Está en la página 1de 5

ARISTÓTELES Y ESTUDIA LA

POLÍTICA COMO CIENCIA

Alumno:
Luis Fernando Dávalos Rosales
Docente:
Diego Saavedra
Materia
Teoría del Estado
Carrera
Derecho

Santa Cruz, 2022


INTRODUCCIÓN

En este trabajo no sólo me propongo mostrar la inextricable relación existente


entre ética y política que presenta en el pensamiento de Aristóteles la ciencia
política, sino también mostrar las vías de correlación, así como poner muy a la luz
el elevado concepto que el filósofo nos enseña acerca de esta epistéme politiké, lo
que nos permite una reconsideración y reevaluación respecto del ejercicio de esa
misma politiké contemporánea.

Esto en el marco más amplio de una investigación en torno al pensamiento político


del estagirita y de la filosofía política del mundo heleno. El artículo se organiza en
torno a cinco temas orientadores.

BIOGRAFIA DE ARISTOTELES

Aristóteles nació en el año 384 A.C. en Estagira. Al morir su padre, fue enviado a
Atenas para ingresar en la Academia de Platón, donde permanecería unos veinte
años: recibió una formación superior, se familiarizó con la filosofía platónica y
terminó impartiendo él mismo clases de retórica como profesor.

En 347, al morir Platón, Aristóteles decidió abandonar Atenas y se estableció


primero en Asos, luego en Mitilene. Acompañado por su familia y discípulos,
aquellos años le sirvieron para confeccionar su propia filosofía y consagrarse a
estudios de corte empírico. Asimismo, fue convocado también por el rey Filipo II
de Macedonia, confiándole la educación de su hijo de trece años Alejandro, quien
pasará a la historia como Alejandro Magno.

Al morir Alejandro Magno en el 323, se produjo en Atenas una violenta reacción


antimacedonia, que perjudicó también al Estagirita. Acusado de impiedad, huyó de
aquella ciudad, falleciendo al año siguiente en Calcis.
DESARROLLO

Mientras el estudio de la política es encontrado primero en la Antigua Grecia e


India, la ciencia política llegó tarde en los términos de las Ciencias Sociales. Sin
embargo, la disciplina en sí tiene un claro conjunto de antecedentes como ética,
filosofía política, economía política, historia y otros campos relacionados con
determinaciones normativas de como deben ser y deducir las características y
funciones del estado ideal. En cada período histórico y en casi toda área
geográfica podemos encontrar a alguien estudiando política y aumentando el
entendimiento político. Aristóteles deja sentado claramente que hay un fin per se
de todo lo que hacemos y que no se trata de cualquier fin, sino de este fin como
bien, el más alto al que se pueda aspirar, es t’ •riston. Siendo tal este bien no es
posible que quede a la deriva, sino muy por el contrario debe haber alguna entre
las ciencias que se haga cargo de él, porque su conocimiento -dice Aristóteles-
constituye un aspecto decisivo (meg£lhn ∑opªn) para el devenir de la vida del
hombre (pr’j t’n bÖon), si el hombre lo conoce puede mirarlo con toda claridad y
acertar de la mejor manera posible con sus acciones, de la misma manera que un
arquero mira y da en el blanco. Y siguiendo la metáfora propuesta sugiere que
debe ser apresado, definido certeramente, de un golpe en su tÖ pot'ôstà. La
ciencia que se hace cargo de este bien supremo es la política.. En este sentido, la
política para Aristóteles es una ciencia principalísima (kuriot£thj) y máximamente
directiva (m£lista ¢rcitektonik¡j), porque se ocupa de proponer qué ciencias se
requieren para el desarrollo de la pólis, así como también bajo su égida queda
comprendida la educación. Al respecto Aristóteles piensa que la educación
debiera estar dirigida según la distribución sectorial de la pólis. Sobre este
particular será necesario retomarlo más adelante con las debidas precisiones y en
relación a su contexto práctico y a su devenir histórico.

Por ahora, aquí en la Ética se limita a señalar que es necesario que cada uno
aprenda alguna de entre las ciencias, que son necesarias a la ciudad. Aristóteles
al nombrar las ciencias, tales como la strathgikæn oÑkonomikæn ∑htorikªn, tres
facultades, las más estimables entre las facultades de la política, dota a la política
de un dominio sobre el sentido de la estrategia en términos de defensa (guerra),
tema que atraviesa toda la historia política desde los orígenes de la polis griega, la
ciencia económica, en su rasgo más básico de ordenamiento de la casa, y una
tercera facultad corresponde a la retórica, que para simplificar podríamos llamar
derecho. Sin duda estos tres pilares marcan el devenir posterior del desarrollo
político de Occidente.

No es posible pasar tan de prisa la equivalencia entre retórica y derecho. El


filósofo recoge la última experiencia helena y nos presenta una retórica que es un
ius normativo. Este tema Aristóteles lo recoge, entre otros en su la Retórica, obra
en que encontramos buena parte de la historia política griega y en su vínculo con
la oratoria forense es una escuela del derecho y, de ética y política, al mismo
tiempo, en el mundo ateniense. La pólis es la dadora de la ley, que fluctúa entre el
otorgamiento y la prohibición. La política encarna, nada menos, ese fin último que
Aristóteles llama t¢nqrËpinon ¢gaq“n (bien humano).

Planteada así esta relación, ¿quién podría negar que atribuir a la política la
realización de la felicidad es una utopía, y no sólo desde la perspectiva del mundo
contemporáneo, sino muy particularmente en la propia experiencia helena? El
mundo del esplendor, de una polis emprendedora y con aspiraciones imperialistas,
cual fue la Atenas del siglo de oro, la del florecimiento y efímero esplendor en las
más variadas expresiones estéticas se había esfumado bajo las miradas atónitas y
perspicaces de sus ciudadanos.
CONCLUSION

En la actualidad, es difícil entender los sistemas democráticos en que se


desarrolló la Grecia antigua, y más lo es, entender los conceptos de igualdad y
libertad dentro de una democracia, donde existían por leyes naturales, personas
viviendo en diferentes condiciones, personas esclavas que lo eran por naturaleza
y personas, también por naturaleza dueñas, de otras personas.

Sólo despojándonos de nuestros conceptos modernos, podríamos aceptar que


esta modalidad de esclavitud fuera posible, y era posible para que pudiera
funcionar un sistema como el griego, donde para ser ciudadano el hombre debía
tener una representación política, y esta representación estaba limitada a cierto
tipo de personas, las que tenían que cumplir requisitos exigidos para ello, aunque
la representación política fuera un privilegio, también era un compromiso, ya que
esto lo hacía responsable de las actuaciones de sus protegidos.

Aristóteles establece la igualdad política en sentido de justicia, encontrando en la


polis el ordenamiento adecuado con vida democrática, que incluye en ella a todos
los ciudadanos. Para Aristóteles, la justicia está determinada como la virtud más
completa y como la más importante, ya que ella está dirigida hacia el beneficio
general de toda la comunidad.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

https://ciencia.lasalle.edu.co/cgi/viewcontent.cgi?
article=1046&context=filosofia_letras

https://es.wikipedia.org/wiki/Pol%C3%ADtica_de_Arist%C3%B3teles#:~:text=Para
%20Arist%C3%B3teles%2C%20la%20Pol%C3%ADtica%20no,que%20se
%20encuentran%20sus%20doctrinas