Está en la página 1de 7

Teoría de la argumentación

Premisas y conclusión

Las premisas y conclusión de un argumento pueden presentarse de distintas maneras. La


más usual es que la conclusión esté al final del argumento como consecuencia de las
premisas. Pero no hay un orden establecido, la conclusión puede estar al principio del
argumento, después las premisas. O la conclusión puede estar entre premisas. Además,
un argumento puede consistir únicamente de una premisa y una conclusión. Así mismo,
la(s) premisa(s) y conclusión pueden estar en oraciones separadas o en una sola oración.

Nota: El siguiente cuadro divide los argumentos dependiendo de la relación premisa-


conclusión. Para guiarse entre las formas posibles de organizar premisas y
conclusión emplearé la siguiente notación: Una premisa se representará con la
letra (P) mayúscula, la conclusión con la letra (C) mayúscula. Todo lo que esté
dentro de un paréntesis (…) será una oración. Se empleará el signo de conjunción
(&) sólo para decir que dos elementos están relacionados.
Nota: La conclusión está al principio, al fin o en Conclusión Conclusión Conclusión
medio del argumento. al final al principio en medio
El argumento consiste en una premisa y la 1. 2. No hay Arg.
conclusión en una oración. (P&C) (C&P)
El argumento consiste en una premisa en una 3. 4. No hay Arg.
oración, y la conclusión en otra oración. (P)&(C) (C)&(P)
El argumento consiste en más de una premisa y la 5.- 6.- 7.
conclusión en una oración. (P&P&C) (C&P&P) (P&C&P)
El argumento consiste en más de una premisa en 8.- 9.- No hay Arg.
una oración, y la conclusión en otra oración. (P&P)&C C&(P&P)
El argumento consiste en más de una premisa, 10. 11. 12.
cada una en una oración, y la conclusión en otra (P)&(P)&(C) (C)&(P)&(P) (P)&(C)&(P)
oración.
El argumento consiste en una o más premisas y la
conclusión en una oración. Además de una o más 13. (Ej. de Arg.) 14. (Ej. de Arg.) 15. (Ej. de Arg.)
premisas en oraciones independientes. (P)&(P&C) (C&P)&(P) (P)&(C&P)
Nota: La lista está incompleta, las formas 13, 14 y 15 engloban 20 posibilidades de ordenar el
argumento en premisas y conclusión.

1.- El argumento consiste en una premisa y la conclusión en una oración. La conclusión


está al final del argumento. Ejemplo:
Puesto que el hombre tiene la facultad de pensar, pero está sujeto a sus
necesidades animales, de ahí qué, no sea completamente libre.

Premisa: Puesto que el hombre tiene la facultad de pensar, pero está sujeto a sus
necesidades animales.
Conclusión: De ahí que, no sea completamente libre.

2.- El argumento consiste en una premisa y la conclusión en una oración. La conclusión


está al principio del argumento. Ejemplo:
El hombre no es enteramente libre, pues a pesar de poseer la facultad de razón,
está sujeto a sus necesidades naturales.
Premisa: A pesar de poseer la facultad de razón, está sujeto a necesidades naturales.
Conclusión: El hombre no es enteramente libre.
3.- El argumento consiste en una premisa en una oración, y la conclusión en otra
oración. La conclusión está al final del argumento. Ejemplo:

El sabio es el único hombre que puede vivir con poco y ser feliz. Por lo tanto, el
filósofo es verdaderamente rico.

Premisa: El sabio es el único hombre que puede vivir con poco y ser feliz
Conclusión: Por lo tanto, el filósofo es verdaderamente rico.

4.- El argumento consiste en una premisa en una oración, y la conclusión en otra


oración. La conclusión está al principio del argumento. Ejemplo:

El filósofo es verdaderamente rico. Esto es así, porque es el único hombre que


puede vivir con poco y ser feliz.

Premisa: [El filósofo] es el único hombre que puede vivir con poco y feliz.
Conclusión: El filósofo es verdaderamente rico.

5.- El argumento consiste en más de una premisa y la conclusión en una oración. La


conclusión está al final del argumento. Ejemplo:

Dado que: a) la buena literatura es difícil de entender, y b) generalmente los


maestros no saben explicarla o ellos mismos no la entienden, por estas razones
los jóvenes no leen.

Premisa 1: La buena literatura es difícil de entender.


Premisa 2: Generalmente los maestros no saben explicarla o ellos mismos no la
entienden.
Conclusión: Por estas razones los jóvenes no leen.

6.- El argumento consiste en más de una premisa y la conclusión en una oración. La


conclusión está al principio del argumento. Ejemplo:

Los jóvenes no leen porque: a) la buena literatura es difícil de entender, y b)


generalmente los maestros no saben explicarla o ellos mismos no la entienden.
Premisa 1: La buena literatura es difícil de entender.
Premisa 2: Generalmente los maestros no saben explicarla o ellos mismos no la
entienden.
Conclusión: Los jóvenes no leen.

7.- El argumento consiste en más de una premisa y la conclusión en una oración. La


conclusión está en medio del argumento (entre premisas). Ejemplo:

A causa de que los maestros no saben explicar la obra literaria o ellos mismos
no la entienden, como resultado los jóvenes no leen, pues la buena literatura es
difícil de entender.
Premisa 1: Los maestros no saben explicar la obra literaria o ellos mismos no la
entienden.
Premisa 2: Pues la buena literatura es difícil de entender.
Conclusión: Como resultado los jóvenes no leen.
8.- El argumento consiste en más de una premisa en una oración, y la conclusión en otra
oración. La conclusión está al final del argumento. Ejemplo:

La sabiduría sin disciplina genera soberbia y pereza; la disciplina sin


sabiduría genera ira y concupiscencia. Lo cual muestra que, la virtud se
cultiva con sabiduría y disciplina.

Premisa 1: La sabiduría sin disciplina genera soberbia y pereza.


Premisa 2: La disciplina sin sabiduría genera ira y concupiscencia.
Conclusión: Lo cual muestra que, la virtud se cultiva con sabiduría y disciplina.

9.- El argumento consiste en más de una premisa en una oración y la conclusión en otra
oración. La conclusión está al principio del argumento. (Este argumento es un dilema)

Parece incluso que, sin otra dificultad, es arduo ya el tener que ocuparse de la
manera como hay que tratar a los sometidos. Si se les deja sueltos se insolentan y
se creen dignos de los mismos derechos que sus señores; si llevan una vida
miserable, conspiran y odian.
(Aristóteles, Política, 1269b-4)

Premisa 1: Si se les deja sueltos se insolentan y se creen dignos de los mismos derechos
que sus señores.
Premisa 2: Si llevan una vida miserable, conspiran y odian.
Conclusión: Es arduo el tener que ocuparse de la manera como hay que tratar a los
sometidos.

10.- El argumento consiste en más de una premisa, cada una en una oración, y la
conclusión en otra oración. La conclusión está al final del argumento. Ejemplo:

Si los actos de los hombres son libres entonces tendrá responsabilidad sobre sus
acciones. Existe el libre albedrío. Por consiguiente, somos responsables de
nuestros actos.

Premisa 1: Si los actos de los hombres son libres entonces tendrá responsabilidad sobre
sus acciones.
Premisa 2: Existe el libre albedrío.
Conclusión: Por consiguiente, somos responsables de nuestros actos.

11.- El argumento consiste en más de una premisa, cada una en una oración, y la
conclusión en otra oración. La conclusión está al principio del argumento. Ejemplo:

El hombre es responsable de sus actos. La razón es que existe el libre albedrío.


En vista de que los actos de los hombres son libres entonces tendrá
responsabilidad sobre sus acciones.

Premisa 1: Los actos de los hombres son libres entonces tendrá responsabilidad sobre
sus acciones.
Premisa 2: Existe el libre albedrío.
Conclusión: El hombre es responsable de sus actos.
12.- El argumento consiste en más de una premisa, cada una en una oración, y la
conclusión en otra oración. La conclusión está en medio del argumento (entre premisas).
Ejemplo:

No se puede dudar que existe el libre albedrío. Por lo tanto, el hombre es


responsable de sus actos. La razón es, que si los actos del hombre son libres
entonces nadie más es responsable sobre sus acciones.

Premisa 1: Si los actos del hombre son libres entonces nadie más es responsable sobre
sus acciones.
Premisa 2: No se puede dudar que existe el libre albedrío.
Conclusión: El hombre es responsable de sus actos.

13.- El argumento consiste en una o más premisas y la conclusión en una oración.


Además de una o más premisas en oraciones independientes. La conclusión está al final
del argumento. Ejemplo:

La filosofía surgió con el fin de intentar responder, de manera racional,


preguntas nacidas de la fascinación del hombre. Dado que para responder algo, de
manera racional, es necesaria primero una pregunta, y para preguntarse es
necesario primero asombrarse, en consecuencia, el filósofo ante todo debe tener
la capacidad de asombro.

Premisa 1: La filosofía surgió con el fin de intentar responder, de manera racional,


preguntas nacidas de la fascinación del hombre.
Premisa 2: Para responder algo, de manera racional, es necesaria primero una pregunta,
y para preguntarse es necesario primero asombrarse.
Conclusión: En consecuencia, el filósofo ante todo debe tener la capacidad de asombro.

14.- El argumento consiste en una o más premisas y la conclusión en una oración.


Además de una o más premisas en oraciones independientes. La conclusión está al
principio del argumento. Ejemplo:

El filósofo ante todo debe tener la capacidad de asombro, la razón es que para
responder algo, de manera racional, es necesaria primero una pregunta, y para
preguntarse es necesario primero asombrarse. Porque la filosofía surgió con el fin
de intentar responder, de manera racional, preguntas nacidas de la fascinación del
al hombre.

Premisa 1: La filosofía surgió con el fin de intentar responder, de manera racional,


preguntas nacidas de la fascinación del hombre.
Premisa 2: Para responder algo, de manera racional, es necesaria primero una pregunta,
y para preguntarse es necesario primero asombrarse.
Conclusión: El filósofo ante todo debe tener la capacidad de asombro.
15.- El argumento consiste en una o más premisas y la conclusión en una oración.
Además de una o más premisas en oraciones independientes. La conclusión está en
medio del argumento (entre premisas).

La filosofía surgió con el fin de intentar responder, de manera racional,


preguntas nacidas de la fascinación del hombre. Lo cual prueba que, el filósofo
ante todo debe tener la capacidad de asombro, pues para responder algo, de
manera racional, es necesaria primero una pregunta, y para preguntarse es
necesario primero asombrarse.

Premisa 1: La filosofía surgió con el fin de intentar responder, de manera racional,


preguntas nacidas de la fascinación del hombre.
Premisa 2: Para responder algo, de manera racional, es necesario primero una pregunta,
y para preguntarse es necesaria primero asombrarse.
Conclusión: Lo cual prueba que el filósofo ante todo debe tener la capacidad de
asombro.

Hasta aquí los tipos de argumentos según su orden premisa-conclusión. Para poder
identificar las premisas y conclusión de un argumento, es importante: a) Fijarse en el
contexto, en el texto en ocasiones se indica (independientemente del argumento) la
afirmación que se quiere defender; y b) hay que fijarse en los indicadores de premisa y
conclusión, estos pueden estar implícitos o explícitos en el argumento.

Siguiendo a Irving M. Copí, se llamarán indicadores de conclusión, a palabras o frases


que sirven para introducir la conclusión en un argumento. Así mismo, se llamaran
indicadores de premisas a las palabras o frases que sirven para señalar premisas en un
argumento. Hay que resaltar que estos indicadores no siempre se presentan
explícitamente en el texto.

Esta es una lista parcial de indicadores de premisas y de conclusión dadas por: Irving M. Copí,
2008, Introducción a la lógica simbólica, ed. limusa, pág. 24-25
Indicadores de premisa Indicadores de conclusión
puesto que por lo tanto
dado que de ahí que
a causa de así
porque correspondientemente
pues en consecuencia
se sigue de consecuentemente
como muestra lo cual prueba que
como es indicado por como resultado
la razón es que por esta razón
por las siguientes razones por estas razones
se puede inferir de se sigue que
se puede derivar de podemos inferir que
se puede deducir de concluyo que
en vista de que lo cual muestra que
debido a que lo cual significa que
lo cual implica que
lo cual nos permite inferir que
Lo cual apunta hacia la conclusión de que
Consideraciones finales

1.- Generalmente no se considera proposición (y por tanto generalmente no se incluyen


como parte del argumento) a los enunciados interrogativos, exclamativos e imperativos,
la razón es que no son susceptibles de ser verdaderos o falsos. Sin embargo, según el
contexto donde se presenten, pueden ser consideradas como parte del argumento.
Generalmente los enunciados exclamativos e imperativos, cuando se presentan como
parte de un argumento es en la conclusión. Su fin es persuadirnos y movernos a la
acción. Pues al ser la conclusión consecuencia de premisas, se puede derivar una orden
o una exclamación ante lo aparentemente evidente de la conclusión.

Ejemplo de enunciado imperativo que funciona como conclusión de un argumento:


Sólo el filósofo es sabio. Únicamente el sabio puede llegar a la verdadera
felicidad. Por lo tanto sé filósofo.

Premisa 1: Sólo el filósofo es sabio.


Premisa 2: Únicamente el sabio puede llegar a la verdadera felicidad.
Conclusión: Por lo tanto sé filósofo.

Ejemplo de enunciado exclamativo que funciona como conclusión de un argumento:


¡Hay de ti que sigas a la masa! Pues la masa es ignorante, esclava de sus apetitos
y sus falsas opiniones.
Premisas: Pues la masa es ignorante, esclava de sus apetitos y sus falsas opiniones.
Conclusión: ¡Hay de ti que sigas a la masa!

El enunciado interrogativo funciona como parte de un argumento cuando la pregunta


es retórica. Es decir, no es una pregunta genuina pues ya se sabe la respuesta (oculta
una afirmación). Ahora bien, la pregunta retórica puede ser tanto una premisa como la
conclusión del argumento. Generalmente se determina si una pregunta es retórica por el
contexto.

Ejemplo de pregunta retórica que funciona como parte de un argumento.

Mas los príncipes o magistrados no son de temer por las buenas obras que se
hagan, sino por las malas. ¿Quieres tú no tener que temer nada de aquél que tiene
el poder? Pues obra bien; y merecerás de él alabanza:
(Romanos XIII, v. 3)

Premisa: ¿Quieres tú no tener que temer nada de aquél que tiene el poder? Pues obra
bien; y merecerás de él alabanza. Nota: Esta premisa está funcionando
como una oración condicional, por tanto se puede interpretar de la siguiente
manera: Si el hombre no quiere temer a los príncipes o a los magistrados,
entonces debe obrar bien y merecerá de ellos alabanza.
Conclusión: [Por lo tanto] Los príncipes o [los] magistrados no son de temer por las
buenas obras que se hagan, sino por las malas.

Este argumento además es una falacia de petición de principio, pues se supone aquello
que se quiere probar. En la petición de principio la conclusión “se esconde” en las
premisas. Por ello se dice que ya está supuesto lo que se desea demostrar en la
conclusión.
2.- Otro aspecto a considerar, es que “no todo lo que se dice en el curso del argumento
es parte de la premisa o de la conclusión. Un pasaje que contiene un argumento puede
también contener otros materiales que a veces pueden carecer de importancia, pero
frecuentemente proporcionan importante información contextual, que permite al lector o
al oyente entender de qué trata el argumento.” (Copí, I., M., 2008, Pág. 26)
Ejemplo:
“El glaucoma no tratado es causa principal de una ceguera progresiva sin dolor.
Se dispone de métodos para la detención oportuna y el tratamiento efectivo. Por
esta razón, la ceguera por glaucoma es especialmente trágica.” (Copí, I., M.,
2008, Pág. 26)
Premisa: Se dispone de métodos para la detención oportuna y el tratamiento efectivo.
[del glaucoma]
Conclusión: La ceguera por glaucoma es especialmente trágica.

La primera proposición no es parte del argumento, pero permite entender que los
métodos disponibles, que se refieren en la premisa, son métodos para la detención y
tratamiento del glaucoma.

3.- Otro aspecto de la relación premisa-conclusión, es que la afirmación de una


conclusión puede ser la premisa de un siguiente argumento. Ejemplo:

Si el filósofo gobierna en la ciudad, entonces el mejor Estado será posible. Al


parecer nunca ha existido el mejor Estado. Por lo tanto el filósofo no ha
gobernado en la ciudad.

Premisa 1: Si el filósofo gobierna en la ciudad entonces el mejor Estado será posible.


Premisa 2: Al parecer nunca ha existido el mejor Estado.
Conclusión: Por lo tanto el filósofo no ha gobernado en la ciudad.

El filósofo no ha gobernado en la ciudad, porque la multitud ignorante no elige


al mejor sino al más popular. El filósofo nunca podrá ser popular por su amor a la
verdad. De ahí que, el filósofo jamás gobernará en la ciudad.
Premisa 1: El filósofo no ha gobernado en la ciudad, porque la multitud ignorante no
elige al mejor sino al más popular.
Premisa 2: El filósofo nunca podrá ser popular por su amor a la verdad.
Conclusión: De ahí que, el filósofo jamás gobernará en la ciudad.

4.- Un último aspecto a considerar en la relación premisa-conclusión, es cuando un


argumento le hace falta o una premisa o la conclusión. A este tipo de argumento se le
llama entimema, visto desde la lógica, la mayor parte de la argumentación que se ha
dado en la historia de la filosofía es entimemática.
Ejemplo de entimema donde se omite la conclusión:

Si la virtud es producto de un autoexamen riguroso y honesto, entonces sólo el


filósofo puede ser virtuoso. Es evidente que la virtud es producto de un
autoexamen riguroso y honesto.
Premisa 1: Si la virtud es producto de un autoexamen riguroso y honesto, entonces sólo
el filósofo puede ser virtuoso.
Premisa 2: Es evidente que la virtud es producto de un autoexamen riguroso y honesto.
Conclusión: Por lo tanto, sólo el filósofo puede ser virtuoso. (Entimema de conclusión)