Está en la página 1de 1

MARIAMERICA Hoy no comi la Maramrica, como Dios manda, casi nunca come como debera de ser.

Maramrica tuvo dos hijos, o quizs nunca los tuvo, luego se le murieron. Mara vende de todo para pasarla, vende mariposas y nubes, esperanzas y sueos. De cuando en cuando trafica ilusiones y contrabandea futuros. Ella cree en Dios y en todos los santos, les pide por las noches, en las maanas y a cada instante para vender su mercanca. Mara es evasora de impuestos y teme caer un da presa por no pagar lo que debe; ella sabe que dichos impuestos son sagrados, pues es cristiana =A Dios, lo que es de Dios y al gobierno lo que es del gobierno= Tambin sabe que sirven para mantener buena la salud del pueblo y su educacin, sabe que los priva de su sagrado derecho al no pagar semejantes impuestos. Pero Maramrica sigue evadindolos y ya nada le importa, pues a ella el gobierno no le regresa nada. Por eso vive sola, desconfa de todo y de todos. Casi no se baa para no gastar jabn, es sucia, huele mal y por muchas otras cosas ya no tiene marido, ni quiere. No tiene familia y por tanto no recibe remesas; tampoco ha pensado en viajar a los Estados Unidos. Maramrica ya est vieja y slo espera un terremoto, un huracn, un balazo, o una cuchillada, para morir

Danilo Vsquez | Edicin 2004