Está en la página 1de 28

Desde tiempos remotos la imagen ha logrado hacer visible,

en un lenguaje contundente, territorios ignotos de la psique EL


y de la imaginación humana. Ese poder para evocar desde
lo interno ha otorgado a las imágenes un valor universal,

LIBRO
que cada vez hace más densas diferentes formas de la
expresión humana, la exploración de sentimientos y el

EL LIBRO ÁLBUM
desarrollo del rico mundo de la creatividad visual.

Los libros para niños, herederos de una tradición que se

ÁLBUM
remonta al siglo XVII, constituyen un espacio por excelencia
donde el lenguaje visual cobra un rol protagónico, en

Galia Ospina Villalba


conjunción con los textos, para crear obras que amalgaman
con solidez ambos discursos en una trama que teje contextos
de gran complejidad semántica e innumerables referencias
a otros discursos, como la literatura, el arte y el cine.

Los nuevos paradigmas de lectura que estas obras imponen


y su evolución para lograr una indiscutible supremacía entre
la ingente producción editorial otorgan al libro álbum un
estimable y único valor de uso en las bibliotecas públicas
Experiencias de creación
y otros espacios que estimulan la formación lectora. y mundos posibles
El carácter proteico de estos libros permite aproximarse a
ellos desde diferentes ciencias y perspectivas, lo que hace de la lectura en voz alta
aún más fértil sus posibilidades de análisis y estudio.

GALIA OSPINA VILLALBA

99789587
789 587169249
16 924 9
EL LIBRO ÁLBUM

Experiencias de creación
y mundos posibles
de la lectura en voz alta

Galia Ospina Villalba


Ospina Villalba, Galia, autora
El libro álbum : experiencias de creación y mundos posibles de la lectura en voz alta / Galia Ospina Villalba ;
prólogo Fanuel Hanán Díaz. -- Primera edición. -- Bogotá : Editorial Pontificia Universidad Javeriana, 2016.

256 páginas : ilustraciones ; 22,5 cm


Incluye referencias bibliográficas.
ISBN : 978-958-716-924-9

1. PROMOCIÓN DE LA LECTURA - ÁLBUMES. 2. LECTURA ORAL - ÁLBUMES. 3. LECTURA - ÁLBUMES.


4. LIBROS Y LECTURA - ÁLBUMES. 5. LIBROS Y LECTURA PARA NIÑOS - ÁLBUMES. 6. LIBROS ILUSTRADOS PARA
NIÑOS - HISTORIA - ÁLBUMES. 1. Hanán Díaz, Fanuel, prologuista. I. Pontificia Universidad Javeriana.
CDD 028.9 edición 21
Catalogación en la publicación - Pontificia Universidad Javeriana. Biblioteca Alfonso Borrero Cabal, S.J.
__________________________________________________________
inp. Marzo 02 / 2016

El Libro Álbum. Experiencias de creación


y mundos posibles de la lectura en voz alta

Reservados todos los derechos

Primera edición
Abril de 2016

© Galia Ospina Villalba


© Pontificia Universidad Javeriana
© La Silueta

ISBN: 978-958-716-924-9
Impreso y hecho en Colombia
Printed and made in Colombia

Queda hecho el depósito legal.


Editorial Pontificia Universidad Javeriana
Carrera 7 n.° 37-25, oficina 1301
Teléfono 3208320 ext. 4205
Corrección de estilo www.javeriana.edu.co/editorial
Alejandra Anzola Bravo Bogotá, D. C.

Diseño y realización gráfica La Silueta


La Silueta Carrera 18a # 40a-52
Teléfono 2859459
Impresión: Javegraf www.lasilueta.com
Ejemplares: 400 Bogotá, D. C.
EL LIBRO ÁLBUM

Experiencias de creación
y mundos posibles
de la lectura en voz alta

Galia Ospina Villalba


A mi familia.

Tomar un libro y abrirlo guarda la posibilidad del hecho estético.


¿Qué son las palabras acostadas en un libro?
¿Qué son esos símbolos muertos? Nada absolutamente.
¿Qué es un libro si no lo abrimos?
Es simplemente un cubo de papel y cuero, con hojas;
pero si lo leemos ocurre algo raro, creo que cambia cada vez.

Jorge Luis Borges, “El libro” (Borges oral)


CONTENIDO
11 Agradecimientos

15 Prólogo

17 Introducción

45
21 El libro álbum:
La experiencia una alianza
de la lectura perfecta entre la
imagen y el texto
23 La primera escena de la lectura

27 El libro interno o psíquico, el libro de 47 El libro álbum: un juego de tensión


la intersubjetividad y el libro del mundo poética entre la palabra y la imagen

31 Leer: un acto de transgresión 49 Breve panorama histórico del libro álbum

35 La síntesis pedagógica: el diálogo 69 La arquitectura del libro álbum

39 El lugar de la lectura 77 La lectura compartida en voz alta con


las emblemáticas obras de Ivar Da Coll,
41 El libro y las memorias Anthony Browne y Chris van Allsburg
89
La pedagogía por 153
proyectos en los La biblioteca:
talleres de creación un lugar para
de libros álbum compartir el ritual
93 La pregunta por el sentido
de la lectura
95 La pedagogía por proyectos en voz alta
99 El desarrollo del proyecto
163 Pasajes del diario de campo de
105 Resultados: una exposición de libros álbum
las lecturas compartidas en familia
109 El libro objeto en la Biblioteca Pública Servitá

113 El libro sin palabras 175 Apéndice 3: Entrevista a María


Clemencia Venegas. La mediación
115 El libro inspirado en la tradición cultural de la lectura en la biblioteca escolar

117 Libros de procesos cotidianos 187 Libros recomendados para compartir en voz alta

123 Libros que surgen al dejarse


llevar por las propias pasiones

125 Libros que resaltan el sentido


de la imaginación y de los sueños
221 Epílogo
129 Conclusiones Por María Cristina Gálvez Viteri

131 A manera de epílogo 225 Bibliografía

133 Apéndice 1. Entrevista a Eyleen Carolina Camargo 243 Relación de imágenes

143 Apéndice 2. El inventor de sombrillas: como 249 Agradecimientos por la autorización


niños gigantes a la sombra de un árbol para reproducir imágenes
Agradecimientos

Reconozco los valiosos aportes de muchas personas sin las Luis David Prieto Martínez, Vicerrector Académico de
cuales este libro no habría encontrado cuerpo, voz y poro- la Pontificia Universidad Javeriana y a su Asistente Andrés
sidad. Quiero dar las gracias a: Atahualpa Pérez, por iluminar los pasajes inciertos con la
Mi familia, que constituye los cimientos y el soporte de sensible escucha y la impecabilidad de sus obras.
mi casa humana, creativa e intelectual. Carlos Gaitán Riveros, decano académico de la Facul-
Lucas Ospina, mi hermano, por su bello gesto de ge- tad de Educación de la Pontificia Universidad Javeriana, por
nerosidad y decidido apoyo. Él me enseñó a enfocar todas ensanchar mi “frontera indómita” y por su incondicional
mis energías en el trabajo creativo y a no malgastarlas en apoyo en este proyecto.
distracciones sin importancia. Luis Fernando Granados, S. J., por el proceso de forma-
Beatriz Helena Robledo, por el valioso acompañamien- ción humana, emocional e intelectual que experimenté en
to tutorial y su lectura lúcida, crítica y sensible. el Seminario Resiliencia y Desarrollo Humano y por su voz
Alfonso Velasco Rojas, por su leal y preciosa colabo- de aliento en la sombra.
ración en todo el proceso de gestión de reproducción de Jaime Parra Rodríguez y Mauricio Pérez Abril, direc-
imágenes y por su noble representación en la promoción tor de la línea de investigación “Sistemas didácticos en el
académica y comercial de mi obra. A este genuino editor, campo del lenguaje” de la Pontificia Universidad Javeriana,
pedagogo y amigo, le debo el descubrimiento de asumirme en reconocimiento a la libertad expresiva, la confianza y el
como autora y las revelaciones del universo editorial. Él me apoyo a esta investigación.
enseñó a ver más allá y a oír los ecos de la bienaventuranza; Nicolás Morales, por acoger con entusiasmo la com-
el sonido de nuevos viajes y charlas en el exterior. Por él plejidad de este proyecto y depositar su fe en esta aventura.
recobré la esperanza.
Daniela González, Juan Pablo Fajardo y Andrés Fresneda poética de la imagen”. He aprendido mucho observando
de La Silueta Ediciones, por abrazar con lucidez y notable pro- cada uno de sus libros, y de su persistencia y valentía para
fesionalismo la desafiante tarea de diagramar este libro. Uste- mantener viva la editorial independiente GatoMalo.
des me enseñan a ver las palabras de Heather Marshall: una Boris Greiff, por sus amenas charlas sobre historieta
obra es “una estructura compleja de arquitectura perfecta”. en los talleres de creación de libro ilustrado.
Ana Calle, por acompañar este libro con tanta paciencia. María Fernanda Mantilla. La belleza sutil de su traba-
A Rafael Rubio por su amable y receptivo acompañamiento jo inspiró a los estudiantes del taller de creación de libro
en el proceso editorial. Rafael Nieto, por su apoyo en la di- ilustrado.
vulgación académica y comercial de mi obra. Jhon Mesa, por Paula Amador, por la amistad ancha y comprensiva, y
la amable y atenta coordinación editorial en la etapa final. por su inteligente asistencia en los talleres de creación de
Karen Teresa Sánchez, por sus gestiones administrativas. libro ilustrado.
Fanuel Hanán Díaz, por su tiempo y generosidad al pro- Mabel Ayure, por asesorarme con el sistema APA y por
logar este libro y señalarme algunos aspectos para corregir su buen sentido del humor.
en el manuscrito. A Fundalectura y a BibloRed por la formación recibida
Jesús Alfonso Gallardo Vega, quien fue un apoyo crucial y el espacio para trabajar en el programa “Leer en familia”
en el diseño y corrección de este libro en su primera fase. en la Biblioteca Pública Servitá y en la Biblioteca Pública
Claudia Helena Vergara, quien aportó su mirada crítica El Tunal.
y profesionalismo en la digitalización de las imágenes que Graciela Prieto y al maravilloso equipo de la biblioteca
12 acompañaron al texto en su primera versión. del Teatro El Parque, que tuve la fortuna de conocer durante
Francisco Barrios, quien realizó excelentes traduccio- su coordinación.
nes al inglés en el proceso de solicitud de reproducción de Todas las familias y niños del programa “Leer en familia”.
imágenes. Janeth Chaparro, Harold Munévar y Alexandra Chávez
Los estudiantes que participaron en el taller de crea- del Centro de Documentación de Fundalectura, por la ge-
ción de libro ilustrado y volcaron todo su ser en palabras nerosidad en el préstamo de materiales, que iluminaron
e imágenes. el trabajo de investigación. Alexandra, además de ser una
Los participantes del taller “La escritura de viajes” y el aliada mágica, me cedió varias de las imágenes digitalizadas
taller literario “El diario íntimo”. Me recuerdan que al escri- que conforman este libro.
bir también se recorren grandes distancias y se escuchan María Osorio por su ánimo para colaborarme en todo
las voces del viento. momento.
La Facultad de Humanidades y a la Biblioteca de la Uni- Pablo Batelli y a los jóvenes de décimo grado del Co-
versidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano, a María Moncada, a legio Gonzalo Paredes, por esa mañana musical alrededor
Claudia de Greiff y a Alicia Llorente Sardi, por hacer realidad del centro solar de la lectura.
la exposición “El libro álbum: una poética de la imagen”. Re- María Clemencia Venegas, por la fecunda entrevista
cuerdo a Claudia fortaleciendo con sostenida paciencia los que me concedió sacando tiempo de su apretada agenda.
procesos creativos de los jóvenes, descubriendo el valor de María Cristina Gálvez Viteri, por todas sus impeca-
los detalles y la limpieza esencial del diseño. bles gestiones y por esos días entrañables compartiendo
Enrique Lara, por todos sus aportes críticos a las ma- lecturas en familia en el Centro Cultural Leopoldo López
quetas que conformaron la exposición “El libro álbum: una Álvarez del Banco de la República de Pasto. Su epílogo
cierra con broche de oro este libro y abre nuevas puer- Rosario Barajas, Gloria Quintana, David Insignares, Ricardo
tas y ventanas. Correal, Sandra Milena Díaz, Maribel García y Óscar Moreno
Diedre Becerra, por su constante apoyo y sus valiosos por las horas de oro, los libros raros, las conversaciones
comentarios críticos. entrañables y la complicidad.
María Fernanda Paz Castillo, cuyos aportes y sugeren- A María Osorio, Silvia Castrillón, Alba Lucía Silva, Kari-
cias fueron muy significativos en el proceso de revisión na Celis, Juanita Munévar y Alberto Rendón por la herman-
del primer manuscrito. dad literaria de los libros de Babel.
Isidro Ferrer, por sus evocadoras metáforas visuales, A Alba Inés Arias, Ligia Araque, Yolanda Hernández,
que iluminan pasajes de este libro. Hernán Jara, Héctor Baquero y Henry Dueñas, de la Libre-
Todo el equipo humano de la Biblioteca General de la ría Lerner. Este equipo humano, cálido y maravilloso me
Pontificia Universidad Javeriana, por su excelente dispo- ha visto crecer entre los pasillos y los estantes colmados
nibilidad de servicio y el ánimo que me brindaron en los de voces por descubrir.
momentos de aridez creativa. Gustavo Manuel Martínez Martha Lucía Quenguan de la Tienda Javeriana, por su
Cano, referencista de la Biblioteca General Alfonso Borre- completa asesoría literaria y entusiasmo.
ro Cabal, S. J., por su paciente asesoría en la citación de A todos los que me acompañaron afinando las cuerdas
las fuentes bibliográficas. de mis afectos y a quienes resuenan en mi memoria como
Pedro José Álvarez Vaca, referencista de la Biblioteca una inspiración constante.
Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano, por su valiosa A los que vendrán.
colaboración en la revisión de la bibliografía final. 13
Natalia Miranda, coordinadora del Centro Cultural
Gabriel García Márquez; a los libreros Mayra Ricardo,
Prólogo
Fanuel Hanán Díaz

Desde tiempos remotos la imagen ha logrado hacer visible, a ellos desde diferentes ciencias y perspectivas, lo que hace
en un lenguaje contundente, territorios ignotos de la psique aún más fértil sus posibilidades de análisis y estudio.
y de la imaginación humana. Ese poder para evocar desde lo La obra que nos presenta Galia Ospina revisa distintos
interno ha otorgado a las imágenes un valor universal, que aspectos del género editorial que ha convenido en llamar
cada vez hace más densas diferentes formas de la expresión libro álbum, y que en inglés se conoce como picture book.
humana, la exploración de sentimientos y el desarrollo del Sin duda alguna, el evidente dominio de estos libros en el
rico mundo de la creatividad visual. mercado editorial infantil y el hecho de que hayan impuesto
Los libros para niños, herederos de una tradición que nuevos modelos en la forma como se lee y en el ritmo de la
se remonta al siglo XVII, constituyen un espacio por exce- lectura hacen que cobren una inusual importancia. De allí
lencia donde el lenguaje visual cobra un rol protagónico, en que los ensayos que intentan profundizar y sumergirse en
conjunción con los textos, para crear obras que amalgaman estas aguas representen aportes ineludibles para los media-
con solidez ambos discursos en una trama que teje contex- dores de lectura y esfuerzos necesarios para la revisión de
tos de gran complejidad semántica e innumerables referen- preguntas básicas acerca del propósito y el modo de lectura.
cias a otros discursos, como la literatura, el arte y el cine. La obra traza diferentes caminos que delinean reflexio-
Los nuevos paradigmas de lectura que estas obras im- nes más bien poéticas y personales, vinculadas a la expe-
ponen y su evolución para lograr una indiscutible supre- riencia de leer y trabajar estos libros en diferentes contextos
macía entre la ingente producción editorial otorgan al libro de creación y análisis. En ese sentido, estas páginas develan
álbum un estimable y único valor de uso en las bibliotecas un camino lector, marcado por las memorias y las evocacio-
públicas y otros espacios que estimulan la formación lecto- nes, lo que confirma el amplio abanico de acercamientos
ra. El carácter proteico de estos libros permite aproximarse que estos libros suscitan.
El tono intimista que asume la autora permite la re- Y, como aporte que extiende la geografía de este viaje al
flexión más pausada, y cuestionar algunas certezas que po- universo del libro álbum, la autora propone una mirada desde
nen en juego el recurso del espejo: mirar desde adentro y la crítica para ofrecernos acercamientos teóricos sustanciales
desde afuera al mismo tiempo. Los libros son espacios de que acompañan las exploraciones más personales e instalan
significación. una perspectiva académica. De este modo revisa el sentido
Este libro recoge la experiencia concreta de talleres pedagógico de estos libros en contextos de mediación lectora.
para la creación de libros álbum, lo que enriquece la puesta ¿Qué potencial puede ofrecer esta integración de discursos
en escena de ideas alrededor de cómo se llega a la construc- para generar comportamientos lectores más estables? La inte-
ción de propuestas bajo este formato, a partir de consignas rrogante permite tejer uniones y articular diferentes piezas de
poco comunes que recorren los caminos de la inspiración este entramado, que conecta dimensiones emocionales, esté-
y la búsqueda del sentido. ticas y críticas alrededor de la categoría de libros para niños.
El mapa que se traza recupera la fuerza de las imágenes Ciertamente los interesados en este tema pueden avan-
para reivindicar el imaginario del ser humano y penetrar te- zar en diferentes direcciones. Sin embargo, la arquitectura
rrenos del asombro y el encantamiento. Pero también con- que la obra propone permite acentuar la perspectiva del
solida un contexto lector, que se aborda desde la riqueza artista, de quien se acerca de manera sensible al discurso
misma con la que toda persona se acerca, apertrechada, a literario y al discurso visual, desde su propia historia, desde
los libros, y el uso que pueden tener materiales de esta na- su carga emotiva y su manera particular de asumir la poesía
turaleza en espacios de lectura. que abrigan estas páginas.
16
Introducción

La presente investigación es el resultado de mi tesis de diferentes voces y aspectos conceptuales con un tono testi-
Maestría en Educación, presentada como requisito para monial, que no pierda de vista el desafiante equilibrio entre
obtener el título de magíster en Educación de la Pontificia la experiencia, la reflexión a partir de lo vivido alrededor
Universidad Javeriana. Fue muy iluminador contar con el del centro solar de los libros, la lectura y la relevancia del
sensible acompañamiento tutorial de Beatriz Helena Ro- mediador en contextos pedagógicos. La escritura se con-
bledo y el apoyo de Mauricio Pérez Abril, coordinador de vierte en un viaje marcado por las voces que se han inscrito
la línea de investigación “Sistemas didácticos en el campo en mi libro interior para reconfigurarme en el mundo de la
del lenguaje”. intersubjetividad.
Este libro tiene su origen en la experiencia de lectu- El material ha sido organizado por capítulos para dar-
ra compartida en el contexto de los talleres literarios que le un orden lógico al planteamiento de los diversos temas
coordino en la Fundación Universidad de Bogotá Jorge Ta- tratados. Sin embargo, cada parte puede ser leída como una
deo Lozano, y en la experiencia de lectura con niños en las unidad independiente. El libro es un juego de reenvíos y
bibliotecas públicas El Tunal y Servitá. reflejos entre los diferentes elementos que lo conforman
Empecé a deshilvanar la escritura del texto rescatan- como un tejido.
do mis lecturas de infancia y evocando el espacio de los El primer capítulo expone una reflexión autobiográ-
recuerdos, que se hilan con los otros y el mundo. El libro fica acerca de la primera escena de la lectura y del poder
abre la posibilidad de ser también un puente entre el me- de esta para construir un lugar que se expande de acuerdo
diador y los niños y jóvenes. Son tres aristas fundamentales con el ejercicio de nuestra memoria y nuestra imaginación.
del triángulo para mantener la coherencia y la estructu- Para definir los contornos de una lectura íntegra recurrí al
ra de la presente obra. La narración busca, a su vez, tejer lúcido ensayo de Evelio Cabrejo Parra (2003) sobre el libro
interno o psíquico, el libro de la intersubjetividad y el libro un primer acercamiento entre los estudiantes y algunos
del mundo, que vuelve a unir las tres aristas del triángulo maestros de diversas disciplinas, y representantes de edi-
en el acto de la lectura en forma paralela a los conceptos toriales infantiles y juveniles.
fundamentales de la tradición estética expuestos por Jauss. El cuarto apartado reflexiona sobre la puesta en es-
Desde este enfoque se pretende realizar una aproximación cena de la lectura en biblioteca. Se resaltan los rituales de
a la lectura como un acto de transgresión necesario para lectura, el contacto visual, las modulaciones de la voz y los
ensanchar fronteras y hacer catarsis en medio de situa- vínculos afectivos. Este material fue rescatado a partir de
ciones conflictivas y difíciles. Este concepto, inspirado en diarios de campo que subrayan la experiencia de la media-
la lectura de Michèle Petit (2001), se correlaciona con la ción de la lectura con libros álbumes y otras lecturas com-
experiencia de lectura compartida con el libro Donde vi- partidas con niños y familias. Cuando leí para niños en
ven los monstruos, de Maurice Sendak (2006). A partir del bibliotecas públicas, sentía que los abrazaba. Dejaba los
emblemático álbum se profundiza en el concepto del me- libros en el centro del tapete y nos sentábamos en círculo
diador de lectura. para volver al ritual del fuego. Kafka decía que los libros
El segundo capítulo ofrece una breve panorámica del derriten los enormes icebergs que llevamos dentro. Son
libro álbum, que incluye una aproximación conceptual, un fuego puro. Compartir la lectura en voz alta es regresar a
contexto histórico, un análisis de los paratextos internos la primera casa del fuego.
y externos, y de algunos de los autores más relevantes del Este trabajo reúne entrevistas a estudiantes y a la in-
género, para redimensionarlos a la luz de la experiencia vestigadora, docente y bibliotecaria escolar María Clemen-
18 de lectura compartida con niños en las bibliotecas públi- cia Venegas; reseñas de libros álbumes, escritos y trabajos
cas. Con el fin de rememorar esta experiencia, fue esencial de los estudiantes de los talleres literarios, que se hallaban
rescatar los diarios de campo que escribí después de cada dispersos y sin confederación en el brumoso paisaje de los
sesión de lectura en familia. También se encuentra una re- recuerdos. El hilo conductor de todo el texto viene dado
flexión acerca del lugar que ocupa la lectura en los jóvenes por el tono del testimonio, la significación del libro álbum
universitarios desde el reconocimiento de sus escrituras y y las lecturas compartidas, que se irradian a lo largo de la
recuerdos de infancia. obra como las ramificaciones de un árbol generoso.
El tercer capítulo rescata la pedagogía por proyectos Espero que este trabajo pueda ser de utilidad para
a partir de la experiencia de generar una motivación hacia los promotores de lectura, los bibliotecarios, las familias,
el proceso creativo de la maqueta de un libro álbum con los educadores y todos aquellos que buscan en la lectura
los jóvenes universitarios. Este género permite una revo- un espacio íntimo que nos ayuda a conocernos mejor. Sé
lución cognitiva al elaborar una sinergia entre palabras e que otros lectores sabrán habitar mi voz. Y entonces mi
imágenes, que trasciende el terreno de lo obvio e inmediato limitado “yo” se volverá coro de voces, multiplicidad. Ya
para alcanzar la complejidad de la narración visual con un no será mi palabra, mi experiencia individual. Otros se
sentido de evocación y sugerencia. Se destaca también la leerán en estas líneas que ya no serán mías.
superación del marco del aula para consolidar una expo- Que estas palabras les rindan un homenaje a los bi-
sición colectiva con los resultados del taller literario “Una bliotecarios que construyen nación con una red de libros
aproximación al libro ilustrado”, que tuvo lugar en la biblio- encantados, a las familias, a los educadores, a los críticos
teca-auditorio Fabio Lozano de la Fundación Universidad e investigadores, a los ilustradores y a los editores que ha-
de Bogotá Jorge Tadeo Lozano. El evento se constituyó en cen posible que el libro continúe siendo una tríada mágica.
Me gustaría cerrar esta breve introducción con las pa- otras piezas que a veces ni siquiera sabe que tiene allí, bien
labras del crítico e investigador literario venezolano Fanuel sean arquetipos que atesora biogenéticamente, recuerdos u
Hanán Díaz: otras imágenes que forman parte de esa ineludible ley de la
asociación libre. Lo cierto es que, a pesar de que podemos
Pienso que una imagen se conecta con el subconsciente del realizar una lectura superficial, a pesar de que toda imagen
lector [...]. Así de potente y atómica puede ser la repercu- admite por lo menos esa primera capa, también ella debe-
sión que una imagen puede tener en la persona que la mira. ría permitirnos explorar esas segundas y terceras capas de
No solo porque puede dejar una huella en su almacén par- significación. Precisamente las imágenes de calidad pueden
ticular, sino porque recupera de su memoria fragmentada lograr eso. (2007, p. 171)

19
La experiencia
de la lectura
La primera
escena
de la lectura

¿Por qué ciertos temas nos resultan reveladores y nos irra- percepción de la costra del hábito mantiene el sentido de
dian con una intensidad perdurable? ¿Somos atraídos ha- la maravilla” (Ospina, G., 2006, p. 180). En la vida como en
cia un escritor en especial o más bien somos elegidos por los libros también experimentamos esos instantes mágicos
él? Me pregunto cómo fui seducida por los libros álbum en los que el tiempo y el espacio son pura intensidad y du-
de Anthony Browne, Eric Carle, Maurice Sendak y tantos ración. Recuerdo una conmovedora anécdota del escritor
otros creadores que fueron dejando una huella en mí. Creo peruano Julio Ramón Ribeyro que ilustra lo anterior:
que la imagen más precisa para compartir con ustedes lo
que significa un libro sería la de “una habitación para uno La vida se nos da y se nos quita, pero hay momentos en que
mismo”, retomando las palabras de Virginia Woolf (1995). la merecemos, quiero decir que depende de nosotros que
Ese territorio en permanente construcción está liberado continúe o que cese. Y esto lo digo al recordar aquella noche
de las demandas propias y de los límites de afuera. Cada atroz en el hospital, en la cual lloraba desamparado sintién-
vez que experimentamos la vida, el placer por la lectura dome perdido y sin ningún socorro posible, pues hacía dos
de un poema y el juego de la creación, nos encontramos días que no dormía, mi cuerpo se evaporaba en la transpira-
en este lugar que no existiría sin la libertad. Los juegos de ción, tubos y sondas me salían de la nariz, la boca, el recto,
la infancia pertenecen a esta tercera zona o lugar potencial, la uretra, la vena, el tórax. Deseaba que me borraran todo y
como la llamaba Winnicott (1971). Tal espacio puede expan- antes que nada mi propio sufrimiento. Una enfermera vino
dirse o achicarse de acuerdo con nuestra capacidad de so- a protestar por mis gritos y destempladamente me hizo ca-
ñar. Para un niño, una sábana es capaz de transformarse en llar. Como los enfermos se vuelven niños, la obedecí y quedé
una nave, una gaviota o una nube. “Él libera los objetos de flotando en el silencio nocturno. De pronto vi por la ventana
la pesada carga que les ha impuesto el pasado y al liberar la que comenzaba a amanecer y escuché muy tenuemente el
La experiencia
de la lectura

canto de los pájaros. Se acercaba la primavera. Sabía que en en medio de las olas” (p. 252), y así, él podía comparar la
el hospital había un claustro arbolado e imaginé que las pri- frase anterior con la siguiente. El tiempo era una ampli-
meras hojas estaban por brotar. Y fue una hoja la que me re- tud insospechada, capaz de retener lo que ya pasó como lo
tuvo. Quería verla. No podía morir sin abandonar ese cuarto que está por venir. De la frase de Vinteuil surgía un nuevo
y retornar aunque fuera de paso a la naturaleza. Ver esa hoja tiempo libre de la angustia del pasado y del esfuerzo que
verde recortada contra el cielo. ¿Por qué absurdo raciocinio hace la memoria voluntaria por producir nuevamente lo
pensaba que mi vida dependía de ver esa hoja verde? Y me que en un momento nos había violentado. Ahora la frase
esforcé, resistí, luché porque llegara el día y me permitieran lo acompañaba como una pregunta: ¿sería posible tener la
contemplar por la ventana el patio. El médico lo autorizó al experiencia de lo inefable y poder fijarla, sentirla tan real
cabo de unos días. Me bajaron en camilla por el ascensor. Y como la lluvia y el fuego?:
al llegar al claustro vi los árboles implacablemente pelados,
pero en la rama de uno de ellos había brotado una hoja. Pe- Y así, apenas expiró la deliciosa sensación de Swann, su me-
queñísima, translúcida, recortada contra el cielo, milagrosa moria le ofreció, acto continuo, una trascripción sumaria y
hoja verde. (1986, pp. 138-139) provisional de la frase, pero en la que tuvo los ojos clavados
mientras que seguía desarrollándose la música, de tal modo,
El arte surge en la plena conciencia de la muerte. La escritu- que cuando aquella impresión retornó ya no era inaprensible.
ra es una forma de lucha personal contra la destrucción y el Se representaba su extensión, los grupos simétricos, su gra-
olvido. Este instante revelador de la experiencia humana es fía y su valor expresivo; y lo que tenía ante los ojos ya no era
24 el resultado de la confluencia azarosa de detalles precisos: música pura: era dibujo, arquitectura, pensamiento, todo lo
la ventana, la cercanía de la primavera, el claustro arbolado, que hace posible que nos acordemos de la música. (p. 252)
la enfermedad que clava sus flechas en el cuerpo... Ribeyro
retrata con verosimilitud los aspectos más importantes de El septeto de Vinteuil envolvía un paisaje inaccesible dife-
la acción para conducirnos al punto privilegiado donde rente a los demás. No existía otra parte que le correspon-
todo converge: “la milagrosa hoja verde”. diera ni una unidad de la que se hubiera desprendido. Era
Ribeyro logró en esta prosa apátrida capturar en un una partícula sobrenatural, que tenía valor dentro de ella
párrafo la eterna duración del instante. En medio de la misma, como “una frase sin ribera” que no atraviesa nin-
fragilidad de su salud, del tiempo lineal y sucesivo, el es- gún mundo conocido y de la cual no podemos precisar el
critor rescató una imagen liberada del orden del tiempo. origen. Es imposible ubicarla, en cada instante cambia de
Su excepcional intensidad era capaz de darle más senti- lugar, hacia otro que no puede ser capturado por las pa-
do a la vida del que puede adivinarse en el transcurso de labras porque escapa a cualquier orden sucesivo y lógico.
muchos años. “¿Qué necesidad tenemos del resto? Este es nuestro trozo”
En la lectura de ciertas obras literarias se encuentran (p. 263), le dice Odette a Swann. Lo seductor del azar es que
momentos privilegiados que sobresalen de su contexto y se expresa por fragmentos, “en símbolos como mitades de-
que, fuera de él, pueden sostenerse solos. Es el caso de la golladas”, “en símbolos como oráculos” y en “el delirio de
obra En busca del tiempo perdido de Marcel Proust (1993), en los adivinos” (como se cita en Deleuze, 1972, p. 116).
el momento en que la sonata de Vinteuil había dejado de ¿Qué es lo que prevalece después de haber leído una
ser una imagen fugitiva para Swann. “La memoria, como obra? En la mente queda vibrando el reflejo de ciertos frag-
un obrero […], se esfuerza en asentar duraderos cimientos mentos que, por su fuerza dramática, cautivaron nuestra
La experiencia
de la lectura

atención. A pesar de su brevedad, registran un amplio mun- La ventana es el gran símbolo de la literatura: a través
do de sensaciones: de ella podemos darle forma a lo invisible, otorgarle cuerpo
y voz al deseo o saciar nuestra perpetua sed de otredad. Ser
Desde el punto de vista de la recepción, la experiencia es- pájaros de fuego en un cielo todavía no habitado.
tética se distingue de otras funciones del mundo de la vida Leer es también un acto de amor, una flor que se abre en
por su peculiar temporalidad: hace ver las cosas de nuevo y medio de una llanura gris y prosaica para dejarnos vislum-
proporciona mediante esta función descubridora el goce de brar lo esencial. La lectura en la escuela pierde muchas veces
un presente más pleno; conduce a otros mundos de fantasía la fascinación por el desciframiento del mundo y convierte
y suprime en el tiempo la constricción del tiempo; anticipa las prácticas de escritura en actividades rutinarias sin nin-
experiencias futuras y abre así el campo de juego de acciones guna conexión con la construcción de la propia identidad.
posibles; permite reconocer lo pasado o lo reprimido, con- Les confieso que tuve muchas dificultades para apren-
servando de este modo el tiempo perdido. Desde el punto der a leer y a escribir. Los profesores me asignaban tediosas
de vista comunicativo la experiencia estética posibilita tanto planas en las que debía limitarme, sin ningún derecho a
la peculiar distancia del espectador como la identificación réplica, a repetir círculos, palos y rayas. No comprendía por
lúdica: aleja lo que nos sería difícil soportar o permite dis- qué las formas de las letras no tenían nada que ver con el
frutar de lo que en la vida es inalcanzable; ofrece modelos objeto que representaban. Yo escribía la palabra casa, pero
ejemplares que pueden ser adoptados en servil imitación o en esos fríos caracteres no podía leer la calidez de mi hogar,
en un seguimiento libre. (Jauss, 2002, p. 18) el olor del pan de jengibre ni la dulce bienvenida que me
daba mi mascota cada vez que regresaba de clases. Repetí 25
La percepción estética transforma a quien la recibe. La re- tres veces primero de primaria y me rehusaba con obsti-
lación entre el sujeto y el objeto no es pasiva, sino un in- nación a asistir al colegio. Pero, créanme, yo ya leía en el
tercambio de experiencias. Ante un presente intolerable es sentido vital y humano de la palabra. Me encantaba descu-
posible construir un lugar interno similar al altillo de una brir formas en las nubes que viajaban en un fondo azul o
casa. Este espacio permite crear una distancia protectora. contemplar el mar hasta sentir el furioso movimiento de las
Cuando Vincent van Gogh es internado en el manico- olas en mi interior. Sí, yo ya leía, aunque todavía no supiera
mio de Saint-Rémy busca una ventana con vista al jardín. A distinguir la diferencia entre la j y la g. Leía las fotografías
través del cristal se filtra un punto de luz en la habitación de mi madre, las pinturas de mi hermano, que después se
llena de pinceles, de frascos de vidrio y tarros de pintura. convirtió en artista profesional, y la voz de mi padre cuan-
Ese rayo de sol en medio de las crisis nerviosas y los pa- do ensayaba su papel para una obra de teatro. Soy la suma
decimientos mentales le permite pintar soles negros de de todas esas voces. Están escritas en mi corazón como una
melancolía y cipreses azules de la muerte. Todas sus pul- sinfonía de los afectos.
siones negativas son volcadas en el lienzo con la tensión Mi madre me compraba libros de cuentos clásicos ilus-
de mantener la vida adentro y la luz del mediodía intacta. trados en formatos de generosas dimensiones. Me encanta-
La sublimación a través del arte constituye un mecanismo ba sentirme rodeada por Blancanieves y los siete enanitos, La
de defensa, que puede también llegar a convertirse en una Bella Durmiente, Los cuentos de los hermanos Grimm y Pinocho.
estrategia de adaptación para trascender las situaciones Me gustaba jugar a imaginarme la historia contenida en las
límite y abrir otro espacio más acorde con las necesida- imágenes. Sentada con el libro encima de mis piernas via-
des interiores. jaba inmóvil a altas velocidades, quedándome suspendida
La experiencia
de la lectura

en el espacio y en el tiempo. “Ya no era una niña con un saltan como platinados peces, son espuma, hilo, metal,
libro: era una mujer con su amante” (Lispector, 1997, p. 11). rocío… Persigo algunas palabras… Son tan hermosas que
Para contarles la historia de mi amor a los libros nece- las quiero poner todas en mi poema… Las agarro al vuelo,
sito recordar el sentido de la lectura que se fue tejiendo en cuando van zumbando, y las atrapo, las limpio, las pelo, me
mi hogar y en los espacios de silencio y soledad. preparo frente al plato, las siento cristalinas, ebúrneas, ve-
Recuerdo que mi madre nos dejaba colorear con ama- getales, aceitosas, como frutas, como algas, como ágatas,
rillo y rojo los dibujos de Federico García Lorca en la lujosa como aceitunas… Y entonces las revuelvo, las agito, me las
edición de Aguilar de papel finísimo, mientras escuchába- bebo, me las zampo, las trituro, las emperejilo, las liberto…
mos la banda sonora de la película animada Yellow Subma- Las dejo como estalactitas en mi poema, como pedacitos
rine (1968) del grupo de rock británico The Beatles. de madera bruñida, como carbón, como restos de naufragio,
Recuerdo que una noche lloraba desconsolada. Tenía regalos de la ola… Todo está en la palabra… Una idea entera
seis años y extrañaba a mi madre. Era la primera vez que se cambia porque una palabra se trasladó de sitio, o porque
me separaba de ella por una larga temporada. Mi herma- otra se sentó como una reinita adentro de una frase que no la
no mayor buscó un libro ilustrado en el apartamento de esperaba y que le obedeció… Tienen sombra, transparencia,
mi abuela. No lo encontró, pero entre mis textos escolares peso, plumas, pelos, tienen de todo lo que se les fue agre-
agarró una tabla en medio del naufragio: una pequeña an- gando de tanto rodar por el río, de tanto trasmigrar de patria,
tología de poemas de Rubén Darío. Me dijo que me pusiera de tanto ser raíces… Son antiquísimas y recientísimas… Viven
cómoda y empezó a leerme con voz dulce y firme a la vez. en el féretro escondido y en la flor apenas comenzada… Qué
26 Las palabras eran barcos que me llevaban a otros lugares buen idioma el mío, qué buena lengua heredamos de los con-
trayéndome la voz de mi madre, lejana, pero a la vez actual. quistadores torvos… Estos andaban a zancadas por las tre-
Descubrí que las palabras eran recipientes mágicos; apaci- mendas cordilleras, por las Américas encrespadas, buscando
guaban el llanto y reconfortaban el ánimo. Descubrí que los patatas, butifarras, frijolitos, tabaco negro, oro, maíz, huevos
libros acompañan. Cuando estamos solos o nos sentimos fritos, con aquel apetito voraz que nunca más se ha visto en
vulnerables basta abrir una de sus páginas para recobrar la el mundo… Todo se lo tragaban, con religiones, pirámides,
paz y viajar a otras comarcas. Michel de Certeau dice: “los tribus, idolatrías iguales a las que ellos traían en sus gran-
lectores son viajeros, circulan sobre las tierras de otra gente, des bolsas… Por donde pasaban quedaba arrasada la tierra…
nómadas que cazan furtivamente en los campos que no han Pero a los bárbaros se les caían de las botas, de las barbas,
escrito” (como se cita en Petit, 2001, pp. 45-46). de los yelmos, de las herraduras, como piedrecitas, las pala-
Siempre me ha acompañado La palabra: bras luminosas que se quedaron aquí resplandecientes… el
idioma. Salimos perdiendo… Salimos ganando… Se llevaron
…Todo lo que usted quiera, sí señor, pero son las palabras el oro y nos dejaron el oro… Se lo llevaron todo y nos dejaron
las que cantan, las que suben y bajan… Me prosterno ante todo… Nos dejaron las palabras. (Neruda, 1974, pp. 58-59)
ellas… Las amo, las adhiero, las persigo, las muerdo, las de-
rrito… Amo tanto las palabras… Las inesperadas… Las que Son estas palabras las que veo brillar con intensidad en
glotonamente se esperan, se acechan, hasta que de pronto un cuento, un poema, un sonido que condensa el rumor
caen… Vocablos amados… Brillan como piedras de colores, de la vida.
El Libro Álbum. Experiencias de creación y mundos
posibles de la lectura en voz alta se terminó
de imprimir en el mes de abril de 2016
en la ciudad de Bogotá. En la composición
se usaron las fuentes Gauthier FY y National.
Desde tiempos remotos la imagen ha logrado hacer visible,
en un lenguaje contundente, territorios ignotos de la psique EL
y de la imaginación humana. Ese poder para evocar desde
lo interno ha otorgado a las imágenes un valor universal,

LIBRO
que cada vez hace más densas diferentes formas de la
expresión humana, la exploración de sentimientos y el

EL LIBRO ÁLBUM
desarrollo del rico mundo de la creatividad visual.

Los libros para niños, herederos de una tradición que se

ÁLBUM
remonta al siglo XVII, constituyen un espacio por excelencia
donde el lenguaje visual cobra un rol protagónico, en

Galia Ospina Villalba


conjunción con los textos, para crear obras que amalgaman
con solidez ambos discursos en una trama que teje contextos
de gran complejidad semántica e innumerables referencias
a otros discursos, como la literatura, el arte y el cine.

Los nuevos paradigmas de lectura que estas obras imponen


y su evolución para lograr una indiscutible supremacía entre
la ingente producción editorial otorgan al libro álbum un
estimable y único valor de uso en las bibliotecas públicas
Experiencias de creación
y otros espacios que estimulan la formación lectora. y mundos posibles
El carácter proteico de estos libros permite aproximarse a
ellos desde diferentes ciencias y perspectivas, lo que hace de la lectura en voz alta
aún más fértil sus posibilidades de análisis y estudio.

GALIA OSPINA VILLALBA

99789587
789 587169249
16 924 9