P. 1
tesis impresion

tesis impresion

|Views: 19.471|Likes:
Publicado porana_zava
proyecto didactico
proyecto didactico

More info:

Published by: ana_zava on Jan 10, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/26/2013

pdf

text

original

"La educación entendida como un proceso de desarrollo integral (bio-

psicosocial) trascendente o espiritual y no como la simple transmisión de datos y

conocimientos, juega un papel de gran importancia en el desarrollo de la conciencia, y

por ende, en la formación de valores."

El proceso de formación de valores aunque tiene etapas, no es un

fenómeno que cierra una edad determinada, hay valores que se incorporan a los

principios y convicciones personales en la vida de los individuos desde edades

tempranas y tienen sus reajustes en el transcurso de la vida, de acuerdo al

desenvolvimiento casuístico de cada persona y de las condiciones macro social y epocal.

Los valores de la sociedad y del individuo expresan las condiciones y

características de la época en cada período histórico concreto, por ello tienen un

carácter cambiante, movible, varían de una época a otra, de una región a otra en su

contenido de manifestación.

3

La escuela cubana como institución educacional en vínculo estrecho con la

familia y los factores de la comunidad realiza una labor educacional y política y cumple

con calidad y eficiencia el proceso de formación integral de niños y jóvenes acorde con

el socialismo teniendo en cuenta los conocimientos científicos y culturales, el

desempeño de habilidades, y los valores de la ideología de la revolución, es por ello

que asume también la responsabilidad de contribuir a la construcción de una sociedad

que permita una vida en sociedad para todos, la responsabilidad permanente de

participar de forma activa en la toma de decisiones y en la vida cívica y política

cotidiana, una sociedad capaz de asegurar el mejoramiento de la calidad de vida.

Con esta investigación se pretende aportar una vía de solución a uno de los

problemas que existen a la hora de realizar el trabajo de valores. Un ejemplo de ello es

la pobre iniciativa que presentan los docentes para darle cumplimiento a los valores a

través de las clases.

La adolescencia no es el caos ni una crisis como en ocasiones suele decirse, es

simplemente una etapa de la vida que es preciso atender de manera especial. Quien ha

garantizado una infancia feliz no debe temer, pues la felicidad incluye una buena

comunicación con los muchachos, afecto, dulzura en las relaciones y estímulo a la

fantasía de futuro que tanta falta les hace.

En esta etapa los muchachos no son niños ni tampoco adultos, por eso algunos

especialistas le denominan período de tránsito. En determinado momento tienen un

comportamiento infantil, y poco después actúan como mayores, es decir, su

comportamiento puede variar en corto tiempo. Quienes desconocen las características

de los adolescentes, reprochan estas manifestaciones de conductas inestables o

desequilibradas, pero no ofrecen el tratamiento adecuado a esta etapa de desarrollo.

La educación física tradicional ha privilegiado el énfasis en la técnica, en la

eficiencia y eficacia de los movimientos, en la condición física, en la fuerza, la

resistencia orgánica, pero ha enfatizado menos en la unidad cognitivo – afectiva, motriz

y actitudinal de los aprendizajes como elemento esencial de una formación integral de

los ciudadanos. La educación física se nos revela hoy como un espacio ideal para

4

generar aprendizajes perdurables para la vida, de formar valores sociales y ético

morales y de desarrollar el sentido de cooperación, de amistad, de solidaridad, donde el

ejercicio físico, más que un fin en sí mismo se convierte en un medio para lograr, a

través del movimiento, un efecto más educativo e integral en las personas que la

practican.

El deporte, a su vez, constituye uno de los medios de los que dispone la educación

física para poder proporcionar al individuo una educación integral. “El deporte se

convierte en un excelente medio educativo para el individuo durante su período de

formación, ya que desarrolla la capacidad de movimiento, habitúa a la relación con los

demás y a la aceptación de reglas, a la vez que estimula la superación personal”.

Hernandéz Moreno en Blazquez y otros (1993:741).

La Educación Física, por tanto, como disciplina escolar, tiene que ser más

“educación” que “física” en tanto se concibe desde una perspectiva formativa integral de

los escolares López (2005). Reflexionar acerca del carácter complejo del valor dada su

doble existencia objetiva y subjetiva y proponer estrategias educativas para su

formación a través de las clases, es el objetivo esencial del presente artículo.

1. Los valores y su existencia objetiva – subjetiva.

Una de las premisas fundamentales de la educación, en los albores del Siglo

XXI, es formar ciudadanos responsables y comprometidos con el desarrollo social,

capaces de “aprender a ser” y “aprender a vivir juntos” , en un mundo cada vez más

globalizado. Delors (1996)

Desde el punto de vista pedagógico, los valores constituyen principios ético –

morales aceptados por la sociedad, que deben regular la actuación del sujeto pero, que

a su vez, tienen una expresión particular (psicológica) en cada persona en su conducta

5

social. Por tanto, comprender “la naturaleza objetiva – subjetiva del valor es
fundamental para su educación” González Maura (1999)

Es precisamente la naturaleza objetiva – subjetiva de los valores, esa relación

entre lo externo y lo interno en cada persona, donde radica la complejidad de su

formación.

El ser humano es quién atribuye un significado y sentido personal a

determinados hechos y fenómenos de la realidad, de índole natural o social, y también

a los valores. Ello no se produce de manera idéntica en dos personas, por muchas

cosas que puedan tener en común. “Por tanto, el valor como significado atribuido tiene

una naturaleza subjetiva toda vez que existe individualmente en los seres humanos

capaces de valorar; pero al mismo tiempo tiene una naturaleza objetiva en tanto

constituye parte de la realidad social e histórica en la que se desarrolla el ser humano”.

González Maura (1999)

Mientras unos valores como igualdad, justicia y solidaridad se consideran

transcendentales para la sociedad, los mismos no se reflejan de manera idéntica por las

personas. Cada ser humano es único e irrepetible en dependencia de sus necesidades

e intereses, sus capacidades y de su historia individual. Quiere esto decir que “no

siempre los valores jerarquizados oficialmente por una sociedad como los más

importantes (existencia objetiva del valor) son asumidos de igual manera por los

miembros de la sociedad (existencia subjetiva del valor) González Maura (1999)

Un ejemplo elocuente de lo que acabamos de expresar lo tenemos en el deporte,

donde el “fair play” o “juego limpio” es reconocido como uno de sus valores universales.
“Fair play”, como concepto “es una noción ligada a un valor humano fundamental, la

justicia, sin la cual ninguna sociedad civilizada puede existir. Designa, por tanto, el

respeto por las reglas decididas y fijadas para un juego o deporte dado, pero además

designa con frecuencia un comportamiento generoso que no es obligado y que no

forma parte de las reglas” Trepat, D. (1995:96)

6

Sin embargo, el “fair play” se ve cada vez más amenazado, ante innumerables
intentos de lograr la victoria a cualquier precio; “...es frecuente ver a entrenadores

obsesionados por ganar” Trepat (1995:96). En ocasiones, “se suele enjuiciar
negativamente el deporte por sobredimensionar la victoria”...”se valora más el resultado,
llegando a la agresividad”. Romero (1998: 109 -110)

Es por ello, que al igual que en cualquier actividad en la vida, la simple

participación en las clases de educación física o en el deporte, no puede considerarse

como desarrolladora de una educación ética y moral. Otra cosa bien distinta es cuando

estas actividades se desarrollan con la intencionalidad expresa de desarrollar valores y

actitudes deseables en el alumnado y cuando éstos, a su vez, asumen una actitud

responsable y ética en el cumplimiento de las normas y reglas de comportamiento

acordadas y asumidas por todos, en cooperación con el profesor y demás compañeros.

Las actitudes, según Trepat (1995) “son disposiciones de ánimo expresadas

exteriormente. Constituyen un estado emocional, es decir, un estado psicológico previo

en relación a los estímulos del mundo exterior del sujeto. Son también un condicionador

del tipo de reacción en cuanto a la conducta individual. Representa el grado de respeto

a nivel de comportamiento de unos determinados valores y normas. Se refieren a

aspectos más puntuales que los valores”

Los valores (responsabilidad, solidaridad, cooperación, honestidad...) se forman

en cada persona a través de los procesos de socialización y de transmisión entre los

seres humanos. La formación de valores en cada individuo “no es lineal y mecánica,

sino que pasa por un complejo proceso de elaboración personal en virtud del cual los

seres humanos, en interacción con el medio histórico – social en el que se desarrollan,

construye sus propios valores”

La existencia subjetiva del valor se expresa en cada persona como “motivos de

la actuación” ... “Sólo cuando los valores constituyen motivos de la actuación del sujeto
se convierten en verdaderos reguladores de la conducta” González Maura (1999). “... en
valores personalizados, expresión legítima y auténtica del sujeto que lo asume...”

7

González Rey (1996: 49) por propia convicción y no ante situaciones de presión o

control externo.

2. Aspectos pedagógicos a tener en cuenta en la formación de valores en

educación física.

El proceso de intervención pedagógica que se desarrolla en la educación física

tiene que estar marcado por una intencionalidad educativa dirigida a la formación de

valores y actitudes, aprovechando al máximo las potencialidades educativas de los

contenidos y actividades que en ella se desarrollan.

Dicha intencionalidad educativa debe tener muy en cuenta la implementación de

acciones y estrategias tales como:

Comenzar por conocer la realidad existente y trabajar progresivamente en la

caracterización, cada vez más exacta, de sus estudiantes. Para ello pueden utilizarse

diferentes métodos, como la observación, la entrevista a profesores, las encuestas y

tests a los alumnos.

Definir los objetivos a lograr y los valores a desarrollar, concentrándose en un

número reducido de ellos.

La interacción profesor- alumno caracterizada por una comunicación dialógica,

en un plano de respeto, de comprensión mutua, como expresión de relaciones

auténticas.

La participación del profesor en el proceso de formación de valores debe hacerse

desde una postura de ayuda, generando cuestiones, planteando problemas, haciendo

que los alumnos reflexionen, individualmente y como grupo, sobre determinados hechos

o acontecimientos que son expresión de valores genuinos o de actitudes reprochables,

utilizando formas productivas de clarificación de los valores: ¿Qué piensas de lo

ocurrido? ¿Cómo se sintieron en ese momento? ¿Por qué crees que te ocurre eso?

¿Concedes verdadero valor a lo ocurrido?.

8

Diseñar estrategias para el desarrollo de valores a través de:

Discusión de situaciones de conflictos morales, los cuales se le presentan a los

alumnos mediante historias, hipotéticas o reales, y cuyos objetivos se dirigen a impulsar

el desarrollo y crecimiento moral, la adopción de principios y actitudes generales de

valor, a tomar conciencia de los principales problemas éticos que padece el mundo de

la actividad física y el deporte. Veamos un ejemplo, basado en hechos reales:

En ocasiones, cuando participamos como jugadores o espectadores en un

evento deportivo, hemos observado o hemos sido participes de fuertes protestas de los

atletas y entrenadores, de rechiflas del público, en contra de la desición arbitral, que

han llegado a ofensas de palabra e incluso, a la agresión física. ¿Qué opinas de esas

actitudes? ¿Cómo pensarías si tu fueses el árbitro? Si estamos abogando por un juego

limpio ¿cómo debe ser nuestra actitud: cooperativa, con esfuerzo por lograr el éxito o

reactiva, ante cualquier decisión que nos afecte, por justa y objetiva que esta sea?

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->