P. 1
Imperio Romano Texto

Imperio Romano Texto

|Views: 2.932|Likes:
Publicado porcesarofm
La Historia de la Iglesia en tiempos del imperio Romano
La Historia de la Iglesia en tiempos del imperio Romano

More info:

Published by: cesarofm on Dec 05, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/26/2013

pdf

text

original

Historia de la Iglesia de 2009

Edad Antigua Septiembre

El Imperio 1. Orígenes de Roma.

Romano

Según la tradición romana, la ciudad de Roma fue fundada en el año 753 a.C. por los gemelos Rómulo y Remo a las orillas del Tíber, esta pequeña ciudad floreció y se desarrolló hasta llegar a ser considerada durante la época previa a la República, superior a sus vecinos, haciéndose cada vez más fuerte a medida que se apoderaba de más territorios. Ya en la República, alrededor del año 270 a.C. Roma dominaba toda la península Itálica y seguía su expansión. La creación de una entidad política resistente, la concesión de la ciudadanía que igualaba a todos los ciudadanos sin importar si eran griegos, hispanos o romanos, llegando a tener el cargo de emperador lo mismo un hispano que un africano, y la gran tarea de asimilación de los pueblos conquistados por Roma explican la durabilidad de este imperio, superando a lo largo de su historia revueltas y guerras civiles que hubieran llevado al declive a otros imperios.

2. Los Reyes.
A pesar de la tradición, que ha llegado a nuestros días, hoy por hoy se puede afirmar que Rómulo - el fundador de Roma - no existió, y que la verdadera fundación de Roma sería a manos de Tarquinio Prisco a principios del siglo VI. Los datos que se extraen de la literatura romana, aseguran su fundación a mediados del siglo VIII por Rómulo, pero por el contrario, los datos arqueológicos no permiten hablar de un nacimiento urbano antes del 625 o incluso del 575 a.C. El mismo caso ocurre en el momento de fechar el principio de la República, el 509 a. C. año que la tradición fija como el principio de la República, y el 450 a.C. que, según otros datos históricos, se correspondería mejor con los cambios históricos de una nueva época en la política romana. a) Reyes Legendarios: Rómulo (753-715 a.C.), fundador de la ciudad según la tradición y primero de los siete reyes de Roma, es su primer rey latino, según la tradición es el artífice de algunas instituciones típicamente romanas como las gentes, curias y tribus. Su reinado duró 38 años. La leyenda de los "gemelos" amamantados por la Loba del Capitolio es tardía, no anterior al siglo III a.C. Numa Pompilio (715-676 o 672 a.C.), llamado el Piadoso, era yerno de Tatio (rey de los sabinos). Fue el segundo rey de Roma. Inspirado por la ninfa Egeria, organizó la vida religiosa de los romanos, creando los collegia sacerdotales, instituyendo la figura del pontifex y fundando el culto a las vírgenes vestales (sacerdotisas). También durante su reinado se

produce la división del año en 12 meses. Numa fue un monarca que trajo 40 años de paz y estabilidad a Roma. Fue admirado por sabiduría, austeridad y piedad. Tulo Hostilio (673-641 a.C.), el belicoso. Más fogoso que su antecesor, según la tradición, su reinado está marcado por la lucha de Roma contra Alba, su metrópolis, que pasará a ser su vasalla. Al final de su reinado Alba se revela, este motivo provocó que fuese arrasada y sus habitantes deportados a Roma. Anco Marcio (641-616 a.C.), el constructor. Sobrino de Numa, defensor de su tío y de su predecesor. Según la tradición, amplió el espacio de Roma trazando un puente sobre el Tíber y extendió su influencia sobre el mar, creando el puerto de Ostia. b) Reyes de Roma: Tarquino Prisco (616-578 a.C.), el Antiguo, fue el verdadero "Rómulo", al parecer originario de la ciudad de Tarquinia, de una familia griega. Se convirtió en rey de los latinos, sabinos y etruscos establecidos en torno al Palatino. Después organizaría estos grupos en tres tribus, poniéndoles el nombre común de romanos. Construye el Forum, el Circus maximum, la Cloaca Maxima. Muere víctima de la venganza de los hijos de Anco Marcio. Servio Tulio, hijo de una esclava, toma el poder. Turquino también creó el Senado y el ejército, el primero seleccionado de las familias más importantes, y el segundo incluiría a todos los ciudadanos útiles para la defensa de los intereses de la nueva ciudad. Servio Tulio (578-534 a.C.), el constituyente, segundo rey, mantuvo el poder durante más de cuarenta años. Entre los etruscos, llevó a cabo grandes reformas políticas, militares y sociales del senado y la organización del ejército centuriado (exercitus). Muere trágicamente, víctima de un complot organizado por su propia hija y su yerno, Tarquino, el Soberbio. Tarquino el Soberbio (534-510 a.C.), último rey de Roma. Al menos hay tres cosas irrefutables de su reinado: la reforma del calendario, la dedicación de un templo a Júpiter en el Capitolino y la caída de la Monarquía. Fue expulsado por el rapto de una hija de familia acomodada por el hijo de éste.

1. La República.
Se llama República al periodo de la historia de Roma caracterizado por el régimen republicano como forma de gobierno, que se extiende desde el 510 a.C., cuando se puso fin a la monarquía con la expulsión del último rey, Lucio Tarquino el Soberbio, hasta el 27 a.C., fecha en que tuvo su inicio el Imperio. Augusto estableció algunos servicios públicos durante este periodo, el más importante era el ser prefecto de la ciudad; vigilantes nocturnos; bomberos, para prevenir incendios y castigar a los que los provocaran. Entre otros servicios. Pero todos ellos eran de propiedad imperial. La tradición sitúa el establecimiento de la República entre los años 509-510 a.C. Así comienza otra etapa fundamental de la historia de Roma que dura dos siglos y medio, en la cual Roma se prepara para dominar la península itálica, después el Mediterráneo para acabar dominando en el Imperio casi todo el mundo hasta el entonces conocido. a) Conquista de la península Itálica.

En sustitución del rey, el conjunto de la ciudadanía elegía anualmente a dos magistrados, conocidos como pretores (o jefes militares), que más tarde recibieron el título de cónsules. El carácter del Senado, ya existente durante la monarquía, fue modificado al ingresar en él los plebeyos, conocidos como conscripti (conscriptos). En el 494 a.C., la secesión (retirada) al Aventino (una de las siete colinas de Roma) de los plebeyos, obligó a las clases patricias a conceder la institución de los tribuni plebis (tribunos de la plebe) que eran elegidos anualmente por el Concilium plebis (Asamblea de la plebe) como representantes de los plebeyos para la defensa de sus intereses. Estos cambios políticos dieron paso a una nueva aristocracia compuesta por patricios y plebeyos enriquecidos y propiciaron que el ingreso en el Senado fuera casi un privilegio hereditario de estas familias. b) Hegemonía (predominio) exterior. En el 264 a.C. Roma comenzó su lucha con Cartago por el control del mar Mediterráneo. Cartago era en esta época la potencia marítima hegemónica en el mundo y dominaba de forma absoluta el Mediterráneo central y occidental en tanto que Roma centraba su predominio en la península Itálica. c) Las Guerras Púnicas. La primera (264 a.C.) de las Guerras Púnicas tuvo como causa principal la posesión de Sicilia y supuso el nacimiento de Roma como una gran potencia naval. Aníbal, atacó Sagunto y amplió las conquistas cartaginesas hasta el río Ebro con lo que dio comienzo la segunda Guerra Púnica (218-201 a.C.). Aníbal invadió la península Itálica. Derrotó a los romanos en sucesivas batallas y arrasó gran parte del sur de Italia durante varios años, pero fue vencido por Escipión en el 202 a. C. Roma reemprendió la lucha contra los cartagineses en la tercera Guerra Púnica (149-146 a.C.), que finalizó cuando Publio Cornelio Escipión Emiliano conquistó y destruyó Cartago, que a partir de entonces formó parte de la provincia romana de África. d) Conflictos internos. Con la adquisición de tan vastos territorios comenzaron los problemas internos de Roma. Algunas familias plebeyas extremadamente ricas se aliaron con las viejas familias patricias para excluir al resto de ciudadanos de las más altas magistraturas y del Senado. El conflicto entre el partido aristocrático y el popular era inevitable. Las comunidades itálicas aliadas con Roma sintieron que sus cargas aumentaban en tanto que sus privilegios disminuían y exigieron compartir con Roma los beneficios derivados de las conquistas, a las que habían contribuido. Estalló el conflicto entre Cayo Mario, portavoz del partido popular, y Lucio Cornelio Sila, dirigente de los optimates (partido aristocrático) a causa de quién debería dirigir la expedición militar. Sila suprimió a sus enemigos al proscribirles, redactando y colocando en el Foro una lista de hombres importantes que eran declarados enemigos públicos y fuera de la ley;

también confiscó las tierras de sus oponentes políticos, la rica economía agrícola de Roma decayó y la ciudad tuvo que importar gran parte de sus víveres, especialmente de África que se convirtió en el mayor suministrador de cereales para Roma. Con la llegada al poder de Sila, comienza el periodo republicano denominado "Preimperial".

1. El Senado
El carácter del Senado, ya existente durante la monarquía, fue modificado al ingresar en él los plebeyos, conocidos como conscripti (conscriptos). La importancia del Senado estriba en primer lugar de sus funciones como órgano colegial. Si el Senado no hubiese existido, no era necesario inventarlo; pero, como no sólo existía, sino que personificaba las tradiciones del Estado romano, sus distintos cometidos y hechos tenían una gran repercusión. La votación por el Senado de los poderes y títulos de un nuevo emperador era una mera formalidad de reconocimiento que no tenía por qué tomarse como señal de principio de un reinado. La función del Senado consistía en votar los títulos del emperador, pero hasta este derecho lo conservaban celosamente. En el año 41, después del asesinato de Calígula, el Senado fue convocado por los cónsules y discutió sobre la restauración de la República, pero hubo algunos senadores que se nombraban para subir al trono, pues el pueblo clamaba un emperador. El pueblo había obtenido derechos políticos a fines de la República, entre tantos eran que se le proporcionara parte del motín de las conquistas, cosa que los emperadores debían hacer muy bien para no ser depuestos por el pueblo mismo, de ahí el famoso slogan: SPQR (Senatus Populusque Romanus). De tal modo que todos los emperadores que ofendieron al pueblo y al Senado, sufrieron muertes violentas (Nerón, Domiciano, Cómodo). Los víveres y el trigo deberían de ser ofrecidos al pueblo a un precio accesible. Y una vez al mes dar una ración gratuita a todo el pueblo, no sólo a los pobres. Las celebraciones imperiales iban acompañadas de cenas o comidas para todo el pueblo. Pero con todos los beneficios recibidos por el pueblo, el mismo estaba perdiendo su papel constitucional. Después se reunirá ya no para elegir o deponer, sino sólo para aclamar una lista única que se le presentaba. Pero dicha pérdida no significaba pérdida de poder, el pueblo seguía exigiendo sus derechos, no sólo clamaba la muerte de alguien o la liberación de un gladiador, sino que exigía disminución de impuestos o el fin de una guerra. La otra cara del papel del Senado era la acción que llevaba después de la muerte del emperador. Si su reinado había sido pacífico, votaban para deificarlo. De los contrario, buscaban el modo de borrar el nombre o las imágenes de los no deseados, como Domiciano. El procedimiento del senado consistía en tres puntos: la interrogatio (pedían opiniones sobre un punto a tratar); sententia (el juicio sobre el punto tratado) y la descessio (la decisión tomada o veredicto final). La única función importante que el Senado adquirió en el Imperio y no en la república, fue dar juicio en causas criminales.

El cargo de Senador era hereditario, pero después se dieron algunas anomalías, pues el emperador podía otorgar el cargo a quien él quisiera, formando parte de un grupo llamado: “Candidatos del Emperador”. De tal modo que el grupo se dividió, y había conflictos internos, pues la estrategia del emperador era tener una mayoría para poder gobernar con libertad. El papel tradicional que tenía el Senado era recordar las tradiciones, la religión, de tal modo que siempre fue politeísta y cuando el cristianismo toma fuerza, fue perseguido por el Senado y el Emperador.

2. Los Emperadores.
El emperador recibía muchos títulos, pero todos otorgados o aprobados por el Senado. Y un emperador gozaba de poder para ejercer derechos en el tribuno; derecho a mando; era como un cónsul (los más destacados del Senado); Padre de la Patria; principal ciudadano o príncipe; jefe del Senado; etc. El emperador buscaba que su sucesor gozara de aprobación por parte del Senado, de ahí que el trono comienza a ser parte de una dinastía. De tal modo que debía de tener un heredero, sino, podía adoptar. El paso final, para lograr que se llevara a cabo la herencia del trono, fue que el emperador nombraba emperador a su mismo hijo, en vida del él, y ambos gobernaban. Así como surge la dinastía, surge la traición, la ambición y la muerte por el trono. Posteriormente se inicia el proclamar emperador al que sea de la simpatía del Senado, del pueblo y de la milicia. El estado no proporcionaba comodidades al emperador, él mismo, con los tesoros de las conquistas se daba los lujos, haciéndose de esclavos, soldados personales (que hacían juramento de servir a él, no al Senado ni al Estado), y servidumbre en general, debiendo ser varios miles al servicio del emperador. Al igual que los terrenos o jardines fuera de Roma. Los cuales, junto con la servidumbre, pasaban en propiedad al próximo emperador. La función del emperador era conquistar, hacer grande el imperio, llevar riquezas al país, pero también estar con el pueblo y escuchar sus peticiones.

3. Clases Sociales.
1. Orden senatorial: Magistraturas y honores como el consulado, las funciones sacerdotales, el mando de las legiones, etc. 2. Orden Ecuestre (équites): Los equites ('caballeros', en latín) eran una clase social de la antigua Roma. A través de la historia este estatus social fue cambiando en dignidad y costumbres. Según lo ordenado por Servio Tulio, sólo podían llegar a ser caballeros los que alcanzaban buena posición económica, con una determinada cantidad de bienes y ser hijos de padres libres. La elección se solía hacer entre las familias más antiguas. Éstos podían llegar a ser tribunos de cohorte, prefectos de provincias, etc. Solo ellos podían acceder al rango de Senador. 3. Decuriones: Dirigentes de los municipios. Podían ser elevados al orden ecuestre. 4. Ciudadanos romanos: Posición social privilegiada en relación a las leyes, status social, propiedad y acceso a posiciones de gobierno, que se otorgaba a ciertos individuos.

5. Libertos: esclavos liberados. Llegaron a ser demasiados. La aristocracia se alarma de la mezcla social. 6. Esclavos: Alta proporción entre los ss. I a.C. y I d.C., su condición variaba según donde sirvieran. Rivalizaban con libres, por empleo no doméstico.

4. Ciudadanía Romana:
Es difícil generalizar sobre las condiciones de la ciudadanía romana a través de todo el periodo histórico de la Roma antigua, dado que tanto la naturaleza como el criterio de acceso a ésta fueron modificados en la legislación a través de los años. Sin embargo, tanto durante el periodo de la República como posteriormente, durante la época del Imperio, los residentes en Roma podían ser divididos en los siguientes grupos:

○ Los hombres libres o ciudadanos (en el sentido de ser habitantes de
o nacidos en Roma) quienes gozaban los derechos que se atribuían al status de ciudadano. Esa condición podía, en ciertas circunstancias, perderse.

○ Los “nativos”: aquellos que vivían o provenían de territorios

conquistados originalmente por Roma, habitantes de estados aliados o “clientes” (dependientes) incluyendo colonias de Roma a quienes se les otorgaba una forma limitada de ciudadanía, que, en la práctica, consistía en una especie de ciudadanía de segunda clase. El ejemplo más conocido de este tipo de ciudadanía es el que se aplicaba a los nativos del centro de Italia: el Derecho Latino. como los de la ciudadanía, a través del tiempo-. La mujeres, cualquiera fuera su status, nunca tuvieron la totalidad de los derechos ciudadanos otorgados a los varones. No podían, por ejemplo, votar o ser elegidas en cargos de elección. En la práctica las mujeres estaban sujetas al control casi absoluto de sus “pater familias”, los que, por lo menos durante un periodo histórico, tenían incluso el derecho a obligarlas a divorciarse y volverlas a desposar. - durante la República y entre las clases altas era práctica común utilizar los matrimonios para consolidar relaciones políticas.- Tenían, sin embargo, el derecho de propiedad personal. algunos -y muy limitados- derechos. (podían comprar su libertad u obtenerla por decreto del propietario) Los esclavos podía ser vendidos, maltratados, mutilados, violados, torturados o muertos a voluntad de sus propietarios. La muerte -por el propietario o algún otro- de un esclavo era tratado como un asunto de destrucción de propiedad, no como un homicidio. Sin embargo, un esclavo liberado (un libero) obtenía ciudadanía completa.

○ Las mujeres: constituían una clase aparte -cuyos derechos variaron,

○ Esclavos: los esclavos eran considerados propiedad y poseían solo

a) Obtención y pérdida de la ciudadanía romana: 1) Obtención: La ciudadanía se otorgaba automáticamente a todos los hijos de un matrimonio legal de un ciudadano romano. Esclavos liberados obtenían ciudadanía, sin embargo, mantenían algunas formas de obligaciones con sus antiguos amos, transformándose en clientes.

Los hijos de los esclavos liberados eran ciudadanos de derecho propio. La ciudadanía fue eventualmente concedida a aquellos que no habían nacido en Roma: • • El derecho de ciudadanía se extendió, gradualmente, a los habitantes de las provincias latinas. Aquellos que servían en cuerpos militares bajo las ordenes de romanos (auxiliares militares) adquirían ciudadanía, la que se trasmitía a sus hijos. Se podía lograr ciudadanía por servicios "extraordinarios" a Roma. La ciudadanía se podía comprar, aunque el precio era muy alto. Eventualmente se hizo costumbre considerar ciudadanos romanos a los habitantes de provincias (países) completos que habían mantenido lazos de amistad y comercio con Roma por largo tiempo. Generalmente esto era una especie de premio o reconocimiento de una realidad político social, sin embargo, a veces era una manera de lograr fines políticos. Finalmente, el edicto de Caracalla otorgó ciudadanía a todos los habitantes libres del Imperio.

• • •

1) Pérdida de la ciudadanía:
La ciudadanía se podía perder debido a varias razones, por ejemplo: Si una persona se trasladaba voluntariamente a vivir en alguna otra ciudad o estado. Si un individuo cometía traición. Solo los ciudadanos romanos podían servir en las legiones. Sin embargo, un legionario perdía algunos de sus derechos: no podía, por ejemplo, contraer matrimonio y, consecuentemente, los hijos de tales uniones no eran ciudadanos a menos que -una vez vuelto a la vida civil- se desposara legalmente.

1. Los patricios:
Los patricios conformaban una clase romana formada inicialmente por el padre de familia o bien por hijo de padre de familia vinculado a la obediencia paterna (los hijos varones no alcanzaban la condición de padre de familia hasta que el padre moría y se independizaban, pero se daba por descontado que alcanzarían esta condición). Se les llamaba también Patres. Estos Patres y sus descendientes que componen las personas de las treinta curias1 primitivas forman la clase de los patricios, «patricii». Ellos constituyen una nobleza de raza y ellos solos

1 Una Curia, en los tiempos de la antigua Roma, era una subdivisión del pueblo,
más o menos identificada con una tribu. El término curia también indica el lugar donde esta tribu discutía sus asuntos.

participaban del gobierno del Estado y gozaban de todos los privilegios del ciudadano romano. Eran los descendientes de las familias más antiguas de la ciudad. Constituían la clase aristocrática y formaban el verdadero pueblo romano. Eran considerados superiores al resto de los habitantes, gozaban de todos los derechos, poseían tierras y eran llamados a formar parte del ejército romano, la legión. Las “Gens" (Familias) más ancianas fueron desapareciendo poco a poco. Aquellas más antiguas, y que habían participado en la fundación de Roma, se desvanecieron lentamente a medida que Roma comenzaba a ser un imperio y nuevas familias plebeyas, como los Decios, o los Sempronios iban adquiriendo posiciones de preeminencia, ocupando los espacios que las viejas familias patricias ya no eran capaces de cubrir por falta de descendientes. 1.

La religión:

Los romanos adoraban un gran número de dioses. Los más venerados eran Júpiter, Minerva y Juno. En su honor construían templos y ofrecían sacrificios de animales. El emperador era adorado como un dios y en todo el Imperio se practicaba el culto imperial. Los romanos también veneraban, en casa, a los dioses protectores del hogar y de la familia: en cada casa había un altar dedicado a estos dioses. Los romanos eran muy supersticiosos y, antes de tomar una decisión, consultaban la voluntad de los dioses, expresada por medio de los oráculos.

2. Fiestas religiosas:
El calendario religioso romano reflejaba la hospitalidad de Roma ante los cultos y divinidades de los territorios conquistados. Originalmente eran pocas las festividades religiosas romanas. Algunas de las más antiguas sobrevivieron hasta finales del imperio pagano, preservando la memoria de la fertilidad y los ritos propiciatorios de un primitivo pueblo agrícola. A pesar de ello, se introdujeron nuevas fiestas que señalaron la asimilación de los nuevos dioses. Llegaron a incorporarse tantas fiestas que los días festivos eran más numerosos que los laborables. Entre las más importantes figuraban: Fiestas Saturnales: Del 17 al 23 de diciembre, en el solsticio de invierno. Toda la actividad económica dejaba de funcionar, los esclavos recuperaban momentáneamente su libertad, había intercambio de regalos y se respiraba por todas partes un ambiente de alegría. Fiestas Lupercales: Era una antigua fiesta en la que originariamente se honraba a Luperco, un dios pastoral de los itálicos. La fiesta se celebraba el 15 de febrero en la cueva de Lupercal en el monte Palatino, donde se suponía que una loba había amamantado a los legendarios fundadores de Roma, los gemelos Rómulo y Remo.

Fiestas Equiria: Festival en honor a Marte, se celebraba el 27 de febrero y el 14 de marzo, tradicionalmente la época del año en la que se preparaban nuevas campañas militares. En el Campo de Marte se hacían carreras de caballos, elemento que definía la celebración. Fiestas de los Juegos Seculares: Durante estos Juegos se realizaban tanto espectáculos atléticos como sacrificios. La tradición decía que se tenían que celebrar una vez cada ''saeculum'' (siglo), para señalar el comienzo de uno nuevo, pero en realidad se hacían más.

Bibliografía:

• • •
• •

FRIEDLAENDER, Ludwing, La sociedad romana, Fondo de Cultura Económica, México, 1947. GRINBERG, C., Roma, Daimon, Barcelona, 1976. MILLAR, F., Historia Universal Siglo XXI, El imperio Romano y sus Pueblos limítrofes, Historia S. XXI, España, 1973. www.imperioromano.com (5 de septiembre de 2009) http://es.wikipedia.org/wiki/Imperio_romano#Introducci.C3.B3n (5 de Septiembre de 2009)

Alumnos: Fr. José H. Tapia Villarruel, ofm. Fr. Marco Antonio Ballesteros Medrano, ofm.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->