Está en la página 1de 1

COMPOSICIÓN QUÍMICA DEL JERGÓN SACHA

Dentro de los compuestos químicos del cormo desecado destacan los alcaloides, saponinas,
cumarinas, azúcares reductores, saponinas, mucílagos, flavonoides y glucósidos, asimismo, en
el extracto liofilizado se han encontrado: alcaloides, azúcares reductores, saponinas,
flavonoides y glucósidos.

Científicos de los centros de investigación de Estados Unidos, Rusia, Austria e Italia,


descubrieron que la aplicación del extracto de Jergón Sacha era sorprendentemente útil en
todos los tipos de hepatitis y en el caso de exposición a dosis letales de radiación.

Asimismo, esta milagrosa herbácea de nuestra Amazonía permite revertir las infecciones
bacterianas asociadas al VIH, sirviendo como un gran estimulante inmunológico y antiviral.
Constituye también un potente anticanceroso, antitumoral y antinflamatorio.

EFECTOS BENEFICIOSOS DEL JERGÓN SACHA EN EL ORGANISMO

Ya que los compuestos químicos aislados obtenidos a partir del análisis de esta especie
contienen los esteroides antes mencionados y que al combinarse magistralmente tal como lo
hacen actúan como inhibidores de las defensas de los virus y bacterias. Constituyéndose así
en un potente medicamento de amplio espectro, cada vez más solicitado por los centros de
investigación en el mundo al descubrirse nuevas propiedades de aplicación médica.

Asimismo, esta milagrosa herbácea de nuestra Amazonía permite revertir las infecciones
bacterianas asociadas al VIH, sirviendo como un gran estimulante inmunológico. Constituye
también un potente anticanceroso, antitumoral y antinflamatorio, revelándose sumamente útil
en el tratamiento de la influenza, el asma y otras enfermedades bronquiales. Esta singular
especie brinda la posibilidad de vencer múltiples enfermedades, incluso incurables.
La ciencia médica del siglo XXI descubre pues que las sustancias químicas del Sacha Jergón,
siendo naturales, son idénticas a lo que se denomina los retrovirales. Es decir, los inhibidores
de la Proteasa, sustancia que bloquea a las enzimas protectoras de todos los virus, abriendo
así la posibilidad de usarlo sin peligro de contraindicaciones en el tratamiento del VIH.
Dosis prevención de enfermedades: 1 cucharada sopera en agua tibia con limón, jugo de
naranja o frutas (papaya u otras), avena, leche, etc. en ayunas.
Otras enfermedades: 1 cucharada sopera en la mañana y otra en la tarde.