por su efecto dilatador de vías respiratorias; sin embargo, pronto se presentaron casos de personas que hacían mal uso de los compuestos. Las anfetaminas se utilizaron ampliamente en la Se- gunda Guerra Mundial, para aumentar la eficacia de los trabajadores asociados con la industria de la guerra, y de los soldados en el frente de batalla. Se consideraban sustancias estimulantes, pero inofensivas, que permitían un mejor desempeño físico. Después de la guerra, su uso continuó, particularmente en Japón y Suiza, donde, por

el número de adictos detectados, se implantaron medidas

para prevenir el abuso. Más tarde se relajaron las leyes con respecto a su venta, lo que desató en 1967 una verdadera epidemia, que para los 80 y 90 se expendió a otras partes del mundo.

LA RUTA A MÉXICO Las bandas criminales organizadas del Japón introdujeron la metanfe- tamina cristalizada en Hawai y Cali- fornia, Estados Unidos. Los primeros reportes médicos procedentes de Hawai, publicados en 1989, señalaban las complicacio- nes psiquiátricas presentadas por los usuarios. A México llegaron a través de los Estados Unidos, por San Diego, hacia Tijuana y de ahí se expandieron al resto de la república. Observando los canales de la expansión del mercado

ilegal de la droga y su impacto en la extensión de la enfer- medad en el país, podríamos -si no cambian las circuns- tancias-enfrentarnos con un problema tan grave como

el de Tijuana en el resto del país. Desde los orígenes, las

metanfetaminas entran en el país a través de Estados Uni-

metanfetaminas entran en el país a través de Estados Uni- dos y no al revés, como

dos y no al revés, como ha ocurrido con las drogas que se distribuyen desde Colombia (como la cocaína) y pasan por Centro América y México. En este caso, el patrón ha sido de Asia a Hawai, y de ahí a Tijuana y el resto del país. Con las medidas actuales para contrarrestar su expan- sión en México, se valora cómo podrán impactar en Sur América las restricciones de pseudoefedrina y otros com- puestos que se requieren para su producción, pues al no entrar en el país, se quedarán en el camino, como pasó con la cocaína en México, al cerrarse las fronteras en Estados Unidos, a raíz del 11 de septiembre de 2001. Se ve el pendular de las drogas estimulantes en dis- tintas ciudades México y otros países. De lo que hagamos ahora dependerá la historia por escribir de los muy adic- tivos y destructivos estimulantes que en la actualidad resultan ser un negocio para unos pocos y una enferme- dad y gran angustia devastante para muchos.

y una enferme- dad y gran angustia devastante para muchos. CONSECUENCIAS FÍSICAS Y MENTALES DE LAS

CONSECUENCIAS FÍSICAS Y MENTALES DE LAS DROGODEPENDENCIAS

A continuación, analizaremos los

efectos de cinco sustancias (ta-

baco, alcohol, cocaína, marihuana

e inhalantes) que producen de-

pendencia y, consecuentemente, graves problemas biopsicosocia- les; describiremos sus efectos en la intoxicación y sus consecuencias en el aparato mental y en el organismo en general. La “baja percepción del riesgo” es uno de los principales factores para iniciar el consumo de drogas; es probable que quien experimenta con una sustancia, cu- alquiera que sea, sólo vea el efecto inmediato: si éste es placentero o no, o si lo conecta con el grupo social y de amigos que desea. Sin embargo, aunque es poco probable que la persona lo vea con el primer consumo, o que apenas vea qué es lo que le espera, las consecuencias físicas y mentales vie- nen con el paso del tiempo. Al convertirse en compulsivo el consumo de las drogas, éste se irá agravando.

EL PROCESO Cuando una persona abusa de una droga, experimenta cambios físicos y mentales. Los cambios inmediatos los describimos como síntomas de intoxicación por esa sus- tancia, los cuales pueden asociarse con aspectos y sensa- ciones “positivas” y dejar de lado lo que verdaderamente hace en nuestro organismo y cómo lo perjudica el con- sumo prolongado. La persona experimentará cambios y o complicacio- nes médicas (físicas y mentales) que se describen a con- tinuación. Estas pueden incluso presentarse en el corto plazo o en el primer consumo, según la vulnerabilidad de cada individuo.

TABACO Efectos de la intoxicación:

Aumento del estado de alerta Sensación de relajación

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

7

Disminución del apetito Aumento del metabolismo Incremento de la presión arterial Aumento de la frecuencia cardiaca Aumento de la actividad intestinal Vasoconstricción periférica Aumento de la producción de ácido estomacal

En altas dosis puede provocar náusea, vómito, mareo, debilidad, convulsiones y parálisis respiratoria en casos extremos. Si el consumo es prolongado, puede acarrear consecuencias en la cavidad bucal, las cuales se manifies- tan como manchas dentales, retracción de las encías, mal aliento, cáncer de labios y lengua En las vías respiratorias, las consecuencias pueden ser tos y expectoración, alteración de la fonación (engrosa- miento de la voz), aumento en la incidencia de asma, bron- quitis crónica, enfisema pulmonar, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cáncer de laringe y cáncer pulmonar. En las vías genitourinarias puede provocar cáncer de vejiga y riñón, mayor incidencia de cáncer cervical, aumento de la infertilidad. mayor riesgo de abortos es- pontáneos o de partos prematuros, menopausia prema- tura y, en los hombres, impotencia. Los hijos de las fuma- doras tienen bajo peso al nacer. Las consecuencias en el sistema cardiovascular son enfermedad coronaria, hipertensión, lesiones vasculares cerebrales, aumento de la agregación plaquetaria (pro- blemas en la coagulación), enfermedad vascular periférica (problemas en y pérdida de extremidades), aumento de ateroesclerosis, mayor riesgo de infarto (cerebral, corazón, etcétera). En el caso del tracto gastrointestinal, puede haber ma- yor incidencia de úlceras gástricas y duodenales, cáncer de esófago, reflujo gástrico, modificación del metabolismo de algunas sustancias. Otros problemas pueden ser aumento de la incidencia de osteoporosis y del riesgo de cataratas seniles, así como arrugas prematuras de la piel.

ALCOHOL En el caso del alcohol, según las diferentes concentracio- nes, se producen los siguientes efectos de la intoxicación:

Alcohol en la sangre (mg/100ml. sangre)

Efectos

Menos de 20

Sedación y relajación.

20-99

Disminución de la coordinación locomotora y aumento del tiempo de reacción.

100-199

Mayor incoordinación motora, disminución marcada del tiempo de reacción.

200-299

Habla farfullante, marcada incoordinación, deterioro del juicio, labilidad emocional.

300-399

Anestesia, amnesia, labilidad emocional, pérdida de control.

400 o más

Falla respiratoria, coma y muerte.

En bajas dosis, el alcohol produce una aparente es- timulación, porque inhibe estructuras del cerebro que normalmente tienen funciones inhibitorias; si el consu- mo continúa, la inhibición comprende estructuras relacio- nadas con la coordinación locomotora; en dosis más altas, se deprimen centros nerviosos básicos y puede producirse un estado de inconsciencia. El consumo crónico del alcohol produce consecuencias en el sistema nervioso: Síndrome de Wernicke-Korsakoff, pérdida de visión periférica y nocturna; en el sistema gastrointestinal: desnutrición alcohólica, irritación de mucosas, várices esofágicas, síndrome de malabsorción, hepatitis alcohólica, cirrosis hepática, pancreatitis; en el sistema cardiovascular: cardiopatía alcohólica, ruptura de pequeños vasos sanguíneos; en el sistema reproduc- tivo: impotencia, menor cuenta espermática, dismenorrea (problemas menstruales), disminución del deseo sexual, síndrome alcohólico fetal.

COCAÍNA y CRACK El polvo de clorhidrato de cocaína

es una sustancia cristalina, blanca

e inodora -chlorhydratum cocaine-,

derivada de las hojas de la planta de

la coca (Erythroxylon coca).

El crack y la base libre son el mismo compuesto; el nombre de base libre se refiere a la base de cocaína o al alcaloide que se libera químicamente de su sal, de forma que puede volatilizarse en el humo sin per- der sus propiedades, y se le conoce como la “piedra”, que se quema en recipientes de aluminio o pipas para inhalar su humo. Aproximadamente cinco minutos después de “inha- lar” cocaína, se empieza a notar el efecto; la concentra- ción de la cocaína en la sangre alcanza su máximo entre 15 minutos y una hora después de su uso, mientras que el efecto estimulante puede durar de 20 a 30 minutos. Cuando se aspira directamente, la cocaína entra inme- diatamente en la circulación pulmonar; evita el sistema venoso periférico, y alcanza el sistema nervioso central en unos ocho o diez segundos. El estado de “elevación” (high) por fumar crack o base libre es poco duradero: de dos a cinco minutos, tras los cuales el ánimo del consumidor disminuye rápidamente.

o base libre es poco duradero: de dos a cinco minutos, tras los cuales el ánimo
o base libre es poco duradero: de dos a cinco minutos, tras los cuales el ánimo

8

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

8 A D I C C I O N E S CONOCIMIENTO LA COCAÍNA Y SU

LA COCAÍNA Y SU EFECTO DEVASTADOR

El consumo de la cocaína tiene consecuencias en el corto

y en el largo plazo:

En el sistema nervioso produce problemas neurológi- cos, insomnio, accidente cerebrovascular, embolias, lo mismo que dependencia, adicción, psicosis, paranoia, depresión, ansiedad, náusea y dolor de cabeza. En la nariz se puede sufrir pérdida del olfato e irri- tación y sangrado nasal; en el sistema cardiovascular:

taquicardia, hipertensión, arritmia, constricción de los vasos sanguíneos, paro cardíaco; ruptura o disección de la aorta, aumento del tamaño y espesor del corazón (ven- trículo izquierdo); en el aparato respiratorio: respiración irregular, aumento de la frecuencia respiratoria, paro respiratorio, fluido en los pulmones, asma aguda; en el hígado: hepatotoxicidad. Otras consecuencias pueden ser disfunción sexual, hormigueo, alucinaciones táctiles, como por ejemplo, “sensación de que se mueven gusanos bajo la piel” (son conocidas comúnmente como “bichos de la cocaína”). El consumo prolongado hace que ésta pase a ser ne- cesaria para que el cerebro funcione y para no sentir mal- estar, ya que la deficiencia de dopamina produce disforia

y anhedonia; el adicto ya no puede disfrutar de las activi- dades que normalmente le producían placer (de ocio, re-

creativas, deportes, sexo), de modo que los centros de re- compensa se pueden hacer refractarios a la estimulación

y caer en un círculo vicioso, donde se desea ansiosamente

una droga que le produce depresión.

se desea ansiosamente una droga que le produce depresión. CANNABINOIDES: MARIGUANA En dosis bajas, la mariguana

CANNABINOIDES: MARIGUANA En dosis bajas, la mariguana produce un cambio en el estado de ánimo que la ma- yoría de los usuarios describe como agradable; pero en una proporción no des- preciable de personas, se manifiesta un aumento de la ansiedad y paranoia. En mayor o menor grado, hay con- fusión con alteraciones de la percepción del tiempo y el espacio, despersona- lización, incapacidad de concentración,

deterioro de la memoria de corto plazo y disminución de

la capacidad de reacción. Entre otros síntomas, el usuario

siente mucha hambre y sed. Cuando se consumen dosis altas, se presenta náusea,

vómito, aumento de la frecuencia cardiaca, disminución de la presión arterial. Las consecuencias a largo plazo in- cluyen pérdida de memoria, síndrome amotivacional, de- ficiencia inmunológica, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cáncer pulmonar y disminución de la fertilidad. El síndrome amotivacional consiste en apatía, falta de eficacia en el desempeño de las labores cotidianas, dismi- nución de la capacidad o del deseo de realizar proyectos a largo plazo, disminución de la concentración, y descuido personal. La droga y sus metabolitos se van almacenando en los tejidos grasos, especialmente en el cerebro y los testícu- los; de ahí la disminución de testosterona y de las cuentas de zooespermos con infertilidad temporal. Se ha registrado una reducción de linfocitos T con in- terferencia en el mecanismo inmunológico, además de po- sible desarrollo de bronquitis y alteraciones premalignas.

La mariguana puede estar contaminada con Paraquat, her-

bicida potencialmente productor de fibrosis pulmonar.

her- bicida potencialmente productor de fibrosis pulmonar. INHALANTES Los inhalantes de abuso se definen como aquellas

INHALANTES Los inhalantes de abuso se definen como aquellas sustan- cias volátiles a temperatura ambiente que se inhalan para producir un estado alterado de conciencia.

Se clasifican en tres grandes categorías:

a) Disolventes orgánicos industriales (thinner, desen-

grasantes, gasolina, pegamentos, etcétera).

b) Gases (refrigerantes, aerosoles y anestésicos).

c) Nitritos.

En la intoxicación por inhalantes, se encuentra: aliento

a solvente, apatía, letargo, agresividad, juicio alterado,

marcha inestable, alteración del equilibrio, disartria, nis- tagmos, disminución del estado de conciencia, visión bo- rrosa o diplopía, debilidad muscular, hipotensión, hipor- reflexia. Entre las complicaciones crónicas, encontramos:

muerte neuronal por destrucción de la mielina, retraso psicomotor, marcha inestable, disartria (problemas del lenguaje), atrofia del nervio óptico y auditivo (ceguera y sordera), cuadros bronquíticos, congestión pulmonar, ane- mia aplásica, trastornos nutricionales e infecciosos, toxici- dad del hígado y riñón, neuropatía periférica mixta.

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

9

La maldad del Thriller

Y aunque luchas por sobrevivir Tu cuerpo comienza a temblar Porque un simple mortal no puede resistir la maldad del ‘thriller’.

Por Keith Raniere

Traición a nuestro honor

Sé que estoy cuerdo. ¿Cómo? ¡Porque lo sé! Bueno, de

hecho tengo cuantiosa experiencia de mi mismo en varias

situaciones a través de mi vida y me conozco conozco realmente en toda situación? Hmm

Vi una vez una película horrenda donde un hombre

era torturado de la manera más grotesca. Aún en el mo- mento de su muerte: su cuerpo, desfigurado y roto, inca- paz ya de sustentar la vida; habiéndose explotado hasta el último nervio, vulnerabilidad y parte sensible para atacar su voluntad; jamás traicionó su honor. Sus principios fue-

ron más fuertes que el tormento físico. ¿Son así de fuertes mis principios?

Se me imagino en una situación similar: ¿podría man-

tener la fe? Sometido al más agonizante dolor (ciertamen- te superior a cualquier dolor que pudiera recordar / imagi- nar) ¿podría soportarlo? ¡Creo que sí! ¡Ojalá que sí! Hmm, no estoy realmente seguro. Quiero creer que me conozco así de bien, pero si jamás he sido puesto a prueba, ¿puedo estar seguro? ¿Alguna vez ha decidido emprender algo (quizás algo simple como levantarse a cierta hora o llevar a cabo una cierta tarea antes de terminar el día) y al pasar el tiempo todas sus buenas intenciones y promesas interiores fue- ron derrotadas por una constante serie de decisiones tran- sigentes? ¿Cuantas veces quebranta su palabra interior? Si es Ud. como la mayoría, ¡sospecho que muchas veces! Por supuesto que la mayoría de nosotros tendemos a cum- plir nuestra palabra en las cosas más importantes. Pero mientras más fuerte sea la fuerza adversa, más importan- te debe de ser nuestra palabra para poder cumplirla. Es un verdadero equilibrio. Para mí, en el caso más extremo, me pregunto qué lado ganaría: la máxima fuerza adversa o mi honor. Realmente no lo sé. Oímos hablar de adicciones a diversas cosas. Vemos los efectos de las adicciones en las demás personas pero con frecuencia nos consideramos exentos. Creemos que jamás nos volveríamos adictos a una droga, por ejemplo. Puede que pensemos, “Si alguna vez tomara heroína, sim- plemente pasaría por la tortura del síndrome de abstinen- cia y jamás la volvería a tomar. Yo sé lo que me convie- ne.” Es fácil decir esto mientras lee este artículo y sin la adicción. Pensamos así cuando nuestras mentes parecen estar menos constreñidas por las sensaciones del cuerpo. En esos momentos, es fácil hacer esas promesas. Reflexio-

creo.

¿Me

es fácil hacer esas promesas. Reflexio- creo. ¿Me nando, sin embargo, ¿cuantas promesas sencillas hemos roto

nando, sin embargo, ¿cuantas promesas sencillas hemos roto cuando cambia nuestro estado físico: cuando nos sentimos cansados en vez de ambiciosos y con energía, o cuando nos sentimos iracundos en vez de serenos? ¿Bajo qué condiciones traicionaríamos a alguien más? ¿Bajo qué condiciones nos traicionamos a nosotros mismos?

‘Te traicioné’, dijo ella llanamente.

‘Te traicioné’, dijo él.

Lo volvió a mirar furtivamente con desdén.

que

no puedes soportar, que no puedes ni considerar. Y lue- go dices, “No me lo hagan a mi, háganselo a alguien más, háganselo a fulano de tal.”. Y quizás puede que finjas, después, que fue solo un truco y que sólo lo dijiste para que pararan y en realidad no era tu intención. Pero eso no es verdad. En el momento que sucede sí es tu intención. Crees que no hay otra manera de salvarte, y estás bien listo para salvarte de esa forma. Quieres que le suceda a la otra per- sona. No te importa un comino lo que sufra. Lo único que te importa eres tú.’.

‘A veces’, dijo ella, ‘te amenazan con algo

algo

CONOCIMIENTO 10 ADICCIONES
CONOCIMIENTO
10
ADICCIONES

‘Lo único que te importa eres tú,’ repitió él.

‘Y después de eso, ya no sientes lo mismo por esa persona.’.

‘No,’ dijo él, ‘ya no sientes lo mismo.’.

- Winston y Julia en 1984, de George Orwell

Con cada traición a nuestras promesas interiores, de-

bilitamos nuestra convicción en nuestra habilidad para cumplir dichas promesas. Ya no sentimos lo mismo por nosotros; nuestro noble e inocente optimismo reemplaza- do por un negativismo escéptico y ordinario.

¿Porqué? Porque me dieron ganas

¿Cómo tomamos decisiones los seres humanos? A fin de cuentas se trata de un complejo de factores conscientes

CONOCIMIENTO ADICCIONES 11
CONOCIMIENTO
ADICCIONES
11

e inconscientes; cognitivos y físicos; proyectados y auto- matizados. Un sumario simplista del resultado de estos factores es: los sentimientos. ¿Porque decide uno conti- nuar con la carrera a pesar del tremendo dolor de seguir corriendo? La respuesta simplista: los sentimientos el dolor proyectado momento a momento de parar, quebran- tar la propia palabra, perder la carrera, etc., es mayor al dolor percibido de continuar. Esta forma simplificada pero efectiva de ver las de- cisiones tiene tres aspectos principales: 1) La experiencia

que el individuo que está tomando la decisión tiene de su estado físico actual, 2) La experiencia que el individuo que está tomando la decisión tiene de lo que percibe será su estado físico si no toma acción alguna, 3) La experiencia que el individuo que está tomando la decisión tiene de lo que percibe será su estado físico si toma acción. Para entender el primer aspecto utilizaremos algunos conceptos tomados del “aprendizaje dependiente del esta- do”. Esta teoría propone sencillamente que podemos más fácilmente acceder a nuestra información en condiciones

12

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

similares a las presentes en el momento de su aprendiza- je. Esto implica que no todas las condiciones, particular- mente las condiciones físicas, son iguales para el desem- peño humano. Si logramos entender esto, y controlarlo, podemos afectar el desempeño de una persona a la hora de tomar decisiones y por lo tanto su conducta. Este es uno de los factores básicos de la psicofarmacología. Es también algo que probablemente todos hemos experimen- tado en mayor o menor grado. ¿Alguna vez se ha senti- do demasiado cansado como para enojarse? ¿Alguna vez ha tomado una droga (recetada o no) que modificara sus respuestas emocionales? Cuando toma cafeína, ¿se siente más motivado? Los dos aspectos restantes de nuestra ecuación pue- den ser entendidos al examinar como los estados físicos se relacionan con la cognición y otros estímulos:

Como humanos podemos asociar estados físicos con estímulos a través de lo que denominamos ‘enlaces de Pavlov’ o ‘enlaces pavlovianos’. Por ejemplo: si cuando como un cierto alimento siento nauseas y simultáneamen- te está presente el olor de esa comida, tenderé en el futu- ro a sentir nauseas con tan sólo oler esa comida (aunque no la ingiera). En nuestro modelo, también definimos y observamos enlaces pavlovianos inversos. Cuando for- mamos un enlace pavloviano, una respuesta causada por un estímulo es asociada con otro estímulo diferente, pre- sente simultáneamente y ajeno. Una respuesta puede ser tan intricada como una mezcla física, cognitiva y emotiva formando lo que llamamos un ‘complejo pavloviano’. En una situación de enlace pavloviano, el estímulo ajeno aho- ra causa la respuesta, en un enlace pavloviano inverso la respuesta ahora causa el componente físico del estímulo ajeno. Aquí hay un ejemplo que observamos: una persona sufre cuando experimenta dolor debido a ciertas anticipa- ciones. Sufrir en este caso es un complejo conformado por ciertos procesos de pensamiento y emociones. Debido

a que el sufrimiento ocurrió al mismo tiempo que el dolor,

aunque el estímulo para el dolor no fue el estímulo para el sufrimiento, este tipo de dolor tenderá a crear la res- puesta del sufrimiento (el sentimiento de querer sufrir). Interesantemente, en esta persona sufrir puede también amplificar el dolor: este es el enlace pavloviano inverso. Así que ahora, sufrir y sentir dolor van de la mano en un complejo pavloviano, cada uno fortificando y amplifican- do al otro. ¡Auch! Por supuesto que la proclividad genética también pue-

de hacer a las personas más o menos susceptibles a for- mar tales enlaces. Algunas personas pueden sentir dolor más agudamente en diferentes partes de su cuerpo. Algu- nas personas pueden tener cuerpos más excitables, mien- tras que otras pueden ser más bien letárgicas. Algunas

personas pueden procesar las señales de sus cuerpos di- ferentemente en el cerebro. Todos estos factores ayudan

a determinar cuáles sentimientos corporales y emociones

acaban siendo asociados con cuáles estímulos. Debe de entenderse que cuando nos referimos a sentimientos del cuerpo a fin de cuentas nos estamos refiriendo al proce- samiento de señales en el cerebro. En casos en los que las señales directas del cuerpo son bloqueadas, el cerebro

puede a veces procesar como si las señales siguieran es- tando disponibles. Cuando es tiempo de tomar una decisión, nuestro esta- do físico (aspecto 1) determina nuestra percepción de los resultados teóricos posibles de nuestras decisiones y su potencia. También determina la utilización de comporta- mientos automatizados. En ciertas situaciones, puede que no seamos capaces de concebir ciertos resultados que, en un estado normal, son comunes en nuestros pensamien- tos. Adicionalmente, las transiciones automatizadas pue- den ocurrir antes de que pueda llevarse a cabo cualquier decisión consciente. Nuestros complejos pavlovianos (aspectos 2 y 3) con- trolan lo que es presentado al proceso cognitivo de una decisión: la comparación de los sentimientos asociados con las diferentes opciones generadas. Tenemos un método que puede ser utilizado para des- automatizar patrones, alterar estados base y desconectar complejos pavlovianos. Como puede Ud. imaginarse, esto puede ser muy útil al trabajar con cosas como las adic- ciones.

El triunfo del cuerpo sobre la mente

El síndrome de abstinencia de las drogas: una de las más profundas sensaciones físicas frecuentemente asocia- da con las emociones y los pensamientos. Una diversidad

de señales cerebrales de diferentes tipos de cuerpos y es- tados causan diferentes manifestaciones de conducta en los adictos. El mecanismo para tomar decisiones sigue siendo el mismo, pero los estados físicos (aspectos 1, 2 y 3 anteriores) que rodean a las decisiones son diferen- tes. Algunas personas pueden soportar la incomodidad

física y cumplir ciertas promesas, otras no pueden

puede cambiar. Con frecuencia en la adicción, el estado base es tan intenso que pocas (si acaso alguna) opciones cognitivas de largo plazo pueden conceptualizarse. Las opciones de corto plazo siguen siendo evaluadas para la toma de decisiones. Si le inyecta Ud. una droga adictiva a un ser humano sin capacidad cognitiva, este simplemente experimentará los síntomas de la abstinencia. No será capaz de concebir “cómo” satisfacer su adicción. El conocimiento de dónde reside el traficante local de drogas y cómo usar la droga no es inherente a la droga misma. Eso se aprende. Las decisiones de corto plazo necesarias para obtener la droga siguen estando disponibles para el adicto. Las implicacio- nes a largo plazo, traídas a la mente en forma de teoría, constreñidas por el estado físico base, y con el contrape- so de los complejos pavlovianos asociados, son un débil sentimiento comparadas con el alivio de la sensación pre- sente. Conforme son retiradas las sensaciones adictivas, sen- timientos comparativamente negativos pueden apagar lo sentimientos generados por la ideología. Imagine que ne- cesita evacuar y está en un lugar muy público. Puede pen- sar que no soportaría la vergüenza de evacuar en público.

y esto

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

13

Sin embargo conforme las sensaciones relativas a sus necesidades se hacen más y más intensas, puede cambiar de parecer y evaluar sus sensaciones / sentimientos di- ferentemente. El síndrome de abstinencia de las drogas puede ser aún más intenso; algunas personas incluso sub- yugan sus sentimientos de temor a la muerte y deseo de vivir a los sentimientos generados por la posibilidad del alivio. La decisión se vuelve clara. Conforme la intensidad aumenta, los procesos normales de pensamiento se ven limitados y se desvanecen. Aún la experiencia de la vida futura puede no ser tomada en cuenta. El dios monolíti- co del estado base adictivo destruye opciones cognitivas, subyuga la voluntad ideológica y manifiesta una serie de decisiones en cascada que culminan en el alivio imagina- do. Sólo una re-orquestación radical de los complejos físi- cos puede evitar el destino final.

Atardecer

Luz retirándose de los ojos Sentimientos sutiles se inquietan Toda esperanza, todo Cielo, perdidos Reducida, una mente primaria Existencia de una sola punta; mi alma, un sólo propósito Atrapada en un cuerpo prisión, inundada, sofocada, devo- rada, extinguida Deshonrada Esperando, observando a la supervivencia destruir No salva conciencia ni resultado interfiere

¡Mi amor! Soy tuya Rindiéndome cayendo, cayendo en tus brazos Sin carga de pensamientos Soy tuya, tu amante, tu sirviente Tu esclava Otra vez, para siempre Sin importar Aceptando tu santo sacramento ¡Estoy completa, soy libre! Una vez mas

Traducido del inglés por Farouk Rojas

Acerca de Executive Success Programs, Inc.

Executive Success Programs, Inc.MR (ESP) ofrece programas de entrenamiento enfocados en crear consistencia en todas las áreas y ayudar a desarrollar las habilidades prácticas, emocionales e intelectuales que la gente necesita para alcanzar su máximo potencial. Todos los programas de ESP utilizan una tecnología punta con patente en trámite llamada Cuestionamiento Racional MR, una ciencia basada en la creencia que entre más consistentes sean las creencias y patrones de conducta de un individuo, más exitoso será en todo lo que haga. El Cuestionamiento RacionalMR permite a las personas volver a examinar e incorporar percepciones que pueden ser la base de limitaciones autoimpuestas.

Mayores informes:

info@nxivm.com

e incorporar percepciones que pueden ser la base de limitaciones autoimpuestas. Mayores informes: info@nxivm.com

14

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

14 ADICCIONES CONOCIMIENTO Félix Ramos Gamiño Director Editorial Adicciones: Enfermedades del siglo XXI Félix

Félix Ramos Gamiño Director Editorial

Adicciones:

Enfermedades del siglo XXI

Félix Ramos Gamiño

S e denomina “adicción a las drogas a los trastrornos caracterizados por compulsión para tomar una sus- tancia que altera el comportamiento, con pérdida de

autocontrol”. La definición la consigna el doctor Luis Eu- genio Todd, en su libro de reciente aparición: Adicciones, enfermedades del siglo XXI. La obra, dividida en diez capítulos, incluye la visión del problema, análisis y antecedentes, y se enfoca de manera particular en varios tipos de adicciones, como tabaquismo, alcoholismo, las drogas ilegales, sedantes y antidepresi- vos. Empero, no se detiene ahí, sino que analiza también los métodos terapéuticos, las estrategias de prevención; la educación como factor fundamental contra el mal, y termina con un análisis sobre las ventajas y desventajas

Analiza el doctor Todd, en su más reciente libro, este grave problema, magnificado por el fenómeno de la globalización

de legalizar el uso de las drogas, rubro este último en que se han levantado infinidad de voces en el concierto mundial en pro de las despenalización.

EL ALCOHOLISMO, UNA ENFERMEDAD Recuerda el autor que, desde el año 1950, la Asociación Americana de Medicina aceptó la idea que definía el alco- holismo como una enfermedad, pronunciamiento que más tarde fue aceptado también por la Organización Mundial de la Salud, (OMS). Sin embargo –dice Todd-, el tratamien- to de ésta y otras adicciones ha sido enfocado sólo a la terapia verbal o grupal de la psiquiatría convencional,

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

15

o de organizaciones como la de Alcohólicos Anónimos, que, fundada en 1935, actualmente da servicio a millones de adictos en todo el mundo.

FACTORES GENÉTICOS

El doctor Todd coincide con otros tratadistas, en el senti- do de que “el uso de drogas y tóxicos que producen placer instantáneo y fugaz ha estado presente en la historia de la humanidad desde sus orígenes; sus factores genéticos incluyen genes predisponentes, actualmente bien conoci- dos”. E insiste sobre este particular, al afirmar que las toxi- comanías tienen su origen en las áreas básicas del cerebro, que buscan instintivamente los placeres. “Las dependen- cias –enfatiza - no son como piensan algunos; son, en realidad, enfermedades que alteran la biología química corporal, que tienen raíces genéticas de predisposición”

y “repercuten negativamente en la estructura social de una

comunidad determinada. “Para muchos investigadores en el mundo, las depen- dencias se consideran padecimientos, no sólo de la bio- logía, sino también del espíritu; es decir, de toda la gama psicológica y ambiental que forma parte del proyecto in-

dividual que cada ser humano tiene para encontrarse a sí mismo y tener conciencia de la visión espiritual que repre- senta el existir, y de su lucha permanente para conservar su autoestima y adaptarse al entorno cultural. “Los factores que predisponen a estos padecimientos son aquellos de carácter socioeconómico, pero sobre todo tienen que ver con los antecedentes educativos, la estruc- tura familiar y la ignorancia que perpetúa los miedos, las

culpas, las frustraciones y las incertidumbres. Esto altera el proceso de la formación integral que se desarrolla entre la escuela, la familia y la comunidad y empuja a los niños

y jóvenes a iniciar sus dependencias precozmente y a per-

petuarlas frecuentemente como signo permanente para el resto de su vida.

ENFERMEDADES DEL ESPÍRITU Más adelante, y en concordancia con otros tratadistas, el autor señala: “Los factores que generan las adicciones que producen las dependencias son genéticos, bioquímicos y del comportamiento; o sea, psicológicos y sociales. Sin embargo, muchos expertos en este tema consideran que las dependencias son enfermedades del espíritu, y no sólo representan reacciones biológicas, culturales o sociales circunstanciales”. En la introducción de su obra, el autor hace énfasis en este aspecto, dado que “los factores que generan las de- pendencias incluyen aquéllos genéticos o hereditarios, sobre todo en lo que se refiere al alcoholismo, que al- gunos investigadores han ligado a genes determinados”,

y cita el caso de muchas poblaciones de Asia, donde la

tercera parte de los individuos llevan un sustituto de la enzima aldehído de hidrogenasa, que no metaboliza el al- cohol. “Estas personas responden a la ingestión de alcohol con altos niveles de acetaldehído y experimentan vasodi- latación, aumento de la frecuencia cardiaca, sensación de

latación, aumento de la frecuencia cardiaca, sensación de calor y baja de la presión arterial; es

calor y baja de la presión arterial; es decir, su respuesta a pequeñas dosis de alcohol se magnifica por su trastorno genético y enzimático”.

EL GRAN RETO Está claramente establecido que el consumo de drogas, líci- tas e ilícitas, va en aumento en todo el mundo, y nuestro país no escapa de ninguna manera a este fenómeno de la globalización. Ante ello, señala Todd, “el desafío para nuestro país es que el consumo de drogas va en aumento, no sólo el experimental o transitorio, sino el permanente o regular. También se reconoce que el tabaquismo y el abuso del alcohol, drogas legales, están presentes entre niños y jóvenes que además consumen drogas fuertes. Esto es más común en el hombre que en la mujer, pero en los últimos diez años ha ido en aumento en las niñas, con la misma problemática. Lo más impresionante es que la edad de inicio de estos niños es cada vez más temprana y llega a veces a ser alrededor de los diez años de edad.

ENFERMEDADES DEL SIGLO Ante lo expuesto, Todd señala, acorde con el título de la obra a que se ha hecho referencia, que las adicciones deben reconocerse como las enfermedades del siglo XXI, “pues las sociedades actuales están sometidas tanto a la comunicación reiterada, como a la transculturización que está propiciando la globalización económica y cultural que caracteriza nuestra época. Si a esto le agregamos la pérdida de valores morales o la confusión en la prioridad de los mismos que se sucede en un sistema social en el que el educador educa en la escuela y la comunidad dese- duca en forma extraescolar, entonces podremos concluir que la prevención es el factor fundamental”. Asegura finalmente que se debe continuar con los pro- gramas terapéuticos en el tratamiento de las adicciones, lo que implica grandes inversiones científicas, médicas y hospitalarias, con resultados no siempre gratificantes –muchas veces pobres, más bien- pero es relevante, por sobre todo, “focalizar la importancia del tema en la pre- vención a través de la educación”.

16

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

16 ADICCIONES CONOCIMIENTO En el centro del placer cerebral comprendí: “No soy un drogadicto, simplemente, me

En el centro del placer cerebral comprendí:

“No soy un drogadicto, simplemente, me gustan altos niveles de dopamina”

simplemente, me gustan altos niveles de dopamina” Maestro Rodrigo Soto Consultor/ Economía de las Ideas

Maestro Rodrigo Soto Consultor/ Economía de las Ideas rsotomoreno@ yahoo.com

Rodrigo Soto

imposible negarlo: todos somos adictos. De una

otra manera, cada ser humano tiene algún com-

portamiento adictivo, ya sean las tradicionales dro-

gas prohibidas, como por ejemplo la cocaína o la mari- guana; las no prohibidas, como el alcohol o el cigarro, y hasta aquellas drogas que parecen inofensivas, pero que son igual de adictivas, como la comida, el Internet, la tele- visión, las compras, las apuestas, la cafeína o el sexo, entre muchas otras. La realidad es que no debemos pelear en contra de ello. Somos homo sapiens sapiens, y aunque usemos diferen- tes máscaras o plumaje para mezclarnos en sociedad, todavía somos presos de nuestras emociones, y más de aquéllas en donde el placer se potencia con cascadas de

E s

u

dopamina. Claro que esa ávida necesidad por la dopamina

también tiene relación con un dedicado trabajo educativo neuronal que cada uno de nosotros hace. No es raro pen- sar que nosotros mismos vamos entrenando al cerebro a X

o

Y gusto en particular, descargando neurotransmisores

y

la capacidad de recordar ese placer para volver a experi-

mentarlo.

SISTEMA DE RECOMPENSA Esto simplemente es una burda descripción de lo que su- cede en nuestro “sistema de recompensa”, el cual trabaja de manera muy sencilla, pues dentro de nuestro organis- mo se genera la dopamina, que es responsable de nuestras actividades diarias y de nuestra propia supervivencia. Pero

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

17

la pieza clave del sistema de recompensa consiste en que, cuando experimentamos una sensación de extremo placer, la grabamos en el cerebro mediante la conexión de ciertos disparos neuronales, como cuando tenemos sexo, y es así como buscamos impulsivamente y en mu- chas ocasiones irracionalmente, que se repita.

ESCLAVOS DE NUESTROS IMPULSOS Somos esclavos de nuestros impulsos; de esa lucha cons- tante entre la razón y la emoción excitante de repetir o no cierto momento de descargas dopamínicas. Entrando en una descripción más detallada del siste- ma de recompensa o mesolímbico, tenemos lo siguiente, de acuerdo con Wikipedia:

1.Todo inicia cuando dentro del área tegmental ventral (VTA), que consiste en una serie de neuronas dopaminér- gicas (relacionadas con la dopamina), que responden al ácido glutámico, siempre y cuando detecten que existe un estímulo de recompensa presente, liberan dopamina por el canal mesolímbico hacia el núcleo accumbens (NAc). 2.Posteriormente, interviene el núcleo accumbens (grupo de neuronas del encéfalo), que son neuronas ácido gamma-aminobutírico (GABA), neurotransmisor inhibito- rio, y se caracteriza por adquirir y evocar comportamien- tos condicionados. 3.También entra el cortex prefrontal, que integra infor- mación para analizar y evaluar si determinado comporta- miento será o no evocado. 4.Seguimos con la amígdala, parte del sistema límbico, que procesa y almacena reacciones emocionales. 5.Por último, asociamos al hipocampo dentro del rol de la memoria de aprendizaje. La revista TIME tiene una explicación más simple sobre la asociación de este sistema y la adicción. Gráficamente describe en su sitio cómo todo ser humano experimenta placer cuando el VTA libera dopanima en el núcleo accum- bens, en la amígdala y en cortex prefrontal.

DOPAMINA Y SINAPSIS Después, las neuronas se comunican eléctricamente en el canal de la recompensa con otra neurona, a través de las sinapsis que hacen; así, la dopamina se libera en la sinap- sis de otra neurona y se fija a un receptor con el objetivo simple de producir placer. De igual forma, los neurotransmisores GABA inhiben y previenen que los receptores se sobreestimulen. Sin em- bargo, las sustancias adictivas hacen que exista un ex- ceso de dopamina en las sinapsis; es decir, se crea un desequilibrio en el sistema de recompensa, y una disrup- ción entre razón y la simple emoción, lo que da lugar a que triunfe esta última.

En este camino, estudios del doctor Eric J. Nestler, en- tre otros científicos, apuntan a que el gen FosB Delta es como un “interruptor eléctrico molecular”, ya que conta- mos con este gen en pequeñas cantidades; pero, cuando se consume una droga como la cocaína, se acumula en grandes cantidades. De esta forma puede convertir a la droga en adicción por las siguientes razones que presenta en su artículo “The Neurobiology of Addiction”:

a)La molécula FosB Delta tarda de seis a ocho semanas en destruirse químicamente, y si alguien consume cocaína regularmente, hace que los niveles de FosB Delta se incre- menten descontroladamente. b)Los ratones de laboratorio con altos niveles de FosB Delta se comportan de igual forma que los humanos adic- tos a la droga, mientras que ratones con niveles normales no tienen ese comportamiento. c)El FosB Delta tiene un rol determinante en las propie- dades básicas de una célula, como su estructura e inter- fase con otras células.

El doctor Nestler ha encontrado que el bloquear la actividad del FosB disminuye la necesidad urgente de la droga, de acuerdo con sus estudios de laboratorio.

el bloquear la actividad del FosB disminuye la necesidad urgente de la droga, de acuerdo con

18

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

MAPA CEREBRAL Nestler dice que la neurobiología del cerebro nos ayudará a comprender más a
MAPA CEREBRAL
Nestler dice que la neurobiología del cerebro nos ayudará
a
comprender más a fondo el mapa cerebral de la adicción,
y
crear mecanismos para evitar que la droga se fije en los
disparos neuronales y libere dopamina en exceso. Incluso,
por triste que parezca, muchos animales de laboratorio,
cuando se les da la opción, ignoran la comida y continúan
tomando cocaína hasta que mueren de hambre.
Todavía falta mucho por comprender, pero mientras
más estudiemos la caja neuronal, más podremos saber
de los caminos neurológicos que nos hacen ser huma-
nos.
Además hago énfasis en que cada uno de nosotros tra-
baja educando al cerebro día con día para fijar y asociar
ciertos comportamientos con el placer, y por eso mismo
los queremos reexperimentar.
Por último quiero agregar que para mi dicha o desdi-
cha nunca he probado una droga, salvo el alcohol en su
defecto; pero si se tratara de definir la experiencia de cas-
cadas de dopamina en el cerebro, me quedo con la canción
de Jefferson Airplane: “White Rabbit”, que se presenta tra-
ducida de la siguiente forma:
Y
si tú vas persiguiendo conejos,
y
si sabes que te vas a caer,

Una píldora te hace más grande y otra píldora te hace pequeño. Y las que te da tu Madre no hacen nada. Ve y pregúntale a Alicia cuando ella mida diez pies de altura.

y pregúntale a Alicia cuando ella mida diez pies de altura. Díselo a una oruga fumando

Díselo a una oruga fumando caterpillar. ¿Qué te ha dado la llamada? Llama a Alicia, cuando ella esté pequeña.

Cuando los hombres en el tablero de ajedrez se levanten y te digan a dónde ir,

y

te hayas tomado alguna especie de hongo,

y

tú mente se mueva lentamente.

Ve y pregúntale a Alicia. Creo que ella debe de saber.

Cuando la lógica y la proporción se hayan caído muertas,

y

el Rey Blanco esté hablando al revés;

y

la Reina Roja diga “que le corten la cabeza”, acuérdate de

lo

que dijo la perilla de la puerta:

“Alimenta tu cabeza, alimenta tu cabeza”.

Les invito a escuchar la versión original de esta canción en youtube; espero que no los anime a perseguir a su co- nejo blanco, aunque, como metáfora, todos de una u otra forma estamos persiguiendo a nuestro “conejo blanco”.

REFERENCIAS

http://www.time.com/time/2007/addiction/

Nestler, Eric J, The Addicted Brain, Cocaine use alters genes, Paradigm, Summer 2006. Nestler, Eric J, The Neurobiology of Addiction, Science & Practice Perspectives, December 2005.

ADICCIONES
ADICCIONES

dad. Los estudios de hermanos criados conjuntamente

o dados en adopción también se utilizan para estimar la

contribución genética sobre el ambiente. Los modelos en animales y la asociación con marcadores moleculares o bioquímicos también nos hablan de los mecanismos gené- ticos asociados. La aplicación de las herramientas de la biología mole- cular al estudio del alcoholismo, junto con el uso de mode- los animales, ha permitido explorar los posibles mecanis- mos o factores genéticos que originan el comportamiento adictivo al alcohol y otras sustancias.

ALCOHOLISMO Existe un riesgo de 25 a 50 por ciento de que se presente alcoholismo en hijos y hermanos de un alcohólico; los es- tudios en gemelos demuestran de un 55 a 74 por ciento de concordancia para el alcoholismo en gemelos mono-

cigotos y de 28 a 32 por ciento en gemelos dicigotos, tanto varones como mujeres. Los niños adoptados de padres biológicos alcohóli- cos tienen mayor riesgo de desarrollar alcoholismo (41 por ciento) que los hijos adoptados cuyos padres biológicos no son alcohólicos; incluso, se ha observado que el abuso del alcohol en los padres adoptivos no incre- menta el riesgo en los hijos adoptivos. Se han identificado dos subtipos de alcohólicos. El tipo I se caracteriza por tener una edad de inicio generalmente después de los 25 años; se presenta en hombres y mu- jeres, con personalidades dependientes, introvertidos y solitarios; muestra una clara influencia del ambiente en que se desarrolla, más que una predisposición hereditaria.

El tipo II es más grave. La edad de inicio es antes de los 25

tipo II es más grave. La edad de inicio es antes de los 25 CONOCIMIENTO Genética

CONOCIMIENTO

Genética de las adicciones

Beatriz de la Fuente Cortez

L a dependencia física y psíquica de determinadas drogas o conductas es lo que se conoce como adic- ción. En la actualidad se considera la adicción

como una enfermedad primaria con sus propios signos y síntomas. Diversos estudios demuestran que existen cambios neuroquímicos involucrados en las personas con desórdenes adictivos, y en la investigación de estos facto- res etiológicos se trata de entender qué le pasa al enfermo y cómo funciona la enfermedad. Entre los factores involucrados se encuentran los bio- lógicos, psicológicos, sociales y cierta predisposición genética. La compleja interacción de todos estos factores permite que se exprese la enfermedad como un padeci- miento multifactorial.

INTERACCIÓN CON EL AMBIENTE Nuestra información genética es lo que nos da la varia- bilidad individual, pero todos los genes interactúan cons- tantemente con el ambiente en que nos desarrollamos, llámese el microambiente celular desde el momento de la concepción, el ambiente materno donde crece y se des- arrolla el embrión y el feto y el macroambiente donde nos desenvolvemos diariamente (casa, familia, trabajo, etcé- tera). Además, hay que tener en cuenta el factor estocástico, también conocido como la susceptibilidad individual, lo que nos hace más sensibles o resistentes para un deter- minado padecimiento, y que también interacciona con nuestro genoma y el ambiente. Actualmente, esta suscep- tibilidad está siendo cada vez más comprendida con el análisis de los polimorfismos genómicos que se estudian con las técnicas de la medicina genómica. Los polimor- fismos son pequeñas secuencias de ADN (ácido desoxi- rribonucleico) cuando se expresa de muchas formas cono- cidas como alelos, de una manera bastante común en la población general (más del uno por ciento). Para determinar qué tanta es la influencia que ejercen los factores genéticos y los ambientales en la multifacto- riedad de las adicciones, se llevan a cabo estudios familia- res. Las adicciones manifiestan una presentación familiar alta, lo que sugiere un componente genético, que no siem- pre está bien definido cómo se hereda, pero los familiares cercanos al afectado tienen más riesgo de manifestar la enfermedad que los familiares mas lejanos.

MECANISMOS GENÉTICOS También se realizan estudios en gemelos, tanto monocigo- tos (por compartir el mismo genoma y ambiente uterino), como en los dicigotos, genéticamente diferentes con un mismo ambiente materno, y se analiza el porcentaje de concordancia o discordancia para presentar la enferme-

19

concordancia o discordancia para presentar la enferme- 1 9 Doctora Beatriz de la Fuente Cortez Especialista

Doctora Beatriz de la Fuente Cortez Especialista en Genética Médica. Profesora de Genética Facultad de Medicina / UANL beatriz_delafuente_ cortez@hotmail. com

20

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

años; es más frecuente en hombres, extrovertidos o con personalidad antisocial y búsqueda constante de emo- ciones; la presentación familiar es más importante que la influencia ambiental. En la búsqueda de los genes involucrados con el al- coholismo, la atención se ha centrado en los genes del sistema de transmisión dopaminérgica, ya que la dopa- mina es el principal regulador de la conducta adictiva, y que se ha querido establecer una asociación con el alelo A1 del gen del receptor D2 de la dopamina (DRD2) en el cromosoma 11q; sin embargo, no ha sido posible la repro- ducción de esta asociación, por lo que es poco probable que este polimorfismo contribuya a la susceptibilidad al alcoholismo. Por otra parte, un papel protector contra el alcoho- lismo ha sido validado para dos polimorfismos funciona- les en los genes, que codifican para las enzimas que me- tabolizan el alcohol: la alcohol deshidrogenasa ADH1B y la aldehído deshidrogenasa ALDH2. Un alelo del gen ALDH2, el ALDH2*2 produce acúmulo de acetaldehído y provoca eritema facial, náuseas, mareos y taquicardia. Dados estos efectos desagradables, es poco probable que los individuos poseedores de este alelo se conviertan en alcohólicos. Por ello, el alelo ALDH2*2 es considerado como un marcador genético de “protección” contra el al- coholismo. Recientemente, un polimorfismo bialélico (L y S) del transportador de la serotonina, el HTTLPRS, se ha asociado con riesgo aumentado para la dependencia al al- cohol, mientras que el alelo HTTLPRL, ligado al desorden obsesivo compulsivo, se ha asociado con bajo nivel de res- puesta al alcohol.

TABAQUISMO Los estudios en familias, en gemelos y en hijos adoptados convergen en mostrar una heredabilidad para la adicción a la nicotina de 0.53, con un rango que varía de 0.28 a 0.84; esto es, en algunos estudios hay una clara tendencia am- biental y en otros una predisposición familiar importante. Nuevamente se analizaron los genes del sistema dopa- minérgico. El polimorfismo SLC6A3*9, que se encuentra en el alelo 9 del gen del transportador de la dopamina, y se le relacionó con el abandono de la nicotina, ini- cio tardío del tabaquismo y mayor duración de intentos de abandono del tabaco, ya que altera la transmisión dopaminérgica y reduce la nece- sidad de búsqueda de la novedad y recompensa por estímulos externos. La enzima Mono amino oxidasa (MAO-B) está implicada en la degradación de la dopamina; se encuentra disminuida en su función en los cerebros de los fumadores; por ello, cuando se inhibe, aumenta la actividad dopaminérgica y el tabaquismo en pacientes psiquiátricos. Los poseedores del alelo inactivo en estado het- erocigoto u homocigoto de la enzima CYP2A6, que es la encargada de metabolizar la nicotina a cotinina, tienen una protección para no con- vertirse en fumadores de tabaco ni activar pro- carcinógenos a partir de las nitrosaminas que

activar pro- carcinógenos a partir de las nitrosaminas que metaboliza el mismo CYP2A6. El efecto observado

metaboliza el mismo CYP2A6. El efecto observado por el alelo inactivo de la CYP2A6 plantea la alternativa de que al inhibir dicha enzima en individuos dependientes de tabaco, podría obtenerse una nueva manera de ayudar a prevenir y tratar esta enfermedad. Del mismo modo, se encontró la frecuencia de personas dependientes de taba- co y con metabolismo. Sin embargo, en otro estudio no pudieron replicarse del todo dichos resultados. Recientemente se demostró que las variables alélicas de varios genes candidatos, tales como la subunidad alfa 4 del receptor nicotínico acetilcolina (CHRNA4), la dopa des- carboxilasa (DDC), la catecol-O-metiltransferasa (COMT) y el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF), están asociados significativamente con la dependencia de la ni- cotina.

MARIHUANA La cannabis, planta de donde se obtiene la marihuana, produce los canabinoides. El tetrahidrocanabinol (THC) es la sustancia psi- coactiva, la cual se une a su recep- tor canabinoide 1 (CNR1). Éste es el responsable de la mayoría de los efectos en el sistema nervioso central. A este receptor CNR1 lo activan dos en- docanabinoides, cuya vida media en el espacio ex- tracelular se limita a una ingesta selectiva y posterior de- gradación por la amida hidrolasa de ácidos grasos (FAAH), también conocida como aminoglicerol lipasa (MAG). Una mutación funcional en el gen de la FAAH aumenta la de- gradación proteolítica de varias drogas de abuso. El CNR1 también está involucrado en la preferencia por el alcohol.

también está involucrado en la preferencia por el alcohol. Los estudios familiares sobre el abuso y

Los estudios familiares sobre el abuso y dependen- cia de sustancias psicoactivas mostraron una transmi- sión familiar de manera significativa. En uno de estos estudios se encontró aumentado hasta en ocho veces el riesgo de desarrollar trastornos de abuso por varias sus- tancias, como alcohol, opioides, cocaína y cannabis, ade- más de encontrar agregación familiar para el trastorno de personalidad antisocial.

Esto demuestra la importancia de la historia familiar para calcular riesgos de desarrollar trastornos por sus- tancias. Los estudios en gemelos monocigotos mostraron una concordancia de 26.2 por ciento, y de 16.5 por ciento en dicigotos, lo que indica que la influencia genética se manifiesta en este padecimiento. Los estudios de adop- ción también mostraron la implicación de la genética en el abuso de sustancias, al calcular una heredabilidad de 0.67 para este trastorno.

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

21

HEROÍNA La heroína tiene una herencia específica de sustancia muy alta, por lo que los genes involucrados en la función opioi- de son los candidatos por excelencia. La endorfina es una llave endógena ligada por el receptor opioide 1 (OPRM1), blanco principal de los opioides exógenos, la endorfina es producto del gen proopiomelanocortina (POMC). Se han encontrado dos diferentes polimorfismos en el OPRM1 (Asn40Asp y C17T) los cuales han sido propuestos para asociarse a la dependencia a los opioides.

COCAÍNA La cocaína es el alcaloide ob- tenido de la planta de la coca (erythroxylum coca). Provoca cambios moleculares impor- tantes en los sistemas de re- compensa cerebrales. El uso crónico de cocaína favorece la formación de AMPc (Adenosil mono fosfato cíclico), el cual ayuda a regular la función ce- lular por diferentes vías meta- bólicas. Hay genes sensibles a la acción del AMPc; todos ellos tienen una región promotora para la proteína de unión al elemento de respuesta al AMPc (CRE), y la proteína que tiene gran afinidad por CRE se cono- ce como CREB. Esta proteína sobreexpre- sada en el núcleo accumbens (lugar donde se realizan las ac- ciones de recompensa de la co- caína) disminuye los efectos de recompensa de la cocaína y logra aversión a pequeñas dosis de la droga. Contraria- mente, la sobreexpresión de un mutante de CREB con actividad negativa aumentó los efectos de recompensa de la cocaína. La serotonina también re- gula la transmisión neuronal de recompensa de varias drogas de abuso; la deficiencia del gen del receptor A 5HT1B demostró que se incremen- ta la respuesta motora a la cocaína y se persigue la au- toadministración de la droga. Este estado alterado puede provocar el aumento a la vulnerabilidad a la cocaína. El compuesto denominado BP897 es agonista selectivo del receptor de dopamina D3 (DRD3). El BP897inhibe el com- portamiento de búsqueda de la cocaína. El receptor DRD4 para dopamina fue analizado en ratones a los que se les inactivó este gen, y tuvieron hipersensibilidad motora al exponerse al alcohol, cocaína y metanfetaminas.

Las adicciones constituyen uno de los problemas más serios a escala mundial, por el gran impacto en la econo-

mía, la dinámica social y familiar, por lo que el abordaje del adicto debe ser multidisciplinario. La historia clínica debe ser lo más completa, e incluir una historia familiar con la mayor parte de los familiares que se conozcan, examen físico, pruebas de laboratorio, de imagen e inter- consultas con diferentes especialistas.

En ocasiones habrá que efectuar una evaluación en al- gunos miembros de la familia, para concluir un diagnós- tico, identificar los familiares en riesgo y proporcionar la asesoría genética. En muchos de estos casos no se cuenta con pruebas genéticas disponibles, pero al recurrir al ries- go empírico, dependiendo de la población estudiada, ofre- cer la eventual prevención o la referencia con el especialista tratante.

prevención o la referencia con el especialista tratante. La heterogeneidad de los mecanismos de acción involu-

La heterogeneidad de los mecanismos de acción involu- crados en las adicciones sólo dificulta la complejidad ge- nética; sin embargo, hay que subrayar que nos referimos a genes que puedan aumentar la susceptibilidad individual al padecimiento. Estos trastor- nos requieren un componente ambiental, cualquiera que sea la dotación genética del indi- viduo, para que se expresen; de ahí su expresión multifac- torial.

En la medida en que se conozca más acerca de la pa- togénesis de las adicciones, el conocimiento se deberá apli- car en el desarrollo de nuevas pruebas diagnósticas, terapias y, esencialmente, estrategias preventivas.

REFERENCIAS

King R.A., Rotter J.I., Motulsky A.G. (2002). The genetic basis of common diseases, 2nd. Edition. Ed. Oxford. p876-913. Jorde E, Jorde A. Genética Médica. (2005). Tercera edición. Editorial Elsevier Mosby. p273-277. Emery and Rimoin’s Principles and Practice of Medical Genetics (2007). Fith edition. Ed. Churchill Livingstone. p2629-2647. Guízar-Vázquez J. Jesús. Genética Clínica. Diagnóstico y manejo de las enfermedades hereditarias (2001). 3ª. Edición. Ed. El Manual Moderno. P388-400.

22

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

22 ADICCIONES CONOCIMIENTO Doctor Juan José Roque Segovia Coordinador del Programa de Prevención y Control de
22 ADICCIONES CONOCIMIENTO Doctor Juan José Roque Segovia Coordinador del Programa de Prevención y Control de

Doctor Juan José Roque Segovia Coordinador del Programa de Prevención y Control de las Adicciones. Profesor del Departamento de Psiquiatría Facultad de Medicina y Hospital Universitario / UANLCoordinador Operativo del Consejo Estatal Contra las Adicciones (CECA) de NL dr_juanroque@hotmail.com

Epidemiología del consumo de drogas en Nuevo León

Juan José Roque Segovia

E l consumo de drogas es un grave problema de salud

pública en nuestra sociedad, y, como ha ocurrido

en todo el mundo, es un fenómeno psicosocial alta-

mente cambiante; las sustancias psicoactivas, ya sean de venta legal o ilegal, provocan numerosas enfermedades en los consumidores y graves problemas en la vida de las per- sonas que les rodean. En cuanto al tabaco, las Encuestas Nacionales de

Adicciones han demostrado que en nuestro Estado exis- te más de un millón de fumadores, quienes a su vez afectan con el humo de segunda mano al 45 por ciento de la población no fumadora. Estas encuestas también han señalado que el 70 por ciento de los cuatro millones de personas que componen nuestra población son consumi- dores de bebidas alcohólicas, 28 por ciento de las cuales

(más de 650 mil personas) consumen cada fin de semana hasta alcanzar diversos grados de embriaguez (ENA III, 1998; ENA IV, 2002; Encuesta de Adicciones, 2005). Como es de suponerse, la influencia de las bebidas al- cohólicas y el tabaco es notable en las cifras de problemas de salud, tanto individual como familiar y comunitaria; por ejemplo, más de ocho mil de las casi 17 mil personas que fallecieron en Nuevo León durante el año 2005, murieron a consecuencia de padecimientos derivados del consumo de tabaco y bebidas alcohólicas (SSNL, 2006).

PADECIMIENTOS Entre los padecimientos destacan: accidentes automo- vilísticos, enfermedades del hígado, cánceres de pulmón, tráquea, estómago, glándula mamaria, intestino grueso y

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

23

próstata, además de padecimientos crónicos de las vías respiratorias, como el asma y el enfisema, así como enfer- medades cardiovasculares como infartos del miocardio, embolias y hemorragias cerebrales (SSNL, 2006). Además de lo anterior, habría que considerar los pro- blemas psicosociales que se asocian al consumo de estas drogas legales; por ejemplo, se puede citar que alcohol y tabaco son las drogas de inicio en más del 87 por ciento de los usuarios de drogas ilegales; las bebidas alcohólicas juegan un papel crucial en la expresión de conductas vio- lentas en las familias y barrios de nuestras comunidades; su consumo se encuentra en el 65 por ciento de las perso- nas que han violado o asesinado a otra persona, y más del 70 por ciento de las personas que se suicidaron durante el año 2006 habían tomado alcohol horas antes de cometer el acto.

USO DE DROGAS ILEGALES:

FENÓMENO CAMBIANTE Por si lo anterior fuera poco, en los últimos 15 años se han introducido en nuestras comunidades diversos grupos de drogas que caen dentro de lo que denominamos “drogas ilegales”, ya que su venta y/o su consumo están prohi- bidos. Este panorama de consumo ha cambiado con una rapidez inesperada en los últimos 10 años.

El extenso grupo de drogas ilegales se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para todos en nuestra sociedad; la información epidemiológica que proporciona el Sistema de Vigilancia Epidemiológico de las Adiccio- nes (SISVEA) en nuestra entidad, que ha captado 16 mil 225 pacientes en los últimos quince años, demuestra que el consumo de drogas se presenta en todos los estratos sociales y afecta a niños, adolescentes y jóvenes, indepen- dientemente de su solvencia económica y nivel de escolari- dad (SISVEA, 2007). El SISVEA señala que casi el 50 por ciento de estos usuarios de drogas en el Estado iniciaron su consumo entre los 10 y los 14 años de edad, y más del 40 por ciento lo iniciaron entre los 15 y los 19 años. La mayoría iniciaron con tabaco y alcohol, siguieron con mariguana o inhalables y de uno a tres años después ya estaban con- sumiendo cocaína, crack, anfetaminas y otras drogas alucinógenas; es necesario resaltar que nueve de cada diez usuarios de drogas han usado dos o más al mismo tiempo, lo cual agrava su situación de salud y de vida so- cial (SISVEA, 2007). El Sistema de Vigilancia reporta niveles aceptables de escolaridad entre quienes usan drogas, lo cual nos dice que no se trata de un problema de ignorancia aca- démica; casi el 100 por ciento estudian los niveles básicos de educación (primaria y secundaria) y aun cuando 35 por ciento llegan hasta la preparatoria, y más del 25 por ciento hasta niveles de educación profesional, solamente ocho por ciento terminan estos niveles de estudio; los demás truncan su vida de estudiantes a consecuencia del con- sumo de drogas. Más del 30 por ciento han sido corridos de sus hogares debido a su nivel de violencia y conductas antisociales,

pues roban a sus familiares y vecinos; además, casi 20 por ciento cometen asaltos y más del 30 por ciento han provocado lesiones a otras personas; cuando han estado casados, casi 40 por ciento agreden a sus parejas o hijos, abusan de ellos o les han infligido lesiones severas; más del 40 por ciento de los usuarios han señalado vender dro- gas o convertirse en distribuidores de las mismas, lo que acarrea graves problemas legales y pérdidas económicas a sus familias y sus comunidades (SISVEA, 2007).

TRATAMIENTOS Y HOSPITALIZACIONES Igualmente, más de la mitad han padecido enfermedades físicas graves, que les han llevado a costosos tratamien-

físicas graves, que les han llevado a costosos tratamien- tos y hospitalizaciones de urgencia, al poner

tos y hospitalizaciones de urgencia, al poner en peligro su vida a causa del consumo de las drogas; casi 30 por ciento reportan ideación o intentos de suicidio y homicidio; casi el 100 por ciento han tenido que ser internados en centros especializados de tratamiento cuando menos en dos oca- siones durante su vida de adictos. Como es de esperarse, para las familias de estos pa- cientes representa un verdadero calvario tratar de sacar adelante al adicto; las opciones de tratamiento que se ofrecen tienen niveles elevados de fracaso; se ha compro-

24

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

24 ADICCIONES CONOCIMIENTO bado que aun en el modelo de tratamiento más exitoso, solamente del 10

bado que aun en el modelo de tratamiento más exitoso, solamente del 10 al 12 por ciento de los pacientes se reha- bilitan, y el resto termina con serias secuelas de deterioro en su vida social y en su estado de salud. Acompañar en vida a un usuario de drogas, es un verdadero infierno, señalan los grupos de autoayuda den- tro de sus leyendas preventivas; los acontecimientos que deben vivir cuando la adicción se hace presente en un ho- gar, en alguno de sus integrantes, se convierte en un esta- do perpetuo de angustia, sufrimiento y rabia (NA, 2001).

LAS DROGAS DE MAYOR CONSUMO El SISVEA ha demostrado que las drogas de mayor im- pacto son aquéllas alrededor de las cuales gira la vida adictiva de los usuarios; es decir, la droga que ellos com- pran, almacenan, distribuyen y por la que son capaces de cometer actos antisociales con tal de conseguirla; ya se mencionaba anteriormente que regularmente quienes usan drogas consumen dos o más a la vez, pero siempre tienen una de mayor impacto, que es su droga principal. Las drogas de uso secundario las utilizan como una alternativa cuando no consiguen su droga de impacto, o bien como un complemento para contrarrestar los efectos indeseables que ésta les provoca; así, encontramos que un usuario cuya droga de impacto es una estimulante (como

la cocaína ), utiliza como droga secundaria otra depresora (como el alcohol o una droga médica tranquilizante). Lo lamentable de todo esto es que lo único que se es- tán provocando es un deterioro mayor del Sistema Ner- vioso Central (SNC) y de órganos periféricos; las sobredo- sis por una sola droga no es lo usual en áreas de urgencias médicas, sino las sobredosis por uso de múltiples drogas en forma simultánea. Las condiciones en las que estos pa- cientes llegan a urgencias son usualmente mortales.

NUEVAS DROGAS EN EL PANORAMA EPIDEMIOLÓGICO La mariguana es la droga ilegal más conocida en nuestra sociedad, y, junto con las sustancias inhalables, durante muchos años fue la droga de mayor impacto entre los adictos; de acuerdo al SISVEA, durante el año 2007 el 64.4 por ciento de los dos mil 487 usuarios de drogas que por primera vez acudieron a buscar tratamiento a servicios es- pecializados en nuestro Estado, afirmaron estar usando mariguana cotidianamente, aunque solamente el 10.8 por ciento la señaló como su droga de impacto. Las encuestas han reportado que casi el siete por cien- to de la población de Nuevo León, que tiene entre 12 y 65 años de edad, ha señalado haber probado la mariguana alguna vez en su vida; la mayoría de estos usuarios se que- dan en el rango de experimentadores; no obstante, en to- dos ellos queda una huella prácticamente imborrable, que se manifestará en algún momento de sus vidas (ENA III, 1998; ENA IV, 2002; Encuesta de Adicciones, 2005). Actualmente se ha demostrado que la mariguana, al igual que otras drogas alucinógenas, como el peyote y algunos hongos, es una droga que causa depresión y un estado psicótico (alucinógeno-delirante), debido a que al- tera y daña circuitos neuroquímicos en las zonas mediales del encéfalo; afecta y bloquea funciones intelectuales de in- tegración, y lleva al usuario a un estado de apatía, pérdida de ambición y un estado afectivo aplanado e indiferente al medio ambiente; estado muy parecido al observado en los síntomas negativos de las enfermedades esquizofrénicas, y crea un estado adictivo intenso (Martin, 1998). Es por ello que el usuario de este grupo de drogas se transforma en un parásito de la familia, que fraca- sa en sus estudios y en su vida laboral; que se queda sin voluntad propia y a quien involucran fácilmente en situaciones antisociales (robo, estafa, trampas escolares, etcétera), así como en una persona sin conciencia de reali- dad; el usuario generalmente cree que él esta bien y que los demás están mal, y acusa a quienes le rodean de estar contra él o de provocar su infelicidad (Martin, 1998).

SOLVENTES Las sustancias de uso industrial, como los solventes de pintura derivados del tolueno, benceno y demás sustan- cias aromáticas, fueron durante muchos años las drogas de mayor impacto, pero en los últimos siete años han sido desplazadas por drogas de reciente introducción en nues- tra sociedad. El SISVEA reportó que durante el año 2007 más del 20 por ciento de los dos mil 487 pacientes seña- laron usarlas, pero solamente el 7.2 por ciento de pacien-

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

25

tes las reportaron como sus drogas de impacto. Han contribuido a su abandono como drogas de impacto, las

rigurosas medidas que regulan las condiciones de venta

a la población, así como las intensas campañas preven-

tivas que se desarrollaron en las décadas de los 80 y 90; son drogas altamente agresivas para el sistema nervio- so y tejidos corporales. Su mecanismo de acción se basa en la destrucción de proteínas en las membranas celulares; lleva a estados de destrucción neuronal y provoca estados de confusión deli-

rante y excitante en el usuario; son altamente adictivas, de- bido a que las funciones destruidas provocan la sensación de necesitar la presencia de la droga para seguir funcionan- do (Riegel; French; 2002). Las neuronas destruidas son in- sustituibles y el daño es permanente. La cocaína y su peligroso derivado llamado crack se han convertido en nuestra entidad en la droga de princi- pal impacto desde el año 2003; en ese año, solamente el 10.3 por ciento de los usuarios de drogas que acudieron

a centros de tratamiento reportaron que el crack era su

droga principal; pero el año anterior (2007) así lo men- cionaron el 60.4 por ciento de los pacientes. El incremento es dramático e impresionante.

La cocaína (incluido el crack) es una droga altamente adictiva y peligrosa; actúa provocando la liberación y al- terando el metabolismo de neurotransmisores cerebrales relacionados con la excitación y la percepción de sen- timientos de euforia de los seres humanos; estos efectos son rápidamente identificados por el usuario y buscados continuamente en cada dosificación (Nestler; 2005). Como provoca un serio desequilibrio en los niveles de diversos neurotransmisores, el sistema de señales en el cerebro se sale de control y el sujeto es presa de una ansiedad insoportable, que sólo se calma tras la ingesta de dosis mayores de la droga; se establece entonces un circulo vicioso y el paciente no puede detener ya el con- sumo.

DROGA A TODA COSTA La persona en estas condiciones es capaz de todo; su pensamiento, sus ideas, sus sentimientos, sus imágenes, su atención, su vida social, todo gira alrededor de encon- trar la manera de conseguir dosis de la droga, sin importar el precio ni la forma de conseguirla; la cocaína provoca lesiones celulares semejantes a las observadas en infec- ciones; destruye las membranas celulares y las células (incluidas las neuronas) y optan por iniciar el proceso de autodestrucción como medida preventiva a mayor daño:

neurona muerta es neurona perdida para siempre (Nestler;

2005).

El crack es cocaína llevada mediante una reacción química a una forma que se absorbe con mayor facilidad

y el efecto euforizante se incrementa de 10 a 15 veces, al

mezclarla con bicarbonato de sodio o con una sustancia conocida como inositol; es una forma de cocaína con un poder adictivo intensísimo y convierte rápidamente al usuario en una marioneta humana y, por lo tanto, en una persona altamente peligrosa.

Entre las drogas de más reciente introducción en nuestras comunidades, se encuentra el grupo de las metanfetaminas, sustancias que se diferencian de las an- fetaminas utilizadas en medicinas, precisamente por el hecho de que las metanfetaminas nunca han tenido uso médico; desde su creación han sido elaboradas como dro- gas ilegales. Estas sustancias, no son todavía consideradas como drogas de impacto entre los usuarios de nuestra locali- dad; solamente el 1.5 por ciento de los usuarios de drogas que acudieron a tratamiento por primera vez a centros especializados de Nuevo León durante el año 2007 seña- laron a este grupo de drogas como su droga principal; sin embargo casi 20 por ciento de estos pacientes señalaron haberlas estado utilizando (SISVEA 2007). Circulan en las comunidades varios compuestos de- rivados de estas drogas, conocidas con diversos nombres populares; entre los más usados están: éxtasis, cristal, ta- chas, adams, bebas, microchips y anfetas; algunos de estos compuestos contienen moléculas puras de metanfetamina y otras como las tachas y los microchips contienen metan- fetamina combinada con antihistamínicos y LSD respec- tivamente. El mecanismo de acción es similar al observado con la cocaína y el crack, por lo cual los efectos y daños son muy similares; estos compuestos provocan una alteración más rápida e intensa en los mecanismos reguladores de la voluntad social; la persona se muestra en unos cuantos minutos como un individuo carente de valores sociales, y es capaz de involucrarse rápidamente en situaciones de riesgo agresivo o sexual, sin medir consecuencias y sin tener tiempo para poner en funcionamiento los diques mentales de control en la satisfacción de impulsos (Ellin- good; King; Lee; 1998).

poner en funcionamiento los diques mentales de control en la satisfacción de impulsos (Ellin- good; King;

26

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

26 ADICCIONES CONOCIMIENTO MANIFESTACIONES QUE PONEN EN RIESGO LA VIDA Las metanfetaminas, al igual que la

MANIFESTACIONES QUE PONEN EN RIESGO LA VIDA Las metanfetaminas, al igual que la cocaína, influyen no- tablemente en sistemas neuroquímicos relacionados con el control de funciones corporales automatizados, como las del sistema cardiovascular, control de la temperatu- ra, alimentación, excreción de fluidos y reproducción. En estas funciones es donde se encuentran las principales manifestaciones que ponen en peligro la vida durante las intoxicaciones graves (Kawasaki; Purvin; 1996). Los usuarios de metanfetaminas y sus combinaciones llegan a servicios de urgencia psiquiátrica por presentar cuadros delirantes de tipo paranoico, estados de aluci- nosis y brotes o exacerbaciones de trastornos esquizo- frénicos, trastornos en el control de impulsos, violencia inmotivada, intentos de suicidio u homicidio, trastornos obsesivo compulsivos y depresiones mayores (Ellingood; King; Lee; 1998). O bien, llegan a servicios de urgencias médicas por cuadros severos de hipertermia que ponen en riesgo la vida, crisis convulsivas tipo epilepsia, hemorragias cere- brales, infartos cerebrales, embolias pulmonares, lesiones musculares severas, gangrenas distales (dedos de pies o manos) de tipo vascular, pérdida de funciones cerebrales (visión, audición); la mayoría de estos casos requieren intervención en cuidados intensivos; la recuperación es muy lenta y deja secuelas irreversibles (Gorelick; Blaster;

1998).

Existen otras drogas de reciente introducción en nuestras comunidades, las cuales se utilizan como drogas secundarias y es muy probable que los distri- buidores de drogas (personas sin escrúpulos ni calidad moral) las promuevan entre adolescentes y jóvenes. Esta promoción la disfrazan en forma de recreación; por ejemplo, en fiestas de amigos, en centros de juego, en bares, antros, discotecas, table dance, así como en un grupo de fiestas que han dado en llamar Fiestas Rave, las cuales son eventos para abiertamente promover el con-

sumo de drogas bajo el disfraz de un gusto particular por

la música electrónica.

DROGAS MÉDICAS En la mayoría de estos sitios se distribuyen cocaína y metanfetaminas, pero también se promueve el uso de ke- tamina, mezcalina, LSD, peyote, gas hilarante y un grupo

de drogas médicas, utilizadas con la intencionalidad de alterar la conducta mediante su consumo en dosis muy elevadas. De acuerdo con el SISVEA, casi el 20 por ciento de los usuarios de drogas en nuestro Estado consumen este tipo de drogas; entre las drogas médicas más usadas por éstos, están el flunitracepam (Rohypnol, reynas, green’s, aguaca- tes) el clonacepam (Rivotril, clona, erre’s, rocha’s). Estas sustancias contribuyen significativamente a la generación de conductas psicosociales inapropiadas y angustiantes observadas en los usuarios de drogas; por ejemplo, los usuarios de Rohypnol alcanzan estados graves de apatía e indiferencia por la vida, y caen en una situación de improductividad total y con la creencia de merecer todo lo que se encuentra a su alcance. Padecen serios problemas de memorización, baja su capacidad intelectual en forma alarmante y pierden con facilidad el control sobre su agresividad. Solamente el 4.5 por ciento de los usuarios de drogas que acudieron a centros especializados durante el año 2007 señalaron haber utilizado heroína y otros opiáceos como morfina, Nubaín y el Temgésic; pero menos del uno por ciento los mencionaron como sus drogas de impacto; más del 50 por ciento de usuarios de heroína son prove- nientes de Estados foráneos. Los anestésicos disociativos, tales como la ketamina y los medicamentos derivados del opio como el Temgésic y

el

Nubaín, son capaces de sustituir funciones cerebrales,

e

inducen al paciente al abandono de la vida real, a la

búsqueda solamente de placer inmediato y sin esfuerzo; provocan estados depresivos graves que culminan en intentos suicidas y padecimientos psiquiátricos severos (Kosten; George; 2002). Las drogas que circulan actualmente en nuestras co- munidades son diferentes y las formas de consumo tam- bién; urge actualizar los programas preventivos y los servicios de tratamiento y rehabilitación, para adaptar- los a los nuevos hallazgos científicos y aterrizar estos conocimientos en nuestra población; solamente con ello se podrá realmente prevenir que en corto plazo estas dro- gas se conviertan en las de principal consumo, como ya sucedió con el terrible crack.

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

27

?

Existe una sola causa para la drogadicción?

Francisco Javier Rodríguez Lara

E l abuso de drogas, el mal uso y la adicción son asun- tos de máxima importancia en nuestra sociedad, de- bido a sus enormes costes económicos, personales

y sociales. Estas cuestiones también tienen componentes psiquiátricos importantes, ya que una proporción signifi- cativa de personas adictas a sustancias psicoactivas están mentalmente enfermos, lo cual puede conducir a pro- blemas en el tratamiento y a un peor pronóstico.

CAUSAS MULTIFACTORIALES ¿Por qué consume drogas la gente? Una falsa idea muy frecuente es que el abuso de drogas es simplemente una búsqueda de diversión.

En realidad, las personas consumen drogas por mu- chas más razones que conseguir la “iluminación” o “colo- carse”. De hecho, los estudios muestran que la búsqueda del placer fácil es la razón primaria para la iniciación en el consumo de drogas en menos del 20 por ciento de los individuos.

Aunque el arrebato de dicha es el efecto placentero más obvio, muchas personas afirman utilizar drogas para sentirse plácidamente entumecidos, agradablemente soñolientos o llenos de energía y confianza. Muchos otros buscan la euforia que experimentaron la primera vez, in- tentando siempre alcanzar la intensidad de sus experien- cias iníciales. Otros incluso se automedican para combatir la ansiedad, las emociones fuertes como la ira, el dolor, el aburrimiento, la falta de motivación, la falta de auto- confianza y muchos otros estados aversivos, incluido el aislamiento.

La utilización compulsiva de agentes psicotrópicos depende de una gran variedad de factores sociales, familiares y personales. Ambientes sociales con niveles elevados de estrés, presencia de violencia media, fácil acceso a alcohol y drogas, falta de apoyo comunitario, la marginación social, etcétera, contribuyen a mayor incidencia de drogadicción, en tanto que ambientes menos estresantes o amenazantes presentan una disminución de estos problemas.

FACTORES DE RIESGO En lo que respecta a los factores familiares, se sabe que la forma de ser de los padres y las bases de la familia, inclusive el divorcio, la discordia, la separación familiar, la falta de comunicación, la disciplina inconstante de los padres y la falta de unidad han sido identificados como factores de riesgo. En la familia de las personas que abusan de las drogas, la relación entre ambos padres suele ser distante y las madres son las que se encargan de todo. Las

familias también se pueden comportar de una manera que incremente el riesgo de mantener el uso de sustancias.

La principal razón para averiguar por qué se usan las drogas es que, en muchos casos, la identificación de la causa puede conducir a intervenciones eficaces. Por ejemplo, muchos alcohólicos apuntarán a la ansiedad

Doctor Francisco Javier Rodríguez Lara Coordinador Administrativo de Educación Departamento de Psiquiatría
Doctor
Francisco Javier
Rodríguez Lara
Coordinador
Administrativo de
Educación
Departamento de
Psiquiatría
Hospital
Universitario /
UANL
frodriguez@
doctor.com

28

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

como su motivo para beber; y, en efecto, la ansiedad social es una de las causas más comunes de alcoholismo en varones jóvenes.

Si la ansiedad puede ser tratada (con el uso de antidepresivos por ejemplo), en muchos casos los pacientes podrán hacerse abstinentes o bien beber en forma normal. La ansiedad social también es una razón común para el uso de estimulantes por parte de los jóvenes.

LA DEPRESIÓN Otro trastorno psiquiátrico asociado al abuso de drogas es la depresión, pues es muy probable que conduzca a la ingestión excesiva de alcohol. Es entonces cuando se desarrolla un círculo vicioso, ya que tanto el alcohol como la abstinencia de alcohol son depresógenos. El alcohol es también uno de los factores de riesgo más importantes para el suicidio o conducta lesiva.

Hay, además de la depresión, otros trastornos psiquiátricos comórbidos en el uso de sustancias adictivas, como son la distimia, diferentes tipos de fobias y otros trastornos de ansiedad.

Existe un incremento en el uso de estimulantes y ca- nnabis por parte de pacientes esquizofrénicos. Esto refle- ja, en parte, la conducta de su grupo de amigos, pero el uso de estimulantes también puede ser debido, por otro lado, al hecho de que así pueden contrarrestar algunos de los aspectos más negativos del tratamiento neuroléptico,

Depresión

La depresión es un trastorno emocional que se presenta como un estado de abatimiento e infelicidad que puede ser transitorio o permanente. El término médico hace referencia a un síndrome o conjunto de síntomas que afectan principalmente a la esfera afectiva: la tristeza patológica, el decaimiento, la irritabilidad o un trastorno del humor que puede disminuir el rendimiento en el trabajo o limitar la actividad vital habitual, independientemente de que su causa sea conocida o desconocida. Aunque ése es el núcleo principal de síntomas, la depresión también puede expresarse a través de afecciones de tipo cognitivo, volitivo o incluso somático. En la mayor parte de los casos, el diagnóstico es clínico, aunque debe diferenciarse de cuadros de expresión parecida, como los trastornos de ansiedad. La persona aquejada de depresión puede no vivenciar tristeza, sino pérdida de interés e incapacidad para disfrutar las actividades lúdicas habituales, así como una vivencia poco motivadora y más lenta del transcurso del tiempo. Su origen es multifactorial, aunque hay que destacar factores desencadenantes tales como el estrés, una elaboración inadecuada del duelo o incluso el consumo de determinadas sustancias (abuso de alcohol o de otras sustancias tóxicas) y factores de predisposición como la genética.

La depresión puede tener importantes consecuencias sociales y personales, desde la incapacidad laboral hasta el suicidio. Las diferentes escuelas psiquiátricas han propuesto varios tratamientos para la depresión: la biopsiquiatría, a través de un enfoque farmacológico, avalado por los éxitos de las últimas generaciones de antidepresivos (abanderados por la fluoxetina, la “píldora de la felicidad” del siglo XX), la escuela psicoanalítica a traves de procedimientos psicodinámicos, o la terapia cognitivo-conductual, a traves de propuestas conductuales y cognitivas.

especialmente la pérdida de impulso y motivación. Como ambos tipos de drogas pueden empeorar el trastorno psicótico, tratar el abuso de drogas en este grupo es una prioridad.

Otros factores que afectan al uso de drogas pueden ser menos susceptibles de intervención psiquiátrica, como la presión de los amigos u otras personas. Por ejemplo, las mujeres adictas a los opiáceos tienen a menudo una pareja que también consume drogas o incluso negocia con ellas. Tras el abandono de las drogas, es casi seguro que se produzca una recaída si continúan viviendo con este compañero.

OTRAS CAUSALES Otro motivo para el consumo de drogas es reducir el dolor o el aburrimiento: La última razón la aducen los jóvenes menos favorecidos que viven en áreas con alto índice de desempleo y baja calidad medioambiental, como barrios céntricos o urbanizaciones en la periferia.

Otra razón para el uso de drogas, generalmente del tipo de los psicodélicos, es la búsqueda de significado o de experiencias místicas. Este uso, aunque no directamente relevante para la psiquiatría, puede, sin embargo, precipi- tar episodios psicóticos en individuos susceptibles y ac- tuar como desencadenante para la esquizofrenia.

Es importante recordar que los motivos para el consumo de drogas no son estáticos. Un adicto a los opiáceos puede utilizar la misma dosis de heroína para funcionar por la mañana, “culminar” una expe-

adicto a los opiáceos puede utilizar la misma dosis de heroína para funcionar por la mañana,

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

29

riencia placentera más tarde, manejar sentimientos de furia cuando éstos aparecen y facilitar el sueño
riencia placentera más tarde, manejar sentimientos de
furia cuando éstos aparecen y facilitar el sueño por la
noche.

De manera similar, durante el periodo vital de con- sumo de drogas, diferentes motivaciones pueden hacerse dominantes. Esto se aprecia claramente en personas que consumen opiáceos, para la mayoría de las cuales el primer contacto con la droga fue por placer o escape. Con el paso de los meses, a medida que la dependencia física se hace cada vez más notoria, el consumo de drogas se convierte en algo motivado por la necesidad de evitar los síntomas de abstinencia y sentirse normal a cualquier precio.

VARIABLES DE PERSONALIDAD Y GENÉTICA DE LA ADICCIÓN El papel de la personalidad en la adicción es una cuestión primordial. Algunos autores creen en la existencia de una “personalidad adictiva”, y otros sugieren que diferentes tipos de personalidad podrían predisponer a diferentes aspectos o formas de abuso de drogas.

Sin embargo, una vez que la drogodependencia se ha establecido, será más difícil interrumpir el consumo para aquellas personas con características ansiosas, depen- dientes u obsesivas.

TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD También se ha documentado la existencia, en un alto por- centaje de pacientes adictos, del trastorno antisocial de la personalidad y se dice que los pacientes con este trastor- no, que además consumen sustancias psicoactivas, llegan a presentar adicciones múltiples.

Entre las características individuales de los consumi- dores de drogas podemos destacar una baja tolerancia ante la frustración, poca asertividad o poco control de los impulsos, que los hace a su vez más susceptibles. Es más probable que exista predisposición a experimentar con drogas lícitas e ilícitas en personas con rasgos de búsque- da de sensaciones o con comportamiento impulsivo, y en extravertidos más que en introvertidos; personas con baja autoestima o con un auto concepto negativo tienden a la búsqueda de “algo” que les permita escapar o evadir la sensación de vacío y frustración.

La genética del abuso de drogas está empezando a ser desentrañada, y estos estudios ya han arrojado algunas cuestiones importantes en relación con la personalidad.

La dependencia mejor estudiada es la del alcohol, res- pecto de la cual los estudios de adopción escandinavos han encontrado que el riesgo de alcoholismo en hijos va- rones de padres varones alcohólicos es el mismo, inde- pendientemente de si el niño ha sido criado por el padre alcohólico o por una familia adoptiva no bebedora.

A continuación enlistamos una serie de factores de riesgo potencial por el uso, abuso y dependencia de sustancias psi- coactivas, que pueden estar presentes en los individuos adictos.

Factores de riesgo socioculturales por el alcohol:

Rol masculino Escasa instrucción Ingresos bajos Ruptura marital Ciertas ocupaciones Ociosidad Ambivalencia cultural hacia el consu- mo Profecía autocumplida Tolerancia social a la embriaguez Anomia/marginación Estrés social

Factores de Riesgo Potencial (familia- res-genéticos):

Historia familiar de alcoholismo, adic- ción o conducta antisocial Relacionados con el uso de drogas Disfunción familiar, pobres habilidades parentales Actitud permisiva del uso de drogas en adolescentes Abuso o negligencia del niño (físico, sexual) Modelos familiares de compor- tamientos

Factores de Riesgo Potencial – Perso- nales:

Disminución del interés por logros es- colares

Baja autoestima Disminución de la actividad religiosa Rebeldía y discriminación social Comportamiento antisocial temprano, delincuencia Psicopatología (especialmente depresión y ansiedad) Comportamientos de riesgo en sexo y otras actividades

Factores de Riesgo Potencial – Ambiente:

Uso de alcohol entre similares Influencias culturales y étnicas Desorganización y deterioro de la comunidad / vecindario Fácil y temprano acceso a las drogas Publicidad en los medios

Desorganización y deterioro de la comunidad / vecindario Fácil y temprano acceso a las drogas Publicidad
y temprano acceso a las drogas Publicidad en los medios Es posible considerar la cuestión del

Es posible considerar la cuestión del abuso de drogas desde diferentes perspectivas, que van desde lo molecu- lar y genético, a través de lo farmacológico, hasta lo psi- cológico y social.

Cada perspectiva tiene sus aportaciones y su impor- tancia, pero casi nadie duda de la necesidad de un enfoque integrado, ya que para la mayoría de drogas y la mayoría de sociedades, ninguna perspectiva por sí sola puede ex- plicar todas las formas conocidas del abuso de drogas.

REFERENCIAS

Freixa, N. (2000). La entrevista con el enfermo alcohólico. Estrategias moti- vacionales. Monográfico JANO (octubre, vol. LIX, núm. 1.361).

Guardia, J.; Segura, L. (2000). Diagnóstico del alcoholismo. Monográfico JANO (octubre, vol. LIX, núm. 1.361).

Higgins, S.T.; Katz, J.L. (1998). Cocaine abuse. Behavior, Pharmacology and Clinical Applications. San Diego: Academic Press.

Torrens, M. (11-13/III/98). Dependencia de benzodiacepinas: clínica y trat- amiento (págs. 537-547). V Encuentro Nacional sobre Drogodependencias y su enfoque comunitario. Libro de ponencias. Chiclana de la Frontera.

CONOCIMIENTO ADICCIONES 31
CONOCIMIENTO
ADICCIONES
31

Tratamiento residencial de las adicciones

Otoniel Cárdenas

E l tratamiento de las adicciones, como ocurre con

otros padecimientos, cuando se brinda en etapas

tempranas es más efectivo que cuando el mal está

avanzado y es crónico. Sin embargo, lo cierto es que la gran mayoría de los pacientes que acuden en busca de atención terapéutica, lo hacen con una historia de entre cinco y siete años de abuso de sustancias; con frecuencia acuden con más de diez años de consumo. Las investigaciones han demostrado que las drogas producen cambios significativos en el funcionamiento cerebral, y que estos cambios persisten mucho tiempo después de que la persona ha dejado de usarlas. Estos cambios en el funcionamiento cerebral tienen sus consecuencias en el comportamiento, sobre todo en lo que se refiere a los impulsos irrefrenables de consumir drogas, a pesar de todas las consecuencias que esto aca- rrea, lo que explica la dificultad para abandonar el abuso de sustancias y el problema para mantener la abstinencia, si no se cuenta con el tratamiento adecuado.

TRATAMIENTOS RESIDENCIALES Los tratamientos residenciales para las adicciones son aquéllos que brindan atención y cuidados 24 horas al día. Generalmente se indican en aquellos pacientes diagnosti- cados con los grados III y IV de adicción, que son los más

graves. Las características que se consideran en estos gra- dos de adicción son las siguientes:

Grado I

Experimentador El consumo se presenta con amigos, por curiosidad, presión grupal, etcétera

Grado II

Social El consumo se presenta en fiestas, reuniones ocasionales o periódicamente

 

Funcional

Existe ya dependencia física

y

psicológica; el paciente

Grado III

aún conserva la familia, el trabajo, estudios, aunque con dificultades y problemas crecientes.

Grado IV

Disfuncional Se presenta dependencia física, compulsión por consumir; el paciente deja atrás familia, empleo, amigos. Frecuentemente se ve involucrado en hurtos, problemas legales, y presenta además deterioro físico importante.

legales, y presenta además deterioro físico importante. Doctor Otoniel Cárdenas Coordinador regional noreste de

Doctor Otoniel Cárdenas Coordinador regional noreste de los Centros de Integración Juvenil otonielc@gmail.com

32

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

32 ADICCIONES CONOCIMIENTO Los tratamientos residenciales son de varios tipos: a) Los derivados de la Comunidad

Los tratamientos residenciales son de varios tipos:

a) Los derivados de la Comunidad Terapéutica y que

tienen una duración de tres meses a un año y medio,

dependiendo en qué medida participa personal pro- fesional, pues entre menos participe, más tendrá que durar.

b) Los tratamientos de corto plazo, que van de 30 a

90 días. El tratamiento en sí consta de dos etapas primordiales:

la Desintoxicación y la Rehabilitación y Prevención de

Recaídas.

DESINTOXICACIÓN Ésta se indica en los pacientes que tienen síntomas por la privación de las sustancias. De hecho, se define esta etapa como: El proceso de atención médica y farmacológica que ayuda al paciente a lograr la abstinencia y llegar a niveles de funcionamiento donde no se presenten mal- estares físicos o emocionales.

No se contempla aquí la atención de los casos agudos de intoxicación o sobredosis, pues son episodios que de- ben atenderse en el área de urgencias de un Hospital Ge- neral.

REHABILITACIÓN Y PREVENCIÓN DE RECAÍDAS Esta segunda etapa se aplica a los pacientes una vez que ya no sufren los efectos fisiológicos o emocionales del abuso o privación de las sustancias. Tiene como objetivo central: Evitar la reanudación del consumo y ayudar a controlar los impulsos que llevan al abuso de las dro- gas, ayudándoles a controlarlos y a ensayar nuevas con- ductas. También aquí se les ayuda a recuperar su salud física y el funcionamiento social. Ahora bien, todos los tratamientos residenciales tienen objetivos fundamentales, sin importar el entorno, duración, modalidad u orientación, y por lo general per- siguen:

1º- Mantener la mejoría física y emocional obtenida du- rante la desintoxicación, etapa a la que se considera sólo como el primer paso (importantísimo) en el camino a la recuperación. 2º- Reducir cada vez más el consumo de sustancias y man- tener los niveles alcanzados. 3º- Enseñar y apoyar comportamientos que fomenten la salud personal y reduzcan las amenazas para la salud y seguridad pública. 4º- Enseñar y estimular cambios de comportamiento y de formas de vida incompatibles con el uso de drogas. Por otro lado, hay factores que nos ayudan a predecir la efectividad del tratamiento y la presentación o no de recaídas, y estos factores están relacionados, por un lado con el paciente mismo, y por otro, con el tipo de trata- miento que se otorga.

Aspectos relacionados con el paciente:

1º- Severidad de la adicción. Está relacionada directa- mente con el abandono del tratamiento y recaídas más rá- pidas en el uso de sustancias después del tratamiento. Es posible que entre más dependencia exista, los resultados favorables sean evidentes después de varios intentos. 2º- Comorbilidad con trastornos psiquiátricos. Muchos estudios muestran que, cuando se presentan síntomas y trastornos psiquiátricos graves al inicio del tratamiento, sirven para predecir con certeza el abandono de éste y los malos resultados. 3º- Relación con actividades criminales. 4º- Apoyo familiar. En nuestro medio es muy patente

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

33

que los pacientes que cuentan con apoyo familiar tienen mucho mejor pronóstico que los que no cuentan con él. 5º- Empleo. Es muy importante para predecir recaídas. 6º- Disposición y Motivación. Estos pacientes muestran mejores resultados en los tratamientos de puertas abier- tas. En México, todos los centros de tratamiento deben per- mitir la salida al paciente que quiera dejar el programa. Aspectos Relacionados con el Tratamiento:

1º- Entorno Terapéutico. En los pacientes en los ran- gos mencionados atrás, grados III y IV, el tratamiento resi- dencial es más efectivo que el tratamiento ambulatorio. 2º- Retención del paciente. Hay una relación directa entre la permanencia y terminación del tratamiento y la menor prevalencia de recaídas. Como aspectos de los tratamientos que son impor- tantes para los resultados, el Instituto Nacional del Abuso de Sustancias (NIDA por sus siglas en inglés, que es sin duda un referente mundial sobre la investigación y pro- ducción de tecnología para el tratamiento y la prevención del abuso de sustancias), recomienda tratamientos resi- denciales con duración de al menos 90 días, pues estan- cias por debajo de este tiempo no muestran los mejores resultados en cuanto a las recaídas posteriores al trata- miento. El organismo recomienda también que la participación de los profesionales de la salud como psiquiatría, me- dicina, psicología, trabajo social, sea más intensiva si se acorta a los pacientes el tiempo de internamiento.

TRATAMIENTOS EXITOSOS Otros hallazgos indican que aquellos tratamientos que cuentan con atención psiquiátrica y farmacológica, tienen un índice mayor de permanencia hasta el final del pro- grama residencial, lo cual, como veíamos, reduce la proba- bilidad de recaer.

Asimismo, aquellos tratamientos que cuentan con ser- vicios de psicoterapia individual y familiar son más exito- sos, comparados con aquéllos que brindan sólo atención médica o intervenciones de consejería y autoayuda. Finalmente, estudios de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA, por sus siglas en inglés), mostraron que la relación costo-benefi- cio en las inversiones en tratamiento de las adicciones son: por cada dólar gastado, se ahorran dos en materia de salud, justicia, beneficencia pública por desempleo, etcétera. En algunos casos la relación puede llegar a ser de 1-7.

Otro aspecto que pretendemos enfatizar es que el es- tigma social que estos pacientes cargan (mayor aún en el caso de las mujeres), no ha permitido abordar en forma racional estos padecimientos, que, dicho sea de paso, son ahora más importantes por el impacto y prevalencia que tienen, que otros aspectos tradicionales de la Salud Públi- ca.

Además del aspecto humano en la atención a los miembros más frágiles de la sociedad, vale la pena in-

miembros más frágiles de la sociedad, vale la pena in- vertir socialmente en aquéllos que padecen

vertir socialmente en aquéllos que padecen problemas de adicciones, así como proveer los tratamientos ade- cuados, profesionales y por el tiempo suficiente que ameriten los casos.

REFERENCIAS

R.P. Mattic y W. Hall. Are detoxification programs effective? Lancet, nº 347 ,1996 A:T: McLellan y otros. Predicting response to alcohol and drug abuse treatments role of psychiatric severity, Archives of General Psyquiatry, num 40 ,1983 George W Joe, DD Simpson y KirK M Broone. Retention and patient engagement models for different treatment modalities in DATOS, Drug and alcohol dependence vol, 57 ( 1999) DD Simpson, GW Joe y BS Brown. Treatment retention and follow-up outcomes in the drug abuse treatment outcome study(DATOS)Psychology of addictive behaviour, num11,1997 Hubbard, RL Craddock, Flint, Andersen y Etheridege. Overview of 1-year follow-up outcomes in the Drug Abuse Tratment outcome Study (DATOS) 1998 Miller, MM. Traditional approaches to the treatment of addition, Principles of addiction Medicine 1998.

34

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

Aspectos legales en el tratamiento de la farmacodependencia

Aspectos legales en el tratamiento de la farmacodependencia Doctor Jorge Luis Mancera Maldonado Especialista en
Aspectos legales en el tratamiento de la farmacodependencia Doctor Jorge Luis Mancera Maldonado Especialista en

Doctor Jorge Luis Mancera Maldonado Especialista en Psiquiatría por la UAG Director de la Unidad de Internamiento de Centros de Integración Juvenil, A.C. Médico Psiquiatra adscrito al CE.PRE.RE.SO. Topo Chico drjorgemancera @aol.com

Jorge Luis Mancera Maldonado

E l consumo de las sustancias de abuso lícitas e ilíci-

tas se ha incrementado notablemente en los últimos

años. Lo anterior constituye un grave problema de

salud pública, el cual tiene además importantes conse- cuencias negativas que trascienden el ámbito de la salud individual y repercuten en la familia, en el trabajo y en la sociedad. Con esto se hace evidente la necesidad de implementar programas y crear instituciones y esta- blecimientos dedicados a la prevención y tratamiento de las adicciones.

Sin embargo, la proliferación de este tipo de clínicas debe cubrir con una serie de requisitos que inicialmente no se atendieron, con lo que queda claro que hoy más que nunca, la vida en México se ha transformado y ha sufrido un fenómeno que podríamos llamar como “judi- cialización”; es decir, las leyes penales, civiles, laborales, mercantiles y la exigencia del respeto de los Derechos Hu- manos, así como la participación activa de la sociedad civil bien organizada, se han integrado en actos cotidianos y la exigencia de éstos ha dado como consecuencia dicha transformación.

NORMAS Y REGLAMENTOS Estos cambios, que se han dado, no sólo en México, sino en la evolución de la humanidad, han provocado que cual- quier relación social esté regulada por normas (éticas, mo- rales, sociales) y reglamentos, los cuales en forma tácita o expresa propician derechos y obligaciones.

La medicina, como parte del proceso vital, también ha sufrido cambios, y en el mismo sentido de la protección de los derechos humanos es necesario regular la relación médico-paciente para evitar caer en abusos y riesgos tanto para el usuario como para el prestador de servi- cios.

Es un hecho que pacientes con problemas de adicción, con mucha frecuencia se han convertido en víctimas de personas que en ocasiones, actúan con más buena inten- ción que con conocimientos médico-psiquiátricos acerca de la enfermedad. En otras ocasiones caen en las manos de personas que proceden solamente con fines de lucro.

El funcionamiento de los establecimientos dedicados a ofrecer servicios para el problema de las adicciones está regulado por la Norma Oficial Mexicana 028 (NOM 028) para la Prevención, Tratamiento y Control de las Adicciones, la cual tiene por objeto establecer los proce- dimientos y criterios para la prevención, tratamiento y control de las adicciones.

Esta Norma Oficial Mexicana es de observancia obliga- toria en todo el territorio nacional, para los prestadores de servicios de salud del Sistema Nacional de Salud y en los establecimientos de los sectores público, social y privado que realicen actividades preventivas, de tratamiento y control de las adicciones.

TRASTORNO MENTAL La NOM 028 está íntimamente relacionada con otras nor- mas oficiales y reglamentos que es necesario conocer; entre otras, se encuentra la NOM-025, para la Prestación de Servicios de Salud en Unidades de Atención Integral Hospitalaria Médico-Psiquiatra. Es importante puntuali- zar que el problema de las adicciones está inscrito en la Clasificación Internacional de Enfermedades, en el aparta- do de Trastornos de la Conducta y del Comportamiento; de igual manera, está clasificado en el Manual Diagnóstico y Estadístico de las Enfermedades Mentales. Es decir, el pro- blema de las adiciones constituye un trastorno mental.

Otras normas íntimamente relacionadas con la regu- lación y funcionamiento de este tipo de establecimien- tos es la NOM-168, del Expediente Clínico. Dicho orde- namiento está dirigido a sistematizar, homogeneizar y actualizar el manejo del expediente clínico que contiene los registros de los elementos técnicos esenciales para el estudio racional y la solución de los problemas de salud del usuario, e involucra acciones preventivas, curativas y rehabilitatorias.

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

35

Al igual que la NOM-028, constituye una herramienta obligatoria para los sectores público, social y privado del Sistema Nacional de Salud. Esta NOM representa el ins- trumento para la regulación del expediente clínico; orien- ta al desarrollo de una cultura de calidad, y permite los usos médico, jurídico, de enseñanza, investigación, eva- luación, administrativo y estadístico.

Es importante mencionar que para la correcta apli- cación de esta NOM-168, deben tomarse en cuenta, in- variablemente, los principios científicos y éticos que orientan hacia la práctica médica, especialmente el de la libertad prescriptiva a favor del personal médico, a través de la cual los profesionales, técnicos y auxiliares de las disciplinas para la salud, habrán de prestar sus servi- cios a su leal saber y entender, en beneficio del usuario, atendiendo a las circunstancias de modo, tiempo y lugar en que prestan sus servicios.

TIPOS DE TRATAMIENTO De acuerdo con la NOM 028, la atención debe brindarse en forma ambulatoria o bajo la modalidad de internamiento, a través del modelo profesional, el de ayuda mutua, el mixto o modelos alternativos. El modelo profesional ofrece diferentes servicios de atención, a través de consulta externa, urgencias y hospi-

talización, y está manejado por profesionales de la salud. De acuerdo con la NOM-025, el ingreso de los usuarios

a las Unidades que prestan servicios de atención integral

hospitalaria médico-psiquiátrica podrá ser: voluntario, in- voluntario u obligatorio, y se ajustará a los procedimien- tos siguientes:

El ingreso voluntario requiere la solicitud del usua- rio y la indicación del médico a cargo del servicio de admisión de la Unidad, ambos por escrito, donde se hace constar el motivo de la solicitud y se informa a sus fami- liares o a su representante legal.

El ingreso en forma involuntaria se presenta en el caso de usuarios con trastornos mentales severos, que

requieran atención urgente o representen un peligro grave

o inmediato para sí mismos o para los demás. Requiere la

indicación de un médico psiquiatra y la solicitud de un familiar responsable, tutor o representante legal, ambas por escrito. En caso de extrema urgencia, un usuario pue-

de ingresar por indicación escrita del médico a cargo del servicio de admisión de la Unidad hospitalaria. En cuanto las condiciones del usuario lo permitan, deberá ser in- formado de su situación de internamiento involuntario, para que en su caso, su condición cambie a la de ingreso voluntario.

Deberá notificarse al Ministerio Público del domicilio del usuario y a las autoridades judiciales, todo interna- miento involuntario y su evolución.

El ingreso obligatorio se lleva a cabo cuando lo so- licita la autoridad legal competente, siempre y cuando el

Norma Oficial Mexicana

Conforme a la Ley Federal sobre Metrología y Normalización es la regulación técnica de observancia obligatoria expedida por las dependencias competentes, conforme a las finalidades establecidas en el artículo 40, que establece reglas, especificaciones, atributos, directrices, características o prescripciones aplicables a un producto, proceso, instalación, sistema, actividad, servicio o método de producción u operación, así como, aquellas relativas a terminología, simbología, embalaje, marcado o etiquetado y las que se refieran a su cumplimiento o aplicación.

Esta Norma Oficial Mexicana tiene por objeto establecer los procedimientos y criterios para la prevención, tratamiento y control de las adicciones

Es de observancia obligatoria en todo el territorio nacional para los prestadores de servicios de salud del Sistema Nacional de Salud y en los establecimientos de los sectores público, social y privado que realicen actividades preventivas, de tratamiento y de control de las adicciones.

paciente lo amerite, de acuerdo con el examen médico psiquiátrico.

PROGRAMAS DE AYUDA El modelo de ayuda mutua es ofrecido por agrupacio- nes de adictos en recuperación, cuyo propósito fun- damental es apoyar al adicto en la resolución de su problema. Los programas de ayuda mutua más común- mente utilizados tienen su fundamento en los llama- dos “Doce Pasos de AA”, que utilizan diferentes agru- paciones. Con este modelo se trata de incidir, tanto en la conducta como en los problemas existenciales y emocionales del adicto. Subyace la idea de pertenecer a un grupo y practicar los 12 pasos, que se caracteriza por no ofrecer servicios profesionales de atención.

El modelo mixto deberá ofrecer servicios profe- sionales de tratamiento y de ayuda mutua en diver- sos establecimientos, tales como: clínicas, comuni- dades terapéuticas y casas de medio camino.

ESTABLECIMIENTOS ESPECIALIZADOS Los establecimientos especializados en la atención de las adicciones deben:

Ofrecer los servicios ambulatorios o de interna- miento, de acuerdo con la capacidad resolutiva de los mismos. Iniciar el proceso del tratamiento y la rehabilitación de la o el usuario, incluyendo programas de prevención de recaídas, además de sensibilizar e involucrar a la familia.

En relación con este ultimo punto, queda claro que el problema de las adicciones afecta a toda la familia y por lo tanto no sería válido aislar a la familia del paciente en lo que al tratamiento se refiere; es decir, desde el momento en que el pa-

36

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

ciente inicia un tratamiento, la familia debe recibir trata- miento a la par, y una de las intervenciones que usual- mente suelen ser prácticamente indispensables en el manejo de estos problemas, es la psicoterapia fami-liar, por lo que, desde mi punto de vista, deberán mante- nerse en contacto familia y paciente durante todo el tiem- po de la hospitalización, y sobre todo informar a la familia en todo momento de la hospitalización del paciente.

DERECHOS HUMANOS Y DE RESPETO A LA DIGNIDAD DE LOS USUARIOS Dentro de cada unidad de atención integral hospitalaria médico-psiquiátrica, el usuario tiene derecho a:

Recibir un trato digno y humano por parte del personal de salud mental, independientemente de su diagnóstico, situación económica, sexo, raza, ideología o religión.

No ser sujeto de discriminación por su condición de enfermo mental, ni ser objeto de diagnósticos o tratamien- tos en esa condición por razones políticas, sociales, racia- les, religiosas u otros motivos distintos o ajenos al estado de su salud mental.

Que a su ingreso al hospital se le informe, a él y a su representante legal, de las normas que rigen el funciona- miento del nosocomio, y saber los nombres de quienes serán los miembros del personal de salud, médicos y en- fermeras encargados de su atención.

Un ambiente seguro, higiénico y humano que garantice condiciones adecuadas de alimentación, habitación, aten- ción médica profesional y espacio seguro.

Ser alojado en áreas específicamente destinadas a tal fin, con adecuada iluminación natural y artificial, bien ventiladas, con el espacio necesario para evitar el hacina- miento y en condiciones de higiene.

Recibir alimentación balanceada, de buen sabor y as-

pecto, en cantidad suficiente para una adecuada nutrición,

y servida en utensilios decorosos. Asimismo, recibir vesti-

do y calzado o tener autorización para utilizar los propios,

si así lo desea.

Tener acceso a los recursos clínicos, de laboratorio y de gabinete, para lograr un diagnóstico certero y oportuno, en condiciones similares a cualquier otro establecimiento sanitario.

Recibir información veraz, concreta, respetuosa y en lenguaje comprensible para él y para su representante le- gal, con relación al diagnóstico médico, así como respecto de sus derechos y del tratamiento que se pretenda apli- car.

Recibir atención médica especializada; es decir, por personal capacitado para el manejo y tratamiento de los enfermos mentales. Que la atención psiquiátrica o terapéutica que se le

preste sea de conformidad con las normas éticas pertinen- tes que rigen a los profesionales de la salud mental.

Que toda medicación sea prescrita por un especialista autorizado por la ley, y que ello se registre en el expe- diente clínico del paciente. Que la información, tanto la proporcionada por los propios enfermos o por sus fami- liares, como la contenida en sus expedientes clínicos, sea manejada bajo las normas del secreto profesional y de la confidencialidad.

Negarse a participar como sujeto de investigación científica, sin que ello demerite la calidad de su atención hospitalaria.

Solicitar reuniones con su médico y profesionales que lo estén tratando.

Solicitar la revisión clínica de su caso.

Recibir atención médica oportuna en caso de sufrir una enfermedad no psiquiátrica y, de así requerirlo, trata- miento adecuado en una institución que cuente con los recursos técnicos para su atención.

Recibir tratamiento orientado a la reintegración a la vida familiar, laboral y social, por medio de programas de terapia ocupacional, educativa y de rehabilitación psicoso- cial. El paciente podrá, en su caso, elegir la tarea que desee realizar y gozar de una retribución justa. Ser protegido contra toda explotación, abuso o trato

la tarea que desee realizar y gozar de una retribución justa. Ser protegido contra toda explotación,

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

37

degradante, y en su caso denunciar por sí o a través de su representante legal cualquier abuso físico, psicológico o moral que se cometa en su contra.

No ser sometido a restricciones físicas o a reclusión in- voluntaria salvo con arreglo a procedimientos legalmente establecidos y sólo cuando sea el único medio disponible para impedir un daño inmediato o inminente al paciente o

a terceros, o se trate de una situación grave y el paciente

esté afectado en su capacidad de juicio y, en el caso de que de no aplicarse el tratamiento, se afecte su salud.

Cuando haya limitación de libertad, ésta será la mínima posible de acuerdo con la evolución del padeci-

miento, las exigencias de su seguridad y la de los demás.

El paciente bajo este tipo de medida quedará, en todo mo-

mento, al cuidado y vigilancia de personal calificado.

Comunicarse libremente con otras personas que estén dentro de la institución; enviar y recibir correspondencia privada sin que sea censurada. Tener acceso a los servicios telefónicos, así como leer la prensa y otras publicaciones, escuchar la radio y ver televisión, de conformidad con las indicaciones del médico tratante.

Tener comunicación con el exterior y recibir visita fa- miliar si ello no interfiere con el tratamiento.

Gozar de permisos terapéuticos para visitar a sus fa- milias, de acuerdo con el criterio médico.

Recibir asistencia religiosa, si así lo desea. Obtener autorización de su médico tratante o de un profesional autorizado, para salir de la unidad y relacio- narse con su pareja.

EXPEDIENTE CLÍNICO Todo paciente deberá contar con un expediente clínico, el cual, de acuerdo con la NOM-168 deberá contener: Historia Clínica, Notas de Evolución, Notas de Interconsulta, Notas de Referencia o Traslado; en cada uno de estos apartados deben quedar especificadas, de manera clara, todas y cada una de las intervenciones que se realizan, incluidos los riesgos y beneficios de cada uno de éstos.

incluidos los riesgos y beneficios de cada uno de éstos. Asimismo, el consentimiento informado debe estar

Asimismo, el consentimiento informado debe estar in- tegrado en el expediente en donde se haga constar que el paciente y/o responsable legal del paciente recibieron información del o los procedimientos que se llevarán a cabo, incluidos los aspectos relacionados con riesgos y beneficios.

CONCLUSIÓN Los trastornos por consumo de sustancias constituyen un trastorno mental que afecta al propio individuo que lo padece y a su familia, e impacta también en lo laboral, económico y social, por lo que se requiere de un trata- miento especializado, el cual debe ser de calidad y con respeto a los derechos de quien solicita la atención. El paciente con este tipo de enfermedades ya sufre mucho como consecuencia directa del mismo padecimiento; no es justo que quienes estamos al cuidado de la salud ignore- mos dicha situación.

estamos al cuidado de la salud ignore- mos dicha situación. REFERENCIAS Doctor Fernando López Munguía. La

REFERENCIAS

Doctor Fernando López Munguía. La práctica forense

en

Psiquiatría-4.

Programa de Actualización Continua en Psiquiatría. Libro 9.

Norma Oficial Mexicana 028.

Norma Oficial Mexicana 168.

Norma Oficial Mexicana 025.

Manual Diagnóstico y Estadistico de las Enfermedades Mentales, DSM-IV.

Clasificación Internacional de Enfermedades, CIE-10.

38

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

Prevención: el adicto no se hace de la noche a la mañana

Silvia Camarillo

U no de los más graves problemas de salud pública

que aquejan actualmente a nuestra sociedad es,

sin duda, el de las adicciones, adicciones que llevan

consigo una prolongada historia de sucesos biológicos, psicológicos y sociales que van orientando la aparición de las mismas en un contexto determinado. Cuando diagnosticamos un proceso adictivo, el paso del tiempo se ha hecho presente en aquel individuo, fa- milia y medio social. Pasaron desapercibidos signos que ya venían denotando un perfil hacia una franca adicción. En términos generales, podríamos considerar que el adicto no se hace de la noche a la mañana. Éste ha trans- currido por un lapso, desde sus primeras aproximaciones en el consumo de las drogas, hasta el momento de disfun- cionalidad, en el cual se llega a encontrar tras su exacer- bado consumo.

El consumo de drogas puede prevenirse, si juntos nos organizamos para vivir sin drogas

prevenirse, si juntos nos organizamos para vivir sin drogas Licenciada Silvia Camarillo Directora de los Centros

Licenciada Silvia Camarillo Directora de los Centros de Integración Juveni l / Monterrey cijmonterrey@cij.gob.mx

EL TIEMPO, UN GRAN ALIADO Según esta idea, el tiempo es nuestro mejor aliado para ubicarnos en acciones que prevengan los inicios en el con- sumo de drogas por parte de la población más vulnerable:

niños y adolescentes, quienes, por su periodo vital, son más susceptibles a la exploración, curiosidad, búsqueda de nuevas experiencias, para conocer su entorno, tanto personal como sociocultural, que los coloca, en ocasiones, en situaciones de riesgo. Sabemos que actualmente existen registros de que la edad de inicio en el consumo de drogas va en decremento; es decir, que a edades más tempranas (ocho – diez años) se está iniciando la cercanía al consumo de alcohol y tab- aco, que los menores toman como opción o alternativa de solución a un sinnúmero de dificultades que enfrentan en su ámbito personal, familiar y comunitario.

ESTRATEGIA DE PREVENCIÓN Ante este panorama, cabe entonces la oportunidad de considerar la prevención como una estrategia muy im- portante para acercarnos a la población y sensibilizarla con respecto a su participación en el proceso salud-en-

con respecto a su participación en el proceso salud-en- fermedad, buscando la corresponsabilidad entre indivi- duo

fermedad, buscando la corresponsabilidad entre indivi- duo y sociedad para preservar la salud. Esto es posible a través del establecimiento de pro- gramas preventivos que consideren una serie de acciones encaminadas a reducir los factores que ponen en riesgo la salud, tanto física como mental de los individuos, así como a incrementar los factores que preservan la salud in- tegral y que traen consigo una protección ante el consumo de sustancias nocivas.

FACTORES RIESGO-PROTECCIÓN Considerando lo anterior, mencionamos que como facto- res de riesgo habrán de entenderse aquellos atributos, ca- racterísticas o circunstancias específicas que aumentan la probabilidad de que una persona consuma drogas. Y como factores protectores, aquellas características, atributos o circunstancias particulares que disminuyen la probabili- dad de que una persona consuma drogas. Estos factores de riesgo-protección los ubicamos en diferentes esferas del acontecer humano; es decir, parti- mos desde lo propio, (lo concerniente a cada ser humano) y continuamos por aquel espacio microsocial donde se en- cuentra el grupo familiar, el grupo de pares o amigos, el ámbito escolar o académico, así como el ámbito laboral, considerados éstos como contextos más próximos al des- empeño particular. Los sigue el ámbito macrosocial, donde colocamos las relaciones económicas, políticas, mediáti- cas, tendencias mundiales (por ejemplo, globalización) etcétera, que impactan profundamente en el desarrollo de las anteriores.

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

39

PROBLEMA DE SALUD MENTAL Como se podrá observar, la prevención del consumo de sustancias nocivas para la salud está vinculada a una serie de factores que habrán de tomarse en cuenta cuando a esta

temática se refiera; de no hacerlo, corremos

el riesgo de parcializar información y dejar

de lado aspectos importantes que determi- nan la aparición de esta acentuada prob- lemática de salud mental. Si hemos abordado líneas arriba los fac- tores de riesgo, justo es mencionar algunos

de ellos a modo indicativo, mas no definitivo

o terminado, pues hemos de considerar el dinamismo que ello conlleva.

POSIBLES CONSECUENCIAS En el ámbito individual podemos citar: baja autoestima, baja tolerancia a la frustración, distractibilidad constante, problemas con figuras de autoridad, impulsividad, episodi- os de abuso físico y sexual, baja percepción de riesgo, constante y profunda sensación de tristeza, soledad y sentimientos de ser rechazado, entre otros. En el ámbito familiar se pueden presen- tar: relaciones interpersonales rígidas o en extremo laxas; dificultad para la expresión de los afectos con connotación positiva; pa- dres y / o hermanos mayores consumidores de alcohol, tabaco u otras drogas; escasa o nula claridad de reglas y disciplina; falta de límites o límites difusos entre los sistemas; actos violentos, desde lo físico, psicológico, sexual, económico, etcétera; inducción de sentimientos de culpa como mecanismo de control entre padres e hijos; tolerancia y normalización del consumo de drogas en la familia, entre otros.

del consumo de drogas en la familia, entre otros. En el ámbito escolar, podemos citar: tolerancia
del consumo de drogas en la familia, entre otros. En el ámbito escolar, podemos citar: tolerancia

En el ámbito escolar, podemos citar: tolerancia al con- sumo de drogas en la escuela, constantes conflictos entre la población estudiantil, bajo rendimiento académico, es- caso interés por parte del contexto escolar por realizar actividades extraescolares que fomenten la salud integral, entre otros. En el ámbito del grupo de pares puede darse: uso de drogas en el grupo de amigos, presión de los amigos para consumir drogas, comisión de actos delictivos o conduc- tas antisociales, entre otros. En el ámbito macrosocial se puede citar: lo referente o relativo a los ambientes sociales permisivos del uso de drogas, disponibilidad de drogas en el medio, políticas públicas que afectan la salud de la población, aumento en los mensajes mediáticos con respecto a la cultura del consumo de drogas, sobre todo de alcohol y tabaco, entre otros.

OPORTUNIDAD DE SERVIR Como quedó establecido líneas arriba, la mención de estos factores de riesgo es tan sólo para tener un referente de la dimensión de esta problemática de salud mental, que prevalece hasta nuestros días, y con ello dar lugar a la oportunidad que tenemos como sociedad para participar responsablemente en alternativas de solución. Esto nos atañe, y se nos invita a colaborar desde el ámbito que cada cual pueda hacerlo, para prevenir esta conflictiva en mención, si consideramos que el consumo de drogas es

40

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

también un signo y síntoma de algo que nos aqueja y nos está reflejando una visión de lo que actualmente somos y tenemos como sociedad. Los factores protectores están también en los ámbi- tos que tocamos con respecto a los factores de riesgo que van desde lo individual, pasando por lo familiar, hasta lo macrosocial.

individual, pasando por lo familiar, hasta lo macrosocial. En el ámbito individual: Fortalecimiento de la autoes-

En el ámbito individual: Fortalecimiento de la autoes- tima, entrenar habilidades y competencias para el convi- vir social (tolerancia, escucha, atenta, empatia ) practicar diariamente valores como : respeto, solidaridad, respon- sabilidad etcétera; manejo y reconocimiento de emocio- nes, apego escolar, así como entrenamiento para la toma de decisiones; práctica de deportes, actividades culturales, actividades artísticas, actividades que promueven la inte- gración familiar. En el ámbito familiar: establecimiento de relaciones

interfamiliares claras y cálidas, fortalecer la autoestima de los miembros de la familia a través de reconocer sus logros

y señalar los tropiezos o desaciertos como oportunidades

para hacer mejor las cosas; desalentar el uso de drogas en las reuniones familiares; expresión de afectos de con- notación positiva; supervisión de actividades por parte de

los padres; disciplina y orden en las actividades acordadas en la familia; practicar diariamente valores como respeto, justicia, comunicación asertiva, responsabilidad; entrenar formas de negociación como alternativas de solución a conflictos, entre otros. En el ámbito escolar: Desalentar el consumo de dro- gas en el contexto académico; promover una cultura libre de drogas; favorecer actividades extracurriculares que incrementen la formación integral del individuo; estimu- lar la creatividad y el pensamiento crítico para la toma de decisiones vitales; realizar acciones que promuevan la identificación del individuo con el quehacer institucional (apego escolar); promover y practicar valores, como res- peto, tolerancia, justicia, concordia, entre otros. En el ámbito de grupo de pares: desalentar el uso de drogas en reuniones y fiestas; manejar relaciones de re- speto y conductas asertivas; practicar actividades preac- tivas, como colaboración en grupos de ayuda a terceros, práctica de valores como respeto, tolerancia, empatía, re- sponsabilidad. En el ámbito macrosocial: promoción de normas y leyes afines a la conservación de la salud, en lo relativo

a la prevención del consumo de drogas; establecimiento

de redes interinstitucionales que promuevan una cultura

libre de drogas; sensibilizar a los medios de comunicación sobre la gran importancia de su colaboración para la transmisión de mensajes preactivos, y disminuir la pro- moción de drogas legales en eventos deportivos, artísticos

y culturales, así como disminuir la oferta de drogas en el

medio.

PODEMOS INFLUIR EN EL CAMBIO Parecería que, ante esta tarea preventiva, los esfuerzos que cada cual haga para su protección fueran rebasados por las circunstancias de riesgo que tienden a prevalecer actualmente; sin embargo, la oportunidad de hacer un cambio está cada día en nuestras manos; la posibilidad de reducir riesgos y aumentar factores que protegen es tarea fundamental de todos los agentes sociales que participan en la construcción de este espacio vital que nos pide ac- tuar de manera responsable para generar relaciones de convivencia más justas y equitativas.

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

41

CONOCIMIENTO ADICCIONES 4 1 Adicción a un adicto Codependencia y dinámica de una familia enferma Roxana

Adicción a un adicto

Codependencia y dinámica de una familia enferma

Roxana Robles Arredondo

P ara entender de una manera integral la enfermedad de la dependencia a las sustancias es trascendental conocer la dinámica de la familia; es decir, la forma

de relacionarse entre los miembros de la “familia adicti- va”, llamada así dado que en la mayor parte de las familias donde existe un consumidor de drogas, la vida de la misma gira alrededor de la droga de consumo, y cada uno de los in- tegrantes tiene una manera diferente de adaptarse a dicha situación, dependiendo de las características psicológicas y de los mecanismos de adaptación de cada uno de ellos.

Primeramente, haremos un breve repaso histórico. En la década de los 70, el fenómeno del consumo de drogas incrementó, asociado al momento cultural de la ideología liberal, la rebeldía hacia lo establecido, el rompimiento de los límites socioculturales.

Todo ello desemboca en gran parte en una experi- mentación hacia el consumo de drogas como el tabaco, alcohol, y alucinógenos como el peyote, LSD, etcétera. En este ámbito, entonces, surgen los primeros intentos de los programas de rehabilitación y la creación de centros dedi-

cados a la desintoxicación, tratamiento y recuperación de los daños a la salud física a consecuencia del consumo de drogas.

FAMILIA Y RECUPERACIÓN En este contexto emerge la importancia de incluir a la fa- milia en el tratamiento y recuperación del paciente adic- to, dado que en la mayor parte de estos núcleos existe una o más personas que sostienen la enfermedad desde el punto de vista emocional. Por esta razón en aquel mo- mento se les llamó “rescatadores” o “facilitadores”, ac- tualmente los conocemos como “codependientes”. Para comprender mejor esta condición, cito textualmente dos definiciones: “Es un proceso que comienza con el amor y la esperanza de cambiar a otro ser humano y termina en desesperación y odio a sí mismo y al otro, al no poder lograrlo por no entender que esta meta es ya en sí, un fra- caso inevitable” (T. Gorsky, 1992).

Así también refiero la definición clara y elocuente del eminente médico psiquiatra, psicoterapeuta y psicoana- lista y uno de los más grandes estudiosos de la enferme- dad de las adicciones, el doctor Juan José Roque Segovia, la cual menciona en una de sus conferencias: “Codepen- dencia es la adicción a un adicto”.

Este proceso es, por supuesto, una condición adapta- tiva que tiene un curso sutil, constante, consistente y en donde existe un componente cultural que se incorpora a determinadas características psicológicas del o la code- pendiente. Retomamos el escenario de las culturas latinas donde se inculca un gran valor humano que es la respon- sabilidad que tenemos hacia el bienestar y cuidado de los demás, prioritariamente hacia la familia, de tal manera que este cuidado y este amor excede impidiendo así el cre- cimiento emocional. Este valor se incorpora entonces a las características del o la codependiente como son:

Baja o nula autoestima Responsables hacia la conducta del adicto Sensación de pérdida de identidad Pérdida de la conciencia de deseos y necesidades propias Pérdida de la capacidad de organizar las ideas: ob- sesión Inseguridad al tomar decisiones Abrumadores sentimientos de culpa Ambivalencia respecto de los sentimientos hacia el adicto Necesidad de ser necesitados por otros Les resulta gratificante el papel de víctimas Dificultad para recibir elogios, halagos, comentarios positivos Falta de acertividad (dicen “sí” cuando en realidad quieren decir “no”) Sienten enojo al ceder ante una situación a la que se habían prometido no volver a ceder.

situación a la que se habían prometido no volver a ceder. Licenciada Roxana Robles Arredondo Responsable

Licenciada Roxana Robles Arredondo Responsable del Programa de Prevención y Control del Alcoholismo de la Secretaría de Salud en el Estado

42

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

Codependencia

La familia como sistema recibe de manera frontal el impacto de una adicción, de modo que no existe familia que no se afecte y muestre síntomas de disfunción, cuando uno de sus miembros se enferma de adicción. Paradójicamente además, la familia afectada por la adicción, termina produciendo un sistema de conductas que apoyan al desarrollo de la adicción. La codependencia se define como el ciclo de patrones de conducta, y pensamientos disfuncionales, que producen dolor, y que se repiten de manera compulsiva, como respuesta a una relación enferma y alienante, con un adicto activo o en una situación de toxicidad relacional. La codependencia puede ocurrir en cualquier persona que está en contacto con la adicción de otra persona, ya sea un familiar, amigo, compañero, pareja o cliente que sufra de adicción. Ademas existen otros desordenes de conducta y enfermedades que pueden generar codependencia, tales como la esquizofrenia, la violencia, el maltrato y las neurosis. Toda persona expuesta a estos desórdenes, puede desarrollar codependencia. Muchas veces alguien que ha desarrollado codependencia por crecer en una ambiente disfuncional adictivo, no manifiesta grandes síntomas hasta que se casa o forma una relación de pareja. Por otro lado, con mucha regularidad las hijas de adictos, terminan casándose con otros adictos, aún sin que esto sea una decisión conciente.

La codependencia se caracteriza por una serie de síntomas tales como:

Dificultad para establecer y mantener relaciones intimas sanas Congelamiento emocional Perfeccionismo Necesidad obsesiva de controlar la conducta de otros Conductas compulsivas Sentirse sobreresponsables por las conductas de otros Profundos sentimientos de incapacidad Verguenza tóxica Autoimagen negativa Dependencia de la aprobación externa Dolores de cabeza y espalda crónicos Gastritis y diarrea crónicas Depresión

TRATAMIENTO DE CODEPENDIENTES Dentro de la familia puede haber uno o más codependien- tes, encontrando por otra parte que muchas de las veces el codependiente, a su vez, se ha desarrollado en un medio familiar donde el padre o la madre son alcohólicos, o bien han tenido el rol de hijos parentales.

Estas características psicológicas permiten entonces que la enfermedad adictiva se sostenga indefinidamente si los miembros de la familia no están en tratamiento de psicoterapia familiar o bien en un programa de recupe- ración como es el programa de Ala-Non de los 12 Pasos para lograr un cambio de actitud y una nueva forma de relacionarse con el adicto dado que estas actitudes per- petúan la enfermedad adictiva.

Es importante hacer consciente al codependiente de su participación en la enfermedad ya que también entra en una fase de negación como el propio paciente identi- ficado.

Es vital para la recuperación del paciente adicto que el o la codependiente estén en un programa de recupe- ración, ya que si este trastorno emocional no es tratado, puede llegar a obstaculizar o bloquear la recuperación del adicto; porque, aunque la codependencia se vive con un gran sufrimiento, llena una necesidad emocional suma- mente importante para el codependiente.

DESPRENDIMIENTO Una fase importante de la recuperación en la codependen- cia es el desprendimiento o desapego del paciente adicto, es decir que además del rompimiento de la negación se debe trabajar en la reeducación de la codependiente en adquirir nuevas actitudes que le permitan poner una sana distancia emocional en su forma de relacionarse con el adicto y en mantener dichas actitudes a lo largo de la vida en forma constante y consistente.

Dentro de la dinámica familiar con un paciente adicto una constante es la incongruencia, la inestabilidad emo- cional, el no saber qué acontecimientos esperar, se vive bajo una gran intensidad de estrés, lo cual también causa no sólo dependencia emocional sino física hacia los altiba- jos en los estados emocionales que causa la vida con un adicto; por esta razón , dentro de un programa en la re- cuperación de un codependiente, la reeducación a vivir en un ambiente funcional, de estabilidad emocional, de tran- quilidad sobre todo, si ya el adicto está en un programa de rehabilitación.

PISCOTERAPIA FAMILIAR Además del programa de 12 Pasos de Ala-Non, que es un programa paralelo de Alcohólicos Anónimos para los fa- miliares de un paciente adicto, es recomendable también la psicoterapia de familia con el fin de establecer en ésta, los elementos que le permitan convertirse en una familia funcional trabajando sobre todo en tres grandes rubros como son:

Establecer la autoridad o jerarquía en la familia Clarificar los límites, que los miembros de la fami-lia conozcan las reglas y la consecuencia si éstas se trasgre- den. Establecer los roles en cada uno de los miembros de la familia que correspondan a su condición física, edad, etcé- tera. Es importante también trabajar dentro de la familia para facilitar un ambiente emocional que permita expresar los sentimientos y que permita la solución de conflictos de una forma abierta, sana y respetuosa.

La estructura en la familia ya sea a través de psicote- rapia familiar o de los grupos de Ala-Non va a permitir, en forma considerable, el control de la enfermedad adictiva y en gran medida contribuir a la recuperación del paciente adicto, ya que el componente familiar es sumamente importante dentro de la etiología de dicha enfermedad. Y, obviamente, también es consecuencia de la misma como se refiere al inicio de este artículo.

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

43

CONOCIMIENTO ADICCIONES 4 3 Alianza familiar contra la amenaza de las drogas Jorge Cervantes Oviedo U

Alianza familiar contra la amenaza de las drogas

Jorge Cervantes Oviedo

U na de las problemáticas más fuertes que aquejan

hoy en día a la humanidad es el uso y/o abuso de

sustancias, tanto legales como ilegales, por parte

de jóvenes y niños, debido principalmente al desapego y ruptura de familias, falta de normas y reglas claras y un desafío a la autoridad.

CONSUMO TEMPRANO Se dice que los infantes hoy en día tienen mucha infor- mación que los hace tomar decisiones a más temprana edad, por todos los medios que están a su alcance, como el Internet, la televisión de paga y los programas preven- tivos que imparten las escuelas y el gobierno. Lamenta- blemente, en ocasiones esto hace que, debido a una mala información sobre las consecuencias del consumo de las mismas, los infantes tengan más curiosidad y comiencen el consumo a edades más tempranas.

Estas sustancias, que supuestamente han sido diseña- das para experimentar más placer, hacen que su consumo se convierta fácilmente en una adicción. En la mayoría de los casos no se habla sobre ellas, sino hasta que se encuentran ya presentes en el núcleo familiar y afectan directamente a uno de sus miembros y a muchos del en- torno.

Cuando el problema se presenta, las preguntas que surgen en la mente de los familiares y amigos son siempre las mismas: ¿Pude haberlo evitado?, ¿quién fue el culpa- ble?, ¿de donde la sacó?, etcétera.

FACTORES DE RIESGO Y DE PROTECCIÓN Existe un sinnúmero de factores que pueden hacer que esto se agrave y se dispare a más temprana edad, como lo son los Factores de Riesgo: baja autoestima, disponibili- dad de sustancias, falta de objetivos/metas, no tener habi- lidades de rechazo, entre otros.

Se puede evitar todo el sufrimiento y consecuencias que traen consigo las adicciones, si se detectan en etapa temprana los Factores de Riesgo que podrían llevar a los adolescentes a una adicción; si se aprende a detectar las señales que indican el probable comienzo del consumo de alguna sustancia, y si se desarrollan los Factores de Protección.

y si se desarrollan los Factores de Protección . Ingeniero Jorge Cervantes Oviedo Director del CAT

Ingeniero Jorge Cervantes Oviedo Director del CAT Departamento de Prevención ITESM / Campus Monterrey jorgecervantes @itesm.mx

44

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

Hay un gran número de Factores de Riesgo, así como de Factores de Protección. Es muy importante conocer cuáles son estos factores y, sobre todo, detectar las con- ductas que nos pueden dar indicios de un posible consumo de sustancias. Los factores, tanto de protección como de riesgo, son: familiares, sociales y escolares. Los que más se ven afectados son los familiares.

FACTORES DE RIESGO DENTRO DE LA FAMILIA Mucho hemos oído que “la familia es la base de la socie- dad”. Es una frase tan trillada, que ya las personas no parecen entender su significado. El ritmo de vida, la an- siedad y el estrés que experimentan los padres tienen sus repercusiones en los hijos, y en muchos casos les provocan sentimientos de soledad, desequilibrio y con- fusión. Hoy en día hay que estar más tiempo con los hijos, para tener una mejor y más efectiva comunicación, para conocer más sobre sus sentimientos; sobre lo que hacen o les gusta, pero principalmente para saber cómo se sienten con el rol que desempeñan en todos sus ambientes.

La desintegración familiar y la baja autoestima son unos de los principales factores que influyen para que los jóvenes sean presa fácil de las drogas. Al no sentirse en paz en su propio hogar, acuden a otros grupos de per- sonas, que normalmente no son los adecuados, y que se encuentran relacionados, en la mayoría de los casos, con las drogas. A esto se le conoce como el sentido de perte- nencia.

ABSTRACCIÓN DE LA REALIDAD La soledad que trae este distanciamiento de la familia en los jóvenes se suma a la poca información que se provee sobre los daños y consecuencias que las drogas, el alcohol y el tabaquismo causan al ser humano; de esta manera, las adicciones les proporcionan una forma de abstracción de la realidad y llenan el vacío que experimentan.

La sociedad no está acostumbrada a prevenir; está acostumbrada a resolver problemas una vez que se pre- sentan, y esto en ocasiones se paga muy caro, pues este tipo de dependencias no tienen una solución sencilla o a la mano; se requiere de mucha dedicación y de tiempo para sacar a la persona del abismo en el que ha caído, además de una serie de acciones multifactoriales.

Otros factores de riesgo que se presentan en el seno de la familia son el manejo inadecuado de problemas fa- miliares; la falta de expectativas claras sobre la conducta; supervisión inadecuada; disciplina inconsistente o cruel; falta de cuidados y vínculos; conflictos matrimoniales; mal uso, por parte de los padres, de alcohol, tabaco, dro- gas; expectativas pobres acerca del éxito de los hijos; his- toria familiar de alcoholismo; pérdida de un ser querido; maltrato físico; depresiones; personalidad tendiente a la ansiedad… Todos estos factores representan un riesgo para el adolescente, y es responsabilidad, tanto de los pa- dres como de los demás miembros de la familia, ayudar a

que no se presenten estas actitudes o, en caso de que ya se presenten, detenerlas por completo, ya que es la salud, no sólo del adicto, sino de toda la familia, la que está en riesgo.

FACTORES DE PROTECCIÓN EN LA FAMILIA Las señales que presentan los hijos cuando utilizan drogas son fáciles de detectar, si se realiza una obser- vación adecuada y, sobre todo, si se conoce bien a los hijos: si los hijos se presentan retraídos, con depre- sión o cansancio; si presentan hostilidad y falta de co- operación; si las relaciones con los otros miembros de la familia se deterioran o cambian bruscamente; si se produ- ce cambio repentino de amistades; si faltan a la escuela, bajan sus calificaciones, pierden interés en hobbies, de- portes u otras actividades que solían ser sus favoritas; si cambian sus patrones de sueño o alimentación; si desapa- rece dinero de la casa o de las carteras de los padres, y se da la presencia de materiales que se usan para las drogas, como pipas, papeles enrollados, botellas pequeñas de me- dicina o gotas para los ojos…

Todo esto puede ser causado por el desarrollo pro- pio de la edad (el paso de niño a adolescente), pero más vale tener la certeza de que sea por este motivo y no por algún otro trastorno externo a su madurez.

pero más vale tener la certeza de que sea por este motivo y no por algún

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

45

El detectar las señales en los inicios de la enfermedad es vital; el tiempo que se gana puede ser decisivo para la rehabilitación de los adolescentes. Pero detectarlas es el paso más importante, aunque no el único; es el primero de muchos.

RECOMENDACIONES Si se llegan a descubrir algunas de las señales anteriores, debe usted comunicar la preocupación a su esposa o a su esposo y a los demás miembros de la familia, para formar un frente unido.

Debe expresar la sospecha abiertamente, pero evite acusaciones. Esto resultará mejor cuando su hijo esté so- brio o no se encuentre bajo el efecto de las drogas, y si usted está calmado.

Interésese por la vida de sus hijos. Demuestre que su bienestar es crucial.

Refuerce las consecuencias que su familia ha acor- dado sobre violar las reglas de la casa.

Refuerce las maneras en que su hijo puede volver a ganarse su confianza: reportarse por teléfono cuando sale, pasar las noches en casa, mejorar las calificaciones, etcétera.

Déle responsabilidad de acuerdo a su edad, dentro de la casa, para que sienta pertenencia en el rol que está desempeñando en la familia.

Haga una lista de las instituciones y personas que pueden ayudar a su hijo, como el director de la escuela, un médico, un centro de ayuda, etcétera.

Considere la vida social y emocional de su hijo: ¿pue- de haber algo que esté causándole estrés, que pueda estar relacionado con el uso de drogas?

LAS CONSENCUENCIAS, NO SÓLO PARA EL CONSUMIDOR Las drogas, el alcohol y el tabaquismo son siempre señales de que existe en la persona un problema más profundo que sencillamente querer sentir que pertenece a un grupo de amigos.

Son siempre un escape ilusorio a sentimientos como soledad, ansiedad, depresión, rechazo o decepciones amo- rosas; pero nunca es tarde para preocuparse por los seres que más importan.

Los adolescentes son personas que necesitan de mucho apoyo y empatía; pero, sobre todo, necesitan te- ner un modelo a seguir congruente, guías que los ayuden a encontrar su propio camino y a ellos mismos.

De la unión nace la fuerza, y cuando una familia se encuentra unida con buena comunicación, no existe cosa contra la que no pueda luchar y mantenerse unida.

una familia se encuentra unida con buena comunicación, no existe cosa contra la que no pueda
CONOCIMIENTO 46 ADICCIONES
CONOCIMIENTO
46
ADICCIONES

?

Cómo puede un adicto llegar a ella?

La recuperación de las adicciones

Saturnino Campoy Mendoza

La recuperación de las adicciones Saturnino Campoy Mendoza Ingeniero Saturnino Campoy Mendoza Especialista en

Ingeniero

Saturnino

Campoy Mendoza

Especialista en

adicciones

satur58@yahoo.

com.mx

E n el mes de junio de este año se cumplen 73 de

haberse descubierto y comenzado a estructurar la

mejor manera de lograr la “recuperación” de la con-

ciencia de cualquier persona que haya caído víctima de una de las más de 200 adicciones que flagelan al ser hu- mano hoy en día.

Lo asombroso es que el programa 1 que concluyó por estructurarse alrededor de 1939, fue producto del “ha- llazgo”, luego de su práctica y desarrollo, de un par de hombres desesperados cuatro años antes: el uno, corre- dor de la Bolsa de Valores de Nueva York 2 , y el otro, un médico de profesión, que a la sazón ejercía en Ohio. Ellos tuvieron que vencer: 1.- La negación; 2.- El imperioso de- seo de hacer las cosas a “mi manera” que el egocentrismo de quien las padece impone. 3- Dejarse guiar por el más experimentado.

Por otro lado, y con respecto a la “globalización” que tanto revuelo ha causado en nuestros días, puede afirmar- se que, desde su hallazgo y desarrollo, el programa ha sido globalizante, con una penetración silenciosamente benéfica en la sociedad mundial. Así se logra un perfecto modelo de aplicación de la Mejora Continua y de Lide- razgo a carta cabal.

MILAGRO DEL SIGLO XX Es impactante constatar una y otra vez cómo, sin importar ninguna de las características que nos dividen a los seres humanos: raza, color, nacionalidad, edad, sexo, color de ojos, de cabello, altura, peso, corpulencia, título nobiliario o universitario, distinciones de un tipo o de otro, ocupa- ción, nivel socioeconómico, partido político, religión, si juega o no al golf o si tiene ésta o aquella afición, equi- po deportivo del que se es “fan”, tipo de alimentación,

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

47

etcétera, etcétera, tal como sucede con las adicciones, el programa se instala en aquellos individuos que son afor- tunados, al igual que lo fueron los primeros cien codescu- bridores, al poder ser capaces de: 1.- Vencer su negación. 2.-Hacer el hallazgo genial y personal de la existencia de este Milagro del Siglo XX, con que el Papa Juan XXIII cali- ficó al programa en su oportunidad. 3.- Dejarse guiar por quien ya lo ha experimentado.

Es el único espacio que se pueda conocer y experimen- tar en donde no hay jefes; todos los anárquicos concu- rrentes predican con el ejemplo; no hay órdenes; lo único prohibido es precisamente “prohibir”. Asimismo, todos colaboran con el orden y también, nacida de su en-

fermizo egocentrismo, llegan a “sentir” la necesidad de dar

y de darse, por lo que el lector podrá ya deducir que con-

trariamente a las adicciones, este programa, al instalase en quien lo practica, lo conduce con certidumbre matemática

a “recuperar” la conciencia perdida en la actividad.

Los tres aspectos relevantes son, pues: 1.- Salir de la negación. 2.- Hacer el hallazgo del programa. 3.- Dejarse guiar por quien o quienes ya lo han experimentado, pero que no hacen promoción.

Cuando he reflexionado sobre estas tres condicio- nes, no termino de salir de mi arrobo. Recuérdese que las adicciones hacen que el individuo “sospeche” que nadie lo quiere; es decir, si con la mejor de las intenciones, un familiar, amigo, cónyuge, hijo, vecino, jefe, médico, con- sejero espiritual o de cualquier tipo, compañero de tra- bajo, socio del club, etcétera, etcétera, quiere ayudar a un adicto, éste de inmediato lo “clasificará” y lo arrojará en lo profundo de su larga lista de “sospechosos” de “quienes quieren hacerle daño”, y se ausentará, se irá retirando de la posible ayuda humana que se le puede brindar, hasta quedar en manos de su soledad, de su adicción y de sus consecuencias cada vez más dramáticas y que, por su misma naturaleza, son funestas.

También es importante tomar en cuenta que a estas alturas de la adicción, cuando quien la padece quiere parar su consumo y no puede, está enfermo de la mente (sos- pecha) sin detrimento del daño físico que le aqueja; y, es más, está convencido de que “está bien” y por lo tanto, que “los demás están mal”.

AFECTA EL ADICTO A MUCHAS PERSONAS

En su caída hacia la hospitalización, la cárcel, o la muerte prematura, también ha arrastrado a un promedio de 20 personas más: padres, hermanos, amigos, jefes, cónyuge, hijos, etcétera, quienes inocentemente han comenzado a padecer lo que se conoce como la codependencia –otra de las más de 200 adicciones de nuestro siglo- al intentar una

y otra vez ayudarle, pero sin saber cómo, y luego de sentir

que su buena voluntad, sus enojos, sus lágrimas, sus ple- garias, en un mismo número de veces han fracasado, que- da el lazo afectivo cada vez más roto por estar tratando con un verdadero desconocido cada vez más desafiante.

Adicciones

Las adicciones son un síndrome constituido por un conjunto de signos y síntomas carcaterísticos. El origen de la mismas es multifactorial, entre los que podemos mencionar factores biológicos, genéticos, psicológicos y sociales. Algunos síntomas característicos de las adicciones son:

1. Daño o deterioro progresivo de la calidad de vida de la persona, debido a las

consecuencias negativas de la práctica de la conducta adictiva.

2. Perdida de control caracterizada por la práctica compulsiva de la conducta

adictiva.

3. Negación o auto engaño que se presenta como una dificultad para percibir la

relación entre la conducta adictiva y el deterioro personal.

4. Uso a pesar del daño, lo cual se manifiesta como la práctica continuada de la

conducta adictiva. Este daño es tanto para la persona como para los familiares.

Estudios demuestran que existen cambios neuroquímicos involucrados en las personas con desordenes adictivos y que además es posible que exista predisposición biogenética a desarrollar estas enfermedades.

Pero volvamos a salir de la negación. En sí mismo es todo un proceso que todos los seres humanos sin excepción experimentamos muchas veces a lo largo de

nuestra existencia. Sin embargo, en el caso del adicto, éste “cree” a pie juntillas que “nada más a él” le su- ceden esas cosas extrañas, y así reafirma que “nadie lo quiere” (la profecía que se autocumple). Con esa creencia grabada emocionalmente en todos sus “áto- mos”, eventualmente tiene que llegar a la “aceptación”, después de transitar por el doloroso rosario del co- raje o rabia, para continuar con los intentos de ceder

o transigir, seguida por la depresión en sus diversos

grados; y, si sobrevive, finalmente aceptar la realidad de que es un adicto.

Más de dos millones y medio de personas en 180 países alrededor del mundo se reúnen todos los días para avanzar en su “recuperación” de tan sólo una de las más de 200 adicciones: la del alcohol. Todas esas personas tuvieron que hacer su “propio hallazgo” de que hay forma segura de “volver en sí”, de “recobrar la conciencia”; en una palabra, de “recuperarse” 3 .

LOS QUE NECESITAN Y LOS QUE QUIEREN RECUPERARSE Es sobrecogedor observar la desproporción existente entre la cantidad de personas adictas que necesitan y las que quieren recuperarse. Se estima que, por ejem-

plo, en cuanto a la enfermedad del alcoholismo, el dos por ciento de una población determinada la desarrolla

a lo largo de 20 años; en otras personas se presenta de

inmediato. En una ciudad de cinco millones de habi- tantes, cien mil necesitarán el programa; sin embargo, no más de cinco a seis mil personas lo quieren. En di- cho programa, la experiencia arroja que sólo dos de cien personas que se acercan por información llegan a cumplir un año de estancia.

48

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

Síntomas de la recuperación, basados en la Tabla de Jellinek 4

La carta de Jellinek describe qué es lo que el adicto puede esperar mientras progresa en su recuperación:

1. Honesto deseo de ayuda. Los alcohólicos desean admitir que necesitan

ponerse mejor.

2. Aprende que el alcoholismo es una enfermedad. El primer tratamiento

para el alcoholismo es la educación. Los alcohólicos necesitan aprender

que son alcohólicos y que pueden recuperarse. Deben aprender la relación entre el alcohol y los problemas de la vida.

3.

La adicción total puede ser detenida. Encontrar que hay una solución

y

que se puede detener la enfermedad, es lo que le da esperanza al

alcohólico.

4. Se abstiene de consumir alcohol. Aprender que el alcoholismo es

una enfermedad que puede ser detenida, y conocer a otros que se han recuperado les da a los alcohólicos el coraje para dejar de beber.

5. Conoce a antiguos adictos, ahora normales y felices. Esto es el

principio del proceso de reconstrucción social. Los alcohólicos encuentran que es verdad; hacen el hallazgo de que hay gente que se recupera de la enfermedad del alcoholismo

6. Apadrinamiento para hacer su inventario. Comienza por evaluar su

vida en términos de establecer prioridades y en hacer el inventario moral que podrá ser utilizado o modificado en el proceso de recuperación.

7. Comienza a pensar correctamente. Con la eliminación del alcohol y

con la ayuda de los demás, la persona en recuperación puede comenzar a tomar las decisiones apropiadas sobre cómo conducir su vida.

8. Examina sus necesidades espirituales. Comienza a practicar

conscientemente las virtudes, como opuestas a los defectos de carácter

que ha aceptado.

9. Revisión física por un médico. Con la ayuda de un doctor, la persona

comienza a mejorar físicamente. Se identifica la parte física de la enfermedad, y se inicia el tratamiento apropiado.

10. Principio de una nueva esperanza. Como la persona se siente mejor y

piensa mejor, el sentido de la esperanza llega a ser más fuerte.

11. Comienza la terapia grupal. La persona consigue involucrarse con un

grupo de gente que discute las implicaciones de la recuperación. Puede ser

A.A o un grupo profesional o ambos.

12. Evaluación de las posibilidades de una nueva vida. La persona

visualiza nuevas posibilidades en su vida y las evalúa con el apoyo de sus nuevas amistades obtenidas en el grupo.

13. Los alimentos son tomados con regularidad. La persona comienza a

comer una dieta equilibrada y a sentirse mejor físicamente.

14. Disminuyen los miedos sobre el futuro incierto. Los miedos

disminuyen al aumentar la confianza basada en su nueva esperanza, los nuevos lazos, y la salud mejorada. Tomar las cosas “ un día a la vez “ promueve confianza.

15. Pensamiento apegado a la realidad. El pensamiento realista

sustituye al optimismo a ultranza y las “fumadas”. La persona comienza

a identificar la verdadera relación entre causa y efecto y comienza a reconocer las estructuras personales de sus coartadas.

16. Regreso de la autoestima. Debido a su nueva sensación de poder

controlar su vida, renace la autoestima, que es directamente proporcional

al nivel de la sensación que la gente siente del control que ejercen sobre

sus propias vidas. Es paradójico que el autodominio venga de “entregar”

los problemas sin solución posible a un poder superior para enfocarse en lo que sí tiene solución aquí y ahora.

17. Descansa y duerme normalmente. Los patrones de disturbios para

dormir comienzan a desaparecer. El sueño es más natural y los miedos referentes a los hábitos de sueño comienzan a disminuir.

18. El deseo de escapar desaparece. El deseo de escapar disminuye en

la medida en que la realidad es menos amenazante y en la que el control,

autoestima y la confianza en sí mismo se restablecen.

19. Ajuste a las necesidades de la familia. La persona se involucra de

nuevo con la familia y se da cuenta de, y es más responsable de satisfacer, las necesidades de otros miembros de la familia.

20. La familia y los amigos aprecian los esfuerzos. La familia comienza a

dar retroalimentación positiva en la medida en que comienza a creer que esta vez el alcohólico lo va a lograr.

21. Se desarrollan nuevos intereses. La vida ya no es beber solamente;

hasta este punto, la vida del alcohólico ha estado centrada en el alcohol, obsesionado con beber u obsesionado con no beber. Desde este momento,

el librarse de la obsesión e ir más allá del pensamiento centrado en el

alcohol es lo que le ocupa.

22. Nuevo círculo de amigos estables. Los amigos estables y el cambio

del estilo de vida le permiten a la persona establecer nuevos lazos que implican actividades distintas al beber.

23. Renacimiento de ideales. El sistema de valores originales se

restablece; generalmente es el sistema de valores que tenía como adolescente.

24. La realidad se afronta con valor. Hay menor necesidad de escapar de

la realidad. Puede ver las cosas tal como son, y tiene capacidad para ver

con seriedad sus actitudes y a sí mismo.

25. Mayor control emocional. Se está llevando a cabo la recuperación

emocional y se da cuenta de que es capaz de controlar sus respuestas a sentimientos de ansiedad y de estrés. Los cambios de humor son menos

dramáticos.

26. Aprecia los valores verdaderos. Comienza a apreciar que puede

tener cierto orgullo, un cierto coraje, y cierta dignidad. Desarrolla un conocimiento de la gente, de sus lazos, y de un programa espiritual.

27. Primeros pasos hacia la estabilidad económica. Es capaz de iniciar

su planificación financiera y de ser responsable de su propia situación

financiera.

28. Gana la confianza de sus patrones. A medida que su desempeño va

mejorando, el patrón ve que la persona es capaz, que tiene cierto futuro y pone más confianza en él o ella.

29. Cuida su apariencia personal. Un nuevo sentimiento de dignidad y

orgullo trae consecuentemente un cambio en la apariencia.

30. Alegría en sobriedad. La lucha por no beber ya no es más el enfoque.

La persona ha encontrado placer en actividades que no incluyen la bebida

y experimenta un sentimiento de satisfacción en sobriedad.

31. Reconoce las racionalizaciones. La persona es capaz de sorprenderse

a sí misma en la negación y en racionalizaciones antes de que le comiencen a causar problemas.

32. La terapia del grupo y la ayuda mutua continúan. El proceso de

ayuda del grupo se vuelve una parte importante del estilo de vida. El

relacionarse con otros alcohólicos le permite tener más aceptación de sí mismo y sentirse cómodo en su propia situación.

33. Mejora su tolerancia hacia los demás. Los alcohólicos en recuperación

son más tolerantes con los demás, juzgan menos a la familia y son menos críticos de los amigos. Los viejos resentimientos se sueltan y el aprecio por los demás aumenta.

34. Un camino iluminado e interesante con diversas formas de vida

hacia planos superiores como nunca antes. En este punto, la persona entra en una nueva fase de la recuperación: un período de autovaloración seguido por una reevaluación de sus valores y el nacimiento de nuevos estilos de vida construidos con base en valores expansivos.

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

49

Por un lado, esta desproporción abismal se explica en gran medida por la negación en que se encuentran los

adictos en actividad y los propios familiares, quienes a su vez esconden –niegan- el tener un adicto en casa. Al no acudir en busca de ayuda, refuerzan su codependencia y avivan el consumo del adicto con quien conviven. Por otro lado, una vez “hecho el hallazgo” y de estar acudiendo

al programa, la llamada “curación falsa” se hace presente.

El adicto en recuperación piensa que “quizá exageró”, y se comienza a retirar para “volar solo”, hasta que recae, y aunque ya sabe a dónde acudir, la vergüenza lo abruma, y se mantiene en su soledad y su adicción, padeciendo nue- vamente las consecuencias.

La propia sociedad de esa hipotética comunidad de cinco millones de habitantes, tiene problemas serios de negación; o, ¿qué le parece ver los aforos de los estadios deportivos, rebasados por la incontenible asistencia? La violencia se manifiesta a todo lo que da, y aún se busca a los especialistas para que expliquen el fenómeno, y nadie de ellos hace referencia al alcohol que ahí se vende. Si cada adicto afecta a un promedio de veinte personas, y se esti- man cien mil en la metrópoli… lo demás es una regla de tres simple.

El síntoma clave de una adicción es la “pérdida de con- trol” sobre la sustancia que se consume o que se genera endógenamente por algún estímulo, tal como el de la ira

o la euforia, entre otros; así que el adicto tiene que hacer

el “hallazgo”, porque debe ahora vencer la vergüenza in- troyectada que le motiva el consumo, derivada ésta a su vez de algún daño sufrido en su niñez, pero cuyo dolor está enterrado en el subconsciente; y cada vez que algo parecido sucede en su acontecer diario, sufre de una regresión que lo hace explotar y sentir aquel dolor que revive y le es inexplicable, pero que pretende paliar con el consumo de la sustancia, cada vez en mayor cantidad, hasta su derrota total, si antes no muere.

ATRAPADO Los efectos de la sustancia en el sistema neurológico han ido avanzando, y en todas sus células. Las del hígado ya han crecido y han desarrollado tolerancia –el adicto cree que es muy bueno para beber, que aguanta mucho.

Todo esto y más lo va afectando de manera muy lenta,

y de modo casi imperceptible para quienes no conviven

con él, al punto de que, si consume se siente muy mal, y si deja de consumir también. Ante esa infernal disyuntiva, mejor opta por consumir, con lo que obtiene un exiguo alivio y queda atrapado fatalmente. También ha perdido el don de la capacidad de elección.

Lleno de valor, pero también de muchas “sospechas”, finalmente puede aceptar la ayuda y entonces acudir a “re- cibir información” sobre la aplicación y la experiencia en el Programa. Eso lo hacen solamente los adictos en “re- cuperación” que se han integrado alrededor de un grupo de autoayuda, pero que en lo personal no se publicitan;

predican con el ejemplo; enrolan nuevos miembros por atracción, no por promoción.

Si el adicto decide quedarse y juzgar por su propia experiencia –es desconfiado y se le invita a no desechar lo que no conoce, a abrir la mente- una vez instalado en el Programa, comienza a salir de su egoísta cascarón, que proyecta convertir en soberbia; paulatinamente hace preguntas, se deja guiar, y un día u otro “se da cuenta” del tiempo que de pronto ha acumulado sin consumir, jamás antes alcanzado en sus innumerables intentos. Ha logrado hacer consciente su muy personal hallazgo. Ese hallazgo lo estará repitiendo cada vez que otra persona se

presente a buscar ayuda; se reflejará en el solicitante, quien

le traerá reminiscencias de su propia llegada al grupo de

autoayuda, comparando aquélla su deplorable situación

con la actual, en donde, además de sentirse y verse vivo

y cada vez más rehabilitado físicamente y más conscien-

te, tal emocionante experiencia le reforzará su estancia.

Todo ese sufrimiento ha sido necesario apenas para que el adicto en recuperación dé un Primer Paso de Doce de que consta el programa. Hasta aquí ha admitido su de- rrota y la ingobernabilidad de su vida en la actividad que tantas pérdidas le infligió.

su vida en la actividad que tantas pérdidas le infligió. 1 Programa de 12 Pasos de

1 Programa de 12 Pasos de Alcohólicos Anónimos.

2 Bill W. y Dr. Bob

3 Frecuentemente se confunde el objetivo de la recuperación y se orienta hacia el recobrar las oportunidades que se fueron, el tiempo perdido, el dinero malgastado, las familias o las amistades ofendidas o hacia el restablecer la salud física, sin darle prioridad al mantenimiento del estado consciente, lo que ocasiona las recaídas. Tratar de rehacer el patrimonio en poco tiempo tendrá en un 99 por ciento de los casos la recaída como colofón.

4 Doctor Elvin M. Jellinek (1980-1963) bioestadístico, fisiólogo e investigador sobre el alcoholismo; profesor asociado en la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, EUA; consultor en alcoholismo para la Organización Mundial de la Salud, Ginebra, Suiza.

50

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

Historia del alcoholismo

50 ADICCIONES CONOCIMIENTO Historia del alcoholismo “El almuerzo de los Remeros”, Pierre-Auguste Renoir Doctor

“El almuerzo de los Remeros”, Pierre-Auguste Renoir

“El almuerzo de los Remeros”, Pierre-Auguste Renoir Doctor Miguel Valdés Médico Psiquiatra / Catedrático

Doctor Miguel Valdés Médico Psiquiatra / Catedrático Facultad de Medicina / UANL Escuela de Medicina del Tec ISEF Instituto de Psicoterapia drvaldes@interia.pl

Miguel Valdés

A unque no es posible señalar con precisión el ini-

cio de la relación del ser humano con el alcohol,

algunos autores suponen que esta exposición

pudo haberse dado en la etapa pre-homínica, hace aproxi- madamente 40 millones de años, al ingerir en pequeñas cantidades el alcohol contenido en las frutas fermentadas. Posteriormente desarrolló conductas adaptativas para la supervivencia, tales como la capacidad de identificar el alcohol con el olfato, para localizar los lugares en los que se concentraba la fruta, utilización del alcohol como un estimulante del apetito para facilitar el consumo rápido de nutrientes efímeros, y de explotar los beneficios calóricos

del alcohol (6).

Uno de los abordajes teóricos, al estudiar la historia social del alcohol, es el funcionalismo antropológico ela- borado por Bronislaw Malinowski. De acuerdo con este autor, una función es la satisfacción de las necesidades a través de la acción, en la cual la gente se une, aprove- cha los productos y consume los bienes.

Tomando en cuenta esta perspectiva, Bielewicz y Mos- kalewicz (1) han definido una serie de necesidades que el alcohol ha satisfecho a lo largo de la historia humana.

FUNCIONES DEL ALCOHOL

Según estos autores, las funciones del alcohol han sido:

1. Fisiológicas (nutricionales, digestivas, energéticas,

estimulantes de la circulación).

2. Psicológicas (reducción de la ansiedad, de la ten-

sión, como desinhibitorio, incrementador de la expresivi- dad).

3. Sociales (facilitador de los contactos, de la inte-

gración, símbolo de posición social, de posición religio- sa).

4. Económicas (el alcohol como fuente de ingresos,

como estabilizador del mercado interno, como factor de dependencia económica, como instrumento de soborno).

5. Políticas (el alcohol como instrumento para ejercer

la autoridad, como manera de desacreditar a los adversa- rios políticos).

De acuerdo con estos autores, a través de la historia se ha registrado una acumulación de las funciones del alco-

hol: al principio, el alcohol cumplía funciones fisiológicas

y psicológicas; posteriormente se agregaron las funciones

económicas y políticas.

SOCIEDADES PRIMITIVAS De acuerdo con estudios antropológicos, el alcohol en las sociedades primitivas fue un elemento esencial en los ri- tos mágicos, así como en las ceremonias o acontecimien- tos familiares.

Los grupos humanos iniciales fueron evolucionado hacia sociedades más complejas, en las cuales surgieron sistemas normativos de control social. Estos sistemas de normas incluyeron la regulación del consumo del alco- hol, el cual cada vez cumplía más funciones.

ANTIGUO EGIPTO En el antiguo Egipto, la cerveza y el vino se utilizaban en

las ceremonias y rituales, en las cuales participaban sacer- dotes y propietarios de viñedos. En esta sociedad, el con- sumo de alcohol era determinado por la posición social: el vino era bebido por personas de alta posición social, mien- tras que el pueblo tomaba cerveza. Los egipcios veneraban

a Osiris, dios del vino, de quien pensaban que había inven- tado la cerveza. (1).

El primer código normativo regulador del consumo de alcohol fue el Código de Hamurabi, el cual contiene una serie de restricciones, referencias a la venta del vino y a su precio. Además, mencionaba las sanciones -inclui- da la pena de muerte- para quien las desobedeciera.

LA BIBLIA En el Antiguo Testamento encontramos testimonios de lo difundido que estaba el alcohol entre los judíos. El con- flicto entre Noé y Cham puede considerarse como el

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

51

primer problema familiar provocado por el abuso del alcohol (1). Además, encontramos un uso político del alco- hol cuando Judith embriaga y después asesina al general asirio Holofernes para salvar a la asediada ciudad hebrea de Betulia (3).

GRECIA ANTIGUA En Grecia, el alcohol cumplía diversas funciones: se uti- lizaba en los rituales mágico-religiosos; en los encuentros sociales se consumía como alimento y bebida. Además, se le atribuían propiedades medicinales (analgésicas).

La actitud social hacia el consumo del alcohol era ambivalente, y estaba comprendida entre el consumo en exceso, hasta la abstinencia. Platón recomendaba la mo- deración, y Aristófanes, en sus obras, el consumo del alcohol.

Al principio, el aguamiel era la bebida alcohólica más difundida en esta región, pero fue desplazada por el vino en 1700 a. C., y así sucesivamente en otras regiones. Sin embargo, en algunos países, como Polonia y Lituania, to- davía hasta la fecha se conserva la tradición de producir, beber y exportar el aguamiel.

EDAD MEDIA El consumo del alcohol durante la Edad Media se encon- traba ampliamente extendido en Europa. Al inicio de este

periodo, la cerveza y el aguamiel constituían las bebidas predominantes.

El amplio consumo de cerveza se debía a la mala calidad

del agua potable en las ciudades medievales y al riesgo de que se desencadenaran epidemias (2). Se procuraba que su precio fuera bajo y que la calidad fuera buena. Incluso en Inglaterra, en el Siglo XVI, la cerveza se consi- deraba más saludable que el agua. Esta bebida cumplía una función nutritiva y de mitigadora de la sed.

DESPLAZA EL VINO A OTRAS BEBIDAS Con la expansión del cristianismo en todo el continente europeo, el vino fue desplazando a las otras bebidas al-

cohólicas. Se incrementó el cultivo de la vid, y el beber vino se convirtió en símbolo de pertenencia a la nobleza

y al alto clero, que en esa época se encontraban en la

cúspide de la pirámide social (1).

RUSIA E INGLATERRA Cada vez más el alcohol jugaba un papel de factor económi- co como fuente de ingresos. En el siglo XVI, Iván IV, El Te- rrible, clausuró las tabernas privadas y creó un monopo- lio estatal dedicado a la venta de bebidas alcohólicas. Los efectos fueron un aumento en los ingresos fiscales, pero provocó un incremento en el consumo de alcohol entre la población rusa.

Asimismo, en Inglaterra, la reina Ana estableció eleva- dos aranceles a la importación de la ginebra, con el fin de impulsar el desarrollo de la producción local y adquirir un control sobre las ganancias de su venta (1).

y adquirir un control sobre las ganancias de su venta (1). Osiris, dios egipcio del vino.

Osiris, dios egipcio del vino.

COLONIZACIÓN EUROPEA Durante el proceso de colonización, el alcohol susti- tuyó al dinero en las transacciones de los conquistado- res europeos con los nativos. Se intercambiaba alcohol por hombres, mujeres y niños (1).

La estimulación del consumo de alcohol entre los indígenas de América del Norte y Central, permitió que la economía de las plantaciones prosperara. Los due- ños de las plantaciones pagaban las deudas contraídas a cambio de contratos de trabajo (1).

LA PROHIBICIÓN EN EUA En los Estados Unidos de América, desde el siglo XIX existían movimientos ciudadanos, compuestos princi- palmente por mujeres, tales como Women´s Christian Temperance Union, que exigían implantar una pro- hibición para la producción, venta, transportación, im- portación y exportación de cualquier bebida alcohólica, con el argumento de que era necesario proteger a las familias, mujeres y niños, de los efectos devastadores del alcoholismo.

Para lograr esto, se requería introducir una enmien- da a la Constitución, y que por lo menos dos tercios de

52

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

los estados expresaran su consentimiento en un periodo de siete años. Con el apoyo del Partido Republicano, el Senado promulgó, en 1917, la décima octava enmienda a la Constitución, y en 1920 entró en vigor en todo el territorio federal (4).

Existe un consenso entre diversos historiadores sobre los resultados de la prohibición nacional: elaboración de alcohol peligroso para el consumo y sin pagar impuestos, corrupción gubernamental, desarrollo del crimen orga- nizado, incremento de la violencia y corrupción masiva de los políticos, médicos que prescribían alcohol en sus rece- tas, contrabando de alcohol por vía terrestre y marítima. Otros efectos negativos de la prohibición fueron: costos elevados de mantenimiento del aparato ejecutor de la pro- hibición, la ruina de los agricultores involucrados en la producción, particularmente de cerveza, desviación de los ingresos derivados de la producción de alcohol del estado a los grupos criminales.

EFECTOS POSITIVOS Por otro lado, se citan los efectos positivos, tales como disminución de personas arrestadas por ebriedad, des- arrollo de la vida familiar, principalmente en el campo y en las ciudades pequeñas, y aumento de la riqueza de la sociedad y del Estado, a pesar de la ausencia de los in- gresos procedentes del alcohol (5).

NAZISMO

El nazismo es una ideología que surge en la Alemania de los años 20 pero que no alcanzará importancia hasta los años 30, momento en que las duras condiciones de paz impuestas en el Tratado de Versalles (1919) se juntan con la grave crisis mundial del Jueves Negro en 1929. A nivel mundial, las democracias liberales quedan fuertemente desacreditadas. La situación mundial parecía dar razones a las reivindicaciones obreras tradicionalmente vinculadas al marxismo y socialistas del siglo XIX. La acumulación de la producción llevó a la quiebra de las empresas, despidos masivos de trabajadores y la situación se agrava aún más. En Alemania la situación es más acuciante aún, ya que a los devastadores efectos económicos

se sumaba la obligación de pagar el tributo de la derrota en la Primera Guerra Mundial, y el descontento popular ante la injusta situación que hacía que las calles se llenaran de manifestaciones extremistas de toda índole, tanto de izquierda como de derecha. Los nacionalsocialistas creen principalmente en la determinación biológica como factor decisivo en la definición de las labores que ha de ejecutar un individuo. Identifican al hombre ario con el concepto de hombre creador, viril

y guerrero. A partir de allí, le reconocen todos los triunfos de la especie humana.

Sin embargo, también creen en la ciclidad de la historia, como Spengler, y sostienen que las civilizaciones creadas por los arios decaían y morían una vez sus elementos representativos se mezclaban racialmente con miembros de otras razas.

Los principales ideólogos del partido cuando éste llegue al poder ya están allí, (Alfred Rosenberg, Walter Darré, Heinrich Himmler, Rudolf Hess, entre otros), así

como los elementos que lo caracterizarán también. Una fe ciega en un líder, Hitler,

y un enemigo mortal al que echar todas las culpas, los judíos. Creyentes con una fe

inquebrantable en Hitler que, curiosamente, harán notar sus animadversiones hacia sus compañeros de partido compitiendo unos con otros por obtener los favores del führer cuando éste ostente el poder.

TROPAS SELECTAS Otro ejemplo histórico -donde la estimulación del consu- mo del alcohol está determinada por motivos políticos- lo constituyen las acciones llevadas a cabo por las Tropas Selectas nazis en el territorio de la Unión Soviética. El ob- jetivo era degradar a estos pueblos en un lapso de dos o tres generaciones. A cambio de libros y periódicos, se les daba vodka fuerte y barata (4).

Después de la Segunda Guerra Mundial se observó un aumento importante del consumo del alcohol, debido al desarrollo socio-económico de la mayoría de los países del mundo, y al aparecer nuevas categorías de consumi- dores, tales como las mujeres, los jóvenes y los jubilados.

El alcohol ha estado presente desde los inicios del ser humano. Ha cumplido desde funciones simples y concre- tas, hasta las más complejas y abstractas. Su consumo ha provocado la elaboración de normas, leyes y posturas mo- rales. La controversia respecto a la posibilidad de contro- larlo o inclusive prohibirlo se mantiene vigente.

de contro- larlo o inclusive prohibirlo se mantiene vigente. REFERENCIAS 1. Bielewicz A, Moskalewicz J ,

REFERENCIAS

1. Bielewicz A, Moskalewicz J, Historia spoleczno-

kulturowa alkoholu, en Alkohol, PWN

Warszawa 1985,

2. Hanson DJ, Preventing Alcohol Abuse: Alcohol,

Culture and Control, Wesport, CT: Praeger, 1995

3. Judit 13, 9

4. Moczarski K. Rozmowa z katem. Warszawa

1978, PIW

5. Morawski J. Ograniczenie dostepnosci alkoholu,

en Alkohol, Warszawa 1985, PWN

6. Sanjuan J, Cela-Conde CJ, La Profecia de

Darwin. Del origen de la mente a la Psicopatología, Barcelona 2006, Ars Medica

CONOCIMIENTO

ADICCIONES

53

Tabaquismo:

el peor enemigo

Es la principal causa, prevenible, de enfermedad y muerte prematura en el Mundo

Rodolfo Posadas Valay

INTRODUCCIÓN El tabaquismo es la causa prevenible más importante de enfermedad y muerte prematura en el mundo.

IMPACTO Actualmente, provoca una de cada diez defunciones de adultos en todo el mundo (unos cinco millones de defun- ciones por año). De mantenerse las pautas actuales de tabaquismo, el consumo de tabaco provocará unos diez millones de defunciones por año para 2020. La mitad de las personas que en la actualidad fuman, o sea unos 650 millones de personas, morirán a causa del tabaco. El costo económico del consumo de tabaco es igual- mente devastador. Además de los elevados gastos de salud pública relacionados con el tratamiento de enferme-

dades causadas por el tabaco, éste mata a las personas en

la cúspide de su vida productiva, y priva a las familias de

su sustento y a las naciones de una fuerza de trabajo sana. Además, los consumidores de tabaco son menos produc- tivos durante su vida, debido a su mayor vulnerabilidad a las enfermedades. Un informe de 1994 estimaba que el consumo de tabaco ocasionaba anualmente una pérdida neta mundial de 200 mil millones de dólares america- nos, y que un tercio de esas pérdidas se registraban en países en vías de desarrollo.

REALIDAD EN MEXICO En México, cada día se presentan 165 muertes relacionadas con el tabaquismo, lo que suma 53 mil al año. Cada año, el gasto gubernamental en la atención de las enferme- dades ocasionadas por el uso del tabaco es de 25 a 30 mil millones de pesos. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Adicciones, realizada en nuestro país en 1988, 1998 y 2002, el tabaquismo presenta las siguientes tendencias:

disminución de la edad promedio de inicio, mayor consu- mo entre menores de edad, incremento del tabaquismo en mujeres, aumento del número de fumadores pasivos y estabilidad en la prevalencia de los consumidores. De

acuerdo con esta evidencia, el tabaquismo en México es un problema de salud pública. Se asocia fundamentalmente

a las primeras dos causas generales de muerte, a saber:

Enfermedad Cardiovascular Isquémica (corazón y cerebro- vascular) y Cáncer (el cáncer de pulmón es el número uno en los varones; en la mujer, el cáncer de pulmón llegará a

los varones; en la mujer, el cáncer de pulmón llegará a ser el número uno en

ser el número uno en el futuro, tal y como ya sucede en países desarrollados). Además, la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC, enfisema pulmonar y bronqui- tis crónica) causada principalmente por tabaquismo, ya se encuentra entre las primeras 10 causas de mortalidad general.

MEDIDAS DE CONTROL La experiencia ha señalado que existen numerosas medidas costoeficaces para el control del tabaco, que pueden apli- carse en diferentes contextos y lograr efectos significativos en el consumo de tabaco. Las estrategias más eficaces en relación con los costos son las políticas públicas dirigidas a la población en general; por ejemplo, prohibiciones de la publicidad directa e indirecta del tabaco; aumentos de im- puestos y precios de productos de tabaco; creación de es- pacios sin humo en todos los lugares públicos y lugares de trabajo; y mensajes sanitarios bien visibles y claros en los paquetes de tabaco. Todas estas medidas se abordan en las disposiciones del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco.

TABAQUISMO PASIVO No hay duda: respirar el humo de tabaco de manera pa- siva en lugares cerrados es peligroso para la salud. Causa cáncer, así como muchas otras serias enfermedades del aparato respiratorio y cardiovascular en niños y adultos. No hay nivel libre de riesgo para la exposición involuntaria de los seres humanos al humo del tabaco (tabaquismo pa- sivo).

Doctor Rodolfo Posadas Valay Profesor de Neumología Facultad de Medicina / UANL Jefe del Centro de Prevención y Rehabilitación de Enfermedades Pulmonares Crónicas Hospital Universitario Presidente de la Sociedad de Neumología y Cirugía de Tórax de Monterrey, A.C. rposadas@ceprep.edu.mx

54

ADICCIONES

CONOCIMIENTO

54 ADICCIONES CONOCIMIENTO Éstas son las indiscutibles conclusiones a las que han llegado las autoridades sanitarias

Éstas son las indiscutibles conclusiones a las que han llegado las autoridades sanitarias nacionales e internacio- nales, respaldadas por los resultados de extensas inves- tigaciones seriamente revisadas, publicadas a lo largo de muchos años. Ni la ventilación, ni la filtración, solas o combinadas, pueden reducir la exposición al humo de tabaco en niveles que se consideren aceptables. Ni si- quiera pueden lograrlo en términos de olor, mucho menos aún en lo que se refiere a los efectos sobre la salud. La evidencia demanda una inmediata y decidida respuesta, para proteger la salud de todas las personas.

LEY GENERAL PARA EL CONTROL DEL TABACO Es por ello que, ante la evidencia científica cada vez más abundante y contundente, en nuestro país recientemente se ha logrado la aprobación de la Ley General para el Control del Tabaco, acogiendo las recomendaciones de la Organización Panamericana de la Salud y las disposiciones del Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT) an-

REFERENCIAS

Ley General para el Control del Tabaco. Salón de sesiones del Senado de la República, 26 de febrero de 2008. Gaceta del Senado. Conference Board of Canada, Smoking and the Bottom Line: The Costs of Smoking in the Workplace, 1997.

U.S. Department of Health and Human Services. The Health Consequences of Involuntary Exposure to Tobacco Smoke: A Report of the Surgeon General. Atlanta, Georgia: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, Coordinating Center for Health Promotion, National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health, 2006. Available from: http://www.cdc.gov/tobacco/data_statistics/sgr/

sgr_2006/index.htm.

Scollo M, Lal A, Hyland A, Glantz S. Review of the Quality of Studies on the Economic Effects of Smoke-Free Policies on the Hospitality Industry. Tobacco Control. 2003; 12(1):13-20. Cowling DW, Bond P. Smoke-Free Laws and Bar Revenues in California-The Last Call. Health Economics. 2005;14:1273-81. New York State Department of Health. Second Annual Independent Evaluation of New York’s Tobacco Control Program, 2005. (PDF-294KB). Available from: http://www.health.state.ny.us/

prevention/tobacco_control/docs/2005-

Centers for Disease Control and Prevention. Impact of a Smoking Ban on Restaurant and Bar Revenues-El Paso, Texas, 2002. Morbidity and Mortality Weekly Report [serial online]. 2004;

53(7):150-152.

Glantz SA, Smith LRA. The Effect of Ordinances Requiring Smoke-Free Restaurants and Bars on Revenues: A Follow-Up. American Journal of Public Health. 1997; 87: 1687-1693. WJ Bartosch and GC Pope, “The Economic Effect of Smoke-Free Restaurant Policies on Restaurant Businesses in Massachusetts,” Journal of Public Health Management Practice 1999; 5(1): 53-62. New WHO Report on the Global Tobacco Epidemic, 2008. Available from:http://www.who.int/ tobacco/en/.

tes mencionado. La mencionada Ley promueve la creación de espacios

100 por ciento libres de humo. Esto es importante, porque

propicia lo siguiente:

a) Que menos niños y niñas estén expuestos tanto al

humo de tabaco como al acto de fumar por parte de sus cuidadores, “ejemplo del fumador”;

b) Desencadena un cambio socio cultural en los fuma-

dores, que genere conciencia para proteger la salud de sus familiares, limitando el consumo inclusive en espacios li- bres, donde goza de plena libertad;

c) Desencadena un cambio sociocultural en los no fu-

madores, para exigir la calidad y pureza del aire, princi- palmente a la autoridad sanitaria, a fumadores, a respon- sables, administradores y gerentes de espacios 100 por ciento libres de humo de tabaco. La Ley propone asimis- mo, mecanismos de participación ciudadana;

d) Disuelve la confusión que existe entre el derecho

del fumador a fumar (inexistente en todas las declaracio- nes de Derechos Humanos, Códigos, Leyes, Reglamentos nacionales e internacionales) y el derecho universal a la protección contra el humo de tabaco (consignado en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y Declaraciones de Derechos Humanos y de los niños) y por ende a la Salud. La Ley respeta la libertad del fumador a consumir tabaco; no le prohíbe hacerlo, pero protege el derecho de todos, (incluidos los fumadores, trabajadores

de bares, restaurantes, centros de trabajo y lugares públi- cos donde se consume tabaco) a respirar aire de calidad

100 por ciento libre de humo de tabaco.

e) Protege doblemente al fumador, el cual de por sí

padece de una reducción de la agudeza olfatoria y es por definición una “víctima”, ya que de entrada no decidió poseer receptores nicotínicos en su cerebro, y además no puede regular conscientemente los síntomas del síndrome de abstinencia, provenientes de la adicción a la nicotina, la cual se generó sin darse cuenta.

LEGISLACIÓN EN NUEVO LEÓN El Congreso local prepara una consulta pública para recibir propuestas en cuanto a la homologación del marco legal de Nuevo León a la Ley Federal antes men- cionada, y analizar posibles reformas a la ya existente Ley de Protección para los No Fumadores del Estado. De manera semejante a lo que aprobó la Asamblea Legis- lativa en el Distrito Federal, en nuestro Estado se podrá adecuar la Ley Federal, de tal manera que se establezca una prohibición total de fumar en lugares cerrados y en lugares abiertos que sirvan de paso para llegar a los lugares cerrados, incluidos, desde luego, los negocios de Alimentos y Bebidas.

CONCLUSIÓN El tabaquismo es un enemigo de la salud. La reglamen-taci