Está en la página 1de 11

artÍcULO OriGinaL

¿cOnSUmimOS LOS OrtOdOnciStaS En ESPaÑa La FOrma dE arcada QUE mÁS SE adEcÚa a La dE nUEStrOS PaciEntES? anÁLiSiS cOmParatiVO dE LaS diStintaS FOrmaS dE arcada En EL mErcadO.

cOmParatiVO dE LaS diStintaS FOrmaS dE arcada En EL mErcadO. Rafael Gallardo Galdón. Rafael Gallardo Galdón

Rafael Gallardo

Galdón.

Rafael Gallardo Galdón 1 Nieves Prieto Álvarez 2

1. Licenciado en Odontología Univ. Granada. Magister en Ortodoncia UCM- Hospital de San Rafael. Práctica exclusiva en Ortodoncia. Jaén. 2. Licenciado en Odontología Universi- dad de Sevilla. Master Ortodoncia Universidad de Se- villa.

Correspondencia:

Rafael Gallardo Galdón. Tlf:953 23 53 55

rESUmEn

Nuestros tratamientos con mecanoterapia fija han sufrido una gran evolu- ción en los últimos 15 años. La Ortodoncia moderna, en muchas ocasiones, ha fijado su atención en las bondades de los brackets que compramos, relegando a veces a un segundo plano el papel de nuestros actuales arcos y, por supues- to, el de su forma de arcada. Nuestro objetivo será estudiar una muestra de pacientes españoles que demandan tratamiento ortodóncico, todos de raza caucásica y en dentición permanente, analizando sobre la arcada inferior de sus modelos de estudio la adecuación de su forma a las distintas plantillas de forma de arcada facilitadas por una muestra representativa de las princi- pales casas comerciales distribuidoras de arcos en España. Contrastaremos nuestros resultados con los datos de forma de arcada más vendidos por di- chas casas comerciales en nuestro país y, extrapolando nuestros resultados, intentaremos responder la siguiente pregunta: ¿Respetamos los ortodoncistas españoles la forma de arcada de nuestros pacientes con nuestros tratamien- tos?

Palabras clave: forma de arcada, arcada dentaria, estabilidad, estética de la sonrisa.

dO WE USE tHE arcHFOrm tHat rEaLLY FitS OUr PatiEnt BEttEr? cOmParatiVE rESEarcH OF diFFErEnt ar- cHFOrmS in OrtHOdOntic marKEt.

aBStract

Our treatments using fixed appliances have undergone a great evolution for the last 15 years. Contemporary Orthodontic, many times, has considered our braces quality, however sometimes has relegate the role of our arches and, overcoat, its arch forms. Our basic objective is to analyse the superimpositions of different orthodontic archform templates from several of the most representative orthodonthics dealers in our market, over plastic lower models of a sample of orthodontic caucasian spanish patients, all in permanent dentition. We´ll compare our results with the data of the best sold archforms in Spain and, extrapolating our results to the hole orthodontic Spanish patients, we´ll try to answer the following question: do we, spanish orthodontists, have into account the archform of our patients in our treatments? Keys words: arch form, dental arch, treatment stability, esthetic smile.

Ortod. Esp. 2009 49 (4); 245-255

245

Análisis comparativo de las distintas formas de arcada en el mercado.

intrOdUcciÓn

La Ortodoncia actual es un fiel reflejo de la sociedad con la que convive, compartiendo con ella la búsqueda de la belleza según unos deter- minados cánones estéticos contemporáneos y donde la inmediatez en los resultados constitu- ye un valor añadido a nuestros tratamientos. De hecho, paralelo al desarrollo social ha acontecido una auténtica revolución tecnológica que ha sim- plificado enormemente la labor del ortodoncista, que disfruta hoy día de la posibilidad de practicar tratamientos más seguros y eficientes con los que ganamos todos ( pacientes, profesionales, indus- tria

Sin embargo, no debemos olvidar el peaje que vamos pagando por ello, calando en nuestra pro- fesión ( que bien es cierto que no sólo es ciencia sino también arte ), a través de líderes del merca- do ortodóncico actual, la idea de que los pilares de nuestra ciencia son de barro y se desmoronan. El ortodoncista de hoy, deslumbrado por el halo mágico del mercado actual, va olvidando los prin-

cipios que hasta ahora habían sido considerados sólidos cimientos de nuestra evidencia científica, para abrazar una fé más propia de cualquier otra actividad. A la vez, la potente industria ortodóncica pone el acento de su discurso en los brackets que consumimos, pasando en rara ocasión a un pri- mer plano las bondades de las propiedades meta- lúrgicas de los arcos con los que trabajamos, por

lo que el ortodoncista actual se ha acostumbrado

a hablar mucho de brackets, poco de las propie-

dades metalúrgicas de sus arcos y nada de las for- mas de arcada que utilizamos. ¿Nunca nos hemos parado a pensar cómo modificamos la forma de arcada de nuestros pa- cientes cuando les tratamos ?, ¿ cómo sesga este factor la apreciación que tenemos sobre la estabi- lidad de muchos de nuestros tratamientos?, ¿ en verdad pensamos que es factible en una mayoría de nuestros pacientes el concepto de retención de por vida?, ¿ realmente pensamos que cuanto más ancha más bonita será la sonrisa de nuestros pacientes ?. Todas éstas son preguntas que los autores nos formulamos permanentemente, por lo que este trabajo tiene la vocación de intentar arrojar algo de luz sobre algunas de ellas.

Formas de arcada:

En el estudio de las formas de arcadas hay que diferenciar entre forma de arcada anatómica, re- lacionada con los bordes incisales y vértices cus- pídeos de las cúspides bucales, y forma de arcada clínica, trazada a través del slot de los brackets

246 Ortod. Esp. 2009; 49 (4); 245-255

en el aparato preajustado actual. Estas dos for- mas de arcada no son coincidentes; la forma de arcada clínica es la que fija la forma de arcada de nuestros arcos y se traducirá en una determinada forma de arcada anatómica para nuestro paciente.

(1).

Formas de arcada anatómica:

Desde una visión oclusal, se han descrito infi- nidad de formas geométricas para describir la for- ma de arcada humana, como la elipse (por Black, en 1902), la parábola (por Angle, en 1907), la forma en U (por R.Martín, en 1914), la herradura (por A. Hrdlicka, en 1920), la curva catenaria (por M.A.Mc Conail y E.A.Scher), el óvalo, el ovoide, así como combinaciones entre distintas formas, como la circunferencia y la elipse (curva trifocal de Bra- der). (2) (fig. 1)

y la elipse (curva trifocal de Bra- der). (2) (fig. 1) Fig. 1. Representación de una

Fig. 1. Representación de una elipse, parábola e hipérbola.

Ya en 1885 primero Bonwill (2) nos hablaba que la arcada dentaria estaba formada por un trián- gulo equilátero, cuya base era la distancia bicon- dílea. Fig 2.

ARTÍCULO

Análisis comparativo de las distintas formas de arcada en el mercado.

comparativo de las distintas formas de arcada en el mercado. Fig. 2. Triángulo equilátero de Bonwill.

Fig. 2. Triángulo equilátero de Bonwill. Base de triángulo sobre los cóndilos y lados concluyentes en línea media.

En 1902 (4), Black menciona que los dientes anteriores describen formas semielípticas.

En 1902, Broomell (5) dice que “los dientes están ordenados en los maxilares en forma de dos curvas parabólicas; la arcada superior describiendo un círculo mayor que la inferior, como resultado de que la arcada superior es ligeramente más grande”

En 1905 Hawley (6) toma como referencia las arcada tripoidea de Bonwill y matiza que ese triángulo equilátero en el segmento anterior estaba cortado por un arco de circunferencia cuyo radio era igual a la suma del diámetro mesiodistal de los seis dientes anteriores. Según estos autores, los segmentos laterales formaban una línea recta.

En 1907, Angle (7) investiga “la línea de oclu- sión”, definiéndola como “la línea cuya forma y posición, de acuerdo a su tipología, los dien- tes deben estar en armonía en una oclusión normal”. La forma de esta línea representaba una curva parabólica pero presentaba varia- ciones en función de la raza, tipo y fortaleza de la persona. Según esto, Angle no daría válida la forma de arcada de Bonwill-Hawley ya que ésta sólo daba una aproximación a la línea de oclusión. Desestimó la línea que formaban canino y molar y propuso una curva natural para la zona molar.

En 1922, Stanton (8) afirma el error del méto- do de predeterminación de la forma de arcada de Bonwill-Hawley. Él abogó por un enfoque matemático para el estudio de las oclusiones usando una sólida geometría y principios de ingeniería. Stanton estudia las oclusiones “normales” en las tres dimensiones median- te “mapas astrográficos”. Concluyó que las formas de arcada son curvas abiertas o ce- rradas, como las elipses, parábolas y demás curvas; que la anchura y longitud de arcada

en humanos podían variar unos 5mm y 13mm, respectivamente.

En 1927, Itzar (9) usaría índices dentales para determinar las dimensiones de las arcadas. Se basaría en la relación entre anchura de arcada y profundidad facial. Observó que la mayoría de las arcadas (75 %) podían repre- sentarse mediante una elipse y el resto como una parábola (20 %) o como una U (5 %).

En 1942, Gray (10) afirmaba “La forma de ar- cada maxilar es una curva elíptica… la arcada dental mandibular una curva parabólica.”

En 1949, MacConaill (11) deroga lo descrito por Gray al plantear la imposibilidad de co- ordinación entre una elipse y una parábola. Consideró la curva catenaria (cadena suspen- dida por sus extremos) (fig. 3) como la curva ideal de las oclusiones comunes. La forma de la curva variaba según la distancia entre los dos puntos de suspensión (por ejemplo la dis- tancia entre los últimos molares). Posterior- mente otros autores como Scott (12), Burdie y Lillie (13) y Musich y Ackerman (14) siguie- ron afirmando la idea de una curva catenaria como forma ideal de arcada.

la idea de una curva catenaria como forma ideal de arcada. Fig. 3. Curva catenaria (curva

Fig. 3. Curva catenaria (curva descrita por una cadena suspendida por dos extremos). Da una forma de arcada puntiaguada. Hoy día esta forma de arcada es adoptada por muchas casas comerciales (forma tapered).

En 1998, Braun (15) propuso que la forma de arcada humana podría ser representada ma- temáticamente mediante una función beta. Dos parámetros, la profundidad y forma de arcada dental a nivel de los segundos mola- res, definiría este modelo.

Recientemente, en 2008, Tarcila Triviño (16), ha realizado un estudio sobre 63 modelos adolescentes brasileños. Los modelos denta- les fueron digitalizados y analizados mediante un programa computarizado para obtener una

Ortod. Esp. 2009; 49 (4); 245-255

247

Análisis comparativo de las distintas formas de arcada en el mercado.

función poligonial de sexto grado y la gráfica de dicha función. Los resultados mostraron 23 tipos distintos de arcadas mandibulares, por lo que la conclusión a la que ha llegado ha sido que no es posible la obtención de una única forma de arcada. En resumen, en la literatura se han recogido multitud de formas de arcada anatómica. La re- presentación de estas curvaturas se hace a tra- vés del estudio de la curvatura anterior, anchura intercanina (factor más importante), curvatura posterior y anchura molar.

Forma de arcada clínica:

Desde un punto de vista clínico la importan- cia del estudio de la forma de arcada radica en la posibilidad de reproducción de dichas de arcada y poder realizar su individualización en cada caso. Han surgido múltiples plantillas que han in- tentado ayudarnos a englobar las distintas formas de arcada y así poder reproducirlas. Sin embargo,

existe dificultad en determinar una forma de arca- da ideal debido a (17):

La variabilidad en las formas de arcada, que pueden verse afectadas según raza o biotipo facial.

Dificultad de reproducción de la forma de arco.

A que las plantillas existentes nos dan la for- ma del arco, pero no su tamaño.

A la inexistencia de un parámetro o índice, que de una manera sencilla y rápida permita indi- vidualizar la forma de arcada y el tamaño del arco. Entre las plantillas más reconocidas y emplea- das en el mundo ortodóncico están:

En arco de canto:

Y con la aparición de aparatología preajustada se desarrollaron las plantillas de:

Brader (1972), habla del equilibrio de fuerzas entre musculatura perioral, lengua y pasillo dentado para la conformación de la curvatura de oclusión. Estableció así una guía con cinco formas de arcadas, donde la arcada superior se asemejaba a una curva cerrada como una “elipse trifocal”. La elección del arco se hacía midiendo la distancia entre segundos molares, por vestibular y a nivel gingival. No obstante, esta plantilla no fue muy usada debido a que con frecuencia producía un estrechamiento a nivel de caninos. (20)

Engel (1979), basándose en la anchura canina, anchura bimolar, profundidad molar y profun- didad canina plantearía una plantilla con nue- ve formas de arcada para la Rocky Mountain. Posteriormente, Ricketts redujo esta plantilla a cinco en su plantilla pentamórfica. (21)

Alexander (1986), desarrollaría su plantilla Vari Simplex. (22)

Roth (1987), emplearía la tru-arch.

McLaughlin y Bennet (MBT) (1996) se em- plea la Orthoform (formas puntiaguada, cuadrada, ovoide).

En estos últimos años, Damon ha presen- tado la forma única Damon junto con el di- seño de sus brackets de autoligado. Esta forma de arcada, basada en los prototipos de estética actual, es una forma de arcada de gran anchura y común para todas las personas, independientemente de su ti- pología. Además existe una misma forma para la arcada superior e inferior.

Forma de arcada y recidiva:

Chuck (1934), fue el primero en confirmar la gran variabilidad en las formas de arcada en humanos (cuadradas, ovales, redondas, elíti- cas,…) por lo que no podía establecerse una única forma de arcada común a todos los in- dividuos. De esta manera tomaría la plantilla de Bonwill-Hawley de referencia y usaría el método de Angle, con compensaciones en el arco, para cada uno de los pacientes. (18) La forma de arco de Bonwill-Hawley sido la forma de arco más utilizada en el arco de can- to para la individualización de las arcadas. Actualmente, está representada como las for- mas “estándar” por las casas comerciales.

La principal preocupación que plantea la mo- dificación de la forma de arcada de un paciente es la posibilidad de recidiva postratamiento. Muchos son los autores que han hablado y corroborado este hecho, sin embargo, la no existencia de uni- formidad en los criterios y la variabilidad de técni- cas, plantillas, (además de la saturación publici- taria)… hace que perdamos la referencia y seamos incapaces de discernir qué es lo más conveniente para el paciente. Existen múltiples factores que pueden influir en la recidiva de un caso. Según Sinclair y Little (23), la anchura canina y molar tiende a disminuir a partir de los treinta años. Las discrepancias de

Boone (1963), diseñó, por primera vez, una plantilla milimetrada para la construcción de los arcos en técnica de arco de canto. (19)

Bolton, asimetrías dentarias, discrepancias entre tamaño de arcada dentaria y material dentario (problemas de erupción del tercer molar que dan

248

Ortod. Esp. 2009; 49 (4); 245-255

ARTÍCULO

Análisis comparativo de las distintas formas de arcada en el mercado.

como resultado apiñamiento), permanencia de hábitos, la falta de asentamiento oclusal, de guías

incisiva y canina, etc,… son otras posibles factores etiológicos. La presencia de numerosas “posibles” causas hace que, con frecuencia, sea difícil dife- renciar la verdadera razón de la recidiva. En el estudio de las recidivas en relación con las modificaciones del ancho canino y forma mo- lar encontramos:

1969, Riedel (24) mencionó haber observa- do recidivas en las anchuras a nivel canino y molar cuando éstas se alteraban durante el tratamiento, y principalmente en los casos sin extracciones.

1974, Shapiro (25) obtuvo resultados simila- res a los anteriores al observar una dismi- nución de la anchura molar y canina tanto en los casos de extracciones como en los de no extracciones. Observó que en las clases II/2ª la reducción de las anchuras de arcada eran significativamente menor que en los casos de clase I y clase II/1ª, siendo más estables después del tratamiento que el resto de las maloclusiones.

1976, Gadner (26) estudió los cambios en las anchuras a nivel canino, de primer premolar, segundo premolar y a nivel molar. Encontró que a nivel de los caninos se producía fuer- te rediviva tanto en los casos de extracciones como en los de no extracción. A nivel de pre- molares el nivel de recidiva era menor que a nivel canino. Y, a nivel interpolar, práctica- mente no se observarían cambios postreten- ción tanto en los casos sin exodoncias (don- de normalmente se aumentaba la anchura) como en los casos con exodoncias (donde se disminuía con el tratamiento).

1987, Felton (27) concluía que el 70% de las arcadas volvían a su forma original durante el período post-retención.

1995, De la Cruz (28) aportó en su estudio a largo plazo (mínimo 10 años), en clases I y cla- ses II, que además de la recidiva pos-retención que se produce cuando se altera la forma de arcada, esa recidiva es proporcional al grado de modificación que haya experimentado la arcada con el tratamiento ortodóncico. Estudios posteriores, como el metanálisis de Burke (1998) (29), Braun (1999) (30) y Taner (2004) (31), han confirmado los resultados de que los cam- bios en la forma de arcada recidivan hacia la arca- da original, fundamentalmente en el sector canino (siendo más estable en molares) y que a mayor cambio en la forma de arcada, mayor es la recidiva.

Forma de arcada y estética:

En la actualidad, las tendencias en moda y es- tética confieren una mayor atracción por las bocas amplias (Fig 4). Estos cambios en las preferencias vienen influenciados por factores sociales. Según Llamas (32), la primera guerra mundial (1914- 1918) renovó los ideales culturales. La destruc- ción de los valores tradicionales hizo evolucionar, desde una etapa de represión social, a una etapa donde la belleza fue tomada como arma de seduc- ción y forma de supervivencia.

tomada como arma de seduc- ción y forma de supervivencia. Fig 4. Julia Roberts. Artista cinematográfica.

Fig 4. Julia Roberts. Artista cinematográfica. Ejemplo de las tendencias actuales de sonrisa amplia con dientes grandes.

Roden-Johnson y cols. (33) al analizar el im- pacto de la forma de arcada de una muestra de mujeres tratadas con formas estrechas (T y NT RMDS) y mujeres tratadas con formas más am- plias (N RMDS), encuentran que el público general

no muestra preferencia por ninguna forma de ar- cada al analizar la belleza de la sonrisa, si bien los ortodoncistas se inclinan por las formas de arcada más amplias. Parekh y cols. (34) sí encuentran coincidencia entre las preferencias estéticas del público en ge- neral y los ortodoncistas y reconocen que aunque la presencia de corredores bucales restan atracti- vo a la sonrisa, es mucho menos atractivo aplanar la curvatura de la sonrisa. No obstante, el resul- tado puede ser suficiente para muchos observa- dores. Martin y cols.(35) encuentran que los ortodon- cistas prefieren sonrisas con exposición de molar

a molar, mientras que la población en general las

prefiere no tan amplias, mostrando sólo hasta el segundo premolar superior. Se ha demostrado que existe relación entre for-

ma de arcada y curvatura de la sonrisa. Ensanchar

la arcada de un paciente conduce a una disminución

en la curvatura de la sonrisa, aplanando la misma y convirtiéndola en menos atractiva. (36, 37)

Ortod. Esp. 2009; 49 (4); 245-255

249

Análisis comparativo de las distintas formas de arcada en el mercado.

Estudios recientes aseguran que los corredo- res bucales tienen un impacto menor en el atrac- tivo de una sonrisa. (36, 37, 38, 39) Kim (40) comparó 30 casos con extracciones y 30 sin extracciones. Observó en los pacientes tra- tados sin exodoncias las arcadas fueron ensan- chadas ligeramente y que en los casos de extrac- ciones las arcadas se estrecharon. Sin embargo, los casos fueron valorados estéticamente por 50 personas y se pudo concluir que no había diferen- cias significativas en la percepción en la estética de sonrisa entre los casos tratados con o sin ex- tracciones. Prescindir de la individualización puede au- mentar el potencial de recidiva y, en algunos ca- sos, proporcionar una estética inaceptable en el entorno de la cara del paciente. (1) El objetivo de nuestro trabajo ha sido comparar la forma de arcada de las casas comerciales dis- tribuidoras de arcos más representativas de nues- tro sector en España, con una muestra aleatoria de pacientes españoles y contrastar los resulta- dos con los datos de los arcos más vendidos en España por dichas casas comerciales.

matEriaL Y mÉtOdO

Nuestro estudio está realizado sobre una

muestra de 71 pacientes de una consulta, de prác- tica exclusiva ortodóncica, de Jaén. Estos 71 pa- cientes fueron seleccionados teniendo en cuenta como criterios de inclusión:

Pacientes en dentición permanente.

Sin ausencias dentarias.

Pacientes no tratados ortodóncicamente.

Una vez agrupada la muestra se analizaría, so- bre sus modelos inferiores, qué forma de arcada era la correspondiente para cada paciente. Para ello usaríamos las plantillas de 6 importantes ca- sas comerciales: GAC (Orthospain), 3M, ORMCO, RMO (Ibérica de Ortodoncia), ClassOne (Districli- nic), American Orthodontic (Ortotec). Con la ayuda de dos observadores (con crite- rios unificados) se estudiaría, plantilla por plan- tilla, a qué forma de arcada se aproximaría cada una de esas plantillas. Dentro de las posibilida- des de estudio se añadiría el parámetro “ninguna” para incluir en él los pacientes a los que nos les podría asignar “ninguna” forma de arcada. La elección de la forma de arcada se realizaría en base a la anchura canina y molar. Sobre el mo- delo inferior se superpondría la plantilla y obser- varíamos que, tanto a nivel incisivo, canino y molar, la distancia entre dichos dientes y el arco no debía superar el milímetro. Además, forma de arcada y

250 Ortod. Esp. 2009; 49 (4); 245-255

forma de arco debían describir la misma curvatura o una misma configuración morfológica. (Fig. 5)

curvatura o una misma configuración morfológica. (Fig. 5) Fig. 5. Superposición de plantillas sobre modelos

Fig. 5. Superposición de plantillas sobre modelos inferiores. a) Forma de arco ideal para esa forma de arcada; b) Arco no adecuado para esa arcada.

Los resultados han sido analizados mediante estadística descriptiva, valorando en cada casa co- mercial, los porcentajes de adecuación para cada forma de arco y en cada plantilla. Guarda especial atención el análisis del parámetro “ninguna” ya que esto indicaría la falta de adecuación entre esa plantilla y La muestra, no siendo una plantilla vá- lida para la individualización de la forma de arcada de nuestra población. Para determinar la validez del método se ana- lizaría la concordancia de los dos observadores mediante el análisis estadístico Kappa.

kappa

Interpretación

< 0,00

Pobre

0 a 0,20

Débil

0,21 a 0,40

Razonable

0,41 a 0,60

Moderada

0,61 a 0,80

Substancial

0,81 a 0,99

Casi Perfecto

Análisis estadístico Kappa. En nuestro caso, el valor de kappa fue de 0,622, por lo que se acepta como buen índice de concor- dancia entre los observadores (41). Este resultado da confiabilidad a las evaluaciones del estudio y nos informa de la concordancia en la reproducción del mismo. Test de Kappa (k= 0,622).

rESULtadOS

En las Tablas I, II, III, IV y V analizamos la adap- tabilidad de las distintas plantillas de forma de ar- cada aportadas por las casas comerciales incluí- das en este estudio:

ARTÍCULO

Análisis comparativo de las distintas formas de arcada en el mercado.

comparativo de las distintas formas de arcada en el mercado. Tabla I La plantilla de arcos

Tabla I

La plantilla de arcos pentamórficos de RMO mostró un nivel de adaptabilidad de un 92,96%, siendo la forma de arcada más coincidente la forma Narrow Tappered, con un 52,11 %.

más coincidente la forma Narrow Tappered, con un 52,11 %. Tabla II La casa ORMCO mostró

Tabla II La casa ORMCO mostró un alto nivel de adapatabilidad, 88.74%, siendo la forma de arcada Vari Sim- ple Large de Alexander la más coincidente, con un 67.60%.

Ortod. Esp. 2009; 49 (4); 245-255

251

Análisis comparativo de las distintas formas de arcada en el mercado.

comparativo de las distintas formas de arcada en el mercado. Tabla III. 3M mostró un 66.20%

Tabla III.

3M mostró un 66.20% de coincidencias, siendo la arcada Ovoid la más coincidente con un 38.02%.

siendo la arcada Ovoid la más coincidente con un 38.02%. Tabla IV La americana CLASSONE, comercializada

Tabla IV La americana CLASSONE, comercializada en España por Districlinic, obtuvo unos niveles de adap- tabilidad del 71.84% y 43.66% en cada una de las plantillas de arcos que aportó al estudio. Las formas Europea I y Biotipo III fueron las más coincidentes con un 43.66% y 40.84% respectivamente.

252 Ortod. Esp. 2009; 49 (4); 245-255

ARTÍCULO

Análisis comparativo de las distintas formas de arcada en el mercado.

comparativo de las distintas formas de arcada en el mercado. Tabla V. Las distintas formas de

Tabla V.

Las distintas formas de arco aportadas por GAC, representada por la distribuidora española Orthos- pain, alcanzaron un nivel de adaptación de un 15%, siendo la forma Ovation Small con un 8.46% la más coincidente.

la forma Ovation Small con un 8.46% la más coincidente. Tabla VI Las formas de arcos

Tabla VI Las formas de arcos aportadas por ORTOTEC, que distribuye material de la casa American Orthodon- tic, obtuvieron un nivel de adaptación de un 9.86%, siendo la arcada más coincidente la Natural con un

8.46%.

Por último, la Tabla VII representa los arcos más coincidentes y más vendidos de las distintas casas comerciales, evidenciando que solamente en el caso de 3M los arcos más vendidos son los más coinci- dentes de su plantilla con los pacientes de nuestra muestra.

 

FORMA DE ARCADA

ARCOS MÁS VENDIDOS

RMO

Narrow Tapered

Forma natural

ORMCO

Vari Simplex Large

Damon

3M

Orvoid

Ovoid

American Orthodontic (Ortotec)

Forma I Natural

Forma Eurpea III

GAC (orthospain)

Ovation Small

Accu Form

Class one (Districlinic)

Europea 1

Arcada Roth

Biotipo 3

Tabla VII

Ortod. Esp. 2009; 49 (4); 245-255

253

Análisis comparativo de las distintas formas de arcada en el mercado.

diScUSiÓn

Coincidimos con el estudio de White (42), quien encuentra una alta adaptabilidad de las formas de arcada pentamórficas de RMO, con valores por en- cima del 90%, similares a los de nuestro estudio. Las formas más puntiagudas, Narro Tappered y Tappered, en conjunto representan a más del 75% de los pacientes de la muestra, coincidiendo con el estudio de Taner y cols (31), quienes encuentran estos arcos como los más frecuentes dentro de los arcos pentamórficos, en este caso para población turca. A estas formas de arcada les sigue en coin- cidencia la forma Normal, con casi el 15% de nivel de coincidencia. Por tanto, con estas tres formas de arcada incluímos aproximadamente al 90% de los pacientes de nuestra muestra. Dentro de la plantilla de arcos pentamórficos, los arcos más vendidos son los de forma Normal, que represen- taban al 14% de los pacientes de este estudio. Nuestros resultados son también similares a los de Felton (27) al encontrar la arcada Vari Sim- plex como la más adaptable en la casa ORMCO, si bien nuestros resultados son algo superiores a los suyos, ya que 2/3 de nuestra muestra se ajustaba a esta forma de arcada frente a la mitad de la mues- tra de Felton. Los autores entendemos que esta variación en el porcentaje quizá se deba al distinto origen de ambas muestras, ya que la de Felton co- rresponde a población norteamericana. Llama la atención el dato de que la forma de arcada más vendida, la de Damon, no correspondió a ninguno de los 71 pacientes incluidos en este estudio. 3M es la única casa comercial donde coinciden los arcos más vendidos con los más adaptables, encontrando al igual que el estudio de Nojima y cols (43), las formas tappered y ovoideas como las más frecuentes en población caucásica, si bien en nuestro estudio 1/3 de nuestra muestra no era coincidente con ninguna de las formas de arcada de esta casa comercial. CLASSONE, representada en España por Dis-

triclinic, obtuvo un nivel de coincidencia similar a 3M, pudiéndose sus plantillas adaptar a 2/3 de la muestra de nuestros pacientes. La forma Europa

I es la más coincidente, ya que casi la mitad de

nuestros pacientes eran englobados en esta for- ma de arcada. La forma de arcada más comer- cializada era la de Roth, que obtuvo un nivel de coincidencia inferior al 10%. Las plantillas facilitadas por Orthospain (GAC)

y Ortotec (AO) fueron las que menor nivel de coin- cidencia mostraron, representando sólo a un 15 %

y un 10% de los pacientes de este estudio respec- tivamente.

254 Ortod. Esp. 2009; 49 (4); 245-255

cOncLUSiOnES

La plantillas de Arcos Pentamórficos de Ricketts ( RMO ) y Vari Simples de Alexander (Or- mco) son las que mejor adaptabilidad presentan, representando al 90 % de los pacientes de nuestra muestra. Las formas de arcada más estrechas, Narrow Tappered (RMO ), Vari Simplex Large (Ormco ), Eu- ropa I (ClassOne ) y Ovoide (3 M) son las más fre- cuentes en este estudio. Estas formas de arcada las podríamos describir como curvas catenarias. Las formas de arcada menos frecuentes son las más anchas, bien de forma cuadrada, bien de forma parabólica. Los arcos más vendidos en nuestro país no se corresponden con las formas de arcada más co- munes de nuestra muestra, salvo en el caso de la arcada Ovoid de 3M.

ARTÍCULO

Análisis comparativo de las distintas formas de arcada en el mercado.

Bibliografía:

1. McLaughlin RP, Bennett JC. Consideraciones sobre la forma de arcada en relación con la estabilidad y la es- tética. Rev Esp Ortod 1999; 29: 216-233.

2. Acuña PC. La oclusión computarizada. 2ª parte. (ex- traído de www.oclusión.es)

3. Bonwill WGA. Geometrical and mechanical laws of ar- ticulation. Tr Odont Soc Penn 1884-1885; 119-33.

4. Black GV. Descriptive anatomy of the human teeth, ed. 5, Philadelphia, 1902, SS. White Dental Mfg. Co., pp

130-152.

5. Broomell IN. anatomy and histology of the mouth and teeth, ed. 2, Philadelphia, 1902, P. Blakiston´s Son & Co., p 99.

6. Hawley CA. Determination of the normal arch and its appication to orthodontia. Dental Cosmos 1905; 47:

541-52.

7. Angle EH. Treamentof malocclusion of the teeth, 7ª. Ed. Philadelphia: S. S. White Dental Mig. Co. 1907.

8. Stanton FL. Arch predetermination and a method of relating the predetermined arch to the malocclusion to show the minimum wooth movement. Int J Orthodon- tia 1922; 8: 757-78.

9. Izard G. New method for the determnation of the nor- mal arch by the function of the face. Int J Orthodontia 1927; 13: 582-95.

10. Gray´s Anatomy, 28ª. Ed. 1942.

11. McConaill MA, Scher EA. The ideal archform of the hu- man dental arcade, with sme prosthetic application. D Record 1949; 69: 285-302.

12. Scott JH. The shape of the dental arches. J D res 1957; 36: 996-1003.

13. Burdie AR, Lillie JH. A catenary analysis f the maxillary dental arch during human embryogenesis. Anat Rec 1966; 154: 13-20.

14. Musich DR, Ackerman Jl. The catenometes: A relable device for estimating dental arch perimetes. Am J Or- thod 1973; 63 (4): 366-75.

15. Braun S, Hant WP, Fender DE, Legan HL. The form of the human dental arch. Angle Orthod 1998; 68:29-36.

16. Triviño T, Furquim S, Scanavini MA. A new concept of mandibular dental arch forms with normal occlusion. Am J Orthod Dentofacial Orthop 2008; 133:10.e15-10.

e22.

17. Solano RE. Módulo IV. Biomecánica. Curso Práctico / Clínico de Actualización y Formación en Ortodoncia.

18. Chuck GC. Ideal arch form. Angle Orthod 1934; 4: 312-

327.

19. Boone GN. Archwires designed for individual patients. Angle Orthod 1963; 33: 178-85.

20. Brader AC. Dental arch form related to intraoral for- ces: PR=C. Am J Orthod. 1972; 61: 541-61.

21. Engel GA. Preformed arch wide: Reiability of fit. Am J Orthod. 179; 76: 497-504.

22. Alexander RG. The Vari-Simplex Discipline.Part 1. Cn- ceps and appliance design. J Clin Orthod. 1983; 17:

380-92. Angle Orthod 1963; 33: 178-85.

23. Sinclair P., Little R. Maduration of untreated normal occlusions. Am J Orthod 1983; 83:114-123.

24. Riedel RA. Current orthodontic concepts and techni- ques. Graber TM. WB Saunders Co. 1969.

25. Shapiro PA. Mandibular arch form and dimension. Am J Orthod 1974; 66: 58-70.

26. Gardner SD. Postreatment and postretention changes following orthodotic therapy. Angle Orthod 1976; 46:

151-61.

27. Felton JM et al. A computerized analysis of the sha-

pe and stability of mandibular arch form. Am J Orthod. 1987; 92: 478-83.

28. De la Cruz A et al. Long-term changes in arch form after orthodontic treatment and retention, Am J Orthod. 1995; 107: 518-30.

29. Burke SP, Silveira AM, Goldsmith IJ, et al. A meta- analysis of mandibular intercanine width in treatment and post retention. Angle 1998;68 (1):53-60.

30. Braun S et al. An evaluation of the shape of some po- pular nickel titanium alloy preformed arch wires. Am J Orthod. 1999; 116: 1-12.

31. Taner TU et al. Evaluation of dental arch width and form changes after orthodontic treatment and retention with a new computerized method. Am J Orthod. 2004; 126:

464-75.

32. Llamas CJM. Estética en el perfil facial: Dimorfismo sexual biológico y cultural. Homenaje a Juan Canut.

33. Roden-Johnson D, Gallerano R, English J. The effects of buccal corrido spaces and arch form on smile esthetics. 2005; 127: 343-50.

34. Parekh S, Fields HW, Beck FM, Rosenstiel SF. The ac- ceptability of variations in smile arc and buccal corridor space. Orthod Craniofac Res. 2007; 10: 15-21.

35. Martin AJ, Bushang PH, Bley JC, Taylor RW, McKinney TW. The impact of buccal corridors on smile attractive- ness. 2007; 29: 530-7.

36. Ritter DE, Gandindi LG, Pinto Ados S, Locks A. Esthetic influence of negative space in the buccal corridor during smiling. Angle Orthod 2006; 76: 198-203.

37. Vinod Krishnan, Sunish T. Daniel, Don Lazar and Abn Asok.Characterization of posed smile by using visual analog scales, smile arc, buccal corridor measures, and modified smile index. 2008; 133: 515-23.

38. Moore T, Southard KA, Casko JS, Qian F, Southard TE. Buccal corridors and smile esthetics. Am J Orthod. 2005; 127: 208-13.

39. Parekh SM, Fields HW, Beck M, Rosentiel S. Attractive- ness of variations in the smile arc and buccal corridor space as judgement by orthodontist and laymen. Angle Orthod 2006; 76: 557-63.

40. Kim E, Gianelly AA. Extraction vs Nonextraction: Arch Withs and Smile Esthetics. Angle Orthod 2003; 73 (Au- gust): 354-358.

41. Altman DG. en Practical statistics for medical research. New York: Chapman and Hall; 1991.

42. White LW. Individualized ideal arches. J Clin Orthod 1978; 12: 779-82.

43. Nojima K, McLaughlin RP, Issihiki Y, Sinclair PM. A com- parative study of Caucasian and Japanese mandibular clinical archforms. Angle Orthod 2001;71:195-200.

Ortod. Esp. 2009; 49 (4); 245-255

255