Está en la página 1de 1

LA MUCHACHA Y EL ESPEJO

La muchacha era bonita, pero no lea. Por cierto su mejor amigo era el espejo y, tambin era su novio. Con l conversaba sobre su peinado, sus vestidos y calzones, en fin: Se llevaban de maravilla. Ella acostumbraba a llevarlo guardadito en su cartera adonde quiera que iba y con frecuencia lo consultaba. Est de ms decirlo que era su buen amigo y su mejor novio. Decidi un buen da la bonita muchacha, casarse con su novio: El espejo.

Pas el tiempo y los guanacastes se hicieron viejos y las relaciones entre la otrora muchacha bonita y el antes despejado espejo se tornaron grises y por ms que la muchacha lo acariciaba, l ya no le deca las palabras bonitas de siempre a la muchacha bonita de entonces. Cansada de tanto y tanto, un mal da de tantos, la muchacha guard su espejo.

Danilo Vsquez | Edicin 2004