Está en la página 1de 2

FAMILIA

CONCEPTO Y CAMBIO SOCIAL

En la actualidad el concepto de familia esta en proceso de revisión desde la


Antropología Social, disciplina que estudia las relaciones de parentesco, donde
Levi-Strauss realizó aportes importantes.

González Echevarria, antropóloga dedicada a los estudios de parentesco actuales


cuestiona hoy la continuidad del uso del concepto de familia y plantea que seria
mejor sustituir este concepto por el de unidad doméstica. Esto así porque se
generan múltiples confusiones con el uso del concepto de familia en las
estructuras formadas por personas donde no existen lazos de consanguinidad y
sin embargo mantienen unas relaciones de convivencia alrededor del eje
residencial o unidad domestica. En esta situación encontramos a las familias de
crianza, familias formadas por parejas homosexuales o familias formadas por
personas adultas sin hijos.

La familia era formulada en la antropología clásica, citando a Murdock (1949)


como: “un grupo social caracterizado por una residencia común, cooperación
económica y reproducción”. Sin embargo este concepto ha sido superado por la
antropología actual que en su estudio de sociedades y culturas distintas ha
identificado múltiples estructuras donde no se encuentra la reproducción sino otros
elementos no necesariamente biológicos.

Según plantea Schneider (1984) no puede darse por sobreentendido que el


parentesco se basa en la biología, que la reproducción sexual crea vínculos
sociales entre las personas, que la procreación establece nexos consecuenciales
entre madres e hijos y que los vínculos genéticos posean significado invariable o
cualidades distintas de los atributos sociales y culturales que le son asociados.

De ahí que no es posible seguir aferrados a un concepto de familia manejado


desde las relaciones consanguíneas-biológicas sino que debe abrirse a las
distintas relaciones que existen en esta estructura que tiene como eje principal, la
convivencia en un espacio de residencia.

Levi-Strauss (muerto recientemente) no establecía una estructura familiar como


única ni una definición misma de familia como universal, su tensión con las
intenciones de universalización de los elementos culturales se expresa en esta
cita: “todo lo que es universal en el hombre corresponde al orden de la naturaleza
y se caracteriza por la espontaneidad, mientras que todo lo que está sujeto a una
norma pertenece a la cultura y presenta atributos de lo relativo y de lo
particular”(1985)
La antropología del parentesco establece claramente el cuestionamiento a
estructuras familiares únicas y universales. En el planteamiento de Levi-Strauss se
identifica claramente una ruptura con la universalización de la cultura y el
establecimiento de las diferencias que son relativas a cada cultura, a cada
sociedad. No es posible hablar entonces de familia-modelos o familias ideales”
como se le atribuye a la familia nuclear porque es una pretensión que rompe con
la misma naturaleza de las familias que son totalmente diversas.

Familia y Cambio Social

La familia desde sus distintas estructuras es un espacio de reproducción de


relaciones de poder que en nuestra sociedad son autoritarias y muchas veces
violentas. Las familias nucleares consideradas como modelo social (hombre-mujer
con hijos) son los espacios donde la mujer tiende a sufrir los mayores niveles de
violencia que en muchos casos le produce la muerte. El alto índice de feminicidios
y violencia de género así lo muestra.

En todos los tipos de familia (nuclear, monoparental y extensa) encontramos unas


relaciones de convivencia violentas en las que las personas adultas desconocen
los derechos que tienen niños, niñas y jóvenes a expresarse, a ser respetados y
se les maltrata con frecuencia. Niños, niñas y jóvenes no son considerados como
sujetos con personalidades y saberes propios por ello el énfasis en corregirlos sin
escucharlos, sin tomarlos en cuenta.

En las familias se tienden a mantener las pautas culturales asociadas al status


social, a las relaciones de desigualdad racial, de género y de clase social. Las
familias en nuestra sociedad son un espacio de resistencia al cambio social y
cultural y por ello las instituciones religiosas y sociales preocupadas por la
reproducción de las relaciones de poder, el autoritarismo y el conservadurismo
apelan al valor de la familia que garantiza su hegemonía en nuestra sociedad.

¿Puede la familia potenciar cambios sociales?

La familia puede convertirse en un espacio de convivencia y aprendizaje para el


cambio social. Para ello las personas adultas que dirigen las familias (sean o no
padres o madres) deben generar una convivencia abierta y democrática donde
todas las personas que la forman tienen iguales derechos y se le respeta sus
opiniones y divergencias. La familia puede potenciar el cambio social si en ella se
rompe con las brechas generacionales, las discriminaciones sociales basadas en
el racismo, en el machismo y hacia las personas según su opción sexual y cultural.