Está en la página 1de 5

Adriel Manuel Hernández

Guzmán

En la Biblia se presenta el siguiente argumento

3. Mas los príncipes o magistrados no son de temer por las buenas obras que se
hagan, sino por las malas. ¿Quieres tú no tener que temer nada de aquel que
tiene el poder? Pues obra bien; y merecerás de él alabanza:

4. Porque el príncipe es un ministro de Dios puesto para tu bien. Pero si obras


mal, tiembla; porque no en vano se ciñe la espada, siendo como es ministro
de Dios, para ejercer su justicia castigando al que obra mal.

5. Por tanto, es necesario que le estéis sujetos, no sólo por temor del castigo,
sino también por obligación de conciencia.
(Romanos XIII, v. 3-5)

El argumento defiende que el hombre debe actuar bien no sólo por temor al castigo sino por
conciencia. Ahora bien, cuando se habla de temor al castigo, los ejecutores de éste son los
príncipes. Siendo el miedo al castigo -proferido por el príncipe- una de las condiciones por
la que se debe actuar bien. Una segunda condición es obrar por conciencia.

Yo interpreto esta segunda condición de la siguiente manera: La potestad del príncipe para
ejecutar la justicia es dado por Dios, si se reconoce esta potestad de castigo como divina,
entonces no sólo se debe actuar bien por miedo al castigo, sino por la conciencia de que
obrar mal es ir en contra de Dios. Esta interpretación mía no es gratuita, aparece en:
Romanos XIII, v. 1,2

1. Toda persona esté sujeta a las potestades superiores: Porque no hay


potestad que no provenga de Dios; y Dios es el que ha establecido las que hay
en el mundo.

2. Por lo cual quien desobedece a las potestades, a la ordenación o


voluntad de Dios desobedece. Por consiguiente los que tal hacen, ellos
mismos se acarrean la condenación.

Estos versículos también constituyen un argumento, pero debido a lo extensivo, no


los analizare en el presente trabajo. Me atendré al primer argumento de mi
exposición. Separare el argumento en versículos, y estos en variables de individuo,
para después intentar formalizar en lógica de predicados.
3. Mas los príncipes o magistrados no son de temer por las buenas obras
que se hagan, sino por las malas. ¿Quieres tú no tener que temer nada de aquel que
tiene el poder? Pues obra bien; y merecerás de él alabanza:

X es un príncipe. (Px)
X es un magistrado. (Rx)
X no es de temer. (¬Tx)
Y hace buenas obras. (Oy)
Y hace malas obras. (My)

Para toda X, si X es un príncipe y X no es de temer, entonces, para toda Y, Y hace buenas


obras; pero, si para toda X, si X es un príncipe y X es de temer, entonces para toda Y, Y
hace malas obras.

[(X) (Px & ¬Tx) (Y) (Oy)] & [(X) (Px & Tx) (Y)(My)]

a) (x) {(Px v Rx) [(Ox ¬Tx) & (Mx Tx)]}


b) (x) (y){(Px & Ry) {[(Ox ¬Tx) & (Oy ¬ Ty)] & [(Mx Tx) & (My Ty)]}}
c) (x) {Px [(Ox ¬Tx) & (Mx Tx)]} & (y) {Py [(Oy ¬Ty) & (My Ty)]}
Estas serían formalizaciones equivalentes, y están pensadas en función de los predicados
que tú propones; pero creo que lo que afirma el enunciado es más:

(x)(z) {(Px & Gz) [(Ox ¬Tzx) & (Mx Tzx)]} & (y)(z) {(Ry & Gz) [(Oy ¬Tzy) & (My Tzy)]}
Esta formalización se puede hacer siguiendo la estructura de “b”
Esta última formalización modificaría algunos de los predicados que propones:
1) Aparecería un nuevo predicado:
x es gobernado (Gx). En esta parte no importa mucho que designes la variable que vas a
utilizar en la formalización, aun que si lo quieres hacer: z es gobernado (Gz)
2) Tx, sería un predicado diádico: z teme a x (Tzx)
EL punto es que aunque no es clara la presencia del la persona que teme, en la primera
parte del texto, en la segunda aparece. La parte de la pregunta, desde la lógica, no aportaría
información (por las razones que das más abajo; pero este no es un argumento lógico, por
que, creo, debe ser considerada). La información de esa parte, podría quedar así:
(z) (x) {(Gz & Ψx) [(Oz ¬Tzx) & (Oz Azx)]}
Los predicados serían los mismos que en la formalización anterior, sólo se agregaría: Azx,
z es alabado por x; y aparecería un metapredicado: Ψx: x tiene cualquier tipo de poder. Si
te fijas en la parte “aquel que tiene el poder”, no se está especificando que sea o el poder
del príncipe o del magistrado sino cualquiera que este en esa condición. Por lo que, siendo
más estricto la formalización sería:
(z) (x) (Ψ) ({(Gz & Ψx) [(Oz ¬Tzx) & (Oz Azx)]}y se leería Para toda z para toda x
y para toda propiedad Ψ, si z es un gobernado y Ψ es cualquier poder, entonces si z hace
buenas obras….etc)

Esta formalización tiene muchas limitantes. En principio no he usado todas las variables de
individuo como: X es un magistrado (Rx). No he usado esta variable debido a que el
predicado, “ser magistrado”, no se vuelve a usar igual en el argumento, y no se repite en la
conclusión, por lo que no considero que afecte en el sentido y validez del argumento. Otra
parte que no tomo en cuenta es la siguiente oración:

“¿Quieres tú no tener que temer nada de aquel que tiene el poder? Pues obra
bien; y merecerás de él alabanza:”

Debido a que las preguntas no afirman, puesto que no son susceptibles de ser verdaderas o
falsas, no son proposiciones, así que he omitido la pregunta de mi análisis. En cuanto a la
respuesta: “Pues obra bien; y merecerás de él alabanza:” Se podría simbolizar de la
siguiente manera:

Y obra bien (hace buenas obras) (Oy)


Y merecerá de él alabanza (By)

Para toda Y, si Y obra bien, entonces, Y merecerá de él alabanza. (Y) (Oy By)

Esta premisa es inservible para mi argumento debido a que se inserta la variable “By”, que
no reaparece en el argumento ni en la conclusión. Ya he agotado todas las oraciones del
versículo 3, siendo indispensable proseguir con mi análisis.

4. Porque el príncipe es un ministro de Dios puesto para tu bien. Pero si obras


mal, tiembla; porque no en vano se ciñe la espada, siendo como es ministro de Dios,
para ejercer su justicia castigando al que obra mal.

Y obra mal (Hace malas obras) (My)


X es de temer (Tx)

Para toda Y, si Y obra mal, entonces, X es de temer. (Y) (My) (X) (Tx)

Del versículo 4to sólo tome la oración: “Pero si obras mal, tiembla”. La formalización de
“Tiembla” es problemática. Si leemos literalmente el versículo sería:

Y obra mal (hizo malas obras) (My)


Y tiembla (Ly)

Para toda Y, Y obra mal, entonces, Y tiembla. (Y) (My Ly)

El problema con esta formalización es la variable Y tiembla (Ly), pues a primera vista no
parece repetirse en el argumento. Por esta razón lo sustituí por X es de temer (Tx), que ya
aparece en mi argumento. La pregunta es si son Idénticas las variables: Y tiempla y X es de
temer. Regresando al argumento. Cuando digo “Y tiembla”, estoy pensando en un
conjunto de individuos que temen el castigo del príncipe, por hacer el mal. En cambio,
cuando digo “X es de temer”; me refiero a que el conjunto de los individuos que llamo
“Y” deben de temer por sus malas acciones. Son ambas similares, no sé si sean lo mismo, y
ambas posibilidades cambia en mucho mi traducción. Pero me quedare con X es de temer
por ser más claro en el texto.

Respecto al resto de las oraciones del versículo 4to, no las he de tomar en cuenta debido a
que son descripciones; acaso de forma forzada podrían ser trasmutadas en proposiciones.
Así la oración:

“Porque el príncipe es un ministro de Dios puesto para tu bien”.

Se podría formalizar de la siguiente manera:

X es un príncipe (Px)
X es un ministro de Dios puesto para tu bien (Zx)

Para toda X, si X es un Príncipe, entonces, X es un ministro de Dios puesto para tu bien.

(X) (Px Zx)

La otra parte del versículo que no tomo en cuenta es:

“porque no en vano se ciñe la espada, siendo como es ministro de Dios, para


ejercer su justicia castigando al que obra mal”.
Este fragmento es inicuo para el argumento –al menos en su aspecto formal- pues no
se repite en otra premisa ni en la conclusión.

Finalmente la conclusión del argumento sería:

5. Por tanto, es necesario que le estéis sujetos, no sólo por temor del castigo,
sino también por obligación de conciencia.

Y hace buenas obras (Oy)


X no es de temer. (¬Tx)
Y es consciente (Sy)

Para toda Y, si Y hace buenas obras, entonces, para toda X, X no es de temer; y Para toda
Y, si Y hace buenas obras, entonces, Y es consciente.

[(Y) (Oy) (X) (¬Tx)] & [(Y)(Oy Sy)]

En la conclusión también se presentan problemas de formalización. Es ambigua la


proposición con la cual se inicia la conclusión:
“Por tanto, es necesario que le estéis sujetos”

Yo homologue: “es necesario que estéis sujetos” con; “es necesario hacer buenas obras”.
Pero mi interpretación creo que no es completamente libre. La partícula “le”, “que le estéis
sujetos”, se refiere a algo de lo cual -por necesidad- se debe de estar sujeto. Y siguiendo
con el argumento, este dice que no sólo se debe estar sujeto por temor del castigo, sino por
consciencia. ¿Pero que es aquello de lo cual se puede estar sujeto por temor? La respuesta
está al inicio del argumento:

“Mas los príncipes o magistrados no son de temer por las buenas obras que se
hagan, sino por las malas”.

Por lo tanto, de lo que se debe de estar sujeto para no temer el castigo del el príncipe,
es hacer el bien.

El argumento aquí termina, y si unimos las premisas y conclusión que hemos


obtenido nos quedaría de la siguiente forma:

[(X) (Px & ¬Tx) (Y) (Oy)] & [(X) (Px & Tx) (Y)(My)]
(Y) (My) (X) (Tx)
/.: [(Y) (Oy) (X) (¬Tx)] & [(Y)(Oy Sy)]