Rosa Luna

Temas de traducción

2000

REFLEXIONES SOBRE LA REVISIÓN BILINGÜE Rosa Luna

El presente ensayo tiene por objeto hacer una breve reseña sobre los diferentes tipos de revisión bilingüe y sus funciones, los criterios, parámetros o principios rectores de la calidad de una versión traducida, las relaciones revisor-traductor, los tipos de revisores y proponer algunas sugerencias para desarrollar el campo de la revisión en nuestro medio. Existen dos actividades afines a la revisión bilingüe, la crítica y la evaluación de traducciones, que tienen en común con la primera su preocupación por elevar la calidad de las versiones traducidas. Tanto la crítica como la evaluación, realizan controles a posteriori, orientados al producto final o traducción definitiva. La crítica se concibe como el arte de juzgar, cualitativamente, versiones traducidas de obras artísticas o literarias que obedece, por esa mima razón, a las reglas de la crítica literaria. Por lo general, la crítica de traducciones se encuentra en manos de literatos bilingües, quienes evalúan la versión traducida a partir de parámetros básicamente estilístico-literarios. Frente a la crítica de traducciones así concebida surge la siguiente interrogante: ¿es posible hacer crítica de traducciones de textos que, por su condición de plurisignificativos, se prestan a múltiples interpretaciones? La evaluación, de otro lado, consiste en determinar la calidad de un texto, atribuyéndole una apreciación, cualitativa y cuantitativa, con fines fundamentalmente didácticos, esto es el perfeccionamiento de la competencia traductora. El objetivo fundamental del docente evaluador de traducciones es medir el progreso logrado por los estudiantes de traducción en los diferentes niveles del proceso de enseñanza-aprendizaje, aplicando para dicho fin una escala o baremo de evaluación de errores y aciertos diseñada en forma a priori o a posteriori. La revisión de traducciones, a diferencia de las dos anteriores, puede intervenir directamente en la segunda etapa del proceso de la traducción, o reexpresión, e implica una relectura destinada a la depuración estilística, verificación de equivalencias y uniformidad terminológica de la versión borrador. En otras palabras, se trata de perfeccionar la traducción según los parámetros o estándares de calidad dados por una norma o institución acreditada. Un objetivo adicional de la revisión es incrementar el rendimiento cualitativo y cuantitativo del traductor profesional El control y acreditación de la calidad de traducciones es una cuarta actividad vinculada a la revisión bilingüe que resulta oportuno deslindar. Para Christine Durieux (1999), la revisión es una evaluación “in vitro”, orientada al texto origen, que pone énfasis en la calidad intrínseca del documento traducido y cuya norma única (absoluta) es la aceptabilidad, mientras que el control de calidad realiza una evaluación “in vivo”, verificando que las características del producto o servicio respondan a las exigencias especificadas en el encargo de traducción, se centra en el texto meta, en la finalidad de la traducción, en el destinatario y en la concepción de la calidad como noción variable, relativa y no absoluta. Siguiendo esta línea de pensamiento, la producción de una versión de calidad se subordina a dos dimensiones textuales: la progresión argumental (dimensión vertical) y la coherencia externa (dimensión transversal). De acuerdo con el número de personas involucradas en el proceso de revisión, puede hablarse de una autorevisión o verificación que debe efectuar el propio traductor en la última etapa del proceso; de una interrevisión, caso en el cual cada uno de los dos traductores que compartieron un mismo trabajo revisa la parte correspondiente a su colega; y de una revisión colectiva o traducción en equipo, paradigma de la revisión ideal, en la que participan bien nativos, traductores o especialistas según sea el caso, quienes, de preferencia, no deberían haber

rosalunagarcia@gmail.com

Rosa Luna

Temas de traducción

2000

intervenido en el proceso de traducción. Seguidamente describiremos, en forma sucinta, cada tipo de revisión. La labor de autorevisión, inherente al proceso de traducción, puede realizarse, en forma integral, al finalizar el trabajo de traducción o durante el proceso, a través de controles escalonados, cada dos o tres páginas, que desembocan, necesariamente, en una revisión integral final Desde la óptica del canal utilizado, podemos distinguir la revisión en pantalla de la revisión en papel o impresa. La primera de ellas la aplican, por lo general, los estudios de traducción que cuentan con personal ad-hoc. Este tipo de traducción cumple una función didáctica en el caso de practicantes de traducción o traductores noveles. En ella, el revisor de turno entrega las versiones corregidas en papel para que estos se encarguen de efectuar las modificaciones requeridas que serán objeto de una ulterior revisión. En la actualidad, por razones de simplificación de las tareas de revisión, las empresas de traducción con pocos traductores de planta, al igual que a los traductores independientes, realizan la modalidad de revisión en pantalla, con la finalidad de ganar tiempo, ahorrar gastos de impresión, etc. Es preciso recalcar que este tipo de revisión, para ser satisfactoria, debe efectuarse entre duplas de traductores que posean una competencia traductora similar y que compartan un estilo común, sea el estilo del estudio de traducción, el estilo del cliente, etc. En cuanto al método de trabajo en sí, la interrevisión en pantalla puede efectuarse en forma independiente, en cuyo caso cada uno de los traductores revisa la parte del texto que no tradujo, o en forma interdependiente, uno de los traductores lee, en alta voz, a su compañero la parte de la traducción que estuvo a su cargo, y viceversa. Esta última modalidad, cuyas ventajas, interactivas y didácticas, resultan indiscutibles, es ineficaz, desde el punto de vista de la rentabilidad, por cuanto demanda el trabajo de dos personas en una actividad que podría ser realizada por sólo una. Está demás decir que, desde la perspectiva del medio utilizado, la revisión hecha sobre papel es la más conveniente en términos de calidad de la traducción, por cuanto la materialidad textual redunda positivamente en el mantenimiento de la coherencia y cohesión tanto discursiva como metodológica. A pesar de que los procesadores de texto son cada vez más versátiles, siguen presentándose limitaciones relativas a la visión integral del texto. Un tercera modalidad de revisión es la relativa al lugar donde se realiza la revisión, fuera o dentro del estudio, estrechamente vinculada al tipo de revisor participante, nativo o especialista. En nuestro medio, la demanda de revisión externa es escasa, se limita, en el caso de traducciones inversas, a revisiones integrales a cargo de nativos o, a consultas a especialistas para revisiones puntuales del trabajo, cuando el encargo de traducción es altamente especializado. Se observa, igualmente, que algunos estudios de traducción vienen aplicando, con bastante éxito, la práctica de la revisión a posteriori, luego de entregada la traducción al cliente, en lo que se conoce, en términos de marketing, como servicio de posventa o seguimiento del cliente. La ventaja de esta estrategia de marketing es que permite conocer el grado de aceptación del servicio prestado y, conjuntamente, brinda la posibilidad de acceder al “estilo del cliente”, con todos los beneficios que ello trae consigo, por ejemplo la elaboración de futuros trabajos hechos a medida del cliente. En el ejercicio profesional de la traducción, la revisión bilingüe, entendida como actividad de control de calidad de las versiones traducidas, desempeña bien una función pragmática encaminada a adecuar el texto meta a determinados criterios de calidad antes de su difusión, sin que se establezca comunicación alguna entre el revisor y el traductor; bien una función didáctica orientada al perfeccionamiento de la competencia traductora de los traductores noveles, en cuyo caso se da un intercambio fructífero entre el revisor y el revisado. La primera de estas es bastante cuestionada por los traductores en ejercicio quienes consideran que, por más competente o experimentado que pueda ser el revisor, difícilmente

rosalunagarcia@gmail.com

Rosa Luna

Temas de traducción

2000

estará en la capacidad de juzgar con objetividad el trabajo, al no disponer de todos los elementos de juicio requeridos y, particularmente, por no estar tan familiarizado como el traductor con el texto. Un paliativo para salvar la distancia existente entre el saber compartido del traductor-autor y el saber compartido del revisor-autor, sería la entrega de una versión anotada, verbigracia, una versión que adjunte un glosario de la terminología, acompañado de los códigos de fuentes consultadas y los focos de dificultad encontrados. En principio, esta versión cuya confección requerirá la inversión de mayor tiempo y esfuerzo, aliviaría, en buena medida, el trabajo del revisor; sin embargo, su puesta en práctica resulta inviable por razones de rentabilidad. El tipo de revisor, humano o automático, a cargo de la traducción es otro factor diferenciador de la actividad revisora. A partir de fines del siglo pasado, crece de manera significativa tanto la demanda como la oferta de traducciones hechas por programas de traducción automática. Estos nuevos “encargos” de traducción han obligado al revisor a flexibilizar sus parámetros de corrección adaptándolos a nuevas variables. En el contexto de la traducción automática surgen las siguientes interrogantes: ¿las variables o parámetros de revisión de productos humanos deben o pueden ser idénticos a los de la revisión de productos automáticos? Sobre esta materia, C. Durieux (1999: 122) lanza una propuesta bastante provocadora al afirmar que una traducción puramente automática puede ser satisfactoria para un determinado tipo de cliente ya que el grado de aceptación de la misma depende de variables tales como: la vida útil de la traducción (traducciones con un periodo de vigencia muy limitado); la amplitud de su difusión (lector individual o círculo muy reducido de lectores); el dominio del tema por parte del lector (que en todos los casos es un presupuesto del que se parte) y el tipo de lectura del que será objeto la traducción, (una lectura funcional, consulta rápida). Para completar el circuito de calidad de la traducción automática cabría añadir una variable adicional: su inmediatez. Una de las grandes ventajas de la traducción automática es que tiene la capacidad de realizarse en “tiempo real”, y los traductores sabemos perfectamente que, por más empeño que le pongamos a la tarea de traducir, resulta prácticamente imposible alcanzar esta meta. A partir de esta innovadora propuesta, podemos deducir que los productos de traducción automática o asistida por computadora tienen finalidades diferentes a los productos de traducción humana, que se orientan a públicos distintos, que la amplitud de su vigencia es igualmente variable y que no por ello dejan de cumplir con el parámetro por excelencia de la calidad: la funcionalidad del producto, es decir que el texto traducido sea útil y que pueda ser reutilizado según las necesidades del cliente. Finalmente, el énfasis puesto en la cantidad y la calidad de la revisión (evaluación cuantitativa y cualitativa) constituye otra de las dimensiones de la evaluación de traducciones. En la evaluación cuantitativa un aspecto importante es el factor económico, tiempo invertido en la traducción, el factor de costo de producción, el desfase entre el encargo y la entrega, los costos auxiliares de servicios informativos y administrativos, el tiempo de lectura por parte del usuario final, etc. Por su parte, la evaluación puramente cualitativa no toma en cuenta el tiempo invertido, el costo u otros factores relevantes a los procesos y productos industriales. Se limita, en forma relativa, al original y se aboca, en forma absoluta, al producto final. En consecuencia, la calidad se subsume a la propiedad en la que se incluye la exactitud, inteligibilidad, adecuación funcional y presentación formal (Sager: 1983). Luego de haber presentado los diferentes tipos de revisión bilingüe, nos centraremos en uno de sus problemas centrales: los parámetros o estándares de la revisión o calidad, de las traducciones. Uno de los teóricos más importantes de la revisión, Paul Horguelin (1985) afirma que una traducción de calidad deben reunir los siguientes requisitos: a). transmitir exactamente el mensaje del original; b). observar las normas gramaticales vigentes al momento de su producción;

rosalunagarcia@gmail.com

Rosa Luna

Temas de traducción

2000

c). ser idiomática; d). conservar el tono del original y e). ser totalmente inteligible para el lector meta. El criterio de exactitud está orientado a la fidelidad del sentido o respeto al querer decir del autor. Al aplicar este parámetro, el revisor deberá identificar la existencia de sinsentidos, falsos sentidos, contrasentidos y, en especial, la inexistencia de sobretraducciones, subtraducciones o de las tristemente famosas “bellas infieles”. El parámetro corrección hace referencia al respeto que deben tener tanto el traductor como el revisor por el código meta, teniendo en cuenta no sólo la norma lingüística y traductora, sino también el uso lingüístico vigente al momento de realizar la traducción. Al trabajar este criterio, el revisor debe interesarse mejorar las “feas fieles”, que no atentan contra el sentido, sino contra el genio de la lengua meta. El factor inteligibilidad está destinado a determinar la facilidad de comprensión del texto meta, su transparencia, calidad estilística y valor comunicativo. En este nivel, el revisor deberá concentrar su atención en la propiedad del léxico, de las colocaciones, en el empleo satisfactorio de la redundancia, en la adecuada extensión de los enunciados y, en general, en todos los elementos interoracionales que permitan mantener la cohesión y coherencia requeridas por el texto. En lo concerniente a la tonalidad, el revisor se encargará de evaluar si se ha empleado, en forma correcta, el registro lingüístico requerido, neutral o afectivo, oral o escrito, general o especializado, formal o informal. Finalmente, la adaptación al destinatario garantizará que la traducción no genere una reacción negativa en los lectores, poniendo especial énfasis en la compatibilidad e incompatibilidad de los referentes a fin de evitar conflictos sociales y culturales. Desde otra perspectiva teórica, Juan Sager (1993: 105-113) analiza la actividad traductora como una modalidad de modificación textual o tipo de metatexto (resumen, comentario, etc.) junto con la transformación (que supone una redefinición de la intención textual, el cambio de código lingüístico al icónico). Define la revisión como un proceso de control de producción textual que se lleva a cabo con la finalidad de determinar la exactitud, integridad, propiedad estilística y de efectuar otras modificaciones pertinentes. Garantizar la exactitud de los heterónimos (equivalentes interlingüísticos), detectar omisiones inaceptables, controlar el estilo (eliminando interferencias de cualquier índole) y, de ser el caso, restituir las características del código escrito. Todos estos criterios, por lo general, son tomados en cuenta por el propio traductor en la fase de evaluación de su propio trabajo. A estos criterios de evaluación, Sager añade dos de los que se haría cargo el revisor, la armonización textual, en caso de traducciones colectivas y de gran volumen, así como la adaptación y, hace la salvedad de que, cuando se ha omitido la evaluación por parte del traductor, compete al revisor inclusive la exactitud e integridad del documento origen. Siguiendo la descripción de la propuesta de Sager, podemos observar que existen dos perspectivas de análisis del “error” en la práctica profesional. En una evaluación absoluta, la finalidad será la precisión de un determinado traductor y cumple una función didáctica en la medida que la omisión de información relevante no pueden parangonarse a la de un error de ortografía y, de otro lado, en una evaluación relativa la intención, es decidir, únicamente de ser pertinente, qué tipo de modificaciones deben llevarse a cabo en el texto. Para este autor lo que determina de manera categórica la gravedad de una negligencia profesional es el “efecto del error” y no el error en sí mismo. Pero los parámetros de la revisión no son los únicos elementos que afectan la evaluación de un texto traducido, también influyen en ella (Sager:1983), los parámetros de la traducción:

rosalunagarcia@gmail.com

Rosa Luna

Temas de traducción

2000

a). la forma y el tipo del texto original (el tipo de texto escrito u oral, la integridad textual: texto completo o porción textual; la condición textual (texto definitivo o borrador, etc.); b). la forma o tipo de traducción (integridad de la traducción, texto derivado (resumen, etc.); c). el estatus de la traducción (grado de dependencia de la traducción respecto del original: traducción como texto independiente, traducción como texto que coexistirá con el original, texto que servirá como original y que será utilizado como modelo para otras traducciones); d). la preparación de la traducción (presuposiciones respecto del contenido, señales lingüísticas, determinación de la intención, señales lingüísticas de la intención, señales extralingüísticas, situación y expectativas del lector); e). el papel del iniciador de la traducción (escritor del original, lector de la traducción, agente o intermediario); f). la facilitación de la actividad traductora por parte del lector (a través del apoyo logístico, terminológico, etc.); g). la finalidad de la traducción (lectura informativa, traducción para “usar y desechar”, información detallada para futuras referencias, borrador de otros textos, publicación, validez legal, entre otros); h). el factor textual (la traducción puede respetar, como no, las funciones textuales del original); i). el tiempo invertido en investigación (cantidad de investigación realizada por el traductor); f). la variable revisión, la cantidad y el costo de la revisión puede afectar el costo y calidad de la traducción, factor este último que obliga a desestimar, en algunas oportunidades, los parámetros de exactitud e integridad para priorizar la consistencia estilística. Retomando la tipología de calidad presentada por C. Durieux (1999), los parámetros utilizados para determinar la calidad intrínseca de la versión traducida se rigen por la textualidad (mecanismos de enlace (cotexto), cohesión y coherencia respectivamente), y los empleados para identificar la calidad extrínseca de una traducción serían la exactitud terminológica, la disponibilidad de información y el respeto por los plazos fijados por el cliente. Los principios de base para juzgar la calidad extrínseca de una traducción son, a juicio de Durieux, la transparencia del texto (que e pueda ser leído sin recurrir a otras fuentes); su eficacia (garantía de encontrar en él toda la información que se requiera) y, finalmente, su funcionalidad (o potencial de reutilización de la información existente en la traducción). Pasando a otro aspecto de la revisión, nos detendremos a presentar el modelo ideal de revisión que, según Horgüelin (1985) y Vázquez-Ayora (1977), debería ceñirse al cumplimiento de las siguientes etapas: a. Lectura del la traducción con el fin de apreciar el efecto tal del tema y del estilo (Vázquez_Ayora) b. Lectura atenta del texto original o (Hörguelin), según otros autores, lectura, agrandes rasgos, por párrafos o capítulos (Vázquez-Ayora). c. Lectura comparativa (Hörguelin y Vázquez-Ayora). d. Corrección del texto traducido (Hörguelin); y e. Lectura del texto meta o versión traducida (cohesión e inteligibilidad) (Vázquez-Ayora).

rosalunagarcia@gmail.com

Rosa Luna

Temas de traducción

2000

Decimos ideal porque en la práctica traductora real, por razones de diverso orden, concretamente la rentabilidad, el modelo se limita a la superposición de las etapas c y d; el revisor realiza paralelamente la lectura comparativa y la corrección del texto traducido. Es indudable que la rentabilidad de una traducción se mide en función del tiempo destinado a la misma que, en términos ideales, debería equivaler, como máximo, a un tercio del tiempo dedicado a la traducción propiamente dicha. No obstante, por más apretado que sea el plazo de entrega fijado, una traducción que desee alcanzar estándares de calidad satisfactorios, debería pasar por la criba de un mínimo de dos revisiones. Se da el caso de estudios de traducción que ofrecen traducciones de calidad diferenciada, según pasen por una, dos o tres revisiones, con el respectivo recargo por dicho concepto. Este particular tipo de oferta amerita las siguientes reflexiones: ¿es ético ofrecer este tipo de servicios? ;¿es justo que el cliente pague en forma adicional por el control de calidad del producto?; ¿este control de calidad no forma parte, acaso, del proceso de traducción?; ¿es acaso la revisión un “valor agregado” de la traducción, al igual que la conservación del formato del original? En lo que a principios que deben regir el trabajo de revisión se refiere, reviste particular importancia el rechazo de los textos denominados irrecuperables o irrevisables, esto es aquellas traducciones que, a causa de su elevada mediocridad, no pueden ser mejoradas, sino únicamente retraducidas. En ellas, el traductor novel, por inseguridad, incompetencia, negligencia, etc., deja en manos del revisor la toma de decisiones traductoras, básicamente de los focos de dificultad. A continuación, enumeraremos cuatro de las causas principales que justifican dicho rechazo: 1. Resulta una operación no rentable. 2. Por más esfuerzo que haga el revisor, la calidad de un texto retraducido resultará siempre insatisfactoria. 3. La reputación del revisor se pondrá en tela de juicio. 4. Se le hace un daño al traductor, al facilitarle el trabajo e impedir que desarrolle una competencia traductora autónoma y que asuma la responsabilidad de rehacer un trabajo de nivel inaceptable. Es por demás evidente que no compete al revisor la reescritura ni la reestructuración integral del texto traducido. En todo caso, de resultar indispensable una retraducción o reescritura de la versión traducida, ésta debería limitarse a los fragmentos del texto que contengan frases particularmente complejas, ambigüedades no deliberadas. Otro principio importante es el relativo al alto grado de tecnicidad o de abstracción, propios de los textos hiperespecializados, que dificulta la labor del revisor. Cuando el revisor se enfrenta a esta situación, la sugerencia sería que concentre su actividad en la verificación de los otros parámetros de calidad, participándole al cliente las limitaciones terminológicas no superadas durante el proceso de traducción. En la revisión, como en toda actividad pragmática, existen determinados prejuicios que obstaculizan su efectividad. Estos prejuicios son privativos de los revisores principiantes, ya que los experimentados descubren su inaplicabilidad en el ejercicio de la actividad. Mencionaremos, entre los más conocidos, la creencia de que lo que no figura en los diccionarios no forma parte de una determinada lengua. La práctica demuestra que la presencia de un término en un diccionario no garantiza su empleo o actualización en un contexto dado y que no todo vocablo consignado en un diccionario es necesariamente correcto. Un tabú, que deriva en parte del anterior, es pretender “ser más purista que la Real Academia Española”. El revisor, en ningún caso, debe asumir el papel de censor idiomático, por el contrario, debe recordar, en todo momento, que el USO, es el criterio por excelencia para la lograr la adecuación idiomática y garantizar el éxito comunicativo de la versión traducida.

rosalunagarcia@gmail.com

Rosa Luna

Temas de traducción

2000

Seguidamente, pasaremos a describir grosso modo el tipo de relación existente entre el traductor y el revisor. Si se pretende que dicha relación sea fructífera, el revisor debe eliminar, en la medida de lo posible, la dependencia del traductor hacia su persona, transformándola, paulatinamente, en autonomía traductora, así como estimular una estrecha colaboración con él, dado que se trata de dos participantes en un mismo proceso traductor con encargos claramente diferenciados: traducir y corregir. Por ende, ambos deben pensar en la colaboración como excelente medio de perfeccionamiento. En algunos casos, el revisor aprenderá tanto o más que el propio traductor. En consecuencia, la calidad final de la versión traducida estará supeditada, en este contexto, a la actitud adoptada por las personas involucradas en el proceso de la revisión. Siguiendo a Paul Hörguelin (1985), una de las obligaciones del revisor es lograr empatía con el traductor. Antes de presentar, en forma oral o escrita, sus correcciones, debería preguntarse: Si yo fuera el traductor, ¿cómo reaccionaría con esta corrección? Esta actitud empática, hará que juicios lapidarios sean reemplazados por sugerencias técnicas. En vez de decir "escribe pésimo” o “ponga esto en castellano", podría sugerir "debe mejorar su estilo". Al encontrarse ante una “traducción plagada de contrasentidos", debería aconsejar: "lea más en lengua origen". Igualmente tendría que evitar formular la típica pregunta ¿de dónde sacó semejante equivalente? y cambiarla por: "cite sus fuentes de consulta". En general, las críticas destructivas obstaculizan el logro del objetivo central de la revisión orientado al perfeccionamiento del traductor, contribuyen a debilitar la voluntad del traductor y van en detrimento de su autoestima. Detengámonos ahora a reflexionar sobre el tipo de mejora que debe introducir el revisor. Brian Mossop (1992) establece una diferencia entre las interrogantes que surgen en un traductor novato y uno experto respectivamente, en cuanto a la tarea que deben cumplir como revisores. El primero se pregunta ¿cómo puedo mejorar el texto? o ¿cómo lo habría traducido? mientras que el segundo formula la siguiente interrogante ¿necesita el texto ser mejorado? y sólo esta última respeta el trabajo del traductor. Ahora analicemos el tema desde la perspectiva del traductor, ¿qué debe hacer el traductor para facilitarle el trabajo del revisor? La respuesta es sencilla: proporcionarle sus fuentes de consulta e, incluso, de ser necesario, las fichas terminológicas o glosarios expresamente realizados por el traductor para ese encargo. Esta información aliviará considerablemente el trabajo del revisor quien obviará dichas fuentes, orales o escritas, y las complementará con otras no consultadas por el traductor. La ventaja de la aplicación de este método de trabajo es que agiliza considerablemente el proceso de revisión y repercute en el logro de una versión traducida acorde con los estándares de calidad vigentes. En lo tocante al grado de responsabilidad del traductor y del revisor, cabe diferenciar dos tipos de situaciones. En caso que se trate de una revisión pragmática, cuya versión corregida no fue vista por el traductor antes de su difusión, el revisor asume toda la responsabilidad sobre la traducción, dado que el primero no tuvo la posibilidad de fundamentar su versión. Si por el contrario, la revisión se realiza en colaboración con el traductor, este último asumirá la responsabilidad integral del producto, con los correspondientes derechos de autor. Otro aspecto concerniente a la relación entre el traductor y el revisor es el referido a las tareas propias del revisor que no se limitan al perfeccionamiento de un determinado texto traducido, sino que abarcan otras funciones tales como la de consultoría, formación y administración. En su calidad de consultor, el revisor brinda consejos al traductor, absuelve consultas de carácter técnico e, incluso, puede asesorar al cliente en cuanto a la correcta redacción de un determinado documento. Un último factor que constituye una de las mayores limitaciones observadas en el ejercicio de la revisión bilingüe es la marcada tendencia a la subjetividad. Eugene Nida (1964) aconseja

rosalunagarcia@gmail.com

Rosa Luna

Temas de traducción

2000

que con fines de autorrevisión, se ponga en práctica el principio de la toma distancia de la versión traducida, para luego retomarla, con mayor objetividad, aplicando los criterios o parámetros de calidad empleados por los revisores profesionales. Otra recomendación dada por este autor es dar a leer el texto a una persona que forme parte del círculo de lectores de la versión traducida, a fin de que ella dé alcances sobre las limitaciones encontradas, tanto en el nivel de comprensión como en el de expresión. Aun cuando resulta indudable que ninguno de estos métodos de autorevisión puede equipararse a los de revisión por parte terceros (revisores competentes), debemos reconocer que no siempre el traductor está en la posibilidad de contar con un revisor externo y que existen experiencias de revisión negativas en las cuales la subjetividad del traductor para evaluar su trabajo es reemplazada por una nueva subjetividad, la del revisor incompetente. Lo más importante es, en definitiva, que tanto el traductor como el revisor tomen conciencia de su responsabilidad como productores de una versión traducida de calidad en concordancia con el nivel de intervención que compete a cada uno de ellos. Como formador de futuros profesionales, el revisor bilingüe debe justificar todas sus correcciones señalando fuentes, y evitando imponer sus propias preferencias estilísticas o idiolectales. De resultar perentorio, proponer una variante estilística, para lo cual será mejor emplear aquella que ha adquirido consenso en la práctica traductora de colegas de reconocida trayectoria, esto es la norma traductora vigente, siempre que ello redunde en la idoneidad estilística del texto meta. Se hace indispensable, por tanto, establecer un diálogo estrecho entre el revisor y el traductor para lo cual se recomienda fijar, clara y anteladamente, las reglas del juego, con miras a evitar incurrir en las típicas deficiencias comunicativas y conflictos idiolectales, provenientes de las defensas cerradas de versiones personales sin la debida fundamentación. El revisor tiene la delicada misión de formar traductores noveles y requiere poseer una gran flexibilidad mental para poder variar sus estrategias de revisión, según el tipo de traductor al que se enfrente, novato o experimentado. Esta relación traductor-revisor trae consigo muchas otras interrogantes que empiezan a interesar a los teóricos de la revisión. ¿en qué medida la cantidad y variedad de las intervenciones que el revisor ha considerado pertinentes inciden de manera reflexiva en la calidad del producto final? En otras palabras, ¿qué relación existe entre la claridad de la traducción y la claridad de la revisión?; ¿cómo hacer para que la revisión no impida o trabe el desarrollo de la autonomía y autoestima traductoras?; ¿cuál es un plazo razonable para mejorar un texto traducido?; ¿qué margen de tolerancia debe tener el revisor respecto del traductor?; ¿cómo lograr que los revisores se guíen por motivaciones puramente objetivas para realizar sus intervenciones en el texto? En un trabajo de investigación aplicado al campo de la revisión, Lorenza Rega (1999) define operacionalmente la intervención estilística motivada en forma objetiva como la intervención conducente a producir una frase elaborada de tal manera que no exija un esfuerzo adicional del lector al verse imposibilitado de comprender un texto cuyo contenido ya es, de por sí, complejo. La intención es hacer que el texto resulte más claro para el lector valiéndose para ello de transformaciones sintácticas. Añade Rega que el papel del revisor-especialista se orienta a la claridad del estilo especializado y a eliminar errores eventuales difíciles de reconocer por un traductor general. Por otro lado, Marella Magris (1999: 153) contempla el problema de la tolerancia del revisor frente a un texto bastante voluminoso y complejo. Ella afirma que el margen de tolerancia del revisor podría verse ampliado, entre otros, por los siguientes factores: la mejora cualitativa de la traducción con el consecuente aumento de confianza en la competencia del traductor, la familiarización del revisor con determinadas preferencias estilísticas del traductor, el creciente

rosalunagarcia@gmail.com

Rosa Luna

Temas de traducción

2000

automatismo inevitable en todo proceso de revisión y el deseo de terminar, lo antes posible, con el trabajo. Para autores como Vázquez Ayora (1977), el revisor se encuentra en una posición de ventaja constructiva. Por no haber estado involucrado en los problemas de traducción, logra una visión más serena del estado de cosas. El traductor durante el proceso traductor ve más en la lengua extranjera, el revisor ve en la lengua extranjera y en la propia. ¿Se puede eliminar la subjetividad revisora? Gvenirk Turover (1996) postula que para superar el subjetivismo individualista hay que seguir no por la línea de sustitución de criterios subjetivos por objetivos, sino por la línea de objetivación de las leyes y regularidades que se encuentran en la base de juicios subjetivos y la elaboración de medidas que contribuyan a la reducción de su “dispersión”. Para conseguirlo se podría utilizar la metodología aplicada en las investigaciones sociológicas, sociopsicológicas y sociolingüísticas. Este autor propone una serie de investigaciones experimentales en las que un grupo de profesores puede evaluar, simultánea e independientemente, una misma traducción; se puede, igualmente, comparar las evaluaciones realizadas por profesores con las hechas por traductores profesionales, redactores, especialistas; estudiar la dependencia entre los cambios efectuados en una traducción y su evaluación, entre otras aplicaciones posibles. La gran disyuntiva a la que se enfrentan tanto el traductor como el revisor es: ¿excelencia o rentabilidad?, tanto el traductor como el revisor deben resolver este dilema encauzándolo a la búsqueda del equilibrio entre los dos polos: Ni un exceso de perfeccionismo, ni un pragmatismo puro. Como reflexión final, cabría indicar que, en nuestro medio, la figura del revisor no está debidamente tipificada y que son realmente pocas las empresas que cuentan con personal que se dedique a realizar, en exclusividad, tareas de revisión bilingüe por considerarlo innecesario o poco rentable. Estamos convencidas que este campo, relativamente virgen, debe ser explotado por los traductores profesionales como un nuevo espacio laboral. El contexto actual es particularmente propicio para que las universidades e institutos de traducción del país reflexionen, seriamente, sobre la necesidad de incluir, sea en el nivel de carrera o en el de postgrado, cursos de revisión, monolingüe y bilingüe. La Unifé, hace aproximadamente cuatro años, ha incluido un módulo de revisión en el Curso de Actualización conducente a la obtención de la Licenciatura y acaba de insertar uno a nivel de pregrado en su nueva estructura curricular. Entre los factores determinantes para desarrollar la revisión profesional en el país, podemos mencionar: a). la vertiginosa aparición de programas de traducción automática que, por sus evidentes limitaciones, exigen la presencia del traductor humano en la etapa de postedición con la consiguiente demanda de servicios de revisión de traducciones automáticas; b). la urgencia de que las empresas de traducción peruanas se supediten a los estándares internacionales de calidad de traducciones (Normas DIN 2345 en ALEMANIA; UNI 10524 en ITALIA; ATA en HOLANDA; etc.) o que propongan estándares de calidad acordes con la realidad peruana (método de trabajo; requerimientos básicos para la presentación de traducciones; tratamiento de tablas, diagramas, números, figuras, etc.; requerimientos básicos para la entrega de traducciones; facturación entre otros; c). las cada vez mayores expectativas de calidad por parte de los clientes locales en cuanto a valores agregados tales como respeto del formato original, etc.; y d). la posibilidad de ampliar el mercado a través de servicios de revisión de traducciones on line en el marco de la globalización de la economía.; e) la urgencia de generalizar los servicios de postventa, solicitándole al cliente, pasado un tiempo prudencial, opinión sobre nuestro trabajo y brindándole la posibilidad de realizar todos los cambios que considere pertinentes (en especial terminológicos y de estilo de la casa) para que nuestra traducción llene sus expectativas).

rosalunagarcia@gmail.com

Rosa Luna

Temas de traducción

2000

A manera de conclusión, ratificaremos que la mejor manera de controlar la calidad de una traducción es hacerla pasar por el proceso de la revisión humana profesional guiada por parámetros objetivos y flexibles, en función de las particularidades de cada encargo de traducción. BIBLIOGRAFÍA 1. BOWEN, D. (1988) “Quality in Translation”in Jornadas Europeas de Traducción e Interpretación, Granada, Universidad de Granada, pp.43.50 2. DURIEUX, C. (1999) “Evaluation de la qualité de la traduction” en Terminologie et Traduction, Bruxelles, Comisión des Communautés européenes, pp121-134 3. HORGUELIN, P. (1985) Pratique de la Révision, Montréal, Linguatech. 4. LUNA, R. (ed.) (1994) Perspectivas éticas de la traducción: subcontratación, revisión, perfil del traductor, derechos de autor, Lima, Traductores Asociados, s.r.l. 5. MAGRIS, M. (1999) “Il proceso della revisione e la qualitá del testo finale: alcune riflessioni basate su un manuale di infermieristica” in Rivista Internazionale di Técnica della Traduzione, Trieste, Scuola Superiore di Lingue Moderne per Interpreti e Traduttori – Univesitá degli Studi di Trieste, pp. 133-156 6. NIDA, E. (1969). Toward a Science of Translating, Leiden, Brill. 7. REGA, L. (1999) “Alcune considerazioni sul problema della revisione nell’ambito della traduzione” in Rivista Internazionale di Técnica della Traduzione, Trieste, Scuola Superiore di Lingue Moderne per Interpreti e Traduttori – Univesitá degli Studi di Trieste, , pp. 115-132. 8. SAGER, J. (1983) Quality and standards – the evaluation of translations” in The Translator’s Handbook, London, Aslib, The Association for Information Management, pp. 91-102 9. SAGER, J. (1993) Language Engineering and Translation Consequences of Automation, Philadelphia/Amsterdam, John Benjamins Publishing Co., pp. 345 10. TUROVER, G. (1996) “Criterios para evaluar la traducción” en Sendebar, Granada, Universidad de Granada, pp. 281-286. 11. VÁZQUEZ, G. (1977) Introducción a la traductología, Washington, Georgetown University. 12. ZIERER, E. (1979) Algunos conceptos básicos de la ciencia de la traducción, Trujillo, Universidad Nacional de Trujillo.

rosalunagarcia@gmail.com

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful