EL DERECHO PENAL SOVIÉTICO

ÍNDICE

1. INTRODUCCIÓN«««««««««««««««««««««...«Página 5 2. LAS DIRECTRICES MARXISTAS«««««««««««««««...Página 5 2.1.Sobre la lucha de clases«««««««««««««««««««.Página 5 2.2.Sobre la familia««««««««««««««««««««......«Página 6 2.3.Sobre la patria«««««««««««««««««««««««Página 6

3. LA CUESTIÓN PENOLÓGICA MARXIANA Y SUS INTERPRETACIONES POSTERIORES«««««««««««««««««««««««...Página 9 3.1.Especial referencia a ³pena y estructura social´««««««««««Página 9

4. CONTEXTO HISTORICO«««««««««««««««««««.Página 13

5. DERECHO SOVIÉTICO«««««««««««««««««««....Página 14 5.1. El derecho penal soviético«««««««««««««««....Página 14 5.1.1. Principales características««««««««««««..Página 14 5.1.2. Conceptos clave del derecho penal soviético«««««.Página 17 5.1.3. El aborto como delito«««««««««««««.....Página 18

6. TÉCNICA PENITENCIARIA SOVIÉTICA««««««««««««..Página 20 6.1. La vida de los reclusos«««««««««««««««««..Página 20

7. SITUACIÓN DE LOS PRESOS POLÍTICOS. ESPECIAL ALUSIÓN A LOS GULAGS«««««««««««««««««««««««««««.Página 24
2

8. CONCLUSIÓN««««««««««««««««««««««««Página 31

8. BIBLIOGRAFÍA««««««««««««««««««««««.....Página 32

3

1. INTRODUCCIÓN Pocas veces el desarrollo de un estado y su consecuente política ha estado tan ligado a una ideología determinada como sucedió inicialmente con la antigua URSS y las directrices que sentaron Marx y Engels en su teorización comunista un siglo antes. Por todo ello, cualquier trabajo que pretenda acercase sobre aspectos de derecho penal y concepciones político-criminales en ese contexto, ha de analizar de forma antecedente, cuáles eran los presupuestos de base en la visión jurídica marxiana y sus posteriores interpretaciones y desarrollos. Con esta metodología también aspiramos a poder señalar las divergencias que sedimentaron el progresivo autoritarismo soviético y su fracaso final bastantes décadas después. Agregado a lo expuesto, hemos pensado que el presente será una buena herramienta para aproximarnos al derecho penal comunista, que tal vez no haya sido tan estudiado como se merece en comparación con otras políticas criminales de la época y que indubitadamente se asocia casi de forma automática al famoso ³g ulag´, obviando que se trataba de solo una de las caras, tal vez la más desafortunada del tan poliédrico fenómeno punitivo soviético. Iniciaremos el trabajo describiendo las ideas más importantes sobre la ideología que inspiró el estado soviético, a continuación haremos referencia al derecho soviético, en especial al derecho penal y a la técnica penitenciaria soviética para ilustrar su plasmación a la realidad, y por último, hemos considerado oportuno dedicar un aparatado para los famosos Gulags. Esperamos aproximarnos y analizar fielmente distintos planos del estado soviético.

2. LAS DIRECTRICES MARXISTAS En un ejercicio de sinceridad, tenemos que señalar que tanto Marx como Engels apenas trataron la cuestión punitiva en sus desarrollos argumentales, siendo a posteriori a través de diversos autores e interpretaciones donde se han consolidado los postulados que de forma indiciaria se anunciaban en ³El Manifiesto Comunista´ y demás obras

4

relacionadas. Para iniciar este análisis, nada mejor que entrar a valorar este texto como germen de las naciones soviéticas y por ende de su política criminal. El mentado manifiesto fue encargado por La Liga Comunista, una organización obrera internacional, que en las circunstancias de la época -huelga decirlo- sólo podía ser secreta, en el congreso celebrado en Londres en noviembre de 1847, donde se convino la redacción de un detallado programa teórico y práctico, destinado a la publicidad y que sirviese de programa del partido. 1

2.1 Sobre la lucha de clases Al ser una obra de relativa brevedad enseguida se vislumbran los postulados marxianos sobre la lucha contra el capitalismo y la burguesía de la época, aunque en todo caso es justo reconocer que, en primer lugar, se reconoce a aquella clase social el haber propiciado la zozobra del feudalismo2, pero que esas mismas armas empleadas se han vuelto contra ella. También es importante destacar como Marx sedimenta las bases de una teoría de la polarización social extrema, que luego va a tener su reflejo en las herramientas penológicas comunistas. Para él toda una serie de elementos modestos que venían perteneciendo a la clase media, pequeños industriales, comerciantes y rentistas, artesanos y labriegos, son absorbidos por el proletariado; unos, porque su pequeño caudal no basta para alimentar las exigencias de la gran industria y sucumben arrollados por la competencia de los capitales más fuertes; y otros porque sus aptitudes quedan sepultadas bajo los nuevos progresos de la producción. 3 En esta concepción marxiana al desarrollarse la gran industria, la burguesía ve tambalearse bajo sus pies las bases sobre que produce y se apropia lo producido. Y por ello alega que ³se cava su fosa y cría a sus propios enterradores´ Entendemos que bajo ese prisma, los mecanismos de producción que se imponían desde las clases superiores eran precisamente los que incentivaban la conciencia del proletariado para levantarse contra el capitalismo.

³Prologo de Marx y Engels a la edición alemana de 1872´ MARX, Karl ³El manifiesto Comunista Ed.Ayuso pag 79 3 MARX, Karl ³El manifiesto Comunista Ed. Ayuso pag 83
2

1

5

Por todo ello y arrojando la interesante idea de que el salario del obrero era el estrictamente necesaria para poder seguir sobreviviendo y de esa forma continuar con ese trabajo fuertemente marcado por la plusvalía generada, lo que se aspiraba era a convertir el capital en propiedad colectiva, común a todos los miembros de la sociedad y a despojarla de su carácter de clase. 4

2.2. Sobre la familia: Existe una fuerte implementación en la ideología comunista de la época a favor de la educación social en detrimento de la doméstica. Para Marx y Engels esta concepción tradicional de familia se ha de asociar indisolublemente a la clase burguesa, pues los lazos familiares en el proletariado han sido desgarrados por la industria que convierte a sus hijos en meros instrumentos de trabajo para el estrato dominante5. En este sentido ³El manifiesto comunista´ evidencia el mero papel productivo de la mujer en la sociedad capitalista e íntimamente reservada al carácter doméstico. Ante la acusación de que el marxismo pretende colectivizar a las mujeres, se alega que en ellas mismas se hará extensivo el régimen colectivo6. Interesantes reflejos legislativos de estos pensamientos prácticos se produjeron años mas tarde en la URSS; sirva de ejemplo la despenalización del aborto en el año 1920, particular que se desarrollará en los siguientes puntos del trabajo

2.3. Sobre la patria: Atrevidas son también las ideas comunistas sobre la patria en aquel entonces. Marx proclama que el proletariado no tiene patria ni nacionalidad en ese instante, pero que en su lucha también reside un cierto componente nacional pero radicalmente diferenciado del tradicional burgués. Anticipando tal vez una situación bastante palmaria hoy en día sus propias palabras describen ³ Ya el propio desarrollo de la burguesía, el librecambio, el mercado mundial, la uniformidad reinante en la producción industrial, con las condiciones de vida que engendra, se encargan de borrar más y más las diferencias y antagonismos nacionales.´
MARX, Karl ³El Manifiesto Comunista´ Ed Ayuso Pag 88 MARX, Karl ³ El Manifiesto Comunista Ed. Ayuso Pag 91 6 MARX, Karl ³El Manifiesto Comunista´ Ed. Ayuso Pag 92
5 4

6

Después de todas estas aseveraciones, el manifiesto haciendo honor a su propia naturaleza de incipiente programa electoral comunista, proclam una serie de medidas a sociales y económicas para desarrollar todo lo expuesto. Marx realiza una matización en cuanto a la propia idiosincrasia del lugar donde se tengan que aplicar, lo que según sus directrices pudiera conllevar la no observación de alguna o una profunda modificación.

Estas son: 1. Expropiación de la propiedad inmueble y aplicación de la renta del suelo a los gastos públicos. 2. Fuerte impuesto progresivo. 3. Abolición del derecho de herencia. 4. Confiscación de la fortuna de los emigrados y rebeldes. 5. Centralización del crédito en el Estado por medio de un Banco nacional con capital del Estado y régimen de monopolio. 6. Nacionalización de los transportes. 7. Multiplicación de las fábricas nacionales y de los medios de producción, roturación y mejora de terrenos con arreglo a un plan colectivo. 8. Proclamación del deber general de trabajar; creación de ejércitos industriales, principalmente en el campo. 9. Articulación de las explotaciones agrícolas e industriales; tendencia a ir borrando gradualmente las diferencias entre el campo y la ciudad. 10. Educación pública y gratuita de todos los niños. Prohibición del trabajo infantil en las fábricas bajo su forma actual. Régimen combinado de la educación con la producción material, etc.

En conclusión los comunistas apoyan en todas partes, cuantos movimientos revolucionarios se planteen contra el régimen social y político imperante, indiscriminando si se trata de un combate a través de la violencia o no. En todos estos

7

movimientos se ponen de relieve el régimen de la propiedad, cualquiera que sea la forma más o menos progresiva que revista, como la cuestión fundamental. 7 3. LA CUESTIÓN PENOLÓGICA MARXIANA Y SUS INTERPRETACIONES POSTERIORES Como bien expusimos al inicio del presente, ni Marx ni Engels fueron explícitos a la hora de tratar la herramienta punitiva en el revolucionario modelo que estaban planteando. Tal evidencia fáctica llevó a insignes estudiosos como Garland a afirmar que esta corriente señalada se trataría de un neomarxismo dada la antecedente carencia de aportación relacionada.8 Como punto de partida más genérico La concepción marxista del derecho ubica a éste en la super-estructura de la sociedad. Así, para los marxistas el derecho constituye el conjunto de aquellas condiciones exteriores de producción que en una sociedad escindida en clases se expresan como normas consuetudinarias o escritas cuya mantención está garantizada por la fuerza controlada por el Estado.9 El Estado, para los marxistas, aparece como un producto del carácter irreconciliable de las contradicciones de clase. Señalan como bien vimos que por regla general pertenece a la clase más poderosa, la clase económicamente dominante.

3.1. Especial referencia a ³pena y estructura social´ En relación a todo ello y de forma indubitada, hemos de señalar que la obra ³Pena y estructura social´ de Rusche y Kirchheimer es el pilar sobre el que se ha construido toda la teorización del castigo, y también en un sentido político-criminal, del marxismo. Alegan como base fundamental que en la sociedad capitalista el sistema penitenciario depende sobre todo del desarrollo del mercado de trabajo. La magnitud de la población carcelaria y el empleo de ésta como mano de obra dependen del aumento o de la disminución de la fuerza de trabajo disponible en el mercado y de su utilización. Por lo tanto estaríamos hablando de una inicial interrelación del fenómeno de la cárcel con otros aspectos no penales de la política social10, en lo que sería una concepción multidisciplinar del castigo, aspecto tan defendido en este Master. Y es por todo ello
7 8

MARX, Karl ³ El Manifiesto Comu nista´ Ed. Ayulos Pag 108 RIVEIRA BEIRAS, Iñaki ³Mitologías sobre el cástigo´ pg 9 http://www.apocatastasis.com/diccionario-glosario-marxismo-marxista.php#axzz1Dwl4tUKG 10 RIVERA BEIRAS, Iñaki ³Mitologías sobre el castigo´ pg 8

que no debe verse como una respuesta social a una eventual tendencia criminógena de los ciudadanos sino como un medio instrumental que hasta ese entonces había sido fraudulentamente empleado en la lucha de clases por el estrato dominante. Lo expuesto arroja la inicial idea de que el fenómeno punitivo habría de apoyar los intereses de la clase del proletariado, particular que va a tener un reflejo muy palmario en la política criminal soviética, donde se podrían diferenciar dos tipos de derecho penal muy diferenciados, el aplicado a esos mismos proletarios por sus posibles actos ilícitos, y el que se irrogó sobre los llamados ³enemigos del comunismo´ y sobre los delitos de la sociedad dominante, con un funcionamiento prácticamente administrativo y sin garantía procesal alguna, tanto en su juzgamiento como en su ejecución. En ese sentido la poderosa carga ideológica del derecho y de sus herramientas de castigo fue ampliamente tratado por autores como Pashukanis11 como instrumento de combate de las desigualdades entre las mentadas clases sociales La obra de Rusche y Kirchheimer ha disfrutado de un merecido reconocimiento muchos años después de su publicación e indubitadamente de forma inesperado para los creadores del documento, que por el 1939 poco podían imaginar que sus postulados seguirían vigentes casi un siglo más tarde. Su punto de partida sería que las leyes puestas en vigor por el poder político del Estado y expresadas a través del Código Penal son aquellas estimadas como necesarias para los grupos sociales que mediante su influencia poseen el poder para lograr su creación12. Bajo nuestro criterio esta idea siempre estuvo presente en los textos de Marx y Engels que aunque predominadentemente económicos, trazaban un palmario paralelismo con la cuestión punitiva, por mucho que hayamos dicho que no la trataron de forma explícita en sus obras. Actualmente en prisión seguimos viendo pobreza, seguimos constatando una estructura social-formativa baja y por ello las directrices en aquella obra sentadas, parece que podrían traspasarse al día de hoy sin mayor inconveniente. En el inicio del estudio, los autores analizan los factores que convergen para eliminar el carácter privado del Derecho Penal en la Alta Edad Media y transformarlo en un instrumento de dominación social13. Ello se realizó a través de una triple
11 12

Law and Marxism. A general theory (1978).

SELLIN, Thorsten Prólogo a ³Pena y estructura social´ 13 RUSCHE y KIRCHHEIMER ³Pena y estructura social´ Ed Temis, Pg 9 9

circunstancia, de tipo disciplinario, de centralismo jurisdiccional y un creciente interés de tipo fiscal, ya que en aquel contexto la Admon. de Justicia significaba una gran fuente de ingresos14; muy al contrario desde luego de lo que acaece en la actualidad. El panorama cambio radicalmente de plan cuando emergió el mercantilismo y el surgimiento de la pena de prisión. La actitud de la burguesía hacia el trabajo, tan criticada por Marx, difiere profundamente de la que sustentaban las clases dirigentes en el sistema feudal, valorándolo anteriormente como una condición natural e indispensable de la vida15, en el nuevo contexto es tan solo un factor necesario. Cuando la fuerza laboral derivaba escasa, se imponían medadas especiales para inducir a los individuos al trabajo si el nivel de ganancias capitalistas quería ser mantenido16. Esa cara de la represión punitiva ya había supuesto un cambio en el tratamiento de los pobres a finales del siglo XVI cuando la actitud hacia la mendicidad, y se empezó a constatar que algunos individuos presuntamente preferían vivir de la caridad privada que de un empleo regular17; con lo que se empezaron a crear proyectos como la Casa de Misericordia o las famosas Casas de Trabajo inglesas para este tipo de individuos que estaban fuera de la espiral productiva. En la obra objeto de análisis, los autores observan que con la aparición de Marx se comienza a reconocer ideas como que la economía política solo toma en cuenta al obrero en cuanto a su capacidad de producción pero ³ el pícaro, el bribón, el mendigo, son figuras que no existen para ella´ Por lo tanto entendemos que en la época en que las casas de corrección eran verdaderas unidades productivas, la necesidad de garantizar la reproducción de la fuerza de trabajo incluía también a los detenidos18; y en el contexto marxiano en cambio esta necesidad ha desaparecido o en todo caso ³ no lo toma en cuenta´. Con todo ello como antecedente y salvando las mentadas Casas de Corrección, que entiendo que se desempeñaron para actuar sobre el problema de la pobreza y no sobre la cuestión punitiva, a través de la interpretación del presente de autores como Melossi y Pavarini se llega a la conclusión de que en un ³sistema de producción precapitalista la cárcel como pena no existe; esta afirmación es históricamente verificable
14

15

RUSCHE y KIRCHHEIMER ³Pena y estructura social´ Ed Temis, Pg 9 RUSCHE y KIRCHHEIMER ³Pena y estructura so cial´ Ed Temis, Pg 40 16 RUSCHE y KIRCHHEIMER ³Pena y estructura social´ Ed Temis, Pg 42 17 RUSCHE y KIRCHHEIMER ³Pena y estructura social´ Ed Temis, Pg 45 18 RUSCHE y KIRCHHEIMER ³Pena y estructura social´ Ed Temis, Pg 127 10

con la advertencia de que no se refiere tanto a la cárcel como institución ignorada en el sistema feudal cuanto a la pena de la internación como privación de la libertad´19. Por lo tanto como conclusión de todo la obra de Rusche y Kircheimmer parece evidente que el fenómeno punitivo es de tipo multidisciplinar, siempre sedimentado sobre la lucha histórica de clase y en apoyo de los estratos dominante que tienen influencia en las elaboraciones legales y por ende política criminal.

4. CONTEXTO HISTORICO En este apartado describiremos la Rusia prerrevolucionaria desde los planos económico, social y político, para contextualizar el triunfo de los bolcheviques. En el plano económico, a comienzos del siglo XX Rusia era un país preindustrial, con un predominio absoluto del sector agrícola. La estructura de la propiedad descansaba sobre grandes latifundios en manos de la aristocracia, la Corona, la Iglesia y unos pocos agricultores acomodados. La tierra era trabajada por campesinos analfabetos, y sólo el 14,5 % de la población vivía en ciudades. Paradójicamente, el sector agrario era incapaz de proveer de suficientes recursos a la población, dado su carácter primitivo y tradicional, ajeno en gran medida a las transformaciones que habían alterado los cimientos económicos de otros países. La industrialización, tardía y circunscrita a las grandes urbes, dependió siempre del capital extranjero y de la iniciativa del Estado. En el plano social, el campesinado constituía el estrato social mayoritario y su condición había permanecido semiservil hasta 1861. La aristocracia ostentó hasta 1861 privilegios señoriales de carácter feudal, era propietaria de enormes haciendas agrícolas y percibía abundantes rentas que le permitían desarrollar un elevado tren de vida, hecho que contrastaba con la miseria en que estaban sumidos los campesinos. La burguesía, numéricamente exigua, representaba un escaso peso social y político, pues Rusia había quedado al margen de las revoluciones burguesas de la primera mitad del siglo XIX. El proletariado industrial era igualmente reducido, y poseía una elevada conciencia de clase y una alta politización debido a la implantación de ideologías revolucionarias procedentes de Europa (anarquismo y marxismo). Las clases medias, consolidadas y en ascenso en los países industrializados, eran aquí casi inexistentes y sirvieron en gran
19

RIVERA BEIRAS, Iñaki ³Mitologias y discursos sobre el castigo´ pg 13 11

medida de cantera a la burocracia del régimen zarista. La integraban profesionales liberales, comerciantes asentados en las ciudades y campesinos acomodados no sujetos a la servidumbre y propietarios de tierras. No obstante, fue de las clases medi s de a donde surgió una minoritaria clase intelectual que constituyó el semillero de líderes opuestos al zarismo. En el plano político, se mantenía incólume un Estado totalitario propio del Antiguo Régimen, el poder era detentado por una monarquía absoluta y teocrática presidida por el Zar que pertenecía a la dinastía de los Romanov, apoyado en cuatro pilares: la nobleza, el clero, el ejército y la burocracia, arropados por una omnipresente policía política. El zar concentraba en sus manos el poder supremo del Estado y lo ejercía sin límites, y era el máximo representante de la Iglesia ortodoxa. Los disidentes u opositores eran perseguidos por todo el país por la policía o los militares y deportados a Siberia o ejecutados como método represivo. Mencionamos tres fechas cruciales para el desprestigio del zarismo, la primera el 9 de enero de 1905 cuando unas 200.000 personas desarmadas (obreros, campesinos, mujeres y niños) dirigidas por el sacerdote, pretendían hacerle llegar una serie de peticiones al zar, pero obtuvieron por respuesta una violenta represión que se saldó con más de mil manifestantes muertos. Este acontecimiento ha pasado a la historia con el nombre de "Domingo Sangriento´. En junio de 1905 la marinería del acorazado Potemkin, anclado en el puerto de Odessa, se sublevó contra sus oficiales, iniciativa que se extendió a otras unidades de la marina y del ejército, lo que evidenciaba el débil respaldo militar del régimen zarista. Y por último, en 1916 se inició una huelga general en San Petersburgo, y para obligar a los obreros a volver al trabajo se recurrió al ejército, pero los soldados se negaron a reprimir a los trabajadores y los defendieron contra la policía. El amotinamiento fue finalmente sofocado por varios regimientos de cosacos, y estos hechos condujeron al definitivo desprestigio del zarismo y favorecieron la unión de la oposición burguesa y obrera frente al régimen. A lo largo del siglo XIX fue surgiendo en Rusia una oposición al zarismo cuyo origen hay que buscarlo en los sectores más ilustrados de la sociedad, y al margen del objetivo común que esos grupos compartían, sus diferencias fueron a menudo irreconciliables. Destacaron los siguientes: El Partido Socialista Revolucionario, El Partido Constitucionalista Democrático y el Partido Obrero Socialdemócrata Ruso, que

12

a partir de 1903 se escindió en dos corrientes, los mencheviques y los bolcheviques, dirigidos por Lenin. Tras la llegada al poder de los bolcheviques, el obstáculo fundamental que encontraron en la construcción del nuevo Estado fue la dificultad en adaptar los esquemas marxistas (previstos para sociedades industrializadas) a un país atrasado. Ello, junto a problemas de diversa índole (guerra civil, aislamiento exterior, etc.), condicionó en gran medida su actuación. Rusia era un país atrasado económicamente en el que la gran mayoría de la población era analfabeta.

5. DERECHO SOVIÉTICO El derecho socialista contribuye a la unidad de todo el sistema de relaciones sociales socialistas, tomando como base los aspectos económicos y sociales, pero a la vez los objetivos políticos de la clase o partido dominante20. Según la Constitución soviética, la U.R.S.S. se definía como un estado socialista de obreros y campesinos, y en consecuencia todo el poder permanecía en los trabajadores de la ciudad y el campo21. Se reconoce taxativamente la independencia de los jueces, los cuales solo se subordinan a la ley22, se establece el recurso de las sentencias y a la cabeza de la justicia se encontraba el Tribunal Supremo23. Destacamos dos mandatos constitucionales, que sin fijar preceptos penales de importancia superlativa, requieren de un respaldo sancionador: según el primero, será castigada por ley toda restricción de la igualdad de derechos de los ciudadanos o toda tentativa de establecer privilegios24. En el segundo caso, se establece que la traición a la patria, la violación del juramento, pasarse al enemigo, el prejuicio causado a la potencia militar del estado y el espionaje, son castigados con todo el rigor de la ley como el más grave de los crímenes 25.

5.1. El derecho penal soviético:
D. Lubchenko. MANUAL DE TEORÍA DEL ESTADO Y EL DERECHO, capítulo El sistema de Derecho. 21 Artículos 1 y 3 de la Constitución de 5 de diciembre de 1936. 22 Artículo 112 de la Constitución de 5 de diciembre de 1936. 23 Artículo 102 y 104 de la Constitución de 5 de diciembre de 1936. 24 Artículo 123 de la Constitución de 5 de diciembre de 1936. 25 Artículo 133 de la Constitución de 5 de diciembre de 1936. 13
20

En primer lugar, puntualizamos que centraremos el análisis del derecho penal soviético desde una perspectiva general, procurando reflejar las menciones del primer apartado sobre ideología traducidas a la práctica legislativa, de manera acotada, pero que por motivos de espacio y tiempo intentaremos plantear del modo más fiel posible. Hay que tener en cuenta la gran extensión territorial y temporal de la URSS, y los cambios que se experimentaron que implican heterogeneidades y dificultan la perspectiva general que trataremos de plasmar, por esta razón citaremos los años de las medidas legislativas y penitenciarias que enunciaremos.

5.1.1. Principales características La característica principal del derecho penal soviético es que la ley penal no sea un instrumento punitivo, tratando de servir a su tipo de dictadura, y desde los primeros pasos se pretende proteger al explotado contra el explotador. El principio rector del derecho penal soviético fue la certeza de la pena, no su severidad26, y se plantea como un derecho transitorio. Se caracteriza por ser un derecho revolucionario, y en consecuencia considera como delitos de máxima gravedad los actos antirrevolucionarios. Se trata de un derecho autoritario y de índole política 27. Referente a la política criminal, lo esencial es el tratamiento del delito, y se concede mayor importancia a las medidas de transformación de la conducta criminal que a la conducta misma, declarando investigación primaria relativa a sus causas y efectos sociales, con preferencia a los motivos individuales que pueden determinarla28. Según el artículo 46 de código penal de la republica socialista federativa soviética rusa de 22 de noviembre de 1926, los delitos previstos se clasifican en dos, los que atacan contra la estructura del estado, que deberán considerarse como los más peligrosos y para los que se establece un límite por bajo del cual no están autorizados los tribunales a imponer medidas de defensa social de carácter judicial-correctivo, y por otro lado los delitos de cualquier otra especie, para los cuales el código establece un máximum por encima del cual los tribunales tienen prohibido llegar.
V.I. Lenin, Fundamentos del Derecho Soviético. Colectivo de autores, Academia de Ciencias de la URSS. Ediciones en Lenguas Extranjeras, 1962, Moscú. 27 Mariano Ruiz Funes y H. Donnedieu de Vabres. 28 M. Ruiz-Funes, Evolución del delito político, México, ³Hermes´, 1944, páginas 222-223. 14
26

Las características de este derecho son antiliberales; el principio de libertad, queda abrogado políticamente por la instauración del principio de analogía, el principio de igualdad se desvanece por el ataque al tipo objetivo y la fraternidad se quebranta por la aplicación a gran escala de la pena de muerte. Aún así, este fin fraterno, es fácilmente palpable sobre todo si se compara con otros ordenamientos jurídicos de la época, ya que las medidas correccionales no superaban generalmente los 10 años29, y se enriquecen con medios pedagógicos y curativos que no solamente figuraban sobre el papel como en los países democrático-liberales, sino que los llevaban a la práctica. El derecho penal soviético, fue pionero en la utilización de sanciones alternativas a la privación de libertad como la amonestación pública, la multa y los trabajos correccionales no privativos de libertad.

5.1.2. Conceptos clave del derecho penal soviético: 5.1.2.1. MEDIDAS DE DEFENSA SOCIAL: Por su misma naturaleza, el articulo 9 destierra el concepto de pena y añade el de medidas de defensa social cuya finalidad era la prevención especial y general y la adaptación, declarando que las medidas de defensa no pueden tener por fin infligir un sufrimiento físico ni lesionar la dignidad humana y no se proponen la venganza ni el castigo. El fundamento de las medidas no reside en la culpabilidad, sino exclusivamente en la peligrosidad del autor, revelada en la comisión de un acto peligroso. Estas medidas se dividen en tres clases: las Judicial- correccionales, que se aplican a los delincuentes que han cometido hechos peligrosos, las médicas que se usan con fines curativos en caso de anomalías psíquicas, y las médico-pedagógicas, que tienen un papel más educativo en el caso de niños o adolescentes. 5.1.2.2. ACCIÓN/OMISIÓN SOCIALMENTE PELIGROSA. Según el artículo 6 del código penal ruso de 1926, se considera como socialmente peligrosa toda acción u omisión que vaya dirigida contra la estructura del estado soviético o que lesione el orden jurídico establecido por el régimen de los obreros y campesinos para la época de transito al régimen comunista.

29

La duración máxima de las medidas de defensa social privativas de libertad, tuvieron un máximum constante de diez años, que fue elevado en ciertos casos para delincuentes reincidentes especialmente peligrosos, hasta veinticinco, por una resolución de octubre de 1937. 15

5.1.2.3. MEDIDAS EXTRAORDINARIAS DE DEFENSA SOCIAL: En la revolución de 1917, el lema del partido comunista apoyado por los soviets fue paz, pan y abolición de la pena de muerte. Aún así, en el primer decreto de 12 de marzo de 1917 se suprimió este castigo, pero solo para los delitos comunes, incluso para los delitos militares, conservándose para las infracciones políticas. Tal y como dijo Lenin en su famoso discurso de 12 de octubre de 1921 pronunciado en Moscú ante el Congreso del Comité de Educación Política ³Para la consecución de nuestros fines y deseos revolucionarios están justificados todos los medios´. El derecho penal soviético es un derecho revolucionario, en consecuencia, considera delitos de máxima gravedad todos los actos contra-revolucionarios: las actividades que se encaminen a la destrucción o menoscabo del poder de los Consejos Obreros y campesinos y de los gobiernos de las republicas unidas y autónomas. La pena para la sanción de estos hechos contra-revolucionarios es la pena de muerte mediante fusilamiento o la exclusión con aislamiento llamada medida extraordinaria de defensa social. Dichas medidas se estiman transitorias mientras no sean abolidas por el Comité Central Ejecutivo de la U.R.S.S 30. 5.1.2.4. EL PRINCIPIO DE ANALOGÍA: El principio de analogía se introduce en el artículo 16 del código de 1922, según el cual, se autoriza al Juez para aplicar medidas de defensa en aquellos casos peligrosos, que sin estar descritos típicamente en la ley, presentan analogías con otros hechos delictivos que el código ha definido. La máxima nullum crimen nulla poena sine lege se quebranta, aún así, el arbitrio del juez está limitado por las normas que rigen la analogía obligando al juez a indicar el artículo referente, permitiendo su aplicación de manera restrictiva, y mediante el control por órganos superiores (sindicato de la Corte de Casación), impidiendo que el juez cree delitos. 5.1.2.5. PERSECUCIÓN EXTRAJUDICIAL: Las formas de delincuencia política podían ser perseguidas extrajudicialmente por la G.P.U31 que era una institución al servicio del gobierno, vulnerándose así el derecho a un proceso judicial justo y todos los que emanan del mismo. La represión extrajudicial ejercida por la G.P.U. podía

30 31

Artículo 21 del Código Penal de 22 de noviembre de 1926. Organización de inteligencia político criminal, que fue el fruto de la reestructuración de la Cheká, el 6 de febrero de 1922. 16

empezar desde el primer momento de la investigación, como declinarse una vez comenzado el proceso judicial obligando al desconocimiento del juez. 5.1.2.6. CÓDIGO DE LA CORRECCIÓN POR EL TREBAJO: La Rusia soviética transformó la técnica penitenciaria incluso en sus terminologías; el código penitenciario se bautizó con el nombre de Código de la corrección por el trabajo.

5.1.3. El aborto como delito: El 18 de noviembre de 1920 se autorizo la interrupción artificial del embarazo siendo la unión soviética el primer país en legalizar el aborto, al considerarse que las supervivencias morales del pasado y la difícil situación económica del momento obligaba a las mujeres a someterse a esta operación. En los países escandinavos se legalizó una década después, en el Reino Unido en 1968, en la Europa occidental y en China en 1975, y en España se despenaliza en 198532. Aún así, diecisiete años más tarde, el 27 de junio de 1937 se prohibió el aborto por resolución del Comité Central Ejecutivo (VTsIK)33 y del Consejo de Comisarios del Pueblos (Sovnarkom) 34, considerándose que en el ambiente de vida socialista, donde no existe la explotación del hombre por el hombre, y donde la mujer es miembro de la sociedad con plenitud de derechos se podía iniciar la lucha contra el aborto, ya que había aumentado el bienestar económico y también el nivel cultural de los trabajadores había aumentado enormemente. Se disponía de aseguramiento económico de las mujeres y de sus hijos, de las familias numerosas, de una red de jardines de infancia y hogares infantiles todos ellos costeados por el estado, la fijación de manutención de los cónyuges separados o divorciados y la persecución criminal por el impago, etc. Aún así, se autoriza el aborto en caso de enfermedad del niño (eugenésico) o peligro para la vida de la madre o del niño (terapéutico). Como medida criminal eran

La L.O. 9/1985 introduce el artículo 417bis al código penal mediante el cual se despenaliza el aborto en ciertos supuestos. 33 El Comité Ejecutivo Central de Todas Las Rusias, era el más alto poder del estado, con funciones de cuerpo legislativo, administrativo y de supervisión de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia, vigente entre 1917 y 1937. 34 Previamente denominado Consejo de Comisarios del Pueblo de la URSS, (SovNarKom), el Consejo de Ministros de la URSS fue el nombre que recibió entre 1946 y 1990, el órgano ejecutivo y administrativo superior, según los artículo 64 y siguientes de la Constitución de 5 de diciembre de 1936. 17

32

amonestadas públicamente las mujeres que hubiesen practicado operaciones abortivas y en caso de reincidencia se les aplicaba una multa no superior a 300 rublos 35.

6. TÉCNICA PENITENCIARIA SOVIÉTICA: Los maximalistas rusos declararon el concepto pena-mal como caduco, y en consecuencia persiguen el fin de readaptación a la sociedad mediante la faena cotidiana de trabajo productivo y la diaria educación de la inteligencia y el carácter. Según los artículos 48, 49 y 50 del código de corrección por el trabajo de 16 de Octubre de 1924, el sistema se basaba en la coordinación equitativa de los principios del trabajo obligatorio de los reclusos y de la labor educativa y cultural. El régimen debe estar exento de toda señal de tormento, no admitiéndose absolutamente la aplicación de medios físicos, candados, esposas, calabozos, aislamiento riguroso, privación de alimentos. Se seguía un sistema progresivo, de manera que ³de acuerdo con el carácter y aptitudes de los reclusos, según el término de su permanencia en uno u otro de los establecimientos de corrección por el trabajo, puedan, en una medida más o menos grande, demostrar sus iniciativas y capacidad´. Según el artículo 6 del código de 16 de octubre de 1924, la reclusión no debe tener por objeto infringirle sufrimiento físico ni humillar su dignidad humana. Según el artículo 7 se enuncia como un régimen de sistema progresivo, y según el artículo 8 se establecía la obligación de establecer ayuda para los libertos, compuesta básicamente de una reserva del salario que reciben los reclusos. Según el artículo 70 el trabajo era retribuido, y el artículo 82 ordenó que en toda institución se proporcionase a los reclusos una educación cultural, estableciéndose locales aptos y dotados para este fin, y se exigía la asistencia obligatoria de los analfabetos. En los artículos 83 al 94, se organizaban clubs, conferencias, lecturas y se editaban revistas, diarios, etc. Según el artículo 95 debían costearse sus propios espectáculos, veladas literarias, ejercicios deportivos, revistas y otras distracciones sanas y cultas. Según el artículo 98 la biblioteca debía contener libros políticocientíficos y de entretenimiento.
Tras la Resolución del Comité Ejecutivo y del Consejo de Comisarios del Pueblo de 27 de junio de 1937, en el Código del Matrimonio, Familia y Tutela, figuró en el Apéndice y posteriormente se inserta en el artículo 138. 18
35

Debe subrayarse el hecho de que el código de 1924, fue muy superior al que se aprobó el 1 de agosto de 1933, ya que en el posterior no existe un régimen progresivo.

6.1. La vida de los reclusos: Creemos necesario ampliar el trabajo sobre el derecho penal soviético con este apartado, ya que la mera enunciación de la regulación legislativa necesita del testimonio sobre la práctica, para poder ofrecernos un cuadro real y completo sobre el derecho penal soviético. Para ello, además de la información de autores rusos como Pasche Osersky36, E. Schirwindt 37, M. N. Hernett 38 y P. J. Kardoff39, utilizaremos el testimonio de extranjeros que visitaron aquellas prisiones como el francés P. Guiboud Ribaud40, el alemán W. Muller41, y los españoles Pablo Balsells42, Josep Plá43 y Miguel Figueroa Román44. Resumiremos la información que atestiguaron45, no sin sorprenderse ellos mismos de la calidad de las prisiones, no por sus instalaciones ya que en muchos casos reutilizaron las prisiones preexistentes al régimen que con posterioridad remodelaron, sino por el trato humano que los europeos anhelaban y del que estaban muy alejados. Es imprescindible mencionar la falta de igualdad entre los delincuentes en la que prácticamente se podría considerar que existían dos categorías; los enemigos del estado y los demás. Los autores consideraban, tal y como dice Guiboud Ribaud, que la cárcel era un paraíso para los reclusos de derecho común pero un infierno para los presos por razones políticas. También es crucial mencionar la alta politización de las cárceles fruto de un régimen, en el que los mensajes políticos son constantes.

Strafre und Strafvollzug in der Soviet-Union, Berlín, Baumeister, 1929. Gafängnisse in der Sowjetunion, Viena-Berlín, Verlag für Literatur und Politik. Traducción inglesa: Russians Prisions, 1928. 38 Wtjurjme (en la prisión), 2ª edición, Ucrania 1930. 39 La actividad creadora de los presos, Moscú, 1929, 40 Le régime pénitentiaire et les prisions en U.R.S.S. en Etude Criminologiques, septiembre 1928, páginas 138-144 y Où va la Russie? Editions Sociales internationales, 1928. 41 Persönliche Eindrücke aun russischen Gefängnissen, en Monatsschrift für Kriminal psychologie und Strafrechtsreform, tomo XXII, fascículo 4º, abril 1931, páginas 307-313. 42 Cárceles soviéticas, Barcelona, Bosch, 1937. 43 Una presó: Sokolniki, en el libro Russia, Ediciones Diana, 1925 Barcelona, Páginas 147-150. 44 Las cárceles en Rusia, en El Orden (de Tucumán, República Argentina), 28 de Junio de 1928. 45 Derecho penal soviético. Luís Jiménez de Asúa. Editorial T.E.A, 1947, Buenos Aires, páginas 143 -144.
37

36

19

Los testimonios afirman que no encontraron ningún tipo de impedimento para entrar a las cárceles que eligieran, con libre acceso sin necesidad de indicar previamente la visita, pudiendo incluso realizar fotografías libremente, sin límite de tiempo y mediante la utilización de interpretes para conversar libremente con los presos. Los reclusos, recibían, no más tarde de un día después de su llegada al establecimiento, un libro personal que contenía todas las informaciones sobre sus situación jurídica: En virtud de que auto, desde cuándo y por disposición de quién han sido detenidos. Porqué y conforme a qué artículo han sido condenados, la duración, el principio y el fin de la prisión. Además todos los artículos referentes a los derechos fundamentales de los reclusos, al régimen de trabajo, labor cultural, paso de una categoría a otra, medidas disciplinarias y libertad condicional. Describen la limpieza de las instalaciones, de los talleres y de los hospitales, en el que atienden especializados profesionales, psicólogos y dentistas. Talleres y campos en los que trabajan conjuntamente hombres y mujeres 8 horas al día, en los que ganan salarios equivalentes a los hombres libres del exterior, pero que solo pueden gastar en parte porque constituye un peculio importante para el día de su liberación. Clubs de ajedrez, de literatura, de deporte, de cine, de teatro, de canto, bibliotecas repletas de volúmenes clásicos y de entretenimiento. Periódicos, redacciones y radios dirigidas por los detenidos más ilustrados. Vigilancia prácticamente inadvertida. Salas de estudio, cocinas limpias que sirven comida sana y abundante, mejor incluso que la de los trabajadores libres. Todas las celdas en el interior estaban abiertas, y el recluso podía moverse libremente por el interior del establecimiento, extendiéndose esta libertad hasta los patios de paseo que los reclusos podían visitar discrecionalmente a menudo y por largo tiempo fuera del horario de trabajo. No conocen el paseo bajo vigilancia ni la prohibición de hablar. En su tiempo libre se les ofrece música y conferencias. Llevan sus propios trajes, y si lo desean pueden solicitar al establecimiento trajes de trabajo. Poseen tiendas en las que pueden comprar cigarrillos, chocolate, cartas de papel, alimentos, ropa, zapatos, etc. Tienen una limpia peluquería, igual a la que se encuentra

20

en las ciudades. Las mujeres si lo desean pueden trasladarse a una sección de camas en las que pueden cuidar a sus hijos hasta los tres años46. En virtud del principio que inspiraba las cárceles; la vinculación del recluso con la mecánica social, se procuraba romper el aislamiento penitenciario mediante el régimen de visitas, derecho amplio de correspondencia, derecho de licencias (15 días al año) y de vacaciones (de 3 a 4 meses de verano) no permitido a los condenados por incendio, asesinato, robo o malversación de fondos públicos. También tenían derecho de permiso de 2 o 3 días para visitar a sus familias y amigos que podía conceder el director del establecimiento por buen comportamiento47. A continuación citamos en parte las conclusiones de estos autores:
y

Guiboud-Ribaud: ³Una primera conclusión se impone sobre este asunto, y puede ser muy breve: el simple cotejo de dos sistemas totalmente distintos: el soviético y el nuestro (Francia). En nuestro país la prisión es un lugar maldito donde se encierra a los condenados. Estos han perdido, al parecer, por el hecho de su condena, toda dignidad y todo aspecto humano, expuestos a las vejaciones, humillaciones y a los tratos inhumanos. En la U.R.S.S. el principio inicial es, por el contario, el siguiente: el recluso es un ser débil, ignorante o perezoso. La prisión es el lugar donde se educa al hombre, donde se le enseña a hacer uso de su libertad futura.´

y

Josep Plá: ³Todo lo que en las prisiones occidentales sirve para desmoralizar la población penal: la vida celular, el aislamiento, el silencio, el no poder fumar, ni leer, ni trabajar, no existe en Sokolniki. El trabajado es obligatorio, el aislamiento no existe, el preso tienen toda libertad para las pequeñas cosas. La prisión occidental, por otra parte, es una manera de aislar a toda una población que se considera contrarían a los intereses de la Humanidad. Sokolniki no es más que un puente para retornar a las gentes a la vida social. Todo lo que había

Según el artículo 46 del Código del Trabajo Correcional de la R.S.F.S.R., las mujeres privadas de libertad pueden tener con ellas a susu hijos hasta que cumplan los 4 años. Obligatoria mente deben organizarse casas_cunas para tales niños. Este Código fue aprobado por la ley del Comité Ejecutivo Central y Consejo de Comisarios del Pueblo el 1 de Agosto de 1933. Notificamos una falta de cogruencia de límite de edad entre el código y el testimonio, que seguramente podría explicarse pro alguna razón. 47 El catalán Josep Plá, en su obra Rússia (Barcelona, Ediciones Diana, 1925) comenta: ³Esto permite a la Administración Penitenciaria Soviética presnetar un tipo de institución verdaderamente única en el mundo.: la institución de periodos de libertad dentro del cumplimento de la condena. Eso de que los presos tengan de cuando en cuando unos días de libertad me pareció al cosa más fantástica del mundo´: 21

46

leído en los Manuales de Derecho Penal como recomendable, lo he encontrado aplicado modestamente, con pobreza, porque el país es pobre- en Sokolniki´

7.

SITUACIÓN

DE

LOS

PRESOS

POLÍTICOS.

ESPECIAL

ALUSIÓN A LOS GULAGS Inicialmente, es necesario recordar que, opuesto a lo anteriormente descrito, la situación de los presos políticos se caracteriza por horrores y fusilamientos en masa de antirrevolucionarios y sospechosos. La palabra gulag es, para muchos, una pesadilla. Simboliza para muchos diversos procedimientos como detenciones inmotivadas, trabajo forzado, destrucción de familias, muertes prematuras e innecesarias ocurridas en la URSS. En 1918 Lenin ha determinado que los que iban contra su ideología fueran llevados a los campos de concentración. A partir de entonces, empezó toda la fatalidad, con registros de miles de personas que fueran llevadas a lugares sin estructura, calefacción, comida, medicamentos, sin lo mínimo necesario para sobrevivir. El gulag48 sería la administración principal de los campos de concentración, sería la pieza central del sistema soviético de represión, una institución concebida deliberadamente para un triple objetivo de exclusión, de producción económica y de eliminación. En la tradición rusa, el gulag asociaba la prisión y el exilio. Debido al terror que inspiró, sometió a la población y transformó a los individuos ± y a menudo a grupos enteros ± en una masa de trabajo servil (Yves Terno). También el gulag era la rama de la NKVD (departamento gubernamental soviético que manejó cierto número de asuntos internos de la URSS) que dirigía el sistema penal de campos de trabajos forzados y otras muchas funciones de policía en la extinta Unión Soviética. Literalmente, el mencionado ³instituto´49 ha venido a denominar además no sólo la administración de los campos de concentración sino también al sistema soviético de trabajos forzados en sí mismo, en todas sus formas y variedades: campos de trabajo, de castigo, de criminales y políticos, de mujere de s, niños o de tránsito. O incluso más, los prisioneros en alguna ocasión lo llamaron triturador de carne (Anne Applebaum, 2004). Aunque la encarcelación de millones de individuos fue reflejada en fuentes
48 49

Terno, Yves. El estado criminal, los genocídios del siglo XX. Applebaum, Anne Gulag: a history. Anchor Books, 2004, p. 15 22

contemporáneas, el nombre Gulag se hizo conocido en Occidente únicamente tras la publicación en 1973 de Archipiélago Gulag, de Alexander Solzhenitsyn, que comparó los dispersos campos de trabajo con una serie de islas y lagos. Además es posible decir que existieran otras formas, como laboratorios secretos de investigación, casas de tratamiento psiquiátrico forzoso para madres con bebés y campos para Esposas de Traidores a la Patria. Una descripción50 más clara de que sería un ejemplo campo de concentración es un lugar donde el inverno dura ocho meses, de octubre a mayo. La temporada fría es de 243 días, cuando la temperatura baja hasta 50 grados centígrados, y casi a diario hay tormentas de nieve, cuya capa alcanza los dos metros de espesor. Es un cenagal interminable: tundra prepolar cubierta de arbustos y musgo, sin un solo árbol. (Chemberdjí: 2009). Cierto es que la guerra civil determinó la apertura de campos de concentración. Lejos de extinguirse con la guerra, el sistema de los campos de concentración experimentó una gran expansión con el gran salto adelante industrial y agrario, y después con las sangrientas purgas de 1935-1930. El gulag entonces fue alimentado sin discontinuidad por millones de no comunistas y de comunistas, de 1929 a 1939, de 1945 a 1953. Además, se ha convertido en algo permanente y normal en la sociedad soviética. Instrumento represivo del bolchevismo, se ha convertido en una institución central del totalitarismo de la URSS: constituye la base esclavista y la ³limpieza liquidadora de la pirámide social´. Los esclavos de la antigüedad eran los enemigos vencidos que el vencedor reciclaba en la economía servil51. Los nuevos esclavos soviéticos son los ³enemigos´ de la clase obrera, reciclados en la economía soviética para los trabajos más duros, más secretos y más grandiosos de la edificación del socialismo. La masa de los presidiarios es, pues, de una utilidad económica enorme para el sistema, aunque el zek (preso) en tanto que individuo tenga un valor nulo. La mortalidad fue espantosa, pero la fuerza de trabajo esclavo nunca ha dejado de ser reaprovisionada por la GPU, el NKVD, la KGB (Morin: 1985). La mortalidad en los gulags no es únicamente efecto del clima, del desprecio o de la negligencia en la que son mantenidos los malditos, constituye la

50 51

Chemberdjí, Valentina. Lina Prokófiev, una española en el gulag. Salamanca, Gráficas Verona, p. 275. Morin, Edgar. Qué es el totalitarismo ± de la naturaleza de la URSS. Antropos, 1985, p. 119-122. 23

limpieza física de los excrementos y basuras de la máquina totalitaria52. Según la misma lógica de los campos hitlerianos, el trabajo forzado del gulag extrae hasta el último ergio, la fuerza de trabajo de millones de derechos sociales, lo que al mismo tiempo produce su liquidación física. De este modo, el preso para su propia destrucción al mismo tiempo que trabaja para la economía soviética. Y de hecho, dueño a la vez de grandes energías y aniquilador de enormes masas humanas, el gulag se ha convertido en una formidable potencia económica. Más aún: al desarrollar el gulag, la policía política ha desarrollado sus fábricas, sus empresas, sus almacenes, su tropa (de hecho, su ejército) y, por un desarrollo natural, no sólo se ha convertido en un poder dentro del poder y en una sociedad dentro de la sociedad, sino también de un Estado dentro del Estado. El gulag tiene algo de locura53. Al golpear a masas humanas innumerables, concretiza y manifiesta esta estructura paranoico-persecutoria. Morin agrega que la persecución durante las crisis fue en dirección a los inocentes y culpables (de ser desviantes, o sea, de no estar de acuerdo con la ideología de la URSS), pero, ³al golpear a los inocentes, golpea con el terror a todas las poblaciones; al destruir en germen todo lo que podría llegar a ser desviación, asegura al sistema la única forma racional de mantenerse: terror y represión in ovo son indispensables para su regulación homeostática´. (Morin: 1985). En relación a la estadística, cierto es que la mayoría de los prisioneros54 eran campesinos pobres, jóvenes y hombres. En 1914, 1.859.314 personas fueron detenidas en varios cambios. Un prisionero de Rusia gastó un promedio de diez días tras las rejas. Penas de prisión varían de un día a la vida. Noventa y tres por ciento de los presos eran hombres y el 60 por ciento eran menores de cuarenta años. El número medio diario de los presos políticos fluctuaba entre 1 y 2 por ciento de la población reclusa total. Alrededor del 50 por ciento de los presos políticos eran nobles, que constituían menos del 2 por ciento de la población total de Rusia. El número medio diario de los presos condenados por delitos contra el Estado y / o contra la religión (sacrilegio religioso, la desobediencia a la policía, etc.) creció de 16.000 a 30.000 en 1914, y luego a 35.000 en 1915. Sesenta y cinco por ciento de los condenados eran campesinos, que constituyen más del 80 por ciento de la población rusa. Veinte y cinco por ciento, cuando los
52 53

Op. Cit., p. 121. Morin, Edgar. Qué es el totalitarismo ± de la naturaleza de la URSS. Antropos, 1985, p. 119-122. 54 Jakobson, Michael. Origins of the Gulag. The University Press of Kentucky, 1993, p. 10-11 24

habitantes de la ciudad, que representan el 18 por ciento de la población total, y 10 por ciento pertenecía a las clases privilegiadas. El porcentaje de los no bles que cumplen penas de los delincuentes comunes, a diferencia de los presos políticos, fue insignificante (Jakobson: 1993). Los prisioneros por lo general se detendrían en el gulag de espionaje o traición a la patria. No eran "contratados" para las industrias de las industrias extractivas, textil y química, el número de ocupaciones. Aunque no pretende la ejecución sumaria en el gulag murieron de hambre, frío, fiebre tifoidea, agotamiento (más negligente). De los 476 complejos controlados por la policía rusa, el Kolyma, en Siberia, está considerado entre lo más brutal (Applebaum: 2004). En relación a la rutina de los presos, en primero lugar, necesario decir que llegaron hambrientos y débiles después de tres meses de viaje hacinados en vagones de ganado, a continuación, las bodegas de los buques de carga. Fueron días sin comida ni agua. Por la noche, las mujeres fueron atacadas por "Kolyma Tranvías", violadores que sobornaran a los guardias para entrar en los sótanos de las mujeres sobrevivientes. Muchos presos murieron en el camino. Sobre el trabajo, en filas de cinco, los presos eran contados en el patio y se les afeitaba el pelo y para deshacerse de los piojos y chinches. Ganaban camisa de verano y pantalones, chaqueta, pantalones, invierno, botas de fieltro y ropa interior - pero nunca eran suficientes. La selección para el puesto que les pasó desnudo en el patio, después de haber sido clasificados por la salud, origen social y convicción. El día comenzaba antes de las 3:30 de la mañana. Un toque de sirena tomaba a los prisioneros de literas colectivas. El importe de los alimentos del día dependía de la meta de trabajo. Ganaban 550 gramos de pan, 75 g de trigo o de fideos, 15 g de carne y 500 g de patatas. Los prisioneros trabajaban al menos 12 horas al día, con intervalos de 5 minutos a las 10h y las 16h y el almuerzo de una hora al mediodía. Los presos comunes tenían un descanso durante una semana y un duro régimen. Sólo podían parar de trabajar cuando la temperatura bajaba a 50 grados bajo cero. Con los dedos congelados, los accidentes eran comunes: más de 60.000 por día. Todas las noches los prisioneros eran alineados en el patio. Solamente se duchaban cada diez días, con poca y fría agua, y, además, la cantidad de jabón mensual era de 200g. Escapar de allí era prácticamente imposible. Los guardias tenían órdenes de matar a cualquiera que pasase del alambre de púas: la famosa y conocida "zona de muerte". Hay informes de algunos prisioneros que
25

lograron escapar. Pero hay también informes en el sentido de que los presos muertos eran destinados a la alimentación - sí, practicaban el canibalismo y necrofagia, porque no había comida fuera de los campamentos (Applebaum: 2004). Los documentos del gobierno de URSS contenían los registros de muertos en los gulags como 1,7 millones de muertos. Pero este número puede ser estimado en cinco millones, según el escritor ruso Vadim Erlikman, porque muchos de los documentos del gobierno desaparecieran o serían destruidos. extrema
55

Así, esta brutalidad

(hambre, agotamiento, y enfermedades), ha conducido a innumeras

transgresiones. La escasez endémica de alimentos y hasta hambrunas hice con que varios crímenes fueran cometidos. (Werth: 2007). Un ejemplo de caso ocurrió con la catalana, de Barcelona, Lina Ivánovna, la cual fue condenada a 20 años de reclusión por intentar huir al extranjero, por el robo de un documento secreto y por la ilícita entrega de carta del ingeniero Shestopal a su esposa Susanna. Explicación de los hechos: en verdad, ella quería ver a su madre que estaba enferma en Francia. Por el segundo delito, como traducía y utilizaba papeles usados, en que estaban escritas cosas, pero que no se trató de robo. Y en tercer lugar, en la carta nada de sospechoso había; pero fue condenada a la practica del delito de espionaje. Al final, después de pasar por todo el terrorismo sin siquiera un debido proceso legal, pues se quedó en el gulag por años, injustamente, el Presidente de la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo de la URSS, Coronel Jurídico (P. Lijachov), anuló y archivo la cusa, por inexistencia de hecho delictivo 56. Una real vergüenza, no hay otra conclusión. El gulag está directamente correlacionado a figura del derecho penal del enemigo. La eliminación de los individuos, o sea, presos políticos, no significa, necesariamente, la muerte biológica (muchos presos sobrevivieron después del régimen de la URSS). Como comenta Hannah Arendt, ³lo que es necesario comprender es que la psique humana puede ser destruida mismo sin la destrucción física del ser humano; que, en verdad, la psique el carácter y la individualidad parecen, en ciertas circunstancias, manifestarse sólo por la rapidez o lentitud con que se desintegran´ (Arendt: 1989, 491). Esencial traer las ideas de Erving Goffman sobre el tema. Haciendo un análisis comparativo del estilo de vida de las instituciones que él habla, en este caso específico los gulags, el individuo recibe un tratamiento tal que pierde disposiciones
55 56

Werth, Nicolas. Cannibal Island: death in a Siberian gulag. Princeton University press, 2007, p. 20 Chemberdjí, Valentina. Lina Prokófiev, una española en el gulag. Salamanca, Gráficas Verona 285-289 26

que permiten una visión de sí mismo. El yo entonces es sistemáticamente mortificado57. En primer lugar, el individuo pierde el contacto con el externo, no teniendo más una vida social. En segundo lugar, pierde el papel que tenía en la sociedad. En tercero, cierto es que se visten todos de forma igual. El patrimonio personal del gulag no penetra en las paredes de la institución, por lo que es otra ruptura con la referencia que tiene de sí mismo. En cuarto, las humillaciones físicas impuestas a los internos. A veces, la postura física simple que se requiere es una fuente de humillación, que es perjudicial para la imagen de sí mismo. Además, hay varias otras consecuencias para los individuos58, como la desculturación, mutilación del ³yo´, alta tensión psíquica, creación de un estado de dependencia, con pérdida de la volición, autodeterminación y autonomía, debido a la exhaustiva programación de la existencia en el establecimiento, que tiene una fuerte incidencia negativa en la identidad del sujeto, sentimiento de tiempo perdido, producción de una actitud egoísta, de ensimismamiento, pues focaliza la atención en su especial existencia y estigmatización, como categorización social del atributo de ex-recluso con el consiguiente rechazo por parte de la sociedad. Garcia-Borés59, estudia el tema y afirma que ³el mismo Goffman propuso una distinción entre cuatro modos de adaptación a las condiciones de vida de las instituciones totales. Son los siguientes («) a) Regresión situacional, consistente en la evasión psicológica ante la situación. b) Intransigencia, o enfrentamiento con la prisión, desafío y negación a colaborar con la institución. c) Colonización o integración en el mundo de la prisión, pudiendo incluso realizar actos para evitar salir de ella. d) Conversión, que supone que el interno acepta la institución y sus propósitos, convirtiéndose en recluso con el que la institución puede contar´.Según Garcia-Borés, la regresión situacional refleja muy bien el recurso de la drogadicción y la extendida frase de "día volado, día menos de condena"; la intransigencia, que parece menos frecuente que en otros momentos; la colonización, que incluiría el proceso de prisionización, de adopción de lo carcelario como modus vivendi propio; la conversión, como efecto aspirado por la institución, aunque interpretado por ésta como evolución favorable del

Goffman,E. (1970a). Asylums. Essays on the Social Situation of Mental Patients and Other Inmates. (Trad. cast.: Internados. Ensayos sobre la situación social de los enfermos mentales. Buenos Aires: Amorrortu). 58 GARCIA-BORÉS,J.(2003), El impacto carcelario. En R. Bergalli (coor.), Sistema penal y problemas sociales (pp.396-425). Tirant lo Blanch: València. 59 Op. cit, p. 296-425. 27

57

interno60. García-Bores61, apud Bergalli, afirma que: "el ingreso de un individuo en una institución penitenciaria se traduce en la deposición forzada de su propia determinación; en adelante, serán otras personas las que dispondrán de cada minuto de su vida. Los internos de tal tipo de establecimientos comienzan por sufrir un aislamiento psíquico y social de las personas de su relación; luego pierden la posibilidad de ejercer cualquier rol social. Finalmente todas las alternativas de satisfacer sus necesidades sociales, y materiales, como la movilidad psíquica y social, son reglamentadas y minimizadas" (Bergalli, 1980:276). La conclusión que llega Garcia-Borés62, entonces, es que ³un contexto carcelario que se aleja radicalmente de las condiciones en libertad, provocando pues una lógica desadaptación a esas condiciones. Y en efecto, el contexto carcelario desarrolla una acción progresiva sobre los internados en dirección opuesta a la pretendida por aquella finalidad legislativa. Pero no sólo eso, sino que la experiencia del encarcelamiento no puede sino producir una fuerte afectación psicológica, caracterizada por un sufrimiento constante, sobre las personas encerradas las veinticuatro horas del día durante largos periodos de tiempo´. Para concluir el tema, los gulags nada más representan que la propia muerte o su experimentación de una forma directa, y, como resultado final surgen para los que consiguen sobrevivir ³hombres inanimados´ que no pueden ser comprendidos psicológicamente y cuyo regreso al mundo psicológicamente humano (o inteligiblemente humano) se asimila a la resurrección de Lázaro´63 (op. cit.,. p. 491).Así, en detrimento de un sueño (sociedad comunista perfecta), se está delante de una verdadera catástrofe.

Op. cit, p. 296-425. Op. cit, p. 296-425. 62 Op. cit, p. 296-425. 63 ARENDT, Hannah. Origens do totalitarismo. Trad. Roberto Raposo. São Paulo: Companhia das Letras, 1989, p. 491.
61

60

28

8. CONCLUSIONES 1. Desde el marxismo se consideró que el sistema legal no está al servicio de la mayoría de la población nacional, sino de los intereses de la clase dominante, es el punto de partida de un acercamiento reflexivo, crítico y radical del derecho penal en la sociedad soviética. 2. Es por ello que en aquel contexto los juristas y criminólogos no podían

descuidar al Estado como objeto de análisis, ignorando el hecho de que la sociedad civil se asegura políticamente mediante el control político y que una clase económica dominante lograba anteponer sus propios intereses en el contexto que tan costosamente acababan de derrocar.64 Ante tales ideas podemos decir el régimen penal soviético negaba el anterior ³contrato social´ establecido, pues no reflejaba de ninguna forma la mas mínima protección de las clases de producción. 3. Con el presupuesto anterior y fuertemente sedimentado en la ideología

comunista, el bloque de la URSS se lanzó a desarrollar un Derecho Penal que se bifurcaría dependiendo de la clase económica o política del presunto infractor, polarizando hasta el extremo las consecuencias punitivas derivadas de la pertenencia a uno u otra calificación. 4. En cuanto al análisis general del derecho soviético, podemos concluir que se

trata de un derecho revolucionario, y en consecuencia considera como delitos de máxima gravedad los actos antirrevolucionarios. En el caso de los delitos comunes se puede afirmar que tenía como principal objetivo la reinserción a la sociedad/comunidad del penado, salvaguardando sus derechos fundamentales y procurándole una estancia muy digna en los centros penitenciarios. Además fue pionero en la instauración de regímenes progresivos, sanciones alternativas a la privación de libertad y aplicación de condenas moderadas. 5. En lo referente a los presos políticos, se les trasladó a campos de trabajo

forzoso, regulados del artículo 100 al 123 Parte Tercera (deportación, conjuntamente con trabajo forzoso correccional) y Parte Cuarta (Comisiones de observación) del Código del trabajo correccional de 1 de agosto de 1933. Se les fusiló mediante la aplicación de medidas extraordinarias de defensa social, se aplicó la analogía y las
64

Muñoz Conde vuelve sobre el tópico penal marxista ³ El ordenamiento legal y el Estado no son un consenso de voluntades, sino manifestación de un modo de producción y una forma de protección de intereses de clases´ 29

persecuciones extrajudiciales vulnerando así los derechos a la seguridad jurídica, a la tutela judicial efectiva, al juez determinado por la ley, etc. 6. Los procesos seguidos contra los presuntos presos políticos ensombrecieron el

desarrollo de un Derecho Penal común brillante y de marcado carácter resocializador; los supuestos traidores a la Revolución sufrieron castigos exacerbados sin el correspondiente control judicial, llegando a cifras de penas de muerte vergonzantes. Sin pretender aquí una justificación de aquello, también hay que destacar las terribles consecuencias para la URSS de la II Guerra Mundial y los posteriores años de agresiones encubiertas por parte del resto de aliados vencedores. 7. De una forma injusta y parcial, pero fácilmente entendible por la representatividad que suponía, el Gulag ha quedado como el estigma del totalitarismo soviético. Constituyó una brutal forma de inocuización de los presos políticos, a la vez que una considerable fuente de trabajo en un entorno verdaderamente hostil. Todas esas circunstancias tan especiales hicieron surgir numerosísimas obras literarias y cinematográficas que han dado fe de forma más o menos veraz de lo allí acaecido.

9. BIBLIOGRAFÍA

EL MANIFIESTO COMUNISTA, Karl Marx y Engels, Ed Ayuso 1974, Madrid

PENA Y ESTRUCTURA SOCIAL, George Rusche y Otto Kirchheimer, Ed Temis, 1984, Bogotá

DERECHO PENAL SOVIÉTICO. Luis Jiménez de Asúa. ED: T.E.A.; 1.947, Buenos Aires.

ESTADO, PODER Y SOCIALISMO. Nicos Poulantzas. ED: Siglo veintiuno editores; 1979, Madrid

30

MANUAL DE TEORÍA DEL ESTADO Y EL DERECHO. Colectivo de autores soviéticos y cubanos. Pueblo y Educación, 1988, Habana.

LEGISLACIÓN INTERNACIONAL Y DERECHO COMPARADO DEL ABORTO. Elma del Carmen Trejo García. Investigación Parlamentaria de la Subdirección de Política Exterior.

EL ESTADO CRIMINAL, LOS GENOCÍDIOS DEL SIGLO XX. Terno, Yves. GULAG: A HISTORY. Anne Applebaum, Anchor Books, 2004, p. 15

UNA ESPAÑOLA EN EL GULAG. Chemberdjí, Valentina. Lina Prokófiev, Salamanca, Gráficas Verona, p. 275.

QUÉ ES EL TOTALITARISMO DE LA NATURALEZA DE LA URSS . Morin, Edgar. Antropos, 1985, p. 119-122.

ORIGINS OF THE GULAG. Jakobson, Michael , The University Press of Kentucky, 1993, p. 10-11

CANNIBAL ISLAND: DEATH IN A SIBERIAN GULAG. Werth, Nicolas. Princeton University press, 2007, p. 20 ASYLUMS. ESSAYS ON THE SOCIAL SITUATION OF MENTAL PATIENTS AND OTHER INMATES. Goffman,E. (1970a). (Trad. cast.: Internados. Ensayos sobre la situación social de los enfermos mentales. Buenos Aires: Amorrortu).

EL IMPACTO CARCELARIO. Garcia-Borés,J.(2003En R. Bergalli (coor.), Sistema penal y problemas sociales (pp.396-425). Tirant lo Blanch: València.
31

ORIGENS DO TOTALITARISMO. Arendt, Hannah Trad. Roberto Raposo. São Paulo: Companhia das Letras, 1989, p. 491.

Webgrafía http://www.claseshistoria.com/revolucionrusa.htm

José Manuel del Río Chas Mila Alexandrova Rodolfo Fischer Pimentel

32

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful