DESCUBRIMIENTO DEL CERRO RICO FUNDACIÓN DE LA CIUDAD DE POTOSÍ En tiempos del Kollasuyo, antes de la llegada de los españoles, contados

Aylluy vivían en las inmediaciones del Ppotojsi, entre ellos Cantumarca, Pati Pati, Wiñay Rumi (la cantería), Saikusca Pata (Jesús Valle o Las Lecherías), lugares por donde ya transitaban los peninsulares que habían llegado a Chaqui y Porco. Mientras se desarrollaba la lucha fratricida entre Pizarristas y Almagritas, el indio Digo Huallpa o Walka había descubierto la fabulosa riqueza del Cerro Rico de Potosí. Este era natural de Chumbivillca, de las cercanías del Cuzco, su padre era personaje principal del Ayllu de Aranzaya. Cuando se produjo el descubrimiento, Huallpa no pasaba de los 25 años de edad, (para otros tenia 43). Había sido llevado a Porco por el soldado portugués Cardozo, luego paso al servicio de otro soldado de apellido Martín, posteriormente trabajo con el minero español Álvaro de Olmedo, hasta que finalmente lo hizo con el capitán Juan de Villarruel. Estando con éste, Huallpa había salido de Porco a mediados del mes de enero o quizás antes, para apacentar sus llamas en “Ppotojsi”, que por entonces tenía matorrales, “hicchu” o "paja brava". Según una versión, aseguro sus animales en ellos, más al hacer fuerza, dejaron al descubierto el metal codiciado. Existe otra versión por ser fantaseada, dice que "El frió había obligado a Huallpa a encender una fogata con hicchu y ramas de keñua, observando sorprendió al día siguiente que el metal precioso se había fundido y que la plata corrió en riquísimos hilos; entonces el indio regreso a Porco a verificar la autenticidad del metal." A partir del hecho Huallpa mejoro de situación económica, despertando sospechas de su amo, pero Villarroel estaba equivocado al pensar que ese dinero era “mal habido”. El secreto se mantuvo por cierto tiempo hasta que fue descubierto por el indio Huanca, natural de Jauja, muy pronto surgió entre ambos discusiones que eran de esperar y el secreto fue revelado a Villarroel, quien de inmediato se lo comunico al Capitán Diego de Centeno; y entre ambos enviaron al Cerro a sus mejores barreteros, guiados por el propio Huallpa. Recogieron muestras de “millma barra”, “rochizo”, y “rosicler”, retornando a Porco con mucha alegría. Los afortunados peninsulares ante tan maravillosos presentes se trasladaron al Cerro de Potosí y el 1 de abril de 1545 tomaron posesión del mismo. Cuando simultáneamente era fundada la ciudad, junto a hispanos e indios, Centeno clavó en la tierra un oriflama y rezando en voz alta abrió la primera "boca mina" en nombre del Rey Carlos V, en el mismo sitio en Hullpa trabajada con el nombre de “Kollque Huákaj” que traducido es "el que llora plata" y que Centeno bautizó a esta mina con el nombre de la “Descubridora”. El importante documento dice: ACTA DE POSESIÓN DEL CERRO Y DE FUNDACIÓN DE LA CIUDAD “Yo don Diego de Centeno, Capitán de S. M. I. Señor Don Carlos V en estos reinos del Perú, en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y a nombre del muy Augusto Emperador de Alemania, de España y de estos Reinos del Perú, Señor Don Carlos V y en compañía y presencia de los capitanes Don Juan de Villarroel, Don Francisco de Centeno, Don Luís de Santandía del Maestre de Campo Don Pedro de Cotamito y de otros Españoles y naturales que aquí en número de 65 habemos, tanto señores de vasallos como vasallos de señores, posesióname y estaco de este Cerro, y sus contornos y de todas sus riquezas, nombrado por los naturales este Cerro Potosí y haciendo las primeras casas para nos habitar en servicio de Dios nuestro Señor en provecho de su muy Augusta Majestad Imperial señor Don Carlos V”. A primero de abril de este año del Señor de Mil e Quinientos y Cuarenta y Cinco: Capitán Don Diego de Zenteno, Capitán Don Juan de Villarroel, Capitán Don Francisco de Centeno, capitán Don Luís Santandia, maestre de campo, Don Pedro de Cotamito. No firman los demás, por no saberlo hacer, pero lo signan con este signo "+" . Pedro de Torres. Licenciado”. El 21 de abril fue registrada la primera mina en Chuquisaca con el nombre de la "Descubridora", la que después cambio por el nombre a "Centeno", en homenaje a La Justicia de Chuquisaca que era precisamente Don Diego de Centeno. Poco después se descubrieron nuevas vetas, siendo las primeras cuatro: La Centeno, la Estaño, la Rica y la Mendieta, hasta llegar a miles de boca minas. LEYENDAS NATIVAS Cuenta una leyenda del incario, que habiendo llegado Huayna Capac, uno de los soberanos más esclarecidos que tuvo el Imperio, hasta las cercanías de la montaña conocida con el Nombre de Sumac Orcko, en un recorrido por sus dominios, no oculto su asombro ante la imponente mole y ordeno su explotación con el fin de acrecentar los tesoros de los templos. Ni bien empezaron los nativos a trabajar los ricos filones de plata, llegó a sus oídos una estruendosa voz que decía en idioma quechua: "Ama orckoychejchu colqueta cay orkomanta, chaycka ujcunapataj. (No saquen la plata de este cerro porque es para otros dueño)” Los Indios de Cantumarca, a donde había ido a reposar el inca, buscando el bálsamo de las lagunas termales que abundan en la región, tenían también otro nombre para la montaña: “Photojsi” pues alegaban que cuando quisieron horadarlo en busca de mineral, hizo un gran ruido, pero el fonema

Desde entonces. crucifijos. candeleros. Lo mismo que objetos domestico. En la cumbre dominaba el ichu (stipa pungens). formada con cinco frontales coloniales. de manera que la historia del cerro seria anterior a la dominación de los incas. se levanto un hermoso altar de plata con una gran cruz. atriles. desde el siglo XVI. y ése es el nombre que ha alcanzado difusión universal. que quiere decir Potosí el mozo. nichos. etc. blandones. hacheros. la yareta (azorella glabra) y yaretilla (pyenophylium) que se usaron ampliamente en la labor minera como combustible para las miles de Guairas. el cerro estaba cubierto de arbustos y matorrales espinosos. cruces ciriales. faroles. custodias. cuando las tierras de la altiplanicie eran señoreadas por los aymaras. fue cambiando paulatinamente a medida que morían los mitayos en la montaña. disfraces y trajes de indígenas. en altares y "arcos" durante las festividades religiosas que se celebran. símbolos e insignias. lánparas. Decían los indios que los colores marrones y gris que mostraba la montaña cubierta por esa capa vegetal e incluso amarillo brillante y verde de la yareta. paja brava. De tanta producción aún algo queda en las iglesias y conventos. urnas. copones. diademas. lo llamaron Wuila Ckollo (Cerro de sangre). campanillas. . ¿Acaso era casual que junto a la mole de roca estuviera como un vástago suyo un Cerro pequeño. florecían otras especies de plantas nativas. la kehuiña (polilepsis incana). aquí se concentraron los orfebres más renombrados. figuras de adorno. no significa estruendo en quechua. tronos tabernáculos. registran la gran riqueza que ésta atesoraban. ramos de flores. dio origen a otra leyenda y un nombre más para el cerro. comprendiendo toda la vajilla. pues servía para alimento de llamas y alpacas. llamado Guayna Potosí. por la sangre derramada en sus entrañas. LA PLATERIA DE POTOSI El más grande emporio argentífero del continente. y otros como el enchapado de ensilladuras de bestias. andas. como asienta Mario Chacon Torrez. cálices. dando un aspecto fascinante. de imágenes. adquiere singular interés. En el segundo Congreso Eucarísticos Diocesano de 1942. como sinónimo de extravagancia riqueza. jarrones. unido a la utilización sistemática de Mitayos que horadaban túneles y socavones en busca del mineral. En las faldas. incensarios. limosneros. El agotamiento de esos recursos vegetales. equivalente a Reina. y para techos y paredes. coronas. lo propio en algunas familias. arcos. abundando los talleres de trabajo y enseñanza. A los indios les parecía que la montaña era también una mujer y la llamaron Coya. reflejos. cada vez más esquivo. Cuando llegaron los españoles."Potoj". Los inventarios coloniales de las iglesias. pues Wuila en aymará equivale a sangre. gradillas. como frontales. relicarios. vinajeras. que en los primeros años de explotación iluminaban el cerro con sus luces. Se labró en plata cuanto objeto era menester para el culto. hasta que el cerro quedo teñido de rojo. jarras. que suelen exhibir. Los españoles bautizaron al cerro y la ciudad que atropelladamente se formaría en sus faldas como Potosí. pero si en aymará. lamparillas. hornos indígenas de fundición. de color marrón y múltiples usos. sacras.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful