Está en la página 1de 5

14 CARACTERÍSTICAS QUE REVELA LA IMAGEN PERSONAL

La imagen personal nunca había estado tan en boga más allá de los cánones sociales. Así, y desde las
sociedades más primarias, a mujeres y hombres se les educa para que sepan cómo deben y cómo no
deben presentarse en sociedad, creando así una imagen, cuyas características nos hacen hablar del
concepto de imagen personal.

DEFINICIÓN DE IMAGEN PERSONAL


De esta manera, podemos definir la imagen personal como la identidad que, a través de su
indumentaria y cuidado de sus rasgos físicos, la persona construye de sí misma para presentarse en
sociedad como prolongación de su papel en la sociedad, de su manera de ser, de comportarse, de vivir
y de todos los rasgos de su personalidad.

De hecho en función de la imagen personal que se prestara, durante siglos la sociedad se ha


segmentado en estamentos, en los que la forma de presentarse en público, con detalles de vestimenta,
peluquería y hasta color de tez o piel, marcaban el rango o posicionamiento social del individuo, siendo
determinante incluso, en su realización personal y ya no digamos crecimiento socio-profesional.

Durante siglos, primero la corte de las monarquías absolutistas, y luego las clases burguesas y
acomodadas empleaban guantes para preservar sus manos, con el fin de que siempre estuvieran
suaves y tiernas, sin curtir por el sol, señal de que no realizaban trabajos físicos y, por ende, de su
posición en la sociedad.

También existía la misma obsesión con el tono de la piel del rosto, en Versalles se puso de moda el
maquillaje blanquecino entre los miembros de la corte, e inclusive las damas, desde entonces,
empezaron a emplear sombrillas o parasoles para evitar cualquier tipo de sometimiento a las
inclemencias solares, siempre persiguiendo como objetivo un mantenimiento riguroso de su imagen
personal y, por tanto, de su peso social.

Esta costumbre, incluso llega a nuestros días en las sociedades asiáticas, que desde sus épocas más
primarias, teñían sus rostros, especialmente las mujeres, con polvo de arroz, para preservar su frescura
y lozanía, y a su vez alejarse de los trabajadores agrícolas, cuyos semblantes lucían siempre tostados
por el sol.

Estos son sólo algunos apuntes de lo que la imagen personal ha significado a lo largo de la historia para
el individuo, repasemos:

 Imagen social como objeto a educar desde la cuna.


 Vía de extensión de la personalidad del individuo.
 Símbolo de estatus social.
Asimismo, en la actualidad la imagen personal vuelve a adquirir un nuevo valor y un nuevo peso, donde
la moda y los cuidados de belleza son parte esencial de este proceso, especialmente en el ámbito
femenino y de forma creciente en el masculino, buscando, como relevo de la obsesión por el tono
blanquecino de la piel de tiempos pasados, la eterna juventud en el tiempo presente.

Además la imagen personal con la que las mujeres y hombres de hoy en día se presentan en sociedad
tiene mucha influencia en lo que de ellos se piense o la proyección personal y profesional que el
individuo tenga, influyendo inclusive en el éxito o proyección laboral.

TODO EL MUNDO JUZGA POR LA IMAGEN


Todo el mundo juzga por la imagen y además hemos desarrollado la capacidad de hacerlo en escasos
segundos sin, en muchos casos, molestarnos en conocer a la persona, ya obtenemos una radiografía
instantánea de la misma, sólo por como vaya vestida, peinada o la apariencia cuidada que presente. Y
por consiguiente, obtenemos una primera opinión personal que nos invita a acercarnos o no, a esa
persona:

 Acercamiento, hemos detectado que la persona tiene una afinidad o conexión con nuestro canon
estético y social. Nos gusta su imagen, valoramos su ropa o los accesorios que lleve y por tanto
queremos acercarnos a ella porque o bien la consideramos “igual a nosotros” o bien nos admira
como “modelo a seguir” y queremos sentirnos cerca y en conexión con aquello que admiramos.
 Alejamiento, hemos detectado que la persona no tiene afinidad o conexión con nuestro canon
estético y social. No nos gusta su imagen, valoramos su ropa o sus accesorios en negativo y por
tanto queremos huir de ella. En muchos casos por el –qué dirán de quienes nos acompañan, en
otros por acto reflejo de nuestro propio ser.
IMAGEN PERSONAL A TRAVÉS DE LAS REDES SOCIALES
A esto, se le une que construimos una segunda imagen personal a través de las redes sociales,
sobredimensionando el valor en origen de la misma, ofreciendo una concepción dual de ésta.

Proyectamos en las redes sociales los valores más idílicos de nuestra imagen ofreciendo siempre una
visión sobredimensionada de nuestra personalidad a través de las imágenes que compartimos.

Retocamos nuestras fotos, calculamos los planos más favorecedores y enseñamos sólo aquella parte
de nuestra vida que nos gusta o que creemos que más estima social generará. Y que además medimos
a nivel de interacción externa, es decir, con las interacciones en forma de likes que las personas de
nuestro entorno, directo e indirecto nos proporcionan.

Y son precisamente esas interacciones de gusto positivo o likes las que refuerzan el valor de nuestra
imagen personal y la atención hacia la misma. Ya que a través de dicha imagen, captamos a una
audiencia anónima que sigue nuestros pasos en la red, puesto que se identifica o se siente agradado
por lo que contamos o mostramos y por cómo lo hacemos. Es en este contexto, en el que el
individuo refuerza su sentido de identificación y pertenencia social, fortaleciendo aquellos rasgos de
su personalidad que, canalizados a través de la imagen, son capaces de generar el agrado de otros
individuos que a su vez se desarrollan personal y socialmente bajo los mismos cánones y
comportamientos.
Nos encontramos en un momento en el que la imagen personal cobra más fuerza que nunca, adquiere
doble interpretación, la física y la virtual, y no es de extrañar que surja un enorme nicho de mercado
laboral en lo que al cuidado de la misma respecta.

La primera impresión hoy día empieza inclusive antes de conocer a la persona “en persona” y es que
cada vez son más las empresas que cuando inician un proceso de selección con candidatos a nuevas
vacantes, hacen un sondeo previo de los mismos en la red.

Y es más, a veces creemos que conocemos a las personas por la imagen que sobre ellas mismas
construyen en sus redes sociales de cabecera, sin ser realmente cierto.

CARACTERÍSTICAS PERSONALES EN RELACIÓN A LA IMAGEN PERSONAL


Veamos ahora, qué características podemos inferir de una persona en relación a la imagen personal
que muestra y al cuidado de la misma:

1. La importancia de la imagen personal


Cuando el individuo se presenta ante nosotros podemos observar, en su indumentaria, cuidado
facial y capilar, y en su gestualidad la importancia que le da a la imagen personal y hasta qué
punto se preocupa por ella.
2. Su posicionamiento en la sociedad
Las firmas que lleve, el estilo que adquiera, más vanguardista o más clásico, nos va a aportar el
posicionamiento social de la persona, en relación a su profesión, a las marcas que use y a la
estética que adopte.
3. Su personalidad
Si la persona tiene una actitud positiva ante la vida, o extrovertida, lo veremos, por ejemplo, en
la elección de color que haga de cara a seleccionar sus total looks o sus accesorios. Si de lo
contrario, nos encontramos ante alguien tímido, reservado, que se toma demasiado en serio, o
cuyo carácter es introvertido, observaremos que sus elecciones son más planas y neutras: para
no llamar la atención.
4. Su estilo de vida
Por ejemplo, si una persona lleva un etilo de vida muy sedentario, generalmente no le dará mucha
importancia al aspecto que luzca su ropa y será frecuente verla con looks más informales o
descuidados o con prendas muy arrugadas. Sin embargo una persona muy activa, cuidará su
imagen personal más o menos pero siempre ofrecerá una versión si mismo más dinámica, y esto
se reflejará en aquello que lleve.
5. Su edad y la aceptación que tenga de sí mismo
En relación a la imagen que se adopte, las personas tienen a proyectar una edad, mayor o menor,
y en general y de forma proporcionalmente vinculada, la aceptación que de ésta tienen.
6. Su grado de exposición en la red
En la medida en la que veamos la importancia que le da a sus dispositivos móviles en relación a sí
mismo y al estilo de vida que adopta.
7. Sus complejos
En la medida en la que siempre intente tapar las cosas que no le gustan de su persona,
convirtiendo a veces estos puntos negativos en auténticas obsesiones que llegan a tener un
efecto contraproducente ya que, en muchos casos, se consigue focalizar la atención en aquello
que se intenta ocultar con ahínco.
8. La necesidad de complicidad social que requiere la persona
En la medida en la que requiera que constantemente estén refutando o avalando su estilo o su
imagen, preguntando e interesándose siempre por ello, o todo lo contrario, sintiéndose
profundamente afectados y mostrándose tremendamente sensibles ante cualquier pequeño
comentario u objeto de crítica que algún aspecto de su imagen personal pueda generar.
9. La seguridad que de sí misma tenga la persona
Esto se aprecia tanto en su actitud ante la vida, con sus movimientos, su paso al caminar o
sencillamente el tono conversacional y el grado de mirada que emplee en sus distintas
interacciones sociales. Además de en la elección de prendas de vestir, colores, la disposición del
cabello: si tapa su rostro o no etc.
10. Autoconocimiento que el ser humano tiene de sí mismo
En relación a su cuerpo, su silueta, sus puntos fuertes y débiles, y los aspectos que resalte,
esconda o acentúe.
11. Su gusto estético
Puede ser dependiente o independiente, en relación a si coincide con las tendencias que marca
la sociedad y por lo tanto con los gustos de una colectividad o si, de lo contrario es totalmente
opuesto a los usos socialmente aceptados y se desarrolla de una forma original y distintiva.
12. Comportamiento y comunicación y la importancia que a éstos elementos le da la persona
En relación a su educación y su nivel de exposición social. Hay personas para las que es inadmisible
presentarse en público con el cabello sucio o los zapatos machados, hay otras que no. Esta actitud
en relación a la imagen personal nos habla del comportamiento social del individuo y sus dotes
de comunicación: cómo las emplea, qué importancia le da o que mensaje quiere transmitir con
su estética, comportamiento o gestualidad.
13. El sentido del protocolo y la corrección que la persona posee
En relación a si es consecuente con lo que socialmente se espera de ella en su participación en
distintos ámbitos de la vida social de los que en un momento u otro ha de formar parte.
14. El lenguaje de los accesorios, su conocimiento y la explotación y uso de los mismos que la persona
haga.
Le demos más o menos importancia al exterior, es indiscutible que la primera impresión está basada
en el aspecto exterior y sobre todo en la imagen personal que se desprenda del estilismo que llevemos
puesto, nos gustaría conocer si en alguna ocasión tu estilismo te ha jugado una mala pasada o si por el
contrario te ha ayudado a acceder a mejores recursos, ¡no olvides dejarnos tu comentario!