Está en la página 1de 5

Los Hombres de Piedra.

En medio del camino donde debiera de encontrar
verdes pastos y armonía en el actuar
son oscuras visiones
e innumerables ídolos de sal.
Divinidades que no me hablan
que al parecer no me desean guiar
quienes de hecho no quieren verme más,
dicen que no soy apto para sus mieles probar.
De noche se hacen notar los vientos fríos
y los crucifijos de metal
suelos secos y áridos
y la larguísima danza nupcial
Que anuncia siempre el ánimo de lo que vendrá
de lo próximo que a los hombres deparará
con sus tristes movimientos al compás
que anuncian que la muerte en todo momento siempre está.
Ahora ya la profunda paz
que por alguna extraña razón el alma recuerda
no se encarna ya más
en el vehículo que de aquí hacia allá la lleva.
Ahora son ritos extraños
los que deben realizar
estos hombres de dura piedra
quienes solo buscan tranquilidad.
La buscan aquí, la buscan allá
en aquél templo
en ese extraño lugar
no saben ni cómo ni cuándo se les logró escapar.
Se les fue de las manos
según para volar muy alto
pero nunca más regresó,
ya no volvió.

Ariel Garza Amaya.

Caminando están. ahí van. . sin parar van buscando el alivio. dolorosas pruebas que trastornan su capacidad de amar. Son dudas desgarrantes padecimientos en los cuerpos lo que estos seres tienen que soportar.A los hombres abandonó los dejó asolados en sus frías casas en donde ya no más encontraran la paz de la alcoba. Y es que son terribles los sucesos que estos hombres tienen que pasar para que al final su cuerpo sin vida dos metros bajo tierra se tenga que enterrar. dando en ocasiones algunos sancos luchan por llegar. Caminan. Ellos por supuesto que no lo desean pero están condenados a caminar sobre el ardoroso suelo lleno de brazas y espinas. De aquí para allá van de un lugar a otro sin parar luego entre ellos tendrán que chocar y golpear. Ariel Garza Amaya. ellos tan solo caminan sobre el asfalto pero el profundo suspiro los hace delatar. Unos con otros se encontrarán pero en ves de juntos caminar. Tolerar el fuego endemoniado de la búsqueda infernal. el lugar que por fin les de la paz que no han sabido encontrar. por estar en el lugar correcto. en el lugar de la salvación y de la sanación.

Ahora podemos en profunda alegría cantar por que la soledad ya no la sentimos más. De pronto ya nada es igual todo ha cambiado y brilla más la fuerza ha regresado y las lágrimas se han secado por primera vez después se mucho tiempo el hombre se alegra. entre el bosque. ellos seguirán buscando más y más y tan solo el lamento de los vivos muertos se escuchará. a esta otra pregunta no me interesa para nada contestar. cada vez más y más hasta colisionar.uno a uno su propio reflejo verán y sollozos gritos el mundo estremecerá. Pero el hombre que inexperto y tonto es no pudo la alegría sabiamente contener y queriendo agradar a su prójimo se echó su enemistad encima otra vez. se observan y se analizan. Ahora se puede convivir en paz pues ya nada es igual ¿por qué me tendría que lamentar? si por fin hemos podido a marchas forzadas la tristeza doblegar. El hombre ahora feliz está por que en el amor ha sabido encontrar la respuesta a la pregunta que lo hizo deambular sin armonía ni paz. No pudo este nuevo hombre con moderación la nueva vida contener Ariel Garza Amaya. Hombre con hombre. juntos en un solo lugar no será suficiente para que el gran abrazo se logre encarnar. . Que de todas las preguntas que me he obligado a investigar por querer encontrar su verdad. entre los cantos de las aves sin cadenas que destrozar. A lo lejos un hombre y una mujer se logran con la vista tocar. se ha ido de aquí hacia algún lugar y no me pregunten dónde porque es tanta la alegría. se gustan y las almas se acercan.

Y así este hombre de carne que se volvió piedra en algún momento de su existencia. Ariel Garza Amaya. CENTRO UNIVERSITARIO DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANIDADES. supo que podía amar y que cuando no lo hacía le iba como en feria y así por más que se lamentara siempre habría una esperanza. .pero por lo menos probó las mieles de aquello tan profano pero tan divino que lo puede en la alegría sostener.

Ariel Garza Amaya.DEPARTAMENTO DE FILOSOFIA. EROTICA Y MISTICA. . ARIEL GARZA AMAYA.