Actividades castellano: Ejercicios sobre textos narrativos (1

)

1. Lee el siguiente cuento y responde a las preguntas que tienes a continuación: CRIMEN EJEMPLAR Hacía un frío de mil demonios. Me había citado a las siete y cuarto en la esquina de Venustiano Carranza y San Juan de Letrán. No soy de esos hombres absurdos que adoran el reloj reverenciándolo como una deidad inalterable. Comprendo que el tiempo es elástico y que cuando le dicen a uno a las siete y cuarto, lo mismo da que sean las siete y media. Tengo un criterio amplio para todas las cosas. Siempre he sido un hombre muy tolerante: un liberal de la buena escuela. Pero hay cosas que no se pueden aguantar por muy liberal que uno sea. Que yo sea puntual a las citas no obliga a los demás sino hasta cierto punto; pero ustedes reconocerán conmigo que ese punto existe. Ya dije que hacía un frío espantoso. Y aquella condenada esquina abierta a todos los vientos. Las siete y media, las ocho menos veinte, las ocho menos diez. Las ocho. Es natural que ustedes se pregunten que por qué no lo dejé plantado. La cosa es muy sencilla: yo soy un hombre respetuoso de mi palabra, un poco chapado a la antigua, si ustedes quieren, pero cuando digo una cosa, la cumplo. Héctor me había citado a las siete y cuarto y no me cabe en la cabeza el faltar a una cita. Las ocho y cuarto, las ocho y veinte, las ocho y veinticinco, las ocho y media, y Héctor sin venir. Yo estaba positivamente helado: me dolían los pies, me dolían las manos, me dolía el pecho, me dolía el pelo. La verdad es que si hubiese llevado mi abrigo café, lo más probable es que no hubiera sucedido nada. Pero ésas son cosas del destino y les aseguro que a las tres de la tarde, hora en que salí de casa, nadie podía suponer que se levantara aquel viento. Las nueve menos veinticinco, las nueve menos veinte, las nueve menos cuarto. Transido, amoratado. Llegó a las nueve menos diez: tranquilo, sonriente y satisfecho. Con su grueso abrigo gris y sus guantes forrados: -¡Hola, mano! Así, sin más. No lo pude remediar: lo empujé bajo el tren que pasaba. Max Aub (1903-1972)

1.1. Sobre los personajes:¿Cómo es el protagonista?¿Cómo se presenta?¿Tiene que ver su carácter con el desenlace del relato? . - Como solo tenemos datos para describir psicológicamente al protagonista, diremos que el protagonista es un hombre sociable (que tiene citas con las personas), un hombre flexible respecto a sus ideales y sobretodo un hombre de palabra pero a pesar de eso como toda persona también tiene sus límites. - Se presenta como un hombre que tiene un criterio amplio para todas las cosas, por lo tanto un hombre tolerante, elástico, en resumen, como un liberal de la buena escuela, aunque reconoce que tiene sus límites. A más se autodefine como un hombre respetuoso de su palabra (“chapado a la antigua”). Con el final de la historia, se puede apreciar como el protagonista, no controla muy bien sus pensamientos y sentimientos de odio hacia la persona, y se deja llevar por ellos, llevando a “su amigo”, a la muerte. - La verdad es que no, el protagonista se representa como una persona con paciencia y flexibilidad respecto a las otras personas, esto, junto a otros aspectos hacen ver una persona buena, correcta y respetuosa, que no tiene que ver con el desenlace del relato, causado por éste. 1.2. ¿Y Héctor?¿Te lo imaginas?¿Es un personaje opuesto al protagonista? Descríbelo brevemente. - Me lo imagino como un hombre ignorante y despreocupado por las cosas y en especial por las personas, como su supuesto amigo, el protagonista.

1.3. Sobre el narrador. ¿En qué persona está narrado el texto? ¿A quién se dirige con sus palabras el narrador? Subraya todas las referencias que hace a los lectores. - Está narrado en primera persona del singular. - Se dirige a los lectores. - Las frases que hacen referencia a los lectores están subrayadas en el texto. 1.4. Sobre el espacio. Describe el espacio en el que sucede la historia. ¿Cómo está el día? - El protagonista se había citado en la esquina de Venustiano Carranza y San Juan de Letrán y aquella “condenada” esquina estaba abierta a todos los vientos, cosa que originaba un frío espantoso o como dice el protagonista, un frío de mil demonios. 1.5. Sobre el tiempo. Subraya todas las referencias temporales que aparecen en el relato. ¿Es importante el transcurso del tiempo para la historia? Explícate bien. - Está claro que el tema principal de la historia es el tiempo ya que en cierto modo es el detonante y por lo tanto el causante del final de la historia. El paso del tiempo, tan enfatizado por el protagonista, hace huella en él, creándole ese malestar acumulado, que al final acaba con el terrible desenlace de la historia. 1.6. Sobre la estructura. Indica la estructura del relato. - Planteamiento - Nudo - Desenlace 2. Lee el siguiente texto y responde las preguntas que tienes a continuación LA DAMA DEL PERRITO (FRAGMENTO) Corrió la voz de que por el malecón se había visto pasear a un nuevo personaje: La dama del perrito. Dmitrii Dmitrich Gurov, residente en Yalta hacía dos semanas y habituado ya a aquella vida, empezaba también a interesarse por las caras nuevas. Desde el pabellón Verne, en que solía sentarse, veía pasar a una dama joven, de mediana estatura, rubia y tocada con una boina. Tras ella corría un blanco lulú. Después, varias veces al día, se la encontraba en el parque y en los jardinillos públicos. Paseaba sola, llevaba siempre la misma boina y se acompañaba del blanco lulú. Nadie sabía quién era y todos la llamaban La dama del perrito.³Si está aquí sin marido y sin amigos, no estaría mal trabar conocimiento con ella´, pensó Gurov. Éste no había cumplido todavía los cuarenta años, pero tenía ya una hija de doce y dos hijos colegiales. Se había casado muy joven, cuando aún era estudiante de segundo año, y ahora su esposa parecía dos veces mayor que él. [...]Así, pues, hallábase un día al atardecer comiendo en el jardín, cuando la dama de la boina, tras acercarse con paso reposado, fue a ocupar la mesa vecina. Su expresión, su manera de andar, su vestido, su peinado, todo revelaba que pertenecía a la buena sociedad, que era casada, que venía a Yalta por primera vez, que estaba sola y que se aburría. Los chismes sucios sobre la moral de la localidad encerraban mucha mentira. Él aborrecía aquellos chismes; sabía que, la mayoría de ellos, habían sido inventados por personas que hubieran prevaricado gustosas de haber sabido hacerlo; pero, sin embargo, cuando aquella dama fue a sentarse a tres pasos de él, a la mesa vecina, todos esos chismes acudieron a su memoria: fáciles conquistas., excursiones por la montaña. Y el pensamiento tentador de una rápida y pasajera novela junto a una mujer de nombre y apellido desconocidos se apoderó de él. Con un ademán cariñoso llamó al lulú, y cuando lo tuvo cerca lo amenazó con el dedo. El lulú gruñó, y Gurov volvió a amenazarle. La dama le lanzó una ojeada, bajando la vista en el acto.²No muerde ²dijo enrojeciendo.² ¿Puedo darle un hueso? Ella movió la cabeza en señal de asentimiento.

La dama del perrito de Antón Chejov

2.1.¿Cómo se nos describe a los dos personajes? - La dama del perrito se la describe como una dama joven, de mediana estatura, rubia y tocada con una boina. Paseaba sola, llevaba siempre la misma boina y se acompañaba del blanco lulú. Nadie sabía quién era y todos la llamaban la dama del perrito. Su expresión, su manera de andar, su vestido, su peinado, todo revelaba que pertenecía a la buena sociedad, que era casada, que venía a Yalta por primera vez, que estaba sola (sin marido y sin amigos) y que se aburría. - Gurov se le describe como un hombre que no ha cumplido todavía los cuarenta años, pero tiene ya una hija de doce y dos hijos colegiales. Se casó muy joven, cuando aún era estudiante de segundo año, y ahora su esposa parece dos veces mayor que él, seguramente, debido a esto último, el pensamiento tentador de una rápida y pasajera novela junto a una mujer de nombre y apellido desconocidos se apodera de él. 2.2. Analiza los elementos temporales y espaciales - Elementos temporales: residente en Yalta hacía dos semanas, después, varias veces al día, hallábase un día al atardecer,. - Elementos espaciales: por el malecón, residente en Yalta, desde el pabellón Verne, se la encontraba en el parque y en los jardinillos públicos, en el jardín, fue a ocupar la mesa vecina. 2.3. Define el punto de vista y justifica tu respuesta - El punto de vista es el de un observador externo omnisciente, ya que a parte de conocer muchos de los detalles físicos y superficiales, el narrador conoce muy bien los pensamientos internos de cada uno de los personajes, lo demuestra con éste ejemplo:”Los chismes sucios sobre la moral de la localidad encerraban mucha mentira. Él aborrecía aquellos chismes; sabía que, la mayoría de ellos, habían sido inventados por personas que hubieran prevaricado gustosas de haber sabido hacerlo; pero, sin embargo, cuando aquella dama fue a sentarse a tres pasos de él, a la mesa vecina, todos esos chismes acudieron a su memoria: fáciles conquistas., excursiones por la montaña. Y el pensamiento tentador de una rápida y pasajera novela junto a una mujer de nombre y apellido desconocidos se apoderó de él.” 3. Lee el siguiente fragmento: Aquel cuerpo noble y bien formado, dechado de tantas gracias y cifra de tantas perfecciones, hacía tiempo que iba perdiendo la morbidez de sus formas y las alegres tintas de la salud. Las facciones se adelgazaban insensiblemente; el color pálido de la cara se hacía más notable por el subido carmín que coloreaba una pequeña parte de las mejillas; los ojos aumentaban en aquella clase de brillantez que pinta, aun a los menos conocedores, que padecen el cuerpo y el espíritu a un tiempo mismo; y a estas señales físicas de un profundo padecimiento interior se agregaba aquel paso rápido de la exaltación en las ideas y sentimientos, al desaliento y la melancolía, que indica tan claramente la unión íntima del cuerpo y del espíritu. El otoño había sucedido a las galas de la primavera y a las canículas del verano, y tendía ya su manto de diversos colores por entre las arboledas, montes y viñedos del Bierzo. Comenzaban a volar las hojas de los árboles, las golondrinas se juntaban para buscar otras regiones más templadas, y las cigüeñas, describiendo círculos alrededor de las torres en que habían hecho su nido, se preparaban también para su viaje. El cielo estaba cubierto de nubes pardas y delgadas por medio de las cuales se abría paso de cuando en cuando un rayo de sol, tibio y descolorido. Las primeras lluvias de la estación que ya habían caído, amontonaban en el horizonte celajes espesos y pesados, que adelgazados a veces por el viento y esparcidos entre las grietas de los peñascos y por la cresta de las montañas, figuraban otros tantos cendales y plumas abandonados por los genios del aire en medio de su rápida carrera. Los ríos iban ya un poco turbios e hinchados, los pajarillos volaban de un árbol a otro sin soltar sus trinos armoniosos, y las ovejas corrían por las laderas y por los prados recién despojados de su yerba balando ronca y tristemente. La naturaleza entera parecía despedirse del tiempo alegre y prepararse para los largos y oscuros lutos del invierno.

El señor de Bembibrede Gil y Carrasco. 3.1. A veces los espacios no describen lugares reales o imaginarios de forma objetiva, sino que aparecen como una proyección del personaje. A este tipo de espacio lo llamaremos “espacio subjetivo”. Esto sucede en el fragmento anterior. ¿Cómo se identifica espacio y personaje? ¿Qué interpretación debemos darle? - Entre el espacio y el personaje se identifica un paralelismo ya que el espacio se sucede después del personaje como una proyección de éste, expresando las mismas cualidades de tristeza, degradación, vejez, tristeza y nostalgia. Por lo tanto debemos darle una interpretación subjetiva, derivada de los pensamientos, sentimientos y cualidades físicas del personaje que de alguna manera influyen y/o determinan en la descripción posterior del espacio. 4.Lee el siguiente fragmento: Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y caña brava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo. Cien años de soledad de Gabriel García Márquez 4.1. Indica la estructura narrativa - Dividiremos este fragmento en las tres partes siguientes aunque creemos que todo el fragmento en si es un planteamiento de otra historia. - Planteamiento - Nudo - Desenlace 4.2. ¿Cómo marca el autor el tiempo transcurrido para el personaje? - El autor marca el tiempo constantemente a lo largo de toda la estructura narrativa. En el planteamiento el autor hace referencia al tiempo transcurrido con estos ejemplos: muchos años después, había de recordar aquella tarde remota. En el nudo hace referencia con: Macondo era entonces.... En el desenlace hace referencia con: El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo. 4.3. Escribe el inicio de dos relatos (10 líneas) con estructuras diferentes - Inicio del 1r relato: - Veinte años antes, Mario, vivía tranquilo en un pueblo tranquilo, a las afueras de Madrid. Ahora, en la penumbra del centro de Madrid, Mario envejecía, rodeado de soledad y tristeza, consumido por la suciedad y la contaminación de la ciudad. Sólo le quedaba un recuerdo de su vida alegre y fresca en el pueblo y ese era su perro Sancho. - Inicio del 2n relato: - Mauricio caminaba tranquilo, por los jardines de la ciudad, como cada día. Después de su paseo rutinario, Mauricio, iba a comprar el pan y poco después de comer se echaba la típica siesta española. Cinco años después, Mauricio seguía haciendo lo mismo, la misma rutina pero ahora con alguna arruga más, al igual que el panadero.

Hecho por: Roger Vera Daza

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful