Está en la página 1de 4

Sofía Hernanz Martin del

Campo
Dolly María Ballinas
Yáñez
Sergio Eduardo Jiménez
López
Gildardo Chacón Martínez
Rosa Leonor Hernández
Cordero

PERCEPTOR (público): Son numerosos. Los efectos sobre el individuo no


son directos, ante los cuales las personas no pueden evitar sus
manipulaciones sino que, más bien se admite que la influencia de los medios no
va destinada exclusivamente al medio individual, sino que influye en una
interacción colectiva de receptores.

INTERPRETE (medio): No todos tienen los mismos efectos y


repercusiones, la interacción que se establece con los medios de
comunicación es diferente en función del medio de comunicación que se
utilice. El medio está compuesto de una serie de dimensiones internas que en su
utilización de formas especificas, o por su presencia o ausencia, determinaran
efectos específicos en la comunicación, El medio de comunicación desempeña
simultáneamente los papeles de decodificador, intérprete y codificador. Son
limitados

COMUNICADOR (empresa): No es una persona aislada, se encuentra


sometido a una gran variedad de influencia comunicativa.

RETROALIMENTACIÓN: En estos se comprende que la comunicación es una


interacción entre fuente y destino admitiendo que para la comunicación sea
verdaderamente intensa, no solo depende de que la fuente y destino utilicen el
mismo sistema simbólico para codificar y decodificar la información, sino
también que su campo de experiencia sea lo más parecido posible.
EXPLICACIÓN DEL MODELO

Este modelo corresponde al proceso comunicativo de los medios de comunicación de


masas, que se conoce como “Tuba de Schramm”, desarrollado en la década de los setenta.

El emisor (fuente) recoge unos hechos concretos de la sociedad, los descodifica, los
interpreta y, por último, los codifica en forma de noticia, que será distribuida a un público
masivo gracias a los medios de comunicación.

El mensaje será recibido por muchos receptores (destino), que descodificarán la noticia y
la interpretarán según su parecer y, además, la comentarán y desarrollarán con el grupo
social de su entorno.

El receptor podrá contestar al mensaje del emisor, ya sea con un nuevo mensaje
codificado (retroalimentación inferida) o con alguna acción.

Este modelo presenta una teoría sobre la comunicación colectiva basada en el siguiente
proceso: Entre la multiplicidad de mensajes que un receptor recibe al día, éste selecciona
aquellos que menos esfuerzo le ocasionan para descodificarlo, los que más llaman su
atención, los que responden a sus necesidades de personalidad y los que respetan las
normas y valores de su grupo social.

En sus diversos estudios, Schramm pone de manifiesto su preocupación por “los efectos”.
Esto significa que, en el momento en el que el emisor produce un mensaje,
automáticamente está prediciendo sus efectos en la audiencia. Por lo tanto, la fuente tiene
en cuenta las posibles distorsiones que el destino puede hacer de su mensaje o las
malinterpretaciones que éste puede ocasionar y, además, prevé el grado de interés que el
receptor puede tener respecto a su mensaje.

Para que el mensaje sea recibido con éxito, el autor señala una serie de pasos previos que
hay que seguir:

1. El mensaje debe hacerse de modo que llame la atención del destino.


2. La fuente debe emplear signos que se refieran a una experiencia común de la fuente
y del destino. Ejemplo de ello son las ideologías, los diversos temas a tratar, etc.
3. El mensaje debe despertar necesidades de la personalidad del destinatario y sugerir
maneras de satisfacerlas.
4. Los modos de satisfacer esas necesidades deben adecuarse a la situación del grupo
en la que se encuentra el individuo receptor (normas, valores, etc.).

Las conclusiones a las que llegó el autor tras aplicar las teorías en sus estudios fueron las
siguientes:
1. El mensaje tiene mayor probabilidad de éxito si guarda consonancia con las
actitudes, valores y metas del receptor.
2. Los efectos de la comunicación son el resultado de diversas fuerzas que el emisor
no puede controlar: situación en la que se recibe el mensaje, personalidad del
receptor, normas de su grupo social, etc.

Este modelo, que representa el proceso comunicativo de los medios de comunicación, parte
del modelo de Schramm de la comunicación interpersonal desarrollado en la década de los
cincuenta, un esquema más reducido donde solamente se contempla la fuente, el mensaje y
el destino. En este último, Schramm otorga al receptor el mismo papel que el emisor, ya
que también descodifica, interpreta y codifica la información para reenviar el mensaje
(feed-back).

VENTAJAS Y LIMITACIONES DEL MODELO DE SCHRAMM

Aunque sigue el modelo de Lasswell y Shannon, introduce nuevos elementos como el


“feed-back” (retroalimentación inferida), es decir, la capacidad de respuesta del receptor en
referencia al mensaje, por lo que la comunicación ya no se considera un mero proceso
lineal.

Otro concepto interesante desarrollado por Schramm es el del campo de experiencia, es


decir, la ideología, los valores, las necesidades, etc., del receptor. Este concepto será muy
importante para configurar el mensaje y para determinar sus probabilidades de éxito en la
audiencia.

Schramm, además, hace una distinción entre el modelo de comunicación de masas (la tuba
de Schramm) y el modelo de comunicación interpersonal, por lo que demuestra una
intención por alejarse de los esquemas generales y dividirlos según sus características
concretas. Esta tendencia está dentro de los estudios de la “Mass Communication
Research”.

En cuanto a limitaciones, este modelo y en general todos los que se sitúan dentro de la
“Mass Communication Research” se centran sobre todo en los efectos de la comunicación
en la audiencia, sin tener en cuenta otros aspectos que también intervienen en el proceso y
que determinan la recepción del mensaje.
Otra de las limitaciones del modelo de Schramm es que no hace ninguna distinción entre
los distintos medios de comunicación (prensa, radio, televisión, etc.), que aparecen
representados en un mismo modelo, por lo que no tiene en cuenta las características de cada
uno y cómo influyen en el proceso comunicativo.

BIBLIOGRAFÍA

RODRIGO ALSINA, Miquel, “Los modelos de la comunicación”, Tecnos, Madrid, 1995.

INVESTIGACIÓN DE MERCADOS

1. MÉTODO EXPLORATORIO:

a. Perceptor

b. Fuente

2. MÉTODO DESCRIPTIVO

a. Mensaje

b. Retroalimentación

3. MÉTODO CAUSAL

a. Intérprete

b. Comunicador