P. 1
PROCESOS VOLITIVOS

PROCESOS VOLITIVOS

|Views: 22.954|Likes:
Es un trabajo sobre la vuluntad y las motivaciones que intervienes.
Es un trabajo sobre la vuluntad y las motivaciones que intervienes.

More info:

Published by: Marlene Mallma Serva on Sep 25, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/13/2015

pdf

text

original

INDICE CAPITULO I PROCESOS VOLITIVOS 1. 2. 3.

LA ACTIVIDAD VOLITIVA: CUALIDADES VOLITIVAS DE LA PERSONALIDAD: HÁBITOS: INFLUENCIA DE LOS HÁBITOS EN LA CONDUCTA DE SALUD. 3.1 Formación de los Hábitos: 3.2 Cambios Estructurales de la Actividad en la Formación de Hábitos: 3.3 Influencia de los Hábitos en la Conducta de Salud: 3.3.1 Prevención de Hábitos Tóxicos 3.3.2 El Acto Voluntario. Relación del Acto Voluntario y los Hábitos: 4. ESTRUCTURA DEL ACTO VOLITIVO: 4.1 Relación Acto Voluntario y Hábitos: 5. LA TOMA DE DECISIONES. INFLUENCIA EN LA REGULACIÓN DE LA CONDUCTA DE SALUD. CAPITULO II MOTIVACION I 1. DEFINICIÓN 2. MODELOS DE LA MOTIVACION 2.1 Un modelo de Motivación 2.2 Esquema motivacional de mcclellan: 2.3 Motivación para el logro 2.4 Motivación por afiliación 2.5 Motivación por competencia 2.6 Motivación por poder 2.7 Importancia de reconocer los impulsos motivacionales: 3. NECESIDADES HUMANAS 3.1 la teoría de maslow 3.2 la teoría de herzberg 3.2.1 Modelo de Herzberg MOTIVACIÓN Y PARADIGMAS CLÁSICOS II 1. 2. ESTRUCTURALISMO: RACIONALISMO VERSUS DETERMINISMO

3.

TRADICIONES DE INVESTIGACIÓN

4. 5. 6. 7.

LA MOTIVACIÓN INSTINTIVA LA MOTIVACIÓN Y LA PSICOLOGÍA DEL APRENDIZAJE LA MOTIVACIÓN Y LA PSICOLOGÍA DE LA PERSONALIDAD LA MOTIVACIÓN Y LOS PROCESOS COGNOSCITIVOS

CAPITULO III LA VOLUNTAD 1. 2. 3. 4. CONCEPTO: EL CONCEPTO DE VOLUNTAD EN LA FILOSOFÍA FRACES DE VOLUNTAD: TÉCNICAS PARA FORTALECER LA VOLUNTAD:

CAPITULO IV LA ACTITUD 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. DEFINICION: 1.1 Otras definiciones: COMPONENTES DE LA ACTITUD FUNCIONES DE LAS ACTITUDES FORMACIÓN DE LAS ACTITUDES ESTEREOTÍPOS, PREJUICIOS Y DISCRIMINACIÓN ACTITUDES Y CONDUCTAS EL CAMBIO DE LAS ACTITUDES ACTITUD Y SOCILOGIA

[Psicología I ciclo]

Página 2

CAPITULO I PROCESOS VOLITIVOS

En la actividad del ser humano es posible distinguir dos tipos de acciones, las involuntarias y las voluntarias. Las primeras son aquellas que no presentan una regulación premeditada en su ejecución la cual tiene un carácter impulsivo (relación incondicionada Ej.: Retirar la mano de una superficie caliente). Las acciones voluntarias son las que se realizan con un fin consciente ejemplo: Elaborar un proyecto de investigación. La mayoría de las acciones voluntarias se subordinan a la voluntad personalidad. Existen diferentes enfoques sobre la voluntad. Según las corrientes filosóficas idealistas, el hombre actúa por su “libre albedrío”, es decir el sujeto es capaz de decidir o elegir lo que va hacer con antelación a la ejecución, así como esforzarse por un fin, en virtud de una fuerza mística: la voluntad. Esta fuerza que en ocasiones se atribuye a Dios; o a un espíritu sobrenatural y otros la conciben como una cualidad especial del ser humano, es la guía de la actividad del hombre y aquello que lo hace dueño de sus actos. El materialismo dialéctico niega el “libre albedrío”, el ser humano decide, determina y regula de forma consciente y esto no responde a una fuerza sobrenatural, es consecuencia de la vida en sociedad, de conocer sus necesidades y sus formas de satisfacer en dependencia de las condiciones especificas en que vive. Ejemplo: Un fumador. Me gusta el cigarro, esto me puede llevar a ser una persona enferma, mi decisión cambiaría mi vida. 1. La Actividad Volitiva: Es una forma de actividad voluntaria que supone la previa conciencia de un fin. Se diferencia de la actividad involuntaria porque en ésta no hay plena conciencia de su personalidad. La actividad volitiva es propia sólo del ser humano, surge y se desarrolla en la interacción del sujeto con el mundo social. La actividad volitiva está estrechamente [Psicología I ciclo] ligada a la actividad Página 3 o actividad volitiva de la

cognitiva, la afectiva y la motivación. Ejemplo: Joven que quiere ser científico, 1° Tiene una idea clara de lo que es ser científico (cognitiva), 2° La labor en el campo de la ciencia está ligada a sentimientos afectivos positivos, 3° Debe jerarquizar entre sus motivos, la dedicación y la entrega a las ciencias. Como vemos la actividad volitiva está ligada a la regulación de acciones como la inhibición de aspiraciones, la jerarquización de motivos, la solución de conflictos, la toma de decisiones transcendentales para el sujeto y la fuerza para persistir en un propósito a pesar de las dificultades. La actividad volitiva comprende los siguientes aspectos:     Toma de conciencia de una necesidad o un fin. Planificación de las acciones que permiten el alcance de este. Puesta en práctica de lo planificado. Enfrentamiento con obstáculos y dificultades que pueden encontrarse en el curso de la acción Ejemplo: Me gusta el trabajo social, siento el deseo de ayudar a los demás y aspiro a ser médico. Causa: Necesidad de ayudar a los demás (necesidad social) Fin: Ayudar a la salud del individuo. Decisión: Ser médico. Particularidades de la Actividad Volitiva: 1) La conciencia de libertad del hombre para tomar decisiones, él elige sus propios objetivos. 2) Su responsabilidad ante la decisión tomada es decir, él es responsable del resultado de sus actos. 3) La decisión la toma el hombre en última instancia, como ente social, sobre la base de sus motivaciones, las cuales están socialmente condicionadas. 2. Cualidades volitivas de la personalidad: La actividad no se expresa de la misma manera en todos los hombres. Los idealistas explican la actividad volitiva apelando a una fuerza de origen desconocido, o divino así plantean que, el hombre cuando persiste en la acción y se sobrepone a los reveses lo hace porque tiene “mucha fuerza de voluntad”, en cambio, el apocado tiene poca o ninguna. Esta explicación de las diferencias de la actividad volitiva es inaceptable. La fuerza de voluntad no existe como algo de origen misterioso, que conforma la acción volitiva del sujeto. Las diferencias en cuanto a la voluntad están dadas por la existencia de cualidades volitivas que surgen en el hombre como consecuencia de su actividad en el medio social y caracterizan las peculiaridades de la regulación consciente de la acción. [Psicología I ciclo] Página 4

Estas cualidades no pueden juzgarse a partir de la evaluación aislada de un acto volitivo. Estos tienen estabilidad relativa y se expresan en los métodos o formas habituales de desarrollar los actos volitivos. Por eso, es necesario conocer con cierta profundidad, a las personas. Existen múltiples cualidades de este tipo, entre las más importante están.

Independencia: Determinación por el sujeto de su propia actuación, guiándose por sus convicciones, conocimientos e ideas. Dependencia: El sujeto se somete fácilmente a influencias ajenas.

Firmeza: Cuando se adopta sin vacilación y oportunamente decisiones bien fundamentadas que lleva a cabo.

Indecisión: Se manifiesta en dudas, vacilaciones durante la lucha de motivos y la ejecución.

Perseverancia: Se manifiesta no sólo en la seguridad de la toma de la decisión sino en la constancia con que se lleva a cabo a pesar de los obstáculos. Inconsistencia: Hará que el sujeto abandone su objetivo a la menor dificultad.

Autodominio: Refleja el dominio de sí mismo el sujeto es capaz de dominar su propia conducta.

Inseguridad: Duda al llegar a la meta, no le permite tomar decisión a pesar de los beneficios y ventajas que obtendría con su esfuerzo. Estas cualidades de la personalidad se forman igual que la personalidad, en el proceso de desarrollo del hombre, desde la niñez hasta la adultez y en ellos desempeña un papel primordial la familia, la escuela, los medios masivos de comunicación y las organizaciones sociales, orientando la educación hacia el desarrollo de cualidades volitivas positivas. 3. Hábitos: Influencia de los Hábitos en la Conducta de Salud.

[Psicología I ciclo]

Página 5

El hábito es la automatización parcial de la ejecución y regulación de los movimientos dirigidos hacia un fin. Es la forma de llevar a cabo las acciones como resultado de un aprendizaje en el cual se han establecido conexiones temporales que son la base fisiológica de los hábitos. En el hombre los hábitos se elaboran inicialmente de una forma consciente, con comprensión y sólo al final se automatiza. 3.1 Formación de los Hábitos: En la formación de los hábitos desempeñan un papel importante: a) b) c) La dirección del aprendizaje por personas de experiencia. La imitación de los modelos de acción. La ejercitación y entrenamiento, encaminados al perfeccionamiento.

El proceso de aprendizaje de los hábitos se realiza por etapas, descomponiendo la actividad por parte que requieran no sólo de la ejecución sino también de la corrección de los errores, por lo que tiene gran valor la calidad de la orientación que tiene el sujeto. Los hábitos no son estáticos. 3.2 Cambios Estructurales de la Actividad en la Formación de Hábitos: 1) 2) 3) Cambios en los procedimientos para ejecución de los movimientos. Cambios en los medios de control sensorial sobre las acciones. Cambios en los métodos de la regulación central de la acción.

El hábito y la costumbre tiene en común que son repetitivos, es decir que sus acciones se realizan frecuentemente, la costumbre es una actividad que el hombre repite porque le resulta placentera, pero no emplean el propósito de perfeccionarla para su automatización, cuando la costumbre no se realiza el individuo sufre, pues está relacionado con sus necesidades y motivos. Ejemplo: Hábito- Fumar. Costumbre- Fumar después de tomar café. 3.3 Influencia de los Hábitos en la Conducta de Salud: Es ampliamente conocida la influencia de los hábitos en la conducta de salud. A través del desarrollo y crecimiento del ser humano se van formando hábitos que pueden resultar positivos o negativos para la salud, como por ejemplo los hábitos alimentarios, hábitos nocivos (tabaquismo, el alcoholismo, el cafeinismo), hábitos de higiene personal y ambiental etc. A través de la influencia de la familia, la escuela y la comunidad, se pueden realizar acciones de [Psicología I ciclo] salud, de promoción y prevención encaminadas a formar hábitos que Página 6

puedan contribuir a que las personas sean más sanas, para disminuir las conductas de riesgo. En la formación de hábitos sanos es necesario hacer consciente la necesidad de mantener la salud, para que ésta se convierta en motivo de la actividad y regulen los comportamientos de salud Se debe promocionar a los individuos la información necesaria y dotarlos de la capacidad de decisión para formar estilos de vida sanos, donde las personas participen activamente en la toma de decisión de sus conductas de salud. 3.3.1 Prevención de Hábitos Tóxicos Los hábitos tóxicos no son más que el consumo frecuente de sustancias dañinas para la salud y que resulta a veces difícil de superar; a pesar de tener conocimiento del peligro que su utilización ocasiona. Prevención 1- Prevención de iniciaciones; estos se producen en la adolescencia y juventud (grupo de alto riesgo. Brindar información Trabajar con la familia (modelos, permisividad, la censura). Desarrollar habilidades sociales para enfrentar los desafíos del grupo. 3- Desarrollar habilidades de autocontrol como cualidad volitiva. 4° La prevención implica la actuación sobre individuos sanos con el objetivo de mantener un comportamiento sano. 3.3.2 El Acto Voluntario. Relación del Acto Voluntario y los Hábitos: La voluntad del hombre, como se ha planteado, se forja en su actividad, así como es en la actividad donde se manifiesta. Por lo tanto, el acto volitivo es la expresión activa de la voluntad. Para que el acto volitivo tenga lugar es necesario que un aspecto de la realidad se convierta en un motivo de singular fuerza movilizadora, es decir que tenga conciencia del fin que satisface su necesidad. 4. Estructura del Acto Volitivo: 2) La presencia de un fin consciente y del motivo de la actividad. 3) Una fase de reflexión (se produce cuando existen en un mismo sujeto motivos contradictorios o cuando existen varios para lograr el fin). 2- Los programas deben de ser orientados a:

[Psicología I ciclo]

Página 7

4) La toma de decisiones. Puede transcurrir sin dificultades, cuando sólo hay una vía justa y conveniente para la solución de un problema, pero puede estar precedida de una lucha de motivos. 5) La ejecución de la decisión. Resultaría más fácil en dependencia de la intensidad que haya tenido la lucha de motivos, de acuerdo con la diversidad de las vías. 6) El esfuerzo volitivo. El solo hecho de tomar la decisión no garantiza que se hayan resuelto los conflictos. A veces se necesita un gran esfuerzo de voluntad no sólo para tomar la decisión sino para ejecutarla. 4.1 Relación Acto Voluntario y Hábitos: a) El acto voluntario cuyo fin o meta está prefijado puede nutrirse de hábitos, pues estos últimos son acciones para alcanzar el fin propuesto. b) El hábito se automatiza y llega hacerse las acciones inconscientes, mientras que el acto volitivo siempre tiene un fin consciente que implica la toma de decisión. c) En el acto volitivo se mantiene interés marcado por lograr el fin planteado y en el hábito se observa la perseverancia del individuo en el aprendizaje de los hábitos. d) Para lograr cambios en los hábitos es necesario partir desde el estímulo inicial, mientras que en el acto volitivo se realizan reajustes para lograr la meta. e) Para modificar un hábito es necesario hacer consciente esta necesidad, que debe de convertirse en motivo de la actividad, pasando por las diferentes etapas del acto volitivo. f) La presencia de cualidades volitivas como el autocontrol facilitan la deshabituación.

5. La toma de decisiones. Influencia en la regulación de la conducta de salud. La toma de decisiones es una etapa esencial en la estructura del acto volitivo, pues determina el cauce por el cual se va a desarrollar la acción volitiva, porque en la nueva etapa se evidencia la fuerza, la persistencia y la integridad de la voluntad. La actividad volitiva regula la conducta, frena los impulsos y aspiraciones. La voluntad prevé que la persona organiza una cadena de acciones variadas en consonancia con los fines que se propone conscientemente. Por lo tanto la acción volitiva ejerce control y poder sobre uno mismo, llevándolo a la toma de decisiones que determinan el estilo de vida del sujeto. Su influencia en la salud está dada, porque en la medida que la salud se convierte en motivo de la actividad, ejercerá fuerza movilizadora y será un impulsor de la actividad volitiva. Una vez que el motivo da impulso y vida a la acción comienza al acto volitivo que lleva a la toma de decisión que está precedida de valoraciones en pro o en contra durante la etapa de la reflexión, pero una vez que se toma la decisión, esta se convierte en el único camino a seguir para unos y para otros la duda de que si lo escogido es en verdad lo mejor. [Psicología I ciclo] Página 8

La toma de decisión puede estar encaminada a realizar acciones que impliquen un estilo de vida saludable, ahora bien cuando el valor salud no ha estado jerarquizado las tomas de decisiones pueden llevar a un comportamiento de riesgo. Hasta aquí hemos tratado de cumplimentar los objetivos planteados en la conferencia en el día de hoy, hemos definido que es la actividad volitiva, su fin consciente, se destacó el papel que tiene la formación de cualidades volitivas en la personalidad. Se caracterizaron las etapas del acto volitivo, relacionando esta con los hábitos y papel en la regulación de la conducta de salud. Se debe aprovechar un espacio a partir de aquí para interrelacionar los diferentes procesos psíquicos mediante ejemplos relativos a la salud y su prevención. su influencia para la salud. Como último aspecto nos referimos a la toma de decisiones y su

[Psicología I ciclo]

Página 9

CAPITULO II MOTIVACION I

1. DEFINICIÓN La motivación es, lo que hace que un individuo actúe y se comporte de una determinada manera. Es una combinación de procesos intelectuales, fisiológicos y psicológicos que decide, en una situación dada, con qué vigor se actúa y en qué dirección se encauza la energía. Factores que hacen que las poblaciones o las personas actúen en cierta forma. La motivación es un término genérico que se aplica a una amplia serie de impulsos, deseos, necesidades, anhelos, y fuerzas similares. 2. MODELOS DE LA MOTIVACION 2.1 Un modelo de Motivación Casi todo comportamiento humano consciente es motivado o causado (por ejemplo dormirse no requiere motivación, pero irse a la cama si). La tarea de un administrador es identificar los impulsos y necesidades de los empleados y canalizar su comportamiento hacia el desempeño del trabajo. Desempeño es función del esfuerzo y las capacidades. La motivación tiene que ver con el esfuerzo. Modelo simple: • Oportunidades • Necesidades ------ Tensión ------ Esfuerzo ------ Comportamiento ------ Recompensas • Ambiente Metas y Habilidad • Incentivos • Satisfacción de Necesidades Es importante destacar que en este modelo el ambiente influye en la forma en que los individuos buscan satisfacer sus necesidades, que señala a las diferencias individuales e influencias culturales sobre la acción. [Psicología I ciclo] Página 10

El punto de partida en el tema motivacional es entender las necesidades del individuo. 2.3 ESQUEMA MOTIVACIONAL DE MCCLELLAN:

Presenta tres impulsos motivacionales dominantes, que reflejan elementos de la cultura en que crecieron los individuos (familia, educación, religión y libros): • • • • Afiliación ( impulso por relacionarse con otros eficazmente ) Logro ( impulso por superar retos, avanzar, crecer ) Poder ( impulso por influir en las personas y las situaciones ) Competencia ( impulso por hacer un trabajo de gran calidad )

También se agrega un cuarto impulso en el último tiempo:

2.3 MOTIVACIÓN PARA EL LOGRO Es el impulso por superar los retos a fin de alcanzar metas. El logro es importante en si mismo y no por las recompensas que lo acompañen. Características que definen a los que se orientan hacia el logro: • • • • Trabajan más duro cuando perciben que recibirán reconocimiento por sus Trabajan más duro cuando solo hay un riesgo moderado de fracasar Trabajan más duro cuando reciben retroalimentación especifica de su Como gerentes tienden a confiar en los empleados, a compartir y recibir esfuerzos

desempeño. ideas, a fijar metas superiores y a esperar que sus subordinados también estén orientados al logro. 2.4 MOTIVACIÓN POR AFILIACIÓN Es el impulso por relacionarse con otros en un medio social. La diferencia con los que se orientan hacia el logro es que los que están motivados por afiliación trabajan más duro cuando se les felicita por sus actitudes favorables y su cooperación, más que por una evaluación detallada de su conducta en el trabajo. Tienden a escoger a amigos como asistentes en vez de fijarse solamente en las capacidades técnicas. 2.5 MOTIVACIÓN POR COMPETENCIA Es el impulso por realizar un trabajo de gran calidad. Características de las personas motivadas por la competencia: • • • • [Psicología I ciclo] Dominar su trabajo Desarrollar habilidades para la solución de problemas Se esfuerzan por ser innovadores Se benefician de sus experiencias Página 11

• • •

Tienden a realizar un buen trabajo por la satisfacción interna que les produce Esperan un trabajo de alta calidad de sus subalternos Pueden pasar por alto la importancia de las relaciones humanas en el

y la estima que obtienen de los demás.

trabajo o la necesidad de mantener niveles razonables de producción. 2.6 MOTIVACIÓN POR PODER Es el impulso por influir en las personas y en las situaciones. Características: • • • • Desean crear un impacto en sus organizaciones Están dispuestos a correr riesgos para lograrlo Pueden usar ese poder en forma constructiva o destructiva Los motivados por el poder son excelentes si sus impulsos son hacia el

poder institucional, que busca influir en las personas para el bien de la organización y no del poder personal. Serán líderes exitosos. 2.8 IMPORTANCIA DE RECONOCER LOS IMPULSOS MOTIVACIONALES: Ayuda a los gerentes a entender las actividades en el trabajo de todos los empleados, permitiendo asignar de mejor modo las tareas al considerar los impulsos motivacionales individuales. Se asignaran las tareas de acuerdo a estos. (Hablar en el idioma del empleado). 3.  NECESIDADES HUMANAS Primarias o Básicas: son las necesidades físicas. Son casi universales y varían en

La clasificación más básica es: intensidad de un individuo a otro. Pueden estar condicionadas por la practica social (como el comer tres veces al día).  Secundarias: son las necesidades sicológicas y sociales. Son más intangibles y son las que complican los esfuerzos motivacionales de los gerentes. Sus características son: • Están fuertemente condicionadas por la experiencia. • Varían en tipo e intensidad entre las personas. • están sujetas a cambios en los individuos. • operan en grupos más que solas. • con frecuencia están ocultas del reconocimiento constante. • son sentimientos ambiguos en lugar de necesidades físicas específicas. • influyen en la conducta. [Psicología I ciclo] Página 12

3.1 LA TEORÍA DE MASLOW Posteriormente a investigaciones científicas en el ámbito puramente de la sicología, fue Abraham H. Maslow, con su obraMotivation and Personality (1954), el pionero en el estudio de las motivaciones humanas específicamente dentro de las empresas. Su teoría consta de dos partes:  Establece una jerarquía de las necesidades humanas.  Postula un dinamismo por el que aparecen motivaciones para satisfacer aquellas necesidades. a. Jerarquía de necesidades:  Fisiológicas: alimento, descanso, protección contra los elementos de la naturaleza, etc.  De seguridad: Protección contra posibles privaciones y peligros  Sociales: Dar y recibir afecto, sentirse aceptado por los otros, etc.  Autoestima: Estimación propia y estimación por parte de los demás de las propias cualidades  Autorrealización: Logro del desarrollo y utilización de todas las potencialidades que tiene la persona. Según Maslow, la motivación para satisfacer una necesidad superior sólo aparece y es operativa cuando están satisfechas las necesidades inferiores. Así, Maslow, más que llevar a cabo una teoría en sentido estricto, constituye un parámetro que ayuda a la observación y a la descripción de lo observado, pues en la jerarquía de las necesidades humanas, se limita a establecer una serie de categorías clasificatorias de todo el conjunto de realidades que mueven la acción humana e incluso podría señalarse que no hay ninguna conexión de estas necesidades con el concepto del ser humano, conexión que permitiría dar sentido a ese conjunto de realidades que la humanidad busca conseguir a través de sus acciones. Por lo que se refiere al dinamismo postulado para explicar la aparición de la motivación, el modelo de Maslow se debilita de nuevo. Cierto es que las personas se mueven para satisfacer necesidades superiores con motivaciones que pueden llegar al extremo del sacrificio para satisfacerlas, sin embargo, en este caso, el sacrificio nos habrá permitido satisfacer las necesidades superiores pero estaremos en una condición de absoluta insatisfacción de necesidades inferiores. b. Jerarquía de Maslow Necesidades de orden inferior: físicas y de seguridad. Necesidades de orden superior: sociales, estima y autorrealización. Necesidades Físicas Necesidades de Seguridad Supervivencia Asegurar que las necesidades básicas estarán

[Psicología I ciclo]

Página 13

satisfechas en el futuro inmediato y tanto tiempo como sea posible. Hay grados diferentes de seguridad, pero todas las personas tienen necesidad de ella. Necesidades Sociales Necesidades de Estima Necesidades de Autorrealización Se refieren a lo afectivo, la pertenencia y la participación. Necesidad de sentir que uno vale y que los demás así lo piensan. Llegar a ser todo lo que se puede ser, usando las

habilidades al máximo. La jerarquía de Maslow plantea que las personas se sentirán mas motivadas por lo que buscan que por lo que ya tienen. Su contribución al ámbito organizacional es haber ayudado a los gerentes a identificar mejor las necesidades de sus empleados con el fin de motivarlos en forma efectiva. De ese modo, se evita dar más de una recompensa que puede estar disminuyendo la motivación pues no satisface la necesidad específica de cada individuo.

3.2 LA TEORÍA DE HERZBERG Es con la teoría de Herzberg (1950-1960) cuando se comienza a tener en cuenta los motivos que influyen en el trabajo de los hombres en las empresas. Herzberg, propone dos tipos de factores que influyen en dicha motivación:  Factores de higiene: afectan a la satisfacción de necesidades de jerarquía inferior (sueldo, supervisión técnica, condiciones de trabajo, reglamentaciones y modo de operar de la empresa, relaciones personales, etc.  Factores motivadores: afectan a la satisfacción de necesidades de jerarquía superior. (Posibilidades de logro personal, reconocimiento de los logros, naturaleza de la propia tarea, responsabilidad, posibilidades de promoción, etc. Herzberg, considera que sólo motivan positivamente hacia la realización del trabajo los factores motivadores. La falta de un nivel adecuado en los factores de higiene causa insatisfacción en el trabajador. Esa insatisfacción desaparece si esos factores se corrigen, llevándolos al nivel adecuado; pero la satisfacción resultante no significa motivación positiva hacia una mejor realización del trabajo. 3.2.1 Modelo de Herzberg Son 2 factores: higiénicos y motivacionales: Factores Higiénicos o de mantenimiento no son motivadores en sí, pero son necesarios para mantener un nivel razonable de motivación en los empleados. Se relacionan con el contexto del puesto de trabajo, con el medio que lo rodea. (Factores externos o recompensas externas que no ofrecen satisfacción directa). [Psicología I ciclo] Página 14

Ejemplos: Supervisión, políticas de la empresa, sueldos, status, condiciones del trabajo, seguridad en el puesto, relaciones con otros. Los factores Motivacionales o satisfactores operan para crear motivación. Se relacionan con el contenido del puesto de trabajo. (Factores internos o recompensas personal. Lo vital de este enfoque es considerar que los empleados se sienten motivados por lo que hacen por sí mismos. Su contribución: ampliar la perspectiva limitada a los factores de mantenimiento, que eran los que solo se consideraban en el pasado para tratar de motivar, con resultados muy pobres. Modelo de Alderfer ERG (Existence, Relation, Growth) Combinan Existencia las necesidades básicas y de internas al trabajo). Ejemplos: logro, responsabilidad, reconocimiento, trabajo en si mismo, posibilidades de desarrollo y de avance

seguridad. Sueldo, condiciones físicas, seguridad y beneficios en el trabajo. Ser entendido y aceptado por las personas que están arriba, abajo, en torno a uno y en el exterior. Deseo de autoestima y autorrealización.

Relación Crecimiento Comparación de los modelos:

• Maslow y Alderfer se centran en las necesidades internas del empleado. • Herzberg distingue condiciones externas requeridas para satisfacer necesidades. • Maslow y Herzberg sugieren que en las sociedades modernas las necesidades básicas han sido satisfechas, por lo que los trabajadores están motivados por necesidades de órdenes superiores y motivadores. • Alderfer sugiere que la dificultad de satisfacción de las necesidades de crecimiento y relación provocan un renovado interés en las necesidades de existencia. • Todos los modelos apuntan a lo vital que es determinar qué necesidad tiene un individuo antes de intentar ofrecer una recompensa. MOTIVACIÓN Y PARADIGMAS CLÁSICOS II 1. ESTRUCTURALISMO: El estructuralismo, la nueva psicología fundada por Wundt en 1879, centrada en analizar la estructura de la mente, no encontró acomodo al estudio de la motivación. En cambio,

[Psicología I ciclo]

Página 15

el laboratorio de Leipzig sí se interesó por las emociones y tuvo el mérito de hacer las primeras contribuciones al análisis de los sentimientos, al tratar de estudiar experimentalmente las vivencias subjetivas en la emoción. En momentos posteriores, la atención dedicada a su estudio ha sido muy desigual en las distintas escuelas. Si para el estructuralismo los conceptos dinámicos orientados a la acción no tenían virtualidad alguna, para el funcionalismo de W. James, profundamente influido por el evolucionismo y la idea de la adaptación humana, los procesos motivacionales desempeñaban un papel fundamental. La razón de ello estribaba en que para James toda conciencia era motora y toda sensación producía un movimiento, si bien en diferentes niveles de complejidad. La sensación podía desencadenar una conducta de naturaleza instintiva y sobre el instinto se montaba la volición. Ahora bien, como hace observar Carpintero (1996), la concepción jamesiana del instinto constituye una teoría integrada y compleja, que supone la interacción de sus mecanismos propios con los de la experiencia y el aprendizaje. El resultado de dicha interacción es la gran plasticidad del ser humano. Aunque por distintas razones, los temas motivacionales fueron marginados tanto por el conductismo radical, que los excluyó por mentalistas, como por los enfoques cognitivos que se desarrollan frente al conductismo a finales de de la década de 1960 y principios de los 70, cuyo principal interés fue el análisis de la inteligencia artificial sin atender a las interacciones con los procesos afectivo-motivacionales. En la simplicidad elementalista del conductismo de Watson, cuyo principio básico es que todo comportamiento complejo es un crecimiento o desarrollo de respuestas simples, no cabe propiamente un proceso como la motivación humana (Mayor y Pérez-Garrido, 1999). Con las distintas versiones neoconductistas y sus renovadas herramientas conceptuales, como el concepto de impulso introducido por Woodworth (1918) y de incentivo (Hull, 1952), la explicación motivacional ganó en amplitud y versatilidad, pero se reveló a la postre insatisfactoria. En cuanto al cognitivismo, como hace observar Mateos (2004), las afirmaciones al uso sobre su rechazo de los conceptos motivacionales deben matizarse, pues en la postura de la psicología cognitiva hacia la motivación hay que distinguir dos momentos diferentes. En su etapa de gestación, no puede hablarse de una posición negativa del cognitivismo hacia la motivación, más bien al contrario: hay un reconocimiento del papel de los factores motivacionales en la explicación de los procesos psicológicos de orden superior. La orientación del New Look en el campo de la percepción (Bruner y Goodman, 1947) ponía sobre el tapete el papel de la motivación no consciente sobre los umbrales perceptivos conscientes y el libro pionero de Miller, Galanter y Pribram Plans and the structure of behavior (1960), los modelos de retroalimentación negativa. Sin embargo, en un segundo período, que cursa a finales de los años 70, sí se produjo una desafección real, interesada, de la psicología cognitiva hacia la motivación. Hechas estas precisiones cabe hablar, ciertamente, de cambios cruciales en la trayectoria histórica de la psicología de la motivación que es posible identificar con cierto detalle. [Psicología I ciclo] Página 16

Al igual que sucedió con las emociones, la andadura de la psicología motivacional aparece ligada de forma directa, en lo fundamental, a las propias vicisitudes históricas de la psicología y, en particular, al relevo hegemónico de los diferentes paradigmas. 2. RACIONALISMO VERSUS DETERMINISMO Los diferentes planteamientos doctrinales responden a dos orientaciones básicas en cierto modo disyuntivas y en ocasiones hasta enfrentadas: una de ellas es de corte racionalista y otra determinista. La posición racionalista se remonta a la antigüedad clásica. Los determinantes motivacionales, tal como se conciben actualmente, apenas si tienen cabida en la interpretación de la conducta humana de la mayoría de filósofos griegos. Así, para Platón, el comportamiento humano no está determinado ni por condiciones externas ni por impulsos internos, se explica por la razón y la voluntad. Después, está presente en las formulaciones escolásticas, la res cogitans cartesiana, la filosofía de Kant, la obra de Maine de Biran, Bergson y Husserl e incluso en la concepción de William James acerca de la voluntad (1890) (Carpintero, 1996). Esta postura se caracteriza por su énfasis en los aspectos direccionales de la conducta, su enfoque cognitivo y su atención exclusiva o preferente a las conductas y procesos de nivel superior. Presupone siempre un sujeto activo ante el campo de estimulaciones que hace elecciones y adopta decisiones conscientes, y tiende así a explicar la conducta en términos de las intenciones, propósitos o metas que la guían. El declive de esta orientación, que dominó durante siglos el pensamiento occidental, comienza en los siglos XVII y XVIII, con los propios escritos de Descartes, la obra de Hobbes y el surgimiento del empirismo inglés (Fernández-Abascal, Jiménez y Martín, 2003). Frente al enfoque racionalista el determinista se caracteriza por su énfasis en los aspectos activadores de la conducta, su adopción de un paradigma mecanicista y su atención preferente a los niveles inferiores de conducta. La teoría de Darwin supuso para esta posición un enorme apoyo que acabaría consolidando, a principios del presente siglo, la crítica de Sigmund Freud a cualquier distinción radical entre los animales y el hombre basada en la racionalidad de su conducta. No obstante, en la confrontación de líneas de corte determinista y racionalista sectores muy significativos del campo de la psicología motivacional se han caracterizado tradicionalmente por adscribirse a la segunda posición (Bargh y Ferguson, 2000). En la medida en que los presupuestos epistemológicos clásicos se prolongan hasta el presente siglo, la tendencia principal ha sido la de excluir del discurso antropológico o psicológico toda idea que pudiera comprometer el modelo del ser humano como sujeto de pensamiento y de razón (Riba, 1989). 3. TRADICIONES DE INVESTIGACIÓN Página 17

[Psicología I ciclo]

Los principales avances del campo cabe situarlos en cuatro tradiciones de investigación que, a modo de matrices, han conformado la psicología motivacional moderna: la psicología del instinto, la del aprendizaje, la de la personalidad y la de los procesos cognoscitivos. Estos cuatro marcos o direcciones teóricas, todas ellas ligadas, aunque de diferentes modos, al influjo de la obra de Darwin, han sido las guías o ejes básicos por los que ha discurrido la psicología motivacional a lo largo de su reciente evolución (Madsen, 1974; Mayor, 1985; Mayor y Peiró, 1984; Mayor, Tortosa, Montoro y Carpintero, 1987). La profunda transformación que la teoría de Darwin produjo en la imagen tradicional del ser humano, que deja de ser el centro de la creación para convertirse en un organismo empeñado en la lucha por la supervivencia y dotado de unos instintos que recuerdan su pasado animal, tuvo en efecto múltiples consecuencias sobre el conjunto del saber. En relación con la psicología, parece fuera de toda duda que El origen de les especies (1859), a pesar de no hacer referencia expresa a la especie humana, tuvo un fuerte impacto en la configuración de la nueva disciplina, abrió el período científico de la psicología motivacional e introdujo en ella la problemática instintiva (Mayor y Sos-Peña, 1992; Mayor y Tortosa, 2002). La idea darwiniana de la continuidad esencial entre la especie humana y los animales y la renovada visión acerca de la naturaleza humana estarán presentes, de manera más o menos explícita, en diversas teorías de extraordinaria importancia en la historia de la psicología. En el campo de la motivación en particular, resultan impensables sin el influjo del evolucionismo biológico la teoría de los instintos de McDougall, la teoría de Freud (el ello, el inconsciente, los instintos sexuales y agresivos…) y la escuela funcionalista americana, con William James a la cabeza, que hizo de la función adaptativa el principal cometido de la mente y del comportamiento de los organismos. También la psicología de la emoción, como veremos, acusó de manera profunda el impacto de la obra de Darwin (Mayor, 1988, 2003b). Su libro La expresión de las emociones en los animales y en el hombre (1872), además de alentar la aparición de la psicología comparada (Romanes, Morgan) y la psicología diferencial (Francis Galton, primo de Darwin), reavivó el interés por las emociones en un contexto biológico que abría el camino a su consideración científica: reorientó su estudio, enfatizó la importancia de los factores causales de tipo ambiental y desplazó el centro de atención desde los sentimientos a la conducta emocional. De este modo, Darwin inspiró una tradición evolucionista que seguiría viva a través de diferentes teorías que llegan a nuestros días: las reformulaciones de la etología desde los años treinta de K. Lorenz (1937), N. Tinbergen (1953) y Eibl-Eibesfeldt (1970), la sociobiología de Wilson (1975) y las orientaciones evolucionistas contemporáneas que postulan la existencia de unas emociones básicas, universales e innatas y subrayan su función adaptativa. Destacan [Psicología I ciclo] Página 18

entre estas últimas las teorías de Sylvan S. Tomkins acerca de las emociones como sistema motivacional primario (1970), Carroll E. Izard acerca de las emociones como respuestas motivacionales diferenciadas (1971) y Robert Plutchik acerca de las emociones como reacciones de adaptación prototípicas (1980). 4. LA MOTIVACIÓN INSTINTIVA La consideración de los instintos como una fuerza motivacional cuyas consecuencias escapan al control del sujeto, contrapuesta por tanto a la razón y la inteligencia y reservada para explicar la conducta casi exclusivamente de los animales, llegó con no demasiadas variaciones hasta el siglo XVIII. El cambio esencial se operó en la centuria siguiente cuando el impacto de la obra de Lamarck (1744-1829) y Darwin (1809-1882) vino a desdibujar la pretendida nitidez de fronteras entre la conducta humana y la del resto de los animales. La idea de que algunas conductas humanas tenían una base instintiva fue adoptada por muchos de los primeros psicólogos, como Herbert Spencer y William James, quien había llegado a popularizar en 1890 una teoría instintiva de la motivación humana, pero la formulación más conocida y de inevitable referencia es la de William McDougall (1871-1938), ya en los albores del siglo XX. McDougall pensaba que sin los instintos el organismo sería incapaz de realizar cualquier tipo de actividad. Los consideraba los motores únicos de la conducta, responsables tanto de su activación o alertamiento como de su direccionalidad hacia determinados objetos. Su concepción era, pues, vectorial y veía en la acción instintiva tres componentes principales: el cognitivoperceptivo, el emocional y el estrictamente motor-conductual. Subrayaba también que la motivación se refería, sobre todo, a los factores internos desencadenantes de la conducta. La proliferación de los instintos y el exclusivismo y dogmatismo tan exacerbados de las formulaciones de la época provocaron numerosas y acerbas críticas y llevaron a la práctica desaparición del instinto en la literatura científica a partir de la década de los veinte. Esta doctrina fue criticada con particular dureza por Watson y los conductistas, aunque las ideas de Watson en este punto evolucionaron al compás de sus cambios de pensamiento respecto a la continuidad de las especies (Tortosa y Mayor, 1992). Años después, el término instinto reaparecería en Europa de la mano de los etólogos en formulaciones sustancialmente distintas y con planteamientos más objetivos, entre los cuales destacan los de Niko Tinbergen, Konrad Lorenz e I. Eibl-Eibesfeldt. Una derivación posterior fue la perspectiva sociobiológica, que aparece formalmente en 1975 con la obra de Wilson (Mayor y Sos-Peña, 1992). Pero la decadencia de las grandes teorías instintivas era ya irreversible. La propia obra psicológica darwiniana, que tuvo un gran impacto en el último cuarto del siglo XIX y principios

[Psicología I ciclo]

Página 19

del XX, conoce después un acusado declive a finales de los años veinte, precisamente como consecuencia de esta controversia sobre el instinto (Mayor y Pérez-Garrido, 1998). Las teorías que conceden a los instintos un considerable potencial para la acción, como de W. McDougall y el psicoanálisis de S. Freud, tienden a ser de naturaleza homeostática, esto es, consideran fundamental la tendencia al mantenimiento de unas condiciones óptimas de equilibrio en el organismo. En realidad, la idea de la homeostasis, concepto originario de la fisiología acuñado por Walter B. Cannon en 1932, ha dominado el campo de la motivación durante décadas (Mayor y Montoro, 1985; Mayor et. al., 1987; Mayor et. al., 1989) y ha afectado a construcciones teóricas enraizadas en las más diversas tradiciones, ya sea de corte evolutivo, del campo de la personalidad y del aprendizaje e incluso cognitivas. 5. LA MOTIVACIÓN Y LA PSICOLOGÍA DEL APRENDIZAJE La forzosa eliminación del instinto, al no encajar en los supuestos de un saber científiconatural, dejó un gran vacío teórico que pasaría a llenar el concepto de impulso o drive con apreciables ventajas, entre ellas su operatividad experimental. Es sabido que fue Woodworth (1918) quien propuso la distinción entre drive y mechanism para aludir con el primero de los términos a las funciones dinámicas y con el segundo a las disposiciones directivas (Mayor y Tortosa, 2002). No mucho después, hacia 1932, Tolman explicaba la conducta propositiva mediante las variables intervinientes drive y cognition. De nuevo, en esta teoría, el primero de los términos denotaba efectos principalmente dinámicos y el segundo efectos principalmente directivos. Su influencia sobre la orientación motivacional del campo del aprendizaje operó, sobre todo, a través de C.L. Hull quien en sus dos importantes obras, de 1943 y 1952, presentó un sistema en el cual el impulso representaba un estado de activación general, una función, pues, dinámica, y el hábito una función directiva. La teoría de Hull, que desarrolla en 1943 el concepto de drive rompiendo la tradición vectorialista, define toda una época de la historia de la psicología por lo que volveremos sobre ella, en el siguiente epígrafe, al abordar la motivación desde una perspectiva diacrónica. Este desglose entre la activación de la conducta y su dirección flexibilizaba enormemente el proceso motivacional y abría la posibilidad de su regulación por el aprendizaje y los procesos cognitivos superiores. Ayudaba a configurar de este modo una visión más compleja e integrada de los procesos psíquicos que era, a la vez, más acorde con el funcionamiento real de los organismos. La principal aportación de Hull en este contexto consistió en transformar la ley del efecto en un sistema teórico sistemático y brillante en el cual el refuerzo no era otra cosa que la reducción del impulso. El éxito de esta definición operativa del impulso tuvo como efecto que la motivación pasara a adquirir tanta relevancia en la explicación de la conducta como el aprendizaje, en otro tiempo su referente casi único. La sistemática hulliana sería ampliamente desarrollada, entre [Psicología I ciclo] Página 20

otros, por otros protagonistas de primera fila en nuestra historia como Spence, Miller, Mowrer y Brown. Pronto un volumen creciente de investigaciones mostraron las limitaciones de la concepción hulliana y, más en general, del modelo de reducción de necesidades, y una serie de desarrollos teóricos trataron de explicar ventajosamente lo que antes explicaba la teoría del impulso general. El propio Hull en una segunda obra fundamental, A Behavior System (1952), admitiría además del factor impulsivo un factor incentivo en la motivación. El concepto teorético de este modelo, el incentivo, es algo que atrae desde fuera, a diferencia del impulso, que empuja desde dentro (necesidades). El modelo de incentivo destaca la asociación de los estímulos con el placer o el dolor, así como los esfuerzos del organismo por alcanzar objetos-meta que atraen o repelen. Entre las formulaciones de incentivo principales, en una referencia necesariamente incompleta, deben mencionarse también las teorías de P.T. Young y la de David McClelland desde la perspectiva de la personalidad. La de Young es una teoría hedónica según la cual los incentivos determinan la activación afectiva, un proceso que determina a su vez la conducta e influye en el aprendizaje. Haremos referencia de nuevo a ambas teorías en los epígrafes siguientes. 6. LA MOTIVACIÓN Y LA PSICOLOGÍA DE LA PERSONALIDAD Prácticamente al tiempo que Woodworth proponía el concepto de impulso (drive) en la psicología americana, Sigmund Freud lo había introducido, en alemán (trieb), en su artículo Pulsiones y destinos de pulsión (1915), que presenta de una manera sistemática su teoría motivacional de ese momento. En él, describía las características de las pulsiones y distinguía dos tipos básicos: las pulsiones de auto conservación y las sexuales, una clasificación que cambiaría posteriormente. La teoría psicoanalítica responde igualmente, como ya se ha dicho, a un modelo homeostático, centrado en la idea de la descarga energética y que se inserta en una línea histórica que relaciona los procesos de adaptación con la estructura de la personalidad, en la cual se hacen residir las diferencias individuales. Su originalidad deriva de poner en primer plano las motivaciones inconscientes en cuantos determinantes psíquicos fundamentales. En este mismo marco de la psicología de la personalidad, Kurt Lewin desarrolló en 1938 un sistema topológico conectado con la psicología experimental clásica en el cual la conducta se explica en función de la persona y del ambiente. Su teoría generó un gran volumen de trabajos experimentales e influyó ampliamente en el campo del aprendizaje, a través de Tolman, y en el de la personalidad, a través de H.A. Murray. La teoría de éste último (1938), que trata de integrar métodos experimentales y clínicos, refiere la variable motivacional necesidad a un estado central, hipotético, con unos contornos muy diferentes a la variable necesidaddel sistema de Hull y los teóricos del aprendizaje. [Psicología I ciclo] Página 21

David McClelland continuó la investigación empírica con el TAT iniciada por Murray y centró su trabajo en el estudio del logro. Su aportación más significativa para el desarrollo de los conceptos motivacionales, la perspectiva histórica que nos interesa, fue pasar de una concepción de la motivación determinada por la necesidad a una concepción hedonista ligada a la expectativa. Esta tendencia hacia una teoría del valor de expectativa sería desarrollada por J.W. Atkinson y abriría una nueva y fructífera línea de investigación (Mayor y Barberá, 1987). Hay que destacar también la teoría de la personalidad de R.B. Cattell, en la cual juegan un importante papel los rasgos dinámicos (ergios, sentimientos, actitudes, los principales). Finalmente, la teoría de la personalidad de H.J. Eysenck, basada en el análisis factorial, es otra de las que han tenido una considerable influencia en la psicología motivacional. sus condiciones y factores antecedentes. Se trata de un sistema descriptivo de la personalidad sostenido por una filosofía cercana al existencialismo. Coincide en este aspecto con A. H. Maslow que desarrolla una teoría en la cual las necesidades se organizan jerárquicamente. Sitúa en la base las de naturaleza fisiológica (hambre, sed, etc.) y a continuación, en distintos niveles, las restantes: seguridad, amor y pertenencia, estima, aprobación y reconocimiento, autorrealización, conocimiento y necesidades estéticas. Otra importante distinción es la que establece entre unas motivaciones de deficiencia y unas motivaciones de crecimiento, éstas últimas propias de la persona autorrealizada. El problema de la orientación humanista, llamada en su momento “la tercera fuerza”, junto al conductismo y el psicoanálisis, es que se sitúa al margen de la corriente metodológica principal de la teoría psicológica, lo que acarrea importantes problemas en orden a la verificación empírica de sus hipótesis.

7.

LA MOTIVACIÓN Y LOS PROCESOS COGNOSCITIVOS El estudio de las funciones cognoscitivas en relación con los procesos motivacionales se inicia propiamente con la Escuela de Wurzburgo y aboca a los planteamientos actuales sobre los procesos volitivos. Éstos son un tipo particular de procesos cognitivos superiores distinguibles de la motivación, según H. Heckhausen (1987), J. Khul (1987) y otros autores, pero directamente emparentados con ella, los cuales estarían relacionados con la función de control o autorregulación de la conducta, es decir, el conjunto de mecanismos que mediatizan el mantenimiento de la intención. A principios del siglo XX, el análisis de los procesos volitivos experimentó un gran auge en la psicología europea a raíz de los trabajos experimentales de Narziss Ach (1910) y de Michotte y Prüm (1910). Su estudio experimental pasó posteriormente a un segundo plano, cuando no al olvido, debido a la influencia del conductismo e, indirectamente, a la interpretación de Lewin que recondujo la volición a la motivación (Arana y Sanfeliu, 1994). Desde los años 1980 el estudio de

[Psicología I ciclo]

Página 22

los procesos volitivos se inserta en la teoría de la acción (o control de la acción), destacando de nuevo la vitalidad de la tradición alemana. Si volvemos la vista atrás, desde los años 50, y a lo largo de las dos décadas siguientes, el análisis de una serie de trabajos inspirados en la línea hulliana permitió concluir que las cogniciones concernientes a los estados de privación determinan sus efectos psicológicos. Asimismo, quedaban de manifiesto a través de la investigación experimental de laboratorio una serie de ideas igualmente nuevas: las reacciones de ansiedad estaban influenciadas por la manera en que uno se enfrenta cognitivamente a la amenaza; la relación ansiedad-aprendizaje estaba mediada por las percepciones de éxito y fracaso; la respuesta agresiva era una función de las percepciones del frustrador y de las creencias acerca de la propia ira; y la resistencia a la extinción se veía afectada por las adscripciones causales al hecho de no alcanzar una meta. Esta última variable dependiente, tradicional en la prueba de la teoría de Hull, fue examinada por tres concepciones cognitivas de la motivación: la teoría de la disonancia, la teoría del aprendizaje social y la teoría atributiva, coincidentes en su interpretación de que, incluso en este terreno, los enfoques mecanicistas no explican satisfactoriamente los hechos. Edward C. Tolman y Kurt Lewin facilitaron el tránsito hacia los planteamientos cognitivos, al proponer posibles vinculaciones entre la cognición y la conducta, en el caso de Tolman a través de la representación estructurada de la realidad (los mapas cognitivos) y en el de Lewin mediante la idea de espacio vital (Mayor y Barberá, 1987). Tolman (1932) fue uno de los primeros en destacar la dirección y selectividad de la conducta la cual, decía, “apesta a intención”. Explicaba la conducta propositiva mediante las variables intervinientes drive, de efectos principalmente dinámicos, y cognition, de efectos principalmente directivos. Para Lewin (1935), el individuo era un organismo en busca de metas. En su período norteamericano desarrolló un sistema topológico que completó algo más tarde, en 1938, para explicar la conducta en función de la persona y del ambiente: Conducta = f (Persona, Ambiente). La teoría lewiniana, como dijimos, ha influido a la vez en la teoría del aprendizaje, a través de Tolman, y en la teoría de la personalidad, a través de Murray, autor del famoso Test de Apercepción Temática (TAT). Aunque a veces su sistema se encuadra en el modelo homeostático, parece más correcto restringir éste a los planteamientos con una clara base biológica, como los de Hull, Freud o la etología.

CAPITULO III LA VOLUNTAD [Psicología I ciclo] Página 23

1. CONCEPTO: La voluntad es la capacidad de los seres humanos y de otros animales que les mueve a hacer cosas de manera intencionada. Es la facultad que permite al ser humano gobernar sus actos, decidir con libertad y optar por un tipo de conducta determinado. La voluntad es el poder de elección con ayuda de la conciencia. la voluntad se define como la aptitud legal para querer algo. Es uno de los requisitos de la existencia de los actos jurídicos.

El actuar humano está orientado por todo aquello que aparece como la mejor opción, desde las actividades recreativas hasta el empeño por mejorar en el trabajo, sacar adelante a la familia o ser productivos y eficientes. La voluntad opera principalmente en dos sentidos:  De manera espontánea, debido a la motivación y convencimiento de realizar ese algo, como salir a pasear con alguien, iniciar una afición o pasatiempo, organizar una reunión, asistir a un entrenamiento.  De forma consciente, debido al esfuerzo u obligación a realizar determinadas cosas: terminar un informe a pesar del cansancio, estudiar una materia que no gusta o presenta dificultades, recoger las cosas que están fuera de su lugar, levantarse a pesar del sueño, etc. Todo esto representa un ejercicio de voluntad, porque se llega a la decisión de actuar contando con los inconvenientes. La voluntad es fundamental para el ser humano, pues lo dota de capacidad para llevar a cabo acciones contrarias a las tendencias inmediatas del momento. Sin voluntad no se pueden lograr objetivos planeados. Es uno de los conceptos más difíciles y debatidos de la filosofía, especialmente cuando los filósofos investigan cuestiones como las que se refieren al libre albedrío. Existe la cuestión adicional de si puede simultáneamente observar lo que se desea hacer y además tener conocimiento de las razones por las que se elige hacer eso en lugar de otra cosa. Las interrogantes más profundas sobre la existencia humana giran a menudo alrededor de las cuestiones sobre la voluntad. 2. EL CONCEPTO DE VOLUNTAD EN LA FILOSOFÍA Platón considera que las elecciones concretas de los hombres son responsabilidad de cada uno, es decir, dependen de la propia voluntad. Por su parte, Aristóteles distingue entre actos involuntarios (realizados por ignorancia o bajo una fuerza externa que nos mueve sin que lo queramos) y voluntarios (escogidos con conocimiento de causa y sin constricción exterior). Arthur Schopenhauer, en su obra más importante, El mundo como voluntad y representación, entiende que la voluntad es la realidad última (la kantiana «cosa en sí») subyacente al mundo de

[Psicología I ciclo]

Página 24

la percepción sensible (intuición empírica). Nietzsche llama una especial atención sobre la "voluntad de poder". Jean Jacques Rousseau utiliza el concepto de voluntad general en El Contrato Social. Hasta entonces el bien común, interpretado por el gobernante, había sido la guía de actuación en cualquier sistema político. Incluso en la monarquía absoluta, la voluntad del rey era la ley, sólo sujeta al juicio de Dios. La voluntad general sigue siendo un concepto fundamental para entender la toma de decisiones endemocracia. El filósofo Joaquín Trincado Mateo en el libro Conócete A Ti Mismo define a la voluntad racional como causa única del universo y toda demostración de vida llamándose esa voluntad racional, sencillamente, Espíritu. 3. FRACES DE VOLUNTAD: Dicen que soy héroe, yo débil, tímido, casi insignificante, si siendo como soy hice lo que hice, imagínense lo que pueden hacer todos ustedes juntos. La voluntad es la que da valor a las cosas pequeñas. Voluntad firme no es lo mismo que voluntad enérgica y mucho menos que voluntad impetuosa 4. TÉCNICAS PARA FORTALECER LA VOLUNTAD: - Crear buenos hábitos: Admitir conscientemente que si bien es cierto hay muchas cosas que nos agradarían hacer todo el tiempo, pues no debemos hacerlas porque son nocivas para la saluda física y mental. Por lo tanto si rutinariamente dejamos de dormir demasiado, o de andar comiendo a cada rato o de tirarnos a ver la tele por horas sin fin, entonces iremos creando buenos hábitos que vencerán apetencias dañinas. - Establecer prioridades: sientate un momento y piensa sobre tus prioridades. Luego haz una lista de ellas en orden de relevancia, es decir, en los primeros lugares aquello que consideras más importante o que necesita tu atención inmediata. Esta lista te ayudará a cumplir metas, te permitirá empezar y terminar a tiempo algún trabajo o tarea pendiente. Organizar tus prioridades va a enfocarte en aquello sólido que necesita ser cumplido para poder crecer como ser social y como individuo. - Desarrollar conocimientos: Abre tu mente, infórmate, estudia. Lee y piensa en nuevas ideas; analiza y pon en práctica el nuevo conocimiento; descubre a través de la lectura y el razonamiento medios para desempeñar mejor tu trabajo, medios para ser un mejor padre o madre, para ser un mejor hijo o hija, esposo o esposa, amigo, maestro, empleado, estudiante, etc. Solo mediante la educación -ya sea formal o autodidáctica- vas a lograr y obtener una vida más segura en los aspectos emocional y económicos; una vida con mayores momentos de felicidad.

[Psicología I ciclo]

Página 25

CAPITULO IV LA ACTITUD 1. DEFINICION: La actitud es la forma de actuar de una persona, el comportamiento que emplea un individuo para hacer las cosas. En este sentido, puede considerarse como cierta formade motivación social -de carácter, por tanto, secundario, frente a la motivación biológica, de tipo primario- que impulsa y orienta la acción hacia determinados objetivos y metas. [Psicología I ciclo] Página 26

Eiser1 define la actitud de la siguiente forma: predisposición aprendida a responder de un modo consistente a un objeto social. En la Psicología Social, las actitudes constituyen valiosos elementos para la predicción de conductas.2 Para el mismo autor de la obra fish, la actitud se refiere a un sentimiento a favor o en contra de un objeto social, el cual puede ser una persona, un hecho social, o cualquier producto de la actividad humana. Basándose en diversas definiciones de actitudes, Rodríguez2 definió la actitud como una organización duradera de creencias y cogniciones en general, dotada de una carga afectiva a favor o en contra de un objeto definido, que predispone a una acción coherente con las cogniciones y afectos relativos a dicho objeto. Las actitudes son consideradas variables intercurrentes, al no ser observables directamente pero sujetas a inferencias observables. 1.1 Otras definiciones: Además de las definiciones mencionadas, podemos agregar las siguientes: Floyd Allport: “Una actitud es una disposición mental y neurológica, que se organiza a partir de la experiencia que ejerce una influencia directriz o dinámica sobre las reacciones del individuo respecto de todos los objetos y a todas las situaciones que les corresponden”. R. H. Fazio& D. R. Roskos-Ewoldsen: “Las actitudes son asociaciones entre objetos actitudinales (prácticamente cualquier aspecto del mundo social) y las evaluaciones de esos objetos”. C. M. Judd: “Las actitudes son evaluaciones duraderas de diversos aspectos del mundo social, evaluaciones que se almacenan en la memoria”. Kimball Young: “Se puede definir una actitud como la tendencia o predisposición aprendida, más o menos generalizada y de tono afectivo, a responder de un modo bastante persistente y característico, por lo común positiva o negativamente (a favor o en contra), con referencia a una situación, idea, valor, objeto o clase de objetos materiales, o a una persona o grupo de personas”. R.Jeffress: "La actitud es nuestra respuesta emocional y mental a las circunstancias de la vida". W.I. Thomas y F. Znaniecki: “Es la tendencia del individuo a reaccionar, ya sea positiva o negativamente, a cierto valor social”. D. Krech y R.S. Crutchfield: “Una actitud puede ser definida como una organización permanente de procesos emocionales, conceptuales y cognitivos con respecto a algún aspecto del mundo del individuo”. Warren: “Una actitud es una específica disposición mental hacia una nueva experiencia, por lo cual la experiencia es modificada; o una condición de predisposición para cierto tipo de actividad”. [Psicología I ciclo] Página 27

Droba: “Una actitud es una disposición mental del individuo a actuar a favor o en contra de un objeto definido”. Rokeach: “Puede definirse una actitud como una organización aprendida y relativamente duradera de creencias acerca de un objeto o de una situación, que predispone a un individuo en favor de una respuesta preferida”. Solomon Asch: “Las actitudes son disposiciones duraderas formadas por la experiencia anterior”. Edwin Hollander: “Las actitudes son creencias y sentimientos acerca de un objeto o conjunto de objetos del ambiente social; son aprendidas; tienden a persistir, aunque están sujetas a los efectos de la experiencia; y son estados directivos del campo psicológico que influyen sobre la acción”. David G. Myers: “Actitud es la reacción evaluativa, favorable o desfavorable, hacia algo o alguien, que se manifiesta en las propias creencias, sentimientos o en la intención Fishbein: “Las actitudes son resúmenes valorativos de las diferentes creencias de una persona acerca de un objeto o concepto”. Jack H. Curtis: “Las actitudes son predisposiciones a obrar, percibir, pensar y sentir en relación a los objetos y personas”. Giancarlo: "La actitud es lo que nos impulsa hacer algo". Quintero y Bermúdez: "La actitud es una disposición de voluntad manifestada ante el mundo". WenddyNeciosup: "La actitud es tu postura para enfrentar las diversas situaciones de la vida, el rostro diario siempre lo das tu con tu actitud". John C. Maxwell: "La actitud es un sentimiento interior expresado en la conducta". 2. COMPONENTES DE LA ACTITUD Rodríguez2 distingue tres componentes de las actitudes:  Componente cognoscitivo: para que exista una actitud, es necesario que exista también una representación cognoscitiva del objeto. Está formada por las percepciones y creencias hacia un objeto, así como por la información que tenemos sobre un objeto. En este caso se habla de modelos actitudinales de expectativa por valor, sobre todo en referencia a los estudios de Fishbein y Ajzen. Los objetos no conocidos o sobre los que no se posee información no pueden generar actitudes. La representación cognoscitiva puede ser vaga o errónea, en el primer caso el afecto relacionado con el objeto tenderá a ser poco intenso; cuando sea errónea no afectará para nada a la intensidad del afecto.  Componente afectivo: es el sentimiento en favor o en contra de un objeto social. Es el componente más característico de las actitudes. Aquí radica la diferencia principal con las creencias y las opiniones - que se caracterizan por su componente cognoscitivo.

[Psicología I ciclo]

Página 28

Algunos psicólogos afirman que las actitudes sociales se caracterizan por la compatibilidad en respuesta a los objetos sociales. Esta compatibilidad facilita la formación de valores que utilizamos al determinar que clase de acción debemos emprender cuando nos enfrentamos a cualquier situación posible.  Componente conductual: es la tendencia a reaccionar hacia los objetos de una determinada manera. Es el componente activo de la actitud. Para explicar la relación entre actitud y conducta, Fishbein y Ajzen, (1980, citado en Rodríguez2 ) han desarrollado una teoría general del comportamiento, que integra un grupo de variables que se encuentran relacionadas con la toma de decisiones a nivel conductual, ha sido llamada Teoría de la acción razonada. La psicología social distingue un estudio de la estructura intra- aptitudinal de la actitud, para identificar la estructura interna, de un estudio de la estructura inter-aptitudinal, para buscar diferencias y similitudes entre mapas donde confluyen más actitudes. FUNCIONES DE LAS ACTITUDES En los procesos cognitivos, emotivos, conductuales y sociales, son múltiples. La principal función resulta ser la cognoscitiva. Las actitudes están en la base de los procesos cognitivosemotivos prepuestos al conocimiento y a la orientación en el ambiente. Las actitudes pueden tener funciones instrumentales, expresivas, de adaptación social (como en los estudios de Sherif sobre la actitud en relación al ingroup, el propio grupo de referencia y el outgroup, el grupo externo), ego defensivo (un ejemplo clásico es el estudio sobre la personalidad autoritaria de Adorno en los años 50). Este concepto resulta central en toda la psicología social porque tiene una aplicación en muchos campos distintos:  Frente a objetos o conductas especificas con finalidad predictiva de la conducta, en los estudios de mercado.  Grupos o minorías étnicas, mediante el estudio de los prejuicios y de los estereotipos.  Fines y objetivos abstractos, donde este tipo de actitud está definido como valor personal.  La actitud en relación a sí mismo, definida como autoestima. 3 FORMACIÓN DE LAS ACTITUDES Se pueden distinguir dos tipos de teorías sobre la formación de las actitudes, estas son: la teoría del aprendizaje y la teoría de la consistencia cognitiva. • Teoría del aprendizaje: esta teoría se basa en que al aprender recibimos nuevos conocimientos de los cuales intentamos desarrollar unas ideas, unos sentimientos, y unas conductas asociadas a estos aprendizajes. El aprendizaje de estas actitudes puede ser reforzado mediante experiencias agradables.

[Psicología I ciclo]

Página 29

Teoría de la consistencia cognitiva: esta teoría se basa o consiste en el aprendizaje de nuevas actitudes relacionando la nueva información con alguna otra información que ya se conocía, así tratamos de desarrollar ideas o actitudes compatibles entre sí.

Teoría de la disonancia cognitiva: esta teoría se creó en 1962 por LeonFestinger, consiste en hacernos creer a nosotros mismos y a nuestro conocimiento que algo no nos perjudica pero sabiendo en realidad lo que nos puede pasar si se siguiese manteniendo esta actitud, tras haber realizado una prueba y fracasar en el intento. Esto nos puede provocar un conflicto, porque tomamos dos actitudes incompatibles entre sí que nosotros mismos intentamos evitar de manera refleja. Esto nos impulsa a construir nuevas actitudes o a cambiar las actitudes ya existentes. EJEMPLOS DE CADA TEORÍA Teoría del aprendizaje: al aprender nuevos conocimientos sobre la sexualidad, se intenta recoger toda la información posible para poder realizar un cambio en nuestra conducta, partiendo de la nueva información adquirida. Teoría de la consistencia cognitiva: al estudiar algo nuevo, intentamos memorizarlo mediante la relación de lo que vamos a aprender con lo que ya sabemos, esto nos llevará a que a la hora de acordarte de lo nuevo memorizado te será más fácil recordarlo. Teoría de la disonancia cognitiva: normalmente las personas que consumen drogas tienen constancia de lo que se hacen a ellos mismos pero sin embargo las siguen consumiendo, debido a que se hacen creer que el placer que les produce tomarlas compensa lo que en un futuro les ocurrirá.

4

ESTEREOTÍPOS, PREJUICIOS Y DISCRIMINACIÓN El estereotipo es una concepción simple y muy común la cual es aceptada por un grupo o sociedad a una persona determinada sea de diferente estructura social o determinado programa social. El estereotipo cumple una función que se adapta perfectamente, es ordenada y simplifica la información que necesita el sujeto para poder reaccionar con una mayor rapidez. Los prejuicios son unos sentimientos negativos o positivos, normalmente se forman por creencias o pensamientos estereotipados. Estos sentimientos se dan a conocer de forma simpática o antipática ante unos individuos, razas, grupos, nacionalidades o ideas, pautas e instituciones. Muchas veces los prejuicios nos hacen ser hostiles o favorables con un conjunto de personas o una sola, a veces somos discriminatorios o muy acogedores, esto es muchas veces según como es la persona según su condición racial, económica, religiosa... A este comportamiento se le denomina discriminación.

[Psicología I ciclo]

Página 30

5

ACTITUDES Y CONDUCTAS A una persona de la cual, conocemos cuáles son sus actitudes no podemos predecir cuál va a ser su conducta. Son muy pocos los casos en los que podemos establecer relaciones entre actitudes y conducta. Para poder llegar a prever una conducta, tenemos que conocer muy profundamente unas actitudes muy específicas. Normalmente lo que la gente dice sobre sus propias actitudes suele ser mentira y esto sucede porque no conocemos casi ninguna de nuestras actitudes respecto a los objetos. Y no conocemos estas actitudes hasta que tenemos que actuar frente a un objeto. Con esto se deja aún más claro que las actitudes no influyen tanto en la conducta, es más, a veces, incluso son las conductas las que determinan las actitudes. Esta relación entre conducta y actitud está sometida a numerosas influencias. 6 EL CAMBIO DE LAS ACTITUDES Por el contrario de lo dicho anteriormente las actitudes si que influyen en la conducta social. Por eso quienes intentan cambiar las conductas de las personas se centran en cambiar las actitudes. Hay muchos ejemplos de esto: los padres que intentan influir en la conducta de los hijos, los maestros que intentan influir en los alumnos, etc. Varios psicólogos defienden que hay dos formas de cambiar las actitudes: la forma de la naturaleza cognitiva y la de la naturaleza afectiva.

Naturaleza cognitiva: se utiliza en las personas motivadas y que saben bien que desean. Esta es una forma muy útil y se llega a producir este cambio de actitudes esta nueva actitud durará mucho tiempo.

Naturaleza afectiva: esta forma de cambio no es tan clara como la cognitiva, sino que intenta producir un cambio mediante claves. Si se llega a producir este cambio, es un cambio temporal y no perdurará durante mucho tiempo.

7

ACTITUD Y SOCILOGIA El concepto de actitud, como una tendencia a responder de igual manera en iguales circunstancias, no sólo es de interés en Psicología Social sino también en Sociología. Desde el punto de vista afectivo, es posible encontrar algunas actitudes básicas en el hombre, que servirán para describir su comportamiento social del mundo Baruch de Spinoza, en su “Ética” describe al amor como la tendencia a compartir penas y alegrías de nuestros semejantes, mientras que al odio lo describe como la tendencia a alegrarnos del sufrimiento ajeno y a entristecernos por su alegría. Si a estas actitudes les agregamos el egoísmo, como tendencia a interesarnos sólo por cada uno de nosotros mismos y a la negligencia como tendencia a desinteresarnos por todos, tenemos prácticamente cubierta la totalidad de las actitudes afectivas posibles.

[Psicología I ciclo]

Página 31

Podemos decir que todo ser humano posee, en distintas proporciones, algo de amor, algo de odio, de egoísmo y de negligencia, preponderando una de ellas en cada caso. Es posible hablar de una “actitud característica” en cada persona, por lo que habrá tantas actitudes distintas como personas existan en el mundo. Dicha actitud, precisamente, caracteriza a cada ser humano y no es algo fijo o permanente, sino que puede cambiar debido a la educación o bien a la influencia recibida desde el medio social. Tanto en Psicología Social como en Sociología se buscan variables observables y cuantificables que sirvan de soporte a descripciones que puedan encuadrarse en el marco de la ciencia experimental, de ahí que es posible definir a la actitud característica como el cociente entre respuesta y estímulo: A = R/E Así, la actitud del amor implica compartir penas y alegrías (que habría de ser la respuesta), mientras que el estímulo serían las penas y alegrías originales que luego habríamos de compartir. Si asociamos el bien al amor, mientras que al odio, al egoísmo y la negligencia les asociamos el mal, disponemos de una ética elemental que podrá incluirse en una descripción compatible con el método de la ciencia.

CONCLUSIONES: • Las actitudes son las predisposiciones a responder de una determinada manera con reacciones favorables o desfavorables hacia algo. Las integran las opiniones o creencias, los sentimientos y las conductas, factores que a su vez se interrelacionan entre sí.

• Las opiniones son ideas que uno posee sobre un tema y no tienen por qué sustentarse en
una información objetiva. Por su parte, los sentimientos son reacciones emocionales que se presentan ante un objeto, sujeto o grupo social. Finalmente, las conductas son tendencias a comportarse según opiniones o sentimientos propios. • Las actitudes orientan los actos si las influencias externas sobre lo que se dice o hace tienen una mínima incidencia. También los orientan si la actitud tiene una relación específica con la conducta, a pesar de lo cual la evidencia confirma que, a veces, el proceso acostumbra a ser inverso y los actos no se corresponden, se experimenta una tensión en la que se denomina disonancia cognitiva. • • Las actitudes tienen mucho interés para los psicólogos porque desempeñan un papel muy importante en la dirección y canalización de la conducta social. Las actitudes no son innatas, sino que se forman a lo largo de la vida. Éstas no son directamente observables, así que han de ser inferidas a partir de la conducta verbal o no verbal del sujeto. [Psicología I ciclo] Página 32

Bibliografía Idarmis González Benítez Profesora asistente. ELAM Teresa L. González Valdés. Profesora Auxiliar. Facultad de Ciencias Médicas “Gral. Calixto García”. 1. Psicología y Salud. Núñez de Villavicencio Pág. 37-39 y 60-65 2. Petrovski A. Psicología General 1976. 3. Smirnov Lecontiev. Psicología 1961. 4. Colectivo de Autores Cubanos. Psicología General 1982. 5. González Menéndez R. Cómo liberarse de los Hábitos Tóxicos 1993. 6. “Ética demostrada según el orden geométrico” de Baruch de Spinoza – Fondo de Cultura Económica – ISBN 968-16-0497-0 7. “Psicología Social” de R. Baron y D. Byrne – Editorial Prentice Hall – ISBN 0-205-18944-X 8. “Psicología Social” Tomo I – Plaza & Janes Editores SA – ISBN 84-01-61264-0 9. “Psicología de las Actitudes” de K. Young, J.C. Flügel y otros – Editorial Paidós SA 10. REFERENCIAS a. ↑ Eiser, J.R. (1999). Psicología Social. Madrid: valencia. ISBN. Página 33

[Psicología I ciclo]

b.

↑ a b c d Rodríguez, A. (1991). Psicología Social. México: Trillas. ISBN.

[Psicología I ciclo]

Página 34

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->