Está en la página 1de 1

LA GRAN GRANJA

Al mismo tiempo que llova, el sol se paseaba por las calles como una muchacha coqueta Ve! expres un nio- Estn pariendo las venadas! Y lo dijo con la conviccin del conocimiento de antes de los enantes; aunque en ste pas, tal y como va la cultura, lo mejor es ahorrar el conocimiento. La lluvia, paulatinamente dejaba de brincar en el pavimento. Las hormigas, poco a poco salan de sus escondites; dos de ellas, en un cruce de calle se detuvieron a observar a una pareja de humanos y, oyeron: ...S, lo mejor que podemos hacer por ste pas le dijo ella- es irnos! por qu? Le contest l, porque todo hiede, porque todo es una solemne &%$&%$ y dijo lo que tena que decir sin rodeos..., pero sta es nuestra patria, latiera que nos vi nacer y crecer, El pulgarcito, El pas de la sonrisa, El Sal... Y a esto se le puede llamar, Patria? No seor dijo ella- moviendo la cabeza, como pndulo de reloj antiguo... A esta cosa se le puede llamar granja, mina de piedra, de polvo, toril, piara... Pero! Patria? Ah, no seor! El se detuvo, y la mir, como quien se mira a un espejo y, le dijo seriamente: Vos, sos antinatura, mama, ya no te regeners... Las hormiguitas que observaban y oan desde la perspectiva de la tierra a los dos humanos, se miraron y al mismsimo tiempo exclamaron: Son licenciados rurales! Y se fueron.

Danilo Vsquez | Edicin 1996