Está en la página 1de 6

“Jardín Botánico de Caracas”

Parada turística obligada


Por: Eddy Franco

El turismo es una actividad socio-económica importante para cualquier país,


caracterizada por el desplazamiento de personas fuera de su residencia habitual por un
lapso mayor de veinticuatro horas y con fines de placer y recreación. En cada ciudad,
los grandes atractivos son sitios históricos, monumentos conmemorativos, museos,
plazas, parques, jardines botánicos, restaurantes, centros comerciales y otros sitios de
interés.

Nuestra ciudad Capital, cuenta con todos esos lugares, pero uno de singular
importancia y estratégica ubicación es el Jardín Botánico de Caracas, ubicado en la
Av. Salvador Allende, en la entrada Tamanaco de la UCV; además está muy cerca de la
estación del Metro de Plaza Venezuela y es de fácil acceso por la Autopista Francisco
Fajardo en ambos sentidos oeste y este. Éste, forma parte del Complejo de la Ciudad
Universitaria Caracas-UCV, Patrimonio Mundial de la Humanidad (UNESCO-2000),
obra del Arquitecto Carlos Raúl Villanueva.

Desde el año 1991, su administración está en manos de la Fundación Instituto


Botánico de Venezuela Dr. Tobías Lasser y, más recientemente (2000), fue adscrito a la
Universidad Central de Venezuela. Este importante Instituto es el encargado de
promocionar, fomentar y desarrollar la investigación científica en materia botánica, la
educación ambiental, la preservación de la biodiversidad y la conservación de los
recursos fitogenéticos. De igual forma cumple la vital misión de custodiar tres
invalorables patrimonios: El Jardín Botánico de Caracas, el Herbario Nacional de
Venezuela y la Biblioteca Henri Pittier.

¿Cuál es el atractivo? ¿Qué pueden ver los turistas y usuarios en este espacio de
cierta tranquilidad enclavado en medio de una ciudad tan convulsionada y cambiante
como Caracas? Justamente el hecho de que éste representa un oasis con diversos
ecosistemas que van desde ambientes acuáticos hasta el bosque tropical. Tiene una serie
de caminerias y vías que lo atraviesan e invitan al visitante a recorrerlos y a disfrutarlo
en medio de un clima de paz y sosiego.

Estas rutas que permiten el recorrido por el jardín, son Producto de la actual
sectorización que se debió a la propuesta del jardinero suizo Agust Braun, quien durante
45 años realizó los trabajos de acondicionamiento de la parte plana del Jardín Botánico.
Braun, dejó como legado una gran diversidad de plantas nativas y exóticas, alrededor de
2.000 especies botánicas diferentes correspondiente a unas 200.000 plantas sembradas,
entre las que se incluyen algunas en peligro de extinción. 4.000 de palmas allí ubicadas
constituyen la colección más importante de América Latina; razón por la que se le
considera un museo de plantas al aire libre donde está presente una sustancial parte de la
diversidad vegetal del planeta.

El Jardín Botánico de Caracas, cuenta con las siguientes áreas:

Lagunas
Este posee tres lagunas que contienen una gran variedad de plantas acuáticas. La
primera de ellas, es la Laguna Principal ubicada a la entrada del Jardín, donde se pueden
encontrar plantas de pantano como el papiro, plantas flotantes emergentes y otras
sumergidas como los lirios de agua, helechos acuáticos y plantas insectívoras. Las otras
dos lagunas se localizan: una en el sector Didáctico-Recreacional, mientras que la otra
está en el sector oeste y es denominada Venezuela por su diseño inspirado en el mapa
geográfico de nuestro país.

El Sendero de Interpretación “El Ciclo de la Vida”


A través un recorrido de aproximadamente 425 metros, que caminando se puede
realizar en 45 minutos, una serie de carteles invitan al visitante a observar e interpretar
los procesos ecológicos que se producen a su alrededor; procesos relacionados con el
nexo plantas-suelo, entre las propias plantas, microorganismos y animales, y entre las
especies vegetales y las variaciones climáticas.
Jardín Xerofítico
Este jardín (actualmente en remodelación), está reservado a la colección de
plantas suculentas de regiones áridas y semiáridas de Venezuela, además de otros países
como de América, África y Asia. Destacan los cactus y las enormes yucas, ágaves y
sisales.

El Palmetun
Es el área donde yace una significativa colección de palmas, en este se
encuentran casi 4.000 ejemplares de esta tipología vegetal distribuidos en 215 especies
diferentes que provienen de todo el mundo. Whashingtonias, chaguaramos, aifanes,
yaguas, datileras y sabales son algunas de las más destacadas muestras de este
impresionante repertorio de palmas, esencial orgullo del Jardín.

Colección de Zingiberales
Esta hermosa colección de especies del grupo del plátano y el conocido riqui-
riqui agrupa una interesante muestra de plantas originarias de Venezuela y también de
China, el Himalaya y Asia Tropical. Desde el punto de vista taxonómico, poseen flores
muy evolucionadas, de gran valor decorativo y económico.

Colección de Aráceas
En esta sección se agrupa otra de las bellas colecciones del jardín: plantas que
prefieren la sombra y la humedad. Las malangas, las calas y las uñas de danta forman
parte de estas especies ornamentales provenientes de las selvas húmedas de América
tropical.

El Orquidiario
Le ofrece al visitante la oportunidad de admirar algunas de estas “emperatrices”
del mundo vegetal, de extraordinaria belleza. Entre ellas la Flor de Mayo, la flor
nacional de nuestro país, y muchas más.
El Bromeliario
Las Bromelias son plantas de origen americano. Hasta la fecha se han estimado
más de 3.000 especies y se calcula que en Venezuela existen unas 300 de ellas. Dentro
del Jardín Botánico de Caracas se podrá apreciar una magnifica colección que incluye al
género de la piña. Además, el visitante podrá deleitarse con las bromelias al aire libre,
tanto sobre árboles como en tierra, y especialmente en las jardineras que rodean el
edificio del Instituto Botánico.

El Jardín Económico
Está compuesto principalmente por un interesante grupo de plantas medicinales
que destacan por su interés farmacológico y por su amplia utilización popular; además,
también existen en el lugar un conjunto de plantas alimenticias. Entre otras plantas se
hallan el árbol de pan, la morera, el cafeto, el algodón, uvero de playa, el coco de mono
y el malojillo.

El Arboretum
Esta zona marca su inicio en la subida del Edificio Sede hasta llegar al sector
oeste colindado con San Agustín del Sur. Dicha sección está formada por árboles de
gran belleza, tamaño y diversidad de formas; entre ellos destacan el matapalo, el
caucho, el apamate y el araguaney, el caro-caro y el samán.

El Bosque Tropical
Este bosque está ubicado en la parte final del Arboretum, unido a la colina y
hasta la Laguna Venezuela, y se encuentra una pequeña sección húmeda resultante de
pequeñas cañadas, variadas pendientes del terreno y diferentes condiciones de luz y
humedad. Aquí sobresalen especies vegetales propias de los bosques húmedos
tropicales como el totumillo criollo, el árbol de las velas, mijaos o caracolíes, bastón del
emperador, ocumo silvestre, uña de danta, el platanillo y otros.

Las Colinas
La franja de terreno en donde estas se hallan asentadas fue reforestada para así
crear un hermoso bosque, que contribuye a oxigenar la ciudad de Caracas. Una
caminata por el área de servicios que sigue a la parte superior de la fila (ME PARECE
QUE ESTO AQUÍ NO QUEDA MUY CLARO, CUÁL ES EL ÁREA DE
SERVICIOS? QUÉ PARTE SUPERIOR DE LA FILA? CUÁL FILA?) Nos permite
reconocer cuáles son las especies introducidas y cuáles las originales. Estas (LAS
PLANTAS?) forman un mirador, desde donde se puede observar diferentes sectores de
la ciudad. Sin embargo, debemos advertir que este sector del Jardín, por razones de
seguridad y de investigación, no esta abierto al público, sino exclusivamente con previa
autorización de la Institución.

Edificio Sede de la FIBV


Este edificio es la sede de la Fundación Instituto Botánico de Venezuela Dr.
Tobías Lasser, obra del insigne arquitecto Carlos Raúl Villanueva. La edificación
presenta el estilo característico que evidencia la Universidad Central de Venezuela.
Cabe destacar que allí se encuentra el Auditorio, otra conservada muestra de la
arquitectura del maestro Villanueva, con capacidad para trescientas personas, excelente
acústica y equipos audiovisuales con tecnología de punta. En las adyacencias del
Auditorio están ubicadas dos terrazas, área delimitada, ventilada y adornada por los
jardines interiores que brindan luz y color a su alrededor, teniendo como testigo
silencioso en una de sus paredes el mural del artista cubano Wifredo Lam con motivos
de plantas acuáticas.

Al fondo de estas terrazas se localizan dos salones destinados a la realización de


actividades, con excelente ventilación, iluminación y amplitud, además de que se
integran a los jardines externos a través de unos ventanales ubicadas al fondo de los
mismos. Estos espacios cubiertos se alquilan para eventos especiales educativos,
artísticos, talleres, exposiciones, filmaciones, grabaciones, exposiciones de artes
plásticas, lanzamientos de productos y otras actividades.

Por otra parte se encuentran las oficinas administrativas, los laboratorios de


investigación botánica y la Biblioteca Henri Pittier, en la que reposa un imponente
mural en madera del artista venezolano Francisco Narváez. En esta pieza se expresa,
sobre una suerte de pentagrama, una armonía de formas vegetales. En las adyacencias
está el Herbario Nacional de Venezuela, lugar donde se alberga la mayor colección de
muestras botánicas en el país. Detrás del edificio existen otras edificaciones y oficinas
de apoyo: el área de secado y montaje de las muestras botánicas, el vivero y el área de
los jardineros.

Esta es una de las tantas razones por la cual los turistas y visitantes vienen al
Jardín Botánico de Caracas, sus espacios albergan naturaleza, construcción y arte,
investigación y estudio, siendo un sitio donde convergen lo natural con diversos
ambientes, lo cultural con su arquitectura y murales y la historia con sus muestras
botánicas y publicaciones.
“Hombre, Naturaleza y Arte conjugados en un mismo espacio”