Está en la página 1de 8

Margaret Naumburg, origenes psicoanalíticos del arte terapia

En los orígenes del Arte Terapia en los E.E.U.U. encontramos dos autoras de

formación psicoanalítica: Margaret Naumburg (1950)4 y Edith Kramer (1958), quienes

basaron sus trabajos en conceptos psicoanalíticos y en su experiencia artística individual.

“Arte Terapia dinámicamente orientada” (Dinamically Oriented Art therapy) fue como

Naumburg llamó a su posicionamiento teórico. Remarcó la importancia de un

acercamiento dinámico, centrando el tratamiento en la relación transferencial que se

instala entre el paciente y el arte terapeuta.

Invitada por el Doctor Nolan Lewis, a quien había conocido en un congreso de

asistencia social, Naumburg realizó una investigación para el New York State

Psychiatric Institute. Lewis, quien también sosténía sólidos posicionamientos

psicoanalítica ya había escrito sobre la utilización del arte con objetivos terapéuticos. i

Sin duda Lewis ocupa un espacio de relevancia en el posterior desarrollo del campo arte

terapéutico, ya que fue él quien le insistió a Naumburg para que ocupara un lugar en el

N.Y.P.I., instituto del cual luego fue el director. Naumburg se dedicó a estudiar las

expresiones artísticas espontáneas de chicos y adolescentes hospitalizados con

problemas graves de conducta, con el objetivo de que estos estudios pudieran

posteriormente ser utilizados como medio diagnostico y de tratamiento. El principal

concepto desarrollado por Naumburg es el que señala al arte y la producción

espontánea como "facilitador" en la "liberación" del material inconsciente reprimido, de

las emociones, de los conflictos, y de la expresión de la fantasía. Ella considera que a

pesar de que el material proyectado suele ser amenazante para el sujeto, Arte Terapia

promueve un ambiente seguro, protegido, para que pueda emerger la expresión.

Naumburg fue la primera en mantener la hipótesis de que el Arte Terapia puede ser

utilizado no solo como tratamiento sino como diagnóstico. Sostenía que los niños no
eran totalmente capaces de expresar sus emociones verbalmente, situación que ubica a

la producción artística como medio de comunicación en un lugar de relevancia.

Pensaba que la descripción de las fantasías por parte de los pacientes, les ayuda a controlar

los sentimientos amenazadores y que esta sensación de control es pausible de ser llevada a

la realidad exterior. Naumburg teorizó que la producción artística sostenida en determinado

encuadre es una expresión de la relación transferencial, que define y ayuda la compresión

del terapeuta acerca de los sentimientos y pensamientos del paciente con relación a otras

importantes relaciones de su vida.

Para Naumburg el arte terapeuta debería mantener un rol neutral cuando el material

reprimido surge como expresión artística. Ella entendía esa neutralidad como un “seguro”,

un alivio, para el niño. Según ella la neutralidad asegura el continuo de la expresión

espontánea. En síntesis el rol del arte terapeuta sería el de actuar como facilitador en el

crecimiento de una expresión artística espontánea.

Dentro de la evaluación sobre la efectividad del tratamiento, Naumburg puso el énfasis en

la espontaneidad del paciente para la creación artística, entendida como una respuesta

saludable al desarrollo del tratamiento. Otro signo de mejoría que destacó fué la

originalidad de la obra producida. Ella consideraba que el arte de los niños con algún tipo

de discapacidad generalmente tiende hacia una imagen estereotipada; encontrándo, por lo

tanto, en la originalidad una etapa superadora. Lo que denominó "Test de Realidad" fue

otra forma de evaluación del trabajo terapéutico que propuso esta autora: cuando el niño

toma conciencia de la diferencia entre "Realidad Externa" y "Fantasía Interna", lo que es

evidenciado en sus producciones artísticas, o en sus verbalizaciones sobre ellas. Luego esto

podrá ser incorporado a las interrelaciones que mantenga con el mundo exterior.

Finalmente, la efectividad es evaluada en los "reajustes", en las modificaciones de

conducta, que el niño realiza en la escuela, institución o grupo familiar.


Los trabajos realizados en el New York State Psychiatric Institute tuvieron su

prehistoria cuando Naumburg fundó en 1914 la Walden School, una escuela basada en

principios psicoanalíticos y progresistas, donde se enfatizaba la producción artística de

los niños. Naumburg, que por esos tiempos tenía veintcuatro años, compartía junto con

su esposo, Waldo Frank, amistades en los círculos intelectuales y bohemios del

Grenwich Village de las década revolucionaria del siglo XX, encontrándose entre sus

amistades entre otros Charlie Chaplin, Georgia O'Keeffe y el poeta John Marin.

Ella se psicoanalizó con terapeutas de formación freudiana y junguiana, lo que dejaría

huellas reconocibles en su obra conceptual. Seguramente se sintió movilizada por la

expresión artística espontánea y su sentimiento liberador obtenido en su experiencia

personal psicoanalítica, que incluía realizar pinturas de sus sueños y fantasías, donde

percibió la liberación de lo reprimido (inconsciente) a través de la imagen, en un

sentido tanto catártico como comunicativo. Hay que recordar que la decodificación de

los deseos escondidos tras “producciones simbólicas” fue una empresa especialmente

fascinante en los primeros tiempos del psicoanálisis, un viaje excitante dentro de lo

desconocido y el peligro que los primeros psicoanalistas atravesaron deseosos.

Naumburg no fue la única en reconocer y utilizar el arte en un contexto psicoanalítico,

pero fue una de las pocas que privilegió el rol del arte como agente primario más que

como una herramienta auxiliar.

Las producciones teóricas de Naumburg, conceptualizado como “Arte Terapia

dinámicamente orientada” se basaron en los principios freudianos mencionados y otros

conceptos como el de Inconsciente Colectivo de Jung (simbolismo universal),

relaciones de objeto (Sullivan), y la teoría interpersonal (de la psiquiatría).


Ella insistió en que el único sentido válido del trabajo artístico de cada sujeto es solo

aquel que proviene del sujeto mismo. Era escéptica en relación a los acercamientos

simplistas o rígidos que intentan decodificar el sentido de lo producido como si se

estuviera frente a un jeroglífico egipcio, postura que se sostiene en la posición freudiana

de la interpretación de los sueños; ya que como señalo Freud “alguna veces un cigarro

es sólo un cigarro”.

Naumburg adaptó su modelo arte terapéutico a la forma en que trabajaban los

psicoanalistas, trataba de estimular la asociación libre y otros principios freudianos;

tomando algunos conceptos de Lewis como: “el dibujo de un paciente debe ser pasible

de ser analizado de igual forma que el material onírico, dada la naturaleza del material

liberado”.

Ella consideró el arte de los pacientes como una forma de “lenguaje simbólico”

(symbolic speech); en donde aquel debería poder expresarse lo más libremente posible,

en un trabajo en conjunto tendiente a un entendimiento acerca de lo que interfiere en la

capacidad del paciente para funcionar mejor. Un camino simbólico, donde el paciente

percibe y responde al terapeuta; lo que ayuda a ambos a identificar percepciones

distorsionadas basadas en conflictos irresueltos del pasado; teniendo a la transferencia

como principal herramienta terapeútica.

DOBLE CITA

Naumburg afirma que el “… arte terapia pretende liberar el inconsciente mediante

imágenes espontáneas proyectadas en expresiones gráficas y plásticas” ii y que tanto

puede utilizarse como forma primaria de psicoterapia como técnica auxiliar, lo que

abriría el campo a una labor profesional trans y multidisciplinaria.


Sitúa al enfoque psicoanlítico de la ansiedad y los sentimientos de culpa, junto con la

pisodinámica de la represión y otros mecanismos de defensa como las bases de este

método terapeutico y no duda en afirmar que estos mecanismos aparecen en las

expresiones visuales “con la misma evidencia que en las expresiones verbales”.

En arte terapia los aspectos inconscientes de los sujetos (por tanto experiencias

inconscientes) las mismas son experiencias en imágenes, “se transponen directamente a

la representación en otra imagen”. Es reconocido que durante el tratamiento

psicoanalítico, las experiencias inconscientes visuales deben ser trasladadas de una

forma visual a ser traducidas a una comunicación verbal, lo que incluye un esfuerzo

“extra” por parte del paciente.

Ya Freud mencionaba esta cualidad, y Naumburg lo reconocía citándolo y teniendo en

cuenta su pensamiento como pilar para la construcción teórica de su posicionamiento

arte terapéutico “(a los sueños)…. Se los experimenta sobre todo en imágenes visuales,

también los sentimientos pueden entremezclarse en el sueño así como los pensamientos;

también los otros sentidos pueden tener experiencias, pero las experiencias oníricas son

sobre todo pictóricas. En parte la dificultad de relatar los sueños proviene de que hay

que trasponer esas imágenes en palabras. “Podría dibujarlo” dice a menudo el que

sueña, ‘pero no se como decirlo’.” iii Cierto es que si bien Freud consideró que lo

inconsciente nos habla en imágenes no parece haber tomado el camino que sus

pacientes imaginaron dándoles el espacio para expresar sus sueños en imágenes

gráficas en ves de relatarlos.

Para Naumburg el espacio abierto de Arte Terapia se encuentra en “favorecer”

la forma de expresión visual de las experiencias internas.

La expresión espontánea dentro del encuadre arte terapeútico se libera en la

relación transferencial surgida entre terapeuta y paciente, manifestándose en la


asociación libre. Ella considero que el procedimiento que los pensamientos como lo

sentimientos se expresan con mayor facilidad en imágenes que en palabras y que

mediante la proyección pictórica se estaba favoreciendo a un método de comunicación

simbólica.

Su técnica se sostiene en que todos los sujetos poseen la capacidad para

“proyectar” conflictos de diferentes orígenes en objetos visuales; que al tomar una

forma plástica logra también una mayor articulación verbal en el momento de comentar

sus producciones.

Para Naumburg la puesta en marcha del dispositivo arte terapéutico puede llegar

a funcionar como una forma de comunicación superadora de las dificultades de

verbalización de los aspectos inconscientes, que dentro de este encuadre fluirían con

mayor facilidad, logrando escapar a los aspectos censores del sujeto; de esta forma las

técnicas arte terapeúticas lograrían acelerar el proceso terapeútico del sujeto. Para ella

es de suma importancia el prestar ayuda a los pacientes para que adquieran confianza en

su capacidad para poder expresarse con medios visuales en forma espontánea.

En 1955 Naumburg publicaría un artículo en la revista Estética y Crítica de Arte iv,

titulado “Arte como lenguaje simbólico” donde ya consideraba que el arte terapia no

debería tener una función interpretativa de la obra. Psoteriormente sostiene que el arte

terapeuta no interpretará el arte espontaneo del paciente sino que deberá alentar a este

para que sea capaz de descubrir por si mismo el significado de lo producido.

“Analistas freudianos y psicólogos analíticos jungianos imponen a las producciones

artísticas de sus pacientes un tipo particular de interpretación que concuerda con sus

propios enfoques específicos. En arte terapia, por el contrario, el terapeuta no interpreta

el arte espontaneo del paciente, sino que alienta a este con distintas técnicas para que

descubra por sí mismo el significado de sus proyecciones inconsciente, pues considera a


ese arte como un lenguaje simbólico. v”.Es entonces en la relación transferencial donde

se pondría en juego la capacidad del sujeto de verificar el sentido.

Entre los autores a los que suele referirse Naumburg sobresalen los nombres de

Ernst Kris, de quien tomaría importantes conceptos que sería basamentos teóricos de la

futura Arte Terapia: “la terapia creativa suministra a la relación (entre paciente y

terapeuta) una forma de anclaje a partir de la cual ésta puede deslizarse hacia patrones

mas arcaicos y de la cual puede retornar a salvo … La actividad creativa del paciente

ofrece marcadas ventajas: permite canalizar significativamente la conducta regresiva, el

asalto del ello pierde parte de su potencial ilimitado, pues el control tiende a ser

recapturado por el yo, captura que tiene lugar en el moldeado del material vi”. Y también

cita a René Spitz quien dice “La producción artística espontanea, comentada luego con

el analista, facilita al paciente la comprensión de sus contenidos profundamente

reprimidos.vii”

Finalmente ella realiza una probable definición del campo arte terapéutico: “ arte

terapia basa su método en la liberación de la expresión artística espontánea, tiene sus

raíces en la relación transferencial entre paciente y terapeuta y en el desarrollo de la

libre asociación. Por lo tanto, tiene, como aliado próximo, a los procedimientos de la

terapia psicoananlítica.viii”

Lic Marcelo Gonzalez Magnasco


4

Naumburg. Margaret An introduction to art therapy: Studies of the free art expression of
behavior problem children and adolescents as a means of diagnosis and therapy. 1950. Teachers
College Prese. New York.
i
Lewis, N. The practical value of graphic art in personality studies. Psychoanalytic Review,
1925 12,316-322
ii
Naumburg. Margaret. La Terapia Artisitica: su alcance y función. Cap. 20 Pag. en Test
proyectivos gráficos de Hammer, Emmanuel.
iii
Freíd, Sigmund. Nuevas lecciones sobre psiconalisis.
iv
Naumburg. Margaret. Art as symbolic speech. Journal Aesthetic & Art Critic, 13: N° 4,
1955.
v
Naumburg. Margaret. La Terapia Artisitica: su alcance y función. Cap. 20 Pag 315; en Test
proyectivos gráficos de Hammer, Emmanuel
vi
Kris, Ernst. Arte Esquizofrénico: su significado en psicoterapia.1952.
vii
Spitz, René: Arte psiconeurótico: su función en psicoterapia.
viii
Naumburg. Margaret. La Terapia Artisitica: su alcance y función. Cap. 20 Pag 316; en Test
proyectivos gráficos de Hammer, Emmanuel.