Está en la página 1de 10

ANÁLISIS

SEMIÓTICO
Pintura del renacimiento
La Venus de Urbino (1538) – TIZIANO VECELLIO
Oleo sobre lienzo
.

Lectura
convencional
CLASIFICACIÓN Y DESCRIPCIÓN.
            
Venus de Urbino

 Autor: Tiziano ( c. 1488-1576)


Cronología: 1538
Técnica: óleo sobre lienzo.
Dimensiones: 119 x 165
Género:  Tema mitológico.
Estilo: Renacimiento, Escuela Veneciana.
Localización actual: Galería de los Uffizi,  Florencia
FUNCIÓN DENOTATIVA
(descripción)
En esta imagen podemos observar que en el
primer plano hay una mujer desnuda acostada
sobre una sabana y almohadas blancas en una
cama o sofá de color rojo con puntos negros,
vemos que tiene una especie de flores en sus
manos, también una corona en su cabeza; Sobre
la cama o sofá también se encuentra un perro
durmiendo y a su espalda una especie de cortina
de terciopelo verde oscuro y una pared negra.

En un segundo plano se ven dos mujeres, una arrodillada como intentando buscar algo en una especie de
baúl, usando un vestido de color blanco y zapatos negros, y la otra se encuentra de pie y luce un vestido de
color rojo con mangas blancas, cabello recogido y peinado, sosteniendo sobre su hombro lo que podría ser un
vestido. Observamos que la paleta gira entorno a los colores tierra como marrones, así como colores
complementarios que hacen un juego perfecto con la luz, rojos fuertes y blancos brillantes

En un tercer plano, vemos una ventana con vigas gruesas y redondas de color hueso o gris, se puede ver una
matera con una planta y al fondo un árbol que lo ilumina la poca luz que queda del día, colores como el azul
y el amarillo que reflejan un hermoso paisaje.
Función connotativa

Intentando hacer un acercamiento a las evocaciones


que vemos en esta pintura, observamos que se
encuentra una mujer muy cómoda sobre una cama,
su postura y rasgos muestran una mujer de la alta
sociedad, que no tiene reparo en mostrar sus
atributos, hace un suave gesto de tapar o proteger
sus zonas intimas y su mirada se mantiene hacia el
espectador, el color de su piel hace un increíble
contraste con el resto del escenario que ilumina de
una manera que por donde se vea, el punto focal
siempre será ella.

A pesar de que podríamos interpretar que su desnudez se refiere a la sexualidad o fertilidad, es curioso que esté
ubicado tan cerca de ella un perro que evoca ternura e inocencia, y que paradójicamente tiene los mismos colores o
parecidos que se trabajan para elaborar los del cuerpo de la mujer, sin embargo la paleta de colores evoca al
erotismo y la forma en que su cabello cae sobre sus hombros nos muestra una sensualidad sencilla pero clara, al
fondo podemos ver que dos mujeres se apresuran a buscar lo que parece las ropas de la mujer, y en la parte de atrás
la noche cayendo. El nombre de venus hace alusión a una diosa, no obstante esta mujer es plasmada de la manera
mas humana, mostrando podría ser su cotidianidad, incluso podría estarse alistando para uno de sus encuentros con
personajes importantes de aquel entonces.
También se ha dicho que la obra fue pintada por separado, que en un principio solo se
realizo a la mujer, pero que se elaboro el resto del cuadro porque su carga simbólica seria
mas potente. Esto es solo una de sus tantas interpretaciones.
Función subjetiva

La desnudez siempre ha sido un tema controversial,


puede evocarnos nuestra mas intima naturaleza así
como la sexualidad, el erotismo, la rebeldía, el
impacto o la aceptación, pero también al ser
nombrada como un personaje mitológico, podría
estarnos llevando a lo que podría se la vida de una
diosa, un alguien con tan infinita belleza que su
desnudes brilla en medio de cualquier oscuridad,
no por nada la pared a su espalda es completamente
negra y el terciopelo de un verde oscuro que hace
un perfecto contraste con el color rojo de donde
permanece acostada,

el color blanco de sus sabanas también nos puede arrojar un símbolo de virginidad ya que es el color de la limpieza
y la pureza, también vemos que lleva puesto unos pendientes y una manilla o brazalete, como muestra de fina
coquetería, sin embargo su mirada aunque muy fija en quien la observa tampoco demuestra la seducción en su mas
plena concepción, mas bien es una mirada firme y confiada que también lleva inocencia y tranquilidad, sin
embargo lo que se dice de esta pintura es que refleja el erotismo mundano.
Aspectos sociales compartidos

Esta pintura fue realizada en la época del renacimiento siglo XVI, donde
la perspectiva fue uno de los hechos mas importantes, aquí podemos
observar el uso de la misma al poner en detalle el patrón de las baldosas y
el punto de fuga, en ese momento la pintura veneciana construía sus obras
mediante la luz y el color, lo que es evidente en esta pintura, así como el
paisaje que se puede ver al fondo, estas características eran las influencias
de la llamada escuela veneciana.
Existen diversas hipótesis frente a la realización de esta obra,
una de ellas es que este cuadro se elaboro para Guidobaldo
Della Rovere Duque de Urbino para darle un obsequio a su
futura esposa, se pensaba que seria para una contemplación
privada siendo una alegoría al matrimonio, a la fidelidad y a la
maternidad. Este autor era un maestro en la utilización del
color y la luz, y con su técnica creaba escenas realmente
impresionantes.

Hay varias obras similares que fueron


inspiración para otras, y todas tiene en
común alusiones a la feminidad, a la
desnudez, a la sensualidad y fertilidad.
Francisco de Goya. La maja desnuda, 1795-1800. Óleo sobre
lienzo, 98 × 191 cm. Museo del Prado, Madrid.

Diego Velázquez. La Venus del espejo, 1644-48. Óleo


sobre lienzo, 122,5 × 177 cm. National Gallery,
Londres
Giorgione. Venus Dormida, hacia 1508-1515. Óleo sobre
lienzo, 108,5 x 175 cm. Gemäldegalerie Alte Meister,
Staatliche Kuntsammlungen, Dresde

Édouard Manet. Olympia, 1863. Óleo sobre lienzo,


130 × 190 cm.   Musée d'Orsay, Paris.